• GUARDAR IMAGEN


  • GUARDAR TODAS LAS IMAGENES

  • COPIAR IMAGEN A:

  • OTRAS OPCIONES
  • ● Eliminar Lecturas
  • ● Ultima Lectura
  • ● Historial de Nvgc
  • ● Borrar Historial Nvgc
  • ● Ayuda
  • PUNTO A GUARDAR



  • Tipea en el recuadro blanco alguna referencia, o, déjalo en blanco y da click en "Referencia"
  • TODAS LAS REVISTAS
  • Todas Las Revistas Diners
  • Todas Las Revistas Selecciones
  • CATEGORIAS
  • Libros
  • Libros-Relatos Cortos
  • Arte-Graficos
  • Bellezas Del Cine Y Television
  • Biografias
  • Chistes
  • Consejos Sanos
  • Cuidando Y Encaminando A Los Hijos
  • Datos Interesantes
  • Paisajes Y Temas Varios
  • La Relacion De Pareja
  • La Tia Eulogia
  • La Vida Se Ha Convertido En Un Lucro
  • Mensajes Para Reflexionar
  • Personajes Disney
  • Salud Y Prevencion
  • Sucesos-Proezas
  • Temas Varios
  • Tu Relacion Contigo Mismo Y El Mundo
  • Un Mundo Inseguro
  • REVISTAS DINERS
  • Diners-Agosto 1989
  • Diners-Mayo 1993
  • Diners-Septiembre 1993
  • Diners-Noviembre 1993
  • Diners-Diciembre 1993
  • Diners-Abril 1994
  • Diners-Mayo 1994
  • Diners-Junio 1994
  • Diners-Julio 1994
  • Diners-Octubre 1994
  • Diners-Enero 1995
  • Diners-Marzo 1995
  • Diners-Junio 1995
  • Diners-Septiembre 1995
  • Diners-Febrero 1996
  • Diners-Julio 1996
  • Diners-Septiembre 1996
  • Diners-Febrero 1998
  • Diners-Abril 1998
  • Diners-Mayo 1998
  • Diners-Octubre 1998
  • Diners-Temas Rescatados
  • REVISTAS SELECCIONES
  • Selecciones-Enero 1965
  • Selecciones-Julio 1968
  • Selecciones-Abril 1969
  • Selecciones-Febrero 1970
  • Selecciones-Marzo 1970
  • Selecciones-Mayo 1970
  • Selecciones-Marzo 1972
  • Selecciones-Julio 1973
  • Selecciones-Diciembre 1973
  • Selecciones-Enero 1974
  • Selecciones-Marzo 1974
  • Selecciones-Marzo 1976
  • Selecciones-Noviembre 1976
  • Selecciones-Enero 1977
  • Selecciones-Septiembre 1977
  • Selecciones-Enero 1978
  • Selecciones-Diciembre 1978
  • Selecciones-Enero 1979
  • Selecciones-Marzo 1979
  • Selecciones-Julio 1979
  • Selecciones-Agosto 1979
  • Selecciones-Abril 1980
  • Selecciones-Agosto 1980
  • Selecciones-Septiembre 1980
  • Selecciones-Septiembre 1981
  • Selecciones-Abril 1982
  • Selecciones-Mayo 1983
  • Selecciones-Julio 1984
  • Selecciones-Junio 1985
  • Selecciones-Septiembre 1987
  • Selecciones-Abril 1988
  • Selecciones-Febrero 1989
  • Selecciones-Abril 1989
  • Selecciones-Marzo 1990
  • Selecciones-Abril 1991
  • Selecciones-Mayo 1991
  • Selecciones-Octubre 1991
  • Selecciones-Diciembre 1991
  • Selecciones-Febrero 1992
  • Selecciones-Junio 1992
  • Selecciones-Septiembre 1992
  • Selecciones-Febrero 1994
  • Selecciones-Mayo 1994
  • Selecciones-Abril 1995
  • Selecciones-Mayo 1995
  • Selecciones-Septiembre 1995
  • Selecciones-Junio 1996
  • Selecciones-Mayo 1997
  • Selecciones-Enero 1998
  • Selecciones-Febrero 1998
  • Selecciones-Julio 1999
  • Selecciones-Diciembre 1999
  • Selecciones-Febrero 2000
  • Selecciones-Diciembre 2001
  • Selecciones-Febrero 2002
  • Selecciones-Mayo 2005
  • CATEGORIAS
  • Arte-Gráficos
  • Bellezas
  • Biografías
  • Chistes que llegan a mi Email
  • Consejos Sanos para el Alma
  • Cuidando y Encaminando a los Hijos
  • Datos Interesantes
  • Fotos: Paisajes y Temas varios
  • La Relación de Pareja
  • La Tía Eulogia
  • La Vida se ha convertido en un Lucro
  • Mensajes para Reflexionar
  • Personajes Disney
  • Salud y Prevención
  • Sucesos y Proezas que conmueven
  • Temas Varios
  • Tu Relación Contigo mismo y el Mundo
  • Un Mundo Inseguro
  • TODAS LAS REVISTAS
  • Selecciones
  • Diners
  • REVISTAS DINERS
  • Diners-Agosto 1989
  • Diners-Mayo 1993
  • Diners-Septiembre 1993
  • Diners-Noviembre 1993
  • Diners-Diciembre 1993
  • Diners-Abril 1994
  • Diners-Mayo 1994
  • Diners-Junio 1994
  • Diners-Julio 1994
  • Diners-Octubre 1994
  • Diners-Enero 1995
  • Diners-Marzo 1995
  • Diners-Junio 1995
  • Diners-Septiembre 1995
  • Diners-Febrero 1996
  • Diners-Julio 1996
  • Diners-Septiembre 1996
  • Diners-Febrero 1998
  • Diners-Abril 1998
  • Diners-Mayo 1998
  • Diners-Octubre 1998
  • Diners-Temas Rescatados
  • REVISTAS SELECCIONES
  • Selecciones-Enero 1965
  • Selecciones-Julio 1968
  • Selecciones-Abril 1969
  • Selecciones-Febrero 1970
  • Selecciones-Marzo 1970
  • Selecciones-Mayo 1970
  • Selecciones-Marzo 1972
  • Selecciones-Julio 1973
  • Selecciones-Diciembre 1973
  • Selecciones-Enero 1974
  • Selecciones-Marzo 1974
  • Selecciones-Marzo 1976
  • Selecciones-Noviembre 1976
  • Selecciones-Enero 1977
  • Selecciones-Septiembre 1977
  • Selecciones-Enero 1978
  • Selecciones-Diciembre 1978
  • Selecciones-Enero 1979
  • Selecciones-Marzo 1979
  • Selecciones-Julio 1979
  • Selecciones-Agosto 1979
  • Selecciones-Abril 1980
  • Selecciones-Agosto 1980
  • Selecciones-Septiembre 1980
  • Selecciones-Septiembre 1981
  • Selecciones-Abril 1982
  • Selecciones-Mayo 1983
  • Selecciones-Julio 1984
  • Selecciones-Junio 1985
  • Selecciones-Septiembre 1987
  • Selecciones-Abril 1988
  • Selecciones-Febrero 1989
  • Selecciones-Abril 1989
  • Selecciones-Marzo 1990
  • Selecciones-Abril 1991
  • Selecciones-Mayo 1991
  • Selecciones-Octubre 1991
  • Selecciones-Diciembre 1991
  • Selecciones-Febrero 1992
  • Selecciones-Junio 1992
  • Selecciones-Septiembre 1992
  • Selecciones-Febrero 1994
  • Selecciones-Mayo 1994
  • Selecciones-Abril 1995
  • Selecciones-Mayo 1995
  • Selecciones-Septiembre 1995
  • Selecciones-Junio 1996
  • Selecciones-Mayo 1997
  • Selecciones-Enero 1998
  • Selecciones-Febrero 1998
  • Selecciones-Julio 1999
  • Selecciones-Diciembre 1999
  • Selecciones-Febrero 2000
  • Selecciones-Diciembre 2001
  • Selecciones-Febrero 2002
  • Selecciones-Mayo 2005

  • SOMBRA DEL TEMA
  • ● Quitar
  • ● Normal
  • FUNCIONAMIENTO DEL BLOG


    Esta ayuda te permitirá aprovechar las características del Blog.

    Empecemos con los dos recuadros que se encuentran a mano izquierda.

    S: Permite guardar la publicación y el punto que suspendes la lectura de forma rápida. Esta misma opción la encontrarás en el MENU, la opción "Guardar Lectura". Cuando guardas una publicación por primera vez, aparece el mensaje: "Publicación y Punto Guardado". Cuando guardas el punto donde suspendes la lectura y anteriormente has guardado la publicación, aparece el mensaje "Punto Guardado".

    TEMAS: Cuando das click en esa opción, una ventana se abre con "Otros temas" que te ofrece el blog. Si te desplazas hasta el final de esa ventana, verás dos rectángulos reducidos en su longitud. El primero permite avanzar o retroceder ese grupo de publicaciones. El segundo permite ver los temas desde el último publicado, también verlos de forma aleatoria y ver más temas correspondientes a la categoría de la publicación actual. Cuando entras a una de las listas o por medio de la CATEGORIA que se encuentra en la parte última de la publicación, la opción de "Actual Categoría" no está disponible.

    Veamos ahora lo que hace cada ícono del MENU:

    Este ícono aparece en todo el blog y permite visualizar las siguientes opciones:

    Guardar Lectura: Misma opción del recuadro con la S que se encuentra sobre el recuadro de TEMAS. Opción sólo en las publicaciónes, en Navega Directo no.
    Al aplicar esta opción aparece en el MENU el ícono , el cual indica que hay una publicación guardada. Es visible en todo el blog y al dar click en el mismo una ventana se abre mostrando el o los temas guardados. Das click en un tema y te vas a esa publicación.
    Cuando guardas la publicación, también se guarda la pantalla donde se encuentra el párrafo o la línea que suspendes la lectura. Cuando aplicas esta opción, al entrar a la publicación te desplazarás al punto que suspendiste la lectura. Esta opción es la única forma en que el punto que se guardó, cuando se guardó la publicación, se hace efectivo. Para que ese párrafo o línea aparezca en el tope de la pantalla, antes de guardar, debes colocarlo en el tope de la misma. Una vez guardado, puedes desplazarte por la publicación sin que el punto o pantalla guardada se altere.
    El punto que se guarda, al guardar la lectura, no se borra cuando regresas a la misma por esta opción. Cuando vuelves a guardar la publicación el punto se actualiza a la pantalla actual.

    Eliminar Lecturas: permite eliminar el registro de las publicaciones guardadas.
    Al aplicar esta opción y al aceptar, se eliminarán todas las publicaciones guardadas.

    Eliminar por Lectura: esta opción aparece cuanto tienes como mínimo dos publicaciones guardadas, y permite eliminarlas por selección. Cuando presionas esta opción aparece la ventana con la lista de publicaciones guardadas.
    Para eliminar una publicación guardada, simplemente selecciona la que desees eliminar.
    Cuando eliminas una publicación guardada y queda solo una, la ventana de esta opción se cierra y esta opción desaparece.

    Guardar Punto: permite guardar un punto específico o la pantalla de la actual lectura. Puedes guardar cuántos puntos desees. Con esta opción puedes crear un índice de la lectura, o marcar la posición de uno o varios párrafos importantes. Cada publicación es independiente. Opción sólo para las publicaciones, no para Navega Directo.
    Al dar click en esta opción se abre una ventana, en la misma hay un recuadro en blanco, el cual sirve para colocar una referencia del párrafo o línea que dejas marcada su posición. Si no colocas una referencia, automáticamente ese punto toma el nombre de "Punto guardado 1", donde 1 es el número del punto que se ha guardado. Si has guardado 5 puntos y el sexto no le pones referencia, tomaría el nombre de "Punto guardado 6".
    Para que el punto o pantalla se guarde con o sin referencia, debes dar click en "Referencia" que se encuentra debajo del recuadro en blanco.
    Cuando aplicas esta opción aparece en el MENU el ícono . Al dar click en el mismo se abre una ventana con el o los puntos guardados. Das click en cualquiera y te desplazas a ese punto o pantalla de la publicación. Aparece sólo en las pubicaciones que tienen al menos un punto o pantalla guardado.

    Borrar Punto(s): permite eliminar el o los puntos guardados. Esta opción aparece cuando has guardado al menos un punto o pantalla. Opción sólo en las publicaciones, no para Navega Directo.
    Cuando aplicas esta opción y aceptas, se borrarán todos los puntos o pantallas que has guardado en esa publicación.

    Borrar por Punto: esta opción aparece cuando tienes como mínimo dos puntos o pantallas guardados, y permite eliminarlos por selección. Cuando presionas esta opción aparece la ventana con la lista de puntos o pantallas guardados.
    Para eliminar un punto o pantalla guardado, simplemente selecciona el que desees eliminar.
    Cuando eliminas un punto o pantalla guardado y queda solo uno, la ventana de esta opción se cierra y esta opción desaparece.

    Ultima Lectura: permite acceder a la última publicación leída. Si entras a otra publicación se guardará en la que estás. Sirve para cuando estás en cualquier parte del blog menos en una publicación.
    Para que la publicación se guarde automáticamente debes haberte desplazado hacia abajo al menos una línea.
    Si al seleccionar esta opción nada ocurre, es porque no has revisado o leído publicación alguna.

    Historial de Nvgc: esta opción aparece en todo el blog y permite ver el Historial de las páginas navegadas.
    Cuando seleccionas esta opción, una ventana se abre mostrando las publicaciones que has navegado. La primera es de fecha más antigua y la última de más reciente.
    Guarda hasta 51 temas o publicaciones. Cuando has llegado a ese límite, se va eliminando desde la más antigua, o sea desde la primera; y se agrega la reciente como última.
    Sólo se guardará un tema a la vez, o sea, si entras a una publicación cualquiera, la misma se guarda automáticamente en el historial, y, si vuelves a entrar a ese tema, al rato o cualquier otro día, ya no se guarda, porque que el tema ya se encuentra en el registro.

    Borrar Historial Nvgc: aparece en todo el blog y permite borrar o limpiar el Historial de Navegación.

    Ocultar TEMAS: permite ocultar el recuadro rectangular, donde dice TEMAS, que se encuentra a mano izquierda de la publicación, el recuadro con la S que se encuentra sobre el mismo, y los recuadros LEER y DONAR. Esta opción está disponible sólo en las publicaciones; en Navega Directo, no.

    Mostrar TEMAS: aparece sólo cuando has aplicado "Ocultar TEMAS", y permite mostrar el recuadro rectangular que dice TEMAS, y que se encuentra a mano izquierda de la publicación y el recuadro con la S.

    Mostrar Barra Inferior: esta opción aparece sólo en las publicaciones, no en Navega Directo, y permite mostrar una barra inferior con la paginación. Al hacer esto, en la parte última de la publicación desaparece la paginación.

    Ocultar Barra Inferior: esta opción aparece sólo en las publicaciones y si has aplicado "Mostrar Barra Inferior". Permite ocultar la barra de paginación y la muestra al final de la publicación.

    Ocultar Menú y BI: esta opción aparece sólo en las publicaciones, no en Navega Directo, y permite ocultar el Menú y la Barra Inferior (si la tienes activa). Cuando aplicas esta opción aparece en la parte superior izquierda un punto negro, el mismo permite restaurar el Menú y la Barra Inferior.

    Abrir ventana de Imágenes: permite ver la o las imágenes de la publicación. Esta opción también la encuentras en la parte derecha superior de la publicación y en Navega Directo.
    Cuando la publicación tiene una sola imagen, aparece a mano izquierda los siguientes íconos:

    Cierra la ventana de las imágenes.
    Para cambiar el tamaño de la imagen según su longitud. Cuando aplicas esta opción desparece ese ícono y aparece éste el cual revierte la función. Esta opción no se graba.
    Quita todos los íconos y deja la imagen sola.
    Para guardar la o las imágenes en uno de los Bancos de Imágenes. Puedes guardar por imagen o todas las de la publicación a la vez.
    Para ver las imágenes guardadas, presiona o da click en el "+" que se encuentra a mano izquierda del MENU, para que se abra la ventana de "Otras Opciones", y buscas la opción "Bancos de Imágenes".

    Cuando hay más de una imagen en la publicación, adicionalmente aparecen los siguientes íconos:
    Ver la imagen anterior.
    Ver la imagen siguiente.
    Activa el slide de las imágenes de la publicación actual.
    Cuando activas el slide aparece en la parte superior izquierda el icono y permite desactivar el slide.
    Cuando activas esta opción, aparece en la parte superior izquierda un punto, el cual restaura los íconos.

    Las imágenes se acoplan al ancho de la pantalla y se aprecian bien según la dimensión de las mismas. Cuando son imágenes largas, el dispositivo debe estar vertical, si son cuadradas o rectangulares, debe estar horizontal.

    Navega Directo: permite revisar las publicaciones del Blog por categoría y sin el refresco de pantalla.
    Con este método puedes leer una revista o categoría específica, desde el último tema publicado hasta el primero.
    En esta sección no puedes ocultar los recuadros de OTROS TEMAS, S, LEER y DONAR.
    Si empleas las opciones que están al final de la publicación: POSTERIOR - INICIO - ANTERIOR, cambias a la publicación posterior o anterior de la categoría que estás actualmente. Inicio te lleva a la última publicación realizada de esa categoría.
    Cuando estás revisando una categoría en la ventana de TEMAS, en el grupo que suspendes la revisión se guarda, para cuando regreses a esta sección y vuelvas a revisar esa categoría lo harás desde ese grupo. Puedes revisar las categorías que quieras y cada una guardará el último grupo que suspendes la revisión.
    Lo del párrafo anterior no se cumple cuando se agregan publicaciones nuevas en la categoría.
    Cuando ves una publicación, por este método, se guarda el punto que suspendes la lectura, la publicación y la categoría. Cuando regreses a esta opción, aparecerá la última categoría con la publicación que leiste, en el punto o pantalla que suspendiste la lectura.
    Por cada publicación que veas se guarda el punto, categoría y tema. Eso quiere decir que, estando en esta opción cambias a una categoría y tema que leiste anteriormente, la pantalla se colocará en el punto que suspendiste la lectura.
    Dando click en el tema de la publicación, se abre en otra ventana la publicación en la sección de publicaciones.
    Dando click en la categoría, se abre en otra ventana la sección de CATEGORIAS con la correspondiente.
    A diferencia de ver la publicación de forma normal, no puedes guardar puntos ni la publicación.

    Bancos de Imágenes: Permite revisar y/o eliminar las imágenes guardadas en los Bancos.
    Estos Bancos de Imágenes también puedes usarlos como slide. Dispones de 10 Bancos.
    Puedes guardar hasta 100 imágenes en cada uno, haciendo un total de 1000.
    Cuando no has guardado imagen alguna, no aparecerá ningún Banco. Sólo verás los Bancos que tengan como mínimo una imagen.
    Cada Banco se presentará por medio de la primera imagen guardada en el mismo. Das click en la imagen y te da las opciones mencionadas en "Abrir ventana de imágenes", más los íconos el cual permite eliminar la imagen en pantalla, y que permite copiar la imagen en pantalla a otro Banco..
    En la parte última aparecerá la opción de "Vaciar el Banco" por cada Banco de Imágenes que tenga al menos una guardada y permite eliminar todas las imágenes guardadas en el mismo.

    Ayuda: permite ver esta Ayuda para conocer el funcionamiento del Blog.


    Este ícono aparece en todo el Blog y permite ver los temas de cualquier categoría con una introducción de las mismas. Su presentación es en orden de publicación de la categoría.
    Si has entrado a alguna CATEGORIA y seleccionas otra, la carga es directa, por lo que no hay refresco de pantalla.
    Si estás revisando alguna categoría en particular, cuando regreses al Blog y revises la misma categoría, comenzarás desde la última revisión hecha; y no desde el comienzo. Lo mismo es para cualquier cantidad de categorías que revises, cada una es independiente.
    Si das click en el tema o en "...Leer" la publicación se abre en la misma ventana, si lo haces en la imagen se abre la INFO del tema.
    Aquí puedes cambiar el estilo de las miniaturas.
    Cuando cambias el estilo de las miniaturas y aplicas "Solo Imagen (para los Libros)", y anteriormente has traveseado en los "Bordes", las imágenes no van a estar centradas. Para que se restaure su posición presiona en "Bordes" la opción "Normal".
    La opción "Solo Imagen (para los Libros)" se hizo especialmente para la categoría de los Libros.


    Permite ver las siguientes listas de todas las publicaciones realizadas:

    Por Categoría: lista alfabética por Categoría
    En estas listas no está incluido Libros y Relatos. Cuando accedes con esta opción, en pantalla aparecen todas las categorías en orden alfabético por categoría y aparece el ícono , en el MENU, el cual te da la opción de seleccionar la categoría a ver con los temas que dispone. No hay refresco de pantalla, es directo.
    Dando click en el tema te vas a la publicación, y dando click en 'Intro' te da una introducción del mismo. Si estás en la introducción puedes ir directamente a la publicación completa dando click en el tema, se abre en otra ventana, o en '...tema completo', se abre en la misma ventana.

    Libros: lista alfabética de todos los libros.
    Dando click en el tema te vas a la publicación, y dando click en 'Intro' te da una introducción del mismo. Si estás en la introducción puedes ir directamente a la publicación completa dando click en el tema, se abre en otra ventana, o en '...tema completo', se abre en la misma ventana.

    Relatos: lista alfabética de todos los Relatos.
    Funciona igual que en la lista de Libros.

    Por Autor: lista alfabética por autor de los Libros y Relatos.
    Funciona igual que en la lista de Libros.
    Según la fuerza del wifi será la velocidad de carga de las mismas, debes tener paciencia.

    Alfabético de Todo: lista alfabética de todo lo publicado en el Blog.
    Funciona igual que en la lista de Libros.
    Según la fuerza del wifi será la velocidad de carga de las mismas, debes tener paciencia.

    Lista Gráfica de los Libros: muestra las portadas de los libros en tamaño grande. Se muestran de 12 en 12.

    Lista Gráfica de las Revistas: muestra todas las revistas Diners y Selecciones en imagen grande. Das click en la imagen y una ventana se abre mostrando los temas de esa edición. Cuando entras a cualquier publicación, la misma se abre en otra ventana, de esa forma podrás llevar la continuación de los temas de esa revista.
    Cuando navegas por esta sección se guarda el punto o posición en que te has quedado. Si has revisado los temas de una revista, cuando regreses a esta sección, te situarás en la imagen de esa revista.


    Permite cambiar el tamaño de la letra en la página de INICIO a las miniaturas de ÚLTIMAS PUBLICACIONES y a las miniaturas al dar click en TEMAS. En las otras secciones que disponen de este ícono sólo a las miniaturas que aparecen al dar click en TEMAS, que se encuentra a mano izquierda en un recuadro azul. Al cambiar el tamaño de la letra, éste afecta a todas las secciones del Blog.


    Permite ver las lista de las publicaciones guardadas. Tocas el tema y se va a la publicación.
    Este ícono solo aparece cuando tienes, al menos, una publicación guardada.


    Este ícono aparece sólo en las publicaciones y permite ver la lista de los puntos o pantallas guardados en esa publicación. Si no has guardado al menos un punto o pantalla el ícono no aparece.


    Este ícono aparece solo en las publicaciones y en Navega Directo. Permite ver las siguientes opciones que son para desplazamiento automático de la misma:

    Permite activar el desplazamiento automático y aparecen las siguientes opciones:

    Detiene el desplazamiento automático.

    Opción uno para aumentar la velocidad del desplazamiento.

    Opción dos para aumentar la velocidad del desplazamiento.

    Opción tres para aumentar la velocidad del desplazamiento.

    Para regresar a la velocidad estándar, presiona la opción para detener el desplazamiento y luego la de activar el desplazamiento.

    Cuando activas esta opción, el rectángulo de TEMAS, que se encuentra a mano izquierda, y la BARRA DE PAGINACION desaparecen, permitiendo leer con tranquilidad. Cuando presionas el botón de detener el desplazamiento el rectángulo y la barra aparecen nuevamente. Esto no ocurre en Navega Directo.


    Este ícono aparece solo en las publicaciones y en Navega Directo. Permite visualizar las siguientes opciones:

    Permite las siguientes opciones para el texto:
    ● Alinear el texto: izquierda, centrarlo o justificarlo.
    ● Cambiar el tipo de letra.
    ● Aumentar o reducir el espacio entre las líneas.
    ● Cambiar el tamaño del texto. Afecta a todas las secciones del Blog.
    ● Ampliar el margen derecho e izquierdo.

    Permite las siguientes opciones para el color del texto:
    ● Cambiar el color de todo el texto, incluido la fecha de publicación, la categoría, los links y flechas de paginación. Si has hecho cambios de color en el TEMA, SUBTEMA y/o NEGRILLAS, al cambiar el color de todo el texto éstos no se veran cambiados. Para que tomen el color del texto general cambiado debes presionar la opción ORIGINAL en cada uno.
    ● Cambiar el color del tema.
    ● Eliminar la sombra del tema.
    ● Cambiar el color de los subtemas.
    ● Cambiar el color del texto en negrillas.

    Cambiar el color del fondo del texto.

    Reducir el tamaño de las imágenes.


    Regresa al MENU principal.

    Aparece sólo en la página de INICIO y si has entrado a ver una categoría por medio del ícono . Permite cambiar la presentación de las miniaturas.

    Te lleva a la página de INICIO.


    OTRAS CARACTERISTICAS

    ● Cuando entras a una publicación, automáticamente se guarda el punto o la pantalla que suspendiste la lectura. Esta opción es diferente a la que se describe en el siguiente ítem. Si navegas por la publicación se guardará el punto o pantalla que te quedas de la misma.

    ● Cuando guardas una publicación se guarda también el punto o pantalla que suspendiste la lectura. Es independiente a la opción del ítem de arriba. Con este método sí puedes navegar por la publicación. Para que el punto o pantalla de retorno funcione debes cargar la publicación desde la opción que aparece en el MENU en PUBLICACIONES GUARDADAS.

    ● Tienes dos formas de ver las CATEGORIAS del Blog:
    La primera es la indicada anteriormente, que se encuentra en el MENU con el ícono
    La segunda es dando click en la categoría que se encuentra en la parte última de la publicación o también al comienzo de la publicación en Navega Directo. Este método te permite ver sólo la categoría de esa publicación. Cuando das click en la imagen y en "Publicación Completa" te vas a la publicación en la misma ventana; y si das click en el título, es en otra ventana.


    OBSERVACIONES

    ● Si guardas Puntos en una publicación no debes hacer cambios en el texto, ya sea aumentando su tamaño como dando más espacio entre líneas; ya que si lo haces después de guardarlos, el retorno no va a ser el correcto. Debes hacer primero los cambios y luego guardar los puntos o pantallas.
    ● Las LISTAS en texto se actualizan cada dos o tres meses, o a su defecto, cada 100 publicaciones nuevas.

    CICLO DE LA PUERTA DE LA MUERTE Vol.IV - EL MAGO DE LA SERPIENTE (Margaret Weis & Tracy Hickman)

    Publicado el domingo, mayo 02, 2010
    PRÓLOGO
    Aquel día tuve que descargar mi cólera sobre Haplo. Un trabajo nada agradable.
    Pocos me creerán, pero me afligió obrar como requería el asunto. Tal vez me habría resultado más fácil si no me hubiese sentido responsable en buena medida.
    Cuando comprendí que a los patryn nos había llegado la hora, cuando ya casi éramos suficientemente fuertes como para fugarnos de esta atroz prisión a la que nos arrojaron los sartán y ponernos de nuevo en marcha para recuperar el liderazgo del universo que nos toca por derecho propio, escogí entre todos nosotros a uno para que se adelantara y explorara los nuevos mundos.
    Elegí a Haplo. Me indujeron a ello la rapidez de su mente, la independencia de su pensamiento, su coraje y su capacidad para adaptarse a nuevos entornos. Pero, ¡ay!, han sido estas mismas cualidades las que lo han llevado a rebelarse contra mí.
    Por eso, insisto, soy responsable en parte de lo sucedido.
    Consideré que necesitaría capacidad para pensar por sí mismo si habría de enfrentarse a los territorios desconocidos de los mundos creados por nuestro antiguo enemigo, los sartán, en los que habitaban los mensch. Resultaba de vital importancia que reaccionara con inteligencia y destreza ante cualquier situación y que no revelara a nadie en ninguno de esos mundos que nosotros, los patryn, nos hemos liberado de nuestras cadenas. Haplo se portó espléndidamente en dos de los tres mundos que visitó, a excepción de algunos errores insignificantes. Fue en el tercero donde me traicionó y se traicionó a sí mismo.
    Lo sorprendí justo antes de que partiera rumbo a su cuarta visita hacia Chelestra, el mundo del agua. Se hallaba a bordo de su nave dragón, la misma que lo había traído de Ariano, y se disponía a zarpar hacia la Puerta de la Muerte. No dijo nada al verme. No parecía sorprendido. Daba la impresión de haber estado esperándome, de estar seguro de que me presentaría, aunque el desorden que reinaba a bordo parecía indicar que se había estado preparando para una partida apresurada. Desde luego, también el interior de su persona albergaba una gran confusión.
    Aquellos que me conocen pueden tildarme de hombre duro, cruel, pero el lugar en el que me crié es aun más duro y cruel. En mi larga vida he presenciado demasiado dolor, demasiado sufrimiento para que éste me conmueva. Pero no soy un monstruo. No soy un sádico. Lo que le hice a Haplo fue por necesidad, y no me produjo ningún placer.
    Escatima la vara y echarás a perder al niño, dice un proverbio mensch.
    Haplo, créeme cuando digo que esta noche estoy triste por ti. Pero fue por tu propio bien, hijo mío.
    Por tu propio bien.
    PARTE I
    CAPÍTULO 1
    EL NEXO
    –Maldición, apártate del camino. –Haplo dio un puntapié al perro. El animal se encogió y se escabulló en la penumbra de la bodega, hasta que le pasara el mal humor a su amo.
    Sin embargo, Haplo podía ver la tristeza de aquellos ojos que lo observaban desde la oscuridad. La culpabilidad y los remordimientos que lo embargaron sólo contribuyeron a aumentar su irritación y su enojo. Miró con ferocidad al perro y el desorden de la bodega. En ella se habían amontonado apresuradamente arcas, cubas y cajas, rollos de cuerda y toneles, que permanecían allí donde habían sido tirados. Recordaba una ratonera, pero no se atrevía a perder tiempo poniendo orden, amontonando las cosas con cuidado, guardándolas de forma segura como hacía siempre.
    Tenía mucha prisa. Estaba desesperado por abandonar el Nexo antes de que lo atrapara su señor. Contempló la confusión, incómodo, con una comezón en las manos que ansiaban arreglar aquel revoltijo. Dio media vuelta y abandonó la
    bodega en dirección al puente de mando. El perro se levantó sin hacer ruido y lo siguió con pasos silenciosos.
    –¡Alfred! –le espetó al animal–. Todo es culpa de Alfred. ¡Maldito sartán! Nunca habría tenido que dejarlo marchar. Debería haberlo traído hasta aquí, a mi señor, para que fuera él quien se encargara del miserable desgraciado. Pero ¡cómo iba a imaginar que el cobarde tendría finalmente el valor de saltar de la nave! Supongo que tú no tendrás idea de cómo ocurrió, ¿verdad?
    Se detuvo y clavó en el perro una mirada recelosa. El animal se sentó, ladeó la cabeza y lo miró con afable inocencia, pero movió con alegría la cola al oír el nombre de Alfred. Haplo prosiguió su camino gruñendo, lanzando rápidos vistazos a derecha e izquierda. Observó con alivio que su nave no había sufrido daños irreparables. La magia de las runas que cubrían el casco había cumplido su trabajo, preservando el Ala de Dragón del abrasador entorno de Abarrach y de los mortales hechizos que los lázaros le habían echado en sus intentos por secuestrarla.
    Hacía muy poco que había traspasado la Puerta de la Muerte, y sabía que era peligroso darle la espalda demasiado deprisa. Había perdido la conciencia del viaje desde Abarrach. No, «perdido» no era la palabra correcta. La había apartado deliberadamente. El sueño no onírico posterior había acabado de restablecerle la salud mientras cicatrizaba la herida de la flecha que llevaba en el muslo y eliminaba los últimos vestigios del veneno que le había inoculado el señor de Kairn Necros. Al despertar, el cuerpo de Haplo se encontraba en perfectas condiciones, pero no podía decirse lo mismo de su mente. Casi lamentaba haber vuelto a la conciencia.
    Su cerebro se hallaba en el mismo estado que la bodega. En él se agolpaban una maraña de pensamientos, ideas y sentimientos. Algunos estaban alejados en rincones oscuros, desde donde veía cómo lo miraban. Otros se esparcían revueltos de cualquier manera. Amontonados de forma precaria y descuidada, podían desmoronarse a la menor provocación. Sabía que podría organizarlos con tiempo, pero no disponía de mucho y no quería perderlo. Tenía que escapar, alejarse.
    Había enviado el informe sobre Abarrach a su señor a través de un mensajero, dándole como excusa para no presentarse en persona la necesidad de perseguir al sartán evadido.
    Mi señor, podéis apañar por completo Abarrach de vuestros cálculos. He encontrado evidencias que indican que los sartán y los mensch habitaron una vez esta extensión de roca derretida y estéril.
    Sin duda, ni siquiera su poderosa magia pudo hacer nada para so breponerse a un clima tan hostil. Al parecer, intentaron establecer contacto con los otros mundos, pero sus tentativas fracasaron. Sus ciudades se han convertido ahora en sus propias tumbas.
    Abarrach es un mundo muerto.
    El informe no mentía. Haplo no había dicho nada falso acerca de Abarrach. Pero su verdad estaba cubierta por un barniz que ocultaba debajo la madera podrida.
    Estaba prácticamente seguro de que su amo sabría que su sirviente mentía, pues el Señor del Nexo tenía la facultad de estar al corriente de lo que ocurría en la cabeza de un hombre... y en su corazón.
    El Señor del Nexo era la única persona a quien Haplo respetaba y admiraba, la única a quien temía. La cólera de su señor era terrible y podía llegar a ser mortal.
    Su magia tenía un increíble poder. Cuando todavía era joven, había sido el primero en escapar del Laberinto. Era el único de todos los patryn –entre los que se incluía Haplo– que había tenido la valentía de regresar a esa prisión letal para luchar contra sus terribles hechizos y liberar a su gente.
    El pánico congelaba a Haplo cada vez que imaginaba un posible encuentro con su señor. Y pensaba en ello casi constantemente. No temía el dolor físico, ni siquiera la muerte. Se trataba del miedo a ver la desilusión en los ojos de su señor, a en frentarse con la evidencia de haber traicionado al hombre que le había salvado la vida, que lo amaba como a un hijo.
    –No –le dijo Haplo al perro–, es mejor continuar hacia Chelestra, el próximo mundo. Es preferible ir deprisa, correr el riesgo. Con suerte, con el tiempo llegaré a resolver la confusión que llevo dentro. Entonces, cuando regrese, podré enfrentarme a mi señor con la conciencia clara.
    Alcanzó el puente, se detuvo y miró fijamente la piedra de gobierno. Había tomado una decisión. Sólo tenía que poner las manos sobre la piedra redonda cubierta de runas y la nave se soltaría de las amarras mágicas que la sujetaban al suelo y navegaría por el crepúsculo púrpura del Nexo. ¿Por qué dudaba?
    Algo iba mal. No había examinado el vehículo con la minuciosidad habitual.
    Había escapado sano y salvo de Abarrach y había cruzado sin problemas la Puerta de la Muerte, pero esto no significaba que pudiera realizar otro viaje.
    Había preparado la nave de cualquier manera, improvisando arreglos para lo que no tenía tiempo de reparar a conciencia. Tendría que haber reforzado las estructuras rúnicas que seguramente se habrían debilitado con el viaje y haber revisado si se habían producido grietas, tanto en la madera como en los signos mágicos, y debería haber reemplazado los cabos desgastados.
    También debería haber consultado a su señor acerca de este nuevo mundo. Los sartán habían dejado en el Nexo información escrita referente a los cuatro mundos.
    Sería una locura precipitarse a ciegas en el mundo del agua, sin contar siquiera con el más rudimentario conocimiento de aquello a lo que se enfrentaba.
    Anteriormente, él y su señor se habían reunido y estudiado...
    Pero aquél no era momento. No, no era buen momento.
    Tenía la boca seca, con un sabor desagradable. Tragó saliva pero no notó alivio.
    Extendió las manos hacia la piedra de gobierno y se sobresaltó al contemplar cómo le temblaban los dedos. Se le agotaba el tiempo. A estas alturas, el Señor del Nexo ya habría recibido su informe. Ya sabría que le había mentido.
    –Debo partir... ahora –dijo con voz queda, obligándose a tocar la piedra.
    Pero se sentía igual que un hombre que ve cómo se le viene encima un funesto destino, que es consciente de que debe correr para salvar la vida, y sin embargo se encuentra paralizado y los miembros no responden a las órdenes de su cerebro.
    El perro lanzó un gruñido. Se le erizaron los pelos del cuello y fijó la vista en un punto por debajo y más allá de Haplo.
    Haplo no se volvió. No tenía necesidad: sabía quién se encontraba en la puerta.
    Lo supo a través de numerosos indicios. No había oído a nadie aproximándose, las runas de advertencia que llevaba tatuadas en la piel no se habían activado y el perro no había reaccionado hasta que el hombre estuvo al alcance de la mano. El animal permaneció plantado donde estaba, con las orejas levantadas y un grave gruñido retumbándole en el pecho.
    Haplo cerró los ojos y suspiró. Para su sorpresa, sintió una gran sensación de alivio.
    –Vete, perro –ordenó.
    El animal levantó la vista hacia él y soltó un gruñido, rogándole que lo reconsiderara.
    –Hazlo –masculló–, vamos.
    Se le acercó gimiendo y le puso la pata sobre la pierna. Haplo le rascó las orejas peludas y le frotó el hocico.
    –Vete. Espera fuera.
    Cabizbajo, a regañadientes, el perro abandonó el puente con un trote lento.
    Haplo lo oyó echarse justo al lado de la entrada, lo oyó resoplar, y supo que el animal estaría allí, tan cerca de la puerta como fuera posible sin llegar a desobedecer la orden de su amo.
    No miró al hombre que se había materializado en la penumbra crepuscular del interior de la nave. Permaneció con la cabeza agachada. Tenso, nervioso, trazó con el dedo las runas grabadas en la piedra de gobierno.
    Más que verlo u oírlo, presintió que el hombre se acercaba. Sobre su brazo se cerró una mano. Era anciana y nudosa, y sus runas configuraban una masa de colinas y valles sobre la arrugada piel, pero los signos eran todavía oscuros y fáciles de leer, y su poder era muy fuerte.
    –Hijo mío –dijo una voz amable.
    Si el Señor del Nexo se hubiera presentado en la nave furioso, llamándolo traidor, soltando amenazas y acusaciones, Haplo lo habría desafiado, se habría enfrentado a él hasta, sin duda, perder la vida.
    Pero esas dos simples palabras lo desarmaron por completo: «Hijo mío».
    En ellas escuchó compasión, comprensión. Lo estremeció un sollozo, y cayó de rodillas. De sus párpados brotaron lágrimas más abrasadoras y amargas que el veneno que había tomado en Abarrach.
    –¡Ayudadme, mi señor! –suplicó, y las palabras fluyeron como un grito sofocado de una garganta que ardiera de dolor–. ¡Ayudadme!
    –Lo haré, hijo mío –contestó Xar. Acarició con la mano nudosa el cabello de Haplo–. Lo haré.
    La presión de la mano se intensificó dolorosamente. Xar le alzó con brusquedad la cabeza, obligándolo a mirar hacia arriba.
    –Has sido lastimado en lo más profundo, terriblemente herido, y tu lesión no está cicatrizando limpiamente. Supura, ¿no es cierto, Haplo? La gangrena se extiende. Ábrela con la lanceta. Púrgate de su hedionda infección o te consumirá la fiebre.
    »Mírate, observa lo que esta infección ha hecho ya contigo. ¿Dónde está el Haplo que salió desafiante del Laberinto, sabiendo que cada paso podía ser el último?
    ¿Qué ha sido del Haplo que tantas veces se enfrentó a la Puerta de la Muerte?
    ¿Dónde se encuentra ahora? ¡Sollozando a mis pies igual que un niño!
    »Dime la verdad, hijo mío. Cuéntame la verdad sobre Abarrach.
    Haplo inclinó la cabeza y confesó. Las palabras manaron como un torrente, liberándolo, aflojando el dolor de la herida. Habló con rapidez febril. Su narración estaba llena de interrupciones y fragmentos inconexos y su discurso era, a menudo, incoherente, pero Xar no tuvo ninguna dificultad en seguir el relato. El lenguaje de los patryn y sus rivales, los sartán, tenía la facultad de crear imágenes en la mente que se podían ver y comprender en caso de que fallaran las palabras.
    –De modo que los sartán han estado practicando el arte prohibido de la nigromancia... – urmuró el Señor del Nexo–. Eso era lo que temías contarme, ¿verdad? Lo comprendo, Haplo. Comparto tu repulsión y tu disgusto. Los sartán hicie ron mal uso de este poder maravilloso. Cadáveres descompues tos que se arrastran, dedicados a trabajos de siervo. Ejércitos de huesos que se golpean entre sí hasta hacerse polvo.
    De nuevo, lo tranquilizó acariciándolo con sus manos nerviosas.
    –¿Tan poca fe tenías en mí, hijo mío? Después de todo este tiempo, ¿todavía no me conoces? ¿No conoces mi poder? ¿Realmente crees que utilizaría mal ese don como han hecho los sartán.
    –Perdonadme, mi señor –susurró Haplo, que se sentía débil y abatido pero muy reconfortado–. He sido un estúpido. No utilicé la cabeza.
    –Tuviste a un sartán en tu poder. Podrías habérmelo traído y lo dejaste marchar, Haplo, dejaste que escapara. Pero lo comprendo. Te confundió y te hizo ver lo que no era. Te engañó. Lo entiendo. Estabas enfermo, moribundo...
    –No me excuséis, mi señor –protestó Haplo con aspereza. Se sentía avergonzado, y el llanto le había dejado la garganta en carne viva–. Lo hice a sabiendas. El veneno me afectó el cuerpo pero no la mente. Soy débil, corrupto. No merezco vuestra confianza.
    –No, no, hijo. Tú no eres débil. El mal al que me refiero no es el que te ha producido el veneno del dinasta, sino el que te ha estado dando el sartán. Un veneno mucho más insidioso, que actúa sobre la mente en lugar de atacar el cuerpo. Es el verdadero culpable de la herida que antes he mencionado. Pero ahora hemos limpiado la llaga, ¿no?
    Xar enredó en sus dedos los cabellos de Haplo.
    El patryn alzó la vista hacia su señor. Las interminables batallas contra la poderosa magia del Laberinto habían dejado huellas en las líneas de su rostro. Aun así, tenía la piel tersa, el mentón firme y fuerte y una nariz que sobresalía como el pico afilado de un ave de presa. Los ojos brillantes traslucían sabi duría y avidez. – Sí –contestó Haplo–, la herida está drenada.
    –Y ahora es necesario cauterizarla para evitar que vuelva la infección.
    Desde el otro lado de la puerta llegó un sonido de rasgu ños. El terrible tono de amenaza que se percibía en la voz del Señor del Nexo había alertado al perro, que saltó sobre sus patas, dispuesto a defender a su amo.
    –Quieto, perro –le ordenó éste mientras, con la cabeza gacha, se disponía a recibir su castigo.
    El Señor del Nexo alargó la mano, agarró a Haplo por la camisa y, de un tirón, rasgó en dos el tejido dejando al descubierto la espalda y los hombros de su servidor. El cuerpo de Haplo reaccionó involuntariamente ante el peligro que se avecinaba, y las runas tatuadas en su piel comenzaron a emitir un leve resplandor con tonalidades rojas y azuladas.
    Apretó las mandíbulas y continuó arrodillado. El resplandor de los signos se desvaneció lentamente. Levantó la cabeza para fijar en su señor la mirada tranquila y resuelta.
    –Acepto mi castigo. Ojalá me purifique, mi amo y señor.
    –Que así sea, hijo mío. No me resulta placentero ejecutarlo.
    El Señor del Nexo puso la mano en el pecho de Haplo, sobre el corazón. Siguió una runa con un dedo, y su larga uña dibujó un reguero de sangre. Pero el mayor dolor lo infligió en la magia del patryn. Las runas del corazón eran los primeros eslabones en el círculo de su ser. Al contacto de su señor, comenzaron a separarse y la cadena empezó a romperse.
    El Señor del Nexo hundió el filo de su magia dentro de los signos mágicos, y los seccionó. Un segundo eslabón se soltó del primero y se rompió. Lo mismo ocurrió con el tercero, el cuarto y, más tarde, el quinto. Cada vez a mayor velocidad, las runas que constituían la fuente del poder de Haplo y su defensa contra otras
    fuerzas se quebraron, se hicieron añicos, se convirtieron en astillas.
    El dolor era insoportable. Agujas de metal le taladraban la piel y ríos de fuego atravesaban la sangre de sus venas. Cerró la boca y aguantó cuanto pudo sin gritar. Finalmente no resistió más, y no reconoció sus propios alaridos cuando éstos brotaron.
    El Señor del Nexo era experto en su trabajo. Cuando pareció que Haplo estaba a punto de desmayarse de dolor, interrumpió el tormento y se puso a hablar con suavidad de su pasado juntos, hasta que recuperó el sentido. Entonces, reanudó el castigo.
    La noche, o lo que en el Nexo se conocía como noche, proyectó sobre la nave el suave manto de un rayo de luna. El amo trazó un signo mágico en el aire, y la tortura terminó. Haplo se desplomó sobre la cubierta como si estuviera muerto. El sudor le cubría el cuerpo desnudo, tenía escalofríos y le castañeteaban los dientes.
    En sus venas resurgió un residuo de dolor similar al destello de una llama o la hendidura de una cuchilla, y profirió otro agónico lamento. El cuerpo se crispó y se agitó espasmódicamente, fuera de control.
    El Señor del Nexo se inclinó y, una vez más, puso la mano sobre el corazón de su siervo. En ese momento podría haberlo matado. Podría haber roto la protección, destruido cualquier posibilidad de recuperación. Haplo notó el contacto frío de su amo sobre la piel ardiente. Se estremeció, ahogó un gemido y se quedó rígido, absolutamente inmóvil.
    –¡Ejecutadme! ¡Os he traicionado! ¡No merezco vivir!
    –Hijo –susurró su amo, apenado. Sobre el pecho de Haplo cayó una lágrima–. Mi pobre hijo...
    La lágrima selló la runa.
    Haplo, con un suspiro, se dio la vuelta y empezó a llorar. El Señor del Nexo se acercó a su joven servidor, cogió entre sus brazos la cabeza ensangrentada y lo acunó, lo tranquilizó e hizo obrar su magia hasta reparar las runas y restablecer el círculo de su ser.
    Haplo se sumió en un sueño reparador.
    El Señor del Nexo se quitó su propia capa blanca de fino lino y lo cubrió con ella.
    Se detuvo un momento para contemplar al joven. Los estragos de la agonía comenzaban a remitir, y el rostro de Haplo volvía a mostrar un aire duro y severo, sereno y decidido, como una espada cuyo metal se había fortalecido al contacto con el fuego, como un muro de granito cuyas grietas se habían rellenado con acero fundido.
    Colocó las manos sobre la piedra de gobierno y, pronunciando las runas, la activó para que iniciara su viaje a través de la Puerta de la Muerte. Se disponía a abandonar la nave cuando lo asaltó un pensamiento. Realizó una rápida inspección por la nave dragón y recorrió con su aguda vista cada rincón en penumbra.
    El perro había desaparecido.
    –Excelente.
    El Señor del Nexo desembarcó por fin, plenamente satisfecho.
    CAPÍTULO 2
    EN ALGÚN LUGAR MAS ALLÁ DE LA PUERTA DE LA MUERTE
    Alfred despertó con un espantoso alarido resonándole en el oído. Permaneció inmóvil y aterrorizado mientras escuchaba con el corazón desbocado, las manos sudorosas y los párpados apretados a la espera de que se repitiera el grito. Tras unos instantes de profundo silencio, llegó a la confusa conclusión de que había sido él mismo.
    –La Puerta de la Muerte. Caí por la Puerta de la Muerte. O, mejor dicho –se corrigió estremeciéndose ante la idea–, fui empujado a través de la Puerta.
    «Yo que tú, no estaría por aquí cuando despierte», le había advertido Haplo...
    ...Haplo se había dormido, sumido en uno de los sueños reparadores vitales para los de su raza. Alfred estaba sentado en la nave tambaleante, en la única compañía del perro, que yacía junto a su amo en actitud protectora. Echando un vistazo a su alrededor, se dio cuenta de la soledad que lo envolvía. Estaba aterrorizado y, para combatir el pánico, se aproximó a Haplo en busca de su compañía, aunque éste estuviera inconsciente.
    Se sentó a su lado y se entretuvo observando el rostro severo del patryn.
    Advirtió que no descansaba en calma, sino que fruncía el entrecejo en una expresión de severidad, como si nada –ni el sueño y quizá ni la propia muerte– pudiera proporcionar una paz completa al patryn.
    Movido por la compasión y la lástima, alargó la mano para alisar un mechón de cabello que caía sobre aquella cara implacable.
    El perro alzó la cabeza y soltó un gañido amenazante. Alfred apartó la mano.
    –Lo siento, ha sido involuntario.
    El animal, que conocía a Alfred, pareció considerar admisible la disculpa y volvió a echarse.
    Alfred dejó escapar un enorme suspiro y echó una mirada nerviosa por la nave que avanzaba a sacudidas. A través de la ventana, vislumbró el abrasador mundo de Abarrach que se alejaba de ellos en un confuso torbellino de humo y llamas.
    Frente a él, contempló el agujero negro de la Puerta de la Muerte que se aproximaba a gran velocidad.
    –¡Oh, vaya! –murmuró al tiempo que se encogía. Si tenía que abandonar la nave, mejor que lo hiciera pronto.
    El perro tuvo la misma idea. Se incorporó de un salto y empezó a ladrar para apremiarlo.
    –Lo sé, ha llegado el momento –asintió–. Me has salvado la vida, Haplo. Y no es que no te esté agradecido, pero... estoy terriblemente asustado. Creo que no tendré el valor suficiente.
    «¿Tendrás la valentía de quedarte? –parecía preguntarle el animal, exasperado–.
    ¿Tendrás el coraje de enfrentarte al Señor del Nexo?» El Señor del Nexo, el amo de Haplo, era un poderoso mago patryn. Sus habituales desmayos no salvarían a Alfred de aquel hombre terrible. Escarbaría y rastrearía cada secreto que escondiera en su ser. La tortura, los tormentos se prolongarían tanto tiempo como aguantara vivo... y no cabía duda de que el patryn se encargaría de que su presa viviera mucho, mucho tiempo.
    La amenaza tendría que haber bastado para hacer actuar a Alfred; por lo menos, eso era lo que él creía. Se recordó de pie en la cubierta superior, sin la más ligera noción de cómo había llegado allí.
    Los vientos de la magia y el tiempo silbaban a su alrededor. Se le pegaban sin ningún respeto a los mechones de su incipiente calva y hacían aletear los faldones de su larga prenda de abrigo. Se aferró a la barandilla con ambas manos y miró hacia el exterior, horriblemente fascinado con la Puerta de la Muerte.
    Y entonces supo que sería tan incapaz de arrojarse a aquel abismo como de poner fin conscientemente a su miserable y solitaria existencia.
    –Soy un cobarde –le dijo al perro que, aburrido, lo había seguido hasta la cubierta. Alfred sonrió débilmente y se miró las manos, que se agarraban a la baranda con los nudillos blancos por la presión–. Me parece que soy incapaz de soltarme. Yo...
    De pronto, el perro pareció enloquecer. Con un gruñido, mostrando los dientes, saltó hacia él. Alfred soltó las manos para protegerse la cara en un acto reflejo de protección. El animal se le abalanzó sobre el pecho y lo hizo caer por la borda...
    ¿Qué había ocurrido después? No podía recordar nada excepto la sensación de confusión y extremo horror. Conservaba una vivida impresión de estar cayendo..., cayendo por un agujero que parecía demasiado pequeño para que pasara un mosquito y que sin embargo era suficientemente grande como para engullir la nave dragón alada. Recordaba la caída a través de la luz brillante en la oscuridad, el ensordecedor rugido del silencio, la sensación de dar volteretas mientras no se movía.
    Y al fin, cuando iba a alcanzar el punto más alto, había llegado al suelo.
    Y allí era donde se encontraba, o al menos eso suponía.
    Consideró la posibilidad de abrir los ojos, pero decidió no hacerlo. No tenía ningún deseo de ver lo que lo rodeaba. Donde quiera que estuviese, tenía que ser horrible. Mejor dejarse llevar por el sueño y, con un poco de suerte, no despertar nunca más.
    Por desgracia, como suele ocurrir en estos casos, cuanto más empeño ponía en dormirse, más se desvelaba. Una luz brillante se filtró a través de los párpados cerrados. Notó una superficie dura, llana y fría que se extendía bajo sus pies y advirtió que tenía dolorido el cuerpo, lo cual indicaba que había estado algún tiempo echado allí. También tenía frío y estaba sediento y hambriento.
    No sabía dónde había aterrizado. La Puerta de la Muerte conducía a cada uno de los cuatro mundos que los sartán habían creado con su magia después de la Separación. También llevaba al Nexo, la bella tierra crepuscular ideada para albergar a los patryn «rehabilitados» tras su liberación del Laberinto. Tal vez se hallaba allí. Quizás había regresado a Ariano. ¡Tal vez no había ido a ninguna parte, en realidad! Tal vez al abrir los ojos vería al perro mirándolo con aire afable.
    Le dolían los músculos faciales de tanto apretar los párpados para mantenerlos cerrados. Pero la curiosidad y el punzante dolor que le atravesaba la parte inferior de la espalda pudieron con él. Abrió los ojos con un quejido, se sentó y miró nerviosamente a su alrededor.
    Casi lloró de alivio.
    Se encontraba en una gran habitación circular iluminada con una suave y relajante luz blanca que procedía de las paredes de mármol. El suelo era del mismo material y en él había incrustadas diversas runas, signos mágicos que le resultaron familiares. Delicadas columnas sostenían la cúpula del techo abovedado.
    Empotrados en los muros de la sala, se disponían hileras sucesivas de compartimientos de cristal concebidos para mantener personas en un estado de animación suspendida y que al final, trágicamente, se habían convertido en ataúdes.
    Alfred supo dónde se encontraba: en el mausoleo de Ariano. Estaba en casa. Y decidió, desde un principio, no volver a salir de allí. Se quedaría para siempre en aquel mundo subterráneo. Aquí estaría a salvo. Nadie conocía ese lugar, excepto una mensch, una enana llamada Jarre, y ésta no tenía manera de encontrar el camino de vuelta. Nadie daría con aquel sitio ahora, protegido como estaba por la poderosa magia sartán. Ya podía la guerra entre enanos, elfos y humanos causar estragos en Ariano, que él no volvería a participar. Ya podía Iridal seguir buscando al hijo que le habían cambiado, que él no estaba dispuesto a ayudarla. Ya podían seguir vagando por Abarrach los muertos vivientes, que él estaba decidido a volverles la espalda a todos, excepto a aquellos benditos cadáveres silenciosos que tan bien conocía y que ahora volvían a ser sus compañeros.
    Al fin y al cabo, un hombre solo, ¿qué puede hacer?, se preguntó melancólico.
    Nada.
    ¿Qué se puede esperar que haga?
    Nada.
    ¿Quién puede esperar que haga algo?
    Nadie.
    Alfred se repitió este pensamiento: «nadie». Recordó la maravillosa y terrible experiencia en Abarrach cuando había creído tener la certeza de que en el universo existía un poder benéfico supremo, de que no estaba solo como había creído todos esos años.
    Pero este sentimiento se había desvanecido, había muerto con el joven Jonathan, a quien habían destruido la muerte y los lázaros de Abarrach.
    –Tendría que habérmelo imaginado –dijo Alfred con tristeza–. O quizás Haplo tenía razón. Tal vez yo mismo creé esa visión que todos experimentamos y no tuve conciencia de haber lo hecho, tal como sucede con mis desvanecimientos, o como cuando formulé el hechizo que privó de su vida mágica a los muertos. Y, si eso es así, entonces también es cierto lo que dijo Haplo. Yo conduje a la muerte al pobre Jonathan. Engañado por falsas visiones y promesas, se sacrificó para nada. – Escondió la cabeza entre las trémulas manos y hundió los hombros–. Donde quiera que voy, siembro el desastre, así que no iré a ningún otro sitio. No quiero hacer nada. Me quedaré aquí. A salvo, protegido, rodeado de los que una vez amé.
    De cualquier forma, no podía pasar el resto de su vida en el suelo. Existían otras salas, otros lugares a donde ir. Hubo un tiempo en que los sartán habían vivido allí abajo. Temblando, entumecido y con el cuerpo dolorido, intentó ponerse en pie.
    Pero los pies y las piernas tenían distinta intención, se resistieron a ponerse en marcha y se desmoronaron bajo su peso. Cayó, pero continuó resuelto a seguir intentándolo y, tras unos momentos, lo consiguió. Cuando al fin se levantó, observó que sus pies parecían inclinados a tomar una dirección contraria a la que él se había propuesto.
    Una vez que todas las partes de su cuerpo se pusieron más o menos de acuerdo, Alfred se impulsó hacia los compartimientos de cristal para dar un afectuoso saludo a aquellos que había abandonado tanto tiempo atrás. Los cuerpos de los ataúdes nunca le devolverían el saludo, nunca pronunciarían palabras de bienvenida. Jamás abrirían los ojos para mirarlo con amistosa satisfacción. Pero su presencia y la paz que de ésta emanaba lo reconfortaban.
    Se sentía reconfortado y lo invadía la envidia.
    Nigromancia. El pensamiento revoloteó en su mente como si se tratara de un murciélago: «Puedes devolverles la vida».
    Pero la terrorífica sombra planeó sobre él sólo un instante. No se dejó tentar.
    Había sido testigo de las espantosas conse cuencias que la magia negra había tenido en Abarrach. Y tenía la horrible sensación de que la nigromancia había matado a aquellos amigos suyos, les había robado la fuerza vital para in suflársela a quienes, según sospechaba, no la deseaban.
    . Fue directamente a un ataúd que le era bien conocido. En él yacía la mujer que amaba. Después de las horribles visiones de tumulto y muerte que había presenciado en Abarrach, necesitaba verla durmiendo en paz. Con cariño y lágrimas en los ojos, puso las manos en la cara externa de la ventana de cristal tras la que ella se encontraba y apretó la frente contra el vidrio.
    Algo no encajaba.
    Tal vez la causa era el llanto que le empañaba la visión y le impedía ver con claridad. Parpadeó unas cuantas veces y se restregó los ojos. Cuando fijó la vista retrocedió apresuradamente, sobresaltado y presa de una gran conmoción.
    No, no podía ser cierto. Estaba sobreexcitado, había cometido un error.
    Despacio, se deslizó hacia el ataúd y volvió a mirar con atención en su interior.
    Dentro se hallaba el cuerpo de una mujer sartán, ¡pero no era Lya!
    Alfred se estremeció de pies a cabeza.
    –¡Cálmate! –se aconsejó–. Estás mirando donde no es. Has estado dando tumbos durante ese terrible viaje a través de la Puerta de la Muerte. Te has equivocado de compartimiento y estás contemplando otro. Vuelve atrás y empieza de nuevo.
    Se dio la vuelta y una vez más se acercó tambaleándose hasta el centro de la habitación, con las piernas débiles como cera derretida e incapaces de sostenerlo.
    Desde aquella posición contó cuidadosamente las hileras de compartimientos de cristal en un sentido y en el opuesto. Se dijo que se había saltado una hilera y volvió atrás, haciendo caso omiso a la voz interior que le decía que todo el tiempo había estado en el sitio correcto.
    Apartó la vista y rehusó mirar hasta estar cerca, para evitar que sus ojos le jugaran otra mala pasada. Cuando se plantó frente al ataúd, cerró los párpados y luego los abrió con rapidez, casi esperando atrapar algo al vuelo.
    La desconocida seguía allí.
    Alfred boqueó con un escalofrío y se pegó al cristal. ¿Qué estaba ocurriendo?
    ¿Acaso estaba perdiendo el juicio?
    –Es muy probable –se dijo–. Después de todo lo que he pasado... Tal vez Lya no existió nunca. Quizás únicamente deseé que existiera y, ahora, después de pasar tanto tiempo lejos, no consigo evocar su rostro.
    Miró de nuevo. Si realmente su mente desvariaba, lo hacía de manera muy racional. La mujer era mayor que Lya; rayaba la edad de él, conjeturó. Tenía el cabello completamente blanco, y el rostro –un rostro atractivo, pensó, contemplándola con tristeza y perplejidad– había perdido la elasticidad y la delicada belleza de la juventud, pero en su lugar había adquirido la gravedad y la resolución propias de la madurez.
    Tenía una expresión solemne y seria, aunque las arrugas alrededor de la boca indicaban que una sonrisa cálida y generosa había adornado los labios. La arruga de la frente, apenas visible bajo las finas ondas de su cabello, dejaba entrever que no había tenido una vida fácil, que había reflexionado y meditado mucho acerca de infinidad de cosas. Tenía un aire triste. La sonrisa que ahora se adivinaba, no la había iluminado con frecuencia. Un manto de profundo anhelo y punzante melancolía envolvieron a Alfred. Allí había alguien con quien podría haber conversado, alguien que lo habría comprendido.
    Pero... ¿qué hacía ella en ese lugar?
    –Yacer, debo yacer –murmuró para sí.
    Con la vista nublada por la confusión de sus pensamientos, casi a ciegas, Alfred avanzó a tientas a lo largo del muro que albergaba numerosos compartimientos hasta llegar al suyo. Tenía que volver a él, descansar, dormir... o quizá despertar.
    Tal vez estaba soñando. Él...
    –¡Sartán bendito! –Alfred dio un paso atrás con un grito ronco.
    ¡Allí había alguien! ¡En su propio compartimiento! Era un hombre de edad mediana, con una cara grave, fría, atractiva. Sus fuertes manos descansaban a los costados.
    –¡Realmente, me he vuelto loco! –Se llevó las manos a la cabeza–. Esto..., esto es imposible. –Retrocedió tambaleándose para mirar otra vez con atención a la mujer que no era Lya–. Cerraré los ojos y cuando los abra todo habrá vuelto a la normalidad.
    Pero no los cerró. Sin poder creer lo que había visto, fijó la mirada en ella. Tenía las manos cruzadas sobre el pecho.
    Las manos. ¡Se habían movido! ¡Se alzaron..., cayeron! Había respirado.
    La observó de cerca largo rato. El sueño mágico en el que descansaban los durmientes aminoraba el ritmo respiratorio.
    Bajo las manos, el pecho se alzó y descendió otra vez. Y, ahora que Alfred se había repuesto de la conmoción inicial, contempló con claridad el leve rubor que le coloreaba las mejillas, un color que nunca había visto en el rostro de Lya.
    –¡Está... viva! –susurró.
    Se dirigió a trompicones hasta el compartimiento de cristal que antes le había pertenecido y en el que ahora yacía otro hombre y escudriñó su interior. La vestidura del hombre –una sencilla túnica blanca– se movió. Los globos oculares giraron bajo los párpados; un dedo se crispó.
    Febrilmente, con la mente sobreexcitada y el corazón a punto de estallar de alegría, Alfred corrió de una cámara a otra para mirar en el interior de cada una.
    No había duda. ¡Todos aquellos sartán estaban vivos!
    Exhausto, con la cabeza dándole vueltas, regresó al centro del mausoleo e intentó poner orden en sus pensamientos. Le resultó imposible. No lograba encontrar el principio ni el fin de aquel ovillo.
    Sus amigos del mausoleo llevaban muchos años muertos. En repetidas ocasiones los había dejado y, al regresar, nada había cambiado. Al principio, cuando había comprendido por primera vez que era el único superviviente entre todos los sartán de Ariano, se negó a creerlo. Se había apostado a sí mismo que, la próxima vez, cuando volviera, los encontraría vivos. Pero nunca había sucedido tal cosa y, muy pronto, el juego se hizo tan doloroso que prefirió abandonarlo.
    Pero ahora había vuelto a jugar y lo que era más, ¡había ganado!
    Cierto que todos aquellos sartán, del primero al último, le resultaban desconocidos. No tenía idea de cómo habían llegado hasta allí o por qué, ni de qué había sido de los que había dejado atrás. ¡Pero eran sartán y estaban vivos!
    A menos, claro, que realmente se hubiera vuelto loco.
    Había una manera de averiguarlo. Alfred vaciló. No estaba seguro de querer saberlo.
    –¿Recuerdas lo que dijiste acerca de retirarte del mundo –se dijo a sí mismo–, de no volver a involucrarte en la vida de los demás? Podrías marcharte, abandonar esta habitación sin mirar atrás.
    »Pero ¿dónde iría? –se preguntó con impotencia–. Si tengo algún hogar, es éste.
    Aunque sólo fuera por curiosidad, se decidió a actuar.
    Con su voz nasal, comenzó a salmodiar las runas en tono agudo. A medida que cantaba, su cuerpo se balanceaba y sus manos siguieron el ritmo. Después, las alzó y trazó los signos en el aire al mismo tiempo que dibujaba con los pies su intrincada estructura.
    La magia envolvió aquel cuerpo tan extremadamente desmañado de ordinario y, por un momento, la belleza iluminó a Alfred. Sus miembros se movieron con elegancia, y la cara tristona resplandeció con una sonrisa radiante. Se entregó a la magia, bailó con ella, le cantó, la abrazó. Vuelta tras vuelta, danzó por el mausoleo con solemnidad, con los faldones flotando al aire y haciendo revolotear los raídos encajes.
    Una a una, las puertas de cristal se fueron abriendo. Uno tras otro los que moraban en las cámaras tomaron el primer aliento del mundo exterior. Uno a uno volvieron la cabeza, abrieron los ojos y miraron a su alrededor maravillados o confusos, reacios a abandonar el dulce sueño en el que habían estado sumidos.
    Absorto en la magia, Alfred no se había dado cuenta de lo que sucedía a su alrededor. Continuó bailando con gracia sobre el suelo de mármol, trazando con los pies movimientos precisos. Cuando hubo terminado de formular el hechizo y la danza llegaba a su fin, se movió cada vez más lentamente, continuando con sus gráciles gestos, menos exagerados ahora. Por fin se detuvo y, levantando la cabeza, miró a su alrededor, más desconcertado aún que aquellos que acababan de despertar de su sueño.
    Varios centenares de hombres y mujeres ataviados con delicadas túnicas blancas se habían reunido a su alrededor y esperaban cortésmente a que terminara de completar su danza mágica para no interrumpirlo. Alfred se detuvo y los otros continuaron esperando respetuosamente para darle tiempo a salir de su estado místico y volver a la realidad, en un acto parecido a la caída en un lago helado.
    Un sartán, el mismo que había encontrado Alfred en su compartimiento de cristal, se adelantó hacia él. El modo en que los demás se apartaron con deferencia para dejarle paso y el respeto y la confianza con que lo miraron indicaban su condición de portavoz del grupo.
    Se trataba, como Alfred había observado, de un hombre de mediana edad, y por su apariencia no era difícil adivinar por qué los mensch habían tomado por dioses a los sartán. Las líneas de su cara eran poderosas; sus rasgos y el brillo de sus ojos castaños delataban inteligencia. El cabello corto se rizaba sobre la frente en un estilo que le resultaba familiar aunque no acertaba a recordar dónde lo había visto antes.
    El extraño sartán se movió con una gracia que causó la envidia del torpe Alfred.
    –Me llamo Samah –dijo con una voz rica y melodiosa mientras le dedicaba una anticuada reverencia pasada de moda mucho antes de que Alfred fuera un chiquillo y que los sartán más ancianos practicaban con poca frecuencia.
    No contestó. Lo miró de hito en hito, con el cuerpo paralizado. ¡Le había revelado su nombre sartán! Esto podía significar tanto que aquel Samah confiaba en él –un extraño, un desconocido– como en un hermano, como que tenía demasiada confianza en su propio dominio de la magia para temer el poder de un contrario. Se inclinó por el segundo motivo. El poder que irradiaba el sartán de la túnica calentó al pobre Alfred como el sol de un día de invierno.
    En otro tiempo, Alfred le habría revelado su nombre sartán sin pensarlo dos veces, con la seguridad de que cualquier influencia que aquel hombre pudiera ejercer sobre él tenía que ser buena a la fuerza. Pero entonces aún era inocente, todavía no había visto el cuerpo de sus amigos y familiares yacer en ataúdes de cristal, ni el uso que los sartán habían dado a la práctica prohibida de la tenebrosa nigromancia. Deseó poder confiar en ellos, habría dado la vida por confiar en ellos.
    –Me llamo... Alfred –contestó con una torpe reverencia.
    –Ése no es un nombre sartán –comentó Samah ceñudo.
    –No –concedió, sumiso.
    –Es un nombre mensch. Pero tú eres un sartán, ¿no es cierto? No eres un mensch, ¿verdad?
    –Sí, lo soy. Quiero decir no, no lo soy. –Alfred se confundió con las palabras.
    El lenguaje sartán, como el patryn, poseía la facultad mágica de evocar imágenes del mundo y el entorno del que hablaba. En las palabras de Samah, Alfred había presenciado un reino de extraordinaria belleza, compuesto de agua por completo, con un sol brillante en su centro. Un mundo constituido a su vez por otros mundos pequeños: continentes encerrados en burbujas de aire, vivos en sí mismos, aunque dormidos ahora, que en sus sueños vagaban alrededor del sol. Vio una ciudad sartán, donde la gente trabajaba, luchaba...
    Lucha. Guerra. Combate. Monstruos salvajes que emergían de las profundidades, causaban estragos, sembraban la muerte... Junto a las imágenes de la batalla, sintió un choque en el cerebro que estuvo a punto de hacerle perder el sentido.
    –Soy el jefe del Consejo de los Siete... –comenzó Samah.
    Lo miró boquiabierto y se quedó sin respiración, como si se hubiera dado un fuerte golpe contra el suelo.
    Samah. El Consejo de los Siete. No podía ser cierto...
    Dada la naturaleza mágica del lenguaje de los sartán, éstos tienen dos nombres: uno privado, que posee características mágicas y cuyo conocimiento podría dar a otro sartán poder sobre él, y uno público, que tiende a anular el efecto de la magia.
    Por la expresión ceñuda del hombre, Alfred comprendió que le estaba formulando una pregunta.
    –Eh..., ¿perdón? –balbuceó.
    El resto de los sartán, que habían permanecido de pie sumidos en un silencio respetuoso, empezaron a murmurar e intercambiaron miradas. Samah echó un vistazo a su alrededor y los hizo callar sin necesidad de pronunciar una sola palabra.
    –Estaba diciendo, Alfred –el tono de su voz era amable, paciente; Alfred sintió que los ojos se le llenaban de lágrimas–, que, como cabeza del Consejo, tengo el derecho y la obligación de hacerte ciertas preguntas, no por mera curiosidad ociosa, sino movido por la necesidad, dados los tiempos de crisis en que vivimos.
    ¿Dónde está el resto de nuestros hermanos?
    Samah miró en torno a sí con expectación.
    –Estoy..., estoy solo –respondió Alfred, y la palabra «solo» trajo imágenes que impulsaron a Samah y los otros sartán a clavar en él la mirada, con un repentino y punzante silencio.
    –¿Algo ha salido mal? –preguntó por fin el presidente del Consejo.
    «¡Sí, ha sucedido algo espantoso!», quiso gritar Alfred. Pero lo único que hizo fue mirar confuso a Samah mientras la realidad tronaba a su alrededor como la terrible tormenta que ruge perpetuamente sobre Ariano.
    –No..., no estoy en Ariano, ¿verdad? –Las palabras brotaron de su oprimido pecho.
    –No. ¿Qué te ha hecho creer tal cosa? Te encuentras en el mundo de Chelestra, por supuesto –respondió Samah con rudeza, a punto de perder los estribos.
    –¡Oh, vaya! –exclamó débilmente y, con un grácil movimiento en espiral, se derrumbó suavemente hasta el suelo, inconsciente.
    CAPÍTULO 3
    A LA DERIVA EN ALGÚN LUGAR DEL MAR DE LA BONDAD
    Me llamo Grundle.
    De niña, ésta fue la primera palabra que aprendí a escribir. No estoy segura de por qué la escribo aquí, ni de por qué empiezo con ella. Lo único que sé es que he estado mucho tiempo mirando esta página en blanco y debo escribir algo o de lo contrario no lo haré nunca.
    Me pregunto quién encontrará y leerá esto. O si alguna vez llegará a manos de alguien. Dudo que lo sepa nunca. No tenemos ninguna esperanza de sobrevivir al final del viaje.
    (A no ser, claro está, que confiemos ingenuamente en un milagro, en que algo o alguien venga en nuestra ayuda. Alake dice que esperar una cosa así y rezar para que ocurra es una crueldad, si pensamos en el sufrimiento que fe espera a nuestra gente si nos salvamos. Supongo que tiene razón, ya que es la más inteligente de todos. Pero he notado que continúa practicando sus ejercicios de invocación, cosa que no haría de seguir sus propios consejos. )
    Alake fue quien me recomendó que escribiera la crónica del viaje. Dice que los nuestros pueden encontrarla cuando hayamos desaparecido y en ella encontrarán consuelo. Por supuesto, también es necesario hablar de Devon. Todo esto es cierto, pero sospecho que me ha asignado esta tarea para quedarse sola y que nadie la moleste cuando desee practicar su magia.
    Supongo que tiene razón. Es mejor estar ocupado en algo que no hacer nada y sentarse a esperar la muerte. Pero tengo mis reservas acerca de que nuestra gente encuentre nunca este relato. Creo que es más probable que lo haga un extraño.
    Me resulta raro pensar que un extraño pueda leerlo cuando yo haya muerto. Y todavía me es más insólito compartir con un desconocido mis temores y recelos, cuando no soy capaz de hacerlo con aquellos a quienes amo. Tal vez esa persona proceda de otra luna marina, si existen otras lunas marinas, cosa que dudo. Alake también dice que es pecado pensar que el Uno no ha creado a nadie más que a nosotros. Pero los enanos somos muy dados a dudar, a sospechar de cualquier cosa que no haya existido, como mínimo, tanto tiempo como nosotros. Dudo que nuestra muerte sirva para algo. Dudo que los señores del mar mantengan su palabra. Nuestro sacrificio será en vano. Los nuestros están condenados.
    Ya está. Por fin lo he escrito. Y me siento mejor después de hacerlo, aunque ahora deberé asegurarme de que Alake no vea nunca este diario.
    Me llamo Grundle.
    Esta vez será más fácil. Mi padre es Yngvar Barbapoblada, Vater de los gargan.
    Mi madre se llama Hilda. Se dice que de joven era la más hermosa de toda la luna marina. Se han dedicado canciones a mi belleza, pero he visto un retrato suyo del día de su boda, y yo no soy nada a su lado. Las patillas le llegaban casi a la cintura y eran de ese color dorado tan raro y apreciado entre los enanos.
    Querido desconocido: diario de Grundle Barbapoblada, princesa de Gargan.
    Padre o rey. La reina es conocida como Muter, «madre».
    Mi padre cuenta que, cuando mi madre apareció en la palestra del concurso, las demás participantes abandonaron nada más verla, dejándola como incontestable vencedora. Mi madre era especialmente diestra porque había practicado el tiro de hacha y era capaz de dar en el blanco cinco de cada seis veces. Si me hubiera quedado en Gargan, ya se habrían celebrado los concursos matrimoniales por obtener mi mano, ya que estoy al final de la Edad de la Búsqueda.
    Este borrón es una lágrima. ¡Ahora estoy convencida de que Alake no debe ver este diario! No lloro por mí. Estoy llorando por Hartmut. Él me amaba y yo le correspondía. Pero no debo dejarme llevar por el recuerdo o pronto las lágrimas emborronarán toda la página.
    Probablemente, la persona que encuentre esto se sorprenderá de que un enano sea su autor. Los nuestros no se interesan por materias como la escritura, la lectura y la aritmética. Escribir vuelve perezosa la mente, según dicen los míos, que son capaces de retener en la memoria la historia completa de Gargan, además de la familiar de cada individuo. En realidad, los enanos no tenemos un lenguaje escrito propio, razón por la cual estoy utilizando el de los humanos.
    También conservamos en la cabeza excelentes relatos, que causan el asombro de nuestros proveedores elfos y humanos. Todavía no conozco al enano que no pueda decir con detalle cuánto dinero ha hecho en el transcurso de una vida.
    ¡Algunos de barba canosa podrían pasarse días enteros haciendo recuento! Yo
    misma no habría aprendido a leer y escribir si no fuera porque estoy –o estaba– destinada a gobernar. Como tendría que tratar de cerca con nuestros aliados humanos y elfos, mis padres decidieron que debía educarme entre ellos y conocer sus costumbres. Al propio tiempo (y creo que esto era para ellos lo más importante), esperaban que yo educara a elfos y a humanos en nuestros hábitos.
    A edad temprana, me mandaron a Elmas –la luna marina de los elfos– junto con Alake, la hija del gobernante de Phondra. Alake tiene aproximadamente mi edad mental, aunque no se corresponde en términos de ciclos reales. (La brevedad de la vida humana los obliga a crecer deprisa. ) Con nosotras se encontraba Sadia, la princesa élfica que compartía nuestros estudios.
    La bella y gentil Sadia... Nunca volveré a verla. Pero, gracias al Uno, ha escapado de este funesto destino.
    Las tres muchachas pasamos juntas muchos años, durante los que volvimos locos a nuestros maestros y aprendimos a querernos como hermanas. De hecho, estábamos más unidas que muchas hermanas que conozco, pues entre nosotras jamás hubo celos o rivalidad.
    Las únicas diferencias surgían al aprender a convivir con los defectos de las demás. Pero nuestros padres querían que creciéramos juntas. A mí, por ejemplo, nunca me habían gustado mucho los humanos. Hablaban muy fuerte y rápido, eran demasiado agresivos y corrían de tema en tema, de un sitio a otro. Nunca se paraban a sentarse ni se tomaban tiempo para pensar.
    El largo período que pasé en contacto con humanos me enseñó que su impaciencia y ambición, la constante necesidad de darse prisa, prisa, prisa, era su manera de combatir la brevedad de su vida.
    Por el contrario, comprendí que los longevos elfos no eran soñadores perezosos, como creen la mayoría de enanos, sino gente que simplemente se toma la vida como viene, sin preocuparse por el mañana, con la certeza de que habrá innumerables mañanas para enfrentarse a los problemas.
    Por otro lado, Alake y Sadia tenían la paciencia suficiente para aguantar mi brusca franqueza, rasgo característico de mi gente. (Me gustaría pensar que es una buena cualidad, ¡pero no debe llevarse a extremos!) Un enano siempre debe decir la verdad, sin importar lo preparados que los demás estén para escucharla.
    Una de las numerosas pequeñas tierras habitables que crearon los sar tán. Su nombre deriva del hecho de que estas pequeñas lunas orbitan el sol marino de Chelestra, aunque en el interior, no en el exterior.
    También podemos ser muy testarudos y, una vez que decidimos algo, nos mantenemos en nuestros trece y raramente cedemos. De un humano insólitamente tozudo se dice que tiene «pies de enano».
    En mis estudios, aprendí a hablar y escribir con fluidez en humano y en élfico (a pesar de la irritación que causaba en nuestra pobre tutora mi manera de coger la pluma). Estudié la historia de sus lunas marinas y las distintas versiones de la historia de Chelestra, nuestro mundo. Pero lo que aprendí por encima de todo fue a querer a mis amadas hermanas– migas y, a través de ellas, a sus respectivas razas.
    Solíamos planear la manera de unir más a los nuestros, cuando por fin gobernáramos, cada una en su propia luna marina.
    Ya nunca será así. Ninguna de nosotras vivirá lo suficiente.
    Supongo que será mejor explicar lo que ocurrió.
    Todo comenzó el día en que me disponía a bendecir el cazador de sol. Mi día. Mi gran día.
    La excitación no me había dejado dormir. Apresuradamente me vestí con mis mejores ropas: una blusa de manga larga de tejido sencillo y práctico (en nuestra vida no tienen lugar los adornos), un vestido atado a la espalda y unas botas sólidas y resistentes. De pie frente al espejo de mi dormitorio en la casa de mi padre, comencé la tarea más importante del día: cepillar y rizarme el cabello y las patillas.
    El tiempo pasó volando hasta que oí que mi padre me llamaba. Hice ver que no le había oído y continué observándome con ojo crítico mientras me preguntaba si estaba presentable para aparecer en público. No debe pensarse que esa preocupación por mi aspecto nacía de la vanidad. Como heredera al trono de Gargan iba tanto a presenciar como a tomar parte del acto.
    Tenía que admitirlo: estaba preciosa. Aparté los tarros de esencias importados de los elfos de Elmas, y devolví las tenacillas a su sitio junto a la chimenea. Sadia, que siempre tiene una nube de sirvientes revoloteando a su alrededor (y que nunca se ha cepillado ella misma su larga cabellera rubia) no entiende que yo no sólo me vista sin ayuda, sino que además lo recoja todo cuando termino. Los gargan somos gente orgullosa y autosuficiente y nunca se nos ocurriría dejar a otros este tipo de labores domésticas. Nuestro Vater tala su propia madera para el hogar, nuestra Muter hace su colada y friega el suelo. Yo misma me rizo el pelo. La única marca de distinción que la familia real recibe sobre los demás es que se espera de nosotros que trabajemos el doble que el resto de gargan.
    Aquel día, sin embargo, mi familia recibiría una de las contadas recompensas por los servicios prestados al pueblo. La flota de cazadores de sol estaba completa. Mi padre pediría al Uno que los bendijera, y yo tendría el honor de clavar un mechón de mis cabellos en la proa del buque insignia.
    Mi padre me llamó de nuevo. Salí deprisa de mi habitación y entré corriendo al salón.
    –¿Dónde está esa chica? –le preguntaba a mi madre–. El sol marino habrá pasado sobre nuestras cabezas y nos habremos congelado para cuando esté lista.
    –Es su gran día –le recordó ella, apaciguadora–. Querrás que tenga buen aspecto, ¿no? Todos sus pretendientes van a estar presentes.
    –¡Bah! –gruñó–. Aún es demasiado joven para pensar en esas cosas.
    –Tal vez, pero lo que hoy ve el ojo, mañana llena la cabeza –replicó mi madre citando un proverbio enano.
    Los enanos pasan por diversas etapas a lo largo de la vida, empezando por la Edad de la Infancia, a la que sigue la Edad de la Búsqueda, la cual da paso a la Edad de la Sensatez. A los enanos no se les permite casarse hasta que alcanzan la Edad de la Sensatez, momento en que se considera que la sangre caliente de la Edad de la Búsqueda se ha enfriado hasta dar paso al sentido común de las personas adultas. Después de la Edad de la Sensatez, aproximadamente a los doscientos años, los enanos pasan a la Edad de la Sabiduría.
    –¡Hum! –resopló mi padre.
    Pero, cuando me vio, se le hinchó el pecho de orgullo y no volvió a comentar nada más respecto a mi demora.
    Padre, ¡cuánto te echo de menos! ¡Qué difícil es todo esto! ¡Qué difícil!
    Abandonamos nuestra casa, que es más bien una cueva excavada en la montaña. Todas nuestras casas y comercios se construyen en su interior, al contrario que los de los humanos y elfos que se levantan en las laderas. Tardé largo tiempo en acostumbrarme a vivir en el palacio de coral de Elmas que, a mi entender, se apoyaba en la roca de forma precaria. Solía tener pesadillas en las que se desmoronaba por la montaña y me arrastraba en su caída.
    Era una mañana espléndida. Los rayos del sol marino brillaban entre las olas.
    Las escasas nubes que flotaban sobre la caverna atraían su destello. Nos unimos a la multitud que descendía por el escarpado camino que lleva a la playa del Mar de la Bondad. Nuestros vecinos llamaron a mi padre para palmotearle la gran barriga – el típico saludo enano– y lo invitaron a reunirse con ellos en la taberna después de la ceremonia.
    Él les devolvió el saludo y continuamos el camino de bajada. Cuando estamos en tierra firme, los gargan viajamos siempre a pie. Los carros son para transportar patatas, no personas. A pesar de que estamos familiarizados con la costumbre élfica de viajar en carruaje y la humana de utilizar bestias de carga, la mayoría de enanos considera tal pereza un signo de debilidad innato en las otras dos razas.
    El único vehículo que utilizamos los gargan es nuestro famoso barco sumergible diseñado para navegar por el Mar de la Bondad. Estos barcos, orgullo de los enanos, se construyeron por necesidad, dada nuestra desafortunada tendencia a hundirnos como piedras en el agua. No ha nacido el enano capaz de nadar.
    Somos tan buenos constructores navales que los de Phondra y los de Elmas, que en un principio fabricaban sus propias embarcaciones, dejaron de hacerlo y empezaron a depender de nuestra producción. Ahora, con la financiación de elfos y humanos, hemos construido nuestra obra maestra: una flota de sumergibles, de cazadores de sol, con capacidad para alojar la población de tres lunas marinas.
    –Han pasado generaciones desde que fuimos llamados para construir los cazadores de sol – nunció mi padre. Nos detuvimos en el abrupto sendero para contemplar con admiración el puerto que se extendía allá abajo, al nivel del mar–.
    Nunca se diseñó una flota tan grande para transportar a tantos. Éste es un momento histórico que se recordará largo tiempo.
    –Y un gran honor para Grundle –dijo mi madre al tiempo que me dirigía una sonrisa.
    Le devolví la sonrisa pero no dije nada. Los enanos no somos conocidos precisamente por nuestro sentido del humor, pero a mí se me considera más seria y responsable que cualquiera de mi raza, y aquel día el deber absorbía mi pensamiento. Tengo una naturaleza extremadamente práctica, sin un destello de sentimentalismo o romanticismo (como Sadia solía comentar con tristeza).
    –Ojalá tus amigas estuvieran aquí hoy para verte –añadió–. Las invitamos, pero, claro, están muy ocupadas preparando la Caza del Sol con los suyos.
    –Sí, madre –asentí–, me habría encantado que pudieran estar aquí.
    Yo no deseaba que la persecución del sol marino alterara el estilo de vida de los enanos, pero no pude menos que envidiar el respeto que los phondranos sentían por Alake o el cariño y la admiración que los elmanos profesaban a Sadia. Para los míos, yo simplemente soy una joven enana más durante la mayor parte del tiempo.
    Me consolé con la idea de poder contar todo lo ocurrido a mis amigas y (para ser La posición del sol marino con relación a las lunas marinas produce a quien se encuentra en estas lunas la impresión de que el sol está en el agua, debajo de él. Así pues, la luz irradia desde el agua, no desde el cielo. Éste suele presentar un color turquesa que procede de los musgos que crecen en la superficie de las cavernas de aire de la luna marina.
    sincera) con la certeza de que ningún cazador de sol llevaría en la proa un mechón de sus cabellos.
    Llegamos al puerto, donde los gigantescos sumergibles flotaban anclados. Al verlos tan de cerca, me impresionó su gran tamaño, la cantidad de trabajo que había requerido su construcción.
    Los cazadores de sol parecían ballenas negras; tenían la proa lisa y estaban fabricados con madera seca de Phondra, llamada así porque está cubierta de una capa de resina natural que la protege del agua. El casco estaba tachonado de ventanas, que brillaban como joyas a la luz del sol marino. ¡Y sus proporciones! ¡No podía creerlo! Cada cazador de sol, y allí había diez, tenía casi ocho estadios de longitud. Aquella inmensidad me desconcertaba, hasta que, de pronto, recordé que estaban ideados para alojar a los habitantes de tres reinos.
    La brisa del mar aumentó. Me atusé las patillas y mi madre me arregló el pelo.
    La multitud que se congregaba en los muelles se apartó de buena gana para dejarnos paso. Los gargan, a pesar de la excitación, se movían en orden y con disciplina, sin asomo de los bulliciosos empujones que cabría esperar de una reunión similar de humanos.
    Anduvimos entre ellos al tiempo que nos inclinábamos a derecha e izquierda. Los hombres se tocaban el mechón de pelo de la frente, signo ceremonioso de respeto apropiado para la ocasión. Las mujeres azuzaban a sus hijos, quienes miraban boquiabiertos los enormes sumergibles, incapaces de desviar la mirada de tales maravillas para prestar atención a algo tan cotidiano como era su rey.
    Yo me situé al lado de mi madre, el lugar adecuado para una muchacha enana soltera. Miraba directamente al frente, aunque procuraba bajar los ojos con modestia, concentrada en mis deberes. Pero me resultaba difícil apartar la vista de las dos largas hileras de jóvenes enanos que, vestidos con su coraza de cuero y con la barba afeitada, formaban en el extremo del muelle.
    Todos los hombres que se hallaban en la Edad de la Búsqueda prestaban servicio en el ejército. Se había escogido a los mejores para formar parte de la guardia de honor del Vater y su familia en aquel día.
    Uno de esos hombres tendría, con toda seguridad, el privilegio de casarse conmigo. No era muy correcto que yo tuviera favoritos, pero sabía que Hartmut derrotaría a sus adversarios con facilidad.
    Nuestras miradas se cruzaron y su sonrisa me inundó de una sensación de calor.
    ¡Es tan atractivo! Tiene el pelo cobrizo, largo y fuerte, y las patillas rojizas, y seguro que la barba que se dejará una vez casado también será del mismo color.
    Ya había alcanzado el rango de señor de los cuatro clanes, un alto honor para un enano soltero.
    A una orden de su mariscal, los soldados levantaron las hachas –el arma favorita de los enanos– en señal de saludo, las hicieron girar y golpearon con ellas el suelo.
    Advertí que Hartmut movía la suya con más destreza que cualquier otro hombre de su clan. Esto era un magnífico augurio, puesto que el lanzamiento de hacha, la tala y el arte de esquivarla determinaban al ganador de la contienda matrimonial.
    –¡Deja de mirar a ese joven! –me susurró mi madre tirándome con fuerza de la manga–. ¿Qué va a pensar de ti?
    Obedientemente, clavé los ojos en la ancha espalda de mi padre, pero me di perfecta cuenta de en qué momento pasé cerca de Hartmut, quien permanecía de Medida patrón de los enanos: estadio = pies enanos. El estadio también es una carrera pedestre con la que los enanos conmemoran la era que recoge el reinado de los dos primeros monarcas.
    No se sabe si la carrera recibió el nombre de la medida, o viceversa.
    Entre los enanos, el servicio militar se organiza en clanes familiares, cuyos hombres jóvenes sirven juntos formando unidades. Éstas, conocidas como regos, están al mando del jefe de clan. Hartmut
    manda un rego que consta de cuatro clanes, de ahí su título. Por encima de él quedan el jefe de rego, el mariscal, el jefe de clan y, finalmente, el Vater.
    pie al borde del muelle, y oí cómo la cabeza del hacha golpeaba contra el suelo de nuevo, esta vez sólo para mí.
    Ante la proa del buque insignia se había levantado una reducida plataforma ceremonial para que nos alzáramos sobre la multitud. Subimos al entarimado y mi padre se adelantó. El público, aunque nunca había sido muy ruidoso, se quedó ahora en absoluto silencio.
    –Familia mía –comenzó el Vater mientras cruzaba los brazos sobre la gran barriga–, mucho tiempo ha pasado desde que los nuestros se vieron obligados a emprender la Caza del Sol. Ni siquiera los más viejos entre nosotros –y aquí dedicó una respetuosa reverencia a un enano de avanzada edad cuya barba ya griseaba y que se hallaba en el sitio de honor en primera fila entre la multitud– recuerdan la época en que los nuestros persiguieron el sol marino y desembarcaron en Gargan.
    –Mi padre se acordaría –intervino el anciano–. Hizo el viaje siendo muy joven.
    El Vater, mi padre, se detuvo un momento, confuso por la inesperada interrupción. Miré por encima de la muchedumbre hacia nuestra caverna y sus hileras de puertas de vivos colores, y, por primera vez, caí en la cuenta de que me disponía a abandonar mi tierra natal y viajar hacia un fugar desconocido, donde tal vez no habría puertas que condujeran al seguro y oscuro refugio de la montaña.
    Los ojos se me llenaron de lágrimas. Agaché la cabeza, avergonzada ante la posibilidad de que alguien (especialmente Hartmut) me viese llorar.
    –Nos espera un nuevo reino, una luna marina suficientemente grande para que las tres razas, humana, élfica y enana, podamos convivir, cada una en su propio reino, pero compartiendo el comercio y el trabajo, en un esfuerzo común por construir un mundo próspero.
    »E viaje será largo y penoso. Y, cuando lleguemos, nos enfrentaremos a la agotadora tarea de reconstruir nuestras casas y negocios. Será difícil partir de Gargan. La necesidad nos obliga a dejar atrás muchas cosas que amamos, pero llevaremos con nosotros lo más valioso y preciado: a los demás. Abandonaremos monedas, ropas, cacharros de cocina, cunas y camas, pero, como nos tenemos los unos a los otros, nuestra nación enana llegará a su destino fuerte y preparada para avanzar y establecer su grandeza en ese nuevo mundo.
    Durante el discurso, mi padre había rodeado con el brazo a mi madre y ella, a su vez, me había cogido la mano. Nuestro pueblo lanzó vítores de alborozo y se me secaron las lágrimas.
    «En tanto que nos tengamos los unos a los otros –me dije–, en tanto que permanezcamos unidos, esta tierra nueva será nuestro hogar.» Eché un tímido vistazo a Hartmut. Le brillaban los ojos. Me sonrió a mí, solamente a mí. En esa mirada, en esa sonrisa nos lo dijimos todo. Las pruebas de selección para la boda no podían amañarse, pero la mayoría de enanos conocía de antemano el resultado.
    Mi padre continuó hablando para hacer hincapié en que, por primera vez en la historia de Chelestra, humanos, elfos y enanos realizarían juntos la Caza del Sol.
    Por supuesto, en otros tiempos habíamos efectuado la Caza del Sol, y habíamos perseguido el sol marino que vaga indefinidamente a la deriva a través del agua que constituye nuestro mundo. Pero entonces los enanos estábamos solos y huíamos de la larga noche de hielo que amenazaba con cubrir lentamente nuestra luna marina.
    Aparté de la mente el triste pensamiento de abandonar mi tierra natal y empecé a pensar en los ratos divertidos que me esperaban a bordo con Alake y Sadia. Les Los enanos de Chelestra creen que todos ellos descienden de los dos únicos enanos que sobrevivieron a la Separación de los mundos y que, por tanto, todos están emparentados. Aunque la leyenda no tiene muchos visos de realidad, contribuye a explicar la sólida unidad de los enanos, que tienen en altísima estima los vínculos familiares. En este sentido, la familia real es vista más como un arquetipo familiar que como una monarquía.
    hablaría de Hartmut, de su distinción, aunque ninguna muchacha élfica o humana podría apreciar con propiedad cuán atractivo era.
    Mi padre carraspeó. Vi cómo me miraba. Mi madre me dio un codazo en el costado. Sentí que me ruborizaba y volví en el acto al desarrollo de la ceremonia.
    Sostuve en la mano el mechón de cabello que me había cortado y que ahora lucía atado con una cinta azul brillante. Mi padre me dio el martillo y mi madre el clavo.
    Con ambos en la mano me volví hacia el ancho bao de madera del cazador de sol que se alzaba sobre mi cabeza. La muchedumbre esperaba en silencio el momento de gritar su alegría cuando la ceremonia hubiese concluido.
    Con todos los ojos (dos en particular) fijos en mí, enrosqué firmemente el mechón alrededor del clavo, apoyé éste en la viga de madera que sobresalía del casco y estaba a punto de golpearlo con el martillo cuando escuché un murmullo que se extendía entre el público. Me recordó el oleaje del mar durante una de las inusuales tormentas de Chelestra.
    Mi primera reacción fue sentir una gran irritación hacia aquello o aquel que me estaba arruinando el gran momento. Consciente de que no atraía la atención del público, bajé el martillo e, indignada, eché un vistazo a mi alrededor para ver qué causaba aquella confusión.
    Todos los gargan –hombres, mujeres y niños– contemplaban fijamente el mar.
    Algunos señalaban con el dedo. Los más bajos se ponían de puntillas y estiraban el cuello para conseguir vislumbrar algo.
    –Me imagino –gruñí mientras intentaba asomar la cabeza por el sumergible sin demasiada suerte– que Alake y Sadia han venido después de todo, justo para acaparar el centro de atención. Bueno, han elegido un mal momento, pero al menos están aquí para mirar. Siempre puedo volver a empezar.
    Pero por la expresión de las caras de los enanos que estaban por debajo de mi posición, quienes veían el mar con claridad, deduje que lo que quiera que fuese que se acercaba no era una de las naves cisne alegremente decoradas que construíamos para los elfos, ni tampoco una de las recias naves de pesca de los humanos. Cualquiera de las dos habría sido recibida con un gran revuelo de barbas y alguno que otro agitar de manos, el colmo de la expresividad de los enanos. En cambio, ahora se mesaban la barba –signo de intranquilidad en los de mi raza– y las madres reunían a Tos chiquillos que se habían alejado.
    –¡Vater, es preciso que veas esto! –gritó el mariscal del ejército enano que se había precipitado sobre la plataforma.
    –Quedaos aquí –nos ordenó mi padre, y después descendió de la tarima y corrió tras el otro hombre.
    Obviamente, la ceremonia había terminado. Estaba enojada, enfadada porque no conseguía ver nada e irritada con mi padre por haberse marchado a la carrera. Me quedé aferrada al martillo y al mechón de pelo y maldije el destino que me había hecho princesa y me obligaba a permanecer en esa estúpida plataforma mientras todo el mundo en Gargan observaba lo que estaba sucediendo.
    No me atrevía a desobedecer a mi padre –una joven enana que hiciera una cosa así tendría que cortarse las patillas como castigo y afrontar la humillante experiencia–, pero seguramente no se me tendría en cuenta que me deslizara hasta el extremo del entarimado. Quizá lograra ver algo desde allí. Acababa de dar un paso y ya oía a mi madre tomar aliento para ordenarme que volviera, cuando Hartmut saltó hasta donde nos encontrábamos y corrió hacia nosotras.
    –El Vater me ha ordenado que vele por ti y por vuestra hija en su ausencia, Muter –explicó con una reverencia hacia mi madre. Sin embargo, sus ojos me miraban a mí. Tal vez el destino supiera lo que se traía entre manos, en fin de cuentas. Decidí quedarme donde me encontraba.
    –¿Qué ocurre? –le preguntó ella, nerviosa.
    –Un incidente en el mar, eso es todo –contestó Hartmut sin darle importancia–.
    Una mancha de aceite que se extiende. Y algunos creen haber visto cabezas emerger de ella, pero me da la impresión de que las han visto a través del cristal de una jarra de cerveza. Lo más probable es que se trate de un banco de peces.
    Han zarpado botes para investigar.
    Esta explicación pareció tranquilizarla. Pero a mí no me calmó. Vi cómo Hartmut no apartaba la vista de su mariscal, a la espera de órdenes. Y, aunque hacía un cortés esfuerzo por sonreír, su expresión era severa.
    –Creo, Muter –prosiguió–, que será mejor que bajéis de esta plataforma hasta que determinemos cuál es la causa de esa mancha aceitosa.
    –Tienes razón, muchacho. Grundle, dame ese martillo. Pareces una tonta ahí de pie, con eso en la mano. Voy a reunirme con tu padre. No, Grundle, tú quédate aquí con este joven guardia.
    Echó a andar con paso decidido y, enérgicamente, se abrió paso entre la multitud. La bendije para mis adentros.
    –A mí no me pareces una tonta –me aseguró Hartmut–. Creo que estás espléndida.
    Me acerqué a él y mi mano, ahora que se había librado del martillo, encontró el modo de llegar hasta la suya. Los barcos partían de la playa y los hombres remaban con gran esfuerzo para adentrarse en el mar. Bajamos de la plataforma y corrimos hacia la orilla mezclados con los demás habitantes de Gargan.
    –¿De qué crees que se trata? –murmuré.
    –No lo sé –contestó Hartmut, que dejaba aflorar su preocupación, ahora que estábamos a solas–. Llevamos toda la semana escuchando antiguas leyendas. Los delfines hablan de criaturas extrañas que nadan por el Mar de la Bondad:
    serpientes con la piel cubierta de un aceite que emponzoña el agua y envenena a cualquier pez que tenga la desgracia de pasar a su lado.
    –¿De dónde proceden? –pregunté, acercándome más.
    –Nadie lo sabe. Hemos oído extrañas historias a lo largo de los últimos ciclos.
    Según los delfines, cuando el curso del sol marino comenzó a alterarse, se deshelaron varias lunas marinas que permanecían congeladas desde sólo el Uno sabe cuándo. Quizás estas criaturas vengan de una de esas lunas.
    –¡Mira! –grité–. Algo ocurre.
    La mayoría de enanos había dejado de bogar en sus botes. Algunos habían alzado los remos y permanecían inmóviles en el agua con la vista fija en el mar. Él resto había empezado a remar hacia la playa, presa de un gran nerviosismo. Yo no veía nada más que la capa de aceite en el agua, un limo verde pardusco que alisaba las olas y se pegaba a la superficie de los barcos que tocaba. También me llegaba su olor, una pestilencia malsana que me revolvía el estómago.
    Hartmut me apretó la mano. ¡El agua empezaba a retirarse! Nunca había visto nada igual: era como si una boca gigantesca que se hallara bajo nosotros se estuviera tragando el agua. Varios botes ya habían alcanzado la playa y permanecían varados en la arena mojada, cubierta de aceite. ¡Pero aquellos que aún se hallaban mar adentro estaban siendo engullidos junto con el agua! Los marineros remaban con fuerza, en un intento frenético por detener su avance. Los sumergibles se hundieron más y más, cabeceando de proa a popa, y finalmente golpearon el fondo con un estrépito aterrador.
    En ese momento, una cabeza enorme emergió entre las olas. Tenía la piel gris verdosa cubierta de escamas que relucían a la débil luz del sol con una siniestra iridiscencia. La cabeza era pequeña, del mismo tamaño que el cuello. Al parecer era toda cuello, a menos que se contara como cola la parte posterior. La serpiente trazó una horrible curva sinuosa. La primera vez que nos miró, tenía los ojos verdes, pero de pronto cambiaron de color y comenzaron a centellear con un feroz brillo rojo. La criatura se alzó más y más y, a medida que crecía, iba tragando agua.
    Era enorme, monstruosa. Como mínimo, tenía la mitad de al altura de la montaña.
    Contemplé el agua que se alejaba y de repente tuve el escalofriante presentimiento de que me iba a arrastrar con ella. Hartmut me rodeó con el brazo.
    Su cuerpo, firme y fornido, era sólido y tranquilizador.
    El monstruo alcanzó una altura increíble y a continuación se abalanzó para aplastar con la cabeza el barco insignia, en cuyo casco abrió un gran boquete. El agua formó una gran ola que barrió la orilla de la playa.
    –¡Corred! –aulló mi padre, y su voz retumbó sobre el griterío de la multitud–.
    ¡Corred hacia la montaña!
    Los gargan dimos media vuelta y huimos. Ni siquiera en medio del terror se dio rienda suelta a la confusión, el desorden o el pánico. Los hijos alzaron en volandas a los enanos más ancianos, que no podían moverse con suficiente rapidez. Las madres cogieron en brazos a sus hijos más pequeños y los padres cargaron en la espalda a los mayores.
    –¡Corre directamente hacia arriba, Grundle! –me dijo Hartmut–. Yo tengo que volver a mi puesto.
    Se alejó corriendo con el hacha de combate en la mano y se reunió con el ejército que se agrupaba en la orilla, preparado para cubrir la retirada de la gente.
    Yo sabía que debía correr, pero se me habían paralizado los pies y tenía las piernas demasiado débiles como para hacer algo más que sostenerme. Miré fijamente a la serpiente que había emergido, indemne, entre los restos del sumergible. Con lo que podría ser una risa silenciosa en su boca desdentada, se arrojó sobre otro barco. La madera se rompió y quedó hecha astillas. Del mar surgieron otras criaturas idénticas a la primera que comenzaron a destrozar los demás sumergibles y cualquier otra embarcación que estuviera a su alcance. El oleaje que creaban las bestias era tan imponente que arrasó la playa, donde completó la devastación.
    Los botes volcaron y arrojaron al agua a la tripulación. Algunas embarcaciones fueron simplemente engullidas, y los enanos que llevaban a bordo desaparecieron en la espuma aceitosa. El ejército opuso una rápida resistencia a las serpientes.
    Hartmut, el más bravo de todos, se adentró en el agua con el hacha alzada en desafío. Las criaturas no les hicieron el menor caso y se contentaron con aplastar todas las embarcaciones del puerto, excepto una: el barco real, el que usábamos para ir y volver de Phondra y Elmas.
    El monstruo se detuvo y contempló los estragos que habían causado sus criaturas. Sus ojos habían vuelto a adquirir un tono verdoso y tenía la mirada inexpresiva, fija. Movió la cabeza de lado a lado en un gesto lento y prolongado, y, cada vez que sus ojos nos enfocaban, nos encogíamos ante su mirada.
    Empezó a hablar y las otras bestias cesaron en su destrucción para escuchar.
    La serpiente habló perfectamente en el idioma de los enanos.
    –Este mensaje está destinado a vosotros y a vuestros aliados, los humanos y los elfos. Somos los nuevos Señores del Mar. Sólo podréis navegar con nuestro permiso, y éste tiene un precio. Más adelante sabréis cuál es el pago. Lo que hoy habéis presenciado es una demostración de nuestro poder, de lo que os ocurrirá si no pagáis. ¡Haced caso de nuestra advertencia!
    La serpiente se hundió en el agua y desapareció. Las otras la imitaron y nadaron deprisa entre los trozos de madera que flotaban en la cenagosa superficie.
    Permanecimos con la vista clavada en los restos de los cazadores de sol. Recuerdo el silencio que cayó sobre nosotros. Ni tan sólo se lloró por los muertos.
    Cuando estuvimos seguros de que las serpientes se habían ido por fin, iniciamos la lúgubre tarea de recuperar los cuerpos de los que habían perecido, todos los cuales presentaban síntomas de envenenamiento. Una hedionda capa de aceite capaz de matar a cualquiera que sorbiera un trago cubría ahora las aguas marinas, hasta entonces puras y potables.
    Y así fue como comenzó todo. Mi historia es mucho más larga, pero Alake se acerca por el barco para buscarme y recordarme que es la hora de comer.
    ¡Humanos! Creen que la comida es el remedio de todos los problemas. Me gusta tanto comer como a cualquier enano, pero ahora mismo no tengo mucho apetito.
    Por el momento, tengo que dejar aquí mi relato.
    CAPÍTULO 4
    A LA DERIVA, EN ALGÚN LUGAR DEL MAR DE LA BONDAD
    Alake sigue insistiendo en que tenemos que comer para conservar las fuerzas, pero no acabo de entender para qué cree que las vamos a necesitar. ¿Para luchar contra esas serpientes dragón, como supongo que debemos llamarlas? ¿Nosotros tres? Con estas mismas palabras se lo he dicho, malditos seamos los enanos por nuestra franqueza.
    He notado que Alake estaba ofendida, aunque ella es demasiado amable como para devolverme el reproche. Devon se las ha arreglado para disimular lo embarazoso de la situación e incluso nos ha hecho reír, aunque sus bromas nos han puesto al borde de las lagrimas. Después, por supuesto, hemos tenido que comer algo para complacer a Alake. Ninguno de nosotros ha comido mucho, sin embargo, y todos –Alake incluida– nos hemos alegrado al terminar. Ella se ha levantado para seguir con su magia. Devon ha vuelto a su ocupación predilecta: soñar con Sadia. Y yo debo continuar con mi relato.
    Una vez recuperados los cadáveres y extendidos por la playa para que los identificaran sus respectivas familias, éstas se alejaron en compañía de amigos que hacían lo posible por consolarlas. Como mínimo habían muerto veinticinco personas. Observé al amortajador andar de aquí para allá sin un objetivo concreto, con la mirada perdida. Nunca antes había tenido que preparar tantos cadáveres para el descanso final en el cementerio de la montaña.
    Mi padre cruzó unas palabras con él, que consiguieron tranquilizarlo. Se mandó un destacamento de soldados para ayudarlo, entre los que se encontraba Hartmut.
    Era un trabajo triste y penoso y se me encogió el corazón por él.
    Yo hacía cuanto estaba en mi mano por ayudar, lo que no era gran cosa. Estaba
    demasiado aturdida por los repentinos acontecimientos que habían trastornado mi ordenada vida. Por fin, me senté en la plataforma y me quedé contemplando el mar. Los cazadores de sol que habían quedado más o menos intactos flotaban panza arriba. No eran muchos y tenían un aspecto alicaído y deprimente, como si se tratara de peces muertos. Todavía tenía en la mano el mechón con el lazo azul.
    Lo arrojé al agua y miré cómo se alejaba lentamente sobre la superficie aceitosa.
    Allí me encontraron mis padres. Mi madre me abrazó con fuerza. Estuvimos un largo instante sin hablar.
    –Debemos contar lo ocurrido a nuestros amigos –suspiró mi padre.
    –Pero ¿cómo vamos a hundirnos entre los mundos? ¿Qué ocurrirá si nos atacan esas terribles criaturas? –preguntó ella, asustada.
    –No lo harán –aseguró él rotundamente y con la vista clavada en el único barco que las serpientes habían dejado intacto–. ¿Recordáis sus palabras? «Contádselo a vuestros aliados.» Al día siguiente nos hundimos rumbo a Elmas.
    Elmasia, la ciudad de los reyes elfos, es un lugar lleno de belleza y encanto.
    Filigranas de coral rosa y blanco soportan el palacio, conocido con el nombre de la Gruta, que se alza a orillas de los diversos lagos de agua dulce de la luna marina. El Los enanos utilizan el término «hundirse», más adecuado que el de «navegar», para describir el viaje en sumergible. Humanos y elfos prefieren la terminología antigua.
    coral está vivo y continúa creciendo. Los elfos se dejarían matar antes que sacrificarlo, de manera que la forma de la Gruta varía constantemente.
    Esto nos puede parecer una molestia a humanos y enanos, pero los elfos lo encuentran muy ameno y entretenido. Si una habitación queda cerrada por el rápido desarrollo del coral, simplemente empaquetan sus cosas y se mudan a otra que con toda certeza se habrá creado mientras tanto.
    Encontrar el camino en el interior del palacio es una experiencia interesante. Los corredores que un día conducen a un lugar pueden llevar a otro completamente distinto al siguiente. Como todas las habitaciones de la Gruta son de una belleza sin par –el coral blanco proyecta destellos opalescentes y el rosa produce un cálido resplandor–, a la mayoría de elfos no les importa demasiado dónde se encuentran.
    Algunos visitantes que acuden a tratar asuntos de negocios con el rey pueden vagar por la Gruta durante días antes de emprender el más insignificante intento de presentarse ante Su Majestad.
    No hay asunto que resulte apremiante para la comunidad elfa. Las palabras «prisa», «precipitación» y «urgencia» no existían en su vocabulario hasta que comenzaron a tratar con los humanos. Nosotros los enanos no nos hemos relacionado con unos ni con otros hasta nuestra historia más reciente.
    Estas divergencias tan manifiestas en la naturaleza de humanos y elfos provocaron en una ocasión serios enfrentamientos entre las dos razas. Los elfos de Elmas, aunque por lo general son tolerantes, no tardan en revolverse si se los presiona demasiado. No obstante, después de varias guerras destructivas, ambos bandos comprendieron que saldrían ganando si trabajaban juntos en vez de separados. Los humanos de Phondra son una gente encantadora, aunque muy enérgica. Pronto aprendieron a manejar a los elfos, y en la actualidad los engatusan y halagan de tal modo que consiguen de ellos lo que quieren. Esta marcada simpatía de los humanos ha surtido efecto incluso en los hoscos enanos, y han acabado por ganarse también nuestra confianza.
    Durante muchas generaciones, las tres razas hemos vivido y trabajado juntas en
    pacífica armonía, cada una en su propia luna marina. No me cabe ninguna duda de que habríamos continuado en estrecha relación durante muchas generaciones más, de no ser porque el sol marino –fuente de calor, luz y vida de las lunas marinas– empezó a abandonarnos.
    Fueron los magos humanos, que adoran investigar y escarbar hasta dar con el porqué, el cómo, el cuándo y el dónde, quienes descubrieron que el curso del sol marino se estaba alterando y que éste comenzaba a moverse a la deriva. Este hallazgo provocó un flujo de actividad en los humanos, digno de contemplación.
    Realizaron mediciones y cálculos, mandaron delfines a explorar en su lugar y los interrogaron ciclo tras ciclo, con la intención de averiguar lo que supieran sobre la historia del sol marino.
    Según Alake, ésta es la explicación que ofrecieron los delfines: «Chelestra es un globo de agua en la infinitud del espacio. Su exterior, en contacto con la glacial oscuridad de la Nada, está compuesto de una gruesa capa de hielo. El interior, que comprende el Mar de la Bondad, es templado por la acción del sol marino, un astro cuyas llamas desprenden tanto calor que el agua del mar no puede extinguirlas. El sol marino caldea el agua que tiene a su alrededor, derrite el hielo y da vida a las lunas marinas, pequeños planetas que los Creadores de Chelestra han ideado para que sean habitados».
    Los humanos fueron los primeros en comunicarse con los delfines y aprender su lenguaje. Los elfos consideran a los delfines unos charlatanes entretenidos, unos conversadores amenos que resultan una buena diversión en las fiestas. Los enanos, que aprendieron a hablar con estos animales gracias a los humanos, utilizan a los delfines, sobre todo, como fuente de información sobre asuntos de navegación. A pesar de ello, los enanos, recelosos por naturaleza de todo aquel que no pertenezca a su raza, no se fían de los delfines.
    Los enanos proporcionamos información concerniente a las lunas marinas, recopilada a base de dedicar largos Tiempos a la excavación y la investigación del interior de la esfera. Las esferas son una coraza de roca con un interior sometido a altas temperaturas y compuesto de diversos elementos químicos. Estas sustancias reaccionan ante los rayos del sol marino y producen aire respirable, que envuelve a las lunas marinas en una burbuja. El sol marino es, pues, imprescindible para que haya vida.
    Los humanos de Phondra llegaron a la conclusión de que, dentro de unos cuatrocientos ciclos, el sol marino dejará muy atrás las lunas. Se impondrá una larga noche, el Mar de la Bondad se congelará, y con él cualquiera que permanezca en Phondra, Gargan o Elmas.
    «Cuando el sol marino desvíe su curso –explicaron los delfines que habían sido testigos del fenómeno–, el Mar de la Bondad se convertirá en un estrato de hielo que, lentamente, aprisionará a las lunas marinas. Pero la naturaleza mágica de estas lunas es tal que la mayor parte de su vida vegetal y animal no perecerá, sino que se conservará en congelación. Cuando el sol marino regrese, las lunas iniciarán el deshielo y volverán a ser habitables. » Recuerdo cuando Dumaka de Phondra, gobernante de su pueblo, explicó el relato de los delfines acerca de las lunas marinas en la primera reunión de emergencia de las familias reales de Elmas, Phondra y Gargan, encuentro que se celebró cuando tuvimos la primera noticia de la deriva del astro y de su distanciamiento respecto a nosotros.
    La reunión tuvo lugar en Phondra, en la espaciosa casa grande donde los humanos celebran todas sus ceremonias. Las tres muchachas nos ocultábamos entre los matorrales en el exterior y, como siempre, escuchábamos a escondidas.
    (Estábamos acostumbradas a espiar a nuestros padres con todo descaro. Lo hacíamos desde pequeñas.)
    –¡Bah! ¿Qué sabrá un pez? –exclamó mi padre con menosprecio, pues nunca había creído en la idea de hablar con los delfines.
    –Pues yo considero que la posibilidad de ser congelados es increíblemente romántica – pinó Eliason, rey de los elfos–. Imaginaos: dormir durante siglos y despertar en una nueva era.
    Su esposa había fallecido recientemente. Supongo que encontraba consuelo en la noción de un sueño sin imágenes oníricas, sin dolor.
    Mi madre me confesó más tarde que había tenido la visión mental de cientos de enanos descongelándose en una nueva era, con las barbas hasta el suelo. A ella no le parecía romántico, sino desaliñado.
    Dumaka de Phondra señaló a los elfos que la idea de congelarse y volver a la vida varios miles de ciclos después podía parecer romántica, pero el proceso de congelación tenía desventajas dolorosas concretas. Además, ¿cómo podíamos estar seguros de que finalmente volveríamos a despertar?
    –En fin de cuentas, sólo contamos con la palabra de un pez –expuso mi padre, y la mayoría estuvo de acuerdo con él.
    Los delfines habían traído noticias acerca de una nueva luna marina, mucho mayor que cualquiera de las nuestras, la cual se había deshelado hacía poco tiempo. Los delfines sólo habían empezado a inspeccionarla, pero pensaban que era un lugar idóneo para poder establecernos. Fue Dumaka quien propuso construir una flota de cazadores de sol para perseguir el sol marino y encontrar esta nueva luna como hicieron los antiguos. Los términos «construir» y «perseguir», que implicaban una cantidad considerable de actividad, desconcertaron un tanto a Eliason, pero no se opuso a la idea. Los elfos raramente se oponen a algo, pues objetar requiere demasiada energía. Del mismo modo, tampoco se muestran a favor de nada. Los Humanos y elfos afirman que el delfín no es un pez, sino una especie similar a nosotros, pues dan a luz a sus descendientes igual que hacemos nosotros. Los enanos no emplean un argumento tan carente de sentido. Para ellos, cualquier ser que nade como un pez, es un pez.
    elfos de Elmas se contentan con tomar la vida como viene y adaptarse a ella. Los humanos, en cambio, se empeñan siempre en cambiar y alterar, trastrocar, fijar e introducir mejoras. Y, por lo que respecta a nosotros, los enanos, nos sentimos satisfechos siempre que nos paguen.
    Los phondranos y los elmanos acordaron financiar los cazadores de sol. Los gargan nos encargaríamos de construirlos. Los humanos suministrarían la madera, y los elfos, la magia necesaria para gobernar las embarcaciones. Los elmanos eran especialmente hábiles en magia mecánica. (¡Cualquier cosa con tal de librarse del trabajo físico!)
    Y, con la eficacia característica de los enanos, se habían construido los cazadores de sol. Y se habían construido a conciencia.
    –Pero ahora –oí que mi padre decía con un suspiro–, todo ha fracasado. Los cazadores de sol están destruidos.
    Ésta era la segunda reunión de emergencia de las familias reales, convocada por mi padre. En esta ocasión nos reunimos en Elmas, como ya expliqué anteriormente.
    A nosotras tres nos habían dejado en la habitación de Sadia para que nos hiciéramos una «visita». Tan pronto como nuestras familias se fueron, nos apresuramos a buscar un lugar favorable desde el cual, como ya era habitual, poder escuchar la conversación.
    Nuestros padres se hallaban en una terraza desde la cual se dominaba el Mar de la Bondad. Descubrimos una pequeña habitación (una nueva) que se había creado encima de la terraza, y Alake utilizó su magia para abrir un agujero que nos permitiera ver y escuchar con claridad. Nos apiñamos tan cerca de la nueva ventana como nos fue posible, con la prudencia de permanecer en la penumbra para evitar que nos vieran.
    Mi padre les habló del ataque de las serpientes a los sumergibles.
    –¿Todos los cazadores de sol han sido destruidos? –susurró Sadia con los ojos tan abiertos como le permitía su forma almendrada, típica de los elfos.
    Pobre Sadia. Su padre nunca le contaba nada. Así de protegida era la vida de las hijas de los elfos. El mío siempre discutía sus planes con mi madre y conmigo.
    –¡Shhh! –la regañó Alake, que trataba de escuchar.
    –Te lo contaré más tarde –le prometí a Sadia mientras le apretaba la mano para calmarla.
    –¿No existe ninguna posibilidad de arreglarlos, Yngvar? –preguntó Dumaka.
    –No, a menos que esos magos tuyos sean capaces de volver a convertir las astillas en barcos sólidos –gruñó mi padre.
    Hablaba con sarcasmo. Los enanos somos poco tolerantes con cualquier tipo de magia, pues consideramos que casi siempre tiene truco, aunque nos cuesta trabajo explicar en qué consiste. Sin embargo, podría asegurar que esperaba secretamente que los humanos dieran con la solución.
    El rey de Phondra no respondió, lo cual era una mala señal. Por lo general, los humanos se apresuran a asegurar que su magia puede resolver cualquier problema.
    Desde la repisa de la ventana, vi la preocupación reflejada en el rostro de Dumaka.
    Mi padre lanzó otro suspiro y removió incómodo su corpachón en la silla. Me compadecí de él. Los asientos estaban hechos para las esbeltas posaderas de los elfos.
    –Lo siento, amigo mío. –Mi padre se mesó la barba, signo inequívoco de preocupación–. No quería ofenderte. Esas malditas bestias nos tienen cogidos por fas patillas, por extraño que parezca, y a este enano no se le ocurre qué podemos hacer ahora.
    –Me parece que te inquietas por nada –lo tranquilizó Eliason con un lánguido movimiento de la mano–. Has navegado hasta Elmas sin ningún sobresalto. Tal vez esas criaturas tenían en su cabeza de serpiente la idea de que los cazadores de sol representaban algún tipo de amenaza para ellas, y, ahora que los han hecho añicos, se han calmado y se han marchado para no volver a molestarnos más.
    –«Señores del Mar», dijeron llamarse –les recordó mi padre con un centelleo en sus negros ojos–. Y lo decían en serio. Navegamos hasta aquí con su permiso.
    Estoy tan seguro como si me hubieran dado su consentimiento. Estaban acechando.
    He sentido cómo nos observaban sus ojos verde rojizos durante todo el viaje.
    –Sí, supongo que estás en lo cierto.
    Dumaka se levantó bruscamente, se acercó a un muro bajo de coral y se quedó mirando los destellos que proyectaban las profundidades del calmado y plácido Mar de la Bondad. ¿Me jugó una mala pasada la imaginación o vi realmente el brillo de un rastro de aceite?
    –Querido, creo que deberías contarles nuestras noticias –lo instó Delu, su esposa.
    Dumaka no contestó de inmediato, sino que continuó de espaldas, sin dejar de mirar al mar con expresión sombría. Es un hombre alto, al que los humanos consideran atractivo. Su forma de hablar rápida y encendida, su paso veloz y la brusquedad de sus gestos siempre daban la impresión, en el parsimonioso reino de Elmas, de que lo hacía y decía todo con el doble de velocidad. Sin embargo, ahora no iba y venía de aquí para allá con la enérgica actividad que lo caracterizaba, en su intento de dominar la condición de mortal que acabaría por imponerse inevitablemente.
    –¿Qué le pasa a tu padre, Alake? –cuchicheó Sadia–. ¿Acaso está enfermo?
    –Espera y escucha –le contestó Alake en un susurro. Tenía una expresión triste–.
    Los padres de Grundle no son los únicos que tienen un relato terrible que contar.
    El cambio operado en su amigo debió de trastornar a Eliason tanto como a mí.
    Se puso de pie con los lánguidos movimientos y la gracia elegante propia de los elfos y apoyó una mano en el hombro de Dumaka, reconfortándolo.
    –Las malas noticias, como el pescado, no por guardarse mucho tiempo huelen mejor –lo animó con amabilidad.
    –Sí, tienes razón. –El rey de Phondra no apartó la vista del mar–. He intentado no contaros nada de esto a ninguno, porque no estaba seguro de los hechos. Los magos están investigando. –Cruzó una mirada con su mujer, que era una poderosa hechicera, y ella inclinó la cabeza como respuesta–. Quería esperar sus informes.
    Pero... –Suspiró profundamente–. Ahora todo lo sucedido me parece muy claro.
    »Hace dos días, un pequeño pueblo de pescadores de Phondra que se encuentra en la costa opuesta a Gargan fue atacado y destruido por completo. Se hicieron pedazos los barcos, las casas fueron aplastadas. En la aldea vivían ciento veinte hombres, mujeres y niños. – acudió la cabeza, con los hombros encorvados–.
    Ahora todos están muertos.
    –¡Oh, no! –dijo mi padre tocándose el mechón de la frente con respetuosa compasión.
    –El Uno tenga piedad –murmuró Eliason–. ¿Una guerra entre tribus?
    Dumaka paseó la mirada por los que se hallaban congregados en la terraza. Los humanos de Phondra son una raza de piel oscura. Al contrario que los elfos de Elmas, cuyas emociones afloran a la piel desde lo más profundo de su ser, según reza el dicho, los phondranos no se ruborizan de vergüenza ni los hace palidecer el miedo o la ira. Su color de ébano con frecuencia oculta sus sentimientos más íntimos. Lo más expresivo de su rostro es su mirada, y, en aquel momento, la furia, la amargura y la impotencia ardían como una llama en sus ojos.
    –No fue una guerra, sino asesinato.
    –¿Asesinato? –Eliason tardó unos instantes en comprender la palabra que su amigo había pronunciado en humano. En el vocabulario de los elfos no existe un término para un crimen tan atroz–. ¡Ciento veinte personas! Pero... ¿quién? ¿Qué?
    –Al principio no estábamos seguros. Encontramos rastros que no sabíamos explicar. No lo comprendíamos hasta este momento. –Dumaka trazó con la mano una ese–. Olas sinuosas en la arena. Y estelas de aceite.
    –¿Las serpientes? –preguntó Eliason, incrédulo–. Pero ¿por qué? ¿Qué querían?
    –¡Asesinar! ¡Matar! –Cerró el puño–. Fue una carnicería. Una auténtica carnicería. El lobo se come al cordero y no nos enojamos porque sabemos que tal es su naturaleza y que el cordero servirá para llenar el estómago de sus cachorros.
    Pero esas serpientes o quienquiera que lo hiciese no mataban para comer.
    ¡Asesinaban por puro placer!
    »Todas sus víctimas, incluso los niños, murieron lentamente y tuvieron una espantosa agonía. Y dejaron sus cadáveres allí para que los encontráramos. Me contaron que el terrible cuadro que hallaron los primeros que se acercaron al pueblo estuvo a punto de hacerles perder la razón.
    –Yo estuve allí –afirmó Delu con un tono tan bajo en su sonora voz que nosotras tres tuvimos que pegarnos a la ventana para escuchar sus palabras–. Desde entonces, por la noche me atormentan horribles pesadillas. Ni siquiera pudimos darles un entierro decente en el Mar de la Bondad porque nadie fue capaz de soportar la evidencia de la agonía que reflejaban sus torturados rostros. Los magos decidimos que era mejor quemar el pueblo, o lo que de él quedaba.
    –Parecía –añadió su esposo– como si los asesinos quisieran dejarnos un mensaje: «¡Ved en esto vuestro destino!».
    Me vinieron a la memoria las palabras de la serpiente: «Esto es una muestra de nuestro poder... ¡Haced caso de nuestra advertencia!».
    Las chicas nos miramos horrorizadas en silencio, un silencio como el que se impuso en la terraza de abajo. Dumaka dio media vuelta y fijó de nuevo la mirada en el mar. Eliason se hundió en su silla.
    Mi padre intervino con la habitual franqueza de los enanos. Se levantó con dificultad de la estrecha silla y dio un enérgico pisotón en el suelo, seguramente con el propósito de restituir la circulación.
    –No quiero parecer irreverente con los muertos, pero esa gente eran pescadores, inexpertos en temas militares, no tenían armas...
    –Habría sido lo mismo si se hubiese tratado de un ejército –dictaminó Dumaka frunciendo el entrecejo–. Esa gente disponía de armas. Tenían que luchar contra otras tribus y defenderse de los animales de la jungla. Encontramos restos de flechas que habían sido disparadas, pero obviamente no sirvieron para nada. Las lanzas estaban partidas por la mitad, como si una boca gigantesca las hubiera masticado y escupido.
    –Y la mayoría de nuestra gente maneja la hechicería –añadió Delu pausadamente– aunque sólo sea en un nivel inferior. Hallamos indicios de que trataron de utilizar la magia para defenderse, pero también fracasó.
    –Pero quizás el Concilio de Magos pueda hacer algo –sugirió Eliason–. O tal vez las lanzas mágicas élficas, como las que fabricábamos en otros tiempos, funcionen allí donde otras fallan. Y no pretendo menospreciar a vuestros hechiceros –añadió con educación.
    Delu miró a su marido, aparentemente buscando su aprobación para seguir dando a conocer las malas noticias. El asintió con la cabeza. La hechicera igualaba a su marido en altura. Su cabello canoso, que llevaba recogido en la nuca, proporcionaba un contraste atractivo a su piel oscura. Las siete bandas de color de su capa de plumas indicaban su rango de hechicera en la Séptima Casa, el máximo grado que podía alcanzarse en el arte de la magia. Se quedó mirando las manos entrelazadas, que apretaba para evitar que le temblaran.
    –Un miembro del Concilio, la shamus del pueblo, se hallaba en la aldea en el momento del ataque. Encontramos su cadáver. Su muerte fue muy cruel. –Delu se estremeció, respiró profundamente y reunió fuerzas para proseguir–. Alrededor de su cuerpo desmembrado yacían las herramientas de su magia, esparcidas en una burla grotesca.
    –Sola contra muchos... –comenzó a decir Eliason.
    –¡Argana era un hechicera poderosa! –gritó Delu, y su alarido me hizo dar un brinco–. ¡Su magia era tan fuerte que podía calentar el mar hasta hacerlo hervir!
    Podía provocar un tifón con sólo mover una mano. ¡El suelo se abría a una palabra suya y podía tragarse enteros a sus enemigos! Sabemos que probó todo su poder.
    Y aun así murió. Murieron todos.
    –Cálmate, querida. –Dumaka apoyó la mano en el hombro de su esposa para tranquilizarla– Eliason sólo quería decir que el Concilio completo, todos unidos, quizá sea capaz de obrar un poder lo suficientemente fuerte como para que esas serpientes no puedan resistirlo.
    –Perdóname. Lo siento, he perdido los estribos. –Sonrió débilmente al elfo–.
    Pero, al igual que Yngvar, he visto con mis propios ojos la terrible destrucción que esas criaturas han traído a mi pueblo. –Suspiró–. Nuestra hechicería es impotente frente a tales monstruos, nos superan incluso cuando no podemos verlos. Tal vez el motivo resida en el limo hediondo que dejan pegado a todo lo que tocan. No estamos seguros. Todo lo que sabemos es que, cuando los magos entramos en el pueblo, sentimos que nuestro poder decrecía. Ni tan sólo pudimos utilizar la hechicería para encender las piras con las que quemar los cadáveres.
    –¿Qué podemos hacer? –Eliason paseó la mirada por el afligido y grave grupo.
    Como elfo, su inclinación natural habría tendido a no hacer nada, esperar y ver qué traía el paso del tiempo. Pero, según palabras de mi padre, Eliason era un gobernante inteligente, uno de los más realistas y pragmáticos de su raza. Sabía, aunque habría preferido ignorar el hecho, que los días de su pueblo en la luna marina estaban contados. Había que tomar una decisión, pero se conformaría con que la tomaran los demás.
    –Pasarán cien ciclos antes de que el efecto de la deriva del sol marino empiece a notarse – pinó Dumaka–. El tiempo suficiente para construir más cazadores de sol.
    –Si nos lo permiten las serpientes –espetó mi padre en tono lúgubre–. Cosa que dudo. ¿Y cuál será el pago que pedirán? ¿Qué pueden querer?
    Todos guardaron silencio, pensativos.
    –Pensemos con lógica –propuso Eliason finalmente–. ¿Por qué lucha la gente?
    ¿Por qué se pelearon nuestras razas tiempo atrás? Por miedo, por incomprensión.
    Cuando nos reunimos y discutimos nuestras diferencias, encontramos el medio de afrontarlas y desde entonces hemos vivido en paz. Tal vez esas serpientes nos tengan miedo, a pesar de lo poderosas que parecen. Es posible que representemos una amenaza. Si intentamos hablar con ellas, si les hacemos comprender que no queremos causarles ningún daño, que lo único que deseamos es viajar hacia esa nueva luna marina, entonces, quizá...
    Lo interrumpió un clamor.
    El ruido procedía de la parte de la terraza adosada al palacio, que no entraba en mi campo de visión, pues mi baja estatura me impedía mirar por la ventana.
    –¿Qué ocurre? –pregunté, impaciente.
    –No sé. –Sadia trataba de observar sin ser vista. Al fin, Alake asomó la cabeza por la abertura. Por fortuna, nuestros padres no estaban prestándonos atención.
    –Parece un mensajero –informó.
    –¿Un mensajero que interrumpe una conferencia real? –Sadia estaba desconcertada.
    Arrastré un taburete y me subí encima. Entonces vi al lacayo de cara pálida que, contra todas las normas del protocolo, se había precipitado en la terraza. El hombre, que parecía a punto de desmayarse, inclinó la cabeza para susurrar algo en el oído de Eliason. Él rey elfo lo escuchó con el entrecejo fruncido.
    –Tráelo aquí –ordenó por fin. El lacayo salió corriendo.
    –Uno de los mensajeros ha sido atacado por el camino y parece herido de gravedad. – liason miró con expresión severa a sus amigos–. Trae un mensaje para todos los que hoy nos hallamos aquí reunidos. He ordenado que lo traigan a nuestra presencia.
    –¿Quién lo atacó? –quiso saber Dumaka.
    –Las serpientes –contestó tras un breve silencio.
    –Un mensaje para «todos los aquí reunidos»... –repitió mi padre con expresión hosca–. Yo tenía razón: están observándonos.
    –El pago –dijo mi madre. Era la primera palabra que pronunciaba desde que había empezado la conferencia.
    –No comprendo. –Eliason parecía frustrado–. ¿Qué querrán?
    –Apuesto a que enseguida lo sabremos.
    Sin decir nada más, se sentaron a esperar, evitando mirar a los otros, pues no hallaban ningún consuelo en ver en el rostro de sus amigos el reflejo de su propia perplejidad.
    –No deberíamos estar aquí. No deberíamos estar haciendo esto –dijo Sadia de pronto. Estaba muy pálida y le temblaban los labios.
    Alake y yo volvimos la vista hacia ella, nos miramos y agachamos la cabeza avergonzadas. Sadia tenía razón. Espiar a nuestros padres siempre había sido un juego para nosotras, algo de lo que nos reíamos por la noche cuando nos mandaban a la cama. Pero ahora ya no era un simple juego. No estaba segura de cómo se sentían las otras dos, pero a mí me resultaba espantoso ver a mis padres, que siempre me habían parecido fuertes y sabios, tan confusos y angustiados.
    –Tenemos que irnos –urgió la princesa élfica. Yo sabía que estaba en lo cierto, pero me costaba tanto bajar de aquel taburete como salir volando por la ventana.
    –Sólo un momento –suplicó Alake.
    Hasta nosotras llegó el rumor de unos pies que se movían con lentitud y avanzaban como si arrastrasen una carga. Nuestras familias se levantaron y se irguieron en toda su estatura, sustituyendo la inquietud por una severa gravedad.
    Mi padre se alisó la barba. Dumaka cruzó los brazos sobre el pecho. Delu sacó una piedra de la bolsa que llevaba colgada a un lado y la frotó con los dedos, mientras movía los labios.
    Comparecieron seis elfos que transportaban una litera. Se movían despacio, con cuidado para no magullar al herido. A una señal de su rey, dejaron delicadamente la litera en el suelo delante de él.
    Los acompañaba un médico de su raza, avezado en las artes curativas de su gente. Al entrar vi que miraba con desconfianza a Delu, tal vez por temor a una interferencia. Las técnicas curativas de elfos y humanos son sustancialmente distintas; mientras las primeras se basan en un estudio profundo de la anatomía y la alquimia, las segundas tratan las heridas a través de la magia comprensiva, utilizan salmodias para extraer humores malignos y aplican ciertas piedras en las zonas vitales del cuerpo. Los enanos nos guiamos por el Uno y por nuestro sentido común.
    Al comprobar que Delu no hacía ninguna tentativa de acercarse a su paciente, el médico se relajó. O tal vez comprendiera que no serviría de nada que la hechicera humana intentara usar su magia. Era obvio para todos los presentes que no había nada en este mundo que pudiera ayudar a aquel elfo moribundo.
    –No mires, Sadia –advirtió Alake al tiempo que se echaba para atrás y trataba de ocultar a su amiga la horrible escena.
    Pero era demasiado tarde. Oí la respiración entrecortada en su garganta y supe que lo había visto.
    El joven elfo tenía la ropa rasgada y empapada de sangre. De la carne amoratada de las piernas sobresalían unos huesos astillados. Le habían arrancado los ojos. Giró la cabeza ciega y abrió y cerró la boca para repetir en un cántico febril unas palabras que no alcancé a oír.
    –Lo encontramos esta mañana en las afueras de la muralla de la ciudad, majestad –explicó uno de los acompañantes–. Oímos sus alaridos.
    –¿Quién lo trajo? –preguntó Eliason, que había endurecido la voz para ocultar su horror.
    –No vimos a nadie, majestad. Sólo había un reguero de limo maloliente que conducía a la playa.
    –Gracias. Podéis iros. Esperad fuera.
    Con una reverencia, los elfos que habían entrado la litera abandonaron la terraza.
    Una vez solos, nuestros padres dieron rienda suelta a sus sentimientos. Eliason se cubrió la cabeza con la capa y apartó la cara, signo élfico de pesadumbre.
    Dumaka se dio la vuelta, y su cuerpo fornido tembló de furia y tristeza. Su esposa se levantó para ponerse a su lado y apoyar la mano en su brazo. Mi padre se tironeó de la barba con lágrimas en los ojos. Mi madre se estiró las patillas.
    Yo hice lo mismo. Alake intentaba consolar a Sadia que casi había perdido el conocimiento.
    –Deberíamos llevarla a su habitación –opiné.
    –No. No iré. –Sadia levantó el mentón–. Algún día seré reina y tengo que aprender a controlar este tipo de situaciones.
    La miré con sorpresa y un nuevo respeto. Alake y yo siempre habíamos considerado a Sadia una persona débil y delicada. La había visto palidecer ante la visión de un pedazo de carne cruda y sanguinolenta. Pero, enfrentada a una crisis, estaba reaccionando como un auténtico soldado enano. Me sentí orgullosa de ella.
    La cuna se deja notar, dicen.
    Observamos con cautela por la ventana.
    El médico estaba hablando con el rey.
    –Majestad, este mensajero ha rechazado cualquier medicina para comunicaros el mensaje. Os ruego que lo escuchéis. Eliason se descubrió y se arrodilló junto al moribundo.
    –Te hallas en presencia del rey –dijo con voz pausada y suave. Tomó la mano del hombre que se aferraba al aire débilmente–. Entrega tu mensaje y, después, con todos los honores, reúnete con el Uno y descansa en paz.
    Las cuencas sangrientas de los ojos del elfo se volvieron hacia la voz. Las palabras fluyeron despacio, con numerosas interrupciones para tomar aliento penosamente.
    –Los Señores del Mar me ordenan hablar así: «Os permitiremos construir barcos para transportar a vuestros subditos a un lugar seguro si nos entregáis como tributo a la hija mayor de cada familia real. Si estáis de acuerdo con el trato, debéis embarcar a las muchachas en un bote que ha de surcar las aguas del Mar de la Bondad. Si no, lo que le hemos hecho a este elfo, al pueblo de pescadores humanos y a los constructores de barcos, será tan sólo una muestra de la destrucción que llevaremos a vuestro pueblo. Tenéis dos ciclos para tomar una decisión».
    –Pero ¿por qué? ¿Por qué nuestras hijas? –sollozó Eliason, aferrando por los hombros al herido hasta casi sacudirlo.
    –Yo... no lo sé. –El mensajero exhaló un último jadeo y murió.
    Alake se apartó de la ventana. Sadia se encogió contra la pared. Y yo, que estaba a punto de caerme, bajé del taburete.
    –No tendríamos que haberlo escuchado –murmuró la humana con voz cavernosa.
    –No –admití. Tenía frío y calor al mismo tiempo y no conseguía detener el escalofrío que recorría mi cuerpo.
    –¿A nosotras? ¿Nos quieren a nosotras? –susurró Sadia como si no pudiera creerlo.
    Intercambiamos miradas de impotencia sin saber qué hacer.
    –La ventana –advertí, y Alake se apresuró a hacerla desaparecer por medio de la magia.
    –Nuestros padres jamás consentirían tal cosa –aseguró enérgicamente–.
    Tenemos que evitar que sepan que estamos al corriente, pues se llevarían un gran disgusto. Volvamos a la habitación de Sadia y actuemos como si no hubiera ocurrido nada.
    Miré a mi hermana élfica con cierta reserva. Estaba tan blanca como el papel de fumar y parecía a punto de sufrir un colapso.
    –¡No puedo mentir! –protestó–. Nunca he engañado a mi padre.
    –No es necesario que mientas –se enfureció Alake con una brusquedad que provocaba el propio miedo–. No tienes que decir nada. Sólo has de mantener la boca cerrada.
    Tiró de la pobre Sadia que se acurrucaba contra el muro y entre las dos la ayudamos a recorrer los luminosos corredores. Tras desandar un par de pasillos equivocados dimos con el que conducía al dormitorio de la princesa élfica. Ninguna de nosotras habló por el camino.
    La imagen del elfo torturado nos absorbía el pensamiento. El pánico me oprimía y notaba un sabor desagradable en la boca. No sabía por qué estaba tan aterrorizada. Como había dicho Alake, mi familia nunca permitiría que me llevaran las serpientes.
    Ahora no me cabe duda de que era la voz del Uno la que me hablaba, pero yo me resistía a escucharla.
    Entramos en la habitación de la princesa élfica, en la que afortunadamente no había ningún sirviente, y cerramos la puerta. Sadia se dejó caer en el borde de la cama y comenzó a retorcerse las manos. Alake se puso a mirar furiosa por la ventana, como si quisiera salir a pegar a alguien.
    En medio del silencio, no pude seguir desoyendo al Uno. Por la expresión que vi en la cara de mis amigas, supe que también se dirigía a ellas. Me tocó a mí, la enana, pronunciar en voz alta las amargas palabras.
    –Alake tiene razón. Nuestros padres no lo consentirán. Ni siquiera nos hablarán de ello. Ocultarán el secreto a los subditos y el pueblo morirá, sin saber que hubo una posibilidad de evitar la tragedia.
    –¡Desearía no haberlo oído nunca! ¡Ojalá no hubiésemos subido allá arriba! – murmuró Sadia.
    –Teníamos que escucharlo –gruñí.
    –Estás en lo cierto, Grundle –coincidió la humana, y se dio la vuelta para mirarnos–. El Uno ha querido que lo oyéramos. Tenemos la oportunidad de salvar a los nuestros. Es el deseo del Uno que la elección esté en nuestras manos y no en las de nuestros padres. Nosotras hemos de ser las fuertes ahora.
    Mientras hablaba, me di cuenta de que Alake había encontrado un sentido a todo aquello: el romanticismo del martirio y el sacrificio. Los humanos tienen una marcada tendencia hacia esos aspectos, algo que jamás entenderemos los enanos.
    La mayoría de sus héroes mueren jóvenes, prematuramente, y entregan su vida a alguna causa noble. Los nuestros no siguen este patrón. Nuestros héroes son los ancianos, que viven unas vidas largas a través de décadas repletas de conflictos, trabajo y penalidades.
    No pude menos que pensar en el elfo moribundo al que habían arrancado los ojos.
    «¿Qué nobleza encuentras en esa muerte?», habría querido preguntarle.
    Pero por una vez me sujeté la lengua. Que Alake encontrara consuelo donde le fuera posible. Yo tenía que buscarlo en mis obligaciones. En cuanto a Sadia, decía realmente lo que pensaba, cuando había hablado de ser reina.
    –Pero estaba a punto de casarme –dijo. No era un reproche ni una queja. Era su forma suave de quejarse ante un destino tan cruel.
    Alake acaba de entrar por segunda vez para recordarme que debo dormir.
    Tenemos que «conservar las fuerzas».
    ¡Bah! Pero la complaceré. Es mejor que deje aquí mi relato por el momento. El resto de la narración –la historia de Devon y Sadia– es tan tierna como triste. El recuerdo me consolará mientras descanso despierta y lucho por alejar en lo posible el miedo en la soledad de la penumbra.
    CAPÍTULO 5
    LA PUERTA DE LA MUERTE CHELESTRA
    Haplo recuperó la conciencia.
    Despertó con un dolor agudo, pero en aquel mismo instante descubrió que había recuperado su integridad, y el dolor desapareció. El círculo de su ser se había restablecido. La agonía que acababa de sentir no era otra cosa que la boca de la rueda que comía su propia cola.
    Pero el círculo no estaba fuerte, sino tenue y vacilante. Levantar la mano casi superaba sus fuerzas, pero consiguió tocarse el pecho desnudo con los dedos.
    Comenzó por la runa del corazón y, con movimientos lentos, procedió a reconectar y fortalecer los signos mágicos que llevaba escritos en la piel.
    Empezó por la runa del nombre, la primera que se tatúa sobre el corazón del recién nacido entre pataleos y llanto, casi en el preciso instante en que es expulsado del útero materno. Es la madre u otra patryn de la tribu –en el caso de que ésta fallezca– quien lleva a cabo el rito. El nombre lo escoge el padre, si está vivo o se halla aún en la tribu. En caso contrario, lo hace el jefe del grupo.
    Esta runa no protege mucho al niño. La auténtica protección se la proporciona, como dice el refrán, la sustancia mágica del pecho materno o de la nodriza. Aun así, la runa del nombre es la más importante porque cualquier otra que se añada remite forzosamente a esta primera, el inicio del círculo.
    Haplo recorrió con los dedos la runa del nombre, cuyo intrincado entramado conocía de memoria.
    El recuerdo lo arrastró a su infancia, a uno de los insólitos y preciados momentos de paz y calma, y vio a un niño que recitaba su nombre y aprendía la forma de sus runas...
    –Haplo: «único, solitario». Este es tu nombre y tu destino –dijo su padre con el áspero dedo presionando en el pecho del muchacho–. Tu madre y yo hemos superado todas las trabas. Cada Puerta que crucemos a partir de ahora será un guiño a la suerte. Pero llegará el día en que el Laberinto nos reclame como a todos los evadidos, excepto a los afortunados y los fuertes. Y éstos, generalmente, son solitarios. Repite tu nombre.
    Haplo lo hizo con gran solemnidad mientras se repasaba los tatuajes del pecho con su mugriento dedo.
    –Y ahora las runas de protección y restablecimiento curativo –indicó el hombre.
    Haplo se concentró en todas ellas. Comenzó con las del nombre, que se extendían por el pecho, y prosiguió el recorrido por los órganos vitales de la zona abdominal, la parte sensitiva de las ingles y el área de protección de la columna vertebral. Haplo las recitó como en innumerables ocasiones durante su corta vida.
    Lo había hecho tan a menudo que dejó vagar la mente y se puso a pensar en las Los ocupantes se encargan de criar a los niños, que son muy apreciados en el Laberinto. Los corredores, como Haplo, suelen tener hijos pero la naturaleza de su vida no les permite quedarse con la tribu y hacerse cargo del niño. Las mujeres corredoras, cuando quedan embarazadas, se unen a un grupo de ocupantes hasta que dan a luz. Entonces entregan el recién nacido a una familia de la tribu.
    Algunos corredores, como los padres de Haplo, detienen su carrera y se establecen temporalmente con un clan, hasta que el niño alcanza la edad apropiada para acompañarlos. Estos casos son poco frecuentes. El hecho de que Haplo recuerde a sus padres biológicos es algo extraordinario entre los patryn.
    trampas para conejo que había preparado aquel día, preguntándose si podría llevarle una sorpresa a su madre para la cena.
    –¡No! ¡Te has equivocado! ¡Empieza de nuevo!
    Un seco golpe en la desprotegida palma desprovista de runas, propinado sin miramientos por su padre con lo que se conocía como vara del nombre, y Haplo volvió a concentrarse en la lección. El azote hizo saltar las lágrimas, pero parpadeó rápidamente para evitar que lo viera su padre, quien lo observaba de cerca. La capacidad de resistir al dolor iba unida tanto al severo aprendizaje como al recitado y el dibujo de los símbolos. –Hoy no prestas atención, Haplo –lo regañó mientras golpeaba el duro suelo con la vara del nombre, una rama delgada y flexible de una planta llamada rosa trepadora, que estaba provista de espinas–. Se dice que en los tiempos en que éramos libres, antes de que nuestros enemigos nos arrojaran a esta maldita prisión... Di el nombre de nuestros enemigos, hijo.
    –Los sartán –respondió el muchacho haciendo un esfuerzo por hacer caso omiso del dolor causado por los pinchos clavados en su piel.
    –Se dice que en los tiempos en que éramos libres, los niños como tú iban a la escuela y aprendían las runas como un mero ejercicio mental. Pero ya no es así.
    Ahora es una cuestión de vida o muerte. Cuando tu madre y yo hayamos muerto, Haplo, tú serás el responsable de las runas que, de obrar correctamente, te proporcionarán la fuerza necesaria para escapar de esta prisión y vengar nuestras muertes. Enumera las runas de la fuerza y el poder.
    Haplo separó la mano del tronco y repasó la progresión de signos tatuados que le cubrían brazos y piernas hasta el dorso de las manos y los pies. Las conocía mejor que a las de protección y restablecimiento –o runas «infantiles»– que llevaba desde el momento de ser destetado. En efecto, se le había permitido tatuarse sólo algunos de estos símbolos nuevos, que constituían la marca del adulto. Había sido un momento importante, su primer rito de iniciación a una vida que, sin duda, sería breve, cruel y dura.
    Completó la lección sin cometer más errores y su padre, satisfecho, lo premió con un seco movimiento de cabeza.
    Se arrancó los pinchos con los dientes, los escupió y unió las manos para formar el círculo de curación, tal como le habían enseñado. Las marcas encarnadas de las espinas desaparecieron gradualmente. Le mostró a su padre las palmas sucias pero lisas. Con un gruñido, el hombre se levantó y se alejó.
    Dos días más tarde, él y su madre morirían y Haplo se quedaría solo.
    Los afortunados y los fuertes, generalmente, eran solitarios...
    Una nebulosa de agonía y debilidad ocupaba la mente de Haplo. En ella, aún estaba trazando los signos mágicos para su padre, y de pronto éste se convirtió en un cuerpo sanguinolento y despachurrado y, a continuación, pasó a ser el Señor del Nexo, que lo azotaba con la vara de rosal.
    Apretó los dientes para no llorar y ahogó un grito para concentrarse en las runas. Recorrió con la diestra el brazo izquierdo, trazando los signos que le habían tatuado en la infancia, los que se había redibujado de muchacho y aquellos que había añadido siendo ya un adulto, y notó que la fuerza y el poder se renovaban en su interior.
    Se sentó para alcanzar las runas de las piernas. El primer intento casi le hizo perder el sentido, pero combatió las brumas y logró asomar entre las luces parpadeantes que poblaban su mente; reprimió la náusea y consiguió sentarse prácticamente erguido. Con dedos trémulos siguió el entramado rúnico de las caderas, los muslos, las rodillas, las espinillas y los pies.
    A cada momento, esperaba sentir el azote de la vara de espinas y oír la reprimenda: «¡NO! ¡Te has equivocado! ¡Vuelve a empezar!».
    Finalmente completó el recorrido sin ningún error. Se tumbó de espaldas sobre la cubierta y se dejó invadir por la maravillosa sensación de calor que le fluía por el cuerpo y se extendía desde el nombre en el corazón hacia el tronco y los miembros.
    Se quedó dormido.
    Cuando despertó, todavía estaba débil, pero esa debilidad tenía su origen en el hambre y la sed, y era fácil de curar. Arrastró los pies hasta la enorme ventana del puente de mando y escudriñó el exterior, preguntándose dónde se encontraría.
    Tenía un vago recuerdo de haber cruzado otra vez los horrores de la Puerta de la Muerte, pero ese recuerdo ardía como una llama y pronto lo apartó de su pensamiento.
    Al menos, no se hallaba en peligro inminente. Las runas brillaban con un resplandor desvaído, pero no era la reacción ante una posible amenaza, sino la consecuencia del sufrimiento soportado. Fuera de la nave no pudo ver nada más que una vasta extensión de agua azul. La observó sin distinguir si se trataba del cielo, agua, un sólido o un gas. No pudo descubrirlo y, mareado ya por el hambre, decidió abandonar la investigación.
    Dando media vuelta, se dirigió a trompicones hacia la bodega, donde había almacenado las provisiones. Se preparó una ida frugal a base de pan y vino, siguiendo el proverbio de "Nunca rompas el ayuno con un festín».
    Con las fuerzas algo recuperadas, regresó al puente y se puso los pantalones de cuero, la camisa blanca de manga larga y el chaleco y las botas de piel para cubrir las runas que podían delatar su condición de patryn a cualquiera que recordara las lecciones de historia. Sólo dejó las manos al descubierto, provisionalmente, puesto que las necesitaba para manejar la nave con las runas mágicas de la piedra de gobierno.
    Por lo menos, suponía que tendría que gobernar la nave. Contempló aquella extensión azul que lo rodeaba e intentó descubrir de qué se trataba, pero debía de estar volando en una cúpula de aire que le tapaba la perspectiva, o bien estaba a punto de estrellarse contra un muro pintado de azul.
    –Vayamos a la cubierta superior y echemos un vistazo, ¿eh, muchacho? – murmuró, y buscó a su alrededor, extrañado de no oír el habitual ladrido que siempre acompañaba aquella sugerencia.
    El perro había desaparecido.
    Entonces, se dio cuenta de que no había visto al animal desde..., desde... Bueno, desde hacía mucho tiempo.
    –¡Eh, muchacho, aquí! –Silbó, pero no obtuvo respuesta.
    Enojado, supuso que el perro se estaría dando un atracón dé salchichas, como hacía de vez en cuando, y bajó a la bodega dando fuertes pisadas, esperando encontrar allí al perro con la expresión inocente de quien no ha cometido ninguna fechoría, a pesar de los delatores restos de grasa en el hocico.
    Pero no estaba allí, y las salchichas seguían en su sitio.
    Haplo silbó y lo llamó. Silencio. En ese momento supo, con una súbita punzada de soledad y tristeza, que el perro había desaparecido. Pero casi al mismo tiempo que experimentaba aquel dolor repentino, que en algunos aspectos era tan terrible como el fuego de la tortura, lo invadió una sensación de paz y enseguida remitió la angustia.
    Su ser se abrió como una puerta. Un viento frío y cortante lentró en su interior y cubrió con un manto helado todas las dudas y sensaciones que había experimentado.
    Se sintió renovado, fresco, vacío. Y descubrió que la nada que se había apoderado de él era mil veces preferible al caótico torbellino que antes se arremolinaba en su persona.
    El perro. Una muleta, como solía decir su señor. Los afortunados y los fuertes generalmente eran solitarios. El perro le había prestado servicio.
    –Se ha marchado. –Se encogió de hombros y se olvidó de él. Alfred. Aquel miserable sartán.
    –Ahora lo comprendo. Me embaucó con su magia. Como engañaron a los míos antes de la Separación. Pero eso se acabó. Nos volveremos a encontrar, sartán, y esta vez no escaparás.
    Al recordar el pasado, se estremeció ante el pensamiento de su propia debilidad que finalmente lo había conducido a traicionar a su señor.
    Su señor. Haplo se sentía en deuda con él por haberlo liberado de las dudas, por aquella nueva sensación de sosiego.
    –Mi señor me ha castigado como hacía mi padre cuando yo era niño. Lo acepto y estoy agradecido. He aprendido la lección. No volveré a decepcionarte, mi señor.
    Lo juró solemnemente, con la mano en el corazón, sobre la runa del nombre.
    Después echó a andar, solo, hacia la cubierta superior de la nave élfica llamada Ala de Dragón.
    Recorrió la cubierta, atisbo entre los altos mástiles de las alas de dragón cubiertas de escamas y se inclinó sobre la barandilla para escudriñar el exterior por debajo de la quilla; después siguió adelante para investigar lo que se extendía más allá de la feroz cabeza de dragón que era la proa de la nave. No descubrió gran cosa, poco más que una mancha negra contra el entorno azul, pero el parpadeo de las runas y la sensación de terror que le atenazaba las entrañas le indicaron que se trataba de la Puerta de la Muerte.
    Obviamente, había tenido que cruzarla porque, desde luego, no se hallaba en el Nexo. Sin duda, su señor se había encargado de propulsar la nave en aquella dirección.
    –Y, teniendo en cuenta que me disponía a viajar al cuarto mundo, el del agua, esto debe de ser Chelestra –se dijo Haplo en voz alta, y lo reconfortó romper, con el sonido de su propia voz, el silencio que lo rodeaba como la interminable extensión de agua azul.
    La nave avanzaba; no cabía duda, ahora que tenía la Puerta de la Muerte como punto de referencia y la veía reducirse tras de sí. Y allí, de pie en la cubierta exterior, sintió en la piel la fuerza del viento que creaba su desplazamiento.
    El aire era frío y húmedo, y Haplo pensó que se trataba más bien de un mundo de agua que de uno con un alto grado de humedad. De nuevo, recorrió la cubierta, mientras intentaba imaginar dónde se encontraba y hacia dónde se dirigía.
    Un mundo de agua. Trató de hacerse una idea, aunque tuvo que admitir que sus tentativas de prever cómo serían los tres mundos que había visitado anteriormente habían resultado un fracaso. Imaginó islas flotando en un mar infinito. Y, con esta imagen en la cabeza, fue incapaz de pensar en ninguna otra cosa más. Nada tenía sentido.
    Pero, si era así, ¿dónde estaban las islas? ¿Tal vez se encontraba en el aire por encima de ellas? En ese caso, ¿dónde estaba la vasta extensión de agua? ¿Dónde, el reflejo del sol?
    Descendió a las cubiertas inferiores para resolver el dilema. Quizá las runas de la piedra de gobierno le proporcionaran alguna pista.
    Pero, en aquel preciso momento, descubrió cómo era Chelestra. La nave se estrelló contra un muro de agua.
    La violencia del impacto le hizo perder el equilibrio. La piedra se desprendió del soporte y rodó por la cubierta. Se esforzaba por ponerse en pie, cuando se quedó petrificado al escuchar, atónito y horrorizado, el estruendo de una rotura y un estallido que retumbaron como un trueno. El mástil principal se había quebrado, estaba roto.
    Haplo corrió hacia la ventana y escudriñó el exterior para ver qué lo estaba atacando.
    No vio nada. Ni rastro de ningún enemigo, sólo agua.
    Aunque Chelestra es un mundo compuesto enteramente de agua, en algunas zonas, grandes bolsas de aire se unen y forman gigantescas burbujas. La Puerta de la Muerte está rodeada por una de esas pompas, que muy probablemente se encuentra allí por designio de los sartán, con la idea de ahorrar tiempo al viajero en la transición de un mundo a otro y preparar la nave para su entrada en el agua.
    Algo cayó sobre la ventana y le obstruyó la visión. Lo reconoció: era un pedazo de la vela del ala de dragón que ayudaba a guiar la nave. Ahora, aleteaba y revoloteaba impotente en el agua como un ave ahogada.
    El ruido de roturas en los extremos de la nave y la súbita aparición de riachuelos de agua en el puente de mando revelaron un desagradable descubrimiento: no lo atacaban.
    –¡La condenada nave se está rompiendo! –maldijo Haplo, que miraba incrédulo a su alrededor.
    Era imposible. La magia de las runas protegía cada tablón, cada viga y cada mástil, cada fragmento de la nave. Nada podía dañarla.
    El Ala de Dragón había viajado sin sufrir daños por los soles de Pryan. Había sobrevivido al Torbellino de Ariano, había salido ilesa de la lava fundida de Abarrach. Un poderoso mago sartán había intentado sin éxito romper su hechizo.
    Los terribles lázaros habían tratado de desentrañar su magia. El Ala de Dragón y su piloto habían sobrevivido a todos los incidentes. Sin embargo, algo tan ordinario como el agua la hacía añicos como si de cerámica defectuosa se tratara.
    Las maderas crujieron y chasquearon mientras la nave se revolvía lentamente, luchaba por resistir la tensión y finalmente sucumbía. El Ala de Dragón se rompía poco a poco, aunque no debería haberse despedazado en absoluto.
    Aún no podía creerlo, se negaba a creerlo. Se levantó con dificultad y se esforzó por mantener el equilibrio pese a la escora de la cubierta. El agua se le arremolinó en los tobillos.
    Se volvió para buscar la piedra de mando y, mientras lo hacía, se preguntó fugazmente por qué se habría desenganchado. También estaba cubierta de runas, protegida con los símbolos que conducían la nave. Si encontraba la piedra y la reponía, conseguiría sacar la nave del agua y podría volver a lo que se le antojaba una especie de bolsa de aire.
    La localizó; había rodado hasta los mamparos. Su superficie redondeada apenas sobresalía del agua cuyo nivel crecía por momentos. Vadeó hasta donde estaba y se agachó para recogerla. Detuvo la mano y miró la piedra de hito en hito.
    Estaba lisa, redondeada y completamente en blanco. Los signos habían
    desaparecido.
    Oyó otro estruendo. El nivel del agua subía con rapidez.
    Debía de tratarse de una jugarreta de la mente, una reacción de pánico ante los acontecimientos. Los símbolos de la piedra estaban profundamente inscritos en la roca a través de la hechicería. No podían borrarse de ninguna manera. Hundiendo las manos en el agua para recuperarla, la sacó y pronunció las runas que deberían haber activado su magia.
    No ocurrió nada. Era como si sostuviera una roca del jardín de su señor. Y, entonces, los ojos de Haplo –que miraban la piedra con una frustración llena de enojo y estupor– se fijaron en sus manos.
    El agua le goteaba por los dedos, las muñecas y los antebrazos, se deslizaba por una piel lisa e impoluta, tan desnuda y desprovista de signos mágicos como la piedra de mando.
    La dejó caer. Ajeno al agua que ya le llegaba a las rodillas y al estruendo de las roturas que le decían que el Ala de Dragón estaba en las últimas, se miró fijamente las manos y trató en vano de trazar las líneas reconfortantes y tranquilizadoras de sus runas.
    Los signos mágicos ya no estaban.
    Luchando contra una ola de terror que se elevaba como el agua, alzó el brazo derecho. Un reguero del líquido descendió desde el dorso de la mano –ahora descubierta– por el brazo tatuado. Entre horrorizado y perplejo, contempló cómo la estela de agua se deslizaba por la piel, serpenteaba entre el entramado de signos mágicos y, en su trayecto, dejaba un rastro de runas que se desvanecían y desaparecían.
    Así que aquello era lo que le sucedía a la nave: el agua disolvía las runas y borraba cualquier vestigio de poder mágico.
    Incapaz de encontrar una explicación al hecho de que el agua destruía la magia, Haplo no tenía ningún medio de resolver la situación. Su cerebro estaba confuso y aturdido. Acostumbrado a que su vida dependiera de la magia, ahora se Veía impotente como un mensch.
    El nivel del agua en el puente era tan alto que Haplo ya no tocaba fondo. Sentía una extraña resistencia a abandonar la protección de la nave, aunque la lógica le decía que muy pronto no le proporcionaría ningún amparo. La magia de la nave disminuía, agonizaba como la suya. Lo asaltó el pensamiento de que sería mejor morir que vivir como un mensch, o peor aún, porque algunos tenían cierto dominio de la hechicería, aunque fuera a un nivel muy rudimentario.
    Lo atrajo la tentación de cerrar los ojos y dejar que el agua le cubriera la cabeza y pusiera fin a su angustia. Estaba enfadado, furioso por lo que le ocurría y contra aquello o aquel que lo provocaba. Decidió descubrir al responsable y sus motivos y hacérselo pagar. Y eso era algo que no podía hacer estando muerto.
    Miró hacia arriba con la esperanza de ver alguna señal de la superficie. Se convenció de que había luz encima de su cabeza.
    Con un último aliento, empujó a un lado los fragmentos flotantes del Ala de Dragón y se empujó moviendo los pies para abrirse camino a través del agua.
    Sus poderosas brazadas lo propulsaron hacia arriba al tiempo que apartaba los fragmentos de las tablas y tablones que flotaban a la deriva. Definitivamente, había luz; si miraba hacia abajo veía el contraste de la oscuridad del agua en las profundidades. Pero no había ninguna señal de la superficie.
    Los pulmones comenzaron a arderle, y unos puntos brillantes le bailaron ante los ojos. No podría contener mucho más la respiración. Con furia, impulsado por un terrible miedo a ahogarse, nadó hacia arriba.
    «No lo conseguiré. Voy a morir. Y nadie lo sabrá nunca... mi señor nunca lo sabrá...» La agonía se hizo insoportable. No podía resistir más. La superficie, si existía, se encontraba muy por encima de él. Le fallaron las fuerzas para seguir luchando. Le ardía el corazón, los pulmones le explotaban, el pecho le quemaba con un dolor insoportable.
    Los músculos actuaron en contra de lo que les dictaba el cerebro. Abrió la boca.
    Tragó agua por la garganta y la nariz, y, al sentir la extraña sensación de bienestar que le recorría el cuerpo, supuso que se estaba muriendo.
    Pero no era así, y eso lo dejó atónito.
    No sabía gran cosa de ahogados. Era obvio que nunca le había sucedido, ni tampoco conocía a nadie que hubiese pasado por tal trance y hubiera vuelto para contárselo. Sin embargo, había visto cadáveres de ahogados y sabía que cuando los pulmones se llenaban de agua dejaban de funcionar, junto con el resto de órganos del cuerpo. Estaba absolutamente sorprendido de que en su caso no fuera así.
    De no parecer tan inverosímil, habría jurado que respiraba en el agua con la misma facilidad con que antes lo hacía en el aire.
    Se mantuvo inmóvil en el agua y se detuvo a considerar aquel fenómeno tan insólito y desconcertante. Su lado racional y reflexivo se negaba a aceptarlo, y, si se ponía a pensar en que la siguiente inspiración sería de agua, lo invadía el terror y volvía a contener el aliento. Pero, si se relajaba y no pensaba en ello, la respiración volvía a la normalidad. Era inexplicable, pero volvía a respirar. Y, para cierta parte de su ser, olvidada hacía mucho, mucho tiempo, tenía sentido.
    «Has vuelto a lo que fue. Aquí es donde y como empezaste a vivir.» Consideró este hecho y decidió abordarlo más tarde. Ahora, lo más importante era que estaba vivo, irracionalmente, pero estaba vivo. Y esa circunstancia acarreaba una nueva serie de problemas.
    El agua podía ser aire para sus pulmones, pero eso era todo. Dedujo por el vacío y los gruñidos de sus tripas que no lo alimentaba ni le calmaba la sed. Tampoco lo ayudaba a recuperar las fuerzas que menguaban por momentos. Desposeído de la magia que lo sostenía, sobreviviría tan sólo para morir de hambre, sed y agotamiento.
    Recobró la claridad de mente. Ahora que ya no tenía que luchar aterrorizado para salvar la vida, examinó los alrededores. Comprobó que la luz que atribuyó al sol parecía proyectar sus rayos desde algún punto lateral, en lugar de hacerlo desde arriba. Dudó que se tratara del sol, pero era luz y, con suerte, donde había luz habría vida.
    Se agarró a un pedazo de madera procedente del naufragio del Ala de Dragón y se despojó de las pesadas botas y de gran parte de la ropa, que añadían carga y resistencia adicional a su cuerpo. Se observó los brazos desnudos con melancolía.
    No había rastro de las runas.
    Se instaló tan cómodo como le fue posible sobre la tabla y se echó. Flotó en el agua, que no estaba ni fría ni caliente, sino a una temperatura tan parecida a la de su cuerpo que no le dejaba ninguna sensación en la piel.
    Se relajó y, conscientemente, evitó pensar para recuperarse de la conmoción y el miedo. El agua lo aguantó y lo mantuvo a flote. El cabello se revolvía hacia atrás, y dedujo que el agua también se movía en una corriente, una marea que, al parecer, corría en la dirección deseada. Esto reforzó su decisión. Era más fácil ir con la marea que contra ella.
    Descansó hasta que, poco a poco, recobró la energía. Entonces, utilizando el tablón como asidero, comenzó a nadar hacia la luz.
    CAPÍTULO 6
    LA SALA DEL SUEÑO CHELESTRA
    Las primeras palabras que escuchó Alfred al intentar recuperarse del desmayo no fueron muy apropiadas para su restablecimiento. Samah hablaba a los sartán allí reunidos, quienes –según se imaginó, porque tenía los ojos cerrados– observaban con perplejidad a su hermano allí caído.
    –Perdimos a muchos durante la Separación. La muerte se llevó a la mayoría de nuestros hermanos, pero me temo que ahora nos enfrentamos a una circunstancia de distinta naturaleza. Es evidente que este pobre hermano ha perdido el juicio.
    Alfred se quedó inmóvil, haciendo ver que aún estaba inconsciente, y deseó con todas sus fuerzas que ése fuera el caso.
    Notó que había gente a su alrededor. A pesar de que nadie hablaba, oyó su respiración, el crujido de sus ropas. Todavía yacía en el suelo frío del mausoleo, aunque alguien había tenido la amabilidad de colocarle una almohada – probablemente procedente de una cripta– bajo su calva cabeza.
    –Mira, Samah. Creo que está volviendo en sí –escuchó que decía una mujer.
    «¡Samah, el gran Samah!», casi gimió Alfred, pero se tragó las palabras a tiempo.
    –El resto, apartaos. No lo asustéis –ordenó una voz masculina que debía de pertenecer a Samah.
    Alfred advirtió aflicción y compasión en su tono, y estuvo a punto de echarse a llorar. Deseaba levantarse, abrazar esas rodillas sartán y llamarlo padre, jefe, patriarca, Consejero.
    «¿Qué me detiene? –se preguntó desde el suelo helado con un escalofrío–. ¿Por qué engaño a mis propios hermanos? ¿Por qué hago ver que estoy inconsciente y los espío? Me estoy comportando de un modo horrible –pensó con un sobresalto–.
    ¡Es justo lo que haría Haplo!» Y, con este terrible descubrimiento, gimoteó en voz alta.
    Sabía que se estaba traicionando, pero todavía carecía de energía para enfrentarse a aquella gente. Recordó las palabras de Samah: «Tengo el derecho y la obligación de hacerte ciertas preguntas, no por mera curiosidad, sino empujado por la necesidad, teniendo en cuenta los tiempos de crisis que corren».
    «¿Y qué le contestaré?», pensó Alfred, apenado.
    La cabeza le rodaba de lado a lado, como si actuara por cuenta propia, porque no podía detenerla. Se retorcía las manos. Abrió los ojos.
    Los sartán que acababan de despertar lo rodeaban y lo miraban sin ningún ademán de ofrecerle ayuda. No eran crueles ni negligentes; simplemente, estaban desconcertados. Nunca habían visto a uno de su misma estirpe comportarse de forma tan extravagante, y no sabían qué hacer para socorrerlo.
    –No sé si está reviviendo o si sufre alguna especie de ataque –explicó el jefe del Consejo–. Algunos de vosotros –se dirigió a unos cuantos jóvenes–, manteneos cerca de él. Es posible que haya que reprimirlo por la fuerza.
    –¡Eso no será necesario! –protestó la mujer que estaba arrodillada junto a él.
    La miró con atención y la reconoció. Era la mujer que había visto en la cripta que creía de Lya.
    Ella le tomó la mano y comenzó a acariciársela con suavidad. Como era habitual, su mano actuó por cuenta propia. Realmente, él no le ordenaba que le presionara los dedos, pero hallaba consuelo en ello. En respuesta, ella le apretó la mano con firmeza y calor.
    –Pensaba que el tiempo de los desafíos había terminado, Orla –dijo Samah.
    El tono del Consejero era sosegado, pero había en él un deje afilado que hizo palidecer a Alfred. Oyó a los sartán que lo rodeaban agitarse intranquilos, como niños de un hogar desgraciado que temen la próxima pelea de sus padres.
    La mujer apretó la mano de Alfred y, cuando habló, su voz sonó afligida.
    –Sí, Samah. Supongo que así es.
    –El Consejo tomó la decisión y tú formas parte de él. Emitiste tu voto como los demás.
    No respondió en voz alta. Pero en la mente de Alfred irrumpieron de pronto unas palabras, que la mujer compartió con él a través del contacto de sus manos.
    –Un voto en tu favor, como ya sabías. ¿Soy de verdad parte del Consejo? ¿O simplemente la esposa de Samah?
    De repente, Alfred comprendió que no debería estar oyendo aquellas palabras.
    En ocasiones, los sartán se hablan en silencio, pero esta comunicación sólo se da entre personas muy unidas, como marido y mujer.
    Samah no prestó atención a Orla. Se había dado la vuelta, con la cabeza en otros asuntos más importantes que un hermano débil echado en el suelo.
    La mujer continuaba con los ojos fijos en Alfred, pero no lo veía. Miraba a través de él, hacia algo que había ocurrido mucho tiempo atrás. Alfred no quería interrumpir aquellos pensamientos tan íntimos y tristes, pero el suelo estaba espantosamente duro. Se movió sólo un centímetro, para aliviar el calambre de su pierna derecha. La mujer volvió al presente.
    –¿Cómo te encuentras?
    Intentó que su voz sonara lo más enferma posible, con la esperanza de que Samah y todos aquellos sartán se fueran y lo dejaran en paz.
    Bueno, quizá no todos. Descubrió que todavía tenía la mano cogida a la de la mujer. Al parecer, se llamaba Orla. Bonito nombre, aunque le traía imágenes tristes a la cabeza.
    –¿Podemos hacer algo por ti? –Su voz sonaba impotente.
    Alfred comprendió. Ella sabía que no estaba enfermo, se había dado cuenta de que fingía y estaba disgustada y desconcertada. Los sartán no se engañaban entre ellos. No tenían miedo de los demás. Tal vez Orla comenzaba a coincidir con Samah en que tenían entre las manos a un hermano desquiciado.
    Suspiró y volvió a cerrar los ojos.
    –Ten paciencia conmigo –rogó con suavidad–. Sé que me comporto de forma extraña. Sé que no lo entiendes y no espero que lo comprendas ahora, pero lo harás cuando hayas oído mi historia.
    Entonces se sentó, desfallecido, con la ayuda de Orla. Pero consiguió levantarse por su propio pie y se enfrentó a Samah con dignidad.
    –Eres el presidente del Consejo de los Siete. ¿Los otros miembros están presentes? – reguntó.
    –Sí. –Samah paseó la vista por la cámara y señaló con ella a cinco sartán. Su severa mirada se posó finalmente en Orla–. Sí, éstos son los miembros del Consejo.
    –Entonces –comenzó Alfred humildemente–, ruego la gracia de una audiencia ante el Consejo.
    –Desde luego, hermano –aseguró Samah con una cortés reverencia–. Tan pronto como te sientas en condiciones. Tal vez en un par de días.
    –No, no –se apresuró a contestar Alfred–. No hay tiempo que perder. Bueno, en realidad hay tiempo. El problema es el tiempo. Quiero decir..., creo que deberíais escuchar inmediatamente lo que tengo que decir, antes de que..., de que... –Su voz se desvaneció en un mar de dudas.
    Orla dio un respingo. Sus ojos se encontraron con los de Samah, y la tensión que hubiera podido existir entre ellos se relajó al instante.
    El lenguaje sartán tenía la cualidad mágica de evocar imágenes y visiones que realzaban las palabras en la mente de los oyentes. Un sartán poderoso como Samah tenía la capacidad de controlar esas imágenes, para asegurarse de que los que lo escuchaban vieran exactamente lo que él quería transmitir.
    Por desgracia, Alfred tenía la misma falta de control mental sobre sus procesos mentales que sobre los físicos. Orla, Samah y el resto de oyentes del mausoleo sólo presenciaron asombrados una serie de visiones confusas y espantosas que procedían directamente de Alfred.
    –El Consejo debe reunirse de inmediato –declaró su máximo representante–. Los demás... – e detuvo y miró con preocupación al resto de sartán que pacientemente esperaban sus órdenes–. Creo que tal vez deberíais quedaros hasta que veamos lo que aflora a la superficie. He advertido que algunos hermanos no han despertado.
    Averiguad si les ocurre algo.
    Los sartán se inclinaron en silencio, sin cuestionar su autoridad, y se dispusieron a cumplir con su deber.
    El jefe del Consejo se dio la vuelta y salió del mausoleo en dirección a una puerta separada de la cámara por un corredor estrecho y oscuro. Los cinco miembros restantes lo siguieron y Orla caminó junto a Alfred. No le dijo nada y, amablemente, evitó mirarlo para darle tiempo a calmarse.
    Alfred se lo agradeció, pero no creyó que eso le sirviera de gran ayuda.
    Samah cruzó la sala con paso confiado, como si hubiera sido el día anterior la última vez que había pisado aquellos suelos. Su preocupación era tal que, al parecer, no advirtió el rastro que dejaba su larga y amplia túnica en la fina capa de polvo.
    Las runas que cubrían la puerta se iluminaron con un brillo azulado cuando el jefe del Consejo se aproximó e inició una salmodia. La puerta se abrió de golpe y levantó una nube de polvo del suelo.
    Alfred estornudó. Orla observó perpleja a su alrededor.
    Entraron en la sala del Consejo, que Alfred reconoció gracias a la mesa redonda adornada con runas que se hallaba en el centro. Samah frunció el entrecejo al contemplar la fina capa de polvo que cubría completamente la mesa y ocultaba los símbolos grabados en su superficie. Se detuvo al llegar junto a la mesa y pasó el dedo por la sucia superficie con la vista fija en ella, sumido en un silencio meditabundo.
    Los otros miembros no se acercaron a la mesa, sino que se quedaron junto a la puerta que, una vez abierta, comenzaba a perder el brillo de sus runas. A una breve palabra de Samah, apareció una esfera blanca que, suspendida sobre la mesa, se iluminó con un fulgor radiante. Miró el polvo con pesadumbre.
    –Si limpiamos esto, no se podrá respirar aquí dentro. –Se calló un momento y luego clavó la vista en Alfred–. Puedo prever la dirección que van a tomar tus palabras, hermano, y debo reconocer que me llenan de un miedo que no creía capaz de sentir. Creo que deberíamos sentarnos todos, pero, por esta vez, me parece que no será necesario ocupar el sitio acostumbrado alrededor de la mesa.
    Apartó una silla y, después de limpiarla, se la ofreció a Orla, quien se acercó con paso firme y mesurado. El resto de los presentes cogieron cada uno su silla y levantaron tal cantidad de polvo que por un momento pareció que los envolvía una espesa niebla. Todos tosieron y elevaron rápidamente sus cánticos para limpiar el
    aire enrarecido. Mientras cantaban, el polvo que flotaba se removió a su alrededor y les cubrió la piel y la ropa.
    Alfred permaneció de pie, como señalaba la costumbre cuando se aparecía ante el Consejo.
    –Por favor, comienza, hermano –lo instó Samah.
    –Primero debo pediros que me dejéis formularos ciertas preguntas –dijo Alfred, que se retorcía las manos, nervioso–. Es preciso que tenga ciertas respuestas antes de continuar, pues debo asegurarme de que lo que me dispongo a decir es cierto.
    –Te concedo la gracia, hermano –contestó el jefe en tono grave.
    –Gracias. –Alfred hizo una torpe inclinación que pretendía ser una reverencia–.
    Mi primera pregunta es la siguiente: ¿eres descendiente del Samah que fue jefe del Consejo en tiempos de la Separación?
    Orla clavó los ojos en Samah. De repente, se había puesto muy pálida. Los otros miembros del Consejo se removieron en sus sillas; algunos miraron a Samah, y el resto extravió la mirada en el polvo que los envolvía.
    –No –respondió–. No soy un descendiente de ese hombre. –Se interrumpió, tal vez para analizar las implicaciones de su respuesta–. Yo soy ese hombre –dijo por fin.
    –Eso es lo que me figuraba –asintió Alfred con un leve suspiro–. Y éste es el Consejo de los Siete que tomó la decisión de separar el mundo y establecer cuatro mundos diferentes en su lugar. Éste es el Consejo que encabezó la lucha contra los patryn, el mismo que llevó a cabo la derrota de nuestros enemigos y consiguió su captura. El que construyó el Laberinto y encarceló en él al enemigo. El Consejo bajo cuya dirección se rescataron de la destrucción algunos mensch y se transportaron a cada uno de esos cuatro mundos, para iniciar en ellos el nuevo orden que habíais planificado, para vivir en paz y prosperidad.
    –Sí –asintió Samah–. Éste es el Consejo al que te refieres.
    –Sí –repitió su mujer con voz queda y triste–. Éste es el Consejo.
    Samah le lanzó una mirada de desaprobación. Los demás miembros, cuatro hombres y otra mujer, disintieron entre sí. Dos de ellos y la mujer fruncieron el entrecejo de acuerdo con Samah, mientras los otros dos asentían, al parecer, del lado de Orla.
    La fisura del Consejo se abrió como una sima a los pies de Alfred y trastocó su pensamiento, que nunca había acabado de comprender del todo aquel asunto. Lo único que pudo hacer fue mirar boquiabierto a sus hermanos.
    –Hemos respondido a tus preguntas –dijo Samah con amabilidad–. ¿Necesitas saber algo más?
    Alfred tenía otras dudas, pero le costaba encontrar las palabras apropiadas para dirigirse al presidente del Consejo de los Siete.
    –¿Por qué os quedasteis dormidos? –consiguió inquirir sin demasiada convicción.
    La pregunta era sencilla. Para su horror, Alfred percibió en torno a ella el eco de las otras preguntas que debería haber guardado bajo llave en su corazón. Unas preguntas que resonaban en la sala como alaridos mudos, angustiados:
    ¿Por qué nos dejasteis? ¿Por qué abandonasteis a aquellos que os necesitaban?
    ¿Cómo pudisteis cerrar los ojos al caos, la devastación y la miseria?
    Samah tenía un aspecto serio y preocupado. Alfred, horrorizado por lo que acababa de hacer, sólo fue capaz de tartamudear y gesticular con las manos inútilmente en un intento de acallar la voz que surgía del interior de su ser.
    –Parece que tus preguntas engendran otras –comentó Samah al fin–. No podré contestarte a menos que antes me respondas ciertas cuestiones. No eres de Chelestra, ¿verdad?
    –No, Samah, no soy de aquí. Vengo de Ariano, el mundo del aire.
    –Y debo suponer que has llegado hasta aquí a través de la Puerta de la Muerte, ¿no? Alfred vaciló.
    –Sería más correcto decir que he llegado por accidente... o tal vez por culpa de un perro – ñadió con una ligera sonrisa.
    Sus palabras creaban imágenes difíciles de comprender en la mente de aquellos a quienes iban dirigidas, a juzgar por la expresión de desconcierto que reflejaban sus rostros.
    El lector habrá advertido que Alfred no utiliza un título ceremonioso como «señor» o «mi señor» cuando se dirige al jefe del Consejo, gobernante supremo en la sociedad sartán. Tales distinciones de rango no se conocían entre los suyos en los tiempos de la Separación. Sin embargo, habría sido más correcto que Alfred se refiriera a Samah como «hermano». El hecho de que no fuera así indica la desconfianza que tenía en su propia gente.
    Alfred se hizo cargo de su confusión. En su cabeza veía también Ariano, las guerras entre las diversas razas de mensch, su máquina, su maravillosa máquina incapaz de hacer nada, y los sartán desaparecidos y olvidados. Asimismo, lo invadió la imagen del viaje a través de la Puerta de la Muerte, de la nave de Haplo y del propio Haplo.
    Supuso cuál iba a ser la siguiente pregunta de Samah, pero las imágenes irrumpían en su cerebro tan deprisa y con tanta furia que el sartán las apartó para poder concentrarse en su propio pensamiento.
    –Dices que llegaste accidentalmente. ¿No te enviaron para despertarnos?
    –No –respondió con un suspiro–. Para ser sincero no me mandó nadie.
    –¿En Ariano no recibieron nuestro mensaje? ¿No llegó nuestra petición de ayuda?
    –No lo sé. –Sacudió la cabeza y bajó la vista al suelo–. Si lo hicieron fue hace muchísimo tiempo. Mucho, mucho tiempo.
    Samah guardó silencio. Alfred sabía en qué pensaba. El Consejero estaba buscando la mejor manera de formular la cuestión que se resistía a preguntar.
    Desde la distancia, miró a Orla.
    –Tenemos un hijo. Está en la otra habitación. Tiene veinticinco años, si contamos su edad como si estuviéramos en la época de la Separación. De haber continuado viviendo en lugar de elegir el Sueño, ¿cuántos años tendría ahora?
    –No estaría vivo –respondió Alfred.
    –Los sartán tenemos una vida muy larga. –Le temblaban los labios, pero hizo un esfuerzo por serenarse–. ¿Estás seguro de lo que dices? ¿No sería un hombre muy viejo?
    –No estaría vivo, ni lo estarían sus hijos ni los hijos de sus hijos.
    Alfred se calló lo peor: el hecho, más que probable, de que el joven no tuviera ningún descendiente. Trató de ocultárselo a Samah, pero se dio cuenta de que el Consejero empezaba a comprender. Había visto en la mente de Alfred las hileras de criptas de Ariano, los sartán muertos que deambulaban por los senderos de lava de Abarrach.
    –¿Cuánto tiempo hemos dormido?
    –No lo puedo asegurar ni tampoco puedo daros cifras exactas –respondió mientras se pasaba la mano por la calva–. La historia, el tiempo varía de un mundo a otro.
    –¿Siglos?
    –Creo que sí.
    Orla movió los labios como si quisiera hablar, pero no dijo nada. Los sartán parecían confundidos, estupefactos. Alfred pensó que debía de ser terrible despertar y comprobar que habían transcurrido eones mientras uno dormía. Volver a la conciencia con la idea de que el perfecto universo sobre el que uno creía descansar su dormida cabeza se había desmoronado en medio del caos.
    –Todo es tan... confuso... Los únicos que podrían tener un recuerdo fidedigno y saber lo que realmente ocurrió son los...
    –Alfred se detuvo y las terribles palabras le bailaron en los labios. No debía poner aquello al descubierto, todavía no.
    –...los patryn –completó la frase Samah–. Sí, hermano, he visto en tu mente al hombre, nuestro antiguo enemigo. Ha salido del Laberinto. Y tú has viajado con él.
    –¿Podemos hallar en esto algún consuelo? –La expresión melancólica de Orla se encendió. Se inclinó hacia adelante con exaltación. Miró a su marido–. Yo no estaba de acuerdo con ese plan, pero nada me gustaría más que comprobar que estaba equivocada. ¿Debemos pensar que nuestras aspiraciones de reformarlos han tenido resultado, que los patryn aprendieron la dura lección antes de salir de su prisión y han renunciado a sus malévolos sueños de conquista y de despótica imposición?
    Alfred no respondió inmediatamente.
    –No, Orla, no hallarás consuelo en ninguna parte –replicó Samah con frialdad–.
    Tendríamos que haberlo imaginado. ¡Observa la imagen del patryn en la mente de nuestro hermano! ¡Los patryn han sembrado la destrucción en los mundos!
    –Golpeó con la mano el brazo de la silla y el polvo volvió a esparcirse por la estancia.
    –¡No, Samah, te equivocas! –protestó Alfred, que había sacado valor para desafiar al Consejero–. La mayoría de los patryn todavía están encerrados en esa prisión que creasteis. Han sufrido cruelmente. Un número incontable de ellos han perecido víctimas de monstruos espantosos que sólo una mente diabólica y perversa podría haber creado.
    »Los que han conseguido escapar están llenos de odio hacia nosotros, un odio inculcado a través de incontables generaciones. Un rencor en cierto modo justificable, por lo que yo sé. Yo..., yo estuve allí, ¿sabéis?, durante un breve tiempo... en otro cuerpo.
    Su reciente coraje se evaporó rápidamente bajo la mirada amenazante de Samah. Se arrugó y se encogió sobre sí mismo, con las manos aferradas a los raídos encajes de las mangas de su camisa que colgaban flaccidamente por debajo del aterciopelado tejido de su capa.
    –¿De qué hablas, hermano? –inquirió Samah–. ¡Eso es imposible! El Laberinto se creó para instruir, enseñar. Era un juego... duro y difícil, pero nada más.
    –Me temo que se convirtió en un juego letal –explicó Alfred, con los ojos clavados en los zapatos–. Aun así existe una esperanza. Ese patryn que conozco es un hombre muy complejo. Tiene un perro...
    –Pareces muy comprensivo con el enemigo, hermano. –Samah entrecerró los ojos.
    –¡No, no! –tartamudeó–. En realidad no conozco al enemigo. Sólo conozco a Haplo. Y él es...
    Pero a Samah no le interesaba. Se sacudió las palabras de Alfred como si fueran polvo.
    –El patryn que he visto en tu mente está libre y viaja por la Puerta de la Muerte.
    ¿Qué se propone?
    –Explorar los mundos –consiguió decir.
    –¡No, lo que hace no son exploraciones! –Samah se puso en pie y miró con severidad a su interlocutor, quien dio un paso atrás ante su penetrante mirada–.
    ¡Su misión no es explorar, sino reconocer el terreno!
    Samah lo miró ceñudo y dirigió una mirada de triunfo a los miembros del Consejo.
    –En fin de cuentas, parece que hemos despertado en el momento adecuado, hermanos. Una vez más, nuestro antiguo enemigo nos declara la guerra.
    CAPÍTULO 7
    A LA DERIVA EN ALGUNA PARTE DEL MAR DE LA BONDAD
    El amanecer. Otra mañana de desesperación, de miedo. La mañana es para mí el peor momento del día. Despierto de mis terribles pesadillas y, por un momento, pienso que estoy de nuevo en la cama del dormitorio de mi casa y me digo a mí misma que los sueños son sólo sueños y nada más. Pero no puedo desprenderme del pánico que me invade al pensar que en cualquier momento los horribles sueños pueden convertirse en realidad. No hemos visto ninguna señal de las serpientes dragón, pero sabemos que alguien nos observa. Ninguno de nosotros es marino, no tenemos ni idea de cómo se maneja este barco y, sin embargo, algo lo guía. Y no sabemos qué.
    El miedo nos impide incluso subir a la cubierta superior. Nos hemos instalado en la parte inferior de la embarcación, donde ese alguien no nos moleste.
    Cada mañana, Alake, Devon y yo nos reunimos e intentamos engullir la comida sin apetito. Nos miramos unos a otros y nos preguntamos si hoy será el día, el último día.
    La espera es la peor parte. Nuestro terror aumenta a cada momento que pasa.
    Tenemos los nervios tensos, a punto de saltar. Devon –el afable Devon– tergiversa el más mínimo comentario que Alake hace sobre los elfos, y se pelean por insignificancias. Ahora mismo, los oigo discutir. No es el enojo lo que los empuja, sino el miedo. Creo que el terror acabará por volvernos locos.
    Con el recuerdo, lograré evadirme un rato. Tengo que contar nuestra entrega.
    Fue amarga y triste. La primera parte, tomar la decisión inicial de entregarnos a los dragones, fue la más fácil. Nos serenamos, secamos nuestras lágrimas y decidimos lo que íbamos a decirles a nuestros padres. Elegimos a Alake como portavoz y salimos a la terraza.
    Ellos no estaban preparados para vernos. Eliason, que acababa de perder a su amada esposa a causa de alguna enfermedad élfica, no podía mirar a Sadia, que era la viva imagen de su madre. Apartó los ojos llenos de lágrimas.
    En ese punto, Sadia perdió el valor. Se acercó a él, lo rodeó con los brazos y dejó que sus lágrimas se unieran a las de su padre. Eso lo expresó todo.
    –¡Habéis estado espiando! –nos recriminó Dumaka, enfadado–. ¡Habéis escuchado otra vez!
    Nunca lo había visto tan enfadado. El discurso que Alake había planeado con tanto cuidado, se heló en sus labios temblorosos.
    –Padre, hemos decidido ir, no podrás detenernos...
    –¡No! –rugió con furia, y comenzó a aporrear el coral con el puño; lo golpeó y aplastó hasta que la superficie rosada se tiñó de rojo con su sangre–. ¡No! ¡Moriré antes de permitirlo!
    –¡Sí, morirás! –gritó Alake–. ¡Y también nuestro pueblo morirá! ¿Es eso lo que deseas, padre?
    –¡Lucharé! –Sus ojos oscuros refulgían y echaba espuma por la boca–.
    ¡Lucharemos contra ellos! Esas bestias son tan mortales como nosotros. Se les puede atravesar el corazón, se les puede cortar la cabeza.
    –Sí –coincidió mi padre enérgicamente–. Les presentaremos batalla.
    Tenía la barba hecha jirones. Contemplé los mechones espesos de pelo que había en el suelo a sus pies. Por primera vez comprendí el alcance de nuestra decisión. No quiero decir que lo hubiésemos resuelto a la ligera, pero lo habíamos hecho pensando tan sólo en nosotras, en lo que sufriríamos en nuestra propia carne. Ahora me daba cuenta de que, aunque pereciéramos –y pereceríamos de forma espantosa–, sólo podíamos morir una vez y después todo habría terminado y descansaríamos a salvo al lado del Uno. Nuestros padres (y todos aquellos que nos amaban), por el contrario, sufrirían y morirían con nuestra muerte en la mente una y otra vez.
    Estaba avergonzada. No podía enfrentarme a su mirada.
    Él y Dumaka estuvieron discutiendo acerca de las hachas y lanzas que fabricarían y sobre los hechizos con que los elfos iban a embrujarlas. Finalmente, Eliason se recuperó lo suficiente como para aportar algunas sugerencias. Yo no podía pronunciar palabra. Comencé a creer que tal vez nuestra gente tendría una oportunidad, que podíamos combatir a las serpientes y que se podía evitar nuestras muertes. Entonces me fijé en Alake. Me extrañaron su silencio y su tranquilidad.
    –Madre –dijo de pronto con voz fría–, tienes que contarles la verdad.
    Delu se encogió. Le lanzó a su hija una breve mirada furibunda para ordenarle silencio, pero era demasiado tarde. Aquello la delató, porque demostraba que tenía algo que ocultar.
    –¿Qué verdad? –inquirió mi madre en tono cortante.
    –No se me permite hablar de ello –contestó con voz apagada, evitando mirarnos–. Como bien sabe mi hija –añadió con amargura.
    –Tienes que hacerlo, madre –insistió Alake–. ¿O acaso permitirás que se lancen a ciegas a luchar contra un enemigo imposible de derrotar?
    –¿A qué se refiere, Delu?
    Hablaba mi madre de nuevo. Era la persona de menor estatura de la reunión. Es incluso más baja que yo. Me parece estar viéndola, sacudiendo las patillas con el mentón alzado, los brazos en jarras y los pies plantados en el suelo. Delu era alta y esbelta y mi madre sólo le llegaba a las caderas, pero, en mi recuerdo, aquel día mi madre se alzaba por encima, con la altura que le conferían el valor y la fortaleza.
    Delu se desmoronó como un árbol talado por la hoja del hacha de mi madre. La hechicera humana se dejó caer en un banco bajo y empezó a enlazar y desenlazar las manos sobre el regazo con la cabeza gacha.
    –No puedo entrar en detalles –explicó en voz queda–. No debería contaros demasiado, pero..., pero... –Tragó saliva y exhaló un suspiro tembloroso–.
    Intentaré explicároslo. Cuando se ha cometido un crimen...
    (Hago una pausa aquí para señalar que los humanos se matan entre sí. Ya sé que cuesta creerlo, pero es cierto. Podría pensarse que, dada la brevedad de su vida, debería ser para ellos algo sagrado. Pero no es así. Asesinan por los motivos más absurdos: la avaricia, la venganza y la codicia son los más frecuentes.)
    –Cuando se comete un crimen y no se encuentra al asesino –prosiguió Delu–, los miembros del Círculo pueden, mediante un hechizo cuya naturaleza no puedo revelar, reunir información sobre la persona que lo ha perpetrado.
    –Pueden, incluso, evocar la imagen del asesino –apostilló Alake– si encuentran un mechón de su cabello o rastros de su sangre o su piel.
    –Shh, niña. ¿Qué estás diciendo? –la regañó su madre, pero su protesta era débil, pues tenía el espíritu acongojado.
    –Una simple hebra de hilo puede revelar al Círculo la ropa que llevaba el asesino –continuó Alake–. Si el crimen es reciente, la conmoción del ultraje permanece en el aire, de donde podemos extraer...
    –¡No, hija! –Delu levantó la vista–. Ya es suficiente. Basta con decir que tenemos la facultad de evocar no sólo la imagen del asesino, sino la de su alma, por llamarlo de alguna manera.
    –¿Y el Círculo formuló este hechizo en el pueblo?
    –Sí, esposo. Pero fue un asunto estrictamente mágico y me prohibieron hablarte de ello.
    Dumaka no pareció muy complacido, pero no dijo nada. Los humanos reverencian la hechicería, la respetan y la temen. Los elfos, por el contrario, tienen un punto de vista mucho más práctico al respecto, pero esto tal vez se deba a que la magia élfica se utiliza para fines más cotidianos. Los enanos nunca hemos confiado demasiado en ella. Es cierto que ahorra tiempo y trabajo, pero como pago uno pierde parte de su libertad. Después de todo, ¿en quién confía una hechicera?
    Por lo visto, ni siquiera en su esposo.
    –De modo, Delu, que realizaste el hechizo sobre los excrementos de esas criaturas o lo que quiera que dejaran detrás.
    –Mi madre, con toda sencillez, nos centró de nuevo en el tema–. ¿Y qué averiguaste acerca de su alma?
    –No tienen alma –contestó.
    Mi madre levantó las manos, exasperada, y miró a mi padre como queriéndole decir que estaban perdiendo el tiempo, pero por la expresión de Alake imaginé que aquello no acababa allí.
    –No tienen alma –prosiguió la hechicera con su mirada penetrante clavada en mi madre–. ¿Lo entendéis? Todos los seres mortales tienen un alma además de un cuerpo.
    –Y son sus cuerpos lo que nos preocupa –espetó mi madre.
    –Lo que Delu intenta decir –explicó Alake– es que esas serpientes carecen de alma y, por lo tanto, no pueden morir.
    –¿Lo cual significa que son inmortales? –Eliason miró estupefacto a la muchacha–. ¿No se las puede matar?
    –No estamos seguros –contestó la maga, abatida, al tiempo que se ponía en pie–. Por eso creí mejor no hablar del tema. El Círculo jamás se ha enfrentado a criaturas de naturaleza similar. Estamos desconcertados.
    –Sin embargo, habéis llegado a esta conclusión –apuntó Dumaka.
    Delu habría preferido no contestar pero, tras un momento de reflexión, pensó que no tenía elección.
    –Si lo que hemos descubierto es cierto, no nos enfrentamos a simples serpientes. Son criaturas que pertenecen a un género que antiguamente se conocía como «dragón». Nuestros antepasados sostenían que el dragón era inmortal, pero probablemente esto derivaba de la dificultad que entrañaba matarlo. Lo que no significa que no se pueda acabar con él. –Por un momento, nos miró desafiante, pero su actitud pronto se desvaneció–. El dragón es un ser poderoso en extremo, especialmente en lo que a magia se refiere.
    –No podemos luchar con esas bestias –agregó mi padre con probabilidad de éxito. ¿Es eso lo que quieres decir? Porque a mí eso no me hace cambiar de opinión. No les entregaremos voluntariamente a un enano. A ningún enano. Y estoy seguro de que mi pueblo opinará lo mismo.
    Yo sabía que tenía razón. Los enanos preferimos ser destruidos como raza antes que sacrificar a uno de los nuestros. Yo estaba a salvo. Respiré aliviada... y se agravó mi sensación de vergüenza.
    –Estoy de acuerdo con Yngvar. –Dumaka echó un vistazo a su alrededor con chispas en los ojos–. Tenemos que luchar contra esos monstruos.
    –Pero, padre –argüyó Alake–, ¿cómo puedes condenar a todo nuestro pueblo a la muerte por mi culpa?
    –Esto no es por tu culpa, hija –contestó el rey humano con acritud–. Lo hago justamente por nuestro pueblo. Si ahora entregamos a una de nuestras hijas quién sabe si con el tiempo esos dragones no reclamarán a todas nuestras hijas. Y con el tiempo, a nuestros hijos. ¡No! –Golpeó el coral con el puño ensangrentado–. ¡Lucharemos! Y los nuestros estarán de acuerdo.
    –Yo no voy a entregar a mi niña querida –susurró Eliason con voz quebrada por el llanto.
    Abrazaba a Sadia con tanta firmeza como si ya estuviera viendo los anillos de la serpiente enroscarse alrededor de la muchacha. Ella se aferró a su padre, con los ojos llenos de lágrimas, más por él que por sí misma.
    –Mi gente tampoco consentirá en pagar un precio tan espantoso para asegurar su propio bienestar, ni siquiera en el supuesto, como dice Dumaka, de que podamos confiar en esas serpientes, dragones o como quiera que debamos llamarlas.
    «Lucharemos –prosiguió Eliason con mayor determinación. Después, suspiró y miró a los presentes con cierta impotencia–. Aunque hace mucho, mucho tiempo que los elfos no entramos en combate. De todos modos, supongo que el conocimiento necesario para fabricar armas se encuentra en nuestros archivos...
    –¿Y crees que esas bestias van a esperar a que los elfos leáis los libros pertinentes, excavéis la mina para buscar el mineral adecuado y trabajéis en la fragua hasta obtener el filo deseado para vuestra empuñadura? –gruñó mi padre–.
    ¡Bah! Tenemos que apañarnos con lo que contamos. Enviaré hachas de guerra.
    –Y yo suministraré lanzas y espadas –terció Dumaka con el ardor de la batalla brillándole en los ojos.
    Delu y Eliason se enzarzaron en la discusión y el debate de los diversos encantos, mantras y hechizos militares. Desgraciadamente, la magia élfica y la humana son tan diferentes que ninguna puede aportar gran cosa a la otra, pero, al parecer, los dos hallaban consuelo en la mera apariencia de realizar juntos algo constructivo.
    –Muchachas, ¿por qué no regresáis a la habitación de Sadia? –sugirió mi madre– . Estáis muy conmocionadas. –Se acercó y me estrechó entre los brazos–. Pero siempre recordaré con orgullo a mi valiente hija ofreciendo la vida por su pueblo.
    Tras decir esto, se alejó para reunirse con mi padre que discutía acaloradamente con Dumaka sobre hachas de batalla y hachas de pértiga, y las chicas pronto fuimos olvidadas.
    Y eso fue todo. Habían tomado una decisión. Tendría que haberme sentido alegre, pero mi corazón –que se había aligerado de forma extraña una vez que hubimos decidido sacrificarnos– me oprimía el pecho. Era cuanto podía hacer para llevar mi carea; los pies me arrastraron a través de los brillantes pasadizos de coral. Alake estaba malhumorada y pensativa. A Sadia todavía la asaltaban sollozos de tanto en tanto, de modo que no hablamos hasta llegar a la habitación de la princesa élfica.
    Una vez allí, tampoco dijimos nada, por lo menos en voz alta. Pero nuestros pensamientos eran como riachuelos de agua, y todos convergían tras recorrer la misma dirección. Lo comprendí cuando miré de repente a Alake y vi que ella también me miraba. En el mismo instante, ambas nos volvimos hacia Sadia, que nos miró con los ojos muy abiertos. Se dejó caer sin fuerzas en la cama y sacudió la cabeza.
    –¡No, no podéis estar pensando eso! Ya habéis oído lo que ha dicho mi padre...
    –Escúchame, Sadia. –El tono de Alake me recordó las ocasiones en que habíamos intentado convencer a Sadia para que nos ayudara a gastar una broma a nuestra institutriz–. ¿Serás capaz de quedarte en esta habitación, ver a tu gente
    sacrificada ante tus ojos y decirte a ti misma: «Podría haber evitado esta matanza»?
    Sadia hundió la cabeza.
    Me acerqué a mi amiga y la rodeé con el brazo. Los elfos son tan delgados, pensé. Tienen los huesos tan frágiles que se les pueden romper con el más ligero contacto.
    –Nuestros padres no lo permitirán –dije–. De modo que la responsabilidad queda en nuestras manos. Si hay una oportunidad, por remota que sea, de que podamos salvar a nuestro pueblo, debemos llevarla a cabo.
    –¡Mi padre! –gimió Sadia, y comenzó a llorar de nuevo–. Eso le va a romper el corazón.
    Pensé en el mío, en los mechones de barba esparcidos a sus pies en el suelo.
    Recordé el abrazo de mi madre, y casi me falló el valor. Entonces, imaginé a los enanos atrapados en la espantosa boca desdentada de la serpiente dragón. Pensé en Hartmut con su reluciente hacha de batalla, pequeño e impotente al lado de las gigantescas bestias.
    Pienso en él ahora, mientras escribo, y en mi padre y mi madre, en mi pueblo, y sé que hicimos lo correcto. Tal como Alake dijo, no podía quedarme para ver morir a los míos y decirme: «Podría haber evitado esta matanza».
    –Tu padre tendrá que pensar en su pueblo, Sadia. Será fuerte, por ti, puedes estar segura de ello. Grundle, ¿qué hay del barco? –Los ojos negros de Alake se volvieron hacia mí; sus ademanes eran bruscos, imperiosos.
    –Está amarrado en el puerto –contesté–. El capitán y la mayor parte de la tripulación estarán en tierra durante las horas de descanso y dejarán solamente un vigía a bordo. Podremos arreglárnoslas con él. Tengo un plan.
    –Muy bien –asintió Alake, dejándome a mí aquella parte–. Nos escabulliremos cuando todos duerman profundamente. Reunid todo aquello que creáis necesario.
    Habrá agua y comida en el barco, supongo.
    –Y armas –añadí.
    Era un error. Sadia estaba a punto de desmayarse, e incluso Alake parecía tener sus dudas. No dije nada más. No les dije que, por lo que a mí respectaba, moriría luchando.
    –Cogeré mis útiles de magia –comentó Alake.
    –Yo puedo llevar mi laúd –ofreció Sadia, que nos miraba con impotencia.
    Pobre muchacha. Creo que esperaba vagamente poder encantar a los dragones con su música. Casi me eché a reír, pero vi la mirada de Alake y suspiré. Tras un momento de reflexión, comprendí que, en realidad, su laúd y mi hacha eran igualmente inútiles.
    –Muy bien. Ahora debemos separarnos para reunir lo que vamos a llevarnos. Sed prudentes y silenciosos. ¡Mantenedlo en secreto! Mandaremos un mensaje a nuestros padres para decirles que estamos demasiado abatidas para ir a cenar.
    Cuanta menos gente nos vea, mejor. ¿Habéis comprendido? No se lo contéis a nadie. – lavó su penetrante mirada en Sadia.
    –A nadie... excepto a Devon.
    –¡Devon! ¡Rotundamente no! Te convencería para que no lo hicieras. –Alake tenía una opinión muy baja de los hombres.
    –Es el hombre con quien voy a casarme. –Sadia se estremeció–. Tiene derecho a saberlo. Entre nosotros no existen secretos. Es un asunto de honor. No dirá nada a nadie si yo se lo pido.
    Su pequeña barbilla se alzó desafiante e irguió sus hombros delgados. Los elfos tienen la costumbre de elegir el peor momento para oponer resistencia.
    A Alake no le agradaba la idea, pero tanto ella como yo sabíamos que no lograríamos sacárselo de la cabeza.
    –¿Podrás resistir sus súplicas, lágrimas y argumentos? –le preguntó la humana, enfadada.
    –Sí –aseguró nuestra amiga, y el color le volvió a las pálidas mejillas–. Sé la importancia que tiene todo esto, Alake. No cederé. Y Devon lo comprenderá. Ya verás. Recuerda que es un príncipe. Sabe lo que significa tener una responsabilidad sobre su pueblo.
    Le di un codazo a Alake en las costillas.
    –Tengo cosas que hacer –dije bruscamente–, y no disponemos de mucho tiempo.
    El sol marino seguía su curso más allá de la lejana playa en medio de la noche.
    El mar había tomado un color púrpura intenso, y los sirvientes revoloteaban por el palacio para encender las lámparas.
    Sadia se levantó de la cama y comenzó a guardar el laúd en la funda. Era evidente que la conversación había concluido.
    –Volveremos a encontrarnos aquí –dije.
    Sadia asintió con frialdad. Me las arreglé para sacar del dormitorio a Alake, que aún parecía dispuesta a discutir. A través de la puerta cerrada, me llegó el sonido de la voz de Sadia que cantaba una canción élfica llamada «Señora Oscuridad», tan triste que partía el corazón.
    –¡Devon nunca la dejará marchar! ¡Se lo contará todo a sus padres! –me siseó Alake al oído.
    –Vendremos pronto –susurré–, y no le quitaremos ojo. Si se empeña en salir, se lo impediremos. Puedes hacerlo con tu magia, ¿no?
    –Sí, claro. –Los ojos oscuros de Alake refulgieron–. Excelente idea, Grundle. No sé cómo no se me había ocurrido antes. ¿A qué hora volveremos a reunimos?
    –La cena es dentro de un signo. Él se encuentra en el palacio. Se extrañará al ver que ella no aparece y vendrá a ver qué sucede. Eso nos concede cierto margen.
    –¿Pero qué ocurrirá si ella le envía un mensaje para que acuda antes?
    –No puede correr el riesgo de perderse la cena y afrentar a Eliason –expliqué.
    Tenía cierto conocimiento del protocolo élfico porque había tenido que soportarlo durante mi estancia en el palacio. Alake también había vivido aquí pero, como es típico en los humanos, siempre había hecho lo que le venía en gana. Para ser justa con Alake, debo decir que habría sido capaz de morir de hambre antes de aguantar una cena élfica, que podía prolongarse durante ciclos, con pausas de varias horas entre plato y plato. Sin embargo, imaginé que Eliason tendría poco apetito aquella noche.
    Alake y yo nos separamos y cada una volvió a su propia habitación. Caminé arriba y abajo por la habitación al tiempo que preparaba un pequeño fardo con mi ropa, cepillo de las patillas y otros enseres necesarios, como si me fuera de vacaciones a Phondra. La excitación y el riesgo de nuestros planes me hacían olvidar momentáneamente el horror en que iban a terminar. Sólo cuando llegó la hora de escribir a mis padres la carta de despedida se me ablandó el corazón.
    Desde luego, mis padres no estarían en condiciones de leerla, pero había pensado escribir una nota al rey Eliason para que lo hiciera por ellos. Rompí varias páginas antes de conseguir plasmar lo que quería decir y, cuando lo hube logrado, estaban tan llenas de lágrimas que estaba segura de que nadie podría descifrar lo que había escrito. Rogué para que sirviera de consuelo a mis padres.
    Cuando terminé, metí la carta en la bolsa de mi padre de accesorios para la barba, donde no la encontraría antes de que se hiciera de día. Después me deslicé hasta las habitaciones de invitado de mis padres y miré con cariño hasta la más pequeña de sus pertenencias y deseé con todo mi corazón verlos por última vez.
    Pero sabía muy bien que nunca podría engañar a mi madre, de modo que salí deprisa, mientras todavía cenaban, y me dirigí a la parte del palacio donde se encontraba el dormitorio de Sadia.
    Necesitaba estar sola. Encontré un rincón tranquilo y me paré a rogarle al Uno fortaleza, guía y ayuda. Esto me reconfortó plenamente, y la sensación de paz que me invadió me indicó que estaba actuando de la forma correcta.
    El Uno había querido que escucháramos aquella conversación. Él no nos abandonaría. Esos dragones serpiente podían ser diabólicos, pero el Uno es bueno.
    El Uno nos guiaría y nos protegería. Por mucho poder que tuvieran aquellas criaturas, no sobrepasarían el del Uno, a quien nosotros atribuimos la creación de este mundo y todo lo que hay en él.
    Me sentía muchísimo mejor, y justo empezaba a preguntarme qué le habría ocurrido a Alake, cuando vi a Devon que se precipitaba ante mí en dirección a los aposentos de su amada. Salí del hueco con la esperanza de ver en qué cámara En las lunas marinas, el tiempo se regula por el paso del sol marino desde su desaparición bajo una costa hasta su orto en el lado opuesto. Los hechiceros humanos determinaron que trazaba un arco de grados y dividieron el día en dos sextantes de grados. Cada sextante se divide a su vez en cinco signos; un signo está constituido por minutos.
    había entrado (por supuesto, no le estaba permitida la entrada en su dormitorio) y me tropecé con Alake.
    –¿Por qué has tardado tanto? –la recriminé, furiosa, en un susurro–. Devon ya está aquí.
    –Ritos mágicos –me dijo con solemnidad–. No puedo explicarlo.
    Debía habérmelo imaginado. Escuché la voz preocupada de Devon y la de la duenna de Sadia que le explicaba que ésta se encontraba indispuesta, pero se reuniría con él en la salita, si tenía la amabilidad de esperar.
    Devon se dirigió hacia allí y la puerta se cerró.
    Alake entró corriendo en la salita; yo salí disparada tras ella, y nos deslizamos en la sala de música que daba al salón un instante antes de que aparecieran Sadia y su duenna.
    –¿Te encuentras en condiciones, cariño? –La duenna rondaba a nuestra amiga como una gallina a su polluelo–. Tienes muy mal aspecto.
    –Tengo un terrible dolor de cabeza –oímos contestar a Sadia con voz débil–.
    ¿Podrías traerme un poco de agua de lavanda para refrescarme las sienes?
    Alake puso la mano sobre el muro de coral, murmuró unas palabras, y el trozo de pared que había bajo sus dedos se disolvió y se creó así un agujero lo suficientemente grande como para permitirle mirar a través de él. Hizo otro orificio a mi altura. Afortunadamente, los elfos tenían la costumbre de adornar sus habitaciones con mobiliario, jarrones, flores, pajareras y cosas por el estilo, de forma que estábamos bien escondidas, aunque yo tenía que atisbar entre las hojas de una palmera y Alake tenía el ojo pegado a un pájaro cantor.
    Sadia se hallaba cerca de Devon, todo lo cerca que se consideraba apropiado en una pareja de prometidos. La duenna regresó con lamentables noticias.
    –Pobrecita Sadia, se nos ha terminado el agua de lavanda. No entiendo cómo es posible. La botella estaba llena ayer.
    –¿Serías tan buena de llenarla otra vez, Marabella? Me va a estallar la cabeza. – Sadia se puso la mano en la frente–. Creo que queda un poco en la habitación de mi madre.
    –Me temo que está muy enferma –comentó Devon, angustiado.
    –Pero la habitación de tu madre está al otro lado de la Gruta, y no debería dejaros solos a los dos...
    –Sólo me quedaré un momento –aseguró el elfo.
    –Por favor, Marabella –suplicó la princesa.
    Sadia no había recibido una negativa en toda su vida. La duenna se retorció las manos indecisa. La muchacha soltó un débil gemido. Por fin, la señorita de compañía salió de la pieza. Teniendo en cuenta la cantidad de salas nuevas que se habrían abierto y las ramificaciones que se habrían producido entre los aposentos de Sadia y los de su madre, no esperaba que Marabella encontrara el camino de regreso antes del amanecer.
    Nuestra amiga, con su voz melodiosa, comenzó a explicárselo todo a Devon.
    No puedo describir la dolorosa escena que se produjo entre los dos. Habían crecido juntos y se habían amado a diario desde la infancia. El joven escuchó inmerso en una conmoción que se convirtió en furia, y protestó con vehemencia.
    Me sentí orgullosa de Sadia, que permanecía calmada y sin perder la compostura, a pesar de lo que sabía que estaba sufriendo, y este pensamiento me llenó de lágrimas los ojos.
    –Me sentía moralmente obligada a contarte nuestro secreto, querido –explicó al tiempo que le tomaba las manos y lo miraba a los ojos–. Si quieres puedes detenernos, delatarnos. Pero sé que no lo harás porque eres un príncipe y comprendes Una duenna es un miembro de la corte real que sirve como señorita de compañía a las doncellas solteras.
    que me sacrifico por el bien de nuestro pueblo. Y no me cabe uda, mi amor, de que tu sacrificio será más duro que el mío, pero estoy segura de que serás fuerte por mí, como yo lo soy por ti.
    Devon cayó sobre sus rodillas, superado por la aflicción. Sadia se arrodilló a su lado y lo abrazó. Me aparté del agujero desde el que espiaba, amargamente avergonzada de mí misma.
    Alake también se alejó del suyo y volvió a tapar los orificios con la mano y una palabra mágica. Generalmente se burlaba del amor, pero advertí que en esta ocasión no tenía nada que decir y parpadeaba deprisa.
    Nos sentamos en la oscuridad de la sala de música sin atrevernos a encender una lámpara. Le expliqué entre susurros mi plan para hacernos con el barco, y ella lo aprobó. Su cara se puso seria cuando mencioné que no tenía ni idea de cómo gobernarlo.
    –No creo que eso sea problema –sentenció, y adiviné enseguida lo que había querido decir con aquello.
    Las serpientes dragón nos estarían esperando.
    Me contó algo sobre los hechizos que se estudiaban en su nivel (acababa de ascender a la Tercera Casa, fuera lo que fuera). Yo sabía que se esperaba de ella que no hablara de sus conocimientos mágicos, y debo admitir que ni me interesaban ni acertaba a comprender nada, pero mi amiga lo hacía para que estuviéramos distraídas y no nos envolviera el pánico, y por eso escuché con fingida atención.
    Entonces, oímos que se cerraba una puerta. Devon debía de haberse marchado.
    «Pobre muchacho», pensé, y me pregunté qué iría a hacer. Es bien sabido que los elfos enferman y mueren de pena, y tenía la certeza de que Devon no sobreviviría mucho tiempo a Sadia.
    –Démosle unos minutos para que se recupere –dijo Alake con insólita consideración.
    –No demasiado –advertí–. Los del castillo se irán a la cama dentro de un signo.
    Para entonces tenemos que haber salido de este laberinto, cruzado las calles y llegado al muelle.
    Alake asintió y, después de unos momentos de tensión, ambas decidimos que no podíamos prolongar la espera y nos dirigimos hacia la puerta.
    El corredor estaba oscuro y desierto. Habíamos planeado una historia verosímil para dar una explicación en caso de que nos tropezáramos con Marabella, pero no había ni rastro de la duenna ni de su agua de lavanda. Nos deslizamos hasta el dormitorio de Sadia, llamamos a la puerta con suavidad y la abrimos despacio.
    Sadia se movía en la oscuridad de la habitación, mientras recogía sus cosas. Al oír que se abría la puerta, dio un brinco y a toda prisa se cubrió la cabeza con un velo antes de darse la vuelta para enfrentarse a nosotras.
    –¿Quién está ahí? –susurró atemorizada–. ¿Marabella?
    –Somos nosotras –la tranquilicé–. ¿Estás preparada?
    –Sí, sí. Tardo sólo un instante.
    Era obvio que estaba nerviosa porque tropezaba por la habitación como si nunca hubiera estado en ella. También le había cambiado la voz, pero pensé que la tenía ronca por el llanto. Desde la distancia se dirigió hacia nosotras y por el camino derribó una silla. Llevaba una bolsa de seda de la cual sobresalían encajes y cintas.
    –Estoy preparada –declaró con voz apagada y se echó el velo sobre la cara, probablemente para ocultar los ojos y la nariz enrojecidos de tanto llorar. Los elfos son así de presumidos.
    –¿Y el laúd? –inquirí.
    –¿El qué?
    –El laúd. Ibas a llevártelo.
    –Oh... Yo..., yo he decidido... no llevármelo –contestó sin demasiada convicción, y se aclaró la garganta.
    Alake vigilaba la sala. Nos llamó por señas con impaciencia.
    –¡Vamonos antes de que nos vea Marabella!
    Sadia se apresuró detrás de ella. Me disponía a seguirlas cuando oí un sollozo en la oscuridad y un crujido en la cama de Sadia. Miré hacia atrás y vi una sombra extraña. Iba a abrir la boca cuando me agarró Alake.
    –¡Vamos, Grundle! –insistió mientras me clavaba en el brazo las uñas para arrastrarme hacia ella.
    No le di más vueltas.
    Salimos sin tropiezos de la Gruta. Sadia nos condujo, y sólo nos perdimos una vez. Gracias al Uno, los elfos nunca sienten la necesidad –tan común entre los humanos– de apostar guardias por todas partes. Las calles de la ciudad élfica estaban desiertas, como lo habría estado cualquier sendero de los enanos a aquellas horas. Sólo en los pueblos humanos puede encontrarse uno con gente a altas horas de la noche.
    Llegamos al barco. Alake formuló su encantamiento para dormir a los vigilantes enanos, quienes se desplomaron sobre la cubierta entre sonoros ronquidos.
    Después tuvimos que enfrentarnos a la parte más difícil de aquella noche:
    desembarcar a los enanos dormidos y arrastrarlos hasta la playa, donde los escondimos entre unos cuantos toneles.
    Los guardianes pesaban como muertos, y pensé que me iba a dislocar los brazos tras vérmelas con el primero. Le pregunté a Alake si no conocía un hechizo para hacerlos volar, pero me contestó que aún no había llegado tan lejos en sus estudios. Por extraño que parezca, la débil y frágil Sadia demostró una fuerza insólita y una capacidad de arrastre propia de una enana. Una vez más, me pareció raro. ¿Estaba ciega realmente, o el Uno quiso que cerrara los ojos?
    Ocultarnos al último hombre y nos deslizamos a bordo del barco, que en realidad era una versión en pequeño del sumergible que describí anteriormente. Lo primero que hicimos fue registrar los camarotes y la bodega para recoger las numerosas hachas y lanzas que la tripulación había dejado en la nave. Las llevamos a la cubierta exterior, que se abría detrás de la cabina de observación.
    Alake y Sadia comenzaron a arrojarlas por la borda. Me encogí ante el chapoteo que producían las armas al caer, segura de que lo oiría todo el mundo en la ciudad.
    –¡Esperad! –dije, agarrando a Alake–. No tenemos que deshacernos de todas, ¿no? ¿No podríamos quedarnos con una o dos?
    –No. Tenemos que convencer a las criaturas de que estamos indefensas –replicó Alake con firmeza, y echó la última arma por encima de la barandilla.
    –Hay ojos que nos espían, Grundle –cuchicheó Sadia, temerosa–. ¿No lo notas?
    Lo notaba, pero no me tranquilizaba la idea de echar las armas a los delfines. Me alegré de haber tenido la previsión de esconder un hacha bajo la cama. Si Alake no se enteraba, no tenía por qué sufrir por ello.
    Retrocedimos hasta la cabina de observación en silencio, mientras cada una pensaba qué iba a suceder a continuación. Una vez allí, nos miramos unas a otras.
    –Supongo que podría intentar manejar este trasto –me ofrecí.
    Pero no fue necesario.
    Como Alake había pronosticado, las escotillas se cerraron de golpe y nos quedamos encerradas dentro del barco. El barco, sin ningún piloto visible, se alejó del muelle y se adentró en el mar abierto.
    La febril excitación y la emoción de nuestra sigilosa escapada comenzaban a abandonarnos, y nos fuimos quedando frías. La comprensión total de lo que, al parecer, iba a ser nuestro espantoso destino apareció ante nosotras con toda su crudeza. El agua barrió la cubierta y las escotillas se sumergieron. El barco se internó en el Mar de la Bondad.
    Asustadas y solas, buscamos las manos de las otras. Y en ese momento, por supuesto, advertimos que Sadia no era Sadia.
    Era Devon.
    CAPÍTULO 8
    LA SALA DEL SUEÑO CHELESTRA
    En la cámara del Consejo, en la ciudad sartán de Chelestra, la afirmación de Samah sobre la declaración de guerra de los patryn había provocado expresiones de afligida consternación en el rostro de los presentes.
    –¿No es eso lo que pretenden? –inquirió Samah al tiempo que se volvía hacia Alfred.
    –Yo..., yo supongo que sí –farfulló Alfred, que se echó para atrás–. La verdad es que nunca hablamos de ello... –Su voz se perdió en el aire.
    –Qué casualidad, hermano, que hayas llegado accidentalmente y nos hayas despertado en este preciso momento. –Samah lo miró fijamente con aire pensativo.
    –No..., no estoy muy seguro de lo que queréis decir, Consejero –respondió titubeando, amedrentado por el tono del jefe del Consejo.
    –Tal vez tu llegada no fuera tan casual.
    Alfred se preguntó por un momento si Samah se refería a algún poder sobrenatural, si era posible que el Uno se hubiera arriesgado a confiar en un mensajero tan torpe e inepto como aquel chapucero sartán.
    –Su... supongo que ha sido así...
    –¡Lo supones! –Samah recalcó la palabra–. ¡Supones esto y lo de más allá! ¿Qué quieres decir con «supongo»?
    Alfred ignoraba lo que había querido decir. No había prestado atención a lo que decía porque estaba tratando de entender de qué hablaba Samah. Sólo pudo balbucir y mirar a su alrededor, lo cual lo hizo parecer tan culpable como si hubiese llegado hasta allí para matarlos a todos.
    –Creo que estás siendo muy duro con nuestro pobre hermano –intervino Orla–.
    Deberíamos estarle agradecidos en lugar de mostrarnos recelosos y acusarlo de confabulación con el enemigo.
    «Así que eso es lo que quería decir el Consejero –cayó en la cuenta Alfred, mirando a Samah, horrorizado–. ¡Piensa que me envían los patryn! ¿Pero por qué?
    ¿Por qué a mí?» Una sombra cruzó el agraciado rostro de Samah y una nube de ira borró por un momento su calmada expresión. Desapareció casi de inmediato, aunque dejó un rastro tenebroso en su voz suave.
    –No te he acusado de nada, hermano; simplemente formulaba una pregunta.
    Aun así, si mi esposa piensa que te he agraviado, te ruego que me perdones. Estoy cansado; sin duda es la reacción de recuperar la conciencia y la conmoción de las noticias que has traído.
    Alfred se sintió obligado a decir algo.
    –Yo os aseguro, miembros del Consejo –los miró patéticamente–, que si me conocierais no tendríais ninguna dificultad en creer mi historia. He llegado por accidente. En realidad, toda mi vida ha sido una especie de accidente.
    Los otros miembros parecieron algo desconcertados. Ésa no era la manera de actuar y hablar de un sartán, un semidiós.
    Samah escudriñó a Alfred con los ojos entrecerrados, sin ver al hombre, sino las imágenes que evocaban sus palabras.
    –Si no hay objeciones –anunció bruscamente–, propongo que aplacemos la reunión del Consejo hasta mañana, para cuando espero que hayamos aclarado el auténtico estado de las cosas. Sugiero que se envíen partidas de hombres a la superficie para realizar un reconocimiento. ¿Alguien tiene algo que objetar? Nadie respondió.
    –Elegid entre los hombres y mujeres más jóvenes –recomendó–. Aconsejadles que sean cautelosos e investiguen cualquier posible rastro del enemigo.
    Recordadles que tengan especial cuidado en evitar el agua del mar.
    La mente de Alfred también se pobló de imágenes que le revelaron la existencia de muros de ladrillos y espinas que se interponían entre los miembros del Consejo, que se habían puesto en pie en aparente armonía. Pero ninguna muralla era más alta que la que dividía a marido y mujer.
    En un principio, al oír la noticia de su largo letargo y comprender que el mundo se había derrumbado a sus pies, se habían abierto grietas en aquella pared. Pero las resquebrajaduras pronto se taparon, y Alfred vio cómo se fortificaba su estructura. Lo invadió una sensación de incomodidad y tristeza.
    –Orla –añadió Samah al tiempo que se giraba a medio camino hacia la puerta, pues el jefe del Consejo siempre abría la marcha–, tal vez puedas cuidarte de las necesidades y deseos de nuestro hermano... Alfred. –Le costó que el nombre mensch fluyera de sus labios de sanan.
    –Me sentiré honrada –contestó su mujer con una cortés reverencia. Piedra a piedra, el muro crecía y se extendía.
    Alfred oyó el lánguido suspiro de la sartán. Seguía a su esposo con la mirada melancólica y pensativa. Ella también veía la pared que los separaba, sabía que estaba allí. Quizá deseaba derribarla y no sabía por dónde empezar. En cuanto a Samah, parecía satisfecho de su existencia.
    El Consejero salió de la habitación y los otros lo siguieron. Tres caminaron junto a él, pero los dos restantes echaron un vistazo en dirección a Orla –quien hizo un gesto de asentimiento– antes de ir tras ellos. Alfred se quedó donde se encontraba, incómodo y sin saber qué hacer.
    Unos dedos fríos se cerraron en torno a su muñeca. El contacto de la mujer lo sobresaltó de tal modo que estuvo a punto de dar un brinco; sus pies se movieron en distinta dirección y levantaron una polvareda asfixiante. Parpadeó y se tambaleó, soltó un estornudo y deseó hallarse en cualquier otro sitio, aunque fuera el Laberinto. ¿Pensaría Orla que se había aliado con el enemigo? Se encogió, temeroso, y esperó a que ella hablara.
    –¡Qué nervioso estás! Cálmate, por favor –lo tranquilizó–. Supongo que esto habrá sido un choque tan fuerte para ti como para nosotros. Debes de tener hambre y sed. Yo sí que tengo. ¿Quieres venir conmigo?
    No había nada terrorífico –ni siquiera para Alfred– en que a uno lo invitaran a comer, y estaba hambriento. En Abarrach no había tenido casi tiempo ni ganas de comer. La idea de sentarse a la mesa con tranquilidad entre sus hermanos y hermanas era una auténtica bendición. Porque aquéllos eran los suyos, tan próximos a él como los que había conocido antes de sumirse en su largo sueño.
    Quizá fuera ése el motivo por el que lo inquietaban tanto las dudas de Samah y sus propios recelos.
    –Sí, me encantaría. Gracias –respondió con timidez.
    Orla le sonrió. Su sonrisa era vacilante, trémula, como si no estuviera acostumbrada a mostrarla con frecuencia. Sin embargo, poseía una belleza que le iluminó los ojos. Alfred la observó con muda admiración.
    Su espíritu se elevó y voló tan alto que los muros y su recuerdo quedaron muy por debajo, se perdieron de vista, se apartaron de la mente. Abandonaron la polvorienta cámara. Ninguno de los dos hablaba, pero la camaradería flotaba entre ellos y desembocó en una animada situación. Alfred iba pensando, y, al parecer, no tenía mucho cuidado con sus pensamientos.
    –Me halaga tu estima, hermano –dijo Orla suavemente con un leve rubor en las mejillas–. Pero me parece que será mejor que no muestres esos pensamientos con tanta franqueza.
    –Te..., te ruego que me perdones –balbuceó con la cara colorada–. Es que... no estoy acostumbrado a estar rodeado...
    Con la mano, hizo un gesto que abarcaba a los sartán, inmersos en la tarea de devolver la vida a aquello que llevaba siglos muerto. Echó un rápido vistazo a su alrededor, acobardado ante la idea de encontrarse con los chispeantes ojos de Samah, pero el jefe del Consejo estaba absorto en la discusión que sostenía con un joven de unos veinte años, quien, a juzgar por el parecido, debía de ser el hijo que había mencionado.
    –Temes que esté celoso. –Orla intentó acompañar su comentario con una risa despreocupada, pero no lo logró y acabó suspirando–. Realmente, hermano, has estado mucho tiempo sin tener contacto con los sartán, si tienes en la mente una debilidad mensch de ese tipo.
    –Lo hago todo mal –se entristeció–. Soy un pobre tonto. Y no tiene nada que ver con los mensch. Es algo personal.
    –Pero las cosas habrían sido distintas, si nuestro pueblo hubiera sobrevivido. No te gusta estar solo. Y lo has estado mucho tiempo, ¿no es cierto? –Rebosaba ternura y compasión.
    –No fue tan malo como piensas. –Estaba al borde de las lágrimas, pero se esforzó por hablar en tono alegre–. Tenía a los mensch...
    El aspecto apenado de Orla fue en aumento.
    –No, no es como te imaginas –se apresuró a protestar Alfred–. Menosprecias a los mensch. Me parece que todos lo hacemos. Recuerdo cómo eran las cosas antes de sumirme en el sueño. Casi nunca nos mezclábamos con ellos y, cuando lo hacíamos, nos comportábamos como padres al visitar la guardería. Pero yo he vivido largo tiempo entre ellos. He compartido sus penas y alegrías. He conocido sus ambiciones y temores. Y, a pesar de que han hecho mal muchas cosas, no puedo dejar de admirarlos por sus logros.
    –Y aun así –replicó Orla con ceño–, los mensch, por lo que leo en tu mente, siguen guerreando entre ellos, se matan unos a otros, elfos contra humanos, humanos contra enanos.
    –¿Pero quién –le recordó Alfred– desencadenó sobre ellos la mayor catástrofe jamás conocida? ¿Quién los exterminó a millones en nombre del bien, quién separó el universo, quién los llevó a mundos extraños para abandonarlos a su suerte?
    Las mejillas de Orla se tiñeron de un marcado tono escarlata. La línea oscura de su frente adquirió mayor profundidad.
    –Lo siento –se apresuró a disculparse Alfred–. No tengo ningún derecho... No estuve allí...
    –No, no estabas allí, en aquel mundo que me parece tan próximo en el corazón, aunque la cabeza me recuerde que ha desaparecido hace mucho. No conoces nuestro terror ante el auge del poder patryn. Su propósito era aniquilarnos, realizar un genocidio. Y entonces, ¿qué habrían heredado tus mensch? Una vida de esclavos bajo la bota de hierro de un gobierno totalitario. No sabes nada acerca de la agonía en que se debatió el Consejo intentando determinar la mejor manera de luchar contra esa amenaza. Las noches de insomnio, los días de amargas discusiones. No conoces nuestro tormento personal. El propio Samah... –Se paró bruscamente, y se mordió los labios.
    Tenía experiencia en ocultar sus pensamientos y revelar sólo los que quería mostrar. Alfred se preguntó qué habría dicho si hubiese continuado.
    Habían andado una gran distancia y se encontraban lejos de la Sala del Sueño.
    La base de las paredes estaba cubierta de unos símbolos azules que les indicaban el camino a lo largo del polvoriento pasillo. El corredor se hallaba flanqueado de habitaciones a oscuras que pronto se convertirían en aposentos temporales para los sartán. Pero, de momento, se hallaban solos en la penumbra, iluminados tan sólo por el resplandor de las runas.
    –Deberíamos volver –dijo Orla–. Hemos ido demasiado lejos. Hemos pasado de largo el comedor. –Orla empezó a desandar sus pasos.
    –No, espera. –Alfred le puso la mano en el brazo, extrañado de su propia temeridad al intentar detenerla–. Quizá no tengamos otra oportunidad como ésta para hablar en privado. Y... ¡yo quiero saber! Tú no estás de acuerdo, ¿verdad? Ni tampoco algunos miembros del Consejo.
    –No, no lo estamos.
    –¿Qué planes tenéis?
    Orla respiró profundamente y permaneció inmóvil, sin volverse hacia él. Por un momento, Alfred temió que no le contestara, y, al parecer, ella tuvo la misma idea, pero finalmente optó por responder.
    –Enseguida lo entenderás. La decisión de llevar a cabo la Separación fue discutida y debatida. Provocó amargos enfrentamientos, dividió a las familias. – Suspiró y sacudió la cabeza–. ¿Qué acción aconsejé yo? Ninguna. Sugerí que no hiciéramos nada, salvo tomar una posición defensiva contra los patryn en caso de que nos atacaran. Nunca estuve segura de que fueran a hacerlo, ¿sabes? Sólo lo temíamos...
    –Y venció el miedo.
    –¡No! –Orla dio un golpe, enfadada–. El miedo no nos empujó a tomar la decisión, al final. Fue el deseo de crear un mundo perfecto. ¡Cuatro mundos perfectos! Donde todos vivieran en paz y armonía. No más maldad, no más guerras... Ése era el sueño de Samah. Por eso decidí votar en su favor por encima de cualquier otra objeción. Por eso no protesté cuando Samah tomó la decisión de enviar... –De nuevo se interrumpió.
    –¿Enviar? –la urgió Alfred.
    Orla adoptó una expresión fría y cambió de tema.
    –El plan de Samah tendría que haber funcionado. ¿Por qué no fue así? ¿Qué causó su fracaso? –Lo miró fijamente, casi acusándolo.
    «¡Yo no fui! –protestó Alfred para sus adentros–. No fue culpa mía. O quizá sí lo fue – eflexionó, incómodo–. La verdad es que no hice nada para ayudar.» –Hemos estado fuera mucho rato –dijo Orla, echando a andar con paso enérgico–. Los otros estarán preocupados. El resplandor de las runas comenzó a desvanecerse.
    –Miente.
    –Padre, eso no es posible. Es un sartán.
    –Un sartán débil, que ha viajado con un patryn, Ramu. Lo ha corrompido, se ha apoderado de su mente. No podemos culparlo por ello. No ha tenido ningún consejero a su lado, nadie a quien pedir ayuda en sus momentos de dificultad.
    –¿Miente en todo?
    –No. Creo que no –contestó Samah después de un instante de profunda reflexión–. La imagen de los nuestros yaciendo muertos en sus cámaras del sueño en Ariano, las imágenes de los sartán practicando el arte prohibido de la nigromancia en Abarrach eran demasiado reales. Pero también eran breves, veloces. No estoy seguro de entenderlo. Debemos interrogarlo otra vez para intentar sacar en claro lo que ocurrió. Sobre todo, tenemos que averiguar algo más acerca de ese patryn.
    –Entiendo. Y es lo que quieres que yo haga, ¿no es cierto?
    –Sé amistoso con ese Alfred, hijo. Anímalo a hablar, arráncale las palabras, procura estar de acuerdo con él y tratarlo con comprensión. Está solo y se muere de ganas de estar con los de su raza. Se esconde en una coraza que ha construido como defensa. Tenemos que abrirla con amabilidad y, una vez que hayamos conseguido sacarlo de ella, podremos utilizarlo. En realidad, ya he comenzado a poner en práctica mi plan –concluyó, mientras miraba complacido en dirección al oscuro pasadizo.
    –¿De veras? –Su hijo echó también un vistazo al pasillo.
    –Sí. He puesto al desdichado en manos de tu madre. Es probable que comparta con ella sus verdaderos pensamientos.
    –¿Pero le contará ella lo que sabe? –se preguntó Ramu–. Creo que ha simpatizado con él.
    –Ella siempre ha trabado amistad con el primero que llama a su puerta –replicó Samah con aire indiferente–. Pero nada más que eso. Nos lo contará todo. Es leal a los suyos. Justo antes de la Separación, se puso de mi parte, me dio soporte y dejó de lado todas sus objeciones. De ese modo, los otros miembros del Consejo se vieron obligados a aprobar mi idea. Sí, me dirá lo que necesito saber.
    Especialmente cuando comprenda que nuestro objetivo es ayudar al pobre hombre.
    Ramu se inclinó ante la sabiduría de su padre y se dispuso a marcharse. Samah lo detuvo con un gesto.
    –De todas formas, Ramu, manten abiertos los ojos. No me fío de ese... Alfred.
    CAPÍTULO 9
    A LA DERIVA EN ALGÚN LUGAR DEL MAR DE LA BONDAD
    Ha ocurrido algo tan sumamente extraño y he estado (por fortuna) tan ocupada que no he tenido tiempo de escribir hasta ahora. Pero por fin todo ha vuelto a la normalidad, la excitación ha remitido, y nos hemos quedado con la duda: «¿Qué nos ocurrirá ahora?».
    ¿Por dónde debo empezar? Si miro hacia atrás, caigo en la cuenta de que todo comenzó con la tentativa mágica de Alake de convocar a los delfines para hablar con ellos. Queríamos averiguar, en la medida de lo posible, hacia dónde íbamos y qué nos esperaba, aunque nuestro destino fuera terrible. Era ese «no saber» lo más difícil de llevar.
    Yo dije que nos hallábamos a la deriva en el mar. Aquello no era demasiado exacto, como recalcó Devon durante el almuerzo. Navegamos en una dirección concreta hacia la que nos guían las serpientes dragón. No tenemos ningún control sobre el barco. Ni siquiera podemos acercarnos al control de mandos.
    Cuando nos dirigimos hacia el lugar en que se encuentran, nos invade una horrible sensación. Se nos debilitan las piernas, se quedan rígidas y se niegan a moverse. Imágenes de muerte y agonía nos pueblan la mente. Una vez lo intentamos, pero caímos presas del pánico y huimos precipitadamente para escondernos acurrucados en nuestro camarote. Todavía sueño con eso.
    Fue después de ese incidente, ya recuperados, cuando Alake decidió intentar ponerse en contacto con los delfines.
    –No hemos visto ninguno desde que embarcamos –comentó–, y me parece muy extraño. Quiero saber qué ocurre, hacia dónde nos llevan.
    Ahora que pienso en ello, admito que es muy extraño que no viéramos ningún pez. Los delfines son muy amistosos y les encanta chismorrear. Por lo general acompañan a los barcos con la esperanza de enterarse de las nuevas y cuentan sus noticias a cualquier chiflado que esté dispuesto a escucharlos.
    –¿Cómo los... eh... convocaremos? –pregunté.
    Alake parecía sorprenderse de que yo no lo supiera. No entiendo por qué.
    ¡Ningún enano en su juicio convocaría voluntariamente a un montón de peces!
    Hacemos todo lo posible por desembarazarnos de ellos.
    –Utilizaré la magia, por supuesto –me contestó–. Y quiero que tú y Devon estéis a mi lado.
    Tengo que admitir que yo estaba muy excitada. Había convivido con humanos y elfos, pero nunca había presenciado un rito mágico humano, y me sorprendió que Alake nos invitara a participar. Dijo que nuestra «energía» le serviría de ayuda.
    Personalmente, pienso que se sentía sola y tenía miedo, pero no dije nada.
    Quizá debería explicar (lo mejor que pueda) el concepto mágico de los phondranos y los elmanos. Y el punto de vista de los gargan.
    Enanos, elfos y humanos creen en el Uno, una fuerza poderosa que nos ha puesto en el mundo, nos vigila mientras estamos en él y nos acoge cuando lo abandonamos. Sin embargo, cada raza tiene su propia visión del Uno.
    El credo fundamental de mi raza consiste en que todos los enanos estamos en el Uno y el Uno está en todos nosotros. Aquello que perjudica a un enano, perjudica a los otros y al Uno; por ese motivo, un enano jamás matará, estafará o engañará intencionadamente a otro enano. (Dejando de lado las peleas, por supuesto. Un puñetazo en la mandíbula en un regular toma y daca, se considera, por norma general, beneficioso para la salud.)
    En la antigüedad, pensábamos que el Uno tenía un interés especial en nosotros.
    En cuanto a elfos y humanos, si realmente procedían del Uno (algunos sostenían que brotaban como hongos en la oscuridad), eran un accidente o, por el contrario, habían sido creados por una fuerza maléfica opuesta a él.
    El largo tiempo de coexistencia nos ha enseñado a aceptarnos. Ahora sabemos que el Uno cuida de todas sus criaturas (aunque algunos ancianos mantienen que ama a los enanos y simplemente tolera a las otras dos razas).
    Los humanos creen que el Uno es el poder supremo pero –al igual que algunos gobernantes de Phondra– está abierto a sugerencias. Por eso lo acosan constantemente con súplicas y requerimientos. Los phondranos también piensan que tiene subordinados que realizan ciertas tareas serviles que no son dignas de él.
    (¡Este concepto es tan humano!) Esos dioses inferiores están sujetos a la manipulación humana a través de la magia, y los phondranos son felices cuando consiguen alterar las estaciones, invocar a los vientos o la lluvia y encender fuegos.
    Los elmanos tienen una idea del Uno mucho menos rígida. Según ellos, el Uno lo creó todo con una explosión y después se sentó perezosamente a observar su desarrollo –como hacía Sadia de pequeña con sus relucientes peonzas–. Los elmanos no consideran la magia algo reverente y espiritual, sino más bien un entretenimiento o instrumento para ahorrar esfuerzo.
    Aunque Alake sólo tiene dieciséis años (una criatura a nuestros ojos, pero los humanos maduran deprisa), está considerada una experta en hechicería, y estoy segura de que el mayor anhelo de su madre es convertirla en cabeza de Círculo.
    Devon y yo la observamos instalarse ante el altar que había construido en la bodega vacía de la segunda cubierta. Tengo que admitir que fue un placer contemplarla.
    Alake es alta y bien formada. (A propósito, yo nunca he envidiado la estatura de los humanos. Un viejo proverbio enano dice: «El palo, cuanto más alto, más frágil».
    Pero admiraba los gráciles movimientos de mi amiga, que parecían los de una fronda inclinada sobre el agua.) Tiene la piel oscura como el ébano. Lleva el pelo negro peinado en numerosas trenzas que le caen por la espalda, rematadas con cuentas azules y anaranjadas (los colores de su tribu) y de color cobre. Si no se recoge las trenzas, las cuentas repican musicalmente al andar, y suenan como cientos de campanas diminutas. Vestía el traje de Phondra, una sencilla pieza de tela azul y naranja que le envolvía el cuerpo, sujeta ingeniosamente por los pliegues (un truco que sólo conocen los phondranos). El extremo libre del vestido iba sujeto sobre su hombro derecho (para señalar que es soltera; las mujeres casadas se lo recogen en el izquierdo).
    Lucía pulseras ceremoniales de plata en los brazos, y de sus orejas colgaban campanas del mismo material.
    –Nunca te había visto estos brazaletes, Alake –le comenté para romper el terrible silencio–. ¿Son tuyos o de tu madre? ¿Son un regalo?
    Para mi sorpresa, Alake, a quien le encanta enseñar sus joyas nuevas, se quedó callada y apartó la cara. Creí que no me había oído, así que insistí.
    –Alake, te preguntaba si...
    –Shh... –me interrumpió Devon, golpeándome en las costillas con su codo puntiagudo–. No hagas ningún comentario sobre las joyas.
    –¿Por qué no? –susurré furiosa. En honor a la verdad, ya estaba harta de andar por ahí de puntillas para no ofender a nadie.
    –Son sus adornos mortuorios –explicó Devon.
    Me quedé estupefacta. Desde luego, conocía la costumbre. Al nacer, se presenta a las niñas phondranas con los brazaletes de plata y los pendientes de cascabel que se supone que llevarán el día de su boda y que sus hijas heredarán con el tiempo.
    Pero, si una muchacha muere prematuramente antes del matrimonio, se la adorna con todos sus abalorios antes de que se reúna con el Uno en el Mar de la Bondad.
    Me entristecí mucho e intenté decir algo que suavizara la situación pero no encontré palabras. De modo que me senté, clavé los talones en el suelo y traté de interesarme por lo que hacía Alake.
    Devon se sentó a mi lado. El mobiliario del barco era obra de los enanos. Me apené por el elfo, que parecía muy incómodo con las largas piernas, aprisionadas entre los pliegues del vestido de Sadia, sobresaliendo a ambos lados del pequeño taburete.
    Alake no acababa nunca de disponer los objetos en el altar; cada vez que colocaba uno se detenía para rezar.
    –¡Si todos los humanos dedican una oración a cada detalle, me parece que el Uno debe de hacer tiempo que duerme! –refunfuñé en voz baja; pero ella debió de oírme, porque frunció el entrecejo y me miró con reproche.
    Decidí cambiar de tema. Eché un vistazo a Devon, que vestía las ropas de Sadia, y me acordé de algo que hacía tiempo que me rondaba por la cabeza.
    –¿Cómo te las arreglaste para que Sadia te dejara venir en su lugar? –le pregunté al elfo.
    Aquello fue otro error. La expresión alegre de Devon desapareció y lo oscureció una sombra de tristeza. Escondió el rostro.
    Alake se abalanzó sobre mí y me pellizcó con fuerza.
    –¡No se la recuerdes!
    –¡Oh! ¡Ya está bien! –gruñí, a punto de perder la paciencia–. No puedo mencionarle a Alake sus pendientes. No puedo hablarle a Devon de Sadia, a pesar de que lleva sus vestidos y tiene un aspecto de loco fuera de lo común. Pues bien, por si lo habéis olvidado, también es mi funeral y Sadia era mi amiga. Actuamos como si esto fuera un crucero. Y no lo es. Y no es bueno guardar las palabras en el estómago. Envenenan la comida –resoplé–. No es de extrañar que no podamos tragar los alimentos.
    Alake me miraba sobresaltada y en silencio. Devon tenía en la cara pálida el espectro de una sonrisa.
    –Tienes razón, Grundle –admitió Devon al tiempo que miraba con tristeza la ajustada túnica con motivos floreados, decorada con lazos y cubierta de encajes.
    Los hombres de raza élfica son casi tan delgados como sus mujeres, pero suelen tener los hombros más anchos, y advertí que aquí y allá las costuras se descosían por la tirantez–. Realmente tenemos que habkr de Sadia. Yo quería hacerlo pero temía afligiros con recuerdos dolorosos.
    –Te admiro por tu sacrificio y tu valentía, amigo mío. –Impulsivamente, Alake se arrodilló al lado del muchacho y tomó su mano entre las suyas–. No tengo a ningún hombre en más alta estima.
    Era toda una alabanza, en boca de una humana. Devon se sintió halagado y
    complacido. Se ruborizó y sacudió la cabeza.
    –Lo hice por mí –declaró con suavidad–. ¿Cómo podría vivir con la idea de que había muerto... y de un modo tan terrible? Mi fin será mucho más fácil sabiendo que ella está a salvo.
    Me asombró que pensara que Sadia se sentiría mejor si él moría en su lugar.
    Pero al fin y al cabo es un hombre: elfo, humano o enano..., todos son iguales.
    –¿Pero cómo la convenciste? –insistí. Conociendo a Sadia como la conocía, y después de ver la fuerza de su determinación, me costaba creer que hubiera cedido sin más.
    –No la convencí –respondió, y se ruborizó más aún–. Si queréis saberlo, esto fue lo que la convenció. –Alzó un puño apretado con los nudillos amoratados.
    –¡La golpeaste! –grité.
    –¡Le pegaste! –exclamó Alake.
    –Le rogué que me dejara ir en su lugar. Se negó. No había manera de hablar con ella, de modo que hice lo único que podía hacer para evitarlo: le di un puñetazo.
    ¿Qué otra cosa se podía intentar? Estaba desesperado. ¡Creedme, pegar a Sadia es la cosa más dura que he hecho en la vida!
    Le creí. Un elmano sentía remordimientos durante días por el mero hecho de pisar una araña accidentalmente.
    –En cuanto a mis joyas –dijo Alake, haciendo rodar el brazalete en su brazo–, éstas son mías, Grundle. Fueron un regalo de mi madre cuando nací. No fui capaz de dejarles otro mensaje a mi partida. Lo intenté pero era demasiado difícil expresar con palabras mis sentimientos. Cuando mi madre descubra que han desaparecido, lo comprenderá.
    Volvió a su altar. Devon se estiró las mangas del vestido, que debían de cortarle la circulación. Yo me senté entre lágrimas. Por fin habían hablado, pero aquellas palabras fueron duras de escuchar, y no sirvieron de nada.
    –Bravo por los proverbios enanos –murmuré a mis patillas.
    –Ya estoy preparada –anunció Alake, y yo respiré con alivio.
    Mi amiga me prohibió que tomara nota de los detalles de la ceremonia, cosa que, por otra parte, me habría resultado imposible porque no entendía nada. Todo cuanto sabía es que estaba relacionada con bacalao en salmuera (el manjar favorito de los delfines, siempre que podían conseguirlo), la música de una flauta y los cánticos de Alake, entre palabras extrañas y ruidos propios de un pez. (Los humanos hablan la lengua de los delfines. Supongo que los enanos también podríamos, pero ¿para qué, si los delfines conocen el enano perfectamente?)
    En un momento dado, durante el fragmento de flauta, me dormí y, cuando Alake volvió a hablar con palabras y voz normales, me desperté con un sobresalto.
    –Ya está hecho. Los delfines vendrán a nosotros.
    Desde luego, lo harían si echábamos el bacalao al agua. Pero en una vasija de plata, allí encima del altar, me pareció de muy poca utilidad. Quizá se figuraba que los atraería el olor.
    Como cabe imaginar, no creo demasiado en la magia humana o élfica, y es fácil adivinar mi sorpresa cuando oímos y notamos una sacudida en el casco del barco.
    –Han venido –se alegró Alake, y corrió hacia la cámara de agua para darles la bienvenida; las cuentas del cabello entrechocaron y los pies desnudos (los humanos casi nunca llevan zapatos) se movieron deprisa por la cubierta.
    Miré a Devon, que se encogía de hombros y levantaba las cejas. Él conocía un hechizo mágico para llamar a los delfines que no hacía ningún ruido. Me aseguró que, pese a ello, esos animales lo oían y lo hallaban agradable.
    Ambos nos precipitamos tras Alake.
    El barco consta de cuatro cubiertas, numeradas de inferior a superior. No era muy grande, comparado con los sumergibles, pero suficiente para la familia real, que lo utilizaba de vez en cuando en sus hundimientos hacia los otros reinos.
    La cuarta cubierta es la más alta (si no se cuenta la exterior). Aquí se encuentra la cabina de observación y un poco más allá la sala del piloto, a la que ninguno de nosotros se atrevía a acercarse. De la cabina desciende una escalerilla a través de un hueco que se abre en las demás cubiertas. En el extremo de popa de la sala de observación hay una serie de ventanas que permiten avistar el mar o la tierra, según la posición en que se encuentre el barco. El sol marino, que proyecta sus rayos en el agua, filtra en la cabina una alegre luz verdeazulada. Fuera, se halla la cubierta exterior con una baranda que la rodea. Sólo un humano estaría tan loco como para subir allí cuando el barco está en marcha.
    La bodega de provisiones está en la cubierta tres. Detrás se encuentra la sala común, donde se come, se bebe, se practica el tiro de hacha o simplemente se pasa el rato. Esta habitación tiene numerosas ventanitas a los lados. Pasada esta sala, están los camarotes de la familia real y la tripulación, el cuarto de las herramientas y la sala de impulsión, donde la magia de los cristales élficos propulsa el barco.
    Las cubiertas dos y tres se utilizan principalmente como espacio de carga, además de alojar la cámara de agua –un elemento importante–. Si no eres un enano, probablemente te preguntarás qué es una cámara de agua. Como ya he mencionado, ningún enano sabe nadar (ni quiere aprender). Uno de mi raza que caiga en el mar seguramente se hundirá hasta la base de Chelestra, a menos que sea rescatado y se lo lleve a tierra firme. Por eso, todos los barcos se construyen con una cámara de agua, que se utiliza para salvar a cualquiera que caiga al mar.
    Encontramos a Alake sentada cerca de la base, con la cara aplastada contra una portilla y mirando fijamente el agua. Al oírnos llegar, se dio la vuelta. Tenía los ojos abiertos de par en par.
    –No son los delfines. Es un humano, por lo menos eso creo –añadió sin demasiada convicción.
    –¿Lo es o no lo es? –inquirí–. ¿No lo sabes?
    –Mira tú misma. –Alake parecía contrariada.
    Devon y yo nos pegamos a la portilla, y él tuvo que inclinarse casi hasta la mitad de su altura para ponerse a mi nivel.
    Con toda seguridad, aquello parecía un hombre humano. O quizá fuera más correcto decir que no parecía elfo ni enano. Era más alto que un enano, no tenía las orejas puntiagudas y los ojos eran redondos en lugar de almendrados. Pero su color no era el de un humano. Su piel tenía una tonalidad blanca como la masa del pan.
    Los labios eran de color azul y unas manchas de color púrpura le rodeaban los ojos que se hundían en la cabeza. Iba medio desnudo, cubierto sólo con unos pantalones ajustados y los restos de una camisa blanca hecha jirones. Se agarraba a una tabla y daba la impresión de estar en las últimas.
    Al parecer, la sacudida la había provocado aquel hombre al chocar contra el casco. Nos vio a través de la portilla y observamos que hacía un débil intento de golpear el costado del barco. Estaba muy débil, y los brazos le colgaban inertes como si no tuviera energía para levantarlos. Se hallaba desplomado sobre el tablón,
    con Tas piernas hundidas en el agua.
    –Sea lo que sea no va a durar mucho tiempo –comenté.
    –Pobre hombre –murmuró Alake, y la compasión suavizó el brillo de sus ojos oscuros–. Tenemos que ayudarlo –dijo enérgicamente al tiempo que se dirigía hacia la escalera que lleva a la cubierta dos–. Lo subiremos a bordo y le daremos calor y comida. –Miró hacia atrás y vio que ninguno de los dos se movía–. ¡Vamos! Debe de pesar lo suyo. No podré arrastrarlo yo sola.
    Humanos. Siempre dispuestos a actuar. Nunca se paran a pensar. Por fortuna, tenía una enana al lado.
    –Espera, Alake. Para un momento. Piensa en qué estamos envueltos. Considera el destino que nos espera.
    –Bueno, ¿qué hacemos? –Me miró con el entrecejo fruncido, enojada por mi oposición–. ¡Este hombre se está muriendo! No podemos dejarlo ahí.
    –Sería lo mejor que podríamos hacer por él –respondió Devon con amabilidad.
    –Si lo rescatamos ahora, tal vez sólo lo salvemos para conducirlo a un destino más terrible.
    Me dolía tener que ser tan franca, pero a veces es la única manera de hacerles ver algo a los humanos. Alake comprendió por fin a lo que me refería y pareció que se encogía. Juraría que se hacía pequeña mientras la mirábamos. Se recostó contra la escalera y, con los ojos bajos, deslizó distraídamente la mano por los lisos peldaños de madera.
    El barco tomaba velocidad. Pronto dejaríamos atrás al hombre. Él se había dado cuenta y, al límite de sus fuerzas, intentaba remar tras nosotros. La imagen era tan escalofriante que me volví. Pero debí imaginar que Alake no lo soportaría.
    –El Uno lo envía –aseguró mientras ascendía por la escalera–. El Uno nos lo envía en respuesta a mis oraciones. ¡Tenemos que salvarlo!
    –Invocaste a un delfín –puntualicé, enfadada. Alake no contestó, pero me miró con reproche.
    –No blasfemes, Grundle. ¿Puedes manejar esto?
    –Sí, pero necesitaré la ayuda de Devon –gruñí, y me dispuse a seguirla.
    En realidad, podría haberlo hecho sola, pues soy más fuerte que el príncipe élfico, pero quería hablar con él. Le dije a Alake que vigilara al humano y conduje a Devon a la cubierta dos, la parte superior de la cámara de agua. Atisbé por una ventana el soleado interior y giré la manivela de la escotilla para cerciorarme de que estaba cerrada herméticamente. Devon vino a ayudarme.
    –¿Qué ocurrirá si no lo envía el Uno? –susurré con urgencia en el oído del elfo–.
    ¿Qué pasará si lo mandan las serpientes dragón para espiarnos?
    –¿Crees que eso es posible? –preguntó mientras trataba de ayudar pero sólo conseguía interponerse en mi camino. Parecía trastornado.
    –¿Tú no? –repliqué, apartándolo de un empujón.
    –Puede ser. Pero ¿qué querrán? Ya nos tienen. No podemos escapar aunque queramos.
    –¿Por qué hacen todo esto? Lo único que sé es que no voy a confiar sin más en ese humano, si es eso lo que es. Y me parece que será mejor que vuelvas a ser Sadia.
    Me giré para descender la escalera, y Devon me siguió tropezando con los faldones.
    –Sí, tal vez estés en lo cierto. Pero ¿qué hay de Alake? Estará de acuerdo con nosotros. Tienes que decírselo.
    –No, yo no. Creerá que es otra excusa para desembarazarme de él. Díselo tú. Te escuchará. Anda, ve. Yo me las arreglaré sola.
    De nuevo estábamos en la cubierta uno. Devon fue a encontrarse con Alake y yo pude, por fin, continuar con mi trabajo sin que me molestaran. No escuché su conversación, pero advertí que en un primer momento no coincidía con nosotros, porque vi cómo sacudía la cabeza haciendo repicar con fuerza sus pendientes.
    Pero Devon tenía mucha más paciencia con ella que yo, y poco a poco la fue convenciendo. Alake me miró y miró al hombre, con expresión pensativa y preocupada. Finalmente asintió, afligida.
    Frente al bajo ventanal que daba a la cámara de agua, manipulé las palancas y las bajé con fuerza. Un panel ubicado en el casco se abrió. El agua espumosa borboteó y penetró en la cámara, al tiempo que arrastraba a numerosos peces indignados (que no eran delfines) y al humano.
    Esperé a que el agua alcanzara el nivel adecuado y cerré el panel.
    –¡Lo tengo! –grité.
    Volvimos corriendo a la cubierta dos, la cima de la cámara. La abrí y escudriñé la profundidad. Si hubiera sido un enano, habría quedado en el fondo y habríamos tenido que usar las pinzas para sacarlo. Pero, como era un humano, nadó hasta la superficie y flotó, a una brazada de distancia respecto a nosotros.
    –Alake y yo lo sacaremos, Devon –le dije con dulzura–. Tú ve a cubrirte con el velo.
    Devon se marchó. Mi amiga se acercó para ayudarme, y entre las dos llevamos al hombre hacia el borde y lo alzamos hasta la cubierta. Cerré la compuerta y la sellé, abrí el panel superior para que pudieran salir los airados peces y puse en marcha las bombas. Después fui a ver a nuestra presa.
    Cuando lo subimos a bordo y lo miramos de cerca, estuve a punto de cambiar de opinión. Si las serpientes dragón hubieran mandado un espía, habrían elegido algo mejor.
    Tenía un aspecto lamentable, allí tirado en la cubierta, estremeciéndose de pies a cabeza, entre ataques de tos, convulsiones y vómitos acuosos; boqueaba como un pez fuera del agua. Era obvio que Alake nunca había visto nada igual. Por fortuna, yo sí.
    –¿Qué le ocurre? –preguntó nerviosa.
    –La temperatura de su cuerpo ha bajado mucho y se está reajustando para volver a respirar aire en lugar de agua.
    –¿Cómo te lo explicas? ¿Qué podemos hacer por él?
    –En ocasiones, los enanos caen al agua, de modo que sabría qué hacer si se tratara de un enano. Hacerlo entrar en calor por dentro y por fuera. Cubrirlo de mantas y hacerle beber todo el brandy que fuera capaz de tragar.
    –¿Estás segura? –Alake dudaba–. Me refiero al brandy. «Borracho como un enano», se dice en Phondra. Pero ¿quién se supone que compra la mayor parte de nuestro licor?
    –Hay que emborracharlo. ¿Por qué crees que boquea de esa manera? El cerebro le dice a su cuerpo que aún respira agua. Dale a su mente otra cosa en que pensar y el cuerpo volverá a respirar aire... para lo que está hecho –añadí con rudeza.
    –Ya entiendo, Grundle. Tráeme una botella de brandy y mi bolsa de hierbas. Y si ves a Dev... Sadia dile que me traiga todas las mantas que encuentre.
    Bueno, no parecíamos empezar con buen pie. Por suerte, el humano estaba ocupado luchando por su vida y no advirtió la equivocación de Alake. Me dirigí a la bodega para buscar el licor y en el camino de vuelta me tropecé con Devon. Subía con el velo puesto y un chal sobre los hombros que ocultaba los desgarrones de las costuras. Le expliqué las instrucciones de Alake, y volvió a su camarote para reunir las mantas.
    Proseguí mi camino mientras reflexionaba sobre lo que Alake había dicho. Me extrañaba que aquel humano estuviera tan desacostumbrado al agua. Los phondranos pasan tanto tiempo en el Mar de la Bondad como en tierra y, en consecuencia, no sufren esa enfermedad que los enanos llamamos «envenenamiento por agua». Era evidente que no era de Phondra. Pero, entonces, ¿quién era y de dónde procedía?
    Aquello superaba la comprensión de un enano.
    Una vez en la bodega, cogí una de las botellas, la descorché y tomé un trago sólo para cerciorarme de que el brandy estaba bueno.
    Lo estaba. Parpadeé.
    Di uno o dos tragos más. Volví a taparla y corrí a llevársela a nuestro pasajero.
    Alake y Devon lo habían colocado en una silla enganchada a una cuerda que se podía subir y bajar por el hueco de la escalera, la cual se utilizaba para trasladar a los heridos y para uso de aquellos cuya corpulencia les impedía trepar por los peldaños. Llevamos al hombre a las habitaciones de la tripulación en la cubierta dos y lo instalamos en un pequeño camarote.
    Por fortuna, podía caminar, aunque le temblaban las piernas como a un gatito recién nacido. Alake extendió un montón de mantas. Se dejó caer sin fuerzas sobre ellas y lo cubrimos con unas cuantas más. Todavía boqueaba y sufría mucho.
    Le ofrecí la botella. Pareció entender, porque se movió hacia mí. Acercó los labios y bebió un sorbo. El ahogo se convirtió en tos, y por un momento temí que el remedio acabara con él, pero se recuperó. Tomó unos cuantos tragos más y después se echó otra vez sobre las mantas. Su respiración se normalizó. Nos miró a uno detrás de otro y sus ojos tomaron nota de todo cuanto veían, sin excluir nada.
    De repente, se apartó las mantas. Alake reaccionó como una gallina a quien se le hubiera escapado el polluelo de debajo de las alas.
    El humano hizo caso omiso de ella. Se miraba los brazos. Se los contempló largo rato, mientras se los frotaba frenético. Clavó la mirada en el dorso de las manos.
    Cerró los ojos con amarga desesperación y volvió a hundirse entre las mantas.
    –¿Qué ocurre? –preguntó Alake en humano al tiempo que se arrodillaba junto a él–. ¿Estás herido? ¿Podemos ayudarte en algo?
    Hizo el gesto de tocarle el brazo, pero él lo apartó y gruñó como un animal herido.
    –No voy a hacerte daño –insistió–. Sólo quiero ayudarte. Continuó con los ojos fijos en ella y frunció el entrecejo con ira y frustración.
    –Alake –dije con suavidad–. No te entiende. No comprende lo que le dices.
    –Pero si hablo en humano...
    –Dev... Sadia, inténtalo tú –rogué tartamudeando como Alake–. Quizá no sea humano, después de todo. El elfo se bajó el velo a la altura de la boca.
    –¿De dónde vienes? ¿Cómo te llamas? –interrogó despacio y con claridad en el idioma musical de Elmas.
    El extraño, con expresión de enojo, clavó los ojos en Devon. Su frustración se convirtió en furia. Se apoyó en un brazo y nos empezó a gritar. No lo entendíamos, pero no necesitábamos un traductor.
    –¡Fuera! –aullaba con toda seguridad–. ¡Largaos y dejadme en paz!
    Entre gruñidos, se desplomó sobre las mantas una vez más. Tenía los ojos cerrados y estaba empapado de sudor. Pero movía los labios, aunque no conseguía articular palabra.
    –Pobre hombre –dijo Alake con dulzura–. Está perdido, enfermo, y tiene miedo.
    –Es posible –repuse, aunque tenía mi propia opinión–, pero será mejor que hagamos lo que dice.
    –¿Estará..., estará bien? –Alake no le quitaba los ojos de encima.
    –Perfectamente –aseguré mientras trataba de arrancarla de la puerta–. Si nos quedamos, sólo conseguiremos ponerlo nervioso.
    –Grundle tiene razón –añadió Devon–. Dejémoslo solo para que descanse.
    –Creo que debería quedarme con él –insistió.
    Devon y yo intercambiamos miradas de alarma. El salvaje desconocido aullaba y su hosca expresión nos dio miedo. Como si no tuviéramos ya suficientes problemas, nos las teníamos que ver con un humano loco.
    –Shh –susurré–. Vas a despertarlo. Vamos a hablar al corredor.
    Sacamos a Alake de la habitación a pesar de su resistencia.
    –Uno de nosotros debería vigilarlo –me cuchicheó Devon al oído.
    Asentí y entendí lo que quería decir. Uno de nosotros sin contar a Alake.
    –Traeré mi manta... –dijo ésta. Seguía haciendo planes para pasar la noche cerca de él.
    –No, no –la interrumpí–. Vete a la cama. Yo me sentaré a su lado. Tengo experiencia en esta enfermedad –agregué, cortando de cuajo sus protestas–.
    Seguramente, dormirá varias horas. Tienes que descansar para atenderlo cuando se levante por la mañana.
    Se animó con la perspectiva pero todavía dudaba y miraba hacia la puerta que acababa de cerrar detrás de mí.
    –No sé...
    –Te llamaré si se efectúa algún cambio –le prometí–. No querrás que mañana te vea adormilada y con los ojos enrojecidos, ¿no?
    Aquello la convenció. Nos dio las buenas noches, echó un último vistazo a su paciente y se alejó por el corredor con una sonrisa.
    –¿Qué hacemos ahora? –inquirió el elfo cuando Alake se hubo marchado.
    –¿Cómo quieres que lo sepa? –contesté irritada.
    –Bueno, eres una chica. Sabes de esas cosas.
    –¿Qué cosas? –pregunté aunque sabía muy bien a qué se refería.
    –Está clarísimo. Él la atrae.
    –¡Bah! Me acuerdo de aquella vez que rescató un lobo herido. Se lo llevó a casa y lo trató de la misma manera.
    –Esto no es un cachorro de lobo –replicó Devon con seriedad–. Es un joven fuerte, atractivo y atlético, incluso para ser un humano. A Alake y a mí nos costó arrastrarlo por el pasillo.
    Eso suponía otro problema. Si aquel hombre perdía los estribos y decidía hacer añicos el barco, nos veríamos en dificultades para detenerlo. Pero ¿qué había de las serpientes dragón? Era evidente que seguían al mando, porque el barco avanzaba por el agua. ¿Sabían que había un desconocido a bordo? ¿Les importaba?
    –Vete a la cama –le dije a Devon, enojada, tras echar un trago de la botella–. No creo que saquemos nada en claro esta noche. Tal vez ocurra algo por la mañana.
    Sucedió algo.
    Entré en la habitación donde se encontraba el hombre y me instalé en un rincón oscuro, cerca de la puerta. Si se despertaba, podría levantarme y salir antes de que se diera cuenta.
    Dormía intranquilo, agitado. Se revolvía entre las mantas y murmuraba en su lengua palabras que se me antojaban siniestras y afiladas, llenas de ira y odio. De vez en cuando gritaba y, en una ocasión, soltó un espantoso alarido y se quedó sentado y con la mirada fija en mí. Yo me levanté y estaba a punto de salir por la puerta, cuando comprendí que no me veía.
    Se tumbó de nuevo y yo volví a mi sitio. Se aferraba a las mantas y repetía la misma palabra una y otra vez. Era algo parecido a «perro». Otras veces, gruñía y sacudía la cabeza mientras gritaba «¡señor!».
    Finalmente, de puro agotamiento, se sumió en un profundo sueño.
    Reconozco que para no perder el valor utilicé el brandy en abundancia. Ya no tenía miedo (para ser sincera apenas sentía nada). Al ver que dormía, decidí averiguar todo lo posible del hombre. Tal vez si investigaba en sus bolsillos, si es que tenía alguno...
    Tras superar algunos problemas, logré ponerme en pie. (El barco se movía más de lo que yo recordaba.) Me acerqué hasta él y me agaché. Lo que presencié me quitó la borrachera más deprisa que los polvos de raíz negra de mi madre.
    No me acuerdo de lo que ocurrió después, excepto que salí corriendo como una loca por el corredor.
    Alake, vestida con la camisa de dormir, estaba de pie en la puerta y me miraba aterrorizada. Devon salió disparado de su camarote como si se prendiera fuego. Se veía forzado a dormir embutido en su vestido, pues el pobre muchacho sólo se había traído a bordo el vestido de Sadia.
    –Te hemos oído gritar. ¿Qué sucede? –preguntaron al unísono.
    –El humano... –Tomé aire–. ¡Se ha vuelto azul!
    –¡Está agonizando! –sollozó Alake, y salió corriendo en dirección a la habitación del desconocido.
    Nosotros la seguimos, y en el último momento Devon se acordó de cubrirse la cabeza con el velo.
    Supongo que lo despertaron mis alaridos. (Devon me contó más tarde que creyó que me perseguían todas las serpientes dragón de Chelestra.) El humano estaba sentado en la cama y se miraba los brazos y las manos girándolos una y otra vez, como si no pudiera creer que fueran suyos.
    No me extrañó. Si a mí me ocurriera algo así, también me quedaría atónita.
    ¿Cómo lo describiría? Sé que resulta increíble, pero juro por el Uno que el dorso de sus manos, sus brazos, su pecho desnudo y su cuello estaban cubiertos de una escritura azul.
    Ya estábamos todos dentro del camarote cuando nos dimos cuenta de que estaba completamente consciente. Levantó la cabeza y nos miró. Retrocedimos asustados. Incluso Alake se asustó un poco. El rostro del desconocido era severo, grave.
    Pero, como si notara nuestro pánico, se esforzó en sonreír para tranquilizarnos.
    Recuerdo que pensé que la suya era una cara poco acostumbrada a sonreír.
    –No tengas miedo. Me llamo Haplo –dijo dirigiéndose a Alake–. ¿Cómo te llamaron?
    No pudimos contestar. Hablaba en phondrano. En un phondrano fluido y perfecto.
    Y, a continuación, él...
    Pero eso tendrá que esperar. Alake me llama. Es la hora de comer.
    En realidad, tengo hambre.
    CAPÍTULO 10
    SURUNAN CHELESTRA
    Los sartán, conducidos por el competente Samah, volvieron a la vida con una energía que asombró al anonadado Alfred. El pueblo salió de las criptas a un mundo que habían construido para ellos mismos mucho tiempo atrás. La magia sartán no tardó en infundir vida a lo que los rodeaba, un paisaje tan hermoso que Alfred solía contemplarlo a través de un velo de lágrimas de gozo.
    Surunan. El nombre derivaba de la raíz rúnica que significaba centro. Era el núcleo, el centro de su civilización. Al menos, era lo que se habían propuesto que fuese. Por desgracia, aquel corazón había dejado de latir.
    Pero ahora volvía a la vida.
    Alfred recorrió sus calles y se maravilló ante su belleza. Los edificios estaban hechos de mármol de colores rosa y perlado que habían traído consigo del mundo antiguo. Sus altos chapiteles, levantados mediante la magia, se alzaban hacia un cielo esmeralda y turquesa. Paseos, avenidas y espléndidos jardines, que habían estado sumidos en un sueño tan profundo como el de sus creadores, resurgieron a una vida mágica. Y todos ellos conducían hacia el corazón de Surunan: la Cámara del Consejo.
    Alfred había olvidado los placeres de estar en compañía de los de su propia especie, de poder relacionarse con otros. Se había ocultado tanto tiempo, había mantenido en secreto su verdadera naturaleza hasta tal punto, que era un gran alivio no tener que preocuparse por si revelaba sus poderes mágicos. Pero, a pesar de ello, incluso en aquel mundo nuevo y maravilloso y entre su propio pueblo, no conseguía sentirse del todo cómodo, del todo a gusto.
    Había dos ciudades: una interna, central, y otra externa que era mucho más extensa, aunque no tan espléndida. Las dos estaban separadas por altos muros.
    Alfred, al explorar la ciudad exterior, comprobó de inmediato que allí era donde habían vivido los mensch en otro tiempo. Pero ¿qué había sido de ellos mientras los sartán dormían? La respuesta, a juzgar por lo que pudo ver, parecía bastante sombría. Aunque los sartán estaban aplicando todos sus esfuerzos a eliminarlas, había pruebas evidentes de que se habían librado batallas devastadoras en aquella parte de la ciudad. Aparecían edificios derruidos, paredes hundidas y ventanas hechas añicos. Rótulos escritos en humano, elfo y enano yacían en las calles, arrancados y hechos pedazos.
    Alfred lo contempló todo con pena. ¿Sería aquello obra de los mensch? ¿Se lo habrían hecho a sí mismos? Parecía probable, por lo que sabía de sus naturalezas belicosas. Pero entonces, ¿por qué no se lo habían impedido los sartán? Luego recordó las imágenes de criaturas horribles que había visto en los pensamientos de Samah. ¿Qué eran aquellos seres? Otro interrogante. Demasiados. ¿Por qué habían recurrido a la hibernación aquellos sartán? ¿Por qué habían abandonado toda responsabilidad respecto de aquel mundo y de los otros que habían creado?
    Una tarde se detuvo en el jardín colgante de la casa de Samah, mientras reflexionaba que debía de llevar dentro de sí alguna terrible tara que le hacía seguir dando vueltas a aquellos pensamientos, algún defecto que le impedía ser feliz.
    Tenía, al fin, todo lo que había soñado poseer. Había encontrado a su gente y era todo lo que había esperado: fuerte, resuelta y poderosa. Los suyos estaban dispuestos a corregir todo lo que había salido mal. Alfred podía aliviarse de la carga agobiante que había acumulado sobre su espalda. Ahora tenía a otros que lo ayudaran a llevarla.
    –¿Qué me sucede, entonces? –se preguntó en voz alta, abatido.
    –Una vez oí hablar –le llegó una voz en un susurro– de un humano que había permanecido encerrado largos años en la celda de una prisión. Cuando al fin le abrieron la puerta y le ofrecieron la libertad, el hombre se negó a salir. Lo asustaba aquella libertad, la luz, el aire fresco. Prefería seguir en su celda oscura, porque la conocía. Allí se sentía a salvo, seguro.
    Alfred se volvió y encontró a Orla. Le sonreía y tanto sus palabras como su tono de voz eran agradables, pero Alfred advirtió que estaba sinceramente preocupada al percibir su estado mental, confuso e inquieto.
    Al verla allí, Alfred se sonrojó, suspiró y bajó los ojos.
    –Tú aún no has abandonado tu celda –continuó Orla, que llegó a su lado y le apoyó la mano en el brazo–. Insistes en vestir ropas mensch –el tema quizás era mencionado porque Alfred tenía la vista fija en los zapatos que cubrían sus pies, excesivamente grandes–, no nos revelas tu nombre sartán, no nos abres tu corazón...
    –¿Y vosotros? ¿Me habéis abierto los vuestros? –inquirió Alfred con calma, alzando la vista hacia ella–. ¿Qué terrible tragedia tuvo lugar aquí? ¿Qué fue de los mensch que vivían aquí? Allí donde miro, veo imágenes de destrucción, veo sangre en las piedras. Pero nadie habla de ello. Nadie se refiere a ello.
    Orla palideció y apretó los labios.
    –Lo siento –musitó Alfred con un suspiro–. No es asunto mío. Todos habéis sido maravillosos conmigo. Muy pacientes y atentos. La culpa la tengo yo y me esfuerzo por superarla pero, como has dicho, he estado mucho tiempo encerrado en la oscuridad. La luz... me hiere los ojos. Pero supongo que no puedes entenderlo.
    –Habíame de ello, hermano –propuso Orla–. Ayúdame a comprender.
    De nuevo, ella evitaba el tema, desviaba la conversación de ella y su pueblo y la dirigía de nuevo hacia él. ¿A qué venía aquella resistencia a hablar del asunto? Y, cada vez que hacía referencia al asunto, percibía miedo y vergüenza.
    «Nuestra petición de ayuda...», había dicho Samah.
    ¿Por qué? A menos que la batalla allí librada hubiera sido adversa a los sartán, ¿y cómo era posible tal cosa? El único enemigo capaz de combatirlos a su mismo nivel estaba encerrado en el Laberinto.
    Alfred, sin darse cuenta de lo que hacía, estaba arrancando las hojas de un vinilo en flor. Una a una, las arrancó, las miró sin verlas y las dejó caer al suelo.
    Orla cerró la mano en torno a la suya.
    –La planta gime de dolor.
    –¡Cuánto lo siento! –Alfred dejó caer la flor y contempló con espanto el estrago que había cometido–. Yo... no me daba cuenta de...
    –Pero tu pena es mayor –continuó Orla–. Por favor, compártela conmigo.
    Su sonrisa amable lo calentó como el vino aromático. Alfred, embriagado, olvidó su dudas y preguntas. Se descubrió expresando pensamientos y sentimientos guardados durante tanto tiempo que no era plenamente consciente de que los tenía.
    –Cuando desperté y descubrí que los otros habían muerto, me negué a aceptar la verdad. Me negué a reconocer que estaba solo. No sé cuánto tiempo viví en el mausoleo de Ariano: meses, tal vez años. Viví en el pasado, recordando cómo había sido la existencia cuando estaba entre mis hermanos. Y pronto el pasado fue, para mí, más real que el presente. Cada noche, me iba a dormir diciéndome que, cuando me levantara a la mañana siguiente, los encontraría despiertos a ellos también. Y ya no estaría solo. Por supuesto, esa mañana no llegó jamás.
    –¡Ahora ha llegado! –Orla volvió a estrechar la mano de Alfred entre sus dedos.
    Él la miró, vio el brillo de unas lágrimas en sus ojos y estuvo a punto de echarse a llorar también. Con un carraspeo, tragó saliva a duras penas.
    –Si es así, la mañana ha tardado mucho en llegar –respondió con voz ronca–. Y la noche que la ha precedido ha sido muy oscura. Pero no debería perturbarte con...
    –No, no. Soy yo quien lo siente –se apresuró a decir ella–. No debería haberte interrumpido. Continúa, por favor.
    Orla continuó apretando su mano con dedos cálidos, firmes y consoladores.
    Inconscientemente, Alfred se movió más cerca de ella.
    –Un día me encontré ante las criptas de mis amigos. La mía estaba vacía y recuerdo que pensé: «Sólo tengo que volver a ocuparla y cerrar los ojos y la pena desaparecerá». Sí, el suicidio –añadió Alfred con calma, al ver la reacción de horror y perplejidad de Orla–. Había llegado a un punto crucial, como dicen los mensch.
    Finalmente, asimilé que estaba solo en el mundo. Podía continuar adelante y seguir formando parte de la vida, o abandonar ésta. Sostuve una lucha enconada conmigo mismo y, al cabo, dejé atrás todo lo que había conocido y amado y decidí salir al mundo. La experiencia fue espantosa, aterradora. Más de una vez pensé en volver atrás y ocultarme para siempre en las tumbas. Viví en un constante temor a que los mensch descubrieran mis verdaderos poderes e intentaran utilizarme. Si antes había vivido en el pasado y había encontrado consuelo en mis recuerdos, ahora veía que tales recuerdos eran un peligro. Tuve que apartar de mi cabeza todos los pensamientos de mi vida anterior para no sentir la constante tentación de utilizarlos, de recurrir a ellos. Tuve que adaptarme al modo de vida de los mensch.
    Tuve que convertirme en uno de ellos.
    Alfred hizo un alto en sus explicaciones y contempló el cielo nocturno, de un azul marino intenso, veteado por nubes de tonos azules más claros.
    –No puedes imaginar qué es la soledad –prosiguió, en voz tan baja que Orla se vio obligada a acercarse más a él para oírle–. Los mensch son seres muy solitarios.
    Los únicos medios de comunicación que poseen son físicos. Tienen que fiarse de las palabras, de una mirada o de un gesto para describir lo que sienten, y sus lenguajes son muy limitados. La mayoría de las veces son incapaces de expresar lo que sienten realmente, de modo que viven y mueren sin llegar nunca a saber la verdad acerca de sí mismos o de los demás.
    –¡Qué tragedia tan terrible! –murmuró Orla.
    –Eso mismo pensé yo, al principio –respondió Alfred–. Pero luego llegué a darme cuenta de que muchas de las virtudes que poseen los mensch provienen de esta incapacidad para ver en el alma de los demás, como hacemos los sartán. En sus idiomas existen palabras como fe, confianza, honor... Un humano le dice a otro:
    «Tengo fe en ti. Confío en ti». No sabe qué ronda por la cabeza de su interlocutor, no puede ver su interior, pero tiene fe en él.
    –También tienen otras palabras de las que carecemos los sartán –replicó Orla en tono más severo. Soltó la mano de Alfred y se apartó un poco de él–. Palabras corno engaño, mentira, traición...
    –Sí –asintió Alfred con suavidad–, pero llegué a descubrir que, de algún modo, unas cosas equilibran las otras.
    Alfred escuchó un gañido, notó un hocico frío apretado contra su pantorrilla y, alargando la mano con gesto ausente, acarició las blandas orejas del perro y le dio unas palmaditas en la testuz para que guardara silencio.
    –Me temo que tenías razón: no entiendo de qué me hablas –dijo Orla–. ¿A qué te refieres con eso de «equilibrar»?
    Alfred dio la impresión de tener tantas dificultades como un mensch para traducir sus pensamientos en palabras.
    –Es sólo que... cuando veía a un mensch que traicionaba a otro, me sentía perplejo y enfermo. Pero, casi inmediatamente después, me encontraba con un acto de amor auténtico y desinteresado, un acto de fe y de sacrificio, y entonces me sentía humillado y avergonzado de mí mismo por haberlos juzgado tan mal.
    Escucha, Orla... –Alfred se volvió a mirar. El perro se apretó más contra él y la mano del sartán rascó al animal detrás de las orejas–. ¿Qué nos da derecho a juzgarlos? ¿Qué nos da derecho a decir que nuestro modo de vida es el correcto y el suyo el equivocado? ¿Qué nos da derecho a imponerles nuestra voluntad?
    –¡El propio hecho de que los mensch tengan palabras como traición y asesinato!
    –contestó ella–. Tenemos la obligación de guiarlos con mano firme y apartarlos de esas debilidades, enseñándoles a confiar sólo en sus fuerzas.
    –Pero ¿no podría ser que, sin darnos cuenta, los estuviéramos alejando tanto de las debilidades como de las fuerzas?
    –apuntó Alfred–. Me da la impresión de que el mundo que quisimos crear para los mensch era un lugar donde éstos quedaban absolutamente sometidos a nuestra voluntad. Seguro que me equivoco –continuó en tono humilde–, pero no entiendo la diferencia entre tal actitud y lo que se proponían los patryn.
    –¡Pues claro que existe una diferencia! –estalló Orla–. ¿Cómo se te ocurre siquiera establecer la comparación?
    –Lo siento –dijo Alfred, compungido–. Después de la bondad con que me has tratado, yo correspondo ofendiéndote. No me hagas caso. Yo... ¿Qué sucede?
    Orla había dejado de mirarlo y tenía ahora la vista fija en los pies de su interlocutor.
    –¿De quién es ese perro?
    –¿Perro? –Alfred también bajó la mirada.
    El perro alzó la suya y meneó el rabo plumoso.
    Alfred retrocedió tambaleándose hasta la pared de roca.
    –¡Sartán bendito! –exclamó, asombrado–. ¿De dónde sales tú?
    El perro, complacido ahora al tener la atención de ambos, irguió las orejas, ladeó la cabeza con gesto expectante y lanzó un único ladrido.
    De pronto, Alfred había sido presa de una palidez mortal. Miró a un lado y a otro con gesto violento.
    –¡Haplo! –exclamó–. ¿Dónde estás?
    Al oír aquel nombre, el perro empezó a gemir, impaciente, y lanzó un solitario ladrido.
    Pero nadie respondió.
    El perro agachó las orejas. El rabo dejó de agitarse. El animal se dejó caer al suelo, posó el hocico entre las patas, suspiró y alzó la vista hacia Alfred con aire abatido.
    El sartán recuperó la compostura y contempló al animal.
    –Haplo no está aquí, ¿verdad?
    El perro reaccionó de nuevo al nombre, levantó la testuz y miró a su alrededor con aire añorante.
    –¡Vaya, vaya! –murmuró Alfred.
    –¡Haplo! –Orla pronunció el nombre con aversión, como si estuviera embadurnado de veneno–. Ésa es una palabra patryn.
    –¿Qué? ¡Oh, sí, creo que lo es! –respondió Alfred, preocupado–. Significa «único». El perro no tiene nombre. Haplo nunca se lo ha puesto. Un detalle interesante, ¿no crees? – incó una rodilla junto al animal, le acarició la cabeza con una mano suave y temblorosa y le preguntó–: ¿Cómo es que estás aquí? ¿No estás enfermo, verdad? No, me parece que no. Enfermo, no. Tal vez Haplo te ha enviado para espiarme; se trata de eso, ¿verdad?
    El perro lanzó una mirada de reproche a Alfred. «Esperaba algo mejor de ti», parecía decir.
    –El animal pertenece a un patryn –murmuró Orla. Alfred dirigió la vista hacia ella y respondió, tras un titubeo:
    –Podría decirse que sí. Y, sin embargo...
    –Podría estar espiándonos para él, añora mismo.
    –Es posible –concedió Alfred–, pero no lo creo. Es cierto que hemos utilizado al animal con tal propósito en alguna ocasión...
    –¿Hemos? –Orla se apartó de él con un sobresalto.
    –Yo..., es decir..., Haplo lo propuso... en Abarrach... El príncipe y Baltazar, un nigromante. Yo, en realidad, no quería espiarlos pero no tuve más remedio... – Alfred comprendió que no estaba aclarando nada y empezó de nuevo–: Haplo y yo estábamos perdidos en Abarrach...
    –¡Por favor! –lo interrumpió Orla con un hilo de voz–. Por favor, deja de repetir ese nombre. Yo... –se tapó los ojos–... veo cosas horribles. Monstruos espantosos.
    Muertes brutales...
    –Estás viendo el Laberinto. Ése es el lugar donde vosotros..., donde los patryn han permanecido encarcelados todos estos siglos.
    –Donde nosotros los encerramos, estabas a punto de decir. Pero todo parece tan real en tu mente... Tan real como si hubieras estado allí.
    –He estado allí, Orla.
    Para desconcierto de Alfred, su interlocutora palideció y lo miró con aire asustado. Él se apresuró a tranquilizarla.
    –En realidad, no he estado en carne y hueso...
    –Por supuesto –musitó en un suspiro–. Es..., es imposible. No digas esas cosas, entonces, si no hablas en serio.
    –Lo siento. No pretendía trastornarte.
    Pese a la disculpa, Alfred no encontraba explicación a la actitud de Orla, a su turbación... y a su miedo. ¿Por qué estaba atemorizada? Más preguntas.
    –Será mejor que te expliques, me parece –dijo ella.
    –Sí, lo intentaré. Estuve en el Laberinto, pero fue a través del cuerpo de Haplo.
    Hicimos lo que podría denominarse un intercambio de mentes. Fue mientras atravesábamos la Puerta de la Muerte.
    –¿Y él tuvo acceso a tu mente?
    –Eso creo, aunque nunca me dijo nada al respecto. Incluso le costaba llamarme por mi nombre. Solía llamarme sartán, sin más. Me lo decía con un aire despectivo, pero no puedo recriminárselo. Tiene pocas razones para querernos...
    Orla frunció el entrecejo.
    –De modo que te sumergiste en la conciencia de un patryn. Creo que ningún otro sartán ha pasado por una experiencia semejante.
    –Probablemente, no –asintió Alfred, apenado–. Tengo la impresión de que siempre estoy metiéndome en cosas raras.
    –Debes contárselo a Samah. Alfred se sonrojó y bajó los ojos.
    –En realidad, preferiría no...
    Se puso a dar palmaditas al perro.
    –¡Pero esto podría ser muy importante! ¿No lo ves? Has estado dentro de uno de ellos. Puedes decirnos cómo piensan y por qué reaccionan como lo hacen. Puedes proporcionarnos unos conocimientos que aún podrían ayudarnos a derrotarlos.
    –La guerra ha terminado –le recordó Alfred, sin aspavientos.
    –¡Pero puede llegar otra! –replicó ella, cerrando un puño y descargándolo contra la palma de la otra mano.
    –Eso es lo que cree Samah. ¿Compartes esa opinión, acaso?
    –Samah y yo tenemos ciertas diferencias –respondió Orla enérgicamente–. Todo el mundo lo sabe. Nunca lo hemos ocultado. Pero Samah es sabio, Alfred, y lo respeto. Es el jefe del Consejo. Y quiere lo que todos: vivir en paz.
    –¿Es eso lo que quiere, en tu opinión?
    –¡Pues claro! –aseguró Orla–. ¿Qué suponías?
    –No lo sé. No estaba seguro.
    Alfred recordó la expresión de Samah mientras decía: «Hermanos, parece que, finalmente, hemos despertado en un momento propicio. Una vez más, nuestro antiguo enemigo proyecta ir a la guerra». Su mente evocó la imagen y Orla la compartió con él. La expresión de su rostro se dulcificó.
    –Habla con Samah. Sé sincero con él. Y él –suspiró– lo será contigo. Responderá a tus preguntas. Te contará qué nos sucedió en Chelestra y por qué, según tus palabras, abandonamos nuestras responsabilidades.
    –Yo no pretendía... –murmuró Alfred, sonrojándose.
    –No. En cierto modo, tienes razón. Pero tienes que conocer la verdad antes de juzgarnos. Igual que nosotros debemos saber la verdad sobre ti antes de juzgarte.
    Alfred no supo qué decir. No se le ocurrían más argumentos.
    –Y ahora –dijo Orla, con los brazos cruzados delante del pecho–, ¿qué hay del perro?
    –¿Qué sucede con él? –Alfred se mostró inquieto.
    –Si pertenece al patryn, ¿por qué está aquí? ¿Por qué ha venido a ti?
    –No estoy seguro –respondió Alfred, dubitativo–, pero creo que se ha perdido.
    –¿Perdido?
    –Sí. Creo que el perro ha perdido el rastro de Haplo. Y quiere que yo lo ayude a encontrar a su amo.
    –¡Pero eso es un disparate! Hablas como en un cuento para niños. Este chucho puede ser bastante inteligente para los de su especie, pero no deja de ser sólo un animal irracional...
    –¡Oh, no! Es un perro muy extraordinario –afirmó Alfred con rotundidad–. Y, si está aquí, en Chelestra, no te quepa duda de que Haplo está aquí también... en alguna parte.
    El perro levantó la testuz y meneó el rabo, considerando que con toda aquella charla debían de estar haciendo progresos.
    –¿Crees que el patryn está aquí, en Chelestra? –Orla frunció el entrecejo.
    –Resulta lógico. Éste es el cuarto mundo, el último que tiene que visitar antes de... –no terminó la frase.
    –... de que los patryn lancen su ataque, ¿no es eso? Alfred asintió en silencio.
    –Comprendo que te perturbe la idea de que nuestro enemigo pueda estar en este mundo, pero pareces más apenado que inquieto. –Orla bajó la vista hacia el perro y añadió, perpleja–: ¿Por qué te preocupa tanto un perro perdido?
    –Porque, si el perro ha perdido a Haplo –respondió Alfred, muy serio–, me temo que Haplo se haya perdido también.
    CAPÍTULO 11
    A LA DERIVA EN ALGUNA PARTE DEL MAR DE LA BONDAD
    Haplo yacía en su catre a bordo de la extraña nave, sin hacer otra cosa que reposar y contemplarse los brazos y las manos. Los signos mágicos aún eran sólo ligeramente visibles: un azul más pálido y desvaído que el de los ojos de aquel estúpido sartán, Alfred. ¡Sin embargo, las runas estaban de nuevo allí! ¡Habían reaparecido! Y, con ellas, su magia. Haplo cerró los ojos, respiró profundamente y exhaló un suspiro de alivio.
    Recordó los momentos terribles después de recuperar la conciencia a bordo de la embarcación, al descubrirse rodeado de mensch y saberse indefenso y desvalido.
    ¡Ni siquiera había podido entender lo que le decían!
    No importaba que fueran mujeres muy jóvenes, con aspecto casi de recién salidas del cuarto de los niños. Tampoco importaba que le hubieran tratado con amabilidad y gentileza o que lo hubieran observado con sorpresa, simpatía y lástima. Lo importante era que aquellas jóvenes habían tenido el dominio de la situación. Haplo, débil por el agotamiento y el hambre, privado de su magia, había estado a su merced. Por un momento, se había arrepentido amargamente de haber pedido su ayuda. Habría sido mejor perecer.
    Pero, ahora, la magia volvía. Su poder se reavivaba. Igual que las runas, la magia aún era débil. No podía hacer gran cosa, más allá de las estructuras rúnicas más rudimentarias; había regresado a sus facultades mágicas de la infancia. Podía entender idiomas y hablarlos; probablemente sería capaz, si era necesario, de proveerse de alimento, y tenía el poder de curar cualquier herida de poca importancia que se causara. Y eso era todo.
    Al pensar en lo que le faltaba, Haplo se sintió de pronto irritado y lleno de frustración. Se obligó a tranquilizarse. Ceder a la cólera significaba perder el control otra vez.
    –Paciencia –se dijo, tendido de espaldas en el catre–. Aprendiste a tenerla en el Laberinto, y lo aprendiste de la manera más dura. Tranquilízate y ten paciencia.
    No parecía correr ningún peligro, aunque no estaba claro cuál era exactamente su situación. Había intentado hablar con las tres muchachas mensch pero éstas se habían mostrado tan asombradas por el hecho de que, de pronto, utilizara su idioma –y por el aspecto alarmante de las runas de su piel– que habían huido de su lado antes de que pudiera hacerles más preguntas.
    Haplo había esperado, tenso, a que algún otro mensch de más edad entrara a preguntar qué sucedía. Pero no se presentó ninguno. Allí tumbado, pese a sus esfuerzos por escuchar algo, no captó otro ruido que el crujido de las cuadernas de la nave. De no parecer demasiado improbable, casi habría dicho que las tres jóvenes y él eran los únicos a bordo.
    «Fui demasiado duro con ellas –reflexionó–. Tendré que tomármelo con calma y tener cuidado de no sobresaltarlas otra vez. Estas muchachas podrían serme de utilidad. Tengo la impresión de que pronto voy a conseguir otra nave», concluyó, mirando a su alrededor con satisfacción.
    A cada momento se sentía más fuerte y justo acababa de decidirse a correr el riesgo de abandonar el camarote e ir en busca de alguien, cuando escuchó unos leves golpes de nudillos en la puerta. Rápidamente, volvió a tenderse, se tapó con la manta y fingió estar dormido.
    La llamada a la puerta se repitió y Haplo oyó voces –tres voces– discutiendo qué hacer. La puerta crujió y empezó a abrirse lentamente. El patryn imaginó sin esfuerzo que unos ojos se asomaban por la rendija.
    –¡Vamos, Alake!
    Quien hablaba era la enana, con su voz grave y áspera.
    –¡Pero si está dormido! Me temo que lo despertaré.
    –Tú deja la comida en el suelo y sal enseguida.
    Ésta era la voz de una doncella élfica, ligera y aguda, pero Haplo se descubrió pensando que había algo en ella que no terminaba de estar bien.
    Haplo escuchó el sonido de unos pies desnudos que penetraban en el camarote y consideró que era el momento de despertarse despacio, con cuidado de no asustar a nadie. Exhaló un profundo suspiro, cambió de postura y emitió un gruñido. Las pisadas se detuvieron al momento y el patryn captó cómo la muchacha contenía la respiración.
    Abrió los ojos, la miró y sonrió.
    –Hola –dijo en el idioma de ella–. Alake, ¿no es eso?
    La muchacha era humana, y una de las mujeres más atractivas que Haplo había visto. «Cuando crezca –pensó para sisera una belleza.» Su piel era de un color negro suave, aterciopelado. Sus cabellos, de tan negros, tenían un tono casi azulado y brillaban con la intensidad de un ala de corneja. Tenía los ojos grandes y de un tono castaño difuminado. Pese a su comprensible alarma, permaneció donde estaba y no salió huyendo.
    –Eso huele bien –continuó el patryn, alargando las manos hacia la comida–. No sé cuánto tiempo he estado a la deriva en el mar, sin nada que comer. Días, tal vez. Alake, así te llamas, ¿verdad? –repitió.
    La muchacha depositó el plato en sus manos, con la mirada baja.
    –Sí –respondió con timidez–, me llamo Alake. ¿Cómo lo has sabido?
    –Un nombre encantador –respondió él–. Casi tanto como la chica que lo lleva.
    Su comentario fue recompensado con una sonrisa y una caída de sus larguísimas pestañas. Haplo empezó a comer una especie de estofado y una rebanada de pan rancio.
    –No os vayáis –murmuró con la boca llena. Hasta aquel momento no se había dado cuenta de lo hambriento que estaba–. Entrad. Hablemos.
    –Teníamos miedo de perturbar tu descanso –empezó a responder Alake, volviéndose hacia sus dos compañeras, que no habían pasado de la puerta.
    Haplo movió la cabeza y señaló el catre con un pedazo de pan. Alake se sentó a su lado, pero no lo bastante cerca como para ser considerada atrevida. La doncella élfica se coló en el camarote y se acomodó en una silla que encontró en un rincón en sombras. Se movía con torpeza, carente de la gracia que Haplo siempre había asociado con los elfos. Pero quizás ello se debía a que llevaba un vestido que parecía demasiado pequeño para ella. Un chal le cubría los brazos, y un largo velo de seda le envolvía el rostro y la cabeza, dejando a la vista únicamente sus almendrados ojos.
    La enana entró pisando enérgicamente con sus cortas y gruesas piernas, se acuclilló en el suelo, cruzó los brazos y miró a Haplo con profunda suspicacia.
    –¿De dónde vienes? –preguntó, en el idioma enano.
    –¡Grundle! –la riñó Alake–. Déjalo que termine de comer. La enana no le hizo caso.
    –¿De dónde vienes? ¿Quién te envía? ¿Las serpientes dragón?
    Haplo se tomó tiempo para contestar. Rebañó el cuenco con el pan y pidió algo que beber. La enana, sin una palabra, le pasó una botella de un licor de aroma intenso.
    –¿Prefieres agua? –inquirió Alake, impaciente.
    Haplo pensó que había tenido agua suficiente para toda una vida, pero no quería perder sus facultades en el fondo de una botella de licor, de modo que asintió.
    –Grundle... –empezó a decir Alake.
    –Iré yo –murmuró la muchacha élfica, y abandonó el pequeño camarote.
    –Me llamo Haplo... –comenzó.
    –Eso ya nos lo dijiste anoche –lo cortó Grundle.
    –¡No interrumpas! –intervino Alake, fulminando a su amiga con una mirada colérica.
    Grundle murmuró algo por lo bajo y apoyó la espalda en el mamparo, con sus menudos pies extendidos delante de ella.
    –La nave en la que viajaba naufragó. Logré escapar y estuve a flote en el agua hasta que me encontrasteis y tuvisteis la bondad de subirme a bordo. –Haplo dirigió una nueva sonrisa a Alake, quien bajó la mirada y se puso a jugar con los adornos de cobre que llevaba en el pelo–. En cuanto a de dónde vengo, es probable que no hayáis oído nunca el nombre, pero es un mundo muy parecido al vuestro.
    Era una respuesta suficientemente segura. Pero Haplo debería de haber sabido que no satisfaría a la enana.
    –¿Una luna marina como la nuestra?
    –Algo parecido.
    –¿Cómo sabes qué aspecto tiene la nuestra?
    –Lo único que sé es que todas las... hum..., las lunas marinas de Chelestra son iguales – ontestó el patryn. Grundle lo señaló con un dedo acusador.
    –¿Por qué llevas dibujos en la piel?
    –¿Por qué llevan barba los enanos? –replicó Haplo.
    –¡Ya basta, Grundle! –intervino Alake–. Lo que dice resulta perfectamente lógico.
    –Sí, habla bastante bien –repuso la enana–. Aunque no dice gran cosa, si te has fijado. Pero me gustaría oír lo que tenga que decir sobre las serpientes dragón.
    La doncella élfica había regresado con el agua. Le tendió la jarra a Haplo al tiempo que decía en voz baja:
    –Grundle tiene razón. Necesitamos saber cosas de las serpientes dragón.
    Alake dirigió una sonrisa de disculpa al patryn.
    –Sadia y Grundle temen que te hayan enviado las serpientes dragón para espiarnos. No se me ocurre por qué tendrían que hacer tal cosa, si ya somos sus cautivas y acudimos voluntariamente a afrontar nuestro destino...
    –¡Espera! Más despacio. –Haplo levantó la mano para detener el torrente y miró a las jóvenes–. No estoy seguro de comprender lo que estáis contando pero, antes de que sigáis, dejad que os diga que la persona que me envía es mi amo y señor.
    Un hombre, y no un dragón. Y, por lo que he visto de los dragones en mi mundo, no haría nada en absoluto por ellos, salvo matarlos.
    Haplo dijo todo esto con calma, empleando un tono y unos ademanes convincentes. Además, sus palabras decían la verdad. En el Laberinto, los dragones eran seres inteligentes y temibles. Había visto otros dragones durante sus viajes, malvados unos, presuntamente buenos otros, pero nunca había encontrado en aquellas criaturas nada que le inspirase confianza.
    –Bien –continuó Haplo, viendo cómo la enana abría la boca–, ahora podríais contarme qué hacéis las tres solas a bordo de esta embarcación.
    –¿Quién dice que estamos solas? –replicó Grundle, pero su protesta era débil y desanimada.
    No era tanto que las tres muchachas le creyeran, entendió Haplo, como que deseaban creerle. Y, una vez que hubo escuchado su relato, el patryn comprendió por qué.
    Escuchó con aparente tranquilidad la historia que narraba Alake. Por dentro, estaba furioso. Si hubiese creído en un poder superior que controlara su destino (creencia que desde luego no compartía, pese a los trucos de Alfred para convencerlo de lo contrario), habría pensado que el poder superior se estaba riendo con ganas. Debilitado en su magia, más débil de lo que había estado en toda Según se narra en El Mar de Fuego, vol. de El ciclo de la Puerta de la Muerte.
    su vida, Haplo había conseguido ser rescatado por tres corderos sacrificiales que corrían mansamente al encuentro de la inmolación.
    –¡No diréis todo eso en serio!
    –Claro que sí –afirmó Alake–. Es por el bien de nuestro pueblo.
    –¿Y habéis accedido a hacerlo? ¿No habéis tratado de huir?
    –No, y tampoco querríamos hacerlo –añadió Grundle con firmeza–. Nosotras tomamos la decisión. Nuestros padres ni siquiera sabían que nos íbamos. Habrían intentado detenernos.
    –¡Y habrían hecho bien! –Haplo dirigió una mirada furibunda al trío. Corriendo mansamente hacia la muerte... ¡y llevándolo a él consigo!
    La voz de Alake se redujo a un susurro.
    –Crees que somos tontas, ¿verdad?
    –Sí –respondió Haplo con toda franqueza–. Esas serpientes dragón, por lo que me habéis contado, han torturado y matado gente. ¿Creéis que van a mantener su palabra, aceptar tres sacrificios, y retirarse como si tal cosa?
    Grundle carraspeó sonoramente, taconeó con fuerza sobre la cubierta y dijo:
    –Entonces ¿por qué ofrecer un trato? ¿Qué sacan las serpientes dragón con ello?
    ¿Por qué no se limitan a matarnos y terminan con el asunto sin más?
    –¿Qué consiguen las serpientes dragón, preguntas? Yo te diré qué consiguen.
    Sembrar el miedo, la angustia, el caos. En mi tierra tenemos criaturas que viven del miedo, que se ceban con él. Piensa en ello. Si son tan poderosas como decís, esas serpientes dragón podrían haberse presentado de noche y atacar vuestras lunas marinas. Pero no. ¿Qué han hecho? Venir de día, crear el pánico entre pequeños grupos de vuestros pueblos, proclamar mensajes, exigir sacrificios... ¡Y mirad los resultados!
    Ahora, vuestros pueblos están más aterrorizados que si hubieran de hacer frente a un ataque imprevisto. Y que vosotras tres hayáis escapado de esta manera no hace sino empeorar las cosas para vuestros pueblos. No mejorarlas.
    Alake se amilanó bajo la mirada iracunda de Haplo. Incluso la terca Grundle pareció perder su actitud desafiante y empezó a darse nerviosos tirones de sus largas patillas. Sólo Sadia, la doncella élfica, permaneció fría y calmada. Continuó sentada en su taburete, con la espalda muy recta, erguida y con aspecto distante y reservado, como si sólo ella estuviera satisfecha con su decisión. Para ella, nada de cuanto había dicho Haplo cambiaba las cosas.
    Era extraño. Pero la propia muchacha resultaba extraña, aunque Haplo no lograba precisar en qué. Había algo en ella...
    ¿Ella?
    Haplo advirtió, de pronto, la postura de Sadia en su asiento. Cuando había tomado asiento, había mantenido las rodillas juntas, los tobillos cruzados recatadamente bajo la falda larga. Sin embargo, durante la larga narración de Alake sobre su terrible historia, la doncella élfica se había relajado, olvidando sus cautelas. Ahora estaba sentada con las piernas abiertas sobre el taburete bajo, con las rodillas separadas, las manos sobre ellas y los pies recogidos debajo.
    «Si tengo razón –pensó Haplo–, esto va a servirme. No tendrán más remedio que estar de acuerdo conmigo.» –¿Qué crees que está sucediendo ahora mismo en tu familia? –preguntó Haplo a Alake–. En lugar de prepararse para la guerra, como debería, tu padre tiene ahora miedo a hacer cualquier cosa. No se atreve a atacar a las serpientes dragón mientras te tienen cautiva. Lo corroe el remordimiento y día a día lo debilita la desesperación.
    Alake estaba sollozando en silencio. Sadia alargó la mano y estrechó la de su amiga. Haplo se puso en pie y empezó a dar zancadas por el pequeño camarote.
    –¡Y tú! –Se volvió en redondo hacia la enana–. ¿Y tu pueblo? ¿Qué hace?
    Procura armarse, o llora la pérdida de su princesa? Todos están allí, aguardando.
    Aguardando con esperanza y con temor. Y, cuanto más tiempo aguardan, más
    crece el miedo.
    –¡Lucharán, seguro! –insistió Grundle, pero le tembló la voz.
    Haplo no hizo caso de su protesta. Continuó su deambular, diez pasos en cada dirección, y cada vuelta lo acercaba más a Sadia, que estaba ocupada tratando de consolar a Alake.
    Grundle se levantó de pronto, como impulsada por un resorte, y se plantó ante Haplo en actitud desafiante, con sus bracitos en jarras.
    –Sabíamos que nuestro sacrificio podía ser en vano, pero nos pareció que, si existía la menor posibilidad de que las serpientes dragón cumplieran su parte del trato, merecía la pena intentar salvar a nuestros pueblos. Yo aún sigo pensando así.
    ¿Qué decís vosotras? ¿Alake? ¿Sadia?
    Alake la miró con unos ojos empañados por las lágrimas, pero consiguió asentir enérgicamente.
    –Estoy de acuerdo –dijo Sadia, con la voz amortiguada por el velo–. Tenemos que someternos a esto. Por nuestros pueblos.
    –De modo que esperáis que las serpientes dragón mantengan su parte del trato, ¿eh? –Haplo contempló al trío con una expresión ceñuda e irónica–. ¿Y qué me decís de vosotras? ¿Realmente cumplís con vuestra parte del trato? Si, por algunaremota casualidad, esas bestias son justas y fieles a su palabra, ¿cómo creéis que reaccionarán cuando descubran que las habéis engañado?
    Alargó la mano, agarró el velo de Sadia y se lo arrancó.
    La doncella élfica intentó en vano recuperarlo. Al ver que no lo conseguía, volvió el rostro y bajó la cabeza.
    –¡Pero bueno! ¿Qué..., qué estás haciendo? Sadia juntó las rodillas y cruzó de nuevo los tobillos, pero ya era demasiado tarde.
    –Tres hijas de familias regias... –Haplo enarcó una ceja–. ¿Qué pensabais contarles a las serpientes dragón? ¿Que todas las doncellas élficas tienen una nuez prominente en el cuello? ¿Que todas las doncellas élficas tienen mandíbulas fuertes y hombros musculosos y desarrollados? ¿Que por eso lucen unos pechos tan lisos?
    Por no hablar de otros adminículos que no suelen encontrarse en las doncellas... –El patryn dirigió una expresiva mirada a la entrepierna de la presunta princesa élfica.
    Sadia se sonrojó como lo habría hecho una chica de verdad. Dirigió una mirada a hurtadillas hacia Alake, que la observaba apenada, y se volvió luego hacia Grundle, quien suspiró y movió la cabeza a un lado y a otro.
    El joven elfo se incorporó y se plantó ante Haplo con aire desafiante.
    –Tienes razón, desconocido. Sólo pensé en salvar a la muchacha que amaba y con la que me tenía que casar. Nunca se me pasó por la cabeza que la suplantación pudiera dar motivo a las serpientes dragón para sostener que habíamos roto el pacto establecido con ellas.
    –¡Es cierto, no se nos ocurrió en ningún momento! –dijo Alake con las manos juntas, retorciéndose los dedos con gesto nervioso–. Las serpientes dragón se pondrán furiosas...
    –Quizá no les importe –terció la enana, Grundle, siempre poniendo reparos a todo. Haplo la habría estrangulado con gusto–. Devon no es una princesa, pero es príncipe. Mientras las serpientes dragón tengan a tres miembros de las casas reales, ¿qué importa si son varones o mujeres?
    –Dijeron específicamente tres hijas, pero quizá Grundle tenga razón... –murmuró Alake, con una expresión de patética esperanza.
    Haplo decidió que era momento de poner fin a aquello de una vez por todas.
    –¿Tampoco se os ha ocurrido nunca pensar que los dragones quizá no tuvieran intención de mataros, que podrían tener otros planes para vosotras? Unos planes que requieran la presencia de mujeres. Como la reproducción, por ejemplo...
    Alake soltó un gemido y se llevó las manos a la boca. El elfo le pasó el brazo por los hombros en gesto de consuelo y le comentó algo en voz baja. Grundle se quedó todo lo pálida que permitía su tez marrón avellana. La enana se dejó caer pesadamente en un taburete y bajó la vista hacia la cubierta de la nave con una expresión abatida.
    Había querido meterles miedo, lo había conseguido y eso era lo único que importaba, se dijo Haplo con toda frialdad. En adelante, los tres mensch acatarían lo que les dijese. Se habían acabado las discusiones. Se haría cargo de la nave, dejaría a los tres jóvenes en alguna parte y continuaría con su misión.
    –¿Qué quieres que hagamos, señor? –preguntó el elfo.
    –En primer lugar, ¿cómo te llamas de verdad? –gruñó Haplo.
    –Devon, de la Casa de...
    –Con Devon bastará. ¿Qué o quién dirige la nave? Vosotros no, por lo que veo.
    ¿Quién más hay a bordo?
    –Nosotros... no lo sabemos, señor –respondió Devon con un gesto de impotencia–. Suponemos que son las serpientes dragón. Su magia...
    –¿No habéis intentado variar el rumbo, o detener la nave?
    –Ni siquiera podemos acercarnos a la sala de gobierno. Allí dentro hay algo horrible.
    –¿De qué se trata? ¿Se puede ver?
    –No –reconoció Devon, avergonzado–. No hemos podido acercarnos lo suficiente para ver nada.
    –Es una sensación terrible, te lo aseguro –afirmó Grundle, en actitud hosca y desafiante–. Como avanzar hacia la muerte.
    –... Que es exactamente lo que estáis haciendo en este momento –soltó Haplo.
    Los jóvenes mensch se miraron y agacharon la cabeza. Eran tres chiquillos perdidos y solitarios, enfrentados a un destino horrible. Haplo lamentó la aspereza de su comentario. Tampoco se trataba de asustarlos demasiado, se dijo, pues iba a necesitar su colaboración.
    –Lamento haber sido tan brusco –se disculpó con cierta rudeza–, pero en mi mundo tenemos un dicho: «El dragón siempre es más pequeño para el ojo que para la cabeza».
    –Lo cual significa que es mejor saber la verdad –dijo Alake, enjugándose las lágrimas–. Tienes razón. Ya no me siento tan asustada. Aunque, si lo que dices es cierto, tengo más motivos para estarlo.
    –Es como hacerse arrancar una muela –intervino Grundle–. Uno siempre sufre más pensando en ello que cuando se la quitan de verdad. –Dirigió una mirada a Haplo y añadió– Eres bastante listo... para ser humano. ¿De dónde has dicho que procedes?
    Haplo lanzó una mirada severa a la enana. Una mensch muy perspicaz, aquella Grundle. Pero, en aquel momento, el patryn no tenía tiempo para dedicarse a esquivar sus afilados dardos.
    –No debería preocuparte tanto el lugar del que procedo como el destino al que te diriges si no conseguimos desviar esta nave de su rumbo. ¿Por dónde se va a la sala de gobierno?
    –Pero ¿cómo vas a conseguir lo que te propones? –inquirió Alake, acercándose a él. Cuando miró a Haplo, los ojos de la humana tenían una expresión cálida y suave–. Es evidente que la nave está controlada por una magia poderosa.
    –Yo también tengo algunos conocimientos de magia –respondió él.
    Por lo general, Haplo prefería guardar tales conocimientos para sí pero, en aquel caso, los jóvenes mensch iban a verlo utilizar sus recursos mágicos y era mejor prepararlos por anticipado.
    –¿De veras? –Alake exhaló un profundo suspiro–. Yo también. He sido admitida en la Tercera Casa. ¿En qué Casa estás tú?
    Haplo recurrió a los escasos datos que poseía sobre las toscas facultades de los humanos para las artes ocultas y recordó que, sobre todo, a éstos les gustaba envolver en un gran misterio incluso los hechizos más rudimentarios.
    –Si has llegado a ese grado, sabrás que no me está permitido hablar de este tema – espondió.
    Aquel leve rechazo no le hacía ningún daño a la muchacha. Si acaso, a juzgar por el brillo de sus ojos, la admiración que sentía por él había aumentado.
    –Perdóname –se apresuró a decir–. No ha estado bien por mi parte preguntarlo.
    Te enseñaremos el camino.
    La enana dirigió otra mirada perspicaz a Haplo mientras se daba unos tirones de sus largas patillas.
    Alake lo guió a través de los pasadizos angostos de la nave. Grundle y Devon los acompañaron y la enana fue indicándole los diversos aparatos mecánicos que gobernaban la embarcación, a la que denominó «sumergible». A través de las portillas, Haplo no alcanzaba a ver otra cosa que agua, iluminada por un resplandor suave, verdeazulado, procedente de arriba, de abajo y de todas partes.
    Empezaba a pensar que aquel presunto mar de agua era, realmente, un mundo compuesto únicamente del líquido elemento. Tenía que haber tierra en alguna parte. Pero era evidente que una gente que construía naves para surcar los mares no vivía en ellos como los peces. Sentía una profunda curiosidad por saber cosas de aquellas lunas marinas que había mencionado la enana y pensó que debía idear el modo de averiguarlas sin despertar suspicacias entre aquellos mensch. También necesitaba saber más del propio mar, y cerciorarse de si los crecientes recelos que despertaba en él tenían alguna base.
    Grundle y Devon se dedicaron a explicarle el funcionamiento del sumergible.
    Construido por los enanos, iba impulsado por una combinación del ingenio mecánico de éstos y de magia mecánica élfica.
    Según la imagen que Haplo logró componer a partir de las explicaciones, un tanto confusas, que le daba la enana, parecía que la principal dificultad para sumergir (hacer navegar) una embarcación era mantenerla alejada de la influencia de las lunas marinas. Debido a la repulsión (no tirón) gravitatoria de las lunas, los sumergibles, que estaban llenos de aire, resultaban menos densos que el agua que los rodeaba y tendían a flotar hacia los mundos como si fueran arrastrados de una cuerda. Para conseguir que el sumergible se hundiera, era preciso aumentar la densidad de la nave sin inundarla de agua.
    Allí, explicó entonces Devon, entraba en acción la magia élfica. Unos cristales mágicos especiales, preparados por los magos de los elfos, tenían la propiedad de incrementar o disminuir su masa según se les ordenara. En realidad, eran dos los problemas que aquellos cristales, denominados desplazadores de masa, solucionaban en las naves. En primer lugar, al incrementar la masa en la quilla, permitían que la nave se hundiera al hacerse más densa que el agua que la rodeaba. En segundo lugar, al alejar la embarcación del influjo gravitatorio de los mundos, que la impulsaba hacia afuera, los desplazadores de masa proporcionaban una gravedad artificial a los ocupantes del sumergible.
    Haplo sólo entendió vagamente el concepto, sin la menor idea de qué significaba «repulsión gravitatoria» o «desplazador de masa». Apenas entendió nada, en realidad, salvo que los cristales eran mágicos.
    –Pero yo creía que la magia no funcionaba en el agua del mar –comentó como si tal cosa, mientras aparentaba un profundo interés por un revoltijo de cabos, poleas y aparejos.
    Alake lo miró perpleja por un instante, pero luego sonrió.
    –Ya entiendo. Estás poniéndome a prueba. Podría responderte a eso, pero no en presencia de no iniciados –dijo, señalando con un gesto de cabeza a Grundle y a Devon.
    –¡Hum! –gruñó la enana, sin dejarse impresionar–. Por ahí se sube a la caseta de navegación.
    Grundle empezó a subir la escalerilla que conducía a la cubierta superior. Devon y Alake fueron tras ella.
    Haplo las siguió sin añadir nada más. No se le había escapado la expresión de sorpresa de Alake. Al parecer, la magia humana y la de los elfos funcionaba en el mar. Y, dado que algo pilotaba la embarcación, también funcionaba la de los dragones. En cambio, aquellas mismas aguas habían diluido, por decirlo así, la magia del patryn. O tal vez no. Tal vez su debilitamiento había sido causado por el paso de la Puerta de la Muerte. Tal vez...
    Una sensación de escozor en la piel interrumpió sus pensamientos. Era leve, apenas perceptible, como si unos hilos de seda de una telaraña le rozaran la epidermis. Haplo supo de qué se trataba y deseó haberse envuelto con la manta.
    Un rápido vistazo confirmó sus temores. Los signos mágicos de su piel empezaban a iluminarse, anunciando un peligro. Su resplandor era leve, difuso como las propias runas, pero su magia le estaba avisando como mejor podía, en aquel estado de debilidad.
    Los mensch se encaramaron al rellano superior de la escalerilla, pero no siguieron adelante. Devon apretó los labios. Grundle emitió un carraspeo inesperado, sonoro y nervioso, que hizo dar un respingo a los demás. Alake empezó a cuchichear por lo bajo, probablemente algún encantamiento.
    El hormigueo de los brazos de Haplo se hizo casi enloquecedor, como si corrieran por su piel las patas diminutas de un millón de arañas. Su cuerpo se estaba preparando instintivamente para afrontar el peligro. Notó la boca seca, un nudo en el estómago, una descarga de adrenalina. Se puso en tensión y volvió la vista a cada rincón en sombras mientras maldecía la luz difusa de sus signos mágicos y la debilidad que lo atenazaba.
    La enana alzó una mano temblorosa y señaló, al frente, una puerta en sombras al fondo del pasillo.
    –Ahí está la..., la sala de navegación.
    De aquella puerta surgía una sensación de miedo como un río oscuro que amenazaba ahogarlos a todos en su marea asfixiante. Los jóvenes mensch se apretujaron, contemplando con espantada fascinación el fondo del corredor.
    Ninguno de ellos había advertido todavía el cambio experimentado por Haplo.
    Alake temblaba. Grundle jadeaba como un perro. Devon estaba apoyado contra los mamparos con aspecto abatido. Era evidente que los mensch no podían seguir adelante. Y Haplo tampoco estaba muy seguro de ser capaz.
    Gotas de sudor le resbalaban por el rostro y se le hacía difícil respirar. ¡Y todo ello sin que hubiera el menor rastro de nada! Pero ahora sabía dónde estaba localizado el peligro y sabía que estaba avanzando directamente hacia él. Jamás había experimentado un miedo tal, ni siquiera en la caverna más horrible y más oscura del Laberinto. Cada fibra de su ser lo urgía a escapar de allí lo más deprisa posible y tuvo que hacer un esfuerzo de coordinación para obligarse a seguir avanzando.
    Y, de pronto, no pudo continuar. Se detuvo, no lejos de los mensch, y captó la atención de Grundle. La enana abrió los ojos como platos y exhaló un jadeo de asombro. Alake y Devon, con un estremecimiento, se volvieron a mirar.
    Haplo se vio reflejado en aquellos tres pares de ojos perplejos y asustados, vio su cuerpo envuelto en un leve resplandor azulado iridiscente, vio sus facciones tensas y fatigadas, relucientes de sudor.
    –¿Qué hay ahí? –dijo, señalando el fondo del pasillo–. ¿Qué hay detrás de esa puerta? – uvo que respirar tres veces para conseguir que las palabras surgieran de su pecho contraído.
    –¿Qué le sucede a tu piel? –inquirió Grundle con un chillido agudo–. Estás iluminado...
    –¿Qué hay ahí? –insistió Haplo, mascullando la pregunta entre los dientes apretados mientras dirigía una mirada feroz a la enana.
    Esta tragó saliva y respondió:
    –La..., la sala de navegación. La cabina del piloto, ¿entiendes? –añadió, un poco más atrevida–. Yo tenía razón. Es como caminar hacia la muerte.
    –Sí, tenías razón –asintió Haplo, y dio un paso adelante. Alake lo asió del brazo.
    –¡Espera! ¡No puedes irte! ¡No nos dejes! Haplo se volvió.
    –¿Acaso preferís dejaros llevar donde sea que os conducen?
    Los tres mensch lo miraron, rogándole en silencio que les dijera que estaba equivocado, que todo iba a salir bien. Pero no podía hacerlo. La verdad, dura y amarga como un viento frío, apagaba la luz débil y vacilante de la esperanza.
    –Entonces, iremos contigo –declaró Devon, pálido y resuelto.
    –No, no vendréis. Os quedaréis aquí los tres.
    Haplo dirigió una mirada al pasillo y observó de nuevo sus brazos. El resplandor de los signos mágicos seguía débil y las runas de su cuerpo, apenas visibles.
    Masculló una maldición por lo bajo. Incluso un niño en el Laberinto podía defenderse mejor que él en aquel momento.
    –¿Alguno de vosotros tiene un arma? ¿Tú, elfo? ¿Una espada, un puñal?
    –No... –balbuceó Devon.
    –Había instrucciones de que no trajéramos armas –susurró Alake con voz atemorizada.
    –Yo tengo un hacha –intervino Grundle en tono desafiante–. Un hacha de guerra.
    Alake la miró, desconcertada.
    –Tráemela –ordenó Haplo, con la esperanza de que no fuera un simple juguete.
    La enana lo miró un largo rato, con expresión severa, y luego volvió sobre sus pasos a toda prisa. Cuando regresó, jadeante, traía un arma recia y bien construida, según pudo comprobar Haplo con alivio.
    –¡Grundle! –exclamó Alake en tono reprobatorio–. ¡Sabes muy bien lo que nos dijeron!
    –¡Como que voy a hacer caso de lo que diga un puñado de serpientes! –replicó Grundle en tono burlón–. ¿Servirá esto? –añadió, ofreciéndole el hacha al patryn.
    Haplo la empuñó y la levantó a modo de prueba. Era una lástima que no tuviera tiempo para inscribir unas runas en el arma, para aportarle poderes mágicos. Y era una lástima que no tuviera fuerzas suficientes para hacerlo, se recordó a sí mismo con frustración. En fin, mejor era aquello que nada.
    Reanudó su avance pero, al escuchar unos pasos que se arrastraban por la cubierta detrás de él, se volvió en redondo y lanzó una mirada iracunda a los mensch.
    –¡Quedaos aquí! ¿Entendido?
    Los tres jóvenes titubearon, se miraron entre ellos y, finalmente, se volvieron hacia Haplo. Devon empezó a sacudir la cabeza.
    –¡Maldita sea! –exclamó el patryn–. ¿Qué ayuda pueden prestarme tres chiquillos aterrorizados? ¡Lo único que hacéis es estorbarme! ¡Quedaos ahí y no os interpongáis en mi camino!
    El trío obedeció, se apretujó contra el mamparo y lo miró con ojos saltones y asustados, pero Haplo tuvo la sensación de que, en el momento en que les diera de nuevo la espalda, volverían a seguirlo como habían hecho antes.
    –¡Allá ellos! ¡Que se ocupen de su propio pellejo! –murmuró por lo bajo. Y, hacha en mano, avanzó por el pasadizo.
    Los signos mágicos de su piel le escocían, casi le quemaban. En torno a él se cerró la desesperación, la sensación dominante en el Laberinto. Allí, uno dormía por agotamiento, nunca para encontrar un descanso cómodo y relajado. Y, cada día, uno despertaba al miedo, al dolor y a la muerte.
    Y a la cólera.
    Haplo se concentró en la cólera. La cólera había mantenido con vida a los patryn en el Laberinto. Y la cólera lo llevó adelante en el pasadizo de aquella embarcación.
    Haplo no iba a correr mansamente al encuentro de su destino como aquellos mensch. Él lucharía. Él...
    Llegó hasta la puerta que daba acceso a la sala de navegación, aquella puerta abierta que amenazaba –que garantizaba– la muerte. Hizo una pausa, escrutó el interior y aguzó el oído. No vio nada salvo aquella oscuridad profunda e impenetrable. No escuchó nada salvo el latir de su propio corazón, y su propia respiración acelerada y superficial. Sus dedos asían el hacha con tal fuerza que le dolían. Exhaló el aliento con un resoplido y penetró en la estancia.
    La oscuridad se cerró en torno a él, cayó sobre él como las redes que utilizaban los monkkers parloteantes del Laberinto para atrapar a los incautos. El leve resplandor de los signos había desaparecido y Haplo comprendió que estaba completamente indefenso, totalmente a merced de lo que acechara allí dentro, fuera lo que fuese. Dio un traspié, presa de un pánico ciego, y pugnó por recobrar el equilibrio. El hacha se deslizó de su mano bañada en sudor.
    Dos ojos, dos rendijas de llamas rojoverdosas, se abrieron lentamente. La oscuridad cobró forma en torno a los ojos, y Haplo reconoció la silueta de una cabeza de serpiente gigantesca. También percibió en aquella oscuridad una leve agitación, un vislumbre de duda y de asombro.
    –¿Un patryn? –La voz era suave, sibilante.
    –Sí –contestó Haplo, cauto y alerta–. Soy un patryn. ¿Y tú, qué eres?
    Los ojos se cerraron y volvió la oscuridad, poderosa, intensa, vigilante. Haplo alargó la mano, tanteando a su alrededor con la esperanza de encontrar el mecanismo que gobernaba la nave. Sus dedos rozaron una carne fría y escamosa.
    Un líquido viscoso se adhirió a su piel, le heló la sangre y empezó a escaldarle la epidermis. Se le revolvió el estómago de asco y, con un escalofrío, intentó quitarse el líquido restregándose los dedos en los pantalones.
    Los ojos se abrieron de nuevo con su luz espectral. Eran enormes. A Haplo le pareció que podría haber entrado por sus ahusadas pupilas, como dos rendijas negras, sin tener siquiera que agachar la cabeza.
    –El Regio me ordena que te dé la bienvenida y te diga lo siguiente: «Se acerca el día. Tu enemigo ha despertado».
    –No sé a qué te refieres ni de qué me hablas –respondió Haplo con cautela–.
    ¿Qué enemigo?
    –El Regio te lo explicará todo si lo honras con tu presencia. Sin embargo, tengo permiso para decir una palabra que quizás avive tu interés. Se trata de un nombre:
    «Samah».
    –¡Samah! –repitió Haplo con una exclamación–. ¡Samah!
    No podía creer lo que acababa de oír. No tenía sentido. Quiso interrogar a aquel ser pero, de pronto, el corazón se le aceleró. La sangre se le agolpó en la cabeza y la mente se le llenó de fuego. Dio un paso, se tambaleó y cayó rodando al suelo hasta quedar tendido, boca abajo e inmóvil.
    Los ojos rojoverdosos brillaron un instante y luego, lentamente, se cerraron.
    CAPÍTULO 12
    A LA DERIVA EN ALGÚN LUGAR DEL MAR DE LA BONDAD
    De modo que ahí tenemos a ese humano, ese Haplo. Deseo mucho confiar en él, pero no lo consigo. ¿Se tratará sólo de los prejuicios de un enano frente a alguien de otra raza? En los viejos tiempos, tal vez pudiera tratarse de eso, pero en la actualidad confiaría mi vida a Alake y lo mismo respecto a Devon. Por desgracia, mi vida no parece estar en manos de ellos dos, sino en la de Haplo.
    Será un alivio escribir lo que pienso realmente acerca de él. No puedo decir una palabra contra él en presencia de Alake, que está más embelesada con ese hombre que un enano con su jarra de cerveza. Por lo que se refiere a Devon, al principio miraba a Haplo con suspicacia pero, después de lo sucedido con las serpientes dragón... En fin, casi se diría que se había presentado un guerrero elfo de los tiempos antiguos para llamarlo a las armas.
    Alake dice que sólo estoy disgustada porque Haplo me ha hecho ver que actuamos como estúpidas al apresurarnos en ofrecernos para el sacrificio. Sin embargo, nosotros los enanos somos, por naturaleza, escépticos y suspicaces con los extraños. Tenemos tendencia a no confiar en nadie hasta que hace varios cientos de ciclos que lo conocemos.
    Ese Haplo aún no nos ha dicho nada respecto a quién es y de dónde viene y, además, ha hecho un par de afirmaciones sumamente curiosas y se ha comportado de un modo muy peculiar en el asunto de las serpientes dragón.
    Reconozco que estaba equivocada en una cosa. Está claro que Haplo no es un espía enviado por los dragones. Resulta difícil ver el interior de ese hombre, pues una sombra lo cubre a él y a sus palabras. Haplo camina en una oscuridad que él mismo ha creado y que utiliza, yo diría, como protección y defensa. No obstante, a veces, a pesar de sus esfuerzos, las nubes se abren desgarradas por un relámpago que, a la vez, ilumina la escena y produce temor. Uno de tales relámpagos descargó cuando hablamos a Haplo sobre las serpientes dragón.
    De hecho, si pienso de nuevo en su reacción, empiezo a advertir que al principio hizo esfuerzos extraordinarios por convencernos de que debíamos intentar tomar el control de la nave y huir para salvarnos. Lo cual hace todavía más extraño lo que sucedió después.
    Y debo ser honrada y reconocer los méritos cuando existen. Por eso he de decir que Haplo es el hombre más valiente que he conocido. No sé de ningún enano, ni siquiera Hartmut, que hubiera sido capaz de adentrarse en ese espantoso pasadizo y penetrar en la sala de navegación.
    Nosotros tres nos quedamos atrás, esperándolo, como nos había ordenado.
    –Deberíamos ir con él –dijo Devon.
    –Sí –asintió Alake con un hilo de voz, pero observé que ninguno de los dos movía un músculo–. Ojalá tuviéramos un poco de hierba contra el miedo. Entonces no nos sentiríamos tan asustados.
    –Pues no tenemos de eso, sea lo que sea –susurré al oírla–. En cuanto a deseos, lo que yo querría es estar de nuevo en casa.
    Devon presentaba ese desvaído color verdeazulado que adquieren los elfos cuando están enfermos o asustados. Sobre la piel negra de Alake brillaba el sudor y vi que temblaba como una hoja. No me avergüenza confesar que yo tenía los zapatos como clavados a la cubierta. De no haber sido así, habría tomado la única decisión sensata y habría echado a correr para salvar la vida.
    Los tres, pues, vimos entrar a Haplo en la sala de navegación. La negrura lo cubrió, lo engulló por completo. Alake lanzó un leve chillido y ocultó el rostro entre las manos. Luego escuchamos voces: la de Haplo, diciendo algo, y otra que le respondía.
    –Al menos, nada lo ha matado todavía –murmuré.
    Alake estiró el cuello y ladeó la cabeza. Todos nos esforzamos por escuchar lo que decían.
    Pero las palabras eran un galimatías. Nos miramos, desconcertados; ninguno de los tres entendía lo que hablaban.
    –¡Es el mismo idioma en el que hablaba en sus desvarios! –apunté en un cuchicheo–. ¡Y lo que hay ahí dentro, sea lo que sea, lo entiende!
    Lo cual era algo que no me gustaba un ápice, y me disponía a decirlo cuando Haplo lanzó de pronto un gran grito que me cortó la respiración. De inmediato, Alake soltó un alarido como si alguien le hubiera desgarrado el corazón y echó a correr por el pasadizo, dirigiéndose de cabeza a la sala donde había entrado Haplo.
    Devon corrió detrás de Alake y me dejó sola con mis reflexiones sobre la naturaleza poco juiciosa de los elfos y de los humanos (y de los enanos). No tuve más remedio, por supuesto, que echar a correr también detrás de ellos.
    Llegué a la sala y encontré a Alake inclinada sobre Haplo, que yacía inconsciente en la cubierta. Devon, con más presencia de ánimo de la que yo le habría concedido a un elfo, había recogido el hacha de guerra y la empuñaba delante de los otros dos en actitud protectora.
    Eché un rápido vistazo a mi alrededor. Estaba más oscuro que el interior de nuestra montaña y despedía un olor espantoso. El hedor me dio arcadas. También resultaba espantosamente frío, pero aquella sensación de terror extraña y paralizante que nos había mantenido a distancia de aquel lugar había desaparecido.
    –¿Está muerto? –pregunté.
    –¡No! –Alake estaba acariciándole el cabello hacia atrás–. Está sin sentido.
    ¡Haplo ha expulsado a ese ser! ¿Te das cuenta, Grundle?
    Vi la admiración y el amor en sus ojos, y el corazón se me encogió.
    –¡Se ha enfrentado con lo que estaba aquí y lo ha expulsado! ¡Nos ha salvado!
    –¡Sí! ¡Lo ha hecho! –corroboró Devon, contemplando a Haplo con una especie de temor reverencial.
    –¡Dame eso! –exclamé malhumorada, arrancando el hacha de las manos del elfo–. ¡Dámelo, antes de que te cortes algo valioso y te conviertas de verdad en una chica! ¿Y a qué viene eso de que se ha enfrentado a algo y lo ha expulsado?
    Ese alarido que hemos oído no me ha sonado en absoluto a grito de guerra.
    Pero, por supuesto, ni Alake ni Devon me estaban prestando la menor atención.
    Sólo estaban preocupados por su héroe. Y había que reconocer que la presencia que había ocupado la sala de navegación, fuera lo que fuese, daba la impresión de haber desaparecido. Aun así, ¿lo había expulsado Haplo por la fuerza, o tal vez los dos habían llegado a una componenda amistosa?
    –No podemos quedarnos aquí –apunté, dejando el hacha en un rincón, lo más lejos posible del elfo (y de Haplo).
    –Tienes razón –asintió Alake, echando una ojeada a su alrededor con un escalofrío.
    –Podríamos improvisar una hamaca con unas mantas –sugirió Devon.
    Haplo abrió los ojos y descubrió a Alake inclinada sobre él, con una mano posada en su cabeza. Jamás he visto a nadie moverse tan deprisa. Su reacción fue casi más rápida que la vista. Alargó las manos hacia Alake, la apartó de sí de un empujón y se incorporó hasta quedar en cuclillas, agazapado, dispuesto para saltar sobre ella.
    Alake cayó sobre la cubierta y allí quedó, mirándolo con expresión perpleja.
    Devon y yo no nos movimos ni dijimos palabra. Volví a sentirme casi tan asustada como un rato antes.
    Haplo miró en torno a él, nos vio sólo a nosotros y pareció volver a sus cabales.
    Pero estaba furioso.
    –¡No me toques! –gruñó con una voz más fría y más sombría que la oscuridad de la sala de navegación–. ¡No se te ocurra tocarme nunca!
    Alake lo miró con los ojos llenos de lágrimas.
    –Lo siento –susurró–. No quería hacerte ningún daño. Temía que estuvieras herido y...
    Haplo se calló el resto de lo que se disponía a decir y miró a la pobre Alake con gesto torvo. Después, con un suspiro, se enderezó y sacudió la cabeza a un lado y a otro. La cólera lo abandonó y, por un instante, el velo de oscuridad que lo envolvía pareció alzarse.
    –Vamos, vamos, no llores más. Soy yo quien lo siente –dijo con voz cansada–.
    No debería haberte gritado así. Estaba..., estaba en otra parte. En un sueño. En un lugar terrible. –Frunció el entrecejo y la oscuridad volvió a caer sobre él–.
    Reacciono así por puro instinto. Soy incapaz de evitarlo y podría haceros daño a alguno, sin querer, así que... no os acerquéis nunca a mí si estoy dormido, ¿entendido?
    Alake tragó saliva, asintió e incluso logró esbozar una sonrisa. Lo habría perdonado aunque Haplo se hubiera puesto a saltar sobre ella. Yo lo advertí con toda claridad, y creo que Haplo empezaba a darse cuenta de lo que sucedía con ella. Pareció sorprendido y confuso y, por un instante, casi impotente. Todo aquello era suficiente para hacerme reír, si no fuera porque me sentía con ganas de llorar.
    Creí que Haplo iba a decir algo y él también pensó hacerlo, pero entonces debió de comprender que con ello sólo empeoraría las cosas. Guardó silencio, pues, y se volvió para examinar la estancia.
    Devon ayudó a Alake a ponerse en pie, y la humana se alisó el vestido.
    –¿Estás bien? –preguntó Haplo con aspereza, sin mirarla.
    –Sí –respondió ella, temblorosa. Haplo asintió.
    –¿Y bien? –intervine entonces–, ¿has expulsado a la serpiente dragón o lo que fuese? ¿Puedes tomar el control de la nave?
    –No. No he expulsado a la serpiente dragón, ni puedo tomar el mando de la nave.
    –Pero la criatura ya no está aquí –apunté–. Puedo notar la diferencia. Todos la notamos. Voy a intentarlo. Tengo algunas nociones de cómo se pilota un barco y...
    No era cierto, pero quería ver qué sucedía. Puse las manos en la rueda del timón. Como esperaba. Haplo apareció al instante a mi lado. Su mano se cerró sobre mi brazo, y la presión de sus dedos parecía una tenaza de hierro.
    –No lo intentes, Grundle. –Haplo no empleó un tono amenazador. Lo dijo con mucha calma, muy sereno. Y noté un nudo en el estómago–. No creo que sea una buena idea. La serpiente dragón no se ha marchado; en realidad, nunca ha estado aquí. Pero eso no significa que no estén vigilando, que no nos escuchen en este mismo momento. Su magia es poderosa y no querría que sufrieras ningún daño.
    Haplo quería dar a entender que no deseaba que las serpientes dragón me hicieran daño. Pero, al fijarme en sus ojos, no estuve tan segura de que se estuviera refiriendo a eso, en realidad. La presión sobre mi brazo se intensificó.
    Poco a poco, aparté las manos de la rueda y él me soltó.
    –Y ahora creo que deberíamos volver todos a nuestros camarotes –apuntó Haplo.
    Ninguno de los tres se movió. Alake y Devon tenían un aire abatido, como si hubieran visto volar su última esperanza. Yo todavía notaba la fuerza de su mano en mi brazo y podía ver las marcas de sus dedos en mi piel.
    –¡Tú has hablado con ellas! –solté–. ¡Te he oído! ¡Hablabas en tu idioma! ¿O acaso era su idioma? ¡Tengo la impresión de que estás aliado con esas serpientes dragón!
    –¡Grundle! –exclamó Alake–. ¡Cómo te atreves!
    –Está bien. –Haplo se encogió de hombros y movió la comisura de los labios en una media sonrisa–. Grundle no confía en mí, ¿verdad?
    –No –respondí abiertamente.
    Alake arrugó la frente y chasqueó la lengua contra el velo del paladar. Devon me miró y movió la cabeza en gesto de negativa.
    Haplo continuó observándome con su extraña media sonrisa.
    –Si te tranquiliza saberlo, Grundle, yo tampoco confío en ti. Según me decís, todos vosotros, elfos, enanos y humanos, sois amigos. Vuestras razas conviven en paz. ¿Esperáis que lo crea, después de lo que he visto? ¿No será todo esto, más bien, una compleja trampa que me han tendido mis enemigos?
    Todos permanecimos callados. Alake parecía desdichada. Devon, incómodo. Los dos habían tenido tantas ganas de creer en él...
    Yo señalé las marcas azules de la piel de Haplo que había visto brillar con aquella luz radiante y misteriosa.
    –Tú eres un hechicero –afirmé, utilizando el término humano–. Tu magia es poderosa, lo noto. Todos lo notamos. ¿Podrías hacer virar la nave y llevarnos de vuelta a casa?
    Haplo permaneció callado un momento, observándome con una mirada fría y minuciosa, antes de responder:
    –No.
    –¿No puedes, o no quieres? –insistí. No contestó.
    Dirigí una mirada de amargo triunfo a Alake y a Devon y les dije:
    –Vamos. Será mejor que decidamos qué podemos hacer para ayudarnos a nosotros mismos. Quizá podríamos ganar la costa a nado...
    –Grundle, recuerda que no sabes nadar –respondió Alake con un suspiro. Estaba al borde de las lágrimas y tenía los hombros hundidos.
    –En cualquier caso, no estamos cerca de ninguna tierra firme. Terminaríamos agotados, medio famélicos, o algo aún peor.
    –¿No sería preferible eso a las serpientes dragón? Por fin, mis compañeros comprendieron lo que les estaba diciendo y se miraron el uno al otro, titubeantes e indecisos.
    –Vamos –repetí.
    Me dirigí a la puerta. Alake empezó a seguir mis pasos con la cabeza gacha.
    Devon le pasó el brazo por los hombros. Haplo se abrió paso a empujones entre nosotros, mascullando algo que me sonó a una maldición; alcanzó la puerta y la obstruyó con un brazo extendido.
    –Nadie va a ninguna parte, como no sea a su camarote. Alake, muy erguida, le plantó cara con aire digno.
    –Ábrenos paso –dijo, haciendo un gran esfuerzo para reprimir el temblor de su voz.
    –Hazte a un lado –añadió Devon con voz ronca. Yo también di un paso adelante.
    –¡Maldita sea! –Haplo nos dirigió una mirada iracunda–. Las serpientes dragón no os permitirán marcharos. No intentéis ninguna tontería como saltar de la nave, porque sólo conseguiréis salir malparados. Escuchadme. Grundle tiene razón:
    puedo hablar con esas criaturas. Ellas y yo nos..., nos entendemos. Y os prometo una cosa: mientras esté en mi mano impedirlo, no dejaré que sufráis ningún daño.
    –Nos miró uno por uno y añadió–: Lo juro.
    –¿Por quién lo juras? –inquirí.
    –¿Por quién queréis que jure?
    –Por el Uno, naturalmente –respondió Alake.
    –¿Qué Uno? –Haplo parecía perplejo–. ¿Es un dios humano?
    –El Uno es el Uno –dijo Devon, incapaz de explicarse mejor. Todo el mundo sabía quién era el Uno.
    –El poder superior –apuntó Alake–. El Creador, el Motor, el Formador, el Ultimador.
    –El poder superior, ¿eh? –repitió Haplo, y yo me di cuenta de que ese extraño humano no tenía idea de lo que le estábamos contando–. ¿Y todos vosotros creéis en ese Uno? ¿Elfos, humanos y enanos?
    –No es cuestión de creencias –replicó Devon–. El Uno es. Haplo nos miró con gesto ceñudo.
    –¿Volveréis a vuestros camarotes y os quedaréis allí? ¿Dejaréis de hablar de arrojaros al mar?
    –Sólo si lo juras por el Uno –respondí–. Es un juramento que no se puede romper.
    Haplo sonrió relajadamente, como si supiera que no era así. Luego, con un encogimiento de hombros, continuó:
    –Lo juro por el Uno, pues. Si está en mi poder evitarlo, no sufriréis ningún daño.
    Miré a Alake y a Devon y los vi asentir, satisfechos.
    –Muy bien –gruñí entonces, aunque había advertido la mueca burlona en sus labios mientras pronunciaba el juramento.
    –Prepararé algo de comer –se ofreció Alake con voz débil, y abandonó la sala de navegación apresuradamente.
    Devon recogió el hacha antes de que pudiera impedírselo y observé en los ojos del joven elfo el brillo del gusto por la batalla, por el centelleo de las espadas y las armaduras.
    –¿Crees que podrías enseñarme a usar esta arma? –le preguntó a Haplo.
    –¡Vestido así, de ninguna manera! –respondí, y me encaminé a mi camarote con pesadas zancadas.
    Quería estar a solas para pensar, para intentar analizar qué estaba sucediendo.
    Sobre todo, para intentar reflexionar sobre Haplo.
    Escuché una llamada a la puerta.
    –¡No tengo hambre! –exclamé en tono irritado, pensando que era Alake.
    –Soy yo, Haplo.
    Sobresaltada, entreabrí la puerta y miré por la rendija.
    –¿Qué quieres?
    –Agua de mar.
    –¿Agua de mar? –Pensé que se había vuelto loco otra vez.
    –Necesito un poco de agua de mar... para un experimento. Alake me ha dicho que tú sabías abrir la escotilla.
    –¿Para qué necesitas agua de mar?
    –Olvídalo. –Haplo me volvió la espalda–. Voy a pedírselo a Devon...
    –¡Devon! –Solté un bufido de disgusto–. Ven conmigo. Ese elfo sería capaz de inundar el sumergible.
    Lo cual no era exactamente cierto. Probablemente, Devon era muy capaz de conseguirle el agua de mar que pedía, pero yo quería averiguar en qué andaba metido Haplo.
    Recorrimos la embarcación hacia popa y, al pasar por la cocina, cogí un cubo.
    –¿Bastará con esto? –pregunté.
    Haplo asintió. Alake dijo algo respecto a que enseguida tendría preparada la cena.
    –No tardaremos mucho –respondió él.
    Seguimos adelante y pasamos junto a Devon, que estaba concentrado en lo que debía de considerar que eran unos ejercicios de adiestramiento con el hacha de guerra.
    –No lo subestimes –apuntó Haplo–. He viajado por tierras donde los elfos son muy amantes de las batallas y supongo que podrían aprender otra vez. Si tuvieran a alguien que los guiara.
    –Y alguien a quien enfrentarse –añadí.
    –Pero vuestros pueblos estaban dispuestos a aliarse para combatir a esas serpientes dragón. ¿Y si pudiera demostraros que los dragones no son el verdadero enemigo? ¿Y si pudiera probaros que el auténtico enemigo es mucho más sutil y tiene intenciones mucho más terribles? ¿Y si yo os trajera un líder de gran sabiduría y poder para combatir a ese enemigo? ¿Lucharíais juntos entonces tu pueblo, los humanos y los elfos?
    –¿Me estás diciendo que esas serpientes dragón han destrozado nuestro cazador de sol, han matado y torturado a nuestro pueblo, sólo para demostrarnos que tenemos un enemigo más peligroso? –repliqué con un gesto de desprecio.
    –Cosas más extrañas han sucedido –afirmó Haplo fríamente–. Tal vez todo ha sido un malentendido. Quizá las serpientes dragón creen que estáis aliados con el enemigo.
    De pronto, los ojos de Haplo volvían a ser dos finas agujas que me atravesaban.
    Era la segunda vez que le oía decir algo semejante. No me pareció razonable seguir discutiendo, sobre todo porque no tenía la menor idea de a qué se refería. Así pues, no comenté nada, y él abandonó el tema.
    Para entonces ya habíamos llegado a la esclusa del agua. Abrí el panel lo justo para dejar entrar un poco de agua –aproximadamente hasta el tobillo– y volví a cerrarlo. Levanté luego la escotilla de acceso, cogí el cubo, lo até a una cuerda, lo bajé hasta el agua y, cuando estuvo lleno, lo icé de nuevo.
    Le tendí el cubo lleno a Haplo pero, para mi sorpresa, él se echó atrás y se negó a tocarlo.
    –Llévalo ahí dentro –dijo, señalando la bodega.
    Hice lo que me indicaba, cada vez más curiosa por saber qué era todo aquello. El cubo pesaba y era engorroso de llevar, y el agua se derramaba con el movimiento, salpicando la cubierta y mis zapatos. Haplo mostró un exquisito cuidado en evitar pisar hasta el charco más pequeño.
    –Déjalo ahí –me ordenó, indicando un rincón alejado. Posé el cubo en la cubierta y me froté las manos, en las que el asa había dejado unas profundas marcas.
    –Gracias –me dijo entonces, de pie en la bodega, como si esperara algo.
    –De nada. –Cogí un taburete y me instalé a gusto en él.
    –Puedes irte cuando gustes.
    –No tengo nada mejor que hacer –respondí.
    Haplo pareció enfurecerse y, por un momento, pensé que iba a cogerme en volandas y arrojarme fuera (o a intentarlo, al menos; no resulta fácil mover a los enanos, una vez que han decidido quedarse quietos). Me lanzó una mirada colérica.
    Se la devolví, crucé los brazos y me asenté con más firmeza en el taburete.
    Entonces, pareció que se le ocurría otra idea.
    –Tal vez resultes útil, después de todo –murmuró.
    Respecto a lo que sucedió a continuación, ni yo misma estoy segura de creerlo, aunque lo vi con mis propios ojos.
    Haplo se arrodilló sobre la cubierta y empezó a escribir en uno de los tablones ¡sin utilizar otra cosa que la yema del dedo!
    Inicié una carcajada, que se me atascó en la garganta casi asfixiándome.
    Cuando el dedo de Haplo tocó la madera, una fina columna de humo formó unas volutas en el aire. Trazó una línea recta y dejó tras él un surco en llamas. El fuego se apagó en un instante dejando una marca oscura y chamuscada, como si hubiera pasado por la madera un atizador al rojo. Pero no era así. Haplo sólo estaba empleando su propio cuerpo, su propia carne, y con él prendía fuego en la madera.
    Su mano trabajó a toda prisa, dejando unas marcas extrañas en la cubierta.
    Aquellas marcas me parecieron similares a las líneas y espirales azules que exhibía en los brazos y en el dorso de las manos. Dibujó una decena, quizá, de dichas marcas, dispuestas en círculo, cerciorándose meticulosamente de que estuvieran todas conectadas. El olor de la madera quemada era intenso y me provocó un estornudo.
    Por último, dio el trabajo por concluido. El círculo estaba completo. Se echó hacia atrás hasta quedar sentado, lo estudió unos instantes y asintió con ademán satisfecho. Yo me fijé en sus dedos y no vi el menor rastro de quemaduras.
    Haplo se puso en pie y se colocó dentro del círculo. Una luz azulada empezó a irradiar de las marcas que había trazado en la cubierta y, de pronto, vi que sus pies ya no estaban tocando la madera. Haplo flotaba en el aire, sin más sostén, al parecer, que aquella luz azul.
    Se me escapó una exclamación y me puse en pie tan deprisa que derribé el taburete.
    –¡Grundle! ¡No te vayas! –se apresuró a decirme. Lo vi moverse y lo siguiente que supe fue que Haplo volvía a estar posado en cubierta. No obstante, la luz azulada continuaba emitiendo su ligero resplandor–. Quiero que hagas una cosa por mí.
    –¿Cuál? –pregunté, manteniéndome lo más lejos que pude de aquella extraña luz.
    –Trae el cubo y vierte agua en el círculo.
    –¿Eso es todo? –Lo miré con suspicacia.
    –Sí, es todo.
    –¿Qué sucederá?
    –No estoy seguro. Nada, tal vez.
    –Entonces ¿por qué no lo haces tú?
    Él sonrió, tratando de mostrarse agradable. Pero sus ojos eran fríos y duros.
    –Creo que el agua no me sienta bien.
    Reflexioné sobre lo que me pedía. No parecía probable que arrojar un cubo de agua sobre unos tablones chamuscados fuera a causarme ningún daño y, debo reconocerlo, seguía sintiendo una terrible curiosidad por observar qué más sucedía.
    Haplo no bromeaba respecto a sus prevenciones contra el agua. Tan pronto como cogí el cubo, él retrocedió a un rincón y se agachó tras un tonel para evitar cualquier salpicadura.
    Vertí el agua sobre el círculo de extrañas marcas que despedía el leve fulgor azul.
    El resplandor cesó al instante y, ante mi asombrada mirada, observé cómo las marcas a fuego de los tablones empezaban a desvanecerse.
    –¡Pero eso es imposible! –Con un grito, dejé caer el cubo y retrocedí.
    Haplo salió de detrás del tonel, cruzó la cubierta y se detuvo ante el círculo, que desaparecía rápidamente.
    –Te estás mojando las botas –le avisé.
    Por la expresión sombría de su rostro, no parecía que eso le importara ya. Alzó un pie y lo colocó sobre el lugar donde el círculo lo había sostenido antes en el aire.
    No sucedió nada. La bota volvió a posarse en la cubierta.
    –No he visto ni he oído hablar de algo parecido en toda mi vida... –Interrumpió la frase, distraído por otro nuevo pensamiento–. ¿Por qué? ¿Qué puede significar? – Su expresión se nubló y apretó el puño–. ¡Los sartán!
    Sin dirigirme una mirada ni media palabra, se volvió en redondo y abandonó el camarote a toda prisa. Escuché sus pasos por el corredor y lo oí cerrar de un portazo su cabina. Yo volví a observar de nuevo la cubierta mojada. Las marcas habían desaparecido casi por completo. Los tablones estaban empapados, pero no mostraban la menor cicatriz.
    Alake, Devon y yo cenamos solos. Alake fue a llamar a la puerta de Haplo, pero no obtuvo respuesta. Cuando volvió, venía decepcionada y abatida.
    No les conté nada a ninguno de los dos. Para ser sincera, no estaba segura de que fueran a creerme y no quería iniciar una discusión. Al fin y al cabo, la única prueba que tengo de lo que vi es un par de tablones mojados.
    Pero, al menos, conozco la verdad.
    Sea ésta la que sea.
    Continuaré después. Ahora tengo tanto sueño que no soy capaz de seguir sosteniendo la pluma.
    CAPÍTULO 13
    SURUNAN CHELESTRA
    Alfred pasó muchas horas placenteras recorriendo las calles de Surunan. Como sus habitantes, la ciudad había despertado de su largo amodorramiento forzoso y había retornado rápidamente a la vida. Había allí mucha más gente de la que Alfred había supuesto al principio y pensó que sólo había descubierto una de entre muchas cámaras de durmientes que debían de existir allí.
    Bajo la dirección del Consejo, los sartán trabajaron para devolver a la ciudad su belleza original. La magia sartán devolvió el verdor a las plantas muertas, reparó los edificios desmoronados y borró toda huella de destrucción. Una vez que la ciudad hubo recuperado la belleza, la armonía, el orden y la paz, los sartán empezaron a hablar de cómo hacer lo mismo con los otros tres mundos.
    Alfred se recreó con la tranquilidad y la belleza que su alma recordaba. Disfrutó con la conversación de los sartán, con la multiplicidad de imágenes maravillosas creadas por la magia del lenguaje de las runas. Escuchó la música de éstas y se preguntó, con lágrimas en los ojos, cómo había podido olvidar tal hermosura.
    Complacido con las amistosas sonrisas de sus hermanos y hermanas, comentó a Orla:
    –Podría vivir aquí y ser feliz.
    Los dos cruzaban la ciudad camino de una reunión del Consejo de los Siete. El perro, que no se había apartado del costado de Alfred desde la noche anterior, los acompañaba. La belleza de Surunan era alimento para el alma de Alfred; un alma que (ahora se daba cuenta de ello) casi se había marchitado y muerto de inanición.
    Alfred comprobó, con añoranza, que incluso era capaz de deambular por las calles sin trabarse con sus propios pies ni tropezar con los de nadie.
    –Entiendo cómo te sientes –respondió Orla, mirando en torno a ella con placer–.
    Vuelve a ser como antes. Parece que no ha pasado en absoluto el tiempo.
    El perro, sintiéndose olvidado, lanzó un gañido y hundió el hocico en la mano de Alfred.
    El contacto con el morro frío y húmedo lo sobresaltó. Alfred bajó la vista al suelo, se olvidó de mirar dónde pisaba y tropezó con un banco de mármol.
    –¿Te has hecho daño? –preguntó Orla, preocupada.
    –No ha sido nada –murmuró Alfred, incorporándose y disponiéndose a reanudar la marcha.
    Observó a Orla, con su amplia túnica blanca, y a todos los demás sartán, vestidos con idéntica indumentaria. Luego se miró a sí mismo, enfundado todavía en el traje de terciopelo púrpura desvaído de la corte mensch del rey Stephen de Ariano. Los puños de encaje deshilachados eran demasiado cortos para sus largos y delgados brazos, y los calzones que le cubrían las desmañadas piernas estaban arrugados y llenos de bolsas. Se pasó la mano por la cabeza, en la que ya escaseaba el cabello. Le pareció que las sonrisas de sus hermanos y hermanas ya no eran amistosas, sino altivas o compasivas.
    De pronto, Alfred sintió deseos de agarrar a sus hermanos y hermanas por el cuello de sus largas túnicas blancas y sacudirlos hasta que les castañetearan los dientes.
    «¡Pero el tiempo ha transcurrido! –quería gritarles–. Eones, siglos. Unos mundos que eran jóvenes y recién nacidos del fuego se han enfriado y han envejecido.
    Mientras dormíais, numerosas generaciones han vivido y sufrido y han sido felices y han muerto. Pero ¿qué significa eso para vosotros? Nada. Os importa tan poco como la gruesa capa de polvo que cubre vuestros mármoles inmaculadamente blancos. La barréis y pretendéis continuar igual que antes, como si tal cosa. Pero no puede ser. Nadie os recuerda. Nadie os quiere. Vuestros hijos han crecido y se han marchado de casa. Quizá no les vaya muy bien por su cuenta, pero al menos son libres de intentarlo.» –¡Pero claro que ha sido algo! –dijo Orla, solícita–. Si no te encuentras bien, el Consejo puede esperar a que...
    Alfred, perplejo, se descubrió temblando. Las palabras que se había callado le daban vueltas en el estómago. ¿Por qué no decirlas? ¿Por qué no soltarlas? Porque quizás estaba equivocado. Sí, muy probablemente lo estaba. ¿Quién era él, al fin y al cabo? Un sartán no muy listo. Y ni de lejos tan sabio como Samah y como Orla.
    El perro, acostumbrado a los inesperados e inconstantes tropezones de Alfred, se había apartado ágilmente de su trayectoria mientras caía. Cuando regresó a su lado, alzó la vista hacia él con cierta dosis de reproche.
    Yo tengo cuatro patas de que ocuparme y tú, sólo dos, le advertía el perro. En buena lógica, deberías desempeñarte mejor.
    Alfred se acordó de Haplo, de la irritación del patryn cada vez que el sartán daba un traspié.
    –Creo que deberíamos haber dejado atrás al animal –apuntó Orla, observando al perro con expresión seria.
    –No se habría quedado –respondió Alfred.
    Samah parecía ser de la misma opinión que Orla, y observó con suspicacia al perro que yacía a los pies de Alfred.
    –Dices que este perro pertenece a un patryn. También has dicho que ese patryn utiliza al animal para espiar a otros. Por lo tanto, no debe asistir a la reunión del Consejo. Sacadlo. Ramu –hizo una señal a su hijo, que ejercía el cargo de Servidor del Consejo–, llévate al animal.
    Alfred no protestó. El perro lanzó un gruñido a Ramu pero, tras una palabra tranquilizadora de Alfred, se dejó conducir fuera de la Cámara del Consejo. Ramu regresó, cerró la puerta tras él y se situó donde le correspondía, frente al Consejo.
    Samah ocupó su lugar tras la gran mesa de mármol blanco y lo mismo hicieron los restantes miembros del Consejo, tres a la derecha y tres a la izquierda. Los siete tomaron asiento a la vez.
    Los sartán, con sus túnicas blancas y sus rostros esclarecidos de sabiduría e inteligencia, aparecían hermosos, radiantes, majestuosos.
    Alfred, sentado en el banco del demandante, percibió el contraste con su figura encogida, decaída y medio calva.
    El perro yacía a sus pies, con la lengua fuera.
    Los ojos de Samah pasaron sin detenerse por Alfred y se clavaron en el perro. El presidente del Consejo frunció el entrecejo y miró a su hijo. Ramu pareció perplejo.
    –¡Lo he dejado fuera, padre! –aseguró mientras se volvía para dirigir una mirada a su espalda–. ¡Y cerré la puerta, te lo aseguro!
    Samah indicó a Alfred que se levantara y avanzara hasta el círculo del demandante.
    Alfred obedeció, arrastrando los pies.
    –Te pido que dejes fuera al animal, hermano. Alfred suspiró y movió la cabeza.
    Un empleo de honor concedido a aquellos a quienes se considera mejor colocados para acceder en una fecha futura a la condición de miembros plenos del Consejo. El puesto es con frecuencia hereditario, pero está abierto a todos los sartán. Los aspirantes se presentan ante el Consejo y tienen que pasar unas pruebas secretas que no sólo examinan su dominio de la magia rúnica, que debe ser excelente, sino también sus conocimientos generales. Los Servidores actúan como pajes, y emisarios, y deben estar dispuestos para defender a los miembros del Consejo en el caso improbable de que sean atacados.
    Existen siete Servidores, pero únicamente dos asisten a las sesiones del Consejo.
    –Aunque lo haga, volverá a entrar de inmediato. Pero creo que no debemos preocuparnos de si nos espía para su dueño. El perro se ha perdido, no sabe dónde está ese dueño suyo, y por eso se ha presentado aquí.
    –¿Quiere que tú lo ayudes a buscar a su amo, a un patryn?
    –Me parece que sí –respondió Alfred con aire sumiso.
    –¿Y no te parece extraño? –inquirió Samah, ceñudo–. Que un perro perteneciente a un patryn acuda a ti, un sartán, en busca de ayuda...
    –La verdad es que no –repuso Alfred tras una breve reflexión–. Sobre todo, considerando lo que es el perro. Es decir, lo que creo que es. O que podría ser... – Alfred se sentía un poco turbado.
    –¿Qué es ese perro, pues?
    –Prefiero no decirlo, Consejero.
    –¿Te niegas a cumplir una petición expresa del presidente del Consejo?
    Alfred encogió la cabeza entre los hombros como una tortuga amenazada y apuntó sin convicción:
    –Lo más probable es que me equivoque. Me he equivocado en muchísimas cosas y no querría proporcionar información errónea al Consejo.
    –¡Esto no me gusta, hermano! –Samah utilizó esta vez un tono de voz como un latigazo. Alfred se encogió al oírlo–. He tratado de ser indulgente contigo porque has vivido mucho tiempo entre los mensch, carente de la compañía, el consejo y la experiencia de tu propia gente. Pero ahora ya has paseado entre nosotros, has vivido entre nosotros, has comido nuestro pan y, sin embargo, sigues negándote tercamente a responder a nuestras preguntas. Ni siquiera quieres darnos a conocer tu nombre real. Se diría que desconfías de nosotros..., ¡de tu propio pueblo!
    Alfred comprendió la justicia de tal acusación. Sabía que Samah tenía razón, sabía los muchos defectos que tenía, sabía que era indigno de estar allí, de hallarse entre su propia gente. Deseaba desesperadamente contarles todo lo que sabía, postrarse a sus pies, ocultarse bajo el borde de sus túnicas blancas.
    Ocultarse. Sí, eso era lo que habría querido hacer. Ocultarse de sí mismo.
    Ocultarse del perro. Ocultarse de la desesperación. Ocultarse de la esperanza...
    Exhaló un suspiro y contestó:
    –Confío en ti, Samah, y en los miembros del Consejo. Es de mí mismo de quien desconfío. ¿Está mal negarse a contestar a preguntas de las que no sabe uno la respuesta?
    –Compartir información, compartir tus conjeturas, quizá nos beneficie a todos.
    –Tal vez –dijo Alfred–. O tal vez no. Debo ser yo quien lo juzgue.
    –Samah –intervino Orla en tono apaciguador–. Esta discusión no tiene sentido.
    Como has dicho, tenemos que ser indulgentes.
    Si Samah hubiera sido un rey mensch, habría ordenado a su hijo que se llevara a Alfred y le sonsacara la información por otros medios. Y, por un instante, dio la impresión de que el presidente del Consejo se lamentaba de no ser uno de aquellos reyes. Cerró el puño con gesto de frustración y arrugó la frente, pero se dominó y continuó hablando.
    –Voy a hacerte una pregunta y confío en que encontrarás una respuesta en tu corazón.
    –Si puedo, lo haré –repuso Alfred en tono humilde.
    –Tenemos la urgente necesidad de ponernos en contacto con nuestros hermanos de los otros tres mundos. ¿Es posible tal contacto?
    Alfred alzó la mirada, sorprendido.
    –¡Pero...! Creía que lo habías entendido. ¡No tenéis más hermanos en los otros mundos! Es decir... –añadió con un escalofrío–, a menos que contéis como tales a los nigromantes de Abarrach.
    –Incluso esos nigromantes, como tú los llamas, son sartán –dijo Samah–. Si han caído en el mal, razón de más para intentar llegar hasta ellos. Y tú mismo has reconocido que no has viajado a Pryan, de modo que no sabes con seguridad que nuestro pueblo no habita ya ese mundo.
    –Pero he hablado con alguien que sí ha estado –protestó Alfred–. Ese informador descubrió una ciudad sartán, pero no halló el menor rastro de sus habitantes. Sólo encontró unos seres terribles, que nosotros creamos...
    –¿Y quién te ha proporcionado esa información? –tronó Samah–. ¡Un patryn!
    ¡Veo su imagen en tu mente! ¿Y quieres que nos convenzamos de lo que dices?
    Alfred se encogió de nuevo.
    –El patryn no tenía por qué mentir...
    –¡Tenía todas las razones del mundo para hacerlo! ¡Él y ese amo suyo que proyecta conquistarnos y esclavizarnos! –Samah calló y clavó su mirada furiosa en Alfred–. ¡Ahora, responde mi í pregunta!
    –Sí, Consejero. Supongo que podríais atravesar la Puerta de la Muerte.
    Alfred no estaba siendo de mucha ayuda, pero no se le ocurría qué más decir. – ¿Y alertar a ese tirano patryn de nuestra presencia? No, to– davía no. No somos lo bastante fuertes como para enfrentarnos a él.
    –Aun así –apuntó Orla–, quizá no tengamos otra elección. Cuéntale a Alfred el resto.
    –Tenemos que confiar en él –murmuró Samah con acritud–, incluso si él no confía en nosotros.
    Alfred se sonrojó y clavó la vista en las punteras de sus zapatos.
    –Después de la Separación se produjo una época de caos. Fue un tiempo espantoso – xplicó Samah, con el entrecejo fruncido–. Sabíamos que se producirían sufrimientos y se perderían vidas, y lo lamentábamos, pero creíamos que de ello surgiría un bien superior.
    –Ésa es la excusa de todos los que se lanzan a la guerra –comentó Alfred en voz baja.
    Samah palideció de ira, y Orla se apresuró a intervenir.
    –Lo que dices es cierto, hermano. Y hubo quienes argumentaron en contra de ello.
    –Pero lo hecho, hecho está y el pasado queda atrás –continuó Samah con voz seria y severa, mientras varios de los miembros del Consejo se revolvían en sus escaños, inquietos–. Las fuerzas mágicas que desatamos demostraron ser mucho más destructivas de lo que habíamos previsto. Demasiado tarde, descubrimos que no podíamos seguir dominándolas. Muchos de los nuestros sacrificaron su propia vida en un intento de detener el holocausto que se extendía por el mundo, pero todo fue en vano. Sólo pudimos asistir a la catástrofe horrorizados e impotentes y, cuando todo terminó, hacer todo lo posible por salvar a quienes habían conseguido sobrevivir.
    »La creación de los cuatro mundos tuvo éxito, así como el encarcelamiento de nuestros enemigos. Cogimos a los mensch y los llevamos a refugios de paz y seguridad. Uno de esos mundos era Chelestra.
    »De los cuatro, éste fue del que nos sentimos más orgullosos. Cuelga en la oscuridad del universo como una hermosa joya blancoazulada. Chelestra está compuesta por entero de agua. En el exterior, está en forma de hielo; el frío del espacio que la rodea congela el agua en una capa sólida. En el corazón de Chelestra colocamos un sol marino que calienta el agua y también da calor a los durnais, unos seres vivos en hibernación que flotan a la deriva alrededor de ese sol marino.
    Los mensch denominan a esos durnais «lunas marinas». Según nuestros planes, cuando los mensch hubieran vivido aquí durante muchas generaciones y se hubieran habituado a ello, se trasladarían a estas lunas marinas. Nosotros nos quedaríamos aquí, en el continente.
    –¿No estamos en una luna marina? –inquirió Alfred con aire confuso.
    –No. Nosotros necesitábamos algo más sólido, más estable. Algo que se pareciera más al mundo que dejamos atrás. Un cielo, un sol, árboles, nubes... Este reino descansa sobre una enorme formación de roca sólida que tiene la forma de un cáliz. Las runas cubren su superficie con intrincados diseños de fuerza tanto en la cara exterior de la piedra como por dentro.
    »En el interior de ese cáliz hay un manto de roca fundida, cubierto por una corteza superficial no muy distinta de la de nuestro mundo original. Aquí formamos nubes, ríos y valles, lagos y tierra fértil. Encima de todo ello se alza la cúpula del cielo que mantiene a raya el mar, al tiempo que permite el paso de la luz del sol marino.
    –¿Quieres decir que estamos rodeados de agua? –dijo Alfred, asombrado.
    –El azul turquesa que ves encima de ti y que llamas cielo no es un firmamento como el que tú conoces, sino agua –asintió Orla con una sonrisa–. Un agua que podríamos compartir con otros mundos. Mundos como Abarrach. –La sonrisa se desvaneció–. Llegamos aquí empujados por la desesperación, con la esperanza de encontrar paz. Y, en lugar de ella, encontramos muerte y destrucción.
    –Construimos esta ciudad con nuestra magia –continuó Samah–. Trajimos a los mensch a vivir aquí. Durante un tiempo, todo fue bien. Luego, aparecieron unas criaturas que surgían de las profundidades. No podíamos creer lo que veíamos.
    Nosotros, que habíamos creado todos los animales de todos los nuevos mundos, no habíamos hecho aquéllos. Eran unas criaturas espantosas, de aspecto horripilante.
    Despedían un hedor insoportable a descomposición, a materia putrefacta. Los mensch las denominaron dragones, en recuerdo de unas bestias míticas del Antiguo Mundo.
    Las palabras de Samah crearon unas imágenes mentales. Alfred se encontró transportado con el presidente del Consejo a un tiempo remoto y allí escuchó, y vio...
    ...Samah se hallaba en el exterior de la Cámara del Consejo, plantado en lo alto de la escalinata que conducía hasta ella, y contemplaba con ira y frustración la ciudad recién construida de Surunan. A su alrededor, todo era de una gran belleza, pero Samah no halló consuelo en ello. Al contrario, toda aquella belleza parecía una burla. Más allá de las altas murallas de la ciudad, resplandecientes y cubiertas de flores, se oían las voces de los mensch aporreando el mármol con la fuerza del oleaje marino levantado por una tormenta.
    –Diles que regresen a sus casas –ordenó Samah a su hijo, Ramu–. Diles que no les sucederá nada.
    –Ya se lo hemos dicho, padre –respondió Ramu–. Pero se niegan.
    –Tienen miedo –explicó Orla al ver endurecerse la expresión de su esposo–.
    Pánico. No puedes echarles la culpa, después de lo que han pasado, de todo lo que han sufrido.
    –¿Y lo que hemos padecido todos nosotros? ¡Los mensch nunca piensan en eso!
    –replicó Samah con amargura.
    Permaneció en silencio unos largos minutos, pendiente de las voces. El sartán podía distinguir las de cada raza: el fragor ronco de los humanos, los lamentos aflautados de los elfos, el tono atronador de bajo de los enanos. Una orquesta terrible que, por primera vez en su existencia, sonaba en concierto, en lugar de que cada sección tocara por su cuenta intentando ahogar el sonido de las demás.
    –¿Qué quieren? –preguntó finalmente el sartán.
    –Los mensch sienten terror de esas criaturas que llaman dragones y quieren que les abramos las puertas de nuestra parte de la ciudad –le explicó Ramu–. Creen que estarán más seguros dentro de nuestros muros.
    –Lo estarán tanto como en sus hogares –señaló Samah–. Allí los protege la misma magia.
    –Pero no puedes culparlos por no comprenderlo, padre –insistió Ramu en tono desdeñoso–. Son como niños asustados por los truenos, que buscan la seguridad del lecho de sus padres.
    –Abrid las puertas, pues. Dejadlos entrar. Hacedles sitio donde podáis e intentad reducir al mínimo los daños que puedan causar. Explicadles con claridad que sólo se trata de una medida temporal. Decidles que el Consejo se dispone a destruir a los monstruos y que, una vez conseguido esto, esperamos que los mensch regresen a sus casas pacíficamente. O, al menos, tan pacíficamente como pueda esperarse de ellos –añadió con acritud.
    Ramu hizo una reverencia y se dirigió a hacer cumplir las indicaciones de su padre, llevándose consigo a los demás servidores para que lo ayudaran.
    –Los dragones no han causado grandes daños –apuntó Orla–. Y yo estoy harta de muertes. Por eso te emplazo de nuevo, Samah, a que intentes parlamentar, descubrir algo sobre la naturaleza de estos seres y sobre lo que se proponen. Quizá podamos negociar con ellos...
    –Todo esto ya se habló en el Consejo, esposa –la interrumpió Samah con un gesto de impaciencia–. El Consejo votó, y se tomó una decisión. Nosotros no creamos esos seres, no tenemos ningún control sobre ellos y...
    –...y, por tanto, deben ser destruidos –completó la frase Orla fríamente.
    –El Consejo ha hablado.
    –La votación no fue unánime.
    –Ya lo sé. –Samah también empleaba un tono frío, enfadado–. Por eso, para mantener la armonía en el Consejo y en mi hogar, hablaré con esas serpientes y averiguaré lo que pueda acerca de ellas. Lo creas o no, esposa, yo también estoy harto de muertes.
    –Gracias, marido –respondió Orla, al tiempo que intentaba colgarse de su brazo.
    Pero Samah, muy tenso, se apartó evitando el contacto.
    El Consejo de los Siete de los sartán abandonó su ciudadela amurallada por primera vez desde que habían llegado a aquel mundo nuevo que ellos mismos habían creado. Los Consejeros se tomaron de las manos e iniciaron una danza solemne y airosa mientras entonaban las runas e invocaban a los vientos de las posibilidades siempre cambiantes para que los llevaran más allá de las murallas de la ciudad central, por encima de las cabezas de los mensch gimoteantes, hasta la orilla del cercano mar.
    Los dragones los aguardaban, asomados sobre las aguas. Los sartán los contemplaron y se quedaron pasmados. Las serpientes, enormes, tenían la piel llena de arrugas, las fauces desdentadas y el aspecto de ser muy viejas, más viejas que el propio tiempo. Y eran criaturas malvadas. Emanaba de ellas una sensación que producía espanto; el odio brillaba en sus ojos verderrojizos como soles iracundos, y su expresión encogió el corazón de los sartán, que no habían visto nada igual ni siquiera en la mirada de los patryn, su más enconado enemigo.
    La arena, que siempre había sido blanca y deslumbrante como mármol molido, aparecía ahora gris verdosa, cubierta de regueros de un fango de olor pestilente. El agua, cubierta de una espesa película de aceite, chapoteaba perezosamente sobre la orilla contaminada.
    Conducidos por Samah, los miembros del Consejo formaron una hilera sobre la arena.
    Los dragones empezaron a culebrear, a retorcerse y a saltar. Batiendo el agua del mar, levantaron grandes olas que rompieron en la orilla y cuya espuma roció a los sartán. El olor de las aguas era pútrido y transmitía una imagen horrible. A los Consejeros les pareció estar contemplando una tumba en la que yacían los restos en descomposición de todas las víctimas de crímenes siniestros enterradas a toda prisa, de todos los cuerpos putrefactos caídos en el campo de batalla, de todos los muertos durante siglos de violencia.
    Samah levantó una mano y proclamó:
    –Soy el presidente del Consejo, el órgano de gobierno de los sartán. Designad a uno de vosotros para parlamentar.
    Uno de los dragones, mayor y más poderoso que el resto, irguió la cabeza del agua. Una ola enorme rompió en la orilla. Los sartán no pudieron evitarla y todos quedaron calados, con las ropas y el cabello empapados. El agua, helada, los dejó ateridos hasta los huesos.
    Con un escalofrío, Orla corrió al lado de su esposo.
    –He quedado convencida. Tenías razón. Estas criaturas son perversas y deben ser destruidas. Hagamos enseguida lo que tenemos que hacer y marchémonos.
    Samah se enjugó el agua del rostro y observó el líquido de la palma de su mano con temor y perplejidad.
    –¿Por qué me siento tan extraño? ¿Qué está pasando? Es como si, de pronto, mi cuerpo fuera de plomo, pesado y torpe. Las manos no parecen pertenecerme. No puedo mover los pies...
    –Yo me siento igual –dijo Orla–. Tenemos que obrar enseguida la magia o...
    –Yo soy el Regio, soberano de mi pueblo –declaró la serpiente, y su voz era suave y apenas audible y parecía llegar de muy lejos–. Hablaré contigo.
    –¿Por qué habéis venido? ¿Qué queréis? –gritó Samah para hacerse oír entre el retumbar de las olas.
    –Destruiros.
    La palabra se retorció y culebreó en la mente de Samah igual que las serpientes se agitaban en las aguas, hundiendo la cabeza y alzándola de nuevo, sacudiendo a un lado y a otro el cuerpo y la cola. Las aguas marinas espumeaban y hervían y barrían la costa en tumultuoso desorden. Samah no había afrontado nunca una amenaza tan horrenda como aquélla y estaba dubitativo, inquieto. El agua lo tenía congelado, con los brazos entumecidos y los pies helados. Ni siquiera su magia conseguía calentarlo.
    Samah levantó las manos y trazó las runas en el aire. Empezó a mover los pies para interpretar la danza que dibujaría las runas con el cuerpo. Alzó la voz para cantar las runas al viento y al agua. Pero su voz sonó bronca y apagada, sus manos parecían zarpas que rasgaban el aire y sus pies se movieron en direcciones opuestas. Samah trastabilló, torpe e impotente. La magia no funcionaba.
    Orla intentó acudir en ayuda de su esposo pero el cuerpo también le falló inexplicablemente. Sus pies reaccionaban a una voluntad que ya no estaba bajo su control, y la sartán empezó a deambular por la orilla. Los demás miembros del Consejo también habían empezado a vagar por ella o a dar tumbos chapoteando en el agua, como borrachos que volvieran de una francachela.
    Samah se acuclilló en la arena, luchando contra el miedo. Se enfrentaba, pensó, a una muerte terrible.
    –¿De dónde habéis salido? –gritó con frustrada amargura mientras veía a los dragones acercarse a la orilla–. ¿Quién os ha creado?
    –Vosotros mismos –fue la respuesta.
    Las espantosas imágenes se desvanecieron y dejaron a Alfred tembloroso y muy afectado. Y eso que sólo había sido un testigo presencial de lo sucedido. No podía imaginar qué ha bría sido de él si hubiese vivido de verdad el incidente.
    –Sin embargo, como habrás advertido, las serpientes dragón no nos dieron muerte ese día – oncluyó Samah en tono seco.
    Había narrado la historia con bastante calma, pero su sonrisa habitual, firme y confiada, era ahora una mueca fina y tensa. La mano que tenía apoyada sobre la mesa de mármol temblaba ligeramente. Orla mostraba una palidez extrema. Varios de los demás miembros del Consejo se estremecieron y uno hundió la cabeza entre las manos.
    –Vino un período en el que anhelamos la muerte –añadió entonces Samah en voz baja, como si hablara para sí mismo–.
    Los dragones nos utilizaron como diversión, nos hicieron ir y venir por la playa hasta que estuvimos agotados y al borde del desmayo. Cuando uno de nosotros caía, una gran boca desdentada se cernía sobre él y lo incorporaba a la fuerza. Sólo el terror daba vida a nuestros cuerpos. Y, por último, cuando ya no podíamos dar un paso más, cuando nuestro corazón parecía a punto de estallar y creíamos que las piernas ya no nos sostendrían un segundo más, nos derrumbamos en la arena mojada y aguardamos la muerte. Entonces, los dragones se marcharon.
    –Pero regresaron, y en mayor número. –Orla tomó el relevo en la narración. Sus manos frotaban la mesa de mármol como si quisiera pulir aún más su superficie ya pulimentada–. Atacaron la ciudad utilizando sus enormes cuerpos como arietes contra las murallas, y mataron, torturaron y mutilaron a todo ser viviente que encontraron. Nuestra magia funcionó contra ellos y los mantuvimos a raya durante mucho tiempo, pero finalmente advertimos que la magia empezaba a desmoronarse igual que sucedía con las murallas cubiertas de runas que rodeaban nuestra ciudad.
    –¿Cómo pudo suceder tal cosa? –Alfred paseó la mirada de rostro en rostro con estupor y perplejidad–. ¿Qué poder tienen esos dragones sobre nuestra magia?
    –Ninguno. Saben combatirla, desde luego, y la resisten mejor que cualquier otro ser vivo con el que nos hayamos enfrentado, pero pronto descubrimos que no era el poder de los dragones lo que nos había dejado impotentes e indefensos en la playa. Era el agua del mar.
    Alfred lo miró, boquiabierto de asombro. El perro alzó la cabeza con las orejas erguidas. Durante la narración del enfrentamiento con los dragones había permanecido dormido, con el hocico sobre las patas; ahora estaba sentado sobre los cuartos traseros, como si sintiera interés por el tema que trataban.
    –Pero ese mar lo creasteis vosotros –apuntó Alfred.
    –¿Igual que, supuestamente, creamos esas serpientes dragón? –Samah soltó una risotada amarga y miró a Alfred con aire perspicaz–. ¿No has encontrado criaturas parecidas a éstas en otros mundos?
    –Pues no. Dragones, sí, desde luego, pero siempre podían ser controlados mediante la magia, incluso por la de los pueblos mensch. Al menos, ésa es la impresión que saqué... – ñadió de pronto, pensativo.
    –El agua de ese mar, de ese océano al que pusimos el nombre de «Mar de la Bondad» – amah dijo esto último con un tonillo irónico–, produce el efecto de anular completamente nuestra magia. Ignoramos cómo o por qué; lo único que sabemos es que una gota de agua de mar sobre nuestra piel desencadena un ciclo que desmorona la estructura rúnica hasta dejarnos tan indefensos o más, incluso, que los mensch.
    »Y ésa fue la razón de que, finalmente, ordenáramos a los mensch que zarparan y se adentraran en el Mar de la Bondad. El sol marino estaba alejándose y carecíamos de la energía mágica necesaria para detenerlo; era preciso conservar todas nuestras fuerzas para combatir a los dragones, de modo que enviamos a los mensch a perseguir el sol marino, a buscar otras lunas marinas donde poder vivir.
    Las criaturas de las profundidades, ballenas y delfines y otras con las que habían hecho amistad los mensch, se marcharon con ellos para ayudarlos a protegerse y defenderse de los dragones.
    »No tenemos noticia de si los mensch lograron ponerse a salvo o no. Desde luego, tenían más posibilidades que nosotros. El agua del mar no los afecta físicamente ni en su magia. En realidad, parecen desenvolverse muy bien en ella.
    Nosotros nos quedamos, esperando a que el sol marino nos abandonase y a que el hielo se cerrase sobre nosotros... y sobre nuestros enemigos. Porque estábamos bastante seguros de que los dragones nos querían a nosotros. Los mensch les importaban muy poco.
    –Y teníamos razón. Los dragones continuaron atacando nuestra ciudad – prosiguió Orla–, pero nunca en número suficiente para vencer. La victoria no parecía ser su objetivo. Lo que pretendían era causar dolor, sufrimientos, angustia.
    Nuestra esperanza se basaba en esperar, en ganar tiempo. Cada día, el calor del sol disminuía y la oscuridad aumentaba a nuestro alrededor. Tal vez los dragones, concentrados en su odio hacia nosotros, no se dieron cuenta, o quizá creyeron que su magia podría superar la situación. O, acaso, al fin decidieron retirarse. Lo único que sabemos es que un día el mar se heló y ese día los dragones no aparecieron.
    Ese día, enviamos un último mensaje a nuestro pueblo en los otros mundos, pidiendo que cien años más tarde vinieran a despertarnos. Luego, nos sumimos en un profundo sueño.
    –Dudo mucho que recibieran el mensaje –apuntó Alfred–.
    Y, si llegó hasta ellos, es muy probable que no pudieran acudir. Según parece, cada mundo tiene sus propios problemas.
    –Lanzó un suspiro y luego parpadeó varias veces–. Gracias por contarme todo esto. Ahora comprendo mejor las cosas y..., y lamento mucho cómo me he comportado con vosotros. Yo creía...
    Bajó la vista al suelo y arrastró los pies en una muestra de incomodidad.
    –Creías que habíamos abandonado nuestras responsabilidades –apuntó Samah con aire ceñudo.
    –Ya he sido testigo de ello en otra ocasión. En Abarrach...
    –Alfred dejó la frase a medias.
    El presidente del Consejo no dijo nada y lo miró, expectante. Todos los miembros del Consejo lo miraron con expectación.
    «Por fin lo entiendes –le estaban diciendo–. Ahora ya sabes qué tienes que hacer.» Pero Alfred no lo sabía. Abrió las manos, temblorosas, e inquirió:
    –¿Qué es lo que queréis de mí? ¿Queréis que os ayude a combatir a los dragones? Algo sé sobre esas criaturas; al menos, de las que tenemos en Ariano.
    Pero los nuestros me parecen muy débiles e inútiles en comparación con esas serpientes que habéis descrito. En cuanto a experimentar con el agua marina, me temo que...
    –No, hermano –lo interrumpió Samah–. No queremos nada tan difícil. Le has dicho a Orla que la llegada de este perro a Chelestra significa que su dueño también está aquí. Tú tienes al animal. Queremos que encuentres a su amo y lo traigas a nosotros.
    –No –respondió Alfred, aturdido y nervioso–. No podría... Él me dejó libre, ¿sabéis?, cuando podría haberme llevado prisionero al Laberinto...
    –No tenemos ninguna intención de hacer daño a ese patryn –afirmó Samah en tono tranquilizador–. Sólo queremos interrogarlo, descubrir la verdad acerca del Laberinto y de los sufrimientos de su pueblo. ¿Quién sabe, hermano, si éste podría ser el inicio de unas negociaciones de paz entre nuestros pueblos? Si te niegas y la guerra estalla, ¿cómo podrás vivir contigo mismo, sabiendo que en una ocasión tuviste en tu mano evitarla?
    –Pero no sé dónde buscar –protestó Alfred–. Y no sabría qué decir. Él no querría venir por las buenas...
    –¿De veras lo crees? ¿No querría tener cara a cara al enemigo que hace tanto tiempo desea desafiar? Piensa en ello –añadió Samah antes de que el aturdido Alfred tuviera tiempo de pensar otro argumento–. Quizá podrías utilizar el perro como medio de llegar hasta él.
    –Seguro que no vas a negarte a una petición directa del Consejo, ¿verdad? – preguntó Orla con suavidad–. Es una petición muy razonable, ¿no? Y un asunto que afecta a la seguridad de todos. No te negarás a ello, ¿verdad?
    –Bueno... No..., claro que no... –respondió Alfred, poco convencido.
    Bajó la vista al perro.
    El animal ladeó la cabeza, batió el rabo despeinado contra el suelo y sonrió.
    CAPÍTULO 14
    MAR DE LA BONDAD CHELESTRA
    Acostado en su catre, Haplo estudió el dorso de sus manos. Los signos mágicos tatuados en su piel tenían un color azul más intenso y marcado; su magia se nacía más fuerte por momentos. Y, una vez más, las runas empezaban a despedir un leve resplandor al tiempo que la sensación de hormigueo le recorría el cuerpo. Era la señal de advertencia de algún peligro, lejano todavía pero que se acercaba rápidamente.
    Las serpientes dragón, sin duda.
    Le dio la impresión de que la embarcación había aumentado la velocidad. El movimiento del sumergible era menos suave, más irregular, y percibió una creciente vibración en la cubierta bajo sus pies.
    –Debería preguntárselo a la enana. Ella sabría decírmelo –murmuró para sí.
    Y, naturalmente, debería advertir a los jóvenes mensch que se estaban acercando a la guarida de las serpientes dragón. Avisarles que se dispusieran a...
    ¿A qué? ¿A morir?
    Devon, aquel elfo delgado y delicado, casi lo había decapitado con el hacha de guerra.
    Alake tenía sus hechizos mágicos, pero todos ellos eran signos de protección que cualquier chiquillo del Laberinto era capaz de trazar antes de haber cruzado su segunda Puerta. Frente al tremendo poder de las serpientes dragón, esos hechizos de Alake serían como oponer a uno de esos chiquillos contra un ejército de snogs.
    Y Grundle. Haplo sonrió y meneó la cabeza. Si alguno de aquellos mensch podía enfrentarse a las serpientes dragón, sería la doncella enana. Por lo menos, seguro que se mostraría demasiado testaruda para dejarse matar.
    Tenía que contarles lo que sabía y hacer lo posible para prepararlos. Se incorporó en el lecho, dispuesto a levantarse.
    –¡No! –dijo de pronto, y volvió a tenderse en el catre–. Ya he tenido suficientes tratos con los mensch por este día.
    En nombre del Laberinto, ¿qué se había adueñado de él para impulsarlo a hacerles aquella promesa? ¡No permitir que les sucediera ningún mal! ¡Pero si muy afortunado sería si conseguía salvar su propia vida!
    Cerró los puños con fuerza y estudió los signos mágicos grabados en su piel, tensa sobre los huesos y los tendones. Alzó los brazos y estudió el perfil nítido de los músculos bajo la epidermis tatuada.
    –El instinto –murmuró–. El mismo instinto que impulsó a mis padres a ocultarme entre los arbustos y conducir a los snogs lejos de mí. El instinto de proteger a los más débiles, el que permitió a nuestro pueblo sobrevivir en el Laberinto.
    Se incorporó de un salto y empezó a deambular por el reducido espacio del camarote.
    –Mi señor lo entendería –dijo, intentando tranquilizarse–. Mi señor siente lo mismo que yo. Cada día de su vida, regresa al Laberinto y vuelve a luchar y a defender y a proteger a sus hijos, a su pueblo. Es una emoción natural... –Haplo exhaló un suspiro y soltó un juramento entre dientes–. ¡Pero es tan poco práctica!
    Tenía otros asuntos más urgentes que ocuparse de mantener con vida a tres jóvenes mensch. Estaba aquel agua inmunda que se llevaba la magia de las runas más deprisa de lo que el agua normal se llevaba la suciedad de la ropa. Y estaba la promesa de las serpientes dragón.
    Por lo menos, él lo consideraba una promesa.
    Samah. El gran Samah. El presidente del Consejo de los Siete. El Consejero que había organizado la Separación, el que había provocado la caída de los patryn, su encarcelamiento y los eones de sufrimientos.
    El Consejero Samah. Muchas cosas habían muerto en el Laberinto, pero no aquel nombre, transmitido de generación en generación, susurrado de padre a hijo con el último aliento, revelado con una maldición de madres a hijas. Samah no había caído nunca en el olvido entre sus enemigos, y el pensamiento de que Samah pudiera ser encontrado con vida llenó a Haplo de una alegría indescriptible. Ni siquiera se detuvo a preguntarse cómo era posible tal cosa.
    –Capturaré a Samah y lo llevaré ante mi señor. Será un regalo para compensarlo por mis fracasos anteriores. Mi señor se ocupará de que Samah pague, y pague muy caro, por cada lágrima y por cada gota de sangre vertidas por mi pueblo.
    Samah pasará toda su vida pagando. Sus días estarán llenos de dolor, de tormentos, de miedo. Sus noches estarán plagadas de horror, de agonía, de angustia. No conciliará el sueño y no tendrá paz, salvo en la muerte. Y pronto, muy pronto, Samah empezará a suplicar que le llegue la muerte.
    Pero el Señor del Nexo se ocuparía de que Samah viviera. De que tuviera una vida muy larga...
    Unos enérgicos golpes a la puerta despertaron a Haplo de aquella fantasía bañada en sangre. Los golpes sonaban desde hacía un rato ya pero, mientras soñaba despierto con aquella venganza, los había tomado por truenos y no se había dado cuenta de qué sucedía.
    –Quizá no deberíamos molestarlo, Grundle –oyó que decía la suave voz de Devon al otro lado de la puerta–. Tal vez duerma...
    –¡Entonces, será mejor que vaya despertándose! –replicó la enana.
    Haplo se reprendió por aquel desliz. Una distracción como aquélla podía costarle a uno la vida en el Laberinto. Se acercó a la puerta sin hacer ruido y la abrió tan de improviso que la enana, que había estado llamando a ella con el mango del hacha de guerra, penetró en el camarote dando tumbos.
    –¿Y bien? ¿Qué queréis? –preguntó Haplo.
    –Te..., te hemos despertado –dijo Alake, apartando la mirada de él hacia el lecho desordenado con expresión nerviosa.
    –Lo..., lo sentimos –balbuceó Devon–. No queríamos...
    –El sumergible está aumentando la velocidad –comunicó Grundle, al tiempo que dirigía una mirada suspicaz a la piel de Haplo–. Y tú vuelves a brillar.
    Haplo permaneció callado y se limitó a lanzarle una mirada colérica, confiando en que la enana entendería la indirecta y se marcharía. Alake y Devon ya empezaban a retroceder sobre sus pasos.
    Pero Grundle no se dejaba intimidar tan fácilmente. Apoyó el hacha de guerra en el hombro, plantó los pies con firmeza en la cubierta oscilante y miró a la cara a Haplo.
    –Nos estamos acercando a las serpientes dragón, ¿verdad?
    –Es probable –respondió y se dispuso a cerrar la puerta. El cuerpo recio de la enana se lo impidió.
    –Queremos que nos digas qué hacer.
    «¿Y cómo diablos voy a saberlo?», quiso gritarle Haplo, exasperado. Había estado cerca de un poder mágico parecido a aquél en el Laberinto, pero en absoluto era tan fuerte. Y lo único que tenían que hacer las serpientes dragón era echarle un cubo de agua de aquel mar, y podía considerarse acabado.
    Los mensch siguieron allí plantados, mirándolo, confiando en él (bueno, dos de ellos, al menos), todos vueltos hacia él en una muda súplica, esperanzados.
    ¿Quién les había dado aquella esperanza? ¿Tenía derecho a destruirla ahora?
    Además, se dijo fríamente, aquellos mensch podían resultarle útiles. En el fondo de su mente ya tramaba un plan que...
    –Entrad –indicó de mala gana, abriendo la puerta de par en par.
    Los mensch obedecieron en bloque.
    –Sentaos –les dijo Haplo.
    En el camarote sólo había el camastro. Alake lo observó. Estaba revuelto, aún caliente del cuerpo de Haplo. Sus largas pestañas parpadearon varias veces, rozando sus mejillas. Finalmente, movió la cabeza en gesto de negativa.
    –No, gracias. Me quedaré de pie. No me importa...
    –Siéntate –le ordenó Haplo con malos modos.
    Alake obedeció, apoyada en el borde mismo de la cama. Devon tomó asiento a su lado, con las piernas incómodamente extendidas (las camas de los enanos se levantan muy poco del suelo). Grundle se dejó caer cerca de la cabecera e hizo oscilar las piernas adelante y atrás, arrastrando los talones por la cubierta. Los tres miraron de nuevo a Haplo con expresiones serias y solemnes.
    –Dejemos una cosa en claro. No sé más que vosotros sobre esas serpientes dragón. Si acaso, sé menos.
    –Pero hablaste con ellas –le recordó Grundle. Haplo no le hizo caso.
    –¡Silencio, Grundle! –cuchicheó Alake.
    –Lo que haremos para protegernos es, sobre todo, usar el sentido común. Tú – Haplo volvió la vista hacia el elfo–, será mejor que sigas fingiendo que eres una muchacha. Cúbrete el rostro y la cabeza y no te quites el velo por nada. Y ten la boca cerrada. Guarda silencio y deja que yo me encargue de hablar. Eso va por todos –añadió, dirigiendo una expresiva mirada a la enana.
    Grundle soltó un bufido e irguió la cabeza con desdén. Había colocado el hacha de guerra entre las piernas y estaba dando nerviosos golpecitos con las yemas de los dedos en el mango del arma. Ésta le recordó algo a Haplo.
    –¿Hay más armas a bordo? Armas pequeñas, como cuchillos, navajas...
    Grundle soltó otro bufido, con aire de mofa.
    –Los cuchillos son para los elfos. Los enanos no usamos armas tan insignificantes.
    –Pero tenemos cuchillos a bordo –apuntó Alake–. En la cocina.
    –Cuchillos de cocina... –murmuró Haplo–. ¿Son pequeños y afilados? ¿Podría Devon esconder uno de ellos en el cinto? ¿Podrías tú esconder otro... en alguna parte? –preguntó, indicando las ropas ajustadas al cuerpo que llevaba la humana.
    –¡Pues claro que están afilados! –aseguró Grundle con voz indignada–. ¡No ha llegado el día en que un enano fabrique un cuchillo romo! Pero podría ser tan afilado como la hoja de esta hacha y, a pesar de ello, ser incapaz de penetrar en el pellejo de esas bestias horribles.
    Haplo guardó silencio, tratando de encontrar la manera más sencilla y suave de decir lo que tenía en mente.
    –No estaba pensando en utilizarlos contra las serpientes dragón –dijo por fin. Y no añadió nada más, esperando que los mensch captaran a qué se refería.
    Y así fue... al cabo de un momento.
    –¿Quieres decir –apuntó Alake con sus ojos negros abiertos como platos– que los llevemos para usarlos contra..., contra...? –Tragó saliva, sin terminar la frase.
    –... contra vosotros mismos –la ayudó Haplo, optando por ser enérgico e ir al grano–. A veces, la muerte puede ser una buena amiga.
    –Lo sé –respondió Alake con un escalofrío–. He visto morir a mi gente.
    –Y yo he visto a un elfo torturado por las serpientes dragón –terció Devon.
    Grundle, por una vez, no dijo nada. Incluso la irritable enana parecía alicaída.
    Devon exhaló un profundo suspiro y añadió:
    –Entendemos lo que nos propones y te agradecemos la intención, pero no estoy seguro de que pudiéramos...
    «Podréis –le respondió Haplo en silencio–. Cuando el horror y la agonía y el tormento se hagan insoportables, desearéis desesperadamente poner fin a vuestros sufrimientos.» Pero ¿cómo podía decirles tal cosa? Aquellos tres mensch eran unos chiquillos, reflexionó con amargura. Aparte de una astilla clavada en el pie, de una caída o de un coscorrón en la cabeza, ¿qué sabían ellos de dolores y de padecimientos?
    –¿Podrías...? –Devon se humedeció los labios, mientras hacía un supremo esfuerzo por demostrar valentía–. ¿Podrías... enseñarnos cómo? –Dirigió una rápida mirada a las dos muchachas que lo flanqueaban–. No sé si será el caso de Alake y de Grundle, pero yo nunca he tenido que..., que hacer nada parecido. Estoy bastante seguro de que metería la pata –añadió con una sonrisa desconsolada.
    –No necesitamos cuchillos –intervino Alake–. Había pensado no decir nada, pero he traído conmigo ciertas hierbas que, empleadas en pequeñas dosis, se utilizan para aliviar dolores. Pero si una masca una hoja entera...
    –...te lleva, muy aliviada, a la otra vida –terminó la frase Grundle, y contempló a la humana con envidiosa admiración–. No sabía que fueras capaz de una cosa así, Alake. –De pronto le vino a la mente una pregunta–: ¿Pero qué significa eso de que no pensabas decir nada?
    –Lo habría hecho –respondió Alake–. Os habría ofrecido la posibilidad de usarlas.
    Como he dicho –añadió suavemente, alzando sus ojos negros a Haplo–, he visto cómo moría mi gente.
    Y, en aquel momento, Haplo comprendió que la humana se había enamorado de él.
    Saberlo no lo ayudó en absoluto a sentirse mejor. Si acaso, lo hizo sentirse peor.
    Era sólo una maldita fuente más de preocupaciones. De todos modos... ¿por qué se había de preocupar? ¿Qué importaba si rompía o no el corazón de aquella infeliz humana? Al fin y al cabo, sólo era una mensch. Si acaso, a juzgar por el modo en que la muchacha lo miraba, el patryn tendría que revisar su idea de estar tratando con una niña.
    –Bien. Has hecho muy bien, Alake –dijo pues, en un tono lo más frío y desapasionado posible–. ¿Tienes esas hierbas escondidas donde las serpientes dragón no puedan encontrarlas?
    –Sí, las tengo en mi...
    –¡No! –Haplo alzó una mano–. No lo digas. Si los demás no lo sabemos, esas criaturas no podrán sonsacárnoslo. Manten ese veneno a salvo, y guarda el secreto.
    Alake asintió con aire solemne y continuó mirándolo con ojos cálidos y límpidos.
    «No te hagas esto a ti misma –quiso decirle Haplo–. Es imposible.» Tal vez debería decírselo. Tal vez era lo mejor que podía hacer. Pero ¿cómo explicárselo? ¿Cómo hacerle entender que, en el Laberinto, enamorarse era autoinfligirse deliberadamente una herida? Nada bueno podía resultar del amor.
    Nada, salvo la muerte y un amargo pesar y una soledad vacía.
    ¿Y cómo podía explicarle que un patryn jamás podría amar en serio a una mensch? Por lo que Haplo sabía de los tiempos anteriores a la Separación, había ocasiones en las que patryn, tanto de un sexo como de otro, habían encontrado placer en la compañía de los mensch. Tales relaciones eran seguras y entretenidas. Pero aquello había sido hacía mucho tiempo. Ahora, su pueblo se tomaba la vida mucho más en serio.
    Alake bajó los ojos y entreabrió los labios en una sonrisa tímida. Haplo se dio cuenta de que había estado mirándola fijamente y de que la muchacha, sin duda, se estaría haciendo una impresión errónea.
    –Ahora, largaos de aquí –añadió ásperamente–. Volved a vuestros camarotes y preparaos. No creo que tengamos que esperar mucho. Devon, será mejor que cojas uno de esos cuchillos, para mayor seguridad. Tú también, Grundle.
    –Os enseñaré dónde están –se ofreció Alake.
    Haplo se refería a que no podía haber descendencia de tales relaciones, ya que no existía compatibilidad genética entre las diferentes razas.
    Al marcharse, se volvió hacia Haplo con una sonrisa y le lanzó una mirada de soslayo con una caída de sus largas pestañas. Después, abrió la marcha por el pasadizo.
    Devon siguió sus pasos. Mientras salía, el elfo estudió a Haplo y su mirada se hizo, de pronto, fría y sombría. Sin embargo, no dijo nada. Fue Grundle quien se detuvo en el umbral de la puerta, con la mandíbula inferior echada hacia adelante y las patillas encrespadas.
    –La has herido –dijo la enana, levantando su pequeño puño en gesto de amenaza– y por eso, con serpientes dragón o sin ellas, voy a matarte.
    –Me parece que tienes otros asuntos de los que ocuparte –replicó Haplo sin alterarse.
    –¡Hum! –exclamó Grundle con desdén, y meneó la cabeza haciendo que las patillas se mecieran a un lado y otro. Luego, volviéndole su diminuta espalda, abandonó la estancia con pesadas zancadas, cargando al hombro el hacha de guerra.
    –¡Maldita sea! –exclamó Haplo, y cerró de un portazo.
    El patryn deambuló por su pequeño camarote urdiendo planes, descartándolos y tramando otros distintos. Estaba ya llegando al punto de admitir que todo aquello no tenía pies ni cabeza, que estaba tratando inútilmente de controlar algo sobre lo que no tenía el menor control, cuando la estancia se vio sumida de pronto en una completa oscuridad.
    Haplo se quedó paralizado donde estaba, ciego y desorientado. El sumergible topó con algo y la sacudida lo mandó por los aires hasta chocar contra una de las paredes. Un ruido rechinante que procedía de debajo lo llevó a imaginar que la embarcación había varado.
    El sumergible se meció a un lado y otro, varió de dirección, se escoró a un costado y, por fin, pareció quedar en equilibrio. Entonces, cesó todo ruido y todo movimiento.
    Haplo se quedó absolutamente quieto, conteniendo la respiración y aguzando el oído.
    El camarote ya no estaba a oscuras. Los signos mágicos de su piel despedían un brillante resplandor azul que bañaba su persona y todos los objetos de la pequeña cabina con una luz trémula y fantasmagórica. Haplo sólo recordaba una ocasión en que las runas hubieran reaccionado con tanta intensidad a un peligro; había sido en el Laberinto, cuando había tropezado accidentalmente con la caverna de un dragón de sangre, la más temida de todas las temibles criaturas que problaban aquel lugar infernal.
    En aquella ocasión había dado media vuelta y había huido a toda prisa, había corrido hasta que los músculos de sus piernas se le habían agarrotado y el dolor de los pulmones se había hecho insoportable, había corrido hasta saltársele las lágrimas de dolor y agotamiento, e incluso entonces había seguido corriendo un rato más. Ahora, el cuerpo volvía a decirle que echara a correr...
    Contempló los signos mágicos iluminados y percibió aquella sensación de hormigueo casi enloquecedora que lo incitaba a ponerse en acción. Pero las serpientes dragón no lo habían amenazado. Habían hecho precisamente lo contrario: le habían prometido –al menos, había parecido una promesa– vengarse de un antiguo enemigo.
    –Podría ser una trampa –razonó en un susurro–. Un truco para atraerme aquí.
    Pero ¿por qué?
    Estudió de nuevo las runas de su piel y se sintió reconfortado. Se sentía fuerte, y su magia volvía a ser poderosa como siempre. Si se trataba de una trampa, aquellas serpientes dragón iban a descubrir que habían picado demasiado alto...
    Unos gritos, unas exclamaciones y unas pisadas sacaron a Haplo de sus reflexiones.
    –¡Haplo! –Era Grundle, dando alaridos.
    El patryn abrió la puerta. Los tres mensch venían hacia él, corriendo por el pasadizo. Alake iluminaba el camino, portando en la mano un quinqué en cuyo interior había una especie de criatura con aspecto de esponja que despedía una brillante luz blanca. Los mensch parecieron considerablemente sorprendidos al ver a Haplo, cuya piel refulgía con la misma intensidad que el quinqué. Los tres se detuvieron tropezando unos con otros, se apretujaron y lo contemplaron con admiración y temor.
    Haplo pensó que, en aquella oscuridad y con las runas brillando tan intensamente, debía de constituir un espectáculo maravilloso.
    –Bueno..., supongo que no necesitamos esto –apuntó Alake con un hilillo de voz, y soltó el quinqué. Este cayó al suelo con un estrépito que atravesó a Haplo como un puñal afilado.
    –¡Silencio! –siseó.
    El trío tragó saliva, asintió e intercambió unas miradas asustadas.
    Probablemente, los mensch pensaban que las serpientes dragón los estaban espiando. Y era muy posible que así fuera, se dijo Haplo lúgubremente. Todos sus instintos más entrenados e innatos le advertían que pisara con suavidad, que caminara con cautela.
    Con un gesto de la mano, les indicó que se acercaran. Los mensch avanzaron por el pasillo, esforzándose por no hacer ruido. A Alake le tintineaban los abalorios de la ropa, las pesadas botas de Grundle retumbaban sobre la cubierta con un sonido hueco y Devon se enredó con la falda, tropezó y fue a golpearse contra la pared.
    –¡Silencio! –exigió Haplo en un susurro iracundo–. ¡No os mováis!
    Los mensch se quedaron paralizados. Haciendo menos ruido que la oscuridad, Haplo llegó junto a Grundle e hincó la rodilla a su lado.
    –¿Sabes qué ha sucedido? La enana asintió y abrió la boca.
    Haplo la atrajo hacia sí y se señaló la oreja. Las patillas de Grundle le cosquillearon en la mejilla.
    –Creo que hemos entrado en una caverna. Haplo reflexionó. Sí, aquello tenía sentido, y explicaría la súbita oscuridad.
    –¿Crees que estamos en el lugar donde viven las serpientes dragón? –preguntó Alake, que se había deslizado hasta colocarse al lado de Haplo. Pese a la firmeza de su voz, el patryn percibió el temblor del esbelto cuerpo de la humana.
    –Sí, las serpientes dragón están aquí –respondió Haplo, echando una ojeada a los signos mágicos que brillaban en sus manos.
    Alake se acercó aún más a él. Devon exhaló un profundo suspiro tembloroso y apretó los labios. Grundle refunfuñó y frunció el entrecejo.
    No hubo gritos, ni lágrimas, ni pánico. Haplo, a regañadientes, tuvo que reconocer que aquellos jóvenes mensch eran valerosos.
    –¿Qué hacemos? –inquirió Devon, poniendo todo su empeño en evitar que se le quebrara la voz.
    –Nos quedaremos aquí –respondió Haplo–. No iremos a ninguna parte ni haremos nada; sólo esperar.
    –No vamos a tener que esperar mucho tiempo –apuntó Grundle.
    –¿Qué? ¿Por qué no? –inquirió el patryn.
    Como respuesta, la enana señaló algo por encima de sus cabezas. Haplo miró hacia arriba. El leve resplandor de su piel iluminaba los tablones de madera que formaban el techo. La madera estaba húmeda y reluciente. Una gota de agua cayó al suelo a los pies de Haplo. A esa gota siguió otra, y otra más.
    El pez luz espinoso. Esférico y con largas frondas de bordes afilados como cuchillas, este animal emite una luz brillante que sirve para atraer a sus víctimas. Cuando se siente amenazado, esta luz se hace aún más intensa, hasta cegar al posible depredador y obligarlo a huir. Por esta razón, es recomendable mantener bien alimentados y a gusto a los peces de los quinqués.
    –La nave se está resquebrajando –anunció Grundle, y enseguida frunció el entrecejo–. Pero los sumergibles enanos no se resquebrajan. Debe de ser cosa de las serpientes.
    –Nos están obligando a abandonar la nave –dijo Alake–. Tendremos que nadar, Grundle. Pero no te preocupes: Devon y yo te ayudaremos.
    –No estoy preocupada –respondió la enana, y volvió su mirada a Haplo.
    Por primera vez en su vida, el patryn conocía el terror en estado puro, debilitador e incapacitante. Aquel miedo lo privaba de la facultad de pensar, de razonar. No podía hacer nada sino contemplar con terrible fascinación el agua que se acercaba cada vez más a sus pies.
    ¡Nadar! Casi se echó a reír. ¡De modo que, finalmente, era una trampa! Lo habían atraído allí y luego se habían ocupado de dejarlo impotente.
    El agua le salpicó el brazo. Haplo retrocedió y se secó rápidamente, pero era demasiado tarde. Donde el agua del mar le había tocado la piel, el fulgor de las runas se apagó. El nivel del agua seguía subiendo y le lamía la puntera de las botas, y el patryn percibió que el círculo de su magia empezaba a agrietarse y a desmoronarse lentamente.
    –¡Haplo! ¿Qué sucede? –gritó Alake.
    Una sección del casco cedió a la presión. Los maderos se quebraron y saltaron hechos astillas, y el agua penetró por el agujero como una cascada. El elfo resbaló y cayó bajo el torrente. Alake, agarrada a una viga del techo, cogió a Devon por la muñeca y lo salvó de ser arrastrado pasillo abajo. El elfo se incorporó tambaleándose.
    –¡No podemos quedarnos aquí! –exclamó.
    El agua ya le llegaba a Grundle por la cintura y la enana empezaba a sentirse presa del pánico. Su tez morena se había vuelto pálida, tenía los ojos desorbitados, y el mentón le temblaba. Los enanos pueden respirar el agua del mar, igual que los elfos y los humanos, pero no son muy amantes del mar ni confían en él, probablemente porque sus macizos cuerpos son muy torpes en el agua.
    Grundle no había estado nunca con el agua por encima de los tobillos, pero ahora ya le llegaba al pecho.
    –¡Socorro! ¡Alake, Devon! ¡Ayudadme! –chilló, agitando los brazos y chapoteando frenéticamente–. ¡Alakeee!
    –¡Grundle! ¡No sucede nada!
    –¡Ten, cógete de mi mano! –sugirió Devon–. ¡Ay! No aprietes tanto. Ya está.
    Suelta un poco. Vamos, agarra también la mano de Alake.
    –Ya te tengo, Grundle. No te va a suceder nada. Tranquilízate. No, no tragues así el agua. Hunde la cabeza y aspira como si estuvieras tomando aire. ¡No! ¡Así no! ¡Te vas a ahogar! ¡Se está asfixiando! ¡Grundle...!
    La enana se hundió bajo el agua y emergió tosiendo y expulsando agua, aún más presa del pánico.
    –¡Será mejor que la llevemos a la superficie! –gritó Devon.
    Alake dirigió una preocupada mirada hacia Haplo.
    Éste no se había movido ni había pronunciado palabra. El agua le llegaba ya por el muslo y el resplandor de su piel casi se había apagado por completo. Vio que la humana lo miraba y, al advertir que estaba preocupada por él, estuvo a punto de soltar una carcajada.
    –¡Adelante! –exclamó.
    Empezaban a ceder otras cuadernas del sumergible y el agua ya casi le llegaba a la nariz a Grundle, quien luchaba por mantener la cabeza emergida entre jadeos y gorgoteos.
    Devon hizo una mueca de dolor.
    –¡Me está arrancando la mano, Alake! ¡Vamos!
    –Seguid adelante –ordenó Haplo, iracundo.
    El casco del sumergible cedió por fin con un crujido estruendoso. El agua penetró con fuerza y se cerró sobre la cabeza de Haplo. Perdió de vista a los mensch y todo lo demás. Era como si la noche hubiera tomado forma líquida. De inmediato, se adueñó de él un pánico equiparable al de la enana. Contuvo la respiración hasta que le dolió el pecho, reacio a aspirar aquella oscuridad. Una parte de su desesperada mente le dijo que sería mucho más fácil ahogarse, pero su cuerpo se negó a permitirle tal cosa.
    Hizo una inspiración y empezó a respirar agua. Al cabo de unos momentos, la cabeza se le aclaró. No veía nada y avanzó entre los restos del naufragio tanteando el terreno con las manos. Tras apartar unos fragmentos de mamparo, consiguió abrirse paso y empezó a nadar sin rumbo.
    Se preguntó si iba a verse condenado a dar tumbos por aquella noche acuosa hasta caer vencido por el agotamiento pero, en el mismo instante en que el pensamiento tomaba forma en su mente, su cabeza emergió de las aguas.
    Agradecido, tomó una bocanada de aire.
    Se sostuvo flotando en la superficie, pedaleando en el agua con tranquilidad, y miró a su alrededor.
    En la orilla se había preparado una gran hoguera, cuya leña ardía y crepitaba ofreciendo un calor y una luz muy reconfortantes. El fulgor rojizo de las llamas se reflejaba en el techo y en las paredes de roca de la cueva.
    Haplo percibió una sensación de miedo, procedente de algo externo a él. Un terror abrumador lo rodeó. Las paredes estaban cubiertas con una especie de sustancia pegajosa pardoverdusca que parecía rezumar de la roca, y el patryn tuvo la extraña impresión de que la propia cueva estaba herida y que vivía presa del miedo. Del miedo y de un dolor horrible.
    Resultaba ridículo.
    Haplo se volvió rápidamente para mirar a su espalda, a un lado y otro, pero apenas distinguió nada. Aquí y allá, un reflejo de la luz de la hoguera centelleaba en la roca mojada.
    Un ruido de chapoteo atrajo su atención. Tres siluetas, tres sombras negras contra el fulgor anaranjado del fuego, emergieron del agua. Dos de ellas ayudaban a la tercera, que no podía caminar. Este detalle, junto con el sonido musical de los abalorios y un gruñido sordo de la tercera figura, le indicó a Haplo que debían de ser sus mensch.
    No vio rastro alguno de las serpientes dragón.
    Alake y Devon consiguieron arrastrar a Grundle hasta la orilla. Una vez allí, visiblemente agotados, soltaron a la enana y los tres se derrumbaron en la playa para recuperarse. Alake, sin embargo, se incorporó apenas hubo recuperado el aliento y se dirigió de nuevo hacia el agua.
    –¿Adonde vas? –La voz clara del elfo resonó en la cueva.
    –¡Tengo que encontrar a Haplo, Devon! ¡Quizá necesite ayuda! ¿Viste su cara...?
    Haplo, mascullando maldiciones para sí, siguió nadando hacia la orilla. Alake escuchó el ruido de su chapoteo e, incapaz de distinguir quién o qué causaba el ruido, se quedó paralizada. Devon corrió a su lado. En su mano brillaba el metal.
    –¡Soy yo! –les gritó Haplo. Sintió que su vientre rozaba terreno sólido e, incorporándose, salió del agua, empapado.
    –¿Estás..., estás bien? –Alake alargó la mano con timidez, pero la retiró a la vista de la expresión ceñuda de Haplo.
    No, no estaba bien. Estaba fatal.
    Sin hacer caso de la humana ni del elfo, pasó ante ellos y se dirigió rápidamente hacia la hoguera. Cuanto antes se secara, antes recuperaría su magia. La enana yacía en la arena como un bulto empapado y Haplo se preguntó si estaría muerta.
    Un gemido sofocado lo tranquilizó.
    –¿Está herida? –preguntó, al llegar junto a la hoguera.
    –No –respondió Devon, dándole alcance.
    –Más que nada, está asustada –añadió Alake–. Se recuperará. ¿Qué..., qué estás haciendo?
    –Quitándome la ropa –gruñó Haplo, que ya se había despojado de la camisa y de las botas, y ahora empezaba a desabrocharse los pantalones de cuero.
    Alake lanzó un grito contenido. Apartó rápidamente el rostro y se cubrió los ojos con las manos. Haplo soltó otro gruñido. Si la muchacha no había visto nunca a un hombre desnudo, ahora iba a ver el primero. No tenía tiempo ni paciencia para ser considerado con la sensibilidad de una joven humana. Aunque la magia que le advertía de los peligros había desaparecido de su piel, al haberse borrado los signos mágicos, tenía la clara sensación de que no estaban solos en aquella cueva. Los estaban observando.
    Haplo arrojó los pantalones a la arena, se puso en cuclillas junto a la hoguera y acercó los brazos y las manos al fuego abrasador. Satisfecho, comprobó cómo las gotitas de agua se evaporaban y la piel empezaba a secarse. Luego, miró a su alrededor.
    –Cúbrete la cabeza con el velo –ordenó a Devon– y ven a sentarte junto al fuego. Resultaría sospechoso si no lo hicieras, pero manten el rostro apartado de la luz. ¡Y guarda el maldito cuchillo!
    Devon obedeció sus instrucciones. Guardó el cuchillo junto al pecho y se echó la tela empapada del velo por encima de la cabeza y del rostro. Tembloroso, se acercó al fuego con cautela y se dispuso a sentarse junto a las llamas con las piernas cruzadas.
    –¡No te sientes como un hombre! –le dijo Haplo en un susurro–. Siéntate sobre los talones, con las rodillas juntas. Eso es. Alake, trae a Grundle hacia aquí. Y despiértala. Quiero que todos estemos conscientes y alerta.
    Alake asintió en silencio y corrió hasta la enana postrada en la arena.
    –Grundle, tienes que levantarte. Lo dice Haplo. Grundle... –Alake bajó la voz–, percibo la maldad. Las serpientes dragón están aquí, Grundle. Nos están observando. ¡Por favor, tienes que ser valiente!
    La enana lanzó un nuevo gemido pero alzó la cabeza, refunfuñando y limpiándose los ojos de agua con un repetido parpadeo, entre estornudos. Alake la ayudó a ponerse en pie y las dos se encaminaron hacia la hoguera.
    –¡Esperad! –les susurró Haplo, quien se incorporó lentamente. Captó, detrás de él, un jadeo contenido de Alake y la voz de Grundle que murmuraba por lo bajo en idioma enano antes de enmudecer. Devon se fundió en las sombras.
    Unos ojos verderrojizos surgieron en la oscuridad e hicieron que la luz de la hoguera pareciese mortecina, en contraste con su brillo. Eran unos ojos oblicuos, de serpiente, y los había en gran número, en tal cantidad que Haplo fue incapaz de contarlos. Las serpientes alzaron ante él sus moles enormes hasta una altura increíble y escuchó el ruido de sus pesados cuerpos al reptar sobre la arena y las rocas. Un hedor pestilente y repulsivo pareció llenarle la nariz y la boca con el sabor de la muerte y la descomposición. Se le encogió el estómago. A su espalda, escuchó a los mensch gemir de terror. Uno de los tres estaba vomitando.
    Haplo no se volvió. Era incapaz de hacerlo. Las serpientes dragón reptaron hasta las proximidades de la hoguera. Las llamas brillaron sobre sus cuerpos enormes y escamosos. Se sintió abrumado por la enormidad de las criaturas que se alzaban ante él. No sólo era enorme su tamaño, sino también su poder. Se sintió lleno de temor reverencial, de asombro y de humildad. Dejó de lamentarse por la pérdida de su magia, pues no le habría servido de nada frente a aquellos seres, que eran capaces de aplastarlo con el aliento. Un susurro de aquellas bocas podía dejarlo incrustado en el suelo.
    Con los puños apretados a los costados, Haplo aguardó con calma a que le llegara la muerte.
    De pronto, la más imponente de las serpientes dragón alzó la cabeza. Sus ojos ardían y parecían bañar la cueva con un atroz fulgor verderrojizo. Al cabo de unos instantes, los ojos se cerraron y la cabeza volvió a descender hasta la arena delante de Haplo, quien permanecía en pie junto al fuego, desnudo.
    –Patryn –dijo la criatura, en tono reverente–. Amo...
    CAPÍTULO 15
    DRAKNOR CHELESTRA
    –¡Vaya, que me arranquen de cuajo las patillas!
    Haplo escuchó el murmullo de admiración de la enana y compartió su asombro.
    La gigantesca serpiente dragón postró su cabeza en el suelo ante el patryn. Sus compañeras se habían retirado a una respetuosa distancia, con sus cuerpos escamosos arqueados, las cabezas gachas y las rendijas de los ojos cerradas.
    El patryn permaneció tenso, alerta Los dragones eran criaturas inteligentes y arteras, de las que no había que fiarse.
    La serpiente dragón alzó la cabeza y elevó el cuerpo hasta casi alcanzar el elevado techo de la caverna. Los mensch soltaron un grito de alarma, pero Haplo levantó la mano.
    –Estaos quietos –ordenó.
    Al parecer, la serpiente dragón sólo estaba buscando una postura más cómoda.
    Enroscó el cuerpo una y otra vez, apilando cada vuelta sobre la anterior, hasta terminar reposando la cabeza sobre sus propios lazos.
    –Ahora podemos hablar con más comodidad. Por favor, patryn, toma asiento.
    Bienvenido a Draknor.
    La serpiente dragón hablaba en idioma patryn, un lenguaje basado en runas que, además de las palabras, debería haber llenado de imágenes la mente de Haplo. Sin embargo, no vio nada; sólo captó el sonido, y éste era monocorde y apagado. Un escalofrío le recorrió la piel. Era como si los dragones hubieran reducido el poder de las runas a meras siluetas y figuras que manipulaban a voluntad.
    –Gracias, Regio. –Haplo se sentó otra vez, sin apartar la mirada de la serpiente dragón ni un solo instante.
    Los ojos de la serpiente se volvieron hacia los mensch, que no se habían movido de sitio.
    –¿Cómo es que nuestras jóvenes invitadas no se acercan a la hoguera para secarse? ¿Tal vez el calor es excesivo? ¿O acaso no es suficiente...? Sabemos tan poco de vuestras frágiles constituciones que no podemos calcular como es debido...
    Haplo movió la cabeza en un gesto de negativa.
    –Les das miedo, Regio. Y, después de lo que hicisteis con sus pueblos, no se lo reprocho.
    La serpiente dragón agitó sus anillos, cerró los párpados y de su boca desdentada escapó un leve suspiro sibilante.
    –¡Ah!, me temo que hemos cometido un error terrible. Pero os compensaremos por ello. – os ojos encendidos se abrieron y la serpiente añadió, en tono expectante–: ¿Tienes influencia sobre esas mensch? ¿Confían en ti? Sí, claro.
    Asegúrales que no les deseamos ningún mal. Haremos cuanto esté en nuestro poder para que se sientan a gusto entre nosotros. ¿Un lugar caliente para dormir?
    ¿Comida, ropa seca? ¿Piedras preciosas, oro, plata? ¿Las haría felices todo eso?
    ¿Ayudaría a apaciguar su miedo?
    De pronto, delante de Haplo, el suelo quedó sembrado de cuencos, cestos, fuentes y platos que contenían manjares exquisitos de todas las clases imaginables:
    Traducido al humano, el Lugar Oscuro.
    fuentes de frutas fragantes, bandejas de carne humeante, botellas de vino, barriles de cerveza espumosa...
    Ropajes de todo tipo y descripción flotaron en el aire como aves de seda multicolor que descendían revoloteando hasta posarse a los pies de Alake, envolver los flaccidos brazos de Devon y emitir reflejos ante los ojos desconcertados de Grundle. Cofrecillos de esmeraldas, zafiros y perlas esparcieron su deslumbrante contenido sobre la arena. Pilas de monedas de oro brillaron a la luz de la hoguera.
    A lo lejos se encendió otro fuego, que iluminó otra oquedad dentro de la cueva.
    –Ahí estaréis calientes y secas. –La serpiente dragón se dirigió a los jóvenes mensch en el idioma de los humanos–.
    Hemos llenado esa cavidad con hierba fresca para que os sirva de lecho. Debéis de estar agotadas y hambrientas. –Pasó al élfico para añadir–: Por favor, aceptad nuestros regalos y retiraos a dormir. –Y, en el lenguaje de los enanos, concluyó–:
    No tengáis miedo. Vuestro reposo será seguro y tranquilo. Mi pueblo lo velará.
    Las demás serpientes dragón movieron el cuerpo en una danza sinuosa mientras el eco de la cueva repetía en un siseo las palabras «seguro... y tranquilo».
    Los mensch, que esperaban encontrar allí la muerte y la tortura, se quedaron completamente desarmados y desconcertados ante aquellos lujosos presentes. Se limitaron a permanecer inmóviles, con una expresión de asombro y desconcierto y más espantados todavía, si cabe.
    Grundle fue la primera en recuperar el habla. Una corona de plata había caído del aire sobre su cabeza, casi tapándole un ojo. Después de pasar a duras penas entre un montón de ropa y unas pilas de comida, se dirigió hacia Haplo con paso enérgico.
    Brazos en jarras, pasó por alto ostentosamente la presencia de las serpientes dragón y habló al patryn como si los dos estuvieran solos en la playa.
    –¿Qué significa todo esto? ¿Qué está pasando? ¿De qué estáis hablando en esa abstracta lengua vuestra?
    –La serpiente dragón dice que se ha cometido un error e intenta ofreceros una compensación. A mi entender... –intentó continuar Haplo, pero no logró pasar de allí.
    –¡Una compensación! –Grundle alzó el puño y se volvió en redondo hasta quedar frente a frente con la enorme criatura–. ¿Una compensación por destruir los cazadores de sol, por asesinar al pueblo de Alake, por torturar al pobre elfo? ¡Yo te daré compensaciones! ¡Te...!
    Haplo la sujetó y la retuvo, mientras la enana se debatía y lanzaba puntapiés.
    –¡Basta, pequeña estúpida! ¿Quieres que nos maten a todos?
    Grundle, jadeante, le lanzó una mirada furiosa. El patryn la mantuvo inmovilizada hasta notar que el recio cuerpo de la enana empezaba a relajarse.
    –Ya estoy bien –murmuró ella con voz hosca.
    Haplo la soltó. La enana se encogió a su lado, frotándose las muñecas doloridas.
    Haplo hizo un gesto a los otros mensch para que se acercaran.
    –¡Escuchadme bien! –dijo a continuación–. Voy a intentar descubrir qué sucede pero, mientras tanto, las tres vais a aceptar de buen talante la hospitalidad del dragón. Tal vez aún consigamos salir bien librados de ésta..., nosotros y vuestros pueblos. Ésa fue la razón que os ha traído aquí, ¿verdad?
    –Claro que sí, Haplo –respondió Alake–. Haremos lo que dices.
    –No creo que tengamos muchas alternativas, ¿verdad? –intervino Devon, con la voz apagada tras el velo mojado que le cubría la cara.
    Grundle asintió a regañadientes.
    –¡Pero sigo sin confiar en esas criaturas! –añadió, moviendo las patillas en dirección a las serpientes con gesto de desafío.
    –Bien. –Haplo sonrió–. Yo, tampoco. Mantened los ojos y los oídos abiertos. Y la boca, cerrada. Ahora, haced lo que dice la serpiente dragón. Id a esa cueva. Id allí enseguida, tú y Alake y..., y...
    –Sadia.
    –Eso es. Sadia. Las tres, meteos en esa cueva e intentad dormir un poco.
    Llevaos ropa seca, un poco de vino y todo lo que queráis. Comida, quizá.
    Grundle soltó un bufido.
    –Probablemente estará envenenada. Haplo lanzó un suspiro de exasperación.
    –Si los dragones quisieran matarte, habrían podido descargar un hacha sobre tu cabeza, en lugar de dejar caer eso –dijo, y señaló la corona de plata, que de nuevo se le había deslizado hacia adelante hasta taparle un ojo.
    La enana se quitó la corona, la contempló con una mueca de suspicacia y, por último, se encogió de hombros.
    –Tienes razón –admitió, con un deje de sorpresa.
    Arrojó el rodete de plata a la arena y, tras agarrar una cesta de pan con una mano y un barrilete de cerveza con la otra, se encaminó hacia la cueva.
    –Id con ella –dijo Haplo a Alake, que no se movía de su lado–. No os pasará nada, puedes estar tranquila.
    –Sí, ya lo sé. Me..., me llevaré tus ropas para secarlas junto al fuego –se ofreció Alake, y dirigió una mirada de reojo a Haplo. Apartó rápidamente la vista y se inclinó para recoger sus pantalones mojados.
    –No es preciso –respondió el patryn, posando suavemente una mano en el brazo de la humana–. Te lo agradezco, pero las serpientes dragón también me han proporcionado las ropas que preciso. De todos modos, quizá sea mejor que cojas algo para..., para Sadia. Algo que le vaya mas holgado que esa ropa que lleva.
    –Sí, tienes razón –dijo Alake. La muchacha pareció aliviada al tener una tarea concreta que cumplir y empezó a revolver entre la enorme cantidad de vestimentas esparcidas por la arena. Cuando encontró lo que buscaba, se volvió hacia Haplo con una sonrisa, dirigió una fría mirada de desafío a las serpientes dragón y, por último, se alejó a toda prisa detrás de Grundle.
    Devon, que aún seguía bajo el amparo de las sombras, estaba recogiendo comida y vino. Se disponía a seguir a sus dos compañeras hacia la cueva, cuando Haplo lo llamó.
    –Dos de las tres podéis dormir. La otra debe permanecer despierta, ¿entendido?
    –dijo el patryn en voz baja, hablando en élfico.
    Devon no respondió. Se limitó a asentir y se alejó.
    Haplo se volvió de nuevo hacia la serpiente dragón, que había permanecido todo el rato muy tranquila, con la cabeza apoyada en los anillos de su cuerpo y los ojos parpadeando con indolencia a la luz de la hoguera.
    Cuando los tres jóvenes hubieron desaparecido en el interior de la oquedad, la enorme criatura comentó:
    –Realmente, vosotros los patryn tenéis un gran poder de persuasión sobre los mensch. Si tu pueblo hubiera estado libre para ayudarlos durante todos estos siglos, cuántas maravillas habrían conseguido realizar. Pero, ¡ay!, no ha podido ser.
    La serpiente dragón permaneció unos largos minutos meditando con aire apenado y luego movió su gigantesca mole.
    –Pero, ahora que habéis escapado a vuestro injusto encarcelamiento, sin duda sabréis encontrar compensación por el tiempo y la oportunidad perdidos. Habíame de tu gente y de vuestros planes.
    –Nuestra historia es larga, Regio –respondió Haplo con un encogimiento de hombros– y, aunque amarga para nosotros, seguramente resultaría aburrida para los demás. –El patryn no estaba dispuesto a revelar a aquellas criaturas detalle alguno sobre su pueblo. Su cuerpo ya estaba seco y advirtió cómo los débiles trazos de las runas comenzaban a volver a su piel–. ¿Te importa si me visto?
    De pronto, había advertido entre los montones de joyas y de ropa un puñado de armas y se propuso echarle un vistazo más detenido.
    –Por favor, faltaría más. Ha sido una desconsideración por mi parte no proponértelo. Pero, claro –la serpiente dirigió una mirada complacida a su propia piel escamosa–, nuestra especie no suele pensar en tales detalles.
    Haplo hurgó entre la masa de ropa, encontró lo que necesitaba y se vistió.
    Mientras lo hacía, sus ojos no se apartaron un instante de la espada y su mente no dejó de buscar el modo de hacerse con ella sin despertar la ira de la serpiente.
    –Pero si la espada es tuya, amo –dijo la serpiente dragón con toda calma.
    Haplo miró a la criatura con asombro y cautela.
    –No es aconsejable acudir desarmado a presencia de tu enemigo –añadió la criatura.
    Haplo empuñó la espada, la levantó a modo de prueba y le satisfizo la sensación que le producía. Era casi como si el arma hubiera sido fabricada para su mano.
    Encontró un cinto con la vaina, se lo ajustó y guardó el arma en la funda.
    –Supongo que cuando hablas del «enemigo» te refieres a los sartán, ¿verdad, Regio?
    –¿A quién, si no? –La serpiente dragón pareció confundida por unos instantes.
    Entonces entendió a qué venía el comentario–. ¡Ah!, te refieres a nosotros, ¿no?
    Debería haberlo pensado. Te has formado tu opinión de nosotros después de hablar con ellos... –Dirigió la vista a la cueva.
    –Si lo que han contado es verdad... –apuntó Haplo.
    –Estoy seguro de que lo es. –La serpiente dragón suspiró de nuevo, y su suspiro fue acompañado por el de todos sus congéneres–. Hemos actuado con precipitación y quizás hemos caído, digámoslo así, en un exceso de celo en nuestros esfuerzos por intimidar a los mensch. No obstante, todas las criaturas tienen derecho a defenderse. ¿Acaso el lobo es tachado de cruel cuando se lanza a la garganta del león?
    Haplo soltó un gruñido y contempló la exhibición de poder mágico que podía observar en el suelo a su alrededor.
    –¿Pretendes hacerme creer que os asustaba un puñado de elfos, humanos y enanos?
    –No eran los mensch quienes nos preocupaban –replicó la voz siseante de la serpiente dragón–, sino quienes estaban detrás de ellos. Quienes los habían traído aquí.
    –Los sartán.
    –¡Sí! Vuestro antiguo enemigo, que también es el nuestro.
    –¿Me estás diciendo que los sartán están aquí, en Chelestra?
    –Sí, hay toda una ciudad de ellos. Y los dirige uno cuyo nombre no te resultará desconocido.
    –¿Samah? –Haplo frunció el entrecejo–. Eso fue lo que me dijiste a bordo de la nave, Regio. Pero no puede ser el mismo Samah, el miembro del Consejo de los Siete responsable de nuestro encarcelamiento...
    –¡Sí! ¡El mismo! –La serpiente dragón alzó la cabeza de los anillos de su cuerpo con un destello de cólera en sus ojos verderrojizos. Luego, murmurando por lo bajo en tono tranquilizador, fue calmándose poco a poco hasta recobrar la postura que tenía un rato antes–. Por cierto, patryn, ¿cómo te llamas?
    –Haplo.
    –Haplo. –La serpiente pareció saborear la palabra y encontrarla de su agrado–.
    Pues bien, Haplo, voy a contarte cómo es que este Samah ha regresado a un universo que él y los de su raza maldita estuvieron a punto de destruir.
    »Después de la Separación, Samah y su Consejo de los Siete estudiaron los cuatro nuevos mundos que habían creado y escogieron el más hermoso entre ellos para convertirlo en su hogar. Consigo trajeron a sus favoritos entre los mensch para que les sirvieran de esclavos, y fundaron esa ciudad de Surunan sobre una tierra creada también por su magia, a la que pusieron por nombre el Cáliz.
    »Imagina su sorpresa cuando descubrieron que su hermoso mundo ya estaba habitado.
    –¿Por tu pueblo, Regio?
    La serpiente dragón inclinó la cabeza en un gesto humilde de asentimiento.
    –Pero ¿de dónde procedéis vosotros? ¿Quién os creó?
    –Somos obra vuestra, patryn –respondió la criatura en voz baja.
    Haplo frunció el entrecejo, desconcertado. Pero, antes de que pudiera hacer más preguntas, la serpiente dragón continuó su narración.
    –Al principio, acogimos con la mejor intención a esos recién llegados a nuestro mundo, esperando establecer unas relaciones pacíficas y prósperas con ellos. Sin embargo, Samah pronto nos odió porque no podía esclavizarnos como había hecho con los desdichados mensch. Él y los demás miembros del Consejo nos atacaron sin mediar la menor provocación. Como es lógico, nos defendimos. Pero no los matamos, sino que los obligamos a regresar de nuevo a su ciudad, batiéndose en retirada.
    –¿Derrotasteis a Samah? –inquirió Haplo, incrédulo–. ¿Al más poderoso de todos los sartán que han existido?
    –Tal vez habrás advertido cierta extraña propiedad del agua de este mar... – apuntó la serpiente dragón.
    –No me he ahogado en ella, si es a eso a lo que te refieres, Regio. La he respirado como si fuera aire.
    –No era a eso a lo que me refería.
    –Pues no se me ocurre nada más –dijo Haplo con un expresivo gesto de cabeza.
    –¿De veras? –Un ligero temblor recorrió el cuerpo de la serpiente, casi como si se estuviera riendo–. Pues yo habría asegurado que el agua del mar ejercía el mismo efecto sobre la magia de las dos razas, los sartán y los patryn.
    Haplo casi no podía respirar. La terrible alegría que llenaba su ser le provocó un dolor auténtico, físico, en el pecho. Necesitaba un escape para descargar su emoción y alargó la mano para coger algo que comer, aunque no estaba hambriento.
    ¡El agua del mar de aquel mundo destruía la magia de los sartán! Y era en aquel mundo, rodeado de agua marina, donde se hallaba el enemigo más odiado por los patryn. Haplo alzó un odre de vino que casi se le cayó de las manos, temblorosas de júbilo. Con cuidado, volvió a dejar el odre donde estaba. «Tranquilo –se dijo–.
    Sé cauto. No te fíes de estas criaturas.» Intentando aparentar tranquilidad, dio un bocado a un alimento que tomó del montón. No sabía qué era, ni le importaba.
    –Pero todo eso que me cuentas debió de suceder hace muchas generaciones.
    ¿Cómo es posible que Samah siga vivo, Regio? Tal vez has cometido un error.
    –No, ningún error –aseguró la serpiente dragón–. Pero... la comida, ¿es de tu agrado? ¿Te apetece más de algo?
    Haplo ni se había fijado en el sabor de lo que acababa de morder.
    –No, gracias. Continúa, por favor. La serpiente lo complació.
    –Esperábamos que, después de haberlos derrotado y castigado, los sartán nos dejarían tranquilos y nos permitirían continuar nuestras vidas en paz. Pero Samah estaba furioso con nosotros. Lo habíamos dejado en ridículo ante los ojos de los mensch y éstos, al ver tan humillados a esos seres que habían considerado dioses, empezaron a hablar abiertamente de rebelión. Samah prometió entonces vengarse de nosotros, fuera cual fuese el precio a pagar por su propio pueblo y por los inocentes mensch.
    «Gracias a sus poderes mágicos (ya supondrás, por cierto, que los sartán tenían, a esas alturas, una aversión extrema al agua marina), Samah y el Consejo desplazaron el sol marino de su posición estacionaria en el centro del mundo. El astro marino empezó a alejarse a la deriva, el agua se hizo más fría y la temperatura comenzó a descender tanto en el Cáliz de los sartán como en nuestra propia luna marina. De esta manera, los sartán esperaban matarnos por congelación aunque eso significara que ellos mismos se verían obligados a abandonar Chelestra a través de la Puerta de la Muerte.
    «Naturalmente, su plan habría incluido la muerte por congelación de todos los mensch pero, ¿qué eran unos pocos miles de humanos, enanos y elfos, en comparación con las enormes cantidades de ellos ya sacrificadas a la ambición sartán durante la Separación? Los mensch, sin embargo, descubrieron el artero plan de sus amos y se rebelaron contra ellos. Construyeron naves y huyeron al Mar de la Bondad, persiguiendo el sol marino.
    »El éxodo de los mensch causó consternación y alarma entre los sartán, quienes ya no querían este mundo para ellos pero tampoco tenían intención de dejárselo a los mensch. Juraron que ningún mensch sobreviviría y, llegados a este punto, tuvimos que tomar una decisión.
    La serpiente dragón exhaló un suspiro, alzó la cabeza y miró a sus congéneres con orgullo.
    –Podríamos haber acompañado a los mensch. Ellos nos suplicaron que lo hiciéramos, para protegerlos de las ballenas y otras temibles criaturas de las profundidades traídas aquí por los sartán para mantener a raya a los mensch. Pero nosotros sabíamos que éramos lo único que podía interponerse entre los mensch y la furia de los sartán y por eso decidimos quedarnos, aunque ello significaba disponerse a sufrir.
    «Salvamos a los mensch e impedimos que los sartán huyeran a través de la Puerta de la Muerte. El nielo se cerró sobre ellos y sobre nosotros. Samah y los suyos no tuvieron más remedio que buscar refugio en el Sueño. Nosotros entramos en hibernación, convencidos de que un día el sol marino volvería hacia aquí.
    Entonces, nuestros enemigos despertarían y nosotros, también.
    –Pero, entonces, ¿por qué habéis atacado a los mensch, Regio? En la época de la que me hablas, fuisteis sus salvadores.
    –Sí, pero de eso hace ya muchísimo tiempo. Ahora, los mensch han olvidado por completo quiénes somos y el sacrificio que hicimos. –La serpiente dragón emitió un profundo suspiro y apoyó de nuevo la cabeza sobre los anillos de su cuerpo–.
    Supongo que deberíamos haber tenido en cuenta el paso del tiempo y haber hecho concesiones, pero estábamos emocionados de haber regresado a este hermoso mundo, e impacientes por entrar en contacto con los descendientes de aquellos por cuya salvación lo habíamos arriesgado todo.
    »Nos presentamos ante los mensch demasiado de improviso, sin avisar. Y reconozco que no tenemos un aspecto demasiado encantador. Según tengo entendido, nuestro olor resulta ofensivo y nuestro tamaño intimida. Los mensch reaccionaron con un miedo terrible y nos atacaron. Dolidos ante tamaña ingratitud, lamento decir que les respondimos. A veces, no somos conscientes de nuestra propia fuerza.
    La serpiente dragón suspiró de nuevo. Sus congéneres, profundamente afectados, emitieron murmullos de pesar y bajaron la cabeza hasta la arena.
    –Cuando tuvimos ocasión de reflexionar sobre el tema con más calma, reconocimos enseguida que gran parte de culpa de lo sucedido había sido nuestra.
    Aun así, ¿cómo podíamos rectificar lo hecho? Si nos acercábamos de nuevo a los mensch, ellos no harían sino redoblar sus esfuerzos por matarnos. Así pues, decidimos hacer venir a los mensch hasta nosotros. Uno de cada raza, una hija de cada una de las casas reales. Si lográbamos convencer a estas gentiles damiselas de que no pretendíamos causarles ningún mal, ellas volverían a sus pueblos, les presentarían nuestras disculpas y el malentendido quedaría aclarado. Y volveríamos a vivir en paz y armonía.
    ¿Grundle, una gentil damisela?. Haplo reprimió una risilla al pensarlo, pero no dijo nada y dejó de lado el comentario, al tiempo que apartaba de su mente cualquier duda que pudiera tener sobre la sinceridad de las palabras de la serpiente dragón.
    Había partes del relato de ésta que no encajaban con la versión que le habían contado los mensch, pero tales detalles no importaban, en aquel momento. Lo importante era que había encontrado una oportunidad para descargar un golpe, un golpe efectivo, contra los sartán.
    –La paz y la armonía están muy bien, Regio –respondió por fin, observando con cautela a la serpiente y escogiendo con cuidado sus palabras–, pero los sartán no las permitirán jamás. Cuando sepan que habéis regresado, harán cuanto puedan para destruiros.
    –Tienes mucha razón –asintió la serpiente dragón–. Intentarán acabar con nosotros y esclavizar a los mensch, pero ¿qué podemos hacer para evitarlo?
    Quedamos muy pocos de mi raza, pues muchos no han sobrevivido a la hibernación. Y los sartán, según nos han contado nuestros espías, los gushnis, son más fuertes que nunca. Han recibido refuerzos a través de la Puerta de la Muerte.
    –Refuerzos... –Haplo meneó la cabeza en gesto de negativa–. Eso es imposible...
    –Uno de ellos, por lo menos, ha aparecido en Chelestra –insistió la serpiente dragón con toda rotundidad–. Un sartán que viaja libremente a través de la Puerta de la Muerte para visitar otros mundos. Ese sartán se disfraza de mensch y se hace llamar por un nombre mensch. Finge ser torpe e incapaz, pero nosotros sabemos quién es en realidad. Es ese al que llamamos . Y es mucho más poderoso que el propio Samah.
    La serpiente dragón entrecerró los ojos.
    –¿De qué te ríes, patryn?
    –Lo siento, Regio –respondió Haplo con una sonrisa–, pero conozco a ese sartán del que hablas y no es necesario que te preocupes por él. Su torpeza y su ineptitud no son ficticias, sino auténticas. Y no viaja a través de la Puerta de la Muerte. Lo más probable es que cayera por ella, accidentalmente.
    –¿No es un mago poderoso?
    Haplo señaló la cueva con un gesto del pulgar.
    –Los mensch de ahí dentro lo son más que él.
    –Tus palabras me desconciertan –declaró la serpiente dragón, con una voz que parecía verdaderamente sorprendida. La criatura dirigió una mirada de sus ojos verderrojizos a sus congéneres–. Toda la información de que disponemos nos lleva a creer precisamente lo contrario. Ese sartán es .
    –Pues vuestra información es errónea –aseguró Haplo, meneando de nuevo la cabeza e incapaz de contener una nueva carcajada. ¡Alfred, un Mago de la Serpiente! Fuera esto lo que fuese, seguro que el desmañado Alfred no lo era.
    –Vaya, vaya, vaya. Bueno, bueno, bueno –musitó la serpiente dragón–. Eso requiere ciertas reflexiones. Pero parece que nos hemos desviado del tema que hablábamos. Yo había preguntado qué se podía hacer con los sartán. Y me parece que tú tienes la respuesta.
    Haplo se acercó varios pasos más a la serpiente dragón, sin hacer caso del leve resplandor de advertencia de los signos mágicos tatuados en su piel.
    –Estas tres razas de mensch se llevan muy bien. De hecho, estaban disponiéndose a unir sus fuerzas para lanzarse a la guerra contra vosotros. ¿Y si lográramos convencerlas de que tienen un enemigo más peligroso?
    La serpiente abrió mucho los ojos, el fulgor verderrojizo se volvió completamente rojo y adquirió una intensidad cegadora. Haplo entrecerró los párpados y se vio obligado a protegerse del resplandor cubriéndose los ojos con una mano.
    –Pero esos mensch son amantes de la paz. No querrán combatir.
    –Tengo un plan, Regio. Créeme: si el asunto afecta a su supervivencia como raza, lucharán.
    –Capto las líneas generales de ese plan en tu mente y tienes razón. Dará resultado. –La serpiente dragón cerró los ojos y bajó la cabeza–. Ciertamente, Haplo, vosotros los patryn merecéis ser los amos del mundo. Nos inclinamos ante ti.
    De aspecto parecido a las medusas, cada uno de estos animales comparte su inteligencia con todo el resto de su especie, y cada uno lleva en él todo el conocimiento del grupo. Debido a ello resultan magníficos espías, ya que todo lo que uno averigua se transmite instantáneamente a todos los demás gushnis de Chelestra. Estas criaturas no hablan y probablemente se relacionen con las serpientes dragón mediante telepatía.
    Todas las serpientes dragón postraron la cabeza en la arena y agitaron sus cuerpos gigantescos en señal de homenaje y acatamiento. De pronto, Haplo se sintió exhausto, tan agotado que se tambaleó y estuvo a punto de caer al suelo.
    –Ahora, ve a gozar de tu merecido descanso –le susurró la serpiente dragón.
    Haplo avanzó a través de la arena arrastrando los pies, en dirección a la oquedad que daba refugio a los mensch. No recordaba haberse sentido tan cansado en toda su vida y pensó que debía de ser un efecto de la pérdida de su magia.
    Penetró en la cueva, dirigió una mirada a los mensch, les aseguró que estaban a salvo y se dejó caer al suelo, donde se sumió en un sopor profundo y carente de sueños.
    El rey de las serpientes dragón descansó cómodamente la cabeza sobre los anillos de su cuerpo, una vez más, mientras sus ojos continuaban despidiendo su fulgor verderrojizo.

    Parte 2