• GUARDAR IMAGEN


  • GUARDAR TODAS LAS IMAGENES

  • COPIAR IMAGEN A:

  • OTRAS OPCIONES
  • ● Eliminar Lecturas
  • ● Ultima Lectura
  • ● Historial de Nvgc
  • ● Borrar Historial Nvgc
  • ● Ayuda
  • PUNTO A GUARDAR



  • Tipea en el recuadro blanco alguna referencia, o, déjalo en blanco y da click en "Referencia"
  • TODAS LAS REVISTAS
  • Todas Las Revistas Diners
  • Todas Las Revistas Selecciones
  • CATEGORIAS
  • Libros
  • Libros-Relatos Cortos
  • Arte-Graficos
  • Bellezas Del Cine Y Television
  • Biografias
  • Chistes
  • Consejos Sanos
  • Cuidando Y Encaminando A Los Hijos
  • Datos Interesantes
  • Paisajes Y Temas Varios
  • La Relacion De Pareja
  • La Tia Eulogia
  • La Vida Se Ha Convertido En Un Lucro
  • Mensajes Para Reflexionar
  • Personajes Disney
  • Salud Y Prevencion
  • Sucesos-Proezas
  • Temas Varios
  • Tu Relacion Contigo Mismo Y El Mundo
  • Un Mundo Inseguro
  • REVISTAS DINERS
  • Diners-Agosto 1989
  • Diners-Mayo 1993
  • Diners-Septiembre 1993
  • Diners-Noviembre 1993
  • Diners-Diciembre 1993
  • Diners-Abril 1994
  • Diners-Mayo 1994
  • Diners-Junio 1994
  • Diners-Julio 1994
  • Diners-Octubre 1994
  • Diners-Enero 1995
  • Diners-Marzo 1995
  • Diners-Junio 1995
  • Diners-Septiembre 1995
  • Diners-Febrero 1996
  • Diners-Julio 1996
  • Diners-Septiembre 1996
  • Diners-Febrero 1998
  • Diners-Abril 1998
  • Diners-Mayo 1998
  • Diners-Octubre 1998
  • Diners-Temas Rescatados
  • REVISTAS SELECCIONES
  • Selecciones-Enero 1965
  • Selecciones-Julio 1968
  • Selecciones-Abril 1969
  • Selecciones-Febrero 1970
  • Selecciones-Marzo 1970
  • Selecciones-Mayo 1970
  • Selecciones-Marzo 1972
  • Selecciones-Julio 1973
  • Selecciones-Diciembre 1973
  • Selecciones-Enero 1974
  • Selecciones-Marzo 1974
  • Selecciones-Marzo 1976
  • Selecciones-Noviembre 1976
  • Selecciones-Enero 1977
  • Selecciones-Septiembre 1977
  • Selecciones-Enero 1978
  • Selecciones-Diciembre 1978
  • Selecciones-Enero 1979
  • Selecciones-Marzo 1979
  • Selecciones-Julio 1979
  • Selecciones-Agosto 1979
  • Selecciones-Abril 1980
  • Selecciones-Agosto 1980
  • Selecciones-Septiembre 1980
  • Selecciones-Septiembre 1981
  • Selecciones-Abril 1982
  • Selecciones-Mayo 1983
  • Selecciones-Julio 1984
  • Selecciones-Junio 1985
  • Selecciones-Septiembre 1987
  • Selecciones-Abril 1988
  • Selecciones-Febrero 1989
  • Selecciones-Abril 1989
  • Selecciones-Marzo 1990
  • Selecciones-Abril 1991
  • Selecciones-Mayo 1991
  • Selecciones-Octubre 1991
  • Selecciones-Diciembre 1991
  • Selecciones-Febrero 1992
  • Selecciones-Junio 1992
  • Selecciones-Septiembre 1992
  • Selecciones-Febrero 1994
  • Selecciones-Mayo 1994
  • Selecciones-Abril 1995
  • Selecciones-Mayo 1995
  • Selecciones-Septiembre 1995
  • Selecciones-Junio 1996
  • Selecciones-Mayo 1997
  • Selecciones-Enero 1998
  • Selecciones-Febrero 1998
  • Selecciones-Julio 1999
  • Selecciones-Diciembre 1999
  • Selecciones-Febrero 2000
  • Selecciones-Diciembre 2001
  • Selecciones-Febrero 2002
  • Selecciones-Mayo 2005
  • CATEGORIAS
  • Arte-Gráficos
  • Bellezas
  • Biografías
  • Chistes que llegan a mi Email
  • Consejos Sanos para el Alma
  • Cuidando y Encaminando a los Hijos
  • Datos Interesantes
  • Fotos: Paisajes y Temas varios
  • La Relación de Pareja
  • La Tía Eulogia
  • La Vida se ha convertido en un Lucro
  • Mensajes para Reflexionar
  • Personajes Disney
  • Salud y Prevención
  • Sucesos y Proezas que conmueven
  • Temas Varios
  • Tu Relación Contigo mismo y el Mundo
  • Un Mundo Inseguro
  • TODAS LAS REVISTAS
  • Selecciones
  • Diners
  • REVISTAS DINERS
  • Diners-Agosto 1989
  • Diners-Mayo 1993
  • Diners-Septiembre 1993
  • Diners-Noviembre 1993
  • Diners-Diciembre 1993
  • Diners-Abril 1994
  • Diners-Mayo 1994
  • Diners-Junio 1994
  • Diners-Julio 1994
  • Diners-Octubre 1994
  • Diners-Enero 1995
  • Diners-Marzo 1995
  • Diners-Junio 1995
  • Diners-Septiembre 1995
  • Diners-Febrero 1996
  • Diners-Julio 1996
  • Diners-Septiembre 1996
  • Diners-Febrero 1998
  • Diners-Abril 1998
  • Diners-Mayo 1998
  • Diners-Octubre 1998
  • Diners-Temas Rescatados
  • REVISTAS SELECCIONES
  • Selecciones-Enero 1965
  • Selecciones-Julio 1968
  • Selecciones-Abril 1969
  • Selecciones-Febrero 1970
  • Selecciones-Marzo 1970
  • Selecciones-Mayo 1970
  • Selecciones-Marzo 1972
  • Selecciones-Julio 1973
  • Selecciones-Diciembre 1973
  • Selecciones-Enero 1974
  • Selecciones-Marzo 1974
  • Selecciones-Marzo 1976
  • Selecciones-Noviembre 1976
  • Selecciones-Enero 1977
  • Selecciones-Septiembre 1977
  • Selecciones-Enero 1978
  • Selecciones-Diciembre 1978
  • Selecciones-Enero 1979
  • Selecciones-Marzo 1979
  • Selecciones-Julio 1979
  • Selecciones-Agosto 1979
  • Selecciones-Abril 1980
  • Selecciones-Agosto 1980
  • Selecciones-Septiembre 1980
  • Selecciones-Septiembre 1981
  • Selecciones-Abril 1982
  • Selecciones-Mayo 1983
  • Selecciones-Julio 1984
  • Selecciones-Junio 1985
  • Selecciones-Septiembre 1987
  • Selecciones-Abril 1988
  • Selecciones-Febrero 1989
  • Selecciones-Abril 1989
  • Selecciones-Marzo 1990
  • Selecciones-Abril 1991
  • Selecciones-Mayo 1991
  • Selecciones-Octubre 1991
  • Selecciones-Diciembre 1991
  • Selecciones-Febrero 1992
  • Selecciones-Junio 1992
  • Selecciones-Septiembre 1992
  • Selecciones-Febrero 1994
  • Selecciones-Mayo 1994
  • Selecciones-Abril 1995
  • Selecciones-Mayo 1995
  • Selecciones-Septiembre 1995
  • Selecciones-Junio 1996
  • Selecciones-Mayo 1997
  • Selecciones-Enero 1998
  • Selecciones-Febrero 1998
  • Selecciones-Julio 1999
  • Selecciones-Diciembre 1999
  • Selecciones-Febrero 2000
  • Selecciones-Diciembre 2001
  • Selecciones-Febrero 2002
  • Selecciones-Mayo 2005

  • SOMBRA DEL TEMA
  • ● Quitar
  • ● Normal
  • FUNCIONAMIENTO DEL BLOG


    Esta ayuda te permitirá aprovechar las características del Blog.

    Empecemos con los dos recuadros que se encuentran a mano izquierda.

    S: Permite guardar la publicación y el punto que suspendes la lectura de forma rápida. Esta misma opción la encontrarás en el MENU, la opción "Guardar Lectura". Cuando guardas una publicación por primera vez, aparece el mensaje: "Publicación y Punto Guardado". Cuando guardas el punto donde suspendes la lectura y anteriormente has guardado la publicación, aparece el mensaje "Punto Guardado".

    TEMAS: Cuando das click en esa opción, una ventana se abre con "Otros temas" que te ofrece el blog. Si te desplazas hasta el final de esa ventana, verás dos rectángulos reducidos en su longitud. El primero permite avanzar o retroceder ese grupo de publicaciones. El segundo permite ver los temas desde el último publicado, también verlos de forma aleatoria y ver más temas correspondientes a la categoría de la publicación actual. Cuando entras a una de las listas o por medio de la CATEGORIA que se encuentra en la parte última de la publicación, la opción de "Actual Categoría" no está disponible.

    Veamos ahora lo que hace cada ícono del MENU:

    Este ícono aparece en todo el blog y permite visualizar las siguientes opciones:

    Guardar Lectura: Misma opción del recuadro con la S que se encuentra sobre el recuadro de TEMAS. Opción sólo en las publicaciónes, en Navega Directo no.
    Al aplicar esta opción aparece en el MENU el ícono , el cual indica que hay una publicación guardada. Es visible en todo el blog y al dar click en el mismo una ventana se abre mostrando el o los temas guardados. Das click en un tema y te vas a esa publicación.
    Cuando guardas la publicación, también se guarda la pantalla donde se encuentra el párrafo o la línea que suspendes la lectura. Cuando aplicas esta opción, al entrar a la publicación te desplazarás al punto que suspendiste la lectura. Esta opción es la única forma en que el punto que se guardó, cuando se guardó la publicación, se hace efectivo. Para que ese párrafo o línea aparezca en el tope de la pantalla, antes de guardar, debes colocarlo en el tope de la misma. Una vez guardado, puedes desplazarte por la publicación sin que el punto o pantalla guardada se altere.
    El punto que se guarda, al guardar la lectura, no se borra cuando regresas a la misma por esta opción. Cuando vuelves a guardar la publicación el punto se actualiza a la pantalla actual.

    Eliminar Lecturas: permite eliminar el registro de las publicaciones guardadas.
    Al aplicar esta opción y al aceptar, se eliminarán todas las publicaciones guardadas.

    Eliminar por Lectura: esta opción aparece cuanto tienes como mínimo dos publicaciones guardadas, y permite eliminarlas por selección. Cuando presionas esta opción aparece la ventana con la lista de publicaciones guardadas.
    Para eliminar una publicación guardada, simplemente selecciona la que desees eliminar.
    Cuando eliminas una publicación guardada y queda solo una, la ventana de esta opción se cierra y esta opción desaparece.

    Guardar Punto: permite guardar un punto específico o la pantalla de la actual lectura. Puedes guardar cuántos puntos desees. Con esta opción puedes crear un índice de la lectura, o marcar la posición de uno o varios párrafos importantes. Cada publicación es independiente. Opción sólo para las publicaciones, no para Navega Directo.
    Al dar click en esta opción se abre una ventana, en la misma hay un recuadro en blanco, el cual sirve para colocar una referencia del párrafo o línea que dejas marcada su posición. Si no colocas una referencia, automáticamente ese punto toma el nombre de "Punto guardado 1", donde 1 es el número del punto que se ha guardado. Si has guardado 5 puntos y el sexto no le pones referencia, tomaría el nombre de "Punto guardado 6".
    Para que el punto o pantalla se guarde con o sin referencia, debes dar click en "Referencia" que se encuentra debajo del recuadro en blanco.
    Cuando aplicas esta opción aparece en el MENU el ícono . Al dar click en el mismo se abre una ventana con el o los puntos guardados. Das click en cualquiera y te desplazas a ese punto o pantalla de la publicación. Aparece sólo en las pubicaciones que tienen al menos un punto o pantalla guardado.

    Borrar Punto(s): permite eliminar el o los puntos guardados. Esta opción aparece cuando has guardado al menos un punto o pantalla. Opción sólo en las publicaciones, no para Navega Directo.
    Cuando aplicas esta opción y aceptas, se borrarán todos los puntos o pantallas que has guardado en esa publicación.

    Borrar por Punto: esta opción aparece cuando tienes como mínimo dos puntos o pantallas guardados, y permite eliminarlos por selección. Cuando presionas esta opción aparece la ventana con la lista de puntos o pantallas guardados.
    Para eliminar un punto o pantalla guardado, simplemente selecciona el que desees eliminar.
    Cuando eliminas un punto o pantalla guardado y queda solo uno, la ventana de esta opción se cierra y esta opción desaparece.

    Ultima Lectura: permite acceder a la última publicación leída. Si entras a otra publicación se guardará en la que estás. Sirve para cuando estás en cualquier parte del blog menos en una publicación.
    Para que la publicación se guarde automáticamente debes haberte desplazado hacia abajo al menos una línea.
    Si al seleccionar esta opción nada ocurre, es porque no has revisado o leído publicación alguna.

    Historial de Nvgc: esta opción aparece en todo el blog y permite ver el Historial de las páginas navegadas.
    Cuando seleccionas esta opción, una ventana se abre mostrando las publicaciones que has navegado. La primera es de fecha más antigua y la última de más reciente.
    Guarda hasta 51 temas o publicaciones. Cuando has llegado a ese límite, se va eliminando desde la más antigua, o sea desde la primera; y se agrega la reciente como última.
    Sólo se guardará un tema a la vez, o sea, si entras a una publicación cualquiera, la misma se guarda automáticamente en el historial, y, si vuelves a entrar a ese tema, al rato o cualquier otro día, ya no se guarda, porque que el tema ya se encuentra en el registro.

    Borrar Historial Nvgc: aparece en todo el blog y permite borrar o limpiar el Historial de Navegación.

    Ocultar TEMAS: permite ocultar el recuadro rectangular, donde dice TEMAS, que se encuentra a mano izquierda de la publicación, el recuadro con la S que se encuentra sobre el mismo, y los recuadros LEER y DONAR. Esta opción está disponible sólo en las publicaciones; en Navega Directo, no.

    Mostrar TEMAS: aparece sólo cuando has aplicado "Ocultar TEMAS", y permite mostrar el recuadro rectangular que dice TEMAS, y que se encuentra a mano izquierda de la publicación y el recuadro con la S.

    Mostrar Barra Inferior: esta opción aparece sólo en las publicaciones, no en Navega Directo, y permite mostrar una barra inferior con la paginación. Al hacer esto, en la parte última de la publicación desaparece la paginación.

    Ocultar Barra Inferior: esta opción aparece sólo en las publicaciones y si has aplicado "Mostrar Barra Inferior". Permite ocultar la barra de paginación y la muestra al final de la publicación.

    Ocultar Menú y BI: esta opción aparece sólo en las publicaciones, no en Navega Directo, y permite ocultar el Menú y la Barra Inferior (si la tienes activa). Cuando aplicas esta opción aparece en la parte superior izquierda un punto negro, el mismo permite restaurar el Menú y la Barra Inferior.

    Abrir ventana de Imágenes: permite ver la o las imágenes de la publicación. Esta opción también la encuentras en la parte derecha superior de la publicación y en Navega Directo.
    Cuando la publicación tiene una sola imagen, aparece a mano izquierda los siguientes íconos:

    Cierra la ventana de las imágenes.
    Para cambiar el tamaño de la imagen según su longitud. Cuando aplicas esta opción desparece ese ícono y aparece éste el cual revierte la función. Esta opción no se graba.
    Quita todos los íconos y deja la imagen sola.
    Para guardar la o las imágenes en uno de los Bancos de Imágenes. Puedes guardar por imagen o todas las de la publicación a la vez.
    Para ver las imágenes guardadas, presiona o da click en el "+" que se encuentra a mano izquierda del MENU, para que se abra la ventana de "Otras Opciones", y buscas la opción "Bancos de Imágenes".

    Cuando hay más de una imagen en la publicación, adicionalmente aparecen los siguientes íconos:
    Ver la imagen anterior.
    Ver la imagen siguiente.
    Activa el slide de las imágenes de la publicación actual.
    Cuando activas el slide aparece en la parte superior izquierda el icono y permite desactivar el slide.
    Cuando activas esta opción, aparece en la parte superior izquierda un punto, el cual restaura los íconos.

    Las imágenes se acoplan al ancho de la pantalla y se aprecian bien según la dimensión de las mismas. Cuando son imágenes largas, el dispositivo debe estar vertical, si son cuadradas o rectangulares, debe estar horizontal.

    Navega Directo: permite revisar las publicaciones del Blog por categoría y sin el refresco de pantalla.
    Con este método puedes leer una revista o categoría específica, desde el último tema publicado hasta el primero.
    En esta sección no puedes ocultar los recuadros de OTROS TEMAS, S, LEER y DONAR.
    Si empleas las opciones que están al final de la publicación: POSTERIOR - INICIO - ANTERIOR, cambias a la publicación posterior o anterior de la categoría que estás actualmente. Inicio te lleva a la última publicación realizada de esa categoría.
    Cuando estás revisando una categoría en la ventana de TEMAS, en el grupo que suspendes la revisión se guarda, para cuando regreses a esta sección y vuelvas a revisar esa categoría lo harás desde ese grupo. Puedes revisar las categorías que quieras y cada una guardará el último grupo que suspendes la revisión.
    Lo del párrafo anterior no se cumple cuando se agregan publicaciones nuevas en la categoría.
    Cuando ves una publicación, por este método, se guarda el punto que suspendes la lectura, la publicación y la categoría. Cuando regreses a esta opción, aparecerá la última categoría con la publicación que leiste, en el punto o pantalla que suspendiste la lectura.
    Por cada publicación que veas se guarda el punto, categoría y tema. Eso quiere decir que, estando en esta opción cambias a una categoría y tema que leiste anteriormente, la pantalla se colocará en el punto que suspendiste la lectura.
    Dando click en el tema de la publicación, se abre en otra ventana la publicación en la sección de publicaciones.
    Dando click en la categoría, se abre en otra ventana la sección de CATEGORIAS con la correspondiente.
    A diferencia de ver la publicación de forma normal, no puedes guardar puntos ni la publicación.

    Bancos de Imágenes: Permite revisar y/o eliminar las imágenes guardadas en los Bancos.
    Estos Bancos de Imágenes también puedes usarlos como slide. Dispones de 10 Bancos.
    Puedes guardar hasta 100 imágenes en cada uno, haciendo un total de 1000.
    Cuando no has guardado imagen alguna, no aparecerá ningún Banco. Sólo verás los Bancos que tengan como mínimo una imagen.
    Cada Banco se presentará por medio de la primera imagen guardada en el mismo. Das click en la imagen y te da las opciones mencionadas en "Abrir ventana de imágenes", más los íconos el cual permite eliminar la imagen en pantalla, y que permite copiar la imagen en pantalla a otro Banco..
    En la parte última aparecerá la opción de "Vaciar el Banco" por cada Banco de Imágenes que tenga al menos una guardada y permite eliminar todas las imágenes guardadas en el mismo.

    Ayuda: permite ver esta Ayuda para conocer el funcionamiento del Blog.


    Este ícono aparece en todo el Blog y permite ver los temas de cualquier categoría con una introducción de las mismas. Su presentación es en orden de publicación de la categoría.
    Si has entrado a alguna CATEGORIA y seleccionas otra, la carga es directa, por lo que no hay refresco de pantalla.
    Si estás revisando alguna categoría en particular, cuando regreses al Blog y revises la misma categoría, comenzarás desde la última revisión hecha; y no desde el comienzo. Lo mismo es para cualquier cantidad de categorías que revises, cada una es independiente.
    Si das click en el tema o en "...Leer" la publicación se abre en la misma ventana, si lo haces en la imagen se abre la INFO del tema.
    Aquí puedes cambiar el estilo de las miniaturas.
    Cuando cambias el estilo de las miniaturas y aplicas "Solo Imagen (para los Libros)", y anteriormente has traveseado en los "Bordes", las imágenes no van a estar centradas. Para que se restaure su posición presiona en "Bordes" la opción "Normal".
    La opción "Solo Imagen (para los Libros)" se hizo especialmente para la categoría de los Libros.


    Permite ver las siguientes listas de todas las publicaciones realizadas:

    Por Categoría: lista alfabética por Categoría
    En estas listas no está incluido Libros y Relatos. Cuando accedes con esta opción, en pantalla aparecen todas las categorías en orden alfabético por categoría y aparece el ícono , en el MENU, el cual te da la opción de seleccionar la categoría a ver con los temas que dispone. No hay refresco de pantalla, es directo.
    Dando click en el tema te vas a la publicación, y dando click en 'Intro' te da una introducción del mismo. Si estás en la introducción puedes ir directamente a la publicación completa dando click en el tema, se abre en otra ventana, o en '...tema completo', se abre en la misma ventana.

    Libros: lista alfabética de todos los libros.
    Dando click en el tema te vas a la publicación, y dando click en 'Intro' te da una introducción del mismo. Si estás en la introducción puedes ir directamente a la publicación completa dando click en el tema, se abre en otra ventana, o en '...tema completo', se abre en la misma ventana.

    Relatos: lista alfabética de todos los Relatos.
    Funciona igual que en la lista de Libros.

    Por Autor: lista alfabética por autor de los Libros y Relatos.
    Funciona igual que en la lista de Libros.
    Según la fuerza del wifi será la velocidad de carga de las mismas, debes tener paciencia.

    Alfabético de Todo: lista alfabética de todo lo publicado en el Blog.
    Funciona igual que en la lista de Libros.
    Según la fuerza del wifi será la velocidad de carga de las mismas, debes tener paciencia.

    Lista Gráfica de los Libros: muestra las portadas de los libros en tamaño grande. Se muestran de 12 en 12.

    Lista Gráfica de las Revistas: muestra todas las revistas Diners y Selecciones en imagen grande. Das click en la imagen y una ventana se abre mostrando los temas de esa edición. Cuando entras a cualquier publicación, la misma se abre en otra ventana, de esa forma podrás llevar la continuación de los temas de esa revista.
    Cuando navegas por esta sección se guarda el punto o posición en que te has quedado. Si has revisado los temas de una revista, cuando regreses a esta sección, te situarás en la imagen de esa revista.


    Permite cambiar el tamaño de la letra en la página de INICIO a las miniaturas de ÚLTIMAS PUBLICACIONES y a las miniaturas al dar click en TEMAS. En las otras secciones que disponen de este ícono sólo a las miniaturas que aparecen al dar click en TEMAS, que se encuentra a mano izquierda en un recuadro azul. Al cambiar el tamaño de la letra, éste afecta a todas las secciones del Blog.


    Permite ver las lista de las publicaciones guardadas. Tocas el tema y se va a la publicación.
    Este ícono solo aparece cuando tienes, al menos, una publicación guardada.


    Este ícono aparece sólo en las publicaciones y permite ver la lista de los puntos o pantallas guardados en esa publicación. Si no has guardado al menos un punto o pantalla el ícono no aparece.


    Este ícono aparece solo en las publicaciones y en Navega Directo. Permite ver las siguientes opciones que son para desplazamiento automático de la misma:

    Permite activar el desplazamiento automático y aparecen las siguientes opciones:

    Detiene el desplazamiento automático.

    Opción uno para aumentar la velocidad del desplazamiento.

    Opción dos para aumentar la velocidad del desplazamiento.

    Opción tres para aumentar la velocidad del desplazamiento.

    Para regresar a la velocidad estándar, presiona la opción para detener el desplazamiento y luego la de activar el desplazamiento.

    Cuando activas esta opción, el rectángulo de TEMAS, que se encuentra a mano izquierda, y la BARRA DE PAGINACION desaparecen, permitiendo leer con tranquilidad. Cuando presionas el botón de detener el desplazamiento el rectángulo y la barra aparecen nuevamente. Esto no ocurre en Navega Directo.


    Este ícono aparece solo en las publicaciones y en Navega Directo. Permite visualizar las siguientes opciones:

    Permite las siguientes opciones para el texto:
    ● Alinear el texto: izquierda, centrarlo o justificarlo.
    ● Cambiar el tipo de letra.
    ● Aumentar o reducir el espacio entre las líneas.
    ● Cambiar el tamaño del texto. Afecta a todas las secciones del Blog.
    ● Ampliar el margen derecho e izquierdo.

    Permite las siguientes opciones para el color del texto:
    ● Cambiar el color de todo el texto, incluido la fecha de publicación, la categoría, los links y flechas de paginación. Si has hecho cambios de color en el TEMA, SUBTEMA y/o NEGRILLAS, al cambiar el color de todo el texto éstos no se veran cambiados. Para que tomen el color del texto general cambiado debes presionar la opción ORIGINAL en cada uno.
    ● Cambiar el color del tema.
    ● Eliminar la sombra del tema.
    ● Cambiar el color de los subtemas.
    ● Cambiar el color del texto en negrillas.

    Cambiar el color del fondo del texto.

    Reducir el tamaño de las imágenes.


    Regresa al MENU principal.

    Aparece sólo en la página de INICIO y si has entrado a ver una categoría por medio del ícono . Permite cambiar la presentación de las miniaturas.

    Te lleva a la página de INICIO.


    OTRAS CARACTERISTICAS

    ● Cuando entras a una publicación, automáticamente se guarda el punto o la pantalla que suspendiste la lectura. Esta opción es diferente a la que se describe en el siguiente ítem. Si navegas por la publicación se guardará el punto o pantalla que te quedas de la misma.

    ● Cuando guardas una publicación se guarda también el punto o pantalla que suspendiste la lectura. Es independiente a la opción del ítem de arriba. Con este método sí puedes navegar por la publicación. Para que el punto o pantalla de retorno funcione debes cargar la publicación desde la opción que aparece en el MENU en PUBLICACIONES GUARDADAS.

    ● Tienes dos formas de ver las CATEGORIAS del Blog:
    La primera es la indicada anteriormente, que se encuentra en el MENU con el ícono
    La segunda es dando click en la categoría que se encuentra en la parte última de la publicación o también al comienzo de la publicación en Navega Directo. Este método te permite ver sólo la categoría de esa publicación. Cuando das click en la imagen y en "Publicación Completa" te vas a la publicación en la misma ventana; y si das click en el título, es en otra ventana.


    OBSERVACIONES

    ● Si guardas Puntos en una publicación no debes hacer cambios en el texto, ya sea aumentando su tamaño como dando más espacio entre líneas; ya que si lo haces después de guardarlos, el retorno no va a ser el correcto. Debes hacer primero los cambios y luego guardar los puntos o pantallas.
    ● Las LISTAS en texto se actualizan cada dos o tres meses, o a su defecto, cada 100 publicaciones nuevas.

    JOHN ROBERT Y EL HUEVO DEL DRAGÓN (Thomas N. Scortia)

    Publicado el viernes, marzo 02, 2018
    En un cálido y soleado día de finales de junio, John Robert se dirigía a través de las polvorientas plantaciones de tabaco de la granja de su tío Ben hacia la sucia casa blanca, que no tenía más de cuatro habitaciones, llevando un huevo de dragón envuelto en su amplia camisa azul.

    Era consciente de que en sus ocho años de vida nunca le había sucedido algo tan maravilloso. Ni tan siquiera cuando se rompió aquel camión que transportaba un carrusel en St. Basile, enfrente del almacén de Beauchamp, y el conductor le había dejado fisgonear los esmaltados y dorados caballos de madera a través de las pesadas tablas de sus embalajes de pino.

    Ni siquiera el juego imposible de montar uno de aquellos grandes garañones negros y dorados habría sido tan maravilloso como lo que le estaba sucediendo en aquel momento.

    La primera persona con quien John Robert se topó mientras daba la vuelta al ruinoso edificio doble que servía de cocina y granero, fue el abuelo Riley, que se hallaba sentado en el porche trasero, meciéndose y fumando su olorosa pipa negra.

    —John Robert —le dijo el anciano, quitándose la pipa de la boca—. ¿Qué estás haciendo sin tu camisa? Van a salirte ampollas en la espalda y luego tu tía Bess va a enfadarse contigo.
    —No tengas miedo —dijo John Robert—. Ya estoy suficientemente moreno. Mira —dio lentamente la vuelta, mostrando la espalda.
    —Como un rollo de tabaco —admitió el abuelo—. ¿Qué llevas en la camisa, John Robert?
    —Es un huevo de dragón —contestó John Robert con orgullo.
    — ¿Qué dices? No recuerdo haber visto nunca ninguno —dijo el anciano, mientras se inclinaba hacia adelante en su mecedora—. Destápalo y deja que le eche una mirada —le pidió.

    John Robert apartó cuidadosamente los pliegues de tela azul. El huevo tenía unos diez centímetros de largo y se parecía mucho a un enorme huevo de gallina, a no ser por el detalle de que su superficie estaba arrugada y brillaba como cuero mojado.

    —¡Huy!, es como verdoso —observó el abuelo Riley—. ¿De dónde lo has sacado?
    —Lo he encontrado en el pantano..., en la orilla, dentro de una especie de nido de barro.
    —Pues será mejor que no se lo digas a tía Bess. Te ordenó que no te acercaras a ese pantano. Va a echarte una buena bronca.
    — ¿Qué es lo que no tiene que decirle a tía Bess? —preguntó tía Bess, cuya delgada figura había aparecido en la puerta.

    Luego salió fuera, guiñando los ojos a causa de la luz del sol.

    —Ahora te la vas a cargar —murmuró el abuelo.
    —John Robert, ¿qué es lo que llevas en tu bonita camisa limpia? —le preguntó ella.

    John Robert vio cómo se llevaba las manos a las caderas en aquel familiar gesto de disgusto.

    —Un huevo de dragón —respondió con un hilo de voz.
    —¡Bah! Más bien diría yo que es un sucio huevo de caimán.
    —No lo es —replicó él—. Había huellas a su alrededor. Huellas enormes hechas por garras.

    Tía Bess frunció el ceño y el abuelo Riley inició un movimiento de retirada.

    —Huellas de dragón —añadió John Robert triunfalmente.
    —Huellas de caimán —insistió tía Bess—. Pa —añadió levantando la voz—, vuelve aquí, coge a este crío y haz que se deshaga de ese sucio huevo.
    —Es que ahora iba a...
    —No me importa lo que fueras a hacer. Deshazte de ese sucio huevo. —Abrió la puerta y entró de nuevo en la cocina, refunfuñando—: ¿De dónde habrá sacado este crío ese...? —y sin volverse, gritó—: Pa, ahora obedece.

    Oyeron cómo su voz se iba perdiendo hasta convertirse en un susurro de queja casi inaudible.

    —Bien, John Robert —dijo el abuelo Riley. Se metió la pipa en la boca tan bruscamente que John Robert pudo oír cómo chocaba contra sus dientes.
    — ¿Tenemos que hacerlo?
    —No puedes quedarte con él.
    —Yo quería incubarlo —John Robert se mordió el labio—. Ella no tiene por qué saberlo.
    — ¿Y dices que eran auténticas huellas de dragón? —la voz del abuelo Riley se convirtió en un susurro y los bordes de sus ojos se arrugaron.
    —Ajá..., con tres dedos y garras.
    —Sí, claro, los huevos de caimán son ásperos, no suaves y arrugados como éste.

    El abuelo interrumpió sus pensamientos, tomó a John Robert por un brazo y le llevó hasta la desierta cocina, adosada al granero.

    —Voy a decirte lo que vamos a hacer, John Robert —añadió.

    Aquella noche, durante la cena, John Robert se sentó en silencio enfrente del abuelo Riley y fue aplastando lentamente con el tenedor las patatas hervidas que había en su plato, mientras meditaba grandes cosas. De vez en cuando lanzaba una mirada furtiva al abuelo y pensaba en el tesoro cuidadosamente oculto en un nido de franela, en un cálido rincón del gallinero.

    El abuelo no estaba seguro de si el huevo necesitaba un ambiente cálido o si podría empollarse sin calor extra, como los huevos de tortuga o los de caimán. Sin embargo, puesto que no tenían nada que les sirviera de incubadora, habían decidido envolver el huevo en un viejo camisón de franela de tío Ben y colocar el envoltorio allí donde el sol pudiera darle durante la mayor parte del día a través de una o dos ventanas del gallinero.

    A John Robert le había cogido una especie de excitación nerviosa, y pese a que tía Bess estuvo quejándose de manera cansina durante la cena porque el tío Ben había regresado tarde de la fábrica de algodón, apenas la oyó.

    —Mira ese chico —dijo enojada—, jugueteando con su magnífica comida que cuesta tan cara. —Tío Ben soltó un fatigado gruñido y continuó comiendo—. Desde que murieron su mamá y su papá, que Dios tenga en su gloria, no hace más que soñar y holgazanear todo el tiempo. ¿Me creerías si...?

    Y trajo a colación el incidente del huevo de dragón. El abuelo Riley lanzó a su hija una mirada de dolor y atacó su comida con renovado vigor.

    Más tarde, después de que se hubiera encendido la lámpara de aceite en la cocina y hubieron lavado y secado los platos, John Robert se sentó en el porche, contemplando la encendida ceniza de la pipa del abuelo Riley y escuchando el crujido de la mecedora mezclándose con la música chirriante de los grillos. Tío Ben se sentó dentro, junto a la mesa de la cocina, y se puso a leer el periódico mientras tía Bess, que nunca salía fuera después del anochecer a causa de los mosquitos que venían del pantano, se sentaba frente a él y se ponía a coser la colcha de matrimonio que estaba haciendo. De vez en cuando, John Robert oía su voz agria cuando hacía algún comentario.

    — ¿Ha sido tía Bess alguna vez feliz? —preguntó Robert.
    —Bueno, yo recuerdo que antes era diferente..., tal vez incluso como tu cuando era pequeña, John Robert.
    — ¿Y qué pasó?

    El abuelo Riley dio una amplia chupada a su pipa.

    —Supongo que simplemente creció —dijo.

    Permanecieron sentados en silencio, saboreando el aire pesado de la noche.

    —Abuelo —preguntó John Robert, finalmente—, ¿de dónde vienen los dragones?
    —Oh, de todas partes, John Robert.
    — ¿De dónde?
    —De China, Japón, Arabia y de otros lugares de los que ni tú ni yo hemos oído hablar nunca. Tal vez lugares de los que nadie en la Tierra ha oído hablar nunca.
    —Oh —John Robert permaneció en silencio durante un momento; luego dijo—: Puede que después desee volar allí de nuevo.
    —Tal vez... si es del tipo de los que vuelan.
    —Claro que sí. Va a ser del tipo de los que vuelan —insistió John Robert—. y puede que...
    —John Robert —la voz de tía Bess cortó sus palabras—, levántate de ahí, lávate los pies y vete a la cama.


    John Robert pasó muy excitado el resto de la semana, visitando su lugar secreto y oculto en cuanto se le presentaba la menor oportunidad para observar el progreso del huevo. En seguida se hizo evidente que se trataba de un huevo poco común. La propia cáscara parecía ser elástica, y a medida que pasaban los días de la semana, su arrugada superficie se llenó y el tamaño del huevo aumentó con sorprendente rapidez, hasta que adquirió la apariencia de un balón de circo, lleno de agua hasta reventar. Además se produjeron también otros cambios más sorprendentes.


    —Es la primera vez que veo un huevo de color púrpura y dorado —señaló el abuelo Riley con excitación.

    Efectivamente, el huevo había cambiado de color, perdiendo su original verde bilioso. El viernes, las profundas sombras de su color moteado de púrpura y oro habían adquirido un brillo iridiscente y la superficie parecía captar la luz para devolverla a los ojos como una lluvia de colores.

    —Es como las alas de una mariposa —observó el abuelo—. Tiene el mismo color que un cometa púrpura.

    A tía Bess no le pasaron inadvertidas la creciente tensión y las furtivas visitas al gallinero y como aquel compartimiento del granero no se utilizaba más que para almacenar un barril de queroseno destinado a las lámparas de la casa, se preguntaba por qué John Robert y el abuelo Riley andaban remoloneando por allí. Por una vez, el abuelo Riley consiguió mantener un aire inocente mientras tía Bess le acosaba a preguntas, y después de unos momentos, ella encontró algo más urgente en qué ocupar sus pensamientos.

    El huevo se abrió el sábado.

    —Bueno —admitió el abuelo—, lo que es seguro es que no se trata de un caimán.
    —No es en absoluto lo que yo esperaba —dijo John Robert, colocando aquel reptil de largos pies en su regazo y acariciándolo suavemente. El animal emitía un suave gemido de placer cada vez que los dedos del niño recorrían el suave y carnoso lomo, desde la frente hasta la punta de la cola.

    Una fina lengua bífida salió para lamer la mano de John Robert.

    —Bueno, yo ya te advertí que podía no ser del tipo de los que vuelan —dijo el abuelo.
    —Puede que estas cosas sean después las alas —dijo John Robert, con un tono esperanzador, tocando las protuberancias que, semejante a dos saquitos, le salían a cada lado del carnoso cuello.
    —Tal vez —admitió el abuelo—. ¿Cómo vamos a llamarle?
    — ¿Te acuerdas de aquel libro que yo tenía, el de las tapas verdes?

    El abuelo se rascó la barbilla.

    — ¿Te refieres al Dragón sonriente de Oz?
    —Ese. Le llamaremos Ozzie. ¿Te gusta, abuelo?
    —Hum... —el abuelo quedó pensativo—. Sí, claro.
    —Pero va a tener que crecer un poco para que le vaya bien ese nombre.

    Ozzie lanzó un gritito de indignación.

    —Va a ser muy grande —dijo acaloradamente John Robert—. Sé que lo será.
    —Es probable que crezca como el tabaco, teniendo en cuenta lo rápido que aumentó el huevo —admitió el abuelo—. ¿Qué debe de comer?
    — ¿Gente? —aventuró John Robert.
    —Es demasiado pequeño para eso, ¿no crees? Además, no sé cómo podríamos conseguírsela.

    El problema de qué era lo que comía el joven Ozzie demostró ser menos difícil de resolver de lo que temían. John Robert le ofreció unas zanahorias. Ozzie se las comió con hojas y todo.

    El abuelo probó a darle pieles de patatas. Ozzie las engulló feliz y luego dejó limpia la caja en que el abuelo las había traído desde la cocina.

    En veloz sucesión, Ozzie demostró que le gustaban los granos de café, los botones, el heno, los pañuelos, el tabaco de pipa, la crema de cacahuetes y los bocadillos de gelatina. Creció rápidamente a base de aquella variada dieta y hacia el final de la segunda semana medía más de ochenta centímetros desde su redonda nariz hasta la punta de su cola en forma de flecha.

    El gallinero se estaba haciendo rápidamente demasiado pequeño para Ozzie, el cual, a medida que iba creciendo, se iba volviendo más inquieto. John Robert y el abuelo estudiaron la posibilidad de trasladarlo al taller, situado en la mitad posterior del granero. Esto, por supuesto, aumentaba las probabilidades de que tía Bess descubriera su secreto. Finalmente, la decisión se impuso sobre ellos.

    El miércoles de la tercera semana del nacimiento de Ozzie, John Robert y el abuelo se deslizaron dentro del gallinero. Ozzie les recibió con un débil quejido. La causa de su dolor era fácil de adivinar.

    Había devorado casi metro y medio, con clavos y todo, de la parte inferior de los tablones que constituían una de las paredes del gallinero.

    —Debía de tener un gran apetito —observó John Robert. Ozzie restregó su brillante lomo contra las piernas de John Robert y gimió. Enterró su hocico en las manos del muchacho y eructó suavemente.
    —Condenación —dijo el abuelo—. ¿Hay algo que no puedas comer?

    Ozzie le miró en tono de reproche e inclinó la cabeza.

    —Condenación —repitió el abuelo Riley, retirando el pie cuando Ozzie comenzó a mordisquear el cuero de la punta de su zapato izquierdo. Por uno de los escamosos agujeros de su nariz comenzó a manar un chorro de humo gris.
    —Esto lo decide todo —dijo el abuelo—. Tendremos que utilizar el cobertizo de las herramientas y Bess va a colgarnos si lo encuentra. Suerte que los cimientos alcanzan un metro de altura. —Y añadió, observando el humo—: ¿No irá a comenzar a escupir fuego ahora?


    Ozzie quedó instalado en su nueva casa, y a medida que iba creciendo, John Robert y el abuelo Riley estaban cada vez más agradecidos de que el cobertizo tuviera los cimientos de piedra. Ozzie, según la dieta que seguía, echaba humo y, de vez en cuando, pequeñas lenguas de fuego. Sin embargo, no mostraba signo alguno de la legendaria fiereza de los seres de su especie. Los abultamientos de su espalda habían aumentado hasta convertirse en sacos coriáceos, con la apariencia irregular de unas velas acolchadas. No compartían los cambiantes colores de su cuerpo, sino que continuaban siendo de un tono gris sucio. Cuando estaba por acabar el mes de julio eran tan grandes como cestas y crecían día a día. Ozzie había alcanzado para entonces más de cuatro metros de largo, su piel estaba moteada de color dorado y era cada vez más difícil retenerle en el cobertizo de las herramientas. Resultaba inevitable que tía Bess lo descubriera.

    Sucedió el primer domingo de agosto, justo un mes antes de que John Robert tuviera que volver al colegio. Tía Bess, que todavía llevaba puestos su vestido y sus zapatos de ir a la iglesia, había cogido la vieja medida de metal con la que llenaba las lámparas de petróleo y se había dirigido al cobertizo en busca de queroseno. John Robert y el abuelo Riley estaban en el porche, con los dedos cruzados, cuando escucharon un aullido que rápidamente se convirtió en un gorgoteo inarticulado. Tía Bess huyó despavorida. Sus ojos se movían locamente y había perdido un zapato.

    —Salió de la pared —gimió—. Estaba llenando el recipiente cuando sacó la cabeza a través de la pared.

    Cayó sin fuerzas en el porche mientras tío Ben sacaba la cabeza por la puerta.

    — ¿Qué demonios está pasando ahí fuera? —preguntó.
    —Hay un monstruo en el granero —gritó tía Bess—. Está bebiéndose mi petróleo.
    —Oh, no —dijo John Robert.
    —Condenación —dijo el abuelo, y ambos corrieron hacia el granero.

    Dentro encontraron a Ozzie, inclinado sobre el bidón de queroseno y lanzando fuera su bífida lengua y metiéndola en un charco, cada vez mayor, que se estaba formando bajo el grifo abierto. El saco carnoso de su cuello era de un tono rojo inflamado. Levantó la vista cuando John Robert y el abuelo aparecieron y les lanzó una mirada inquisitiva.

    —Saquémoslo fuera antes de que eructe —aulló el abuelo, y ambos se dirigieron hacia la cola del dragón.

    John Robert se la agarró cuidadosamente con las manos y luego tiró de ella con fuerza. Ozzie se resistió débilmente y luego comenzó a moverse vacilante hacia las puertas abiertas.

    —Mira —chilló John Robert—. Ha mordido la pared y ha hecho un agujero.
    —Eso no es todo —dijo el abuelo, mientras Ozzie hacía su aparición en el patio y tía Bess lanzaba otro prolongado lamento—. El maldito se ha bebido todo el petróleo.

    Siguieron a Ozzie a la salida y le condujeron rápidamente hacia los campos de tabaco. Justo mientras lo hacían, el dragón hipó de forma aterradora.

    Luego lanzó un monstruoso eructo. Un chorro de humo y llamas de metro y medio de longitud salió disparado contra los surcos. Ozzie se derrumbó sobre el áspero suelo y emitió un débil gemido.

    —Huy, huy —dijo el abuelo—, vaya un dolor de estómago que vas a tener.
    —Apartaos —gritó tío Ben, corriendo hacia una de las esquinas del granero y levantando por encima de su cabeza una escopeta de dos cañones—. Apartaos, que voy a disparar.
    —¡No! —aulló John Robert.
    —Tú no vas a hacer nada de eso —dijo el abuelo, poniéndose delante de tío Ben.
    —Hic —hizo Ozzie, y una ligera nube de humo oleosa le envolvió la cabeza.

    Les costó más de veinte minutos a John Robert y al abuelo convencer a tío Ben de que Ozzie era inofensivo. Para entonces, el dragón ya había consumido su carga de queroseno. De vez en cuando emitía un débil gemido, mientras una bocanada de humo negro, que parecía proceder de un fuego que se estuviera consumiendo, salía de su nariz.

    — ¿Pretendes decir que este animal infernal es como un perrillo faldero? —preguntó tío Ben.
    —Efectivamente —dijo el abuelo, con orgullo—. John Robert y yo lo hemos sacado de un huevo.
    —Es realmente amable y honesto —dijo John Robert—. Un joven auténticamente educado.
    — ¿Esto? Pero si abulta como cuatro caballos.
    —Pues no es más que un cachorrito —insistió el abuelo—. No tiene más que dos meses.
    — ¿Y cómo lo alimentáis? ¿A base de una vaca diaria?
    —No. Se ha alimentado de heno y de hierba durante tres semanas.
    — ¿Se ha ido ya? —preguntó tía Bess, metiendo la cabeza en el granero.

    Vio a Ozzie y comenzó a gritar. Tío Ben se dirigió hacia ella.

    —Ven aquí, Bess —le dijo—. Tenemos un honesto dragón.


    Aquella noche llovió por primera vez después de varias semanas, una llovizna lenta y monótona que formó charcos en el patio y convirtió el campo de tabaco que se extendía detrás de la casa en un pantano de barro amarillento. John Robert y el abuelo Riley se pasaron la mayor parte de la noche, después de cenar, en el granero cuidando a Ozzie. El dragón estaba débil y tembloroso y sus escamas habían adquirido un tono amarillento y sin brillo. Los enigmáticos sacos de su espalda palpitaban débilmente, y al tocarlos se dieron cuenta de que estaban blandos. Cuando el abuelo Riley se dio cuenta de que no podían hacer nada más por él, dejaron a Ozzie sumido en un sueño inquieto.

    Al día siguiente, tío Ben anunció que no iría a trabajar. Había proyectado ausentarse durante algunos días para ir a Nueva Orleáns a visitar a un conocido suyo. Tía Bess le preparó algo de comer y se lo metió en una caja de zapatos, y tras una conversación mantenida en voz baja en un rincón de la cocina, durante la cual lanzaban de vez en cuando miradas furtivas en dirección a John Robert y al abuelo Riley, ella acompañó a tío Ben a la puerta.

    Poco después, John Robert pudo oír cómo el ronroneo del motor del viejo camión de tío Ben se perdía en la distancia.

    Unos minutos después de las diez, el abuelo Riley llamó a John Robert al granero.

    —Realmente sorprendente —dijo mientras introducía a John Robert en la parte trasera.

    John Robert apenas podía creer lo que veían sus ojos. Ozzie estaba tendido sobre un montón de paja, tomando el sol que penetraba a través de una ventana. Los grandes sacos se habían roto durante la noche liberando dos masas membranosas que, bajo los efectos secantes del sol, estaban tomando forma y rigidez.

    —Es del tipo de los que vuelan —dijo John Robert, en un auténtico éxtasis—. Te lo dije.
    —Sí, así parece —admitió el abuelo.

    Tras discutirlo un rato, decidieron desafiar las iras de tía Bess y sacar a Ozzie al patio a fin de que pudiera tomar mejor el sol.

    Las alas eran amplias y crujían como cuero húmedo cuando Ozzie las movía. Bajo la luz directa del sol perdieron su anterior transparencia y se volvieron rápidamente opacas, adoptando el brillo de la coloración de sus escamas. Aquella noche ya había hecho algunas tentativas de vuelo, y John Robert estaba maravillado de los potentes músculos que se flexionaban en el pecho de Ozzie a cada movimiento.

    La cena fue silenciosa, llena de tensiones y excitación. Tía Bess estaba sentada sin decir palabra frente a John Robert, pensativa y con el rostro tirante.

    —Bess, pareces muy nerviosa —señaló el abuelo.
    —Bueno, ¿y cómo no iba a estarlo con esa cosa en el granero? —dijo ella, mordiéndose el labio.
    —Mira, Bess. Ozzie no es «una cosa» No es más que un animal doméstico.
    —Bueno, ya no molestará más la semana que viene —dijo ella.

    John Robert levantó la vista alarmado.

    — ¿Qué significa eso? —preguntó el abuelo.
    —Yo... Bueno, vosotros tendréis que enteraros también —dijo lentamente tía Bess—. Ben dice que un dragón puede interesar mucho a algunas personas, y que si uno es astuto puede sacar bastante dinero por él. Ha ido a ver a un hombre de un circo que él conoce. Supone que sacaremos lo suficiente como para comprar incluso un coche nuevo.

    John Robert se puso en pie de un salto.

    —No podéis hacer eso —protestó—. Ozzie no es vuestro.
    —Mira, muchacho —dijo tía Bess nerviosa—, tienes que ver las cosas del lado práctico. Además, ¿qué es lo que quieres hacer con un dragón?
    —John Robert tiene razón —dijo el abuelo—. No podéis vender a Ozzie porque no es vuestro.
    —Tú no te metas en esto, Pa —la voz de tía Bess se hizo cortante y firme—. La vida es demasiado dura como para permitirnos el lujo de mantener fantasías como las tuyas o las de John Robert. Alguien tiene que pensar en cómo lograr el pan para esta casa.

    Además, Ben es el cabeza de familia. El es quien paga las cuentas y yo no puedo hacerle cambiar de idea. Ni aunque quisiera —añadió después de un momento.

    Y luego comenzó a hablar de la cantidad de cosas que podrían comprar cuando hubieran vendido a Ozzie en el circo.

    John Robert tuvo poco que decir el resto de la noche. A veces se daba cuenta de que tía Bess le miraba con una extrañísima expresión y se preguntó qué sería lo que podría estar pensando tras esos ojos silenciosos y distraída. Se dio cuenta de que tenía una expresión casi compungida, como si de alguna manera sintiera un poco lo que estaba haciendo.

    Pero sabía que aun en el caso de que sintiera alguna pena por ello, no iba a interferir con las acuciantes exigencias de su vida, que le decían que debía vender a Ozzie.

    Cuando finalmente llegó el momento de acostarse, él permaneció despierto, tumbado en su colchón sobre el suelo de la cocina. Podía escuchar el crujido de la cama del abuelo en el salón y se dio cuenta de que el anciano debía tener tantas dificultades como él para conciliar el sueño.

    Finalmente cayó en un sopor, pero volvió a despertarse de madrugada, antes del amanecer, cuando la brillante luz amarilla de la luna llena entraba todavía por la ventana de la cocina. Estaba tumbado pensando en Ozzie, que estaba en el granero, y recordó de pronto la excitante libertad de sus nuevas alas. Se lo imaginó encerrado en la jaula de un circo, con unos barrotes de hierro que le separaban de la libertad del aire exterior, y sintió que sus párpados se humedecían.

    Oyó un «psst» y se incorporó. El abuelo Riley estaba entrando de puntillas por la puerta y llevaba los zapatos en la mano. Estaba totalmente vestido.

    —Abuelo —le preguntó John Robert—, ¿qué haces levantado?
    —No grites tanto —siseó el abuelo—. ¿Sabes? —siguió en voz muy baja—. He estado pensando.
    —Yo también —dijo John Robert—. En Ozzie. No va a ser agradable para él.
    —John Robert —dijo el abuelo lentamente—, creo que realmente aquí no hay lugar para un jovencito como tú y para un anciano como yo. Bess es una buena persona, pero... En fin, ella no ve las cosas como tú y yo.
    —Sí, lo sé —dijo John Robert—. Yo la quiero, y también a tío Ben, pero me da la impresión de que ella ya no disfruta de la vida.
    —Tal vez sea porque la vida le ha arrebatado algo... —dijo el abuelo—. ¿Sabes lo que pienso? —agregó al cabo de un momento el anciano—. ¿Por qué no hacemos tú y yo un pequeño viaje? No nos echarán de menos después de una semana o dos.

    John Robert se puso en pie de un salto y comenzó a vestirse. Salieron silenciosamente y atravesaron el patio, bañado por la luz de la luna, en dirección al granero. Despertaron a Ozzie y lo sacaron fuera.

    — ¿Crees que podrá llevarnos a los dos? —preguntó el abuelo.
    —Pues claro que puede. Ozzie es el dragón más fuerte de toda la creación.

    Le llevaron al húmedo campo de tabaco.

    —Necesita una buena pista —dijo el abuelo—. Aunque sea fangosa.
    — ¿Adónde iremos? —preguntó John Robert riendo—. ¿A la India? ¿A Arabia?
    —Bueno, iremos a un lugar muy lejano donde nunca antes había habido seres humanos —dijo el abuelo—. El sabe dónde es.

    Montaron sobre el dragón, el abuelo delante, fuertemente cogidos a la espalda de Ozzie. Este se dio cuenta de lo que se esperaba de él y una gran excitación le inundó el cuerpo. Los grandes músculos se tensaron, sus pies provistos de garras se asentaron firmemente sobre el fangoso suelo, comenzó una firme carrera y, de repente, con la suavidad de un patinador sobre hielo, empezaron a elevarse cada vez más y más, sobre la pequeña casa y el insignificante granero, sobre los campos bañados por la Luna.

    El viento azotó los cabellos de John Robert, que apenas podía respirar mientras se apretaba contra el delgado cuerpo del abuelo Riley.

    —¡Egipto, y África, y Arabia, y todos esos lugares lejanos que nadie excepto él y los de su raza conocen! —gritó con todas sus fuerzas John Robert al viento—. ¿Qué van a decir tía Bess y tío Ben?
    —Nunca se lo dirán a nadie. Porque nunca adivinarán la verdad —gritó el abuelo, y su voz fue veloz al oído de John Robert.
    —Oh, sí. Sí que lo sabrán. Lo sabrán —gritó John Robert—. Mira.

    Señaló hacia abajo mientras viraban en redondo y volvían a pasar sobre la pequeña casa. Incluso a la velocidad que llevaban pudieron ver claramente la línea de las huellas profundas que primero iban hacia el campo de tabaco iluminado por la luz de la luna y luego se adentraban en la plantación para desaparecer misteriosamente al final.

    Y pudieron ver también la delgada figura humana que estaba junto a la casa, con la cabeza levantada hacia arriba y los ojos cubiertos por un brazo desnudo.

    —¡Adiós! —aulló el abuelo Riley.
    —Adiós, adiós, adiós —gritó John Robert en el frío viento.

    Y debajo la pequeña figura movía los brazos de forma insegura, apenada.

    Después el campo, la casa, el terreno moteado de campos de labor y de pequeños edificios se disolvieron en un nebuloso caleidoscopio amarillo brillante, mientras el gran animal alado completaba su vuelta y se dirigía rápidamente hacia el Este, que ya comenzaba a iluminarse.


    Fin