• GUARDAR IMAGEN


  • GUARDAR TODAS LAS IMAGENES

  • COPIAR IMAGEN A:

  • OTRAS OPCIONES
  • ● Eliminar Lecturas
  • ● Ultima Lectura
  • ● Historial de Nvgc
  • ● Borrar Historial Nvgc
  • ● Ayuda
  • PUNTO A GUARDAR



  • Tipea en el recuadro blanco alguna referencia, o, déjalo en blanco y da click en "Referencia"
  • TODAS LAS REVISTAS
  • Todas Las Revistas Diners
  • Todas Las Revistas Selecciones
  • CATEGORIAS
  • Libros
  • Libros-Relatos Cortos
  • Arte-Graficos
  • Bellezas Del Cine Y Television
  • Biografias
  • Chistes
  • Consejos Sanos
  • Cuidando Y Encaminando A Los Hijos
  • Datos Interesantes
  • Paisajes Y Temas Varios
  • La Relacion De Pareja
  • La Tia Eulogia
  • La Vida Se Ha Convertido En Un Lucro
  • Mensajes Para Reflexionar
  • Personajes Disney
  • Salud Y Prevencion
  • Sucesos-Proezas
  • Temas Varios
  • Tu Relacion Contigo Mismo Y El Mundo
  • Un Mundo Inseguro
  • REVISTAS DINERS
  • Diners-Agosto 1989
  • Diners-Mayo 1993
  • Diners-Septiembre 1993
  • Diners-Noviembre 1993
  • Diners-Diciembre 1993
  • Diners-Abril 1994
  • Diners-Mayo 1994
  • Diners-Junio 1994
  • Diners-Julio 1994
  • Diners-Octubre 1994
  • Diners-Enero 1995
  • Diners-Marzo 1995
  • Diners-Junio 1995
  • Diners-Septiembre 1995
  • Diners-Febrero 1996
  • Diners-Julio 1996
  • Diners-Septiembre 1996
  • Diners-Febrero 1998
  • Diners-Abril 1998
  • Diners-Mayo 1998
  • Diners-Octubre 1998
  • Diners-Temas Rescatados
  • REVISTAS SELECCIONES
  • Selecciones-Enero 1965
  • Selecciones-Julio 1968
  • Selecciones-Abril 1969
  • Selecciones-Febrero 1970
  • Selecciones-Marzo 1970
  • Selecciones-Mayo 1970
  • Selecciones-Marzo 1972
  • Selecciones-Julio 1973
  • Selecciones-Diciembre 1973
  • Selecciones-Enero 1974
  • Selecciones-Marzo 1974
  • Selecciones-Marzo 1976
  • Selecciones-Noviembre 1976
  • Selecciones-Enero 1977
  • Selecciones-Septiembre 1977
  • Selecciones-Enero 1978
  • Selecciones-Diciembre 1978
  • Selecciones-Enero 1979
  • Selecciones-Marzo 1979
  • Selecciones-Julio 1979
  • Selecciones-Agosto 1979
  • Selecciones-Abril 1980
  • Selecciones-Agosto 1980
  • Selecciones-Septiembre 1980
  • Selecciones-Septiembre 1981
  • Selecciones-Abril 1982
  • Selecciones-Mayo 1983
  • Selecciones-Julio 1984
  • Selecciones-Junio 1985
  • Selecciones-Septiembre 1987
  • Selecciones-Abril 1988
  • Selecciones-Febrero 1989
  • Selecciones-Abril 1989
  • Selecciones-Marzo 1990
  • Selecciones-Abril 1991
  • Selecciones-Mayo 1991
  • Selecciones-Octubre 1991
  • Selecciones-Diciembre 1991
  • Selecciones-Febrero 1992
  • Selecciones-Junio 1992
  • Selecciones-Septiembre 1992
  • Selecciones-Febrero 1994
  • Selecciones-Mayo 1994
  • Selecciones-Abril 1995
  • Selecciones-Mayo 1995
  • Selecciones-Septiembre 1995
  • Selecciones-Junio 1996
  • Selecciones-Mayo 1997
  • Selecciones-Enero 1998
  • Selecciones-Febrero 1998
  • Selecciones-Julio 1999
  • Selecciones-Diciembre 1999
  • Selecciones-Febrero 2000
  • Selecciones-Diciembre 2001
  • Selecciones-Febrero 2002
  • Selecciones-Mayo 2005
  • CATEGORIAS
  • Arte-Gráficos
  • Bellezas
  • Biografías
  • Chistes que llegan a mi Email
  • Consejos Sanos para el Alma
  • Cuidando y Encaminando a los Hijos
  • Datos Interesantes
  • Fotos: Paisajes y Temas varios
  • La Relación de Pareja
  • La Tía Eulogia
  • La Vida se ha convertido en un Lucro
  • Mensajes para Reflexionar
  • Personajes Disney
  • Salud y Prevención
  • Sucesos y Proezas que conmueven
  • Temas Varios
  • Tu Relación Contigo mismo y el Mundo
  • Un Mundo Inseguro
  • TODAS LAS REVISTAS
  • Selecciones
  • Diners
  • REVISTAS DINERS
  • Diners-Agosto 1989
  • Diners-Mayo 1993
  • Diners-Septiembre 1993
  • Diners-Noviembre 1993
  • Diners-Diciembre 1993
  • Diners-Abril 1994
  • Diners-Mayo 1994
  • Diners-Junio 1994
  • Diners-Julio 1994
  • Diners-Octubre 1994
  • Diners-Enero 1995
  • Diners-Marzo 1995
  • Diners-Junio 1995
  • Diners-Septiembre 1995
  • Diners-Febrero 1996
  • Diners-Julio 1996
  • Diners-Septiembre 1996
  • Diners-Febrero 1998
  • Diners-Abril 1998
  • Diners-Mayo 1998
  • Diners-Octubre 1998
  • Diners-Temas Rescatados
  • REVISTAS SELECCIONES
  • Selecciones-Enero 1965
  • Selecciones-Julio 1968
  • Selecciones-Abril 1969
  • Selecciones-Febrero 1970
  • Selecciones-Marzo 1970
  • Selecciones-Mayo 1970
  • Selecciones-Marzo 1972
  • Selecciones-Julio 1973
  • Selecciones-Diciembre 1973
  • Selecciones-Enero 1974
  • Selecciones-Marzo 1974
  • Selecciones-Marzo 1976
  • Selecciones-Noviembre 1976
  • Selecciones-Enero 1977
  • Selecciones-Septiembre 1977
  • Selecciones-Enero 1978
  • Selecciones-Diciembre 1978
  • Selecciones-Enero 1979
  • Selecciones-Marzo 1979
  • Selecciones-Julio 1979
  • Selecciones-Agosto 1979
  • Selecciones-Abril 1980
  • Selecciones-Agosto 1980
  • Selecciones-Septiembre 1980
  • Selecciones-Septiembre 1981
  • Selecciones-Abril 1982
  • Selecciones-Mayo 1983
  • Selecciones-Julio 1984
  • Selecciones-Junio 1985
  • Selecciones-Septiembre 1987
  • Selecciones-Abril 1988
  • Selecciones-Febrero 1989
  • Selecciones-Abril 1989
  • Selecciones-Marzo 1990
  • Selecciones-Abril 1991
  • Selecciones-Mayo 1991
  • Selecciones-Octubre 1991
  • Selecciones-Diciembre 1991
  • Selecciones-Febrero 1992
  • Selecciones-Junio 1992
  • Selecciones-Septiembre 1992
  • Selecciones-Febrero 1994
  • Selecciones-Mayo 1994
  • Selecciones-Abril 1995
  • Selecciones-Mayo 1995
  • Selecciones-Septiembre 1995
  • Selecciones-Junio 1996
  • Selecciones-Mayo 1997
  • Selecciones-Enero 1998
  • Selecciones-Febrero 1998
  • Selecciones-Julio 1999
  • Selecciones-Diciembre 1999
  • Selecciones-Febrero 2000
  • Selecciones-Diciembre 2001
  • Selecciones-Febrero 2002
  • Selecciones-Mayo 2005

  • SOMBRA DEL TEMA
  • ● Quitar
  • ● Normal
  • Para guardar la imagen elige dónde vas a guardarla y seguido da click en la o las imágenes deseadas.
    Para dar Zoom o Fijar la imagen sigue el mismo procedimiento.
    -----------------------------------------------------------
    Slide 1     Slide 2     Slide 3










    Header

    -----------------------------------------------------------
    Guardar todas las imágenes
    Dar Zoom a la Imagen
    Fijar la Imagen de Fondo
    No fijar la Imagen de Fondo
    -----------------------------------------------------------
    Colocar imagen en Header
    No colocar imagen en Header
    Mover imagen del Header
    Ocultar Mover imagen del Header
    Ver Banco de Imágenes del Header

    Imágenes para el Header o Cabecera
    Slides
    P
    S1
    S2
    S3
    B1
    B2
    B3
    B4
    B5
    B6
    B7
    B8
    B9
    B10
    H
    Controles Desactivar Slide


    T E M A S








































































































    FUNCIONAMIENTO DEL BLOG


    Esta ayuda te permitirá aprovechar las características del Blog.

    Veamos lo que hace cada ícono del MENU:

    Este ícono aparece en todo el blog y permite visualizar las siguientes opciones:

    Guardar Lectura: permite guardar la publicación en la que estás, para ser cargada posteriormente. Opción sólo en las publicaciónes, en Navega Directo no.
    Al aplicar esta opción aparece en el MENU el ícono , el cual indica que hay una publicación guardada. Es visible en todo el blog y al dar click en el mismo una ventana se abre mostrando el o los temas guardados. Das click en un tema y te vas a esa publicación.
    Cuando guardas la publicación, también se guarda la pantalla donde se encuentra el párrafo o la línea que suspendes la lectura. Cuando aplicas esta opción, al entrar a la publicación te desplazarás al punto que suspendiste la lectura, Esta opción es la única forma en que el punto que se guardó cuando se guardó la publicación se hace efectivo. Para que ese párrafo o línea aparezca en el tope de la pantalla, antes de guardar, debes colocarlo en el tope de la misma. Una vez guardado, puedes desplazarte por la publicación sin que el punto o pantalla guardada se altere.
    El punto que se guarda, al guardar la lectura, no se borra cuando regresas a la misma por esta opción. Cuando vuelves a guardar la publicación el punto se actualiza a la pantalla actual.

    Eliminar Lecturas: permite eliminar el registro de las publicaciones guardadas.
    Al aplicar esta opción y al aceptar, se eliminarán todas las publicaciones guardadas.

    Eliminar por Lectura: esta opción aparece cuanto tienes como mínimo dos publicaciones guardadas, y permite eliminarlas por selección. Cuando presionas esta opción aparece la ventana con la lista de publicaciones guardadas.
    Para eliminar una publicación guardada, simplemente selecciona la que desees eliminar.
    Cuando eliminas una publicación guardada y queda solo una, la ventana de esta opción se cierra y esta opción desaparece.

    Guardar Punto: permite guardar un punto específico o la pantalla de la actual lectura. Puedes guardar cuántos puntos desees. Con esta opción puedes crear un índice de la lectura, o marcar la posición de uno o varios párrafos importantes. Cada publicación es independiente. Opción sólo para las publicaciones, no para Navega Directo.
    Al dar click en esta opción se abre una ventana, en la misma hay un recuadro en blanco, el cual sirve para colocar una referencia del párrafo o línea que dejas marcada su posición. Si no colocas una referencia, automáticamente ese punto toma el nombre de "Punto guardado 1", donde 1 es el número del punto que se ha guardado. Si has guardado 5 puntos y el sexto no le pones referencia, tomaría el nombre de "Punto guardado 6".
    Para que el punto o pantalla se guarde con o sin referencia, debes dar click en "Referencia" que se encuentra debajo del recuadro en blanco.
    Cuando aplicas esta opción aparece en el MENU el ícono . Al dar click en el mismo se abre una ventana con el o los puntos guardados. Das click en cualquiera y te desplazas a ese punto o pantalla de la publicación. Aparece sólo en las pubicaciones que tienen al menos un punto o pantalla guardado.

    Borrar Punto(s): permite eliminar el o los puntos guardados. Esta opción aparece cuando has guardado al menos un punto o pantalla. Opción sólo en las publicaciones, no para Navega Directo.
    Cuando aplicas esta opción y aceptas, se borrarán todos los puntos o pantallas que has guardado en esa publicación.

    Borrar por Punto: esta opción aparece cuando tienes como mínimo dos puntos o pantallas guardados, y permite eliminarlos por selección. Cuando presionas esta opción aparece la ventana con la lista de puntos o pantallas guardados.
    Para eliminar un punto o pantalla guardado, simplemente selecciona el que desees eliminar.
    Cuando eliminas un punto o pantalla guardado y queda solo uno, la ventana de esta opción se cierra y esta opción desaparece.

    Ultima Lectura: permite acceder a la última publicación leída. Si entras a otra publicación se guardará en la que estás. Sirve para cuando estás en cualquier parte del blog menos en una publicación.
    Para que la publicación se guarde automáticamente debes haberte desplazado hacia abajo al menos una línea.
    Si al seleccionar esta opción nada ocurre, es porque no has revisado o leído publicación alguna.

    Historial de Nvgc: esta opción aparece en todo el blog y permite ver el Historial de las páginas navegadas.
    Cuando seleccionas esta opción, una ventana se abre mostrando las publicaciones que has navegado. La primera es de fecha más antigua y la última de más reciente.
    Guarda hasta 51 temas o publicaciones. Cuando has llegado a ese límite, se va eliminando desde la más antigua, o sea desde la primera; y se agrega la reciente como última.

    Borrar Historial Nvgc: aparece en todo el blog y permite borrar o limpiar el Historial de Navegación.

    Ocultar TEMAS: permite ocultar el recuadro rectangular, donde dice TEMAS, que se encuentra a mano izquierda de la publicación. Esta opción no está disponible en la página de Inicio ni en las Categorías que seleccionas desde el Menú y tampoco en Navega Directo.
    Cuando das click en esa opción, una ventana se abre con "Otros temas" que te ofrece el blog. Si te desplazas hasta el final de esa ventana, verás dos rectángulos reducidos en su longitud. El primero permite avanzar o retroceder ese grupo de publicaciones. El segundo permite ver los temas desde el último publicado, también verlos de forma aleatoria y ver más temas correspondientes a la categoría de la publicación actual. Cuando entras a una de las listas o por medio de la CATEGORIA que se encuentra en la parte última de la publicación, la opción de "Actual Categoría" no está disponible.

    Mostrar TEMAS: aparece sólo cuando has aplicado "Ocultar TEMAS", y permite mostrar el recuadro rectangular que dice TEMAS, y que se encuentra a mano izquierda de la publicación.

    Mostrar Barra Inferior: esta opción aparece sólo en las publicaciones, no en Navega Directo, y permite mostrar una barra inferior con la paginación. Al hacer esto, en la parte última de la publicación desaparece la paginación.

    Ocultar Barra Inferior: esta opción aparece sólo en las publicaciones y si has aplicado "Mostrar Barra Inferior". Permite ocultar la barra de paginación y la muestra al final de la publicación.

    Ocultar Menú y BI: esta opción aparece sólo en las publicaciones, no en Navega Directo, y permite ocultar el Menú y la Barra Inferior (si la tienes activa). Cuando aplicas esta opción aparece en la parte superior izquierda un punto negro, el mismo permite restaurar el Menú y la Barra Inferior.

    Mostrar Tema: puedes ocultar las opciones del MENU y ver el tema de la publicación. Esta opción aparece sólo en las publicaciones, no en Navega Directo.

    Abrir ventana de Imágenes: permite ver la o las imágenes de la publicación. Esta opción también la encuentras en la parte derecha superior de la publicación y en Navega Directo.
    Cuando la publicación tiene una sola imagen, aparece a mano izquierda los siguientes íconos:

    Cierra la ventana de las imágenes.
    Para cambiar el tamaño de la imagen según su longitud. Cuando aplicas esta opción desparece ese ícono y aparece éste el cual revierte la función. Esta opción no se graba.
    Quita todos los íconos y deja la imagen sola.
    Para guardar la o las imágenes en uno de los Bancos de Imágenes. Puedes guardar por imagen o todas las de la publicación a la vez.
    Para ver las imágenes guardadas, presiona o da click en el "+" que se encuentra a mano izquierda del MENU, para que se abra la ventana de "Otras Opciones", y buscas la opción "Bancos de Imágenes".

    Cuando hay más de una imagen en la publicación, adicionalmente aparecen los siguientes íconos:
    Ver la imagen anterior.
    Ver la imagen siguiente.
    Activa el slide de las imágenes de la publicación actual.
    Cuando activas el slide aparece en la parte superior izquierda el icono y permite desactivar el slide.
    Cuando activas esta opción, aparece en la parte superior izquierda un punto, el cual restaura los íconos.

    Las imágenes se acoplan al ancho de la pantalla y se aprecian bien según la dimensión de las mismas. Cuando son imágenes largas, el dispositivo debe estar vertical, si son cuadradas o rectangulares, debe estar horizontal.

    Navega Directo: permite revisar las publicaciones del Blog por categoría y sin el refresco de pantalla.
    Con este método puedes leer una revista o categoría específica, desde el último tema publicado hasta el primero.
    Si empleas las opciones que están al final de la publicación: POSTERIOR - INICIO - ANTERIOR, cambias a la publicación posterior o anterior de la categoría que estás actualmente. Inicio te lleva a la última publicación realizada de esa categoría.
    Cuando estás revisando una categoría en la ventana de TEMAS, en el grupo que suspendes la revisión se guarda, para cuando regreses a esta sección y vuelvas a revisar esa categoría lo harás desde ese grupo. Puedes revisar las categorías que quieras y cada una guardará el último grupo que suspendes la revisión.
    Lo del párrafo anterior no se cumple cuando se agregan publicaciones nuevas en la categoría.
    Cuando ves una publicación, por este método, se guarda el punto que suspendes la lectura, la publicación y la categoría. Cuando regreses a esta opción, aparecerá la última categoría con la publicación que leiste, en el punto o pantalla que suspendiste la lectura.
    Por cada publicación que veas se guarda el punto, categoría y tema. Eso quiere decir que, estando en esta opción cambias a una categoría y tema que leiste anteriormente, la pantalla se colocará en el punto que suspendiste la lectura.
    Dando click en el tema de la publicación, se abre en otra ventana la publicación en la sección de publicaciones.
    Dando click en la categoría, se abre en otra ventana la sección de CATEGORIAS con la correspondiente.
    A diferencia de ver la publicación de forma normal, no puedes guardar puntos ni la publicación.

    Bancos de Imágenes: Permite revisar y/o eliminar las imágenes guardadas en los Bancos.
    Estos Bancos de Imágenes también puedes usarlos como slide. Dispones de 10 Bancos.
    Puedes guardar hasta 100 imágenes en cada uno, haciendo un total de 1000.
    Cuando no has guardado imagen alguna, no aparecerá ningún Banco. Sólo verás los Bancos que tengan como mínimo una imagen.
    Cada Banco se presentará por medio de la primera imagen guardada en el mismo. Das click en la imagen y te da las opciones mencionadas en "Abrir ventana de imágenes", más los íconos el cual permite eliminar la imagen en pantalla, y que permite copiar la imagen en pantalla a otro Banco..
    En la parte última aparecerá la opción de "Vaciar el Banco" por cada Banco de Imágenes que tenga al menos una guardada y permite eliminar todas las imágenes guardadas en el mismo.

    Ayuda: permite ver esta Ayuda para conocer el funcionamiento del Blog.


    Este ícono aparece en todo el Blog y permite ver los temas de cualquier categoría con una introducción de las mismas. Su presentación es en orden de publicación de la categoría.
    Si has entrado a alguna CATEGORIA y seleccionas otra, la carga es directa, por lo que no hay refresco de pantalla.
    Si estás revisando alguna categoría en particular, cuando regreses al Blog y revises la misma categoría, comenzarás desde la última revisión hecha; y no desde el comienzo. Lo mismo es para cualquier cantidad de categorías que revises, cada una es independiente.
    Si das click en el tema o en "...más" la publicación se abre en la misma ventana, si lo haces en la imagen se abre en otra ventana.
    Aquí puedes cambiar el estilo de las miniaturas.
    Cuando cambias el estilo de las miniaturas y aplicas "Solo Imagen (para los Libros)", y anteriormente has traveseado en los "Bordes", las imágenes no van a estar centradas. Para que se restaure su posición presiona en "Bordes" la opción "Normal".
    La opción "Solo Imagen (para los Libros)" se hizo especialmente para la categoría de los Libros.


    Permite ver las siguientes listas de todas las publicaciones realizadas:

    Por Categoría: lista alfabética por Categoría
    En estas listas no está incluido Libros y Relatos. Cuando accedes con esta opción, en pantalla aparecen todas las categorías en orden alfabético por categoría y aparece el ícono , en el MENU, el cual te da la opción de seleccionar la categoría a ver con los temas que dispone. No hay refresco de pantalla, es directo.
    Dando click en el tema te vas a la publicación, y dando click en '+' te da una introducción del mismo. Si estás en la introducción puedes ir directamente a la publicación completa dando click en el tema o en '...más'. Dando click en la imagen la publicación se abre en otra ventana.

    Libros: lista alfabética de todos los libros.
    Dando click en el tema te vas a la publicación, y dando click en '+' te da una introducción del mismo. Si estás en la introducción puedes ir directamente a la publicación completa dando click en el tema o en '...más'. Dando click en la imagen la publicación se abre en otra ventana.

    Relatos: lista alfabética de todos los Relatos.
    Funciona igual que en la lista de Libros.

    Por Autor: lista alfabética por autor de los Libros y Relatos.
    Funciona igual que en la lista de Libros.
    Según la fuerza del wifi será la velocidad de carga de las mismas, debes tener paciencia.

    Alfabético de Todo: lista alfabética de todo lo publicado en el Blog.
    Funciona igual que en la lista de Libros.
    Según la fuerza del wifi será la velocidad de carga de las mismas, debes tener paciencia.

    Lista Gráfica de las Revistas muestras todas las revistas Diners y Selecciones en imagen grande. Das click en la imagen y una ventana se abre mostrando los temas de esa edición. Cuando entras a cualquier publicación, la misma se abre en otra ventana, de esa forma podrás llevar la continuación de los temas de esa revista.
    Cuando navegas por esta sección se guarda el punto o posición en que te has quedado. Si has revisado los temas de una revista, cuando regreses a esta sección, te situarás en la imagen de esa revista.


    Permite cambiar el tamaño de la letra en la páigna de INICIO a las miniaturas de ÚLTIMAS PUBLICACIONES y a las miniaturas al dar click en TEMAS. En las otras secciones que disponen de este ícono sólo a las miniaturas que aparecen al dar click en TEMAS, que se encuentra a mano izquierda en un recuadro azul. Al cambiar el tamaño de la letra, éste afecta a todas las secciones del Blog.


    Permite ver las lista de las publicaciones guardadas. Tocas el tema y se va a la publicación.
    Este ícono solo aparece cuando tienes, al menos, una publicación guardada.


    Este ícono aparece sólo en las publicaciones y permite ver la lista de los puntos o pantallas guardados en esa publicación. Si no has guardado al menos un punto o pantalla el ícono no aparece.


    Este ícono aparece solo en las publicaciones y en Navega Directo. Permite ver las siguientes opciones que son para desplazamiento automático de la misma:

    Permite activar el desplazamiento automático y aparecen las siguientes opciones:

    Detiene el desplazamiento automático.

    Opción uno para aumentar la velocidad del desplazamiento.

    Opción dos para aumentar la velocidad del desplazamiento.

    Opción tres para aumentar la velocidad del desplazamiento.

    Para regresar a la velocidad estándar, presiona la opción para detener el desplazamiento y luego la de activar el desplazamiento.

    Cuando activas esta opción, el rectángulo de TEMAS, que se encuentra a mano izquierda, y la BARRA DE PAGINACION desaparecen, permitiendo leer con tranquilidad. Cuando presionas el botón de detener el desplazamiento el rectángulo y la barra aparecen nuevamente. Esto no ocurre en Navega Directo.


    Este ícono aparece solo en las publicaciones y en Navega Directo. Permite visualizar las siguientes opciones:

    Permite las siguientes opciones para el texto:
    ● Alinear el texto: izquierda, centrarlo o justificarlo.
    ● Cambiar el tipo de letra.
    ● Aumentar o reducir el espacio entre las líneas.
    ● Cambiar el tamaño del texto. Afecta a todas las secciones del Blog.
    ● Ampliar el margen derecho e izquierdo.

    Permite las siguientes opciones para el color del texto:
    ● Cambiar el color de todo el texto, incluido la fecha de publicación, la categoría, los links y flechas de paginación. Si has hecho cambios de color en el TEMA, SUBTEMA y/o NEGRILLAS, al cambiar el color de todo el texto éstos no se veran cambiados. Para que tomen el color del texto general cambiado debes presionar la opción ORIGINAL en cada uno.
    ● Cambiar el color del tema.
    ● Eliminar la sombra del tema.
    ● Cambiar el color de los subtemas.
    ● Cambiar el color del texto en negrillas.

    Cambiar el color del fondo del texto.

    Reducir el tamaño de las imágenes.


    Regresa al MENU principal.

    Aparece sólo en la página de INICIO y si has entrado a ver una categoría por medio del ícono . Permite cambiar la presentación de las miniaturas.

    Te lleva a la página de INICIO.


    OTRAS CARACTERISTICAS

    ● Cuando entras a una publicación, automáticamente se guarda el punto o la pantalla que suspendiste la lectura. Esta opción es diferente a la que se describe en el siguiente ítem. Si navegas por la publicación se guardará el punto o pantalla que te quedas de la misma.

    ● Cuando guardas una publicación se guarda también el punto o pantalla que suspendiste la lectura. Es independiente a la opción del ítem de arriba. Con este método sí puedes navegar por la publicación. Para que el punto o pantalla de retorno funcione debes cargar la publicación desde la opción que aparece en el MENU en PUBLICACIONES GUARDADAS.

    ● Tienes dos formas de ver las CATEGORIAS del Blog:
    La primera es la indicada anteriormente, que se encuentra en el MENU con el ícono
    La segunda es dando click en la categoría que se encuentra en la parte última de la publicación o también al comienzo de la publicación en Navega Directo. Este método te permite ver sólo la categoría de esa publicación. Cuando das click en la imagen y en "Publicación Completa" te vas a la publicación en la misma ventana; y si das click en el título, es en otra ventana.


    OBSERVACIONES

    ● Si guardas Puntos en una publicación no debes hacer cambios en el texto, ya sea aumentando su tamaño como dando más espacio entre líneas; ya que si lo haces después de guardarlos, el retorno no va a ser el correcto. Debes hacer primero los cambios y luego guardar los puntos o pantallas.
    ● Las LISTAS en texto se actualizan cada dos o tres meses, o a su defecto, cada 100 publicaciones.

    LOS JUGADORES DE TITÁN (Philip K. Dick)

    Publicado el miércoles, mayo 17, 2017

    Sinopsis

    Las criaturas de Titán, la mayor de las lunas de Saturno, tienen la capacidad de adoptar distintas y ambiguas apariencias, y emplean esta capacidad en sus conflictos con los seres terrestres. Después de la gran guerra, a la que han sobrevivido sólo unos pocos seres humanos, los combatientes han firmado una tregua. Pero para muchos el conflicto no ha concluido aún, y continúa en una serie de fantásticas partidas que pueden acabar con lo que queda de la humanidad.


    1


    Había sido una mala noche y, cuando trató de volver a casa, tuvo una terrible discusión con su auto-auto.

    —Señor Garden, no se encuentra usted en condiciones de conducir. Le suplico que conecte el mecanismo auto-auto y se recline en el asiento trasero.

    Pete Garden se sentó en el asiento piloto y dijo tan claramente como pudo:

    —Mira, puedo conducir. Un trago, y aun varios, es un buen estimulante para conducir mejor y estar despierto. No me fastidies y deja de decir tonterías. —Y empujó el botón de arranque; pero no ocurrió nada—. ¡Maldita sea, arranca de una vez!
    —No ha colocado usted la llave, señor —repuso el auto-auto.
    —Está bien —dijo Pete Garden, sintiéndose humillado. Quizá el coche tuviera razón. Resignadamente, puso la llave de contacto. El motor arrancó pero los controles permanecían mudos. El efecto Rushmore funcionaba en el interior de la cubierta del coche, y él lo sabía; era un caso perdido—. De acuerdo, te dejaré que conduzcas —dijo con la mayor dignidad posible—. Ya que te pones así, qué remedio. Probablemente lo vas a fastidiar todo, como haces siempre cuando yo..., cuando no me encuentro bien.

    Se situó en el asiento de atrás, se puso cómodo y el coche se elevó por los aires en la oscura noche, parpadeando con sus luces de posición. Dios, qué mal se encontraba. La cabeza lo estaba matando.

    Sus pensamientos se volvieron, como siempre, a La Partida.

    ¿Por qué tenía que irle tan desastrosamente? Silvanus Angst era el responsable. Aquel payaso, su cuñado, o más bien su ex cuñado. «Bien —se dijo Pete— tendré que recordarlo. Ya no estoy casado con Freya. Ella y yo perdimos; y nuestros matrimonio, de modo que tendré que acostumbrarme a pensar que Freya está casada con Clem Gaines y yo no estoy casado con nadie, porque no he logrado sacar todavía un tres. Pero mañana lo sacaré. Y, cuando lo haga, tendrán que importar una esposa para mí; no voy a seguir en el grupo sin pareja...».

    El coche continuaba su vuelo por encima del desierto de California, atravesando tierras desoladas y ciudades abandonadas.

    —¿No sabías eso? —le dijo al coche—. ¿No sabías que he estado casado con todas las mujeres que hay en el grupo? Y que no he tenido nunca suerte, todavía, y es indispensable que la tenga. ¿No te parece?
    —Es culpa suya —opinó el coche.
    —Aunque así fuera, no sería por culpa mía; la culpa la tuvieron los chinos rojos. Los odio.

    Y continuó echado sobre el asiento trasero, mirando fijamente a las estrellas que brillaban en el cielo nocturno por encima de la transparente cúpula del coche volador.

    —Te tengo cariño, ya lo sabes... te he tenido muchos años. Espero que no te estropees —dijo afectuosamente al coche volador—. ¿De acuerdo?
    —Eso depende del cuidado preventivo que siga usted conmigo.
    —Me gustaría saber qué clase de mujer importarán para mí.
    —Me gustaría, sí —repuso el coche, haciendo eco de las palabras de su dueño.

    ¿Con qué grupo tenía íntimo contacto el suyo, el de Pretty Blue Fox? Seguramente sería con Straw Man Special, que se encontraba en Las Vegas y representaba a los corredores de Nevada, Utah e Idaho. Cerrando los ojos, trató de recordar qué aspecto tendrían las mujeres del Straw Man Special. «Cuando llegue a mi apartamento en Berkeley —pensó— haré...». Y se detuvo recordando algo desagradable. No podía ir a Berkeley, porque había perdido Berkeley aquella noche en La Partida. Walt Remington la había ganado, al pedir que declarase su envite de farol en el cuadrado 36 de La Partida. Aquello era la causa de haber pasado tan mala noche.

    —Cambia la ruta —ordenó con malos modos al coche, en el circuito auto-auto.

    Todavía seguía teniendo la mayor parte de la propiedad del Condado de Marin, y allí podría quedarse.

    —Iremos a San Rafael —ordenó nuevamente al auto-auto, frotándose pensativamente la frente.
    —¿La señora Gaines? —preguntó una voz masculina.

    Freya, peinándose los rubios cabellos ante el espejo, no hizo el menor intento de volver la cabeza, imaginando que sería la voz del temible Bill Calumine.

    —¿Quieres que te lleve a casa? —volvió a preguntar la misma voz. Entonces Freya cayó en la cuenta de que la voz correspondía a la de su nuevo marido, Clem Gaines—. ¿Irás ahora a casa, verdad?

    Y allí estaba el grandote y rechoncho Clem Gaines, con sus ojos azules que parecían cuentas de cristal, que atravesaba la sala de juegos yendo a su encuentro. Indudablemente, le había gustado casarse con Freya. Aunque quizá no sería por mucho tiempo. A menos que tuviera suerte...

    Ella continuó arreglándose el cabello, sin dedicarle la menor atención al hombre. «Para ser una mujer de ciento cuarenta años —pensó coquetamente mirándose al espejo— tengo un aspecto estupendo. Pero no depende en absoluto de mí, ni de ninguno de nosotros». En realidad, todos estaban preservados contra la ausencia de la edad, gracias a que les habían extirpado la glándula Hynes. El proceso de envejecimiento, por tanto, resultaba imperceptible.

    —Me gustas, Freya. Tu presencia es algo fresco y reconfortante —le dijo su nuevo marido—, aunque resulte evidente que yo no te guste a ti. —Y parecía no sentirse molesto en absoluto por aquello; realmente, los tontorrones como Clem Gaines nunca lo estaban—. Vamos a alguna parte, Freya, y tratemos de descubrir si tú y yo hemos tenido suerte... —Y se calló repentinamente, al entrar un vug en la habitación.

    Jean Blau protestó, mientras se ponía el abrigo.

    —Míralo, deseando ser amistoso. Siempre actúan así —dijo, mientras se apartaba del vug.

    Su marido, Jack Blau, buscó con la mirada el palo antivug del grupo.

    —Le daré un par de golpecitos y se marchará —opinó.
    —No —protestó Freya—. No molesta a nadie.
    —Freya, tiene razón —intervino Silvanus Angst, que se hallaba cerca de una mesa preparándose una copa—. Todo lo que hay que hacer es ponerle un poco de sal —concluyó riéndose de su propio chiste.

    El vug parecía tener una especial preferencia por Clem Gaines. «Seguramente es que le gusta —pensó Freya—. Quizá podría irse a alguna parte con él en vez de conmigo».

    Pero aquello no era justo para con Clem, porque ninguno de ellos tenía tratos con sus antiguos adversarios; era algo que nadie osaba hacer, a despecho de los esfuerzos de los titanios para apagar el viejo odio de la guerra pasada. Eran unas criaturas cuyos organismos vivientes estaban basados en el silicio, en vez de en el carbono; su ciclo vital era lentísimo e implicaba el metano en lugar de oxígeno como catalizador metabólico. Y eran bisexuales...

    —Dale —dijo Bill Calumine a Jack Blau.

    Jack pinchó al vug en el citoplasma, que como una suave jalea formaba el componente de sus tejidos orgánicos.

    —Vete a tu mundo —le dijo ásperamente. Miró a Bill Calumine haciendo un guiño—. Quizá pudiéramos divertirnos con él. Vamos a charlar con él. ¡Eh, vug! ¿Te gustaría parlotear un poco con nosotros?

    En el acto, vivamente, los pensamientos del titanio llegaron a todos los humanos de la estancia.

    —¿Hay informes de algún nuevo embarazo? De ser así, todos nuestros grandes recursos médicos están a vuestra disposición, y os urgimos a...
    —Escucha, vug —dijo Calumine—, si tenemos alguna suerte la guardaremos muy bien para nosotros. Trae mala suerte decírtelo a ti, todo el mundo lo sabe. ¿Cómo es que no lo sabes todavía?
    —Lo sabe —intervino Silvanus Angst—. Lo que ocurre es que no le gusta pensar en la cuestión.
    —Bien, ha llegado la hora de que los vugs se enfrenten con la realidad —dijo Jack Blau—. A nosotros no nos gustan. Vamos —dijo a su esposa—, vámonos a casa. —Y con un gesto de impaciencia hizo señas a Jean.

    Los miembros del grupo fueron desfilando hacia la salida y en dirección a donde sus coches voladores estaban aparcados. Freya se encontró sola con el vug.

    —No ha habido embarazo alguno en nuestro grupo —le dijo.
    —Es trágico —murmuró el vug.
    —Pero los habrá —continuó Freya—. Yo sé que pronto tendremos suerte.
    —¿Por qué es tan hostil a nosotros su grupo?
    —¡Vaya! Ya sabe que les hacemos responsables de nuestra esterilidad —respondió Freya. «Especialmente Bill Calumine», pensó.
    —Pero eso fue a causa de sus armas —protestó el vug.
    —No, no nuestras. De los chinos rojos.

    El vug no captó la distinción.

    —En cualquier caso, nosotros estamos haciendo todo lo posible y...
    —Es algo que no deseo discutir —dijo Freya—. Por favor.
    —Dejen que los ayudemos —suplicó el vug.
    —¡Vete al infierno! —Y Freya dejó el apartamento y bajó la escalera en dirección a la calle.

    La fría y oscura noche de Carmel, California, la revivió; aspiró una buena dosis de aire fresco y miró las estrellas, mientras percibía el olor de las nuevas esencias del campo. Se dirigió a su coche y le ordenó:

    —Abre la puerta; me marcho.
    —Sí, señora Garden. —Y el coche volador abrió inmediatamente la puerta.
    —Ya he dejado de ser la señora Garden, ahora soy la señora Gaines. —Entró en el coche y tomó asiento en el control—. Recuérdalo bien.
    —Sí, señora Gaines. —Tan pronto como Freya insertó la llave de contacto, el motor se puso en marcha.
    —¿Se ha marchado ya Pete Garden? —Y se volvió en todas direcciones para mirar en la oscura zona que la rodeaba sin ver el coche de Peter—. Sí, supongo que ya se ha ido. —Y se sintió triste. Habría resultado encantador permanecer allí sentada, bajo las estrellas, a aquella hora tardía de la noche, y charlar un poco. Sería como si todavía estuviesen casados... «¡Maldita Partida y sus complicaciones...! —pensó—. Condenada suerte, es realmente la peor suerte concebible; eso es lo que todos parecemos tener... Somos una raza marcada».

    Se puso el reloj de pulsera en el oído y la diminuta máquina le contestó enseguida con una vocecita apenas audible:

    —Son las dos y cuarto de la mañana, señora Garden.
    —Señora Gaines —corrigió Freya.
    —Las dos y cuarto de la madrugada, señora Gaines.

    «¿Cuánta gente —pensó Freya—, vive sobre la superficie de la Tierra, en este momento? ¿Un millón? ¿Dos millones? ¿Cuántos grupos hay jugando La Partida? No creo que sean más que unos pocos cientos de miles. Y cada vez que ocurre un accidente fatal, la población decrece irrevocablemente en un individuo humano».

    Automáticamente Freya rebuscó en la guantera del coche y cogió una tira de papel sensible, papel-conejo, como se lo llamaba. Se la puso entre los dientes y la mordió. En el resplandor de la cúpula del coche, Freya examinó el efecto causado sobre la tira de papel-conejo. «Un conejo muerto», pensó, recordando los antiguos tiempos anteriores a su nacimiento, cuando aquel animalito debía morir para poder comprobar el embarazo de una mujer. La tira de papel estaba de color blanco y no verde. No estaba embarazada. Arrugando el papel lo tiró desilusionada por la ranura de desperdicios del coche, que lo incineró instantáneamente. ¡Qué mala suerte! Bien..., ¿qué otra cosa podía esperar?

    El coche despegó suavemente del suelo y puso proa a su hogar, en Los Ángeles.

    «Demasiado pronto para decidir si tenía suerte con Clem», reflexionó. Naturalmente. Aquello le dio algún aliento. Esperaría una o dos semanas más y quizá entonces habría algo.

    Pobre Pete... Todavía sin sacar un tres en la Partida... ¿Qué tal si se dejaba caer por el Condado de Marin y veía si estaba allí? Pero Pete estaba tan trastornado, tan intratable... Tan amargamente desagradable aquella noche... Pero no había ley ni reglamento que impidiera verse fuera de La Partida. Y con todo, ¿para qué servía? «No tuvimos suerte —pensó Freya—, ni Pete ni yo... A despecho de lo que sentíamos el uno por el otro...».

    La radio del coche volador se puso repentinamente en funcionamiento, y Freya pudo oír la llamada general de un grupo de Ontario, en Canadá, radiando en todas las frecuencias, con la mayor excitación:

    —«Aquí el grupo Pear Book Hovel —declaró loco de alegría el anunciante—. ¡Esta noche, a las diez, hora local, hemos tenido suerte! Una mujer de nuestro grupo, la señora de Don Palmer, mordió la tira de papel-conejo, sin más esperanzas que la de innumerables veces anteriores, y comprobó loca de alegría que...».

    Freya tocó un botón y la radio quedó muda en el acto.


    Cuando Pete Garden llegó a su antiguo apartamento de San Rafael, lo encontró abandonado y oscuro. Se dirigió hacia el botiquín del cuarto de baño y rebuscó para ver qué medicina encontraba a mano. Parecía que nunca conseguiría conciliar el sueño. Para él, aquello ya era una vieja historia. ¿Tomaría Snoozex? Tendría que tomar tres tabletas de 25 miligramos del producto para que le hiciera algún efecto; había tomado demasiadas durante mucho tiempo. «Necesito algo más fuerte», pensó. Tenía, en todo caso, fenobarbital; pero aquello lo dejaría fuera de combate un día entero. Tomaría hidrobromuro de escopolamina, sí, probaría con aquello. O quizá, incluso, algo mucho más fuerte: el emfital. Tres píldoras de aquello... y nunca más volvería a despertarse. Sostuvo en la palma de la mano las tres cápsulas, considerando la posibilidad. Nadie más volvería a molestarlo, nadie intervendría...

    El botiquín dijo:

    —Señor Garden, estoy estableciendo contacto con el doctor Macy en Salt Lake City, debido a su estado.
    —No me ocurre nada —repuso Pete—. ¿Ves? —Y puso nuevamente las cápsulas dentro del frasco de emfital—. Ha sido sólo un gesto momentáneo.

    Y de pronto se encontró discutiendo con el efecto Rushmore de aquel botiquín... macabro.

    —¿Está bien así? —preguntó, esperanzado.

    Se oyó un clic. El armario se cerró solo.

    Pete suspiró con alivio.

    En aquel momento sonó el timbre. ¿Quién sería ahora? Se dirigió hacia la puerta, con la mente todavía preocupada por encontrar un somnífero que pudiera tomar sin activar el efecto Rushmore en su circuito de alarma. Pete abrió la puerta.

    En el umbral apareció su última esposa, Freya, con sus bellos cabellos rubios sueltos.

    —¡Hola! —saludó ella fríamente, entrando en el apartamento, segura de sí misma como si fuese la cosa más natural ir a buscarle allí estando casada con Clem Gaines—. ¿Qué es eso que llevas en el puño?
    —Siete tabletas de Snoozex.
    —Te daré algo mejor que eso. —Y rebuscó en el bolso—. Es un nuevo producto manufacturado en Nueva Jersey por un laboratorio automático de aquella ciudad —dijo. Y extrajo un tubo—. Es Nerduwel —continuó, echándose a reír.
    —Ja, ja —repuso Pete, sin pizca de diversión. Era un juego de palabras. Ne’er-do-well (no hacer nada a derechas)—. ¿Y has venido para eso?

    Habiendo sido su esposa y su compañera de juego y de envite durante tres meses en La Partida, ella conocía, por supuesto, su insomnio crónico.

    —He tenido una mala racha esta noche, Freya. He perdido Berkeley, que me ganó Walt Remington, ya lo sabes. Comprenderás que maldita la gana que tengo en este momento de bromear.
    —Entonces, podías prepararme un poco de café. —Y se despojó de su chaquetón de pieles que dejó sobre una silla—. O quizá será mejor que yo te lo haga a ti. —Añadió con simpatía—: Pareces tan triste...
    —Berkeley —murmuró Pete—. ¿Por qué tendría que apostar ese título? Ni siquiera recuerdo por qué... Fue algo fuera de mi control, me sentí impulsado por un empuje destructor. —Permaneció unos instantes silencioso y finalmente añadió—: Por el camino he oído lo que estaban radiando desde Ontario.
    —Yo también lo he oído —dijo Freya.
    —La noticia de ese embarazo, ¿te ha entusiasmado, o deprimido?
    —Pues no lo sé —repuso su antigua esposa, sombríamente—. Me alegro por ellos, de todas formas, pero...
    —A mí me deprime —opinó Pete. Y llenó una cafetera de agua en la cocina.
    —Podríamos tener relaciones fuera de La Partida —le dijo Freya—. Hay quienes lo han hecho.
    —Eso no sería leal para Clem.

    Sintió un impulso de camaradería hacia Clem Gaines que eclipsó —al menos temporalmente— sus sentimientos respecto a ella.

    Además, se sentía intrigado sobre la que sería su futura esposa; más pronto o más tarde, tendría que sacar un tres.


    2


    Pete Garden se despertó a la mañana siguiente oyendo un sonido tan maravillosamente imposible, que dio un salto de la cama y permaneció rígido, escuchándolo. Oyó niños. Estaban disputando sobre alguna cosa, bajo su ventana, en San Rafael.

    Eran un niño y una niña, comprobó Pete. De modo que se habían producido nacimientos en el condado desde que faltaba de allí. Y de padres que eran No-B. Sin propiedades que les dieran derecho a intervenir en La Partida. Apenas si pudo creerlo. Sí, debería poner a nombre de aquellos padres alguna pequeña ciudad, tal como San Anselmo o Ross, o incluso ambas. Se merecían una oportunidad para jugar. Quizá no querrían...

    —Tú eres uno —decía la niña irritada.
    —Y tú eres otra —dijo el muchacho, con tono acusatorio en la voz.
    —Dame eso. —Y se oyó el ruido físico de una pelea entre ambos.

    Encendió un cigarrillo, cogió su ropa y comenzó a vestirse.

    En un rincón de la habitación, apoyado contra la pared, había un rifle MV-3. Lo miró de reojo y se detuvo, recordando por un momento todo lo que aquella antigua arma representaba. Una vez, estuvo preparado para hacer frente a los chinos rojos con aquel rifle. Pero no tuvo necesidad de usarlo, porque los chinos rojos no aparecieron... al menos, en persona. Sus representantes, en forma de Radiaciones Hinkel, llegaron, no obstante, y ningún ejército de hombres californianos armado con rifles MV-3, pudo combatirlas. La radiación, procedente de un satélite Avispa-C, había hecho el trabajo de destrucción esperado y los Estados Unidos habían desaparecido. Pero las gentes de China no vencieron en aquella guerra. Ninguno venció. La radiación, extendiéndose en una gigantesca ola envolvente y distribuida por toda la faz de la Tierra, lo envió todo al diablo.

    Pete se aproximó al viejo MV-3 y lo sostuvo en sus manos, como en su juventud lo había hecho. Aquella arma tenía ciento treinta años de antigüedad. ¿Dispararía aún? Quién iba a preocuparse... no había nadie a quien matar. Solamente un psicópata pensaría en buscar a alguien para hacerlo y, aún así, probablemente cambiaría de opinión. Después de todo, apenas si quedaban diez mil personas en toda California... Volvió a dejar el antiguo rifle en el rincón que antes había ocupado.

    Aquella arma no había sido diseñada para atacar personas. Sus diminutos cartuchos A estaban preparados para penetrar en la sólida coraza de los tanques soviéticos TL-90 y pulverizarlos. Recordando las películas de entrenamiento que había visto en aquellos días, Pete pensó que le habría gustado captar la visión de una gran muchedumbre humana, aunque hubiese sido de chinos rojos... «Yo te saludo, Bernhardt Hinkel —pensó cáusticamente—, inventor de las últimas armas indoloras... no, no habían herido a nadie, tuviste razón. No sentimos nada, nadie se dio cuenta. Pero entonces...».

    Se estimuló en la medida de lo posible la supresión de la glándula Hynes, y semejante esfuerzo valió la pena, ya que, gracias a ello, aún quedaba gente viva. Y si ciertas combinaciones de varón y hembra resultaban fértiles, no era, por tanto, la esterilidad una condición absoluta, sino más bien un estado relativo. Se podía, en teoría, tener hijos; de hecho, unos cuantos entre ellos los tenían. Como los chicos que gritaban bajo su ventana, por ejemplo.

    A lo largo de la calle, un enorme vehículo homeostático se deslizaba recogiendo desperdicios y comprobando el crecimiento del césped, primero por un lado de la calle y después por el otro. El rumor persistente de la máquina sobresalía por encima de las voces de los niños.

    «La ciudad continuaba manteniéndose limpia», pensó Pete conforme la máquina emitía unos pseudópodos para hurgar a tientas en un macizo de camelias. La ciudad estaba vacía, o casi vacía, ya que sólo vivía un grupo reducido de personas No-B, al menos según el censo publicado recientemente.

    Tras la máquina de limpieza, seguía otra, aún más complicada, parecida a una chinche gigantesca con veinte patas, que se ocupaba de reparar y reconstruir cuantas ruinas encontraba al paso, suprimiendo los antiguos destrozos y recomponiendo nuevamente los edificios caídos por el paso del tiempo. Pero, ¿para qué? ¿Para quién? Buenas preguntas... Quizá a los vugs les gustase más observar desde sus puestos de observación de los satélites artificiales una civilización intacta, que simples ruinas.

    Tirando la colilla del cigarrillo, Pete se fue a la cocina con la esperanza de encontrar algo para el desayuno. No había ocupado aquel apartamento desde hacía años, pero le bastó abrir el refrigerador de la cocina para encontrar en su interior leche, huevos y tocino, además de mermelada, todo en buen estado, cuanto necesitaba para un buen desayuno. Antonio Nardi había sido el último residente antes que Pete y, sin duda alguna, había dejado aquello sin saber que iba a perder su título en La Partida y que nunca volvería al apartamento.

    Pero había algo más importante que el desayuno, algo que Pete tenía que hacer en primer término.

    Se aproximó al vidífono y dijo:

    —Me gustaría hablar con Walter Remington, en el Condado de Contra Costa.
    —Sí, señor Garden —repuso el vidífono. Y la pantalla, tras una leve pausa, se iluminó.
    —Hola —respondió agriamente Remington, apareciendo en la pantalla con una mirada de pocos amigos. Walter aún no se había afeitado aquella mañana, y tenía los ojos enrojecidos y pesados por falta de sueño. Estaba en pijama todavía—. ¿Qué ocurre tan temprano? —preguntó con voz agria.
    —¿Recuerdas lo que pasó anoche? —le preguntó Pete.
    —Pues claro que sí —dijo Walter tratando de ponerse el cabello en orden.
    —Perdí Berkeley y tú lo ganaste. No sé como pudo ocurrir tal cosa. Había sido mi residencia, ya lo sabes.
    —Claro que sí.

    Tomando aliento, Pete le dijo:

    —Te propongo a cambio tres ciudades del condado de Marin: Ross, San Rafael y San Anselmo. Deseo volver a Berkeley, deseo vivir allí.

    Walter le apuntó con el dedo.

    —Pues sí que puedes vivir en Berkeley. Pero no como notario, por supuesto, sino como residente No-B.
    —No podría vivir en tales condiciones —insistió Pete—. Quiero que me siga perteneciendo, no vivir allí como un advenedizo o un intruso. Vamos, Walt, no creo que intentes vivir allí. Te conozco. Hace demasiado frío y demasiada humedad para ti. A ti te gusta un clima propio de un valle cálido y abrigado como Sacramento, o como ese de ahí, Walnut Creek.
    —Es cierto —convino Remington—. Pero... no puedo negociar Berkeley para que vuelvas a quedarte con ella. No me pertenece. Cuando anoche volví a casa, me estaba esperando un corredor. No me preguntes cómo sabía que te la había ganado en La Partida; pero lo sabía. Se trata de una gran sociedad financiera del Este, la Matt Pendletton Associates.
    — ¿Y les has vendido Berkeley?

    Pete no podía creer lo que esta viendo y oyendo. Aquello significaba que alguien ajeno al grupo se las había arreglado para comprar en California.

    —¿Por qué lo hiciste?
    —Me propusieron a cambio Salt Lake City —dijo Walt, con orgullo infantil—. ¿Cómo podía rehusar semejante propuesta? Ahora me reuniré con el grupo del Coronel Kitchener, que juega en Provo, Utah. Lo siento, Pete. —Y parecía culpable—. Yo estaba todavía un poco trastornado, supongo. Cualquier cosa me parecía magnífica en aquel momento...
    —¿Para quién ha adquirido la ciudad esa firma de Pendletton Associates?
    —No me lo dijeron...
    —Y tú no preguntaste...
    —No —admitió Walter—. No lo hice. Supongo que debería haberlo preguntado.
    —Deseo recuperar Berkeley —dijo Pete enérgicamente—. Voy a recuperar el título de propiedad y a volver allá, aunque tenga que entregar a cambio todo el Condado de Marin. Y mientras tanto, haré lo posible por batirte en La Partida y volver a ganártelo todo, no importa a quién tengas por pareja. —Y con un gesto salvaje apagó la pantalla del vidífono.

    ¿Cómo pudo Walter haber hecho una cosa semejante? Dejar que la escritura de una ciudad como Berkeley pasara a manos del Este...

    «Es preciso que averigüe a quién representa Matt Pendletton Associates», se dijo Pete.

    Y repentinamente sintió que sabía de quién se trataba, con una sensación aguda y desagradable.


    3


    Era una magnífica mañana para Jerome Luckman, de Nueva York. Porque —y la sola idea le hizo dar un salto de alegría cuando se despertó— aquel día era el primero que se encontraba en posesión de la ciudad de Berkeley, en California. Operando a través de Matt Pendletton Associates, se las había arreglado por fin para entrar en posesión de una hermosa pieza de California, y aquello significaba, además, que podría tomar asiento en La Partida del grupo Pretty Blue Fox, que se reunía en Carmel todas las noches. Y Carmel era una ciudad casi tan bonita como Berkeley.

    —Sid —llamó—. Venga a mi oficina.

    Luckman se retrepó en su sillón dando chupadas a un «delicado» cigarrillo mexicano.

    Su secretario No-B, Sid Mosk, abrió la oficina y asomó la cabeza.

    —Sí, señor Luckman.
    —Tráigame a ese premonitor —dijo Luckman—. Por fin tengo algo útil en que emplearlo. —Un uso, pensó, que justificaba el riesgo de ser descartado de La Partida —. ¿Cuál es su nombre? Dave Mutreaux o algo así. —Luckman tenía un vago recuerdo de haber entrevistado al premonitor; pero un hombre de su posición tenía que ver a muchas personas diariamente. Después de todo, Nueva York era una ciudad bastante poblada, casi tenía quince mil almas. Y muchos niños—. Asegúrese de que viene cuanto antes —continuó Luckman— y que entre de forma que nadie lo vea.

    Tenía una reputación que conservar, y aquél era un asunto delicado. Era ilegal, por supuesto, llevar a una persona de talentos psiónicos a La Partida, ya que la psiónica, en términos de jugar en La Partida, representaba una forma de hacer trampas, pura y simplemente. Durante años, los EEG, los electroencefalogramas, se habían practicado, sistemáticamente, a los componentes de cada grupo, pero aquella práctica había ido perdiéndose. Al menos, Luckman así lo esperaba. Ciertamente, en el Este ya no se hacía, porque todos los que poseían el talento psiónico eran bien conocidos, y el Este imponía sus leyes para todo el país, como de costumbre.

    Uno de los gatos de Luckman, un macho gris y de pelo corto, se subió a la mesa de su despacho y Luckman le acarició la cabeza con aire ausente, mientras pensaba que si no podía llevar a aquel premonitor a La Partida iría él en persona. La verdad era que ya hacía más de un año que no jugaba; pero había sido el mejor jugador de los contornos. ¿De qué otra forma pudo haber llegado a ser el notario de las apuestas para la Gran Nueva York? Y en aquellos días se habían hecho enormes apuestas. Con grandes jugadores a los que Luckman había convertido en No-B sin ninguna ayuda.

    «No, no hay nadie que pueda batirme en el farol —pensó Luckman—. Y todo el mundo lo sabe». Sin embargo, con un premonitor... era una cosa absolutamente segura. Y le gustó mucho más la idea que fuese una cosa segura porque, aunque era un experto en los envites a farol, en el fondo no le gustaba jugar. Él no había jugado porque le apasionara el juego, sino para ganar. Por ejemplo, él había puesto fuera de combate a Joe Schilling, el gran jugador. Joe, ahora, regentaba un negocio de venta de discos antiguos, en Nuevo México; habían terminado sus días de jugador.

    —¿Recuerdas como batí a Joe Schilling? —preguntó a Sid—. Aquella jugada la tengo viva en la memoria, con todo detalle. Joe sacó un cinco con los dados y cogió una carta de la quinta baraja. Se quedó mirando a la carta demasiado tiempo. Yo sabía que estaba pensando en tirarse un farol. Finalmente, movió su pieza a ocho casillas de distancia hacia delante y la colocó en el cuadrado de la máxima apuesta, lo que significaban 150.000 dólares, producto de la herencia de un tío suyo. Yo me quedé mirando la pieza...

    Luckman estuvo seguro, quizá por haber heredado algún talento psiónico, de que en aquel momento estaba leyendo la mente de Joe Schilling. Sí, había sacado un seis, sintió con absoluta convicción. Y puesto que ponía la pieza en la octava casilla, era un farol, sin duda alguna.

    Y lo dijo en voz alta, reclamando farol para la jugada de Schilling. En aquella época, Joe Schilling había sido el notario de las apuestas de la ciudad de Nueva York y podía batir a cualquiera en La Partida; resultaba raro que algún jugador le reclamase farol en cualquiera de sus jugadas.

    Levantando su cabezota encrespada, Joe Schilling le había mirado fijamente.

    —¿Quieres, realmente, ver la carta que he sacado? —preguntó Joe.
    —Sí. —Y esperó, casi sin respiración, doliéndole los pulmones por el esfuerzo. Si estaba equivocado, si la carta realmente fuese un ocho, Joe habría ganado y su autoridad sobre Nueva York estaría mucho más segura.

    Joe Schilling repuso con calma:

    —Era un seis. —Y la mostró, tirándola sobre el tablero. Luckman tenía razón, había sido un farol.

    Y el título de propiedad de Nueva York pasó a sus manos.

    El gato que había sobre la mesa maulló pidiendo su desayuno. Luckman lo puso en el suelo.

    —¡Parásito! —le dijo, aunque, en el fondo, les tenía simpatía a los gatos y creía devotamente que le traían suerte. Había tenido dos gatos con él en aquella famosa partida en que batió a Joe Schilling; a lo mejor la suerte se la proporcionaron ellos, más que su talento psiónico.
    —Tengo a Dave Mutreaux en el vidífono —le advirtió su secretario—. Está aguardando. ¿Quiere usted hablarle personalmente?
    —Si es un genuino premonitor —repuso Luckman— ya sabe qué es lo que deseo. Por tanto, no hay necesidad de que le hable. —Las paradojas de la precognición le habían divertido siempre—. Corte el circuito, Sid, y si no aparece por aquí, probará que no es tan bueno.

    Sid, obedientemente, cortó el circuito; la pantalla quedó en blanco.

    —Permítame decirle, señor —dijo Sid humildemente— que usted nunca ha hablado con él y, por lo tanto, no puede prever la actual circunstancia, ¿no es cierto?
    —Puede prever la actual entrevista conmigo —respondió Luckman—. Aquí, en mi oficina. Donde tengo que darle instrucciones.
    —Supongo que será así, señor —admitió Sid.
    —Berkeley —dijo Luckman en un murmullo como hablando para sí—. Hace ya ocho o nueve años que no he ido por allí. —Como casi todos los notarios de las apuestas, prefería no entrar en una zona que no le perteneciese; era como una superstición, quizá, pero para él, indudablemente, aquello le daba mala suerte—. Me gustaría saber si todavía sigue haciendo la niebla de siempre. Bien, pronto lo veré. —Y sacó de un cajón el título de propiedad que el corredor le había llevado—. Veamos, quién fue el último propietario —dijo, mientras leía el título—. Walter Remington, éste fue quien lo ganó, la pasada noche, y lo vendió inmediatamente. Antes que él, aparece un tipo llamado Pete Garden. No me sorprendería saber que está ahora mismo dado a todos los diablos, o lo estará cuando lo descubra. Deseará, probablemente, reconquistarlo otra vez. —Pero nunca lo conseguiría, se dijo Luckman, al menos de él.
    —¿Va usted a volar hacia la costa, señor? —preguntó Sid.
    —Ahora mismo —repuso Luckman—. En cuanto haga mis maletas. Voy a pasarme unas vacaciones en Berkeley, suponiendo que me guste, y que no lo encuentre en ruinas. Una ciudad en ruinas es algo que no puedo soportar. No me importa que esté vacía, como es de esperar. Pero no destruida.

    Se estremeció. Si había algo que con toda seguridad proporcionaba mala suerte, era una ciudad convertida en ruinas, como la mayor parte de las ciudades del Sur lo estaban. En sus primeros tiempos de notario de apuestas, había vivido en algunas ciudades de Carolina del Norte. Nunca pudo olvidar sus experiencias de aquellos tiempos.

    —¿Podría ser yo notario honorífico mientras está usted ausente? —preguntó Sid.
    —Pues claro que sí —afirmó Luckman—. Voy a darle por escrito el título con su pergamino, su sello en oro y lacre y su cinta correspondiente.
    —¿De veras? —dijo Sid, mirándolo como si no creyera lo que oía.

    Luckman se echó a reír.

    —Te gustará, Sid. Habrá muchas ceremonias. Como él Pooh-bah, en el Mikado. Lord Notario Honorífico de la gran ciudad de Nueva York, con los impuestos correspondientes que ello implica. ¿De acuerdo?

    Ruborizándose de placer, Sid contestó:

    —He comprobado que ha trabajado usted mucho en los últimos sesenta y cinco años para conseguir este título en esta zona, señor.
    —Ha sido por mis planes sociales para mejorar el entorno. Cuando conseguí el título, apenas si vivían por aquí unos cuantos cientos de personas. Considera ahora la población existente. Se me debe a mí, no directamente, sino por haber dado ánimos a los No-B a jugar en La Partida, estrictamente para emparejarse y renacer las parejas, ¿no es un hecho evidente?
    —Es cierto, señor Luckman —dijo Sid—. Es un hecho cierto.
    —Y, en consecuencia, una gran cantidad de parejas fértiles se unieron, cosa que de otra forma hubiera resultado impracticable...
    —Desde luego, señor —repuso Sid, asintiendo con la cabeza—. En la forma en que ha manejado usted el asunto, puede decirse que está usted haciendo volver a la vida a la raza humana.
    —Y no lo olvides —dijo Luckman, inclinándose para recoger a uno de sus gatos del suelo, una hembra negra, Manx—. Te llevaré conmigo —dijo, mientras la acariciaba. Quizá se llevase otros cinco o seis gatos más: podrían darle buena suerte...

    Y también, aunque no lo expresó, para tener alguna compañía. Nadie le tenía aprecio en la Costa Oeste; allí no tenía a sus gentes, a los No-B, que le dijesen adiós al tropezarse con ellos de vez en cuando. Pensando en aquello se sintió triste y deprimido. «Pero después de haber vivido allí un tiempo lo reconstruiré como Nueva York; no estará vacío y lleno de recuerdos del pasado. Fantasmas, pensó, de nuestra vida pasada, cuando la población humana casi no cabía en el planeta, cuando se emigraba a la Luna y a Marte. Poblaciones enteras dispuestas a emigrar en la gran aventura espacial, cuando aquellas bestias estúpidas de los chinos habían empleado el invento de aquel ex nazi de la Alemania Oriental, aquel Bernhardt Hinkel. Qué lástima que Hinkel no estuviera vivo todavía. Como le habría gustado pasar a solas un rato con él, sin tener testigos...».

    Lo único bueno que se podía decir de la radiación Hinkel es que también había alcanzado Alemania Oriental.


    Únicamente podía haber una persona que supiese en nombre de quién actuaba Matt Pendletton Associates, decidió Pete, conforme abandonaba su apartamento de San Rafael y se daba prisa para llegar hasta su coche aparcado. Valía la pena hacer un viaje hasta Nuevo México, hacia la ciudad del coronel Kitchener, Alburquerque. De todos modos, tenía que ir allí en busca de un buen disco. Dos días antes había recibido una carta de Joe Schilling, el más famoso vendedor de discos raros del mundo. Se relacionaba con una grabación de Schipa que había buscado con muchísimo interés y que por fin Joe le había avisado que tenía a su disposición, aguardándole.

    —Buenos días, señor Garden —le saludó el coche volador, al abrir la puerta con la llave.
    —¡Hola! —repuso Pete, abstraído.

    En aquel momento, los dos chiquillos que habían estado disputando bajo la ventana, se le aproximaron.

    —¿Es usted el notario? —preguntó la niña. Habían observado su insignia y la banda brillantemente coloreada que ostentaba en el brazo—. Nunca le habíamos visto, señor. —La chiquilla aparentaba tener unos ocho años.
    —Ha sido porque no había venido aquí, al condado de Marin, durante años, hijita —explicó Pete. Y, caminando a su encuentro, Pete les preguntó—: ¿Cómo os llamáis?
    —Yo soy Kelly —dijo el muchacho. Parecía ser menor que su hermana. Debería tener unos seis años. Eran unos niños preciosos. Se alegró de verlos por aquella área desolada—. Mi hermana se llama Jessica. Y tenemos una hermana mayor que se llama Mary Anne, que no está aquí. Ahora está estudiando en San Francisco.

    ¡Tres hijos en una familia! Aquello resultaba impresionante.

    —¿Cuál es vuestro apellido? —preguntó Pete.
    —Mc Clain —repuso la niña. Y con orgullo, añadió—: Mi padre y mi madre son las únicas personas en toda California que tienen tres hijos.
    —Me gustaría conocerlos.
    —Vivimos en aquella casa —dijo Jessica, apuntando al lugar—. Es raro que usted no conozca a mi padre, ya que usted es el notario. Fue mi padre quien organizó la maquinaria de limpiar las calles y reconstruir los edificios; habló con los vugs y ellos estuvieron de acuerdo en mandarle las máquinas.
    —No tenéis miedo de los vugs, ¿verdad?
    —No, señor. —Y los dos chiquillos movieron la cabeza negativamente.
    —Luchamos en una guerra terrible contra ellos —dijo Pete.
    —Pero de eso hace ya mucho tiempo —contestó la niña.
    —Es verdad —convino Pete—. Bien, apruebo vuestra actitud. —Y deseó haberla compartido.

    Desde la casa, abajo en la calle, apareció una mujer esbelta caminando hacia ellos.

    —¡Mamá! —gritó Jessica excitada—. ¡Mira, aquí está el señor notario!

    La mujer, una atractiva joven de cabellos negros, que vestía unos elegantes pantalones y una camisa de algodón de colores, se aproximó radiante de juventud.

    —Bienvenido al condado de Marin —dijo a Pete—. No se deja usted ver mucho por aquí, señor Garden. —Le tendió la mano que Pete estrechó.
    —Le felicito, señora.
    —¿Por tener tres hijos? —repuso sonriendo—. Como dice la gente, es suerte, más bien que habilidad o inteligencia. ¿Qué tal una taza de café antes de que se marche de aquí? Después de todo, quizá no vuelva más por este condado...
    —Volveré —afirmó Pete.
    —Ciertamente. —La mujer no pareció muy convencida, y su hermosa sonrisa estaba ligeramente teñida de ironía—. Ya sabe, señor Garden, usted es como una especie de leyenda para nosotros, los No-B del distrito. ¡Vaya! Ya tenemos materia de conversación para semanas, contando nuestro encuentro con usted...

    Pete no pudo distinguir si la señora Mc Clain hablaba con ironía; no obstante, a despecho de sus palabras, el tono en que las pronunció parecía inocuo. Pero Pete estaba confuso.

    —Realmente, pienso volver —dijo—. He perdido Berkeley, donde yo...
    —¡Oh! —exclamó la señora Mc Clain incrementando su atractiva sonrisa—. Ya veo. Mala suerte en La Partida. Y ésa es la causa de que nos haya visitado...
    —Ahora me marcho a Nuevo México —dijo Pete entrando en el coche—. Posiblemente les veré más tarde. —Y cerró la puerta del coche volador.
    —Adelante —ordenó al auto-auto.

    Mientras el coche ascendía por el aire, los chiquillos le dijeron adiós agitando graciosamente las manos, y su madre se abstuvo de hacerlo. ¿Por qué tal animosidad? ¿O lo estaría imaginando, sin fundamento real? A lo mejor, ella estaba resentida con la existencia de la separación de grupos de gente B y No-B y quizá también, considerase una injusticia que tan pocas personas tuvieran la oportunidad de tener acceso al tablero de La Partida.

    No podía reprochárselo. Pero por lo visto, no comprendía que en cualquier instante, cualquiera de los B, podía convertirse repentinamente en un No-B. Bastaba con acordarse de lo sucedido a Joe Schilling... una vez el más grande notario de las apuestas en el mundo occidental y ahora convertido en un simple No-B, quizá por el resto de su vida. La división no estaba realmente muy bien fijada.

    Después de todo, él mismo había sido también un No-B. Había obtenido su título, por el único camino posible legalmente: había solicitado su nombramiento y esperado a que cualquiera de los notarios de las apuestas muriera. Había seguido las reglas establecidas por los vugs, citando un día de un mes y de un año determinados, y esperando tener suerte. Y así llegó el día 4 de mayo del año 2143. Un notario llamado William Rust Lawrence murió en un accidente de automóvil en Arizona. Y Pete se convirtió en su sucesor, heredando sus derechos y entrando a formar parte de La Partida en un grupo.

    Los vugs, jugadores hasta la medula, eran amantes de tales sistemas azarosos de herencia, y aborrecían las situaciones de causa y efecto.

    Trató de imaginarse cuál sería el nombre de la señora Mc Clain. Era muy bonita, ciertamente. Le había gustado, a despecho de su actitud, la forma que tenía de mirar y de conducirse. Deseó conocer más cosas de la familia Mc Clain; quizá alguno de ellos había sido notario alguna vez y después barrido de la lista. Aquello pudiera explicarlo muy bien.

    Tendría que preguntar y procurar enterarse. Después de todo, ellos tenían tres niños y eran muy conocidos. Joe Schilling lo oía todo. Le preguntaría.


    4


    —Claro que sí —le dijo Joe Schilling conduciéndolo, a través del desorden y el polvo que reinaba en su tienda de discos, hacia las habitaciones de su vivienda situadas en la parte trasera del edificio—. Conozco a Patricia Mc Clain. ¿Cómo es que te la has encontrado? —le preguntó Joe, inquisitivamente.

    —Los Mc Clain están viviendo en mis dominios. —Pete se las fue ingeniando para pasar a través de enormes pilas de discos, cajas de cartón, catálogos y anuncios de un pasado lejano—. ¿Cómo te las arreglas para encontrar una cosa que busques en un sitio así? —dijo a su amigo.
    —Tengo mi sistema —repuso Joe vagamente—. Te diré por qué Patricia Mc Clain está tan amargada. Estaba acostumbrada a ser una B; pero fue desterrada de La Partida.
    —¿Por qué?
    —Pat es una telépata. —Joe limpió de la mejor forma posible un rincón de una mesa en su cuarto de estar y depositó en ella dos tazas de té—. A propósito, ¿un té grande?
    —Ah, sí, gracias, Joe.
    —Te conseguí tu disco de «Don Pasquale» —le dijo Schilling mientras le servía el té de una tetera de cerámica negra—. El aria de Schippa. Da-dum da-da-da. Una hermosa pieza musical. —Mientras canturreaba algo entre dientes sacó azúcar y limón de un viejo aparador encima de la fregadera llena de platos—. Perdona, tengo ahí un cliente. —Hizo un gesto a Pete, apuntando a través de la vieja y polvorienta cortina que separaba sus habitaciones del local de la tienda. Pete pudo comprobar la presencia de un joven alto y flaco con gafas de concha y cabeza afeitada; el joven estaba preocupado rebuscando en un catálogo viejo de antiguos discos—. Es un chiflado. Come yogur y practica el yoga. Y enormes cantidades de vitaminas E para adquirir virilidad. Tengo clientes de todo tipo.

    El joven habló tartamudeando ligeramente.

    —Oiga, ti... tiene algunos discos de... de Claudia Muzio, se... señor Sch... chilling?
    —Sólo la escena de la carta de «La Traviata» —repuso Schilling sin moverse de la mesa.
    —Encuentro a la señora Mc Clain físicamente muy atractiva —opinó Pete.
    —Oh, sí. Muy vivaz. Pero no es para ti, Pete. Ella es lo que Jung describió como un tipo de mujer introvertida. El tipo de mujer inclinada hacia el idealismo y la melancolía. Tú necesitas una mujer rubia, alegre y que te anime. Algo que te saque fuera de esas crisis de depresiones suicidas que sueles padecer, por una causa o por otra. —Schilling acabó de tomarse el té, cuyas últimas gotas le cayeron por su barba descuidada—. ¿Bien? Di algo, hombre. ¿O es que te encuentras otra vez deprimido? ¡Vamos, anímate!
    —No, no lo estoy.

    El joven alto y flaco llamó desde la tienda nuevamente.

    —Se... señor Schilling, ¿podría oír el disco de Gigli «Una furtiva lágrima»?
    —Pues claro que sí —respondió Joe, rascándose la barba—. Oye, Pete, he oído rumores que has perdido Berkeley.
    —Sí —confirmó éste—. Y Matt Pendletton Associates...
    —Tiene que haber sido Lucky Jerome Luckman, el hombre de la suerte —respondió Joe—. ¡Oh, Dios! Es un tipo duro en La Partida, que me lo cuenten a mí... Ahora tomará asiento en tu grupo, y bien pronto será el dueño de toda California.
    —¿No podría alguien jugar contra Luckman y batirlo?
    —Pues claro que sí. Yo podría.

    Pete se le quedó mirando fijamente.

    —¿Hablas en serio? Pero él te barrió de La Partida. Eso se hizo un caso clásico y famoso...
    —Fue cosa de mala suerte —dijo Joe—. Si tuviera más títulos de propiedad que poner en juego, estaría en condiciones de batirle en poco tiempo. —Y sonrió débilmente—. El farol es una jugada fascinante. Como en el póker, se combina la suerte y la habilidad a partes iguales; puedes ganar con ambas o perder igualmente por las dos. Yo perdí por la última, en una simple baza, por una simple corazonada de ese Luckman, que el diablo se lleve.
    —No fue, pues, habilidad por parte suya...
    —¡Diablos, no! Luckman es para la suerte lo que yo para la destreza. Deberíamos llamarnos el hombre de la suerte y el hombre de la destreza. Si tuviera una oportunidad y pudiese comenzar de nuevo... —Joe lanzó un eructo—. Lo siento.
    —Te apoyaré —afirmó Pete.
    —No puedes permitirte ese lujo. Yo soy muy caro porque no comienzo ganando enseguida. Mi factor de destreza tarda algún tiempo en superar las jugadas de suerte, tales como la famosa con la que Luckman me barrió de La Partida.

    Desde la tienda, llegó la voz incomparable de Gigli. Schilling se detuvo un momento para oír el disco. Al otro lado de la mesa, su loro «Eeore» saltaba en su jaula, molesto por la aguda y pura voz del italiano. Schilling dirigió al loro una mirada reprobatoria.

    — Tu manecita está helada —dijo Schilling—. La primera grabación que hizo Beniamino Gigli de esto fue, con mucho, la mejor. ¿No has oído nunca la última? Fue la ópera completa y fue una grabación tan mala, que parece increíble. Espera. —Se calló unos instantes escuchando—. Un disco soberbio —dijo a Pete—. Deberías tenerlo en tu colección.
    —No me preocupa mucho Gigli. Parece sollozar todo el tiempo.
    —Es un prejuicio tuyo —repuso Joe algo irritado—. Era un italiano, y en ellos es tradicional...
    —Tito Schippa no lo hacía.
    —Schippa fue un autodidacta.

    El muchacho alto y flaco de la tienda se aproximó llevando en la mano el disco de Gigli.

    —Qué... querría comprarlo. ¿Cu... cuánto es?
    —Ciento veinticinco dólares —repuso Joe.
    —¡Madre mía! —protestó el muchacho; pero echó mano a la cartera.
    —Bien pocos de éstos sobrevivieron a la guerra con los vugs —explicó Joe mientras envolvía cuidadosamente el disco.

    Dos clientes más entraron en la tienda en aquel momento, un hombre y una mujer, ambos de pequeña estatura y achaparrados. Joe les saludó.

    —Buenos días, Les, Es. —Dirigiéndose a Pete le dijo—: Te presento al señor y señora Sibley, como tú, amantes del buen canto. Son de Portland, Oregon. El notario señor Garden.
    —Hola, señor Garden —saludó Les Sibley, en el tono de deferencia que solía emplear un No-B con un B—. ¿Dónde actúa usted, señor?
    —En Berkeley —y recordando mejor, corrigió—: Bien, antes en Berkeley, y ahora en el condado de Marin, en California.
    —¿Qué tal, señor Garden? —saludó a su vez la señora, en un tono extremadamente afectado que Pete siempre había encontrado cargante. Le dio la mano que Pete, al estrecharla, encontró húmeda y suave—. Apostaría a que tiene usted una hermosa colección, quiero decir, la nuestra es apenas nada. Sólo unos cuantos discos Supervia.
    —¡Supervia! —exclamó Pete interesado—. ¿Qué tienen ustedes?
    —No puedes eliminarme, Pete —advirtió Joe—. Es un convenio tácito que los clientes no puedan comerciar entre ellos. Si lo hacen, dejo de venderles. De todas formas, tú tienes todos los discos que tienen Les y Es, y una pareja más, de propina. —Tomó los ciento veinticinco dólares del joven, y éste abandonó la tienda.
    —¿Cuál es la mejor grabación que considera usted se haya hecho jamás? —preguntó Es Sibley a Pete.
    —La del «Every Valley» de Aksel Schitz —repuso Pete con aplomo.
    —Y yo digo amen a eso —convino Les, moviendo la cabeza en conformidad con el fallo de Pete Garden.


    Tras haberse marchado los Sibley, Pete pagó a Joe el disco de Schippa que Schilling envolvió con exagerado cuidado. Después, respiró profundamente y volvió a la carga con el tema que le preocupaba.

    —Joe, ¿podrías conseguir que Berkeley volviera a mi poder? —preguntó, rogando que la respuesta fuera afirmativa.
    —Posiblemente —repuso el interpelado tras una pausa—. Si alguien puede hacerlo, ése soy yo. Hay una regla en el juego —aunque poco aplicada— de que dos personas del mismo sexo, pueden figurar como compañeros en el juego del farol. Podríamos ver si Luckman acepta y lo someteríamos al comisionado vug de tu distrito.
    —Creo que es un vug que se hace llamar U. S. Cummings —dijo Pete. Lo conocía por haber tenido con él más de una disputa, y le había dado la impresión de alguien muy fatigado.
    —La alternativa sería —comentó pensativamente Joe— que temporalmente me hicieras escritura de alguna de las zonas que te quedan; pero como dije antes...
    —¿Te encuentras en buena forma? —preguntó Pete—. Hace ya años que jugaste en La Partida.
    —Eso supongo —dijo Joe—. Pronto lo descubriremos, espero. Pienso... —Y miró hacia el exterior de la tienda, donde otro coche acababa de aparcar y un cliente entraba ya en la tienda.

    Era una preciosa chica pelirroja y tanto Pete como Joe olvidaron temporalmente la conversación. La joven, evidentemente extraviada en aquel caos de la vieja tienda, erraba sin rumbo fijo de una a otra estantería.

    —Será mejor que la ayude —dijo Joe.
    —¿La conoces?
    —Es la primera vez que la veo.

    El viejo Schilling se estiró la corbata, se alisó cuanto pudo su arrugada americana y se dirigió sonriente hacia la muchacha.

    —Señorita, ¿puedo ayudarla en algo?
    —Quizá... —repuso con voz dulce y algo tímida. Parecía cohibida y, dirigiéndose a Joe, sin mirarle directamente, preguntó—: ¿Tiene algunos discos de Nats Katz?
    —Por fortuna, no, señorita —repuso Joe—. Me ha estropeado el día —dijo volviéndose hacia Pete Garden—. Una chica preciosa que entra en mi tienda a preguntar por un disco de Nats Katz...
    —¿Quién es Nats Katz? —preguntó Pete.

    La chica, sacada de su timidez por la sorpresa, contestó enérgicamente:

    —¿Es que no han oído hablar de Nats? —Por el tono de asombro de la joven se comprendía que apenas podía creerlo—. ¡Vaya, pues si está todas las noches en los programas de la televisión y es el grabador de discos más famoso de todos los tiempos!
    —El señor Schilling no vende canciones populares —dijo Pete—; sólo se dedica a la buena música clásica. —Y sonrió a la joven. Con la operación de las glándulas Hynes, resultaba siempre difícil apreciar la edad de una persona, pero en aquel caso le pareció evidente que debía ser muy joven, no mayor de diecinueve años—. Tendrá usted que perdonar al señor Schilling, señorita —continuó Pete—. Es un hombre viejo y permanece ligado a sus antiguos hábitos.
    —Vamos, hombre —gruñó Schilling—; no me gusta un pepino ese género de canciones populares...
    — Todo el mundo escucha a Katz —dijo la chica, todavía indignada—. Incluso mis padres. Del último disco de Nats «Paseando al perro» se han vendido más de quinientos ejemplares. Ustedes son realmente unas personas muy extrañas. Será mejor que me vaya. —Y comenzó a dirigirse hacia la puerta de la tienda.
    —Espere —dijo Schilling en un tono extraño, caminando tras ella—. ¿No la conozco, señorita? Creo haber visto una telefoto de usted...
    —Es posible...
    —Sí, usted es Mary Anne Mc Clain. —Se volvió hacia Pete—. Ésta es la tercera hija de la mujer a quien saludaste ayer. Es una curiosa sincronicidad que haya venido aquí; recordarás las teorías de Jung y de Wolfgang Pauli sobre los principios conectivos acausales. —Y dirigiéndose hacia la joven dijo—: Este señor es el notario de su distrito, Mary Anne. Le presento al señor Pete Garden.
    —¡Hola! —dijo la chica, sin sentirse impresionada en absoluto—. Bien, tengo que marcharme. —La joven se encaminó resueltamente hacia la salida y entró en su coche. Pete y Joe Schilling la observaron despegar y alejarse de la tienda.
    —¿Qué edad imaginas que pueda tener? —preguntó Pete.
    —Yo lo sé, porque recuerdo haberlo leído. Tiene dieciocho años. Es uno de los veintinueve estudiantes del Colegio del Estado de San Francisco, en Ciencias Históricas. Mary Anne fue la primera niña nacida en San Francisco, en los últimos doscientos años. —El tono de su voz se hizo sombrío—. Dios salve al mundo —dijo— si algo le ocurre por accidente o enfermedad...

    Ambos permanecieron silenciosos.

    —Me recuerda un poco a su madre —observó Pete.
    —Es sorprendentemente atractiva —dijo Schilling mirando a Pete—. Supongo que ahora cambiarás de opinión y que querrás jugar con ella, no conmigo.
    —Ella no habrá tenido nunca una oportunidad de jugar en La Partida.
    —¿Qué quieres decir con eso?
    —Que haría una mala compañera en el juego...
    —Eso es cierto —confirmó Joe—. Y es preciso tenerlo en cuenta. Y a propósito, ¿cuál es tu estado legal ahora, Pete?
    —Cuando perdí Berkeley, Freya y yo nos separamos. Ahora es la señora Gaines. Estoy buscando una esposa.
    —Pero tienes que buscar una que pueda jugar... —advirtió Joe—. Una esposa adecuada para un jugador como tú. O perderás el condado de Marin al igual que perdiste Berkeley, y entonces ¿qué piensas hacer? El mundo no podría soportar dos negocios de venta de discos raros como éste...
    —He estado pensando muchos años lo que haría si quedo eliminado de La Partida —dijo Pete—. Creo que me convertiría en un granjero...

    Joe Schilling soltó una risotada.

    —Ah, claro que sí. Ahora dime que nunca has hablado tan seriamente en toda tu vida...
    —Nunca he hablado tan seriamente en toda mi vida —repitió Pete como en un eco.
    —Bien... ¿y dónde?
    —En el valle de Sacramento. Criaría buenos viñedos. Ya he estado mirando el sitio. —Realmente, era cierto que ya había discutido aquello con el vug U. S. Cummings, como comisionado del distrito. Los vugs lo proveerían del equipo y herramientas necesarios para tal propósito, pues era el tipo de proyecto que ellos, en principio, aprobaban.
    —¡Por Dios Santo, Pete! —exclamó Joe—. No creo que hables en serio...
    —Pues claro que sí, Joe. Y te cobraré un precio extra por las uvas; porque te supongo rico tras todos estos años vendiendo esos discos raros en exclusiva...
    — Ich bin ein armer Mensch -protestó Schilling—. Soy un pobre.
    —Bien, Joe. Seguramente podríamos hacer algún trato. Cambiaríamos vino por discos antiguos.
    —Hablando en serio —dijo Joe—. Si Luckman entra en vuestro grupo y tienes que jugar contra él, yo entraré en La Partida como compañero tuyo. —Y dio una palmada en el hombro de su amigo, dándole ánimos—. No te preocupes. Entre los dos podremos batirlo. Naturalmente, espero que no bebas mientras dure el juego, Pete. He oído hablar sobre eso, viejo amigo; estabas como una cuba cuando perdiste Berkeley. Apenas si pudiste salir de la sala de juego y meterte en tu coche...
    —Estuve bebiendo después de aquello —repuso Pete con dignidad—. Lo hice para consolarme...
    —Bien, sea lo que fuere, mantengo mis condiciones. Nada de beber por tu parte, si llegamos a ser compañeros de juego; eso hay que desterrarlo, al igual que las píldoras de medicamentos de toda clase. No quiero que tu cerebro esté embotado por la acción de los tranquilizantes, especialmente del género de la fenotiazina. Yo particularmente, desconfío en absoluto de su eficacia, pero sé que tú las tomas regularmente...

    Pete permaneció silencioso. Se encogió de hombros y anduvo errabundo por la tienda, huroneando entre los estantes. Parecía desmoralizado.

    —Y practicaré —continuó Joe—. Sí, voy a entrenarme, y a ponerme en forma —prometió, mientras se servía otra taza de té.
    —Quizá me esté convirtiendo poco a poco en un dipsómano —dijo Pete—. Y con una probable duración de vida de doscientos años... resultaría algo terrible...
    —No lo creo —objetó Joe—. Tienes un carácter demasiado tristón para convertirte en un alcohólico. Yo temo más... —y Joe se detuvo vacilante.
    —Vamos, continúa y dilo.
    —El suicidio.

    Pete Garden sacó un viejo disco La Voz de su Amo de una estantería y examinó la etiqueta con atención, evitando la mirada viva de su amigo.

    —¿Te encontrarías mejor si volvieras con Freya? —le preguntó Schilling.
    —No —repuso Pete de mala gana—. Es algo que no puedo explicar, porque, desde un punto de vista lógico, hacíamos una buena pareja. Pero había algo intangible entre nosotros, algo que no iba bien en absoluto. En mi opinión, y es la causa de que hayamos perdido en la mesa de juego, hay algo que nos impide formar una buena pareja. —Y recordó a Janice Marks, ahora Janice Remington. Entre los dos habían cooperado con éxito, al menos así le parecía a él. Pero, por supuesto, no habían tenido suerte; en toda su vida no había logrado tener progenie. «Aquella maldita China roja...» se dijo, desechando el tema con la acostumbrada frase.
    —Schilling —dijo—, ¿has tenido algún hijo?
    —Sí —repuso éste—. Pensé que lo sabría todo el mundo. Un muchacho, que ahora tiene once años, en Florida. Su madre fue mi... —pensó unos instantes— sí, mi decimosexta esposa. Sólo tuve dos esposas más cuando Luckman me barrió de La Partida.
    —¿Cuántos tiene Luckman exactamente? Tengo entendido que ha engendrado nueve o diez hijos...
    —Creo que son once.
    —¡Por Cristo! —exclamó Pete.
    —Sí, tenemos que aceptar el hecho de que ese Luckman es, en muchos aspectos, el hombre más inteligente y más valioso de cuantos hombres viven actualmente -advirtió Joe—. El de mayor descendencia, el jugador de mayor éxito en La Partida y quien ha logrado las enormes mejoras en la situación de los No-B en su distrito...
    —Bien —dijo Pete irritado—, dejemos el tema.
    —Y otra cosa —continuó Joe imperturbable—; los vugs le quieren. De hecho, todos y cada uno de los vugs lo aprecian grandemente. No te has encontrado nunca con él, ¿verdad?
    —No.
    —Ya comprobarás cuanto te digo, cuando llegue a la costa y se una al grupo Pretty Blue Fox.


    —Me alegro mucho de verle por aquí —dijo Luckman a Dave Mutreaux, el premonitor.

    En verdad sentía lo que decía, porque había quedado demostrada la realidad de su talento premonitorio. Sin duda alguna, era un hecho evidente que podría utilizar a Mutreaux para sus propósitos.

    Mutreaux, un tipo delgado, bien vestido y de edad mediana, era de por sí un miembro jugador y también notario, aunque a escala reducida, con su pequeño distrito en el oeste de Kansas, si bien de poca importancia. Se arrellanó en el amplio sillón frente a la mesa de Luckman y comenzó a hablar con voz lenta y pausada.

    —Hemos de tener mucho cuidado, señor Luckman. Un cuidado extremado. Yo he estado limitándome a mí mismo severamente, tratando de guardar a toda costa mi cualidad premonitoria fuera del alcance de la gente. Yo sé muy bien lo que usted quiere que haga, por haberlo anticipado; de hecho lo sabía cuando venía en mi coche. Y, francamente, estoy muy sorprendido que un hombre de su suerte y categoría quisiera emplearme. —Y por las facciones del premonitor cruzó una sonrisa casi insultante.
    —Me temo —dijo Luckman— que los jugadores de la costa se nieguen a sentarse a la mesa, en cuanto me vean aparecer por allí. Todos estarán unidos contra mí y conspirarán para conservar sus títulos de propiedad bien encerrados en sus cajas fuertes, antes que arriesgarlos sobre el tapete. Debe usted saber, David, que todavía ignoran que a estas horas soy el dueño de Berkeley...
    —Lo saben todos —afirmó Mutreaux, aún con su vaga sonrisa.
    —¿Cómo es posible?
    —Sí, amigo mío, los rumores se propagan rápidamente. Lo he oído personalmente de ese tipo que se asoma con frecuencia a la televisión, el cantante Nats Katz. «Ha sido una gran noticia, amigos, que Luckman se las haya arreglado para comprar en la costa occidental. Realmente, una gran noticia». En éstas o parecidas palabras se ha expresado ese individuo.
    —Humm —repuso Luckman, desconcertado.
    —Le diré a usted algo más —continuó el premonitor. Cruzó sus largas piernas y lo mismo hizo con los brazos—. Puedo prever una extensión mucho mayor de cosas posibles en estas noches próximas, algunas de las cuales se refieren a mí y sucederán en Carmel, en California, mientras se celebre La Partida con las gentes del grupo Pretty Blue Fox, y otras, a usted mismo. —David Mutreaux dejó escapar una risita entre dientes—. Una de las cosas es que esa gente llevará un electroencefalógrafo. No me pregunte por qué. Esas gentes no suelen ser muy hábiles, de modo que debe de ser un presentimiento.
    —Mala suerte —respondió Luckman sombríamente.
    —Si yo voy allá y me ponen el electroencefalógrafo y descubren que soy un psiónico, ¿sabe usted qué ocurrirá? Perderé todos los títulos que tengo en propiedad. ¿Comprende usted mi punto de vista, Luckman? ¿Está usted preparado para reembolsarme todos esos valores que pueda perder?
    —Seguro que sí —afirmó Luckman.

    Pero éste pensaba en algo más. Si le aplicaban el electroencefalógrafo a Mutreaux, el título de propiedad de Berkeley sería puesto en entredicho y acabaría perdiéndolo. ¿Y quién lo compensaría por ello? «Lo mejor será que yo vaya solo», pensó Luckman. Pero un instinto primordial, un presentimiento casi psiónico le avisaba que fuera. Sí, permanecer alejado de la costa oeste, eso sería lo mejor. ¡Quedarse allí! ¿Por qué tendría que sentir tan aguda aversión a aventurarse a aquel viaje a la costa de California? ¿Sería quizá la superstición heredada por los notarios de las apuestas de permanecer siempre en su distrito? ¿O se trataba de alguna cosa distinta?

    —Voy a enviarle a usted de todas formas, Dave —dijo resueltamente Luckman—. Y correré el riesgo del electroencefalógrafo.
    —Sin embargo, señor Luckman —insistió Mutreaux—, rehúso ir; no puedo correr ese riesgo. —Y, descruzando sus miembros, se puso desmañadamente en pie—. Espero que pueda hacerlo por usted mismo.

    «Maldita sea», pensó Luckman para sí. Aquellos notarios eran altaneros, difíciles de entender...

    —¿Qué es lo que tiene usted que perder yendo? —preguntó Mutreaux—. El grupo Pretty Blue Fox jugará con usted y, por lo que puedo anticipar desde aquí, su suerte no lo abandonará; estoy seguro que en la primera sesión nocturna, se hará usted con un segundo título de California. —Hizo una pausa y agregó—: No se preocupe, este pronóstico no le costará a usted nada. —Y se tocó la frente con un saludo burlón.
    —Gracias —dijo con brusquedad Luckman.

    «Gracias por nada, realmente», pensó. Porque su irracional aversión a aquel viaje persistía. ¡Dios! Estaba en un buen aprieto. ¡Había pagado un alto precio por Berkeley y tenía que ir. De cualquier modo, aquel temor era totalmente irracional.

    Uno de sus gatos, un macho de color anaranjado, había cesado de lavarse la cara con una de sus patas y miraba con fijeza a Luckman con la lengua colgando absurdamente.

    «Sí, te llevaré conmigo —decidió Luckman—. Para que me protejas con algún sortilegio mágico de buena suerte. Sí, tú y tus siete vidas, según la vieja creencia...».

    —¡Mete esa lengua dentro, estúpido! —ordenó al gato, irritado: el pobre animal ignoraba por completo el destino y la realidad.
    —He tenido un gran placer en verlo de nuevo, señor Luckman —dijo Mutreaux extendiendo la mano, en son de despedida—. Espero que volvamos a vernos en otra ocasión, y quizá entonces pueda serle útil. Debo regresar a Kansas. —Dirigió una rápida mirada a su reloj—. Se me hace tarde. Casi es la hora de empezar La Partida en mi distrito.
    —¿Podría comenzar yo La Partida con las gentes del grupo Pretty Blue Fox tan pronto? ¿Esta misma noche?
    —¿Por qué no?
    —Ver el futuro como usted lo hace, debe proporcionar una confianza fabulosa —comentó Luckman.
    —Pues sí, resulta muy útil.
    —Yo también deseo tenerla en este viaje.

    Luckman pensó, en aquel momento, que ya iba sintiéndose cansado de tantas supersticiones. No tendría necesidad de ningún talento psiónico: su permanente buena suerte personal lo protegería una vez más.

    Sid Mosk entró en la oficina, miró de hito en hito a los dos hombres y después nuevamente a su jefe.

    —¿Se marcha usted, señor? —preguntó.
    —Así es. Prepare mis cosas y cárguelas en el auto-auto; tengo la intención de instalarme temporalmente en Berkeley antes de que comience La Partida de esta noche. Así me sentiré a gusto, como si ya me perteneciera todo aquello.
    —Así será — opinó su secretario con optimismo.

    «Antes que vaya a acostarme esta noche —pensó Luckman— estaré sentado con aquella gente de California, y será como recomenzar una nueva vida... Quisiera saber qué me traerá...».

    Y una vez más, fervientemente, envidió poder tener el talento premonitorio de David Mutreaux.


    5


    En el apartamento que constituía la sala de juego de La Partida en Carmel, formada por los jugadores autorizados del grupo Pretty Blue Fox, propiedad conjunta de todos ellos, la señora Freya Gaines se puso cómoda, sentándose algo retirada de su marido y procurando observar cuidadosamente a todos los que iban entrando.

    Bill Calumine entró con aire agresivo, con su camisa y corbata deportiva, se acercó a Freya y a Clem.

    —Hola, muchachos —saludó. Su esposa y compañera de juego, Arlene, lo seguía con su arrugado rostro fruncido de preocupación. Arlene se había sometido a la operación de la glándula Hynes más tarde que las demás mujeres del grupo.
    —¡Hola, amigos! —dijo Walter Remington con tono sombrío, mientras lanzaba miradas furtivas a su alrededor, al entrar acompañado de su radiante esposa Janice—. Tengo entendido que tenemos un nuevo miembro —comentó con aspecto algo cohibido. Se quitó la chaqueta y la colocó sobre una silla, con la culpabilidad reflejada en rostro.
    —Sí —le contestó Freya. «Y tú sabes por qué», pensó.

    En aquel momento, apareció el benjamín del grupo, el pelirrojo Stuart Marks, y con él su alta y casi masculina esposa Yule, vistiendo una chaqueta negra de cuero y unos pantalones.

    —Estuve escuchando a Nats en la televisión y estaba diciendo...
    —Y tenía razón —prosiguió por él Clem Gaines—. Lucky Luckman se halla en este momento en la costa oeste y ha fijado su residencia en Berkeley.

    Llevando una botella de whisky en una bolsa de papel, apareció Silvanus Angst, sonriendo abiertamente a todos los miembros del grupo, en el tono cordial en que siempre solía hacerlo. Inmediatamente tras él, hizo su entrada el moreno Jack Blau, escrutando con sus oscuros ojos a todos los reunidos y saludando a todos con una inclinación de cabeza, pero sin decir una palabra.

    Jean, su mujer, saludó a Freya.

    —Tú podrías estar interesada, Freya... Hemos estado preocupados por el asunto de buscarle a Pete una nueva esposa. Hoy estuvimos dos largas horas con los del Grupo Straw Man Special.
    —¿Y hubo suerte? —preguntó Freya, haciendo un esfuerzo para que su voz sonase despreocupada.
    —Sí —dijo Jack Blau—. Hay una mujer llamada Carol Holt, que procede de ese grupo y que vendrá por aquí esta misma noche, de un momento a otro.
    —¿Y cómo es? —preguntó Freya nuevamente.
    —Inteligente.
    —Bueno, quiero decir —insistió Freya— ¿qué aspecto tiene?
    —Pues es bajita, de cabello castaño... En realidad no podría describirla muy bien; pero espera un poco y la verás con tus propios ojos. —Jean miró hacia la puerta y vio a Pete Garden, que acababa de entrar y se había detenido al escuchar la conversación.
    —Hola —lo saludó Freya—. Te han encontrado una nueva esposa.
    —Gracias —dijo Pete a Jean, con tono brusco.
    —Bien, es preciso que tengas una pareja para jugar —observó Jean.
    —No me he ofendido —dijo Pete. Al igual que Silvanus, llevaba una botella de whisky cuidadosamente envuelta en un papel; la dejó en un aparador próximo al asiento de Silvanus Angst y se quitó el sombrero—. En realidad, me alegro.

    Silvanus dejó escapar una risita irónica.

    —¿Por qué tendría Pete que preocuparse por el hombre que lo despojó de Berkeley, no es cierto? Dicen que se trata de Lucky Luckman. —El rechoncho Silvanos se inclinó sobre Freya y le acarició el pelo—. Ni tú tampoco, ¿eh, pequeña?

    Desembarazándose cuidadosamente de los dedos de Silvanus, Freya respondió:

    —Pues yo sí que lo estoy. Creo que es una cosa terrible.
    —Lo es —convino Jack Blau—. Será mejor que discutamos eso antes de que venga Luckman; es preciso que hagamos algo.
    —¿Negarle el asiento a la mesa? —preguntó Silvanus—. ¿Evitar jugar contra él?
    —No debemos hacer ofertas vitales de títulos de propiedad durante La Partida —opinó Freya—. Ya es un mal asunto que haya puesto los pies en California, y si gana más...
    —No debemos permitirlo —advirtió Jack Blau. Y miró con irritación a Walter Remington—. ¿Cómo pudiste hacerlo? Deberíamos expulsarte del grupo. Pero tú eres un borrico tan grande, que seguramente no tienes la menor idea de lo que has hecho...
    —Sí que lo comprende —intervino Calumine—. No fue su intención hacerlo; lo vendió a unos corredores, y ellos inmediatamente...
    —Eso no es una excusa —dijo Blau.
    —Podemos hacer una cosa interesante —opinó Clem Gaines—. Podemos insistir en que se someta al electroencefalógrafo. Me he permitido, en vista del asunto, traerme la máquina aquí. Eso podría descartarlo. Tenemos la obligación de hacerlo y hemos de suprimirlo del grupo, como sea.
    —¿Qué os parece si sometemos el asunto a U. S. Cummings y vemos si el vug tiene alguna idea sobre el particular? Yo sé que es contrario a que haya un hombre que domine en ambas costas del país. De hecho, los vugs se irritaron cuando Joe Schilling fue depuesto de su cargo en Nueva York... Lo recuerdo perfectamente.
    —Yo prefiero no tener nada que ver con los vugs —opinó Bill Calumine. Y paseó la mirada por todo el grupo—. ¿Hay alguien más que sugiera alguna buena idea para esto? Que hable.

    Se produjo un silencio embarazoso.

    —Bueno, hay otro medio —intervino Stuart Markes—. Asustarlo físicamente. Ya sabéis. Aquí estamos seis hombres, contra uno...

    Tras una pausa, Calumine tomó la palabra.

    —Yo estoy por esa solución. Emplear un poco la fuerza. Al menos, podemos combinarnos contra él en La Partida. Y si...

    Pero se interrumpió, porque alguien entraba en aquel momento.

    —Amigos, aquí tenemos al nuevo elemento del grupo, que procede del de Straw Man Special, Carol Holt. —Jean avanzó para tomar a la joven por el brazo y conducirla hasta el interior de la habitación—. Carol, aquí te presento a Freya y a Clem Gaines, Silvanus Angst, Walter y Janice Remington, Stuart Marks, Yule Marks, Jack Blau y yo, Jean Blau, y allí tienes a tu compañero, Pete Garden. Pete, ésta es Carol Holt; empleamos dos horas para convencerla de que viniera por ti.
    —Y yo soy la señora Angst —dijo ésta, entrando en aquel momento tras Carol—. ¡Dios mío! Esta noche es excitante... Dos nuevas personas, según creo.

    Freya estudió con ojo crítico a Carol Holt y se imaginó cuál sería la reacción de Pete Garden, quien no mostraba ninguna sensación en su rostro; sólo una cortés formalidad, conforme saludaba a la chica. Parecía abstraído de cuanto lo rodeaba aquella noche. «Quizá será que no se ha recobrado todavía de lo sucedido la noche anterior —pensó—. Ni ella tampoco».

    La chica procedente del Straw Man Special no tenía ningún aspecto excesivamente llamativo. Pero, con todo, parecía poseer una cierta personalidad; sus cabellos estaban deliciosamente peinados y el maquillaje, especialmente el de sus ojos, muy discretamente aplicado. Carol llevaba unos zapatos de tacón bajo, sin medias, y una falda amplia de madrás que la hacía aparecer un poco más gruesa que la generalidad de las mujeres allí presentes. Pero tenía una piel delicada y su voz, cuando hablaba, resultaba bastante agradable.

    Aun así, Freya concluyó que Pete no se enamoraría de ella; no era la clase de mujer que gustaba a Pete Garden. ¿Y cuál era el tipo de Pete Garden?, se preguntó interiormente Freya. ¿Ella? No, ella no lo era tampoco. Su matrimonio había sido sólo para una de las partes contrayentes. Sólo ella había sentido todas las emociones de la unión; para Pete había sido una simple rutina, que había anticipado en cierta forma la calamidad que había terminado con su matrimonio, la pérdida de Berkeley.

    —Pete —le recordó Freya—. Tienes que sacar un tres.

    Mirando hacia Calumine, el jefe de La Partida, Pete dijo:

    —Prepara el dispositivo y empezaré ahora mismo. ¿Cuántas vueltas me están permitidas? —Un complejo sistema de reglamentos gobernaba La Partida y Jack Blau echó mano del libro de los Reglamentos.

    Calumine y Jack Blau decidieron finalmente que Pete Garden tenía permiso para realizar seis tiradas.

    —No sabía que aún no hubiera tirado un tres —dijo Carol—. Espero que no haya hecho semejante viaje para nada. —Se sentó en el brazo de un cómodo sillón, alisó su falda sobre las rodillas —unas rodillas redondas y bien torneadas, notó Freya— y encendió un cigarrillo, con aspecto aburrido.

    Sentado frente al dispositivo de juego, Pete comenzó. Su primera tirada fue un nueve.

    —Estoy haciéndolo lo mejor que puedo —dijo a Carol. Y en su voz se advertía un tono de resentimiento. Su nueva relación comenzaba, según pudo comprobar Freya, en la forma de costumbre. Resultaba imposible no hallar divertido lo que estaba ocurriendo.

    Con mal humor y enfurruñado, Pete tiró de nuevo. Aquella vez era un diez.

    —No podemos comenzar a jugar de ningún modo —intervino Janice Remington—. Tenemos que esperar que el señor Luckman se encuentre aquí...
    —¡Dios santo! —exclamó Carol Holt—. ¿Es que Luckman va a formar parte de este grupo de Pretty Blue Fox? ¡Nadie me lo dijo! —concluyó, con una mirada reprobatoria en dirección a los Blau.
    —¡Lo conseguí! —exclamó triunfante Pete Garden, poniéndose en pie.

    Inclinándose para comprobarlo mejor, Calumine constató:

    —Sí, amigos, es cierto. Lo ha conseguido: es un tres real y verdadero. —Apartó el dispositivo de la mesa—. Bien, ahora puede tener lugar la ceremonia como está mandado. Y podremos continuar, excepto el hecho de esperar al señor Luckman.
    —Yo soy la recitadora de los votos esta semana —dijo Patience Angst—. Yo administraré la ceremonia. —Y atravesó el grupo hasta situarse junto a Pete Garden y Carol Holt, que todavía no se había recobrado de la noticia de que Lucky Luckman tendría que llegar aquella noche al grupo.
    —Carol y Pete, nos hemos reunido aquí para testimoniar vuestra entrada en un sagrado matrimonio. Las leyes de la Tierra y de Titán me han dado el suficiente poder para demandaros vuestra voluntaria aquiescencia para consagrar este sagrado y legal matrimonio entre vosotros. Pete Garden, ¿quieres tomar a Carol por tu esposa legal?
    —Sí —repuso Pete, un tanto sombríamente. O al menos, así se lo pareció a Freya.
    —Y tú, Carol Holt... —Angst se detuvo, porque una nueva persona acababa de aparecer en el umbral. Los demás dirigieron sus miradas en aquel sentido.

    Lucky Luckman, el gran vencedor de Nueva York, el gran notario del mundo occidental, había llegado. Todos los ojos convergieron sobre él.

    —Por favor, no interrumpan sus asuntos por mí —dijo, y se quedó inmóvil.

    Y la ceremonia continuó hasta su conclusión.

    Así pues, allí estaba el famoso Luckman, pensó Freya. Un hombre fornido, achaparrado, con una cara redonda en forma de manzana, de color pálido como la paja y una peculiar cualidad vegetal, como si Luckman se nutriese desde el interior. Tenía un cabello suave y fino, que no terminaba de cubrir su rosado cráneo. Al menos, Luckman tenía un aspecto limpio y elegante, observó Freya. Sus ropas, sin ser de una gran calidad, denotaban buen gusto. Pero sus manos... Y se encontró mirando fijamente las manos de Luckman. Sus muñecas estaban cubiertas de vello de color pajizo como el de sus cabellos; por el tamaño resultaban más bien pequeñas, con dedos cortos y, cerca de sus nudillos, parecían estar sembradas de pecas. Su voz era suave y extrañamente aguda. No, aquel hombre no le gustaba a Freya. Había algo raro en él, como si tuviera algo de hombre castrado, de sacerdote renegado. Miraba dulcemente cuando debería hacerlo con dureza y energía.

    «Y en realidad, no hemos previsto estrategia alguna contra él —pensó Freya—. No sabemos cómo actuar y ahora es demasiado tarde. Quisiera saber cuántos de los que estamos en esta habitación estarán en condiciones de jugar de aquí a una semana. Tenemos que encontrar la forma de detener a este individuo», concluyó Freya.


    —Y ésta es mi esposa Dotty —estaba diciendo Jerome Luckman, mientras presentaba al grupo a una mujer de aspecto italiano, ampulosa, de cabellos negros y que sonreía encantadoramente a todos. Pete Garden apenas si le prestó atención. «Que traigan el electroencefalógrafo —pensó— y que se dejen de historias». Se aproximó a Bill Calumine y le susurró al oído la cuestión.
    —Creo que ha llegado el momento del EEG —le dijo en voz baja.
    —Sí. —Y Calumine desapareció en el interior de una de las habitaciones del apartamento, acompañado de Clem Gaines.

    Volvió a los pocos momentos con el aparato, un Crofts-Harrison, en forma de un enorme huevo montado sobre una silla de ruedas, con una serie de conexiones y cables. Hacía tiempo que no se había usado, ya que el grupo era muy estable y todos eran bien conocidos entre sí. Pero las cosas habían cambiado.

    Sí, pensó Pete Garden, todo había cambiado. Allí había dos nuevos miembros, uno de los cuales era totalmente desconocido y el otro un enemigo evidente al que había que combatir con todas las fuerzas. Y sintió la lucha como algo personal, porque aquélla había sido su pertenencia. Luckman, atrincherado en el Hotel Claremont de Berkeley, ahora residía en la demarcación que había sido suya hasta entonces. ¿Qué más podía constituir una clara invasión que aquello? Se quedó mirando fijamente a Luckman, y el robusto notario de cabellos claros le devolvió la mirada.

    Ninguno de los dos hombres dijo nada, en realidad, no había necesidad de hablar.

    —Un electroencefalógrafo —dijo Luckman, mientras se sentaba para someterse a las pruebas del aparato y una mueca extraña le recorría las facciones—. ¿Por qué no? —Y miró a su esposa—. No nos importa, querida, ¿verdad? —Extendió un brazo para que Calumine adaptara el cinturón y la conexión correspondiente—. No encontrarán ustedes la menor traza de capacidad psiónica en mí, señores —afirmó Luckman sin dejar de sonreír cuando el cátodo terminal le fue adaptado en las sienes.

    A los pocos instantes, la máquina Crofts-Harrison expelió una cinta. Bill Calumine, como interventor oficial del grupo, la examinó y después la pasó a Pete. Ambos la examinaron detenidamente.

    No aparecía ninguna actividad psiónica en la lectura del EEG; al menos, nada en aquel momento. Podría, no obstante, ser algo que apareciera y desapareciera; aquello era algo común en determinadas personas. Pero con aquella prueba oficial, nada podían determinar legalmente contra el hombre venido del este. Era una lástima, pensó Garden, devolviendo el registro a Calumine, quien lo pasó a examen de Silvanus y de Stuart Marks.

    —¿Qué, estoy limpio? —preguntó Luckman con aire jovial. Su voz aparentaba una plena confianza. ¿Por qué no? Eran ellos quienes debían estar preocupados, no él. Naturalmente que Luckman lo sabía bien.
    —Señor Luckman —dijo Remington ásperamente—. Yo soy el responsable de haberle permitido invadir este grupo de Pretty Blue Fox.
    —Oh, Remington —repuso Luckman. Y extendió la mano, que Walter ignoró—. Oiga, no tiene nada que reprocharse, habría terminado por conseguirlo de cualquier otra forma.
    —Así es, señor Remington —intervino Dotty Luckman—. No se sienta culpable; mi marido consigue siempre entrar en el grupo que desea. —Y sus ojos brillaban con orgullo.
    —¿Es que soy alguna especie de monstruo? —preguntó Luckman—. Yo juego limpio, jamás me ha acusado nadie de hacer trampas. Juego, al igual que cualquiera de ustedes, para ganar, eso es todo. —Miró de hito en hito a todo el grupo, aguardando la respuesta de alguno de ellos. No parecía turbado; sin embargo, era evidentemente una cuestión de forma. Luckman no esperaba que cambiara la opinión de ninguno, y probablemente no lo hubiera deseado tampoco.
    —Creemos, señor Luckman —dijo Pete Garden—, que usted posee mucho más de lo que puede. La Partida no se ha instaurado como medio de lograr un monopolio económico y usted lo sabe. —Y calló, mientras los demás asentían con movimientos de cabeza, en completo acuerdo con la opinión sinceramente formulada por Pete.
    —Les diré a ustedes lo que pienso —dijo Luckman—. Me gusta ver a todos felices respecto a la marcha de las cosas, y no veo razón alguna para esta sospecha y este pesimismo. Puede ser que ustedes no tengan confianza en su propia capacidad, es posible que ésa sea la razón. De todos modos, ¿qué es lo que ocurre? Por cada título de California que gane —se detuvo un instante, disfrutando de la tensión de todos— contribuiré con otro a favor del grupo, para cualquier ciudad de otro Estado. Así que no importa lo que ocurra: todos ustedes seguirán manteniendo su calidad de notarios; quizá no aquí en la costa, pero sí en cualquier otro lugar del país. —Sonrió, mostrando una dentadura tan perfecta que a Pete le pareció, sin duda alguna, que era artificial.
    —Gracias —repuso Freya fríamente.

    Nadie más hablo.

    «¿Significa esto un insulto?», se preguntó Pete. Quizá Luckman era sincero en sus pensamientos; quizás era tan ingenuo y tan desconocedor de los sentimientos humanos como aparentaba.

    Se abrió la puerta y un vug entró en la sala.

    Era el Comisionado del distrito, U. S. Cummings. ¿Qué desearía?, se preguntó Pete. ¿Sabrían los titanios el cambio de residencia de Luckman, venido a la costa oeste desde el este? En aquel momento, el vug saludaba a todos los miembros del grupo.

    —¿Qué quiere usted? —preguntó Bill Calumine con acritud—. Estamos a punto de sentarnos para comenzar La Partida.

    Los pensamientos del vug les llegaron a todos telepáticamente.

    —Lamento la intrusión. Señor Luckman, ¿cuál es la razón de su presencia aquí? Tenga la bondad de mostrar sus títulos legales para formar parte de este grupo.
    —Oh, vamos —repuso Luckman—. Usted sabe muy bien que tengo perfecto derecho a sentarme aquí.

    Rebuscó en los bolsillos interiores de la chaqueta y sacó un gran sobre.

    —¿Qué es esto? ¿Un timo quizá?

    El vug extendió unos pseudópodos e inspeccionó el título, que después devolvió a Luckman.

    —Ha olvidado notificarnos la entrada en este grupo.
    —No tenía por qué hacerlo —repuso Luckman—. No es obligatorio.
    —A pesar de eso —insistió U. S. Cummings—, forma parte del protocolo. ¿Cuáles son sus intenciones al venir a este grupo Pretty Blue Fox?
    —Intento ganar, naturalmente —declaró Luckman.

    El vug pareció contemplarlo en silencio durante unos instantes.

    —Ése es mi derecho legal —continuó Luckman, un poco nervioso—. No tiene usted ningún poder para interferir en esta cuestión. Ustedes no son nuestros amos; permítame recordarle el concordato del año 2095 entre sus fuerzas militares y las Naciones Unidas. Sólo tiene derecho a hacernos recomendaciones y prestarnos asistencia cuando la requiramos. No he oído que nadie deseara la presencia de usted en este lugar. —Y miró a los componentes del grupo buscando la aprobación de los allí reunidos.
    —Nosotros podemos muy bien arreglar este asunto —dijo Calumine al vug.
    —Está bien —intervino Stuart Marks—. Vamos, vug, lárguese de aquí —agregó mientras se dirigía a buscar el palo anti-vug, que estaba apoyado en una esquina de la habitación—.

    U. S. Cummings se marchó sin emitir ningún otro pensamiento.

    Tan pronto como se hubo marchado, Jack Blau dijo:

    —Bien, comencemos La Partida.
    —De acuerdo —opinó Bill Calumine.

    Se sacó la llave del bolsillo, se encaminó hacia la caja cerrada del dispositivo de juego y unos momentos más tarde aparecía el tablero extendido sobre la mesa, en el centro de la habitación. Los demás fueron acomodándose en sus asientos, poniéndose lo más cómodos posible, decidiendo a quién tendrían por vecino.

    Acercándose a Pete, Carol Holt le dijo:

    —Es probable que no lo hagamos muy bien al principio, señor Garden, ya que no estamos acostumbrados a los respectivos estilos de juego...

    Pete decidió que había llegado el momento de decir algo respecto a Joe Schilling.

    —Escuche —dijo—. Lamento decir esto; pero usted y yo no seremos compañeros por mucho tiempo.
    —¡Vaya! ¿Y por qué no?
    —Tengo más interés en recobrar Berkeley que en ninguna otra cosa —dijo Pete—, incluso que en tener suerte, como se dice popularmente, en sentido biológico.

    «A pesar de las autoridades —pensó Peter—, tanto en la Tierra como en Titán, cuando establecieron La Partida la consideraron en primer término como un medio para conducir al fin deseado de tener hijos, mucho más que como medio económico».

    —Usted no me ha visto jugar nunca —insistió Carol Holt. Se dirigió hacia un rincón de la estancia, donde permaneció en pie con las manos enlazadas a la espalda—. Yo juego muy bien.
    —Quizá sea así —repuso Pete Garden—, pero me temo que no lo suficiente como para ganar a Luckman. Jugaré con usted esta noche; pero mañana traeré de compañero a otra persona. No quiero que tome esto como una ofensa.
    —Pero tengo que sentirme forzosamente ofendida —dijo Carol.

    Pete se encogió de hombros.

    —Pues tendrá que seguir estando ofendida.
    —¿Y qué persona es la que piensa traer de compañera?
    —A Joe Schilling.
    —¿Ese vendedor de discos raros? —Y los ojos de color avellana de la chica se abrieron asombrados—. Pero...
    —Sé que Luckman le batió —dijo Pete—. Pero no creo que vuelva a hacerlo. Schilling es mi mejor amigo y tengo una absoluta confianza en él.
    —Que es mucho más de lo que siente usted por mí, ¿no es eso? No tiene usted interés ninguno en verme jugar... —replicó Carol Holt—. Ya lo ha decidido. Quisiera saber por qué se ha tomado la molestia de celebrar la ceremonia matrimonial.
    —Por esta noche —dijo Pete.
    —Sugiero —dijo Carol Holt furiosa y con las mejillas encendidas— que no tengamos que molestarnos ninguno de los dos, ni siquiera esta noche...
    —Oiga, escuche —respondió Pete, en un intento de dulcificar la situación—. No intentaba...
    —Eso es, herirme, ¿verdad? Pero lo ha hecho y muy profundamente. En el grupo Straw Man Special, todos mis amigos sienten por mí el mayor respeto del mundo. No estoy acostumbrada a semejante trato.
    —Por amor de Dios —dijo Pete, levantándose y tomándola del brazo. La condujo precipitadamente fuera de la estancia y del local, a la oscuridad de la noche—. Escuche. Tenía la intención de prepararla en el caso que trajese aquí a Joe Schilling; Berkeley era mi lugar oficial de residencia, y no quiero perderlo por nada del mundo, ¿comprende? Esto nada tiene que ver con usted. Usted puede ser la mejor jugadora de la Tierra. —Y la tomó por los hombros, mirándola fijamente—. Ahora dejemos de discutir y volvamos; ya habrán comenzado a jugar.

    Carol estaba sollozando.

    —Un momento. —Rebuscó un pañuelo, con el que secó las lágrimas y enjugó la nariz.
    —Vamos, amigos —urgió Bill Calumine, desde el interior de la sala de juego de La Partida.

    Silvanus Angst apareció en el umbral.

    —Estamos empezando. Señor Garden, la parte económica ha de mostrarse en este momento, por favor.

    La pareja entró nuevamente en la iluminada sala de juego.

    —Estábamos discutiendo sobre estrategia —dijo Pete a Calumine.
    —Pero, ¿con respecto a qué? —inquirió Janice Remington, haciendo un guiño con los ojos.

    Freya miró a Pete y después a Carol, pero no hizo ningún comentario. Los demás se preocupaban de observar atentamente a Luckman y no prestaban atención a ninguna otra cosa. Los títulos de propiedad comenzaron a aparecer en las manos de los jugadores. Con cierta reticencia, fueron depositándolos en la cesta instalada al efecto.

    —Señor Luckman —dijo Yule Marks bruscamente—, tiene usted que depositar su título de Berkeley; es la única propiedad de California que posee usted. —Tanto ella como los demás, observaron cómo Luckman depositaba en la cesta el sobre con la escritura de dominio—. Espero que lo pierda, y que no vuelva a aparecer por aquí nunca más.
    —Es usted una mujer demasiado franca —contestó Luckman con una sonrisa forzada. Su expresión, entonces, pareció endurecerse y permaneció rígido en su asiento.

    «Intenta batirnos a toda costa —pensó Pete Garden—. Está totalmente decidido, y nos tiene tan poca simpatía como la que sentimos nosotros por él».

    Aquello se iba convirtiendo en un asunto sucio y desagradable.

    —Retiro el ofrecimiento que hice de darles títulos fuera de California —dijo Luckman, mientras cogía un mazo de naipes numerados y los barajaba con gran destreza—. En vista de su hostilidad, está claro que aquí no podrá existir ni siquiera una apariencia de cordialidad.
    —Así es —repuso Remington.

    Ninguno dijo nada más; y resultaba evidente para Luckman que todos los miembros del grupo compartían los mismos sentimientos.

    —Comienzo la primera jugada —anunció el interventor, Bill Calumine, tomando un naipe del montón barajado.

    «Esta gente va a pagar cara su actitud —pensó Luckman—. He venido aquí legalmente y con toda decencia; he hecho todo lo posible, pero sólo tengo enemigos a mi alrededor».

    Su turno de tirar había llegado: tiró un naipe y era un 17. Bien, parecía que la suerte iba a acompañarlo. Encendió un cigarrillo mejicano y se echó hacia atrás en su sillón, mientras los demás tiraban.

    «Sí —siguió pensando Luckman— fue mejor que David Mutreaux rehusara venir a La Partida a Carmel». El premonitor tenía razón: emplearon la máquina EEG como primera providencia y aquello hubiera echado a perder todos sus derechos.

    —Evidentemente, usted es el primero —anunció Calumine—. Con su 17 va usted en cabeza. —Parecía resignado, al igual que los otros.
    —Es la suerte del hombre de la suerte —dijo Luckman, y se aproximó al dispositivo metálico de La Partida.

    Mientras observaba a Pete por el rabillo del ojo, Freya pensó que debían de haber estado discutiendo fuera, pues Carol había vuelto con los ojos húmedos. Sí, la cosa iba mal antes de empezar, pensó complacida. No habría forma de que jugaran como compañeros. Carol sería incapaz de tolerarle a Pete su melancolía..., su estado de hipocondría ya casi crónico. Y Pete no encontraría en ella a una mujer que se conformara con él. «Estoy segura de que volverá a tener una relación conmigo fuera de La Partida —se dijo—. Sí, tendrá que hacerlo o estallará emocionalmente».

    Le llegó a ella el turno de jugar. La ronda inicial se hizo sin ningún farol. Freya dio la vuelta a su naipe: era un 4. Maldita suerte... Tomó su pieza y la adelantó cuatro casillas en el tablero, hasta detenerse en el cuadrado tristemente familiar, el que decía: Recaudación de impuestos: pagar 500 dólares.

    Freya pagó en silencio y Janice Remington, como banquero, tomó los billetes. Freya se sentía tensa, como seguramente todos lo estarían, incluso el propio Luckman.

    ¿Cuál de todos ellos sería el primero en cantar el farol de Luckman? ¿Quién tendría arrestos para hacerlo? Y, si lo desafiaban, ¿qué podría ocurrir? ¿Acertarían? Freya se sintió desmoralizada. No, no sería ella quien lo intentara. Pero Pete lo haría, estaba segura. Sería el primero en hacerlo pues era, sin duda, el que más odiaba a Luckman.

    Entonces llegó el turno a Pete. Sacó un 7 y comenzó a mover la pieza hasta el casillero correspondiente. Su rostro no expresaba la menor emoción.


    6


    Joe Schilling no era un hombre rico, de modo que poseía un viejo auto-auto malhumorado y pendenciero, al cual llamaba Max. Desgraciadamente, carecía de medios para procurarse uno nuevo.

    Como de costumbre, Max estaba discutiendo las órdenes de Joe.

    —No —dijo—. No iré volando hasta la costa. Puede usted ir andando.
    —No te lo estoy preguntando, Max, te lo estoy ordenando —afirmó Joe.
    —¿Y qué negocios lo llevan hasta California? —preguntó Max con tono agrio. El motor había arrancado, sin embargo—. Necesito que me hagan algunas reparaciones —se quejó— antes de emprender un viaje tan largo. ¿Por qué no me mantiene usted en debida forma? Todo el mundo cuida bien de sus coches...
    —No vale la pena gastar dinero en reparaciones —gruñó el viejo Joe mientras se acomodaba en el interior, recordando en aquel momento que se olvidaba de su loro Eeore—. ¡Maldita sea! No vayas a marcharte sin mí; tengo que volver a buscar algo. —Salió del coche y volvió a entrar en la tienda, llave en mano.

    El coche no hizo el menor comentario cuando Joe regresó con la jaula. Parecía resignado con su suerte o quizá las articulaciones del circuito estaban en malas condiciones.

    —¿Estás ahí todavía? —preguntó Schilling.
    —Pues claro que sí. ¿Es que no quiere verme?
    —Llévame a San Rafael, en California —le ordenó Joe. Era bien de mañana y quizá tendría tiempo de alcanzar a Pete Garden en su apartamento temporal.

    Pete lo había llamado por el vidífono la noche anterior, para informarle del primer encuentro con Luckman. Desde el momento en que escuchó la voz sombría de Pete, Joe pudo figurarse el resultado de La Partida: Luckman había ganado otra vez.

    —El problema ahora —había dicho Pete— es que tiene en su poder dos títulos de propiedad en California, por lo que ahora no se arriesgará a perder Berkeley. Puede poner en el juego otro título de propiedad.
    —Deberías haber contado conmigo desde el primer momento —le había reprochado Joe.
    —Bien, estoy metido en un buen apuro, Joe —dijo tras una breve pausa—. Carol Holt, mi nueva esposa, presume de buena jugadora...
    —¿Y lo es, realmente?
    —Sí que es buena. Pero...
    —Pero has perdido, amigo. Bien, mañana saldré para la costa a primera hora.

    Y allí estaba, disponiéndose a cumplir lo prometido, con dos maletas de sus objetos personales y su loro Eeore, dispuesto a enfrentarse con Luckman.

    Esposas..., pensó Joe. Un problema, más que una ayuda. Los problemas económicos, mezclados con la cuestión sexual: un difícil y complejo asunto. Condenados titanios con sus deseos de resolver las dificultades, aplicando una sola solución que zanjara todo de una vez. Lo que habían conseguido era que se complicasen las cosas cada vez más y más...

    Pete no había dicho nada más sobre Carol.

    Pero el matrimonio siempre había sido ante todo una entidad económica, reflexionaba Joe mientras miraba el brillante cielo del amanecer de Nuevo México. Los vugs no lo habían inventado; se habían limitado a intensificar una condición ya existente. El matrimonio había de hacerse con la transmisión de la propiedad, por líneas de herencia y asimismo de cooperación. Todo esto se hacía ostensible en La Partida con sus condiciones controladas. La Partida mostraba simplemente lo que ya era implícito antes.

    La radio del auto-auto comenzó a funcionar y una voz de hombre se dirigió a Joe.

    —Aquí Kitchener; me han dicho que deja usted mi distrito, ¿por qué?
    —Negocios en la costa occidental. —Le irritó que el notario del distrito se entremetiera en aquella cuestión. Pero era el coronel Kitchener, un tipo quisquilloso, antiguo oficial, al que le encantaba meter la nariz en todos los asuntos.
    —No le di permiso —se quejó Kitchener.
    —Ni usted ni Max —dijo Schilling.
    —¿Cómo? Sepa que quizá no le permita volver a mi distrito, puesto que da la casualidad que sé que se dirige usted a Carmel a jugar a La Partida, y si usted es tan bueno como todo lo que...
    —¿Tan bueno como qué? —interrumpió Joe—. Eso tiene que demostrarse todavía.
    —Si usted es tan bueno para jugar —dijo Kitchener—, debería jugar por mí.

    Era evidente que la mayor parte de la historia se había divulgado. Schilling dejó escapar un suspiro. Siempre existía esa dificultad en un mundo de tan escasa población; el planeta entero se había convertido en una pequeña ciudad, con cada uno de sus habitantes al corriente de los asuntos de todos los demás.

    —Quizá podría usted practicar en mi grupo —le ofreció Kitchener— y después jugar contra Luckman cuando se pusiera usted en forma. Después de todo, no creo que resulte nada bueno para sus amigos llegar así en frío tal y como ahora se encuentra. ¿No está usted de acuerdo?
    —Pude haber estado frío; pero ahora no lo estoy.
    —Primero negaba ser bueno y ahora niega estar en mala forma. Usted me confunde, Schilling. Le permitiré ir; pero espero que, si muestra su antiguo talento, me traerá algo de él a la mesa de juego, por simple sentido de lealtad hacia su notario de apuestas. Buenos días.
    —Buenos días, Kitch —respondió Joe, y cerró el circuito.

    Bien, aquel viaje a la costa parecía haberle acarreado ya dos enemigos, su auto-auto y el coronel Kitchener. Un mal presagio, decidió Schilling, de muy mal agüero. Podía permitirse el lujo de que el coche se opusiera a sus proyectos, pero no un hombre tan poderoso como el coronel Kitchener. Después de todo, el coronel tenía razón; si tenía algún talento en La Partida, debía emplearlo para apoyar a su propio notario y no a ningún otro.

    —¿Ve usted lo que ha conseguido? —dijo el coche con tono acusador.
    —Sí, creo que debería haber consultado primeramente con mi notario y conseguido su aprobación —admitió Schilling.
    —Esperaba escabullirse de Nuevo México sin que nadie se diera cuenta, ¿eh? —preguntó Max.

    Era verdad y Joe asintió con la cabeza, en un mudo gesto. Sí, decididamente era un mal principio.


    Al despertarse en el todavía no familiar apartamento de San Rafael, Pete Garden dio un salto de sorpresa al ver junto a él la despeinada cabeza de cabellos castaños y los suaves y desnudos hombros, tan invitadores... y entonces recordó quién era ella y lo que le había sucedido la noche anterior. Saltó de la cama sin despertarla, y se fue a la cocina en pijama a buscar de un paquete de cigarrillos.

    Se había perdido un segundo título de propiedad en California, y Joe Schilling se hallaba en camino desde Nuevo México. Así estaban las cosas en aquel momento, recordó con más claridad. Y allí tenía a una nueva esposa... ¿Cómo podría evaluar adecuadamente a Carol Holt? Sería mejor que definiera con claridad su relación con ella antes de que apareciera Joe, y aquello no se haría esperar mucho.

    Encendió un cigarrillo y puso a calentar la tetera con agua. Cuando la tetera comenzó a darle las gracias, Pete la interrumpió.

    —Calla, por favor. Mi esposa está dormida —advirtió en voz baja.

    La tetera continuó calentando el agua en el más completo silencio.

    Le gustaba Carol; era una chica guapa muy buena en la cama, por cierto. No era llamativamente bonita, y muchas de sus mujeres habían sido tan buenas como ella en la cama, o incluso mejores. No desataba en él una pasión desordenada, pues todos sus sentimientos se hallaban controlados por su sentido práctico. Los de ella, en cambio, eran excesivos. Para Carol aquel nuevo matrimonio desafiaba su sentido de la identidad al poner en juego su prestigio. Como mujer, como esposa y como compañera de juego en La Partida.

    Fuera del apartamento, en la calle, los dos chiquillos de los Mc Clain jugaban tranquilamente, y podía percibir el murmullo de sus conversaciones. Se asomó por la ventana de la cocina y allí los vio, a Jessica y a Kelly, enzarzados en alguna especie de juego con un cuchillo. Absortos en el juego, se habían olvidado de todo lo demás, de él mismo y de la ciudad vacía por completo.

    «Quisiera saber cómo es su madre —se preguntó mentalmente Pete—. Patricia Mc Clain, cuya historia conozco...».

    Volvió al dormitorio en busca de sus ropas, las llevó a la cocina y se vistió en silencio, procurando no despertar a Carol.

    —Ya está el agua —le avisó la cafetera.

    La apartó del fuego y comenzó a preparar un café instantáneo, pero de pronto cambió de opinión. Sería cosa de saber si la señora Mc Clain querría preparar el desayuno para el señor notario del Distrito...

    Se observó en el gran espejo del cuarto de baño y concluyó que, si su aspecto no era llamativo, al menos era correcto. Y entonces, sin ruido alguno, salió y bajó la escalera hasta la calle.

    —¡Hola, chicos! —saludó a Kelly y a Jessica.
    —¡Hola, señor notario! —respondieron, absortos aún en el juego.
    —¿Dónde podría ver a vuestra madre?

    Ambos apuntaron en la dirección deseada.

    Pete, tomando una bocanada del fresco aire de la mañana, se dirigió a grandes zancadas hacia la casa de los Mc Clain, sintiéndose hambriento en diversas formas, en profundas y muy intrincadas formas.


    Max, el auto-auto de Joe Schilling, tomó tierra junto al bordillo de la acera del edificio de apartamentos de San Rafael. Joe dejó el asiento con cierta dificultad, abrió manualmente la portezuela y salió del coche. Tocó el botón de aviso y automáticamente se abrió la maciza puerta de acceso al edificio. «Cuidadosamente cerrada con llave para defenderse de unos intrusos que hace tiempo que ya no existen», reflexionó Joe mientras subía los escalones hasta el piso de Pete Garden.

    La puerta del apartamento estaba abierta al llegar y no era Pete Garden quien estaba en el umbral para recibirlo, sino una joven con los cabellos desordenados y una expresión soñolienta en su rostro.

    —¿Quién es usted? —le preguntó.
    —Un viejo amigo de Pete —repuso Joe—. ¿Es usted Carol?

    Ella asintió con la cabeza y se cerró tímidamente la bata.

    —Pete no está aquí. Acabo de levantarme y he visto que se había marchado, no sé adónde.
    —¿Puedo entrar y esperar? —solicitó Schilling.
    —Entre, si gusta. Voy a preparar el desayuno. —Se apartó de la puerta y Joe la siguió hasta la cocina del apartamento, donde estaban friéndose tocino y unos huevos.

    La tetera anunció:

    —El señor Garden estaba aquí hace un momento; pero salió.
    —¿Dijo adónde iba? —preguntó Schilling.
    —Miró por la ventana a la calle y después salió. —El efecto Rushmore instalado en la tetera no era muy explícito y resultaba de poca ayuda.

    Schilling se sentó a la mesa de la cocina.

    —¿Qué tal van usted y Pete?
    —Oh, tuvimos una primera noche desastrosa —respondió Carol—. Perdimos. Pete estuvo tan malhumorado, que no dijo una palabra en todo el camino de regreso desde Carmel, e, incluso después de haber llegado aquí, apenas si me dijo una palabra, como si yo hubiera tenido la culpa de todo. —Se volvió hacia Joe Schilling—. No sé como vamos a poder continuar, Pete parece casi... un hombre a punto de suicidarse.
    —Pete siempre se ha conducido de esa forma... No se eche usted la culpa, señora.
    —Oh... Bien, gracias por habérmelo dicho.
    —¿Podría tomar una taza de café?
    —Pues claro que sí —respondió Carol retirando la tetera del fuego—. ¿Es usted, quizá, el amigo a quien Pete llamó por el vidífono la pasada noche después de La Partida?
    —Sí —contestó Schilling, sintiéndose un tanto confuso. Había llegado allí para reemplazar a aquella mujer en la mesa de juego. ¿Qué sabría Carol de las intenciones de Pete? En muchos aspectos, Pete Garden se convertía en un grosero cuando trataba a las mujeres.
    —Sé para lo que está usted aquí, señor Schilling —afirmó Carol.
    —Humm —repuso Joe con precaución.
    —No voy a quedarme a un lado —dijo ella, mientras colocaba unas cucharadas de café en un pote de aluminio—. Su historia como jugador no es muy buena. Creo que yo puedo hacerlo mejor que usted.

    Joe farfulló algo ininteligible y continuó tomándose el desayuno, en un embarazoso silencio, mientras ambos esperaban el regreso de Pete Garden.


    Patricia Mc Clain se hallaba dedicada a desempolvar el mobiliario del cuarto de estar de su apartamento; levantó los ojos y, al ver a Pete Garden, esbozó una discreta sonrisa.

    —El señor notario del distrito —dijo, y continuó con su limpieza.
    —¡Hola! —saludó Pete con timidez.
    —Puedo leer en su mente, señor Garden. Usted sabe bastante de mí, como consecuencia de haber hablado del asunto con Joe Schilling. Después se encontró usted con Mary Anne, mi hija mayor. Y usted la encontró «sorprendentemente atractiva», como Joe Schilling hizo resaltar... al igual que a mí también.

    Patricia lo miró con sus oscuros ojos chispeantes.

    —¿No cree usted que Mary Anne es demasiado joven para usted? —continuó—. Usted se encuentra alrededor de los ciento cuarenta años de edad y ella solamente tiene dieciocho.
    —Pero puesto que existe la operación de la glándula Hynes... —argumentó Pete Garden.
    —No importa —dijo Patricia—. Estoy de acuerdo en eso. Además, está usted haciendo comparaciones entre mi hija y yo. Cree que yo estoy amargada y que ella es una criatura fresca y femenina. Y esto, viniendo de un hombre que está rumiando constantemente la idea del suicidio...
    —No puedo evitarlo —contestó Pete—. Clínicamente, es un pensamiento obsesivo, es algo involuntario. Me gustaría liberarme de tal obsesión. El doctor Macy me lo diagnosticó hace unas cuantas décadas. He tomado cuantos medicamentos existen para esto... se aleja de mí, para volver después. —Pete entró en el apartamento—. ¿Ha desayunado ya?
    —Sí —repuso Patricia—. Y usted no puede comer aquí: no está bien; además yo no puedo ocuparme de preparárselo. Se lo diré sinceramente, señor Garden: no deseo en absoluto involucrarme en sus asuntos emocionales. De hecho, la idea me repele.
    —¿Por qué? —preguntó Pete, intentando mostrarse indiferente.
    —Porque no me gusta usted.
    —¿Y a qué puede deberse eso? —insistió Pete sin considerarse fracasado ni física ni psicológicamente.
    —Porque usted está en condiciones de asistir a La Partida y yo no. Y porque usted tiene una esposa recién adquirida, y con todo está usted aquí y no con ella. No me gusta su forma de proceder.
    —Ser una telépata es poseer una gran ventaja —dijo Pete— porque siempre se está en condiciones de hacer evaluaciones sobre los vicios y las virtudes de los demás.
    —Así es.
    —Bien; pero no puedo evitar sentirme atraído hacia usted y no hacia Carol.
    —Puede que no pueda remediar lo que usted sienta; pero sí evitar hacer lo que hace; sepa que estoy perfectamente avisada del motivo que le trae a mi casa. Pero no olvide que yo también estoy casada, señor Garden. Y que tomo mi matrimonio muy en serio, cosa que usted no hace puesto que suele tener una nueva esposa cada pocas semanas. Cada vez que recibe un duro golpe en La Partida. —El disgusto de Patricia era manifiesto; sus labios estaban apretados en una delgada línea y sus negros ojos chispeaban.

    Pete Garden trató de imaginarse cómo habría sido aquella mujer antes que, al descubrirse su capacidad psiónica, hubiese sido descartada de La Partida.

    —Bastante parecida a como ahora soy —repuso ella en el acto.
    —Lo dudo mucho —dijo Pete. Y pensó en su hija, tratando de imaginar si ella también sería así con el tiempo. Ello dependería de si Mary Anne había heredado o no el talento telepático de la madre, y de ser así...
    —Mary Anne no lo tiene —repuso Patricia—. Ninguno de mis hijos; ya lo hemos comprobado.

    Entonces, su hija no causaría la excitación que ella le causaba, pensó Pete.

    —Quizá no —contestó Patricia y añadió inmediatamente—: No le permitiré que permanezca aquí, señor Garden; pero podría usted llevarme en coche hasta San Francisco. Tengo cosas que comprar allá. Y podríamos detenernos en cualquier restaurante y comer juntos, si a usted le parece.

    Pete Garden estuvo a punto de aceptar en el acto, pero repentinamente recordó a Joe Schilling.

    —No me es posible. Negocios de urgencia.
    —Ah, sí. Conversaciones estratégicas con respecto a La Partida.
    —Así es —repuso Pete, ya que le era imposible negarlo.
    —Usted coloca La Partida por encima de cualquier otra cosa. Incluso por encima de los que usted llama «profundos sentimientos» hacia mi persona...
    —Es que lo he citado. Lo llamé anoche para que viniera a verme esta mañana. Tengo que ir a recibirlo. —Aquello le parecía una razón obvia, pero Patricia no parecía creerlo así, y nada podía hacer para remediarlo. El cinismo de aquella mujer hacia él era demasiado profundo para ser modificado en cualquier forma.
    —No me juzgue, señor Garden —repuso Patricia—. Puede que tenga razón; pero... —Se apartó de él poniéndose una mano en la frente como si sufriese físicamente—. No puedo soportarlo, señor Garden.
    —Lo siento. Me marcharé, Pat.
    —Si lo desea, puedo verlo esta tarde a la una y treinta en San Francisco, en Market y la Tercera. Podemos almorzar juntos. ¿Cree usted que podrá desembarazarse de su esposa y de ese amigo suyo jugador para esta cita?
    —Sí.
    —Bien, así queda convenido. —Y Patricia continuó su limpieza.
    —Dígame por qué ha cambiado de opinión respecto a verme, Patricia. ¿Qué es lo que ha recogido usted en mi mente? Tiene que haber sido algo importante.
    —Prefiero no decirlo.
    —Por favor...
    —La facultad telepática tiene un inconveniente básico. Usted no puede conocer esto. Tiende a captar demasiado, es demasiado sensitiva para los pensamientos latentes o marginales de la gente, lo que los viejos psicólogos llamaban «la mente inconsciente». Existe una cierta relación entre la facultad telepática y la paranoia; esta última es la recepción involuntaria de los pensamientos reprimidos agresivos u hostiles de las demás personas.
    —¿Y qué leyó usted en mi inconsciente, Pat?
    —He leído... un síndrome de acción potencial. Si yo fuese una premonitora podría decirle mucho más. Usted podría hacerlo, o puede que no lo haga. Pero... —y lo miró fijamente —es un acto violento, y tiene que ver con la muerte.
    —La muerte... —dijo Pete como en un eco.
    —Quizá —continuó Patricia— usted intente suicidarse. No lo sé, es algo no formado aún. Tiene que ver con la muerte... y con Jerome Luckman.
    —Y es tan grave que le ha hecho cambiar su decisión de no tener nada que ver conmigo.
    —Sería una acción equivocada por mi parte si, después de haber captado en su mente tal síndrome, lo abandonara sencillamente.
    —Gracias, Pat.
    —No quiero tal cosa en mi conciencia. Odiaría tener que oír en el programa de Nats Katz de mañana o pasado, que usted había tomado una dosis masiva de emfital, droga que lo tiene a usted obsesionado. —Y Patricia le sonrió, con una sonrisa desprovista de toda alegría.
    —Le veré a la una y media —dijo Pete—. En la Tercera y Market. —Salvo, pensó, que el síndrome informe que tenía que ver con la violencia, la muerte y Luckman, se hiciera real antes de esa hora.
    —Podría suceder —repuso Patricia, con tono sombrío—. Ésa es otra cualidad del subconsciente: actuar al margen del tiempo. No se puede decir, cuando se lo lee, si lo que se capta se hará realidad en minutos, en días o incluso en años. Todo forma un conjunto borroso.

    Sin otra palabra más, Pete dio la vuelta y salió del apartamento de Patricia Mc Clain.


    De la próxima cosa que se dio cuenta, fue de que se hallaba volando en su coche sobre el desierto y de que se le había hecho tarde. Tocó el transmisor del coche y ordenó:

    —Dame la señal horaria.
    —Las seis de la tarde, señor —repuso la voz mecánica—, hora oficial de la Montaña.

    «¿Dónde estoy?», se preguntó a sí mismo Pete Garden.

    —¿Por dónde vamos? —preguntó al coche. Le parecía el Estado de Nevada, con sus terribles desiertos desprovistos de toda vida.
    —Volamos sobre la parte oriental de Utah.
    —¿Cuándo salí de la costa?
    —Hace dos horas, señor Garden.
    —¿Qué es lo que he hecho en las últimas cinco horas?
    —A las nueve y media salió usted del condado de Marin hacia Carmel, hacia la sala de juego de La Partida que hay en Carmel.
    —¿A quién vi allí?
    —No lo sé, señor.
    —Continúa —dijo Pete, con la respiración entrecortada.
    —Permaneció usted allí una hora. Después, salió y se dirigió hacia Berkeley.
    —¡Berkeley!
    —Aterrizó usted en el Hotel Claremont. Allí permaneció poco tiempo, cosa de algunos minutos. Entonces, salió usted en dirección a San Francisco y aterrizó en el Colegio del Estado y se dirigió al edificio de la Administración.
    —¿Y no puedes decirme lo que hice allí?
    —No, señor Garden. Estuvo allí como cosa de una hora. Después salió usted y subió de nuevo al coche. En esta última ocasión aparcó en la ciudad baja de San Francisco, en la Cuarta y Market, y salió usted a pie por la ciudad.
    —¿Y en qué dirección anduve?
    —No pude darme cuenta.
    —Sigue.
    —Volvió usted a las dos y cincuenta minutos, y puso rumbo hacia el Este. Eso es lo que he hecho desde entonces.
    —¿Y no hemos tomado tierra desde San Francisco?
    —No, señor Garden. Y a propósito, estoy muy escaso de combustible. Deberíamos descender en Salt Lake City si es posible.
    —Claro que sí —convino Pete—. Dirígete allá.
    —Gracias, señor Garden —dijo el coche, alterando su curso.

    Pete permaneció unos momentos quieto y después conectó el vidífono con su apartamento de San Rafael.

    En la pequeña pantalla apareció la cara de Carol Holt.

    —Ah, ¡hola! —saludó la joven—. ¿Dónde estás? Bill Calumine ha llamado; quiere que el grupo se reúna temprano para discutir sobre la estrategia a seguir en el juego. Quiere estar seguro que tú y yo estemos presentes.
    —¿Estuvo por ahí Joe Schilling?
    —Pues claro que sí. ¿Qué es lo que quieres decir? Volviste al apartamento temprano, te sentaste en el coche y hablaste con él allí, de modo que no oí la conversación.
    —¿Qué es lo que ha ocurrido desde entonces? —preguntó Pete con voz ronca.
    —No entiendo lo que quieres decir.
    —¿Qué es lo que hice? —preguntó Pete—. ¿Fui a alguna parte con Joe Schilling? ¿Dónde está ahora?
    —Pues no lo sé —repuso Carol—. ¿Qué diablos te ocurre? ¿Es que no sabes lo que has hecho hoy? ¿Acaso sufres períodos de amnesia?
    —Por favor, dime cuanto haya sucedido —se irritó Pete Garden.
    —Te sentaste en el coche, hablaste con Joe Schilling y después él se marchó, supongo. Al menos, subiste la escalera solo y me dijiste... Espera un momento, tengo algo en el fuego. —Carol desapareció de la pantalla, y Pete esperó contando los segundos de ausencia de su mujer, hasta que volvió—. Lo siento, Pete. Veamos. Subiste la escalera. —Carol pareció meditar un momento—. Hablamos alguna cosa. Después bajaste la escalera de nuevo y ésa fue la última vez que te vi, hasta que me has llamado ahora.
    —¿De qué estuvimos hablando tú y yo?
    —Me dijiste que querías jugar con Schilling como compañero esta noche. —La voz de Carol aparecía fría y esquiva—. Bien, digamos que discutimos un poco. Al final... —Y lo miró más atentamente—: Si es que no lo sabes...
    —No lo sé; continúa, por favor.
    —No hay ninguna razón para que tenga que decírtelo. Pregúnntale a Joe, si es que quieres saberlo; estoy segura de que lo tienes informado del particular.
    —¿Dónde está Joe?
    —No tengo la menor idea —repuso Carol, y cortó la comunicación.

    «Estoy seguro —pensó Pete—, que arreglé con Joe la cuestión de jugar de compañeros para esta noche. Pero ése no es el problema... El problema no es en realidad lo que he hecho en todo el día, sino por qué no puedo recordarlo. Puedo no haber hecho nada en absoluto, esto es, nada fuera de lo usual o que tenga la menor importancia. Aunque, habiendo ido a Berkeley... quizá fuese allí a recoger algunas de mis cosas olvidadas en el apartamento».

    Pero, según el efecto Rushmore del coche, él no había ido para nada a su antiguo apartamento de Berkeley; había ido, en cambio al Hotel Claremont, que era precisamente donde se alojaba Luckman.

    Era evidente que había visto a Luckman... o intentado verle.

    Sería mejor que le pidiera ayuda a Schilling. Hallarlo y hablar con él. Decirle que, por razones desconocidas, se había encontrado perdido el día entero. ¿Tendría la culpa el choque producido por lo que le había dicho Patricia Mc Clain? Era indudable que se había encontrado con ella en San Francisco, según habían convenido. Pero, de ser así, ¿qué es lo que habían hecho? ¿Cuál era su relación con ella, en aquel momento? Quizá él hubiese tenido éxito, o, por el contrario, su antagonismo podía haber aumentado... No existía forma de saberlo. Y aquella visita al Colegio del Estado de San Francisco... Sin duda alguna, se había dirigido a visitar a Mary Anne, la hija de Pat.

    ¡Santo Dios! ¡Qué día, para perderlo así!

    Utilizando el transmisor del coche, llamó a Joe Schilling, a la vieja tienda de discos en Nuevo México, pero no consiguió más que una respuesta indirecta por el dispositivo Rushmore:

    —El señor Schilling no se encuentra aquí. Él y su loro salieron para la costa del Pacífico; puede usted entrar en contacto con él a través del señor notario del distrito, el señor Pete Garden en San Rafael.

    Aquello era demasiado, pensó Pete cerrando la conexión del transmisor con un furioso golpe.

    Transcurridos unos minutos, llamó a Freya Garden Gaines.

    —Ah, hola, Pete —saludó alegremente Freya al aparecer en la pequeña pantalla, contenta de verle—. ¿Dónde estás? Te suponíamos junto a...
    —Estoy buscando por todos los medios a Joe Schilling —dijo Pete—. ¿Tienes alguna idea de dónde pueda encontrarse?
    —No. No le he visto. ¿No le llevaste a la costa para jugar de compañero contigo contra Luckman?
    —Si tienes alguna noticia o contacto con él, dile, por favor, que me dirijo hacia mi apartamento en San Rafael y que allí lo espero.
    —De acuerdo, Pete —dijo Freya—. ¿Ocurre algo?
    —Quizá sí —repuso Pete y cortó la transmisión.

    «Eso es lo que yo quisiera saber», se dijo Pete.

    —¿Tienes suficiente combustible para dirigirte directamente hacia mi apartamento de San Rafael, sin detenerte en Salt Lake City? —preguntó al coche.
    —No, señor Garden.
    —Bien, vayamos cuanto antes en busca de ese condenado combustible —dijo—, pero volvamos a California tan pronto como sea posible.
    —De acuerdo, pero no hay razón para que se enfurezca usted conmigo; vine hasta aquí siguiendo sus instrucciones.

    Renegó unos instantes y continuó sentado, esperando con impaciencia el viaje de regreso, mientras descendían en picado hacia el vasto desierto de Salt Lake City.


    7


    Cuando consiguió llegar finalmente a San Rafael, ya era casi de noche; tomó tierra con las luces del coche encendidas y lo aparcó junto al bordillo de la acera del edificio en que se hallaba su apartamento. Al salir del coche, una sombra emergió de la oscuridad y corrió hacia él.

    —¡Pete!

    Era Patricia Mc Clain, vistiendo un pesado abrigo y con los cabellos recogidos en un moño.

    —¿Qué ocurre? —dijo, captando el aire de urgencia que se desprendía del grito de Pat.
    —Un segundo. —Ella se aproximó a él, sofocada y casi sin respiración, con los ojos dilatados por el miedo—. Quiero leer en tu mente.
    —¿Qué es lo que ha ocurrido?
    —¡Dios mío! —exclamó ella—. No puedes recordarlo... Todo el día perdido, Pete. Pete, ten mucho cuidado. Será mejor que me vaya; mi marido me espera. Adiós. Te veré tan pronto como pueda. —Patricia se quedó mirándolo fijamente por un instante y después corrió calle abajo y desapareció en la oscuridad.

    Pete comenzó a subir las escaleras de su apartamento.

    En la sala de estar estaba esperándolo Joe Schilling con su barba rojiza desordenada como de costumbre. Al verlo, Joe se levantó.

    —¿Dónde diablos has estado metido?
    —¿Está Carol aquí, o estás solo? —preguntó Pete a su vez. Y miró a su alrededor. No se advertía el menor signo de su esposa.
    —No la he visto desde esta mañana. Desde que estuvimos los tres reunidos. Te hablaba de tu última mujer, Freya, y ella me dijo que tú...
    —¿Cómo entraste aquí si Carol no está?
    —El apartamento estaba desierto.
    —Escucha, Joe —dijo Pete—. Algo ha ocurrido hoy.
    —¿Te refieres a la desaparición de Luckman?

    Pete se quedó helado por la sorpresa y clavó los ojos en Joe Schilling.

    —No sabía que Luckman hubiera desaparecido.
    —Claro que sí; tú has sido el que me lo ha dicho. —Ahora, la sorpresa se reflejaba en la mirada de Joe.

    Ambos permanecieron en silencio.

    —Me llamaste desde tu coche —dijo Joe—; yo me encontraba en la sala de juego de Carmel, estudiando las partidas del grupo. Después, escuché la noticia por la tarde, en el programa de televisión de ese Nats Katz. Luckman desapareció esta mañana.
    —¿Y no ha sido hallado todavía?
    —No.

    Schilling sujetó a Pete fuertemente por los hombros.

    — ¿Por qué no puedes recordar?
    —Tuve un encuentro. Con una telépata.
    —¿Patricia Mc Clain? Ya me lo dijiste, te encontrabas notablemente trastornado. Yo puedo asegurarlo, porque te conozco bien. Aludiste a algo que ella había descubierto en tu mente, en tu subconsciente, y me hablaste de algo que tenía que ver con tus impulsos obsesivos de suicidio. Y entonces, cortaste repentinamente la comunicación.
    —Acabo de verla hace un momento —dijo Pete. Pensó en su advertencia. ¿Tendría aquello que ver con la desaparición de Luckman? ¿Creería Patricia que él tenía algo que ver con aquello?
    —Voy a prepararte un trago —dijo Joe—, hurgando en el armario que estaba junto a la ventana—. Mientras he estado esperándote descubrí donde guardas la bebida. Este whisky escocés no está mal; pero por lo que a mí respecta, no creo que sea mejor que...
    —Todavía no he cenado —dijo Pete—. No me apetece la bebida. —Y se dirigió a la cocina, al frigorífico, con la vaga idea de encontrar algo que comer.
    —Yo he traído un exquisito corned beef, que he comprado en San Francisco, pan integral y una ensalada de col.
    —Magnífico —aprobó Pete, sacando la comida.
    —No nos queda mucho tiempo para irnos a Carmel. Se supone que debemos llegar temprano esta noche. Pero si Luckman no aparece...
    —¿Lo está buscando la Policía? ¿Han preguntado por él?
    —No lo sé. Ni lo dijiste tú ni ese fulano de Nats Katz.
    —¿Te dije cómo me había enterado yo de la noticia?
    —No.
    —Esto es terrible, Dios Santo —dijo Pete.

    Y cortó dos rebanadas de pan con las manos temblorosas.

    —¿Por qué?
    —No sé por qué. ¿No te sorprende lo sucedido?

    Schilling se encogió de hombros.

    —Quizá sería una buena cosa que alguien se hubiera encargado de él. Bastante mala suerte tenemos a diario, Pete. ¿No resolvería eso nuestros problemas colectivos? Su viuda jugaría en su lugar y podemos batir fácilmente a Dotty Luckman; conozco su sistema y es mediocre.

    El vidífono sonó.

    —Ponte tú —dijo Pete, temblando de miedo.
    —Bien —repuso Joe saliendo hacia el cuarto de estar—. ¿Sí? —Y la voz llegó claramente hasta Pete Garden. El que llamaba era Bill Calumine.
    —Algo ha ocurrido. Deseo que vengan todos inmediatamente a Carmel.
    —De acuerdo, ahora salimos —repuso Joe, y volvió a la cocina.
    —Lo he oído —dijo Pete.
    —Deja una nota para Carol.
    —¿Diciéndole qué?
    —¿Tampoco lo sabes? Dile que vaya a Carmel; llegamos al acuerdo de que..., ¿es que no lo recuerdas? Yo jugaría las manos, pero ella estaría allí presente observando detrás de mí, viendo cómo tiro y juego en cada turno. ¿Es que no recuerdas nada de todo eso, es posible?
    —No.
    —Ella no estaba de muy buen humor —comentó Joe—. Vamos, es hora de marcharnos. Y trae tu bocadillo.

    Al dejar el apartamento, se encontraron con Carol Holt en el vestíbulo del edificio, que salía en aquel momento del ascensor. Tenía un aspecto cansado. Al verlos, se detuvo.

    —¿Bien? —dijo ella indiferente—. Supongo que lo habréis oído.
    —Hemos oído el aviso general de Bill Calumine, si es eso lo que quieres decir —dijo Schilling.
    —No, me refiero a Luckman —dijo Carol—. Acabo de llamar a la Policía. Si queréis verlo, venid conmigo.

    Utilizando el elevador, descendieron los tres hasta la planta baja. Carol los condujo hasta donde tenía aparcado su coche, tras el de su marido y el de Joe Schilling.

    —Lo descubrí a medio vuelo —explicó Carol con tono inexpresivo, apoyándose en el capó del coche con las manos metidas en el bolsillo del abrigo—. Venía hacia acá cuando me surgió la duda de si me habría dejado olvidado el bolso en el apartamento donde vivía con mi antiguo marido. Estuve hoy allí recogiendo algunas cosas que me había dejado olvidadas.

    Pete y Joe abrieron la puerta del coche.

    —Encendí la luz de la cúpula del coche —continuó Carol— y le vi. Han tenido que ponerlo ahí mientras tenía el coche aparcado en mi antiguo apartamento; aunque es posible que ya estuviera depositado mucho antes, esta misma mañana, mientras me encontraba aquí todavía. Ahí podéis verlo... en el suelo, fuera de la vista. Yo... lo toqué, mientras trataba de encontrar mi bolso. —Y permaneció silenciosa.

    A la suave luz de la cúpula del coche, Pete pudo ver el cuerpo tras los asientos delanteros del vehículo volante. Era Luckman, no cabía la menor duda. Incluso muerto, su cara redonda de mejillas rollizas, era fácilmente reconocible. Pero su piel ya no tenía el color rubicundo de siempre: a la luz artificial aparecía de un gris pulposo.

    —He llamado inmediatamente a la Policía —dijo Carol— y han dicho que venían hacia aquí.

    En la lejanía y sobre el oscuro cielo de la noche, comenzaron a ser audibles las sirenas de los coches voladores de la Policía.


    8


    Encarándose con todos los miembros del grupo Pretty Blue Fox, Bill Calumine les dijo:

    —Señoras y caballeros: Jerome Luckman ha sido asesinado y cada uno de nosotros se ha convertido en una persona sospechosa. Ésta es la situación. No es mucho lo que pueda decirles. Naturalmente, esta noche no habrá juego en La Partida.
    —No sé quién puede haberlo hecho —dijo Silvanus Angst—, pero quienquiera que sea, merece toda clase de felicitaciones —concluyó con una risita entre dientes, esperando que alguien más se uniera a su particular regocijo.
    —¡Cállate! —le reprochó Freya.

    Silvanus se sonrojó.

    —Pero yo tengo razón; es una de las mejores noticias...
    —No es ninguna buena noticia el que todos nosotros estemos bajo sospecha de asesinato —intervino Calumine—. No sé quién lo ha hecho, o incluso si realmente lo hizo cualquiera de nosotros. Y estoy seguro que no supone ninguna ventaja para el grupo; nos encontraremos con tremendas dificultades legales para recobrar los dos títulos de propiedad de California, que perdimos frente al muerto. No lo sé todavía; es demasiado pronto aún. Lo que precisamos es un asesoramiento legal.
    —Estoy de acuerdo —dijo Stuart Marks, y todos los demás asintieron unánimemente—. Contrataremos entre todos un buen abogado.
    —Sí, es indispensable —opinó Jack Blau—. Necesitamos que nos ayude y que nos proporcione los medios de recuperar esos dos títulos perdidos.
    —Que se someta a votación —sugirió Walter Remington.
    —No es preciso votarlo —dijo Calumine irritado—. Resulta obvio que necesitamos los servicios de un gran abogado. La Policía estará aquí en cualquier momento. Permítanme preguntar esto: si alguno de los presentes lo ha hecho —y subrayó el si— ¿podría declararlo ahora mismo?

    Se hizo un pesado silencio. Nadie se movió de su asiento.

    —Por lo visto, quien lo hizo no piensa hablar —dijo Calumine con una sonrisa forzada.
    —¿De verdad querrías que lo hiciera?— preguntó Jack Blau.
    —En líneas generales, sí —dijo Calumine, volviéndose hacia el vidífono—. Si no hay objeciones, llamaré a Bert Barth, mi abogado en Los Ángeles, para ver si puede venir. ¿De acuerdo? —agregó, mirando a su alrededor.

    No hubo objeciones.

    —Está bien, pues. —Y Calumine tomó el vidífono y marcó un número.
    —Cualquiera que lo hiciera y por el motivo que haya sido —dijo Schilling con voz áspera— y lo haya puesto en el coche de Carol Holt Garden, ha cometido un acto brutal y horrible. Es algo totalmente inexcusable.

    Freya sonrió.

    —Podemos excusar al asesino; pero no que pusiera el cuerpo dentro del coche de la señora Garden. Realmente, estamos viviendo en una época singular.
    —Usted sabe que tengo razón —gruñó, irritado, Schilling.

    Freya se encogió de hombros. Mientras, en el vidífono, Calumine estaba diciendo:

    —Deme al señor Barth, por favor; es muy urgente. —Y se volvió hacia Carol, que estaba sentaba entre Pete y Joe Schilling en un amplio sofá—. Me estoy preocupando especialmente de su protección, señora Garden, al buscar un consejero legal, puesto que el cadáver fue encontrado en su propio coche.
    —Carol no es más sospechosa de lo que puede serlo otra persona cualquiera —dijo Pete.

    Al menos, esperaba que no lo fuera. ¿Por qué tendría que ser ella? Después de todo, lo había notificado inmediatamente a la Policía, en cuanto descubrió el cadáver de Luckman.

    Mientras encendía un cigarrillo, Joe le dijo a Pete:

    —Así que he llegado demasiado tarde. Perdí la oportunidad de volver a enfrentarme con Luckman.
    —A menos que no lo haya hecho ya —dijo Stuart Marks.
    —¿Qué quiere decir con eso? —dijo Joe volviéndose vivamente hacia Marks.
    —¡Diablos! ¿Qué es lo que piensa que quiero decir?

    Sobre la pantalla, apareció la figura del abogado de Los Ángeles, Bert Barth, con sus alargadas facciones.

    —Llegarán en equipo —explicó el abogado—; ya lo saben, un vug y un terrestre. Es la costumbre en los crímenes. Llegaré ahí tan pronto como pueda; pero eso me llevará por lo menos media hora. Tienen que estar preparados, porque ambos serán buenos telépatas; también es la costumbre en tales casos. Pero recuerden: la evidencia obtenida por la telepatía no puede utilizarse en un tribunal terrestre; esto es algo sólidamente establecido por la ley.
    —Eso suena como una violación de lo previsto en la Constitución de los Estados Unidos, al obligar a un ciudadano cualquiera a que declare contra sí mismo —dijo Calumine.
    —Y lo es —afirmó el abogado.

    La totalidad del grupo permaneció silenciosa escuchando la conversación entre Bill Calumine y el letrado de Los Ángeles.

    —Los telépatas de la Policía pueden obtener información de sus mentes y determinar si son culpables o inocentes; pero es preciso presentar otra clase de evidencia frente a un tribunal. Usarán sus facultades telepáticas hasta el máximo; de eso pueden ustedes estar seguros.

    En aquel momento, el efecto Rushmore del apartamento entró en actividad y avisó en voz alta y audible:

    —Hay dos personas en la puerta que desean entrar.
    —¿Policías? —preguntó Marks.
    —Son un titanio y un terrestre —dijo el efecto Rushmore, y enseguida, dirigiéndose hacia los visitantes del exterior, preguntó—: ¿Son ustedes de la Policía? Sí, lo son —confirmó al grupo—. ¿Puedo dejarlos pasar?
    —Sí, déjales paso libre —dijo Calumine, tras un rápido cambio de miradas con el abogado.

    El hombre de leyes continuó:

    —Lo que tienen que tener presente ustedes, es esto: según la ley, las autoridades pueden disolver el grupo hasta tanto no se resuelva el caso, como medida disuasiva para evitar futuros crímenes que puedan cometerse por grupos de jugadores de La Partida. En realidad, es una simple medida punitiva para castigar a cualquiera que se halle implicado en el crimen.
    —Disolver el grupo... ¡Oh, no! —exclamó Freya.
    —Seguro que sí —intervino Jack Blau—. ¿No lo sabías? Es la primera cosa en que pensé en cuanto me enteré del asesinato de Luckman; sabía que nos dispersarían. —Y miró irritadamente a su alrededor, como si quisiera encontrar a la persona responsable del crimen cometido.
    —Bien, quizá no lo hagan... —opinó Walter Remington.

    Se oyó tocar a la puerta de la habitación. Era la Policía.

    —Permaneceré en la pantalla —advirtió el abogado desde Los Ángeles— en vez de desplazarme a donde se encuentran ustedes ahora. Quizá pueda asesorarlos mejor de esta forma. —Y desde la pantalla podía ver perfectamente la puerta de entrada a la habitación.

    Freya se levantó para abrir la puerta. En el umbral, apareció un alto y esbelto joven terrestre y junto a él, un vug. El terrestre, dijo:

    —Soy Wade Hawthorne.

    Mostró una billetera de piel en cuyo interior aparecía su tarjeta de identificación. El vug permaneció en silencio, como era corriente entre los de su raza, agotado, al parecer, por el ascenso hasta el piso. Bordado sobre la guerrera del uniforme, aparecía el nombre: E. B. Black.

    —Adelante —invitó Calumine, dirigiéndose hacia la puerta—. Soy el interventor del grupo; me llamo Bill Calumine. —Sostuvo la puerta y dejó pasar a los dos agentes; primero entró el vug E. B. Black.
    —Tenemos que hablar primero con la señora Carol Holt Garden —expresó el vug mentalmente, transmitiendo el pensamiento a todo el grupo—, puesto que el cuerpo apareció en su coche.
    —Bien, yo soy Carol Garden. —Y se puso en pie con calma y segura de sí misma, hasta que los dos agentes estuvieron frente a ella.
    —¿Nos permitirá usted que rebusquemos telepáticamente en su mente? —preguntó el policía terrestre.

    Ella miró hacia la pantalla del vidífono.

    —Dígales que sí —aconsejó el abogado. Y dirigiéndose a los policías, el letrado les dijo—: Soy Barth, su abogado y consejero legal, y me encuentro en Los Ángeles. He aconsejado a mi cliente, el grupo Pretty Blue Fox, que coopere con ustedes abiertamente. Tendrán su mente dispuesta para cualquier búsqueda telepática que ustedes intenten; pero también están advertidos —y ustedes también lo saben— de que cualquier evidencia obtenida por ese medio no tendrá validez legal frente a un tribunal.
    —Eso es correcto, señor Barth —afirmó el policía terrestre.

    Después se dirigió a Carol y el vug se deslizó suavemente tras él, produciéndose un completo silencio.

    —Parece ser, según ha relatado por teléfono la señora Garden —dijo el vug por transmisión de pensamiento—, que ella descubrió el cadáver en pleno vuelo y que lo notificó de inmediato a nuestro Cuartel General. —El vug entonces se dirigió al policía terrestre—: No encuentro ningún indicio de que la señora Garden tuviese un conocimiento anterior de la presencia del cuerpo en el vehículo. Al parecer, ella no tuvo absolutamente nada que ver con Luckman con anterioridad al descubrimiento del cadáver, ¿no es así?
    —Así es —convino el terrestre—. Pero... —Y miró a su alrededor por toda la habitación—. Hay algo en relación con su esposo, el señor Garden. Nos gustaría examinarlo a usted primero, señor Garden.

    Pete, con la garganta seca, se puso en pie.

    —¿Puedo hablar con nuestro abogado un momento en privado? —dijo al policía Hawthorne.
    —No —repuso el terrestre con voz calma y agradable—. Ya los ha asesorado a ustedes convenientemente en este asunto; no hay razón para que le permita que...
    —Estoy enterado de su consejo —dijo Pete—. Lo que quiero es saber las consecuencias que se derivarían si me negase a tal inspección mental. —Atravesó la habitación y miró a la pantalla—. ¿Bien? —preguntó al abogado.
    —Se ha convertido usted en el sospechoso número uno —dijo Barth—. Pero está en su derecho; puede negarse. Pero le aconsejo que no lo haga, si no quiere permanecer constantemente vigilado y perseguido. De todos modos, ellos le investigarán la mente, más pronto o más tarde.
    —Es que siento una aversión total a que me lean la mente —protestó Pete.

    En cuanto descubrieran su amnesia, pensó Pete, estarían convencidos de que había matado a Luckman. Y quizá lo había hecho. Aquel razonamiento le chocó brutalmente.

    —Veamos, ¿cuál es su decisión? —insistió el policía terrestre.
    —Creo que ya han empezado a hacerlo —dijo Pete. Barth tenía razón, si se negaba a dejarse inspeccionar la mente, de una u otra forma acabarían haciéndolo, por lo que resultaba inútil resistirse—. Adelante, pues —concluyó, sintiéndose malhumorado y débil ante una fuerza superior a su voluntad. Se dirigió hacia los dos policías con las manos en los bolsillos.

    Transcurrió algún tiempo en el mayor silencio.

    —He captado los pensamientos del señor Garden —anunció el vug radiando su propio pensamiento y dirigiéndose a su compañero terrestre—. ¿Y tú?
    —Sí, también yo —anunció Hawthorne asintiendo con la cabeza.

    El policía terrestre se dirigió hacia Pete.

    —No conserva memoria del día de hoy, ¿verdad? Ha tratado de reconstruirlo por los informes suministrados por su coche, o al menos por afirmaciones del auto-auto.
    —Puede usted preguntar al efecto Rushmore de mi coche, si lo desea.
    —Bien, su coche le informó que usted hizo una visita a Berkeley. Pero usted no sabe si fue para ver a Luckman, y de ser así, si usted lo vio o no. No puedo comprender por qué existe en su mente esa especie de bloqueo; ¿ha sido quizás impuesto por usted mismo? En caso afirmativo, ¿cómo lo ha hecho?
    —No puedo proporcionarle la respuesta a esas preguntas —contestó Pete—. Eso es algo que puede leer por sí mismo...

    Hawthorne respondió secamente.

    —Cualquiera que intentase cometer un crimen podría, por supuesto, saber que los telépatas actuarían sobre él, que tendría que habérselas con ellos, y tratar de bloquear en un estado de amnesia un determinado período de actividades particulares. —Y dirigiéndose a su compañero, el vug E. B. Black, le dijo—: Supongo que tendremos que llevarnos al señor Garden detenido.
    —Es posible —respondió el vug—. Pero, de acuerdo con los procedimientos, es preciso que examinemos a los demás miembros del grupo. —Y dirigiéndose al grupo, anunció—: Se les ordena disolver este grupo de Pretty Blue Fox; desde este momento es ilegal para cada uno de ustedes reunirse con el propósito de jugar La Partida. Esta orden estará en vigor hasta el momento en que se haya descubierto el culpable del crimen que se investiga.

    Todos se volvieron hacia la pantalla.

    —Es legal —afirmó el abogado Barth—. Ya se lo había advertido. —El letrado de Los Ángeles parecía resignado con el giro de las cosas.
    —Yo protesto por tal decisión, en nombre de todo el grupo —dijo Bill Calumine.

    Hawthorne se encogió de hombros. No parecía muy preocupado por la protesta de Calumine.

    —He captado algo fuera de lo usual —anunció el vug a su compañero—. Por favor, rebusca mentalmente en la mente de todos los demás para ver si estás de acuerdo conmigo.

    El policía terrestre asintió con un gesto y fue paseando lentamente entre ellos, uno por uno; después se volvió hacia el vug.

    —Sí, en efecto —dijo—. El señor Garden no es el único incapacitado para recordar lo que hizo en el día de hoy. En total, hay seis personas en este grupo con similares lapsos de fallo en la memoria: la señora Remington, el señor Gaines, el señor Angst, su esposa, la señora Calumine y el señor Garden. Ninguno de ellos tiene la memoria intacta.

    Asombrado, Pete miró a su alrededor y comprobó las expresiones de estupor en los rostros de sus cinco compañeros. Se hallaban en idéntica situación a la suya... Y probablemente, como él mismo, habrían creído que su situación era única, razón por la cual no lo habían comentado.

    —Estoy viendo —dijo el terrestre— que va a ser dificultoso identificar al asesino del señor Luckman, en vista de esta nueva circunstancia. No obstante, estoy seguro que lo haremos: es cuestión de tiempo. —Y miró a su alrededor con un gesto de sincero disgusto.


    En la cocina del apartamento, Janice Remington y Freya Gaines preparaban café. Los demás permanecían en la sala de estar con la pareja de detectives.

    —¿Cómo mataron a Luckman? —preguntó Pete a Hawthorne.
    —Por medio de una aguja de fuego, desde luego. Tenemos que realizar la autopsia, naturalmente, pero ya tenemos la certeza que ha sido así.
    —¿Y qué diablos es una «aguja de fuego»?
    —Un arma que quedó después de la guerra; todas fueron reclamadas, pero algunos soldados las conservaron y de vez en cuando descubrimos que las han usado. Tiene como fundamento el empleo de un haz de rayos láser, con eficacia a largas distancias.

    Desde la cocina llegó el café, Hawthorne aceptó una taza y se sentó para tomarla. El vug hizo un gesto negativo rehusando la bebida.

    En la pantalla, la imagen en miniatura del abogado Bert Barth dijo en aquel momento:

    —Señor agente Hawthorne, ¿a qué persona intenta usted detener? ¿A las seis que poseen memorias defectuosas? Me gustaría saberlo para poder cortar de una vez la comunicación, porque tengo mucha prisa en resolver otros asuntos urgentes.
    —Es muy probable que lo hagamos así y dejemos en libertad a las demás —repuso el detective terrestre—. ¿Tiene usted alguna objeción que hacer? —Y el agente terrestre parecía divertido, por el gesto que puso.
    —No irán a detenerme, a menos que no haya un cargo concreto —protestó la señora Angst.
    —La Policía podrá detenerla a usted o a cualquier otra persona, al menos durante setenta y dos horas —dijo el abogado—. A título de observación, desde luego. Pueden existir diversos cargos que formular. Por tanto, le recomiendo que no se resista, señora Angst; después de todo, han asesinado a un hombre. Esto es un asunto serio.
    —Gracias por su ayuda —dijo Calumine a Barth, con un fondo de ironía, según le pareció a Pete Garden—. Me gustaría preguntarle aún una cosa más: ¿puede usted comenzar a encargarse de todo este asunto y tratar de impedir que se disuelva el grupo de La Partida?
    —Veré lo que puedo hacer —repuso el letrado—. Deme algún tiempo. Hubo un caso igual el pasado año en Chicago. Un grupo de aquella ciudad fue disuelto por iguales causas, durante unas semanas, y naturalmente el asunto fue llevado a los tribunales. Recuerdo que el grupo ganó el caso judicialmente. De todas formas, lo estudiaré. —Y cortó la comunicación.
    —Tenemos suerte, al disponer de una representación legal —dijo Jean Blau, con aspecto asustado, aproximándose a su marido en busca de protección.
    —Sigo manteniendo que lo sucedido ha sido lo mejor —dijo Silvanos Angst; Luckman nos habría arruinado a todos. —Hizo una mueca a los dos policías y dijo a continuación—: Es posible que yo lo hiciera. Como ustedes mismos reconocen, no puedo recordarlo. Francamente, si lo hice, me alegro de veras. —Parecía no sentir el menor temor ante la Policía, y Pete Garden sintió envidia de su actitud.
    —Señor Garden —dijo el detective terrestre—, he captado un pensamiento suyo muy interesante. Muy temprano, esta misma mañana, alguien le avisó —no he podido determinar qué persona es— de que usted estaba próximo a cometer un acto de violencia con respecto a Luckman. ¿Tengo razón? —Levantándose, el detective se aproximó a Pete—. ¿Le importaría tratar de recordar esto lo mejor posible?
    —Ésa es una violación de mis derechos —respondió Pete Garden, quien deseó que el abogado aún se encontrara en el vidífono. Le pareció que tan pronto como Barth se hubo despedido, la actitud del policía se había endurecido. El grupo se encontraba ahora a merced de la Policía.
    —No es precisamente eso —respondió el agente—. Estamos gobernados por diversas regulaciones legales; esta asociación bi-racial se ha establecido para proteger a aquellos que tienen que ser investigados. En realidad, es algo que entorpece nuestra acción.
    —¿Se pusieron ustedes dos de acuerdo para silenciar a nuestro grupo? —preguntó Calumine—. ¿O fue la idea de ese individuo? —Y señaló al vug E. B. Black.
    —Yo estoy completamente de acuerdo con la disolución del Pretty Blue Fox —contestó Hawthorne—, a despecho de lo que le digan a usted sus innatos prejuicios raciales.
    —Creo que perdéis el tiempo tratando de hostigarlo por su asociación con los vugs —comentó Pete Garden. Era evidente que Hawthorne debía de estar habituado a ello. Seguramente le sucedería en cada lugar al que fuera acompañado por el vug.

    Aproximándose a Pete, Joe Schilling le dijo por lo bajo:

    —No estoy satisfecho en absoluto con la actitud de ese abogado de Los Ángeles. Se ha mostrado demasiado blando y facilitado prácticamente las cosas a la Policía; creo que necesitamos otro abogado con más energía.
    —Creo que tienes razón, Joe.
    —Yo tengo un buen abogado en Nuevo México, que se llama Laird Sharp. Lo conozco tanto profesional como socialmente desde hace mucho tiempo; su forma de operar me es muy familiar y es muy distinta de la de Barth. Y puesto que parecen decididos a ir contra ti, me gustaría que fuera él quien te aconsejara, no ese abogado que ha aportado Calumine.
    —El problema consiste —dijo Pete— en que la ley militar aún prevalece en muchos aspectos, ya lo sabes, de acuerdo con el Concordato entre Titán y la Tierra. Me siento en eso un poco pesimista. Si la Policía se obstina en llevarme, creo que podrá hacerlo.

    Algo iba mal en todo aquello, pensó Pete. Algo con un terrible poder operativo, que había actuado contra seis miembros del grupo a la vez... ¿Quién sabía hasta dónde podía llegar? Si había podido bloquear la memoria de los seis al mismo tiempo...

    El vug E. B. Black radió mentalmente:

    —Estoy de acuerdo con usted, señor Garden. Es un caso insólito y desconcertante. Hasta ahora no habíamos tenido que enfrentarnos con un asunto así. Ha habido individuos que se han sometido a un electroshock para borrar su memoria de las células cerebrales. Pero éste no parece ser el caso, desde luego.
    —¿Cómo puede estar seguro de eso? —preguntó Stuart Marks—. A lo mejor esas seis personas se han sometido a un electroshock conjuntamente, tratadas por un psiquiatra en cualquier hospital. Los aparatos están siempre a la mano, no es nada inaccesible. —Y miró a Pete Garden con franca hostilidad—. Mira lo que has hecho... ¡Por causa tuya todo el grupo ha sido disgregado!
    —¿A causa mía?
    —A causa de vosotros seis —afirmó Marks mirando sombríamente a su alrededor—. Es evidente que uno o más de vosotros habéis matado a Luckman. Y habéis averiguado cómo protegeros legalmente antes de hacerlo...
    —¡Nosotros no matamos a Luckman! —protestó indignada la señora Angst.
    —No lo sabes —recalcó Marks—. No recuerdas nada. ¿No es así? Por tanto, no trates de actuar en doble sentido, recordando lo que no hiciste y no recordando lo que hayas podido hacer.

    Bill Calumine tomó la palabra con voz glacial.

    —Marks, ¡maldita sea! No tienes derecho moral ninguno a expresarte de esa forma. ¿Qué quieres significar acusando de esa manera a los propios miembros de tu grupo? Debo insistir en que continuemos actuando conjuntamente, sin permitir escisiones. Si comenzamos a luchar entre nosotros mismos, y nos acusamos los unos a los otros, la Policía estará en condiciones de... —Y se calló súbitamente, interrumpiendo su discurso.
    —¿Estará en condiciones de qué? —preguntó Hawthorne con suavidad—. ¿Estar en condiciones de localizar al asesino? Eso es precisamente lo que intentamos hacer, y usted lo sabe.
    —Sigo insistiendo en que permanezcamos unidos —continuó Calumine, dirigiéndose al grupo—. Los que estén con sus memorias intactas y los que no la tengan; todavía seguimos siendo un grupo y es a la Policía a quien le toca hacer una acusación y no a nosotros. Si continúas comportándote así —dijo a Marks—, propondré una votación para expulsarte del grupo.
    —Eso no es legal —protestó airadamente Marks—. Y tú lo sabes. Mantengo lo dicho: uno o varios han matado a Luckman, y no veo por qué tenemos que protegerlos. Ello significa la separación de nuestro grupo. En nuestro propio interés, debe ser descubierto el asesino cuanto antes. Después podremos continuar jugando.
    —Quienquiera que fuese que haya matado a Luckman —opinó Walter Remington— no lo ha hecho en su propio interés; en realidad, ha actuado por todo el grupo. Puede haber sido el acto de un solo individuo, una decisión individual, pero todos salimos beneficiados con ello; tal persona nos ha salvado la piel a todos los demás. Por consiguiente, resulta éticamente reprobable que cualquier miembro del grupo ayude a la Policía a su detención. —Y temblando de rabia se encaró con Marks.
    —Luckman no era santo de nuestra devoción —dijo Jean Blau—, y nos causaba miedo a todos; pero ello no constituía una autorización para que cualquiera pudiera asesinarlo, supuestamente en el nombre del grupo. Estoy de acuerdo con Marks y creo que debemos ayudar a la Policía a determinar quién lo hizo.
    —Vamos a votar la cuestión —propuso Angst.
    —Sí —afirmó Carol—. Lo decidiremos democráticamente. ¿Habremos de mantenernos unidos o habremos de traicionarnos unos a otros? Os diré cuál es mi voto abiertamente: resulta un tremendo error para cualquiera de nosotros, el...

    El policía terrestre la interrumpió:

    —No tiene usted elección, señora Garden; usted debe cooperar con nosotros. Es la ley. Puede ser forzada a hacerlo.
    —Yo lo dudo mucho —opinó Bill Calumine.
    —Señores, voy a ponerme en contacto con mi abogado de Nuevo México. —dijo Joe Schilling. Cruzó la habitación hacia el vidífono y comenzó a marcar.


    —¿Existe alguna forma —preguntó Freya al detective terrestre— de que una memoria borrada pueda ser restaurada?
    —No, en el caso que las células cerebrales de los centros de la memoria hayan sido destruidas —contestó el detective—. Y me parece que éste es el caso que nos ocupa. Resulta poco verosímil que esos seis miembros del grupo hayan sufrido simultáneamente una pérdida histérica de la memoria.
    —Por lo que a mí respecta, mi día fue claramente reconstruido por el efecto Rushmore de mi auto-auto —dijo Pete Garden—. Nunca ha señalado que yo fuese a ningún hospital psiquiátrico donde pudiese haber sido sometido a un electroshock.
    —Pero usted se detuvo en el Colegio del Estado de San Francisco —dijo Hawthorne—. Y su Departamento Psiquiátrico tiene un equipo de electroshock; muy bien pudo usted haberlo utilizado.
    —¿Y los otros cinco?
    —El día no ha sido reconstruido para ellos por el efecto Rushmore, como lo ha sido para usted —contestó el detective—. En el suyo, además, existe una mayor omisión, ya que una buena parte del día está muy lejos de aparecer comprensible.
    —Tengo a Sharp en la pantalla —advirtió Joe Schilling—. ¿Quieres hablarle, Pete? Le he descrito brevemente la situación.

    El vug E. B. Black se interpuso.

    —Un momento, señor Garden. —Conferenció unos instantes telepáticamente con su compañero terrestre y después se dirigió a Pete—. El señor Hawthorne y yo hemos decidido no detener a ninguno de ustedes, puesto que no hay una evidencia directa que implique a cualquiera de ustedes en el crimen. Pero si los dejamos marchar, tendrán que convenir en llevar un «cuentachismes» constantemente con ustedes. Pregunten a su abogado, el señor Sharp, si ello es aceptable.
    —¿Qué diablos es un «cuentachismes»? —preguntó Joe Schilling.
    —Un dispositivo especial de rastreo —dijo Hawthorne—. Nos informará dónde están ustedes en todo momento.
    —¿Tiene eso un contenido telepático? —preguntó Pete Garden.
    —No. Aunque yo bien quisiera que lo tuviese.

    En la pequeña pantalla del vidífono, apareció Laird Sharp, un hombre joven y dinámico.

    —He oído la proposición y, sin ir más allá ni discutirlo, considero tal medida como una neta violación de los derechos de estas personas.
    —Cuidado con lo que habla —dijo el detective Hawthorne— o tendremos que detenerlos a todos.
    —Estaré con ellos de inmediato —repuso el abogado—. Oiga, señor Garden —continuó dirigiéndose a Pete—, no permita que le coloquen ningún dispositivo de ningún género y, si descubren que lo hacen, destrúyalo. Salgo ahora mismo a encontrarme con usted. Es obvio que sus derechos están siendo abiertamente violados.
    —¿Qué te parece, te gusta? —preguntó Joe a Pete.
    —Sí.
    —Yo... también estoy de acuerdo —dijo Bill Calumine—. Parece un hombre más enérgico que Bert Barth. —Y volviéndose hacia el grupo dijo—: Ofrezco la sugerencia de que nos quedemos con los servicios de este nuevo abogado colectivamente.

    Se alzaron las manos y la moción quedó aprobada por aclamación.

    —Los veré a ustedes dentro de un rato —se despidió Sharp cerrando el circuito.
    —Un buen tipo —comentó Schilling volviendo a sentarse.

    Pete se sintió algo mejor. Resultaba confortador saber que alguien se ocupaba de luchar por los asuntos de uno.

    El grupo parecía ahora menos tenso. Daba la sensación que poco a poco iba despertándose del estupor en que había estado sumido.

    —Tengo que proponer otra moción —dijo Freya, hablando al grupo—. Propongo que Calumine quede descartado y que votemos por otro interventor de La Partida que sea más capaz y enérgico.
    —¿Por... por qué? —preguntó Bill Calumine desconcertado.
    —Por habernos propuesto a esa inutilidad de abogado al principio —dijo Freya—. A ese Barth que no ha hecho más que echarnos a la Policía encima.
    —Es cierto —opinó Jean Blau—; pero yo creo que será mejor que continúe como interventor, a pesar de todo, para evitarnos problemas.
    —Los problemas y dificultades son algo que no podemos evitar en estas circunstancias —dijo Pete—. Ya estamos bien metidos en ellos. —Y tras un pequeño intervalo, continuó—: Yo estoy de acuerdo con la moción de Freya.

    Cogido por sorpresa, el grupo comenzó a murmurar.

    —Votemos —propuso Angst—. Estoy de acuerdo con Pete. Yo voto por la destitución de Calumine.
    —¿Cómo puedes secundar una moción semejante? —dijo Calumine con voz ronca mirando a Pete Garden—. ¿Es que quieres algo más vigoroso? Yo creo que no te conviene.
    —¿Por qué no?

    La cara de Calumine estaba roja por la rabia.

    —Porque, personalmente, tienes mucho que perder.
    —¿Qué es lo que lo hace hablar así? —se interesó entonces Hawthorne.
    —Pete mató a Jerome Luckman —afirmó Calumine.
    —¿Y cómo lo sabe usted? —preguntó el policía, frunciendo el ceño.
    —Me llamó y me dijo que iba a hacerlo —dijo Calumine—. Esta mañana, muy temprano. Si usted me hubiese rebuscado mejor mentalmente, lo habría encontrado; no estaba muy escondido en mi memoria.

    Hawthorne se quedó silencioso por un momento, evidentemente rebuscando telepáticamente la mente de Calumine. Después se volvió al grupo y les anunció:

    —Lo que dice es cierto. La memoria de ese recuerdo está en su mente. Pero... no lo estaba cuando la rebusqué hace un rato.

    El policía terrestre miró a su compañero, el vug E. B. Black.

    —No estaba, en efecto —contestó el vug dando su conformidad—. Yo también lo he sondeado. Y con todo, tal memoria está ahora claramente depositada en su mente.

    Ambos policías se volvieron hacia Pete.


    9


    —Yo no pienso que mataras a Luckman, Pete —decía Joe Schilling a su viejo amigo—. Ni tampoco creo que llamaras a Calumine para avisarle que ibas a cometer el asesinato. Creo que algo o alguien está manipulando nuestras mentes. Tal pensamiento no estaba en la cabeza de Calumine originalmente, cuando los dos policías le sondearon mentalmente.

    Un pesado silencio siguió a las palabras de Joe Schilling. Ambos se encontraban en el Tribunal de Justicia de San Francisco, esperando el comienzo del proceso. Era una hora más tarde.

    —¿Cuándo supones que llegará Sharp? —preguntó Pete.
    —Dada la hora que es, en cualquier momento. —Schilling comenzó a pasear—. Calumine ha sido sincero, desde luego; él cree ciertamente que tú le dijiste tal cosa.

    En aquel momento se oyó el ruido de unos rápidos pasos a lo largo del corredor y apareció Laird Sharp vistiendo un pesado abrigo azul y con una cartera de piel en la mano, que se dirigió hacia ellos a toda prisa.

    —Acabo de hablar con el fiscal del distrito. He conseguido que rebaje la acusación de homicidio, hasta un simple conocimiento de homicidio con deliberada ocultación de pruebas. He resaltado el hecho de que el señor Garden es un notario de La Partida, con propiedades en California. Podrá usted quedar en libertad con una fianza. Y a propósito, ya he hablado a un agente de caución para que lo arregle todo.
    —Gracias —dijo Pete.
    —Es mi deber —dijo Sharp—. Después de todo, usted me paga para eso. Tengo entendido que se ha producido un cambio de autoridad en el grupo. ¿Quién es el interventor, ahora que Calumine ha quedado fuera de tal cometido?
    —Mi última esposa, Freya Garden Gaines.
    —Bien, de todas formas la verdadera pregunta que quiero hacer es ésta: ¿puede usted convencer a su grupo para que pague mis honorarios? ¿O está usted solo en esto?
    —Eso tiene poca importancia; sepa desde ahora que yo le garantizo su minuta —objetó Schilling.
    —Lo pregunto porque mis honorarios difieren según se trate de una sola persona o de un grupo. —Echó una ojeada a su reloj—. Bien. Vayamos pues a aclarar el proceso y a depositar la fianza con el agente. Y luego podríamos tomar una taza de café, ¿qué les parece?
    —Una excelente idea —comentó Schilling—. Tenemos un buen elemento, Pete. Sin el señor Sharp esto sería un mal asunto para ti.
    —Sí, ya lo sé —respondió Pete Garden preocupado.


    —Permítame hacerle una pregunta bien directa —dijo el abogado Sharp a Pete—. ¿Mató usted a Jerome Luckman?
    —Pues no lo sé —respondió Pete, y le explicó por qué.
    —Dice usted que seis personas... ¡Por amor de Dios! ¿Qué está pasando aquí? Así, usted pudo haberlo matado realmente. Usted, cualquier otra persona del grupo, o entre todos... —Cogió un terrón de azúcar—. Debo comunicarle una noticia que considero desagradable, señor Garden. La viuda de Luckman, Dotty, está haciendo una enorme presión sobre la Policía para que el caso se resuelva con rapidez. Eso significa que tratarán de condenar a alguien lo más pronto posible, y ello será probablemente ante un tribunal militar... Sí, todavía las consecuencias de ese maldito Concordato, del que parece que nunca nos vamos a ver libres...
    —Sí, ya lo comprendo —dijo Pete, con aire fatigado.
    —La Policía me ha dado una copia del informe de los agentes —dijo Sharp, buscando en su cartera—. Me costó algún trabajo; pero aquí la tenemos. —Y extrajo de la cartera un voluminoso documento que depositó en la mesa, poniendo la taza de café a un lado—. Ya le he echado un vistazo. Ese E. B. Black halló en su memoria un encuentro con una mujer llamada Patricia Mc Clain, quien le habló de la posible comisión por parte de usted de un acto de violencia, relacionado con la muerte de Luckman.
    —No —interrumpió Pete—. Que tenía que ver con Luckman y con la muerte. No es lo mismo, en absoluto.
    —Es cierto, señor Garden —convino el abogado mirándolo con perspicacia. Y volvió su atención al documento.
    —Abogado —dijo Schilling—, no tienen realmente nada contra Pete, aparte de esa falsa memoria de Bill Calumine...
    —No tienen nada todavía, es cierto —asintió el abogado con un gesto—. Excepto la amnesia que comparte usted con esos otros cinco miembros del grupo. Pero el problema radica en que continuarán acosándolo para obtener más información, en la presunción de que usted es culpable. Y, si parten de tal premisa, Dios sabe qué es lo que pueden encontrar... con ese asunto de usted y su auto-auto visitando Berkeley... donde residía Luckman. Usted no sabe por qué fue allí ni si realmente fue y consiguió verlo. Puede haberlo hecho usted perfectamente, señor Garden. Pero nosotros hemos de suponer, por descontado, que no lo hizo. ¿Existe alguien de quien usted sospeche, y de ser así, por qué?
    —De nadie.
    —A propósito —continuó el abogado—, da la casualidad que conozco algo respecto al abogado del señor Calumine, ese tal Bert Barth. Es un hombre excelente. Si usted depuso a Calumine por causa de Barth, estuvo en un error. Barth suele inclinarse a actuar con precaución y prudencia; pero una vez que comienza un asunto, difícilmente se le escapa.

    Pete y Joe se miraron recíprocamente.

    —De cualquier forma —dijo el abogado—, la suerte ya está echada. Creo que lo mejor que puede hacer, señor Garden, es buscar a toda costa a esa mujer psiónica, Patricia Mc Clain, y descubrir qué fue lo que hicieron hoy y qué leyó ella en su mente, mientras usted estuvo con ella.
    —Me parece muy bien —respondió Pete.
    —¿Podríamos ir allá ahora mismo? —preguntó Sharp guardando el documento en la cartera—. Sólo son las diez en punto; aún podríamos verla antes de que se fuera a la cama.

    Mientras se ponían en pie, Pete reflexionó y dijo al punto:

    —Existe un problema. Ella tiene un marido, a quien no conozco. Ya me comprenderá...
    —Ya veo —dijo Sharp asintiendo con un gesto. El abogado meditó unos instantes—. Quizá ella no tuviera inconveniente en venir volando hasta San Francisco; yo podría llamarla. Si no, ¿dónde cree usted que podríamos verla?
    —No será desde luego en tu apartamento —dijo Joe—. Carol está allí. Yo dispongo de un lugar apropiado. No lo recordarás, pero tú lo encontraste para mí, en San Anselmo, dentro de tu jurisdicción. Está a unos tres kilómetros de tu apartamento actual. Si quieres, yo llamaré a Patricia, que sin duda me recordará. Tanto ella como su marido, Al, me han comprado discos de Jussi Bjoerling. Le diré que se reúna con nosotros en mi apartamento.
    —Me parece magnífico —asintió Pete.

    Joe se dirigió al vidífono al fondo del restaurante para hacer la llamada.

    —Es un buen tipo —dijo Sharp a Pete, mientras aguardaban.
    —Ah, sí, extraordinario.
    —¿Supone que pudo él haber matado a Luckman?

    Pete miró al abogado con expresión alarmada.

    —Vamos, no se ponga así —dijo el abogado—. Es sólo pura curiosidad. Usted es mi cliente, señor Garden, y, profesionalmente, tengo que considerar sospechoso a cualquiera que se relacione con usted, incluso a Joe Schilling, a quien conozco desde hace ochenta y cinco años.
    —¿También usted es un vejestorio? —dijo Pete, sorprendido—. Con tales energías, suponía, francamente, que tendría usted unos cincuenta años.
    —Sí —asintió Sharp—. Yo también soy un geriátrico, como usted. Ciento quince años de edad —respondió, haciendo girar de modo obsesivo entre sus dedos una cerilla doblada—. Pues sí, como antes le decía, Schilling pudo muy bien haber cometido el crimen; odia a Luckman desde hace muchos años. Ya conoce usted la historia de cómo Luckman lo redujo a la penuria.
    —Entonces ¿por qué tendría que haber esperado hasta hoy para matarlo?

    Mirándole astutamente, el abogado respondió:

    —Schilling ha venido hoy aquí para volver a jugar contra él, ¿no es así? Tenía la idea de batir a Luckman si volvían a enfrentarse; es una idea que ha debido repetirse miles de veces, desde que Luckman lo arruinó en La Partida. Quizá Joe vino aquí, con todo preparado para jugar por su grupo contra Luckman y perdió los nervios... Descubrió en el último momento que, cuando llegase el momento preciso, no podría batir a Luckman; o al menos temió no poder hacerlo.
    —Sí, ya comprendo...
    —Así, debió hallarse en una posición insostenible: comprometido a jugar y a ganar a Luckman, no sólo por él mismo, sino en nombre de todos sus amigos... y darse cuenta, sencillamente, de que le resultaba imposible conseguirlo. Y qué otra salida pudo tener que...

    El abogado se interrumpió súbitamente por el regreso de Schilling.

    —No deja de ser una teoría interesante —concluyó Sharp, volviéndose hacia Schilling,
    —¿Cuál es esa interesante teoría? —preguntó Schilling, sentándose a la mesa.
    —La que un enorme poder desconocido está manejando las mentes del grupo Pretty Blue Fox, convirtiéndolas en un instrumento de su voluntad.
    —Creo que exagera usted, Sharp, aunque, en líneas generales, creo que ése es el caso. Así se lo he dicho a Garden hoy mismo.
    —¿Qué ha dicho Patricia Mc Clain? —preguntó Pete.
    —Vendrá a vernos a este mismo lugar —anunció Joe—. Por tanto, pidamos otra taza de café; creo que le llevará un cuarto de hora. Se había acostado ya.

    Media hora más tarde, Pat Mc Clain, vistiendo una trinchera muy fina con pantalones y zapatos de tacón bajo, entró en el restaurante y se aproximó a la mesa que ocupaban los tres hombres.

    —Hola, Pete —saludó a Garden. Tenía el rostro pálido y los ojos anormalmente abiertos—. Señor Schilling... Y... —Se quedó estudiando un instante al abogado—. Soy una telépata, señor Sharp. Sí, veo que ya lo sabe; es usted el abogado de Pete.

    Pete se imaginó lo que podría hacerse con el talento telepático de Patricia puesto a su servicio. No dudaba de la inteligencia y eficacia de Sharp; aunque rechazaba totalmente su teoría acerca de Joe Schilling.

    —Haré cuanto esté en mi mano para ayudarte, Pete —dijo Patricia mirando a Garden. Su voz era suave y firme; había recuperado su autocontrol y no había rastros del pánico sufrido unas horas antes—. No recuerdas nada en absoluto de lo ocurrido entre los dos, esta tarde.
    —Pues no, así es —tuvo que admitir Pete.
    —Bien. Lo pasamos maravillosamente, para dos personas casadas con otras personas diferentes.
    —¿Encontró usted algo en la mente del señor Garden relacionado con Jerome Luckman, cuando estuvo esta tarde con él? —preguntó el abogado.
    —Sí —repuso ella—. Un tremendo deseo de que muriera Luckman.
    —Entonces, no sabía que Luckman había muerto —apuntó Joe.
    —¿Es eso correcto? —interrogó Sharp.

    Patricia asintió con un gesto.

    —Tenía un miedo terrible. Sentía que... —Y Patricia vaciló unos instantes—. Creía sentir que Luckman volvería a ganarle a Joe, como hizo hace años, y estaba inmerso en una verdadera fuga psicológica, una retirada de la situación que concernía a Luckman.
    —Y sin ningún plan para matarlo, desde luego —dijo Sharp.
    —No.
    —Si pudiera establecerse que Luckman fue muerto a la 1.30 —dijo Schilling—, ¿no aclararía las cosas totalmente para Pete?
    —Es probable —dijo el abogado; luego, dirigiéndose hacia Pat, preguntó—: ¿Testificaría usted eso ante un tribunal?
    —Sí.
    —¿A pesar de su esposo?

    Pat permaneció unos momentos vacilante, y después asintió con un gesto.

    —Y... ¿dejaría usted que los telépatas de la policía explorasen su mente?
    —¡Oh, Cristo! —exclamó Pat echándose hacia atrás en el asiento.
    —¿Por qué no? —dijo el abogado—. Usted está diciendo la verdad, ¿no es cierto?
    —Sí... sí, claro está. Pero... es que existen muchas cosas más, asuntos muy personales...
    —Resulta irónico —comentó Sharp— que una telépata se pase la vida huroneando en las mentes de los demás, y cuando tiene que dejarse explorar la suya...
    —¡Pero usted no comprende! —exclamó Pat.
    —Creo que yo comprendo —intervino Joe Schilling—. Usted y Pete tuvieron hoy una cita y algo íntimo que tratar entre ustedes, ¿verdad? Y su marido no lo sabe, como tampoco la esposa de Pete. Son cosas propias de la vida. Si usted permitiese a la Policía que explorase su mente, con ello podría salvarse la vida de Pete. ¿Acaso no vale la pena? O quizá usted no esté diciendo la verdad y teme que la Policía lo descubra...
    —Estoy diciendo la verdad —afirmó Patricia irritada, con los ojos chispeantes—. Pero... no puedo permitir que los telépatas de la Policía me investiguen mentalmente. Eso es todo. —Y se volvió hacia Pete—. Lo siento mucho, Pete. Quizá algún día sabrás por qué. No es nada que tenga que ver contigo, ni con lo que mi marido pueda descubrir. Realmente no hay nada que tenga que ser descubierto, pues lo cierto es que nos encontramos, estuvimos dando un paseo, almorzamos juntos y tú te marchaste. No hay nada más.
    —Joe, esta joven señora está sin duda mezclada en algo ilegal —dijo astutamente el abogado—. Si la Policía explora su mente, está perdida.

    Patricia guardó silencio, pero por la expresión de su rostro se comprendía que el letrado tenía razón.

    ¿En qué asunto podría estar implicada Patricia?, se preguntó Pete. Era extraño... nunca lo hubiera imaginado de ella; Patricia Mc Clain parecía tan retraída, tan introvertida...

    —Quizá sólo sea una pose —dijo ella, leyendo su pensamiento.
    —Así no podemos contar con usted para que declare en favor de Pete en el tribunal —continuó el abogado—, aunque exista la evidencia que él no sabía nada de la muerte de Luckman... —Y la miró fijamente.
    —Oí en la televisión —dijo Patricia— que se supone que Luckman fue asesinado hoy bastante tarde, cerca de la hora de la cena. Por tanto, mi testimonio no podría ayudar mucho, de todas formas.
    —¿De veras que oyó usted eso? —preguntó Sharp—. Es singular. Yo también oí las noticias cuando venía desde Nuevo México. Y, de acuerdo con Nats Katz, no ha podido todavía determinarse el momento de la muerte de Luckman.

    Se produjo un pesado silencio.

    —Es una verdadera lástima —dijo Sharp con acritud— que no podamos leer en su mente, señora Mc Clain, en la forma en que puede usted leer en las nuestras. Sería una cosa muy interesante.
    —Valiente payaso es ese fulano de Nats Katz —comentó Pat—. No es ningún locutor, de todos modos; es sólo un vulgar cantante moderno que selecciona discos. A veces está más de seis horas atrasado con sus noticias. —Con dedos tensos, tomó un cigarrillo y lo encendió—. Vaya y busque la última edición del «Chronicle». Ahí podrían encontrarlo.
    —Bien, no importa —dijo el abogado—. Ya que de todas formas usted no está dispuesta a declarar en favor de mi cliente.
    —Tienes que perdonarme —dijo ella a Pete.
    —¡Diablos! —exclamó Pete—. Si no quieres declarar, es que no quieres; eso no tiene más discusión. —De algún modo, se sentía inclinado a creer en lo declarado por Pat con respecto a la muerte de Jerome Luckman.
    —¿En qué especie de asunto ilegal podría estar mezclada una mujer tan encantadora como usted, señora Mc Clain? —preguntó Sharp.

    Pat no respondió.

    —La cosa podría tener resonancia —advirtió nuevamente el abogado— y, entonces, las autoridades desearían explorar su mente, tanto si quiere como si no.
    —Dejemos estar este asunto —dijo Pete.

    Sharp se encogió de hombros.

    —Por mí, como usted quiera, señor Garden.
    —Gracias, Pete —dijo Pat, y continuó fumando en silencio.
    —Todavía una pregunta, señora Mc Clain —dijo el abogado, transcurridos unos momentos—. Como usted habrá ya leído en la mente del señor Garden, hay otros cinco miembros del grupo Pretty Blue Fox que también padecen de amnesia con respecto al mismo período.
    —Así es.
    —No existe la menor duda de que intentarán determinar en qué forma empleó el señor Garden el día de hoy, minuto a minuto, valiéndose de la información de los efectos Rushmore y cuanto hallen a mano. ¿Podría usted ayudarnos a explorar a esas cinco personas para conocer qué saben las autoridades?
    —¿Y eso, para qué? —preguntó Joe.
    —No sé por qué —dijo Sharp—. Sería preciso que ella nos diese antes la información necesaria. Pero... —vaciló, mordiéndose el labio inferior— me gustaría descubrir si los pasos de esas cinco personas se han cruzado con los del señor Garden en algún momento del día. En el período exacto desconocido por esa amnesia colectiva.
    —Denos usted su teoría sobre el caso —sugirió Schilling.
    —Es posible que esas seis personas hayan actuado de común acuerdo, como parte de un plan complicado, y quizá de largo alcance. Puede haber sido un plan largamente elaborado en el pasado y hecho desaparecer por medio del electroshock.
    —Pero los miembros del grupo no supieron hasta hace pocos días que Luckman vendría a jugar aquí —dijo Schilling.
    —La muerte de Luckman puede que no sea más que el síntoma de una estrategia de gran alcance —dijo el abogado—. Su presencia aquí pudo haber venido a perturbar la operación efectiva de este plan de grandes dimensiones. —Y miró a Pete—. ¿Qué tiene usted que decir a todo esto?
    —Creo que esa teoría es mucho más fantasiosa de lo que es la situación en sí misma —repuso el interpelado.
    —Es posible —dijo Sharp—. Pero es evidente que era necesario cegar mentalmente a seis personas en el día de hoy, cuando podría suponerse que con una o dos hubiera sido suficiente. Con dos personas además del asesino, la causa ya sería bastante difícil, creo yo. Claro que puedo estar equivocado; quienquiera que sea el que se encuentre tras todo esto, tiene que estar actuando con la máxima precaución.
    —La Grande y Omnipotente Señora Partida —dijo Pete.
    —¿Cómo? Ah, sí —dijo el abogado—. La Partida, el juego en que la señora Mc Clain no puede tomar parte por tener demasiado talento. La Partida que costó a Joe Schilling su posición y a Luckman la vida. ¿Es que este homicidio no disminuye un poco su amargura, señora Mc Clain? Quizá usted no esté tan mal fuera de La Partida, después de todo.
    —¿Qué le hace decir eso? —preguntó Patricia—. ¿Y por qué tiene usted que emplear el término «amargura»? Nunca le vi a usted antes de esta noche, ¿verdad? ¿O es que mi amargura es tan bien conocida?
    —Todo está bien registrado aquí, en esta cartera —dijo el abogado señalándola—. La Policía consiguió esa información de la mente de Pete. Y ahora, dígame algo más, señora Mc Clain, como persona psiónica, ¿suele usted tener contacto con otras personas de iguales facultades?
    —A veces —respondió Pat.
    —¿Conoce usted de primera mano las categorías de la capacidad psiónica? Por ejemplo, todos sabemos que hay telépatas, premonitores, psicokinéticos; pero, ¿qué pasa con otros talentos menos comunes? ¿Hay, quizá, una subvariedad de personas psiónicas que pueden alterar el contenido de la psique de otras personas? ¿Una especie de psicokinesis, digamos?
    —Pues no..., que yo sepa —dijo Patricia.
    —Usted comprende bien lo que le he preguntado.
    —Sí, claro que sí —respondió ella asintiendo con un gesto—. Pero para mi conocimiento, que es limitado, no existe talento psiónico que pueda explicar satisfactoriamente la amnesia de seis miembros del Pretty Blue Fox, ni la alteración en la mente de Bill Calumine respecto a lo que Pete le comunicó o no.
    —Dice usted que su conocimiento es limitado —observó el abogado mientras escrutaba intensamente a Patricia Mc Clain—. Entonces, no es imposible que tal clase de facultad especial, y tal persona, pueda existir.
    —¿Por qué tendría un psiónico cualquiera que desear la muerte de Jerome Luckman? —preguntó Patricia.
    —¿Por qué tuvo alguien que desear hacerlo? —preguntó a su vez el abogado—. Es obvio que alguien ha asesinado a Luckman.
    —Pero alguien del grupo Pretty Blue Fox. Tenían razones para hacerlo.
    —No existe nadie en el grupo capaz de bloquear la mente de seis personas al mismo tiempo y de alterar, además, la memoria de una séptima.
    —¿Sabe usted que tal capacidad exista en alguna parte, fuera de aquí? —preguntó Patricia.
    —Sí —afirmó Sharp—. Durante la guerra, ambos bandos usaron técnicas de tal especie. Eso tiene sus antecedentes en los procedimientos soviéticos de mediados del siglo XX, con el lavado de cerebro.
    —Horrible —dijo Pat, temblando ligeramente—. Uno de los peores períodos de nuestra historia.

    En la puerta del restaurante apareció una máquina automatizada de vender periódicos, con la última edición del «Chronicle». Su efecto Rushmore comenzó a pregonar:

    «¡Información especial de la muerte de Jerome Luckman!».


    El restaurante, excepto en la mesa que ellos ocupaban, se hallaba vacío, y la máquina vendedora de periódicos, que era homotrópica, se dirigió hacia ellos diciendo nuevamente:

    «¡El «Chronicle» con sus propios circuitos investiga y descubre nuevos y apasionantes detalles, ignorados por el «Examiner» y el «News-Call-Bulletin»!».


    Y comenzó a agitar el periódico frente a las tres personas allí sentadas a la mesa.

    Sacando una moneda, Sharp la insertó en la ranura de la máquina, que automáticamente le entregó un ejemplar y se volvió hacia la calle en busca de más clientes.

    —¿Qué es lo que dice? —preguntó Pat, mientras Sharp leía el editorial especial del caso Luckman.
    —Tiene usted razón —confirmó Sharp moviendo la cabeza—. Al parecer, la muerte de Luckman se produjo ya tarde, casi de noche. No mucho antes que la señora Garden encontrara el cadáver en su propio coche auto-auto. Por tanto, es justo que le presente mis excusas.
    —Es posible que Pat también sea una premonitora. Las noticias no habían salido cuando ella dijo eso. Por tanto, lo ha previsto, y conocía esta información antes de ser editada. ¡Qué útil sería en la redacción de un periódico!
    —No resulta muy divertido —dijo Pat—. Es una de las razones por las que las personas psiónicas se vuelven tan cínicas; todo el mundo recela de ellas, no importa lo que hagan.
    —Vayamos a algún sitio donde poder tomarnos una copa —sugirió Joe Schilling—. ¿Hay algún buen bar en el área de la bahía? —preguntó a Pete—. Tú tienes que conocer bien todo esto, ya que siempre has sido un hombre de ciudad y un cosmopolita.
    —Podemos ir al Blind Lemon de Berkeley —dijo Pete—. Tiene casi dos siglos de antigüedad. ¿O debemos permanecer fuera de Berkeley? —preguntó al abogado.
    —No hay ninguna razón que impida ir allí —repuso éste—. No creo que vaya a encontrarse con Dotty Luckman en un bar, o que le remuerda la conciencia, ¿no es verdad?
    —Pues claro que no.
    —Tengo que volver a casa —dijo Pat—. Adiós a todos. —Y se puso en pie.

    Acompañándola hasta el auto-auto, Pete le dijo:

    —Gracias por haber venido.

    En la oscuridad de la acera, ya en la calle, Pat aplastó la punta del cigarrillo con el zapato.

    —Pete —dijo—, aunque tú hubieras matado a Luckman o ayudado a matarlo, yo... quiero seguir conociéndote mejor. Sólo habíamos comenzado a hacerlo esta tarde. Me gustas muchísimo —añadió sonriéndole—. Valiente lío se ha armado con todo esto. Vosotros, jugadores sin seso, tomando el juego tan en serio, hasta llegar a desear, al menos alguno de vosotros, matar a un ser humano por su causa. Quizá tenga que alegrarme de no poder jugar y de permanecer al margen de La Partida. —Y se empinó sobre la punta de los pies y besó a Pete—. Te veré después. Procuraré llamarte por vidífono cuando pueda.

    Pete permaneció viendo cómo desaparecía por el cielo nocturno el auto-auto de Patricia, con las señales rojas intermitentes parpadeando en la lejanía.

    «¿En qué podrá hallarse mezclada?», se preguntó Pete mientras volvía a entrar en el restaurante. Pat nunca se lo diría. Quizá pudiera descubrir algo a través de sus hijos. Era muy importante que pudiera descubrirlo, sí... De una importancia vital.

    —No le crees —le dijo Joe al sentarse nuevamente en la misma mesa—. Es una lástima. Creo que es fundamentalmente una persona honesta, aunque Dios sabe en qué extrañas cosas puede hallarse envuelta. Es probable que tengas derecho a considerarla sospechosa.
    —No sospecho de nadie —replicó Pete—. Sólo estoy preocupado.
    —Las gentes psiónicas son realmente distintas de nosotros —comentó el abogado—, aunque no se pueda decir con exactitud dónde reside la diferencia... quiero decir, fuera de su capacidad. Esa mujer... —Y Sharp sacudió la cabeza—. Yo creo que está mintiendo. ¿Cuánto tiempo ha sido su amante, señor Garden?
    —No lo ha sido nunca —afirmó Pete. O al menos así lo creía. Era una vergüenza haber olvidado algo como aquello, no poder estar cierto de tal circunstancia de su vida...
    —No sé si desearle a usted suerte o no —comentó el abogado, pensativo.
    —Pues claro que sí, deséemela usted —dijo Pete—. Creo que la necesito.

    Cuando Pete Garden volvió a su apartamento en San Rafael, encontró a Carol de pie junto a una ventana en la sala de estar, con la vista perdida en la lejanía. Apenas si contestó al saludo de su marido; su voz parecía distante y apagada.

    —El abogado Sharp ha conseguido mi libertad bajo fianza —le dijo a su mujer—. Parece que van a acusarme con...
    —Ya lo sé —repuso Carol con los brazos cruzados—. Estuvieron aquí esos dos detectives, Hawthorne y Black. Mutt y Jeff [personajes clásicos de historietas (N del T.)], sólo que no sé cuál es el bonachón y cuál se supone que es el duro. Los dos parecen tipos duros.
    —¿Qué estuvieron haciendo aquí?
    —Registrando el apartamento. Tenían un mandato judicial para actuar así. Hawthorne me habló de Pat.

    Tras una pausa, Pete dijo:

    —Es una vergüenza.
    —No, yo creo que la cosa está bien así. Ahora sabemos exactamente en qué lugar nos encontramos tú y yo, y la relación que existe entre ambos. Tú no me necesitas en La Partida; Joe Schilling me reemplaza para ese fin. Ni tampoco me necesitas aquí, en casa. Volveré, pues, a mi propio grupo. Lo he decidido. —Y apuntó hacia el dormitorio, donde Pete pudo ver entonces dos maletas sobre la cama—. Quizá podrías ayudarme a bajarlas hasta el coche.
    —Deseo que te quedes —dijo Pete.
    —¿Para servir de burla?
    —Nadie se burlará de ti.
    —Claro que sí lo harán. Todos los componentes de Pretty Blue Fox lo hacen o lo harán más tarde. Y aparecerá en los periódicos.
    —Quizá sí —respondió Pete, que no había pensado en eso.
    —Si no hubiera descubierto el cadáver de Luckman, no me habría enterado de lo de Patricia Mc Clain. Y, si no hubiese conocido lo de esa mujer, yo habría tratado, y seguramente con éxito, de haber sido una buena esposa para ti. Así que puedes reprochar a quien haya matado a Luckman, el haber arruinado nuestro matrimonio.
    —Quizá ése sea el motivo por el que lo hicieron. Matar a Luckman.
    —Lo dudo mucho. Nuestro matrimonio no es cosa tan importante para el resto de la gente. ¿Cuántas esposas has tenido, en total?
    —Dieciocho.
    —Yo he tenido quince maridos —dijo Carol—. Eso hace treinta y tres combinaciones de varón y hembra. Y sin una suerte, como suele decirse, de ninguna de tales combinaciones...
    —¿Cuándo ha sido la última vez que has mordido el papel-conejo?

    Carol sonrió levemente.

    —Oh, lo hago con frecuencia. No podría resultar de nosotros. Es demasiado pronto todavía, ¿no crees?
    —Ahora, con ese nuevo tipo de papel-conejo de Alemania occidental... He leído lo publicado sobre el particular. Registra incluso un embarazo de una hora.
    —Es un alivio —dijo Carol—. Bien, de todos modos, no tengo ninguno de esa nueva clase; no tenía la menor idea de que existiera.
    —Conozco una farmacia que está abierta toda la noche —dijo Pete—. Está en Berkeley. Vamos allá y compremos un paquete de ese nuevo papel-conejo.
    —¿Por qué?
    —Siempre existe una oportunidad, una posibilidad. Y, si tuvimos suerte, espero que no desees romper nuestras relaciones matrimoniales.
    —Bien, de acuerdo —respondió Carol—. Toma mis dos maletas y llévamelas al coche. Iremos hasta esa farmacia de la que hablas. Si estoy embarazada, volveré nuevamente aquí contigo. En caso contrario, te diré adiós.
    —Estamos de acuerdo —respondió Pete. No había mucho más que añadir, y no podía forzarla a que permaneciese contra su voluntad.
    —¿Deseas realmente que me quede? —preguntó Carol mientras descendían hasta el coche.
    —Desde luego que sí.
    —¿Por qué?

    Lo cierto es que no sabía por qué.

    —Bien... —comenzó a farfullar.
    —Olvídalo —interrumpió Carol— y vete a tu coche. Sígueme con él, no tengo ganas de viajar contigo, Pete.

    Poco después se hallaba en pleno vuelo sobre San Rafael, siguiendo el rojo trazo luminoso de las luces de posición del auto-auto de Carol. Se sintió invadido de melancolía. Malditos policías; con haber disgregado el grupo tenían en la mano la posibilidad de huronear en las acciones de todos y de cada uno por separado. Pero no había que reprochar las cosas a la Policía, sino a él mismo. De no haberse enterado por ellos, lo habría hecho de cualquier otra forma. La verdad es que su vida se estaba complicando demasiado, pensó Pete. Demasiado para manejarse solo. Carol había recibido muy malas cartas desde que llegó al grupo Pretty Blue Fox. Primero, la llegada de Luckman; después su sustitución por Joe Schilling; más tarde el cadáver de Luckman acurrucado en la parte trasera de su coche. No era para maravillarse que ella quisiera irse de allí cuanto antes y para siempre. ¿Por qué tendría que desear quedarse Carol? No había realmente razón alguna para ello.

    Pronto estaban volando sobre la bahía y fueron reduciendo el círculo de vuelo hasta aterrizar suavemente en el aparcamiento próximo a la farmacia. Carol, un poco más adelante, esperó hasta que Pete salió de su coche y se aproximó a ella.

    —Hace una noche deliciosa —dijo Carol—. Conque solías vivir aquí... ¡Qué vergüenza haber perdido esto! Pero, por otra parte, si no lo hubieras perdido, nunca nos habríamos conocido, Pete...
    —Sí, así es —repuso Garden.

    Sí, en efecto, ni aquello habría sucedido, ni muchas otras cosas. Se encaminaron hacia el establecimiento.

    El efecto Rushmore de la farmacia les saludó al llegar. Eran los únicos clientes en aquel momento de la noche.

    —Buenas noches, señores —dijo la voz mecánica—. ¿En qué puedo serles útil?

    La obediente voz mecánica surgía de cien altavoces ocultos, repartidos por toda la sala profusamente iluminada. Toda la estructura tenía su atención concentrada en ellos dos.

    —¿Tiene noticias de una nueva clase de papel-conejo instantáneo? —preguntó ella.
    —Sí, señora —repuso inmediatamente—. Un nuevo descubrimiento científico de la A. G. Chemie de Bonn. Aquí lo tiene usted. —Y por un orificio existente en el extremo del mostrador de vidrio, apareció el paquete con el medicamento y se deslizó hasta detenerse frente a ellos—. Es el mismo precio que el antiguo, señores.

    Pete depositó el importe y el matrimonio salió nuevamente, hacia la zona desierta del aparcamiento.

    —Todo para nosotros —dijo Carol—. Este enorme lugar con mil luces y sólo poblado de circuitos Rushmore. Esta farmacia es algo espectral, una farmacia para los muertos...
    —¡Diablos! —exclamó Pete—. Hace mucho a favor de la vida que aún queda en el mundo. El único problema es que hay pocos seres vivos.
    —Quizá pueda haber uno más que añadir a la lista de los vivientes —dijo Carol, mientras desenvolvía el paquete y tomaba una tira de papel-conejo, que se puso entre los dientes y mordió—. ¿De qué color debe ponerse? ¿Igual que el viejo?
    —Blanco para la reacción negativa y verde cuando es positiva —contestó Pete.

    En la oscuridad reinante en el aparcamiento resultaba casi imposible distinguirlo. Carol abrió la puerta de su auto-auto; cuando la luz de la cúpula transparente del vehículo volador se encendió, inspeccionó la tira de papel.

    —Estoy embarazada, Pete —dijo Carol sin atreverse a creerlo—. ¡Hemos tenido suerte! —Y los ojos se le llenaron de lágrimas—. Esto es una bendición de Dios...; es la primera vez en toda mi vida que siento algo tan maravilloso como en este instante. —Y permaneció silenciosa, respirando con dificultad y con la mirada perdida.
    —¡Esto hay que celebrarlo! —exclamó Pete.
    —¿Tú crees?
    —¡Vamos a la radio y que lo propaguen por todo el mundo!
    —Oh... es fantástico —dijo Carol—. Sí, tienes razón, ésa es la costumbre. ¿No habrá alguien que se sienta envidioso de nosotros?

    Entrando en el coche, Pete puso en marcha el transmisor y conectó la onda especial de urgencia, con transmisión en toda la gama de ondas.

    —¡Hola, hola! —gritó—. ¿Quieren conocer una maravillosa noticia? Aquí es Pete Garden del Pretty Blue Fox de Carmel, en California. Carol Holt Garden y yo, que estamos casados hace sólo un par de días, hemos utilizado esta noche un papel-conejo de Alemania Occidental y...
    —Me gustaría estar muerta —dijo entonces Carol.
    —¿Cómo? ¿Qué dices? —Y Pete la miró fijamente sin dar crédito a sus oídos—. ¡Estás chiflada! ¡Éste es el acontecimiento más importante de nuestra vida! Añadimos una nueva vida a la población de la Tierra. Esto equilibra la pérdida de Luckman. ¿No es así? —Le cogió la mano y se la oprimió hasta que ella lanzó un gemido—. Vamos, vamos, señora Garden, di algo en el micrófono.
    —Me gustaría que todos ustedes tuvieran la misma suerte que yo he tenido esta noche.
    —¡Tienes mucha razón! Yo también lo deseo a todos cuantos nos escuchan —añadió Pete en el micrófono del equipo transmisor.
    —Bien, ahora deberemos permanecer juntos —comentó Carol con voz suave.
    —Pues claro que sí —convino Pete—. Es justo, es lo que habíamos decidido.
    —¿Y... qué hay sobre Patricia Mc Clain?
    —¡Al diablo con toda la gente que hay en el mundo, excepto tú! Excepto tú, yo y el niño que venga al mundo...
    —Sí... —repuso sonriendo—. Ahora, volvamos a casa.
    —¿Crees que estarás en condiciones de conducir? Mejor será que dejemos tu coche aquí y volvamos en el mío; yo conduciré. —Y dándose prisa acarreó las maletas hasta su propio coche y volvió para acompañarla tomándola por el brazo—. Vamos, siéntate y ponte cómoda. —Ocupó el puesto del piloto y se sujetó el cinturón de seguridad.
    —Pete —dijo ella—. ¿Te das cuenta lo que esto significa en términos de La Partida? —Carol se había vuelto pálida—. Todos los títulos de propiedad puestos en la banca nos pertenecen automáticamente. Pero, ¡ahora ya no hay Partida! No hay títulos en la banca por culpa de la policía. Pero debemos conseguir algo. Es preciso que miremos bien en el manual.
    —Está bien —repuso Pete, medio ausente, preocupado con conducir el auto-auto por el espacio.
    —Pete —dijo Carol—, quizá puedas recuperar Berkeley.
    —Creo que no hay ninguna oportunidad. Hubo, al menos, una Partida siguiente a esto, la que jugamos la pasada noche.
    —Es cierto. Tendremos que solicitarlo al Comité de Reglamento del Satélite Jay para que lo interpreten debidamente, supongo.

    Pete no se preocupaba de La Partida en aquel momento. La idea de tener un hijo, fuese varón o hembra, había borrado de su mente cualquier idea relacionada con la llegada de Luckman y su muerte, o con la disolución del grupo...

    «La suerte», pensó Pete. Y tan tarde en su larga vida. Teniendo ya ciento cincuenta años. Tras tantísimos intentos, tras los fracasos de tantas y tantas combinaciones genéticas...

    Con Carol a su lado condujo el auto-auto a través de la bahía de San Rafael en dirección a su apartamento.

    Cuando llegaron, Pete se dirigió hacia el botiquín del cuarto de baño.

    —¿Qué estás haciendo? —preguntó Carol, siguiéndolo a corta distancia.
    —Voy a celebrar esto. Voy a tomar la borrachera más grande que haya tomado en toda mi vida. —Sacó del botiquín cinco tabletas de Snoozex y, tras vacilar unos instantes, un puñado de comprimidos de metanfetamina—. Esto me ayudará —explicó a Carol—. Bien, adiós. —Se tragó las tabletas juntas y se dirigió hacia la salida del apartamento—. Es la costumbre. —En la puerta se detuvo unos instantes—. Cuando te enteras que vas a tener un hijo. Lo he leído. —La saludó gravemente y cerró la puerta tras él.

    Un momento después estaba de nuevo en su coche y salía disparado al cielo en busca del bar más próximo.

    «Dios sabe adónde voy y cuándo volveré —pensó—. Ciertamente que no lo sé... ni tampoco me preocupa lo más mínimo».

    —¡Juiooo! —gritó, loco de alegría conforme el coche tomaba altura.

    El sonido de su voz rebotó como un eco y volvió a gritar de nuevo.


    10


    Despertada de improviso en pleno sueño, Freya Gaines aproximó torpemente la mano al vidífono hasta encontrar el interruptor que abrió para recibir la comunicación.

    —¡Hola! —farfulló medio dormida, tratando de saber la hora. Miró al reloj de números luminosos próximo a la cama. Eran las tres de la madrugada. Las facciones de Carol Holt Garden se formaron en la pequeña pantalla.
    —Freya, ¿has visto a Pete? —preguntó, con voz llena de ansiedad—. Salió y todavía no ha vuelto. Estoy terriblemente preocupada y no puedo conciliar el sueño.
    —No —respondió Freya—. Por supuesto que no lo sé. ¿Lo ha dejado la Policía en libertad?
    —Salió bajo fianza. ¿Tú tienes... alguna idea de los lugares que suele frecuentar durante la noche? Los bares están todos cerrados a esta hora. He esperado hasta las dos, pensando que, como mucho, volvería a las dos y media; pero...
    —Trata de encontrarlo en el Blind Lemon de Berkeley —dijo Freya y comenzó a cortar la comunicación. «Quizá esté muerto —pensó—. Puede haberse arrojado de cabeza en algún puente o haberse estrellado con el coche...».
    —Es que está celebrándolo —dijo Carol.
    —¿Celebrando, qué?
    —Estoy embarazada.

    Completamente despierta por el choque recibido en aquel instante, Freya le respondió:

    —Ya comprendo. Es sorprendente. Tan pronto... Tendrás que haber usado esa nueva clase de papel-conejo alemán, supongo.
    —Sí. Mordí una tira esta misma noche y se volvió verde; por eso Pete se ha marchado del apartamento. Me gustaría que volviese. Es tan emocional, y con esas crisis depresivas y suicidas que tiene, ya sabes...
    —Tú estás preocupada con tus problemas y yo con los míos —concluyó Freya—. Enhorabuena, Carol. Espero que sea un niño. —Y apagó la pantalla nerviosamente.

    «¡El muy bastardo!», pensó Freya, furiosa y llena de amargura incontenible. Y continuó en la cama, de espaldas, con los ojos clavados en el techo y los dientes apretados, luchando por no llorar. «Lo mataría —se dijo a sí misma—. Espero que esté muerto y que nunca vuelva más con ella». ¿Vendría allí?, Freya se incorporó en la cama de un salto ante la repentina idea de que así pudiera suceder. ¿Qué ocurriría de hacerlo? A su lado, en la cama, Clem Gaines continuaba roncando como un oso. Si Pete aparecía por allí, no debería permitirle entrar: no quería volverlo a ver más en su vida.

    Pero, reflexionando, llegó a la conclusión, animada por alguna razón, de que Pete nunca volvería por su apartamento. No, no iría a buscarla. Sería a la última persona a quien iría a buscar.

    Encendió un cigarrillo y se sentó en la cama, fumando y mirando fijamente al vacío.


    —Señor Garden —dijo el vug—, ¿cuándo fue la primera vez que comenzó usted a notar esas sensaciones vacías de sentido, como si el mundo que le rodea fuese algo irreal?
    —Pues tanto tiempo como puedo recordar.
    —¿Cuál ha sido su reacción?
    —La de una depresión, por lo general. Me habré tomado millares de tabletas de amitriptilina, que sólo producen un efecto temporal y pasajero.
    —¿Sabe usted quién soy yo? —preguntó el vug.
    —Veamos —dijo Pete, pensando. El nombre de doctor Pelphs le rondaba por la cabeza.— Doctor Pelphs, Eugen Pelphs —dijo con la esperanza de acertar.
    —Casi acertó usted, señor Garden. Soy el doctor E. R. Philipson. Bien, ¿y cómo hizo para dar conmigo? ¿Puede recordarlo?
    —¿Que cómo pude dar con usted? Pues... porque estaba usted allí. Es decir, aquí.
    —Saque la lengua.
    —¿Por qué?
    —Como si fuese una mueca de falta de respeto.
    —¡Aaaah...!
    —No es preciso ningún comentario adicional; la cosa está clara. ¿Cuántas veces ha intentado usted suicidarse?
    —Cuatro —repuso Pete—. La primera teniendo veinte años; la segunda, a los cuarenta. La tercera...
    —No es preciso que continúe. ¿Cuán cerca estuvo usted de tener éxito?
    —Muy cerca, sí, señor. En especial la última vez.
    —¿Y qué fue lo que le detuvo?
    —Una fuerza mayor que mi propia voluntad.
    —Tiene gracia —murmuró el vug con una risita burlona.
    —Me refiero a mi esposa. Betty, sí, era ése su nombre. Betty Jo. Ella y yo nos encontramos en la tienda de discos antiguos de Joe Schilling. Betty Jo tenía unos pechos firmes y duros como melones. ¿O se llamaba Mary Anne?
    —Su nombre no era Mary Anne —dijo el doctor E. R. Philipson—, porque está usted refiriéndose ahora a la chica de dieciocho años, hija de Patricia Mc Clain, y ella nunca ha sido su esposa. Yo no estoy calificado para estimar sus pechos. Ni los de su madre. En cualquier caso, usted apenas la conoce; todo lo que sabe de ella es que es una devota de ese cantante de la televisión Nats Katz, a quien usted no puede soportar. Usted y ella no tienen nada en común.
    —Miente usted como un rufián —exclamó Pete.
    —No estoy mintiendo. Me estoy encarando con la realidad, cosa que usted no puede hacer, y por eso se encuentra usted aquí. Está usted inmerso en un intrincado y formidable sistema de evasión mental de enormes proporciones. Usted y la mitad de sus amigos de La Partida. ¿Quiere usted realmente escapar de semejante estado?
    —No..., quiero decir, sí. Sí o no, ¿qué importa eso? —Y sintió que el estómago le daba un vuelco—. ¿Me puedo marchar ahora? Creo que he gastado todo mi dinero.
    —Aún le quedan a usted solamente veinticinco dólares de tiempo —dijo el vug.
    —Preferiría tener esos veinticinco dólares.
    —Eso hace surgir un delicado punto de ética profesional, con respecto a lo que me ha pagado.
    —Bien, devuélvame ese dinero.

    El vug dejó escapar un suspiro, resignado.

    —Esto es una partida de ajedrez en tablas. Más vale que yo tome una decisión por ambos. ¿Puedo brindarle aún ayuda por valor de veinticinco dólares? Eso depende de lo que usted desee. Se encuentra usted en una situación de una dificultad que aumenta progresivamente. Probablemente podrá matarle en breve, como le ocurrió a Luckman. Tenga un especial cuidado con su esposa, ahora embarazada; ella es extremadamente frágil y sensible en estos momentos.
    —Bien, lo haré, lo haré.
    —Lo mejor que puede usted hacer, señor Garden, es inclinarse al imperativo del tiempo. Existe poca esperanza de que pueda usted lograr mucho, en realidad; en algunos aspectos, comprende correctamente las circunstancias. Pero físicamente, usted está desprovisto de fuerza. ¿A quién puede dirigirse? ¿A E. B. Black? ¿Al señor Hawthorne? Podría intentarlo. Ellos podrían ayudarle; pero puede que no lo hagan. Ahora, con respecto al sector perdido de su memoria...
    —Sí —repitió Pete—, el sector perdido de mi memoria. ¿Qué hay con respecto a eso?
    —Usted ya lo ha reconstruido muy bien con los efectos Rushmore de los diversos mecanismos. Por tanto, no se inquiete tanto.
    —Pero, ¿maté yo a Luckman?
    —Ja, ja —dijo el vug—. ¿Cree usted que voy a decírselo yo? ¿Es que se ha vuelto loco de remate?
    —Quizá sea así —dijo Pete—. Tal vez yo sea un ingenuo. —Y volvió a sentirse mal, peor que antes todavía—. ¿Dónde está el servicio para caballeros? ¿O podría decir el servicio para humanos?

    Miró a su alrededor tratando de hallar un indicio. Todos los colores de las cosas que lo rodeaban aparecían totalmente cambiados y extraños y cuando trató de andar, se sintió ingrávido o casi sin peso en el cuerpo. Demasiado ligero. No estaba en la Tierra. No era un G de gravedad lo que tiraba de él; era sólo una fracción.

    Y pensó: «Estoy en Titán».

    —La segunda puerta a la izquierda —le dijo el médico vug.
    —Gracias —contestó Pete, marchando con cuidado para no flotar en el ambiente y darse en pleno vuelo con algunas de las blancas paredes—. Escuche, ¿qué hay de Carol? Sepa que nada tiene significado para mí excepto la madre de mi hijo.
    —Nada tiene significado, ha dicho usted —dijo el vug—. Una broma y bastante pobre por cierto. Estoy comentando simplemente el estado de su mente actual. «Las cosas raramente son lo que parecen. La leche descremada se disfraza de nata». Un hermoso dicho del humorista terrestre W. S. Gilbert. Le deseo suerte y sugiero que se entreviste con E. B. Black; es persona dispuesta a colaborar. Puede confiar en él. No estoy tan seguro respecto a Hawthorne. —El vug le habló en tono más alto—. Y... cierre la puerta del cuarto de baño cuando entre, para que no lo oiga. Me siento a disgusto cuando un terrestre está enfermo.

    Pete cerró la puerta. ¿Cómo podría salir de allí?, fue la primera idea que concibió al entrar en la habitación. Era preciso escapar de allí. Pero, ante todo, ¿cómo había llegado a Titán? ¿Cuánto tiempo hacía? Días... semanas, tal vez. «Tengo que volver a casa con Carol. Han podido matarla a estas horas, tal como hicieron con Luckman». Pero... ¿Ellos? ¿Quiénes? No lo sabía. Alguien debía de habérselo explicado de algún modo. ¿Habría valido la pena el gasto de aquellos ciento cincuenta dólares? Era responsabilidad suya, no de ellos, recordar lo que le habían dicho.

    Se fijó en una ventana abierta en la parte superior de una pared. Acercó el voluminoso recipiente metálico de toallas de papel, lo puso bajo la ventana y se subió encima. La ventana estaba atorada por la pintura. Descargó con fuerza su cuerpo contra el marco de madera hasta que, con un crujido, la ventana se abrió. Había el suficiente espacio. Sin pensarlo más saltó por ella y se dejó caer. La oscuridad lo envolvía por todas partes, la oscura noche de Titán. Caía... caía oyendo cómo el aire silbaba contra su cuerpo, como si fuese una pluma o más bien como un insecto con una gran superficie en proporción a su pequeña masa. Intentó gritar, pero sólo oyó el silbido de se caída.

    Tropezó a los pocos instantes con el suelo y rebotó. Quedó tendido con un intenso dolor en las piernas y en los pies. Le pareció haberse roto un tobillo. Cojeando, se puso en pie. Estaba en una callejuela empedrada llena de cubos de basura; se dirigió renqueando hacia una calle bien iluminada. A su derecha advirtió un anuncio rojo de neón. Era el Plaza Dave, un bar. Había conseguido escaparse de allí, dejándose sólo el sombrero. Se apoyó contra la pared, esperando que se le amortiguara el dolor del tobillo.

    Un policía automático pasó y su circuito Rushmore le habló:

    —¿Se encuentra bien, señor?
    —Oh, sí, gracias. Me había detenido un momento, por una necesidad imperiosa, ya sabe... Gracias de todos modos. —El policía automático dio la vuelta y se marchó.

    «¿En qué ciudad me encuentro?», se preguntó Pete totalmente confuso y extraviado. El aire húmedo olía a cenizas. ¿Chicago? ¿San Luis? El aire era tibio y pegajoso, muy lejos del aire limpio de San Francisco. Se encaminó con dificultad calle abajo alejándose del bar. El vug del interior continuaría allí gorroneando tragos, esquilmando a los clientes terrestres, engañándolos con sus maneras educadas. Se echó mano en busca del portamonedas del pantalón. Había desaparecido. ¡Dios Santo! Pensó en el abrigo; pero lo tenía puesto. Menos mal. Aquellas píldoras que había tomado debieron de haberse mezclado con la bebida ingerida; allí estaba el problema. Pero estaba bien, no estaba herido; sólo un tanto magullado y dolorido. Pero se encontraba perdido. Se habría perdido a sí mismo y había perdido el coche.

    —¡Coche! —llamó, tratando de alertar a su auto-auto, a su mecanismo especial del efecto Rushmore que a veces solía responder, aunque en otras no. Era cuestión de suerte.

    Vio llegar unas luces; un par de focos le iluminaron. Su coche rodó a lo largo del bordillo de la acera y se detuvo.

    —Aquí estoy, señor Garden.
    —Escucha —dijo Pete, manoteando para encontrar el tirador de la puerta—. ¿Dónde estamos, por todos los diablos?
    —En Pocatello, Idaho.
    —¿Es posible?
    —Es la verdad, señor Garden. Puedo jurárselo.
    —Hablas con mucha claridad para ser un circuito Rushmore, ¿no crees?

    Abrió la puerta del auto-auto y entrecerró los ojos, parpadeando ante la súbita claridad de la luz de la cúpula transparente. Atemorizado por una repentina sospecha, escudriñó el interior.

    Alguien estaba sentado tras los controles.


    —¡Adelante, señor Garden! —dijo la figura intrusa del coche.
    —¿Por qué?
    —Le conduciré a donde quiere ir.
    —Yo no quiero ir a ninguna parte —dijo Pete—. Quiero permanecer aquí.
    —¿Por qué me mira con ese aire tan extraño? ¿No recuerda haber venido a buscarme? Fue idea suya venir a esta ciudad y a diversas otras, realmente.

    Ella soltó la risa. Era una mujer, advirtió Pete.

    —¿Quién diablos es usted? No la conozco.
    —¡Vaya! Claro que sí me conoce. Nos encontramos en la tienda de Joe Schilling, en Nuevo México.
    —Mary Anne Clain —murmuró Pete. Y entró para tomar asiento junto a ella.
    —Estaba usted celebrando el embarazo de su esposa —dijo Mary Anne con calma.
    —Pero, ¿qué ha ocurrido para que te encuentres aquí?
    —Primero, fue usted a nuestro apartamento del Condado de Marin. Yo no estaba allí, porque estaba en ese momento en San Francisco, consultando unos libros en la biblioteca. Mi madre se lo dijo y usted voló a San Francisco, a la biblioteca, y allí me recogió. Entonces nos dirigimos hacia Pocatello, porque tuvo usted la idea de que una chica de dieciocho años podría entrar en un bar de Idaho, puesto que en San Francisco no era posible.
    —¿Y tuve razón?
    —No. De modo que entró usted solo al Plaza Dave, y yo me he quedado sentada en el coche esperándolo. Hasta ahora en que ha asomado usted por aquella callejuela llamando al coche.
    —Ya comprendo. —Y se recostó en el respaldo del asiento—. Me siento enfermo. Desearía volver a casa.
    —Lo llevaré a su hogar, señor Garden —dijo la chica. El coche se alzó suavemente contra el cielo y Pete Garden cerró los ojos.
    —¿Cómo es que me he visto mezclado con ese vug? —preguntó pasados algunos instantes.
    —¿Qué vug?
    —En el bar, supongo. Ese doctor... Philipson.
    —¿Y cómo quiere que lo sepa? Yo no estuve allí.
    —Bien. ¿Viste algún vug adentro? ¿Pudiste mirar el interior?
    —Vi el interior, cuando entré en el bar en un principio, y no había ningún vug. Pero me hicieron salir enseguida.
    —Soy una bestia —dijo Pete—. Yo bebiendo en el bar, mientras tú esperabas sentada en el coche. ¡Espantoso!
    —No me ha importado, en absoluto —dijo Mary Anne—. Tuve una agradable conversación con el dispositivo Rushmore entre tanto. Aprendí muchas cosas sobre usted. ¿No es así, coche?
    —Así es, señorita Mc Clain —repuso el coche.
    —Me aprecia. Todos los efectos Rushmore me tienen simpatía —afirmó la chica—. Los hechizo. —Y soltó una graciosa risa cantarina.
    —No hay duda —dijo Pete—. ¿Qué hora es?
    —Sobre las cuatro.
    —¿De la madrugada? —Apenas si podía creerlo. ¿Cómo era que el bar estaba todavía abierto? No permitían a ninguno estar abierto a semejante hora en ningún Estado.
    —Quizá habré mirado mal el reloj —dijo la chica.
    —No. Lo has visto bien —dijo Pete—. Hay algo que va mal, terriblemente mal en todo esto.
    —Ja, ja —dijo ella.

    Pete miró a la chica. Pero en el puesto de piloto del coche aparecía sentada la informe figura de un vug.

    —Coche —preguntó Pete—. ¿Quién está sentado en el mando? Dímelo; por favor.
    —Mary Anne Mc Clain, señor Garden —repuso el efecto Rushmore.

    Pero el vug continuaba sentado. Podía verlo perfectamente.

    —¿Estás seguro?
    —Positivamente seguro.
    —Como le dije antes —dijo el vug—, yo hechizo a los circuitos Rushmore.
    —¿Adónde vamos? —preguntó Pete.
    —A su casa. Lo llevo con su esposa Carol.
    —¿Y después, qué?
    —Después, yo me iré a la mía a acostarme.
    — ¿Quién es usted? —preguntó a la cosa allí sentada.
    —¿Qué es lo que piensa? Ya me está viendo. Puede referírselo a cualquiera, al señor Hawthorne el detective, o mejor todavía a E. B. Black. Cualquiera de ellos lo echará a patadas.

    Pete cerró los ojos.

    Cuando volvió a abrirlos, la que estaba sentada a los mandos del coche volador era nuevamente Mary Anne Mc Clain.

    —Tenías razón —le dijo al coche—. ¿O no la tenías?

    «Dios —pensó—. Me gustaría estar ya en casa. Ojalá no hubiera salido esta noche. Estoy realmente asustado. Joe Schilling podría ayudarme».

    —Llévame a casa de Joe Schilling. Mary Anne o como te llames.
    —¿A esta hora de la noche? Está usted loco.
    —Es mi mejor amigo. En todo el mundo.
    —Serán las cinco de la madrugada cuando lleguemos allá.
    —Se alegrará de verme —dijo Pete—. Y mucho más, al darle ciertas noticias.
    —¿De qué se trata? —preguntó Mary Anne.
    —Ya lo sabes —dijo con precaución—. Es sobre Carol. Y sobre el niño.
    —Ah, sí —repuso la joven moviendo la cabeza—. Como dijo Freya, espero que tengan un niño.
    —¿Freya dijo eso? ¿A quién?
    —A Carol.
    —¿Cómo lo sabes?
    —Usted telefoneó a Carol desde el coche antes de llegar al Plaza Dave, queriendo asegurarse que ella se encontraba bien. Ella estaba trastornada. Usted le preguntó por qué y ella dijo que había llamado a Freya, preguntando por usted, y que Freya le había dicho eso.
    —¡Al diablo con Freya!
    —No le reprocho por pensar así. Esa mujer es un tipo esquizoide y dura. Hemos estudiado eso en psicología.
    —¿Te gusta el estudio?
    —Me encanta.
    —¿Crees que te interesarían las cosas de un viejo como yo de ciento cincuenta años?
    —No es usted tan viejo, señor Garden. Sólo está un poco aturdido. Se sentirá mejor cuando llegue a su apartamento. —Y le dirigió una breve sonrisa.
    —Todavía soy potente —afirmó Pete—. Ahí está como testimonio el embarazo de Carol. ¡Juiii! —gritó como un chiquillo.
    —Hay que dar tres gritos —dijo Mary Anne—. Es maravilloso: un terrestre más en el mundo. ¿No es un encanto?
    —Nosotros no solemos hablar de terrestres, hablamos de gente. Has cometido un error.
    —Oh —exclamó Mary Anne sin inmutarse—. Equivocación anotada.
    —¿Forma tu madre parte de esto? ¿Es por eso por lo que no quiso que la Policía le investigase la mente?
    —Puede que sí.
    —¿Cuántos hay mezclados en esto?
    —Oh, millares —dijo Mary Anne... o el vug, porque, a pesar de su apariencia, Pete estaba seguro de que era un vug—. Sí, hay miles y miles, por todo el planeta.
    —Pero no en todas partes —dijo Pete—; porque tú tienes todavía que esconderte de las autoridades. Creo que tendré que decírselo a Hawthorne.

    Mary Anne se puso a reír.

    Pete alargó la mano hacia la guantera del coche y buscó algo.

    —Mary Anne quitó el revólver —dijo el coche—. Tuvo miedo que la Policía lo detuviese a usted y lo descubriese; podrían llevarlo a la cárcel.
    —Eso es —dijo la chica.
    —Tu gente mató a Luckman. ¿Por qué?

    Ella se encogió de hombros.

    —Lo he olvidado. Lo siento.
    —¿Quién es el próximo?
    —La cosa.
    —¿Qué cosa?

    Mary Anne, con ojos chispeantes, le respondió:

    —La cosa que crece dentro de Carol. Mala suerte, señor Garden; no es un bebé.

    Pete cerró los ojos de nuevo. Lo próximo que supo fue que volaban cerca del área de la bahía.

    —Estamos casi en casa —dijo Mary Anne.
    —¿Vas a dejarme ir?
    —¿Por qué no?
    —No lo sé. —Pete se sentía enfermo realmente, acurrucado en su asiento del coche volador como un animal asustado y acorralado. Mary Anne no había dicho nada más, ni él tampoco. Que espantosa noche, Dios Santo, pensó para sí. Pudo haber sido maravillosa, en su primera suerte. Y en su lugar...

    Y ahora no era razonable considerar la posibilidad del suicidio, porque la situación se había hecho peor, demasiado mala para que aquél constituyera una solución. «Mis propios problemas son simplemente de percepción —comprobó—. De comprender bien las cosas y de aceptarlas como son. Lo que tengo que recordar es que ellos no están todos mezclados en el asunto. El detective E. B. Black no lo está, ni tampoco el doctor Philipson. Es preciso que consiga ayuda de alguien, en algún sitio, en cuanto me sea posible».

    —Está usted en lo cierto —afirmó Mary Anne.
    —¿Acaso eres telépata?
    —Me temo que lo sea, ciertamente.
    —Tu madre me dijo que no lo eras.
    —Mi madre le mintió a usted.
    —¿Es ese Nats Katz el centro de todo esto, quizá?
    —Sí.
    —Lo había pensado —dijo Pete, recostándose nuevamente sobre el respaldo del asiento, y tratando de no volver a sentirse mal como antes.
    —Bien, ya hemos llegado —dijo la chica, mientras el coche descendía y planeaba suavemente sobre la desierta calle de San Rafael—. Deme un beso —pidió— antes de irse.

    En la ventana del apartamento estaba la luz encendida y Carol debía estar allí esperándolo, salvo que se hubiese quedado dormida sin apagar la luz.

    —Un beso —dijo Pete como repitiendo el eco de las palabras de la chica—. ¿De veras?
    —Pues claro que sí —afirmó Mary Anne inclinándose hacia él en espera de la caricia.
    —No puedo.
    —¿Por qué no?
    —Porque no sé si eres tú o si eres una cosa en su lugar.
    —¡Ah, qué absurdo! —dijo Mary Anne—. ¿Qué le ocurre, Pete? ¡Está usted como perdido en un sueño permanente!
    —¿De veras lo crees así?
    —Sí —dijo mirándolo con exasperación—. Se drogó usted anoche y bebió como una bestia y estaba terriblemente excitado con Carol, además del miedo de la Policía. Ha estado usted alucinando como un loco en las últimas dos horas. Pensó usted que ese psiquiatra, el doctor Philipson, era un vug, y después, que yo también era otro vug. —Dirigiéndose al coche, Mary Anne preguntó al circuito Rushmore: ¿Soy un vug?
    —No, Mary Anne —respondió el efecto Rushmore.
    —¿Lo está viendo?
    —Sin embargo, no puedo hacerlo —insistió Pete—. Permíteme salir del coche. —Encontró la manecilla de la puerta y salió al exterior, temblándole las piernas—. Buenas noches, Mary Anne —le dijo.
    —Buenas noches.

    Pete se dirigió hacia la puerta principal del edificio. El coche dijo para que lo oyese:

    —Me tiene usted muy sucio y descuidado.
    —Es una lástima —repuso Pete sin volverse. Abrió la puerta con la llave, entró y cerró aquélla tras él.

    Cuando llegó a su apartamento, Carol lo esperaba en el umbral, vestida con un camisón corto y transparente de color amarillo.

    —Oí llegar el coche —dijo—. ¡Gracias a Dios que has vuelto! ¡Estaba tan preocupada por ti...! —Cruzó los brazos sobre el pecho, cohibida y se ruborizó—. Creo que debería haberme quedado vestida.
    —Gracias por haberme esperado —farfulló Pete. Pasó junto a Carol y se dirigió al cuarto de baño, donde se lavó las manos y la cara con agua fría.
    —¿Quieres que te prepare algo de comer o beber? Es tan tarde...
    —Una taza de café me vendría muy bien, gracias.

    Carol, en la cocina, dispuso café para ambos.

    —Hazme un favor, Carol —pidió Pete—. Llama a información de Pocatello y pregunta si el doctor E. R. Philipson se halla en la lista del vidífono.
    —Está bien. —Y Carol operó en el vidífono. Estuvo hablando unos instantes con una serie de circuitos homeostáticos y después cerró la comunicación.
    —Sí, lo está.
    —Estuve en su consulta —dijo Pete—. Y me costó ciento cincuenta dólares. Su tarifa es demasiado cara. ¿Te ha dicho el circuito si Philipson es un terrestre?
    —No me lo dijeron. Sólo me informaron de su número. —Carol le alcanzó la libreta.
    —Voy a llamar y a preguntar.
    —¿A las cinco y media de la mañana?
    —Sí. —Y marcó el número. Transcurrió algún tiempo y el teléfono, al otro extremo, llamaba una y otra vez. Finalmente, tras haber canturreado la canción de moda, Pete vio cómo se conformaba en la pequeña pantalla la cara humana del doctor Philipson.
    —¿Doctor Philipson? —preguntó Pete.
    —Sí. —El médico miró a Pete escrutadoramente y con cara de pocos amigos—. Ah, es usted...
    —¿Me recuerda usted?
    —Pues claro que sí. Usted es el cliente que me envió Joe Schilling; lo estuve viendo durante una hora al anochecer.

    «Joe Schilling —pensó Pete—. Pues no lo sabía».

    —Es usted un vug, ¿verdad?
    —¿Y me llama para eso?
    —Sí. Es algo muy importante.
    —No soy un vug —respondió el médico, y cerró el circuito.

    Pete se apartó del aparato.

    —Creo que me iré a la cama. Estoy destrozado —dijo a Carol—. ¿Y tú, estás bien?
    —Sí. Un poco cansada.
    —Vámonos a la cama, pues.

    Carol sonrió.

    —Está bien. Me alegro de veras que hayas vuelto; ¿sueles hacer siempre cosas como ésta de venir a casa a las cinco de la madrugada?
    —No.

    «Y nunca más volveré a hacerlo», pensó.

    Al sentarse en el borde de la cama y quitarse los zapatos, Pete encontró algo, un sobre de cerillas colocado en su zapato izquierdo, en el empeine. Dejó el zapato en el suelo, tomó el sobre, y colocó la cartulina bajo la lámpara para leer mejor lo que allí había escrito. Carol, al otro lado, se había acostado y era evidente que se había quedado dormida al instante.

    Sobre la cartulina había escritas a lápiz las siguientes palabras, de su puño y letra:

    Estamos totalmente rodeados por esos insectos felpudos de los vugs.


    Aquél había sido su gran descubrimiento de la noche. Su brillante descubrimiento. Lo escribió porque temió olvidarlo. Pero, ¿dónde lo había escrito? ¿En el bar? ¿De vuelta a la casa? Probablemente cuando lo descubrió, mientras charlaba con el doctor Philipson.

    —Carol —dijo a su esposa—. Ya sé quién mató a Luckman.
    —¿Cómo, quién? —dijo ella despertándose.
    —Todos nosotros, sin duda —afirmó Pete—. Los seis que perdimos la memoria: Janice Remington, Silvanus Angst y su mujer, Clem Gaines, la mujer de Calumine y yo; sí, lo hicimos bajo la influencia directa de los vugs. —Y le mostró la cartulina de las cerillas a su mujer—. Lee lo que escribí yo mismo aquí, para el caso de que no pudiese recordarlo, y de que volvieran a bloquearme la mente.

    Incorporándose en el lecho, Carol se fijó con detenimiento en el sobre de las cerillas y en la escritura.

    —«Estamos totalmente rodeados por vugs». Perdona, Pete; pero tengo que reírme de esto.

    Pete miró a su mujer ceñudo.

    —Ahora comprendo por qué has llamado a ese médico de Idaho y le has preguntado eso. Pero no es un vug; ya lo viste tú mismo en la pantalla y lo has oído.
    —Sí, eso es cierto —admitió.
    —¿Quién más es un vug? Ya que has escrito esto...
    —Mary Anne Mc Clain. Creo que el peor de todos ellos.
    —Oh, vaya —respondió Carol con un gesto—. Ya veo, Pete. Es con quien has estado esta noche. Ya trataba yo de imaginar quién sería, puesto que suponía que sería con alguien, con alguna mujer.

    Pete operó en el vidífono que tenía junto a la cama.

    —Voy a llamar a los dos detectives. Ellos no están mezclados en este asunto. No me extraña que Patricia Mc Clain no quisiera dejarse inspeccionar por los telépatas policías.
    —Pete, no lo hagas esta noche —dijo Carol alargando la mano y cortando el circuito.
    —Pero pueden venir por mí esta noche. En cualquier momento...
    —Mañana —insistió Carol con una sonrisa halagadora—. Por favor...
    —¿Podría llamar entonces a Joe Schilling?
    —Hazlo si quieres. Creo que no deberías hablar con la Policía, ahora, en el estado en que te encuentras. Sólo te proporcionarías más disgustos y te meterías en un mayor aprieto.

    Solicitó información y obtuvo el nuevo número que Joe Schilling tenía ahora en el Condado de Marin.

    A los pocos instantes, el rostro rubicundo de Joe apareció en la pantalla, con su barba y sus cabellos desordenados.

    —¿Sí? ¿Qué ocurre? Ah, Pete... Carol me llamó y me dijo que tenía buenas noticias, hablándome de la suerte que habían tenido. ¡Dios Santo! ¡Es fantástico!
    —Oye, Joe, ¿me has enviado tú a un tal doctor Philipson en Pocatello?
    — ¿Quién?

    Pete repitió el nombre y las facciones de Joe Schilling reflejaron su desconcierto.

    —Perdona, Joe —dijo Pete—. Te he despertado para una tontería.
    —Espera un momento —dijo Joe—. Escucha, hace unos dos años, cuando estuviste en mi tienda de Nuevo México, tuvimos cierta conversación. Déjame recordar... Me hablaste de algo relacionado con los efectos colaterales del uso del hidrocloruro de la metanfetamina. Me hablaste de ello y te llamé la atención sobre el particular; se había publicado un artículo en la revista Scientific American por un psiquiatra en Idaho; creo que se trata de ese Philipson al que ahora te has referido. Recuerdo muy bien que afirmaba que las metanfetaminas pueden precipitar un episodio psicótico.
    —Tengo muy mala memoria, Schilling.
    —Recuerdo, además, que tu teoría, como réplica, era que estabas tomando también trifluoperazina, un dihidrocloruro de cierta especie que compensaba esos efectos colaterales de las metanfetaminas.
    —Ya me he tomado esta misma noche un puñado de pastillas de metanfetamina de 7,5 miligramos.
    —¿Y te has emborrachado?
    —Sí.
    —¡Por las barbas de Satanás! ¿Recuerdas lo que decía Philipson en su artículo sobre la mezcla de las metanfetaminas y el alcohol?
    —Muy vagamente.
    —El uno potencia al otro. ¿Has tenido algún episodio psicótico, esta noche?
    —No demasiado importante. Tuve momentos de absoluta lucidez. Aquí lo tengo, Joe. Voy a leértelo. —Pidió a Carol que le diese la cartulina de las cerillas y leyó lo escrito relativo a los vugs—. Esto ha sido una revelación, Joe. Una experiencia mía. Sí, hay vugs que nos rodean por todas partes.

    Schilling permaneció silencioso un momento.

    —Oye, Pete. Quiero preguntarte algo más acerca de ese médico de Idaho. ¿Fuiste a verlo? ¿Me has llamado por eso?
    —Le pagué ciento cincuenta dólares por la consulta esta noche —dijo Pete—. En mi opinión, creo que mi dinero tiene más valor que todo eso.

    Tras unos instantes de silencio, Joe volvió a decirle por el vidíófono:

    —Te diré algo que te sorprenderá, quizá. Llama a ese detective, a Hawthorne.
    —Eso es lo que quería hacer; pero Carol no quería que lo hiciera.
    —Quisiera hablar con Carol —solicitó Joe.

    Incorporándose en la cama de forma de quedar frente a la pequeña pantalla, Carol habló a Schilling.

    —Estoy aquí, Joe. Si consideras que Pete debería llamar a ese detective...
    —Carol, conozco a tu marido desde hace muchos años. Ha tenido depresiones suicidas, regularmente. Para ser francos, querida, es un maníaco depresivo; sufre de una psicosis afectiva, periódicamente. Esta noche, a causa de la maravillosa noticia del niño, ha caído en una fase maníaca y creo que no es cosa de reprochárselo. Sé como se siente: es como si volviera a nacer. Quiero que llame a Hawthorne por una buena razón. Ese detective ha tenido más que ver con los vugs que cualquiera otra persona. Es inútil que yo hable de eso con Pete; yo no sé maldita la cosa sobre los vugs. Puede ser que se encuentren rodeándonos por todas partes. No voy a discutir con tu marido de esa cuestión, especialmente a las cinco y media de la mañana. Y sugiero que tú hagas lo mismo.
    —Está bien, Joe, gracias.
    —Pete —dijo Joe a su amigo—, recuerda lo que voy a decirte cuando hables con Hawthorne. Cualquier cosa que digas, puede tornarse contra ti en el juicio. Hawthorne no es ningún amigo, pura y simplemente. Por tanto, ándate con cuidado. ¿Está claro?
    —Sí —convino Pete—. Pero dime lo que piensas; ¿ha podido ser a causa de esa droga con el alcohol?
    —Dime tú a mí otra cosa —dijo Joe, soslayando la pregunta—. ¿Qué fue lo que dijo el doctor Philipson?
    —Una serie de cosas. Dijo, entre otras, que la situación me mataría como lo había hecho con Luckman. Y que tuviese un cuidado especial de Carol. Y, además, dijo... —Pete se detuvo—. Hay poco que yo pueda hacer para cambiar las circunstancias.
    —¿Parecía amistoso?
    —Pues sí. Aun cuando es un vug.

    Cortó la comunicación y esperó un momento hasta marcar el número de la Policía, en el servicio de urgencia. «Éste puede ser un amigo, que puede estar a mi lado», pensó.

    A la Policía le llevó veinte minutos localizar a Hawthorne. Durante aquel tiempo, Pete tomó más café y fue volviéndose más lúcido.

    —¿Hawthorne? —saludó, cuando la imagen de éste se formó en el aparato—. Lamento molestarle a usted tan tarde. Puedo decirle quién mató a Luckman.
    —Señor Garden, nosotros ya sabemos quién lo hizo. Tenemos la confesión. Por esa causa he estado en nuestra oficina de Carmel.
    —¿Quién, pues? ¿Uno de nuestro grupo?
    —No fue nadie del Pretty Blue Fox. Dirigimos nuestras investigaciones hacia la costa oriental, desde donde Luckman había salido. La confesión ha surgido de un alto empleado de Luckman, llamado Sid Mosk. Con todo, aún no ha sido posible establecer el motivo. Estamos trabajando en el asunto.

    Pete cortó la comunicación y se quedó sentado en el mayor silencio.

    Bien, ¿qué haría ahora? ¿Qué era lo que tenía que hacer?

    —Acuéstate —dijo Carol, mientras ella hacía lo propio.


    11


    Se despertó... y vio junto a su cama a dos figuras, las de un hombre y una mujer.

    —Quieto —ordenó Patricia Mc Clain, en voz baja, indicando a Carol.

    El hombre que la acompañaba le estaba apuntando con una pistola de agujas de fuego. Era un individuo al que no había visto jamás en su vida.

    —Si hace la menor resistencia, la mataremos a ella —dijo, apuntando a Carol—. ¿Comprendido?

    El reloj de la mesita de noche marcaba las nueve y media de una hermosa mañana, llena de sol y de luz que entraba a raudales por la ventana.

    —Está bien —contestó Pete—. Comprendido.
    —Vamos, levántate y vístete —le ordenó Patricia Mc Clain.
    —¿Dónde? ¿Aquí mismo frente a ustedes?

    Mirando al hombre que la acompañaba, Patricia hizo un gesto.

    —En la cocina. —Los dos lo siguieron, desde el dormitorio hasta la cocina, y Patricia cerró la puerta—. Quédate ahí mientras se viste. Yo vigilaré a su mujer —dijo, sacando una segunda arma de agujas de fuego y volviéndose hacia la alcoba—. No ofrecerá resistencia alguna, si sabe que su mujer está en peligro; lo he recogido de su mente. Es un sentimiento altamente pronunciado.

    Y mientras se vestía, aquel individuo totalmente desconocido vigilaba cuidadosamente a Pete Garden.

    —Su esposa tuvo suerte, ¿eh?

    Mirándole de reojo, Pete respondió:

    —¿Es usted el marido de Pat?
    —Eso es —repuso el individuo—. Allen Mc Clain. Me alegro de conocerle al fin, señor Garden. —Y le dirigió una breve sonrisa—. Pat me ha hablado mucho de usted.

    Poco después, los tres caminaban por el corredor en busca del ascensor del edificio.

    —¿Llegó bien a casa su hija esta noche? —preguntó Pete.
    —Sí —contestó Pat—. Muy tarde, desde luego. Lo que recogí de su mente era muy interesante. Afortunadamente no se durmió enseguida, se quedó despierta bastante tiempo, pensando. Así pude conocerlo.
    —Carol no se despertará todavía hasta dentro de una hora, al menos —dijo Allen Mc Clain—. Por tanto, no habrá problema de que informe de su desaparición. Lo menos hasta las once, no lo hará.
    —¿Cómo sabe usted que no se despertará? —preguntó Pete.

    Allen permaneció callado.

    —¿Es usted un premonitor?

    Tampoco hubo respuesta. Resultaba obvio que lo era.

    —No creo que intente escaparse —dijo Allen Mc Clain a su mujer—, indicando a Pete con un gesto—; al menos la mayoría de las posibilidades así lo indican. Una probabilidad contra cinco. Buena estadística, supongo.

    Llegaron al ascensor y presionaron el botón.

    —Ayer estabas preocupada con mi seguridad, y ahora esto —dijo Pete a Patricia, haciendo un gesto hacia las pistolas de agujas de fuego—. ¿Por qué tal cambio?
    —Porque, mientras tanto, saliste con mi hija —respondió Patricia—. Hubiera deseado que no hubiera sido así. Ya te advertí que era demasiado joven para ti y te advertí que te mantuvieras alejado de ella.
    —Sin embargo —recalcó Pete—, como pudiste leer en mi mente, yo había encontrado a Mary Anne sorprendentemente atractiva.

    El ascensor llegaba en aquel momento y las puertas se abrieron. En la puerta apareció el detective Hawthorne, quien, tras quedar boquiabierto un instante, intentó buscar algo dentro de su chaqueta.

    —El ser un premonitor es algo que ayuda siempre. Así nadie lo sorprende a uno —dijo Allen Mc Clain, y con la pistola de agujas de fuego disparó a la cabeza de Hawthorne.

    El detective recibió el impacto en el cráneo, se tambaleó golpeándose contra una de las paredes del ascensor y después cayó pesadamente al suelo.

    —Entra —ordenó Patricia a Pete. Tras él, entró ella y después su marido, y, con el cuerpo del detective muerto en el suelo, llegaron a la planta baja.

    Pete se dirigió al efecto Rushmore del ascensor:

    —Me han raptado a la fuerza y han matado a un detective. ¡Pida socorro!
    —Cancele esa petición —ordenó de inmediato Patricia—. No necesitamos ninguna ayuda. Gracias.
    —Está bien, señorita —repuso obedientemente el efecto Rushmore.

    Se abrieron las puertas del ascensor y los Mc Clain salieron tras Pete, atravesaron el vestíbulo y se dirigieron a la calle.

    Dirigiéndose a Pete, Patricia Mc Clain, dijo:

    —¿Sabías por qué estaba Hawthorne en el ascensor, subiendo hasta tu piso? Te lo diré. Iba a detenerte.
    —No —respondió Pete—. Me dijo en el vidífono la pasada noche que acababan de saber quién era el asesino de Luckman, un individuo de la costa oriental.

    Los Mc Clain se miraron el uno al otro, sin decir nada.

    —Habéis matado a un hombre inocente —añadió Pete.
    —No lo era ese Hawthorne. Hubiera deseado cazar al mismo tiempo a su compañero E. B. Black. Pero quizá lo hagamos más tarde.
    —Esa condenada Mary Anne —dijo Allen, al llegar al coche aparcado en el bordillo—. Alguien debería retorcerle el cuello. —El coche alzó el vuelo y ganó altura en la hermosa mañana de California—. Esa edad suya es terrible. Cuando se tienen dieciocho años, se cree saberlo todo y poseer la certidumbre de todas las cosas. Y después, al llegar a los ciento cincuenta, comprendes que no sabes nada.
    —Tú no lo sabes aún; sólo tienes in leve indicio —dijo Patricia, que se había sentado tras Pete apuntándole con el arma mortal.
    —Quisiera hacer un trato con ustedes —dijo Pete—. Quiero estar seguro que Carol, y el niño permanecerán seguros y que nada va a ocurrirles. Conmigo pueden hacer lo que quieran, si...
    —Ya has hecho el trato —lo interrumpió Patricia—. Carol y la criatura estarán seguras. Por tanto, no tienes que preocuparte por ellas. De todos modos, la última cosa que haríamos sería molestarlos para nada.
    —Así es —confirmó Allen, quien dirigiéndose a Pete le preguntó sonriente—: ¿Qué tal se siente cuando tiene suerte?
    —Ya debería saberlo —respondió Pete—: Ustedes han conseguido más hijos que cualquier otra pareja de California.
    —Así es —dijo Allen—. Pero han pasado ya más de dieciocho años desde la primera vez; sí, muchos años realmente. Pero usted se salió de rosca anoche, ¿verdad? Mary Anne dijo que estuvo en trance. Absolutamente ciego.

    Peter calló. Mirando hacia abajo, trató de captar la dirección del coche volador. Parecía que se dirigía tierra adentro, hacia el cálido valle de la región central de California, con las sierras a lo lejos. Hacia las sierras totalmente desoladas y desérticas, donde no vivía un alma.

    —Dinos algo más acerca del doctor Philipson —solicitó Patricia de Pete Garden—. Pude captar algunos pensamientos mal formados. Lo llamaste anoche al llegar a casa, ¿no es así?
    —Sí.

    Dirigiéndose a su marido, dijo Pat:

    —Pete llamó y preguntó si el doctor Philipson... era un vug.
    —¿Y qué respondió?
    —Dijo que no era ningún vug —continuó Patricia—. Después llamó a Joe Schilling, para darle la noticia de que estamos totalmente rodeados por los vugs; así fue como Joe Schilling le sugirió que llamara a Hawthorne. Y eso fue lo que hizo. Por eso el detective llegó a verle esta mañana.
    —Le diré a usted a quién debió haber llamado, en vez de a ese detective —dijo Allen—. A su abogado, Laird Sharp.
    —Demasiado tarde ahora —opinó Patricia—. Aunque es posible que nos encontremos con Sharp en cualquier momento. Puedes hablar con él, Pete. Cuéntale todo lo sucedido, cómo y de qué manera somos como una pequeña isla rodeada por un mar poblado de criaturas no terrestres. —Y se puso a reír, al igual que su marido.
    —Creo que estamos asustándolo —insinuó Allen Mc Clain.
    —No —afirmó Patricia—. He observado su mente y no está asustado, al menos no del modo en que lo estaba anoche. —Dirigiéndose a Pete dijo—: Fue como una prueba para ti, ese viaje de vuelta a casa con Mary Anne, ¿verdad? Te apuesto a que jamás volverás a tener otro en toda tu vida. —Y volviéndose a su marido—: Sus dos esquemas de referencias mentales iban de un lado a otro; primero vio a Mary Anne como a una atractiva chica de dieciocho años, y como terrestre, y después se le aparece como...
    —¡Cállate de una vez! —restalló Pete salvajemente.
    —Y pudo haber sido así —continuó Patricia—. Una amorfa masa de citoplasma tejiendo una red ilusoria... Pobre Pete Garden. Esto acaba con tus deseos de aventuras amorosas, ¿no es así? Primero no pudiste encontrar un bar en donde pudieran servir a Mary Anne y después...
    —¡Ya está bien! —interrumpió su marido—. Ya es bastante. Esa rivalidad tuya por Mary Anne os hace daño a las dos. No deberías establecer competencia alguna con nuestra hija.
    —Está bien... —dijo Pat, y silenciosamente encendió un cigarrillo.

    Bajo el coche volador, las sierras se deslizaban lentamente. Pete observaba cómo iban quedándose atrás.

    —Es mejor que llames —aconsejó Pat a su marido.
    —De acuerdo. —Y manipuló en el transmisor—. Aquí Dark Horse Ferry, llamando a Sea Green Lamb. Contesta, Sea Green Lamb. Contesta, Dave...

    Una voz respondió en la radio.

    —Aquí Dave Mutreaux. Estoy en el motel Dig Inn, en Sparks, aguardando vuestra llegada.
    —De acuerdo, enseguida estamos ahí. Dentro de cinco minutos. —Allen cerró la transmisión—. Todo arreglado —dijo a su mujer—. Creo poder preverlo. No habrá complicaciones.
    —Espléndido —contestó Patricia.
    —Y a propósito —dijo Allen dirigiéndose a Pete Garden—, Mary Anne estará allí; irá directamente en su propio coche. Habrá otras muchas personas, a una de las cuales ya conoce usted. Eso será muy interesante para usted, Garden. Todas son psiónicas. Mary Anne no es una telépata, como su madre, a pesar de lo que ella dijo. Se comportó irresponsablemente. La mayor parte de lo que le contó fue un cuento chino. Por ejemplo, cuando le dijo...
    —Ya es bastante —interrumpió enérgicamente Patricia.

    Allen se encogió de hombros.

    —Lo sabrá dentro de media hora; también lo preveo.
    —Es que me pones nerviosa, eso es todo. Prefiero esperar hasta que lleguemos al motel Dig Inn. —Se dirigió a Pete—: A propósito, hubiera sido muchísimo mejor que la hubieras besado anoche, según te lo había pedido.
    —¿Por qué? —preguntó Pete.
    —Te habrías enterado entonces de lo que era. De todas formas, ¿cuántas oportunidades tendrás en tu vida de poder besar a chicas tan impresionantes como ella? —Y su voz resultaba amarga y resentida como de costumbre.
    —Te estás amargando la vida por nada —dijo Allen irritado—. ¡Diablos! Me molesta verte así, Pat...
    —A lo mejor puedo hacerlo más tarde con Jessica, cuando sea mayor —dijo Pete.
    —Lo sé —respondió Allen malhumorado—. Puedo preverlo aun sin mi capacidad especial.


    El coche aparcó en la fina arena de la pequeña explanada del exterior del motel Dig Inn. Sin dejar de apuntarle con las mortales armas de las agujas de fuego, los Mc Clain obligaron a Pete a salir del auto-auto y dirigirse hasta el edificio de adobe, de una sola planta, construido al estilo español.

    Un individuo de largos miembros, correctamente vestido y de mediana edad, los estaba esperando y se aproximó a ellos saludando afectuosamente a los Mc Clain:

    —¡Hola, Mc Clain! ¡Hola, Pat! —Luego miró a Pete—. Ah, el señor Garden, que fue propietario de Berkeley. ¿Sabe usted? Estuve a punto de jugar en su grupo, en Carmel. Pero, lamento decirlo, me asustaron demasiado con la amenaza del electroencefalógrafo. —Dejó escapar una risita entre dientes y continuó—: Soy David Mutreaux, antiguo componente del alto personal de Jerome Luckman. —Ofreció la mano a Pete Garden, que éste rehusó, sin una palabra—. Bien —continuó Mutreaux hablando muy lentamente—, se ve que no comprende bien la situación, señor Garden. Con todo, estoy un tanto confuso sobre lo ocurrido y lo que pueda sobrevenir muy pronto. Serán los años, supongo. —Se dirigió entonces hacia la puerta del motel—. Mary Anne estará aquí dentro de unos minutos. Está bañándose en la piscina.

    Con las manos en los bolsillos, Pat se dirigió hacia la piscina y permaneció observando a su hija.

    —Si pudieran leer en mi mente —dijo sin referirse a nadie en particular—, podrían ver la presencia de la envidia. —Se alejó de la piscina y se dirigió a Pete Garden—. ¿Sabes, Pete?, cuando te encontré por primera vez, perdí algo de eso. Eres una de las criaturas más inocentes que jamás haya conocido en toda mi vida. Me ayudaste a purgar y esclarecer el lado en sombras de mi personalidad, como dicen Jung y también tu amigo Joe Schilling. A propósito, ¿qué tal está Joe? Me alegré de verlo de nuevo anoche. ¿Qué tal le cayó despertarse a las cinco y media de la madrugada?
    —Me felicitó —dijo Pete —por la suerte que habíamos tenido.
    —Ah, sí —intervino entonces Mutreaux jovialmente, dándole unas palmadas a Pete en la espalda—. Muchas felicidades y mi enhorabuena por ese embarazo de su esposa.
    —Fue un desagradable comentario el que hizo a Carol tu ex mujer, Freya Gaines, respecto a que «esperaba que fuera un niño» —dijo Patricia—. Y a esa hija mía le encantó; supongo que esa vena de crueldad la ha heredado de mí. Pero no hay que reprocharle mucho a Mary Anne lo que dijo anoche, Pete, porque la mayor parte de lo que experimentaste estuvo muy lejos de ser por culpa de la chica; eso estaba en tu propia mente. Estabas alucinando. Joe Schilling tenía razón en lo que te dijo: las anfetaminas fueron las responsables. Tuviste sencillamente una oclusión psicótica de la mente.
    —¿De veras?

    Ella lo miró fijamente.

    —Sí, así fue.
    —Lo dudo.
    —Bien, pasemos al interior —dijo Allen Mc Clain. Y poniéndose las manos en forma de bocina, llamó—: ¡Mary Anne, sal ya fuera de la piscina!

    Aproximándose al borde, la chica respondió:

    —¡Vete al infierno!

    Mc Clain se acercó más a ella.

    —Tenemos asuntos de que tratar, vamos, entra ya. Eres mi hija.

    Una bola de agua saltó de la piscina y, dando una vuelta graciosamente por el aire, cayó sobre la cabeza de Allen Mc Clain, mojándole la cara y el pecho. Allen saltó hacia atrás mascullando una serie de maldiciones.

    —¡Vaya, creía que eras todo un premonitor! —dijo Mary Anne riendo a carcajadas—. Pensé que nadie podría cojerte por sorpresa.

    La chica subió por la escalerilla de la piscina y apareció con su esbelto cuerpo mojado a la luz de aquella radiante mañana californiana. Se dirigió hacia una silla próxima y recogió una toalla de baño.

    —¡Hola, Pete Garden! —saludó acercándose a él—. Da gusto verte otra vez ahora que no estás mal del estómago; anoche tenías un color verdoso en la cara como si fuera de musgo. —Y sus blancos dientes resplandecieron al sonreír.

    Allen Mc Clain, sacudiéndose el agua caída sobre su cara y el cabello, se dirigió hacia Pete.

    —Son ya las once —dijo—. Me gustaría que llamara a Carol y le dijera que se encuentra bien. No obstante, preveo que no querrá hacerlo, o al menos eso es lo más probable.
    —En efecto, no quiero hacerlo.

    Mc Clain se encogió de hombros con indiferencia.

    —Bien, no puedo prever lo que ella hará; posiblemente llame a la Policía, o quizá no. El tiempo lo dirá. —Y se encaminaron hacia el interior del motel—. Un interesante elemento de las facultades psiónicas —continuó Allen— es que algunas tienden a invalidar a otras. Por ejemplo, mi hija es psicokinética y, tal como lo ha demostrado muy bien, yo no puedo predecir sus actos. Se produce la sincronicidad de Pauli, un acontecimiento conectivo acausal que descarta por completo a una persona como yo.

    Patricia se dirigió a Mutreaux.

    —¿Es cierto que Sid Mosk confesó haber matado a Jerome Luckman?
    —Sí —respondió Mutreaux—. Rothman presionó sobre él, para dejar de apremiar al Pretty Blue Fox; al parecer, la policía se excedió un poco en sus indagaciones.
    —Pero de aquí a un rato se darán cuenta de que es falso —dijo Patricia—. Ese vug, E. B. Black, conseguirá rebuscar en su mente telepáticamente...
    —Espero que eso no importe mucho —dijo Dave Mutreaux.

    En el interior del motel un acondicionador de aire zumbaba suavemente en el local, donde la gran sala de estar aparecía en la penumbra y con un frescor agradable. Sentados aquí y allá Pete observó la presencia de cierto número de individuos charlando entre ellos telepáticamente, sin duda, ya que no se oía una palabra. Le pareció por un instante que se hallaba en el local de La Partida, a media mañana; pero evidentemente aquello no era La Partida. Aquella gente no eran jugadores. Se sentó a su vez, sombríamente, tratando de imaginarse qué sería lo que tendrían que decir. Algunos permanecían totalmente en silencio, mirando fijamente al vacío, como presos de la mayor preocupación. Telépatas, sin duda, comunicándose unos con otros. Parecían estar en mayoría. Los demás..., sólo pudo aventurar una suposición: premonitores, como Mc Clain, psicokinéticos, como Mary Anne. Y Rothman, quienquiera que fuese. ¿Estaba allí Rothman? Sintió la idea intuitiva, fuertemente arraigada en su mente, de que el tal Rothman estaba allí presente y controlando la situación.

    Mary Anne apareció surgiendo de una habitación lateral, vistiendo una camisa de mangas amplias, pantalón corto, sandalias y sin sostén, mostrando sus pequeños pechos firmemente tensos bajo la ligera camisa. Se sentó junto a Pete, frotándose vigorosamente los cabellos con una toalla, para secárselos.

    —Vaya racimo de elementos reunidos aquí —le dijo en voz baja a Pete—. ¿No te parece? Ellos..., quiero decir mis padres, me hicieron venir. —Y la chica frunció el entrecejo—. ¿Quién es ése? —Otro individuo acababa de entrar y se quedó mirando a su alrededor—. No lo conozco. Probablemente será de la costa oriental, como Mutreaux...
    —Tú no eres un vug, después de todo —dijo Pete a la chica.
    —No, claro que no. Nunca dije que lo fuese; tú me preguntaste quién era y yo te lo dije, como pudiste comprobar. Era verdad. Mira, Pete Garden, tú eres un telépata involuntario; estabas en estado psicótico a causa de esas drogas en píldoras que habías tomado, mezcladas con el alcohol, y pudiste captar mis pensamientos marginales, toda mi ansiedad. Lo que suelen llamar el subconsciente. ¿No te advirtió mi madre acerca del particular? Ella debe saberlo.
    —Sí, sí que me lo dijo.
    —Y antes que a mí, captaste también los temores del subconsciente del psiquiatra. Todos tenemos miedo de los vugs. Es natural. Son nuestros enemigos; hicimos una guerra terrible contra ellos, en la que no vencimos y ahora se encuentran aquí. ¿Lo ves? —Y con el codo lo tocó en las costillas—. No pongas esa cara tan estúpida; ¿me estás escuchando, o no?
    —Sí, te escucho.
    —Bien, estás con la boca abierta como un bobo. Yo sabía anoche que estabas alucinado como un loco en un trance paranoico, respecto a las hostiles y amenazadoras conspiraciones de criaturas extrañas a la Tierra. Ello se interfirió con tus propias percepciones, pero, basicamente, estabas en lo cierto. Era verdad que yo sentía ese temor y que tenías esos pensamientos. Los psicóticos viven en un mundo así constantemente. De todas formas, el intervalo en que captaste telepáticamente fue desgraciado, porque ocurrió estando yo cerca de ti y yo conozco todo esto. —La chica señaló hacia las gentes que ocupaban la gran sala de estar del motel—. ¿Ves? Para ti todos eran peligrosos. Estabas a punto de avisar a la Policía. Por suerte, llegamos justo a tiempo.

    ¿Podría Pete creer a la chica? Estudió su rostro delgado, de forma triangular, y no pudo leer nada en él. Si había tenido alguna vez facultad telepática, en aquel instante se hallaba muy lejos de poseerla.

    —Mira, Pete —continuó la chica—, todo el mundo tiene en potencia la facultad psiónica. En casos de enfermedad grave y de profunda regresión física... —Y se detuvo, cambiando el curso de sus ideas—. De todos modos, Pete Garden, tú te encontrabas en un estado psicótico, borracho, drogado y alucinado, pero básicamente percibías la realidad con la que nos estamos enfrentando, la situación que este grupo conoce y contra la que está intentando luchar. ¿Comprendes? —Mary Anne le sonrió chispeándole los ojos—. Ahora ya sabes lo que sucede.

    Pete no lo comprendía; en realidad es que no quería comprenderlo.

    Petrificado, se apartó de ella.

    —No quieres comprenderlo —dijo Mary Anne pensativa.
    —Así es.
    —Pero lo sabes ya. Es demasiado tarde para negarlo, e ignorarlo. —Y añadió en un tono despiadado—: Esta vez no estás enfermo, ni borracho, ni alucinado. Tus percepciones no están distorsionadas. Por tanto, tienes que dar cara al asunto. Pobre Pete Garden. ¿Pasaste bien la noche?
    —No.
    —No irás a suicidarte por eso, ¿verdad? Porque eso no ayudaría a resolver nada. Como sabes, nosotros formamos una organización, Pete. Y tú tienes que unirte a ella; aunque no seas una persona psiónica, tendrás que seguirnos o te mataremos. Naturalmente, nadie quiere matarte. ¿Qué sería de Carol, entonces? ¿Irías a dejarla frente a Freya para que la atormentase?
    —No, si puedo evitarlo.
    —Ya sabes que el efecto Rushmore de tu coche te dijo que no era un vug; no comprendo por qué no le diste crédito: nunca se equivocan. —La chica dejó escapar un suspiro—. No, mientras funcionen adecuadamente, claro está, y no se toque lo que no se debe. Así es como debes siempre comprobar la presencia de los vugs: preguntar al efecto Rushmore, ¿comprendes? —Y le sonrió alegremente—. Por tanto, las cosas no están tan mal. No se va a acabar el mundo por esto; tenemos el pequeño problema de conocer quiénes son nuestros amigos. Y ellos tienen a su vez idéntico problema; a veces todo esto suele mezclarse.
    —¿Quién mató a Luckman? —preguntó Pete—. ¿Fuiste tú?
    —No —repuso firmemente Mary Anne—. La última cosa que hubiera hecho es matar a un hombre con tanta suerte, con tantos descendientes. —La chica frunció el entrecejo.
    —Pero anoche —dijo Pete con lentitud— te pregunté si tu gente lo había hecho. Y tú dijiste... —Se detuvo, tratando de pensar con claridad y de discernir bien los acontecimientos, suprimiendo la confusión existente en ellos—. Sí, dijiste: «Lo olvidé». Y dijiste también que el siguiente sería nuestro hijo, que era una «cosa» y no una criatura...

    Mary Anne se quedó mirándolo fijamente.

    —No, Pete —murmuró sorprendida y pálida por la sorpresa—. Yo no dije eso; estoy segura de que no lo dije.
    —Yo te oí —insistió Pete—. Lo recuerdo muy bien. Todo está muy confuso, pero te doy mi palabra de honor de que esa parte de mi memoria está perfectamente clara.
    —Entonces, es que se hicieron conmigo...

    Las últimas palabras resultaron casi inaudibles; Pete tuvo que inclinarse sobre ella para poder oírla. La muchacha continuó mirándolo fijamente, desconcertada y atónita.


    —Pete, ¿estás ahí? —dijo Carol abriendo la puerta de la soleada cocina del apartamento. Y miró con cuidado por todos los rincones.

    Pete no estaba en la cocina. Llena de luz y cálida, aparecía vacía. Dirigiéndose hacia la ventana miró a la calle. El coche de su marido y el suyo estaban aparcados en el bordillo de la acera. Por tanto, no se había marchado en el coche volador. Abrochándose la bata de casa, se dio prisa para salir fuera del apartamento en busca del ascensor. Tendría que preguntar al efecto Rushmore del aparato; el ascensor podría informarle seguramente. Presionó el botón y a poco el ascensor llegó a su nivel, y se abrieron las puertas.

    Carol lanzó un grito de terror.

    En el piso del ascensor yacía el cuerpo de un hombre muerto. Era el detective Hawthorne.

    —La señora dijo que no hacía falta ayuda ninguna —dijo el efecto Rushmore a modo de disculpa.

    Con dificultad, tras reponerse del choque, Carol preguntó:

    —¿Qué señora?
    —La de los cabellos oscuros —respondió sin más detalles.
    —¿Se fue el señor Garden con ellos?
    —Llegaron sin él; pero volvieron con el señor Garden, señora. El hombre, que no era el señor Garden, mató a esta persona que yace aquí. Entonces el señor Garden dijo: «Me han raptado a la fuerza y han matado a esta persona. ¡Pida socorro!».
    —¿Y qué hizo usted?
    —La señora del cabello oscuro dijo: «Anule esa petición. No necesitamos ninguna ayuda. Gracias». Por tanto, no hice nada. ¿Obré mal? —preguntó el efecto Rushmore del ascensor.
    —Muy mal —dijo Carol, en un susurro—. Tendría que haber conseguido ayuda de cualquier forma.
    —¿Puedo hacer algo ahora?
    —Sí, llame al Departamento de Policía de San Francisco y dígales que envíen a alguien aquí. Dígales lo que ha sucedido. Ese hombre y esa mujer raptaron a la fuerza al señor Garden y usted no hizo nada...
    —Lo siento mucho, señora Garden —se disculpó el ascensor.

    Volviéndose, Carol caminó rápidamente hacia su apartamento y se sentó nerviosa y confusa a la mesa de la cocina. Aquellos estúpidos y locos circuitos Rushmore; parecián tan inteligentes y en realidad no lo eran... Todo ello era algo insólito e inesperado. ¿Y qué había hecho ella? No se había comportado mucho mejor. Dormía mientras llegaron y se llevaron a su marido. Aquello olía a la pareja Mc Clain, pensó Carol más detenidamente. Una señora de cabellos oscuros... ¿Cómo podría saberlo, de todos modos?

    Sonó el vidífono.

    Carol no tuvo fuerzas para contestar.


    Mientras se peinaba la roja barba, Joe Schilling esperaba junto al vidífono la respuesta a su llamada. «Qué raro —pensó—; quizá estarán durmiendo todavía. No son más que las diez y media. Pero...».

    No quería pensar en aquello.

    Dándose prisa, se puso la chaqueta rápidamente y salió de su apartamento en busca de Max, su viejo coche volador.

    —Llévame al apartamento de los Garden —ordenó.
    —Puede ir andando —rezongó el coche.
    —Vamos, te pondré unas cortinas si eres buen chico, Max.

    El viejo auto-auto, con cierta resistencia, se puso en marcha haciendo el camino por la calle. Schilling estaba nervioso vigilando el lento pasar de los edificios, uno por uno, hasta que al fin llegó a San Rafael.

    —¿Satisfecho? —dijo el viejo Max, deteniéndose con una sacudida frente al edificio de los Garden.

    Los coches de Pete y Carol aparecían aparcados en el bordillo de la acera, según pudo comprobar al salir del suyo. También se veían dos coches de la Policía. Tomando el ascensor subió hasta el piso de sus amigos. Encontró la puerta abierta y sin vacilar, entró. Un vug le salió al encuentro.

    —Señor Schilling... —dijo el pensamiento radiado del vug.
    —¿Dónde están Pete y Carol? —preguntó Joe. Entonces pudo ver a Carol sentada a la mesa de la cocina, con la cara del color de la cera, y se dirigió hacia ella—. ¿Está bien Pete?
    —Yo soy E. B. Black —dijo el vug—; probablemente me recuerde usted, señor Schilling. No se preocupe. Capto de sus pensamientos una completa inocencia en todo esto; por tanto, no lo molestaremos interrogándolo sobre lo sucedido.

    Carol levantó la cabeza y dijo con voz tensa.

    —Wade Hawthorne, el detective, ha sido asesinado, y Pete ha desaparecido. Un hombre y una mujer llegaron hasta nuestro apartamento y se lo llevaron, según lo que ha dicho el ascensor. Ellos mataron a Hawthorne. Pienso que ha sido Patricia Mc Clain; la Policía ha investigado en su casa y allí no hay nadie. Su coche también falta.
    —Pero... ¿no tienes idea de por qué pudieron haberse llevado a Pete?
    —No, no lo sé, ni siquiera sé quiénes son «ellos», realmente.

    Extendiendo un pseudópodo, el vug mostró un pequeño objeto a Joe Schilling.

    —El señor Garden escribió esta interesante inscripción —dijo el vug—: «Estamos totalmente rodeados por esos vugs». Esto, no obstante, no es así, como lo atestigua la desaparición del señor Garden. Anoche el señor Garden llamó a mi colega muerto, el señor Hawthorne, y le dijo que sabía quién había matado a Jerome Luckman. En ese momento, nosotros ya creíamos saber quién era el verdadero asesino, por lo que la noticia no nos interesó. Ahora comprendemos que estábamos en un error. El señor Garden no dijo el nombre del asesino, desgraciadamente; porque mi compañero se negó a escucharlo. —El vug quedó callado unos instantes—. Mi compañero ha pagado bien cara su equivocación.
    —E. B. Black piensa que quien fuera el que mató a Luckman vino a apoderarse de Pete y en su huida se encontró a Hawthorne —dijo Carol.
    —Así es, señora —confirmó el vug—. Pero he obtenido una preciosa información de la señora Garden. Por ejemplo, he sabido a quién vio anoche el señor Garden. Un psiquiatra que reside en Pocatello, en Idaho, fue el primero. También a Mary Anne Mc Clain, a quien no hemos podido localizar. El señor Garden estaba borracho y confuso. Él le dijo a la señora Garden que el asesino del señor Luckman no era una persona, sino las seis personas del grupo Pretty Blue Fox, las que tenían la memoria defectuosa atacada de amnesia. Esto, naturalmente, lo incluía a él mismo. ¿Tiene usted algún comentario que hacer, señor Schilling?
    —No —repuso Joe.
    —Esperamos que el señor Garden esté vivo —dijo finalmente el vug E. B. Black. Por la entonación de tales palabras, no parecía hallarse muy seguro.


    12


    Patricia Mc Clain captó los aterrados pensamientos de su hija. En el acto se dirigió a Rothman.

    —Rothman, estamos infiltrados por el enemigo. Mary Anne lo dice así.
    —¿Es cierto? —preguntó Rothman, un hombre viejo de ojos duros, que tomaba asiento en el sitio principal, como jefe de la reunión.

    Mirando en la mente de Pete Garden, Patricia captó la memoria de su visita al doctor Philipson y la extraña sensación de falta de peso y de falta de gravitación sufrida por Pete en la consulta de Pocatello cuando marchaba por el corredor.

    —Sí —dijo Patricia—. Mary tiene razón. Él ha estado en Titán.

    Patricia se volvió a los premonitores del grupo allí reunido, David Mutreaux y su propio marido.

    —¿Qué creéis que puede ocurrir?
    —Una situación variable —murmuró Allen, muy pálido—. Es algo borroso.
    —Su hija se dispone a hacer algo que nos resulta imposible decir —dijo Mutreaux con voz ronca.
    —Tengo que marcharme de aquí —anunció Mary Anne a todos. Se levantó con la mente invadida por el terror—. Estoy bajo la influencia de los vugs. Ese doctor Philipson... Pete tenía razón. Me preguntó lo que vi en el bar de Pocatello y pensé que estaba alucinado. Pero no era mi temor lo que estaba captando. Vio la realidad. —Y comenzó a andar hacia la puerta del motel—. He de marcharme lejos de aquí. Soy peligrosa para la Organización.

    Conforme Mary Anne se dirigía hacia la salida, Patricia conminó con urgencia a su marido:

    —¡La pistola de agujas de fuego! ¡Tírale con una carga baja para que no resulte herida! ¡Pronto!
    —La detendré —dijo Allen apuntando cuidadosamente a la espalda de su hija.

    Mary Anne se volvió por un instante y vio el arma en manos de su padre. De pronto, el arma se escapó de las manos de Allen, saltó por el aire y fue a estrellarse contra la pared.

    —Un efecto poltergeist —dijo Allen atónito—. No podemos detenerla.

    Patricia, que también había echado mano de la suya, sintió igualmente que su mano temblaba; luchó por retener el arma, pero ésta acabó por escaparse de sus dedos.

    —¡Rothman! —exclamó apelando al jefe de la reunión—. Pídele que se detenga...
    —Deje mi mente en paz —pidió Mary Anne a Rothman.

    Pete Garden, que se había puesto de pie, echó a correr tras Mary Anne. La chica se apercibió en el acto.

    —¡No! —gritó Patricia a su hija—. ¡No lo hagas!

    Rothman tenía los ojos cerrados y su mente concentrada en Mary Anne. Pero súbitamente, Pete Garden se derrumbó hacia delante, como una muñeca de trapo, y sus piernas se sacudieron en el aire en una fantástica danza, como si estuviese desprovisto de esqueleto. Luego flotó hacia la pared más próxima mientras Patricia gritaba a su hija. La figura suspendida en el aire vaciló y se introdujo en la pared, pasando a través de ella hasta quedar sólo sobresalieron sus brazos extendidos.

    —¡Mary Anne! —gritó nuevamente su madre—. ¡Por amor de Dios, hazlo volver!

    Mary Anne se detuvo en la puerta del motel, presa de pánico, y vio lo que había hecho con Pete Garden, la expresión de las facciones de sus padres y el horror de todos los componentes de la reunión. Rothman, enfocando todo su poder sobre ella, trataba de persuadirla. También advirtió esto. Y entonces...

    —Gracias a Dios —dijo Allen aliviado. De la pared donde estaba incrustado, Pete Garden volvió a salir y cayó hecho un ovillo sobre el piso; se incorporó casi en el acto y permaneció temblando, frente a Mary Anne.
    —Lo siento —dijo la chica, suspirando.
    —Mantenemos aquí la posición dominante, Mary Anne, puedes creerlo —dijo Rothman—. Aun en el caso de que ellos hayan conseguido entrar. Examinaremos a todos los miembros de la organización, persona por persona. ¿Qué tal si comenzamos por ti? —Y, dirigiéndose a la madre, le dijo—: Intenta descubrir hasta qué grado han penetrado en ella.
    —Lo estoy haciendo —respondió Patricia—. Pero es en la mente de Pete Garden donde encuentro lo más importante de todo.
    —Quiere marcharse con Mary Anne —dijeron casi al unísono Mutreaux y Allen.
    —Con ella no pueden hacerse predicciones —agregó Mutreaux—, pero creo que él lo hará.

    Rothman se levantó y se dirigió hacia donde se hallaba Pete Garden.

    —Ya ve usted nuestra situación, nos hallamos en un desafío desesperado con los titanios y perdiendo terreno con ellos a pasos de gigante. Influya sobre Mary Anne para que se quede y volvamos a ganar lo perdido; hemos de hacerlo, o todos estamos en peligro.
    —Yo no puedo obligarla a nada —dijo Pete, pálido y temblando de pies a cabeza, casi incapaz de hablar.
    —Nadie puede hacerlo —dijo Patricia, y su marido lo confirmó con un movimiento de cabeza.
    —A vosotros, los psicokinéticos —dijo Rothman dirigiéndose a Mary Anne—, testarudos y voluntariosos, nadie puede deciros nada.
    —Vamos, Pete —dijo Mary Anne—. Hemos de marcharnos lejos de aquí; tú y yo estamos de más. Ellos se nos han infiltrado peligrosamente, y es demasiado peligroso continuar en esta situación. —Y el rostro de la chica estaba marcado por la fatiga y el desaliento.
    —Quizá tengan razón, Mary Anne —le dijo Pete—. Tal vez sea un error marcharse ahora. ¿No crearía eso una separación en vuestra organización?
    —Realmente ellos no me necesitan —contestó la joven—. Yo soy débil, esto lo demuestra. No puedo resistir a los vugs. Malditos vugs, los odio... —Y en los ojos de la chica aparecieron unas lágrimas de rabia e impotencia.
    —Garden —dijo Mutreaux, el premonitor—, puedo predecir una cosa: si usted se marcha de aquí, solo o con Mary Anne, su coche será interceptado por la Policía. Sé que un policía vug se dirige hacia usted; su nombre es... —Mutreaux vaciló.
    —E. B. Black —dijo Allen, también premonitor, acabando la frase por Mutreaux—. Es el compañero de Hawthorne, agregado a la división de policía de la costa occidental. Uno de los mejores elementos de que disponen.

    Rothman aprobó con un gesto.

    —Llevemos este asunto con cuidado —dijo Rothman—. Vamos a ver, ¿en qué momento, precisamente, la autoridad vug ha penetrado en nuestra organización? ¿Anoche, tal vez? ¿Anteanoche? Si podemos establecer este hecho, puede que podamos continuar adelante haciendo algo útil. No creo que hayan calado muy hondo; al menos a mí no han llegado ni tampoco a ninguno de los telépatas, de los cuatro que están ahora presentes en esta habitación, y un quinto se halla en camino. Nuestros premonitores también se hallan libres, al menos así parece.
    —Está usted tratando de sondearme y de influirme, Rothman —dijo Mary Anne, quien de todos modos, acabó volviendo al lugar que antes había ocupado—. Puedo sentir cómo trabaja su mente —agregó con una sonrisa—. Es tranquilizador.

    Rothman se dirigió a Pete Garden.

    —Yo soy el principal baluarte contra los vugs, señor Garden, y les llevará mucho tiempo antes de que puedan infiltrarse en mi persona. —Su cara apergaminada aparecía impasible—. Es un temible descubrimiento el que hemos hecho hoy aquí; pero nuestra organización puede superarlo. ¿Qué le parece, Garden? Usted necesitará nuestra ayuda. Para un individuo solo, la cosa es distinta.

    Pete asintió con un gesto, sombríamente.

    —Tenemos que matar a E. B. Black —dijo Patricia.
    —Sí —convino Dave Mutreaux—. Estoy de acuerdo.
    —Con calma, señores —dijo Rothman—. Nunca hemos matado a un vug. Haber matado a Hawthorne ya es suficientemente peligroso, aunque necesario. Tan pronto como destruyamos a un vug —a cualquiera de ellos—, se les hará evidente, no sólo que existimos, sino cuáles son nuestras intenciones finales. ¿No les parece? —Miró a su alrededor buscando confirmación a sus palabras.
    —Pero ellos ya están advertidos acerca de nuestra organización —advirtió Allen Mc Clain—. Difícilmente habrían podido infiltrarse en nosotros, sin conocer nuestra organización. —Su voz era aguda, al borde de la exasperación.

    La telépata Merle Smith habló desde el sitio que ocupaba en un rincón, por primera vez desde que comenzó la discusión.

    —Rothman, he estado explorando la mente de cada una de las personas que se encuentran en este motel, y no existe indicación de que alguien de nuestra organización haya sido penetrado, además de Mary Anne y del no-psiónico Pete Garden, a quien ella deseó traer aquí; sin embargo, existe un área particularmente inerte en la mente de Mutreaux, en la cual debería rebuscarse bien. Deseo que todos los demás telépatas lo hagan, y ahora.

    Inmediatamente, Patricia dirigió toda su atención hacia Dave Mutreaux.

    Descubrió que Merle estaba en lo cierto; existía una anomalía en la mente de Mutreaux, que implicaba un factor desfavorable a los intereses de la organización.

    —Mutreaux —dijo Patricia—, puede usted volver sus pensamientos hacia...

    Resultaba difícil darle un nombre a aquello. En sus cien años de práctica de investigación telepática, jamás se había tropezado con un caso parecido. Desconcertada, pasó por alto los pensamientos que bullían en la superficie, y rebuscó en los niveles profundos de la psique de Mutreaux, en los síndromes involuntarios y reprimidos del premonitor que habían sido excluidos del sistema autoconsciente, como parte de su ego.

    En su búsqueda telepática, se encontró en una zona de caminos ambivalentes, con confusos deseos abortados, ansiedades, dudas entretejidas con creencias regresivas y deseos de su líbido de naturaleza fantástica. No resultaba nada agradable tal zona de su mente, pero todo el mundo la tenía y ella ya estaba acostumbrada. Eso era lo que hacía la vida tan difícil: el tener que lidiar con esa zona hostil de las mentes humanas. Cada percepción u observación rechazada por Mutreaux, se hallaba allí, insertada como algo imperecedero, en una especie de semivida, alimentándose de su energía psíquica.

    Mutreaux no podía ser responsable de tal cosa. Pero allí había algo semiautónomo y feroz. Era algo en contraposición con todas las cosas que el propio Mutreaux creía consciente y deliberadamente. Y en abierta oposición a los objetivos de toda su vida. Podía aprenderse mucho de la psique de Mutreaux estudiando lo que había elegido —o se había visto forzado a— rechazar de su conciencia.

    —Esa zona de su mente —concluyó Patricia— es algo que no es posible explorar. ¿Puede usted controlarla, Mutreaux?
    —No puedo comprender qué está siendo discutido —dijo Dave con una expresión de asombro en sus facciones—. Todo en mí se halla abierto hacia ustedes, por lo que sé; yo no oculto nada de forma deliberada.

    En aquel momento, Patricia consiguió entrar en la zona pre-cognitiva de la mente de Mutreaux y se convirtió así, temporalmente, en una premonitora; resultaba una fantástica sensación el sentirse dueña de tal facultad, además de la que le era usual. Pudo captar, como una serie de engranajes, secuencias viables de posibilidades-tiempo, cada una de las cuales impedía el juego de las otras. Era como un cuadro estático, sin movimiento. Patricia pudo verse a sí misma, congelada en una variedad de acciones; algunas la hicieron palidecer: eran secuencias horribles en las que ella cedía a sus más turbias sospechas y...

    «Mi propia hija», pensó Patricia... Así que es posible que yo pudiera hacerle esto a ella. Posible, aunque poco probable. La mayoría de las secuencias mostraban un acercamiento con Mary Anne, y una cicatrización de la escisión del grupo, más bien que su expansión. Por añadidura, vio en un instante, una escena en que los telépatas de la organización penetraban en Mutreaux. Y sin duda, el propio Mutreaux estaba advertido de aquello, puesto que tal escena existía en su consciente. ¿Pero por qué? ¿Qué podría haber asegurado a Mutreaux sobre tal cosa? ¿O qué es lo que pudo descubrir?

    Los pensamientos de Mutreaux se volvieron difusos, un instante después.

    —Se está usted evadiendo —advirtió Patricia, mientras miraba a Merle y los otros telépatas de la reunión—. Es la llegada de Don —les dijo. Don era el telépata que faltaba a la cita, en camino al motel desde Detroit, y que podría llegar en cualquier momento—. En el área de premonición de Mutreaux existe una secuencia en la cual, Don, cuando llegue aquí, descubrirá la entrada a esta área compometida, la abrirá y la explorará. Y... —Patricia vaciló pero los otros tres telépatas recogieron su pensamiento, de todos modos.

    «Y destruirá a Mutreaux por tal causa», pensó.

    Pero... ¿por qué? No existía nada que sugiriera el poder de los vugs sobre él; era algo distinto, y que la tenía totalmente desconcertada.

    ¿Sería cierto que Don haría eso? No, sólo probable. Y, ¿cómo se sentiría Mutreaux sabiendo que su muerte era inminente? ¿Qué haría un premonitor en tales circunstancias? Pues lo mismo que otra persona cualquiera, descubrió Patricia, rebuscando en la mente de Mutreaux. Escapar.

    Mutreaux, poniéndose en pie, dijo apresuradamente:

    —He de volver al área de Nueva York. —Sus modales eran tranquilos, aunque ocultaba lo contrario en su interior—. Lo siento, señores, no puedo continuar aquí —concluyó dirigiéndose a Rothman.
    —Don es nuestro mejor telépata —dijo pensativamente Rothman—. Tendré que rogarle que se quede hasta que venga. La sola defensa de nuestra organización son nuestros cuatro telépatas, contra la penetración de que hemos sido objeto. Ellos podrán profundizar en la cuestión y decirnos lo que ocurre. Por tanto, es preciso que se siente y espere, Mutreaux.

    Y éste volvió a tomar asiento.


    Pete Garden escuchó, con los ojos cerrados, la discusión entre Patricia Mc Clain, Mutreaux y Rothman. Sus pensamientos eran confusos: aquella organización secreta compuesta por psiónicos, erigida contra la civilización titania y su dominación sobre los humanos... Aún no estaba repuesto de la última noche, de la forma en que había sido raptado a la fuerza de su propia casa y de la muerte brutal y sin sentido del detective Hawthorne. Deseó de todo corazón saber si Carol se hallaría bien. «Dios —pensó Pete—, es preciso salir de esta situación». Recordó el momento en que Mary Anne, con su facultad telekinética, lo había proyectado como un objeto flotante a través del muro y soltado después, por alguna razón que le resultaba desconocida, en el último momento. Sí, sentía horror de aquella gente, se dijo a sí mismo. De todos ellos y de sus facultades...

    Pete Garden abrió los ojos.

    En la habitación del motel, conversando con voz aguda y estridente, aparecieron sentados nueve vugs. Y sólo un ser humano sentado junto a ellos. Dave Mutreaux. Dave Mutreaux y él mismo contra aquellos seres de otro mundo. Algo imposible y sin esperanza. Procuró no hacer ningún movimiento mientras observaba a los vugs.

    Uno de los vugs —uno que hablaba con la voz de Patricia Mc Clain— dijo agitadamente:

    —¡Rothman! Acabo de captar un increíble pensamiento de Garden...
    —Y yo también —confirmó otro vugs—. Garden nos percibe a todos, en este momento... —vaciló—. Nos está viendo, a excepción de Mutreaux, como vugs. —Se produjo un profundo silencio. El vug con voz de Rothman dijo:
    —Garden... Entonces es que la penetración en nuestro grupo ha sido completa excepto por parte de Mutreaux, al menos..., ¿no es cierto?

    Pete calló.

    —¿Cómo podemos investigar esto sin perder la cordura? —continuó diciendo el vug que se llamaba a sí mismo Rothman—. Estamos perdidos, si han de creerse las percepciones de Pete Garden. Hemos de tratar esto racionalmente; es posible que haya alguna esperanza. ¿Qué dice usted, Mutreaux? Si Garden tiene razón, usted es el único y auténtico terrestre que hay entre nosotros.
    —No comprendo nada de todo esto —dijo Mutreaux—. Pregúntenle a él, no a mí.
    —¿Bien, señor Garden? —dijo el vug Rothman con calma—. ¿Qué tiene usted que decir?
    —Responde, por favor —dijo Patricia, rogando—. Pete, en nombre de todo lo que hay de más sagrado...
    —Pienso —dijo finalmente Pete Garden— que usted conoce de sobra, ahora, lo que hay en Dave Mutreaux y que sus telépatas no han podido acabar de explorar. Él es un ser humano y ustedes no. Y cuando llegue ese último telépata...
    —Destruiremos a Mutreaux —dijo lentamente el vug Rothman con aire pensativo.


    13


    —Deseo comunicar con el abogado Laird Sharp —pidió Joe Schilling al circuito homeostático del vidífono—. Está en algún lugar de la costa occidental; es todo lo que sé.

    Era pasado el mediodía en aquel momento. Pete Garden no había vuelto a casa y Joe Schilling creía que no volvería. De nada sevía intentar localizar a los otros miembros del grupo Pretty Blue Fox: Pete no estaba con ninguno de ellos. El que lo hubiera raptado se hallaba fuera del grupo.

    Si el problema de la identidad estaba realmente resuelto, si lo habían hecho los Mc Clain, pensaba Joe, entonces, ¿por qué? Y el asesinato del detective Hawthorne había sido un error, cualesquiera fuesen sus razones. Nadie podría convencerlo de la rectitud de tal acción. Yendo en busca de Carol, le preguntó:

    —¿Qué tal te encuentras?

    Carol estaba sentada junto a la ventana, con un vestido de algodón estampado de colorido alegre, observando la calle con aire distraído.

    —Me encuentro bien, Joe.

    El detective E. B. Black había salido temporalmente del apartamento, de modo que Joe cerró la puerta del dormitorio y se dirigió a Carol.

    —Sé algo acerca de los Mc Clain que la Policía desconoce.
    —Dímelo, —le rogó Carol levantando los ojos hasta él.
    —Creo que Patricia Mc Clain está mezclada en alguna actividad extralegal, y al parecer lo ha estado desde hace algún tiempo. Esto podría explicar el asesinato del detective Hawthorne. Estoy haciendo una suposición, y creo que todo esto está íntimamente conectado con su condición de psiónica. Y su marido también. Aparte de esto, que no es mucho, no puedo entender por qué han matado a un policía. Considera ahora con lo que se enfrentan: todos los policías del país buscándolos. Tienen que estar desesperados. «O ser unos fanáticos», pensó. No hay cosa que la Policía odie más que al asesino de uno de sus miembros. Es la cosa más estúpida que puede cometerse.

    «Sí, una acción fanática y estúpida. Una mala combinación...», se dijo.

    El vidífono sonó y el circuito Rushmore avisó a Schilling.

    —Su llamada, señor Schilling. El abogado Laird Sharp.

    Joe Schilling se situó frente a la pantalla.

    —Laird —dijo.
    —¿Qué ocurre? —preguntó el abogado.
    —Tu cliente Pete Garden ha desaparecido. —Y le explicó brevemente lo ocurrido en la mañana.
    —Yo tengo personalmente una desconfianza intuitiva hacia la Policía —continuó Schilling—. Por alguna razón especial, creo que no intentan resolver este asunto. Puede ser que tenga la culpa el vug E. B. Black.

    Aquello no era más que la manifestación de la instintiva aversión de los terrestres, pensó Joe.

    —Hum... —respondió Sharp—. Vamos a Pocatello. ¿Cómo me dijiste que se llama ese psiquiatra?
    —Philipson —respondió Schilling—. Es mundialmente famoso. ¿Qué esperas sacar en claro con él?
    —No lo sé todavía. Pero tengo un presentimiento. Ahora mismo vuelo a San Rafael; espérame que estaré ahí dentro de pocos minutos. Ahora estoy en San Francisco.
    —De acuerdo, te espero —dijo Joe, y cortó la comunicación.
    —¿Dónde vas ahora, Joe? —preguntó Carol al ver que se dirigía a la puerta—. Le dijiste al abogado que lo esperarías aquí.
    —Voy a buscar una pistola —contestó Schilling.

    Cerró la puerta tras él y salió precipitadamente. Con una tenía bastante puesto que sabía que Sharp siempre llevaba la suya.


    —Anoche Pete me dijo unas cosas muy extrañas en el vidífono —dijo Joe, mientras volaban hacia el nordeste en el coche volador de Sharp—. Primero, que las cosas parecían encaminarse a matarlo a él, tal como lo habían hecho con Jerome Luckman. Y que debía tener un especial cuidado con su mujer. —Mirando a Sharp, continuó—: Y afirmó que el doctor Philipson es un vug.
    —¿De veras? —dijo Sharp—. Hay vugs por todo el planeta.
    —Pero sé algo más con respecto a ese doctor Philipson —siguió Schilling—. Leí muchos de sus artículos y de su técnica terapéutica. Nunca se ha hecho mención alguna que fuera un habitante de Titán. Hay algo que va mal en todo esto. No creo que Pete viese a Philipson; más bien creo que vio otra cosa o a otra persona. Un hombre como Philipson no está disponible en medio de la noche, como un médico cualquiera. ¿Y dónde pudo conseguir Pete los ciento cincuenta dólares que recordó perfectamente haber pagado a Philipson por su minuta? Yo sé que Pete nunca lleva dinero encima. Ningún notario de juego lo hace nunca, ya que manejan títulos de propiedad y no dinero en efectivo. El dinero es sólo para nosotros, los no jugadores de La Partida.
    —¿Dijo que había pagado a ese doctor? —preguntó Sharp—. Quizá firmó una factura por ese importe.
    —No, Pete me dijo que le había pagado anoche y que su dinero había valido la pena. —Joe siguió dándole vueltas al asunto por unos momentos—. En las condiciones en que se encontraba Pete, borracho, estimulado por las drogas y bajo la influencia de una fase maníaca a causa del embarazo de su mujer, no podá saber lo que hacía, ni si era realmente Phillipson el que estaba frente a él. Incluso es posible que todo el episodio fuera una alucinación y que nunca haya estado en Pocatello. —Joe sacó la pipa y la bolsa del tabaco—. Todo este episodio suena a algo muy extraño. Pete puede estar totalmente enfermo, y ésa puede ser la razón del problema.
    —¿Qué es lo que le echas a esa endiablada pipa, Joe? —preguntó el abogado—. ¿Todavía no te has decidido a emplear un tabaco decente?
    —Ah..., es una nueva mixtura llamada «perro ladrador»; pero no te preocupes que no muerde.

    Sharp se limitó, a hacer una mueca de buen humor.

    La clínica psiquiátrica del doctor Philipson en Pocatello, situada en las afueras de la ciudad, era un edificio rectangular de un blanco deslumbrante, rodeado de césped y árboles y con una rosaleda muy bien cuidada en la parte trasera. Sharp hizo aterrizar a su coche volador en el camino engravado y lo condujo hasta el garaje que estaba junto al edificio. El lugar, en calma y muy bien cuidado, parecía desierto. Sólo se veía un coche aparcardo: el del propio doctor Philipson.

    Un lugar lleno de tranquilidad y de paz, pensó Schilling; pero enormemente costoso a juzgar por la apariencia. La rosaleda le atrajo y se dirigió hacia ella, aspirando el pesado aroma de las rosas y los fertilizantes orgánicos. Una máquina homeostática que giraba regando el césped, lo obligó a apartarse del camino y pisar la mullida hierba. Un lugar maravilloso para una cura de reposo, pensó Schilling, para aspirar el aroma del campo y apreciar sus texturas. Se fijó en que, a cierta distancia, un borriquito de pelaje gris estaba amarrado a un poste, sacudiendo lentamente la cabeza.

    —Mira —le dijo al abogado—. Dos ejemplares de las rosas más bellas jamás obtenidas. La «Paz» y la «Estrella de Holanda». En el siglo XX los rosicultores las calificaban con nueve puntos —explicó a su amigo—. Nueve era una calificación excelente. Y luego desarrollaron esta otra, bautizada con el nombre de «Viajera del espacio» —dijo señalando a unos enormes capullos anaranjados y blancos—. Y «Nuestra Tierra». —Aquella era una rosa roja tan oscura que parecía virtualmente negra con manchas de color más claro entre los pétalos.

    Mientras se hallaban contemplando «Nuestra Tierra» se abrió la puerta de la clínica y apareció en ella un hombre calvo, de bondadosa mirada, y ya entrado en años.

    —¿Puedo serles útil, caballeros? —preguntó amablemente.
    —Veníamos en busca del doctor Philipson —dijo Sharp.
    —Soy yo. Me temo que la rosaleda necesite de más cuidados. He podido ver ya varias grefi en algunos rosales —dijo mientras pasaba la mano por una hoja—. La grefi es un ácaro procedente de Marte.
    —¿Dónde podríamos tener el gusto de charlar con usted? —preguntó Joe Schilling.
    —Aquí mismo —dijo el doctor Philipson.
    —¿Vino a visitarlo el señor Pete Garden anoche?
    —Sí, ciertamente —respondió el médico—. Y me llamó por el vidífono después, a hora muy avanzada.
    —Pete Garden ha sido raptado de su domicilio —explicó Schilling—. Sus raptores mataron a un policía mientras lo sacaban a la fuerza de su apartamento, por lo que suponemos que la cosa debe ser muy seria.

    La sonrisa que animaba la cara del médico se desvaneció, como por encanto.

    —También eso... —Y el anciano doctor miró a uno y después al otro—. Yo me temía algo así. Primeramente la muerte de Luckman, y ahora la del detective. —Abrió la puerta de la clínica invitándolos a entrar y de repente cambió de idea—. Quizá sea conveniente que hablemos sentados en el coche, mejor que en mi clínica —dijo—. Así nadie podrá oírnos. —Y el médico se dirigió al aparcamiento—. Hay diversos aspectos de esta cuestión que me gustaría discutir con ustedes.

    Siguiendo al médico, Schilling y el abogado tomaron asiento en el coche volador del doctor Philipson.

    —¿Cuál es su relación con el señor Garden? —preguntó a Schilling.

    Joe se lo relató brevemente.

    —Es posible que nunca vuelva a ver vivo a Garden —dijo el doctor—. Lamento mucho tener que decir esto, pero es lo más probable. Traté de advertírselo.
    —Ya lo sé, me lo dijo —contestó Joe.
    —Yo apenas si sabía nada de Pete Garden —continuó el médico—; nunca lo había visto antes en mi vida, y me resultaba difícil establecer una adecuada historia de su pasado, porque anoche estaba completamente borracho, enfermo y asustado. Me telefoneó a casa, cuando yo me había ya acostado. Lo encontré en el centro de Pocatello, en un bar. Era en el que se había detenido a beber y a emborracharse. Con él había una joven muy atractiva; pero ella no entró en el bar. Garden se hallaba en un creciente estado de alucinación y necesitaba una rápida ayuda psiquiátrica. Naturalmente, yo no podía suministrársela a medianoche y en un bar.
    —Su temor eran los vugs —comentó Schilling—. Pete creía que ellos se encuentran... rodeándonos por todas partes.
    —Sí, ya pude comprobarlo. Me expresó tales temores. Varias veces y de diversos modos. Resultaba impresionante. En un determinado momento se escribió a sí mismo un mensaje en un envoltorio de cerillas y lo escondió en su zapato. «Los vugs están detrás de nosotros», dijo, o algo así. —El médico miró a sus dos interlocutores—. ¿Qué es lo que ustedes saben en este momento de los problemas internos de Titán?

    Cogido por sorpresa, Joe Schilling respondió:

    —Pues lo cierto es que maldita la cosa.
    —La civilización actual de Titán —continuó el médico— está agudamente dividida en dos facciones. La razón, que yo sepa, es muy simple: ahora tengo en mi clínica a varios titanios, que ostentan cargos importantes en la Tierra. Son personas que siguen tratamientos psiquiátricos conmigo. Esto es algo, en cierto modo, poco ortodoxo; pero he descubierto que puedo manejarme con ellos bastante bien.
    —¿Es por esta razón por la que ha querido hablar con nosotros dentro de su coche? —preguntó astutamente el abogado.
    —Sí —dijo Philipson—. Aquí, nos hallamos fuera de su facultad telepática. Los cuatro que hay ahí dentro, son moderados, políticamente hablando. Es la fuerza dominante en los asuntos políticos de Titán y lo ha sido durante décadas. Pero existe también un partido partidario de la guerra, una facción de extremistas. Su poder ha ido creciendo; pero nadie, ni los mismos titanios, saben hasta dónde llega esa fuerza política actual. En cualquier caso, su política hacia la Tierra es hostil. Tengo una teoría sobre el particular. No puedo demostrarlo; pero lo he insinuado en diversos trabajos realizados. Creo... —sólo es una suposición, naturalmente, ténganlo en cuenta— que los titanios, bajo la instigación del partido amante de la guerra, están manipulando nuestro índice de fertilidad humana. Haciendo uso de cierta técnica avanzada, los titanios son los responsables de mantener bajo el índice terrestre de la natalidad.

    Se produjo un tenso silencio.

    —Por lo que respecta a Luckman —continuó el médico—, supongo que fue asesinado directa o indirectamente por los titanios; pero no por las razones que pueden creerse a primera vista. Es cierto que intentaba apoderarse de California, tras haberlo hecho con la costa oriental del país, y que esto hubiera terminado en una absoluta dominación económica en la costa del Pacífico como ya lo hizo en Nueva York. Pero ésa no es la causa de haber sido eliminado por los titanios. Probablemente han tratado de hacerlo desde hace ya muchos meses, quizá años, y sólo lo lograron cuando abandonó su seguro refugio y vino a Carmel a La Partida, donde no contaba con un equipo de personas de talento psiónico que lo protegiera.
    —Bien, pero en concreto, ¿por qué lo mataron? —preguntó Joe Schilling.
    —A causa de su suerte —respondió el médico—. Por su extraordinaria fertilidad. Su gran habilidad para tener hijos. Eso es lo que seriamente amenaza a los titanios, y no sus éxitos económicos en La Partida, los cuales les importaban un ardite.
    —Ya veo —murmuró el abogado, pensativo.
    —Y cualquier otro ser humano que tenga suerte, corre el riesgo de que lo eliminen de igual manera. Y ahora, escuchen. Algunos humanos saben esto o lo sospechan. Existe una organización, basada en los prolíficos Mc Clain de California, de los que quizá ustedes habrán oído hablar; son Patricia y Allen Mc Clain. Tienen tres hijos. Por tanto, sus vidas están en grave peligro. Pete Garden ha demostrado su facultad de tener hijos también y eso hace que tanto él como su esposa corran peligro, algo que le advertí a tiempo. Le advertí que tuviese cuidado porque tendría que encararse con una situación en la que muy poco tiene que hacer personalmente. Yo lo creo así firmemente. Y... —La voz del doctor Philipson se hizo más tensa—. Creo que la organización formada alrededor de los Mc Clain es inútil e incluso peligrosa. Es muy posible que ya esté penetrada por las autoridades titanias de la Tierra, que resulta altamente eficaz en esta suerte de asuntos. Su facultad telepática trabaja a su favor, de modo que resulta casi imposible ocultarles cualquier cosa durante mucho tiempo, ya sean secretos militares, políticos o de carácter patriótico.
    —¿Se halla usted en contacto con la facción moderada? —preguntó Joe Schilling—. A través de sus pacientes, quiero decir.

    El médico vaciló antes de responder.

    —Pues... sí, dentro de ciertos límites. En general he discutido tal situación algunas veces, en el transcurso de sus tratamientos terapéuticos.
    —Creo haber descubierto lo que veníamos buscando —dijo Joe al abogado—. Sabemos ahora donde se encuentra Pete, quién le raptó y quién mató al detective Hawthorne. Es la organización Mc Clain, se llame como se llame. Y dondequiera que se encuentre.
    —Sus explicaciones han sido interesantes en extremo, doctor —dijo con suma cautela el abogado—. Hay otra cuestión que considero del mayor interés y que aún no ha surgido hasta el momento.
    —¿De qué se trata? —preguntó Philipson.
    —Pete Garden creyó que usted era un vug —dijo Sharp.
    —Sí, ya me di cuenta —dijo en respuesta el médico—. Traté de explicarle en cierta forma la alucinación sufrida. A un nivel intuitivo de su subconsciente, Pete Garden percibió la peligrosa situación de que hemos hablado. Sus percepciones, sin embargo, estaban distorsionadas, constituyendo una mezcla de telepatía involuntaria y de proyecciones mentales, añadiendo a esto su estado particular de ansiedad...
    —¿Es usted un vug? —preguntó Sharp a quemarropa.
    —Por supuesto que no —respondió el médico bruscamente.

    El abogado se dirigió al efecto Rushmore del coche volador y le preguntó en el acto:

    —¿El doctor Philipson es un vug?
    —El doctor Philipson es un vug, en efecto.

    La respuesta la había dado el propio coche del médico.


    —Doctor —dijo Schilling—. ¿Tiene usted algo que objetar a esto? —Y le apuntó con un viejo pero eficiente revólver del 32—. Me gustaría oír su comentario, por favor.
    —No hay duda que ha sido una falsa declaración establecida por el circuito Rushmore del coche —explicó Philipson—. Pero admito que hay algo más de cuanto les he referido. Yo soy parte de la organización formada alrededor de los Mc Clain.
    —¿Es usted un psiónico? —preguntó Joe.
    —Así es —afirmó Philipson con un movimiento de cabeza—. Y la chica que estaba anoche con Pete Garden es también miembro, Mary Anne Mc Clain. Ella y yo conferenciamos brevemente en relación con la política a seguir con Pete Garden. Ella fue quien arregló las cosas para que yo lo viera, pues a tales horas de la noche yo suelo estar...
    —¿Cuál es su facultad psiónica? —preguntó a su vez Sharp, también apuntándolo con su pistola del 22.

    El doctor Philipson miró a uno y después al otro.

    —Pues del tipo más bien fuera de lo usual. Se sorprenderán cuando se lo diga. Está bastante relacionada con la que posee Mary Anne, una forma de psicokinesis, aunque bastante especializada, en comparación con la suya. Yo soy uno de los extremos de la conexión de dos cabos establecida entre Titán y la Tierra. Los titanios vienen a la Tierra y en ciertas ocasiones algunos terrestres son transmitidos allá, a Titán. Este procedimiento es una mejora en el sistema corriente de vuelo espacial porque no se precisa un lapso de tiempo. —Sonrió con benevolencia a sus dos interlocutores y se inclinó hacia delante—. ¿Puedo mostrarlo a ustedes?
    —Dios... —murmuró Sharp—. Mátalo.
    —¿Lo ven?

    La voz del doctor Philipson llegó a oídos de Schilling y Sharp; pero en aquel instante no pudieron distinguir de dónde procedía; una cortina de irrealidad se extendió ante sus ojos, privándolos de la conciencia de las imágenes reales de todos los objetos existentes a su alrededor. Como millones de pequeñas pelotas de tenis, en una brillante cascada de puntos blancos, lo fantástico reemplazó a la realidad sustancial de las formas habituales. Era, como pensó Joe, una ruptura del acto de la propia percepción. A despecho de sí mismo, se sintió aterrado.

    —¡Yo le dispararé! —dijo la voz de Sharp, y enseguida se oyó la descarga sucesiva de una pistola en rápida sucesión—. ¿Lo he alcanzado, Joe? Yo... —La voz de Sharp se desvaneció en el vacío y se hizo el más completo silencio.
    —Estoy aterrado, Sharp