• GUARDAR IMAGEN


  • GUARDAR TODAS LAS IMAGENES

  • COPIAR IMAGEN A:

  • OTRAS OPCIONES
  • ● Eliminar Lecturas
  • ● Ultima Lectura
  • ● Historial de Nvgc
  • ● Borrar Historial Nvgc
  • ● Ayuda
  • PUNTO A GUARDAR



  • Tipea en el recuadro blanco alguna referencia, o, déjalo en blanco y da click en "Referencia"
  • TODAS LAS REVISTAS
  • Todas Las Revistas Diners
  • Todas Las Revistas Selecciones
  • CATEGORIAS
  • Libros
  • Libros-Relatos Cortos
  • Arte-Graficos
  • Bellezas Del Cine Y Television
  • Biografias
  • Chistes
  • Consejos Sanos
  • Cuidando Y Encaminando A Los Hijos
  • Datos Interesantes
  • Paisajes Y Temas Varios
  • La Relacion De Pareja
  • La Tia Eulogia
  • La Vida Se Ha Convertido En Un Lucro
  • Mensajes Para Reflexionar
  • Personajes Disney
  • Salud Y Prevencion
  • Sucesos-Proezas
  • Temas Varios
  • Tu Relacion Contigo Mismo Y El Mundo
  • Un Mundo Inseguro
  • REVISTAS DINERS
  • Diners-Agosto 1989
  • Diners-Mayo 1993
  • Diners-Septiembre 1993
  • Diners-Noviembre 1993
  • Diners-Diciembre 1993
  • Diners-Abril 1994
  • Diners-Mayo 1994
  • Diners-Junio 1994
  • Diners-Julio 1994
  • Diners-Octubre 1994
  • Diners-Enero 1995
  • Diners-Marzo 1995
  • Diners-Junio 1995
  • Diners-Septiembre 1995
  • Diners-Febrero 1996
  • Diners-Julio 1996
  • Diners-Septiembre 1996
  • Diners-Febrero 1998
  • Diners-Abril 1998
  • Diners-Mayo 1998
  • Diners-Octubre 1998
  • Diners-Temas Rescatados
  • REVISTAS SELECCIONES
  • Selecciones-Enero 1965
  • Selecciones-Julio 1968
  • Selecciones-Abril 1969
  • Selecciones-Febrero 1970
  • Selecciones-Marzo 1970
  • Selecciones-Mayo 1970
  • Selecciones-Marzo 1972
  • Selecciones-Julio 1973
  • Selecciones-Diciembre 1973
  • Selecciones-Enero 1974
  • Selecciones-Marzo 1974
  • Selecciones-Marzo 1976
  • Selecciones-Noviembre 1976
  • Selecciones-Enero 1977
  • Selecciones-Septiembre 1977
  • Selecciones-Enero 1978
  • Selecciones-Diciembre 1978
  • Selecciones-Enero 1979
  • Selecciones-Marzo 1979
  • Selecciones-Julio 1979
  • Selecciones-Agosto 1979
  • Selecciones-Abril 1980
  • Selecciones-Agosto 1980
  • Selecciones-Septiembre 1980
  • Selecciones-Septiembre 1981
  • Selecciones-Abril 1982
  • Selecciones-Mayo 1983
  • Selecciones-Julio 1984
  • Selecciones-Junio 1985
  • Selecciones-Septiembre 1987
  • Selecciones-Abril 1988
  • Selecciones-Febrero 1989
  • Selecciones-Abril 1989
  • Selecciones-Marzo 1990
  • Selecciones-Abril 1991
  • Selecciones-Mayo 1991
  • Selecciones-Octubre 1991
  • Selecciones-Diciembre 1991
  • Selecciones-Febrero 1992
  • Selecciones-Junio 1992
  • Selecciones-Septiembre 1992
  • Selecciones-Febrero 1994
  • Selecciones-Mayo 1994
  • Selecciones-Abril 1995
  • Selecciones-Mayo 1995
  • Selecciones-Septiembre 1995
  • Selecciones-Junio 1996
  • Selecciones-Mayo 1997
  • Selecciones-Enero 1998
  • Selecciones-Febrero 1998
  • Selecciones-Julio 1999
  • Selecciones-Diciembre 1999
  • Selecciones-Febrero 2000
  • Selecciones-Diciembre 2001
  • Selecciones-Febrero 2002
  • Selecciones-Mayo 2005
  • CATEGORIAS
  • Arte-Gráficos
  • Bellezas
  • Biografías
  • Chistes que llegan a mi Email
  • Consejos Sanos para el Alma
  • Cuidando y Encaminando a los Hijos
  • Datos Interesantes
  • Fotos: Paisajes y Temas varios
  • La Relación de Pareja
  • La Tía Eulogia
  • La Vida se ha convertido en un Lucro
  • Mensajes para Reflexionar
  • Personajes Disney
  • Salud y Prevención
  • Sucesos y Proezas que conmueven
  • Temas Varios
  • Tu Relación Contigo mismo y el Mundo
  • Un Mundo Inseguro
  • TODAS LAS REVISTAS
  • Selecciones
  • Diners
  • REVISTAS DINERS
  • Diners-Agosto 1989
  • Diners-Mayo 1993
  • Diners-Septiembre 1993
  • Diners-Noviembre 1993
  • Diners-Diciembre 1993
  • Diners-Abril 1994
  • Diners-Mayo 1994
  • Diners-Junio 1994
  • Diners-Julio 1994
  • Diners-Octubre 1994
  • Diners-Enero 1995
  • Diners-Marzo 1995
  • Diners-Junio 1995
  • Diners-Septiembre 1995
  • Diners-Febrero 1996
  • Diners-Julio 1996
  • Diners-Septiembre 1996
  • Diners-Febrero 1998
  • Diners-Abril 1998
  • Diners-Mayo 1998
  • Diners-Octubre 1998
  • Diners-Temas Rescatados
  • REVISTAS SELECCIONES
  • Selecciones-Enero 1965
  • Selecciones-Julio 1968
  • Selecciones-Abril 1969
  • Selecciones-Febrero 1970
  • Selecciones-Marzo 1970
  • Selecciones-Mayo 1970
  • Selecciones-Marzo 1972
  • Selecciones-Julio 1973
  • Selecciones-Diciembre 1973
  • Selecciones-Enero 1974
  • Selecciones-Marzo 1974
  • Selecciones-Marzo 1976
  • Selecciones-Noviembre 1976
  • Selecciones-Enero 1977
  • Selecciones-Septiembre 1977
  • Selecciones-Enero 1978
  • Selecciones-Diciembre 1978
  • Selecciones-Enero 1979
  • Selecciones-Marzo 1979
  • Selecciones-Julio 1979
  • Selecciones-Agosto 1979
  • Selecciones-Abril 1980
  • Selecciones-Agosto 1980
  • Selecciones-Septiembre 1980
  • Selecciones-Septiembre 1981
  • Selecciones-Abril 1982
  • Selecciones-Mayo 1983
  • Selecciones-Julio 1984
  • Selecciones-Junio 1985
  • Selecciones-Septiembre 1987
  • Selecciones-Abril 1988
  • Selecciones-Febrero 1989
  • Selecciones-Abril 1989
  • Selecciones-Marzo 1990
  • Selecciones-Abril 1991
  • Selecciones-Mayo 1991
  • Selecciones-Octubre 1991
  • Selecciones-Diciembre 1991
  • Selecciones-Febrero 1992
  • Selecciones-Junio 1992
  • Selecciones-Septiembre 1992
  • Selecciones-Febrero 1994
  • Selecciones-Mayo 1994
  • Selecciones-Abril 1995
  • Selecciones-Mayo 1995
  • Selecciones-Septiembre 1995
  • Selecciones-Junio 1996
  • Selecciones-Mayo 1997
  • Selecciones-Enero 1998
  • Selecciones-Febrero 1998
  • Selecciones-Julio 1999
  • Selecciones-Diciembre 1999
  • Selecciones-Febrero 2000
  • Selecciones-Diciembre 2001
  • Selecciones-Febrero 2002
  • Selecciones-Mayo 2005

  • SOMBRA DEL TEMA
  • ● Quitar
  • ● Normal

  • PRESENTACIÓN DEL BLOG

    El objetivo de este blog es ofrecerte lectura con un estilo diferente y personalizable; brindando opciones para que el área y lo que lees o ves sean agradables, a tu gusto y necesidad.

    Aquí encontrarás lectura variada: libros y relatos completos, chistes, temas de salud, sobre la pareja, los hijos, consejos, temas variados, revistas Selecciones y Diners. Las revistas selecciones están ordenadas de manera que puedas leer cada una completamente. No requieres suscribirte, no hay publicidad ni enlaces ajenos al blog, todo es totalmente gratis.

    El blog dispone de más de 8000 publicaciones y más de 15000 imágenes. Las publicaciones están distribuidas por categoría. Puedes crear tu propia lista o listas de temas, o, categorizarlas según tu elección.

    Así como los temas de las publicaciones, también puedes organizar o categorizar las imágenes según tus gustos.

    La navegación en el blog es fácil, práctica y rápida; su manejo también es fácil e intuitivo. A continuación una visión rápida de sus características:

    Puedes darle diferentes aspectos con el sinnúmero de combinaciones que te permite el blog al SALON DE LECTURA, INICIO, INDICE O LISTA, CATEGORIA y NAVEGA DIRECTO + FUNCIONES DEL PANEL; sin perder el estilo dado cuando regreses al blog; permitiendo de esta manera dejarlo a tu gusto. Además, esos cambios realizados puedes definirlos en 10 estilos, los cuales puedes cargarlos en el momento que quieras. También puedes darle un estilo a cada post o publicación, a cada categoría, agrupar las publicaciones en 3 grupos diferentes y/o categorizarlos en "Lectura", "Leído", "Menú Personal 1 a 16"; todos independientes entre sí. Y si te preocupa que borren o dañen tus ESTILOS o CAMBIOS, también hay la opción de protegerlos.

    Puedes cambiar el tamaño, color y estilo de la letra; dar realce a: temas, subtemas, letra cursiva, texto entre comilla, dialogo entre dos personas, listas, texto en blockquote, título de la publicación; puedes ampliar o centrar la publicación; dejar marcado partes interesantes de alguna lectura; ver la publicación en dos, tres o cuatro columnas; emplear opacidad o transparencia, definir colores, ocultar secciones, ampliar las imágenes, crear indices de hasta 121 temas en los libros, cambiar de lado o inmovilizar el sidebar, crear listas personales de las publicaciones y catalogarlas a tu necesidad, crear sesiones para cuando dos o más personas usan la misma máquina, etc. etc.

    Si eres nuevo en el Blog y eres amante de la lectura te recomiendo leer "PERSONALIZA - MANUAL DEL BLOG" que se encuentra en el menú; pequeño manual que te permitirá sacarle el mayor provecho a las opciones brindadas; o, el tema "CÓMO FUNCIONA EL BLOG", que sigue a continuación de "OBSERVACIONES", en este mismo gadget.

    Prueba personalizando esta SECCION dando click en   P A N E L   del lado izquierdo.

    Presiona AQUI para información detallada sobre las opciones de PERSONALIZACION de este blog.

    CARACTERÍSTICAS DEL BLOG

    Algunas características requieren tener las funciones del PANEL activado.

    GENERAL
    • Las publicaciones están catalogadas por CATEGORIA y SUB-CATEGORIA
    • Rápido acceso a las CATEGORIAS y SUB-CATEGORIAS por medio del MENU
    • Ventana de INTRODUCCION en todas las secciones, para las miniaturas y listas en texto
    • Tres slides de fondo (si has guardado imágenes en los slides 1, 2 y 3)
    • Listado de las publicaciones en:
      - Orden Alfabético
      - Por Categoría
      - Libros
      - Relatos Cortos
      - Por Autor (libros y relatos cortos)
      - Sólo imágenes (libros)
      - Sólo imágenes (revistas Diners y Selecciones)
      - Una sola página con todo lo arriba descrito
    • Guardar publicaciones para su acceso rápido en LECTURAS
    • Catalogar publicaciones para su acceso rápido en MENU PERSONAL (16 categorías personales y una de LEIDO)
    • Historial de las publicaciones navegadas (MENU / MENU PERSONAL / 13-16)
    • Activar o desactivar el desplazamiento del MENU
    • Cambiar la imagen del Header por cualquier otra que te ofrece el blog
    • Cambiar la imagen del Header por cualquier imagen del internet
    • Ver el MENU con ICONOS
    • Crear un MENSAJE como recordatorio
    • Que el MENSAJE creado aparezca en 6 intervalos diferentes de tiempo
    • Crear SESIONES cuando entran al blog más de una persona en una misma máquina
    • Agregar clave para que no puedan accesar a un usuario o sesión
    • Permitir que la imagen del header cambie automáticamente cada vez que entras a la página. Independiente por sección del blog
    • Cambiar el aspecto de la página y guardarlos en ESTILOS personales (Básico y 1 a 9), independiente en cada sección del blog (INICIO, LISTAS o INDICE y SALON DE LECTURA)
    • Cambiar el aspecto de la página sin que los cambios se guarden
    • Borrar los cambios que realizas en una página por cada sección de la misma, o todo
    • Cargar ESTILOS predefinidos, independientes en cada sección del blog (INICIO, LISTAS o INDICE y SALON DE LECTURA)
    • Cargar los ESTILOS predefinidos de forma aleatoria u ordenada
    • Cargar los ESTILOS predefinidos y que se aplique el mismo en las otras secciones
    • Cargar un ESTILO personal
    • Cargar un ESTILO personal de forma aleatoria u ordenada
    • Copiar un ESTILO, personal o predefinido
    • Copiar un ESTILO personal o predefinido a otro USUARIO
    • Proteger los ESTILOS personales
    • Agregar CLAVE para que los ESTILOS personales no puedan ser protegidos o desprotegidos por otras personas
    • Crear NOTAS indefinidas
    • Te indica qué publicaciones tienen NOTAS, y cuántas tiene cada una
    • Acceso a la última publicación navegada
    • Muestra la fecha de la última navegación hecha en el Salon de Lectura
    • Guardar las imágenes en los SLIDES y BANCOS DE IMAGENES (en la página de INICIO solo se puede en las Ultimas Publicaciones)
    • Dar zoom a las IMAGENES (en la página de INICIO solo se puede en las Ultimas Publicaciones)
    • Fijar una imagen como fondo (en la página de INICIO solo se puede en las Ultimas Publicaciones)
    • Ver la imagen en pantalla completa (menos en en la página de INICIO)
    • Activar SLIDES, como fondo, con las imágenes guardadas en los SLIDES 1, 2 y 3
    • Indica cuál de los ESTILOS 1 a 9 y BASICO están ocupados
    • Dar a las imágenes tonos grises (independiente por sección de la página)
    • Dar al MENU para que tenga colores diferentes
    • Dar a las MINIATURAS, SLIDE, SIDEBAR y DOWNBAR para que tengan colores diferentes
    • Permitir que al dar click en una MINIATURA con la opción arriba indicada, la publicación adquiera ese color.
    PÁGINA DE INICIO
    • Cargar, de forma aleatoria u ordenada, las diferentes formas de ver las miniaturas (últimas publicaciones)
    • Cargar, de forma aleatoria u ordenada, las diferentes formas de ver las miniaturas (sidebar)
    • Cargar, de forma aleatoria u ordenada, las diferentes formas de ver las miniaturas (downbar)
    • Desactivar el cambio automático de los temas del: Slide, Sidebar y Downbar
    • Permitir ver las imágenes de las "Últimas publicaciones" a la izquierda y a la derecha
    • Cambiar de aspecto
    • Cambiar las miniaturas de "Últimas Publicaciones" por una categoría a elección
    • Que las miniaturas de las últimas publicaciones adquieran los ESTILOS dados desde el SALON DE LECTURA a su respectiva categoría
    • Permitir que al aplicar la carga de la miniatura de las últimas publicaciones con los cambios de su respectiva categoria, al dar click en la miniatura se refleje en la publicación
    • Que las miniaturas de las últimas publicaciones, el slide, menú, sidebar y downbar aquieran fondos de color diferente
    • Permitir que al aplicar la carga de la miniatura con fondo de color diferente, al dar click en ésta, se refleje en la publicación
    PÁGINAS DE LAS LISTAS
    • Cargar, de forma aleatoria u ordenada, las diferentes formas de ver las miniaturas
    • Ver las listas con IMAGENES y TEXTO
    • Ver las listas solo IMAGENES o solo TEXTO
    • Diferentes formas de ver la lista en IMAGENES
    • Aumentar la cantidad de imágenes a mostrar
    • INTRO de las publicaciones
    • Cambiar el aspecto del INTRO
    • Cambio de las imágenes automático, con 4 intervalos de tiempo
    • El intervalo puede ser fijo o sólo por una vez
    • Guarda la última publicación o grupo de imágenes revisado por categoria (varía cuando se agrega publicaciones nuevas)
    • Cambiar de aspecto
    • Que las miniaturas adquieran los ESTILOS dados desde el SALON DE LECTURA a su respectiva categoría
    • Permitir que al aplicar la carga de la miniatura de las últimas publicaciones con los cambios de su respectiva categoria, al dar click en la miniatura se refleje en la publicación
    • Que las miniaturas aquieran fondos de color diferente
    • Permitir que al aplicar la carga de la miniatura con fondo de color diferente, al dar click en ésta, se refleje en la publicación
    PÁGINA DE CATEGORIAS
    • Guarda el último grupo revisado (varía cuando se agrega publicaciones nuevas)
    • Puede adquirir el ESTILO dado en el SALON DE LECTURA, por CATEGORIA y SUB-CATEGORIA
    • Cambiar de aspecto
    • Que las miniaturas adquieran los ESTILOS dados desde el SALON DE LECTURA a su respectiva categoría
    • Permitir que al aplicar la carga de la miniatura de las últimas publicaciones con los cambios de su respectiva categoria, al dar click en la miniatura se refleje en la publicación
    • Que las miniaturas aquieran fondos de color diferente
    • Permitir que al aplicar la carga de la miniatura con fondo de color diferente, al dar click en ésta, se refleje en la publicación
    SALON DE LECTURA
    • Cambiar el aspecto de la publicación por y guardarlos por:
      - ESTILOS Personales (Básico, 1 a 9), se aplica a todas las publicaciones
      - Por Categoria (1, 2 y 3)
      - Por Sub-Categoria (1, 2 y 3)
      - Por Publicación
      - Por Grupos 1, 2 y 3
      - Por listas de LECTURA, MENU PERSONAL (1 a 16) y LEIDO
    • Cargar un ESTILO:
      - En todas las publicaciones (ajeno a estilos Básico y 1 a 9)
      - Para todo el blog
      - Para todo el blog y publicaciones
      - Para todo el blog menos en el SALON DE LECTURA
      - Respetando si la CATEGORIA tiene un ESTILO propio
      - Respetando si la publicación tiene un ESTILO propio
      - Definiendo el orden de carga de los GRUPOS 1, 2 y 3
    • Cambiar el aspecto de la publicación y del texto
    • Diferenciar conversaciones en las publicaciones (menos libros y relatos cortos)
    • Definir para cuando se ingrese a una publicación se coloque la primera imagen como fondo
    • Guardar hasta 121 puntos o partes importantes de una publicación (como un índice). Por publicación
    • Guarda la posición donde suspendes la lectura de forma rápida
    • Desplazamiento automático de la publicación (7 niveles de velocidad)
    • Guia de lectura cuando hay mucho texto
    • Lleva un registro de las CATEGORIAS, SUB-CATEGORIAS, PUBLICACIONES y publicaciones en GRUPOS con ESTILO aplicado
    • Que los widgets del sidebar adquieran fondos de color diferente
    • Que las miniaturas del sidebar del widget OTRAS PUBLICACIONES, adquieran fondo de color diferente
    • Permitir que al aplicar la carga de la miniatura con fondo de color diferente del widget OTRAS PUBLICACIONES del sidebar, al dar click en ésta, se refleje en la publicación
    • Colocar la imagen principal de la publicación para que ocupe el ancho de la página.
    PÁGINA NAVEGA DIRECTO + FUNCIONES DEL PANEL
    • No hay refresco de pantalla
    • Las mismas opciones del SALON DE LECTURA
    • Guarda la última publicación revisada o leída, por categoría (varía cuando se agrega publicaciones nuevas)
    PÁGINA NAVEGAR DIRECTO 1
    • No hay refresco de pantalla
    • Guarda la última publicación revisada o leída, por categoría (varía cuando se agrega publicaciones nuevas)
    PÁGINA NAVEGAR DIRECTO 2
    • No hay refresco de pantalla
    • Guarda la última publicación revisada o leída, por categoría (varía cuando se agrega publicaciones nuevas)
    • La primera imagen de la publicación está como fondo
    PÁGINA NAVEGAR DIRECTO 3
    • No hay refresco de pantalla
    • Guarda el último grupo de publicaciones revisados (varía cuando se agrega publicaciones nuevas)
    MI LIBRERIA
    • Edición de las NOTAS guardadas
    • Edición de las imágenes guardadas en los Slides 1, 2, 3 y Bancos de Imágenes
    • Edición de las publicaciones guardadas en Lecturas, Personal 1 a 16 y Leído
    • Permite copiar las imágenes y publicaciones entre Slides y Banco de Imágenes y entre Listas
    • Permite copiar las imágenes y publicaciones guardadas a otro usuario o sesión

    CÓMO FUNCIONA EL BLOG

    Si eres nuevo en el blog y quieres aprender cómo funciona, o hay partes algo complicadas, te daré una explicación detallada para que puedas comprender a fondo su funcionamiento y aprovechar las características que te brinda.

    Para comenzar explicaré rápidamente las características que te ayudarán en la lectura en el SALON DE LECTURA:

    En el MENU, en "+Otros", encontrarás las opciones CREAR NOTA y VER O EDITAR NOTAS, esas opciones te permiten crear una NOTA de forma rápida y/o ver la ventana de NOTAS y revisar todas las que has creado. La letra "N" debajo de la palabra PANEL hace la misma función. En la misma sección "+Otros" encontrarás "Ultima Lectura" y una fecha, la fecha es la última vez que estuviste en el blog, y Ultima lectura es la última publicación que leiste o revisaste; dando click a esa frase te vas a esa publicación.

    Cuando estás en una publicación y te has desplazado un poco hacia abajo, ese punto se guarda automáticamente. Cuando regresas a la misma publicación, la pantalla se situará en ese punto. Cada publicación es independiente.

    Otra forma de hacerlo es dejando marcado el punto donde la suspendes, dando doble click en cualquier parte de la línea que suspendes la lectura; al hacer esto automáticamente aparece un punto en la parte última del MENU. Cuando regreses a la publicación das click en ese punto y te desplazarás a la línea donde suspendiste la lectura. La línea de retorno debe estar entre "I PANEL N". Una vez que haz dado click en el punto, el mismo desaparece del MENU.

    Cuando una publicación tiene NOTAS guardadas y puntos guardados, aparece en la parte última del MENU dos caracteres rectangulares, indicando que hay NOTAS y puntos guardados, le das click a ese caracter y se abre la ventana respectiva.

    Para dejar más de un punto de la publicación guardado, das click en PANEL en la sección PUNTOS. En esa ventana vas a ver una opción: "Guardar Punto". Cuando das click en esa opción aparece una ventana donde dice "PUNTO A GUARDAR". En el recuadro blanco puedes colocar una referencia al punto o pantalla a guardar o dejarlo en blanco. Para que acepte guardar el punto debes dar click en "Referencia". Si no has colocado referencia, automáticamente toma el nombre de "Punto Guardado " y el número correspondiente al mismo. Si has guardado un punto aparece el texto "Borrar todos los Puntos". Si has guardado más de un punto, aparece otro texto que dice "Borrar por Punto". El primero te permite eliminar el punto o todos los puntos guardados; y el segundo te permite eliminar por punto específico.

    La letra "I", que aparece sobre la palabra PANEL, te permite almacenar la o las imágenes de una publicación, ya sea en uno de los tres SLIDES o en los BANCOS DE IMAGENES; también permite darle zoom a cualquier imagen de la publicación. Te permite también colocar cualquier imagen de la publicación como fondo. Las imágenes guardadas en los SLIDES se pueden activar en cualquier parte del blog, y se ejecuta como fondo. Para activar el SLIDE, das click en la palabra PANEL, en la sección ESTILOS, aparece una línea con Slide1 Slide 2 Slide 3 (aparecerán las que tengan al menos una imagen guardada), das click a uno de ellos y se activa el slide.

    Si deseas guardar la publicación en LECTURAS o en alguno de MENU PERSONAL (que se encuentra en el MENU), cada tema tema tiene un "+" a la derecha, que te permite seleccionar en qué lista guardar.

    Si deseas cambiar los nombres en el MENU PERSONAL (Personal 1, Personal 2, etc. etc.), en el SALON DE LECTURA das click en PANEL, seguido de "Registros" y por último "Cambiar Tema de PERSONAL (1-16)". En INICIO, CATEGORIA e INDICE o LISTA, das click en PANEL y luego en "Varios".
    Para cambiar el nombre, tipeas el nuevo en el recuadro en blanco y das click en "Personal 1, Personal 2, etc. etc." que se encuentra a mano derecha del recuadro en blanco.

    Cuando estás en una publicación o post, cualquiera, puedes usar las opciones del MINI PANEL que se encuentra en el MENU (ocultar, columnas-imagen, tipo letra, etc.). Las opciones que ves en el MINI PANEL también las encontrarás en el PANEL, solo que ahí cada una está en su respectiva sección. La función del MINI PANEL es brindarte, de manera rápida, el acceso a funciones básicas del PANEL.

    ¿QUÉ PUEDES HACER CON EL MINI PANEL?
    El MINI PANEL te permite cambiar el aspecto a la publicación o página mediante las opciones que se explican a continuación:

    CAMBIAR PUBLICACION - OCULTAR SECCIONES: Permite ocultar el sidebar, cambiarlo de posición, etc. etc.
    COLUMNAS E IMAGENES DEL POST: Te permite ver la publicación en dos, tres o cuatro columnas; además, puedes ampliar o reducir las imágenes.
    TIPO LETRA-TAMAÑO LETRA-COLOR LETRA: Te permite cambiar el tipo, tamaño y color de la letra de la publicación.
    COLOR DEL TITULO: También puedes cambiar el color del título de la publicación.
    SOMBRA-BLUR DE LAS IMAGENES: Puedes darle sombra o blur a las imágenes de la publicación.
    CAMBIAR IMAGEN DEL HEADER: Puedes cambiar el header o cabecera del blog por un paisaje, del mismo tamaño que el actual o más grande.


    Cualquier opción u opciones que apliques del MINI PANEL y/o PANEL para cambiar el aspecto de la página se guardará automáticamente en lo que he denominado ESTILO BASICO, y no se perderá cuando regreses al blog, a la misma u otra publicación. Eso significa que, si te gusta leer en dos columnas, con el título en rojo y el texto de color gris y aplicas esas opciones con el MINI PANEL y/o PANEL, cuando regreses al blog verás todas las publicaciones con esos cambios.

    Estos cambios que se hacen con el MINI PANEL y el PANEL, para dar otro aspecto a la publicación, también los llamo ESTILOS, por lo que más adelante emplearé ese término sin que se refiera, específicamente, a los ESTILOS 1 a 9 y BASICO.

    En el PANEL encontrarás muchas más opciones, incluido para realizar cambios al MENU, SIDEBAR, MAIN y BODY.

    Este PANEL también lo encontrarás en la página de INICIO, INDICE O LISTA y CATEGORIA. Su funcionamiento es similar en cada sección e independiente entre sí; eso significa que si haces cambios en la página de INICIO, éstos no afectarán al POST o PUBLICACION ni al INDICE O LISTA, y viceversa.

    El MINI PANEL es sólo para la sección del POST o PUBLICACION (SALON DE LECTURA).

    Ahora que tienes una visión sobre lo que puedes hacer en el blog, entremos a describir otras opciones que se encuentran en el PANEL para ver cómo se puede manejar los cambios que realizaste, además de otras interesantes características.

    Seguir leyendo

    OBSERVACIONES

    Algunos efectos que aquí encontrarás requieren navegadores que soporten CSS3.
    BLOG OPTIMIZADO para Google Chrome a una resolución de pantalla de 1024 x 768.

    LAS FUNCIONES DEL PANEL están desactivadas para los nuevos en el blog o para aquellos que no han hecho cambio alguno. Debes activar las funciones del PANEL y posterior debes ir al MENU, ESTILOS y dar click en "Desactivar Carga Aleatoria u Ordenada" (en INICIO, SALON DE LECTURA y LISTA o INDICE) para que puedas hacer cambios en el blog.

    ESTE BLOG fue diseñado bajo la plataforma GOOGLE CHROME. Su constante revisión, los cambios que se realizan y las publicaciones que se agregan son hechos bajo la misma plataforma, no se emplea otro navegador; por lo que no garantizo que su aspecto y funcionalidad sea el correcto en otros navegadores. Por experiencia propia, la funcionalidad y presentación del blog no es la correcta en INTERNET EXPLORER 6, 7 y 8.

    SI TIENES ACTIVADO el traductor automático de idioma tendrás problema con las funciones que te ofrece el PANEL. Si vas a hacer cambios, debes desactivar el traductor, permitiendo que el blog quede en su idioma original (español).

    TODOS LOS CAMBIOS que hagas en el block, las imágenes guardadas en los SLIDES y BANCO DE IMAGENES, los libros guardados en LECTURA y MENU PERSONAL, las NOTAS creadas, y los PUNTOS guardados de algún libro(s), se almacenan en tu máquina. Cuando vayas a otra PC no verás lo anterior descrito. Para saber cómo llevar toda tu información a otras máquinas, da click AQUI

    LOS LIBROS CORTOS Y RELATOS no disponen de portada, por lo que, al entrar a uno de estos temas, no vas a ver la misma imagen, ya que es agregada. Cuando entras a una de estas publicaciones, aparece una imagen como portada; y si vuelves a entrar a esa misma publicación o refrescas pantalla, aparece otra diferente. Esto no sucede en las publicaciones de las opciones de NAVEGAR DIRECTO. De igual forma ocurre en las miniaturas de todas las secciones del Blog. Ninguna imagen de las designadas para los RELATOS o LIBROS CORTOS está relacionada a un tema en especial, es totalmente aleatorio; ya sea que entres a Inicio, Listas, Categorías, Navega Directo (todos) y Salón de Lectura.

    EN LAS MINIATURAS, sea en el INICIO, SALON DE LECTURA, INDICE O LISTA y CATEGORIA, al dar click en el tema el link se abre en otra ventana, al dar click en la imagen o en "LEER", "SEGUIR LEYENDO" o "PUBLICACION COMPLETA" el link se abre en la misma ventana. Lo mismo ocurre en el SLIDE, SIDEBAR y DOWNBAR de la página de INICIO. Esto no se aplica si estás en NAVEGA DIRECTO + FUNCIONES DEL PANEL.

    LOS PUNTOS no funcionan si has aplicado REDUCIR LARGO DEL SIDEBAR Y POST. Debes tomar en cuenta, también, que si haces cambios en el HEADER (cambiar la imagen por una de mayor longitud); cambios en la publicación, como por ejemplo: cambiar el tamaño de la letra, aumentar de tamaño la LETRA CAPITAL, ampliar el post ocultando el sidebar, aumentar el tamaño de la imagen, agregar avatar a las conversaciones, etc. etc.; los PUNTOS no se desplazaran, exactamente, a la pantalla exacta. Debes marcar los puntos después de haber hecho los cambios necesarios en la publicación o en el ESTILO.

    El DESPLAZAMIENTO AUTOMATICO no funciona si has aplicado REDUCIR LARGO DEL SIDEBAR Y POST; se hace lento cuando tienes abierta la ventana del PANEL, o aplicado muchas sombras; y no funciona la barra lateral de desplazamiento mientras esté activo.

    EN EL SALON DE LECTURA, si aplicas para colocar la IMAGEN DEL POST como fondo, dedes desactivar esta opción si vas a cambiar de ESTILO a uno que tengas cambiado el fondo del BODY. Tampoco recomiendo aplicar esta opción en los ESTILOS que hayas empleado cambios en el fondo del body.

    USAR LAS OPCIONES del MINI PANEL intercalado con las mismas del PANEL causa conflicto, provocando cambios con errores visuales....Más detalles

    USAR LAS OPCIONES de MINIATURAS que se encuentra en el MENU (en la página de INICIO y LISTAS O INDICE) intercalado con las mismas del PANEL causa conflicto, provocando cambios con errores visuales....Más detalles

    EL FORMATO NUEVO del texto no está aplicado a todos los LIBROS y RELATOS. En el INDICE O LISTA los que disponen del formato tienen un (√) en el lado derecho. El resto de las CATEGORIAS disponen del formato nuevo.

    LA LONGITUD DEL SIDEBAR debe quedar igual con la longitud de la PUBLICACION o POST siempre y cuando la longitud de la PUBLICACION o POST sea superior a la longitud del SIDEBAR; si es lo contrario habrá diferencia; y, cuando no se ha alterado la longitud de la publicación con cualquier tipo de cambio de formato en su contenido; como por ejemplo: cambiar el tamaño del texto, cambiar la longitud entre líneas, aplicar letra capital, etc. etc. Si aplicas REDUCIR LARGO SIDEBAR Y POST (derecho o izquierdo), debes refrescar pantalla para que quede parejo.

    SI ESTAS EN EL INDICE O LISTA, en los LIBROS, y la carga de las miniaturas es muy demorado, la razón es que has aplicado muchos gráficos en "CANTIDAD DE IMAGENES (CATEGORIAS)". Para que la carga sea más rápida debes dar click en un número de "CANTIDAD DE IMAGENES (LIBROS y RELATOS)", que se encuentra en el PANEL, en la sección "VISUAL".

    NOTA: Para que los cambios realizados permanezcan es necesario tener activada las cookies de tu navegador. El mismo principio se aplica si vas a dejar puntos guardados en las publicaciones, agregar temas en "LECTURAS", "LEIDO" y "MENU PERSONAL", dejar anotaciones en "NOTAS" y para que funcione la sección "REGISTROS" del PANEL del SALON DE LECTURA.
    Si eliminas el archivo "http_www.mdarena.blogspot.com_0.localstorage" de la carpeta "LOCAL STORAGE", pierdes todos los cambios realizados, los puntos guardados en las publicaciones, lo guardado en NOTAS, las listas de LECTURAS, LEIDO y MENU PERSONAL y el control que lleva la sección REGISTROS del PANEL; dejando el blog en su estilo estándar.
    Si desactivas las funciones del PANEL no podrás hacer cambio alguno con el MINI PANEL y PANEL.

    NOMENCLATURA

    Significado de las letras que aparecen en el menú, el menú del PANEL y la sección ESTILOS del PANEL.

    Letras en la parte derecha inferior del menú del PANEL:
    EBa: Cargado o trabajando con el Estilo Básico
    E1 a E9: Cargado o trabajando con el Estilo 1, estilo 2, estilo 3.... estilo 9
    Post: Cargado o trabajando por publicación
    C1 a C3: Cargado o trabajando por categoría 1, 2 ó 3
    S: Cargado o trabajando por sub-categoría 1, 2 ó 3
    P: Cargado o trabajando el estilo respetando si la publicación tiene estilo propio.
    G1 a G3: Cargado o trabajando con el Grupo 1, 2 ó 3
    LY: Cargado o trabajando el Estilo dado a "Lecturas"
    LL: Cargado o trabajando el Estilo dado a "Leídos"
    P1 a P16: Cargado o trabajando el Estilo dado a "Personal 1 a Personal 16"
    ALEATORIO: Carga de los estilos aleatoriamente
    ORDENADO: Carga de los estilos ordenadamente
    ALEATORIO+PP: Carga de los estilos aleatoriamente respetando si la publicación tiene estilo propio.
    ORDENADO+PP: Carga de los estilos ordenadamente respetando si la publicación tiene estilo propio.
    PREDEF.: Has cargado uno de los ESTILOS predefinidos que te ofrece el blog.
    Ho: Cambio del header ordenado
    Ha: Cambio del header aleatorio
    Pm: Publicación toma color de la miniatura
    Letra en gris Significa que la publicación también está en ese estilo, pero, el actual en rojo está en un nivel superior de prioridad.


    Letras en la parte derecha superior del menú del PANEL
    : Estilo protegido
    X: Las funciones del PANEL están desactivadas.
    T: El estilo se carga en todo el blog
    P: El estilo se carga en todas las publicaciones
    C: El estilo se carga en todo el blog y publicaciones
    F: Estilo fijo para el inicio e indice o lista (INICIO e INDICE O LISTA)
    MA: Está activado "Estilo en miniatura Aleatorio" (INICIO)
    MC: Está activado "Estilo en miniatura Continuo" (INICIO)
    SA: Está activado "Estilo en miniatura del Sidebar Aleatorio" (INICIO)
    SC: Está activado "Estilo en miniatura del Sidebar Continuo" (INICIO)
    DA: Está activado "Estilo en miniatura del Downbar Aleatorio" (INICIO)
    DC: Está activado "Estilo en miniatura del Downbar Continuo" (INICIO)
    AUT: Está activado el avance de las miniaturas (LISTA O INDICE)
    AUT-no fijo: Está activado el avance de las miniaturas. No queda activado cuando refrescas pantalla (LISTA O INDICE)
    A: Carga de estilos por sub-categoría (CATEGORIA)

    PANEL, sección ESTILOS, Guardar los Cambios:
    Guardar 1 a Guardar 9: Seleccionar el estilo del 1 al 9 en el cual se guardarán los cambios.
    Guardar en Básico: Seleccionar el estilo Básico para guardar los cambios.
    LY: Seleccionar "Lecturas" (del Menú) para guardar el Estilo, y toda publicación que se agregue a esa lista adquiera el Estilo dado. LL: Seleccionar "Leído" para guardar el Estilo, y toda publicación que se agregue a esa lista adquiera el Estilo dado. P1 a P16: Seleccionar del "Menú Peronal" (Personal 1 a 16) para guardar el Estilo, y toda publicación que se agregue a esas listas adquiera el Estilo dado.

    PANEL, sección ESTILOS, Ver Estilos con Cambios
    Bás: Se ha hecho, al menos, un cambio en el estilo Básico
    1 a 9: Se ha hecho, al menos, un cambio en el estilo 1, 2, 3... 9.
    Cat1() a Cat3(): Se ha hecho cambio en x categorías 1, 2 y/o 3. La cantidad de categorías con estilo va entre los paréntesis.
    Post(): Se ha hecho cambio o dado estilo propio en x publicaciones. La cantidad de publicaciones con estilo propio va entre los paréntesis.
    G1() a G3(): Se ha agregado x publicaciones al grupo 1, 2 y/o 3. La cantidad de publicaciones agregadas va entre los paréntesis.
    LY, LL, P1 a P16 Se ha hecho, al menos, un cambio en "Lecturas", "Leído" y "Personal 1 a 16".

    PANEL, sección ESTILOS, Cargar ESTILOS
    Cargar 1 a Cargar 9: Seleccionar el estilo del 1 al 9 a cargar.
    Cargar Básico: Cargar el estilo Básico.


    PRIORIDAD DE CARGA DE LOS ESTILOS:

    1) PREDEFINIDO
    2) CARGA MINIATURA CON ESTILO DE CATEGORIA
    3) PUBLICACION TOMA COLOR DE LA MINIATURA
    4) LY, LL, P1 a P16: Lecturas, Leídos y Personal 1 a Personal 16
    5) G3 - G2 - G1: Grupos 1, 2, 3
    6) POR POST
    7) POR CATEGORIA o SUBCATEGORIA 1, 2, 3
    8) ESTILOS 1 a 9 y BASICO.

    PREGUNTAS Y SOLUCIONES

    Lo que a continuación describo son situaciones que pueden surgir en cualquier momento, aunque estemos muy familiarizados con el blog. A veces olvidamos cuál es el motivo para que nuestra petición no responda como es debido.
    También es para aquellos visitantes, nuevos o asiduos, que no les gusta o no acostumbran a leer MANUALES u OBSERVACIONES, contestando preguntas de algunas opciones brindadas en este blog.
    Les recuerdo que el navegador empleado es el GOOGLE CHROME. Si empleas otro navegador es probable que haya situaciones o inconvenientes muy ajeno a lo aquí descrito.
    Esta sección hace hincapié de lo ya tratado en OBSERVACIONES y CÓMO FUNCIONA EL BLOG.
    Las situaciones están por sección (INICIO - SALON DE LECTURA - CATEGORIA - INDICE O LISTA) y conjunto de ellas, para su mejor búsqueda. Esta lista se va incrementando a medida que experimento situaciones o que crea conveniente debe ser expuesta.

    Nota.
    Al colocar la imagen de fondo, en la mayoría de los libros que no disponen del visto bueno o del formato para hacer cambios, no aparece la imagen. La razón es que al subir la imagen se lo hizo colocando el autor entre paréntesis. No he realizado los arreglos necesarios, y por el momento, se mantendrán así.


    SE APLICA A TODO EL BLOG
    Eso ocurre cuando has aplicado "Desactivar funciones del PANEL" o has cargado el ESTILO ORIGINAL. Debes activar las funciones del PANEL para poder realizar cualquier cambio; o cargar otro ESTILO que no sea el ORIGINAL. Esas opciones las encuentras en PANEL, la sección ESTILOS.

    Cinco razones para que eso ocurra: 1) Has aplicado "Desactivar funciones del PANEL", 2) Has cargado el estilo ORIGINAL. 3) Has aplicado NO GRABAR LOS CAMBIOS, que se encuentra en la parte superior de la ventana del PANEL, 4) Debes tomar en cuenta en qué estilo hiciste los cambios, y cargar ese mismo estilo. Y 5) Tienes desactivada las cookies de tu navegador.

    Lo más seguro es que tienes protegido el estilo actual. Desprotégelo, preferentemente desde el SALON DE LECTURA, en la sección "SEGURIDAD" del PANEL. Otra razón es que has aplicado NO GRABAR LOS CAMBIOS, que se encuentra en la parte superior de la ventana del PANEL.

    El PANEL de la página de INICIO, INDICE O LISTA y SALON DE LECTURA trabajan de manera independiente. Cada uno puede tener 10 estilos diferentes sin afectarse entre sí.

    Si has seguido el proceso de su instalación correctamente, entonces, cerciórate que tengas activado las cookies del navegador.

    En este caso debes estar consciente de qué estilo está cargado, qué combinación de estilos has aplicado, a cuál estilo hiciste cambios y considerar la prioridad de carga de los estilos. El estilo cargado lo puedes ver en la parte inferior derecha del menu de la ventana del PANEL. El detalle de las siglas empleadas y la prioridad de carga de los estilos lo encuentras en este mismo gadget en "NOMENCLATURA".

    Si eso ocurre es probable que hayas aplicado sombras o blur en varios secciones de la página y a la vez tener abierta la ventana del PANEL, también, puedes haber aplicado imagen en el fondo del body y tener abierta la ventana del PANEL y/o haber aplicado sombras o blur en algunas secciones de la página. No uses muchas sombras si vas a colocar imagen en el fondo del body.

    La única razón para que eso ocurra es activando la opción de PASARLA A GRISES. En la sección que veas la imagen blanco y negro, por ejemplo en el SIDEBAR (SALON DE LECTURA), te vas a PANEL, la sección SIDEBAR, buscas "IMAGEN, PASARLA A GRISES" y eliges la opción deseada.

    En las miniaturas, sea en el INICIO, SALON DE LECTURA, INDICE O LISTA y CATEGORIA, al dar click en el tema el link se abre en otra ventana, al dar click en la imagen o en "LEER", "SEGUIR LEYENDO" o "PUBLICACION COMPLETA" el link se abre en la misma ventana. Lo mismo ocurre en el SLIDE, SIDEBAR y DOWNBAR de la página de INICIO.

    Presiona PANEL y en la ventana que aparece verás un candado color amarillo en la parte derecha superior.

    Hay dos razones para que eso ocurra: 1) Tienes activado CARGA ALEATORIA u ORDENADA en esa sección, desactívala, ya que tiene prioridad sobre los ESTILOS. 2) En el SALON DE LECTURA tienes activado CARGAR EN TODAS LAS PUBLICACIONES o CARGAR EN TODO EL BLOG Y PUBLICACIONES.

    Para eliminar una NOTA debes abrirla y luego presionar ELIMINAR NOTA. Si has abierto dos o más NOTAS, solo se eliminará la última abierta, el resto no, debes cerrarlas y eliminarlas una por una. Debes abrir NOTA por NOTA e ir eliminándola a medida que la abras.

    En los ESTILOS predefinidos no puedes hacer cambios. Para hacer cambios en alguno de ellos, debes primero cargarlo y seguido copiarlo a otro ESTILO (que van desde GUARDAR 1, GUARDAR 2… hasta PERSONALIZAR GRUPO 3 O APLICARLO AL POST); hecho esto, cargas el ESTILO al que se copió y seguido haces los cambios deseados.
    Si quieres aplicar el ESTILO para todo el blog o fijarlo para el INICIO e INDICE O LISTA, sigues el proceso ya explicado, luego cargas el ESTILO a cual se copió y eliges la opción deseada (esto último sólo en el SALON DE LECTURA).

    Puede ser por cuatro razones: 1) Tienes desactivado las FUNCIONES DEL PANEL. 2) No has aplicado DESACTIVAR CARGA ALEATORIA U ORDENADA que se encuentra en el MENU / ESTILOS (debes hacerlo en INICIO, LISTA o INDICE y SALON DE LECTURA). 3) No has activado FONDO COLOR VARIADO, y/o 4) No has aplicado DESACTIVAR CARGA ALEATORIA U ORDENADA en el SALON DE LECTURA.



    SE APLICA SOLO EN EL "SALON DE LECTURA" Y EN EL "INDICE O LISTA"
    Tienen que estar ocultos. Entra en PANEL, la sección "VARIOS" en "CAMBIA-INMOVILIZA SIDEBAR-OCULTAR SECCIONES", la opción "OCULTAR SECCIONES", en el SALON DE LECTURA; en INDICE O LISTA busca las opciones similares.

    Si estás en el SALON DE LECTURA en la publicación de tu interés, simplemente agrégalo a la lista deseada. Si estás en INDICE O LISTA, cuando agregas a la lista siempre se agregará la primera publicación superior que aparece a mano izquierda (cuando son varias miniaturas o imágenes). Para que sea un tema elegido, debes darle click al INTRO de ese tema y luego agregarlo a la lista deseada; o dar click en el caracter "+" y elegir dónde guardarlo.



    SE APLICA AL "SALÓN DE LECTURA"
    Tres razones para que eso ocurra: 1) Debes haber cambiado la longitud de la publicación, 2) Debes haber hecho cambios significativos en el texto, título o imagen de la publicación y/o 3) Cambiaste la imagen del header por una de mayor longitud, o viceversa. Si has hecho cualquiera de los tres casos descritos, o los tres, debes marcar y guardar la posición después de esos cambios.

    Eso ocurre cuando has aplicado el DESPLAZAMIENTO AUTOMATICO. Debes detenerlo para que tomes el control de la barra de desplazamiento. La opción la encuentras en la sección VARIOS del PANEL.

    Para reducir esa cantidad a 5 miniaturas, te vas al PANEL, la sección VARIOS, presionas NIVELAR SIDEBAR CON POST y luego presionas DESACTIVAR.

    Te vas a PANEL, sección VARIOS, presionas ICONO:CAMBIAR-DIMENSIONAR-DESPLAZAR. Si quieres quitarlo presionas CAMBIAR ICONO la opción QUITAR, si quieres mostrarlo presionas ORIGINAL.

    Presiona PANEL, luego POST, seguido de COLUMNAS Y ZOOM DE IMAGENES.

    Lo primero que debes hacer es entrar a cualquier publicación que pertenezca a la categoría de la revista que desees aplicar los cambios (puedes ver la categoría en la parte última de la publicación), luego das click en "GUARDAR Y CARGAR POR SUB-CATEGORIA 1" (la 2 o la 3) que se encuentra en la sección ESTILOS en "GUARDAR, BORRAR ESTILOS Y APLICADOS" del PANEL, se efectúa un reinicio de página (si la página aparece con cambios es porque ya has hecho cambios en esa subcategoría anteriormente); por último seleccionas la opción "GUARDAR POR SUB-CATEGORIA", toma unos segundos a que aparezca el visto bueno, opción que la encuentras en GUARDAR, BORRAR ESTILOS Y APLICADOS" del PANEL. Ahora sí, procede a hacer los cambios que desees en esa revista. Si no das click en GUARDAR POR SUB-CATEGORIA los cambios se guardarán en la CATEGORIA que seleccionaste (1, 2 ó 3) y no en la SUB-CATEGORIA de la revista actual.

    Las razones son: 1) Has desactivado la opción para que quede igual, la cual se encuentra presionando PANEL, seguido de VARIOS y luego NIVELAR SIDEBAR CON POST, debes activarlo. 2) Cuando la publicación es más corta que la longitud del sidebar, el sidebar tratará de ajustarse a ésta, y por lo general no logra igualar la longitud. 3) Debes haber hecho cambios significativos en el texto, título o imagen de la publicación. 4) La última miniatura corresponde a la primera publicación realizada y como ya no tiene qué mostrar no puede completar el sidebar. 5) El máximo de miniaturas a mostrar es de 250 y cuando son libros o relatos cortos con gran cantidad de contenido la publicación sobrepasa ese máximo.

    Eso ocurre por una de las siguientes razones: Tienes abierta la ventana del PANEL, has añadido muchas sombras, o has colocado imagen en el fondo del body.

    Eso ocurre porque has estado presionando intercaladamente la tercera y quinta opción que se encuentra en la barra del DESPLAZAMIENTO AUTOMATICO. Para poder controlar la velocidad con las opciones brindadas presiona la cuarta opción que es para detener el desplazamiento; ahora sí, puedes elegir cualquier opción para activar el desplazamiento.

    Es todo texto centrado dentro de un rectángulo azul, que encontrarás en algunas publicaciones. Para realizar cambios en los BLOCKQUOTE, presiona PANEL, seguido de TEXTO DEL POST y luego TEXTO EN BLOCKQUOTE Y BLOCKQUOTE. Tienes algunas opciones para darle otro aspecto.

    No hay forma de recuperar la clave asignada. La única opción que te queda es eliminar el archivo http_www.mdarena.blogspot.com_0.localstorage que se encuentra en la unidad C del disco duro, en la siguiente ruta: "C:\Documents and Settings\MAQUINA5\Local Settings\Application Data\Google\Chrome\User Data\Default\Local Storage", en este caso MAQUINA 5 es el usuario de la sesión de windows. Para eliminarlo debes cerrar el GOOGLE CHROME. Una vez eliminado abres nuevamente el GOOGLE CHROME y entras al blog, empezando de cero, con su presentación estándar.

    Presiona PANEL, luego MAIN y en la parte última la opción COLOR TEXTO DE LA PAGINACION. Lo mismo es en la página de INICIO, cambias el color de la paginación y del selector de tema en el slide.

    CATEGORIA es cada uno de los links del menú que están a la izquierda de +LISTAS. SUB-CATEGORIA es cada una de las revistas Diners y Selecciones, independiente entre sí y de las Categorías; estando enmarcadas cada una en las categorías "Revistas Diners" y "Revistas Selecciones", respectivamente

    Esto se debe a que, como estándar, está activado la nivelación de la longitud del SIDEBAR con la longitud de la publicación. Cuando la publicación es corta, dependiendo de cuán corta es, algunas ventanas o widgets no se mostrarán, tratando que la longitud del sidebar no sea demasiado larga que la longitud de la publicación; igual ocurre con las miniaturas. Para desactivar esta opción y que las ventanas o widgets del sidebar se mantengan das click en PANEL, luego en VARIOS, seguido de NIVELAR SIDEBAR CON POST, y por último DESACTIVAR.

    Cuando dejas marcado uno o varios puntos de una lectura para luego emplearlos, la línea de retorno estará debajo del MENU. Cuando aplicas guardar el PUNTO de acceso rápido, que aparece al final del MENU una vez que lo has guardado, el punto de retorno estará al comienzo o entre "I PANEL N", que se encuentra a mano izquierda. Si no es así es porque has hecho cambios significativos en la publicación, como por ejemplo: aumentar el tamaño del texto y/o de la imagen, o cualquier cambio que altere la longitud de la publicación. También afecta si has expandido la publicación ocultando el sidebar. Siempre que vayas a dejar puntos marcados debes hacerlo después de hacer los cambios necesarios en la publicación o ESTILO.

    No necesitas dejar marcado el punto donde suspendes la lectura, ya que automáticamente se guarda el punto o la pantalla que dejas de leer. El problema con esta opción es que si navegas por la lectura, el punto o pantalla se guardará dónde te quedes al dejar de navegar.
    Otra opción es dando doble click en cualquier parte de la línea que suspendes la lectura. Cuando dejas marcado la línea, al retornar al libro o publicación verás en la parte derecha del MENU el punto "●". Das click en el mismo y te desplazarás a la línea que suspendiste la lectura. El punto de retorno estará al comienzo o entre "I PANEL N", que se encuentra a mano izquierda. Cada publicación es independiente al resto. Cuando aplicas el "●", el mismo desaparece.

    Para activar LA GUIA DE LECTURA debes estar en el comienzo de la publicación.

    Las opciones para activar el o los slides aparecen sólo si has guardado imágenes con la opción 'I' que se encuentra sobre el PANEL; también si guardas en MI LIBRERIA o en NAVEGA DIRECTO 1.

    Tienes dos métodos: 1) Seleccionar CARGAR SOLO POR POST y hacer los cambios deseados. 2) Cargas el ESTILO ORIGINAL, luego seleccionas GUARDAR POR POST y realizas los cambios deseados. Para ver los cambios en la publicación o post eliges CARGAR SOLO POR POST. Si la publicación ya tenía cambios hechos, los que acabas de hacer se agregan y se cambian si la opción hecha ya había sido aplicada anteriormente. Si el estilo está protegido no podrás hacer cambio alguno.

    Primero debes cargar el ESTILO ORIGINAL, luego seleccionas PERSONALIZAR GRUPO 1 O APLICARLO AL POST (igual con el grupo 2 ó 3) y realizas los cambios deseados. Para ver los cambios hechos en el GRUPO eliges PERMITIR CARGA DEL GRUPO 1 (igual con el 2 ó 3). Si el GRUPO ya tenía cambios hechos, los que acabas de hacer se agregan y se cambian si la opción hecha ya había sido aplicada anteriormente. Si el GRUPO está protegido no podrás hacer cambio alguno.



    SE APLICA EN LAS PAGINAS DE "+LISTAS" O "INDICE O LISTA"
    Eso ocurre cuando estás en LISTA DE LOS TEMAS-LIBROS y has aplicado una de las opciones que hay en "CANTIDAD DE IMAGENES (CATEGORIA)". Prueba cambiando con una de las opciones de "CANTIDAD DE IMAGENES (LIBROS y RELATOS), en PANEL, sección VISUAL, en la parte última. Los LIBROS y algunos LIBROS-RELATOS CORTOS, por su extenso contenido, toman más tiempo en completar las miniaturas o mostrar las imágenes.

    El visto bueno indica que la publicación tiene el formato que permite hacer cambios en el texto, lo que es: BLOCKQUOTE, TEMA, SUBTEMA, IDENTIFICADOR 1-2, LETRA CAPITAL, etc. etc. Este visto bueno se aplica sólo en los LIBROS y LIBROS-RELATOS CORTOS, ya que el resto de las publicaciones sí disponen de ese formato.

    Los LIBROS y LIBROS CORTOS-RELATOS CORTOS disponen de un visto bueno "√" al final del tema, indicando que ese libro o publicación se puede aplicar el formato nuevo. En el resto de las CATEGORIAS todas las publicaciones tienen el formato nuevo.

    La única razón por la que puede ocurrir eso es porque tu internet está fallando.

    Das click en PANEL y luego MINIATURAS. Puedes aplicar todas las opciones que comiencen con la palabra IMAGENES.

    Si ya has elegido "Imagen + Título" o "Solo Imagen", entonces el problema es que estás o muy cerca o en la primera publicación. En este caso la primera publicación es, literalmente, la primera que se realizó en esa categoría. Para solucionar el problema presiona el punto que se encuentra entre las dos flechas localizadas a mano derecha y vuelve a cambiar la cantidad de imágenes.



    SE APLICA EN LAS PAGINAS "CATEGORIA"
    En esta sección no funciona las opciones para hacer cambios en el estilo de las miniaturas, no puedes aumentar ni reducir la cantidad a mostrar, no hay lista en texto, y por último, cada categoría puede tener un aspecto diferente, incluso las sub-categorías.

    CATEGORIA es cada uno de los links, del menú, que están a la izquierda de +LISTAS; a excepción de las revistas "Diners" y "Selecciones", ya que ese conjunto se enmarca en la categoría "Revistas Diners" y "Revistas Selecciones", respectivamente. SUB-CATEGORIA es cada una de las revistas Diners y Selecciones, independiente entre sí y de las Categorías.

    Esas opciones te permite cargar el ESTILO, creado en el SALON DE LECTURA, de cada categoría. Si has dado un ESTILO diferente a alguna categoría en particular o has descargado los ESTILOS DEFINIDOS que ofrezco, cuando activas la opción CARGAR ESTILOS DE LA CATEGORIA 1 ó 2, cada categoría tendrá un aspecto diferente; igual ocurre si activas CARGAR LO ANTERIOR EN SUB-CATEGORIAS, tomando cada revista el estilo dado en el SALON DE LECTURA. Esto solo se aplica cuando eliges, del MENU, cualquier link que se encuentra a la izquierda de "+LISTAS".



    SE APLICA A LA PAGINA DE "INICIO"
    Cuatro razones para que eso ocurra: 1) Tienes activado el estilo ALEATORIO o CONTINUO en las miniaturas, debes desactivarlo para elegir uno en particular. 2) Tienes activado CARGAR PARA TODO EL BLOG de la sección ESTILOS del PANEL, desactívalo. 3) Has aplicado NO GRABAR LOS CAMBIOS que se encuentra en la parte superior de la ventana del PANEL y 4) El estilo está protegido. Si ocurre eso y has aplicado CARGAR PARA TODO EL BLOG, debes desproteger el estilo desde el SALON DE LECTURA.

    Presiona PANEL, luego VARIOS , seguido CAMBIO DE CONTENIDO DE LAS MINIATURAS y das click en CAMBIO DESACTIVADO.

    Eso puede ocurrir solo por dos razones: 1) Lo has desactivado mediante la opción que se encuentra presionando PANEL, seguido de VARIOS y luego CAMBIO DE CONTENIDO DE LAS MINIATURAS " y/ó 2) Tu internet está fallando.

    Presiona PANEL luego MAIN y en la parte última la opción COLOR TEXTO DE LA PAGINACION Y SELECTOR DEL SLIDE. Lo mismo es en el SALON DE LECTURA, solo que ahí cambias es el color de la PAGINACION.



    SE APLICA A "MI LIBRERIA"
    Las imágenes siempre van a aparecer, tarda cuando tienes una gran cantidad de imágenes guardadas, entre más imágenes guardes, más tardará. Debes tener paciencia para que carguen todas. La ventaja es que, cuando entres a MI LIBRERIA, puedes seguir agregando imágenes desde las otras secciones del blog y actualizas MI LIBRERIA sin tener que refrescar pantalla con la opción que se encuentra a mano izquierda, representada con un bolígrafo negro.

    Para guardar la imagen elige dónde vas a guardarla y seguido da click en la o las imágenes deseadas.
    Para dar Zoom o Fijar la imagen sigue el mismo procedimiento.
    -----------------------------------------------------------
    Slide 1     Slide 2     Slide 3










    Header

    -----------------------------------------------------------
    Guardar todas las imágenes
    Dar Zoom a la Imagen
    Fijar la Imagen de Fondo
    No fijar la Imagen de Fondo
    -----------------------------------------------------------
    Colocar imagen en Header
    No colocar imagen en Header
    Mover imagen del Header
    Ocultar Mover imagen del Header
    Ver Banco de Imágenes del Header

    Imágenes para el Header o Cabecera
    Slides
    P
    S1
    S2
    S3
    B1
    B2
    B3
    B4
    B5
    B6
    B7
    B8
    B9
    B10
    H
    Controles Desactivar Slide


    T E M A S








































































































    FUNCIONAMIENTO DEL BLOG


    Esta ayuda te permitirá aprovechar las características del Blog.

    Veamos lo que hace cada ícono del MENU:

    Este ícono aparece en todo el blog y permite visualizar las siguientes opciones:

    Guardar Lectura: permite guardar la publicación en la que estás, para ser cargada posteriormente. Opción sólo en las publicaciónes, en Navega Directo no.
    Al aplicar esta opción aparece en el MENU el ícono , el cual indica que hay una publicación guardada. Es visible en todo el blog y al dar click en el mismo una ventana se abre mostrando el o los temas guardados. Das click en un tema y te vas a esa publicación.
    Cuando guardas la publicación, también se guarda la pantalla donde se encuentra el párrafo o la línea que suspendes la lectura. Cuando aplicas esta opción, al entrar a la publicación te desplazarás al punto que suspendiste la lectura. Esta opción es la única forma en que el punto que se guardó cuando se guardó la publicación se hace efectivo. Para que ese párrafo o línea aparezca en el tope de la pantalla, antes de guardar, debes colocarlo en el tope de la misma. Una vez guardado, puedes desplazarte por la publicación sin que el punto o pantalla guardada se altere.
    El punto que se guarda, al guardar la lectura, no se borra cuando regresas a la misma por esta opción. Cuando vuelves a guardar la publicación el punto se actualiza a la pantalla actual.

    Eliminar Lecturas: permite eliminar el registro de las publicaciones guardadas.
    Al aplicar esta opción y al aceptar, se eliminarán todas las publicaciones guardadas.

    Eliminar por Lectura: esta opción aparece cuanto tienes como mínimo dos publicaciones guardadas, y permite eliminarlas por selección. Cuando presionas esta opción aparece la ventana con la lista de publicaciones guardadas.
    Para eliminar una publicación guardada, simplemente selecciona la que desees eliminar.
    Cuando eliminas una publicación guardada y queda solo una, la ventana de esta opción se cierra y esta opción desaparece.

    Guardar Punto: permite guardar un punto específico o la pantalla de la actual lectura. Puedes guardar cuántos puntos desees. Con esta opción puedes crear un índice de la lectura, o marcar la posición de uno o varios párrafos importantes. Cada publicación es independiente. Opción sólo para las publicaciones, no para Navega Directo.
    Al dar click en esta opción se abre una ventana, en la misma hay un recuadro en blanco, el cual sirve para colocar una referencia del párrafo o línea que dejas marcada su posición. Si no colocas una referencia, automáticamente ese punto toma el nombre de "Punto guardado 1", donde 1 es el número del punto que se ha guardado. Si has guardado 5 puntos y el sexto no le pones referencia, tomaría el nombre de "Punto guardado 6".
    Para que el punto o pantalla se guarde con o sin referencia, debes dar click en "Referencia" que se encuentra debajo del recuadro en blanco.
    Cuando aplicas esta opción aparece en el MENU el ícono . Al dar click en el mismo se abre una ventana con el o los puntos guardados. Das click en cualquiera y te desplazas a ese punto o pantalla de la publicación. Aparece sólo en las pubicaciones que tienen al menos un punto o pantalla guardado.

    Borrar Punto(s): permite eliminar el o los puntos guardados. Esta opción aparece cuando has guardado al menos un punto o pantalla. Opción sólo en las publicaciones, no para Navega Directo.
    Cuando aplicas esta opción y aceptas, se borrarán todos los puntos o pantallas que has guardado en esa publicación.

    Borrar por Punto: esta opción aparece cuando tienes como mínimo dos puntos o pantallas guardados, y permite eliminarlos por selección. Cuando presionas esta opción aparece la ventana con la lista de puntos o pantallas guardados.
    Para eliminar un punto o pantalla guardado, simplemente selecciona el que desees eliminar.
    Cuando eliminas un punto o pantalla guardado y queda solo uno, la ventana de esta opción se cierra y esta opción desaparece.

    Ultima Lectura: permite acceder a la última publicación leída. Si entras a otra publicación se guardará en la que estás. Sirve para cuando estás en cualquier parte del blog menos en una publicación.
    Para que la publicación se guarde automáticamente debes haberte desplazado hacia abajo al menos una línea.
    Si al seleccionar esta opción nada ocurre, es porque no has revisado o leído publicación alguna.

    Historial de Nvgc: esta opción aparece en todo el blog y permite ver el Historial de las páginas navegadas.
    Cuando seleccionas esta opción, una ventana se abre mostrando las publicaciones que has navegado. La primera es de fecha más antigua y la última de más reciente.
    Guarda hasta 51 temas o publicaciones. Cuando has llegado a ese límite, se va eliminando desde la más antigua, o sea desde la primera; y se agrega la reciente como última.
    Sólo se guardará un tema a la vez, o sea, si entras a una publicación cualquiera, la misma se guarda automáticamente en el historial, y, si vuelves a entrar a ese tema, al rato o cualquier otro día, ya no se guarda, porque que el tema ya se encuentra en el registro.

    Borrar Historial Nvgc: aparece en todo el blog y permite borrar o limpiar el Historial de Navegación.

    Ocultar TEMAS: permite ocultar el recuadro rectangular, donde dice TEMAS, que se encuentra a mano izquierda de la publicación. Esta opción no está disponible en la página de Inicio ni en las Categorías que seleccionas desde el Menú y tampoco en Navega Directo.
    Cuando das click en esa opción, una ventana se abre con "Otros temas" que te ofrece el blog. Si te desplazas hasta el final de esa ventana, verás dos rectángulos reducidos en su longitud. El primero permite avanzar o retroceder ese grupo de publicaciones. El segundo permite ver los temas desde el último publicado, también verlos de forma aleatoria y ver más temas correspondientes a la categoría de la publicación actual. Cuando entras a una de las listas o por medio de la CATEGORIA que se encuentra en la parte última de la publicación, la opción de "Actual Categoría" no está disponible.

    Mostrar TEMAS: aparece sólo cuando has aplicado "Ocultar TEMAS", y permite mostrar el recuadro rectangular que dice TEMAS, y que se encuentra a mano izquierda de la publicación.

    Mostrar Barra Inferior: esta opción aparece sólo en las publicaciones, no en Navega Directo, y permite mostrar una barra inferior con la paginación. Al hacer esto, en la parte última de la publicación desaparece la paginación.

    Ocultar Barra Inferior: esta opción aparece sólo en las publicaciones y si has aplicado "Mostrar Barra Inferior". Permite ocultar la barra de paginación y la muestra al final de la publicación.

    Ocultar Menú y BI: esta opción aparece sólo en las publicaciones, no en Navega Directo, y permite ocultar el Menú y la Barra Inferior (si la tienes activa). Cuando aplicas esta opción aparece en la parte superior izquierda un punto negro, el mismo permite restaurar el Menú y la Barra Inferior.

    Mostrar Tema: puedes ocultar las opciones del MENU y ver el tema de la publicación. Esta opción aparece sólo en las publicaciones, no en Navega Directo.

    Abrir ventana de Imágenes: permite ver la o las imágenes de la publicación. Esta opción también la encuentras en la parte derecha superior de la publicación y en Navega Directo.
    Cuando la publicación tiene una sola imagen, aparece a mano izquierda los siguientes íconos:

    Cierra la ventana de las imágenes.
    Para cambiar el tamaño de la imagen según su longitud. Cuando aplicas esta opción desparece ese ícono y aparece éste el cual revierte la función. Esta opción no se graba.
    Quita todos los íconos y deja la imagen sola.
    Para guardar la o las imágenes en uno de los Bancos de Imágenes. Puedes guardar por imagen o todas las de la publicación a la vez.
    Para ver las imágenes guardadas, presiona o da click en el "+" que se encuentra a mano izquierda del MENU, para que se abra la ventana de "Otras Opciones", y buscas la opción "Bancos de Imágenes".

    Cuando hay más de una imagen en la publicación, adicionalmente aparecen los siguientes íconos:
    Ver la imagen anterior.
    Ver la imagen siguiente.
    Activa el slide de las imágenes de la publicación actual.
    Cuando activas el slide aparece en la parte superior izquierda el icono y permite desactivar el slide.
    Cuando activas esta opción, aparece en la parte superior izquierda un punto, el cual restaura los íconos.

    Las imágenes se acoplan al ancho de la pantalla y se aprecian bien según la dimensión de las mismas. Cuando son imágenes largas, el dispositivo debe estar vertical, si son cuadradas o rectangulares, debe estar horizontal.

    Navega Directo: permite revisar las publicaciones del Blog por categoría y sin el refresco de pantalla.
    Con este método puedes leer una revista o categoría específica, desde el último tema publicado hasta el primero.
    Si empleas las opciones que están al final de la publicación: POSTERIOR - INICIO - ANTERIOR, cambias a la publicación posterior o anterior de la categoría que estás actualmente. Inicio te lleva a la última publicación realizada de esa categoría.
    Cuando estás revisando una categoría en la ventana de TEMAS, en el grupo que suspendes la revisión se guarda, para cuando regreses a esta sección y vuelvas a revisar esa categoría lo harás desde ese grupo. Puedes revisar las categorías que quieras y cada una guardará el último grupo que suspendes la revisión.
    Lo del párrafo anterior no se cumple cuando se agregan publicaciones nuevas en la categoría.
    Cuando ves una publicación, por este método, se guarda el punto que suspendes la lectura, la publicación y la categoría. Cuando regreses a esta opción, aparecerá la última categoría con la publicación que leiste, en el punto o pantalla que suspendiste la lectura.
    Por cada publicación que veas se guarda el punto, categoría y tema. Eso quiere decir que, estando en esta opción cambias a una categoría y tema que leiste anteriormente, la pantalla se colocará en el punto que suspendiste la lectura.
    Dando click en el tema de la publicación, se abre en otra ventana la publicación en la sección de publicaciones.
    Dando click en la categoría, se abre en otra ventana la sección de CATEGORIAS con la correspondiente.
    A diferencia de ver la publicación de forma normal, no puedes guardar puntos ni la publicación.

    Bancos de Imágenes: Permite revisar y/o eliminar las imágenes guardadas en los Bancos.
    Estos Bancos de Imágenes también puedes usarlos como slide. Dispones de 10 Bancos.
    Puedes guardar hasta 100 imágenes en cada uno, haciendo un total de 1000.
    Cuando no has guardado imagen alguna, no aparecerá ningún Banco. Sólo verás los Bancos que tengan como mínimo una imagen.
    Cada Banco se presentará por medio de la primera imagen guardada en el mismo. Das click en la imagen y te da las opciones mencionadas en "Abrir ventana de imágenes", más los íconos el cual permite eliminar la imagen en pantalla, y que permite copiar la imagen en pantalla a otro Banco..
    En la parte última aparecerá la opción de "Vaciar el Banco" por cada Banco de Imágenes que tenga al menos una guardada y permite eliminar todas las imágenes guardadas en el mismo.

    Ayuda: permite ver esta Ayuda para conocer el funcionamiento del Blog.


    Este ícono aparece en todo el Blog y permite ver los temas de cualquier categoría con una introducción de las mismas. Su presentación es en orden de publicación de la categoría.
    Si has entrado a alguna CATEGORIA y seleccionas otra, la carga es directa, por lo que no hay refresco de pantalla.
    Si estás revisando alguna categoría en particular, cuando regreses al Blog y revises la misma categoría, comenzarás desde la última revisión hecha; y no desde el comienzo. Lo mismo es para cualquier cantidad de categorías que revises, cada una es independiente.
    Si das click en el tema o en "...Leer" la publicación se abre en la misma ventana, si lo haces en la imagen se abre la INFO del tema.
    Aquí puedes cambiar el estilo de las miniaturas.
    Cuando cambias el estilo de las miniaturas y aplicas "Solo Imagen (para los Libros)", y anteriormente has traveseado en los "Bordes", las imágenes no van a estar centradas. Para que se restaure su posición presiona en "Bordes" la opción "Normal".
    La opción "Solo Imagen (para los Libros)" se hizo especialmente para la categoría de los Libros.


    Permite ver las siguientes listas de todas las publicaciones realizadas:

    Por Categoría: lista alfabética por Categoría
    En estas listas no está incluido Libros y Relatos. Cuando accedes con esta opción, en pantalla aparecen todas las categorías en orden alfabético por categoría y aparece el ícono , en el MENU, el cual te da la opción de seleccionar la categoría a ver con los temas que dispone. No hay refresco de pantalla, es directo.
    Dando click en el tema te vas a la publicación, y dando click en 'Intro' te da una introducción del mismo. Si estás en la introducción puedes ir directamente a la publicación completa dando click en el tema, se abre en otra ventana, o en '...tema completo', se abre en la misma ventana.

    Libros: lista alfabética de todos los libros.
    Dando click en el tema te vas a la publicación, y dando click en 'Intro' te da una introducción del mismo. Si estás en la introducción puedes ir directamente a la publicación completa dando click en el tema, se abre en otra ventana, o en '...tema completo', se abre en la misma ventana.

    Relatos: lista alfabética de todos los Relatos.
    Funciona igual que en la lista de Libros.

    Por Autor: lista alfabética por autor de los Libros y Relatos.
    Funciona igual que en la lista de Libros.
    Según la fuerza del wifi será la velocidad de carga de las mismas, debes tener paciencia.

    Alfabético de Todo: lista alfabética de todo lo publicado en el Blog.
    Funciona igual que en la lista de Libros.
    Según la fuerza del wifi será la velocidad de carga de las mismas, debes tener paciencia.

    Lista Gráfica de los Libros: muestra las portadas de los libros en tamaño grande. Se muestran de 48 en 48.

    Lista Gráfica de las Revistas: muestra todas las revistas Diners y Selecciones en imagen grande. Das click en la imagen y una ventana se abre mostrando los temas de esa edición. Cuando entras a cualquier publicación, la misma se abre en otra ventana, de esa forma podrás llevar la continuación de los temas de esa revista.
    Cuando navegas por esta sección se guarda el punto o posición en que te has quedado. Si has revisado los temas de una revista, cuando regreses a esta sección, te situarás en la imagen de esa revista.


    Permite cambiar el tamaño de la letra en la página de INICIO a las miniaturas de ÚLTIMAS PUBLICACIONES y a las miniaturas al dar click en TEMAS. En las otras secciones que disponen de este ícono sólo a las miniaturas que aparecen al dar click en TEMAS, que se encuentra a mano izquierda en un recuadro azul. Al cambiar el tamaño de la letra, éste afecta a todas las secciones del Blog.


    Permite ver las lista de las publicaciones guardadas. Tocas el tema y se va a la publicación.
    Este ícono solo aparece cuando tienes, al menos, una publicación guardada.


    Este ícono aparece sólo en las publicaciones y permite ver la lista de los puntos o pantallas guardados en esa publicación. Si no has guardado al menos un punto o pantalla el ícono no aparece.


    Este ícono aparece solo en las publicaciones y en Navega Directo. Permite ver las siguientes opciones que son para desplazamiento automático de la misma:

    Permite activar el desplazamiento automático y aparecen las siguientes opciones:

    Detiene el desplazamiento automático.

    Opción uno para aumentar la velocidad del desplazamiento.

    Opción dos para aumentar la velocidad del desplazamiento.

    Opción tres para aumentar la velocidad del desplazamiento.

    Para regresar a la velocidad estándar, presiona la opción para detener el desplazamiento y luego la de activar el desplazamiento.

    Cuando activas esta opción, el rectángulo de TEMAS, que se encuentra a mano izquierda, y la BARRA DE PAGINACION desaparecen, permitiendo leer con tranquilidad. Cuando presionas el botón de detener el desplazamiento el rectángulo y la barra aparecen nuevamente. Esto no ocurre en Navega Directo.


    Este ícono aparece solo en las publicaciones y en Navega Directo. Permite visualizar las siguientes opciones:

    Permite las siguientes opciones para el texto:
    ● Alinear el texto: izquierda, centrarlo o justificarlo.
    ● Cambiar el tipo de letra.
    ● Aumentar o reducir el espacio entre las líneas.
    ● Cambiar el tamaño del texto. Afecta a todas las secciones del Blog.
    ● Ampliar el margen derecho e izquierdo.

    Permite las siguientes opciones para el color del texto:
    ● Cambiar el color de todo el texto, incluido la fecha de publicación, la categoría, los links y flechas de paginación. Si has hecho cambios de color en el TEMA, SUBTEMA y/o NEGRILLAS, al cambiar el color de todo el texto éstos no se veran cambiados. Para que tomen el color del texto general cambiado debes presionar la opción ORIGINAL en cada uno.
    ● Cambiar el color del tema.
    ● Eliminar la sombra del tema.
    ● Cambiar el color de los subtemas.
    ● Cambiar el color del texto en negrillas.

    Cambiar el color del fondo del texto.

    Reducir el tamaño de las imágenes.


    Regresa al MENU principal.

    Aparece sólo en la página de INICIO y si has entrado a ver una categoría por medio del ícono . Permite cambiar la presentación de las miniaturas.

    Te lleva a la página de INICIO.


    OTRAS CARACTERISTICAS

    ● Cuando entras a una publicación, automáticamente se guarda el punto o la pantalla que suspendiste la lectura. Esta opción es diferente a la que se describe en el siguiente ítem. Si navegas por la publicación se guardará el punto o pantalla que te quedas de la misma.

    ● Cuando guardas una publicación se guarda también el punto o pantalla que suspendiste la lectura. Es independiente a la opción del ítem de arriba. Con este método sí puedes navegar por la publicación. Para que el punto o pantalla de retorno funcione debes cargar la publicación desde la opción que aparece en el MENU en PUBLICACIONES GUARDADAS.

    ● Tienes dos formas de ver las CATEGORIAS del Blog:
    La primera es la indicada anteriormente, que se encuentra en el MENU con el ícono
    La segunda es dando click en la categoría que se encuentra en la parte última de la publicación o también al comienzo de la publicación en Navega Directo. Este método te permite ver sólo la categoría de esa publicación. Cuando das click en la imagen y en "Publicación Completa" te vas a la publicación en la misma ventana; y si das click en el título, es en otra ventana.


    OBSERVACIONES

    ● Si guardas Puntos en una publicación no debes hacer cambios en el texto, ya sea aumentando su tamaño como dando más espacio entre líneas; ya que si lo haces después de guardarlos, el retorno no va a ser el correcto. Debes hacer primero los cambios y luego guardar los puntos o pantallas.
    ● Las LISTAS en texto se actualizan cada dos o tres meses, o a su defecto, cada 100 publicaciones nuevas.

    LA SUERTE DE IGNATZ (Lester del Rey)

    Publicado el lunes, febrero 20, 2017
    Quizás no fuese más que una superstición; pero Ignatz sabía que él mismo tenía la culpa de todo. Desde hacía tres días, Jerry Lord estaba sentado en la misma silla, evocando sobre la desnuda pared una cabellera rojiza y un par de hoyuelos, y en nada podía Ignatz remediarlo.

    Gruñó y ronroneó apenado, hundió la cola en la alfombra y avanzó sobre su largo abdomen acorazado hasta tocar con sus antenas el tobillo del Amo. Ignatz trató de pronunciar por centésima vez palabras humanas, pero fracasó como de costumbre. Jerry comprendió su buena intención y bajó la mano para acariciarle el cuerno del hocico.

    —Ignatz — murmuró —, ¿te dije ya que Anne va a emprender un vuelo espacial esta noche en el «Burgundy», con destino a Venus Sur?— Trató de aspirar algo en su pipa apagada y la dejó a un lado con un gesto de disgusto. —Peter Durnall la va a conducir por los pantanos de Hellonfire.

    Aquellas noticias no constituían una novedad para Ignatz, que las había escuchado durante los tres días últimos; pero de cualquier modo, hizo oír su voz de trueno comprensivamente.

    En aquel infierno podrido del Norte de Hellas, cualquier hombre que conociera las ciénagas resultaba un héroe para un novato. Muchos astronautas eran también novatos en Venus, y en aquel momento Anne estaba destinada a ser acompañada por uno de ellos.

    Ignatz era un ser que conocía aquellos pantanos mejor que nadie. Había vivido allí cosa de unos cien años, hasta que el Amo lo capturó para conservarlo como mascota. Era cierto que los animales del pantano resultaban completamente inofensivos en su mayoría, pero Anne habría tenido serias dudas al verlo. Sin duda, se habría puesto a gritar al tener ante sus ojos por primera vez a Ignatz. El zloaht venusiano, mezcla de caracol y lagarto, resultaba terrible a los ojos de un terrestre; y el resto de la fauna era aún peor.

    El recuerdo de los pantanos sugirió a Ignatz la necesidad de calor. Trepó a la estufa portátil y se zambulló en la cacerola llena de agua hirviendo; después de unos minutos, cuando el calor hubo hecho su efecto, se acostó cómodamente en el fondo para dormir. Jerry tendría que resolver por sí solo sus problemas, puesto que no podía comprender el lenguaje de los zloahts. ¿Qué ventaja había en solucionar los problemas de los demás, si luego no podía uno alabarse de ello?

    Se oyeron muchos ruidos afuera. Y un coro de gritos se extendió por toda la casa. Apenas Ignatz tuvo tiempo de despertarse cuando un hombre ya estaba golpeando la puerta con violencia, quejándose a voz en cuello. Jerry la abrió y dejó pasar al administrador del hotel, quien traía el rostro congestionado y un humor de mil diablos.

    —¿Sabe lo que pasó?— gritó —. Se ha roto el cable del ascensor número 2; estaba casi nuevo. Nos hemos quedado atrancados y tuvimos que abrirnos paso con un soplete.
    —¿Y qué? Yo no lo hice. — El acostumbrado fastidio en la voz de Jerry era ya familiar para Ignatz, que presentía lo que se acercaba.
    —No, usted no lo hizo; no lo hizo personalmente, pero se encontraba aquí. — La cara del administrador se puso lívida y su rollizo pecho se agitó convulsivamente. Blandió un puño cerrado delante de la cara de Jerry y gritó con voz de falsete: —¡No crea que no oí hablar de usted! Me dejé llevar por la compasión y le alquilé la pieza por el doble solamente de la tarifa corriente y ya ha visto lo que ha pasado. Bueno, esto se ha terminado. Usted se marcha de aquí, ¿me entiende? ¡Fuera de aquí, ahora mismo!

    Jerry se encogió de hombros.

    —Está bien — dijo, y observó con interés cómo Ignatz trepaba saliendo de la cacerola y se dejaba caer en la pierna del administrador, quien con un salvaje alarido y agitándose convulsivamente se liberó del zloaht y salió corriendo por el vestíbulo, mientras se tocaba con sus gordezuelas manos el sitio donde había sufrido la quemadura.
    —No debiste hacerlo, Ignatz — observó Jerry con suavidad —. Creo que le van a salir ampollas donde le has tocado. Pero es algo que ya está hecho. Así que enfríate y ayúdame a preparar las maletas.

    Puso una cacerola con agua fría en el suelo y empezó a abrir cajones y a echar ropa encima de la cama. Ignatz se introdujo en el agua y dejó que su temperatura bajase hasta un nivel razonable, recordando con tristeza el incidente.


    Todo aquello no resultaba nuevo para ellos; lo único sorprendente era que hubiesen podido llegar a permanecer en el hotel casi una semana, antes de que sucediera. Y no había duda que Ignatz tenía la culpa de todo; no es que él hiciese nada, pero cuando él se hallaba presente, los problemas y las catástrofes le seguían alegremente. Por supuesto que Jerry tenía que haberlo, pensado dos veces antes de haberse llevado consigo a un lagarto-caracol de Venus.

    Jerry, el hombre más afortunado de toda la flota sideral, había sido el Jefe piloto de pruebas de los nuevos modelos de cohetes, hasta que el viejo decidió que necesitaba un descanso y lo envió a Venus con permiso. Cualquier persona normal se habría muerto cuando la nave se estrelló en los pantanos, pero Jerry apareció caminando en Hellas con 200 onzas de oro bajo un brazo e Ignatz bajo el otro.

    Naturalmente, los venusianos le pusieron sobre aviso. Sabían desde hacía muchas generaciones, que un zloaht traía buena suerte si estaba en los pantanos, pero malísima fuera de ellos. Los miembros de la tribu de Ignatz eran simplemente portadores del «mal de ojo» desde sus antepasados más remotos. Ignatz también lo sabía y trató de alejarse del lado de Jerry, pero cuando finalmente se encontraron fuera de los pantanos, se había encariñado demasiado con el Amo para abandonarlo.

    Ignatz le hubiera traído mala suerte a cualquier otra persona, con todas las correspondientes desgracias aparejadas. Pero en el caso de Jerry, su buena suerte personal se mantuvo; en cambio, a los que lo rodeaban, no les sucedió sino un inconveniente tras otro. Las naves de prueba se estrellaban sucesivamente, saliendo Jerry de ellas sin un rasguño. Pero a la larga, los accidentes fueron demasiado numerosos y el Viejo decidió darle otras vacaciones, esta vez con carácter permanente.

    Su reputación se fue extinguiendo, y las puertas se cerraban silenciosa pero firmemente ante él.

    —Lo siento, señor Lord, pero este año no aceptamos personal.

    No se les podía echar la culpa por ello, ¿acaso hasta el mismo instante en que Jerry abandonaba la oficina no había siempre algo que andaba mal? Y no era sólo algo, sino que en general todo iba de mal en peor. En los últimos tiempos, y como si fuese por casualidad, una ambulancia lo seguía a todas partes porque siempre había algún inocente transeúnte que después de cruzarse con él la necesitaba.

    Por aquel tiempo, Jerry se encontró con Anne Barclay y sucedió lo inevitable. Anne, era la hija del Viejo y cuando cruzaba la pista del espacio puerto de Six Worlds, los hombres del espacio opinaban que nunca habían visto una nave sideral con líneas más esbeltas y más proporcionadas. Jerry le echó una mirada y dijo simplemente:

    —¡Ah! — En el acto le subió la temperatura varios grados.

    Todavía le quedaba algo de dinero y podía ir a bailar, a pesar de que cuando él pisaba la pista la orquesta siempre comenzaba a perder el ritmo.

    Después de conocerlo durante tres semanas, ella se hallaba dispuesta a aceptar el compromiso, pero el Viejo se enteró de sus relaciones y la puso sobre aviso. La muchacha empezó a recordar que durante ese tiempo y a partir de su encuentro con Jerry, había perdido el anillo que le regalara su madre, tuvo un fuerte dolor de muelas y sinusitis y un furúnculo apareció en forma inesperada sobre su hombro izquierdo.

    Ayudada un poco por los consejos del Viejo, Anne empezó a imaginar lo que sería la vida de casada al lado de Jerry y decidió realizar un viaje de placer a Venus con Peter Durnall, uno de los preferidos del Viejo, dejando que la espera tranquilizara un poco el ardiente corazón de Jerry.

    Ignatz comprendió que no se trataba de una simple superstición por parte de Anne; por lo menos el viejo navegante estelar y su hija no lo eran más que cualquier otro. Pero cuando se suceden muchas coincidencias las cosas se ponen difíciles. Ahora, ella se había ido o estaba a punto de marcharse y Jerry se hallaba solo y expulsado del hotel. Ignatz insultó vigorosamente en su idioma de lagarto a un culpable invisible y se arrastró fuera de la cacerola. Se revolcó encima de una toalla y empezó a ayudar a Jerry a hacer las maletas, tarea fácil ya que casi toda la ropa de su amo se hallaba almacenada cuidadosamente en la casa de empeños del viejo Ike.

    —Vamos al espaciopuerto — decidió Jerry —. Estoy prácticamente en la ruina, amigo, así que tendremos que dormir en algún hangar o cobertizo si podemos esquivar a la patrulla de vigilancia. Mañana volveré a buscar trabajo.

    Lo había hecho durante meses, tomando al final tareas de cualquier clase, pero lo único que en realidad sabía hacer era manejar cohetes espaciales: y todos creían tener bastante mala suerte como para agregar a Jerry «mal de ojo» a la tripulación. Ignatz se preguntó lleno de dudas cuántas posibilidades tenían de encontrar algún albergue para dormir, pero siguió humildemente al Amo.


    Una tubería de vapor rodeaba el cobertizo que tenia una entrada por la parte trasera. El vapor procedía de una caldera supercalentada, lo cual facilitó el sueño de Ignatz, tan profundo y tranquilo que no se dio cuenta del transcurso de la noche. Lo primero que sintió fueron los golpes de Jerry y el chapuzón de agua fría que le hizo dar para despertarle. Por lo menos la persona olía como Jerry, aunque su cara y las ropas que llevaba no fueran las mismas. El Amo, guiñó un ojo a Ignatz alegremente mientras el agua hervía. Durante la noche, aparentemente, le había crecido la barba y su pelo lacio se había rizado en forma sorprendente. Una cicatriz recorría su cara desde un ojo hasta la comisura de la boca, levantando el ángulo del labio en una burda caricatura de sonrisa. La cara era tosca y atezada y vestía ropas que parecían sacadas de un basurero.

    —Una buena transformación, ¿eh, Ignatz?— dijo Jerry —. El viejo Ike me transformó a cambio de mi reloj y mi anillo de graduación. — Levantó al zloaht mientras hablaba y lo introdujo en una de las maletas.
    —No deben verte, así que tendrás que mantenerte escondido hasta que toquemos tierra.

    Ignatz trompeteó una interrogación y Jerry rió entre dientes.

    —Desde luego, tenemos trabajo: mantener aceitados los cojinetes de un viejo carguero espacial. ¿Te acuerdas de ese tipo que durmió aquí la otra noche? Era un tripulante de espacionaves hasta que el tabaco lo arruinó, pero sus papeles todavía eran buenos. No me costaron casi nada y el viejo Ike me transformó. Hoy me llamaron a la oficina. Cambió la suerte de nuevo. Embarcamos esta noche ¡y a Venus!

    Ignatz gruñó de nuevo. Debió de adivinar cuál iba a ser su destino.

    —Seguro. — Jerry se hallaba nuevamente lleno de alegría, convencido de su cambio de suerte. —No quiero oír ningún otro gruñido, amigo. No puedo arriesgarme a nada en este viaje.

    El zloaht se instaló entre las ropas dentro de la maleta, mascando lentamente un trozo de cuero que había encontrado en el cobertizo. A partir de entonces podía suceder cualquier cosa, pero Ignatz intuía algo de lo que se avecinaba. La valija se agitó y sacudió repetidas veces mientras el Amo se deslizaba entre los guardias de vigilancia y se dirigía hacia el campo de aterrizaje de espacio-cohetes donde el silbido de las turbinas indicaron a Ignatz que una nave se hallaba ya calentando y revisando sus motores. Pegó sus ojos a un agujero de la maleta y atisbó hacia el exterior. La nave hacia la que se dirigían era una espacionave carguera, pero muy grande y perfectamente conservada. La carga, sin duda, se encontraba va almacenada en sus bodegas, puesto que las grúas automóviles se retiraban del costado y la tripulación procedía a cerrar las escotillas. Ignatz comprendió por el olor que la carga se componía de nueces, pasas de uva y chocolate, productos muy cotizados por los buscadores de esponjas de Venus. En aquel planeta crecían muy pocos alimentos similares a los terrestres y de éstos los exploradores solían llevar los de tipo más concentrado.

    Ignatz pudo notar, mientras observaba, cómo se llevaban el gran vagón tanque mientras retiraban las mangueras llenas de peróxido de hidrógeno que iba a ser convertido en gas por medio de los transformadores atómicos. Aparentemente, las planchas isotópicas ya estaban instaladas en el cuarto de máquinas.

    Los mecánicos se apresuraban alrededor de la nave, inspeccionando los largos tubos de propulsión, y la pista estaba llena de un enjambre de grúas automóviles listas para levantar la nave hasta la altura necesaria para que las explosiones no causaran ningún daño y sus aletas pudieran asentarse en el aire.

    Aquellos gigantescos cargueros eran muy distintos de las bruñidas naves de pasajeros. Aunque las aletas estaban perfectamente balanceadas, los aparatos eran incapaces de zarpar de un planeta a menos que fueran alzados por las grúas hasta alcanzar la velocidad necesaria para que las aletas los sostuvieran.

    Evidentemente, el Amo había llegado justo a tiempo, pues ya estaban retirando las planchas de embarque. Jerry subió corriendo, presentó su documentación al oficial de embarque y lo condujeron a su camarote. Cuando iba a salir de él, se oyó un grito desde tierra y la plancha de embarque fue colocada nuevamente. Blaine, el capitán, se inclinó hacia afuera mascullando maldiciones en voz baja.

    —¿No comprende que esto es un carguero?¿Por qué no viajará en una nave de pasaje? Muy bien, lo vamos a esperar 20 minutos. — Se dirigió irritado hacia la cabina de control mientras iba hablando, para sí en tono violento. —Todo ha ido mal en este maldito viaje. Estoy por pensar que tenemos un «mal de ojo» entre la dotación.

    Jerry se detuvo para no oír más y se introdujo en su cabina. Esta casi no era más que un agujero en la pared, con una dura litera, un jarro de agua y una percha para sus ropas. Probó cuidadosamente el casco de oxígeno para casos de emergencia, asintió satisfecho y se tiró sobre la litera.

    —Te vas a quedar aquí, Ignatz — ordenó —, y no te muevas. Puede haber una inspección. Te voy a dejar libre cuando me haga cargo del segundo turno. De cualquier manera no hay ningún tubo de vapor en este agujero, así que no hay motivo para que salgas de la maleta.


    La portezuela se cerró con un fuerte golpe. «El transporte debe haberse retrasado — pensó Jerry —. ¿Quién habrá venido? Debe ser algún personaje de importancia para que Blaine haya tenido que esperarlo. Supongo que algún amigo del Viejo.» — Hizo una mueca alegre que se borró en el mismo instante en que oyó los gritos que venían de la escalera.

    —¡Eh, aquí! Traigan las herramientas y dense prisa. La escotilla se ha atascado y salimos dentro de diez minutos...

    Jerry maldijo en voz baja mientras Ignatz se volvía con un bufido.

    —Bien — reflexionó el Amo —. Por lo menos no me van a echar la culpa de esto. Sin embargo, resulta gracioso que siempre ocurran cosas. ¡Y maldita la gracia que me hace a mí todo esto!

    Ignatz se mostró de acuerdo con aquellas reflexiones. Aquel viaje prometía ser muy interesante si es que alguna vez llegaban a Venus. Si el Amo quería tener un zloaht de mascota, debería haberse quedado en tierra, donde sus cabezas no corriesen ningún peligro; y no dedicarse a seguir como un loco detrás de una chica; por primera vez se alegró de que en Venus no hubiera diferencia de sexos, a menos que a los animales incubadores se les pudiera llamar hembras.

    Jerry dejó libre a Ignatz cuando volvió de su turno; estaba cansado y malhumorado pero no había sucedido nada malo en particular. Ocurrieron dos accidentes menores y uno de los engrasadores de guardia se había aplastado un pie con una junta floja, pero en cierto modo todo aquello era previsible. Por lo menos, nadie lo acusó de haber provocado el daña.

    —Me enteré de quién es el pasajero extra que llegó a última hora — le dijo el zloaht —; no es otro que el mismísimo Viejo. De modo que te quedas quieto y apártate de su vista. Ese hombre tiene ojos de halcón y una excelente memoria.

    Ignatz desconocía las obras del poeta Robert Burns, pero sí el sentido de la frase «el hombre propone y el demonio...». Aguardó con una sensación de inevitable desgracia los resultados concretos... que se produjeron cuando ya había transcurrido la mitad del turno siguiente de Jerry.

    Fue el Viejo en persona quien abrió la puerta de su cabina y dijo volviéndose hacia los dos bronceados marinos.

    —Muy bien, tráiganlo aquí y cierren la puerta. No sé quién es ni me interesa. Eso podemos averiguarlo luego; lo único que sé es que no es la persona que corresponde a los documentos que lleva. El propietario de ellos está podrido por el tabaco desde hace diez años.
    —Capitán Blaine — se dirigió hacia el oficial mientras a Jerry lo tiraban sobre la litera —. En el futuro debe inspeccionar más cuidadosamente la documentación de sus hombres. Usted sabe que no puedo hacer una visita de inspección cada vez que parta una nave. Quizá no sea peligroso, pero no quiero gente que trabaje para mí con documentos falsos.

    Mientras cerraban la puerta y se alejaban por el pasillo, el Capitán intentó apaciguar al Viejo, quien con furia contenida trataba de hablar en voz baja, pero lo hacía en un tono que no engañaba a nadie.

    Jerry estaba disgustado y explicó lo sucedido al zloaht.

    —Bajó, recorrió la sala de los generadores y me pidió mi credencial; dijo que no conocía ningún engrasador con una cicatriz. Fue entonces cuando se destapó el infierno y Blaine empezó a gritar. De cualquier manera, no me reconoció. Así que conserva el buen sentido y quédate bien oculto.

    Ignatz se acercó a. él y frotó suavemente su cuerno contra el pecho del Amo. Jerry hizo una mueca de tristeza.

    —Desde luego, ya lo sé. Todavía no nos hemos estrellado y no creo que suceda. Aléjate un poco y déjame pensar. Tiene que existir alguna forma de salir de aquí después que hayamos llegado a Venus.

    Ignatz substituyó mentalmente el «después» por «si»; no obstante se arrastró alejándose obediente y trató de dormir; fue algo inútil. Media hora después el capitán Blaine golpeó en la puerta y entró pisando fuerte con una expresión fría y tempestuosa en el rostro. Había una insinuación poco tranquilizadora en la manera con que estudié la cara de Jerry.

    —Joven — dijo violentamente — si el Viejo no hubiese ya decidido lo que hará con usted, lo desharía a pedazos para tirarlo después por una ventanilla. Llame usted a este maldita zloaht de su propiedad y sáquese los bigotes, Jerry Lord.

    El Amo gruñó como quien recibe un golpe en el estómago.

    —¿Por qué cree que soy Lord?
    —¿Creo? Sólo existe un hombre que lleva el «mal de ojo» de tal forma en toda la flota estelar. Desde que usted vino a bordo todo se ha convertido en un gigantesco embrollo. El Viejo ha subido de pasajero, la puerta se atranca, tres hombres se hieren con el nuevo inyector, encuentro gusanos marcianos en el chocolate, y el Viejo me amenaza con quitarme el mando. ¡No trate de convencerme de que usted no es Lord! — Luego Blaine buscó debajo de la litera. —!Sal de ahí, maldito zloaht!

    Ignatz salió trompeteando lastimosamente hacia Jerry, quien se arrancó la barba postiza.

    —Bien, capitán; ¿y qué pasa si lo soy? ¿Lo sabe el Viejo?
    —Claro que no y mejor que no lo sepa. Si descubre que lo he embarcado entre la tripulación, no vuelvo a pisar el puente de mando de una nave en toda mi vida. Cuando lleguemos a Venus, voy a tratar de que se tire en paracaídas a un kilómetro del límite. ¿O prefiere que sea el Viejo quien disponga de usted?

    Jerry sacudió la cabeza.

    —Déjeme tirarme con su paracaídas. — Asintió apresuradamente. —Tengo que llegar libre a Venus.
    —Seguro que algo nos va a suceder —respondió Blaine —. Pero lo mejor será que no estén cerca de mí cuando aterrice. Nunca confié en tener suerte si la nave se estrella. — Luego señaló hacia Ignatz. —Y guárdese eso bien tapado. Si el Viejo llega a descubrir quien es usted lo hago tirarse con un traje de plomo sin paracaídas. ¿Entendido?

    Jerry entendía perfectamente. Escondió a Ignatz bajo la litera y se dirigió al cajón de las herramientas. Blaine se volvió para retirarse. Y en este momento estallaron todos los infiernos juntos.

    Una vibración que los sacudió hasta los huesos los hizo tambalear repentinamente, mientras les perforaba los oídos una ululante sirena que parecía endemoniada. El cajón de herramientas se deslizó a través del suelo de la habitación. Jerry chocó contra el Capitán de cabeza. Durante el medio segundo que siguió a esa escena hubo un silencio completo y luego un ruido atronador, al mismo tiempo que la nave se sacudía locamente bajo sus pies. Instintivamente Jerry y el Capitán corrieron hacia los cascos de oxígeno y una pequeña guerra particular estalló entre ellos antes de darse cuenta de lo que sucedía.

    Jerry fue el primero en ponerse en pie.

    —Parece que ha ocurrido en la sala de máquinas — gritó en el oído del capitán Blaine. Este no le pudo oír pero comprendió el sentido de sus palabras.
    —Salga de aquí y averigüe lo que ha sucedido.

    Los dos se olvidaron de que Jerry era un prisionero. Este pisó los pies del Capitán al salir de su camarote e Ignatz apenas tuvo tiempo de dar un salto convulsivo y meterse bajo la chaqueta de su amo por el cuello de la prenda.

    Un enjambre de hombres se amontonaba por los pasillos y salía de los compartimientos principales del cohete. Una babel de voces se mezclaba con el alarido de las alarmas automáticas y el ruido de pisadas sobre las cubiertas de cuproberilo.

    El Viejo fue el primero en llegar a la sala de máquinas.

    —¡Blaine! ¡Blaine! ¡Eh! A ver, alguno que lo busque antes de que estos idiotas destrocen la nave.

    Blaine saludó bruscamente al propietario de la nave, con la boca abierta, mientras sus ojos abarcaban los destrozos en la máquina de control automático de la espacionave.

    —¿Qué ha sucedido?— Jerry lo descubrió después de una rápida mirada.
    —¿Cuál de los engrasadores dejó secos los cojinetes principales?

    Uno de los mecánicos señaló silenciosamente hacia un informe montón de restos. Mientras todo el mundo miraba hacia lo que había sido un ser humano, Ignatz se deslizó desde la chaqueta de Jerry al suelo y se escondió fuera de la mirada de los demás entre una columna y una pared que estaban aún casi intactas.

    La boca de Jerry Lord estaba rígida cuando se dirigió hacia el capitán Blaine.

    —¿Tiene una máquina de control de repuesto? No. Bueno, pues desmantelen uno de los estabilizadores y tráiganlo. Envíen hombres para inspeccionar los daños producidos en los controles de la nave. Traigan al módico para revisar a los hombres que todavía están enteros. ¡Despiértense, señores!

    Blaine cerró la boca lentamente, se alejó hacia los hombres y empezó a lanzar gritos, hasta que reinó cierto orden en la confusa masa de los hombres de la tripulación que estaban presentes. En el barullo, el Viejo no había notado la presencia de Jerry, pero ahora corrió hacia él.

    —¿Quién lo dejó salir? No importa, ya está aquí. Por lo menos hay alguien que tiene un poco de sentido común. Porque ese estúpido todavía está durmiendo. Capitán Blaine, quite esos escombros de ahí y haga trabajar al prisionero. No podemos desperdiciar ni tiempo ni hombres, ahora. Yo me vuelvo a los coordinadores de control para inspeccionar el daño.

    Ahora que el golpe de su primer accidente importante había pasado, Blaine se puso febrilmente en actividad. Ignatz se dio cuenta que de esto también le echarían la culpa a su Amo, como de todo lo demás, y murmuró algo incomprensible, sintiéndose in cómodo.

    Estando la máquina tan destrozada casi no hacía falta desmontarla. Los hombres estaban sacando los restos, cortando los pocos tornillos que quedaban en la base y preparando el sitio para recibir a la nueva maquinaria.

    El estabilizador de control automático fue llegando por piezas y Jerry inspeccionó su emplazamiento y montaje, ajustó el regulador y dispuso los controles con la máxima celeridad a medida que la tripulación cortaba los pernos y ponía otros nuevos en su lugar. En caso de emergencia ningún grupo de hombres puede realizar en tierra el trabajo que una tripulación hace en media hora escasa, y aquellos hombres eran navegantes veteranos; para ellos, la falta de gravedad era una ayuda más que un estorbo para terminar aquel trabajo.

    Cuando el Viejo volvió, las paredes ya habían sido soldadas, la nueva máquina colocada en su lugar, conectados los controles automáticos, y el Capitán estaba sudando y maldiciendo, pero satisfecho de que el trabajo estuviese terminado y a la perfección. Jerry regresó del recinto de los estabilizadores para informar que los motores habían sido coordinados y ajustados para el mayor esfuerzo que tendrían que realizar debido a la falta de uno de ellos, y que estaba lista, además, la nueva distribución simultánea de la alimentación de combustible.

    El Viejo asintió silenciosamente con el rostro pálido e inexpresivo y Blaine tragó saliva con dificultad mientras se volvía para seguir trabajando.

    Jerry se mezcló entre el personal sin previa invitación, escondiendo cuidadosamente a Ignatz entre sus ropas.

    En el centro nervioso de la nave, los integradores de control no eran más que una masa confusa de metal sin arreglo posible. Las barras de unión entre las torres de control y la máquina aún estaban intactas, pero los cables y las complejas unidades de mecanismos electrónicos y reguladores que formaban el cerebre casi humano de la máquina estaban tan destrozados que no había ninguna posibilidad de reparación. La voz del Viejo era casi un ronquido, pero sus párpados guiñaban continuamente.

    —¿Se han hecho las reparaciones necesarias, Capitán?
    —Algunas. Quizás podamos arreglar algo más. Pero no creo que lleguemos a conectar los cohetes principales con el panel de control. Me parece que tenemos entre nuestras manos un billete de ida sin regreso hasta el infierno.

    Bajo la tensión del peligro inminente, el hombre se había hundido en una sorda desesperanza.

    —¿Cuánto falta para llegar a Venus, y dónde está el punto crítico de pérdida de órbita?
    —Sesenta horas, y a menos que nos hagamos con el control de la nave en las diez primeras, nos precipitaremos directamente hacia el sol; estamos actualmente en una órbita C-3 y vamos a pasar a Venus de largo.
    —No tenemos posibilidad de hacer los arreglos necesarios con el tiempo que nos queda — murmuró el Viejo —. Bueno, supongo que ha llegado el fin.

    Jerry hizo a un lado al capitán Blaine y se dirigió directamente al Viejo.

    —Perdóneme, señor, pero quizás sea posible manejar la nave manualmente desde aquí con las observaciones transmitidas desde la torre de control.

    Los ojos de los otros hombres se encendieron un instante llenos de esperanza, pero el brillo no duró mucho.

    —Ni un hombre entre mil conoce la disposición exacta de todos los cables, y el trabajo es físicamente imposible. Yo no sé si esta palanca se debe mover hacia atrás o aquélla hacia delante. Cuando todavía usábamos en las naves los viejos controles manuales, los teníamos dispuestos en los paneles con cierta lógica, pero lo de aquí es una confusión completa.
    —Yo conozco la disposición exacta — se ofreció Jerry —. Se trata simplemente de una cuestión de moverse con rapidez para coordinar el movimiento de las palancas.

    No obstante, miró la masa de contactos, niveles y cables con una profunda duda en su corazón. El trabajo que pretendía hacer significaba abarcar con la mente la pared de tres metros de largo en todo momento, y sin embargo Jerry tuvo la sensación de que podría hacerlo con éxito.

    Hubo un movimiento de Blaine, pero el Viejo lo hizo callar con un gesto.

    —Tenemos necesidad de creer en milagros. Es la única posibilidad que nos queda. ¿Está seguro de que puede hacerlo?
    —Completamente, señor.
    —¿Cuántos ayudantes necesita?

    Jerry hizo una mueca.

    —Ninguno. Es más fácil y seguro hacer el trabajo uno mismo que estar ordenando a otro con el peligro constante de que se confunda. Este es un trabajo para un solo hombre.
    —De acuerdo — aprobó de mala gana el Viejo con cara ceñuda —. Blaine, usted queda bajo sus órdenes, saque las partes y piezas averiadas y desconecte los controles automáticos que aún están intactos y usted y el piloto se turnarán para transmitir los datos de control a esta sala... y será mejor que sean exactos. Haga instalar un teléfono inmediatamente y ponga a trabajar a este hombre. Si llegamos a Venus podrá desembarcar sin ninguna investigación y con un buen puesto en mi flota. Si no llegamos, no va a necesitar el empleo.

    Cuando el Viejo se hubo retirado, el Capitán agitó el puño bajo las narices de Jerry.

    —¡«Mal de Ojo»! Si usted no hubiera estado aquí, esto no hubiese sucedido. Más le vale que tenga éxito, señor Lord. — Se detuvo súbitamente cuando un nuevo pensamiento lo hirió con fuerza. —¿Sabe que esto representa permanecer aquí durante sesenta horas de trabajo continuo y agotador?
    —Naturalmente, ya que sus navegantes nunca aprendieron más de lo que les hacía estricta falta. — Jerry se encogió de hombros fingiendo un optimismo que no sentía. —Tendrá en cuenta, señor, que a partir de este momento todos los hombres de esta nave recibirán órdenes de mí? Debo insistir sobre una absoluta cooperación.
    —Tendrá esa cooperación, lleve el «mal de ojo» o no. — Blaine le alargó la mano —. No me gusta su reputación, Lord, pero realmente admiro su valor. ¡Buena suerte!

    Y al intentar hacer una salida majestuosa el Capitán olvidó el aceite extendido sobre el suelo y ejecutó una extraña pirueta antes de caer de espaldas. Ignatz se encogió más aún en su escondite, preparándose para lo peor.

    —¡El «mal de ojo»! — gritó Blaine — y empezó a calificar a todo lo que le rodeaba con palabras de precisa descripción.


    Cuando se retiraron los escombros de la sala de control, apareció el Jefe de comunicaciones, colocó una línea y la conectó con unos audífonos cubiertos de goma. Entregó además el informe de la posición de la nave y el cálculo de su órbita y luego se retiró.

    Jerry habló por teléfono.

    —¿Todo listo?
    —Estamos esperando órdenes, señor. El cohete número 7 de popa tiene una explosión sospechosa en el punto 0-6 (cero-seis) que usted tendrá que compensar, y los estabilizadores trabajan mal. Venus está ahora en posición.

    El navegante transmitió apresuradamente las coordenadas que Jerry trató de grabar en su memoria mientras se acercaba a los controles de los cohetes principales.

    —Muy bien. Ordene que nadie me moleste excepto el cocinero. — Extrajo a Ignatz de entre sus ropas, le nuestra, muchacho... ¡aguanta la sacudida!
    —Listos para propulsión, señor ¡Todo listo! ¡Ajusten los equipos!

    La señal resonó a lo largo de los pasillos, y Jerry tiró de las palancas y se sostuvo fuertemente.

    Los controles fueron accionados uno tras otro, el viejo carguero se sacudió como un gato saliendo de una bañera, gimió y corcoveó como si tuviese alguna oculta irritación, gimió y poco a poco se puso a funcionar. Como cohete-nave era un autobús viejo, que sólo caminaba gracias a la habilidad y a la destreza de los hombres que suspiraban por llegar a las estrellas y realizaban su sueño construyendo aparatos para que los transportasen. Aún con los estabilizadores recargados de trabajo y la propulsión defectuosa, el carguero respondía al timón mejor que alguno de los nuevos modelos. Al principio, Jerry accionó las palancas con violencia, pero a medida que se fue sintiendo unido a la nave, lo hizo con más suavidad. Era un cohete difícil pero honesto y comprensivo.

    El navegante le gritaba continuamente por teléfono las coordenadas, las relaciones de ruta y algunas palabras de ánimo innecesarias; a veces se podía oír la voz del Viejo, con acentos casi de placer. Aquel duro y exigente Viejo daba siempre el ejemplo, pensó Jerry. Nada de histerias ni de tonterías. A su lado, el Capitán y el navegante cobraron valor y cuando apareció el segundo navegante estaban llenos de bríos y esperanzas. En la torre de control, sin embargo, la fe no era un artículo abundante. Jerry quizá podía tenerla, pero no quería demostrarla con el tono de su voz.

    Las primeras diez horas fueron muy pesadas por la tensión constante y el trabajo de gobernar la nave; pero a medida que pasaba el tiempo, Jerry se iba sintiendo cada vez más compenetrado con el aparato. Su mente se adaptó al crujido de las vigas, a la oscilación de la cubierta, y a la extraña armonía que une al cuerpo con el metal bien construido. El esquema de los controles se le grabó en forma indeleble en el cerebro, descubrió varios procedimientos para simplificar su trabajo y medios de combinar las operaciones de control con el mínimo esfuerzo y tiempo, hasta que se transformó en una máquina que formaba parte integral de los mecanismos que manejaba.

    Cuando trajeron la comida tuvo una palabra amable para el cocinero y en cuanta hubo una pausa en la transmisión de coordenadas empezó a tragar a grandes bocados. El movimiento de la nave lo hacía bailar por toda la habitación. El cocinero hizo una mueca al observarlo y restalló los dedos alegremente. ¡Llegar a Venus con los controles rotos! ¡Una locura!

    Ignatz aguardaba lleno de dudas y aprensiones, pero parecía que no iba a pasar nada más. Trompeteó alegremente una sola vez... y un ruido como de ladrillos que se desplomasen con estruendo le respondió desde los tubos de ventilación. Las hélices del ventilador siguieron girando lentamente pero la corriente de aire fresco se interrumpió.

    Jerry gritó por teléfono

    —¿Qué pasa?
    —Una obstrucción de polvo en la cámara de filtro de ventilación, señor. Creo que necesitaremos cierto tiempo para arreglarlo.

    Se necesitó mucho tiempo. Mientras pasaban las horas el calor empezó a filtrarse desde las máquinas, sin poder ser eliminado. La transpiración normal en un ser humano se transformó en pequeños ríos de sudor que trataban de introducirse en los ojos de Jerry y que humedecían sus manos hasta hacerlas resbalar sobre cualquier objeto que tocase. El hielo y el agua fría que le traían a cada instante, le ayudaron a aguantar la situación, pero no aliviaban la temperatura. Los hombres de la tripulación ya estaban arreglando los conductos, pero aquello prometía ser un trabajo muy largo. Ignatz se había deslizado sin ser visto por nadie por el laberinto de los tubos de ventilación tratando de encontrar la obstrucción y después de casi perderse entre ellos volvió sin lograr su propósito.

    Cuando hubieron pasado 24 horas, Jerry se tambaleaba ya sobre sus pies, maldiciendo en voz baja del calor. Había colocado cubos de hielo por todas partes y ni aún así se podía enfriar el aire. Los ventiladores trabajaban de nuevo, produciendo una constante corriente de aire, pero caliente. El Amo usaba planchas de ruberoid bajo los zapatos y gruesos mitones espaciales en las manos, pero a pesar de ello apenas podía aguantar el calor que irradiaban el suelo y las palancas de control. Unos pocos grados más que subiera el termómetro y sería el fin para todos.

    De repente, la temperatura que había estado subiendo constantemente, se detuvo. El calor que se producía y el aire extraído se compensaron mutuamente y Jerry se acumuló a un ritmo regular de soportar el calor y de colocarse bloques de hielo. Aún el aire que respiraba era filtrado a través de una máscara de hielo.

    Sonó el teléfono con insistencia y pudo escuchar la voz del Viejo.

    —Uno de los refrigeradores se ha recalentado y ha fundido un cojinete. Tendrá que limitarse a la mitad de la ración de hielo.
    —Muy bien. — El Amo, pensativo, miró a Ignatz, luego lo agarró y lo dejó caer sobre sus hombros. —No hay bastante hielo, muchacho, ya sé que te gusta el calor, pero tendrás que refrigerarme. A ver cómo te portas.

    Ignatz hizo lo mejor que supo. Tenía el sistema regulador de calor más perfecto de todos los nuevos planetas y lo puso en acción, extrayendo el calor del sudoroso cuerpo de Jerry y disipándolo en el aire. Jerry nunca pudo comprender la forma en que lo hacía. Lo único que sabía era que Ignatz podía absorber el calor e irradiarlo con gran eficiencia; en aquellos momentos el zloaht lo absorbía por el abdomen y lo expelía por la espalda.

    —Amigo, los dos juntos formamos una excelente pareja.

    Jerry suspiró aliviado.

    —¡Ah, magnífico, muchacho! Me resultas mucho mejor que el hielo — cerró los ojos y se recostó contra las barras del control. Ignatz lo pinchó con la aguda punta de su cola haciéndolo regresar al trabajo.
    —A pesar de todo me vas a hacer ganar en este lío, amigo — murmuró. La barba postiza se le estaba ya despegando por el calor, de modo que Jerry la arrancó del todo junto con la cicatriz. El pigmento castaño ya había desaparecido horas antes.

    Pero ahora las cosas se estaban poniendo mejor. El carguero se había ubicado ya dentro del canal de su órbita, estaba perfectamente equilibrado y era poca la atención que necesitaba hasta que llegase a Venus.

    Jerry se dejaba caer en una silla que tenía a mano en cuanto había un instante de tranquilidad; mientras Ignatz prestaba atención al zumbido del teléfono y observaba gravemente los indicadores de alimentación. Así descansó 20 minutos en una ocasión, 30 en otra, hasta una hora en determinado momento, El agotado sistema nervioso de Jerry se aferraba ávidamente a cada minuto de descanso, absorbiendo alivio y nuevas fuerzas como una esponja seca. ¡Si aunque fuese sólo por un instante, se detuviera aquel calor obsesionante y agotador!

    Y entonces, milagrosamente, un soplo de aire frío salió de los difusores de ventilación y Jerry ahuyentó su sopor.

    —¡Lo han conseguido, Ignatz, está arreglado! — se estremeció con agrado bajo la corriente de aire, retirándose luego un poco, a pesar del ansia que sentía su cuerpo, por miedo a un descenso brusco de temperatura.
    —Ya puedes olvidarte del calor, muchacho, ahora limítate a despertarme cuando sea necesario.

    La temperatura descendía suavemente un grado cada cinco minutos, y la vida parecía volver a fluir en el cuerpo de Jerry. Ignatz relinchó suavemente y relajó su organismo. El doble control de la temperatura había sido un gran esfuerzo nervioso que requirió una gran concentración mental; estaba contento de volver a su estado normal

    Pasaron así las tres cuartas partes del viaje, faltando solamente quince horas que sin duda serían las más duras de todas.

    Jerry hablaba para sus adentros, dando órdenes a sus músculos, como podía haberlo hecho a un grupo de obreros, tratando de olvidar el sordo calor que sentía en todos sus miembros y la sensación penosa como si un globo se hinchase en el interior de su cabeza.

    Otras cinco horas más y ya estarían cayendo dentro de la zona de gravedad de Venus, donde cada tubo tendría que ser controlado con exactitud hasta que las naves remolque pudieran ayudarle en el descenso.


    El viejo Barclay apareció aquella vez en lugar del cocinero, un Barclay serio, preocupado, pero con una sonrisa en los labios... hasta que vio a Ignatz y la cara normal de Jerry. Entonces apareció en sus ojos una mirada dura. Silbó suavemente.

    —Tenía la sospecha de que era cierto — dijo suavemente. Pero su voz era monótona y los músculos de su cara estaban flácidos.
    —Siempre has sido un tonto, Jerry, aunque eres el mejor piloto de cuantos han manejado una espacio-nave. Esto y nuestra maldita mala suerte me lo tendrían que haber indicado. ¿Qué pasa?... ¿Anne?

    Jerry asintió, acariciando a Ignatz cuando éste se escondía de la mirada del Viejo.

    —Anne — repitió. Se abalanzó sobre los mandos de control cuando de repente el navegante empezó a transmitir nuevos datos, y luego dio media vuelta y se enfrentó al otro hombre tranquilamente.
    —¿Y bien?
    —Está claro. — La cara del Viejo no movió un solo músculo. —Lo que aún no puedo entender es como tu mala suerte puede alcanzar a una nave que se halla a treinta millones de kilómetros de aquí. Pero no te preocupes, te lo contaré más tarde... quizás.

    Jerry se derrumbó cansado en una silla y el otro se acercó con un trago. Al notar el temblor de sus manos al tomar el vaso, el Viejo se suavizó.

    —Demasiado trabajo para un solo hombre, hijo. Yo siempre he tenido un buen conocimiento de la disposición de los controles. Quizás pueda reemplazarte por un rato.
    —Quizás. Ahora no es más que una cuestión de rutina, señor Barclay. Lo único que hay que tocar son los controles de alimentación y los de los giroplanos que están en aquel panel. — El Amo los fue señalando mientras el Viejo asentía. —Tendré que hacerme cargo del control dentro de cuatro o cinco horas ¿Está seguro de que puede mantener el rumbo hasta entonces?
    —Por ese tiempo sí. — El Viejo extendió una manta sobre el joven y luego se dirigió hacia los paneles. —¿Nunca te resultó curiosa mi presencia en esta nave?
    —No tuve tiempo de pensarlo — respondió Jerry.

    Barclay se agachó para pasar por debajo de una viga, con la mirada fija en los controles.

    —Yo no hago nunca nada sin un propósito definido, Jerry. Venus necesita rádium. Lo necesita con gran urgencia. Ofrecen precio doble por un cargamento que vales tres millones al precio terrestre, entregado en Hellas. Pero lo necesitan cuanto antes, de manera que tiene que ser enviado en una sola remesa. Pero de este modo no te aseguran, resulta un riesgo demasiado grande para las Compañías. Y ninguna empresa privada lo embarcará sin un seguro adecuado.
    —¿Entonces?
    —Entonces compré el rádium en el mercado normal, lo escondí entre la carga de chocolate, ya que nunca hubo motines en la tripulación, pero podría haberlos esta vez, y vine en la nave para vigilar el cargamento. Si llega a Venus duplicaré mi fortuna, si no no voy a estar allí para lamentar la pérdida.

    Se detuvo y luego prosiguió con la misma voz monótona.

    —Por eso podría haberte matado tranquilamente por traer ese bicho en este viaje. Pero no lo haré. Tengo razones para llegar rápidamente a Venus y la tercera parte de mis ganancias es tuya si consigues que lleguemos allí. Un millón de dólares en dinero contante y sonante, en el Banco que tú indiques.

    Ignatz trompeteó suavemente y Jerry parpadeó. Luego trató de desviar la conversación.

    —Usted habló de que mi suerte hiere a otra nave y además de que tiene razones para llegar rápidamente a Hellas. ¿Anne?

    El Viejo repitió la pregunta de Jerry.

    —Anne. Lo he visto desde la torre de comunicaciones. El Burgundy rompió uno de los tubos de dirección y tuvo que hacer un aterrizaje forzado. Pudimos captar el comienzo de un S.O.S., pero luego se desvaneció... debe haberse roto el equino transmisor al chocar con el suelo.
    —¿Dónde?
    —Latitud Sur 78° 43 minutos, 28 segundos, longitud Oeste 24° 18 minutos, 27 segundos. El S.O.S. empezó mencionando algo así como las Montañas Gemelas. ¿Las conoces?
    —Son los Senos de Minerva. En el centro de la región de Despondency. Yo acampé una vez cerca del seno Norte. Es el peor lugar de Venus, aunque no tan caluroso que no se pueda sobrevivir.
    —Exactamente. Hemos transmitido a Hellas, pero en esa jungla les va a costar semanas encontrarlos. De manera que tengo un millón para ti y mi casa de New Hampshire, donde tu maldita mala suerte no va a perjudicar a nadie excepto a ti... ¡pero Anne, no, definitivamente no te la daré!

    Pero Jerry ya estaba perdido para el mundo, sumido en un profundo sueño, e Ignatz, acurrucado en su regazo, se disponía a dormir, mientras pudiera, ahora que todo estaba decidido.


    Estaban a sólo ocho horas de Hellas cuando Ignatz se movió y abrió los ojos. El Viejo estaba trabajando frenéticamente; una profunda arruga le cruzaba la frente, pero permanecía aferrado a los controles. De nuevo el zloaht aguijoneó a su amo para despertarlo, y Jerry se levantó con la mirada un poco más despejada que antes. Tomó una cápsula de estricnina y cafeína para mantenerse despierto y golpeó en el hombro de Barclay.

    —Hace tiempo que debió haberme despertado, señor. Ahora puedo reemplazarle, fresco como una lechuga. — Esto no era verdad, y el otro lo sabía —. Ha hecho un trabajo estupendo, pero yo conozco mejor los controles.

    El Viejo sonrió débilmente, les echó una rápida mirada y hasta palmeó a Ignatz, pero abandonó el trabajo con un suspiro de alivio.

    —No hubiera podido mantenerme en este puesto durante mucho más tiempo — admitió —. Ya no podía dominar a los controles. En el futuro, tendremos que ampliar el plan de estudio de los pilotos.
    —No esperaba ninguna recompensa. Usted lo sabe bien. — Jerry pesó con cuidado sus palabras —. ¡Pero no crea que acepto lo que ha dicho de Anne!
    —¿Así que me has oído? Mira, hijo, no tengo nada contra ti, personalmente... siempre me has gustado. Pero a menos que te libres de ese animal y de su «mal de ojo»...

    La espalda de Ignatz se endureció.

    —Ignatz se quedará conmigo.
    —Lo suponía. En este caso no te quiero cerca de mí. Nada personal, ya lo sabes, pero no quiero correr riesgos.
    —Por supuesto que no hay nada personal en ello, señor. — La puerta se cerró suavemente cuando el Viejo salió y Jerry rió entre dientes. Pero un instante hubo un relampagueo en sus ojos antes de que el dolor de sus músculos lo cortasen.
    —Imagínate al Viejo siendo capaz de dirigir la nave de este modo. ¿Hará un buen suegro, eh?

    Todavía no habían aterrizado, pensó el zloaht, y Anne tendría que decir algo sobre aquel asunto. Había profundas dudas en su gruñido, que Jerry supo interpretar perfectamente. Pero el Amo estaba muy ocupado con sus propios pensamientos para preocuparse con los de Ignatz.

    Ahora que las garras de la gravedad de Venus se apoderaban de ellos con mayor fuerza, se hacía sentir la falta de la eficiencia completa de los estabilizadores automáticos. En la forma parecida a un cigarro de la nave, el centro de gravedad estaba ubicado cerca de los cohetes, y el Viejo carguero parecía pensar, a juzgar por sus movimientos, que sería mucho más agradable dejarse caer y que la gravedad hiciera el resto. Al principio esa intención de la nave fue más bien débil, pero el aparato iba haciéndose más pesado con cada kilómetro que avanzaba, inclinándose y zigzagueando hacia el planeta como una chica que coquetea con su primer novio.

    —Despacio, amigo — rogó Jerry —, debemos colocarnos en línea con la órbita de Venus y pasar por encima de ella.

    El joven piloto llevó la nave suavemente hacia la línea tangencial a su órbita, la fijó en su nuevo rumbo y realizó mentalmente las complicadas operaciones matemáticas que eran necesarias, cuando le enviaron el trazado de la nueva órbita con las correcciones. Los oficiales de navegación se relevaban ahora cada media hora con la supervisión constante del Capitán, y seguirían en esta forma hasta que la nave llegase a su destino. En esos momentos las observaciones tenían que ser rápidas y absolutamente exactas.


    La espacionave bajó suavemente, describiendo un arco hacia el Polo Sur, guiada únicamente por Jerry que se mantenía en pie gracias a sus nervios y a los estimulantes. A mil quinientos kilómetros de altura, la velocidad del cohete era de doce kilómetros por segundo y el promedio de caída de cuatro y medio. A setecientos kilómetros de altura, la velocidad frontal era igual a la de caída y ésta descendió hasta la del aterrizaje normal. Entonces llegaron a la altura del colchón de aire, donde éste era lo suficientemente denso para que las aletas de la nave pudieran encontrar algo adonde agarrarse y los estabilizadores volvieron a hacer sentir su ronroneo. De ahí en adelante, se deslizarían hasta Hellas, hasta que pudieran ser sostenidos por los remolques.

    —¡Tu maldita suerte! —gritó el Viejo con un gesto crispado —. Acabamos de recibir un mensaje. Dice que los remolques de Hellas están parados por la huelga. Tendrás que guiar hasta el campo de Perdition en Venus Norte. ¿Podrás mantener la altura?
    —Tengo que hacerlo. Navegante, déme las coordenadas para la altitud 68°, 43 minutos, 28 segundos Sur, longitud 24°, 18 minutos, 27 segundos Oeste.
    —Pero Perdition está... — la voz del navegante fue interrumpida por un estallido de ira de Barclay,

    Jerry gritó con voz cansada:

    —¡Cállese! ¡No vamos ni a Perdition ni a Hellas! Navegante, obedezca mis órdenes. Déme los datos y efectúe la corrección. Si se asustan y se ponen nerviosos, nunca sabrán lo sucedido.
    —Pero los remolques están en Perdition.
    —¡Al diablo con los remolques! Voy a aterrizar sobre la cola. — Después de estas palabras se oyó a varias personas que se atragantaban al otro lado del hilo telefónico e Ignatz pudo percibir el entrechocar de los dientes del navegante. El Viejo gritaba algo sobre locuras, pero contuvo su ira y hubo una sorda consulta, demasiado baja para que pudieran oírla. Luego Barclay subió el tono de su voz.
    —Están todos en las manos de un loco, pero nuestra única posibilidad de vivir es darle los datos de la situación. Nos mataríamos todos antes de poderlo sacar de ahí. ¡Sigan bajo las órdenes de Lord! — y luego habló directamente en el tubo —: Jerry, si sobrevivo a esto, te voy a partir en dos como una rama seca. Ni tan siquiera uno de cada tres aterrizajes sobre la cola salen bien, contando con los controles intactos. ¡Razona un poco! ¡Mal podemos ayudarla si morimos!

    El navegante más joven tomó luego el teléfono, sus nervios estaban rígidos por la desesperación y la voz le salía frágil y desentonada. Lentamente, la nave se fue asentando, abriéndose camino a través del denso aire. Al fin, el navegante comunicó que estaban sobre destino y Jerry elevó la nave con exquisita precaución. Protestó ésta por el tratamiento tan poco ortodoxo y respondió como de mala gana a las órdenes de los controles.

    —¡Dos mil quinientos kilómetros sobre destino! Tiempo tranquilo, no hay viento... ¡Gracias a Dios! Dos mil. ¡Tiene que desacelerar, señor!

    Ignatz rezó con fervor a los bosques y a los dioses de sus pantanos natales, pero aparentemente se encontraban muy lejos de allí. Y la tierra se acercaba vertiginosamente mientras la nave se balanceaba de uno y otro lado. Jerry bailaba lo que parecía una danza guerrera delante de las palancas de los cohetes. Sus ojos estaban vidriosos, las manos se aferraban a los controles con un gesto de desesperación, pero fue dirigiendo la nave, metro tras metro, mientras la vertiginosa velocidad iba disminuyendo.

    —Ciento cincuenta y seis del nivel del suelo. Ahora los escapes no nos dejan ver. Los instrumentos indican trescientos... doscientos... ¡más despacio!

    La nave desaceleraba, inclinándose perceptiblemente. Jerry cortó la alimentación para caer libremente y el aparato se enderezó. Los cohetes comenzaron a funcionar de nuevo.

    —Quince metros. ¡Dios nos ayude!

    A pesar de su brevedad, la interrupción de la propulsión había sido demasiado larga. Ya funcionaba de nuevo con toda su potencia, pero la nave caía con demasiada rapidez; ¡pero no!, comenzaba a aminorar; pero al hacerlo se inclinó nuevamente. Ignatz gruñó, ¡era Jerry quien la había hecho inclinarse con el propósito deliberado de que hiciese un aterrizaje horizontal a quince metros de altura! La nave no tenía suficiente poder en los chorros laterales para mantenerse. La velocidad se elevó mientras se balanceaba sobre su eje; luego, cuando se enderezó, volvió a aminorar. Jerry cortó los controles; trató de asirse a una palanca y falló. Ignatz aflojó los músculos.

    Se oyó un fortísimo chasquido acompañado por gritos. La nave rebotó levemente antes de asentarse. Y luego siguió un largo silencio. Habían aterrizado. Jerry se levantó del suelo y tanteó con cuidado la integridad de Ignatz.

    —Eres bastante fuerte, amigo, no tienes ni un rasguño. Si yo no hubiese estado ablandado por el cansancio, esta caída de tres metros me hubiera sacudido bastante. Pero los demás deben estar perfectamente. Esta sección recibió el golpe más fuerte.

    Medio minuto después la nave estaba llena de gruñidos y gritos. El Amo levantó a Ignatz.

    —Vamos, muchacho, debemos bajar y prepararnos para la expedición.


    La bodega de popa estaba repleta de todos los elementos necesarios para la comodidad y seguridad de los cazadores de esponjas. Jerry llenó allí una mochila con las vituallas necesarias para un viaje de tres meses, tanto que casi no era capaz de levantarla. La preparó perfectamente, palpándola luego para asegurarse de que no se había olvidado el frasco de las píldoras contra las fiebres y descolgó tres pares de raquetas para barro, especie de híbrido entre esquíes y canoas, fabricadas con berilio ligero y diseñadas para soportar el peso de un hombre sobre barro semilíquido o agua y facilitarle el deslizamiento sobre el fango, sin hundirse.

    —Ese tonto de Durnall es capaz de haberse largado a través del barro — le dijo a Ignatz —. Ese tipo nunca tuvo cerebro, así que mejor será llevar tres pares. — Jerry se dirigió hacia la salida de emergencia, abrió la compuerta interior y luego la cerró. La exterior fue cediendo lentamente y se abrió... ¡en la llanura lisa y arenosa del aeropuerto de Hellas!

    El viejo carguero había descendido exactamente en el centro del campo de cohetes y alrededor de él hormigueaba una multitud de personas que habían tenido noticias del aterrizaje o lo habían podido ver. Los mecánicos trabajaban en la escotilla principal que parecía haberse atascado de nuevo.

    Súbitamente, unas pesadas manazas alcanzaron a Jerry y lo arrastraron hacia afuera.

    —Por aquí, amigo. — Tres empleados del espacio-puerto lo tenían agarrado, sonriendo nuevamente mientras lo cacheaban buscando algún arma escondida. Luego, el que parecía el jefe hizo un movimiento ordenando que lo trasladaran a un helicóptero que les aguardaba preparado para el vuelo.
    —Un tipo listo, ¿eh?— Miró a Jerry con una expresión calculadora —. Tiene que comer mucha sopa para agarrar al viejo Barclay. Recibimos un radiograma avisándonos que usted iba a salir de esto, así que ya estábamos esperándole. Le preparamos una buena recepción.

    Jerry dejó de echarles maldiciones y les hizo una pregunta obvia.

    —¿Adónde me llevan?— Nuevamente sonrieron burlones, sosteniéndolo con fuerza mientras lo sentaban en el helicóptero. A una orden del jefe, el piloto puso en marcha el motor y se elevaron dirigiéndose hacia las afueras de Hellas... pero en dirección contraria a la cárcel.
    —No se preocupe; usted y su mascota van a estar instalados con mucho confort — le dijo el jefe amigablemente —. El Viejo le envía a uno de los departamentos privados de Herndon, nuestro Jefe de División. Dice que usted va a tener un lindo descanso, sin que nadie lo moleste... ni lo busque.

    No tenía sentido interrogar a aquellos tres hombres, quienes probablemente sabían aún menos que Jerry. El joven piloto se encogió de hombros en silencio e Ignatz se enroscó esperando algún accidente del helicóptero. Pero aún la mala suerte les negó en aquella ocasión su ayuda. Aterrizaron en el techo de uno de los edificios de departamentos de la compañía, Los hombres arrastraron a Jerry a través de la entrada y lo llevaron por un vestíbulo hasta una serie de habitaciones perfectamente instaladas.

    —Póngase cómodo — le invitó generosamente el hombre —. Probablemente Herndon no va a aparecer, así que usted es el dueño aquí. Las paredes y las puertas son de acero, las ventanas de transplonite y las cerraduras seguras. — Levantó el aparato televisor y se lo llevó consigo —. ¿Desea algo más?

    El Amo se encogió de hombros, calculando sus posibilidades de huída. Pero los otros eran jóvenes, fuertes y estaban alerta. Abandonó toda tentativa en aquel mismo momento.

    —Podrían mandarme una mina de diamantes y una docena de coristas.
    —Esa es la especialidad de Herndon: coristas. Háblele a él al respecto — los otros sonrieron y empezaron a retirarse sin dejar de darle frente—. El Viejo aparecerá por aquí mañana, probablemente.

    La puerta se cerró y la llave hizo un ruido definitivo en la cerradura.

    Jerry se dirigió disgustado hacia el dormitorio.

    —A veces, Ignatz— murmuró —, me parece que... —se detuvo cuando vio la expresión del zloaht— Olvídalo, amigo. Voy a encender el horno de modo que puedas dormir allí esta noche. Los dos necesitamos cerrar los ojos.

    Ignatz se despertó cuando el sol ya atravesaba las ventanas de transplonite. Sus investigaciones le demostraron que el Amo dormía y no tenía ningún deseo de despertarlo.

    Mascullando algo con un tono disgustado contra el mundo en general, se dirigió hacia la biblioteca en busca de información sobre esa enfermedad tan particular que parecía afectar a los humanos.

    El diccionario definía el amor, y la enciclopedia llevaba un excelente resumen de sus aspectos médicos y fisiológicos. Pero ninguna de las graves y lógicas disquisiciones del libro tenía relación con las idioteces con las que Ignatz asociaba ese sentimiento.

    Otros volúmenes ostentaban títulos llamativos que auguraban alguna explicación. Seleccionó tres al azar y se sumergió entre sus páginas trompeteando y gruñendo fuertemente. Lo que iba encontrando sólo ayudaba a confirmar sus ideas preconcebidas al respecto, pero sin aclararlas. Comparado con los ejemplos de los libros, Jerry era un sujeto completamente racional.

    Sin embargo, los libros tenían su uso. Ignatz olfateó profundamente y encontró la cola con la que habitualmente se pegan las páginas; como el diccionario y la enciclopedia tenían cierta utilidad hizo un esfuerzo y los dejó a un lado. Luego, bajó media docena de libros cuyos títulos indicaban que se referían al mismo tema y comenzó a arrancarles las tapas minuciosamente.

    Tenían una cola excelente, bien condimentada y fuerte; por supuesto, que el papel estaba pegado a ella, pero no había mayor dificultad en sacarlo.

    Luego, tiró por el incinerador lo que quedaba.

    Con su estómago lleno y el cuerpo descansado, sólo le quedaba dedicarse a explorar. Aquellas habitaciones humanas eran a veces muy interesantes. Primero probó un poco de vaselina, luego puso en marcha un aparatito eléctrico y por último decidió satisfacer su curiosidad sobre un asunto que desde hacía mucho tiempo le tenía intrigado.

    Una mezcla de doloridos berridos de Ignatz, ruidos variados, y tañidos de campanas despertó a Jerry Lord. Ahuyentó el sueño de sus ojos frotándolos con sus manos, ya firmes y seguras, y al mirar hacia abajo hizo una súbita mueca.

    —Te dije que dejaras esos relojes de cuerda, tranquilos, amigo. Suponte que realmente hacen tic-tac en lugar de zumbar como eléctricos. ¿Es imprescindible que averigües por qué?

    Ignatz había encontrado la causa... y con todos los detalles. Jerry desenredó la cola del zloaht de la cuerda principal y de varios engranajes de metal y libró su obscuro cuerpo de la cuerda del timbre. Una vez terminadas estas operaciones, ambos recorrieron el departamento hasta que se convencieron de que era imposible escapar de él.

    Jerry encendió el estereovisor mientras desayunaba, pero no pudo oír ninguna noticia. Sólo se transmitían los programas matinales y música.

    Para matar el tiempo sacó un libro sobre motores a cohete y se puso a leerlo mientras Ignatz obtenía un éxito completo al lograr hacer correr el agua corriente del baño y meterse en la bañera llena. Si el Viejo pensaba hacer las cosas a su manera, seguramente aparecería por allí cuando lo creyera conveniente.

    Barclay hizo correr la cerradura al mediodía y entró dejando una pareja de guardias fuera.

    —Eres un tonto — le saludó.

    Jerry hizo una mueca lastimosa.

    —Un buen truco ése de los datos falsos. Pensé que estábamos aterrizando en los Senos de Minerva. Pero por lo menos no le destrocé su maldito carguero.
    —No se rompió ni siquiera la radio. Fue lo mejor que he visto en aterrizaje de cola. Y esto que yo mismo hice dos — rió entre dientes cuando el Amo lo miró sorprendido —. Sí, señor, yo pilotaba naves en los tiempos en que no era todo auténtico. Pero nunca probé el aterrizaje horizontal, a pesar de haber oído hablar de él.

    Sacó un sobre del bolsillo.

    —Aquí está. Yo siempre cumplo mi palabra. Un giro contra la Comercial Exploradora de un millón de dólares y la escritura de mi casa de New Hampshire, por si vuelves allí... y por cierto no será en una de mis naves. Puedes ahorrarte las gracias.

    Jerry tomó el sobre con gesto tranquilo.

    —No tenía intención de dárselas. Me lo he ganado — guardó el sobre en la mochila que había traído consigo —. ¿Qué noticias hay de Anne?¿Y cuándo salgo de aquí?
    —Yo lo he arreglado todo para que lo hagas hoy — al ver la cara de Jerry sacudió la cabeza —. No a la cárcel exactamente, sino a una casa de retención que usan aquí desde la última vez que estuviste en Venus. La utilizan para borrachos y morfinómanos. Te he hecho registrar como polizón para que te deporten; yo mismo me haré cargo del costo del viaje. Desde anoche no te quiero ver en la casa de ninguno de mis empleados. Les traes mala suerte.
    —¿Qué pasó?
    —Herndon se casó y me dejó colgado anoche... justo cuando más lo necesito.
    —Pero eso es una cosa de mala suerte para usted y no para él — señaló Jerry —, aunque supongo que usted lo despidió.
    —Es que me dejó para llevar una vida alegre — el Viejo sonrió torcidamente —, la mala suerte fue para él, pues se casó con la mujer que baila con una anguila arenera marciana en el casino.

    Jerry asintió; había visto el espectáculo y no tenía ninguna respuesta que ofrecer. Giró entonces la conversación hacia Anne.

    —Usted ya sabe que si me deja salir de aquí, puedo localizar el Burgundy en un par de horas. Por algo pasé dos meses en Despondency, y ya sabe que allí Ignatz me traerá buena suerte.

    Barclay se encogió de hombros.

    —Buena suerte para ti; y esto es lo que temo. Lo que pasa es que ya hemos encontrado el Burgundy sin tu ayuda. Ahora estamos enviando patrullas provistas de raquetas para barro para hallar a Anne y a Peter. El Capitán tenía que obedecer a Anne y los dejó marchar.

    Su cara se contrajo por un instante.

    —Creí que Durnall iba a razonar un poco y que no la iba a dejar ir por los pantanos donde ni siquiera la brújula funciona.
    —Tenía el presentimiento de que iba a suceder eso. Usted cometió un error, señor, al hacerme aterrizar en Hellas, en lugar de hacerlo en Minerva.

    Barclay gruñó y no contestó nada. Todos sabían que habían tantas posibilidades de encontrarlos en los pantanos como a la aguja del proverbio.

    —Si estuviera seguro de que la ibas a encontrar, sería lo bastante loco como para dejarte marchar. Más vale que lleves tu equipaje. Estos hombres te van a acompañar a la casa de recepción.

    La sala que le habían destinado era bastante confortable y Barclay la había provisto de manera que todas las comodidades de Jerry fueran satisfechas. Pero se encontraba muy lejos de Anne.

    Caminó incansablemente por la habitación hasta que Slim, el guarda, trajo su comida. Aunque ya había fracasado antes, al intentar sobornarlo, probó de nuevo.

    El guarda hizo una mueca.

    —Aquí tiene su comida. Cómala tal como está. Desde que usted vino aquí todos los alimentos se echaron a perder. Además su cheque no sirve de nada. La Comercial Exploradora cerró las puertas y ha suspendido los pagos hasta que llegue un nuevo cargamento de oro de la tierra.

    Ignatz gruñó, pero Jerry no se dio por vencido.

    —El cheque tendrá valor cuando el Banco abra de nuevo.
    —Si está su dinero adentro, esto no va a suceder — contestó Slim alzando los hombros.
    —¿Pero usted no creerá en esta superstición, no es cierto?— La voz de Jerry no era muy convincente.
    —¿Qué? Mire, justamente cuando usted llegó aquí, mi mujer tuvo trillizos. ¡Y yo soy un hombre pobre! No quiero tener nada que ver con usted ni con lo suyo! — empujó la comida y giró sobre sus talones.

    Jerry echó unas cuantas maldiciones, pero luego llamó al carcelero.

    —¡Oiga! ¿Puede entregarle un mensaje al señor Barclay? Dígale que sé cómo encontrar a su hija. ¡Comuníquele que quiero verle mañana por la mañana!

    Slim asintió sombríamente. Jerry se volvió hacia la comida sin contestar a los berridos interrogantes de Ignatz. El zloaht observó cómo Jerry terminó su ración y luego se puso a pasear por la habitación fumando uno de los fuertes cigarrillos venusianos. Levantó una colilla y la observó curiosamente, trompeteando en tono admirado.

    —Son los nervios, amigo — contestó Jerry —, se supone que eso nos calma cuando algo anda mal... igual que la pipa que dejé en la tierra. ¿Quieres probar uno?— lo colocó entre los afilados labios de Ignatz y lo encendió —. Ahora lo chupas, metes el humo en los pulmones y luego lo exhalas. Sí, así está bien...

    Ignatz tosió expeliendo el humo y rugiendo roncamente, maldiciendo a su Amo. Sin embargo, una extraña sensación lo agitó en algún lugar de su cuerpo y se detuvo a observar el cigarrillo, pensativo. A veces una cosa es mejor después de probarla varias veces. Lo alzó nuevamente con sus antenas, esta vez con cautela, y trató de fumar de nuevo con un poco más de éxito. No le resultó tan desagradable esta vez. Y en la tercera tentativa todo anduvo perfectamente.

    —Será mejor que no abuses de ello, amigo — le aconsejó Jerry —; no sé como puede afectar el tabaco tu metabolismo. El alcohol no te hace nada, pero esto te puede causar algún daño.

    Ignatz lo oyó vagamente, pero no se preocupó de lo que decía. Sentía un delicioso calor deslizarse por sus nervios hasta la punta de la cola. Había sido realmente un tonto al pensar que la vida era dura... es en realidad una maravilla... eso es. Y mientras la habitación se quedaba quieta era muy hermosa. En este momento estaba girando locamente y él perseguía las paredes en su agitada rotación; pero pronto se dio por vencido... iban demasiado veloces para poder alcanzarlas.

    Jerry se rió por algún motivo que Ignatz no pudo descubrir.

    —Ignatz, te estás portando como un borracho. Y ese cigarrillo te va a quemar si no lo escupes.
    —¡Hwooonk! — dijo Ignatz. Todavía le quedaba algo de aquel agradable calor. Tomó laboriosamente aquella cosa ardiente y la arrojó lejos de sí —. ¡Hwulp! — ¿Y ahora?¿Por qué su cola insistía tanto en hacerle saltar de esta manera?¡Hwulp! Si insistía tanto, no iba a ser él quien la detuviera. Observó la luna que había salido misteriosamente desde la tierra y que ahora navegaba por el techo de la habitación. ¡Una noche tan hermosa! Hay que cantar algo sobre la noche. Una canción lo más hermosa posible.

    Su voz de trompeta chirrió con un sonido trémulo, ascendió en un lamento in crescendo y fue perdiéndose en algo que sonaba como el arranque de un cohete-nave. Hermosa canción... ¡hermosísima! Jerry lo metió dentro de una almohada para ahogar sus gritos, pero sin éxito. ¿Y qué? ¿Qué importaba si los alojados en la casa de retención querían dormir? De cualquier manera ellos también estaban haciendo mucho ruido. ¿Quién deseaba dormir? Era una noche demasiado agradable para perderla durmiendo. Ejecutó una imitación bastante buena del zumbido de una sierra circular. Jerry se rindió y se metió en la cama a su lado, mascullando algo entre dientes. Ignatz lanzó varios reproches al Amo, dio media vuelta y comenzó a roncar fuertemente.

    A la mañana siguiente, se despertó a tiempo para ver a un guardia como abría la puerta al Viejo y trató de meterse bajo la cama. Algo le atravesó la cabeza y cayó hacia atrás con un triste bramido. Tenía ahora una sensación muy distinta a la experimentada la noche anterior.

    Jerry hizo una mueca dirigida a él.

    —Te luciste. ¿Qué otra cosa esperabas?— se volvió hacia Barclay—. ¿Su guardia le entregó, entonces, mi mensaje?
    —Sí — por lo que se podía apreciar en su cara, el Viejo había dormido muy poco aquella noche —. Si tu plan implica el que quedes en libertad, no me hables más del asunto.
    —No. Ya me he convencido de que es inútil tratar de hacerle cambiar de idea — apartó con un golpe de su mano el paquete de cigarrillos al ver que Ignatz se abalanzaba hacia él —. Pero la marea semestral de barro debe empezar un día de estos y entonces Despondency va a convertirse en un infierno. Usted tiene que sacarla de allí.

    El Viejo asintió. Había estado pensando lo mismo. Jerry prosiguió:

    —Un hombre solo no puede localizar allí algo que sea más pequeño que una espacio-nave. Pero un zloaht, sí. Bueno, a diez kilómetros al Norte de los Senos de Minerva y allí la brújula marca el Sur en lugar del Sudeste, hay una ciudad de los congéneres de Ignatz construida en un pequeño lago. Han hecho un dique sobre el río Forlorn y construido sus casas sobre balsas, trabajando con sus antenas y casi sin materiales. Cultivan algunos alimentos en las riberas. Además, han conseguido fabricar un molino y lo utilizan de muchos modos. No son humanos, por supuesto, pero pronto nos van a alcanzar si no los exterminamos antes. Actualmente, están muy civilizados.

    El Viejo resopló al observar a Ignatz que buscaba los restos del cigarrillo de la noche anterior.

    —¡Civilizados! Me parece que se acercan más a los castores.
    —Muy bien, piense como le parezca — Jerry estaba ya acostumbrado a la firme creencia humana en su descendencia divina... o quizá la palabra era ascendencia —. De cualquier modo han desarrollado una especie de alfabeto y tienen animales domésticos. Y lo que es más importante, les he enseñado algo de inglés y por chocolates y cacahuetes son capaces de hacer cualquier cosa.

    Barclay comprendió la idea de Jerry.

    —¿Quieres decir que debo ponerme en contacto con ellos y hacer que busquen a Anne? Parece algo descabellado, pero estoy dispuesto a probar hasta el último recurso.

    Jerry comenzó a exponer su plan.

    —Ellos no podrán hablarle a usted, pero cuando alguno de ellos venga a buscar el chocolate, querrá decir que la habrán encontrado, son muy honestos en sus negocios. Luego, todo lo que tendrá que hacer será seguirlos.

    El Viejo tomó nota y se dirigió hacia la puerta.

    —Te haré saber qué tal anduvo tu plan — prometió —. Si la encuentran, hasta me voy a arriesgar a embarcarte de vuelta a la Tierra.

    Jerry murmuró algo y se volvió hacia Ignatz, quien estaba tirado en la cama, mugiendo sordamente, con su cuerpo de medio metro de largo hecho un manojo de nervios.

    Pasaron tres días lentos y sombríos antes que Slim apareciera con otra nota.

    —El señor Barclay le ha enviado esto — dijo bruscamente. Slim trataba de tener que ver lo menos posible con Jerry.

    Este la abrió ansiosamente. El mensaje era breve y conciso.

    «Tres helicópteros cayeron tratando de encontrar tu lago, hemos enviado patrullas de rescate y no pienso volver a hacerte caso ninguno de tus estúpidos planes.»

    Pasó la nota a Ignatz, quien la leyó con mal humor, y luego encendió un cigarrillo con los esperanzados ojos del zloaht fijos en él. Pero al ver como ponía el paquete en el bolsillo, fuera de su alcance, mugió con disgusto y se retiró a un rincón con un silencio hosco.

    La quietud de la habitación fue rota por una explosión que sacudió a la casa de retención como una hoja en el viento. El piso se agitó locamente y las ventanas de transplonite saltaron con un frágil chasquido. Luego, al desaparecer el ruido, Jerry se levantó del suelo de un salto, agarró a Ignatz y a la mochila y sin explicaciones inútiles se abalanzó hacia la ventana abierta.

    Slim venía corriendo por el corredor.

    —¡Ha estallado el equipo acondicionador de aire justo debajo nuestro! — gritó —. ¿Está usted bien, Lord?— Al verlos trepar por la ventana, sacó su pistola unitrónica, pero la bajó rápidamente —. No voy a intentar la suerte con este juguete; con usted por aquí me puede estallar en las manos. ¡Cuanto más lejos se vayan, más tranquilo voy a estar!


    A veces hasta una mala reputación tiene su utilidad. Jerry se dejó caer desde tres metros de altura; divisó un helicóptero vacío en las cercanías, forzó una puerta del fondo del edificio y se dirigió hacia él. Se lanzó contra la portezuela, la atrancó por dentro, y arrancó el motor en el momento en que los guardias salían corriendo del edificio. Ignatz miró el indicador del depósito de combustible y se llevó una gran sorpresa al encontrarlo lleno.

    Antes que las ametralladoras del techo pudieran ser enfiladas contra ellos, el helicóptero se elevó suavemente y empezó a ganar velocidad. Jerry describió un círculo y se dirigió hacia el Norte, con el pequeño aparato deslizándose velozmente por el espacio. Hellas quedó cinco, diez, luego veinte kilómetros atrás. Quince kilómetros más adelante se hallaba el maldito Hellonfire, más allá de Despondency.

    —Déjame alcanzar solamente los pantanos, amigo — rogó Jerry —; no nos metas en alguna de esas dificultades —. Ignatz tenía sus antenas enrolladas en un nudo, tratando de hacer caso a Jerry y concentrándose en ello profundamente. Sólo les faltaban unos tres kilómetros para llegar a los pantanos, cuando el motor empezó a tartamudear, parándose y arrancando a intervalos irregulares. Jerry se dedicó con toda energía a los controles, pero la nave se fue deteniendo, volando a velocidad variable. Cuando el motor se paró por completo, se podían distinguir a través de las nieblas, las primeras líneas de la vegetación de Hellonfire. Los dientes de Jerry crujían al tratar de hacer planear el aparato hacia un claro. Pero la tierra se acercaba rápidamente a medida que se arrastraban hacia los pantanos.

    Por el espesor de un cabello no chocaron contra la espesa muralla verde y al pasarla se encontraron sobre Hellonfire. En ese momento, el motor arrancó nuevamente, zumbó con suavidad y empujó con firmeza los rotores contra el aire, levantando el aparato fácilmente. A partir de este momento, y de acuerdo con la leyenda, la suerte tendría que empezar a sonreírles.

    Y así fue. Se deslizaron a través de Hellonfire, pasaron sobre los restos del primer helicóptero enviado por el Viejo y prosiguieron su camino. La brújula comenzó a moverse y oscilar sin razón aparente y Jerry se vio forzado a dejarse guiar por el instinto de Ignatz. El zloaht apuntaba con su antena hacia la presunta ubicación de su aldea y el Amo seguía esa dirección con confianza.

    Dejaron atrás Hellonfire y comenzaron a atravesar la selva de Despondency. Al mirar hacia abajo, Jerry movió la cabeza lentamente. Se podía distinguir ya el lento avance de la marea de barro que dos veces al año hacía casi imposible atravesar aquella región.

    Si Anne se encontraba allí abajo, a menos que estuviera en un lugar elevado, quedaban pocas esperanzas de hallarla. Al pasar entre los Senos de Minerva, pudieron observar cómo desmontaban el campamento provisional que el Viejo había establecido como base para la búsqueda. Tenían que abandonarlo antes de que el barro subiera demasiado.

    En ese momento Ignatz mugió y Jerry, al mirar hacia abajo, pudo ver el lago brillando entre la densa vegetación. Lo cubrían balsas flotantes, exactamente colocadas en filas, y que soportaban sobre ellas unas hábiles construcciones destinadas a viviendas. Zloahts semejantes a Ignatz se movían atareados en las cabañas y canales.

    En las orillas del lago, guiaban sus zihis domesticados, de un tamaño veinte veces mayor que ellos mismos. En ocasiones, un trompeteo atravesaba el lago y era contestado desde la balsa más grande.

    Jerry hizo descender los pontones del aparato y lo dejó bajar suavemente sobre el lago. Ignatz nadó desde el helicóptero hasta el edificio del jefe, llevando consigo un paquete de chocolate envuelto en tela impermeable. Volvió a los diez minutos, se izó gritando hasta el aparato, con un pequeño envoltorio en la boca.

    El Amo lo cogió. En el tosco papiro pudo descifrar una pintura ejecutada de modo primitivo, de un hombre y una mujer, encima de una balsa, arrastrados por dos zihis. Debajo del dibujo había dos cuadros negros con otro blanco entre ellos y dentro del envoltorio encontró una barra de chocolate de una marca distinta a la del que Jerry les había enviado.

    Jerry tomó de nuevo los controles del aparato.

    —Así que se marchó de aquí hace un día y dos noches con Durnall. Cambiaron chocolate por dos zihis y una balsa. ¿Saben qué dirección tomaron?

    Ignatz emitió unos sonidos roncos y señaló hacia el Sur y el Este abarcando una lenta corriente, afluente del Forlorn. Jerry hizo girar el helicóptero y se dirigió en esa dirección en busca de señales de su paso. El viaje con los zihis los debía de haber llevado a una velocidad de 30 kilómetros o más por día, lo que significaba que se hallaban a unos cien kilómetros de allí. Jerry disminuyó la velocidad del helicóptero a cincuenta kilómetros por hora al darse cuenta que la corriente se estrechaba. Si desaparecía antes de encontrarla sólo le quedaba una exploración de muchas horas casi sin esperanza. Había centenares de cursos de agua que podían haber tomado al dejar Littlehades.

    Pero los vio antes de que la corriente terminara en sus pequeños tributarios. Se habían detenido, tratando probablemente de hallar el camino, y Jerry pudo observar cómo miró hacia arriba, al oír el motor, y cómo empezó a hacer señales con gestos frenéticos. Hizo descender el helicóptero rápidamente deteniéndolo a pocos metros de la balsa y abrió la portezuela en el momento en que ella guiaba a los zihis hacia el aparato; Durnall yacía en la balsa cubierto con una manta.

    —¡Jerry Lord! — su voz sonaba aguda y cansada, los ojos enrojecidos y en apariencia no había dormido hacía muchas horas.
    —¡Gracias a Dios! Peter cogió la fiebre... la fiebre roja de los pantanos... y no llevábamos medicinas en nuestras mochilas — tomó el frasco que Jerry le tendía e hizo tragar tres pastillas a Durnall —. ¡Ayúdeme a cargarlo a él y al equipo... y llévenos al hospital, pronto!

    Jerry cogió a Durnall y lo depositó en la parte de atrás del helicóptero con toda la rapidez que pudo. Ignatz ya estaba dando órdenes a los zihis de volver a la aldea con la balsa, mientras Anne recogía su equipo y subía al aparato. Ella se acomodó al lado del hombre enfermo, cuyo rostro tenía el color rojo ladrillo característico de un caso avanzado de fiebre de los pantanos.

    —Tu padre ha estado muy preocupado y yo también.
    —¿Tú, también?— su voz sonaba muy lejana —. ¿Jerry, en cuánto tiempo podremos llegar al hospital?

    El se encogió de hombros.

    —Creo que en cosa de tres horas. — Ignatz observó la cara de su amo y gruñó en forma casi inaudible. Por supuesto, Anne se había encontrado varios días a solas con Durnall y los hombres enfermos tienen muchos recursos para captarse las simpatías de una mujer. El zloaht frotó suavemente sus antenas contra los tobillos del Amo.
    —¿Cómo encontraste la aldea?— preguntó Jerry —. Hice todo lo que pude por ayudarte; pero tenía miedo de que te hubieras extraviado en la marea del barro.

    Ella levantó la vista, pero prosiguió ocupada con atender a Durnall.

    —Cuando nos fue posible salir del Burgundy, recordé tu relato de cómo estando extraviado, tú mismo pudiste encontrar la aldea. Seguimos la dirección que la brújula indicaba, según tú nos lo habías anticipado, y nos detuvimos allí hasta que descubrí que nos entendían. Entonces pude cambiarles algo de nuestros alimentos por los zihis y la balsa. Lo que me habías aconsejado hubiera sido lo suficiente para salir del paso, si a Peter no le hubiese cogido la fiebre. Yo tuve suerte y no me contagié.

    Durnall gemía y se agitaba sin cesar y ella se dedicó nuevamente a prestarle atención. Jerry se inclinó sobre los controles y guió silenciosamente en dirección al Sur, hacia Hellas, observando cómo allí abajo Despondency se transformaba en Hellonfire. Luego, salieron de los pantanos y se volvió para avisar a Anne que ya casi habían llegado.

    En aquel momento, su cabeza recibió una fuerte sacudida. El rotor del helicóptero que, hasta hacía un momento giraba suavemente sobre sus cabezas, empezó a vibrar ásperamente y a frenar el motor. Ignatz se agachó para evitar la mirada del Amo y gruñó. Una de las paletas del motor se había roto y las otras se habían desequilibrado, girando lentamente. El aparato perdía altura a gran velocidad. Jerry cortó el contacto al motor y falló al tratar de suavizar la caída. De un tirón accionó la palanca de los protectores contra choques y unos colchones de goma se extendieron detrás de él para atenuar a los pasajeros los efectos de una colisión frontal. Antes de que pudiera hacer lo mismo con el protector del piloto, la nariz del aparato se incrustó en el suelo.

    Ignatz alcalizó a ver cómo el Amo se estrellaba contra los controles, y luego algo golpeó fuertemente en el cuerno de su hocico y empezó a ver unas brillantes lucecitas. Después le invadió una obscuridad completa.


    El zloaht se encontró flotando en una bruma gris; fracasó al querer gruñir. Cuando abrió los ojos vio muchos metros de gasa envolviendo su hocico; Jerry se hallaba observándolo, instalado en una cama vecina.

    —Ha sido una operación delicada, amigo. Me ha dicho el médico que tuvo que sacarte más de la mitad de tu cuerno porque algo se había estrellado contra él convirtiéndolo en astillas. Estuviste medio día más que yo en la inconsciencia y me han dicho que yo estuve desmayado durante cuarenta y ocho horas — se agitó en la cama y continuó —: todavía estoy entero, salvo un par de huesos rotos y un chichón en la cabeza.

    Ignatz miró a su alrededor lentamente, dándose cuenta por su estado que le habían propinado drogas para hacerle dormir. Se hallaba en una pequeña habitación, instalado en una cama que era una réplica en miniatura de la ocupada por Jerry. Pero no se encontraba en un hospital.

    Jerry hizo una mueca.

    —Tenían miedo en la ciudad de que les trajeras mala suerte y tanto grité por ti que nos instalaron juntos en una casa que el Viejo tiene precisamente en Hellonfire. He estado esperando que te recobres para recibir visitas — levantó la voz —. ¡Eh, enfermera! Dígales que todo anda bien por aquí.

    Junto con sus palabras, se abrió la puerta de golpe y entró el Viejo con paso ágil.

    —Bueno, ya era hora. Estás igual que siempre.
    —Sí, supongo que listo para volver a su maldita casa de retención.

    El Viejo parecía muy satisfecho.

    —Esta vez, no. Se me ocurrió otra idea mejor. ¿Tienes todavía la escritura de la casa de New Hampshire que te cedí? Bueno, me la vas a devolver y a cambio te daré otra, pero por la casa de los pantanos. Aquí tu mascota va a ser inofensiva y te aconsejo que inviertas tu millón en mi empresa.
    —¿Así que no me manda de regreso a la Tierra, eh? Tiene miedo de que le haga estrellar la nave?

    Barclay sacudió la cabeza.

    —No me preocupa el aparato. Lo que no sé es lo qué hacer sin mi gerente de división aquí, y tú lo puedes ser... si es que quieres aceptar este empleo.

    Jerry lo tomó con calma.

    —¿Dónde está la trampa?
    —En ningún lado. Tengas o no el «mal de ojo», sabes como se deben hacer las cosas y conoces bien las cohete-naves. Esto es todo lo que necesito, imprudente muchacho. Lo único que tienes que hacer es guardar a tu mascota y las cosas van a andar sobre carriles.

    Luego, se levantó bruscamente.

    —Tienes otra visita.
    —No se olvide de lo que le dije de... — comenzó a gritar Jerry, pero en este instante se recortó la figura de ella en el dintel de la puerta.
    —Hola, Jerry. ¿Otra vez se encuentran los dos en perfectas condiciones?

    Ignatz gruñó mientras Jerry contestaba con voz entrecortada.

    —¿Y Durnall?
    —Se encuentra perfectamente. — Anne se sentó a su lado y le cogió una mano—. Ahora que ya está a salvo podemos olvidarle. Peter no es mal muchacho, pero a mí no me gustan los hombres que me meten en líos como el que pasamos, aunque yo tenga la mitad de la culpa.

    Jerry tragó saliva lentamente mientras Ignatz maldecía sus vendajes. Aquel era un momento oportuno para deslizarse hacia los pantanos, donde Jerry no pudiera volver a cometer el error de llevárselo de nuevo consigo. Comprendía que el Amo iba a necesitar toda la suerte que pudiera allí donde los acontecimientos le estaban llevando. Pero los vendajes lo sujetaban fuertemente.

    Anne arrimó la camita del zloaht hacia ella y acarició el lomo de Ignatz con dedos cálidos y suaves.

    —Tendrás que vivir aquí, por supuesto, y trasladarte a la oficina en helicóptero, pero yo me haré cargo de Ignatz mientras tú estés fuera. Nos debe una gran cantidad de buena suerte y ya es hora de que empecemos a disfrutarla.
    —Yo... — Jerry observó a Ignatz. Ya sabes lo que tu padre piensa de todo esto.

    Ella sonrió con un mohín travieso.

    —Papá lo ha calculado todo. No sé si sabes que cuando volví de los pantanos traje algo en la mochila y cuando él se dio cuenta que pensaba conservarlo a toda costa se rindió por completo — cogió su bolso de cuero y extrajo de él la cabeza puntiaguda de otro zloaht —. Les presento a Ichabod.

    Jerry casi se atragantó.

    —Bueno, creo que... — y repentinamente se dio cuenta que tenía otras cosas más urgentes que hacer. Ignatz deseaba ardientemente un cigarrillo, pero resopló suavemente y dio media vuelta en su cama para no mirarles.


    Fin