• GUARDAR IMAGEN


  • GUARDAR TODAS LAS IMAGENES

  • COPIAR IMAGEN A:

  • OTRAS OPCIONES
  • ● Eliminar Lecturas
  • ● Ultima Lectura
  • ● Historial de Nvgc
  • ● Borrar Historial Nvgc
  • ● Ayuda
  • PUNTO A GUARDAR



  • Tipea en el recuadro blanco alguna referencia, o, déjalo en blanco y da click en "Referencia"
  • TODAS LAS REVISTAS
  • Todas Las Revistas Diners
  • Todas Las Revistas Selecciones
  • CATEGORIAS
  • Libros
  • Libros-Relatos Cortos
  • Arte-Graficos
  • Bellezas Del Cine Y Television
  • Biografias
  • Chistes
  • Consejos Sanos
  • Cuidando Y Encaminando A Los Hijos
  • Datos Interesantes
  • Paisajes Y Temas Varios
  • La Relacion De Pareja
  • La Tia Eulogia
  • La Vida Se Ha Convertido En Un Lucro
  • Mensajes Para Reflexionar
  • Personajes Disney
  • Salud Y Prevencion
  • Sucesos-Proezas
  • Temas Varios
  • Tu Relacion Contigo Mismo Y El Mundo
  • Un Mundo Inseguro
  • REVISTAS DINERS
  • Diners-Agosto 1989
  • Diners-Mayo 1993
  • Diners-Septiembre 1993
  • Diners-Noviembre 1993
  • Diners-Diciembre 1993
  • Diners-Abril 1994
  • Diners-Mayo 1994
  • Diners-Junio 1994
  • Diners-Julio 1994
  • Diners-Octubre 1994
  • Diners-Enero 1995
  • Diners-Marzo 1995
  • Diners-Junio 1995
  • Diners-Septiembre 1995
  • Diners-Febrero 1996
  • Diners-Julio 1996
  • Diners-Septiembre 1996
  • Diners-Febrero 1998
  • Diners-Abril 1998
  • Diners-Mayo 1998
  • Diners-Octubre 1998
  • Diners-Temas Rescatados
  • REVISTAS SELECCIONES
  • Selecciones-Enero 1965
  • Selecciones-Julio 1968
  • Selecciones-Abril 1969
  • Selecciones-Febrero 1970
  • Selecciones-Marzo 1970
  • Selecciones-Mayo 1970
  • Selecciones-Marzo 1972
  • Selecciones-Julio 1973
  • Selecciones-Diciembre 1973
  • Selecciones-Enero 1974
  • Selecciones-Marzo 1974
  • Selecciones-Marzo 1976
  • Selecciones-Noviembre 1976
  • Selecciones-Enero 1977
  • Selecciones-Septiembre 1977
  • Selecciones-Enero 1978
  • Selecciones-Diciembre 1978
  • Selecciones-Enero 1979
  • Selecciones-Marzo 1979
  • Selecciones-Julio 1979
  • Selecciones-Agosto 1979
  • Selecciones-Abril 1980
  • Selecciones-Agosto 1980
  • Selecciones-Septiembre 1980
  • Selecciones-Septiembre 1981
  • Selecciones-Abril 1982
  • Selecciones-Mayo 1983
  • Selecciones-Julio 1984
  • Selecciones-Junio 1985
  • Selecciones-Septiembre 1987
  • Selecciones-Abril 1988
  • Selecciones-Febrero 1989
  • Selecciones-Abril 1989
  • Selecciones-Marzo 1990
  • Selecciones-Abril 1991
  • Selecciones-Mayo 1991
  • Selecciones-Octubre 1991
  • Selecciones-Diciembre 1991
  • Selecciones-Febrero 1992
  • Selecciones-Junio 1992
  • Selecciones-Septiembre 1992
  • Selecciones-Febrero 1994
  • Selecciones-Mayo 1994
  • Selecciones-Abril 1995
  • Selecciones-Mayo 1995
  • Selecciones-Septiembre 1995
  • Selecciones-Junio 1996
  • Selecciones-Mayo 1997
  • Selecciones-Enero 1998
  • Selecciones-Febrero 1998
  • Selecciones-Julio 1999
  • Selecciones-Diciembre 1999
  • Selecciones-Febrero 2000
  • Selecciones-Diciembre 2001
  • Selecciones-Febrero 2002
  • Selecciones-Mayo 2005
  • CATEGORIAS
  • Arte-Gráficos
  • Bellezas
  • Biografías
  • Chistes que llegan a mi Email
  • Consejos Sanos para el Alma
  • Cuidando y Encaminando a los Hijos
  • Datos Interesantes
  • Fotos: Paisajes y Temas varios
  • La Relación de Pareja
  • La Tía Eulogia
  • La Vida se ha convertido en un Lucro
  • Mensajes para Reflexionar
  • Personajes Disney
  • Salud y Prevención
  • Sucesos y Proezas que conmueven
  • Temas Varios
  • Tu Relación Contigo mismo y el Mundo
  • Un Mundo Inseguro
  • TODAS LAS REVISTAS
  • Selecciones
  • Diners
  • REVISTAS DINERS
  • Diners-Agosto 1989
  • Diners-Mayo 1993
  • Diners-Septiembre 1993
  • Diners-Noviembre 1993
  • Diners-Diciembre 1993
  • Diners-Abril 1994
  • Diners-Mayo 1994
  • Diners-Junio 1994
  • Diners-Julio 1994
  • Diners-Octubre 1994
  • Diners-Enero 1995
  • Diners-Marzo 1995
  • Diners-Junio 1995
  • Diners-Septiembre 1995
  • Diners-Febrero 1996
  • Diners-Julio 1996
  • Diners-Septiembre 1996
  • Diners-Febrero 1998
  • Diners-Abril 1998
  • Diners-Mayo 1998
  • Diners-Octubre 1998
  • Diners-Temas Rescatados
  • REVISTAS SELECCIONES
  • Selecciones-Enero 1965
  • Selecciones-Julio 1968
  • Selecciones-Abril 1969
  • Selecciones-Febrero 1970
  • Selecciones-Marzo 1970
  • Selecciones-Mayo 1970
  • Selecciones-Marzo 1972
  • Selecciones-Julio 1973
  • Selecciones-Diciembre 1973
  • Selecciones-Enero 1974
  • Selecciones-Marzo 1974
  • Selecciones-Marzo 1976
  • Selecciones-Noviembre 1976
  • Selecciones-Enero 1977
  • Selecciones-Septiembre 1977
  • Selecciones-Enero 1978
  • Selecciones-Diciembre 1978
  • Selecciones-Enero 1979
  • Selecciones-Marzo 1979
  • Selecciones-Julio 1979
  • Selecciones-Agosto 1979
  • Selecciones-Abril 1980
  • Selecciones-Agosto 1980
  • Selecciones-Septiembre 1980
  • Selecciones-Septiembre 1981
  • Selecciones-Abril 1982
  • Selecciones-Mayo 1983
  • Selecciones-Julio 1984
  • Selecciones-Junio 1985
  • Selecciones-Septiembre 1987
  • Selecciones-Abril 1988
  • Selecciones-Febrero 1989
  • Selecciones-Abril 1989
  • Selecciones-Marzo 1990
  • Selecciones-Abril 1991
  • Selecciones-Mayo 1991
  • Selecciones-Octubre 1991
  • Selecciones-Diciembre 1991
  • Selecciones-Febrero 1992
  • Selecciones-Junio 1992
  • Selecciones-Septiembre 1992
  • Selecciones-Febrero 1994
  • Selecciones-Mayo 1994
  • Selecciones-Abril 1995
  • Selecciones-Mayo 1995
  • Selecciones-Septiembre 1995
  • Selecciones-Junio 1996
  • Selecciones-Mayo 1997
  • Selecciones-Enero 1998
  • Selecciones-Febrero 1998
  • Selecciones-Julio 1999
  • Selecciones-Diciembre 1999
  • Selecciones-Febrero 2000
  • Selecciones-Diciembre 2001
  • Selecciones-Febrero 2002
  • Selecciones-Mayo 2005
  • Para guardar la imagen elige dónde vas a guardarla y seguido da click en la o las imágenes deseadas.
    Para dar Zoom o Fijar la imagen sigue el mismo procedimiento.
    -----------------------------------------------------------
    Slide 1     Slide 2     Slide 3










    Header

    -----------------------------------------------------------
    Guardar todas las imágenes
    Dar Zoom a la Imagen
    Fijar la Imagen de Fondo
    No fijar la Imagen de Fondo
    -----------------------------------------------------------
    Colocar imagen en Header
    No colocar imagen en Header
    Mover imagen del Header
    Ocultar Mover imagen del Header
    Ver Banco de Imágenes del Header

    Imágenes para el Header o Cabecera
    Slides
    P
    S1
    S2
    S3
    B1
    B2
    B3
    B4
    B5
    B6
    B7
    B8
    B9
    B10
    H
    Controles Desactivar Slide


    FUNCIONAMIENTO DEL BLOG


    Esta ayuda te permitirá aprovechar las características del Blog.

    Veamos lo que hace cada ícono del MENU:

    Este ícono aparece en todo el blog y permite visualizar las siguientes opciones:

    Guardar Lectura: permite guardar la publicación en la que estás, para ser cargada posteriormente. Opción sólo en las publicaciónes, en Navega Directo no.
    Al aplicar esta opción aparece en el MENU el ícono , el cual indica que hay una publicación guardada. Es visible en todo el blog y al dar click en el mismo una ventana se abre mostrando el o los temas guardados. Das click en un tema y te vas a esa publicación.
    Cuando guardas la publicación, también se guarda la pantalla donde se encuentra el párrafo o la línea que suspendes la lectura. Cuando aplicas esta opción, al entrar a la publicación te desplazarás al punto que suspendiste la lectura, Esta opción es la única forma en que el punto que se guardó cuando se guardó la publicación se hace efectivo. Para que ese párrafo o línea aparezca en el tope de la pantalla, antes de guardar, debes colocarlo en el tope de la misma. Una vez guardado, puedes desplazarte por la publicación sin que el punto o pantalla guardada se altere.
    El punto que se guarda, al guardar la lectura, no se borra cuando regresas a la misma por esta opción. Cuando vuelves a guardar la publicación el punto se actualiza a la pantalla actual.

    Eliminar Lecturas: permite eliminar el registro de las publicaciones guardadas.
    Al aplicar esta opción y al aceptar, se eliminarán todas las publicaciones guardadas.

    Eliminar por Lectura: esta opción aparece cuanto tienes como mínimo dos publicaciones guardadas, y permite eliminarlas por selección. Cuando presionas esta opción aparece la ventana con la lista de publicaciones guardadas.
    Para eliminar una publicación guardada, simplemente selecciona la que desees eliminar.
    Cuando eliminas una publicación guardada y queda solo una, la ventana de esta opción se cierra y esta opción desaparece.

    Guardar Punto: permite guardar un punto específico o la pantalla de la actual lectura. Puedes guardar cuántos puntos desees. Con esta opción puedes crear un índice de la lectura, o marcar la posición de uno o varios párrafos importantes. Cada publicación es independiente. Opción sólo para las publicaciones, no para Navega Directo.
    Al dar click en esta opción se abre una ventana, en la misma hay un recuadro en blanco, el cual sirve para colocar una referencia del párrafo o línea que dejas marcada su posición. Si no colocas una referencia, automáticamente ese punto toma el nombre de "Punto guardado 1", donde 1 es el número del punto que se ha guardado. Si has guardado 5 puntos y el sexto no le pones referencia, tomaría el nombre de "Punto guardado 6".
    Para que el punto o pantalla se guarde con o sin referencia, debes dar click en "Referencia" que se encuentra debajo del recuadro en blanco.
    Cuando aplicas esta opción aparece en el MENU el ícono . Al dar click en el mismo se abre una ventana con el o los puntos guardados. Das click en cualquiera y te desplazas a ese punto o pantalla de la publicación. Aparece sólo en las pubicaciones que tienen al menos un punto o pantalla guardado.

    Borrar Punto(s): permite eliminar el o los puntos guardados. Esta opción aparece cuando has guardado al menos un punto o pantalla. Opción sólo en las publicaciones, no para Navega Directo.
    Cuando aplicas esta opción y aceptas, se borrarán todos los puntos o pantallas que has guardado en esa publicación.

    Borrar por Punto: esta opción aparece cuando tienes como mínimo dos puntos o pantallas guardados, y permite eliminarlos por selección. Cuando presionas esta opción aparece la ventana con la lista de puntos o pantallas guardados.
    Para eliminar un punto o pantalla guardado, simplemente selecciona el que desees eliminar.
    Cuando eliminas un punto o pantalla guardado y queda solo uno, la ventana de esta opción se cierra y esta opción desaparece.

    Ultima Lectura: permite acceder a la última publicación leída. Si entras a otra publicación se guardará en la que estás. Sirve para cuando estás en cualquier parte del blog menos en una publicación.
    Para que la publicación se guarde automáticamente debes haberte desplazado hacia abajo al menos una línea.
    Si al seleccionar esta opción nada ocurre, es porque no has revisado o leído publicación alguna.

    Historial de Nvgc: esta opción aparece en todo el blog y permite ver el Historial de las páginas navegadas.
    Cuando seleccionas esta opción, una ventana se abre mostrando las publicaciones que has navegado. La primera es de fecha más antigua y la última de más reciente.
    Guarda hasta 51 temas o publicaciones. Cuando has llegado a ese límite, se va eliminando desde la más antigua, o sea desde la primera; y se agrega la reciente como última.

    Borrar Historial Nvgc: aparece en todo el blog y permite borrar o limpiar el Historial de Navegación.

    Ocultar TEMAS: permite ocultar el recuadro rectangular, donde dice TEMAS, que se encuentra a mano izquierda de la publicación. Esta opción no está disponible en la página de Inicio ni en las Categorías que seleccionas desde el Menú y tampoco en Navega Directo.
    Cuando das click en esa opción, una ventana se abre con "Otros temas" que te ofrece el blog. Si te desplazas hasta el final de esa ventana, verás dos rectángulos reducidos en su longitud. El primero permite avanzar o retroceder ese grupo de publicaciones. El segundo permite ver los temas desde el último publicado, también verlos de forma aleatoria y ver más temas correspondientes a la categoría de la publicación actual. Cuando entras a una de las listas o por medio de la CATEGORIA que se encuentra en la parte última de la publicación, la opción de "Actual Categoría" no está disponible.

    Mostrar TEMAS: aparece sólo cuando has aplicado "Ocultar TEMAS", y permite mostrar el recuadro rectangular que dice TEMAS, y que se encuentra a mano izquierda de la publicación.

    Mostrar Barra Inferior: esta opción aparece sólo en las publicaciones, no en Navega Directo, y permite mostrar una barra inferior con la paginación. Al hacer esto, en la parte última de la publicación desaparece la paginación.

    Ocultar Barra Inferior: esta opción aparece sólo en las publicaciones y si has aplicado "Mostrar Barra Inferior". Permite ocultar la barra de paginación y la muestra al final de la publicación.

    Ocultar Menú y BI: esta opción aparece sólo en las publicaciones, no en Navega Directo, y permite ocultar el Menú y la Barra Inferior (si la tienes activa). Cuando aplicas esta opción aparece en la parte superior izquierda un punto negro, el mismo permite restaurar el Menú y la Barra Inferior.

    Mostrar Tema: puedes ocultar las opciones del MENU y ver el tema de la publicación. Esta opción aparece sólo en las publicaciones, no en Navega Directo.

    Abrir ventana de Imágenes: permite ver la o las imágenes de la publicación. Esta opción también la encuentras en la parte derecha superior de la publicación y en Navega Directo.
    Cuando la publicación tiene una sola imagen, aparece a mano izquierda los siguientes íconos:
    Cierra la ventana de las imágenes.
    Para cambiar el tamaño de la imagen según su longitud. Cuando aplicas esta opción desparece ese ícono y aparece éste el cual revierte la función. Esta opción no se graba.
    Quita todos los íconos y deja la imagen sola.
    Para guardar la o las imágenes en uno de los Bancos de Imágenes. Puedes guardar por imagen o todas las de la publicación a la vez.
    Para ver las imágenes guardadas, presiona o da click en el "+" que se encuentra a mano izquierda del MENU, para que se abra la ventana de "Otras Opciones", y buscas la opción "Bancos de Imágenes".

    Cuando hay más de una imagen en la publicación, adicionalmente aparecen los siguientes íconos:
    Ver la imagen anterior.
    Ver la imagen siguiente.
    Activa el slide de las imágenes de la publicación actual.
    Cuando activas el slide aparece en la parte superior izquierda el icono y permite desactivar el slide.
    Cuando activas esta opción, aparece en la parte superior izquierda un punto, el cual restaura los íconos.

    Las imágenes se acoplan al ancho de la pantalla y se aprecian bien según la dimensión de las mismas. Cuando son imágenes largas, el dispositivo debe estar vertical, si son cuadradas o rectangulares, debe estar horizontal.

    Navega Directo: permite revisar las publicaciones del Blog por categoría y sin el refresco de pantalla.
    Con este método puedes leer una revista o categoría específica, desde el último tema publicado hasta el primero.
    Si empleas las opciones que están al final de la publicación: POSTERIOR - INICIO - ANTERIOR, cambias a la publicación posterior o anterior de la categoría que estás actualmente. Inicio te lleva a la última publicación realizada de esa categoría.
    Cuando estás revisando una categoría en la ventana de TEMAS, en el grupo que suspendes la revisión se guarda, para cuando regreses a esta sección y vuelvas a revisar esa categoría lo harás desde ese grupo. Puedes revisar las categorías que quieras y cada una guardará el último grupo que suspendes la revisión.
    Lo del párrafo anterior no se cumple cuando se agregan publicaciones nuevas en la categoría.
    Cuando ves una publicación, por este método, se guarda el punto que suspendes la lectura, la publicación y la categoría. Cuando regreses a esta opción, aparecerá la última categoría con la publicación que leiste, en el punto o pantalla que suspendiste la lectura.
    Por cada publicación que veas se guarda el punto, categoría y tema. Eso quiere decir que, estando en esta opción cambias a una categoría y tema que leiste anteriormente, la pantalla se colocará en el punto que suspendiste la lectura.
    Dando click en el tema de la publicación, se abre en otra ventana la publicación en la sección de publicaciones.
    Dando click en la categoría, se abre en otra ventana la sección de CATEGORIAS con la correspondiente.
    A diferencia de ver la publicación de forma normal, no puedes guardar puntos ni la publicación.

    Bancos de Imágenes: Permite revisar y/o eliminar las imágenes guardadas en los Bancos.
    Estos Bancos de Imágenes también puedes usarlos como slide. Dispones de 10 Bancos.
    Puedes guardar hasta 100 imágenes en cada uno, haciendo un total de 1000.
    Cuando no has guardado imagen alguna, no aparecerá ningún Banco. Sólo verás los Bancos que tengan como mínimo una imagen.
    Cada Banco se presentará por medio de la primera imagen guardada en el mismo. Das click en la imagen y te da las opciones mencionadas en "Abrir ventana de imágenes", más los íconos el cual permite eliminar la imagen en pantalla, y que permite copiar la imagen en pantalla a otro Banco..
    En la parte última aparecerá la opción de "Vaciar el Banco" por cada Banco de Imágenes que tenga al menos una guardada y permite eliminar todas las imágenes guardadas en el mismo.

    Ayuda: permite ver esta Ayuda para conocer el funcionamiento del Blog.


    Este ícono aparece en todo el Blog y permite ver los temas de cualquier categoría con una introducción de las mismas. Su presentación es en orden de publicación de la categoría.
    Si has entrado a alguna CATEGORIA y seleccionas otra, la carga es directa, por lo que no hay refresco de pantalla.
    Si estás revisando alguna categoría en particular, cuando regreses al Blog y revises la misma categoría, comenzarás desde la última revisión hecha; y no desde el comienzo. Lo mismo es para cualquier cantidad de categorías que revises, cada una es independiente.
    Si das click en el tema o en "...más" la publicación se abre en la misma ventana, si lo haces en la imagen se abre en otra ventana.
    Aquí puedes cambiar el estilo de las miniaturas.
    Cuando cambias el estilo de las miniaturas y aplicas "Solo Imagen (para los Libros)", y anteriormente has traveseado en los "Bordes", las imágenes no van a estar centradas. Para que se restaure su posición presiona en "Bordes" la opción "Normal".
    La opción "Solo Imagen (para los Libros)" se hizo especialmente para la categoría de los Libros.


    Permite ver las siguientes listas de todas las publicaciones realizadas:

    Por Categoría: lista alfabética por Categoría
    En estas listas no está incluido Libros y Relatos. Cuando accedes con esta opción, en pantalla aparecen todas las categorías en orden alfabético por categoría y aparece el ícono , en el MENU, el cual te da la opción de seleccionar la categoría a ver con los temas que dispone. No hay refresco de pantalla, es directo.
    Dando click en el tema te vas a la publicación, y dando click en '+' te da una introducción del mismo. Si estás en la introducción puedes ir directamente a la publicación completa dando click en el tema o en '...más'. Dando click en la imagen la publicación se abre en otra ventana.

    Libros: lista alfabética de todos los libros.
    Dando click en el tema te vas a la publicación, y dando click en '+' te da una introducción del mismo. Si estás en la introducción puedes ir directamente a la publicación completa dando click en el tema o en '...más'. Dando click en la imagen la publicación se abre en otra ventana.

    Relatos: lista alfabética de todos los Relatos.
    Funciona igual que en la lista de Libros.

    Por Autor: lista alfabética por autor de los Libros y Relatos.
    Funciona igual que en la lista de Libros.
    Según la fuerza del wifi será la velocidad de carga de las mismas, debes tener paciencia.

    Alfabético de Todo: lista alfabética de todo lo publicado en el Blog.
    Funciona igual que en la lista de Libros.
    Según la fuerza del wifi será la velocidad de carga de las mismas, debes tener paciencia.

    Lista Gráfica de las Revistas muestras todas las revistas Diners y Selecciones en imagen grande. Das click en la imagen y una ventana se abre mostrando los temas de esa edición. Cuando entras a cualquier publicación, la misma se abre en otra ventana, de esa forma podrás llevar la continuación de los temas de esa revista.
    Cuando navegas por esta sección se guarda el punto o posición en que te has quedado. Si has revisado los temas de una revista, cuando regreses a esta sección, te situarás en la imagen de esa revista.


    Permite ver las lista de las publicaciones guardadas. Tocas el tema y se va a la publicación.
    Este ícono solo aparece cuando tienes, al menos, una publicación guardada.


    Este ícono aparece sólo en las publicaciones y permite ver la lista de los puntos o pantallas guardados en esa publicación. Si no has guardado al menos un punto o pantalla el ícono no aparece.


    Este ícono aparece solo en las publicaciones y en Navega Directo. Permite ver las siguientes opciones que son para desplazamiento automático de la misma:

    Permite activar el desplazamiento automático y aparecen las siguientes opciones:

    Detiene el desplazamiento automático.

    Opción uno para aumentar la velocidad del desplazamiento.

    Opción dos para aumentar la velocidad del desplazamiento.

    Opción tres para aumentar la velocidad del desplazamiento.

    Para regresar a la velocidad estándar, presiona la opción para detener el desplazamiento y luego la de activar el desplazamiento.

    Cuando activas esta opción, el rectángulo de TEMAS, que se encuentra a mano izquierda, y la BARRA DE PAGINACION desaparecen, permitiendo leer con tranquilidad. Cuando presionas el botón de detener el desplazamiento el rectángulo y la barra aparecen nuevamente. Esto no ocurre en Navega Directo.


    Este ícono aparece solo en las publicaciones y en Navega Directo. Permite visualizar las siguientes opciones:

    Permite las siguientes opciones para el texto:
    ● Alinear el texto: izquierda, centrarlo o justificarlo.
    ● Cambiar el tipo de letra.
    ● Aumentar o reducir el espacio entre las líneas.
    ● Cambiar el tamaño del texto. Si cambias en la publicación no afecta a la página de INICIO, y viceversa.
    ● Ampliar el margen derecho e izquierdo.

    Permite las siguientes opciones para el color del texto:
    ● Cambiar el color de todo el texto, incluido la fecha de publicación, la categoría, los links y flechas de paginación. Si has hecho cambios de color en el TEMA, SUBTEMA y/o NEGRILLAS, al cambiar el color del todo el texto éstos no se veran cambiados. Para que tomen el color del texto general cambiado debes presionar la opción ORIGINAL en cada uno.
    ● Cambiar el color sólo del tema.
    ● Cambiar el color sólo de los subtemas.
    ● Cambiar el color del texto en negrillas.

    Cambiar el color del fondo del texto.

    Reducir el tamaño de las imágenes.


    Regresa al MENU principal.

    Aparece sólo en la página de INICIO y si has entrado a ver una categoría por medio del ícono . Permite cambiar la presentación de las miniaturas.

    Te lleva a la página de INICIO.


    OTRAS CARACTERISTICAS

    ● Cuando entras a una publicación, automáticamente se guarda el punto o la pantalla que suspendiste la lectura. Esta opción es diferente a la que se describe en el siguiente ítem. Si navegas por la publicación se guardará el punto o pantalla que te quedas de la misma.

    ● Cuando guardas una publicación se guarda también el punto o pantalla que suspendiste la lectura. Es independiente a la opción del ítem de arriba. Con este método sí puedes navegar por la publicación. Para que el punto o pantalla de retorno funcione debes cargar la publicación desde la opción que aparece en el MENU en PUBLICACIONES GUARDADAS.

    ● Tienes dos formas de ver las CATEGORIAS del Blog:
    La primera es la indicada anteriormente, que se encuentra en el MENU con el ícono
    La segunda es dando click en la categoría que se encuentra en la parte última de la publicación o también al comienzo de la publicación en Navega Directo. Este método te permite ver sólo la categoría de esa publicación. Cuando das click en la imagen y en "Publicación Completa" te vas a la publicación en la misma ventana; y si das click en el título, es en otra ventana.


    OBSERVACIONES

    ● Si guardas Puntos en una publicación no debes hacer cambios en el texto, ya sea aumentando su tamaño como dando más espacio entre líneas; ya que si lo haces después de guardarlos, el retorno no va a ser el correcto. Debes hacer primero los cambios y luego guardar los puntos o pantallas.
    ● Las LISTAS en texto se actualizan cada dos o tres meses, o a su defecto, cada 100 publicaciones.

    JUEGOS DE CARRETERA (Orson Scott Card)

    Publicado el martes, febrero 14, 2017
    Excepto Donner Pass, todo era aburrido en la carretera de San Francisco a Salt Lake City. Stanley la había recorrido tantas veces que se conocía Nevada de memoria: un camino infinito serpeando entre cerros cubiertos de salvia.

    —Cuando Dios terminó de crear paisajes —decía Stanley—, quedaba mucha tierra en Nevada, y Dios dijo: «Uf, al cuerno con eso», y así quedó Nevada desde entonces.

    Stanley estaba relajado. No llevaba prisa para regresar a Salt Lake, así que, para aliviar el aburrimiento, se puso a practicar juegos de carretera.

    Primero jugó a Ángeles Azules. En la ladera de la Sierra Nevada encontró a dos coches que circulaban juntos a ochenta kilómetros por hora. Puso su Datsun 260Z en formación con ellos y avanzaron a ochenta por hora, bloqueando todos los carriles de la autopista. El tráfico comenzó a acumularse detrás.

    El juego tuvo éxito. Los otros dos conductores entraron en el espíritu del asunto. Cuando el coche del medio se adelantó, Stanley se quedó a la misma altura del conductor de la derecha, de modo que continuaron en formación de flecha. Hicieron diagonales, embudos; bailotearon durante media hora; y cuando uno se adelantaba un poco, los airados conductores de atrás seguían a ese coche.

    Al fin Stanley se cansó del juego, aunque le divertían los bocinazos y el guiño de los faros. Tocó la bocina, saludó jovialmente al conductor de al lado, apretó el acelerador y se adelantó a cien kilómetros por hora, bajando pronto a noventa mientras los demás coches, cuyos conductores deseaban compensar el tiempo perdido o ese largo encierro, lo pasaban a mayor velocidad. Muchos protestaron con bocinazos, miradas feroces y gestos obscenos. Stanley les respondía con una sonrisa.

    Al este de Reno volvió a sentir aburrimiento.

    Decidió jugar al seguimiento. Un AM Hornet amarillo iba delante de él, a unos noventa por hora. Una buena velocidad. Stanley se colocó detrás del coche, a unos diez metros, y lo siguió. Lo conducía una mujer cuyo cabello oscuro volaba en el viento que entraba por las ventanillas abiertas. Stanley se preguntó cuánto tardaría en notar que la seguían.

    Dos canciones por radio (la medida temporal de Stanley para sus viajes) y, en medio de un anuncio de laca, la mujer comenzó a alejarse. Stanley se enorgullecía de sus rápidos reflejos. La mujer no pudo distanciarse mucho; incluso cuando llegó a los cien por hora, Stanley se mantuvo detrás.

    Tarareó una vieja canción de Billy Joel mientras la emisora de Reno comenzaba a perderse. Buscó otra emisora, pero sólo encontró country, un género que detestaba. Así que continuó en silencio mientras la mujer del Hornet aminoraba la velocidad.

    Iba a cincuenta por hora, pero Stanley no la pasaba. Stanley rió. Estaba seguro de que a esas alturas imaginaba lo peor. Un violador, un ladrón, un secuestrador resuelto a destruirla. Miraba por el espejo retrovisor.

    —No te preocupes, querida —dijo Stanley—. Soy sólo un chico de Salt Lake City con ganas de divertirse.

    Ella redujo a treinta, y él siguió detrás; aceleró repentinamente a setenta, pero el Hornet no podía superar al Z.

    —He ganado cuarenta mil dólares para la empresa —cantó Stanley en el silencio del coche—, y eso representa seis mil para mí.

    El Hornet se colocó detrás de un camión que subía penosamente una cuesta. Había un carril libre, pero el Hornet no lo usó, al parecer esperando que Stanley lo pasara. Stanley no pasó. Así que el Hornet viró al costado, se puso a la altura del morro del camión y avanzó paralelamente durante el resto de la cuesta.

    —Ah —dijo Stanley—. Jugando a los Ángeles Azules con el Pacific Intermountain Express. —La siguió de cerca.

    En la cima de la colina, el carril de paso terminó. A último momento el Hornet se puso delante del camión y permaneció a pocos metros. No había espacio para Stanley, y ahora un coche venía hacia él por el camino de dos carriles.

    —¡Qué zorra! —murmuró Stanley. En una fracción de segundo, porque al enfadado Stanley no le gustaba ceder, decidió que esa mujer no sería más lista que él. Trató de meterse en el espacio libre que quedaba entre el Hornet y el camión.

    No había lugar. El conductor del camión tocó la bocina y frenó; la mujer, intimidada, se adelantó. Stanley se salió del camino mientras el coche que venía de frente, conducido por un padre con su esposa y varios niños anonadados ante el choque inminente, pasó por la izquierda.

    —Te crees muy lista, ¿eh, zorra? Pues Stanley Howard se cree rico. —Frases tontas, pero sonaban bien y Stanley las cantó en varias claves mientras seguía a la mujer, quien ahora iba a ochenta y cinco a pocos metros. El Hornet tenía placas de Utah. Iba a seguir largo rato en ese camino.

    Stanley divagaba. Olvidó las placas de Utah para pensar en el restaurante de Alioto y su tajante conclusión de que, por muy cerca que estuviera del muelle, no servía mejor pescado que Bratten en Salt Lake. Decidió que tendría que comer allí pronto, para comprobar si su impresión era correcta; se preguntó si debía molestarse en invitar de nuevo a Liz, quien obviamente no tenía interés; se preguntó si Genevieve aceptaría.

    Y el Hornet ya no estaba delante.

    Iba a sólo setenta por hora, y el camión de Pacific Intermountain Express lo estaba alcanzando en un tramo recto. Delante había curvas que viraban hacia un paso de montaña. Ella debía de haber acelerado cuando él no lo notaba. Pero Stanley aceleró cada vez más, y no la veía. Debía de haber virado en alguna parte, y Stanley rió al pensar en sus jadeos y palpitaciones. Qué alivio debía de haber sido, pensó Stanley. Pobre mujer. Qué juego tan perverso. Rió de deleite, en silencio, sacudiendo el pecho y el vientre sin hacer ruido.

    Se detuvo a cargar gasolina en Elko, compró un paquete de bizcochos en la máquina de la gasolinera y al subirse al coche advirtió que el Hornet pasaba junto a él.

    Por un instante Stanley titubeó, decidió no continuar con la persecución, pero al fin arrancó y condujo por la calle mayor de Elko a pocas manzanas del Hornet. La mujer se detuvo ante un semáforo. Cuando el disco cambió a verde, Stanley estaba detrás de ella. La mujer miró por el espejo retrovisor, se puso tensa, con miedo en los ojos.

    —No te preocupes —dijo Stanley—. Esta vez no te seguiré. Sólo me dirijo a casa.

    De pronto la mujer, sin encender el intermitente, se detuvo en un aparcamiento. Stanley continuó con calma.

    —¿Ves? —dijo—. No te sigo, no te sigo.

    A pocos kilómetros de Elko salió de la carretera. Sabía por qué esperaba, pero lo negó. «Sólo descanso —se dijo—. Sólo he parado aquí porque no tengo prisa por llegar a Salt Lake City». Pero estaba pesado y caluroso, y con el coche detenido no soplaba la menor brisa por las ventanillas del Z. «Vaya idiotez —se dijo—. ¿Por qué sigo a esa pobre mujer? ¿Por qué diablos estoy aquí sentado?».

    Aún estaba allí cuando ella pasó. La mujer lo vio y aceleró. Stanley puso primera, entró en la carretera, la alcanzó y se le puso detrás.

    «Soy un imbécil —se dijo—. Soy el idiota más grande de la autopista. Tendrían que matarme». Lo decía en serio, pero se quedó detrás de ella, maldiciéndose constantemente.

    En el silencio del coche el ruido del viento no contaba como sonido; el ruido del motor no existía para sus oídos acostumbrados; recitó las velocidades mientras avanzaban.

    —Setenta, ochenta, ochenta y cinco en una curva. ¿Hemos perdido el juicio? Noventa, ojo, en cualquier momento aparecerá un policía de Nevada.

    Conducían a velocidades absurdas; ella frenaba bruscamente en ocasiones; los reflejos de Stanley siempre eran rápidos y se mantenía a cierta distancia.

    —En realidad soy un buen tipo —le dijo a la mujer del coche, que era bonita, comprendió Stanley, recordando que le había visto la cara al pasarla en Elko—. Si me conocieras en Salt Lake City, simpatizarías conmigo. Alguna vez te invitaría a salir. Y si no eres una envarada chica mormona, quizá lleguemos a algo. Soy un buen tipo.

    Ella era bonita, y mientras la seguía («¿Qué? ¿Ciento veinte? No sabía que un Hornet pudiera alcanzar los ciento veinte»), se puso a fantasear. La imaginó quedándose sin gasolina, temblando de pánico porque en un tramo solitario quedaría a merced del loco que la seguía; Pero en su fantasía, cuando él se detenía ella empuñaba un arma, ella dominaba la situación. Lo encañonaba con el arma, le obligaba a darle las llaves del coche, le obligaba a desnudarse, cogía la ropa y la ponía en el maletero del Z y se llevaba el coche.

    —La peligrosa eres tú, querida —dijo Stanley. Revivió la fantasía varias veces, y cada vez ella pasaba más tiempo con él antes de dejarlo desnudo en la cuneta, con un Hornet sin gasolina y temblando de deseo.

    Stanley comprendió la dirección en que lo habían llevado sus fantasías.

    —He estado solo mucho tiempo —dijo—. Muy solo mucho tiempo, y Liz no se abre una sola cremallera sin permiso. —La palabra «solo» le hizo reír, pensando en poesía cursi. Canturreó—: No me sepultéis en la solitaria pradera, donde aúllan los coyotes y el viento sopla desbocado.

    Siguió a la mujer durante horas. Sin duda ella había entendido que era un juego. Ya debía de saber que él no quería hacerle daño. No tenía nada para obligarla a detenerse. Sólo la seguía.

    —Como un perro amistoso —dijo Stanley—. Arf. Guau. Grrr.

    Y de nuevo se puso a fantasear hasta que vio las luces de Wendover y comprendió que era de noche. Encendió los faros. El Hornet aceleró, las luces traseras fulguraron un instante y pronto se confundieron con las luces y letreros que anunciaban que era la última oportunidad de perder dinero antes de entrar en Utah.

    En Wendover había un coche patrulla en la cuneta, las luces intermitentes encendidas. Un pobre diablo a quien habían pillado por exceso de velocidad. Stanley esperaba que la mujer fuera lista y se detuviera detrás del policía, mientras Stanley cruzaba la frontera y salía de la jurisdicción de Nevada.

    Sin embargo el Hornet siguió de largo, aceleró, y Stanley quedó azorado un instante. ¿Esa mujer estaba loca? Debía de estar muerta de miedo, y cuando aparecía una oportunidad de alivio y rescate, la ignoraba. Claro, razonó Stanley, mientras seguía al Hornet fuera de Wendover internándose en la larga franja de la carretera de los Salt Fiats, claro que no se detuvo. La pobre sabía que había violado los límites de velocidad y sentía miedo de los policías.

    Loca. La gente hace cosas locas bajo presión, decidió Stanley.

    La carretera se internaba en la negrura. No había luna. Algunas estrellas, pero no había nada en ambos costados, así que los coches avanzaban como por un túnel: una línea hipnótica a la izquierda, faros detrás, luces traseras delante.

    ¿Cuánta gasolina contenía el tanque de un Hornet? Los Salt Fíats seguían un buen tramo antes de la primera gasolinera, y con el horario diurno de ahorro de energía debían de ser las diez y media, las once, tal vez sólo las diez, pero algunas de esas gasolineras estarían a punto de cerrar. El Z de Stanley llegaría a Salt Lake con gasolina de sobra después de haber llenado el tanque en Elko, pero el Hornet quizá se quedara sin combustible.

    Stanley recordó sus fantasías de esa tarde y las trasladó a un ambiente nocturno: el pánico de esa mujer en la oscuridad, el centelleo del arma a la luz de los faros. Esa mujer iba armada y era peligrosa. Llevaba drogas a Utah, y creía que él era de la mafia. Tal vez pensaba que él planeaba asaltarla en ese páramo remoto y solitario. Tal vez estaba revisando el arma.

    Ciento veinte, anunciaba el velocímetro.

    —Vas bastante rápido, querida —dijo Stanley.

    Ciento treinta, anunciaba el velocímetro.

    «Claro —comprendió Stanley—. Se está quedando sin gasolina. Quiere acelerar todo lo posible, para tener impulso suficiente para continuar cuando se le agote».

    «Pamplinas. Está oscuro y la pobre está muerta de miedo. Tengo que acabar con esto. Es peligroso. Está oscuro y es peligroso y este juego estúpido ha durado seiscientos kilómetros».

    No quería hacerlo durar tanto.

    Pasó frente a los letreros que indicaban que se acercaba la primera curva grande. Stanley estaba acostumbrado a ese trayecto, pero muchas personas que desconocían la región creían que ese camino era siempre recto. Pero había curvas sin razón alguna, antes de las montañas, antes de cualquier cosa. Y como era típico del Departamento de Carreteras de Utah, el letrero que anunciaba la curva estaba justo en medio del recodo. Por instinto, Stanley aminoró la marcha.

    No así la mujer del Hornet.

    A la luz de sus faros, Stanley vio que el Hornet salía de la carretera. Los frenos rechinaron mientras él pasaba de largo. El Hornet brincó de morro, volcó y brincó de cola, se tumbó, aterrizó sobre el techo y se detuvo. Stanley paró el coche, miró por encima del hombro. El Hornet estalló en llamas.

    Stanley se quedó un minuto, jadeando, temblando. Horrorizado. Horrorizado, insistió, diciéndose:

    —¡Qué he hecho! ¡Por Dios, qué he hecho!

    Pero incluso mientras fingía estar espantado sabía que tenía un orgasmo, que el temblor de su cuerpo era la eyaculación más potente que había tenido jamás, que había tratado de tocarle el trasero al Hornet desde Reno y al fin, ahora, se había corrido.

    Continuó conduciendo. Condujo veinte minutos y llegó a una gasolinera con un teléfono público. Bajó rígidamente del coche, los pantalones pegajosos y mojados, y buscó una pegajosa moneda en el pegajoso bolsillo. La insertó en el aparato. Marcó el número de socorro.

    —He pasado un coche en los Salt Fíats. Estaba en llamas. Veinte kilómetros antes de la gasolinera Chevron. En llamas.

    Colgó. Reanudó la marcha. Minutos después vio un coche patrulla con las luces intermitentes encendidas, dirigiéndose a toda velocidad en rumbo contrario. De Salt Lake City al desierto. Y más tarde vio pasar una ambulancia y un coche de bomberos. Stanley aferró el volante con firmeza. Lo sabrían. Verían las marcas de sus llantas. Alguien diría que el Z seguía al Hornet desde Reno hasta que la mujer del Hornet murió en Utah.

    Pero incluso en medio de su inquietud tuvo la certeza de que nadie lo sabría. No la había tocado. No había una sola marca en el coche.

    La carretera se transformó en una calle de seis carriles, con moteles, restaurantes baratos a ambos lados. Pasó bajo la autopista, cruzó la vía del ferrocarril. La calle North Temple hasta la Segunda Avenida, la escuela a la izquierda, los letreros de CIRCULE DESPACIO, todo normal, normal como lo había dejado, todo como siempre había sido cuando regresaba de un largo viaje. La calle L, los apartamentos Chateau LeMans; aparcó en el garaje subterráneo, se apeó. Todas las puertas se abrieron sin dificultad. Su habitación estaba intacta.

    «¿Qué diablos esperaba? —se preguntó—. ¿Sirenas persiguiéndome? ¿Cinco detectives esperando en mi salón para esposarme?».

    La mujer, la mujer había muerto. Trató de sentir remordimiento. Pero lo único que pudo recordar, lo único importante, fue el espasmo de su cuerpo, la sensación de que el orgasmo no terminaría nunca. No había nada, nada parecido en el mundo.

    Se durmió enseguida, sin problemas. ¿Asesino?, se preguntó mientras conciliaba el sueño.

    Pero su mente cogió esa palabra y la alojó en una zona de la memoria donde Stanley no pudiera recobrarla. No puedo resistirlo. No puedo resistirlo. Así que decidió olvidarlo.

    Al día siguiente Stanley notó que evitaba mirar el periódico, así que se obligó a hojearlo. No era noticia de primera plana. Estaba sepultada en la sección de noticias locales. Se llamaba Alix Humphreys. Veintidós años, soltera, secretaria en una empresa de abogados. La foto mostraba a una muchacha joven y atractiva.

    «Aparentemente la conductora se durmió al volante, según los investigadores de la policía. El vehículo iba a más de ciento veinte kilómetros por hora cuando ocurrió el luctuoso episodio».

    Luctuoso.

    Magnífica palabra para describir las llamas.

    Aun así, Stanley fue a trabajar como de costumbre, coqueteó con las secretarias como de costumbre, e incluso condujo su coche como de costumbre, con cuidado y cortésmente.

    Pero poco después comenzó de nuevo con sus juegos de carretera. En su camino a Logan, jugó al seguimiento, y una mujer en un Honda Civic se estrelló contra una camioneta mientras trataba de pasar a un camión en la cima de una loma de Sardine Canyon. Los informes policiales no mencionaron (y nadie supo) que la mujer trataba de alejarse de un Datsun 260Z que la había seguido implacablemente durante más de cien kilómetros. Se llamaba Donna Weeks, y tenía dos hijos y un esposo que la esperaba en Logan esa noche. No pudieron sacar todo el cuerpo del coche.

    En un viaje a Den ver, una esquiadora de diecisiete años perdió el control en una carretera nevada, y su Volkswagen se estrelló contra una montaña, volcó y rodó por un peñasco. Increíblemente, uno de los esquíes que llevaba en la parte trasera del coche quedó intacto. El otro quedó hecho trizas. La cabeza, de la mujer atravesó el parabrisas. El cuerpo no.

    Las carreteras que unían el puesto comercial de Cameron con Page, Arizona, eran las peores del mundo. Nadie se sorprendió cuando una modelo de Phoenix de dieciocho años se mató al chocar contra la parte trasera de una camioneta aparcada junto al camino. Iba a ciento cincuenta por hora, lo cual no sorprendió a sus amigos, pues decían que le gustaba correr, sobre todo de noche. Un chico de la camioneta murió mientras dormía, y la familia fue hospitalizada. No se mencionó al Datsun con placas de Utah.

    Y Stanley comenzó a recordar con mayor frecuencia. En los rincones secretos de su mente no había lugar para retener todo esto. Recortaba las fotos del periódico. Soñaba con ellos de noche. En sus sueños siempre lo amenazaban, siempre merecían ese final. Cada sueño terminaba con un orgasmo. Pero nunca era una convulsión tan fuerte como el éxtasis de la colisión en la carretera.

    Jaque. Y mate.

    Apunten, fuego.

    Dieciocho, siete, veintitrés, y arriba.

    Juegos, todos juegos, y el momento de la verdad.

    —Estoy enfermo. —Chupó la punta de su bolígrafo Bic de cuatro colores—. Necesito ayuda.

    Sonó el teléfono.

    —¿Stanley? Soy Liz.

    Hola, Liz.

    —Stanley, ¿no vas a contestar?

    Vete al cuerno, Liz.

    —Stanley, ¿qué juego es éste? Hace nueve meses que no llamas, y ahora te quedas callado mientras trato de hablarte.

    Ven a la cama, Liz.

    —¿Eres tú, verdad?
    —Sí, soy yo.
    —Vaya, ¿por qué no contestabas? Stanley, me has asustado. Me has asustado, en serio.
    —Lo lamento.
    —Stanley, ¿qué te ocurría? ¿Por qué no has llamado?
    —Te necesitaba demasiado.
    —Melodramático, pero cierto.
    —Lo sé, Stanley. Te traté muy mal.
    —No, no es eso. Yo era demasiado exigente.
    —Stanley, te echo de menos. Quiero estar contigo.
    —Yo también te echo de menos, Liz. Te he necesitado en estos meses.

    Ella continuó charlando mientras Stanley canturreaba en silencio:

    «No me sepultéis en la solitaria pradera, donde aúllan los coyotes…».

    —¿Esta noche? ¿En mi apartamento?
    —¿Eso significa que podré abrir la cerradura sagrada?
    —Stanley, no seas malo. Te echo de menos.
    —Allí estaré.
    —Te quiero.
    —Yo también.

    Después de tantos meses, Stanley no estaba seguro. Pero Liz era una posibilidad de salvación.

    —Me ahogo —dijo Stanley—. Muero. Morior. Moriar. Mortuus sum.

    Cuando salía con Liz, cuando estaban juntos, Stanley no jugaba a sus juegos de carretera. No veía morir a esas mujeres. No tenía que esconderse de sí mismo en el sueño.

    —Caedo. Caedam. Cecidi.

    Mentira, mentira. Salía con Liz la primera vez. Había dejado de verla después. Liz no tenía nada que ver con eso. Nada le ayudaría.

    —Despero. Desperaba. Desperavi.

    Y como no quería hacerlo, se levantó, se vistió, fue a su coche y salió a la carretera. Se puso detrás de una mujer en un Audi rojo. Y la siguió.

    Era joven, pero conducía bien. La siguió desde la Sexta Sur hasta el lugar donde se bifurcaba la autopista, 1-15 al sur, 1-80 al este. Ella permaneció en el carril derecho hasta último momento, viró esquivando otros coches y se metió en la 1-80. Stanley no pensaba dejarla. Él también se internó en el tráfico. Un autobús pegó un bocinazo; rechinaron los frenos. El Z de Stanley quedó sobre dos ruedas, perdió el control; pasó junto a un poste de luz, continuó la marcha.

    Y Stanley estaba en la 1-80, siguiendo a cien metros el Audi. Pronto cerró la brecha. Esta mujer era lista, se dijo Stanley.

    —Eres lista, querida. No quieres que me salga con la mía. Nadie hoy, nadie hoy.

    Quería decir nadie muere hoy, y sabía que eso estaba diciendo (esperando, negando), pero no se permitió decirlo. Hablaba como si tuviera un micrófono delante, grabando sus palabras para la posteridad.

    El Audi se metió en medio del tráfico a cien por hora. Stanley lo siguió de cerca. En ocasiones una brecha del tráfico se cerraba antes de que pudiera aprovecharla; buscaba otra. Pero había varios coches en el medio cuando ella viró hacia la última salida antes de que la 1-80 subiera hacia Parley's Canyon. Iba al sur por la 1-215, y Stanley la siguió, aunque tuvo que frenar bruscamente para coger la cerrada curva que conducía de una autopista a otra.

    Ella siguió por la 1-215 hasta el final, tomó un camino de dos carriles que serpeaba al pie de la montaña. Como de costumbre, un camión con grava avanzaba a cincuenta por hora, sacudiéndose y arrojando pedregullo por el camino como si fuera caspa. El Audi se puso detrás del camión y Stanley se colocó detrás del Audi.

    La mujer era lista. No intentó pasarlo. No en esa carretera.

    Cuando llegaron a la intersección de la carretera que iba a Big Cottonwood Canyon, hacia las pistas de esquí (cerradas en primavera, así que no había tráfico), parecía dispuesta a virar a la derecha para coger Fort Union Boulevard hasta la autopista. En cambio giró a la izquierda. Pero Stanley había previsto esa treta, de forma que imitó su movimiento.

    Ascendía por el sinuoso camino cuando Stanley pensó que esa carretera no llevaba a ninguna parte. En Snowbird no había salida, el camino trazaba una curva, un rizo que regresaba. Esa mujer, que parecía tan lista, había cometido un estúpido error.

    Y luego, pensó, podría pillarla.

    —Podría pillarte, muchacha —dijo—. Será mejor que te cuides.

    No sabía qué haría si la pillaba. Ella debía de tener una pistola. Debía de estar armada, o no lo desafiaría de este modo.

    Cogía las curvas a velocidades absurdas y Stanley tuvo que valerse de toda su destreza para seguirle el ritmo. Era la partida de seguimiento más difícil que había jugado. Pero quizá terminara muy pronto. En cualquiera de esas curvas ella podría estrellarse, toparse con un coche que venía en rumbo contrario. «Ten cuidado —pensó Stanley—. Ten cuidado, ten cuidado, es sólo un juego, no tengas miedo, no sientas pánico».

    ¿Pánico? En cuanto esa mujer comprendió que la seguían, había acelerado para guiarlo en una alegre cacería. No revelaba la confusión que habían mostrado las demás. Ésta era de cuidado. Cuando él la pillara, ella sabría qué hacer. Ella sabría.

    —Veniebam. Veniam. Venies.

    Stanley rió de su broma.

    De pronto dejó de reír, giró a la derecha, apretó el freno. Acababa de ver un relampagueo rojo en un camino lateral. Sólo un relampagueo, pero con eso bastaba. Esa zorra del Audi rojo pensaba que lo engañaría. Pensaba que podría meterse en un camino lateral y él seguiría de largo.

    Patinó en la grava del borde, pero recobró el control y cogió la estrecha pista de tierra. El Audi estaba detenido a pocos cientos de metros.

    Detenido. Al fin.

    Frenó detrás de ella, apoyó los dedos en el picaporte. Pero por lo visto ella no tenía intenciones de detenerse. Sólo había querido escabullirse hasta que él pasara. Stanley había sido más listo de lo que ella esperaba. Y ahora estaba atrapada en un solitario camino de montaña, aún húmedo de nieve, rodeado sólo de árboles, en un tiempo demasiado cálido para los esquiadores, demasiado frío para los excursionistas. Había querido engañarlo y él la había acorralado.

    La mujer arrancó, Stanley la siguió. En el irregular camino de tierra, treinta kilómetros por hora era incómodamente rápido. Ella subió a cuarenta. Estaba maltratando los amortiguadores, pero esa presa no escaparía. No escaparía de Stanley. El Audi era voluptuoso en sus promesas.

    Al cabo de interminables bandazos en el desfiladero, las montañas se abrieron revelando un pequeño valle. El camino fue llano por un trecho, aunque no recto. Y el Audi aceleraba increíblemente. La mujer no se daba por vencida. Y era buena conductora. Pero Stanley también era buen conductor.

    —Debería terminar con esto —le dijo al micrófono invisible. Pero no terminó. No terminó.

    El camino terminó.

    Rodeó una curva arbolada y de pronto no hubo camino. Sólo una brecha en los árboles y, a cien metros, el otro lado de un barranco. A la derecha, por el rabillo del ojo, vio que el camino daba la vuelta, vio el Audi detenido, creyó ver una cara que lo miraba con horror. Y Stanley se volvió, trató de mirar por encima del hombro, desesperado por ver ese rostro, desesperado por no mirar los árboles que se curvaban grácilmente hacia él y las rocas que se elevaban y crecían y lo engullían, y se empaló con su Datsun en una roca que se arqueó y tembló cuando él se tragó la punta.

    La mujer se quedó en el Audi, temblando, sacudiendo el cuerpo en grandes sollozos de alivio y espanto ante lo que había ocurrido. Alivio y espanto, sí. Pero sabía que el temblor era algo más. También era éxtasis.

    Esto tenía que parar, se dijo en silencio. Cuatro, cuatro, cuatro.

    «Cuatro es suficiente», pensó, golpeando el volante.

    Se dominó, y el orgasmo llegó a su fin excepto por el temblor en los muslos y algunos espasmos. Viró y condujo cuesta abajo, rumbo a Salt Lake City, adónde llegaría con una hora de retraso.


    Fin


    Apostilla del autor

    Título original: Freeway Games. Primera edición (con el título Hard Driver) en Gallery, noviembre 1979.

    El origen de esta idea es bastante simple. Aprendí a conducir después de los veinte años (en el estado de Utah se requería un curso de conductor para recibir el permiso; mi escuela secundaria no dictaba cursos y yo nunca tuve tiempo para tomarlos por mi cuenta), así que pasé por mi período de conductor adolescente agresivo cuando había cumplido los veintinuno. Cuando sufrí mis arrebatos de agresividad desaforada en la carretera, tenía madurez intelectual suficiente para reconocer la locura de mi comportamiento. Y rara vez esa madurez intelectual reprimía mis estúpidos impulsos. Por ejemplo, mucho antes de los tiroteos en California, advertí que cuando le haces ráfagas de luz a un tío con los faros pones la vida en sus manos. No, el modo de castigar a un infractor consiste en hacerlo pasivamente. Seguirlo. Sólo seguirlo. No perseguirlo. Si se escurre en medio del tráfico, no debes lanzarte detrás. Sólo avanzas hasta que minutos más tarde lo estás siguiendo de nuevo. Si de veras merece un susto, quítate un poco de tiempo de tu vida y síguelo cuando sale de la autopista. Síguelo por las calles. Observa su pánico.

    Nunca llegué a ese extremo, nunca llegué a seguir a nadie al salir de la carretera. Pero seguí a un par de tíos el tiempo suficiente para ponerlos nerviosos, aunque no los provoqué con actitudes agresivas. Nunca estaban seguros de que los siguieran. Creo que fue lo más cruel que he hecho en mi vida.

    Durante un tiempo pensé en escribir una pieza humorística acerca de juegos de carretera, modos de matar el tiempo en viajes largos. Pero cuando le mostré mi primer borrador a Kristine, ella dijo: «Eso no resulta gracioso, es horrible». Así que lo abandoné.

    Más tarde, durante un curso de escritura con François Camoin, decidí escribir un cuento que no contuviera ningún elemento de ciencia ficción ni fantasía. Mientras trataba de pensar en algo, recordé ese ensayo sobre «juegos de carretera» y comprendí que al decir horrible, Kristine tenía en mente la idea del horror. Una historia de horror sin monstruos excepto el ser humano que iba al volante. Alguien que no sabía cuándo debía parar. Que seguía machacando hasta provocar una muerte. En otras palabras, yo mismo, pero fuera de control. Así que escribí un cuento sobre una persona simpática y normal que de pronto descubre que es un monstruo.