• GUARDAR IMAGEN


  • GUARDAR TODAS LAS IMAGENES

  • COPIAR IMAGEN A:

  • OTRAS OPCIONES
  • ● Eliminar Lecturas
  • ● Ultima Lectura
  • ● Historial de Nvgc
  • ● Borrar Historial Nvgc
  • ● Ayuda
  • PUNTO A GUARDAR



  • Tipea en el recuadro blanco alguna referencia, o, déjalo en blanco y da click en "Referencia"
  • TODAS LAS REVISTAS
  • Todas Las Revistas Diners
  • Todas Las Revistas Selecciones
  • CATEGORIAS
  • Libros
  • Libros-Relatos Cortos
  • Arte-Graficos
  • Bellezas Del Cine Y Television
  • Biografias
  • Chistes
  • Consejos Sanos
  • Cuidando Y Encaminando A Los Hijos
  • Datos Interesantes
  • Paisajes Y Temas Varios
  • La Relacion De Pareja
  • La Tia Eulogia
  • La Vida Se Ha Convertido En Un Lucro
  • Mensajes Para Reflexionar
  • Personajes Disney
  • Salud Y Prevencion
  • Sucesos-Proezas
  • Temas Varios
  • Tu Relacion Contigo Mismo Y El Mundo
  • Un Mundo Inseguro
  • REVISTAS DINERS
  • Diners-Agosto 1989
  • Diners-Mayo 1993
  • Diners-Septiembre 1993
  • Diners-Noviembre 1993
  • Diners-Diciembre 1993
  • Diners-Abril 1994
  • Diners-Mayo 1994
  • Diners-Junio 1994
  • Diners-Julio 1994
  • Diners-Octubre 1994
  • Diners-Enero 1995
  • Diners-Marzo 1995
  • Diners-Junio 1995
  • Diners-Septiembre 1995
  • Diners-Febrero 1996
  • Diners-Julio 1996
  • Diners-Septiembre 1996
  • Diners-Febrero 1998
  • Diners-Abril 1998
  • Diners-Mayo 1998
  • Diners-Octubre 1998
  • Diners-Temas Rescatados
  • REVISTAS SELECCIONES
  • Selecciones-Enero 1965
  • Selecciones-Julio 1968
  • Selecciones-Abril 1969
  • Selecciones-Febrero 1970
  • Selecciones-Marzo 1970
  • Selecciones-Mayo 1970
  • Selecciones-Marzo 1972
  • Selecciones-Julio 1973
  • Selecciones-Diciembre 1973
  • Selecciones-Enero 1974
  • Selecciones-Marzo 1974
  • Selecciones-Marzo 1976
  • Selecciones-Noviembre 1976
  • Selecciones-Enero 1977
  • Selecciones-Septiembre 1977
  • Selecciones-Enero 1978
  • Selecciones-Diciembre 1978
  • Selecciones-Enero 1979
  • Selecciones-Marzo 1979
  • Selecciones-Julio 1979
  • Selecciones-Agosto 1979
  • Selecciones-Abril 1980
  • Selecciones-Agosto 1980
  • Selecciones-Septiembre 1980
  • Selecciones-Septiembre 1981
  • Selecciones-Abril 1982
  • Selecciones-Mayo 1983
  • Selecciones-Julio 1984
  • Selecciones-Junio 1985
  • Selecciones-Septiembre 1987
  • Selecciones-Abril 1988
  • Selecciones-Febrero 1989
  • Selecciones-Abril 1989
  • Selecciones-Marzo 1990
  • Selecciones-Abril 1991
  • Selecciones-Mayo 1991
  • Selecciones-Octubre 1991
  • Selecciones-Diciembre 1991
  • Selecciones-Febrero 1992
  • Selecciones-Junio 1992
  • Selecciones-Septiembre 1992
  • Selecciones-Febrero 1994
  • Selecciones-Mayo 1994
  • Selecciones-Abril 1995
  • Selecciones-Mayo 1995
  • Selecciones-Septiembre 1995
  • Selecciones-Junio 1996
  • Selecciones-Mayo 1997
  • Selecciones-Enero 1998
  • Selecciones-Febrero 1998
  • Selecciones-Julio 1999
  • Selecciones-Diciembre 1999
  • Selecciones-Febrero 2000
  • Selecciones-Diciembre 2001
  • Selecciones-Febrero 2002
  • Selecciones-Mayo 2005
  • CATEGORIAS
  • Arte-Gráficos
  • Bellezas
  • Biografías
  • Chistes que llegan a mi Email
  • Consejos Sanos para el Alma
  • Cuidando y Encaminando a los Hijos
  • Datos Interesantes
  • Fotos: Paisajes y Temas varios
  • La Relación de Pareja
  • La Tía Eulogia
  • La Vida se ha convertido en un Lucro
  • Mensajes para Reflexionar
  • Personajes Disney
  • Salud y Prevención
  • Sucesos y Proezas que conmueven
  • Temas Varios
  • Tu Relación Contigo mismo y el Mundo
  • Un Mundo Inseguro
  • TODAS LAS REVISTAS
  • Selecciones
  • Diners
  • REVISTAS DINERS
  • Diners-Agosto 1989
  • Diners-Mayo 1993
  • Diners-Septiembre 1993
  • Diners-Noviembre 1993
  • Diners-Diciembre 1993
  • Diners-Abril 1994
  • Diners-Mayo 1994
  • Diners-Junio 1994
  • Diners-Julio 1994
  • Diners-Octubre 1994
  • Diners-Enero 1995
  • Diners-Marzo 1995
  • Diners-Junio 1995
  • Diners-Septiembre 1995
  • Diners-Febrero 1996
  • Diners-Julio 1996
  • Diners-Septiembre 1996
  • Diners-Febrero 1998
  • Diners-Abril 1998
  • Diners-Mayo 1998
  • Diners-Octubre 1998
  • Diners-Temas Rescatados
  • REVISTAS SELECCIONES
  • Selecciones-Enero 1965
  • Selecciones-Julio 1968
  • Selecciones-Abril 1969
  • Selecciones-Febrero 1970
  • Selecciones-Marzo 1970
  • Selecciones-Mayo 1970
  • Selecciones-Marzo 1972
  • Selecciones-Julio 1973
  • Selecciones-Diciembre 1973
  • Selecciones-Enero 1974
  • Selecciones-Marzo 1974
  • Selecciones-Marzo 1976
  • Selecciones-Noviembre 1976
  • Selecciones-Enero 1977
  • Selecciones-Septiembre 1977
  • Selecciones-Enero 1978
  • Selecciones-Diciembre 1978
  • Selecciones-Enero 1979
  • Selecciones-Marzo 1979
  • Selecciones-Julio 1979
  • Selecciones-Agosto 1979
  • Selecciones-Abril 1980
  • Selecciones-Agosto 1980
  • Selecciones-Septiembre 1980
  • Selecciones-Septiembre 1981
  • Selecciones-Abril 1982
  • Selecciones-Mayo 1983
  • Selecciones-Julio 1984
  • Selecciones-Junio 1985
  • Selecciones-Septiembre 1987
  • Selecciones-Abril 1988
  • Selecciones-Febrero 1989
  • Selecciones-Abril 1989
  • Selecciones-Marzo 1990
  • Selecciones-Abril 1991
  • Selecciones-Mayo 1991
  • Selecciones-Octubre 1991
  • Selecciones-Diciembre 1991
  • Selecciones-Febrero 1992
  • Selecciones-Junio 1992
  • Selecciones-Septiembre 1992
  • Selecciones-Febrero 1994
  • Selecciones-Mayo 1994
  • Selecciones-Abril 1995
  • Selecciones-Mayo 1995
  • Selecciones-Septiembre 1995
  • Selecciones-Junio 1996
  • Selecciones-Mayo 1997
  • Selecciones-Enero 1998
  • Selecciones-Febrero 1998
  • Selecciones-Julio 1999
  • Selecciones-Diciembre 1999
  • Selecciones-Febrero 2000
  • Selecciones-Diciembre 2001
  • Selecciones-Febrero 2002
  • Selecciones-Mayo 2005
  • Para guardar la imagen elige dónde vas a guardarla y seguido da click en la o las imágenes deseadas.
    Para dar Zoom o Fijar la imagen sigue el mismo procedimiento.
    -----------------------------------------------------------
    Slide 1     Slide 2     Slide 3










    Header

    -----------------------------------------------------------
    Guardar todas las imágenes
    Dar Zoom a la Imagen
    Fijar la Imagen de Fondo
    No fijar la Imagen de Fondo
    -----------------------------------------------------------
    Colocar imagen en Header
    No colocar imagen en Header
    Mover imagen del Header
    Ocultar Mover imagen del Header
    Ver Banco de Imágenes del Header

    Imágenes para el Header o Cabecera
    Slides
    P
    S1
    S2
    S3
    B1
    B2
    B3
    B4
    B5
    B6
    B7
    B8
    B9
    B10
    H
    Controles Desactivar Slide


    FUNCIONAMIENTO DEL BLOG


    Esta ayuda te permitirá aprovechar las características del Blog.

    Veamos lo que hace cada ícono del MENU:

    Este ícono aparece en todo el blog y permite visualizar las siguientes opciones:

    Guardar Lectura: permite guardar la publicación en la que estás, para ser cargada posteriormente. Opción sólo en las publicaciónes, en Navega Directo no.
    Al aplicar esta opción aparece en el MENU el ícono , el cual indica que hay una publicación guardada. Es visible en todo el blog y al dar click en el mismo una ventana se abre mostrando el o los temas guardados. Das click en un tema y te vas a esa publicación.
    Cuando guardas la publicación, también se guarda la pantalla donde se encuentra el párrafo o la línea que suspendes la lectura. Cuando aplicas esta opción, al entrar a la publicación te desplazarás al punto que suspendiste la lectura, Esta opción es la única forma en que el punto que se guardó cuando se guardó la publicación se hace efectivo. Para que ese párrafo o línea aparezca en el tope de la pantalla, antes de guardar, debes colocarlo en el tope de la misma. Una vez guardado, puedes desplazarte por la publicación sin que el punto o pantalla guardada se altere.
    El punto que se guarda, al guardar la lectura, no se borra cuando regresas a la misma por esta opción. Cuando vuelves a guardar la publicación el punto se actualiza a la pantalla actual.

    Eliminar Lecturas: permite eliminar el registro de las publicaciones guardadas.
    Al aplicar esta opción y al aceptar, se eliminarán todas las publicaciones guardadas.

    Eliminar por Lectura: esta opción aparece cuanto tienes como mínimo dos publicaciones guardadas, y permite eliminarlas por selección. Cuando presionas esta opción aparece la ventana con la lista de publicaciones guardadas.
    Para eliminar una publicación guardada, simplemente selecciona la que desees eliminar.
    Cuando eliminas una publicación guardada y queda solo una, la ventana de esta opción se cierra y esta opción desaparece.

    Guardar Punto: permite guardar un punto específico o la pantalla de la actual lectura. Puedes guardar cuántos puntos desees. Con esta opción puedes crear un índice de la lectura, o marcar la posición de uno o varios párrafos importantes. Cada publicación es independiente. Opción sólo para las publicaciones, no para Navega Directo.
    Al dar click en esta opción se abre una ventana, en la misma hay un recuadro en blanco, el cual sirve para colocar una referencia del párrafo o línea que dejas marcada su posición. Si no colocas una referencia, automáticamente ese punto toma el nombre de "Punto guardado 1", donde 1 es el número del punto que se ha guardado. Si has guardado 5 puntos y el sexto no le pones referencia, tomaría el nombre de "Punto guardado 6".
    Para que el punto o pantalla se guarde con o sin referencia, debes dar click en "Referencia" que se encuentra debajo del recuadro en blanco.
    Cuando aplicas esta opción aparece en el MENU el ícono . Al dar click en el mismo se abre una ventana con el o los puntos guardados. Das click en cualquiera y te desplazas a ese punto o pantalla de la publicación. Aparece sólo en las pubicaciones que tienen al menos un punto o pantalla guardado.

    Borrar Punto(s): permite eliminar el o los puntos guardados. Esta opción aparece cuando has guardado al menos un punto o pantalla. Opción sólo en las publicaciones, no para Navega Directo.
    Cuando aplicas esta opción y aceptas, se borrarán todos los puntos o pantallas que has guardado en esa publicación.

    Borrar por Punto: esta opción aparece cuando tienes como mínimo dos puntos o pantallas guardados, y permite eliminarlos por selección. Cuando presionas esta opción aparece la ventana con la lista de puntos o pantallas guardados.
    Para eliminar un punto o pantalla guardado, simplemente selecciona el que desees eliminar.
    Cuando eliminas un punto o pantalla guardado y queda solo uno, la ventana de esta opción se cierra y esta opción desaparece.

    Ultima Lectura: permite acceder a la última publicación leída. Si entras a otra publicación se guardará en la que estás. Sirve para cuando estás en cualquier parte del blog menos en una publicación.
    Para que la publicación se guarde automáticamente debes haberte desplazado hacia abajo al menos una línea.
    Si al seleccionar esta opción nada ocurre, es porque no has revisado o leído publicación alguna.

    Historial de Nvgc: esta opción aparece en todo el blog y permite ver el Historial de las páginas navegadas.
    Cuando seleccionas esta opción, una ventana se abre mostrando las publicaciones que has navegado. La primera es de fecha más antigua y la última de más reciente.
    Guarda hasta 51 temas o publicaciones. Cuando has llegado a ese límite, se va eliminando desde la más antigua, o sea desde la primera; y se agrega la reciente como última.

    Borrar Historial Nvgc: aparece en todo el blog y permite borrar o limpiar el Historial de Navegación.

    Ocultar TEMAS: permite ocultar el recuadro rectangular, donde dice TEMAS, que se encuentra a mano izquierda de la publicación. Esta opción no está disponible en la página de Inicio ni en las Categorías que seleccionas desde el Menú y tampoco en Navega Directo.
    Cuando das click en esa opción, una ventana se abre con "Otros temas" que te ofrece el blog. Si te desplazas hasta el final de esa ventana, verás dos rectángulos reducidos en su longitud. El primero permite avanzar o retroceder ese grupo de publicaciones. El segundo permite ver los temas desde el último publicado, también verlos de forma aleatoria y ver más temas correspondientes a la categoría de la publicación actual. Cuando entras a una de las listas o por medio de la CATEGORIA que se encuentra en la parte última de la publicación, la opción de "Actual Categoría" no está disponible.

    Mostrar TEMAS: aparece sólo cuando has aplicado "Ocultar TEMAS", y permite mostrar el recuadro rectangular que dice TEMAS, y que se encuentra a mano izquierda de la publicación.

    Mostrar Barra Inferior: esta opción aparece sólo en las publicaciones, no en Navega Directo, y permite mostrar una barra inferior con la paginación. Al hacer esto, en la parte última de la publicación desaparece la paginación.

    Ocultar Barra Inferior: esta opción aparece sólo en las publicaciones y si has aplicado "Mostrar Barra Inferior". Permite ocultar la barra de paginación y la muestra al final de la publicación.

    Ocultar Menú y BI: esta opción aparece sólo en las publicaciones, no en Navega Directo, y permite ocultar el Menú y la Barra Inferior (si la tienes activa). Cuando aplicas esta opción aparece en la parte superior izquierda un punto negro, el mismo permite restaurar el Menú y la Barra Inferior.

    Mostrar Tema: puedes ocultar las opciones del MENU y ver el tema de la publicación. Esta opción aparece sólo en las publicaciones, no en Navega Directo.

    Abrir ventana de Imágenes: permite ver la o las imágenes de la publicación. Esta opción también la encuentras en la parte derecha superior de la publicación y en Navega Directo.
    Cuando la publicación tiene una sola imagen, aparece a mano izquierda los siguientes íconos:
    Cierra la ventana de las imágenes.
    Para cambiar el tamaño de la imagen según su longitud. Cuando aplicas esta opción desparece ese ícono y aparece éste el cual revierte la función. Esta opción no se graba.
    Quita todos los íconos y deja la imagen sola.
    Para guardar la o las imágenes en uno de los Bancos de Imágenes. Puedes guardar por imagen o todas las de la publicación a la vez.
    Para ver las imágenes guardadas, presiona o da click en el "+" que se encuentra a mano izquierda del MENU, para que se abra la ventana de "Otras Opciones", y buscas la opción "Bancos de Imágenes".

    Cuando hay más de una imagen en la publicación, adicionalmente aparecen los siguientes íconos:
    Ver la imagen anterior.
    Ver la imagen siguiente.
    Activa el slide de las imágenes de la publicación actual.
    Cuando activas el slide aparece en la parte superior izquierda el icono y permite desactivar el slide.
    Cuando activas esta opción, aparece en la parte superior izquierda un punto, el cual restaura los íconos.

    Las imágenes se acoplan al ancho de la pantalla y se aprecian bien según la dimensión de las mismas. Cuando son imágenes largas, el dispositivo debe estar vertical, si son cuadradas o rectangulares, debe estar horizontal.

    Navega Directo: permite revisar las publicaciones del Blog por categoría y sin el refresco de pantalla.
    Con este método puedes leer una revista o categoría específica, desde el último tema publicado hasta el primero.
    Si empleas las opciones que están al final de la publicación: POSTERIOR - INICIO - ANTERIOR, cambias a la publicación posterior o anterior de la categoría que estás actualmente. Inicio te lleva a la última publicación realizada de esa categoría.
    Cuando estás revisando una categoría en la ventana de TEMAS, en el grupo que suspendes la revisión se guarda, para cuando regreses a esta sección y vuelvas a revisar esa categoría lo harás desde ese grupo. Puedes revisar las categorías que quieras y cada una guardará el último grupo que suspendes la revisión.
    Lo del párrafo anterior no se cumple cuando se agregan publicaciones nuevas en la categoría.
    Cuando ves una publicación, por este método, se guarda el punto que suspendes la lectura, la publicación y la categoría. Cuando regreses a esta opción, aparecerá la última categoría con la publicación que leiste, en el punto o pantalla que suspendiste la lectura.
    Por cada publicación que veas se guarda el punto, categoría y tema. Eso quiere decir que, estando en esta opción cambias a una categoría y tema que leiste anteriormente, la pantalla se colocará en el punto que suspendiste la lectura.
    Dando click en el tema de la publicación, se abre en otra ventana la publicación en la sección de publicaciones.
    Dando click en la categoría, se abre en otra ventana la sección de CATEGORIAS con la correspondiente.
    A diferencia de ver la publicación de forma normal, no puedes guardar puntos ni la publicación.

    Bancos de Imágenes: Permite revisar y/o eliminar las imágenes guardadas en los Bancos.
    Estos Bancos de Imágenes también puedes usarlos como slide. Dispones de 10 Bancos.
    Puedes guardar hasta 100 imágenes en cada uno, haciendo un total de 1000.
    Cuando no has guardado imagen alguna, no aparecerá ningún Banco. Sólo verás los Bancos que tengan como mínimo una imagen.
    Cada Banco se presentará por medio de la primera imagen guardada en el mismo. Das click en la imagen y te da las opciones mencionadas en "Abrir ventana de imágenes", más los íconos el cual permite eliminar la imagen en pantalla, y que permite copiar la imagen en pantalla a otro Banco..
    En la parte última aparecerá la opción de "Vaciar el Banco" por cada Banco de Imágenes que tenga al menos una guardada y permite eliminar todas las imágenes guardadas en el mismo.

    Ayuda: permite ver esta Ayuda para conocer el funcionamiento del Blog.


    Este ícono aparece en todo el Blog y permite ver los temas de cualquier categoría con una introducción de las mismas. Su presentación es en orden de publicación de la categoría.
    Si has entrado a alguna CATEGORIA y seleccionas otra, la carga es directa, por lo que no hay refresco de pantalla.
    Si estás revisando alguna categoría en particular, cuando regreses al Blog y revises la misma categoría, comenzarás desde la última revisión hecha; y no desde el comienzo. Lo mismo es para cualquier cantidad de categorías que revises, cada una es independiente.
    Si das click en el tema o en "...más" la publicación se abre en la misma ventana, si lo haces en la imagen se abre en otra ventana.
    Aquí puedes cambiar el estilo de las miniaturas.
    Cuando cambias el estilo de las miniaturas y aplicas "Solo Imagen (para los Libros)", y anteriormente has traveseado en los "Bordes", las imágenes no van a estar centradas. Para que se restaure su posición presiona en "Bordes" la opción "Normal".
    La opción "Solo Imagen (para los Libros)" se hizo especialmente para la categoría de los Libros.


    Permite ver las siguientes listas de todas las publicaciones realizadas:

    Por Categoría: lista alfabética por Categoría
    En estas listas no está incluido Libros y Relatos. Cuando accedes con esta opción, en pantalla aparecen todas las categorías en orden alfabético por categoría y aparece el ícono , en el MENU, el cual te da la opción de seleccionar la categoría a ver con los temas que dispone. No hay refresco de pantalla, es directo.
    Dando click en el tema te vas a la publicación, y dando click en '+' te da una introducción del mismo. Si estás en la introducción puedes ir directamente a la publicación completa dando click en el tema o en '...más'. Dando click en la imagen la publicación se abre en otra ventana.

    Libros: lista alfabética de todos los libros.
    Dando click en el tema te vas a la publicación, y dando click en '+' te da una introducción del mismo. Si estás en la introducción puedes ir directamente a la publicación completa dando click en el tema o en '...más'. Dando click en la imagen la publicación se abre en otra ventana.

    Relatos: lista alfabética de todos los Relatos.
    Funciona igual que en la lista de Libros.

    Por Autor: lista alfabética por autor de los Libros y Relatos.
    Funciona igual que en la lista de Libros.
    Según la fuerza del wifi será la velocidad de carga de las mismas, debes tener paciencia.

    Alfabético de Todo: lista alfabética de todo lo publicado en el Blog.
    Funciona igual que en la lista de Libros.
    Según la fuerza del wifi será la velocidad de carga de las mismas, debes tener paciencia.

    Lista Gráfica de las Revistas muestras todas las revistas Diners y Selecciones en imagen grande. Das click en la imagen y una ventana se abre mostrando los temas de esa edición. Cuando entras a cualquier publicación, la misma se abre en otra ventana, de esa forma podrás llevar la continuación de los temas de esa revista.
    Cuando navegas por esta sección se guarda el punto o posición en que te has quedado. Si has revisado los temas de una revista, cuando regreses a esta sección, te situarás en la imagen de esa revista.


    Permite ver las lista de las publicaciones guardadas. Tocas el tema y se va a la publicación.
    Este ícono solo aparece cuando tienes, al menos, una publicación guardada.


    Este ícono aparece sólo en las publicaciones y permite ver la lista de los puntos o pantallas guardados en esa publicación. Si no has guardado al menos un punto o pantalla el ícono no aparece.


    Este ícono aparece solo en las publicaciones y en Navega Directo. Permite ver las siguientes opciones que son para desplazamiento automático de la misma:

    Permite activar el desplazamiento automático y aparecen las siguientes opciones:

    Detiene el desplazamiento automático.

    Opción uno para aumentar la velocidad del desplazamiento.

    Opción dos para aumentar la velocidad del desplazamiento.

    Opción tres para aumentar la velocidad del desplazamiento.

    Para regresar a la velocidad estándar, presiona la opción para detener el desplazamiento y luego la de activar el desplazamiento.

    Cuando activas esta opción, el rectángulo de TEMAS, que se encuentra a mano izquierda, y la BARRA DE PAGINACION desaparecen, permitiendo leer con tranquilidad. Cuando presionas el botón de detener el desplazamiento el rectángulo y la barra aparecen nuevamente. Esto no ocurre en Navega Directo.


    Este ícono aparece solo en las publicaciones y en Navega Directo. Permite visualizar las siguientes opciones:

    Permite las siguientes opciones para el texto:
    ● Alinear el texto: izquierda, centrarlo o justificarlo.
    ● Cambiar el tipo de letra.
    ● Aumentar o reducir el espacio entre las líneas.
    ● Cambiar el tamaño del texto. Si cambias en la publicación no afecta a la página de INICIO, y viceversa.
    ● Ampliar el margen derecho e izquierdo.

    Permite las siguientes opciones para el color del texto:
    ● Cambiar el color de todo el texto, incluido la fecha de publicación, la categoría, los links y flechas de paginación. Si has hecho cambios de color en el TEMA, SUBTEMA y/o NEGRILLAS, al cambiar el color del todo el texto éstos no se veran cambiados. Para que tomen el color del texto general cambiado debes presionar la opción ORIGINAL en cada uno.
    ● Cambiar el color sólo del tema.
    ● Cambiar el color sólo de los subtemas.
    ● Cambiar el color del texto en negrillas.

    Cambiar el color del fondo del texto.

    Reducir el tamaño de las imágenes.


    Regresa al MENU principal.

    Aparece sólo en la página de INICIO y si has entrado a ver una categoría por medio del ícono . Permite cambiar la presentación de las miniaturas.

    Te lleva a la página de INICIO.


    OTRAS CARACTERISTICAS

    ● Cuando entras a una publicación, automáticamente se guarda el punto o la pantalla que suspendiste la lectura. Esta opción es diferente a la que se describe en el siguiente ítem. Si navegas por la publicación se guardará el punto o pantalla que te quedas de la misma.

    ● Cuando guardas una publicación se guarda también el punto o pantalla que suspendiste la lectura. Es independiente a la opción del ítem de arriba. Con este método sí puedes navegar por la publicación. Para que el punto o pantalla de retorno funcione debes cargar la publicación desde la opción que aparece en el MENU en PUBLICACIONES GUARDADAS.

    ● Tienes dos formas de ver las CATEGORIAS del Blog:
    La primera es la indicada anteriormente, que se encuentra en el MENU con el ícono
    La segunda es dando click en la categoría que se encuentra en la parte última de la publicación o también al comienzo de la publicación en Navega Directo. Este método te permite ver sólo la categoría de esa publicación. Cuando das click en la imagen y en "Publicación Completa" te vas a la publicación en la misma ventana; y si das click en el título, es en otra ventana.


    OBSERVACIONES

    ● Si guardas Puntos en una publicación no debes hacer cambios en el texto, ya sea aumentando su tamaño como dando más espacio entre líneas; ya que si lo haces después de guardarlos, el retorno no va a ser el correcto. Debes hacer primero los cambios y luego guardar los puntos o pantallas.
    ● Las LISTAS en texto se actualizan cada dos o tres meses, o a su defecto, cada 100 publicaciones.

    ¡ALGUIEN TIENE QUE CREERME! (Carter Scott)

    Publicado el sábado, febrero 04, 2017
    Ya no puedo esperar ni un segundo más. Continuo temiendo que nunca encontraré la necesaria tranquilidad de ánimo que me permita transcribir todo aquel universo de horrores que presencié, ¡y sufrí desde la más absoluta de las impotencias!, hace tres semanas exactas. Durante este tiempo he permanecido entregado a otro de mis experimentos científicos. Mis padres me han ido dejando la comida en el cuartito que me sirve de antesala; pero apenas he probado alimento. ¿Cómo iba a habérselo confiado a alguien?

    Los primeros días de mi necesario enclaustramiento, cuando mamá quiso saber la causa de mi falta de apetito, estuve a punto de descorrer el pestillo, buscando el refugio de sus brazos y las caricias de sus manos de seda... ¡Pero lo increíble de mi experiencia, esa abominación que a una mente sencilla le hubiese alucinado hasta renegar de sus amores fraternos, me detuvo en el último instante! Hasta encontré las fuerzas suficientes para formular una disculpa:

    —Estoy absorbido en una experiencia... que me hará famoso... Quédate tranquila, cariño... ¿He permanecido aquí, otras veces, más de dos semanas?
    —Un día nos va a ocurrir una desgracia a tu padre y a mí, y tú seguirás ahí encerrado. ¡Cómo maldigo ese primer libro que te hice leer cuando tenías ocho años!
    —Ya he cumplido los treinta... Adoro tu interés, cariño mío...

    Debí resultar convincente, ya que ninguno de los dos ha vuelto a molestarme. Pienso que el mejor recurso ha sido ir vaciando los platos, el contenido de la mayoría de los cuales ha ido al retrete...

    (¿Por qué pierdo el tiempo contando estas naderías si es posible que mis nervios estallen mucho antes de llegar a los momentos cruciales de mi enloquecedora experiencia? ¿Acaso es que sigue atemorizándome recordar, momento a momento, todo lo que nos ocurrió en aquellas veinticuatro horas en las que la realidad y la sugestión convirtieron a mis amigos en marionetas de un teatro que debo calificar de infernal, aunque no crea en el demonio?

    Sé que existen poderes infinitamente más malignos que este personaje decimonónico. Debo ser objetivo. ¡Es necesario si realmente deseo que alguien me crea!)

    Mis exhibiciones telepáticas no habían pasado de las universidades y de los congresos parasicológicos, especialmente algunos celebrados en Estados Unidos e Inglaterra. Aquella noche efectué mi primera actuación pública, con gran éxito. Pues no me serví de médium alguna, y adiviné todo lo que se me preguntaba y ocultaba, sin emplear ningún truco. Me esperaba un contrato millonario, por lo que celebré una fiesta muy restringida, en la que me acompañaron Esperanza —mis apetencias monetarias tendían a seducir a esta criatura, tan adorable como amiga de los caros regalos—, Braulio y Lidia.

    Habíamos bebido en exceso. Braulio conducía su Volvo 245 Turbo a más de ciento cuarenta kilómetros por hora, sintiéndose animado al escuchar nuestras bromas estúpidas. Y así ocurrió que, en una curva de la carretera de Ávila, dimos dos vueltas de campana en un terraplén.

    No sé cuándo salí del vehículo por una ventanilla, pensando únicamente en salvar mi propia vida. Me dominaba una enorme sensación de indefensión. Aceptaba que merecía aquello, por el cúmulo de errores que me habían sacado del laboratorio para convertirme en un pelele mundano; pero me negaba a morir.

    A unos veinte metros de lo que pudo ser mi ataúd, caí en la cuenta de mi vergonzoso egoísmo. Por eso combatí mi culpabilidad yendo en busca de mis amigos, a pesar de que con mis pensamientos les estuviese reprochando todo el daño —¡qué habilidad la mía, tan hipócrita, de trasladar a los demás mis propias culpas!—. Tuve que tumbarme en la tierra para examinar el interior de los restos del Volvo. Antes eché un vistazo a la esfera de mi reloj: 5:45 del día veintiocho. Luego, busqué los cuerpos...

    ¡Allí no había nadie!

    Me extrañó aquello, porque los tres sólo habían podido haber salido por la misma ventanilla, con lo que debieron pasar por encima de mi cuerpo. ¿Cómo no los sentí...? ¿No resultaba más extraño que ninguno de ellos se hubiera cuidado de extraerme a mí del coche?

    (Ahora dispongo de todas estas respuestas, ¡y de muchas más!; sin embargo, debo narrar el desarrollo de lo sucedido según lo fui viviendo, o sufriendo, con mis dudas, mis concisiones, sobresaltos y terrores en todo su proceso cronológico.)

    Maldije la estupidez que me había llevado a entregar mi amistad a unos seres tan desprovistos de piedad hacia mí. Porque los veía confabulándose, después de escapar de aquellos hierros aplastados y retorcidos, para abandonarme a la muerte. Con este resentimiento me puse en camino...

    «¿Cómo he sido tan ingenuo para creer en el amor de Esperanza?», me dije. «¡Le he servido de juguete pasajero, que se arroja a la basura en el momento que sufre el daño más nimio!».

    Nada más ascender a un altozano cubierto de escasa vegetación, me encontré ante una pradera de un verdor ubérrimo, en el centro de la cual se extendían dos filas de chopos, que formaban una especie de pasillo natural. Al fondo creí identificar la silueta de un hórreo y un conjunto de edificaciones gallegas...

    «Yo debería encontrarme en Ávila», pensé, muy sorprendido. «¿No constituirá este paisaje el capricho de algún excéntrico que ha querido transplantar aquí sus añoranzas gallegas?».

    Nada más que fue una suposición falsamente intuida, porque, en seguida, toda aquella escena se fue diluyendo, en una especie de fundido encadenado cinematográfico, hasta aparecer un terreno pedregoso, escasamente cubierto de maleza... Me apreté las sienes, sin entender nada de lo que allí estaba sucediendo.

    ¡Y en aquel preciso momento vi a la criatura acechante!

    Me pareció tan repugnante, tan lejos de toda conformación humana, que sentí la imperiosa necesidad de cerrar los ojos, con el fin de que la alucinación que debía haberle situado ante mi campo visual se difuminara, igual que había sucedido con el paisaje... ¡No fue así!

    Siempre utilizando la lógica pragmática de un científico, llegué a la conclusión de que mi mente había sufrido alguna alteración similar a la que hubiese podido sufrir un receptor en el que se combinan caprichosamente dos emisoras. Pero, ¿cómo mi cerebro era capaz de crear la imagen de un monstruo sólo cerebro, con un ojo central, una boca gigantesca de labios gruesos, y cuatro piernas similares a las de un arácnido? ¿Quizá todo esto me venía sugerido por algún dibujo de ciencia-ficción que resultaba imposible de recordar en aquellos momentos?

    Desconozco bajo que maligna intuición giré la cabeza hacia la derecha. Para volver a contemplar el escenario gallego, por el que corría una niña de unos ocho años... ¡Era Lidia, que había retornado a su infancia!

    (Tuve esta certeza de una forma espontánea, y no me sentí aterrorizado.)

    En otra pirueta emocional, me vi envuelto en una sensación plácida, ingenuamente romántica, tan similar al regusto sentimental que me dejaron las películas de Frank Capra o las novelas Tom Sawyer y Huckleberry Finn. Porque vi cómo aquella niña esperaba la llegada de una carreta de bueyes, cargada con una montaña de heno, que guiaba un rapaz moreno, de cabellos rizados, pies descalzos y provisto de una sonrisa de ángel picaruelo. Los dos se abrazaron, se besaron y comenzaron a hacerse promesas de felicidad. Hasta que, en un momento imposible de precisar, mis ojos se anegaron de lágrimas.

    El zagal acababa de sacar del heno dos bicicletas envueltas en papeles, una cesta con comida, su chaqueta y un par de zapatos. Se calzó, se puso dos pinzas en los bajos de los pantalones y montó en una de las bicicletas; mientras, Lidia se sentaba en el sillín de la otra. Luego, cogidos de la mano, comenzaron a pedalear, hasta que, a unos cientos de metros de la carreta, se lanzaron en una veloz, carrera. ¡No había ninguna duda de que aquello significaba la huida romántica de unos niños, que pretendían enfrentarse a la tiranía de las barreras sociales!

    De pronto, una carcajada babeante, casi un eructo de placer, me obligó a girar la cabeza hacia la izquierda. ¡Allí encontré al monstruo regodeándose con un goce que me resultaba inimaginable, y agitando una enorme lengua por entre sus gruesos labios, tras los cuales no había dientes! ¡Su aliento de glotón me llegó fétido y escalofriante!

    Intuyendo un peligro, que me resultaba imposible de adivinar en sus exactas dimensiones, corrí en busca del enemigo. Pero, cuando llegué donde suponía que debía encontrarse, descubrí que ya había desaparecido. Al volver la vista hacia la izquierda, ¡de nuevo comprobé la inexistencia del paisaje gallego y tampoco encontré, en la lógica de aquel cambio absurdo de escenarios, testimonio alguno de la pareja de chiquillos, ni de la atmósfera romántica!

    ¿Qué estaba sucediendo allí? ¿Tenía que seguir creyendo que era un problema de confusión mental y visual provocada por el accidente del coche? ¿Cómo podía aceptar la aparición de esa combinación de imágenes si jamás habían pertenecido a mis vivencias personales? ¿Acaso eran la consecuencia de mis continuos experimentos telepáticos, en los que no había dejado de servirme, en algunos casos, de elementos fantásticos? ¡No, las preguntas no eran ésas! ¡En aquel lugar latía una realidad muy distinta a mis coordenadas intelectuales, a mi valoración humana de la verdad!

    Sentí que un tacto de terror me paralizaba. La savia que alimentaba esta impotencia se hallaba lejos de mis sospechas de estar volviéndome loco. ¡Comenzaba a adquirir la certeza de que la respuesta a tan ignoto misterio iba a ser superior a toda la entereza de un investigador que se cree capacitado para aceptar lo más abominable!

    Pero no huí, quizá porque la curiosidad humana es suicida al verse fomentada por unas ilusas pretensiones de heroísmo y gloria...

    (Cierto que eran esos los interrogantes que llenaban mi cabeza, dentro de la necesidad de ocuparla con algo bien distinto a la sumisión natural al terror. Pero yo había iniciado, realmente, mi deslizamiento por el tobogán al que me había arrojado un poder ajeno, ¡nunca mi propia voluntad!)

    Continué avanzando por aquel terreno pedregoso. Una urraca surcó el aire allá delante, me pareció escuchar el sonido de las campanillas del ganado propio de las tierras, tal vez de unas cabras, y un aroma de tomillo me reveló que algún atisbo de serenidad llegaba a mi ánimo. Poco más tarde, cuando la altura del sol indicaba que podían ser las once de la mañana, descubrí un grupo de casas campesinas. Esta vez eran las propias de una pueblecito de Ávila. Nada sospechoso de que se volviera a repetir la pirueta visual e imaginativa.

    A medida que me aproximaba a la zona habitada, escuché un tropel de voces infantiles. Pronto supe que estaban tramando una jugarreta, que no me costó suponer en cuanto los vi. Todos mostraban algo excesivamente singular, en sus ropas y peinados, que no me preocupé de analizar... ¡Era tan hermoso dejarse mecer por la atmósfera romántica que mis ojos estaban percibiendo!

    A través de la ventana abierta de la escuela, vi a dos de los chicos colocando un cubo de agua encima de la puerta, de tal manera que le cayese encima a la persona que intentara empujarla. Ya se encontraba allí la víctima: una maestra tímida, peinada con moño y que llevaba gafas —pero supe que, detrás de ese disfraz externo, era muy bonita—.

    Antes de que ocurriese la gamberrada, surgió un niño muy decidido —¡mi amigo Braulio con veinte años menos!— para evitar todo daño. Seguidamente, la maestra comprendió la pequeña proeza de su salvador. Le besó en la frente y, luego, recriminó con severidad, no exenta de una gran nobleza, a los frustrados gamberros...

    Inesperadamente, arrancándome de aquella escena sentimentalmente poética, volvió a retumbar en mis oídos la risa insana, maliciosa y destructiva, que me obligó a girar la atención hacia un lugar distinto... ¡Allí encontré a otro monstruo, casi similar al anterior, que también estaba componiendo todas las muestras de incomprensible glotonería anticipada!

    Al devolver la mirada hacia mi anterior foco de interés, acepté que iba a encontrarme con su desaparición. Así sucedió. Sin embargo, me negué a buscar una respuesta mental. Preferí entregarme a la acción. Corrí detrás del deforme enemigo, que se elevó en el aire, a poca distancia del suelo, empezando a desplazarse a una velocidad ligeramente inferior a la mía. Por lo que estuve a punto de darle alcance. En ese preciso instante, efectuó una especie de acelerón riéndose de mí, y se esfumó en el azul del cielo... ¿Había sido un simple juguete de mi imaginación?

    Una angustia demoledora me dejó clavado en el suelo, impotente. Sentí deseos de gritar, de llorar y de maldecir. Mi boca se negó a obedecerme; mientras, una congoja de indefensión se condensaba en mi cerebro y en mi cuerpo, Otorgando una inmensa flojedad a mis brazos y a mis piernas. Quedé hundido en una sima sin fondo.

    Hasta que, merced a otro capricho de unas inteligencias superiores, mis ojos acuosos se desplazaron hacia la derecha. ¡Y, aunque resulte imposible de creer después de las dos experiencias anteriores, me vi sonriendo, emocionándome, ante otro espectáculo romántico!

    A pocos metros de distancia se alargaba un río, a cuyas orillas crecía una vegetación mediterránea. Una niña de no más de ocho años —tuve la certeza de que era Esperanza con quince años menos— estaba arrojando piedrecitas al agua, jugando a formar hondas concéntricas, que se abrían hasta su extinción. Pocos segundos después, apareció un chiquillo muy parecido a ella —era su hermano—, que se desnudó sigilosamente, como si quisiera sorprender a la ensimismada, y se arrojó de cabeza al río. Instantes después, emergió congestionado, dando idea de que se le había cortado la digestión o que sufría algún tipo de calambre que le impedía nadar, y gritó pidiendo socorro.

    Al momento, Esperanza se olvidó del juego, para lanzarse al agua. Fue en busca de su hermano. Le supuso un gran esfuerzo conseguirlo, ya que el muchacho era más fuerte que ella. Pero, al final, los dos se encontraron en la orilla, sanos y salvos...

    ¿Por qué no adiviné que iba a reventar la risa del monstruo antes de que la percibiesen mis oídos?

    ¡En efecto, allí estaba un tercer glotón, algo distinto a los otros, con su larga lengua chasqueante y con unas babas rojizas, las cuales delataban las secreciones salivares del anticipo de un banquete que ya casi me era posible suponer!

    No corrí en su busca, sino que, al contrario, escapé en sentido opuesto al que había llegado hasta entonces. ¡Quería huir lejos de aquello, ya fuese realidad o fantasía! Si estaba loco, lo comprobaría luego de obedecer a mis más primitivos impulsos de supervivencia. El aire me azotó en la cara, las piedras del suelo estuvieron a punto de forzar mi caída en varias ocasiones, y perdí la noción del tiempo y del espacio. Sólo era una masa de músculos arrastrando a un cuerpo aterrorizado, un deseo de encontrar la salvación allí donde estuviese: irracionalmente, avanzando porque si me detenía estaba convencido de que me fulminaría un infarto o algún otro mortal fallo de mi organismo... ¿Cuánto tiempo pude verme sometido a aquella inercia demencial si, repentinamente, advertí que ya era de noche?

    Me desplomé sobre la tierra, ahogado por el cansancio y con el pulso, las venas y cada poro de mi piel cargados de una necesidad insuperable de dormir, porque el sudor y el enervamiento emocional, más allá del cual se localizaba el terror, me habían vencido. Cerré los ojos, y no conseguí escapar de la amenaza. Las pesadillas me agitaron, el peligro se hizo tangible y mi garganta tuvo que aceptar el grito, aunque supusiera un elemento de localización para el enemigo...

    Al despertar, encontré ante mí a un cuarto monstruo. ¡Pero no salí corriendo, ni me abalancé sobre él dispuesto a matarle o a que él me arrebatase la vida! Una especie de somnolencia física abrazaba mi cuerpo, a la vez que mi cerebro funcionaba a niveles de esclavitud.

    El enemigo se dio la vuelta y supe que debía seguirle. Los dos caminamos —el monstruo dando unos ligeros saltitos por medio de sus cuatro patas de arácnido o flotando—, hasta llegar junto a un pequeño ingenio espacial. Era un prisma iridiscente, una de cuyas caras se encontraba abierta. Y allí delante, donde la claridad lunar resultaba más intensa, contemplé a mis tres amigos tendidos en unas camillas o mesas plateadas, totalmente desnudos y rígidos como unos cadáveres. ¿Por qué los contemplé con la misma indiferencia del cirujano al moverse en una sala de disección?

    —Así que ustedes han estado jugando con mi fantasía, hasta obligarme a llegar aquí, donde me reservan la misma suerte que a ellos —expuse como si estuviera comentando la solución de una ecuación matemática.
    —Te equivocas, Luis —respondió uno de los cerebros con patitas, mirándome con su único ojo—. Todavía no ha llegado tu hora. Ellos fallecieron en el accidente, mientras que tú saliste totalmente ileso.
    —Entonces, ¿cómo se explica que ahora se encuentren aquí sus cadáveres sin haber sufrido ningún daño en su físico? ¿Acaso ustedes los han curado?
    —Ninguno de nosotros posee esa facultad. Sólo los hemos descontaminado, por decirlo de una forma terrícola, antes de que nos sirvan de alimento.
    —¿De alimento? ¿Es que van a comérselos? —La brutal afirmación ni siquiera me hizo pestañear. Seguía preso de la cómplice apatía emocional, que no obstaculizaba mi capacidad intelectual, aunque ésta se moviera en los simples niveles de la asepsia científica—. ¿Cómo he de explicarme todas esas piruetas visuales e imaginativas que he venido experimentado en estas últimas horas?
    —No llames «horas» a lo que ha sucedido en décimas de segundo, según la valoración de vuestra medida del tiempo, que no es la nuestra. Venimos de un lugar donde la relación espacio-tiempo es muy distinta a lo que tú puedes suponer —siguió hablando el mismo personaje—. Vamos a comérnoslos, o mejor diré que vamos a «sorberlos». Respecto a la explicación que tú debes aceptar... Veamos cómo lo cuento para que tu intelecto pragmático, a pesar de la concesión a la heterodoxia que suponen tus conocimientos telepáticos, lo pueda asimilar de la forma más rápida. Ya te he dicho que los hemos «descontaminado». En décimas de segundos, antes de que expirasen por culpa del vuelco del coche, los devolvimos mentalmente a un punto de la infancia en el que dieron el primer paso hasta la hipocresía, los bajos instintos, la codicia y tantos otros factores negativos que envenenaban sus energías vitales. Corrigiendo o alterando el elemento contaminador inicial, obtuvimos que de sus conciencias desapareciese todo lo demás. Por ejemplo, tu amiga Lidia jamás se fugó con el zagal de la carreta de bueyes, con lo que dio origen, en realidad, a que su frustrado amante de los mejores años terminará suicidándose. Culpa que ella no dejó de cargar interiormente hasta el último momento de su vida, aunque lo intentase disimular con la frivolidad y la coquetería. Lo mismo puedo decirte de Braulio, que fue quien puso el cubo de agua sobre la puerta de la escuela, con lo que dio origen a una sucesión de gamberradas, cuyas consecuencias provocaron que se despidiera de su trabajo a la víctima, la tímida y mal arreglada maestrita, a la que tú consideraste «bonita», cuando él la amaba en silencio. Y la misma fatalidad ha venido acompañando a Esperanza, ya que su hermano murió ahogado frente a la cobardía y la envidia de quien se impuso este cruel razonamiento: «si le dejo morir, me convertiré en la predilecta de mi familia»...
    —Eso supone una regeneración espiritual.
    —De ninguna manera. Sólo es una descontaminación de sus energías vitales. Porque nosotros vamos a «sorbérselas».
    —He de suponer que ustedes sobrevolaban la zona cuando se produjo el accidente...
    —Vuelves a equivocarte, Luis. Nosotros sabíamos que se iba a producir el accidente. Digamos que lo olfateamos.
    —Una cualidad que supera a la de los buitres.
    —La comparación se halla demasiado alejada de la realidad, aunque la daré por válida. Más bien aprovechamos «eso» que desaparece en el momento que se produce la muerte. Porque no nos interesa nada del cuerpo como elemento físico.
    —¿Qué destino me reservan a mí? —pregunté con la misma indiferencia.
    —Los terrícolas sois duros de oído y de inteligencia. Ya te he dicho que aún no ha llegado tu hora. ¿Debo explicarte algo más?
    —¿De dónde proceden?
    —Es una respuesta que me está prohibida darte. Supón que tenemos nuestro origen en un mundo situado dentro de un Pozo Negro, a varios millones de años luz de la Tierra... ¡Se acabaron las explicaciones! Porque nuestra mesa hace tiempo que está servida...

    Todas sus expresiones habían encerrado la ironía del ser superior que se sabe invulnerable. En aquel momento, alejándose del lugar que yo ocupaba, se unió a otros cinco monstruos como él —cada uno distinto en algún detalle externo casi imperceptible—. Y el sexteto se trasladó junto al cuerpo de Esperanza, inclinaron los gigantescos cerebros sobre su «alimento», ¡y comenzaron a «sorber»!

    ¡Sus gruesos labios se alargaron formando un círculo, en cuyo centro se asomaba la punta de una lengua repugnante! ¡Los vi actuar igual que unas ventosas colocadas sobre la piel de la criatura humana que yo había amado! Escuché la succión que ejercían: un regalarse con su placer abominable, unos eructos que ensanchaban sus bocas, y otras muestras del festín que se estaban proporcionando...

    ¡¡INSOPORTABLE!!

    Aullé de rabia, les grité que la dejasen e intenté correr donde se encontraban aquellos antropófagos. Pero no conseguí moverme. Mis pies estaban pegados al suelo. Una tromba de sufrimientos me desbordó: gemí, lloré, supliqué, maldije, me negué a creer lo que veía, les pedí que me cambiasen por alguno de los cadáveres...

    ¡Mientras, los seis monstruos ya se encontraban «sorbiendo» a Lidia, su último alimento...! ¿EL ÚLTIMO?

    De repente, me di cuenta de que ya podía moverme. Una extraña convulsión de alivio dio alas a mi instinto de supervivencia. Por lo que huí de allí en lugar de enfrentarme al enemigo. Toda la noche me la pasé corriendo, tropezando en infinidad de ocasiones con escenarios, personas y objetos que me devolvían a sucesos de mi lejano o cercano pasado. ¡Jamás caí en la trampa, gracias a que, en el mismo instante que el hechizo sensual de la ilusión romántica comenzaba a embargarme, recordaba los tres espectáculos contemplados telepáticamente hacia unas horas!

    Al amanecer caí en el suelo, exhausto. El cansancio me entregaba al sueño; pero lo combatí mirando hacia el frente... ¡Allí estaba el Volvo volcado y deshecho... Y por sus ventanillas asomaban los brazos de mis amigos!

    Desconozco dónde hallé las fuerzas para avanzar en busca de una respuesta: los tres cadáveres se encontraban en el interior del vehículo, destrozados entre los hierros, la tapicería de los asientos, el volante, los instrumentos del salpicadero, los cristales... ¿Todo lo anterior había sido un sueño, una demencial jugada de mi mente telepática?

    Eché un vistazo a la esfera de mi reloj: 5:45 del día veintiocho... ¿Y las veinticuatro horas que yo había estado corriendo entre piruetas imaginativas y aberraciones desencadenadas por unos extraterrestres antropófagos?

    Un chispazo de ingenuidad me sugirió que aquella era la prueba de una pesadilla. ¡Pero no la acepté! Preferí salir a la carretera, en busca de ayuda. Al conductor que me trasladó a Ávila, después de telefonear a la Cruz Roja y a Tráfico, le oculté lo sucedido. Sólo había sido un accidente, como cualquier otro. Estaba seguro de que me hubiesen tachado de loco. Además, necesitaba la colaboración del tiempo y de la meditación. Por eso me vine a mi laboratorio, dejando en el hospital una dirección falsa. Nadie debía localizarme.

    En estas tres últimas semanas no he cesado de utilizar el teléfono, preguntando sólo allí donde no se exigía que me identificase. Por eso he tardado tanto. Sin embargo, ahora cuento con lo que buscaba: las imágenes idílicas que yo contemplé responden a una realidad alterada: la suerte del zagal, de la maestra y del hermano de Esperanza fueron las mismas que me contó el monstruo. Entonces...

    ¿Existe algún tipo de exploración en el pasado que me hubiese permitido a mí, por muchas que hayan sido las conquistas que he obtenido en el campo de la telepatía, conocer esos tres sucesos que ninguno de mis infortunados amigos llegó nunca a confiarme? ¿Cuántas evidencias necesito yo, un científico heterodoxo, para aceptar la existencia de los seis extraterrestres?

    Éstas y muchas otras preguntas me hice, hasta que me convencí de que debía realizar otro de mis experimentos telepáticos, aunque el esfuerzo me supusiera el agotamiento mental... o la muerte. Allí mismo contaba con el suficiente material: fotos de Esperanza, un vestido suyo, alguna prenda interior y hasta un mechón de su cabello, guardado entre las páginas de una novela de Delibes. Todo esto lo dejé sobre la mesa, formando un círculo pero sin que ningún objeto quedase tapado por los otros. Seguidamente, me coloqué en un emplazamiento que me permitiese poder contemplarlo todo con una sola mirada.

    Nada más que lo conseguí, busqué un foco, cuya luz proyecté sobre todo el conjunto luego de apagar las luces. Hasta cubrí las rendijas de las contraventanas con gruesas cintas adhesivas para que ni un solo resquicio de claridad me molestase. También contaba con el más absoluto silencio.

    Lo ideal para iniciar el proceso de concentración mental, persiguiendo el imposible de la comunicación con los muertos, igual que el sabueso sigue el rastro de un ser humano vivo con el simple hecho de olfatear una de sus prendas. Yo contaba con mayor material, aunque mi empresa supusiera querer llegar al mundo de los muertos, a las zonas de ultratumba.

    Me esforcé al máximo, hasta que mis iris se redujeron a unas dimensiones que casi los hicieron imperceptibles en mis pupilas, mis sienes se hincharon, mi frente se cubrió de pliegues y el sudor comenzó a formarse bajo los pabellones de mi nariz y en mis párpados. No lo limpié. Ignoro el tiempo que permanecí en este estado de superconcentración, hasta que todo lo que fue de Esperanza, de mi amada, empezó a girar alrededor de mí, para, como si hubiera sido expulsada de los círculos de giro por la fuerza centrífuga, surgió el cuerpo, o una reducción del mismo, de ELLA, clamando:

    «¡Sálvame, Luis... Estoy muerta... Pero vago sin rumbo... No poseo energía vital... ELLOS me absorbieron el alma...! ¡¡Busca a esos monstruos... Tienen que devolverme lo que me arrebataron... Sólo así podré descansar...!! ¡¡Luis, ayúdame... Nada más que tú puedes conseguirlo...!!».

    Sus gritos desesperados fueron dardos que se clavaron en mi corazón y en mi mente, causando tanto dolor que me puse a gemir. Esto rompió todo el proceso telepático-espiritista. Caí en el suelo completamente agotado. Cuando desperté, casi a gatas fui a la antesala, donde mis padres me habían traído comida. Di cuenta de todo lo que había en los platos, bebí el agua y, por último, me tomé una aspirina. Porque iba a seguir con el mismo experimento, pero yendo en busca de mis dos amigos.

    Nada más conseguí contactar con Braulio, cuya demanda angustiosa fue idéntica a la de Esperanza. Nuevamente, las lágrimas rompieron la comunicación con aquel muerto condenado a un deambular continuo hasta que se le devolviera su Alma. Para entonces no me quedaban fuerzas...

    Ésta es mi historia. La dejo escrita en mi cuaderno de notas. Confío en que alguien pueda creerme. Porque me resulta inconcebible que el manejo de tanta fantasía, haya conducido a que los humanos llamemos locura a la verdad cuya aceptación nos aterroriza. Sé que mi consuelo es como la gota de agua que se arroja sobre un cuerpo totalmente abrasado. Pero merecería la pena que alguien me la brindase.

    Sobre todo ahora que me dispongo a volver a la carretera, precisamente al mismo punto donde se produjo el accidente de nuestro coche. Esperaré a que ocurra otro, por si aparecieran los monstruos... Pero, ¿no pretendo un imposible? ¿Acaso un caníbal puede devolver el cuerpo que ha devorado? Es cierto que en este caso pretendo recuperar las almas de mis amigos. Aunque, ¿no fue para los extraterrestres el hecho de «sorberlas» un acto de antropofagia?


    Fin



    CARTER SCOTT

    Carter Scott nació en Los Ángeles (17 de noviembre de 1941), cerca de Hollywood; sin embargo, la influencia de su abuelo Joseph, que había sido brigadista en la Guerra Civil le invitó a venir a España hacia 1960. Pero el panorama literario de nuestro país no le gustó demasiado, por lo que volvió a su hogar norteamericano, para comenzar a colaborar como guionista para algunas productoras cinematográficas como la «Universal» y la «Metro», aunque pocas veces apareció su nombre en los títulos de crédito. Sus primeras novelas en castellano, idioma que domina a la perfección, las publicó en la editorial «Diana» de México en 1968: La muerte nunca será tu amiga, Poliface y Riendo y muriendo, entre otras.

    En 1976, volvió a España, donde se ha quedado para siempre, al menos es su propósito al haber contraído matrimonio con una sevillana, a cuyo hogar han venido cinco hijos. Escritor de los considerados «todo terreno» ha pasado por el erotismo, el «porno», las novelas del «Oeste» y las de Terror. Algunos de sus mejores relatos los adquirió Ediciones V, pero no fueron publicados al desaparecer por una crisis editorial.

    Con viene resaltar que Carter Scott ha escrito, también, El Diccionario Esotérico y varios libros de Enigmas para nuestra Editorial.