• GUARDAR IMAGEN


  • GUARDAR TODAS LAS IMAGENES

  • COPIAR IMAGEN A:

  • OTRAS OPCIONES
  • ● Eliminar Lecturas
  • ● Ultima Lectura
  • ● Historial de Nvgc
  • ● Borrar Historial Nvgc
  • ● Ayuda
  • PUNTO A GUARDAR



  • Tipea en el recuadro blanco alguna referencia, o, déjalo en blanco y da click en "Referencia"
  • TODAS LAS REVISTAS
  • Todas Las Revistas Diners
  • Todas Las Revistas Selecciones
  • CATEGORIAS
  • Libros
  • Libros-Relatos Cortos
  • Arte-Graficos
  • Bellezas Del Cine Y Television
  • Biografias
  • Chistes
  • Consejos Sanos
  • Cuidando Y Encaminando A Los Hijos
  • Datos Interesantes
  • Paisajes Y Temas Varios
  • La Relacion De Pareja
  • La Tia Eulogia
  • La Vida Se Ha Convertido En Un Lucro
  • Mensajes Para Reflexionar
  • Personajes Disney
  • Salud Y Prevencion
  • Sucesos-Proezas
  • Temas Varios
  • Tu Relacion Contigo Mismo Y El Mundo
  • Un Mundo Inseguro
  • REVISTAS DINERS
  • Diners-Agosto 1989
  • Diners-Mayo 1993
  • Diners-Septiembre 1993
  • Diners-Noviembre 1993
  • Diners-Diciembre 1993
  • Diners-Abril 1994
  • Diners-Mayo 1994
  • Diners-Junio 1994
  • Diners-Julio 1994
  • Diners-Octubre 1994
  • Diners-Enero 1995
  • Diners-Marzo 1995
  • Diners-Junio 1995
  • Diners-Septiembre 1995
  • Diners-Febrero 1996
  • Diners-Julio 1996
  • Diners-Septiembre 1996
  • Diners-Febrero 1998
  • Diners-Abril 1998
  • Diners-Mayo 1998
  • Diners-Octubre 1998
  • Diners-Temas Rescatados
  • REVISTAS SELECCIONES
  • Selecciones-Enero 1965
  • Selecciones-Julio 1968
  • Selecciones-Abril 1969
  • Selecciones-Febrero 1970
  • Selecciones-Marzo 1970
  • Selecciones-Mayo 1970
  • Selecciones-Marzo 1972
  • Selecciones-Julio 1973
  • Selecciones-Diciembre 1973
  • Selecciones-Enero 1974
  • Selecciones-Marzo 1974
  • Selecciones-Marzo 1976
  • Selecciones-Noviembre 1976
  • Selecciones-Enero 1977
  • Selecciones-Septiembre 1977
  • Selecciones-Enero 1978
  • Selecciones-Diciembre 1978
  • Selecciones-Enero 1979
  • Selecciones-Marzo 1979
  • Selecciones-Julio 1979
  • Selecciones-Agosto 1979
  • Selecciones-Abril 1980
  • Selecciones-Agosto 1980
  • Selecciones-Septiembre 1980
  • Selecciones-Septiembre 1981
  • Selecciones-Abril 1982
  • Selecciones-Mayo 1983
  • Selecciones-Julio 1984
  • Selecciones-Junio 1985
  • Selecciones-Septiembre 1987
  • Selecciones-Abril 1988
  • Selecciones-Febrero 1989
  • Selecciones-Abril 1989
  • Selecciones-Marzo 1990
  • Selecciones-Abril 1991
  • Selecciones-Mayo 1991
  • Selecciones-Octubre 1991
  • Selecciones-Diciembre 1991
  • Selecciones-Febrero 1992
  • Selecciones-Junio 1992
  • Selecciones-Septiembre 1992
  • Selecciones-Febrero 1994
  • Selecciones-Mayo 1994
  • Selecciones-Abril 1995
  • Selecciones-Mayo 1995
  • Selecciones-Septiembre 1995
  • Selecciones-Junio 1996
  • Selecciones-Mayo 1997
  • Selecciones-Enero 1998
  • Selecciones-Febrero 1998
  • Selecciones-Julio 1999
  • Selecciones-Diciembre 1999
  • Selecciones-Febrero 2000
  • Selecciones-Diciembre 2001
  • Selecciones-Febrero 2002
  • Selecciones-Mayo 2005
  • CATEGORIAS
  • Arte-Gráficos
  • Bellezas
  • Biografías
  • Chistes que llegan a mi Email
  • Consejos Sanos para el Alma
  • Cuidando y Encaminando a los Hijos
  • Datos Interesantes
  • Fotos: Paisajes y Temas varios
  • La Relación de Pareja
  • La Tía Eulogia
  • La Vida se ha convertido en un Lucro
  • Mensajes para Reflexionar
  • Personajes Disney
  • Salud y Prevención
  • Sucesos y Proezas que conmueven
  • Temas Varios
  • Tu Relación Contigo mismo y el Mundo
  • Un Mundo Inseguro
  • TODAS LAS REVISTAS
  • Selecciones
  • Diners
  • REVISTAS DINERS
  • Diners-Agosto 1989
  • Diners-Mayo 1993
  • Diners-Septiembre 1993
  • Diners-Noviembre 1993
  • Diners-Diciembre 1993
  • Diners-Abril 1994
  • Diners-Mayo 1994
  • Diners-Junio 1994
  • Diners-Julio 1994
  • Diners-Octubre 1994
  • Diners-Enero 1995
  • Diners-Marzo 1995
  • Diners-Junio 1995
  • Diners-Septiembre 1995
  • Diners-Febrero 1996
  • Diners-Julio 1996
  • Diners-Septiembre 1996
  • Diners-Febrero 1998
  • Diners-Abril 1998
  • Diners-Mayo 1998
  • Diners-Octubre 1998
  • Diners-Temas Rescatados
  • REVISTAS SELECCIONES
  • Selecciones-Enero 1965
  • Selecciones-Julio 1968
  • Selecciones-Abril 1969
  • Selecciones-Febrero 1970
  • Selecciones-Marzo 1970
  • Selecciones-Mayo 1970
  • Selecciones-Marzo 1972
  • Selecciones-Julio 1973
  • Selecciones-Diciembre 1973
  • Selecciones-Enero 1974
  • Selecciones-Marzo 1974
  • Selecciones-Marzo 1976
  • Selecciones-Noviembre 1976
  • Selecciones-Enero 1977
  • Selecciones-Septiembre 1977
  • Selecciones-Enero 1978
  • Selecciones-Diciembre 1978
  • Selecciones-Enero 1979
  • Selecciones-Marzo 1979
  • Selecciones-Julio 1979
  • Selecciones-Agosto 1979
  • Selecciones-Abril 1980
  • Selecciones-Agosto 1980
  • Selecciones-Septiembre 1980
  • Selecciones-Septiembre 1981
  • Selecciones-Abril 1982
  • Selecciones-Mayo 1983
  • Selecciones-Julio 1984
  • Selecciones-Junio 1985
  • Selecciones-Septiembre 1987
  • Selecciones-Abril 1988
  • Selecciones-Febrero 1989
  • Selecciones-Abril 1989
  • Selecciones-Marzo 1990
  • Selecciones-Abril 1991
  • Selecciones-Mayo 1991
  • Selecciones-Octubre 1991
  • Selecciones-Diciembre 1991
  • Selecciones-Febrero 1992
  • Selecciones-Junio 1992
  • Selecciones-Septiembre 1992
  • Selecciones-Febrero 1994
  • Selecciones-Mayo 1994
  • Selecciones-Abril 1995
  • Selecciones-Mayo 1995
  • Selecciones-Septiembre 1995
  • Selecciones-Junio 1996
  • Selecciones-Mayo 1997
  • Selecciones-Enero 1998
  • Selecciones-Febrero 1998
  • Selecciones-Julio 1999
  • Selecciones-Diciembre 1999
  • Selecciones-Febrero 2000
  • Selecciones-Diciembre 2001
  • Selecciones-Febrero 2002
  • Selecciones-Mayo 2005
  • Para guardar la imagen elige dónde vas a guardarla y seguido da click en la o las imágenes deseadas.
    Para dar Zoom o Fijar la imagen sigue el mismo procedimiento.
    -----------------------------------------------------------
    Slide 1     Slide 2     Slide 3










    Header

    -----------------------------------------------------------
    Guardar todas las imágenes
    Dar Zoom a la Imagen
    Fijar la Imagen de Fondo
    No fijar la Imagen de Fondo
    -----------------------------------------------------------
    Colocar imagen en Header
    No colocar imagen en Header
    Mover imagen del Header
    Ocultar Mover imagen del Header
    Ver Banco de Imágenes del Header

    Imágenes para el Header o Cabecera
    Slides
    P
    S1
    S2
    S3
    B1
    B2
    B3
    B4
    B5
    B6
    B7
    B8
    B9
    B10
    H
    Controles Desactivar Slide


    FUNCIONAMIENTO DEL BLOG


    Esta ayuda te permitirá aprovechar las características del Blog.

    Veamos lo que hace cada ícono del MENU:

    Este ícono aparece en todo el blog y permite visualizar las siguientes opciones:

    Guardar Lectura: permite guardar la publicación en la que estás, para ser cargada posteriormente. Opción sólo en las publicaciónes, en Navega Directo no.
    Al aplicar esta opción aparece en el MENU el ícono , el cual indica que hay una publicación guardada. Es visible en todo el blog y al dar click en el mismo una ventana se abre mostrando el o los temas guardados. Das click en un tema y te vas a esa publicación.
    Cuando guardas la publicación, también se guarda la pantalla donde se encuentra el párrafo o la línea que suspendes la lectura. Cuando aplicas esta opción, al entrar a la publicación te desplazarás al punto que suspendiste la lectura, Esta opción es la única forma en que el punto que se guardó cuando se guardó la publicación se hace efectivo. Para que ese párrafo o línea aparezca en el tope de la pantalla, antes de guardar, debes colocarlo en el tope de la misma. Una vez guardado, puedes desplazarte por la publicación sin que el punto o pantalla guardada se altere.
    El punto que se guarda, al guardar la lectura, no se borra cuando regresas a la misma por esta opción. Cuando vuelves a guardar la publicación el punto se actualiza a la pantalla actual.

    Eliminar Lecturas: permite eliminar el registro de las publicaciones guardadas.
    Al aplicar esta opción y al aceptar, se eliminarán todas las publicaciones guardadas.

    Eliminar por Lectura: esta opción aparece cuanto tienes como mínimo dos publicaciones guardadas, y permite eliminarlas por selección. Cuando presionas esta opción aparece la ventana con la lista de publicaciones guardadas.
    Para eliminar una publicación guardada, simplemente selecciona la que desees eliminar.
    Cuando eliminas una publicación guardada y queda solo una, la ventana de esta opción se cierra y esta opción desaparece.

    Guardar Punto: permite guardar un punto específico o la pantalla de la actual lectura. Puedes guardar cuántos puntos desees. Con esta opción puedes crear un índice de la lectura, o marcar la posición de uno o varios párrafos importantes. Cada publicación es independiente. Opción sólo para las publicaciones, no para Navega Directo.
    Al dar click en esta opción se abre una ventana, en la misma hay un recuadro en blanco, el cual sirve para colocar una referencia del párrafo o línea que dejas marcada su posición. Si no colocas una referencia, automáticamente ese punto toma el nombre de "Punto guardado 1", donde 1 es el número del punto que se ha guardado. Si has guardado 5 puntos y el sexto no le pones referencia, tomaría el nombre de "Punto guardado 6".
    Para que el punto o pantalla se guarde con o sin referencia, debes dar click en "Referencia" que se encuentra debajo del recuadro en blanco.
    Cuando aplicas esta opción aparece en el MENU el ícono . Al dar click en el mismo se abre una ventana con el o los puntos guardados. Das click en cualquiera y te desplazas a ese punto o pantalla de la publicación. Aparece sólo en las pubicaciones que tienen al menos un punto o pantalla guardado.

    Borrar Punto(s): permite eliminar el o los puntos guardados. Esta opción aparece cuando has guardado al menos un punto o pantalla. Opción sólo en las publicaciones, no para Navega Directo.
    Cuando aplicas esta opción y aceptas, se borrarán todos los puntos o pantallas que has guardado en esa publicación.

    Borrar por Punto: esta opción aparece cuando tienes como mínimo dos puntos o pantallas guardados, y permite eliminarlos por selección. Cuando presionas esta opción aparece la ventana con la lista de puntos o pantallas guardados.
    Para eliminar un punto o pantalla guardado, simplemente selecciona el que desees eliminar.
    Cuando eliminas un punto o pantalla guardado y queda solo uno, la ventana de esta opción se cierra y esta opción desaparece.

    Ultima Lectura: permite acceder a la última publicación leída. Si entras a otra publicación se guardará en la que estás. Sirve para cuando estás en cualquier parte del blog menos en una publicación.
    Para que la publicación se guarde automáticamente debes haberte desplazado hacia abajo al menos una línea.
    Si al seleccionar esta opción nada ocurre, es porque no has revisado o leído publicación alguna.

    Historial de Nvgc: esta opción aparece en todo el blog y permite ver el Historial de las páginas navegadas.
    Cuando seleccionas esta opción, una ventana se abre mostrando las publicaciones que has navegado. La primera es de fecha más antigua y la última de más reciente.
    Guarda hasta 51 temas o publicaciones. Cuando has llegado a ese límite, se va eliminando desde la más antigua, o sea desde la primera; y se agrega la reciente como última.

    Borrar Historial Nvgc: aparece en todo el blog y permite borrar o limpiar el Historial de Navegación.

    Ocultar TEMAS: permite ocultar el recuadro rectangular, donde dice TEMAS, que se encuentra a mano izquierda de la publicación. Esta opción no está disponible en la página de Inicio ni en las Categorías que seleccionas desde el Menú y tampoco en Navega Directo.
    Cuando das click en esa opción, una ventana se abre con "Otros temas" que te ofrece el blog. Si te desplazas hasta el final de esa ventana, verás dos rectángulos reducidos en su longitud. El primero permite avanzar o retroceder ese grupo de publicaciones. El segundo permite ver los temas desde el último publicado, también verlos de forma aleatoria y ver más temas correspondientes a la categoría de la publicación actual. Cuando entras a una de las listas o por medio de la CATEGORIA que se encuentra en la parte última de la publicación, la opción de "Actual Categoría" no está disponible.

    Mostrar TEMAS: aparece sólo cuando has aplicado "Ocultar TEMAS", y permite mostrar el recuadro rectangular que dice TEMAS, y que se encuentra a mano izquierda de la publicación.

    Mostrar Barra Inferior: esta opción aparece sólo en las publicaciones, no en Navega Directo, y permite mostrar una barra inferior con la paginación. Al hacer esto, en la parte última de la publicación desaparece la paginación.

    Ocultar Barra Inferior: esta opción aparece sólo en las publicaciones y si has aplicado "Mostrar Barra Inferior". Permite ocultar la barra de paginación y la muestra al final de la publicación.

    Ocultar Menú y BI: esta opción aparece sólo en las publicaciones, no en Navega Directo, y permite ocultar el Menú y la Barra Inferior (si la tienes activa). Cuando aplicas esta opción aparece en la parte superior izquierda un punto negro, el mismo permite restaurar el Menú y la Barra Inferior.

    Mostrar Tema: puedes ocultar las opciones del MENU y ver el tema de la publicación. Esta opción aparece sólo en las publicaciones, no en Navega Directo.

    Abrir ventana de Imágenes: permite ver la o las imágenes de la publicación. Esta opción también la encuentras en la parte derecha superior de la publicación y en Navega Directo.
    Cuando la publicación tiene una sola imagen, aparece a mano izquierda los siguientes íconos:
    Cierra la ventana de las imágenes.
    Para cambiar el tamaño de la imagen según su longitud. Cuando aplicas esta opción desparece ese ícono y aparece éste el cual revierte la función. Esta opción no se graba.
    Quita todos los íconos y deja la imagen sola.
    Para guardar la o las imágenes en uno de los Bancos de Imágenes. Puedes guardar por imagen o todas las de la publicación a la vez.
    Para ver las imágenes guardadas, presiona o da click en el "+" que se encuentra a mano izquierda del MENU, para que se abra la ventana de "Otras Opciones", y buscas la opción "Bancos de Imágenes".

    Cuando hay más de una imagen en la publicación, adicionalmente aparecen los siguientes íconos:
    Ver la imagen anterior.
    Ver la imagen siguiente.
    Activa el slide de las imágenes de la publicación actual.
    Cuando activas el slide aparece en la parte superior izquierda el icono y permite desactivar el slide.
    Cuando activas esta opción, aparece en la parte superior izquierda un punto, el cual restaura los íconos.

    Las imágenes se acoplan al ancho de la pantalla y se aprecian bien según la dimensión de las mismas. Cuando son imágenes largas, el dispositivo debe estar vertical, si son cuadradas o rectangulares, debe estar horizontal.

    Navega Directo: permite revisar las publicaciones del Blog por categoría y sin el refresco de pantalla.
    Con este método puedes leer una revista o categoría específica, desde el último tema publicado hasta el primero.
    Si empleas las opciones que están al final de la publicación: POSTERIOR - INICIO - ANTERIOR, cambias a la publicación posterior o anterior de la categoría que estás actualmente. Inicio te lleva a la última publicación realizada de esa categoría.
    Cuando estás revisando una categoría en la ventana de TEMAS, en el grupo que suspendes la revisión se guarda, para cuando regreses a esta sección y vuelvas a revisar esa categoría lo harás desde ese grupo. Puedes revisar las categorías que quieras y cada una guardará el último grupo que suspendes la revisión.
    Lo del párrafo anterior no se cumple cuando se agregan publicaciones nuevas en la categoría.
    Cuando ves una publicación, por este método, se guarda el punto que suspendes la lectura, la publicación y la categoría. Cuando regreses a esta opción, aparecerá la última categoría con la publicación que leiste, en el punto o pantalla que suspendiste la lectura.
    Por cada publicación que veas se guarda el punto, categoría y tema. Eso quiere decir que, estando en esta opción cambias a una categoría y tema que leiste anteriormente, la pantalla se colocará en el punto que suspendiste la lectura.
    Dando click en el tema de la publicación, se abre en otra ventana la publicación en la sección de publicaciones.
    Dando click en la categoría, se abre en otra ventana la sección de CATEGORIAS con la correspondiente.
    A diferencia de ver la publicación de forma normal, no puedes guardar puntos ni la publicación.

    Bancos de Imágenes: Permite revisar y/o eliminar las imágenes guardadas en los Bancos.
    Estos Bancos de Imágenes también puedes usarlos como slide. Dispones de 10 Bancos.
    Puedes guardar hasta 100 imágenes en cada uno, haciendo un total de 1000.
    Cuando no has guardado imagen alguna, no aparecerá ningún Banco. Sólo verás los Bancos que tengan como mínimo una imagen.
    Cada Banco se presentará por medio de la primera imagen guardada en el mismo. Das click en la imagen y te da las opciones mencionadas en "Abrir ventana de imágenes", más los íconos el cual permite eliminar la imagen en pantalla, y que permite copiar la imagen en pantalla a otro Banco..
    En la parte última aparecerá la opción de "Vaciar el Banco" por cada Banco de Imágenes que tenga al menos una guardada y permite eliminar todas las imágenes guardadas en el mismo.

    Ayuda: permite ver esta Ayuda para conocer el funcionamiento del Blog.


    Este ícono aparece en todo el Blog y permite ver los temas de cualquier categoría con una introducción de las mismas. Su presentación es en orden de publicación de la categoría.
    Si has entrado a alguna CATEGORIA y seleccionas otra, la carga es directa, por lo que no hay refresco de pantalla.
    Si estás revisando alguna categoría en particular, cuando regreses al Blog y revises la misma categoría, comenzarás desde la última revisión hecha; y no desde el comienzo. Lo mismo es para cualquier cantidad de categorías que revises, cada una es independiente.
    Si das click en el tema o en "...más" la publicación se abre en la misma ventana, si lo haces en la imagen se abre en otra ventana.
    Aquí puedes cambiar el estilo de las miniaturas.
    Cuando cambias el estilo de las miniaturas y aplicas "Solo Imagen (para los Libros)", y anteriormente has traveseado en los "Bordes", las imágenes no van a estar centradas. Para que se restaure su posición presiona en "Bordes" la opción "Normal".
    La opción "Solo Imagen (para los Libros)" se hizo especialmente para la categoría de los Libros.


    Permite ver las siguientes listas de todas las publicaciones realizadas:

    Por Categoría: lista alfabética por Categoría
    En estas listas no está incluido Libros y Relatos. Cuando accedes con esta opción, en pantalla aparecen todas las categorías en orden alfabético por categoría y aparece el ícono , en el MENU, el cual te da la opción de seleccionar la categoría a ver con los temas que dispone. No hay refresco de pantalla, es directo.
    Dando click en el tema te vas a la publicación, y dando click en '+' te da una introducción del mismo. Si estás en la introducción puedes ir directamente a la publicación completa dando click en el tema o en '...más'. Dando click en la imagen la publicación se abre en otra ventana.

    Libros: lista alfabética de todos los libros.
    Dando click en el tema te vas a la publicación, y dando click en '+' te da una introducción del mismo. Si estás en la introducción puedes ir directamente a la publicación completa dando click en el tema o en '...más'. Dando click en la imagen la publicación se abre en otra ventana.

    Relatos: lista alfabética de todos los Relatos.
    Funciona igual que en la lista de Libros.

    Por Autor: lista alfabética por autor de los Libros y Relatos.
    Funciona igual que en la lista de Libros.
    Según la fuerza del wifi será la velocidad de carga de las mismas, debes tener paciencia.

    Alfabético de Todo: lista alfabética de todo lo publicado en el Blog.
    Funciona igual que en la lista de Libros.
    Según la fuerza del wifi será la velocidad de carga de las mismas, debes tener paciencia.

    Lista Gráfica de las Revistas muestras todas las revistas Diners y Selecciones en imagen grande. Das click en la imagen y una ventana se abre mostrando los temas de esa edición. Cuando entras a cualquier publicación, la misma se abre en otra ventana, de esa forma podrás llevar la continuación de los temas de esa revista.
    Cuando navegas por esta sección se guarda el punto o posición en que te has quedado. Si has revisado los temas de una revista, cuando regreses a esta sección, te situarás en la imagen de esa revista.


    Permite ver las lista de las publicaciones guardadas. Tocas el tema y se va a la publicación.
    Este ícono solo aparece cuando tienes, al menos, una publicación guardada.


    Este ícono aparece sólo en las publicaciones y permite ver la lista de los puntos o pantallas guardados en esa publicación. Si no has guardado al menos un punto o pantalla el ícono no aparece.


    Este ícono aparece solo en las publicaciones y en Navega Directo. Permite ver las siguientes opciones que son para desplazamiento automático de la misma:

    Permite activar el desplazamiento automático y aparecen las siguientes opciones:

    Detiene el desplazamiento automático.

    Opción uno para aumentar la velocidad del desplazamiento.

    Opción dos para aumentar la velocidad del desplazamiento.

    Opción tres para aumentar la velocidad del desplazamiento.

    Para regresar a la velocidad estándar, presiona la opción para detener el desplazamiento y luego la de activar el desplazamiento.

    Cuando activas esta opción, el rectángulo de TEMAS, que se encuentra a mano izquierda, y la BARRA DE PAGINACION desaparecen, permitiendo leer con tranquilidad. Cuando presionas el botón de detener el desplazamiento el rectángulo y la barra aparecen nuevamente. Esto no ocurre en Navega Directo.


    Este ícono aparece solo en las publicaciones y en Navega Directo. Permite visualizar las siguientes opciones:

    Permite las siguientes opciones para el texto:
    ● Alinear el texto: izquierda, centrarlo o justificarlo.
    ● Cambiar el tipo de letra.
    ● Aumentar o reducir el espacio entre las líneas.
    ● Cambiar el tamaño del texto. Si cambias en la publicación no afecta a la página de INICIO, y viceversa.
    ● Ampliar el margen derecho e izquierdo.

    Permite las siguientes opciones para el color del texto:
    ● Cambiar el color de todo el texto, incluido la fecha de publicación, la categoría, los links y flechas de paginación. Si has hecho cambios de color en el TEMA, SUBTEMA y/o NEGRILLAS, al cambiar el color del todo el texto éstos no se veran cambiados. Para que tomen el color del texto general cambiado debes presionar la opción ORIGINAL en cada uno.
    ● Cambiar el color sólo del tema.
    ● Cambiar el color sólo de los subtemas.
    ● Cambiar el color del texto en negrillas.

    Cambiar el color del fondo del texto.

    Reducir el tamaño de las imágenes.


    Regresa al MENU principal.

    Aparece sólo en la página de INICIO y si has entrado a ver una categoría por medio del ícono . Permite cambiar la presentación de las miniaturas.

    Te lleva a la página de INICIO.


    OTRAS CARACTERISTICAS

    ● Cuando entras a una publicación, automáticamente se guarda el punto o la pantalla que suspendiste la lectura. Esta opción es diferente a la que se describe en el siguiente ítem. Si navegas por la publicación se guardará el punto o pantalla que te quedas de la misma.

    ● Cuando guardas una publicación se guarda también el punto o pantalla que suspendiste la lectura. Es independiente a la opción del ítem de arriba. Con este método sí puedes navegar por la publicación. Para que el punto o pantalla de retorno funcione debes cargar la publicación desde la opción que aparece en el MENU en PUBLICACIONES GUARDADAS.

    ● Tienes dos formas de ver las CATEGORIAS del Blog:
    La primera es la indicada anteriormente, que se encuentra en el MENU con el ícono
    La segunda es dando click en la categoría que se encuentra en la parte última de la publicación o también al comienzo de la publicación en Navega Directo. Este método te permite ver sólo la categoría de esa publicación. Cuando das click en la imagen y en "Publicación Completa" te vas a la publicación en la misma ventana; y si das click en el título, es en otra ventana.


    OBSERVACIONES

    ● Si guardas Puntos en una publicación no debes hacer cambios en el texto, ya sea aumentando su tamaño como dando más espacio entre líneas; ya que si lo haces después de guardarlos, el retorno no va a ser el correcto. Debes hacer primero los cambios y luego guardar los puntos o pantallas.
    ● Las LISTAS en texto se actualizan cada dos o tres meses, o a su defecto, cada 100 publicaciones.

    NACIDO POR LA MAÑANA (Gardner Dozois)

    Publicado el jueves, enero 19, 2017
    ALGO había golpeado con fuerza la vieja casa en algún momento durante la guerra y la había aplastado casi por completo. Parecía como si un puño gigantesco hubiera destrozado la parte frontal y ésta hubiera cedido: madera astillada y reducida a pulpa, vigas que sobresalían formando extravagantes ángulos, como dedos mutilados; el primer piso hundido sobre los restos de la planta baja. Los escombros de una chimenea lo cubrían todo con una capa de argamasa roja. A la derecha, un profundo agujero cortaba transversalmente las ruinas y dejaba a la vista todos los estratos de piedra y argamasa mezcladas y la madera chamuscada: todo el material se retorcía sobre sí mismo como los bordes de una herida gangrenada. La hierba se encaramaba desde la parte baja de la colina cerca de la carretera e invadía la casa, envolvía las ruinas con flores silvestres y parras, suavizaba los ángulos de destrucción con verdor.

    Williams llevaba a John allí casi cada día. En otro tiempo, hacía muchos años, habían vivido en aquella casa y pese a que los recuerdos de John sobre aquella época eran confusos, el lugar, independientemente de su estado ruinoso, le recordaba unas vivencias placenteras. John era de lo más feliz en aquel lugar: jugaba satisfecho con palos y piedras en los peldaños de piedra destrozados, se divertía bulliciosamente por entre la maraña de hierba que había convertido el césped en una selva, o jugaba al escondite a la vez que describía inquietantes círculos alrededor de Williams mientras éste se dedicaba a llenar las bolsas de arándanos, llantén, chufas, dientes de león y otras plantas y raíces comestibles.

    Incluso Williams experimentaba un placer agridulce al visitar aquellas ruinas, aunque al ir allí removiera unos recuerdos que más bien prefería dejar reposar. Aquel lugar tenía un punto de plácida melancolía, la combinación de piedra vieja cubierta de musgo con el verde tierno y joven transmitía una extraña sensación sedante, un recordatorio de la certeza irremediable de los ciclos: vida en la muerte, muerte en la vida.

    John surgió de pronto entre las altas hierbas y lleno de regocijo echó una carrera hasta el lugar en que se hallaba Williams con sus bolsas de provisiones.

    —Estaba luchando con los dinosaurios—dijo John—. ¡Con unos muy grandes, impresionantes!

    Williams esbozó una sonrisa algo torcida y dijo:

    — ¡Así me gusta!

    Se inclinó hacia abajo y revolvió un poco el pelo de John. Permanecieron en aquella posición durante un momento: John jadeaba como un perro después de haber corrido tanto, los ojos brillantes; Williams alargaba la caricia en aquella cabecita de pelo enmarañado. A aquellas horas de la mañana parecía que John estaba en continuo movimiento, un movimiento tan constante que casi daba la falsa impresión de descanso, como una corriente de agua de apariencia densa hasta que algo por un momento la hace murmurar y detenerse.

    Tan temprano por la mañana, rara era la vez en que John permanecía un momento quieto. Y cuando lo hacía, como en aquel momento, daba la sensación de que quedaba petrificado, con una expresión de sobresalto, abstraído como si estuviera oyendo unas voces que nadie más pudiera oír. En ocasiones como aquélla, Williams le observaba con gran vehemencia, trataba de verse a sí mismo en el otro, algunas veces lo conseguía y otras no, y se preguntaba al mismo tiempo qué era lo que más le dolía y por qué.

    Con un suspiro, Williams apartó la mano. El sol estaba cada vez más alto y había que pensar en el regreso al campamento si querían llegar a tiempo para realizar las tareas más duras. Williams se inclinó lentamente y recogió las bolsas de provisiones, no sin refunfuñar un poco al colocar el peso sobre el hombro; aquella mañana se lo habían montado muy bien.

    —Vamos, John—dijo Williams—, ya es hora de marcharnos.

    Y emprendió el camino cojeando algo más de lo acostumbrado a causa del peso añadido. John, que correteaba a su lado, moviendo con energía aquellas cortas piernas, pareció darse cuenta de ello.

    — ¿Te ayudo a llevar las bolsas?—gritó con entusiasmo—. ¿Puedo...? ¡Ya soy mayor!

    Williams sonrió negando con la cabeza.

    —De momento, no, John, gracias—contestó—. Tal vez dentro de un rato.

    Dejaron atrás las frías sombras de la casa en ruinas y emprendieron la marcha de vuelta al campamento por la carretera desierta.

    El sol apretaba fuerte en aquel cielo despejado y los insectos empezaban a zumbar en algún punto con una áspera y metálica estridencia que curiosamente recordaba una sierra circular. Aparte del murmullo del viento entre las altas hierbas y el trigo silvestre, el bamboleo y el susurro de los árboles y la voz aguda y silbante de John, no se oía otro sonido. Las hierbas habían crecido entre el pavimento: unos minúsculos y verdes dedos que habían reventado y resquebrajado la superficie de la carretera, troceada en bloques desiguales. Unos años más y allí ya no quedaría carretera, sólo un rastro impreciso bajo la maleza y, más tarde, ni siquiera eso. El tiempo había de borrarlo todo, enterrarlo con nuevos árboles, poco a poco se levantarían nuevas colinas, se crearía un nuevo paisaje que cubriría el antiguo. Ya la hierba y la arveja se habían comido los extremos de las curvas más pronunciadas y el viento había transportado la capa superficial de tierra a la carretera. Ahora, en determinados puntos, se veían pimpollos en medio de la carretera, que hacían invisibles los descoloridos indicadores de distancias y ciudades.

    John corría delante; encontró una piedra para lanzar, retrocedió, dio una vuelta en torno a Williams como si estuviera atado a un invisible ronzal. Avanzaban por el centro de la carretera; John simulaba que la desdibujada línea blanca era una cuerda floja y agitaba los brazos en busca de equilibrio, a la vez que se alertaba a sí mismo sobre los seres del abismo que le engullirían si daba un paso en falso y caía.

    Williams mantenía un ritmo uniforme, sin apresurarse: era el modelo de anciano tieso como un palo, el pelo blanco como la nieve resplandeciente bajo el sol, machete al cinto, y un viejo Winchester 30-30 colgado a la espalda, a pesar de que no pensaba que fueran a necesitarlo. Tenía claro que no eran las únicas personas que quedaban en el mundo — aunque en muchas ocasiones creyera lo contrario—, pero hacía años que habían evacuado a la población de la zona y desde que él y John habían vuelto allí en su largo viaje desde el sur no habían visto ni un alma. Nadie les encontraría allí.

    En aquel momento pasaban por delante de unos restos de edificios a lo largo de la carretera, todo lo que había quedado de una pequeña ciudad: la ennegrecida línea ondulada de tejados enredada con hierbas; cimientos de piedra a la vista cual almenas para gnomos; un deteriorado grifo para agua obstruido por las telarañas; un surtidor de gasolina ocupado por pájaros y roedores. Se desviaron hacia una carretera secundaria de grava, pasaron por delante de la quemada estructura de otra estación de servicio y los escombros de una caseta cubierta de trastos zarandeados por el viento. En lo alto, un semáforo oxidado se balanceaba pendiente de un cable combado. Alguien había atado un letrero de color naranja y blanco con un conjuro en un lado de la señal de tráfico y en el otro, en la parte opuesta a la ciudad, que daba hacia el mundo hostil, se veía el ojo del mal, pintado en un rojo-fuerte y chillón sobre un fondo blanco. Durante los últimos días todo se había enrarecido mucho.

    A Williams le costaba seguir los pasos cada vez más largos de John y pensó que ya iba siendo hora de dejar que llevara las bolsas. John las levantó con facilidad, mostró a Williams los sólidos y blancos dientes en una abierta sonrisa y emprendió la marcha por la última larga cuesta, que había de llevarles al campamento situado en la colina, con aquellas largas piernas que le permitían avanzar a un ritmo al que Williams no podía enfrentarse. Éste soltaba palabrotas sin mala intención y John, al tiempo que reía, se detuvo a esperarle en lo alto del cerro.

    Habían montado el campamento lejos de la carretera, en la cima de un risco, justo por encima de un riachuelo. En otra época hubo allí un restaurante, del que quedaban aún en pie un rincón, dos muros y una parte del tejado, que con tan sólo una lona extendida podía convertirse en un cobijo nada despreciable. Sin duda tendrían que encontrar algo mejor para el invierno, pero para el mes de julio reunía suficientes condiciones, estaba bastante escondido y cerca del agua.

    A su alrededor, en dirección norte y este, se extendían unas sinuosas lomas cubiertas de árboles. Hacia el sur, al otro lado del río, las lomas se hacían cada vez menos pronunciadas y desembocaban en una llanura y el mundo se abría en una panorámica que abarcaba hasta el horizonte.

    Comieron a toda prisa y se pusieron manos a la obra, a cortar leña, a retirar las redes que Williams había colocado en el río para atrapar peces, a transportar agua para cocinar, subiendo la pronunciada cuesta que llevaba al campamento. Williams dejó que John se responsabilizara del trabajo más pesado. John cantaba y silbaba feliz mientras realizaba las tareas y en una ocasión, en el camino de vuelta después de depositar leña en el cobijo, soltó una carcajada, cogió a Williams en brazos, lo levantó hacia arriba y le hizo bailar describiendo un pequeño círculo antes de dejarlo otra vez en el suelo.

    —Estás en forma, ¿verdad?—dijo Williams en un tono serio y burlón, mientras contemplaba el rostro sudoroso que le sonreía.
    —Alguien tiene que hacer el trabajo aquí—respondió John, animado, y ambos se echaron a reír—. Estoy impaciente por volver al campamento—dijo con entusiasmo—. Ahora me siento muchísimo mejor. Estoy estupendamente. ¿Vamos a quedarnos mucho rato más aquí fuera?—Imploraba a Williams con la mirada—. ¿Verdad que volveremos pronto?
    —Sí —le mintió Williams—, volveremos muy pronto.

    Pero John empezaba a cansarse. Al anochecer sus pasos ya no eran tan ligeros y la respiración se hacía cada vez más pesada y laboriosa. Hizo una pausa a mitad de la tarea que se traía entre manos, dejó el hacha con la que cortaba los troncos y se quedó un momento en silencio sin contemplar nada en concreto, con un aire inexpresivo.

    De pronto quedó absorto, callado, con los ojos apagados. Se tambaleó y se pasó la palma de la mano por la frente. Williams le ayudó a sentarse en un tocón cercano al improvisado hogar. Permaneció en silencio, contemplando abstraído el suelo, mientras Williams se apresuraba a encender el fuego, limpiaba y troceaba el pescado, cortaba las raíces de diente de león, las hojas de achicoria y ponía agua a hervir. El sol ya había descendido, las luciérnagas flotaban por encima del río, centelleantes como linternas mágicas en la oscuridad aterciopelada.

    Williams hizo cuanto pudo para conseguir que John cenara, con la esperanza de que pudiera comer algo mientras quedara algún diente, pero a John no le apetecía. Al cabo de poco, dejó el plato de hojalata y sin abrir la boca dirigió la mirada hacia el sur, más allá de las oscuras tierras que se extendían allende el río, apenas perceptibles en la tenue luz de una luna en cuarto creciente. Su rostro mostraba preocupación y melancolía, en él comenzaba a dibujarse la papada. La línea del nacimiento del pelo retrocedía en un amplio arco a partir de la frente y dibujaba unas considerables entradas. Movió los labios con gran indecisión unas cuantas veces y por fin dijo: — ¿He estado... enfermo?

    —Sí, John—respondió Williams cariñosamente—. Has estado enfermo.
    —No logro... no logro recordarlo—se quejó John. Su voz era entrecortada, ronca, quejosa—. Todo es tan desconcertante. No consigo aclararme...

    En alguna parte del invisible horizonte, tal vez a unos ciento cincuenta kilómetros de allí, se levantó súbitamente una columna de fuego procedente de los confines del mundo.

    Mientras contemplaban aquello, sobresaltados, ascendió más y más, recorrió kilómetros en el aire, hasta que se convirtió en una delgada y brillante columna de llamas que dividió en dos el apagado cielo oscuro desde el suelo hasta la estratosfera. La columna de fuego ardió uniformemente en el horizonte durante un par de minutos y posteriormente empezó a centellear con destellos verdes, azules, plateados y naranjas, colores que se avivaban y titilaban de forma intermitente al fundirse unos con otros. Lentamente, con una especie de simetría terrible e impresionante, la columna se ensanchó para convertirse en una aplanada figura de diamante de fuego azul blanquecino. Aquel diamante inició un lento movimiento rotatorio sobre su eje y, al girar, se hizo tan brillante que quemaba la vista. Alrededor del deslumbrador diamante flotaban unas misteriosas formas gigantescas, como mariposas nocturnas revoloteando en torno a la luz de una vela que proyectara unas enormes sombras confusas por todo el mundo.

    Se oyó un alarido producido por una voz potente y melancólica, se repitió: un sonido desesperado y terrible cuya resonancia azotó las colinas; el estruendo se alejó por fin lentamente y volvió el silencio.

    El diamante deslumbrador dejó de centellear. En su lugar danzaban las cálidas y blancas estrellas. Éstas se desvanecieron poco a poco y se convirtieron en unos puntos de tonalidades anaranjadas que resplandecían con una luz lúgubre, disminuían la intensidad del parpadeo y desaparecían.

    De nuevo se oscureció el cielo.

    La noche se había conmocionado y reinaba el silencio. Durante un rato la quietud fue completa, después, lentamente, como en un tanteo, de uno en uno, los grillos y las ranas de zarzal reanudaron su serenata nocturna.

    —La guerra... —susurró John. En aquel momento la voz aflautada, débil, cansada, traducía su malestar—. ¿Sigue todavía?
    —La guerra se ha convertido en algo... raro—respondió Williams en voz baja—. Cuanto más dura, más extraña se hace. Nuevos aliados, nuevas armas...—Contempló el punto de la oscuridad donde había visto danzar el fuego: en el aire nocturno, en el horizonte, todavía se veía una tenue e inquietante luz trémula, que no acababa de ser un resplandor—. Supongo que a ti te hirió un arma de este tipo. Quizás algo parecido a esto. —Señaló con la cabeza el horizonte y su expresión se endureció—. No lo sé. Ni siquiera sé qué fue esto. No entiendo ya casi nada de lo que sucede en el mundo... Puede que no fuera ni un arma lo que te hirió. Quizás hicieron contigo experimentos biológicos antes de que te marcharas. ¿Quién sabe por qué? También podrían haberlo hecho deliberadamente... como castigo. O como premio. ¿Quién sabe lo que piensan? Podría ser un efecto secundario de algún dispositivo pensado para hacer algo completamente distinto. O bien un accidente; tal vez te acercaste demasiado a algo parecido a esto cuando hacía lo que se supone que debe hacer. —Williams permaneció un momento en silencio y luego suspiró—. Sucediera lo que sucediese, de una forma u otra, después me tuviste a mí y yo me hice cargo de ti. Desde entonces nos hemos escondido, errantes de un lugar a otro.

    Los dos habían quedado prácticamente cegados mientras sus ojos se adaptaban de nuevo a la oscuridad, pero ahora, forzando la vista en el trémulo resplandor del fuego que habían avivado, Williams vio otra vez a John. Estaba completamente calvo, las mejillas chupadas, y los ojos apagados y amarillentos profundamente hundidos en aquel rostro destrozado. Hizo esfuerzos para ponerse de pie y luego se desplomó otra vez sobre el tocón.

    —No puedo...—murmuró. Unas débiles lágrimas recorrieron sus mejillas. Empezó a temblar.

    Con un suspiro, Williams se levantó y echó un par de puñados de hojas en el agua que hervía para hacer té de hojas de pino blanco. Ayudó a John a trasladarse medio cojeando hasta el camastro, aguantaba prácticamente todo su peso, casi lo llevaba a cuestas; no le costó mucho; había empequeñecido, estaba débil, era curioso lo poco que pesaba, parecía hecho de tela, algodón y astillas, en vez de carne y hueso. Le ayudó a tumbarse, le arropó con una manta a pesar del calor de la noche y se concentró en la tarea de hacerle tomar un poco de té.

    Bebió dos tazas llenas hasta el borde antes de que sus dedos se debilitaran tanto como para no poder sostener el recipiente, y también antes de que el mantener la cabeza erguida resultara para él un esfuerzo demasiado grande. Los ojos de John habían perdido la expresión, brillaban y no veían nada; su rostro no era más que un cráneo, terroso y lleno de manchas, con la piel completamente pegada a los huesos.

    Tiraba atropelladamente de la manta con las manos; ahora éstas tenían un aspecto momificado, su piel era traslúcida como el pergamino y las azules venas se transparentaban.

    A medida que avanzaba la noche, John se inquietaba y gemía de forma incoherente, volvía la cabeza de aquí para allá sin ver nada, mascullaba al azar fragmentos de palabras y frases, levantaba en algún momento la voz con un sofocado grito gutural que no traducía palabra alguna, antes bien desconcierto, indignación y dolor. Williams, sereno, permanecía sentado a su lado y acariciaba aquellas arrugadas manos, secaba el sudor de su frente.

    —Ahora a dormir...—le decía con dulzura. John lloriqueaba, emitía gemidos procedentes del fondo de la garganta—. Duérmete. Mañana volveremos a la casa. ¿Verdad que tendrás ganas de ir? Pero ahora tienes que dormir, dormir...

    John se tranquilizó por fin, cerró lentamente los ojos y su respiración se hizo cada vez más profunda y uniforme.

    Williams se quedó sentado pacientemente a su lado, sin apartar la mano apaciguadora del hombro de John. El pelo de éste empezaba a despuntar de nuevo, la piel arrugada del rostro se alisaba a medida que se fundía en la niñez.

    Cuando Williams estuvo seguro de que John se había dormido, le arropó bien con la manta y le dijo: —Que duermas bien, papá.

    Luego, lentamente, con gran vehemencia, en silencio, se echó a llorar.


    Fin