• GUARDAR IMAGEN


  • GUARDAR TODAS LAS IMAGENES

  • COPIAR IMAGEN A:

  • OTRAS OPCIONES
  • ● Eliminar Lecturas
  • ● Ultima Lectura
  • ● Historial de Nvgc
  • ● Borrar Historial Nvgc
  • ● Ayuda
  • PUNTO A GUARDAR



  • Tipea en el recuadro blanco alguna referencia, o, déjalo en blanco y da click en "Referencia"
  • TODAS LAS REVISTAS
  • Todas Las Revistas Diners
  • Todas Las Revistas Selecciones
  • CATEGORIAS
  • Libros
  • Libros-Relatos Cortos
  • Arte-Graficos
  • Bellezas Del Cine Y Television
  • Biografias
  • Chistes
  • Consejos Sanos
  • Cuidando Y Encaminando A Los Hijos
  • Datos Interesantes
  • Paisajes Y Temas Varios
  • La Relacion De Pareja
  • La Tia Eulogia
  • La Vida Se Ha Convertido En Un Lucro
  • Mensajes Para Reflexionar
  • Personajes Disney
  • Salud Y Prevencion
  • Sucesos-Proezas
  • Temas Varios
  • Tu Relacion Contigo Mismo Y El Mundo
  • Un Mundo Inseguro
  • REVISTAS DINERS
  • Diners-Agosto 1989
  • Diners-Mayo 1993
  • Diners-Septiembre 1993
  • Diners-Noviembre 1993
  • Diners-Diciembre 1993
  • Diners-Abril 1994
  • Diners-Mayo 1994
  • Diners-Junio 1994
  • Diners-Julio 1994
  • Diners-Octubre 1994
  • Diners-Enero 1995
  • Diners-Marzo 1995
  • Diners-Junio 1995
  • Diners-Septiembre 1995
  • Diners-Febrero 1996
  • Diners-Julio 1996
  • Diners-Septiembre 1996
  • Diners-Febrero 1998
  • Diners-Abril 1998
  • Diners-Mayo 1998
  • Diners-Octubre 1998
  • Diners-Temas Rescatados
  • REVISTAS SELECCIONES
  • Selecciones-Enero 1965
  • Selecciones-Julio 1968
  • Selecciones-Abril 1969
  • Selecciones-Febrero 1970
  • Selecciones-Marzo 1970
  • Selecciones-Mayo 1970
  • Selecciones-Marzo 1972
  • Selecciones-Julio 1973
  • Selecciones-Diciembre 1973
  • Selecciones-Enero 1974
  • Selecciones-Marzo 1974
  • Selecciones-Marzo 1976
  • Selecciones-Noviembre 1976
  • Selecciones-Enero 1977
  • Selecciones-Septiembre 1977
  • Selecciones-Enero 1978
  • Selecciones-Diciembre 1978
  • Selecciones-Enero 1979
  • Selecciones-Marzo 1979
  • Selecciones-Julio 1979
  • Selecciones-Agosto 1979
  • Selecciones-Abril 1980
  • Selecciones-Agosto 1980
  • Selecciones-Septiembre 1980
  • Selecciones-Septiembre 1981
  • Selecciones-Abril 1982
  • Selecciones-Mayo 1983
  • Selecciones-Julio 1984
  • Selecciones-Junio 1985
  • Selecciones-Septiembre 1987
  • Selecciones-Abril 1988
  • Selecciones-Febrero 1989
  • Selecciones-Abril 1989
  • Selecciones-Marzo 1990
  • Selecciones-Abril 1991
  • Selecciones-Mayo 1991
  • Selecciones-Octubre 1991
  • Selecciones-Diciembre 1991
  • Selecciones-Febrero 1992
  • Selecciones-Junio 1992
  • Selecciones-Septiembre 1992
  • Selecciones-Febrero 1994
  • Selecciones-Mayo 1994
  • Selecciones-Abril 1995
  • Selecciones-Mayo 1995
  • Selecciones-Septiembre 1995
  • Selecciones-Junio 1996
  • Selecciones-Mayo 1997
  • Selecciones-Enero 1998
  • Selecciones-Febrero 1998
  • Selecciones-Julio 1999
  • Selecciones-Diciembre 1999
  • Selecciones-Febrero 2000
  • Selecciones-Diciembre 2001
  • Selecciones-Febrero 2002
  • Selecciones-Mayo 2005
  • CATEGORIAS
  • Arte-Gráficos
  • Bellezas
  • Biografías
  • Chistes que llegan a mi Email
  • Consejos Sanos para el Alma
  • Cuidando y Encaminando a los Hijos
  • Datos Interesantes
  • Fotos: Paisajes y Temas varios
  • La Relación de Pareja
  • La Tía Eulogia
  • La Vida se ha convertido en un Lucro
  • Mensajes para Reflexionar
  • Personajes Disney
  • Salud y Prevención
  • Sucesos y Proezas que conmueven
  • Temas Varios
  • Tu Relación Contigo mismo y el Mundo
  • Un Mundo Inseguro
  • TODAS LAS REVISTAS
  • Selecciones
  • Diners
  • REVISTAS DINERS
  • Diners-Agosto 1989
  • Diners-Mayo 1993
  • Diners-Septiembre 1993
  • Diners-Noviembre 1993
  • Diners-Diciembre 1993
  • Diners-Abril 1994
  • Diners-Mayo 1994
  • Diners-Junio 1994
  • Diners-Julio 1994
  • Diners-Octubre 1994
  • Diners-Enero 1995
  • Diners-Marzo 1995
  • Diners-Junio 1995
  • Diners-Septiembre 1995
  • Diners-Febrero 1996
  • Diners-Julio 1996
  • Diners-Septiembre 1996
  • Diners-Febrero 1998
  • Diners-Abril 1998
  • Diners-Mayo 1998
  • Diners-Octubre 1998
  • Diners-Temas Rescatados
  • REVISTAS SELECCIONES
  • Selecciones-Enero 1965
  • Selecciones-Julio 1968
  • Selecciones-Abril 1969
  • Selecciones-Febrero 1970
  • Selecciones-Marzo 1970
  • Selecciones-Mayo 1970
  • Selecciones-Marzo 1972
  • Selecciones-Julio 1973
  • Selecciones-Diciembre 1973
  • Selecciones-Enero 1974
  • Selecciones-Marzo 1974
  • Selecciones-Marzo 1976
  • Selecciones-Noviembre 1976
  • Selecciones-Enero 1977
  • Selecciones-Septiembre 1977
  • Selecciones-Enero 1978
  • Selecciones-Diciembre 1978
  • Selecciones-Enero 1979
  • Selecciones-Marzo 1979
  • Selecciones-Julio 1979
  • Selecciones-Agosto 1979
  • Selecciones-Abril 1980
  • Selecciones-Agosto 1980
  • Selecciones-Septiembre 1980
  • Selecciones-Septiembre 1981
  • Selecciones-Abril 1982
  • Selecciones-Mayo 1983
  • Selecciones-Julio 1984
  • Selecciones-Junio 1985
  • Selecciones-Septiembre 1987
  • Selecciones-Abril 1988
  • Selecciones-Febrero 1989
  • Selecciones-Abril 1989
  • Selecciones-Marzo 1990
  • Selecciones-Abril 1991
  • Selecciones-Mayo 1991
  • Selecciones-Octubre 1991
  • Selecciones-Diciembre 1991
  • Selecciones-Febrero 1992
  • Selecciones-Junio 1992
  • Selecciones-Septiembre 1992
  • Selecciones-Febrero 1994
  • Selecciones-Mayo 1994
  • Selecciones-Abril 1995
  • Selecciones-Mayo 1995
  • Selecciones-Septiembre 1995
  • Selecciones-Junio 1996
  • Selecciones-Mayo 1997
  • Selecciones-Enero 1998
  • Selecciones-Febrero 1998
  • Selecciones-Julio 1999
  • Selecciones-Diciembre 1999
  • Selecciones-Febrero 2000
  • Selecciones-Diciembre 2001
  • Selecciones-Febrero 2002
  • Selecciones-Mayo 2005
  • Para guardar la imagen elige dónde vas a guardarla y seguido da click en la o las imágenes deseadas.
    Para dar Zoom o Fijar la imagen sigue el mismo procedimiento.
    -----------------------------------------------------------
    Slide 1     Slide 2     Slide 3










    Header

    -----------------------------------------------------------
    Guardar todas las imágenes
    Dar Zoom a la Imagen
    Fijar la Imagen de Fondo
    No fijar la Imagen de Fondo
    -----------------------------------------------------------
    Colocar imagen en Header
    No colocar imagen en Header
    Mover imagen del Header
    Ocultar Mover imagen del Header
    Ver Banco de Imágenes del Header

    Imágenes para el Header o Cabecera
    Slides
    P
    S1
    S2
    S3
    B1
    B2
    B3
    B4
    B5
    B6
    B7
    B8
    B9
    B10
    H
    Controles Desactivar Slide


    T E M A S








































































































    FUNCIONAMIENTO DEL BLOG


    Esta ayuda te permitirá aprovechar las características del Blog.

    Veamos lo que hace cada ícono del MENU:

    Este ícono aparece en todo el blog y permite visualizar las siguientes opciones:

    Guardar Lectura: permite guardar la publicación en la que estás, para ser cargada posteriormente. Opción sólo en las publicaciónes, en Navega Directo no.
    Al aplicar esta opción aparece en el MENU el ícono , el cual indica que hay una publicación guardada. Es visible en todo el blog y al dar click en el mismo una ventana se abre mostrando el o los temas guardados. Das click en un tema y te vas a esa publicación.
    Cuando guardas la publicación, también se guarda la pantalla donde se encuentra el párrafo o la línea que suspendes la lectura. Cuando aplicas esta opción, al entrar a la publicación te desplazarás al punto que suspendiste la lectura, Esta opción es la única forma en que el punto que se guardó cuando se guardó la publicación se hace efectivo. Para que ese párrafo o línea aparezca en el tope de la pantalla, antes de guardar, debes colocarlo en el tope de la misma. Una vez guardado, puedes desplazarte por la publicación sin que el punto o pantalla guardada se altere.
    El punto que se guarda, al guardar la lectura, no se borra cuando regresas a la misma por esta opción. Cuando vuelves a guardar la publicación el punto se actualiza a la pantalla actual.

    Eliminar Lecturas: permite eliminar el registro de las publicaciones guardadas.
    Al aplicar esta opción y al aceptar, se eliminarán todas las publicaciones guardadas.

    Eliminar por Lectura: esta opción aparece cuanto tienes como mínimo dos publicaciones guardadas, y permite eliminarlas por selección. Cuando presionas esta opción aparece la ventana con la lista de publicaciones guardadas.
    Para eliminar una publicación guardada, simplemente selecciona la que desees eliminar.
    Cuando eliminas una publicación guardada y queda solo una, la ventana de esta opción se cierra y esta opción desaparece.

    Guardar Punto: permite guardar un punto específico o la pantalla de la actual lectura. Puedes guardar cuántos puntos desees. Con esta opción puedes crear un índice de la lectura, o marcar la posición de uno o varios párrafos importantes. Cada publicación es independiente. Opción sólo para las publicaciones, no para Navega Directo.
    Al dar click en esta opción se abre una ventana, en la misma hay un recuadro en blanco, el cual sirve para colocar una referencia del párrafo o línea que dejas marcada su posición. Si no colocas una referencia, automáticamente ese punto toma el nombre de "Punto guardado 1", donde 1 es el número del punto que se ha guardado. Si has guardado 5 puntos y el sexto no le pones referencia, tomaría el nombre de "Punto guardado 6".
    Para que el punto o pantalla se guarde con o sin referencia, debes dar click en "Referencia" que se encuentra debajo del recuadro en blanco.
    Cuando aplicas esta opción aparece en el MENU el ícono . Al dar click en el mismo se abre una ventana con el o los puntos guardados. Das click en cualquiera y te desplazas a ese punto o pantalla de la publicación. Aparece sólo en las pubicaciones que tienen al menos un punto o pantalla guardado.

    Borrar Punto(s): permite eliminar el o los puntos guardados. Esta opción aparece cuando has guardado al menos un punto o pantalla. Opción sólo en las publicaciones, no para Navega Directo.
    Cuando aplicas esta opción y aceptas, se borrarán todos los puntos o pantallas que has guardado en esa publicación.

    Borrar por Punto: esta opción aparece cuando tienes como mínimo dos puntos o pantallas guardados, y permite eliminarlos por selección. Cuando presionas esta opción aparece la ventana con la lista de puntos o pantallas guardados.
    Para eliminar un punto o pantalla guardado, simplemente selecciona el que desees eliminar.
    Cuando eliminas un punto o pantalla guardado y queda solo uno, la ventana de esta opción se cierra y esta opción desaparece.

    Ultima Lectura: permite acceder a la última publicación leída. Si entras a otra publicación se guardará en la que estás. Sirve para cuando estás en cualquier parte del blog menos en una publicación.
    Para que la publicación se guarde automáticamente debes haberte desplazado hacia abajo al menos una línea.
    Si al seleccionar esta opción nada ocurre, es porque no has revisado o leído publicación alguna.

    Historial de Nvgc: esta opción aparece en todo el blog y permite ver el Historial de las páginas navegadas.
    Cuando seleccionas esta opción, una ventana se abre mostrando las publicaciones que has navegado. La primera es de fecha más antigua y la última de más reciente.
    Guarda hasta 51 temas o publicaciones. Cuando has llegado a ese límite, se va eliminando desde la más antigua, o sea desde la primera; y se agrega la reciente como última.

    Borrar Historial Nvgc: aparece en todo el blog y permite borrar o limpiar el Historial de Navegación.

    Ocultar TEMAS: permite ocultar el recuadro rectangular, donde dice TEMAS, que se encuentra a mano izquierda de la publicación. Esta opción no está disponible en la página de Inicio ni en las Categorías que seleccionas desde el Menú y tampoco en Navega Directo.
    Cuando das click en esa opción, una ventana se abre con "Otros temas" que te ofrece el blog. Si te desplazas hasta el final de esa ventana, verás dos rectángulos reducidos en su longitud. El primero permite avanzar o retroceder ese grupo de publicaciones. El segundo permite ver los temas desde el último publicado, también verlos de forma aleatoria y ver más temas correspondientes a la categoría de la publicación actual. Cuando entras a una de las listas o por medio de la CATEGORIA que se encuentra en la parte última de la publicación, la opción de "Actual Categoría" no está disponible.

    Mostrar TEMAS: aparece sólo cuando has aplicado "Ocultar TEMAS", y permite mostrar el recuadro rectangular que dice TEMAS, y que se encuentra a mano izquierda de la publicación.

    Mostrar Barra Inferior: esta opción aparece sólo en las publicaciones, no en Navega Directo, y permite mostrar una barra inferior con la paginación. Al hacer esto, en la parte última de la publicación desaparece la paginación.

    Ocultar Barra Inferior: esta opción aparece sólo en las publicaciones y si has aplicado "Mostrar Barra Inferior". Permite ocultar la barra de paginación y la muestra al final de la publicación.

    Ocultar Menú y BI: esta opción aparece sólo en las publicaciones, no en Navega Directo, y permite ocultar el Menú y la Barra Inferior (si la tienes activa). Cuando aplicas esta opción aparece en la parte superior izquierda un punto negro, el mismo permite restaurar el Menú y la Barra Inferior.

    Mostrar Tema: puedes ocultar las opciones del MENU y ver el tema de la publicación. Esta opción aparece sólo en las publicaciones, no en Navega Directo.

    Abrir ventana de Imágenes: permite ver la o las imágenes de la publicación. Esta opción también la encuentras en la parte derecha superior de la publicación y en Navega Directo.
    Cuando la publicación tiene una sola imagen, aparece a mano izquierda los siguientes íconos:

    Cierra la ventana de las imágenes.
    Para cambiar el tamaño de la imagen según su longitud. Cuando aplicas esta opción desparece ese ícono y aparece éste el cual revierte la función. Esta opción no se graba.
    Quita todos los íconos y deja la imagen sola.
    Para guardar la o las imágenes en uno de los Bancos de Imágenes. Puedes guardar por imagen o todas las de la publicación a la vez.
    Para ver las imágenes guardadas, presiona o da click en el "+" que se encuentra a mano izquierda del MENU, para que se abra la ventana de "Otras Opciones", y buscas la opción "Bancos de Imágenes".

    Cuando hay más de una imagen en la publicación, adicionalmente aparecen los siguientes íconos:
    Ver la imagen anterior.
    Ver la imagen siguiente.
    Activa el slide de las imágenes de la publicación actual.
    Cuando activas el slide aparece en la parte superior izquierda el icono y permite desactivar el slide.
    Cuando activas esta opción, aparece en la parte superior izquierda un punto, el cual restaura los íconos.

    Las imágenes se acoplan al ancho de la pantalla y se aprecian bien según la dimensión de las mismas. Cuando son imágenes largas, el dispositivo debe estar vertical, si son cuadradas o rectangulares, debe estar horizontal.

    Navega Directo: permite revisar las publicaciones del Blog por categoría y sin el refresco de pantalla.
    Con este método puedes leer una revista o categoría específica, desde el último tema publicado hasta el primero.
    Si empleas las opciones que están al final de la publicación: POSTERIOR - INICIO - ANTERIOR, cambias a la publicación posterior o anterior de la categoría que estás actualmente. Inicio te lleva a la última publicación realizada de esa categoría.
    Cuando estás revisando una categoría en la ventana de TEMAS, en el grupo que suspendes la revisión se guarda, para cuando regreses a esta sección y vuelvas a revisar esa categoría lo harás desde ese grupo. Puedes revisar las categorías que quieras y cada una guardará el último grupo que suspendes la revisión.
    Lo del párrafo anterior no se cumple cuando se agregan publicaciones nuevas en la categoría.
    Cuando ves una publicación, por este método, se guarda el punto que suspendes la lectura, la publicación y la categoría. Cuando regreses a esta opción, aparecerá la última categoría con la publicación que leiste, en el punto o pantalla que suspendiste la lectura.
    Por cada publicación que veas se guarda el punto, categoría y tema. Eso quiere decir que, estando en esta opción cambias a una categoría y tema que leiste anteriormente, la pantalla se colocará en el punto que suspendiste la lectura.
    Dando click en el tema de la publicación, se abre en otra ventana la publicación en la sección de publicaciones.
    Dando click en la categoría, se abre en otra ventana la sección de CATEGORIAS con la correspondiente.
    A diferencia de ver la publicación de forma normal, no puedes guardar puntos ni la publicación.

    Bancos de Imágenes: Permite revisar y/o eliminar las imágenes guardadas en los Bancos.
    Estos Bancos de Imágenes también puedes usarlos como slide. Dispones de 10 Bancos.
    Puedes guardar hasta 100 imágenes en cada uno, haciendo un total de 1000.
    Cuando no has guardado imagen alguna, no aparecerá ningún Banco. Sólo verás los Bancos que tengan como mínimo una imagen.
    Cada Banco se presentará por medio de la primera imagen guardada en el mismo. Das click en la imagen y te da las opciones mencionadas en "Abrir ventana de imágenes", más los íconos el cual permite eliminar la imagen en pantalla, y que permite copiar la imagen en pantalla a otro Banco..
    En la parte última aparecerá la opción de "Vaciar el Banco" por cada Banco de Imágenes que tenga al menos una guardada y permite eliminar todas las imágenes guardadas en el mismo.

    Ayuda: permite ver esta Ayuda para conocer el funcionamiento del Blog.


    Este ícono aparece en todo el Blog y permite ver los temas de cualquier categoría con una introducción de las mismas. Su presentación es en orden de publicación de la categoría.
    Si has entrado a alguna CATEGORIA y seleccionas otra, la carga es directa, por lo que no hay refresco de pantalla.
    Si estás revisando alguna categoría en particular, cuando regreses al Blog y revises la misma categoría, comenzarás desde la última revisión hecha; y no desde el comienzo. Lo mismo es para cualquier cantidad de categorías que revises, cada una es independiente.
    Si das click en el tema o en "...más" la publicación se abre en la misma ventana, si lo haces en la imagen se abre en otra ventana.
    Aquí puedes cambiar el estilo de las miniaturas.
    Cuando cambias el estilo de las miniaturas y aplicas "Solo Imagen (para los Libros)", y anteriormente has traveseado en los "Bordes", las imágenes no van a estar centradas. Para que se restaure su posición presiona en "Bordes" la opción "Normal".
    La opción "Solo Imagen (para los Libros)" se hizo especialmente para la categoría de los Libros.


    Permite ver las siguientes listas de todas las publicaciones realizadas:

    Por Categoría: lista alfabética por Categoría
    En estas listas no está incluido Libros y Relatos. Cuando accedes con esta opción, en pantalla aparecen todas las categorías en orden alfabético por categoría y aparece el ícono , en el MENU, el cual te da la opción de seleccionar la categoría a ver con los temas que dispone. No hay refresco de pantalla, es directo.
    Dando click en el tema te vas a la publicación, y dando click en '+' te da una introducción del mismo. Si estás en la introducción puedes ir directamente a la publicación completa dando click en el tema o en '...más'. Dando click en la imagen la publicación se abre en otra ventana.

    Libros: lista alfabética de todos los libros.
    Dando click en el tema te vas a la publicación, y dando click en '+' te da una introducción del mismo. Si estás en la introducción puedes ir directamente a la publicación completa dando click en el tema o en '...más'. Dando click en la imagen la publicación se abre en otra ventana.

    Relatos: lista alfabética de todos los Relatos.
    Funciona igual que en la lista de Libros.

    Por Autor: lista alfabética por autor de los Libros y Relatos.
    Funciona igual que en la lista de Libros.
    Según la fuerza del wifi será la velocidad de carga de las mismas, debes tener paciencia.

    Alfabético de Todo: lista alfabética de todo lo publicado en el Blog.
    Funciona igual que en la lista de Libros.
    Según la fuerza del wifi será la velocidad de carga de las mismas, debes tener paciencia.

    Lista Gráfica de las Revistas muestras todas las revistas Diners y Selecciones en imagen grande. Das click en la imagen y una ventana se abre mostrando los temas de esa edición. Cuando entras a cualquier publicación, la misma se abre en otra ventana, de esa forma podrás llevar la continuación de los temas de esa revista.
    Cuando navegas por esta sección se guarda el punto o posición en que te has quedado. Si has revisado los temas de una revista, cuando regreses a esta sección, te situarás en la imagen de esa revista.


    Permite cambiar el tamaño de la letra en la páigna de INICIO a las miniaturas de ÚLTIMAS PUBLICACIONES y a las miniaturas al dar click en TEMAS. En las otras secciones que disponen de este ícono sólo a las miniaturas que aparecen al dar click en TEMAS, que se encuentra a mano izquierda en un recuadro azul. Al cambiar el tamaño de la letra, éste afecta a todas las secciones del Blog.


    Permite ver las lista de las publicaciones guardadas. Tocas el tema y se va a la publicación.
    Este ícono solo aparece cuando tienes, al menos, una publicación guardada.


    Este ícono aparece sólo en las publicaciones y permite ver la lista de los puntos o pantallas guardados en esa publicación. Si no has guardado al menos un punto o pantalla el ícono no aparece.


    Este ícono aparece solo en las publicaciones y en Navega Directo. Permite ver las siguientes opciones que son para desplazamiento automático de la misma:

    Permite activar el desplazamiento automático y aparecen las siguientes opciones:

    Detiene el desplazamiento automático.

    Opción uno para aumentar la velocidad del desplazamiento.

    Opción dos para aumentar la velocidad del desplazamiento.

    Opción tres para aumentar la velocidad del desplazamiento.

    Para regresar a la velocidad estándar, presiona la opción para detener el desplazamiento y luego la de activar el desplazamiento.

    Cuando activas esta opción, el rectángulo de TEMAS, que se encuentra a mano izquierda, y la BARRA DE PAGINACION desaparecen, permitiendo leer con tranquilidad. Cuando presionas el botón de detener el desplazamiento el rectángulo y la barra aparecen nuevamente. Esto no ocurre en Navega Directo.


    Este ícono aparece solo en las publicaciones y en Navega Directo. Permite visualizar las siguientes opciones:

    Permite las siguientes opciones para el texto:
    ● Alinear el texto: izquierda, centrarlo o justificarlo.
    ● Cambiar el tipo de letra.
    ● Aumentar o reducir el espacio entre las líneas.
    ● Cambiar el tamaño del texto. Afecta a todas las secciones del Blog.
    ● Ampliar el margen derecho e izquierdo.

    Permite las siguientes opciones para el color del texto:
    ● Cambiar el color de todo el texto, incluido la fecha de publicación, la categoría, los links y flechas de paginación. Si has hecho cambios de color en el TEMA, SUBTEMA y/o NEGRILLAS, al cambiar el color del todo el texto éstos no se veran cambiados. Para que tomen el color del texto general cambiado debes presionar la opción ORIGINAL en cada uno.
    ● Cambiar el color sólo del tema.
    ● Cambiar el color sólo de los subtemas.
    ● Cambiar el color del texto en negrillas.

    Cambiar el color del fondo del texto.

    Reducir el tamaño de las imágenes.


    Regresa al MENU principal.

    Aparece sólo en la página de INICIO y si has entrado a ver una categoría por medio del ícono . Permite cambiar la presentación de las miniaturas.

    Te lleva a la página de INICIO.


    OTRAS CARACTERISTICAS

    ● Cuando entras a una publicación, automáticamente se guarda el punto o la pantalla que suspendiste la lectura. Esta opción es diferente a la que se describe en el siguiente ítem. Si navegas por la publicación se guardará el punto o pantalla que te quedas de la misma.

    ● Cuando guardas una publicación se guarda también el punto o pantalla que suspendiste la lectura. Es independiente a la opción del ítem de arriba. Con este método sí puedes navegar por la publicación. Para que el punto o pantalla de retorno funcione debes cargar la publicación desde la opción que aparece en el MENU en PUBLICACIONES GUARDADAS.

    ● Tienes dos formas de ver las CATEGORIAS del Blog:
    La primera es la indicada anteriormente, que se encuentra en el MENU con el ícono
    La segunda es dando click en la categoría que se encuentra en la parte última de la publicación o también al comienzo de la publicación en Navega Directo. Este método te permite ver sólo la categoría de esa publicación. Cuando das click en la imagen y en "Publicación Completa" te vas a la publicación en la misma ventana; y si das click en el título, es en otra ventana.


    OBSERVACIONES

    ● Si guardas Puntos en una publicación no debes hacer cambios en el texto, ya sea aumentando su tamaño como dando más espacio entre líneas; ya que si lo haces después de guardarlos, el retorno no va a ser el correcto. Debes hacer primero los cambios y luego guardar los puntos o pantallas.
    ● Las LISTAS en texto se actualizan cada dos o tres meses, o a su defecto, cada 100 publicaciones.

    LA GUERRA CONTRA LOS RULL (Alfred E. Van Vogt)

    Publicado el lunes, enero 23, 2017

    1


    Al desaparecer la astronave entre las vagarosas brumas de Eristan II, Trevor Jamieson aprestó su fusil atómico. Sentíase aturdido, mareado por la manera que había sido sacudido y zarandeado durante largos momentos en la furiosa corriente de viento de la gran nave. Mas la certidumbre del peligro le mantenía tenso en el arnés que estaba unido por cables a la placa de antigravedad que estaba situada sobre él. Con ojos entornados miraba al ezwal, que le estaba escudriñando desde la esquina superior de la aún oscilante balsa espacial.

    Sus tres ojos en línea, tan grises como acero bruñido, le miraban fijamente, sin pestañear; su cabezota azul se tendía alerta y —Jamieson lo sabía— dispuesta a sacudirse en el instante en que leyese en sus pensamientos una intención de disparar.

    —Bien —dijo Jamieson con aspereza—. Henos aquí a los dos... a miles de años-luz de nuestros respectivos planetas patrios. Y estamos cayendo en un infierno primitivo que tú, con tu aislada vida en el planeta Carson para poder formarte idea, no te puedes imaginar a pesar de tu habilidad para leer mis pensamientos. Ni siquiera un ezwal de seis mil libras de peso puede sobrevivir solo allá abajo.

    Una gran pata provista de garras se deslizó sobre el lado de la balsa y se movió a uno de los tres delgados cables que sostenían el arnés de Jamieson. Se produjo un cristalino y acerado ping al partirse el cable por el cortante golpe, y la sacudida hizo alzarse varios pies a Jamieson en su atelaje. Cayó pesadamente hacia atrás y comenzó a pendular de los dos cables restantes, como de un trapecio. Torpemente, con su fusil en mano, estiró el cuello para defender aquellos dos últimos sostenes contra un nuevo ataque.

    Pero el ezwal no hizo un nuevo movimiento amenazador y quedóse únicamente con su cabezota tendida y los fijos ojos sin pestañeo escrutándole de nuevo. Finalmente un pensamiento asaltó a Jamieson. Un pensamiento frío y sin precipitación: «Por el momento sólo tengo una preocupación. De los cien o más hombres de tu nave, sólo tú quedas con vida. En consecuencia, de todos los componentes de la raza humana sólo tú sabes que los ezwal de lo que denomináis el planeta Carson no son bestias insensatas, sino seres inteligentes. Vuestro gobierno, lo sabemos, tiene grandes dificultades en asentar o mantener colonos en nuestro planeta, debido a que somos considerados únicamente como una especie de fuerza natural, muy peligrosa para contender con ella, pero inevitable. Y así es precisamente como queremos que permanezca la situación. Una vez que los seres humanos se convencieran de que somos un enemigo inteligente, promoverían una guerra sistemática y total contra nosotros. Y esto nos perjudicaría seriamente en nuestro inalterable propósito de expulsar a todos los violadores de nuestro mundo. Debido a que tú lo sabes, antes de tomar el más ligero riesgo de tu escapatoria a los peligros de la jungla de abajo, así la oportunidad de brincar al tope de esta balsa de anti gravedad justamente cuando tú estabas a punto de lanzarte por la compuerta».

    —¿Qué es lo que te hace estar tan seguro —preguntó Jamieson— que acabando conmigo se zanjaría la cuestión? ¿Has olvidado acaso la otra nave con dos ezwal a bordo, una hembra y su cría? En el último contacto salió indemne del choque con la nave de guerra R,nll que averió ésta, y probablemente ahora se encuentra en camino a la Tierra.
    —Me doy cuenta de ello —replicó despectivamente el ezwal—. Y también me la doy del cabal escepticismo de su comandante cuando tú le sugeriste simplemente que los ezwal podían ser seres más inteligentes de lo que la mayoría de los humanos sospechan. Tú sólo podrías ser capaz de convencer al gobierno de la Tierra de la verdad, debido a que tú solo estás seguro de ello. En cuanto a los otros ezwal que habéis capturado, jamás traicionarán a su especie.
    —Los ezwal pueden no ser tan altruistas como indicas —replicó cínicamente Jamieson—. Después de todo, tú salvaste tu propia vida al saltar a esta balsa antigravitatoria. No habrías sido capaz de manejar un salvavidas, así que para ahora te habrías estrellado con la nave, y dudo que hasta un ezwal podría...

    Su voz se ahogó en un uf de asombro cuando en borroso movimiento se retorció el ezwal hacia arriba, en monstruosa forma azul de espantosas garras afiladas que se tendían a un ave gigantesca. Con alas semejantes a pabellones plegados, el pajarraco se precipitaba a la balsa, no haciéndose a un lado. Jamieson tuvo un terrorífico vislumbre de sus penetrantes ojos y de sus garras semejantes a hoces prestas a segar al ezwal.

    El choque fue tremendo y la balsa se agitó como una cascara en aguas tempestuosas, lanzando a Jamieson con vertiginosa velocidad de un lado a otro. Ráfagas de sonido de las batientes alas enormes de la bestia atacante semejaron fragorosos truenos sobre su cabeza. Jadeando alzó su fusil atómico, la blanca llama de cuyo disparo alcanzó una de las alas cruzándola con oscuro tizne, haciéndose abatirse y, simultánea, el pajarraco era arrojado de la balsa por la rabiosa fuerza del ezwal, cayendo en el vacío, cada vez más abajo, en un giro lento, hasta que se perdió en el sombrío fondo de la masa de tierra al final.

    Un chirriante sonido sobre él, hizo que Jamieson alzara rápidamente la vista. El ezwal, habiendo perdido peligrosamente el equilibrio se columpiaba en el mismo borde de la balsa, con sus cuatro miembros superiores pateando el aire inútilmente, mientras que los dos se inferiores se asían con desesperado esfuerzo a las barras de metal del tope de la balsa... ganando por fin la partida. El enorme corpachón se retiró hasta quedar de nuevo visible tan sólo la cabezota. Jamieson sacó el arma con ceñudo buen humor.

    —Ya ves —dijo—. Hasta un pajarraco fue demasiado para nosotros... y yo te podía haber quemado las tripas. No lo hice por el simple hecho de que te necesito... y tú me necesitas. He aquí la situación: tanto como puedo computar, la astronave debe haberse estrellado para ahora no lejos del Estrecho del Diablo, un cuerpo de agua de unas veinte millas de anchura que separa esta gran isla de aquel continente. No salimos sino muy oportunamente de la astronave en caída, pues en otro minuto más o cosa así, el viento de la hélice lo habría hecho imposible. Pero ahora nuestra única oportunidad de salvación es volver a ella. Tiene depósitos de provisiones y nos procurará abrigo contra algunas de las fieras más insensatas de la fauna de la galaxia conocida. Y podría ser posible hasta reparar la radio subespacial... y hasta uno de los salvavidas.

    «Pero el llegar hasta allá requerirá todos los esfuerzos que ambos podemos mostrar. Por primera, quince millas o más de jungla hostil y espesa entre aquí y el Estrecho del Diablo. Luego hemos de construir una balsa navegable para protegernos de los monstruos del mar que pueden tragarte entero. Toda tu tremenda fuerza y capacidad combativa, además de tus poderes telepáticos, y toda mi habilidad más mi arma atómica serán necesarios para que podamos salir con bien. ¿Qué dices a ello?»

    No hubo respuesta. Jamieson deslizó su arma en su funda. No le beneficiaría en nada estropear al único ser que podría ayudarle a escapar. Sólo le cabía esperar que el ezwal tuviera para con él el mismo cuidado.

    Como suave látigo le golpeó un viento cálido y húmedo trayéndole los primeros débiles e impuros olores de abajo. La balsa se hallaba aún a gran altura, aunque a través de la calina que saturaba aquella primitiva tierra, se mostraban ya más claramente retazos de jungla y mar... oscuros árboles informes desparramados alternando con el agua que resplandecía a la sondeante luz del sol.

    Minuto a minuto se hacía más vasta y fantástica la escena. Al norte, tan lejos como podía abarcar la vista entre los apelotonados vapores, se extendía la húmeda maraña de vegetación. En alguna parte de la oscuridad que más allá se alzaba, se encontraba

    —Jamieson lo sabía— el hosco flujo de agua llamado el Estrecho del Diablo. Todo esto se añadía a la realidad infinita y mortal que era Eristan II.
    —Puesto que no contestas —prosiguió Jamieson suavemente— debo suponer que crees que puedes apañártelas solo. En toda vuestra larga vida y en todas las dilatadas generaciones de vuestros antepasados, vosotros y los de vuestra especie habéis fiado enteramente en vuestros magníficos cuerpos para la supervivencia. Mientras los hombres se arrebañaban temerosamente en sus cuevas, descubriendo el fuego como una protección parcial, creando desesperadamente armas que nunca jamás existieran antes, siempre a un paso de la muerte violenta... durante todos esos cientos de siglos, el ezwal del planeta Carson recorría sus grandes y fértiles continentes, sin temor, incomparable en fuerza como en intelecto, no necesitando hogares, ni fuegos, ni vestiduras, ni armas, ni...
    —La adaptación a un ambiente difícil —interrumpió fríamente el ezwal— es una meta lógica para el ser superior. Los seres humanos han creado lo que denominan civilización, que de hecho es simplemente una barrera material entre él y su ambiente. Y esta barrera es tan compleja y pesada, que simplemente el mantenerla ocupa la entera existencia de la raza. Individualmente, el hombre es un esclavo frívolo e inconsciente que pasa su vida en la mayor servidumbre a lo artificioso y muere miserablemente de algún defecto en su cuerpo presto a la dolencia. Y es este arrogante debilucho, con su insaciable voluntad de dominio, el mayor peligro existente para las razas del Universo sanas que se bastan a sí mismas.

    Jamieson rió brevemente, diciendo luego:

    —Pero quizá convendrás que hasta considerada con tus medidas hay algo de recomendable en una insignificante manifestación de vida que ha combatido con éxito contra todos los avatares, aspirado al conocimiento y finalmente llegado a las estrellas...
    —¡Tonterías! —La respuesta tenía un agudo acento de agria impaciencia— El hombre y sus pensamientos constituyen una enfermedad. Como prueba, durante los pasados pocos minutos, has estado ofreciendo argumentos especiosos conducentes una vez más a una llamada a mi ayuda. Es un ejemplo característico de la falsía humana.

    «Y como ulterior evidencia —prosiguió el ezwal— no necesito sino prever el momento de nuestro aterrizaje. Suponiendo que no intente hacerte ningún daño, no por ello dejará de estar tu lastimoso cuerpo en peligro constante, mientras que yo... bien, debes admitirlo, aunque pueda haber ahí abajo bestias físicamente más fuertes, la diferencia no puede ser tan grande que mi inteligencia no logre más que equilibrar la situación. Y en realidad me pregunto si en efecto se hallará ahí abajo una sola bestia que sea al par más fuerte y rápida que yo»

    —Una sola bestia no —replicó pacientemente Jamieson. Se sentía tenso y ansioso, consciente de que cada razonamiento suyo podía significar la vida o la muerte— Pero, por ejemplo, tu propio planeta bien poblado puede parecerte desolado en comparación con éste. Hasta un soldado bien entrenado y bien armado puede resistir mucho tiempo solo a una revuelta.

    La respuesta fue inmediata:

    —Según ese razonamiento, ni tampoco dos. Especialmente si uno de ellos es tullido por herencia y pudiera suponer más estorbo que ayuda al otro, a pesar de la posesión de un arma en la que fía demasiado…

    Jamieson pugnó por dominar su exasperación, y prosiguió:

    —No estoy exagerando la importancia de mi arma, aunque no debiera ser desestimada. Lo importante...
    —Es tu gran inteligencia, supongo —provino la réplica, atajándole—, la cual te habilita a proseguir indefinidamente una discusión.
    —No mi inteligencia —replicó a su vez prestamente Jamieson—, sino nuestra inteligencia. Me refiero a la ventaja de...
    —Lo que tú opines no tiene importancia. Me has convencido de que no escaparás con vida de esa isla de abajo. Por lo tanto.

    Esta vez dos grandes brazos se tendieron hacia abajo con fulgurante rapidez y en gesto coordinado. Los dos cables restantes sujetos al atelaje de Jamieson se quebraron como simples cordeles. El golpe fue tan fuerte que Jamieson fue despedido arriba y al exterior en un arco de cien pies antes de que su tenso cuerpo comenzara a descender a través del aire húmedo y denso.

    Un pensamiento, tintado de helada ironía, percutió tras él:

    —Observo que eres un hombre previsor, Trevor Jamieson, al tener no sólo una mochila sino un paracaídas a la espalda. Ello te permitirá llegar al suelo sano y salvo. Y luego quedarás en libertad para ejercer tus poderes razonadores con cualquier ciudadano de la jungla que tengas la suerte de topar. ¡Adiós! Jamieson tiró de la anilla del paracaídas, apretó los dientes y esperó. Durante un espantoso momento no hubo amortiguamiento alguno en su caída. Torcióse torpemente para mirar, preguntándose si había alguna impedimenta con uno de los tres cables rotos que todavía se unían a su atelaje. Su primera ojeada le produjo una sensación de alivio. El fardo del paracaídas comenzaba a hincharse perezosamente. Evidentemente había sido empapado por la humedad, y antes de que se abriera y desplegara por fin sobre él, pasaron varios segundos.

    Jamieson desató los restos de cable y los arrojó lo más lejos que pudo. Estaba ahora descendiendo a velocidad muy moderada debido al denso aire... aproximadamente ochenta libras por pulgada cuadrada al nivel del mar. Hizo una mueca. El nivel del mar era donde quisiera estar demasiado rápidamente ahora. Según pudo percibir, no había mar alguno inmediatamente bajo él. Unos cuantos manchones de agua sí, y unos árboles esparcidos. El resto era una especie de claro... excepto que exactamente no lo era. Tenía un aspecto grisáceo, repelente. El choque del reconocimiento le invadió súbitamente y le dejó sin sangre las mejillas. ¡Tremedal! Un insondable mar de cieno viscoso y tentacular. Apresado por el pánico tiró de las cuerdas de su paracaídas, como si por la fuerza pudiera arrastrarse hacia la jungla... aquella jungla tan próxima y sin embargo tan lejana (hizo un rápido cálculo), a un cuarto de milla. Gimió al pensar en el miserable olvido del ahogo que se hallaba a sólo unos minutos.

    La desnuda fatalidad macabra del peligro le galvanizó y comenzó a manipular la caída cuidadosamente para el impulso máximo. Bruscamente vio que estaba más allá de su alcance la sólida masa de árboles. El paracaídas se hallaba a menos de quinientos pies sobre aquella mortal extensión moteada de cieno.

    La jungla se concentraba aproximadamente a la misma distancia al noroeste. Para alcanzarla necesitaba cuando menos un descenso de cuarenta y cinco grados... una imposibilidad sin viento. Y al asaltarle este pensamiento, sintió al par que la más débil de las brisas alzaba ligeramente el paracaídas y lo impelía más cerca de la meta. Mas tan súbitamente como llegó el viento, cesó, sin haber supuesto diferencia alguna.

    La crisis se estaba aproximando rápidamente. El linde de la jungla estaba a doscientos pies... luego fueron cien, y después vio que sus pies chocarían dentro de segundos con el gris-verdoso cieno estancado. Alzóse tan arriba como pudo, recogiendo al par sus manos los grupos parejos de cuerdas de donde convergían en el atelaje, y con un tremendo esfuerzo, los enrolló en torno a sus puños y elevó todo su cuerpo a lo largo de sus brazos. Aún no bastaba. Sus rodillas abriendo un surco en el cieno por espacio de unos treinta pies desde los matojos que señalaban el próximo terreno sólido.

    Instantáneamente se puso en posición horizontal para distribuir su peso, aunque el salobre y nauseabundo olor de la ciénaga le dificultaba la respiración. Y antes de que el paracaídas agotara todo su aire, aflojó su asimiento a las cuerdas, de modo que pudiera ser llevado tan lejos como fuera posible de él. Había sólo una probabilidad de que...

    La suerte no menguó empero. El flaccido paracaídas festoneó entre el más próximo grupo de matorros, no liberándose a su suave halado. Pero su cuerpo se hallaba ya semiinmerso en el blando cieno absorbente. Tiró primero tanteando de las cuerdas y luego lo hizo con firmeza. El cieno se asía a él con mortal insistencia.

    Desesperadamente, Jamieson siguió tirando de las cuerdas con tanta fuerza como podía. Su cuerpo quedó en parte libre, al mismo tiempo que se oía un ruido de desgarro del paracaídas y las cuerdas se aflojaban. Jamieson las agitó, recogiéndolas hasta sentir de nuevo la resistencia y volvió a tirar con toda su fuerza. Esta vez su cuerpo se movió más fácilmente. Dos tirones más y se halló deslizando sobre la gorgoteante superficie.

    Forzando aún más el tirón de las cuerdas, se arrastró hacia adelante, hasta finalmente asir las duras raíces de un matojo, y en una última explosión de energía frenética nacida de la repugnancia, abrióse paso gateando a través de matorros y yendo a desplomarse contra el paracaídas que pendía en pliegues de un elevado arbusto, el cual se hallaba doblado por su tirar y luego le sostuvo ondeando. Durante varios minutos permaneció allí postrado, sin casi darse cuenta de los contornos.

    Al mirar en derredor por fin, fue para recibir una desilusión... que era tanto más dura por cuanto acababa de pasar. Se encontraba en una pequeña isla separada del grueso principal de floresta por casi cien pies de ciénaga. La isla tenía aproximadamente treinta pies de longitud por veinte de anchura; cinco árboles, el mayor de unos treinta pies de altura, mantenían una precaria existencia en esta base empapada aunque comparativamente firme.

    La sensación negativa cedió el paso a la esperanza. La altura combinada de los cinco árboles representaba un total de más de cien pies. Era en fin lo bastante. Pero... Su primer fulgor de esperanza se desvaneció. Tenía una hachuela en su mochila. Viose imaginativamente abatiendo aquellos árboles, podándolos y deslizándolos a su sitio. Sería una tarea larga y ardua.

    Jamieson se sentó, consciente por vez primera de un sordo dolor en sus hombros, del entumecimiento de todo su cuerpo y del sofocante calor. Apenas podía ver el sol, que era una ampolla blanca en el brumoso firmamento, pero lo tenía casi en derechura sobre su cabeza. Lo cual significaba, dada la rotación más bien lenta de este planeta, que faltaban aún doce horas hasta el anochecer. Suspiró al percatarse que lo mejor que podía hacer de momento era aprovechar la relativa seguridad de su aislado paraje y descansar un rato. Y al escoger un rincón con maleza y arbustos por pantalla le acudió a la memoria la gigantesca ave de presa con la que se enfrentaran antes. Seguidamente se extendió sobre el húmedo césped, poniendo sobre él un cobertor de hojas.

    El calor era allí soportable, aunque la sombra escasa. El firmamento resplandecía blanquecino de todas direcciones. El fulgor le hirió los ojos y los cerró. Debió haber dormido. Al abrirlos, tardó un instante en localizar el sol, el cual se había movido a alguna distancia hacia el horizonte. Dos horas cuando menos —calculó— quizá tres. Bostezó, se desperezó y se notó refrescado. Su mente se detuvo cuando llegó a la constatación... paróse a consecuencia del choque de un descubrimiento que causaba vértigo.

    Un puente de árboles caídos, más gruesos y sólidos que cualesquiera de la pequeña isla se tendía recto a través de la ciénaga hasta la jungla al otro lado. El cerebro de Jamieson volvió a ponerse en funcionamiento. Después de todo podía caber poca duda en cuanto a quién podía haber realizado aquella colosal hazaña. Y sin embargo, aun cuando su sospecha se manifestara exacta, sintió un pánico vago y elemental cuando asomó la enorme masa semejante a un saurio del ezwal por encima de la maleza y se volvieron hacia él tres ojos de frío acero. Un pensamiento provino: «No has de sentir temor, Trevor Jamieson. Al reconsiderarlo tu punto de vista me pareció contener cierto mérito. Te ayudaré por el momento, y...»

    La áspera y estridente risa de Jamieson cortó el pensamiento:

    —Lo que quieres decir es que has tropezado con algo que no puedes manejar. Puesto que pretendes ser altruista, supongo que habré de esperar a descubrir lo que ha sucedido. —Se puso a la espalda la mochila y fue hacia el puente—. En el ínterin, hemos de andar un camino largo.


    2


    La serpiente gigante se deslizó pesadamente fuera de la jungla, a diez pies del extremo de tierra firme del puente de árboles y a treinta a la izquierda del ezwal, que lo había ya cruzado. Jameison, hacia la mitad del mismo, había visto el primer ondear violento de la hierba de la purpúrea orilla, y ahora quedóse helado al tener ante la vista la fea cabezota seguida por los primeros veinte pies de cuerpo amarillento y reluciente, de casi un metro de grosor. Durante un instante, la cabezota se volvió directamente hacia él, pareciendo fulgurar sus pequeños ojos cerdunos en los suyos propios.

    La conmoción contuvo a Jamieson... La conmoción y el gran desaliento ante la increíblemente mala suerte que permitía a aquella letal criatura hallarle en situación tan desvalida. Su parálisis, bajo aquellos ojos destelleantes, era cosa agonizante... una tensión incontrolable que entumecía cada músculo. Pero su inmovilidad le valió. La espantosa cabeza se volvió a un lado, fijándose sus fascinantes ojos ávidos en el. ezwal, y su cuerpo adoptó nueva rigidez. Jamieson se relajó un tanto, y su temor se tiño de enojo, proyectando un dañino pensamiento al ezwal:

    —Creí que podías sentir la aproximación de bestias peligrosas leyendo en sus mentes.

    No lo llegó respuesta alguna. La monstruosa serpiente se deslizó más allá en el claro, con su cabeza alzada sobre el ondulante cuerpo. El ezwal se retiró lentamente, cediendo su mente al simple hecho de que no había lucha posible con aquella enorme criatura.

    Más calmado ya, Jamieson dirigió otro pensamiento al ezwal:

    —Puede interesarte saber que como jefe científico de la Comisión Militar Interestelar, recibí un informe de Eristan II hace mucho tiempo. En opinión de nuestra expedición de reconocimiento, su valor como base militar es muy dudoso, existiendo para tal apreciación dos motivos principales: una de las más condenadas plantas carnívoras que jamás se han oído y esa linda criatura que tenemos ahora ante nosotros. Hay millones de las dos especies. Cada serpiente cría cientos en su vida... hallándose su número sólo limitado por el alimento, que es superior al de cualesquiera otras especies del planeta, por lo que no pueden extirparse. Llegan a una longitud de unos ciento cincuenta pies y a un peso de ocho toneladas. Contraríamente a la mayoría de los demás matadores de este planeta, cazan de día.

    El ezwal, ya a más de unos cincuenta pies de la serpiente, seguía retirándose lentamente, y Jamieson volvió a enviarle rápidas series de pensamientos:

    —Su aparición me sorprendió, pero sólo debido a que su mente da simplemente cabida a una vaga curiosidad por algunos sonidos... sin clara intención de matar. Pero esto no tiene importancia; se encuentra aquí; es peligrosa. No cree que pueda atraparme, pero se halla considerando las probabilidades, de manera rudimentaria. A pesar de su deseo por mí, el problema es esencialmente tuyo; el peligro es por entero para ti... — Jamieson prosiguió inflexible—. No estás seguro de que no te hallas en peligro. Esa bestia parece de músculos agarrotados, pero cuando se pone en movimiento, es como un muelle de acero en los primeros tres o cuatrocientos pies.

    Una impresión de arrogante autoconfianza acompañó a la réplica del ezwal:

    —Puedo recorrer cuatrocientos pies antes de que tú puedas contar tus dedos.
    —¿En esa jungla? A veinte pies de la linde es como una maraña... o más bien, como una maraña tras otra. A pesar de ello, no me cabe duda de que pudieras atravesarla con tu corpachón. Pero en modo alguno con tanta rapidez como la serpiente, que está estructurada a tal fin. Posiblemente perdería una presa tan pequeña como yo en ese embrollo, pero en tu caso...
    —¿Y por qué —objetó el ezwal— habría yo de ser tan tonto como para meterme en la jungla pudiendo contornearla sin obstáculos?
    —Porque —replicó Jamieson con helado énfasis— correrías a una trampa. Si bien recuerdo el terreno tal como lo vi del aire, la jungla se ahúsa hasta un estrecho punto a no muchos cientos de metros detrás de ti. No apostaría a que la serpiente no es lo bastante lista como para aprovecharse de ese hecho.

    Se produjo un perplejo silencio y finalmente provino el pensamiento del ezwal:

    —¿Por qué no vuelves tu arma atómica sobre ella... y la quemas?
    —¿Y he de salir de aquí mientras estoy quemando a través de esa dura cabeza hasta su pequeño cerebro? Esas serpientes viven la mitad de su vida en este fango y se mueven por él con tanta facilidad como por cualquier parte. No puedo arriesgarme, solo.

    Los breves segundos que pasaron estuvieron preñados de tensión... y de renuncia. Pero no podía haber demora alguna, como el ezwal debiera saberlo. Por fin llegó la respuesta hecha de mala gana:

    —Estoy dispuesto a las sugerencias... ¡y date prisa.'

    A Jamieson le asaltó la deprimente constatación de que el ezwal estaba pidiendo su ayuda sabiendo de que le iba a ser prestada, aunque sin ofrecer por su parte nada en cambio. Y no había tiempo para regatear. Brevemente propuso:

    —Hemos de actuar en equipo. Antes de que ataque la serpiente, comenzará a ondear su cabeza. Es casi un método universal reptilesco de hipnotizar a las víctimas, paralizándolas. Realmente, el movimiento es parcialmetne autohipnótico, pues concentra la atención de la serpiente en su presunta víctima. Pocos segundos después de que comience a hacer ese movimiento ondulante, yo le quemaré en la región de los ojos, lo cual estropeará o destruirá su visión. Entonces la atacas por detrás... rápido. Su cerebro está localizado justamente detrás del gran cuerno que tiene en la cabeza. Clava tus garras allí y muerde si puedes, mientras que yo intento debilitarla por un ataque a su cuerpo. ¡Atención, está comenzando ya! La tremenda cabeza había empezado a moverse. Jamieson alzó su fusil lentamente, pugnando por calmar su temblorosa mano, y cuando estuvo seguro de su puntería, oprimió el botón de control.

    La serpiente se debatió y presentó espantosa lucha, como de quien no quiere morir. Sus restos humeantes se retorcían aún media hora más tarde, cuando Jamieson salió del puente de árboles tambaleándose débilmente y saltó a tierra, flaqueándole las piernas y quedando sentado. Cuando finalmente se puso en pie, vio al ezwal apoyado sobre sus cuartos traseros a unos cincuenta pies a lo largo de la estrecha orilla, contemplándole. Aparecía extrañamente bruñido y bello en su vestidura azul y en la flexible mole de su forma. Sintió alivio al pensamiento de que, cuando menos por el momento, los poderosos músculos que se agitaban bajo aquella suave envoltura estaban a su lado.

    Devolvió con firmeza la mirada al ezwal, y finalmente dijo:

    —¿Qué fue de la balsa antigravitatoría?
    —La abandoné a unas treinta de vuestras millas al norte de aquí.

    Jamieson vaciló y luego dijo:

    —Bien, hemos de ir a ella. Prácticamente descargué toda mi arma en esa serpiente. Necesita del reactor alimentador para una nueva carga, y el único que se encuentra por esta parte es el pequeño de la balsa. Lo volveremos a necesitar, estoy seguro que convendrás en ello.

    No hubo respuesta. Jamieson volvió a vacilar y luego habló con decisión:

    —El método evidente de llegar allá rápidamente es que me lleves sobre el lomo. Puedo sacar el equipo del paracaídas de la pequeña isla y hacer una especie de atelaje para tu cuello y piernas delanteras para poder sostenerme en el sitio. ¿Qué opinas?

    Esta vez hubo sensible evidencia de rumia mental antes de que la orgullosa bestia consintiera, diciendo desdeñosamente:

    —Indudablemente ése sería el método de transportar a un débil cuerpo como el tuyo. Está bien, ve a buscar tu atelaje.

    Pocos minutos más tarde, Jamieson se aproximó al ezwal con una intrepidez que no sentía y desplegó el enrollado paracaídas en el suelo junto a él. De cerca, la gran mole del ezwal era en verdad impresionante... hasta sorprendente, puesto que a distancia su flexibilidad y agilidad de movimientos lo hacían parecer más pequeño. Jamieson sintióse canijo al ponerse a la extraña tarea de hacer un atelaje para el coloso de seis patas.

    Reiteradamente al tocar el cuerpo del ezwal, Jamieson sintió una débil oleada de repugnancia que emanaba de su mente.

    —Esto servirá —dijo por fin, contemplando su obra. Había envuelto las ligeras y sólidas cuerdas del paracaídas con el paño acolchado y cruzándolas bajo el cuerpo de la bestia entre las patas anteriores y medias, formando .así un arnés bien encajado que permitiría al ezwal plena libertad de movimientos. Atadas justamente tras el cuello, las correas de este original atelaje constituían estriberas toscas pero eficaces.

    Una vez sobre el lomo del ezwal, Jamieson se sintió un poco menos vulnerable.

    —Antes de partir —dijo suavemente— me gustaría me dijeras qué es lo que te hizo cambiar de opinión. Tengo una idea...

    Casi salió despedido de su sitio por el primer gran brinco del ezwal, tras lo cual hubo de apelar a toda su destreza para mantenerse bien sujeto. El ezwal, a lo que parecía, no estaba poniendo nada de su parte para dar facilidades a su desagradable jinete. Pero al cabo de un rato, cuando Jamieson se acostumbró mejor al ritmo peculiar de la galopada de un seis-patas, comenzó a sentirse alborotadamente divertido con aquel loco y salvaje cabalgar. A la izquierda, la jungla fulguraba en vertiginoso pasar ante la desbocada carrera de la gran bestia a lo largo de la costa. Luego los árboles formaron una especie de arco sobre la cabeza al atravesar una zona menos densamente tupida que el resto. Sin el menor yerro, con absoluta infalibilidad el ezwal elegía el camino sin aminorar su velocidad, como si un instinto sumamente desarrollado le dirigiese exactamente por el mismo camino por el que viniera.

    Súbitamente provino una enérgica orden de mando:

    —¡Mantente fuerte!

    Al instante se aferró más Jamieson al arnés y se inclinó hacia adelante, tensándose sus pies al mismo tiempo contra las estriberas. Bajo él, los músculos de acero se contrajeron. El enorme corpachón giró a un lado y luego, con tremenda contorsión, siguió adelante.

    Casi inmediatamente disminuyó la cegadora racha de velocidad, y Jamieson pudo mirar hacia atrás, vislumbrando a varios grandes animales de cuatro patas, que semejaban vagamente hienas de tamaño más crecido, siendo después ocultados por los árboles, dejados irremediablemente a distancia. Las bestias no hicieron esfuerzo alguno de persecución. Lo cual era muy cuerdo por su parte, pensó Jamieson. Pues la magnífica criatura bajo él, más grande que una docena de leones y más mortífera que ciento, estaba claramente bien equipada para la supervivencia en este planeta.

    La llama de sincera admiración de Jamieson se desvaneció. Sus ojos habían escudriñado accidentalmente sobre los árboles y captado un movimiento en el cielo. Y al estirar la cabeza para ver mejor, una astronave gris asomó su morro de las brumas que empenachaban el firmamento de Eristan II.

    ¡Una nave de guerra Rull!

    A pesar de sí mismo, el reconocimiento fulguró claramente en su cerebro. Siguió contemplando con desazón especulativa a la gran nave, de aspecto tan cruel como un pez espada con su morro en punta, desapareció. No cabía duda alguna de que iba a aterrizar. Y no servía de nada intentar ocultar su sorpresa... era demasiado completa. La aparición de la gran nave Rull era demasiado potencialmente desastrosa.

    Le previno el pensamiento del ezwal con diapasón de triunfo:

    —Me doy cuenta del pensamiento en el fondo de tu mente. Antes, de ser entregado a los Rull, y que extraigan por la fuerza útil información de tu cerebro, prefieres destruirlo con tu propia arma. Infiero que esta clase de heroicidades es de lo más corriente en ambos lados del conflicto Rull-humanos. Te prevengo: no intentes sacar tu arma. Te destrozaré si lo haces.

    Jamieson se tragó el nudo que se le formó en la garganta. Sentíase apresado como de un mareo y de una inmensa rabia a la vez, ante la increíble mala suerte de la nave llegando allí... en aquellos momentos.

    Mísero, cedió al ritmo que exigía el suave galope del ezwal, y durante un rato no hubo más que el viento oloroso y el sordo sonido de las seis patas. En torno a ellos, la jungla, y el ocasional y extraño lap, lap de traidoras aguas. Y todo se hallaba allí, la rareza, lo terrible de aquel salvaje cabalgar de un hombre sobre el lomo de un ser bestial teñido de azul y que le odiaba... y que sabía de la nave.

    —Estás loco —dijo por fin con voz átona— si crees que los Rull significan alguna ventaja para ti o los de tu especie —. El tema era tan familiar y la verdad de él tan evidente, que no tuvo impedimenta alguna en proseguirlo únicamente con una parte de su atención. En el ínterin tensó su cuerpo cuidadosamente, con los ojos posados en un miembro extendido delante. Resumió su argumentación con una vehemencia que era en absoluto auténtica —Los Rull son los más traidores, racialmente ensimismados...

    En el último instante, calibrando la distancia para el aventurado brinco, debió haber huido de su mente su propósito concerniente a aquel miembro. En una simple convulsión de movimiento el ezwal se alzó y retorció, y Jamieson fue lanzado hacia adelante contra la superficie dura como el metal de un enorme omoplato. Aturdido pugnó por recuperar el equilibrio y se sostuvo precariamente cuando el animal giró y se metió a través de una masa de ramas y enredaderas que le azotaron dolorosamente cabeza y hombros. Unos momentos después emergían a la playa de una bahía de verde esmeralda. En la densa y parda arena a lo largo de la orilla del agua, el ezwal reanudó su marcha rápida e infatigable.

    Como si el incidente que acababa de acontecer fuese demasiado banal para discutirse, la bestia proyectó un pensamiento casual:

    —Inferí de tu mente que crees que esas criaturas aterrizaron porque detectaron el aparato de descarga de energía de la balsa antigravitatoria.

    Jamieson tardó unos instantes en recuperar el aliento y luego habló jadeante:

    —Debe haber alguna razón lógica, y a menos que no cortaras la fuerza como lo hice yo en la astronave...

    El pensamiento del ezwal fue meditativo:

    —Por eso es que debieron haber aterrizado. Si sus instrumentos registraron también tu empleo del fusil en la serpiente, deben saber que alguien aquí vive todavía. Lo mejor que puedo hacer, pues, es ir directamente a ellos antes de que nos ataquen a ambos como a enemigos.
    —¡Eres un estúpido! —dijo Jamieson con duro énfasis—. Ellos nos matarán a ambos como enemigos. Nosotros somos sus enemigos, y ello por una sola razón: porque no somos Rull. Si no puedes entender este extremo tan sencillo...
    —Era de esperar que dijeses eso —atajó sardónicamente el Rull—. Realmente estoy ya como fuere en deuda con ellos. Por primera vez, por el rayo de energía que retorció tu nave y abrió una esquina de mi jaula. Luego por la distracción que me permitió aproximarme a la tripulación de seres humanos sin ser detectado, y destruirlos a todos. No veo razón alguna —concluyó el pensamiento del ezwal— de por qué los Rull no aceptarían el ofrecimiento que les haré en pro de mi propia especie... en ayudarlos a expulsar al hombre del planeta Carson. Y ha de esperarse que el conocimiento que obtengan de tu mente contribuirá a este propósito.

    Jamieson sintió que le invadía negra cólera, y la combatió sólo debido al gran apremio. No debía ceder, aunque pareciese desesperanzada la tarea. Debía convencer a este orgulloso y desatento ezwal de la gran insensatez de su plan. Mantuvo la voz en tono monocorde y dijo:

    —Y cuando hayas realizado eso, ¿te imaginas acaso que los Rull se irán tranquilamente dejándote en paz?
    —¡Que se atrevan a quedarse! La obcecada arrogancia de esta observación era ya casi demasiado. De nuevo Jamieson pugnó por contener su cólera. No debía olvidar, se dijo con firmeza, que esta criatura fundamentalmente inteligente, hablaba desde el punto de vista relativamente ignorante de una cultura no tecnológica... y sin ningún previo conocimiento del arquienemigo de la humanidad. Y así dijo lentamente y con gran énfasis:
    —Ya es hora de que te des cuenta de algunos hechos. Se bate a los Rull al planeta Carson por cuestión de unos meses solamente. Hasta si vosotros los ezwal lo dificultéis tanto como podáis para que establezcamos una base, estábamos combatiendo hace tiempo, demorando acciones en el espacio, protegiéndoos de los seres más crueles e irrazonables que la galaxia engendró jamás. Las mejores armas del hombre están al par de las mejores de los Rull, pero en algunos aspectos hallamos que nos han aventajado. Por una parte su tecnología es más antigua, más equilibradamente desarrollada que la nuestra. Por otra, poseen la pasmosa habilidad de alterar y controlar ciertas ondas electromagnéticas, incluyendo el espectro visible, con las células de sus cuerpos... herencia de los gusanos semejantes a camaleones de los que se supone ha evolucionado su especie. Esta facultad les da un dominio del disfraz y el camuflaje personal que ha hecho de su sistema de espionaje una amenaza perpetua.

    Jamieson hizo una pausa, penosamente consciente de la obstinada barrera entre su mente y la del ezwal. Luego, prosiguió tercamente:

    —Jamás hemos sido capaces de desalojar a los Rull de cualquier planeta en el que se establecieran. Por el contrario, ellos nos expulsaron de tres importantes bases al cabo de un año de muestro primer contacto, hace un siglo, y antes de que nos percatáramos de lo mortal del peligro y resolviésemos mantenernos firmes por doquier, haciendo caso omiso de las pérdidas. ¿Y eso son los seres a los que te dispones a aliarte contra el hombre?
    —Dentro de unos pocos minutos... sí —provino el pensamiento insensible del ezwal, respuesta que era tanto más chocante por su completa desatención a todo cuanto Jamieson expusiera. —Ya estamos cerca.

    La hora de la discusión había pasado. Y su constatación llegó súbitamente... tan repentinamente que Jamieson actuó casi sin pensamiento consciente. Debido a tal circunstancia pudo sacar de golpe su arma y apretar su cañón contra el lomo del ezwal. Triunfalmente oprimió el botón; se produjo un fulgor que pasó sin obstrucción...

    ¡y no chocó en nada!

    Pasó un momento antes de que pudo percatarse del sobrecogedor hecho de hallarse volando por el aire, expelido por una simple contorsión semejante a un latigazo de aquel enorme cuerpo elástico.

    Fue a dar contra la maleza. Quebradizas enredaderas se asieron a su ropa, le desgarraron las manos y laceraron salvajemente el arma, rasgándole también la ropa y brotando la roja sangre... rindiéndose todo a la atenazante jungla, excepto la cosa más importante... el arma que asió con amarga tenacidad.

    Había caído de costado, rodando, y alzó su fusil, con el dedo posado una vez más sobre el botón disparador. A tres pies de su boca mortal, el ezlaw se erguía con espantoso gruñido de su cuadrada carota, dio un brinco de treinta pies a un lado y desapareció entre la espesura.

    Aturdido y tembloroso, casi enfermo, Jamieson se sentó y consideró la extensión de su derrota, los límites de su victoria.


    3


    Muy juntos en torno se alzaban los singulares árboles de gruesos troncos de la extraña jungla... singulares porque no eran en absoluto realmente árboles, sino abigarrados arbustos fungosos de treinta o cuarenta pies a través de una embarazosa masa de espinosas enredaderas, verdes liqúenes y hierbas bulbosas y rojizas. El ezwal había penetrado por tal selvatiquez con fuerza irresistible. Para un hombre caminando a pie

    —especialmente para quien no se atrevía a gastar el poder ya mermado y evanescente de su arma— era un obstáculo casi desesperanzado a cualquier progreso. La estrecha costa de playa que habían atravesado no estaba demasiado lejos, pero habían girado en dirección errada un corto camino, y el ezwal había vuelto de nuevo al interior.

    Una cosa sólo podía decirse de la situación presente: cuando menos no iba a ser llevado sin remedio a una nave de guerra cargada de Rulls.

    —¡Rulls!

    Lanzando una boqueada, Jamieson se puso en pie. La hierba bajo él se hundía traidoramente, por lo que se apresuró a pisar terreno más firme, donde habló rápidamente en voz baja y monocorde, sabiendo que sus pensamientos, si no sus sonidos, habían de alcanzar la aguda inteligencia al acecho en alguna parte de aquel extravagante cobertor de luz y sombras que le envolvía:

    —Hemos de actuar con rapidez. En los instrumentos de los Rull deben haberse registrado las descargas de mi fusil, y se encontrarán aquí en el lapso de minutos. Esta es tu última oportunidad para cambiar de parecer con respecto a ellos. Yo sólo puedo repetir que tu plan de alistar a los rulls como aliados es pura demencia. Escucha la simple verdad: Nuestras naves espías que tuvieron bastante suerte para volver de su parte de la galaxia, han informado que cada planeta de los varios cientos que visitaron, estaba habitado por... Rulls. No fueron halladas otras criaturas de suficiente inteligencia como para ofrecer una resistencia organizada. Debió haber habido algunas.

    ¿Qué les ocurrió?

    Jamieson hizo una pausa para dejar que la pregunta surtiera su efecto, y luego prosiguió rápidamente:

    —¿Sabes lo que el hombre hace cuando tropieza con una hostilidad ciega y fanática en cualquier planeta? Ha sucedido varias veces. Ponemos en cuarentena al planeta, estableciendo un cordón de naves en su derredor al mismo tiempo, para defenderle contra un posible ataque de los Rull. Luego dedicamos una gran cantidad de tiempo, que los Rull considerarían desperdiciado, en intentar establecer relaciones pacíficas con los habitantes del planeta. Equipos de observadores adiestrados estudian su cultura e infieren tanto como es posible de su sicología, a fin de llegar a la raíz de la perturbación.

    «Y si todos los intentos fallan, determinamos el medio más incruento de asumir su gobierno o gobiernos, una vez realizado lo cual, nos ponemos a revisar cuidadosamente su cultura para sacar de ella sólo aquellos elementos, por lo general paranoicos, que impiden la cooperación con tres razas. Al cabo de una generación se concede una autonomía completa y se otorga la libre elección de si desean unirse a la federación que en la fecha incluye casi cinco mil planetas. Ni una sola vez ha dejado de compensarnos esta puesta gigantesca y enormemente costosa.»
    «Cito estos ejemplos simplemente para mostrarte el inmenso abismo entre el sistema humano y el de los Rull. No debería haber necesidad de nuestra toma de posesión del planeta Carson. Vosotros, los ezwal, sois lo bastante inteligentes como para ver dónde se encuentra vuestro verdadero enemigo, a poco que queráis abrir vuestra mentes. Tú mismo, y aquí y ahora, puedes ser el primero.»

    No quedaba nada más por decir. Quedóse pues a la espera, pareciéndole que pasó mucho tiempo sin que la más débil respuesta proviniera de la muda selvatiquez en torno. Sus hombros cayeron desmayadamente. Era ya la última hora del atardecer y podía ver el reverberar del sol a través de las bajas enredaderas colgantes. Percatóse que su apuro, ya desesperado, empeoraría pronto todavía más.

    Pues aunque escapara a los rull, dentro de dos horas a lo más, surgirían voraces de sus madrigueras las bestias de afilados colmillos y los reptiles carnívoros que rondaban las largas noches de este planeta primitivo, con sus sentidos aguzados para la caza de la presa y mucho mejor dotados que él para la supervivencia. Acaso si pudiera encontrar un verdadero árbol de buen ramaje denso y sólido y elevada copa, disponiendo en él algún sistema preventivo de enredaderas espinosas...

    Comenzó a seguir adelante, evitando los boscajes de espesa maleza que pudieran ocultar algo tan grande como un ezwal. Era un duro caminar, y al cabo de varios cientos de metros le dolían por el esfuerzo brazos y piernas. En este momento, y de manera brusca, le llegó la primera indicación de que el ezwal se encontraba aún en la vecindad, en la forma de un pensamiento ansioso y apremiante: —Hay una criatura suspendida sobre mí, observándome. ¡Es semejante a un enorme insecto, tan grande corno tú, con alas diáfanas y casi invisibles. Percibo su cerebro, pero los pensamientos son... sin sentido! Yo...

    —¡No sin sentido! —atajó Jamiesen con voz tensa—. Ajenos, es la palabra. El rull es mucho más diferente de ti y de mí que nosotros lo somos mutuamente. Hay motivos para pensar que pueda ser de otra galaxia, aunque esta teoría no se halla confirmada. No me extraña que no puedas leer su mente.

    Mientras hablaba, Jamieson se movió lentamente a lugar más densamente cubierto, manteniendo presta su arma:

    —Así —prosiguió— emplea una unidad anti-gravitatoria más pequeña y eficaz de la que nosotros los humanos hemos sido capaces de producir hasta el presente. Lo que parecen ser alas, es tan sólo una especie de aura, un efecto de su control celular de las ondas luminosas. Tienes el peligroso privilegio de ver a un rull en su forma natural, la cual ha sido revelada a pocos seres humanos. La razón puede ser que tú eres una bestia estúpida y puedes considerarte en consecuencia a salvo, si... ¡Pero no! ¡Debe poder ver el arnés que llevas puesto!
    —No —había un acento de desagrado en la negación del ezwal—. Me quité ese objeto luego que nos separamos.

    Jamieson asintió por sí mismo, y luego dijo:

    —Entonces, actúa como una bestia estúpida. Grúñele y apártate, pero corre como el diablo a esconderte en lo más profundo de la espesura si tiende uno de sus apéndices reticulados hacia cualquiera de las ranuras que aparecen a ambos lados de su cuerpo.

    No hubo respuesta alguna.

    Se arrastraron los minutos mientras Jamieson se esforzaba por captar sonidos que procurasen un asomo de la crítica situación que se estaba desarrollando en algún lugar fuera del alcance de su vista. ¿Intentaría el ezwal comunicarse con el rull por otros medios que la telepatía, a pesar del peligro que ello entrañaba y que parecía comprender? Y aún peor, ¿intentaría el rull, percatándose de la inteligencia del ezwal, formar una impía alianza, viendo una ventaja en ella? Jamieson fue recorrido por un escalofrío al imaginar lo que en tal caso podría suceder al planeta Carson.

    Oyó sonidos, pequeños y perturbadores de todas partes en derredor: el lejano crujir de los matojos cediendo el paso a algún cuerpo grande e insospechable; débiles biifidos y gruñidos; un grito de bajo tono, ultraterrestre y percutiente, que provenia de algún punto indeterminado, posiblemente de muy cerca. Se agazapó más profundamente en la maraña de maleza y fisgó cautelosamente el exterior, en una semiespera de hallar alguna forma amenazante entre las fétidas miasmas brumosas que se posaban sobre el suelo ensombrecido.

    La tensión se hizo mayor de lo que podía soportar. Tenía que saber lo que estaba sucediendo afuera. Por ende, suponía que el ezwal estaba actuando a tenor de sus consejos.

    Con silenciosa concentración proyectó un pensamiento:

    —¿Te está siguiendo aún?

    La rápida respuesta le sorprendió:

    —¡Sí! Parece que está estudiándome. Quédate donde estás. Tengo un plan. Jamieson irguióse en su escondrijo, diciendo:
    —¿Ah sí?

    El ezwal prosiguió:

    —Conduciré a la criatura donde ti. Tú la destruirás con tu fusil. A cambio, te ofrezco ayudarte a atravesar el Estrecho del Diablo.

    El cansancio se deslizó de los hombros de Jamieson. Enderezóse más y dio algunos pasos hacía delante, exultante, olvidado momentáneamente de los posibles peligros.

    No podía caber duda alguna: el ezwal había abandonado todo plan de una alianza con los rull. Poca diferencia era la que suponía si ello había sido debido a las explícitas prevenciones de Jamieson o bien simplemente a causa del propio descubrimiento del ezwal de la barrera de comunicación. Lo importante era que la amenaza que había tomado cuerpo con el primer avistamiento de la nave rull se hallaba ya terminada.

    Súbitamente le alboreó el pensamiento de que estaba desdeñando aceptar formalmente la proposición del ezwal. Y estaba a punto de hacerlo así, cuando una ola de desbaratador pensamiento provinente de la gigantesca bestia hizo innecesaria su respuesta.

    —Percibo tu acuerdo, Trevor Jamieson, pero ten cuidado. ¡Consideraré al rull como aliado sólo a fin de que pudiéramos zafarnos de nuestro enemigo principal... el hombre! Jamás hubo seguridad cualquiera de que otros de mi raza hubieran consentido en una alianza de cualquier género. Para muchos de nosotros sería inconcebible. Ahora confío en que se halle usted dispuesto ¡estaré ahí dentro de unos segundos!

    A cierta distancia de la izquierda de Jamieson se produjo súbitamente un remover de maleza. Se puso tenso y al hacerse más fuerte el ruido alzó su arma, expectante. A través de la bruma divisó al ezwal moviéndose de manera falazmente pesada sobre sus seis patas. A cincuenta pies, sus tres ojos alineados de color gris acero, eran como lumbreras. Y luego, al hurgar en los remolinos de vapor sobre la cabeza de la bestia esperando ver una forma oscura y atalayante...

    —¡Demasiado tarde! —provino el traspasante pensamiento del ezwal—. ¡No dispares; no te muevas! Hay docenas de ellos encima de mí, y...

    Una deslumbradora luz blanca irrumpió silenciosamente la escena emborronando el flujo de la mente del ezwal, y desvaneciéndose bruscamente luego. Con la postrera imagen quemándole los ojos, Jamieson se sumió desvalidamente a una postura agazapada, esperando la condena que parecía cierta.

    Transcurrieron momentos angustiosos, mas nada aconteció, y al volver sus ojos a recuperar parte de su función, pudo ver que lo que le había salvado no era milagro alguno, sino la niebla que ahora rodaba más espesa que nunca. Por muy desagradable que fuese, no obstante, le ocultaba mientras se abría paso lentamente por entre la densa espesura y permanecía agachado, y escudriñando con cautela. Una o dos veces atisbo entre la oscura bruma formas revoloteantes encima de su cabeza. La ausencia de toda brizna de pensamiento por parte del ezwal era conturbadora. ¿Podría haber sido atacada y muerta aquella poderosa bestia tan fulminantemente como para no dar lugar a una lucha audible?

    No parecía probable. No habría dejado de emitir algún sonido, una energía en suficiente cantidad para ello. Habia una alternativa más probable: los rull debían haber causado una psicosis en el ezwal. Nada más podría explicar aquel incoherente cesar del pensamiento en mente tan poderosa.

    La psicosis proyectiva se empleaba principalmente en animales y otras formas incivilizadas y primitivas de la vida, desacostumbradas a aquel intercambio súbito de fulgurantes luces. Y sin embargo, a pesar de su potente cerebro, el ezwal era demasiado animal, demasiado incivilizado, y posiblemente extremadamente susceptible a la hipnosis mecánica.

    Esta línea de razonamiento indicaría que los rull habían supuesto que el ezwal era simplemente una bestia primitiva. Considerando su aspecto y deliberada conducta, la conclusión resultaba muy natural. Mas, ¿por qué entonces querían capturarlo vivo? Quizá sabían que no era nativo de aquel planeta y estaban buscando un indicio de su origen. Aunque aquel planeta se hallara dentro de la periferia de las bases militares humanas, era lo bastante accesible para que los rull lo hubiesen visitado antes.

    Jamieson sonrió pálidamente. Si los rull llevaban al ezwal a bordo de su nave bajo la impresión de que se trataba de un animal sin inteligencia, su despertar podría ser rudo una vez que él hubiese recobrado sus sentidos. Aquella bestia había borrado todo un cargamento de seres humanos que habían estado mucho más próximos a percatarse de su cabal potencialidad.

    El destello de un relámpago rasgó el cielo crepuscular hacia el norte, y al cabo de unos segundos provino el esperado bramar del trueno.

    Con brusca excitación, Jamieson dio un brinco poniéndose en pie. Era un trueno artificial, inconfudible para sus oídos... el vibrante ronquido de una andanada de proyectores de cien pulgadas de una nave de batalla.

    Mientras contemplaba se produjo otro rayo volandero, y luego el correspondiente trueno de respuesta, pero en menor escala. ¡El crucero rull tendría suerte si lograba escapar!

    ¡Una nave de batalla! Una nave importante, probablemente de la base más próxima, Kryptar IV, o bien en patrulla, o investigando descargas energéticas.

    Pero la sensación exultante de Jamieson decayó rápidamente. Este nuevo grito de los acontecimientos le podía beneficiar sólo poco, si en algo le beneficiaba. Para él, seguían subsistiendo la noche y sus terrores. Desde luego, no habría desazones por parte de los rull, pero eso era todo. El combate a la carrera entre las dos naves les llevaría lejos en el espacio, y podría durar varios días. Hasta en el caso de que fuese enviada una nave patrullera y la viera, no tenía medio alguno de lanzar señales, excepto con su arma... si es que para entonces le quedaba alguna carga.

    Estaba ahora tan oscuro que su visibilidad se redujo a muy breve distancia, y por ende había aumentado en proporción geométrica su peligro personal. Sus ojos y su fusil eran su única salvaguarda; los primeros se tornarían casi inútiles dentro de poco tiempo, mientras que la pequeña reserva de potencia de la segunda había de ser conservada por tiempo indefinido.

    Inquieto, Jamieson escudriñó en la oscuridad que se apelotonaba en torno a él. Era posible que estuviese siendo acechado por algún monstruo invisible. Se echó hacia delante, involuntariamente, y luego se detuvo. El pánico sólo conduciría al desastre. Metióse un dedo en la boca, lo mantuvo en alto y sintió una tenue frialdad a su derecha. Aquella dirección no era demasiado alejada de donde suponía que debía hallarse la balsa antigravitatoria... mas apenas había que pensar en ello ahora.

    Comenzó a andar en dirección del viento y no tardó en saber que si el progreso a través de la espesura de la jungla era bastante dificultoso durante el día, de noche resultaba casi imposible. No pudo retener sentido alguno de la dirección y viose obligado a detenerse repetidamente a cada pocos metros, para volver a comprobar la dirección del viento. La oscuridad era ya de boca de lobo, y los continuos traspiés sobre obstáculos invisibles hacían tan ruidoso su paso que ponderó si era aconsejable el proseguir. Pero la alternativa de quedarse allí inmóvil durante las largas horas de oscuridad parecía mil veces peor. Erró, y pocos momentos después sus dedos tocaban una corteza gruesa y carbonífera.

    ¡Un árbol!


    4


    Grandes bestias patuleaban abajo al asirse a la precaria percha elevada sobre ellas. Centelleantes ojos se posaban en él. Por siete veces en las primeras horas intentaron trepar por el árbol formas monstruosas, maullando babeantes en felino deseo carnicero, y por siete veces relampagueó su arma en haz más tenue de destructora energía. Otros carnívoros potentes cuya aproximación hacía batanear la tierra, llegaron incitados por la carne asada... y se marcharon.

    ¡Más de media noche pasó ya! A aquel paso, la carga de su fusil no duraría hasta la mañana... por no hablar de la próxima noche, y de la siguiente, y de la otra. ¿Cuántos días podría llevarle el llegar a la balsa... eso en el caso de que pudiera encontrarla en absoluto? ¿Cuántas noches, cuántos minutos podría sobrevivir después de que su arma quedase convertida en un trasto inútil?

    Lo deprimente era que el ezwal hubiese convenido en trabajar con él contra los rull. Y la victoria tan próxima, se había desvanecido... Este pensamiento quedó cortado por algo, por alguna cosa horrible que babeaba al pie del árbol. Unas enormes garras rasparon la corteza, y luego dos ojos muy apartados se fueron aproximando a asombrosa velocidad.

    Jamieson asió su arma, vaciló y luego comenzó a trepar presuroso a las ramas más delgadas. A cada segundo que gateaba más arriba tenía la espantosa sensación de que se rompería una rama y le enviaría, deslizándose por ella, hacia la babeante cosa de abajo; y experimentaba también el más horrible convencimiento de que unas grandes mandíbulas se hallaban muy próximas a sus talones.

    Su determinación de ahorrar la energía de su arma sobrepasó sus esperanzas. La bestia estaba contorneando las delgadas ramas tras él, cuando se oyó un espantoso gruñido de otra bestia abajo, y otra forma más grande trepó al árbol. El combate de ambos animales de presa comenzó al instante. El árbol se zarandeó mientras las bestias se daban zarpazos y rugían. Luego, desde la negrura próxima provino un chillido trompeteante, y momentos después apareció la masa de un enorme monstruo de largo cuello, cuyas mandíbulas de seis pies podrían haber alcanzado a Jamieson en su percha, pero la fiera se lanzó a la carnicería y atacó a toda la contendiente masa de matadores sin distinción. El primero en morir fue arrastrado a un lado y luego devorado en tiempo increíblemente corto, tras lo cual la colosal criatura se alejó, temporalmente saciada.

    Hacia el alba, los constantes gruñidos y rugidos de cerca y lejos disminuyeron, a medida que los ávidos estómagos se iban saciando, retirándose las fieras a la digestión en sus cubiles.

    Cuando amaneció del todo se sintió con vida, aunque fatigado al extremo, cayéndosele el cuerpo de sueño, pero con la mente agudizada por el solo deseo de seguir viviendo, aunque sin creencia alguna de que podría sobrevivir al día. Si tan sólo el ezwal no le hubiese arrinconado tan rápidamente en la cámara de control de la nave, podría haber tomado pastillas contra el sueño, cápsulas de repuesto para su arma, un cronómetro brújula, y... sonrió fútilmente por su hilván de razonamiento, también un salvavidas que le habría permitido volar a lugar seguro.

    Cuando menos habría habido cápsulas alimenticias en la cámara de control, y habría arrebañado provisiones para un mes. Jamieson descendió del árbol, puso alguna distancia entre él y el suelo empapado en sangre y luego tomó algún alimento.

    Comenzó a sentirse mejor. Y comenzó a pensar. Hasta donde podía juzgar, basado en un cálculo de la velocidad del ezwal mientras estuvieron viajando en compañía y el tiempo transcurrido, la balsa no podía estar a más de cosa de diez millas al norte. Con los mil accidentes y peligros que le saldrían al paso, ello supondría para él cuando menos un día entero o más de camino, dependiendo ello de cuantos sectores de mar y ciénaga habría de por medio. Luego, naturalmente, tendría que batir la jungla en amplios círculos, hasta dar con la balsa y cargar su arma. En cuanto a la propia balsa, no serviría a nada; hasta con su potencia no agotada era sólo una especie de superparacaídas, incapaz de sustentar arriba mucho más que su propio peso.

    Con mucha suerte, en otras palabras, dispondría de la simple ventaja de un arma de mano bien cargada, para comenzar un trayecto de cien millas a la nave averiada. Cien millas de jungla, mar y ciénaga... y el Estrecho del Diablo. Cien millas de calor, humedad, carnívoros...

    Mas no servía a nada detenerse en los deprimentes augures contra él. Había que ir paso a paso... era la única manera de poder continuar y mantenerse en sus cabales.

    Comenzó pues la marcha del día con los huesos fatigados por la falta de sueño y la penosa tensión de la noche pasada. La primera hora de progreso esforzado no fue muy alentadora. Había cubierto menos de una milla, estaba seguro, y además no era en absoluto una línea recta. Había perdido cuando menos la mitad del tiempo contorneando zonas de fango movedizo y varias franjas zarzosas de una superficie de un acre, tan densamente enmarañadas que dudaba de que hasta el ezwal hubiese podido atravesarlas.

    Más tiempo y energía habían de ser consumidos en trepar a un árbol ocasional, a fin de comprobar la distancia y la dirección... cosa vital si esperaba llegar a un paraje conveniente desde el cual proceder a la búsqueda de la balsa.

    Hacia mediodía calculó que había avanzado no más que tres millas en la debida dirección. El blanco borrón que señalaba la posición del sol se hallaba ahora tan próximo al cénit como para hacer inseguro su rumbo por espacio de la siguiente hora. Este hecho, combinado con la presencia de un elevado árbol próximo y su agotamiento físico, eran un argumento acuciante en favor de un rato de descanso. En la copa del árbol había un grupo de ramas semejante a una mano que se alzaba; con algunas de las menos abrasivas enredaderas de la vecindad podría atarse al sitio y...

    Cuando se despertó, las bestias nocturnas de Eristan gruñían su ansia de sangre en la base del árbol.

    Su primera reacción fue de terror... un terror a cortar la respiración, ante la opresiva y mortal oscuridad en su derredor. Luego, al volver a recuperar gradualmente el dominio de sus nervios, le invadió una honda sensación de pesar por haber perdido tanto tiempo. Pero había necesitado desesperadamente el descanso, se dijo, y no cabía duda de que físicamente se sentía mucho mejor. No había posibilidad de saber hasta cuan adentrada la noche había dormido, únicamente cabía esperar que no fuese mucho lo que de ella quedaba.

    El árbol vibró súbitamente como si abajo se abatieran monstruosas garras contra su tronco. Sobresaltado, Jamieson comenzó a soltar las enredaderas que le sujetaban. No era que pudiese trepar mucho más arriba, pero había aprendido que hasta unos pocos pies podían suponer toda la diferencia.

    No había estrella alguna visible a través del denso cobertor de brumosa atmósfera que se tendía sobre este planeta de jungla; la ausencia de todo medio de señalar el paso del tiempo hacía parecer dobles a las horas. Varias veces, gatunas bestias rapaces intentaron trepar a donde estaba, pero sólo una llegó tan cerca que Jamieson se vio obligado a utilizar su arma. Y al hacerlo, la tenuidad de su haz le contrajo el corazón. Pero sirvió, chamuscando las patas delanteras del animal y haciendo que soltara su asidero, cayendo chillando y a tumbos, para ser presa de las demás que abajo estaban.

    Cuando por fin llegó el alba, en lento despliegue, Jamieson no pudo dar por unos momentos crédito a la escena que en torno a él iba iluminándose ahora. La carnicería había amainado abajo y pudo percibir a varias de las criaturas semejantes a hienas que topara durante su salvaje cabalgar sobre el ezwal hacía dos días (¿sólo dos días?). Estaban muñéndose más o menos sosegadamente de los restos de un número indeterminado de esqueletos esparcidos. La precedente mañana había sido lo mismo, pero esta vez la secuela fue distinta. Pues súbita y silenciosamente, emergió de la espesura con la velocidad de una jabalina una inmensa cabeza y cuarenta pies de cuerpo redondeado, atacando al más próximo carroñero, que chilló ahogadamente al ser reducido a pulpa. Los demás se desparramaron al instante, huyendo.

    El resto del gigantesco cuerpo de la serpiente onduló despacio desde la alta hierba y se puso a la tarea de engullir entera a su víctima, proceso que sólo duró pocos minutos, pero después la serpiente no mostró la menor disposición a marcharse. Quedóse donde estaba, mientras que el grueso de su cuerpo se alargaba, retrayendose gradualmente hasta hacerse casi imperceptible. Durante todo este tiempo, Jamieson quedóse helado en su puesto, respirando tan quedamente como le era posible. No poseía un extenso conocimiento de las prácticas de caza de las bestias, pero le cabía poca duda de que aquélla le podía extraer fácilmente de la copa en que estaba, si se lo propusiera.

    Tras la hora más larga de la vida de Jamieson, la serpiente se agitó y se marchó deslizante. Él esperó unos pocos minutos, descendió luego y siguió su rastro claramente marcado, moviéndose lo más quedamente posible y con la vista agudamente clavada delante. Aquel sería el último probable paraje, razonaba, al que los comedores de carroña volverían a su festín, y contaba con que no se volviese la serpiente o no se detuviera demasiado pronto. Después de todo, un animal era un plato ligero para su colosal estómago, y la caza debía proseguir.

    No obstante, sintióse contento al dejar el rastro al cabo de unos cientos de metros y reanudar la aproximada dirección por la que había ido el día precedente. Ahora la claridad era total y probablemente se había alzado el sol, aunque no sería visible hasta cosa de una hora. Habría tiempo suficiente para orientarse y corregir el rumbo. En el ínterin proseguiría en línea tan recta como fuese posible.

    Para el mediodía había penetrado considerablemente más lejos que el día anterior, debido principalmente a su mejorada condición fsica. No se permitió más que una hora de descanso y terminó las últimas dos millas para media tarde. La fatiga volvía a invadirle abrumadoramente, pero el pensamiento de pasar otra noche interminable con un arma con la carga casi agotada ya por toda protección, le espoleó a comenzar su búsqueda circular de la balsa mientras quedaran unas cuantas horas de luz diurna.

    Había un árbol elevado a unos cincuenta metros de donde estaba, y estudió por espacio de un segundo infructuosamente la estructura, de manera a poder reconocerlo desde cualquier ángulo. Sería su punto central. Su primer círculo se trazaría a aquella distancia, el segundo a cincuenta metros más lejos, y así sucesivamente. Tal pauta le procuraría una excelente oportunidad de localizar un objeto grande y metálico como la balsa, aunque algunas de las zonas de más densa espesura requerirían una inspección más estrecha. Lo primero de todo, desde luego, treparía al árbol y vería lo que podía avistarse desde su copa.

    Cuatro horas después estaba tambaleándose de agotamiento, habiendo casi completado su quinta vuelta. Estaba oscureciendo. La observación preliminar desde el árbol no había revelado nada, y pronto debería volver para otra noche implacable de espasmódico sueño y desveladoras pesadillas.

    El pensamiento le espoleó, como ya varias veces lo había hecho. Cuando menos completaría esta vuelta, a pesar del creciente peligro de bestias de presa. Pero ya no se ocultaba más la percatación estúpida de que había sido neciamente optimista por su parte el haber pensado en encontrar la balsa. A vista de pájaro desde la copa del árbol había aprendido una cosa aquella tarde: el terreno se estrechaba hasta una península a sólo unas pocas millas desde aquel punto. Pero el recorrer por completo aquella área podría llevar semanas.

    Fue dando traspiés hacia delante, no haciendo esfuerzo alguno para moverse despacio, importándole ya poco realmente si un desastre final acababa de una vez con su desesperada situación, ahora o pocos días después.

    La densa jungla se apartó inesperadamente ante él en un pequeño claro que había sido invisible desde el árbol, y que estaba situado a sólo doscientos cincuenta metros. Aún allí, naturalmente, el terreno no se hallaba enteramente pelado, sino espesamente salpicado hacia el centro de enredaderas trepadoras de Color gris.

    Había dado unos pasos en el calvero, cuando se produjo un movimiento de maleza en el extremo opuesto, y a unos cincuenta pies de él emergió una gran bestia peluda de ojos encendidos y cara maniática. Al ver a Jamieson gruñó espantosamente, abrió sus colmilludas mandíbulas y cargó en derechura contra él.

    Jamieson quedóse helado, percatándose instintivamente de la futilidad de intentar correr y esperando hasta que la gran bestia diese el salto final para intentar regatearla.

    Mas no llegó el momento. Pues apenas la bestia inició el movimiento, que sus patas se agarrotaron en aquella plantas, pareciendo apresado entre ellas. E increíblemente, a pesar de todos sus violentos esfuerzos, parecía que le era imposible desprenderse.

    La razón no apareció de inmediato en la oscuridad que iba tendiéndose, pero al mirar Jamieson como fascinado, comenzó a ver lo que estaba sucediendo. La planta semejante a una enredadera estaba viva... ¡ferozmente viva! Duros zarcillos semejantes a látigos se enrollaban en torno a las patas y cuello de la bestia con mayor rapidez de lo que sus poderosos esfuerzos podían apartarlos o romperlos. Y otros, de extremidades como de aguja, penetraban reiteradamente en su carne a través de su greñoso pelaje. Súbitamente, el enorme corpachón del animal se puso rígido con un tirón y sus miembros se extendieron como queriendo alcanzar algo en vano, quedando tiesos, inmóviles, en una posición antinatural. La bestia yacía como si se hubiese convertido en piedra.

    Ahora las enredaderas menguaron su frenética actividad y comenzaron a trepar sobre el rígido cuerpo, extendiéndose y haciéndolo desaparecer gradualmente de la vista.

    Jamieson se estremeció, apartó su vista del horrendo espectáculo y miró presuroso en derredor para cerciorarse de que ninguna de aquellas plantas crecían en su proximidad. Las había identificado ya, aunque era la primera vez que las viera o se percatara de cómo funcionaban. Se trataba de la planta carnívora Rytt, que junto con las serpientes inutilizaba aquel planeta como base militar. Ciertamente, aquella planta carnieca no ocupaba todo el planeta, como la serpiente, sino que aparecía sólo donde las condiciones del terreno eran las convenientes a su particular metabolismo. En tales áreas abundaba por lo general, y Jamieson sintió escalofríos al pensar que posiblemente había pasado muy cerca de más de una de aquellas matas durante las últimas varias horas.

    De pronto se alarmó al darse cuenta de lo oscuro que se había hecho y, al mismo tiempo, también se percató de que en los últimos pocos minutos había aumentado considerablemente el nivel de ruidos de fondo que caracterizaban aquel mundo primitivo. No existía aquí algo así como un quedo crepúsculo; más bien era la hora del maligno despertar, el desperezarse de monstruos rapiñadores en innumerables cubiles, y el comienzo de un prolongado crescendo de delirante carnicería.

    Se hallaba comenzando a moverse para volver al árbol, cuya copa era justamente visible contra el oscurecido firmamento, cuando sintió un hurgar sorprendente aunque familiar en su cerebro, imponiéndose un claro pensamiento:

    —No por ese camino, Trevor Jamieson, sino por el otro. La balsa que buscas se encuentra en el siguiente calvero, no muy lejos de donde te encuentras. Y yo también, esperándote. Según parece, otra vez necesito tu ayuda.

    Jamieson quedó quieto, temblando de excitación e incertidumbre a la par. La última vez había visto al ezwal a merced de los rull. Esto podía ser una añagaza de los rull, y acaso se encontraba el ezwal trabajando para ellos... ¿por qué no, después de todo?

    ¿Mas, por qué habían de intentar atraerle mediante un señuelo...?

    —Los rull que intentaron capturarme están muertos todos— cortó impacientemente el ezwal —. El salvavidas que aterrizaron está también aquí, intacto. Pero no puedo manipularlo, por lo que necesito de tu ayuda. ¡No hay bestias entre tú y yo en estos momentos, así es que date prisa!

    Jamieson se volvió ávidamente y comenzó a contornear el calvero, con su energía súbitamente renovada. La escueta información de mala gana suministrada por el ezwal comenzaba a tener algún sentido. La nave de guerra rull debió haberse visto forzada a marcharse con tanta rapidez, que no había tenido tiempo de recoger a la partida de exploración que había desembarcado. Y este grupo, pensando habérselas con una bestia sin inteligencia, habían permitido al ezwal la oportunidad que precisaba para barrerlos a todos. Así que ahora...

    —Yo no los maté —provino la respuesta lacónica del ezwal—. No fue necesario. Ya verás dentro de unos momentos lo que hice.

    Jamieson emergió de una última franja de maleza semejante al helecho, a un calvero más grande, en uno de cuyos lados reposaba el salvavidas rull, de unos cien pies y de oscuro metal, convertido ahora en una incongruencia por el giro de los acontecimientos. Y allá, entre grises matorros de la planta Rytt, se hallaban los cuerpos sin vida, semejantes a gusanos, de una docena de rull, de estrambótico aspecto aun en aquel ambiente. Las grises trepadoras crecían en profusión cerca de la puerta abierta del salvavidas, hasta extenderse algunas a través del umbral al oscuro interior, como en una búsqueda ciega e instintiva de un camino rondurente a más víctimas.

    Jamieson parpadeó y supuso lo que había sucedido.

    —Tus procesos lógicos son admirables— le interrumpió sardónicamente el ezwal — aunque un tanto lentos. Sí, estoy en la cabina de control de la nave, con una puerta de acero cerrada entre mí y las trepadoras enredaderas. Sugiero que emplees tu fusil para despejar un paso entre ellas inmediatamente, y entres también aquí. Hay varias bestias muy próximas y evidentemente no puedes depender de esta planta para protegerte de nuevo.

    Jamieson tomó una rápida decisión y giró hacia la balsa que estaba a cincuenta pies, proporcionando las grises enredaderas un amplio atracadero. Afortunadamente la balsa estaba embarrancada en el propio calvero; trepó a ella, pues, del otro lado, y separó una placa de cobertura que exponía el mecanismo de control más bien simple. Quitó un pequeño tornillo de su arma y una también pequeña cápsula cayó en la palma de su mano. Aquella cápsula era el corazón del fusil; él se hallaría completamente indefenso hasta que pudiera ser reemplazada.

    Alzó la tapa de un compartimiento de plomo, semejante a una caja, en la cabina de control, colocó la cápsula en un contenedor de singular forma que se hallaba en su interior y cerró la tapa. Esto era todo. En diez minutos, una reacción engendradora, iniciada por los relativamente pocos neutrones dejados en la cápsula, la cargarían por completo. Pero no esperaría demasiado. Tres minutos aproximadamente producirían toda la carga que le era precisa.

    Jamieson se agazapó en la semioscuridad, dispuesto si fuese necesario coger rápidamente la cápsula omnipotente y meterla en el fusil a tiempo de salvar su vida. No estaba muy seguro de que pudiera hacerlo, pero no había otro remedio. Toda la espantosa situación se hallaba ya muy clara en su mente. Y el simple hecho de que no hubiese provenido negativa alguna por parte del ezwal, tendía a demostrarlo.

    Mientras esperaba, mirando constantemente a las negras sombras en torno al calvero, dijo en voz alta, despacio, pero con gran énfasis:

    —¡Así es que los rull no sabían de la planta Rytt! No es sorprendente, es uno de los pocos de tales tipos en la galaxia conocida. Pero han debido de haber tropezado de noche con ella, para haberlos atrapado a todos. ¿Es eso lo que sucedió, o bien estabas aún en trance entonces, como la estúpida bestia que se pensaban eras?

    La respuesta del ezwal fue rápida y altiva:

    —Me sacudí la hipnosis antes de que terminaran de meterme en la nave de la placa de antigravedad, donde me encadenaron. Con todos ellos presentes y armados pensé que era mejor no mostrarle lo fácilmente que podía soltarme, así que fingí permanecer inconsciente mientras me encerraban en la bodega. Luego rompí las cadenas. Estaba esperando ver si volvían a abandonar la nave, cuando se produjo un ruido como un trueno y todos salieron fuera. No podría decir nada sobre sus extraños pensamientos, excepto que estaban muy excitados. De pronto se excitaron todavía más, y luego, al cabo de un minuto o cosa así, los pensamientos se detuvieron súbitamente. Sospechaba yo lo que había sucedido, pero para asegurarme rompí el pestillo de la bodega y miré por la compuerta principal. Estaba muy oscuro para entonces, pero veo muy bien en la oscuridad. Todos estaban muertos.

    Jamieson deseaba también poder ver en la oscuridad, imaginándose que había visto algo moviéndose en uno de los más sombríos extremos del calvero, pero no podía estar seguro. Debían haber ya transcurrido los tres minutos, o estarían próximos a cumplirse. No convenía esperar más. Obligando a sus temblorosas manos a moverse metódicamente, tomó unas pequeñas tenazas de la cantonera junto a la caja de plomo, abrió la tapa de ésta y extrajo cuidadosamente la cápsula. La insertó en el arma, volvió a atornillarla y exhaló un profundo suspiro de alivio.

    Miró en torno al calvero de nuevo, y clavó la vista en la esquina sospechosa, no se veía allá nada definido. Probablemente era sólo su imaginación. Pero continuó vigilando mientras descendía de la balsa y caminaba lentamente en dirección a la nave.

    De nuevo habló quedamente:

    —Me dijiste cuanto necesitaba conocer. Creo que puedo contar yo mismo el resto de la historia. Después de que vieras muertos a los rull, decidiste pasar la noche en la nave. No confiabas en tu magnífica vista para protegerte contra todo posible afloramiento de la planta Rytt. Esto es lo único de este planeta que temes verdaderamente. Tu primer encuentro con ella debió haber sido muy interesante. Además de tu asombrosa velocidad y fuerza, supongo que necesitaste una buena dosis de suerte para escapar. Y hallaste que cuanto más remontabas la península, más espesamente crecía. El miedo te invadió por completo. Y así decidiste que me necesitabas... a mí y a mi arma. Y en consecuencia, volviste.

    Mostróse el primer matorral de grises trepadoras un poco más claramente contra la oscura tierra. Jamieson apuntó su fusil hacia abajo, colocó su otra mano sobre los ojos y oprimió el disparador. Se oyó una especie de crepitante rugido al chocar con el suelo el agostador haz de energía, y aunque no pudo ver el fulgor de la llama, no cabía duda de que el arma estaba convenientemente cargada. La manipuló de lado a lado delante de sí, y tras haber dado algunos pasos adelante se detuvo, aflojando el disparador. Miró en derredor y halló que podía ver bien aún. Se hallaba en medio de una especie de negro terreno marchito, encontrándose el siguiente parche de gris a unos veinte pies.

    —Has estado en esa cabina de control durante dos días, ¿no es así? — prosiguió Jamieson —. Debió haberte costado lo tuyo atravesar la puerta. Pero hubiste de hacerlo debido a que la compuerta principal es accionada a máquina cuyo manejo no comprendes, y tú no pudiste moverla a pesar de toda tu fuerza. A la mañana siguiente, cuando abriste la puerta de control, viste a la planta Rytt al otro lado de ella. Apuesto a que cerraste a toda prisa la puerta y le echaste todos los cerrojos. Ello contuvo a la planta, desde luego... pues su fuerza no es lo suficientemente concentrada como para atravesar una puerta metálica. Puede pegarse a uno y pincharle en cien lugares a la vez, pero no puede romper una puerta de acero, como tú. Así es que te quedaste.

    El segundo retazo de trepadoras grises — mayor que el primero — fue igualmente tratado que éste. Entre Jamieson y la nave salvavidas se encontraba ahora el matorral mayor y más sólido, que encerraba a los rull muertos.

    Habló en tono pausado e incisivo:

    —Por espacio de dos días has estudiado ese mecanismo de control, intentando sacar partido de él pero has fracasado por completo. Debes haber llegado al punto de estar dispuesto a manipular ciegamente los mandos, pasara lo que pasara. Entonces aparecí yo y la situación cambió. Me refiero a mi llegada a la vecindad, hace unas horas. Lo percibiste, naturalmente. Y para ti, ello significaba sólo una conveniente alternativa. Querías continuar estudiando los controles. Caso de que no pudieras dar con el quid de ellos antes de la noche, me llamarías, puesto que yo no podia sobrevivir a otra en mi condición de agotamiento físico y con mi arma casi inválida por completo. Pero si posiblemente lograbas resolver la manipulación de la nave, ahuecarías el ala sencillamente, dejándome aquí para morir.

    Hizo una pausa y esperó brevemente, mas no hubo respuesta alguna por parte del ezwal, aun a la fina acusación condenatoria. Jamieson no se sorprendió. La extraña y orgullosa criatura de la nave debía saber muy bien que nada ganaría negándolo, y era incapaz de remordimientos.

    Jamieson había despejado ya su camino hasta una distancia de pocos pies de la compuerta principal de la nave salvavidas. Quedaban sólo las trepadoras que se extendían en ella. Bajó unos grados la intensidad de su arma, para evitar el daño al material de estampado de la compuerta, y luego habló lo que esperaba ser sus últimas palabras a aquel singular ezwal.

    —Voy a quemar todas las trepadoras hasta tu puerta. Cuando lo haga, tú has de salir de ahí y dirigirte a la bodega donde has de permanecer. Para comprobar que así lo haces, voy a disponer de tal modo esta arma que un contacto fotoeléctrico hará que barra el pasillo si te aventuras a poner un pie en él. Si te quedas donde estás, no recibirás daño alguno. Serán precisas dos semanas para alcanzar la base más próxima, y desde allá podemos dirigirnos al planeta Carson, donde me agradará mucho soltarte. En el ínterin puedes hallar algo comestible en la bodega, aunque lo dudo. Puedes consolarte con el pensamiento de que sin ningún conocimiento de astronáutica hiperconducción, indudablemente hubieras muerto de hambre antes de poder llegar a casa por ti mismo.

    «Has fracasado en el intento de que siguiese siendo un secreto para mi gobierno la inteligencia del ezwal. Mas yo deberé informar que en mi opinión el promedio del ezwal adulto es absolutamente tan poco idóneo a razonar con él, como si se tratase de una estúpida bestia. ¡Y ahora ya puedes mantener tu trasero tan lejos como puedas de esa puerta... pues dentro de un minuto la cosa estará que arde!»


    5


    A dos días de Eristan II, Jamieson estableció contacto por radio con un crucero de una raza amiga del hombre. Explicó su situación y pidió que la nave le dejase emplear sus potentes transmisores como relevo de contacto a la más próxima base terrestre. Así lo hicieron.

    Mas pasó una semana antes de que la nave de batalla terrestre tomara a su bordo a la salvavidas rull y aceptara en transportar a Jamieson y al ezwal al planeta Carson. El comandante de la nave de batalla no sabía nada de la situación del ezwal, limitándose simplemente a verificar la identidad de Jamieson y aceptar que era persona autorizada para los ezwal.

    Cuando llegaron al planeta Carson, Jamieson obtuvo permiso del comandante de la base para que la nave de combate aterrizara en área no habitada por seres humanos. Allí tuvo su conversación final con el ezwal.

    Era un paraje magnífico. Colinas onduladas se extendían como rodando a los confines del norte. Al oeste había un verde bosque y en el valle hacia el sur, el centelleo de un gran río. El planeta Carson era un mundo de lujuriante verdor y mucha agua.

    El ezwal saltó ágilmente al suelo, se volvió y miró hacia arriba a Jamieson... quien se hallaba en la plataforma de la superficie inferior de la nave. Jamieson comenzó:

    —¿Has cambiado de opinión en lo que fuere? El ezwal replicó con breve pensamiento:
    —¡Iros de nuestro planeta y llevaos a todos los seres humanos! Jamieson dijo a su vez:
    —¿Quieres transmitir a tus congéneres ezwal que lo haremos así siempre que ellos quieran desarrollar una civilización maquinista que pueda defender al planeta de los rull?
    —Los ezwal jamás se avendrán a ser esclavos de las máquinas — respondió el ezwal. Y había tal determinación en el pensamiento, que Jamieson asintió aceptando la realidad de su interlocutor. Los ezwal adultos eran de un molde emocional que probablemente había estado elaborándose millones de años Y por ende el lazo en que habían caído era de tal naturaleza que no podrían librarse sin ayuda. Dijo suavemente:
    —Todavía sois individuales. Queréis vivir por vosotros mismos, como entidades aparte. Lo comprobamos ya en Eristan II.

    El ezwal pareció irritado y desconcertado al par: —De tu mente colijo que existen razas que tienen un existencia colectiva. Los ezwal son seres separados que comparten una meta común. Siento, sin comprender claramente tu pensamiento, que consideras esta separación como una debilidad.

    —No debilidad —replicó Jamieson —. Sólo un punto de ataque. Si fueseis un grupo colectivo, nuestra aproximación sería diferente. Por ejemplo, tú no tienes un nombre ¿no es así?

    El pensamiento del ezwal mostró disgusto: —Los telépatas se reconocen mutuamente sin necesidad de tales elementales medios de indentificación, y te prevengo... — el enojo asomó al pensamiento —, que si pensáis hacer unos conformistas de los ezwal, por la idea que detecto en tu mente, os halláis equivocado de medio a medio. — De nuevo cambió el tenor de pensamiento, pasando del enojo al desprecio —. Pero naturalmente vuestro problema no es lo que queréis hacer con nosotros, sino cómo convencer a vuestros congéneres humanos de que los ezwal son inteligentes. Te abandono este problema, Trevor Jamieson.

    El ezwal se volvió y marchóse a un corto trotecillo a través de la hierba. Jamieson le llamó:

    —¡Gracias por haberme salvado la vida, y gracias por haber demostrado de nuevo el valor de la cooperación contra un peligro común.
    —No puedo — provino la repuesta — dar sinceramente las gracias a un ser humano, por la razón que fuera. Adiós y no me molestes más.
    —Adiós — dijo Jamieson quedamente. Tenía una sensación de pesar y de fracaso, cuando la plataforma en la que estaba comenzó a rodar al interior de la nave. Y al cerrarse, sintió el efecto antigravitatorio cuando la gran nave comenzó a elevarse. Al cabo de unos segundos estaba acelerando.

    Antes de abandonar el planeta Carson, Jamieson habló ante el Consejo Militar gobernante. Sus sugerencias recibieron una acogida formidablemente fría. Tan pronto como se manifestó claro su propósito, el presidente del Consejo le interrumpió:

    —Mr. Jamieson, no hay ser humano en esta estancia o en este planeta que no haya sufrido la muerte de un miembro de su familia, asesinado por esos monstruos ezwal.

    Puesto que la observación era científica y militarmente impertinente, Jamieson esperó y el gobernador continuó:

    —Si hubiésemos de creer que esas criaturas son inteligentes, nuestro impulso sería el de exterminarlas. Por una vez, señor, no se habría de tener piedad por otra raza, y no la espere ninguna para los ezwal de los habitantes de este planeta.

    Hubo un airado murmullo de aprobación por parte de los demás miembros del Consejo. Jamieson lanzó una mirada de soslayo a aquel círculo de rostros hostiles y se percató de que el Planeta Carson era en verdad una base precariamente mantenida. Sólo pocas veces en la historia se había hallado una raza ajena tan antipática como lo era la ezwal. Lo que hacía fatal el problema era que el planeta Carson constituía una de las tres bases sobre las cuales los seres humanos basaban su defensa de la galaxia. Bajo circunstancia alguna podía haber una retirada. Y caso de ser necesario, podía ser justificada una política de exterminación a la convención de razas Ajenas aliadas al hombre.

    Pero hasta la llave de exterminación era su conocimiento, y suyo sólo... que los ezwal se comunicaban por medio de telepatía. Como bestias, los ezwal habían contrarrestado todos los intentos de destruirlos, por una simple realidad. Pocas personas eran las que jamás hubiesen visto a un ezwal, y la razón se mostraba ahora evidente... siempre habían sido prevenidos de antemano.

    Si él decía a estas gentes repletas de odio que los ezwal era telépatas, los científicos humanos del planeta Carson planearían rápidamente métodos de destrucción. Estos métodos, basados sobre ondas mentales mecánicamente creadas, se trazarían para confundir a la raza ezwal, los miembros de la cual eran en realidad muy ingenuos y vulnerables.

    Jamieson se dio cuenta de que no era el momento de contar sus experiencias en Eristan II. Que creyesen que simplemente tenía una teoría... Debido a su posición, la mayoría de ellos creerían sus hechos si se los presentaba. Pero todos podrían rechazar una simple teoría, fundamentándose que se encontraban sobre el terreno y lo habían intentado todo, y él únicamente se hallaba de paso. Y sin embargo, quería ponerles de manifiesto que su rígida actitud no era aceptable.

    —Damas y caballeros — comenzó Jamieson, inclinándose al par en dirección a los tres miembros femeninos del Consejo — No puedo expresar adecuadamente la simpatía y buena voluntad que motivó el que la Convención Galáctica me enviara originalmente aquí, con la esperanza de que como fuera pudiese ayudar al pueblo del planeta Carson a resolver el problema ezwal... Pero debería deciros que me propongo recomendar a la Convención la celebración de un plesbicito y el propósito del mismo, que es el determinar si la raza humana aquí presente permitirá una solución racional al problema ezwal planteado.

    El gobernador objetó con frialdad:

    —Creo que estamos autorizadas para considerar como un insulto lo que acaba usted de decir.

    Jamieson replicó:

    —No fue tal mi intención. Pero mi sentimiento es el de los miembros de este consejo. Se hallan tan cargados de resentimiento que no nos queda otro recurso sino acudir al pueblo. Gracias por haberme escuchado.

    Jamieson se sentó. Y el banquete oficial que siguió transcurrió en casi completo silencio.

    Tras la comida, el vicepresidente del Consejo se acercó a Jamieson acompañado de una mujer joven, al parecer de unos treinta años, de ojos azules y rostro y figura agradables, aunque en su expresión había una firmeza poco femenina que contrarrestaba lo que de otro modo habría sido una gran belleza.

    El hombre estuvo simplemente cortés, diciendo:

    —Mrs. Whitman me ha pedido la presentase a usted, Dr. Jamieson.

    Y tras haber efectuado la presentación se apartó de allí, como si aquel breve contacto fuese lo más que pudiera tolerar. Jamieson estudió a la mujer cavilosamente. Recordó haberla reparado en grave conversación con sus dos vecinos de mesa... uno de los cuales era el hombre que la había presentado ahora.

    —Es usted doctor en ciencias. — habló ella.
    —Mi doctorado es en física — asintió él —, pero incluye mecánica celeste y exploración interestelar... una materia sumamente especializada.
    —Estoy segura de que lo es — convino ella — Ya soy viuda con un chiquillo. Mi marido fue ingeniero químico. Siempre me maravillé de la extensión de sus conocimientos. — Y como si le asaltara un recuerdo añadió —: Fue muerto por un ezwal.

    Jamieson supuso que el marido debió haber sido un ingeniero químico de primera categoría, para que su mujer se moviese en los círculos del Consejo. Pero todo cuanto dijo fue:

    —Lo siento por usted y el chiquillo.

    Ella se envaró ante su conmiseración y luego dijo pareciendo más aplacada:

    —La razón por la que pedí ser presentada a usted es la que la mayoría de las decisiones básicas sobre el planeta Carson fueron tomadas hace dos generaciones. Me gustaría que se quedase usted durante unos cuantos días y personalmente me agradaría también mostrarle lo que pudiera ser una solución alternativa al problema que aquí tenemos. Disponemos de una luna habitable... ¿lo sabía usted?

    Jamieson había percibido la luna a la llegada, y dijo lentamente:

    —¿Sugiere usted que debería ser la base?
    —Puedo considerarlo así. Nadie tiene para cincuenta años.

    Era un punto que había él de admitir. En aquella vasta sociedad galáctica, la atención de los individuos y hasta de las organzaciones tendía a ser pequeña. Los datos fundamentales eran a menudo archivados y luego olvidados. Había siempre demasiados problemas generales en espera de que una autoridad les prestara atención. Cada problema requería una detenida ponderación, y una vez considerado y tomada la decisión, quien había adoptado ésta se mostraba renuente a volver a examinar los datos.

    Dudaba de que ella tuviese realmente una solución. Pero el inmenso antagonismo de todo el mundo le había deprimido, y así le agradecía calurosamente que se comunicara con él en vez de odiarle.

    —Venga, por favor — apremió ella.

    Jamieson calculó mentalmente su tiempo disponible. Pasarían algunas semanas antes que el carguero «lento», con el ezwal hembra y su cría completara el viaje de miles de años-luz a la Tierra. Podía fácilmente tomarse unos cuantos días y todavía llegar a la Tierra antes que el carguero.

    —Está bien — dijo —. Lo haré — ¿Comprendí que usted será mi guía? Ella sonrió mostrando su deslumbrante dentadura.
    —No creerá que nadie más quiera ni siquiera hablarle, ¿no es así? Tristemente, Jamieson sabía que ella tenía razón.


    6


    Le dolian los ojos. Estuvo pestañeando mientras volaba, esforzándose por tener a la vista el destello metálico que era el traje espacial impulsado por energía de su guía.

    Pesábale ya vivamente hacer el viaje a aquella extraña luna del planeta Carson. En ruta desde éste a ella, en una gran nave de batalla que él había comandado, había estudiado la Enciclopedia Interestelar y hallado en ellas hechos concretos. Habían allá enormes cambios de temperaturas del día a la noche. Tales cuerpos planetarios no podían simplemente ser utilizados para sustentar a los millones de personas.

    La mujer era desesperadamente difícil de ver contra la deslumbrante refulgencia del sol, alzándose cada vez más del fantástico horizonte del satélite de Carson. Jamieson se dijo que era casi como si su guía intentara mantenerse en el resplandor del sol mañanero con el fin de perturbar su desgastada mente y embotar su fuerza.

    A más de una milla abajo, un reguero de bosque se extendía desigualmente sobre un suelo torvo y repulsivo. Roca erosionada, como picada de viruela, grava torturada y ocasionalmente una rala y renuente vegetación herbosa que se mostraba tan parda y poco invitadora como la propia fronda desparramada... y había ido a la distancia mientras ellos surcaban allá arriba, dos objetos brillantes de metal a la velocidad de bólidos.

    Varias veces vio manadas de los grandes rumiantes moteados de gris, allá abajo; y en una ocasión, lejos a la izquierda, percibió el lustroso destello de un gryb vampiro de escamosa coraza.

    Resultaba difícil ver su velocímetro, que estaba encajado en el transparente casco de su armadura de vuelo espacial... difícil debido a que tenía un segundo casco debajo, unido a su vestido calentado eléctricamente, y la luz del sol se esparcía cegadoramente a través de las dos barreras. Pero ahora que se habían despertado sus sospechas, posó en un esfuerzo sus ojos en aquel fulgor, hasta que lagrimearon y se empañaron. Lo que vio contrajo su madíbula en dura línea, y restalló en su aparato de comunicación con voz tan fría y severa como sus pensamientos. —Hola, Mrs. Whitman.

    —¿Si, doctor Jamieson? — Sonó la voz de la mujer en su aparto, pareciéndole al alerta oído de Jamieson que el tono con que había pronunciado «doctor» contenía el matiz de una burlona y definida hostilidad.
    —Me dijo usted que este viaje había de ser de unas quinientas veintiún millas o...
    —O aproximadamente — fue la respuesta rápida, pero de hostilidad más marcada, más intencionada.

    Los ojos de Jamieson se estrecharon hasta formar dos estrías grises.

    —Dijo usted quinientas veintiún millas. La cifra es lo bastante rara como para suponérsela exacta, y no existe posibilidad alguna de que usted no conociera la distancia exacta desde las Cinco Ciudades a las minas de platino. Hemos viajado ya seiscientas veintinueve millas — más las de cada minuto — desde que abandonamos las Cinco Ciudades hace más de dos horas, y...
    —¡Vaya, vaya! — interrumpió la joven con inequívoca insolencia —. Eso no es demasiado malo, doctor Trevor Jamieson.

    Quedóse él silencioso, examinando la situación por su amenaza potencial. Su primer indignado impulso fue de ponerse a tono con la inesperada arrogancia de su intorlocutora, pero su cerebro, súbitamente diáfano como el cristal, reprimió el deseo y siguió adelante como en rapto especulativo.

    Había allí un intento de asesino. Su mente batía fríamente, con la sensación de algo repetido durante todos los tremendos años en los que había errado a los planetas más lejanos. Era glacialmente reconfortador recordar lo que había conquistado en el pasado. En el asesinato, como en cualquier otra cosa, la experiencia contaba.

    Jamieson comenzó a disminuir la velocidad. Llevaría tiempo... pero acaso aún estaba a tiempo, aunque la actitud de su compañía sugería que la crisis se hallaba peligrosamente próxima. No podía hacer nada más hasta que hubo aflojado considerablemente la marcha, y entonces, aquietando sus latidos impetuosos, dijo amablemente:

    —-Dígame, ¿se halla implicado todo el Consejo en este asesinato? ¿O es sólo un plan suyo propio?
    —No hay mal alguno en decírselo — replicó la mujer —. Decidimos que no hiciera usted su recomendación sobre los ezwal a la Convención Galáctica. Desde luego, sabíamos que esta luna no sería aceptada nunca como base sustituta.

    Jamieson rió con risa dura y horra de humor, pero comprensible, que ocultó la lenta precaución con la que oblicuaba hacia el suelo. El esfuerzo del buceo en curva torturaba su cuerpo y le desgarraba los pulmones, pero se mantenía ceñudamente. Se encontraba ahora solo en el firmamento; el destellante vestido espacial de su guía se había desvanecido en la difusa distancia. Evidentemente ella no había vuelto su cabeza o percatádose de la desviación de su buscador.

    Ansioso porque el descubrimiento fuese aplazado tanto como fuese posible, Jamieson dijo:

    —¿Y cuándo va usted a matarme?
    —Dentro de unos diez segundos — comenzó ella, tensando su aparto... Se detuvo. —

    ¡Oh, no se encuentra usted ya tras de mí! Así que está intentando aterrizar. Bueno, eso no le servirá de nada. También puede serlo de ese modo...

    Jamieson se encontraba a cincuenta pies de la pelada roca cuando se produjo un súbito rechinar en el mecanismo hasta entonces silencioso de su motor. La fulminante velocidad de lo que aconteció no le dejó tiempo para una acción más instintiva. Sintió dolor en sus piernas, un dolor agudo y desgarrador, una sensación vertiginosa y ardiente que extravió su razón. Luego chocó con el suelo, y con movimiento automático desconectó la energía que se producía en tal corto-circuito que estaba quemándole vivo. La oscuridad envolvió su cerebro como un manto.

    Un mundo borroso de roca ondenado y remolineante sobre él... tal fue el despertar de Jamieson. Se esforzó por recobrar la conciencia y se dio cuentra tras unos instantes de confusión mental que no estaba ya embutido en su traje espacial. Y al abrir definitivamente los ojos pudo ver sin sensación de vértigo que tenía puesto sólo un casco... el unido a su ropa eléctricamente calentada. Notó algo — una esquina de roca

    — oprimiéndole dolorosamente la espalda. Con aturdida pero recuperadas vista miró hacia arriba a la decidida mujer joven que se arrodillaba junto a él. Ella devolvió la mirada con hosca hostilidad y dijo brevemente:
    —Tiene usted suerte en haber salido con vida.

    Evidentemente paró el motor oportunamente. Fue atajado por el conductor eléctrico y le quemó a usted un poco las piernas. Le he puesto algo de ungüento, de manera que no sentirá dolor y podrá caminar.

    Se detuvo y se puso en pie. Jamieson se sacudió la cabeza para despejarla, y luego miró a la mujer interrogadoramente, pero sin decir nada. Ella pareció darse cuenta de lo que pensaba.

    —No pensé que hubiera sido tan remilgada llegado el momento — confesó ella con enojo —, pero así fue. Volví para matarle a usted, pero no mataría ni a un perro sin darle una oportunidad. Bien, ya la tiene usted, si de algo le sirve.

    Jamieson se incorporó quedando sentado, y sus ojos hurgaron penetrantemente el casco de ella. Había hallado antes mujeres duras, pero ninguna que pareciese más sincera y honrada sobre sus intenciones. Frunciendo el entrecejo, caviloso, Jamieson miró en derredor, y sus ojos, entrenados para captar los detalles, vieron una falta en el cuadro.

    —¿Dónde está su traje espacial? — preguntó.

    La mujer señaló con un ademán de la cabeza hacia el firmamento, y su voz no manifestó ningún matiz amical al decir:

    —Si tiene buena vista, verá un punto oscuro, casi invisible ya, a la derecha del sol. Acoplé su traje al mío y luego conecté mi energía. Irán a caer al sol dentro de unas trescientas horas.

    Él ponderó la cuestión y dijo luego:

    —Dispénseme si no creo apenas que ha decidido quedarse y morir en mi compañía. Ya sé que hay personas que morirían por lo que creen que es justo. Pero no puedo establecer lógica alguna sobre por qué había de morir usted. Sin duda alguna tiene tomadas disposiciones para ser rescatada.

    La mujer se sonrojó con una oleada de enojo que oscureció su rostro.

    —No habrá rescate — dijo —. Voy a demostrar a usted que en esta cuestión ningún individuo de nuestra comunidad, hombre o mujer, piensa en sí mismo. Voy a morir con usted aquí debido, naturalmente, a que jamás alcanzaremos las Cinco Ciudades a pie, y en cuanto a las minas de platino se encuentran más lejos aún.
    —¡Pura bravata! — replicó Jamieson —. Por primera, el que se quede usted conmigo no demuestra sino que es usted una idiota; y por segunda, soy incapaz de admirar tal acción. Sin embargo, me alegra de que esté usted a mi lado y le agradezco la cura de mis quemaduras.

    Jamieson se puso cuidadosamente en pie tanteando sus piernas, primero la derecha y luego la izquierda, y sintió un ligero vahído que se sacudió con un esfuerzo.

    —Hummm — comentó de manera tan indiferente como antes —. Nada de dolor, pero sí debilidad. Ese ungüento debe haber sanado las quemaduras a ciegas.
    —Lo toma usted con mucha calma — dijo Bárbara Whitmann con acritud.
    —É1 asintió, añadiendo:
    —Siempre me alegra el darme cuenta de que estoy vivo y siento que puedo convencerla a usted que la conducta que planeé recomendar para el planeta Carson es una solución sensata.

    Ella rió secamente.

    —No parece darse cuenta del atolladero en que nos encontramos. Estamos a cuando menos a doce días de la civilización... eso es calculando sesenta millas por día, lo cual es apenas posible. Esta noche la temperatura descenderá a cien grados bajo cero, cuando menos, aunque varía y puede llegar hasta ciento setenta y cinco, dependiendo ello del desplazamiento del núcleo del planeta, que como usted sabe es muy caliente y muy próximo a la superficie a veces. Esa es la causa de que no puedan subsistir en esta luna en absoluto seres humanos ni otra vida. El núcleo se traslada en torno por el Sol y el planeta Carson, dominando el Sol, de modo que hace siempre una buena dosis de calor durante el día, y son tan endiabladamente frías las noches cuando el sol está sobre el otro lado del planeta. Le explico a usted ésto para que pueda formarse una idea de lo que sucede.
    —Prosiga usted — dijo sin más comentarios Jamieson.
    —Bien, si no nos mata el frío, estaremos expuestos a tropezar cuando menos cada pocos días con una sanguijuela gryb. Pueden oler la sangre humana a distancia pasmosa, y la sangre, por cualquier razón química, los enloquece de hambre. Y una vez acorralan a un ser humano, sanseacabó... Derriban los árboles más grandes y perforan la más sólida roca, penetrando en las cuevas. La única protección en un fusil atómico y los nuestros se fueron con los trajes. Sólo disponemos de mi cuchillo de caza. Aparte de ello, nuestro único alimento posible es el gigante rumiante herbívoro, que corre como un gamo a la primera vista de cualquier ser viviente y el cual además puede matar a una docena de hombres acorralados. Se sorprenderá usted del hambre que puede atacarle a uno en muy breve tiempo. Algo en el aire — y naturalmente estamos respirando aire filtrado — acelera la digestión normal. En un par de horas estaremos pereciendo de inanición.
    —Parece que ello le produce a usted una especie de lúgubre satisfacción — respondió secamente Jamieson.

    Ella restalló:

    —Me encuentro aquí para procurar que no vuelva usted con vida a la colonia, eso es todo.

    Jamieson apenas la oyó. Su rostro se plegó en adusto ceño:

    —Siento que volviera usted. Me apena vivamente ver a una mujer en situación tan peligrosa. Sus amigos son unos canallas por haberlo permitido. Pero yo volveré sano y salvo.

    Ella rió desdeñosamente:

    —Imposible. Intente vivir del suelo de esta luna pelada; pruebe a matar a un gryp con sus manos desnudas.
    —No con mis manos — replicó Jamieson hoscamente —, sino con mi cerebro y mi experiencia.

    Volveremos a las Cinco Ciudades a pesar de esos obstáculos naturales, y a pesar de usted...

    En el silencio que siguió, Jamieson examinó los alrededores, y sintió el primer escalofrío de duda cuando su mente y ojos se posaron sobre aquel salvaje y desolado infierno de roca que se extendía hasta el horizonte de los cuatro puntos cardinales. No, no de todos ellos. Apenas visible en la remota distancia de la dirección que querían tomar había una oscura niebla de risco, la cual parecía flotar contra la calina de semi- negror que era el firmamento más allá del horizonte. En la próxima distancia la apilada roca mostraba formas fantásticas, como si se hubiese helado en momentos de retorcedora angustia. Y no había belleza alguna en ella, ninguna pincelada de grandeza, sino simplemente millas interminables y desesperadas de entumecimiento, de letal inercia... y silencio.

    Se dio cuenta del silencio con un sobresalto que atravesó su cuerpo como un choque físico. El silencio pareció súbitamente con vida. Oprimía incesante aquella lisa franja de roca donde se hallaban. Un silencio malévolo que perseguía continuo, sin ecos, sin tan siquiera un viento que silbara y plañiera en los billones de cuevas y concavidades que alveolaban el terreno yermo y traidor en torno. Un silencio que semejaba el propio espíritu de aquel pequeño mundo hosco y mortal que bañaba un sol frío y brillante.

    —Es deprimente, ¿no es así?

    Jamieson la miró sin verla exactamente, pues su vista se posaba mucho más lejos.

    —Sí — dijo cavilosamente —. Olvidé su sensación, y no me di cuenta de lo mucho que olvidé. Bien, mejor es que empecemos a andar.

    Mientras brincaban cautamente sobre la roca, ayudados por la menor gravitación de la luna, la mujer dijo:

    —¿Qué cree usted haber descubierto sobre los ezwal?
    —No puedo decírselo — replicó Jamieson —. Si supiera usted lo que yo sé, odiándolos los destruiría.
    —¿Por qué no dijo usted al Consejo que disponía de una información específica, en vez de presentar lo que parecía meramente una hipótesis? Son gente sensibles...
    —¡Sensible! — repitió como un eco Jamieson, con un acento en su voz cargado de significativa ironía.
    —No creo por mi parte que tenga usted más que una teoría —dijo a su vez Bárbara Whitman llanamente —. Así es que deje de pretenderlo...


    7


    Dos horas después, el sol estaba alto en aquellos cielos sombríos. Habían sido dos horas de silencio; dos horas en las que caminaron dificultosamente a lo largo de estrechas franjas de roca entre valles fantásticos que bostezaban amenazadores a cada lado, y bordeando al par los márgenes de cuevas cuyas desoladas profundidades iban en derechura a las entrañas inquietas de la luna; dos horas de desolación.

    El gran risco negro, no nublado ya por la distancia, aparecía ahora próximo y gigantesco. Tan lejos como podía alcanzar la vista se extendía a cada lado; y desde donde Jamieson se afanaba cada vez más cansinamente, sus paredes parecían abruptas y vidriosas... inescalables.

    —Odio el confesarlo, pero no estoy seguro de poder escalar ese risco — jadeó.

    La mujer volvió hacia él un rostro en el que su saludable morenez se había convertido en fatiga gris. A sus ojos asomó un fulgor.

    —¡Es el hambre !— dijo brevemente. Ya le dije a usted lo que pasaría. Estamos pereciendo de inanición.

    Jamieson forzó su marcha, pero al cabo de unos momentos aflojó el paso diciendo:

    —Ese herbívoro... come también las ramas más pequeñas de los árboles, ¿no es así?
    —Sí. Por eso tiene un cuello tan largo. ¿Y qué hay con ello?
    —¿Es todo cuanto come?
    —Eso y hierba.
    —¿Nada más? — La voz de Jamieson era perentoria en el interrogante, y su rostro tenso de insistencia. — Piénselo.

    Bárbara se irguió.

    —No emplee usted ese tono conmigo — dijo —. ¿A qué sirve todo, de cualquier modo?
    —Lo siento... sobre el tono, quiero decir. ¿Qué es lo que bebe esa bestia?
    —Le gusta el hielo. Siempre acostumbra a estar cerca de los ríos. Durante el breve período de fusión anual, todo el agua de los bosques va a los ríos y se hiela. La única otra cosa que come o bebe es sal. Como muchos animales, precisa absolutamente tener sal, la cual es muy rara.
    —¡Sal! ¡Eso es! — La voz de Jamieson era triunfal. — Hemos de desandar camino. Pasamos una franja de roca salina hace cosa de una milla. Hemos de coger alguna.
    —¡Desandar camino! ¿Está usted loco? Jamieson la miró fijamente, con una mirada acerada y de gris fulgor.
    —Escuche, Bárbara, hace un momento dije que creía no poder trepar esos riscos. Pues bien, no se preocupe, los escalaré. Y subsistiré todo el día de hoy, y todo el de mañana y los otros doce o quince o veinte. Durante los últimos diez años he aumentado en veinticinco libras, de las cuales he sido administrador. Pues bien, mi cuerpo las empleará como alimento, y por el cielo que permaneceré con vida y moviéndome y haciéndome más fuerte... y hasta podré transportarla a usted en caso necesario. Pero si esperamos poder matar a un hervíboro y vivir decentemente, entonces hemos de conseguir sal. Vi algo de ella y no podemos desperdiciar una oportunidad. Así es que volvámonos.

    Se miraron fijamente, con el salvaje y tempestuoso enojó de dos personas cuyos nervios están a flor de piel. Luego, Bárbara respiró profundamente y dijo:

    —No sé cuál es su plan, pero me suena a disparatado. ¿Ha visto usted alguna vez un herbívoro? Bien, el aspecto semejante al de una jirafa, sólo que es mayor y más rápido. Quiza albergue usted alguna idea de tentarlo con sal y luego matarlo con un cuchillo. Ya le dije que no podría aproximársele, pero no obstante volveré atrás con usted. Ya que vamos de todos modos a morir, no importa lo que usted piense. Lo que yo espero es que un gryb nos vea. Así la cosa será más rápida.
    —Hay algo —- manifestó Jamieson — de lamentable y horrible en una mujer bella que está decidida a morir.
    —¡No se piense usted que yo desee morir! — restalló ella. Su apasionada voz se apagó bruscamente, pero Jamieson sabía que era mejor no dejar inexplorado tal vehemente sentimiento.
    —¿Qué hay de su hijo? — preguntó, viendo por la desventurada expresión del rostro de ella que había dado en el blanco. No sintió pesar alguno. Era imperativo que Bárbara Whitman desarrollase un deseo de vivir. En la crisis que parecía ya muy próxima, la ayuda de ella podría suponer fácilmente la diferencia entre la vida y la muerte.

    Fue singular la fiebre de charla que invadió a Jamieson mientras volvían laboriosamente a desandar el camino a la roca salina. Era como si su lengua, como si todo su cuerpo se hubiese intoxicado; y sin embargo sus palabras, aunque rápidas, no eran incoherentes, sino razonadas y calculadas para convencerla. Habló del problema del hombre aterrizando en planetas deshabitados y de las muchas soluciones que había hallado mediante el raciocinio. Los seres humanos no se dan cuenta a menudo de cuan profundamente se hallaba enlazada la vida a su propio planeta, y cuan desesperadamente cada raza luchaba contra los intrusos.

    —¡Aquí tiene su sal! — fijo finalmente Bárbara.

    La roca salina formaba una angosta cuña semejante a largo valladar que discurría en línea recta y terminaba bruscamente al borde de un cañón, alzándose allí como asustada de haber ido a dar al borde de un abismo.

    Jamieson arrancó dos trozos de cascotes de sal y los metió en los espaciosos bolsillos de su chaquetón... iniciando de nuevo la marcha de regreso a la sombría pared del risco a tres millas de allá. Caminaron en silencio. A Jamieson le dolía cada músculo del cuerpo, y cada nervio lanzaba pulsaciones de alarma a su cerebro. Con fuerza desesperada y obstinada se asía a cada saliente de la roca, dándose horrible cuenta de que un resbalón podía significar la muerte. En una ocasión miró hacia abajo, y su cerebro se desmayó ante las profundidades tras él.

    A través de una visión empañada vio a la mujer a pocos pasos de allí, mostrando las torturadas líneas de su rostro la debilidad por hambre que estaba corroyéndoles las propias raíces de sus dos vidas tan precariamente mantenidas.

    —¡Agárrese bien! — jadeó Jamieson —. Sólo quedan unos pocos metros más.

    Los cubrieron y se desplomaron en el borde de aquel terrorífico risco, demasiado extenuados para trepar por el suave declive que quedaba antes de que pudieran tender la vista sobre el terreno más allá, demasiado agotados para hacer otra cosa sino descansar, succionando el aire vital en sus pulmones. Por fin, Bárbara cuchicheó:

    —¿A qué todo esto? Si tuviésemos algún sentido común, lo mejor sería que saltásemos desde el risco y acabáramos con todo.
    —En cualquier momento podemos saltar a una profunda cueva — replicó Jamieson. — Ea, sigamos ahora.

    Levantóse perezosamente, dio unos cuantos pasos, irguióse luego y seguidamente se echó abajo con profundo respirar silbante. Sus manos asieron la pierna de ella y la obligó a echarse también.

    —Quieta, por su vida — dijo —. Hay una manada de herbívoros a cosa de una milla. Y ellos suponen la vida para nosotros.

    Bárbara se arrastró a su lado, casi ávidamente, y ambos fisgaron con precaución por encima del nudo rocoso la llanura herbosa, que se extendía bajo ellos. A la izquierda, a cosa de cien escasas yardas, se hallaba el linde picudo de un bosque, y la hierba más allá parecía casi como una protección de su maleza. Al extremo de la hierba se encontraba una manada de unos cien rumiantes.

    —¡Están yendo por ahí! — dijo Jamieson —. Y pasarán cerca de esa cuña de árboles. Un tenue acento de ironía asomó a la voz de su compañera al decir:
    —¿Y qué quiere usted hacer... salir corriendo y poner sal en sus colas? Le digo a usted, doctor Jamieson, que no hemos conseguido una cosa que...
    —Nuestro primer movimiento — respondió Jamieson imperturbable, y pareciendo pensar en alta voz — es llegar a aquel espeso cinturón de árboles. Podemos hacerlo bordeando este risco y situando a los árboles entre nosotros y los animales. Entonces podrá usted préstame su cuchillo.
    —Está bien — convino ella con voz fatigada —. Si no quiere escuchar, tendrá que aprenderlo a costa de la experiencia. Le digo que no conseguiremos llegar a un cuarto de milla de esas bestias.
    —Ni tampoco deseo hacerlo — replicó Jamieson —. Mire, Bárbara, si tuviese usted más confianza en la vida, se daría cuenta de que este problema de matar animales por la astucia ha sido solventado ya antes. Es absolutamente sorprendente de qué manera tan similar ha sido solucionado en mundos diferentes y bajo condiciones ampliamente distintas. Casi se sospecharía una evolución común, pero en realidad es sólo una situación paralela creadora de una solución asimismo paralela. Usted limítese a observarme.
    —Así lo haré — dijo ella —. De todos modos casi prefiero morir de otro modo que por inanición. Una ración de herbívoro asado puede ser correosa, pero no cabe duda de que sabrá a gloria. No olvide, sin embargo, que los vampiros gryb siguen a las manadas de estas bestias, aproximándose tanto como les es posible durante la noche y matándolas por la mañana, cuando están heladas. Ahora mismo, con la oscuridad a punto de tenderse, algún gryb debe rondar por ahí no lejos, ocultándose acechante, serpeando... Pronto nos olerá, y entonces...
    —Ya nos enfrentaremos con el gryb cuando venga por nosotros — repuso con calma Jamieson —. Siento no haber visitado esta luna en mi juventud, pues creo que hace tiempo que hubieran estado zanjados estos problemas. Mientras tanto, el bosque es nuestra meta.

    La aparente calma de Jamieson no era sino una máscara de una interior excitación. Su cuerpo se estremecía de hambre y avidez cuando llegaron al amparo del bosque, y sus dedos temblaban violentamente cuando tomó el cuchillo de ella y comenzó a escarbar en la base de un gran árbol pelado y pardo.

    —¿No es así que la raíz — preguntó volublemente — es tan dura y elástica que semeja casi de acero templado y no se quiebra ni aunque se la torsione? La llaman eurood en la Tierra y se la emplea en la industria.
    —Sí — dijo ella dubitativamente —. ¿Qué es lo que va usted a hacer con ella?... ¿Un arco? Supongo que podrá emplear dos hojas de hierba como cuerda... pues es muy dura.
    —No — respondió Jamieson —. No voy a hacer un arco y flecha. Podría, desde luego, dispararla. Pero recuerdo lo que usted me dijo sobre la imposibilidad de acercarse a un cuarto de milla de las bestias.

    Arrancó una raíz que era de un grosor de una pulgada aproximadamente, cortó dos pies largos y comenzó a afilar primero un extremo y luego el otro. Era dura, más dura de lo que había supuesto, resbalando el cuchillo sobre su superficie casi como si de metal se tratara. Mas finalmente lo logró.

    —Hace un buen filo y punta — comentó —. Y ahora écheme una mano en plegar esto mientras yo ato algunas hojas de hierba para mantenerlo así.
    —¡Oooh! — exclamó ella con asombro —. Ya lo veo... Hará un bocado de unas seis pulgadas de diámetro. El herbívoro que lo atrape lo tragará de golpe para impedir que cualquiera de sus congéneres le quite la sal que va a poner de carnada. Su jugo gástrico disolverá la cuerda de hierba, las puntas saltarán como un resorte y desgarrarán la pared de su estómago, produciendo una hemorragia interna.
    —Es un método — corroboró Jamieson — empleado por los primitivos de varios planetas, y nuestros propios esquimales lo utilizan en la Tierra contra los lobos. Naturalmente, ellos usan diferentes clases de cebo, pero el principio es el mismo.

    Cautelosamente siguieron su camino hasta el linde del bosque y al amparo de un árbol lanzó Jamieson con toda su fuerza las pequeñas piezas de madera doblada, las cuales cayeron en la yerba a unas ciento cincuenta yardas.

    —Debiéramos de haber hecho algunas más — opinó Jamieson —. No podemos depender sólo de unos pocos anzuelos.

    Pero el resultado fue bueno y la comida excelente; la carne asada, aunque dura, era gustosa; y también resultaba magnífico sentir penetrar una como oleada de fuerza en el cuerpo. Él suspiró por fin y se puso en pie, contemplando el sol poniente, que era una ráfaga ígnea anaranjada en el firmamento del oeste.

    —Hemos de llevar sesenta libras terrestres de carne por cabeza — dijo —, o sea a cuatro libras por día durante la próxima quincena. El comer únicamente carne es peligroso; podríamos perder el juicio, aunque en realidad para que tal suceda ha de pasar cuando menos un mes. Y hemos de llevar la carne porque no podemos perder más tiempo en matar rumiantes.

    Con la misma, Jamieson comenzó a descuartizar al animal, que se hallaba tendido sobre la dura hierba, y en pocos minutos había hecho dos pequeños fardos, que los cubrió con hierba, y sujetó luego todo a su espalda. Era necesario efectuar un pequeño ajuste para que el peso no oprimiese demasiado su ropa eléctricamente calentada cuando por fin alzó la vista, vio que Bárbara le estaba mirando de manera singular.

    —Se dará cuenta, desde luego — dijo ella —, que ya está usted completamente loco. Verdad es que con estos vestidos calientes podremos ser capaces de soportar el frío de la noche, siempre que hallemos una cueva profunda. Pero no crea ni por un momento que una vez que descubra nuestra pista un gryb podremos arrojarle un trozo de madera aguzada esperando producirle una hemorragia interna.
    —¿Y por qué no? — preguntó Jamieson, mordaz.
    —Pues porque es la bestia más dura jamás engendrada por una demencial evolución, razón principal por la que me imagino por qué no se desarrolló ninguna inteligente forma de vida en la luna. Sus garras son literalmente de diamantina dureza; sus dientes pueden retorcer metales dejándolos deformes; la pared de su estómago apenas puede cortarse con un cuchillo, cuando menos con una madera toscamente aguzada.

    Su voz cobró un acento de exasperación al añadir:

    —Estoy contento de haber hecho esta comida; el morir de hambre no era una idea muy agradable para mí. Deseaba una muerte rápida como la que el gryb nos procurará. Pero por amor del cielo, quítese de la cabeza que saldremos con vida de ésta. Ya le digo que el monstruo nos seguirá a cualquier cueva, alargándose astutamente donde tiene una dificultad, y dará con nosotros. No son cuevas normales ésas, sino hoyos de meteoritos, el resultado de un cataclismo cósmico de hace millones de años, hallándose deformados por el movimiento de la corteza del planeta. En cuanto a esta noche, lo mejor que haremos es darnos prisa a encontrar una cueva con muchas quebraduras, y en lugar donde acaso podamos impedir que las corrientes de aire procedan del exterior. El viento se alzará dentro de media hora aproximadamente, antes de la puesta del sol, y nuestros calentadores eléctricos no nos servirán de nada contra sus heladoras ráfagas. Nos será de mejor provecho recoger alguna leña seca, de manera que podamos encender una fogata en la parte realmente fría de la noche.

    El meter la leña en la cueva fue bastante sencillo. Recogieron grandes brazadas y formaron una pila en el primer viraje del túnel. Luego descendieron ambos al primer nivel, primero Jamieson cautelosamente y luego la joven — según se dio cuenta él — de un salto. Una sonrisa plegó los labios de Jamieson. El espíritu de la juventud, pensó, no podía suprimirse.

    Se hallaban justamente arrojando madera recogida al siguiente nivel cuando de súbito oscureció una sombra la boca de la cueva. Jamieson miró hacia arriba con terrible sobresalto y tuvo una fugaz vislumbre de unas grandes mandíbulas colmilludas y brillantes ojos que fulguraban en una espantosa cabeza; una gruesa lengua roja asomaba con avidez insana y un reguero de baba cayó sobre sus transparentes cascos de metal y ropa de cuero.

    Luego, las manos enguantadas de Bárbara se clavaron como duras piedras en su brazo y se sintió arrastrado a la esquina.

    Ambos fueron a caer sin daño entre la pila de ramaje de abajo y se revolvieron frenéticamente para apartarlo. La horrible e inmunda bestia maullante sobre ellos, hizo que redoblaran su celeridad y lo consiguieron justamente en el momento en que la enorme cabezota asomó en el segundo nivel, visible únicamente por el fosforescente fulgor de sus ojos que eran como dos carbones incandescentes, a una corta distancia de sólo medio metro.

    Se oyó un terrorífico ruido de gatear cuando se abalanzaron locamente al segundo nivel, y se desprendió una roca que faltó poco para aplastarles a arnbos. De pronto, bruscamente, el silencio y la oscuridad.

    —¿Qué ha sucedido? — preguntó Jamieson, aturdido. Había un acento de amargor en la voz de ella al responder:
    —Se ha retrepado ella misma al darse cuenta de que no puede cogernos en los pocos minutos que quedan antes de la helada de la noche; y naturalmente, ahora no podremos pasar, con su enorme cuerpo pegado a la roca. A su modo, es realmente una bestia muy astuta. Nunca caza a los herbívoros, sino que los sigue tan sólo. Ha descubierto que despierta unos cuantos minutos antes que ellos, y naturalmente cree que así será también con nosotros. De todos modos, sabe que no podemos salir. Y, en efecto, no lo podemos. Estamos ya acabados.

    Toda aquella larga noche, Jamieson se mantuvo en alerta vela. Hubo momentos en que dormitó, y otros en que le pareció dormitar, mas sólo para darse cuenta con espantoso sobresalto de las diabólicas supercherías que había formado en su mente la horrible oscuridad.

    Ésta fue durante la primera parte de la noche como un peso que los oprimiera. Ni el resplandor más tenue de luz natural penetraba en aquella noche estigiana. Y cuando por fin encendieron una hoguera con su pila de maleza, las pálidas llamas titilantes pugnaron débilmente contra la opresiva y despiadada fuerza de la oscuridad y parecieron inválidas contra el frío.

    Jamieson comenzó a notar éste, primero como si le mordiera la carne y luego como constante y dolorosa viscosidad que se aferraba a sus propios huesos. Y el frío era visible también en la escarcha que se espesaba en las paredes. Grandes grietas aparecieron en la roca; y no una vez sino varias se desprendieron partes del techo con fragor, amenazando sus vidas. El primer repiqueteo de cascotes desplomándose pareció despertar a la mujer de un estado de semicoma. Se puso en pie tambaleante y Jamieson la contempló silenciosamente como andaba inquieta de uno a otro lado, golpeándose una contra otra ambas manos cubiertas por guantes abrigados eléctricamente, a fin de mantenerlas calientes.

    —¿Por qué no vamos arriba y encendemos una hoguera contra el cuerpo del gryb? Si pudiésemos quemarlo... — preguntó Jamieson.
    —Se acaba de despertar — respondió ella brevemente, añadiendo —. Y además, su piel no arde a temperaturas ordinarias. Tiene todas las propiedades del amianto metálico... conduce el calor pero es prácticamente incombustible.

    Jamieson quedó silencioso, frunciendo el entrecejo, y luego dijo:

    —La dureza de esa bestia no es cosa de broma... y lo peor de todo ello es que nuestro peligro, y todo el asunto, ha sido de lo más inútil. Soy la única persona que tiene una solución para el problema del ezwal, y usted es a la que intenta matar.
    —No supongo realmente que importe — replicó ella —-. ¿De qué sirve que discutamos usted y yo sobre este asunto? Es ya demasiarlo tarde. En pocas horas esa condenada bestia que nos acorrala se despabilará del todo y acabará con nosotros. No hay nada que podamos hacer que la obligue a retirarse ni una pulgada ni un segundo.
    —¡No esté tan segura de ello! — dijo Jamieson — Admito que la dureza de ese monstruo me ha preocupado, pero no olvide usted lo que dije: esos problemas han sido resueltos anteriormente en otros planetas.
    —¡Está usted loco! Hasta con un arma atómica 110 comenzaría a desintegrarse su cuerpo tan duro antes de que no le fallara a usted el corazón. ¿Qué es lo que podemos hacer contra una cosa así cuando todo lo que poseemos es un cuchillo?
    —Déjeme ese cuchillo — replicó Jamieson —. Voy a afilarlo. — Su rostro se contrajo en sonrisa que era como una mueca. Acaso ello no significaba mucho, pero había un tono de aceptación en su voz.

    La constante oscuridad de aquella noche y el incesante crepitar de la pálida fogata parecieron cobrar cada vez más vida a medida que fueron arrastrándose las nerviosas horas. Era Jamieson quien andaba ahora de uno a otro lado, con su poderoso cuerpo inquieto y tenso de ansiosa incertidumbre.

    Se iba notando también cada vez más calor; la blanca escarcha se fundía por primera vez al calor de la balbuciente llama, y el cortante frío no atravesaba despiadado la ropa calentada.

    Cenizas dispersas yacían en el suelo, indicando cuan completamente había ardido el combustible, pero aun así, la cueva presentaba una niebla de humo, a través de la cual era difícil ver debidamente.

    Bruscamente se oyó como un gran remover sobre ellos y luego un profundo y ávido maullar y gatear rasposo. Bárbara Whitman se irguió de un tirón donde había estado tendida.

    —Ha despertado — jadeó — y ha recordado.
    —Bien — repuso Jamieson con ceñuda hosquedad —. Eso es lo que estaba usted deseando. La miró a través de la hoguera taciturno. —Estoy empezando a ver que matarla a usted no resuelve nada. Fue una mala idea.

    Se desprendió una roca y se aplastó contra ellos, marrando la fogata y desapareciendo luego con estrépito en la oscuridad de más allá. A ello siguió un sonido horrible de achuchamiento como el de escamas quebradizas raspando roca, y luego, terriblemente próximo, como el bataneo de un monstruoso pilón puesto en obra.

    —¡Está desgajando un trozo de roca! — exclamó ella sin aliento —. ¡Ea, rápido! Métase en una concavidad de la pared. Esas rocas comenzarán a desplomarse y no nos marrarán siempre. ¿Qué va usted a hacer?
    —Tengo miedo — respondió Jamieson con voz temblorosa —. He de correr el riesgo de los desplomes. No hay tiempo que perder.

    Sus manos cubiertas de guantes de cuero temblaban también con la excitación que le invadió al desatar rápidamente una de las partes del guante. Dio un respingo cuando su mano emergió al aire libre e inmediatamente la puso sobre la llama de la fogata.

    —¡Uf, vaya frío! — exclamó —. Deben hacer aún lo menos noventa grados bajo cero. He de calentar este cuchillo o se me incrustará en la piel. Mantuvo la hoja en la llama y finalmente la retiró, efectuó una limpia incisión en el pulgar de su mano derecha y embadurnó con la sangre la hoja del cuchillo hasta que su mano, amoratada por el frío, se negó a sangrar más. Luego volvió a enfundarse rápidamente el guante. Picaba la mano mientras se calentaba, pero a pesar del escozor doloroso, cogió por un extremo no quemado un llameante haz y se metió en la oscuridad, escudriñando con la vista el suelo. Vagamente se dio cuenta de que la mujer le seguía.
    —¡Ah! — exclamó Jamieson, sonándole al oído como si le arrancaran su propia voz. Se arrodilló palpitante junto a una tenue grieta de la roca —. Esto servirá poco más o menos. Se halla prácticamente contra la pared, protegida de los cantos rodados por esta esquina de la misma. — Alzó la vista a la mujer —. La razón que motivó que acampara aquí la pasada noche en vez de más abajo fue la de que este borde tiene unos sesenta pies de largo. Y el gryb sólo tiene treinta desde la cola al hocico, ¿no es así?
    —Si.
    —Bien, eso nos procura espacio para bajar y andar unos pasos; y además la cueva es lo bastante espaciosa aquí para salir apretujados cuando hayamos matado a la bestia.
    —¡Cuando hayamos matado a...! — dijo ella como un eco y con tono lamentatorio —.

    ¡Me parece que es usted el loco mayor del mundo!

    Jamieson no le escuchó apenas. Se hallaba introduciendo cuidadosamente el mango del cuchillo en la hendedura de la roca, y apuntalándolo. Luego lo probó.

    —Humm — manifestó —. Parece bastante sólido. Pero hemos de hacerlo doblemente seguro.
    —Dése prisa — exclamó Bárbara —. Hemos de bajar al siguiente nivel. Sólo existe una probabilidad de que haya abajo una comunicación cualquiera con otra cueva.
    —¡Pues no la hay! Bajé a investigar mientras estaba usted durmiendo. Unicamente hay dos niveles después de éste.
    —¡Por el amor del cielo, estará aquí dentro de un minuto...!
    —Un minuto es cuanto necesito — replicó Jamieson pugnando por calmar el estruendo de su corazón y aminorar el jadeo convulsivo de sus pulmones —. Voy a meter como cuñas estas aristas de roca junto al cuchillo.

    Y Jamieson se puso a la tarea mientras ella se agitaba frenéticamente de uno a otro pie, en ansioso pánico. De pronto provino de arriba un bramido tan próximo ya que casi era ensordecedor. Él siguió calzando las aristas mientras le saltaban los nervios ante el resoplante bramar de la voraz bestia.

    Y luego, con un jadeo, apartó a un lado el trozo de roca que había estado martilleando y descendieron temerariamente por el borde., en el preciso instante en que dos grandes ojos fulgurantes los atalayaron escrudiñadores. El resplandor de la fogata reveló el vago contorno de una boca negrra y colmilluda y una gruesa y retorcida lengua; y luego hubo un destello escamoso cuando el monstruo se abalanzó en derechura hacia el fuego.

    Jamieson no vio ya más. Soltó su asidero y se deslizó por lo menos veinte pies hasta chocar con el fondo, donde quedó tendido durante un minuto, demasiado aturdido para percatarle que el gateante ruido de arriba había cesado. Se oyó ahora un sordo gruñido de dolor y luego un sonido de succión.

    —¿Qué es lo que pasa? — dijo la mujer, perpleja.
    —¡Espere! — cuchicheó tenso Jamieson.

    Esperaron durante lo que debieron haber sido unos cinco minutos, luego diez... y después una hora. El sonido de succión de arriba era más débil, acompañándolo un tono de jadeo y cesando los gruñidos. De pronto se oyó un quedo y ronco gemido de agonía.

    —Ayúdeme a subir — volvió a cuchichear Jamieson —. Quiero ver lo cerca que está de la muerte.
    —Escuche — restalló ella —, o bien usted está loco y yo voy a volvérmelo. Por el amor del cielo, ¿qué pasó?
    —Olió la sangre del cuchillo — explicó Jamieson — y comenzó a chuparla, lo cual le dejó en jirones la lengua, que chasqueó frenéticamente debido a que su propia sangre le inundaba la boca. Usted dijo que le gustaba la sangre. Pues bien, durante la media hora pasada ha estado atiborrándose de la suya propia. Son bestias primitivas, comunes a muchos planetas.
    —Sospecho — dijo Bárbara Whitman con rara voz tras larga pausa — que no hay nada que nos impida volver a las Cinco Ciudades.

    Jamieson entornó los ojos mirando con fijeza a la oscura sombra de la mujer en la oscuridad y respondió:

    —¡Nada... excepto usted!

    Treparon en silencio a donde yacía muerto el gryb y Jamieson se dio cuenta de que Bárbara le contemplaba mientras sacaba cautamente el cuchillo de donde estaba empotrado en la roca. Luego, brusca y duramente, ordenó ella:

    —¡Déme eso!

    Jamieson vaciló unos segundos y luego le tendió el cuchillo. Al exterior, la mañana salió a su encuentro, pálida aunque sin embargo más invitadora. El Sol se encontraba ya sobre el horizonte, y algo más había también en el firmamento: una inmensa esfera roja de pálido fulgor, sumiéndose ahora hacia el horizonte de poniente. Era el planeta Carson.

    El firmamento, el mundo de esta luna era más luminoso y brillante; hasta las rocas no tenían un aspecto tan muerto o tan sombrío. Estaba soplando un fuerte viento, que aumentaba la sensación de vida. La mañana parecía alegre después de la negra noche, como si la esperanza fuese de nuevo posible.

    «Pero es una falsa esperanza — pensó Jamieson —. El Señor me guarde del obstinado sentido del deber de una mujer honrada. No cabe duda de que va a atacar.»

    Sin embargo, cuando el ataque se produjo, sobrepasó cuanto esperara. Captó el movimiento, el fulgor del cuchillo con el rabillo del ojo y se echó a un lado. La fuerza de la mujer le asombró. El cuchillo tropezó con el resistente tejido del brazo de su ropa eléctricamente calentada abriendo un chirlo de un pie de largo en la materia semimetálica, y Jamieson se encontró danzando a lo largo de un borde de roca firme.

    —¡Loca estúpida! — jadeó —. No sabe usted lo que está haciendo.
    —¡Apuesto a que lo sabe! — replicó ella en un jadeo también —. Voy a matarle y lo haré a pesar de su lengua de plata. Usted es el propio diablo para hablar, pero ahora va a morir.

    Ella se adelantó blandiendo el cuchillo y Jamieson la dejó acercarse. Había un medio de desarmar a una persona que atacara con un cuchillo, siempre que el método fuese desconocido por el atacante. Ella llegó silenciosamente y su mano libre asió a Jamieson; esto era todo cuanto él necesitaba. Sólo un detestable aficionado que no sabía del combate a la navaja intentaría agarrar al contrincante. Jamieson aferró la mano con toda su fuerza y dio un tirón de la mujer poniendo a contribución toda su energía. Y al arrojarse ella sobre él, impelida por su propio movimiento tanto como por el tirón, Jamieson la retorció trabándose para el choque y enviando el fuerte cuerpo de la mujer girando por el aire como un trompo.

    La mujer trató frenéticamente conservar el equilibro. Pero no había piedad en aquel áspero terreno. Jamieson dio un brinco y la apresó cuando intentaba ella caer sobre una sección de roca sobresaliente. La apresó, la sostuvo, y le arrancó la navaja de sus entumecidos dedos.

    Ella alzó la vista mirándole, y sus ojos se inundaron súbitamente de lágrimas. Jamieson vio aliviado que la dura máscara que lo cubría se había vuelto a desvanecer, volviendo a ser una mujer y no un agente de destrucción. En la lejana Tierra tenía él su propia y vehemente mujer, y así, por experiencia personal sabía que ésta había cedido y que en adelante el peligro era el del planeta enemigo y no de su compañera.

    Durante toda aquella mañana escudriñó Jamieson el cielo. No esperaba evidentemente ayuda alguna, pero lo hizo. En el «oeste» el planeta Carson estaba engolfado en el horizonte azul y oscuro de su luna, en repetición de un antiguo ciclo. Cesó el fuerte vieni.0 y todo quedó en la quietud y el silencio en aquel país selvático y fantástico.

    Hacia mediodía vio lo que había estado buscando durante toda la mañana... una mota moviéndose en el firmamento, la cual fue aproximándose cada vez más hasta cobrar el perfil de una pequeña aeronave, la cual descendió describiendo círculos, viendo él con alivio — aunque realmente lo había supuesto — que pertenecía a su propia nave de batalla. Abrióse una escotilla y un oficial asomó:

    —Le buscamos toda la noche, señor. Pero evidentemente no llevó usted consigo ningún equipo para su detección.
    —Tuvimos un desgraciado accidente — respondió sosegadamente Jamieson.
    —Nos dijo usted que iba a las minas de uranio... que se hallan en dirección opuesta.
    —Bien, ya todo está bien — dijo Jamieson reservadamente.

    Y pocos momentos después se hallaban volando hacia la seguridad y las comodidades de la civilización.

    Una vez a bordo de la gran astronave, Jamieson consideró seriamente cómo debía proceder en desquite del intento de asesinato de que había sido objeto. Dos puntos eran importantes. Aquellas gentes estaban demasiado enojadas para comprender la compasión. Lo interpretarían como miedo. Y sustentaban demasiados prejuicios para aceptar como justificado el castigo.

    Su decisión final fue la de no hacer nada. No quejarse. No presentar demanda acusatoria alguna. Considerarlo todo como otra experiencia puramente personal. Sintió aguda tristeza al llegar a tal conclusión. Era algo duro para los hombres racionales de la Administración terrestre darse cuenta de que el enemigo era periódicamente no los rull sino otros hombres. Había una debilidad en los hombres, que jamás les permitiría llegar a un adecuado reconocimiento de sus yerros. Para grupos enteros de gentes, o para individuos, el descender más abajo de las necesarias normas de valor y buen sentido... quizás algún día acarrearía un debido castigo dictado por un tribunal sobrehumano. En ese lejano día, el acusado comparecería y los cargos serían: autocompasión, excesivo pesar, incapacidad para los sentimientos de vergüenza o de culpabilidad, fracaso en alzarse a la potencialidad humana.

    Bárbara Whitman, a su propia manera confusa, se había percatado también de algo de esta verdad. Y así, se había quedado para afrontar los riesgos con él. Pero era una solución mezclada para un problema que solamente podía existir en un mundo de gentes caídas.

    En ocasiones, como ahora, Jamieson llegaba a darse cuenta de cuan grande era el número de débiles humanos en un universo amenazado por el implacable y sin remordimientos enemigo rull.

    En ruta a la Tierra, Jamieson envió por delante un mensaje preguntando si el comandante McLennan había aterrizado con éxito con la madre ezwal capturada y su cachorro.

    La primera respuesta fue lacónica: «Nave lenta. Todavía no».

    La segunda respuesta vino dos semanas después, sólo una antes de que la nave superrápida que transportaba a Jamieson había de llegar a la Tierra. Su contenido era electrizante: «Nuevas noticias recibidas hace pocas horas dicen que la nave de McLennan estaba a punto de estrellarse perdido el control en el norte canadiense. Se cree que ambos ezwal perecieron en el choque. No se ha recibido ulterior información del personal de la nave».

    —¡Santo Dios! — exclamó en voz alta Jamiesen, angustiado. Deslizósele el mensaje de las manos y cayó flotando al suelo de su cabina.


    8


    El oscuro rostro del comandante McLennan se volvió hacia los dos oficiales:

    —¡Absolutamente fuera de control! — dijo —. La nave chocará contra la Tierra dentro de quince minutos en algún lugar del Golfo de Alaska, quizá tan lejos al este como la península... — Se irguió, cuadrando los hombros —. No hay remedio alguno — prosiguió con más calma —. Revisamos tan bien como humanamente era posible en el espacio la nave, no apareciendo averia alguna. — Su voz se tornó quebradiza —. Carling, haz que los hombres ocupen los salvavidas y luego establece contacto con la Base Militar Aleutiana. Diles que tenemos a bordo dos ezwal que pueden salir con vida del choque. No será en absoluto una caída libre, pues lo impedirá la antigravedad residual, aunque haya cesado de funcionar la potencia principal. Ello quiere decir que podrán seguir la pista de esta nave con cada unidad de radar que posean, y anotar así el lugar donde cae y hacérnoslo saber rápidamente. Si esos dos monstruos quedan en libertad en el continente, no hay que decir las incalculables víctimas que harán.

    ¿Entendido?

    —Sí, señor — dijo Carling dispuesto a marcharse.
    —¡Un momento aún! — le retuvo McLennan —. Tome nota de esto... es importante; no ha de causarse daños a los ezwal a menos que queden sueltos. El transportarlos aquí es una misión de especial importancia, y el gobierno los quiere vivos si es posible. Nadie ha de entrar en el pecio hasta que los lleve yo allá. Eso es todo. ¡Brenson!

    El joven oficial interpelado, de pálido rostro, se puso en posición de a la orden: —Sí, señor — dijo.

    —Tome un par de hombres abajo y vea de que cada escotilla de la bodega principal esté bien cerrada y asegurada. Ello podría contener un tanto a esas bestias si sus jaulas se rompen. Y cuando menos estarán bien aturdidas si sobreviven al choque. Una vez hecho esto, vaya a los salvavidas en cinco minutos... ¡no más!

    Brenson empalideció aún más.

    —¡Sí, señor! — repitió, marchándose al instante. Para McLennan quedaban cosas vitales a hacer, y recoger valiosos documentos. Y el tiempo corría. Al aproximarse al centro del puesto de salvavidas, percibió distintamente el silbido del aire a lo largo del casco exterior. Carling le saludó nerviosamente. —Todos los hombres están a bordo de los salvavidas, señor... excepto Brenson.
    —¡Condenado Brenson! ¿Qué es lo que estará haciendo abajo? ¿Y qué hay de los hombres que fueron con él?
    —Según parece fue solo, señor. Todo el resto de la tripulación se encuentra aquí.
    —¿Solo? ¡Pero qué diablos...! ¡Envíe a alguien a buscarlo! ¡No, déjelo... iré yo mismo!
    —Dispense, señor — dijo Carling con rostro angustiado —. ¡No hay tiempo! Si no partimos dentro de los próximos dos minutos, la corriente deslizante puede inutilizarnos. Además, hay algo sobre Brenson que no sabía usted, señor. Era el hombre menos idóneo a enviar abajo, me temo.

    McLennan se le quedó mirando fijamente.

    —¿Y por qué? — dijo —. ¿Qué es lo que ocurre con Brenson?
    —Su hermano mayor — respondió Carling — perteneció a la Guardia Colonial estacionada en el Planeta Carson... y fue hecho trizas por los ezwal.

    Desde arriba del joven ezwal provino el terrible gruñido de su madre, y seguidamente su pensamiento, tan duro y afilado como el cristal.

    —¡Ponte debajo de mí, por tu vida! ¡El dos-piernas viene a matarnos!

    Sus quinientas libras de monstruosidad pardiazul brincaron como una centella desde el extremo de la jaula. Sus garras aceradas y prensibles rechinaron metálicamente sobre el suelo de acero y seguidamente se halló sumido en la oscuridad bajo la más inmensa forma materna, apretujándose contra la cueva de blanda y protectora carne que había formado para él. Luego se asió a su piel flexible e increíblemente dura con sus seis manos, de manera que por muy violentos que fuesen los movimientos de su progenitora, se hallaría sano y salvo, bien acomodado profundamente entre los pliegues de sus grandes músculos ventrales.

    De nuevo le provino el pensamiento de la madre: —Recuerda todo cuanto te he dicho. La salvación de nuestra raza está en que el hombre continúe pensando en nosotros como bestias. Si sospechan nuestra inteligencia estamos perdidos. Y alguien lo sospecha. ¡Si este conocimiento prospera, nuestro pueblo perecerá!... Recuerda, las mayores debilidades son las de la juventud. Se ama a la vida demasiado. Y se debe aceptar la muerte si llega la oportunidad de servir a la raza haciéndolo. No olvides esto nunca. El cerebro de la madre aminoró su pensamiento y quedóse en calma. Y él se compenetró con su mente tan estrechamente como su cuerpo le estuviera unido. Vio los gruesos barrotes de acero de la jaula y, semioculta por su espesor de cuatro pulgadas, la figura de un hombre. ¡Y vio los pensamientos del hombre!

    —¡Condenados monstruos! — decían —. ¡No tendréis nunca rnás otra oportunidad de matar a otro ser humano!...

    La mano del hombre se movió y hubo un reflejo metálico cuando introdujo su arma entre las barras, la cual escupió fuego blanco y, por un instante, se oscureció el contacto mental con su madre. Eran sus propios oídos los que oían el jadeante bramido y sus propias fosas nasales planas las que percibían el olor de carne quemada. Y no había duda alguna sobre la realidad física de la salvaje acometida de ella a la implacable arma de fuego proyectada entre las barras.

    La llama cesó y también se desvaneció la oscuridad de la mente de su madre. El joven ezwal vio que el arma y el hombre se habían retirado del alcance de la amenaza de las poderosas garras.

    —¡Maldita sea! — restalló el hombre —. ¡Está bien, tómalo desde aquí entonces!

    Debió haber sentido su madre un dolor cegador, pero no afloró a su mente, cuyos pensamientos estaban por entero envueltos en malignidad. Por lo demás no permanecía quieta un instante, moviéndose de un lado a otro, corriendo, retorciéndose, con movimientos deslizantes y rodeantes, en lucha por la vida en los estrechos confines de la jaula. Pero siempre, a pesar de su desesperación, una parte de su cerebro seguía incortubado, sin mostrar apuro. El fuego lancinante la seguía, marrándola a veces, otras alcanzándola de refilón y otras de lleno con tanta frecuencia que no podía dudarse ya de que el fin estaba próximo. Y con este pensamiento venía otro, su primera percatación de que tenía un propósito en mantener el arma más allá de los barrotes, obligándola a seguir el rápido frenesí de sus movimientos. Y en aquel acto de perseguirla, el haz de llama había producido sus efectos mustiadores en las gruesas barras de acero.

    Ahora, entre los silbantes soplos ígneos del arma, podía oírse otro extraño sonido, como un continuo suspiro que lo penetrase todo. Parecía provenir del exterior de la bodega, y hacíase cada vez más alto hasta tornarse agudo.

    —¡Dios! — previnieron los pensamientos del hombre —. ¿Es que no va a morir nunca esta apestosa bestia? He de salir de aquí... o nos lo impedirá el aire. ¿Y dónde se ha metido ese condenado joven? Debe estar...

    El pensamiento se cortó perplejo cuando seiscientas libras de músculos de acero se abatieron con movimiento de martinete contra los ya debilitados barrotes de la jaula. El cachorro tensó sus propios músculos contra la contracción de los de la pared que le rodeaba... y vivió. Oyó y sintió doblarse y romperse los barrotes de metal por los sitios donde la llama había desgastado su resistencia.

    Se oyó un jadeante chillido y vio la imagen del hombre que allá se hallaba, sin barras ya intermedias, y con su cara lívida y desencajada de indecible miedo, y cayéndosele el arma de la mano dio vuelta a los talones y echó a correr hacia el siguiente pasillo, asiéndose a la primera escalerilla, cayendo casi y volviendo a ponerse en pie con dificultad, temblándole indomeñablemente todos sus miembros, y comenzando a trepar por ella.

    Luego, el joven ezwal sintió el entumecerse del cuerpo de su madre al librarse de la última traba, y vio cómo de dos grandes brincos cubría la distancia a la escalerilla de acceso, con el hombre trepando alocadamente por ella. Oyóse otro grito, ahogado éste casi en su nacimiento por el zarpazo de la acuchillante garra... y luego silencio. Y la escena se sumió en la oscuridad.

    ¡Oscuridad! Cuando el inmenso corpachón volvió a arroparle, le envolvió también el significado de aquella oscuridad, al par de una sensación de pérdida que era casi insoportable. Para el joven ezwal, la muerte de su madre era abrumadora; no sólo por la seguridad física que le procuraba aquel cuerpo inmensamente capaz, sino por el seguro punto de ventaja de su mente orgullosa y potente. Las había dado por sabidas estas cosas, y ahora, por vez primera, comenzaba a percatarse cuan grande había sido su dependencia a ellas, especialmente durante la cautividad. Se encontraba de lo más terroríficamente solo, y la vida se había tornado intolerable. Deseaba morir.

    Y sin embargo, mientras se arrebujaba en la apatía, medio sofocado por la ya inerte masa de su madre, se dio confusa cuenta de dos cosas. La primera, de una vertiginosa sensación de ligereza y de un aflojamiento del opresivo pero sobre él. Y la segunda el sonido como un suspiro que antes oyera, aumentado ahora a las proporciones de un gran y bajo silbido. La nave estaba cayendo... y cayendo más desenfrenadamente a cada momento que pasaba.

    Un instinto anclado en lo más hondo, advertido por aquella súbita percatación, le impulsó a liberarse de la masa que lo cubría. El sonido silbante era ahora muy fuerte y más penetrante. Y la sensación de caída se había hecho atormentadora, como si la cubierta bajo él habría de ser arrancada en cualquier instante. Aquella cubierta era de duro metal y fría; y sintió nostalgia del refugio del vientre de su madre.

    En lugar de ello, brincó a su ancho lomo, sintiendo necesidad de contacto tanto como de un almohadillado. Pero brincó demasiado alto para su reducido peso y cayó torpemente al otro lado. El aire del exterior aullaba ahora contra el casco de la nave. El joven ezwal empezó a trepar atolondradamente por el flanco de su madre muerta a sus lomos, cuando el suspiro, el sonido, el silbido y cualquier otra percepción se fundieron en un estallido que pareció hacer añicos el mundo.


    9


    La primera sensación que experimentó al volver en sí fue de dolor. Cada hueso de su cuerpo incrustaba sensiblemente su lastimadura en su cerebro renuente; cada músculo evidenciaba su despiadada tensión y magullamiento. Anheló sumirse en la inconsciencia, pero había algo más que no le abandonaba. ¡Los pensamientos! ¡Una maraña de extraños pensamientos de las mentes de muchos hombres! ¡Peligro!

    Despabilándose, hallóse tendido sobre la cubierta de frío metal. Al parecer se había deslizado o rodado del lomo de su madre después de que su elástica carne hubiese hecho de amortiguador en el espantoso choque, salvándole así la vida. Encima de él la nave se había abierto en dos mostrando un tosco cielo a través de la grieta, mostrándose otra media docena de bosques a lo largo del sitio visible. A través de ellos se colaba un frío viento, y más allá el suelo presentaba un color singularmente blanco. Recortadas en esta blancura se movían oscuras formas. Mientras miraba, un haz de luz penetró por uno de los boquetes, pasando a su vera y deteniéndose sobre el cuerpo de su madre. En un espasmo de movimiento, evitando aquella luminaria, se acurrucó bajo ella, apretujándose contra los pliegues de su vientre y manteniéndose allí en estremecida quietud.

    Grandes voces resonaron huecamente en la bodega, proferidas desde los ángulos de los retorcidos mamparos, y confundiéndose desesperanzadamente. No es que significaran nada para el ezwal. Pero el pensamiento tras ellas aparecía bien claro, y la mente del hombre que lo formaba denotaba gran alivio. —¡Todo está en orden, comandante! ¡Ha muerto! Hubo un sonido raro y torpe y luego el patuleo de varios pares de pies sobre el metal.

    —¿Qué quiere usted decir con está muerto? — replicó una mente distinta y muy categórica —. Quiere usted decir que la bestia mayor murió, ¿no es así? Ea, déme usted esa linterna...
    —No supondrá usted que el cachorro podía haber...
    —No se puede dar nada por seguro. Y además no es tan pequeño. Unas quinientas libras ya, y por mi parte antes preferiría habérmelas con un tigre de Bengala. — Varios haces luminosos se movieron ahora metódicamente en torno a la estancia —. Sólo espero que no haya podido salir ya de aquí. Hay una docena de lugares... ¡Carling! Lleve veinte hombres alrededor del otro lado del mamparo y proyecte luz en aquel boquete más grande. ¡No olvide de comprobar si hay huellas en la nieve antes de que las revuelva! ¿Qué sucede, Daniels?

    Una ola de horror y repugnancia estarna emanando de la mente del hombre.

    —Es... es Brenson, señor — dijo —, o lo que queda de él. Ahí... junto a la escalerilla

    Inmediatamente fue compartida la emoción del hombre en diversos grados por los demás, siendo seguida por una rigidez mental y por una naciente furia entre ellos, lo cual hizo que el joven ezwall se arrebujara más en su escondrijo.

    —¡Maldita sea! — provino un pensamiento explosivo —. Desde luego una estupidez, pero... ¡Mire! Por el aspecto de esta bestia no fue precisamente el choque lo que la mató. ¡Su jaula está casi abrasada!

    Y mire los barrotes... — Siguió una conjetura bastante precisa sobre lo acontecido y luego terminó el comandante McLennan —. Naturalmente, si el cacharro hubiese sido apresado bajo ella, habría sido hecho papilla. Por otra parte... ¡Parker!

    —¡SI, señor!

    De manera harto curiosa, esta respuesta no provino directa, sino que al ezwal le fue perceptible sólo como registrada en la mente del comandante. Quien la enviaba, por ende, se debía encontrar a alguna distancia y comunicando mecánicamente. El ezwal se percataba de que eran posibles tales cosas.

    —Traiga su salvavidas al instante sobre la grieta principal de este casco. Enrolle un cable sobre las patas centrales de esta bestia e ícela. Carling, ¿vio usted algunas huellas en torno a la nave?
    —No, señor.
    —Entonces hay una buena probabilidad de que el cachorro se encuentre todavía bajo su madre, o muerto o vivo. Sitúe a sus hombres de manera que cubran todas las aperturas de ese lado. Vuelva su linterna allá donde se muestre una sombra. ¡Y ahora alerta todos! ¡Si sale, disparad rápidamente, y dar a matar!

    El ezwal se dejó sumir lentamente en su cueva de carne. Su nariz captó una corriente de aire y se contrajo ante el olor de la carne asada del cuerpo de su madre. El recuerdo de fuego y agonía le produjo un escalofrío de desmayo.

    Con un esfuerzo se sacudió el miedo y ponderó la oportunidad que podría tener. En las mentes de los hombres había habido imágenes de maleza y árboles. Lo cual quería decir escondrijos. Pero también había una sensación de blanca brillantez, y relacionada como fuere con una humedad fría y pegadiza que obstaculizaba a los pies y le frenaría si por cualquier milagro llegaba tan lejos. Pero fuera estaba casi oscuro, lo cual ayudaría.

    Luego, mientras cautelosamente apartaba un pliegue de carne lo bastante sólo para descubrirle un tanto de la escena más allá, sus esperanzas se desvanecieron y el terreno al exterior de la nave le pareció en verdad muy remoto. Una destellante luz blanca bañaba el interior de la bodega y hombres en tensa espera y con sus armas prestas se hallaban en las aberturas. El lugar era una trampa mortal, tan inevitable como la podían hacer cincuenta hombres armados y determinados. El joven ezwal entornó lentamente sus tres ojos en línea para no ser traicionado por ellos a causa del reflejo de la luz. Su madre le había enseñado esta precaución como parte de la operación del cobro de una presa en los vastos bosques de la patria, la cual se hallaba ahora tan inimaginablemente lejos.

    De pronto, las paredes de carne que le encastraban se movieron y comenzaron a alzarse... Hubo un electrizante momento en el cual se imaginó que su madre se agitaba volviendo de nuevo a la vida, y luego le invadió el pánico al darse cuenta de la verdad. ¡La estaban volviendo de lado! Quedó helado, casi cegado por la creciente inundación de luz, la cual sin embargo disminuyó el siguiente instante, y simultáneamente el viento se apartó de él por la masa descendiente. Algo había deslizado al parecer, y el ezwal quedóse jadeando buscando aliento, mientras las órdenes impacientes de McLennan llegaban a su mente.

    —¡Parker! Lleve su salvavidas más a proa y ponga el lazo más próximo al cuerpo... Así va mejor. ¡Está bien, pruébelo de nuevo!

    Una vez más comenzó a elevarse el refugio del cuerpo de su madre... y siguió ascendiendo. El joven ezwal se agazapó, absorbiendo penosamente el aire sus cansados pulmones. En cualquier momento ya, los hombres distinguirían su cuerpo del mayor. Y entonces se abatiría el espantoso dolor... el mismo fuego que había quemado la vida de su madre, pero multiplicado muchas veces.

    Se envaró ante el pensamiento de aquella muerte y recordó lo que ella le había dicho sobre combatir al miedo. Ella también había sabido de la segura condena, pero había irrumpido a través de barras de acero para atrapar a su verdugo y matarlo con el resto de sus fuerzas. Estos hombres eran muchos — desesperanzadoramente muchos —, pero no había barrotes intermedios... Si se movía con bastante rapidez...

    Todo el miedo había desaparecido ya, dispersado por la intensidad de su terrible propósito. En otro instante, la masa elevándose sobre él, dejaría el camino expedito. Respiró profundamente y plantó sus patas traseras sobre la carne más solida que pudo hallar tras sí.

    ¡Ahora! Como un muelle saltando, el ezwal se lanzó en derechura sobre el grupo más próximo de hombres, a unos treinta metros. Y al hacerlo, le invadió una oleada de desconcierto y alarma proveniente de las mentes de muchos seres humanos, como si penetrara en su propio cerebro casi con fuerza física. Aquel explosivo instante fue seguido de inmediato por una intención unánime y mortal: ¡Matadlo! ¡Matadlo! Las armas sostenidas por los hombres directamente ante él eran sólo unas pocas de las docenas que apuntaban en aquel momento, prestos los dedos a apretar los disparadores.

    Medio cegado aún por el fulgor, no vio una grieta entre dos retorcidas placas de cubierta, hasta que uno de sus pies se deslizó en ella quedando apresado. Por un fantásticamente rápido movimiento reflejo pudo echar todo su cuerpo a un lado a tiempo de librar el pie sin lesionar los huesos. Pero como resultado de ello cayó rodando y se metió sin remedio en un boquete de diez pies de profundidad, donde se había desplomado una gran sección de la cubierta. La maniobra no planeada salvó su vida... por el momento. Y mientras daba en el fondo del boquete, el aire sobre él crepitó con los fuegos convergentes de una docena de fusiles.

    Había una abertura oscura y mellada en un lado del boquete, de anchura suficiente para colarse por ella. Probablemente conducía a un nivel más bajo, que podría o no dar acceso al exterior. Se decidió en contra. Aquel nivel debía haber sido más averiado aún que éste y podía fácilmente ser una trampa fatal.

    Los hombres más próximos llegarían al borde del boquete en cualquier segundo. Calculando tan precisamente como pudo la dirección de la cual provendrían, se contrajo y brincó, franqueando el agudo bordillo retorcido del boquete y aterrizando al alcance del primer hombre que llegaba. La sangre brotó como de un surtidor, cayendo por el boquete el hombre como un pelele, mientras su arma se disparaba inofensivamente por el aire.

    Sin vacilación, el ezwal se abalanzó con la misma fulgurante rapidez sobre los dos hombres más allá, quienes no habían disparado antes a causa de su compañero. Pero ya era demasiado tarde. El ezwal aplastó a uno con fuerza trituradora y convirtió en jirones el pocho y el vientre del otro. Resistiendo al impulso de detenerse y clavar sus dientes en los caídos, el ezwal se dirigió a la siguiente abertura, a sólo veinte pies más allá, y un momento después la atravesaba de un brinco y giraba violentamente a un lado. Casi en el mismo instante en que lo hizo, unn rugiente masa de llama penetró por el boquete e iluminó vivamente la escena cubierta de nieve.

    ¡Nieve! Su sensación de orgulloso triunfo disminuyó acusadamente cuando aquella extraña materia blanca, fría y blanda, frenó sus pies a su media potencia de velocidad.

    Ahora, un brillante haz de luz brotó de la nave tras él, danzó fulgurantemente a través de la nieve y proyectó su alargada sombra ante el, iluminando también un gran peñasco a poca distancia enfrente.

    El ezwal se escabulló en la oscuridad del otro lado del peñasco, el cual era alcanzado por salvaje llama, siendo reducido a cascotes con restallante ruido. La llama le persiguió también levantando calientes olas sobre él mientras vadeaba buceando un arroyo de poco caudal. Luego la nieve se había amontonado en su remolinear, siendo blanda y profunda, y siguió torpemente, con desesperante lentitud. Al cabo de corto camino, se arriesgó a tomar el serrijón rocoso que bordeaba el arroyo, corriendo por él hasta debajo de su cima que estaba en el lugar más alejado de la nave.

    Por dos veces descendió más cuando los haces de luz escrutante recorrieron el serrijón, no dando con él. Luego, echando una ojeada hacia atrás, reparó en algo que motivó un nuevo decaimiento de sus esperanzas. La embarcación salvavidas estaba deslizándose por el aire en derechura hacia él a una velocidad que no podría igualar y, de su parte inferior, se proyectaban sobre el terreno una docena de reflectores sobre una extensión difícil de evadir por su amplitud. El único refugio que podía ocultarle era un boscaje... pero estaba demasiado alejado como para llegar a él a tiempo. El aparato estaría sobre él en pocos segundos.

    Más próximo se hallaba un grupo de cantos rodados, medio enterrados en la nieve, el más próximo a unos veinte pies. Contrayéndose, dio un brinco, a fin de no dejar huellas en la nieve intermedia, y aterrizando sobre él, nuevamente brincó con toda la tensión de sus músculos, cayendo directamente en medio del grupo de rocas. Metió la cabeza en la nieve, arqueó su elástico lomo y mantúvose rígido, convertido también en un artificial canto rodado.

    No pudo ver las luces cuando el aparato pasó sobre él, pero los pensamientos de los observadores que en él iban no daban señales de haberlo detectado. El piloto se hallaba evidentemente en comunicación con el comandante que había quedado en el pecio, y la situación anterior se había invertido. Ahora eran los pensamientos del piloto los que llegaron directamente al ezwal.

    —No puedo ver cómo pudo ir mucho más lejos que aquí, señor, pero no hay ni rastro de él.
    —¿Está usted seguro de que no volvió al serrijón?
    —Sí, señor. La nieve es profunda a ambos lados. No pudo haberlo hecho sin dejar huellas. Y no hay sitio alguno para esconderse. Espere un instante. Hay un boscaje de árboles y maleza delante... el único por estos contornos. No estoy seguro de que las luces puedan penetrarlo suficientemente para...
    —Mejor es que aterrice e investigue. ¡Pero, por Dios, tenga cuidado! Ya hemos padecido bastantes bajas.

    El ezwal relajó su incómoda posición pero no dejó su hoyo en la nieve, la cual se estaba fundiendo con el calor de su cuerpo y ensanchándose a proporciones reveladoras en su derredor. Y sus seis extremidades, inmersas en otros tantos pozos de agua helada, se le estaban entumeciendo. En el mundo tropical de donde era originario, había agua en abundancia, pero su temperatura iba de la tibia a la caliente. El joven animal anhelaba aquel mundo con todas las fibras de su ser.

    Bruscamente se puso alerta. Los hombres estaban volviendo a embarcar en sus salvavidas.

    —No está allí, señor. Hemos revisado cada pie cuadrado del boscaje. Hubo una pausa y luego:
    —Está bien, Parker. Dé un par de vueltas más a la zona, a más altura, y vea si hay algún otro lugar en el que pueda haberse ocultado. Entre tanto llame al otro salvavidas. Debe hallarse en camino a la base para ahora. Dígales que tan pronto como ingresen a los heridos en el hospital recojan a los perros de caza y los traigan aquí. El superintendente dice que puede disponer de diez. Con ellos podremos seguir el rastro a ese joven monstruo, haya o no huellas. ¡Y les garantizo que podrán dar buena cuenta de todos los seis patas que haya!

    El ezwal vigiló tenso el elevarse del suelo del salvavidas, el cual se movió a la izquierda, ganando altura, y tan pronto como hubo estado a distancia que consideró segura, brincó de nuevo al serrijón, corrió por él y se refugió luego entre el protector ramaje del boscaje. Allá estaría a salvo hasta que el circulante salvavidas abandonara aquellos aledaños.

    Cinco minutos después de que lo hiciera definitivamente, siguió adelante para detenerse en el borde rocoso de un espacioso valle que formaba una cueva perdiéndose difusa en la lejanía. Había allí muchos más árboles y terreno más quebrado y selvático, cubierto de nieve y destellando en la noche estrellada y sin luna. A su izquierda, el cielo estaba débilmente iluminado por una extraña luz parpadeante. Podía significar algo en aquel extraño mundo, pero podría ser la evidencia de habitación humana. Por lo tanto había de evitarse aquella dirección.

    Saltó desde el borde y penetró en el valle a paso firme y rápido. La nieve era allá más dura y podía seguir sin marcar huellas profundas, sobre todo si orillaba los amontonamientos. Ello imposibilitaría que los seres humanos le siguieran desde el aire, o cuando menos habrían de limitarse a la velocidad de los perros. La imagen de éstos no había sido clara, pero conjeturaba que había de tratarse de seres más pequeños que los humanos y menos inteligentes, pero con un agudo olfato propio.


    10


    Una gris luz diurna se extaba extendiendo lentamente sobre los nevados y boscosos cerros antes de que el joven ezwal se detuviera para descansar. Con este propósito escogió una hendidura bajo un risco atalayante que emergía de la nieve y abrigaba del crudo viento. Durante las largas horas de la noche había combatido el insólito frío por la continua actividad de correr, y la magnífica máquina que era su cuerpo había circulado un adecuado calor a sus extremidades. Mas ahora se arracimaba con sus miembros contra su cuerpo, y no fue hasta que calentara la superficie de la pared de roca en torno que el refugio se confortabilizara tanto como para dormitar.

    Algún tiempo indefinido después, un tímido pensamiento le asaltó la mente, formado en parte de temor, en parte de curiosidad y en su mayor parte de estupidez. Y por unos momentos, en aquel estado de semidebilidad, le pareció ser una propia percatación.

    Le llevó unos instantes el rechazar aquellas características, que definitivamente no se aplicaban a él. Y sobresaltado al darse cuenta de que se trataba de una intrusión mental ajena, el ezwal abrió los ojos.

    Un venado pacía unos desperdigados matojos de hierba parda que había descubierto en un declive a poca distancia de allá. Los ojos del animalito rodaban, con la cabeza semivuelta; su clase de pensamiento era como combinado de apremio de hambre y alerta al peligro.

    ¿Alimento? Con ojos ávidos el ezwal estudió a la criatura y evaluó la posibilidad de matarla. Había mucha nieve entre ellas, de profundidad y solidez variables; la mayor parte del ímpetu del ataque había de provenir de su salto inicial. Cuidadosamente el ezwal dispuso sus patas bajo sí, clavó primero las garras de una en el duro suelo, y luego la otra y se tensó como un arco para la carga.

    La carne era comestible; eso era todo. Tragó de prisa para no retener el sabor en su boca. Varias veces metió su hocico en un banco de nieve para que su húmeda frialdad le quitara el regusto de sangre Se hallaba limpiándose de nuevo la boca de esta manera cuando un sonido rasgó el aire en calma. ¡Gañido de animales!

    El sonido era lejano, pero un débil acento de pensamiento provino al par: pensamiento humano, propósito humano. Con un estremecimiento de preocupación, el ezwal sospechó que aquéllos eran los sabuesos y aquélla la caza... para él.

    Brincó a un risco para ver mejor, irguiéndose sobre sus patas traseras y tendiendo el cuello. Desde aquella altura podía divisar las huellas en el valle que había cruzado el atardecer anterior. El camino que él había seguido se destacaba inconfundiblemente en la nieve... demasiado recto, demasiado fácil para seguirse. Su confianza le agitó, y estaba a punto de saltar abajo y escapar, cuando una sombra revoloteó a través de la nieve.

    El ezwal quedó helado. Un momento después, un aparato aéreo pasó a menos de un cuarto de milla a su derecha y descendió posándose a una milla, cerca de su rastro. Una portezuela se abrió en el aparato y de ella saltaron cinco perros que se abalanzaron rápidamente en todas direcciones, con avidez plenamente perceptible por los alaridos que lanzaban. Mientras el ezwal los contemplaba, uno de ellos encontró su rastro y aulló. Un minuto después, las cinco bestias estaban dirigiéndose a él a través de la nieve.

    El ezwal sintió el impulso de escapar al punto de aquella amenaza. Mas en lugar de ello, tras una sacudida mental de miedo, comenzó a seguir el serrijón rocoso que se dirigía a las montañas más altas, lejos del sol naciente. La marcha no era fácil. El terreno, donde no estaba cubierto de nieve, era áspero, y fue por él ora corriendo, ora lentamente, o bien franqueando de un brinco una peligrosa grieta, con el desgraciado sentimiento de que los sabuesos corrían en derechura a él. Y además de ello, sus amos humanos no tardarían en remontarse y le barrerían de esta precaria altura. Con la imaginación vio a otro aparato aéreo recogiendo otros perros más allá de la pista y llevándolos delante, a un punto más próximo de ella.

    Bruscamente giró del serrijón y se lanzó con rapidez por el empinado declive, hacia abajo. Cambiando de nuevo de dirección atravesó un angosto valle hacia otro serrijón más allá, evitando automáticamente el camino más fácil y evitando instintivamente las huellas tanto como le era posible. No obstante, no hacía una obsesión del ocultamiento. Había veces en que los ladridos se perdían a gran distancia en los valles repletos de nieve, pero siempre retornaba su sonido. Y cada vez se veía forzado a un nuevo esfuerzo de su cuerpo que comenzaba a cansarse. Y cuando por fin el rojizo sol comenzó a sumirse entre dos fragorosos riscos y las largas sombras se hicieron más oscuras, el ezwal supuso, tediosamente, que por aquel día estaba a salvo.

    Estableció su plan, y a grandes brincos, con toda su fuerza de reserva, atravesó una hilera de cerros, en ángulo recto a la carrera que había estado siguiendo... y, a una distancia de cien metros, tomó el camino de vuelta que había estado siguiendo todas aquellas horas.

    Ahora, desde el relativamente seguro lugar de una eminencia cubierta de maleza, tendió la vista abajo a un valle en el que se hallaban dos aparatos posados, uno cerca del otro. Pequeñas figuras de hombres se movían en la nieve, y a un lado, al abrigo de un cantil, estaban dando de comer a los perros. Los cazadores parecían estar disponiéndose a acampar durante la noche.

    El ezwal no esperó a asegurarse, y cuando las sombras de la naciente noche se alargaron sobre aquel yermo paraje, descendió la falda de la montaña. Había de describir un amplio círculo, pues el viento del crepúsculo era errático. Y así, buscando una aproximación contraria al viento, llegó a la cima del cantil.

    Con ojos ardientes clavó la vista desde su posición ventajosa en diez perros, que se hallaban atraillados y algunos ya dormidos en la nieve. Un olor horrible y ajeno se alzaba de ellos, y supuso que como jauría eran peligrosos. Pero si podía matar a estos perros, habrían de ir en busca de otras bestias. Y en el ínterin podía tener tiempo de perderse en aquellas millas de bosque y montañas.

    Su acción había de ser asesinamente rápida, dura. Los hombres podían salir en cosa de segundos de aquellos aparatos e ir hacia él con sus irresistibles armas.

    El pensamiento le hizo lanzarse declive abajo, con más rapidez que la nieve que desalojaba.

    El primer perro le vio. Captó el sobresaltado pensamiento cuando se abalanzó a sus pies con un alarido de prevención y sintió un restallido de oscuridad en su cerebro al sentir una dentellada. Remolineó y sus mandíbulas se cerraron precisamente al paso del can que se abalanzaba ahora a su cuello. Colmillos metálicos se clavaron en mordisco feroz y apuñalante. La sangre se vertió en su boca, apestosa y de lo más desagradable al paladar, y la escupió con un gruñido mientras otros ocho perros ululantes se le abalanzaban también, afrontando al primero con una de sus acorazadas patas delanteras alzada.

    Las lobunas mandíbulas acuchillearon el brazo tendido al descender, ansiosas por triturarlo. Pero con su acostumbrada celeridad, el ezwal evitó los colmillos de los atacantes y sus garras aceradas se clavaron profundamente en sus lomos, saliendo uno por el aire como disparado y cayendo sordamente en la nieve, quedándose inmóvil, con el cuello roto. El ezwal giró para una embestida a los demás... y se detuvo. Los canes retrocedían temerosos. Estaban derrotados, acobardados al extremo.

    Hizo una pausa para asegurarse. Se oían grandes voces de hombres y aparecían destellos de luces. Pero el ezwal exploró aún los pensamientos y sentimientos de los perros, hasta que finalmente no le cupo duda. Estaban aterrorizados de él. Aquella jauría había dejado de ser peligrosa para él. No podían, estaba seguro de ello, ser ya azuzados en su seguimiento. El ezwal volvió grupas para escapar y el haz de un reflector le dio de lleno en la cara, haciéndole emprender una carrera a la que prestaba alas el pánico. Quien manipulaba el reflector parecía falto de habilidad, pues le perdió casi al instante. Cuando estuvo ya casi a salvo más allá de otro declive, alguien comenzó a disparar tardíamente a las sombras tras él. Las explosiones iluminaron el cielo.

    Durmió aquella noche satisfecho, y al alba se volvió a poner en camino. Era ya media tarde cuando volvió a oír los gruñidos de los canes. El sonido le produjo una conmoción, pues había tendido a engañarse un poco esperando a pesar de la lógica que yendo al límite más extremo podría como fuese lograr seguridad en aquella paramera.

    Corrió sintiendo un gran cansancio; no sólo estaba agotado, sino que su voluntad de vivir estaba, nublada. Pues no podía imaginarse que pudiera de nuevo atacar con éxito a otro jauría de perros de refresco. Sin embargo, cuando se tendió la oscuridad, lo intentó. Como antes volvió sobre sus pasos, astuta y cautelosamente, con toda su atención puesta en el peligro. Su mente telepática detectaba la emboscada a segura distancia.

    Y nuevamente se retiró, chasqueado y ansioso a la oscuridad, y siguió adelante patullando sobre el suelo nevado. La noche se tornó más oscura, al borrar cúmulos de nubes las estrellas; tan sólo la difusa blancura de la nieve le permitía ver lo bastante claramente para evitar los azares.

    El frío se intensificó, y comenzaron a caer blancos copos, cada vez más oblicuamente se alzó un viento del norte, ligeramente primero y luego con impulsiva violencia.

    Durante toda aquella larga noche luchó contra la ventisca y el frío. Pues en ello adivinaba la salvación que había estado buscando. Una vez más, su meta era el poner distancia entre sí y sus perseguidores, con el conocimiento de que en esta ocasión su rastro había de ser cubierto por millas de remolineante nieve.

    Con la primera tenue claridad del alba fue amainando la tormenta, aunque proseguían ráfagas de furia. Y el miserable y hambriento joven ezwal, helado de frío, al atisbar una abertura cavernosa en un empinado declive, se dispuso a entrar en ella. De su interior surgió una forma difusa y maciza.

    La sorpresa fue mutua e intensa. El agotado ezwal percibió el húmedo olor de calor animal, al rancio de excrementos y el súbito prorrumpir de ondas de pensamientos que irradiaban hacia él... y supuso que había sorprendido en su sueño al monstruo.

    Otro oso atreviéndose a intrusionar en el cubil... atropello... una desesperada necesidad de sacudirse el embotamiento de un largo sueño., tales eran las formas de la idea del oso Kodiak. Viendo sólo una figura alargada, y ello sólo vagamente, la bestia pasó en unos instantes de la apatía a un espantosa furia, y gruñendo terriblemente cargó.

    El impacto envió al ezwal patinando hacia atrás en la nieve, pero no muy lejos. Sus garras asieron la helada superficie y a su manera sólida plantó cara y mordió sin piedad en el colosal lomo que se apretaba contra él.

    El oso reaccionó con un rugido y una acción de aferramiento que hizo alzarse casi al más ligero ezwal sobre sus patas traseras, quitándole luego casi de los pulmones el abrazo de su adversario. Por un momento, el ezwal pugnó por zafarse, sintiéndose demasiado fatigado para entablar combate a muerte con bestia tan poderosa y descansada.

    El intento fue un grave error. Había ya captado del otro la primera percatación del ser extraño que estaba combatiendo. Un tinte de miedo, de desconcierto, un sordo deseo de retirarse y reconsiderar la situación. Pero al intentar separarse el ezwal, el cambio en el poderoso Kodiak fue rápido. Apretó más y con sus largas mandíbulas acuchilló el cuerpo del ezwal, abriéndole un doloroso boquete.

    La bestia lanzó un espantoso gruñido de triunfo, y el fluir de su pensamiento estuvo ahora lleno de rabia y salvajismo y de ansia de matar. Alzó una pata maciza y la blandió con sorprendente celeridad.

    Fue un golpe demoledor. El ezwal se sintió momentáneamente aturdido. Luego el propio dolor le galvanizó, quitándole cansancio y durante breve período volvió a sus cabales. Lanzó una dentellada a la garra en retirada, y fue tan rápido su movimiento que sus colmillos quedaron clavados. Una sacudida de su cabeza seccionó tendones y trituró huesos. Y simultáneamente puso en juego sus patas centrales y posó sus largos talones en el vientre del oso, rasgando la piel, hendiendo la pared del estómago y sumiendo sus garras en la cavidad.

    El contrataque fue tan violento que debió haber acabado la lucha. Pero el oso en su furia estuvo muy lejos de reconocer el tremendo estropicio que había sufrido. De haber estado menos cansado el ezwal, podría haber escapado en aquel momento. Pero el oso lanzó un terrible chillido y ciego de dolor repitió su locura, abrazándose desesperadamente a su antagonista. Mas aquellos enormes brazos no habían antes aferrado tal máquina de destrucción.

    El ezwal no pudo reaccionar rápidamente. Mas no era necesaria la velocidad. Cansadamente puso sus patas centrales en posición y cansadamente desgarró. Esta vez masas enteras de las partes vitales del oso fueron literalmente arrancadas.

    No podía haber furia bestial alguna que se resistiese a tal devastación. Con enorme y atónita sorpresa, el oso se desplomó en la nieve, y asido aún al ezwal brotaron de su hocico espumarajos de sangre... y murió.

    El ezwal quedó también tendido, agotado, aprisionado por el abrazo, hasta que se produjo un postrer agitar convulso e insensato de los músculos del oso y luego se aflojaron sus poderosas patas delanteras. Él ezwal se zafó dolorosamente y entró dando tumbos en la cueva.

    El desagradable olor del cubil no le desalentó. Lamióse sus heridas y luego se apelotonó en la yacija caliente. Y durmió.


    11


    Despertóse con la impresión mental de que había animales en las proximidades. Y aquella impresión era lo bastante definida como para darse cuenta de su tamaño. Aunque había muchos, la sensación de tamaño que captó fue de que se trataba de animales mucho más pequeños que el oso.

    Había un dominante flujo mental de la mayor bestialidad... que le tranquilizó. Puesto que tales criaturas se sentían a salvo, no había peligro alguno de seres humanos. Por los sonidos e imágenes mentales conjeturó que estaban ocupadas en comerse el oso. El ezwal volvió a dormirse, y al despertar de nuevo, era aún de día y los lobos se habían ido casi todos. El ezwal vislumbró huesos y pieles desparramados por la nieve, y a cuatro bestias restantes, dos de las cuales estaban triturando un hueso. La imagen telepática que obtuvo no resultó clara sobre lo que una de las otras bestias estaba haciendo. Pero la última se hallaba husmeando a la entrada de la cueva.

    El ezwal se puso en pie, alerta, haciendo copio de energía muscular. Al despertarse por primera vez había estado demasiado cansado para preocuparse de ser acorralado. Ahora, fuerte de nuevo, se dirigió a la entrada... llegando cuando el lobo asomaba cautelosamente su hocico. Se miraron a una distancia de sólo pocos pies.

    Más salvajismo que el de los perros, o hasta del oso... tal fue el impacto del pensamiento. Y sin embargo, tras un prolongado gruñido enseñando sus afilados colmillos, el lobo se echó hacia atrás, dio media vuelta y se escabulló con el rabo entre piernas. El ezwal leyó en sus pensamientos no miedo sino un saludable respeto. Y en ciertos tonos reconoció también un hambre saciada. El lobo con la andorga repleta no tiene interés en molestar a una criatura extraña, que como aquella era mayor y de aspecto más poderoso que tres o cuatro de sus congéneres.

    El ezwal se sintió ahora nervioso, invadiéndole gran apremio por ocultar todas las huellas del oso muerto. Le parecía que los huesos y girones de piel esparcidos, y los chaferriones de sangre en la nieve habían de ser claramente observables desde el aire.

    Se daba cuenta de haber dormido la mayor parte del tiempo, demasiado agotado para preocuparse por nada. Pero su capacidad de sentirse ansioso había vuelto. Salió pues.

    Cerca había dos lobos, a cosa de unos cien metros de distancia. El más próximo le miró con ojos rabiosos, pero ambos se retiraron mientras él avanzaba, abandonando los huesos que habían estado royendo. Sin hacerles el menor caso, el ezwal enterró todos los restos que pudo encontrar, alisando luego la nieve lo mejor que pudo. Y después volvió a encaminarse paso a paso de nuevo a la cueva, borrando también las huellas mientras lo hacía.

    Durmió en paz durante toda la noche, en el corazón de la ladera del cerro. Y al día siguiente lo hizo esporádicamente, sintiendo el aguijón del hambre que volvía. Hacia media tarde comenzó a nevar, y cuando se espesó la cortina que caía del firmamento, el ezwal se aventuró a salir de la cueva. Tenía una meta definida. Recordó haber cruzado un río helado no lejos de allí y también otros iguales donde había sentido la presencia de formas vivientes bajo el hielo. Merecía la pena investigar.

    Rompió el hielo en un punto en que la corriente discurría rápidamente debajo de su capa y se agazapó al lado del boquete, al acecho. Pensamientos rudimentarios emanaron del agua, ora cercanos, ora lejanos, y por dos veces vio destellantes formas en la remolineante corriente, observando simplemente sus movimientos rápidos y espasmódicos.

    La tercera vez metió su pata derecha anterior en el agua helada y la tuvo allá, y la siguió teniendo... hasta que se aproximó un pez y, de pronto movió con movimiento relampagueante su pata, y el pez salió volando al hielo junto con el agua espumante. Comió con delicia el bocadillo que tenía un sabor muy agradable muy distinto del de venado.

    Requirió una hora el apresar y comer cuatro pescados más. El éxito le dejó insatisfecho, pero cuando menos había aplacado el hambre. Se estaba haciendo oscuro cuando volvió a su cueva.

    Cavilosamente se instaló para pasar la noche.

    Se daba cuenta de que estaban solucionados los abrumadores problemas de los pasados pocos días... y mucha mejor de lo que esperaba. Tenía ahora un adecuado refugio que le preservaba de sus enemigos... y hasta una insospechada fuente de gustosos alimentos. Todo ello lo había realizado por sí mismo, como la primera prueba auténtica de bastarse a sí mismo en su joven vida, y estaba seguro de que su madre se habría sentido enormemente orgullosa de él, de haberlo sabido.

    Mas a pesar de todo ello, notaba una vaga sensación de descontento. Después de todo, sólo había asegurado su propia escapatoria; poco o nada había hecho para vengar la muerte de su madre.

    ¿Cuántas vidas humanas tomaría para ello? Decidió que apenas había seres humanos bastantes en aquel planeta para el propósito. Ciertamente eran demasiado escasos en esta remota parte de él; y bajo el punto de vista realista, veía harto pocas probabilidades de acceder a zonas más densamente pobladas.

    Ya de las mentes de sus persecutores había captado fugaces vislumbres de poblados y establecimientos coloniales por los alrededores. Eventualmente podría serle posible alcanzar uno o más de ellos y realizar cuando menos parte de su venganza antes de que fuera muerto.

    Mas no todavía. Sería estúpido imaginarse que la caza había cesado. Haría bien en exponerse lo menos posible durante los siguientes días, y luego aprovecharse de las ráfagas de nieve para salir de los cerros.

    El cuarto día después de estos pensamientos, algo aconteció que hizo cambiar sus planes. Cuando estaba andando a lo largo del lecho del río buscando un lugar para la pesca, su pata izquierda trasera se metió en una trampa para castores.

    El trallazo de las mandíbulas metálicas le hicieron dar un brinco. El instantáneo dolor hizo que diese un violento tirón. Fue esa reacción lo que hirió seriamente su pata, pues su fuerza era tan grande que desgarró la carne y dañó los tendones.

    El ezwal se agazapó angustiado y examinó el instrumento que le había apresado, y en breves instantes comprendió como operaba. Separó los extremos lisos y sacó el pie herido, que pulsaba de dolor, y poco después siguió río abajo sobre las cinco patas restantes. Habríale gustado volver a la cueva y permanecer allí hasta que sanara el pie herido, pero no se atrevió.

    Era a discutir el tiempo en que tardaría en descubrir la trampa saltada y la relación de ello establecerían en lógica deducción. Pero de lo que no cabía duda de que aquel territorio no era ya seguro.

    Hacia el alba halló un lugar de descanso bajo una prominente roca. Y durmió allí la mayor parte del día, emergiendo cautelosamente al lecho del río cuando comenzó a oscurecer, y hallando que el hielo era más tenue sobre corriente rápida, empleó una gran piedra para romperlo. Atrapó varios peces.

    Durante toda la noche también siguió a lo largo del cauce de la corriente. Y así mismo la siguiente.

    Al tercer día se despertó de un profundo sueño al familiar sonido de silbantes reactores. El ezwal contempló tenso desde su refugio como un pequeño aparato aéreo se movía a pocas docenas de pies sobre el lecho del río, avanzando en la dirección que él estaba.

    Al apartarse de la vista, un claro pensamiento al parecer directamente dirigido a él, llegó a su mente.

    —¡Abandona ese río inmediatamente! Han sido vistas tus huellas y comenzada la búsqueda. Mi nombre es Jamieson y estoy intentando obtener autorización para salvar tu vida. Pero acaso pueda llegar tarde. Abandona ese río inmediatamente. Tus huellas han sido vistas...

    La aeronave se perdió de vista río abajo y fuera al par de su alcance de percepción de pensamiento. El joven ezwal se agazapó donde estaba, pensando intensamente.

    «¿Sería aquella una celada para hacerle salir a descubierto mientras quedase aún luz diurna?»

    Decidió que no. Aquel era uno de los hombres que habían sospechado el secreto ezwal. Y realmente su amistad — que sólo lo era en verdad en un sentido limitado —, resultaba más peligrosa para la raza ezwal que la muerte de su madre o la suya propia.

    El joven ezwal sintió gran renuencia a morir sin lucha. Tal un corredor comenzando una carrera, se lanzó de su escondite remontando el río, en dirección a donde había venido, y temprano en la mañana pasó por una profunda depresión que formaba un mellado valle rocoso extendiéndose desde la corriente en ambas direciones, no hallándose lejos.

    Llegó allí y su pie comenzó a dolerle de nuevo, mas no haciendo caso del dolor siguió a lo largo de lo que parecía ser la más intransitable de las dos trayectorias. El terreno sin sendas ascendía cada vez más y ahora se halló sobre una cresta a varios centenares de pies sobre la corriente.

    No había todavía aeronave alguna a la vista, ni ninguna señal de persecutores. Aliviado, el ezwal se dirigió hacia los pasos más altos que podía divisar a la distancia.

    La noche estaba cayendo cuando recorrió un paraje que parecía de infinita desolación hibernal. Una luna corcovada se alzó tras él, y el cielo a su derecha cobró vida con las raras luces que había llegado a reconocer como peculiaridad del propio planeta.

    Interminablemente mucho más tarde, los primeros rayos de la luz del sol le hallaron cansado y con un pie que palpitaba con incesante punzar. Y cosa mucho más desazonante aún, el mundo que delante se iba abrillantando, revelaba una costa marina con un desperdigamiento de habitaciones humanas y, hasta donde podía alcanzar la vista, un océano gris. El ezwal se detuvo en pausa vacilante y miró en derredor. En cierto modo, aquel era la especie de paraje que había estado buscando; allí había seres humanos en los cuales comenzar a desatar su venganza. Mas no mientras la caza estuviere relativamente próxima, y no mientras su pie herido le obstaculizara los movimientos.

    Había de bordear aquella colonia a derecha o a izquierda, volver de nuevo al interior y yacer hasta que...

    Súbitamente apareció sobre un cercano grupo de árboles una aeronave volando a poco altura, y que se plantó sobre su cabeza en un instante. El ezwal se escabulló como una centella, mas no sin haber reconocido al mismo aparato que viera el día anterior en la cala del río. Ahora lo seguía con facilidad, comprobando todos sus giros y evoluciones, y captando una serie de pensamientos concisos y rápidos de la misma clara mente que se le había dirigido el día anterior.

    —¡No quiero hacerte daño! ¡Si lo deseara, morirías! ¡Deja de correr o serás visto! Ya lo has sido en otros contornos e informada tu presencia. Sabiendo la dirección de la que provenías, pude hallarte el primero. Pero toda esta zona ha sido alertada y otros aparatos andan en tu búsqueda. ¡Deja de correr o serás visto!

    El ezwal se sintió desvalido... desgarrado entre su intensa llamada a su sentido de cautela y una tremenda frustación de ser incapaz de zafarse de su inmediato persecutor. Pero menos de medio minuto después se zanjó la cuestión para él. Vio delante un esparcido grupo de casa, cambió de dirección y vio luego a uno de los temidos salvavidas aéreos moviéndose a menos de una milla de allí. Se zambulló en un matorral y quedóse allá encogido y tembloroso.

    De pronto, la pequeña aeronave descendió como una piedra y se posó en un claro a unos cincuenta pies. El ezwal se sobresaltó cuando se abrió una escotilla de popa del aparato, mas nadie surgió de ella: En su lugar provinieron apremiantes pensamientos:

    —Ayer intenté dirigirte a terreno despejado, pero ahora que has venido a esta parte habitada, es la única manera en que puedo salvar tu vida. Debes venir al compartimiento de popa y dejar que te lleve a donde puedas estar a salvo. No, no puedo libertarte de nuevo, pero creo que puedo garantizar de que no se te causará daño alguna. ¡Ea, la otra aeronave se aproxima, y los hombres que la tripulan no creen que seas una criatura inteligente ni cosa por el estilo, sino una amenaza para las vidas humanas... no hay tiempo para convencerlos de la verdad! ¡Te matarán a menos que no actúes rápidamente! ¿Has comprendido?

    El salvavidas estaba ahora sólo a unos cien metros, atalayando una franja de matorrales muy semejante a la en que se ocultaba el ezwal. Evidentemente se hallaban investigando más de cerca.

    El ezwal esperó tenso. Sus huellas, estaba seguro, eran indistingibles en la nieve lodosa y removida, y había una probabilidad de que el salvavidas fuese a otra parte. Pero de pronto tomó más altura y se dirigió en derechura a donde él estaba.

    —¡Ea, deprisa! — previnió la apremiante conminación de la aeronave más pequeña —

    ¡Será mucho mejor que no te vean entrar!

    Aún vaciló el ezwal, enconadamente renuente a abandonar su libertad tan duramente ganada, aun para salvar su vida. Luego en el último momento posible, no fue la consideración de su salvación personal lo que le decidió, sino el recuerdo de algo que su seudo protección dijera: «Los hombres que la tripulan no creen que seas una criatura inteligente...» Ello podía significar que quien le esperaba en su aparato, fuese el único que lo creía. Y si ese hombre pudiera ser matado, su conocimiento moriría con él.


    12


    Manteniendo su cuerpo casi pegado al suelo y valiéndose de los matorros, el ezwal se deslizó rápidamente hacia el aparato y se coló de un brinco por la escotilla, la cual se cerró tras él dejándole en la oscuridad, mas no sin que antes hubiera visto que el interior no tenía otro distintivo que dos pequeñas aberturas de ventilación. Y cuando la cubierta se alzó bruscamente bajo él, se posó cansadamente sobre sus caderas y permaneció quieto.

    De manera singular, la percatación de que no había una posibilidad inmediata de matar al poseedor del secreto vital, no produjo en su mente un sentimiento especial de pesar o resquemor, sino sólo la aceptación pasiva de que los asuntos deberían proseguir ahora su marcha independientemente de cuanto podría ser.

    Desde alguna parte exterior al aparato provinieron luego pensamientos que se registraron simultáneamente en la mente del hombre que se sentaba en el contiguo compartimiento, y que produjeron también sonidos débilmente audibles a través del mamparo metálico.

    —¡Doctor Jamieson! Según parece, se nos adelanta usted siempre... ¿Ha visto usted algo de este pobre y mal juzgado monstruo? — Era la misma mente poderosa que había dado órdenes en el pecio muchos días antes, y que ahora denotaba una animosidad mal oculta.

    Hubo una pausa y luego una cautelosa réplica irónica:

    —Estoy seguro de que ha abandonado la zona, comandante McLennan.
    —¿Ah, sí? Bien, pronto lo sabremos. Seis perros le siguen el rastro y luego el otro salvavidas. A juzgar por su velocidad han tenido un buen venteo fresco. Esta vez no nos detendremos, hasta dar con él donde se encuentre. Lástima grande que no hubiese podido usted persuadir al delegado de que la bestia era lo bastante inofensiva como para intentar capturarla viva..., pero probablemente se la cederán a usted disecada.

    Mientras hablaba el comandante, sus pensamientos directos se hacían más débiles, y el ezwal pudo sentir cómo la pequeña aeronave de Jamieson tomaba velocidad horizontal. Y a los pocos momentos, Jamieson se dio cuenta, preocupado, de que el salvavidas volvía de nuevo rápidamente.

    —¡Jamieson! — Era la voz y el pensamiento de McLennan, ambos de un diapasón furioso. — ¡Aterrizará usted inmediatamente su aparato, o nos veremos obligados a barrerle a usted del aire!

    El ezwal leyó el desaliento y el desconcierto en la mente del hombre del compartimiento contiguo. Había también indecisión, un debate mental sobre cómo manejar los mandos de manera a descender la nave para un aterrizaje, o de otro modo hacerla salir disparada a toda velocidad entre las montañas y las nubes que pendían bajas. Mas nada de esta incertidumbre apareció en la indignada réplica de Jamieson.

    —¿Qué es lo que significa esto, comandante?
    —El fanfarronear no le servirá de nada, Jamieson. Uno de los residentes vio todo el asunto desde su casa en la ladera de una montaña de allá detrás. Y al contemplar maniobrando a su aeronave tomó sus gemelos y le vio aterrizar. Y también cómo la bestia entraba a bordo. Se lo prevengo, Jamieson, nuestras armas están apuntando a su aparato. Si no ha empezado usted a descender cuando cuente tres, daré la orden de fuego. ¡Una... dos...!

    El ezwal sintió comenzar a sumirse bajo él. Pero justamente antes de ello, se había percatado de fulgurantes series de pensamientos en la mente de Jamieson... de una representación imaginativa del aparato siendo derribado, del propio Jamieson muriendo en el choque, y del ezwal sobreviviendo lo bastante como para ser muerto por las despiadadas armas de los ocupantes de la otra aeronave.

    Era cosa muy singular. La mente de este hombre parecía muy distinta de la que había matado a la madre del ezwal. En esta mente no había la voluntad de destruir a los de la otra nave, aunque hubiesen amenazado su vida. Y también había poco miedo, si es que había alguno.

    Y de cuando en cuando se entrecruzaba un torrente de presurosos pensamientos dirigidos a él:

    —No hay tiempo de explicártelo detalladamente, pero debes comprender una cosa vitalmente importante. Ya sabes, desde luego, por qué los ezwal han decidido ocultar su inteligencia: temen una dura oposición de los humanos si lo descubren. Ello podría ser verdad... si ninguna de ambas partes tuviera más derechos que la otra al planeta Carson. Como simples animales que pretendéis ser, vosotros los ezwal no podéis tener tales derechos bajo la Ley Interestelar. Pero como seres inteligentes y habitantes originales del mismo, tenéis el título más claro posible.

    «Los ezwal jamás podrán expulsar a los seres humanos del planeta Carson simplemente por la fuerza bruta; pero como raza científicamente desarrollada con respecto a otra, podéis pedirnos lo abandonemos, tan pronto como estéis en condiciones de defender vuestro planeta por vosotros mismos, y nosotros nos veremos obligados a hacerlo.»
    «He puesto en juego mi reputación personal, y mi personal seguridad, en llevarte ante las autoridades de mi gobierno en la esperanza de demostrarles que tú y los de tu especie sois criaturas inteligentes y que debemos cesar de matarnos y comenzar a discutir como se debe las cuestiones. Naturalmente, no puedo hacerlo sin vuestra completa cooperación.»

    Cuando el hombre terminó de hablar, una ligera sacudida indicó que el aparato había tocado tierra. Probó las paredes del compartimiento oprimiéndolas con toda su fuerza, mas no había en ninguna parte de ellas ninguna aparente debilidad. Los dos grupos de boquetes perforados que formaban las aberturas de ventilación mostraban por el acero que los rodeaba que el grosor era tanto como la longitud de sus garras.

    Jamieson estaba hablando de nuevo, más bien presuroso:

    —Los hombres del otro aparato, como probablemente lo sabes, son militares, encargados de acosarte y capturarte, muerto o vivo. Cuando llegué hace unos pocos días a la Tierra y me enteré de la situación, pedí que me encargasen de ello, ya que el comandante McLennan no había tenido éxito en localizarte. Pero mi solicitud fue denegada debido a que recalqué la importancia de cogerte vivo, y tú eras considerado una amenaza demasiado grande. Estoy aquí contra los deseos de McLennan, quien opina que los militares son más idóneas a manejar esta situación. El ezwal estaba recibiendo el informe de Jamieson sólo con parte de su mente, ocupada la otra cada vez más en la presión de los pensamientos del exterior. Eran pensamientos mezclados, algunos hostiles... y algo de esta hostilidad parecía estar dirigida hacia Jamieson. Parecía haber un sentimiento de que el hombre había jugado sucio. Pero acá y allá había un tinte de admiración por la manera en que Jamieson había realizado lo que ellos habrían considerado imposible.

    La mescolanza de pensamientos había aumentado firmemente durante los pocos minutos últimos, y ahora permanecía constante. El otro aparato había evidentemente aterrizado muy cerca.

    Jamieson terminó apremiantemente:

    —La situación no está ya en mi mano. Pero puedes ayudarnos a los dos haciéndome saber lo que McLennan tiene en mente, cuáles son sus planes... tan pronto como se te manifiesten claros. ¿O te das cuenta ya de ellos?

    El ezwal volvió a sentarse desdeñosamente sobre sus posaderas. Realmente no había concedido aún nada. Y, ciertamente, no caería en una admisión mediante una añagaza tan baldía, aun cuando no había evidencia de que la intención del hombre fuese tal.


    13


    Ahora, las imágenes de la mente de Jamieson mostraban que había abierto la portezuela de la cabina de mando y salía para enfrentarse con varios hombres cuyas armas estaban apuntadas contra él.

    La voz de McLennan, quien se hallaba aún en el otro aparato, previno a través del altavoz:

    —Doctor, estoy demasiado asombrado por su acto ilegal para decidir lo que he de hacer. Apártese a un lado.

    Jamieson no replicó nada, pero hizo como se le ordenaba, apartándose de su aeronave.

    McLennan dijo ceñudamente:

    —Está bien, Carling, puede empezar ya.

    Uno de los hombres, quien llevaba un pequeño cilindro de metal, fue a la cabina de mando que acababa de abandonar Jamieson y subió a su interior. Siguió una serie de sonidos metálicos y luego Jamieson habló con vehemencia:

    —Se lo prevengo, comandante; si daña al ezwal como indefenso prisionero, le costará mucho el justificarse.
    —No tema, doctor Jamieson..., su camarada no recibirá daño. Simplemente considero necesario inspeccionar el compartimiento para ver si es adecuado el transporte de bestia tan peligrosa a la civilización.

    El gas, simplemente, le dejará inconsciente por un periodo de pocas horas.

    —No le afectará éste — dijo Jamieson — porque ha sido ya prevenido.
    —¡Ah, sí! — manifestó irónicamente el comandante —. Su linda teoría. Bien, bien, ya veremos si es lo bastante inteligente como para dejar de respirar durante varios minutos. Carling, ¿se halla instalado ya? En ese caso, abra la válvula.
    —Sí, señor.

    El ezwal estaba tomando su tercera profunda inspiración cuando comenzó el silbante sonido, y la contuvo. No tenía una idea exacta de cuántos minutos podrían ser, de manera que se quedó inerte, resuelto a mantener su respiración hasta la inconsciencia si preciso fuese.

    En el ínterin, en el exterior del aparato, Jamieson decía:

    —Se lo prevengo, comandante, cometerá usted un error peligroso si confía en el gas para inmovilizar a esa criatura.
    —¿Está pidiéndonos que creamos — replicó Mc-Lennan — que la bestia sabe que estamos gasificándola, simplemente porque hemos estado hablando de ello... en una palabra, que se entera de lo que hablamos?
    —Lee los pensamientos.

    La afirmación pareció detener a McLennan. El ezwal captó el cambio en el pensamiento del hombre, la súbita aceptación parcial de lo que Jamieson estaba diciendo.

    McLennan habló lentamente:

    —¿Habla usted en serio, señor?
    —Jamás lo hice más seriamente en mi vida. Los ezwal son unos perfectos telépatas, los únicos telépatas del universo que conocemos puedan recibir y enviar a los no telépatas.

    McLennan dijo especulativamente:

    —Sería una situación ideal la de que pudiésemos tener un telépata así a bordo de cada aeronave.
    —Ciertamente, lo sería — repuso Jamieson —, y esa es sólo una de las muchas posibilidades.

    La vacilación de McLennan cesó. Era un hombre de decisivos giros mentales, y dijo ahora con determinación:

    —Eso nos deja aún el problema de que siga prisionero y no cause más daños. Carling, aplíquele otros cinco minutos de ese gas. Y luego abra la puerta.

    Cinco minutos, treinta..., sesenta..., ello no supondría diferencia alguna. Los ezwal eran anfibios y una hora y media sería más probablemente el tiempo necesario para estar seguro de que un ezwal se encontraba debidamente anestesiado.

    Para el ezwal, la semiaceptación por parte de McLennan de la teoría de Jamieson, cristalizó la decisión que había de tomar. Ahora o nunca... Jamieson debía morir... de tal manera que la creencia momentánea de McLennan en la inteligencia de los ezwal quedaría por siempre fundida en un bestial despliegue.

    Se movió de manera a poder actuar instantáneamente, y luego relajó su cuerpo. Se dio cuenta de que Jamieson estaba subiendo al aparato, sin que los demás lo vieran. El científico debió haber mirado al interior, pues habló vehemente:

    —Comandante, le pido que cese el empleo de ese gas. Nadie puede prever sus efectos sobre un ezwal.
    —Es el mismo que empleó usted cuando lo capturó.
    —Tuvimos suerte. McLennan repuso:
    —Está bien, Carling. Abra esa puerta. Échese atrás todo el mundo.
    —¿Qué es lo que intenta usted hacer? — preguntó Jamieson.
    —Si se encuentra inconsciente, lo izaremos al aparato grande. Jamieson pareció resignado:
    —Permítame que le coloque el atalaje — dijo.

    El ezwal tuvo una imagen mental de Jamieson yendo hacia la puerta abierta del compartimiento, y ello le hizo variar por completo de propósito. Había intentado hacerse el dormido de momento y esperar simplemente a que cualquier oportunidad indefinida llevase a su alcance a Jamieson. Y ahora, era el mismo hombre quien se situaba en la más fácil posición para matarlo. El ezwal recogió sus patas bajo sí y saltó a través de la zona luminosa del umbral.

    La puerta se abrió de par en par y ezwal y hombre se vieron cara a cara. Los tres ojos alineados de fulgor de acero estaban al nivel de los dos firmes e inmóviles pardos.

    De más allá, del hibernal exterior, provino un bullir nervioso, una tensión de varias mentes, de lo cual se percataba el ezwal, concentrándose en el fondo de su pensamiento.

    Estaba sucediendo una cosa pasmosa. A pesar de su desesperado propósito, vacilaba. Vagamente comprendió el por qué. Antes — días antes — había matado a hombres despiadamente debido a que para ello era una bestia, y para él eran enemigos de su raza.

    Esto era diferente. Aquel hombre era un amigo, inconfundiblemente, inalterablemente. Y había aún más. Ambos eran dos seres inteligentes confrontándose; y aun cuando el ezwal se diera cuenta de ello de manera sólo confusa, sentía el parentesco existente entre las inteligencias cuando entran en comunicación.

    En una remota parte de su cerebro comprendió la especie de antagonismo que puede existir entre dos formas inteligentes de vida. Pero su desarrollo emotivo no había alcanzado aquel punto. Y así, sólo el sentimiento de comunicación y parentesco era creciente.

    Luego Jamieson habló en voz alta, con voz lenta y resonante, siendo sus palabras sin significado para el ezwal, pero sus pensamientos diáfanos:

    —Soy tu amigo, y me hallo entre ti y la muerte segura. No debido a que esos hombres sean tus enemigos, sino a causa de que no quieres dejarles ser tus amigos.

    «Me puedes matar fácilmente, y sé que por tu parte no consideras importante tu propia vida. Pero piensa en esto: mientras nosotros estamos aquí, algún ezwal de tu planeta patrio puede estar matando a un ser humano, o siendo muerto por él. Y aunque nos hallamos a una gran distancia de allá, en ti está ahora el decidir si ha de acabar pronto una matanza tan insensata, o bien si ha de proseguir por mucho tiempo.»
    «No creas que te estoy ofreciendo una fácil y cobarde salida. La tarea de llevar a los ezwal y a los humanos a una armonía mutua no será sencilla. Habrá de convencerse a muchos miembros de arribas razas. Encontrarás a muchos de mis congéneres que consideran a todos los demás seres muy diferentes de ellos como animales y automáticamente por debajo. Tal pueblo ignorante no rige este mundo, pero sí puede tentar vuestra paciencia antes de que lleguemos a un acuerdo. Muchos de mi propia raza te considerarán como un traidor al principio, simplemente debido a que no comprenden la verdad mejor de lo que la entienden cualquiera de esos hombres que se hallan a mi espalda. La tarea de hacérsela comprender puede ser larga y ardua, pero también puede ser realizada con tu ayuda. Y puede comenzar ahora mismo.»

    Con gran calma, Jamieson volvió la espalda al ezwal y se enfrentó a los demás hombres. Y el comandante McLennan pareció turulato cuando el científico dijo:

    —Comandante, ¿quiere hacer el favor de hacer que uno de los hombres me traiga mi estuche médico de la cabina de mando? Nuestro huésped tiene muy lastimado un pie y necesita cuidado.

    McLennan pestañeó, y sin hablar miró a uno de sus hombres, asintiendo. El hombre se dirigió a la cabina de mando.

    —Mas también observará usted — añadió Jamieson que dispone de otras cinco piernas sanas, por lo que nadie debe cometer el error de cerrar la puerta hasta cuando esté dispuesto a ello el propio ezwal.

    Este había estado inmóvil como una estatua, aumentando a cada momento en su cerebro la tortura de la indecisión. Ya demorándose tanto había dado la cierta impresión a los circunstantes de lo que había más que nada dispuesto evitar... la idea indeleble de que era una criatura dotada de inteligencia.

    Él hombre que había ido a la cabina de mando regresó con un pequeño estuche y lo tendió a Jamieson. Éste se volvió de nuevo y puso el estuche en el umbral de la puerta. Una vez más fijó su mirada en los ojos del ezwal.

    —Si quieres tenderte, podré examinar ese pie que tienes lastimado — dijo con brevedad —. Me parece que puedo hacer algo por él.

    La mente del hombre parecía sinceramente abierta de par en par. Era su final poner las cartas boca arriba, sin la menor pretensión de ello... pero también él deseaba ayudar con igual sinceridad.

    Y cuando por fin se decidió, se dio cuenta de que ello había sido inevitable. Únicamente sintió gran alivio al tenderse y extender su pie lastimado.


    14


    La gran ciudad era ahora visible entre la bruma. La ciudad de la Nave. Antes, Jamieson había telefoneado a su mujer desde el avión, siendo ésta la primera noticia que ella tuvo de la vuelta de su esposo. Pero había traído apresuradamente a Didi de la habitación y habían sostenido los tres una excitada conversación.

    La avidez de madre e hijo le hacían sentirse culpable, pues debió haber llamado a su mujer ya a la vuelta. Había estado él cuatro meses y medio en el espacio y sabía que la incomodaría si descubriese que había pasado unas semanas adicionales salvando la vida de un cachorro de ezwal. Y por ende había decidido no contárselo.

    Sentado ahora en una butaca del avión, Jamieson meneó la cabeza ante los problemas a que se enfrentaban hombres y mujeres de aquella época. Todo — vida, familiar, cuidado de la infancia, amor y deseos personales — venía en segundo lugar de la exigencia cosumidora de la guerra de siglos contra el enemigo rull. En menos de una hora estaría en casa. Habrían besos mezclados con lágrimas, pues Veda era mujer de intensa emoción. Por un tiempo, lo sabía, ella competiría con su ardor, y luego, durante otro, la demanda de ella superaría a la suya; y después la llama se atenuaría gradualmente. En el ínterin, él había de sumirse bien pronto en su gran posición administrativa, que abandonaba cada vez con menos frecuencia en aquellos días. Podía contar con los dedos de la mano la especie de problema que le apartaría de su despacho. Una era el género de idea que se le había ocurrido sobre los ezwal.

    Dos hechos habían hecho de esto materia para la dirección del Departamento Científico. Ningún otro habría generado cualquier entusiasmo sobre la posible inteligencia de los ezwal, y así no podía haber confiado que nadie tomara en serio el proyecto de capturar uno o más de aquellos seres. Y por segunda, el hecho de que tuviera que habérselas con el planeta Carson, uno de los tres pivotes de la defensa humana contra los rull. Bajo tales circunstancias, el tener una nueva idea sobre los ezwal había hecho imperativa la acción. Había pocas otras posibilidades, pero por la mayor parte, no había necesidad alguna para él en efectuar ya más trabajo de «campaña».

    Y así, cierto día, no mucho después de que fuera capturado el joven ezwal, sentábase en su despacho dirigiendo una entrevista lo bastante importante como para requerir la atención del «patrón». Era una reunión «cumbre», mas no que pudiera sacarle de la Tierra.

    —¡Aquí! — dijo Trevor Jamieson posando la punta de su lápiz en el centro de un borrón verde sobre el mapa que ante él tenía. Alzó la vista en dirección al hombre tieso frente a él —. Aquí exactamente — añadió —, es donde ha de ser construido el campamento.

    Ira Cluggy se inclinó hacia delante y miró el lugar señalado. Pareció perplejo y hubo un tono de comienzo de irritación en su voz al preguntar:

    —¿Y por qué ese paraje particular?
    —Es muy sencillo — respondió Jamieson. Le molestaba tratar a un hombre maduro como si fuese un chiquillo. Pero la guerra rull-humanos requería administradores que tuvieran distintas funciones y tocaran diversas cuerdas —. Todo el propósito del proyecto — prosiguió — es obtener fluido para nuestros laboratorios de la progenie de estas bestias de la linfa de Mira... rápidamente y en cantidad. Esta zona boscosa es su morada principal. Por lo tanto el campamento debe ser instalado en ella, para los más rápidos resultados.

    No podía remediar sino aprobar la exasperada reacción de Cluggy. Se conformaría con no recibir un puñetazo en la nariz, pensó lastimosamente Jamieson. Las enormes manos del hombre del espacio apretaron los puños en un esfuerzo de autodominio, y tragó saliva diciendo luego con sosiego:

    —Míster Jamieson, como usted sabe, hemos hecho ya una inspección preliminar. En experiencia del hombre, no ha habido nunca un bosque como ése. Está repleto de crías de esa bestia de la linfa y de mil otras criaturas mortales. — Se puso en pie y se inclinó sobre el mapa topográfico del planeta Mira. —Pero aquí — dijo vivamente —, en esta zona montañosa, si bien es bastante mala, puede ser combatida la vida animal y vegetal y el clima resulta soportable. Nos podemos situar ahí, hacer frecuentes viajes alternos y sacar todo el jugo que se desee. Lo cual resultará más barato también, considerando el coste de despeje y mantenimiento de un paraje boscoso.

    A Jamieson el análisis le pareció sumamente cuerdo. Si Cluggy estaba controlado por los rull, en verdad que lo estaba haciendo muy bien. Jamieson sabía que las reacciones de Cluggy estaban siendo estudiadas por un equipo psicotécnico en otra habitación, donde era proyectada esta escena. Si Cluggy daba una nota falsa, una luz preventiva no visible para él aparecía en el panel del escritorio de Jamieson. Pero el panel permaneció oscuro. Jamieson insistió:

    Por razones que no son de libre discusión, el fluido de la linfa es demasiado vital como para preocuparse de los gastos que entrañe su obtención. Debemos tenerlo pronto. Además, el contrato, si se obtiene, costará más... sometido a nuestra intervención, desde luego. En consecuencia...

    —¡Deje el costo! — dijo Cluggy con voz estridente —. No debiera yo haberlo mencionado. Lo que realmente importa es el exponer a varios centenares de excelentes hombres a peligros innecesarios.
    —No estoy de acuerdo en que los peligros sean innecesarios — repuso Jamieson. Apretaba ahora de firme, ansioso por provocar una crisis —. Y asumo la responsabilidad entera de mi decisión.

    Cluggy volvióse a sentar lentamente en su sillón. El curtido de muchos soles en su rostro estaba encendido por un fulgor de enojo. Pero de nuevo visiblemente se contuvo.

    —Escuche, míster Jamieson — dijo finalmente —. Aquí hay una pequeña montaña, un gran cerro más bien, en el borde de esta zona de jungla. Se la menciona en mi informe. No es lo que se puede llamar un buen paraje, pero sí está exento de algunos de los peores rasgos de las tierras bajas. Si el gobierno insiste en un campamento próximo a la fuente de suministro, o, más bien, si usted insiste, puesto que dispone de plena autoridad, lo construiremos sobre este cerro. Pero se lo digo de una vez: es lo más cerca que yo puedo asentar a mis hombres, aunque me cueste el contrato.

    Jamieson sintióse claramente desdichado. Tenía consciencia de cuan irracional le había de parecer a aquel práctico ingeniero. Pero la punta de su lápiz volvió al centro del borrón verde y apretó allí con firmeza:

    —¡Aquí! — dijo con decisión irreplicable.

    El cenceño cuerpo de Cluggy se despegó de su sillón como un mueble de acero, y su puño se abatió sobre el escritorio de Jamieson con bastante fuerza como para hacerlo vibrar.

    —¡Maldita sea! — barbotó —. Es usted igual a otros dioses de hojalata en su sillón giratorio, que he conocido. Se sientan tras esos pupitres durante tanto tiempo que pierden contacto con la realidad, pero se figuran que pueden mantener una reputación de ser duros ordenando a todos que ejecuten lo más duro... aun cuando ello ponga en peligro vidas de hombres mejores que ustedes mismos. ¡Hermano, si pudiese yo ponerle a usted sólo por cinco minutos en ese paraje que apunta su lápiz, ya veríamos dónde quiere que se construya el campamento!

    Fue la explosión que había estado provocando Jamieson, mas aún no apareció señal luminosa alguna preventiva. Se sintió aliviado. Sólo restaba ahora terminar la entrevista sin revelar que se había tratado únicamente de una prueba comprobatoria.

    —Verdaderamente, míster Cluggy — dijo brevemente —, me sorprende que presente usted a personalidades en este asunto puramente gubernamental. La mirada de Cluggy fue firme, aunque su expresión de furia se había atenuado a un tosco ceño.
    —Míster Jamieson — dijo con aspereza —. Un hombre que quiere enviar por puro antojo a otros a una situación imposible, ha introducido ya el elemento personal. Si es ahí donde quiere usted que se construya el campamento, lo puede usted construir por sí mismo. Yo voy a ordenar a mi tripulación que regrese a la Tierra. ¡Al diablo con el contrato..., bien sea de más costo o de la clase que sea!

    Cluggy giró sobre sus talones y se dirigió a grandes zancadas a la puerta. Jamieson no hizo intento alguno de detenerlo. La prueba no estaba aún completa. El remache sería si Cluggy cumpliría su amenaza de llamar a sus hombres de Mira 23, retirando así toda pretensión al contrato. Era algo que los rull no harían nunca — rescindirlo, abandonando el control a través de Cluggy de un proyecto de suprema prioridad, como aquel del fluido de la linfa —, aunque hubiera de instalarse el campamento sobre un volcán. Y concebiblemente tampoco habrían llevado tan lejos la pretensión de una preocupación por el personal humano.

    Trevor Jamieson hizo girar un disquito y conectó un conmutador sobre el papel del pupitre. Al instante se iluminó una pantalla mostrando a un grupo de tres hombres. Era el equipo psicotécnico que había estado observando a Cluggy tan minuciosamente como podía permitirles diversos instrumentos detectores ultrasensibles.

    —Bien — dijo Jamieson —. Parece como si Cluggy estuviera limpio, ¿no lo creen así, caballeros? Uno de los hombres sonrió y dijo: —Esa pólvora de genio era de lo más puro. Cluggy. Apuesto por él.
    —Si puedo volver a traerlo a mandamiento —manifestó, ceñudo, Jamieson —. Esperemos que los rull no lo atrapen antes de que salga para Mira.

    Desgraciadamente para la Humanidad, ésta era la parte desastrosa de la cuestión. Jamás podía estar segura, especialmente aquí, en el planeta patrio del hombre. En parte alguna del sector humano controlado de la galaxia se hallaba tan bien establecida la actividad de espionaje rull como en la propia Tierra, a pesar del más intenso e incesante contraespionaje. Las razones de esta situación se retrotraían a cien años, a la época fatal de la historia humana, cuando la primera Armada destructura rull había venido de allende una región de materia oscura extendida a través de un brazo de la galaxia.

    Mil sistemas planetarios fueron entonces perdidos para los humanoides antes de que éstos pudieran movilizar sus flotas y contraatacar con suficiente fuerza para contener el avance. Durante unos cuantos años el lejano frente de batalla se mantuvo firme, siendo tenida a raya la fría e implacable tenacidad rull por la cabal e intrépida valentía humana, y la ciencia más equilibrada del enemigo por la incomparable creatividad de la mente humana en aprieto. Luego, el flujo rull comenzó nuevamente a seguir adelante de manera inexorable, al fracasar uno tras otro de los planes militares humanos y haber sido prevista parte de su más secreta estrategia. Lo cual parecía significar sólo una cosa. Los espías obtenían información del enemigo.

    La facultad de los rull de controlar la luz con las células de sus cuerpos no era siquiera sospechada, hasta que un día un «hombre» fue sorprendido intentando escapar al ser descubierto revisando los archivos secretos del Consejo de Investigaciones. Al disolverse por los disparos de las armas atómicas la imagen humana en una forma agusanada provista de numerosas piernas y brazos articulados, los seres humanos tuvieron el primer atisbo del fantástico peligro que amenazaba.

    En el plazo de pocas horas, carros blindados y aeronaves estaban registrando cada ciudad y todo camino de mil planetas, sacando a todos los ciudadanos de sus viviendas y empleando el radar para descubrir sus formas verdaderas.

    Unos cien mil espías rull fueron hallados y ejecutados en la Tierra sólo en esta primera redada. Pero desde aquel tiempo no había cesado nunca la búsqueda. Los rull no habían tardado en desarrollar un sistema complementario que les permitía frustrarlo todo excepto el más compeljo de los sistemas detectores sincronizados de radar.

    Y así, década tras década, la recapitulación mostraba que los rull estaban ganando. Eran entonces duros, de forma de vida silicoide-fluorina, casi inmunes a los compuestos químicos y bacterias que afectaban a los hombres. El acuciante problema para éstos había sido hallar un organismo en su propia parte de la galaxia que les permitiera la experimentación en la guerra bacteriológica.

    La progenie de la bestia de la linfa era este organismo. Hasta Ira Cluggy había sido engañado sobre el propósito de aplicación del fluido. Había aceptado la idea de que tenía algo que ver con plantas de regeneración de aire para grandes naves de batalla. Y se esperaba que los rull hubiesen adquirido la misma falsa idea.

    Los pensamientos de Jamieson fueron interrumpidos por el zumbido de la intercomunicación del despacho exterior. Se excusó al grupo de sicotécnicos y conectó la pantalla al rostro de su secretaria.

    —Míster Caleb Carson al habla — dijo la joven.
    —Póngame con él — respondió Jamieson. La secretaria asintió, y su imagen en la pantalla fue reemplazada por el rostro serio y de aspecto inteligente de un joven de pelo oscuro. Caleb Carson era el nieto del descubridor del planeta Carson y del conflicto humano-ezwal.
    —Listo — dijo lacónicamente. Jamieson sintióse ansioso.
    —Iré al instante — dijo, y cortó seguidamente la comunicación, anunciando luego a su secretaria:
    —Voy al Centro de Investigaciones. Si llega algún informe sobre Ira Cluggy transmítamelo allí.
    —Sí, señor.

    Al abandonar su despacho, Jamieson se felicitó una vez más por la tempestad cerebral que le había hecho nombrar al nieto del descubridor del planeta Carson como adiestrador del joven ezwal. Si alguien tenía interés en el éxito de un plan que estabilizara la situación en el planeta Carson, era el joven y brillante Caleb Carson.

    Jamieson tomó un ascensor en el hangar de la azotea, donde estaba aparcada su avioneta. Dos guardias armados en la puerta del hangar le saludaron cortésmente y procedieron luego al cacheo de rigor y al examen de su carnet de identidad. Jamieson se sometió pacientemente al procedimiento; era el medio más seguro y sencillo de capturar a posibles agentes rull, y las oficinas del gobierno instaladas en aquel edificio contenían mucha información clasificada en sus archivos.

    Su avioneta, junto con varias otras, estaba aparcada en la puerta abierta junto al hangar. Y al subir a ella, su vista se posó en un peculiar trazado de líneas sobre una pequeña franja del material silíceo que formaba la superficie.

    Jamieson parpadeó y luego meneó la cabeza. Experimentó una extraña sensación de calor y luego apretó, cerrándolos, una vez más sus ojos, pero la imagen del trazado persistía como si se hubiese abierto algún paso particular en su cerebro.

    Se halló conduciendo la avioneta hacia un distante edificio antes de que pudiera pensar qué diablos era aquéllo.

    Se hallaba todavía nervioso y extrañamente frenético, al posar su aparato sobre la azotea de un elevado edificio. De manera ausente, aún introspectiva, y perplejo y desazonado, se detuvo y esperó a que el encargado del aparcamiento le trajera su tíquet. Y cuando vino hacia él, se dio cuenta de que se trataba de otro hombre que jamás había visto. Y luego, mirando en derredor, se percató de algo absolutamente asombroso.

    ¡Aquel edificio no era el Centro de Investigaciones!

    Y no sólo eso, sino que se asemejaba particularmente al Centro. Desconcertado, se volvió al encargado del aparcamiento y se excusó. Y al punto quedó helado. Pues aquel hombre tenía en mano, no el tíquet que esperara, sino un arma reluciente. Jamieson sintió una fría ráfaga de gas en su rostro y una especie de estrangulamiento en su garganta. Luego todo quedó en al oscuridad...


    15


    La siguiente impresión sensorial que llegó a su consciencia fue el denso y rancio olor de vegetación putrescente, al par familiar y extraño. Quedóse como estaba, con los ojos cerrados y el cuerpo muy quieto, respirando lenta y profundamente como un durmiente. Yacía sobre algo que sentía como catre de lona. que aunque un tanto combado en su centro era razonablemente cómodo. Sus pensamientos se hicieron analíticos. ¿Era la víctima de... rulls? ¿O se trataba de su personal? Como jefe científico de la Comisión Militar Interestelar había ofendido a veces a muchos individuos audaces y peligrosos, tanto en la Tierra como en otros planetas. ¿Ira Cluggy, acaso? Era ciertamente el último de los individuos ofendidos. Pero ¿secuestraría Cluggy a un funcionario del gobierno con el sólo propósito de remachar una discusión? Parecía imposible. La mente de Jamieson saltó a la singular forma de líneas que había atraído su atención. ¿Una nueva especie de control mental? Mas, aunque lo pensara, se dio cuenta de que especular sobre ello no resolvería nada.

    Abrió los ojos, y su vista se posó a través de un espeso follaje en un brillante cielo verdiazulado. Se percató súbitamente de que estaba sudando copiosamente, y que hacía un calor insoportable, y que aquel lugar estaba repleto de ruidos de máquinas. Se incorporó, quedando sentado, sacó las piernas del catre y lentamente se puso en pie. Entonces se dio cuenta de hallarse embutido en un traje de malla fina desde la cabeza a los pies. Era la especie de aparejo de caza empleado en los primitivos planetas que se hallaban saturados de vida hostil de toda clase. Vio que su catre se hallaba al borde de un claro que estaba despejándose. Niveladoras, excavadoras y otra serie de monstruos destinados a la construcción de pistas y carreteras se hallaban en plena tarea. A la derecha se alineaban cabanas de plástico, y otras en curso de ser plantadas. Si aquello era Mira 23, entonces Cluggy debía hallarse ya operando.

    Era Cluggy... lo aceptó ahora. No podía haber ninguna otra explicación. ¡Y por Dios que Cluggy habría de prepararse a dar una explicación!

    Al echar a andar hacia la hilera de cabanas, Jamieson se dio cuenta de que el tinte verdoso del firmamento era motivado por una pantalla energética, detectándola por la ligera reverberación sobre las copas de los árboles. La observación zanjaba cualquier confusión que pudiera haber, pues el efecto verdoso era debido a la absorción por la pantalla de las frecuencias visibles inferiores del gigantesco sol rojo que ahora fulguraba tan lívido en el cénit de la misma. ¡Mira el rojo, el maravilloso!

    Por dos veces, mientras iba andando Jamieson hubo de apartarse vivamente a un lado de las máquinas que arrancaban la cizaña ponzoñosa, tan perjudicial al ser humano como lo que más lo fuera. El suelo removido relucía de largos gusanos negros que se retorcían débilmente, y de los famosos cocos rojos de Mira que sacudían a sus víctimas con corrientes eléctricas, y con otras cosas que no reconoció. Alcanzó la zona de las cabanas, siguió y llegó ante un cartel que decía:

    COMPAÑÍA MERIDAN DE SALVAMENTO IRA CLUGGY INGENIERO JEFE


    Jamieson penetró en la cabana. Un joven de unos veinte años se hallaba sentado ante una mesa, mirando de manera molestamente fría y alerta al sudoroso Jamieson.

    —¿Dónde está Ira Cluggy? — preguntó Jamieson sin preámbulos.

    El mozo no mostró ninguna particular sorpresa.

    —¿Quién es usted? — dijo —. No recuerdo haberle visto por aquí antes.
    —Mi nombre es Trevor Jamieson. ¿No significa nada ello para usted? El joven no pestañeó.
    —El nombre sí. Es el engranaje asignado a este proyecto por la Comisión Militar. Usted no puede ser Jamieson. No es hombre de campaña.
    —Usted debe ser Peter Cluggy — dijo Jamieson, pasando por alto la observación del joven.
    —¿Cómo lo supo? — El mozo miró con fijeza a Jamieson, y luego añadió —: El que sepa mi nombre no demuestra que usted sea Trevor Jamieson. ¿Cómo llegó usted aquí de todos modos? No ha habido nave de servicio hace cinco días.
    —¿Cinco días? — dijo como un eco Jamieson, chocado. El joven asintió.

    Cinco días, pensó Jamieson. Y el viaje desde la Tierra llevaba siete u ocho. ¿Pudo Ira Cluggy haberle tenido inconsciente y oculto durante todo aquel tiempo sin que lo supiera el sobrino?

    —¿Dónde está su tío? — se limitó a preguntar sencillamente.

    Peter Cluggy meneó la cabeza. —No creo que debería decírselo sin saber quién es usted o cómo llegó hasta aquí. Pero le llamaré. — Tomó el teléfono de encima de la mesa y oprimió un botón en un panel adyacente. Al cabo de un momento provino el débil sonido de una voz en la línea, y luego pareció haber una exclamación al informar Peter Cluggy. Luego Jamieson se sobresaltó al oír al mozo describirle personalmente:

    —Algo más alto que el promedio, pelo pajizo un tanto crespo, con pronunciado pico en la frente, la cual es muy ancha, facciones acusadas... — Peter Cluggy hizo una pausa mientras la voz en la línea hablaba brevemente y luego dijo —: Está bien, pero hará mejor trayéndose por si acaso un par de hombres. — Colgó y volvióse a Jamieson —. Mi tío dice que podría usted ser Jamieson, según la descripción. O bien un rull haciéndose pasar por Jamieson.

    Jamieson sonrió y se puso en pie. Dando un paso adelante tendió su mano:

    —Ahí va... le demostraré cuando menos que no soy un rull. Choque mi mano.

    La de Peter Cluggy posaba su palma sobre el escritorio, y la movió justamente para descubrir un arma pequeña pero mortal bajo ella.

    —Manténgase a distancia — dijo sin inflexiones en la voz —. Ya habrá tiempo suficiente para comprobaciones cuando llegue mi tío aquí.

    Jamieson se le quedó mirando con fijeza un instante y luego se encogió de hombros. Volvióse después y se dirigió a la puerta.

    —Quítese de ahí — dijo ásperamente el joven —. Siéntese donde pueda vigilarle.

    Jamieson no le hizo caso y quedóse mirando el paisaje más bien notable. Al llegar a esta cabana había estado demasiado embebido en su problema personal para fijarse en el aspecto de la campiña. Aquel debía ser el paraje de compromiso que Cluggy había sugerido durante su acerbada discusión en la Tierra. El cerro se alzaba a unos mil pies del nivel de la jungla, pero no demasiado escabrosamente. Ahora que había sido despejada la mayor parte de su vegetación de su cresta, permitía una vista magnifica de la destellante floresta al pie, cuyo verde esplendor llegaba hasta las esbozadas montañas del horizonte.

    Vio el fulgor de los ríos, los centelleantes colores de exóticos árboles y, mientras se hallaba sumido en su contemplación, le agitó la emoción perenne que se hallaba en su interior, una sensación de exaltación al contemplar aquel universo de fabulosos planetas y maravillosas estrellas, como el famoso sol Mira sobre él.

    La visión de tres hombres armados atravesando el claro en su dirección le recordó bruscamente el aprieto del momento. La figura membruda y cenceña a la cabeza, podía ser la de Ira Cluggy. Y al aproximarse lo bastante para el reconocimiento, su curtido rostro tomó un aire de lo que Jamieson habría jurado ser una sincera perplejidad.

    Ira Cluggy no dijo nada hasta que a una señal suya, cachearan los otros hombres a Jamieson, y luego dijo:

    —Sólo algo más, míster Jamieson. No insistiría en ello de no haber aparecido usted de manera tan misteriosa por aquí. — El ingeniero tomó una pluma de la mesa y se la tendió —. Por favor, firme su nombre en este papel y lo comprobaré con algunos documentos de nuestros archivos que llevan también su firma.

    Una vez realizada la comprobación, Cluggy dijo:

    —Está bien, míster Jamieson. Únicamente desearía saber cómo llegó usted hasta aquí. Jamieson sonrió ceñudamente.
    —Lo crea o no, vine a este despacho también para hacerle a usted la misma pregunta.
    — Súbitamente había decidido que no había nada a ganarse ocultando algo.

    Y así contó a Cluggy todo cuanto sabía, desde que abandonara su despacho en la Ciudad Solar hasta su llegada a esta planeta. No ocultó nada... ni siquiera las sospechas que del mismo Cluggy había albergado.

    Ante ello, Ira Cluggy se mostró irónicamente divertido.

    —No me conoce usted muy bien — respondió —. Me hubiera alegrado mucho haberle dado a usted un puñetazo en la nariz cuando discutimos en su despacho. Pero el rapto no es mi estilo.

    Cluggy prosiguió describiendo los acontecimientos desde su enojada partida del despacho de Jamiesen. Habíase ido directamente al Club de Navegantes del Espacio y puesto un radio a su equipo de Mira 23 que recogiese sus bártulos y regresara. Se encontraba aplacando su cólera en el bar del club cuando se le aproximó un agente del gobierno explicándole el motivo de la difícil sesión con Jamieson. Y así apaciguado envió otro radio de contraorden a su gente. A la mañana siguiente firmó el contrato y comenzó a embarcar a más hombres y equipo a bordo de una de sus astronaves de salvamento. Y dos días después partía rumbo a Mira 23.

    —Puede usted radiar a la Tierra para comprobar cuanto le he dicho — terminó.
    —De todos modos he de hacerlo — respondió Jamieson —, y de paso comprobaré su relato, aunque debo decirle que le creo a pies juntillas. Pero mucho más importante es que nos envíen una nave grande tan pronto como puedan. Lo que me sucedió a mí no fue ningún accidente y aún no está resuelto.

    La cabana de la radio no estaba lejos y era fácilmente identificable por el emblema de anillos cónicos que la remataban y que formaban la antena sub-espacial. El operador fisgó por detrás del tablero de control cuando entraron. En su cara había una expresión preocupada.

    —¡Míster Cluggy, estaba a punto de llamarle a usted! ¡De nuevo el condenado McLaurin! ¡Se ha quemado!

    Cluggy miró al hombre ceñudamente.

    —Lo siento, Landers, pero he de ponerle a usted. bajo arresto.

    La observación pareció apabullar al joven. También Jamieson se sorprendió, y lo manifestó.

    —Doctor — replicó Cluggy —. Éste es el tercero y último condensador. Pasarán seis días antes de la llegada de otra nave que naturalmente traerá repuestos. Pero en el ínterin estamos incomunicados por radio.

    El espantoso significado de aquello justificaba bien el arresto. De golpe se hizo cargo Jamieson de la situación. Eran cuatro los que se encontraban en la estancia: los dos Cluggy, el operador de radio y él. Al exterior, el rugido de la maquinaria anulaba la posibilidad de que fuese oído ningún otro sonido humano.

    El joven Peter Cluggy interrumpió su hilván de pensamientos colocando un arma en la mesa a su lado.

    —Tenga, señor — dijo —. Cúbrale mientras le aplico la prueba.

    Jamieson asió el arma, aliviado por tener en sus manos una de nuevo. Volvióse e hizo un ademán al joven Cluggy para que se adelantara. Junto a él, Ira Cluggy empuñó también su arma. Ambos permanecieron alertas mientras el operador de radio extendía su mano.

    Tras el apretón de manos, el sobrino de Cluggy pareció aliviado, y volviéndose hacia Jamieson dijo:

    —Es humano, señor.

    La atmósfera en el interior de la cabana se hizo menos tensa.

    —¿Dónde se encuentra el más próximo transmisor? — preguntó Jamieson.
    —En el campamento minero de uranio, a novecientas millas al sur — respondió Cluggy, añadiendo —: Puede usted tomar una de nuestras avionetas y partir en seguida. De hecho le llevaré yo mismo.

    El joven Peter Cluggy se dirigió inmediatamente hacia un grupo de pequeñas aeronaves que se alineaban a través del claro.

    —Voy a traer un aparato — dijo por encima del hombro.

    Minutos después estaban en el aire, deslizándose a mil pies, abajo la espesa y verde floresta, en dirección al norte. Peter Cluggy había querido pilotar el aparato, y por el momento se hallaba manipulando expertamente los aparatos de control para la ruta prescrita.

    Ira Cluggy se hallaba sentado mirando silenciosamente por la ventana, al parecer sin humor de conversación. Jamieson no se lo reprochaba... era tiempo además de poner en orden sus propios pensamientos sobre unas cuantas cuestiones.

    El propósito de los rull, se decía, es demorar o bien bloquear la procuración de fluido linfático. Esta premisa debería ser la clave de toda la situación. ¿Pero por qué le habían atrapado con la trampa de las líneas en forma singular y traídole aquí, al parecer en una de sus propias naves? Se estremeció al pensar que había estado en su custodia durante el largo viaje a través del espacio.

    ¿Y por qué me dejaron vivir? Había sólo una explicación razonable. No habría sido suficientemente perjudicial para el proyecto el matar simplemente al administrador, pues éste podía ser remplazado debidamente. Debía existir un plan más profundo que incluyera a Ira Cluggy indudablemente, y que estuviera calculado con precisión para paralizar toda la operación durante algún tiempo.

    Al parecer, este plan requería que fuese establecida aquí la presencia de Jamieson. Ello resultaba sencillo. Todo cuanto tuvieron que hacer era instalarle en el campamento, probablemente, antes del alba, y lo demás había de venir por sus pasos contados, a cargo de él mismo.

    Jamieson sintió súbito desasosiego. Todo cuanto había hecho había sido muy natural, y muy predecible.

    ¿Qué más natural también que él — e Ira Cluggy — estuvieran a bordo de aquella pequeña aeronave en camino de novecientas millas hacia la siguiente estación de radio subespacial, habiéndose averiado la del campamento? Sí, del todo predecible, desde el punto de vista de algún agente que había astutamente saboteado la radio subespacial, pero que no sabía de la existencia de naves patrulleras por la atmósfera.

    Jamieson se puso en pie. ¡Debía entrarse en contacto inmediato con el campamento minero, antes de que fuese demasiado tarde!

    Fue entonces, lanzando una rápida ojeada en torno al horizonte, que vio aproximarse otra nave. Y aunque más que a medias lo había esperado, su vista le produjo un alarmante escalofrío en los nervios. Era mayor y más rápida que la que ellos ocupaban, y probablemente armada. ¡Y a aquel ángulo de velocidad, serían alcanzados en dos o tres minutos!

    Jamieson se volvió presuroso hacia el tablero de radio... y se detuvo. Peter Cluggy se hallaba en pie ante él, con rostro inexpresivo pero empuñando la misma arma que antes tuviera, y la cual apuntaba al estómago de Jamieson.

    Hubo un jadeo por parte de Ira Cluggy. —Peter, ¿es que te has vuelto loco? ¡Ea, dame eso! — dijo saltando de su asiento y dirigiéndose hacia la amenazadora arma que se dirigió asimismo hacia él.

    Jamieson detuvo con una mano a Ira Cluggy, y esforzándose por mantener tranquila la voz, dijo:

    —Lo único que espero es que su sobrino no haya perdido la vida. Ése no es Peter Cluggy... ni cualquier otro ser humano...


    16


    Varias cosas encajaron súbitamente en la mente de Jamieson. La negativa de Peter Cluggy a estrechar las manos, bajo el pretexto de que él pensaba que Jamieson pudiera ser un rull. Y la primera cosa que había notado en el joven Cluggy era su innatural frialdad en aquel clima de excesivo calor y húmedo... evidente ahora. Y puesto que era Peter Cluggy quien había «establecido» por apretón de manos la humanidad del operador de radio, también este individuo debía ser... rull.

    —¿Qué han hecho con mi sobrino? — preguntó.

    Jamieson estudió al «joven» estrechamente, no pudiendo descubrir en su imagen humana defecto alguno. Hubo de admitir la perfección. Era al parecer regla inexorable que un disfraz nunca debía ser aflojado en presencia de seres humanos. Jamieson aprobó de todo corazón. Siempre había hallado turbadora la vista de sus cuerpos agusanados y de múltiples apéndices.

    Ira Cluggy se había recobrado de su choque inicial y miró al rull.

    —¿Qué han hecho con mi sobrino? — preguntó, al par que se adelantaba amenazador. Jamieson volvió a contenerle.
    —Cuidado, amigo. No necesita siquiera el arma para destruirnos con una descarga de alta frecuencia que puede controlar con las células de su cuerpo.

    El rull no dijo nada, pero extendió lo que parecía ser una mano humana hacia el cuadro de control, tirando de una palanca. Al instante comenzó a descender la aeronave hacia la verde floresta de abajo.

    Una ojeada en derredor descubrió a Jamieson que la otra aeronave se había aproximado y descendía también al par de ellos. Un minuto después, los matojos crujieron bajo el casco al posarse sobre el suelo. Singularmente, el otro aparato no aterrizó, sino que permaneció revoloteando a una docena de metros de allá y a pocos pies sobre el terreno, proporcionando sus ronroneantes reactores inferiores automáticamente la suficiente presión para equilibrar su poco peso residual.

    ¿Podría ello suponer el propósito de no dejar huella alguna de su presencia allí? Mientras miraba, los dos ocupantes de la aeronave, ambos de aspecto humano, pero indudablemente rulls, saltaron de la portezuela de su aparato a tierra, y corrieron a través del terreno intermedio. Lo que sobresaltó a Jamieson fue su aparente desconsideración al suelo que pisaban, debido a que aquel era el corazón de la floresta Verde, repleta de crías de la bestia linfática.

    Acaso los rulls no sabían realmente cuál era el propósito de los trabajos de Cluggy. O tal vez era una simple operación de espionaje para sabotear un proyecto humano. Y no sabiéndolo podían bien haber confundido la bestia linfática adulta con la progenie. Pues los progenitores eran inofensivos. Las crías atacaban a todo cuanto se moviera. Y si cesaba de moverse antes de que lo alcanzaran, lo olvidaban inmediatamente. Sin hacer la menor distinción, atacaban a las hojas remolineando en el viento de la ondulante rama de un árbol y hasta al agua moviéndose. Millones de aquellos seres semejantes a sierpes morían cada mes efectuando insensatos ataques a objetos inanimados que se habían movido por una u otra razón. Pero algunos, inevitablemente, sobrevivían los primeros dos meses de su existencia y se transformaban en su forma final.

    En el desarrollo de la bestia linfática, la Naturaleza había realizado uno de sus más fantásticos actos compensatorios. La última forma de la bestia linfática era una construcción de dura concha y semejante a una colmena, que no se podía mover. Se hacía difícil penetrar lejos en la verde floresta sin tropezar con una de estas estructuras. Se hallaban por doquier... en el suelo y en los árboles, en laderas de colinas y en los valles; allá donde el joven monstruo se encontraba en el momento del cambio, allá se instalaba el adulto. La colmena vivía por entero del alimento que había almacenado de joven. Y siendo hermafrodita, pasaba su breve existencia en constante éxtasis de procreación. No obstante, las crías no eran expulsadas de ella. Se incubaban en el interior, y pronto empezaban a comer las partes vitales del padre. Ello detenía el proceso de reproducción, mas para entonces había ya muchas de ellas. También se comían mutuamente, pero cuando la concha se ablandaba y se desprendía por la acción de sus secreciones, una cierta proporción alcanzaba una seguridad relativa en el exterior.

    El pensamiento de Jamieson acabó con la imagen rull de Peter Cluggy soltando un conmutador, abriendo la portezuela de la aeronave y haciendo un ademán con su arma.

    —¡Ea, afuera los dos!

    De mala gana precedieron a su raptor al suelo donde los otros dos rulls se hallaban ahora a la espera. El calor era sofocante. En la Tierra, en un clima sin lluvia como éste, la vegetación sería parda y marchita; aquí el claro herboso y la floresta circundante presentaban un aspecto casi artificial en su verúleo verdor.

    Las imágenes de los tres rulls ondularon ligeramente, uno tras otro.

    —Están conferenciando — explicó Jamieson en voz baja a Cluggy —. Al parecer es difícil comunicar con ondas cortas y mantener una imagen perfecta.

    La imagen de Peter Cluggy se volvió bruscamente hacia Ira e hizo un ademán.

    —Está bien, ya puede marcharse usted. Ira Cluggy pareció perplejo.
    —¿Marcharme?
    —Sí. Vuelva a su aparato y vayase. A su campamento o donde más guste. ¡Pero no vuelva de nuevo aquí hoy!

    Jamieson se sintió tan desconcertado como Ira Cluggy, quien además parecía sostener una pugna consigo mismo, diciendo al fin con voz monocorde:

    —No hay nada que hacer. Si míster Jamieson se queda, yo me quedo también. El «doble» de Peter Cluggy vaciló, y luego dijo:
    —¿Pero por qué? Sabemos que usted tiene una aversión personal a este hombre.
    —Acaso la tuviera, pero... — Ira Cluggy se detuvo. Su rostro se contrajo con renovada furia ante la completa implicación de lo observado por el rull —. ¡Así que también sabían eso! Lo cual significa que mi sobrino fue muerto... y usted ocupó su lugar hasta en la Tierra.

    Jamieson volvió a posar su mano sobre el hombro del ingeniero para contenerle, pues de lo contrario se habría abalanzado sin remedio contra los rulls.

    Éste dijo:

    —Su sobrino no ha muerto. Está... aquí.

    Y yendo al departamento de almacenaje de la aeronave junto a la cual estaban, abrió una escotilla. En el interior del compartimiento apareció una figura inmóvil al parecer idéntica a la que había abierto la puerta.

    —Debía permanecer inconsciente durante varias horas — dijo el rull —. Fue sorprendentemente resistente a la parálisis. Pero se recobrará. Fue no obstante sólo esta mañana, en el campamento, que ocupé su puesto. No había sido necesario antes, a fin de poder descubrir lo que necesitábamos saber.

    Jamieson pudo creer bien aquellas palabras. Ira Cluggy había indudablemente radiado suficientemente sus sentimientos en el Club de los Hombres del Espacio después del memorable altercado en el despacho de Jamieson.

    El rull pareció conferenciar de nuevo con sus camaradas agentes. Evidentemente no habían contado con la oposición de Cluggy.

    Fue en este instante, mientras su mente se esforzaba por acoplar las piezas de las desconcertantes acciones de los rulls, que prendió la atención de Jamieson un movimiento en la hierba. Se había producido a alguna distancia, y sólo pudo ver una serie de sombras. Pero sintió un profundo estremecimiento de terrible miedo.

    La sombría floresta de Mira, pensó trémulo. Repleta de las terribles crias de la bestia linfática.

    La breve conferencia entre los rulls terminó y el doble de Peter Cluggy habló a Ira.

    —No es necesario que vuelva usted solo con la aeronave. Yo le conduciré a corta distancia del campamento y le dejaré allí con ella. ¡Ea, andando! La mandíbula de Ira se contrajo.
    —¿Y qué sucederá a míster Jamieson? — preguntó.
    —Lo abandonaremos aquí — replicó el rull —. Dentro de una hora estará ya oscuro. Antes de que posiblemente pueda usted volver y encontrarle, habrá muerto.

    Jamieson estaba pensando. El administrador muerto, el ingeniero libre. ¿Por qué? Súbitamente lo comprendió. Naturalmente. La gente recordaría las vehementes expresiones de Cluggy sobre someter al administrador del proyecto al ambiente de Mira. Y al instante el jefe de operaciones en el campamento se haría sospechoso de asesinato y podrían demorarse mucho los suministros de fluido linfático.

    Era un plan audaz aunque de lo más simple. Y ello recalcaba el hecho de que los rulls no conocían la verdadera importancia del proyecto que estaban atacando.

    En alguna parte un centro rull de espionaje había sido advertido de aquella actividad humana en Mira 23 y destacado un grupo de agentes para tratarlo. Los individuos implicados, a falta de información, procedían de acuerdo a un típico plan rull y con la habitual valentía rull.

    Jamieson miró con el rabillo del ojo a la línea que avanzaba y que sólo podía ser de progenie linfática. Era una línea irregular y se hallaba ahora a sólo treinta o cuarenta pies de distancia. Vislumbró en un punto una forma gris y moteada, retorciéndose. Dentro de un minuto aquellas criaturas los rodearían.

    Jamieson esperó aún unos instantes. Había de confiar en que su análisis del plan rull era correcto y emplear por ende su gran conocimiento del enemigo rull. Dando dos pasos estuvo junto a Cluggy.

    —Usted irá en ese aparato — dijo en voz alta —. No hay razón alguna para que muramos ambos. — Y en un cuchicheo añadió —. Estamos rodeados de linfas. Yo me salvaré quedándome quieto. ¡Ande! — Y dando un empellón a Cluggy lo envoi tambaleándose hacia la aeronave. Cluggy recuperó el equilibrio, vaciló y luego se zambulló en su interior, despegando al instante sin esperar a los rulls.

    Jamieson se dio simplemente cuenta de ello, pues estaba ya corriendo hacia un próximo lindero de la jungla. «No me matarán», se decía. «Ello frustraría su plan».

    Si pudiera retener la atención de los rulls unos cuantos segundos más...

    Mas antes de que pudiera haber tenido otro pensamiento, hubo un crepitar en el aire en torno suyo y cada nervio de su cuerpo pareció contraerse en un nudo. Completamente indefenso cayó como una vara, dando con el hombro izquierdo contra el suelo. No perdió el conocimiento, mas pasó un momento antes de que su cabeza se despejara lo bastante como para darse cuenta de que lo que había deseado que sucediera había acontecido. Uno de los rulls le había alcanzado con una descarga de energía paralizante. Se preguntó si se le habría roto algún hueso del hombro izquierdo o del brazo, pero no había manera de poderlo saber. Ambos miembros, como todos los demás, los tenía completamente entumecidos. Un pensamiento terrible asomó a su cerebro: ¿Y si una de las linfas le habría atacado cuando chocó con la tierra y se hallaba ahora alimentándose con sus partes vitales? ¿Sería la única indicación de ello un desvanecimiento de la consciencia a medida que su sangre vital desaparecía?

    Un fogonazo brillante y opaco interrumpió su triste meditar. Siguieron una serie de fogonazos en rápida sucesión. Su proveniencia estaba fuera del alcance de la limitada visión de Jamieson, pero pudo suponer lo que estaba sucediendo.

    Pasaron los minutos. Los fogonazos disminuyeron a un ocasional destello. Olor de ozono invadió sus fosas nasales. Los ojos le picaban pero no podia cerrarlos.

    Un momento después deseó fervientemente poderlo hacer. En el borde más bajo de su campo de visión, yaciendo de costado, una pequeña cabeza indescriptiblemente horrorosa se movía y balanceaba a pocas pulgadas de su mandíbula. Era una cría de linfa, y aunque Jamieson no podía sentir nada, por la posición de aquella cabeza sabía que el repugnante bicho se disponía a trepar sobre su cuerpo.

    La espantosa cabecita se apartó de su vista, pero dejando en la mente de Jamieson una impresión indeleble de sus numerosos ojillos semejantes a brillantes cabecitas de alfiler, y la boca amarilla y carnosa tachonada de anillos concéntricos de espinosos dientes.

    Pasaron minutos interminables. Súbitamente, el suelo pareció moverse apartándose de su cabeza y se dio cuenta de que estaba siendo levantado por detrás, tan rápidamente que su primer pensamiento fue que se trataba más de una persona quien lo hacía, pero un instante después se encontró colgando del hombro de Ira Cluggy.

    El membrudo ingeniero no estaba desperdiciando tiempo. Había aterrizado su aeronave tan cerca como le fue posible y ahora metía a Jamieson como un fardo en ella.

    Antes de cerrarse la portezuela, Jamieson vislumbró a los tres rulls yaciendo en el césped a unos cincuenta pies. Se habían disipado sus imágenes humanoidas que proyectaran en vida, revelándose sus formas agusanadas, de múltiples apéndices. Acá y allá, los oscuros cuerpos mostraban un mate resplandor, testimonio de que algunas de sus células controladoras de la luz se hallaban aún con vida. Pero ellos estaban muertos. Había pasado ya bastante tiempo para que los pequeños monstruos que los atacaran se enterraran por completo en sus víctimas.


    17


    —¿Qué nombre? — preguntó divertido Jamieson. Estaba ya en viaje de regreso del fabuloso Mira 23 y en instantáneo contacto por radio con la Tierra.

    Caleb Carson respondió:

    —Quería el tuyo; luego, cuando el Mando dijo que produciría confusiones, escogió el de Efraim.

    Jamieson se echó hacia atrás en la butaca especial empleada para aislar a los individuos transmitiendo con el tubo McLaurin. Sonrió al pensamiento. Así, pues, el joven ezwal había aceptado un nombre.

    Era un acontecimiento que marcaba un hito: «¿Qué es un nombre?», había escrito un poeta antiguo. «Una rosa entre otros nombres», etc. Pero el poeta que así lo dijo, cometió uno de sus pocos errores. Pues el hombre, al lanzarse a los espacios, halló razas donde los individuos no estaban identificados. Tales razas no podían ser «civilizadas».

    Como todo ser elevadamente evolucionado que tenia una perspectiva galáctica de la vida y del universo, Jamieson sabía que durante cien años la palabra «civilización» había tenido una definición sesgada: una raza estaba civilizada hasta donde fuera capaz de participar en la defensa contra los rulls.

    Desde un punto de vista práctico, no podía tomarse en consideración una definición distinta.

    —Efraim — dijo como un eco Jamieson —. ¿Y el apellido?
    —Jamieson. El Mando lo ha autorizado.
    —Bien, la familia aumenta pues. ¿Se lo dijo a mi mujer?
    —Sí. La llamé ayer. Temo que estuviera demasiado preocupada por la desaparición de usted como para apreciar el honor.

    Puesto que ya habían hablado a Veda y calmado su ansiedad, Jamieson pudo responder festivamente. Y en este tono prosiguió la charla a través de años de millas. Una decisión brotó de la conversación: la de preparar un artefacto que pudiera transmitir un pensamiento: «Mi nombre es...» Cada nombre sería diferente.

    Millones de tales ingenios serían transportados en breve al planeta Carson. Y allá, transportados por aeronaves provistas de máquinas confundidoras de las mentes, serían disparados para que penetrasen en la piel y se impresionaran en los músculos de todo ezwal avistado y alcanzado.

    Tales cápsulas se harían de material que quedaría absorbido por la corriente sanguínea al cabo de un tiempo. Mas no antes de que cada ezwal impregnado no supiera que «Mi nombre es...»

    Jamieson no tenía la menor duda de que si aparecía ante la Convención Galáctica con Efraim y un ingenio mecánico telepático para la identificación de todo ezwal existente en el planeta Carson, la Convención ordenaría al instante al Consejo Militar que cooperase con él.

    Satisfecho finalmente, cortó la comunicación, llamando luego a una de las oficinas de investigaciones del gobierno, hablando con un neurólogo sobre las líneas de «nervio» que al parecer le habían hipnotizado. Describió la posición de las líneas tan bien como pudo y luego hizo una descripción sorprendentemente precisa — así le pareció al menos — de la estructura de las propias líneas.

    Y al colgar pensó que cuando menos dejaba las cosas en marcha. Pocos días después se hallaba de nuevo en su despacho

    —Se le desea a usted en el video — le comunicaron de la centralita.

    Jamieson manipuló en su aparato. «Sí», dijo antes de que se formara la imagen. La mujer cuya imagen apareció en la placa del video parecía agitada:

    —El Mando acaba de llamarme. Diddy ha salido al ejercicio de sonido.
    —Oh — dijo lacónicamente Jamieson.

    Observó la imagen de ella. Era un rostro excepcionalmente atractivo, de piel clara, bien formado y coronado por maravilloso cabello negro enrollado. Pero en aquel instante su expresión no era normal. Sus ojos aparecían dilatados, los músculos faciales tensos y su peinado ligeramente desplazado. El matrimonio y la maternidad habían afectado profundamente a su amada.

    —Veda — dijo con cierta aspereza —. No permitirás que ello te afecte.
    —Pero él está fuera. Y se dice que toda la zona está llena de espías. — Se le notó un estremecimiento, como si pronunciara el nombre de un gran enemigo.
    —El Mando lo dejó ir, ¿no es así? Debió pensar que ya está dispuesto...
    —Pero estará fuera toda la noche... Jamieson asintió ligeramente, y repuso:
    —Mira, querida, eso tenía que suceder. Forma parte del proceso del crecimiento, y lo esperábamos desde su noveno cumpleaños en mayo pasado — Cambió de tema —.

    ¿Qué te parece si vas un poco de tiendas? Eso te distraerá para el resto de la tarde... Gasta... — Hizo un rápido cálculo, miró de nuevo el rostro de ella, y enmendó la cifra inicial que pensara añadiendo — ... lo que quieras. Y ahora, adiós, y no te preocupes.

    Cortó la comunicación rápidamente y se puso en pie, yendo a la ventana, donde se quedó durante largo rato mirando a Los Astilleros. Desde este punto dominante no podía ver la «Vía» o la nave, que se hallaban al otro lado del edificio. Pero el paisaje feérico de calles y edificios que divisaba embargaron su ánimo ahora como siempre. Los Patios era un suburbio de la Ciudad Solar, y aquella metrópolis masiva en su encaje artificial tropical constituía una visión que no tenía paralelo en la parte de la galaxia controlada por los humanos. Edificios y parques se extendían hasta el calinoso horizonte de los cuatro puntos cardinales.

    Apartó su vista de la lejanía, volviéndola a posar sobre la ciudad propiamente dicha de Los Patios, y lentamente se volvió también de la ventana. En alguna parte allá abajo, su hijito de nueve años estaba explorando el mundo del sonido. El pensar en ello o en los rulls no haría ningún bien ni a Veda ni a él mismo.

    Para cuado el cielo oscureció, Diddy Jamieson sabía que el sonido no acababa jamás. Tras habérselo preguntado durante toda su vida, o así le parecía, era bueno saberlo. Se le había dicho que terminaba en alguna parte «por allá»... vagamente. Pero aquella tarde lo había demostrado por sí mismo, que por muy lejos que uno fuese, el sonido persistía. El hecho de que sus progenitores le hubiesen mentido sobre el particular no desazonaba a Diddy. Según su profesor robot, el Mando de Formación, los padres a veces decían un embuste para probar la ingenuidad y confianza en sí mismo de un niño.

    Durante todos aquellos años, el sonido había estado presente en su habitación de juegos y en la salita, bien se hallara él silencioso o hablara, y en el comedor marcando un ritmo aparte de los ruidos que al comer hacían mamá y papá y él mismo... en los días que le permitían comer con ellos. Y por la noche, el sonido se metía en la cama con él, y mientras dormía, aun en el sueño más profundo, podía sentirlo palpitando en su cerebro. Sí, era una cosa familiar, y resultaba natural que tratase de hallarlo si se detenía al final de la primera calle y después de otra. Únicamente no resultaba claro cuántas calles había recorrido y si había ido al este o al oeste, o al sur o al norte. Había cenado hace una hora en un pequeño restaurant. Y ya era hora de descubrir dónde comenzaba el sonido.

    Diddy hizo una pausa para meditar dónde se hallaba. Lo importante era figurarse justamente dónde estaba en relación con Los Patios. Calculaba mentalmente el número de calles entre la Cinco y la Diecinueve, H y R, Centro y Derecha para poder situarse, cuando alzó la vista. Allá, a cien pies, había un hombre que había visto ya antes a tres bloques de casas y diez minutos atrás.

    Algo en el movimiento del hombre agitó un recuerdo curioso y desagradable, y por vez primera vio lo oscuro que se había tornado el cielo. Comenzó a andar a través de la calle, y se alegró al darse cuenta de que no tenía miedo. Esperaba despegarse del hombre y volver a la más concurrida Calle Sexta. Y esperaba también haberse confundido en su reconocimiento del hombre como un rull.

    Su corazón se contrajo cuando un segundo hombre se unió al primero y ambos empezaron a atravesar la calle para interceptar su paso. Diddy dominó un impulso de dar la vuelta y echar a correr. Lo dominó, puesto que si de rulls se trataba, podían moverse varias veces más rápidamente que un hombre. Su apariencia de cuerpo humano era una ilusión que podían crear mediante su control de la luz. Era ello lo que le había hecho sospechar del primero de los dos. Pues al volver la esquina, las piernas del individuo habían caminado al revés. Diddy no pudo recordar cuántas veces el Mando de Formación había descrito tal posibilidad, pero ahora que lo había visto, se dio cuenta de que ello era inconfundible. Durante el día se decía que los rulls eran más cuidadosos con sus ilusiones.

    —¡Eh, muchacho!

    Diddy aminoró su marcha y miró a los dos hombres como si los viera por primera vez.

    —Muchacho, andas por las calles un poco tarde.
    —Es mi noche de exploración, señor — respondió Diddy.

    El «hombre» que había hablado metió la mano en el bolsillo interior de su traje Era un gesto singular, no completo, como si creando la ilusión de movimiento no hubiese pensado del todo en lo intrincado de tal acción. O acaso se mostraba descuidado en la creciente oscuridad. Su mano volvió a salir y refulgió una insignia.

    —Somos agentes de Los Astilleros — dijo —. Te conduciremos al Camino.

    Volvió a meterse la insignia en el bolsillo, o asi lo pareció, y se movió hacia el resplandor que se divisaba a lo lejos.

    Diddy sabía que mejor era no oponer resistencia alguna.


    ***

    Jamieson abrió la puerta de su apartamento a los dos policías poco después de cenar.

    —¿El doctor Jamieson? — preguntó uno de ellos.
    —¿Sí?
    —¿Trevor Jamieson?

    Asintió en silencio esta vez, sintiendo, a pesar de haber comido, una sensación de vacío.

    —¿Es usted el padre de Dexter Jamieson, de nueve años de edad? Jamieson se sostuvo en la jamba de la puerta.
    —Sí — murmuró. El portavoz dijo:
    —Es nuestro deber, como lo requiere la ley, informar a usted que en este momento su hijo se halla bajo el control de los rulls y que se hallará en grave peligro su vida durante algunas horas próximas. Jamieson no respondió nada.

    Sosegadamente, el policía describió cómo había sido llevado de la acera. Y añadió:

    —Hace algún tiempo nos hemos dado cuenta de que han estado concentrándose rulls en la Ciudad Solar en número mayor de lo acostumbrado. Naturalmente, no los hemos localizado. Como puede saber, calculamos su número por el de los que hemos señalado.

    Jamieson lo sabía, pero no dijo nada. El otro continuó:

    —Como probablemente también se halla usted percatado, nos hallamos más interesados en descubrir los propósitos de un círculo rull que en capturar individuos. Al igual de los planes rull en el pasado, probablemente también éste será extremadamente tortuoso. Parece claro que sólo hemos sido testigos de los primeros pasos de uno sumamente intrincado. Bien, ¿desea usted alguna información más?

    Jamieson vaciló. Veda se hallaba en la cocina poniendo los platos en el lavadero automático tras la cena. Era vital que despachara a estos policías antes de que ella se percatara de la misión que traían. Sin embargo, tenía una pregunta que hacer.

    —Según comprendo, ¿no se efectuará un intento inmediato de rescatar a Diddy? El oficial respondió con voz firme:
    —Hasta que dispongamos de la información que deseamos, se dejará que madure la situación. Se me ha instruido que pida a usted que no albergue esperanzas. Como usted sabe, un rull puede realmente concentrar poder energético de marchitamiento mediante las células. Bajo tales circunstancias la muerte puede asaltar muy fácilmente.
    — Se detuvo —.

    Eso es todo, señor. Si desea ulterior información puede llamar de cuando en cuando a la Comandancia de Seguridad. La policía no se la volverá a comunicar por su propia iniciativa.

    —Gracias — dijo Jamieson automáticamente. Cerró la puerta y volvió de nuevo a la sala de estar con mecánica estolidez.

    Veda llamó desde la puerta:

    —¿Quién era, querido? Jamieson respiró profundamente:
    —Alguien que buscaba a un tal Jamieson. El nombre estaba bien, pero la persona no concordaba. — Mantuvo firme la voz.
    —Oh — se limitó a decir Veda. Ella debió haber olvidado el incidente al instante, pues no lo volvió a mencionar. Jamieson se acostó a las diez. Tendido, sentía un vago dolor en la espalda y algo como una náusea en la boca del estómago. A la una de la madrugada se hallaba aún despierto.


    18


    Diddy sabía que no debía oponer resistencia alguna. No debía intentar frustrar ninguno de los planes que ellos pudieran tener. Durante años lo había recalcado el Mando de Formación. Ningún joven, había establecido categóricamente, debería considerarse calificado para juzgar cuan peligroso pudiera ser cualquier rull particular. O bien cuan importante el plan de un círculo de espías rulls. Suponer que algo se estaba haciendo. Y esperar instrucciones cuchicheadas.

    Diddy estaba recordando todas estas cosas mientras caminaba entre los dos rulls, vacilándole un tanto las piernas al verse obligado a andar con más rapidez que a su paso normal. Le alentaba el hecho de que todavía no le hubiesen pedido su identidad. Estaban fingiendo aún.

    La calle se hizo mucho más brillante. Delante podía ver la nave cuya silueta se recortaba contra el cielo negroazulado. Todos los edificios que llenaban El Camino estaban despidiendo la luz que habían absorbido durante el día. El edificio de cien pisos de la administración refulgía como una joya en la sombra de una torre atalayante, y todos los demás brillaban con una intensidad luminosa que variaba según sus tamaños. Con Diddy a remolque, ambos rulls llegaron al Cruce 2. El propio Camino era el Cruce 1.

    Caminaron a través de la calle y llegaron a la barrera. Los dos rulls se detuvieron frente a la banda de ocho pies de anchura de metal acanalado, con su constante efecto de succión, y miraron abajo a los ventiladores abiertos.

    Un siglo antes, cuando entraron en contacto por primera vez los rulls y los seres humanos, había habido muros de cemento o vallas de alambradas electrificadas en torno a las plantas de la defensa y zonas militares. Luego se descubrió que los rulls podían desviar la corriente eléctrica, y que sus duras pieles eran impenetrables a la aguda mordedura del espinoso alambre. El cemento resultaba igualmente ineficaz. Los muros solían derrumbarse ante cierta energía dirigida por los rulls. Y entre los obreros que iban a repararlos había siempre un rull que operaba negativamente por un proceso de transferencia de imagen y asesinato. Patrullas armadas eran frecuentemente muertas por un hombre, y ocupadas sus plazas por impostores rulls. El tipo de barrera de succión de aire sólo tenía pocos años de antigüedad, y se extendía en todo el perímetro en torno a Los Patios. Los seres humanos que la atravesaban apenas la notaban. Pero un rull que intentara hacerlo moría en el plazo de tres minutos. Era uno de los sumos secretos del hombre.

    Diddy percibió la vacilación de su escolta. —Gracias por haberme traído hasta aquí — dijo —. Ahora ya sabré apañármelas.

    Uno de los espías rió. Su risa era semejante a la humana si se consideraba sólo el sonido, pero le faltaba algo de entonación vital, personal. A los oídos de Diddy sonó horriblemente.

    —Mira, muchacho — dijo aquel individuo —. Tienes aspecto de deportista. ¿Quieres divertirte un poco... sólo por un minuto para mostrar que nuestros corazones están en su sitio?
    —¿Divertirme? — respondió Diddy.
    —¿Ves esa barrera? Diddy asintió.
    —Bien, como ya te lo hemos dicho somos agentes de la policía de seguridad... ya sabes... antirrull. Naturalmente, tenemos el problema todo el tiempo en nuestras mentes. Puedes comprenderlo, ¿no es así?

    Diddy dijo que sí, preguntándose al par en su fuero interno lo que iba a venir.

    —Bien, el día pasado, mi amigo y yo estábamos hablando sobre nuestro trabajo y nos imaginamos un medio por el cual un rull podía atravesar la barrera. Parecía tan tonto que pensamos que debíamos experimentarlo primero antes de informar en las alturas... ya sabes lo que quiero decir, pues si estábamos equivocados nos hubiesen tomado por idiotas. Ésa es la prueba que queremos que nos ayudes a hacer.

    Ningún joven... debe... intentar frustrar cualquier plan... de un círculo de espías rulls. La orden, tan a menudo dada por el Mando de Formación, repercutía como un eco en el cerebro de Diddy. Parecía espantosamente claro que existía aquí un peligro especial, y sin embargo no tocaba a él juzgar ni oponerse. Los años de instrucción lo hacían ya automático. No era aún lo bastante mayor para saberlo.

    —Todo cuanto has de hacer — dijo el portavoz rull — es caminar entre esas dos líneas a través de la barrera y luego volver.

    Las líneas indicadas formaban parte del dispositivo acanalado de los ventiladores. Sin una palabra de objeción, Diddy caminó pasando al otro lado. Por un instante sólo vaciló entonces, medio decidido a echar a correr para guarecerse en un edificio a treinta pies de allí. Pero cambió de idea. Le podrían dejar seco antes de haber recorrido diez pasos. Y así cumplió con su deber tal como el Mando de Formación se lo había dictado.

    Un puñado de hombres venían por la calle, y al aproximarse, Diddy y los dos rulls se apartaron para dejarles pasar. Diddy los miró esperanzados. ¿Policía?, se preguntó. Esperaba desesperadamente estar seguro de que había sido sospechoso cuanto estaba sucediendo.

    Los hombres pasaron ruidosamente a través de la barrera y desaparecieron tras el edificio más próximo. Probablemente se trataba de obreros.

    —Por aquí, muchacho — dijo el rull —. Hemos de tener cuidado de no ser vistos.

    Diddy opinaba de manera distinta sobre ello, pero siguió y los tres se metieron en un espacio oscuro entre dos edificios.

    —Dame tu mano, muchacho. Diddy la tendió, tenso y espantado. «Voy a morir», pensó, haciendo un esfuerzo por contener las lágrimas. Pero su instrucción venció, y permaneció quieto al sentir en su dedo el punzante dolor de una aguja.
    —Sólo se trata de tomar una muestra de tu sangre, muchacho. Mira, tal como nosotros pensamos, ese sistema de succión oculta microeyectores de gran potencia que lanzan bacterias a las cuales son vulnerables los rulls. Naturalmente, esos microeyectores despiden sus cargas de bacterias a unas mil millas por hora, tan rápidamente que pueden penetrar en la piel sin sentirlas ni dejar traza. Y la razón por la que los ventiladores de succión absorben tanto aire es para impedir que las bacterias escapen a la atmósfera. Y también se emplea repetidamente el mismo cultivo de bacteria.

    ¿Aprecias a dónde nos conduce esto?

    Diddy no lo sabía, pero estaba conmocionado hasta la medula de su ser. Pues su análisis parecía exacto. Podían ser bacterias lo que se empleaba contra los rulls. Decíase que sólo unos pocos hombres conocían la naturaleza de la defensa proyectada por la barrera de inocente aspecto. ¿Sería posible que los rulls lo estuvieran descubriendo al fin?

    Pudo ver que el segundo rull estaba haciendo algo en la zona umbrosa entre los dos edificios. Hubo varios destellos de luz. Diddy tuvo una vehemente sospecha de que estaba examinando su sangre con un microscopio para ver cuántas bacterias antirrulls muertas había en ella.

    El rull que había llevado todo el tiempo la voz cantante hasta entonces dijo:

    —Ya sabes como es, muchacho. Puedes atravesar esa barrera y las bacterias que son jeringadas mueren inmediatamente en la corriente sanguínea de un humano. Nuestra idea es ésta: ¿Puede haber sólo un tipo de bacteria enviada en cualquier área? ¿Y por qué? Pues debido a que son succionadas y vueltas a las cámaras de depuración pueden ser sacadas del aire y empleadas de nuevo, lo cual sería muy complicado de tratarse de más de un tipo de bacteria. Las más virulentas bacterias que prosperan en un compuesto de fluorina son casi tan mortales mutuamente como para el organismo al que atacan. Sólo cuando se produce un tipo en enorme cantidad predominante resulta peligroso para los rull. En otras palabras, sólo un tipo determinado de bacteria puede matar a un rull.

    «Evidentemente, si un rull está sometido a una inoculación inmunizadora contra ese tipo particular de bacteria... entonces, muchacho, puede atravesar la barrera por este lugar con tanta facilidad como tú, y puede hacer cuanto quiera en el interior de Los Patios. ¿Ves pues en qué tarea tan grande estamos empeñados? — Se detuvo —. ¡Ah, veo que mi amigo ha terminado ya de examinar tu sangre! Espera aquí un momento.

    — Con la misma se dirigió a donde el otro rull estaba y la conferencia entre ambos, trataran de lo que trataran, duró menos de un minuto.

    Volvió el rull y dijo:

    —Está bien, muchacho. Ya puedes marcharte. Gracias mil por habernos ayudado. No lo olvidaremos.

    Diddy no dio crédito a sus oídos durante un momento:

    —¿Quiere decir que eso era todo cuanto deseaban de mí? — preguntó.
    —Eso es todo.

    Al emerger del espacio en sombras entre los dos edificios, Diddy esperó, sin embargo, ser detenido. Pero aunque los dos rull le siguieron por la calle, no intentaron acompañarle al dirigirse a cruzar la barrera.

    El rull le llamó, diciendo:

    —Hay otro par de chicos que suben la calle, puedes unirte a ellos y buscar juntos el sonido.

    Diddy se volvió para mirar y al hacerlo vio que dos muchachos venían corriendo hacia él gritando:

    —¡El último es un tonto!

    Pasaron como una exhalación ante él y al correr tras ellos, Diddy los vio vacilar, girar ligeramente y luego cruzar la barrera sobre los ventiladores que él había comprobado para los dos investigadores rull. Al otro lado se detuvieron a esperarle.

    —Mi nombre es Jackie — dijo uno de ellos.
    —Y el mío Gil — dijo el segundo, añadiendo —: Vayamos juntos.
    —Mi nombre es Diddy — dijo él.

    Se oyeron sonidos separados mientras los tres caminaban y luego dominó el sonido, que formaba un molde intrincado de estrepitoso bataneo, y de tonos murmurantes del desplazamiento molecular de masas de materia. Un tren de ruedas de caucho vino zumbando en dirección de ellas por el interminable piso metálico que pavimentaba Los Patios y aminoró la marcha cuando los detectó sus ojos y oídos electrónicos. Ellos se apartaron de su camino y él prosiguió veloz. Una hilera de grúas alzaba una placa de metal de cien toneladas a un transporte antigravitatorio, que flotaba ligera y aéreamente en el destelleante firmamento.

    Diddy no había estado nunca antes de noche en El Camino, y ello habría sido ahora tremendamente excitante de no sentirse tan desgraciado. Lo que le preocupaba era que no podía estar seguro. ¿Eran también estos dos «muchachos» camaradas, rulls? Hasta el momento no habían hecho nada que realmente demostrara lo fuesen. El hecho de que hubiesen cruzado la barrera en el punto donde él había sido experimentado por los dos «hombres» rull podía haber sido una coincidencia. Mas hasta estar seguro del todo, no se atrevía a decir a nadie lo que había sucedido. Hasta cerciorarse bien, seguiría con ellos y hasta colaborar si querían hacer algo. Tal era la regla, tal la instrucción. Tuvo una imagen de grupos de muchachos atravesando la barrera en el punto de prueba. Aun ahora podrían estar moviéndose a lo largo de El Camino, con tanta libertad como quisieran.

    El universo en torno a El Camino retemblaba con un encadenamiento de sonidos. Pero en parte alguna a donde mirase Diddy, en ningún umbral por el que fisgara, ni edificio que atravesara con ojos dilatados y fascinados... en ninguna parte había un sonido que no se desvaneciera rápidamente al seguir él adelante. Ni una vez llegaron a algo que aunque débilmente se pareciera a un ventilador del tipo de barrera. Si había allí alguna amenaza para los andorreantes rull, no resultaba aparente. Las puertas estaban abiertas de par en par. Había esperado de manera vaga que la atmósfera de alguna habitación cerrada fuese mortal para el enemigo y no para él. Pero no había estancias cerradas.

    Y lo peor de todo, no había la menor señal de un ser humano que concebiblemente pudiera protegerle de los rull, o bien sospechar la presencia de ellos. Si tan sólo pudiera estar seguro de que aquellos dos muchachos fueran o no rulls... ¿Y suponiendo que llevasen consigo algún arma mortal capaz de causar tremendos daños a la nave?

    Llegaron a un edificio de media milla cuadrada. Y Diddy se sintió súbitamente esperanzado. Sus camaradas no pusieron objeción alguna cuando caminaron a través de una inmensa puerta a una acera. Bajo ellos estaba profundo, y desde la acera Diddy vio en la profundidad un mundo difusamente reluciente de enormes estructuras cúbicas. La cima de la más elevada de ellas se encontraba a cuando menos un cuarto de milla de la acera, y estaba tapiada por puerta tras puerta de plástico, tan diáfanamente transparente que sólo un destello aquí y allá revelaba que habían muchas capas de dura y frustradora materia protegiendo el mundo sobre ellas, de las enormes pilas atómicas de su colosal central de energía.

    Al aproximarse al centro de la acera, Diddy vio, como esperanzadoramente lo había aguardado momentos antes, que había algo en la estructura transparente que sobresalía de la obra metálica. Una mujer leyendo, la cual alzó la vista a los tres muchachos, a cuya cabeza iba Diddy.

    —¿Buscando el sonido, eh? — preguntó en tono amical, añadiendo —: Por si no lo sabéis, yo soy... una sensitiva.

    Los otros muchachos quedaron silenciosos, pero Diddy dijo que él ya lo sabía. El Mando de Formación le había enseñado sobre las sensitivas. Podían anticipar los cambios en el fluido de las pilas atómicas. Ello tenía que ver algo, recordó, con la manera en que era controlado el contenido de calcio de su sangre. Las sensitivas tenían una larga vida — alrededor de los ciento ochenta años — no a causa del trabajo que efectuaban, sino debido a que podían responder a los procesos de rejuvenecimiento del calcio.

    La memoria era sólo un fondo de su creciente desencanto. Al parecer, ella no tenía, medio alguno de poder detectar la presencia de un rull. No daba muestra alguna de ello. Lo mejor que él podía hacer era pretender que aún se hallaba interesado por el sonido, lo cual en cierto modo era verdad, Y así dijo:

    —Esas dínamos de ahí abajo podrían vibrar mucho, supongo.
    —Sí que podrían.

    Diddy se sintió súbitamente decidido. Impresionado, pero no convencido.

    —Sin embargo, no veo cómo podran hacer el gran sonido. La sensitiva dijo:
    —Parecéis buenos chicos. Voy a proporcionaros una pista... al oído. A ti el primero — señaló a Diddy.

    Parecía extraño, pero él no vaciló y se inclinó.

    —No te sorprendas — cuchicheó ella —. Hallarás un arma muy pequeña bajo la esquina superpuesta del andén metálico bajo la nave. Baja el ascensor siete y tuerce a la derecha. Justamente en el lado de un mamparo hay una gran H pintada. Asiente con la cabeza si has comprendido.

    Diddy asintió.

    La mujer continuó rápidamente:

    —Mete el arma en tu bolsillo. No la uses hasta que te lo ordenen. Buena suerte. — Se irguió —. Bueno, eso te dará una idea... — Hizo un ademán a Jackie —. Ahora te toca a ti.

    El recio muchacho meneó la cabeza:

    —No necesito ninguna pista — dijo —. Además, ni quiero que nadie me cuchichee nada.
    —Ni yo tampoco — dijo Gil. La mujer sonrió.
    —No debéis ser tímidos — dijo —. Pero no importa. De todos modos os daré una pista.

    ¿Sabéis lo que la palabra miasma significa? — Hablaba directamente a Jackie.

    —Niebla.
    —Esa es mi pista, pues. Miasma. Y ahora haréis mejor en iros. El sol saldrá minutos antes de las seis, y son ya más de las dos.

    Volvió a tomar su libro y, al lanzar una ojeada pocos minutos después Diddy hacía atrás, parecía como si formara parte de su butaca, apenas viva, tan quieta estaba. Pero debido a ella sabía que la situación era tan mortal como lo había sospechado. La propia gran nave debía hallarse en peligro. Y fue hacia ella que se encaminó.


    19


    Trevor Jamieson tuvo la súbita sensación de que algo le había despertado, por lo cual debió haberse dormido. Gimió interiormente y cambió de postura. ¡Si tan sólo pudiera dormir aquella noche! Con un sobresalto se dio cuenta de que su mujer se hallaba sentado en el borde de la cama. Lanzó una ojeada a su reloj de esfera luminosa. Eran las 2,22 de la madrugada.

    «¡Santo Dios! — pensó él —, he de hacer que vuelva a la cama».

    —No puedo dormir — dijo Veda, con acento plañidero que le hizo sentirse mal. Pues ella se estaba preocupando sobre nada definido, mientras él fingía hallarse profundamente dormido.
    —Querido...

    Jamieson se desperezó un tanto, abriendo un ojo.

    —Di, querida.
    —Me pregunto cuantos otros muchachos estarán fuera hoy. Jamieson dio la vuelta.
    —Veda, ¿por qué intentas tenerme en vela...?
    —Oh, lo siento. No era esa mi intención. — Su tono, sin embargo, no indicaba que lo sentía, y al cabo de un momento olvidó lo que había dicho, pues volvió a la carga.
    —Querido...

    E1 no respondió.

    —¿Crees que podemos averiguarlo? — siguió ella.

    Él intentó no proseguir la conversación, por su mente comenzó a examinar el posible significado de lo que ella había dicho, y se desveló del todo.

    —¿Averiguar qué? — preguntó.
    —Cuántos son.
    —¿Cuantos son quiénes?
    —Los chicos... que andan fuera esta noche.

    Jamieson, que estaba abrumado por temor más desesperado, suspiró, diciendo:

    —Ten en cuenta, Veda, que he de ir a trabajar mañana.
    —¡Trabajar! — respondió Veda con tono algo nervioso —. ¿Es que no puedes pensar en otra cosa si no en trabajar? ¿No tienes sentimientos?

    Jamieson guardó silencio, pero no era aquel el medio de volverla a ella a la cama. Veda prosiguió con una voz varios tonos más alta:

    —Lo malo de vosotros, los hombres, es que os hacéis insensibles.
    —Si por eso quieres decir que me preocupe... no, no estoy preocupado. — Apenas pudo manifestarlo, pero pensó que había de mantenerse en este plano. Incorporóse quedando sentado y encendió la luz, diciendo —: Querida, si ello te produce alguna satisfacción, has conseguido tu propósito. Ya estoy despierto.
    —Ya era hora — dijo Veda —. Creo que deberíamos llamar e informarnos. Y si tú no lo haces, lo haré yo. Jamieson saltó de la cama.
    —Está bien, pero no te cuelgues a mi cuello mientras llamo. No quiero en absoluto que nadie sospeche que soy un marido llevado de la nariz. Tú te quedarás aquí.

    Se sintió aliviado por haber sido ella quien tomara la decisión. Salió del dormitorio y cerró la puerta tras sí. Dio su nombre en el video. Se produjo una pausa y apareció luego la imagen de un hombre de rostro grave y vestido con uniforme de almirante del espacio. Jamieson y él se conocían oficialmente. La imagen llenó la placa del video cuando se inclinó en su despacho sobre su aparato, diciendo:

    —Trevor, la situación es como sigue: Su hijo se encuentra aún en compañía de dos rull... un diferente por ahora, incidentalmente. Emplearon un método muy ingenioso para atravesar la barrera, y en el momento actual sospechamos que un centenar de rull se encuentran en figura de muchachos en alguna parte de Los Astilleros. Nadie ha intentado cruzar la pasada media hora, por lo que suponemos que todo rull de la Ciudad Solar que ha sido preparado contra la defensa particular que tenemos en el área, se encuentra ahora en Los Patios. Aunque no se han concentrado todavía en un punto particular, sentimos que la crisis es inminente.

    Jamieson dijo con tono firme:

    —¿Y qué hay de mi hijo?
    —Indudablemente tienen otros planes para él. Estamos intentando proporcionarle un arma, pero cuando más ello tendría un valor limitado.

    Jamieson se dio cuenta infelizmente que estaban siendo muy cuidadosos en no decir nada que le diese cualquier esperanza real y dijo lentamente:

    —¿Dejaron que se metiesen en Los Patios un centenar de esos rull sin saber a lo que iban?

    El almirante respondió:

    —Ya sabe usted cuan importante es que sepamos su objetivo. ¿Qué es lo que valorizan? ¿Qué es lo que creen que merece la pena un riesgo tan tremendo? Es una empresa muy valerosa de su parte, y nuestro deber consiste en dejarles llegar a la toma de una decisión. Estamos razonablemente ciertos de lo que persiguen, pero hemos de estar seguros del todo. En el momento final haremos todos los esfuerzos para salvar la vida de su hijo, pero no podemos garantizar nada.

    Jamieson se dio cuenta clara de cómo consideraban aquellos hombres la situación. Para ellos, la muerte de Diddy no sería más que un sensible accidente. El parte diría:

    «Las bajas fueron leves». Y hasta podrían convertirle en héroe de un día.

    —Lo siento — dijo el almirante —, pero he de pedir a usted que corte ya la comunicación. En este momento, su hijo está yendo bajo la nave y quiero prestarle toda mi atención. Adiós.

    Jamieson cortó la comunicación y se puso en pie, quedándose durante unos instantes con los brazos cruzados, y luego volvió al dormitorio, diciendo jovialmente:

    —Parece que todo va bien.

    No hubo respuesta, y al mirar vio que Veda estaba tendida con su cabeza en la almohada. Evidentemente, se había tumbado para esperar su vuelta y había quedado inmediatamente dormida.

    Para una mujer de su extrema sensibilidad, había hecho lo mejor y más beneficioso.

    Su dormir era desasosegado, y sus mejillas estaban humedecidas por las lágrimas. Él decidió emplear una jeringuilla de gas bajo presión para inyectarle en la corriente sanguínea un somnífero especial. Al hacerlo, hubo una pausa, y luego ella se relajó exhalando un suspiro, y su respiración se tornó lenta y acompasada.

    Seguidamente Jamieson telefoneó a Caleb Carson a su apartamento y le explicó la situación, añadiendo apremiante:

    —Busque a Efraim. Dígale que su familia le necesita urgentemente y llévelo al Cuartel General de Seguridad próximo a la nave. Ocúltelo bien. No deje que nadie lo vea.

    Cortó la comunicación, se vistió rápidamente .y se dirigió en persona al edificio de Seguridad. Habrían problemas, lo sabía. Se produciría resistencia por parte del elemento militar a la idea de emplear al ezwal. Mas la presencia de éste era una bonificación personal que él, y a través de él, Diddy, habían merecido.

    —¿Qué es lo que te ha cuchicheado aquella dama? — preguntó Jackie. Estaban bajando el ascensor que conducía al túnel bajo Los Patios.

    Diddy, que había estado escuchando intensamente para percibir el sonido — no había ningún ruido particular — se volvió y dijo:

    —¡Oh, lo mismo que te dijo a ti!

    Jackie pareció meditarlo. Llegaron al paso y Diddy comenzó a recorrerlo inmediatamente. Con aire despreocupado buscaba un poste metálico con una H sobre él. Y bruscamente lo vio, a unos cien pies más adelante.

    Tras él, Gil habló:

    —¿Por qué se tomó la molestia de cuchicheártelo al oído si de todos modos a nosotros había de decirnos lo mismo?

    La sospecha hizo temblar interiormente a Diddy, pero su instrucción venció.

    —Me parece que se estaba divirtiendo a nuestra costa, como chicos que somos — explicó.
    —¡Divirtiéndose! — exclamó Jackie esta vez.
    —¿Qué es lo que vamos a hacer bajo la nave? — dijo Gil.
    —Estoy cansado — repuso Diddy —. Sentóse en el borde de la calzada junto al mamparo de cinco pies de espesor que se alzaba muy alto, y dejó columpiarse los pies sobre el propio túnel. Los dos rull le pasaron y se detuvieron al otro lado del poste. Diddy pensó con excitación: «Van a comunicarme entre ellos... o con otros!»

    Sosteniéndose hurgó el reborde de la acera con su mano, recorriendo ágilmente sus dedos bajo el metal. Tocó algo. La pequeña arma vino pronto a su mano y la deslizó en el bolsillo con simple movimiento sincronizado. Luego, débil para reaccionar, quedóse sentado. Notaba la vibración del metal en los huesos de sus muslos. Sus zapatos especiales habían absorbido la mayor parte de aquel temblor, y había estado tan atento al arma que no se había dado cuenta inmediatamente de ello. Ahora sí. Aunque ligeramente, hasta su cuerpo temblaba y se estremecía. Se sintió inmediatamente arrastrado al sonido. Sus músculos y órganos zumbaban y palpitaban. Momentáneamente olvidó a los rull, y durante aquel instante le pareció inconmensurablemente extraño hallarse sentado allá sobre el frío metal sin protección y sintonizado con el propio sonido. Se imaginó lo terrorífica que habría de ser la vibración bajo la nave de las naves. La ciudad de Los Astilleros estaba construida de metal. Pero todo el material absorbente de choques con el cual se hallaban pavimentadas calles y caminos, no podían embozar las fuerzas enormemente y energías enormemente violentas que habían sido concentradas en una pequeña área. Habían aquí pilas atómicas tan calientes que explotaban de continuo con una máxima detonación breve de cataclismo. Había máquinas que podían estampar y prensar placas de acero galvanizado de cien toneladas.

    Durante ocho años y medio más, existirían Los Astilleros para aquella nave colosal. Y luego, cuando finalmente volase, él embarcaría en ella. Cada familia de Los Astilleros había sido elegida por dos motivos... debido a que el padre o la madre tenían alguna habilidad que podía ser empleada en la construcción de la nave, o porque tenían un hijo que crecía en torno a la nave. Y su padre, perteneciendo al personal superior del gobierno, lo había incluido por solicitud.

    De ninguna otra manera, excepto creciendo con ella, aprenderían jamás los seres humanos a comprender y manejar la nave espacial que se estaba alzando como una joven montaña. En sus nueve mil cuatrocientos pies de eslora se hallaba concentrado el genio ingenieril de siglos, y tanto conocimiento especializado, tanto detalle mecánico, que dignatarios en visita miraban perplejos en derredor a los acres de máquinas y cuadrantes e instrumentos de cada piso, y las fulgurantes luces que habían sido instaladas ya en las cubiertas inferiores.

    Él iría en ella. Diddy se levantó corno impulsado por la sacudida de la excitación al pensarlo... justamente en el momento en que los dos rull surgían detrás de la columna.

    —¡Ea, vamos! — dijo Jackie —. Ya hemos andado bastante por acá. Diddy descendió de las alturas de su exaltación.
    —-¿A dónde? — preguntó.

    Fue Gil quien responió, diciendo:

    —Ya te hemos seguido todo el tiempo... ¿Qué te parece si para cambiar vamos donde queremos nosotros?

    Diddy no pensó siquiera en formular la menor objeción.

    —Pues claro — dijo simplemente.

    El rótulo luminoso del edificio decía «INVESTIGACIÓN», y había por allá una partida de muchachos que andaban solos en grupos. Más lejos pudo Diddy ver a otros que tenían un aspecto de no dirigirse a ninguna parte en particular. ¿Podían ser rulls algunos de ellos? ¿O acaso todos? Pero aquello era estúpido; no debía dejar correr tanto la imaginación.

    Investigación. Eso era lo que buscaban. Allí, en aquel edificio, se había creado la bacteria antirrull de la barrera. De lo que no tenía la menor idea era por qué justamente querían conocer los rull el proceso de su desarrollo. Tal vez se tratara de información relacionada con lo que les permitiría destruir una fuente material u organismo, y anular así la defensa entera. El Mando de Formación había admitido que existían tales posibilidades.

    Todas las puertas de «Investigación» estaban cerradas, contrariamente a lo que otros edificios habían visto.

    —Abre tú, Diddy — dijo Jackie.

    Obedientemente, Diddy tendió la mano al picaporte, deteniéndose al aparecer dos hombres por la calzada, uno de los cuales le espetó:

    —¡Vaya muchacho! Te hemos atrapado con las manos en la masa, ¿no es así?

    Diddy se apartó de la puerta y se volvió para enfrentarse a los «hombres», los cuales tenían el mismo aspecto que los que le acompañaran a la barrera y habían hecho en él el examen de la bacteria. Pero podía tratarse puramente de una apariencia exterior. Los únicos rulls en el interior de la barrera de todos los de la Ciudad Solar, serían individuos inmunizados ya contra la bacteria que los había aislado de esta parte.

    Sería una coincidencia que ambas imágenes de agentes de Los Astilleros hubiesen pertenecido a aquel grupo. Probablemente no eran los mismos. Mas ello no importaba.

    El portavoz dijo:

    —Me alegra haber dado contigo de nuevo. Queremos hacer otro experimento. Mira, tú entrarás ahí. «Investigación» se halla seguramente protegida de manera especial. Si podemos comprobar nuestra idea aquí, habremos ayudado a que sea más difícil a los rull penetrar en Los Astilleros. Merece la pena, ¿no es así?

    Diddy asintió. Sentía una especie de vahído interior, por lo que no estaba seguro de hablar sencillamente, a pesar de todo su entrenamiento.

    —Ea, entra — dijo el rull —. Anda por el interior durante unos momentos y luego respira hondo, y sal conteniendo el aliento. Eso es todo.

    Diddy abrió la puerta y penetró en el brillante interior. La puerta se cerró automáticamente tras él. Se encontró en una amplia estancia. Podría correr, se dijo. Ellos no se atreverían a entrar aquí. Mas la ausencia de personas en el interior de la estancia enfrió su impulso. Parecía insólito que no hubiese nadie por allá. La mayoría de los departamentos de Los Astilleros trabajaban por el sistema de turnos.

    Tras él se abrió la puerta. Diddy se volvió. Los únicos rull a la vista eran Jackie y Gil, muy apartados de la puerta, y otros muchachos, más lejos aún. Quien quiera que hubiese abierto la puerta no estaba incurriendo en riesgo alguno de absorber la dosis que fuese de sustancia peligrosa.

    —Puedes salir ya — dijo la voz del hombre que hablaba tras la puerta —. Pero recuerda, primero haces una profunda inspiración y la contienes.

    Diddy respiró profundamente y la puerta se cerró automáticamente al salir. Allá estaban los dos seudo policías de Los Astilleros esperándole. Uno de ellos alzó un frasquito con un tubo de goma.

    —Expira aquí el aire — dijo.

    Una vez lo hiciera Diddy, el rull entregó el frasco a su compañero, quien se dirigió rápidamente a la esquina del edificio, fuera del alcance de la vista.

    El portavoz dijo:

    —¿No notaste nada de particular?

    Diddy vaciló. El aire en el interior del edificio, ahora que pensaba en ello, le había parecido denso, un tanto más difícil de respirar que el corriente. Pero meneó la cabeza lentamente, manifestando:

    —Pues me parece que no. El rull se mostró tolerante.
    —Probablemente es que no te diste cuenta — dijo, añadiendo rápidamente —: Podríamos también examinar tu sangre. Levanta el dedo.

    Diddy se retrajo un poco ante la aguja, pero permitió que le extranjeran la sangre. Gil se adelantó, diciendo afanoso:

    —¿Puedo ayudar en algo?
    —Pues, sí — respondió el hombre —. Lleva esto a mi amigo.

    Gil se marchó al igual que un chico lo haría... a la carrera. Pasó un minuto y luego otro, y después...

    —¡Ah!— dijo el hombre — Ya vuelven.

    Diddy miró con fijeza a la pareja que volvía, con desmayada sonrisa. El rull que había estado junto a él, fue rápidamente al encuentro de los dos, no pudiendo percibir Diddy si los dos espías se dijeron algo. En realidad, daba por seguro que había habido un ligero cambio de impresiones.

    El hombre que había llevado siempre la voz cantante volvió a donde estaba Diddy y dijo:

    —Muchacho, nos has sido de gran utilidad. Parece como si efectivamente vamos a aportar una gran contribución a la guerra contra los rull. ¿Sabías que el aire que absorbiste era un gas artificial mezclado con un compuesto de fluorina? Muy interesante y muy seguro de por sí mismo. Y hasta si un rull con su metabolismo de fluorina entrase así, estaría perfectamente a salvo... a menos que intentara emplear la energía de su cuerpo o un arma o una palanca de comunicación. Entonces la energía actuaría como agente ionizante, provocando una unión molecular entre la fluorina en el aire y la del cuerpo del rull. La unión no duraría mucho, siendo inestable, pero tampoco lo haría el cuerpo del rull.

    Diddy no comprendió por entero la explicación. Las reacciones químicas de la fluorina y sus compuestos habían sido tratadas de manera general como parte de su enseñanza, pero esto era algo diferente.

    —Muy inteligente, sí — repitió el espía con evidente satisfacción —. El propio rull desencadena la reacción que lo matará... Bien, chicos, supongo que querréis entrar también y echar un vistazo. Adelante, pues. Tú, no... — se dirigió a Diddy —, no por unos minutos. Quiero charlar un momento contigo. Ven acá.

    Llevó a Diddy a un lado, mientras los «chicos» se abalanzaban por la puerta Diddy pudo imaginárselos recorriendo el edificio en búsqueda de secretos.

    Y pensó, cansado, «que alguien haría algo, y rápidamente». El rull dijo:

    —Confidencialmente, muchacho, es verdaderamente una tarea importante la que has hecho hoy para nosotros. Para darte una idea tan sólo, hemos vigilado el edificio de investigaciones durante toda la noche. La dependencia de aquí va generalmente a casa alrededor de medianoche. Desde medianoche, un par de obreros han entrado, instalando algún equipo y marchándose luego. Pusieron una conexión de radio sobre la puerta, con un altavoz dentro y fuera. De haber sido yo un rull, hubiese averiado una cosa como esa, simplemente por precaución. Ahora, excepto por los muchachos, todo el lugar está vacío. Ya ves hasta qué punto la gente de dentro fiaba en la barrera bacterológica para mantener apartados a los rull. — Hizo una pausa y luego prosiguió
    —: Naturalmente, los rull podían espiar la mayor parte de esta información de antemano, y si finalmente lograban atravesar la barrera, podían colocar guardias en torno al edificio, impidiendo así hasta a las fuerzas más poderosamente armadas el atravesar la defensa del edificio. Podía volar el mismo, desde luego, a distancia y ser destruido, pero es difícil imaginar que lo hicieran muy rápidamente. Habrían esperado hasta probar otros métodos.

    «Ya ves a donde nos lleva eso. Los rull habrían tenido una oportunidad de descubrir algunos de los secretos del edificio, y una vez fuera, podrían haber comunicado la información a otros rull situados en zona no peligrosa, y cada individuo habría aprovechado una ocasión para escaparse. Es cosa audaz, pero los rull han hecho ya antes cosas semejantes. Así, pues, ya ves, todo podría haber sucedido con bastante facilidad. Pero ahora lo hemos impedido.»

    —Diddy — oyó el muchacho en un cuchicheo provinente de arriba y a un lado de él —. No des señal alguna de lo que has oído.

    Diddy se estiró y luego se relajó rápidamente. Hacía tiempo estaba comprobado que el oído electrónico rull y el mecanismo del habla, situados como estaban en el interior de los músculos amortiguadores del sonido de los hombros, no podían detectar un cuchicheo.

    Éste prosiguió rápidamente:

    —Tienes que penetrar en el interior. Cuando lo hagas, quédate cerca de la puerta. Eso es todo. Entonces habrá más instrucciones para ti.

    Diddy localizó la procedencia del cuchicheo. Era desde arriba de la puerta. El rull había mencionado una radio instalada allí, pensó trémulo; luego el cuchicheo debe venir a través de él.

    Pero ¿cómo podía entrar si el rull le estaba tan evidentemente demorando? Ahora le decía algo sobre un premio, pero Diddy apenas le oía. Distraídamente miró en derredor, pudiendo ver una larga hilera de edificios, algunos de ellos brillantemente iluminados y otros sumidos en una semioscuridad. La gran nave destelleante proyectaba una larga sombra donde él se hallaba. En el firmamento, la noche parecía tan negra como siempre.

    No había señal alguna del resplandor del alba, a unas horas todavía. Diddy se dijo, desesperadamente:

    —¡Santo Dios, será mejor que entre! El sol se alzará pronto, y me quedan aún muchos sitios por mirar.
    —Yo no quisiera perder mucho tiempo aquí — dijo el rull —. Pero de todos modos echa un vistazo dentro. Hay algo que quiero que hagas.

    Temblorosamente Diddy abrió la puerta. El rull la retuvo antes de que pudiera cerrarse, diciendo:

    —Entraré también un segundo tan sólo.

    Y dando un paso adelante tendió la mano hacia arriba y dando un tirón arrancó algo flexible, volviendo a situarse en el exterior.

    —Acabo de crear una condición de guerra para nuestro pequeño experimento — explicó —. He desconectado el cable de ese sistema de habla recientemente instalado. Anda, mira por ahí durante un minuto y dime lo que están haciendo los otros chicos.

    La puerta se cerró tras Diddy de manera automática.

    En el edificio de Seguridad, el almirante jefe se encogió de hombros con aire pesaroso ante Jamieson.

    —Lo siento, Trevor — dijo —. Hicimos cuanto pudimos. Pero acaban de dar al traste con nuestra única esperanza de contacto con su chico.
    —¿Qué mensaje pensaban darle? — preguntó Jamieson.
    —Lo siento — repitió el almirante — está ya clasificado.

    Desde su jaula del remolque situado al exterior del edificio, el ezwal habló telepáticamente a Jamieson:

    —Leo su mente. ¿Quiere que se lo transmita yo a Diddy?
    —Sí — dijo Jamieson mentalmente.

    A Diddy el mensaje que le provino fue claro y directo... y tan penetrante que lo confirmó con un discurso cuchicheado. Decía así:

    —Diddy, a menos que un rull no lleve un arma, depende de la energía de sus células. Por su propia naturaleza, un rull ha de andar sin ropa alguna. Es sólo su cuerpo que puede producir las imágenes de ropaje y formas humanas. Distingo únicamente a dos muchachos a la vista.

    Eran dos, en efecto, los que se estaban inclinando sobre una mesa escritorio del extremo de la estancia. Por unos instantes Diddy se preguntó cómo podía ver esta escena quien hablaba. Mas no tuvo tiempo para la especulación, pues provinieron las siguientes palabras:

    —Saca tu arma y dispara sobre ellos.

    Diddy metió la mano al bolsillo, tragó saliva y sacó su arma. Su mano tembló un poco, pero por espacio de cinco años había sido entrenado también para un momento como éste, por lo que se sintió firme interiormente. Y por lo demás, no era aquella un arma que había de apuntarse con precisión. Brotó un denso reguero de llama azul en dirección a los rull, quienes comenzaron a volverse, desplomándose casi al instante.

    —Buen disparo — comentó el ezwal.

    Diddy apenas se dio cuenta de que sonido alguno acompañaba a las palabras. A través de la estancia, lo que habían sido dos muchachos de mejillas de manzanas estaban transformándose. En la muerte, las imágenes no podían subsistir. Y aunque había visto Diddy cuadros de lo que ahora estaba sucediendo, resultaba diferente ver al natural presentarse la oscura carne y los extraños miembros reticulados.

    —Escucha — el pensamiento proveniente ahora le sacó de su conmoción ante el espectáculo —. Todas las puertas están cerradas. Nadie puede entrar ahí. Ni nadie salir. Echa a andar a través del edificio. Y dispara contra quien quiera que veas. ¡Contra quien quiera! No aceptes súplicas ni pretensiones de que son sólo muchachos. Ha sido seguida la pista a todo auténtico muchacho y únicamente hay rulls en el edificio. Así, pues, ¡quémalos a todos sin piedad!

    Fue varios minutos después que el ezwal informó a Jamieson:

    —Tu hijo ha destruido a todo rull en el interior del edificio. Le he dicho que se quede dentro, pues se va a efectuar un intento para matar a los que se encuentran en el exterior. Permanecerá pues allí hasta que le diga que puede salir.

    Al recibir este mensaje, Jamieson exhaló un estremecedor suspiro de alivio.

    —Gracias, amigo mío — dijo silenciosamente —. Ésta fue una gran hazaña telepática. Fue después el almirante quien deseó hablar con Jamieson.
    —Fue realmente una tremenda victoria — dijo —. Los rull del exterior lucharon con su habitual bravura, pero cambiamos la bacteria donde originalmente cruzaron la barrera y los copamos a todos. — Vaciló y luego dijo, en tono perplejo —: Lo que yo no comprendo es cómo supo su hijo exactamente cuándo emplear el arma contra ellos sin que nosotros se lo dijéramos... Jamieson repuso:
    —Desearía recordarle esa pregunta cuando reciba usted mi informe sobre lo que ha sucedido.
    —¿Y por qué quiere usted escribir un informe sobre este incidente? — preguntó asombrado el oficial.
    —Ya lo verá — replicó lacónicamente Jamieson.

    Estaba tan oscuro como la paz cuando Diddy tomó un helicóptero en el Cruce 2 y voló a un bloque del cerro, desde el cual los «Exploradores» a cuyo cuerpo pertenecía, habían de velar la salida del sol. Trepó las escaleras que conducían a la cima del cerro y halló allí ya a otros muchachos, sentados y en pie. A pesar de que no podía estar cierto de que fuesen humanos, tenía una honda convicción de que lo eran. No parecía haber razón alguna por la que un rull participara en aquel ritual particular.

    Diddy se tendió bajo un matorro, junto a la sombra de uno de los muchachos. Ninguno de los dos habló al principio, y luego Diddy dijo:

    —¿Cómo te llamas?
    —Mart. — La voz que respondió era aguda pero no alta.
    —¿Hallaste el sonido?
    —Sipi.
    —También yo. — Vaciló, pensando en lo que había hecho, y por un fugaz momento tuvo la aguda impresión de cuan magnifico era el entrenamiento que había hecho posible actuar como él había actuado a un niño de nueve años. Luego ello se borró de su consciencia y dijo:
    —Ha sido divertido, ¿no cree?
    —Así me lo parece también.

    Se produjo silencio. Desde donde estaba sentado Diddy, podía ver el intermitente fulgor de los hornos cuando el cielo destelleaba con blanco fuego reflejado. Más allá, el aura luminosa que parcialmente enmarcaba a la nave. El firmamento ya no estaba oscuro, y Diddy se percató que las sombras en su derredor no eran tampoco ya densas, sino grisáceas. Podía ver el cuerpo de Mart agazapado bajo el matorro, un cuerpo más pequeño que el suyo.

    Al clarear el alba contempló a la nave. Lentamente, el metal de sus desnudas cuadernas superiores captaba las llamas del sol que aun no era visible desde donde ellos se encontraban. El fulgor se expandía hacia abajo, y la luz del sol rielaba en la vasta inmensidad de las paredes inferiores, recortándose la maciza forma contra el firmamento.

    Emergía así de las sombras la nave, objeto indescriptible, mayor que cualquier cosa que le rodeaba. A aquella distancia, el edificio de cien pisos de la Administración parecía parte de su andamiaje, una columna blanca contra el oscuro coloso que era la nave. Mucho después de que se alzara el sol quedóse Diddy contemplándola con la exaltación del orgullo. Al claror del nuevo día, la nave parecía recogerse como si se dispusiera a emprender el vuelo. No todavía, pensó Diddy trémulamente, todavía no. Mas, llegaría el día. Y en aquel tiempo lejano, la más gigantesca nave jamás diseñada y construida por el hombre, apuntaría su morro a los abiertos espacios entre las próximas estrellas y volaría en la oscuridad. Y entonces ciertamente que habrían de ceder terreno los rull.

    Finalmente, en respuesta a la conocida sensación de vacío en el estómago, Diddy descendió del cerro. Desayunó en un pequeño restaurante «automático», y luego, sintiéndose feliz, montó en un helicóptero y se dirigió a casa.

    En su dormitorio, Jamiesen oyó abrirse la puerta exterior del apartamento, y dijo a su mujer con voz queda:

    —Debe estar cansado. Dejémosle que repose.

    Diddy atravesó de puntillas la sala de estar y penetró en la habitación de juegos y estudio. La puerta se cerró automáticamente tras él al entrar, y se encendieron las luces. Una ojeada a los controles de la pared le mostró que la compleja estancia-robot estaba alerta a su presencia. Finalmente, dijo:

    —Tu informe, hazme el favor.
    —Hallé lo que era el sonido — respondió alegremente Diddy.
    —¿Y qué es?

    Una vez hubo respondido Diddy, el Mando de Formación dijo:

    —Bien, has acreditado mi instrucción. Estoy orgulloso de ti. Y ahora, vete a dormir.

    Al meterse bajo las sábanas, Diddy notó el tenue temblor de la habitación, y luego cómo vibraba su cama y oyó el estremecimiento de las ventanas de plástico absorbente. Bajo él, el piso crepitaba también débilmente en su remota e inacabable relación con la vibración que lo penetraba todo.

    Sonrió satisfecho pero muy cansado. Nunca más habría de preguntarse sobre el sonido. Era una miasma de Los Astilleros, un tenue humo de vibración de las masas de edificios y metal y máquinas que extendían sus zarzillos desde El Camino.

    Aquel sonido se hallaría con él toda su vida, pues cuando se terminara la nave, un sonido similar y penetrante se expandería de cada placa de metal.

    Y quedóse dormido, sintiendo el sonido profundamente en su Interior, como parte de su vida.


    2O


    Jamiesen se despertó a su hora acostumbrada, y estaba deslizándose pausadamente de su lecho cuando recordó. Volvióse, miró a su mujer, y meneó la cabeza alegremente. Ella parecía estar descansando bien.

    Ella y el muchacho dormirían varias horas aún. De puntillas se metió en su cuarto de vestir, y luego, desayunando a solas consideró cómo los acontecimientos de la noche podían afectar los días venideros. De que los afectarían, estaba convencido.

    El ezwal había hecho su prueba. El haber salvado a su hijo era el simple resultado de su propia determinación de emplear todos los medios posibles de ayuda al muchacho en su sostenido período de peligro.

    Llegado a su despacho, Jamieson preparó un informe sobre la acción de la noche, exponiendo como conclusión final que lo acontecido era tan importante como la propia terminación de la nave. Y escribió: «La utilidad de la telepatía mental como medio de comunicación con razas ajenas que aún procura tan pequeña ayuda contra el común enemigo rull, es naturalmente cuestión de una experimentación cuidadosa. Pero el que tal medio de comunicación existe en absoluto, es un hecho sobresaliente en la historia de la galaxia».

    Sacó varias copias del informe, y las envió a quienes pensaba que su opinión había de tener influencia.

    La primera respuesta le llegó por la tarde, procedente de un elevado personaje de las fuerzas armadas.

    «¿Se habían tomado precauciones para asegurarse de que el ezwal no tuviera acceso a nadie que conociera los secretos de la Investigación Interina? (Interina era la clave que significaba Secreto Máximo) ¿Era posible que este particular ezwal fuese destruido como medida de simple precaución?»

    Jamieson leyó el mensaje con una sensación de que estaba tratado con una forma de insania. Naturalmente, lo era. Se había ya percatado de los extremos a que llevaba a veces el secreto militar.

    Y vio que la respuesta del gran hombre había sido enviada a todos aquellos a quien también sometiera su propio informe.

    Galvanizado, preparó una respuesta que establecía sobre una base de datos que podían ser comprobados, que el ezwal no había estado cerca de nadie que conociera los reales detalles científicos de la Investigación Interina. Señaló que aunque su propio conocimiento había siempre tenido en un mínimo generalizado, la acción de los agentes rull al atravesar las barreras, y en sus otras acciones, habían indicado un conocimiento considerable de los métodos de guerra bacteriológica que se empleaban contra ellos; y que más bien que condenar al ezwal por los escasos datos que podía haber obtenido de nosotros, sería mejor que descubriésemos los que había conseguido de los agentes rull.

    Esta fue la única tergiversación en su réplica. Sabía por experiencia del gigante ezwal adulto en Eristan II, que los ezwal no podían leer la mente de un rull. Mas no era el momento de presentar una información negativa.

    Y así prosiguió: «Merece la pena señalarse también, que requeriría meses, y posiblemente años, el crear de nuevo una circunstancia por la que cayese en nuestras manos un joven ezwal dispuesto a colaborar. Asimismo merece la pena

    señalar de que las futuras relaciones con la raza ezwal dependerán de cuan meticulosamente nos comportemos en el presente. Si se diesen cuenta de que ejecutamos realmente a un cachorro ezwal sabiendo lo que ahora sabemos, la entera relación quedaría al instante comprometida.»

    Jamieson despachó su réplica, con las correspondientes copias. Y puesto que tenía aún a su cargo al ezwal, tomó la precaución de que lo trasladasen a otro lugar, a fin — así lo escribió en su informe — de asegurarse cabalmente de que no tuviera contacto alguno con nadie que poseyera datos valiosos. Y seguidamente archivó en su despacho la oportuna copia para el debido registro.

    Satisfecho de que el ezwal no sería ahora destruido por alguna acelerada acción tomada sin su conocimiento, esperó ulteriores reacciones.

    Hubo varias antes del final de la tarde. Con una excepción eran simples acuse de recibo. La excepción provenía del personaje que antes respondiera. Era una nota personal a Jamieson, que decía: «¡Por Dios, hombre! ¿Fue ese monstruo que nos mostró usted como una criatura?»

    Fue el último intento para destruir al joven ezwal por razones militares o legales. Transcurrió una semana.

    Jamieson recibió un memorándum de la División de Cómputos, poco antes de mediodía y el cual decía: «En respuesta a su solicitud del 10 del actual, nos complacemos en notificarle que tenemos a su disposición algunos datos sobre nombres de razas con las cuales ha sido imposible establecer comunicación».

    Llamó a Caleb Carson, y quedaron en comer juntos, a fin de pasar en compañía la mayor parte de la tarde en la División de Cómputos.

    Carson era en lo físico enjuto y de prominentes mandíbulas, con un gran parecido a su abuelo el famoso explorador. Parecía rodearle una especie de aura, un aire de excitación contenida, como si conociera secretos y tenido experiencias que no pudiera compartir con nadie.

    Sentados ambos en la «Estancia de la Nave» del restaurant del gobierno para los directores, Jamieson dijo al joven Carson:

    —Mi intención es llevarme conmigo al ezwal en un viaje a un planeta extranjero. Quiero tener la experiencia de emplearlo por lo menos una vez como medio de comunicación. Y luego me gustaría transpasárselo a usted.

    Caleb Carson asintió. Parecía sonrojado y ansioso, contestando:

    —Se lo agradezco, señor. Me está dando una oportunidad para abrir planetas enteros a una cooperaración con la cultura galáctica. No he operado a este nivel antes.

    Jamieson asintió pero no dijo nada. Recordó sus propios sentimientos antes de que él también fuese destinado a un nivel de operaciones que implicaba el empleo de su propia discreción en el trato con planetas enteros. Resultaba un tanto sobrecogedor el percatarse que había alcanzado ya un puesto en el que podía firmar una autorización que otorgase a los demás también el mismo poder.

    ...El poder de comandar astronaves.

    ...El poder de firmar acuerdos que ligasen a la Tierra durante algún tiempo.

    ...El poder...

    Recordó su propia impresión de los hombres que le habían concedido el derecho de funcionar a tal nivel. Había pensado que eran de mediana edad. ¿Lo era él también? En ésto no había pensado antes sino fugazmente.

    Comenzaron a discutir detalles tales como el grado de libertad que debía darse al ezwal para su propio bien y el de los demás. Terminaron de comer, echaron un último vistazo a la nave... que visiblemente atalayaba a través de los transparentes muros, y luego, al salir, Carson dijo:

    —¿Proyectan realmente ir al planeta Rull con esta nave?

    Por la expresión de Jamieson debió haber visto que había dicho algo inconveniente, y suspiró:

    —Está bien, pasemos por la caseta de guardia y veamos si soy un Rull.

    Muy seriamente ambos se sometieron al procedimiento de rigor, siendo debidamente identificados, aunque — Jamieson lo sabía sólo por el momento.

    Pues en un mundo de agentes Rull, que podían mimetizar de tan extraordinaria manera a los seres humanos, la identificación únicamente era cuestión temporal. Una pregunta errónea, una acción sospechosa, la prueba había de ser repetida.

    Hasta cierto punto, un hombre necesitaba simplemente tocar a un Rull sospechoso, para establecer su humanidad. Mas debido a que pocos individuos eran capaces de contender con un Rull, el procedimiento prescrito era informar inmediatamente a las autoridades. El hecho de que Carson se ofreciera voluntariamente a la comprobación demostraba que era un ser humano. Pero de todas maneras había de ser efectuada la verificación.

    En camino a la División de Cómputos, Carson dijo vivamente:

    —Por el momento cuando menos puedo hablar con entera libertad. ¿Sobre qué base está seleccionando razas extranjeras la División? Jamieson respondió sin vacilar:
    —Una forastería cabal más ciertas características pudieran ser de uti