• GUARDAR IMAGEN


  • GUARDAR TODAS LAS IMAGENES

  • COPIAR IMAGEN A:

  • OTRAS OPCIONES
  • ● Eliminar Lecturas
  • ● Ultima Lectura
  • ● Historial de Nvgc
  • ● Borrar Historial Nvgc
  • ● Ayuda
  • PUNTO A GUARDAR



  • Tipea en el recuadro blanco alguna referencia, o, déjalo en blanco y da click en "Referencia"
  • TODAS LAS REVISTAS
  • Todas Las Revistas Diners
  • Todas Las Revistas Selecciones
  • CATEGORIAS
  • Libros
  • Libros-Relatos Cortos
  • Arte-Graficos
  • Bellezas Del Cine Y Television
  • Biografias
  • Chistes
  • Consejos Sanos
  • Cuidando Y Encaminando A Los Hijos
  • Datos Interesantes
  • Paisajes Y Temas Varios
  • La Relacion De Pareja
  • La Tia Eulogia
  • La Vida Se Ha Convertido En Un Lucro
  • Mensajes Para Reflexionar
  • Personajes Disney
  • Salud Y Prevencion
  • Sucesos-Proezas
  • Temas Varios
  • Tu Relacion Contigo Mismo Y El Mundo
  • Un Mundo Inseguro
  • REVISTAS DINERS
  • Diners-Agosto 1989
  • Diners-Mayo 1993
  • Diners-Septiembre 1993
  • Diners-Noviembre 1993
  • Diners-Diciembre 1993
  • Diners-Abril 1994
  • Diners-Mayo 1994
  • Diners-Junio 1994
  • Diners-Julio 1994
  • Diners-Octubre 1994
  • Diners-Enero 1995
  • Diners-Marzo 1995
  • Diners-Junio 1995
  • Diners-Septiembre 1995
  • Diners-Febrero 1996
  • Diners-Julio 1996
  • Diners-Septiembre 1996
  • Diners-Febrero 1998
  • Diners-Abril 1998
  • Diners-Mayo 1998
  • Diners-Octubre 1998
  • Diners-Temas Rescatados
  • REVISTAS SELECCIONES
  • Selecciones-Enero 1965
  • Selecciones-Julio 1968
  • Selecciones-Abril 1969
  • Selecciones-Febrero 1970
  • Selecciones-Marzo 1970
  • Selecciones-Mayo 1970
  • Selecciones-Marzo 1972
  • Selecciones-Julio 1973
  • Selecciones-Diciembre 1973
  • Selecciones-Enero 1974
  • Selecciones-Marzo 1974
  • Selecciones-Marzo 1976
  • Selecciones-Noviembre 1976
  • Selecciones-Enero 1977
  • Selecciones-Septiembre 1977
  • Selecciones-Enero 1978
  • Selecciones-Diciembre 1978
  • Selecciones-Enero 1979
  • Selecciones-Marzo 1979
  • Selecciones-Julio 1979
  • Selecciones-Agosto 1979
  • Selecciones-Abril 1980
  • Selecciones-Agosto 1980
  • Selecciones-Septiembre 1980
  • Selecciones-Septiembre 1981
  • Selecciones-Abril 1982
  • Selecciones-Mayo 1983
  • Selecciones-Julio 1984
  • Selecciones-Junio 1985
  • Selecciones-Septiembre 1987
  • Selecciones-Abril 1988
  • Selecciones-Febrero 1989
  • Selecciones-Abril 1989
  • Selecciones-Marzo 1990
  • Selecciones-Abril 1991
  • Selecciones-Mayo 1991
  • Selecciones-Octubre 1991
  • Selecciones-Diciembre 1991
  • Selecciones-Febrero 1992
  • Selecciones-Junio 1992
  • Selecciones-Septiembre 1992
  • Selecciones-Febrero 1994
  • Selecciones-Mayo 1994
  • Selecciones-Abril 1995
  • Selecciones-Mayo 1995
  • Selecciones-Septiembre 1995
  • Selecciones-Junio 1996
  • Selecciones-Mayo 1997
  • Selecciones-Enero 1998
  • Selecciones-Febrero 1998
  • Selecciones-Julio 1999
  • Selecciones-Diciembre 1999
  • Selecciones-Febrero 2000
  • Selecciones-Diciembre 2001
  • Selecciones-Febrero 2002
  • Selecciones-Mayo 2005
  • CATEGORIAS
  • Arte-Gráficos
  • Bellezas
  • Biografías
  • Chistes que llegan a mi Email
  • Consejos Sanos para el Alma
  • Cuidando y Encaminando a los Hijos
  • Datos Interesantes
  • Fotos: Paisajes y Temas varios
  • La Relación de Pareja
  • La Tía Eulogia
  • La Vida se ha convertido en un Lucro
  • Mensajes para Reflexionar
  • Personajes Disney
  • Salud y Prevención
  • Sucesos y Proezas que conmueven
  • Temas Varios
  • Tu Relación Contigo mismo y el Mundo
  • Un Mundo Inseguro
  • TODAS LAS REVISTAS
  • Selecciones
  • Diners
  • REVISTAS DINERS
  • Diners-Agosto 1989
  • Diners-Mayo 1993
  • Diners-Septiembre 1993
  • Diners-Noviembre 1993
  • Diners-Diciembre 1993
  • Diners-Abril 1994
  • Diners-Mayo 1994
  • Diners-Junio 1994
  • Diners-Julio 1994
  • Diners-Octubre 1994
  • Diners-Enero 1995
  • Diners-Marzo 1995
  • Diners-Junio 1995
  • Diners-Septiembre 1995
  • Diners-Febrero 1996
  • Diners-Julio 1996
  • Diners-Septiembre 1996
  • Diners-Febrero 1998
  • Diners-Abril 1998
  • Diners-Mayo 1998
  • Diners-Octubre 1998
  • Diners-Temas Rescatados
  • REVISTAS SELECCIONES
  • Selecciones-Enero 1965
  • Selecciones-Julio 1968
  • Selecciones-Abril 1969
  • Selecciones-Febrero 1970
  • Selecciones-Marzo 1970
  • Selecciones-Mayo 1970
  • Selecciones-Marzo 1972
  • Selecciones-Julio 1973
  • Selecciones-Diciembre 1973
  • Selecciones-Enero 1974
  • Selecciones-Marzo 1974
  • Selecciones-Marzo 1976
  • Selecciones-Noviembre 1976
  • Selecciones-Enero 1977
  • Selecciones-Septiembre 1977
  • Selecciones-Enero 1978
  • Selecciones-Diciembre 1978
  • Selecciones-Enero 1979
  • Selecciones-Marzo 1979
  • Selecciones-Julio 1979
  • Selecciones-Agosto 1979
  • Selecciones-Abril 1980
  • Selecciones-Agosto 1980
  • Selecciones-Septiembre 1980
  • Selecciones-Septiembre 1981
  • Selecciones-Abril 1982
  • Selecciones-Mayo 1983
  • Selecciones-Julio 1984
  • Selecciones-Junio 1985
  • Selecciones-Septiembre 1987
  • Selecciones-Abril 1988
  • Selecciones-Febrero 1989
  • Selecciones-Abril 1989
  • Selecciones-Marzo 1990
  • Selecciones-Abril 1991
  • Selecciones-Mayo 1991
  • Selecciones-Octubre 1991
  • Selecciones-Diciembre 1991
  • Selecciones-Febrero 1992
  • Selecciones-Junio 1992
  • Selecciones-Septiembre 1992
  • Selecciones-Febrero 1994
  • Selecciones-Mayo 1994
  • Selecciones-Abril 1995
  • Selecciones-Mayo 1995
  • Selecciones-Septiembre 1995
  • Selecciones-Junio 1996
  • Selecciones-Mayo 1997
  • Selecciones-Enero 1998
  • Selecciones-Febrero 1998
  • Selecciones-Julio 1999
  • Selecciones-Diciembre 1999
  • Selecciones-Febrero 2000
  • Selecciones-Diciembre 2001
  • Selecciones-Febrero 2002
  • Selecciones-Mayo 2005
  • Para guardar la imagen elige dónde vas a guardarla y seguido da click en la o las imágenes deseadas.
    Para dar Zoom o Fijar la imagen sigue el mismo procedimiento.
    -----------------------------------------------------------
    Slide 1     Slide 2     Slide 3










    Header

    -----------------------------------------------------------
    Guardar todas las imágenes
    Dar Zoom a la Imagen
    Fijar la Imagen de Fondo
    No fijar la Imagen de Fondo
    -----------------------------------------------------------
    Colocar imagen en Header
    No colocar imagen en Header
    Mover imagen del Header
    Ocultar Mover imagen del Header
    Ver Banco de Imágenes del Header

    Imágenes para el Header o Cabecera
    Slides
    P
    S1
    S2
    S3
    B1
    B2
    B3
    B4
    B5
    B6
    B7
    B8
    B9
    B10
    H
    Controles Desactivar Slide


    FUNCIONAMIENTO DEL BLOG


    Esta ayuda te permitirá aprovechar las características del Blog.

    Veamos lo que hace cada ícono del MENU:

    Este ícono aparece en todo el blog y permite visualizar las siguientes opciones:

    Guardar Lectura: permite guardar la publicación en la que estás, para ser cargada posteriormente. Opción sólo en las publicaciónes, en Navega Directo no.
    Al aplicar esta opción aparece en el MENU el ícono , el cual indica que hay una publicación guardada. Es visible en todo el blog y al dar click en el mismo una ventana se abre mostrando el o los temas guardados. Das click en un tema y te vas a esa publicación.
    Cuando guardas la publicación, también se guarda la pantalla donde se encuentra el párrafo o la línea que suspendes la lectura. Cuando aplicas esta opción, al entrar a la publicación te desplazarás al punto que suspendiste la lectura, Esta opción es la única forma en que el punto que se guardó cuando se guardó la publicación se hace efectivo. Para que ese párrafo o línea aparezca en el tope de la pantalla, antes de guardar, debes colocarlo en el tope de la misma. Una vez guardado, puedes desplazarte por la publicación sin que el punto o pantalla guardada se altere.
    El punto que se guarda, al guardar la lectura, no se borra cuando regresas a la misma por esta opción. Cuando vuelves a guardar la publicación el punto se actualiza a la pantalla actual.

    Eliminar Lecturas: permite eliminar el registro de las publicaciones guardadas.
    Al aplicar esta opción y al aceptar, se eliminarán todas las publicaciones guardadas.

    Eliminar por Lectura: esta opción aparece cuanto tienes como mínimo dos publicaciones guardadas, y permite eliminarlas por selección. Cuando presionas esta opción aparece la ventana con la lista de publicaciones guardadas.
    Para eliminar una publicación guardada, simplemente selecciona la que desees eliminar.
    Cuando eliminas una publicación guardada y queda solo una, la ventana de esta opción se cierra y esta opción desaparece.

    Guardar Punto: permite guardar un punto específico o la pantalla de la actual lectura. Puedes guardar cuántos puntos desees. Con esta opción puedes crear un índice de la lectura, o marcar la posición de uno o varios párrafos importantes. Cada publicación es independiente. Opción sólo para las publicaciones, no para Navega Directo.
    Al dar click en esta opción se abre una ventana, en la misma hay un recuadro en blanco, el cual sirve para colocar una referencia del párrafo o línea que dejas marcada su posición. Si no colocas una referencia, automáticamente ese punto toma el nombre de "Punto guardado 1", donde 1 es el número del punto que se ha guardado. Si has guardado 5 puntos y el sexto no le pones referencia, tomaría el nombre de "Punto guardado 6".
    Para que el punto o pantalla se guarde con o sin referencia, debes dar click en "Referencia" que se encuentra debajo del recuadro en blanco.
    Cuando aplicas esta opción aparece en el MENU el ícono . Al dar click en el mismo se abre una ventana con el o los puntos guardados. Das click en cualquiera y te desplazas a ese punto o pantalla de la publicación. Aparece sólo en las pubicaciones que tienen al menos un punto o pantalla guardado.

    Borrar Punto(s): permite eliminar el o los puntos guardados. Esta opción aparece cuando has guardado al menos un punto o pantalla. Opción sólo en las publicaciones, no para Navega Directo.
    Cuando aplicas esta opción y aceptas, se borrarán todos los puntos o pantallas que has guardado en esa publicación.

    Borrar por Punto: esta opción aparece cuando tienes como mínimo dos puntos o pantallas guardados, y permite eliminarlos por selección. Cuando presionas esta opción aparece la ventana con la lista de puntos o pantallas guardados.
    Para eliminar un punto o pantalla guardado, simplemente selecciona el que desees eliminar.
    Cuando eliminas un punto o pantalla guardado y queda solo uno, la ventana de esta opción se cierra y esta opción desaparece.

    Ultima Lectura: permite acceder a la última publicación leída. Si entras a otra publicación se guardará en la que estás. Sirve para cuando estás en cualquier parte del blog menos en una publicación.
    Para que la publicación se guarde automáticamente debes haberte desplazado hacia abajo al menos una línea.
    Si al seleccionar esta opción nada ocurre, es porque no has revisado o leído publicación alguna.

    Historial de Nvgc: esta opción aparece en todo el blog y permite ver el Historial de las páginas navegadas.
    Cuando seleccionas esta opción, una ventana se abre mostrando las publicaciones que has navegado. La primera es de fecha más antigua y la última de más reciente.
    Guarda hasta 51 temas o publicaciones. Cuando has llegado a ese límite, se va eliminando desde la más antigua, o sea desde la primera; y se agrega la reciente como última.

    Borrar Historial Nvgc: aparece en todo el blog y permite borrar o limpiar el Historial de Navegación.

    Ocultar TEMAS: permite ocultar el recuadro rectangular, donde dice TEMAS, que se encuentra a mano izquierda de la publicación. Esta opción no está disponible en la página de Inicio ni en las Categorías que seleccionas desde el Menú y tampoco en Navega Directo.
    Cuando das click en esa opción, una ventana se abre con "Otros temas" que te ofrece el blog. Si te desplazas hasta el final de esa ventana, verás dos rectángulos reducidos en su longitud. El primero permite avanzar o retroceder ese grupo de publicaciones. El segundo permite ver los temas desde el último publicado, también verlos de forma aleatoria y ver más temas correspondientes a la categoría de la publicación actual. Cuando entras a una de las listas o por medio de la CATEGORIA que se encuentra en la parte última de la publicación, la opción de "Actual Categoría" no está disponible.

    Mostrar TEMAS: aparece sólo cuando has aplicado "Ocultar TEMAS", y permite mostrar el recuadro rectangular que dice TEMAS, y que se encuentra a mano izquierda de la publicación.

    Mostrar Barra Inferior: esta opción aparece sólo en las publicaciones, no en Navega Directo, y permite mostrar una barra inferior con la paginación. Al hacer esto, en la parte última de la publicación desaparece la paginación.

    Ocultar Barra Inferior: esta opción aparece sólo en las publicaciones y si has aplicado "Mostrar Barra Inferior". Permite ocultar la barra de paginación y la muestra al final de la publicación.

    Ocultar Menú y BI: esta opción aparece sólo en las publicaciones, no en Navega Directo, y permite ocultar el Menú y la Barra Inferior (si la tienes activa). Cuando aplicas esta opción aparece en la parte superior izquierda un punto negro, el mismo permite restaurar el Menú y la Barra Inferior.

    Mostrar Tema: puedes ocultar las opciones del MENU y ver el tema de la publicación. Esta opción aparece sólo en las publicaciones, no en Navega Directo.

    Abrir ventana de Imágenes: permite ver la o las imágenes de la publicación. Esta opción también la encuentras en la parte derecha superior de la publicación y en Navega Directo.
    Cuando la publicación tiene una sola imagen, aparece a mano izquierda los siguientes íconos:
    Cierra la ventana de las imágenes.
    Para cambiar el tamaño de la imagen según su longitud. Cuando aplicas esta opción desparece ese ícono y aparece éste el cual revierte la función. Esta opción no se graba.
    Quita todos los íconos y deja la imagen sola.
    Para guardar la o las imágenes en uno de los Bancos de Imágenes. Puedes guardar por imagen o todas las de la publicación a la vez.
    Para ver las imágenes guardadas, presiona o da click en el "+" que se encuentra a mano izquierda del MENU, para que se abra la ventana de "Otras Opciones", y buscas la opción "Bancos de Imágenes".

    Cuando hay más de una imagen en la publicación, adicionalmente aparecen los siguientes íconos:
    Ver la imagen anterior.
    Ver la imagen siguiente.
    Activa el slide de las imágenes de la publicación actual.
    Cuando activas el slide aparece en la parte superior izquierda el icono y permite desactivar el slide.
    Cuando activas esta opción, aparece en la parte superior izquierda un punto, el cual restaura los íconos.

    Las imágenes se acoplan al ancho de la pantalla y se aprecian bien según la dimensión de las mismas. Cuando son imágenes largas, el dispositivo debe estar vertical, si son cuadradas o rectangulares, debe estar horizontal.

    Navega Directo: permite revisar las publicaciones del Blog por categoría y sin el refresco de pantalla.
    Con este método puedes leer una revista o categoría específica, desde el último tema publicado hasta el primero.
    Si empleas las opciones que están al final de la publicación: POSTERIOR - INICIO - ANTERIOR, cambias a la publicación posterior o anterior de la categoría que estás actualmente. Inicio te lleva a la última publicación realizada de esa categoría.
    Cuando estás revisando una categoría en la ventana de TEMAS, en el grupo que suspendes la revisión se guarda, para cuando regreses a esta sección y vuelvas a revisar esa categoría lo harás desde ese grupo. Puedes revisar las categorías que quieras y cada una guardará el último grupo que suspendes la revisión.
    Lo del párrafo anterior no se cumple cuando se agregan publicaciones nuevas en la categoría.
    Cuando ves una publicación, por este método, se guarda el punto que suspendes la lectura, la publicación y la categoría. Cuando regreses a esta opción, aparecerá la última categoría con la publicación que leiste, en el punto o pantalla que suspendiste la lectura.
    Por cada publicación que veas se guarda el punto, categoría y tema. Eso quiere decir que, estando en esta opción cambias a una categoría y tema que leiste anteriormente, la pantalla se colocará en el punto que suspendiste la lectura.
    Dando click en el tema de la publicación, se abre en otra ventana la publicación en la sección de publicaciones.
    Dando click en la categoría, se abre en otra ventana la sección de CATEGORIAS con la correspondiente.
    A diferencia de ver la publicación de forma normal, no puedes guardar puntos ni la publicación.

    Bancos de Imágenes: Permite revisar y/o eliminar las imágenes guardadas en los Bancos.
    Estos Bancos de Imágenes también puedes usarlos como slide. Dispones de 10 Bancos.
    Puedes guardar hasta 100 imágenes en cada uno, haciendo un total de 1000.
    Cuando no has guardado imagen alguna, no aparecerá ningún Banco. Sólo verás los Bancos que tengan como mínimo una imagen.
    Cada Banco se presentará por medio de la primera imagen guardada en el mismo. Das click en la imagen y te da las opciones mencionadas en "Abrir ventana de imágenes", más los íconos el cual permite eliminar la imagen en pantalla, y que permite copiar la imagen en pantalla a otro Banco..
    En la parte última aparecerá la opción de "Vaciar el Banco" por cada Banco de Imágenes que tenga al menos una guardada y permite eliminar todas las imágenes guardadas en el mismo.

    Ayuda: permite ver esta Ayuda para conocer el funcionamiento del Blog.


    Este ícono aparece en todo el Blog y permite ver los temas de cualquier categoría con una introducción de las mismas. Su presentación es en orden de publicación de la categoría.
    Si has entrado a alguna CATEGORIA y seleccionas otra, la carga es directa, por lo que no hay refresco de pantalla.
    Si estás revisando alguna categoría en particular, cuando regreses al Blog y revises la misma categoría, comenzarás desde la última revisión hecha; y no desde el comienzo. Lo mismo es para cualquier cantidad de categorías que revises, cada una es independiente.
    Si das click en el tema o en "...más" la publicación se abre en la misma ventana, si lo haces en la imagen se abre en otra ventana.
    Aquí puedes cambiar el estilo de las miniaturas.
    Cuando cambias el estilo de las miniaturas y aplicas "Solo Imagen (para los Libros)", y anteriormente has traveseado en los "Bordes", las imágenes no van a estar centradas. Para que se restaure su posición presiona en "Bordes" la opción "Normal".
    La opción "Solo Imagen (para los Libros)" se hizo especialmente para la categoría de los Libros.


    Permite ver las siguientes listas de todas las publicaciones realizadas:

    Por Categoría: lista alfabética por Categoría
    En estas listas no está incluido Libros y Relatos. Cuando accedes con esta opción, en pantalla aparecen todas las categorías en orden alfabético por categoría y aparece el ícono , en el MENU, el cual te da la opción de seleccionar la categoría a ver con los temas que dispone. No hay refresco de pantalla, es directo.
    Dando click en el tema te vas a la publicación, y dando click en '+' te da una introducción del mismo. Si estás en la introducción puedes ir directamente a la publicación completa dando click en el tema o en '...más'. Dando click en la imagen la publicación se abre en otra ventana.

    Libros: lista alfabética de todos los libros.
    Dando click en el tema te vas a la publicación, y dando click en '+' te da una introducción del mismo. Si estás en la introducción puedes ir directamente a la publicación completa dando click en el tema o en '...más'. Dando click en la imagen la publicación se abre en otra ventana.

    Relatos: lista alfabética de todos los Relatos.
    Funciona igual que en la lista de Libros.

    Por Autor: lista alfabética por autor de los Libros y Relatos.
    Funciona igual que en la lista de Libros.
    Según la fuerza del wifi será la velocidad de carga de las mismas, debes tener paciencia.

    Alfabético de Todo: lista alfabética de todo lo publicado en el Blog.
    Funciona igual que en la lista de Libros.
    Según la fuerza del wifi será la velocidad de carga de las mismas, debes tener paciencia.

    Lista Gráfica de las Revistas muestras todas las revistas Diners y Selecciones en imagen grande. Das click en la imagen y una ventana se abre mostrando los temas de esa edición. Cuando entras a cualquier publicación, la misma se abre en otra ventana, de esa forma podrás llevar la continuación de los temas de esa revista.
    Cuando navegas por esta sección se guarda el punto o posición en que te has quedado. Si has revisado los temas de una revista, cuando regreses a esta sección, te situarás en la imagen de esa revista.


    Permite ver las lista de las publicaciones guardadas. Tocas el tema y se va a la publicación.
    Este ícono solo aparece cuando tienes, al menos, una publicación guardada.


    Este ícono aparece sólo en las publicaciones y permite ver la lista de los puntos o pantallas guardados en esa publicación. Si no has guardado al menos un punto o pantalla el ícono no aparece.


    Este ícono aparece solo en las publicaciones y en Navega Directo. Permite ver las siguientes opciones que son para desplazamiento automático de la misma:

    Permite activar el desplazamiento automático y aparecen las siguientes opciones:

    Detiene el desplazamiento automático.

    Opción uno para aumentar la velocidad del desplazamiento.

    Opción dos para aumentar la velocidad del desplazamiento.

    Opción tres para aumentar la velocidad del desplazamiento.

    Para regresar a la velocidad estándar, presiona la opción para detener el desplazamiento y luego la de activar el desplazamiento.

    Cuando activas esta opción, el rectángulo de TEMAS, que se encuentra a mano izquierda, y la BARRA DE PAGINACION desaparecen, permitiendo leer con tranquilidad. Cuando presionas el botón de detener el desplazamiento el rectángulo y la barra aparecen nuevamente. Esto no ocurre en Navega Directo.


    Este ícono aparece solo en las publicaciones y en Navega Directo. Permite visualizar las siguientes opciones:

    Permite las siguientes opciones para el texto:
    ● Alinear el texto: izquierda, centrarlo o justificarlo.
    ● Cambiar el tipo de letra.
    ● Aumentar o reducir el espacio entre las líneas.
    ● Cambiar el tamaño del texto. Si cambias en la publicación no afecta a la página de INICIO, y viceversa.
    ● Ampliar el margen derecho e izquierdo.

    Permite las siguientes opciones para el color del texto:
    ● Cambiar el color de todo el texto, incluido la fecha de publicación, la categoría, los links y flechas de paginación. Si has hecho cambios de color en el TEMA, SUBTEMA y/o NEGRILLAS, al cambiar el color del todo el texto éstos no se veran cambiados. Para que tomen el color del texto general cambiado debes presionar la opción ORIGINAL en cada uno.
    ● Cambiar el color sólo del tema.
    ● Cambiar el color sólo de los subtemas.
    ● Cambiar el color del texto en negrillas.

    Cambiar el color del fondo del texto.

    Reducir el tamaño de las imágenes.


    Regresa al MENU principal.

    Aparece sólo en la página de INICIO y si has entrado a ver una categoría por medio del ícono . Permite cambiar la presentación de las miniaturas.

    Te lleva a la página de INICIO.


    OTRAS CARACTERISTICAS

    ● Cuando entras a una publicación, automáticamente se guarda el punto o la pantalla que suspendiste la lectura. Esta opción es diferente a la que se describe en el siguiente ítem. Si navegas por la publicación se guardará el punto o pantalla que te quedas de la misma.

    ● Cuando guardas una publicación se guarda también el punto o pantalla que suspendiste la lectura. Es independiente a la opción del ítem de arriba. Con este método sí puedes navegar por la publicación. Para que el punto o pantalla de retorno funcione debes cargar la publicación desde la opción que aparece en el MENU en PUBLICACIONES GUARDADAS.

    ● Tienes dos formas de ver las CATEGORIAS del Blog:
    La primera es la indicada anteriormente, que se encuentra en el MENU con el ícono
    La segunda es dando click en la categoría que se encuentra en la parte última de la publicación o también al comienzo de la publicación en Navega Directo. Este método te permite ver sólo la categoría de esa publicación. Cuando das click en la imagen y en "Publicación Completa" te vas a la publicación en la misma ventana; y si das click en el título, es en otra ventana.


    OBSERVACIONES

    ● Si guardas Puntos en una publicación no debes hacer cambios en el texto, ya sea aumentando su tamaño como dando más espacio entre líneas; ya que si lo haces después de guardarlos, el retorno no va a ser el correcto. Debes hacer primero los cambios y luego guardar los puntos o pantallas.
    ● Las LISTAS en texto se actualizan cada dos o tres meses, o a su defecto, cada 100 publicaciones.

    CUATRO DEL PLANETA CINCO (Murray Leinster)

    Publicado el martes, diciembre 06, 2016

    Capítulo Primero


    El mundo estaba notablemente normal cuando la cosa empezó. Algunos días antes, Soames se había dicho a sí mismo con mucha frecuencia que, en general, nada había cambiado. Para ese entonces conoció a Gail Haynes. Le gustó demasiado. Pero nada resultaría de eso. Soames tenía una pequeña cuenta en un Banco de Nueva York. Percibía una exigua renta por su profesión. Nunca fue lo suficientemente rico para poseer un automóvil propio. De vuelta en Estados Unidos hubiera tenido que contentarse con una motocicleta, y sus perspectivas de llegar a ser más rico eran nulas. Siempre ha habido gente en estas mismas condiciones. No constituye ninguna novedad. Porque, justamente entonces, no había prácticamente nada nuevo en ningún rincón de la tierra y entre todos estos lugares comunes la situación de Soames era de las más vulgares. Otras personas con el deseo de salir de sus apuros y preocupaciones financieras desarrollaban labores que no les interesaban mayormente y de esta manera recibían más dinero. Algunos ejecutaban trabajos extraordinarios por la noche y otros dejaban que sus esposas se emplearan, y casi todos tenían instantes de intensa satisfacción y momentos en los cuales amargamente lamentaban haber persuadido a estas jóvenes a contraer matrimonios tan poco atractivos y sin porvenir. Soames estaba resuelto a no hacer a Gail tamaña injusticia.

    Recordó el mundo como hasta ahora, lleno de sol y color y habitado por personas que no envidiaba porque a él le agradaba el trabajo que estaba haciendo. ¡Cuán prontamente una muchacha había podido cambiar su confortable presunción! Ahora se habría cambiado gustoso por cualquier hombre que poseyera un empleo con perspectivas de mejoría, permitiéndole comprar una casa y ahorrar para pagarla. Poder llegar al hogar en las tardes, encontrar a su mujer esperándolo junto a sus hijos que le profesarían gran admiración.

    Pero aun así, Soames amaba su trabajo; sin embargo, deseó que le hubiese gustado ser un vendedor o un conductor de camiones o un empleado de una corporación en vez de un investigador en una rama de la ciencia que no tenía nada de espectacular. Se pudo imaginar a Gail junto a él viviendo en un suburbio no muy caro, con un pequeño jardín que cuidar y películas que ir a ver, juntos, contentos el uno del otro. No era un sueño extravagante pero sí imposible de realizar. Demasiado tarde. Por lo tanto, trató de borrar a Gail de su mente.

    No era tarea fácil. Y cuando el estado normal de cosas en el mundo empezó a torcerse y a resquebrajarse, con la perspectiva de la quiebra total de todos los valores, Gail estaba a su lado. Lo miraba con interés. Se abstraía oyéndolo. Era difícil para Soames obrar tal como se lo había propuesto. Actuaba con total desapego, como trata un hombre a una joven que desea mantenerla distante por el propio bien de ella. El lugar, el ambiente, el aspecto de las cosas y el tema de las conversaciones se combinaban para que cualquier aproximación romántica fuera impracticable. Ni siquiera podían estar solos.

    Se encontraban en una habitación circular de más o menos unos veinte pies, con un techo plástico en forma de cúpula. Una complicada máquina ocupaba el centro del cuarto. Un tubo cuadrangular y plateado giraba, flameaba, ondeaba y emitía señales. Gail lo observaba.

    Afuera, el cielo estaba oscuro con un millar de estrellas. La tierra se veía blanca. Pero realmente no era tierra. El hielo lo cubría todo. Se extendía veinte millas al norte hasta la frontera, más allá el mar azul y helado; por el sur llegaba hasta el Polo, pasando montañas altas como torres y aullando vacío y frío fuera de toda imaginación.

    Esta era la base americana emplazada en la Bahía Gissel, en la Antártica. El edificio principal estaba casi sepultado en la nieve. Una lamparilla brillaba en su exterior para guiar a los que tuvieran algo que hacer fuera. Otras luces se veían en las casi sepultadas ventanas. A un lado se levantaba el observatorio de meteoros con techo plástico, en el cual Soames manipulaba la complicada máquina de radar-onda-guía. Se la enseñó a Gail, porque, como reportera, había volado hasta la Antártica para escribir artículos que tuvieran interés humano, y tal vez, hasta un cuento interesante.

    No se notaba ningún movimiento. El único ruido era el producido por el viento. Un pálido aerolito cruzó el cielo y cayó hacia su propia extinción. Nada más sucedía. Este parecía ser el lugar menos apropiado desde donde iniciar el cambio futuro del mundo.

    Dentro del edificio principal de la base un hombre permanecía despierto haciendo guardia. Un transmisor-receptor de radio de onda corta estaba a su alcance, sintonizado en la frecuencia de las bases de todas las naciones establecidas en la Antártica — inglesa, francesa, belga, danesa, rusa —. El vigilante bostezó. No había nada que hacer. Las noches tenían cinco horas más de duración en esta época del año y todavía valía la pena sujetarse a un horario de sueño y trabajo combinados.

    En la cúpula del radar, bajo el hemisferio plástico, Soames y Gail observaban un reloj que sonaba sepulcralmente. De tiempo en tiempo una vocecita salía del micrófono de repetición conectado al receptor de onda corta, dentro del edificio principal. Estaba diseñado para toda clase de comunicaciones entre las bases. Las voces que se oían algunas veces hablaban en inglés o francés o ruso. Otras veces alguien hablaba extensamente sin obtener respuesta. El efecto era de un murmullo inconexo.

    —Sobre mi labor no hay mucho que contar — explicó Soames cortésmente —. Trabajo con este radar-onda-guía. Su objetivo es explorar el cielo y no el horizonte. Localiza los meteoros que cruzan el espacio, registra su altura, su velocidad y su curso, siguiéndolos hasta que se queman en el aire. En base a estos registros podemos calcular la órbita que siguen hasta que la gravedad de la Tierra los atrae hacia abajo.

    Gail asintió, mirando a Soames en vez de los complejos instrumentos. Ella vestía un traje apropiado de espeso grosor, especialmente diseñado para el frío de la Antártica, pero se las arreglaba para no verse grotesca dentro de él. En ese momento su gesto era de vaga irritación.

    El tercer personaje bajo la cúpula era la capitán Estelle Moggs, W. A. C., quien estaba a cargo de Gail en lo que a relaciones públicas se refería.

    —Yo sólo llevo la ficha del curso de los meteoros — repitió Soames —. Eso es todo.

    La capitán Moggs habló en forma autoritaria.

    —Los meteoros, por supuesto, son aerolitos.
    —Usted acaba de ver el tubo de onda-guía completamente inmóvil — observó Soames —. Apunta todo el tiempo en una misma dirección. Ha ubicado una mancha de roca a unas setenta millas de altura. Siguió el curso de la roca hacia abajo hasta que se quemó a treinta y cinco millas en lo alto y a cuarenta millas al oeste de donde estamos nosotros. Usted pudo ver el registro sobre las dos pantallas. Esta máquina hace un gráfico de la altura, ángulo y velocidad sobre esta cinta que pasa bajo las plumas. Eso es todo.

    Gail sacudió la cabeza, observándolo.

    — ¿Podría usted mostrarme un ángulo humano? — preguntó —. Soy mujer. Me interesa ese aspecto del asunto.

    Soames se encogió de hombros. Y ella agregó algo desconsolada:

    — ¿A qué conduce el conocer la órbita de los meteoros?

    Soames hizo un gesto vago. El tener a Gail todo el tiempo cerca, había llegado a ser bastante inconfortable, dados los sentimientos que abrigaba por ella. Y tenían que compartir muchas horas juntos. Más que lo corriente.

    Todos en la base debían desempeñar por lo menos dos trabajos. Soames había pilotado un helicóptero, llevando a Gail consigo, a lo largo del límite fronterizo, dos días antes. La frontera estaba constituida por una barrera de monstruosos picos de hielo de trescientos a seiscientos pies de altura y que formaban casi toda la línea de la costa en esta parte del continente antártico.

    Ellos volaron bajo y cerca de los picachos de la base, sobre mares embravecidos azotándose contra el hielo. Era una experiencia de miedo, pero Gail no se acobardó.

    —El encontrar algunas órbitas de meteoros especiales — explicó él secamente —, nos podría llevar al descubrimiento de cuándo estalló el Quinto Planeta. De acuerdo con la ley de Bode debió existir un planeta como el nuestro entre Marte y Júpiter. Si efectivamente existió, voló en pedazos, o tal vez sus habitantes sostuvieron una guerra atómica.

    Gail inclinó la cabeza hacia un lado.

    — ¡Eso promete! — dijo —. Continúe.
    —Debería existir un planeta entre Marte y Júpiter en una cierta órbita — prosiguió —. Pero no existe. En su lugar hay una gran cantidad de restos flotando alrededor. Algunos alcanzan hasta Júpiter. Otros son atraídos por la Tierra. Pero la mayoría, sin embargo, se encuentran entre Marte y Júpiter. Están constituidos por trozos de roca y metal de todas las formas y tamaños. A los más grandes se les llama asteroides. Hasta aquí no hay ninguna prueba, pero es factible creer que existió un Quinto Planeta, y que explotó o lo hicieron explotar sus habitantes. Observe la órbita de los meteoros para comprobar si algunos de ellos son pequeños asteroides.
    — ¡Humm! — musitó Gail. Entonces ella le formuló una pregunta sorpresiva, relacionada seguramente con un inconexo trozo dé información recogido en el periódico —. ¿No se dice que las montañas de la luna fueron hechas por asteroides que cayeron ahí?

    Soames asintió, observándola por un momento. Ella lo había sorprendido en otras ocasiones. Era raro encontrar que una muchacha atractiva supiera acerca de las montañas en la Luna, los cráteres, los anillos montañosos. Son las salpicaduras de impactos de monstruosos proyectiles teledirigidos que, largo tiempo atrás, fueron lanzados al espacio para volar la superficie de la pequeña compañera de la Tierra.

    Algunos de los cráteres podrían haber sido hechos por meteoritos gigantes, pues hay un valle en los Alpes lunares que tiene setenta y cinco millas de largo y cinco millas de ancho. Fue literalmente arrasado de la superficie curva de la luna. Debió haber sido hecho por algo demasiado grande para ser otra cosa que un asteroide, hundiéndose salvajemente en el vacío y apenas pasando a rozar el borde de la luna en una frustrada unión antes de seguir quién sabe dónde. También están los mares — así se les llama — que están ciertamente llenos de lava formada cuando masas aún mayores se sumergieron en las profundidades y permitieron que los fuegos internos de la luna salieran a la superficie.

    —Existe al menos la posibilidad de que fragmentos del Planeta Quinto se hayan estrellado contra la luna, — agregó Soames —. De hecho es una explicación más o menos aceptada.

    Ella le miró expectante. El locutor de la radio base-relacionadora murmuró. Alguien en la base danesa leyó reportajes de frecuencia de partículas cósmicas. En teoría, la información sería ávidamente recogida por franceses, ingleses, americanos, belgas y rusos en sus respectivas bases. Lejos de eso.

    —Tengo que pensar en mis lectores-insistió Gail—. Es bastante interesante, pero seguramente sentirían que la noticia no les concierne. Cuando la Luna fue chocada ¿por qué no lo fue también la Tierra?
    —Se presume que la Tierra lo fue — le respondió Soames. Era extraño hablar con Gail de cosas abstractas, pero con ella sólo trataba temas impersonales a pesar de que sentía mucho más que un interés abstracto por ella y aun cuando la manera de ser de Gail era distintamente personal.

    Soames tomó aliento y continuó hablando de cosas que parecían haber perdido toda importancia.

    —Pero sobre la Tierra tenemos atmósfera, y sucedió largo tiempo atrás, tal vez en los días de los caballos de tres pezuñas y de los peces ganoideos. Indudablemente, la Tierra fue devastada en un tiempo, tal como la Luna. Pero nuestros anillos montañosos fueron desgastados por la lluvia y la nieve. Nuevas cadenas de montañas se levantaron. Los continentes cambiaron. Ahora no hay manera de encontrar rastros de un desastre ocurrido hace tanto tiempo. Pero la Luna no tiene atmósfera. Nada cambia sobre ella. Sus heridas no se cierran jamás.

    Gail, concentrada, frunció el ceño.

    —Un bombardeo como ése debe ser toda una experiencia — repuso airada —. Una guerra atómica seria trivial en comparación. Pero todo esto sucedió hace millones y millones de años... ¡Nosotras, las mujeres, queremos saber de las cosas que están sucediendo ahora!

    Soames abrió la boca para hablar, pero ningún sonido salió de ella.

    El fluctuante y ondulante tubo plateado de radar-onda-guía, de repente, se inmovilizó. Cesó en su afanosa búsqueda de cualquier objeto pequeño que se encontrara en la bóveda celeste y se dirigiera hacia la Tierra. Se detuvo del todo. Señalaba, temblando un poco como si tuviera ansiedad. Indicaba un punto al sudeste y sobre el horizonte.

    —Es un meteoro. Está cayendo ahora-dijo Soames.

    Miró otra vez. Las pantallas gemelas del radar deberían haber mostrado dos puntos de luz, una para registrar la altura del objeto detectado y la otra para el ángulo y la distancia. Pero ambas pantallas estaban vacías. No reflejaban nada. No había nada donde el radar se había detenido en sus señales. En cambio, las dos pantallas tenían una suave incandescencia. Las plumas de grafito escribían indicaciones sin ningún sentido sobre la cinta. Un radar, especialmente un detector de meteoros, es un instrumento de gran precisión. Algunas veces detecta algo y señala su ubicación, otras veces no, porque un objeto puede ser o no reflejado en el pulso-radar. El radar ahora estaba reflejando una lectura imposible. Daba la impresión de no captar las pulsaciones que se le enviaban si no sólo parte de ellas. Era como si se tratara de algo que tuviera una existencia intermitente, o que fuera en parte real y en parte no. Era como si el radar hubiera encontrado una semicosa que estuviera a punto de llegar a ser real, y no pudiera conseguirlo del todo.

    — ¿Qué lo...?

    La radio relacionadora chilló. No había otra palabra para describirlo. Emitió una explosión del más puro y horrible sonido. Era ensordecedor. Al mismo tiempo, las pantallas gemelas del radar se iluminaron enteras. Las dos plumas y el magnetófono garabatearon líneas locas sobre el papel. El sonido llegó a ser monstruoso. No era ciertamente estática. Era un furioso rugido sobrecogedor que jamás una radio había transmitido. Tenía un cierto tono de angustia, de ciega y agónica protesta. Reflejaba un horror puro.

    Lo más notable fue que, en ese mismo instante, el mismo sonido salió de cada aparato de radio y televisión en uso en todo el mundo. Soames, en ese momento, no lo supo, pero el mismo sonido — la idéntica señal horrible sin significado — perturbó los instrumentos eléctricos hasta tan lejos al norte como Labrador, interfirió los computadores digitales, los dispositivos magnéticos, las imágenes electro-microscópicas, y en todas partes los circuitos de los relojes se vieron aumentados por una señal de tiempo extra, arrojándolos fuera del tiempo.

    El ruido calló. Ahora se veía una mancha brillante en las pantallas gemelas del radar detector de meteoros. La pantalla que indicaba la altura mostraba que el origen del punto luminoso estaba a cuatro millas de altura. La pantalla que dibujaba la dirección y la distancia señalaba el 167º, y que se encontraba a ciento ochenta millas de distancia. El radar demostraba que algo que previamente había luchado por ser más real — un algo que no existía completamente, pero que estaba tratando de entrar en existencia — ahora denunciaba haber tenido éxito.

    Un objeto brotaba a la existencia de la nada, de ninguna parte. Definitivamente no había arribado. Había llegado a ser. Estaba situado a veinte mil pies de altura, ochenta millas a 167º de la base, y su aparición había sido acompañada por un estallido que se oyó en la radio como ninguna tormenta ni explosión atómica lo habrían podido producir jamás.

    Y esta cosa que nació de la nada, y por lo tanto era completamente imposible, se movía ahora hacia el este a una velocidad tres veces más rápida que la del sonido.

    Voces salían abruptamente del receptor de radio interrelacionador de bases. Los franceses, daneses e ingleses se preguntaban unos a otros si habían oído ese ruido endemoniado, y qué podría ser. Una voz rusa deslizó sospechosamente que los americanos deberían ser investigados.

    Y el radar-onda-guía continuaba siguiendo a un objeto enorme que no había venido de otro mundo como un meteoro, ni sobre el horizonte como un aeroplano o como un proyectil teledirigido, pero que, claramente, si se quiere en forma teatral, había venido no se sabe de dónde.

    La completa imposibilidad de la cosa era solamente una parte del problema que presentaba. El radar permanecía con él, moviéndose hacia el este, lejos de la frígida noche. De súbito frenó. De acuerdo con el radar, su velocidad original se aproximaba a Mach 3-treinta y nueve millas por minuto.

    Entonces frenó rápido hasta que se detuvo por completo. Súbitamente viró revolviéndose en la misma dirección. Por momentos se tambaleó como si hubiera dado una vuelta de campana a cuatro millas sobre el suelo. Planeó. Se detuvo por completo en medio del aire por un segundo y abruptamente empezó a elevarse en una carrera loca en forma de espiral que terminó en un fantástico descenso en dirección a la Tierra.

    Caía como una piedra, por largos segundos. Una vez dio señales de hacer un esfuerzo final para mantenerse en el aire, pero de nuevo empezó a caer. Alcanzó el horizonte. Cayó detrás de él.

    Segundos más tarde el suelo tembló suavemente. Soames tomó la máquina de gráficos, las plumas se movían. Tomó el registro del tiempo de un cuerpo que choca con la superficie de la tierra.

    Calculó el intervalo que había entre la estática del estallido del grito y el estímulo que golpeó el instrumento. Las ondas de un choque con la superficie de la tierra, viajan a cuatro millas por segundo. El radar indicaba que la cosa que apareció en medio del aire produjo eso a ocho millas de distancia. El estallido estático fue simultáneo. Hubo veinte segundos de intervalo entre la estática y la llegada de las ondas de la vibración terrestre. La estática y la aparición de algo que venía de no se sabe dónde y el punto de origen del choque terrestre coincidían. Constituían un solo acontecimiento. El hecho fue cronometrado por el estallido del ruido que se escuchó en la radio, no por el impacto del objeto que cayó, que fue un minuto más tarde.

    Soames se forzó por imaginar qué clase de acontecimiento podía ser. La radio relacionadora empezó a balbucear. Alguien había descubierto que la estática se había producido en todas las longitudes de ondas al mismo tiempo. Había sido enormemente poderosa. Ninguna descarga eléctrica podía haber llenado todas las frecuencias de onda con una estática de tal volumen y duración. Se habrían necesitado muchos cientos de miles de kilovatios solamente para cubrir todas las bandas de las emisoras de la Antártica. Muchas voces discutían acerca de esto.

    Gail lo comentó con la capitán Moggs. Le habían escuchado decir con voz cansada al hombre que estaba de guardia, que los americanos habían oído la estática pero que ignoraban de lo que se trataba. La voz rusa anunciaba que los americanos probaban armas secretas en los desolados hielos del interior y éste era un experimento de algo nuevo. Pero ¿de qué...?

    Bajo la cúpula del radar la capitán Moggs dijo indignada:

    — ¡Esto es monstruoso! ¡Informaré a Washington! ¡Nos acusan de probar armas secretas cuando les hemos asegurado que no lo haríamos! Señor Soames, ¿qué fue exactamente lo que detectó el radar, y cuál fue la causa que provocó la estática de la que tanto hablan? Necesitaré explicarlo cuando haga el informe.

    Soames apartó su mirada de Gail.

    —La estática — dijo —, si se la puede llamar así fue causada por la aparición de una cosa que el radar detectó y siguió.
    — ¿Y qué fue esa cosa? — preguntó la capitán Moggs.

    Soames hizo una pausa.

    —No es nada de lo que pudiera existir — repuso lentamente —. Es imposible. No podría ser nada parecido a eso.

    Gail irguió la cabeza.

    — ¿Quiere decir que todo esto es nuevo para la ciencia?

    Soames estaba consciente aún de la atracción que ejercía Gail sobre él, de manera que habló con gran formalidad. El radar había tratado de detectar y dar alcance a un objeto que no estaba allí, que estaba fuera de todo razonamiento. Esto no era un defecto del radar, porque una cosa apareció un instante más tarde. El juicio más cercano y acertado sería pensar que el radar detectó algo, justamente antes de que llegara a ser un objeto que el radar pudiera acusar, lo que empieza a no tener sentido. Pero en ese momento había en el cielo de la Antártica solamente un cierto número de cosas, y la presa del radar no fue ninguna de ellas.

    Pudo haber sido un avión, pero los aviones no aparecen en medio del cielo sin haber estado previamente en otra parte. No, no fue un avión. Pudo haber sido un meteoro, pero no lo era porque su velocidad era muy lenta y cambiaba de curso, quedando completamente inmóvil en el aire y a veces volaba hacia arriba. Tampoco fue un proyectil. Un proyectil balístico no puede cambiar de curso. Un cohete habría dejado una huella de gases de ion que habría sido descubierta por el radar, y así y todo tendría que venir de alguna parte. Quedaba demostrado que no era ninguno de los objetos que pudieran existir, aun en el caso que fuera posible que realmente tuvieran existencia.

    Soames miró su reloj.

    —Seis minutos y medio desde la estática — musitó torvamente —. Ocho millas. El sonido viaja una milla cada cinco segundos. Escuchen. Diez segundos... ocho... seis... cuatro...

    Se detuvo. El viento fuera de la cúpula soplaba cristales de nieve sobre cada uno de ellos. Hacían un sonido quebradizo, cristalino y metálico. Ahora el radar-onda-guía había vuelto a sus operaciones normales. El tubo cuadrado y plateado vacilaba, temblaba y daba vueltas rápidamente en una u otra dirección, registrando todo el cielo.

    Un sonido fue creciendo. Era de un grado infinitamente bajo, largo, lejano, un gruñido profundo, casi inaudible, en una frecuencia tan débil que parecía más una vibración del aire que un verdadero sonido.

    Se desvaneció.

    —Onda de concusión — dijo Soames sobriamente —. Llegó cuatrocientos segundos después de la estática. Ochenta millas... ¡Un sonido tiene que ser bastante fuerte para llegar tan lejos! Un choque con la Tierra debe ser lo suficientemente grande para ser sentido como un temblor desde una distancia de ochenta millas. Aun una explosión ha de ser feroz para trastornar la recepción del radar y la radio a ochenta millas. Algo sumamente importante ha sucedido esta noche.

    Gail repuso prontamente:

    — ¿Qué pudo haber sido? ¿Una bomba? ¿Pudo ser la explosión de una bomba atómica?
    —Se habría producido el hongo de fuego y el radar todavía estaría trastornado — contestó Soames —. Incluso habríamos visto el resplandor a través de la cúpula y nada sólido aparecería en el radar por tratarse de una explosión atómica. ¡Todo lo contrario! Pero algo debe haber sucedido donde el ruido, la estática y el choque tuvieron lugar. ¡Voló! ¡Frenó! ¡Aceleró! ¡Se elevó! Es algo que debe ser investigado.
    — ¿Se tratará de una nave espacial de otro mundo? — preguntó Gail esperanzada.
    —Habría tenido que venir de otro mundo — dijo Soames —. Pero no fue así.
    —Una arma secreta — aseveró la capitán Moggs firmemente —. Informaré a Washington y esperaré órdenes para hacer una investigación.
    —Yo no haría eso — contestó Soames —. Si usted pide que le den órdenes tiene que esperar por ellas. Hay viento y nieve, y Dios sabe qué cosas más borrarán lo que el radar nos cuenta que cayó al suelo. Si espera órdenes, el objeto caído se cubrirá haciendo imposible descubrirlo mientras lleguen.

    Gail lo miró con sumo interés, con confianza.

    — ¿Qué haremos entonces?
    —Propongo — dijo Soames —, descubrirlo primero y luego hacer el informe.
    —Pero...
    —Usted — interrumpió Soames — tiene entre manos una historia sobre pingüinos. La conduciré en un helicóptero, mañana, a un roquerío que es morada de pingüinos, cincuenta millas hacia la costa donde termina la frontera.
    —Usted ha planeado un sabroso artículo acerca de las Amas de Casa en la Antártica. El cuidado y alimentación de cada uno de nuestros maridos pingüinos. ¿Conforme?

    Gail hizo un guiño.

    —Conforme. Es un buen título.
    —Partiremos en el helicóptero — dijo Soames —, demostrando ostensiblemente que planeamos juntar todo el material posible para un artículo sobre «Cómo puede ser salvado el matrimonio pingüínico». Pero, accidentalmente, seremos desviados de la ruta, y por casualidad, nos encontraremos en el lugar que indica el radar, donde estalló la estática acompañada de un temblor terrestre y una onda de concusión. Tal vez seremos desviados aún más lejos hacia el sitio donde algo cayó, a cuatro o cinco millas de distancia y se desvaneció más allá del horizonte.

    La capitán Moggs comentó incómoda:

    —De lo más irregular. Pero puede ser sensato.
    —Por cierto — repuso Soames —. Es siempre más seguro notificar sobre algo que se ha descubierto que no encontrar nada de lo que se ha informado. Además, lo que hemos descubierto no puede ser tal.
    — ¡Pero usted tiene una idea de lo que es! — protestó Gail.
    —Mi mente está llena de las cosas que no pueden ser. Pero no acierto a descubrir lo que es.
    — ¿No es una nave espacial? — preguntó ella.
    —No soy tan pesimista — contestó sonriendo —. Es mejor mirar y ver lo que es.
    —Partiremos al amanecer — ordenó la capitán Moggs autoritariamente.
    —Que sea después del desayuno — sugirió Soames blandamente —. No se puede desafiar al destino con el estómago vacío.

    Gail le sonrió cálidamente cuando Soames las guiaba fuera de la cúpula del radar. A la salida fueron agasajados por «Rex», un perro enorme y desaseado que era la mascota de la base. «Rex» se consideraba a sí mismo como cualquier otra persona, con derecho a elegir su propia compañía. Había estado esperando a Gail. La adoró desde el momento que llegó. Jugueteaba a su alrededor cuando se dirigió al edificio principal. Soames volvió al radar.

    Cuando lo escudriñaba hizo el descubrimiento de algo más pequeño que una bolita a una altura de setenta y nueve millas y presenció aquel viejo, pequeño e increíble errar espacio abajo, hasta su espectacular suicidio de fuego, a una altura de treinta y cuatro millas.

    Conectó el receptor de radio de onda corta, relacionador de las bases. Una voz al borde de la histeria acusó, amargamente que la explosión de esa imposible estática atestiguaba que los americanos estaban probando amenazadores descubrimientos en los helados desiertos de la Antártica. Hubo referencias a Wall Street, a los traficantes en guerras y otras acotaciones similares. No era nada interesante. Desde que el progreso de la ciencia sólo se encausaba en la habilidad para matar seres mejor y más fácilmente, existía esa tendencia a tener reacciones emocionales aun entre los más destacados científicos. Soames se encontró pensando, admirado, que una pura casualidad permitiera que su radar recogiera los inexplicables efectos laterales del estallido estático. Era, en realidad, desafiar al destino el seguir adelante con la investigación.

    Concienzudamente probó el radar. Trabajaba perfectamente. La cinta había grabado todas las observaciones del caso que Gail, la capitán Moggs y él mismo habían presenciado. La máquina podía engañarse, pero no hasta tal punto. Tendría que haber sufrido sistemáticas alucinaciones para detectar y grabar todo lo que insistentemente afirmaba como verdadero.

    De súbito, la radio relacionadora entre bases anunció que el sismógrafo francés había detectado un temblor de tierra. A los pocos minutos los británicos y los belgas confirmaron la noticia. Los daneses concordaron. La coincidencia de una explosión con el estallido estático — afirmado en tiempo, aparentemente en su sitio — era una prueba evidente de que algo dramático estaba sucediendo.

    Soames, minuciosamente, volvió sobre todo el asunto. Por primera vez en varios días era capaz de apartar sus pensamientos de Gail. Cualquier idea en relación con ella se desvaneció. La verdad era que nunca sería lo suficientemente rico. No podría mantener una esposa y más valía no hacerse ilusiones. Mejor era meditar sobre los sucesos acaecidos esa noche. En el estado actual de las relaciones internacionales, sólo Dios sabía las consecuencias que podría acarrear un hecho como éste. Hasta aquí, los estudios del control-tiempo en bacteriología, física, aerodinámica, cibernética, aun en el progreso de la miniaturización, habían sido denunciados prontamente a las Naciones Unidas como preparativos de guerra. Pero el estudio de la órbita de los meteoros aparecía completamente inofensivo, aun para los rusos.

    Cuando amaneció, Soames se acercó al hangar donde se hallaban los helicópteros. Un avión de aprovisionamiento se encontraba fuera, pero el helicóptero seguía en su base. Lo probó. Estaba programado que llevaría a Gail a volar ese día. Se sorprendió a sí mismo siendo mucho más cuidadoso que otras veces en la revisión. Trató de convencerse que había sido más concienzudo por tratarse de una mujer, una reportera en visita, pero no era un buen mistificador.

    Mientras se dirigía al edificio principal, uno de los geofísicos lo llamó. Caminaron hasta la pequeña y distante cabaña, ahora casi enterrada en la nieve, en la cual contramarcaban los sismógrafos. Esa fuerte vibración del suelo, contrariamente a lo que pudiera pensarse, estaba a cientos de yardas de cualquier sitio.

    —Creo que me estoy volviendo loco — dijo el geofísico —. ¿Oyó usted alguna vez decir que un choque con la superficie terrestre se iniciara de adentro hacia fuera?

    Señaló el papel de gráficos que pasaba lentamente bajo las plumas de los sismógrafos. El grabado era extraño.

    —Si se pone una mano bajo la superficie del agua en una bañera — dijo el asombrado geofísico —, y se la sacude hacia abajo, se produce un desplazamiento que se extiende con una onda detrás. Es lo exactamente opuesto a lo que sucede si se arroja un guijarro al agua, que hace una onda que se extiende con un desplazamiento continuo detrás de ella. En todas partes, todo el tiempo, a menos que usted haga como en la bañera.
    —Prefiero la ducha — observó Soames —. Pero continúe.
    —Esto — dijo el geofísico amargamente —, es como una onda en la bañera. ¿Ve? La tierra fue arrojada lejos y después empujada de vuelta. ¡Las ondas-choque normales se expanden y luego rebotan! ¡Una grieta en el hielo, un deslizamiento de rocas, una explosión de cualquier tipo, todas producen la misma clase de ondas! Todas tienen fases de compresión, luego fases de enrarecimiento, después fases de comprensión, etc. ¿Qué...? — su voz era plañidera —. ¿Qué diablos significa esto?

    Soames, nervioso, aclaró la garganta. Se preguntó si Gail podría obtener una historia con interés humano de un geofísico que descubre que las ondas de temblores podían anteponer las consecuencias últimas a las primeras.

    —Me estaba diciendo — comentó después de un momento —, que los temblores ordinarios se registran con ondas-explosiones, pero que tendría que haber una implosión para hacer un registro como éste.
    — ¡Seguro! — contestó el geofísico —. Pero ¿cómo podríamos tener una implosión que produzca a su vez un temblor? Voy a tener que analizar este cúmulo de hechos uno por uno para averiguar qué es lo que sucede. ¡Pero nada puede suceder, ya que se registró lo que se observó! Pero ¿qué fue lo que se observó?
    —Una implosión — contestó Soames —, y si usted tiene dificultades imaginando eso, a mí me pasa otro tanto.

    Se volvió al edificio principal y fue a tomar el desayuno. Sonrió sardónico, cuando Gail se sentó a la mesa rodeada de fervientes admiradores pertenecientes a la dotación, quienes durante meses no habían visto más que sus caras y a la tripulación de los aviones de abastecimiento. Gail no parecía ser en absoluto un miembro del personal ni mucho menos un piloto de avión de abastecimiento. De hecho, catorce barbas se afeitaron el día que llegó, sin que por esto ninguno se pareciera ni remotamente a Gail. Se veía muy atractiva.

    Soames comió malhumorado. Cuando el desayuno finalizó, tres de ellos, Soames, Gail y la capitán Moggs, se dirigieron juntos hacia el hangar donde se encontraba el helicóptero. Originalmente el hangar había sido construido en la superficie del hielo. Ahora su techo sobresalía escasamente unos dos pies del suelo, una rampa de hielo conducía a la cancha de despegue, horriblemente fría, barrida por el viento. El avión de aprovisionamiento bloqueaba el paso, pero no necesitaba ser trasladado para el despegue del helicóptero.

    —Hablé con el operador del radar —dijo Soames—. Le expliqué que usted necesitaba ver unas grietas en el hielo desde el aire, que trataríamos de ubicarlas en el camino hacia los roqueríos. Se comunicará con nosotros cada quince minutos, de todas maneras.

    Gail preguntó:

    — ¿Ha pensado qué podría ser la cosa?
    —No tengo la menor idea — admitió Soames —. Todo lo que me figuro, son las cosas que no pueden ser. Los geofísicos tienen algo de qué preocuparse también. Parece que las ondas del temblor venían con la secuencia posterior antepuesta. Se supone que no existen tales ondas. Pero el sismógrafo afirma que las hay. La cosa ésta las produjo.

    La ayudó a entrar en la cabina. Sus manos se tocaron. Trató de ignorar el hecho, pero Gail lo miró rápidamente.

    El helicóptero se arrastró hasta la larga y empinada rampa. Soames revisó el radio-contacto. Dio la señal. Los motores roncaron, zumbaron y rugieron, el aparato se elevó y voló hacia la helada planicie.

    Un vuelo en helicóptero no es como ninguna travesía aérea. Se mueve más lentamente en comparación con los aviones, y el viento lateral marca una gran diferencia entre el modo cómo avanza la máquina y la forma cómo la tierra se mueve debajo. Se tiene la impresión de viajar sin control, deslizándose en el cielo sin una dirección determinada. Esta sensación es solamente una ilusión, pero de todas maneras perturbadora.

    Los motores zumbaban. Los edificios de la base se fueron empequeñeciendo a su paso. Ahora se veían diminutos y muy lejanos. A la izquierda, apareció el mar. Daba la idea de estar más frío que el hielo que cubría todo lo sólido.

    —Es emocionante — dijo Gail en el oído de Soames cubriendo el ruido de los motores —. ¡Me gusta la idea de que sea una nave espacial lo que vamos a encontrar!
    —Preferiría cualquier otra cosa —contestó Soames —. ¡Cualquiera!

    La base parecía deslizarse hacia atrás, hasta el horizonte. Soames giró el aparato a la derecha, rumbo al sur. Sobrevoló la vasta blancura, a mil pies. Abajo no había nada más que nieve. Ningún signo de que ser humano hubiese hollado jamás su superficie. Ni señales de haber sido mirada siquiera con anterioridad.

    La minúscula máquina se veía infinitamente solitaria en el cielo vacío; abajo un paisaje que no conocía nada que creciera. En dos mil millas a la redonda existía sólo un lugar donde encontrar seres humanos. Se trataba del Polo Sur mismo. Más allá, únicamente vastos desiertos de nieve y murallas de hielo altas como montañas, mesetas colosales de muchos miles de pies de altura sobre los cuales soplaban furiosamente vientos increíbles. El pequeño helicóptero se encontraba completamente solo.

    Soames volaba cuidadosamente. Verificó la dirección del viento por las sombras de los espirales de hielo en la llanura. Dos veces habló brevemente por el micrófono de la radio. Cada vez, confirmó su posición en el radar. La tercera vez estaba fuera de su alcance por la altitud. Descendió bruscamente hasta que el radar lo ubicó de nuevo y su posición fue confrontada.

    —Desciendo ahora — informó a la base — en busca de grietas.

    Dejó que el helicóptero bajara. Sólo la vasta pradera, ahora desierta y con un futuro idéntico por delante. Su posición estimativa coincidía con el sitio donde se produjo la onda del temblor. Parecía no haber nada de particular en esta parte del desierto de nieve. Nada que fuera diferente a cualquier otra parte. Era tal vez hacia la izquierda.

    Sobrevoló para investigar. Rondando a mil pies de altura. El paso del viento se dibujaba en la nieve. Aún estaban lejos de la cosa probable. Había huellas, agujeros, que las ráfagas esculpían en la superficie nevada. Una línea en forma de espiral tendía hacia el centro. No existía ni la más leve semejanza con el cráter de una explosión que pudiera haber provocado un temblor.

    Soames escudriñaba el suelo. Gail, sumida en sus pensamientos. La capitán Moggs anunció con firmeza:

    —Es algo sumamente extraño.

    Soames no hizo ningún comentario. Estaba preparando la máquina fotográfica. Gail miró hacia abajo.

    —He visto algo parecido — dijo ella, confundida —. No era una fotografía y ciertamente tampoco un campo de nieve. Creo más bien que se parece a un diagrama.
    —Imagínese un diagrama de una tormenta de viento — repuso Soames —. La forma de un ciclón debe parecerlo visto desde arriba. ¡Los muchachos meteorólogos se desesperarán y llorarán cuando vean esta foto!

    Tomó una fotografía. Después, otras. Las sombras de la escritura hecha por el viento saldrían claramente en la película.

    —A menos — murmuró Soames —, a menos que alguien haya tomado una vista de un vendaval tocando un campo de nieve y remontándose; ésta será una fotografía de primera. No es la huella de una explosión, como usted se dará cuenta. El viento y la nieve no fueron arrojados lejos desde el centro. Fueron lanzados hacia el centro. Momentáneamente. Es una explosión de dentro hacia fuera. Un patrón de implosión.
    —Pero ¿puede existir tal cosa?
    —Si lo supiéramos — repuso Soames —, es muy probable que saliéramos huyendo. Tal vez deberíamos hacerlo.

    Estaba agudamente consciente de la proximidad de Gail. Se sentía descontento consigo mismo de estar tan atraído hacia ella en circunstancias que tenían un problema científico de tal magnitud entre manos.

    El helicóptero aleteó hacia delante. La capa de hielo continuó sin quebraduras. En ese momento, Soames dijo con voz cansada:

    —Lo que andamos buscando debería estar a la vista. Pero no lo está. Hay una brisa fuerte abajo que mantiene la nieve arremolinada en nubes. Cualquier cosa sólida en la sabana helada se encuentra escondida por una tormenta de polvo, sólo que es nieve.

    El helicóptero revoloteó. Por espacio de dos millas, la nubosidad oscurecía la planicie helada sin ningún rasgo esencial. Un sostenido remolino de microscópicos cristales de nieve formaba una neblina muy densa.

    —De aquí en adelante — dijo Soames —, permaneceré despierto toda la noche tratando de desentrañar este misterio, y estoy seguro que nunca lo conseguiré.
    — ¡Allá! — gritó Gail.

    Indicaba un punto. Los copos de nieve escondían todo. De pronto, un hueco en la blancura, una sombra. La sombra se estiró y un objeto demasiado oscuro para ser nieve apareció. Se desvaneció de nuevo.

    —Hay un refugio — indicó Gail —, y hay algo oscuro dentro.

    Soames acercó el micrófono a sus labios.

    —Llamando a la base — dijo brevemente —. Llamando a la base. ¡Hola! Estoy bastante más allá de lo que alcanza el radar. Creo estar a más o menos uno-siete-cero grados de la base. Pongan un captador fijo sobre mí. Pronto. Tal vez tenga que aterrizar.

    Escuchó, presionando un botón para activar la transmisión del captador que enviaría una señal desde la base, de manera que la distancia y la dirección pudieran ser computadas desde allá. Era prudente tener esa clase de control desde la base. Alistó la máquina fotográfica otra vez.

    Gail se inclinó hacia delante y tomó los binoculares. Miró a través de ellos. La peculiar sombra o hueco, abriéndose entre la nieve, reapareció. Algo se entreveía, parecido a un proyectil, sólo que era de un metal brillante y mucho más grande. Permanecía inmóvil sobre el hielo. Una parte — una gran parte — estaba destrozada.

    — ¿Una nave espacial? — preguntó Gail —. ¿Cree que puede serlo?
    — ¡Dios no lo permita! — exclamó Soames.

    Hubo movimiento. Una, dos, tres figuras miraban hacia arriba al lado de la estructura de metal. Una cuarta apareció. Soames, sombrío, tomaba fotografías. Gail tartamudeó.

    —No son hombres — dijo temblando —. ¡Brad, son niños! ¡Con vestimentas tan extrañas, los brazos y piernas desnudos! ¡Y están sobre la nieve! ¡Se helarán! ¡Tenemos que socorrerlos!
    —Llamando a la base — habló Soames en el micrófono —. Estoy aterrizando. Si no doy señales dentro de veinte minutos, vengan tomando precauciones..., repito, con precauciones..., a investigar lo que ha sucedido. Repito. Si no comunico en veinte minutos, vengan tomando precauciones para ver lo que pasa.

    Hizo descender el helicóptero planeando hacia abajo. Sacó la pistola automática perteneciente al equipo corriente de la máquina y la deslizó en su bolsillo.

    El helicóptero lanzó un fuerte bufido y descendió temblando hacia el objetivo — hacia los niños — sobre el hielo.


    Capítulo Segundo


    En todo el mundo las vidas de las personas y la marcha de los acontecimientos seguía el curso normal. Los ciudadanos tomaban el tren en la mañana y leían los periódicos, que no era en manera alguna empezar el día de modo muy alegre. Los labradores araban sus campos, lo que embrutecía menos. Los niños pequeños jugaban con grandes voces que imitaban sonidos de armas de fuego, y niñitas se entretenían, sedentarias, con las muñecas. Sobre las vastas extensiones de mar rutilante los barcos capeaban gallardos, y en tierra los supermercados ofrecían gangas especiales, y en lugares apropiados los perros ladraban, rascándose, y corrían de un lado a otro, o dormían rodeados de un completo confort canino.

    Como aún no aparecía ningún signo de que una nueva influencia pudiese alterar esa firme tendencia establecida hacia situaciones más y más complicadas que parecían quedarse en la estacada, sin tener ninguna solución, nadie notaba ningún síntoma que provocara desesperación inmediata.

    Alrededor de unas seis o siete horas después de lo sucedido se discutía en círculos científicos acerca de la formidable explosión de la estática, que Soames había oído. Su enorme envergadura atrajo la atención. Había interesado al mundo entero. Se empezó a valorizar su violencia. Nunca antes se percibió tal ilimitada descarga de energía eléctrica, ni aun una fracción del poder del estallido de la estática. Se partió discutiendo una rareza, después constituyó una curiosidad por investigar, luego se transformó en problema científico de primera categoría.

    Pero, hasta el momento, la cosa no pasó de ahí. No había causado un daño aparente. Al principio llamó la atención por ser algo que no podía suceder y sin embargo sucedió. Era obviamente imposible que ninguna fuente de interferencia de radio transmisión abarcara a todo el mundo en todas las longitudes de onda por tres segundos consecutivos. Pero aconteció. Todas las comunicaciones se paralizaron, todos los aparatos eléctricos en uso sufrieron disturbios, todos los contadores y dispositivos que estaban funcionando sufrieron desajustes. Atrajo la atención porque no era concebible, pero no por eso menos real.

    No causó ninguna alarma al principio. Eso vendría más tarde, cuando el poder liberado para hacer la disparatada señal fuera computado. En ese momento, algunas emisoras no autorizadas instalaron dispositivos monitores que decían que había partido de la Antártica. Hubo un temblor en la Antártica al mismo tiempo, pero siempre está temblando en alguna parte.

    Un sismógrafo verdaderamente sensible, registra un increíble número de temblores cada día. Nadie notó la coincidencia. Nadie estaba asustado. Ciertos investigadores de ciencia pura que descubrieron que no se trataba de un fenómeno local llegaron a estar más y más interesados cuando se dieron cuenta que había abarcado todo el mundo, en la totalidad de las bandas de onda, y el máximo e intensidad en todas partes. Pero estaban sólo interesados intensamente, a decir verdad, pero nada más que interesados.

    Así es que no se reconoció en ninguna parte de la Tierra la aparición de algo nuevo para perturbar el ordenado desarrollo de crisis y de compromisos en diplomacia; y un creciente desprecio de los valores humanos a cambio de un aumento de comodidad con la cual el mundo sería volado en pedazos cuando el tiempo llegara.

    Nadie se preocupaba, excepto Soames — que adivinó lo que estaba sucediendo — y Gail, por estar Soames perturbado. El helicóptero rondó por el suelo. Una nave yacía plenamente visible sobre el hielo. La mitad de su estructura estaba averiada, pero Soames pudo darse cuenta de que no volaba con alas. No las poseía.

    —Parece ser una nave de otro mundo — dijo Gail sin aliento.
    —Eso sería el fin de todo — repuso Soames sombrío.

    No cabía duda. La llegada de una nave espacial desde otra civilización a la Tierra, era la peor catástrofe que Soames podía imaginar. La Tierra estaba dividida en grupos poderosos y neutrales amargados. Era un mundo premunido de armas tan mortíferas que el temor de las represalias mantenía la paz. Y un contacto con una cultura mucho más avanzada no uniría la humanidad. Desataría el odio y la sospecha hasta la locura.

    La Tierra era un campo de batalla en que todas las naciones estaban comprometidas con uno u otro bando. Una civilización superior podría trastornar la balanza en el caso que diera armas más poderosas a un partido.

    Cualquier contacto con una raza más desarrollada que la nuestra acarrearía una inevitable competencia para conseguir su favor. Aun así, una parte de la población terrestre que pareciera atraer los favores de los recién llegados, la otra parte trataría de destruirla antes que estos seres superiores intervinieran para protegerla. El mundo fuera de la Cortina de Hierro no querría permitir que los pueblos de la Cortina se aliaran con los posibles invasores. Los líderes comunistas no podrían arriesgar que el mundo libre se coaligara con una tecnología más avanzada y con mayor ciencia.

    De esta manera, un contacto, en estos momentos, con una raza más desarrollada constituiría el suceso más mortífero que podría suceder en el mundo, dado el estado de cosas actual.

    Soames percibía todo esto y comenzó a transpirar cuando el helicóptero tocó tierra. Saltó. Mientras observaba la nave se sintió débil. Pero sacó una fotografía rápida. Era efectivo que no tenía alas y que nunca las había tenido. Su longitud probable era de cien pies, toda de metal brillante. Cerca del centro, la nave estaba aplastada y despedazada por la caída. Debió haber sido traída parcialmente bajo control antes del impacto, aunque lo suficiente para salvarla de una completa destrucción. Y Soames, observándola, se dio cuenta que no tenía hélices para sostenerla o empujarla en el aire. Tampoco existían conductores de aire para motores de «jet». No era un «jet». No poseía cohetes. Su mecanismo pertenecía a una clase todavía no soñada por los hombres, ahora y siempre.

    Gail se detuvo al lado de Soames, con ojos brillantes. Miró a los niños. La capitán Moggs descendió laboriosamente a la nieve.

    Gail observó:

    — ¡Brad! ¡No hace frío aquí!

    Soames le prestaba poca atención al asunto, ante el apabullante hecho de que esta nave, viniere de donde viniese, estaba dotada para viajar en el espacio.

    —Niños — dijo la capitán Moggs con firmeza —. ¡Tenemos que hablar con sus padres ahora mismo!

    Los niños miraban a Gail muy interesados. Una de las niñas habló cortésmente, con palabras ininteligibles. Las niñas tendrían alrededor de trece años. Los niños eran, probablemente, un año mayores — más fuertes y musculosos que los niños de su edad —. Los cuatro se mostraban muy tranquilos. Experimentaban curiosidad, pero de manera alguna alarma, ni se veían trastornados, como se habrían sentido en caso de que compañeros mayores que ellos se hubieran herido o muerto al aterrizar la nave.

    Usaban vestidos ligeros que estarían apropiados para un paseo por la playa en pleno verano, pero inapropiados en la fría capa de hielo de la Antártica bajo ninguna circunstancia. Cada uno llevaba un cinturón con aplicaciones de metal, de tamaño mediano, colocadas a cada lado de la abrochadura.

    — ¡Brad! — repitió Gail —. ¡Hace calor aquí! ¿Te das cuenta? ¡Y no hay viento!

    Soames tragó saliva. La cámara colgaba de su mano. O era, o podía ser una nave espacial la que yacía en parte despedazada sobre el hielo. Miró a su alrededor con una especie de absoluto espanto. Había una viga metálica, completamente separada de la nave, que fue instalada con una inclinación sobre el hielo, después del aterrizaje. No tenía un objetivo aparente.

    La capitán Moggs dijo en forma perentoria:

    — ¡Niños! ¡Insistimos en hablar con sus padres! ¡De inmediato!

    Gail se adelantó. Soames vio en ese momento un trípode cerca de la nave. Algo giraba suavemente en el tope. Era evidente que pertenecía al velero. Alrededor de cien yardas en todas direcciones no existía viento ni nieve. Más que eso, el aire en calma era cálido también. Increíble.

    — ¿Me oyen? — preguntó la capitán Moggs —. ¡Niños!

    Gail dijo en forma gentil, sonriendo a las niñas:

    —Estoy segura que ustedes no entienden ni una palabra de lo que digo, pero ¿no nos invitan a pasar?

    Su tono y sus maneras eran del todo familiares con los niños.

    Con aire consciente y de persona grande, una de las niñas sonrió actuando en el lugar de su madre e hizo una inclinación, no una cortesía, sino algo comparable a una estudiada gentileza. Ella hizo un gesto de gran hospitalidad. Se movió a un lado para dejar entrar a Gail.

    Gail se introdujo en la nave, y la capitán Moggs detrás de ella. Gail no era una muchacha alta, pero tuvo que inclinar la cabeza al pasar por la puerta. Soames metió su mano en el bolsillo. Allí estaba la pistola automática, lista. Uno de los niños le hizo señas cortésmente.

    —Sí — dijo Soames, ceñudo —, entraré a vuestro recibo. Pero es posible que vosotros hayáis entrado ya al nuestro.

    Se acercó a la puerta de la nave. No existía amenaza en los niños. Soames sintió, abruptamente, que de haber una amenaza en ese momento, sólo estaba en él. Se hallaba en la posición de un salvaje frente a un encuentro con una civilización tan superior que destruiría la cultura en la que éste se había desarrollado. Así y todo, no le faltaba la respuesta instintiva que existe en cualquier adulto normal hacia niños que están necesitados de ayuda. Y en eso se imaginó a Gail, envuelta en un desastre que estos extranjeros supercivilizados pudieran acarrear a la Tierra. Su garganta se secó.

    Entró en la nave, agachándose al pasar la puerta. Estaba tan claro dentro del barco como afuera. No había luces. Una parte del piso se veía curvada hacia arriba, y el resto aparecía disparejo, pero la primera impresión era de brillantez y la segunda de una especie de simplicidad desconcertante. Y había una tercera. Era la de prisa. El barco daba la idea de haber sido armado con tal premura que no poseía decoración alguna, ni siquiera ese toque extra en el diseño, que da a los objetos estructuralmente funcionales una especie de belleza.

    — ¡Quiero hablar con los padres de estos chicos! — repitió la capitán Moggs decidida —. ¡Insisto en ello!
    —Sospecho — dijo Soames sarcástico — que en la civilización de donde vienen estos niños, el lugar apropiado para los padres es el hogar. Ésta es una nave espacial, especialmente hecha al tamaño de los niños, como lo habréis notado.

    El tamaño de la puerta lo probaba. Las sillas lo comprobaban. Soames miró a través de la puerta destrozada, la parte de la nave que se estrelló. Se veía una maquinaria. No así ejes, ni engranajes o controles. Supuso que se trataba de una maquinaria, ya que era imposible que fuese otra cosa. Divisó una caja de metal dentada con la tapa abierta. Los niños, al parecer, la habían arrastrado de la parte relativamente no dañada del barco, para trabajar en su contenido.

    Pudo ver rollos de metal desnudo, y arreglos que pudieran ser instalaciones. Puso una especie de orgullo desolado en adivinar que la cosa era algo así como un dispositivo para comunicaciones, pero se alarmó y enfureció por su inhabilidad para entender ni siquiera el propósito de los objetos y dispositivos. Se sintió como una amazona salvaje que fuera transportada al interior de un submarino con todos sus complicados aparatos y diales.

    Había un tablero con botones. Podría ser un tablero de control, pero no se veía como si realmente lo fuera. También una caja de metal con un lado de plástico transparente. Era posible ver figuras crípticas en su interior. Dos bolas de metal brillante estaban montadas sobre un lado del muro. Tenían agujeros de un tamaño que permitiera a los niños introducir sus manos en ellos. Una espiral de dos pies de alto, con un cuidadoso mecanismo, entremetida en el medio de la nave, disminuía el espacio habitable. Estos objetos desempeñaban funciones que no se adivinaban siquiera. Se encontró resentido por cosas que pertenecían obviamente al progreso de la ciencia, sin que siquiera pudiese suponer de lo que se trataba, ni los servicios que prestaban.

    ¿Pero extraños? Miró a los niños. Eran niños humanos. No había nada de raro en ellos. El más alto volvió la cabeza y Soames vio ese pequeño remolino donde crecía el pelo, cayendo liso a ambos lados de la cabeza. Los ojos y las pestañas eran normales. Sus narices, sus labios y sus dientes. En todo sentido eran humanos, tanto como él o como Gail.

    Gail charlaba con las dos niñas. No podían entenderla, pero la aceptaron plenamente como un adulto agradable con quien la reserva no fuera necesaria. Soames, a pesar de su malestar interior, sintió un extraño orgullo. Aun estos niños que llegaron quién sabe de dónde, gustaron de Gail instantáneamente. Tal vez Gail podría establecerse con los chicos y cuidarlos de una manera que sus padres se sintieran agradecidos y le permitieran que se salvara del desastre que ciertamente sobrevendría a contar del arribo de la nave.

    Vio que los chicos estaban fascinados por la vestimenta de Gail y el cierre de cremallera. Retornó al problema más urgente en ese momento. Tomó fotografías antes que nada. Gail mostraba a las niñas sus polvos compactos. Estaban encantadas. Ella hizo un gesto para dárselos. Una sacó un delgado cordón de su cuello, con una figurita como pendiente, y se lo regaló a Gail. La otra niña, gustosa, insistió para que Gail aceptase un regalo similar.

    Uno de los niños se acercó a la caja dentada. Empezó a arreglar su contenido para darle los toques finales. Soames supuso que se había dañado con el golpe y que la estaba reparando.

    El segundo niño tocó a Soames en el codo y le mostró la caja con la pared de plástico. La conectó y una imagen apareció en el plástico. Era el paisaje de afuera. Movió la caja y el paisaje se desvaneció. Tocó luego otro control y el paisaje voló suavemente hacia la pantalla de plástico. Corrió. En ese momento la tierra parecía desvanecerse y Soames se encontró mirando un cuadro que mostraba la sabana helada y el cielo, muy lejos de la línea de azul oscuro que era el mar, ahora a cientos de millas de distancia.

    El niño asintió e hizo delicados ajustes. Entonces Soames vio una imagen de la bahía de Gissel, desde donde él y los otros se habían puesto en marcha una hora antes. Era notablemente clara. Soames pudo incluso divisar el avión de abastecimiento esperando en la pista de despegue, hasta que fuera tiempo de partir. Sabía que la caja era algo que no tenía nada que ver con un dispositivo de radar, pero llenaba las funciones de uno y otros muchos, de manera que era una cosa completamente distinta. De pronto, Gail dijo:

    — ¡Brad! ¡Mira esto!

    Sostenía los collares que las niñas le habían regalado. Le mostró los ornamentos. Uno era un caballo pequeñito, bellamente modelado, sin duda copiado de un modelo vivo. La cabeza era más grande que la de un caballo corriente. Su cuerpo era esbelto. Cada una de sus patas poseía tres pezuñas.

    Gail observó el rostro de Soames.

    — ¿Ves? ¿Qué me dices a esto?

    El ornamento del otro collar era un pequeño pez de metal. Tenía aletas y cola, pero no así escamas. En cambio su cuerpo estaba cubierto por una armadura de hueso. Era un pez ganoide, como el esturión. Pero no lo era, aunque ahora los esturiones sean los representantes más importantes de lo que antes fueran innumerables especies de ganoides.

    La capitán Moggs habló sin rodeos:

    — ¡Señor Soames! ¿Puede usted preguntar a estos niños dónde se encuentran sus padres?
    —Los niños están solos — dijo Gail. Se veía algo pálida —. Tienen el aspecto de niños que reciben invitados cuando sus padres están fuera.
    —Pero, ¿de dónde vienen?

    Gail miró a Soames. Éste movió la cabeza.

    — ¿Podrían ser rusos? — La capitán Moggs preguntó indignada —. ¡No pueden estar tanto más avanzados que nosotros en tecnología!
    —No son rusos — repuso Soames —. La nave fue construida para ser operada por niños, por qué no logro imaginarlo. Pero no hay nada que se parezca a una arma, a la vista. Si los rusos pudieran construir una embarcación como ésta, lo sabríamos. No tendría razón de ser las Naciones Unidas. Sólo la no bendita Rusia. Voy a llamar a la base antes que se alarmen.

    Salió fuera y llamó a la base. Se sentía raro, casi insensible. Tuvo que recordar que por acuerdo de todas las bases usaban el mismo largo de onda para comunicarse con aviones y trineos. La teoría consistía en afirmar que la ayuda podría ser prestada fácilmente, si el avión llamaba a todas ellas. Pero era un signo de desconfianza más que nada.

    Hizo un informe que sonaba como si existiera sólo una pequeña falla en el helicóptero y por lo tanto se había visto forzado a aterrizar. No coincidía con su última llamada, que hablaba insistentemente de precaución, pero no había nada que hacerle. Dijo que volvería a comunicar. Intentaba llamar pidiendo ayuda — para manejar el asunto de los niños — tan pronto como pareciera plausible que la necesitaba para despegar.

    Pero se sintió intranquilo por dentro. El informe de radar y la estática y el temblor y la onda de concusión de la noche anterior eran bastante improbables. Pero esto era mucho más increíble. La nave de los niños debió aparecer en el medio de todos esos extraños fenómenos. Era razonable que se hubiese estrellado entre tanta violencia. Pero, ¿de dónde había venido, y por qué?

    Los niños eran humanos. ¡Absolutamente humanos! Pero eran miembros de una cultura que hacía que la civilización actual de la Tierra apareciera bárbara. Imposible tratarse de una civilización terrestre. ¿Podía haberse desarrollado desconocida de otras razas, en un grado tan superior que fabricaran naves espaciales y dispositivos, que aun Soames no se imaginaba?

    En un mundo donde por miles de años los hombres se han matado unos a otros en horribles guerras, y donde ahora se preparaban para destruirse a sí mismos completamente, no había posibilidad alguna de que existiera una civilización como ésa en secreto. Pero ¿en qué lugar se encontraba esta cultura? ¿Por qué la nave apareció a cuatro millas de altura en un lugar donde el radar mostraba que algo iba a suceder?

    Soames, de pie, al lado del helicóptero, observaba divertido a la nave. Los dos niños salieron. Fueron directos a la parte destrozada y recogieron una viga que evidentemente coincidía con la que se encontraba inclinada, en forma absurda, en el lugar en que fue clavada en la superficie helada. Por la libertad de movimiento que permitía, no podía ser pesada. Tendría que ser aluminio o magnesio por lo liviana. Una aleación de magnesio, tal vez.

    Uno de los chicos la sostenía arriba al lado de la viga inclinada. El otro sacaba objetos que Soames no podía ver. Agachado sobre el hielo, movía sus manos de aquí para allá. La nueva viga se hundió en la nieve. La inclinaron de manera que fuera a encontrarse con la que estaba puesta. La sostuvieron firme por un instante. Volvieron a la nave descalabrada. La segunda viga se fijó tal como la otra.

    Soames se acercó a mirar. La viga de metal estaba profundamente enterrada en el hielo. Por alguna razón no se helaba el aire sobre ella.

    Oyó un leve ruido. Uno de los muchachos — el que llevaba túnica marrón, parecida a una camisa — derramó algo a través de la planta del barco averiado. El suelo se partía como papel mojado. Soames observó con divertido despego cómo una sección completa se desprendió con toda facilidad. El niño de la túnica marrón, muy decidido, cortó el suelo alrededor de un pilar y así obtuvo una tercera viga. Cualquiera que fuera el instrumento que usaba cortaba todo como si fuera mantequilla o sebo.

    Ambos chicos acarrearon la viga donde las otras se apoyaban. Levantaron ésta. Las tres vigas formaron un trípode. Pero este tercer pedazo de metal estaba curvado. La bajaron, y el niño de la túnica marrón, en un instante, cortó la tajada que tenía forma de V e hizo que el resto quedara como una sola pieza de nuevo. La volvieron a levantar, el niño movió su mano sobre el hielo, la hundieron, sosteniéndola por un momento solamente, y volvieron a la nave.

    Soames, aturdido, se acercó a ver lo sucedido. Recogió restos del metal que fue cortado. Se sintió como un salvaje que examinara aserrín, en un esfuerzo por comprender cómo un serrucho puede cortar madera.

    La capitán Moggs descendió y se dirigió al helicóptero, mientras Soames examinaba los restos de metal. No parecían cortes, tenían superficies brillantes como espejos, dando la impresión de haberse derretido. Pero no se había utilizado fuego.

    Los niños reaparecieron con la caja dentada, que Soames suponía era un dispositivo para establecer comunicación. Lo llevaron hacia donde se encontraba el trípode. Uno de ellos acarreó también una complicada estructura de pequeñas varillas, que podría ser un sistema para transmitir radiaciones, de un tipo que Soames no lograba concebir.

    La capitán Moggs descendió del helicóptero.

    —Llamé a la base — observó —. Dos trineos estarán aquí dentro de una hora. Se llamó a otro helicóptero que se encontraba en un puesto de observación avanzado. Será enviado aquí tan pronto como vuelva.

    Soames se preguntó cuan indiscreta había sido la capitán al sostener una conversación en onda corta que podía ser escuchada por cualquier base de otra nación que se interesara en oírla.

    En ese momento, Gail salió de la nave con las dos niñas gozosas de estar junto a ella. Las niñas muy jóvenes adoran la compañía de una persona mayor que les demuestre interés. Gail se acercó a Soames.

    —Brad — dijo ansiosamente —. ¿Te das cuenta lo que estas joyas significan? ¡No hay animales como éstos en la Tierra, pero los hubo! ¿De dónde vienen esos niños? No pertenecen a la Tierra, lo sabemos.

    La capitán Moggs vociferó:

    — ¡No sea absurda, Gail! ¡Por supuesto que son niños humanos! Me cuesta entender cómo sus padres les han permitido volar solos, y no es de extrañar que se hayan estrellado. Pero, ¿qué es lo que esos niños están haciendo?

    Soames lo sabía. Si la caja dentada era un transmisor que ocupaba una antena tan complicada, la cual estaba ya lista para entrar en uso, existía sólo una respuesta y únicamente, al considerarlo todo, un camino a seguir.

    —Son sobrevivientes de una catástrofe aérea — observó Soames —. Si usted fuera un náufrago, ¿qué es lo primero que trataría de hacer? Señales pidiendo socorro. Están instalando ese aparato para pedir ayuda. Han caído en un país de salvajes primitivos. Somos nosotros. Necesitan que alguien venga y se los lleve.
    — ¡No se les puede permitir! — dijo la capitán Moggs perentoria —. ¡La nave debe ser examinada! En nuestro mundo moderno, con la situación militar como está...

    Soames la miró Irónico.

    —Tengo una pistola automática en mi bolsillo — contestó —. ¿Debo amenazar a los niños con ella? Prefiero no hacerlo. Me temo que esto les divertiría.

    Le quedaban trozos de metal en sus manos, de esos que había recogido momentos antes. Uno de los pedazos parecía una hebra de hilo. La retorció y la colocó sobre su manga. Le prendió fuego con su encendedor. Estalló una llama que chamuscó la manga.

    —La mayor parte es magnesio — murmuró —. Es probable que no consideren el fuego como peligro. Probablemente ya no lo usan para nada. Nosotros tampoco iluminamos nuestras casas con fuego.

    Soames escarbó entre los trozos de metal. Otro de los pedazos tenía una protección como de alambre. Vio que el muchacho con la túnica verde estaba extendiendo algo sobre la nieve, entre la nave y el trípode.

    —Una línea energética — dijo aplastado —. Tienen que hacer señales quién sabe cuán lejos, sin que nadie pueda adivinar el alcance de su poder. Y usan para ello una línea energética del grueso del hilo de coser. ¡Pero, por supuesto, los que construyeron esta nave poseían superconductores! — Luego agregó —: Puedo estar cometiendo un suicidio, pero creo que es mi deber, todo es preferible antes que permitir...

    Dio unos pasos adelante. Su garganta estaba seca. Extrañamente se le ocurrió que no hacía esto por un sentido del deber, sino por proteger a Gail, quien podría estar en peligro en caso de que la civilización a la cual pertenecían estos niños conociera la existencia de la raza humana sobre la Tierra y se trasladara aquí.

    Encendió su mechero y acercó la llama al hilo de metal sobre el segundo fragmento. Se encendió. Arrojó el pedazo entero cuando toda la aleación ardió. En medio del aire se convirtió en una bola de blanca y salvaje incandescencia, que crecía en tamaño y ferocidad a medida que volaba. Tenía una yarda de diámetro cuando cayó sobre la caja dentada que los niños habían traído.

    Estalló en llamas una vasta sabana de furia blanca que era una brasa en su totalidad. El trípode recientemente hecho, prendió fuego. Las llamas alcanzaban treinta pies en el aire. Soames estaba chamuscado y ciego por el resplandor. Luego el fuego murió suavemente y la ceniza de un blanco de nieve voló en todas direcciones.

    El niño de la túnica marrón chillaba salvajemente. Adelantó su mano con el instrumento que le había servido para cortar el metal. Gail saltó escudando a Soames.

    Él la hizo a un lado, bruscamente.

    —Quítate del medio — ordenó —. He destruido su dispositivo de señalización. Tal vez he impedido que su civilización destruya la nuestra. ¡Apártate!

    Encaró al muchacho de catorce años, sombrío. La cara del chico estaba contorsionada. Había algo más que ira en ella. El niño de la túnica verde empuñaba y desempuñaba sus manos. Su expresión era del más puro horror. Una de las niñas sollozaba. La otra hablaba con un tono de desesperación y pena tan conmovedor, que Soames se sentía casi avergonzado.

    Por el momento el muchacho de la túnica marrón se dirigió amargado a la niña, que evidentemente le dijo algo para calmarlo. Desvió sus ojos de Soames. Volvió a la nave, tambaleándose un poco.

    El aspecto de los tres niños restantes cambió del todo. Habían estado tranquilos y confiados y aun divertidos. Actuaron como si el desastre de la nave fuera más una aventura que una catástrofe. Primero una de las niñas, después el otro niño y finalmente la otra niña, entraron desanimados en la embarcación.

    La capitán Moggs estableció orgullosa:

    — ¡Hizo usted muy bien, señor Soames! Por supuesto que había que impedirles que hicieran señales hasta que las autoridades revisaran el asunto.

    Soames miró a Gail. El muchacho de la túnica marrón lo había amenazado con el objeto que cortaba planchas de metal. Se detuvo, al parecer, por las palabras emocionadas de la chica. Soames estaba íntimamente convencido de que el niño pudo fácilmente haberlo matado, y a la vez, tenía la completa seguridad de que habría sido pagar un precio muy bajo al impedir que el resto de la raza de estos chicos descubrieran la Tierra.

    —Creí — dijo Gail torpemente — que iba a matarte.
    —Lo mismo pensé yo — contestó Soames —. Lo extraño es que tengo una pistola en el bolsillo y nunca se me ocurrió usarla. Me imagino que porque es un niño.
    —Supongo que te sientes bastante mal — replicó Gail.
    —Me siento como un asesino — le contó amargado —. Por los chicos, y todo eso. Probablemente les he impedido para siempre ver a su familia de nuevo.

    Después de largo tiempo, Gail hizo notar con una triste tentativa de humor:

    — ¿Saben que éste es el hecho periodístico más importante que nunca haya sucedido? ¿Y que nadie lo creería?
    —Más esto — dijo la capitán Moggs severa — es un asunto de tal gravedad militar que no se puede filtrar ni una palabra. ¡Nada!

    Soames no hizo ningún comentario, pero no creyó ni un minuto que lo sucedido se pudiera guardar en secreto.

    Esperaron. Los niños permanecían en el barco, esperando que alguien llegara. Soames se sentía profundamente culpable y espiaba impenitente. No pudo consentir una civilización por encima de su cultura bárbara. Sabía demasiado bien lo que significaría un hecho como ése, y una mirada dentro de la nave le bastó para convencerlo que la cultura occidental del siglo veinte era bárbara comparada con la de los constructores de la nave.

    Después de un largo tiempo los niños reaparecieron; las mejillas de las chicas mostraban huellas de lágrimas. Transportaban pequeñas pertenencias y las depositaron sobre la nieve. Volvieron a la nave en busca de otras cosas.

    —Apuesto — dijo Soames — que el super radar que poseen les ha indicado que un helicóptero viene en camino. Saben que no pueden permanecer aquí. Les he matado toda esperanza de ser encontrados. No tienen otra salida que dejarse llevar lejos.

    La mudanza de objetos terminó. El niño de la túnica marrón volvió solo a la nave, permaneciendo allí por largo tiempo.

    Cuando retornó, habló algo con voz amargada y desesperada. Las niñas dieron vuelta la espalda a la nave. La de ojos castaños empezó a llorar. El niño con túnica verde puso el trípode en una nueva posición. Mientras lo movía el calor y la calma del aire cambió notablemente. Se produjo una monstruosa corriente de aire helado y luego una tibia calma, seguida de otra corriente fría. Pero, cuando lo detuvo y colocó en el suelo, se produjo una inmediata calma.

    Soames oyó el zumbido de otro helicóptero, a lo lejos.

    El niño de la túnica verde alargó su mano. Empuñaba el pequeño y resplandeciente objeto. Frotó con su mano la nave, de un extremo al otro, abarcando una distancia de cincuenta pies. La nave fabricada con una aleación de magnesio se quemó con un resplandor que cegaba. Una llama colosal, monstruosa, trepó, ascendió rápidamente y murió. Soames se precipitó en busca de su cámara fotográfica, pero ya era demasiado tarde. Nada quedaba de la nave estrellada sobre el hielo. Sólo unos pocos restos humeantes.

    Cuando el segundo helicóptero aterrizó al lado del primero, los cuatro niños esperaban muy compuestos para ser transportados.


    Capítulo Tercero


    El mundo continuaba como de costumbre. Últimamente se había producido una crisis internacional en la Europa occidental, los Balcanes y en las Naciones Unidas sobre Groenlandia. Antes, se habían producido en África occidental, Cachemira e Irán. Además habría disturbios en Sudamérica, el Lejano Oriente y Escandinavia. La iniciativa en los acontecimientos del mundo estaba en manos de los que se aprovechaban del desorden, así el caos llegó a ser una norma. Los estadistas abandonaron la idea de que el propósito de los hombres de Estado era el mantenimiento de la paz, y ahora actuaban sobre el principio de que la función de un diplomático era sacar el mejor provecho posible de la confusión. El ambiente de las altas esferas era muy similar al de las ciudades de los principados de Italia, en el tiempo de Maquiavelo. Durante el período primario, sin embargo, la diplomacia se inclinaba pesadamente hacia asesinatos y traiciones. En su nueva e improvisada forma, la diplomacia prefería el chantaje bajo amenaza de guerra atómica.

    Naturalmente hasta la Antártica podía servir para crear el caos. La población del continente se limitaba al personal de investigación de las bases, establecidas durante el Año Geofísico Internacional y que continuaban desde entonces. En teoría, las bases constituían una lección objetiva de cooperación internacional para propósitos constructivos, con un espíritu espléndido de mutua confianza que debía extenderse por todo el mundo y algún día llevarlo hacia una era de bienaventurada e insospechada paz.

    Más los tiempos no estaban para eso. Por el contrario, se había producido el estallido de una estática sin precedentes. El horrible y agonizante grito se oyó en cada una de las radios y televisores que funcionaban en ese momento en el mundo. Los señalizadores automáticos de dirección localizaron su fuente en algún lugar de la Antártica. Por consiguiente, de inmediato se comenzó a entablar conversaciones diplomáticas sobre dicha región.

    En principio, era razonable. Un transmisor de cincuenta mil vatios puede cubrir la mitad de un continente con una señal de un largo de onda único. No constituiría un sonido muy fuerte, pero se podría oír. No sólo este estallido de estática cubrió el mundo en todos los largos de onda, sino que en todas partes se oyó con el máximo de volumen. Se usó mil, un millón de veces más energía que en cualquier señal que se hubiese escuchado antes. Ninguna bomba atómica pudo producirlo. No era un sonido natural. Mencionar un rayo habría sido ridículo. Era artificial. Era alarmante en extremo pensar que un poder de tales proporciones estuviera al alcance de alguien. La ciencia y el gobierno, juntos, se planteaban tres preguntas urgentes. ¿Quién lo produjo? ¿De qué manera? ¿Por qué razón?

    Una crisis por tal motivo era automática. En Washington se abrigaban profundas sospechas de los rusos. En Moscú una desconfianza aún más grande de los americanos. En Gran Bretaña se dudaba de ambos y en Francia existía un amargo resentimiento por todos. Tan pronto como los científicos revelaron la cantidad de poder arrojado a la atmósfera para producir sólo ruido, el ciudadano medio sospechó lo peor. El poder de la ciencia llegó a constituir la necesidad más urgente de cada nación, y se esperaba que ésta conduciría al fin de todas ellas.

    En la Bahía de Gissel, sin embargo, los dos helicópteros llegaron zumbando, y aterrizaron. Gail, Soames y la capitán Moggs descendieron. Cada uno, instantáneamente, tomó a un niño o a una niña y se apresuraron a protegerlos del agudo frío, sacándolos de allí. Soames volvió con una manta para el extraño muchacho — el de la túnica marrón —, pero éste rehusó ser llevado y caminó hacia la base, con los dientes castañeteando.

    El personal reaccionó de inmediato ante los niños. Trataron de darles confianza. Hicieron lo imposible por encontrar un lenguaje que pudieran comprender. Fracasaron. Entonces, mientras los niños hablaban lenta y cuidadosamente, buscaron raíces de sonidos familiares. Nada. Pero los chicos se sintieron rodeados de gente que sólo les deseaba el bien.

    Personas de buena voluntad les trajeron sus pertenencias desde el helicóptero. Los jóvenes descansaron únicamente un corto tiempo, a pesar del exceso de interés a su alrededor. Las dos niñas, por supuesto, se trasladaron a los aposentos destinados a Gail y a la capitán Moggs. Un investigador de partículas cósmicas con dos hijos en su lejano hogar, se ofreció para cuidar de los dos niños. Los demás rondaron, ansiosos de poder ayudar.

    El fotógrafo de la base desarrolló las fotos de Soames. El diseño de la nave se veía claro y los niños delante daban la escala. Las fotografías del interior no eran tan buenas, pues estaban mal enfocadas. Este material era más que suficiente para respaldar el informe de Soames.

    Aparte del material fotográfico, estaban las cosas que los niños seleccionaron para traer. Una marmita para cocinar. Su material conducía el calor en un sentido. El calor podía traspasar la superficie exterior, pero no abandonarla. Podía, también, dejar la superficie de adentro, pero no traspasarla. Consecuentemente, cuando la tapa estaba puesta, la superficie exterior absorbía el calor del aire a su alrededor y la superficie interior lo libertaba, y el contenido del pote hervía a más y mejor, sin combustible, mientras la parte de afuera estaba con una capa de hielo.

    Algunos de los físicos andaban como si los hubieran golpeado, tratando de resolver el enigma. Otros, con los ojos como estrellas, explicaban que si la marmita hubiese sido una tubería, podría estar sumergida bajo un río torrentoso y arrojar vapor por enfriamiento del agua que corría y pasaba, y que ésta recuperaría la temperatura normal en el curso de unas pocas millas de correr bajo el sol. En tal caso, ¿qué valían el carbón y el petróleo? De hecho, ¿de qué servía el poder atómico?

    El pequeño trípode se instaló afuera del edificio principal de la base. Instantáneamente, la aleta empezó a girar, el viento paró. En minutos el aire cesó de morder. En diez minutos estaba tibio. Los meteorólogos, rehusando creer en sus sentidos, exploraban los confines del área de calma. Volvieron, helados, jurando que había una caída de temperatura de ochenta grados más allá del área de calma, y una alza de temperatura pasado el cinturón de frío. La aleta que giraba del trípode poseía una aplicación diferente a la de la marmita. De alguna manera fabricaba una área donde el calor podía entrar pero no salir y el viento no podía traspasarla. Si el uso del dispositivo pudiera ser invertido, los desiertos se convertirían en zonas temperadas. Así como así, el Ártico y la Antártica estarían hechos para florecer. El aparato era una bomba de calor para la intemperie.

    Allí estaba también la caja con la sábana de plástico dentro. Uno de los niños, muy serio, la manejaba. No tenía nada dentro, excepto unos pocos trozos de metal con curiosas formas. El objeto era demasiado simple para poder ser comprendido si no se conocía el principio por el cual se regía.

    El mismo problema se presentaba con cada dispositivo que se examinaba. Todo estaba expuesto a la vista, pero no así el entendimiento. Las fotografías de la nave producían el mismo efecto, de una simplicidad frustrante que generaba increíbles resultados.

    Éstos eran asuntos de primera importancia. La capitán Moggs crecía visiblemente en su propia estimación. Pidió un circuito camuflado que le permitiera informar a las autoridades militares, en Washington. Pero no existía en la base, ya que ésta estaba dedicada sólo a la investigación científica. La capitán Moggs se encontraba agitada a causa de la frustración que experimentaba.

    Un avión de aprovisionamiento se encontraba en la pista de aterrizaje. Saldría algunas horas más tarde, pero la capitán Moggs lo comandaba en el nombre de las fuerzas armadas de los Estados Unidos. Ella ordenó un despegue inmediato. Arregló todo para que el aparato fuera abastecido de combustible en medio del vuelo. Partió directamente a Washington, con la novedad del evento del que fuera testigo, copias de las fotos de Soames, y muestras de las posesiones de los niños que pudo llevar sobre su persona.

    De vuelta en la base, después de una conferencia con Soames, Gail llevó una de las niñas a un lado. El problema más urgente ahora era poder comunicarse con los muchachos. De este modo Gail empezó gentilmente a enseñar a la más alta algunas palabras en inglés, como la cosa más necesaria e importante de todas. Muy pronto, la niña pudo saludar amistosamente a Soames, cuando éste vino a informarse de los progresos que ella hacía.

    —Su nombre — dijo Gail — es Zani. La otra, la de ojos azules, es Mal. El niño de la túnica marrón, es Fran, y el de la verde, es Hod. Creo que saldremos adelante. Ella comprende perfectamente que hay una lengua que aprender. Escribe de una manera propia. Se trastornó cuando le tendí un bolígrafo, pero después de un momento comprendió.

    Soames se dio cuenta que Gail esperaba su aprobación. Se la dio, sintiéndose como un tonto. Ella agregó más ansiosa aún:

    —Pero, ¿qué pasará después? ¿Qué va a sucederle a los niños? ¡No tienen amigos, ni familia, nadie que se preocupe por ellos! Y la capitán Moggs averiguó que yo planeaba enseñarle algunas palabras en inglés y me ordenó agregar nuestro sistema numérico a las lecciones. Dijo que se harían estadísticas con las declaraciones de ellos. ¿Qué saben los niños de estadísticas, Brad? ¡Están en un aprieto terrible!
    —Del cual yo soy responsable — dijo Soames ceñudo —, y del que ya estoy arrepentido.
    — ¡Yo soy responsable también! — repuso Gail con prontitud —. ¡Colaboré en todo! ¿Qué es lo que te preocupa?
    —Quemaron la nave — contestó Soames, más sombrío aún —. ¿Por qué?

    Ella sacudió la cabeza, observando la expresión de Soames.

    —Somos unos bárbaros, comparados con su pueblo — dijo Soames —, y ellos lo saben. Nos trataron como salvajes inofensivos al principio. Después, yo destruí su única esperanza, entablar contacto con su familia o sus amigos. En consecuencia incendiaron la nave, o uno de los niños por lo menos lo hizo. Más los otros estaban al tanto, y se aprestaron, sacando sus pertenencias afuera. ¿Por qué?
    —No estoy segura... — replicó Gail.
    —De poder capturar su nave intacta — Soames le confió —, la habríamos estudiado. En caso de descifrarla, construiríamos una, o de lo contrario, siendo paganos, abandonaríamos la empresa. En ninguno de los dos casos, los niños no nos importarían mayormente. Serían dejados de lado, eso es todo. En cambio, de este modo, nos colocan donde nos necesitan. Sospecho que poseen joyas con que negociar con nosotros, como podríamos ofrecer abalorios a los nativos. Tratarán de despertar nuestros apetitos por las riquezas que buenamente podríamos obtener de su civilización. Pactarán con nosotros. Permitidles o ayudarles a conectarse con sus familias, y sus padres nos harán a todos ricos. ¡Puñados de cuentas, espejos y abalorios de metal o sus equivalentes! Es probable que escojan joyas que no podamos entender o duplicar. Niños inteligentes, aquí mismo en la Tierra, perdidos entre bárbaros, tratarían de retornar a sus familias, prometiendo enormes recompensas. Estos niños, sin duda, están hechos para usar las mismas tácticas.

    Gail consideró esto por un momento. Luego movió la cabeza.

    —No resultaría — dijo —. Poseemos periódicos y radiamos noticias. La gente se asustaría demasiado para permitirlo.
    — ¿Asustados por cuatro niños?
    —No te das cuenta lo que son los periódicos — dijo Gail, con un algo de desvío —. ¡No viven de imprimir noticias, sino verdaderos cuentos seriales. Verdaderas historias de crímenes, para ser continuadas mañana. Auténticas novelas que tratan sobre sexo. ¡Lleve a su casa la próxima edición con el último episodio! ¡Reales historietas de suspense sobre crisis internacionales, para ser continuado en el más espeluznante capítulo, en el diario de mañana, o ser sintonizado en la radio! Eso es lo que se imprime o se transmite, Brad. Es lo que la gente desea insistentemente. ¿No te das cuenta lo que significaría explotar la situación de estos niños?

    Soames sacudió la cabeza.

    — ¡Extraña catástrofe de una nave del espacio que se estrella sobre la Tierra! ¡La tripulación es capturada! — citó ella —. ¡Criaturas desembarcan sobre la Tierra! ¡Se acerca la invasión! ¡Invasión desde el espacio! ¡Extraña nave investigadora derribada! ¡Flota en camino! ¡Criaturas del espacio en la Antártica! ¡La Tierra indefensa! — ella hizo una mueca —. No habría ninguna aceptación por historias de interés humano, escritas por Gail Haynes, que narraran acerca de cuatro niños muy bien educados que necesitan ser ayudados para encontrar a sus padres. Al público no le agradará eso, sin duda. Los niños se encuentran en dificultades. Siento lástima por ellos.

    Él hizo un guiño.

    —Si estás tan segura...
    —Verás — dijo Gail —. Estoy asustada, Brad, que tú y yo seamos las únicas personas en el mundo que no creen que los niños mejor hubieran encontrado la muerte, por seguridad. Tú hiciste lo que debías, por nosotros, al no permitirles que pidieran ayuda a sus familias. ¡Pero no necesitas preocuparte demasiado compadeciéndolos!
    —Fui yo el que los metió en el asunto — contestó Soames malhumorado.
    —Nosotros lo hicimos — insistió Gail —. E hicimos lo que teníamos que hacer. Pero voy a poner de mi parte todo lo posible para que sea menos duro para los niños, si yo puedo conseguirlo. Si tú me ayudaras...
    — ¡Naturalmente! — repuso Soames.

    Y partió mohíno. No se dio cuenta de la expresión, de Gail cuando lo confortaba. Ella regresó lentamente donde la niña, que la estaba esperando.

    Soames se encontró con los otros tres chicos. Eran el centro de un agitado grupo compuesto por miembros del personal. Trataban de comunicarse con ellos, mientras los muchachos disimulaban su perturbación ante tanta vehemencia. Un investigador especialista en partículas cósmicas le contó a Soames cuál era la dificultad. Entre las posesiones de los niños había un rollo de hilado de cobre muy fino. Alguien había cortado un trozo para someterlo a prueba, y descubrió que el alambre era supe conductivo. Un supe conductivo es un material que no tiene resistencia a la electricidad. En la Tierra el estaño y el mercurio y unas pocas aleaciones pueden ser convertidos en supe conductivos al ser enfriados bajo 18º Kelvin o a 400º Fahrenheit bajo cero. Sobre dicha temperatura, la superconductividad no existe.

    Sin embargo, el alambre de los niños era superconductor a la temperatura ambiente. Un hilo del calibre de una telaraña podía conducir toda la corriente producida por el Niágara, sin recalentarse. Un dínamo de trabajo pesado podría ser reemplazado por uno super conductivo que casi cabría en un bolsillo. Un motor de mil caballos de fuerza no necesitaría ser más grande que el eje que hiciera girar. Significaría...

    — ¡Déjenlos en paz! — gritó Soames —. ¡Ellos no les informarán cómo fue hecho, aunque hablaran inglés! ¡Denles siquiera una oportunidad de poder aprender a hablar! Han sufrido bastante ya.

    Se llevó a los dos niños y a la niña. Los condujo hasta su propio apartamiento y silbó agudo. Se oyeron unos rasguños en la puerta y una carrera. «Rex», el perro, apareció.

    Los niños lo miraron con horror. Los dos niños, algo erizados, se movieron entre la niña y el perro. Entonces «Rex» les jadeó amistosamente y bajando sus orejas ofreció una pata a cada uno, a su turno, cuando Soames se lo ordenó. Luego, el mismo Soames jugó con él en forma ruda, y «Rex» respondió gustoso.

    La expresión de los niños cambió. Uno de ellos, Fran, el de la túnica marrón, tímidamente trató de ensayar el mismo juego atlético. «Rex» se sentía a sus anchas. Hay una simpatía inherente entre perro y niño. En pocos minutos, los tres niños y el perro se hicieron amigos inseparables. Jugaban felices juntos, lo que era toda una novedad para los niños, pero perfectamente familiar y deleitoso para «Rex». Soames les enseñó a rascarle detrás de las orejas y sobre el lomo. «Rex» demostró tener el reflejo de rascarse con una pata posterior a un costado del espinazo. Se lengüeteó con fruición cuando Soames se detuvo. Los chicos ensayaron a su vez. Cuando uno de ellos encontró el esquivo punto cerca de la base de la espina dorsal, «Rex» tenía una expresión beatífica mientras los muchachos le rascaban, y se mostraron fascinados.

    Soames dejó a los tres miembros del grupo charlando y al cuarto meneando el rabo. Salió del edificio y se tomó la cabeza con las manos. No hay perros salvajes que sean antepasados de perros domésticos. Los perros fueron criados por el hombre, de alguna manera, aun antes que la hipotética lengua-madre indoeuropea fuera formada. Hay quien considera la creación del perro como el acontecimiento de más crédito en la humanidad.

    Mas estos niños nunca habían visto un perro antes.

    Mientras Soames meditaba sobre este hecho notable, otros dolores de cabeza se le avecinaban. Por ejemplo, la capitán Moggs volaba sin tropiezos hacia Washington, para entregar allí un informe perfectamente calculado para producir caos. Además, en la base misma sucedió un acontecimiento de la rutina más común que hizo la confusión doblemente caótica.

    El director de la Bahía Gissel hizo su reportaje científico habitual, usando la onda corta de la organización científica que controlaba y coordinaba las actividades de las bases y las mantenía equipadas y abastecidas. Era un eminente científico. Habló, sin ningún tropiezo, con otro científico aún más distinguido que se encontraba en la capital de Estados Unidos. Naturalmente, que el grito de la estática se mencionó en Washington. Y lógicamente la búsqueda de ella, la absurda huella del viento sobre la nieve y más aún hasta el asunto de la embarcación estrellada. Todo salió a flote. Era importante. Debía informarse. Lo fue.

    El director de la base Gissel entró en detalles acerca de los niños y los aparatos que seleccionaron para ser salvados, antes de destruir la nave. Era completamente efectivo que la capitán Moggs, antes de su partida, había ordenado con una firmeza magnífica que todo el asunto debía ser guardado en el más profundo secreto. Pero esto parecía no regir con el director de la base y con el director de otros innumerables proyectos. La capitán Moggs no tenía autoridad suficiente para impedir que un informe saliera a la luz. Un completo recuento precedió a la capitán Moggs en Washington, pero no a las Fuerzas Armadas. Era ella la que estaba a cargo de ese ángulo.

    Y, por lo tanto, cuando la capitán Moggs arribó a Washington con lo que creía un informe ultrasecreto de primera magnitud, se hizo conducir inmediatamente al Pentágono en un jeep del comando, apretando las fotos y otras pruebas firmemente entre sus manos. El vehículo pasó cerca de los vendedores de periódicos que voceaban ediciones especiales del Washington Post. Ella no se fijó, pero ya habían sido leídas en el Pentágono.

    ¡NAVE ESPACIAL ATERRIZA EN LA ANTÁRTICA!
    ¡Extrañas formas de vida a bordo!
    ¡Científicos alarmados!


    Ningún periódico echaría a perder una historia al no explotarla debidamente. Los servicios de cables no permitirían que una noticia de primera plana se añejara, al no transmitirla a sus suscriptores. Aparecieron otros encabezamientos en los diarios de todo Estados Unidos. El Pentágono también conocía su contenido. En Nueva York la reacción fue la siguiente:

    ¡EXTRAÑOS EN LA ANTÁRTICA!
    ¡Extraterrestres aterrizan sobre la sabana helada!
    ¡Nave espacial avistada desde la Bahía de Gissel!


    En Chicago hubo menos veracidad y más emoción en los titulares:

    ¡INVASIÓN DESDE EL ESPACIO!
    ¡Invasión a la Antártica, preludio de conquista!
    ¡Resistencia desesperada, afirman expertos!


    En San Francisco se le dio aún mayor vuelo a la noticia:

    ¡INVASORES DEL ESPACIO EN LA TIERRA!
    ¡Extraños aterrizan en Bahía Gissel!
    ¡Tamaño de la flota de invasión desconocido!


    Debería añadirse que las primeras ediciones de los primeros periódicos que publicaron la noticia, mencionaron que los invasores tenían la apariencia de niños humanos, pero de ninguna manera esto sonó como plausible. Además, las otras descripciones eran más excitantes. La relación de niños como invasores se calificó como conjetura. Luego como una suposición de mal gusto. Después como algo tan monstruoso que no valía la pena relatarlo.

    De todas maneras, el hecho era que un barco no perteneciente a la Tierra había aterrizado, tripulado por seres inteligentes y equipados con maravillosos dispositivos. Y estos dispositivos maravillosos se convertirían, naturalmente — dado el estado actual del mundo — en armas. Así, los redactores exageraron las noticias de los despachos, respaldadas por la regla general vigente en los negocios, de que al público hay que darle lo que busca, y al público le gusta ser asustado.

    Los periódicos publicaban lo que ellos creían que el público quería.

    La capitán Moggs llegó al Pentágono y se sorprendió al ver que la esperaban los superiores de más alto rango, informados de su venida por onda corta cuando vieron los titulares y se hicieron mil preguntas. Un teniente general la recibió.

    — ¿Este asunto es verdadero? — preguntó —. ¿Una nave del espacio ha llegado a la Tierra y ha aterrizado? ¿Tenía tripulación? ¿Se encuentra esta tripulación con vida?

    La capitán Moggs tartamudeó. Antes que la entrevista hubiese terminado, habría estallado en llanto. No lo hizo porque consideró que las lágrimas eran antimilitares. Se las arregló para dar respuestas que no dieran la idea de una investigación muy completa del aterrizaje de la nave espacial. Su declaración referente a que la tripulación de la nave eran niños humanos, no fue registrada.

    — ¡Ah! — bramó el teniente general —. ¡No hay nada que hacer! Usted, capitán, cualquiera que sea su nombre, usted estaba allí cuando la nave fue encontrada, usted lo ha afirmado. Muy bien. Mantenga su boca cerrada. Tome un avión y vuélvase. Traiga toda la tripulación y todo el material que sacaron del barco. Obtenga las partes que no se quemaron y tráigalas también. — Miró a su alrededor —. ¡Ocúpese de este asunto! — Cesó de dirigirse a la capitán Moggs —. ¡Ponga a nuestros técnicos en proyectiles dirigidos a trabajar en ese material para que averigüen cómo funcionaba la máquina! ¡Tienen la obligación de descubrir algo! ¡Consiga que los técnicos en armas espaciales investiguen también esos fragmentos! ¡Vigile lo que obtengan! ¡Trabajen en estas fotos hasta obtener las muestras! — Se volvió a la capitán Moggs —. ¡Usted, vuelva y traiga a esos extranjeros y todo el material que sea posible! ¡Traiga todo! Y en el menor tiempo posible — miró alrededor de su oficina —. ¡Una lápida se pone sobre este asunto! ¡Profundo secreto, secreto, secreto! ¡Los periódicos tienen que ser acallados! ¡Negar todo! ¡Todo!

    Agitó sus manos. La capitán Moggs abandonó la oficina. Alguien salió detrás de ella, para coordinar sus actos con las órdenes del teniente general. Las instrucciones, por supuesto, habían sido verbales. Debían ser llevadas al papel. Existen personas que aman las complejidades del papeleo de oficina y nunca están tan felices como cuando — como en este caso — en el proceso de una orden tienen que ver con transportes, pagos, anticipos, horarios, alojamiento, precauciones de seguridad, documentación en regla, y otras tantas cosas. En doce horas, cerca de doscientas cuarenta y siete órdenes, cartas, autorizaciones y memorándums sobre la forma de proceder, correspondieron a las instrucciones verbales. Algunas en cuadruplicado, otras con doce copias, y unas pocas, pero muy pocas, en triplicado. En otra docena de horas todas serían archivadas y olvidadas para siempre.

    Pero antes que se volvieran completamente locos, la capitán Moggs retornó a la Antártica con una carpeta llena de documentos. Su avión volaba sobre el sur de Virginia, cuando un portavoz del Pentágono aseguraba en una conferencia de prensa que el Departamento de Defensa no tenía información alguna acerca del comentado suceso del descenso de un crucero espacial sobre la Antártica. Los periodistas sacaron los periódicos de sus bolsillos. El Pentágono negaba todo a diestro y siniestro, obedeciendo órdenes. Los periódicos publicaron para ese entonces copia de las actas de las Naciones Unidas, mostrando que a pedido del Departamento de Defensa habían sido despachados cuatro pasaportes americanos. Las actas establecían que los pasaportes eran para John y Jane Doe, y Ruth y Richard Roe, quienes obviamente no podían entrar en Estados Unidos sin sus documentos en regla. La información de las Naciones Unidas sobre estas personas era: lugar de nacimiento, desconocido; nacionalidad, desconocida; edad, desconocida; descripción, no dada; raza, desconocida; ocupación, desconocida. Y todos los periódicos llevaban grandes titulares como: Tripulación del barco espacial confinada en Estados Unidos.

    El portavoz del Pentágono estaba confundido.

    Los periódicos de todos los Estados Unidos iban apareciendo con estos encabezamientos:

    LLEVADNOS ANTE VUESTRO PRESIDENTE, EXTRANJEROS
    Tripulación del barco espacial pide una conferencia de alto vuelo.
    Insinuación de ultimátum.
    ¿UNA EMBAJADA DEL ESPACIO EN WASHINGTON?
    Silencio oficial, intranquilidad.
    Se esperan peticiones por parte de los extraños.


    No constituía, por supuesto, un asunto que concerniera exclusivamente a los americanos. El Times de Londres señalaba la considerable y detallada especulación que existía en el aire, comparada con el mínimo de hechos admitidos. Por otra parte, el Pradva insistía en que los extranjeros habían rehusado entrar en conversaciones con América, después de tener conocimiento del sistema de capitalismo social y de su tiránico gobierno. Ce Soir afirmaba poseer una información exclusiva acerca de un reportaje hecho al personal de la nave espacial — que tenía doscientos metros de largo —, construida por monstruos alados. El diario oficial de Bucarest, por el contrario, publicaba que eran reptiles muy inteligentes. En El Cairo se creía, y así se publicó, que la gente que constituía la tripulación de la nave era de estructura proteínica, notablemente parecida al legendario djinn.

    Hubo otras descripciones. Sobrios relatos los declararon insectos inteligentes, con un parecido cercano a colosales hurones, batracios, criaturas emplumadas semejantes a loros, y otras aún más excéntricas rarezas biológicas. También se estableció con autoridad que los monstruos extraños pelearon furiosamente al ser descubiertos, habiendo masacrado a todos menos uno de los miembros pertenecientes a la base de la Bahía Gissel. El sobreviviente habría hecho el relato al tiempo de morir. Otra fuente insistía que habían pedido ser llevados a Washington, con variantes de la ciudad: Moscú, Buenos Aires y la República de Ghana, siendo todos ultimados por los americanos. Ninguno fue muerto y se habían retirado hacia el interior de la Antártica con armas de increíble poder, para establecer allí una base de aterrizaje de una flota de guerra. No faltaba el relato esperanzado de que se habían volado ellos mismos, junto con la nave, cuando fueron descubiertos en el momento de su llegada a la Tierra.

    En la Bahía de Gissel, el personal le empezó a tomar cariño a estos cuatro muchachos, cuyos nombres eran Zani, Fran, Hod y Mal, porque estaban muy bien educados por sus padres y eran como muy niños en su proceder.

    Los chicos en sí mismos estaban tensos, se sentían desesperadamente ansiosos e inconfortables. A pesar de esto demostraban un valor resuelto, que hizo que la gente de buenos sentimientos los quisiera muchísimo. Muchos de los del personal de investigación deseaban ardientemente hacerles preguntas, pero esto era imposible. En lugar de ello, estudiaban las más o menos veladas fotografías del interior del barco y revisaban desvalidos las cosas que los niños habían traído consigo, y se estrujaban el cerebro imaginando la forma cómo estos instrumentos trabajaban y si podrían ser copiados en la Tierra. El objeto que giraba en lo alto del trípode hacía bastante agradable el estar fuera de los edificios, alrededor de Bahía Gissel. Aunque existían vientos de cuarenta millas por hora y el termómetro marcaba diez grados bajo cero, a doscientos metros del lugar donde Hod instaló el aparato. La marmita hervía a más y mejor sin ningún combustible, con una capa de hielo por fuera que iba en aumento. Lo que Soames había llamado super radar permitía observar un roquerío de pingüinos en detalle sin perturbarlos, y Fran, hidalgamente, prestó su instrumento de bolsillo — ese que cortaba metal como si fuera mantequilla — a los físicos del personal.

    Tuvo que enseñarles cómo usarlo. Era una caja plana de metal, de un tamaño aproximado a un mechero. Poseía dos controles muy simples y un ingenioso mecanismo que impedía que el aparato funcionara por accidente.

    De manera aproximada se podía describir como una bomba-calor. Uno de los controles la conectaba y disminuía o intensificaba su efecto. El otro controlaba el área donde trabajaba. En cualquier material, excepto hierro, hacía que el calor fluyera justo hacia el centro de su campo proyectado. Colocado en una barra de metal el calor de ambos extremos fluía hacia el centro donde el aparato de bolsillo estaba ubicado. El centro se ponía intensamente caliente. El resto de la barra se volvía terriblemente frío. En segundos una barra de bronce se ponía al rojo a lo largo de una línea de cientos de pulgadas y de una de ancho. Después se fundía. Una lámina del grueso del papel de seda se licuaba y ello permitía sacar la barra o deslizarla a un lado para separarla. Pero se necesitaba sostener la barra con guantes gruesos, porque el aire licuado podía derramarse si no se tenía cuidado. No servía ni para acero ni para hierro.

    Soames llevó a Fran, con Mal y Hod, a la escuela improvisada donde Gail se esforzaba en dar a Zani un mínimo de vocabulario de palabras inglesas. «Rex» se unió muy feliz al grupo.

    Zani recibió al perro encantada. Se sentó en el suelo y jugó con él. Su cara resplandecía. Lo acarició. Conocía todos los lugares apropiados, aún el de la base del espinazo.

    Soames quedó abismado. Los otros niños no sabían siquiera que hubiera algo parecido a un perro. Tuvieron que aprender a jugar con «Rex». Pero Zani conocía a los perros y cómo jugar con ellos.

    —Supongo — dijo Gail, sin darse cuenta del asombro de Soames — que Zani me ayudará a enseñarle a los otros niños algunas palabras.

    Hod tomó de inmediato el bolígrafo, con el cual Gail estaba enseñando a Zani a escribir. Él no necesitaba que le dieran lecciones. Sin darle ni siquiera un vistazo, empezó a escribir. Momentos más tarde leyó, lenta y desmañadamente. Y de las marcas completamente crípticas que trazara, brotaron las palabras inglesas que Gail había enseñado a Zani. Fran y Mal se unieron a él. Previamente practicaron la pronunciación que Gail había indicado a Zani, pero no a ellos, mientras la niña jugaba ensimismada con «Rex», animal que no había visto antes.

    Era otro ángulo, al perecer, sin sentido.


    Capítulo Cuarto


    El cielo estaba poblado de satélites persiguiendo órbitas que a menudo recordaban las huellas de los esquís acuáticos. Se elevaban muy lejos de la Tierra y después se hundían peligrosamente cerca de la atmósfera. Algunos de ellos todavía transmitían informaciones al planeta que circundaban. Dos poseían débiles voces que sonaban como gruñidos, gemidos, aullidos, chillidos y resuellos en una sucesión hecha al azar. Ésta era una de las dos clases de lenguaje que usa el sistema telemétrico. Un tercer satélite, aún en funciones, emitía sonoridades como un fonógrafo vacío, tocado después de que alguien hubiese caminado sobre él con botas provistas de clavos. Pero casi la mayoría de los pequeños cuerpos que giraban alrededor de la Tierra eran meramente objetos sin vida, que probaban el alto desarrollo de los proyectiles dirigidos de uso militar.

    A medida que la aprehensión crecía en la Bahía Gissel — que era el primer lugar donde se desarrolló el peligro actual — un satélite nuevo de catorce meses de edad, dorado y espinudo, hendió el aire denso lo suficiente como para disminuir su velocidad y quedar fuera de órbita. Se destruyó a sí mismo, formando una cinta de llamas meteóricas en algún lugar del Pacífico Sur, donde nadie ni por casualidad se encontró cerca para presenciarlo.

    Existían otras pruebas del alto grado en que se hallaba la humanidad, que la venida de los niños iba a minar. Había submarinos atómicos bajo la capa de hielo polar. Líneas de radar en puestos de observación que cruzaban los continentes. Patrullas de aviones que volaban sobre los océanos usando también el radar para asegurarse de estar solos. Existía una isla artificial sobre pilares hacia el nordeste de la costa de América. Se trataba, igualmente, de una estación de radar. Estos hechos constituían triunfos en su género. Pero, por otra parte, había pruebas del más completo fracaso de los seres humanos, en el uso de su ciencia y sus cerebros, para convivir los unos con los otros sobre un planeta de área limitada donde los seres, por último, o viven juntos o mueren juntos. El momento de la decisión se aproximaba.

    La cercanía de la nueva crisis se reconoció en primer lugar, por lo que pasó en la Bahía Gissel. Allí, los hombres que se encontraban fuera de los edificios escucharon un ruido desmayado. Fue creciendo en intensidad y llegó a convertirse en un áspero gruñido. Una mancha apareció en el cielo, hacia el norte. El gruñido aumentó cada vez más de volumen, y la mancha creció. De pronto se convirtió en un «jet» de transporte que descendía precipitadamente, hasta que llegó a verse de un tamaño gigantesco y tocó el hielo, rodando hasta la proximidad de los edificios de la base.

    Varios hombres la esperaban. La capitán Moggs descendió y marchó en forma muy militar hacia los cuarteles generales de la base. Los hombres que estaban sobre la helada pista, conferenciaron rápidamente con la tripulación.

    Se produjo una gran algazara cuando dos de los cuatro niños salieron persiguiendo a «Rex» alrededor del edificio. Los muchachos se adelantaron al perro y súbitamente se detuvieron, quedando sin moverse. Viéndolos, «Rex» trató de detenerse de golpe y no pudo. Siguió de largo, resbalándose. Sus patas rasguñaron el hielo sin conseguir su objetivo. Al fin pudo detenerse y correr a juntarse con los chicos, saltando sobre ellos jubilosamente. Se alejaron en un solo grupo.

    La capitán Moggs se acercó donde los niños se encontraban, mientras caminaba hacia el edificio principal.

    —Niños — gritó ella —, vayan adentro y empaquen de inmediato. Nos vamos a Estados Unidos.

    Mal contestó, muy cortés:

    —Cómo. — Una pausa —. Hacemos.
    — ¡Excelente! — dijo la capitán Moggs —. Veo que están aprendiendo a hablar. Corran adentro ahora, y díganles a los demás que partimos a América.

    Pasó revista detenidamente al edificio principal. Buscó a Soames. Lo encontró haciendo apresurados paquetes con los objetos que los chicos habían sacado del barco, antes que Fran los destruyera. La capitán Moggs aprobó.

    — ¡Ustedes se han anticipado a mis órdenes! Pero pensé que no era prudente hablarles por la radio de onda corta de la base.

    Soames le contestó, cortante:

    —No sé nada respecto de sus órdenes. Están aprovisionando su avión ahora. Necesitamos tenerlo listo, con Gail y los niños, dentro de quince minutos.

    La capitán Moggs lo miró.

    — ¡Absurdo! ¿Por qué? ¡Es necesario hacer un inventario con los objetos salvados de la nave espacial! Tenemos que... ¡Absurdo!

    Soames ató una cuerda alrededor de un paquete. Lo anudó fuertemente y lo arrojó a un lado. Luego amarró otro.

    —Estábamos alistando un trineo para llevarlos al bosque — gruñó —. No al bosque, sino a la espesura. Vamos a tener visitas.
    — ¡Imposible! — contestó la capitán Moggs —. ¡Tengo órdenes superiores en el sentido de que todo sea acallado! ¡La existencia de los niños debe ser negada! ¡Todo el mundo aquí tiene que ocultar la verdad! ¡No se puede admitir nada!

    Soames hizo una mueca, divertido.

    —Hace seis horas que los franceses preguntaron si podían hacernos una visita de cortesía. La eludimos. Los ingleses sugirieron una conferencia acerca del extraordinario estallido de estática sentido algunas noches atrás. Fue aplazada también. Pero hace cerca de una hora, los rusos estiraron la cuerda. Un S.O.S. de emergencia. Uno de sus aviones tenía dificultades con el motor. Le es imposible volver a su base. En cambio, se encuentra volando hacia acá para un aterrizaje de emergencia, acompañado de otro avión. ¿Se puede imaginar usted negándole hospitalidad a un avión con problemas de aterrizaje?
    — ¡No creo que esté en peligro! — repuso la capitán Moggs, furiosa.
    —Ni yo tampoco — dijo Soames.

    Colocó un paquete, envuelto ya, a un lado.

    —Deben tener órdenes — prosiguió fríamente —, y no conocemos tales órdenes. Hasta que nos dimos cuenta de que usted llegaría primero, nos estábamos preparando para llevar a los niños en un trineo. Si nos mantenemos cerca de la nieve blanda, ningún avión podría aterrizar cerca de ellos. Es posible que alguien haga una reclamación protestando que los niños estén bajo nuestra protección, americanos decadentes, traficantes de guerra. Y puede que estén preparados para gritarlo. Nosotros no. — Continuó en un tono diferente —. Esto es lo último. Pueden llevarse todas estas cosas ahora.

    Dos geofísicos, un meteorólogo, un especialista en rayos cósmicos, y el cocinero de la base con su ayudante, cargaron con los paquetes que Soames había preparado. Los trasladaron afuera para ser instalados en el transporte.

    Gail apareció vestida para viajar. Fran y Zani la acompañaban vestidas en forma similar. Portaban ropas para los otros.

    —Mire por la ventana — contó —. ¡Realmente están vaciando combustible dentro de ese avión!
    — ¡Esto es espantoso! — gimió la capitán Moggs —. ¡Debo comunicarme con Washington de inmediato!

    Corrió hasta la oficina de comunicaciones para pedir una conferencia radial con Washington. Pero la radio estaba ocupada. A los franceses, que fueran disuadidos cuando sugirieron una visita, ahora se les rogaba que vinieran con urgencia. A los ingleses, que habían solicitado una reunión y fue aplazada, se les invitaba a tomar el té. Mientras la capitán Moggs vociferaba, la radio continuó organizando una conferencia en gran escala sobre problemas generales de investigación. Aun los belgas y los daneses fueron invitados para completar la reunión. Sería un hermoso ejemplo de cooperación sincera entre los grupos científicos de las distintas nacionalidades. Sentaría un edificante ejemplo para el resto del mundo. Pero los miembros del personal, hechos ya los arreglos para formar este bloque de visitantes indeseados y todas sus posibles molestias, mostraban la expresión antipática de la gente que se está preparando para ser muy gentil y cortés con personas que van a ser muy desagradables con ella. Fue notorio que las pocas armas deportivas que existían en la base se entregaron a los que podían hacer mejor uso de ellas en caso necesario.

    Los depósitos de combustible del transporte estaban llenos. Los otros dos chicos luchaban por ponerse las ropas de vuelo. Hod tomó el trípode con el pequeño objeto giratorio. Instantáneamente, el área alrededor del edificio principal de la base se puso de un frío insoportable. Los niños treparon en el transporte siguiendo a Gail.

    Soames, jurando, subió después de la todavía trastornada capitán Moggs. A él no le gustaba la idea de partir mientras dejaba atrás cualquier probable dificultad. Sin embargo, su partida con los muchachos alejaba por completo toda posibilidad de que alguna se presentara.

    El transporte se lanzó desde la pista hacia el aire, rugiendo. Dos líneas gemelas aparecieron en el cielo sobre el horizonte. El transporte se dirigió rumbo al norte.

    Soames se regañó a sí mismo. Gail preguntó, ansiosa.

    — ¿Qué sucede, Brad?
    —No es nada — contestó Soames, malhumorado —, me molesta hacer el discreto, el inteligente, la cosa correcta, como lo que estamos haciendo al huir en lugar de enfrentarnos con alguien que ha venido en busca de dificultades.

    Se escabulló a la parte de atrás del compartimiento de los pilotos mientras el transporte se elevaba y roncaba hacia la frontera y el mar abierto.

    Dejar la base era lo único sensato. Los rusos aterrizarían y volublemente explicarían la emergencia del aterrizaje forzoso. Después ofrecerían vodka como refresco. Luego los aviones empezarían a llegar desde las otras bases, y en vez de darles oportunidad de crear un ambiente desagradable, con la posibilidad de llegar a ser desde un desorden periférico hasta una guerra atómica, se encontrarían cortésmente invitados a una conferencia científica.

    Sin duda que, mientras la conferencia durara, los rusos meterían sus narices en todos los rincones de la base americana, para asegurarse por sí mismos que no existían seres extraterrenos escondidos, ni signo alguno de nave espacial por ninguna parte. La conferencia reportaría algo bueno. El extraordinario estallido de la estática sería discutido, aunque sin llegar a una conclusión. Y los americanos podrían obtener un acuerdo con las otras bases sobre los métodos de observación, de manera que las investigaciones, en el futuro, rindieran más frutos que hasta el momento.

    Eso era todo lo que sucedería. El avión voló más al norte. Justamente al nordeste, para ser exactos. El avión ruso, supuestamente averiado, aterrizó muy lejos, atrás. El transporte voló sobre lenguas de océano helado, de color azul oscuro. Llegó a avistar tierra al cruzar el término de la cadena montañosa de los Andes a treinta y cinco mil pies de altura, y continuó cruzando la parte más austral de la República Argentina. Voló durante toda la noche. Lejos, más al norte, la tierra oscura estaba menos negra a causa de las innumerables estrellas que alumbraban.

    Los niños se agruparon y miraron hacia fuera. Tanto como duró la luz del día, duró su observación. De tiempo en tiempo conversaban absortos entre ellos, como si les extrañara que algo que esperaban ver no hubiese aparecido todavía. Cuando la oscuridad envolvió al avión, se durmieron, acurrucados unos contra otros, como gatitos.

    Gail los miraba con aire maternal y a la vez contemplaba a Soames. Ella, Soames y la capitán Moggs, se situaron en la sección de pasajeros del transporte, a unos pocos asientos detrás de los niños.

    —Me encantaría poder comprender — dijo Gail en voz baja a Soames —. ¡Los demás niños saben todo lo que le he enseñado a Zani, y no hay forma de que lo hayan averiguado por ellos mismos! Lo aprendieron sin estar presentes y Zani no tuvo oportunidad de decírselo. Y aun así, no parece telepatía. Si fueran telepates, podrían intercambiar pensamientos sin necesidad de hablar. ¡Pero ellos charlan todo el tiempo!
    —Si fueran telépatas — contestó Soames —, hubieran adivinado que yo intentaba quemar el aparato de señalización. Me habrían detenido, o al menos tratado de hacerlo.

    La capitán Moggs no prestaba mucha atención. Muy preocupada, dijo:

    — ¡Estoy terriblemente inquieta! El alto comando y la jefatura superior insisten en que los niños deben ser escondidos y su existencia negada. ¡Ninguna información debe filtrarse!
    —Es lo mismo que si trataran de censurar la noticia sobre un maremoto o un ciclón. — Soames la contradijo, cortante —. Usted misma cuenta que los periódicos ya tienen la historia. No hay ninguna seguridad de que no la publiquen.
    —Pero ¿por qué? — preguntó la capitán Moggs —. ¿Por qué el público insistiría en pedir detalles sobre materias que el ejército ordena mantener en secreto?
    —Porque — Gail repuso, levemente — es el público el que se ahoga en un maremoto o muere por causa de un ciclón. Si extraños desde el espacio descubren la Tierra, es el público el que pagará las consecuencias.
    —Pero — insistió la capitán Moggs tercamente —, ¡es necesario que esto quede en secreto! ¡Debemos obtener todo lo que podamos de los niños, y guardarlo para nosotros solamente!
    —Afortunadamente — dijo Soames —, la historia se extendió antes de que la decisión fuera tomada.
    —Pero, tal vez, si no se obtienen más noticias — comentó la capitán Moggs, esperanzada — la historia se irá apagando.

    Gail le dio la respuesta inmediata.

    —Mis patrones han estado enviándome mensajes perentorios, pidiendo un reportaje desde el lugar del hecho. Sobrepasan de ochenta las ofertas de dinero solicitándome historias firmadas acerca del barco espacial y su tripulación.
    —Me es casi imposible comprenderlo — protestó la capitán Moggs.

    Soames se encogió de hombros. Era inevitable que cada uno mirara la situación desde su propio punto de vista. La capitán Moggs la veía desde un ángulo estrictamente militar. Gail, desde el de una periodista, atenuado y modificado por algo más que Soames no estaba en condiciones de sospechar. Su propia actitud estaba bastante confusa. Tenazmente consideraba haber cumplido con su deber al destruir el dispositivo de comunicación perteneciente a los niños, antes de que ellos pudieran haber hecho contacto con personas de su propia civilización. Se sentía incómodo porque creía haberles hecho un daño enorme, sólo por necesidad. Estaba plenamente consciente de los peligros que previó, porque Gail se encontraría envuelta en ellos. Era extraño, pero los posibles desastres de la humanidad los resumía en una gran aprehensión por ella. Y además poseía un enorme y fascinante anhelo de trabajar con las innumerables posibilidades de tecnología que sugería la raza de los niños.

    —No me agrada nada todo esto — le comentó a Gail —. Si los habitantes del lugar de donde vienen estos niños averiguan dónde se encuentran, no veo cómo nosotros, los humanos, podremos sobrevivir al contacto con una cultura tan superior. Los indígenas de América perecieron a raíz del encuentro con una civilización no tanto más avanzada que la de ellos. Los polinesios murieron por el solo contacto con una cultura de pescadores de ballenas. Pero nosotros tendremos que enfrentarnos con algo mucho más mortífero, y mientras tanto...

    Hizo una mueca.

    —Mientras tanto, ¿qué?
    —Es ridículo — respondió Soames —. Después de haber visto los objetos que los muchachos trajeron consigo, estoy ansioso de poder estudiar a solas el aparato de baja temperatura. Esa herramienta de mano, perteneciente a Fran, me preocupa extraordinariamente.

    Gail miró a los niños y luego a Brad.

    — ¿Qué tiene que ver la baja temperatura?...
    —Poseen un alambre que es un superconductor a la temperatura ambiente. Nosotros no tenemos superconductores a más de dieciocho grados Kelvin, que es mucho más frío que el hidrógeno líquido. Pero un superconductor actúa como un escudo magnético... No, no exactamente. Es imposible tocarlo con un imán. Las corrientes de inducción en el superconductor repelen su proximidad. Me gustaría saber lo que le sucede al campo magnético. ¿Rebota, lo deja sin efecto, o qué? ¿Podría, por ejemplo, ser aislado?
    —No veo...
    —Ni yo tampoco — dijo Soames —. Pero tengo el pálpito de que ese aparato pequeñísimo que Fran lleva en el bolsillo, posee un superconductor. Creo que puedo hacer algo que no sea un instrumento del todo. Serviría para distintos usos. Ese aparato me sugiere algunas posibilidades que difícilmente puedo esperar para ensayarlas.

    El «jet» roncaba a través de la noche. En la cabina altimática no había necesidad de oxígeno. Los niños dormían. De vez en cuando, alguno se estiraba.

    —Y yo — explicó Gail, con sonrisa desmayada —, me muero por escribir algo que nadie haya publicado. Mi sindicato desea una historia al rojo, en el lugar mismo de los hechos. Indudablemente quieren lo que ellos creen que el público desea. Me gustaría escribir una relación tal como la veo acerca de los niños, desde un punto de vista que a nadie le interesa.

    Soames la miró, extrañado.

    —He olvidado quién dijo que nadie ha perdido nunca dinero al subestimar el gusto del público — repuso Gail —, pero yo sé lo que se me pide que diga. Mi sindicato quiere un relato acerca de los niños, que no produzca preocupación a nadie. No encarando un problema con entereza y considerando a los niños como seres humanos, sino justamente lo contrario. Una historia que todo el mundo pueda leer sin crearse problemas de ninguna especie. Ellos son niños encantadores y alguien los educó muy bien. Sin embargo, existe toda esa gente que piensa que si los muchachos no son mal educados, son frustrados.

    Ella hizo un gesto desesperanzado, mientras el avión continuaba su elevada ruta. Una luz apareció en el cielo, hacia el este. Era una luz estrictamente local. En ese momento, la luna ascendió sobre el horizonte, que estaba formado por grandes bancos de nubes. Se veía enorme y muy brillante. Se reflejaba en las ventanillas del transporte. Se reflejaba también en el rostro de Fran.

    El muchacho se movió, todavía durmiendo. Después de un minuto abrió los ojos y tosió levemente. Miró a su alrededor aturdido, como desconociendo el lugar en que se encontraba. Luego se volvió hacia la ventanilla. Al ver la luna, Fran lanzó un pequeño grito. Su rostro se convulsionó. Miró a la accidentada e incompleta compañera de la Tierra, como si su apariencia tuviera para él un significado horroroso, extraordinario. Apretó fuerte sus puños.

    Detrás de él, Gail murmuró:

    —¡Brad! ¡El muchacho está horrorizado! ¿Querrá significar eso que él y los otros necesitan hacer señales a alguien?

    La capitán Moggs dormía intranquila. Su cabeza caía hacia delante. De cuando en cuando la levantaba, pero casi inmediatamente volvía a caer.

    —Lo dudo mucho — dijo Soames —. Si sus parientes y compañeros hubieran descendido en la Luna, y yo les impedí comunicarse con ellos, deberían mirarla esperanzados o anhelantes, pero no de la manera que lo hacen.

    Fran llamó la atención del otro niño, Hod. Éste despertó. Fran le susurró rápidamente algunas palabras. El muchacho, todavía adormilado, irguió la cabeza y miró a su alrededor. Un murmullo ahogado salió de su garganta. Mal, asimismo, masculló algo, como si tuviera una pesadilla. Se despertó. Zani se puso de pie y preguntó qué pasaba. Al ver la Luna calló súbitamente.

    Los cuatro niños observaban por una de las escotillas el disco de la Luna. Sus caras demostraban haber recibido una impresión muy fuerte, y el horror en algunos de ellos era notorio. Hablaron entre sí en voz baja, en ese incomprensible idioma que poseían.

    —Se me ocurre una idea — dijo Soames, en un tono monótono y asombrado —. Veamos.

    Se puso de pie. La capitán Moggs aún dormía inconfortablemente, tratando de mantener su cabeza erguida, lo que no conseguía sino por cortos instantes. Así, pues, no oyó nada, no vio nada, no supo nada.

    Soames fue al compartimiento de los pilotos. Volvió trayendo unos binoculares consigo. Se los mostró a Fran, ofreciéndoselos. Éste lo miró con ojos abstraídos, sin prestarle mayor atención. Miró de nuevo hacia la Luna.

    — ¿No sabes para qué sirven los binoculares? — preguntó Soames —. Ven aquí y te enseñaré.

    Los puso en foco. Eran unos anteojos excelentes. El anillo de montañas de la Luna en el borde iluminado por el sol, se veía claramente. Pudo observar esas manchas pequeñas de luz en el lado oscuro del menguante, que eran picachos de montañas elevándose desde la oscuridad a la luz solar. Eran Aristarco y Copérnico y Tico. Se veían los amplios mares sin futuro, esas llanuras cubiertas de lo que fue una vez lava líquida, y que brotó cuando monstruosos proyectiles del tamaño de una comarca entera, se enterraron profundamente en la masa lunar. La Luna se mostraba como demolida, sacudida, devastada.

    Soames tocó a Fran en el hombro y le mostró cómo se manejaban los binoculares. Las manos de éste temblaban cuando los cogió. Los acercó a sus ojos y se puso a mirar.

    Zani colocó sus manos sobre sus ojos lanzando un pequeño grito, como si quisiera borrar la imagen que Fran veía. Mal empezó a llorar quietamente. Hod respiraba con sonidos entrecortados.

    Fran bajó los binoculares de sus ojos. Habló con gran amargura y dio a Soames una mirada llena de odio.

    Soames retornó al lado de Gail, dejando los anteojos en manos de los niños. Se dio cuenta de que estaba sudando. Ocupó un asiento al lado de la capitán Moggs, que roncaba, durmiendo, sin darse cuenta de nada.

    — ¿Cuándo se levantaron estas montañas sobre la Luna? — preguntó ásperamente —. Es una pregunta interesante. Tengo una respuesta. Fueron hechas cuando existían caballos con tres pezuñas y muchos peces ganoides sobre la Tierra y, tal vez, sobre el Planeta Cinco.

    Gail esperaba.

    —Los niños conocieron la Luna cuando no era como está ahora — prosiguió con cierta dificultad —. ¡Tú sabes lo que es eso! Anillos montañosos, algunas veces de cientos de millas de largo, formados por enormes trozos de roca que saltaron por el impacto de los asteroides, lunetas e islas de roca y metal que caían desde el cielo. Los mares aparecieron cuando la corteza de la Luna fue fracturada y brotó la lava. Las huellas se formaron en los lugares donde cayó gran cantidad de material, en una longitud de cientos de millas. Tú sabes de qué se trata.
    —Yo... sí, lo sé — contestó Gail.
    —Era una suposición — continuó Soames —. Pero ya no lo es más. Hubo un Quinto Planeta, y explotó o fue volado en pedazos. La Luna fue bombardeada por el naufragio, y lo mismo la Tierra. Pedazos como montañas cayeron desde el cielo, sobre este mundo también. Hubo tanta destrucción en la Tierra como en la Luna. Tal vez, uno que otro lugar se salvó de la destrucción, un acre o una milla cuadrada, a miles de millas de distancia. Algo sobrevivió, y ahora está todo olvidado. Hubo lluvia, viento y hielo. Las cicatrices de la Tierra se fueron borrando a través de millones de años. No sabemos siquiera dónde se encontraban estas heridas y si para entonces existían seres humanos en la Tierra o sobre el Quinto Planeta.

    La capitán Moggs roncaba suavemente, su cabeza caída sobre el pecho. Gail, inconscientemente, se restregó las manos.

    —Y eran civilizados — continuó Soames —. Poseían superconductores y sustancias conductoras de calor en un solo sentido. Alcanzaron el punto donde no necesitaron del fuego nunca más y construyeron naves de aleaciones de magnesio. Vieron el Quinto Planeta, o habitaban ahí, cuando empezó a desintegrarse. Conocían las consecuencias que le acarrearía a la Tierra el que todo el sistema solar estuviera repleto de residuos. El Quinto Planeta no existiría más y la Tierra sería golpeada, hundida, despoblada. ¡Quedaría como es la Luna ahora! Tal vez poseían naves que viajaban hacia otros planetas, pero en todo caso no eran suficientes para trasladar a toda una raza. Y los planetas que podían usar eran los interiores, que habían sido tan dañados como la Tierra o la Luna. ¿Qué podrían hacer? Existiría la posibilidad de que hubieran algunos, poquísimos, sobrevivientes diseminados, expuestos a caer en el primitivismo más grande, por ser tan pocos. Pero ¿dónde iría la civilización?

    Gail hizo un sonido inarticulado.

    —Podían — prosiguió Soames con voz pareja — intentar refugiarse en el futuro, en el tiempo, más allá de la catástrofe, hasta que la Tierra cerrara sus heridas. Enviarían a alguien a constatar si esto ya ha sucedido. Y si enviaron una nave primero, y el resto quedándose al peligro de morir, si lo enviaron, es razonable que eligieran niños para que sobrevivieran. Es aún más sensato pensar que hayan enviado dos niños y dos niñas...

    Un escalofrío recorrió el cuerpo de Gail.

    —Tenían... tenían un transmisor — ella murmuró, como si el respirar le hiciera daño —. Tú lo destruiste. Ellos intentaron hacer señales, no para pedir ayuda como pensábamos, sino para llamar a su gente, para que se juntaran a ellos. Con toda seguridad, ahora esperan conseguir el material para poder construir otro transmisor. Los niños deben saber cómo hacerlo, si se considera que todo lo que usan es tan simple. Se les enseñó a reparar el que tenían. De hecho lo repararon. ¡Tal vez puedan fabricar uno, y tienen la esperanza de que les ayudemos! Se les ha entrenado especialmente...

    El transporte continuaba su camino a través de la noche. Los niños no mirarían más hacia la Luna. Zani y Mal lloraban suavemente, todavía asustadas, por lo que vieron. Nadie podía confortarlas. La capitán Moggs seguía roncando.

    —Hermoso, ¿no es cierto? — preguntó Soames —. Fueron enviados aquí para servir, en cierta manera, como cabeza de puente para el desembarco de todo su pueblo. Una civilización que está muerta o simplemente condenada, a menos que pueda emigrar. ¡No una mera conquista, con tributos a pagar, sino la dominación total de un planeta! ¡Poseer toda la Tierra o morir! — Pestañeó —. ¡Y los chicos, ahora se figuran a sus padres esperando las montañas que caerán sobre ellos desde el cielo, y yo los he condenado a seguir en esta espera! ¡Ahora los niños deben tratar afanosamente de conseguir que nosotros les demos los medios para comunicarse con sus amigos, con los seres que ellos quieren, aunque nosotros seamos destruidos en el proceso! ¿No es hermoso?

    Gail contestó, desesperada: — ¡Y son niños tan agradables!

    —Admirables — agregó Soames con voz desmayada —. Les tengo gran admiración. También admiro a quien los crió y tan cuidadosamente los preparó para salir del tiempo sobre la Antártica, lugar donde no habría peligro de bestias ni de salvajes. Pero se equivocaron sus maestros, ya que existían ambos, bestias y salvajes.

    Gail balbuceó, sintiéndose infeliz: —Si... si lo averiguan, los niños serán... —Muertos — contestó Soames —. Si, tú y yo sabemos por qué y para qué. Creo que si cualquier otra persona lo averigua, los niños serán odiados, como nadie lo ha sido anteriormente. Serán conocidos por el peligro mortal que representan. ¡Están aquí para, de alguna manera, abrir la Tierra a una corriente de migración de todo un pueblo, el cual tiene que trasladarse o ser destruido, que no puede ser derrotado pero tiene que venir aquí de inmediato o extinguirse! ¡Y es una civilización delante de la cual estamos inermes! ¡Somos salvajes al lado de ellos! ¡Tendremos que luchar, ya que no hay sitio para otra población de un mundo entero aquí! ¡No hay alimentación para más gente! ¡No podemos permitirles que vengan, y deben morir al impedirles su éxodo hacia acá! Y los niños, sin duda, están aquí abriéndoles la ruta para que lleguen en hordas.

    Gail apretó sus manos de nuevo. El transporte rugía, rugía y rugía. Los niños conversaban en tonos bajos y tensos, mientras las niñas sollozaban quedamente a causa del miedo.

    —No entiendo — dijo Soames, sombrío — por qué enviaron una nave primero, en vez de venir una flota a luchar y capturar una cabeza de puente para la invasión. De lo que estoy seguro es de que a los niños no debe permitírseles construir nada que no entendamos, o de lo contrario conseguirán una comunicación abierta con su gente. Si lo intentan, lo harán para servir a su propia raza, destruyendo la nuestra. ¡Tienen que exterminarnos y yo —su voz era feroz —, no voy a permitir que te suceda nada!

    Las mejillas de Gail estaban pálidas, pero un poco de color subió a ellas. Aun así, sintió remordimiento cuando miró adelante, donde los niños murmuraban, desalentados.


    Capítulo Quinto


    El mundo era pequeño en ese entonces. Hubo un tiempo en que viajar de Nueva York a Filadelfia duraba dos días, cuatro meses a California y un mes, cuando menos, a Europa. Por supuesto que tal lentitud acarreaba desventajas a nuestros tatarabuelos. Las noticias se transmitían lentamente, y algunas veces esto era lamentable. Pero la lentitud presentaba también sus ventajas. La gente contaba el tiempo desde el último acontecimiento que se había oído comentar. Las cosas sucedían o antes o después de él. Una acción provocativa, una aparente causal de guerra, un incidente que pudiera levantar la opinión pública hasta la beligerancia. Las noticias de tales sucesos siempre llevaban consigo, en su lentitud, una advertencia de que la provocación hubiera sido retirada, la causa aparente para que una guerra estallara, se alejara, y el incidente enfurecedor era en alguna forma atenuado. Los hombres no actuaban con gran prisa porque suponían que estaban impelidos a actuar en base a informaciones añejas.

    Si los niños hubieran sido encontrados una centuria atrás, tal vez por un barco ballenero, las noticias no habrían llegado a ningún centro civilizado durante meses. Más meses seguirían pasando antes de que todos esos centros poseyeran un resumen total de los hechos. Para entonces, nadie habría sentido ninguna alarma sobre la información técnica que pudiera obtenerse de las pertenencias de los niños. Nadie estaría asustado. El mundo era tan grande, y el peligro que ellos pudieran representar tan remoto. Habrían despertado interés, por supuesto. Un ardiente interés. Los sabios y hombres entendidos viajarían laboriosamente a través de océanos y continentes para aprender todo lo posible por intermedio de los muchachos y en el examen de sus posesiones. Pero sin asustarse. El mundo era tan grande.

    Una hambruna en China, en esos tiempos, sería apenas conocida en América antes de que sus víctimas murieran por millones. Antes que la ayuda fuera enviada, ella se terminaría por sí sola con la maduración de nuevas cosechas. Un déspota con un ejército de gran poder no era en modo alguno motivo de preocupación a dos mil millas de distancia. Ésta era una distancia enorme. Ningún ejército desde tan lejos podía ser temible. Esos eran tiempos más felices.

    Ahora ningún lugar era remoto. Una nueva forma de influencia que apareciera en Bombay, hoy podía hacer víctimas en Saint Louis dos semanas más tarde. Una nueva y mortífera arma fabricada en los laboratorios de los Urales, sería discutida en Río de Janeiro y en Ottawa antes de que fueran terminadas las pruebas en el campo de experimentación. La velocidad en los viajes, en estos tiempos, era altamente conveniente para gente que quisiera hacer dinero. Les permitía hacer más negocios al mismo tiempo. Pero no servía para ningún otro propósito satisfactorio, porque solamente malas noticias llegaban de lejos. Las buenas noticias no son tales mientras no reporten alguna ganancia.

    La llegada de los niños, entonces, constituía un desastre por no haber ya lugares lejanos, y el peligro, por lo tanto, no era remoto para nadie. Hoy se tenía que actuar instantáneamente contra todos los peligros o éstos podían llegar a ser desastres. Mientras que en tiempos antiguos los hombres actuaban con más cautela porque temían que las noticias fueran rancias, en los tiempos actuales procedían con suma rapidez porque no podían arriesgarse, pensando que la noticia fuese falsa.

    El transporte volaba sobre Carolina del Sur cuando se recibieron nuevas órdenes. Otro valor se había establecido para los niños y su nave espacial, a través de las matemáticas aplicadas al estallido de la estática, que de alguna manera estaba conectada con la embarcación.

    Las matemáticas decían que los niños no eran meramente sobrevivientes espaciales de la catástrofe de la nave. Su venida no podía servir de pretexto sólo para jugar a la política y hacer comicios públicos. La nave no era cosa que uno debiera entender y duplicar, porque su llegada produjo, o venía acompañada, por un estallido de estática, cuyo poder no se pudo computar. Había abarcado todo el mundo. Llenó todas y cada una de las longitudes de onda del espectro electro-magnético. Apareció en todos los aparatos de comunicación sobre la Tierra. Como un fenómeno natural, simplemente, no pudo haber sucedido. También estaba ligado con la aparición de la nave — pero nadie creía que ésta contuviera niños — y por lo tanto era artificial. Y el poder, la energía, la enorme y monstruosa cantidad de poder envuelta, era increíble.

    La energía atómica no se acerca ni remotamente a esto. En invierno, la ciudad de Nueva York consumía ella sola, en cada jornada, tanta energía como podían producir noventa bombas de veinte kilotones, y quizás aún más. Esto, únicamente en el rubro de calefacción. Para ascensores, trenes metropolitanos y máquinas se requería una cantidad extra. Una bomba atómica de veinte kilotones libera toda su energía en la cien millonésima parte de un segundo.

    Ahora, los cálculos establecían que la estática que estalló, habría requerido el poder, en su punto máximo, de una bomba atómica del tipo de la de Hiroshima lanzada permanentemente durante trescientos millones de veces su duración normal, o sea por tres increíbles segundos completos. Ese fue el poder que se liberó, como una radiación electromagnética, cuando apareció la nave de los chicos. Los números fueron a los departamentos de defensa y a los jefes del gobierno. Reaccionaron, y en consecuencia, el «jet» que llevaba a Gail, los niños y Soames, recibió órdenes de cambiar de curso.

    La orden llegó cuando el amanecer comenzaba a colorear las nubes y los ocasionales retazos de tierra que se veían abajo.

    El avión se balanceó en su vuelo y giró persiguiendo la oscuridad, hacia el oeste.

    Era un rugir en el vacío. Arriba, sólo el cielo, de un profundo azul oscuro en el cual las estrellas titilaban como negligentes. Mucho más adelante, unas nubes como sombras grises se iluminaban con tintes rojizos, muy gradualmente, a medida que el amanecer apuntaba. En algún lugar sobre Kentucky, la figura de un cisne se proyectó sobre el transporte y luego tomó la delantera. Después, dejó caer un tubo colgante con un embudo en la punta. El «jet» ascendió, efectuando un extraño finteo al embudo con el cuerno semejante al de un unicornio que se proyectaba delante de él. Rugiendo y bajando, se unió a la silueta que apareció desde abajo y que ahora volaba más adelante y por encima de él.

    Voló como abstraído en esta operación, un largo tiempo. Bebió ávidamente del combustible que era como la sangre en su vida. Luego desprendió el cuerno y la nave más grande giró y bajó, y no se le vio más. El transporte continuó avanzando.

    El día apuntó. El «jet» empujaba hacia delante como si quisiera aventajar a la mañana. Los arreboles se desvanecieron y las nubes se pusieron blancas. Por el momento volaba a través de cielos sin nubes y abajo, la tierra de labranza, se veía como un mosaico de trocitos verdes y tostados. Pero la nave avanzaba estruendosa, aunque el ruido era acallado dentro de ella, y siempre seguía en medio del vacío.

    Viajó hacia el oeste, durante horas, sobre las haciendas y el territorio que una vez fue llamado el Gran Desierto Americano. A su debido tiempo, aparecieron los Rocallosos, como una masa de piedra elevándose entre nubes que escondían sus pies. Cortos e invisibles mensajes partían y llegaban. El sonido de los motores cambió sutilmente. Descendió gradualmente hasta que quedó a sólo unas cuatro millas sobre el nivel del mar. Encontró un lugar donde se aseguró que podría navegar a salvo, atravesando el grueso vellón de lana blanca que se extendía debajo. Continuó su descenso. El universo afuera dejó de ser visible. Sólo se podía ver una extensa blancura.

    De pronto, vino la claridad por debajo de las nubes. El flanco de las montañas se elevaba a un lado. El avión planeó, descendiendo, y luego bajó abrupto, buscando solidez. Hirió la pista de color verdoso, que se veía como surcada por arroyos y también se notaron parches de arbustos, éstos estaban sobre ruedas, los hicieron deslizar hacia un lado esperando poder arrastrarlos de vuelta, después que pasara el avión.

    El transporte rodó por largo tiempo. La ladera de un cerro se alzaba delante. Una vasta área cubierta de hierba se levantó. Era una puerta enorme. El «jet» rodó deliberadamente dentro de esa monstruosa caverna artificial, sin ventanas, y la ladera de la montaña se cerró detrás.

    Ésta era una base también, pero no como la de Bahía Gissel. La existencia de ésta podía ser negada. Se esperaba que por siempre no se le daría el uso para el cual estaba destinada. Soames no vio nada fuera de lo que estaba previsto. A nadie siquiera se le asignó ninguna función, excepto la de esconder a los niños de la nave espacial que se estrellara en la Antártica. Pero él supuso que si una guerra atómica estallara alguna vez sobre la tierra, los cohetes que se elevaron desde este lugar, y de otros similares, vengarían la destrucción hecha a América.

    En ese momento, sin embargo, Soames descendió, tieso, del transporte, y ayudó a Gail a bajar, luego a los niños. La capitán Moggs rechazó su brazo.

    Gail y los niños fueron instalados en una pequeña cabaña corriente, y Soames lo desaprobó. Llegaron a la aldea por un ascensor desde una profundidad de cientos de pies bajo tierra. El lugar donde la cabaña estaba construida se veía igual a cualquier pueblo remoto y soñoliento. Soames empezó a protestar contra el hecho de que Gail estuviera tan aislada y tan sola. Se le respondió que existía un cerco electrificado con guardias, ahí mismo, otro una milla más allá y un tercero aún más lejos, con torres de observación. Nadie podía entrometerse en la aldea. Sin embargo, desde el aire se veía como cualquier otro lugar. No había señales de las construcciones existentes bajo tierra ni huellas de túneles de comunicación entre las casas del pueblo y un edificio algo más grande que parecía ser un almacén de campo, común y corriente.

    —Pareces estar a salvo de curiosos — dijo Soames a Gail, preocupado —. Si hay un lugar que toma precauciones contra esas cosas, parece ser éste. Pensé que nos llevaban a Washington. ¡Algo debe haber sucedido!

    Sucedió. Había hecho efecto la computación del poder liberado por la nave al llegar a la Tierra. Y una suposición aceptada era que se trataba de la fuerza necesaria para conseguir que una nave espacial se detuviera, después de una jornada, a través de distancias interestelares. La suposición acerca del viaje en el espacio estaba equivocada, pero el cómputo de la cantidad de poder en el estallido estático era correcta. Así los niños, con su capacidad de ser tripulación del barco averiado, eran el centro de una de las más tensas crisis diplomáticas de la historia. Habría sido sumamente imprudente desembarcarlos en Washington. Nadie podía adivinar sus andanzas ahora. Pero tampoco nadie estaría en situación de averiguar cómo eran. No había sido una idea muy genial. A pesar de todo, estaban más seguros aquí que en cualquier otra parte, y también lo estaba Gail.

    Soames salió para que se le asignara otro alojamiento y para conversar sobre los aspectos técnicos de la nave. Divisó a dos físicos que iban a entrevistarse con los chicos por primera vez.

    Quería trabajar algunos aspectos que se le habían venido a la mente durante las últimas horas de viaje. Le contó a Gail sus suposiciones de que los niños venían de tiempos remotos. Existía una evidencia que ojalá no fuera tal. De todas maneras, hizo una prueba.

    Cuando los niños estaban tomando el desayuno dibujó sobre una hoja de esquemas parte de un diagrama del sistema solar. Un punto por el sol, un círculo con un punto dentro de él por Mercurio, el planeta más interno. Otro punto con un círculo por Venus, el segundo mundo afuera. Un tercer círculo y un punto por la Tierra y su órbita, y al lado del punto que indicaba la Tierra, dibujó una creciente, por la Luna. A lo largo del punto que indicaba Marte dibujó dos crecientes, porque Marte posee dos pequeñas lunas.

    Los chicos discutieron sobre el diagrama. Zani lo terminó haciendo una observación definitiva en el lenguaje que usaban. Fran trazó un quinto círculo, colocó un punto para indicar un quinto planeta, y puso cuatro crecientes al lado, después marcó un sexto círculo con un gran punto y dibujó doce lunas alrededor de éste.

    Soames tomó aliento. El planeta con doce lunas era, sin duda alguna, Júpiter, que es el que sigue a Marte cerca del sol. Por el número de lunas era imposible equivocarse. Pero Fran había colocado un quinto planeta con cuatro lunas, donde ahora se encuentran sólo restos de éste, los asteroides.

    El diagrama probaba, indiscutiblemente, para satisfacción de Soames, que el hipotético Quinto Planeta había existido, con cuatro lunas. Y como este planeta no existía hacía millones de años, el diagrama también probaba que los niños en lugar de venir del espacio salieron del tiempo. Ahora tenía la certeza acerca de las razones de la llegada de ellos a la Tierra. Lo que todavía lo desconcertaba era si pertenecían originariamente al Quinto Planeta y viajaron fuera del tiempo para escapar de la explosión, o si vivían en la Tierra y volaron al futuro para librarse del bombardeo de los restos del Quinto Planeta.

    Los bombardeos desde el espacio no son desconocidos. En 1914 cayó un meteoro en Siberia que aplastó todos los árboles existentes en cincuenta millas a la redonda. Ocho o diez mil años antes, el cráter del Cañón del Diablo, en Colorado, fue formado por un proyectil del cielo que borró todo lo que fuera vida en un radio de mil millas. Con anterioridad se formó en Canadá un cráter mucho más grande, y hay vestigios aún más remotos de un proyectil monstruo que cayó en el sur de África. La cadena de montañas allí está bastante desgastada, pero abarcó muchas millas.

    La situación de la raza de los niños se sometería o a un acelerado bombardeo o a una infinita escapada del cielo. El Quinto Planeta voló en pedazos. Los fragmentos se hundieron sobre la Tierra y la Luna, como semanas antes abatieron Marte, y una quincena después devastarían Venus y caerían sobre Mercurio. Desiguales porciones del planeta detonado llenaría con llamas la atmósfera de la Tierra.

    El suelo se sacudió constantemente. Con una loca imprecisión de tiempo, las extensiones montañosas se derrumbaban en cualquier lugar y en cualquier tiempo. En alguna parte de la Tierra, de noche, las criaturas vivientes, al mirar hacia arriba, verían las estrellas extinguiéndose en perfiles irregulares, suavemente agrandándose en el espacio y creciendo hasta que sólo existiera oscuridad sobre sus cabezas. Pero eso no podía durar. Se convirtió abruptamente en una incandescencia blanquecina cuando la caída de esa enormidad tocó la atmósfera y se estrelló sobre la Tierra.

    Ningún ser que vio el cielo todo cubierto de llamas vivió para contarlo. Nadie sobrevivió. Se transformaron en chispas de gas incandescente, explotaron y pasaron los límites normales del aire terrestre. Algunos pudieron presenciar la catástrofe desde muchas millas y murieron por la sola conmoción. El suelo se levantó en grandes ondas que corrieron furiosas en todas direcciones. Enormes abismos abiertos en la tierra y llamas que brotaban de ellos. Las playas fueron arrasadas por olas como montañas formadas por miles de metros cúbicos de agua convertida en vapor cuando las islas cayeron en el Océano, toneladas de material por segundo.

    Esto fue lo que sucedió en la Tierra en el tiempo del cual venían los niños. Tal vez sus mayores previeron el desastre oportunamente para tomar algunas medidas, como la construcción de la nave. Sin embargo, ésta fue fabricada con gran premura. Se habría empezado antes que el bombardeo comenzara y completado cerca del fin, cuando los asteroides ya se habían hundido en la tierra indefensa y este planeta se estremecía, retorciéndose en la agonía.

    Los humanos cazados en esa trampa cósmica no estarían con ánimos de negociar o hacer promesas, si pudiera establecerse cualquier avanzada para el futuro. Se desbordarían. No se les podría detener ni hacer que se devolvieran. Deberían ocupar la Tierra o morir. Y los hombres lucharían por sus mujeres, las madres pelearían como leonas por sus hijos, y el mundo del presente se disolvería simplemente en incoherencias cuando las hordas desesperadamente determinadas de la condenada civilización pasada, se desbordaran llenándolo todo. No podría haber paz. Esto era innegable.

    Soames, rumiando sobre el asunto, no estaba en un estado de ánimo envidiable cuando la partida de investigadores del Este vino a entrevistarlo acerca del arribo de la nave.

    Él les habló, dándoles la cinta grabada del radar, con estricta precisión, de cada uno de los hechos acaecidos hasta que volvió a Bahía Gissel con los niños. No se refirió a la telepatía porque su narración era ya bastante increíble sin eso, y él sólo podía compartir su propia desorientación. No les dijo acerca de la luna porque su teoría se basaba en salirse del tiempo, lo que era obviamente imposible.

    Cuando los militares pidieron información sobre super armas, disponibles de inmediato, preguntando en forma tan natural como si se tratara de pedir café instantáneo, les informó que nada sabía. Tendrían que juzgar por los objetos que trajeron los niños. Luego los hombres de relaciones públicas lo interrogaron rápidos, sobre cuál era el planeta del que venían o a qué otro sistema solar pertenecía la nave, y para cuándo se podía esperar que una nueva nave llegara en busca de los muchachos. Él se mostró irónico. Sugirió que los niños mismos podrían informar si se les preguntaba en su propio idioma. Él no lo sabía. Pero los dos físicos eran personas cuyos nombres conocía y respetaba. Oyeron cuanto él habló. Examinaron los dispositivos de la nave, luego volvieron a conversar con Soames.

    Él volvió a su preocupación. Los niños viajaron a través del tiempo. Todo lo señalaba así, desde la observación del radar hasta su reacción a la vista de la luna picada de viruela y su conocimiento de que hubo un Quinto Planeta, al cual asignaron cuatro lunas. Había sucedido. Positivamente. Pero existía sólo una pequeña dificultad. Era imposible.

    Si fuera viable una travesía en el tiempo, un hombre viajero en el pasado podría, por accidente, matar a su abuelo cuando niño. En tal caso, el abuelo no viviría para llegar a ser padre, el nieto no tendría oportunidad de nacer y por lo tanto era imposible que hubiera ido al pasado y muerto a su abuelo. Pero si no hubiera viajado hacia el pasado y muerto a su abuelo, él habría nacido de manera que hubiera podido matar a su abuelo. Y así para adelante. Si fuera posible viajar en el tiempo, un hombre adulto podría impedir su propia existencia. Era imposible. Por lo tanto, viajar en el tiempo era imposible también.

    En un nivel de técnica más alto existe justamente una ley de la naturaleza que parece ser infaliblemente verdadera desde su última modificación permitida por la energía nuclear. Es la ley de la conservación de masa y energía. El total de energía y materia tomados en el universo como un todo, son invariables. La materia puede ser convertida en energía y sin duda la energía en materia, pero el total está fijado en todo tiempo y en cada instante. De manera que si un barco pudo moverse de un período de tiempo a otro, disminuiría el total de materia y energía del período de tiempo que abandonara y aumentaría el total dónde y cuándo llegara, y esto significaría que la ley de conservación de la masa y energía estaba equivocada. Pero no lo estaba.

    Soames trataba de reconciliar lo que aceptaba con lo que sabía. Fracasó. La civilización de los chicos hizo algo que si se encuadraba a estas leyes era un hecho imposible. Ellos poseían otros puntos de referencia distintos a los de él. Trató de encontrar esos puntos en algo más simple que viajar en el tiempo. Eligió un ángulo y trató de repetirlo, después de aproximarlo y luego de hacer paralelos. Garabateó, diagramó, gruñó y sudó. No tenía una esperanza real, por supuesto. Pero en ese momento, juró, abruptamente, mirando el diagrama que había dibujado. Volvió sobre él muy cuidadosamente. Al último, enjugó su frente, fumó a propósito, alejándose de lo que había dibujado. Cuando terminó su pipa, lo miró otra vez.

    Comenzaba una segunda serie de diagramas cuando volvieron los dos físicos del grupo de investigadores. Llamaron a la puerta y entraron. Uno era un hombre bajo y el otro era delgado. Se veían ofuscados.

    —Son niños — dijo el hombre delgado, con voz débil —, y son niños humanos, y su ciencia nos hace sentirnos ridículos. Están centurias más adelantados que nosotros. No pude comprender ninguno de los dispositivos que poseen. No me puedo imaginar siquiera cómo trabajan.

    El hombre bajo sacó una cerilla para encender su cigarrillo. Su mano temblaba.

    —Estamos acabados, como hombres — dijo sin ninguna expresión —. Nunca estaré en condiciones de llegar a lograr nada. Todo ha sido hecho. Ellos lo habrán obtenido. Me siento como un Yahoo.
    —Es imposible hablar a distancia — contestó Soames.

    Después de un momento, el hombre delgado volvió la cabeza.

    — ¿Qué quiere significar con eso?
    —Quiero decir — repuso Soames —, que es imposible hablar a distancia. El sonido disminuye proporcionalmente al cuadrado de la distancia. Usted no puede hacer un sonido — a menos que use un cañón — que pueda ser oído a diez millas. Así, es imposible conversar a distancia.

    El hombre bajo dijo pesadamente:

    —Me siento como un loco, además. Pero existen teléfonos.
    —No es lo mismo que hablar a distancia. Usted habla a un micrófono de unas cuatro pulgadas. Alguien escucha a un receptor pegado a su oído. Usted no habla al hombre, sino al micrófono. Él no le oye a usted, sino al receptor. El efecto es el mismo que hablar a distancia, por lo tanto usted ignora que no lo está haciendo. Inventé un juego con los objetos que trajeron los niños. Lo gané.

    El hombre delgado parecía aturdido.

    —He estado pretendiendo — prosiguió Soames —, que yo soy un miembro de la raza de los niños, deportado a la Tierra al igual que ellos. Como expatriado conozco las cosas que pueden hacerse y que los salvajes locales, nosotros, consideran imposibles. Pero necesito materiales especiales, para fabricarlas. Mi civilización me las proveía, pero no existen aquí. Pero rehúso caer en la barbarie, aunque no pueda reconstruir mi civilización. Es una situación muy parecida a la de querer hablar a la distancia. ¿Qué puedo hacer?

    El físico delgado levantó de súbito la cabeza. El hombre pequeño alzó la vista.

    —Cogería los materiales que los salvajes de la Tierra pudieran ofrecerme — continuó Soames —. No puedo hacer lo que quiero, no puedo conversar a distancia, como dije, pero trato de imaginarme una salida que tendrá en alguna parte algo del mismo significado que una conversación a distancia, o lo que sea que quiero hacer. Me ajusto a una aproximación. Y en la práctica, como un exiliado en un ambiente de salvajes, trato de ajustarme a una civilización que no es la de los salvajes, y que no pertenece a mi raza, pero en cierto modo es mejor que nada, porque está destinada a proveer los materiales que están en su mano y en el ambiente en que me encuentro.

    El físico pequeño dijo lentamente:

    —Ya veo a lo que usted quiere llegar. Pero es sólo una idea...
    —La ensayé con ese conductor de calor de un solo sentido — replicó Soames —. No puedo duplicarlo. Pero he diseñado algo que producirá el efecto, aunque no del todo, que efectúa esa marmita. Denle una mirada a esto.

    Extendió el diagrama completo del primer objeto en que trabajó. Estaba bastante claro. Aparecía dibujado el radar observador de meteoros de Bahía Gissel, y su uso de símbolos electrónicos era normal. Sólo una parte del dispositivo había necesitado diseñarla en detalle. El delgado físico estudió el diagrama.

    —Usted ha diseñado una bobina con una inducción demasiado baja.
    —Baja no — corrigió Soames —. Negativa. Tiene menos que inducción baja. Rechaza en vez de luchar por una corriente aplicable. Ponga usted cualquier corriente en ella y la rechazará para incrementar el magnetismo hasta que alcance la saturación. En este momento empezará a perderlo y el magnetismo pasará a alimentar un contador-emf que aumentará la corriente de desmagnetización hasta que esté saturada con la polaridad contraria. Podemos obtener un magneto alternador que no desarrolla calor a causa de su inestabilidad, pero que absorbe calor tratando de mantener su estabilidad. Este objeto absorberá calor de cualquier parte... el aire, agua, la luz del sol, o lo que sea, y desprenderá corriente eléctrica.

    Los dos científicos observaban el diagrama y los siguieron nuevamente. Se palmearon el uno al otro.

    — ¡Debería! — exclamó el hombre delgado —. ¡Tiene que ser así! ¡Esto es magnífico! Es más importante que la conducción del calor en un sentido. Esto es...
    —Esto no es ni la mitad de conveniente que una marmita que se hiela en el exterior para tener calor adentro — observó Soames —. Desde el punto de vista de un exiliado es obvio. Pero esto sucede cuando dos civilizaciones se influencian sin la necesidad imperiosa de matar. Ustedes pueden probarlo.

    Los dos físicos pestañearon. Luego, el más bajo dijo inseguro:

    — ¿Podemos hacerlo?

    El delgado, más afiebrado que antes, repuso:

    — ¡Por cierto! ¡Fijaos, un aparato regulador de atmósfera! ¡No podemos duplicarlo exactamente, pero si se precisa!... No hay efecto Hall en los líquidos. Nadie ha tratado de encontrar uno en gases ionizados. Pero cuando se piensa...

    El físico más pequeño se atragantó. Después habló.

    —No vas a cambiar la temperatura, y hacer una ecuación...

    Cambiaron ideas apasionadamente. Garabatearon innumerables papeles y discutieron casi balbuceantes en su prisa.

    Cuando llegaron los otros miembros de la investigación, los físicos se veían como dos seres caminando sobre nubes.

    Los militares no estaban muy contentos. Se marcharon con las manos vacías. No pudieron obtener ninguna información estadística de parte de los niños. Gail había tratado de enseñarles los números, pero el modo como ellos los escribían era tan diferente del sistema moderno como lo eran los números romanos o el sistema binario, o como los griegos y los hebreos hacen las letras del alfabeto, que también sirven como numerales.

    Los militares no obtuvieron ninguna información útil. El instrumento de bolsillo de Fran era extraño, y no prometía nada como arma. No tenía esperanza de copiar lo que Soames llamó super radar. La marmita, si se duplicaba, modificándola, podía suministrar energía para los barcos y submarinos, o aun aeroplanos. Pero ni trazas de armas. Ni siquiera una.

    Los encargados de relaciones públicas estaban asustados. La venida de los niños podía significar un pánico financiero. Toda la civilización de la Tierra estaba pasada de moda. La tecnología era tan antigua, que tan pronto como su ineptitud fuera descubierta nuestro sistema económico se derrumbaría.

    Sólo los dos físicos estaban contentos. No aprendieron hechos científicos de los niños, pero copiaron un truco de Soames. Resplandecían de felicidad cuando partieron.

    Al anochecer, Soames fue otra vez a la cabaña, sorprendentemente corriente que Gail ocupaba con los niños. Sobresaltaba salir y encontrar sólo la oscuridad con árboles y colinas y brillantes estrellas furtivas que iluminaban entre masas de nubes.

    — ¡Qué día! — dijo Gail, con gran fatiga —. Me habría gustado salir a cualquier parte, Brad, y no pensar más.

    Soames se endureció y dijo:

    —No podría ofrecerte salir a dar una vuelta en auto. Pero si las cosas fueran diferentes, te hubiera podido invitar a andar en motocicleta.
    —Me habría encantado — contestó Gail.

    Permaneció en silencio por un momento.

    —Con dos días de lecciones de inglés — observó —, pretendían que los muchachos fueran capaces de nombrar e identificar su sistema solar. Se les preguntó acerca de su régimen económico. ¡Les pidieron que describieran armas que fuera posible fabricar de inmediato! ¡Les ordenaron que calcularan en millas terrestres, o años de luz, la distancia de donde venían! Soames replicó:
    — ¿Y no simplificaste las cosas sugiriéndoles que mejor preguntaran cuándo vinieron?

    Ella movió la cabeza. Entonces abruptamente se echó a temblar.

    —Estoy preocupada — dijo titubeante —. Por ellos, por ti, por mí misma. ¡Estoy... estoy aterrorizada, Brad!

    El sacó sus manos de los bolsillos. La calmó y, sin ninguna intención, la abrazó. Ella no opuso resistencia. Lloró débilmente sobre su hombro.

    Gail se sentía terriblemente nerviosa.

    — ¡Estoy preocupada! — dijo en forma entrecortada —. ¿Qué harán los padres de estos niños cuando no tengan noticias de ellos? ¿Mandarán más naves? ¿Qué sucederá? Habrá lucha. ¡Tú estarás en medio de todo! Habrá...

    Entonces él la besó.

    Le pareció que sólo era un instante antes que se sintieran los pasos pesados y militares de la capitán Moggs. De inmediato, la actitud de Gail se hizo lejana y compuesta. Pero una de sus manos, que sostenía la manga de Soames, aún temblaba un poco.

    — ¿Gail? — llamó la capitán Moggs en la oscuridad —. ¿Es usted?
    —Sí. Hemos estado hablando del problema de los» niños — contestó Gail.
    — ¡Es increíble! — jadeó la capitán Moggs. Se acercó a ambos —. ¡Ustedes no podrían adivinar jamás lo que sucedió! Los rusos poseen fotos del barco espacial, las películas que tomó el señor Soames. ¡Saben todo!

    Deben haber conseguido los originales. ¡Esos aviones que aterrizaron en Bahía Gissel! Pero, ¿cómo?

    Soames habría podido responder, y bastante acertado. Algún miembro emprendedor de la comitiva científica rusa debió quedar a solas en el laboratorio fotográfico. Sin duda que le sacaría el mayor partido posible buscando minuciosamente cualquier indicio que pudiera haber de fotografías que los americanos intentaran guardar para sí. No se le ocurriría a un americano, pero a los científicos rusos se les exigía que hicieran toda clase de cosas.

    —Entregaron copias de las fotografías a la Asamblea de la N. U. — aleteó la capitán Moggs —. ¡Todas! Declaran que son fotos del barco espacial que aterrizó y también dicen que los americanos llevaron la tripulación a Estados Unidos..., cosa que hicimos..., ¡pero reclaman que estamos haciendo un pacto con los monstruos no humanos que llegaron en el barco! ¡Exponen que estamos vendiendo al resto de la humanidad! Que estamos negociando la entrega del mundo a los horrores de fuera del espacio a cambio de nuestra seguridad. Piden que las Naciones Unidas se hagan cargo del barco y su tripulación.

    Soames silbó suavemente. Los reclamos desatinados eran pura locura difíciles de tomarse en cuenta. El barco espacial ya no existía más y los niños estaban lejos de ser monstruos. De manera que no había forma de convencer a nadie que América haría un atentado honesto para satisfacer o responder a la queja. El asunto de los niños y la nave fue conducido de manera deplorable. Pero no existía manera de manejarlo mejor. La llegada de los niños era una catástrofe de cualquier manera que se la mirase. Más ellos, eran tan terriblemente amables...

    —No había nada que hacer — rumió la capitán Moggs —, que no fuera establecer los hechos. Nuestra delegación declaró que el barco se estrelló al aterrizar y que sus ocupantes necesitaban tiempo para rehabilitarse de la conmoción y desarrollar a su vez alguna fórmula para comunicarse con nosotros. Sostuvo, además, que el informe completo aún no se había presentado a nuestro Gobierno, pero que se estaba preparando y se haría público de inmediato. ¡Oh, es terrible! ¡Cuando pienso lo que podríamos haber aprendido si todo el asunto se hubiese mantenido en secreto!

    Gail miró a Soames en la oscuridad. Él asintió.

    —Ese reportaje — dijo Soames — nos corresponde hacerlo a nosotros. Particularmente a ti.
    —Sí — afirmó Gail confidencialmente —. Ahora es la ocasión para todos los hombres de buena voluntad de venir en ayuda de sus gobiernos. Escribiré la mitad del reportaje, Brad. Yo quiero a esos niños. Son amables. ¡Tú escribirás la parte técnica, yo redactaré un relato de interés humano para las Naciones Unidas y haré que todo el mundo los quiera!

    La capitán Moggs se enjugó la frente.

    —Informaré que ustedes se han ofrecido para la tarea — dijo ella, menos desalentada que antes —. Me imagino que ustedes saben que será revisada por expertos en relaciones públicas.
    — ¡Sobre mi cadáver! — replicó Gail —. Si los expertos en relaciones públicas supieran algo acerca de escribir no serían de relaciones públicas, en primer lugar.
    —Informaré eso, además — contestó la capitán Moggs —. Pero que usted está deseosa de hacer su parte, como asimismo el señor Soames.

    Se alejó hacia la seudotienda general, desde la cual ella descendería trescientos pies bajo la tierra, hacia un panorama completamente engañador, desde donde llamaría por teléfono a larga distancia a personas nada de confortables, en el este.

    —Yo... yo debería avergonzarme — dijo Gail mirando a Soames hacia arriba —, ¡pero necesito tanto que suceda algo a las derechas! Y que sigas con lo que estabas haciendo.
    —Me había jurado a mí mismo que no me lo consentiría. Nunca seré un hombre rico, Gail. Casarse conmigo es una idea de las más locas...
    —Sssht — murmuró Gail —. ¡Aprenderé a montar en el asiento trasero de una moto, querido!

    Rió suavemente. Luego se libertó y dio un paso atrás.

    —Hablemos seriamente — dijo — acerca del reportaje. ¡Siempre he anhelado escribir una historia realmente importante, y ésta lo es! ¡Tú eres el indicado para informar sobre la maquinaria y la ciencia y el resto, pero cuando me ponga a contarles acerca de los niños, cada mujer en el mundo llegará a amarlos! ¿Monstruos? Les obligaré a desear abrazar a Mal — se vanaglorió —, y adorar a Zani, y a hacerles sentir por los niños lo mismo que sintieron los hombres de Bahía Gissel. Escribiré un relato...

    Soames se sintió como un sinvergüenza.

    —Detente — la interrumpió, sintiéndose infeliz —. Está bien presentar a los niños atractivos, pero no demasiado. ¿Recuerdas por qué?

    Gail se detuvo de golpe.

    —Ellos no vienen de un sistema solar existente y al cual pueden volver — afirmó Soames, más infeliz aún —. Ellos vienen del Quinto Planeta o de la Tierra de otros tiempos, cuando existían montañas que caían del cielo. No tienen dónde ir. Y las familias de los niños tienen que quedarse donde están hasta que islas ardientes reduzcan su cielo a llamas y los destruyan al caer sobre ellos. Porque nosotros no les podemos permitir que vengan acá.

    Gail lo miró y la vida se esfumó de su rostro.

    —Oh, seguramente — contestó con amargura —. ¡Seguro! ¡Así es! ¡No podemos afrontarlo! No sé de ti o del resto del mundo, pero yo me voy a odiar a mí misma hasta el fin de mis días.


    Capítulo Sexto


    Cuando Soames despertó a la mañana siguiente, recordó haber pedido a Gail que prometiera casarse con él. Ella fue una tonta y él un estúpido al dejar que esto sucediera. También sabía que si ella era lo suficientemente loca para querer casarse con él, el mundo y todos sus afanes podrían irse al infierno, pero el matrimonio se efectuaría igual.

    Tratándose de una persona como él, necesitaba justificar su propia actitud. De esta manera se sorprendió a sí mismo discutiendo razonablemente de que era muy probable que, de todas maneras, la venida de los niños significaría el colapso de la civilización. Habría sólo cráteres de bombas donde antes estuvieran grandes ciudades. La humanidad podría reconstruirse trabajosamente del barbarismo al cual se vería reducida en unas pocas horas de guerra atómica.

    Si tal destrucción se llevara a cabo, entonces los balances bancarios no tendrían ninguna importancia, ni si un hombre podría o no financiar un automóvil o poseer el título de una casa construida en un suburbio. Esas cosas dejarían de tener significado. Si el mundo enloquecía y se destruía a sí mismo, la cualidad más deseable de un marido seria su voluntad de pelear en defensa de su mujer. Dentro de algunos meses el más apetecido candidato a marido sería el que se dejara matar antes que su mujer sufriera daño alguno, y se endureciera para matar a su vez.

    Soames se aseguró a sí mismo que en tal estado de cosas él valía tanto como cualquier otro. Por Gail, él haría lo mejor de lo mejor. Así es que no insistió en que ella cambiara de parecer. Debía no obstante, tratar de quedarse con los niños — él era responsable por ellos, en cierto modo — al casarse con Gail, ya que el matrimonio era posible sólo de esta manera.

    Él había hecho todo lo que pudo. Impulsó a dos físicos notables al juego técnicamente elevado de pretender ser desterrados. Si el desastre duraba lo suficiente, sólo podía prevenir una catástrofe absoluta. Por otro lado, los niños por sí mismo debían ser protegidos. Gail estaba resuelta en ese sentido, pero existía otra consideración. Si el mundo de ahora se destruía a sí mismo, entonces habría una razón para entregar los despojos de la Tierra, después de una guerra atómica, casi enteramente despoblada a los antepasados de esos que se suicidaran. Los niños podrían traerlos. Pero esto no debía permitírseles, a menos que el mundo actual se destruyera a sí mismo.

    Era la actitud más pesimista hacia la peor de las eventualidades. Más Soames la adoptó. Era responsable por los peligros que pudieran amenazar a los niños en el mundo del presente. Tomó la responsabilidad del bienestar de Gail, también. Hasta que lo peor sucediera, haría cuanto estuviese a su alcance para prevenir lo malo que se avecinara. Hasta entonces...

    Llegó a estas conclusiones y las dejó para volver después sobre ellas. Lo guiarían si todas estas probabilidades sucedieran. Mientras tanto era sensato seguir en el mundo como se encontraba. Así, durante la mañana, se las arregló para conseguir dos perrillos para que los niños jugaran con ellos. Pertenecían a la familia de un sargento de la base subterránea de proyectiles, que ocupaba otra de las cabañas de la aldea. Los animalitos tenían la barriga redonda, eran graciosos y sin cesar movían la cola y lamían gustosos a la menor provocación.

    Soames los llevó y cuando se encontraba dentro de la cabaña de Gail, la capitán Moggs se personó. Estaba observando a Mal y Hod afuera en el jardín, jugando con los perros. Zani, sentada frente a una mesa, adentro, dibujaba. Gail le había mostrado sus fotos de ciudades y la aprovisionó con papel y lápices. La muchacha cogió la idea de inmediato. Dibujaba, sin una gran destreza, pero con una cierta gracia encantadora. En ese momento dibujaba una ciudad mientras Gail se encontraba cerca.

    —Tengo que informarle, señor Soames — le dijo la capitán Moggs con satisfacción —, que su situación ha sido clarificada. Los papeles se encuentran en camino.

    Soames se sobresaltó algo. Desde donde estaba parado, podía observar a Mal y a Hod, a través de una ventana, y si volvía los ojos podía ver a Zani. Ella no podía ver lo que pasaba en el lugar en que Mal acariciaba uno de los perros, como lo haría una niña, mientras Hod jugaba en forma muy distinta con el otro. La ventana estaba detrás de Zani.

    Soames no había estado muy atento. Se dio cuenta.

    — ¿Qué fue eso, capitán?
    —Que su situación se ha aclarado — dijo la capitán Moggs autoritaria —. Usted ha sido nombrado como consejero civil. Usted no poseía un estado oficial antes. La contabilidad tenía problemas por esta razón. Ahora, como consejero civil, gozará de una renta, rango asimilado y una clasificación de seguridad. Esta última no es muy alta por cierto, pero espero que a usted no le importe.

    Soames consideró.

    —No me importa — contestó —, pero ¿son los niños secreto de Estado?
    —Por el momento — aseguró la capitán Moggs —. Lo son. Sí.
    —Y yo, con mi baja clasificación de seguridad —repuso Soames—, ¿no debería saber nada acerca de ellos? ¿O debería?

    La capitán Moggs se veía confundida.

    —Pienso que debería existir un reglamento — prosiguió Soames —, permitiéndome oír, a pesar de mi baja clasificación, mientras contesto preguntas sobre los niños, bajo secreto de Estado.

    La capitán Moggs se turbó visiblemente. Soames volvió sus ojos hacia donde se encontraban los niños, afuera. Fran llegó desde detrás de la cabaña. Llevaba algo en las manos. Era un conejo blanco, perteneciente, también, a los niños del sargento. Lo trajo para mostrárselo a Mal y a Hod. Colocaron los perritos en el suelo, y lo miraron divertidos, acariciando su piel, hablaban en forma inaudible.

    Soames miró rápidamente a Zani. Su lápiz cesó de trabajar. Sus ojos estaban puestos sobre el papel que tenía delante.

    Gail se movió, y Soames le hizo un gesto. Asombrada vino a su lado. Él le dijo quedamente:

    —Observa a los niños afuera y a Zani al mismo tiempo.

    Fran recuperó el conejo y se alejó con él, para devolverlo a sus dueños. Zani volvió a su dibujo. Los niños, afuera, jugaban de nuevo con los perros. Uno de éstos se tendió triunfante sobre el otro, con una expresión de blanda amabilidad en sus ojos. Sin tener motivo, comenzó a mordisquear la oreja del otro, muy serio. La victima protestaba, sin demostrar mayor indignación.

    Zani estaba dando la espalda a la escena, pero se reía para sí misma. Los dos niños, afuera, apartaron los perritos para jugar con ellos separadamente.

    Zani dibujaba. Soames y Gail se miraron. La capitán Moggs se había marchado.

    —Zani sabía — dijo Soames sin aliento —. Sabía lo que los otros niños estaban haciendo.
    —Sucede todo el tiempo — le contestó Gail, con un tono de voz parecido —. Me he fijado, desde que tú lo hiciste notar. ¡Pero no son telépatas! Se hablan el uno al otro constantemente. Charlan. Si fueran telépatas no tendrían necesidad de hacerlo.

    La capitán Moggs exclamó, había ido a ver los dibujos de Zani. Ahora hablaba en forma indignada.

    — ¡En realidad, Gail, la niña dibuja muy bien! Pero ¿no cree usted que en vez de perder el tiempo dibujando, debería estar aprendiendo inglés u otras materias importantes?

    Gail le contestó con calma:

    —Está dibujando sobre su mundo propio. Esa es una ciudad que su gente construyó. Creí que era una buena idea obtener esos dibujos de ella.
    —Hem, ah. ¡Si seguro! — La capitán Moggs parecía incómoda.
    —Acerca del asunto del psicólogo de niños del cual les hablé esta mañana. Informaré a Washington que ustedes protestan.
    —Tendrían que alejarme de los niños, y ellos hacerse cargo — repuso Gail —. ¡Y si eso sucede, mi asociación periodística obtendrá el más sensacional relato que jamás se haya publicado! ¡No se verá muy bien en otros idiomas, tampoco!

    La capitán Moggs trató de aplacarla. —Me doy cuenta cómo se siente, Gail. Y, por supuesto, que los psicólogos están de acuerdo en que usted permanezca con los niños. Ellos no serán sometidos a una segunda experiencia traumática, lo que les significaría el perderla tan pronto después de su exilio. Se considera que las niñas la han aceptado como la sustituta de su madre, en su nueva situación.

    —Eso quiere decir — contestó Gail — que me quieren, yo lo estimo así. También le tienen cariño a Brad.
    —Niego — replicó Soames —, ser un sustituto de padre. Acabo de saber que soy un consejero civil con un rango asimilado y una baja rentabilidad.

    La capitán Moggs lo miró con escaso interés. Se marchó. No fue hasta que se encontró afuera, que reasumió sus modos marciales.

    — ¿Qué significa todo esto? — preguntó Soames —. ¿Por qué amenazas con decirlo todo?
    —Las entrevistas de ayer no marcharon del todo bien — explicó Gail —. Los niños no fueron lo suficientemente informativos. ¿Cómo podrían serlo? Alguien sugirió intentar drogas como complemento, administradas por un psicólogo de niños, con el fin de variar sus mentes de lo que ellos no saben comunicarnos, o tal vez desconocen en absoluto. Sostuvieron que las drogas pueden ayudar. Parece. — La voz de Gail era firme — Y parece, también, que cada teórico con un poco de autoridad se atreve a hacer cualquier clase de sugestión bestial.

    Soames replicó:

    —Se sentiría alivio en muchos lugares, si algo trágico y definitivo sucediera a los niños. Tienes razón acerca de cómo los periódicos tratarían todo el asunto. ¿Viste los de hoy?
    —Los he visto — repuso ella con aspereza —. ¡Hay algo malo en todo esto, Brad! Esa no es la forma de manejar las cosas. Los niños no deberían ser peligrosos para nosotros. ¡Son inofensivos! ¡No es justo que nadie se atreva a actuar con naturalidad y simplicidad para protegerlos cuando lo necesitan! Está mal. ¡No se puede ser inteligente, si se está equivocado!
    —Desgraciadamente — explicó Soames —, no son los chicos los que asustan a la gente, sino su pueblo.
    — ¡Pero..., pero yo estoy aterrorizada por los niños! — exclamó Gail con tanta fiereza como antes —. ¡Fíjate, Brad!

    Fue a ver los dibujos que Zani elaboraba con la atención que pone una niña pequeña que sabe que será aprobada por gente grande. Con un gesto, Gail indujo a Soames a mirar. Así lo hizo éste.

    Zani dibujaba la línea del cielo de la ciudad, pero era una línea extraña. Se notaban edificios altos, con murallas revestidas de curvas catenarias. Había torres espléndidas y autopistas elevadas que saltaban sobre el vacío, cayendo en magníficas rampas. Grupos de edificación que no contenían ninguna recta visible, en parte alguna.

    —Fascinante — dijo Soames —. Es la clase de construcción que se ha sugerido como arquitectura ultramoderna. No poseen un marco de acero externo. Poseen, en cambio, un mástil central del cual cuelgan todos los pisos. Son abrazados por cables, que hacen que al final las curvas catenarias se vean como puentes suspendidos.

    Zani prosiguió con su dibujo. Gail observó:

    —No es estrambótico, entonces. Mira esto, es un coche, si es que se le puede llamar así. Sólo que se ve como un trineo. O —sonrió, coqueta —, tal vez, como una motocicleta.

    Le mostró un apunte terminado. Con objetividad de niño, aunque con un singular efecto de observación aguda, Zani había trazado un vehículo sin ruedas; descansaba sobre lo que parecía ser dos deslizadores, gruesos y cortos, o dos patines.

    —Esto tampoco es fantasía — explicó Soames —. Se han construido vehículos desprovistos de ruedas últimamente. Se sostienen a una pulgada o algo así del suelo, por columnas de aire que arroja fuera. Se deslizan sobre cojines de aire. Pero se requieren carreteras perfectas. No es posible que esta niña los dibujara si no los ha visto nunca.

    En silencio, Gail le mostró otros. Un hombre y una mujer vestidos como lo estaban los niños cuando llegaron. Otro, con un grupo de gente.

    —Extraño — anotó Soames —. Todos llevan un cinturón como el que los niños usan hasta ahora. ¡Todos! Como si fuera oficial.

    Miró a Zani. Ella llevaba el cinturón sobre su vestido de corte muy americano, que para ese entonces estaba muy de moda para las jovencitas. El cinturón no era de piel, ni de material plástico, ni de nada que se pudiera distinguir. Llevaba dos medallones a cada lado del cierre, que no era una hebilla. Hod y Mal, usaban cinturones similares. Fran lo mismo. Soames se intrigó por un momento.

    Gail le pasó otra hoja.

    —Voy a romper esto después que lo hayas visto.

    Era el diseño de un cráter, dibujado con trazos sorprendentemente audaces. La hora era de noche. Cerca del fondo del cuadro se levantaba una ciudad con la extraña arquitectura curva. Era un dibujo pequeño, y casi todo el resto del cuadro lo ocupaba un cielo negro. Pero de vez en cuando se veía una llamarada que se desprendía de algo monstruoso, enorme, disparejo, incandescente, cayendo sobre la ciudad desde el cielo, y que dejaba una estela de llamas atrás.

    —Y éste — agregó Gail, muy quieta.

    Un cráter, un anillo de montañas, la escena del impacto de algo terrible y enorme. Era un abismo con murallas circulares de rocas quebradas. Se divisaba un árbol caído en el fondo, cerca del lugar de donde el esquema había sido hecho.

    Soames miró, divertido. Observó los dibujos más de cerca, examinando cada detalle. De pronto agarró a Gail de un brazo y le dijo:

    — ¡Dios mío! ¿Te das cuenta de lo que prueban estos dibujos? ¡Demuestran que los niños le temen a un bombardeo, y no a una explosión! ¡Eso quiere decir que son originarios de la Tierra y no del Quinto Planeta! De la Tierra. Nuestros antepasados. ¿Por qué, si ellos tienen tanto derecho de estar en esta tierra como nosotros, su venida significa destrucción para los que ya estamos aquí?

    Gail miró sin comprender y luego le preguntó:

    —Pero, ¿cómo puedes estar tan seguro acerca de esto, tan cierto de que pertenecen a la Tierra?
    — ¡Oh! He debido darme cuenta antes. Si fueran del Quinto Planeta hubieran debido viajar a través de ambos, tiempo y espacio. Y si hubiesen viajado a través del espacio, el radar les habría seguido la pista como lo hace habitualmente. No habría reaccionado, en cambio, de manera tan extraña, tratando de detectar algo que no tenía aún existencia, porque estaba emergiendo fuera del tiempo, cosa que el radar no podía manejar. Estos dibujos confirman el hecho de que los niños vivieron en la Tierra, pues ellos no muestran la explosión de su propio planeta, sino el bombardeo que sufrieron.

    Soames se volvió y empezó a pasearse de un lado a otro, meditando sobre su nueva teoría, cuando de repente se oyó una risita ahogada de Zani, que en ese momento daba un brinco, pero con sus ojos todavía cerrados. Soames miró por la ventana. Mal se había tumbado y uno de los perrillos trepaba valientemente sobre su espalda y tironeaba con todas sus fuerzas de un mechón de pelo de Mal. Su cola se movía con gran vigor, Hod se reía y Mal chillaba; dentro de la cabaña, Zani, que no podía haber visto lo que sucedía, se divertía tanto como ellos.

    —No pudo verlos y, sin embargo, supo lo que estaba ocurriendo — observó Soames —. Sospecho que esta base es tan ultrasecreta que sería una violación recordar esto que acaba de suceder. Si alguien se diera cuenta de estos pequeños trucos que pueden efectuar los niños, se les miraría como sospechosos de fisgonear sobre material super secreto, mientras dibujan o juegan con los perrillos.

    Recordó que menos de ochenta horas atrás, ni cuatro días completos aún desde que Gail y la capitán Moggs observaban el radar-onda-guía que él les estaba mostrando, en Bahía Gissel. Entonces no existían los niños. No había razón para estar más temeroso que en años pasados. Ahora las cosas se encontraban en otro pie. Los niños fueron enviados desde un lugar de gran peligro con un mensaje a través del tiempo. Se eligió a los niños porque era menos peligroso que partieran a que permanecieran donde estaban sus mayores. Dos niños y dos niñas, en caso de que fueran los únicos sobreviviente? La muerte podría sobrevenir tan rápida al resto.

    —Pero hubo sobrevivientes — se dijo Soames a sí mismo, mientras Gail lo veía fruncir el ceño. Él miró hacia arriba —. Tal vez una diezmilésima parte de la Tierra no fue desvastada, por lo tanto debieron quedar semillas y plantas y algunos animales para continuar con la vida. Tal vez sobrevivieron unas cuantas docenas de todas las razas. Volvieron al estado salvaje, pues todas las herramientas y todos los libros se perdieron. Y estos son nuestros antepasados.

    Hizo un gesto de despedida a Gail y se volvió a su apartamiento. Se dedicó a imaginarse que él era un exiliado de la civilización de los niños y que debía improvisar comodidades que, como exiliado, consideraba toscas, pero, como aborigen, asombrosas.

    Trabajó fuerte. Náufrago en medio de salvajes, un hombre civilizado podría pensar que era de primera importancia idear nuevas armas para defenderse, pero Soames mantuvo su pensamiento fuera de eso, por ahora. Ponía su empeño en asuntos mucho más urgentes.

    De tiempo en tiempo se admiraba, sardónico, del programa de relaciones públicas sobre los niños. Estos debían ser revelados, ahora. Preparó un informe completo de la nave, narrando en detalle y añadiendo todo lo que podía colegir acerca de la civilización que la había construido, excepto de la existencia de esta civilización sobre la Tierra hace eones atrás y su inminente destino. Gail había redactado lo que ella consideraba el relato del más alto interés humano que jamás hubiera escrito en su vida, acerca de los niños. Ninguno de estos reportajes fue pedido, y nadie sabía si había que enviarlos. Soames, más divertido que enojado, pensó que se debía a un cambio de política. Aparentemente parecía que nada iba a suceder y que todo seguiría tal cual como hasta ahora.

    Pero el asunto era para preocuparse. El simple, relativamente insignificante problema de los niños, con todos sus cielos llameantes y su tierra herida, lo relegó firmemente a un rincón.

    La existencia de los niños debía ser revelada. Pues el mundo, automáticamente, presumía que la tripulación de un barco espacial extraño debe estar en alguna forma constituida por monstruos. Europa tal vez aceptase hombres-lobos como prototipo de la tripulación de un barco espacial; China, los dragones. Las nuevas naciones industriales elegirían robots metálicos independientes, como los viajeros del espacio más convincentes.

    Innumerables criaturas fenómenos serían aceptadas sin objeciones como inteligentes extraños, sobrevivientes de la nave. ¿Pero cuatro niños encantadores? ¿Viajantes del espacio? ¿Naves espaciales manejadas por niños y niñas que gustaban de jugar con perritos? ¿Personas tan inocuas representando el peligro más mortal que el mundo moderno haya encarado nunca?

    Pero ellos lo representaban. No existía medio para escapar a esta realidad. Y a pesar de esto, los hechos tenían que hacerse a un lado. Los consejeros de relaciones públicas que entrevistaron a los niños, señalaron los medios. Obtuvieron el empleo.

    La publicidad más avanzada estaba en manos de profesionales. El personal de la nave espacial sería presentado en la más estupenda transmisión de televisión de todos los tiempos. Por segunda vez en la historia una patrulla de retransmisión transatlántica, formaría dos canales transmisores desde Norteamérica a Europa. Llegarían hasta el Japón vía las Aleusias y un barco retransmisor, por inalámbrico desde Japón a toda Asia y otra vez retransmitida a Australia. África del Sur obtendría la transmisión por una comunicación que bajaría al continente por la Columna de Hércules. La cuenca del Mediterráneo, el Cercano Este, Escandinavia y aun Islandia, verían el espectáculo. Ningún equipo televisor, en ninguna ciudad sobre la Tierra, dejaría de recibir la transmisión.

    Las órdenes llegaron a la base cuando los niños y Gail habitaban una cabaña de más de ochenta años de antigüedad, en un lugar como una aldea enclavada en la montaña. Eran instrucciones detalladas que Gail tenía que dar a los niños. Al leerlas, Soames no anticipó que sería un espectáculo muy agradable. Pero el memorándum confidencial hacía caso omiso de tal objeción.

    La personalidad femenina más popular de la televisión en América, serviría como anfitriona, sustituyéndose por Gail, quien trataría de hacer comprender a los niños. La señorita Linda Beach podía establecer un contacto personal con cualquier auditorio. Nadie al mirarla podía resistir a su encanto, su integridad, su hábil sinceridad. Había vendido jabón, automóviles, tabletas de vitaminas y sopas. Obviamente era la mejor vendedora para estos chicos venidos del espacio.

    Soames consideraba paradójica la situación, y sin remedio. Pero Gail se sentía aliviada.

    —Linda Beach es encantadora — dijo a Soames —. Te gustará. Le pasa a todo el mundo. Ella se las arreglará para que la gente vea que los niños son justamente eso, niños. Que es insensato esperar que ellos nos ayuden como sus iguales y desafíen su propia civilización. Ella es justamente la persona para hacer que cada uno se compadezca y les desee el bien, aunque no tengan esperanzas de ver a sus familias de nuevo.
    —Esperemos que hayan perdido la esperanza — repuso Soames —. Y ojalá que los profesionales sepan lo que están haciendo. Soy una alma sencilla que se siente inclinada a decir la verdad sin adornos. Puede no ser cosa fácil y hasta puede que sea inconfortable, pero es un hecho, pues yo soy una alma simple.

    Él aún creía que el predicamento de los niños era de su responsabilidad. Lo era. Pero también sabía que no tuvo otro camino cuando le impidió a los chicos hacer señalizaciones a los de su raza. Ahora que él estaba en posesión de una idea más clara sobre los hechos, aún parecía ser la decisión más sensata, cruel para los niños, pero lo justo. Al mundo no era posible pedirle que se dejara sofocar, aniquilar, matar de hambre por un pueblo condenado, desesperado, perteneciente a otra civilización. En tal caso ambas civilizaciones se trenzarían en un combate a muerte; odio y desastre.

    Un transporte pequeño y veloz vino a buscar a los niños, a Gail y a Soames. Partió. Los niños se veían despreocupados. Las niñas, en todo caso, confiaban en Gail y se mantenían totalmente tranquilas mientras ésta estuviera con ellas. Hod parecía compartir esta dependencia. Pero Fran se sentó aparte, sombrío, y Soames sospechó que era un perseguido por el conocimiento del predicamento de su raza, el cual sólo a él le era dado aliviar.

    Soames tomó asiento a su lado. Fran, cortés pero reservado, le hizo sitio. Soames sacó un lápiz y una hoja de papel. Dibujó un esbozo de un niño elevando un volantín, y añadió un dibujo detallado del volantín. Esbozó un niño andando en zancos y un esquema aparte de los zancos. Soames había dejado de ver últimamente niños caminando sobre zancos. Debía ser un juego olvidado, pero Fran demostraba interés. Soames dibujó una bicicleta con un niño montado encima y luego, sin motivo, modificó la bicicleta y la convirtió en motocicleta. Deseó que estos apuntes despertaran el interés de Fran y que éste, a su vez, los ejecutara para su propia satisfacción.

    Fran estaba intrigado. Cogió el lápiz de manos de Soames e hizo sus propios bocetos. Un niño usando un cinturón como el de él, en algo que recordaba originariamente a una motocicleta, confeccionó un croquis especial del vehículo. Era un deslizador sobre aire, como el que Zani había hecho en forma más elaborada. Fran detalló el boceto del generador de la columna de aire y era increíblemente simple. Un niño de catorce años podía fabricarlo. Después de un costoso escrutinio, Soames llegó a la conclusión de que se trataba de una máquina de «jet» de ataque que partía por sí sola y se operaba en el aire inmóvil. En el mundo contemporáneo, haría una máquina a gas-turbina práctica para locomotoras y vehículos motorizados.

    Fran vio su reacción. Generosamente, al ser apreciado, muy ocupado dibujó una cosa después de la otra hasta que el transporte aterrizó en Idlewild. Su actitud hacia Soames era notablemente más amistosa que antes.

    Una escolta de motocicletas rodeó al coche de cortinas corridas que llevaba a los niños hacia Nueva York. El automóvil enfiló hacia la entrada de servicio del nuevo edificio de Comunicaciones en la calle 59. Unos agentes del servicio secreto desocuparon todos los corredores de manera que los niños llegaran a sus camarines sin ser vistos. Fue toda una exhibición. Los agentes del servicio secreto se retiraron. Y luego — era la parte de los entretelones de la televisión — hubo una espera infinitamente larga y tediosa.

    Linda Beach apareció una hora más tarde. Demostró un pequeño sobresalto ante la sorpresa de comprobar que los niños poseían una apariencia tan normal. Se notaba un poquito dudosa. Pero, rápidamente, empezó el ensayo.

    Un número indefinido de personas sin corbata que en los momentos más inesperados brotaban de cualquier rincón, interrumpían y hacían cambiar todo, produciéndose largas pausas mientras eran ajustadas las luces. Cintas de tela adhesiva sobre el piso marcaban el lugar donde la gente se suponía que debía pararse en este momento o aquél.

    Los niños captaban el sentido de la cosa, observando los monitores. Charlaban. Las niñas ejecutaron con agrado todo lo que se esperaba de ellas. Hod parecía torpe y Fran negligente, pero fue más asequible cuando vio que Soames pasaba por extravagancias parecidas. En un momento de calma llevó a éste a un lado y dibujó de nuevo el boceto de los zancos que Soames había hecho. Abiertamente deseaba que lo corrigiera, pero no lo necesitaba.

    El ensayo terminó. Hubo otra larga espera, debido a que se estaba haciendo la presentación de los niños venidos de un planeta desconocido, con una civilización superior a un mundo que los consideraba como extraños llegados desde el espacio, cuando en realidad pertenecían a una patria mucho más improbable. El mundo esperaba para verlos. El tiempo se arrastraba lentamente. Gail trató de hablar con Linda Beach, pero fue interrumpida una docena de veces y de pronto se encontró a solas.

    Soames esperaba inquieto que empezara la ordalía. Escuchó una discusión. Alguien insistía que se debía poner maquillaje a los niños para que aparecieran menos humanos. La idea fue desechada.

    En un momento que estaba vagando por el estudio, se acercó a una ventana y miró hacia abajo, hacia la calle. Se veía una multitud pequeña, que casi llenaba la calle hasta la muralla de Central Park. No era una muchedumbre ordinaria, se oían gritos, seudoprofetas arengaban. Soames supuso que esa gente, allá abajo, esperaba ver la llegada de la tripulación de la nave, y así alcanzar una especie de distinción.

    La multitud, a pesar de todo, no era grande. En todo el mundo, las personas sin televisores propios se ubicaron muy temprano frente a escaparates que los exhibieran. En algunos países, la gente se levantó temprano para darle la primera ojeada a esas criaturas cuya venida podría significar el fin del mundo. Donde la transmisión se recibía tarde en la noche, prácticamente nadie se acostó. En Nueva York el tránsito normal cesó casi por completo. En San Francisco, las oficinas suspendieron sus labores antes que el espectáculo terminara. En ese momento empezaba.

    Para hacer que la información alcanzara a todos los públicos, se hizo un trabajo magnífico y organizado. Dos líneas de aviones volaban a treinta mil pies sobre el Atlántico, cada columna invisible desde el mar y desde la otra línea. Cada avión en secuencia recibía una señal que estaba compuesta de cerca de ocho millones de ítem por segundo. Cada avión a su turno la clarificaba, la amplificaba y diestramente la pasaba a la línea siguiente. Llegaron a dos puntos separados, sobre el otro continente. Allí, las líneas de tierra se hicieron cargo de la transmisión. Éstas, otra vez, las multiplicaron separándolas en muchas fracciones — cada una de las cuales estaba completa — y llevaron la transmisión a miles de ciudades o más.

    Los barcos, balanceándose en mares angostos, captaban la señal y la transmitían a tierra hasta que alcanzaban los confines del mundo, donde se encontraba a sí misma, habiendo completado la vuelta de la Tierra en la dirección contraria por medios totalmente idénticos. Si se contaba los pilotos, el personal de tierra, más los barcos sobre los mares, los encargados de las estaciones de retransmisión a lo largo de las líneas de tierra, y los operadores de las estaciones locales de transmisión, sumaban miles de personas empeñadas en poner este programa de televisión al alcance de todos y en todas partes. Se computó que la mitad de la raza humana estaría en condiciones de mirar y oír cada palabra y gesto insinuada ante las cámaras desde el estudio de Nueva York. Algunos de ellos habitualmente no eran tales espectadores, pero la mayoría sí. La gran escala de la operación hacía todo el asunto notable, como una hazaña en la diseminación de informaciones.

    Pero la información en sí misma la condujeron expertos en relaciones públicas, que con anterioridad manejaron otros reportajes con un alto grado de pericia.

    El espectáculo, naturalmente, empezó con una gran fanfarria de trompetas, grabada en una cinta magnetofónica. Un subsecretario de Estado, en un traje correcto pero informal, se dirigió al mundo. Mucho de lo que tenía que decir no fue escuchado, aunque se le tradujo en varios idiomas. La audiencia oyó las trompetas y una voz masculina hablando con gran sinceridad. Se escuchó exactamente como un efectivo y sólido aviso comercial. Fue ensayado bajo la dirección de expertos en efectos calculados de sencilla honestidad. Pero el mundo civilizado se vio forzado a construir una automática resistencia ante los avisos comerciales con motivaciones sólidas. Los ojos se fijaban vagos y la gente continuaba observando, pero sin atender. Tal vez, el mensaje se registraría en el subconsciente de la audiencia, pero en ninguna otra parte.

    Entonces apareció Linda Beach. Su vestido era admirable. Las mujeres, es decir, la mitad de sus telespectadores, lo examinó con detalle, sin escuchar lo que ella habló. Los hombres tuvieron esos pensamientos que son naturales cuando se observa el comienzo de un espectáculo de televisión. Muchos empiezan con una charla encantadora y confidencial de la estrella con el público. Así lo hizo ésta. Era calmante por ser tan familiar. Las únicas personas totalmente atentas, de ahí para adelante, fueron los niños que esperaban ver monstruos, o sea, la tripulación del barco espacial averiado. Muchos de estos interesados pequeñuelos usaban cascos espaciales y tenían ametralladoras que disparaban rayos, preparadas para cuando aparecieran los monstruos.

    Linda Beach presentó a Gail, a Soames y a la capitán Moggs. Esto también estaba dentro de los cánones de la televisión comercial. Era corriente presentar artistas invitados y oírles hacer una relación de sus últimas películas. Eran familiares y se aceptaba en todas partes como inevitable. El auditorio continuaba mirando la pantalla, pero insensiblemente, y por costumbre, la mayoría de ellos caía en una relajada semiinconsciencia, que era el estado ideal para los patrocinadores.

    Los consejeros de relaciones públicas consideraban que un programa comercial realmente bueno produce el efecto de un tranquilizador ligeramente eufórico, el cual es un excelente golpe al inconsciente, al servicio de propósitos comerciales. Permite a los patrocinadores poner dentro de los minutos que han comprado cualquier número de urgencias, no reconocidas por sus clientes, para salir y comprar algo. Es la fórmula de venta con desarrollo más perfecto conocida por el hombre.

    Pero esta transmisión se suponía que sería estrictamente informativa. Lo fue, aunque producida con la actitud y la técnica y el fino profesionalismo de especialistas en la venta de jabón. De manera que situó a sus espectadores en el estado de ánimo de la gente que se rinde al suave y adormecedor hacer-creer. Cuando la capitán Moggs relató lo del descubrimiento de la nave, sus maneras autoritarias y suficientes hicieron que todos sintieran, sin tener en cuenta sus ideas, que ella era una comediante sin ninguna gracia. Ésta, también, es otra de las visiones más familiares, en televisión.

    El espectáculo en sí, fue una producción estupenda, creada por gente que sabía exactamente cómo montar este tipo de producciones. Tenía las mismas posibilidades, como cualquier otra producción estupenda, y así la gente reaccionó en la forma acostumbrada. Se relajaron, y los que estaban en casa, intentaron ir en busca de cerveza cuando apareciera el próximo comercial. Recordaron con decreciente interés que se suponía que algunos monstruos importantes iban a aparecer en el espectáculo más adelante y que estaban esperando para verlo. Mientras tanto, se hundieron en un estado de parcial aturdimiento, en el cual las personas observan profesionales y estúpidos programas televisados.

    La presentación de los niños fue desilusionante pero tranquila. Cuando ellos aparecieron y fueron identificados, el síndrome del telespectador se desarrolló al máximo. Existía la sensación, por supuesto, que el espectáculo decayó en interés y que no estaba a la altura de su publicidad previa. Pero los auditores también estaban acostumbrados a eso. Las personas continuaban observando con ojos adormilados, escuchando sólo con oídos parcialmente atentos, automáticamente esperando un aviso comercial para ir a buscar más cerveza o un equivalente, sin perder nada del programa.

    Así, cuando el tumulto y la confusión estallaron, cuando Linda Beach trató de sostener el espectáculo para que no se desintegrara en medio del alboroto formado detrás de ella, el estado tranquilo del auditorio continuó inalterado. Generalmente, se producía algún descontrol en espectáculos como éstos. Cuando el collar de Linda Beach fue arrebatado de su cuello pareció ser intencionadamente divertido. No fue hasta casi el final del programa, donde nada ocurría realmente, que se quebró esa apatía que los programas realizados por profesionales están condenados a producir. Un acontecimiento sobresaltó a los espectadores, sacándolos de su estado semicomatoso, como si se hubiese tratado de una obscenidad chocante o una profanación intolerable. Linda Beach, en un gesto de gran sinceridad y rindiéndole tributo a los niños, hizo una declaración que fue altamente explosiva. Cuando el espectáculo terminó, la gente en todo el mundo, estaba excitada, horrorizada y exacerbada.

    Solamente los niños pequeños, esperando con sus cascos espaciales y sus arrojar rayos, se quejaban agraviados de que no hubiesen aparecido los monstruos. Los adultos pensaron que sí, que habían aparecido. Que existían.

    Detestaron a los niños con un odio estrictamente personal, basado en el pánico combinado con vergüenza.


    Capítulo Séptimo


    Soames finalizó su actuación en el programa después que él, Gail y la capitán Moggs relataron su encuentro con la nave. Las narraciones fueron guiadas hábilmente por las preguntas de Linda Beach. Soames se sintió como un tonto, pues las cosas que a él le parecían importantes, aparentemente no tenían ningún interés en televisión, no se le permitió puntualizar nada con exactitud, pues sólo se buscaba lo sensacional. Gail, también, se vio frustrada. Quiso preparar a la gente para que gustaran de los niños cuando se presentaran, pero la orientación del programa deseaba que produjeran sorpresa solamente. La capitán Moggs fue la única que estuvo a la altura de la ocasión. Se reveló en la dramática fraseología de sus respuestas, que concordaron perfectamente con el resto de la estupenda producción.

    Cuando Soames terminó, quiso quitarse del medio. No estaba del todo sorprendido — después de todo, fue ensayado —, pero se hundió en la tristeza. Fue un circo en vez de lo que él hubiese llamado una ajustada presentación de los hechos, aunque casi todo lo que se dijo era real. Necesitaba salir. Fue detrás del escenario, lejos de las cámaras. Después escapó del estudio mismo.

    No había, naturalmente, ningún auditorio, pero el lugar pululaba con gente sin corbata, que se precipitaba como loca de un lado a otro, como renacuajos, evitando ágilmente ser enfocados por la cámara. Se estaba mejor en el corredor vacío, fuera del estudio. Cuando hubo pasado un recodo o dos, se sintió mejor aún. De repente se encontró mirando a la multitud que estaba frente al Edificio de Comunicaciones.

    Era una muchedumbre inquieta ahora. Las ventanas del primer piso estaban repletas de aparatos de televisión, y los que se encontraban cerca podían ver el programa y oírlo por los altoparlantes colocados afuera, en la calle. Pero este conglomerado era de una clase especial, no se habían juntado para ver la presentación sino a los monstruos extraterrestres en carne viva, o piel, o escamas o lo que fuera su apariencia. Se supo que los monstruos habían llegado y que no se les podía ver directamente. La multitud fue arengada por oradores y personas que se auto llamaban defensores de la humanidad. Se sintieron estafados.

    La mayor parte de la muchedumbre estaba constituida por adolescentes.

    Soames miraba hacia abajo, preocupado. La ventana se encontraba algo lejos del estudio, varias vueltas y revueltas en los innumerables corredores que conducían a todas partes. Se oía un monitor de televisión en algún lugar cercano. Pudo escuchar a Linda Beach conversar con un eminente científico francés. Los niños habían sido presentados en el momento que él se dirigía hacia donde ahora estaba. El eminente científico estaba iracundo. Quería saber a toda costa de cuál planeta o sistema de estrellas los niños decían venir. Se le notaba claramente desilusionado e incrédulo porque los niños eran humanos. Linda Beach explicó, en forma encantadora, a él y al mundo, que al no conocer ninguna lengua terrestre, no estaban capacitados para responder. No pareció muy convincente.

    En la ventana, Soames reconoció lo extraña que era esta muchedumbre de afuera. Una multitud ordinaria, que buscara sólo satisfacer una curiosidad, contendría un considerable porcentaje de mujeres. Esta no. Se sentían gritos que Soames oía débilmente. Los oradores peroraban, dando opiniones subjetivas acerca de los monstruos del espacio, obviamente en la creencia que sus palabras estaban más allá de toda discusión y que debían ser llevadas a la acción de inmediato. Varios de estos oradores se hacían la competencia. Algunos tenían hinchas a su alrededor que demostraban su anuencia, ya sea aplaudiéndolos o voceándoles su aprobación. Soames divisó también, por lo menos, un grupo de divertidos colegiales que bien pudieran haber sido organizados por una revista humorística juvenil. Blandían carteles:

    ¡Monstruos espaciales vuelvan a casa! ¡La Tierra es para los humanos! y ¡Humanos del mundo, unios!

    El desatendido aparato monitor, colocado en algún rincón del pasillo, daba una reproducción excelentemente modulada del programa que salía al aire. Un físico italiano reemplazaba al científico francés. Preguntaba si los niños estaban calificados para ser navegantes espaciales. Soames escuchaba sin prestar mayor atención. Se dio cuenta que si los niños, desgraciadamente, no eran convincentes como visitantes del espacio, mucho menos plausibles serían en sus verdaderos roles de fugitivos del tiempo.

    Se veía mucho adolescente entre la multitud. Los colegiales surgían aquí y allá, haciendo demostraciones en favor de la alegría. También había miembros juveniles de grupos menos inocuos — pavoneándose, conscientemente nefastos — pertenecientes a organizaciones conocidas como los Maharajás, y los Cometas y los Toppers. Se miraban unos a otros desafiándose.

    Las voces se enfurecían. Los colegiales pretendían cantar algo que les pareció una canción satírica:

    Odiamos a todo agresor del espacio. Como odiamos a todos los revoltosos. Con los medios que nuestros abuelos construyeron y llevaron el mundo. Los perseguiremos hasta que lleguen a Sirio. Con furia delirante...

    En el plano de su demostración probablemente parecería divertida pero no agradó ni a los Maharajás ni a los Cometas ni a los Toppers.

    Un científico ruso siguió al italiano. Voló a Nueva York especialmente para la ocasión. Hizo preguntas elaboradas y cargadas de intención. Habían sido preparadas como efectos de propaganda por gente que, a su modo, era tan diestra en relaciones públicas como los productores del programa. Linda Beach usó de todo ese encanto que había vendido jabón, vitaminas, automóviles y sopas. Soames escuchó el duelo desde el aparato monitor.

    De súbito, en la calle, un ladrillo cayó entre los colegiales. Más ladrillos volaron sobre los que estaban organizando una demostración relámpago, con los Defensores de la Humanidad. Los silbatos de la policía empezaron a sonar. Un vidrio de una ventana se quebró. Un colegial, de pronto, se encontró con la cara llena de sangre, y una cuña de Maharajás se metió rencorosamente entre el grupo de cantantes blandiendo cinturones y garrotes, solamente por llevarse los honores de haber comenzado un tumulto. Pelearon atravesando la multitud de estudiantes, hasta toparse con la banda de Cometas que se encontraba cerca. Un eco inmediato les respondió. Los oradores que discutían fueron empujados. El tumulto estalló entre los miembros de un grupo que hacía demostraciones contra los extraterrestres. La reyerta se propagó a los individuos. Por ahí un par se abofeteaba el uno al otro o usaba armas menos inocentes que los puños. Por allá, un grupo se batía indiscriminadamente. Un núcleo de adherentes a un orador particularmente robusto de pulmones, luchaba con indignación profunda contra cualquiera que no compartiera sus propias ideas.

    La sirena de los coches de policía ululó. Las máquinas de escuadrones de policía llegaron veloces cortando el tránsito de las calles y convergiendo rápidas en el centro del tumulto. Las sirenas producían violentos resurgimientos en la multitud. Hubo una fuerte acometida en esta dirección al oír sonar la sirena de ese lado, y luego, una presión igual en otro sentido, mientras los reflectores horadaban la oscuridad y un bramido creciente llegó desde otra dirección. Algunos timoratos treparon por la muralla de piedra de Central Park, saltaron dentro y cesaron de inmediato de formar parte del alboroto. Pero no todos. Muchas personas al ser empujadas se apoyaban contra las puertas del vestíbulo del edificio de Comunicaciones. Un Topper fue aplastado contra un policía, los brazos del oficial estaban tan apretados por el estrujamiento general que los tenía completamente inmovilizados. El Topper ejecutó un acto de infinita osadía — de lo que se vanagloriaría por meses en la confitería que servía de cuartel a la banda —, ¡fue alejado del policía por el movimiento del tumulto, pero se quedó con la pistola del oficial!

    Sacó la pistola al aire y apretó el gatillo, vaciándolo. El tiroteo produjo un pánico fuera de todo lo imaginable. Más vidrios se quebraron y el terror golpeó a la gente apretujada, que buscaba afanosa su escape. Se desbordaron dentro del vestíbulo del edificio de Comunicaciones al ceder los cristales de las puertas y la gente jadeante se arrastró dentro, empujada por el irresistible enjambre que se encontraba detrás.

    Los miembros de los Toppers, de los Cometas y los Maharajás consideraron el vestíbulo como punto muerto. Se precipitaron escaleras arriba, buscando la puerta de salida a la callejuela oculta. Se toparon con un laberinto de corredores; les invadió el pánico.

    La invasión de un edificio ocupado es algo serio. Corrían por los pasillos alfombrados, llegaban a un extremo sin salida, abrían puertas al azar, corrían afuera otra vez y chocaban con el resto que hacía otro tanto. Una corriente de temor se agolpaba en las escaleras de bajada del vestíbulo, hasta la sofocación. Luego venía un desconcertado río que subía para evitar el ahogo, y parecía que todo el edificio pululaba con gente que nada tenía que hacer ahí.

    Pero algunos de ellos eran fanáticos. Y en tal tumulto eran anónimos. Se leía un aviso, en el aire, encendido sobre la puerta, fuera del estudio, en el cual la emisión para todo el mundo estaba en su apogeo. La gente abrió la puerta.

    Los telespectadores oyeron la trifulca cuando las pomposas preguntas formuladas por un ganador anterior del Premio Nobel fueron silenciadas por los gritos. Esta no era una invasión planeada. Era una acometida totalmente caótica de gente medio histérica que había sido estrujada por una multitud que oscilaba sin sentido, empujada dentro del vestíbulo de un edificio con gente que se apiñaba más allá de lo tolerable y que pudieron escapar en medio de una gran confusión, cayendo en un estudio donde se estaba transmitiendo. Los seres sin corbata y los ayudantes de escenografía se apresuraron a arrojarlos fuera. Pero el ruido crecía más y más alto, mientras Linda Beach trataba afanosamente de disimularlo. No era fácil. De hecho, era imposible. Un orador de la calle se dio cuenta que se encontraba en el lugar de iniquidad, desde el cual los monstruos que él había estado denunciando, fueron mostrados al mundo. Gritaba como un demente. Los ayudantes del escenógrafo se concentraron en él mientras un miembro de los Toppers saltaba ágilmente detrás del montaje central y se desbocaba. Otros lo imitaron, algunos con más, otros con menos éxito. Uno de ellos, soberbiamente osado, se encontró arrinconado por un asistente del Director y dos porteros y se escurrió triunfante, cruzando el lugar sacrosanto al área del campo visual de la cámara. Corrió detrás de Linda Beach que sonreía placentera y hablaba con voz aguda para cubrir el jaleo que se oía a sus espaldas. El Topper estiró la mano al pasar — era muy admirado por los otros Toppers por su destreza en este ejercicio —, Linda Beach se tambaleó, desapareciendo su collar, y este singular delincuente juvenil se perdió en la multitud cerca de la puerta, abriéndose camino hasta perderse en el embotellamiento de afuera.

    La policía de los carros escuadrones metieron mano en el asunto. Dispersaron la muchedumbre de la calle. Invadieron el vestíbulo y empezaron a arrojar la gente fuera, disminuyendo así la terrible presión. Alguien sacó dos mujeres desmayadas hacia un lado. Un hombre con un brazo quebrado hablaba volublemente.

    El vestíbulo comenzaba a verse parcialmente vacío. Los fugitivos del pánico salían a la calle donde se les ordenaba seguir moviéndose. Cosa que hacían gustosos.

    Y Soames llegó al estudio. Peleó su camino hacia allá con un apasionado empuje, porque Gail se encontraba entre esta multitud lunática que podía aplastarla. Se apresuró y entonces la vio parada con una compostura precaria, pero fuera del camino de todo. Fran se agarró fuertemente a su brazo. Sus ojos ardían. Empujó algo sobre Soames y frenético repetía la única palabra de su escaso inglés que parecía encajar. La palabra era: ¡Trate! ¡Trate! ¡Trate! Enlazó la cintura de Soames y colocó algo a su alrededor.

    Abruptamente, Soames tuvo la convicción de que se estaba volviendo realmente loco. Se detuvo solo en el estudio donde el tumulto casi había terminado. Pero, cosa extraña, se podía mirar a sí mismo desde el nivel de su propio pecho. También, cuando bajó al vestíbulo del edificio de Comunicaciones, mezclándose allí con la raleada multitud, permitiendo ser arrastrado a la calle, se vio rodeado por gente más alta que él. Esa parte consciente lo llevó al aire libre y lo movió suavemente hacia el este. Esa parte de él puso su mano en su bolsillo — pero Soames no tenía nada que ver con la acción — y palpó cosas ahí. Había una cadena de bordes afilados y objetos con facetas sobre ella. Había un cinturón con medallones metálicos incrustados en él.

    — ¡Trate! — gritó Fran desesperado —. ¡Trate!

    Y de repente Soames se dio cuenta. Escuchó los ruidos de la calle a través de los oídos de otro, vio la calle por los ojos de otro. Simultáneamente se vio en el estudio a través de los ojos de otro ser, de Fran. Y esto explicaba la conducta de los niños con los perros, y las lecciones de inglés y otras informaciones que todos parecían conocer cuando uno las sabía. Los niños no eran telépatas. No podían leer en la mente de otros. Pero alguno, o todos los medallones decorativos de sus cinturones, los habilitaba para compartir las impresiones sensuales de cada uno. Eran, a la vez, emisores y receptores de impresiones sensoriales. Y era por eso que Soames, que tenía el cinturón de Mal en su cintura, podía ver lo que Fran veía, y oír lo que Fran oía y también vio, oyó y sintió lo que un miembro de los Toppers, de pelo grasiento, vio, oyó y sintió con el cinturón de Hod metido en su bolsillo, al lado del collar de Linda Beach, que fuera arrancado de su cuello frente a las cámaras.

    Pero no había indicios de que el joven de pelo grasiento viera, oyera o sintiera lo que Soames. Tal vez era porque no usaba el cinturón, sino que lo tenía en el bolsillo.

    — ¡Bien! — se dijo Soames —. ¡Lo recuperaré!

    Se precipitó hacia la puerta del estudio. Los agentes del servicio secreto que fueron asignados para proteger a los niños, como estorbaran se les envió afuera mientras duraba la audición. Volvieron inmediatamente, después de la invasión y ahora ayudaban a los asesores a mantener el orden. Soames tocó a uno en el hombro.

    —Los chicos han sido robados — murmuró en el oído del agente —. ¡Objeto secreto! ¡Tenemos que recuperarlo! ¡Puedo hacerlo! ¡Venga conmigo!

    El agente del servicio secreto lo siguió de inmediato. Y Soames se abrió paso en medio de gente asustada que aún vagaba desvalida. Corrió escaleras abajo. Un policía se movió para controlar su carrera, y el agente del servicio secreto, jadeando, se identificó y le pidió ayuda. El policía abandonó todo y los siguió.

    Soames necesitaba cerrar sus ojos para ver lo que el Topper veía. Los apretó mientras corría tres pasos. El Topper caminaba ahora. Se juntó con dos compinches más. Soames escuchó su voz, hasta sintió el movimiento de sus labios y de su lengua, a medida que hablaba. Se jactaba de haber arrebatado el collar de Linda Beach y un extraño cinturón de uno de esos chicos que usaban trajes tan graciosos.

    Cincuenta metros más allá, dos Toppers más se juntaron con el fanfarrón. También tuvieron que tragarse la historia. El Topper sacó de su bolsillo parte del botín para probar su jactancia. Miraron, se pavonearon y gritaron ante otros de sus compañeros.

    Soames dio vuelta a una esquina, sin previo aviso. El agente y el policía perdieron una docena de pasos. Soames corrió adelante. Había un grupo de adolescentes en la acera de la Octava Avenida. Pertenecían a lo que la policía, resignadamente, llama la edad delincuente. Había cerca de una docena de ellos.

    Soames se hundió entre la banda. Sin una palabra, tiró al suelo al que guardaba en su bolsillo el cinturón de Hod y el collar de Linda Beach.

    Su reacción fue instantánea. Los Toppers estaban en un grupo cerrado. Soames cayó encima de uno. Los otros reaccionaron atacándolo, como una acción refleja. Lo marcaron, lo patearon viciosamente, en esa forma mortífera y sofisticada de un asalto asesino que permite hacer el máximo de daño en el mínimo de tiempo, de manera que da lugar para huir antes que llegue la policía.

    Pero un agente y un policía venían en camino. Golpearon. Los Toppers se volvieron para pelear, y en cambio, volaron a la vista de los dos adultos que administraban castigo a los que estaban a su alcance y trataban de golpear a los demás.

    Los dos oficiales pusieron a Soames sobre sus pies. En segundos había sido malamente abatido. Sacó el cinturón de Hod del bolsillo del agresivo y ahora pálido socio de los Toppers, que estaba a medio estrangular y temblando, luego cogió el collar. Torpemente palpó otra vez y encontró dos o tres piedras perdidas.

    —Muy bien — dijo espesamente —. Lo tengo. Lo devolveré a los niños.

    El policía se llevó al Topper. Soames y el agente del servicio secreto se volvieron al estudio. El programa todavía continuaba. Soames, exhausto, tendió el cinturón a Hod, y se sacó el otro que Fran le había colocado. Se lo devolvió a este último. Los ojos de Fran centelleaban aún, pero miró a Soames con infinito respeto. Tal vez hasta con un poco de gusto. Y Soames levantó el collar para que Linda Beach lo viera, aunque ella estaba todavía delante de la cámara.

    Linda Beach era una ejecutante fogueada. Sin pestañear siquiera, cambió el tema de lo que estaba hablando, llamó a Gail para que indicara a los niños que hicieran una demostración de los dispositivos que trajeran del barco, y vino hacia donde estaba Soames. Contó las piedras rápidamente, haciendo preguntas mientras tanto.

    Él se lo contó. Necesariamente, habría salido a la luz. Los niños poseían dentro de sus cinturones dispositivos que producían un efecto parecido a la telepatía. Pero que no era telepatía. Sin duda, los aparatos podían conectarse o desconectarse. Conectados ligaban los sentidos de aquellos que los usaran, no así las mentes. Cada uno veía lo que los otros veían, oía lo que los otros oían, y sentía con el resto. Pero los pensamientos no se compartían. Tal cosa no era confusa, si se acostumbraba a usarlo; dos hombres al trabajar juntos podían cooperar con una efectividad mil veces superior a aquellos que no lo tenían. Los niños al jugar juntos poseerían un grado de camaradería de otra manera imposible de conseguir. Y cuatro niños en un viaje desesperado, sin adultos para reconfortarlos, necesitaban esta cerrada ligazón con sus compañeros. Les daría coraje. Podían ser más decididos.

    Linda Beach volvió a la escena y esperó que terminara la demostración del objeto de bolsillo que cortaba metal, ejecutada por Fran. Entonces, señaló para ser enfocada por su propia cámara y conectó el encanto. Mostró el collar. Dijo que había sido robado. Informó que los niños eran telépatas, y que al leer la mente del criminal, éste había sido seguido por las calles abarrotadas de gente, fuera del estudio, y así su collar pudo ser recuperado. No se refirió al tumulto. Dejó que se presumiera que el ladrón fue descubierto. Si alguien recordaba haber visto cuando se lo arrebataron, podría meditar acerca de esto. Ella no trató de explicar.

    Repitió con entusiasmo y gratitud que los niños leyeron en la mente del ladrón que se había apoderado del collar, y que al identificarlo entre la multitud, el collar se pudo recuperar, porque los niños eran telépatas.

    Es mejor decir algo que no es totalmente la verdad, pero que es perfectamente comprensible, a algo que es verdad pero que desorienta. Esta es una regla cardinal en televisión. ¡No desorientar nunca al teleespectador! Así, Linda Beach no confundió a su auditorio, haciendo una declaración muy acuciosa. Les dijo algo que podían entender. Hacía a los niños más convincentes, más como si fueran niños comunes y corrientes.

    Sobresaltó a sus telespectadores de todo el mundo, sacándolos fuera de esa condición agradable que produjera el profesionalismo de la transmisión. Los levantó de su asiento, al resto se le pusieron los pelos de punta, se dieron cuenta que si los monstruos del espacio podían ver la mente de los humanos serían casi invencibles e infinitamente temidos. ¡No importaba ahora cuál era la apariencia de los niños, ya que se les había declarado en un programa oficial, que se trataba de monstruos extraterritoriales, los cuales estaban facultados para leer la mente humana!

    Se armó una batahola.

    Una vez dicho ya no podía ser retirado. Sería negado, pero se seguiría creyendo igual. En esferas más altas de gobierno, en todo el mundo, se produjo una ola intensa de odio hacia los niños y los Estados Unidos juntos, como para que todas las tensiones anteriores parecieran simples flirteos amorosos. En Rusia se creyó instantáneamente que todos los secretos militares estaban en proceso de ser arrancados de los cerebros rusos para ser entregados al ejército americano. La furia brotaba al sentirse inermes frente a tales acontecimientos. No existía manera de detener esa clase de espionaje, y una acción militar estaría totalmente demás, ya que los americanos tendrían conocimiento de antemano de todo lo que se intentara. En las naciones más tranquilas se notaba también un gran malestar y en algunas hasta terror. Y en todas partes donde existieran hombres que odiaran, o robaran o intrigaran — lo que sucedía en todos los sitios — la creencia de que los secretos no fueran tales para los niños, llenaba a esta gente de ira incontenida.

    No ayudaba el hecho de que tal creencia fuera un disparate. Se esperaron importantes revelaciones de la transmisión. No era esto lo que se buscaba, pues era más espantoso que cualquier sentencia a fecha fija y a corto plazo. Aun los oficiales americanos estaban trastornados ante la idea de que los secretos militares fueran arrancados así como así, manteniendo una oculta esperanza de conocer, a su vez, los de otros ejércitos extranjeros.

    El bajo mundo también estaba trastornado. Los niños podían aplastar uno de los negocios más beneficiosos al revelar sus detalles. Como sería el de detener el comercio de la carne humana y el tráfico de narcóticos. Hasta la gente común y corriente como Joe Doakes y John Q. Public temblaban ante la idea de que sus pecados mezquinos fueran descubiertos si los niños fijaban sus mentes sobre ellos.

    Pero el odio más amargo de todos era el que sentían los oficiales de algunos aliados de América, que sentían que ahora cada una y todas las pequeñas traiciones que cometieran se llegarían a saber junto con cada plan inexorable que ellos formularan para la súbita destrucción de América.

    De todas las empresas de relaciones públicas en la historia, el programa radiado a todo el mundo para presentar a los niños, fue el más desastroso.

    Soames y Gail pudieron darse cuenta de lo absurdo de todo esto, sin ninguna esperanza de aclararlo o corregirlo. Había una cierta cantidad de complacencia en Estados Unidos, por supuesto. Muchas personas se consideraban sin importancia para que sus pecados fueran revelados. Esa gente reflexionaba que ahora América estaba a salvo de espías y traiciones, y que por lo tanto ellos podrían, sin peligro, ir un poco más lejos endeudándose. Algunos políticos debatían esperanzados si la espléndida habilidad de los niños justificaría una disminución en los gastos de defensa y como consecuencia lógica, una reducción de los impuestos, con la bendición de todos los políticos. Pero esta misma gente, que amaba la idea de lo que los niños pudieran beneficiar, sentían una marcada aversión hacia ellos, por temor a la elección de sus objetivos.

    Muy poca gente habría sentido remordimiento aunque fuese formal, si algo mortal sucediese a los cuatro descastados, aunque el peligro pudiese retornar con su muerte. Ciertamente, fuera de Soames y Gail, no existía nadie que sintiera la más ligera vislumbre de cariño por ellos o de simpatía por su condición.

    Volvieron rápidamente a la base escondida en las Rocallosas. Soames se quedó para curarse algunas heridas leves. También necesitaba ponerse en contacto con dos físicos que habían visto a los niños y se desesperaron, pero que ahora jugaban a ser descastados y celebraban satisfactorias consultas con gente escéptica, que se las arreglaba para aferrarse a gran cantidad de dudas. Mientras tanto, se produjo una hosca y enfurecida disminución de la tensión internacional. Ninguna nación se atrevería a planear a hurtadillas un ataque al estilo Pearl Harbour, si existiera el más ligero riesgo que América pudiese conocer cada detalle de antemano. Y nadie se atrevía a hacer amenazas por si Estados Unidos llegara a saber exactamente hasta qué punto eran genuinas.

    La capitán Moggs voló, muy ocupada, de allá para acá, entre el este y la escondida base de proyectiles, a la cual habían vuelto los niños. Informó a Soames del despojo que sufrieron los niños al quitárseles sus cinturones adornados. Uno de ellos se abrió de alto abajo y las medallas redondas y cuadradas fueron examinadas. Una era, sin duda, la caja del aparato de contacto sensorial, con un sistema para conectarlo y desconectarlo. Contenía, además, un par de trozos de metal con formas excéntricas. Eso era todo. Al copiarlo, los duplicados no funcionaron. Los otros medallones parecían contener aparatos cuya aplicación se desconocía. Uno tenía una diminuta parte movible, pero lo que efectuaba era incomprensible.

    —Somos salvajes — Soames le dijo ácidamente —. Si un hombre civilizado se encontrara entre salvajes, ¿qué harían con su reloj? ¿Con su lapicero? ¿Con su pañuelo? ¡Sin tener idea de contar el tiempo, o de escribir, o de nuestras ideas de refinamiento, tales cosas les parecerían tan sin sentido como su cartera, su libreta de anotaciones y sus monedas sueltas! Así, ¿cómo podremos nosotros adivinar la utilidad que le prestaban tales cosas a los niños, cuando estaban en casa? ¡Sencillamente, no podemos!

    La capitán Moggs dijo con determinación:

    —Será averiguado. Por supuesto que ahora toda la búsqueda está concentrada en los dispositivos de telepatía. Será desarrollado y dentro de poco, y esto es un secreto altamente confidencial, estaremos informados al detalle de las armas y de las deliberaciones de los otros países. ¡Será magnífico! ¡No tendremos más motivos para estar temerosos de un ataque, y podremos evaluar cada situación militar con absoluta precisión!
    — ¡Por favor! — contestó Soames, irritado —. Tengo una renta bastante baja. Usted misma me lo dijo. ¡No debería decir cosas como esas en mis oídos! ¿Cómo está Gail y cómo están los niños?
    —Gail está perturbada —explicó la capitán Moggs—. Los niños están más nerviosos que antes. Gail insiste que la pequeña Mal pierde peso y que Hod ya no es el mismo niño alegre de antes. Zani está pálida. Y Fran...
    — ¿Qué?
    — ¡Él brilla! — contestó la capitán Moggs —. Pero estudian empeñosamente el inglés. No han sido interrogados nuevamente. Y sucede que la única gente que estaba deseosa de aprender algo de ellos, poseen secretos que no es útil que los conozcan los niños, asuntos de interés militar.
    — ¡Condenación! — replicó Soames —. ¡Los objetos no son telepáticos! ¡No transmiten pensamientos! ¡Sólo intercambian informaciones sensoriales! Y no hay tal peligro de que los niños averigüen algo por telepatía cuando ellos sólo pueden compartir las sensaciones de alguien que use el dispositivo especial. ¿Y qué harían con una información militar en caso de que la obtuvieran?

    La capitán Moggs se puso misteriosa. Se marchó y Soames de nuevo maldijo la situación que él había creado. Pero aún no veía cómo pudo haber evitado destruir el aparato de alto poder de señalización cuando trataron de usarlo allá en la Antártica. Pero él no era feliz a causa de las consecuencias de su acto.

    Se dio tiempo para ponerse en contacto con los físicos que fueron a la base de las Rocallosas. Estos encontraron, a su vez, otros científicos que lograron ponerse en el estado mental de un exiliado y que sabían que los dispositivos de los niños no era posible copiarlos, sino tratar de hacer algo que, aunque no fuera lo mismo, tuviera algo de sus propiedades. En cierto sentido era una decepción, pero deliberada, para poder esquivar un hábito natural de la mente educada. Un hombre entrenado, casi invariablemente trata de ver lo que puede hacer con lo que tiene y conoce, en vez de imaginarse lo que necesita y luego tratar de fabricar algo parecido, aunque tenga que buscar hasta el conocimiento que aplicará. Se necesita un tipo de mente especial para usar el truco de Soames. Era indispensable, por ejemplo, imaginarse ciertas limitaciones al operar con un dispositivo deseado, o el punto de mira constituía pura fantasía.

    Pero Soames se encontró que la frustración reinaba hasta entre los hombres que habían tenido más éxito. Tenían nuevos dispositivos. Eran triunfadores. Constituían ciertamente, los principios de una nueva clase de progreso no enteramente derivado del presente, y sin duda, no imitado del de los niños. Pero los dispositivos no se usaban. Su existencia no debía ser revelada, porque cualquier cosa con diseño sin precedente iba a considerarse, sin duda, producto de la civilización de estos niños, y los Estados Unidos insistentemente afirmaban que era imposible obtener cualquier dato de ellos. Pero esto no se podría sostener si una serie de adelantos técnicos empezaran a aparecer en todo el país.

    El desagrado por América subió hasta nuevas alturas. Algunos signos de sospecha comenzaron a mostrarse en la conducta de las naciones antiamericanas. Antes de la transmisión se había preparado un truco sucio en su contra. Se desarrolló con éxito, y no fue descubierto sino hasta mucho más tarde. Alguien ensayó otro. No se previó ni se detuvo. Desde los países donde existía un antagonismo muy grande hacia los Estados Unidos partió una idea de lo más animada y tentadora. Pero nadie se atrevió a creerla por completo aún.

    Entonces, Fran desapareció. Se desvaneció en el aire. En un momento se encontraba en la custodiada base de los Rockies, y al instante siguiente había desaparecido. Tres líneas separadas y electrificadas servían como valla, protegiendo el área de cualquier intrusión, con centinelas y puestos de observación. Pero Fran desapareció como si no hubiera existido nunca. No era fácil imaginarse una fuga. Su inglés era bastante limitado. Su ignorancia acerca de la modalidad de la América actual, era abismante. No tenía esperanza de esconderse o encontrar comida, mientras no contara con algo. Por otra parte, era imposible pensar que hubiera sido secuestrado desde la base secreta. Más, si él contaba...

    Soames se trasladó a las instalaciones de las Rocallosas. Se encontraba en una posición muy desfavorable, ya que era responsable de la presencia de los niños.

    Nadie tomó en cuenta las consecuencias que habría tenido si él hubiese permitido que hicieran señales a su raza. Pero esto sólo era una muestra de la ingratitud del mundo. Por lo tanto, se le desaprobaba. Pero existían algunos físicos que estaban creando aparatos y diseños que podrían significar mucho si alguien se atrevía a usarlos. Esos físicos respaldaban a Soames con su programa entero, por eso era deseable que fuese tratado con algún respeto. De esta manera cogió un avión que le llevó hasta la base en la montaña.

    La atmósfera estaba cargada, se dio cuenta instantáneamente cuando el avión tocó tierra. Los matorrales sobre ruedas que se movían a un lado sobre la pista pintada de verde, volvieron a su lugar antes que el avión cesase de rodar. La ladera del cerro que se levantaba reveló cañones antiaéreos, listos para salir y entrar en acción, en caso de percibir cualquier alarma de origen aéreo. Cuando saltó del avión, inmediatamente lo rodearon guardias armados y le acompañaron hasta que obtuvo una tarjeta de identificación. Las precauciones de seguridad eran bastante estrictas en el pasado, pero ahora eran de una rigidez casi absurda.

    La tensión y el desgaste se encontraba por doquier. Ningún lugar que sea estrictamente confidencial puede ser sitio de descanso, aunque un hombre haya trabajado ahí durante largo tiempo y se haya acostumbrado. En esta base — ni siquiera se admitía su existencia — la tensión que se sentía era extrema.

    Soames nunca había visto más allá de la cancha de aterrizaje, la caverna-hangar y los túneles que llevaban directamente a los alojamientos que se les asignara, y el ascenso de trescientos pies que conducía hacia la soñolienta aldea. Tampoco vio más que eso esta vez. Pero un policía le acompañó hasta sus apartamientos, y esperó que Soames entrara, luego cogieron el ascensor juntos y el agente le escoltó todo el camino hasta la superficie.

    La tienda general estaba vacía. El vigilante se quedó ahí hasta que Soames se perdió entre los edificios singularmente tranquilos. Llegó antes de la puesta del sol. La tarjeta de identificación y la visita a su alojamiento le tomó algunas horas. Cayó la noche. Se veían luces dentro de las casas sin ocupantes. La aldea sólo era un escenario actualmente ocupado por Gail y el resto de los chicos. El grupo de las familias de los sargentos y de otros se vieron obligados a abandonar el lugar. Las precauciones casi histéricas en el subterráneo pusieron nervioso a Soames. Se figuró que, aunque Gail y los niños pudieran ser los únicos habitantes de la aldea, esto no quería decir que no estuvieran vigilados u observados. Si antes existían rejas electrificadas y puestos de observación, ahora sería mucho más exagerado. Nadie acompañaba a Gail y a los tres niños que estaban con ella. Se encontraban completamente solos, pero, sin embargo, en un sentido estaban menos solos que antes.

    Soames frunció el ceño. Se trataba del miedo a la telepatía. Los niños poseían medios de comunicación que los capacitaba para compartir sensaciones, no así pensamientos. Pero era difícil notar la diferencia para alguien que nunca usara un comunicador sensorial. Y nadie que creyera que los niños poseían poderes telepáticos, al quitárseles un dispositivo mecánico o electrónico, quedarían desprovistos de estas facultades. Los niños eran sospechosos de leer en la mente de los demás, de estrujar cerebros, de extraer los secretos militares más concienzudamente guardados en las mentes más seguras. Así, ninguna persona deseaba estar cerca de ellos. De hecho, nadie que poseyera alguna información confidencial estaba permitido en su vecindad.

    Soames se encontraba furioso cuando se acercó a la cabaña. Las luces estaban encendidas. Gail, ansiosa, aguardándole al lado del prado.

    Se sobresaltó cuando la vio.


    Capítulo Octavo


    Gail sonrió desmayadamente en la oscuridad, su rostro había sufrido un gran cambio desde que Soames la viera por primera vez. Se dio cuenta que se sentía terriblemente cansada y asustada. Se acercó a ella y la besó.

    —Estoy contenta — dijo con calma —, que te sientas como lo haces. Estoy más delgada. No muy bonita. Pero estoy tan preocupada, Brad.

    Él murmuró indignado. Sintió como si una rabia infinita lo poseyera al ver a Gail en esas condiciones.

    —Le conté a los niños de tu venida — agregó Gail —. Creo que estarán contentos de verte. Me parece que Fran, especialmente, te quiere, Brad.
    — ¿Ni una palabra de él?
    —N... no — dijo Gail con tono extraño.
    — ¿Huyó? — preguntó Soames.

    Iban caminando hacia la cabaña, bajo un suave y cálido atardecer.

    Gail dijo en tono suave:

    — ¡Cuidado! La idea de la telepatía es alarmante.

    Todo es escuchado, Brad. Los niños son observados cada segundo. Yo creo que han puesto micrófonos.

    Soames gruñó.

    —Es por seguridad — prosiguió Gail —. Sería correr un riesgo muy grande presumir que los niños pueden recibir sólo impresiones sensoriales y además por intermedio de esos pequeños aparatos que llevaban en sus cinturones. Nadie ha podido hacer que los dispositivos ejecuten algo, pero no están seguros... Tú destruiste sus señalizadores, pero no te sientes seguro. Bien, ellos se han llevado los cinturones con los dispositivos, pero no están ciertos de lo que los niños pueden hacer.

    La noche era ahora casi un pozo negro. Luces amarillas del color de las lámparas de keroseno se veían detrás de las ventanas de las casas. Soames y Gail llegaron a la cabaña, mientras Gail continuaba hablándole con vehemencia.

    —Y... yo creo que hicimos bien al prevenir a la capitán Moggs sobre nosotros. Eso explica por qué tú querías volver acá. Saben que yo soy como protectora de los niños. Una explicación del porqué de tu vuelta me pareció sabia. Los niños son odiados desde que se supone que pueden leer en la mente. Por esto yo quería que pudieras volver sin despertar sospechas de que abrigas sentimientos amistosos hacia ellos.
    —He vuelto por ti — murmuró Soames —. Así es que nadie debe aparecer como teniendo sentimientos amistosos hacia ellos, ¿eh? — Y agregó con brusquedad —. Acerca de Fran...
    —Huyó — interrumpió Gail con algo de desafío —. Te contaré algo más adelante, tal vez.

    Entraron en la cabaña y Soames se recordó a sí mismo que todo lo que dijera sería escuchado y probablemente grabado. Hod y la chica más joven, Mal, descansaban tendidos sobre sus estómagos en el suelo, trabajando empeñados en sus lecciones; Zani estaba sentada sobre una silla con un libro abierto delante de ella y una mano puesta sobre los ojos. Su expresión era abstraída.

    Cuando entraron, Hod emitió un ruido extraño con la garganta. Zani llevó una mano rápidamente a su bolsillo y abrió sus ojos. Los había tenido cerrados por largo tiempo. Sonrió temblorosa a Soames y se levantó para tenderle la mano con ese aire de gran señora que le era tan peculiar. Mal lo saludó tímidamente y Hod se levantó gentil.

    Soames tuvo un relámpago de comprensión. Había usado un cinturón que portaba un dispositivo casi telepático, sólo por una vez y por corto tiempo. Mientras lo llevó puesto fue impelido a recobrar otro igual que fuera robado en el estudio de la emisora, durante el desarrollo de la más desastrosa de todas las empresas de relaciones públicas. No tuvo tiempo para experimentos, ni para acostumbrarse a esa sensación tan peculiar de sentirse habitando más de un cuerpo a la vez. Ni pudo explorar las posibilidades del dispositivo, pero desde entonces trabajó en ciertos ángulos.

    Y por esto supo, instintivamente, lo que Zani estaba haciendo cuando ellos llegaron. Con los ojos cerrados, escondidos detrás de su mano, estaba captando algo que venía de otra parte. Los otros niños guardaban silencio. Hod cloqueó su lengua para prevenirla de la llegada de Gail y de Soames. Y Zani puso de inmediato sus manos en los bolsillos y abrió los ojos. Escondió algo. Soames se dio cuenta que ella había estado recibiendo un mensaje de Fran, en las narices de una vigilancia inmisericorde y probablemente llena de micrófonos que transmitían cada palabra que se pronunciase.

    Pero los cinturones con los aparatos emisores y receptores de sensaciones habían sido confiscados.

    —Han aprendido una cantidad sorprendente de inglés — explicó Gail —. Pero no logro imaginarme qué clase de bien les reportará.

    Soames la miró otra vez, a la luz. — ¡Mejor que te preocuparas un poco de ti misma! — dijo —. ¡Te están matando las preocupaciones!

    —Los niños me necesitan, Brad — contestó Gail aplacándolo —; saldré adelante. Pero tengo una gran parte de culpa al meterlos en este lío en que se encuentran, ¡tú lo sabes! Desde la transmisión ellos intuyen que son odiados. Están seguros que tú y yo somos las únicas personas que no les detestamos. Por lo tanto, no voy a abandonarles. ¡Sería monstruoso! ¡Somos los únicos seres vivientes que no sentimos temor ante ellos!
    —No me cabe duda — convino Soames.

    La pequeña Mal preguntó amable:

    —Fran — una pausa —. ¿Dónde está?
    —Me gustaría saberlo — le respondió Soames.
    —Eso es lo único que se les pregunta ahora — dijo Gail —. Como una medida de seguridad, solamente la capitán Moggs y un personal registrado, sin informaciones clasificadas, y la policía que anda en busca de Fran, son los únicos autorizados para hablarles.
    — ¿Cuánto tiempo hace que desapareció Fran? ¿Una semana? ¿Más? — Soames regañó —. ¿Cómo se puede esconder? ¡Sabe tan poco inglés! ¡Ni siquiera sabe cómo comportarse sin que sea localizado al caminar por la calle!

    Gail aseveró con una extraña entonación.

    —Me temo que esté en la espesura. ¡No sabrá cómo procurarse comida! ¡Estará en peligro por causa de los animales salvajes! ¡Tengo tanto miedo por él!

    Soames la miró rápidamente.

    — ¿Cómo pudo escapar?
    —Daba vueltas por ahí, como cualquier niño — explicó Gail —. Se hizo amigo, más o menos, de los hijos del sargento, donde conseguiste los perros. Pensé que no había mal en eso. Y una mañana salió, aparentemente, para ir a jugar con ellos. Los hijos del sargento no lo vieron, y no ha sido encontrado desde entonces por más que le hemos buscado.

    Hod se tendió sobre su estómago otra vez. Estudiaba atentamente un libro, murmurando palabras en inglés, mientras daba vuelta a las páginas de una lámina a la otra. Mal y Zani observaban el rostro de Gail y luego el de Soames, alternadamente.

    —Entienden más de lo que pueden hablar — dijo Gail.

    Soames registró la pared de la habitación. Gail había sugerido que probablemente existían micrófonos. Miró intensamente a Zani. Copió la posición que ésta tenía cuando él entró y sus movimientos, el gesto rápido de su mano hasta el bolsillo y el abrir de sus ojos. Zani lo miraba, tensa. El movió su cabeza como advirtiendo y puso un dedo sobre sus labios.

    Ella retuvo el aliento y lo miró extrañada. Soames se sentó cómodamente. Gail, con el aspecto de alguien que está haciendo algo sin importancia, indicó a los niños que demostraran lo que sabían. Su acento era bueno, su vocabulario muy reducido. Soames adivinó que Gail los apuraba en cuanto a pronunciación, de manera que no tuvieran oportunidad de aprender muchas palabras, y de este modo les fuera imposible contestar preguntas capciosas. Era una fórmula para aliviar la presión que se ejercía sobre ellos.

    Pero no era una buena idea, pensó Soames, tener una actitud demasiado paternal o solícita. Habló con ironía escondida:

    —Estoy desilusionado de Fran. No debió arrancarse. Hizo algunos dibujos para mí, de cosas que los niños de su edad fabrican en casa. Me habría gustado tener algunos más. ¿Dejó algunos por ahí cuando desapareció?

    Gail negó con la cabeza.

    —No. Cada trozo de papel que usan los niños se junta cada noche para ser estudiado. No les gusta esto, los perturba. Creo que unos expertos en lenguas están tratando de averiguar algo sobre la de ellos, pero también lo resienten. Están nerviosos.
    —Y con razón — dijo Soames. Se enderezó —. Estoy desilusionado. Iré a hablarles a los que andan detrás de Fran. ¿Quieres acompañarme hasta la tienda, Gail?

    Gail se levantó. Zani miró a Soames. Estaba pálida. Él le hizo un gesto otra vez.

    Gail y Soames salieron a la noche cerrada. Soames dijo, rezongando:

    —Mejor caminemos más juntos.

    Gail vaciló. Siguieron subiendo. Soames se regañó a sí mismo.

    —Cuando estemos casados — dijo de repente —, dudo que nos escondamos muchas cosas el uno del otro. Mejor empecemos a ser francos de inmediato. Los cinturones de los niños fueron confiscados, pero tienen transmisores sensoriales, igualmente. Zani estaba usando uno cuando entramos en la cabaña.

    Los pasos de Gail titubearon. La luz era escasa ahora, viniendo solamente de las estrellas. Las montañas escondían un buen pedazo de cielo al rodear el lugar. Ella no negó nada.

    — ¿Qué vas a hacer?
    —Darles un buen consejo — contestó Soames —. Decirles a los niños que tú lo sabes. Recordarles que el personal de seguridad posee tres o cuatro cinturones y que los pueden usar. Yo mismo usé uno no hace mucho. Descubrirán las comunicaciones. Tarde o temprano lo harán y los niños serán descubiertos. Si Fran habla en voz alta podrán identificar su voz. Si Zani escribe y mira lo que ha escrito, de manera que Fran pueda leer a través de sus ojos, la mano de Zani o su vestido, o lo que vea, pueden traicionarla. Te lo digo para que recuerdes a Zani que las comunicaciones a través de esos transmisores sensoriales pueden ser observadas y rastreadas. Tarde o temprano sucederá. Ella debe inventar un sistema para no ser identificada. Si ellos creen que ha aterrizado más gente de su raza, está muy bien. Pero las cosas pueden ir mal si es sorprendida comunicándose con Fran.

    Gail no dijo nada durante cierto tiempo. — ¿Eso... eso es todo?

    —Casi todo. Soy el antagonista de Fran sólo en una cosa. Haré hasta lo imposible para impedir que llame a su gente. Odio hacerlo, pero lo haré. Fuera de eso, siento que él se encuentre aquí por mi culpa. No deseo que sea psicológicamente vivisectado por gente que codicia todo lo que sabe. No creo que tengan límites. Mientras esté donde se encuentre, probablemente se suspenderán los interrogatorios enloquecedores para los otros.
    —Pero...
    —Voy a ir a hablar con la gente que anda cazándolo — dijo Soames sombrío —. No les diré lo que te he contado, ¿o necesito decírselo?
    —N... no — dijo Gail temblorosa —. No lo hagas.

    ¡Estoy tan feliz que seas la clase de persona que eres, Brad! Te amo, pero...

    Se detuvieron en la oscuridad. Después de lo que parecía ser sólo un instante, siguieron adelante. Se aproximaron a lo que aparentaba ser un almacén general. Había árboles sobre sus cabezas y por todas partes. El aire estaba fresco. Las primeras estrellas de la noche titilaban a través del lento moverse de las nubes.

    —Los objetos de los cinturones son muy simples — dijo Gail insegura —, y los niños estaban intranquilos y sobresaltados cuando se los quitaron. Entonces, Fran me lo dijo. Había sacado algunas briznas al metal. Era cobre. Yo vigilé mientras trabajaba. Soames no dijo ni una palabra. —Tomó una paja — prosiguió Gail — y la usó como una especie de pipa para soplar. Podía dirigir la llama de la vela que yo fabriqué para él. ¿Era un tratamiento por calor?

    Soames asintió en la oscuridad. —Sí. Un método de tratamiento por calor puede darle al metal toda suerte de propiedades que no hemos podido averiguar. — Añadió sardónico —: ¡Y era tan simple que hasta un niño podía recordarlo y hacerlo!

    —Hizo sus comunicadores — continuó Gail —. Insistí en que fueran seis, y entonces elegí dos al azar, por razones de seguridad, supongo. Y él y los otros niños escondieron los suyos. Ensayé estos dos. Resulta.

    Soames no agregó nada. Gail añadió:

    —Uno es para ti, por supuesto. Ella escondió algo en su mano. Era pequeño, apenas más grande que un fósforo.
    —Presiona un extremo y funcionará todo el tiempo que lo empujes.

    Soames apretó un extremo, donde se sentía algo como la cabeza de un alfiler. Probablemente lo era. Cedió un poco e instantáneamente vio lo que Gail y sintió lo que ella. Su mano se cerró sobre la suya. Soltó el pequeño objeto y otra vez fue él mismo.

    —Desconecta el tuyo — dijo con prisa —. Recuerda a los niños que esto puede ser interceptado.
    —Se lo diré — contestó Gail.
    —Están mucho peor que antes — le explicó —. Hace poco todo el mundo quería aprender de ellos. Ahora están aterrorizados que aprendan del mundo, acerca de la gente. Creo que todos están de lo más deseosos que, pasando por alto los posibles beneficios, algo les suceda.
    —Pero no pueden entrometerse en secretos — contestó Gail —. Tú sabes que no pueden leer en las mentes. ¡No pueden!
    —Pero tienen la reputación y tienen que sufrir por ello — repuso Soames.

    Estaban muy cerca del seudoalmacén general. Gail puso su mano ligeramente sobre el brazo de Soames.

    —Brad — cuchicheó —. Vas a hablar con los agentes de seguridad acerca de Fran, ¿por qué?
    —Soy responsable de él — explicó Soames —. No ante ellos, sino ante mí mismo.
    —Supongo que sabrás lo que vas a hacer — contestó Gail muy suave —. ¡Es una locura, Brad! ¡No hay esperanzas!

    Él se encogió de hombros. Ella murmuró:

    —Pero te quiero mucho más por intentarlo.

    Él se movió de repente. Por un instante estuvieron muy juntos.

    —Si alguien está observando — gruñó — ¡se sentirán seguros que estamos interesados el uno en el otro! — Luego hizo un guiño —. ¡Y estarán en lo cierto!

    Se volvió. Entró en la tienda general. Fue a la bodega que estaba detrás, presionó un botón y la puerta del ascensor se abrió de una manera sorprendente. Entró y bajó trescientos pies dentro de la tierra.

    Durante su viaje desde el este, se vino meditando sobre la situación de los niños y, por consiguiente, sobre el mundo. El vuelo de Fran a un mundo hostil hablaba de una desesperación que los otros niños parecían no compartir. Y la actitud de Fran de sobria resolución era algo que también los otros no experimentaban. Fran tenía una misión urgente, estaba determinado a cumplirla a cualquier riesgo. Y no podía realizarla en la base de proyectiles.

    Fran palpó el odio que los rodeaba desde el término de la transmisión. Sabía que nadie, en ninguna parte, le ayudaría a efectuar lo que tenía que hacer. Los niños, evidentemente, se empeñaron en aprender con milagrosa rapidez a hablar y a explicar así el propósito por el cual ellos fueron enviados. Ahora sabían que eran detestados y su propósito no sería consentido. De esta manera, Fran debió desaparecer para tratar de llevar a cabo su misión, sin consentimiento. Obviamente, trataba de enviar de alguna manera la señal que Soames había impedido mandar junto a la nave averiada. Pero, ¿por qué Fran era el encargado de hacerlo? ¿Por qué no usó un dispositivo automático? Algo construido tan sólidamente que fuera imposible de romper.

    Y, de pronto, surgió una explicación.

    Hasta ese momento, Soames, tercamente, había aceptado la teoría que los niños venían de un pasado tan remoto que el número de años no tenía sentido. La ley de conservación de masa y energía negaba la posibilidad de viajar en el tiempo, pero la evidencia de ello era sobrecogedora. Ahora, abruptamente, Soames visualizó la respuesta tan demasiado simple. Viajar en el tiempo era posible, cumpliendo ciertas condiciones. Esas condiciones podrían, al principio, producir inevitablemente un monstruoso estallido de estática y una implosión que causara un temblor y una onda de concusión audible a ochenta millas de distancia. Una vez que la comunicación entre medidas de tiempo se estableciera, sin embargo...

    La fuga de Fran, instantáneamente tomó caracteres mucho más alarmantes que el sólo hecho de que Fran pasara peligro. Soames solamente podía hacer una sola cosa. Se dijo que él no era enemigo del niño. Pero que debía hacer cualquier, absolutamente cualquier cosa para impedir que éste sacara su misión adelante.

    Así, cuando Soames salió del ascensor del almacén de la aldea, trescientos pies bajo la sustancia misma de la montaña, sabía exactamente lo que tenía que hacer. Encontró su camino a lo largo de corredores donde tuvo que identificarse con frecuencia, y luego se encontró con la oficina subterránea de un oficial de seguridad.

    —Estoy preocupado por Fran, el niño que huyó — explicó —. ¿Podría usted informarme lo que sucedió?
    — ¡Me encantaría que alguien me lo dijera! — contestó el oficial, mordaz —. Si corrió, tenía alas en los pies. ¡Ahora que está fuera me asusta! ¿Usted sabe algo acerca de esos aparatos de telepatía que usaban en los cinturones? Se los quitamos. Abrimos uno para examinarlo, pero los otros los dejamos trabajando. Los ensayamos. Cuando dos de nuestros hombres los usaron pudieron leer en la mente del otro. Cada hombre sabe lo que el otro está haciendo y viendo, pero un hombre por sí mismo no puede hacer nada. Pero, en cambio, dos hombres que se complementen pueden hacer una barbaridad. Se ha sugerido que si se conoce el truco, tres hombres harían toda la telepatía que quisieran, leer la mente y todo eso. Pero aún no hemos encontrado el truco. Soames asintió, maravillándose de la habilidad de la mente humana para encontrar razones que les permitiera creer lo que querían creer, ya sea por dulce vanidad o por el afán de asustarse de muerte.
    —Cuando obtuvimos los cinturones de los niños — prosiguió el oficial — nos figuramos que habrían otros congéneres de la raza de los niños tratando de libertarlos. Usábamos los cinturones día y noche. Nada. Así, paramos de probar. Entonces, este Fran se fugó y empezamos como monitores otra vez, tratando de ubicar otros cinturones como éstos, en funcionamiento, y que nosotros no lo supiéramos. ¡Partimos encontrando material de inmediato!

    Soames miró fijo. Zani había estado usando ese dispositivo. Él tenía uno del tamaño de tres cerillas atadas en conjunto.

    —Uno de mis hombres tenía puesto uno de esos cinturones — continuó el agente, frunciendo el entrecejo — y como si no lo tuviera. Nada sucedía. Pero, después de muchas horas, tal vez un día o dos, de pronto, con sus ojos cerrados, vio una página escrita, no de esta tierra, sino como la escritura que hacen estos niños. No era posible fotografiarla porque estaba sólo en la cabeza del que la veía. No tenía sentido. Su alfabeto no es el nuestro. Las palabras son de la lengua que hablan entre ellos. Me imagino que hay una nave, en alguna parte, tratando de conectarse con los niños, emitiendo un llamado. Éste está escrito. Si los niños tuvieran puestos sus cinturones, y conectados, podrían leerlo. Pero nosotros tenemos sus cinturones. Así, este Fran huyó para tratar de encontrar el medio de contestar esa llamada.

    Soames no comentó nada. Pero se sentía a la vez infeliz y divertido, por él y por el agente. Él, con grandes esfuerzos, le explicó a Gail cómo los niños podían comunicarse con Fran sin ser cogidos. Pero ellos lo sabían. Los agentes inventaron la teoría de una nave espacial que rondaba las cercanías, transmitiendo a la Tierra, a cuatro niños escondidos quién sabe dónde. No existía tal nave. Sólo Fran, desesperado por llevar a cabo la tarea que se le encomendara al ser enviado acá, manteniéndose en contacto con los otros tres chicos por intermedio de una pequeña unidad que fabricara y unos cuantos trozos de cobre, una línea y una llama de vela. ¡Era tan natural que el hecho no fuera descubierto!

    Los cuatro fuera del tiempo, eran niños. Venían de un mundo donde fueron niños. Y todos ellos tienen secretos deleitosos que están seguros que los adultos no pueden penetrar. Donde los transmisores sensoriales y perceptivos eran comunes y corrientes, obviamente los niños tendrían fórmulas secretas relacionadas con sus misterios, y para tomarles el pelo a los adultos. Era tan natural como lo es para los niños usar jerigonza, y no hay ninguna nación sobre la Tierra en la cual los chicos no manejen una lengua misteriosa, estando convencidos que ningún adulto la puede entender.

    Así, Fran y los otros niños no necesitaban del consejo de Soames. Sabían cómo comunicarse sin exponerse.

    — ¿Cómo se las arregla para comer? — preguntó Soames —. No tiene dinero y casi no habla inglés, y tampoco sabe cómo actuar...
    — ¡Es listo! — dijo el agente de seguridad, severamente —. Se esconde en el día y en la noche... La gente generalmente no avisa a la policía si alguna vez les falta una botella de leche desde la puerta de su casa.

    Un comerciante tampoco lo hace por un pan que eche de menos en el paquete dejado al frente de su tienda antes del amanecer. El niño ha estado viviendo de esta manera.

    Soames sospechó que Gail estaba envuelta en esto. Tal vez, tensa y ansiosa y consciente que el muchacho podría morirse de hambre sin un consejo, se las habría arreglado para advertir a Zani de cómo Fran podía encontrar comida con un mínimo de riesgo sin ser descubierto.

    — ¡Ese chico es bastante listo! — insistió el oficial de seguridad —. Habrá cogido una botella de leche hoy y una marraqueta de pan mañana. Algunas veces pasándolo por alto. Pero lo previmos. Revisamos cada ciudad en quinientas millas a la redonda. Los conductores de los camiones repartidores de pan preguntaron en las tiendas si les ha faltado algo. Los lecheros les preguntaron a sus clientes si alguien les ha estado robando leche. Averiguamos dónde estaba, en Bluevale, cerca de Navajo Dam, usted sabe. Mandamos policías a vigilar. Casi lo capturamos ayer por la mañana. Salió detrás de una hogaza de pan. Un policía le disparó cinco tiros. Pero huyó dejando caer la marraqueta.

    Soames deseó estar enfermo. Fran posiblemente tenía catorce años, y estaba desesperado porque toda una civilización dependía de él — ahora que Hod, Mal y Zani estaban estrechamente vigilados — y debía salvarlos de la destrucción que caería del cielo. Era un fugitivo en un mundo extraño, odiado por todos sus habitantes. Se le disparó cuando trató de arrebatar un pan para vivir. Y todo lo que quería era únicamente salvar a su pueblo.

    La boca de Soames se secó cuando pasó toda la situación. A Fran se le disparó en Bluevale, que estaba cerca de Navajo Dam. La Presa de Navajo generaba casi tanta electricidad como el Niágara.

    —Tengo una corazonada — dijo el oficial de seguridad con cierta amargura —. El muchacho pasó a través de los cierres eléctricos, no sabemos cómo. Debe saber bastante de electricidad. Tengo un sobrino, sin ir más lejos, no mayor que éste, que puede arreglar un aparato de televisión tan bien como un técnico. Los niños pueden hacer maravillas en ése sentido. Así, me empecé a preguntar si él está esperando responder a la señal de la transmisora con una señal propia. Estaba en Bluevale. Lo controlamos. Un techador perdió unas hojas de cobre hace un par de días atrás. Alguien entró en una tienda de almacenaje y se llevó cuarenta o cincuenta pies de cobre de grueso calibre. A otro hombre se le perdió un rollo completo. Sólo un niño puede llevarse nada más que lo que puede acarrear, ¿ve?

    Soames tenía la garganta contraída. Asintió. El oficial se inclinó hacia delante y golpeó el escritorio con sus dedos.

    —Se las está arreglando para hacer algo, y sabemos que está cerca de Bluevale. Necesita herramientas. Tengo a Bluevale atochado de policías y agentes vestidos de civil. Esa ciudad entera es una trampa para el muchacho. ¡Y los policías dispararán! Porque no sabemos lo que podrá hacer. ¡Si esos niños, para leer la mente, tienen un aparato hecho por adultos, lo más probable es que fabriquen algo que estallará! Se ve humano, pero llegó del espacio, quién sabe de dónde. ¡Tal vez pueda hacer rayos de la muerte!

    Soames tragó saliva. Sabía lo que tenía que hacer. Un mero proyector local de rayos de la muerte sería trivial al lado de las consecuencias que acarrearía el hecho de que Fran llegara a tener éxito en su empresa.

    Se oyó decir a sí mismo algo relativamente tranquilizador.

    —Tal vez — observó — el muchacho no es peligroso hasta ese punto. Está usted preocupado pensando cómo pasó esos cierres eléctricos. Usó zancos. Sabía de su existencia. Le interesaron. Debe haber conseguido un par de siete u ocho pies de alto, y también debe haber aprendido a andar con ellos. Y entonces, simplemente, se acercó a un árbol no lejos de la reja, trepó por él y luego se subió a los zancos y caminó hasta la reja pasando sobre ella. A su edad no se dio cuenta del peligro. Debe haber actuado así, y se arrastraría para pasar ante los vigías. ¡Pudo haber hecho eso!

    El oficial de seguridad maldijo:

    — ¡Sí! ¡Condenación! ¡Sí! Debíamos haberlo vigilado más de cerca, como estamos vigilando a los otros. ¡Pero lo pescaremos!
    —Quisiera volver al este — dijo Soames —. Estaba deseando que hubiera dejado atrás algunos dibujos. Lo interesé en cosas que los niños hacen aquí, y dibujó algunos objetos con que los niños juegan allá en su tierra. Gail, la señorita Haynes, dice que no dejó nada, ningún dibujo.
    —No dejó nada más que papeles con lecciones — dijo el oficial —. ¿Cuándo quiere volar al este?
    —Ahora — respondió Soames —. Tenemos un proyecto iniciado que está más o menos conectado con los objetos de los niños, aunque nosotros no hemos llegado a entenderlos. Cuanto más pronto pueda volver será mejor.

    El agente de seguridad llamó por teléfono. Era ya bastante entrada la noche. El tráfico aéreo dentro de la base escondida era imposible, porque un campo aéreo iluminado sobre el suelo podría producir un resplandor en el cielo. Pero había un avión que partiría en poco tiempo con luces azules protegidas y disimuladas sobre la cancha para guiarlo. Soames pudo obtener un lugar en ese avión, no hacia el este, sino hacia un campo aéreo militar en las afueras de Denver, desde donde un taxi lo podría llevar a un aeropuerto comercial.

    Antes de partir en este viaje, Soames sospechaba que podía necesitar tomar parte en la búsqueda de Fran. Había cerrado su cuenta en el Banco y tenía el dinero en efectivo en su bolsillo. En media hora estuvo a bordo del avión que partía. Un cuarto de hora más tarde rugía en la cancha, en la oscuridad. El avión alzó vuelo, fue balanceándose hasta arriba entre los flancos de la montaña. Se metió entre nubes, claramente visibles a la luz de las estrellas, antes que la luna se remontara. Se alejó de ellas a través de la noche.

    En dos horas, Soames estaba en Denver. En tres, estaba perdido más allá de todo descubrimiento. Cogió un autocar interurbano en vez de un avión que lo llevara fuera de Denver, y se bajó en una pequeña ciudad cuyo nombre ni se molestó en preguntar. Durante la noche, con los ojos cerrados y en una silenciosa habitación del hotel, presionó un extremo del pequeño aparato que Fran había hecho y que le entregara Gail.

    Sintió una sensación curiosa. Habitó dos cuerpos de inmediato. Era pavoroso. El otro cuerpo no hacía nada. Solamente respiraba y esperaba. Soames investigaba los síntomas del ligamento sensorial. El otro cuerpo estaba sentado en un sillón. No veía nada porque sus ojos estaban cerrados. No oía nada, pues estaba en una habitación tan silenciosa como la de Soames. No... Había pequeños sonidos. Pasos sobre el concreto. Un persistente y desmayado tintineo. Una máquina de escribir. Los sonidos no eran atendidos por el cuerpo a cuyo sistema sensorial Soames estaba ligado. Estaba habituado a ellos y no se daba cuenta que los oía. Soames sabía lo que ellos significaban. Pertenecían a los sonidos de fondo, imperceptibles, de la base escondida que él acababa de abandonar. Alguien usaba el cinturón de los niños y pacientemente esperaba poder interceptar o captar cualquier comunicación que fuera hecha con los mismos aparatos.

    Soames esperó la mañana. Muy temprano, otra vez con los ojos cerrados y con su cuerpo en posición confortable de manera que no sintiera algo distinto, presionó el botón del objeto miniatura. Vio escrituras de la clase que los niños usaban para memorizar sus lecciones de inglés. Soltó el botón de contacto, que se trataba probablemente de la cabeza de un alfiler. Encendió la luz. Abrió un libro de notas. Su primera página mostraba dos apuntes. Uno era el de un deslizador hecho por un niño, con las ruedas de aire. Fran lo había dibujado para Soames en el avión que los llevó a Nueva York y a la desastrosa transmisión. El otro era un diseño de un niño sobre zancos; Soames había dibujado éste para Fran. Nadie sino Soames habría mirado esos diseños para que los viera Fran, a través de sus ojos. Era un llamado y una identificación a la vez, procedentes de Soames, que usaba el dispositivo del tamaño de un petardo, con la cabeza de un alfiler donde debería estar un fusible.

    Conectó el objeto otra vez, mientras miraba los dibujos. Sintió que compartía las sensaciones físicas de otros dos cuerpos, no, tres. Estaba, momentáneamente, convencido de un tercero. Los tres tenían los ojos cerrados. Los tres veían por sus ojos los toscos dibujos que tenían significado sólo para dos. Soames sintió que escuchaba un ruido tenue, que solamente él podía reconocer como una risita ahogada.

    Entonces sintió que uno de los otros cuerpos se daba la mano a sí mismo. Ése era Fran, dándose por enterado del mensaje. Se dio la mano a sí mismo para que Soames lo experimentara. Dio palmaditas sobre sus rodillas de la misma manera que uno lo haría con un perro. Y se rascó la rodilla como uno se la rascaría a un perro. Aprendió eso en la Antártica. Fran había encontrado a «Rex» en la base de la Bahía Gissel. De esta manera se identificó a sí mismo. Hubo un movimiento del otro cuerpo que estaba ligado con Soames. Debería ser el oficial de seguridad usando el cinturón que le llevaba las sensaciones. No tenía idea, sin embargo, quién se estaba comunicando con quién. Y las palmaditas y los rasquidos no podían tener significado para él. Soames esperó. Adivinó que en una sociedad que utiliza transmisores sensoriales como algo cotidiano — Zani dibujó estos cinturones como parte del vestuario de cualquier persona —, los niños los usarían para decirse secretos, jugarle malas pasadas a los mayores. Se comunicarían de manera misteriosa, por toques y gestos. Muchas bromas divertidas vendrían acompañadas de estos recursos.

    Otras sensaciones le llegaron a Soames. Golpecitos, toques y movimientos divertidos con los cuales Fran hacía a Soames una pregunta. Soames fue torpe en su respuesta, pero sabía que el agente de seguridad estaba compartiendo todo esto, que significaría para él simple locura. Era necesario tener una conciencia, reflexión y los puntos de vista como los de un niño para resolver esta conversación de tacto, aunque uno supiera de quién se trataba. Pero el agente de seguridad sólo sabría que primero vio una escritura extraña, después dos dibujos, después sacudidas de mano y toques y rasguños, luego gestos y sacudidas y afirmaciones de cabezas invisibles, después el fantástico experimento finalizó cuando alguien se dio la mano a sí mismo. Eso fue todo.

    Soames se puso de pie y se vistió con muchos rodeos. Fran no se encontraría con él. Soames le advirtió las trampas y la persecución cercanas. Pero Fran no se encontraría con él. El asunto tenía mala cara.

    Compró una motocicleta de segunda mano a las diez de la mañana. Conocía las motos. Había tenido una antes de ir a la Antártica. Cerca de las tres de la tarde se metió en el tránsito de Bluevale. Para él, en guardia de tales cosas, existía en las calles una enorme preponderancia de hombres, totalmente anormal en una ciudad tan pequeña. Hay un porcentaje de hombres visibles y de mujeres visibles, para el tamaño de cada ciudad, en las diferentes horas del día. Había demasiados hombres en Bluevale. Fran no lo podía notar, pero Soames sí. Pero no fue advertido. Se compró una chaqueta de cuero y una gorra. Tenía una moto en mal estado y no se parecía ni remotamente a Fran.

    Indiferente, atravesó Bluevale a lo largo de la carretera ancha y suave que iba hasta el pueblo mucho más pequeño de Navajo Dam; al borde del gran lago, la represa se alzaba, respaldándolo. Montaba su moto a una velocidad de paseo, sobre la misma carretera, a medida que se acercaba a la cima de esa construcción gigante. El lago, a su derecha, se encontraba a unos pocos pies. A la izquierda, había una gran bajada con un ancho camino para camiones, recortado hasta los edificios del generador al pie de la represa.

    Soames se estremeció. Siguió dos millas más arriba, hacia la foresta, y arrastró la motocicleta fuera de la vista. Se instaló lo más cómodamente que pudo, evitando transmitir alguna información de sus idas y venidas. De cuatro a ocho, a intervalos irregulares, conectaba el transmisor de sensaciones por un segundo o dos cada vez. Reconocía la sensación física del hombre que escondido en la base de proyectiles usaba el cinturón de los niños y vigilaba las comunicaciones sensoriales. Entre siete y ocho la identidad del hombre cambió. Otro tomó el lugar del primero.

    A las diez tuvo la levísima sensación de un tercer cuerpo. Soames supo que era Fran. Se estrechó la mano a sí mismo, rápidamente. Fran lo reconocería como un saludo. Soames había encontrado un medio para poder discutir, pero sólo sintió una mano de niño pequeña y suave, que se juntaba con la otra, en respuesta, y luego, Fran se desvaneció.

    No volvió.

    Soames sudaba. A las once, todavía no se percibía a Fran por medio del comunicador. Únicamente, las sensaciones de un hombre que en alguna parte esperaba pacientemente recibir las percepciones que serían completamente misteriosas para él.

    A medianoche, Soames sacó su moto fuera del bosque y la colocó en la carretera. Volvió lentamente a Bluevale, pero no entró en la pequeña ciudad. Se detuvo en un puesto de «hot-dogs» en las afueras. Pidió café y un bocadillo. Se sentó detrás del mostrador y en la extrema quietud que allí había presionó el botón del pequeño instrumento dentro de su bolsillo. Escuchó los ronquidos del hombre del servicio de seguridad que estaba de guardia y se había dormido de puro aburrimiento.

    A la una nada sucedía. Soames estaba lo suficientemente cerca de la ciudad para poder oír cualquier tumulto, y por cierto, algún disparo.

    A las dos y tres, nada.

    A las cuatro, sin previo aviso, se vio un resplandor intolerable de una vivida luz azul verdosa. Venía del abismo de Navajo Dam. Las luces de la curvada cima de la presa se apagaron. Las de las calles de Bluevale y del pueblecito de Navajo Dam, también. Todo estaba a oscuras, mientras una enorme llama azul verdosa se recortaba brillante contra las estrellas.

    Luego también se apagó.

    Soames, frío de terror, presionó el botón del dispositivo. Sintió un dolor punzante, inaguantable. Oyó la voz de Fran jadeando, desesperada:

    — ¡Trate! ¡Trate! ¡Trate!

    Sintió el cuerpo de Fran retorcerse de dolor, y vio que sus ojos miraban las estrellas, y que éstas se terminaban bruscamente por la curva enorme de la monstruosa represa de concreto. Soames estrechó una mano con la otra. Dejó el botón. Partió en la motocicleta, a gran velocidad, hacia la presa. No presionó el botón hasta que pasó como un celaje a través del pueblo y bajó en una carrera loca por el camino de camiones hacia los edificios del generador. Allí cortó el motor, y pudo escuchar voces de hombre, impías, agitadas, alarmadas. Vio los pequeños resplandores de las linternas.

    Encontró a Fran acurrucado sobre el suelo, luchando por no quejarse de dolor. Soames conocía el lugar exacto de la herida de Fran, lo había experimentado tanto como Fran. Supuso su causa y su gravedad.

    Colocó a Fran, suavemente, sobre la motocicleta, en el asiento detrás del suyo. Le dio todo el gas que pudo y subió, por el camino de camiones, desde la profundidad.

    Lo consiguió. La moto, con las luces apagadas, atravesaba la represa y enfiló la primera curva, antes que las luces de los autos empezaran a mostrarse en el camino, desde Bluevale.

    Fran se sostenía valientemente. Pero Soames podía sentir los estremecimientos detrás de él. Detuvo la moto donde el camino estaba libre. Fran rechinaba los dientes y lo miraba desafiante, al reflejo de la luz del único foco delantero ahora funcionando.

    —Si yo estuviera en tu lugar — dijo Soames, sin esperar ser comprendido, pero hablando de hombre a nombre, no me avergonzaría de llorar. Me siento más o menos igual que tú, pero del alivio de que tu dispositivo señalizador haya volado en pedazos.


    Capítulo Noveno


    El color de la llama azul verdosa que flameara tan vorazmente afuera de los edificios del generador, no era ningún misterio. Era el color del cobre vaporizado, el mismo color que se obtiene al quemar madera húmeda con clavos de cobre amohosados dentro de ella. Su causa no era desconocida tampoco. Hubo un cortocircuito gigante donde los cables de alta tensión dejan las salas de dínamos para conectarse con las líneas que cruzan los campos. Las enormes barras conductoras no sólo se fundieron sino que se vaporizaron y los arroyos de metal más que recalentados al rojo eran lo suficientemente conductores como para llevar la corriente que mantenía el arco. La llama, en realidad, se veía como algo perteneciente a otro planeta más que a la Tierra, pero no existía nada notable acerca de esto. Oficialmente, existía una gran preocupación porque el cortocircuito dejó a cinco provincias sin energía y sin luz eléctrica.

    Soames y Fran lo sabían de cierto, y unos pocos oficiales de seguridad suponían que, sin duda, Fran era el causante del daño. En el lugar donde se generó el cortocircuito apareció un misterioso metal fundido. Fran lo había colocado allí. Cómo escapó de ser electrocutado, el oficial ni siquiera trató de imaginárselo. Pero sabía que intentó hacer algo con un aparato que se quemó antes de funcionar, y que había rodado diez pies repelido por el arco verdoso, y aún más, que había pedido ayuda, diciendo: ¡Trate! ¡Trate! ¡Trate! Y supusieron que alguien lo había ayudado a alejarse de la escena de la explosión y del daño. Pero no así cómo lo consiguió, ni que se trataba de Soames.

    Se presumía que Soames iba en camino hacia el este, a conferenciar con un grupo de científicos que, ahora, habiendo interesado a un cierto número de fabricantes de instrumentos prácticos, trabajaban triunfantes hasta el agotamiento.

    La intervención de Fran en el asunto se mantuvo en secreto. Las luces y la fuerza en cinco condados del Estado de Colorado se apagaron y permanecieron apagadas.

    Los periódicos locales publicaron editoriales indignados. El Chaffee County Dispatch enumeraba amargamente las incubadoras que habían perdido miles de pollos a medio incubar cuando se cortó la corriente eléctrica y permaneció así durante dos días y sus correspondientes noches. Seis periódicos en Eagle County y nueve en Pitkin County pedían que la legislatura del Estado, entonces en sesión, inmediatamente exigiera una conexión cruzada con todas las líneas de utilidad, de manera que, cuando una planta generadora sufriera desperfecto, las otras pudieran tomar su carga. Se mencionó el agravante de que la gente de trabajo cuyos hornos de petróleo dejaron de funcionar, cuyas cocinas eléctricas no cocinaron y cuyos sistemas de agua corriente no operaron, todo por un cortocircuito en una planta generadora.

    Éste era un punto de vista estrictamente local. En las esferas oficiales era muy distinto. La reacción fue como de un horror paralizante. Se sabía que era Fran el causante del quebranto de la planta. Lo provocó al tratar de tomar sus líneas y su enorme cantidad de fuerza, para algún propósito escondido que necesitaba. Trató de hacer señales a una gran distancia. Y para eso se requerían miles de kilovatios. Fracasó, por supuesto. Los restos derretidos de su aparato improvisado lo probaban. La policía sabía con absoluta seguridad que había tratado de hacer señales a los de su raza. Y que esto significaba que su empeño era convocar una flota espacial, con armas y utensilios para conquistar la Tierra.

    El comando superior de la policía dio dos directivas. Primero, Fran debería ser capturado, a cualquier costo, en esfuerzo, tiempo dinero o poder humano. Segundo, el resto del mundo no debería saber que uno de los cuatro tripulantes del barco espacial andaba suelto y haciendo que el cabello de los oficiales de policía se erizara cada vez que pensaban en él, lo que sucedía a menudo.

    Así, la pesquisa de Fran se intensificó hasta un grado cruel, y casi todas las ciudades de Estados Unidos enviaron algunos detectives para ayudar en la captura. Las fuerzas militares estaban prontas a actuar sin limitaciones, sobre cualquier pista y en cualquier momento. Simultáneamente, el sigilo era una densa neblina cubriéndolo todo. La escasez de noticias acerca de los niños era, sin duda, tan conspicua que en sí misma ya constituía una novedad.

    Naturalmente que los servicios noticiosos trataban de romper el silencio y las fuerzas policiales de mantenerlo. La reclusión de los niños en una base de proyectiles escondida, la existencia de la cual era el mayor secreto, ayudaba al servicio enormemente. El Congreso era su mayor preocupación. Un comité tiene que conocer los hechos y los congresistas y senadores se las arreglarían para hacer que se filtraran las informaciones con el objeto de conseguir publicidad. Los oficiales de seguridad se vieron en duros aprietos durante los días que siguieron al incidente de Navajo Dam. Pero nada se filtró.

    Soames se dirigió hacia el norte. Vestía una chaqueta de piel y montaba una motocicleta de segunda mano, y en el asiento de atrás, un hermano menor, que llevaba la misma indumentaria, y que en todo imitaba a su hermano mayor. Tenía una figura tan familiar, que nadie se fijaba en Fran. Éste era, visiblemente, un hermano menor de ese tipo de jóvenes, llamados duros y que andaban en motocicleta de segunda mano porque no podían permitirse el lujo de comprar algo mejor. Naturalmente, nadie sospechaba que se trataba de un monstruo telepático, una criatura del espacio, o el objeto de una desesperada y multiestatal búsqueda por todos los visitantes taciturnos que aparecían, prácticamente, en todas partes en las Rocallosas.

    El hecho qué Soames no fuera echado de menos y que no fuera buscado fue, al principio, una gran ayuda. Pasó un día completo después de la catástrofe de Navajo Dam antes que alguno lo relacionara con el asunto de la máquina que se fundió; dos días antes que nadie empezara a preocuparse por él, y tres antes que en los vuelos de Denver se buscara su nombre. Aun entonces, parecía más viable que él fuese una víctima de un juego sucio a que fuera un fugitivo en sí mismo.

    Pero al cuarto día, después que la llama azul verdosa se elevara hacia el cielo, Soames y su silencioso y ceñudo hermano menor ocuparon una choza de pesca en las playas del lago Calumet. Estaban a setecientas millas de Denver, y el camino por el cual vinieron era mucho más largo que eso. Se encontraban bastante lejos del tumulto del mundo. Durante el día hicieron vida al aire libre, siendo ésta la primera vez que se instalaran un tiempo lo suficientemente largo como para permitirse un descanso.

    —Ahora — dijo Soames, cuando los arreboles del atardecer llenaban el cielo detrás del límite del lago —, ahora pensaremos en lo que vamos a hacer. Tenemos que hacer algo, aunque por el momento no se me ocurre qué. Al principio cumpliremos nuestros papeles. Vinimos a pescar. No debemos esperar. De manera que pescaremos algo para nuestra cena.

    Siguió el camino que llevaba hasta un pequeño desembarcadero, donde estaba amarrado un bote, provisto de cañas de pescar y carnada. Lo movió para que Fran se subiera adentro.

    —Se supone que estamos aquí para que yo, tu hermano mayor, pueda enseñarte algunos trucos — observó Soames —. Pero dudo que pueda hacer mayor cosa, veremos qué sucede.

    Desató el bote y remó hasta el medio del lago. Vigiló los alrededores y arrojó el ancla. Colocó carnada en un anzuelo mientras Fran lo observaba atentamente.

    Soames le tendió la caña. Fran esperó. Imitó los movimientos de Soames cuando éste empezó a pescar. Vigilaba su lienza tanto como la oscuridad del atardecer se lo permitía.

    —Al diablo con todo este asunto — exclamó Soames ásperamente —. Es que esa gente no piensa a las derechas. Las autoridades, para empezar, y el público en general, siguiendo conmigo, y luego tu gente, también, Fran. Ellos no piensan a las derechas tampoco.

    Hizo una pausa. Parecía que algo había picado; no era así. Continuó:

    —Casi todo lo imagino en diagramas. En electrónica da espléndidos resultados. Pero ahora me es imposible diagramar la situación. Me propongo explicártela con la esperanza que al oírme a mí mismo se me ocurra algo sensato. Me entenderás una palabra de cinco.
    —Tres — contestó Fran, distintamente.
    — ¡Entiendes más de lo que hablas, entonces!

    Pero por largo tiempo Soames no habló. Llenó su pipa, la encendió, miró ceñudo el agua y al atardecer. De pronto, la lienza de Fran tembló, tiró de la caña y un salmonete de ocho pulgadas cayó dentro del bote, agitándose en el fondo. Fran lo observaba con grandes ojos de asombro.

    —Es una novedad desde tu tiempo, ¿eh? — dijo Soames. Cogió el pescado y lo libró del anzuelo —. Los peces escamados no eran cosa corriente sobre la Tierra, en ese tiempo. Me he olvidado de mostrarte un caballo, trataré de hacerlo cuando no haya nadie para observar tu reacción. Cenaremos pescado esta noche.

    Fran, divertido, arrojó nuevamente el anzuelo con la carnada sobre la borda.

    Soames comentó:

    —Tu tobillo va bastante bien. Por suerte, fue un desgarramiento, en vez de una quebradura o torcedura. El estar cuatro días sobre la moto, sin caminar, lo arreglaron bastante bien. Es muy probable que nadie sepa tampoco dónde estás. Pero, ¿dónde vamos a ir después?

    Fran le escuchaba, vigilando su línea.

    —Viviste sobre la Tierra hace miles de años y llegaste desde el tiempo — dijo Soames irritado —. Pero viajar en el tiempo es cosa que no se puede hacer. La ley natural de la conservación de la materia y la energía requiere que el total de la sustancia y de la fuerza en el cosmos, tomados juntos, sea invariable a cada instante, tanto en el anterior como en el próximo. Es evidente Y esto no rige con el viajar en el tiempo.

    Tironeó su caña de pescar. No enganchó el pez.

    —No creo que me entiendas — observó.
    —No— contestó Fran, de inmediato.
    —No importa — le replicó Soames —. Estaba diciendo que no se puede vaciar un galón de agua en un tonel lleno de vino. No puedes, a menos que saques vino tan rápido como eches agua. O a menos que intercambies. No puedes mover un objeto desde una medida de tiempo A, a una medida de tiempo B, sin cambiar la correspondiente cantidad de materia y energía desde la medida de tiempo B a la medida de tiempo A. A menos que se mantenga la cantidad de materia y energía inalterada en cada una. O a menos que se haga un intercambio. Así, tú viniste aquí y ahora desde allá y entonces — la medida de tiempo de los tuyos —, digamos, por un proceso de intercambio, de trasposición, de reemplazo. Trasposición es la mejor palabra. El efecto era como viajar en el tiempo pero no así el procedimiento, como el teléfono que produce el efecto de hablar a larga distancia, pero cuyo procedimiento no tiene nada que ver.

    Fran levantó la caña. Una trucha de nueve pulgadas fue a azotar el fondo del bote.

    — ¡Y se esperaba que yo te enseñara a pescar!

    Miraba cómo Fran, medio excitado, extraía el anzuelo y le volvía a poner carnada, tal como lo había visto hacer a Soames.

    —Para continuar con mi monólogo — siguió diciendo Soames —, tu nave fue trasladada desde tu tiempo al mío. Simultáneamente, cada peso de grano molecular por cada peso de gramo molecular, debía ser traspuesto al tuyo. Dado que tú venías dentro de mi tiempo, a veinte mil pies de altura, y no había nada más a mano para ser transportado dentro de tu tiempo, el aire tenía que cambiarse de un lado hacia otro, para suplir la masa y energía de tu nave, la tuya y de los otros niños.

    Como para indicar que estaba escuchando, Fran dijo:

    —Zani, Mal y Hod.
    — ¡Eso! — Soames alzó su caña y acercó un pez no comestible, lo sacó del anzuelo y lo tiró por la borda —. Si se considera el enrarecimiento del aire de donde tú vienes, tal vez media milla cúbica de él tuvo que trasponerse en tu tiempo para permitir que tu nave llegara a éste.

    Arrojó la lienza al agua.

    —Lo que significa que hubo una implosión, en alguna parte, de un cuarto a media milla cúbica de vacío. Produjo un temblor y una onda de concusión y golpeó tu nave hasta que perdió el control. Parecería lógico que el tumulto y el ruido aparecieran aquí, cuando una fuerza lisa y llanamente estaba operando sin control, pero no así en tu tiempo, donde la maquinaria y los controles estaban trabajando. Tu gente tenía que manejar más energía allá, y por consiguiente, actuar sobre más energía aquí, que la que mi pueblo podía producir con todas las máquinas sobre la Tierra, conectadas juntas.

    Siguió pescando, con el ceño fruncido, pensativo. El sol se hundió lentamente. Las montañas comenzaron a verse vagamente brumosas. La luz del sol aún brillaba sobre los picachos más altos, a lo lejos.

    —Sospecho — dijo Soames, después de una larga pausa — que con maquinarias y controles de este extremo como en el otro, en vez de que haya solamente en uno solo, la trasposición del tiempo podría llegar a ser un proceso muy tranquilo. Se haría bajo un control acucioso y, probablemente, se necesitaría emplear mucha menos energía. Una nave se desvanecería en tu tiempo y una masa y energía equivalente desaparecería para presentarse en tu tiempo en lugar del barco desaparecido. Pero supongo que, por haberse realizado toda la maniobra desde un solo extremo, por eso el intercambio fue tan espectacular, con rayos, temblores y todo el resto. Con un equipo en ambos extremos no habría existido estática, ni temblor, ni concusión, ni otra cosa que no fuera una transferencia muy pacífica.

    Fran pescaba. De momento la expresión de Soames se hizo sardónica.

    —Y esto estoy dispuesto a prevenirlo a cualquier costo — añadió —, aunque tenga alguna responsabilidad hacia ti, Fran. Creo que se me está ocurriendo una idea acerca de la clase de engaños que nos podrían sacar adelante, en caso que podamos poner los otros niños a salvo. Sería un engaño, el más grande de la historia. Pero podemos sacarlo adelante.

    Fran pescó una trucha de tres cuartos de libra. Soames sacó otra que pesaba media libra. Pescaron otras más pequeñas antes que cayera la noche totalmente. Para entonces, Soames guardó las cañas de pescar y tomó los remos. Empezó a remar hacia la playa.

    —Te enseñaré a limpiar y cocinar el pescado — observó —. Creo que te va a gustar el sabor. ¡Pero hay una sola cosa que me gustaría saber!

    Dio unas cuantas remadas y dijo quejoso:

    — ¿Por qué diablos, si tu gente podía lograr la trasposición de objetos, por qué no hicieron la trasposición de objetos en el espacio? Uno no viajaría a través del espacio. Puede que sea imposible. Pero uno podría instalar un aparato para establecer un sistema de trasposición sobre el planeta de algún sol distante. Si tu gente hubiera pensado en esto, no estarían en el aprieto en que se encuentran. ¡Cuando las dificultades empezaran a surgir, simplemente se habrían trasladado a un trasponedor espacial, bajando en una playa con un océano rosado, sobre un planeta en Cisne!

    Remó fuerte con un remo haciendo girar el bote y agarró uno de los pequeños pilones del desembarcadero. Fran trepó y Soames le pasó el pescado.

    —La única cosa — añadió Soames al saltar sobre el muelle —, la única cosa es que si se les hubiera ocurrido este truco, no habría quedado nadie detrás que sobreviviera al bombardeo desde el Quinto Planeta, para hundirse en el primitivismo y salir adelante, como mis antepasados. Tu gente debería haber pensado en esta fórmula. ¡Pero si lo hubiera hecho, no estaría aquí!

    Siguió a Fran por la playa hasta la desvencijada cabaña de fin de semana que alquilaran. Después, le enseñó a Fran cómo se limpiaban las escamas y luego cómo se cocinaba sobre el fuego, al aire libre. A Fran, esta manera de cocinar le pareció de lo más primitiva, y ambos comieron con excelente apetito. Luego Fran se fue, bostezando, a la cama.

    A Soames le fue imposible descansar. Se encontraba en medio de una sucesión de emergencias, sin tener planes para el futuro. No se podía imaginar ninguna fórmula que hiciera posible amalgamar la civilización de la gente de Fran con la de aquí. Si se pudiera arreglar, las dos culturas juntas podrían crear una civilización galáctica con un futuro sin límites en su crecimiento y esplendor. Pero no se lo pudo imaginar y además existían otros problemas mucho más inmediatos por resolver. Los niños le debían el peligro en que se encontraban. Él debería tratar de ponerlos a resguardo. Había tensiones mortales sobre la Tierra, que podrían producir el suicidio de la humanidad en una guerra, incluyendo los niños. Y todas estas cosas que tenía urgencia de resolver, parecían tan sin esperanza que realmente no podía pensar en ellas en forma inteligente.

    Recordó no haber oído noticias del mundo durante cuatro días. En la fuga junto con Fran, no habían visto ni un periódico ni escuchado noticiario alguno. Ahora, Soames conectó la pequeña radio que pertenecía a la cabaña de pesca. Estaban dando noticias sobre el tiempo.

    Las noticias vinieron inmediatamente después. Eran todas alarmantes. Hubo un tiempo, cuando la gente quería informarse acerca de los visitantes de otra parte y luego, poco después, la gente estuvo temerosa de que los visitantes pudieran tener conocimiento de su existencia. Ahora las cosas tenían un nuevo y peor cariz.

    Los Estados Unidos no habían dado ningún signo de estar beneficiándose con los poderes telepáticos de Fran y sus compañeros. No se había capturado ningún espía. La instalación de un submarino que podía descargar proyectiles sobre Nueva York desde una línea de cien brazas, no fue bombardeada. Hubo otros fracasos, si se actuaba bajo información obtenida de los niños.

    Una profunda y enrabiada sospecha creció. Ninguna nación se podía imaginar a otra no haciendo uso de cada secreto que se pudiera aprender de esta civilización totalmente nueva. Ninguna nación se podía imaginar a otra permitiendo que operaran los espías si estaba en condiciones de descubrirlo. Así, la duda empezó a crecer y a extenderse sobre los países antiamericanos del mundo.

    Se pensó que la transmisión era una mentira. Nadie dudaba del aterrizaje de la nave del espacio, por cierto. La estática y el temblor de tierra eran una evidencia y los rusos, además, tenían fotografías. Pero los niños eran demasiado sospechosamente parecidos a los niños humanos. Tal vez se tratara de niños actores, contratados para impresionar a los forasteros que no podían ser presentados. Y había una respuesta muy sencilla al por qué los auténticos extranjeros no podían ser exhibidos. Lo más probable es que estuvieran muertos. La atmósfera de la Tierra sería fatal para ellos, o tal vez murieron de una infección, contra la cual no tenían defensas.

    En la misma proporción en que practicaban el fraude, los políticos y los gobernantes del mundo sospechaban de la mala fe y engaño de los Estados Unidos. No estaban seguros. Pero había medios para asegurarse.

    Cuando Soames sintonizó las noticias en Calumet Lake, los Estados Unidos se habían visto forzados a usar el veto en las Naciones Unidas, por primera vez. Se tomó un acuerdo, obligando a los Estados Unidos a entregar «la tripulación de una nave extraterrestre» a un Comité designado por la Asamblea. Los Estados Unidos lo vetaron. Irónicamente, los Estados Unidos no habrían podido cumplir con la resolución en ningún caso, ya que Fran se había fugado sin ser encontrado aún.

    Pero el veto conducía a plausibles sospechas. La desconfianza se intensificó. Los países de la NATO pedían una participación en las informaciones técnicas obtenidas de los seres espaciales. No había ninguna. Pidieron estudiar los dispositivos salvados por los niños. Esto podía haber sido viable, pero el reciente desarrollo de la política dentro de la NATO hacía seguro que cualquier información que una nación pudiera extraer, sería inmediatamente conocida por Rusia. El desacuerdo adquirió mayores proporciones. Sudamérica estaba tan sospechosa del coloso del Norte que varios países firmaron tratados con países europeos para que los defendieran de una agresión de los Estados Unidos. Hasta había habido dos grandes concentraciones de poder militar sobre la Tierra. Rusia encabezaba un grupo de naciones y Estados Unidos el otro. Ahora parecía que pronto serían tres. Rusia podía comandar uno, un segundo grupo separado de Estados Unidos y el tercero, sería Estados Unidos completamente solo.

    El escenario era perfecto para que una instantánea y devoradora guerra total pudiera estallar en cualquier momento.

    Las noticias informaban que la flota americana en el Mediterráneo había sido invitada a abandonar los puertos italianos y requerida de no entrar a Francia, España, Grecia y Egipto. Se le pidió no fondear en ningún puerto mediterráneo. La Embajada americana en Ankara fue apedreada, y eso que Turquía había sido uno de los aliados más firmes de América. En el Parlamento inglés, el partido de oposición trató de llegar a ser el partido del gobierno, ensayando una política de antiamericanismo. En Méjico, los turistas americanos fueron maltratados. Y en Canadá, insultados. Una propuesta de devolución del Canal de Panamá a la República de Panamá se puso en tabla en las N. U., y los rusos hicieron resaltar la supuesta arrogancia de los americanos al querer guardar los secretos de la nave espacial para ellos mismos.

    Cualquier cosa era más que suficiente para producir el caos bajo circunstancias como estas. Los rumores poblaron el mundo, noticias inconfirmadas de enormes contratos celebrados para la fabricación de un nuevo tipo de armas con las cuales el mundo sería sometido, una maliciosa interpretación de una profecía hecha en círculos oficiales americanos acerca de que la guerra podía estallar dentro de semanas o días. Rumores tendenciosos.

    Las noticias que Soames recogiera en la radio de la choza, en Salumet Lake, eran suficientes para enfermar a cualquier hombre del corazón. Y Soames tenía que encarar el hecho, que en parte era culpa suya, de la existencia de este particular estado de cosas. Impidió que los niños señalizaran a su raza desterrada. Si él no lo hubiera hecho..., pero lo hizo.

    Se sentó pensativo al lado de la radio sintonizada muy bajo, mientras Fran dormía. La música siguió a las noticias, con un locutor interrumpiendo frecuentemente para hablar con enloquecido entusiasmo acerca de un detergente casero. El programa terminó, pero antes, una voz anunció agudamente, « ¡Boletín especial!» Y Soames se irguió para prestar mayor atención. Pero no se trataba de que el desastre hubiera empezado. Era el llamado de atención de un aviso comercial de un laxante familiar. Los consejeros de relaciones públicas estaban tomando toda clase de ventajas al explotar la situación internacional. Estaban vendiendo productos usando la ansiedad que producía la única cosa que toda América miraba como la más espantosa y la más posible: el estallido de la guerra atómica.

    En la hora siguiente, Soames escuchó los avisos comerciales que comenzaban con el encabezamiento de « ¡Boletín Especial!» (El que se refería al laxante); con la estúpida afirmación: «Ésta no es una emisora da ficción» (maldijo sobre las cualidades de una marca superior de un protector de pisos de cocina); «; ¡Atención! ¡En cinco segundos más un mensaje importante!» (Acerca de la pasta de dientes adecuada para ser usada sobre las dentaduras), y «Por favor, conserve la calma y escuche atentamente». Este último era el reclamo para una oferta especial de jabón, con el cual el locutor pretendía creer que entusiasmaría a sus auditores para que tomaran ventaja del ofrecimiento.

    Las noticias de la mañana eran peores. Un grupo de naciones europeas deliberaba acerca de una nota en conjunto que se le enviaría al Gobierno americano. Su texto aún no se conocía, pero la lista de firmas incluía algunos de los aliados más antiguos de América, mezclándose con naciones que eran enemigas positivamente. El asunto no presentaba muy buen aspecto, sin duda.

    El puente Jorge Washington, en Nueva York, tuvo un embotellamiento de cuatro horas, causado por hordas de motoristas tratando de sacar a sus familias fuera de la ciudad antes de que llegara la guerra. Se rumoreaba que el Presidente y el gabinete habían abandonado Washington. No existía evidencia de lo contrario y las salidas de las carreteras de Washington eran escenarios de grandes tumultos. En Chicago había una confusión espantosa.

    Diez minutos después el programa terminaba. La música se detuvo bruscamente y una voz presurosa dijo: « ¡Boletín especial de noticias! ¡Unidades de aire acondicionado Astro Home, han probado que pueden ser manejadas bajo cualquier condición climática en los Estados Unidos, ciento por ciento de confort durante todo el año!» Soames, inmediatamente, se levantó. Fran se estiraba mientras despertaba. Un Soames sin sonrisas le saludó:

    —Vamos a salir, Fran. Tengo que hacer una llamada de larga distancia — dijo Soames, excitadamente.

    Recorrieron doscientas millas antes del mediodía, y Soames obtuvo cambio en una estación de servicio, donde compró gasolina. En una cabina de teléfonos, al borde de la carretera, que últimamente formaban parte del panorama americano, pidió una llamada a Nueva York. Se comunicó con el físico alto, que fuera al oeste, a la base de proyectiles, a quien había persuadido para que pretendiera ser un descastado, con el propósito de ver los problemas técnicos desde un nuevo ángulo.

    —Soames habla — dijo muy claramente —. Tengo un dato que darle. Usted debe pretender que quiere fabricar un aparato como el que detiene el viento y calefacciona el lugar. Usted conoce el asunto.

    La voz del físico alto, balbuceó:

    — ¡Lo sé! — contestó Soames, amargado —, se supone que estoy muerto, o que soy un traidor, o algo por el estilo. ¡Pero, escúcheme! Usted es un exiliado y los salvajes lo hostigan. Usted quiere fabricar algo como el aparato que detiene al viento, pero lo que usted quiere detener, en cambio, son flechas. Es bastante trabajo. Tal vez, la única cosa útil con que usted cuenta en este mundo de salvajes es la posibilidad de hacer campos magnéticos con inducción negativa en sí misma. Eso tiene que detener las flechas. Puede presumir que las cabezas de flecha son de metal. ¿Me sigue?

    Una pausa. Un murmullo de media frase. Después, otra pausa. Luego, una vocecilla singularmente serena y atónita al mismo tiempo.

    — ¡Pues, sí! ¡Un acercamiento muy interesante! De hecho, hemos obtenido resultados sorprendentes últimamente. Uno de ellos encajará perfectamente. ¡Perfectamente!
    —Si usted lo diseña para áreas suficientemente grandes — dijo Soames —, sabrán dónde usarlo y cómo. Y — la voz de Soames fue sardónica, sin duda —, ¡si ustedes lo obtienen, es una de las cosas que no podrán ser guardadas en secreto! ¡Traten de programarlo! ¡Llévenlo a todas partes! ¡Dénselo a los rusos, a los griegos, a los chinos y a los franceses, a todo el mundo! ¿Comprendido?

    La vocecita respondió:

    —Estamos desarrollando algo para refinar metales in situ. Un calorífico de inducción que eleva su campo calórico a casi cualquier distancia de los elementos que maneja la potencia, encajará perfectamente! ¡Por cierto! ¡Ciertamente! ¡Esto es magnífico, Soames!
    —Tienen que tenerlo trabajando y en producción antes de que el infierno reviente — repuso Soames —. ¡A propósito, buena suerte!
    — ¿Dónde está usted, Soames? Lo necesitamos para varios asuntos.

    Soames colgó. Su llamada, evidentemente, iba a ser rastreada. Había recorrido doscientas millas para hacer que esa pista no sirviera. Volvió donde Fran balanceaba sus piernas desde el asiento de atrás de la moto y se dirigieron nuevamente a Calumet Lake.


    Capítulo Décimo


    Soames hizo su llamada de larga distancia un lunes, cuando la guerra parecía que estallaría dentro de horas. Todo el día del lunes la tensión continuó. Los embotellamientos del tránsito llegaron a ser algo normal en las afueras de las grandes ciudades, que serían lógicos blancos para los proyectiles de largo alcance. Cada medio de transporte para alejarse del centro de las grandes poblaciones se repletó más allá de su capacidad, pero hasta ese momento el éxodo de la gente de las ciudades era el resultado de la aprehensión, no del pánico. El público había sido nutrido por años con noticias sobre el peligro. Vendía periódicos y aseguraba escuchas para los programas patrocinados de las emisoras. El americano medio se había acostumbrado, pero nunca dejaba de creerlo. De manera que cuando las noticias rebasaron esa medida, se trasladó al campo.

    En la tarde del martes, las tropas de la guardia nacional habían sido llamadas en diez Estados para resguardar el tránsito. Para el miércoles, las carreteras no estaban atochadas excepto a las salidas de las ciudades. La población de la nación se había extendido por sí misma hasta casi llegar al máximo de distribución ordenada para evitar los peligros del bombardeo atómico. En Calumet Lake, sin embargo, no se notaba un cambio notable. Soames y Fran continuaban pescando. En el bote, Fran, algunas veces cerraba los ojos y apretaba el extremo del pequeño comunicador de sensaciones y percepciones que él había fabricado. No lo conectaba por más de un segundo cada vez. Si hacía contacto con uno de los otros niños, estaba preparado para hablar rápidamente, asegurarles que se encontraba a salvo y preguntar noticias de Zani, Mal, Hod y Gail. Podía hacerlo muy velozmente, sin duda. Soames había insistido en que la comunicación durara sólo unos instantes.

    —Tal vez esos aparatos pueden ser ubicados directamente — dijo —. La Seguridad te busca, Fran. ¡Si hay algún medio de conseguir una pista, la encontrarán! ¡Que sea breve!

    Fran asintió con gravedad. Soames se preguntaba cuánto sería el inglés que ahora entendía Fran. No cabía duda que se esclavizaba tratando de aprender el vocabulario. Llenó un cuaderno de anotaciones con palabras inglesas escritas en la extraña lengua que hablaba y las estudiaba en los ratos de ocio.

    —Si encuentran la pista — añadió Soames —, averiguarán de inmediato que los otros niños también están equipados con estos aparatos. Pero los dejarán tranquilos por un tiempo, tratando de que ellos les den una clave para encontrarte. Eres el número uno en la lista de Se busca.

    Fran asintió otra vez, pero con menos seguridad. De tiempo en tiempo, entonces, trató de conectarse con otra persona, en algún lugar desconocido. Hacia las últimas horas de la tarde, rechinó los dientes cuando soltó el botón — la cabeza de alfiler — que controlaba su dispositivo en miniatura.

    — ¿Alguien está escuchando? — preguntó Soames.

    Fran asintió.

    — ¿No son los niños?

    Fran movió la cabeza. Cebó un anzuelo, lo arrojó y se acomodó, con el ceño fruncido, a esperar que los peces picaran.

    En casi toda la nación ahora, las grandes ciudades estaban notablemente menos pobladas que antes. Alrededor de dos millones de personas habían salido del gran Nueva York. Un millón de Los Ángeles. Tres cuartos de millón de Chicago. Trescientas mil fuera de Nueva Orleáns. Ashtabula, en Ohio, disminuyó en veinte mil los habitantes de su población. El éxodo continuó en la más alta proporción que los sobrecargados transportes podían acomodar, pero así y todo, era un movimiento basado sólo en la aprehensión. No existía actualmente ningún pánico.

    En la mañana del jueves, todas las emisoras dieron la noticia bomba de que la línea de radar DEW, que atravesaba Canadá, había informado que unos objetos en el aire cruzaban el Polo Norte, rumbo a Estados Unidos. América cerró sus puños y esperó por los proyectiles que caerían o serían explotados por cañones antiproyectiles, como el destino o la suerte lo determinaran. Veinte minutos más tarde, llegó un desmentido. El radar detectó unos objetos que no eran proyectiles, sino aviones que volaban en formación. Cambiaron de ruta y volvieron a sus bases. Eran, probablemente, aviones de combate extranjeros que patrullaban más allá de su alcance de costumbre.

    Soames retuvo el aliento con el resto de su país.

    Estaba empezando a respirar con libertad otra vez, cuando Fran llegó corriendo, desde la cabaña. Sus ojos relucían.

    —Yo obtuve — se atragantó —, Zani. Yo dije — se atragantó de nuevo —, nosotros vendremos. — Añadió —: Nuestra lengua.

    Soames lo miró inquisitivamente.

    —Tal vez, después de todo, tú lees en las mentes. ¿Estaba alguien escuchando? ¿Nadie más, fuera de Zani?
    —Dos hombres — dijo Fran —. Ellos conversaban. Rápido. Inglés.
    —Uno podría ser un monitor — dijo Soames, sombrío —. Dos, significa que tienen nuestra pista. ¡Vámonos!

    Fue hasta la oficina de propiedades de las cabañas del lago Calumet. Pagó la renta que debía. Explicó que él y su hermano se volvían a San Diego, a causa de su familia y todo este asunto de la guerra. Él y Fran partieron en la motocicleta.

    Estaban a treinta millas de distancia cuando un sonido de motor llenó el aire. Lejos, sobre las montañas, vieron una enorme formación de transportes avanzando hacia el lugar que ellos dejaran atrás.

    —Tenían la pista, después de todo — comentó Soames.

    La motocicleta siguió en su ruidoso camino. Había un descenso de paracaídas en masa alrededor del área indicada por hombres que utilizaban los instrumentos indicadores de dirección. Los paracaidistas bajarían del cielo para juntarse con otras fuerzas y formar un cordón completamente cerrado alrededor del lago Calumet. Serían ayudados por otros paracaidistas que llegarían en formaciones distintas desde otras bases. Cuando nadie tuviera ninguna posibilidad de salir, se moverían y capturarían a Fran.

    Fue un trabajo rápido y bien combinado. Su único defecto radicaba en el hecho de que Soames se había anticipado. Los interceptores de los aparatos sensoriales tenderían a pensar en estos objetos como dispositivos de recepción, sólo porque ellos nunca habían intentado transmitir. Cuando descubrieron a Fran comunicando, instantáneamente informaron que tenían un contacto, así, la máquina montada para capturarlo, se puso en movimiento. Pero tomó un poco de tiempo, mientras se coordinaba el movimiento. Pudieron ser sólo segundos, pero algún tiempo se perdería antes de que los paracaidistas estuvieran equipados debidamente. Más tiempo pasaría antes de que llegaran a sus aviones, aunque los motores se hubieran comenzado a calentar a la primera señal. Habría una pérdida de tiempo inevitable antes de que pudieran despegar.

    Soames había contado con esto, y le bastó. Para el tiempo que los paracaidistas se alistaban, ellos se habían alejado varias millas, y en los momentos en que los aviones se acercaron al lago Calumet, ya estaban a treinta millas de distancia, y cuando un estricto cordón se estableció, se encontraban a cientos de millas. Al caer la noche habían recorrido una gran distancia, cientos de millas al sur de Denver.

    Tenían menos posibilidades que antes de ser ubicados. Ahora en las carreteras se notaba un tráfico mucho mayor que lo corriente, aunque no existiera más atochamiento. En los lugares más sorpresivos e inapropiados se encontraban grupos de autos estacionados juntos. Ahorraban gasolina al estar inmóviles y se intercambiaban compañía y protección por su vecindad. Siempre había una radio sintonizada transmitiendo noticias. Formaron novedosas comunidades que se juntaban alrededor de las llamas del fuego por la noche y discutían las noticias del día. Las cuales no mejoraban.

    El aumento de población en lugares remotos era una protección para Soames y Fran. Soames se preocupaba, sin embargo, por Gail. La situación de ella y de los otros tres niños estaba muy lejos de ser envidiable. En la creciente confusión y tensión del momento era muy difícil que obtuvieran una mejoría en su estado. —Creo — Soames le dijo a Fran, reflexivamente —, que a la noche, con toda esta desorganización que parece ir aumentando, puedes tratar de conversar con los chicos otra vez. Nadie tratará de lanzar una invasión de paracaidistas en estas montañas en la oscuridad. No se podrá organizar hasta el amanecer y dudo que les fuera posible bloquear las carreteras. Trata de entablar contacto, ¿eh? Y averigua cómo se las están arreglando.

    En su interior, Soames deseaba ardientemente saber algo de Gail. Ella había adivinado que iba a tratar de encontrar a Fran. Debió haber sabido que él tuvo éxito. Estuvieron muy poco tiempo juntos, si se considera que esperaban pasar el resto de sus vidas unidos. Él deseaba desesperadamente estar cerca de ella, verla, o al menos escucharla.

    Fran asintió. Se movió de manera que el calor del fuego no lo alcanzara, para no indicar que estaba acampando al aire libre. Encontró un lugar para tenderse con comodidad para poder estar libre de cualquier sensación que lo distrajera. Cerró sus ojos. Soames lo vio presionar un extremo de su pequeño comunicador y soltarlo rápido. Después de un instante de pausa, lo presionó de nuevo. Sostuvo el comunicador por varios segundos, medio minuto. Lo desconectó nuevamente, sentándose.

    —Usted trate — dijo como confundido —. ¡Usted trate!

    Soames cerró sus ojos. Presionó el pequeño botón de cabeza de alfiler en un extremo del instrumento que era un poco más grande que una cerilla. Sintió la sensación de otro cuerpo. El otro cuerpo abrió sus ojos. Soames vio de lo que se trataba. El rostro de Gail reflejado en un espejo. Estaba pálida. Su expresión era cansada y apagada, pero sonrió a su reflejo porque Soames vería lo que ella estaba viendo.

    Habló de manera que ella pudiera oír su voz como él la escuchaba.

    — ¡Gail!

    Sintió una mano, su mano, que derramaba algo sobre una superficie delante de ella. Lo extendió. Eran polvos de tocador volcados en la superficie de su mesa de noche. Un dedo escribió. Ella miró hacia abajo.

    —Ayuda a Fran — leyó—. ¡Debes hacerlo!

    Sintió que la mano suavemente borraba el mensaje. La ira lo invadió. Instantáneamente se dio cuenta de lo que había sucedido. La huida de Fran del lago Calumet probaba que sabía que sus comunicaciones eran interceptadas y tratadas de localizar. Por lo tanto, los otros niños no servían como instrumentos por cuyo intermedio él pudiera ser atrapado. De manera que sus comunicadores fueron requisados por segunda vez, y ahora eran vigilados estrecha e incesantemente. Cada mirada, cada palabra, cada gesto, era anotado.

    —Tengo que ser rápido — dijo Soames fríamente, para que ella lo oyera —. Lo ayudaría pero él quiere ponerse en contacto con su gente.

    Gail abrió sus ojos otra vez. Su imagen en el espejo asintió.

    —Y si lo hago — prosiguió Soames tan fríamente como antes —, ellos vendrán y nos conquistarán. Y yo prefiero que nos matemos unos a otros a que el más bondadoso y bien dispuesto de los conquistadores nos esclavice.

    Sintió su mano otra vez emparejando el polvo derramado. Escribió sobre él. Supo lo que había escrito antes que ella bajara sus ojos para leer. Soames no podía creerlo. Eran solamente tres las palabras escritas, no, dos palabras y un número. Sintió casi un impacto físico. Estaba incrédulo. Si esto fuera verdad, entonces...

    Súbitamente percibió una mano cerrándose firmemente sobre el hombro de Gail. La capitán Moggs habló autoritaria, con consternación y reproche:

    — ¡Gail! ¡Cómo pudo usted! ¡Usted tiene uno de esos terribles objetos telepáticos, también! ¡Esto es muy grave, Gail!

    En ese momento el contacto se rompió. La capitán Moggs había arrebatado el comunicador de manos de Gail.

    Lleno de ira, Soames cogió a Fran y se alejaron de allí inmediatamente. Tal vez la prisa era innecesaria. El tránsito no podía ser vigilado como de costumbre ahora. Pero ellos se alejaron, rápidos. A medida que se alejaban del lugar — difícilmente ubicable ahora —, Soames, alternativamente, rabiaba y trataba de considerar en forma realística el sentido de las dos palabras y el número, que eran completamente increíbles a primera vista.

    Poco después del amanecer compró un periódico de dos días atrás. Fue el más reciente que pudo encontrar para la venta. Recorrió una cierta distancia y se estacionó donde la carretera hacía una curva especialmente dramática y había una plazoleta para que los turistas descansaran mientras admiraban el panorama.

    Se detuvo allí y deliberadamente leyó las noticias que afectaban a la guerra y la paz y a los niños y por lo tanto a Gail. Cuando lo terminó, dobló el diario minuciosamente y con un cuidadoso control de sí mismo lo rompió en pedazos. Entonces dijo, furioso:

    —Fran, hay una pregunta que nunca se me ha ocurrido hacerte antes.

    Le expuso la pregunta. Fran podía contestarla con dos palabras en inglés y un número, las mismas palabras y el mismo número que Gail había usado. Pero él no conocía las palabras y especialmente no conocía el número. Su gente, naturalmente, no usaba los números árabes a los que Soames estaba más acostumbrado ni el arreglo que da al mismo símbolo un valor de unidades, cientos, miles o millones, dependiendo de su posición en un grupo de tales símbolos. El sistema de Fran de escribir los números era tan complejo como el sistema que usaran en la antigua Roma. Y Soames no tenía clave. Le tomó un largo tiempo comprender la cantidad que Fran tenía en la mente y Soames tenía que asegurarse que estuviera bien.

    De súbito, se dio cuenta de que estaba en lo cierto. Conocía el porqué era cierto, y oscuramente aumentaba su ira cuando pensaba en la situación y en el trato dado a Gail. Pensó también en los niños, pero su ira era por Gail. La estaban haciendo desgraciada. Frunció el ceño.

    Pateó el diario despedazado.

    —De acuerdo con este diario — dijo ácidamente —, mis compatriotas han decidido prestar atención a las opiniones de la humanidad y dejarse llevar por la corriente. Sugirieron llamar a un comité internacional en las N. U. para recibir en custodia a los niños. Ese comité se pondrá inmediatamente a trabajar para averiguar de dónde vienen ustedes, por qué y cuándo ustedes esperan que vengan en su busca. Ahora, ya saben cómo yo lo sé, que parte de lo que averiguan no lo aceptarán. Viajar en el tiempo es imposible. De manera que cuando ustedes les digan de dónde vienen, no les creerán. Insistirán en que ustedes son del Quinto Planeta. Tratarán de hurgar más allá de lo que ellos consideran una mentira. Usan diferentes técnicas en sus interrogatorios. Usan drogas inhibidoras y relajadoras. Ellos...

    La expresión de Fran no cambió. Aunque no era pasiva.

    —Eso no sucederá — dijo Soames, con una furia súbita —. ¡Excepto sobre mi cadáver! igual siente lo mismo que yo! ¡Sigamos! ¡Tenemos que planear una intriga de los demonios para sabotear esos trabajos!

    Trepó sobre el pedal de la motocicleta. Se balanceó hacia delante, bajando por el camino ventoso de la montaña hacia el plano. Abajo, en los valles al pie de la montaña, había pequeños pueblos de más o menos el mismo tamaño de Bluevale. No participaban del peligro de las grandes ciudades. No eran blancos probables para bombas atómicas. De manera que sus negocios estaban abiertos como de costumbre, aunque las ventas eran mucho más altas que lo habitual debido a los refugiados de las grandes ciudades.

    No se seguía mirando como una excentricidad el que alguien acampara en cualquier parte. Soames abandonó las altas montañas y se dirigió a una ciudad relativamente pequeña. Compró una tienda de campaña pequeña, alicates, una cocinilla de campo, una linterna, mantas, cerillas.

    Volvieron al pie de la montaña. Se establecieron y sostuvieron la más extraña conferencia científica en la historia. El escenario de la conversación era un remoto y sencillo campamento improvisado al lado de un saltarín arroyo de truchas. Pescaron, conversaron, se dibujaron diagramas unos a otros. Cocinaron el pescado y siguieron dibujando y conversando. Cuando la oscuridad cayó, Soames encendió la lámpara, la colocó dentro de la tienda y salió para asegurarse que ningún rayo de luz se escapaba. Continuaron con los diagramas.

    El inglés de Fran había progresado notablemente, pero ésta era una discusión altamente técnica. Se necesitaron dos días completos antes de que Soames tuviera clara en su mente la información que necesitaba. Hizo un bosquejo de lo que tenía que construir. Se dio cuenta de que el dibujo en sí mismo era una simplificación de un dispositivo originalmente mucho más complicado. Estaba adaptado para ser fabricado con los materiales disponibles en la localidad. Era lo que Fran había tratado de hacer en Navajo Dam.

    —Lo que — dijo Soames, frunciendo el ceño — no resultó. No te diste cuenta de todos los recursos locales que había. Esta cosa trabaja, obviamente, porque un campo de electricidad terriblemente fuerte es cortado abruptamente y muere de inmediato. El aparato original, el que yo quemé, sin duda tenía un recurso muy fino para quebrar la pesada corriente sin hacer un arco. ¡La dificultad con Navajo Dam estribó en que hizo arco, y sí que lo hizo! ¡Eso fue un lío!

    Se detuvo, considerando. Cada vez que Soames miraba a otra parte, Fran lo observaba con infinito respeto.

    —El problema — dijo Soames, reflexionando —, es cortar la luz eléctrica sin producir una chispa en el conmutador, eso es todo. No importa la corriente que pase. La cosa es detenerla en forma instantánea. Por lo tanto, revisaremos el asunto desde adentro para afuera.

    Fran cambió de posición. Esperó confiadamente. Miraba cómo Soames solucionaba sus problemas. Sentía gran cariño por Soames.

    —En vez de hacer una terrorífica corriente continua y cortarla, voy a partir sin corriente y a usar un paquete de luz flash. Cada fotógrafo aficionado tiene uno. Dan una corriente de ochocientos amperios y dos mil quinientos voltios en la cuarenta milava parte de un segundo. La substancia no corre lo suficiente para quemar nada. Se corta sola. No existe nada para mantener el arco. ¿Ves?

    Fran asintió, gravemente. Habría convenido con todo lo que Soames dijera. A los catorce años es posible admirar a un adulto profundamente. Soames regañaba ante la complejidad de uno de sus problemas y la respuesta todavía no la visualizaba.

    —La parte complicada — dijo, incómodo — es el robo del helicóptero. Pero supongo que me las arreglaré.

    Dejó a Fran pescando y bajó a la ciudad más próxima para comprar artículos extraños y algunos utensilios. Láminas de cobre, paquetes de luz reforzada, dos de ellos. Podía usar láminas en vez de unidades disipadoras de calor en grandes áreas, porque la corriente fluiría brevemente. Podía obtener una corriente terrorífica, por cierto. Los paquetes de luz reforzada, en serie, le darían cuatro millones de vatios de poder en el tiempo que uno tarda en pestañear.

    Cuando volvió al campo, traía una pequeña radio de transistores. Fran había preparado el pescado y estaba listo para la cena. Soames comió escuchando las noticias de la radio. La situación permanecía en el límite exacto de una posible ruptura. Existían aún naciones antiamericanas que creían que los Estados Unidos estaban jugando sucio, y que era posible que se hubieran armado secreta e invenciblemente por intermedio de la ciencia de la nave espacial estrellada y que ahora esperara ser atacada primero antes de destruir toda resistencia al más ligero signo. Estos que abrigaban esas sospechas, aún vacilaban antes de embarcarse en una guerra. Pero la idea de un engaño era muy fuerte. Así, la tensión permanecía en el justo límite que los nervios pueden tolerar. El éxodo de las ciudades continuaba. Se admitía ahora, que el gobierno no funcionaba en Washington. El propósito era quitarle a la ciudad su atractivo como blanco de una bomba. Ahora era casi una ciudad desierta.

    —Tenemos que ponernos a trabajar — dijo Soames —. No creo que tengamos mucho tiempo. Tenía esperanzas de que llegara un aparato de los exiliados, pero no lo han hecho.

    Empezó a ensamblar el aparato que sustituiría al mucho más pesado, más macizo, más grande, que él destruyera sobre la sabana helada de la Antártica. El trabajo continuó sin tropiezos. Soames rediseñó el armazón. Un hombre puede construir algo de sus propios diseños mucho más fácilmente que si fuera dibujado por otro.

    Antes de la puesta del sol, el objeto estaba terminado. Fran demostraba gran respeto. Este aparato era un cuarto más pequeño que el que su gente preparara con el mismo propósito. Y generaba poder por sí mismo también.

    —Me gustaría tener una conversación con tu gente acerca de esto — dijo Soames, frunciéndose —. Creo que las cosas pueden ser traspuestas en el espacio y esto debería trabajar en ese sentido tanto como en el tiempo. Pero el hacerlo partir desde un extremo, es lo que me tiene indeciso.

    Abandonó la tienda y el equipo. —O no las vamos a necesitar — comentó —, o no estaremos cerca para necesitarlas.

    La vieja motocicleta a batería se alejó jadeando en la noche. Soames estudió el mapa de los caminos y él y Fran discutieron en detalle la ruta a seguir hacia Navajo Dam desde la base de proyectiles. Usarían zancos para atravesar las rejas electrificadas. Soames estaba seguro de que con la ayuda de Fran podría encontrar la aldea donde estaban Gail y los niños. Se necesitaría un helicóptero. Pero antes de eso, debía realizar una operación mucho más necesaria, que también se cumpliría mejor con la ayuda de un helicóptero. Cuando dejaron la tienda, se dirigieron a un pequeño campo de aviación, donde Soames aterrizara una vez. Tenía hangares para media docena de aviones particulares, poco costosos, y para dos helicópteros usados mayormente para la desinfección de cosechas.

    Condujo durante el crepúsculo y la primera parte de la noche. Manejaron por caminos apartados. Era cerca de medianoche cuando pasaron por una área suburbana y se metieron en el campo otra vez. Llegaron al. campo aéreo cuando no existía actividad de ninguna especie. Soames dejó la motocicleta al lado de un claro, y a Fran esperando. Se movió silenciosamente en la oscuridad hacia los edificios cercanos, apagados, excepto en una habitación reservada al cuidador, en la que había un pequeño dejo de luz.

    Fran esperaba, respirando ligero. Oyó insectos nocturnos y nada más. Parecía que el tiempo se alargaba horriblemente, un siglo antes de escuchar el ruido triturador de un motor puesto en marcha. Agarró de inmediato. Se oyó un rugido terrible dentro del edificio. La puerta grande de un hangar chirrió y se abrió hacia arriba, al mismo tiempo se abrió la del cuidador, que salió gritando como un loco.

    El ruido de los motores cambió. La puerta del hangar estaba abierta de par en par. Una cosa trepidante se movía tratando de salir, dando vueltas enormes aletas negras contra el cielo. Zumbó más fuerte aún. Y se levantó y luego cayó con aparente torpeza, mientras cruzaba el campo aéreo, con el cuidador gritando detrás.

    Fran encendió la luz delantera de la motocicleta, como se le había dicho, y tomó el aparato que Soames fabricó con paquetes de luz reforzada. El helicóptero se acercó donde se encontraba, a seis pies sobre el suelo. Tocó tierra y Fran se deslizó en la cabina. Entonces, los motores sí que atronaron y el helicóptero se elevó en el cielo.

    Soames volaba sin luces. Una parte del tiempo que estuvo dentro del edificio, lo ocupó buscando la línea del teléfono del cuidador para cortarla. No sería fácil para una persona sobresaltada y agitada obtener una dirección lineal del vuelo de un helicóptero en medio de la oscuridad, y sin luces, y ni cuando tomó un curso engañoso, como Soames lo planeara.

    Por el momento, la máquina flotaba hacia el sur. Una carretera transcontinental apareció debajo. Se veía claramente marcada por las luces del pesado tránsito. Siguió la carretera, a gran altura. Emitía un murmullo palpitante en el cielo, y ninguna máquina permanecía debajo de él por mucho tiempo, de manera que no se pudiera estimar la ruta.

    Fran volaba como extasiado. Soames dijo:

    — ¿No estás preocupado, Fran?

    Fran sacudió su cabeza. Entonces, infantilmente, conectó el transistor para demostrar su despreocupación.

    Una voz habló. Sintonizó música, pero Soames había oído una palabra o dos.

    — ¡No lo cambies! — ordenó —. ¡Ponlo de manera que pueda oír!

    Fran aumentó el volumen y sostuvo la pequeña radio de manera que Soames pudiera escuchar a pesar del ruido del motor.

    Lo que él escuchó en ese momento fue el boletín oficial de los Estados Unidos anunciando el término de toda amenaza real de un ataque atómico. Por una afortunada rareza del destino, una autoridad se dio cuenta de que era más importante informar oficialmente a que se comercializara. De manera que una voz cansada, pero confidencial, informó muy simplemente que los técnicos americanos parecían haber resuelto el problema de defensa contra ataques por bombas atómicas y proyectiles dirigidos. Se trataba, dijo con voz pareja, de notables adelantos en ondas de inducción eléctrica. El principio básico de un horno de inducción era la evolución del calor en la materia que se deseaba derretir, en vez de un mero envase donde la sustancia era derretida. Durante cuatro días la voz gastada continuó. Unos hornos de inducción de un nuevo tipo habían probado ser capaces de inducir el calor en objetos elegidos a través de millas. Se esperaba fundir mineral en las vetas en las cuales fuera encontrado y hacer que las minas rindieran su producto, metal, sin necesidad de cavar ni lidiar con rocas inútiles.

    Ahora el aparato había sido combinado con radar. Cuando éste detectaba un proyectil o un avión enemigo, la emisora decía cuidadosamente, un calorífico de inducción del nuevo tipo era dirigido sobre el avión o el proyectil. El efecto era exactamente como encerrar el proyectil en un horno quemante de explosión. Se derretía. Las pruebas más diligentes aseguraban a América que entonces cualquier ciudad protegida por caloríficos de inducción remota controlados por radar eran seguros contra un ataque atómico y para el tiempo que se emitía, cada centro mayor de población en Estados Unidos estaba ya protegido por el nuevo sistema de defensa. Las ciudades que antes habían sido los puntos más vulnerables ahora eran los lugares más seguros en toda la nación. Y se había descubierto, agregaba la voz contenida, que las bombas atómicas no eran detonadas por los campos de inducción. Las corrientes inductoras parecían congelar los mecanismos de detonación. Parecía imposible diseñar un dispositivo de detonación que pudiera hacer volar una bomba antes de que se fundiera...

    La emisora terminaba en un tono perentorio diciendo que el sistema de planes de defensa había sido entregado a todos los aliados de los Estados Unidos, que Londres estaba ya protegido y París lo estaría dentro de algunas horas, y que en algunos días más, las naciones que no eran aliadas serían ayudadas para que establecieran sus defensas, de manera que la guerra atómica no necesitaría ser temida en el futuro.

    Soames escuchaba con una extraña expresión en su rostro.

    —Eso — comentó —, partió de la idea de un aparato para que un exiliado pudiera detener las flechas que los salvajes estaban arrojando sobre él. Estoy contento.

    No había nada más que él pudiera agregar. El placer que sentía, por supuesto, era la única recompensa que podía obtener. En ese momento estaba metido en una empresa que sus compatriotas habrían mirado con horror.

    Lejos, muy lejos, abajo y rodeado por la negrura de un terreno cubierto de árboles bajo la luz de las estrellas, había una forma irregular de claridad. Tenía millas de largo. Reflejaba las estrellas. Se trataba del embalse-control de inundaciones detrás de Polder Dam. No había planta de fuerza aquí. Este embalse simplemente tomó el lugar más efectivo de cientos de miles de acres de una foresta de árboles cortados que una vez sirviera para contener las inundaciones.

    Sin una palabra, Soames hizo descender el helicóptero. En ese momento se cernía delicadamente sobre la cima de la represa y en el mismo centro. Tocó tierra. El motor cesó de girar. Se detuvo. Siguió un profundo silencio.

    Fran saltó. Soames se descolgó detrás de él. Juntos, instalaron el dispositivo que tenía una unidad trasponedora de tiempo, con una complicada y pequeña antena que apuntaba fuera de las aguas del embalse.

    —Yo aposté — dijo Soames — que nos entenderíamos el uno con el otro. Ahora, tira de la cuerda.

    Había un cordón que descargaría los paquetes reforzados a través del aparato. La descarga cesaría con absoluta brusquedad. Los paquetes se volverían a cargar por intermedio de baterías especiales incluidas en el dispositivo.

    Fran tiró de la cuerda. No se oyó ningún ruido, excepto un pequeño e inadecuado castañeteo. Parecía que nada sucedía pero, de súbito, un agujero grande y oscuro se vio en la superficie del embalse.

    Algo se elevó. Brillaba fantasmagóricamente a la luz de las estrellas. Se elevó hacia arriba y arriba y arriba. Era un cilindro con una punta redonda y un diámetro de cincuenta pies o algo así. Se elevó y se elevó en forma muy deliberada. Entonces, otro extremo redondo apareció en la parte de abajo. Flotaba en el aire.

    Fran sacudió el cordón otra vez. Otro agujero en el lago. Otra cosa redonda de metal elevándose lentamente. Uno podría decir pacíficamente, a la luz de las estrellas. Fran, guiñando dichoso, tiró de la cuerda otra vez y aún otra más.

    Ocho cilindros gigantes se levantaron, brillando en el aire, cuando él se detuvo dando un paso atrás y con los ojos brillando. Un enorme objeto de metal flotaba pesadamente a poca distancia. Se abrió un orificio y una voz llamó en el idioma que los chicos usaban entre ellos. Fran contestó, recordando conectar su comunicador sensorial.

    Fran habló brevemente como para sí mismo. Pero era la práctica del uso corriente del comunicador sensorial. Después de un largo tiempo se volvió hacia Soames.

    —Mi gente dice — una pausa — gracias — otra pausa —, y pregunta por Zani, Mal y Hod.
    —Diles que formen una columna y floten hasta aquí, subiendo hasta diez mil pies o algo así. El radar los detectará. Los aviones vendrán en la noche para averiguar de lo que se trata. Ellos lo supondrán. Dudo mucho que ataquen. Dile a tu gente que los mantengan preocupados, sencillamente, hasta que nosotros volvamos.

    Fran, juiciosamente, subió al helicóptero otra vez. Soames le dijo:

    —Corta tu comunicador. Te estarán escuchando. ¡Seguramente, los hombres que vigilan tienen los pelos de punta a causa de la multitud de comunicaciones procedentes de las naves!

    Fran saltaba de excitación cuando los motores del helicóptero conectaron y rugieron y la destartalada máquina se balanceó, alejándose a la altura de las crestas de los cerros, mientras los barcos enormes de brillante metal flotaban tranquilamente bajo las estrellas, sobre el lugar donde habían aparecido.

    Soames tenía la extraña sensación de que todo esto no fuera verdad. Pero lo era, hasta el último detalle que había hecho posible para él desafiar a todos sus congéneres manteniendo la fe en cuatro niños cuyas vidas y cuyo mensaje él había interferido. El asunto había sido muy natural a primera vista, por lo menos al principio.

    Por supuesto que Soames había presumido que la civilización de los niños contaba con millones de personas. Una pequeña ciudad no puede establecer o mantener una civilización de gran tecnología. Él había estado en lo cierto. Había supuesto aun, que la gente de Fran era capaz de viajar entre planetas. Otra vez tenía razón. Pero lo que no había pensado era que el desarrollo de la trasposición en el tiempo no podía ocurrirles a todos, a menos que no hubiera absolutamente otra posibilidad para solucionar el problema que encaraba la Vieja Raza. No trataron de solucionarlo hasta que el Quinto Planeta estalló y la condenación del mundo donde vivían fue evidente. No habrían trabajado en ello hasta que se dieron cuenta que Venus y Mercurio serían bombardeados después de la Tierra, justamente como lo fuera Marte con anterioridad. Un viaje interplanetario no habría sido ninguna ayuda para ellos.

    Así, la lucha para trasplantar la pasada civilización de la Tierra en el futuro empezó cincuenta y nueve minutos antes de la última hora. Las ciudades luchaban por construir naves-tiempo y enviar un velero pionero a través del tiempo futuro. Los asteroides caían sobre ellos borrándolos de la superficie. Las ciudades luchaban pasándose de uno a otro — al raleado número de los que quedaban — las soluciones de los problemas a medida que aparecían. Pero cada vez había menos, menos y menos. La ciudad a que pertenecían los niños había caído en ruinas debido a los terremotos, y solamente una fracción de la población continuaba la labor frenéticamente.

    Pero Soames no había pensado en eso. Fue Gail quien lo averiguó de los niños que estaban con ella, y ella le dijo a Soames que debía ayudar a Fran a cualquier costo, dándole la clave en dos palabras y un número. Cuando habló de la gente de Fran, ella le dijo a Soames:

    — Solamente quedan dos mil.

    Era verdad. Coincidía con el número de naves que había llegado. Solamente dos mil personas quedaban de la raza de Fran. No podrían conquistar dos billones de seres humanos. No podrían gobernarlos. Solamente buscar refugio entre ellos y compartir con ellos el conocimiento que tuvieran.

    —Fran — dijo Soames, vejado —. La idea que yo tenía que habían dejado sobrevivientes detrás, que son mis antepasados, ¿no podía tu gente haberlos recogido?

    Pero la pregunta se contestaba por sí sola. Con montañas cayendo desde el cielo, con ciudades estremecidas por los terremotos antes de que fueran borrados por las cosas monstruosas que caían del cielo, no era posible ser un recolector muy acucioso de sobrevivientes. No existiría ninguno si esto hubiera sido intentado.

    Fran se inclinó dichoso contra el hombro de Soames. El helicóptero se alejó del ancho valle. Fran conectó la radio otra vez. Una voz chillaba roncamente: — ¡Esto no es propaganda! ¡Una columna de barcos espaciales han aparecido cerca de la represa de Polder! Detectados por radar, los aviones de combate nocturnos informan de que definitivamente son barcos de una raza extraña, llegados a la Tierra sin ser descubiertos por las unidades de los satélites observadores. Ellos... ¡Boletín de última hora! Las criaturas de los barcos extraterrestres han hecho señales con luces de colores a los aviones de observación que vuelan sobre ellos...

    Fran indicó. Dos valles se juntaban aquí. Él había salido caminando de la base de proyectiles y era una autoridad para dirigir la vuelta en helicóptero.

    El aparato continuó volando. De tiempo en tiempo, una voz agitada salía de la radio de bolsillo, dando noticias frescas sobre los barcos salidos del tiempo de Fran. Los barcos cilíndricos no demostraban ninguna intranquilidad por la presencia de los aviones. No eran hostiles.

    El helicóptero era un trueno palpitante, subiendo por los valles profundos, atronando bajo los picachos agudos, con ecos devolviendo el sonido desde afuera y una voz hablando incansable a través de la radio portátil dentro de la cabina.

    Fran señaló:

    —Allá.

    Se veían pequeñas luces del color de las lámparas de keroseno. Pero no eran lámparas sino luz eléctrica. Soames comandó el helicóptero planeando hacia la aldea de las Rocallosas, notablemente convincente. El aparato rozó una de las rejas electrificadas. Pero si existían centinelas que podían dispararles, ya sabían de la llegada de la flota. Nada más humano que un helicóptero podría ser un enemigo cuando una flota invasora de quién sabe dónde acababa de ser descubierta. El helicóptero aterrizó con un sonido silbante. Soames cortó los motores. Luego Fran estaba llamando alegremente, y Zani asomándose por una ventana y Hod saltando por otra, y Mal saliendo de cualquier parte se acercaba corriendo. Hubo gritos en la aldea. Entonces Gail se acercó también.

    — ¡Todos a bordo! — ordenó Soames —. Sus familias están aquí niños y los están esperando. ¡Gail, vas a ver la pandilla más asustada ante las Naciones Unidas que tú nunca hayas visto, ahora que ellos creen que una flota espacial se encuentra actualmente aquí! Nosotros hemos sido decentes con los niños y ellos piensan que no lo han sido, de manera que nos atendremos a la autoridad para discutir.

    Una puerta se golpeó. Fran dijo alegremente:

    — ¡Vámonos!

    Los motores sonaron. El helicóptero se elevó. Pasó veloz sobre la aldea. Las ramas de los árboles se azotaban violentamente con la corriente. Se alejó, volando espléndidamente, pasando de un valle a otro, bajo picachos elevados y otra vez, abajo, hacia los valles. Existía un lugar donde ocho naves espaciales plateadas flotaban armoniosas sobre la Tierra, con los pocos sobrevivientes de una gran civilización atisbando por las ventanas, esperando el amanecer para poder ver así un nuevo mundo, un mundo fresco con todas sus heridas curadas, esperando.

    Gail dijo toda temblorosa:

    — ¡B-Brad! ¿Es prudente manejar con un brazo solamente? Y, además, están los niños. Soames dijo alegremente:
    —Niños, miren hacia otro lado. — Un momento después, agregó con firmeza —: Las niñas serán damas de honor y Fran será mi padrino y, tengo que hacerme amigo de esa gente, Gail! ¿Ves? ¡Tienen una ciencia maravillosa, pero debemos perfeccionarla! ¡Necesitan un punto de vista moderno! Ese sistema de trasposición del tiempo que utilizaron para salvar sus vidas, es indispensable que trabaje como trasponedor del espacio también. ¡Tengo que discutirlo con sus ingenieros! Debemos obtener tanto poder juntos como para ser capaces de enviar una especie de trasponedor en miniatura, hacia Centauro y Aldebarán, entonces instalar rutas regulares de trasposición interestelares. ¡Consiguiendo todo lo que esta gente posee, y añadiéndole nuestro aporte, todo estará a nuestro alcance!

    Planearon sobre las aguas rutilantes, detrás de Polder Dam. Fran habló fuerte para que alguien que estaba en otra parte le escuchara. Habló de nuevo. Usaba su propio comunicador sensorial de fabricación casera. En ese momento tocó el brazo de Soames.

    —Mi gente dice — pausa — que usted hable por ellos. — Hizo un guiño —. ¡Vamos!

    Y el helicóptero tocó tierra y un gran cilindro plateado se posó suavemente a su lado. Los niños corrieron, presurosos, para juntarse con su gente, que temieron no volver a ver nunca más. Y Soames y Gail caminaron un poco intimidados hacia el barco, con la puerta abierta y tan baja como la otra. Gente encantadora los esperaba. Criaron los niños, y eran niños muy amables, sin duda alguna. Necesitaban de Gail y Soames para que los ayudaran a hacerse con amigos.

    Sin embargo, no se le ocurrió a Soames pensar que él era el motivo por el cual en ese mismo día y pocas horas atrás, el peligro de una guerra atómica se terminara sobre la Tierra, y que la raza humana se dirigiera hacia las estrellas en vez de al aniquilamiento. Pero era verdad. La gente de la Raza Antigua, por supuesto, no podía pretender gobernar la Tierra. Eran tan pocos... No querrían ir a otro planeta y encarar la soledad. Nuevamente, eran demasiado pocos. Eran los últimos sobrevivientes de una civilización realmente magnífica, pero no la podían mantener a menos que la compartieran con la gente de la Tierra, la actual. Sólo estaban en condiciones de unirse a la rama joven de la raza humana, como ciudadanos.

    Pero los humanos, ahora, tenían un nuevo destino. Con Gail junto a él, Soames esperaba a que los niños saludaran a sus padres. Miró a Gail. Sus ojos relucían.

    Soames se sentía muy complacido. Era la solución perfecta para los problemas de la Tierra, ambos, pasado y futuro.

    Él y Gail, de pie, con las manos tomadas, como niños.

    Las estrellas esperaban.


    FIN




    Título original: Four from planet 5
    Traducción: Oscar Luis Molina
    © 1959 by Murray Leinster
    © 1964 Editora y Distribuidora Hispano Americana S. A.
    Avda. Infanta Carlota, 129 - Barcelona
    Depósito Legal B. 1841-1964