• GUARDAR IMAGEN


  • GUARDAR TODAS LAS IMAGENES

  • COPIAR IMAGEN A:

  • OTRAS OPCIONES
  • ● Eliminar Lecturas
  • ● Ultima Lectura
  • ● Historial de Nvgc
  • ● Borrar Historial Nvgc
  • ● Ayuda
  • PUNTO A GUARDAR



  • Tipea en el recuadro blanco alguna referencia, o, déjalo en blanco y da click en "Referencia"
  • TODAS LAS REVISTAS
  • Todas Las Revistas Diners
  • Todas Las Revistas Selecciones
  • CATEGORIAS
  • Libros
  • Libros-Relatos Cortos
  • Arte-Graficos
  • Bellezas Del Cine Y Television
  • Biografias
  • Chistes
  • Consejos Sanos
  • Cuidando Y Encaminando A Los Hijos
  • Datos Interesantes
  • Paisajes Y Temas Varios
  • La Relacion De Pareja
  • La Tia Eulogia
  • La Vida Se Ha Convertido En Un Lucro
  • Mensajes Para Reflexionar
  • Personajes Disney
  • Salud Y Prevencion
  • Sucesos-Proezas
  • Temas Varios
  • Tu Relacion Contigo Mismo Y El Mundo
  • Un Mundo Inseguro
  • REVISTAS DINERS
  • Diners-Agosto 1989
  • Diners-Mayo 1993
  • Diners-Septiembre 1993
  • Diners-Noviembre 1993
  • Diners-Diciembre 1993
  • Diners-Abril 1994
  • Diners-Mayo 1994
  • Diners-Junio 1994
  • Diners-Julio 1994
  • Diners-Octubre 1994
  • Diners-Enero 1995
  • Diners-Marzo 1995
  • Diners-Junio 1995
  • Diners-Septiembre 1995
  • Diners-Febrero 1996
  • Diners-Julio 1996
  • Diners-Septiembre 1996
  • Diners-Febrero 1998
  • Diners-Abril 1998
  • Diners-Mayo 1998
  • Diners-Octubre 1998
  • Diners-Temas Rescatados
  • REVISTAS SELECCIONES
  • Selecciones-Enero 1965
  • Selecciones-Julio 1968
  • Selecciones-Abril 1969
  • Selecciones-Febrero 1970
  • Selecciones-Marzo 1970
  • Selecciones-Mayo 1970
  • Selecciones-Marzo 1972
  • Selecciones-Julio 1973
  • Selecciones-Diciembre 1973
  • Selecciones-Enero 1974
  • Selecciones-Marzo 1974
  • Selecciones-Marzo 1976
  • Selecciones-Noviembre 1976
  • Selecciones-Enero 1977
  • Selecciones-Septiembre 1977
  • Selecciones-Enero 1978
  • Selecciones-Diciembre 1978
  • Selecciones-Enero 1979
  • Selecciones-Marzo 1979
  • Selecciones-Julio 1979
  • Selecciones-Agosto 1979
  • Selecciones-Abril 1980
  • Selecciones-Agosto 1980
  • Selecciones-Septiembre 1980
  • Selecciones-Septiembre 1981
  • Selecciones-Abril 1982
  • Selecciones-Mayo 1983
  • Selecciones-Julio 1984
  • Selecciones-Junio 1985
  • Selecciones-Septiembre 1987
  • Selecciones-Abril 1988
  • Selecciones-Febrero 1989
  • Selecciones-Abril 1989
  • Selecciones-Marzo 1990
  • Selecciones-Abril 1991
  • Selecciones-Mayo 1991
  • Selecciones-Octubre 1991
  • Selecciones-Diciembre 1991
  • Selecciones-Febrero 1992
  • Selecciones-Junio 1992
  • Selecciones-Septiembre 1992
  • Selecciones-Febrero 1994
  • Selecciones-Mayo 1994
  • Selecciones-Abril 1995
  • Selecciones-Mayo 1995
  • Selecciones-Septiembre 1995
  • Selecciones-Junio 1996
  • Selecciones-Mayo 1997
  • Selecciones-Enero 1998
  • Selecciones-Febrero 1998
  • Selecciones-Julio 1999
  • Selecciones-Diciembre 1999
  • Selecciones-Febrero 2000
  • Selecciones-Diciembre 2001
  • Selecciones-Febrero 2002
  • Selecciones-Mayo 2005
  • CATEGORIAS
  • Arte-Gráficos
  • Bellezas
  • Biografías
  • Chistes que llegan a mi Email
  • Consejos Sanos para el Alma
  • Cuidando y Encaminando a los Hijos
  • Datos Interesantes
  • Fotos: Paisajes y Temas varios
  • La Relación de Pareja
  • La Tía Eulogia
  • La Vida se ha convertido en un Lucro
  • Mensajes para Reflexionar
  • Personajes Disney
  • Salud y Prevención
  • Sucesos y Proezas que conmueven
  • Temas Varios
  • Tu Relación Contigo mismo y el Mundo
  • Un Mundo Inseguro
  • TODAS LAS REVISTAS
  • Selecciones
  • Diners
  • REVISTAS DINERS
  • Diners-Agosto 1989
  • Diners-Mayo 1993
  • Diners-Septiembre 1993
  • Diners-Noviembre 1993
  • Diners-Diciembre 1993
  • Diners-Abril 1994
  • Diners-Mayo 1994
  • Diners-Junio 1994
  • Diners-Julio 1994
  • Diners-Octubre 1994
  • Diners-Enero 1995
  • Diners-Marzo 1995
  • Diners-Junio 1995
  • Diners-Septiembre 1995
  • Diners-Febrero 1996
  • Diners-Julio 1996
  • Diners-Septiembre 1996
  • Diners-Febrero 1998
  • Diners-Abril 1998
  • Diners-Mayo 1998
  • Diners-Octubre 1998
  • Diners-Temas Rescatados
  • REVISTAS SELECCIONES
  • Selecciones-Enero 1965
  • Selecciones-Julio 1968
  • Selecciones-Abril 1969
  • Selecciones-Febrero 1970
  • Selecciones-Marzo 1970
  • Selecciones-Mayo 1970
  • Selecciones-Marzo 1972
  • Selecciones-Julio 1973
  • Selecciones-Diciembre 1973
  • Selecciones-Enero 1974
  • Selecciones-Marzo 1974
  • Selecciones-Marzo 1976
  • Selecciones-Noviembre 1976
  • Selecciones-Enero 1977
  • Selecciones-Septiembre 1977
  • Selecciones-Enero 1978
  • Selecciones-Diciembre 1978
  • Selecciones-Enero 1979
  • Selecciones-Marzo 1979
  • Selecciones-Julio 1979
  • Selecciones-Agosto 1979
  • Selecciones-Abril 1980
  • Selecciones-Agosto 1980
  • Selecciones-Septiembre 1980
  • Selecciones-Septiembre 1981
  • Selecciones-Abril 1982
  • Selecciones-Mayo 1983
  • Selecciones-Julio 1984
  • Selecciones-Junio 1985
  • Selecciones-Septiembre 1987
  • Selecciones-Abril 1988
  • Selecciones-Febrero 1989
  • Selecciones-Abril 1989
  • Selecciones-Marzo 1990
  • Selecciones-Abril 1991
  • Selecciones-Mayo 1991
  • Selecciones-Octubre 1991
  • Selecciones-Diciembre 1991
  • Selecciones-Febrero 1992
  • Selecciones-Junio 1992
  • Selecciones-Septiembre 1992
  • Selecciones-Febrero 1994
  • Selecciones-Mayo 1994
  • Selecciones-Abril 1995
  • Selecciones-Mayo 1995
  • Selecciones-Septiembre 1995
  • Selecciones-Junio 1996
  • Selecciones-Mayo 1997
  • Selecciones-Enero 1998
  • Selecciones-Febrero 1998
  • Selecciones-Julio 1999
  • Selecciones-Diciembre 1999
  • Selecciones-Febrero 2000
  • Selecciones-Diciembre 2001
  • Selecciones-Febrero 2002
  • Selecciones-Mayo 2005

  • SOMBRA DEL TEMA
  • ● Quitar
  • ● Normal

  • PRESENTACIÓN DEL BLOG

    El objetivo de este blog es ofrecerte lectura en línea con un estilo diferente y personalizable; brindando opciones para que el área y la lectura sean agradables, a tu gusto y necesidad.

    Aquí encontrarás lectura variada, desde libros completos hasta revistas Selecciones. No requieres suscribirte, no hay publicidad ni enlaces ajenos al blog, todo es totalmente gratis.

    El blog dispone de más de 8000 publicaciones y más de 15000 imágenes. Las publicaciones están distribuidas por categoría. Puedes crear tu propia lista o listas de temas, o categorizarlas según tu elección.

    Así como los temas de las publicaciones, también puedes organizar o categorizar las imágenes según tus gustos.

    La navegación en el blog es fácil, práctica y rápida; su manejo también es fácil e intuitivo. A continuación una visión rápida de sus características:

    Puedes darle diferentes aspectos con el sinnúmero de combinaciones que te permite el blog al SALON DE LECTURA, INICIO, INDICE O LISTA, CATEGORIA y NAVEGA DIRECTO + FUNCIONES DEL PANEL; sin perder el estilo dado cuando regreses al blog; permitiendo de esta manera dejarlo a tu gusto. Además, esos cambios realizados puedes definirlos en 10 estilos, los cuales puedes cargarlos en el momento que quieras. También puedes darle un estilo a cada post o publicación, a cada categoría, agrupar las publicaciones en 3 grupos diferentes y/o categorizarlos en "Lectura", "Leído", "Menú Personal 1 a 16"; todos independientes entre sí. Y si te preocupa que borren o dañen tus ESTILOS o CAMBIOS, también hay la opción de protegerlos.

    Puedes cambiar el tamaño, color y estilo de la letra; dar realce a: temas, subtemas, letra cursiva, texto entre comilla, dialogo entre dos personas, listas, texto en blockquote, título de la publicación; puedes ampliar o centrar la publicación; dejar marcado partes interesantes de alguna lectura; ver la publicación en dos, tres o cuatro columnas; emplear opacidad o transparencia, definir colores, ocultar secciones, ampliar las imágenes, crear indices de hasta 30 temas en los libros, cambiar de lado o inmovilizar el sidebar, crear listas personales de las publicaciones y catalogarlas a tu necesidad, crear sesiones para cuando dos o más personas usan la misma máquina, etc. etc.

    Si eres nuevo en el Blog y eres amante de la lectura te recomiendo leer "PERSONALIZA - MANUAL DEL BLOG" que se encuentra en el menú; pequeño manual que te permitirá sacarle el mayor provecho a las opciones brindadas; o, el tema "CÓMO FUNCIONA EL BLOG", que sigue a continuación de "OBSERVACIONES", en este mismo gadget.

    Prueba personalizando esta SECCION dando click en   P A N E L   del lado izquierdo.

    Presiona AQUI para información detallada sobre las opciones de PERSONALIZACION de este blog.

    CARACTERÍSTICAS DEL BLOG

    Algunas características requieren tener las funciones del PANEL activado.

    GENERAL
    • Las publicaciones están catalogadas por CATEGORIA y SUB-CATEGORIA
    • Rápido acceso a las CATEGORIAS y SUB-CATEGORIAS por medio del MENU
    • Ventana de INTRODUCCION en todas las secciones, para las miniaturas y listas en texto
    • Tres slides de fondo (si has guardado imágenes en los slides 1, 2 y 3)
    • Listado de las publicaciones en:
      - Orden Alfabético
      - Por Categoría
      - Libros
      - Relatos Cortos
      - Por Autor (libros y relatos cortos)
      - Sólo imágenes (libros)
      - Sólo imágenes (revistas Diners y Selecciones)
      - Una sola página con todo lo arriba descrito
    • Guardar publicaciones para su acceso rápido en LECTURAS
    • Catalogar publicaciones para su acceso rápido en MENU PERSONAL (16 categorías personales y una de LEIDO)
    • Historial de las publicaciones navegadas (MENU / MENU PERSONAL / 13-16)
    • Activar o desactivar el desplazamiento del MENU
    • Cambiar la imagen del Header por cualquier otra que te ofrece el blog
    • Cambiar la imagen del Header por cualquier imagen del internet
    • Ver el MENU con ICONOS
    • Crear un MENSAJE como recordatorio
    • Que el MENSAJE creado aparezca en 6 intervalos diferentes de tiempo
    • Crear SESIONES cuando entran al blog más de una persona en una misma máquina
    • Agregar clave para que no puedan accesar a un usuario o sesión
    • Permitir que la imagen del header cambie automáticamente cada vez que entras a la página. Independiente por sección del blog
    • Cambiar el aspecto de la página y guardarlos en ESTILOS personales (Básico y 1 a 9), independiente en cada sección del blog (INICIO, LISTAS o INDICE y SALON DE LECTURA)
    • Cambiar el aspecto de la página sin que los cambios se guarden
    • Borrar los cambios que realizas en una página por cada sección de la misma, o todo
    • Cargar ESTILOS predefinidos, independientes en cada sección del blog (INICIO, LISTAS o INDICE y SALON DE LECTURA)
    • Cargar los ESTILOS predefinidos de forma aleatoria u ordenada
    • Cargar los ESTILOS predefinidos y que se aplique el mismo en las otras secciones
    • Cargar un ESTILO personal
    • Cargar un ESTILO personal de forma aleatoria u ordenada
    • Copiar un ESTILO, personal o predefinido
    • Copiar un ESTILO personal o predefinido a otro USUARIO
    • Proteger los ESTILOS personales
    • Agregar CLAVE para que los ESTILOS personales no puedan ser protegidos o desprotegidos por otras personas
    • Crear NOTAS indefinidas
    • Te indica qué publicaciones tienen NOTAS, y cuántas tiene cada una
    • Acceso a la última publicación navegada
    • Muestra la fecha de la última navegación hecha en el Salon de Lectura
    • Guardar las imágenes en los SLIDES y BANCOS DE IMAGENES (en la página de INICIO solo se puede en las Ultimas Publicaciones)
    • Dar zoom a las IMAGENES (en la página de INICIO solo se puede en las Ultimas Publicaciones)
    • Fijar una imagen como fondo (en la página de INICIO solo se puede en las Ultimas Publicaciones)
    • Ver la imagen en pantalla completa (menos en en la página de INICIO)
    • Activar SLIDES, como fondo, con las imágenes guardadas en los SLIDES 1, 2 y 3
    • Indica cuál de los ESTILOS 1 a 9 y BASICO están ocupados
    • Dar a las imágenes tonos grises (independiente por sección de la página)
    • Dar al MENU para que tenga colores diferentes
    • Dar a las MINIATURAS, SLIDE, SIDEBAR y DOWNBAR para que tengan colores diferentes
    • Permitir que al dar click en una MINIATURA con la opción arriba indicada, la publicación adquiera ese color.
    PÁGINA DE INICIO
    • Cargar, de forma aleatoria u ordenada, las diferentes formas de ver las miniaturas (últimas publicaciones)
    • Cargar, de forma aleatoria u ordenada, las diferentes formas de ver las miniaturas (sidebar)
    • Cargar, de forma aleatoria u ordenada, las diferentes formas de ver las miniaturas (downbar)
    • Desactivar el cambio automático de los temas del: Slide, Sidebar y Downbar
    • Permitir ver las imágenes de las "Últimas publicaciones" a la izquierda y a la derecha
    • Cambiar de aspecto
    • Cambiar las miniaturas de "Últimas Publicaciones" por una categoría a elección
    • Que las miniaturas de las últimas publicaciones adquieran los ESTILOS dados desde el SALON DE LECTURA a su respectiva categoría
    • Permitir que al aplicar la carga de la miniatura de las últimas publicaciones con los cambios de su respectiva categoria, al dar click en la miniatura se refleje en la publicación
    • Que las miniaturas de las últimas publicaciones, el slide, menú, sidebar y downbar aquieran fondos de color diferente
    • Permitir que al aplicar la carga de la miniatura con fondo de color diferente, al dar click en ésta, se refleje en la publicación
    PÁGINAS DE LAS LISTAS
    • Cargar, de forma aleatoria u ordenada, las diferentes formas de ver las miniaturas
    • Ver las listas con IMAGENES y TEXTO
    • Ver las listas solo IMAGENES o solo TEXTO
    • Diferentes formas de ver la lista en IMAGENES
    • Aumentar la cantidad de imágenes a mostrar
    • INTRO de las publicaciones
    • Cambiar el aspecto del INTRO
    • Cambio de las imágenes automático, con 4 intervalos de tiempo
    • El intervalo puede ser fijo o sólo por una vez
    • Guarda la última publicación o grupo de imágenes revisado por categoria (varía cuando se agrega publicaciones nuevas)
    • Cambiar de aspecto
    • Que las miniaturas adquieran los ESTILOS dados desde el SALON DE LECTURA a su respectiva categoría
    • Permitir que al aplicar la carga de la miniatura de las últimas publicaciones con los cambios de su respectiva categoria, al dar click en la miniatura se refleje en la publicación
    • Que las miniaturas aquieran fondos de color diferente
    • Permitir que al aplicar la carga de la miniatura con fondo de color diferente, al dar click en ésta, se refleje en la publicación
    PÁGINA DE CATEGORIAS
    • Guarda el último grupo revisado (varía cuando se agrega publicaciones nuevas)
    • Puede adquirir el ESTILO dado en el SALON DE LECTURA, por CATEGORIA y SUB-CATEGORIA
    • Cambiar de aspecto
    • Que las miniaturas adquieran los ESTILOS dados desde el SALON DE LECTURA a su respectiva categoría
    • Permitir que al aplicar la carga de la miniatura de las últimas publicaciones con los cambios de su respectiva categoria, al dar click en la miniatura se refleje en la publicación
    • Que las miniaturas aquieran fondos de color diferente
    • Permitir que al aplicar la carga de la miniatura con fondo de color diferente, al dar click en ésta, se refleje en la publicación
    SALON DE LECTURA
    • Cambiar el aspecto de la publicación por y guardarlos por:
      - ESTILOS Personales (Básico, 1 a 9), se aplica a todas las publicaciones
      - Por Categoria (1, 2 y 3)
      - Por Sub-Categoria (1, 2 y 3)
      - Por Publicación
      - Por Grupos 1, 2 y 3
      - Por listas de LECTURA, MENU PERSONAL (1 a 16) y LEIDO
    • Cargar un ESTILO:
      - En todas las publicaciones (ajeno a estilos Básico y 1 a 9)
      - Para todo el blog
      - Para todo el blog y publicaciones
      - Para todo el blog menos en el SALON DE LECTURA
      - Respetando si la CATEGORIA tiene un ESTILO propio
      - Respetando si la publicación tiene un ESTILO propio
      - Definiendo el orden de carga de los GRUPOS 1, 2 y 3
    • Cambiar el aspecto de la publicación y del texto
    • Diferenciar conversaciones en las publicaciones (menos libros y relatos cortos)
    • Definir para cuando se ingrese a una publicación se coloque la primera imagen como fondo
    • Guardar hasta 121 puntos o partes importantes de una publicación (como un índice). Por publicación
    • Guarda la posición donde suspendes la lectura de forma rápida
    • Desplazamiento automático de la publicación (7 niveles de velocidad)
    • Guia de lectura cuando hay mucho texto
    • Lleva un registro de las CATEGORIAS, SUB-CATEGORIAS, PUBLICACIONES y publicaciones en GRUPOS con ESTILO aplicado
    • Que los widgets del sidebar adquieran fondos de color diferente
    • Que las miniaturas del sidebar del widget OTRAS PUBLICACIONES, adquieran fondo de color diferente
    • Permitir que al aplicar la carga de la miniatura con fondo de color diferente del widget OTRAS PUBLICACIONES del sidebar, al dar click en ésta, se refleje en la publicación
    • Colocar la imagen principal de la publicación para que ocupe el ancho de la página.
    PÁGINA NAVEGA DIRECTO + FUNCIONES DEL PANEL
    • No hay refresco de pantalla
    • Las mismas opciones del SALON DE LECTURA
    • Guarda la última publicación revisada o leída, por categoría (varía cuando se agrega publicaciones nuevas)
    PÁGINA NAVEGAR DIRECTO 1
    • No hay refresco de pantalla
    • Guarda la última publicación revisada o leída, por categoría (varía cuando se agrega publicaciones nuevas)
    PÁGINA NAVEGAR DIRECTO 2
    • No hay refresco de pantalla
    • Guarda la última publicación revisada o leída, por categoría (varía cuando se agrega publicaciones nuevas)
    • La primera imagen de la publicación está como fondo
    PÁGINA NAVEGAR DIRECTO 3
    • No hay refresco de pantalla
    • Guarda el último grupo de publicaciones revisados (varía cuando se agrega publicaciones nuevas)
    MI LIBRERIA
    • Edición de las NOTAS guardadas
    • Edición de las imágenes guardadas en los Slides 1, 2, 3 y Bancos de Imágenes
    • Edición de las publicaciones guardadas en Lecturas, Personal 1 a 16 y Leído
    • Permite copiar las imágenes y publicaciones entre Slides y Banco de Imágenes y entre Listas
    • Permite copiar las imágenes y publicaciones guardadas a otro usuario o sesión

    CÓMO FUNCIONA EL BLOG

    Si eres nuevo en el blog y quieres aprender cómo funciona, o hay partes algo complicadas, te daré una explicación detallada para que puedas comprender a fondo su funcionamiento y aprovechar las características que te brinda.

    Para comenzar explicaré rápidamente las características que te ayudarán en la lectura en el SALON DE LECTURA:

    En el MENU, en "+Otros", encontrarás las opciones CREAR NOTA y VER O EDITAR NOTAS, esas opciones te permiten crear una NOTA de forma rápida y/o ver la ventana de NOTAS y revisar todas las que has creado. La letra "N" debajo de la palabra PANEL hace la misma función. En la misma sección "+Otros" encontrarás "Ultima Lectura" y una fecha, la fecha es la última vez que estuviste en el blog, y Ultima lectura es la última publicación que leiste o revisaste; dando click a esa frase te vas a esa publicación.

    Cuando estás en una publicación y te has desplazado un poco hacia abajo, ese punto se guarda automáticamente. Cuando regresas a la misma publicación, la pantalla se situará en ese punto. Cada publicación es independiente.

    Otra forma de hacerlo es dejando marcado el punto donde la suspendes, dando doble click en cualquier parte de la línea que suspendes la lectura; al hacer esto automáticamente aparece un punto en la parte última del MENU. Cuando regreses a la publicación das click en ese punto y te desplazarás a la línea donde suspendiste la lectura. La línea de retorno debe estar entre "I PANEL N". Una vez que haz dado click en el punto, el mismo desaparece del MENU.

    Cuando una publicación tiene NOTAS guardadas y puntos guardados, aparece en la parte última del MENU dos caracteres rectangulares, indicando que hay NOTAS y puntos guardados, le das click a ese caracter y se abre la ventana respectiva.

    Para dejar más de un punto de la publicación guardado, das click en PANEL en la sección PUNTOS. En esa ventana vas a ver una opción: "Guardar Punto". Cuando das click en esa opción aparece una ventana donde dice "PUNTO A GUARDAR". En el recuadro blanco puedes colocar una referencia al punto o pantalla a guardar o dejarlo en blanco. Para que acepte guardar el punto debes dar click en "Referencia". Si no has colocado referencia, automáticamente toma el nombre de "Punto Guardado " y el número correspondiente al mismo. Si has guardado un punto aparece el texto "Borrar todos los Puntos". Si has guardado más de un punto, aparece otro texto que dice "Borrar por Punto". El primero te permite eliminar el punto o todos los puntos guardados; y el segundo te permite eliminar por punto específico.

    La letra "I", que aparece sobre la palabra PANEL, te permite almacenar la o las imágenes de una publicación, ya sea en uno de los tres SLIDES o en los BANCOS DE IMAGENES; también permite darle zoom a cualquier imagen de la publicación. Te permite también colocar cualquier imagen de la publicación como fondo. Las imágenes guardadas en los SLIDES se pueden activar en cualquier parte del blog, y se ejecuta como fondo. Para activar el SLIDE, das click en la palabra PANEL, en la sección ESTILOS, aparece una línea con Slide1 Slide 2 Slide 3 (aparecerán las que tengan al menos una imagen guardada), das click a uno de ellos y se activa el slide.

    Si deseas guardar la publicación en LECTURAS o en alguno de MENU PERSONAL (que se encuentra en el MENU), cada tema tema tiene un "+" a la derecha, que te permite seleccionar en qué lista guardar.

    Si deseas cambiar los nombres en el MENU PERSONAL (Personal 1, Personal 2, etc. etc.), en el SALON DE LECTURA das click en PANEL, seguido de "Registros" y por último "Cambiar Tema de PERSONAL (1-16)". En INICIO, CATEGORIA e INDICE o LISTA, das click en PANEL y luego en "Varios".
    Para cambiar el nombre, tipeas el nuevo en el recuadro en blanco y das click en "Personal 1, Personal 2, etc. etc." que se encuentra a mano derecha del recuadro en blanco.

    Cuando estás en una publicación o post, cualquiera, puedes usar las opciones del MINI PANEL que se encuentra en el MENU (ocultar, columnas-imagen, tipo letra, etc.). Las opciones que ves en el MINI PANEL también las encontrarás en el PANEL, solo que ahí cada una está en su respectiva sección. La función del MINI PANEL es brindarte, de manera rápida, el acceso a funciones básicas del PANEL.

    ¿QUÉ PUEDES HACER CON EL MINI PANEL?
    El MINI PANEL te permite cambiar el aspecto a la publicación o página mediante las opciones que se explican a continuación:

    CAMBIAR PUBLICACION - OCULTAR SECCIONES: Permite ocultar el sidebar, cambiarlo de posición, etc. etc.
    COLUMNAS E IMAGENES DEL POST: Te permite ver la publicación en dos, tres o cuatro columnas; además, puedes ampliar o reducir las imágenes.
    TIPO LETRA-TAMAÑO LETRA-COLOR LETRA: Te permite cambiar el tipo, tamaño y color de la letra de la publicación.
    COLOR DEL TITULO: También puedes cambiar el color del título de la publicación.
    SOMBRA-BLUR DE LAS IMAGENES: Puedes darle sombra o blur a las imágenes de la publicación.
    CAMBIAR IMAGEN DEL HEADER: Puedes cambiar el header o cabecera del blog por un paisaje, del mismo tamaño que el actual o más grande.


    Cualquier opción u opciones que apliques del MINI PANEL y/o PANEL para cambiar el aspecto de la página se guardará automáticamente en lo que he denominado ESTILO BASICO, y no se perderá cuando regreses al blog, a la misma u otra publicación. Eso significa que, si te gusta leer en dos columnas, con el título en rojo y el texto de color gris y aplicas esas opciones con el MINI PANEL y/o PANEL, cuando regreses al blog verás todas las publicaciones con esos cambios.

    Estos cambios que se hacen con el MINI PANEL y el PANEL, para dar otro aspecto a la publicación, también los llamo ESTILOS, por lo que más adelante emplearé ese término sin que se refiera, específicamente, a los ESTILOS 1 a 9 y BASICO.

    En el PANEL encontrarás muchas más opciones, incluido para realizar cambios al MENU, SIDEBAR, MAIN y BODY.

    Este PANEL también lo encontrarás en la página de INICIO, INDICE O LISTA y CATEGORIA. Su funcionamiento es similar en cada sección e independiente entre sí; eso significa que si haces cambios en la página de INICIO, éstos no afectarán al POST o PUBLICACION ni al INDICE O LISTA, y viceversa.

    El MINI PANEL es sólo para la sección del POST o PUBLICACION (SALON DE LECTURA).

    Ahora que tienes una visión sobre lo que puedes hacer en el blog, entremos a describir otras opciones que se encuentran en el PANEL para ver cómo se puede manejar los cambios que realizaste, además de otras interesantes características.

    Seguir leyendo

    OBSERVACIONES

    Algunos efectos que aquí encontrarás requieren navegadores que soporten CSS3.
    BLOG OPTIMIZADO para Google Chrome a una resolución de pantalla de 1024 x 768.

    LAS FUNCIONES DEL PANEL están desactivadas para los nuevos en el blog o para aquellos que no han hecho cambio alguno. Debes activar las funciones del PANEL y posterior debes ir al MENU, ESTILOS y dar click en "Desactivar Carga Aleatoria u Ordenada" (en INICIO, SALON DE LECTURA y LISTA o INDICE) para que puedas hacer cambios en el blog.

    ESTE BLOG fue diseñado bajo la plataforma GOOGLE CHROME. Su constante revisión, los cambios que se realizan y las publicaciones que se agregan son hechos bajo la misma plataforma, no se emplea otro navegador; por lo que no garantizo que su aspecto y funcionalidad sea el correcto en otros navegadores. Por experiencia propia, la funcionalidad y presentación del blog no es la correcta en INTERNET EXPLORER 6, 7 y 8.

    SI TIENES ACTIVADO el traductor automático de idioma tendrás problema con las funciones que te ofrece el PANEL. Si vas a hacer cambios, debes desactivar el traductor, permitiendo que el blog quede en su idioma original (español).

    TODOS LOS CAMBIOS que hagas en el block, las imágenes guardadas en los SLIDES y BANCO DE IMAGENES, los libros guardados en LECTURA y MENU PERSONAL, las NOTAS creadas, y los PUNTOS guardados de algún libro(s), se almacenan en tu máquina. Cuando vayas a otra PC no verás lo anterior descrito. Para saber cómo llevar toda tu información a otras máquinas, da click AQUI

    LOS LIBROS CORTOS Y RELATOS no disponen de portada, por lo que, al entrar a uno de estos temas, no vas a ver la misma imagen, ya que es agregada. Cuando entras a una de estas publicaciones, aparece una imagen como portada; y si vuelves a entrar a esa misma publicación o refrescas pantalla, aparece otra diferente. Esto no sucede en las publicaciones de las opciones de NAVEGAR DIRECTO. De igual forma ocurre en las miniaturas de todas las secciones del Blog. Ninguna imagen de las designadas para los RELATOS o LIBROS CORTOS está relacionada a un tema en especial, es totalmente aleatorio; ya sea que entres a Inicio, Listas, Categorías, Navega Directo (todos) y Salón de Lectura.

    EN LAS MINIATURAS, sea en el INICIO, SALON DE LECTURA, INDICE O LISTA y CATEGORIA, al dar click en el tema el link se abre en otra ventana, al dar click en la imagen o en "LEER", "SEGUIR LEYENDO" o "PUBLICACION COMPLETA" el link se abre en la misma ventana. Lo mismo ocurre en el SLIDE, SIDEBAR y DOWNBAR de la página de INICIO. Esto no se aplica si estás en NAVEGA DIRECTO + FUNCIONES DEL PANEL.

    LOS PUNTOS no funcionan si has aplicado REDUCIR LARGO DEL SIDEBAR Y POST. Debes tomar en cuenta, también, que si haces cambios en el HEADER (cambiar la imagen por una de mayor longitud); cambios en la publicación, como por ejemplo: cambiar el tamaño de la letra, aumentar de tamaño la LETRA CAPITAL, ampliar el post ocultando el sidebar, aumentar el tamaño de la imagen, agregar avatar a las conversaciones, etc. etc.; los PUNTOS no se desplazaran, exactamente, a la pantalla exacta. Debes marcar los puntos después de haber hecho los cambios necesarios en la publicación o en el ESTILO.

    El DESPLAZAMIENTO AUTOMATICO no funciona si has aplicado REDUCIR LARGO DEL SIDEBAR Y POST; se hace lento cuando tienes abierta la ventana del PANEL, o aplicado muchas sombras; y no funciona la barra lateral de desplazamiento mientras esté activo.

    EN EL SALON DE LECTURA, si aplicas para colocar la IMAGEN DEL POST como fondo, dedes desactivar esta opción si vas a cambiar de ESTILO a uno que tengas cambiado el fondo del BODY. Tampoco recomiendo aplicar esta opción en los ESTILOS que hayas empleado cambios en el fondo del body.

    USAR LAS OPCIONES del MINI PANEL intercalado con las mismas del PANEL causa conflicto, provocando cambios con errores visuales....Más detalles

    USAR LAS OPCIONES de MINIATURAS que se encuentra en el MENU (en la página de INICIO y LISTAS O INDICE) intercalado con las mismas del PANEL causa conflicto, provocando cambios con errores visuales....Más detalles

    EL FORMATO NUEVO del texto no está aplicado a todos los LIBROS y RELATOS. En el INDICE O LISTA los que disponen del formato tienen un (√) en el lado derecho. El resto de las CATEGORIAS disponen del formato nuevo.

    LA LONGITUD DEL SIDEBAR debe quedar igual con la longitud de la PUBLICACION o POST siempre y cuando la longitud de la PUBLICACION o POST sea superior a la longitud del SIDEBAR; si es lo contrario habrá diferencia; y, cuando no se ha alterado la longitud de la publicación con cualquier tipo de cambio de formato en su contenido; como por ejemplo: cambiar el tamaño del texto, cambiar la longitud entre líneas, aplicar letra capital, etc. etc. Si aplicas REDUCIR LARGO SIDEBAR Y POST (derecho o izquierdo), debes refrescar pantalla para que quede parejo.

    SI ESTAS EN EL INDICE O LISTA, en los LIBROS, y la carga de las miniaturas es muy demorado, la razón es que has aplicado muchos gráficos en "CANTIDAD DE IMAGENES (CATEGORIAS)". Para que la carga sea más rápida debes dar click en un número de "CANTIDAD DE IMAGENES (LIBROS y RELATOS)", que se encuentra en el PANEL, en la sección "VISUAL".

    NOTA: Para que los cambios realizados permanezcan es necesario tener activada las cookies de tu navegador. El mismo principio se aplica si vas a dejar puntos guardados en las publicaciones, agregar temas en "LECTURAS", "LEIDO" y "MENU PERSONAL", dejar anotaciones en "NOTAS" y para que funcione la sección "REGISTROS" del PANEL del SALON DE LECTURA.
    Si eliminas el archivo "http_www.mdarena.blogspot.com_0.localstorage" de la carpeta "LOCAL STORAGE", pierdes todos los cambios realizados, los puntos guardados en las publicaciones, lo guardado en NOTAS, las listas de LECTURAS, LEIDO y MENU PERSONAL y el control que lleva la sección REGISTROS del PANEL; dejando el blog en su estilo estándar.
    Si desactivas las funciones del PANEL no podrás hacer cambio alguno con el MINI PANEL y PANEL.

    NOMENCLATURA

    Significado de las letras que aparecen en el menú, el menú del PANEL y la sección ESTILOS del PANEL.

    Letras en la parte derecha inferior del menú del PANEL:
    EBa: Cargado o trabajando con el Estilo Básico
    E1 a E9: Cargado o trabajando con el Estilo 1, estilo 2, estilo 3.... estilo 9
    Post: Cargado o trabajando por publicación
    C1 a C3: Cargado o trabajando por categoría 1, 2 ó 3
    S: Cargado o trabajando por sub-categoría 1, 2 ó 3
    P: Cargado o trabajando el estilo respetando si la publicación tiene estilo propio.
    G1 a G3: Cargado o trabajando con el Grupo 1, 2 ó 3
    LY: Cargado o trabajando el Estilo dado a "Lecturas"
    LL: Cargado o trabajando el Estilo dado a "Leídos"
    P1 a P16: Cargado o trabajando el Estilo dado a "Personal 1 a Personal 16"
    ALEATORIO: Carga de los estilos aleatoriamente
    ORDENADO: Carga de los estilos ordenadamente
    ALEATORIO+PP: Carga de los estilos aleatoriamente respetando si la publicación tiene estilo propio.
    ORDENADO+PP: Carga de los estilos ordenadamente respetando si la publicación tiene estilo propio.
    PREDEF.: Has cargado uno de los ESTILOS predefinidos que te ofrece el blog.
    Ho: Cambio del header ordenado
    Ha: Cambio del header aleatorio
    Pm: Publicación toma color de la miniatura
    Letra en gris Significa que la publicación también está en ese estilo, pero, el actual en rojo está en un nivel superior de prioridad.


    Letras en la parte derecha superior del menú del PANEL
    : Estilo protegido
    X: Las funciones del PANEL están desactivadas.
    T: El estilo se carga en todo el blog
    P: El estilo se carga en todas las publicaciones
    C: El estilo se carga en todo el blog y publicaciones
    F: Estilo fijo para el inicio e indice o lista (INICIO e INDICE O LISTA)
    MA: Está activado "Estilo en miniatura Aleatorio" (INICIO)
    MC: Está activado "Estilo en miniatura Continuo" (INICIO)
    SA: Está activado "Estilo en miniatura del Sidebar Aleatorio" (INICIO)
    SC: Está activado "Estilo en miniatura del Sidebar Continuo" (INICIO)
    DA: Está activado "Estilo en miniatura del Downbar Aleatorio" (INICIO)
    DC: Está activado "Estilo en miniatura del Downbar Continuo" (INICIO)
    AUT: Está activado el avance de las miniaturas (LISTA O INDICE)
    AUT-no fijo: Está activado el avance de las miniaturas. No queda activado cuando refrescas pantalla (LISTA O INDICE)
    A: Carga de estilos por sub-categoría (CATEGORIA)

    PANEL, sección ESTILOS, Guardar los Cambios:
    Guardar 1 a Guardar 9: Seleccionar el estilo del 1 al 9 en el cual se guardarán los cambios.
    Guardar en Básico: Seleccionar el estilo Básico para guardar los cambios.
    LY: Seleccionar "Lecturas" (del Menú) para guardar el Estilo, y toda publicación que se agregue a esa lista adquiera el Estilo dado. LL: Seleccionar "Leído" para guardar el Estilo, y toda publicación que se agregue a esa lista adquiera el Estilo dado. P1 a P16: Seleccionar del "Menú Peronal" (Personal 1 a 16) para guardar el Estilo, y toda publicación que se agregue a esas listas adquiera el Estilo dado.

    PANEL, sección ESTILOS, Ver Estilos con Cambios
    Bás: Se ha hecho, al menos, un cambio en el estilo Básico
    1 a 9: Se ha hecho, al menos, un cambio en el estilo 1, 2, 3... 9.
    Cat1() a Cat3(): Se ha hecho cambio en x categorías 1, 2 y/o 3. La cantidad de categorías con estilo va entre los paréntesis.
    Post(): Se ha hecho cambio o dado estilo propio en x publicaciones. La cantidad de publicaciones con estilo propio va entre los paréntesis.
    G1() a G3(): Se ha agregado x publicaciones al grupo 1, 2 y/o 3. La cantidad de publicaciones agregadas va entre los paréntesis.
    LY, LL, P1 a P16 Se ha hecho, al menos, un cambio en "Lecturas", "Leído" y "Personal 1 a 16".

    PANEL, sección ESTILOS, Cargar ESTILOS
    Cargar 1 a Cargar 9: Seleccionar el estilo del 1 al 9 a cargar.
    Cargar Básico: Cargar el estilo Básico.


    PRIORIDAD DE CARGA DE LOS ESTILOS:

    1) PREDEFINIDO
    2) CARGA MINIATURA CON ESTILO DE CATEGORIA
    3) PUBLICACION TOMA COLOR DE LA MINIATURA
    4) LY, LL, P1 a P16: Lecturas, Leídos y Personal 1 a Personal 16
    5) G3 - G2 - G1: Grupos 1, 2, 3
    6) POR POST
    7) POR CATEGORIA o SUBCATEGORIA 1, 2, 3
    8) ESTILOS 1 a 9 y BASICO.

    PREGUNTAS Y SOLUCIONES

    Lo que a continuación describo son situaciones que pueden surgir en cualquier momento, aunque estemos muy familiarizados con el blog. A veces olvidamos cuál es el motivo para que nuestra petición no responda como es debido.
    También es para aquellos visitantes, nuevos o asiduos, que no les gusta o no acostumbran a leer MANUALES u OBSERVACIONES, contestando preguntas de algunas opciones brindadas en este blog.
    Les recuerdo que el navegador empleado es el GOOGLE CHROME. Si empleas otro navegador es probable que haya situaciones o inconvenientes muy ajeno a lo aquí descrito.
    Esta sección hace hincapié de lo ya tratado en OBSERVACIONES y CÓMO FUNCIONA EL BLOG.
    Las situaciones están por sección (INICIO - SALON DE LECTURA - CATEGORIA - INDICE O LISTA) y conjunto de ellas, para su mejor búsqueda. Esta lista se va incrementando a medida que experimento situaciones o que crea conveniente debe ser expuesta.

    Nota.
    Al colocar la imagen de fondo, en la mayoría de los libros que no disponen del visto bueno o del formato para hacer cambios, no aparece la imagen. La razón es que al subir la imagen se lo hizo colocando el autor entre paréntesis. No he realizado los arreglos necesarios, y por el momento, se mantendrán así.


    SE APLICA A TODO EL BLOG
    Eso ocurre cuando has aplicado "Desactivar funciones del PANEL" o has cargado el ESTILO ORIGINAL. Debes activar las funciones del PANEL para poder realizar cualquier cambio; o cargar otro ESTILO que no sea el ORIGINAL. Esas opciones las encuentras en PANEL, la sección ESTILOS.

    Cinco razones para que eso ocurra: 1) Has aplicado "Desactivar funciones del PANEL", 2) Has cargado el estilo ORIGINAL. 3) Has aplicado NO GRABAR LOS CAMBIOS, que se encuentra en la parte superior de la ventana del PANEL, 4) Debes tomar en cuenta en qué estilo hiciste los cambios, y cargar ese mismo estilo. Y 5) Tienes desactivada las cookies de tu navegador.

    Lo más seguro es que tienes protegido el estilo actual. Desprotégelo, preferentemente desde el SALON DE LECTURA, en la sección "SEGURIDAD" del PANEL. Otra razón es que has aplicado NO GRABAR LOS CAMBIOS, que se encuentra en la parte superior de la ventana del PANEL.

    El PANEL de la página de INICIO, INDICE O LISTA y SALON DE LECTURA trabajan de manera independiente. Cada uno puede tener 10 estilos diferentes sin afectarse entre sí.

    Si has seguido el proceso de su instalación correctamente, entonces, cerciórate que tengas activado las cookies del navegador.

    En este caso debes estar consciente de qué estilo está cargado, qué combinación de estilos has aplicado, a cuál estilo hiciste cambios y considerar la prioridad de carga de los estilos. El estilo cargado lo puedes ver en la parte inferior derecha del menu de la ventana del PANEL. El detalle de las siglas empleadas y la prioridad de carga de los estilos lo encuentras en este mismo gadget en "NOMENCLATURA".

    Si eso ocurre es probable que hayas aplicado sombras o blur en varios secciones de la página y a la vez tener abierta la ventana del PANEL, también, puedes haber aplicado imagen en el fondo del body y tener abierta la ventana del PANEL y/o haber aplicado sombras o blur en algunas secciones de la página. No uses muchas sombras si vas a colocar imagen en el fondo del body.

    La única razón para que eso ocurra es activando la opción de PASARLA A GRISES. En la sección que veas la imagen blanco y negro, por ejemplo en el SIDEBAR (SALON DE LECTURA), te vas a PANEL, la sección SIDEBAR, buscas "IMAGEN, PASARLA A GRISES" y eliges la opción deseada.

    En las miniaturas, sea en el INICIO, SALON DE LECTURA, INDICE O LISTA y CATEGORIA, al dar click en el tema el link se abre en otra ventana, al dar click en la imagen o en "LEER", "SEGUIR LEYENDO" o "PUBLICACION COMPLETA" el link se abre en la misma ventana. Lo mismo ocurre en el SLIDE, SIDEBAR y DOWNBAR de la página de INICIO.

    Presiona PANEL y en la ventana que aparece verás un candado color amarillo en la parte derecha superior.

    Hay dos razones para que eso ocurra: 1) Tienes activado CARGA ALEATORIA u ORDENADA en esa sección, desactívala, ya que tiene prioridad sobre los ESTILOS. 2) En el SALON DE LECTURA tienes activado CARGAR EN TODAS LAS PUBLICACIONES o CARGAR EN TODO EL BLOG Y PUBLICACIONES.

    Para eliminar una NOTA debes abrirla y luego presionar ELIMINAR NOTA. Si has abierto dos o más NOTAS, solo se eliminará la última abierta, el resto no, debes cerrarlas y eliminarlas una por una. Debes abrir NOTA por NOTA e ir eliminándola a medida que la abras.

    En los ESTILOS predefinidos no puedes hacer cambios. Para hacer cambios en alguno de ellos, debes primero cargarlo y seguido copiarlo a otro ESTILO (que van desde GUARDAR 1, GUARDAR 2… hasta PERSONALIZAR GRUPO 3 O APLICARLO AL POST); hecho esto, cargas el ESTILO al que se copió y seguido haces los cambios deseados.
    Si quieres aplicar el ESTILO para todo el blog o fijarlo para el INICIO e INDICE O LISTA, sigues el proceso ya explicado, luego cargas el ESTILO a cual se copió y eliges la opción deseada (esto último sólo en el SALON DE LECTURA).

    Puede ser por cuatro razones: 1) Tienes desactivado las FUNCIONES DEL PANEL. 2) No has aplicado DESACTIVAR CARGA ALEATORIA U ORDENADA que se encuentra en el MENU / ESTILOS (debes hacerlo en INICIO, LISTA o INDICE y SALON DE LECTURA). 3) No has activado FONDO COLOR VARIADO, y/o 4) No has aplicado DESACTIVAR CARGA ALEATORIA U ORDENADA en el SALON DE LECTURA.



    SE APLICA SOLO EN EL "SALON DE LECTURA" Y EN EL "INDICE O LISTA"
    Tienen que estar ocultos. Entra en PANEL, la sección "VARIOS" en "CAMBIA-INMOVILIZA SIDEBAR-OCULTAR SECCIONES", la opción "OCULTAR SECCIONES", en el SALON DE LECTURA; en INDICE O LISTA busca las opciones similares.

    Si estás en el SALON DE LECTURA en la publicación de tu interés, simplemente agrégalo a la lista deseada. Si estás en INDICE O LISTA, cuando agregas a la lista siempre se agregará la primera publicación superior que aparece a mano izquierda (cuando son varias miniaturas o imágenes). Para que sea un tema elegido, debes darle click al INTRO de ese tema y luego agregarlo a la lista deseada; o dar click en el caracter "+" y elegir dónde guardarlo.



    SE APLICA AL "SALÓN DE LECTURA"
    Tres razones para que eso ocurra: 1) Debes haber cambiado la longitud de la publicación, 2) Debes haber hecho cambios significativos en el texto, título o imagen de la publicación y/o 3) Cambiaste la imagen del header por una de mayor longitud, o viceversa. Si has hecho cualquiera de los tres casos descritos, o los tres, debes marcar y guardar la posición después de esos cambios.

    Eso ocurre cuando has aplicado el DESPLAZAMIENTO AUTOMATICO. Debes detenerlo para que tomes el control de la barra de desplazamiento. La opción la encuentras en la sección VARIOS del PANEL.

    Para reducir esa cantidad a 5 miniaturas, te vas al PANEL, la sección VARIOS, presionas NIVELAR SIDEBAR CON POST y luego presionas DESACTIVAR.

    Te vas a PANEL, sección VARIOS, presionas ICONO:CAMBIAR-DIMENSIONAR-DESPLAZAR. Si quieres quitarlo presionas CAMBIAR ICONO la opción QUITAR, si quieres mostrarlo presionas ORIGINAL.

    Presiona PANEL, luego POST, seguido de COLUMNAS Y ZOOM DE IMAGENES.

    Lo primero que debes hacer es entrar a cualquier publicación que pertenezca a la categoría de la revista que desees aplicar los cambios (puedes ver la categoría en la parte última de la publicación), luego das click en "GUARDAR Y CARGAR POR SUB-CATEGORIA 1" (la 2 o la 3) que se encuentra en la sección ESTILOS en "GUARDAR, BORRAR ESTILOS Y APLICADOS" del PANEL, se efectúa un reinicio de página (si la página aparece con cambios es porque ya has hecho cambios en esa subcategoría anteriormente); por último seleccionas la opción "GUARDAR POR SUB-CATEGORIA", toma unos segundos a que aparezca el visto bueno, opción que la encuentras en GUARDAR, BORRAR ESTILOS Y APLICADOS" del PANEL. Ahora sí, procede a hacer los cambios que desees en esa revista. Si no das click en GUARDAR POR SUB-CATEGORIA los cambios se guardarán en la CATEGORIA que seleccionaste (1, 2 ó 3) y no en la SUB-CATEGORIA de la revista actual.

    Las razones son: 1) Has desactivado la opción para que quede igual, la cual se encuentra presionando PANEL, seguido de VARIOS y luego NIVELAR SIDEBAR CON POST, debes activarlo. 2) Cuando la publicación es más corta que la longitud del sidebar, el sidebar tratará de ajustarse a ésta, y por lo general no logra igualar la longitud. 3) Debes haber hecho cambios significativos en el texto, título o imagen de la publicación. 4) La última miniatura corresponde a la primera publicación realizada y como ya no tiene qué mostrar no puede completar el sidebar. 5) El máximo de miniaturas a mostrar es de 250 y cuando son libros o relatos cortos con gran cantidad de contenido la publicación sobrepasa ese máximo.

    Eso ocurre por una de las siguientes razones: Tienes abierta la ventana del PANEL, has añadido muchas sombras, o has colocado imagen en el fondo del body.

    Eso ocurre porque has estado presionando intercaladamente la tercera y quinta opción que se encuentra en la barra del DESPLAZAMIENTO AUTOMATICO. Para poder controlar la velocidad con las opciones brindadas presiona la cuarta opción que es para detener el desplazamiento; ahora sí, puedes elegir cualquier opción para activar el desplazamiento.

    Es todo texto centrado dentro de un rectángulo azul, que encontrarás en algunas publicaciones. Para realizar cambios en los BLOCKQUOTE, presiona PANEL, seguido de TEXTO DEL POST y luego TEXTO EN BLOCKQUOTE Y BLOCKQUOTE. Tienes algunas opciones para darle otro aspecto.

    No hay forma de recuperar la clave asignada. La única opción que te queda es eliminar el archivo http_www.mdarena.blogspot.com_0.localstorage que se encuentra en la unidad C del disco duro, en la siguiente ruta: "C:\Documents and Settings\MAQUINA5\Local Settings\Application Data\Google\Chrome\User Data\Default\Local Storage", en este caso MAQUINA 5 es el usuario de la sesión de windows. Para eliminarlo debes cerrar el GOOGLE CHROME. Una vez eliminado abres nuevamente el GOOGLE CHROME y entras al blog, empezando de cero, con su presentación estándar.

    Presiona PANEL, luego MAIN y en la parte última la opción COLOR TEXTO DE LA PAGINACION. Lo mismo es en la página de INICIO, cambias el color de la paginación y del selector de tema en el slide.

    CATEGORIA es cada uno de los links del menú que están a la izquierda de +LISTAS. SUB-CATEGORIA es cada una de las revistas Diners y Selecciones, independiente entre sí y de las Categorías; estando enmarcadas cada una en las categorías "Revistas Diners" y "Revistas Selecciones", respectivamente

    Esto se debe a que, como estándar, está activado la nivelación de la longitud del SIDEBAR con la longitud de la publicación. Cuando la publicación es corta, dependiendo de cuán corta es, algunas ventanas o widgets no se mostrarán, tratando que la longitud del sidebar no sea demasiado larga que la longitud de la publicación; igual ocurre con las miniaturas. Para desactivar esta opción y que las ventanas o widgets del sidebar se mantengan das click en PANEL, luego en VARIOS, seguido de NIVELAR SIDEBAR CON POST, y por último DESACTIVAR.

    Cuando dejas marcado uno o varios puntos de una lectura para luego emplearlos, la línea de retorno estará debajo del MENU. Cuando aplicas guardar el PUNTO de acceso rápido, que aparece al final del MENU una vez que lo has guardado, el punto de retorno estará al comienzo o entre "I PANEL N", que se encuentra a mano izquierda. Si no es así es porque has hecho cambios significativos en la publicación, como por ejemplo: aumentar el tamaño del texto y/o de la imagen, o cualquier cambio que altere la longitud de la publicación. También afecta si has expandido la publicación ocultando el sidebar. Siempre que vayas a dejar puntos marcados debes hacerlo después de hacer los cambios necesarios en la publicación o ESTILO.

    No necesitas dejar marcado el punto donde suspendes la lectura, ya que automáticamente se guarda el punto o la pantalla que dejas de leer. El problema con esta opción es que si navegas por la lectura, el punto o pantalla se guardará dónde te quedes al dejar de navegar.
    Otra opción es dando doble click en cualquier parte de la línea que suspendes la lectura. Cuando dejas marcado la línea, al retornar al libro o publicación verás en la parte derecha del MENU el punto "●". Das click en el mismo y te desplazarás a la línea que suspendiste la lectura. El punto de retorno estará al comienzo o entre "I PANEL N", que se encuentra a mano izquierda. Cada publicación es independiente al resto. Cuando aplicas el "●", el mismo desaparece.

    Para activar LA GUIA DE LECTURA debes estar en el comienzo de la publicación.

    Las opciones para activar el o los slides aparecen sólo si has guardado imágenes con la opción 'I' que se encuentra sobre el PANEL; también si guardas en MI LIBRERIA o en NAVEGA DIRECTO 1.

    Tienes dos métodos: 1) Seleccionar CARGAR SOLO POR POST y hacer los cambios deseados. 2) Cargas el ESTILO ORIGINAL, luego seleccionas GUARDAR POR POST y realizas los cambios deseados. Para ver los cambios en la publicación o post eliges CARGAR SOLO POR POST. Si la publicación ya tenía cambios hechos, los que acabas de hacer se agregan y se cambian si la opción hecha ya había sido aplicada anteriormente. Si el estilo está protegido no podrás hacer cambio alguno.

    Primero debes cargar el ESTILO ORIGINAL, luego seleccionas PERSONALIZAR GRUPO 1 O APLICARLO AL POST (igual con el grupo 2 ó 3) y realizas los cambios deseados. Para ver los cambios hechos en el GRUPO eliges PERMITIR CARGA DEL GRUPO 1 (igual con el 2 ó 3). Si el GRUPO ya tenía cambios hechos, los que acabas de hacer se agregan y se cambian si la opción hecha ya había sido aplicada anteriormente. Si el GRUPO está protegido no podrás hacer cambio alguno.



    SE APLICA EN LAS PAGINAS DE "+LISTAS" O "INDICE O LISTA"
    Eso ocurre cuando estás en LISTA DE LOS TEMAS-LIBROS y has aplicado una de las opciones que hay en "CANTIDAD DE IMAGENES (CATEGORIA)". Prueba cambiando con una de las opciones de "CANTIDAD DE IMAGENES (LIBROS y RELATOS), en PANEL, sección VISUAL, en la parte última. Los LIBROS y algunos LIBROS-RELATOS CORTOS, por su extenso contenido, toman más tiempo en completar las miniaturas o mostrar las imágenes.

    El visto bueno indica que la publicación tiene el formato que permite hacer cambios en el texto, lo que es: BLOCKQUOTE, TEMA, SUBTEMA, IDENTIFICADOR 1-2, LETRA CAPITAL, etc. etc. Este visto bueno se aplica sólo en los LIBROS y LIBROS-RELATOS CORTOS, ya que el resto de las publicaciones sí disponen de ese formato.

    Los LIBROS y LIBROS CORTOS-RELATOS CORTOS disponen de un visto bueno "√" al final del tema, indicando que ese libro o publicación se puede aplicar el formato nuevo. En el resto de las CATEGORIAS todas las publicaciones tienen el formato nuevo.

    La única razón por la que puede ocurrir eso es porque tu internet está fallando.

    Das click en PANEL y luego MINIATURAS. Puedes aplicar todas las opciones que comiencen con la palabra IMAGENES.

    Si ya has elegido "Imagen + Título" o "Solo Imagen", entonces el problema es que estás o muy cerca o en la primera publicación. En este caso la primera publicación es, literalmente, la primera que se realizó en esa categoría. Para solucionar el problema presiona el punto que se encuentra entre las dos flechas localizadas a mano derecha y vuelve a cambiar la cantidad de imágenes.



    SE APLICA EN LAS PAGINAS "CATEGORIA"
    En esta sección no funciona las opciones para hacer cambios en el estilo de las miniaturas, no puedes aumentar ni reducir la cantidad a mostrar, no hay lista en texto, y por último, cada categoría puede tener un aspecto diferente, incluso las sub-categorías.

    CATEGORIA es cada uno de los links, del menú, que están a la izquierda de +LISTAS; a excepción de las revistas "Diners" y "Selecciones", ya que ese conjunto se enmarca en la categoría "Revistas Diners" y "Revistas Selecciones", respectivamente. SUB-CATEGORIA es cada una de las revistas Diners y Selecciones, independiente entre sí y de las Categorías.

    Esas opciones te permite cargar el ESTILO, creado en el SALON DE LECTURA, de cada categoría. Si has dado un ESTILO diferente a alguna categoría en particular o has descargado los ESTILOS DEFINIDOS que ofrezco, cuando activas la opción CARGAR ESTILOS DE LA CATEGORIA 1 ó 2, cada categoría tendrá un aspecto diferente; igual ocurre si activas CARGAR LO ANTERIOR EN SUB-CATEGORIAS, tomando cada revista el estilo dado en el SALON DE LECTURA. Esto solo se aplica cuando eliges, del MENU, cualquier link que se encuentra a la izquierda de "+LISTAS".



    SE APLICA A LA PAGINA DE "INICIO"
    Cuatro razones para que eso ocurra: 1) Tienes activado el estilo ALEATORIO o CONTINUO en las miniaturas, debes desactivarlo para elegir uno en particular. 2) Tienes activado CARGAR PARA TODO EL BLOG de la sección ESTILOS del PANEL, desactívalo. 3) Has aplicado NO GRABAR LOS CAMBIOS que se encuentra en la parte superior de la ventana del PANEL y 4) El estilo está protegido. Si ocurre eso y has aplicado CARGAR PARA TODO EL BLOG, debes desproteger el estilo desde el SALON DE LECTURA.

    Presiona PANEL, luego VARIOS , seguido CAMBIO DE CONTENIDO DE LAS MINIATURAS y das click en CAMBIO DESACTIVADO.

    Eso puede ocurrir solo por dos razones: 1) Lo has desactivado mediante la opción que se encuentra presionando PANEL, seguido de VARIOS y luego CAMBIO DE CONTENIDO DE LAS MINIATURAS " y/ó 2) Tu internet está fallando.

    Presiona PANEL luego MAIN y en la parte última la opción COLOR TEXTO DE LA PAGINACION Y SELECTOR DEL SLIDE. Lo mismo es en el SALON DE LECTURA, solo que ahí cambias es el color de la PAGINACION.



    SE APLICA A "MI LIBRERIA"
    Las imágenes siempre van a aparecer, tarda cuando tienes una gran cantidad de imágenes guardadas, entre más imágenes guardes, más tardará. Debes tener paciencia para que carguen todas. La ventaja es que, cuando entres a MI LIBRERIA, puedes seguir agregando imágenes desde las otras secciones del blog y actualizas MI LIBRERIA sin tener que refrescar pantalla con la opción que se encuentra a mano izquierda, representada con un bolígrafo negro.

    Para guardar la imagen elige dónde vas a guardarla y seguido da click en la o las imágenes deseadas.
    Para dar Zoom o Fijar la imagen sigue el mismo procedimiento.
    -----------------------------------------------------------
    Slide 1     Slide 2     Slide 3










    Header

    -----------------------------------------------------------
    Guardar todas las imágenes
    Dar Zoom a la Imagen
    Fijar la Imagen de Fondo
    No fijar la Imagen de Fondo
    -----------------------------------------------------------
    Colocar imagen en Header
    No colocar imagen en Header
    Mover imagen del Header
    Ocultar Mover imagen del Header
    Ver Banco de Imágenes del Header

    Imágenes para el Header o Cabecera
    Slides
    P
    S1
    S2
    S3
    B1
    B2
    B3
    B4
    B5
    B6
    B7
    B8
    B9
    B10
    H
    Controles Desactivar Slide


    T E M A S








































































































    FUNCIONAMIENTO DEL BLOG


    Esta ayuda te permitirá aprovechar las características del Blog.

    Veamos lo que hace cada ícono del MENU:

    Este ícono aparece en todo el blog y permite visualizar las siguientes opciones:

    Guardar Lectura: permite guardar la publicación en la que estás, para ser cargada posteriormente. Opción sólo en las publicaciónes, en Navega Directo no.
    Al aplicar esta opción aparece en el MENU el ícono , el cual indica que hay una publicación guardada. Es visible en todo el blog y al dar click en el mismo una ventana se abre mostrando el o los temas guardados. Das click en un tema y te vas a esa publicación.
    Cuando guardas la publicación, también se guarda la pantalla donde se encuentra el párrafo o la línea que suspendes la lectura. Cuando aplicas esta opción, al entrar a la publicación te desplazarás al punto que suspendiste la lectura, Esta opción es la única forma en que el punto que se guardó cuando se guardó la publicación se hace efectivo. Para que ese párrafo o línea aparezca en el tope de la pantalla, antes de guardar, debes colocarlo en el tope de la misma. Una vez guardado, puedes desplazarte por la publicación sin que el punto o pantalla guardada se altere.
    El punto que se guarda, al guardar la lectura, no se borra cuando regresas a la misma por esta opción. Cuando vuelves a guardar la publicación el punto se actualiza a la pantalla actual.

    Eliminar Lecturas: permite eliminar el registro de las publicaciones guardadas.
    Al aplicar esta opción y al aceptar, se eliminarán todas las publicaciones guardadas.

    Eliminar por Lectura: esta opción aparece cuanto tienes como mínimo dos publicaciones guardadas, y permite eliminarlas por selección. Cuando presionas esta opción aparece la ventana con la lista de publicaciones guardadas.
    Para eliminar una publicación guardada, simplemente selecciona la que desees eliminar.
    Cuando eliminas una publicación guardada y queda solo una, la ventana de esta opción se cierra y esta opción desaparece.

    Guardar Punto: permite guardar un punto específico o la pantalla de la actual lectura. Puedes guardar cuántos puntos desees. Con esta opción puedes crear un índice de la lectura, o marcar la posición de uno o varios párrafos importantes. Cada publicación es independiente. Opción sólo para las publicaciones, no para Navega Directo.
    Al dar click en esta opción se abre una ventana, en la misma hay un recuadro en blanco, el cual sirve para colocar una referencia del párrafo o línea que dejas marcada su posición. Si no colocas una referencia, automáticamente ese punto toma el nombre de "Punto guardado 1", donde 1 es el número del punto que se ha guardado. Si has guardado 5 puntos y el sexto no le pones referencia, tomaría el nombre de "Punto guardado 6".
    Para que el punto o pantalla se guarde con o sin referencia, debes dar click en "Referencia" que se encuentra debajo del recuadro en blanco.
    Cuando aplicas esta opción aparece en el MENU el ícono . Al dar click en el mismo se abre una ventana con el o los puntos guardados. Das click en cualquiera y te desplazas a ese punto o pantalla de la publicación. Aparece sólo en las pubicaciones que tienen al menos un punto o pantalla guardado.

    Borrar Punto(s): permite eliminar el o los puntos guardados. Esta opción aparece cuando has guardado al menos un punto o pantalla. Opción sólo en las publicaciones, no para Navega Directo.
    Cuando aplicas esta opción y aceptas, se borrarán todos los puntos o pantallas que has guardado en esa publicación.

    Borrar por Punto: esta opción aparece cuando tienes como mínimo dos puntos o pantallas guardados, y permite eliminarlos por selección. Cuando presionas esta opción aparece la ventana con la lista de puntos o pantallas guardados.
    Para eliminar un punto o pantalla guardado, simplemente selecciona el que desees eliminar.
    Cuando eliminas un punto o pantalla guardado y queda solo uno, la ventana de esta opción se cierra y esta opción desaparece.

    Ultima Lectura: permite acceder a la última publicación leída. Si entras a otra publicación se guardará en la que estás. Sirve para cuando estás en cualquier parte del blog menos en una publicación.
    Para que la publicación se guarde automáticamente debes haberte desplazado hacia abajo al menos una línea.
    Si al seleccionar esta opción nada ocurre, es porque no has revisado o leído publicación alguna.

    Historial de Nvgc: esta opción aparece en todo el blog y permite ver el Historial de las páginas navegadas.
    Cuando seleccionas esta opción, una ventana se abre mostrando las publicaciones que has navegado. La primera es de fecha más antigua y la última de más reciente.
    Guarda hasta 51 temas o publicaciones. Cuando has llegado a ese límite, se va eliminando desde la más antigua, o sea desde la primera; y se agrega la reciente como última.

    Borrar Historial Nvgc: aparece en todo el blog y permite borrar o limpiar el Historial de Navegación.

    Ocultar TEMAS: permite ocultar el recuadro rectangular, donde dice TEMAS, que se encuentra a mano izquierda de la publicación. Esta opción no está disponible en la página de Inicio ni en las Categorías que seleccionas desde el Menú y tampoco en Navega Directo.
    Cuando das click en esa opción, una ventana se abre con "Otros temas" que te ofrece el blog. Si te desplazas hasta el final de esa ventana, verás dos rectángulos reducidos en su longitud. El primero permite avanzar o retroceder ese grupo de publicaciones. El segundo permite ver los temas desde el último publicado, también verlos de forma aleatoria y ver más temas correspondientes a la categoría de la publicación actual. Cuando entras a una de las listas o por medio de la CATEGORIA que se encuentra en la parte última de la publicación, la opción de "Actual Categoría" no está disponible.

    Mostrar TEMAS: aparece sólo cuando has aplicado "Ocultar TEMAS", y permite mostrar el recuadro rectangular que dice TEMAS, y que se encuentra a mano izquierda de la publicación.

    Mostrar Barra Inferior: esta opción aparece sólo en las publicaciones, no en Navega Directo, y permite mostrar una barra inferior con la paginación. Al hacer esto, en la parte última de la publicación desaparece la paginación.

    Ocultar Barra Inferior: esta opción aparece sólo en las publicaciones y si has aplicado "Mostrar Barra Inferior". Permite ocultar la barra de paginación y la muestra al final de la publicación.

    Ocultar Menú y BI: esta opción aparece sólo en las publicaciones, no en Navega Directo, y permite ocultar el Menú y la Barra Inferior (si la tienes activa). Cuando aplicas esta opción aparece en la parte superior izquierda un punto negro, el mismo permite restaurar el Menú y la Barra Inferior.

    Mostrar Tema: puedes ocultar las opciones del MENU y ver el tema de la publicación. Esta opción aparece sólo en las publicaciones, no en Navega Directo.

    Abrir ventana de Imágenes: permite ver la o las imágenes de la publicación. Esta opción también la encuentras en la parte derecha superior de la publicación y en Navega Directo.
    Cuando la publicación tiene una sola imagen, aparece a mano izquierda los siguientes íconos:

    Cierra la ventana de las imágenes.
    Para cambiar el tamaño de la imagen según su longitud. Cuando aplicas esta opción desparece ese ícono y aparece éste el cual revierte la función. Esta opción no se graba.
    Quita todos los íconos y deja la imagen sola.
    Para guardar la o las imágenes en uno de los Bancos de Imágenes. Puedes guardar por imagen o todas las de la publicación a la vez.
    Para ver las imágenes guardadas, presiona o da click en el "+" que se encuentra a mano izquierda del MENU, para que se abra la ventana de "Otras Opciones", y buscas la opción "Bancos de Imágenes".

    Cuando hay más de una imagen en la publicación, adicionalmente aparecen los siguientes íconos:
    Ver la imagen anterior.
    Ver la imagen siguiente.
    Activa el slide de las imágenes de la publicación actual.
    Cuando activas el slide aparece en la parte superior izquierda el icono y permite desactivar el slide.
    Cuando activas esta opción, aparece en la parte superior izquierda un punto, el cual restaura los íconos.

    Las imágenes se acoplan al ancho de la pantalla y se aprecian bien según la dimensión de las mismas. Cuando son imágenes largas, el dispositivo debe estar vertical, si son cuadradas o rectangulares, debe estar horizontal.

    Navega Directo: permite revisar las publicaciones del Blog por categoría y sin el refresco de pantalla.
    Con este método puedes leer una revista o categoría específica, desde el último tema publicado hasta el primero.
    Si empleas las opciones que están al final de la publicación: POSTERIOR - INICIO - ANTERIOR, cambias a la publicación posterior o anterior de la categoría que estás actualmente. Inicio te lleva a la última publicación realizada de esa categoría.
    Cuando estás revisando una categoría en la ventana de TEMAS, en el grupo que suspendes la revisión se guarda, para cuando regreses a esta sección y vuelvas a revisar esa categoría lo harás desde ese grupo. Puedes revisar las categorías que quieras y cada una guardará el último grupo que suspendes la revisión.
    Lo del párrafo anterior no se cumple cuando se agregan publicaciones nuevas en la categoría.
    Cuando ves una publicación, por este método, se guarda el punto que suspendes la lectura, la publicación y la categoría. Cuando regreses a esta opción, aparecerá la última categoría con la publicación que leiste, en el punto o pantalla que suspendiste la lectura.
    Por cada publicación que veas se guarda el punto, categoría y tema. Eso quiere decir que, estando en esta opción cambias a una categoría y tema que leiste anteriormente, la pantalla se colocará en el punto que suspendiste la lectura.
    Dando click en el tema de la publicación, se abre en otra ventana la publicación en la sección de publicaciones.
    Dando click en la categoría, se abre en otra ventana la sección de CATEGORIAS con la correspondiente.
    A diferencia de ver la publicación de forma normal, no puedes guardar puntos ni la publicación.

    Bancos de Imágenes: Permite revisar y/o eliminar las imágenes guardadas en los Bancos.
    Estos Bancos de Imágenes también puedes usarlos como slide. Dispones de 10 Bancos.
    Puedes guardar hasta 100 imágenes en cada uno, haciendo un total de 1000.
    Cuando no has guardado imagen alguna, no aparecerá ningún Banco. Sólo verás los Bancos que tengan como mínimo una imagen.
    Cada Banco se presentará por medio de la primera imagen guardada en el mismo. Das click en la imagen y te da las opciones mencionadas en "Abrir ventana de imágenes", más los íconos el cual permite eliminar la imagen en pantalla, y que permite copiar la imagen en pantalla a otro Banco..
    En la parte última aparecerá la opción de "Vaciar el Banco" por cada Banco de Imágenes que tenga al menos una guardada y permite eliminar todas las imágenes guardadas en el mismo.

    Ayuda: permite ver esta Ayuda para conocer el funcionamiento del Blog.


    Este ícono aparece en todo el Blog y permite ver los temas de cualquier categoría con una introducción de las mismas. Su presentación es en orden de publicación de la categoría.
    Si has entrado a alguna CATEGORIA y seleccionas otra, la carga es directa, por lo que no hay refresco de pantalla.
    Si estás revisando alguna categoría en particular, cuando regreses al Blog y revises la misma categoría, comenzarás desde la última revisión hecha; y no desde el comienzo. Lo mismo es para cualquier cantidad de categorías que revises, cada una es independiente.
    Si das click en el tema o en "...Leer" la publicación se abre en la misma ventana, si lo haces en la imagen se abre la INFO del tema.
    Aquí puedes cambiar el estilo de las miniaturas.
    Cuando cambias el estilo de las miniaturas y aplicas "Solo Imagen (para los Libros)", y anteriormente has traveseado en los "Bordes", las imágenes no van a estar centradas. Para que se restaure su posición presiona en "Bordes" la opción "Normal".
    La opción "Solo Imagen (para los Libros)" se hizo especialmente para la categoría de los Libros.


    Permite ver las siguientes listas de todas las publicaciones realizadas:

    Por Categoría: lista alfabética por Categoría
    En estas listas no está incluido Libros y Relatos. Cuando accedes con esta opción, en pantalla aparecen todas las categorías en orden alfabético por categoría y aparece el ícono , en el MENU, el cual te da la opción de seleccionar la categoría a ver con los temas que dispone. No hay refresco de pantalla, es directo.
    Dando click en el tema te vas a la publicación, y dando click en 'Intro' te da una introducción del mismo. Si estás en la introducción puedes ir directamente a la publicación completa dando click en el tema, se abre en otra ventana, o en '...tema completo', se abre en la misma ventana.

    Libros: lista alfabética de todos los libros.
    Dando click en el tema te vas a la publicación, y dando click en 'Intro' te da una introducción del mismo. Si estás en la introducción puedes ir directamente a la publicación completa dando click en el tema, se abre en otra ventana, o en '...tema completo', se abre en la misma ventana.

    Relatos: lista alfabética de todos los Relatos.
    Funciona igual que en la lista de Libros.

    Por Autor: lista alfabética por autor de los Libros y Relatos.
    Funciona igual que en la lista de Libros.
    Según la fuerza del wifi será la velocidad de carga de las mismas, debes tener paciencia.

    Alfabético de Todo: lista alfabética de todo lo publicado en el Blog.
    Funciona igual que en la lista de Libros.
    Según la fuerza del wifi será la velocidad de carga de las mismas, debes tener paciencia.

    Lista Gráfica de las Revistas muestras todas las revistas Diners y Selecciones en imagen grande. Das click en la imagen y una ventana se abre mostrando los temas de esa edición. Cuando entras a cualquier publicación, la misma se abre en otra ventana, de esa forma podrás llevar la continuación de los temas de esa revista.
    Cuando navegas por esta sección se guarda el punto o posición en que te has quedado. Si has revisado los temas de una revista, cuando regreses a esta sección, te situarás en la imagen de esa revista.


    Permite cambiar el tamaño de la letra en la páigna de INICIO a las miniaturas de ÚLTIMAS PUBLICACIONES y a las miniaturas al dar click en TEMAS. En las otras secciones que disponen de este ícono sólo a las miniaturas que aparecen al dar click en TEMAS, que se encuentra a mano izquierda en un recuadro azul. Al cambiar el tamaño de la letra, éste afecta a todas las secciones del Blog.


    Permite ver las lista de las publicaciones guardadas. Tocas el tema y se va a la publicación.
    Este ícono solo aparece cuando tienes, al menos, una publicación guardada.


    Este ícono aparece sólo en las publicaciones y permite ver la lista de los puntos o pantallas guardados en esa publicación. Si no has guardado al menos un punto o pantalla el ícono no aparece.


    Este ícono aparece solo en las publicaciones y en Navega Directo. Permite ver las siguientes opciones que son para desplazamiento automático de la misma:

    Permite activar el desplazamiento automático y aparecen las siguientes opciones:

    Detiene el desplazamiento automático.

    Opción uno para aumentar la velocidad del desplazamiento.

    Opción dos para aumentar la velocidad del desplazamiento.

    Opción tres para aumentar la velocidad del desplazamiento.

    Para regresar a la velocidad estándar, presiona la opción para detener el desplazamiento y luego la de activar el desplazamiento.

    Cuando activas esta opción, el rectángulo de TEMAS, que se encuentra a mano izquierda, y la BARRA DE PAGINACION desaparecen, permitiendo leer con tranquilidad. Cuando presionas el botón de detener el desplazamiento el rectángulo y la barra aparecen nuevamente. Esto no ocurre en Navega Directo.


    Este ícono aparece solo en las publicaciones y en Navega Directo. Permite visualizar las siguientes opciones:

    Permite las siguientes opciones para el texto:
    ● Alinear el texto: izquierda, centrarlo o justificarlo.
    ● Cambiar el tipo de letra.
    ● Aumentar o reducir el espacio entre las líneas.
    ● Cambiar el tamaño del texto. Afecta a todas las secciones del Blog.
    ● Ampliar el margen derecho e izquierdo.

    Permite las siguientes opciones para el color del texto:
    ● Cambiar el color de todo el texto, incluido la fecha de publicación, la categoría, los links y flechas de paginación. Si has hecho cambios de color en el TEMA, SUBTEMA y/o NEGRILLAS, al cambiar el color de todo el texto éstos no se veran cambiados. Para que tomen el color del texto general cambiado debes presionar la opción ORIGINAL en cada uno.
    ● Cambiar el color del tema.
    ● Eliminar la sombra del tema.
    ● Cambiar el color de los subtemas.
    ● Cambiar el color del texto en negrillas.

    Cambiar el color del fondo del texto.

    Reducir el tamaño de las imágenes.


    Regresa al MENU principal.

    Aparece sólo en la página de INICIO y si has entrado a ver una categoría por medio del ícono . Permite cambiar la presentación de las miniaturas.

    Te lleva a la página de INICIO.


    OTRAS CARACTERISTICAS

    ● Cuando entras a una publicación, automáticamente se guarda el punto o la pantalla que suspendiste la lectura. Esta opción es diferente a la que se describe en el siguiente ítem. Si navegas por la publicación se guardará el punto o pantalla que te quedas de la misma.

    ● Cuando guardas una publicación se guarda también el punto o pantalla que suspendiste la lectura. Es independiente a la opción del ítem de arriba. Con este método sí puedes navegar por la publicación. Para que el punto o pantalla de retorno funcione debes cargar la publicación desde la opción que aparece en el MENU en PUBLICACIONES GUARDADAS.

    ● Tienes dos formas de ver las CATEGORIAS del Blog:
    La primera es la indicada anteriormente, que se encuentra en el MENU con el ícono
    La segunda es dando click en la categoría que se encuentra en la parte última de la publicación o también al comienzo de la publicación en Navega Directo. Este método te permite ver sólo la categoría de esa publicación. Cuando das click en la imagen y en "Publicación Completa" te vas a la publicación en la misma ventana; y si das click en el título, es en otra ventana.


    OBSERVACIONES

    ● Si guardas Puntos en una publicación no debes hacer cambios en el texto, ya sea aumentando su tamaño como dando más espacio entre líneas; ya que si lo haces después de guardarlos, el retorno no va a ser el correcto. Debes hacer primero los cambios y luego guardar los puntos o pantallas.
    ● Las LISTAS en texto se actualizan cada dos o tres meses, o a su defecto, cada 100 publicaciones.

    OPERACIÓN TERROR (Murray Leinster)

    Publicado el miércoles, noviembre 02, 2016

    CAPITULO I


    Por la mañana, la pantalla de radar informó de algo extraño en el espacio exterior. Lockley se despertó a las ocho menos veinte según lo acostumbrado. Dormía sobre una colchoneta neumática en una ladera de la montaña, rodeado de bosques. No era una cosa desusada. Estaba allí para llevar a cabo una medición lineal con destino a un mapa detallado del Boulder Lake National Park, que se hallaba en construcción. Medir aquella zona, incluso con los más complicados aparatos electrónicos, era una tarea sumamente sencilla para Lockley.

    Esta mañana al despertarse recordó que había vuelto a soñar con Jill Holmes, lo cual se estaba convirtiendo en un hábito que debía desechar. Sólo la había visto cuatro veces, y ella estaba a punto de casarse con otro. Debía dejar de pensar en la joven.

    Se desperezó, preparándose para incorporarse. En el mismo instante, estaban sucediendo ciertas cosas en varios lugares lejos de allí. En realidad, no se había observado todavía ningún objeto extraño en el espacio. Esto ocurriría más tarde. Pero en el complejo de radar de Alaska, un empleado de servicio fue relevado por otro. El empleado entrante se hizo cargo del monitor de la gigantesca antena del radar, que grababa sus observaciones en la cinta magnética.

    Aquella precisa mañana ocurrió que sólo otro radar escrutaba el firmamento a lo largo de la costa del Pacífico. En aquella zona existía la instalación de Alaska y la de Oregón. Era sumamente desusado que sólo operasen aquellos dos observatorios. Los funcionarios que estaban enterados de ello pensarían que los organismos oficiales habían cometido un desliz. Sin embargo, todo se desarrollaba normalmente. Todo era normal, por ejemplo, en el Centro de Información Militar de Denver. La Compañía Agrimensura no veía nada desusado en que Lockley estuviese en su puesto, y otros individuos se hallasen en los lugares correspondientes en la zona que iba a convertirse en el parque nacional Boulder Lake. También parecía perfectamente natural que hubiese por allí excavadoras, taladradoras, vigilantes, agrimensores, albañiles y otros trabajadores diversos, desayunándose todos cómodamente en el campamento construido para la realización del proyecto. Todo parecía completamente normal en todas partes.

    Cuando la instalación de radar de Alaska informó sobre algo raro en el espacio, el estado de las cosas, en general, no era alarmante ni tranquilizador. Pero a las 8,02, hora del Pacífico, la situación cambió. A aquella hora, Alaska comunicó que un cuerpo celeste inesperado de considerable tamaño se hallaba fuera de la atmósfera, moviéndose con sorprendente lentitud tratándose de un cuerpo en el espacio. Su curso era parabólico y probablemente aterrizaría en un rincón de Dakota del Sur. Podía ser un bólido... un meteorito, grande y lento. No era probable, pero el conjunto del comunicado era en sí poco plausible.

    El mensaje llegó al Centro de Información Militar de Denver a las 8,05. A las 8,06 había sido transmitido a Washington, y se ordenó el despegue de todos los aviones disponibles en la costa del Pacífico. El radar de la unidad de Oregón informó sobre el mismo objeto a las 8,07. Añadió que el objeto se hallaba a setecientas cincuenta millas de altitud y a cuatrocientas millas de la costa, encaminándose hacia las playas de Oregón, moviéndose en dirección noroeste a sudeste. No había ninguna gran ciudad en dicha trayectoria. El punto de impacto calculado por la estación de Oregón era cerca de Dakota del Sur. A medida que otros cálculos siguieron a los primeros, apareció un segundo lugar de caída y luego un tercero. Después la estación de Oregón comunicó inverosímilmente que el objeto iba frenando la velocidad de descenso. De acuerdo con esto, se pronosticaron sucesivamente otros tres puntos de aterrizaje. El objeto, afirmaban estos cálculos, llegaría a la tierra cerca de Boulder Lake, Colorado, en la parte destinada a convertirse en parque nacional. La hora de impacto sería aproximadamente las 8,14 de la mañana.

    Estos sucesos tuvieron lugar acto seguido de despertarse Lockley en el monte, pero no se enteró de los mismos. No se hallaba muy cerca del lago, que iba a ser el centro de un lugar apto para las vacaciones de la gente que ama la vida al aire libre.

    El lago era casi circular, profundo, muy azul. Ocupaba lo que había sido el cráter de un volcán millones de años antes. Las excavadoras ya estaban trazando los caminos a través de los bosques. Los obreros trabajaban con niveladoras y mezcladoras de cemento en las carreteras y en los puentes que cruzaban los arroyos de la región. Se había establecido un campamento para ellos. Se había planeado un gran hotel junto al lago y ya se estaba estacando el terreno donde más adelante sería alzado el edificio. Había lubinas en el lago y truchas en los riachuelos. Un enorme remolque con todo el equipo iba recorriendo las sendas, atendiendo a todos estos asuntos. El día anterior Lockley lo había visto brillar a la luz del sol, moviéndose hacia el lago por la carretera cercana a su observatorio.

    Pero esto había sido ayer. Esta mañana se había despertado bajo un cielo de color gris pálido. Todo el cielo estaba cubierto de nubes. Aspiró el aroma de las coníferas, el musgo y las rocas a la luz matinal. Oyó el susurro de las hojas de los árboles agitadas por la brisa. Observó las nubes. Estaban muy altas. La atmósfera al nivel del suelo era totalmente transparente. Volvió la cabeza y vio que el paisaje agreste que le rodeaba parecía sumamente apacible y satisfactorio.

    Las montañas se elevaban en torno suyo. Un valle yacía a unos mil pies de profundidad, y más allá se extendían otros valles, atravesados por un arroyo que acarreaba un agua blanca hacia un destino desconocido. No muchos durmientes pueden despertarse ante un panorama tan majestuoso.

    Lockley lo contempló, aunque sin concederle plena atención. Estaba preocupado pensando en Jill Holmes, que por desdicha estaba prometida para casarse con Vale, el cual también trabajaba en el parque a unas treinta millas al nordeste, cerca del Boulder Lake. Lockley no le conocía muy bien puesto que era nuevo en la Compañía.

    Se hallaba situado al nordeste con un instrumento agrimensor electrónico semejante al de Lockley, y realizando la misma tarea. Jill había sido destinada por una revista para redactar unos artículos respecto a la manera de construir un parque nacional, y vivía en el campamento a fin de reunir material para sus artículos. Se había enterado de varias cosas gracias a Vale y a otros ingenieros, mientras Lockley había estado pensando en hechos interesantes que comunicarle. Pero había fracasado. Cuando pensaba en ella pensaba asimismo en el triste hecho de que se hallaba prometida. Era una idea muy desdichada. Entonces intentó dejar de pensar en ella. Pero su cerebro seguía regocijándose con la evocación de su imagen.

    A las ocho menos diez, Lockley empezó a vestirse, al estilo montaraz. Primero se puso el sombrero. Se hallaba sobre el montón de prendas de vestir. Luego fue poniéndose el resto de las ropas en orden contrario al que se las había quitado.

    A las ocho en punto, hizo una pequeña fogata. No tenía la menor noción de que aquel día tuviese que ocurrir nada fuera de lo normal. Todavía no había sido comunicado nada raro desde el observatorio de Alaska. A las 8,10 tenía una sartén con tocino y huevos friéndose al fuego y un pote con café junto al mismo. Tuvieron lugar los sucesos extraordinarios del día, pero él no se enteró de nada. Por ejemplo, el Centro de Información Militar de Denver había sido prevenido de lo que más adelante se denominó «Operación Terror», mientras Lockley se hallaba preparándose tranquilamente su desayuno y meditando, con el ceño fruncido, en Jill.

    Naturalmente, no sabía nada sobre órdenes de emergencia ni de haber despegado multitud de aviones. No estaba informado de nada respecto al espacio, ni de un objeto que aparentemente se encaminaba hacia Boulder Lake. Cuando llegó la hora del impacto, según los cálculos efectuados, Lockley estaba vigilando el café que hervía ya en el pote, para retirarlo de entre las llamas.

    A las 8,13 y no a las 8,14, esta información procede de las cintas grabadas, hubo un choque extremadamente pequeño, captado por el sismógrafo de Berkeley en California. Fue un choque menor, con la intensidad de la explosión de cien toneladas de alto explosivo a una gran distancia, apenas suficiente para poder localizar su situación, que era Boulder Lake. La causa de la explosión o choque no fue observado visualmente. No había habido tiempo para poner en alerta a los observadores, y en todo caso el objeto había debido estar fuera de la atmósfera hasta los últimos segundos de su caída, y donde cayó la masa de nubes era bastante espesa. Por tanto, nadie comunicó haberlo visto caer. Al menos, no en seguida, y poco después sólo lo manifestó una persona.

    Lockley no oyó el impacto. Estaba apurando una taza de café y reflexionando en sus problemas. Pero una roca delicadamente sostenida en equilibrio a un centenar de yardas más abajo del sitio donde él se hallaba acampado se deslizó rodando por la ladera de la colina. Inició con ello, un ligero alud de rocas y tierra. La avalancha no llegó muy lejos, pero la primera roca desequilibrada fue rodando y saltando hasta bastante lejos.

    El eco resonó entre los montes, pero no muy fuerte, y terminó pronto. Lockley pensó automáticamente en media docena de posibles causas para el alud, pero no se le ocurrió pensar en un imperceptible temblor producido por un choque como el de una tremenda explosión a treinta millas de distancia.

    Ocho minutos más tarde oyó un estruendo fragoroso en tono bajo hacia el nordeste. Era increíblemente sordo. Fue rodando y reverberando más allá del horizonte. La detonación de un centenar de toneladas de trilita o un impacto equivalente pudo ser captada a treinta millas, pero a tal distancia no sonaba como una explosión.

    Terminó de desayunarse bastante deprimido. A la sazón, tres cuartas partes de la Fuerza Aérea de la costa del Pacífico se hallaba en el aire, y al cabo de unos instantes más aeroplanos ascendieron hacia lo alto. Inevitablemente, aquella profusión de tráfico aéreo fue observada por la población. Los periodistas comenzaron a telefonear a las bases aéreas preguntando dónde se había dado una alarma, o algo más grave.

    Tales preguntas eran naturales en aquellos días. Todo el mundo estaba trastornado. Para un observador acostumbrado, las perspectivas parecían las de un mundo condenado al desastre. Había crisis en las Naciones Unidas, que ya habían sido reorganizadas una vez y necesitaban otro nuevo arreglo. Había una disputa entre los Estados Unidos y Rusia respecto a unos satélites recientemente colocados en órbita. Se sospechaba que transportaban bombas de fusión listas para ser lanzadas sobre blancos seleccionados por anticipado. Los rusos acusaban a los americanos, y los segundos a los primeros, y es posible que ambos tuvieran razón.

    El mundo llevaba tanto tiempo agitado que había refugios atómicos desde Chillicothe, Ohio, a Singapur en Malaya. Había problemas permanentes en diversos lugares donde prácticamente podía producirse un estallido en cualquier momento. Los pueblos de todas las naciones vivían constantemente con el alma en vilo. Había presiones continuas sobre los gobiernos y los partidos políticos, de forma que todos los gobiernos vacilaban y los partidos estaban desvalidos. Nadie entreveía una paz duradera, ni podía nadie soñar con alcanzar una edad de cierta longevidad, sino, a lo sumo, una mediana edad. La llegada de un objeto procedente del espacio exterior estaba magníficamente calculado para provocar un estupor emocional en todas las naciones del globo.

    Pero Lockley procedió a desayunarse sin premoniciones. El viento soplaba y desde todas las bases aéreas a lo largo de la costa los bombarderos iban despegando en formaciones destinadas a interceptar todo lo que volase o todos los cohetes con cabezas de proyectil atómicas que los radares pudieran detectar.

    A las ocho veinte, Lockley se dirigió al instrumento electrónico agrimensor que debía utilizar aquella mañana. Era una modificación de los aparatos usados para registrar los satélites artificiales en sus órbitas y medir las distancias desde centenares de millas tejos con escasas pulgadas de error. El propósito era lograr un mapa del parque de la mayor exactitud. Había otros instrumentos similares en otras posiciones, todos distanciados entre sí. Lockley tenía que llamar cada mañana a los distintos puntos de medición para comprobar la exactitud de sus cálculos. Dos se hallaban emplazados en puntos de preferencia del lineado continental. A los veinte minutos de colaboración mutua, las distancias de los seis instrumentos emplazados podían ser medidas con asombrosa precisión y unidas a las marcas de altura diseminadas ya por todo el continente. Había aviones que estaban volando, y tomaban fotografías desde treinta mil pies de altura. Revelarían los puntos de vigilancia y las medidas entre éstos serían exactas y las fotos podrían ser usadas como estereoscópicas para revelar las líneas de contorno, y en pocos días se obtendría un buen mapa, un auténtico sueño de un cartógrafo, respecto a seguridad y detalle.

    Esta era la intención. Pero aunque Lockley todavía no estaba enterado, se había comunicado que algo había aterrizado procedente del espacio y se había captado un impacto, por lo cual dentro de poco todas las condiciones se modificarían. Hay que subrayar, no obstante, que un impacto equivalente a una explosión de cien toneladas de trilita era un choque muy pequeño para el aterrizaje de un bólido. Añadido al freno de la velocidad observada, el conjunto debía levantar agudísimas sospechas. Que es lo que ocurrió...

    A las 8,20, Lockley llamó a Sattell que se hallaba a su nordeste. Los instrumentos agrimensores utilizan microondas, dando lecturas de las distancias contando por ciclos y leyendo las diferencias de fase. Por conveniencia, las microondas pueden ser moduladas por un micrófono, con el mismo aparato puede servir para comunicar con otro, en tanto prosiguen las mediciones. El instrumento, para ello, tenía que quedar apuntado exactamente en línea recta hacia otro aparato de recepción. Asimismo, no había manera de llamar a un individuo para que se pusiese a la escucha. Éste debía hallarse ya atento y también con su aparato debidamente apuntado.

    Lockley soltó la clavija de modulación y giró el instrumento.

    —Llamando a Sattell — dijo —. Llamando a Sattell. Lockley llamando a Sattell.

    Lo repitió una docena de veces. Estaba a punto de desistir y llamar a Vale, cuando Sattell contestó. Habíase despertado más tarde que Lockley. Eran casi las nueve. Pero Sattell había esperado la llamada. Siempre verificaban por las mañanas el funcionamiento de sus aparatos.

    —Bien — exclamó Lockley al fin —. Verificaré con Vale y con el resto del parque y luego confrontaremos todas las observaciones.

    Sattell asintió. Lockley, aunque era absurdo, comenzó a sentirse inquieto por tener que comunicarse con Vale. No tenía nada contra aquel sujeto, pero Vale era, en cierto modo, su rival, aunque Jill no estaba enterada de su locura y Vale tampoco podía sospecharla.

    Se despidió de Sattell y apuntó el aparato hacia la dirección de Vale. Eran ya las nueve y diez minutos. Una vez apuntado el aparato, giró la clavija y empezó a decir, con la misma paciencia que antes:

    —Llamando a Vale. Llamando a Vale. Lockley llamando a Vale. Cambio.

    Cambió la clavija para recepción. La voz de Vale resonó al instante, ronca y frenética.

    —¡Lockley, escúchame! No hay tiempo para hablar mucho. Te estaba esperando. Algo ha caído del cielo hace una hora, cerca de aquí. Ha aterrizado en Boulder Lake, y en el último instante se ha producido una terrorífica explosión. Entonces, una ola monstruosa ha barrido el lago hasta las playas. El objeto que ha caído se ha desvanecido bajo el agua. ¡Yo lo vi, Lockley! Lockley parpadeó.
    —¿Quéeee?
    —¡Un objeto cayó del cielo! — jadeó Vale —. Aterrizó en d lago con una explosión terrible. Se hundió. Luego reapareció en la superficie. Flotó. Llevaba pegadas cosas en los costados, tubos o cables. Después se movió por el lago y salió a la playa. Se abrió una especie de escotilla y... ¡de su interior surgieron unos seres muy extraños! ¡No son hombres!

    Lockley volvió a parpadear.

    —Oye, mira...
    —¡Maldición! — exclamó Vale, chillonamente —. Te estoy diciendo lo que acabo de ver. Un objeto que ha caído del cielo, te repito. Criaturas que no son hombres. Están diseminadas por la playa. No sé qué significa esto. ¿Lo entiendes? El objeto que cayó está flotando en el lago. ¡Puedo verlo!

    Lockley tragó saliva. No sabía nada de los informes de las estaciones de radar o de lo captado por el sismógrafo. Apenas había visto caer una roca en medio de un pequeño alud por la ladera de la montaña, oyendo un sordo ruido sobre el horizonte, pero todo ello no se prestaba a ser relacionado con un caso semejante. Su primera idea fue que Vale no estaba bien de la cabeza.

    —Escucha — replicó pronunciando despacio —, hay una radio de onda corta en el campamento. La emplean para dar órdenes y comunicados. Ve allí y diles oficialmente lo que has visto. Primero al servicio del parque y luego intenta establecer conexión con el Ejército.

    La voz de Vale volvió a dejarse oír, aguda y desesperada.

    —¡No me creen! He comunicado con ellos. Creen que soy un chiflado. Traslada la noticia, por favor, a alguien que quiera investigar. Estoy viendo el objeto, Lockley. En este instante. Y Jill se halla sobre el campamento...

    Lockley se sintió extrañamente aliviado. Si Jill estaba cerca del campamento, al menos no se hallaba a solas con aquel tipo que se había vuelto loco. La reacción era normal. Lockley no había visto nada extraordinario, por tanto, el informe de Vale tenía que ser falso.

    —Escucha — continuó Vale —, el objeto cayó. Hubo una terrible explosión. Se desvaneció bajo el agua. Durante un rato no ocurrió nada más. Luego reapareció sobre la superficie y buscó un sitio propicio a un desembarco. De su interior surgieron unos seres. No puedo describirlos. Son como unos puntitos, incluso con mis prismáticos. ¡Pero no son humanos! Hay muchos. Empezaron a sacar cosas del objeto, llevándolas a tierra. Su equipo. Se han instalado. No sé qué significa todo esto. Algunos se han marchado de exploración. He divisado una vaharada de humo o vapor por donde se mueven. ¿Lockley...?
    —Estoy escuchando — dijo el joven, con sequedad —. ¡Sigue!
    —Comunica esto — le ordenó Vale, febrilmente —. ¡Que hablen con el Centro de Información Militar de Denver, o con otro organismo oficial! El grupo de seres extraños que ha ido de exploración no ha regresado todavía. Yo estoy observando. Informaré de todo cuanto ocurra. Que esto llegue al Gobierno. Es real. No puedo creerlo, pero lo estoy viendo. ¡Comunícalo de prisa!

    Dejó de hablar, Lockley, dolorosamente, volvió a reajustar el aparato hacia Sattell, a treinta millas al sudeste... Sorprendentemente, Sattell contestó a la primera llamada.

    —¡Hola! — exclamó con acento de asombro —. Acabo de recibir una llamada de la Compañía. Por lo visto el Ejército sabe que aquí hay un equipo agrimensor, y han llamado para avisar que los radares habían descubierto algo que caía del espacio exterior, poco después de las ocho. Querían saber si alguno de nuestros observadores sabía algo peculiar sobre el asunto.

    A Lockley se le erizó de pronto el cabello. El informe de Vale le había inquietado, pero más la chifladura del joven que otra cosa. ¡Y sin embargo, tal vez fuese cierto! Instantáneamente recordó que Jill se hallaba muy cerca del lugar donde estaban sucediendo unas cosas tan inverosímiles y tremendas.

    —Vale me ha dicho — respondió Lockley, con voz insegura — que vio de algo. Su relato es tan irreal que no lo he creído. Pero ahora debes transmitir lo que Vale asegura haber visto. Está esperando instrucciones. Comunicará todo lo que observe. Yo me hallo a treinta millas de distancia de su puesto, pero él ha visto caer el objeto. Tal vez los seres extraños de que ha hablado le descubran. ¡Escucha!

    Repitió a continuación lo que Vale le había manifestado. Decírselo a otra persona, sin saber por qué, hacía parecer todo el asunto menos real y más horroroso como posible peligro para Jill. No le preocupaba que atrás personas, aparte de la muchacha, pudiesen hallarse en peligro.

    Cuando Sattell desconectó para transmitir la noticia, Lockley estaba sudando. Algo había caído del espacio. El hecho le parecía asombroso y terrible. Su mente se rebelaba contra la idea de seres no humanos que podían construir naves espaciales y viajar por los espacios, pero los radares habían detectado la llegada de una nave, y se estaban realizando pesquisas oficiales que casi se ajustaban a la descripción de Vale, el cual tal vez no había soñado, según Lockley había pensado también al principio.

    Ajustó el aparato hacia la posición de Vale. Le temblaban las manos, aunque una parte de su cerebro insistía obstinadamente en que la alarma no tenía razón de ser, y que en aquella época tal clase de visiones eran algo corriente, por lo que el sentido común tenía que considerarlo como los gritos de «¡lobo!». Pero tal vez un día se presentaría el lobo. Tal vez ya...

    Lockley tuvo dificultades para dirigir la antena hacia la exacta posición de Vale. Se dijo que era un tonto al asustarse de aquella manera. Que si sobrevenía algún desastre a la tierra procedería más de las imbecilidades del hombre que de seres de otros mundos. Y sin embargo...

    Pero había otras personas en otros lugares que sentían menos escepticismo. El comunicado de Vale pasó al Centro de Información Militar y de allí al Pentágono. Mientras tanto, el Centro de Información ordenó que un avión de reconocimiento fotografiase el lago desde el aire. En el Pentágono, los oficiales del estado mayor dictaron órdenes para que fuesen verificados cuidadosamente los informes de los dos radares y del testigo ocular. Había que aprovechar los camiones situados en ciertos sitios y las tropas que estaban de ejercicio en otros distintos. Había un complicado papeleo en la organización de todo movimiento de tropas, especialmente si se trataba de adoptar un plan no previsto en los Estados Unidos.

    Sin embargo, todo dependía de lo que mostrasen las fotos obtenidas por el avión.

    Lockley no vio el avión ni lo oyó volar. En el cielo había, como siempre, un impalpable murmullo. Pero sobresalía por encima de todo un susurro que parecía dirigirse rápidamente hacia el norte. El avión que lo provocaba era invisible. Volaba por encima de la capa de nubes que todavía ocultaban casi todo el firmamento. Continuó durante cierto tiempo y luego se extinguió detrás de los montes, hacia Boulder Lake.

    Lockley trató de hablar con Vale para decirle que los radares habían apoyado su informe, y que los militares se encargaban del asunto. Pero aunque lo llamó varias veces no hubo respuesta.

    Mucho después, cuando Lockley ya estaba medio muerto de ansiedad, volvió a escucharse el susurro del avión. Lockley siguió sin darse cuenta. Estaba demasiado ocupado con sus intentos para comunicarse cotí Vale, y con sombrías figuraciones de lo que podía ocurrir cuando los desconocidos de otro mundo descubriesen a los obreros cerca del lago, con Jill entre ellos. Se imaginó las atrocidades que aquellos monstruos podrían cometer, al llevar a cabo lo que tal vez considerarían un examen científico de la fauna terrestre. Pero incluso esto fue menos terrible que las imágenes que siguieron bajo la presunción de que los ocupantes de la nave espacial pudiesen ser hombres.

    —¡Llamando a Vale... Vale, óyeme! — repitió continuamente la llamada —. ¡Lockley llamando a Vale! ¡Vamos, hombre, contesta!

    Giró la clavija, y escuchó. Entonces le llegó la voz de Vale.

    —Estoy aquí — dijo la voz —. He estado tratando de averiguar por dónde andaba la partida exploradora. Lockley conmutó la clavija y contestó:
    —El Ejército le ha preguntado a la Compañía si alguno de nosotros había visto caer algo del cielo. Le dije a Sattell que transmitiese tu información. Ahora debe estar en el Pentágono. Dos radares captaron el rastro del objeto que ha caído cerca de tu posición. Bien, escucha: vete al campamento. Seguramente, recibirán allí órdenes por onda corta de despejarlo. ¡Ve allí! Asegúrate de que Jill está bien.

    Cambió una vez más. La voz de Vale sonó desesperada.

    —Ha... hace poco un grupo de seres surgió del lago Un grupo explorador. He podido ver una nube de humo que tal vez usen como arma. Temo que encuentren el campamento, y Jill...

    Lockley apretó los dientes. Vale continuó:

    —Yo... no puedo ver adonde han ido. Hace poco los que han quedado cerca del lago hundieron el objeto volador. ¡Deliberadamente! No sé por qué. Pero hay un grupo de esos monstruos explorando. No sé lo que intentan...
    —¡Vete al campamento — le contestó Lockley gritando — y cuídate de Jill! Los hombres deben estar presos del mayor pánico. El Ejército ya debe saber lo que ha sucedido. Enviarán helicópteros a recogeros. Enviarán alguna clase de ayuda. ¡Pero tú cuídate de Jill!

    La voz de Vale cambió. —¡Espera, oigo algo... espera!

    Silencio. En torno a Lockley había los mismos sonidos normales de la naturaleza. Los insectos zumbaban. Los pájaros cantaban. Habían ligeros susurros y sonidos estridentes, todo lo cual constituye el silencio de los bosques.

    La voz de Vale se elevó de tono, hasta convertirse casi en un alarido.

    —¡El grupo... explorador! ¡Está aquí! ¡Deben haber captado nuestra retransmisión! ¡Me están buscando! ¡Me han visto! ¡Vienen...!

    Hubo un chasquido como si Vale hubiese dejado caer el micrófono. Se oyeron jadeos, golpes y como unos murmullos ahogados de la voz de Vale. Luego un estruendo.

    Lockley siguió escuchando, con las manos apretadas por el furor de no poder intervenir. Le pareció oír movimientos. Una vez estuvo seguro de escuchar algo como las pisadas de un animal sobre la roca. Después, de manera clara, oyó como unos cloqueos. Comprendió que alguien o algo se había apoderado del micrófono. Más cloqueos, más peleas. Luego, pareció como si el micrófono hubiese chocado contra el suelo. Hubo un sordo chasquido. Después... silencio.

    Con bastante serenidad, Lockley giró el aparato y lo apostó en dirección a Sattell. Llamó con voz alterada hasta que aquél contestó. Le transmitió con todo cuidado que Vale había hablado con él, y lo que había oído después de lo dicho por el otro: el estruendo, el ruido de golpes y jadeos los cloqueos y la destrucción del instrumento destinado a realizar mediciones.

    Sattell pareció muy agitado. Ante la insistencia de Lockley, escribió todo lo que éste le había comunicado. Luego explicó con nerviosismo que se habían recibido órdenes de la Compañía. El Ejército quería que todo el mundo se alejase de la zona de Boulder Lake. A Vale le habían ordenado que se marchase de su puesto. Lo mismo que a los obreros. Lockley también debía abandonar la región lo antes posible.

    Cuando Sattell interrumpió la comunicación, Lockley hizo lo mismo. Dejó el aparato donde pudiese hallarse relativamente a salvo de las inclemencias del tiempo. Abandonó su campamento. A una milla colina abajo y a cuatro millas al oeste había una carretera que conducía a Boulder Lake. Cuando el parque estuviese abierto al público sería muy concurrida, pero el último vehículo que el joven había divisado por allí era el enorme remolque del servicio de control de la Compañía. Aquel vehículo había ido el día antes hacia Boulder Lake.

    Se dirigió a la carretera, siguiendo una senda hasta el lugar donde había dejado aparcado su coche. Trepó al mismo y puso en marcha el motor. Se movió con cierta deliberación. Claro está, sabía que lo que iba a intentar era inútil, desesperado. Tal vez suicida. Pero tenía que hacerlo.

    Se encaminó hacia el norte, lanzando el pequeño auto a toda velocidad. No pensaba seguir las instrucciones. No pretendía abandonar la zona del parque. Se dirigía a Boulder Lake. Jill estaba allí y se sentiría avergonzado toda la vida si buscaba la seguridad personal sin haber intentado ayudarla.

    Al cabo de unas millas le asaltó una idea. El aparato agrimensor debía estar directamente apuntado hacia otro para poder comunicar. Sin embargo, la lucha que había captado por su receptor debía haber desviado a todas luces el instrumento de Vale, y en cambio había podido oír todo lo ocurrido hasta el final.

    No podía entender cómo el haz electrónico había conseguido mantenerse perfectamente alineado mientras lo cogían y lo arrojaban al suelo.

    Pero esta rareza no cambió sus sentimientos. Jill se hallaba en peligro cerca de aquellos monstruos, que Vale había dicho no eran humanos. Lockley no aceptaba por completo aquella declaración, pero estaba ocurriendo algo y Jill se hallaba en medio del asunto. Por tanto, Lockley debía ir a cuidar de ella, por su propia tranquilidad. Y por la de Jill. No era un comportamiento razonable. Era emocional. No se paró a preguntarse qué era creíble y qué increíble. No se detuvo a pensar nada.

    Apretó a fondo el acelerador del coche y partió como una flecha hacia Boulder Lake.


    CAPITULO II


    El automóvil era de tipo corriente; uno de esos vehículos que consumen menos esencia y ofrecen menos comodidades que los modelos normales. Asimismo, para la economía del combustible, desarrollaba poca velocidad. Pero Lockley lo envió rodando por la carretera con la máxima rapidez posible.

    La carretera seguía un amplio valle, cuyo suelo lo constituía un prado. Luego corría por entre unos abruptos acantilados, y cruzaba algunos puentes de cemento por encima de riachuelos no muy anchos ni profundos. Una vez se internó por lo que casi parecía un túnel, y el poderoso ruido del motor pareció multiplicarse cien veces entre aquellos muros tan cercanos.

    No vio a ningún otro coche durante el recorrido por aquella carretera. Dos veces avistó venados. Continuamente, las bandadas de pájaros que picoteaban en el camino, se dispersaban al paso del auto. Una vez, observó cierto movimiento por el rabillo del ojo, pero cuando miró con más atención no descubrió nada. Probablemente se trataba de un puma huyendo ante el automóvil. Al cabo de cinco millas vio un camión vacío que se alejaba de Boulder Lake y el campamento en dirección al mundo civilizado.

    Los dos vehículos se cruzaron, combinando los ruidos de sus motores. El camión no llevaba prisa. Iba traqueteando al tiempo que su mercancía se iba balanceando en la enorme caja del coche. Su conductor y el ayudante no debían hallarse enterados de nada de lo ocurrido. Probablemente se habían detenido en algún parador a tomar un bocadillo, mientras el camión permanecía en la carretera.

    Lockley continuó otras diez millas. Las curvas de que se hallaba repleta la carretera le obligaban a acortar la marcha. Gruñía cada vez que el coche iba perdiendo velocidad cuando ascendía una cuesta, especialmente en las muy prolongadas. Divisó un oso en una ladera, deteniéndose en su exploración de un arbusto de fresas para contemplar el paso del coche. Vio otro venado. Y una vez un animal más pequeño, probablemente un coyote, se zambulló entre unas matas, permaneciendo oculto mientras el auto estuvo a la vista.

    Más millas de carretera desierta. Y luego, un tramo muy largo y muy recto. De repente, vio una serie de vehículos viniendo en dirección contraria en el momento de emprender una curva. No iban en fila india, como suele hacerse en los viajes, sino que atestaban todo el ancho del camino. La carretera estaba bloqueada por toda clase de vehículos que se alejaban del lago, no a marcha moderada sino a una endiablada velocidad.

    Se precipitaron contra Lockley. Grandes y pequeños camiones; autos de turismo entre ellos; unas cuantas motocicletas que corrían arrimadas a las cunetas. Parecían apretarse todos los coches entre sí, produciendo un fragoroso estruendo. El escape de los gases enrarecían la atmósfera. Al divisar a Lockley comenzaron a tocar frenéticamente los claxons.

    Lockley se apartó de la carretera, desviándose hasta traspasar la cuneta. Se paró. La masa de vehículos se abalanzó hacia él y pasó rauda. Había más de lo que había juzgado al principio. Había excavadoras, remolques, transportadores de tierra, coches descapotables, camiones-tanques, algún que otro sedán y, en resumen, una colección completa de toda la gama de vehículos que ruedan con gasolina y gas-oil.

    Cada uno de ellos iba repleto de personal. Los camiones llevaban todas las puertas abiertas, y los obreros se hallaban embutidos en su interior. Los coches de turismo parecían reventar por culpa de cuantos viajaban en ellos, apretados, sudorosos. El tráfico llenaba por completo la carretera de cuneta a cuneta. Pasó como en tromba, entre un estrépito ensordecedor y una nube de gases.

    Desaparecieron a gran velocidad en otra curva. Pero a continuación comenzaron a desfilar los coches más viejos, menos atestados, y después los vehículos más espaciosos, sin tanta prisa. De todos modos, procuraban adelantarse entre sí, como temiendo quedarse rezagados.

    Un auto pasó por la izquierda. En su interior iban cinco individuos. El conductor frenó y habló en dirección al auto de Lockley.

    —¡No siga adelante! ¡Han ordenado que nos larguemos todos! ¡Todo el mundo tiene que irse de Boulder Lake! Cuando pueda, dé media vuelta y síganos!

    Tras haber avisado a Lockley, volvió la vista hacia atrás, intentando volver a poner en marcha el coche. Lockley saltó del auto y se acercó.

    —¿Están refiriéndose a lo que ha caído del cielo? — preguntó —. Había una chica en el campamento. Jill Holmes. Escribía artículos para una revista. ¿Saben si alguien la ha recogido?

    El individuo que le había avisado continuó mirando en busca de una brecha en la que poder encajar su coche. La carretera no se hallaba ya tan atestada como antes, pero aún resultaba imposible internarse en la corriente del tráfico sin chocar. Luego, giró la cabeza, mirando directamente a Lockley.

    —¡Atiza! Alguien me dijo que la buscase. Yo estaba recogiendo hombres y cargándolos donde podía. ¡Me olvidé!
    —No se había marchado de allí cuando nosotros nos largamos — agregó uno de los que iban en el asiento —. La vi. Pero pensé que podría coger otro coche.
    —¡Esa jovencita no nos ha pasado! — rugió el del volante —. A menos que se halle en alguno de atrás...

    Lockley apretó los dientes. Comenzó a espiar a cada uno de los autos que se acercaban. Una chica entre aquellos fugitivos tenía que ir sentada en la cabina de un camión, o junto al chofer de un turismo, y aún en uno de estos últimos él podría verla, incluso en los asientos de atrás.

    —Si no la veo — dijo con sequedad — me dirigiré al campamento y veré si todavía está allí. El chofer pareció aliviado.
    —Si se ha quedado atrás es culpa suya. Y si usted va a buscarla, tenga mucho cuidado. Ha habido una explosión esta mañana. Tres tipos fueron a ver lo ocurrido. No regresaron. Otros dos marcharon en su busca, y algo les golpeó por el camino. Olieron algo peor que basura podrida. Luego se vieron paralizados, como por un cable de alta tensión. Vieron extraños colores y oyeron sonidos muy raros, sin que pudiesen mover ni un solo dedo. Su coche se averió. Luego pudieron moverse, salieron del auto y regresaron... a todo correr. Acababan de llegar al campamento cuando se recibieron por radio órdenes de despejar toda la zona del lago. Si va en busca de esa joven tenga cuidado — añadió agudamente —: Vaya, ahí tenemos una oportunidad de continuar el viaje. ¡Hasta la vista!

    Había una brecha en el tráfico, que estaba ya disminuyendo. El chofer desvió de nuevo el coche hacia la carretera. Luego aceleró a su máxima velocidad. Otro coche que seguía detrás frenó casi en seco evitando el encontronazo. Después, el tráfico continuó su ruta. Pero empezaba a disminuir. Principalmente se trataba de coches particulares, propiedad de los funcionarios.

    De pronto, dejó de verse ningún coche a lo largo de la recta. Lockley miró hacia atrás y reemprendió su marcha hacia el lugar de donde los demás huían. A sus espaldas escuchó el alejamiento de los coches fugitivos. Apretó su acelerador y arrancó.

    Se había producido una explosión en el lago, según aquel chófer. Esto estaba comprobado. Tres hombres habían ido a investigar lo ocurrido. Esto era razonable. No habían vuelto. Considerando lo comunicado por Vale, casi era inevitable. Luego, otros dos hombres habían bajado en busca de los tres primeros y... ¡esto sí era nuevo! Un olor peor que el de la basura podrida! Parálisis en un vehículo, el cual había quedado averiado. Y durante la parálisis habían vislumbrado extraños colores y escuchado ruidos inauditos. Lockley no se atrevía a imaginar ninguna hipótesis. Pero los hombres habían estado paralizados cierto tiempo, y habían, en cambio, experimentado algunas sensaciones. Luego habían huido hacia el campamento, temiendo evidentemente que volviese a asaltarles la parálisis. Su relato debía haber erizado el cabello de todos sus oyentes, porque al llegar la orden de evacuación, todos se habían apresurado a obedecer con una presteza que lindaba con el pánico. Pero aparentemente no había sucedido nada más.

    Los primeros tres hombres seguían desaparecidos... o al menos no se había mencionado su regreso. O les habían matado o estaban cautivos, a juzgar por el relato de Vale y su propia azarosa experiencia. Vale también debía estar muerto o prisionero, aunque a Lockley todavía le parecía muy extraño haber podido seguir oyendo la comunicación del aparato del joven, después de la irrupción de los seres del otro mundo. Vale había sido capturado o asesinado. Los tres hombres desaparecidos seguramente habían corrido la misma suerte. Los otros dos habían sido paralizados, pero no asesinados ni hechos prisioneros. Simplemente, les habían retenido hasta que, por un oscuro motivo, habían sido liberados y habían podido huir.

    El coche atravesó un puente y efectuó un viraje. Había una profunda garganta y la carretera corría por encima. Luego venía un terreno ondulante donde las curvas se multiplicaban.

    Pasó otro auto, queriendo alcanzar a los anteriores. En las siguientes diez millas quizás pasaron una docena más. Habrían arrancado más tarde, y por esto iban más rezagados que el grupo principal. Jill no iba en ellos. Otro coche aún apareció mucho más despacio, produciendo un enorme ruido. Su chófer hacía todo cuanto podía para seguir adelante.

    El sentido común le dijo a Lockley que el relato de Vale había sido completamente comprobado. Había habido un aterrizaje a cargo de unos seres espaciales. La muerte o captura de los tres sujetos que habían ido a investigar la causa de la explosión parecía bastante natural: los extraños ocupantes de la nave espacial deseaban estudiar los habitantes del mundo en que habían caído.

    La parálisis y libertad subsiguiente de los otros dos indicaba que los extraños seres ya se hallaban satisfechos con los tres ejemplares humanos que poseían para estudiar la raza. Tenían, además, a Vale. No intentaban ocultar su llegada, que por otra parte habría sido imposible. Pero era bastante plausible que deseasen informarse con respecto al mundo en que habían desembarcado, y cuando juzgasen que ya sabían bastante emprenderían la acción que juzgasen más oportuna.

    Todo ello era perfectamente razonable, pero había otra posibilidad. La otra explicación posible era... considerándolo todo, más probable. Y parecía ofrecer aspectos aún más aterradores.

    Apretó el acelerador. Jill Holmes. La había visto cuatro veces estaba comprometida con Vale. Parecía extremadamente probable que no hubiese dejado el campamento junto con los obreros. Si Lockley no hubiese estado obsesionado con la joven, habría intentado asegurarse de que ella se hallaba allí, antes de correr ciegamente en su busca. Pero si se hallaba aún en el campamento, corría un grave peligro.

    Ya hacía un buen rato que no veía ningún vehículo del campamento. Pero se veía una curva muy pronunciada al frente. Lockley tomó el viraje frenéticamente. Se oyó un motor, y un coche se presentó en dirección contraria, alejado del borde de la calzada. Rozó el pequeño coche que Lockley conducía. El auto saltó con violencia y dio dos o tres vueltas sobre su eje. Fue a parar a una zanja, parándose con el parabrisas roto y los parachoques destrozados, aunque el motor seguía funcionando. Lockley había frenado por instinto.

    El otro coche siguió corriendo sin detenerse. Lockley permaneció un momento inmóvil, aturdido por la rapidez del choque. Luego reaccionó. Salió del auto. Debido a su pequeño tamaño, pensó que podría volver a ponerlo en la carretera, usando unas ramas como palancas. Pero aquello le costaría varias horas, y se hallaba irrazonablemente convencido de que a Jill la habían dejado en el campamento.

    Faltaban unas cinco millas hasta Boulder Lake, y casi la misma distancia hasta el campamento. Le llevaría menos tiempo continuar a pie hasta el campamento que intentar llevar el coche a la calzada. El tiempo era esencial, y fuesen de la raza que fuesen los ocupantes del vehículo del espacio, estarían enterados del objeto de una carretera. Localizarían mucho antes un coche o un caminante en una calzada que a pie por entre los árboles.

    Echó a andar. Se encaminó hacia la vecindad del lugar descrito por Vale, en el que un objeto había descendido del cielo. Iba hacia allí por el temor de Jill. Le pareció que lo mejor hubiese sido ir arrastrándose, pero necesitaba desesperadamente hacer uso de la mayor velocidad posible.

    Caminó a campo traviesa en dirección al campamento. Todo el resto del universo no parecía haberse enterado de la aparición de algo extraordinario. Los pájaros piaban y los insectos zumbaban a su alrededor, y las hojas de los árboles susurraban quedamente, agitadas por la suave brisa. Un conejo corrió hacia unas matas ante la presencia del hombre. Pero no había indicios de que unos seres extraños se moviesen en las proximidades del joven. Reflexionó que iba en busca de una muchacha a la que apenas conocía, y que seguramente no necesitaría su ayuda.

    En otras partes del mundo las cosas no seguían un ritmo tan tranquilo. A aquella hora había ya tropas en movimiento en largos convoyes de camiones que transportaban el personal. Había destacamentos de cohetes dirigidos que se aprestaban a la defensa contra un probable ataque. Todos los aviones militares de la costa habían despegado, siendo alimentados mediante aeroplanos-cisterna, dispuestos a emprender cualquier acción ofensiva o defensiva, si llegaba el caso. Se habían difundido las instrucciones radiadas al campamento, y todo el mundo sabía que el parque nacional de Boulder Lake había sido evacuado para evitar el contacto con los seres extraterráqueos. Se sabía que dichos seres se habían apoderado de tres hombres, o los habían asesinado por de porte. Había informes respecto a la parálisis sufrida por otros dos, y se hablaba de rayos de la muerte y gases venenosos. Se describían como indescriptibles, según «concepciones artísticas», en la televisión y los periódicos. Según las circunstancias, aquellos seres semejaban lagartos o babosas. Se les pintaba como aves carnívoras y octópodas. Los dibujantes se aprovechaban de la falta de fotografías. Pintaban a los seres espaciales llevando a cabo acciones agresivas, o atacando a Vale y llevándoselo consigo. Se afirmaba que lo habían hecho con miras a la vivisección. Ninguna de las ideas de los dibujantes eran plausibles, en el sentido biológico. Aquellas criaturas habían sido descritas incluso como lanzando rayos caloríficos contra los seres humanos, los cuales se convertían dramáticamente en humo cuando los rayos los alcanzaban. Naturalmente, también había dibujos de mujeres que eran apresadas por los seres del espacio. Según era sabido, sólo había una mujer en el campamento, pero este inconveniente no había molestado a los dibujantes en lo más mínimo.

    Los Estados Unidos se vieron apresados en una corriente de pánico. Pero la mayoría de los habitantes continuaron desempeñando normalmente sus tareas, siguiendo su rutina habitual, y los trenes llegaron todos a tiempo.

    El público de los Estados Unidos estaba ya acostumbrado a las noticias falaces de los periódicos y la radio. Inconscientemente, las relegaban a la misma categoría que las películas de miedo, que algún día podían llegar a ser verdad, pero todavía no lo eran. Esta historia parecía más amedrentadora que la mayoría, pero todavía se aceptaba como un entretenimiento más o menos curioso. Así, gran parte de los Estados Unidos se estremecía con cierto mal disimulado placer a cada nueva noticia y a medida que iban apareciendo descripciones del aterrizaje de los monstruos inteligentes, aguardando con ansiedad la revelación de la verdad. Lo cierto era que la mayoría de los habitantes de la nación no creían en el aterrizaje. Era como la amenaza rusa. Podía ocurrir y tal vez llegaría a ser efectiva, pero todavía no se había materializado con respecto a Norteamérica.

    Una declaración oficial ayudó a llevar la tranquilidad al ánimo del público. El Departamento de Defensa publicó un boletín: un objeto había caído del espacio dentro del Boulder Lake, Colorado. Aparentemente se trataba de un enorme meteorito. Cuando, antes de la caída, las estaciones de radar habían informado, las autoridades de la defensa habían aprovechado aquella oportunidad para efectuar unas pruebas de emergencia ante una grave alarma. Las pruebas habían desencadenado todo un programa de entrenamiento y una serie de medidas defensivas, ensayándolas contra el ataque de otro; posibles enemigos. Una vez caído el meteorito, las maniobras de defensa continuaban como una brillante prueba de la habilidad defensiva de las fuerzas combinadas de la nación. Sin embargo, se proseguía la investigación respecto al objeto y su aterrizaje.

    Lockley siguió subiendo y bajando colinas, contorneando las peñas diseminadas por toda la región. Se movía por un paisaje que no parecía hallarse fuera de lo normal. El sol resplandecía en lo alto. Las nubes, esparcidas ya, sólo ocupaban un tercio del firmamento. Todos los ruidos de la naturaleza seguían su rítmico compás. Por fin llegó a una nueva calzada atravesada en su camino. Había una excavadora abandonada, bastante nueva y en perfecto orden, oliendo a gas-oil y aceite. Continuó su marcha por el bosque. Se hallaba ya en el campamento. Había barracones Quonset y estructuras prefabricadas. Calzadas de greda y cables que enlazaban los distintos edificios. Un cobertizo alargado lleno de mesas y bancos bajo su techumbre. Era un comedor. No había nadie a la vista. Sin embargo, todos los equipos continuaban en su sitio. Otro barracón mostraba una serie de tuberías que surgían por el tejado, y de las mismas aún salía humo. Había un edificio que debía ser una cantina. Había todo lo que podía necesitar un poblado en miniatura, aunque todo era temporal. Pero no había movimiento, ni ruido, ni la menor señal de vida, excepto el humo que se elevaba de las chimeneas de la cocina. Lockley fue bajando por el campamento. Todo estaba en silencio. No había signos de vida. Miró inquieto a su alrededor. Naturalmente, era inútil mirar en los dormitorios, pero se encaminó al comedor. Todavía habían sobre la mesa platos y vasos, la mayoría sucios. Y unas cuantas moscas. No muchas. En la cocina vio las ahumadas paredes y comida enlatada. Los fogones seguían funcionando. Lockley distinguió la llama azulada del gas butano. Continuó su búsqueda. La puerta de la cantina estaba abierta. Allí los hombres podían comprar lo que quisiesen, pero ahora no había ni compradores ni vendedores.

    El silencio y la desolación del lugar era resultado de menos de una hora atrás. Y le pareció que no conduciría a ningún fin práctico llamar en voz alta a Jill. Lockley estaba trastornado por aquel silencio sobre un sol tan resplandeciente. Era estremecedor. Los hombres no se habían trasladado de campamento. Simplemente, se habían marchado dejándose todo el equipo. No se habían llevado nada. Y no había señales de Jill. Pensó que seguramente la joven habría estado esperando la llegada de Vale al campamento, ya que con toda seguridad su primer pensamiento habría sido velar por su seguridad. Sí, habría esperado que Vale acudiese a rescatarla. Pero Vale o estaba muerto o prisionero de los seres que habían llegado con el objeto caído del cielo. Tenía que seguir buscando a Jill.

    Lockley dirigió la mirada hacia los montes en cuyas laderas Vale había estado midiendo la línea de la base entre su puesto y el de Lockley. El puesto no podía divisarse desde el campamento, pero el joven buscaba una diminuta figura que pudiera ser Jill, trepando valientemente para avisar a Vale de unos sucesos que éste había sabido antes que nadie.

    Entonces, Lockley oyó un leve ruido. Era débil, con un ritmo irregular. Tenía la cadencia de una conversación. Su pulso se aceleró de repente. En aquel barracón se veía el mástil de la emisora de onda corta que comunicaba con el mundo exterior. Lockley corrió hacia allá. Sus pasos resonaron fuertemente en el silencioso campamento, ahogando el sonido hacia el que se dirigía.

    Se detuvo en la puerta. Oyó la voz de Jill exclamando con angustia:

    —¡Pero estoy segura que habría venido a buscarme! — una pausa —. No queda nadie ya, y yo... — otra pausa —. ¡Estaba en el monte! ¡Al menos, un helicóptero podría...!
    —¡Jill! — gritó Lockley. Oyó un jadeo.
    —Alguien llama. Un momento — dijo la joven. Acudió al umbral. Al ver a Lockley mostró su desencanto.
    —He venido para ver si estabas sin novedad — balbució él, con torpeza —. ¿Hablabas con alguien de fuera?
    —Sí. ¿Sabes tú algo?
    —Temo que sí — asintió Lockley —. Pero ahora lo más importante es salir de aquí. Les diré que nos marchamos, ¿de acuerdo?

    Ella se apartó a un lado. Lockley se dirigió a la emisora que parecía casi un teléfono ordinario aunque se hallaba conectado a una caja con discos numerados y clavijas. Había un radio de bolsillo, un transistor, sobre la emisora. Lockley cogió el micrófono. Se identificó. Añadió que había querido cerciorarse de que Jill se hallaba fuera de peligro y que había visto una densa masa de vehículos en la carretera, evacuando a todos los empleados en la obra. Luego agregó:

    —Tengo un coche a cuatro millas de aquí. Está en una zanja, pero probablemente podré sacarlo. Sería más seguro para la señorita Holmes si ustedes enviasen un helicóptero a recogerla.

    La respuesta fue dada en tono militar. Parecía proceder de un civil autoritario, que no sabía nada de nada.

    —Corto — dijo Lockley, secamente, soltando el micrófono. Cogió el transistor y se lo metió en un bolsillo. Podía ser de utilidad.
    —Dicen que intente sacar mi coche de la zanja — le dijo a Jill, enojado —. Supongo que no poseen helicópteros disponibles. Claro que si estos seres extraños andan por los alrededores, es mejor que no se sobrevuele la zona del aterrizaje, a fin de no encolerizarles. Al menos, no antes de que estemos dispuestos a emprender una acción eficaz. Vámonos. Tenemos que salir de aquí.
    —Pero estoy esperando... — la joven parecía angustiada —. Quiso que me marchase ayer. Casi nos peleamos por ello. Seguramente vendrá a ver si estoy bien...
    —Tengo malas noticias — la atajó Lockley. Luego le describió, lo más delicadamente que pudo, su última conversación con Vale. Era la que había terminado con una serie de jadeos y cloqueos, transmitidos por el receptor, hasta que el aparato debió ser arrojado al suelo. No mencionó el extraño hecho de que el instrumento hubiese seguido perfectamente apuntado mientras ocurría toda la tremenda e invisible escena. No había la menor explicación para ello. Lo que le había contado ya era bastante estremecedor. La joven se puso mortalmente pálida, mirando fijamente a Lockley.
    —Pero... pero... — tuvo que tragar —. Tal vez esté herido y no... muerto. Puede estar vivo y necesitar ayuda. Si hay seres espaciales en alguna parte, quizá lo han dejado por muerto y sólo se halle inconsciente... Puede venir a buscarme... Iré... iré... a asegurarme de que está...
    —No es probable — replicó el joven tras cierta vacilación —. No, no es probable que lo hayan dejado herido. Pero si usted lo cree conveniente, yo iré a investigar. En primer lugar, puedo trepar más de prisa. Mi coche se halla metido en una zanja. Vaya usted y espéreme junto a él. Al menos se halla lejos del lago y allí estará más segura. Yo iré en busca de Vale.

    Le explicó con todo detalle cómo podría encontrar el auto. Debía atravesar una colina que se alzaba a la salida del campamento y descender por el lado opuesto. Se hallaba al sur de una excavadora abandonada. Fuera de vista.

    La joven volvió a tragar.

    —Si... si Vale necesita ayuda — dijo al cabo —, yo podría serle más útil que usted. Pero me esperaré donde empieza el bosque. Puedo ocultarme en caso necesario, y... y tal vez usted pueda precisar de mis servicios.

    Lockley comprendió que la joven estaba pensando que tal vez Vale estuviese herido y pudiese desear verla. Le dio el ansiado permiso. Ambos cruzaron el campamento. Él le entregó el transistor para que pudiese captar las noticias. Cuando la joven se halló fuera de su vista, por entre el bosque, Lockley se desvió hacia la falda de la montaña donde Vale había tenido su puesto de observación. Se trataba de un muro perteneciente a un cráter viejo de un millón de años, por el que tuvo que trepar. Procuró no correr riesgos inútiles. Mientras subía se movió a plena vista. Si la gente de la cápsula espacial estaba observando, se fijarían en él y no en Jill. Si emprendían alguna acción, sería contra él y no contra Jill. Sin saber por qué, se creía mejor dotado que la joven para defenderse.

    Siguió subiendo. El mundo volvía a estar normal como de ordinario. A cada lado había picos montañosos. Originalmente, habían sido volcanes casi todos. Comenzó a escalar, rodeado de montañas de más de quinientos pies. El cielo estaba purísimo. Ascendió mil pies. Dos. Tres. Por entre los picos podía divisar el lugar, a treinta millas de distancia, donde había estado él al rayar el día.

    Siguió su ascenso hacia la parte posterior del flanco de la montaña. Desde allí no podía ver el Boulder Lake. Por otro lado, ninguna persona situada en el lago podía verle a él. Sólo un grupo de exploración que también podría descubrir a Jill, sería capaz de verle, como un punto que se movía por el monte.

    Llegó al plano en que se encontraba el puesto de Vale. Comenzó a moverse con cautela en torno a las masas rocosas. El viento soplaba por su lado, zumbándole en los oídos. Una vez desalojó un pedrusco, que rodó ladera abajo, alborotando el ambiente.

    Vio el lugar en que Vale debía haber estado cuando observó la caída del objeto. Halló el colchón neumático del joven y las cenizas de su fogata. También encontró el agrimensor. Había sido aplastado por una piedra enorme que habían lanzado contra el aparato intencionadamente, pero antes había sido desplazado. No se hallaba cerca del punto de observación desde el cual debía realizar las mediciones por pulgadas sobre distancias de muchas millas.

    No había otra señal de lo que había ocurrido en el lugar. Las cenizas del fuego no habían sido esparcidas. El colchón neumático de Vale presentaba su aspecto corriente, como si nadie hubiese dormido en él. Lockley inspeccionó el saliente rocoso palmo a palmo. No había manchas rojas que pudiesen indicar sangre. Nada...

    No. En un trecho de tierra entre dos piedras había una huella. No era una huella normal. La había hecho una pezuña, pero no de caballo ni de burro. Tampoco se trataba de un sendero ovejero. No era la huella de ningún animal conocido en la tierra. Pero estaba impresa. Lockley reflexionó si la criatura que la había hecho cloquearía, o si rugiría. Ambas cosas parecían igualmente improbables.

    Atisbo con precaución hacia el lago que se hallaba casi a media milla más abajo. El agua estaba diáfanamente azul. Sólo reflejaba la pared del cráter y el panorama más allá de la zona donde la lava volcánica había caído. Nada se movía por allí. No había ningún aparato visible en la playa, como había dicho Vale. Pero algo había sucedido en el lago. Los árboles al borde del mismo estaban tronchados y caídos. Masas de malezas habían sido arrancadas de la tierra. Había ramajes rotos a diez yardas del lago, y agujeros donde antes sólo había habido una tierra suave. Una enorme ola habíase desbordado por la orilla circular del lago. Había irrumpido como una marejada de muchos pies de altura hacia la playa. Era una evidencia sumamente convincente de que algo enorme y pesado había caído desde el cielo.

    Pero Lockley no observó ningún movimiento ni novedad alguna en el paisaje circundante. No oyó nada que no fuese un sonido completamente normal.

    Y entonces olió algo.

    Era un hedor horrible, como de reptil. Era el olor de la jungla, a muerte y podredumbre. Más aún, era peor que el hedor de la descomposición.

    Echó a andar para alejarse de allí. Y entonces la luz le cegó. Cerrar los párpados no le sirvió de nada. Había toda clase de colores, intolerablemente chillones, que relampagueaban adoptando toda clase de formas y combinaciones, sucediéndose unas a otras en fracciones de segundo. Sólo podía ver aquella luz. Luego, captó el sonido. Era ronco. Cacofónico. Era un tumulto desorganizado en el que las notas musicales y los desacordes, lamentos y chillidos se combinaban hasta lo inverosímil. Y entonces sintió todo el horror de su situación al comprobar que no podía moverse. Cada pulgada de su cuerpo estaba rígida. Sintiose invadido por una mortal angustia. Le parecía estar sosteniendo una alambrada de alta tensión.

    Sabía que había caído al suelo. Estaba cegado por la luz y ensordecido por el tumulto, y su olfato estaba lleno del nauseabundo hedor de la jungla y la descomposición. Estas sensaciones le duraron años, al parecer.

    Y de repente, todas las impresiones cesaron como por ensalmo. Pero siguió sin poder ver; sus pupilas todavía estaban deslumbradas por los juegos de luces y colores. No podía oír nada. Había quedado sordo por los ruidos extraños que habían atronado sus oídos. Se movió y se dio cuenta, pero no sentía nada. Sus manos y todo su cuerpo estaba como embotado.

    Luego sintió que la posición de sus brazos y piernas iba cambiando. Luchó, ciego, sordo y sin sentir nada. Sabía que estaba preso a algo, y que no podía ya moverse.

    Y después, gradualmente, muy despacio, recobró los sentidos. Oyó los cloqueos. Al principio eran débiles, mientras sus agotados tímpanos apenas podían registrar los sonidos. Comenzó a recuperar el sentido del tacto, aunque sólo podía palpar pelaje a su alrededor.

    Le estaban levantando. Le pareció que se trataba más de garras que de dedos los que le asían. Quedose de pie, balanceándose. Había perdido el sentido del equilibrio, sin darse cuenta. Fue recuperándolo muy lentamente. Pero no veía nada. Unas manos como zarpas, o unas zarpas como manos, le estaban empujando. Sintió que le giraban y le empujaban. Se tambaleó. Dio un traspiés por la necesidad de mantenerse erguido. Los empujones y golpes continuaron. Sintió que le conducían hacia alguna parte. Se dio cuenta de que sus brazos habían perdido su utilidad porque se hallaban atados con cuerdas o correas.

    Entumecido, respondió a los empujones. No podía rebelarse. Comenzó a descender. Le guiaban hacia abajo. Le guiaban sin gentileza, pero también sin brutalidad.

    Esperaba la recuperación de la vista, pero no llegaba.

    Y fue entonces cuando comprendió la verdad: le habían vendado los ojos.

    A su alrededor podía oír aquel cloqueo. Empezó a descender desvalidamente la montaña, rodeado y guiado y a veces empujado por unos seres invisibles.


    CAPITULO III


    Fue un largo descenso, más largo aún por la venda de los ojos y por el agarrotamiento forzado de los brazos. Más de una vez tropezó. Y dos veces cayó. Las manos como zarpas, o las zarpas como manos, le levantaron devolviéndole al camión que habían elegido para él. Siguió oyendo los cloqueos. Comprendió que se estaban refiriendo a él. Un cloqueo o un silbido en tono de aviso le advertía del lugar donde debía mostrarse cuidadoso.

    Empezó a aceptar los avisos. Se le ocurrió que los cloqueos sonaban más bien como los silbatos que los niños se llevan a la boca, fallando al soplar en ellos. Gradualmente fue recobrando la normalidad de sus sentidos. Incluso sus ojos, bajo la venda, dejaron de distinguir sólo tinieblas, divisando aquel color gris que el ojo humano puede captar en la oscuridad.

    Más cloqueos. Mucho después sintió sus pasos al nivel del suelo. Posiblemente había descendido una media milla. No había intentado hablar durante todo el descenso. Habría sido inútil. Si deseaban matarle, le matarían de todas formas. Pero entonces no tenía sentido que se hubiesen tomado la molestia de hacerle bajar todo aquel largo trecho, por el muro exterior del cráter. Sus captores, evidentemente, deseaban hacerle servir para algo.

    Entonces, bruscamente le mantuvieron sujeto tal vez por espacio de una hora. Le pareció que debían esperar instrucciones, o que estaban llevando a cabo algunos preparativos. Luego, captó el ruido de algo o alguien que se acercaba. Más cloqueos.

    Fue conducido otro largo trecho. Entonces, unas zarpas o manos le levantaron. Oyó un sonido de metal. Los que le sostenían lo dejaron caer. Cayó unos tres o cuatro pies, yendo a parar a la arena. Sobre su cabeza sintió de nuevo un golpe metálico.

    —¡Bienvenido a nuestra ciudad! — exclamó luego una voz sarcástica, con acento humano —. ¿Dónde te atraparon?
    —En la montaña — contestó Lockley —, al intentar ver lo que estaban haciendo. ¿Queréis soltarme, por favor?

    Unas manos trabajaron en la cuerda que ataba sus brazos contra su cuerpo. La cuerda se aflojó. Se quitó la venda.

    Se hallaba en una especie de subterráneo con paredes y techo de metal, de unos ocho pies de anchura y la misma altura, y unos doce de longitud. Tenía un suelo arenoso. Por un agujero circular, por el que le habían dejado caer, penetraba una ligera penumbra, a pesar de estar tapado. Ya había tres hombres en aquel encierro. Estaban vestidos como los obreros del campamento. Uno era alto, otro gordo con bigote, y el tercero más desmedrado. Fue éste quien habló.

    —¿Los has visto? — preguntó.

    Lockley meneó la cabeza. Los tres le contemplaron y asintieron. Lockley vio que no llevaban mucho tiempo encerrados. El suelo arenoso mostraba unas huellas, como si los tres se hubiesen paseado angustiadamente. Pero a juzgar por el escaso número de huellas, casi todo el tiempo debían haber estado sentados en el suelo.

    —Nosotros no los vimos tampoco — continuó el tipo bajito —. Esta mañana hubo una formidable explosión en el lago. Cogimos un coche, el mío, y fuimos a ver qué había ocurrido. Luego, algo nos golpeó. A los tres. Luces. Ruidos. Un maldito hedor. Y una sensación como de descarga eléctrica. Nos vendaron y amarraron. Nos trajeron aquí. Y ésta es nuestra historia. ¿Qué te ocurrió a ti... y qué nos ha ocurrido a nosotros?
    —No estoy seguro — díjole Lockley.

    Titubeó. Después les contó lo de Vale y lo que había comunicado. Los tres prisioneros no tenían ninguna explicación que dar respecto a lo que les había sucedido. Parecieron aliviados al verse informados, aunque la información fuese muy poco alentadora.

    —¿Unos fulanos de Marte, eh? — exclamó el bigotudo —. Bueno, supongo que nosotros haríamos lo mismo si nos presentásemos en Marte. Tienen que procurar poder hablar con los que vivimos en este planeta. Y supongo que nos emplearán en esto... a menos que se os ocurra algo mejor.

    Lockley, por temperamento, tendía a anticipar un futuro siempre peor que el pasado. La sugerencia de que los ocupantes de la cápsula espacial les hubiesen aprendo para poder aprender a comunicarse con los terráqueos le pareció excesivamente optimista. Y no lo creyó. Le parecía muy improbable que los invasores del espacio estuviesen completamente desprovistos de información con respecto a la humanidad. La elección de Boulder Lake, por ejemplo, como punto de aterrizaje, no podía haber sido hecha desde el espacio. Si necesitaban aguas profundas para amarar, lo cual parecía ser lo más probable, lo mejor habría ser efectuar un descenso en el mar. La nave podía sumergirse, y podía moverse por el lago. Vale lo había dicho. Inevitablemente, una cápsula así habría escogido las aguas del océano para su inmersión. Aterrizar en el lago de un cráter, uno de los dos o tres más convenientes en todo el continente, indicaba que poseían información anticipada. Una detallada información. Prácticamente, demostraba un conocimiento de, al menos, un idioma humano, mediante el cual habían podido obtener la información relativa al lago. ¡Quien quiera que hiciese uso del lago no era un extraño a la tierra!

    Sí... Necesitaron un amaraje en aguas profundas, y sabían que Boulder Lake les ofrecía la oportunidad. Probablemente sabían mucho más. Pero si no sabían que Jill le estaba esperando al principio de la carretera, sería mucho mejor no pasarles la información Por esto, explicó, por si acaso su conversación era escuchada:

    —Yo formaba parte de un equipo agrimensor cuando empezó este suceso. Verificaba mis instrumentos con un individuo llamado Vale.

    Repitió exactamente, por segunda vez, lo que Vale le había comunicado, respecto al objeto caído del cielo y a los seres que habían surgido del mismo. Luego contó lo que había hecho. Pero omitió toda referencia a Jill. Refirió su venida al lago como resultado de la incredulidad. Asimismo, tampoco mencionó la fuga de la población del campamento. Cuando terminó la historia, pareció el relato de un hombre que había cometido una tontería, pero no sonó como la narración de un joven que sólo piensa en una muchacha.

    El gordinflón del bigote hizo una o dos preguntas. El alto efectuó otras. Lockley contestó a algunas.

    Las respuestas resultaron inquietantes. Ninguno de los cuatro había entrevisto a sus captores. Habían oído los cloqueos al ser conducidos a aquella bóveda, y evidentemente eran un lenguaje ignorado, aunque no humano. Todos habían sido atados y vendados. No les habían dado comida desde su captura y les habían dejado en aquel compartimento metálico aguardando la suerte reservada por sus carceleros.

    —¡Quizá quieren enseñarnos a hablar como ellos — dijo el del bigote —, o quizá querrán destruirnos para ver de qué estamos hechos. O tal vez —hizo una mueca — quieren saber si somos buenos para comer.
    —¿Por qué nos han vendado los ojos? — inquirió el bajito.

    Lockley comenzaba a sospechar el motivo. Era una respuesta a la notabilidad que representaba que una nave espacial destinada a sumergirse en aguas profundas hubiese elegido el lago de un cráter como lugar de inmersión.

    —Vale me dijo al principio que no eran seres humanos, aunque en sus prismáticos no eran más que unos puntitos. Más tarde, cuando los vio de cerca, no me dijo lo que semejaban.
    —Deben ser fantásticos — opinó el alto.
    —Quizás — arguyó el del bigote, intentando bromear — no quieren que les veamos porque nos asustaríamos. O quizá no pretendían vendarnos los ojos sino sólo taparnos. Tal vez no les importa que los veamos, pero les molesta vernos.
    —Este cajón donde estamos — dijo Lockley de repente —. Está hecho por manos humanas.
    —Ya nos lo hemos figurado antes — asintió el gordinflón —. Es la cáscara de un depósito de abono vegetal para el hotel que se iba a edificar aquí arriba. Tenían que hundirlo en el suelo, llenándolo de basuras, que luego se pudrirían y entonces servirían de fertilizante. Pero esos monstruos del espacio lo están empleando para mantenernos encerrados. Bien, ¿qué van a hacer con nosotros?

    Se oyeron unos débiles cloqueos. La tapa del agujero se levantó ligeramente. Cayeron tres conejos. La tapa volvió a caer con un sonido metálico. Los conejos temblaron y se agazaparon, aterrados, en un rincón.

    —¿Es así como van a alimentarnos? — preguntó el gordinflón.
    —¡No, diablo! — exclamó el alto, con evidente disgusto —. Los han metido aquí como a nosotros. Son animales. Como nosotros. Esta es una jaula temporal. Hay un suelo arenoso en el que podemos enterrar cosas. No nos costará nada hacer la limpieza. Los conejos y nosotros estaremos enjaulados hasta que esos tipos estén listos para hacer con nosotros lo que hayan pensado hacer.
    —¿Y qué será? — inquirió el bajito.

    No hubo respuesta. Podían asesinarles o dejarles vivir. No podían ya hacer nada. Mientras tanto, Lockley evaluaba a los tres obreros cautivos como unos buenos compañeros estando de su parte, y peligrosos en contra. Pero ahora no podía emprender ninguna acción práctica... Una simple guardia exterior, capaz de paralizarles por algún medio desconocido, tornaba en imbecilidad cualquier intento de fuga.

    —¿Qué clase de monstruos son? — se interesó el bajito —. Tal vez podríamos imaginarnos lo que harán con nosotros si conociésemos su aspecto.
    —Tienen ojos como nosotros — dijo Lockley. Los tres le miraron.
    —Aterrizaron a la luz del día — continuó el joven —. A plena luz. Ciertamente, escogieron la hora de aterrizaje. Y escogieron una hora temprana para tener más tiempo de día en el que moverse e instalarse antes de la llegada de la noche. Si fuesen seres ciegos, habrían escogido la noche.
    —Parece razonable — opinó el alto —. No había pensado en ello.
    —Me vieron desde lejos — siguió Lockley —, y yo no les vi. Con que tienen buena vista. Me apresaron en lo alto de la montaña pero antes tuvieron que seguirme hasta allá arriba para ver cuáles eran mis intenciones. Cuando vieron que estaba investigando en el puesto de Vale y contemplaba el lago, me paralizaron y me trajeron aquí. Con que tienen ojos como los nuestros.
    —¿Y a ese Vale — preguntó el bajito —, qué le ocurrió?
    —Seguramente lo mismo que nos ocurrirá a nosotros — contestó Lockley.
    —¿Qué es?

    Lockley no respondió. Pensaba en Jill, aguardándole angustiadamente a la salida del bosque, cerca del campamento. Seguramente le había visto subir. Podía haberle seguido en la ascensión hasta las cercanías del campamento de Vale. Pero no habría observado su captura y todavía podía estar esperándole. No era probable que Jill hubiese ido a caer voluntariamente en la trampa que ya había engullido a Vale y a él mismo. Debía haber comprendido que aquel lugar debía ser evitado.

    Seguramente intentaría llegar hasta la zanja donde se hallaba el coche. Le había oído pedir por radio un helicóptero para que la recogiesen. No se lo habían prometido; en realidad, se lo habían negado. Pero si Jill continuaba extraviada, seguramente alguien se arriesgaría a volar bajo para averiguar si estaba esperando ser rescata da. Un aeroplano ligero podría aterrizar en la carretera si temían hacerlo en un helicóptero. Jill encontraría la manera de salir del apuro. Estaba en peligro porque había esperado lealmente que Vale bajase al campamento a buscarla. Y ahora...

    Transcurrió el tiempo. El sol había caldeado el metal. En el interior del depósito hacía un calor intolerable. Se oyeron cloqueos. La tapa de la cárcel provisional fue levantada. Al interior fueron arrojadas media docena de aves silvestres. La tapa volvió a caer. Lockley escuchó atentamente. Cerraban desde fuera. Naturalmente, debía haber un cerrojo en la parte exterior para impedir que los osos pudiesen apoderarse de la basura que contendría.

    El calor fue en aumento. La sed era un problema. Una sola vez habían oído un rumor procedente del exterior. Era un zumbido que, incluso a través de un muro de metal, sólo podía ser el de un helicóptero. Zumbó y zumbó, siendo cada vez más fuerte. Luego, bruscamente, calló. Esto fue todo. Todo lo que los cuatro prisioneros encerrados en aquella tumba de metal supieron de lo que estaba ocurriendo en el mundo exterior.

    Pero en realidad estaban sucediendo muchas cosas. Los camiones que transportaban tropas habían llegado al borde del parque nacional de Boulder Lake, pocas horas después de que el campamento hubiese sido abandonado. Los obreros habían contado su historia, en la que si escaseaban los detalles no faltaba la imaginación. Los tres obreros desaparecidos tenían su suerte contada en distintas versiones, todas ellas dramáticas y terroríficas. Los dos hombres que habían sido paralizados por algún agente desconocido, describieron sus impresiones más tarde. Sus relatos fueron inmediatamente transmitidos a todos los periódicos. A la sazón resultaba que eran varias docenas de hombres los que habían visto caer el objeto al lago. No había notas de comparación, sin embargo, por lo que las descripciones variaban desde un globo en forma de pera que habíase balanceado en el firmamento antes de descender tras los montes hacia el lago, hasta una detallada pintura de una nave espacial en forma de torpedo, de color plateado, con escotillas y cohetes llameantes, y una bandera desconocida desplegada en un mástil.

    Naturalmente, ninguno de tales relatos podía ser verdadero. La velocidad del objeto al caer, según habían informado las estaciones de radar, verificadas con la hora del impacto controlada por el sismógrafo, no había permitido que el objeto se balancease en el aire para ser admirado.

    Pero había bastantes detalles y relatos de testigos casi presenciales de los alarmantes sucesos para que el Departamento de Defensa juzgase necesario efectuar una segunda declaración. Era una corrección de la primera versión. E intentaba ser todavía más tranquilizadora.

    El boletín afirmaba simplemente que un bólido — un objeto meteorice grande, y de lento descenso — había sido observado por radar cayendo a la tierra. Había sido detectado durante todo su descenso. Había ido a parar al lago del parque nacional en proyecto. Las fotografías aéreas tomadas mostraban que el agua del lago había sufrido un intenso trastorno. Se había creído prudente alejar a los obreros del parque en construcción, y todo lo demás había sido el resultado de unas maniobras de defensa efectuadas para un caso de emergencia. Naturalmente, la investigación con respecto al bólido proseguía infatigablemente.

    El redactor del boletín, evidentemente, se había apoyado en el comunicado de Vale, no diciendo más que lo imprescindible para no levantar la alarma. El boletín continuaba afirmando que no existía justificación para los alarmantes reportajes que habían difundidos por las agencias de noticias. Este acontecimiento no estaba, repetía, no estaba en modo alguno asociado con la guerra fría tan prolongada. Se trataba simplemente de un meteorito caído del espacio, que por fortuna había ido a parar a una zona declarada parque nacional, y aún más afortunadamente dentro de un lago, con lo que no había sido dañado el patrimonio de bosques y terrenos del parque.

    Naturalmente, el boletín no surtió el menor efecto. Era demasiado tarde. Había sido lanzado en el mismo instante en que la temperatura de la prisión metálica — que parecía haberse convertido en un ataúd de metal — había empezado a descender. El sol había desaparecido ya tras una montaña y la caja metálica se hallaba envuelta en sombras.

    De nuevo se abrió la tapa de la lata gigante. Al interior fue arrojado un puercoespín. La tapa volvió a descender. Esto ocurría a las cinco de la tarde.

    —Si suponen que así van a alimentarnos — dijo el bajito —, podían haber atrapado algo más comestible que un puercoespín.

    Ahora el cajón contenía a cuatro hombres, tres conejos, aterrorizados en un rincón, media docena de aves y el recién llegado puercoespín. Todos los animales estaban agrupados lejos de los hombres. Y a cualquier movimiento impensado, los pájaros comenzaban a revolotear por aquel estrecho pozo, golpeando contra la metálica estructura.

    —Diría — observó Lockley, dirigiéndose al alto — que su sospecha es la probable. Los conejos, las aves y el puercoespín deben ser considerados seres viviente locales. Y nosotros también. Y tal vez lo seamos. Una raza superior de animales. Quizá pretenden mantenernos enjaulados hasta que estén dispuestos a someternos a examen. Esperemos que no se les ocurra dejar caer un oso aquí dentro para hacernos compañía.
    —¡O serpientes! — exclamó el alto —. No sé qué hora será. Me sentiré mejor cuando caiga la noche. En la oscuridad no es probable que encuentren serpientes.

    Lockley no contestó. Pero si Boulder Lake había sido escogido como lugar de aterrizaje mediante información previamente adquirida, no era probable que encerrasen a los osos y las serpientes conjuntamente con los seres humanos.

    Estos habrían sido matados al instante, a menos que los necesitasen para algún uso práctico. Empezó a devanarse los sesos. Podía hacer muchas conjeturas, pero ninguna sería completamente la verdadera.

    Sólo una parecía prometedora, y presumía una serie de condiciones. Lockley no podía estar seguro. Sabía que había sido izado antes de dejarle caer en el interior del pozo de metal. La tapa del mismo se hallaba sobre el nivel del suelo. No se hallaba todavía hundido en donde se pretendía colocarlo. Evidentemente todavía no se hallaba en su permanente posición. La luz en su interior era muy escasa, pero podía distinguir a los demás ocupantes. También podía divisar las placas metálicas que formaban la parte interior del cajón de basuras.

    Inconscientemente, hundió la mano bajo la arena que llenaba el fondo de la prisión. A cuatro pulgadas de profundidad se terminaba la capa arenosa y empezaba la tierra. Palpó en torno. Halló raíces herbosas. Entonces, el cajón estaba simplemente apoyado en tierra, sin base, cosa perfectamente natural puesto que debía servir como depósito de basuras hasta su conversión en fertilizantes, mediante la descomposición. La arena... Siguió explorando.

    Esperó. Los otros tres estaban quietos. La ligera luminosidad en torno al reborde del agujero superior desapareció. El interior del depósito se convirtió en un pozo de negrura.

    —¿Puede alguien imaginar la hora? — preguntó, cuando le pareció que habían transcurrido milenios.
    —Supongo que ha transcurrido una semana — contestó la voz del bigotudo —, pero probablemente sólo son las diez o las once de la noche. Seguramente nos dejarán aquí dentro hasta mañana.
    —Creo que no es preciso aguardar — dijo Lockley —. Nos hemos estado muy quietos. Probablemente piensan que somos especímenes muy bien educados de la vida salvaje de este planeta. No esperarán que intentemos nada a estas horas. Supongamos que salimos.
    —¿Cómo? — preguntó el bajito.
    —Este cajón — explicó Lockley cuidadosamente — descansa sobre el suelo, sin base. He cavado a través de la arena y he hallado el reborde del metal. Si descansa sólo sobre tierra y no sobre la roca, podremos cavar con las manos. Empecemos ahora mismo. Yo principiaré y vosotros escucharéis.

    Y comenzó a cavar con las manos, apartando antes la arena en un razonable espacio. Sentía cierto sardónico interés en lo que podría suceder. Sospechaba que no ocurriría nada irremediable.

    Era posible que los monstruos del espacio hubiesen aceptado aquel cajón metálico como una muy conveniente jaula donde meter animales. Ellos mismos lo habrían colocado sobre la arena. ¿Cómo podían saber que esto significaba una jaula en la tierra?

    Claro que todo ello podía ser una prueba para comprobar el grado de inteligencia animal. Y casi todos los animales habrían intentado salir de allí.

    Siguió cavando. La tierra era dura, y la parte superior estaba llena de entrelazadas raíces. Lockley las fue desgarrando. Una vez lo hubo logrado, la faena fue más rápida. Se hallaba ya bajo el muro metálico. Comenzó a excavar hacia arriba. Su mano llegó al aire libre.

    —Ahora puede relevarme uno de vosotros — dijo en voz baja —. Creo que lo conseguiremos. Pero antes tenemos que trazar nuestro plan. No debemos hablar una vez fuera del depósito, o todo se irá a rodar. Por ejemplo, ¿debemos mantenernos juntos o debemos separarnos?
    —¡Caramba! — exclamó el bajito —. Podremos contarle a todo el mundo nuestra experiencia. Nos separaremos. Si cogen a uno de nosotros, los demás tal vez podremos escapar. Es mejor que nos separemos.

    Se arrastró hasta Lockley en la oscuridad.

    —¿Dónde estás cavando? Sí, ya lo noto. Hazte a un lado y déjame sitio.
    —¿Todos estáis de acuerdo en separarnos? — inquirió el joven.

    Sí, lo estaban. Lockley se sintió aliviado. El bajito comenzó a trabajar febrilmente. Sólo se oía el rumor de las respiraciones, y la ocasional caída de la tierra contra el metal del depósito.

    —Esta tierra es muy blanda — susurró el bajito —. Podremos agrandar bastante el agujero.

    Poco después, el hombre bajito suspendió su labor, jadeando.

    —Ahora iré yo — se ofreció el alto.

    Poco después penetró el aire fresco del exterior. La atmósfera del depósito mejoró. El olor de la tierra removida y del aire fresco era agradable. El del bigote relevó al alto. Luego le tocó el turno de nuevo a Lockley.

    —Creo que ya está — susurró al final —. Bueno, adelante. ¡No habléis fuera!

    Se estrecharon todos las manos susurrando ¡buena suerte!, y se internaron por el agujero, saliendo uno a uno al aire de la noche. Innumerables estrellas brillaban en e cielo. Se reflejaban en las aguas del lago, que se hallaba muy cerca. Lockley se movió en silencio. En la oscuridad que acababa de abandonar, sus ojos se habían acostumbrado a las tinieblas casi completas. Se alejó de las relucientes aguas. Puso densas matorrales entre él y sus antiguos compañeros. Procuró no hacer el menor ruido.

    Les oyó murmurar todos juntos. Habían ya salido todos. Pero se habían puesto de acuerdo en separarse. Continuó su camino, aliviado. La próxima vez que les viese, las circunstancias serían muy diferentes. Creía que, eran tipos muy competentes.

    Guiado por la Osa Mayor, se dirigió directamente hacia el lugar donde Jill debía aún estar aguardándole. Por la inclinación de la cola de la Osa comprendió que era casi medianoche. Jill seguramente pensaría que había sucedido lo peor. Tenía que encontrarla...

    Eran las dos cuando llegó al lugar donde Jill hubiera debido esperarle. Se dejó ver abiertamente. Llamó en voz baja. No hubo respuesta. Volvió a llamar varias veces, repitiendo el nombre de la joven.

    Divisó algo blanco. Era un trozo de papel colocado en la rama de un arbusto, de la que habían arrancado todas las hojas para hacerlo más visible. Lockley lo cogió y vio una escritura que la luz de las estrellas no le permitió discernir. Se internó en el bosque hasta que se atrevió a hacer funcionar su encendedor. Entonces leyó el mensaje.

    «He visto unos seres moviéndose por el campamento. No eran humanos. Temo que me estén buscando. Me marcho a esperarle junto al coche, si consigo encontrarlo».

    La joven había escrito en inglés, confiando que los seres del espacio no podrían entenderlo. Lockley no estaba tan seguro, pero nadie había tocado el mensaje. Si lo habían leído, lo habían dejado allí para tenderle una emboscada.

    Se encaminó por entre las tinieblas hacia la zanja donde había quedado su coche.

    Le pareció un largo trayecto, aunque se detuvo a beber a orillas de un arroyuelo, sobre el que un puente nuevo casi estaba terminado. De noche, sin embargo, y desconocedor de aquellos parajes, era difícil determinar las distancias. En realidad, estaba angustiado, temiendo haber dejado el lugar ya a sus espaldas. Pese a todo, no había visto por ninguna parte la excavadora abandonada. Por fin la vio y torció hacia el sur, no tardando ya en hallar la carretera. Su coche no podía hallarse a más de un cuarto de milla. Fue acercándose, cada vez más arrimado a la cuneta. De pronto oyó una música. Débil pero real, siendo aquél el último sonido que hubiera esperado oír en pleno monte, antes del amanecer. Hizo crujir la bota en la tierra. La música calló al instante.

    —¿Jill? — preguntó en voz baja. Oyó un jadeo.
    —Hallé el lugar donde estaba Vale — dijo, en tono más alto —. No había sangre. Ni señales de que le hubiesen asesinado. Pero me atraparon. Me llevaron con otros tres hombres, que habían dado por muertos y están vivos. Nos fugamos. Es por esto que espero que Vale esté aún con vida, y que pueda escapar o ser rescatado.

    Lo dijo, en parte para que la joven estuviese segura de que era él quien le hablaba. Pero técnicamente, también era cierto. Había esperanzas de que Vale estuviese vivo aún. Siempre hay que tener esperanzas, por muy negro que se vea el porvenir. Aunque Lockley opinaba que Vale tenía muchas probabilidades de estar muerto.

    Jill avanzó unos pasos.

    —No estaba... no estaba segura de que fuese usted — dijo, titubeando —. Vi los monstruos, a distancia. Al principio, los tomé por seres humanos. Por eso cuando le vi a usted... me asusté.
    —Lo siento. No tengo muy buenas noticias, la verdad.
    —¡Son buenas noticias! — insistió la joven, aproximándose más —. Si le han capturado, Vale les hará comprender que es un hombre, y que los hombres son seres inteligentes, no animales, y que por tanto deben ser amigos nuestros y nosotros de ellos.

    La voz de la joven era resuelta, animosa. Lockley pensó que mientras le había estado aguardando, se había estado preparando para negar que ni siquiera la peor noticia fuese la última. Y así seguiría hasta que viese con sus propios ojos el cadáver de Vale.

    —¿Quiere contarme exactamente lo que ha descubierto? — preguntóle la muchacha.
    —Se lo diré mientras me ocupo del coche. Debemos marcharnos de aquí antes de que amanezca.

    Se dirigió hacia el auto, metido a medias en la zanja, y apoyado por otra parte en unos vástagos que había roto por completo. Empezó a levantarlo con ayuda de unas fuertes ramas. Mientras lo hacía le contó a Jill su aventura, la presencia en el depósito de basura de los tres obreros y cómo habían tenido que convivir unas horas con unos conejos, unos pájaros y un puercoespín.

    —¡Pero no les mataron! — insistió Jill —. Y tampoco mataron a los otros dos, atacados de parálisis, que pudieron regresar al campamento. Contándole a usted, seis hombres han estado a merced de esos extraños seres, sin que hayan sufrido el menor daño. ¿Entonces, por qué hubieran debido matar a un séptimo hombre?

    Lockley tardó cierto tiempo en responder. Ninguno de los otros seis, pensó, había presentado combate. Sólo Vale se había peleado con la tripulación del vehículo espacial. Era el único, además, que los había visto.

    —Sí, tiene razón — concedió al fin —. Pero esto de nada sirve.

    Se metió debajo del coche. Se deslizó hacia la parte delantera. Hubo un fugitivo destello de una llama. Luego se apagó.

    El joven volvió a reaparecer y se incorporó.

    —Estamos en un brete — dijo —. Una de las ruedas delanteras se halla casi en ángulo agudo respecto a las otras. Se ha roto un eje. No hay forma de hacer andar el coche, aunque logre llevarlo a la carretera. Tendremos que ir andando. Debe haber soldados no muy lejos de aquí. Si los tropezamos todo irá bien. ¡Pero es mala suerte!

    Lockley se había equivocado en sus cálculos. No había soldados por el parque, ni fue mala suerte que el coche estuviese averiado. De haber podido llevarlo a la carretera, el vehículo habría sido víctima de un encontronazo y ambos jóvenes hubieran podido hallar la muerte. Pero esto sólo lo revelaría el futuro.

    No cogieron nada del auto porque no podían ver más allá del presente. Echaron a andar siguiendo la carretera por la que pensaban hallarían a los soldados. No era el camino más corto para salir del parque. Al contrario, resultaba mucho más largo de lo que habría sido un atajo. Pero Lockley esperaba ver algunos tanques, al menos, contra los que las desconocidas armas resultasen inútiles. Se encaminaron, pues, hacia la carretera principal. Lockley estaba desarmado. Carecían de comida. El joven no había probado bocado desde la mañana anterior.

    Cuando llegó la aurora — gris, callada — y el rocío en la hierba y las hojas de los árboles reflejó la luminosidad del cielo, Lockley y Jill se desviaron hacia el bosque. El joven halló una rama muy fuerte que, desprovista de hojas, le sirvió de bastón. Mientras tanto, Jill había estado escuchando la radio de bolsillo. La apagó.

    —Esperaba las noticias — explicó, con decisión —. El gobierno sabe ya que había seres en la nave espacial, y él — debía referirse a Vale — intentará hacerles comprender qué clase de seres somos. Dentro de poco, podremos comunicarnos con ellos en términos amistosos. Pero no hay noticias todavía. Supongo que es demasiado temprano.

    Lockley asintió, con reservas. Reanudaron la marcha por la humedecida carretera. A medida que la luz fue aumentando, Lockley escrutó varias veces el rostro de Jill. Parecía muy cansada. El joven reflexionó tristemente que estaba pensando en Vale. No le había dedicado casi ni un solo pensamiento a Lockley. Incluso ahora, especialmente, todos sus pensamientos eran para Vale.

    Cuando apareció la luz del sol sobre los picos que les rodeaban, el joven dijo, fingiendo indiferencia:

    —Lleva usted veinticuatro horas sin descansar, y dudo que haya comido nada. Yo tampoco. Si los soldados aparecen por aquí, oiremos los motores. Creo que lo mejor será apartarnos de la carretera y descansar un poco. Y quizá pueda encontrar algo comestible.

    Pocas regiones montañosas pueden ser tan estériles que no ofrezcan nada alimenticio. Usualmente existen los arbustos de moras y fresas. También es comestible una especie de maíz silvestre. Los vástagos de los helechos son parecidos a los espárragos. Hay unas plantas silvestres con espinos, cuyas hojas, cuando son tiernas, procuran alimento y, claro está, están las setas. Incluso en una roca puede hallarse una especie de liquen comestible si se seca por completo antes de hacer con él sopa o caldo.

    Empero, antes de ir en busca de comida, Lockley dijo con brusquedad:

    —Usted dijo que había visto que esos seres no son hombres. ¿Qué parecían?
    —Estaban muy lejos — le confesó Jill —. No los vi con claridad. Tenían el tamaño de un hombre, pero no lo eran. ¡Estaban tan lejos, que no puedo decir nada más!

    Lockley meditó sobre aquellas palabras y finalmente se encogió de hombros.

    —Bien, descanse. Volveré en seguida.

    Se alejó. Estaba hambriento y comenzó a buscar afanosamente por entre las matas. Pero su cerebro luchaba por imaginarse un ser que tuviese el tamaño de un hombre y, sin serlo, lo pareciese a cierta distancia. Sacudió la cabeza con impaciencia y prestó toda su atención a la busca del alimento.

    Halló unas matas de moras en una ladera donde había bastante tierra para que los arbustos arraigasen, aunque no los árboles. Los osos las habían devastado, pero todavía quedaban bastantes para los dos jóvenes.

    Llenó con ellas su sombrero y regresó hacia Jill. La joven había vuelto a poner el transistor en marcha, pero a muy bajo volumen. Dejó el sombrero con las moras al lado de la muchacha. Ésta levantó una mano para que no hablase. Los rayos del sol se filtraban por entre las ramas y los troncos de los árboles estaban teñidos de amarillo. Comieron las moras mientras escuchaban las noticias.

    Se procedió a la lectura de otro boletín oficial. Des pues de doce horas desde la radiación del último, pretendidamente tranquilizador, de nada servía ya fingir que el objeto caído en Boulder Lake era sólo un meteorito.

    El pretexto de que se trataba de un objeto natural fue diciendo el locutor, había sido abandonado. Pero continuaba el deseo de tranquilizar los ánimos. Los aviones habían intentado fotografiar el objeto que se hallaba en el lago. No se había logrado captar ninguna imagen satisfactoria, aunque sí fotos de los daños causados en la playa del lago por las enormes olas, producto del impacto de la nave espacial. Habían sido apostadas tropas, formando un cordón, en torno a la zona del parque nacional, para impedir que penetrasen en el mismo personas irresponsables, deseosas de contemplar a los desconocidos visitantes del espacio. Continuaban sabiéndose nuevos detalles del aterrizaje. Habían sido interrogados los trabajadores del campamento y los dos individuos que habían quedado paralizados momentáneamente. Al parecer, sólo cuatro hombres habían sido hechos prisioneros por los visitantes. Uno era Vale, testigo ocular del descenso de la nave. Los otros tres habían ido a investigar la tremenda explosión que había acompañado al aterrizaje en el lago. Desde entonces nadie había vuelto a verles. Esto, no obstante, no implicaba que hubiesen muerto. Era posible que los invasores enemigos o huéspedes — que habían desembarcado en territorio americano estuviesen tratando de aprender nuestro idioma para poder comunicarse con el pueblo americano.

    Lockley contempló el semblante de Jill. Al escuchar la referencia a Vale se había puesto blanco, pero cuando vio que Lockley la estaba mirando, recobró su constante determinación.

    —Ignoran que los visitantes no le han matado a usted y que tanto usted como los otro tres han logrado escapar. Alguien debería comunicárselo.

    Lockley no contestó. En su cerebro existía el hecho de que los dos sujetos que habían sido paralizados, los otros tres y él mismo, presos y luego fugados, no habían visto a sus captores. Vale, en cambio, sí. El locutor continuó hablando en tono de confianza, formando que el día anterior por la tarde un helicóptero había sobrevolado las montañas para examinar el lugar de aterrizaje con todo detalle, ya que no era posible hacerlo desde un avión.

    Lockley recordó el zumbido que él y los otros habían oído desde la jaula de metal.

    El helicóptero, de repente, había cesado en sus comunicaciones Se opinaba que le había fallado el motor. No obstante, más tarde, un rapidísimo jet había intentado un vuelo rasante. El piloto había informado que a quince mil pies de altitud había notado de pronto un olor nauseabundo. Luego quedó ciego, sordo y con los músculos agarrotados por espasmos. Quedó paralizado. La experiencia sólo duró unos segundos. Era como si hubiese penetrado en una zona iluminada por un poderoso reflector que producía aquellas sensaciones, saliendo de la misma poco después. Instintivamente había realizado maniobras evasivas, alejándose de allí, pero dos veces antes de haber atravesado la línea del horizonte, había vuelto a sentir cierta parálisis y el dolor. Los científicos determinaron que el informe de los hombres que habían quedado paralizados y el del piloto concordaban entre sí. Se llegó a la conclusión de que quienquiera que hubiese aterrizado en Boulder Lake poseía un haz de rayos — que podían ser llamados rayos de terror debido a los efectos que provocaban —, de alguna clase de radiación que producía parálisis y dolor agónico. A menos que los tres obreros apresados hubiesen muerto por su causa, no podía considerarse a tales rayos como de la muerte.

    Las noticias continuaron siendo radiadas en tono de confianza y sinceridad. Era natural que los pobladores de otro planeta adoptasen precauciones contra los posibles habitantes hostiles del mundo recién descubierto. Pero debían agotarse todos los esfuerzos para establecer un contacto amistoso con los visitantes del espacio. Su arma parecía ser de corto alcance, sin efectos mortales para la raza humana. Ocasionalmente, se habían notado algunos de tales efectos entre los soldados que habían establecido el cordón de seguridad en la zona del parque,, pero sólo habían producido dolor y nunca parálisis. No obstante, las tropas en cuestión habían retrocedido. Mientras tanto, se habían enviado cohetes nucleares a las zonas donde pudiesen hacer falta bombas atómicas contra la nave espacial si se presentaba la ocasión. Pero el gobierno se mostraba extremadamente ansioso de establecer sus contactos con los seres extraterrestres de modo amistoso, porque el contacto con una raza más avanzada que la nuestra, sólo podía reportar ingentes ventajas. Por tanto, las bombas atómicas serían empleadas sólo como último recurso. Una bomba atómica destruiría a los seres espaciales y su nave, y ésta era inapreciable para nosotros. Se pedía a la nación que se mantuviese en calma. Si la nave parecía ser peligrosa, siempre podría ser destruida.

    El boletín de noticias llegó a su fin.

    —Él les hará comprender — insistió Jill, refiriéndose a su novio — que los hombres no son puercoespines ni conejos. Cuando entiendan que los humanos somos una raza inteligente, todo irá bien.
    —Debemos recordar una cosa, Jill — arguyó Lockley, mal de su agrado —. No vendaron los ojos de los conejos ni del puercoespín. Sólo vendaron a los hombres.

    Ella le contempló con fijeza.

    —Uno de los obreros que estaban conmigo en aquel sendero — prosiguió Lockley —, creía que no querían que les viésemos porque son monstruos. Esto no es probable — hizo una pausa —. Tal vez nos vendaron para que no viésemos, precisamente, que no lo son.


    CAPITULO IV


    —La evidencia — continuó Lockley, mirando a Jill, que estaba del color de la ceniza — se inclina por completo hacia la idea de unos monstruos. Pero ha habido algo en esas noticias de la radio que apela al valor, y quiero que se dé cuenta. Vamos a necesitarlo:

    —Si no son monstruos — replicó Jill, con tono estridente —, entonces... entonces son hombres. Nosotros sólo estamos en guerra fría con otra nación, cuyo gobierno es capaz de utilizar un truco semejante. Por tanto, si los hombres de la nave espacial no son monstruos, matarán a cualquiera que lo descubra.
    —Sí, pero la evidencia — insistió Lockley — parece demostrar que en realidad son monstruos. Usted ha tenido mucha confianza en Vale. Pero ahora estamos un aprieto. A Vale le gustaría verla a salvo, y en aquel boletín ha habido algo que no me ha gustado.
    —¿Qué ha sido?
    —Dos cosas — le explicó Lockley con sequedad —. Una la han dicho y la otra no. No han dicho nada referente a que los soldados hayan sido enviados a Boulder Lake para darles la bienvenida a los misteriosos seres espaciales, diciéndoles que son nuestros invitados y que sería preferible que no empleen sus rayos del terror o paralizantes contra los seres humanos. Nosotros, usted y yo, contábamos precisamente con la presencia de soldados en esta zona. Pero resulta que no hay ninguno. Jill, aún pálida, frunció el ceño en un afán de concentración.
    —Y lo que nos dijeron en la emisión fue lo siguiente — prosiguió Lockley —. Las tropas han formado un cordón en torno al parque. Han sido aterrorizados mediante los rayos paralizantes. La radio ha afirmado que su poder había quedado reducido por la distancia y que la tropa sólo había acusado cierto malestar. Pero les han ordenado retroceder. ¿Se da cuenta? ¡Han retrocedido!

    Jill le miró fijamente, comprendiendo de repente.

    —Esto significa...
    —Significa — la atajó Lockley — que los rayos del terror son un arma muy poderosa. Su alcance es de muchas millas o decenas de millas. Todavía ignoramos cómo los manejan. Cualquiera que haya llegado en la nave espacial que Vale divisó, posee un arma del que nuestro Ejército no sabe aún ninguna característica. Y nosotros no podemos esperar que nos rescaten. Tenemos que salir de aquí por nuestros propios medios. Literalmente. Con que debemos olvidarnos de las carreteras. Desde ahora en adelante tendremos que procurar pasar completamente desapercibidos. Y tenemos que pensar sólo en esto. Jill meneó la cabeza como para ahuyentar sus tristes ideas.
    —Sí, tiene razón — dijo —. Vale quisiera que me pusiese a salvo. Y si nada puedo hacer para anudarle, al menos tampoco deseo tenerle preocupado. Está bien. ¿Por dónde tenemos que ir?

    Lockley la guió lejos de la carretera que unía Boulder Lake con el mundo exterior. Llegaron poco después a una hendidura provocada por la que debía pasar más adelante la calzada. La superficie de cemento de la ruta se extendía hasta las rocas a cada lado. No existía tierra en la que pudieran quedar impresas las pisadas.

    —Treparemos por esta ladera y nos internaremos por el bosque — le propuso Lockley —, porque no es tan fácil que nos descubran por entre la maleza como en la carretera. Los tipos del lago deben saber muy bien para qué sirven las carreteras. Creerán que si averiguamos cómo funciona su rayo del terror, les atacaremos por las carreteras. Por tanto, sus sistemas de vigilancia se centrarán en las rutas. Por tanto, si nos apartamos de los caminos evitaremos ser descubiertos. Es una suerte que lleve usted un buen calzado. Éste puede ser el factor decisivo si queremos continuar con vida.

    Comenzaron la ascensión. Gracias a la carencia de huellas, nadie podría averiguar que habían abandonado la carretera en aquel punto. En realidad, no existía el menor signo de su existencia, aparte del coche en la zanja. Se conocía la presencia de Lockley pero no la de Jill.

    El joven estaba inquieto por haber tenido que atraer la atención de Jill hacia su propia situación en vez de dejarla absorberse en el posible o probable destino corrido por Vale. Pero para lograr salir con vida de aquel trance iban a necesitar algo más que sentimentalismo. Y Lockley no podía llevar todo el peso del asunto.

    Había una invasión en proceso. Aparentemente podía tratarse de una invasión del espacio, en cuyo caso el terror producido, sería el miedo a lo desconocido. Pero Lockley había concebido la posibilidad de que sólo se tratase de una invasión del otro lado del mundo, invasión era temida por los americanos al menos una vez cada veinticuatro horas. Y entonces el terror sería provocado por el miedo a algo ya casi conocido.

    Toda la tierra estaba temblando por culpa de la, al parecer, inevitable demostración de poderío por parte de las naciones más potentes del globo. Su rivalidad parecía irreconciliable. La mayor parte de la humanidad temía la aparición del conflicto con cierta resignación porque no parecía haber forma de evitarla. Y se admitía como muy posible que en una guerra de esta clase pereciese toda la humanidad, incluso las plantas y los microbios. Era irónico que la única esperanza que todo el mundo parecía alentar era que una de ambas naciones rivales descubriese o inventase un arma tan mortífera y nueva que pudiese exigir la rendición de la otra sin la declaración de una guerra atómica.

    Las bombas atómicas lo habrían logrado, de haberlas poseído sólo una nación. Pero ahora ambas se hallaban fuertemente armadas con unas armas tan traidoras, de forma que una guerra podía significar sólo la destrucción de ambas potencias en poco tiempo. No había forma de precaverse contra la desesperada y terrible réplica por parte de los supervivientes de la nación agredida. Era la certidumbre de dicha réplica lo que sostenía la guerra fría, una guerra de provocaciones, de trucos de espionaje y contraespionaje, aunque no de exterminio mutuo.

    Pero Lockley había sugerido — porque era la peor de las posibilidades — que la nación rival de América hubiese desarrollado una nueva arma que pudiese ser la vencedora, en tanto no pudiese ser atribuida a sus auténticos poseedores. Si los Estados Unidos se creían atacados desde el espacio exterior, no enviarían cohetes contra los atacantes. Pedirían ayuda, y ésta les sería otorgada incluso por sus rivales si el ataque procedía de otro planeta. Los hombres siempre se unen contra los seres que no son humanos. Pero si se trataba sólo de una nave espacial procedente del otro lado del telón de acero, fingiendo venir de un mundo desconocido... América podría ser conquistada porque creería que luchaba contra monstruos y no contra hombres.

    Esto no era probable, pero era posible. No existía ninguna prueba, pero en tal caso todas las pruebas habrían sido evitadas. Y si su idea era la verdad, el desastre sería mucho peor que la invasión desde otro planeta. Aquel primer aterrizaje podía ser sólo una prueba para asegurarse de que la nueva arma era desconocida de los americanos, los cuales estaban indefensos contra la misma. La dotación de la nave estaría dispuesta a enfrentarse con la muerte. En cierto sentido, si para destruirlos había que emplear una bomba atómica, sería un triunfo para la nación rival. Porque otras naves podrían aterrizar en ciudades americanas, donde no podrían ser lanzadas bombas atómicas sin poner en peligro de muerte a millones de personas, las cuales se rendirían bajo pena de muerte.

    Lockley contempló el sol. Luego consultó su reloj.

    —Debemos ir hacia el sur — dijo —. Es el camino más corto para llegar adonde podremos considerarnos relativamente a salvo, y donde podré comunicarle a alguien cuanto sé respecto a este asunto.

    Jill le siguió obediente. Se adentraron en el bosque. No podían ya ser vistos desde la carretera. Ni siquiera desde el aire. Cuando habían recorrido una milla, Jill efectuó una última protesta.

    —¡Es imposible que no sean monstruos! ¡No puede ser!
    —Sean lo que sean — replicó el joven —, no quiero que pongan sus zarpas sobre nosotros.

    Reanudaron la marcha. Una vez, desde un grupo de árboles, divisaron la carretera que corría más abajo, a su izquierda. Estaba desierta. A los pocos metros efectuaba un viraje, perdiéndose de vista hacia la izquierda. Siguieron subiendo y bajando colinas. El camino no era difícil, con los bosques desprovistos de maleza y el suelo tapizado por las hojas caídas de las ramas. Al frente se presentó una pendiente iluminada por el sol cubierta de matas espinosas, que debía ser evitada.

    Lockley de repente se detuvo en seco. Palideció. Asió la mano de Jill y dio media vuelta. Prácticamente la arrastró hacia el bosque que acababan de abandonar.

    —¿Qué ocurre? — el semblante demudado del joven la obligó a hablar en susurros.

    Él le ordenó que callase. Había olido algo. Un olor débil pero repugnante. Era el hedor de la selva o la podredumbre. También podía ser la peste que desprenden los reptiles. Era una mezcla de todos los peores olores imaginables. Era horrible. Era infinitamente peor que la peste de la descomposición.

    Silencio. Quietud. Los pájaros cantaban a cierta distancia. No ocurrió nada. Absolutamente nada. Tras largo rato, Lockley dijo de repente:

    —Tengo una idea. Se compagina con la emisión que hemos escuchado antes. Voy a intentar comprobarla. Si me ocurre algo, no trate de ayudarme.

    Había olfateado la peste al menos quince minutos antes, cuando había arrastrado a Jill hasta el bosque, pero no había habido ningún otro indicio de la presencia de monstruos terrestres o espaciales por allí. Se agazapó y se arrastró por entre los arbustos. Llegó al lugar donde había notado el olor. Volvió a olfatear. Retrocedió. El olor seguía flotando en el ambiente, débil, pero reconocible. Avanzó, se detuvo y volvió a retroceder. Continuó con suma precaución, extendiendo la mano al frente.

    Se detuvo de improviso. Luego retrocedió, con el semblante encolerizado.

    —Tuvimos suerte al no poder utilizar el coche — dijo, cuando estuvo junto a Jill —. Nos habrían matado, o algo peor.

    Ella esperó con los ojos desorbitados.

    —Lo que paraliza a los hombres y los animales — explicó —, es un haz de rayos proyectados aún no sé cómo. Hemos estado a punto de ser atrapados. Probablemente es similar al radar. Pensé que habrían puesto vigilancia en las carreteras. Pero han hecho algo mejor. Proyectan los rayos. Cuando el haz de rayos bloquea una carretera, todo el que pasa por la misma queda paralizado. Los ojos quedan cegados por una fantasía inconcebible de distintos colores, se oyen ruidos inimaginables, se siente una angustia indecible y se huele lo que olimos nosotros. Entonces sobreviene la parálisis. Ayer proyecta ron estos rayos sobre mí y me capturaron. Otro haz de rayos similar en el camino hacia el lago es lo que inmovilizó a los tres obreros, y más tarde a los otros dos cuyo coche se averió, y que quedaron paralizados hasta que el haz de rayos fue desviado.
    —¡Pero nosotros sólo hemos olido algo nauseabundo! — protestó Jill.
    —Usted lo olió. Por esto la hice retroceder. Yo lo había olido ya antes. Cuando empecé a arrastrarme hacia delante comencé a entrever ráfagas de luz y ruidos extraños y a sentir cierta comezón en la piel. Extendí la mano hacia delante... y quedó paralizada. Entonces retrocedí — calló y luego añadió —: Bueno, Vámonos.
    —¿Qué haremos?
    —Cambiaremos la dirección de nuestra marcha. Si seguimos avanzando nos veremos paralizados. Es un haz de rayos muy apretado, pero seguramente se dispersa por los bordes. Intentaremos seguirlo lateralmente hasta que no podamos continuar o hasta que lleguemos adonde deseamos ir. A menos — añadió —, que haya otro haz de rayos que se cruce con el primero. Entonces, nos veríamos atrapados.

    Emprendieron la marcha.

    Cubrieron cuatro millas de camino áspero y dificultoso antes de que Jill diese señales de cansancio. Entonces Lockley hizo alto al borde de un arroyuelo. Divisó unos peces en sus claras aguas e intentó inventar un medio para pescarlos. Fracasó.

    —Tampoco serviría de nada pescarlos. El resplandor del fuego sería visto de noche y la columna de humo advertiría nuestra presencia de día. Y los tipos esos del lago podrían dirigir su haz de rayos hacia nosotros. Nos iremos de aquí cuando usted haya descansado.

    Examinó el arroyo. Paseó por ambas orillas. Desapareció en un recodo del riachuelo. Jill esperó, al principio inquieta, luego íntimamente angustiada.

    Lockley regresó con las manos llenas de hojas de helechos y pimpollos recientes, con las puntas curvadas y los extremos de sus raíces casi blanquecinas.

    —Temo que esto será nuestra cena — anunció —. Su gusto es parecido al de los espárragos crudos, similar al del maní en crudo, por lo que no nos hará daño alguno. Esto es lo malo de comer vegetales silvestres. En su mayor parte pertenecen al orden de las espinacas.
    —Nos lo tragaremos — asintió Jill.

    Por primera vez le contempló detenidamente. Hasta que se sintió angustiada al verle doblar el recodo, no le había considerado como un ser de carne y hueso. Había sido sólo un hombre que la estaba ayudando porque Vale no se hallaba presente. Ahora, en cambio, se dijo que Vale debía estarle muy agradecido por aquella valiosa ayuda.

    —Ya estoy mejor — añadió.

    Él asintió y volvió a abrir la marcha. Vigilaba al sol para orientarse. Dos o tres millas después del primer alto, dijo bruscamente:

    —Creo que el haz de rayos del terror debe estar ya hacia allá — extendió una mano —. Tengo otra idea. Iré a investigar.
    —¡Tenga cuidado! — le recomendó Jill, inquieta nuevamente.

    Lockley se alejó, adoptando toda clase de precauciones. La joven sabía que estaba buscando el hedor tan peculiar de aquellos seres, el cual significaba el primer síntoma de la proximidad de los rayos.

    Lockley se detuvo a media milla de distancia, descansando mientras la joven le seguía con la mirada. Anduvo atrás y adelante. Marcó un sitio con una piedra. Retrocedió un buen trecho y se quitó el reloj de la muñeca. Lo dejó sobre el repecho de una roca y lo golpeó. Lo pateó luego varias veces, cambiándolo de posición de vez en cuando. Luego, lo destrozó con un pedrusco. Se incorporó y regresó, llevando algo que relució como el oro por un instante.

    Se detuvo antes de llegar a la roca que había puesto como señal. Realizó algunas cosas extrañas, de espaldas a Jill. De vez en cuando, a su lado, se veía aquel mismo destello dorado.

    Retrocedió. Llevaba en la mano algo parecido a una pequeña espiral. Era el muelle de su reloj antimagnético. Lo sostuvo un poco para que ella lo viese claramente y luego se lo metió en el bolsillo.

    —Ya sé qué es el rayo del terror — anunció con amargura —. Es un haz de radiaciones del orden del radar, de los rayos X y otros similares. Sólo una antena puede captarlo y este muelle es como una antena inmejorable. En ciertos sitios apenas pude detectar el olor, pero cuando el muelle saltó capté más que mi cuerpo, y la peste fue horrible. Entonces fui hasta el lugar donde mi piel había comenzado a picarme y vi las luces y oí los ruidos. El muelle significó una gran diferencia. Hasta hallé la dirección del haz de rayos. Jill parecía asustada.
    —Procede de Boulder Lake — continuó el joven —. ¡Sí, es el rayo del terror! Uno puede quedar preso en él sin darse cuenta. Y supongo que si tuviese bastante fuerza sería también un rayo de la muerte.

    Jill pareció titubear.

    —Lo están empleando a baja tensión para no matar — añadió Lockley con frialdad —. Nos están asustando, sencillamente. Dejan que nos demos cuenta de que nos hallamos indefensos ante un rayo, y que meditemos sobre sus consecuencias. ¡Estoy seguro que procuraron a propósito que nos escapásemos de aquel depósito de basura para que pudiésemos contar todo lo ocurrido! Pero si ahora encontramos personas muertas en alguna población arrasada, ya sabremos qué las ha matado, y cuando nos pidan cortésmente que nos convirtamos en sus esclavos, sabremos que tendremos que acatar sus órdenes o perecer.

    Jill esperó. Cuando le pareció que Lockley había concluido su discurso, preguntó:

    —Si son monstruos, ¿cree que querrán esclavizarnos? El joven vaciló, y luego replicó, con una mueca:
    —Tengo la costumbre, Jill, de mirar hacia el futuro y esperar que ocurra siempre lo más desagradable. Tal vez así me encontraré agradablemente sorprendido, si obran de otra forma.
    —Supongamos que no son monstruos — observó Jill —. ¿Entonces, qué?
    —Entonces — contestó Lockley — se trata de un instrumento de la guerra fría para averiguar si desde detrás del telón de acero pueden esclavizarnos sin que nos demos cuenta. Naturalmente, en tal caso, los tipos de la nave espacial preferirán antes morir que darse a conocer.
    —Y esto — agregó Jill, con desmayo — no ofrece muchas posibilidades para...

    No nombró a Vale. No pudo. Lockley volvió a hacer una mueca.

    —No estoy seguro, Jill. La evidencia parece demostrar que son unos monstruos. Pero en ambos casos, lo que debemos hacer es procurar establecer contacto con el Ejército y comunicar lo que hemos averiguado. Yo he podido probar un rayo estacionado, aunque de manera imperfecta. El cuerpo de tropa ha sido alejado mediante un rayo móvil o intermitente. No debe ser sencillo experimentar con cualquiera de ambos. Bueno, vámonos.

    La muchacha se levantó. Cuando él reanudó la marcha, le siguió. Treparon por unas escarpadas laderas y descendieron hacia un valle. El sol comenzó a ponerse hacia el oeste. La marcha era pesada. Para Lockley, acostumbrado a viajar por los montes, era fatigosa. Para Jill era mucho peor.

    Llegaron a una ladera desnuda, en la que no crecían ni árboles ni arbustos. Desembocaba en un claro natural, de varios acres de extensión. Lockley paseó la mirada por todo el paisaje. Unos diminutos árboles de denso follaje intentaban avanzar hacia el claro. Gruñó de satisfacción.

    —Siéntese y descanse — le ordenó a la muchacha —. Enviaré un mensaje.

    Rompió varias ramas de las verdes coníferas. Salió al claro y empezó a dejarlas en el suelo, según una norma previamente establecida. Volvió al bosque y rompió más. Muy lentamente, porque las líneas tenían que ser amplias y espesas, fueron apareciendo las letras de S. O. S. en color verde oscuro sobre el suelo del claro. Las letras tenían unos treinta pies de altura, y los rasgos poseían cinco pies de anchura. Podrían verse distintamente desde el aire.

    —Creo que con esto conseguiremos algo — dijo Lockley con satisfacción. Si lo ven, tal vez un helicóptero se arriesgará a venir a rescatarnos — la miró apreciativamente —. Creo que todavía podrá gozar de una buena comida.
    —Quiero decirle algo — contestó la joven, pensativamente —. Opino que usted ha estado intentando animarme. Si esos seres espaciales no son monstruos, no dejarán con vida a nadie que les haya visto, ¿no es cierto? Y si es así...
    —Sabemos de seis hombres que han sido capturados por ellos — replicó Lockley —, entre los cuales me cuento yo. Los seis han podido escaparse. Tal vez Vale haya podido hacer lo mismo. No saben custodiar a sus presos. Claro que no sabremos ni podemos saberlo hasta que la radio anuncie la libertad de Vale. Pero por ahora no hay motivo para suponer que haya muerto.
    —¡Pero si les vio cuando luchó contra ellos...!
    —La evidencia — repitió Lockley — demuestra que vio a los monstruos, de acuerdo. Lo único para dudarlo, sin embargo, es que a nosotros cuatro nos vendaron.

    Jill pareció reflexionar profundamente.

    —Bien — exclamó con resolución —, intentaré conservar una esperanza.
    —Buena chica — repuso Lockley.

    Esperaron. El joven estaba impaciente por sí mismo y contra el destino. Sabía que había enfrentado a Jill con la realidad, cuando tal vez ya no era necesario, gracias a la señal de S. O. S. Ya era bastante peliaguda la situación de ambos para que todavía tuviera que añadir cierta dosis de crueldad.

    Al cabo de mucho tiempo oyeron un tenue zumbido en el aire. Debía haber habido otros cuando se hallaban en las escarpaduras de los montes, pero su preocupación por orientarse no les había permitido prestar oído atento a dichos ruidos. Había aviones que sobrevolaban por toda la zona del lago. Al principio habían despegado en respuesta al aviso lanzado por los radares respecto a un objeto descendiente. Ahora volaban trazando amplios círculos en torno a la zona del parque. Volaban alto por lo que resultaban invisibles desde tierra.

    Pero los pilotos podían ver. Cuando una escuadrilla era relevada por otra, aterrizaba con una serie de fotografías para ser reveladas y examinadas con lupas, en busca de algún signo de actividad desplegada por los seres extraterrestres.

    Un subteniente descubrió el S. O. S. en una de las fotografías. A continuación tuvo lugar una extensa conferencia. Se midieron las longitudes de las sombras. Se calcularon el tamaño y la pendiente y las condiciones probables de la superficie del claro.

    Un avión muy ligero despegó poco después del aeródromo más cercano a Boulder Lake.

    Lockley y Jill lo oyeron mucho antes de que apareciera a la vista. Volaba bajo, rasando su vuelo entre los valles y las montañas para evitar ser avistado contra el cielo. Los dos jóvenes lo oyeron al principio como un débil susurro. El sonido fue en aumento, disminuyó y volvió a subir de tono.

    Apareció por entre dos picos montañosos y sobrevoló el espacio abierto, donde se destacaban las enormes letras. Lockley y Jill corrieron hacia allá, frenéticamente, agitando las manos. El avión trazó varios círculos, calculando las condiciones para su aterrizaje. Volvió a alejarse para buscar un abordamiento satisfactorio.

    Se ladeó. Realizó un medio viraje y volvió a ladearse alocadamente, ascendió y por fin descendió en picado...

    Llegó apenas a veinte pies del suelo. Barrió el claro, tocándolo casi con el tren de aterrizaje... y volvió a remontarse hacia las montañas. El sonido de su motor se fue alejando, disminuyó y al final se desvaneció. Parecía haber escapado de una trampa. Lockley se tornó lívido.

    Comenzó a gritar ferozmente.

    —¡Idiota! ¡Vuelve aquí! ¡Estúpido!

    Cogió a Jill de la mano. Corrieron juntos. Evidentemente, algo había desconcertado al piloto de la avioneta. Habría quedado ensordecido y cegado, con los músculos agarrotados y los dedos entumecidos en las manos. Debía haber sido captado por el rayo del terror. Y ahora se estaría regocijando de haber podido escapar al mismo. Por esto había regresado hacia el horizonte. Y cuando llegase a su base, les parecería a sus jefes que ya habían llegado demasiado tarde para el rescate. Si los fugitivos eran quienes habían erigido aquellas letras, evidentemente debían haber sido capturados, por los seres de Boulder Lake, los cuales, además, habrían querido tender una trampa para un avión. Era una decisión razonable.

    Pero lo que extrañó a los oficiales del campo de aviación, cuando en efecto llegaron a esta conclusión, era que el haz de rayos hubiese sido apuntado hacia el piloto del aparato antes de aterrizar. Mejor hubiese sido paralizarlo una vez en tierra, y él y la avioneta les habrían suministrado considerable información a los monstruos del otro mundo. Sí, era muy intrigante.

    Lockley y Jill regresaron corriendo al bosque que se alzaba al borde del claro. Lockley apretó los labios para no malgastar el aliento maldiciendo la estupidez del piloto. La llegada y los círculos trazados por el avión habían sido un público reconocimiento de la presencia cerca del claro de ambos fugitivos. Si el rayo del terror podía paralizar a un piloto en pleno vuelo, también debía poder ser apuntado hacia dos seres indiferentes en tierra. No tenían ya la menor esperanza.

    Completamente desesperado, Lockley ayudó a Jill a bajar una ladera que conducía hasta un valle situado mucho más al abrigo de las montañas.

    Olfateó y olió a jungla, a almizcle, a ciénaga, a podredumbre, a flores a toda, la gama imaginable de olores discordantes. En sus ojos se posaron ráfagas de todos los colores existentes en éste y otros mundos. Oyó el caótico clamor que significaba que sus nervios auditivos, como los visuales y los olfatorios y su piel estaban estimulados por una violenta actividad, portadores de todos los mensajes que podían suministrar de una vez.

    Gruñó en voz alta. Intentó buscar un lugar que fuese un seguro refugio para Jill, para que cuando los invasores la buscasen, no la descubriesen. Pero esperaba que de un momento a otro sus músculos se envarasen, y todo su cuerpo quedase alertado antes de concluir su búsqueda.

    No fue esto lo que ocurrió. Gradualmente, el olor se fue desvaneciendo. Se debilitaron los colores que veía ante sus ojos. El horrible clamoreo que sus nervios auditivos le retransmitían fue cesando poco a poco. Él y Jill habían estado a merced de los invisibles operadores del rayo del terror. Quizá éste les había captado por accidente. O podía haber sido debilitado...

    Todo, en conjunto, resultaba muy intrigante.


    CAPITULO V


    Cuando cayó la oscuridad, Lockley y Jill se hallaban ya a varias millas del claro donde habían confeccionado las letras de S. O. S. Se hallaban bajo una densa cortina de hojas de un árbol monstruoso cuyas raíces sobresalían del suelo alfombrado. Formaban un refugio contra la observación a distancia. Lockley había descubierto un árbol caído con parte de raíces rotas en la base del tronco. Con las manos fue rompiendo ramitas para tener una provisión de leña. Pero entonces cayó en la cuenta de que sin una marmita no podía cocer los pimpollos de helecho recolectados. O tenían que hervirlos, o no podían guisarlos en absoluto.

    —Haremos una ensalada — le dijo a Jill —, aunque sin sal, aceite ni vinagre, y comeremos todos los que podamos.

    La joven se hallaba completamente exhausta antes de que el sol se hundiera tras el horizonte, pero Lockley no se atrevía a dejarla descansar más de lo justamente necesario. Una vez la ofreció llevarla en brazos, a lo que ella se negó. Ahora estaba sentada entre unas grandes raíces, reposando.

    —Deberíamos captar noticias — le sugirió él. La muchacha hizo un fatigado gesto de asentimiento. Lockley giró el botón de la radio y la sintonizó. Las noticias menudeaban. Unos días atrás, el boletín de informaciones de los programas se limitaban a unas noticias escuetas, de apenas cinco minutos de duración en conjunto, que abarcaban en forma casi telegráfica las novedades del mundo entero. Parte de dichos cinco minutos, además, estaba dedicada al anuncio de la casa presentadora del programa. Ahora, en cambio, la música era rara. Se oían ocasionales melodías, pero la mayor parte quedaban interrumpidas para emitir nuevas interpretaciones de la amenaza a la tierra existente en Boulder Lake. Todos los personajes eminentes del mundo eran invitados a dar su opinión respecto a dicha amenaza, al objeto caído del cielo y a los seres que lo tripulaban. La mayoría no tenían opinión alguna que sugerir, pero se regocijaban de la oportunidad de perorar ante un vasto aunque invisible auditorio. Pero alguna cosa había que intercalar entre las guías comerciales.

    Las noticias captadas por Lockley y Jill eran, específicas. Las pequeñas poblaciones colindantes con la zona de Boulder Lake estaban siendo completamente evacuadas. Científicos extranjeros habían llegado a los Estados Unidos, y se hallaban en el puesto de mando del área próxima al parque nacional, no lejos del lago. Los cohetes dirigidos estaban apuntados, listos para ser disparados hacia el lago y sus montañas colindantes, si la situación llegaba a exigirlo. Un avión había volado hacia el lago con una cámara televisiva que transmitía todo lo que sus lentes captaban. Llegó al lago y la cámara no retransmitió exactamente nada que ya no hubiese sido captado y retransmitido. Pero de repente algo había fallado en el avión, el cual había comenzado a caer. La cámara había seguido retransmitiendo durante la caída, hasta su destrucción. Los radiotransmisores militares estaban radiando señales en todas las frecuencias de onda concebibles hacia lo que universalmente se llamaba ya la nave espacial de otro mundo. No habían obtenido respuestas. Los científicos extranjeros habían afirmado ni e el rayo del terror — rayo paralizante, rayo de la muerte — era de naturaleza electrónica.

    Lockley había creído que Jill estaba dormida, pero su voz surgió de entre la protección ofrecida por el árbol.

    —¡Usted lo descubrió! ¡Usted vio que era un rayo de tipo electrónico!
    —Me limité a investigar un rayo estacionado — replicó Lockley —. Ellos, no. Lo cual empeora el asunto. Nadie puede realizar observaciones científicas perfectas de algo que le ciega, le ensordece y le paraliza, mientras está trabajando. Respecto a esto hay varias cosas que me intrigan. ¿Por qué todavía no han matado a nadie? Han logrado asustar a la gente sin necesidad de matar. ¿Y por qué no recibimos nosotros toda la fuerza del rayo, una vez que el avión se hubo alejado del claro? De haberlo querido, podían habernos atrapado con suma facilidad. ¿Por qué no lo hicieron?
    —Si la gente se marcha de los pueblos — dijo Jill... con voz muy agotada y adormilada —, tal vez piensan que ya es bastante. Podrán apoderarse de las ciudades...

    Lockley no respondió, y Jill no siguió. Su respiración se tornó lenta y regular. Estaba tan exhausta que ni el hambre había logrado mantenerla despierta.

    Lockley trató de meditar. Estaba el asunto de la alimentación. Había bastantes helechos por allí pero no tenían substancia alguna. Necesitaba poner más atención para descubrir las agrupaciones de setas. Tal vez se habían alejado ya bastante ya del lago como para poder dedicarse a la caza de comida. Se hallaban exactamente en la situación de los bosquimanos australianos que vivían exclusivamente de los productos de la selva, con la caza no demasiado eficaz. Pero los salvajes australianos no eran tan delicados como él y Jill. Comían raíces e insectos. En esta situación los prejuicios eran un obstáculo.

    Consideró la idea con sarcasmo mezclado con amargura. Dos días de alimentación inadecuada y ya se veía asaltado por tales ideas. Pero él y Jill no serían los únicos en dedicarse a tales elucubraciones si las cosas continuaban como hasta entonces. Las poblaciones en torno a Boulder Lake estaban siendo evacuadas. El cordón que habían establecido había retrocedido. Había pánico, no sólo en América, sino también en Europa, donde corría el rumor de otros posibles aterrizajes procedentes del espacio exterior. Los mercados indudablemente cerrarían al día siguiente, si no estaban cerrados ya. Había comenzado el éxodo en masa de las ciudades, y no tardaría en cundir el frenesí de la velocidad entre los que pretenderían adelantar a los demás en las carreteras. Si los monstruos del espacio deseaban algo más que el alejamiento de los humanos de su lugar de aterrizaje, se produciría un auténtico caos. Si se movían agresivamente, cundiría el pánico hasta desembocar en una catástrofe, con los habitantes exiliados de las ciudades hambrientas, sin trabajo, sin dinero... ¿Era posible que una docena o dos de monstruos pudiesen arrasar una civilización sin necesidad de matar a un solo ser humano directamente?

    Oyó un ruido. Apagó la radio, asiendo el bastón que probablemente no iba a servirle de nada cuando llegase la ocasión.

    El ruido continuó. Hubo crujidos de hojas y luego una especie de chasquido. No podía tratarse de un ser muy grande. Parecía deambular tranquilamente por la montaña, en medio de la oscuridad, sin sentirse alarmado ni desear alarmar a nadie.

    Otra vez el chasquido. Y de pronto Lockley supo lo que era. Volvió a verse en el depósito metálico, cuando estuvo prisionero de los invasores del espacio. Se levantó y corrió hacia el ruido. El bicho no se alejó. Continuó enfrascado en su camino con la misma pacífica indiferencia de antes. Lockley corrió hacia un árbol. Tropezó con una rama caída del suelo. Buscó el lugar donde se hallaba el animal. Silencio. Encendió el mechero y a su luz divisó al puercoespín convertido en una erizada bola, desafiando plácidamente a todos los carnívoros, incluido el hombre. Un puercoespín es, normalmente, ¡a única criatura salvaje que carece de enemigos. Hasta los hombres suelen dejarle tranquilo porque a menudo ha salvado las vidas de los cazadores extraviados y de los viajeros famélicos. Esto lo logra, simplemente, no huyendo de la presencia de nadie.

    Lockley se clasificó a sí mismo como un viajero famélico. Abatió el palo después de haber hecho brillar por segunda vez su encendedor.

    Consiguió encender un pequeño fuego de raíces y ramitas. Guisó al puercoespín y el olor aromático casi sacó a Jill de su embotamiento.

    —¿Qué...?
    —Cenaremos tarde — le anunció Lockley con gravedad —. Una especie de desayuno anticipado. Coja este palo. Tiene insertado un pedazo de puercoespín. ¡Tenga cuidado, que está quemando!
    —¡Ooooh! exclamó la joven —. Luego añadió —: ¿Ya tiene usted?
    —Mucho — le aseguró el joven —. Lo atrapé con mi bastón y sólo pretendió encerrarse media docena de veces mientras lo estaba pelando y limpiando.

    Jill comió ávidamente y cuando terminó él le ofreció más, pero no aceptó hasta que Lockley hubo devorado su parte.

    No apuraron todo el puercoespín. Había sido una cena extraña y amistosa, en medio de las tinieblas, sin más claridad que el débil resplandor arrojado por las brasas.

    —Creo que me he convertido en un adicto a las noticias — dijo el joven —. ¿Quiere que oigamos lo que están diciendo por radio?
    —Claro está — contestó Jill, y añadió con cierta torpeza —. Quizá sea por causa de este tosco refrigerio, pero... bueno, espero que sigamos siendo buenos amigos cuando toda esta pesadilla haya concluido. No conozco a nadie más a quien me gustase decirle esto.
    —Considere — repuso Lockley — que acabo de dirigirle una elocuente y agradecida respuesta.

    Pero su expresión en la oscuridad no era de felicidad. Se había enamorado de Jill después del segundo encuentro, y ambas veces ella había estado acompañada de Vale.

    Iba a casarse con Vale. Pero según todas las pruebas. Vale o estaba muerto o prisionero de los invasores; en el último caso, sus posibilidades de vivir para casarse con Jill eran escasas y en el primero seguramente no era aquélla la ocasión más adecuada para revivir su recuerdo.

    Sintonizó una emisora que radiaba noticias. Supuso que casi todas las emisoras estarían en el aire toda la noche. Admitían ya oficialmente que el objeto de Boulder Lake era una nave espacial que había permitido desembarcar a invasores de otro planéala a la tierra. Los boletines del gobierno hablaban de unos «visitantes», en términos algo velados, pero el público no creía ya en tales seguridades. Al principio, el aterrizaje había parecido otro horror exagerado de la clase que continuamente circulaban por los periódicos sensacionalistas. Ahora el público empezaba a tomárselo en serio, y la gente podía comenzar a dejar de acudir al trabajo y los trenes a llegar con retraso. Cuando esto sucediese, habría llegado la hecatombe.

    Las noticias llegaron a través de una voz resonante que reveló estos hechos:

    Se había ordenado la evacuación de otros cuatro pueblos en las proximidades de Boulder Lake. El arma electrónica de los invasores había hecho retroceder el cordón militar unas cinco millas. Pero la noticia principal era que los monstruos del espacio habían roto el silencio por radio. Aparentemente, habían examinado y reparado el transistor de onda corta del helicóptero que habían abatido.

    Poco después del crepúsculo, afirmó el locutor, había sido recibida una comunicación en un centro militar. Había hablado una voz humana, primero murmurando atropelladamente y luego pronunciando confusa y angustiadamente, especie de mensaje, que había sido grabado, y que la emisora volvió a reproducir:

    «¿Qué diablos es esto...? ¡Oh...! ¿Qué queréis de mí...? Esto parece el transmisor del helicóptero... Hum... ¡Ah!, está conectado... ¿Qué debo hacer, hablar? No sé si deseáis que hable con vosotros o con los míos. Tal vez deseáis que diga que lo estoy pasando muy bien y que me alegro de que estéis... Pues, no. A mí me gustaría estar en el mundo civilizado... Si esto es captado por algún centro receptor, soy Joe Blake, el radiotelegrafista del helicóptero 2-11. Íbamos hacia Boulder Lake cuando olimos la «peste». A continuación vi luces ante mis ojos. Quedé ciego. Después oí un estruendo como si todo el infierno se hubiese derrumbado de repente. Y entonces me sentí como atrapado por un cable de alta tensión. No podía mover ni el dedo meñique. Estuve así hasta que el helicóptero se aplastó. Cuando volví en mí, estaba vendado igual que ahora. No sé lo que les ha ocurrido a mis compañeros de equipo. No los he visto. ¡No he visto nada! Pero acaban de ponerme delante de lo que me imagino es el transistor en onda corta del aparato y me han urgido a...

    La voz grabada terminaba bruscamente. Volvió a oírse al locutor. Agregó que el radiotelegrafista del helicóptero había podido radiar más información antes de ser desconectado el transmisor.

    —Seguro — dijo Lockley cuando terminó el noticiario — a que el resto de la información decía que los invasores han conseguido hacerle comprender que la tierra debe rendirse a ellos por completo.
    —¿Por qué?
    —¿Qué otra cosa pueden querer decir? Llegar aquí y jugar al escondite, cuando pueden alejar al Ejército a voluntad y han conseguido impedir que los aviones vuelen sobre su base, es absurdo. Tal vez no sepan que poseemos la bomba atómica, pero estoy seguro de que sí lo saben. Parte de esta información desconocida puede haber sido lanzada para que no intentemos usarla contra ellos. Sería una jugada apropiada, aunque no les serviría de nada.
    —Usted insinuó — dijo despacio — que tal vez fuesen hombres, disfrazados de monstruos. Pero esto significaría que la persona que les viese sería asesinada sin piedad para que no revelase su secreto.
    —Pienso que puede abandonar esta idea — la consoló Lockley —. No actúan como hombres. Alejar el avión que venía en busca nuestra y no emplear el mismo rayo contra los fugitivos... ¡no, no es la manera como actuarían unos hombres que pretendiesen apoderarse del continente! Y apartar al Ejército para que el cordón siga establecido algo más lejos, tampoco es la táctica que podría emplear nuestro más probable enemigo. Hubieran destruido todo el cordón con el rayo del terror convertido en rayo de la muerte.
    —¿Y si no pudiesen?
    —No habrían desembarcado con un arma incapaz de matar a nadie — replicó Lockley —. Es mucho más probable que sean auténticos monstruos. Aunque no actúan como tales.

    Jill quedó callada unos instantes.

    —¿Ni siquiera unos monstruos que deseasen entablar amistad con nosotros?
    —No creo que hubiesen preparado un desembarco por sorpresa — respondió Lockley, tras meditar unos segundos —. Habrían aterrizado en la Luna poniéndose en comunicación con nosotros hasta atraer nuestra curiosidad hacia ellos, y luego habrían dispuesto un aterrizaje, o habrían preparado un encuentro con pilotos en órbita, o algo por el estilo. Pero no lo han hecho así. Han efectuado un desembarco o aterrizaje por sorpresa, limpiando su base de seres humanos, y manteniéndose en el anonimato. Pero si juzgasen que somos animales, como los conejos, matarían a la gente en vez de paralizarla y luego dejarla libre. ¡La verdad, no puedo imaginarme a unos monstruos obrando así!
    —Entonces...
    —Será mejor que procure dormir — dijo Lockley —. Nos espera una jornada bastante dura.
    —Sí — asintió Jill, a regañadientes —. Buenas noches.
    —Buenas noches.

    Continuó despierto. Era divertido que estuviese intranquilo a causa de los animales salvajes. Había fieras en el parque, y él no poseía más que un palo como única arma. Pero sabía que casi todas las fieras evitan al hombre debido a un súbito y asombroso instinto natural.

    Los osos grises, antes de la aparición del hombre blanco en su territorio, despreciaban tanto a los seres humanos que podían ser considerados como la especie predominante en Norteamérica. Habían llegado a asaltar un poblado indio, llevándose a uno de ellos para comérselo tranquilamente. Las flechas y las lanzas de los indios resultaban ineficaces contra tales fieras. Cuando Stonewall Jackson era teniente del Ejército de los Estados Unidos en el Oeste para proteger a los colonizadores blancos, él y un destacamento de caballería fueron atacados sin provocación por un oso gris que se mostró sumamente desdeñoso hacia ellos. El teniente Jackson montaba un caballo tuerto, y consiguió llevar al oso hacia el lado ciego del caballo a fin de poder atacarlo. Con su sable partió la cabeza del animal, desde el cráneo hasta el hocico. Es la única vez en la historia que ha sido matado un oso gris con un sable. Pero en la actualidad ningún oso gris atacaría a un hombre a no verse acorralado. Incluso los oseznos, sin la menor experiencia, se aterran al husmear el rastro del hombre.

    Todo esto era cierto. Además, los preparativos para el parque incluían mucha actividad por parte de la unidad de Control de la Vida Salvaje, que estaba persuadiendo a los osos a congregarse en una zona, disponiendo en ella comida apropiada para ellos, y adoptando otras diversas medidas para los ciervos y otros animales. Habían puesto truchas en los riachuelos y lubinas en el lago. El enorme remolque del Control era muy familiar por aquellos contornos. Lockley lo había visto dirigirse hacia el lago el día antes del aterrizaje.

    Instintivamente se preguntó a qué zona del parque habrían decidido los del Control situar a los pumas.

    Había dormido al aire libre innumerables veces sin pensar en los pumas. Pero teniendo que cuidar de Jill estaba preocupado. Pese a ello, se hallaba terriblemente fatigado, y sabía que en un remoto lugar de su cerebro había algo desagradable que intentaba aflorar a su pensamiento consciente. Era como una intuición. Cansado y medio dormido, intentó captarla. Fracasó.

    Se despertó de repente. Había crujidos entre los árboles. Algo se movía lentamente y a intermitencias hacia él. Podía ser cualquier cosa, incluso uno de los seres de Boulder Lake. Escuchó otros rumores. Otro ser. La primera criatura estaba cerca ahora, sin moverse en línea recta. La segunda la seguía, muy pegada a ella.

    A Lockley se le erizó el cabello. Los seres del espacio podían poseer unos sentidos muy desarrollados que los hombres han perdido al civilizarse, por ejemplo, un excelente olfato.

    Un ser así dotado podía encontrar a Lockley y a Jill en la oscuridad, tras haberles rastreado durante millas. Y una cosa tan desarrollada en un ser que podía estar más adelantado que los hombres, resultaba más aterrador todavía. Asió el palo con desesperación, a sabiendas de que un ser espacial podría paralizarle con el rayo del terror.

    Hubo siseos y cloqueos. Se parecían mucho a los que sus captores se habían dirigido entre sí y a él mismo cuando fue vendado y conducido al depósito de basura. Muy similares pero no idénticos. Sin embargo, Lockley seguía teniendo erizado el pelo y agarrado el bastón desesperadamente.

    Los siseos y los cloqueos crecieron de intensidad. Luego se produjo un ruido indescriptible y uno de los dos seres invisibles huyó frenéticamente. Debía dar grandes saltos bajo los árboles.

    Entonces comenzó a esparcirse aquel olor familiar, olido ya cien veces antes. Era el olor de la mofeta, atacada por un carnívoro y defendiéndose con su arma. Pero una mofeta no es nada comparada con el rayo del terror. Su efluvio sólo ofende un sentido, afecta sólo a un grupo de nervios sensitivos. El rayo del terror...

    Lockley abrió la boca para reír, pero no lo hizo. Aquella intuición de su mente acababa de abrirse paso en su cerebro. Se quedó aterrado.

    —¿Qué ocurre? ¿Qué pasa? — balbució Jill atropelladamente —. Ese olor...
    —Es sólo una mofeta — la calmó Lockley —. Pero acaba de darme muy malas noticias. Ahora ya sé cómo actúa el rayo del terror. Y no puede hacerse nada. Nada.

    ¡En absoluto!

    De repente se encolerizó, en la oscuridad, porque acababa de comprender la inutilidad de combatir a los seres que se habían apoderado de Boulder Lake. No había nada que pudiera impedirles apoderarse de toda la tierra, fuesen o no fuesen monstruos espaciales.


    CAPITULO VI


    Eran las nueve de la noche cuando Lockley había matado al puercoespín, y las diez cuando Jill se había retirado a dormir entre las raíces del corpulento árbol. Poco después de medianoche, Lockley había sido despertado por la mofeta que había puesto en fuga al animal de presa a unas cien yardas escasas del improvisado campamento. Pero en el intermedio había ocurrido otro acontecimiento de gran trascendencia.

    Algo había salido del parque nacional de Boulder Lake. Todos los seres humanos habían huido de allí. Lo habían abandonado a los seres del espacio. Pero algo había salido de allí.

    Claro está, nadie lo había visto. Nadie podía acercársele, lo cual quedó inmediatamente demostrado. Ningún ser humano podía resistirlo a una distancia de siete millas. Evidentemente, era una especie de vehículo, porque proyectaba el rayo del terror hacia el frente y a los lados, y cuando se halló fuera del territorio del parque, lo proyectó también hacia atrás. Los hombres que habían sufrido el menor contacto con aquellos rayos de terror y angustia, se apresuraban a apartarse para evitarlos. Así, cuando algo salió del parque y comenzó a esparcir los temidos rayos, todo el mundo se apartó, dejando el campo libre a los invasores.

    Su avance pudo ser seguido, a medida que llegaban las informaciones, en un mapa desplegado en el puesto de mando militar de la zona. Los comunicados describían el desarrollo de un rayo de fuerza increíble que había construido como una bolsa en la línea circular del cordón militar. La bolsa, que no era más que la línea del cordón replegándose, se había convertido en un semicírculo de varias millas de radio. Continuaban retrocediendo, y en el mapa aparecía como un seudópodo empujado por una enorme ameba. Era la zona de efectividad de un arma desconocida en la tierra... la zona donde los seres humanos no podían permanecer.

    Con deliberación, el objeto móvil e invisible se separó del similar y mayor arma de batalla que era su hogar y su lugar de nacimiento. Se movía con gran lentitud hacia el pequeño poblado de Maplewood, a veinte millas lejos del parque.

    Los «jeeps» y las motocicletas iban huyendo ante su avance, situándose fuera del alcance de los rayos del terror. Se aseguraban de que todas las granjas y lugares habitados quedaban desiertos antes de que los rayos del terror pudiesen engullirlos. Atravesaron el pueblo de Maplewood y frenéticamente se llevaron todo lo que estaba con vida, personas y animales. Luego se dedicaron a limpiar toda la región.

    El aparato invisible continuó avanzando desde el parque. En lo alto se oía como un sordo zumbido, pero se trataba de aviones provistos de bombas trazando círculos sobre la zona ocupada por los monstruos. En dichos aviones había hombres que deseaban descender en picado y destruir aquella zona invadida. Pero el Pentágono había cursado órdenes tajantes. Mientras los invasores no matasen a nadie, no debían ser atacados. El gobierno poseía diversas razones para desear establecer un contacto amistoso con una raza capaz de viajar por las estrellas. Pero existía aún un motivo más poderoso. Los monstruos todavía no habían comenzado a asesinar, pero se sospechaba que poseían un terrible poder destructor. Por tanto, se había ordenado con firmeza que no fuese empleado ningún cohete o bomba atómica, a menos que los invasores desencadenasen el rompimiento de las hostilidades. Sus cautivos — la dotación del helicóptero — podría ser liberada si los monstruos y los seres humanos colaboraban amistosamente. ¡Por lo tanto... nada de provocaciones!

    El objeto que nadie veía avanzaba cómodamente por el terreno comprendido entre el parque y Maplewood. En el centro de aquella zona había algo que engendraba el rayo del terror y probablemente llevaba pasajeros. Fuese lo que fuese, iba avanzando y en Maplewood y más allá de siete millas en cada dirección, los soldados estaban atentos a sus movimientos. Los artilleros tenían los cañones preparados para disparar contra el objeto, si conseguían obtener las coordenadas de tiro y el permiso para entrar en acción. Los aviones estaban listos para soltar sus bombas si llegaban a ordenárselo. Y a no muchas millas de distancia había cohetes dispuestos a demostrar su puntería y capacidad devastadora, a una sola voz de mando. Pero no ocurrió nada. Ni siquiera se permitió a los aviones lanzar una bengala. Podía ser tomada como un acto de hostilidad.

    El vehículo invisible se quedó en Maplewood dos horas. Al término de ese plazo retrocedió deliberadamente hacia el parque. Abandonó el pueblo sin haber tocado nada, salvo unos curiosos robos efectuados en unos almacenes y tiendas de aparatos electrodomésticos, y uno o dos garajes. Parecía como si, sumamente curiosos, los monstruos del lago hubiesen salido del parque sólo para averiguar los descubrimientos efectuados por los humanos. Continuó lenta y deliberadamente su marcha hacia el parque. Los humanos regresaron cautelosamente hacia la zona que antes habían abandonado. No muchos, sólo los suficientes para estar seguros de que el objeto había regresado efectivamente al lugar del que había salido. Los soldados estaban ya retornando a la recién abandonada población de Maplewood cuando el vehículo invisible alteró el alcance y la orientación de su arma contra la población. Se hallaba entonces a menos de siete millas en su camino de vuelta hacia Boulder Lake. Los militares se habían ya felicitado por lo que habían aprendido. Los proyectores de rayos del lago poseían sólo un alcance de siete millas, pero aquel objeto móvil y no identificado aún, llevaba un armamento de menos alcance. Según esto, los hombres y animales fuera de un radio de siete millas se hallaban a salvo. Lo cual era una buena noticia.

    Y entonces el objeto móvil hizo algo. El rayo del terror que era proyectado en todas direcciones dobló su intensidad. Los soldados que acababan de regresar a Maplewood olieron la «peste» y vieron brillantes y cegadoras luces. Un estruendo los ensordeció. Cayeron con todos sus músculos rígidos y paralizados. Durante cinco minutos el arma móvil de los invasores mantuvo paralizados a todos los seres vivientes dentro de un radio de quince millas. Luego, durante treinta segundos paralizó a los situados en un radio de treinta millas. Y durante un infante convulsionó a los hombres y animales que se hallaban mucho más lejos todavía. Y todas estas víctimas del rayo del terror sintieron, a partir de entonces, un invencible horror hacia el rayo invisible.

    El objeto móvil que nadie había podido vislumbrar regresó al parque. Y entonces los hombres pudieron volver a los mismos sitios que antes habían sido evacuados.

    Parecía que nada había cambiado, pero en realidad todo había sido modificado. Si los invasores poseían armamento móvil, la victoria sobre ellos no podría obtenerse con una sola bomba atómica lanzada sobre Boulder Lake. Podía haber docenas de armas móviles diseminadas por toda la zona del parque. Cualquier ataque atómico necesitaría multiplicar su violencia para asegurar el resultado. En vez de una bomba, se necesitarían cincuenta. Habría que destruir todo el parque y las montañas adyacentes. Y la radiactividad de tantas bombas, pondría en peligro a la nación entera.

    Los invasores gozaban de una situación invulnerable. Mientras se estaba demostrando esta situación, Jill dormía pesadamente entre las raíces del árbol y Lockley dormitaba a pocos pasos de distancia. Creía que con ello protegía mejor a la joven.

    Se despertó al alba, y casi en el mismo instante lo hizo Jill. Le sonrió y trató de levantarse. Tenía todo el cuerpo dolorido debido a la forzada postura adoptada durante la noche. Pero era un nuevo día y tenían desayuno. El puercoespín guisado la noche antes.

    —Me siento bastante más animada que ayer — dijo Jill, royendo uno de los huesecitos.
    —Es un error — replicó Lockley —. Si se empieza con malos presagios, el día mejora a medida que aquéllos no se cumplen. Pero empezar con animación sólo sirve para desesperarse a medida que las esperanzas se van desvaneciendo.
    —¿Tienes malos presagios? — quiso saber la joven.
    —Decididamente, sí.

    Era verdad. Aun sin saber nada de la demostración de terror efectuada la noche antes por los invasores, sabía como actuaba el rayo de aquéllos, aunque no podía imaginar cómo lo generaban. Y tampoco podía figurarse ninguna defensa contra el mismo. Pero si Jill se había despertado animada no había motivo para frustrarle aquel pequeño placer. Ya podría desesperarse más tarde, comenzando por la prueba de la muerte de Vale.

    —Deberíamos escuchar las noticias — sugirió ella —. Uno o dos presagios pueden venirse al suelo si lo hacemos.

    La principal noticia fue, naturalmente, el examen llevado a cabo por los seres del espacio en la pequeña ciudad de Maplewood y su regreso al parque. Había informes de unas huellas en nada parecidas a las de ningún ser vivo de la tierra. Había un comunicado muy optimista de los científicos que se ocupan del problema del rayo del terror. Alguien había efectuado unos cálculos mediante los cuales se obtendría una imitación del rayo del terror Una vez conseguido, sería fácil encontrar la manera de neutralizarlo.

    Lockley emitió un gruñido. El Wutor se mostró entusiasmado con el descubrimiento realizado por los científicos. Casi no se refirió al hecho de que los seres humanos hubiesen tenido que evacuar un espacio mucho más amplio que al principio. Había una declaración de un importante funcionario asegurando que era una tontería preocuparse por la falta de alimentos. Lockley volvió a gruñir cuando finalizó la emisión.

    —La idea de que todo lo que se imita puede ser contrarrestado es una tontería — comentó, amargado —. Nosotros podemos imitar los sonidos y en cambio no hay forma de aniquilarlos.

    Jill había ya comido una parte sustanciosa del puercoespín mientras escuchaba las noticias. No era un desayuno muy satisfactorio, pero se sentía intensamente animada después de dos días de extenuación.

    —Pero tal vez esto no hará ninguna falta — observó — cuando usted cuente lo que sabe. No es probable que nadie fuera del parque haya podido estudiar y probar los rayos tan atentamente como usted.

    Echaron a andar. Lockley tenía la ventaja de conocer perfectamente todo el parque, gracias a sus mediciones. Sabía casi exactamente dónde se encontraban. Y asimismo sabía, con un estrecho margen de error, por dónde se hallaba el rayo de los invasores. Aunque había roto el reloj, el sol le orientaba como si fuese una brújula, y podía mantener razonablemente una línea recta hacia el lindero del parque.

    Poco después comenzaron una hondonada con curvas bastante continuas y pronunciadas que les conducían hacia su destino, sin exigirles ningún ascenso. Fue en esta zona donde se vieron de repente frente a un gran oso pardo. Se hallaba sólo a cien pies de distancia. Los contempló inquisitivamente, levantando el hocico para captar su olor.

    Lockley se agachó y cogió una piedra. La arrojó. Chocó contra las rocas del suelo. El oso dejó escapar un sordo gruñido y se alejó lentamente.

    —Yo no me habría atrevido a hacer esto — confesó Jill.
    —Era un oso macho — le explicó Lockley —. De haber sido una hembra con sus oseznos tampoco lo habría intentado.

    Continuaron la marcha. A media mañana Lockley encontró unas setas. Eran insípidas y sólo su agudo apetito las hizo comestibles, pero se llenó los bolsillos con ellas. Algo después encontraron unas fresas, y mientras las recogían y se las comían, el joven dio una conferencia sobre las plantas silvestres comestibles de los montes. Jill le escuchaba con aparente interés. Cuando dejaron el arbusto de las fresas torcieron a la izquierda para evitar una empinada ladera. Y de pronto, Lockley se detuvo en seco. En el mismo instante Jill se asió de su brazo. Palideció.

    Dieron media vuelta y echaron a correr.

    A un centenar de yardas, Lockley aflojó el paso. Se pararon. Al cabo de un momento, el joven consiguió sonreír.

    —Un reflejo condicionado — comentó —. Olemos algo y corremos. Pero creo que se trata del familiar rayo del terror que cruza las carreteras para evitar que los humanos las utilicen. Si se tratase de un proyector portátil, no estaríamos ya hablando aquí.

    Jill jadeó, aliviada en parte.

    —Hay algo que debería intentar — continuó Lockley —. Debí probarlo ayer cuando rompí el reloj.

    Retrocedió hacia el lugar donde habían olido aquella desagradable y nauseabunda peste.

    —¡Tenga cuidado! — le recomendó Jill.

    Asintió. Sacó el muelle en espiral de su bolsillo. Se adelantó con toda precaución hasta el sitio donde el olor comenzaba a dejarse sentir. Manteniéndose algo apartado, arrojó un extremo del muelle hacia allí, sujetando el otro extremo. Volvió a recuperarlo y repitió la operación. Se movió hacia un lado. De nuevo balanceó el muelle. Atrás y adelante. Luego volvió a retirarlo y rodeó su mano izquierda y la muñeca con varias vueltas del muelle. Volvió a avanzar.

    Regresó sin ningún cambio en su expresión.

    —Nada — anunció —. Actúa en cierto modo. Lo mismo que una antena; por esto el muelle capta mejor el rayo que mi mano. Pero intenté construir una jaula Faraday. Detendría casi toda la radiación electromagnética, pero no estos rayos. La atraviesan como los electrones a través de la rejilla de una radio.

    Devolvió el muelle a su bolsillo.

    —Bueno — hizo una mueca —, continuemos. Tenía cierta esperanza, pero me consuela pensar que tipos más listos que yo tampoco han averiguado nada todavía.

    Reanudaron la marcha una vez más. Esta vez no eligieron un camino fácil, sino que ascendieron por un? loma de varios centenares de pies hasta llegar a la cumbre donde iniciaron el descenso al otro lado.

    —Descubrí una cosa, si es que significa algo — dijo Lockley, en la cima de la loma —. El rayo se diluye en los bordes, pero se trata de una filtración, no de una difusión. Se parece mucho a la luz de un foco. De noche se distingue la luz de un foco porque las motas de polvo diseminan cierta parte del mismo. Pero la mayor parte de la luz va en línea recta. Este rayo obra igual. Es difícil imaginar un límite a su alcance.

    Emprendió el descenso, seguido de Jill. Cuando llevaban cubiertas más de dos millas, dijo la joven:

    —Usted dijo que ya sabía cómo actuaba. Los rayos de la radio y el radar no tienen estos efectos. ¿Cómo son los de estos rayos?
    —Se cambia en corriente de alta frecuencia cuando incide sobre alguna superficie. Pero la alta frecuencia no penetra en la carne ni el metal, sólo en su superficie. Así, cuando un rayo hiere a un hombre sólo engendra alta frecuencia en su piel. Éste engendra corrientes contrarias por debajo, estimulando a los nervios sensoriales de nuestros ojos, oídos, olfato y piel. Cada nervio suministra su propia clase de sensación. Si pasa una corriente por su lengua, sentirá un sabor. Una corriente en sus ojos, provocará haces de luz. Por tanto, este rayo hace que nuestros nervios informen de cuanto son capaces de informar, verdadero o no, y por esto quedamos ciegos o sordos. Entonces, los nervios de los músculos les comunican que deben contraerse y éstos obedecen. Entonces, quedamos paralizados.
    —¿Y si existe una forma de generar la alta frecuencia en la piel humana — preguntó Jill —, no hay nada para contrarrestarlo?
    —Nada — contestó Lockley lastimosamente.
    —Tal vez usted podría descubrir un medio para impedir esta generación de alta frecuencia.

    Él se encogió de hombros. Jill frunció el ceño. No había olvidado a Vale, pero le debía cierta gratitud a Lockley. Femenina lente, empezaba a pagarle su deuda apremiándole para que hiciese algo considerado como imposible.

    —¡Al menos — agregó —, no puede ser un rayo de la muerte!

    Lockley la miró.

    —Está equivocada — replicó fríamente —. Puede serlo.

    Jill volvió a fruncir el ceño. No por esta declaración sino porque no había conseguido distraerle de sus tristes reflexiones. También ella tenía motivos para sentirse triste. Pero sin darse cuenta cabal de ello, Jill había comenzado a sentir una gran confianza en Lockley. Era tranquilizador que supiese encontrar comida, y aún más que fuese capaz de ahuyentar a un oso. Claro que todo ello no era razón bastante para creer que pudiera inventar algo para contrarrestar el arma al parecer invencible de los invasores. Y aunque lograse animarle para luchar contra los monstruos, ello no seria más que una forma de demostrar también su lealtad hacia Vale. Lo creía firmemente.

    A última hora de la tarde, dijo Lockley:

    —Otras cuatro o cinco millas y podremos salir del parque, encontrándonos en una carretera que espero no se halle también bloqueada por el rayo del terror. Seguramente hallaremos alguna granja donde podamos conseguir una comida decente.
    —¡Huevos fritos! — exclamó Jill.
    —Probablemente.

    Continuaron andando. Tres millas. Cuatro. Cinco. Cinco y media. Bajaron una pendiente no muy pronunciada y llegaron a un camino de piso muy endurecido con señales de rodadas y un cartel urgiendo a los conductores a mostrarse precavidos. Había unos sembrados y una fila de postes de teléfono con hijos en perfecto estado.

    —Iremos hacia el oeste — anunció Lockley —. Por allá tiene que haber una granja.
    —Y gente — exclamó Jill —. ¡Tengo una facha horrible!

    Él la contempló con aprobación.

    —No. Está muy bien. Estupenda.

    Era agradable que pareciese decirlo convencido.

    —Tal vez — dijo ella, instantáneamente — podré saber algo de... de...
    —Vale — terminó Lockley —. Pero no se desanime si no averiguamos nada. Puede haber huido o haber sido liberado sin que nadie lo sepa.
    —¡Liberado! — gritó ella, sorprendida —. Esto es algo que no había pensado. Seguramente, habrá intentado hacerles comprender que los humanos somos inteligentes y que deben mostrarse amistosos con nosotros. Esto debió ser lo primero en que pensó Vale. Y a lo mejor pueden haberlo dejado en libertad para que empiece a preparar el terreno.
    —Sí — dijo el joven, pero su tono carecía de expresión.

    Otra milla, ahora ya por el camino endurecido. Parecía raro andar sobre aquella superficie dura después de haber atravesado tantas millas por diferentes clases de terreno. Era la hora del ocaso del sol. Había una granja bastante apartada del camino, escasamente visible más allá de un campo de maíz. La casa parecía abandonada. Pero se hallaba en muy buen estado. Por algún lado había unas gallinas, pero se intuía el vacío.

    Lockley llamó. Volvió a llamar. Fue a la puerta y estaba a punto de golpearla cuando la hoja se abrió.

    —Evacuada — dijo —. ¿Se ha dado cuenta de que hay una línea telefónica tendida de aquí al camino?

    Buscó por todas las habitaciones. Encontró el teléfono. Levantó el receptor y oyó el zumbido del tono. Intentó hablar con la telefonista de servicio. No hubo respuesta. Buscó una guía telefónica y marcó otro número. Fue marcando varios números. El «sheriff». El capellán. El médico. Un garaje. Otra vez la telefonista. Un almacén... Los teléfonos repiqueteaban en los lugares marcados, pero no contestaba nadie.

    —Buscaré en las ponedoras de las gallinas — anunció Jill. Regresó con unos cuantos huevos.
    —Las gallinas tenían hambre — declaró la joven —. Les he echado algo de grano y he dejado abierta la puerta del gallinero. Me pregunto si también las debió alcanzar el rayo.
    —Sí.

    Lockley encendió la lumbre y Jill cocinó los huevos que pertenecían a gente desconocida que poseía aquella granja y la había evacuado, obedeciendo las órdenes recibidas. Se sentían incómodos, moviéndose libremente por la casa de unos desconocidos. Les parecía estar abusando de unos invisibles anfitriones.

    —Debo lavar los platos — dijo Jill, cuando hubieron terminado.
    —No — arguyó Lockley —. Vámonos. Tenemos que encontrar a los soldados, o un teléfono que funcione.
    —De todas formas, no sé mucho de lavar platos — se disculpó la joven.

    Lockley dejó un billete de banco sobre la mesa de la cocina, con un cuchillo encima para sujetarlo. Cerraron la puerta de la casa. Habían comido algo más, aparte de los huevos, y la sensación que experimentaban era admirable. Volvieron a encontrarse en el camino.

    —Creo que debemos ir hacia el oeste — dijo Lockley —. Han bloqueado la carretera por el este con el rayo del terror.

    El sol había ya traspuesto el horizonte, pero todavía se veía un ligero resplandor en el firmamento. Divisaron la luna nueva prácticamente oculta por la claridad crepuscular. Echaron a andar por un camino civilizado, con una alambrada a un lado y al otro la fila de los postes telefónicos.

    —Me parece que ya estamos a salvo — dijo Jill —. Todo parece tranquilizador en torno nuestro.
    —Pero será mejor que mantengamos el olfato alerta — la advirtió el joven —. Sabemos que un rayo puede llegar hasta aquí y que probablemente, no, ciertamente atraviesa este camino. Debe haber más de uno.
    —¡Oh!, sí — asintió Jill. Luego agregó, siguiendo el hilo de sus pensamientos —. Supongo que le nombrarán algo así como embajador ante nuestro gobierno para que entable las negociaciones de amistad. ¡Sí, les habrá convencido!

    Volvía a pensar en Vale. Lockley no dijo nada.

    La noche había caído ya. Sobre sus cabezas brillaban miríadas de estrellas. Divisaron los hilos de teléfono combados entre los postes contiguos. Pasaron por una portalada abierta donde otro cable telefónico conducía a otra granja. Pero si no tenía que haber nadie al otro extremo, no valía la pena intentar telefonear.

    Oyeron un ruido a sus espaldas. Se contemplaron mutuamente a la pálida luz de las estrellas. El estruendo se fue acercando.

    —¡No... no puede ser! — exclamó Jill, maravillada.
    —Es un motor — asintió él. No podía sentirse aún aliviado —. Parece un camión. No sé si...

    Se sentía angustiado. Pero era absurdo. Sólo los seres humanos podían emplear camiones con motor.

    Vieron un tenue resplandor. Iba acercándose a medida que aumentaba el rugido del motor. Decididamente se trataba de un camión. Se escuchaban, además, esos extraños ruidos que hacen siempre los camiones, aparte del motor.

    Llegó a la curva que acababan de doblar. Los faros comenzaron a barrer los maizales que crecían a los lados del camino. Primero apareció un faro. Luego el otro. Un enorme camión con remolque avanzaba hacia ellos. Jill levantó la mano para que se detuviese. La luz brilló sobre su figura.

    Rechinaron los frenos. La poderosa combinación de camión y remolque, frenó casi en seco. Un hombre se asomó.

    —¿Eh, qué están haciendo aquí? — preguntó, con asombro —. ¡Todo el mundo se ha largado! ¿No han oído que todos los habitantes de la zona deben marcharse a veinte millas lejos del parque? ¡Hay unos monstruos allí!

    ¡Unos tipos de Marte u otro planeta! ¡Se comen a las personas!

    A la luz de las estrellas, Lockley reconoció la marca familiar del Control de la Vida Salvaje. Oyó como Jill, temblorosa la voz, explicaba que había estado en el campamento, quedándose rezagada, y cómo ella y Lockley habían conseguido salir del parque.

    —Necesitamos un teléfono — añadió —. Tenemos que proporcionarle al Ejército cierta información. Es muy importante — entonces tragó saliva —. Y me gustaría saber si ha oído usted algo de un tal Vale. Fue hecho prisionero por esos monstruos, ¿No saben si lo han dejado libre?

    El chófer titubeó.

    —No, señorita — dijo al fin —. No sé nada de él. Pero me cuidaré de ustedes dos. ¡Deben estar agotados! Jud, pasa al remolque y haz un poco de sitio para esos dos amigos en el asiento delantero — añadió, a guisa de explicación —: Hay cajas y material en el fondo, señorita. Ustedes suban aquí conmigo.

    Se abrió la portezuela de la cabina. Por la misma salió un tipo bajito. Silenciosamente, se dirigió al remolque y saltó a su interior. Jill trepó por la abierta portezuela. Lockley la siguió. Todavía se sentía intranquilo sin saber por qué, pero juzgó que era ya una costumbre, adoptada los días pasados.

    —Estamos transportando material para el ejército — explicó el conductor cuando Lockley cerró la puerta de la cabina —. Están siguiendo el rastro del rayo del terror, y nos lo van avisando por radio, para que podamos evitarlo. No hemos tenido la menor molestia.

    ¡Nunca me figuré que tendría que jugar al escondite con los marcianos! ¿Qué clase de tipos son?

    Puso en marcha el motor. Camión y remolque comenzaron a rodar por el camino. Lockley estaba irritado consigo mismo por no poder calmarse y sentirse a salvo, como los acontecimientos parecían demostrar.

    Más adelante se preguntó por qué no había utilizado su cerebro en aquel asunto como había hecho con otros durante los pasados días.

    Pero no lo hizo.


    CAPITULO VII


    El conductor sentía enorme curiosidad por saber cosas de la zona donde se suponía que no podía sobrevivir ningún ser humano. Formuló diversas preguntas, especialmente insistiendo sobre los seres espaciales. Jill afirmó haberlos visto, pero a muy larga distancia. Habían estado investigando el campamento evacuado. Tenían el tamaño de un hombre. No podía describirlos, pero no eran seres humanos. Al chófer le pareció increíble que no los hubiese examinado con más detalle.

    Lockley acudió en su defensa. Dijo que los invasores lo habían retenido prisionero, y había logrado escapar. Entonces, la curiosidad del conductor llegó a su colmo. Quería conocer todos los detalles de la inimitable experiencia. Expresó un desencanto incrédulo cuando Lockley le aseguró que no podía darle ninguna descripción de aquellos seres. Cuando quedó convencido, se lanzó a un detallado discurso de las descripciones efectuadas por los obreros del campamento. Pintó a los invasores como caballos con pezuñas, provistos de cuernos y antenas, equipados con brazos múltiples, como los octópodos y con ojos de facetas múltiples, como los insectos.

    Parecía considerar este retrato con inmensa satisfacción, a medida que el camión gruñía y renqueaba en medio de la noche.

    Los faros brillaban delante del vehículo. Más allá, los prados y los montes estaban envueltos en tinieblas. De vez en cuando, cruzaban pequeños caminos vecinales. Indudablemente llevaban a granjas esparcidas por la región, pero por ninguna parte se veía el menor destello luminoso. Aquella parte del mundo estaba desierta, con la soledad de un paisaje del que ha sido borrada toda actividad humana.

    Jill efectuó una pregunta. El conductor recayó en su locuacidad. Hizo un retrato dramático del terror que había sobrecogido a todo el mundo, la suspensión de todos los antagonistas ante la general amenaza para todos los hombres y naciones de la tierra. Incluso había paz allí donde los agitadores de profesión habían comprendido que las cosas empeorarían si los monstruos conseguían apoderarse del globo. Pero el chófer insistió en que los Estados Unidos conservaban la calma.

    —Nosotros, los americanos, no estamos asustados. Somos gente educada y sabemos que nuestros científicos sabrán contrarrestar esta amenaza. Tal como dijo ayer la radio, un tipo belga había llegado a la conclusión de que el rayo envenenado tenía que ser algo parecido a un rayo de radar o de láser o de algo por el estilo. Y los científicos americanos están colaborando con sus colegas ingleses, franceses, italianos, alemanes y rusos. ¡Todos los mejores cerebros del mundo trabajan conjuntamente! ¡Los marcianos se arrepentirán de haberse presentado como invasores en lugar de efectuar una visita de cortesía! ¡Suerte tendrán si les permitimos regresar a Marte!

    Lockley deseaba conocer los resultados a que habían llegado los científicos.

    —La radio — prosiguió el conductor — trabaja con ondas como las de una balsa. Se extienden hacia fuera y llegan a los sitios donde hay instrumentos que pueden detectarlas. El radar lanza la misma clase de ondas, pero más pequeñas, que chocan con el sitio donde hay un aparato que puede detectarlas. Son ondas rizadas.

    Lockley creyó entender que se refería a ondas onduladas, redondeadas por arriba y en el seno. En realidad, era una manera excelente de definirlas.

    —Éstas son las ondas naturales — continuó el conductor—. Las de los relámpagos, por ejemplo. Todos los fenómenos atmosféricos, las chispas de los motores y los circuitos, las generan. Esta clase de ondas son generadas en todos los circuitos eléctricos, además de serlo en todos los fenómenos naturales.

    «Nosotros podemos resistirlas — continuó el chófer —, porque estamos acostumbrados a ellas. Por tanto, no reparamos nunca en ellas ni las sentimos cuando inciden en nuestra piel. Estamos acostumbrados a ellas. Pero los científicos afirman que hay ondas que no son naturales. No son como las rizadas. Son como las olas de una tormenta, con espuma y todo. Y esa es la clase de ondas que podemos sentir. Como las olas de una tormenta, de bordes aguzados. Podemos sentirlas porque nos molestan. Y estos marcianos tienen esta clase de ondas. Pero como ya sabemos qué ondas son, ahora vamos a fastidiarles. Y yo, por mi parte, estoy reservándoles una enorme patada que pienso propinarles... bueno, allí donde a esos monstruos pueda hacerles más daño.

    Lockley seguía mostrándose suspicaz y enojado consigo mismo. Jill se hallaba ya a salvo. El chófer se hallaba muy bien informado, aunque seguramente a aquellas horas lo estaría todo el mundo. ¡Había motivos para estarlo!

    El camión iba traqueteando por las tinieblas. En el cielo, muy arriba, acababa de llegar una escuadrilla de aparatos para relevar a la anterior que había estado sobrevolando el parque. Otra escuadrilla, la que acababa de ser relevada, se dirigía al sudoeste. Los motores roncaban sordamente. Pero mucho más arriba, donde brillaban las estrellas, todo era silencio.

    Lockley seguía en tensión y estaba ya harto de ella. Jill estaba a salvo. Intentó razonar para alejar su inquietud. La cabina del camión iba bamboleándose. Ir en un vehículo enorme es muy distinto que hacerlo en un turismo. El chófer había dejado de hablar. Parecía estar canturreando mientras guiaba. Se había interesado mucho por los invasores, pero le habían tenido sin cuidado las aventuras de los dos jóvenes en el parque. No había preguntado cómo se habían alimentado. Estaba pensando en otra cosa.

    Lockley comenzó a meditar sobre todas las preguntas formuladas por el chófer desde que habían subido a la cabina. Y luego en todas sus respuestas. Conducía para el Ejército. Éste iba siguiendo el rastro del rayo del terror y lo notificaba al camión por radio, a fin de que el vehículo pudiese dar los rodeos necesarios para evitarlo. Esto era lo que había dicho. Parecía plausible, pero...

    —Hay una cosa que me extraña — exclamó de pronto el conductor —. Esos tipejos le vendaron a usted y también a los otros muchachos. ¿Por qué cree que lo hicieron?
    —Para impedir que les viéramos — replicó Lockley, con sequedad.
    —¿Pero por qué no querían ser vistos?
    —Porque — explicó Lockley — tal vez no son marcianos. Tal vez no son monstruos. Pueden ser hombres.

    Tan pronto como lo dijo se arrepintió amargamente. Era rolo una sospecha, y todas las pruebas tendían a demostrar lo contrario. El conductor se sobresaltó visiblemente. Luego, volvió la cabeza.

    —¿De dónde ha sacado esta idea? — preguntó —. ¿Dónde están las pruebas? ¿Por qué se lo imagina de esta manera?
    —Me vendaron — repuso Lockley con sencillez. Una pausa.
    —¡Resulta divertido que piense que son hombres! — dijo luego el conductor, pareciendo vejado —. ¡Diablos! Perdóneme, señorita, pero lo cierto es que pueden existir otras muchas razones para querer vendarlos. ¡Quizá forme parte de su religión!
    —Quizá — concedió Lockley. Estaba enojado consigo mismo por haber dicho algo innecesariamente dramático.
    —¿No tiene ningún otro motivo para pensar que son hombres? — insistió el conductor —. Ningún otro motivo, en absoluto?
    —En absoluto — asintió Lockley.
    —Entonces, opino que es una razón muy tonta.
    —Sí, es posible — volvió a conceder Lockley.

    Había sido indiscreto pero no con exceso. Tal vez sólo había soltado aquella imprudente frase por el cansancio que sentía al experimentar todavía aquella inquietud que le obligaba a vigilar la región por la que atravesaban, preocupándose aún por la seguridad de Jill y la suya propia, y por tener que meditar cada palabra que pronunciaba a fin de no levantar mayor tristeza en el espíritu de la joven con respecto a Vale.

    —¿Adonde vamos? — quiso saber Jill —. Necesitamos encontrar un teléfono. Quiero... quiero enterarme de una cosa. Y mi compañero tiene algo que decirles a los militares.
    —Nos dirigimos hacia un depósito de municiones del ejército — explicóle el chófer, amablemente —, a cargar material para los chicos que están haciendo cordón en torno al parque. Dentro de poco atravesaremos Serena. Muy gracioso. Todo el mundo ha sido evacuado por el ejército. Buena cosa. Los habitantes de Maplewood no querían marcharse antes de la llegada de los marcianos al pueblo.

    El camión-remolque continuó su traqueteo por la carretera. El conductor se retrepó en su asiento, vigilando el camino con experta mirada. Los faros dejaron entrever otra carretera que se cruzaba con la que seguían, en cuyo cruce había una estación de servicio, con todas las luces apagadas, y cuatro o cinco viviendas agrupadas, sin el menor signo de vida. El grupo de casas no tardó en quedar atrás. Al cabo de otra milla, Jill exclamó:

    —¡Luces! ¡Una ciudad y está iluminada!
    —Es Serena — le explicó el conductor —. Las calles están iluminadas porque la electricidad viene de muy lejos. Además, las luces son un indicador para los aviones, que así pueden saber exactamente dónde están y donde se halla el parque. Desde arriba no se distingue muy bien la tierra, a oscuras.

    Las farolas de la calle parecieron parpadear al paso del camión. Siguieron rodando por la ciudad. Llegaron al distrito comercial. Había calles amplias, completamente desiertas, y la calle principal tenía dos direcciones. El camión avanzó por la derecha. A cada lado había edificios de tres o cuatro plantas. Todas las ventanas estaban oscurecidas reflejando sólo el resplandor de los faroles. No había un alma en toda la ciudad. No había habido destrucción, pero era una población muerta. Las luces brillaban en unas calles tan vacías que hubiese sido mejor apagarlas.

    —¡Miren! ¡Aquella ventana! — exclamó Jill, de repente.

    Al frente, en la ciudad desierta, muerta, una sola ventana dejaba filtrar la claridad de la luz eléctrica del interior, semejando una isla en medio de la soledad universal.

    —¡Iré a echar un vistazo! — dijo el chófer —. Aquí no debe haber nadie.

    El camión rechinó al frenar. El chófer saltó al suelo. Se oyó un rumor en el remolque, y el tipo bajito que les había cedido el sitio a los jóvenes, apareció por detrás del vehículo. Lockley divisó el nombre de una compañía telefónica local silueteado a la luz de la ventana. Abrió la portezuela. Jill le siguió al instante. Los cuatro — el chófer, el ayudante, Jill y Lockley — penetraron en el vestíbulo del edificio para investigar por qué se hallaba encendida la luz en una habitación de una ciudad en la que sus veinte mil habitantes se suponía habían sido evacuados.

    Había una puerta con un cristal opaco, que daba paso al cuarto iluminado. El chófer giró el picaporte y entró. La estancia olía a alcohol. Un individuo de mejillas hundidas dormía pesadamente en una butaca, con la cabeza reclinada sobre el pecho.

    El chófer lo sacudió.

    —¡Despierta, amigo! — gritó con voz tajante —. Hay orden de que todos los paisanos se larguen de esta ciudad. ¿No querrás que vengan los soldados a sacarte de aquí por la fuerza, verdad?

    Volvió a sacudirle. El cadavérico sujeto parpadeó y abrió los ojos. El olor a alcohol era ahora casi inaguantable. Contempló con ferocidad al chófer.

    —¿Quién diablos eres tú? — preguntó engallado.

    El chófer se lo dijo, repitiendo lo que ya había dicho antes. El borracho asumió un aire de dignidad ofendida.

    —¡Si quiero quedarme aquí es asunto mío! ¿Quién diablos sois todos vosotros para venir a molestar a un ciudadano que cumple con la contribución y la ley? ¿Sois los marcianos? ¡No quiero saber nada con vosotros!

    Volvió a hundirse en la butaca y continuó durmiendo.

    —¡Tenemos que sacarlo de aquí! — exclamó el conductor con sequedad —. Pero no sé dónde ponerlo. Voy a preguntar por radio qué debo hacer. Quizás enviarán un «jeep» del Ejército a recogerlo. ¡Este tipo podría ser la causa de que estallase el jaleo!

    Salió de la casa. El ayudante le siguió. No había pronunciado una sola palabra. Lockley lanzó un gruñido.

    —La centralita tiene línea para conferencias — dijo Jill, al instante —. Sé cómo hacerla funcionar. ¿Lo intento?

    Lockley asintió con énfasis. Jill se sentó en el asiento de la telefonista y se puso el casco. Insertó una clavija y movió la manivela.

    —Una vez tuve que redactar un artículo sobre la manera como... Hola, Serena al habla. Tengo un mensaje importante para el jefe del cordón militar. ¿Puede ponerme, por favor?

    Hablaba en tono profesional. Levantó la mirada y le sonrió a Lockley. Volvió a hablar por el micrófono que le colgaba frente a la boca.

    —Un momento, por favor — agregó luego. Cubrió el micrófono con la mano —. No pueden ponerme con el general. Su ayudante tomará el mensaje y si resulta importante...
    —De acuerdo — replicó Lockley —. Deme el teléfono.

    La joven dejó libre el asiento y le entregó al muchacho el casco con los auriculares y el micrófono.

    —Me llamo Lockley — comenzó diciendo el joven —. Estaba de servicio en el parque por cuenta de la Compañía de Mediciones, la mañana en que descendió el objeto del cielo. Transmití el mensaje de Vale describiendo el aterrizaje y los seres que habían salido del aparato. Estaba hablando con él cuando fue apresado por esos monstruos. Informé de todo a la Compañía por medio del Satélite. Probablemente estará usted enterado de estas comunicaciones.

    Una voz aguda contestó cordialmente que así era.

    —He conseguido salir del parque — prosiguió Lockley —. He logrado realizar un experimento con un rayo del terror estacionario. Tengo información de importancia respecto a la desmodulación del rayo antes de que ataque.

    La voz aguda contestó apresuradamente que Lockey hablaría con el general en persona. Hubo varios chasquidos y una larga espera. Lockley movió la cabeza con impaciencia.

    —Me encuentro en Serena — dijo, cuando oyó una voz distinta —. Me ha traído aquí el camión-remolque del Control de la Vida Salvaje del nuevo parque nacional, que nos ha recogido a la salida del mismo. Lo menciono porque el chófer afirma que está trabajando ahora por cuenta del Ejército. La información que tengo que dar es...

    Breve y sucintamente, comenzó a dar toda la información recogida sobre el rayo del terror. Su forma de ser detectado, de manera que nadie necesitaba ser atrapado por el mismo. La carencia total de efectividad de una jaula de Faraday para comprobarlo. Su empleo en las carreteras y contra los aviones volando a poca altura. Su fallo al no haber podido descubrir a Lockley ni a Jill. Había otra evidencia de que los monstruos no lo eran en absoluto...

    La voz le interrumpió tajantemente. Le pidió que esperase. Su información sería grabada. Lockley esperó, mordiéndose los labios. La voz volvió a dejarse oír tras larga espera. Le animó a continuar hablando.

    El chófer del camión estaba tardando mucho en comunicar con el Ejército. Lo hubiese logrado antes por teléfono que por radio.

    La voz repitióle a Lockley que continuase con su relato. Y entonces, con sumo cuidado, Lockley explicó las contradicciones en la conducta de los invasores. Las vendas en los ojos. La facilidad con que él mismo y los otros tres obreros del campamento habían podido escaparse de su encierro, casi como si ésta hubiera sido la idea de sus captores, no deseando más que hacerles pensar que les tenían considerados exactamente igual que a los conejos o los erizos. Unos auténticos seres espaciales no se habrían molestado en producir tal impresión. Pero si había seres humanos colaborando con los monstruos, era posible que contribuyesen con algunos trucos, que diesen la impresión de que en el lago sólo se hallaban seres del espacio.

    —Repito que no actúan como lo harían unos seres extraterrenales que hubiesen desembarcado por primera vez en la tierra. Aparentemente su nave está destinada a posarse en aguas profundas. En su primer aterrizaje, habrían escogido el mar. Pero sabían que Boulder Lake era bastante profundo para amortiguar su caída. ¿Cómo lo han sabido? No nos han matado como a animales locales para estudio, sino que dejaron caer otros en el depósito de basura para convencernos de que nos consideraban a todos igual. ¿Por qué intentaron asustarnos y luego nos dejaron huir?
    —¿Qué deduce usted de todo esto? — le interrumpió la voz del otro extremo del hilo.
    —Que han sido aconsejados — replicó Lockley —. Saben demasiadas cosas de este planeta y sus habitantes. Alguien les ha estado explicando cuestiones respecto a la psicología humana y les ha sugerido que nos conquisten sin destruir las ciudades ni las fábricas ni nuestra utilidad como esclavos. ¡Seremos mucho más valiosos si logran capturarnos de esta manera! ¡Estoy seguro de que tienen hombres de su parte que les aconsejan! Sugiero que tales individuos han pactado con ellos para gobernar la tierra por cuenta de los invasores, pagándoles el tributo que exijan. Afirmo que no nos enfrentamos con una invasión de seres espaciales solamente, sino de monstruos y hombres en activa cooperación, que actúan no sólo como consejeros sino también como espías. Y además...
    —¡Señor Lockley! — exclamó la voz, en tono iracundo —. Señor Lockley, ¿qué es lo que ha estado haciendo? — no esperó la respuesta —. ¿Cómo puede creerse calificado para ofrecer opiniones gratuitas contradiciendo toda la información y las decisiones de los científicos y los militares? ¿De dónde saca la autoridad para efectuar tales declaraciones? ¡Me ha hecho perder el tiempo! Usted...

    Lockey se quitó el casco y lo arrojó contra la centralita. Se levantó.

    El chófer y el ayudante regresaron en aquel instante. Cogieron al borracho y lo llevaron hacia la puerta. Algo se deslizó de uno de los bolsillos del borracho. Era una cartera. Ni el chófer ni su ayudante la vieron. Salieron de la estancia, llevándose al individuo inconsciente. Jill se agachó y recogió la cartera. Contempló el semblante de Lockley.

    —¿Qué...?
    —Estoy pensando — la interrumpió el joven — qué debemos hacer ahora. Esto no marcha.
    —Vuelvo en seguida — le dijo Jill.

    Salió para entregarle la cartera al chófer, que por lo visto había recibido órdenes de poner al borracho en el remolque y llevarlo a alguna parte.

    Lockley lanzó una maldición cuando ella hubo desaparecido. Entrelazó y desentrelazó las manos. Se paseó por la estancia.

    Jill volvió, lívido el rostro.

    —Abrieron la puerta del remolque para dejarlo allí — exclamó jadeante —. ¡Y había otros tipos allí dentro! ¡Más de dos! ¡Y máquinas! No jaulas para animales ni cajas de municiones, sino motores, generadores, objetos de electricidad... ¡Estoy asustada!
    —¡Soy un imbécil! — gritó Lockley —. Debí figurármelo. Y ahora...

    La puerta encristalada se abrió. En su marco apareció el chófer. Empuñaba un revólver.

    —Lo siento — dijo con voz calmosa —. Debieron mostrarse más cuidadosos. Pero la chica ha visto demasiado. Y yo...

    El revólver apuntaba a Lockley. Jill se arrojó contra el arma. Lockley se desvió y cargó contra el chófer con toda su fuerza. Largo un potente puñetazo contra el mentón del conductor. Éste dio un traspiés hacia atrás. Lockley se había apoderado del revólver casi antes de que tocase el suelo.

    —¡De prisa! — gritó —. ¿Dónde está la maquinaria? ¿En la parte delantera o posterior del remolque?
    —Por todas partes — jadeó Jill —. Pero principalmente en la delantera. ¿Pero, qué...?
    —¡Vaya al vestíbulo! — le ordenó el joven —. ¡Busque una puerta por atrás!

    Le dio un ligero empujón. La muchacha se dirigió a la parte trasera del edificio mientras Lockley se apostaba en la puerta de la calle. Del remolque saltó el ayudante. Le siguió otro tipo. Y otro más.

    Lockley disparó desde el umbral. Una bala atravesó la parte delantera del camión. Otra se incrustó en la parte media del remolque. Y una tercera quedó situada entre ambos impactos. Los tres individuos se arrojaron al suelo con presteza, creyendo ser el blanco del revólver. Jill gritó inarticuladamente desde la parte trasera del edificio. Lockley corrió hacia allá. Vio la noche estrellada. Ella le esperaba, temblando. Salieron fuera y Lockley cerró suavemente la puerta a sus espaldas.

    La cogió de la mano y corrieron en la oscuridad. En lo alto se veía un ligero resplandor debido a las luces de las calles, pero había densas tinieblas en algunas zonas de la ciudad.

    —Tenemos que quedarnos quietos — dijo Lockley apresuradamente y en voz baja —. Quizás haya logrado destrozar parte de la maquinaria. ¡De lo contrario, todo ha terminado!

    La parte posterior de una casa. Un callejón. Corrieron hacia él. Era una calle con árboles, donde los faroles arrojaban negras sombras entre los conos iluminados. Corrieron a lo largo de la calle. En un lado había residencias. El distrito comercial no era muy grande. Lockley encontró una cerca y luego la puerta. La abrió calladamente y volvió a cerrarla a sus espaldas. Recorrieron un sendero situado entre dos edificios a oscuras, donde había vivido gente, pero, que ahora estaba abandonado.

    Un patio posterior. Una valla. Lockley le ayudó a Jill a saltarla. Otro callejón. Otra calle. Pero ésta no estaba atravesada por la que llevaba a la oficina de teléfonos. Desde la centralita nadie podía verles.

    La bendita irregularidad de las calles continuó. Corrieron sin descanso hasta que la respiración de Jill fue sólo un jadeo entrecortado. Lockley estaba empapado de sudor, temiendo a cada instante oler aquella «peste», resultado de todos los olores fétidos en apretada combinación, y luego divisar las luces de colores originadas en sus propios ojos y escuchar los sonidos que sólo existían en sus nervios auditivos para saber acabar sintiendo la parálisis de todos sus músculos.

    Oyeron el rugido del motor del remolque a varios centenares de yardas de distancia. El camión había comenzado a rodar. Sabían que se estaba moviendo por las calles, en tanto sus ocupantes intentaban penetrar las tinieblas en busca de ambos jóvenes.

    —¡Lo alcancé! ¡Alcancé al generador! — jadeó Lockley... ¡Tengo que haberlo tocado! ¡De otro modo habrían enfocado el rayo del terror contra nosotros!

    Calló. Los dos se detuvieron. Se hallaban en un barrio donde había residencias rodeadas de jardines. Los faroles de las calles arrojaban conos de luz brillante contra las casas, pero todas las ventanas estaban atrancadas y a oscuras. Aquella calle, como la mayoría de la pequeña ciudad, estaba bordeada por árboles a cada lado. Había fragancia de árboles y hierba en el aire.

    —No estamos a salvo — articuló Lockley —, pero acabo de descubrir que no hay seguridad absoluta en ningún sitio.

    Los dientes de Jill castañetearon.

    —¿Qué haremos? ¿Qué era aquella maquinaria? Me... me asusté porque allí dentro no había lo que el chófer nos había dicho. Pero ¿qué era?
    —Sospecho — respondió Lockley — que se trata de un generador del rayo del terror. Los invasores deben tener a seres humanos como amigos. Y estos espían a todos los demás. Colaboran con los monstruos. Aparentemente, hasta les han confiado los proyectores del rayo del terror.

    Lockley iba hablando en tanto meditaba. A cierta distancia se oía el traqueteo del camión por la ciudad. No era un método muy prometedor de encontrar a dos fugitivos. Éstos podían esconderse si el vehículo aparecía en el extremo de la calle en que estaban. La búsqueda no podía proseguir indefinidamente. Seguramente aquello terminaría dejando en la ciudad a algunos individuos para que la recorriesen a pie. Pero tampoco era un método seguro. De todos modos, Jill y Lockley no podían quedarse allí.

    —Debemos buscar un garaje con capacidad para dos coches — dijo el joven —. Tal vez no lo hallemos, pero debemos buscarlo. Si alguien tenía dos coches, tal vez habrá dejado uno. Sea como sea, lo pondré en marcha. Mientras tanto, iremos saliendo de la ciudad, aunque tengamos que alejarnos de ella a pie.

    Dejaron de pasar por las calles con sus dramáticos contrastes de luz y sombras. Anduvieron por detrás de una hilera de lo que podían considerarse mansiones en Serena. A veces tropezaban con macizos de flores y una vez Jill se enredó los pies en una manguera de riego.

    Casi todos los garajes estaban vacíos o contenían sólo las herramientas de jardinería.

    Luego, algo le obligó a Lockley a levantar la mirada. Una torrecita esbelta, parecida a un mástil, se elevaba hacia el cielo. Su base se hallaba en el jardín de una mansión con amplios portales. Había un garaje para dos autos, y la portalada estaba abierta.

    —La radio de un aficionado — exclamó Lockley —. ¡Me pregunto si...

    Pero antes miró en el garaje. Había un coche. Subió al mismo después de haber abierto la portezuela con suma facilidad. La llave todavía estaba en el contacto. Comprobó que el depósito contenía casi tres cuartos de esencia. Era una suerte casi increíble.

    —Probablemente intentaban llevárselo y luego cambiaron de idea — dijo —. Bien, abriré la puerta de la casa y probaré de realizar un pequeño hurto. ¡Sólo deseo que el dueño de la casa posea una batería de repuesto!

    Irrumpir dentro fue sencillo. Una de las ventanas del porche respondió a la presión. Lockley saltó al interior de la casa, Jill le siguió.

    El equipo de radio estaba en el sótano. Estaba provisto de una batería suplementaria, como las emisoras oficiales. En caso de tormenta o desastre, cuando las líneas de fuerza quedan inutilizadas, los aparatos aficionados de Estados Unidos pueden seguir funcionando como sistemas de comunicación de emergencia, sin emplear la fuerza externa. Aquel aparato estaba provisto del mismo equipo que los demás miembros de la organización.

    Lockley encendió las válvulas. Sintonizó a una frecuencia general.

    —¡«May Day»! ¡«May Day»! — comenzó a decir, sin levantar la voz. Esta llamada de emergencia tiene preferencia sobre todas las demás, excepto el S.O.S., pero es menos inequívoca cuando se emite débilmente.

    Hubo respuesta a los pocos instantes. Lockley suplicó que siguieran sintonizándole mientras esperaba más llamadas. Tenía ya media docena de curiosos aficionados cuando comenzó a radiar lo que deseaba que supiera el mundo.

    Lo contó todo con brevedad y tono convincente.

    —Cambio — dijo luego, y esperó que se produjesen diversas preguntas.

    No hubo preguntas. Su emisión había sido interferida. Alguna otra estación, o varias, estaban transmitiendo en la misma onda a un volumen ensordecedor, evidentemente desde un lugar no muy apartado. Lockley no sabía cuándo había comenzado la interferencia. Podía haberse originado tan pronto empezó a hablar. Era probable que ninguna de sus palabras hubiera sido captada desde el exterior.

    Pero un buscador de orientaciones podría haber traicionado su posición.


    CAPITULO VIII


    Era una maniobra azarosa sacar el coche a la calle. Lockley temía que al poner en marcha el motor, el ruido atronaría la callada ciudad, pudiendo ser oído a larga distancia. El movimiento de la palanca de marcha duró sólo un segundo. Tal vez hubiese individuos al acecho, pero no podrían localizar el coche antes de que el motor estuviese en marcha y el coche corriendo ya velozmente. Mientras tanto, el camión-remolque seguía atronando las calles. Naturalmente, era posible que hubieran sido apostados observadores en diversos lugares para tratar de hallar a Jill y Lockley.

    El joven llevó el coche a la calle con el mayor silencio posible. No encendió los faros ni las luces de posición. Luego frenó y colocó al coche en dirección contraria al ruido del camión. De un salto envió el coche adelante. Entonces le asaltó una idea que le heló el espinazo. Es posible usar un receptor de onda corta para captar las chispas de ignición de un coche. Aunque a veces también puede estar estropeado un receptor. Era característico de Lockley pensar siempre en lo peor.

    Puso el coche en marcha, aguzando los oídos, atento al ruido del camión. Comenzó a rodar lentamente, alejándose del distrito comercial. Conducir despacio requería una enorme fuerza de voluntad cuando todo parecía apremiarle para huir de aquella ciudad lo antes posible. Pero apretó los dientes. Un coche hace mucho menos ruido cuando se mueve despacio. Lo hizo rodar tan silenciosamente como un fantasma junto a los árboles y bajo los faroles callejeros.

    Salieron de la ciudad. Las últimas luces quedaron a sus espaldas. Al frente no tenían ya más que la luminosidad de las estrellas y una carretera desconocida, plagada de virajes y recodos. Había señales de tráfico, apenas visible sin la luz de los faros. Lockley conducía sin luces. Cualquier resplandor podía haber constituido una guía para los hombres del remolque.

    La luz de una noche estrellada no es buena para conducir, y cuando una carretera atraviesa un bosque todos los nervios se ponen en tensión. Lockley conducía muy alerta, tensos todos sus músculos. Pero después de una serie de curvas con altos árboles a cada lado, apretó el freno y detuvo el auto.

    —¿Qué pasa? — preguntó Jill, al verle buscar algo bajo el panel de los mandos.
    —Creo — le explicó el joven — que debí estropear algo del camión. De otra forma habrían intentado atraparnos con el rayo del terror.

    Pero era probable que pudiesen reparar el daño causado. Y de todas maneras había más rayos. Probablemente estaban funcionando los estacionarios, y como el camión debía saber dónde estaban emplazados, llamando seguramente por radio para que los obturasen cuando el vehículo debía atravesarlos. Sí, emplear el remolque del Control había sido muy hábil.

    Arrancó algo. Era un trozo de cable y empezó a doblarlo por uno de sus extremos.

    —Si sospechan que hemos conseguido un coche — observó — esperarán que lleguemos a una carretera bloqueada por el rayo, lo cual nos paralizaría por completo. Por tanto, voy a adoptar una pequeña precaución. Mire — le puso el extremo del cable en una mano —. Es la antena de la radio del coche. Nos avisará de la misma forma que el muelle de mi reloj en el parque. Sosténgalo.
    —De acuerdo — accedió Jill.
    —¡Ah!, otra cosa — añadió él. Saltó del coche y cerró la portezuela con rapidez. Se dirigió hacia atrás. Se oyó el ruido de vidrios rotos. Regresó y explicó—: Así no funcionarán las luces del freno. Ahora será tan difícil seguir nuestro rastro como lo fue la otra noche el del remolque.

    Jill dio un brinco dentro del coche al ponerse éste en marcha.

    —¿Quiere decir que...? ¡Oh!
    —Es lo más probable — asintió Lockley —. Sí, el vehículo que salió del parque y ocupó Maplewood, proyectando el rayo del terror en todas direcciones era el remolque. Alguien de su dotación debió calzarse unos zapatos fantásticos para dejar unas huellas monstruosas. Cometieron unos cuantos robos para crear la ilusión de que se trataba de seres espaciales que deseaban estudiar los adelantos realizados por el hombre.

    Continuaron el viaje a unas quince millas por hora, oían zumbar los insectos en la noche. En el cielo sonaba constantemente el rumor de los aviones de las Fuerzas Aéreas que patrullaban fuera del parque.

    —Pareció desalentado — observó Jill — cuando habló por teléfono con el general.
    —Lo estaba — confesó Lockley —. Y lo estoy. Se negó a admitir que pudiesen estar equivocados. Creo que es algo político, y yo estaba contradiciendo la opinión oficial de sus superiores. Tendré que dirigirme a alguien de menos categoría... o de mucha más. Tal vez...
    —¡Alto! — exclamó Jill con voz estrangulada. Frenó.
    —Sostenga el cable — le dijo ella —. Estoy oliendo aquella horrible peste.

    Lockley se colocó el cable en su mano. Sintió la misma, sensación que Jill.

    —El rayo del terror cruza la carretera — dijo con calma —. Quizá contra nosotros, quizá no. Pero creo que algo más atrás hay un camino que atraviesa.

    Hizo retroceder el auto. Aplastó también las luces de retroceso. Condujo sólo a la luz de las estrellas. Maniobró para girar el coche. Deshizo el camino por donde acababan de venir. Al cabo de una milla había otra carretera, desviándose de la que seguían. Torció por ella. Media hora más tarde, Jill exclamó vivamente:

    —¡Frene!

    La carretera estaba también bloqueada por otro rayo invisible. Cualquier coche rodando a una velocidad razonable penetraría en él antes de que el conductor pudiera darse cuenta.

    —Mala cosa — rezongó Lockley con placidez —. Deben haber elegido los mejores sitios para el bloqueo. Tendremos que seguir al azar, probando todos los caminos y senderos que salen del parque. No sé hasta qué punto pueden tener rodeada la zona.

    En el cielo se produjo un destello luminoso. Lockley levantó la mirada. Otro destello. Relampagueaba. El cielo se estaba encapotando.

    —Esto es peor — gruñó con voz alterada —, He intentado todas las formas existentes para alejarnos del parque, siempre guiándonos por la luz de las estrellas. Pero ¿qué haré en tinieblas?

    Siguió conduciendo. Las nubes se iban acumulando en el cielo. Una vez Lockley observó un leve resplandor en lo alto y apretó los dientes. A la primera oportunidad puso el coche en dirección contraria. El resplandor podía ser Serena, y tal vez las revueltas de la carretera y la falta de faros le habían llevado hasta sus cercanías. Dos veces más Jill le avisó del peligro del rayo del terror. Una de ellas, llevado por su creciente ansiedad, estuvo a punto de no frenar a tiempo. Cuando el coche se detuvo por fin sentía ya la comezón en su piel. También veía extrañas luces ante los ojos y una discordante sucesión de sonidos que, por asociación con los sufrimientos pasados, casi le obligaron a vomitar. Quizás aquella dispersión extra del rayo del terror se producía a través del metal del coche.

    Cuando salió de la zona peligrosa el cielo estaba nublado en sus tres cuartas partes y poco después no quedaba ya más que un trecho sumamente limitado de estrellas. Continuamente brillaban los relámpagos. No tardó mucho en depender de ellos para ver la ruta.

    Comenzó a llover. Los relámpagos se sucedían casi sin interrupción. La carretera giraba y volvía a girar. Dos veces el coche estuvo a punto de salir de la cuneta, pero Lockley consiguió enderezarlo en el último instante. A medida que transcurría el tiempo las cosas iban empeorando. Era urgente que se alejasen de Serena a causa del remolque del Control de Vida Salvaje que podía apoderarse de Jill y él mismo si el generador de los rayos era reparado y cuyos ocupantes podían asesinarlos si no lo era. Pero todavía era más urgente encontrar a seres dispuestos a escuchar su información y ver el mejor uso que podía hacerse de la misma. Sin embargo, conducir lloviendo y en tinieblas, sin faros y a poca velocidad, resultaba completamente exhaustivo.

    —Creo — dijo al cabo — que me dirigiré a la primera granja que divise a la luz de los relámpagos. Trataré de meter el auto en un granero para que no pueda ser visto al rayar el día. ¡Es fácil que, sin querer, fuésemos a parar de nuevo al parque!

    Efectuó un giro cuando un relámpago le dejó entrever una senda junto a un buzón rural. Al fondo de la senda había una finca. Y un granero. Saltó del auto y al instante quedó completamente empapado por la lluvia, pero exploró el espacio que había detrás de las grandes puertas dobles. Giró el coche y lo guió hasta el interior del cobertizo, dando marcha atrás.

    —Así — le explicó a Jill —, si necesitamos marcharnos de prisa, no habrá que maniobrar antes.

    Permanecieron sentados en el coche, escudriñando las tinieblas que les rodeaban. No había ninguna luz, excepto cuando relampagueaba. Lograron descubrir la granja, de cuyo tejado caían al suelo grandes chorros de agua. Había un gallinero. Había vallas. No distinguían ni la puerta de la cerca ni la carretera a través de la cortina de agua, pero Lockley sabía que había un espeso arbolado a la entrada del sendero.

    —Esperaremos — dijo el joven con enojo —, y tal vez por la mañana descubriremos que estamos atrapados. Si por el contrario estamos lejos de Serena (no tengo la menor idea por ahora), continuaremos. Si no, permaneceremos ocultos hasta la noche y supongo que las estrellas nos auxiliarán cuando nos vayamos.
    —Nos iremos — le animó Jill —. Pero ¿adonde?
    —A cualquier sitio lejos de Boulder Lake, donde yo sea un ser humano y no un triste paisano. Donde pueda explicar algunas cosas a personas que sepan escuchar si no es ya muy tarde.
    —No lo es — le aseguró Jill.

    Hubo una pausa. La lluvia iba cayendo a cántaros. Los relámpagos seguían destellando. Se oyó el eco de un trueno.

    —No sabía — intentó Jill reanudar la conversación — que usted pensaba que los invasores (los monstruos) tienen seres humanos que les ayudan.
    —El conjunto de la operación no es totalmente humano — le explicó él —. Pero hay indicios de que hay alguien con ellos que nos conoce. Por ejemplo, nadie ha muerto. Al menos, no públicamente. Esto ha sido arreglado por alguien que comprendió que si había matanza todos lucharíamos hasta el fin de nuestras vidas y les enseñaríamos a los nuestros a pelear después de nosotros.

    La joven meditó aquellas palabras.

    —Usted lo haría — opinó luego —, pero no todo el mundo. Ciertas personas harían cualquier cosa para seguir viviendo. Usted no, claro.

    La lluvia chocaba estrepitosamente contra el techo del granero.

    —Pero lo que ha sucedido — continuó Lockley — no es lo que planearían unos seres humanos. Éstos, si proyectasen una conquista, sabrían que no conseguirían nuestra rendición. Si esto fuese una especie de ataque al estilo de Pearl Harbour por enemigos humanos, y ya podemos adivinar quiénes serían, habrían empezado matándonos en gran escala desde el principio. Si hubiesen aterrizado los monstruos sin información respecto a nosotros, podían haber perpetrado algunas matanzas también, con la estúpida idea de acobardarnos. Pero no ha habido matanzas. Por tanto, no se trata de un truco de la guerra fría ni de un aterrizaje impremeditado por parte de unos monstruos. Por tanto, tiene que existir una desviación en alguna parte. La colaboración de monstruos con hombres es sólo una sospecha. No estoy muy satisfecho con esta idea, pero hasta ahora es la única plausible.

    Jill permaneció silenciosa largo rato. Luego exclamó, sin venir a cuento:

    —Usted debió ser un buen amigo de...
    —¿De Vale? — concluyó Lockley —. No. Le conocía, esto es todo. Hace muy pocos meses que entró en la compañía. No creo haber hablado con él una docena de veces, y cuatro de ellas él estaba con usted. ¿Por qué piensa que éramos íntimos amigos?
    —Por lo que usted ha hecho por mí — respondió ella en la oscuridad.

    Lockley esperó a que brillase un relámpago para observar la expresión del semblante de la muchacha. Ésta le estaba mirando fijamente.

    —No lo hice por Vale — fue la respuesta.
    —¿Entonces por qué?
    —Lo habría hecho por cualquiera — repuso Lockley sin inmutarse.

    En cierto modo era verdad. Pero no habría ido al campamento para ver si alguien se había quedado rezagado. No se le habría ocurrido tal idea.

    —Creo que eso no es verdad — objetó Jill.

    No hubo respuesta. Si Vale estaba vivo, Jill estaba prometida a él; aunque si todo iba bien, Lockley no estaba dispuesto a ser tan tonto como jugar a lo romántico y permitirle a la joven casarse con Vale por descuido. Por otra parte, si Vale estaba muerto, no iba a ser tan idiota que intentase conquistarla antes de que ella se hubiese recobrado de la noticia. Una muchacha puede perdonarse a sí misma la ruptura de su compromiso con un hombre vivo, pero nunca su deslealtad para con un muerto.

    —Creo que deberíamos cambiar de tema — replicó él —. Le contaré por qué fui al lago a buscarla cuando todo esto haya concluido. Tuve mis motivos. Todavía los sigo teniendo. Y los daré a conocer en su día, tanto si a Vale le gusta como si no. Pero no ahora.

    Se produjo un largo silencio, mientras la lluvia seguía cayendo implacable y el mundo no era más que una cortina de agua y relámpagos.

    —Gracias — dijo Jill —. Ya estoy satisfecha. Continuaron sentados en silencio, en tanto iban transcurriendo las horas. De vez en cuando dormitaban. La conclusión de la lluvia despertó a Lockley. Empezaban a filtrarse las primeras claridades del alba. El firmamento todavía seguía encapotado. La tierra estaba empapada. Había goteras en el techo del granero, y la lluvia se había filtrado al interior. También caía todavía agua de la casa, ya visible, y de los árboles que casi la circundaban.

    Lockley abrió la portezuela del coche y salió calladamente. Jill no se despertó. Visitó el gallinero, del que surgieron una babel de cloqueos y cacareos. Recogió unos huevos. Fue a la casa, chapoteando en el césped, y evitando los charcos del suelo. Encontró pan, jarras de conservas y latas de comida. Inspeccionó el sendero. Las rodadas del coche habían desaparecido. Asintió satisfecho.

    Volvió al granero. La claridad no era completa todavía. Cerró casi las puertas a sus espaldas, dejando sólo una grieta de cuatro pulgadas para poder atisbar por ella. El coche se hallaba completamente fuera de vista, sin la menor señal de un ser viviente por los alrededores.

    —Ha cerrado la puerta — dijo Jill —. ¿Por qué?
    —Temo que estemos tan mal como al principio — explicó mal de su agrado —. A menos que esté equivocado, hemos efectuado un rodeo durante la tormenta y nos encontramos cerca del lindero del parque. Ésta no es la carretera por la que fui yo en su busca, en la que mi coche sufrió el accidente. Ésta es otra. Opino que no nos hallamos a más de veinte millas del lago, y no es esto lo que yo quería.

    Comenzó a vaciarse los bolsillos.

    —He encontrado un poco de comida. Tendremos que esperar hasta la noche y procurar abrirnos paso hasta el cordón, a la luz de las estrellas.

    Hubo un nuevo silencio, sólo roto por el gotear del agua. Lockley se sentía impaciente y angustiado. Sabía que había obrado como un idiota al intentar escapar de la zona evacuada en coche. Pero no podía haber actuado de otra forma. Su mayor estupidez había sido no sospechar nada cuando había divisado el camión-remolque avanzando por una carretera que él sabía estaba bloqueada por el rayo del terror. Y tal vez también había sido un idiota al negarse a explicar por qué había ido hasta el campamento para velar por la seguridad de Jill, cuando su razón le había dicho que no era asunto suyo.

    La claridad había aumentado. A través de la rendija de la puerta del granero podía divisar la casa. Y también parte del sendero y los árboles del otro lado de la carretera.

    Estaba dejando la comida en el asiento cuando de repente se inmovilizó, escuchando. El silencio que precede al día había sido alterado por un distante rumor de un motor de combustión interna. Era un ruido familiar. Excepto el impacto de las gotas al caer de las hojas de los árboles y del tejado de la casa, era el único sonido audible en todo el mundo.

    —No creo que puedan verse las huellas del coche a la entrada del sendero — dijo en voz baja —. La lluvia debe haberlas borrado por completo. No es probable, además, que nos busquen por aquí. Pero sólo me quedan tres balas en el revólver. Tal vez será mejor que salga usted y se oculte en el maizal. Tal vez, si la situación empeora, creerán que la he abandonado en cualquier parte.
    —No — rechazó ella la proposición —. Dejaría huellas en la tierra mojada y me descubrirían.

    Lockley gruñó entre dientes. Empuñó el revólver que le había arrebatado al chófer del camión en Serena. La examinó con tristeza. Sería inútil, pero...

    Jill se le acercó, espiando su expresión.

    El estruendo del camión se iba acercando, cada vez más alto. Disminuyó un momento cuando una curva de la carretera llevó al vehículo por detrás de un grupo de árboles que amortiguó el ruido. Pero de repente resonó con más potencia. Se hallaba tremendamente cerca.

    Lockley miró por la rendija de la puerta, procurando que su rostro no pudiera ser visto desde el exterior.

    El camión-remolque del Control de Vida Salvaje pasó gruñendo. Parecía atronar el espacio. Sus ruedas produjeron una rociada cuando se hundieron en una profunda charca cerca del sendero.

    Luego se fue alejando. Jill respiró aliviada. Lockley la previno con el gesto.

    Escuchó. El ruido se fue extinguiendo paulatinamente durante lo que debió ser una milla al menos. Entonces oyeron cómo frenaba. Lockley tuvo que aplicar el oído muy atento para poder captar el sonido de un motor parado. Tal vez fuese su imaginación. Ciertamente, en cualquier otro instante menos silencioso no hubiese podido oírlo.

    —¿Cree que...? — comenzó a susurrar Jill. Él volvió a hacerla callar con el gesto. El distante motor continuaba parado. Un minuto. Dos. Tres. Entonces volvió a oírse el lejano rugido del motor. El camión reanudaba la marcha. El sonido fue disminuyendo.
    —Han llegado a un lugar donde el rayo del terror bloqueaba la carretera — explicó Lockley —. Han frenado y han llamado por la onda corta; entonces el rayo ha sido desconectado y el camión ha podido pasar adelante. Indudablemente el rayo debe estar de nuevo conectado.

    Luchó hasta adoptar una decisión.

    —Nos desayunaremos — dijo —. Tendremos que comernos los huevos crudos, pero necesitamos comer. Luego, trazaremos un plan. Quizá sea conveniente que nos olvidemos de toda clase de vehículos y tratemos de llegar hasta el cordón a pie, hurtando la comida en las granjas que hallemos al paso. No pueden ser muchos los... colaboradores. Y, naturalmente, nos mantendremos ocultos.

    Abrió una jarrita de conserva.

    —Pero sería preferible viajar en coche si esta noche aclara y brillan las estrellas. Al menos resultaría menos cansado para usted.
    —Tal vez haya noticias — le atajó Jill prácticamente.

    Le temblaban las manos cuando colocó el transistor sobre la capota del auto. Lockley lo notó. También él experimentaba el agotamiento de aquella prolongada fuga a través de los bosques, donde a cada instante les acechaba un peligro mortal. Y se hallaba, además, angustiado por la certeza de que había seres humanos cooperando plenamente con los invasores. Era inimaginable que alguien pudiera ser traidor, no sólo a su propio país, sino a toda la raza humana. Se sintió incrédulo. ¡No podía ser cierto! Pero lo era.

    La radio dejó escapar unos cuantos ruidos. Lockley la giró en otra dirección. Sonó una música. Jill hizo una mueca. Apretó los labios para no dejar ver lo que sentía.

    «¡Boletín especial de noticias! — dijo la radio al fin —. ¡Boletín especial de noticias! El Pentágono anuncia que por primera vez ha sido reproducido el rayo de! terror empleado por los invasores espaciales en Boulder Lake. Trabajando contra reloj, los equipos de científicos americanos y extranjeros han construido un proyector de lo que es un tipo de radiación electrónica completamente nuevo, que reproduce todos los efectos causados por el rayo del terror de los invasores. Sin embargo, aún es de poca potencia y no ha causado efectos paralizantes al experimentar con animales. No obstante, algunos se han sometido voluntariamente a la prueba y han manifestado que las sensaciones experimentadas por los miembros del cordón militar en torno a Boulder Lake fueron las mismas. Se halla en marcha un programa acelerado para el desarrollo del proyector. Al mismo tiempo, otro programa para desarrollar la manera, de contraatacarlo prometo brillantes y próximos resultados. Las autoridades confían plenamente en que se hallará una defensa completa contra esta misteriosa arma dentro de muy poco tiempo. No hay ninguna razón para temer que la Tierra sea incapaz de defenderse contra los invasores de nuestro planeta y los nuevos refuerzos que puedan recibir.»

    Se suspendió el boletín informativo y un anuncio reclamó la atención de los oyentes hacia las virtudes de una pastilla antialérgica. Jill escrutó el semblante de Lockley. Estaba contraído.

    La radio reanudó la emisión del noticiario. Con esta esperanza segura de poder defendernos contra el arma de los invasores, dijo el locutor, era altamente importante no destruir la nave espacial enemiga, ya que resultan! muy útil su examen y posterior estudio. El empleo de la; bombas atómicas quedaba, por lo tanto, descartado por el momento. Pero se usarían en caso necesario. Mientras tanto, contra tal emergencia, se ampliarían las zonas de evacuación. La gente sería trasladada a otros territorios para que la radioactividad no afectase a ningún ser humano.

    Otro anuncio. Lockley desconectó la radio.

    —¿Qué opina? — inquirió Jill.
    —Me gustaría que no hubiesen lanzado esta emisión — replicó Lockley —. Si sólo hubiese monstruos complicados en esta invasión, que no supiesen inglés, estaría todo muy bien. Pero con la ayuda de los seres humanos, resulta funesta. Si estamos a punto de hallar la manera de contrarrestar su arma, la utilizarán antes de que los científicos terminen sus tareas. Poco después, agregó con amargura:
    —Hubo un momento, a continuación de la última gran guerra mundial, en que sólo nosotros tuvimos la bomba y nadie más. ¡Entonces no podía existir una guerra fría!. Hubo años en que hubiésemos podido destruir a los demás, sin que nadie hubiese podido oponerse. Y ahora hay otros que están en esta misma posición. Pueden destruirnos y nosotros estamos indefensos. Y esto durará una semana, o dos o tres. Será muy sorprendente que no se aprovechen de esta oportunidad.

    Jill intentó comer algo de lo que Lockley había traído. Pero le fue imposible. Empezó a sollozar calladamente.

    Lockley se maldijo por haberla puesto en aquel estado.

    —¡Por favor! — la consoló —. Esto es lo peor que puede suceder, pero no lo más probable. La joven trató de contener las lágrimas.
    —Sí, nos hallamos atascados — insistió él —. No sería raro que dentro de pocos días se produjese otro aterrizaje espacial. O varios. Pero esos monstruos no desean matar a la gente. Quieren un mundo con gente capacitada para trabajar para ellos. Lo han demostrado. Evitarán toda matanza. No permitirán que los hombres que les ayudan destruyan a la humanidad que desean viva y útil.

    Jill apretó las manos.

    —¡Pero sería preferible morir antes que sufrir tal humillación!
    —¡Espere! — protestó Lockley —. Hemos reproducido el rayo del terror. ¿Cree que esto se quedará así? Los científicos que saben cómo fabricarlo se esparcirán por doce o cien sitios, donde no puedan ser descubiertos, y continuarán trabajando en secreto hasta que obtengan los rayos y una protección contra los mismos, y luego algo más mortal todavía. ¡Los seres humanos no podemos ser vencidos! ¡Lucharemos hasta el final de los tiempos, hasta la consumación de los siglos!
    —Pero usted mismo dijo — arguyó Jill, desesperada — que no podía existir una defensa contra el rayo! ¡Lo dijo!
    —Me hallaba desalentado — protestó Lockley —. No reflexioné debidamente. Sin equipo de ninguna clase, hallé la manera de detectar al rayo antes de que fuese lo bastante fuerte para paralizarnos. Usted lo sabe. Los científicos poseen equipos e instrumentos, y ahora que poseen ya el rayo ensayarán varios métodos. Lo harán mucho mejor que yo. Pueden intentar por heterodino. Por efectos de interferencia. Pueden descubrir algo para reflejarlo, o pueden probar por refracción.

    Hizo una pausa, observándola ansiosamente. Ella sollozó sólo una vez.

    —Pero otras armas... — dijo.
    —Tal vez no haya ninguna más. Y quizás un truco de refracción ayudará a contrarrestar sus efectos. Ahora se dispersa por los bordes. Así es como nosotros estamos prevenidos. Es refractado por los iones del aire. Estos actúan como las gotas de rocío: refractan la luz del sol y originan el arco iris después de la lluvia. Y nosotros captamos antes que nada el efecto del olor. Esto demuestra que hay refracción.

    Escrutó su rostro. La joven tragó con dificultad. Lo que acababa de decir apenas tenía sentido. Ni siquiera tenía razón. Existe evidencia de que los nervios olfatorios son mucho más sensibles que los ópticos o los auditivos, mientras que los nervios musculares son menos sensibles todavía. Pero Lockley no estaba de humor para reparar en tales sutilezas. Sólo deseaba tranquilizar a Jill.

    Y entonces sus ojos casi se desorbitaron y permanecieron fijos más allá de la muchacha. Había estado hablando distraídamente, con la única intención de reanimarla, mientras una parte de su cerebro había estado escuchando. Y aquella parle separada de su mente le había oído decir algo muy valioso.

    Permaneció inmóvil unos segundos, mirando al vacío.

    —Acaba de ocurrírseme... —exclamó de repente —. No sé por qué no lo pensé antes. El rayo del terror se dispersa un poco, como un rayo de luz en la niebla. Se dispersa en los iones, como la luz en las gotitas de agua. ¡Exacto!

    Calló, reflexionando arduamente.

    —¡Continúe! — le animó la joven. Lo que él acababa de explicarle apenas tenía sentido para ella, pero comprendía que era algo importante.
    —Bueno, un rayo emitido por un faro queda obstaculizado por una nube, que es un conjunto de gotitas de niebla agrupadas en un mismo lugar. Resbala por su superficie pero no puede penetrar en la masa gaseosa — de repente pareció indignado por no haber sabido ver antes lo que resultaba tan claro ahora —. Si pudiéramos fabricar una nube de iones, pararía al rayo del terror como las nubes naturales detienen al rayo de luz. Podríamos...

    Calló de nuevo, y Jill mudó de expresión. Volvió a mirarle confiada. Incluso parecía sentirse orgullosa de que Lockley luchase por resolver aquel problema, en tanto chasqueaba los dedos inconscientemente.

    —Vale y yo — continuó ávidamente — teníamos instrumentos electrónicos para nuestras mediciones. Algunos de sus elementos tenían que estar encerrados en plástico pues de lo contrario hubieran ionizado el aire, dispersando corriente como en un cortocircuito. Si ahora poseyese esos instrumentos... No, tendría que quitar el plástico, lo cual no podría hacerlo sin romper algo.
    —¿Qué sucedería — se interesó Jill — si pudiese hacer lo que está pensando?
    —Podría — le explicó Lockley — fabricar un artilugio que crease una nube de iones en tomo a la persona que lo llevase. Y podría reflejar parte del rayo de! terror y refractar el resto para que no pudiese hacer contacto con el cuerpo humano.
    —Entonces, esta noche entraremos en un pueblo abandonado y cogeremos todo lo que usted necesite... — insinuó Jill.
    —¡No! — la interrumpió el joven, con alivio en la voz —. Creo que lo único que necesito es un rallador de queso y el transistor. Y en esta granja debe haber un rallador.

    Escuchó por la rendija de la puerta y salió del granero. No tardó mucho en volver. No sólo traía un rallador de queso sino uno de nuez moscada. Ambos hechos de hojas delgadas de metal en los que se habían perforado numerosos agujeros muy diminutos, de forma que los bordes de cada agujerito se hallaban retorcidos hacia un mismo cara para formar la superficie ralladora. Lockley sabía que aquellos puntos afilados, cargados eléctricamente, forman minúsculos chorros de aire ionizado que desvían la llama de una vela. Y en aquellos ralladores había miles de puntitos.

    Se sentó a trabajar en el asiento del coche, alejando de sí el revólver con las tres balas en la recámara. E revólver estaba reservado para Jill en caso de futuro acontecimientos, en los que ya sería de poco o ningún valor práctico.

    Operó en el transistor con su navaja para establece un circuito que oscilaría cuando se conectase la batería Habría inducción para elevar el voltaje en los puntos extremos de las oscilaciones en repetidas ondas de corriente de un signo en los innumerables agujeritos de los ralladores. Y habría un efecto que no había previsto. Los puntos formadores de iones eran de longitudes y trazados minúsculamente diferentes, de forma que la radiación que inevitablemente acompaña a las nubes de iones sería de unas longitudes de onda minúsculamente variables. Las consecuencias de emplear los dos ralladores era, claro está, que los asombrosos puntos de energía se manifestaban en unos bultitos ultramicroscópicos a una considerable distancia del artilugio. Pero Lockley no lo había planeado así. Ello era debido a los materiales que se había visto obligado a emplear a falta de otros mejores.

    —Sólo puedo comprobar la producción de iones aquí — le dijo a Jill cuando hubo terminado —. Si sirve, debe hacer vacilar la llama del encendedor cuando se acerque a los puntos. En tal caso, me dirigiré a la carretera, al punto en que se detuvo el remolque. Pienso que en aquel lugar la ruta está bloqueada por un rayo del terror.

    Embebido en su idea, movió el interruptor. Instantáneamente se oyó una estruendosa, ensordecedora explosión. El revólver había volado en mil pedazos, destrozando el parabrisas y rasgando el tapizado del auto.

    Lockley fue en busca de una horca. Estaba dispuesto a vender cara su vida. El humo de la pólvora invadió el granero. No ocurrió nada más.

    —Esto puede ser otra arma de los monstruos — dijo al cabo de unos instantes llenos de tensión —. Debí imaginarlo. Pueden haber usado una radiación o un rayo que no habíamos sospechado para desarmar a las tropas del cordón. Y si es esto lo que han intentado, no tienen más que barrer el cielo con ello y todos los bombarderos serán eliminados.

    Pero no hubo otros sonidos que los decrecientes impactos de las gotas de lluvia que lentamente iban cayendo al suelo por las goteras y desde las hojas de los árboles.

    —Bien, en realidad sólo han destrozado nuestra única arma — continuó Lockley con frialdad —. Debe tratarse de un rayo detonador que ha hecho estallar los cartuchos. Esto sería una protección perfecta contra las bombas atómicas, si el explosivo químico que los hace estallar pudiera ser disparado a distancia. ¡Son gente lista estos monstruos!
    —¡Vamos! — agregó a continuación —. Ahora es más necesario que nunca poder llegar a algún sitio donde puedan escuchar lo que tengo que decirles.
    —¿Pero llegar adonde? — exclamó Jill.
    —Nos internaremos por el bosque hasta la noche — explicóle el joven —, y entretanto comprobaré la utilidad de este artefacto contra el bloqueo de las carreteras, aunque si los monstruos poseen un rayo detonador, de poco va a servirnos. ¡Vamos!

    Se llenó los bolsillos de comida y echó a andar.

    La mañana se hallaba en toda su plenitud. El sol era ya visible, rojo hacia oriente.

    —¡Ande pisando la hierba! — la aconsejó Lockley.

    No había por qué dejar huellas en el suelo, aunque no hubiese motivos para creer que la explosión de la pistola hubiese sido oída. Lockley, además, consideraba que si los invasores acababan de utilizar una nueva arma, se producirían explosiones de mayor o menor violencia en todo el territorio evacuado y en otras zonas dentro de su radio de acción. No habría muchas granjas sin un rifle al menos colgado en cualquier sitio. Y también habría cartuchos. Si los monstruos del espacio poseían un rayo detonador, tal como tenían el rayo del terror, toda esperanza podía ser abandonada.

    Atravesaron una finca y luego la fueron bordeando. Rápidamente y de manera furtiva pasaron hacia el bosque fronterizo. Quedaron empapados casi inmediatamente. Las hojas caídas, húmedas, se pegaban a las suelas de sus zapatos. Las ramas bajas les humedecían constantemente el rostro. Lockley, tan pronto como se halló al socaire de la carretera, emprendió la dirección tomada por el remolque. Le entregó a Jill el hilo de bronce que había sido la espiral de su reloj.

    —Podríamos captar el rayo con la humedad del suelo — dijo —, en contacto con las suelas de los zapatos, pero será más seguro usar esto.

    Continuaron un largo trecho.

    —¡No me gusta esto! — murmuró Lockley —. Ya deberíamos haberlo...
    —Creo que lo estoy oliendo — le interrumpió Jill.
    —Voy a probar — dijo Lockley. Detectó el olor nauseabundo, tan repelente como siempre. Hizo retroceder a Jill.
    —Espere aquí, junto a este árbol. Aquí podré encontrarla con facilidad y estará también a salvo de los efectos del rayo.

    Dio media vuelta y se alejó.

    —¡Por favor, tenga cuidado! — le recomendó Jill.
    —No hace mucho — le contestó él, deteniéndose y hablando por encima del hombro — pensaba que tenía una importante información que suministrar al alto mando, por lo que debía defender mi existencia. Ahora ya no estoy tan seguro de mi importancia. Sin embargo, pienso que usted todavía necesita alguien que la proteja.
    —¡Sí, es cierto! — exclamó ella —. ¡Y usted lo sabe!
    —Volveré — le aseguró el muchacho.

    Se marchó, sosteniendo la espiral del reloj.

    Se movía con extremada precaución. El olor se presentó y fue creciendo de intensidad. Comenzó a sentir también las primeras luces de colores ante sus ojos. Era el síntoma que seguía al olor al acercarse a un rayo del terror. Después sus oídos comenzaron a captar un débil aunque discordante murmullo. Conectó el aparato fabricado con los dos ralladores y los elementos del transistor. El olor cesó. Las débiles lucecitas se desvanecieron. Y los rencos murmullos se extinguieron.

    Desconectó el aparato productor de los iones. Los síntomas reaparecieron. Lo conectó y desconectó dos veces más. Dio un paso al frente. Volvió a efectuar la misma prueba. La nube de iones formada en los innumerables puntitos del aparato eran invisibles, pero refractaban o reflejaban, en cualquier caso, neutralizaban el arma de los monstruos de Boulder Lake. Continuó adelante y en un momento dado sintió una ligera comezón en su piel, oyó una especie de susurro muy lejano y olfateó el olor nauseabundo como algo tan diluido que apenas podía notarse.

    Siguió adelante y aquellas débiles sensaciones cesaron. Impaciente volvió a desconectar el artefacto. Había atravesado el rayo del terror.

    Comenzó a retroceder con el aparato conectado una vez más, y en el punto donde había experimentado las débiles manifestaciones de los efectos del rayo, se detuvo a saborear su triunfo, ahora tal vez ya inútil. Si los monstruos poseían un rayo detonador, su victoria no significara ya nada. Sin embargo, hubiera podido significarlo todo. Prestó atención y distinta, aunque débilmente, experimentó los efectos del rayo del terror.

    Luego, dejó de sentirlos. En absoluto. Las sensaciones se habían esfumado.

    Oyó chillar a Jill frenéticamente. Echó a correr hacia el lugar donde la había dejado. Corrió. Saltó. Cayó una vez, y maldijo contra la rama caída que le había hecho tropezar. Llegó al árbol y Jill no estaba allí. Observó las mellas de sus zapatos por entre las húmedas hojas caídas. Conducían hacia la carretera.

    Oyó golpear una portezuela de un coche y un motor que arrancaba. Corrió más de prisa que antes.

    El motor se fue alejando. Y Lockley llegó a la carretera sólo a tiempo de ver la parte posterior de un vehículo militar pintado de color pardo a unas trescientas yardas de distancia. Dobló una curva de la carretera y desapareció. Se dirigía hacia el lugar donde el rayo del terror bloqueaba la carretera, encaminándose evidentemente hacia Boulder Lake.

    Estaba claro lo acontecido. Desde su lugar junto al corpulento árbol, la joven había divisado un vehículo militar que se aproximaba. Y ella y Lockley habían estado intentando llegar al cordón de tropas en torno al parque.

    No había motivo alguno para desconfiar de unos hombres en uniforme o de un coche militar. Jill había echado a correr hacia la carretera. Por mera coincidencia, el vehículo, evidentemente atestado de individuos que colaboraban con los invasores, se había detenido en el punto donde debía esperar a que los monstruos desconectasen el proyector a fin de franquearles el paso. La joven se había aproximado al vehículo. Y algo la había asustado Entonces había chillado.

    Pero había sido izada arriba del coche, el cual continuó su marcha antes que el rayo.


    CAPITULO IX


    Era muy probable que en aquel momento Lockley se despreciase profundamente, más que cualquier otro ser viviente. Se reprochó amargamente por la captura de Jill. Si había seres humanos colaborando con los invasores, el destino de la joven sería sin duda más horrendo que en manos de los monstruos solos. Al fin y al cabo, existía una sola nación que pudiese colaborar con los seres extraterrestres en la conquista de la tierra, y sus tropas no se distinguían precisamente por su conducta amable hacia sus prisioneros.

    Y Jill era su cautiva. Las marcas del vehículo militar podían indicar que se trataba de un coche robado o que sus marcas y su pintura eran una impostura. Era casi seguro que Jill se había dirigido al camión en la confianza de que sólo podía tratarse de soldados americanos, y sólo en el último instante había descubierto su error.

    Lockley, sin embargo, no reflexionó estas cosas en detalle, al principio. Corrió detrás del coche como un poseso, incapaz de sentir nada que no fuese horror y una furia tan terrible que le habría impulsado a matar a todos los invasores con febril intensidad.

    De repente oyó unos ruidos roncos, entrecortados. Se dio cuenta de que se trataba de su propia respiración jadeante. Le faltaba el aliento, en tanto Jill era conducida fuera de su alcance en un vehículo que recorría diez yardas por cada una de las suyas. Se detuvo y, cosa rara, se sintió totalmente tranquilo y calmado. Era capaz de pensar serenamente. La única diferencia entre éste y su modo normal de pensar, era que ahora, sólo podía concentrarse en una cosa: en la completa venganza de los crímenes cometidos por los invasores... y de los que seguramente cometerían contra Jill. La llevarían a Boulder Lake. Por tanto, él tenía que dirigirse hacia allá, fuese como fuese, y destruir a todos los seres vivos de allí, borrando hasta las huellas de su llegada a la tierra.

    Lo cual, claro está, era natural e irrazonable. Pero la razón habría sido antinatural en tales circunstancias.

    Anduvo paralelo a la carretera, con fría resolución. En el resto del mundo, el tiempo transcurría sin el conocimiento de su estado emocional. El resto del mundo también estaba padeciendo sus propias agonías emotivas.

    Los Estados Unidos se estaban haciendo popular entre las naciones a las que disgustaba todas las cosas americanas, excepto aquéllas que les habían regalado si bien continuasen odiando a los dadores. Ahora, sin embargo, los Estados Unidos habíanse visto invadido desde el espacio por unos seres que empleaban armas de un tipo desconocido en la tierra. Si los Estados Unidos resultaban conquistados, no habría ninguna otra nación libre en el mundo. Por tanto, gran parte del antiamericanismo habíase desvanecido bajo la presión de un ardiente deseo de que América del Norte triunfase en su defensa.

    Además, anticipándose a otros aterrizajes que podían tener lugar en diversos puntos de la tierra, los Estados Unidos habían ofrecido compartir su depósito de bombas atómicas con cualquier nación que fuese invadida. La popularidad americana había aumentado. El hecho de que Rusia no hubiese efectuado la misma proposición había tenido sus repercusiones. Los Estados Unidos invitaban a los científicos de cada país a que ayudasen a solucionar la amenaza del rayo del terror, comprometiéndose a compartir cualquier descubrimiento en favor de su defensa, con el resto del mundo. Esto también sirvió para mejorar grandemente la imagen pública de los Estados Unidos en el extranjero.

    Pero Lockley no sabía nada de esto. Su transistor ya no existía para procurarle noticias. Había sido reconstruido para otro uso, junto con un rallador de queso y otro de nuez moscada. Lockley llevaba al hombro dicho aparato detector. Pero si hubiese conocido los cambios de popularidad de su país, tampoco le habrían interesado. Sólo podía concentrar su mente en un tema y cuanto con él se relacionase.

    Siguió andando a lo largo de la carretera, poseído por el demonio del odio. Iba a pie a falta de coche. Estaba desarmado. En aquel momento creía que toda la humanidad se hallaba desarmada, en efecto si no de hecho. Por tanto, no tenía ningún plan, sino sólo un odio infinito.

    Pero cómo se veía obligado a atravesar los diversos rayos diseminados por la región para llegar a quienes deseaba destruir, comprendió que era necesario estar seguro de poder cruzarlos, verificando el buen estado de su equipo. Conectó el detector. Luego volvió a desconectarlo para economizar las pilas. Siguió avanzando, pensando sólo en una cosa, examinando todas las posibilidades de vengarse con apasionada paciencia, descartando todas las ideas por impracticables, pero sin descorazonarse nunca.

    Olfateó el olor fétido, sólo a causa de su connotación. Conectó el detector y prosiguió adelante. Comprendió que había penetrado en un rayo del terror por las ligeras sensaciones que llegaban hasta él a través de la nube de ion