• OTRAS OPCIONES
  • ● Eliminar Lecturas
  • ● Ultima Lectura
  • ● Ayuda
  • PUNTO A GUARDAR



  • Tipea en el recuadro blanco alguna referencia, o, déjalo en blanco y da click en "Referencia"
  • TODAS LAS REVISTAS
  • Todas Las Revistas Diners
  • Todas Las Revistas Selecciones
  • CATEGORIAS
  • Libros
  • Libros-Relatos Cortos
  • Arte-Graficos
  • Bellezas Del Cine Y Television
  • Biografias
  • Chistes
  • Consejos Sanos
  • Cuidando Y Encaminando A Los Hijos
  • Datos Interesantes
  • Paisajes Y Temas Varios
  • La Relacion De Pareja
  • La Tia Eulogia
  • La Vida Se Ha Convertido En Un Lucro
  • Mensajes Para Reflexionar
  • Personajes Disney
  • Salud Y Prevencion
  • Sucesos-Proezas
  • Temas Varios
  • Tu Relacion Contigo Mismo Y El Mundo
  • Un Mundo Inseguro
  • REVISTAS DINERS
  • Diners-Agosto 1989
  • Diners-Mayo 1993
  • Diners-Septiembre 1993
  • Diners-Noviembre 1993
  • Diners-Diciembre 1993
  • Diners-Abril 1994
  • Diners-Mayo 1994
  • Diners-Junio 1994
  • Diners-Julio 1994
  • Diners-Octubre 1994
  • Diners-Enero 1995
  • Diners-Marzo 1995
  • Diners-Junio 1995
  • Diners-Septiembre 1995
  • Diners-Febrero 1996
  • Diners-Julio 1996
  • Diners-Septiembre 1996
  • Diners-Febrero 1998
  • Diners-Abril 1998
  • Diners-Mayo 1998
  • Diners-Octubre 1998
  • Diners-Temas Rescatados
  • REVISTAS SELECCIONES
  • Selecciones-Enero 1965
  • Selecciones-Julio 1968
  • Selecciones-Abril 1969
  • Selecciones-Febrero 1970
  • Selecciones-Marzo 1970
  • Selecciones-Mayo 1970
  • Selecciones-Marzo 1972
  • Selecciones-Julio 1973
  • Selecciones-Diciembre 1973
  • Selecciones-Enero 1974
  • Selecciones-Marzo 1974
  • Selecciones-Marzo 1976
  • Selecciones-Noviembre 1976
  • Selecciones-Enero 1977
  • Selecciones-Septiembre 1977
  • Selecciones-Enero 1978
  • Selecciones-Diciembre 1978
  • Selecciones-Enero 1979
  • Selecciones-Marzo 1979
  • Selecciones-Julio 1979
  • Selecciones-Agosto 1979
  • Selecciones-Abril 1980
  • Selecciones-Agosto 1980
  • Selecciones-Septiembre 1980
  • Selecciones-Septiembre 1981
  • Selecciones-Abril 1982
  • Selecciones-Mayo 1983
  • Selecciones-Julio 1984
  • Selecciones-Junio 1985
  • Selecciones-Septiembre 1987
  • Selecciones-Abril 1988
  • Selecciones-Febrero 1989
  • Selecciones-Abril 1989
  • Selecciones-Marzo 1990
  • Selecciones-Abril 1991
  • Selecciones-Mayo 1991
  • Selecciones-Octubre 1991
  • Selecciones-Diciembre 1991
  • Selecciones-Febrero 1992
  • Selecciones-Junio 1992
  • Selecciones-Septiembre 1992
  • Selecciones-Febrero 1994
  • Selecciones-Mayo 1994
  • Selecciones-Abril 1995
  • Selecciones-Mayo 1995
  • Selecciones-Septiembre 1995
  • Selecciones-Junio 1996
  • Selecciones-Mayo 1997
  • Selecciones-Enero 1998
  • Selecciones-Febrero 1998
  • Selecciones-Julio 1999
  • Selecciones-Diciembre 1999
  • Selecciones-Febrero 2000
  • Selecciones-Diciembre 2001
  • Selecciones-Febrero 2002
  • Selecciones-Mayo 2005
  • CATEGORIAS
  • Arte-Gráficos
  • Bellezas
  • Biografías
  • Chistes que llegan a mi Email
  • Consejos Sanos para el Alma
  • Cuidando y Encaminando a los Hijos
  • Datos Interesantes
  • Fotos: Paisajes y Temas varios
  • La Relación de Pareja
  • La Tía Eulogia
  • La Vida se ha convertido en un Lucro
  • Mensajes para Reflexionar
  • Personajes Disney
  • Salud y Prevención
  • Sucesos y Proezas que conmueven
  • Temas Varios
  • Tu Relación Contigo mismo y el Mundo
  • Un Mundo Inseguro
  • TODAS LAS REVISTAS
  • Selecciones
  • Diners
  • REVISTAS DINERS
  • Diners-Agosto 1989
  • Diners-Mayo 1993
  • Diners-Septiembre 1993
  • Diners-Noviembre 1993
  • Diners-Diciembre 1993
  • Diners-Abril 1994
  • Diners-Mayo 1994
  • Diners-Junio 1994
  • Diners-Julio 1994
  • Diners-Octubre 1994
  • Diners-Enero 1995
  • Diners-Marzo 1995
  • Diners-Junio 1995
  • Diners-Septiembre 1995
  • Diners-Febrero 1996
  • Diners-Julio 1996
  • Diners-Septiembre 1996
  • Diners-Febrero 1998
  • Diners-Abril 1998
  • Diners-Mayo 1998
  • Diners-Octubre 1998
  • Diners-Temas Rescatados
  • REVISTAS SELECCIONES
  • Selecciones-Enero 1965
  • Selecciones-Julio 1968
  • Selecciones-Abril 1969
  • Selecciones-Febrero 1970
  • Selecciones-Marzo 1970
  • Selecciones-Mayo 1970
  • Selecciones-Marzo 1972
  • Selecciones-Julio 1973
  • Selecciones-Diciembre 1973
  • Selecciones-Enero 1974
  • Selecciones-Marzo 1974
  • Selecciones-Marzo 1976
  • Selecciones-Noviembre 1976
  • Selecciones-Enero 1977
  • Selecciones-Septiembre 1977
  • Selecciones-Enero 1978
  • Selecciones-Diciembre 1978
  • Selecciones-Enero 1979
  • Selecciones-Marzo 1979
  • Selecciones-Julio 1979
  • Selecciones-Agosto 1979
  • Selecciones-Abril 1980
  • Selecciones-Agosto 1980
  • Selecciones-Septiembre 1980
  • Selecciones-Septiembre 1981
  • Selecciones-Abril 1982
  • Selecciones-Mayo 1983
  • Selecciones-Julio 1984
  • Selecciones-Junio 1985
  • Selecciones-Septiembre 1987
  • Selecciones-Abril 1988
  • Selecciones-Febrero 1989
  • Selecciones-Abril 1989
  • Selecciones-Marzo 1990
  • Selecciones-Abril 1991
  • Selecciones-Mayo 1991
  • Selecciones-Octubre 1991
  • Selecciones-Diciembre 1991
  • Selecciones-Febrero 1992
  • Selecciones-Junio 1992
  • Selecciones-Septiembre 1992
  • Selecciones-Febrero 1994
  • Selecciones-Mayo 1994
  • Selecciones-Abril 1995
  • Selecciones-Mayo 1995
  • Selecciones-Septiembre 1995
  • Selecciones-Junio 1996
  • Selecciones-Mayo 1997
  • Selecciones-Enero 1998
  • Selecciones-Febrero 1998
  • Selecciones-Julio 1999
  • Selecciones-Diciembre 1999
  • Selecciones-Febrero 2000
  • Selecciones-Diciembre 2001
  • Selecciones-Febrero 2002
  • Selecciones-Mayo 2005
  • Para guardar la imagen elige dónde vas a guardarla y seguido da click en la o las imágenes deseadas.
    Para dar Zoom o Fijar la imagen sigue el mismo procedimiento.
    -----------------------------------------------------------
    Slide 1     Slide 2     Slide 3










    Header

    -----------------------------------------------------------
    Dar Zoom a la Imagen
    Fijar la Imagen de Fondo
    No fijar la Imagen de Fondo
    -----------------------------------------------------------
    Colocar imagen en Header
    No colocar imagen en Header
    Mover imagen del Header
    Ocultar Mover imagen del Header
    Ver Banco de Imágenes del Header

    Imágenes para el Header o Cabecera
    Slides
    P
    S1
    S2
    S3
    B1
    B2
    B3
    B4
    B5
    B6
    B7
    B8
    B9
    B10
    H
    Controles Desactivar Slide


    T E M A S








































































































    FUNCIONAMIENTO DEL BLOG


    Esta ayuda te permitirá aprovechar las características del Blog.

    Veamos lo que hace cada ícono del MENU; el cual dispone de 22:

    Este ícono aparece en todo el blog y te permite visualizar las siguientes opciones:

    Guardar Lectura: permite guardar la publicación en la que estás, para ser cargada posteriormente. Opción sólo en las publicaciónes.
    Al aplicar esta opción aparece en el MENU el ícono , el cual indica que hay una publicación guardada. Es visible en todo el blog y al dar click en el mismo una ventana se abre mostrando el o los temas guardados. Das click en un tema y te vas a esa publicación.
    Cuando guardas la publicación, también se guarda la pantalla donde se encuentra el párrafo o la línea que suspendes la lectura. Para que ese párrafo o línea aparezca en el tope de la pantalla, antes de guardar, debes colocarlo en el tope de la pantalla.

    Eliminar Lecturas: permite eliminar el registro de las publicaciones guardadas.
    Al aplicar esta opción y al aceptar, se eliminaran todas las publicaciones guardadas.

    Eliminar por Lectura: puedes eliminar del registro de publicaciones guardadas por selección. Cuando presionas esta opción, según la velocidad de proceso de tu celular o tablet, toma unos segundos en aparecer la ventana con la lista de publicaciones guardadas.
    Esta opción sólo aparecerá si tienes como mínimo 2 publicaciones guardadas.
    Para eliminar una publicación guardada, simplemente selecciona la que desees eliminar.
    Cuando eliminas una publicación guardada y queda solo una, la ventana de esta opción se cierra y la misma desaparece.

    Guardar Punto: permite guardar un punto específico de la actual lectura. Puedes guardar cuántos puntos desees. Con esta opción puedes crear un índice de la lectura, o marcar la posición de uno o varios párrafos importantes. Cada publicación es independiente. Opción sólo para las publicaciones.
    Al dar click en esta opción se abre una ventana, en la misma hay un recuadro en blanco, el cual sirve para colocar una referencia del párrafo o línea que dejas marcada su posición. Si no colocas una referencia, automáticamente ese punto toma el nombre de "Punto guardado 1", donde 1 es el número del punto que se ha guardado. Si has guardado 5 puntos y el sexto no le pones referencia, tomaría el nombre de "Punto guardado 6".
    Para que el punto se guarde con o sin referencia, debes dar click en "Referencia" que se encuentra debajo del recuadro en blanco.
    Cuando aplicas esta opción aparece en el MENU el ícono . Al dar click en el mismo se abre una ventana con el o los puntos guardados. Das click en cualquiera y te desplazas a ese punto de la publicación. Aparece sólo en las pubicaciones que tienen al menos un punto guardado.

    Borrar Punto(s): permite eliminar el o los puntos guardados. Esta opción aparece cuando has guardado al menos un punto. Opción sólo en las publicaciones.
    Cuando aplicas esta opción y aceptas, se borrarán todos los puntos que has guardado en esa publicación.

    Ultima Lectura: puedes acceder a la última publicación leída. Si entras a otra publicación se guardará en la que estás. Sirve para cuando estás en cualquier parte del blog menos en una publicación.
    Para que la publicación se guarde automáticamente debes haberte desplazado hacia abajo al menos una línea.
    Si al seleccionar esta opción nada ocurre, es porque no has revisado o leído publicación alguna.

    Ocultar TEMAS: permite ocultar el recuadro rectangular, donde dice TEMAS, que se encuentra a mano izquierda de la publicación. Esta opción no está disponible en la página de Inicio ni en las Categorías que seleccionas desde el Menú.
    Cuando das click en esa opción, una ventana se abre con "Otros temas" que te ofrece el blog. Si te desplazas hasta el final de esa ventana, verás dos rectángulos reducidos en su longitud. El primero permite avanzar o retroceder ese grupo de publicaciones. El segundo permite ver los temas desde el último publicado, también verlos de forma aleatoria y ver más temas correspondientes a la categoría de la publicación actual. Cuando entras a una de las listas o por medio de la CATEGORIA que se encuentra en la parte última de la publicación, la opción de "Actual Categoría" no está disponible.

    Mostrar TEMAS: aparece sólo cuando has aplicado "Ocultar TEMAS", y permite mostrar el recuadro rectangular que dice TEMAS, y que se encuentra a mano izquierda de la publicación.

    Mostrar Barra Inferior: esta opción aparece sólo en las publicaciones y permite mostrar una barra inferior con la paginación. Al hacer esto, en la parte última de la publicación desaparece la paginación.

    Ocultar Barra Inferior: esta opción aparece sólo en las publicaciones y si has aplicado "Mostrar Barra Inferior". Permite ocultar la barra de paginación y la muestra al final de la publicación.

    Ocultar Menú y BI: esta opción aparece sólo en las publicaciones y permite ocultar el Menú y la Barra Inferior (si la tienes activa). Cuando aplicas esta opción aparece en la parte superior izquierda un punto negro, el mismo permite restaurar el Menú y la Barra Inferior.

    Mostrar Tema: puedes ocultar las opciones del MENU y ver el tema de la publicación. Esta opción aparece sólo en las publicaciones.

    Ver Imagen Principal. permite ver la imagen de la publicación. Esta opción también la encuentras en la parte derecha superior de la publicación y aparece sólo en las publicaciones.

    Ayuda: permite ver esta Ayuda para conocer el funcionamiento del Blog.


    Este ícono aparece en todo el Blog, y te permite ver los temas de cualquier categoría con una introducción de las mismas. Su presentación es en orden de publicación de la categoría.
    Si has entrado a alguna CATEGORIA y seleccionas otra, la carga es directa, por lo que no hay refresco de pantalla.
    Si estás revisando alguna categoría en particular, cuando regreses al Blog y revises la misma categoría, comenzarás desde la última revisión hecha; y no desde el comienzo. Lo mismo es para cualquier cantidad de categorías que revises, cada una es independiente.


    Permite ver las siguientes listas de todas las publicaciones realizadas:
    Por Categoría (lista alfabética por Categoría)
    Libros (lista alfabética de todos los libros)
    Relatos (lista alfabética de todos los Relatos)
    Por Autor (lista alfabética por autor de los Libros y Relatos)
    Alfabético de Todo (lista alfabética de todo lo publicado en el Blog)


    En la lista 'Por Categoría' no está incluido Libros y Relatos. Cuando accedes con esta opción, en pantalla aparecen todas las categorías en orden alfabético por categoría y aparece el ícono , en el MENU, el cual te da la opción de seleccionar la categoría a ver con los temas que dispone. No hay refresco de pantalla, es directo.
    Dando click en el tema te vas a la publicación, y dando click en '+' te da una introducción del mismo. Si estás en la introducción puedes ir directamente a la publicación completa dando click en el tema, en la imagen o en '...más'.
    Las listas "Por Autor" y "Alfabético de todo", según la fuerza del wifi, se vuelven un poco lentas al cargar, debes tener paciencia.


    Permite ver las lista de las publicaciones guardadas. Tocas el tema y se va a la publicación.


    Este ícono aparece sólo en las publicaciones y permite ver la lista de los puntos guardados en esa publicación. Si no has guardado al menos un punto, el ícono no aparece.


    Este ícono aparece solo en las publicaciones y permite ver las siguientes opciones que son para desplazamiento automático de la misma:

    Permite activar el desplazamiento automático y aparecen las siguientes opciones:

    Detiene el desplazamiento automático.

    Opción uno para aumentar la velocidad del desplazamiento.

    Opción dos para aumentar la velocidad del desplazamiento.

    Opción tres para aumentar la velocidad del desplazamiento.

    Para regresar a la velocidad estándar, presiona la opción para detener el desplazamiento y luego la de activar el desplazamiento.

    Cuando activas esta opción, el rectángulo de TEMAS, que se encuentra a mano izquierda, y la BARRA DE PAGINACION desaparecen, permitiendo leer con tranquilidad. Cuando presionas el botón de detener el desplazamiento el rectángulo y la barra aparecen nuevamente.


    Este ícono aparece solo en las publicaciones y te permite visualizar las siguientes opciones:

    Alinear el texto: izquierda, centrarlo o justificarlo.

    Aumentar o reducir el espacio entre las líneas.

    Cambiar el tamaño del texto. Si cambias en la publicación no afecta a la página de INICIO, y viceversa.

    Cambiar el color del texto.

    Cambiar el color del fondo del texto.

    Reducir el tamaño de las imágenes.


    Regresa al MENU principal.

    Aparece sólo en la página de INICIO y permite cambiar la presentación de las miniaturas.

    Te lleva a la página de INICIO.


    OTRAS CARACTERISTICAS

    ● Cuando entras a una publicación, automáticamente se guarda el punto en que suspendiste la lectura. Esta opción es diferente a la que se describe en el siguiente ítem. Si navegas por la publicación se guardará el punto en que te quedas de la misma.

    ● Cuando guardas una publicación se guarda también el punto en que suspendiste la lectura. Es independiente a la opción del ítem de arriba. Con este método sí puedes navegar por la publicación. Para que el punto de retorno funcione, debes cargar la publicación desde la opción que aparece en el MENU en PUBLICACIONES GUARDADAS.

    ● Tienes dos formas de ver las CATEGORIAS del Blog: la primera es la indicada anteriormente, que se encuentra en el MENU con el ícono ; y la segunda es dando click en la categoría que se encuentra en la parte última de la publicación. Este último método sólo te permite ver la categoría de esa publicación.


    OBSERVACIONES

    ● Las LISTAS en texto se actualizan cada dos o tres mes, o a su defecto, cada 100 publicaciones.
    ● Esta versión no dispone de todas las opciones disponibles para PC.

    EL DUENDE GRIS (Anónimo)

    Publicado el viernes, enero 15, 2016
    Hace muchos años hubo un rey que tuvo cuatro hijos. Los tres mayores crecieron hasta hacerse altos, bellos y fornidos. Sin embargo, el cuarto se quedó pequeño, feo y bastante cargado de espaldas, con lo que se le llamada «el jorobadito».

    Un día los tres primeros hermanos visitaron a su padre para comunicarle lo que deseaban:

    —Majestad, ya hemos llegado a la mayoría de edad. Queremos que nos concedáis la autorización para recorrer el mundo, pues necesitamos conocer otras naciones y diferentes gentes y, al mismo tiempo, conseguir fortuna por nuestros propios medios. Además, estamos convencidos de que realizaremos tantas proezas, ¡que no habrá monarca en la tierra que deje de admirarnos!

    Al comprobar la seguridad que mostraban los jóvenes ante su futuro, el rey les concedió su autorización. También ordenó que se les entregara una bolsa de monedas de oro a cada uno de ellos, a la vez que los mejores caballos de las cuadras reales.

    —¡En todos los lugares se debe reconocer que sois los hijos de un soberano generoso! —dijo el monarca, conteniendo una lágrima, porque quienes llevan corona no pueden mostrar un gran pesar aunque el dolor muerda sus corazones al temer llegar a perder a los jóvenes que más se ama.

    Los príncipes iniciaron el viaje hacia lo desconocido. En seguida llegaron a una ciudad, donde buscaron un alojamiento en el que pudieran vivir cómodamente. Sin embargo, como se hallaban acostumbrados a una existencia regalada, vaciaron sus bolsas en banquetes, fiestas y en encargar que los sastres les realizaran los trajes más vistosos.

    En vista de que los meses iban transcurriendo sin recibir noticia del destino de sus hijos, el rey comenzó a entristecerse. Perdió el apetito y no pudo dormir, ya que cuando cerraba los ojos le atormentaban las pesadillas, en las que veía a los jóvenes sufriendo las peores calamidades.

    Como el monarca había caído realmente enfermo, sobre todo en lo mental, sus colaboradores más próximos temieron que pudiera morir de pena.

    Esta misma preocupación fue compartida por el hijo pequeño. Y un día, a pesar de su timidez, se decidió a hablar directamente del asunto. Llegó a la sala del trono, agachó la cabeza para no mirar directamente al rey, como hacían los súbditos de inferior categoría, y dijo con un tono firme:

    —Padre querido, reconozco que nunca he podido compararme a mis hermanos, pues me superan en todo... Por favor, dejadme que vaya a buscarlos. Si me acompaña la suerte, y pudiera localizarlos, me sentiría muy feliz. Mientras que vos, de eso estoy convencido, al volver a verlos recuperaríais plenamente vuestra salud.

    El rey y sus ministros, junto a los otros componentes de la corte, no pudieron creer que donde, al parecer, habían fracasado los tres hermanos llegase a correr mejor suerte el más pequeño. Sin embargo, el príncipe se mostró muy obstinado, al mismo tiempo que hacía gala de unas palabras tan seguras, que terminó recibiendo la autorización de abandonar el castillo para ir al encuentro de sus hermanos mayores. También se le proporcionó una bolsa llena de monedas de oro y un espléndido caballo, con el propósito de que en todas partes se conociera que era el hijo de un soberano poderoso.

    El joven siguió la misma ruta que los otros príncipes, hasta que dio con ellos en las afueras de la ciudad. Vivían en una cabaña, en medio de la miseria y vestidos con harapos, al haber derrochado todo el oro recibido.

    —Debéis regresar al castillo junto a nuestro padre —aconsejó a los infelices—. Al carecer de noticias sobre vuestra suerte se ha puesto tan triste que corre el peligro de morir.
    —¿No te das cuenta de que hemos fracasado? Todo se reirían de nosotros, con lo que nuestro padre cambiaría la tristeza por la vergüenza.
    —Creo que tenéis razón. Lo más acertado será que vayamos juntos a buscar fortuna —se le ocurrió al más pequeño—. Regresaremos en el momento que hayamos triunfado.
    —¿Es posible que estés convencido que yendo con nosotros lo conseguiremos? —se burlaron los hermanos mayores.

    Pero ya no tenían nada que perder. Al final decidieron aceptar la idea. Al menos podrían vestir buenas ropas, comer y vivir en lugares más habitables, ya que la bolsa llena de oro del menor se lo iba a permitir. Nada más equiparse bien, llegaron a un bosque.

    Cuando llevaban unas horas caminando, se detuvieron para dar cuenta de los alimentos y la bebida que llevaban en sus alforjas. En seguida se dieron cuenta de que cerca había un hormiguero; y al hermano mayor se le ocurrió:

    —Voy a destruirlo para observar cómo las hormigas escapan llenas de miedo. Las veremos intentando salvar los huevos y las larvas.
    —¿Qué ganarás con esa muestra de crueldad? —preguntó el pequeño—. Malgastarás tus fuerzas inútilmente. Deja que vivan tranquilamente. Su actividad no causa ningún daño... ¡Te advierto que no permitiré que por un simple capricho termines haciendo daño a unas criaturas vivientes!

    Sin entregarse a ninguna discusión, decidieron seguir su camino. Hasta que llegaron a las orillas de una laguna, donde nadaban varias bandadas de patos. El hermano segundo propuso:

    —Vamos a matar a dos de éstos, los más gordos, así comeremos un buen asado.
    —No lo necesitamos —intervino el más pequeño—. Llevamos suficientes provisiones. Otra cosa distinta sería si de verdad nos faltara comida. Es mejor que no molestemos a unos seres vivos.

    Los hermanos se echaron a dormir allí mismo. Nada más despuntar el sol, reanudaron el camino. En su siguiente etapa se detuvieron junto a un grueso árbol, donde habían construido sus panales varios enjambres de abejas.

    Al hermano tercero se le ocurrió:

    —Encenderé una fogata debajo de las colmenas. Como el humo originará que las abejas se den a la fuga, entonces nosotros podremos recoger la miel para el desayuno.
    —Ni lo intentes —intervino el pequeño—. Hemos comido bien esta mañana, y dentro de una hora volveremos a hacerlo. No permitiré que asustes a unos insectos que ningún daño nos han causado.

    Prosiguieron el viaje durante varias jornadas más. Nunca les faltó comida y bebida en las alforjas. Y al superar una encrucijada de caminos, se dieron de cara con la silueta de un castillo impresionante. Animados porque suponían que allí encontrarían a unas gentes con las que poder hablar, atravesaron la puerta abierta. Algo que les dejó muy intrigados, ya que lo normal es que hubiera unos vigilantes armados.

    También hallaron vacíos el parque y los jardines. Y al llegar a las caballerizas, se quedaron asombrados al encontrase con los más hermosos equinos. Pero todos eran de mármol. Poco después, cuando entraron en un patio, se toparon con un grupo de caballeros vestidos con sus mejores galas, aunque cada uno de ellos sólo era una fría estatua de piedra.

    No descubrieron ninguna muestra de vida humana dentro del castillo. Hasta que se enfrentaron con una puerta gigantesca, que disponía de tres cerraduras. Intentaron abrirla y no lo consiguieron. Entonces se les ocurrió mirar por el ojo de una de las cerraduras. Esto les permitió contemplar a un hombrecillo gris, que se encontraba sentado en una banqueta frente a una chimenea encendida.

    El mayor voceó con una gran exigencia:

    —¡Óyeme, tú, abre la puerta ahora mismo!

    El hombrecillo gris ni se inmuto, ya que siguió calentándose las temblorosas manos ante las llamas que enrojecían la formidable chimenea.

    Y el segundo príncipe exclamó:

    —¡No te hagas el sordo, duende maldito, y abre esta puerta de inmediato!

    No obstante, el hombrecillo gris continuó sin dar muestras de haber oído, ya que no dejaba de frotarse las manos acercándolas a los leños encendidos.

    El tercer hermano golpeó sus puños en la madera y chilló:

    —¡Déjanos entrar, infeliz, o conocerás lo que se merece aquel que no obedece a un príncipe!

    El hombrecillo gris continuó mirando el resplandeciente fuego.

    Entonces el hermano pequeño habló por el orificio de la llave:

    —Te lo suplico, bondadoso anciano, dejamos pasar, ya que sólo queremos que contestes a algunas de nuestras preguntas.

    El duende abandonó la banqueta, abrió la puerta con tres llaves y les permitió la entrada.

    El hermano pequeño siguió hablando:

    —¿Cómo te llamas? ¿Quién es el dueño de este castillo? ¿Por qué hay caballos de mármol en los establos? ¿Podemos saber a quiénes pertenecen las estatuas de piedra que llenan el patio?

    El duende gris no contestó, pero sí indicó con sus gestos a los cuatro príncipes que le acompañaran. Les condujo a una gran sala, en la que vieron una enorme mesa alargada. Y en ésta aparecían las mejores viandas que se pueden gustar: asados de todas las clases, verduras recién cortadas, cazuelas llenas de salsas, empanadas de carne y de pescado, frutas del tiempo, pasteles, tartas e infinidad de bebidas. El duende hizo una seña para indicarles que podían dar cuenta de todo lo que allí había y, acto seguido, les enseñó cuatro camas bien acondicionadas para acoger el sueño de gente de gran alcurnia, como ellos.

    Los cuatro hermanos pudieron cenar hasta saciarse. Poco más tarde, se acostaron y en seguida se quedaron dormidos, ya que estaban muy cansados. Se despertaron al día siguiente.

    Nada más levantarse se acercaron a la mesa alargada, en la que habían cenado; sin embargo, allí había desaparecido toda la comida y la bebida, cuando ellos recordaban que sólo dieron cuenta de una décima parte de las copiosas existencias. Lo que sí encontraron fueron tres tablas de madera, en las que se habían escrito unos textos.

    Al comenzar a leer la primera tabla, pudieron enterarse de la historia de aquel castillo. Supieron que allí vivió un poderoso noble, cuya soberbia llegó a tales extremos de enfrentarse al Rey de los duendes. A pesar de intentar combatir con su ejército, todos fueron destruidos. Sólo pudo salvarse la hija pequeña, la cual se hallaba dormida, pero sometida a un encantamiento en una de las torres del castillo, siempre bajo la estrecha vigilancia del duende gris.

    En la segunda tabla se decía que la joven dormida únicamente podría ser salvada por un muchacho valiente, desconocedor del egoísmo y que realizase la misión sin pensar en recibir cualquier tipo de recompensa.

    Los tres príncipes mayores se dijeron que ellos cumplían todos esos requisitos. Con esta seguridad empezaron a leer la tercera tabla, que era la que mayor texto contenía.

    En la misma se contaba que el posible salvador de la muchacha debía superar tres pruebas. La primera consistía en llegar a la orilla norte del lago, donde encontraría una pequeña pradera cubierta de musgo. En ésta se hallaban esparcidas las mil perlas pertenecientes al collar de la hija del Rey de los duendes. Aquél estaba obligado a recogerlas antes de la caída del sol. En el caso de que no lo consiguiera, se transformaría en estatua de piedra nada más que los últimos rayos solares se escondieran detrás de la cima de las colinas.

    Como el hermano mayor era el más voluntarioso, aunque siempre había demostrado ser un imprudente, se fue en busca de las perlas. Estaba convencido de que iba a triunfar. No tardó en dar con la pradera cubierta de musgo. En seguida se dedicó a recoger las perlas. Pero se dio cuenta de que eran demasiadas y, además, estaban ocultas en los lugares más inverosímiles. Como al anochecer sólo había logrado reunir un poco más de cien, cuando volvió al castillo quedó transformado en una estatua de piedra.

    Al día siguiente, el hermano pequeño se dirigió a la zona norte del lago, dispuesto a realizar la labor que su hermano mayor no había conseguido. Sin embargo, con el simple hecho de arrodillarse para iniciar la faena, pareció como si hubiera hecho sonar una trompeta: allí aparecieron varias columnas de hormigas al mando de su rey.

    Igual que si hubieran ensayado el trabajo, comenzaron a recoger las perlas. Y al cabo de una hora lo habían finalizado, con lo que el joven príncipe pudo reunir las mil perlas en un gran pañuelo. Lo ató con una fuerte lazada y regresó al castillo, donde entregó al duende gris tan valiosa carga.

    Los tres príncipes marcharon a comer al gran salón. Por la tarde pasearon por los jardines hasta la hora de la cena. Y después de alimentarse frugalmente, ya que el recuerdo del hermano mayor convertido en estatua les había quitado el apetito, procuraron dormir.

    A los pocos minutos de desayunar, fueron a leer en la tabla la segunda prueba que debía afrontar quien se propusiera despertar a la prisionera:

    «En el fondo del Lago Negro fue arrojada la llave de la torre, donde se encerró a la hija del noble orgulloso. Todo aquel que pretenda despertarla, deberá extraer la llave cuando la luz del sol esté iluminando la superficie del lago. De no lograrlo antes de que ese resplandor desaparezca se convertirá en una estatua de piedra.»

    El segundo de los hermanos marchó a las orillas del Lago Negro, donde comprobó que las aguas eran muy oscuras, profundas y se hallaban cubiertas de grandes plantas acuáticas, cuyas ramas se entrelazaban dando forma a una tupida red, la cual oscilaba en la superficie de una forma amenazadora.

    En el mismo instante que los rayos del sol iluminaron el centro del lago, el príncipe descalzó su pie derecho y lo introdujo en el agua. Pero lo sacó en seguida al sentir un frío insoportable. Además tuvo que cogerse la nariz con dos dedos para soportar el hedor que emanaba del lugar. Sin poder resistir el frío y el asco, regresó al castillo. Como ya el resplandor solar había desaparecido de la superficie del Lago Negro, quedó convertido en una estatua de piedra sobre las losas del patio.

    Los dos príncipes supervivientes lamentaron el destino de sus hermanos mayores. Poco después intentaron comer un poco, dieron unos lentos paseos por los jardines, cenaron y se metieron en las camas. Consiguieron dormir a pesar de la pena que sentían.

    Al amanecer, luego de desayunar, el hermano pequeño llegó a las orillas del Lago Negro. Al momento comenzó a pensar en el mejor recurso para extraer la llave cuando el sol dejase caer sus rayos sobre la superficie del agua.

    De pronto, vio aparecer una pareja de patos. En seguida se posaron en el centro del lago. Y como la claridad solar los iluminó nítidamente, el príncipe pudo reconocer a las aves que viera en la laguna del bosque. Dos ejemplares tan buenos nadadores, que en un santiamén se sumergieron como unas balas y, a los pocos segundos, ya habían aparecido llevando uno de ellos la llave en su pico. En seguida llegaron donde se encontraba el príncipe y se la entregaron. Era de oro.

    El joven que amaba a los animales regresó al castillo, para dar la llave al duende gris. Y éste no pronunció ni una sola palabra.

    Al día siguiente, los dos hermanos pudieron leer la tercera tabla, en la que se había escrito la tercera prueba:

    «El salvador de la doncella deberá entrar en su dormitorio y descubrir qué postre eligió la misma noche en que se quedó dormida «para siempre» bajo los efectos del encantamiento del Rey de los duendes. Pero si fracasa quedará convertido en una estatua de piedra.»

    Los príncipes fueron llevados por el duende gris hasta la torre en la que se encontraba prisionera la joven. Con la llave de oro extraída del fondo del Lago Negro abrió la puerta. Entonces los dos hermanos pudieron ver a una muchacha dormida en un lujoso lecho, cubierto con baldaquino, y cuyo edredón tenía una funda de seda color escarlata.

    Encima de una mesa se habían colocado dulces de distintas clases: roscos de azúcar, mermelada de cerezas, jarabe de arce y tortitas de miel.

    El tercero de los hermanos contempló a la joven dormida y, luego, examinó los postres que tenía delante. Como creyó que a uno de los roscos le faltaba un trocito, decidió:

    —La doncella comió roscos de azúcar.

    Entonces se transformó en una estatua de piedra. El menor de los príncipes prefirió tomarse un tiempo prudencial. Llegó hasta la ventana, la abrió y, de una forma involuntaria, permitió la entrada a la reina de las abejas. Ésta voló hasta la cabeza de la dormida, se posó en su boca y, acto seguido, revoloteó dos veces alrededor de quien iba a decidir y, por último, se detuvo en una de las tortitas de miel.

    —La doncella eligió las tortitas de miel —dijo muy convencida.

    De repente, el duende gris profirió un alarido y se transformó en una nubecilla de humo, que llegó a cubrir por completo la cabeza del príncipe «jorobadito». Y éste fue convertido en un guapo y fuerte muchacho. Seguidamente, la misma nube quedó disuelta en la estancia.

    La joven dormida abrió los ojos, se incorporó ligeramente y dedicó una sonrisa a su salvador.

    Los tres hermanos del príncipe, lo mismo que la totalidad de los caballeros que habían sido transformados en estatuas de piedra, recuperaron sus formas humanas. Comenzaron a respirar y a moverse, hasta comportarse igual que si hubieran despertado de una larga pesadilla. También les sucedió algo similar a los caballos de las cuadras, al dejar de ser de mármol. Pronto se los escuchó piafar de alegría.

    La doncella pidió al joven príncipe que actuara como el señor del castillo, ya que le pertenecía por derecho propio al haberlo desencantado. Semanas después, los dos contrajeron matrimonio, y se quedaron a vivir en aquel lugar. Sabemos que fueron muy felices, aunque la información sobre si tuvieron muchos hijos no la han recogido los historiadores.

    Los tres hermanos mayores regresaron a la corte, donde el rey, su padre, dejó de sentirse triste al verlos. Y mayor fue su entusiasmó al conocer el triunfo del menor de sus hijos, a pesar de que dudaba de que pudiera reconocerlo si es que era tan guapo, alto y fuerte como le contaban. Para que empezara a acostumbrarse al nuevo aspecto le mostraron un retrato: el mismo que un gran artista había pintado después de la boda, luego también aparecía la ex doncella dormida. Una pareja que era la máxima representación de la dicha.


    Fin