• GUARDAR IMAGEN


  • GUARDAR TODAS LAS IMAGENES

  • COPIAR IMAGEN A:

  • OTRAS OPCIONES
  • ● Eliminar Lecturas
  • ● Ultima Lectura
  • ● Historial de Nvgc
  • ● Borrar Historial Nvgc
  • ● Ayuda
  • PUNTO A GUARDAR



  • Tipea en el recuadro blanco alguna referencia, o, déjalo en blanco y da click en "Referencia"
  • TODAS LAS REVISTAS
  • Todas Las Revistas Diners
  • Todas Las Revistas Selecciones
  • CATEGORIAS
  • Libros
  • Libros-Relatos Cortos
  • Arte-Graficos
  • Bellezas Del Cine Y Television
  • Biografias
  • Chistes
  • Consejos Sanos
  • Cuidando Y Encaminando A Los Hijos
  • Datos Interesantes
  • Paisajes Y Temas Varios
  • La Relacion De Pareja
  • La Tia Eulogia
  • La Vida Se Ha Convertido En Un Lucro
  • Mensajes Para Reflexionar
  • Personajes Disney
  • Salud Y Prevencion
  • Sucesos-Proezas
  • Temas Varios
  • Tu Relacion Contigo Mismo Y El Mundo
  • Un Mundo Inseguro
  • REVISTAS DINERS
  • Diners-Agosto 1989
  • Diners-Mayo 1993
  • Diners-Septiembre 1993
  • Diners-Noviembre 1993
  • Diners-Diciembre 1993
  • Diners-Abril 1994
  • Diners-Mayo 1994
  • Diners-Junio 1994
  • Diners-Julio 1994
  • Diners-Octubre 1994
  • Diners-Enero 1995
  • Diners-Marzo 1995
  • Diners-Junio 1995
  • Diners-Septiembre 1995
  • Diners-Febrero 1996
  • Diners-Julio 1996
  • Diners-Septiembre 1996
  • Diners-Febrero 1998
  • Diners-Abril 1998
  • Diners-Mayo 1998
  • Diners-Octubre 1998
  • Diners-Temas Rescatados
  • REVISTAS SELECCIONES
  • Selecciones-Enero 1965
  • Selecciones-Julio 1968
  • Selecciones-Abril 1969
  • Selecciones-Febrero 1970
  • Selecciones-Marzo 1970
  • Selecciones-Mayo 1970
  • Selecciones-Marzo 1972
  • Selecciones-Julio 1973
  • Selecciones-Diciembre 1973
  • Selecciones-Enero 1974
  • Selecciones-Marzo 1974
  • Selecciones-Marzo 1976
  • Selecciones-Noviembre 1976
  • Selecciones-Enero 1977
  • Selecciones-Septiembre 1977
  • Selecciones-Enero 1978
  • Selecciones-Diciembre 1978
  • Selecciones-Enero 1979
  • Selecciones-Marzo 1979
  • Selecciones-Julio 1979
  • Selecciones-Agosto 1979
  • Selecciones-Abril 1980
  • Selecciones-Agosto 1980
  • Selecciones-Septiembre 1980
  • Selecciones-Septiembre 1981
  • Selecciones-Abril 1982
  • Selecciones-Mayo 1983
  • Selecciones-Julio 1984
  • Selecciones-Junio 1985
  • Selecciones-Septiembre 1987
  • Selecciones-Abril 1988
  • Selecciones-Febrero 1989
  • Selecciones-Abril 1989
  • Selecciones-Marzo 1990
  • Selecciones-Abril 1991
  • Selecciones-Mayo 1991
  • Selecciones-Octubre 1991
  • Selecciones-Diciembre 1991
  • Selecciones-Febrero 1992
  • Selecciones-Junio 1992
  • Selecciones-Septiembre 1992
  • Selecciones-Febrero 1994
  • Selecciones-Mayo 1994
  • Selecciones-Abril 1995
  • Selecciones-Mayo 1995
  • Selecciones-Septiembre 1995
  • Selecciones-Junio 1996
  • Selecciones-Mayo 1997
  • Selecciones-Enero 1998
  • Selecciones-Febrero 1998
  • Selecciones-Julio 1999
  • Selecciones-Diciembre 1999
  • Selecciones-Febrero 2000
  • Selecciones-Diciembre 2001
  • Selecciones-Febrero 2002
  • Selecciones-Mayo 2005
  • CATEGORIAS
  • Arte-Gráficos
  • Bellezas
  • Biografías
  • Chistes que llegan a mi Email
  • Consejos Sanos para el Alma
  • Cuidando y Encaminando a los Hijos
  • Datos Interesantes
  • Fotos: Paisajes y Temas varios
  • La Relación de Pareja
  • La Tía Eulogia
  • La Vida se ha convertido en un Lucro
  • Mensajes para Reflexionar
  • Personajes Disney
  • Salud y Prevención
  • Sucesos y Proezas que conmueven
  • Temas Varios
  • Tu Relación Contigo mismo y el Mundo
  • Un Mundo Inseguro
  • TODAS LAS REVISTAS
  • Selecciones
  • Diners
  • REVISTAS DINERS
  • Diners-Agosto 1989
  • Diners-Mayo 1993
  • Diners-Septiembre 1993
  • Diners-Noviembre 1993
  • Diners-Diciembre 1993
  • Diners-Abril 1994
  • Diners-Mayo 1994
  • Diners-Junio 1994
  • Diners-Julio 1994
  • Diners-Octubre 1994
  • Diners-Enero 1995
  • Diners-Marzo 1995
  • Diners-Junio 1995
  • Diners-Septiembre 1995
  • Diners-Febrero 1996
  • Diners-Julio 1996
  • Diners-Septiembre 1996
  • Diners-Febrero 1998
  • Diners-Abril 1998
  • Diners-Mayo 1998
  • Diners-Octubre 1998
  • Diners-Temas Rescatados
  • REVISTAS SELECCIONES
  • Selecciones-Enero 1965
  • Selecciones-Julio 1968
  • Selecciones-Abril 1969
  • Selecciones-Febrero 1970
  • Selecciones-Marzo 1970
  • Selecciones-Mayo 1970
  • Selecciones-Marzo 1972
  • Selecciones-Julio 1973
  • Selecciones-Diciembre 1973
  • Selecciones-Enero 1974
  • Selecciones-Marzo 1974
  • Selecciones-Marzo 1976
  • Selecciones-Noviembre 1976
  • Selecciones-Enero 1977
  • Selecciones-Septiembre 1977
  • Selecciones-Enero 1978
  • Selecciones-Diciembre 1978
  • Selecciones-Enero 1979
  • Selecciones-Marzo 1979
  • Selecciones-Julio 1979
  • Selecciones-Agosto 1979
  • Selecciones-Abril 1980
  • Selecciones-Agosto 1980
  • Selecciones-Septiembre 1980
  • Selecciones-Septiembre 1981
  • Selecciones-Abril 1982
  • Selecciones-Mayo 1983
  • Selecciones-Julio 1984
  • Selecciones-Junio 1985
  • Selecciones-Septiembre 1987
  • Selecciones-Abril 1988
  • Selecciones-Febrero 1989
  • Selecciones-Abril 1989
  • Selecciones-Marzo 1990
  • Selecciones-Abril 1991
  • Selecciones-Mayo 1991
  • Selecciones-Octubre 1991
  • Selecciones-Diciembre 1991
  • Selecciones-Febrero 1992
  • Selecciones-Junio 1992
  • Selecciones-Septiembre 1992
  • Selecciones-Febrero 1994
  • Selecciones-Mayo 1994
  • Selecciones-Abril 1995
  • Selecciones-Mayo 1995
  • Selecciones-Septiembre 1995
  • Selecciones-Junio 1996
  • Selecciones-Mayo 1997
  • Selecciones-Enero 1998
  • Selecciones-Febrero 1998
  • Selecciones-Julio 1999
  • Selecciones-Diciembre 1999
  • Selecciones-Febrero 2000
  • Selecciones-Diciembre 2001
  • Selecciones-Febrero 2002
  • Selecciones-Mayo 2005

  • SOMBRA DEL TEMA
  • ● Quitar
  • ● Normal

  • PRESENTACIÓN DEL BLOG

    El objetivo de este blog es ofrecerte lectura con un estilo diferente y personalizable; brindando opciones para que el área y lo que lees o ves sean agradables, a tu gusto y necesidad.

    Aquí encontrarás lectura variada: libros y relatos completos, chistes, temas de salud, sobre la pareja, los hijos, consejos, temas variados, revistas Selecciones y Diners. Las revistas selecciones están ordenadas de manera que puedas leer cada una completamente. No requieres suscribirte, no hay publicidad ni enlaces ajenos al blog, todo es totalmente gratis.

    El blog dispone de más de 8000 publicaciones y más de 15000 imágenes. Las publicaciones están distribuidas por categoría. Puedes crear tu propia lista o listas de temas, o, categorizarlas según tu elección.

    Así como los temas de las publicaciones, también puedes organizar o categorizar las imágenes según tus gustos.

    La navegación en el blog es fácil, práctica y rápida; su manejo también es fácil e intuitivo. A continuación una visión rápida de sus características:

    Puedes darle diferentes aspectos con el sinnúmero de combinaciones que te permite el blog al SALON DE LECTURA, INICIO, INDICE O LISTA, CATEGORIA y NAVEGA DIRECTO + FUNCIONES DEL PANEL; sin perder el estilo dado cuando regreses al blog; permitiendo de esta manera dejarlo a tu gusto. Además, esos cambios realizados puedes definirlos en 10 estilos, los cuales puedes cargarlos en el momento que quieras. También puedes darle un estilo a cada post o publicación, a cada categoría, agrupar las publicaciones en 3 grupos diferentes y/o categorizarlos en "Lectura", "Leído", "Menú Personal 1 a 16"; todos independientes entre sí. Y si te preocupa que borren o dañen tus ESTILOS o CAMBIOS, también hay la opción de protegerlos.

    Puedes cambiar el tamaño, color y estilo de la letra; dar realce a: temas, subtemas, letra cursiva, texto entre comilla, dialogo entre dos personas, listas, texto en blockquote, título de la publicación; puedes ampliar o centrar la publicación; dejar marcado partes interesantes de alguna lectura; ver la publicación en dos, tres o cuatro columnas; emplear opacidad o transparencia, definir colores, ocultar secciones, ampliar las imágenes, crear indices de hasta 121 temas en los libros, cambiar de lado o inmovilizar el sidebar, crear listas personales de las publicaciones y catalogarlas a tu necesidad, crear sesiones para cuando dos o más personas usan la misma máquina, etc. etc.

    Si eres nuevo en el Blog y eres amante de la lectura te recomiendo leer "PERSONALIZA - MANUAL DEL BLOG" que se encuentra en el menú; pequeño manual que te permitirá sacarle el mayor provecho a las opciones brindadas; o, el tema "CÓMO FUNCIONA EL BLOG", que sigue a continuación de "OBSERVACIONES", en este mismo gadget.

    Prueba personalizando esta SECCION dando click en   P A N E L   del lado izquierdo.

    Presiona AQUI para información detallada sobre las opciones de PERSONALIZACION de este blog.

    CARACTERÍSTICAS DEL BLOG

    Algunas características requieren tener las funciones del PANEL activado.

    GENERAL
    • Las publicaciones están catalogadas por CATEGORIA y SUB-CATEGORIA
    • Rápido acceso a las CATEGORIAS y SUB-CATEGORIAS por medio del MENU
    • Ventana de INTRODUCCION en todas las secciones, para las miniaturas y listas en texto
    • Tres slides de fondo (si has guardado imágenes en los slides 1, 2 y 3)
    • Listado de las publicaciones en:
      - Orden Alfabético
      - Por Categoría
      - Libros
      - Relatos Cortos
      - Por Autor (libros y relatos cortos)
      - Sólo imágenes (libros)
      - Sólo imágenes (revistas Diners y Selecciones)
      - Una sola página con todo lo arriba descrito
    • Guardar publicaciones para su acceso rápido en LECTURAS
    • Catalogar publicaciones para su acceso rápido en MENU PERSONAL (16 categorías personales y una de LEIDO)
    • Historial de las publicaciones navegadas (MENU / MENU PERSONAL / 13-16)
    • Activar o desactivar el desplazamiento del MENU
    • Cambiar la imagen del Header por cualquier otra que te ofrece el blog
    • Cambiar la imagen del Header por cualquier imagen del internet
    • Ver el MENU con ICONOS
    • Crear un MENSAJE como recordatorio
    • Que el MENSAJE creado aparezca en 6 intervalos diferentes de tiempo
    • Crear SESIONES cuando entran al blog más de una persona en una misma máquina
    • Agregar clave para que no puedan accesar a un usuario o sesión
    • Permitir que la imagen del header cambie automáticamente cada vez que entras a la página. Independiente por sección del blog
    • Cambiar el aspecto de la página y guardarlos en ESTILOS personales (Básico y 1 a 9), independiente en cada sección del blog (INICIO, LISTAS o INDICE y SALON DE LECTURA)
    • Cambiar el aspecto de la página sin que los cambios se guarden
    • Borrar los cambios que realizas en una página por cada sección de la misma, o todo
    • Cargar ESTILOS predefinidos, independientes en cada sección del blog (INICIO, LISTAS o INDICE y SALON DE LECTURA)
    • Cargar los ESTILOS predefinidos de forma aleatoria u ordenada
    • Cargar los ESTILOS predefinidos y que se aplique el mismo en las otras secciones
    • Cargar un ESTILO personal
    • Cargar un ESTILO personal de forma aleatoria u ordenada
    • Copiar un ESTILO, personal o predefinido
    • Copiar un ESTILO personal o predefinido a otro USUARIO
    • Proteger los ESTILOS personales
    • Agregar CLAVE para que los ESTILOS personales no puedan ser protegidos o desprotegidos por otras personas
    • Crear NOTAS indefinidas
    • Te indica qué publicaciones tienen NOTAS, y cuántas tiene cada una
    • Acceso a la última publicación navegada
    • Muestra la fecha de la última navegación hecha en el Salon de Lectura
    • Guardar las imágenes en los SLIDES y BANCOS DE IMAGENES (en la página de INICIO solo se puede en las Ultimas Publicaciones)
    • Dar zoom a las IMAGENES (en la página de INICIO solo se puede en las Ultimas Publicaciones)
    • Fijar una imagen como fondo (en la página de INICIO solo se puede en las Ultimas Publicaciones)
    • Ver la imagen en pantalla completa (menos en en la página de INICIO)
    • Activar SLIDES, como fondo, con las imágenes guardadas en los SLIDES 1, 2 y 3
    • Indica cuál de los ESTILOS 1 a 9 y BASICO están ocupados
    • Dar a las imágenes tonos grises (independiente por sección de la página)
    • Dar al MENU para que tenga colores diferentes
    • Dar a las MINIATURAS, SLIDE, SIDEBAR y DOWNBAR para que tengan colores diferentes
    • Permitir que al dar click en una MINIATURA con la opción arriba indicada, la publicación adquiera ese color.
    PÁGINA DE INICIO
    • Cargar, de forma aleatoria u ordenada, las diferentes formas de ver las miniaturas (últimas publicaciones)
    • Cargar, de forma aleatoria u ordenada, las diferentes formas de ver las miniaturas (sidebar)
    • Cargar, de forma aleatoria u ordenada, las diferentes formas de ver las miniaturas (downbar)
    • Desactivar el cambio automático de los temas del: Slide, Sidebar y Downbar
    • Permitir ver las imágenes de las "Últimas publicaciones" a la izquierda y a la derecha
    • Cambiar de aspecto
    • Cambiar las miniaturas de "Últimas Publicaciones" por una categoría a elección
    • Que las miniaturas de las últimas publicaciones adquieran los ESTILOS dados desde el SALON DE LECTURA a su respectiva categoría
    • Permitir que al aplicar la carga de la miniatura de las últimas publicaciones con los cambios de su respectiva categoria, al dar click en la miniatura se refleje en la publicación
    • Que las miniaturas de las últimas publicaciones, el slide, menú, sidebar y downbar aquieran fondos de color diferente
    • Permitir que al aplicar la carga de la miniatura con fondo de color diferente, al dar click en ésta, se refleje en la publicación
    PÁGINAS DE LAS LISTAS
    • Cargar, de forma aleatoria u ordenada, las diferentes formas de ver las miniaturas
    • Ver las listas con IMAGENES y TEXTO
    • Ver las listas solo IMAGENES o solo TEXTO
    • Diferentes formas de ver la lista en IMAGENES
    • Aumentar la cantidad de imágenes a mostrar
    • INTRO de las publicaciones
    • Cambiar el aspecto del INTRO
    • Cambio de las imágenes automático, con 4 intervalos de tiempo
    • El intervalo puede ser fijo o sólo por una vez
    • Guarda la última publicación o grupo de imágenes revisado por categoria (varía cuando se agrega publicaciones nuevas)
    • Cambiar de aspecto
    • Que las miniaturas adquieran los ESTILOS dados desde el SALON DE LECTURA a su respectiva categoría
    • Permitir que al aplicar la carga de la miniatura de las últimas publicaciones con los cambios de su respectiva categoria, al dar click en la miniatura se refleje en la publicación
    • Que las miniaturas aquieran fondos de color diferente
    • Permitir que al aplicar la carga de la miniatura con fondo de color diferente, al dar click en ésta, se refleje en la publicación
    PÁGINA DE CATEGORIAS
    • Guarda el último grupo revisado (varía cuando se agrega publicaciones nuevas)
    • Puede adquirir el ESTILO dado en el SALON DE LECTURA, por CATEGORIA y SUB-CATEGORIA
    • Cambiar de aspecto
    • Que las miniaturas adquieran los ESTILOS dados desde el SALON DE LECTURA a su respectiva categoría
    • Permitir que al aplicar la carga de la miniatura de las últimas publicaciones con los cambios de su respectiva categoria, al dar click en la miniatura se refleje en la publicación
    • Que las miniaturas aquieran fondos de color diferente
    • Permitir que al aplicar la carga de la miniatura con fondo de color diferente, al dar click en ésta, se refleje en la publicación
    SALON DE LECTURA
    • Cambiar el aspecto de la publicación por y guardarlos por:
      - ESTILOS Personales (Básico, 1 a 9), se aplica a todas las publicaciones
      - Por Categoria (1, 2 y 3)
      - Por Sub-Categoria (1, 2 y 3)
      - Por Publicación
      - Por Grupos 1, 2 y 3
      - Por listas de LECTURA, MENU PERSONAL (1 a 16) y LEIDO
    • Cargar un ESTILO:
      - En todas las publicaciones (ajeno a estilos Básico y 1 a 9)
      - Para todo el blog
      - Para todo el blog y publicaciones
      - Para todo el blog menos en el SALON DE LECTURA
      - Respetando si la CATEGORIA tiene un ESTILO propio
      - Respetando si la publicación tiene un ESTILO propio
      - Definiendo el orden de carga de los GRUPOS 1, 2 y 3
    • Cambiar el aspecto de la publicación y del texto
    • Diferenciar conversaciones en las publicaciones (menos libros y relatos cortos)
    • Definir para cuando se ingrese a una publicación se coloque la primera imagen como fondo
    • Guardar hasta 121 puntos o partes importantes de una publicación (como un índice). Por publicación
    • Guarda la posición donde suspendes la lectura de forma rápida
    • Desplazamiento automático de la publicación (7 niveles de velocidad)
    • Guia de lectura cuando hay mucho texto
    • Lleva un registro de las CATEGORIAS, SUB-CATEGORIAS, PUBLICACIONES y publicaciones en GRUPOS con ESTILO aplicado
    • Que los widgets del sidebar adquieran fondos de color diferente
    • Que las miniaturas del sidebar del widget OTRAS PUBLICACIONES, adquieran fondo de color diferente
    • Permitir que al aplicar la carga de la miniatura con fondo de color diferente del widget OTRAS PUBLICACIONES del sidebar, al dar click en ésta, se refleje en la publicación
    • Colocar la imagen principal de la publicación para que ocupe el ancho de la página.
    PÁGINA NAVEGA DIRECTO + FUNCIONES DEL PANEL
    • No hay refresco de pantalla
    • Las mismas opciones del SALON DE LECTURA
    • Guarda la última publicación revisada o leída, por categoría (varía cuando se agrega publicaciones nuevas)
    PÁGINA NAVEGAR DIRECTO 1
    • No hay refresco de pantalla
    • Guarda la última publicación revisada o leída, por categoría (varía cuando se agrega publicaciones nuevas)
    PÁGINA NAVEGAR DIRECTO 2
    • No hay refresco de pantalla
    • Guarda la última publicación revisada o leída, por categoría (varía cuando se agrega publicaciones nuevas)
    • La primera imagen de la publicación está como fondo
    PÁGINA NAVEGAR DIRECTO 3
    • No hay refresco de pantalla
    • Guarda el último grupo de publicaciones revisados (varía cuando se agrega publicaciones nuevas)
    MI LIBRERIA
    • Edición de las NOTAS guardadas
    • Edición de las imágenes guardadas en los Slides 1, 2, 3 y Bancos de Imágenes
    • Edición de las publicaciones guardadas en Lecturas, Personal 1 a 16 y Leído
    • Permite copiar las imágenes y publicaciones entre Slides y Banco de Imágenes y entre Listas
    • Permite copiar las imágenes y publicaciones guardadas a otro usuario o sesión

    CÓMO FUNCIONA EL BLOG

    Si eres nuevo en el blog y quieres aprender cómo funciona, o hay partes algo complicadas, te daré una explicación detallada para que puedas comprender a fondo su funcionamiento y aprovechar las características que te brinda.

    Para comenzar explicaré rápidamente las características que te ayudarán en la lectura en el SALON DE LECTURA:

    En el MENU, en "+Otros", encontrarás las opciones CREAR NOTA y VER O EDITAR NOTAS, esas opciones te permiten crear una NOTA de forma rápida y/o ver la ventana de NOTAS y revisar todas las que has creado. La letra "N" debajo de la palabra PANEL hace la misma función. En la misma sección "+Otros" encontrarás "Ultima Lectura" y una fecha, la fecha es la última vez que estuviste en el blog, y Ultima lectura es la última publicación que leiste o revisaste; dando click a esa frase te vas a esa publicación.

    Cuando estás en una publicación y te has desplazado un poco hacia abajo, ese punto se guarda automáticamente. Cuando regresas a la misma publicación, la pantalla se situará en ese punto. Cada publicación es independiente.

    Otra forma de hacerlo es dejando marcado el punto donde la suspendes, dando doble click en cualquier parte de la línea que suspendes la lectura; al hacer esto automáticamente aparece un punto en la parte última del MENU. Cuando regreses a la publicación das click en ese punto y te desplazarás a la línea donde suspendiste la lectura. La línea de retorno debe estar entre "I PANEL N". Una vez que haz dado click en el punto, el mismo desaparece del MENU.

    Cuando una publicación tiene NOTAS guardadas y puntos guardados, aparece en la parte última del MENU dos caracteres rectangulares, indicando que hay NOTAS y puntos guardados, le das click a ese caracter y se abre la ventana respectiva.

    Para dejar más de un punto de la publicación guardado, das click en PANEL en la sección PUNTOS. En esa ventana vas a ver una opción: "Guardar Punto". Cuando das click en esa opción aparece una ventana donde dice "PUNTO A GUARDAR". En el recuadro blanco puedes colocar una referencia al punto o pantalla a guardar o dejarlo en blanco. Para que acepte guardar el punto debes dar click en "Referencia". Si no has colocado referencia, automáticamente toma el nombre de "Punto Guardado " y el número correspondiente al mismo. Si has guardado un punto aparece el texto "Borrar todos los Puntos". Si has guardado más de un punto, aparece otro texto que dice "Borrar por Punto". El primero te permite eliminar el punto o todos los puntos guardados; y el segundo te permite eliminar por punto específico.

    La letra "I", que aparece sobre la palabra PANEL, te permite almacenar la o las imágenes de una publicación, ya sea en uno de los tres SLIDES o en los BANCOS DE IMAGENES; también permite darle zoom a cualquier imagen de la publicación. Te permite también colocar cualquier imagen de la publicación como fondo. Las imágenes guardadas en los SLIDES se pueden activar en cualquier parte del blog, y se ejecuta como fondo. Para activar el SLIDE, das click en la palabra PANEL, en la sección ESTILOS, aparece una línea con Slide1 Slide 2 Slide 3 (aparecerán las que tengan al menos una imagen guardada), das click a uno de ellos y se activa el slide.

    Si deseas guardar la publicación en LECTURAS o en alguno de MENU PERSONAL (que se encuentra en el MENU), cada tema tema tiene un "+" a la derecha, que te permite seleccionar en qué lista guardar.

    Si deseas cambiar los nombres en el MENU PERSONAL (Personal 1, Personal 2, etc. etc.), en el SALON DE LECTURA das click en PANEL, seguido de "Registros" y por último "Cambiar Tema de PERSONAL (1-16)". En INICIO, CATEGORIA e INDICE o LISTA, das click en PANEL y luego en "Varios".
    Para cambiar el nombre, tipeas el nuevo en el recuadro en blanco y das click en "Personal 1, Personal 2, etc. etc." que se encuentra a mano derecha del recuadro en blanco.

    Cuando estás en una publicación o post, cualquiera, puedes usar las opciones del MINI PANEL que se encuentra en el MENU (ocultar, columnas-imagen, tipo letra, etc.). Las opciones que ves en el MINI PANEL también las encontrarás en el PANEL, solo que ahí cada una está en su respectiva sección. La función del MINI PANEL es brindarte, de manera rápida, el acceso a funciones básicas del PANEL.

    ¿QUÉ PUEDES HACER CON EL MINI PANEL?
    El MINI PANEL te permite cambiar el aspecto a la publicación o página mediante las opciones que se explican a continuación:

    CAMBIAR PUBLICACION - OCULTAR SECCIONES: Permite ocultar el sidebar, cambiarlo de posición, etc. etc.
    COLUMNAS E IMAGENES DEL POST: Te permite ver la publicación en dos, tres o cuatro columnas; además, puedes ampliar o reducir las imágenes.
    TIPO LETRA-TAMAÑO LETRA-COLOR LETRA: Te permite cambiar el tipo, tamaño y color de la letra de la publicación.
    COLOR DEL TITULO: También puedes cambiar el color del título de la publicación.
    SOMBRA-BLUR DE LAS IMAGENES: Puedes darle sombra o blur a las imágenes de la publicación.
    CAMBIAR IMAGEN DEL HEADER: Puedes cambiar el header o cabecera del blog por un paisaje, del mismo tamaño que el actual o más grande.


    Cualquier opción u opciones que apliques del MINI PANEL y/o PANEL para cambiar el aspecto de la página se guardará automáticamente en lo que he denominado ESTILO BASICO, y no se perderá cuando regreses al blog, a la misma u otra publicación. Eso significa que, si te gusta leer en dos columnas, con el título en rojo y el texto de color gris y aplicas esas opciones con el MINI PANEL y/o PANEL, cuando regreses al blog verás todas las publicaciones con esos cambios.

    Estos cambios que se hacen con el MINI PANEL y el PANEL, para dar otro aspecto a la publicación, también los llamo ESTILOS, por lo que más adelante emplearé ese término sin que se refiera, específicamente, a los ESTILOS 1 a 9 y BASICO.

    En el PANEL encontrarás muchas más opciones, incluido para realizar cambios al MENU, SIDEBAR, MAIN y BODY.

    Este PANEL también lo encontrarás en la página de INICIO, INDICE O LISTA y CATEGORIA. Su funcionamiento es similar en cada sección e independiente entre sí; eso significa que si haces cambios en la página de INICIO, éstos no afectarán al POST o PUBLICACION ni al INDICE O LISTA, y viceversa.

    El MINI PANEL es sólo para la sección del POST o PUBLICACION (SALON DE LECTURA).

    Ahora que tienes una visión sobre lo que puedes hacer en el blog, entremos a describir otras opciones que se encuentran en el PANEL para ver cómo se puede manejar los cambios que realizaste, además de otras interesantes características.

    Seguir leyendo

    OBSERVACIONES

    Algunos efectos que aquí encontrarás requieren navegadores que soporten CSS3.
    BLOG OPTIMIZADO para Google Chrome a una resolución de pantalla de 1024 x 768.

    LAS FUNCIONES DEL PANEL están desactivadas para los nuevos en el blog o para aquellos que no han hecho cambio alguno. Debes activar las funciones del PANEL y posterior debes ir al MENU, ESTILOS y dar click en "Desactivar Carga Aleatoria u Ordenada" (en INICIO, SALON DE LECTURA y LISTA o INDICE) para que puedas hacer cambios en el blog.

    ESTE BLOG fue diseñado bajo la plataforma GOOGLE CHROME. Su constante revisión, los cambios que se realizan y las publicaciones que se agregan son hechos bajo la misma plataforma, no se emplea otro navegador; por lo que no garantizo que su aspecto y funcionalidad sea el correcto en otros navegadores. Por experiencia propia, la funcionalidad y presentación del blog no es la correcta en INTERNET EXPLORER 6, 7 y 8.

    SI TIENES ACTIVADO el traductor automático de idioma tendrás problema con las funciones que te ofrece el PANEL. Si vas a hacer cambios, debes desactivar el traductor, permitiendo que el blog quede en su idioma original (español).

    TODOS LOS CAMBIOS que hagas en el block, las imágenes guardadas en los SLIDES y BANCO DE IMAGENES, los libros guardados en LECTURA y MENU PERSONAL, las NOTAS creadas, y los PUNTOS guardados de algún libro(s), se almacenan en tu máquina. Cuando vayas a otra PC no verás lo anterior descrito. Para saber cómo llevar toda tu información a otras máquinas, da click AQUI

    LOS LIBROS CORTOS Y RELATOS no disponen de portada, por lo que, al entrar a uno de estos temas, no vas a ver la misma imagen, ya que es agregada. Cuando entras a una de estas publicaciones, aparece una imagen como portada; y si vuelves a entrar a esa misma publicación o refrescas pantalla, aparece otra diferente. Esto no sucede en las publicaciones de las opciones de NAVEGAR DIRECTO. De igual forma ocurre en las miniaturas de todas las secciones del Blog. Ninguna imagen de las designadas para los RELATOS o LIBROS CORTOS está relacionada a un tema en especial, es totalmente aleatorio; ya sea que entres a Inicio, Listas, Categorías, Navega Directo (todos) y Salón de Lectura.

    EN LAS MINIATURAS, sea en el INICIO, SALON DE LECTURA, INDICE O LISTA y CATEGORIA, al dar click en el tema el link se abre en otra ventana, al dar click en la imagen o en "LEER", "SEGUIR LEYENDO" o "PUBLICACION COMPLETA" el link se abre en la misma ventana. Lo mismo ocurre en el SLIDE, SIDEBAR y DOWNBAR de la página de INICIO. Esto no se aplica si estás en NAVEGA DIRECTO + FUNCIONES DEL PANEL.

    LOS PUNTOS no funcionan si has aplicado REDUCIR LARGO DEL SIDEBAR Y POST. Debes tomar en cuenta, también, que si haces cambios en el HEADER (cambiar la imagen por una de mayor longitud); cambios en la publicación, como por ejemplo: cambiar el tamaño de la letra, aumentar de tamaño la LETRA CAPITAL, ampliar el post ocultando el sidebar, aumentar el tamaño de la imagen, agregar avatar a las conversaciones, etc. etc.; los PUNTOS no se desplazaran, exactamente, a la pantalla exacta. Debes marcar los puntos después de haber hecho los cambios necesarios en la publicación o en el ESTILO.

    El DESPLAZAMIENTO AUTOMATICO no funciona si has aplicado REDUCIR LARGO DEL SIDEBAR Y POST; se hace lento cuando tienes abierta la ventana del PANEL, o aplicado muchas sombras; y no funciona la barra lateral de desplazamiento mientras esté activo.

    EN EL SALON DE LECTURA, si aplicas para colocar la IMAGEN DEL POST como fondo, dedes desactivar esta opción si vas a cambiar de ESTILO a uno que tengas cambiado el fondo del BODY. Tampoco recomiendo aplicar esta opción en los ESTILOS que hayas empleado cambios en el fondo del body.

    USAR LAS OPCIONES del MINI PANEL intercalado con las mismas del PANEL causa conflicto, provocando cambios con errores visuales....Más detalles

    USAR LAS OPCIONES de MINIATURAS que se encuentra en el MENU (en la página de INICIO y LISTAS O INDICE) intercalado con las mismas del PANEL causa conflicto, provocando cambios con errores visuales....Más detalles

    EL FORMATO NUEVO del texto no está aplicado a todos los LIBROS y RELATOS. En el INDICE O LISTA los que disponen del formato tienen un (√) en el lado derecho. El resto de las CATEGORIAS disponen del formato nuevo.

    LA LONGITUD DEL SIDEBAR debe quedar igual con la longitud de la PUBLICACION o POST siempre y cuando la longitud de la PUBLICACION o POST sea superior a la longitud del SIDEBAR; si es lo contrario habrá diferencia; y, cuando no se ha alterado la longitud de la publicación con cualquier tipo de cambio de formato en su contenido; como por ejemplo: cambiar el tamaño del texto, cambiar la longitud entre líneas, aplicar letra capital, etc. etc. Si aplicas REDUCIR LARGO SIDEBAR Y POST (derecho o izquierdo), debes refrescar pantalla para que quede parejo.

    SI ESTAS EN EL INDICE O LISTA, en los LIBROS, y la carga de las miniaturas es muy demorado, la razón es que has aplicado muchos gráficos en "CANTIDAD DE IMAGENES (CATEGORIAS)". Para que la carga sea más rápida debes dar click en un número de "CANTIDAD DE IMAGENES (LIBROS y RELATOS)", que se encuentra en el PANEL, en la sección "VISUAL".

    NOTA: Para que los cambios realizados permanezcan es necesario tener activada las cookies de tu navegador. El mismo principio se aplica si vas a dejar puntos guardados en las publicaciones, agregar temas en "LECTURAS", "LEIDO" y "MENU PERSONAL", dejar anotaciones en "NOTAS" y para que funcione la sección "REGISTROS" del PANEL del SALON DE LECTURA.
    Si eliminas el archivo "http_www.mdarena.blogspot.com_0.localstorage" de la carpeta "LOCAL STORAGE", pierdes todos los cambios realizados, los puntos guardados en las publicaciones, lo guardado en NOTAS, las listas de LECTURAS, LEIDO y MENU PERSONAL y el control que lleva la sección REGISTROS del PANEL; dejando el blog en su estilo estándar.
    Si desactivas las funciones del PANEL no podrás hacer cambio alguno con el MINI PANEL y PANEL.

    NOMENCLATURA

    Significado de las letras que aparecen en el menú, el menú del PANEL y la sección ESTILOS del PANEL.

    Letras en la parte derecha inferior del menú del PANEL:
    EBa: Cargado o trabajando con el Estilo Básico
    E1 a E9: Cargado o trabajando con el Estilo 1, estilo 2, estilo 3.... estilo 9
    Post: Cargado o trabajando por publicación
    C1 a C3: Cargado o trabajando por categoría 1, 2 ó 3
    S: Cargado o trabajando por sub-categoría 1, 2 ó 3
    P: Cargado o trabajando el estilo respetando si la publicación tiene estilo propio.
    G1 a G3: Cargado o trabajando con el Grupo 1, 2 ó 3
    LY: Cargado o trabajando el Estilo dado a "Lecturas"
    LL: Cargado o trabajando el Estilo dado a "Leídos"
    P1 a P16: Cargado o trabajando el Estilo dado a "Personal 1 a Personal 16"
    ALEATORIO: Carga de los estilos aleatoriamente
    ORDENADO: Carga de los estilos ordenadamente
    ALEATORIO+PP: Carga de los estilos aleatoriamente respetando si la publicación tiene estilo propio.
    ORDENADO+PP: Carga de los estilos ordenadamente respetando si la publicación tiene estilo propio.
    PREDEF.: Has cargado uno de los ESTILOS predefinidos que te ofrece el blog.
    Ho: Cambio del header ordenado
    Ha: Cambio del header aleatorio
    Pm: Publicación toma color de la miniatura
    Letra en gris Significa que la publicación también está en ese estilo, pero, el actual en rojo está en un nivel superior de prioridad.


    Letras en la parte derecha superior del menú del PANEL
    : Estilo protegido
    X: Las funciones del PANEL están desactivadas.
    T: El estilo se carga en todo el blog
    P: El estilo se carga en todas las publicaciones
    C: El estilo se carga en todo el blog y publicaciones
    F: Estilo fijo para el inicio e indice o lista (INICIO e INDICE O LISTA)
    MA: Está activado "Estilo en miniatura Aleatorio" (INICIO)
    MC: Está activado "Estilo en miniatura Continuo" (INICIO)
    SA: Está activado "Estilo en miniatura del Sidebar Aleatorio" (INICIO)
    SC: Está activado "Estilo en miniatura del Sidebar Continuo" (INICIO)
    DA: Está activado "Estilo en miniatura del Downbar Aleatorio" (INICIO)
    DC: Está activado "Estilo en miniatura del Downbar Continuo" (INICIO)
    AUT: Está activado el avance de las miniaturas (LISTA O INDICE)
    AUT-no fijo: Está activado el avance de las miniaturas. No queda activado cuando refrescas pantalla (LISTA O INDICE)
    A: Carga de estilos por sub-categoría (CATEGORIA)

    PANEL, sección ESTILOS, Guardar los Cambios:
    Guardar 1 a Guardar 9: Seleccionar el estilo del 1 al 9 en el cual se guardarán los cambios.
    Guardar en Básico: Seleccionar el estilo Básico para guardar los cambios.
    LY: Seleccionar "Lecturas" (del Menú) para guardar el Estilo, y toda publicación que se agregue a esa lista adquiera el Estilo dado. LL: Seleccionar "Leído" para guardar el Estilo, y toda publicación que se agregue a esa lista adquiera el Estilo dado. P1 a P16: Seleccionar del "Menú Peronal" (Personal 1 a 16) para guardar el Estilo, y toda publicación que se agregue a esas listas adquiera el Estilo dado.

    PANEL, sección ESTILOS, Ver Estilos con Cambios
    Bás: Se ha hecho, al menos, un cambio en el estilo Básico
    1 a 9: Se ha hecho, al menos, un cambio en el estilo 1, 2, 3... 9.
    Cat1() a Cat3(): Se ha hecho cambio en x categorías 1, 2 y/o 3. La cantidad de categorías con estilo va entre los paréntesis.
    Post(): Se ha hecho cambio o dado estilo propio en x publicaciones. La cantidad de publicaciones con estilo propio va entre los paréntesis.
    G1() a G3(): Se ha agregado x publicaciones al grupo 1, 2 y/o 3. La cantidad de publicaciones agregadas va entre los paréntesis.
    LY, LL, P1 a P16 Se ha hecho, al menos, un cambio en "Lecturas", "Leído" y "Personal 1 a 16".

    PANEL, sección ESTILOS, Cargar ESTILOS
    Cargar 1 a Cargar 9: Seleccionar el estilo del 1 al 9 a cargar.
    Cargar Básico: Cargar el estilo Básico.


    PRIORIDAD DE CARGA DE LOS ESTILOS:

    1) PREDEFINIDO
    2) CARGA MINIATURA CON ESTILO DE CATEGORIA
    3) PUBLICACION TOMA COLOR DE LA MINIATURA
    4) LY, LL, P1 a P16: Lecturas, Leídos y Personal 1 a Personal 16
    5) G3 - G2 - G1: Grupos 1, 2, 3
    6) POR POST
    7) POR CATEGORIA o SUBCATEGORIA 1, 2, 3
    8) ESTILOS 1 a 9 y BASICO.

    PREGUNTAS Y SOLUCIONES

    Lo que a continuación describo son situaciones que pueden surgir en cualquier momento, aunque estemos muy familiarizados con el blog. A veces olvidamos cuál es el motivo para que nuestra petición no responda como es debido.
    También es para aquellos visitantes, nuevos o asiduos, que no les gusta o no acostumbran a leer MANUALES u OBSERVACIONES, contestando preguntas de algunas opciones brindadas en este blog.
    Les recuerdo que el navegador empleado es el GOOGLE CHROME. Si empleas otro navegador es probable que haya situaciones o inconvenientes muy ajeno a lo aquí descrito.
    Esta sección hace hincapié de lo ya tratado en OBSERVACIONES y CÓMO FUNCIONA EL BLOG.
    Las situaciones están por sección (INICIO - SALON DE LECTURA - CATEGORIA - INDICE O LISTA) y conjunto de ellas, para su mejor búsqueda. Esta lista se va incrementando a medida que experimento situaciones o que crea conveniente debe ser expuesta.

    Nota.
    Al colocar la imagen de fondo, en la mayoría de los libros que no disponen del visto bueno o del formato para hacer cambios, no aparece la imagen. La razón es que al subir la imagen se lo hizo colocando el autor entre paréntesis. No he realizado los arreglos necesarios, y por el momento, se mantendrán así.


    SE APLICA A TODO EL BLOG
    Eso ocurre cuando has aplicado "Desactivar funciones del PANEL" o has cargado el ESTILO ORIGINAL. Debes activar las funciones del PANEL para poder realizar cualquier cambio; o cargar otro ESTILO que no sea el ORIGINAL. Esas opciones las encuentras en PANEL, la sección ESTILOS.

    Cinco razones para que eso ocurra: 1) Has aplicado "Desactivar funciones del PANEL", 2) Has cargado el estilo ORIGINAL. 3) Has aplicado NO GRABAR LOS CAMBIOS, que se encuentra en la parte superior de la ventana del PANEL, 4) Debes tomar en cuenta en qué estilo hiciste los cambios, y cargar ese mismo estilo. Y 5) Tienes desactivada las cookies de tu navegador.

    Lo más seguro es que tienes protegido el estilo actual. Desprotégelo, preferentemente desde el SALON DE LECTURA, en la sección "SEGURIDAD" del PANEL. Otra razón es que has aplicado NO GRABAR LOS CAMBIOS, que se encuentra en la parte superior de la ventana del PANEL.

    El PANEL de la página de INICIO, INDICE O LISTA y SALON DE LECTURA trabajan de manera independiente. Cada uno puede tener 10 estilos diferentes sin afectarse entre sí.

    Si has seguido el proceso de su instalación correctamente, entonces, cerciórate que tengas activado las cookies del navegador.

    En este caso debes estar consciente de qué estilo está cargado, qué combinación de estilos has aplicado, a cuál estilo hiciste cambios y considerar la prioridad de carga de los estilos. El estilo cargado lo puedes ver en la parte inferior derecha del menu de la ventana del PANEL. El detalle de las siglas empleadas y la prioridad de carga de los estilos lo encuentras en este mismo gadget en "NOMENCLATURA".

    Si eso ocurre es probable que hayas aplicado sombras o blur en varios secciones de la página y a la vez tener abierta la ventana del PANEL, también, puedes haber aplicado imagen en el fondo del body y tener abierta la ventana del PANEL y/o haber aplicado sombras o blur en algunas secciones de la página. No uses muchas sombras si vas a colocar imagen en el fondo del body.

    La única razón para que eso ocurra es activando la opción de PASARLA A GRISES. En la sección que veas la imagen blanco y negro, por ejemplo en el SIDEBAR (SALON DE LECTURA), te vas a PANEL, la sección SIDEBAR, buscas "IMAGEN, PASARLA A GRISES" y eliges la opción deseada.

    En las miniaturas, sea en el INICIO, SALON DE LECTURA, INDICE O LISTA y CATEGORIA, al dar click en el tema el link se abre en otra ventana, al dar click en la imagen o en "LEER", "SEGUIR LEYENDO" o "PUBLICACION COMPLETA" el link se abre en la misma ventana. Lo mismo ocurre en el SLIDE, SIDEBAR y DOWNBAR de la página de INICIO.

    Presiona PANEL y en la ventana que aparece verás un candado color amarillo en la parte derecha superior.

    Hay dos razones para que eso ocurra: 1) Tienes activado CARGA ALEATORIA u ORDENADA en esa sección, desactívala, ya que tiene prioridad sobre los ESTILOS. 2) En el SALON DE LECTURA tienes activado CARGAR EN TODAS LAS PUBLICACIONES o CARGAR EN TODO EL BLOG Y PUBLICACIONES.

    Para eliminar una NOTA debes abrirla y luego presionar ELIMINAR NOTA. Si has abierto dos o más NOTAS, solo se eliminará la última abierta, el resto no, debes cerrarlas y eliminarlas una por una. Debes abrir NOTA por NOTA e ir eliminándola a medida que la abras.

    En los ESTILOS predefinidos no puedes hacer cambios. Para hacer cambios en alguno de ellos, debes primero cargarlo y seguido copiarlo a otro ESTILO (que van desde GUARDAR 1, GUARDAR 2… hasta PERSONALIZAR GRUPO 3 O APLICARLO AL POST); hecho esto, cargas el ESTILO al que se copió y seguido haces los cambios deseados.
    Si quieres aplicar el ESTILO para todo el blog o fijarlo para el INICIO e INDICE O LISTA, sigues el proceso ya explicado, luego cargas el ESTILO a cual se copió y eliges la opción deseada (esto último sólo en el SALON DE LECTURA).

    Puede ser por cuatro razones: 1) Tienes desactivado las FUNCIONES DEL PANEL. 2) No has aplicado DESACTIVAR CARGA ALEATORIA U ORDENADA que se encuentra en el MENU / ESTILOS (debes hacerlo en INICIO, LISTA o INDICE y SALON DE LECTURA). 3) No has activado FONDO COLOR VARIADO, y/o 4) No has aplicado DESACTIVAR CARGA ALEATORIA U ORDENADA en el SALON DE LECTURA.



    SE APLICA SOLO EN EL "SALON DE LECTURA" Y EN EL "INDICE O LISTA"
    Tienen que estar ocultos. Entra en PANEL, la sección "VARIOS" en "CAMBIA-INMOVILIZA SIDEBAR-OCULTAR SECCIONES", la opción "OCULTAR SECCIONES", en el SALON DE LECTURA; en INDICE O LISTA busca las opciones similares.

    Si estás en el SALON DE LECTURA en la publicación de tu interés, simplemente agrégalo a la lista deseada. Si estás en INDICE O LISTA, cuando agregas a la lista siempre se agregará la primera publicación superior que aparece a mano izquierda (cuando son varias miniaturas o imágenes). Para que sea un tema elegido, debes darle click al INTRO de ese tema y luego agregarlo a la lista deseada; o dar click en el caracter "+" y elegir dónde guardarlo.



    SE APLICA AL "SALÓN DE LECTURA"
    Tres razones para que eso ocurra: 1) Debes haber cambiado la longitud de la publicación, 2) Debes haber hecho cambios significativos en el texto, título o imagen de la publicación y/o 3) Cambiaste la imagen del header por una de mayor longitud, o viceversa. Si has hecho cualquiera de los tres casos descritos, o los tres, debes marcar y guardar la posición después de esos cambios.

    Eso ocurre cuando has aplicado el DESPLAZAMIENTO AUTOMATICO. Debes detenerlo para que tomes el control de la barra de desplazamiento. La opción la encuentras en la sección VARIOS del PANEL.

    Para reducir esa cantidad a 5 miniaturas, te vas al PANEL, la sección VARIOS, presionas NIVELAR SIDEBAR CON POST y luego presionas DESACTIVAR.

    Te vas a PANEL, sección VARIOS, presionas ICONO:CAMBIAR-DIMENSIONAR-DESPLAZAR. Si quieres quitarlo presionas CAMBIAR ICONO la opción QUITAR, si quieres mostrarlo presionas ORIGINAL.

    Presiona PANEL, luego POST, seguido de COLUMNAS Y ZOOM DE IMAGENES.

    Lo primero que debes hacer es entrar a cualquier publicación que pertenezca a la categoría de la revista que desees aplicar los cambios (puedes ver la categoría en la parte última de la publicación), luego das click en "GUARDAR Y CARGAR POR SUB-CATEGORIA 1" (la 2 o la 3) que se encuentra en la sección ESTILOS en "GUARDAR, BORRAR ESTILOS Y APLICADOS" del PANEL, se efectúa un reinicio de página (si la página aparece con cambios es porque ya has hecho cambios en esa subcategoría anteriormente); por último seleccionas la opción "GUARDAR POR SUB-CATEGORIA", toma unos segundos a que aparezca el visto bueno, opción que la encuentras en GUARDAR, BORRAR ESTILOS Y APLICADOS" del PANEL. Ahora sí, procede a hacer los cambios que desees en esa revista. Si no das click en GUARDAR POR SUB-CATEGORIA los cambios se guardarán en la CATEGORIA que seleccionaste (1, 2 ó 3) y no en la SUB-CATEGORIA de la revista actual.

    Las razones son: 1) Has desactivado la opción para que quede igual, la cual se encuentra presionando PANEL, seguido de VARIOS y luego NIVELAR SIDEBAR CON POST, debes activarlo. 2) Cuando la publicación es más corta que la longitud del sidebar, el sidebar tratará de ajustarse a ésta, y por lo general no logra igualar la longitud. 3) Debes haber hecho cambios significativos en el texto, título o imagen de la publicación. 4) La última miniatura corresponde a la primera publicación realizada y como ya no tiene qué mostrar no puede completar el sidebar. 5) El máximo de miniaturas a mostrar es de 250 y cuando son libros o relatos cortos con gran cantidad de contenido la publicación sobrepasa ese máximo.

    Eso ocurre por una de las siguientes razones: Tienes abierta la ventana del PANEL, has añadido muchas sombras, o has colocado imagen en el fondo del body.

    Eso ocurre porque has estado presionando intercaladamente la tercera y quinta opción que se encuentra en la barra del DESPLAZAMIENTO AUTOMATICO. Para poder controlar la velocidad con las opciones brindadas presiona la cuarta opción que es para detener el desplazamiento; ahora sí, puedes elegir cualquier opción para activar el desplazamiento.

    Es todo texto centrado dentro de un rectángulo azul, que encontrarás en algunas publicaciones. Para realizar cambios en los BLOCKQUOTE, presiona PANEL, seguido de TEXTO DEL POST y luego TEXTO EN BLOCKQUOTE Y BLOCKQUOTE. Tienes algunas opciones para darle otro aspecto.

    No hay forma de recuperar la clave asignada. La única opción que te queda es eliminar el archivo http_www.mdarena.blogspot.com_0.localstorage que se encuentra en la unidad C del disco duro, en la siguiente ruta: "C:\Documents and Settings\MAQUINA5\Local Settings\Application Data\Google\Chrome\User Data\Default\Local Storage", en este caso MAQUINA 5 es el usuario de la sesión de windows. Para eliminarlo debes cerrar el GOOGLE CHROME. Una vez eliminado abres nuevamente el GOOGLE CHROME y entras al blog, empezando de cero, con su presentación estándar.

    Presiona PANEL, luego MAIN y en la parte última la opción COLOR TEXTO DE LA PAGINACION. Lo mismo es en la página de INICIO, cambias el color de la paginación y del selector de tema en el slide.

    CATEGORIA es cada uno de los links del menú que están a la izquierda de +LISTAS. SUB-CATEGORIA es cada una de las revistas Diners y Selecciones, independiente entre sí y de las Categorías; estando enmarcadas cada una en las categorías "Revistas Diners" y "Revistas Selecciones", respectivamente

    Esto se debe a que, como estándar, está activado la nivelación de la longitud del SIDEBAR con la longitud de la publicación. Cuando la publicación es corta, dependiendo de cuán corta es, algunas ventanas o widgets no se mostrarán, tratando que la longitud del sidebar no sea demasiado larga que la longitud de la publicación; igual ocurre con las miniaturas. Para desactivar esta opción y que las ventanas o widgets del sidebar se mantengan das click en PANEL, luego en VARIOS, seguido de NIVELAR SIDEBAR CON POST, y por último DESACTIVAR.

    Cuando dejas marcado uno o varios puntos de una lectura para luego emplearlos, la línea de retorno estará debajo del MENU. Cuando aplicas guardar el PUNTO de acceso rápido, que aparece al final del MENU una vez que lo has guardado, el punto de retorno estará al comienzo o entre "I PANEL N", que se encuentra a mano izquierda. Si no es así es porque has hecho cambios significativos en la publicación, como por ejemplo: aumentar el tamaño del texto y/o de la imagen, o cualquier cambio que altere la longitud de la publicación. También afecta si has expandido la publicación ocultando el sidebar. Siempre que vayas a dejar puntos marcados debes hacerlo después de hacer los cambios necesarios en la publicación o ESTILO.

    No necesitas dejar marcado el punto donde suspendes la lectura, ya que automáticamente se guarda el punto o la pantalla que dejas de leer. El problema con esta opción es que si navegas por la lectura, el punto o pantalla se guardará dónde te quedes al dejar de navegar.
    Otra opción es dando doble click en cualquier parte de la línea que suspendes la lectura. Cuando dejas marcado la línea, al retornar al libro o publicación verás en la parte derecha del MENU el punto "●". Das click en el mismo y te desplazarás a la línea que suspendiste la lectura. El punto de retorno estará al comienzo o entre "I PANEL N", que se encuentra a mano izquierda. Cada publicación es independiente al resto. Cuando aplicas el "●", el mismo desaparece.

    Para activar LA GUIA DE LECTURA debes estar en el comienzo de la publicación.

    Las opciones para activar el o los slides aparecen sólo si has guardado imágenes con la opción 'I' que se encuentra sobre el PANEL; también si guardas en MI LIBRERIA o en NAVEGA DIRECTO 1.

    Tienes dos métodos: 1) Seleccionar CARGAR SOLO POR POST y hacer los cambios deseados. 2) Cargas el ESTILO ORIGINAL, luego seleccionas GUARDAR POR POST y realizas los cambios deseados. Para ver los cambios en la publicación o post eliges CARGAR SOLO POR POST. Si la publicación ya tenía cambios hechos, los que acabas de hacer se agregan y se cambian si la opción hecha ya había sido aplicada anteriormente. Si el estilo está protegido no podrás hacer cambio alguno.

    Primero debes cargar el ESTILO ORIGINAL, luego seleccionas PERSONALIZAR GRUPO 1 O APLICARLO AL POST (igual con el grupo 2 ó 3) y realizas los cambios deseados. Para ver los cambios hechos en el GRUPO eliges PERMITIR CARGA DEL GRUPO 1 (igual con el 2 ó 3). Si el GRUPO ya tenía cambios hechos, los que acabas de hacer se agregan y se cambian si la opción hecha ya había sido aplicada anteriormente. Si el GRUPO está protegido no podrás hacer cambio alguno.



    SE APLICA EN LAS PAGINAS DE "+LISTAS" O "INDICE O LISTA"
    Eso ocurre cuando estás en LISTA DE LOS TEMAS-LIBROS y has aplicado una de las opciones que hay en "CANTIDAD DE IMAGENES (CATEGORIA)". Prueba cambiando con una de las opciones de "CANTIDAD DE IMAGENES (LIBROS y RELATOS), en PANEL, sección VISUAL, en la parte última. Los LIBROS y algunos LIBROS-RELATOS CORTOS, por su extenso contenido, toman más tiempo en completar las miniaturas o mostrar las imágenes.

    El visto bueno indica que la publicación tiene el formato que permite hacer cambios en el texto, lo que es: BLOCKQUOTE, TEMA, SUBTEMA, IDENTIFICADOR 1-2, LETRA CAPITAL, etc. etc. Este visto bueno se aplica sólo en los LIBROS y LIBROS-RELATOS CORTOS, ya que el resto de las publicaciones sí disponen de ese formato.

    Los LIBROS y LIBROS CORTOS-RELATOS CORTOS disponen de un visto bueno "√" al final del tema, indicando que ese libro o publicación se puede aplicar el formato nuevo. En el resto de las CATEGORIAS todas las publicaciones tienen el formato nuevo.

    La única razón por la que puede ocurrir eso es porque tu internet está fallando.

    Das click en PANEL y luego MINIATURAS. Puedes aplicar todas las opciones que comiencen con la palabra IMAGENES.

    Si ya has elegido "Imagen + Título" o "Solo Imagen", entonces el problema es que estás o muy cerca o en la primera publicación. En este caso la primera publicación es, literalmente, la primera que se realizó en esa categoría. Para solucionar el problema presiona el punto que se encuentra entre las dos flechas localizadas a mano derecha y vuelve a cambiar la cantidad de imágenes.



    SE APLICA EN LAS PAGINAS "CATEGORIA"
    En esta sección no funciona las opciones para hacer cambios en el estilo de las miniaturas, no puedes aumentar ni reducir la cantidad a mostrar, no hay lista en texto, y por último, cada categoría puede tener un aspecto diferente, incluso las sub-categorías.

    CATEGORIA es cada uno de los links, del menú, que están a la izquierda de +LISTAS; a excepción de las revistas "Diners" y "Selecciones", ya que ese conjunto se enmarca en la categoría "Revistas Diners" y "Revistas Selecciones", respectivamente. SUB-CATEGORIA es cada una de las revistas Diners y Selecciones, independiente entre sí y de las Categorías.

    Esas opciones te permite cargar el ESTILO, creado en el SALON DE LECTURA, de cada categoría. Si has dado un ESTILO diferente a alguna categoría en particular o has descargado los ESTILOS DEFINIDOS que ofrezco, cuando activas la opción CARGAR ESTILOS DE LA CATEGORIA 1 ó 2, cada categoría tendrá un aspecto diferente; igual ocurre si activas CARGAR LO ANTERIOR EN SUB-CATEGORIAS, tomando cada revista el estilo dado en el SALON DE LECTURA. Esto solo se aplica cuando eliges, del MENU, cualquier link que se encuentra a la izquierda de "+LISTAS".



    SE APLICA A LA PAGINA DE "INICIO"
    Cuatro razones para que eso ocurra: 1) Tienes activado el estilo ALEATORIO o CONTINUO en las miniaturas, debes desactivarlo para elegir uno en particular. 2) Tienes activado CARGAR PARA TODO EL BLOG de la sección ESTILOS del PANEL, desactívalo. 3) Has aplicado NO GRABAR LOS CAMBIOS que se encuentra en la parte superior de la ventana del PANEL y 4) El estilo está protegido. Si ocurre eso y has aplicado CARGAR PARA TODO EL BLOG, debes desproteger el estilo desde el SALON DE LECTURA.

    Presiona PANEL, luego VARIOS , seguido CAMBIO DE CONTENIDO DE LAS MINIATURAS y das click en CAMBIO DESACTIVADO.

    Eso puede ocurrir solo por dos razones: 1) Lo has desactivado mediante la opción que se encuentra presionando PANEL, seguido de VARIOS y luego CAMBIO DE CONTENIDO DE LAS MINIATURAS " y/ó 2) Tu internet está fallando.

    Presiona PANEL luego MAIN y en la parte última la opción COLOR TEXTO DE LA PAGINACION Y SELECTOR DEL SLIDE. Lo mismo es en el SALON DE LECTURA, solo que ahí cambias es el color de la PAGINACION.



    SE APLICA A "MI LIBRERIA"
    Las imágenes siempre van a aparecer, tarda cuando tienes una gran cantidad de imágenes guardadas, entre más imágenes guardes, más tardará. Debes tener paciencia para que carguen todas. La ventaja es que, cuando entres a MI LIBRERIA, puedes seguir agregando imágenes desde las otras secciones del blog y actualizas MI LIBRERIA sin tener que refrescar pantalla con la opción que se encuentra a mano izquierda, representada con un bolígrafo negro.

    Para guardar la imagen elige dónde vas a guardarla y seguido da click en la o las imágenes deseadas.
    Para dar Zoom o Fijar la imagen sigue el mismo procedimiento.
    -----------------------------------------------------------
    Slide 1     Slide 2     Slide 3










    Header

    -----------------------------------------------------------
    Guardar todas las imágenes
    Dar Zoom a la Imagen
    Fijar la Imagen de Fondo
    No fijar la Imagen de Fondo
    -----------------------------------------------------------
    Colocar imagen en Header
    No colocar imagen en Header
    Mover imagen del Header
    Ocultar Mover imagen del Header
    Ver Banco de Imágenes del Header

    Imágenes para el Header o Cabecera
    Slides
    P
    S1
    S2
    S3
    B1
    B2
    B3
    B4
    B5
    B6
    B7
    B8
    B9
    B10
    H
    Controles Desactivar Slide


    T E M A S








































































































    FUNCIONAMIENTO DEL BLOG


    Esta ayuda te permitirá aprovechar las características del Blog.

    Veamos lo que hace cada ícono del MENU:

    Este ícono aparece en todo el blog y permite visualizar las siguientes opciones:

    Guardar Lectura: permite guardar la publicación en la que estás, para ser cargada posteriormente. Opción sólo en las publicaciónes, en Navega Directo no.
    Al aplicar esta opción aparece en el MENU el ícono , el cual indica que hay una publicación guardada. Es visible en todo el blog y al dar click en el mismo una ventana se abre mostrando el o los temas guardados. Das click en un tema y te vas a esa publicación.
    Cuando guardas la publicación, también se guarda la pantalla donde se encuentra el párrafo o la línea que suspendes la lectura. Cuando aplicas esta opción, al entrar a la publicación te desplazarás al punto que suspendiste la lectura. Esta opción es la única forma en que el punto que se guardó cuando se guardó la publicación se hace efectivo. Para que ese párrafo o línea aparezca en el tope de la pantalla, antes de guardar, debes colocarlo en el tope de la misma. Una vez guardado, puedes desplazarte por la publicación sin que el punto o pantalla guardada se altere.
    El punto que se guarda, al guardar la lectura, no se borra cuando regresas a la misma por esta opción. Cuando vuelves a guardar la publicación el punto se actualiza a la pantalla actual.

    Eliminar Lecturas: permite eliminar el registro de las publicaciones guardadas.
    Al aplicar esta opción y al aceptar, se eliminarán todas las publicaciones guardadas.

    Eliminar por Lectura: esta opción aparece cuanto tienes como mínimo dos publicaciones guardadas, y permite eliminarlas por selección. Cuando presionas esta opción aparece la ventana con la lista de publicaciones guardadas.
    Para eliminar una publicación guardada, simplemente selecciona la que desees eliminar.
    Cuando eliminas una publicación guardada y queda solo una, la ventana de esta opción se cierra y esta opción desaparece.

    Guardar Punto: permite guardar un punto específico o la pantalla de la actual lectura. Puedes guardar cuántos puntos desees. Con esta opción puedes crear un índice de la lectura, o marcar la posición de uno o varios párrafos importantes. Cada publicación es independiente. Opción sólo para las publicaciones, no para Navega Directo.
    Al dar click en esta opción se abre una ventana, en la misma hay un recuadro en blanco, el cual sirve para colocar una referencia del párrafo o línea que dejas marcada su posición. Si no colocas una referencia, automáticamente ese punto toma el nombre de "Punto guardado 1", donde 1 es el número del punto que se ha guardado. Si has guardado 5 puntos y el sexto no le pones referencia, tomaría el nombre de "Punto guardado 6".
    Para que el punto o pantalla se guarde con o sin referencia, debes dar click en "Referencia" que se encuentra debajo del recuadro en blanco.
    Cuando aplicas esta opción aparece en el MENU el ícono . Al dar click en el mismo se abre una ventana con el o los puntos guardados. Das click en cualquiera y te desplazas a ese punto o pantalla de la publicación. Aparece sólo en las pubicaciones que tienen al menos un punto o pantalla guardado.

    Borrar Punto(s): permite eliminar el o los puntos guardados. Esta opción aparece cuando has guardado al menos un punto o pantalla. Opción sólo en las publicaciones, no para Navega Directo.
    Cuando aplicas esta opción y aceptas, se borrarán todos los puntos o pantallas que has guardado en esa publicación.

    Borrar por Punto: esta opción aparece cuando tienes como mínimo dos puntos o pantallas guardados, y permite eliminarlos por selección. Cuando presionas esta opción aparece la ventana con la lista de puntos o pantallas guardados.
    Para eliminar un punto o pantalla guardado, simplemente selecciona el que desees eliminar.
    Cuando eliminas un punto o pantalla guardado y queda solo uno, la ventana de esta opción se cierra y esta opción desaparece.

    Ultima Lectura: permite acceder a la última publicación leída. Si entras a otra publicación se guardará en la que estás. Sirve para cuando estás en cualquier parte del blog menos en una publicación.
    Para que la publicación se guarde automáticamente debes haberte desplazado hacia abajo al menos una línea.
    Si al seleccionar esta opción nada ocurre, es porque no has revisado o leído publicación alguna.

    Historial de Nvgc: esta opción aparece en todo el blog y permite ver el Historial de las páginas navegadas.
    Cuando seleccionas esta opción, una ventana se abre mostrando las publicaciones que has navegado. La primera es de fecha más antigua y la última de más reciente.
    Guarda hasta 51 temas o publicaciones. Cuando has llegado a ese límite, se va eliminando desde la más antigua, o sea desde la primera; y se agrega la reciente como última.
    Sólo se guardará un tema a la vez, o sea, si entras a una publicación cualquiera, la misma se guarda automáticamente en el historial, y, si vuelves a entrar a ese tema, al rato o cualquier otro día, ya no se guarda, porque que el tema ya se encuentra en el registro.

    Borrar Historial Nvgc: aparece en todo el blog y permite borrar o limpiar el Historial de Navegación.

    Ocultar TEMAS: permite ocultar el recuadro rectangular, donde dice TEMAS, que se encuentra a mano izquierda de la publicación. Esta opción no está disponible en la página de Inicio ni en las Categorías que seleccionas desde el Menú y tampoco en Navega Directo.
    Cuando das click en esa opción, una ventana se abre con "Otros temas" que te ofrece el blog. Si te desplazas hasta el final de esa ventana, verás dos rectángulos reducidos en su longitud. El primero permite avanzar o retroceder ese grupo de publicaciones. El segundo permite ver los temas desde el último publicado, también verlos de forma aleatoria y ver más temas correspondientes a la categoría de la publicación actual. Cuando entras a una de las listas o por medio de la CATEGORIA que se encuentra en la parte última de la publicación, la opción de "Actual Categoría" no está disponible.

    Mostrar TEMAS: aparece sólo cuando has aplicado "Ocultar TEMAS", y permite mostrar el recuadro rectangular que dice TEMAS, y que se encuentra a mano izquierda de la publicación.

    Mostrar Barra Inferior: esta opción aparece sólo en las publicaciones, no en Navega Directo, y permite mostrar una barra inferior con la paginación. Al hacer esto, en la parte última de la publicación desaparece la paginación.

    Ocultar Barra Inferior: esta opción aparece sólo en las publicaciones y si has aplicado "Mostrar Barra Inferior". Permite ocultar la barra de paginación y la muestra al final de la publicación.

    Ocultar Menú y BI: esta opción aparece sólo en las publicaciones, no en Navega Directo, y permite ocultar el Menú y la Barra Inferior (si la tienes activa). Cuando aplicas esta opción aparece en la parte superior izquierda un punto negro, el mismo permite restaurar el Menú y la Barra Inferior.

    Mostrar Tema: puedes ocultar las opciones del MENU y ver el tema de la publicación. Esta opción aparece sólo en las publicaciones, no en Navega Directo.

    Abrir ventana de Imágenes: permite ver la o las imágenes de la publicación. Esta opción también la encuentras en la parte derecha superior de la publicación y en Navega Directo.
    Cuando la publicación tiene una sola imagen, aparece a mano izquierda los siguientes íconos:

    Cierra la ventana de las imágenes.
    Para cambiar el tamaño de la imagen según su longitud. Cuando aplicas esta opción desparece ese ícono y aparece éste el cual revierte la función. Esta opción no se graba.
    Quita todos los íconos y deja la imagen sola.
    Para guardar la o las imágenes en uno de los Bancos de Imágenes. Puedes guardar por imagen o todas las de la publicación a la vez.
    Para ver las imágenes guardadas, presiona o da click en el "+" que se encuentra a mano izquierda del MENU, para que se abra la ventana de "Otras Opciones", y buscas la opción "Bancos de Imágenes".

    Cuando hay más de una imagen en la publicación, adicionalmente aparecen los siguientes íconos:
    Ver la imagen anterior.
    Ver la imagen siguiente.
    Activa el slide de las imágenes de la publicación actual.
    Cuando activas el slide aparece en la parte superior izquierda el icono y permite desactivar el slide.
    Cuando activas esta opción, aparece en la parte superior izquierda un punto, el cual restaura los íconos.

    Las imágenes se acoplan al ancho de la pantalla y se aprecian bien según la dimensión de las mismas. Cuando son imágenes largas, el dispositivo debe estar vertical, si son cuadradas o rectangulares, debe estar horizontal.

    Navega Directo: permite revisar las publicaciones del Blog por categoría y sin el refresco de pantalla.
    Con este método puedes leer una revista o categoría específica, desde el último tema publicado hasta el primero.
    Si empleas las opciones que están al final de la publicación: POSTERIOR - INICIO - ANTERIOR, cambias a la publicación posterior o anterior de la categoría que estás actualmente. Inicio te lleva a la última publicación realizada de esa categoría.
    Cuando estás revisando una categoría en la ventana de TEMAS, en el grupo que suspendes la revisión se guarda, para cuando regreses a esta sección y vuelvas a revisar esa categoría lo harás desde ese grupo. Puedes revisar las categorías que quieras y cada una guardará el último grupo que suspendes la revisión.
    Lo del párrafo anterior no se cumple cuando se agregan publicaciones nuevas en la categoría.
    Cuando ves una publicación, por este método, se guarda el punto que suspendes la lectura, la publicación y la categoría. Cuando regreses a esta opción, aparecerá la última categoría con la publicación que leiste, en el punto o pantalla que suspendiste la lectura.
    Por cada publicación que veas se guarda el punto, categoría y tema. Eso quiere decir que, estando en esta opción cambias a una categoría y tema que leiste anteriormente, la pantalla se colocará en el punto que suspendiste la lectura.
    Dando click en el tema de la publicación, se abre en otra ventana la publicación en la sección de publicaciones.
    Dando click en la categoría, se abre en otra ventana la sección de CATEGORIAS con la correspondiente.
    A diferencia de ver la publicación de forma normal, no puedes guardar puntos ni la publicación.

    Bancos de Imágenes: Permite revisar y/o eliminar las imágenes guardadas en los Bancos.
    Estos Bancos de Imágenes también puedes usarlos como slide. Dispones de 10 Bancos.
    Puedes guardar hasta 100 imágenes en cada uno, haciendo un total de 1000.
    Cuando no has guardado imagen alguna, no aparecerá ningún Banco. Sólo verás los Bancos que tengan como mínimo una imagen.
    Cada Banco se presentará por medio de la primera imagen guardada en el mismo. Das click en la imagen y te da las opciones mencionadas en "Abrir ventana de imágenes", más los íconos el cual permite eliminar la imagen en pantalla, y que permite copiar la imagen en pantalla a otro Banco..
    En la parte última aparecerá la opción de "Vaciar el Banco" por cada Banco de Imágenes que tenga al menos una guardada y permite eliminar todas las imágenes guardadas en el mismo.

    Ayuda: permite ver esta Ayuda para conocer el funcionamiento del Blog.


    Este ícono aparece en todo el Blog y permite ver los temas de cualquier categoría con una introducción de las mismas. Su presentación es en orden de publicación de la categoría.
    Si has entrado a alguna CATEGORIA y seleccionas otra, la carga es directa, por lo que no hay refresco de pantalla.
    Si estás revisando alguna categoría en particular, cuando regreses al Blog y revises la misma categoría, comenzarás desde la última revisión hecha; y no desde el comienzo. Lo mismo es para cualquier cantidad de categorías que revises, cada una es independiente.
    Si das click en el tema o en "...Leer" la publicación se abre en la misma ventana, si lo haces en la imagen se abre la INFO del tema.
    Aquí puedes cambiar el estilo de las miniaturas.
    Cuando cambias el estilo de las miniaturas y aplicas "Solo Imagen (para los Libros)", y anteriormente has traveseado en los "Bordes", las imágenes no van a estar centradas. Para que se restaure su posición presiona en "Bordes" la opción "Normal".
    La opción "Solo Imagen (para los Libros)" se hizo especialmente para la categoría de los Libros.


    Permite ver las siguientes listas de todas las publicaciones realizadas:

    Por Categoría: lista alfabética por Categoría
    En estas listas no está incluido Libros y Relatos. Cuando accedes con esta opción, en pantalla aparecen todas las categorías en orden alfabético por categoría y aparece el ícono , en el MENU, el cual te da la opción de seleccionar la categoría a ver con los temas que dispone. No hay refresco de pantalla, es directo.
    Dando click en el tema te vas a la publicación, y dando click en 'Intro' te da una introducción del mismo. Si estás en la introducción puedes ir directamente a la publicación completa dando click en el tema, se abre en otra ventana, o en '...tema completo', se abre en la misma ventana.

    Libros: lista alfabética de todos los libros.
    Dando click en el tema te vas a la publicación, y dando click en 'Intro' te da una introducción del mismo. Si estás en la introducción puedes ir directamente a la publicación completa dando click en el tema, se abre en otra ventana, o en '...tema completo', se abre en la misma ventana.

    Relatos: lista alfabética de todos los Relatos.
    Funciona igual que en la lista de Libros.

    Por Autor: lista alfabética por autor de los Libros y Relatos.
    Funciona igual que en la lista de Libros.
    Según la fuerza del wifi será la velocidad de carga de las mismas, debes tener paciencia.

    Alfabético de Todo: lista alfabética de todo lo publicado en el Blog.
    Funciona igual que en la lista de Libros.
    Según la fuerza del wifi será la velocidad de carga de las mismas, debes tener paciencia.

    Lista Gráfica de los Libros: muestra las portadas de los libros en tamaño grande. Se muestran de 48 en 48.

    Lista Gráfica de las Revistas: muestra todas las revistas Diners y Selecciones en imagen grande. Das click en la imagen y una ventana se abre mostrando los temas de esa edición. Cuando entras a cualquier publicación, la misma se abre en otra ventana, de esa forma podrás llevar la continuación de los temas de esa revista.
    Cuando navegas por esta sección se guarda el punto o posición en que te has quedado. Si has revisado los temas de una revista, cuando regreses a esta sección, te situarás en la imagen de esa revista.


    Permite cambiar el tamaño de la letra en la página de INICIO a las miniaturas de ÚLTIMAS PUBLICACIONES y a las miniaturas al dar click en TEMAS. En las otras secciones que disponen de este ícono sólo a las miniaturas que aparecen al dar click en TEMAS, que se encuentra a mano izquierda en un recuadro azul. Al cambiar el tamaño de la letra, éste afecta a todas las secciones del Blog.


    Permite ver las lista de las publicaciones guardadas. Tocas el tema y se va a la publicación.
    Este ícono solo aparece cuando tienes, al menos, una publicación guardada.


    Este ícono aparece sólo en las publicaciones y permite ver la lista de los puntos o pantallas guardados en esa publicación. Si no has guardado al menos un punto o pantalla el ícono no aparece.


    Este ícono aparece solo en las publicaciones y en Navega Directo. Permite ver las siguientes opciones que son para desplazamiento automático de la misma:

    Permite activar el desplazamiento automático y aparecen las siguientes opciones:

    Detiene el desplazamiento automático.

    Opción uno para aumentar la velocidad del desplazamiento.

    Opción dos para aumentar la velocidad del desplazamiento.

    Opción tres para aumentar la velocidad del desplazamiento.

    Para regresar a la velocidad estándar, presiona la opción para detener el desplazamiento y luego la de activar el desplazamiento.

    Cuando activas esta opción, el rectángulo de TEMAS, que se encuentra a mano izquierda, y la BARRA DE PAGINACION desaparecen, permitiendo leer con tranquilidad. Cuando presionas el botón de detener el desplazamiento el rectángulo y la barra aparecen nuevamente. Esto no ocurre en Navega Directo.


    Este ícono aparece solo en las publicaciones y en Navega Directo. Permite visualizar las siguientes opciones:

    Permite las siguientes opciones para el texto:
    ● Alinear el texto: izquierda, centrarlo o justificarlo.
    ● Cambiar el tipo de letra.
    ● Aumentar o reducir el espacio entre las líneas.
    ● Cambiar el tamaño del texto. Afecta a todas las secciones del Blog.
    ● Ampliar el margen derecho e izquierdo.

    Permite las siguientes opciones para el color del texto:
    ● Cambiar el color de todo el texto, incluido la fecha de publicación, la categoría, los links y flechas de paginación. Si has hecho cambios de color en el TEMA, SUBTEMA y/o NEGRILLAS, al cambiar el color de todo el texto éstos no se veran cambiados. Para que tomen el color del texto general cambiado debes presionar la opción ORIGINAL en cada uno.
    ● Cambiar el color del tema.
    ● Eliminar la sombra del tema.
    ● Cambiar el color de los subtemas.
    ● Cambiar el color del texto en negrillas.

    Cambiar el color del fondo del texto.

    Reducir el tamaño de las imágenes.


    Regresa al MENU principal.

    Aparece sólo en la página de INICIO y si has entrado a ver una categoría por medio del ícono . Permite cambiar la presentación de las miniaturas.

    Te lleva a la página de INICIO.


    OTRAS CARACTERISTICAS

    ● Cuando entras a una publicación, automáticamente se guarda el punto o la pantalla que suspendiste la lectura. Esta opción es diferente a la que se describe en el siguiente ítem. Si navegas por la publicación se guardará el punto o pantalla que te quedas de la misma.

    ● Cuando guardas una publicación se guarda también el punto o pantalla que suspendiste la lectura. Es independiente a la opción del ítem de arriba. Con este método sí puedes navegar por la publicación. Para que el punto o pantalla de retorno funcione debes cargar la publicación desde la opción que aparece en el MENU en PUBLICACIONES GUARDADAS.

    ● Tienes dos formas de ver las CATEGORIAS del Blog:
    La primera es la indicada anteriormente, que se encuentra en el MENU con el ícono
    La segunda es dando click en la categoría que se encuentra en la parte última de la publicación o también al comienzo de la publicación en Navega Directo. Este método te permite ver sólo la categoría de esa publicación. Cuando das click en la imagen y en "Publicación Completa" te vas a la publicación en la misma ventana; y si das click en el título, es en otra ventana.


    OBSERVACIONES

    ● Si guardas Puntos en una publicación no debes hacer cambios en el texto, ya sea aumentando su tamaño como dando más espacio entre líneas; ya que si lo haces después de guardarlos, el retorno no va a ser el correcto. Debes hacer primero los cambios y luego guardar los puntos o pantallas.
    ● Las LISTAS en texto se actualizan cada dos o tres meses, o a su defecto, cada 100 publicaciones nuevas.

    EL GRAN TIEMPO (Fritz Leiber)

    Publicado el domingo, junio 15, 2014

    ¿Cuándo nos volveremos a encontrar nosotros tres en medio del trueno, los relámpagos, la lluvia? Cuando termine el estruendo; cuando la batalla esté perdida y ganada.
    MACBETH


    ENTRAN TRES HÚSARES


    Me llamo Greta Forzane. Mi retrato es la descripción de una chica sociable de veintinueve años. Nací en Chicago, de padres escandinavos, pero ahora me manejo fuera del tiempo y del espacio, (ni en el cielo ni en el infierno — si es que esos lugares existen —) pero tampoco en el universo o cosmos que ustedes conocen.

    Aunque no tengo la romántica fascinación de la inmortal estrella que también lleva mi primer nombre, tengo un encanto denso y directo, muy personal. Lo necesito, porque mi trabajo es estimular el retorno a la salud y la vuelta a la cordura de los soldados tan salvajemente dañados en la guerra más importante de la historia; la mayor de las guerras, la Guerra del Cambio, la guerra de los viajeros del Tiempo. Nuestra manera «doméstica» de referirnos a ella es decir que estarnos en la «Gran Hora».

    Nuestros soldados combaten volviendo atrás a cambiar el pasado o yendo hacia adelante a cambiar el futuro, para lograr que nuestros partidarios consigan la victoria final dentro de mil millones de años o más. Créanme lo que les digo, es una larga historia de destrucción y muerte.

    Ustedes no saben nada acerca de la Guerra del Cambio, pero está constantemente influenciando sus vidas y pueden haber llegado a percibir ciertos rastros sin comprenderlos plenamente.

    ¿Usted se preocupó alguna vez porque su memoria no conservaba con exactitud el recuerdo de un día para otro? ¿Tuvo temor de que su personalidad estuviera cambiando a causa de fuerzas que actuaban más allá de su conocimiento o su control? ¿Tuvo la certeza, en algún momento, de que la muerte repentina podría asaltarlo desde cualquier lado? ¿Alguna vez tuvo miedo de los fantasmas, pero no de esos que figuran en los libros, sino de los miles de millones de seres que fueron reales y concretos, y de los cuales nos zcuesta tanto creer que, simplemente, están durmiendo para siempre? ¿Se preguntó, en alguna oportunidad, qué es eso que llamamos diablos o demonios, espíritus capaces de vagar a través del tiempo y del espacio, a través de los cálidos corazones de las estrellas y del frío esqueleto del espacio intergaláctico? ¿Llegó a pensar que todo el universo podría ser un sueño loco y descabellado? Si lo hizo, significa que ha recibido algunas señales de la Guerra del Cambio.

    Cómo fui reclutada para la Guerra del Cambio, cómo se maneja ésta, cuáles son sus dos contendientes, porque usted no se entera conscientemente de nada de todo esto, y también, lo que en concreto pienso de tales asuntos, lo sabrá en el momento oportuno.

    Este lugar tan alejado del cosmos, donde yo y mis compañeros cumplimos nuestra maternal tarea, es llamado, sencillamente, El Lugar. Gran parte de mi ocupación consiste en entretener y humanizar a los Soldados recién vueltos de los combates en el tiempo. En realidad, mi título formal es el de Anfitriona, y tengo mis debilidades, como ya lo comprobarán.

    Mis compañeros son dos chicas y tres muchachos provenientes de lugares y tiempos muy variados. Formamos un equipo de trabajo bastante bueno, y, con Sid a la cabeza, nuestra Estación de Recuperación funciona relativamente bien, aunque, de tanto en tanto, tenemos nuestras preocupaciones familiares. Pero la mayoría de nuestros problemas irrumpen estruendosamente en el lugar con los abatidos soldados que, generalmente, acaban de pasar por el infierno y quieren fabricarse uno propio.

    En realidad, fueron tres Soldados recién llegados los que comenzaron lo que voy a relatar; esto que me enseñó tanto sobre mí misma y sobre todo lo demás.

    Cuando empezó la historia, yo ya había estado en la Gran Hora durante mil sueños y dos mil pesadillas y llevaba trabajando en el Lugar quinientos un mil. Esta rutina de dos pesadillas cada vez que uno recuesta su confusa cabecita es dura, pero uno trata de acostumbrarse, porque se supone que vale la pena estar en la Gran Hora.

    El Lugar está a mitad de camino (en tamaño y atmósfera), entre un amplio Club Nocturno, donde duermen las anfitrionas, y un pequeño hangar para Zeppelines que está decorado como para una fiesta, aunque acá todavía no hemos tenido ninguna.

    Si se es una anfitriona como yo, no se sale a menudo del Lugar. Salir de él, significa meterse en la fría luz de una mañana repleta de cualquier cosa, partiendo de los primeros dinosaurios, hasta llegar a los últimos hombres del espacio, ambos curiosamente parecidos entre sí, excepto en su tamaño.

    Únicamente por prescripción médica tuve asueto cósmico desde que trabajo en el Lugar; y eso significa que tuve seis breves vacaciones; por así decirlo, porque créanme, son vacaciones de campesinos, sí se tiene en cuenta lo que está ocurriendo constantemente en el Lugar. La última, la pasé en la Roma del Renacimiento donde tuve un choque con César Borgia, pero prefiero pasarlo por alto. De todas maneras, las vacaciones son para los pájaros raros, los cuales, utilizados por las Arañas para las serias operaciones de la Guerra del Cambio, quedan agotados.

    «¿Ve esos Soldados cambiando el pasado? ¡No se despegue de ellos! ¡No se meta demasiado, pero tampoco se aleje! ¡Relájese y disfrute usted también!» ¡Ah! ¡Cuándo los Soldados vienen al Lugar, el tipo de recuperación que reciben es sensacional! Entretenerlos es nuestro trabajo y, al proporcionarles un buen rato, los devolvemos felices a la acción, aunque, de tanto en tanto, puede ocurrir algo que arroje sombras tristes sobre la fiesta.

    Estoy muerta, de alguna manera, pero eso no debe preocuparles, ya que estoy lo suficientemente viva en otras. Si nos encontráramos en el cosmos, usted seguramente preferiría charlar conmigo y seducirme, antes que llamar a un policía para que hiciera lo mismo o a un sacerdote para que me rociara con agua bendita, a menos que fuera usted uno de esos reformadores empedernidos. Pero es imposible que me encuentre, porque el Bar de la calle Basin y el Prater, la Italia del siglo 15 y la Roma de Augusto (hasta que ellos las arruinaron) son mis lugares de vacaciones favoritos (¡Ah!) Y además, como dije antes, yo me mantengo lo más cerca posible del Lugar. Creo que es el lugar más hermoso en todo este mundo del Cambio. (¡Crisis! ¡No puedo ni imaginarme al Capitalismo introduciéndose aquí!).

    El caso es que, cuando todo empezó, yo estaba tamborileando con mis dedos sobre el diván próximo al piano y pensando que ya era demasiado tarde para arreglarme las uñas y que, por otra parte, ninguno de los que viniera se daría cuenta.

    El Lugar brillaba como siempre que alguien está por llegar, y el terciopelo gris del Vacío alrededor nuestro estaba cuajado de esas inquietas luces que ve uno cuando cierra los ojos en la oscuridad.

    Sid sintonizaba los controles del receptor, y el hombro derecho de su chaqueta gris trabajada en oro estaba humedecido con el sudor de su rostro, allí enjugado con bruscas cabezadas.

    Beauregard se reclinaba lo más cerca posible, sobre el otro hombro de Sid; una de sus rodillas enfundadas en pantalones blancos hundía el suave género rosado del diván de control, y no se perdía el menor revoloteo de los avezados dedos de Sid sobre los diales; Beau es copiloto además de pianista, La cara de Beau tenía el blanco mortal que debió tener allá en el Mississippi, en aquellos barcos a vapor semejantes a tortas de bodas, cuando se jugaba a las cartas en el salón de juego, todo lo que tenía y aún lo que no tenía.

    Doc está, como siempre, medio ausente, sentado el bar, con el sombrero echado hacia atrás, el manto tejido tirante, envolviéndolo; sus ojos vacíos contemplan todos los horrores que la vida en la Rusia Zarista ocupada por los Nazis puede sumar al hecho de ser un demonio borracho en el Mundo del Cambio.

    Maud, que es la Chica Mayor, y Lili, que es la Chica Nueva, estaban contando las cuentas grandes de sus idénticos collares de perlas.

    Podría decirse que somos algo flojos; pero, en realidad, el hecho de ser demonios no nos hace automáticamente esforzados ni valientes.

    Entonces la señal roja del Control Mayor se desvaneció, y la Puerta comenzó a oscurecerse en el Vacío, frente a Sid y Beau, y sentí Soplar tan fuerte los Vientos del Cambio que mi corazón detuvo sus latidos un par de veces, e inmediatamente penetraron desde el cosmos, en El Lugar, tres Soldados, golpeando fuertemente el piso mientras cambiaban sus tiempos y sus pesos.

    Vestían el traje de oficiales de Húsares tal como nos habían advertido y (¡qué alivio!) vi que el primero de ellos era Erich, mi querido comandante, el orgullo de los Hohenwalds y el Terror de las Serpientes. Atrás de él venía un romano, o algo por el estilo, de cara muy dura, y al lado de Erich, con los hombros muy juntos como si estuvieran pegados, venía un muchacho nuevo, rubio, con el rostro de un dios griego que ha estado paseando por un infierno Cristiano.

    Llevaban exactamente el mismo uniforme negro: — morriones de piel, casacas forradas con piel, botas y todo lo demás —, con calaveras blancas como emblema, en los morriones. La única diferencia entre ellos era que Erich tenía un Intercomunicador en su muñeca y el Nuevo Muchacho lucía un mitón negro en su mano izquierda, que apretaba al otro mitón mientras la mano derecha estaba tan desnuda como las de Erich y el Romano.

    Lo lograron, mozos, corazones de oro —, los alabó Sid, y Beau, esbozando una sonrisa murmuró algo cortés, y Maud empezó a repetir — ¡Cierren la puerta! — y la Nueva Chica la imitó y yo me uní a ellas, porque los Vientos del Cambio soplan como locos cuando la Puerta se abre, y hasta es imposible cerrarlas de modo tal que no se cuelen a través de ella.

    Cierren antes de que les sople arrugas en la cara —, dijo Maud con su voz de chiquilla; para quebrar el hielo; con el vestido corto y ajustado que le había copiado a la Nueva parecía una jovencita.

    Pero los tres soldados no nos prestaban atención. El Romano (recordé que su nombre era Mark) miraba hacia adelante, inexpresivo y rígido, como si le pasara algo a sus ojos, mientras Erich y el Nuevo Muchacho vociferaban acerca de un bebé, de Einstein, un palacio de verano y un endemoniado guante y de como las Serpientes habían tendido una celada en San Petersburgo. Erich lucía esa sonrisa sádica que emplea para herirme.

    El Muchacho Nuevo lagrimeaba de furia.

    — ¿Por qué demonios nos tuvo que sacar tan rápidamente de allí? Casi destrozamos completamente la Perspectiva Nevsky al disparar.
    — No sentiste sus ametralladoras, Dummkopf, cuando nos largaron la trampa demasiado pronto, ¿Gott sei Dank? — preguntó Erich.
    — Las sentí — le contestó el Nuevo — no eran capaces de dormir a un gato. ¿Por qué no nos ordenó acción?
    — Cállate; soy tu Jefe. Ya te mostraré bastante acción.
    — No lo harás. Eres un Nazi asqueroso y cobarde.
    — ¡Weibischer Englander!
    — ¡Maldito Huno!
    — ¡Schlange!

    El muchacho rubio sabía bastante alemán como para entender esta última grosería. Tiró hacia atrás su chaquetón bordeado de piel para dejar libre el brazo que manejaba la espada y se alejó de Erich, quien lo empujó hacia Beau. Al primer síntoma de pelea, Beau se había levantado del diván tan rápido y silencioso como una — no, no usaré esa palabra y saltó hacia ellos.

    — Señores — dijo cortante, tambaleándose y al par que se apoyaba en el brazo levantado del Nuevo Muchacho — ¿han perdido la cabeza? Este es El Lugar de Entretenimiento y Recuperación de Sidney Lassengham. Hay damas presentes.

    Con un despectivo gruñido, el Nuevo Muchacho lo empujó hacia un lado y empuñó su sable con la mano vacía. Beau trastabilló contra el diván, que le dio en las canillas y cayó sobre los Controles. Sid los sacó del camino como si fueran un par de radios a transistores (nada está en un sitio fijo, aquí en el Lugar) y los colocó sobre la mesita de café antes de que Beau tocara el suelo. Mientras tanto, Erich había desenfundado su sable y ya paraba y devolvía la primera estocada del Nuevo Muchacho. Escuchó el entrechocar de los aceros y el raspar de sus botas sobre el piso tachonado de diamantes.

    Beau rodó y se levantó, y sacó de entre los volados del jabot de su camisa una pistola, que yo sabía era otra arma disimulada: una ametralladora o aún una Atropos. Además de transpirar de miedo por Erich y los otros, algo más me aterraba: nuestros nervios deben estar tan sensibilizados como los de los Soldados; esto, probablemente, comenzó cuando las Arañas cancelaron todas las salidas cósmicas, hace veinte sueños.

    Sid arrojó sobre Beau su mirada de mando y lo increpó: — ¡Yo manejaré esto, camorrero hijo de puta! — y se volvió hacia el Control Menor. Me di cuenta de que la señal de alarma del Mayor adquiría un rojo tranquilizador y consideré llegado el momento de agradecer a Mama Devi que la Puerta estuviera cerrada.

    Maud saltaba de un lado a otro; alegre por algo que, apuesto, ella misma no sabía qué era. La Chica Nueva estaba muy blanca y vi entonces que los sables se cruzaban cada vez más empeñosamente. Erich fustigó y fustigó al muchacho rubio sin cesar hasta que en su mejilla gotearon un par de gotas rojas. El rubio atacó fieramente. Erich retrocedió de un salto y, al minuto siguiente, los dos flotaban indefensos en el aire, contrayéndose como si tuvieran calambres.

    Enseguida me di cuenta de que Sid había cerrado la gravedad en la Puerta y Compartimientos del Lugar, dejándonos a los otros firmes sobre nuestros pies en los sectores de Descanso y Cirugía. El Lugar tiene gravedad seccionada, para manejar a nuestros pimpollos Extraterrestres; esos locos ETs que a veces llegan delirantes para su recuperación, en tandas muy mezcladas.

    Desde su posición central Sid les habló, bastante amable pero con gravedad: — Está bien, compañeros, ya se han divertido. Ahora arrojen esas espadas.

    Durante un segundo, más o menos, los dos húsares se siguieron contorsionando a la deriva. Erich se rió ásperamente y obedeció sin dificultad, ya que está habituado a la libre caída. El rubio cesó sus contorsiones, vaciló mientras miraba hacia Erich y se las arregló para meter el sable en la vaina, aunque dio una pequeña voltereta al hacerlo. Entonces Sid Conectó de nuevo la gravedad para ellos, lentamente, para que no se golpearan al aterrizar.

    Erich se río, esta vez con suavidad, y se encaminó vivamente hacia nosotros. Detuvo su andar. para palmear la espalda del Nuevo Muchacho, al tiempo que le decía, mirándole la cara:

    — Ahora te has ganado una linda cicatriz.

    El otro no se movió ni miró a Erich, que siguió su camino. Sid corrió hacia el Nuevo y al cruzarse con Erich, le dijo alegremente, señalándolo con su índice.

    — Atorrante —. Al instante abracé a Erich y le dije — Hombre, estás en casa —, y él me besó y abrazó quebrándome las costillas y diciendo — ¡Liebchen! ¡Doppchen! exclamaciones que me encantan porque lo amo de verdad y soy una buena amante y soy, también, tan Partida doble como él.

    Nos habíamos separado para respirar — ¡que dulces parecían sus ojos azules en su cara cansada! — cuando oímos un ruido sordo detrás de nosotros.

    Al aflojarse la tensión, Doc se había caído de la banqueta del bar y su galera le tapaba los ojos. Cuando nos volvimos para hacerle burla, Maud chilló y vimos al romano dirigirse derecho hacia el Vacío; en su firme marcha no adelantaba un solo paso — como sucede — y su uniforme negro se fundía en aquel gris increíble.

    Maud y Beau corrieron a pescarlo de vuelta. lo cual puede ser delicado. El flaco jugador fue, una vez mas, todo cortesía y eficiencia. Sid lo supervisaba desde lejos.

    — ¿Qué le pasa? — pregunté a Erich.

    Se encogió de hombros — Exceso de shock de Cambio. El estaba muy cerca de las ametralladoras. Su caballo casi lo tira. Mein Gott, hubieras visto San Petersburgo, Liebchen: la Perspectiva Nevsky, los canales que volaban como alfombras de cielo celeste, una tropa de caballería vestida de azul y oro que se cruzó, disparatadamente, en nuestra huida; hermosas mujeres con pieles y plumas de avestruz, un monje con un gran trípode y la cabeza cubierta por una caperuza; me daba horror ver todos esos zombies relampagueando alrededor mío, contemplándome fijamente con esa mirada vacía que tienen y sabiendo — como dijo el fotógrafo — que algunos de ellos podrían ser Serpientes.

    Nosotros, en la Guerra del Cambio, estamos del lado de las Arañas, los otros son las Serpientes, y ambos, Arañas y Serpientes, somos Partida dobles y también Demonios, ya que hemos sido abstraídos de nuestros destinos en el cosmos. El destino de cada uno es todo lo que sucede desde que nace hasta que muere.

    Somos Partida dobles porque podemos operar dentro y fuera del cosmos, y, Demonios, porque, a diferencia de los Espectros, estamos razonablemente vivos. Nosotras y los Soldados somos todos Demonios y Partida dobles, no importa en cual de ambos bandos estemos enrolados, aunque dicen que los Lugares de las Serpientes son horribles. Los Zombies son tipos muertos, cuyos destinos yacen en eso llamado pasado.

    ¿Qué estaban haciendo ustedes en San Petersburgo antes de la emboscada? — le pregunté a Erich —. Por supuesto, si puedes contármelo.

    ¿Por qué, no? Estábamos raptando al pequeño Einstein de entre las Serpientes, en 1883. Sí, Liebchen, las Serpientes nos los habían robado sólo unos cuantos sueños antes, comprometiendo toda la victoria del Oeste sobre Rusia.

    Lo cual brindó a vuestro queridito Hitler el mundo en una bandeja durante cincuenta años y logró que sus brillantes tropas me amaran hasta la muerte durante la Liberación de Chicago.

    Pero nos conduce a la victoria final de las Arañas y del Oeste sobre las Serpientes y el Comunismo. Liebchen, recuerda todo esto. De todas maneras, nuestra alarma no funcionó. Las Serpientes tenían apostados más guardias que habitualmente y nosotros no estábamos prevenidos. Fue una confusión inmensa. Sin duda Bruce perdió la cabeza, aunque esto no lo disculpa.

    — ¿El Muchacho Nuevo? — pregunté: Sid no se había acercado a él; que todavía permanecía con ojos de rabia donde lo había dejado Erich, como una oscura columna de vergüenza y furia.

    ¡Ja!, un teniente de la Primera Guerra Mundial. Un inglés.

    Me di cuenta — contesté a Erich. ¿Es realmente afeminado?

    ¿Weibischer? — sonrió — De alguna manera tenía que llamarlo cuando me dijo cobarde. Pero llegará a ser un buen soldado. Lo único que necesita es algo más de entrenamiento.

    Ustedes los hombres son tan originales cuando pelean — bajando un poco la voz, continué — no debiste ir tan lejos y llamarlo Serpiente, Erich, querido mío.

    ¿Schlange? — Se le retorció la sonrisa. ¿Quién conoce la verdad entre nosotros? Cómo acaba de enseñármelo San Petersburgo, los espías de las Serpientes se nos están adelantando cada vez más — Sus ojos azules no eran dulces ahora — ¿No serás tú, Liebchen, realmente, nada más que una buena y leal Araña?

    — ¡Erich!
    — Bueno, me excedí otra vez, lo mismo que con Bruce. Creo que todos estamos sobreexcitados estos días.

    Maud y Beau llevaban al Romano hacia un diván. Maud cargaba la mayor parte de su peso, Sid supervisaba y el Muchacho Nuevo seguía malhumorado consigo mismo. La que, por supuesto, debía estar con él, era la Nueva Chica, pero como no la vi por ningún lado, pensé que se había ido al toilete, para pasar allí el mal momento que padecieron sus nervios como consecuencia de lo ocurrido.

    — El Romano parece estar bastante mal, Erich, — dije.

    Oh, Mark es fuerte. Tiene lo que su pueblo llama «virtud». Y nuestra pequeña estrellita lo volverá a la vida, si es posible eso y si puedes llamar a esto vida — completé, dudosa.

    Tenía razón. Maud tenía cincuenta años de experiencia psicomédica del siglo 23. El caso debió ser para Doc, pero él estaba fuera del asunto por cincuenta tragos.

    Maud y Mark, va a ser un experimento interesante — dijo Erich —. Me recordará a los de Goering con hombres helados y muchachas gitanas desnudas.

    Eres un sucio nazi. Ella va a emplear, si es que sé algo de todo esto, electroforesis y sugestión profunda.

    ¿Cómo vas a saber lo que pasará, querida, si, como percibo, ella corre las cortinas del diván?

    — Dije nazi sucio y lo repito.

    Exactamente. — Golpeó sus tacos y se inclinó ligeramente — Erich Friederich von Hohenwald, subteniente del Ejército del Tercer Reich. Caído en Narvick, donde fue reclutado por las arañas. Vida prolongada por un Gran Cambio después de su primera muerte y, según un último informe, Comandante de Toronto, donde mantiene amplias granjas de bebés para proveerse de carne para sus desayunos, según los informes de los espías ultrasecretos. A sus órdenes.

    ¡Oh, Erich! ¡todo es tan horrible! — dije, mientras tocaba su mano y recordaba que él era uno de los infelices Resucitados muy poco antes de su muerte, y, en su caso, debido a que esa muerte fue adelantada para después de su Resurrección, por un Gran Cambio. Y, como puede fácilmente imaginar cualquier Demonio, o saberlo por propia experiencia, es infernal recordar el propio futuro, y lo óptimo es que sea lo más corto posible el tiempo que media entre tu Resurrección y tu muerte en el cosmos. La mía, gracias a Bab—ed—Din, fue una rápida acción de diez minutos en la calle North Clark.

    Erich puso la otra mano suavemente sobre la mía. — Cosas de la Guerra del Cambio, Liebchen. Por lo menos, soy un soldado y a veces me asignan misiones en el futuro, aunque, realmente, no sé porqué tenemos esa manía de volver allá con nuestras personalidades futuras. ¡La mía es la de un estúpido y débil Obersty y según los voyageurs, terriblemente indignante! Pero verlo con cierta perspectiva me ayuda y al menos vuelvo con alguna regularidad al cosmos, Gott sei Dank, así que estoy un poco mejor que ustedes, las anfitrionas.

    Yo no dije en voz alta lo que pensaba o sea, que un cosmos Cambiante es peor que ninguno, pero me sorprendí enviando una plegaria a Bonny Dew (Buen Dios) por el descanso del alma de mi padre, sobre cuya sepultura soplen suavemente los Vientos del Cambio, y allí, en ese hermoso lugar gris que es el cementerio de Woodland, permanezca Anton. A. Forzane, profesor de fisiología, nacido en Noruega y muerto en Chicago.

    Está bien, Erich, nosotros las anfitrionas, también tenemos mitones. Me miró con el ceño fruncido, como si sospechara que yo no estaba del todo bien.

    ¿Mitones? — dijo —. ¿Qué quieres decir? Yo no uso ninguno. ¿Quieres decir algo de los guantes de Bruce que, ahora recuerdo, parecen molestarlo a él también por alguna razón? No, en serio, Greta. ¿Por qué ustedes, las anfitrionas, van a necesitar mitones?

    — Porque a veces tenemos frío. Por lo menos yo. Tengo mitones, como ya te dije. Una tenue lucecita iluminó su cara de prusiano. Murmuró:

    Tengo mitones Gott mit und… Dios con nosotros. Y, suavemente rugió: — Greta, no sé cómo tolero la forma en que destrozas una gran lengua para hacer chistes baratos.

    — Tienes que tomarme tal como soy, con mitones y todo, gracias al Buen Dios — le dije y expliqué — Bonny Dew, en francés le Bon Dieu, el Buen Dios; no me pegues, o no te contaré ninguno de mis secretos.

    Se río débilmente, como si se estuviera muriendo.

    — Anímate, — dije — no estaré aquí siempre, y hay lugares peores que El Lugar.

    Cabeceó de mala gana y miró alrededor — Sabes, Greta, si me prometes no hacer ningún mal chiste, te contaré algo: cuando estoy en el frente, me imagino que pronto volveré al teatro a hacerle la corte a la famosa bailarina Greta Forzane.

    Estaba en lo cierto con eso del teatro. El Lugar es un teatro circular con el Vacío como auditorio, y su gris, ese tan especial gris del Vacío, apenas alterado por las pantallas que ocultan Cirugía (¡Ugh!), el descanso y los almacenes. Entre los dos últimos está el bar, la cocina y el piano de Beau. Entre Cirugía y el lugar donde, generalmente, aparece la Puerta, están las bibliotecas y los taburetes de la Galería de Arte. El diván de control se encuentra en el centro del escenario. Distribuidos alrededor, a conveniente distancia uno de otro, hay seis grandes divanes bajos, uno de los cuales tiene ahora sus cortinas corridas, que resaltan sobre el gris, y varias mesas pequeñas. Parece un escenario de ballet, y los trajes locos y los personajes extraños que aparecen, no destruyen esta ilusión. Seguramente Diaghilev hubiera contratado, a primera vista, a la mayoría de ellos, para su Ballet Ruso, sin preguntarles siquiera si tenían tiempo para dedicar a la música.

    La semana pasada en Babilonia, La noche pasada en Roma.
    HODGSON


    UN GUANTE DE LA MANO DERECHA


    Beau se había ido detrás del bar y conversaba tranquilamente con Doc, pero sus ojos estaban en cualquier parte, y se veía tan pálido y profesional que pensé — ¡Damballa! estoy en el Barrio Latino. No podía ver a la Nueva Chica. Sid estaba, por fin, con el Muchacho Nuevo, después del alboroto con Mark. Me hizo una seña y me dirigí hacia ellos con Erich a cuestas.

    Bienvenido, dulce compañero. Tu anfitrión es Sidney Lessingham quien, además es inglés. Nacido en 1584 en Kings Lynn, educado en Cambridge, pero Londres fue para mí la vida y la muerte, aunque sobreviví a Bessie, Jimmie, Charlie y casi a Ollie. ¡Y qué vida!. Alternativamente cura, espía, delator (esas dos últimas profesiones marchan muy bien juntas), poeta de poco monta, pordiosero y mercachifle en comarcas de resurrección. ¡Beau Lassiter, nuestras gargantas están resecas!

    Al oír la palabra poeta, el Muchacho Nuevo lo miró con la expresión de quien ha sido obligado a ello.

    Y para entretener tu garganta mientras esperas la bebida, dulce y valeroso galán, seré tan audaz que adivinaré y responderé a una de tus preguntas — siguió parloteando Sid —. Sí, conocí a Will Shakespeare — éramos contemporáneos — y era un bribón tan tímido y modesto que todos nos preguntábamos si él realmente habría escrito las obras. ¡Perdóname pero, a fe mía, ese rasguño debe ser curado.

    Entonces vi que la Nueva Chica no había perdido la cabeza sino que había ido a Cirugía (¡Ugh!) para traer una bandeja de primeros auxilios.

    Acercó un esparadrapo a la mejilla del Nuevo Muchacho tratando de limpiarla, y diciendo, temblorosa: — Si yo pudiera… — Su sentido de la oportunidad falló. Las últimas palabras de Sid y la proximidad de Erich habían oscurecido la cara del joven Soldado y con rabia apartó el brazo de ella sin mirarla siquiera. Erich me apretó el brazo. La bandeja cayó al suelo, y una de las bebidas que traía Beau casi la sigue. Desde la llegada de la Nueva Chica, Beau había considerado que ella era una responsabilidad suya, aunque no creo que hubieran llegado todavía a un acuerdo. Beau estaba especialmente abocado a ello, si se considera que yo estaba íntima con Sid entonces, y Maud con Doc, siempre tan afecta ella a los casos difíciles.

    Tranquilo ahora muchacho, y se amable, — atronó Sid, disparando nuevamente a Beau una mirada que significaba: ¡Aguanta! — Ella es sólo una pobre pagana que trata de aliviarte. ¡Villano!, trágate tu ira y, a lo mejor se transformará en poesía. ¡Ah! ¡te toqué! Confiesa, eres un poeta.

    Con Sid no hay nunca lugar a dudas, pero, por un momento, olvidé mi psicología y me pregunté si sabía con su extremada percepción lo que estaba haciendo.

    Está bien, soy un poeta — rugió el Nuevo —. Condenados Zombies, yo soy Bruce Marchant. Soy un poeta en un mundo en el que ni siquiera los versos del Rey James y los de vuestro apreciado Will, del cual os mofáis, están a salvo del fango de las Serpientes y de las largas patas de las Arañas. Cambiar nuestra historia, robar nuestras certidumbres, proclamar que está marchito todo lo conocido, todo lo mejor intencionado, todo lo que servía; ¿adónde nos lleva todo esto? ¡A este maldito guante de AV!

    Levantó su mano enguantada de negro, en la que aún sostenía el otro guante y la agitó.

    — ¿Qué hay de malo en el Guante de Araña Valerosa, corazón de oro? — preguntó Sid —. Sé amable, dínoslo — Erich, mientras tanto, reía diciendo — Considérate afortunado, Kamerad. Mark y yo no tenemos ningún guante de esos.
    — ¿Qué tiene de malo? — bramó Bruce — ¡Estos condenados son los dos de la mano izquierda! — Y los arrojó contra el suelo.

    Todos gemimos sin poder evitarlo. Nos dio la espalda y empezó a caminar pisando fuerte, aunque adiviné que no llegaría al Vacío. Erich me apretó el brazo y dijo, riendo: —Mein Gott, Liebchen ¿qué te he dicho siempre de los Soldados? Mayor es la pena, menor es la causa. ¡Es infalible!

    Había uno de nosotros que no reía. Desde el momento en que la Nueva Chica oyó el nombre de Bruce Marchant tenía la mirada de quien ha recibido un sacramento. Me alegré de que se interesara por algo porque, hasta entonces, parecía bastante decaída. Aunque había llegado al Lugar con la recomendación de haber sido una tipa colosal en el Londres y la Nueva York de los años veinte. Nos miró desaprobadoramente, mientras juntaba la bandeja y las cosas y no olvidó el guante, que colocó en el centro de aquella como si fuera santa reliquia.

    Beau se le cruzó y trató de hablarle, pero ella pasó ignorándolo y de nuevo él no pudo hacer nada a causa de la bandeja que llevaba en las manos.

    El se volvió y dio cuenta rápidamente de los tragos que tenía servidos.

    A mi vez, tragué bastante saliva, porque vi a la Nueva cruzando la mampara de Cirugía, y odio recordar que existe ese lugar; y me alegro de que Doc esté demasiado borracho para usarlo, ya que algunas de las técnicas quirúrgicas de los Aracnoides son realmente enfermantes, como lo se muy bien por la experiencia personal que consta en el número uno de mi lista de «cosas para olvidar».

    Para entonces, Bruce había vuelto hacia nosotros, diciendo con dura voz estudiada: Vean, no es por este condenado guante en sí, y ustedes bien lo saben, condenados Demonios.

    ¿Qué es, entonces, noble corazón? — preguntó Sid, mientras su barba rubio ceniza aumentaba el efecto de inocente afabilidad.

    Es el principio de todo este asunto, — dijo Bruce, mirando incisivamente a su alrededor; pero ninguno de nosotros insinuó una sonrisa —. Es esta inmunda ineficiencia y muerte del cosmos — y no digan no es cierto — enmascarada como benigna y omnisapiente autoridad. Las Arañas (y nosotros, al fin de cuentas no sabemos quienes son); es sólo un nombre; sólo vemos agentes como nosotros — las Arañas, nos sacan de las tranquilas tumbas de nuestros destinos…

    ¿Y es malo eso, muchacho?… — murmuró Sid, con cara ingenua y seria al mismo tiempo.

    Y nos Resucitan, si pueden y nos dicen que tenemos que luchar contra otra fuerza que también viaja en el tiempo, llamada las Serpientes — sólo un nombre, también — que se dedica a pervertir y esclavizar todo el pasado, el presente y el futuro del cosmos.

    — ¿Y no es así, muchacho?

    Antes de darnos cuenta, antes de estar enteramente despiertos, somos Reclutados para la Gran Hora y empujados dentro de túneles y cuevas fuera de nuestro tiempo y de nuestro espacio, estas miserables letrinas, estas inmundas madrigueras — no quiero ofender a este Lugar — que las Arañas han creado, tal vez mediante gigantescas implosiones, pero nadie lo sabe con certeza, y luego somos enviados a toda clase de misiones hacia el pasado y el futuro para cambiar la historia de manera que — se supone —, terminará con las Serpientes.

    — Es verdad, muchacho.

    Y, desde entonces, la marcha se hace tan quemante y pesada, los shocks vienen tan rápido, nuestras emociones se retuercen en tantas direcciones, nuestra metafísica pública y privada se distorsiona tan insanamente y tenemos que atar en esos nudos tan sangrientos los más profundos hilos de realidad, que nunca podemos tener las cosas claras.

    Todos nosotros sentimos eso, muchacho — dijo sobriamente Sid; Beau sacudió su muerta y pulida cabeza. — Deberías haberme visto, Kamerad, durante mis primeros cincuenta sueños —, agregó Erich; mientras yo añadía — También nosotras las chicas, Bruce.

    Oh, ya se que lograré endurecerme. No creo que no pueda. Pero no es eso, — dijo duramente Bruce —. Y no me importarían la confusión personal, el desastre a que se ve reducido mi espíritu, ni me importaría, aún, rehacer la historia y destruir las una vez llamadas imperecederas bellezas del pasado, si yo creyera que es para algo mejor. Las Arañas nos aseguran que para vencer a las Serpientes es primordial que Occidente venza por último a Oriente. ¿Pero qué hacen para lograrlo? Les daré algunos hermosos ejemplos: Para estabilizar el poder en el Mundo Mediterráneo primitivo, construyeron Creta a expensas de Grecia, haciendo de Atenas una ciudad fantasma, de Platón, un fabulista trivial y colocaron toda la cultura griega en un nivel bajísimo.

    ¿Tienes tiempo para la cultura? — me escucho decir, y tapo mi boca con la mano en gentil desaprobación.

    Pero tu recuerdas los Diálogos, muchacho — observó Sid —. Y no te alinees contra Creta que tengo una encantadora amiga tunecina.

    ¿Por cuánto tiempo recordaré los Diálogos de Platón? ¿Y quién lo hará después que yo? — desafió Bruce —. Aquí les doy otro ejemplo: Las Arañas quieren una Roma poderosa y, hasta la fecha, la han ayudado tanto que sucumbe ante una hoguera de invasiones Germanas y Persas, pocos años después de la muerte de Julio César.

    Esta vez fue Beau quien arremetió. La mayoría de nosotros es afecto a estas discusiones en el lugar.

    Olvida usted mencionar, Señor, que la última caída de Roma fue debida a la Triple Alianza Impía que las Serpientes fomentaron entre el Mundo Oriental Clásico, la Cristiandad Mahometanizada y él Cristianismo Marxista, tratando de pasar la antorcha del poder hacia el futuro por medio de Bizancio y la Iglesia Oriental, sin dejarla rozar siquiera las manos de las Arañas de Occidente. ¡Este, Señor, es el plan de Tres Mil Años de las Serpientes contra el que estamos luchando, esforzándonos por revivir las glorias de Roma.

    Esforzándonos es la palabra adecuada — interrumpió Bruce —. Todavía tengo otro ejemplo más. Para derrotar a Rusia, las Arañas mantuvieron a Inglaterra y América fuera de la Segunda Guerra Mundial, logrando así una invasión Nazi del Nuevo Mundo y un Imperio Nazi que iba desde las minas de sal Siberia hasta las plantaciones de Iowa, desde Nizhni Novgorod hasta Kansas City!

    Calló y mis cabellos se erizaron. Detrás de mi, alguien cantaba con una voz horrible, de ultratumba, que sonaba como pisadas sobre la nieve helada.

    — Salz, Salz bringe Salz. Kein Peitsch, gnädige Herren, Salz, Salz, Salz, Salz.

    Me di vuelta y allí estaba Doc, valseando hacia nosotros con pequeños pasitos, inclinándose tanto que los bordes de su manto tocaban el piso; mirándonos sin ver, la cabeza ladeada.

    Me acordé, pero Erich tradujo despacio: — Sal, sal, traigo sal. No castiguen con el látigo, misericordiosos Señores. Está hablando en mi lengua natal a mis compatriotas —. Doc ha pasado sus últimos meses en una mina de sal dirigida por Nazis.

    Aquel nos vio y volvió en sí y enderezó cuidadosamente su galera. Frunció duramente el entrecejo, mientras mi corazón latía violentamente. Después su cara se ablandó, se encogió de hombros y murmuró:

    — Nichevo.

    Y no importa Señor — tradujo Beau, pero dirigiéndose a Bruce: — Es verdad, grandes civilizaciones han sido oscurecidas o destruidas por la Guerra del Cambio. Pero otras han florecido. Al comienzo de 1870, yo viajaba por el Mississippi que aún no había conocido las cañoneras de Grant. Estudié piano, lenguas y las leyes de ese entonces con los más grandes maestros europeos de la Universidad de Vicksburg.

    Y piensas que tu miserable cultura de sureño es una compensación por… — comenzó Bruce, pero Sid interrumpió oportunamente —: te imploro, compañero; nada de eso. Las naciones son tan semejantes como los borrachos o los locos, y bebería hasta morir si alguien discutiera eso conmigo. Escucha una razón: las naciones no son tan débiles como para encogerse y desaparecer al primer encontronazo con su pasado; no, ni en lo más mínimo. Las naciones son monstruos, muchacho, con tripas de hierro y nervios de acero. No desperdicies tu compasión en ellas.

    Verdaderamente, Señor — afirmó Beau hiriente y frío por el ataque contra su Gran Sur —. La mayoría de nosotros entró en la Guerra del Cambio con la falsa concepción metafísica de que el menor cambio en el pasado — un grano de polvo mal colocado llegaría a transformar todo el futuro. Pasó bastante tiempo antes de que aceptáramos con nuestra inteligencia — así como con nuestro entendimiento — la ley de la Conservación de la Realidad; aquella que dice, que cuando el pasado se cambia, el futuro cambia sólo lo necesario y suficiente para admitir el nuevo dato. Los Vientos del Cambio encuentran siempre la máxima resistencia. De no ser así, la primera operación en Babilonia hubiera borrado Nueva Orleáns, Sheffield, Stuttgart y el pueblo natal de Maud Davies, Ganimede!

    »Observa como el vacío dejado por el colapso de Roma fue llenado por los germanos imperialistas y cristianizados. Solamente un Demonio experto en historia puede decir cuál es la diferencia existente en casi todas las épocas entre los primitivos latinos y la actual Iglesia Católica Gótica. Como usted mismo, señor, dijo de Grecia; es como si una antigua melodía fuera transportada a una clave ligeramente diferente. En el despertar de un Gran Cambio, se transponen culturas e individuos, es cierto, pero en lo mas importante continúan siendo lo que eran, excepción hecha de unos pocos accidentes infortunados de número estadístico insignificante.

    — Está bien, sabios malditos. Quizás llevé las cosas demasiado lejos — refunfuñó Bruce. Pero si lo que quieres es variedad, piensa un poco en los podridos métodos que utilizamos en nuestra hermosísima Guerra del Cambio. Envenenar a Churchill y Cleopatra. Raptar a Einstein cuando era un bebé.
    — Las Serpientes lo hicieron primero — le recordé.
    — Sí, y nosotros las copiamos. ¿Qué quiere decir eso acerca de nuestros recursos? replicó, (disentía como una mujer). — Si necesitábamos a Einstein ¿por qué no lo resucitamos y pactamos con él como hombre?

    Beau respondió, sirviendo su cultura en rodajas todavía más gruesas: — Pardonnez—moi, pero cuando hayas gozado de tu status de Partida doble durante un soupon más, comprenderás que los grandes hombres rara vez pueden ser Resucitados. Su ser está demasiado cristalizado, señor; sus destinos son excesivamente resistentes.

    Discúlpame, pero creo que todo eso está podrido. Lo que pienso es que los grandes hombres rehúsan hacer un trato con las Serpientes y también con nosotras, las Arañas. Rechazan la Resurrección al precio que se les ofrece.

    Hermano, no son tan grandes como para eso —, suspiré, mientras Beau se escurría diciendo: Sea como fuere, usted, Señor, aceptó la Resurrección; y, al hacerlo, tiene obligaciones, a las que un caballero debe hacer honor.

    Sí; yo acepté la Resurrección — dijo Beau, con una mirada feroz —. Cuando ellos me sacaron de mi línea en Passchendaele en el 17, diez minutos antes de mi muerte, me aferré a la oferta de vida como un borracho se aferra a la bebida a la mañana siguiente. Pero, aún entonces, yo creía ver una oportunidad para deshacer los errores históricos, para trabajar por la paz —. Su voz se volvía cada vez más salvaje y marginada de nuestro círculo, pude ver a la Nueva Chica contemplándolo con adoración — ¿Pero para qué me querían las Arañas? Sólo para pelear en nuevas guerras, más y más crueles y repulsivas; ampliar la cosecha de la muerte en cada Gran Cambio; trabajar por nuestra parte, cada vez más cerca de la muerte del cosmos.

    Sid tocó mi muñeca y, como Bruce Seguía enfureciéndose, susurró en mi oído: — ¿Qué clase de trago piensas tú que gustará y aplacará a este bastardo de cerebro de fuego? Si me amas, descúbrelo.

    Le respondí susurrando sin sacar tampoco mis ojos de Bruce:

    — Conozco a alguien que será feliz dándole la clase de trago que él quiera.
    — ¿La Nueva Chica, querida? Está bien. Este bribón habla como un ángel enfurecido y llega a tocar mi corazón y eso no me gusta.

    Bruce estaba diciendo, con voz enronquecida pero cada vez más fuerte: — Y así, somos enviados a operaciones en el pasado, y de cada una de esas operaciones los Vientos del Cambio soplan hacia el futuro, suave o fuertemente, de acuerdo a la resistencia que sienten; a veces, rozándose unos con otros, y cualquiera de esos Vientos puede arrojar la fecha de nuestra verdadera muerte más allá de la fecha de nuestra Resurrección, y, en ese instante, aún aquí, fuera del cosmos, podemos desmoronarnos, pudrimos, deshacernos y desaparecer. El viento con nuestro nombre puede estar lamiendo la Puerta.

    Al oír esto, los rostros se endurecieron, porque es muy malo nombrar a la Muerte del Cambio, y Erich gritó: — Haits Maul, Kamerad. ¡Siempre hay otra Resurrección!

    Pero Bruce no cerraba la boca. Dijo: — ¿Hay otra? Sé que las Arañas la prometen pero aún cuando ellos vuelvan todo hacia atrás y arranquen otro Partida doble de mi destino, ¿seré yo ese nuevo? —. Golpeó su pecho con la mano desnuda — No lo creo y aún si lo fuera, y tuviera la conciencia intacta ¿porqué y para qué habrían de Resucitarlo otra vez?

    Solamente para luchar en nuevas guerras y enfrentar una vez más a la Muerte del Cambio, para complacer a un poder omnipotente tan condenadamente ineficaz que no puede proveer a un pobre Soldado extraído del barro de Passchendaele; a un miserable Comando del Cambio, a un infeliz Recuperado dejado de la mano de Dios, de un equipo apropiado!

    Y extendió hacia nosotros su desnuda mano derecha, con los dedos ligeramente separados, como si fuera la cosa más increíble y necesitada de compasión del mundo.

    El sentido de la oportunidad que tenía la Nueva Chica era perfecto. Cruzó entre nosotros y, antes de que él pudiera mover un dedo, se los cubrió con un guante negro que, según todos pudimos observar, calzaba a su medida exactamente.

    Esta vez, nuestra risa triunfó. Nos relajamos, bebimos los tragos servidos; nos palmeamos las espaldas unos a otros varias veces.

    — Ach, der Handschuh, Liebchen ¿Dónde lo consiguió? — murmuró Erich en mi oído.

    Probablemente lo dio vuelta del revés, transformando el izquierdo en derecho, yo lo hice una vez —, respondí.

    — Hacerlo hubiera mostrado el interior del género — objetó él. — Entonces no sé — dije — tenemos todo tipo de cosas en nuestros almacenes.

    No importa, Liebchen — me aseguró —, Ach, der Handschuh! — Mientras tanto, Bruce permanecía de pie, admirando el guante, moviendo un poquito los dedos y la Nueva Chica lo miraba como si él estuviera comiendo una torta hecha por ella.

    Cuando se calmó la histeria general, él le dijo, con una gran sonrisa: — ¿Cuál habías dicho que era tu nombre?

    Lili — dijo ella —. Y créanme, desde entonces, ella fue un lirio para mí, por la forma en que manejó a ese lunático.

    Lilian Foster — explicó ella —. Yo también soy inglesa Mr. Marchant y he leído no sé cuántas veces «La fantasía de un joven».

    ¿Lo leíste? No es bueno. Pertenece a mi época de Cambridge. En las trincheras trabajé en unos poemas bastante mejores.

    No diga eso. Pero me encantaría oír los poemas nuevos. Oh, Mr. Marchant, qué extraño me resultó oírlo decir «Passiondale».

    — ¿Puedo preguntarle por qué? — Porque así es como yo lo pronuncio. Pero me fijé y es más parecido a Pasken—da—luh.

    ¡Bendita seas! Todos los tommies la pronuncian Passiondale, así como dicen Wipers en vez de Ypres.

    ¡Qué interesante! Sabe, Mr. Marchant, me pregunto si no habremos sido reclutados en la misma operación, en el verano de 1917. Tenía que ser enviada a Francia como enfermera de la Cruz Roja pero no lo hicieron debido a mi edad.

    ¿Qué edad tenías — tienes? Bueno, es lo mismo.

    — Diecisiete.
    — Diecisiete en el diecisiete —, murmuró Bruce, con los ojos en blanco.

    Era realmente un diálogo cursi, y no me molestó la sarcástica mirada de soslayo de Erich, que parecía decirme: ¿No es hermoso, Liebchen, que Bruce tenga esta tonta colegiala inglesa para entretenerlo cuando no está en el frente?

    De todas maneras, mientras yo observaba a Lili con sus oscuras patillas, y su collar de perlas y su vestidito gris que apenas le llegaba a las rodillas, y a Bruce acercarse tosca y tiernamente a ella con su increíble traje de húsar, comprendí que estaba asistiendo al nacimiento de algo que yo había perdido, desde que unos años antes de entrar en la Gran Hora, Dave había muerto combatiendo a Franco, el tipo de cosa que me podría haber hecho desear que hubiera niños en el Mundo del Cambio. Me pregunté porqué nunca había tratado de hacer algo para lograr la Resurrección de Dave; y pensé de inmediato: no, todo cambió, yo he cambiado, mejor que los vientos del Cambio no perturben a Dave.

    — No, yo no morí en 1917, entonces fui Reclutada — le estaba diciendo Lili a Bruce. — Por mis ropas puede darse cuenta de que viví durante los años veinte. Pero mejor no hablemos de eso, ¿quiere? ¡Oh, Mr. Marchant! ¿Podrá usted recordar esos poemas que comenzó en las trincheras? No puedo imaginar que sean mejores que ese soneto que terminaba así: «La rama se mueve con el viento, la noche es profunda. Mira a las estrellas, pobre mono, y duérmete».

    Esto casi me hace gritar — qué clase de monos somos, pensé, — a pesar de que soy la primera en admitir que el mejor verso para dedicarle a un poeta es uno que sea suyo, en la medida de lo posible. Decidí que podía olvidarme con absoluta tranquilidad de nuestros pequeños ingleses y dedicarme a Erich o a quien me necesitara.

    El infierno es el lugar para mi. Porque al infierno van primorosos sacerdotes, y los excelentes caballeros, muertos en torneo o en alguna gran guerra, los bravos soldados y los galantes gentileshombres. Con ellos iré yo. También van allí damas encantadoras que tienen, a la par de su señor, dos o tres amantes Allí van el oro y la plata, la cibelina y el armiño. Allí van los arpistas y los trovadores y los reyes de la tierra.

    El infierno es el lugar para mi. Porque al infierno van primorosos sacerdotes, y los excelentes caballeros, muertos en torneo o en alguna gran guerra, los bravos soldados y los galantes gentileshombres. Con ellos iré yo. También van allí damas encantadoras que tienen, a la par de su señor, dos o tres amantes. Allí van el oro y la plata, la cibelina y el armiño. Allí van los arpistas y los trovadores y los reyes de la tierra.
    AUCASSIN


    NUEVE PARA UNA FIESTA


    Cambié mi trago por otro nuevo que tomé de la bandeja que pasaba Beau.

    El gris del Vacío comenzaba a hacerse agradable, como una cálida neblina en la cual flotaran millones de diamantes pequeños. Doc estaba pomposamente sentado en el bar, con un humeante vaso de té, en el que acababa de verter el contenido del vaso que dejara en el piso. Sid estaba hablando con Erich y riendo al mismo tiempo, y me dije que la cosa empezaba a parecerse a una fiesta, pero que algo le faltaba aún.

    No era nada que tuviera que ver con el Control Mayor; su señal lucía permanentemente roja, como un amable fuego hogareño en medio del racimo de diales que abarcaban todos los controles, exceptuando al solitario y temido dial de Introversión, que no se tocaba jamás.

    Entonces se movieron las cortinas del diván de Maud y vimos a ella y al romano tranquilamente sentados uno al lado del otro.

    Él miraba hacia abajo, hacia sus brillantes botas y negros pantalones, como si se acabara de despertar y no pudiera creerlo enteramente, y dijo, «Omnia mutantur, nos et mutamur in illis», y yo levanté interrogativamente mis cejas hacia Beau, que se llevaba la bandeja y tradujo, orgulloso del viejo Vicksburg: «Todas las cosas cambian y nosotros cambiamos junto con ellas». Entonces Marco echó una mirada sobre nosotros; y puedo asegurar que una sonrisa romana es tan cálida como otra de cualquier nacionalidad, y dijo: — Somos nueve, el número adecuado para una fiesta. Los divanes también. Esto es bueno.

    Maud cloqueó, orgullosa, y Erich le gritó: — Bienvenido de vuelta del Vacío, Kamerad —, y entonces, debido a que él es alemán y piensa que todas las fiestas deben ser ruidosas y satíricamente pomposas, saltó sobre un diván y anunció: Herren und Damen, permítanme presentarles al Romano más noble de todos, Marcus Vipsaio Niger enviado a Nero Claudius (llamado Germanicus en un tiempo anterior) y que en 763 (¿Correcto, Mark? significa 10 A.D.; aprendan burros!) murió valerosamente luchando contra los Persas y las Serpientes en la batalla de Alejandría. Hoch, hoch, hoch!

    Todos alzamos nuestras copas y lo saludamos y Sid gritó a Erich: — Saca tus patas de ese mueble, bárbaro bastardo —, y, sonriendo sarcásticamente, a los tres húsares: Tranquilos, Recuperados —, y Maud y Mark tomaron sus copas, el romano lamentando la preferencia de Beau por el whisky con soda en lugar del vino de Falerno e, inmediatamente, todo el mundo habló sin cesar.

    Teníamos varios temas como sustento. La habitual conversación sobre la guerra. — Las Serpientes están poniendo campos minados en el Vacío — Yo no lo creo, ¿cómo es posible poner minas en algún lado? — y los déficits — bourbon, hobby pins, y el estabilitín que hubiera traído de vuelta más rápido a Mark — y lo que había sido de la gente ¿Marcia? Oh, ya no anda por aquí (había sido cazada por el Viento del Cambio y se había vuelto verde y podrida en cinco segundos, pero yo no iba a decir eso) — y a Mark se le contó lo del guante de Bruce, lo cual nos convulsionó a todos nuevamente, y el Romano recordó a un Legionario que había padecido una gripe durante todo el camino hasta Octavio porque accidentalmente lo habían provisto, en lugar de la sal habitual y necesaria, del increíblemente lujoso azúcar, y Erich le preguntó a Sid si tenía nuevas chicas Fantasmas y Sid se chupó, la barba como viejo chivo que es. — ¿Qué es lo que me pides, lujurioso Alemán? Entre ellas hay algunas grandes bellezas, como una condesa Austríaca de la Viena de Strauss, y, si no fuera por estas dulces flores… Mmmm.

    Puse un dedo entre los dos brillantes botones, sobre el pecho de Erich.

    — Tú, mi pequeño von Hohenwaltd, eres una amenaza para nosotros, las chicas reales. Te interesas demasiado por las fantasmas.

    Me llamó su pequeño Demonio y me obligó, un poco rudamente, a probarle que no lo era, y luego sugirió que le mostráramos a Bruce la Galería de Arte. Pensé que era una idea realmente brillante, pero cuando quise convencerlo, fue imposible. Bruce y Lili estaban dispuestos a hacer cualquier cosa que se les propusiera, aunque sin prestar la menor atención a aquello que estaban haciendo. El sablazo era sólo una pequeña línea roja sobre su mejilla, ella le había lavado toda la sangre seca.

    La Galería, sin embargo, es algo bárbaro. Un conjunto de pinturas y esculturas y especialmente de viejas chucherías, todas realizadas por Soldados que se estaban recuperando aquí, y muchas de ellas delatan la guerra del Cambio por el material de que están confeccionadas: cartuchos de acero; trocitos de pedernales; pedazos de antiguas cerámicas pegados con formas futuristas; oro Incaico martillado vuelto a trabajar por un marciano; espirales de un abalorio Lunar de alambre; un cuadro pintado con témperas hecho sobre una bola gruesa y quebrada de cuarzo que tapaba la tronera de una nave espacial; una inscripción Sumeria cincelada como un ladrillo que provenía de un horno atómico.

    Hay muchísimas cosas en la Galería; tantas, que siempre encuentro algo que no vi antes. Es, como ya dije, bárbaro, y a uno lo induce a reflexionar sobre aquellos muchachos que hicieron las cosas; sobre sus pensamientos; sobre los lejanos tiempos y espacios de los cuales provienen y, a veces, cuando estoy deprimida, voy a mirarlas para sentirme aún más deprimida y darme la patada necesaria para volver á estar bien. Es la única historia existente del Lugar y no cambia mucho, porque las cosas y los sentimientos allí reunidos y expresados resisten, mejor que cualquier otra cosa, los Vientos del Cambio.

    Para entonces, la sarcástica conferencia de Erich rebotaba en mis grandes oídos y yo pensaba en lo horrible que es el hecho de que para nosotros, el único cambio que existe es el Cambio. Uno no sabe si el humor o las ideas que se le ocurren son verdaderamente nuevas o si aparecen porque el pasado fue alterado por las Serpientes o las Arañas.

    Los Vientos del Cambio pueden acarrear no sólo muerte sino cualquier clase de muerte, la más increíblemente fantástica. Soplan miles de veces más rápido de lo que se mueve el tiempo, pero nadie puede saber con cuánta velocidad y hasta qué distancia viajarán o que desastre acarrearán, o cuándo se borrarán. En la Gran Hora no hay pequeñeces.

    Y, para los demonios, existe el temor de que nuestra personalidad desaparezca y otro sea colocado en nuestro sitio y ni siquiera nos demos cuenta. Se supone, por supuesto, que nosotros, los Demonios, somos capaces de recordar a través del Cambio y a pesar de él; es por eso que somos Demonios y no Espectros como los otros Partida dobles, o, sencillamente, Zombies o No—nacidos y nada más, y, como dice correctamente Beau, no hay muchos grandes hombres entre nosotros; somos esa extraña clase de gente y por eso es que las Arañas tienen que Reclutarnos donde nos encuentren, sin tomar en cuenta nuestra anterior actuación o conocimientos; una Legión Extranjera del tiempo; una extraña clase de tipos, brillantes pero siempre marginados, con nostalgia y cinismo crecientes, tan adaptables como los centauros de formas cambiantes, con recuerdos tan largos como un Lunarius de seis brazos; un tipo de Gente del Cambio que, ustedes podrían suponer, es la crema de los malditos.

    Pero a veces pienso si mis recuerdos son tan buenos como nosotros creemos y si todo el pasado no ha sido enteramente diferente de todo lo que recordamos, y hemos olvidado que olvidamos.

    Como ya lo expresé, la Galería lo pone a uno muy triste, así que me dije, dándome una fuerte patada, chica, vuelve a tu piojoso comandante.

    Erich sostenía un bol verde con delfines de oro y naves espaciales y decía: — Y, a mi parecer, esto prueba que el arte Etrusco proviene del arte Egipcio, ¿no estás de acuerdo, Bruce?

    Bruce lo miró, sonriendo a Lili y dijo: — ¿qué es eso, compañero?

    La cara de Erich se ensombreció tanto como la Puerta y me alegré de que los húsares tuvieran los sables y las chaquetas bien lejos, pero, antes de que hubiera podido largar la menor maldición, Doc se cruzó, en aquel estado de ebriedad tan semejante a la sobriedad hipnótica y moviéndose como un autómata sacó el objeto de las manos de Erich, diciendo: — Un hermosísimo espécimen de Sistema Medio Venusino. Cuando Eightaitch lo terminó, me dijo que sería imposible contemplarlo y no sentir las olas de los vados del Norte de Venus, rompiendo contra tus pezuñas. Pero puede lucir más si lo invertimos, pienso. ¿Quién eres tú, joven oficial? Nichevo — y, cuidadosamente, puso de vuelta el bol en su estante y se volvió.

    Es un hecho que Doc conoce mejor que nadie la Galería de Arte, de memoria, ya que es el más antiguo habitante del Lugar, pero esa exhibición de sus conocimientos podría haberle ocasionado un mal rato. Erich iba a lanzarse en pos de él, pero yo lo contuve diciéndole: — Nix, Kamerad, acuérdate de los guantes y el azúcar —, y él se conformó con tenerle lástima. Ese nichevo, es tan triste y desesperado, ungeheuerlich. Te digo, Liebchen, pienso que no deberían tener Rusos trabajando para las Arañas, ni siquiera como anfitrionas.

    Le sonreí burlonamente y apreté su mano: — No hay en estos días mucho para divertirse con Doc, ¿no es cierto?

    Me devolvió con cierta timidez la sonrisa y, durante un segundo, sus ojos volvieron a ser dulces y dijo: — No tendría que clavar mis garras en la gente de esta manera, Greta, pero a veces soy solamente un hombre viejo y celoso. — Lo cual no es enteramente cierto, porque no tiene un día más de 33 a pesar de que su cabello es casi todo blanco.

    Nuestros amantes dieron unos pasos hasta que estuvieron a punto de caer sobre la pantalla de Cirugía. Era el último lugar que yo hubiera elegido para los pasos preliminares de un suave coqueteo británico, pero Lili probablemente no compartía mis prejuicios, y recordé que me había contado su trabajo en un Hospital Aracnoide de Campo, durante un corto tiempo, antes de ser transferida al Lugar.

    Sin embargo, no pudo haber acumulado la experiencia que yo padecí durante mi corta y áspera carrera como enfermera de las Arañas, en la cual adquirí mi más odiada pesadilla y me desvanecí completamente, al ver a un doctor apretar un botón y a un ser severamente destruido, pero humano, transformarse en un largo racimo de extraña fruta brillante—ugh, eso siempre me conmueve. Y pensar que el viejo y querido Anton quería que su pequeña Greta fuera una doctora.

    Bueno, me di cuenta de que así no iba a ningún lado y de que, después de todo, estaba en medio de una fiesta.

    Doc balbuceaba a gran velocidad algo a Sid, y rogué que no fuera a comenzar con una de esas imitaciones de animales, que eran bastante feroces y que algunas veces perjudicaron seriamente a algunos Recuperados.

    Maud le estaba enseñando unos pasos de baile del siglo 23 a Mark y Beau se abalanzó sobre el piano y se puso a improvisar con ese ritmo.

    A medida que nos llegaban las notas suaves y profundas, la cara de Erich se iluminó y me arrastró hasta el piso de diamantes, que no cubrimos de alfombras, porque a la mayoría de nuestros queridos muchachos les gusta el piso duro, y pronto estuve profunda y agradablemente recostada de espaldas en el diván junto al piano, muchos almohadones a mi alrededor, una bebida fresca en mi mano, mientras mi amigo Nazi se preparaba a cantar una weltsmerch, lo que no me alarmó, porque como barítono es pasable.

    Me sentía muy bien. Parecía que el Control se encargaba de cuidar la existencia del Lugar, anclado al cosmos, sin esforzarse; o, a lo sumo, dándole una ocasional palmada amistosa. Hay momentos en que la soledad del Lugar puede ser feliz y agradable.

    Entonces Beau levantó una ceja mirando a Erich, que cabeceó y enseguida ambos cantaron una canción que todos conocemos, aunque nunca logré saber su procedencia. Esta vez me hizo pensar en Lili, y me pregunté porque será una tradición de las Estaciones de Recuperación llamar a la Nueva, Lili, aunque en este caso resultó ser su verdadero nombre.


    En el umbral de la Puerta
    justo afuera del espacio
    soplan los vientos del Cambio
    alrededor tuyo
    pero no tocan tu cara;
    tú sonríes mientras murmuras
    tiernamente:
    «Ven, acércate a mí, Soldado,
    la operación ha concluido,
    ven y cierra la Puerta».


    Proveniente de Bauhache, Fresca, la señora Cammel, arrojada en un torbellino de átomos deshechos, más allá del circuito del Oso estremecido.
    Eliot


    S.O.S. DESDE NINGUNA PARTE


    Me di cuenta de que el piano había abandonado a Erich y al volver la cabeza vi a Beau, Maud y a Sid amontonados sobre el diván de control. El Control Mayor indicaba con su luz verde emergencia inmediata, pero la señal era tan simple que hasta yo reconocí la llamada de peligro de las Arañas y, por unos segundos, me sentí muy mal. Entonces Erich sopló su hálito de reserva sobre el medio de la «Puerta» y yo me di una de mis estimulantes patadas mentales en la base de la espina dorsal y corrimos, con Mark, hacia ellos, que estaban en el centro del Lugar.

    El parpadeo se extinguía mientras nos acercábamos y Sid nos dijo que no nos moviéramos porque hacíamos sombras. Pegó sus ojos al indicador y nosotros permanecimos rígidos como estatuas mientras él acariciaba los diales como si estuviera haciendo el amor.

    Su sensible mano revoloteó sobre el dial de Introversión y sobre el Control Menor, e inmediatamente el Lugar se puso negro como mi alma y no existió para mí nada más que el brazo de Erich y el conocimiento de que Sid estaba cuidando una luz verde que yo ni siquiera podía ver, aunque mis ojos tuvieron tiempo suficiente para acomodarse.

    Entonces la luz verde llegó nuevamente muy despacio, y pudimos ver la vieja y amada y tranquilizadora cara de Sid — el verde dorado lo hacía aparecer como un sireno — y el botón que brillaba con toda su luz, y a Sid que encendía las luces del Lugar, y entonces me relajé.

    — Compañeros, estén listos para un enganche. Los he aprehendido no importa quienes sean o dónde estén.

    Beau, por supuesto el más cercano, lo miró severamente. Sid se estremeció, incómodo. — Al principio me pareció que era de nuestro globo mil años antes del Señor, pero esa señal destelló y se desvaneció como por arte de magia. Por lo visto el llamado viene de algo más pequeño que el Lugar y seguramente al garete en el cosmos. También creí reconocer al primero — un atomítico antipódeo llamado Benson Carter — pero esa apariencia se modificó.

    Beau dijo:

    — No nos encontramos en la fase adecuada de los Lugares cósmicos con ritmo de enganche, ¿no es cierto, señor? Sid respondió:
    — En general no, muchacho. Beau continuó:
    — No creía que tuviéramos algún enganche concertado. Ni órdenes de alerta. Sid dijo:
    — No, en verdad. Los ojos de Mark refulgieron. Tocó a Erich en el hombro. — Un denarius octaviano contra diez Reichsmarks parece una celada de las Serpientes. La irónica sonrisa de Erich descubrió sus dientes. — Adelante con la operación Puerta que estoy con ustedes.

    No era necesario eso para que yo advirtiera la gravedad de la situación o concibiera la idea de que siempre existe la posibilidad de toparse con algo verdaderamente ajeno al cosmos. Las Serpientes hablan interceptado nuestra clave más de una vez. Maud tranquilamente repartía armas y Doc la ayudaba. Sólo Bruce y Lili no intervenían. Pero observaban.

    El indicador brilló. Sid se dirigió al Sustentador y dijo:

    — Muy bien corazoncitos. Recuerden, a través de esta Puerta pasan los refulgentes pisciformes hacia adentro y afuera del cosmos.

    La Puerta apareció a la izquierda y por encima de donde debería estar y se oscureció demasiado rápido. Hubo una oleada de viento marino con añejo gusto salado, si eso tiene algún sentido, pero nadie escaló los Vientos del Cambio, podría jurarlo — y yo habría estado braceando contra ellos. La Puerta se puso de color tinta y hubo un aleteo de látigos de piel gris y un destello de carne cobriza y dorada y algo oscuro y ruido de cascos y Erich que apuntaba un detonante revólver por encima de su brazo, y después la Puerta se desvaneció y un Lunarius de plata y con tentáculos y un sátiro Venusius se dirigieron en línea recta hacia nosotros.

    El Lunarius aferraba un montón de ropas y armas. El sátiro ayudaba a una mujer de cintura de avispa a llevar un pesado casquete de bronce. La mujer vestía pollera corta y breve chaqueta de cuello alto de cuero castaño tan oscuro que era casi negro. Su peinado de petsofa culminaba en dos cuernos y osadamente refulgía, áurea, aquí y allí y usaba sandalias y brazaletes de cobre en los tobillos, y muñecas — uno era un llamador de cobre y plata — y de su ancho cinturón de cobre pendía un hacha corta de dos cabezas. Era morena, la frente y la barbilla huidizas, pero el efecto era cualquier cosa menos debilidad; tenía un rostro de hermoso arco, y muy familiar, ¡por Cristo!

    Pero antes de que yo pudiera decir «Kabysia Labrys», Maud me lo espetó agudamente

    — Es Kaby con dos amigos. Viene con una pareja de Fantasmas.

    Y entonces vi que realmente se trataba de los viejos días porque reconocí a mi enamorado Lunarius Ilhilihis, y en medio de la gran confusión me di una buena patada esclarecedora porque advertí que podía distinguir la personalidad de cada una de las aterciopeladas jetas de plata.

    Llegaron al diván de control e Illy depositó allí su carga y los otros el casquete, y Kaby osciló pero se desprendió de los dos ETs cuando comenzaron a sostenerla y miró airadamente a Sid que intentaba hacer lo propio aunque ella era su «dulce amiga Keftiana» que él le había mencionado a Bruce.

    Kaby se inclinó con los brazos extendidos sobre el diván y dio dos boqueadas tan profundas que se le marcaron las vértebras a través de su morena cintura y luego sacudió la cabeza y ordenó, — ¡Vino!

    Mientras Beau se precipitaba a buscar el vino, Sid intentó tomar nuevamente su mano y le dijo:

    — Adorada, nunca te escuché llamar antes y tampoco sabía que esta vez se trataba de ti.

    Pero ella se desprendió. — Ayuden a Lunarius.

    Y yo miré y vi — ¡Oh, Júpiter! — que uno de los seis tentáculos de Ilhilihis colgaba por el medio.

    Eso me concernía y, mientras me acercaba a él, recordé sintéticamente para mí misma: «Recuerda, sólo pesa cincuenta libras aunque tiene siete pies de altura; no le agradan los sonidos graves ni que lo apretujen; las dos piernas no son tentáculos y tienen un uso distinto; las usa para los pasos largos, los tentáculos para los saltos; también usa los tentáculos para mirar de cerca y para manipular; cuando están extendidos significa que se encuentra tranquilo; cuando retraídos, en guardia o nervioso; crispadamente retraídos, disgustado; saludando…»

    Justamente, uno de ellos barrió mi cara como un dulce y oloroso plumero y yo le dije:

    — Illy, muchacho, hace tantos sueños…

    Y mis dedos cepillaron suavemente su hocico. Hube menester, sin embargo, de cierto autocontrol para no oprimirlo y con un cloqueo procuré tomar su colgante tentáculo, pero él lo alejó y la cajita de la voz que pendía de su cinturón chilló:

    — Mala, mala. Papá se las arreglará solo. Greta, mujer, ¿vendaste siquiera, alguna vez, a un octopus de la Tierra?

    Por cierto que sí, a un inteligente octopus de alrededor de un cuarto de billón A. D. pero no se lo dije. Permanecí a su lado y dejé que le hablara a la palma de mi mano con uno de sus tentáculos — la inefable conversación de plumas que se siente tan bien, aunque me he preguntado con frecuencia quién le enseñó el inglés — y observé cómo usaba a otros dos tentáculos para extraer una especie de venda Lunaria de su bolso y tapar su herida con ella.

    Mientras tanto, el sátiro se arrodilló sobre el casquete de bronce, decorado con pequeñas cabezas de muertos y cruces con ganchos en la parte superior y svásticas, y sin embargo, mucho más antiguo, en apariencia, que nazi, y el sátiro le dijo a Sid:

    — Pensándolo bien, jefe, cuando usted vio que la Puerta se elevaba, disminuyó la gravedad, ¿podría usted aumentarla ahora?

    Sid tocó el Sustentador Menor y todos nosotros nos volvimos muy livianos y mi estómago dio una voltereta y el sátiro apiló sobre el casquete las ropas y armas que había transportado Illy y cargó con todo y cuidadosamente lo depositó en el extremo del bar. Decidí que el sátiro era un maestro inglés, seguramente una personalidad fuerte, también. Me hubiera gustado conocerlo a él, ella, ello.

    Sid pensó preguntar a Illy si quería gravedad lunar normal en un sector, pero a mi amado le gusta la mezcla y, como es tan liviano, la gravedad terráquea normal no lo perturba. Como me dijera una vez:

    — ¿Podría la gravedad joviana molestar a un escarabajo, querida Greta?

    Le pregunté a Illy sobre el sátiro y chilló que se llamaba Sevensee y que no lo había conocido antes de esta operación. Yo sabía que los sátiros venían de un billón de años en el futuro, así como los Lunarius de un billón de años en el pasado, y pensé — ¡Krishna! pero debe de haber sido una operación verdaderamente importante o de emergencia para que las Arañas utilizaran a estos dos, con dos billones de años entre ambos; una diferencia de tiempo ligeramente sobrecogedora durante unos segundos, como ustedes sabrán.

    Comencé a interrogar a Illy sobre el asunto pero justamente Beau huía del bar con una gran copa negra y roja de barro llena de vino; hacíamos lo posible por tener una variedad utensilios para bebidas en reserva, de modo que los tipos se sintieran más a gusto. Kaby se la arrebató y la apuró casi de un solo trago y luego la estrelló contra el piso. Ella hace esta clase de cosas aunque Sid intentó enseñarla mejor. Después se quedó contemplando su pensamiento hasta que los ojos se le pusieron en blanco y los labios se le estiraron hacia atrás descubriendo sus dientes y cobró un aspecto mucho menos humano que los dos ETs, como si fuera una furia. Sólo un viajero del tiempo sabe cuán parecidos a los murales salvajes y a sus grabados pueden lucir algunos de los antiguos.

    Se me erizó el pelo con un alarido. Golpeó el diván con el puño y gritó:

    — ¡Dioses! ¿Debo ver destrozada a Creta, revivida y ahora nuevamente destrozada? Esto es demasiado para vuestra esclava.

    Personalmente, yo pensaba que ella podía resistir cualquier cosa.

    Hubo una ola de preguntas sobre lo que decía de Creta — yo formulé una, porque las noticias, por cierto, me aterrorizaban — pero ella levantó su brazo pidiendo silencio e inspiró profundamente antes de comenzar.

    — La batalla no se había definido. Como negros centípedos, los proyectiles de los Dorios se estrellaban contra nuestros innumerables barcos. Sobre la brillante playa, oculta por las rocas. Sevensee y yo permanecíamos junto al fusil de aguja, alertas para inferir silenciosas heridas a los negros cascos. Junto a nosotros se encontraba Ilhilihis, vestido de monstruo marino. Pero entonces… entonces…

    Entonces comprobé que no era una criaturita de hierro, pues su voz se quebró y comenzó a temblar y a Sollozar angustiadamente, aunque su rostro era todavía la máscara de la ira, y arrojó el vino hacia arriba. Sid se adelantó de un salto y la hizo detenerse, y pienso que ese había sido su propósito desde hacía rato.

    Cuando tomo un diario y lo leo, imagino fantasmas que se deslizan entre las líneas. Debe de haber fantasmas en todo el mundo. Deben de haber fantasmas en todo el mundo. Deben de ser innumerables como los granos de arena, me parece.
    Ibsen


    SID INSISTE SOBRE LAS CHICAS FANTASMAS


    Mi amado isabelino apoyó los puños sobre las caderas y nos impuso la ley como si fuéramos un grupo de chicos nerviosos que hubieran jugado demasiado.

    — Miren, muchachos, esta es una Estación de Recuperación y como tal la dirijo. ¡Al diablo con las operaciones! No me importa si las cosas no encajan y el Mundo del Cambio se arruina eternamente, pero tú, doliente doncella, descansarás y beberás lentamente más vino antes de contar tu historia y tus compañeros estarán adecuadamente acompañados. No admito discusiones. Beau, sé bueno y bríndanos una alegre melodía.

    Kaby se relajó ligeramente y le dejó que la sostuviera cuidadosamente con la mano y dijo rencorosamente:

    — Está bien, Pancita. Entonces, para mi alivio, después de la canción de Muskrat Ramble, que yo le había enseñado a Beau, conseguimos chicas para los dos ETs y todos nos hermanamos.

    Justamente ahora quiero señalar que una cantidad de cosas que dicen en el Mundo del Cambio sobre las Estaciones de Recuperación simplemente no existen, y, de todos modos, siempre se olvidan de las nueve décimas partes. Los Soldados que ingresan a través de la Puerta buscan diversión, seguro que sí, pero se encuentran gravemente heridos, todos sin excepción, profundamente heridos en la mente y en el corazón, aunque no siempre en el cuerpo, como verán ustedes.

    Créanme, una operación temporal no es chiste, y, para empezar, no existe una persona en cien que pueda resistir un corte en su vida para convertirse en un alerta Partida doble un Demonio, precisamente — mucho menos un Soldado. ¿Qué necesita una criatura gravemente herida y confusa que ha estado peleando con ardor? A un individuo que cuide de ella y se conduela y la componga, y es de gran ayuda que se trate de alguien del sexo opuesto, porque eso es algo que trasciende las especies.

    Estas son las bases del Lugar y el bosquejo de su funcionamiento, y también el de la mayor parte de las otras Estaciones de Recuperación o Lugares de Expansión. El nombre Anfitriona puede inducir a engaño, pero me gusta. Debe ser ésta mucho más que una buena compañera de fiesta — o compañero — aunque también debe serlo. Tiene que ser enfermera y psicóloga y actriz y madre y avezada etnóloga y una cantidad de cosas con nombres más largos, y una verdadera amiga.

    Ninguno de nosotros es todas esas cosas a la perfección ni siquiera aproximadamente. Sólo tratamos de serlo. Pero cuando se produce el llamado, los Anfitriones olvidarán sus rencores y angustias y envidias y celos — y recuerden que son gente vitalísima con emociones profundas — porque no hay tiempo para nada sino para ayudar sin preguntar a quién.

    Y, en la intimidad de su ser, una buena Anfitriona no lo pregunta. Piensen, por ejemplo, cómo se dieron las cosas esta vez. Era bastante evidente para mi que mi deber me ordenaba dirigirme a Illy, aunque me intranquilizaba dejar a Erich, porque el Lunarius venía de un tiempo muy alejado del mío y, después de todo, Erich pertenecía a los antropoides. llhilihis necesitaba a alguien afín por simpatía.

    Me gusta Illy y no sólo por ser una especie de cruz alta entre mono araña y gato persa, lo cual significa una belleza cuando se lo piensa mejor. Me gusta por sí mismo. Por eso, cuando llegó quebrado y tembloroso después de una operación mediocre, yo era la persona indicada para cuidarlo. Ahora ya he pronunciado mi discursito y los necios del Mundo del Cambio pueden seguir con sus machacones chistes. Pero, yo les pregunto a ustedes, ¿cómo podría un arreglo entre Illy y yo tener un cariz que no fuera el platónico?

    Quizás tuviéramos algunas chicas octopoides y ninfas en reserva. Sid no podía estar seguro hasta verificarlo, pero Ilhilihis y Sevensee querían gente real y yo sabía que Sid los comprendía. Maud oprimió la mano de Mark y corrió hacia Sevensee (— Tienes unas pezuñas ásperas, hombre — ha echado mano de expresiones más, como de todo los demás), aunque Beau frunció el ceño por encima del piano señalando a Lili, tal vez para argüir que ésta debía de ocuparse del ET, puesto que Mark había resultado una verdadera casualidad y podía utilizar enfermeras vivas. Pero, era tan claro como el agua para todos, excepto Beau, que Bruce y Lili eran algo grande y sólo en último término debía perturbárselos.

    Erich se había ofendido profundamente al perderme, pero yo sabia que la herida erasuperficial. Él cree que tiene una depurada técnica con las chicas Fantasmas y le gusta presumir, y realmente es bastante diestro para esa clase de cosas y — ¡el ying y el yang! ¿quién no se jacta alguna vez?

    Y cuando Sid cortésmente condujo flotando por el aire a la Condesa de la Reserva una rubia estremecedora enfundada en una pollera blanca de satín y un blanco penacho que oscilaba en su pequeño sombrero, muy superior a Maud y a Lili y a mí, para ser sincera, aunque transparente como el humo de un cigarrillo — y cuando Erich golpeó sus talones y se inclinó sobre su mano y orgullosamente la condujo a un canapé, como el negro Svengali a su Trilby, y comenzó a infundirle germánica conversación con mucho cabeceo de gallito y amplias sonrisas y un efluvio de ingeniosa adulación, y cuando ella comenzó a retribuir el flirt y el sueño que miraba desde sus ojos se afinó, aguzado, y lo enfocó a él… bueno, entonces supe que Erich era feliz y que se sentía orgulloso del Reichswehr. No, mi pequeño comandante no me extrañaba en ese trance.

    Mark había sacado a relucir a una cortesana griega llamada Friné; supongo que no aquella que quizás todavía hace el famoso striptease en Atenas, y la despertaba con pequeños sorbos de su scotch con soda, aunque, por algunas de sus ardientes miradas, se me ocurrió que era Kaby la tipa que realmente le interesaba. Sid engatusaba a la combativa muchacha para que aceptara, junto con el vino, pan y aceitunas con elevado valor calórico y, ¡oh maravilla!, Doc había entablado una animada y racional conversación con Sevensee y Maud, quizás notas comparadas sobre las Depresiones Nórdicas de Venus, y Beau arremetía con Panther Rag, y Bruce y Lili se apoyaban sobre el piano, sonriendo con admiración, y charlaban entre ellos a una milla por minuto.

    Illy se volvió después, de haberlos examinado a todos y chilló:

    ¡Los animales con ropas son tan reconfortantes, querida! Parece que todos llevaran estandartes.

    Quizás tuviera razón aunque mis estandartes eran de la especie Miércoles de Ceniza, tricota gris carbonilla y pollera. Miró mi boca con un tentáculo para comprobar si yo sonreía y suavemente chilló:

    ¿Te parezco triste y ordinario, Greta, muchacha, porque no llevo estandartes? Sólo otro Zombie de un billón de años en tu pasado, tan gris y sin vida como la Luna hoy, no como cuando era un verdadero planeta hermano de ensueño, simplemente en combustión, con aire y agua y bosques de plumas. ¿O soy tan curiosamente interesante para ti como tú lo eres para mí, chica de un billón de años en mi futuro?

    Illy, eres dulce — le dije y le hice una pequeña caricia. Advertí que su piel todavía vibraba nerviosamente y decidí desobedecer las órdenes de Sid, sonsacarle qué hacía con Kaby y el sátiro. No era concebible que se encontrara a un billón de años de su casa, y, como si fuera poco, embotellado. Además, yo sentía curiosidad.

    Doncella, Ninfa y Madre son la eterna trinidad real de la isla, y la Diosa, que es adorada allí en cada uno de estos aspectos. como Luna Nueva, Luna Llena y Luna Menguante, ES la soberana Deidad.
    Graves


    CRETA CIRCA 1300 B. C.


    Kaby rechazó algunos segundos de pan y aceitunas hacia Sid, y, cuando éste enarcó sus pobladas cejas, le hizo una brusca inclinación de cabeza que significaba que ella sabía lo que hacía. Se puso de pie y se afanó en adoptar una posición. Toda la charla se acalló rápidamente, aun la de Bruce y Lili. El rostro y la voz de Kaby ya no estaban tensos pero tampoco distendidos.

    — ¡Desgraciadas Arañas! ¡Desgraciada Creta! Graves son las novedades que os traigo. Soportadlas con coraje, como mujeres fuertes. Cuando desarmamos el fusil, escuché el enjambre de las algas y crujidos. Nos agazapamos los tres detrás de la pared rocosa, y vimos como nuestro fusil se volvía blanquecino como la luz del sol ¡por obra de un rayo de calor de las Serpientes! Temimos que nos excedieran en número y llamé con mi Llamador.

    No se cómo lo hace, pero lo hace también en inglés. Es decir, cuando se figura que tiene algo importante que informar, y quizás necesita unos momentos para aprestarse.

    Beau pregona que todos los antiguos encuadran sus pensamientos dentro de mesuradas líneas con tanta naturalidad como nosotros elegimos la palabra apropiada, pero yo no estoy segura de las bondades del lenguaje de Vicksburg. Aunque, por qué me pregunto cosas como ésta cuando la tengo a Kaby declamando sus chismes frente a mí, es algo que no comprendo.

    Pero, no moriría allí, chicos. Todavía anhelaba dañar a los barcos griegos, quizás con el propio fusil de calor de las Serpientes. Por lo tanto, rápidamente intenté flanquearlos. Mis dos camaradas reptaban a mi lado; son hombres pero tienen coraje. Pronto pudimos espiar a los que tendían las celadas. Eran Serpientes y muchas, asquerosamente disfrazadas de cretenses.

    Hubo un murmullo de indignación porque nuestra asesina Guerra del Cambio tenía su código, me lo han contado los Soldados. Como soy una Anfitriona, no debo decir lo que pienso.

    Nos vieron cuando los descubrimos — arremetió Kaby —, y nos lanzaron una andanada mortal. Rayos de calor y de puñales se concentraron sobre nosotros en una tormenta de viento y fuego, y el Lunarius perdió un tentáculo peleando por la Triple Diosa de Creta. Nos escabullimos detrás de un médano y dirigimos la retaguardia hacia el agua. Fue horrible lo que allí vimos; todos los bravos barcos cretenses hundidos o hundiéndose y el cielo azul empañado por el humo mortal. ¡Una vez más los griegos nos habían dado una paliza!, ayudados por las viles Serpientes.

    «En torno a nuestros naufragios sus negros barcos huían, como escarabajos negros, ahítos, cebados hoy con la carne de héroes. Sobre la tranquila playa asoleada, sentí soplar el Viento del Cambio que obraba mutaciones en la profundidad de mi ser, padecí dolores y sufrimientos que me eran ajenos. Mis recuerdos se desdoblaban, mi vida se quebró y torció; tres manchas lunares signaron mi mano derecha. Diosa, Diosa, Triple Diosa…

    Su voz vaciló y Sid le tendió una mano pero ella enderezó la espalda.

    — Triple Diosa, dame coraje para narrar todo lo que sucedió. Corrimos hacia el agua con la esperanza de escapar al zambullirnos. Apenas nos habíamos sumergido cuando los rayos de calor cayeron sobre nosotros y la fresca superficie verde se convirtió en un rugiente infierno blanquecino. Pero, como creo haberles dicho, yo llamaba con mi Llamador y una Puerta se abrió para nosotros, en lo muy hondo, debajo de las mortales nubes de vapor. Allí nos precipitamos como asustados pececitos junto con un torrente de agua.

    En la Costa de Oro de Chicago, Dave me dio una vez una lección de buceo y, al recordarlo, tuve la visión de la Puerta de Kaby en las oscuras profundidades.

    — Durante un momento fue el caos. Luego la Puerta se cerró de un golpe a nuestras espaldas. Habíamos sido atrapados justo a tiempo, en una Habitación Expreso de la Arañas!, y chapaleábamos en el agua apretujados en un lugar mucho más reducido que éste. Lo dirigía un mago, un zopenco llamado Benson Carter. Este evacuó rápidamente el agua y procedió a informar por su Llamador. Mientras nos secábamos y nos sentíamos nuevamente humanos, Illy se había desprendido de su traje de natación. Fue entonces cuando miramos el Sustentador. ¡Destellaba, cambiaba, se fundía! Y entonces, Benson Carter lo tocó y cayó de espaldas; la muerte moraba en él. Luego el Vacío comenzó a oscurecerse, a estrecharse, a contraerse alrededor de nosotros, entonces, llamé con mi Llamador, sin perder un minuto ¡dejadme que os lo cuente!

    No sabemos con certeza qué oprimía lentamente esa dulce Habitación Expreso, pero tememos que las viles Serpientes hayan descubierto nuestros Lugares y ataquen desde el exterior del cosmos, que hayan descubierto la Tela de Araña que nos une en el gris Vacío más allá de la nada.

    No hubo murmullos esta vez. Era una reacción genuina; nos habían herido en nuestro habitáculo y yo podía comprobar que todos estaban enfermos de miedo, no menos que yo, por cierto. Excepto quizás Bruce y Lili, todavía tomados de las manos y amorosamente resplandecientes. Decidí que eran de aquellos que el amor vuelve valientes, caso distinto del mío. Para mí significa que son dos los que se angustian.

    Veo que captan nuestro sentir — continuó Kaby —. Estábamos aterrados. Si hubiéramos podido, habríamos Introvertido el Sustentador, y de tal modo, roto todos los lazos que nos unen, es decir, habríamos corrido el riesgo de la incomunicación. Pero el pequeño y viejo Sustentador era un horno que hervía al rojo vivo y lleno de burbujas del tamaño de una pelota. Nos sentamos, apretujados, y observamos el cercano Vacío. Yo continué llamando con mi Llamador.

    Apreté con fuerza los ojos pero esto me dejaba ver con mayor facilidad a los tres y el Vacío que se cerraba encima de ellos. ¿Todavía aguantaban los nuestros? (Sí, Bibí Miriam). Poesía o no poesía, me había agarrado.

    Benson Carter, yacente y moribundo, también pensaba que era cosa de las Serpientes. Y sabía que en él moraba la muerte, por eso me susurró su misión y me dio instrucciones precisas: cómo apresar las siete manos de la muerte, comenzando por el lado de la llave y en sentido contrario a las agujas del reloj, uno, tres, cinco, seis, dos, cuatro, siete, entonces tenéis media hora; después de haber apresado las siete, no juguéis con los diales; salid rápidamente y no dejéis dé moveros.

    Ya no entendía esta parte y no veía que alguien la entendiera, aunque Bruce le hablaba en un murmullo a Lili. Recordé haber visto cráneos grabados sobre el casquete de bronce. Miré hacia Illy y éste asintió con un tentáculo y extendió otros dos para decir, lo adiviné, en verdad, Benson Carter ha dicho algo por el estilo, pero no, Illy no sabía mucho sobre ello.

    Todas estas cosas y más susurró él — siguió Kaby —, con las últimas boqueadas de su vida, todas sus órdenes secretas dijo, pues él no había sido enviado para encontrarnos, él cumplía una misión separada cuando escuchó mi SOS. Sid, contigo quería él comunicarse, en la primera jornada de su misión, sacar de encima tuyo a tres húsares negros, Demonios con la cabeza de la muerte, Soldados osados, luego esperar hasta que los Lugares sincronizaran su ritmo con el cosmos — cuestión de dos comidas, escasamente — y sintonizar el norte de Egipto en la época del último César, en el año de la veloz caída de Roma, allí comenzar una operación en una batalla cerca de una ciudad llamada la Tracia de Alejandro, cambiar el curso de la batalla, ¡soplar por las alturas a las hediondas Serpientes, a todos sus agentes, a todos sus Zombies!

    Diosa, perdón, ahora advierto cómo has guiado todos mis pasos cuando yo creía que me habías abandonado: en mi mano tus tres manchas Lunares me signaron. Hemos encontrado el lugar de Sid, este es el primer tramo, y veo a los tres húsares negros, y hemos traído las armas y los disfraces de los Partos, salvados de la sentenciada Habitación Expreso cuando vuestra puerta apareció tan oportunamente, y el Cuarto que nos cercaba estrechamente nos vomitó antes de desaparecer con el cadáver de Benson Carter. Triple Diosa, extrae ahora la leche de esta capelina que ostento e inyecta el más negro de los odios! ¡Venganza contra las Serpientes, dulce venganza en el norte egipcio, para tu isla, Creta, Diosa!, ¡y la victoria para las Arañas! ¡Diosa, Diosa, llevemos el compás!

    El rugido que me hizo tapar mis orejas con los hombros no provenía de Kaby, ella había recitado su parte, sino de Sid. El querido muchacho estaba tan púrpura como para incitarme a recordarle que uno puede morir de alta presión sanguínea fácilmente también en el Mundo del Cambio.

    ¡Condenados sean! ¡No soportaré esto! ¿Es éste un puesto de batalla? La próxima vez montarán operaciones en los terrenos de los hospitales. Kabysia Labrys, tu arte es capaz de llevar a pensarlo. ¿Y qué significaba toda esa cháchara sobre llaves, relojes y cabezas de muertos, diales y monerías? ¡Esta riña, este barullo, este birlibirloque! ¿Y dónde está el arma de la que hablas? En ese broncíneo casquete hijo de puta, supongo.

    Ella asintió, pálida y casi avergonzada puesto que su poético estado de posesa se había desvanecido. Su respuesta llegó como su faltante eco postrero.

    — Sólo es una pequeña y estratégica bomba atómica.

    Después de que alrededor de 0.1 milisegundo (una diez mil ava parte de segundo) ha transcurrido, el radio de la bola de fuego, es de unos 45 pies, y la temperatura, entonces, oscila en los 300.000 grados centígrados En ese instante, la luminosidad, tal como se observa a una distancia de 100.000 yardas (5,7 millas), es aproximadamente 100 veces la del sol observado desde la superficie de la tierra… la bola de fuego se expande muy rápidamente a su máximo radio de 450 pies, menos de un segundo después de la explosión.
    Los Alamos


    ES HORA DE PENSAR


    Hermano, eso era lo que nos faltaba para que todo el mundo, excepto Kaby y los dos ETs, comenzaran a aullar al mismo tiempo, inclusive, yo. Puede parecer extraño que la Gente del Cambio, capaz de zumbar a través del tiempo y del espacio y desplazarse velozmente alrededor del cosmos y que conocen, por lo menos de oídas, armas de un billón de años en el futuro, como la Bomba Mental, se aterrorizara al verse encerrada con una pequeña baratija de mediados del siglo XX Bueno, sentían lo mismo que experimentarían científicos atómicos si penetrara en su laboratorio un tigre de Bengala; ni más ni menos.

    Sé tanto de física como un niño, pero no desconozco que la bola de Fuego es más grande que el Lugar. Recuerden que, además de la bomba, se nos habían desencadenado una serie de temores que no habíamos tenido tiempo de examinar, especialmente la posibilidad de que las Serpientes hubieran descubierto el acceso a nuestros Lugares y el modo de fundir los Sustentadores y aniquilarlos. Para no mencionar la impresión generalizada: primero San Petersburgo, luego Creta de que toda la Guerra del Cambio se libraba contra las Arañas.

    Sin embargo, en un rincón de mi mente todavía no invadido, me asombraba al comprobar cuán aterrorizados nos encontrábamos. Me veía obligada a admitir algo que no me gustaba: que todos nosotros compartíamos el mismo estado de enajenación de Doc, sólo que la botella no constituía, por cierto, nuestra salida.

    ¿Y acaso el resto de nosotros había controlado su debida con exactitud en los últimos minutos?

    Maud aulló:

    — ¡Arrojadla por la borda! — y se desprendió del sátiro al par que corría hacia el casquete de bronce… Beau, atento retrospectivamente a lo que pensaron hacer en la Habitación Expreso cuando ya era demasiado tarde, siseó: — Señores, debemos Introvertir — y saltó por encima del taburete del piano hacia el diván de control. Erich los siguió con un empalidecido «Gott in Himmel, ja» y abandonó a la enfurecida y olvidada Condesa que sostenía, por su delgado pie, una copa de vino rosado.

    Me sentí acobardada, pues Introvertir un Lugar es peor en muchos grados a la incomunicación. Supone no sólo la Puerta firmemente cerrada, sino también echarle cerrojo de modo que ni siquiera los Vientos del Cambio puedan entrar — es decir, aislar al Lugar del conjunto del Cosmos.

    Yo nunca había hablado con alguien de un Lugar que hubiera sido Introvertido.

    Mark arrojó a Friné de sus rodillas y corrió detrás de Maud. La Griega Fantasma, ahora bastante sólida, miró en derredor con soñoliento temor y llevó sus manos verde manzana a la garganta. Había desviado mi atención de todos los demás durante un momento, y yo no pude dejar de preguntarme si la persona o el Zombie de regreso en el cosmos, de cuya vida se ha extraído el Fantasma, no tienen, por lo menos, extraños sueños o pensamientos cuando sucede algo como esto.

    Sid detuvo a Beau, aunque casi cayó al hacerlo, y mantuvo al jugador alejado del Sustentador en un abrazo de oso y berreó por encima del hombro:

    — ¿Muchachos, están todos locos? ¿Han perdido sus facultades mentales? ¡Maud! ¡Mark! ¡Marcus! ¡Magdalene! ¡Por vuestras vidas, soltad ese casquete!

    Maud había barrido con los volados y moños y cachivaches del casquete y lo arrastraba desde el bar hasta el sector donde se encontraba la Puerta, de modo de arrojarlo rápidamente antes de que pudiéramos detenerla, supongo, mientras Mark actuaba como si intentara ayudarla pero se lo arrebató en lucha a brazo partido al mismo tiempo.

    Siguieron como si no hubieran escuchado una palabra de lo dicho por Sid, y Mark aulló:

    — ¡Suéltala Meretrix! Esta es la respuesta de Roma a Partia en el Nilo.

    Kaby los observaba como si quisiera ayudar a Mark pero no deseaba degradarse y trabarse en lucha con una mera… bueno, Mark lo había dicho en Latín, supongo… anfitriona.

    Entonces, en la parte superior del casquete de bronce vi a esos siete cráneos de mala calidad que contemplaban fijamente el cerrojo y lo vi con tanta claridad como si estuvieran bajo un vidrio de aumento, aunque en general sólo configuraban un borroso circulo para mis ojos, a la distancia, y entonces, perdí la cabeza y comencé a correr en dirección opuesta, pero Illy me asió con tres tentáculos que se enroscaron en torno de mí, suavemente, y chilló:

    Tranquila, Greta, muchacha mía, no enloquezcas también tú. Mantén la calma o Papá te dará una zurra. Bueno, bueno, ustedes, los de dos piernas andan dando vueltas cuando tienen una mente para pensar.

    Mi brusca huida había arrastrado a su cuerpo de peso pluma unas dos yardas, pero logró detenerme y, en parte, recuperé la calma.

    ¡Soltadla, os digo! — repetía Sid sin atinar a hacer algo y liberó de su abrazo a Beau aunque mantuvo una mano cerca de su hombro.

    Luego mi gordo amigo de Lynn Regis realmente frenético miró hacia el Vacío y bramó dirigiéndose a nadie en particular:

    Por mi vida, ¿creéis que yo podría rebelarme contra mis superiores, desertar de las Arañas, tirarme al suelo como un zorro perseguido y cavar un hoyo para esconderme? ¡Maldita sea esa cobardía! ¿Quién puede sugerirla? La Introversión no sólo es el último recurso. Excepto en caso de que sea ordenada, supervisada y sancionada, significa el fin, Y si yo hubiera Introvertido antes, ¿hubiéramos acaso aceptado la llamada de socorro de Kaby?

    Su angustiada doncella asintió con enérgica aprobación y él lo advirtió y severamente la reprendió:

    — Eso no quiere decir que yo apruebe tu descabellado plan de traer ese condenado casquete, tú que te aderezas con tu loca charla. Y arrojarlo por la borda… ¡Oh, dioses, dioses! — Enjugó su rostro con una mano —. Les pido un minuto para pensar.

    Tiempo para pensar no constituía un ítem, en la estricta orden del día de esos momentos, pero Sevensee, en cuclillas sobre sus velludas nalgas, posición en que Maud lo había dejado, suspiró agónicamente:

    — ¡Eso es hablar, jefe!

    Entonces Doc, en el bar, se irguió, alto como Abe Lincoln con su sombrero de copa y su manto y sus andrajos del siglo 19 y elevó un brazo rígidamente para pedir silencio y dijo algo que sonaba como — Introvesh, inversh, glosh — y luego su articulación se volvió mejor que perfecta cuando continuó diciendo —, sé con absoluta certeza lo que debemos hacer.

    En realidad, nos encontrábamos en una verdadera madriguera, y esto fue rubricado por el religioso silencio con que suspendimos toda actividad para esperar, sin aliento, a que un pobre borracho nos contara cómo debíamos salvarnos.

    Dijo algo como — Inversh…bosh… — y nos miró todavía un momento. Luego se oscureció y baboseó algo como Nichevo y deslizó un brazo por encima del bar en procura de una botella y comenzó a derramarla en su garganta sin dejar de deslizarse.

    Antes de que terminara de derrumbarse en el suelo, en esa fisura de segundo durante la cual todavía mirábamos el bar, Bruce brincó sobre éste, con tal velocidad que fue casi como un corcho proveniente de no sé donde, aunque yo lo había visto saltar desde detrás del piano.

    — Tengo que formular una pregunta. ¿Alguno ha accionado esa bomba? — dijo con voz muy clara y suficientemente alta —. Por lo tanto no puede explotar, — prosiguió después de la correspondiente pausa; su fácil sonrisa y su animado temple me conquistaban cada vez más. Y siguió:
    — Todavía más, si hubiera sido accionada, aún tendríamos media hora. ¿No dijiste que tenía una mecha de este largo? Apuñaló con su dedo a Kaby. Ella asintió.
    — Está bien — dijo él —. Debía tener este largo para que quien fuere el que la depositara en el campo de los partos pudiera escapar. Existe aún otra posibilidad de salvación.
    — Segunda cuestión. ¿Hay algún cerrajero en casa?

    Nos observaba como un águila de oro y pudo, entonces, captar las señales afirmativas de Beau y de Maud antes de que éstos tuvieran la oportunidad de explicarse o de ponerse en guardia. Y dijo entonces:

    Está muy bien. En determinadas circunstancias ustedes dos serían los encargados de trabajar en el casquete. Pero, antes de pasar a considerar esto, aquí va la Pregunta Número Tres: ¿Alguno de vosotros es técnico atómico?

    Fue menester algo de conversación para dejar todo aclarado, pues Illy explicó que los Primeros Lunarius tuvieron facultades atómicas — ¿acaso no habían exterminado la vida de su planeta con ellas y producido esos lívidos cráteres? — pero no, él no era exactamente un técnico, era un «cosirector» (en un primer momento creí que su caja de chillidos ceceaba); ¿qué era un cosirector?… Bueno, un cosirector era alguien que manipulaba cosas de una manera verdaderamente imposible de describir, pero no, no existía la posibilidad de cosiregir lo atómico; la idea era absolutamente ridícula, él no podía ser un cosirector atómico; el término era peor que una contradicción, ¡bueno! ¡bueno! Por su parte, Sevensee, desde sus dos mil milenios de ventaja respecto de los Lunarius, gruñó que su cultura no usaba ninguna clase de poder, sino sólo sátiros dotados de movimiento y sustancia primigenia que se enrosca en torno del espaciotiempo.

    De modo que no tenemos maestro — concluyó Bruce — lo cual vuelve todo peor que inútil, realmente peligroso meterse con el casquete. No sabríamos que hacer si descubriéramos su interior impunemente. Una pregunta más — Se la formuló a Sid — ¿Con cuánta anterioridad es posible arrojar algo por la borda?

    Sid, que parecía algo celoso, aunque muy agradecido por el modo en que Bruce había calmado a sus pollos, comenzó a explicar, pero Bruce no estaba dispuesto a perder su auditorio, y tan pronto como Sid balbuceó «ritmo», le quitó la palabra de la boca.

    En síntesis, no es posible hasta que podamos en concreto sintonizar nuevamente el cosmos. Gracias, Maestro Lessingham. Eso quiere decir, por lo menos, cinco horas, o sea, el tiempo para dos comidas, como la oficiala cretense lo señalara — y le arrojó a Kaby una rápida y marcial sonrisa —. Entonces, ya sea que la bomba vaya a Egipto o a cualquier otro lugar, es algo que no podemos hacer durante cinco horas. ¡Muy bien!

    Su sonrisa relampagueó como una luz y dio dos pasos hacia arriba y abajo del bar, como si midiera el espacio que tenía. Dos o tres vasos de cocktail cayeron y se hicieron trizas, pero no pareció advertirlos y tampoco nosotros reparamos en ello. Era pavoroso el modo en que se mantenía mirando fijamente a uno y otro de nosotros. Debíamos mirar hacia arriba. Detrás de su rostro, con el lacio pelo rubio que lo orlaba, sólo había el Vacío.

    Muy bien — repitió de pronto — Somos doce Arañas y dos Fantasmas, y tenemos tiempo para un poco de charla, y estamos todos metidos en el mismo condenado bote, y libramos la misma condenada guerra, de modo que todos sabemos de qué hablamos. Yo me enteré un poco tarde, pero yo andaba en pos de un guante y fue una verdadera broma. ¡Muy bien! Ahora arrojo los guantes.

    Bruce los arrancó de su cinturón donde estaban enganchados y azotó con ellos el bar para después patearlos al volver sobre sus pasos, en su recorrida de arriba a abajo, y no fue nada divertido.

    Porque — prosiguió —, me he formado una imagen completamente nueva de lo que esta guerra de Arañas nos ha hecho a cada uno de nosotros. Oh, es un divertido deporte andar a los portazos en el espacio y el tiempo y celebrar después una tormentosa fiesta fuera de ellos cuando la operación ha terminado. Es dulce saber que no existe fisura tan delgada en la realidad, ni privacidad tan íntima o sagrada, ni una pared de era o de será lo suficientemente fuerte, que no podamos penetrar. La sabiduría es un hechizo, más deseable que lo deseable, más dulce que la saciedad, más poderoso que la pasión de pelear, superior a todo esto junto, el ultimísimo anhelo nunca colmado, y es grandioso ser Fausto, aún dentro de una pandilla de Faustos.

    »Es dulce hacer danzar a la realidad, desviar el curso entero de la vida de un hombre o de una cultura, borrar su pasado y garabatear uno nuevo, y ser el único que sabe y se regocija, consumados los cambios, ¡ah! ¿matar a los hombres y llevarse a las mujeres acaso no ceba el ansia de poder? Es dulce sentir a los Vientos del Cambio que soplan a través de uno y conocer los pasados que fueron y el pasado que es y los pasados que pueden ser. Es dulce regir el Atropos y extirpar a un Zombie o a un Nonato del curso de su vida y mirar al Partida doble en la cara y observar el destello de la Resurrección en ésta y alistar a un hermano, dar la bienvenida a un compañero Demonio recién nacido y acogerlo en nuestras filas y decidir si le convendrá ser Soldado, Anfitriona, u otra cosa.
    »O bien si él no puede soportar la Resurrección, si lo abrasa o lo congela, habrá que decidir en qué punto de su vida y de sus sueños de Zombie reintegrarlo, sólo que éstos serán algo más grises y horrendos de lo que eran antes, o, si ella es una atormentada, traerle una caparazón de Fantasma, eso es dulce, también. Y aun es dulce llevar posada en el cuello a la Muerte del Cambio, para de tal modo saber que el pasado no es esa preciosa e indestructible que se os ha enseñado que es, saber que no existe certeza sobre el futuro, ni siquiera si habrá uno, saber que ninguna parte de la realidad es santa, que el propio cosmos puede restallar como un latigazo y Dios no existir y no ser nada sino la nada.

    Levantó los brazos contra el Vacío. — Y al saber todo eso es doblemente dulce entrar a través de la Puerta al Lugar y quedar afuera del peor de los Vientos del Cambio y gozar de una bien merecida Recuperación y compartir los recuerdos de todos esos placeres que he mentado, y poder expresar todos esos fascinantes sentimientos que uno ha acumulado en el cosmos, en el acecho del que malvadamente acecha, poder hacerlo ahora en compañía y con la ayuda de la mejor pandilla de compañeros Faustos y Faustinas!

    »Oh, dulce vida ésta, por cierto, pero yo os pregunto — y aquí sus ojos nos apuñalaron nuevamente, uno por uno y velozmente — qué han hecho con nosotros. Me he formado una imagen completamente nueva, ya lo dije, de lo que fue mi vida y de lo que hubiera podido ser de haberse producido cambios de esa especie que ni siquiera nosotros, los Demonios, somos capaces de conjurar, y de lo que mi vida es. He observado cómo hemos respondido a las cosas hasta ahora, a las noticias de San Petesburgo y a lo narrado bellamente por la oficiala Cretense — sólo que no fue bello lo sucedido — y, también y especialmente a la maldita bomba. Y simplemente les pregunto a cada uno de vosotros, ¿qué nos ha ocurrido?

    Detuvo su paseo y enganchó los dedos en el cinturón y pareció quedarse escuchando el ruido de ruedas que giraban por lo menos en las otras once cabezas… Sólo que yo detuve mi engranaje rápidamente, con Dave y mi Padre y el Rapto de Chicago que emergían de las sombras y mi Madre y las Dunas de Indiana y Jazz Limitada que los seguían, y más atrás la inconcebible cosa que el doctor Araña había hecho estallar en la existencia cuando fui abatida como enfermera, porque no puedo soportar que alguien que no sea yo desencadene el movimiento de mi mente.

    La detuve usando el antiguo e infalible ardid de las Anfitrionas: un rápido examen del tópico más interesante conduce a los problemas de los otros.

    Indiscutiblemente Beau parecía el más preocupado, avergonzado por su jefe y de que su chica le hubiera entregado su corazón al Soldado; pero reservaba sus angustias calladamente.

    No me interesé por los dos ETs — demasiado difíciles de imaginar — ni por Doc; nadie puede certificar si un borracho derrumbado se encuentra en el extremo brillante u oscuro de su ciclo; uno sólo sabe que está en ciclo.

    Maud debía estar padeciendo tanto como Beau, insultada y sobrecogida de terror, lo cual la hería porque nos supera en trescientos años de futuro y se figura que debe ser mucho más inteligente, si bien no siempre lo es — para no hablar de que tiene más de cincuenta años, aunque la ciencia de la cosmética de su siglo la mantiene con el aspecto de una adolescente. Se había alejado del casquete de bronce para no marginarse de los demás y Lili se acercó desde detrás del piano y permaneció junto a ella.

    Lili experimentaba turbaciones absolutamente opuestas, la idolatría por Bruce, el orgullo de una princesa que contemplaba a su prometido. Erich frunció el ceño cuando la vio, pues él también parecía orgulloso, pero orgulloso de la manera en que su Kamerad había asumido el mando propinándonos una terrorífica tunda a la moda del Fuhrer. Sid se mostraba aun más agradecido e inclinado a dejar a Bruce continuar con su charla.

    Hasta Kaby y Mark, esos dos dragones al rojo para la batalla, de pie frente a nosotros, ligeramente hacia un costado y junto al casquete de bronce, como si fueran sus guardianes, parecían ansiosos por escuchar. Merced a ellos comprendí una de las razones que indujeron a Sid a permitir a Bruce seguir su perorata, si bien ésta nos conducía por una senda jalonada por destellantes señales de peligro; cuando terminara, subsistiría todavía el problema de la bomba, y afloraría la concreta oposición que se perfilaba ya entre Soldados y Anfitriones, y Sid anhelaba que entretanto surgiera una solución o, por lo menos, que ese día infernal llegara a su término.

    Pero, más allá de todo eso, y como el resto de nosotros, yo podía adivinar por el modo de bizquear de Sid y por el rumiar de su barbado labio que estaba sacudido y conmovido por lo que había dicho Bruce. Este Nuevo Muchacho se había metido en nuestros corazones y enumerado nuestras penas tan hermosamente y, luego, las había vuelto del revés para obligarnos a reconocer qué confusos y desvalidos nos encontrábamos y todo lo ovejas negras y perdidos corderos que éramos… y bueno, a querer seguir escuchando.

    «Que me procuren un punto de apoyo, y moveré el mundo».
    Arquímedes


    UN PUNTO DE APOYO


    La voz de Bruce tenía un dejo de lejanía y sus ojos miraban hacia arriba y a la izquierda contra el Vacío.

    — ¿Alguna vez os habéis preguntado — dijo — por qué los dos lados de esta guerra se llaman Serpientes y Arañas? Serpientes puede resultar claro; uno siempre llama con nombre vil al enemigo. ¿Pero Arañas… nuestro propio nombre? Ten paciencia conmigo Ilhilihis; se que ningún ser es creado vil o maligno por la Naturaleza, pero este es un asunto de sentimientos antropoides y de tradiciones. Si Mark, se que algunas de tus legiones llevan apodos como Leones Ebrios y Caracoles, y eso es tan insultante como llamar a la Fuerza Británica de Expedicionario los Viejos Despreciables.

    »No, tendríais que volveros hacia juventudes viciosas de ciudades destinadas a la ruina para descubrir un hábito de nombrar semejante al nuestro, y aun ellos intentarían empalidecer su maldad. Pero, simplemente… Arañas. Y Serpientes, pues ese es el nombre con que se nombran ellos, como sabéis. Arañas y Serpientes. ¿Quiénes son nuestros amos que nos dan semejantes nombres?

    Me produjo escalofríos y mi mente trabajó en doce direcciones distintas, aunque esto empeoró mis escalofríos.

    Illy a mi lado… nunca lo había pensado, pero tenía, en verdad, ocho patas, y recuerdo habérmelo imaginado como a un mono araña, ¿y acaso los Lunarius no habían perdido facultades atómicas y dispuesto de un billón de años para echar a rodar la Guerra del Cambio?

    O bien, en un lejano futuro, las propias arañas de la Tierra podrían haber evolucionado intelectualmente y adquirido una cruel cultura caníbal. Habrían sido capaces de mantener su existencia en secreto. No tenía la menor idea de quién o qué existiría en la Tierra en la época de Sevensee, por qué no, sin embargo, una negra y peluda mentalidad de venenosa araña que urdiera sus redes secretamente a través; del mundo del pensamiento y del todo de espacio y tiempo?

    Y Beau, ¿no había algo verdaderamente viperino no en él, el modo de moverse y todo lo demás?

    Arañas y Serpientes, Spinne und Schlange, como las llamaba Erich, S amp; S. Pero SS eran los oficiales nazis (los Camisa Negra, y si algunos de esos crueles Jerries hubieran descubierto el viaje en el tiempo y…) me recuperé con una sacudida. — Greta, ¿qué locuras piensas?

    Desde donde se encontraba, en el suelo, con el frente del bar por tornavoz, Doc le gritó a Bruce como un maldito espectador en la platea:

    ¡No hables contra las Arañas! ¡No blasfemes! Podrían escuchar el susurro del Nonato. Otros flagelan sólo la piel, pero ellos también el cerebro y el corazón en carne viva.

    — Ya es suficiente, Bruce — dijo Erich. Pero Bruce no le concedió ni una mirada y dijo:

    Pero, sean quienes fueren las Arañas y no importa a cuántos utilicen, es simple como el axiómetro del Sustentador que la Guerra del Cambio no sólo se libra contra ellas, sino que se les escapa de las manos. Moran ahora en la agitada ráfaga de los golpes a ciegas y de la crisis anacrónica, cuando bien sabemos que el anacronismo conduce precisamente al descontrol de los Vientos del Cambio. ¡Ese puñetazo de borracho asestado en la riña Creta—Dórica como si se tratara de la única batalla y del único modo de hacer las cosas! ¡Trasladar velozmente a Constantino de Bretaña al Bósforo en cohete, enviar un submarino de bolsillo para que navegue junto a la Armada contra Drake!… ¡les apuesto que no han escuchado cosas semejantes! Y ahora, salvar a Roma con una bomba atómica.

    »Sí, dioses, podrían haber echado mano del fuego griego o aun de la dinamita, pero un arma atómica… imagínense las brechas y cicatrices que esto abrirá en lo que queda de historia… ¡la humareda de Grecia y la desaparición de Provenza y los trovadores y la Captividad del Papado Irlandés no figurarán en ella!

    El corte de su mejilla se había abierto nuevamente y le manaba algo de sangre, pero no prestaba la menor atención a ello, ni tampoco nosotros; sus labios se adelgazaron irónicamente y dijo:

    Pero, he olvidado que ésta es una guerra cósmica y que las Arañas conducen las operaciones de años y que nosotros sólo somos un pequeño mundo — un pequeño sistema solar, Sevensee — y que difícilmente podemos esperar que nuestros amos inescrutables, con todas sus apremiantes preocupaciones y responsabilidades de alto vuelo, sean especialmente comprensivos o tiernos en su tratamiento de nuestros libros y siglos preferidos, de nuestros profetas y períodos favoritos, o se muestren extemporáneamente preocupados por preservar cualquiera de las fruslerías que se nos ha ocurrido considerar como muy cara:

    »Quizás existen ciertos sentimentales que prefieran morir para siempre antes de seguir viviendo en el mundo sin la Suma, las Ecuaciones de Campo, Proceso y realidad, Hamlet, Matthew, Keats y la Odisea, pero nuestros amos son criaturas prácticas que proveen a las necesidades de esas almas ásperas que quieren seguir viviendo a pesar de todo:

    Bruce, te digo que ya es suficiente — dijo Erich, pero su voz se perdió en el rápido fluir de las palabras del Nuevo Muchacho.

    — No perderé demasiado tiempo con los detalles menores de nuestro mayor desastre la cancelación de las salidas, el racionamiento, la pérdida de la Habitación Expreso, el uso de las Estaciones de Recuperación para contiendas y todos las demás frenéticas chapucerías — en una de las últimas operaciones, nos endilgaron tres soldados que no pertenecían a la Galaxia y, la culpa no era de ellos si no estaban adaptados para lo terrestre. Cosas como esas podrían suceder en cualquier guerra, y quizás sólo sean locales. Pero hay algo muy importante.

    Hizo una pausa, supongo que para permitirnos preguntarnos de qué se trataba. Maud debe haberse acercado hacia mí porque sentí su pequeña mano seca sobre mi brazo y susurró por el costado de su boca:

    — ¿Qué haremos ahora?
    — Escuchamos — le contesté del mismo modo. Me impacientaba su necesidad de hacer siempre algo. Enarcó una ceja empolvada con oro y murmuró:
    — ¿Tú también?

    No llegué a preguntarle yo también qué, si triturar a Bruce, ¡diablos!… porque precisamente en ese momento la voz de Bruce se elevó nuevamente en su letanía.

    — ¿Alguna vez se han preguntado cuántas operaciones puede resistir la fábrica de la historia antes de que la trama esté ya urdida? ¿Hasta qué punto un excesivo Cambio no llegará, un día, a gastar totalmente al pasado? Y lo mismo respecto del presente y del futuro, exactamente el mismo condenado problema. ¿Es la ley de la Conservación de la Realidad algo más que un débil anhelo con nombre largo, una plegaria de los teóricos? La Muerte del Cambio es tan cierta como la Muerte de Calor, y mucho más rápida. Cada operación deja a la realidad algo más imperfecta, algo más afeada, algo más contingente y mucho menos rica en esos detalles y sentimientos que constituyen nuestro patrimonio, como el tosco bosquejo en lápiz sobre el lienzo, una vez lavada la pintura.

    »Si esto prosigue, ¿acaso no se reducirá el cosmos a su mero perfil y luego, a la nada? ¿Qué grado de adelgazamiento puede resistir la realidad puesto que progresivamente se abstraen de ella más y más Partidadobles? Y existe otra cosa en relación con cada operación: éstas despiertan cada vez más a los Zombies, y como sus Vientos del Cambio mueren, paulatinamente se acrecientan sus perturbaciones y los atormentan las pesadillas y se van deshilachando. Aquellos entre ustedes que han estado en operaciones en áreas de tiempo seriamente alteradas sabrán a qué me refiero — esa mirada que ellos les prodigan con ojos desorbitados como diciendo: — Tú nuevamente. Por Cristo, vete. Nosotros somos los muertos, somos los que no queremos despertar, los que no pretendemos ser Demonios y odiamos ser fantasmas. Deja de torturarnos.

    Me volví hacia las chicas Fantasmas; no pude evitarlo. De alguna manera se habían agrupado en el diván de control, y nos miraban, de espaldas a los Sustentadores. La Condesa se había llevado la botella de vino que Erich le sirviera antes y se la pasaban entre ellas. La Condesa tenía una gran salpicadura rosada sobre el fruncido lazo blanco de su blusa.

    Llegará el día en que todos los Zombies y todos los Nonatos despertarán y se reunirán, enloquecidos, para marchar metafóricamente hacia nosotros en hordas infinitas y decirnos: — Ya hemos aguantado bastante — dijo Bruce.

    Pero yo no miré directamente a Bruce. El manto de Friné se había resbalado de uno de sus hombros y ella y la Condesa estaban sentadas inclinadas hacia adelante, los codos sobre las rodillas, las piernas extendidas, en la medida en que lo permitía la pollera funda de la Condesa, y se balanceaban ligeramente cada una hacia la otra. Todavía eran sorprendentemente sólidas, aunque no se les había dispensado atención personal durante media hora, y miraban hacia arriba por encima de mi cabeza con los ojos entrecerrados y parecían, eso me alivió, atentas a lo que Bruce decía y, quizás, al tanto de parte de su charla.

    Realizamos una cuidadosa distinción entre Zombies y Nonatos, entre aquellos que son perturbados por nuestras operaciones y cuyas vidas yacen en el pasado y aquellos cuyas vidas yacen en el futuro. Pero, ¿existe alguna diferencia ulterior? ¿Podemos establecer la distinción entre pasado y futuro? ¿Podemos acaso localizar el ahora, el real ahora del cosmos? Los lugares tienen sus propios ahoras, el ahora de la Gran Hora en que estamos, pero eso es algo diferente y no concierne a la vida real.

    »Las Arañas nos dicen que el ahora real es un punto en la última mitad del siglo XX, lo cual significa que algunos de los que nos encontramos aquí también vivimos en el cosmos, tenemos líneas vitales a lo largo de las cuales transita el ahora. ¿Pero os tragáis esta historia tan fácilmente?, Ilhilihis, Sevensee? ¿Cómo les suena a los adoradores de la Triple Diosa? ¿A las Arañas de la Roma de Octavio? ¿A los Demonios de la Buena Reina Bess? ¿A los caballeros Zombies del Gran Sur? ¿Hace viajes estelares el Nonato, Maud?
    »Las Arañas también nos dicen, aunque el humo de la batalla impide aprehender el ahora con precisión, que volverá con la rendición incondicional de las Serpientes y el reino de la paz cósmica, y que rodará tan majestuosamente como antes hacia el futuro, imprimiendo velocidad al continuum con su pasaje. ¿Crees realmente eso? O creéis, como yo, que hemos gastado ya todo el futuro y también el pasado, derrochando en experiencia prematura, y que hemos arrojado al verdadero ahora de la existencia, que nos han probado para siempre el precioso ahora del crecimiento veraz, el momento en que toda vida yace, y que, como un recién nacido brinda la única posibilidad de anhelar algo?

    Dejó que esto se nos interiorizara, luego dio un par de rápidos pasos y prosiguió, elevando su voz por encima de la admonición de Erich:

    — Bruce; por última vez… — y, aparentando que extraía una nota de esperanza de cada una de las palabras que había proferido:
    — Pero aunque todo parece terriblemente negro, queda aun una probabilidad delgadísima probabilidad pero probabilidad al fin — de salvar al cosmos de la Muerte del Cambio y de restaurar la riqueza de la realidad y de procurarles un sueño tranquilo a los Fantasmas y quizás de rescatar al verdadero ahora. Tenemos los medios justo a mano. Por ejemplo, si el poder de viajar a través del tiempo fuera utilizado no para la guerra y la destrucción sino para remediar el mal, para el mutuo enriquecimiento de las épocas, para una pacífica comunicación y desarrollo, brevemente para transmitir un mensaje de paz.

    Pero mi pequeño comandante es todo un actor, por su parte, y sabe algo de los principios del robo del papel protagónico y no estaba dispuesto a que Bruce lo ahogara como si sólo fuera un mero extra que representara a la voz del populacho. Se abalanzó entonces hacia el frente, entre nosotros y el bar, dio un salto y aterrizó sobre la maldita caja de la bomba.

    Poco después, Maud me enseñaba en silencio el blanco anillo por encima de su codo, en el lugar donde yo me había aferrado y, por su parte, Illy aflojaba un apretón de tentáculos en mi otra mano y chillaba con aire de reprobación:

    — Greta, muchacha, nunca hagas eso.

    Erich permanecía sobre el casquete y advertí que sus botas montaban a horcajadas el círculo de cráneos, más yo sabía, de todos modos, que difícilmente se comportarían con corrección por el solo hecho de que se saltara sobre ellos; Erich señalaba a Bruce y decía:

    Y esto significa rebelión, mi querido joven. Um Gottes willen, Bruce, escúchame y baja del bar antes de decir cosas peores. Soy mayor que tú, Bruce. Mark también es mayor. Confía en tus Kameraden. Guíate por su sabiduría.

    Había despertado mi curiosidad, pero, al mismo tiempo, le desconfiaba.

    ¿Tú más viejo que yo? — Bruce sonreía sarcásticamente —. ¿Cuándo tus doce años de ventaja los invertiste en absorber las enseñanzas de una raza de soñadores sadistas y paranoicos, en un mundo cuyo pensamiento había sido contaminado por una guerra mundial? ¿Mark mayor que yo? ¿Cuándo todas sus ideas y fidelidades son las de un hato de rapaces holgazanes sin imaginación, dos mil años más jóvenes que yo? ¿O sois mayores porque tenéis una buena dosis del asesino cinismo que constituye toda la sabiduría que podéis haber aprendido en la Guerra del Cambio? ¡No me hagas reír!

    »Soy inglés y vengo de una época en la cual la guerra mundial era considerada todavía como una calamidad y en la que las flores y retoños del pensamiento aun no se habían marchitado. Soy un poeta y los poetas son más sabios que nadie porque son los únicos que tienen tripas como para pensar y sentir al mismo tiempo. ¿No es cierto, Sid? Cuando les hablo a todos ustedes de un mensaje de paz, quiero que piensen en él concretamente, es decir, en el sentido de que los Lugares se utilicen para traer auxilio a través de las montañas del tiempo cuando el auxilio se necesita efectivamente, no en aportar una ayuda no merecida o un conocimiento prematuro o contaminador, y llegará el día en que no consistirá en traer ayuda de ninguna especie, sino sólo en comprobar con infinita ternura y dedicación que todo se encuentra a salvo y que las glorias del universo se despliegan tal cual se concibió que lo hicieran…

    Si, eres un poeta, Bruce — interrumpió Erich —. Puedes decirlo con sentimental acompañamiento de flauta y hacernos brotar las lágrimas. Puedes oprimir hasta el fondo los fuelles del órgano y hacernos temblar como si escucháramos los pasos de Jehová. Durante los últimos veinte minutos nos has brindado la más charmante poesía. ¿Pero qué eres tú? ¿Una Anfitriona o un Soldado?

    Justo en ese momento — no sé bien qué fue, si acaso Sid que se aclaraba la garganta pude percibir que nuestros sentimientos comenzaban a volverse contra Bruce. Experimenté la extraña sensación de que la realidad se derrumbaba, de que los colores brillantes se entristecían y de que los sueños se desvanecían. Sólo entonces comprendí lo mucho que nos había conmovido Bruce, quizás había llevado a algunos de entre nosotros, aun al borde de la rebelión. Me alteraba los nervios el comportamiento de Erich, pero no pude evitar un sentimiento de admiración ante su gallardía.

    Todavía me encontraba bajo el embrujo de las palabras de Bruce y del «detrás de sus palabras», pero entonces fue cuando Erich hizo un giro y uno de sus talones golpeó cerca de los botones con forma de cabezas de muerte y yo deseé golpear con un taco claveteado cada botón con cabeza de muerto de su uniforme. No sabía, en verdad, qué me pasaba.

    Sí, soy un Soldado, — le dijo Bruce —, y espero que nunca debas angustiarte por causa de mi coraje, porque será necesario mucho más coraje que en cualquier operación que hayamos planeado alguna vez, o que hayamos soñado, para llevar el mensaje de paz a los demás Lugares y a los sitios más heridos del cosmos. Quizás sea ésta una prematura arremetida y nos derriben antes de apuntar un tanto en nuestro haber, pero ¿acaso eso importa? Por lo menos, veremos a nuestros amos reales cuando se acerquen para aplastarnos, y para mi eso constituirá una satisfacción profunda. Y quizás podamos intentar alguna acción destructiva, también nosotros.

    De modo que eres un Soldado — dijo Erich y su sonrisa descubrió sus dientes —. Bruce, admito que la media docena de operaciones en que has intervenido puedan haber sido más rudas que cualquiera de las cosas con que me haya tropezado en mis cien primeros sueños. Por ello, te profeso realmente una honesta simpatía. Pero que te hayan dejado en tal estado que el amor y una chica puedan ponerte cabeza abajo e inducirte a balbucear una serie de mensajes de paz…

    ¡Sí, por Dios! El amor y una chica me han cambiado — le gritó Bruce, y yo me volví hacia Lili y me acordé de Dave diciéndome — Me voy a España — y me pregunté si algo después había llegado a inflamar mi rostro como aquello —. O más bien, han hecho que me levante para defender lo que siempre profesé en mi intimidad. Me han hecho…

    Wunderbar — llamó Erich y comenzó una afeminada danza sobre la bomba que me hacia entrechocar los dientes. Doblaba sus codos y rodillas con artificio y movía las caderas y cabeceaba con sonrisa tonta y parpadeaba constantemente. ¿Me invitarás para el casamiento, Bruce? Tendrás que buscarte otro testigo, yo seré la florista y arrojaré ramilletes a todos los distinguidos invitados. Aquí tienes Mark. Tómala. Kaby. Una para ti, Greta. Dankeshón. Ach zwei Herzen in dreivierteltakt… ta—ta… ta—ta… ta—ta—ta—ta…

    ¿Qué diablos piensas que es una mujer? — Arremetió Bruce. — ¿Algo para entretenerte en tu tiempo libre?

    Eric siguió silbando «Two Hearts In Waltz Time» y bailoteando, maldito sea… pero esbozó una señal de asentimiento en dirección a Bruce y un — precisamente. — Supe, por lo tanto, a qué atenerme. Pero no era nada nuevo para mí.

    Muy bien — dijo Bruce — dejemos a este maricón Camisa Parda que se divierta y vayamos al grano. Les hice a todos una proposición y no es menester que les diga lo seria que es o cuán seriamente la consideramos Lili y yo. No sólo debemos infiltrarnos e insurreccionar a otros lugares, que afortunadamente están hechos para la infiltración, sino que también debemos establecer contacto con las Serpientes y entablar relaciones de trabajo con aquellos de sus propios Demonios, que se encuentran en nuestro nivel, como uno de nuestros primeros pasos.

    Eso detuvo las chanzas de Erich y nos hizo dar un respingo generalizado. Erich lo utilizó para un cambio de paso.

    Bruce. Te hemos permitido llevar esta tontería más lejos de lo debido. Pareces alentar la idea de que, puesto que todo sucede en el Lugar — duelos, borracheras, und so weiter puedes decir lo que se te ocurra y ello será olvidado en medio de la confusión. No es así. Es verdad que entre tal conjunto de monstruos y espíritus libres como nosotros y, en virtud de nuestra calidad de agentes secretos, no puede existir la obviamente necesaria disciplina militar que se exigirla en un ejército terrestre.

    »Pero, déjame decirte, Bruce, déjame persuadirte de alguna manera — Sid y Kaby y Mark me secundarán en esto, como oficiales de rango equivalente — que la línea de comando Araña rige a lo largo y a lo ancho de este lugar con tanto fuerza como la palabra der Fuhrer en Chicago. Y, como no debiera subrayarlo, Bruce, para que entiendas, las Arañas tienen castigos que harían palidecer a mis compatriotas de Belsen y Buchenwald. De modo que, mientras siga existiendo una sombra de justificación para la interpretación de tus palabras en el sentido de una payasada absolutamente de mal gusto…

    — Charla — dijo Bruce, y le hizo un gesto despectivo con la mano sin dirigirle la mirada. Les hice una proposición — Hizo una pausa —. ¿Qué dices, Sidney Lessingham?

    Entonces sentí que se me aflojaban las piernas porque Sid no respondió inmediatamente. El querido muchacho tragó saliva y comenzó a mirar en torno hacia el resto de nosotros. La sensación de que la realidad se derrumbaba se hizo horriblemente vívida, porque ya no miró él en derredor sino en derechura hacia atrás. Mark, interrumpió con rapidez:

    — Lo lamento, Bruce, pero pienso que estás alterado. Erich, debe ser confinado.

    Kaby asintió, casi ausente. — Confinad o matad al cobarde, lo que sea más fácil, azotad a la mujer, y marchemos hacia la batalla egipcia.

    — Es verdad — dijo Mark. — Allí he muerto. Quizás ya no. Kaby le dijo — Me gustas, romano. Bruce sonreía apenas, sus ojos se movían señalándonos. — ¿Y tú Ilhilihis? La caja de chillidos de Illy no me había sonado mecánica antes, pero sí esta vez, cuando contestó:
    — Estoy hundido mucho más profundamente que ustedes en tiempo prestado, tralala, pero Papá todavía quiere seguir viviendo. Inclúyeme absolutamente afuera, Brucie.
    — ¿Miss Davies?

    Detrás de mí, Maud dijo opacamente — ¿Cree que soy una tonta? — Más allá vi a Lili y pensé — Mi Dios, es verdad que podría parecer tan orgullosa como ella si estuviera en sus zapatos, pero estoy más segura que el diablo de que nunca tan confiada.

    Los ojos de Bruce no se habían posado todavía en Beau cuando el jugador dijo:

    — No tengo motivos para quererlo, señor, más bien todo lo contrario. Pero este lugar me ha llegado a aburrir más que Boston y siempre me ha resultado difícil aguantar una mirada larga. Me temo que demasiado larga; estoy con usted, señor.

    Sentí un dolor en el pecho y un rugido en mis orejas y, a través de éste, escuché gruñir a Sevensee:

    — Estoy enfermo de estas Arañas piojosas. Engáncheme con usted.

    Y entonces Doc se encabritó delante del bar y había perdido su sombrero y su pelo estaba hecho una mata y aferró una botella vacía por el cuello y rompió de un golpe el fondo contra el bar y onduló y chilló:

    — ¡Ubivaytye Pauk! ¡Nyemetzi! Y justo detrás de sus palabras Beau cantó rápidamente la traducción inglesa:
    — ¡Matad a las Arañas… y a los Alemanes!

    Y Doc no se desmayó entonces, aunque pude ver que estaba colgando del bar por una mano y el lugar se puso más silencioso, adentro y afuera, de lo que hubiera estado nunca, y los ojos de Bruce, finalmente se movieron hacia Sid. Pero los ojos se detuvieron antes de Sid y escuché que Bruce decía:

    — ¿Miss Forzane?

    Y pensé — Es gracioso — y comencé a volverme para mirar a la Condesa y sentí todos los ojos y comprendí —. ¡Es a mí! Pero esto no puede sucederme a mí. A los otros sí, pero no a mí. Yo sólo trabajo aquí. A Greta no, ¡no, no, no!

    Pero me sucedía, y los ojos seguían clavados en mí y el silencio y la sensación de la realidad eran horrorosos, y me dije: — Greta, tienes que decir algo, aunque sea una palabra de cuatro letras — y, entonces, súbitamente, comprendí a qué se parecía el silencio. Era como el de una gran ciudad si existiera la posibilidad de acallar todo ruido durante un segundo. Era como el canto de Erich cuando el piano lo abandonaba. Era como si los Vientos del Cambio hubieran muerto para siempre… y supe de antemano qué había sucedido cuando les di la espalda a todos.

    Las Chicas Fantasmas se habían ido. El Sustentador Mayor no sólo había sido sintonizado en Introversión. Había desaparecido, también.

    Examinamos el musgo entre los ladrillos y descubrimos que estaba intacto.

    ¿Miraron entre los papeles de D., me imagino, y dentro de los libros de la biblioteca? Por cierto; revisamos todos los bultos; no sólo abrimos cada libro, sino que volvimos las páginas de cada volumen.
    Poe


    HABITACIÓN CLAUSURADA


    Tres horas más tarde, Sid y yo nos desplomamos en el canapé más cercano a la cocina, aunque estábamos demasiado cansados para comer, por el momento. Una búsqueda más minuciosa de todo lo que yo hubiera podido imaginarme demostró que el Sustentador no se encontraba en el lugar.

    Por supuesto, tenía que estar en el lugar, como insistíamos en decimos uno a otro durante las dos primeras horas. Tenía que estar, si las circunstancias y teorías que concretamente vivíamos en el Mundo del Cambio significaban algo. Un Sustentador es aquello que sustenta un Lugar. El Sustentador Menor se ocupa del Oxígeno, la temperatura, la humedad, la gravedad y otras pequeñeces relativas al ciclo vital y al ciclo material en general, pero es el Sustentador Mayor el que impide el derrumbe de las paredes y el del techo. Es pequeño, pero, ¡por Dios!, hace mucho.

    No funciona por hilos o radio o algo tan complicado. Sólo se inserta en el espaciotiempo local.

    Me habían contado que su interior está compuesto por resistentes y duras moléculas gigantes, cada una de las cuales es, virtualmente, un cosmos de bolsillo por sí misma. Por afuera, se parece a una radio portátil con algunos diales más y algunos indicadores y llaves y clavijas para audífonos y una cantidad de otras chucherías.

    Pero el Sustentador había desaparecido y el Vacío todavía no se había cerrado sobre nosotros. En ese momento, estaba tan fatigada que no me importaba demasiado si ello ocurría o no.

    Una cosa era segura, el Sustentador había sido sintonizado en Introversión antes de ser escamoteado, o bien su desaparición, inmediatamente, producía la Introversión, a gusto del consumidor, porque estábamos, con certeza, Introvertidos — verdaderamente desagradable y férrea imposición de la realidad en mis pensamientos, sin que yo la provocara, ni siquiera aplacable con la bebida, ni una bocanada de Viento del Cambio, absolutamente asfixiante, y el gris del Vacío que se adentraba de tal modo en mi cabeza que creí vislumbrar lo significado por los científicos cuando me explicaban que el Lugar es una especie de tejido de elementos materiales y mentales — una Mónada Gigante, como la llamaba uno de ellos.

    De todos modos me dije — Greta, si esto es Introversión, no me gusta nada. No es agradable desprenderse del cosmos al garete y saberlo. Una lancha salvavidas en medio del Pacífico y un viaje estelar entre galaxias no constituyen el sueño de una anhelada soledad.

    Me preguntaba por qué las Arañas habrían equipado los Sustentadores con llaves de Introversión, a pesar de que impedían navegar y sólo se suponía su uso en caso de una emergencia tan grave como para que la alternativa de la Introversión fuera la rendición a las Serpientes. Y, por primera vez, se me ocurrió la explicación obvia:

    La Introversión debe ser lo mismo que irse a pique, su objetivo fundamental será evitar que secretos de guerra y material caigan en poder del enemigo. Coloca a un lugar en tal situación que ni siquiera el alto mando Araña puede rescatarlo, y no queda más remedio que la inmersión (¿afuera? ¿arriba?), en el Vacío.

    Si tal era el caso, nuestras probabilidades de retorno eran análogas a las que yo tenía de ser nuevamente una chica que jugaba en la Dunas en la Pequeña Hora.

    Me estreché ligeramente contra Sid y hundí mi cabeza bajo su hombro y froté mi mejilla contra el sucio y labrado terciopelo gris. El miró hacia abajo y yo le dije:

    — Largo el camino a Lynn Regis, ¿no es cierto, Siddy?

    Querida, hablas con la boca llena — dijo. Sabe muy bien lo que hace cuando mezcla diferentes temas, el perverso y querido muchacho.

    — Siddy, — le dije —, ¿por qué este labrado? Seria mucho más suave sin él.

    Diablos, los hombres deben estar recubiertos de púas y, a fe mía, no sé por qué, pero es mejor si son de metal.

    Y las chicas recibirán rasguños — resoplé suavemente —. Pero no eches este jubón a lavar, todavía. Hasta que salgamos del bosque, por lo menos.

    ¡Condenado sea! ¿Por qué habría de hacerlo? — preguntó ingenuamente, y creo que no me tomaba el pelo. Lo último en que reparan los viajeros del tiempo es en si huelen a algo o no. Luego su rostro se ensombreció y miró como si quisiera perderse en mi hombro. — Créeme, amor, tu bosque tiene más árboles que Sherwood.

    Tú lo dijiste — asentí y recordé su mirada. No podía estar interesado en mí en ese momento. Yo sabía que yo era un embrollo, pero él se había mantenido muy cercano a mí durante la búsqueda y uno nunca puede decir… Luego recordé que él fue uno de los que no se plegaron cuando Bruce nos interrogó y ello probablemente hería su vanidad de hombre. Entonces, no se trataba de mí, aunque… le estaba agradecida al Sustentador por librarme de esa perturbación cualquiera fuere la que nos producía a todos ahora.

    Habíamos llegado a la unánime conclusión de que las dos Chicas Fantasmas habían huido con el Sustentador, no sé dónde ni por qué, pero no parecía que cupiera duda al respecto. Maud había comenzado a quejarse de que nunca había confiado en los Fantasmas y de que siempre había tenido la certeza de que comenzarían a hacer de las suyas, y Kaby tenía firmemente grabado en la cabeza, justo entre los cuernos, que Friné, por ser griega, era la cabecilla y se vengaría haciendo estragos entre nosotros.

    Pero cuando revisamos los Almacenes por primera vez, yo había advertido que las fundas de las Chicas fantasmas parecían vacías. El ectoplasma no ocupa demasiado espacio cuando está plegado, pero; de todos modos, había abierto uno y, después, pedido auxilio.

    Todas las fundas restantes estaban vacías. Habíamos perdido a más de mil Chicas Fantasmas, la reserva entera de Sid.

    Bueno, por lo menos esto demostraba aquello que ninguno de nosotros ha visto o escuchado nunca que pueda ser demostrado: que existe un fantasmal vinculo (una especie de contacto del Viento del Cambio) entre un Fantasma y su curso vital; y cuando ese cordón umbilical, así he oído que se apoda, se corta, la parte separada del curso vital muere.

    Interesante, pero me perturbaba saber si nosotros, los Demonios, también nos evaporaríamos, porque somos tan Partida doble como los Fantasmas y las cintas de nuestro delantal seguramente habían sido cortadas del mismo modo. Somos más sólidos, por supuesto, pero eso sólo significaría que tardaríamos algo más en desaparecer. Absolutamente lógico.

    Recuerdo haber mirado hacia Lili y Maud, pues las chicas habíamos revisado las fundas; es ésa una de las prerrogativas que mantenemos, con frecuencia, y de todos modos, si los hombres hubieran sido los encargados de hacerlo, hubieran tenido la oportunidad de salirnos al encuentro con el remanido chiste sobre las «inconstantes mujeres» que estoy enferma de escuchar, gracias.

    En todo caso, recuerdo haberlas mirado y dicho — Ha sido un placer el conocerlas — y Lili había dicho — Veintitrés, y nada — y Maud, por su parte — Aquí no hay nada — y habíamos batido las palmas en derredor.

    Nos imaginábamos que Friné y la Condesa se habían desvanecido al mismo tiempo que las demás Chicas Fantasmas, pero una idea me carcomía y dije:

    Siddy, ¿supones que haya sido posible, mientras observábamos a Bruce, que esas dos Chicas Fantasmas hayan birlado el Sustentador y conseguido una Puerta para largarse con él?

    Mis pensamientos hablan por tu boca, querida. Pero todo se opone a que así sea: en primer término es cosa sabida que los Fantasmas no pueden tender celadas o actuar en ellas. Segundo, no tuvieron tiempo para conseguir una Puerta. Tercero — y aquí está lo jugoso — el lugar queda cerrado sin el Sustentador. Cuarto, sería descabellado suponer que alguno de los… ¿cuántos? diez entre nosotros… no haya echado ni siquiera una mirada en torno durante todo el tiempo que les llevó…

    Yo miré una vez en derredor, Siddy. Estaban bebiendo y se habían trasladado al diván de controles por sus propios medios. Ahora bien, ¿cuándo fue eso? Oh, sí, cuando Bruce hablaba de los Zombies.

    Sí, querida. Y como iba a decir para coronar mi razonamiento cuando me interrumpiste con tu cháchara, podría jurar que nadie tocó el Sustentador, y mucho menos lo manipuló y hurtó sin que yo lo supiera. Sin embargo…

    — Sin embargo… — le secundé.

    Alguien debe haber conseguido una puerta y salido por ella con el asunto. Pero, por cierto, no se podía haber sucedido en el lugar. La cacería había sido una pavada. Algo del tamaño de una máquina de escribir no es fácilmente ocultable y habíamos investigado el interior de todas las cosas, desde el piano de Beau hasta el generador del Refrigerador.

    Llegamos al colmo de fluoroscopiar a todo el mundo, Illy se había retorcido como un manojo de gusanos, tal como nos lo advirtiera; decía que cosquilleaba terriblemente y yo insistí en suavizar su piel durante los cinco minutos siguientes, si bien él se mantenía ligeramente alejado de mi.

    Algunas áreas, como el bar, la cocina y los Almacenes llevaron un buen rato, pero dimos cuenta de todo. Kaby ayudó a Doc a revisar Cirugía; desde que corrió un Lugar por última vez, había sido destacada en un Campo Hospitalario (sucede que las Arañas montan operaciones efectivamente desde estos) y había aprendido unas pocas circunvoluciones más.

    Sin embargo, Doc aportó algo de honesto esfuerzo de su parte, aunque, por supuesto, toda revisación era verificada a su vez por no menos de tres personas, sin incluir a Bruce o a Lili. Cuando el Sustentador se desvaneció, a Doc se le habían desorbitado los vidriosos ojos de un modo tal que me hubiera sorprendido si no le hubiera sucedido antes, pero cuando terminamos con Cirugía y proseguido con la Galería de Arte, advertí que a pesar de transpirar, aguantaba su chaqueta y cabeceaba y sacaba un frasco y bebía un trago y ya estaba camino de la próxima cumbre.

    La Galería de Arte insumió tiempo, también, porque en ella hay cantidad de cosas raras, y se me destrozó el corazón pero Kaby partió con su hacha una hermosa talla azul de madera de una medusa venusia porque, si bien no se veía marca alguna en la superficie pulida a mano, ella argüía que era lo suficientemente grande como para ocultar algo. Doc lloró y lo dejamos juntando los pedazos y deambulando junto a los demás objetos.

    Después de que terminamos con el resto, Mark había insistido en emprenderla contra el piso. Beau y Sid intentaron explicarle que se trata de un Lugar de un solo lado, que no hay nada, pero nada, debajo del piso; sólo que es muy duro por causa de los diamantes incrustados en él y es casi imposible perforar apenas un cuarto de pulgada. Se trata del equivalente sólido del Vacío. Pero Mark era cabeza dura (como todos los romanos, Sid me lo aseguró) y rompió cuatro taladros con punta de diamante antes de darse por satisfecho.

    Fuera de algunos lugares aptos como escondites, queda sólo el Vacío, y las cosas no desaparecen si uno las arroja al Vacío: se funden a medias y a medias se congelan para siempre excepto si uno las pesca. Detrás del Refrigerador, a la altura de los ojos, hay tres palmeras venusias que un forzudo Hitita arrancó durante una pelea de dimensiones. Procuro no mirarlas porque se parecen tanto a cabezas de brujas que me aterrorizan. Las partes del Lugar que lindan con el Vacío tienen extrañas propiedades espaciales que utiliza uno de los instrumentos de Cirugía de un modo que produce pánico, pero esto es irse por las ramas.

    Durante la cacería, Kaby y Erich utilizaron sus Llamadores como detectores que localizarían al Sustentador, así como se utilizan en el cosmos para localizar a la Puerta, y a veces también en los Lugares grandes, según me han dicho. Pero los Llamadores giraban enloquecidos, como la punta de un compás que girara sin detenerse, ya nadie sabía qué significaba eso.

    Los posibles escondites eran el Sustentador Pequeño, ingeniosa idea, pero no es más grande que el Mayor y tiene su misterioso interior y, obviamente, había seguido desempeñando su propio trabajo, de modo que estaba al margen de la cuestión por varias razones, y el casquete de la bomba, si bien parecía imposible que alguien lo hubiera abierto, en caso de que conociera el secreto de su llave, aun antes de que Erich saltara sobre él y lo pusiera doblemente en evidencia. Pero cuando uno ha agotado todos los recursos, la palabra imposible cambia de significado.

    Puesto que nos ocupamos del viaje por el tiempo, una persona podría concebir toda clase de ardides para enviar el Sustentador hacia el pasado o el futuro, de modo permanente o temporario. Pero, el lugar se encuentra estrictamente en la Gran Hora y todo aquel que algo sepa me dirá que viajar por el tiempo a través de la Gran Hora no es posible. El asunto es así la Gran Hora es un tren, y la Pequeña Hora el paisaje y nosotros estamos arriba del tren, excepto que consigamos una Puerta, y, como diría Gertie Stein, uno no puede viajar por el tiempo a través del tiempo en que uno viaja por el tiempo cuando uno viaja por el tiempo.

    También jugué con la idea de un fantásticamente obvio escondite, quizás algo que ciertas personas pudieran pasarse entre sí por detrás o por delante, lo cual significaría una conspiración y, por supuesto, si uno imagina una conspiración lo suficientemente grande, uno puede explicar cualquier cosa, inclusive el propio cosmos. Sin embargo, yo tenía una azarosa idea de escondite relacionada con los tres grandes y negros chacós de los Soldados y no me quedé tranquila hasta que los revisé a todos al mismo tiempo.

    — Despierta, Greta y sírvete algo, no puedo permanecer así para siempre. — Maud nos servía en una bandeja bocaditos diversos y debo decir que eran tentadores; nos enfrentaba con algo extemporáneo.

    Los miré y dije — Siddy, quiero un «hot—dog».

    — ¡Y yo quiero una torta vienesa! Vergüenza debería darte, muchacha melindrosa, más que escrupulosa mujercita, caprichosa y tirana muñeca! Me serví un puñado y me arrimé a él.
    — Sigue, dime algo más, Siddy — le dije —. Dime cosas realmente sabrosas.

    «Mi Pensamiento, que apenas fantasea con el crimen, conmueve hasta el punto mi condición de hombre, que el acto se sofoca en conjetura y sólo es aquello que no es»
    Macbeth


    MOTIVOS Y OPORTUNIDADES


    Mi querido granuja de King’s Lynn había depositado la bandeja sobre sus rodillas y comenzaba a devorar con hambre de lobo los alimentos. Los demás terminaban su búsqueda. Erich, Mark y Kaby discutían ferozmente pero yo no podía percibir lo que decían en el extremo del bar más cercano al casquete de bronce; Illy se había replegado sobre el piano como un verdadero octopus y escuchaba.

    Beau y Sevensee paseaban de arriba abajo, junto al diván de control, y se arrojaban entre sí alguna palabra, esporádicamente. Detrás de ellos Bruce y Lili estaban sentados en un canapé frente a nosotros y hablaban gravemente sobre algo. Maud se había sentado en el otro extremo del bar y tejía — es una de las costumbres, como jugar al ajedrez y beber en silencio o como aprender a hablar por la caja de chillidos, que practicamos para pasar el tiempo en el Lugar, en los largos lapsos que median entre fiestas. Doc se enredaba con las cosas y las tiraba abajo, y se las arreglaba para mantenerse en pie a cualquier precio.

    Lili y Bruce se levantaron, charlando todavía asiduamente; Illy comenzó a tocar con un tentáculo una pequeña melodía en las notas agudas cuyo sonido no se parecía a nada existente en la tierra de Dios.

    — ¿De dónde sacan tanta energía? — me preguntaba.

    Tan pronto como me hiciera la pregunta supe la respuesta y comencé a sentirme yo también del mismo modo. No se trataba de energía; eran nervios, lisa y llanamente nervios.

    El cambio es como una droga, me imagino; uno se acostumbra a que los hechos no permanezcan sin modificaciones y una imagen del pasado y del futuro que se disuelve en otra puede no ser muy diferente y, sin embargo, diferente, y la mente de uno se encuentra constantemente, acosada por cambios de humor y nociones diversas, como las mutables luces de color de un night club y sus sombras fantasmagóricas reflejándose en el cerebro.

    El vaivén y el zangoloteo interminable son reposados, como un viaje en tren.

    A uno termina por gustarle el movimiento y por necesitarlo sin saber, y cuando súbitamente se detiene y uno es sólo uno y los hechos sobre los que uno piensa y que uno siente son exactamente los mismos cuando se vuelve sobre ellos… hermano, es duro, como lo descubrí entonces.

    En el preciso instante en que Introvertimos, todo aquello que, en general, huye hacia adentro del Lugar, despierto o dormido, dejó de ingresar, y nosotros no éramos nada sino nosotros y eso que significábamos uno para otro y eso que podíamos configurar a partir de allí, o sea, una terriblemente sola y lamentable situación.

    Me sentía como si me hubieran arrojado a una pileta de natación llena de cemento y me dejaran allí hasta que fraguara.

    Podía comprender el deambular de los demás. Parecía milagroso que no tropezaran con el Vacío. Maud era la que mejor resistía, quizás estuviera preparada y entrenada como centinela en las largas guardias entre estrellas; y, además, es mas vieja que todos nosotros, inclusive Sid, aunque sólo vieja con minúscula.

    La intensa búsqueda del Sustentador había sofocado mis sensaciones, pero ahora emergían con toda su fuerza. Antes de la búsqueda, el discurso de Bruce y las interrupciones de Erich habían contribuido, también, a tapar todo. Me esforcé por recordar en qué momento comencé a experimentar la sensación y decidí que fue después de que Erich hubiera saltado sobre la bomba, cuando mencionó a la poesía. Aunque no podía estar segura. Quizás el Sustentador habla sido introvertido antes, cuando me volviera para mirar a las Chicas Fantasmas. No estaba segura. ¡Demonios!

    Créanme, podía sentir ese cemento que fraguaba sobre cada centímetro de mi piel. Recordé la hermosa descripción de Bruce de un universo sin Gran Cambio y pensé que era la peor de las ideas. Seguí alimentándome, aunque ya no estaba tan segura de que me conviniera mantenerme fuerte.

    — ¿Tiene el Sustentador un indicador de Introversión? ¡Siddy!

    Por Dios, si algo me quieres, habla más bajo. De pronto advierto que no me siento bien, como si hubiera bebido un barril de vino y luego me hubiera metido adentro para dormir la mona. ¡Cuernos! sí, es azul. Centelleo breve, dice el manual. ¿Por qué preguntas eso?

    — No sé, ¡mi Dios! Siddy, qué no daría por una bocanada de Viento del Cambio.

    No digas tonterías — gruñó él. Debía tener un aspecto muy lamentable porque puso su brazo sobre mis hombros y me susurró con aspereza —, consuélate, querida, aunque suframos tan penosamente, no podemos, sin embargo, morir de Muerte del Cambio.

    — ¿Qué es eso? — le pregunté.

    No quería dar vueltas como los demás. Sospechaba que si lo hacía iría demasiado lejos. De modo que, para prevenirme del peligro, comencé a repensar la cuestión: ¿quién había hurtado el Sustentador?

    Durante la cacería, algunas bonitas y salvajes sugestiones habían bogado a la deriva hasta su desaparición o su Introversión, por lo menos: se trataba de una proeza de la ciencia de las Serpientes que lindaba con la brujería; o bien el alto mando Araña abandonaba los Lugares desde arriba, quizás por causa de la perdida de la Habitación Expreso, y con tal apuro que no tenían tiempo siquiera para transmitir las advertenciaspertinentes; o todo era obra de los Últimos Cosmiquios, esos misteriosos seres hipotéticos que aparentemente han resistido el avance de la Guerra del Cambio en el futuro, mucho después de la época de Sevensee… excepto que los últimos Cosmiquios fueran los que realmente libraran la Guerra del Cambio. Algo que habían aportado esas sugestiones con toda claridad era la posibilidad de que cada uno de nosotros fuera un sospechoso, ya actuara como espía de las Serpientes, como policía político de las Arañas, agente de… ¿quién sabe, después de Bruce?… un secreto Comité de la Guerra del Cambio de Salvación Pública o de una conjuración Araña revolucionaria.

    Nadie había insinuado una palabra, desde que el Sustentador fuera escamoteado, sobre la escisión entre las facciones de Erich y de Bruce.

    Probablemente es una característica del grupo borrar las diferencias en una emergencia, pero eso no se aplica a lo que yo hacía con mis propios pensamientos.

    ¿Quién pensaba escapar tan erradamente qué Invertía el Lugar y cortaba todo contacto y comunión posibles con el cosmos corriendo el gran riesgo no volver jamás a éste?

    Al margen de lo sucedido desde que Bruce había llegado y revuelto todo, Doc parecía ser el que más poderosos motivos tenía. Sabía que Sid no podía seguir encubriéndolo siempre y que los castigos de las Arañas por incumplimiento del deber no se reducen al gatillar de un pelotón de fusilamiento, como bien lo recordara Erich. Pero Doc había permanecido derrumbado sobre el piso, frente al bar, desde el momento en que Bruce había saltado sobre éste, aunque yo no me había dedicado a vigilarlo constantemente.

    ¿Y Beau? Beau había manifestado estar cansado del Lugar en un momento en que sus palabras pesaban, de modo que difícilmente se encerrara allí quizás para siempre, para no hablar de que al mismo tiempo encerraba con él a Bruce y a su novia.

    Sid ama la realidad. Cambiante o no, y todas las mínimas cosas que en ella existen, especialmente la gente, y con un amor más intenso que cualquier hombre o mujer que yo haya conocido alguna vez; es como un chico de ojos muy abiertos que quiere aferrar todo objeto que ve y llevarlo a la boca y era difícil imaginárselo aislándose del cosmos.

    ¿Y Maud, Kaby, Mark y los dos ETs? Ninguno tenía motivos que yo conociera, aunqueel lejano origen en el futuro de Sevensee casaba con la idea de los Últimos Cosmiquios, y, también, algo parecía desarrollarse entre cretenses y romanos capaz de inducirlos a ser introvertidos simultáneamente.

    — Atenerse a los hechos, Greta — me llamó al orden con un gruñido privado. Eso arrojaba el saldo de Erich, Bruce, Lili y yo misma.

    Erich, pensé, con él pisamos tierra firme. El pequeño comandante tiene el sistema nervioso de un coyote y el coraje de un gato loco, y si creía que para vencer en su batalla contra Bruce era preferible encerrarse con él, no dudaría un instante en hacerlo.

    Pero, aun antes de que Erich bailara sobre la bomba, se había mofado de Bruce desde el montón. Sin embargo, quizás hubiera tenido tiempo, entre pulla y pulla de deslizarse silenciosamente por detrás de nosotros, Introvertir el Sustentador y… bueno, esto sumaba nueve décimas partes del problema.

    Si yo era la culpable, estaba loca perdida y esa era la mejor explicación de todo. ¡Grrr!

    Los motivos de Bruce parecían tan obvios, especialmente el peligro mortal (¿o inmortal?) que se decidía a correr con la incitación a la rebeldía, que era realmente una lástima su larga exposición a la vista de todos, sobre el mostrador. Con toda seguridad, si el Sustentador hubiera sido Introvertido antes de que él saltara sobre el bar, todos hubiéramos advertido el centelleo azul del indicador. Justamente yo lo hubiera percibido cuando me volví hacia las Chicas Fantasmas… si funcionaba tal como Sid declaraba, y él decía que nunca lo había visto funcionar sino que lo había leído en el manual… ¡oh, dioses!

    Pero Bruce no necesitaba la oportunidad, como sé con certeza que todos los tipos del Lugar me dirían, porque la tenía a Lili para hacer el trabajo en su lugar y ella había tenido tantas oportunidades como el resto de nosotros. Por mi parte, experimento grandes reservas en relación con la teoría que propone a esta mujer—que—es—dúctil—arcilla—entre—lasmanos—del—hombre—que—ama—enloquecidamente, pero me veía obligada a admitir que era menester dejar algo bien puntualizado en este caso: yo ya había concedido con toda naturalidad adherir a la decisión de los demás, adoptada por tácito acuerdo, de no considerar válidas las revisiones hechas por Bruce o Lili cuando buscábamos el Sustentador.

    De tal modo daba cuenta de todos y sólo quedaba el misterioso extraño, que se introducía de alguna manera a través de la Puerta (¿cómo podría haberla conseguido sin utilizar nuestro Sustentador?) o que salía de un escondite inconcebible o directamente del Vacío. Sé que lo último es imposible — nada puede surgir de la nada — pero si existiera algo capaz de provenir de allí, no podría tratarse de algo agradable si uno piensa en la naturaleza del Vacío: brumoso batido de viscoso gris…

    — Un momento — me dije a mí misma — y aférrate de esto Greta. Tendría que haberte saltado a los ojos desde un comienzo.

    Y era que, fuera lo que fuere eso que había emergido del Vacío, o, más exactamente, fuera quien fuese el que se había deslizado de nuestro grupo hacia el Sustentador, Bruce tenía que haberlo visto. El había estado mirando hacia el Sustentador por encima de nuestras cabezas durante todo el tiempo, y, por consiguiente, había visto todo lo que le aconteciera.

    No sucedía lo mismo respecto de Erich, aun después de saltar sobre la bomba, porque había sido lo suficientemente hábil como para no sacarle los ojos de encima a Bruce y así desempeñar su papel de tribuno del pueblo.

    Pero Bruce… a menos que estuviera tan atrapado por sus propias palabras…

    No, hermano, un Demonio es siempre un actor, no importa si cree o no en lo que dice, y no existe actor que deje de advertir la partida de un miembro del auditorio cuando representa su escena culminante.

    De modo que Bruce sabía, y eso lo convertía en mejor actor de lo que yo hubiera querido creer, porque a nadie parecía habérsele ocurrido esto que yo pensaba, de lo contrario se lo hubieran echado en cara.

    Pero yo no lo haría, aunque… bueno, no es mi estilo. Además, no me sentía con fuerzas… los nervios me dominaban, estaba a la miseria.

    — Quizás — me dije para alentarme —, el lugar es el Infierno — pero añadí — no seas infantil, Greta, sé realmente una desarraigada, desarreglada, desamorada mujer de veintinueve años.

    El frente ruge y arrecia. Entonces, torpemente inclinados con bombas y rifles y palas y pertrechos de batalla, los hombres trepan a empellones hacia el erizado fuego.
    Filas de caras grises, sombrías, con la máscara del miedo, abandonan las trincheras y escalan hasta la cima mientras el tiempo late vacío y urgido en sus muñecas.
    Sassoon


    EL FRENTE OCCIDENTAL, 1917


    Por favor, no Lili.

    — Lo haré, mi amor.
    — ¡Querida, despierta! ¡Estás temblando!

    Abrí apenas los ojos y lo engañé a Siddy con una sonrisa mientras oprimía fuertemente mis manos y observaba a Bruce y Lili que noblemente discutían junto al diván de controles y deseé tener un gran amor que disipara mi desgracia y me procurara un pasable sustituto de los Vientos del Cambio.

    Lili ganaba, a juzgar por él modo en que echaba la cabeza hacia atrás y se apartaba de los brazos de Bruce al par que le brindaba una sonrisa orgullosa y tierna. El se alejó unos pasos, bendito sea, no se encogió de hombros como un viejo marido, aunque estaba muy nervioso y no parecía soportar la Introversión en absoluto, ¿quién, por otra parte, podría?

    Lili apoyó una mano en la cabecera del diván de controles y apretó los labios y miró en derredor, girando sus ojos. Había atado con una cinta de seda gris su pelo. Su breve vestido de seda gris, enterizo y derecho, le procuraba un aspecto no tanto de chica, aunque también lo parecía, sino de nena pequeñita, sólo que el pronunciado escote delataba que no lo era.

    Su mirada hesitó y luego se detuvo en mí y yo presentí lo que se venía, porque las mujeres siempre me eligen como auditorio. Además, Sid y yo configurábamos una reunión central de dos dentro del clima refrescante del Lugar.

    Hizo una profunda inspiración y adelantó su barbilla y dijo con una voz que era todavía más aguda y británica que la de costumbre:

    Nosotras, las chicas, hemos gritado con frecuencia, «Cierren la Puerta» ¡Pero ahora la Puerta está bonitamente cerrada para siempre!

    Supe que había adivinado y experimenté un terrible malestar, porque conozco ese modo amoroso de pensar que uno es la otra persona y de tratar de vivir su vida… y arrebatarle su gloria, aunque uno no lo sabe… y entregar su mensaje, y cuanto puede esto embarullar las cosas. Sin embargo, no dejaba de admitir que lo dicho por ella no estaba demasiado mal como comienzo; en todo caso, era desagradablemente verdadero.

    Mi novio cree que todavía podemos abrir la Puerta. Yo no. Piensa que es un poco prematuro discutir el peculiar brete en que nos encontramos. Yo no.

    Hubo una áspera risa del lado del bar. Los militares reaccionaban. Erich se adelantó, con alegre apariencia:

    — De modo que ahora tenemos que escuchar a las mujeres pronunciando discursos dijo —. ¿Qué es este lugar, de todos modos? ¿El Círculo de Costura de los Sábados por la Tarde de Sidney Lessingham?

    Beau y Sevensee, que detuvieron su paseo a mitad de camino, entre el bar y el diván de controles, se volvieron hacia Erich y Sevensee me pareció más corpulento, algo más parecido a medio caballo que a los sátiros en las ilustraciones de los libros de mitología. Piafó, con cierta dureza, yo diría, y exclamó:

    — ¡Ahh, vaya globo cautivo!

    Descubrí que había aprendido inglés con un Demonio que había sido un estibador con ideología anarco — sindicalista. Erich calló y se detuvo, sonriendo sarcásticamente con las manos en las caderas.

    Lili le hizo un gesto de asentimiento al sátiro y aclaró su garganta; parecía asustada pero no habló; pude ver que pensaba y sentía algo, y su rostro se afeó y se puso macilento, como si estuviera en un Viento del Cambio que todavía no me había alcanzado, y su boca forcejeó contra las lágrimas, pero algunas se le saltaron, y cuando habló su voz era una octava más grave y ya no tenía sólo el acento de Londres sino también el de Nueva York.

    — No sé como les sienta a ustedes la Resurrección, porque soy nueva y no me dedico a hacer preguntas, pero para mí fue pura tortura y sólo desearía haber tenido el coraje de decirle a Suzaku:
    — Prefiero seguir siendo un Zombie, si no le molesta. Me quedo con las pesadillas.

    »Pero acepté la Resurrección porque me habían enseñado a ser amable y porque en mí mora el Demonio que yo no comprendo y desea siempre vivir, y descubrí que todavía sentía como un Zombie, aunque podía revolotear por allí, y que tenía aun las pesadillas, sólo que se hicieron mucho más vívidas.
    »Era nuevamente una joven, diecisiete años, y supongo que toda mujer desea tener diecisiete años, pero yo no tenía diecisiete en el interior de mi cabeza; yo era una mujer que había muerto del mal de Bright, en Nueva York, en 1929 y también, por causa de que un Gran Cambio desvió el curso de mi vida por otro cauce, una mujer que había muerto de la misma enfermedad en Londres, durante la ocupación nazi, en 1955, pero mucho más despacio, porque, como pueden imaginarse, el licor era allí más escaso. Tuve que vivir con ambos juegos de recuerdos y el Mundo del Cambio no borró lo escrito en mayor medida de lo que borra lo de cualquier Demonio, y ni siquiera lo empujó hacia el fondo como yo desearía que hubiera hecho.
    »Cuando algún Muchacho del Cambio me dijera:
    «Hola, hermosa, ¿por qué no me sonríe?» o «sos un budín, piba», yo volvería a Bellevue y a mi hinchado cuerpo y a la luz convertida en filamentos de hielo, o a esa horrible pieza impregnada de olor a ginebra en Stepney, con Phyllis que moría tosiendo junto a mí, o a lo sumo, durante un momento, a una pequeña niña en Glamorgan, los ojos clavados en el camino romano y en la boca la pregunta por la maravillosa vida que yacía más allá.

    Miré a Erich pues recordaba que él tenía un largo y penoso futuro tras de sí, en el cosmos, y de ningún modo sonreía y pensé que quizás lo invadiera la humildad al saber que alguien tenía dos de esos futuros, pero inmediatamente lo dudé.

    Porque, verán ustedes — continuó con esfuerzo Lili —, durante mis tres vidas he sido una joven que se enamoró de un gran poeta joven a quien nunca conoció, la voz de la nueva juventud y de toda juventud, y esa joven urdió su primera mentira importante para conseguir ingresar en la Cruz Roja y, a través de Francia, acercarse a él, y todo fue peligro y mágicas sombras y un caballero armado, y ella se figuró cómo lo encontraría, herido pero no gravemente, con una pequeña venda alrededor de la cabeza, y cómo le encendería un pucho y suavemente le sonreiría, sin trasuntar sus sentimientos, sólo un hada buena que observa qué efecto le produce a él…

    »Y entonces el fuego lo abatió en Passchendaele y nunca pudo haber vendaje suficiente y la joven se quedó en los diecisiete, en su intimidad, y deambuló y se esforzó por ser perversa, aunque no servía demasiado para esto, y por beber, y aquí sí tenía más talento, si bien emborracharse a muerte no es tan fácil como suena, aun cuando exista un temperamento débil para ayudar, pero a esto le encontró la vuelta.
    »Después es el canto del gallo. Ella despierta a un doloroso comienzo, de los grises sueños de muerte que llenan el curso de su vida. Es un amanecer frío. Es el olor de una granja francesa. Palpa sus tobillos y no son en absoluto las enormes botas de goma llenas de agua. Ya no están hinchados. Sus piernas son jóvenes.
    »Hay una ventanita y se asoman las copas de una hilera de árboles, quizás sean álamos cuando aclare y además hay camas como la suya y cabezas debajo de frazadas y uniformes que cuelgan y proyectan grandes sombras y una chica que ronca. Un lejano fragor estremece ligeramente la ventana. Entonces recuerda que ellas son enfermeras de la Cruz Roja a muchos kilómetros de Passchendaele y que Bruce Marchant morirá este amanecer.
    »Faltan pocos minutos para que él escale la cima, y allí se divisa un verdadero trigal de ametralladoras, y él se acerca balanceando ligeramente el rifle. Pero ella no morirá hoy. Ella morirá en 1929 y 1955.
    »Y precisamente cuando siente que enloquece, se escucha un crujido y emerge de la penumbra, en puntas de pie, un japonés con cabellera de mujer y un rostro palidísimo y oscurísimas cejas. Viste una bata de color rosa y un cinto negro de donde penden dos espadas de samurai, pero en la mano derecha lleva una extraña pistola de plata. Y le sonríe a ella como si fueran hermano y hermana y amantes al mismo tiempo y le dice:

    — Voulez vous vivre, mademoiselle?

    Sid acariciaba silenciosamente mis temblorosas manos. Siempre me conmueve escuchar la Resurrección de alguien, y aunque la mía fue más loca aún, también intervinieron en ella los misteriosos habitantes de Kra. Deseé que no prosiguiera hasta el final del rito y no lo hizo.

    — Cinco minutos más tarde, él había descendido por una escalera semejante a una escala y esperaba allí abajo a que ella se vistiera velozmente. Las ropas se resistían como si estuvieran pegadas a la percha y a la manchada pared y tocarlas le producía aversión. Amanecía y experimentaba la sensación de que alguien dormía en su lecho aunque estaba vacío. No pudo obligarse a tocarlo con su mano, era como si su nueva vida dependiera de ello.

    »Se descuelga por la escala y su pollera larga no la molesta porque sabe moverla. Suzaku la conduce, pasan junto a un granjero de rostro afeminado que tose y arranca a salivazos la noche de su garganta. Atraviesan la granja y todo está teñido de luz rosa y ella ve que el sol está alto y sabe que Bruce Marchant acaba de desangrarse.
    »Hay un ómnibus de turismo, sin capota, que pistonea ruidosamente y espera a alguien; tiene enormes ruedas embarradas con rayos de madera y un radiador de bronce que dice «Simplex». Pero Suzaku no se detiene y la conduce hasta un estercolero y allí inclina en apologética reverencia y ella atraviesa la Puerta.

    Escuché a Erich que les decía a los otros, en el bar:

    ¡Qué conmovedor! ¿Ahora quieren que les cuente mi operación? — Pero no suscitó risa alguna.

    De ese modo Lilian Foster penetró en el Mundo del Cambio con sus pesadillas grabadas a fuego y su paso muerto y sus más muertas lasitudes. Estaba, sin embargo, más viva que nunca, pero en la clase de vida que le pueden procurar a un cadáver infinitas descargas eléctricas y no podría concebir propósito o anhelo y Bruce Marchant parecía alejarse para siempre.

    »Después, no han pasado todavía seis horas, un Soldado de negro uniforme atravesó la Puerta y pensé — No puede ser, pero es igual a sus fotografías — y me pareció que alguien lo llamaba Bruce y luego él gritó, como si se dirigiera al mundo entero, que se llamaba Bruce Marchant, y yo supe que había una resurrección más allá de la Resurrección, una verdadera resurrección. Oh, Bruce…

    Ella lo miró y él lloraba y sonreía y toda la joven belleza le afluyó a ella nuevamente al rostro y yo pensé — Tiene que ser el Viento del Cambio, pero no puede ser. Observa sin moquear, Greta, hay algo que opera milagros mayores que el Cambio.

    Y ella continuó — Y luego los Vientos del Cambio murieron cuando las Serpientes escamotearon el Sustentador o las Chicas Fantasmas Introvirtieron y se desvanecieron tan rápida y calladamente que ni siquiera Bruce lo advirtió; ésas son las mejores explicaciones que encuentro y me imagino que una de ellas es la verdadera. De todos modos, los Vientos del Cambio murieron y mi pasado y aun mis futuros se convirtieron en algo que yo podía llevar con ligereza, porque tengo quien me ayude a llevarlos, y porque, por fin, vislumbro un verdadero futuro que se pierde adelante, un futuro desconocido que crearé viviéndolo. Oh, ¿no se dan cuenta que todos nosotros tenemos, ahora, la gran oportunidad?

    — Hussa por las sufragistas de Sidney y el W.C.T.U. — brindó Erich —. Beau, ¿quieres tocar un potpourrie de «Corazones y Flores» y «Adelante Soldados Cristianos»? Estoy profundamente conmovido, Lili. ¿Adónde haremos cola los demás para el Gran Amor del Siglo?

    «Ahora es una carga soportable. Pero uno se encorva bajo el peso adicional de los errores pasados y de los temores futuros.
    Tuve que aprender a cerrar la puerta de adelante hacia el mañana y la puerta de atrás hacia el ayer y atenerme al aquí y ahora».
    Anónimo


    UNA GRAN OPORTUNIDAD


    Nadie rió ante los punzantes sarcasmos de Erich y, sin embargo, yo pensé: — Sí, que se muera este histérico hombrecito de cabeza gris, pero no deja de tener razón. Lili ha conseguido su sueño y pretende servírnoslo a los demás en una fuente, solo que el amor no se cocina ni se trincha de este modo.

    Pero, no eran malas las ideas que profesaba respecto del Sustentador, especialmente aquella según la cual las Chicas Fantasmas habrían Introvertido (así se explicaría por qué no se había producido la clásica operación de la Introversión, y el texto del manual sobre el centelleo azul se reduciría a mero alarde; algo que desaparece sin movimiento ni transición es justamente la clase de cosa que no llama la atención) y creo que a los otros también los inducían a pensar, porque nadie asistió a Erich en su frenético tiroteo.

    Pero, honestamente yo no discernía con claridad la gran oportunidad, metidos en esa bolsa gris en el Vacío y comencé a fantasear y me sobrevino la extraña sensación y me dije a mí misma:

    — Aférrate a tu sombrero, Greta. Será mejor.
    — Lo terrible de ser un demonio es que uno tiene que fluctuar constantemente — decía Lili con una sonrisa —. Nunca se puede cerrar la puerta de atrás hacia el pasado o la puerta de adelante hacia el mañana y vivir, simplemente, en el presente. Pero ahora eso se nos ha concedido: la Puerta está cerrada, nunca más necesitaremos remendar el pasado o el futuro. Las Arañas y las Serpientes no pueden encontrarnos, porque, ¿quién escuchó alguna vez que un Lugar perdido fuera rescatado? Y, como aquellos que saben me han contado, la Introversión es el fin en lo concerniente a los de afuera. De modo que estamos a salvo de las Arañas y las Serpientes, ya no necesitamos volver a ser esclavos o enemigos, y tenemos un Lugar adonde vivir nuestras nuevas vidas, el Lugar preparado para nosotros desde el comienzo.

    Hizo una pausa. — ¿Están seguros de entenderme? Sidney y Beauregard y el Dr. Pyeshkov fueron quienes me lo explicaron. El Lugar es un equilibrado acuario, justamente como el cosmos. Nadie sabe cuántos años de Gran Tiempo ha funcionado, sin que ni siquiera un fragmento de material nuevo haya sido traído — sólo lujos y gente — y ni siquiera un fragmento de material usado haya sido desechado. Nadie sabe cuánto falta para que deje de sustentar vida, nunca oí decir que un Pequeño Sustentador se gastara. Tenemos todo el futuro, toda la seguridad que uno puede desear. Tenemos un Lugar para vivir juntos.

    Saben ustedes perfectamente que tenía razón a muerte y comprendí que durante todo el tiempo yo había estado convencida en el fondo de mi mente de que nos asfixiaríamos o nos pasaría cualquier cosa si no conseguíamos abrir rápidamente una Puerta. Justamente yo tendría que haber pensado de otro modo, aunque fuera la única, porque una vez había permanecido en un Lugar sin una Puerta durante cien sueños, en un período de refugio de la Guerra del Cambio, y nos habíamos visto obligados a tener ciclos de alimentos y, sin embargo, todo había salido magníficamente bien.

    Y entonces, pues tal es el modo de funcionar de mi mente, comencé a representarme las consecuencias de nuestra vida en común y librados a nosotros, como dijera Lili.

    Comencé a clasificar gente; no podía evitarlo. Veamos, cuatro mujeres, seis hombres, dos ETs.

    — Greta — me dije —, tú serás Miss Polly Andry, con seguridad. Tendremos un periódico y clases de danzas folklóricas, cerraremos el bar excepto por las noches, Bruce llevará una historia rimada del Lugar.

    También pensé, aunque sabia que esta parte era absolutamente estúpida, sobre escuela y chicos. Me imaginé el aspecto que tendría Siddy, o mi pequeño comandante. No se acerquen al Vacío, queridos.

    Por supuesto, la cosa sería especialmente más difícil con los dos ETs, pero Sevensee, por lo menos, no era tan diferente y los cráneos de la genética hablan hecho progresos tan maravillosos y Maud debía de estar al tanto y había instrumentos tan divertidos en Cirugía para cuando Doc se pusiera sobrio. Una patadita de pequeños cascos…

    Mi novio les habló de llevar un mensaje de paz al resto del cosmos — añadió Lili —, y de poner término al Gran Cambio, y de curar todas las heridas inferidas durante el Pequeño Tiempo.

    Miré a Bruce. Su cara era resuelta y, estaba tensa, como sucede con los mejores hombres cuando una chica comienza a charlar de los negocios del suyo, y no sé por qué, pero me dije:

    Lo está crucificando, lo está clavando a su propósito como mujer que es, aun cuando la ocasión no sea la más conveniente, como ahora.

    Y Lili prosiguió — Fue un pensamiento maravilloso, pero, en la actualidad, no podemos enviar o llevar ningún mensaje y creo que, de todos modos, es demasiado tarde para un mensaje de paz. El cosmos está deshecho por el cambio, se ha ido demasiado lejos. Se disolverá, perecerá, no quedará títere con cabeza. Somos los sobrevivientes. La antorcha de la existencia ha sido depositada en nuestras manos. Quizás seamos todo lo que queda de cosmos, por que ¿no han pensado ustedes que los Vientos del Cambio pueden haber muerto en su propia fuente? Quizás nunca lleguemos a otro cosmos, quizás deambulemos para siempre en el Vacío, pero quién entre nosotros ha sido Introvertido alguna vez y quién sabe que podemos y qué no podemos hacer? Somos la simiente de donde se engendrará un futuro. Quizás todos los universos que mueren arrojan semillas como este Lugar. Es una semilla, un embrión, dejémoslo crecer.

    Miró rápidamente a Bruce y luego a Sid y citó:

    — «Adelante, mis amigos, no es demasiado tarde para buscar un mundo mas nuevo».

    Oprimí la mano de Sid y comencé a decirle algo, pero él ya no sabía que yo estaba allí; escuchaba a Lili que citaba a Tennyson con los ojos extasiados y boca abierta como si estuviera imaginando cosas nuevas para introducir en, ella… ¡oh, Siddy!

    Y entonces vi que los demás la miraban del mismo modo. Ilhilihis vislumbraba bosques de plumas más bellos que los muertos hacía tanto en la Luna. La chica de invernáculo, Maud ap—Ares Davies zarpaba como polizonte en un viaje estelar hacia otra galaxia o pensaba en cuán diferente podría haber sido su vida, en los hijos que podría haber tenido si hubiera permanecido en los planetas y fuera del Mundo del Cambio. Aun Erich parecía figurarse ametrallando nuevos universos y Mark conquistándolos en nombre de un Fuhrer imperator de ocho piernas. Beau hacía vibrar un Mississippi infinitamente ancho con un ferry más grande que la vida.

    Aun yo… bueno, no soñaba con una Chicago más grande. — No enloquezcas con estas cosas — me dije pero elevé la mirada hacia el Vacío y me recorrió un escalofrío porque me lo imaginé alejándose al par que el Lugar comenzaba a crecer.

    Es verdad lo que dije acerca de la semilla — prosiguió lentamente Lili —. Yo sé, como todos ustedes, que no hay niños en el Mundo del Cambio, que no puede haberlos, que todos nos volvemos instantáneamente estériles, que el pretendido anatema terrestre se retira de las chicas y que dejamos de estar vinculadas con la Luna.

    Estaba en lo cierto, muy cierto… Si hay algo que se ha demostrado millones de veces en el Mundo del Cambio, no se trata de otra cosa.

    Pero ya no estamos en el Mundo del Cambio — dijo suavemente Lili —, y sus restricciones ya no se aplican a nosotros, inclusive ésa. Me siento profundamente convencida de ello, pero… — miró despacio en derredor —, somos cuatro las mujeres, aquí, y creo que alguna de nosotras podría tener una evidencia más clara.

    Mis ojos siguieron a los de ella como los de los otros. De hecho, todas miraban en torno, excepto Maud, y ella tenía la más tonta mirada de sorpresa en su rostro y allí permaneció, y luego, muy cuidadosamente, bajó del taburete del bar con su tejido. Miraba la batita rosa a medio tejer con las largas agujas atravesadas y sus ojos se agrandaron más aun, como si esperara verla convertirse en una batita entera en ese mismo momento. Entonces, atravesó el Lugar y se dirigió hacia Lili. Mientras caminaba, la mirada de sorpresa se había convertido en una plácida sonrisa. Lo otro que hizo fue echar ligeramente los hombros hacia atrás.

    Tuve celos de ella durante un segundo, pero era doblemente milagroso en su caso, si se consideraba su edad, y no podía codiciarle eso. Y, para decir la verdad, yo estaba un poco atemorizada, también. Aun con Dave, me había perturbado ese asunto de los hijos.

    Entonces, me puse de pie junto con Siddy (no podía contenerme y creo que él tampoco) y tomados de la mano caminamos hacia el diván de control. Beau y Sevensee estaban allí con Bruce, por supuesto, y entonces, ¡oh dioses! esos Soldados hasta la muerte, Kaby y Mark, se acercaron desde el bar y nada pude vislumbrar en sus ojos sobre la fabulosa gloria de Creta y Roma, sino más bien, lo juraría, algo sobre ellos mismos, y, después de un momento, lentamente, Illy se despegó del piano y se nos unió, con ligeras pisadas de sus tentáculos sobre el piso.

    No podía, en realidad, imaginármelo con el anhelo de pequeños Illies, en esta compañía, excepto si fuera verdad lo que se cuenta jocosamente de los Lunarius, pero quizás se sintiera verdaderamente desinteresado e indiferente y quizás no; pudiera ser que sólo creyera que Illy tenía el deber de alinearse junto a los batallones mayoritarios.

    Escuché un ruido de pasos a nuestras espaldas y era Doc que se acercaba desde la Galería y traía entre los brazos una escultura abstracta del tamaño de un recién nacido. Se trataba de un conglomerado de perfectas esferas grises y brillantes del tamaño de pelotas de golf, con la forma de un gran cerebro, pero con agujeros que la atravesaban aquí y allá. Nos la enseñó como si se tratara de un niño que ha de ser admirado y movió la boca y la lengua como si estuviera por decir algo con gran dificultad, aunque no articuló ni una sola palabra inteligible, y yo pensé: Maxey Aleksevich puede estar sin habla por la borrachera y tener toda clase de agujeros en la cabeza, pero alberga los más puros sentimientos, bendito sea su generoso corazoncito ruso.

    Estábamos amontonados alrededor del diván de control como si se tratara de un equipo de fútbol. Los Mensajeros de la Paz, se me ocurrió. Sevensee podría ser fullback o centro, Illy extremo izquierdo… ¡qué arquero! El número también coincidía. Erich estaba solo en el bar, pero ahora… hasta él… — Oh, no, no puede ser — pensé… aún él se acercaba a nosotros. Entonces vi que su cara se descomponía. Se detuvo a medio camino y se esforzó por sonreír, pero el efecto fue peor. Ese es mi pequeño comandante pensé —, no tiene espíritu de equipo.

    — Así que ahora Lili y Bruce… sí y Grossmutterhen Maud, tienen su lindo nido — dijo, y su voz fluctuaba cerca del chillido —. ¿Pero qué creen ser los demás, pájaros cucos? Dobló el cuello y batió sus manos y graznó — ¡cucu! ¡cu—cú! Y yo me dije — Con frecuencia pensé que eras loco, pero ahora lo sé.
    — ¡Teufelsdreck! sí, diablos… pero todos ustedes parecen infectados con este sueño de los chicos. ¿No se dan cuenta de que el Mundo del Cambio es el final natural y adecuado de la evolución? Un periodo de goce y ajuste de cuentas, un último resultado que las mujeres llaman destrucción… ¡Socorro, me han violado! ¡Oh! ¿qué le hacen a mis niños?… Pero que los hombres aprecian como consumación.

    »Se les han repartido buenos papeles en Gotterdammerung y, sin embargo, se dirigen ustedes al autor, lo golpean en el hombro y le dicen: perdón, Sr. Wagner, pero este Crepúsculo de los Dioses es ligeramente mórbido. ¿Por qué no escribe usted una opera para mí sobre los pequeños, los queriditos de ojos claros y cabecitas rizadas? ¿Un argumento? Oh, el muchacho conoce a la chica y se dedican a la crianza, algo por el estilo.
    »¡Diablos y recontradiablos! ¿Han pensado ustedes en lo que será la vida sin una puerta para salir al encuentro de la libertad y la aventura, para medir el coraje y la destreza? ¿Quieren ustedes que les crezcan largas barbas grises mientras cojean en derredor de este asteroide patas para arriba? ¿Deambular puertas adentro para el resto de sus días, neuróticos detrás de los pequeños? Además, con una bomba por compañía. La cueva, la matriz, el pequeño hogar gris en el niño, ¿es eso lo que ustedes quieren? ¿Crecerá? ¡Oh, si, como la ciudad que devora a los bosques salvajes, será la proliferación de Kinder, Kirche, Kuche… si yo viviera para ver semejante cuadro!
    »¡Mujeres! cómo odio sus ojos brillantes cuando me miran desde su lugar junto al fuego, encorvadas de hombros, acunándose, profundamente felices de ser viejas, y dicen

    — Se está debilitando, se está terminando, tendré que meterlo en cama y atenderlo en sus necesidades más elementales. —¡Vuestra repugnante Triple Diosa, Kaby, la engendradora, la novia y la aterradora del hombre! ¡Mujer, la debilitadora, la carcelera, la castradora! ¡Mujer! y los cabecitas rizadas pequeños cánceres que ella quiere.

    Se dirigió a bandazos hacia nosotros, señalando a Lili. — No conocí a ninguna que no quisiera castrar a un hombre si se le presentaba la ocasión. Cástralo, envuélvelo en pañales, córtale las alas, redúcelo a salsa para modelar otro hombre, el tuyo, un muñeco. ¡Tú ocultaste el Sustentador, tú pequeña gallina, para poder así tener tu nido tú y tu Brucie!

    Se detuvo, boqueando y yo esperé a que alguien lo trompeara en el hocico, y creo que también él lo esperaba. Me volví hacia Bruce y parecía, no sé por qué, angustiado, culpable, ansioso, enojado, estremecido, inspirado, todo al mismo tiempo, y deseé que la gente tuviera a veces simples reacciones suburbanas como en las historietas.

    Entonces, Erich cometió el error, si lo era, de volverse hacia Bruce y tambalearse hacia él, asiendo el aire con las manos como si fuera a caer entre sus brazos y diciendo:

    — No dejes que te echen el guante, Bruce. No dejes que te amarren. No dejes que te trasquilen… las palabras o las proezas. Eres un Soldado. Aun cuando hablaste de un mensaje de paz, hablaste de aplastar algo en ti mismo. No importa lo que pienses o sientas, Bruce, no importa todo lo que mientas y todo lo que ocultes, no estás verdaderamente del lado de ellas.

    Eso fue decisivo.

    No se produjo lo bastante rápido o, creo, justo del modo que me puede gustar, pero diré, en honor a Bruce, que no lo arruinó previniendo o suavizando su trompada. Se adelantó un paso y sus hombros giraron y su puño se conectó suave y limpiamente.

    Cuando lo hizo, dijo sólo una palabra. «¡Loki!» y maldito si con ello no me sintonizó retrospectivamente en un campamento en Indiana Dunes junto a mi que me contaba, lejos de la Saga Mayor, la historia del malicioso, despreciable, arruinalotodo dios escandinavo y cómo, cuando los otros dioses vinieron cazarlo en su escondite junto al río, estaba a punto de terminar los nudos de una misteriosa red, tan grande, eso me lo había imaginado, como para cazar al universo entero y si aquellos hubieran llegado un minuto más tarde, lo hubiera hecho.

    Erich estaba estirado en el suelo, la cabeza levantada, frotando su mandíbula y mirando a Bruce. Mark, de pie junto a mí, se movió y yo pensé que haría algo, quizás reprender a Bruce en el antiguo estilo de oh, no puedes hacerle esto a mi camarada, pero se limitó a sacudir la cabeza y decir: — Omnia vincit amor. Lo toqué con el codo y le pregunté:

    — ¿Qué significa? — y él dijo —, el amor vence a todo. — Nunca hubiera esperado semejante cosa de un romano, pero no dejaba de tener razón, de todos modos. Lili había conseguido la victoria: el matrimonio al vencer al misógino amigo que hubiera intentado llevárselo por las noches. En ese momento, pienso que Bruce quería a Lili y una vida con ella, más de lo que había querido reformar el Mundo del Cambio. Seguro, nosotras, las mujeres conseguimos nuestras pequeñas victorias… hasta que se acercan las Legiones o el batallón monta su artillería o los tanques rugen camino abajo.

    Erich se puso en cuclillas y allí permaneció a medias encorvado, a medias doblado, todavía frotándose la mandíbula y observando a Bruce por encima de la mano, pero sin hacer ningún movimiento para proseguir la pelea, y yo examiné su rostro y me dije «si llegara a conseguir un revólver, lo mata, estoy segura».

    Bruce comenzó a decir algo y hesitó, como lo hubiera hecho yo en caso de estar en sus zapatos, y justamente entonces Doc tuvo una de sus imprevisibles inspiraciones y se dirigió haciendo eses hacia Erich, mostrando la escultura y haciendo ruidos de sordomudo, como antes con nosotros, Erich lo miró y luego le arrebató la escultura y se la arrojó por la cabeza y la estrelló contra el piso, y, por milagro, no se hizo trizas. Sólo resbaló y se detuvo a unos pocos centímetros de mi pie.

    Que ese objeto no se rompiera fue, para Erich, el golpe de gracia. Juro que podía ver la roja oleada subir desde sus ojos hacia el cerebro. Se abalanzó hacia el sector de los Almacenes y corrió los pocos pasos que mediaban entre él y el casquete de bronce de la bomba.

    Lo siguiente se desarrolló como en cámara lenta para mí, quizás porque permanecía inmóvil. Casi todos los hombres se lanzaron en pos de Erich. Bruce no, sin embargo, y Siddy desistió después de una primera embestida, mientras Illy se retraía para dar un salto y, entre las velludas ancas de Sevensee y la tijera de los blancos pantalones de Beau, vi el microscópico círculo de cabezas de muertos y observé como el dedo de Erich los oprimía en el orden enunciado por Kaby: uno, tres, cinco, seis, dos, cuatro, siete. Tuve la capacidad de rogar siete veces que se equivocara.

    Se irguió. Illy aterrizó junto a la caja como una enorme araña de plata y sus tentáculos se escurrieron infructuosamente por su parte superior. Los demás confluyeron en una atemorizada ronda.

    El pecho de Erich hervía pero su voz fue helada y mesurada cuando habló.

    — Usted mencionó algo sobre nuestro futuro, Miss Foster. Ahora tiene la posibilidad de circunscribirlo. Excepto si volvemos al cosmos y arrojamos esta caja o encontramos a un técnico Araña o nos arreglamos para entablar contacto con los cuarteles generales para que desde allí dirijan la operación de desarmado de la bomba, tenemos un futuro exactamente de treinta minutos.

    Pero de dónde venía, de qué caverna, de entre las bestias, o de la tierra, no le he leído: Sólo sé que se nutría con leche de lobas y de tigres. SPENCER EL TIGRE ESTA SUELTO

    Creo con certeza que cuando realmente oprimen el botón, o giran la llave, o sueltan el resorte o enfocan el rayo o lo que fuere, uno no enloquece ni le sucede nada por el estilo. Por lo menos a mí no me pasó. Todo hecho, toda persona, todo movimiento que se hizo, toda palabra que se dijo, fue dolorosamente real para mí, como una mano que retorciera y oprimiera cosas muy adentro de mí, y vi hasta el mínimo detalle iluminado y aumentado del mismo modo que los siete cráneos.

    Erich permanecía de pie más allá del casquete de bronce; pequeñas sonrisas rizaban sus labios. Nunca lo había visto con un aire tan severo. Illy estaba a su lado, pero no de su lado, ustedes me entienden. Mark, Sevensee y Beau se encontraban alrededor del casquete. Beau se había dejado caer sobre una rodilla y observaba minuciosamente el casquete, y el controlado terror que experimentaba lo inducía a inclinar su cabeza más cerca de lo necesario para ver con claridad y a retorcer sus manos a su espalda, adivino que para no sucumbir al impulso de oprimir cualquier cosa que pareciera un botón de desarme.

    Doc yacía desparramado boca abajo en el canapé más cercano, apagado como una luz, supongo.

    Las cuatro chicas permanecíamos junto al diván de control. Kaby me sorprendía, porque no aparentaba estar asombrada o atemorizada, sino casi tan intensamente viva como Erich.

    Sid se había vuelto de espaldas; como dije, y extendía una mano hacia el Sustentador Menor, pero no lo tocaba; en su barbudo rostro su mirada parecía conjurar la muerte y la destrucción sobre todo bribón que hubiere llegado, alguna vez, desde King's Lynn hasta Cambridge y Londres, y comprendí por qué: si se hubiera acordado del Sustentador Menor un segundo antes, habría podido hacer caer a Erich con un aumento de la gravedad, impidiendo que llegara a tocar los botones.

    Bruce apoyaba una mano sobre el diván de controles y miraba al grupo que rodeaba al casquete, miraba a Erich, creo, como si Erich hubiera hecho algo maravilloso para él, aunque no puedo imaginarme a mi misma halagada por ser incluida en una fiesta sorpresa para celebrar el suicidio de alguien. Simultáneamente Bruce parecía demasiado sumido en la ensoñación, ¡Brahma lo condene!, si se piensa que debía tener el mismo pensamiento grabado a fuego en su cabeza que, maldito si no lo sé con certeza, todos los demás teníamos: que dentro de veintinueve minutos aproximadamente, el lugar explotaría como un sol.

    Erich fue el primero que reaccionó, y yo había apostado que así sería. Nos llevaba ventaja y no estaba dispuesto a perderla.

    — Bueno, ¿cuándo comenzarán a obligar a Lili a que nos diga en qué lugar escondió el Sustentador? Tiene que ser ella; estaba demasiado segura de que había desaparecido para siempre cuando habló. Y Bruce debe de haber observado desde el bar a la persona qué tomó el Sustentador, y ¿a qué otro encubriría él sino a su chica?

    Allí estaba plagiando mis ideas, pero descubrí que gustosamente se las adjudicaría por entero si conseguía el adecuado balde de agua para apagar esa bomba de tiempo. Lanzó una mirada a su muñeca: — De acuerdo con mi Llamador, tienen ustedes veintinueve minutos y medio, incluyendo el tiempo que insumirán en conseguir una Puerta o en establecer contacto con los cuarteles generales. ¿Cuándo comenzarán a trabajar con esta chica?

    Bruce rió ligeramente, de manera desaprobadora y lo encaró. — Mire para este lado, viejo — dijo —, no hay necesidad de molestar a Lili o de enredar las cosas con los cuarteles generales, aun si pudieran conectarse. Realmente en absoluto. Para no hablar de que sus sospechas son infundadas, amigo, y estoy muy sorprendido de que usted las abrigue. Pero todo saldrá bien, tal como está, porque soy técnico atómico y hasta he trabajado en esa misma bomba. Para desarmaría sólo es menester juguetear con algunas de las clavijas, esas pequeñas crucecitas, déjenme…

    ¡Allah il allah! pero debe de haber impresionado a todos como a mí. Era una afirmación harto increíble, barbilampiño y condenado británico demasiado mentiroso. Erich no necesitó pronunciar una sola palabra; Mark y Sevensee aferraron a Bruce de los brazos, uno de cada lado, puesto que todavía pujaba hacia el casquete, y no fueron nada suaves. Luego habló Erich:

    Oh, no, Bruce. Muy caballeresco de tu parte, tu intento de proteger a tu novia, pero no permitiremos que nos hagan volar atomizados con veintiocho minutos de anticipación mientras tú juegas con los botones, justo aquello contra lo cual previno Benson Carter, ni rezaremos para que aciertes. Es demasiado endeble, Bruce, vienes de 1917 y no has estado en el Gran Tiempo durante cien sueños y pediste un técnico hace pocas horas. Demasiado endeble. Bruce, algo sucederá y temo que no te agradará, pero tienes que aguantarlo. Es decir, excepto si Miss Foster desea cooperar.

    Les digo, muchachos, que me dejen — pidió Bruce, luchando por convencerlos —. Sé que es un poco grande para tragárselo y yo les causé la impresión errónea al solicitar un técnico, pero entonces pretendía, tan sólo, cautivar la atención de ustedes; no quería trabajar en la bomba. Realmente, Erich, ¿le hubiera ordenado a Benson Carter que nos enganchara si uno entre nosotros no hubiera sido un técnico? Ellos tienen que haber asegurado que fuera incluido uno en la operación.

    — ¿Desde cuándo utilizan tácticas de remiendo? — cínicamente. preguntó Erich devolviéndole el argumento. Kaby habló en voz alta, junto a mí

    Benson Carter era mago de profesión y, en la operación, estaba disfrazado de vieja. Tenemos la capa y la capucha junto con las demás vestiduras — yo me preguntaba como este pescado frío de oficiala podía ser la misma chica que le lanzaba a Mark ardientes miradas no hacía diez minutos.

    ¿Bueno? — preguntó Erich, echó una ojeada a su Llamador y luego giró los ojos hacia nosotros como si pudiera encontrar algo del viejo Wehrmacht de hierro en algún lado. Todos nos descubrimos mirando a Lili y ella parecía tan irritada, tan lista para saltar y tan acorralada que fue todo lo que necesité, de todos modos, para que la teoría de Erich sobre el Sustentador tuviera la consistencia y certidumbre de una piedra de toque.

    Bruce debe de haber comprendido en qué sentido funcionaban nuestras mentes, porque comenzó a debatirse ferozmente y a gritar al mismo tiempo:

    ¡Por Dios! ¡No le hagan nada a Lili! ¡Suéltenme, idiotas! Todo lo que les dije es verdad, puedo salvarlos de esa bomba. Sevensee, tu te pusiste de mi lado contra las Arañas; no tienes nada que perder. Si, tú eres un inglés. Beau, eres un caballero y, además, la amas… por Dios, ¡deténganlos!

    Beau miró hacia arriba, por encima de su hombro, a Bruce y a los otros que permanecían cerca de sus tobillos y puso cara de póker. Sid, puedo asegurarlo, se encontraba, una vez más, en el purgatorio de la decisión. Beau eligió primero y debo decir, en su honor, que actuó rápida e inteligentemente. Desde su posición de rodillas y antes de haber dado vuelta completamente, saltó sobre Erich.

    Pero otras cosas en el cosmos, además del Hombre, pueden elegir un bando y actuar con rapidez. Illy aterrizó sobre Beau a mitad de camino y lo atrapó con fuerza entre sus tentáculos y rodaron entrelazados. Las manos de Beau estaban inmovilizadas por los tentáculos y su rostro se volvía purpúreo y yo me preguntaba adónde llegarían.

    Quizás Sevensee tuviera un casco en el purgatorio de Sid, porque Bruce logró zafarse del sátiro e intentó noquear a Mark, pero el romano le retorció el brazo y se salvó de una buena trompada.

    Erich no hizo un solo movimiento para mezclarse en la pelea, y esto lo pinta de cuerpo entero. Usar sus manos sobre alguien que no sea yo es algo que está por debajo de él.

    Luego Sid eligió, pero no hubo modo para mí de saber qué, pues, cuando alcanzó el Sustentador Menor, Kaby, despreciativamente, se lo arrancó de entre sus manos y le propinó un rodillazo en la pancita que me dobló a mí por simpatía y que lo envió a él de bruces hacia los combatientes. De rebote, Kaby le asestó a Lili, que también intentara aferrarlo, un limpio revés que la sentó en el diván.

    El rostro de Erich se encendió como un cartel eléctrico y mantuvo sus ojos clavados en Kaby.

    Esta se agachó levemente, equilibrando el paso, con el Sustentador Menor acunado en su brazo izquierdo, como un capitán de basketball que planeara un ataque. Entonces hizo una decidida señal con la mano libre hacia la derecha. Yo no la capté, pero sí Erich y también Mark, pues Erich saltó hacia el sector del Refrigerador y Mark soltó a Bruce y lo siguió, con una zambullida entre los brazos de Sevensee que volvía a la lucha, pero no sé contra quién o a favor de quién. Illy se liberó de Beau e imitó a Erich y a Mark con un gran salto.

    En ese momento, Kaby giró hasta el tope un dial y Bruce, Beau, Sevensee y el pobre Sid fueron abatidos y clavados al piso por unas ocho gravedades.

    Nuestro lado debe de haber sido el más liviano, yo deseaba que lo fuera, pero era eso imposible de determinar en función de la observación de Sid; quedó aplastado boca abajo, desparramado, una mano extendida hacia mí y tan cercana que yo hubiera podido tocarla (¡pero no!), y su boca estaba abierta contra el piso y boqueaba por un costado de ella y yo podía ver a su espina dorsal que tendía a zambullirse a través de su pancita. Bruce se las arregló para levantar un poco la cabeza y un hombro, y todos me hicieron pensar en una pintura de Doré del Infierno donde la crema de los condenados se congelan hasta el pescuezo en el círculo más interior.

    La gravedad no me alcanzó, aunque podía sentirla en mi brazo izquierdo. Yo me encontraba casi totalmente en el sector del Refrigerador, sin embargo, también caí aplastada, en parte por la loca compasión que experimentaba, pero, especialmente, porque no quería correr el riesgo de que Kaby me noqueara.

    Erich, Mark e Illy se habían zafado y se dirigían hacia nosotros. Maud aprovechó el momento para hacer su jugada; no era demasiado oportuna para escoger oportunidades. La Vieja Muchacha había esperado la coyuntura, yo creo que el pensamiento de su milagro debe de haberse sobrepuesto a su temor y representar para ella lo más importante; se abalanzó para empujar a Kaby hacia la zona de gravedad más pesada y arrebatarle el Sustentador Menor con la otra mano.

    «Como diamantes, somos cortados con nuestro Propio polvo».
    WEBSTER


    ¿HABLARAS AHORA?


    Los cretenses tienen ojos bajo su cabellera o, admitámoslo, las Anfitrionas no somos Soldados. Kaby onduló hacia un costado y su mano restalló como un látigo y la pobre Maud fue a parar adonde había querido enviar a Kaby. Me sentí enferma al ver cómo la atrapaba la gravedad y la tiraba contra el piso.

    Yo podría haber saltado y complicado las cosas para Kaby, pero no soy nada osada cuando algo como mi vida está en peligro.

    Lili comenzaba a levantarse, ligeramente aturdida.

    Kaby la empujó gentilmente hacia abajo y dijo con toda tranquilidad:

    — ¿Dónde está? — y luego la arrastró y la abofeteó.

    Me perturbaba el modo en que Kaby lo hacía. Puedo comprender que alguien enloquezca y triture a una persona, o que aun deliberadamente se enfurezca hasta el punto de hacer algo desagradable, pero este estilo de sangre fría me revolvía el estómago.

    La mitad del rostro de Lili daba la impresión de que comenzaría a sangrar, pero ya no parecía aturdida y su mandíbula estaba firme. Kaby aferró el collar de perlas de Lili y lo retorció alrededor de su cuello y se rompió y las perlas rebotaron como pelotitas de ping pong, entonces Kaby bajó de un tirón la vincha de seda gris de Lili hasta la altura del cuello y comenzó a ahorcaría. Lili se ahogaba a través de sus apretados labios. Erich, Mark e Illy se habían acercado y las rodeaban; parecían satisfechos con el trabajo de Kaby.

    — Escucha, perra — dijo —, no tenemos tiempo. Tienen ustedes un equipo de cirugía en este lugar. Puedo apelar a los instrumentos.
    — Aquí se viene — pensé y deseé poder desmayarme. Por encima de todo, aun por encima de la muerte, tenían ellos que retrotraer la pesadilla personal, profundamente grabada en mí, el horror rubricado por mi nombre. No me sería permitido volar en paz. No estaban satisfechos con una bomba A. Tenían que dejar consignado mi infierno privado.
    — Existe una cosa llamada Invertidor — dijo Kaby exactamente del modo en que yo sabía que hablaría, pero que nunca había escuchado hasta entonces… Fisura mental que les explicaré inmediatamente. — Sirve para abrirlo a uno de una manera que permite la curación interna sin cortes en la piel ni derramamientos de sangre. Invierte las partes interiores y las vuelve exteriores, pero no los tubos de la sangre. Toda la piel de uno ojos, orejas, dedos de los pies, todo en absoluto — se convierte en el forro de un pequeño orificio de diámetro capilar.

    »Entonces, las vísceras quedan expuestas para que el curador haga lo que quiera con ellas. Durante unos momentos uno vive con el aire que se introduce por el orificio. El curador insufla, primero, un aire que lo hace dormir a uno, porque sino a los cincuenta latidos uno se ha vuelto loco de dolor. Veremos que te hacen diez latidos sin el aire del sueño. ¿Hablarás ahora?

    Yo trataba de no prestarle atención, de no escucharla para no enloquecer sin necesidad del tratamiento. Una vez le había escuchado a Doc que el hígado es más misterioso y más lejano que las propias estrellas, uno no lo ve jamás ni lo señala instintivamente, y la sola idea de que alguien manipulara con esa íntima aunque desconocida víscera era demasiado horrorosa.

    Sabía que tenía que hacer algo rápidamente. ¡Diablos!, a la primera señal de Introversión, antes de que Kaby la mencionara, Illy se retrajo de tal modo que sus tentáculos quedaron contraídos como gordas y plumosas salchichas. Erich lo había mirado inquisitivamente, pero ese piojoso Lunarius perdió mi estima con sus chillidos.

    — No se preocupen. Soy muy sensible. Sigan con la chica. Háganla hablar.

    Sí, sabía que debía hacer algo, y aquí, tirada sobre el piso, eso significaba pensar con denuedo y, en cuarta, alguna otra cosa. La escultura de las esferas que Erich había intentado estrellar estaba a veinte centímetros de mi nariz y vi un débil rastro de polvillo blanco por donde había resbalado. Extendí la mano y toqué la estría; era un molido fino, como vidrio pulverizado. Moví la escultura y la parte sobre la cual resbalara no estaba dañada ni siquiera empañada; las esferas grises refulgían, tan brillantes como siempre. De modo que advertí que el rastro había sido producido por polvillo de los diamantes del piso, raspados por un objeto más duro aún.

    Eso me permitió comprender que la escultura era algo especial y que quizás Doc hubiera concebido una idea real y verdadera en su deteriorado cerebro cuando llevara la escultura para mostrárnosla e intentara decirnos aquellas palabras ininteligibles. Es cierto que después había desistido de todo intento de comunicarse con nosotros pero si lo había hecho antes, para indicarnos qué debíamos hacer con la bomba; tenía que haber una conexión.

    Retorcí mi memoria y dejé luego que saltara el resorte y obtuve: «Inversh… bosh…» Boshrracho, verdaderamente! Boshrracho e invershión a la salud de todos los borrachines, rusos o de los otros.

    Entonces retorcí una vez más y una vez más solté el resorte y esta vez el resultado fue «glovsh» por glove, en inglés: guante, y entonces di un respingo y casi estornudé por el polvillo de diamantes porque vislumbré cómo calzaban todas las piezas en mi mente con el ritmo de una película acelerada.

    Todo dependía del negro guante del húsar de la mano derecha que Lili obtuviera para Bruce. Sólo que no podía haberlo encontrado en los Almacenes porque todo lo revisamos después palmo a palmo y no encontramos ningún guante allí, ni siquiera el compañero de la mano izquierda. También, Bruce había tenido dos guantes izquierdos para comenzar, y nosotros habíamos pasado el peine fino a todo el lugar y sólo encontramos los dos guantes negros en el piso, adonde los había pateado Bruce desde el bar: esos dos y solamente esos, el guante izquierdo que trajera del exterior y el derecho que Lili le obsequiara.

    De modo que un guante izquierdo había desaparecido, la última vez que yo lo había visto fue cuando Lili lo puso sobre su bandeja, y había aparecido un guante derecho. Lo cual sólo se explicaba así: Lili había cambiado el guante izquierdo por uno idéntico, derecho. No podía haberlo hecho simplemente volviéndolo al revés porque el forro era diferente.

    Pero, como yo sabía demasiado bien, existía un método extraordinario para volver las cosas del revés, cosas como seres humanos, por ejemplo. Meramente se las colocaba en el Invertidor, en Cirugía, y se giraba la manivela hacia Inversión completa.

    O bien, se giraba sólo hacia Inversión parcial y se convertía a algo en su perfecta imagen refleja tridimensional, justamente lo que es un guante derecho respecto del izquierdo. Rotación hacia la cuarta dimensión, como la llamaban los muchachos de ciencias; yo había escuchado hablar de su uso en cirugía aplicado a los muy asimétricos marcianos, y aún, para procurar una impecable y convencional mano derecha a un hombre que la hubiera perdido, mediante la conversión de un brazo derecho amputado en un brazo izquierdo amputado.

    En general, sólo entes vivientes son Invertidos en Cirugía, y nadie pensaría en aplicar la Inversión a objetos inanimados, especialmente en un Lugar donde el Doc está borracho y Cirugía no ha sido utilizada durante cien sueños.

    Pero, cuando uno se enamora, piensa hacer cosas maravillosamente locas por los otros. Ebria de amor, Lili había llevado el guante izquierdo sobrante de Bruce a Cirugía, lo había Invertido parcialmente y obtenido un guante derecho para regalarle.

    Entonces, eso que Doc había intentado decir con sus «Inversh… bosh…» era «Inviertan la caja», o sea, que sometiéramos el casquete de bronce a Inversión total para obtener la bomba y poder, después, desarmarla. Doc también se había inspirado en él truco de Lili con el guante. A qué podía parecerse una bomba atómica en su interior era algo que yo no me imaginaba ni me interesaba demasiado. Pero tendría que verlo, por supuesto.

    Pero la acelerada película cinematográfica seguía proyectándose en mi cabeza. Más tarde, Lili había decidido, como yo, que su amante llevaría las de perder en su incitación a la rebelión excepto en el caso de que ella pudiera procurarle un auditorio realmente cautivado, y quizás, aun entonces, había fingido al concebir el nido para los pollos de Bruce y… todas esas cosas en las que habíamos creído durante unos minutos. Por lo tanto había escamoteado el Sustentador Mayor, recordando el episodio del guante, y no muchos segundos después, depositaba en un estante de la Galería de Arte un objeto que nadie soñaría cuestionar… excepto alguien que conociera la Galería de memoria.

    Miré la escultura abstracta a veinte centímetros de mi nariz, el racimo de esferas grises del tamaño de pelotas de golf. Sabía que el interior del Sustentador estaba hecho de duras y resistentes moléculas gigantes, pero no me había imaginado que fueran de ese tamaño.

    Me dije «Greta, esto te producirá una grave psicosis, pero eres la única que puede hacerlo, porque nadie escuchará tu deducción ahora que de hecho están viviendo en un tiempo negativo».

    Me levanté tan silenciosamente como si saliera de una cama en la cual no debería haber estado — hay cosas para las que las Anfitrionas sirven — y Kaby decía en ese momento — enloqueces en cincuenta latidos. — Todos miraban a Lili. Me pareció que Sid se movía, pero no tenía tiempo para prestarle atención, sólo aspiraba a que no hiciera algo que pudiera concentrar las miradas en mi.

    Me quité los zapatos y caminé rápidamente hacia Cirugía; este piso más duro que ninguno tiene, sin embargo, algo de bueno: no cruje. Atravesé la pantalla de Cirugía que es como una pared opaca de inodoro humo de cigarrillo y me concentré en el recuerdo de mi profesión de enfermera, y antes de llegar a aterrorizarme, había colocado a la escultura sobre la pulida mesa del Invertidor.

    Temblé un instante al tocar la llave de Inversión, pensando en el otro tiempo y tratando de recordar qué era lo que me había perturbado tanto al comprobar que el interior de un cerebro era más grande y no tenía ojos, pero entonces le di la espalda a mi pesadilla o quizás me despedí de mi sanidad, no sé cuál de las dos cosas, sólo sé que giré hasta el tope la llave y allí estaba el Sustentador Mayor centelleando con luz azul tres veces por segundo y tan bello como era de desear.

    Debe de haber seguido funcionando tan suave y regularmente como siempre, durante todo el tiempo en que permaneció Invertido, sólo que, vuelto del revés, los anteojos detectores quedaban velados.

    «Arañas de Patas negras y rojos corazones infernales»
    Marquis


    DIOS ARAÑA


    Jesús — Me di vuelta y el rostro de Sid sobresalía a través de la pantalla como un bajo relieve colgado de una pared gris y tuve la impresión de que atisbaba de improviso, por una grieta de un tapiz, adentro del dormitorio de la Reina Isabel.

    No hubo tiempo para que la sensación se prolongara, porque un codo con una banda de cobre atravesó la pantalla y se le hundió en las costillas y Kaby condujo a Lili hacia el interior aferrándola por el cuello. Erich, Mark e Illy marchaban detrás. Percibieron el centelleo azul y se quedaron petrificados, contemplando el anhelado perdido. Erich me dispensó una mirada que parecía decir, de modo que tú lo hiciste, aunque no tiene ninguna importancia. Luego se adelantó y lo tomó entre sus manos y lo sostuvo firmemente entre el doble ángulo recto que formaban sus dedos, su brazo y el pecho, y oprimió la llave de Introversión con una mirada semejante a la que luciría su rostro al destapar una botella de whisky.

    La luz azul se desvaneció y los Vientos del Cambio me golpearon como una poderosa corriente que hubiera tardado mucho, mucho tiempo en venir, como una nota grave de trompeta surgida de ninguna parte.

    Sentí a los cambiantes pasados que soplaban a través de mí, y las incertidumbres que silbaban al pasar y una realidad congelada que se suavizaba en deberes y necesidades y los pequeños recuerdos que rodaban y se arremolinaban como hojas de otoño, sin dejar ni siquiera fantasmas detrás, y todas las locas costumbres como la de los bailarines de Mardi Gras inundando una calle nocturna, y algo dentro de mí tenía la osadía de decir que no importaba si la muerte de Greta Forzane cabalgaba en esos Vientos porque sentaban tan bien.

    Podría jurar que azotaban a los otros del mismo modo. Aun la apaleada Lili de labios apretados parecía decir, me hacen ustedes beberlos y los odio por ello pero también los amo. Adivino que todos teníamos la angustia de que, aun en el caso de encontrar un Extrovertidor, el Sustentador no nos conectara nuevamente con el cosmos y nos diera esos Vientos que odiamos y amamos.

    Pero no fue el pensamiento de la bomba lo que nos estremeció cuando nos encontrábamos allí, enardecidos, aunque seguramente hubiera sobrevenido aquel en pocos segundos más, sino la voz de Sid. Todavía permanecía de pie contra la pantalla, sólo que su rostro ahora estaba del otro lado y podíamos ver parte de su jubón gris, pero, por supuesto su «¡Jesús!» atravesó la pantalla como si él no estuviera allí.

    Primero no pude imaginar con quién hablaba, pero juro que nunca había escuchado su voz tan cortésmente obsequiosa, tan fuerte y, sin embargo, llena de temor reverente y de una nota, ¡oh, sí! de puro terror.

    — Señor, estoy embargado de la cabeza a los pies de turbación porque habéis honrado mi humilde Lugar — dijo —. Pobre digo y repito y significo que lo he guardado fielmente para ti, sin soñar que alguna vez condescenderíais… aunque sabiendo que tu ojo, por cierto, estaba sobre mí… si bien no soy sino un grano de polvo al garete entre los soles… Te suplico, ¿como puedo servirte a ti, Señor? No sé en qué forma dirigirme a ti, ¡Señor… Emperador Araña!

    Sentía que me empequeñecía, pero que seguía siendo visible, suerte mucho peor, y aun con los Vientos del Cambio adentro para darme coraje, pensaba que esto era demasiado, como coronación de todo lo demás; simplemente era injusto.

    Al mismo tiempo, comprendía que era previsible que los grandes amos nos hubieran estado observando con sus inmóviles y negros ojos de abalorio aun desde que Introvirtiéramos, esperando con la zarpa preparada por si llegábamos a salir de allí. Intenté imaginarme lo que sucedía del otro lado de la pantalla y no me gustó la idea.

    Pero, a pesar de estar petrificada tuve que contenerme mucho para no reír idiotamente, como el simplón ante los exámenes de graduados, del modo en que los demás, en Cirugía, se lo tomaban.

    Me refiero a los Soldados. Se atiesaron como si hubieran tragado la baqueta, y en sus rostros brilló aquella mirada importante, y se observaron entre sí y luego al piso sin doblar las cabezas, como si midieran la distancia entre sus pies y mentalmente hicieran marcas con tiza para pisar luego en ellas. El modo en que Erich y Kaby sostenían a los Sustentadores Mayor y Menor se volvió formal; el gesto con que verificaron sus Llamadores y asintieron confiadamente era positivamente esotérico. Aun Illy, de alguna manera, se las arregló para lucir como si estuviera en un desfile.

    Entonces, desde detrás de la pantalla se escuchó, en esas circunstancias, el peor ruido que yo hubiera escuchado alguna vez, un sonido distante y sin palabras que aullaba y bramaba, con un dejo de amenaza que me hizo temblar, aunque también tenía una fastidiosa familiaridad que no pude discernir. La voz de Sid interrumpió grave, rápida y temerosamente.

    — Perdón, Señor, no pensé… ciertamente, la gravedad… La arreglaré en un instante —. Estiró una mano y media cabeza a través de la pantalla y chasqueó los dedos, y antes de que yo pudiera pestañear, Kaby había puesto el Sustentador Menor en su mano.

    Sid se perdió completamente de vista y el bramido se detuvo, y pensé que si ese era el modo en que el Dios Araña expresaba su disgusto por verse sujeto a una gravedad incorrecta, deseaba que los amos no iniciaran ningún tipo de conversación conmigo.

    Erich frunció los labios y les hizo una seña a los demás Soldados y los cuatro atravesaron la pantalla como si horadaran no un momento sino una vida entera. Tuve la loca idea de que Erich podría ofrecerme su brazo, pero pasó a grandes zancadas junto a mí como si yo fuera… una Anfitriona.

    Vacilé unos minutos, pero tenía que ver qué sucedía del otro lado, aunque me comieran viva después. Además, me asaltaba el pensamiento de que si estas formalidades proseguían, aun un Dios Araña tendría que descubrir su impotencia para neutralizar una explosión atómica.

    Atravesé la pantalla con Lili junto a mí.

    Los Soldados se habían detenido a unos poco pasos de ésta. Miré en derredor en busca de lo que fuera aquello que sería, preparada para hacer una reverencia o cualquier otra cosa, acaso nada, que pudiera esperarse de mí.

    Pasé un mal rato intentando localizar a la bestia. Algunos de los otros parecían, también, tener dificultades. Doc ondulaba tontamente en torno del diván de control, y Bruce y Beau y Sevensee y Maud permanecían de pie más allá y yo me pregunté si estaríamos tratando con un monstruo invisible; tenía que ser bastante fácil para los amos un truco tan simple como el de la invisibilidad.

    Después miré directamente hacia la izquierda, adonde todos los demás, aun Doc con sus vidriosos ojos, dirigían sus miradas, hacia el sector de la Puerta, sólo que no había allí monstruo alguno y ni siquiera una Puerta, sino sólo Sid que sostenía el Sustentador Menor y sonreía sarcástico, como cuando quiere lisonjearme, pero más perseverantemente.

    — Ni un movimiento, señores — gritó y los ojos le bailaban —, o los clavo a todos en el piso, ¡cáspita! y, por Cristo que lo hago. Tengo el firme propósito de que el Lugar vuele antes que dejar este instrumento fuera de mis manos nuevamente.

    Mi primer pensamiento fue: «¡Diablos, pero Siddy es un verdadero actor!» No me importa que no haya estudiado bajo otro que no sea Burbage, eso sólo demuestra lo que Burbage es.

    Sid nos había convencido no sólo de que las Arañas reales habían llegado sino, antes, de que la gravedad en el sector de los Almacenes era más pesada de lo que verdaderamente era. Había engañado a todos esos Soldados, inclusive a mi engreído pequeño Comandante y me parecía digno de ser registrada la oportunidad de ese gesto de la mano extendida que chasquea los dedos sin mirar; era muy bueno.

    ¡Beauregard! — llamó Sid —. Acérquese al Sustentador Mayor y llame a los cuarteles generales Pero no atraviese la Puerta, vaya por el Refrigerador. No permitiré que un solo Demonio comparta este sector conmigo hasta que muchas cosas se hayan demostrado y queden establecidas.

    Siddy, eres maravilloso — dije, y me acerqué a él. Tan pronto como desenredé el Sustentador y miré en torno y vi tu viejo y querido rostro…

    ¡Atrás, tramposa prostituta! No toleraré ni el aliento de una uña de pie escarlata a mi lado, ¡tú, Reina de las Estratagemas y Alta Sacerdotisa de la Decepción! — bramó —. Eres en la que menos confío. No comprendo por qué escondiste el Sustentador, ¡por Cristo!, después me dirás la verdad o te sacaré las entrañas!

    Pude comprobar que tendría que producirse una pequeña explicación.

    Doc, tocado, adivino, por Sid que me amenazaba con la mano, echó hacia atrás la cabeza y lanzó uno de esos aullidos de lobo Siberiano que tan bien, condenadamente bien imita. Sid lo amenazó severamente y entonces calló, silbando entre dientes, pero, por lo menos, supe quién era el responsable del bramido de disgusto del Araña que Sid había conjurado o quizás recibido en calidad de regalo de los dioses y utilizado en su actuación.

    Beau dio el rodeo rápidamente y Erich le entregó el Sustentador sin hacer bulla. Los cuatro Soldados parecían muy entristecidos después del fracaso de su gran desfile.

    Beau trajo un pesado taburete de la Galería de Arte y colocó encima de éste al Sustentador Mayor, cuidadosa pero rápidamente, y, de rodillas frente a él, conectó los audífonos y comenzó a sintonizar. El modo en que lo hizo barrió con la gloria interior que experimentaba por mi onda cerebral de Inversión con tal rapidez que podría no haberla concebido y sólo ocupó mi mente, en adelante, el casquete de bronce de la bomba.

    Me pregunté si debía sugerir la Inversión del objeto pero me dije, «eh, eh, Greta, no tienes diploma que mostrarles y probablemente no queda tiempo para las dos cosas, de todos modos».

    Entonces, Erich hizo algo, por una vez, que yo deseaba aunque no me importaba sus efectos sobre mis nervios. Miró su Llamador y dijo tranquilamente

    — Faltan nueve minutos, si el tiempo del Lugar y el tiempo cósmico están sincronizados. Beau estaba rígido como una roca y manipulaba con tal destreza que ni siquiera podía ver el movimiento de sus dedos.

    En ese momento, en el otro extremo del Lugar, Bruce dio unos pocos pasos hacia nosotros. Sevensee y Maud lo siguieron. Recordé que Bruce era otro de nuestros locos con un programa privado para hacer volar el lugar.

    — Sidney — llamó y, después, cuando Sid le prestó atención, — recuerda, Sidney, tú y yo llegamos ambos a Londres desde Peterhouse.

    No logré comprender. Entonces Bruce miró hacia Erich con diabólico desafío y hacia Lili como si le pidiera perdón por algo. No pude leer su expresión; los magullones eran azules sobre su garganta y su mejilla estaba hinchada.

    Entonces Bruce, una vez más, dirigió a Erich esa mirada de desafío y giró sobre sus talones y aferró a Sevensee por una muñeca y le hizo una zancadilla; aún los medios caballos no son huesos muy duros de roer, supongo, y el sátiro tenía todo el derecho a sentirse, por lo menos, tan confundido como yo, y lo envió dando tumbos contra Maud y ambos cayeron sobre el piso en una confusión de piernas peludas y vestido gris perla. Bruce corrió hacia el casquete de la bomba.

    La mayoría de nosotros aullaba — Deténlo, Sid, clávalo al piso — o algo por el estilo; sé que lo hice porque estuve de pronto segura de que Bruce le había pedido perdón a Lili por volarlos a los dos juntos… y al resto de nosotros también, el hediondo ciego de amor.

    Sid lo había observado constantemente y levantó la mano hacia el Sustentador Menor, pero no tocó ninguno de los diales, sólo observó y esperó, y yo pensé:

    — ¡Diablos! ¿Prefiere también Sid la muerte? ¿No está satisfecho con todo lo que sabe de la vida?

    Bruce se había arrodillado y manipulaba en el frente del casquete y todo estaba tan brillante como si estuviera bajo focos de luz y yo me decía que nada sabría cuando la bola de fuego se incendiara, y no podía creerlo, y Sevensee y Maud se habían desenredado y contemplaban a Bruce y el resto de nosotros le aullaba a Sid, excepto Erich, que miraba alegremente a Bruce, y Sid no hacía nada todavía y era ya insoportable sólo que entonces comencé a sentir que las pequeñas arterias comenzaban a estallar en mi cerebro como una ristra de explosivos y que se taponaba la vieja aorta, y como buena medida, un par de válvulas se salieron de las bisagras en mi interruptor y yo pensaba Bueno, ahora sé qué significa morir de síncope cardíaco y de presión alta — y sonreía beatíficamente por última vez por haber defraudado a la bomba, cuando Bruce saltó hacia arriba y atrás del casquete.

    — Ya está — anunció alegremente. Está tan a salvo como el Banco de Inglaterra. Sevensee y Maud se contuvieron justo en el momento de noquearlo y me dije — ¡Epa, date prisa! Yo pensaba que los ataques cardíacos eran rápidos.

    Antes de que nadie pudiera hablar, Beau lo hizo. Se había vuelto hacia nosotros desde su puesto frente al Sustentador Mayor y se quitó un audífono.

    Conseguí con el cuartel general dijo nerviosamente —. Me dijeron cómo desarmar la bomba… sólo les dije que creía necesario saber hacerlo. ¿Qué ha hecho usted, señor? le preguntó a Bruce.

    Hay una hilera de cuatro clavijas justo debajo de la cerradura. A la primera de la izquierda debe hacérsela girar un cuarto de vuelta hacia la derecha, a la segunda un cuarto hacia la izquierda, lo mismo con la cuarta y no se debe tocar la tercera.

    — Así es, Señor — confirmó Beau.

    El largo silencio era demasiado para mí; creo que mi lapso de relajamiento sin habla debe ser el más breve. Nutrí de alguna manera con mis restauradas arterias mis células cerebrales y aullé:

    — Siddy, sé que soy una tramposa prostituta, La Reina Arpía de todas las Zorras, pero ¿qué es Peterhouse, por todos los diablos?
    — El más antiguo colegio de Cambridge — me contestó más bien fríamente.

    «¿Acostumbrado a los infinitos haces de universos y a interminables sistemas de postulados? La noción de que todo es posible y quiero decir todo y de que todo ha sucedido. Todo.»
    HEINLEIN


    LOS QUE AMALGAMAN POSIBILIDADES


    Una hora después, yo acunaba una bebida helada y un ojo negro en la temporalidad somnolienta de la penumbra, sobre el canapé más alejado del piano, observando a medias la iluminada fiesta que se desarrollaba alrededor de aquel y del bar, mientras el Lugar aguardaba la cita con Egipto y la Batalla de Alejandría.

    Sid había barrido con todos nuestros problemas particulares mezclándolos en una misma bolsa y, desde que su mano controlaba el Sustentador Mayor, los consideraba muy manejables, tal los de un grupo de escolares.

    En resumen, la situación era la siguiente:

    Habíamos permanecido Introvertidos cuando la mayoría de las condenadas cosas sucedieron, de modo que, era de presumir, sólo nosotros las sabíamos y todos nos metíamos en tales honduras, en uno u otro sentido, que más nos valía callar y proteger nuestra delicada fachada.

    Bueno, el ardid de Erich con la bomba equilibró casi completamente la incitación de Bruce a la rebelión, y también estaba la borrachera de Doc, mientras, que todos los que se definieron por el mensaje de paz tenían algo que ocultar. Me sentía inclinada a no confiar en Mark y Kaby, y de ningún modo en Maud y Erich, en este asunto particular, condenado fuera. No me parecía nada fácil el caso de Illy, pero me repetía a mí misma que siempre tiene que haber una mosca en la miel… esta vez grande y maldita, y forrada de piel.

    Sid no mencionó sus trapos sucios, pero sabía que nosotros pensábamos que se había venido abajo como jefe del Lugar y que sólo se había recuperado en los últimos minutos.

    El recuerdo del ardid de Sid me hizo pensar durante un momento en las Arañas reales. Justo antes de salir de Cirugía había tenido una vívida imagen de su apariencia, pero ahora se me escapaba. Eso me deprimía, no ser capaz de recordar… oh, probablemente sólo imaginé que tenía una imagen, algo así como el cielo de la rayuela. ¿Que yo descubriera algo sobre las Arañas?… ¿excepto esas nerviosas nociones que me asaltaron durante el reciente escandalete… ¡qué risa!

    Lo más gracioso (¡ja—ja!) era que yo había terminado por ser la persona más sospechosa. Sid no me brindaría la oportunidad de explicar cómo había deducido lo que le sucediera al Sustentador y aun cuando Lili habló y admitió haberlo escondido, se mostró tan turbada que no creo que alguien le creyera… si bien se explayó en el detalle concreto de que no había utilizado la Inversión parcial en el guante; lo había vuelto del revés para hacer de él un guante derecho y luego lo había sometido a Inversión total para que el forro quedara nuevamente del lado de adentro.

    Busqué el apoyo de Doc para que confirmara mi razonamiento con el suyo, pero se limitó a decir que había estado en blanco durante todo el tiempo, excepto en la primera parte de la cacería, y que no recordaba haber concebido ninguna idea brillante. Justo en este momento, Maud le explicaba, por segunda vez consecutiva, con detalles, todo lo que había sucedido. Decidí que me llevaría un esfuerzo bastante mayor establecer mi fama de gran detective.

    Miré por encima del borde del canapé y discerní; en la penumbra, uno de los guantes negros de Bruce. Lo debían de haber pateado hacia allí. Lo pesqué. Era el derecho. ¡Mi gran clave, y me tenía enferma! ¡Got mittens, Dios mío! Lo arrojé a lo lejos y, como un octopus en acecho, Illy disparó uno de sus tentáculos desde el canapé vecino, donde yo no sabía que estaba descansando y arrebató el guante como si fuera un manjar de la cría submarina. Estos ETs pueden parecer estremecedoramente inhumanos, algunas veces.

    Pensé en la sangre fría del piojoso de Illy, y en Siddy con sus fáciles sospechas y en Erich y mi ojo negro, y en que, como de costumbre, me había quedado sola al fin. ¡Mis hombres!

    Bruce había explicado que era un técnico atómico. Como muchos entre nosotros, había desempeñado trabajos muy diferentes durante sus primeras semanas en la Guerra del Cambio y uno de ellos fue el de secretario de un grupo de los muchachos de investigaciones atómicas secundarias, en los días del proyecto Manhattan Tierra Satélite. Comprendí que había absorbido, también, algunas de las aburridas ideas de aquellos, Todavía no sabía con exactitud a qué especie de zaga heroica pertenecía, pero nuevamente era íntimo de Mark y Erich. ¡El mundo de los hombres!

    Sid no tenía que discutir ya con nadie; todas las salvajes compulsiones y resoluciones poderosas estaban muertas, o, por lo menos, acalladas por un lapso respetable.

    La fiesta alrededor del piano subía de tono. Lili había estado bailando ritmos negros sobre la tapa y ahora saltaba hacia los brazos de Sid y Sevensee, y se tomaba bastante tiempo para ello. Había bebido mucho y su corto vestidito gris lucía tan inocente sobre ella como los pañales sobre Nell Gwyn. Continuó su danza distribuyendo sus favores equitativamente entre Sid, Erich y el sátiro. Beau parecía no preocuparse y serenamente atacaba «Esta es la Noche», pieza que ella le había solicitado a gritos hacía menos de dos minutos.

    Estaba contenta de no participar en la fiesta ¿Quién puede competir con una tipa de diecisiete años, con mucha experiencia y completamente desilusionada, que se desata por primera vez?

    Algo tocó mi mano. Illy había estirado un tentáculo convertido en un alambre revestido de piel para devolverme el guante negro, aunque debía saber que yo no lo quería. Lo rechacé y privadamente llamé a Illy tarántula infantiloide arrojada por el mar e inmediatamente me sentí culpable. ¿Qué derecho tenía yo a criticar a Illy? ¿Acaso hubiera sido mejor mi comportamiento si me hubiera quedado encerrada con once octopoides un billón de años antes? Entonces, ¿cómo podía erigirme en crítica de alguien?

    Sin embargo, me alegraba no estar en la fiesta aunque la observara desde afuera. Bruce bebía solo en el bar. En una oportunidad Sid se le había acercado y habían bebido juntos y escuché a Bruce que recitaba estas líneas deliberadamente córneas de Rupert Brooke: «Pues Inglaterra es la única tierra, lo sé, el Adonde de los hombres de Corazón Espléndido; y Cambridgeshire, de toda Inglaterra, La Orilla de los Hombres que Entienden». Y recordé que Brooke también había muerto joven en la Primera Guerra Mundial y mis ideas se volvieron confusas. Pero, la mayor parte del tiempo, Bruce bebía tranquilamente en soledad. De cuando en cuando Lili lo miraba y suspendía su baile y su risa.

    Me imaginaba el problema Bruce—Lili lo mejor que podía. Lili había querido su nido con todo su corazón y nada salvo eso lograría satisfacerla, y ahora volvería a condenar su destino y probablemente moriría de la enfermedad de Bright por tercera vez en el Mundo del Cambio. Bruce no había querido el nido ni a Lili tanto como al Mundo del Cambio y las probabilidades que brindaba para travesuras militares y poéticas borracheras; la semilla de Lili coincidía con su idea de curar el cosmos; quizás llevara a cabo una verdadera rebelión, algún día, pero, era más probable que se atuviera a la épica de las tabernas.

    Su pasión y la de Lili no morirían completamente, no importaba cuan rancia pareciera en ese momento. Quizás el ángulo verdadero del amor desapareciera pero el Cambio podría magnificar el ángulo del romance que significaría para ellos algo muy importante si volvían a encontrarse.

    Erich recuperaba a su Kamerad, hecho a su medida, que tenía el coraje y la inteligencia para desarmar la bomba que él había tenido el coraje de conectar. Era menester concederle a Erich la osadía de habernos colocado a todos en la disyuntiva de encontrar el Sustentador o morir, pero no se me ocurría algo lo bastante desagradable para obsequiarle.

    Lo había intentado un rato antes. Me le había acercado por detrás y murmurado:

    — Hola, ¿cómo está mi perverso pequeño comandante? ¿Olvidado de su und so weiter?
    — y, cuando se volviera le había elevado las uñas y rasguñado la mejilla. Así es como salí con un ojo negro. Maud quiso colocarme una ventosa electrónica pero yo preferí el viejo pañuelo mojado en agua helada. Bueno, por lo menos, Erich tenía sus arañazos para hacer juego con Bruce, no tan profundos; pero cuatro, y me dije que quizás se infectaran, no me había lavado las manos desde la cacería. No es que a Erich le desagradaran las cicatrices.

    Mark me socorrió después del knock—out de Erich.

    — ¿Tienes algún proverbio para esto? — le espeté.
    — ¿Para qué? — preguntó Mark.
    — Oh, para todo lo que nos está sucediendo — le dije con disgusto. Pareció pensar verdaderamente durante unos momentos y luego dijo:
    — Omnia mutantur, nihil interit.
    — ¿Significado? — le pregunté.
    — Todas las cosas cambian pero nada se pierde realmente — dijo.

    Hubiera sido una hermosa filosofía para oponerle a los Vientos del Cambio. También condenadamente estúpida. Me preguntaba si Mark verdaderamente creería en ella. Deseé poder creer yo misma. Algunas veces llego a pensar que no deja de ser una baladronada todo intento de representar una especie decente de Demonio, aun a una buena Anfitriona. Luego me digo:

    — Así es la vida, Greta. Y es menester amar a través de ella, de alguna manera. Pero hay momentos en que estos bollos no son fáciles de amar.

    Algo cepilló la palma de mi mano nuevamente. Era el tentáculo de Illy, con las dendritas de la yema tiesas como un pequeño arbusto. Comencé a retirar la mano, pero luego comprendí que el Lunarius se sentía, simplemente, solo. Abandoné mi mano a las sutiles presiones de su plumosa charla.

    Inmediatamente capté las palabras — ¿Te sientes sola, Greta, muchacha?

    Casi me desmayé, créanme. Aquí estaba yo entendiendo la charla plumosa, que hasta entonces no comprendía, y la entendía en inglés, lo cual no tenía sentido alguno.

    Durante un segundo, pensé que Illy habría hablado, pero sabía que no y durante un par de segundos más pensé que utilizaba la transmisión telepática y que usaba la conversación plumosa como apunte. Después advertí lo que sucedía: tocaba inglés sobre de mi mano como en tablero de su caja de chillidos y, puesto que yo sabía tocar inglés en una caja de chillidos, mi mente traducía automáticamente. Cuando comprendí esto mi cerebro quedó pasmado, pero me sentía demasiado fatigada para concentrarme. Sólo me recosté y dejé que los pensamientos se abrieran paso. Es bueno tener alguien con quien hablar, aunque se trate de un octopus etéreo y, sin los chillidos, Illy no sonaba tan estúpido; articulaba con más sobriedad.

    — ¿Te sientes triste, Greta, muchacha, porque nunca comprenderás esto que nos sucede a todos —me pregunto Illy —, porque nunca serás sino una sombra que lucha contra las sombras y que trata de amar a sombras entre batallas? Es hora de que comprendas que no libramos realmente guerra alguna, aunque así parezca, sino que participamos en una especie de evolución, si bien no exactamente la especie a la que se refería Erich.

    »Tu pensamiento terráqueo tiene una palabra que lo designa y una teoría que la enuncia, una teoría que repite en muchos mundos. Se refiere a los cuatro órdenes de la vida: Plantas, Animales, Hombres y Demonios. Las plantas amalgaman energía, no pueden moverse a través del espacio o del tiempo, pero pueden apresar energía y transformarla. Los animales amalgaman espacio, pueden moverse a través del. espacio. El Hombre (terrestre o ET; Lunarius o no Lunarius) amalgama tiempo, tiene memoria.
    »Los Demonios constituyen el cuarto orden en la evolución, amalgaman posibilidades, pueden hacer todo aquello que podría participar en lo que es, y esa es su función evolutiva. La Resurrección es como la metamorfosis de una oruga en mariposa: un ser del tercer orden surge de la crisálida de su curso vital al cuarto orden de la vida. La caída del fruto maduro de una realidad inmutable es como el primer salto del animal cuando deja de ser planta, y el Mundo del Cambio es el núcleo de significado detrás de los mitos de la inmortalidad.

    Toda evolución tiene, en un primer momento, apariencia de guerra octopoides contra monopoide; mamíferos contra reptiles. Y sustenta en una dialéctica necesaria: debe haber una tesis — llamémosla Serpiente — y la antítesis — Araña — antes de que pueda darse, la última síntesis, cuando todas las posibilidades se realizan completamente en un universo ultimísimo. La Guerra del Cambio no es la ciega destrucción que aparenta ser.

    »Recuerda que la Serpiente es tu símbolo de la sabiduría y la Araña tu símbolo de la paciencia. Los dos nombres te aterrorizan, porque toda existencia elevada es una mezcla de horror y deleite. Y no te sorprendas, Greta, muchacha, por la índole de mis palabras y pensamientos; de alguna manera he dispuesto de un billón de años para estudiar la Tierra y aprender sus lenguajes y mitos.
    »¿Quiénes son las verdaderas Serpientes y Arañas, es decir, quiénes fueron los primeros en amalgamar posibilidades? ¿Quién fue Adán, Greta? ¿Quién Cain? ¿Quiénes fueron Eva y Lilith?
    »Porque amalgaman toda posibilidad, los Demonios también vinculan lo mental con lo material. Todos los seres del cuarto orden viven adentro y afuera de las mentes, a través del cosmos entero. Aun este Lugar, de acuerdo con su estructura, es un cerebro gigante: su piso es el cráneo, la periferia del Vacío es la corteza de materia gris… si, aun los Sustentadores Mayor y Menor son análogos de las glándulas pineal y pituitaria que, en cierto sentido, sustentan todo el sistema nervioso. Esa la imagen real, Greta, muchacha. La conversación plumosa se extinguió y las yemas de dendritas de Illy se convirtieron en una suave almohadilla sobre la cual yo tamborileé con mis dedos:

    — Gracias, Papi Piernas Largas.

    Rumiaba en mi mente aquello que acababa de decirme Illy y miré hacia el grupo alrededor del piano. La fiesta terminaba; por lo menos, algunos de ellos se dispersaban. Sid se había dirigido hacia el diván de control e intentaba sintonizar Egipto. Mark y Kaby permanecían junto a él, inflamados de entusiasmo y con la visión de filas y filas de arqueros Zombies cabalgando en una nube con forma de hongo; recordé lo que me dijera Illy y esbocé una sonrisa… perderíamos y ganaríamos todas las batallas, cada uno a su manera.

    Mark se mudaba en su vestimenta de Parto y gruñía alegremente — ¡Pantalones otras vez! y deambulaba a grandes trancos bajo un sombrero que parecía un cucurucho de helado forrado de piel y sus mangas recubiertas de metal flotaban sobre sus manos. Saludó con una espada corta y con forma de corazón a Bruce y a Erich y les dijo que ya era hora de marchar.

    Kaby se aprontaba para la operación, vestida con el disfraz de vieja diseñado para Benson Carter. Tuve el presentimiento, en el modo de la consabida patada, de que su misión consistía en cuidar de la bomba.

    Bruce y Erich todavía no habían recibido órdenes de Mark. Erich se dirigió al bar y le dijo algo a Bruce y Bruce bajó del taburete y, junto a Erich, se acercó al piano y Erich golpeó a Beau en el hombro y se inclinó y le musitó unas palabras y Beau asintió y rápidamente remató «Limehouse Blues» y comenzó a tocar otra pieza, algo lenta y nostálgica.

    Erich y Bruce saludaron a Mark y sonrieron, como para demostrarle que se acercara a ellos o no, delegado, lugart