• GUARDAR IMAGEN


  • GUARDAR TODAS LAS IMAGENES

  • COPIAR IMAGEN A:

  • OTRAS OPCIONES
  • ● Eliminar Lecturas
  • ● Ultima Lectura
  • ● Historial de Nvgc
  • ● Borrar Historial Nvgc
  • ● Ayuda
  • PUNTO A GUARDAR



  • Tipea en el recuadro blanco alguna referencia, o, déjalo en blanco y da click en "Referencia"
  • TODAS LAS REVISTAS
  • Todas Las Revistas Diners
  • Todas Las Revistas Selecciones
  • CATEGORIAS
  • Libros
  • Libros-Relatos Cortos
  • Arte-Graficos
  • Bellezas Del Cine Y Television
  • Biografias
  • Chistes
  • Consejos Sanos
  • Cuidando Y Encaminando A Los Hijos
  • Datos Interesantes
  • Paisajes Y Temas Varios
  • La Relacion De Pareja
  • La Tia Eulogia
  • La Vida Se Ha Convertido En Un Lucro
  • Mensajes Para Reflexionar
  • Personajes Disney
  • Salud Y Prevencion
  • Sucesos-Proezas
  • Temas Varios
  • Tu Relacion Contigo Mismo Y El Mundo
  • Un Mundo Inseguro
  • REVISTAS DINERS
  • Diners-Agosto 1989
  • Diners-Mayo 1993
  • Diners-Septiembre 1993
  • Diners-Noviembre 1993
  • Diners-Diciembre 1993
  • Diners-Abril 1994
  • Diners-Mayo 1994
  • Diners-Junio 1994
  • Diners-Julio 1994
  • Diners-Octubre 1994
  • Diners-Enero 1995
  • Diners-Marzo 1995
  • Diners-Junio 1995
  • Diners-Septiembre 1995
  • Diners-Febrero 1996
  • Diners-Julio 1996
  • Diners-Septiembre 1996
  • Diners-Febrero 1998
  • Diners-Abril 1998
  • Diners-Mayo 1998
  • Diners-Octubre 1998
  • Diners-Temas Rescatados
  • REVISTAS SELECCIONES
  • Selecciones-Enero 1965
  • Selecciones-Julio 1968
  • Selecciones-Abril 1969
  • Selecciones-Febrero 1970
  • Selecciones-Marzo 1970
  • Selecciones-Mayo 1970
  • Selecciones-Marzo 1972
  • Selecciones-Julio 1973
  • Selecciones-Diciembre 1973
  • Selecciones-Enero 1974
  • Selecciones-Marzo 1974
  • Selecciones-Marzo 1976
  • Selecciones-Noviembre 1976
  • Selecciones-Enero 1977
  • Selecciones-Septiembre 1977
  • Selecciones-Enero 1978
  • Selecciones-Diciembre 1978
  • Selecciones-Enero 1979
  • Selecciones-Marzo 1979
  • Selecciones-Julio 1979
  • Selecciones-Agosto 1979
  • Selecciones-Abril 1980
  • Selecciones-Agosto 1980
  • Selecciones-Septiembre 1980
  • Selecciones-Septiembre 1981
  • Selecciones-Abril 1982
  • Selecciones-Mayo 1983
  • Selecciones-Julio 1984
  • Selecciones-Junio 1985
  • Selecciones-Septiembre 1987
  • Selecciones-Abril 1988
  • Selecciones-Febrero 1989
  • Selecciones-Abril 1989
  • Selecciones-Marzo 1990
  • Selecciones-Abril 1991
  • Selecciones-Mayo 1991
  • Selecciones-Octubre 1991
  • Selecciones-Diciembre 1991
  • Selecciones-Febrero 1992
  • Selecciones-Junio 1992
  • Selecciones-Septiembre 1992
  • Selecciones-Febrero 1994
  • Selecciones-Mayo 1994
  • Selecciones-Abril 1995
  • Selecciones-Mayo 1995
  • Selecciones-Septiembre 1995
  • Selecciones-Junio 1996
  • Selecciones-Mayo 1997
  • Selecciones-Enero 1998
  • Selecciones-Febrero 1998
  • Selecciones-Julio 1999
  • Selecciones-Diciembre 1999
  • Selecciones-Febrero 2000
  • Selecciones-Diciembre 2001
  • Selecciones-Febrero 2002
  • Selecciones-Mayo 2005
  • CATEGORIAS
  • Arte-Gráficos
  • Bellezas
  • Biografías
  • Chistes que llegan a mi Email
  • Consejos Sanos para el Alma
  • Cuidando y Encaminando a los Hijos
  • Datos Interesantes
  • Fotos: Paisajes y Temas varios
  • La Relación de Pareja
  • La Tía Eulogia
  • La Vida se ha convertido en un Lucro
  • Mensajes para Reflexionar
  • Personajes Disney
  • Salud y Prevención
  • Sucesos y Proezas que conmueven
  • Temas Varios
  • Tu Relación Contigo mismo y el Mundo
  • Un Mundo Inseguro
  • TODAS LAS REVISTAS
  • Selecciones
  • Diners
  • REVISTAS DINERS
  • Diners-Agosto 1989
  • Diners-Mayo 1993
  • Diners-Septiembre 1993
  • Diners-Noviembre 1993
  • Diners-Diciembre 1993
  • Diners-Abril 1994
  • Diners-Mayo 1994
  • Diners-Junio 1994
  • Diners-Julio 1994
  • Diners-Octubre 1994
  • Diners-Enero 1995
  • Diners-Marzo 1995
  • Diners-Junio 1995
  • Diners-Septiembre 1995
  • Diners-Febrero 1996
  • Diners-Julio 1996
  • Diners-Septiembre 1996
  • Diners-Febrero 1998
  • Diners-Abril 1998
  • Diners-Mayo 1998
  • Diners-Octubre 1998
  • Diners-Temas Rescatados
  • REVISTAS SELECCIONES
  • Selecciones-Enero 1965
  • Selecciones-Julio 1968
  • Selecciones-Abril 1969
  • Selecciones-Febrero 1970
  • Selecciones-Marzo 1970
  • Selecciones-Mayo 1970
  • Selecciones-Marzo 1972
  • Selecciones-Julio 1973
  • Selecciones-Diciembre 1973
  • Selecciones-Enero 1974
  • Selecciones-Marzo 1974
  • Selecciones-Marzo 1976
  • Selecciones-Noviembre 1976
  • Selecciones-Enero 1977
  • Selecciones-Septiembre 1977
  • Selecciones-Enero 1978
  • Selecciones-Diciembre 1978
  • Selecciones-Enero 1979
  • Selecciones-Marzo 1979
  • Selecciones-Julio 1979
  • Selecciones-Agosto 1979
  • Selecciones-Abril 1980
  • Selecciones-Agosto 1980
  • Selecciones-Septiembre 1980
  • Selecciones-Septiembre 1981
  • Selecciones-Abril 1982
  • Selecciones-Mayo 1983
  • Selecciones-Julio 1984
  • Selecciones-Junio 1985
  • Selecciones-Septiembre 1987
  • Selecciones-Abril 1988
  • Selecciones-Febrero 1989
  • Selecciones-Abril 1989
  • Selecciones-Marzo 1990
  • Selecciones-Abril 1991
  • Selecciones-Mayo 1991
  • Selecciones-Octubre 1991
  • Selecciones-Diciembre 1991
  • Selecciones-Febrero 1992
  • Selecciones-Junio 1992
  • Selecciones-Septiembre 1992
  • Selecciones-Febrero 1994
  • Selecciones-Mayo 1994
  • Selecciones-Abril 1995
  • Selecciones-Mayo 1995
  • Selecciones-Septiembre 1995
  • Selecciones-Junio 1996
  • Selecciones-Mayo 1997
  • Selecciones-Enero 1998
  • Selecciones-Febrero 1998
  • Selecciones-Julio 1999
  • Selecciones-Diciembre 1999
  • Selecciones-Febrero 2000
  • Selecciones-Diciembre 2001
  • Selecciones-Febrero 2002
  • Selecciones-Mayo 2005
  • Para guardar la imagen elige dónde vas a guardarla y seguido da click en la o las imágenes deseadas.
    Para dar Zoom o Fijar la imagen sigue el mismo procedimiento.
    -----------------------------------------------------------
    Slide 1     Slide 2     Slide 3










    Header

    -----------------------------------------------------------
    Guardar todas las imágenes
    Dar Zoom a la Imagen
    Fijar la Imagen de Fondo
    No fijar la Imagen de Fondo
    -----------------------------------------------------------
    Colocar imagen en Header
    No colocar imagen en Header
    Mover imagen del Header
    Ocultar Mover imagen del Header
    Ver Banco de Imágenes del Header

    Imágenes para el Header o Cabecera
    Slides
    P
    S1
    S2
    S3
    B1
    B2
    B3
    B4
    B5
    B6
    B7
    B8
    B9
    B10
    H
    Controles Desactivar Slide


    FUNCIONAMIENTO DEL BLOG


    Esta ayuda te permitirá aprovechar las características del Blog.

    Veamos lo que hace cada ícono del MENU:

    Este ícono aparece en todo el blog y permite visualizar las siguientes opciones:

    Guardar Lectura: permite guardar la publicación en la que estás, para ser cargada posteriormente. Opción sólo en las publicaciónes, en Navega Directo no.
    Al aplicar esta opción aparece en el MENU el ícono , el cual indica que hay una publicación guardada. Es visible en todo el blog y al dar click en el mismo una ventana se abre mostrando el o los temas guardados. Das click en un tema y te vas a esa publicación.
    Cuando guardas la publicación, también se guarda la pantalla donde se encuentra el párrafo o la línea que suspendes la lectura. Cuando aplicas esta opción, al entrar a la publicación te desplazarás al punto que suspendiste la lectura, Esta opción es la única forma en que el punto que se guardó cuando se guardó la publicación se hace efectivo. Para que ese párrafo o línea aparezca en el tope de la pantalla, antes de guardar, debes colocarlo en el tope de la misma. Una vez guardado, puedes desplazarte por la publicación sin que el punto o pantalla guardada se altere.
    El punto que se guarda, al guardar la lectura, no se borra cuando regresas a la misma por esta opción. Cuando vuelves a guardar la publicación el punto se actualiza a la pantalla actual.

    Eliminar Lecturas: permite eliminar el registro de las publicaciones guardadas.
    Al aplicar esta opción y al aceptar, se eliminarán todas las publicaciones guardadas.

    Eliminar por Lectura: esta opción aparece cuanto tienes como mínimo dos publicaciones guardadas, y permite eliminarlas por selección. Cuando presionas esta opción aparece la ventana con la lista de publicaciones guardadas.
    Para eliminar una publicación guardada, simplemente selecciona la que desees eliminar.
    Cuando eliminas una publicación guardada y queda solo una, la ventana de esta opción se cierra y esta opción desaparece.

    Guardar Punto: permite guardar un punto específico o la pantalla de la actual lectura. Puedes guardar cuántos puntos desees. Con esta opción puedes crear un índice de la lectura, o marcar la posición de uno o varios párrafos importantes. Cada publicación es independiente. Opción sólo para las publicaciones, no para Navega Directo.
    Al dar click en esta opción se abre una ventana, en la misma hay un recuadro en blanco, el cual sirve para colocar una referencia del párrafo o línea que dejas marcada su posición. Si no colocas una referencia, automáticamente ese punto toma el nombre de "Punto guardado 1", donde 1 es el número del punto que se ha guardado. Si has guardado 5 puntos y el sexto no le pones referencia, tomaría el nombre de "Punto guardado 6".
    Para que el punto o pantalla se guarde con o sin referencia, debes dar click en "Referencia" que se encuentra debajo del recuadro en blanco.
    Cuando aplicas esta opción aparece en el MENU el ícono . Al dar click en el mismo se abre una ventana con el o los puntos guardados. Das click en cualquiera y te desplazas a ese punto o pantalla de la publicación. Aparece sólo en las pubicaciones que tienen al menos un punto o pantalla guardado.

    Borrar Punto(s): permite eliminar el o los puntos guardados. Esta opción aparece cuando has guardado al menos un punto o pantalla. Opción sólo en las publicaciones, no para Navega Directo.
    Cuando aplicas esta opción y aceptas, se borrarán todos los puntos o pantallas que has guardado en esa publicación.

    Borrar por Punto: esta opción aparece cuando tienes como mínimo dos puntos o pantallas guardados, y permite eliminarlos por selección. Cuando presionas esta opción aparece la ventana con la lista de puntos o pantallas guardados.
    Para eliminar un punto o pantalla guardado, simplemente selecciona el que desees eliminar.
    Cuando eliminas un punto o pantalla guardado y queda solo uno, la ventana de esta opción se cierra y esta opción desaparece.

    Ultima Lectura: permite acceder a la última publicación leída. Si entras a otra publicación se guardará en la que estás. Sirve para cuando estás en cualquier parte del blog menos en una publicación.
    Para que la publicación se guarde automáticamente debes haberte desplazado hacia abajo al menos una línea.
    Si al seleccionar esta opción nada ocurre, es porque no has revisado o leído publicación alguna.

    Historial de Nvgc: esta opción aparece en todo el blog y permite ver el Historial de las páginas navegadas.
    Cuando seleccionas esta opción, una ventana se abre mostrando las publicaciones que has navegado. La primera es de fecha más antigua y la última de más reciente.
    Guarda hasta 51 temas o publicaciones. Cuando has llegado a ese límite, se va eliminando desde la más antigua, o sea desde la primera; y se agrega la reciente como última.

    Borrar Historial Nvgc: aparece en todo el blog y permite borrar o limpiar el Historial de Navegación.

    Ocultar TEMAS: permite ocultar el recuadro rectangular, donde dice TEMAS, que se encuentra a mano izquierda de la publicación. Esta opción no está disponible en la página de Inicio ni en las Categorías que seleccionas desde el Menú y tampoco en Navega Directo.
    Cuando das click en esa opción, una ventana se abre con "Otros temas" que te ofrece el blog. Si te desplazas hasta el final de esa ventana, verás dos rectángulos reducidos en su longitud. El primero permite avanzar o retroceder ese grupo de publicaciones. El segundo permite ver los temas desde el último publicado, también verlos de forma aleatoria y ver más temas correspondientes a la categoría de la publicación actual. Cuando entras a una de las listas o por medio de la CATEGORIA que se encuentra en la parte última de la publicación, la opción de "Actual Categoría" no está disponible.

    Mostrar TEMAS: aparece sólo cuando has aplicado "Ocultar TEMAS", y permite mostrar el recuadro rectangular que dice TEMAS, y que se encuentra a mano izquierda de la publicación.

    Mostrar Barra Inferior: esta opción aparece sólo en las publicaciones, no en Navega Directo, y permite mostrar una barra inferior con la paginación. Al hacer esto, en la parte última de la publicación desaparece la paginación.

    Ocultar Barra Inferior: esta opción aparece sólo en las publicaciones y si has aplicado "Mostrar Barra Inferior". Permite ocultar la barra de paginación y la muestra al final de la publicación.

    Ocultar Menú y BI: esta opción aparece sólo en las publicaciones, no en Navega Directo, y permite ocultar el Menú y la Barra Inferior (si la tienes activa). Cuando aplicas esta opción aparece en la parte superior izquierda un punto negro, el mismo permite restaurar el Menú y la Barra Inferior.

    Mostrar Tema: puedes ocultar las opciones del MENU y ver el tema de la publicación. Esta opción aparece sólo en las publicaciones, no en Navega Directo.

    Abrir ventana de Imágenes: permite ver la o las imágenes de la publicación. Esta opción también la encuentras en la parte derecha superior de la publicación y en Navega Directo.
    Cuando la publicación tiene una sola imagen, aparece a mano izquierda los siguientes íconos:
    Cierra la ventana de las imágenes.
    Para cambiar el tamaño de la imagen según su longitud. Cuando aplicas esta opción desparece ese ícono y aparece éste el cual revierte la función. Esta opción no se graba.
    Quita todos los íconos y deja la imagen sola.
    Para guardar la o las imágenes en uno de los Bancos de Imágenes. Puedes guardar por imagen o todas las de la publicación a la vez.
    Para ver las imágenes guardadas, presiona o da click en el "+" que se encuentra a mano izquierda del MENU, para que se abra la ventana de "Otras Opciones", y buscas la opción "Bancos de Imágenes".

    Cuando hay más de una imagen en la publicación, adicionalmente aparecen los siguientes íconos:
    Ver la imagen anterior.
    Ver la imagen siguiente.
    Activa el slide de las imágenes de la publicación actual.
    Cuando activas el slide aparece en la parte superior izquierda el icono y permite desactivar el slide.
    Cuando activas esta opción, aparece en la parte superior izquierda un punto, el cual restaura los íconos.

    Las imágenes se acoplan al ancho de la pantalla y se aprecian bien según la dimensión de las mismas. Cuando son imágenes largas, el dispositivo debe estar vertical, si son cuadradas o rectangulares, debe estar horizontal.

    Navega Directo: permite revisar las publicaciones del Blog por categoría y sin el refresco de pantalla.
    Con este método puedes leer una revista o categoría específica, desde el último tema publicado hasta el primero.
    Si empleas las opciones que están al final de la publicación: POSTERIOR - INICIO - ANTERIOR, cambias a la publicación posterior o anterior de la categoría que estás actualmente. Inicio te lleva a la última publicación realizada de esa categoría.
    Cuando estás revisando una categoría en la ventana de TEMAS, en el grupo que suspendes la revisión se guarda, para cuando regreses a esta sección y vuelvas a revisar esa categoría lo harás desde ese grupo. Puedes revisar las categorías que quieras y cada una guardará el último grupo que suspendes la revisión.
    Lo del párrafo anterior no se cumple cuando se agregan publicaciones nuevas en la categoría.
    Cuando ves una publicación, por este método, se guarda el punto que suspendes la lectura, la publicación y la categoría. Cuando regreses a esta opción, aparecerá la última categoría con la publicación que leiste, en el punto o pantalla que suspendiste la lectura.
    Por cada publicación que veas se guarda el punto, categoría y tema. Eso quiere decir que, estando en esta opción cambias a una categoría y tema que leiste anteriormente, la pantalla se colocará en el punto que suspendiste la lectura.
    Dando click en el tema de la publicación, se abre en otra ventana la publicación en la sección de publicaciones.
    Dando click en la categoría, se abre en otra ventana la sección de CATEGORIAS con la correspondiente.
    A diferencia de ver la publicación de forma normal, no puedes guardar puntos ni la publicación.

    Bancos de Imágenes: Permite revisar y/o eliminar las imágenes guardadas en los Bancos.
    Estos Bancos de Imágenes también puedes usarlos como slide. Dispones de 10 Bancos.
    Puedes guardar hasta 100 imágenes en cada uno, haciendo un total de 1000.
    Cuando no has guardado imagen alguna, no aparecerá ningún Banco. Sólo verás los Bancos que tengan como mínimo una imagen.
    Cada Banco se presentará por medio de la primera imagen guardada en el mismo. Das click en la imagen y te da las opciones mencionadas en "Abrir ventana de imágenes", más los íconos el cual permite eliminar la imagen en pantalla, y que permite copiar la imagen en pantalla a otro Banco..
    En la parte última aparecerá la opción de "Vaciar el Banco" por cada Banco de Imágenes que tenga al menos una guardada y permite eliminar todas las imágenes guardadas en el mismo.

    Ayuda: permite ver esta Ayuda para conocer el funcionamiento del Blog.


    Este ícono aparece en todo el Blog y permite ver los temas de cualquier categoría con una introducción de las mismas. Su presentación es en orden de publicación de la categoría.
    Si has entrado a alguna CATEGORIA y seleccionas otra, la carga es directa, por lo que no hay refresco de pantalla.
    Si estás revisando alguna categoría en particular, cuando regreses al Blog y revises la misma categoría, comenzarás desde la última revisión hecha; y no desde el comienzo. Lo mismo es para cualquier cantidad de categorías que revises, cada una es independiente.
    Si das click en el tema o en "...más" la publicación se abre en la misma ventana, si lo haces en la imagen se abre en otra ventana.
    Aquí puedes cambiar el estilo de las miniaturas.
    Cuando cambias el estilo de las miniaturas y aplicas "Solo Imagen (para los Libros)", y anteriormente has traveseado en los "Bordes", las imágenes no van a estar centradas. Para que se restaure su posición presiona en "Bordes" la opción "Normal".
    La opción "Solo Imagen (para los Libros)" se hizo especialmente para la categoría de los Libros.


    Permite ver las siguientes listas de todas las publicaciones realizadas:

    Por Categoría: lista alfabética por Categoría
    En estas listas no está incluido Libros y Relatos. Cuando accedes con esta opción, en pantalla aparecen todas las categorías en orden alfabético por categoría y aparece el ícono , en el MENU, el cual te da la opción de seleccionar la categoría a ver con los temas que dispone. No hay refresco de pantalla, es directo.
    Dando click en el tema te vas a la publicación, y dando click en '+' te da una introducción del mismo. Si estás en la introducción puedes ir directamente a la publicación completa dando click en el tema o en '...más'. Dando click en la imagen la publicación se abre en otra ventana.

    Libros: lista alfabética de todos los libros.
    Dando click en el tema te vas a la publicación, y dando click en '+' te da una introducción del mismo. Si estás en la introducción puedes ir directamente a la publicación completa dando click en el tema o en '...más'. Dando click en la imagen la publicación se abre en otra ventana.

    Relatos: lista alfabética de todos los Relatos.
    Funciona igual que en la lista de Libros.

    Por Autor: lista alfabética por autor de los Libros y Relatos.
    Funciona igual que en la lista de Libros.
    Según la fuerza del wifi será la velocidad de carga de las mismas, debes tener paciencia.

    Alfabético de Todo: lista alfabética de todo lo publicado en el Blog.
    Funciona igual que en la lista de Libros.
    Según la fuerza del wifi será la velocidad de carga de las mismas, debes tener paciencia.

    Lista Gráfica de las Revistas muestras todas las revistas Diners y Selecciones en imagen grande. Das click en la imagen y una ventana se abre mostrando los temas de esa edición. Cuando entras a cualquier publicación, la misma se abre en otra ventana, de esa forma podrás llevar la continuación de los temas de esa revista.
    Cuando navegas por esta sección se guarda el punto o posición en que te has quedado. Si has revisado los temas de una revista, cuando regreses a esta sección, te situarás en la imagen de esa revista.


    Permite ver las lista de las publicaciones guardadas. Tocas el tema y se va a la publicación.
    Este ícono solo aparece cuando tienes, al menos, una publicación guardada.


    Este ícono aparece sólo en las publicaciones y permite ver la lista de los puntos o pantallas guardados en esa publicación. Si no has guardado al menos un punto o pantalla el ícono no aparece.


    Este ícono aparece solo en las publicaciones y en Navega Directo. Permite ver las siguientes opciones que son para desplazamiento automático de la misma:

    Permite activar el desplazamiento automático y aparecen las siguientes opciones:

    Detiene el desplazamiento automático.

    Opción uno para aumentar la velocidad del desplazamiento.

    Opción dos para aumentar la velocidad del desplazamiento.

    Opción tres para aumentar la velocidad del desplazamiento.

    Para regresar a la velocidad estándar, presiona la opción para detener el desplazamiento y luego la de activar el desplazamiento.

    Cuando activas esta opción, el rectángulo de TEMAS, que se encuentra a mano izquierda, y la BARRA DE PAGINACION desaparecen, permitiendo leer con tranquilidad. Cuando presionas el botón de detener el desplazamiento el rectángulo y la barra aparecen nuevamente. Esto no ocurre en Navega Directo.


    Este ícono aparece solo en las publicaciones y en Navega Directo. Permite visualizar las siguientes opciones:

    Permite las siguientes opciones para el texto:
    ● Alinear el texto: izquierda, centrarlo o justificarlo.
    ● Cambiar el tipo de letra.
    ● Aumentar o reducir el espacio entre las líneas.
    ● Cambiar el tamaño del texto. Si cambias en la publicación no afecta a la página de INICIO, y viceversa.
    ● Ampliar el margen derecho e izquierdo.

    Permite las siguientes opciones para el color del texto:
    ● Cambiar el color de todo el texto, incluido la fecha de publicación, la categoría, los links y flechas de paginación. Si has hecho cambios de color en el TEMA, SUBTEMA y/o NEGRILLAS, al cambiar el color del todo el texto éstos no se veran cambiados. Para que tomen el color del texto general cambiado debes presionar la opción ORIGINAL en cada uno.
    ● Cambiar el color sólo del tema.
    ● Cambiar el color sólo de los subtemas.
    ● Cambiar el color del texto en negrillas.

    Cambiar el color del fondo del texto.

    Reducir el tamaño de las imágenes.


    Regresa al MENU principal.

    Aparece sólo en la página de INICIO y si has entrado a ver una categoría por medio del ícono . Permite cambiar la presentación de las miniaturas.

    Te lleva a la página de INICIO.


    OTRAS CARACTERISTICAS

    ● Cuando entras a una publicación, automáticamente se guarda el punto o la pantalla que suspendiste la lectura. Esta opción es diferente a la que se describe en el siguiente ítem. Si navegas por la publicación se guardará el punto o pantalla que te quedas de la misma.

    ● Cuando guardas una publicación se guarda también el punto o pantalla que suspendiste la lectura. Es independiente a la opción del ítem de arriba. Con este método sí puedes navegar por la publicación. Para que el punto o pantalla de retorno funcione debes cargar la publicación desde la opción que aparece en el MENU en PUBLICACIONES GUARDADAS.

    ● Tienes dos formas de ver las CATEGORIAS del Blog:
    La primera es la indicada anteriormente, que se encuentra en el MENU con el ícono
    La segunda es dando click en la categoría que se encuentra en la parte última de la publicación o también al comienzo de la publicación en Navega Directo. Este método te permite ver sólo la categoría de esa publicación. Cuando das click en la imagen y en "Publicación Completa" te vas a la publicación en la misma ventana; y si das click en el título, es en otra ventana.


    OBSERVACIONES

    ● Si guardas Puntos en una publicación no debes hacer cambios en el texto, ya sea aumentando su tamaño como dando más espacio entre líneas; ya que si lo haces después de guardarlos, el retorno no va a ser el correcto. Debes hacer primero los cambios y luego guardar los puntos o pantallas.
    ● Las LISTAS en texto se actualizan cada dos o tres meses, o a su defecto, cada 100 publicaciones.

    NÚMERO OPUESTO (John Wyndham)

    Publicado el domingo, abril 16, 2017
    Probablemente fue cosa de suerte el ver a la pareja en aquel momento. En cualquier caso, quizás los hubiese encontrado después, pero el resultado hubiese sido bastante diferente. Lo que sucedió fue simplemente que llegué al cruce de corredores cuando ellos estaban en el otro extremo, de espaldas a mí, y los vi atisbando por el paso principal como si se quisiesen asegurar de que no había nadie a la vista. A Jean, la reconocí en seguida, me bastó ver su perfil a distancia. Del hombre, que estaba de espaldas, sólo puedo decir que me pareció conocido.

    Dudo de que les hubiese prestado atención, o por lo menos no les hubiese seguido, a no ser por la mirada de furtiva investigación que dirigieron al corredor, y en cuanto me di cuenta de ello se me ocurrió que sólo podían haber salido de las habitaciones del viejo Whetstone que todavía se conocen por este nombre, aunque murió hace más de dos años.

    No había razón para que Jean no fuese allí si así lo deseaba, puesto que Whetstone había sido su padre y todo lo que hay en la habitación legalmente es de ella, aunque de hecho todo permanece igual, cubierto con fundas para protegerlo contra el polvo, porque nadie se ha preocupado de desmontar los aparatos. El viejo siempre había sido respetado por su trabajo oficial en los laboratorios de la parte superior, y aunque estaba un poco, por así decirlo, obsesionado por su propio proyecto y a pesar del hecho de que el proyecto nunca llegase a cumplimentar sus esperanzas ni parecía probable que éstas se cumplieran, su prestigio todavía protegía a la habitación y a los aparatos. Es una especie de monumento temporal en su memoria.

    Además, entre los que en diferentes épocas le ayudamos en su trabajo, tenemos la sensación de que realmente estaba en la pista de algo. Hubo algunos resultados, los suficientes para que hubiese conseguido algún éxito siguiéndolos, de no haberse emperrado en aferrarse a su propia teoría. En consecuencia, esta sensación de que algún día alguien que tuviese tiempo y ganas podría encontrar algo allí ha contribuido a mantener la habitación y los aparatos tal como él los dejó.

    Pero no podía imaginarme ninguna razón por la cual Jean tuviese que hacer visitas furtivas a la habitación, exceptuando naturalmente que quien quiera que fuese su compañero, no era su marido...

    Tengo que admitir que cuando me desvié de mi camino y los seguí, fue debido a una punzante curiosidad. Después de todo era Jean, y no otra, y no me podía imaginar que ella tuviese una especie de lío de rincones oscuros que era el único que podría tener en un cuarto de trabajo polvoriento y entre aparatos enfundados...

    Cuando llegué a la esquina, ya estaban recorriendo el pasillo de una manera no furtiva, pero sí circunspecta. Vi que él le cogía la mano y que se la oprimía para darle ánimos. Dejé que pasasen la siguiente esquina y los seguí.

    Cuando llegué a la puerta estaban en el patio a medio camino de la cantina, ahora no tenían ningún aspecto de clandestinidad sino que miraban a la gente que había en derredor como si buscasen a alguien. Continuaban estando a demasiada distancia para que pudiese identificar al hombre. Entraron en la cantina y les seguí.

    No se sentaron a una mesa; estaban hacia el centro de la sala dándome la espalda y por la manera en que movían la cabeza no había duda de que estaban buscando algo. Una o dos personas les saludaron y ellos devolvieron el saludo sin reunirse con los demás.

    Empecé a tener la sensación de haber hecho una tontería y además también algo de vergüenza, al fin y al cabo no me importaban sus asuntos y en aquel momento no tenían nada de clandestinos. Acababa de decidirme a volver cuando por primera vez pude ver bien la cara del hombre en uno de los espejos de la pared. Había en ella algo que resultaba sorprendentemente familiar, pero en el primer instante no pude reconocerle; de hecho debieron pasar varios segundos antes de que me percatase de que era la cara que estaba acostumbrado a ver por las mañanas al afeitarme.

    El parecido era tan grande, que me tuve que sentar en la silla más próxima sintiendo que me flaqueaban las piernas, y por alguna razón que no comprendía, me sentí un poco asustado.

    El hombre todavía estaba mirando al resto de la gente. Si me había visto por el espejo yo no le había interesado. Ambos se fueron lentamente de la habitación continuando su búsqueda, saliendo finalmente por la puerta del lado opuesto. Yo me escurrí por la puerta que había detrás de mí y di la vuelta al edificio por la parte de fuera. Se habían detenido en los jardines a pocos metros de la puerta y estaban enfrascados en una discusión.

    Estuve tentado de ir hacia donde estaban, pero hacía bastante tiempo que Jean y yo no nos hablábamos y me parecía algo presuntuosa la idea de ir a un desconocido simplemente para decirle: —¡Oiga, usted y yo nos parecemos mucho! — De manera que esperé.

    En aquel momento llegaron a un acuerdo y se dirigieron al camino que conduce a la entrada principal. Jean iba señalando cosas que al parecer la divertían, aunque yo no podía ver por qué. Se acercó más a él y mientras iban andando enlazó su brazo en el del hombre.

    Tengo que decir que no me pareció correcto; el Instituto de Investigación Pleyben constituye una de esas comunidades introvertidas, por no decir que crecen hacia dentro, en las que nada pasa desapercibido. Las mujeres desocupadas pueden seguir pistas que desconcertarían a un sabueso, y un guiño, por no decir una mano sobre el brazo de otro, son suficientes para que la gente empiece a construir castillos en el aire. Aquel gesto, que posiblemente era inocente, en aquel ambiente casi resultaba una baladronada extravagante. No fui el único en darme cuenta. A decir verdad, parecía que la gente aquella tarde estaba en plan de observar: varios de ellos me miraron con fijeza y extrañeza cuando los crucé al pasar.

    Una vez fuera de las puertas, la pareja fue hacia la izquierda y les dejé que se adelantasen un poco y no porque me importase mucho, pues en el caso de que Jean mirase hacia atrás y me viese era perfectamente normal que yo fuese por el camino que normalmente tomaba para ir a casa. Acababan de doblar la segunda esquina hacia la derecha, que es donde está mi casa, cuando oí un rápido ruido de pasos tras de mí y una voz que jadeaba:

    —¡Míster Ruddle, míster, Ruddle, señor!

    Di la vuelta y vi que era uno de los botones del Instituto. Entrecortadamente me dijo:

    —El Director le ha visto cuando se marchaba, señor. Me ha enviado para recordarle que tiene que tener a las cinco sus cálculos para la coordinación final Pensó que quizás usted lo había olvidado, señor.

    Qué era lo que me había pasado. Miré al reloj y vi que eran las cuatro y media. Aquello alejó a Jean y a su amigo de mi mente por el momento y me apresuré a regresar al Instituto.

    Para terminar sólo tenía que hacer un par de cálculos sin importancia y conseguí llevar el resultado a la oficina del Director a las cinco menos cinco. Este me miró con bastante frialdad.

    —Siento haberme entremetido en sus... ah... arreglos domésticos, Ruddle, pero es imprescindible que todos los resultados se puedan relacionar esta noche — me dijo sin amabilidad.

    Me excuse por haberlo dejado para el último minuto y también escuchó mi explicación adustamente a pesar de que había llegado a tiempo. No fue hasta después de haber salido de su despacho que se me ocurrió una explicación posible. Incluso a mí me había sorprendido el extraordinario parecido del compañero de Jean conmigo; no era cosa de que yo me fuera a equivocar sobre quién era quién, pero otros quizá sí... y recordé que se habían paseado del brazo a la vista de todo el mundo...

    Lo mejor que podía hacer era irme a casa lo más de prisa posible, esperando poder decir algo antes de que empezase la murmuración...

    Sólo faltaban unos veinte metros para llegar a mi casa, cuando vi salir de ella a Jean y su compañero y nos encontramos frente a frente. Jean estaba ruborizada y confusa, y él confuso y enfadado. Su expresión cambió con velocidad asombrosa en cuanto me reconocieron.

    —¡Ah, eres tú! Gracias a Dios — dijo Jean —. ¿En dónde has estado?

    No era la clase de saludo que yo esperaba. Al fin y al cabo hacía casi tres años que apenas nos saludábamos y sólo cuando resultaba imprescindible. Mientras intentaba sobreponerme busqué refugio en la dignidad.

    —No te entiendo del todo — le dije y miré de olla a su compañero —. ¿Querrás presentarme a tu amigo...?— le sugerí.
    —¡Oh, Peter! No seas tan tonto y envarado — me dijo con impaciencia.

    Pero el hombre me miraba detenidamente. En su cara había una expresión bastante curiosa; no me extrañó mucho, porque probablemente la mía era igual. La similitud, no, era más que eso, la duplicación era completa en todos los detalles. Desde luego, los trajes eran diferentes Yo no tenía ninguno parecido al que él llevaba, pero aparte de esto... De pronto vi su reloj de pulsera, y la cadena que lo sujetaba era exactamente igual a la mía. Me toqué el reloj para asegurarme que todavía lo tenía y me tranquilicé. El me dijo:

    —Me temo que va a resultar un poco complicado y además los dos acabamos de cometer un error terrible en su casa. Lo siento muchísimo. No lo sabíamos.
    —¡Oh, aquella mujer! — dijo Jean furiosa —. Con gusto la estrangularía.

    Con la sensación de irme ahogando lentamente, lo comprendí.

    —¿Qué mujer?— le pregunté.
    —La que está en tu casa. Esa horrible chica Tenter.

    La miré con fijeza.

    —¡Óyeme! —le dije—. Esto está yendo un poco demasiado lejos. Mi mujer es...
    —¿Lo es? Dijo que lo era, pero no pude creerla. Oh, Peter, de verdad. ¡No podías casarte con ella, no, no podías hacerlo!

    La miré con dureza; ya sé que muchas personas con las que tropezamos pueden llegar a pensar algo parecido de las mujeres de los demás, pero eso no se dice, y en cualquier caso no al propio interesado. Una cosa así sólo se podía escuchar con ira o con compasión.

    —Me temo que estés indispuesta — le respondí —. ¿Quieres entrar y echarte un rato mientras llamo un taxi? Estoy seguro de que...
    —¡Ja, ja! — rió Jean con melancolía irónica.
    —Siento decir que es precisamente ahí en donde hemos metido la pata — explicó su compañero —. Teníamos mucho interés en verle, y como no había nadie en su casa pensamos que lo mejor sería esperar allí hasta que usted llegase. Pero la que llegó fue miss Tenter; no la esperábamos y no quiso creer que yo no era su marido. Lamento decir que se comportó de forma muy incorrecta respecto a Jean, y... en fin, todo ha sido muy desagradable y difícil... — terminó diciendo lleno de confusión.

    Desde luego me habían metido en un buen lío, del que no sabía cómo salir.

    —¿Y por qué dice «miss Tenter»?— pregunté —. En cualquier caso Jean sabe perfectamente que llevamos casados más de dos años.
    —¡Dios mío! —dijo Jean—. Vaya confusión. Nunca hubiese podido imaginarme que pudieses llegar a casarte con ella.

    No era fácil ser tolerante y recordar que debía de estar un poco desequilibrada. Su comportamiento era completamente normal.

    —¡Y bien! —dije fríamente—. ¿Con quién te imaginabas que me iba a casar?
    —Conmigo, naturalmente — dijo Jean.
    —Escucha... — empezó a decir su compañero; pero le interrumpí.
    —Tú me cerraste las puertas al comprometerte con Freddie Tallboy — le contesté con amargura, porque aún me dolía el recuerdo.
    —¿Freddie Tallboy?— repitió ella —. ¿Quién es?

    Aquello fue demasiado lejos.

    —Mistress Tallboy — dije —. No pretendo comprender la razón de este engaño y ya estoy harto.
    —Pero si yo no soy mistress Tallboy — dijo —. Yo soy mistress Peter Ruddle.
    —Supongo que lo encontrarás divertido —le dije con amargura —, pero para mí no lo es — añadí.

    Y desde luego no lo era. Tiempo atrás lo que yo más había deseado era que Jean se casase conmigo. La miré fijamente.

    —Jean — le dije —, esto no es una broma de las tuyas; es cruel.

    Durante un momento ella me miró fijamente y luego vi que sus ojos cambiaban; brillaron un poco.

    —¡Oh! — dijo como si se hubiese dado cuenta de algo — .¡Esto es horrible! ... Dios mío... Yo... Oh, Peter, ayúdame — dijo, pero se lo decía al otro, no a mí.

    Yo también lo miré.

    —Oiga — dije —. No sé quién es usted, ni lo que sucede, pero...
    —¡Ah! — dijo él como si de repente lo viese todo claro —. Es natural que no lo sepa. Soy Peter Ruddle.

    Hubo una larga pausa. Decidí que ya me habían tomado bastante el pelo y di la vuelta para marcharme. El me dijo

    —¿No podemos ir a alguna parte para hablar ?Los dos somos Peter Ruddle, eso es lo que hace que sea todo tan difícil.
    —«Difícil» no es el término correcto — dije fríamente y empecé a andar.
    —¿Pero no se da cuenta? — dijo su voz detrás de mí—. ¡Es la máquina del viejo Whetstone, hombre, funciona!

    Evidentemente mi propia casa nos estaba vedada, y el único lugar cercano que se me ocurrió en aquel momento era el cuarto de arriba del Café del Jubileo. La mayor parte de los que trabajaban en el Instituto habrían acabado ya en aquel momento y continuarían saliendo durante una hora o más. No tenía ni el menor deseo de confirmar la idea de mis asuntos privados que ya tenía el Director, de manera que entré yo solo en el café, vi que en el cuarto superior no había nadie y los llamé desde la ventana. La camarera que nos sirvió el té no era muy inteligente y si se dio cuenta de nuestra semejanza no le hizo ninguna impresión. En cuanto se hubo marchado, Jean sirvió el té y entramos de lleno en el asunto.

    —¿Te acuerdas dijo mi doble inclinándose hacia delante —, te acuerdas del concepto del tiempo del viejo Whetstone? Acostumbraba a citar aquella burda analogía del mar helándose. El presente estaba representado por el borde de hielo que gradualmente iba formándose y adelantando. Tras él, el hielo macizo representaba el pasado; al frente, el agua que todavía estaba fluida figuraba el futuro. Se podía saber que un número determinado de moléculas de las que estaban en movimiento se helarían en un espacio de tiempo determinado, pero no se podía predecir cuántas ni en qué posición quedarían las unas respecto a las otras.

    »En cuanto a la substancia sólida que quedaba atrás, creía que probablemente no se podía hacer nada, pero estaba seguro que de una manera u otra sería posible adelantarse al avance del borde de hielo, que es el presente. Si se lograba esto, sería como crear pequeñas porciones de agua helada, es decir, actualizada. A su debido tiempo, éstas deberían quedar absorbidas y formar parte del presente que avanza. En otras palabras, adelantándonos, crearíamos una porción de futuro que tendría que llegar a ser cierta. No se podía escoger qué moléculas se iban a ligar, pero éstas se solidificarían por el hecho de hallarlas y por tanto llegarían a ser inevitables.

    —Sí, lo recuerdo muy bien — le dije —. Estaba equivocado de medio a medio.
    —Desde luego que lo estaba — convino en seguida —. Todos los que habían probado de echarle una mano, llegaban pronto o tarde a esta conclusión y se marchaban. Pero él no quería darse cuenta, era tozudo como una mula — dijo mirando a Jean.
    —No te preocupe, ya lo sé — dijo ella con tristeza.

    El prosiguió:

    —El continuaba haciendo pruebas para ver si aquella máquina suya confirmaba su teoría, lo cual naturalmente era imposible porque la teoría estaba equivocada. Por esa misma razón no quiso seguir ninguna de las pistas que el aparato proporcionaba en realidad. No había nada que lo apartase de su idea, con el resultado de que trabajaba demasiado y se preocupaba tratando de conseguir lo imposible.

    »No tardó en morir, antes de lo que era de esperar, y su aparato se quedó sin que nadie tuviese ganas de hacer nada con él.
    »Ahora bien, poco después de que Jean y yo nos casásemos...

    Nuevamente me sentí desconcertado.

    —Pero Jean no se casó contigo sino con Freddie — objeté.
    —Espera un poco que ahora te explicaré eso. Como te he dicho, poco después de casarnos tuve una idea sobre todo este asunto del tiempo que no tenía nada en común con la otra. Jean convino en que usase el aparato de su padre, por lo menos la parte que me sirviese, para que yo pudiese probar si mi teoría era cierta. He tenido éxito hasta cierto punto y aquí está el resultado.

    Hizo una pausa.

    —Estoy tan a oscuras como antes — le dije.
    —Bueno, voy a explicarte el fundamento. No aseguro que no pueda estar equivocado, pero el resultado empírico es que ahora te estoy hablando.

    »El tiempo es algo parecido a una radiación del quantum. Los átomos del tiempo se parecen a los átomos radiactivos en que están desintegrándose continuamente y desprenden quantum. Probablemente debe haber una vida media, pero hasta ahora no he podido determinarla, pero es evidente que tiene que ser una fracción de segundo muy pequeña, de manera que haré referencia a ella como «instante».
    »En cada «instante» se divide un átomo del tiempo; las dos mitades siguen caminos diferentes y al separarse encuentran diversas influencias, pero no divergen como unidades constantes, porque cada una de ellas continúa dividiéndose también en cada instante. El diagrama sería como el de un árbol que se bifurcase, y en el que cada una de las ramas se bifurcase, las resultantes también y así indefinidamente.
    »En consecuencia, en un momento dado tenemos un Peter Ruddle, un instante después este átomo del tiempo en el que existe, se divide y tenemos dos Peter Ruddle, ligeramente divergentes. Pero estos átomos del tiempo se dividen y nos encontramos con cuatro Peter Ruddle. Un tercer instante y habrá ocho, luego dieciséis, después treinta y dos. Y como esta división tiene que ocurrir muchas veces por segundo, hay un número infinito de Peter Ruddle, que originalmente son todos similares, pero que en realidad son diferentes debido a las circunstancias y que habitan en mundos que son también diferentes, en grado imperceptible o muy amplio, lo que depende principalmente de la distancia al punto de la escisión original. Naturalmente, también hay un número infinito de universos en los que Peter Ruddle nunca ha nacido...

    Hizo una ligera pausa para que yo pudiese captar del todo lo que me había dicho. Inmediatamente se me ocurrieron varios puntos que me parecían discutibles, pero de momento no dije nada y le dejé continuar.

    —El recorrido del tiempo dejaba de ser un problema, que era lo que suponía el viejo Whetstone. Es evidente que no se pueden juntar de nuevo dos átomos que se hayan dividido para reconstruir un pasado y que tampoco se puede observar el resultado de la escisión en átomos que todavía no se han dividido, por lo menos yo creo que no, aunque sea verdad que en el presente hay muchos futuros latentes

    Como resultado de esto, el primer problema quedaba sustituido por otro: ¿es posible trasladarse desde la propia rama de descendencia a una de las, por así decirlo, ramas afines? Me dediqué a ello de lleno y aquí estamos para demostrar que dentro de ciertos límites sí que lo es...

    De nuevo hizo una pausa para que yo pudiese seguirle.

    —Sí — admití finalmente —. En esquema me parece correcto, pero lo que me resulta difícil de creer es que nosotros, tú y yo, seamos los dos igualmente reales. Tengo que aceptar la teoría, por lo menos en conjunto, puesto que estás aquí; pero tengo la sensación de que soy el verdadero Peter Ruddle y que tú debes ser el Peter Ruddle que yo podría haber sido. Supongo que es un punto de vista subjetivo perfectamente natural.

    Jean nos miró e intervino por primera vez.

    —Yo no lo veo así. Nosotros somos los verdaderos Peter y Jean y tú lo que podría haberle sucedido a Peter...

    Se me quedó mirando durante un largo momento y continuó:

    —¿Por qué lo hiciste, cariño? Y con ella tampoco eres feliz, lo veo perfectamente.
    —Esto... — empezó a decir el otro Peter, pero se interrumpió al abrirse súbitamente la puerta.

    Alguien miró dentro y una voz de mujer dijo: « ¡Oh! Lo siento», y la puerta se cerró de nuevo. Desde el punto en que yo estaba no veía la puerta y miré a Jean interrogativamente.

    —Era mistress Terry — me dijo.

    El otro Peter volvió a empezar:

    —Es evidente que los dos somos igualmente reales, sólo que normalmente existimos en diferentes ramas. He ahí la diferencia.

    Continuó explicando esta cuestión un poco más y luego dijo:

    —Aunque lo he conseguido, todavía no tengo una idea muy clara de cómo ha sido, de manera que se me ocurrió lo siguiente: ya sabes que en trabajos de esta índole uno siempre tiene tendencia a obsesionarse por algo y pensé que si podía hacer que uno de mis dobles trabajase también en esto se podría conseguir mayor comprensión del problema. Es evidente que nuestras mentes deben ser suficientemente afines para que nos interesen las mismas cosas, pero como una parte de nuestra experiencia es diferente no es probable que sigamos los mismos surcos mentales. Esto en realidad es evidente, porque si nuestras líneas de pensamiento fueran exactas tú habrías realizado los mismos descubrimientos que yo al mismo tiempo que yo.

    Desde luego, nuestra manera de pensar era muy parecida.

    Nunca he comprendido mejor y con más rapidez lo que otra persona me quería decir. Se debía a algo más que a las simples palabras. Le pregunté:

    —¿Cuándo crees que la división ha tenido lugar en nuestro caso?
    —Ya he estado pensando en esto — me dijo.

    Extendió la mano izquierda y añadió:

    —Tiene que haber sido hace menos de cinco años; como puedes ver los dos tenemos el mismo reloj.

    Yo pensé y dije:

    —Y también tiene que haber sido hace más de tres años, porque es entonces cuando apareció por aquí Freddie Tallboy; y por lo que dice Jean en vuestro universo no debe haber aparecido.
    —Nunca he oído hablar de él — convino denegando con la cabeza.
    —Pues has tenido suerte — le dije mirando un momento a Jean.

    Los dos seguimos pensando.

    —También tiene que haber sido antes de que tu padre muriese, porque entonces ya estaba aquí Tallboy — le dije a Jean.

    Pero mi doble discrepaba.

    —La muerte del viejo no es una constante. En diferentes ramas puede haber ocurrido más pronto o más tarde.

    Aquello no se me había ocurrido y probé de nuevo:

    —Hubo una pelea entre nosotros — dijo mirando fijamente a Jean.
    —¿Una pelea?— preguntó Jean.
    —No puedes haberte olvidado — le dije incrédulo —. Fue la noche en que todo terminó entre nosotros, cuando dije que ya no ayudaría más a tu padre.
    —¡Cuando todo terminó! — repitió ella —. Aquella fue la noche en que nos prometimos.
    —Claro que fue aquella, cariño — corroboró mi doble.

    Yo denegué con la cabeza.

    —fue la noche que me emborraché, porque el mundo no tenía ningún interés para mí — les dije.
    —Ya nos vamos acercando — dijo el otro Peter brillándole los ojos con interés.

    Yo no compartía su entusiasmo; todo aquello me recordaba uno de los momentos más penosos de toda mi vida.

    —Yo te dije que ya estaba harto de ayudar a tu padre, porque se empeñaba en aferrarse a una teoría que se podía demostrar que era absurda — le recordé a Jean.
    —Y yo te dije que por lo menos deberías fingir que la creías, pues era viejo y otro desengaño le podría perjudicar, y el médico ya estaba muy preocupado por él.

    Yo negué con decisión:

    —Recuerdo exactamente lo que me dijiste, Jean, y fue esto: «De manera que estás tan encallecido como los demás y vas abandonar a un pobre viejo y dejarlo en la estacada». Estas fueron exactamente tus palabras

    Los dos se me quedaron mirando.

    —Luego continuamos — le recordé —, hasta que yo dije que la obstinación parecía ser la característica de tu familia y tú dijiste que te alegrabas de haber descubierto a tiempo el egoísmo y poca consideración que había en la mía.
    —¡Oh, no! Peter, yo nunca... — empezó a decir Jean.

    Mi doble nos interrumpió excitado:

    —¡Debe haber sido entonces, en ese mismo momento! Yo nunca he dicho nada sobre la obstinación de la familia de Jean. Lo que dije fue que volvería a probar y que haría lo posible para tener paciencia con él.

    Durante un rato nos quedamos silenciosos. Seguidamente Jean dijo con voz trémula:

    —¡Sólo eso! ¡Y por eso fuiste y te casaste con ella en lugar de hacerlo conmigo! — en sus ojos casi había lágrimas—. ¡Es horrible, Peter, cariño!
    —Te prometiste con Tallboy antes que yo con ella —le dije —. Bueno, no quiero decir tú, sino la otra Jean.

    Ella extendió la mano izquierda y cogió la de su marido.

    —¡Qué desgracia! — dijo nuevamente casi asustada —. Piensa en mi pobre otra yo... — hizo una ligerísima pausa —. Quizás hubiese sido mejor no haber venido — añadió —. Habíamos pensado que si íbamos a tu casa en este universo te encontraríamos a ti y a mi otra yo y que todo iría bien. Hubiese tenido que darme cuenta antes; en cuanto vi las cortinas que ella ha colocado en las ventanas tuve la sensación de que algo no iba bien. Estoy segura de que yo no las hubiese escogido nunca, y me parece que mi otra yo tampoco. Y el mobiliario, no me gusta nada. ¡Y además, esa mujer...! Y todo te ha ido mal sólo porque... Oh, es horrible, Peter, es horrible...

    Sacó el pañuelo del monedero, se frotó los ojos, se sonó y volvió a inclinarse hacia mí con ojos todavía algo húmedos.

    —No puedes, Peter... No tenía que haber sucedido así... Todo está equivocado... Mi otra yo, la otra Jean, ¿dónde está?
    —Todavía está aquí — le dije —, vive hacia las afueras en la carretera de Reading.
    —Tienes que ir a verla, Peter.
    —Escúchame — empecé a decir con amargura.
    —Te quiere, Peter, y te necesita. Ella es yo y sé lo que tiene que sentir... ¿No te das cuenta de que yo lo sé...?

    La miré y denegué con la cabeza.

    —Me parece que lo que no sabes — le dije — es cómo se siente uno cuando le vuelven a abrir una herida, como ahora. Ella está casada con otro, yo también estoy casado y todo se ha terminado.
    —¡Oh, no, no! — dijo ella cogiendo nuevamente la mano de su marido —. No, no le puedes hacer esto a ella, ni tampoco a ti. Es... — apurada, se volvió hacia su marido —. Cariño, si pudiésemos hacerle comprender lo que significa. No lo puede comprender, es imposible que lo sepa.

    Los ojos del otro Peter miraron a los míos.

    —Me parece que lo comprendo bastante bien — le dije a Jean.

    Yo me levanté.

    —Espero que me perdonaréis — les dije —, no puedo soportar que continuemos hablando de esto.

    Jean también se levantó en seguida y contrita me dijo:

    —Lo siento, Peter, no quería herirte. Sólo quiero que tú y mi otra yo seáis felices. Yo... yo...

    Se interrumpió y el otro Petes intervino entonces rápidamente:

    —Mira, si puedes dedicarme media hora más o menos, vamos a las habitaciones del viejo Whetstone, será mucho más fácil darte allí las instrucciones para la modificación que requiere el aparato. En realidad es para esto pasa lo que he venido.
    —Y tú, ¿para qué has venido?— le pregunté a Jean.

    En aquel momento ella estaba de espaldas y no se volvió.

    —Por curiosidad — contestó con voz insegura.

    Dudé, pero él tenía razón en cuanto a lo de la semejanza de nuestras mentes; lo que a él le interesaba también me interesaba a mí.

    —De acuerdo, vamos — dije algo de mala gana.

    Cuando salimos y nos dirigimos al Instituto, la calle estaba casi vacía. La explanada contigua a las puertas estaba desierta y en el mismo edificio sólo se veían algunas ventanas iluminadas que indicaban que todavía había gente trabajando. Anduvimos en silencio tanto Jean como yo, mientras el otro Peter iba dando explicaciones sobre la radiación del quantum tiempo y diciendo que el campo de acción, por el momento, parecía tener límites bastantes naturales, por ejemplo, cómo era posible pasar de una rama a otra tan sólo en el caso de que hubiera espacio para hacerlo.

    Por ejemplo, sólo podría trasladarme a una línea de existencia en la que el cuarto del viejo Whetstone estuviese arreglado de manera que hubiese un área despejada dispuesta para recibir lo que él llamaba cámara de transferencia, porque si hubiera alguna cosa ocupando aquel espacio, quedaría destruida, de manera que siempre había que realizar un ensayo preliminar para tener la seguridad de que volvería intacta. Con ello se establecían unos límites bastante estrechos: el retroceder a una rama demasiado alejada suponía el exponerse a entrar en un universo en el que la habitación no existiese porque el Instituto no se habría construido. Las consecuencias de que una cámara de transferencia tratase de entrar en un espacio que ya estuviese ocupado o de aparecer en un nuevo universo en la mitad del aire serían desastrosas.

    Cuando llegamos a la habitación todo tenía el mismo aspecto de siempre, excepto por la cámara de transferencia que estaba en medio de los aparatos cubiertos. Tenía el aspecto de una garita de centinela con puerta.

    Quitamos las fundas de algunos de los instrumentos y el otro Peter empezó a explicarme lo que había hecho para cambiar los circuitos e introducir pasos nuevos. Jean quitó el polvo de una silla y se sentó en ella fumando pacientemente un cigarrillo. Hubiésemos podido acabar antes de haber tenido las notas y diagramas del viejo, pero desgraciadamente el archivo de acero en que se hallaban estaba cerrado. Sin embargo, pudo indicarme la teoría general e instrucciones suficientes acerca de la manera de proceder para llevar a cabo los cambios necesarios.

    Al cabo de un rato Jean miró su reloj y se levantó.

    —Siento interrumpiros — nos dijo—, pero tenemos que volver. Le dije a la chica que no llegaríamos después de las siete y ya es la media.
    —¿Qué chica?—preguntó mi doble distraídamente.
    —Pues la niñera, quién iba a ser — le contestó ella.

    Aquello me sorprendió mucho.

    —¿Es que tenéis un hijo?— pregunté estúpidamente. Jean me miró.
    —Sí — dijo suavemente —, y es una niña encantadora, ¿no es verdad, Peter?
    —Desde luego, es la criatura más encantadora del mundo — convino Peter.
    —No pongas esa cara, cariño — dijo Jean.

    Se acercó a mí, puso su mano derecha en mi mejilla izquierda, y apretando su cara contra la mía me dijo en voz queda:

    —Ve a verla Peter, ve a verla; ella te necesita, aunque tú no lo creas.

    El otro Peter abrió la puerta de la cámara de transferencia y ambos entraron. Sólo había sitio para dos. Luego, él salió e indicó una parte del suelo.

    —Cuando te funcione ven a buscarnos —me dijo —, te reservaremos este espacio despejado.
    —Tráela contigo — dijo Jean.

    Volvió a entrar en la cámara y cerró la puerta. Lo último que vi cuando se cerraba, fue la cara de Jean con lágrimas en los ojos...

    Mientras estaba mirando, la cámara de transferencia desapareció; no se desvaneció, sino que en una fracción de segundo dejé de verla. Podría no haber estado nunca allí a no ser por las cuatro colillas aplastadas que vi junto a la silla en que había estado sentada Jean...

    No tenía humor de ir a casa. Me entretuve en la habitación mirando los aparatos, recordando lo que el otro Peter me había dicho y tratando de enfrascarme en los detalles técnicos. A sus explicaciones había prestado una atención un poco forzada, tenía la sensación de que tendría más oportunidad de absorberme si pudiese tener las notas y diagramas que estaban encerrados con llave.

    Más o menos al cabo de una hora lo dejé y anduve hasta casa desde el Instituto, y cuando llegué allí todavía tenía menos ganas de entrar. En lugar de ello, saqué el coche y después, sin darme cuenta, me encontré conduciendo por la carretera de Reading...

    Cuando Jean me abrió la puerta quedó sorprendida al verme allí.

    —¡Oh! — me dijo palideciendo y ruborizándose después, y con una voz forzadamente tranquila añadió: —Freddie está trabajando en el laboratorio número cuatro.
    —No buscaba a Freddie — le dije —. Quería hablar contigo sobre aquellas cosas (le tu padre que hay en las habitaciones del Instituto.

    Ella dudó un momento y luego abrió más la puerta.

    —Muy bien — dijo con voz indiferente —. Será mejor que pases.

    Era la primera vez que entraba en su casa. La seguí hasta un cuarto de estar grande y confortable que daba a la parte de atrás del jardín. Ha sido la vez en que me he comportado con mayor torpeza, pues tenía que recordar continuamente que no era la misma Jean con la que había hablado por la tarde. Esta Jean era una persona con la que no había tenido contacto en aquellos tres años, más que cuando en alguna reunión del Instituto nos veíamos forzados a reconocer la existencia del otro. Cuanto más la miraba más idiota me encontraba por haberme comportado de aquella manera.

    A trompicones le expliqué que tenía una nueva teoría en la que me agradaría trabajar. Le dije que su padre, a pesar de su falta de éxito, había llevado a cabo una gran cantidad de trabajo previo que sería una lástima que se desperdiciase y que estaba seguro de que a él tampoco le agradaría que no sirviese para nada...

    Jean escuchaba como si estuviese muy interesada por el dibujo de la alfombra que estaba ante el fuego. Sin embargo, al cabo de un rato nuestros ojos se encontraron y perdí el hilo de lo que estaba diciendo, con la sensación de que hablaba en un lenguaje que no entendía; hilvané unas cuantas frases para terminar y acabé sin saber si lo que había dicho era coherente o no.

    Ella continuó mirándome por un momento, pero no tan distante como antes, y me dijo:

    —Me parece que sí, Peter. Ya sé que te hartaste de él como todos los demás; pero un día u otro alguien tendrá que emplear los aparatos y creo que él hubiese preferido que fueses tú. Probablemente querrás que te dé mi consentimiento por escrito, ¿verdad?
    —Sería preferible — le dije —, porque algunos de los instrumentos que hay allí valen un montón de dinero.

    Ella asintió y cruzó la habitación para dirigirse a un escritorio pequeño; un momento después volvió con una hoja de papel.

    —Jean... — empecé a decir.

    Ella se quedó alargándome el papel.

    —¿Qué, Peter...?
    —Jean... — volví a empezar, pero me sobrecogió la consciencia de la imposibilidad de aquella situación.

    Ella continuaba mirándome y me sobrepuse.

    —Es... es que no puedo llegar hasta sus papeles. Están encerrados con llave — dije de un tirón.
    —Oh — dijo ella —, oh, sí — como si estuviese a gran distancia; seguidamente añadió con una voz diferente: —¿Conocerías la llave si la vieras? Arriba tengo una caja con sus llaves.

    Subimos al piso superior; en una de las habitaciones que estaba sin amueblar y que servía como cuarto de trastos, había media docena de baúles. La caja de las llaves estaba en el segundo de los que abrimos. Había dos que podrían servir, de manera que me las metí en el bolsillo y empezamos a bajar la escalera para volver abajo.

    Cuando estábamos hacia la mitad de la escalera, se abrió la puerta y entró su marido...

    Bueno, ya está...

    Unas veinte o treinta personas, incluyendo al Director, nos vieron cruzando del brazo los jardines del Instituto. Mi mujer me encontró agasajando a mi ex novia en mi propia casa durante su ausencia. Mistress Terry tropezó con nosotros en el cuarto de arriba del Café del Jubileo. Otras personas nos vieron en otros lugares y resulta que casi todo el mundo lo sospechaba desde hacía mucho tiempo. Finalmente, su marido sorprendió a Jean descendiendo del piso de los dormitorios de su casa con su ex novio...

    Por lo tanto...

    Las pruebas que yo podría presentar para probar lo contrario me parece que no son muy convincentes para un jurado. Además, y esto es muy importante, tanto el uno como el otro hemos decidido que nada está más lejos de nuestros deseos que defendernos...


    Fin