• GUARDAR IMAGEN


  • GUARDAR TODAS LAS IMAGENES

  • COPIAR IMAGEN A:

  • OTRAS OPCIONES
  • ● Eliminar Lecturas
  • ● Ultima Lectura
  • ● Historial de Nvgc
  • ● Borrar Historial Nvgc
  • ● Ayuda
  • PUNTO A GUARDAR



  • Tipea en el recuadro blanco alguna referencia, o, déjalo en blanco y da click en "Referencia"
  • TODAS LAS REVISTAS
  • Todas Las Revistas Diners
  • Todas Las Revistas Selecciones
  • CATEGORIAS
  • Libros
  • Libros-Relatos Cortos
  • Arte-Graficos
  • Bellezas Del Cine Y Television
  • Biografias
  • Chistes
  • Consejos Sanos
  • Cuidando Y Encaminando A Los Hijos
  • Datos Interesantes
  • Paisajes Y Temas Varios
  • La Relacion De Pareja
  • La Tia Eulogia
  • La Vida Se Ha Convertido En Un Lucro
  • Mensajes Para Reflexionar
  • Personajes Disney
  • Salud Y Prevencion
  • Sucesos-Proezas
  • Temas Varios
  • Tu Relacion Contigo Mismo Y El Mundo
  • Un Mundo Inseguro
  • REVISTAS DINERS
  • Diners-Agosto 1989
  • Diners-Mayo 1993
  • Diners-Septiembre 1993
  • Diners-Noviembre 1993
  • Diners-Diciembre 1993
  • Diners-Abril 1994
  • Diners-Mayo 1994
  • Diners-Junio 1994
  • Diners-Julio 1994
  • Diners-Octubre 1994
  • Diners-Enero 1995
  • Diners-Marzo 1995
  • Diners-Junio 1995
  • Diners-Septiembre 1995
  • Diners-Febrero 1996
  • Diners-Julio 1996
  • Diners-Septiembre 1996
  • Diners-Febrero 1998
  • Diners-Abril 1998
  • Diners-Mayo 1998
  • Diners-Octubre 1998
  • Diners-Temas Rescatados
  • REVISTAS SELECCIONES
  • Selecciones-Enero 1965
  • Selecciones-Julio 1968
  • Selecciones-Abril 1969
  • Selecciones-Febrero 1970
  • Selecciones-Marzo 1970
  • Selecciones-Mayo 1970
  • Selecciones-Marzo 1972
  • Selecciones-Julio 1973
  • Selecciones-Diciembre 1973
  • Selecciones-Enero 1974
  • Selecciones-Marzo 1974
  • Selecciones-Marzo 1976
  • Selecciones-Noviembre 1976
  • Selecciones-Enero 1977
  • Selecciones-Septiembre 1977
  • Selecciones-Enero 1978
  • Selecciones-Diciembre 1978
  • Selecciones-Enero 1979
  • Selecciones-Marzo 1979
  • Selecciones-Julio 1979
  • Selecciones-Agosto 1979
  • Selecciones-Abril 1980
  • Selecciones-Agosto 1980
  • Selecciones-Septiembre 1980
  • Selecciones-Septiembre 1981
  • Selecciones-Abril 1982
  • Selecciones-Mayo 1983
  • Selecciones-Julio 1984
  • Selecciones-Junio 1985
  • Selecciones-Septiembre 1987
  • Selecciones-Abril 1988
  • Selecciones-Febrero 1989
  • Selecciones-Abril 1989
  • Selecciones-Marzo 1990
  • Selecciones-Abril 1991
  • Selecciones-Mayo 1991
  • Selecciones-Octubre 1991
  • Selecciones-Diciembre 1991
  • Selecciones-Febrero 1992
  • Selecciones-Junio 1992
  • Selecciones-Septiembre 1992
  • Selecciones-Febrero 1994
  • Selecciones-Mayo 1994
  • Selecciones-Abril 1995
  • Selecciones-Mayo 1995
  • Selecciones-Septiembre 1995
  • Selecciones-Junio 1996
  • Selecciones-Mayo 1997
  • Selecciones-Enero 1998
  • Selecciones-Febrero 1998
  • Selecciones-Julio 1999
  • Selecciones-Diciembre 1999
  • Selecciones-Febrero 2000
  • Selecciones-Diciembre 2001
  • Selecciones-Febrero 2002
  • Selecciones-Mayo 2005
  • CATEGORIAS
  • Arte-Gráficos
  • Bellezas
  • Biografías
  • Chistes que llegan a mi Email
  • Consejos Sanos para el Alma
  • Cuidando y Encaminando a los Hijos
  • Datos Interesantes
  • Fotos: Paisajes y Temas varios
  • La Relación de Pareja
  • La Tía Eulogia
  • La Vida se ha convertido en un Lucro
  • Mensajes para Reflexionar
  • Personajes Disney
  • Salud y Prevención
  • Sucesos y Proezas que conmueven
  • Temas Varios
  • Tu Relación Contigo mismo y el Mundo
  • Un Mundo Inseguro
  • TODAS LAS REVISTAS
  • Selecciones
  • Diners
  • REVISTAS DINERS
  • Diners-Agosto 1989
  • Diners-Mayo 1993
  • Diners-Septiembre 1993
  • Diners-Noviembre 1993
  • Diners-Diciembre 1993
  • Diners-Abril 1994
  • Diners-Mayo 1994
  • Diners-Junio 1994
  • Diners-Julio 1994
  • Diners-Octubre 1994
  • Diners-Enero 1995
  • Diners-Marzo 1995
  • Diners-Junio 1995
  • Diners-Septiembre 1995
  • Diners-Febrero 1996
  • Diners-Julio 1996
  • Diners-Septiembre 1996
  • Diners-Febrero 1998
  • Diners-Abril 1998
  • Diners-Mayo 1998
  • Diners-Octubre 1998
  • Diners-Temas Rescatados
  • REVISTAS SELECCIONES
  • Selecciones-Enero 1965
  • Selecciones-Julio 1968
  • Selecciones-Abril 1969
  • Selecciones-Febrero 1970
  • Selecciones-Marzo 1970
  • Selecciones-Mayo 1970
  • Selecciones-Marzo 1972
  • Selecciones-Julio 1973
  • Selecciones-Diciembre 1973
  • Selecciones-Enero 1974
  • Selecciones-Marzo 1974
  • Selecciones-Marzo 1976
  • Selecciones-Noviembre 1976
  • Selecciones-Enero 1977
  • Selecciones-Septiembre 1977
  • Selecciones-Enero 1978
  • Selecciones-Diciembre 1978
  • Selecciones-Enero 1979
  • Selecciones-Marzo 1979
  • Selecciones-Julio 1979
  • Selecciones-Agosto 1979
  • Selecciones-Abril 1980
  • Selecciones-Agosto 1980
  • Selecciones-Septiembre 1980
  • Selecciones-Septiembre 1981
  • Selecciones-Abril 1982
  • Selecciones-Mayo 1983
  • Selecciones-Julio 1984
  • Selecciones-Junio 1985
  • Selecciones-Septiembre 1987
  • Selecciones-Abril 1988
  • Selecciones-Febrero 1989
  • Selecciones-Abril 1989
  • Selecciones-Marzo 1990
  • Selecciones-Abril 1991
  • Selecciones-Mayo 1991
  • Selecciones-Octubre 1991
  • Selecciones-Diciembre 1991
  • Selecciones-Febrero 1992
  • Selecciones-Junio 1992
  • Selecciones-Septiembre 1992
  • Selecciones-Febrero 1994
  • Selecciones-Mayo 1994
  • Selecciones-Abril 1995
  • Selecciones-Mayo 1995
  • Selecciones-Septiembre 1995
  • Selecciones-Junio 1996
  • Selecciones-Mayo 1997
  • Selecciones-Enero 1998
  • Selecciones-Febrero 1998
  • Selecciones-Julio 1999
  • Selecciones-Diciembre 1999
  • Selecciones-Febrero 2000
  • Selecciones-Diciembre 2001
  • Selecciones-Febrero 2002
  • Selecciones-Mayo 2005
  • Para guardar la imagen elige dónde vas a guardarla y seguido da click en la o las imágenes deseadas.
    Para dar Zoom o Fijar la imagen sigue el mismo procedimiento.
    -----------------------------------------------------------
    Slide 1     Slide 2     Slide 3










    Header

    -----------------------------------------------------------
    Guardar todas las imágenes
    Dar Zoom a la Imagen
    Fijar la Imagen de Fondo
    No fijar la Imagen de Fondo
    -----------------------------------------------------------
    Colocar imagen en Header
    No colocar imagen en Header
    Mover imagen del Header
    Ocultar Mover imagen del Header
    Ver Banco de Imágenes del Header

    Imágenes para el Header o Cabecera
    Slides
    P
    S1
    S2
    S3
    B1
    B2
    B3
    B4
    B5
    B6
    B7
    B8
    B9
    B10
    H
    Controles Desactivar Slide


    FUNCIONAMIENTO DEL BLOG


    Esta ayuda te permitirá aprovechar las características del Blog.

    Veamos lo que hace cada ícono del MENU:

    Este ícono aparece en todo el blog y permite visualizar las siguientes opciones:

    Guardar Lectura: permite guardar la publicación en la que estás, para ser cargada posteriormente. Opción sólo en las publicaciónes, en Navega Directo no.
    Al aplicar esta opción aparece en el MENU el ícono , el cual indica que hay una publicación guardada. Es visible en todo el blog y al dar click en el mismo una ventana se abre mostrando el o los temas guardados. Das click en un tema y te vas a esa publicación.
    Cuando guardas la publicación, también se guarda la pantalla donde se encuentra el párrafo o la línea que suspendes la lectura. Cuando aplicas esta opción, al entrar a la publicación te desplazarás al punto que suspendiste la lectura, Esta opción es la única forma en que el punto que se guardó cuando se guardó la publicación se hace efectivo. Para que ese párrafo o línea aparezca en el tope de la pantalla, antes de guardar, debes colocarlo en el tope de la misma. Una vez guardado, puedes desplazarte por la publicación sin que el punto o pantalla guardada se altere.
    El punto que se guarda, al guardar la lectura, no se borra cuando regresas a la misma por esta opción. Cuando vuelves a guardar la publicación el punto se actualiza a la pantalla actual.

    Eliminar Lecturas: permite eliminar el registro de las publicaciones guardadas.
    Al aplicar esta opción y al aceptar, se eliminarán todas las publicaciones guardadas.

    Eliminar por Lectura: esta opción aparece cuanto tienes como mínimo dos publicaciones guardadas, y permite eliminarlas por selección. Cuando presionas esta opción aparece la ventana con la lista de publicaciones guardadas.
    Para eliminar una publicación guardada, simplemente selecciona la que desees eliminar.
    Cuando eliminas una publicación guardada y queda solo una, la ventana de esta opción se cierra y esta opción desaparece.

    Guardar Punto: permite guardar un punto específico o la pantalla de la actual lectura. Puedes guardar cuántos puntos desees. Con esta opción puedes crear un índice de la lectura, o marcar la posición de uno o varios párrafos importantes. Cada publicación es independiente. Opción sólo para las publicaciones, no para Navega Directo.
    Al dar click en esta opción se abre una ventana, en la misma hay un recuadro en blanco, el cual sirve para colocar una referencia del párrafo o línea que dejas marcada su posición. Si no colocas una referencia, automáticamente ese punto toma el nombre de "Punto guardado 1", donde 1 es el número del punto que se ha guardado. Si has guardado 5 puntos y el sexto no le pones referencia, tomaría el nombre de "Punto guardado 6".
    Para que el punto o pantalla se guarde con o sin referencia, debes dar click en "Referencia" que se encuentra debajo del recuadro en blanco.
    Cuando aplicas esta opción aparece en el MENU el ícono . Al dar click en el mismo se abre una ventana con el o los puntos guardados. Das click en cualquiera y te desplazas a ese punto o pantalla de la publicación. Aparece sólo en las pubicaciones que tienen al menos un punto o pantalla guardado.

    Borrar Punto(s): permite eliminar el o los puntos guardados. Esta opción aparece cuando has guardado al menos un punto o pantalla. Opción sólo en las publicaciones, no para Navega Directo.
    Cuando aplicas esta opción y aceptas, se borrarán todos los puntos o pantallas que has guardado en esa publicación.

    Borrar por Punto: esta opción aparece cuando tienes como mínimo dos puntos o pantallas guardados, y permite eliminarlos por selección. Cuando presionas esta opción aparece la ventana con la lista de puntos o pantallas guardados.
    Para eliminar un punto o pantalla guardado, simplemente selecciona el que desees eliminar.
    Cuando eliminas un punto o pantalla guardado y queda solo uno, la ventana de esta opción se cierra y esta opción desaparece.

    Ultima Lectura: permite acceder a la última publicación leída. Si entras a otra publicación se guardará en la que estás. Sirve para cuando estás en cualquier parte del blog menos en una publicación.
    Para que la publicación se guarde automáticamente debes haberte desplazado hacia abajo al menos una línea.
    Si al seleccionar esta opción nada ocurre, es porque no has revisado o leído publicación alguna.

    Historial de Nvgc: esta opción aparece en todo el blog y permite ver el Historial de las páginas navegadas.
    Cuando seleccionas esta opción, una ventana se abre mostrando las publicaciones que has navegado. La primera es de fecha más antigua y la última de más reciente.
    Guarda hasta 51 temas o publicaciones. Cuando has llegado a ese límite, se va eliminando desde la más antigua, o sea desde la primera; y se agrega la reciente como última.

    Borrar Historial Nvgc: aparece en todo el blog y permite borrar o limpiar el Historial de Navegación.

    Ocultar TEMAS: permite ocultar el recuadro rectangular, donde dice TEMAS, que se encuentra a mano izquierda de la publicación. Esta opción no está disponible en la página de Inicio ni en las Categorías que seleccionas desde el Menú y tampoco en Navega Directo.
    Cuando das click en esa opción, una ventana se abre con "Otros temas" que te ofrece el blog. Si te desplazas hasta el final de esa ventana, verás dos rectángulos reducidos en su longitud. El primero permite avanzar o retroceder ese grupo de publicaciones. El segundo permite ver los temas desde el último publicado, también verlos de forma aleatoria y ver más temas correspondientes a la categoría de la publicación actual. Cuando entras a una de las listas o por medio de la CATEGORIA que se encuentra en la parte última de la publicación, la opción de "Actual Categoría" no está disponible.

    Mostrar TEMAS: aparece sólo cuando has aplicado "Ocultar TEMAS", y permite mostrar el recuadro rectangular que dice TEMAS, y que se encuentra a mano izquierda de la publicación.

    Mostrar Barra Inferior: esta opción aparece sólo en las publicaciones, no en Navega Directo, y permite mostrar una barra inferior con la paginación. Al hacer esto, en la parte última de la publicación desaparece la paginación.

    Ocultar Barra Inferior: esta opción aparece sólo en las publicaciones y si has aplicado "Mostrar Barra Inferior". Permite ocultar la barra de paginación y la muestra al final de la publicación.

    Ocultar Menú y BI: esta opción aparece sólo en las publicaciones, no en Navega Directo, y permite ocultar el Menú y la Barra Inferior (si la tienes activa). Cuando aplicas esta opción aparece en la parte superior izquierda un punto negro, el mismo permite restaurar el Menú y la Barra Inferior.

    Mostrar Tema: puedes ocultar las opciones del MENU y ver el tema de la publicación. Esta opción aparece sólo en las publicaciones, no en Navega Directo.

    Abrir ventana de Imágenes: permite ver la o las imágenes de la publicación. Esta opción también la encuentras en la parte derecha superior de la publicación y en Navega Directo.
    Cuando la publicación tiene una sola imagen, aparece a mano izquierda los siguientes íconos:
    Cierra la ventana de las imágenes.
    Para cambiar el tamaño de la imagen según su longitud. Cuando aplicas esta opción desparece ese ícono y aparece éste el cual revierte la función. Esta opción no se graba.
    Quita todos los íconos y deja la imagen sola.
    Para guardar la o las imágenes en uno de los Bancos de Imágenes. Puedes guardar por imagen o todas las de la publicación a la vez.
    Para ver las imágenes guardadas, presiona o da click en el "+" que se encuentra a mano izquierda del MENU, para que se abra la ventana de "Otras Opciones", y buscas la opción "Bancos de Imágenes".

    Cuando hay más de una imagen en la publicación, adicionalmente aparecen los siguientes íconos:
    Ver la imagen anterior.
    Ver la imagen siguiente.
    Activa el slide de las imágenes de la publicación actual.
    Cuando activas el slide aparece en la parte superior izquierda el icono y permite desactivar el slide.
    Cuando activas esta opción, aparece en la parte superior izquierda un punto, el cual restaura los íconos.

    Las imágenes se acoplan al ancho de la pantalla y se aprecian bien según la dimensión de las mismas. Cuando son imágenes largas, el dispositivo debe estar vertical, si son cuadradas o rectangulares, debe estar horizontal.

    Navega Directo: permite revisar las publicaciones del Blog por categoría y sin el refresco de pantalla.
    Con este método puedes leer una revista o categoría específica, desde el último tema publicado hasta el primero.
    Si empleas las opciones que están al final de la publicación: POSTERIOR - INICIO - ANTERIOR, cambias a la publicación posterior o anterior de la categoría que estás actualmente. Inicio te lleva a la última publicación realizada de esa categoría.
    Cuando estás revisando una categoría en la ventana de TEMAS, en el grupo que suspendes la revisión se guarda, para cuando regreses a esta sección y vuelvas a revisar esa categoría lo harás desde ese grupo. Puedes revisar las categorías que quieras y cada una guardará el último grupo que suspendes la revisión.
    Lo del párrafo anterior no se cumple cuando se agregan publicaciones nuevas en la categoría.
    Cuando ves una publicación, por este método, se guarda el punto que suspendes la lectura, la publicación y la categoría. Cuando regreses a esta opción, aparecerá la última categoría con la publicación que leiste, en el punto o pantalla que suspendiste la lectura.
    Por cada publicación que veas se guarda el punto, categoría y tema. Eso quiere decir que, estando en esta opción cambias a una categoría y tema que leiste anteriormente, la pantalla se colocará en el punto que suspendiste la lectura.
    Dando click en el tema de la publicación, se abre en otra ventana la publicación en la sección de publicaciones.
    Dando click en la categoría, se abre en otra ventana la sección de CATEGORIAS con la correspondiente.
    A diferencia de ver la publicación de forma normal, no puedes guardar puntos ni la publicación.

    Bancos de Imágenes: Permite revisar y/o eliminar las imágenes guardadas en los Bancos.
    Estos Bancos de Imágenes también puedes usarlos como slide. Dispones de 10 Bancos.
    Puedes guardar hasta 100 imágenes en cada uno, haciendo un total de 1000.
    Cuando no has guardado imagen alguna, no aparecerá ningún Banco. Sólo verás los Bancos que tengan como mínimo una imagen.
    Cada Banco se presentará por medio de la primera imagen guardada en el mismo. Das click en la imagen y te da las opciones mencionadas en "Abrir ventana de imágenes", más los íconos el cual permite eliminar la imagen en pantalla, y que permite copiar la imagen en pantalla a otro Banco..
    En la parte última aparecerá la opción de "Vaciar el Banco" por cada Banco de Imágenes que tenga al menos una guardada y permite eliminar todas las imágenes guardadas en el mismo.

    Ayuda: permite ver esta Ayuda para conocer el funcionamiento del Blog.


    Este ícono aparece en todo el Blog y permite ver los temas de cualquier categoría con una introducción de las mismas. Su presentación es en orden de publicación de la categoría.
    Si has entrado a alguna CATEGORIA y seleccionas otra, la carga es directa, por lo que no hay refresco de pantalla.
    Si estás revisando alguna categoría en particular, cuando regreses al Blog y revises la misma categoría, comenzarás desde la última revisión hecha; y no desde el comienzo. Lo mismo es para cualquier cantidad de categorías que revises, cada una es independiente.
    Si das click en el tema o en "...más" la publicación se abre en la misma ventana, si lo haces en la imagen se abre en otra ventana.
    Aquí puedes cambiar el estilo de las miniaturas.
    Cuando cambias el estilo de las miniaturas y aplicas "Solo Imagen (para los Libros)", y anteriormente has traveseado en los "Bordes", las imágenes no van a estar centradas. Para que se restaure su posición presiona en "Bordes" la opción "Normal".
    La opción "Solo Imagen (para los Libros)" se hizo especialmente para la categoría de los Libros.


    Permite ver las siguientes listas de todas las publicaciones realizadas:

    Por Categoría: lista alfabética por Categoría
    En estas listas no está incluido Libros y Relatos. Cuando accedes con esta opción, en pantalla aparecen todas las categorías en orden alfabético por categoría y aparece el ícono , en el MENU, el cual te da la opción de seleccionar la categoría a ver con los temas que dispone. No hay refresco de pantalla, es directo.
    Dando click en el tema te vas a la publicación, y dando click en '+' te da una introducción del mismo. Si estás en la introducción puedes ir directamente a la publicación completa dando click en el tema o en '...más'. Dando click en la imagen la publicación se abre en otra ventana.

    Libros: lista alfabética de todos los libros.
    Dando click en el tema te vas a la publicación, y dando click en '+' te da una introducción del mismo. Si estás en la introducción puedes ir directamente a la publicación completa dando click en el tema o en '...más'. Dando click en la imagen la publicación se abre en otra ventana.

    Relatos: lista alfabética de todos los Relatos.
    Funciona igual que en la lista de Libros.

    Por Autor: lista alfabética por autor de los Libros y Relatos.
    Funciona igual que en la lista de Libros.
    Según la fuerza del wifi será la velocidad de carga de las mismas, debes tener paciencia.

    Alfabético de Todo: lista alfabética de todo lo publicado en el Blog.
    Funciona igual que en la lista de Libros.
    Según la fuerza del wifi será la velocidad de carga de las mismas, debes tener paciencia.

    Lista Gráfica de las Revistas muestras todas las revistas Diners y Selecciones en imagen grande. Das click en la imagen y una ventana se abre mostrando los temas de esa edición. Cuando entras a cualquier publicación, la misma se abre en otra ventana, de esa forma podrás llevar la continuación de los temas de esa revista.
    Cuando navegas por esta sección se guarda el punto o posición en que te has quedado. Si has revisado los temas de una revista, cuando regreses a esta sección, te situarás en la imagen de esa revista.


    Permite ver las lista de las publicaciones guardadas. Tocas el tema y se va a la publicación.
    Este ícono solo aparece cuando tienes, al menos, una publicación guardada.


    Este ícono aparece sólo en las publicaciones y permite ver la lista de los puntos o pantallas guardados en esa publicación. Si no has guardado al menos un punto o pantalla el ícono no aparece.


    Este ícono aparece solo en las publicaciones y en Navega Directo. Permite ver las siguientes opciones que son para desplazamiento automático de la misma:

    Permite activar el desplazamiento automático y aparecen las siguientes opciones:

    Detiene el desplazamiento automático.

    Opción uno para aumentar la velocidad del desplazamiento.

    Opción dos para aumentar la velocidad del desplazamiento.

    Opción tres para aumentar la velocidad del desplazamiento.

    Para regresar a la velocidad estándar, presiona la opción para detener el desplazamiento y luego la de activar el desplazamiento.

    Cuando activas esta opción, el rectángulo de TEMAS, que se encuentra a mano izquierda, y la BARRA DE PAGINACION desaparecen, permitiendo leer con tranquilidad. Cuando presionas el botón de detener el desplazamiento el rectángulo y la barra aparecen nuevamente. Esto no ocurre en Navega Directo.


    Este ícono aparece solo en las publicaciones y en Navega Directo. Permite visualizar las siguientes opciones:

    Permite las siguientes opciones para el texto:
    ● Alinear el texto: izquierda, centrarlo o justificarlo.
    ● Cambiar el tipo de letra.
    ● Aumentar o reducir el espacio entre las líneas.
    ● Cambiar el tamaño del texto. Si cambias en la publicación no afecta a la página de INICIO, y viceversa.
    ● Ampliar el margen derecho e izquierdo.

    Permite las siguientes opciones para el color del texto:
    ● Cambiar el color de todo el texto, incluido la fecha de publicación, la categoría, los links y flechas de paginación. Si has hecho cambios de color en el TEMA, SUBTEMA y/o NEGRILLAS, al cambiar el color del todo el texto éstos no se veran cambiados. Para que tomen el color del texto general cambiado debes presionar la opción ORIGINAL en cada uno.
    ● Cambiar el color sólo del tema.
    ● Cambiar el color sólo de los subtemas.
    ● Cambiar el color del texto en negrillas.

    Cambiar el color del fondo del texto.

    Reducir el tamaño de las imágenes.


    Regresa al MENU principal.

    Aparece sólo en la página de INICIO y si has entrado a ver una categoría por medio del ícono . Permite cambiar la presentación de las miniaturas.

    Te lleva a la página de INICIO.


    OTRAS CARACTERISTICAS

    ● Cuando entras a una publicación, automáticamente se guarda el punto o la pantalla que suspendiste la lectura. Esta opción es diferente a la que se describe en el siguiente ítem. Si navegas por la publicación se guardará el punto o pantalla que te quedas de la misma.

    ● Cuando guardas una publicación se guarda también el punto o pantalla que suspendiste la lectura. Es independiente a la opción del ítem de arriba. Con este método sí puedes navegar por la publicación. Para que el punto o pantalla de retorno funcione debes cargar la publicación desde la opción que aparece en el MENU en PUBLICACIONES GUARDADAS.

    ● Tienes dos formas de ver las CATEGORIAS del Blog:
    La primera es la indicada anteriormente, que se encuentra en el MENU con el ícono
    La segunda es dando click en la categoría que se encuentra en la parte última de la publicación o también al comienzo de la publicación en Navega Directo. Este método te permite ver sólo la categoría de esa publicación. Cuando das click en la imagen y en "Publicación Completa" te vas a la publicación en la misma ventana; y si das click en el título, es en otra ventana.


    OBSERVACIONES

    ● Si guardas Puntos en una publicación no debes hacer cambios en el texto, ya sea aumentando su tamaño como dando más espacio entre líneas; ya que si lo haces después de guardarlos, el retorno no va a ser el correcto. Debes hacer primero los cambios y luego guardar los puntos o pantallas.
    ● Las LISTAS en texto se actualizan cada dos o tres meses, o a su defecto, cada 100 publicaciones.

    PUNTO DE CONTROL LAMBDA (Murray Leinster)

    Publicado el jueves, noviembre 24, 2016

    Capítulo primero


    Scott se dirigía hacia Checkpoint Lambda, de acuerdo con lo que normalmente debería ser una situación rutinaria de investigación y cumplimiento de su deber. Aquél iba a ser su primer comando de cierta consideración, como oficial de las Patrullas del Espacio. De cualquier modo, todo cuanto se relacionara con la galaxia parecía desenvolverse con la más absoluta normalidad. Contemplando la situación real, con más amplitud y en gran escala, los soles proseguían ardiendo en el vacío, las estrellas más rutilantes disparaban sus rayos como saetas, y los cometas, al igual que siempre, describían sus órbitas elípticas con los mismos grados de apogeo y perigeo. En una escala más reducida, y concretamente la que atañía a los seres humanos, todo parecía indicar que no había nada que se saliera de lo normal. Bien es verdad, que el Golconda Ship había desaparecido, pero eso ya era una costumbre en aquella nave fabulosa, de la que se perdía todo contacto una vez cada cuatro años, con lo cual convulsionaba la mitad de la galaxia en el empeño mutuo de localizar su paradero, mientras que la otra mitad no hacía más que estudiar los sistemas que permitieran localizar su vuelo en el momento en que volviera a aparecer sobre el espacio conocido.

    Cualquier otra actividad humana se desempeñaba con la mayor normalidad. Enormes naves espaciales especialmente concebidas para el transporte de mercancías, despegaban desde todos los aeropuertos, avanzaban lentamente en el espacio, yendo a perderse en el vacío. En el momento preciso, y a la distancia óptima, las naves dejaban de ser teledirigidas por radio desde tierra para ser abandonadas a su suerte, en cuyo instante los aparatos resplandecían con su propia luz, para perderse de pronto en las tinieblas de la noche, o confundirse con la luz emitida por las otras estrellas. Ellas tomaban el rumbo de sus diferentes destinos, calculados a varias centurias luz de distancia, y envueltas en el manto de la fuerza de sus motores, cuyos propulsores rodeaban prácticamente el cuerpo de la nave, y que les hacían volar a una velocidad muy superior a la de la luz. Aparatos de recia envergadura, de gráciles siluetas, que parecían irrumpir en el espacio desde la nada, que eran captados por las ondas de los aparatos de radio-tele, y gracias a éstos, ser reconducidos de nuevo a tierra, aunque en mundos totalmente nuevos. Había naves de más de una milla de largas, que llevaban piscina en su interior, y muchísimas, especialmente acondicionadas para transportar mercancías y pasajeros al mismo tiempo, de un punto a otro de la bóveda estelar; y las había, más pequeñas, cuya misión específica residía en transportar minerales desde satélites carentes de aire, hasta los planetas que circundaban. Existían los yates espaciales exclusivamente diseñados para el recreo de un crucero, y otros cuya principal finalidad estribaba en la consumación y legitimación de asuntos comerciales.

    La galaxia, en fin, era un lugar muy concurrido. Tal vez donde había más actividad, era cerca del sol amarillo en cuyo tercer planeta era donde había empezado a desarrollarse la humanidad, y desde el cual la mente incansable del hombre, había conseguido los medios para saltar y cubrir distancias, incomprensiblemente inmensas. De todos modos, por todas partes había gran movilidad.

    Una de las infinitas rutas iba desde Rigel hasta Taret, (dos mil años luz separaban al uno del otro), y todo el trayecto estaba cubierto de mundos colonizados, diseminados casi con la misma profusión que las cuentas de un rosario. Otra de las rutas iba hasta Coalsack, y otra conducía desde Rim hasta Betelgeuse. Después había otras, que no eran más que derivaciones de las principales, formando enlaces, nudos, e idas y venidas sin fin. A veces se entrecruzaban, y a intervalos había aeropuertos espaciales, que permitían el intercambio de pasajeros y fletes entre diferentes naves. Cualquiera de las operaciones o maniobras necesarias para el buen cometido de lo más indispensable de cuanto pudiera surgir, era realizado por los hombres con la mayor naturalidad.

    Y hablando de estas cosas, se debe citar por ejemplo, que había un sol llamado Canis Lambda. Scott se hallaba precisamente en aquellos momentos a bordo de una nave que debía conducirle a tomar posesión del mando del punto de control que flotaba en órbita a su alrededor. Canis Lambda era un sol amarillo del tipo G, que debió haber tenido tantos planetas como el antiguo Sol. En algún período remoto, por demás inimaginable, es seguro que los debió tener. Pero como el Sol, que poseía un mundo sin nombre que se había hecho añicos en el espacio —trozos que flotaban ahora sin rumbo fijo entre Marte y Júpiter— Canis Lambda sufrió cuatro desmembraciones, cuyos restos hablan quedado transformados para convertirse en montañas e islas, en partículas de arena celestial. No había ningún trozo de tierra disgregado que pudiera merecer en sí, el nombre de planeta.

    Y el sol Canis Lambda ardía con envidiable resplandor en el vacío, donde menos de seis rutas espaciales trazadas por el hombre se cruzaban entre sí. Y los hombres necesitaban una guía, una boya, un punto de transferencia. Y construyeron uno.

    Los dos primeros intentos, fracasaron estrepitosamente porque no eran más que boyas. Desaparecieron, y se imputó a los Cinco Cometas de Canis Lambda la causa de su desaparición. Las razones del punto de control normal, eran más ambiciosas. Los hombres se encargaron de hacerse con una nave, que por vieja, ya no podía tener más utilidad que la que habían ideado para ella. La llevaron hacia Canis Lambda, la despojaron de los motores, y la pusieron en órbita cerca de un fragmento de casi una milla de diámetro, procedente a su vez de un mundo resquebrajado que se había convertido a causa de una explosión, en infinidad de partículas más o menos grandes, ahora perdidas en el espacio. Instalaron radares, telémetros y equipos de radio-espacial. Tres de los departamentos de la nave se llenaron profusa y debidamente, con todo aquello que pudiera proporcionar comida y aire puro. En cuanto tales preparativos quedaron concluidos, el viejo crucero ya no era solamente una boya y un punto de control para el viejo tráfico espacial, sino también un hotel y un almacén, aparte de contener otras muchas más que cubrieran la posibilidad de cualquier imprevisto.

    Scott aún no lo había visto, cuando se enteró de la misión que le era encomendada, pero inmediatamente se dedicó a estudiar sus planos. Tenía puertas especialmente concebidas para la carga y descarga de mercancías, en una parte del casco. Había botes salvavidas en el espacio que mediaba entre la parte exterior del casco y su doble interior. Estaba dotado de cámara de aire, y de las comodidades que pudieran contentar al más exigente, camarotes, un diminuto pero pulcro teatro, restaurante, y hasta un pequeño hospital instalado en la parte más lateral de popa. Los pasajeros que así lo desearan, podían quedarse a bordo, abandonando una nave que siguiera una ruta espacial determinada, y esperar allí a que un crucero que siguiera una ruta distinta les tomara a bordo para trasladarlos a otro mundo. Como es lógico, las mercancías y fletes distintos también podían transbordarse.

    La boya — el punto de control — era una facilidad otorgada al tráfico interestelar, por demás necesaria.

    Pero un día, mientras Scott volaba hacia el lugar donde en principio tenía que hacerse cargo de su primer comando independiente, había varios pasajeros allí, esperando una nave que debería seguir rumbo a Dettra. Se suponía que harían transbordo. Pero no fue así.

    Y ahí fue donde empezó todo, al menos en lo que a Scott se refiere.

    Se enteró de ello en la sala de control de la nave que le dirigía hacia la boya espacial. El capitán de la misma, haciendo revisión de los pasajeros que tenían que desembarcar, averiguó que Scott, no sólo iba en dirección a Lambda, sino que también era teniente de las Patrullas del Espacio, y que había sido designado para llevar a cabo una misión especial. El capitán hasta entonces había creído que se trataba ni más ni menos que de otro pasajera más. Pero cuando se enteró de lo que era Scott, inmediatamente le invitó a entrar en la sala de control.

    —No tenía ni la menor idea de que usted perteneciese a las Patrullas — dijo a modo de disculpa—, de haberlo sabido le hubiera invitado antes a entrar aquí.
    —Bastante tiempo me he pasado en las cabinas de control — dijo Scott—, de manera que de vez en cuando no sabe mal el ir de puro y simple pasajero.
    —No tenemos la oportunidad de ver muy a menudo a uno de los hombres de las

    Patrullas — expuso el comandante — y no creía que...

    —Le estoy muy agradecido — repuso Scott—. No he sentido la menor preocupación por nada desde que salimos de Dettra.

    No era totalmente la verdad. El Punto de Control Lambda era su primera misión independiente, y había sido designado para ella por una razón muy especial. Todo funcionaría a la perfección, y él tendría más confianza en sí mismo para posteriores misiones, si no ocurría nada que se saliera en oí más mínimo de lo normal, antes de su llegada a Lambda, durante su estancia en ella, y después de salir de allí. Hasta ahora, durante el viaje, ésta era la preocupación que le había asaltado con más reiteración, aunque por lo demás todo parecía transcurrir con la mayor normalidad.

    —Puedo hallarme con problemas en Lambda — dijo el capitán tras una pausa—, y por ello me alegro de que esté usted a bordo para hacerse cargo de la situación, si desgraciadamente fueran fundados mis temores.

    Scott esperó. La Patrulla era el único servicio interestelar con autoridad suficiente para dar órdenes a cualquiera, pero siempre se mantenían en un plano un tanto retrasado con miras a no tener que intervenir en ningún caso hasta que sus servicios fueran realmente indispensables.

    —Poco antes de que despegáramos de Dettra — explicó el capitán — llegó una nave al aeropuerto del espacio. Venía desprovista de los pasajeros y del flete que debería haber recogido en Lambda. Pero en Lambda insistieron que no había tales pasajeros ni tal flete para aquella nave. Y por tanto allí le habían dicho que prosiguiera su camino. No había razón alguna para que hicieran contacto con ella, dijeron.

    Scott frunció el ceño. En aquellos tiempos, era muy improbable que se produjera la menor confusión entre pasajeros o flete en Lambda. Y era de una importancia extrema que todo funcionara a la perfección. En los últimos meses se había hecho necesario un cambio en los sistemas de aterrizaje en Lambda. Entre las órdenes especiales recibidas por Scott había directrices fijadas para que se cuidara de aquel cambio. Pero éste era un tema distinto.

    —Uno de los pasajeros era una muchacha — dijo el capitán—. Se dirigía hacia Dettra. El capitán de la nave conocía a su familia. ¡Tenía que estar en Lambda! ¡Forzosamente tenía que estar allí! El capitán de la nave expuso unos argumentos. Y entonces el oficial de Patrulla de Lambda apareció en la pantalla de televisión. Empezó a lanzar improperios y denuestos contra el capitán de la nave, y le ordenó de una forma taxativa que prosiguieran su rumbo. También había algunas mercancías que tenían que ser descargadas allí. El oficial de Patrullas rehusó a hacerse cargo de ellas. Renovó sus imprecaciones conminativas. Aquel hombre parecía tener la dureza de un diamante. Y entonces la nave, no tuvo más remedio que proseguir su camino hasta Dettra. Todo esto me lo explicó el capitán una hora antes de que despegáramos.

    Scott, prefirió no hacer comentarios por el momento, pero tales acontecimientos en un sitio tan especial y en aquel tiempo por demás particular, reflejaba implicaciones que quizá llegaran a justificar muchas cosas. Se limitó a decir:

    —¿Y su problema, cuál es?
    —Usted — tardó en responder el capitán con desgana—. Usted tiene que descender de esta nave para posarse en Lambda. Antes de que yo supiera que usted pertenecía a las Patrullas, me preguntaba qué demonios de determinación tomaría si rehusaban a aceptar que usted abandonara esta nave! No se me ocurría ninguna razón que...
    —¡No pondrán ningún reparo a que me quede allí! — le aseguró Scott—. ¡No se preocupe por eso! Voy a hacerme cargo de la misión que tengo encomendada allí. Y además haré averiguaciones respecto al asunto ese de los pasajeros y el flete. — Después recapacitó unos instantes—. Lo que sí quiero pedirle es que no se aleje mucho hasta que yo haya averiguado algunas cosas. Los pasajeros que tengan que hacer transbordo tal vez prefieran ir con usted, en esta nave, en lugar de tener que esperar por más tiempo en Lambda.

    El capitán, parecía más tranquilizado, aunque no por ello dejaba de mostrar ciertas preocupaciones.

    —Pensé que podría tratarse de... algún asunto de cuarentena.
    —No, no es eso — repuso Scott.

    Aunque su rostro no lo reflejó, aquel asunto empezaba a no gustarle. El «Golconda Ship» estaba previsto que debía posarse en Lambda, casi al mismo tiempo que él llegara allí. El hecho de rehusar a que se efectuara un intercambio de fletes y de pasajeros, podía ser la mecha que desatara mayores y más graves problemas.

    —Subiré a bordo — dijo como si hablara para consigo mismo—, y me permito insistir en pedirle nuevamente que espere por los alrededores media hora aproximadamente. Como es lógico, si no hay razón es para preocuparse, usted puede olvidarse de todo el asunto. Pero los pasajeros no tienen por qué quedarse allí cuando lo que estaba previsto es que debían proseguir en otra nave.

    El capitán volvió a reflejar en su rostro el alivio que sentía. Scott dijo:

    —Dentro de un par de horas tendremos que fijar ya el rumbo hacia Lambda. ¿No es eso?

    Cuando el capitán asintió con la cabeza, Scott dijo:

    —Voy, pues, a empezar a prepararme.

    Salió de la sala de control y fue a su camarote. Los hombres de las Patrullas no llevaban nunca mucho equipaje, y por consiguiente no había que hacer muchos preparativos. Redactó un informe, claro, conciso y específico de lo que el capitán de la nave le había explicado. No había necesidad alguna de incluir en el mismo deducciones y aclaraciones particulares. En el cuartel general llegarían a resultados y evidencias tan importantes como las que pudiera explicar él. Pero aun tardarían bastante en poder entrar en acción.

    No hubiera habido necesidad de una boya, de haber habido un mundo habitable a una distancia prudencial. Pero el puerto más próximo desde Lambda, estaba a seis días de viaje a la máxima potencia de los motores, lo cual significaban muchos años-luz en un espacio normal. Y no habría ninguna nave patrulla en aquel puerto. Pasarían quince días o tal vez más, antes de que las noticias, aparentemente sin importancia, del punto de control, llegaran a una base patrulla que a su vez poseyera en aquellos momentos una nave dispuesta para cualquier contingencia. Entonces toda la red de los casos de emergencia se pondría en funcionamiento, pero podrían muy bien transcurrir treinta días o más antes de que una nave armada recibiera las órdenes oportunas y llegara al Punto de Control Lambda. Pero ya sería demasiado tarde. Un grupo de pasajeros que no habían efectuado el transbordo correspondiente. Y unas mercancías sin entregar para dar curso a sus destinatarios, podían significar el delito más provechoso que se hubiera tramado nunca en la historia de la humanidad.

    También podía ser el indicio de un asesinato en Lambda.

    Y el asesinato era, precisamente, lo que Scott, según las órdenes especiales recibidas, debía evitar a todo trance.

    Miró su reloj de pulsera. Era mediodía, hora del almuerzo de acuerdo con las normas de la nave. Y al pensar en ello se dio cuenta de que no tenía apetito. Fue, no obstante, al comedor, y el poder comer lo más mínimo nunca le había parecido más imposible. Había familias con niños. Recién casados en su viaje de luna de miel. Había personas de avanzada edad, para quienes las sacudidas de aceleración y desaceleración de vuelo eran agotadoras en extremo. Había jóvenes. Nadie, ninguno de ellos debía estar pensando en el «Golconda Ship», y ni tan siquiera lo habrían oído quizá nombrar, pero Scott sabía que poco antes, el comedor de Lambda debía haber tenido el mismo aspecto que éste, y sin duda, lo tuvo, pero en estos momentos, era muy poco probable que continuara teniendo la misma apariencia.

    Y la causa de todo aquello residía en el «Golconda Ship». Normalmente, los embarques de tesoro en las naves espaciales, eran siempre sometidos a la protección especial de las Patrullas del Espacio. La transferencia de miles de millones de notas de crédito interestelares en moneda de curso legal, eran muy frecuentes. En tales casos, las Patrullas hacían una inspección rutinaria de los pasajeros propuestos para la nave, una inspección idéntica de la tripulación de turno, y un sondeo de los paquetes que contenían el cargamento. La vigilancia entre los pasajeros tenía como finalidad el descubrir a cualquiera que quisiera entremezclarse con ellos, para apoderarse de la nave en cuanto estuviera en el espacio. El examen del flete desenmascararía a personas ambiciosas que con propósitos similares pudieran subir a bordo como polizones. Tales precauciones siempre habían sido suficientes. Pero la noticia de que había habido pasajeros que no habían hecho transbordo a la nave prevista a tal fin, parecía indicar que algo extraño había ocurrido. Y todo ello en la primera misión independiente de Scott. Y mientras se dirigía hacia el lugar donde tenía que desempeñar sus funciones.

    La tripulación del «Golconda Ship» no había sufrido inspección alguna. No era necesario. Vino desde un lugar, nadie sabía de dónde, con un cargamento de tesoros que la tripulación había adquirido, nadie sabía cómo. En teoría, Scott necesitaba solamente ir a Lambda, tomar el mando, y procurar que cuando el «Golconda Ship» llegara allí, no hubiera problema alguno con los Cinco Cometas. Recientes investigaciones y computaciones habían dado como resultado la posibilidad de que se originaran graves y confusas situaciones, por demás embarazosas. Por otra parte, Scott, tenía que dar fe de que el cargamento de incalculable valor se dividía en fracciones de tamaño razonable, para que poco a poco y en distintas etapas, se transfirieran a otras naves que harían entrega de cada una de las fracciones del todo, a distintos mundos colonizados. Y eso era todo. Una operación, en el fondo, bastante común.

    Pero los pasajeros — incluida la muchacha — no habían abandonado el punto de control, en el momento preciso que debieron hacerlo. El flete de mercancías había sido rehusado. Y lo más extraño de todo era que un supuesto oficial de Patrullas, había interpelado al capitán de una nave mercante, ordenándole además que prosiguiera el viaje.

    En principio, no debía haber armas en Lambda para responder a una amenaza o a un reto. Y de cualquier modo, un oficial de Patrullas, no tenía por qué formular amenazas. Si hacía uso del descaro, abuso o blasfemia, o bien infringía amenazas de cualquier tipo a una persona civil, incurría inmediatamente en la violación de toda disciplina. Un oficial que promovía o alentaba un conato de enemistad con el capitán de una nave, era poco probable que fuera un oficial de Patrullas.

    Scott, aunque con cierta reluctancia, llegó a la conclusión categórica de que no lo era.

    El «Golconda Ship», sería quien daría la respuesta. Sus fabulosas riquezas, y sus impenetrables misterios, le convertían en el sujeto de enfebrecida especulación en más de la mitad de la galaxia ocupada. Cuatro naves, en cuatro ocasiones distintas, habían efectuado viaje hacia un destino desconocido, y habían vuelto. Y una quinta, se hallaba en aquellos instantes en algún punto indeterminado del espacio. La primera había aparecido, nadie sabe de dónde, unos cuantos años atrás, con un cargamento de tesoros que aún en el momento actual, parecían increíbles. Había habido lucha a bordo, y la primera tripulación del «Golconda Ship» quedó reducida de tal manera, que era muy inferior en número a la que hubiera tenido que llevar cualquier nave de escaso tonelaje. Al parecer se habían matado entre sí, llegando a tal grado de aniquilamiento, que los pocos tripulantes que llevaron la nave a puerto, eran más esqueletos que personas. Pero nadie consiguió que hablaran de lo sucedido. Traían consigo tesoros de mucho más valor del que hubiera traído nunca a puerto cualquier nave bien sea en viaje a través del espacio, o a través de los mares. Pero no se podía demostrar contra ellos ningún delito. Y no hubo forma de arrancar de sus bocas información alguna que pudiera tener utilidad. Últimamente se habían separado, convirtiéndose cada uno de ellos en un multimillonario, pero manteniendo intacto el secreto del lugar donde habían obtenido su tesoro.

    Cuatro años después, los mismos hombres se volvieron a reunir. Habían construido otra nave. En verdad, era una nave muy especial. Subieron a bordo y volaron hacia el espacio. Nadie supo dónde fueron ni nadie supo de ellos durante un período de seis meses standard. Volvieron a puerto otra vez, con más riquezas todavía de las que habían traído antes. Y como si se hubiera convertido en un rito, sus bocas continuaron cerradas. Se dispersaron nuevamente, y cada uno de ellos era un multimultimillonario. El segundo

    «Golconda Ship», había traído más riquezas de las que contenían la mayoría de las tesorerías planetarias. Y nadie supo dónde lo encontraron, o cómo se hacían con él, y ni tan siquiera, qué cantidad era la que habían reunido. Pero la verdad es, que el repentino exceso de riquezas, causaba una crisis financiera en el mundo donde se instalaban.

    Un tercer «Golconda» y un cuarto, habían efectuado nuevos viajes, y cada vez con una tripulación donde cada uno de sus miembros era millonario tantas veces, que una estimación ni aún aproximada de sus riquezas, carecía de todo significado. Y ahora había un quinto «Golconda Ship», que tenía que hacerlos más ricos todavía. Pero esta vez no irían a tocar puerto donde el montón ingente de riquezas pudiera causar ningún pánico financiero. Se posarían en Lambda.

    Y esta era la razón por la cual, unos cuantos pasajeros que no habían efectuado transbordo, y un oficial de Patrullas amenazador, todos ellos en aquel momento en Lambda, le hacían sentir a Scott un sentimiento de impotencia y de sombríos pensamientos mientras paseaba la mirada entre las gentes agrupadas en el comedor de la nave espacial.

    Constituían un grupo de circunstantes inocentes. Sus vidas no tenían por qué atravesar ningún peligro. Si las cosas estaban tan mal como daba la sensación de que realmente estuvieran, y si la nave tomaba contacto con Lambda para el transbordo de mercancías o pasajeros, aquellas gentes iban a verse envueltas en un grave riesgo. Él, Scott, tenía que hacer las cosas de tal forma, que sólo él y nadie más, fuera quien cargara con todos los riesgos. Y actuando solo, el riesgo podía considerarse casi un suicidio.

    Estaba a punto de alejarse de la puerta de entrada, cuando los altavoces que estaban diseminados por toda la nave, cubrieron de ecos y resonancias todo el ámbito:

    ¡Atención todos los pasajeros! ¡Presten atención, por favor! ¡Prepárense para el próximo momento de desaceleración! ¡Prepárense para entrar en la jase de desaceleración!

    Cundieron ruidos discordantes por todas partes. Y sin embargo, aquella operación era el único medio concebible de que el tráfico espacial pudiera moverse a lo largo de centurias-luz en el espacio. Pero los medios para mitigar el malestar físico que producía la aceleración o desaceleración, todavía no habían sido desarrollados con éxito. La voz prosiguió con amabilidad:

    Si lo desean, los camareros les proporcionarán pastillas, para reducir el malestar que sientan. La ley nos exige dar cuenta a nuestros pasajeros de los puntos de control que atravesamos en el espacio y de las rutas que seguimos. Normalmente, eso es todo cuanto ocurre. Hoy, sin embargo, tenemos un pasajero que hay que transbordar por medio de un cable hasta la boya Lambda, Será interesante observar la operación. Esa boya punto de control, antiguamente fue una nave interestelar medio destruida. En estos días...

    Scott se dirigió hacia la sala de control, mientras la voz de tono agudo, describía a la vieja nave que ahora flotaba en el vacío. Estaba todavía equipada con el sistema de motores del sistema solar que podían variar de posición según la que ocupara el sol local, pero que no podían funcionar por ningún otro sistema. Allí estaba, y allí debía quedarse, de acuerdo con el paso de las naves para su contacto con el resto de la galaxia. La voz habló de antenas, de radares y de equipos telemétricos, como si se tratara de cosas extrañas. Describía el transbordo de un pasajero por medio de un tentáculo espacial como una operación de gran interés. Scott llegó a la sala de control, y oyó la voz dulzona de uno de los miembros de la tripulación que completaba su interlocución ante el micrófono. El capitán le hizo un gesto de bienvenida. No obstante, parecía preocupado. Era extraño que no hubiera un capitán que no se sintiera preocupado por el momento de la desaceleración. No era raro tener noticias de una nave que se estrellara en el momento de la desaceleración contra un planeta, o un asteroide o contra un sol refulgente en la fotosfera, pues una nave volvía al espacio normal casi al azar.

    Se oyó una voz en la sala de control que dijo con bien disimulada tranquilidad:

    Cuando suene el gong, la desaceleración se producirá exactamente al cabo de cinco segundos.

    Se produjo un tic-tac, tic-tac lento y monótono. Pareció que no iba a terminar nunca. Después se oyó la señal del do en la fotosfera, pues una nave volvía al espacio normal atrás: Cinco-cuatro-tres-dos-uno...

    La imagen de las pantallas de televisión zozobró. Todos cuantos se hallaban a bordo sintieron la misma angustiosa sensación de una caída sin fondo y en espiral. Después les invadieron las náuseas, pero afortunadamente, todo ello no duró más que escasos segundos.

    En las pantallas volvió a aparecer la luz diáfana, Una voz que ya se había hecho característica, empezó a decir:

    Punto de Control Lambda. Punto de Control Lambda. Comunique. Comunique...

    Y empezaron a oírse algunos ruidos en el sistema automático de la nave, que estaba ahora retransmitiendo en alta frecuencia para que sus señales fueran captadas por el punto de control. La Vía Láctea se reflejaba a lo largo de no menos de cuatro pantallas de televisión, y la deformada nebulosa negra, la Coalsack, aparecía cada vez más grande y más próxima. Era de forma distinta a cuando se la veía desde la tierra. A la izquierda, y al frente, un brillante sol amarillo con un disco apenas perceptible, refulgía de un modo fantástico. Muy cerca se apercibían zonas lumínicas muy peculiares. Serían los Cinco Cometas de Canis y Lambda; de todos modos, aquellos cuerpos flotando en el espacio, no podían tener otro interés que no fuera el propio de los astrónomos profesionales; de no ser así nadie solía interesarse por ellos. Scott, sin embargo, los miró fijamente. El capitán de la nave, movió repetidas veces la cabeza:

    —Menos mal que la desaceleración se ha producido a tiempo — observó—. ¡No me gustaría efectuar esta operación cerca de ellos!

    Scott no respondió. Todos los procesos de desaceleración tenían que calcularse de forma que finalizaran cerca de destino. Las probabilidades en contra de que se produjera una colisión eran enormes, aparte de que las últimas expediciones de investigación realizadas, habían llegado hasta el corazón de aquellas hordas meteóricas arracimadas, que resultaron ser cabezas cometarias y núcleos. Pero tales experiencias entrañaban un riesgo impresionante y en definitiva nadie quería correr tales riesgos en el campo de acción de un cometa. Y las corrientes meteóricas arrastraban muchos de ellos. Los Cinco Cometas y Canis Lambda, eran particularmente indeseables en las proximidades de una nave espacial. Uno tras otro, dos puntos de control robot habían desaparecido de su órbita alrededor de este sol. Y aún, la mayoría de las naves se limitaban a informar someramente de su paso por allí y proseguían su viaje hacia el vacío infinitesimal.

    —Humm... — murmuró el capitán—. Continuaremos hacia allí.

    La operación de aproximación a algún punto era mucho más complicada en un crucero como aquel, que en una nave Patrulla. Tenía que realizarse una verificación del plano eclíptico. Debían efectuarse cálculos de distancias, con escasísima tolerancia de error. Ajustes micrométricos de reíais. Se comprobaban todos los datos, se volvían a verificar y por último se efectuaba una revisión exhaustiva. Y entretanto, el altavoz situado en el techo no dejaba de repetir con sonido metálico:

    Punto de Control Lambda. Punto de Control Lambda. Comunique. Comunique...

    La llamada había estado viajando a la velocidad de la luz durante casi una hora, antes de que el crucero divisara la boya espacial.

    Otra advertencia a los pasajeros. El gong. Una cuenta atrás. Se volvieron a repetir los mareos, la sensación de caída, y las náuseas intolerables. Las pantallas resplandecían y emitían innumerables destellos de luz, que no eran más que estrellas. Y súbitamente, el sol Canis Lambda apareció cegador con un disco de medio grado, y la llamada reverberada del altavoz del techo se convirtió en un grito durante unas fracciones de segundo, antes de que el volumen del control automático se redujera.

    El capitán parecía contento. No siempre se tiene la oportunidad de hacer una demostración ante un hombre de las Patrullas. Lo miraba todo con ojos complacidos, sin dar órdenes, mientras se comprobaba la dirección de las señales del punto de control, y se medían las distancias. Después el crucero empezó a aproximarse al lento sistema de vuelo solar, desde el cual los primeros hombres exploraron los planetas del Primer Sistema. Era necesario para despegues y aterrizajes.

    Pero Scott permanecía mirando fijamente al frente. Los Cinco Cometas se dirigían hacia el sol; cinco luminosidades separadas, unas más grandes que otras, algunas con bolas enormes, y otras con colas más reducidas. Y todas estaban concentradas en una región muy pequeña del cielo.

    A Scott no le agradaba el aspecto de todo ello, pero de no saber la distancia a que se hallaban, le hubiera sido imposible calcular si estaban muy cerca de ellas o no. Y aún entonces, las distancias en el espacio, no eran fácilmente calculables. No había forma de hacerse idea de las profundidades espaciales en lo que se refería a objetos astronómicos. Todo parecía plano. Era imposible ver algo más que los puntos de referencia angulares. En realidad las distancias no eran más que números sobre el papel. Pero aún así a Scott no le satisfizo lo que veía.

    —Buen trabajo — dijo congratulador—. Voy a enfundarme mi traje de aislamiento. Estaré de vuelta antes de que haya llegado a la boya.

    Regresó a su camarote y se cambió el atuendo civil por el uniforme. Se colocó el traje espacial de las Patrullas, pues era mucho menos voluminoso que el equipo utilizado en las naves mercantes. Le costó bastante el prepararse. Entonces recogió el informe que había preparado y volvió a la sala de control. Halló al capitán con el rostro encendido por la ira y el malhumor que le embargaban.

    —Mire allí — fue lo primero que dijo a Scott sin poder disimular su indignación—. Recibieron nuestra llamada, y contestaron: «¿Qué nave es ésa?», y cuando se lo dije ya no respondieron. ¡Y ahora no contestan!

    Como si deliberadamente quisieran contradecirle, a través del comunicador se recibió el siguiente mensaje:

    No tienen que acercarse aquí para nada. No aceptaremos ni flete ni pasajeros. Continúen su viaje. Mensaje terminado.

    El capitán se quedó mirando a Scott.

    —¿Qué tengo que hacer ahora?
    —Continúe su viaje — repuso Scott secamente — hacia el espacio de la boya. — Dudó un momento y después añadió—: Como precaución extrema sitúe a un hombre en los mandos directos. Haga que la nave describa un movimiento corto y repentino... si es que insisten mucho.

    El capitán dio las órdenes oportunas. Manteniendo los motores en marcha durante un breve período, situaría al crucero un tanto apartado de aquel sistema solar. Hasta ahora el capitán se había mostrado preocupado solamente porque llevaba un pasajero a quien tal vez no se permitiera entrar en contacto con Lambda. No había precedentes de que nadie le dijera lo que tenía que hacer. Pero Scott le había pedido que tomara unas precauciones que constituían algo más que una simple irregularidad en aquellas zonas de punto de control. En la actitud tomada por quien había hablado desde Lambda existía más delito que en el asunto de los pasajeros que no cambiaban de nave y en el de los fletes que no eran aceptados. Scott había llegado ya antes a estas conclusiones. El capitán dijo malhumorado:

    —¡Yo no comprendo todo esto! Scott respondió:
    —Pronto lo comprenderá.

    Para él la situación era bastante evidente. El «Golconda Ship» regresaba de donde quiera que fuese que había ido en su quinto viaje a la caza de tesoros. Tenía que tocar puerto en Punto de Control Lambda, en lugar de hacerlo en cualquier aeropuerto del espacio normal. Sus planes eran de distribuir sus riquezas entre las instituciones financieras de una docena o un centenar de mundos en lugar de uno sólo. En un principio se pensó en guardar el máximo secreto respecto a sus inyecciones — el cual Scott no creía llegado todavía el momento de revelar — y la hora de su llegada era desconocida por todo el mundo, excepción hecha del Comandante en Jefe del Punto de Control Lambda, hasta que la operación hubiera terminado totalmente.

    Pero ello, aparentemente no había ocurrido así.

    Tomando en consideración las informaciones recibidas, a las que se podía conceder bastante crédito, y la explicación que le habían dado acerca de los pasajeros de otro crucero, y la insistencia por último de que esta nave debía seguir su rumbo sin intentar volverse a poner ni tan siquiera en contacto con ellos, Scott podía haber redactado un informe muy sabroso acerca de las condiciones y acontecimientos más sobresalientes del punto de control.

    Cualquiera que estuviera enterado del lugar por donde volvería a aparecer el «Golconda Ship», podía haber organizado o que pudiera ser el delito más beneficioso jamás llevado a cabo en la historia de la humanidad. Hombres que hubieran sacado sus billetes desde mundos diferentes, pero todos con destino a Lambda, y allí esperar para trasladarse después a otros sitios. Otros hombres desde otros mundos podrían llegar para sumarse a su número. Después, repentinamente, y sin aviso alguno, los falsos pasajeros, entrarían en acción. Podría ser algo terrible. Se apoderarían de la boya del espacio, sin dudar en recurrir, si era preciso, a disparar a derecha e izquierda. Podrían capturar y hacer prisionera a la tripulación y a los auténticos pasajeros. Por otra parte, no podían correr ese riesgo.

    En cualquier caso, si eso era lo que había ocurrido, los actuales ocupantes de Lambda estarían esperando la llegada del «Golconda Ship», y entonces se produciría una acción rauda y terrible. Era poco probable que ninguno de los que viajaban a bordo del

    «Golconda Ship» llegara a sobrevivir. Y después los captores de la nave se alejarían con una riqueza tan grande, que dividida, como seguramente sería, ninguno de ellos dejaría de ser nunca un hombre fabulosamente rico.

    Todo ello eran simples deducciones. Sólo Scott lo sospechaba, y allí no había ninguna nave Patrulla a la que poder avisar para que llegara antes de unas cuantas semanas. Scott podía reducir una parte del delito al imposible. Pero allí estaban los Cinco Cometas. Si una parte de la tripulación, o cualquiera de los que figuraban en la lista de pasajeros estaba todavía con vida, lo más probable es que fuera asesinado, a menos que subiera a bordo e intentara lo imposible. Él tenía que velar por sus vidas, si es que no habían sido asesinados todos ya. El hecho de que el intentarlo podía significar también su muerte, no alteraba en absoluto el claro sentido de la obligación que tenía.

    Pero todo ello no eran más que, nuevamente deducciones, aunque los hechos en realidad no permitían otra interpretación. Se hallaba Scott analizando el conjunto del problema, cuando la voz se dejó oír de nuevo, con tono autoritario:

    ¿Qué demonios es lo que están haciendo? Aquí no hay ningún cargamento para ustedes, ni nosotros nos haremos cargo de nada. ¡Continúe su ruta y aléjense pronto!

    En cierto modo la voz parecía la de alguien que habla correctamente, en contra de su costumbre... con único y exclusivo fin de aparentar lo que no era.

    Scott se acercó al transmisor. Dijo con voz severa:

    —Llamando a Punto de Control Lambda. Aquí el teniente Scott de la Patrulla del Espacio. Tengo órdenes para hacerme cargo y ponerme al mando de ese punto de control. Me dirijo hacia ustedes. Prepárense para recibirme. Mensaje terminado.

    Se oyó un ruido indefinido, como si alguien hubiera mal contenido una exclamación. Después se hizo el silencio. Naturalmente, Scott sabía lo que estaba sucediendo. Ahora se estaba celebrando una conferencia en la boya, y todo para decidir qué hacer con él. Scott separó el micrófono hacia un lado y dijo con voz grave que infería carácter oficial a sus palabras:

    —Capitán, si nos vemos en dificultades me veré en la obligación de tomar el mando de esta nave bajo la autoridad que me confieren las Patrullas del Espacio, para mantenernos a cierta distancia de este punto de control y advertir a todas las naves de las cosas tan sospechosas que están ocurriendo. Solicitaremos además a todas las naves que den la situación exacta de dónde nos hallamos a las Patrullas del Espacio.

    El capitán del crucero le hizo un gesto de comprensión. Scott señaló el micrófono que tenía cerca de los labios. El sonido de su voz habría cambiado mientras le hablaba al capitán, pero sin duda alguna habrían oído sus palabras. Tenían que haberle oído desde la boya. En realidad podía muy bien haber hecho lo que había dicho. Pero allí estaban los Cinco Cometas. Y además también estaba la regla jamás escrita en la Patrullas, de que un hombre perteneciente a ellas nunca espera ayuda de nadie, aunque tenga oportunidad para solicitarla. A la larga era más ventajoso.

    Volvió a poner el micrófono hacia un lado:

    —Mantenga un hombre constantemente junto a los mandos — dijo frunciendo el ceño
    —. Si algo despega de Lambda dirigiéndose hacia esta nave, mejor será que se apresure a distanciarse. No es mi intención, naturalmente, mantenerles a ustedes aquí. No serviría de nada. ¡Pero no me gusta todo esto!

    El capitán abrió la boca para decir algo, pero uno de los hombres que componían la tripulación se adelantó a sus palabras diciendo:

    —He localizado la boya, señor.

    Una de las pantallas se oscurecía y volvía a abrillantarse nuevamente, con una imagen telescópica. Al principio mostró un monstruo, una masa refulgente de metal, sin el menor síntoma de oxidación que era un fragmento de uno de los planetas de Canis Lambda que había perdido años evo. Había estallado reduciéndose a pequeños trozos como el quinto planeta en el Primer Sistema. Ahora era un asteroide, demasiado pequeño para ser denominado planeta, o para tener una atmósfera o para servir de algo más de lo que era utilizado. Era un marcador. Su órbita alrededor del sol era casi circular y se podía computar con precisión. Y la boya estaba muy cerca. Las naves que buscaran el antiguo crucero, ahora estación de carga y descarga y hotel, podían saber perfectamente dónde encontrarlo en los trescientos millones de millas de órbita que describía el punto de control. La boya estaría, simplemente, donde las computaciones colocaran al marcador. Y tales datos eran conocidos y figuraban impresos para cada mes imaginable, para cada día y cada hora del más lejano futuro.

    Parecía muy ancho, a medida que aumentaba su volumen sobre la pantalla. Un punto parpadeante apareció junto a él. Scott lo contempló y sacudió la cabeza. ¿Los Cinco Cometas se dirigían hacia allí y la boya no se alejaba para ponerse a salvo? Incluso los criminales... Pero sus labios se apretaron entre sí con fuerza. Las cosas parecían tomar un cariz mucho peor que el que había supuesto.

    La boya era... había sido... una nave que no se diferenciaba mucho de la que ocupaba en estos momentos Scott. Ahora hacía gala le radio, radar y aparatos telemétricos compuestos al parecer por cientos de piezas. Por el tamaño de la nave, Scott empezaba a hacerse una idea de la distancia que les separaba. El refulgente asteroide marcador se hallaba a unas dos millas de la boya. Flotaban en la misma órbita muy cerca el uno del otro. Al verlo más de cerca ahora, aparecían depresiones circulares sobre la sustancia del marcador. Eran cráteres como aquellos hallados en el interior de las lunas y en Marte, en Mercurio y en Primer Sistema. Eran cráteres producidos por los impactos de los bombardeos de asteroides constituidos en rocas masivas que recorrían el cielo. Ellos constituían la evidencia de que el espacio no estaba siempre vacío en el lugar donde flotaba el punto de control. Los puntos de control robot, había desaparecido aquí de sus órbitas, y los astrónomos culpaban de ello a los Cinco Cometas y señalaban a los cráteres producidos por impactos, como prueba de que ellos habían sido la causa.

    Scott volvió el rostro. Se distinguían algunos puntos circulares de luz que parecían competir con las estrellas. Eran los cometas en su avance. Sus órbitas eran conmensurables, y de vez en cuando se cubrían de afelio todos a la vez. Y éste era uno de aquellos momentos. Se sabía desde hacía mucho tiempo, pero la boya parecía ignorarlo. Flotaba pacientemente en el espacio, a algunas decenas de veces su propio tamaño de distancia, desde el marcador asteroide.

    —Voy a bajar a la cámara de aire — dijo Scott—. Que su hombre no se mueva para nada de junto a los mandos. En cuanto esté a bordo esperen cerca hasta que yo haya soltado el cable o al menos hasta que haya pasado media hora. Y... — le entregó su informe escrito — vea de que esto llegue a las Patrullas del Espacio lo antes posible.

    Bajó a la cámara de aire. La tripulación del crucero esperó para ayudarle. Las naves mercantes llevaban muchos más hombres en comparación que los que solía transportar una nave de los Patrulleros. Operaban con mucha más eficiencia. Aunque era prácticamente innecesario, verificaron el sintonizador de su traje espacial comprobándolo con la frecuencia del comunicador, para asegurarse de que oiría todo lo que hablaran entre el crucero y Lambda, y de que él también podía tomar parte en la conversación.

    Durante bastante, bastante rato, no ocurrió nada. Oyó algunos ruidos de algún lugar donde el micrófono estaba abierto. Después una voz, llegó hasta sus auriculares, en tono muy desagradable.

    Recibiremos al teniente Scott. Pónganle un traje espacial. Vamos a enviar un tentáculo a por él.

    La voz del capitán del crucero llegó hasta él, a través de los auriculares de su casco. En estos momentos se dirige hacia la cámara de aire.

    Scott observaba la pequeña pantalla monitor que había en el muro de la cámara de aire. Su función primordial era mostrar el exterior más próximo de la cámara, para facilitar las operaciones de emergencia de cualquier clase. Al principio Scott no vio más que una pléyade brillante de estrellas. Después, lentamente, el resplandor del objeto metálico que era la boya espacial, y que parecía querer escapar de los límites de la pantalla. Había plataformas a lo largo de los flancos fusiformes. Y puertas para la carga y descarga de mercancías. Y puertas más pequeñas que sin duda eran las cámaras de aire para el personal. Y verdaderas junglas de antenas para comunicaciones, y observadores meteoríticos y telemétricos en diferentes puntos.

    Los ojos de Scott se fijaron en la puerta de una cámara de aire abierta. No podía haber nada más mortífero que una puerta abierta ya para que él entrara. Pero también de ella podía salir un cohete de escaso alcance, si es que alguno, camuflado como mercancía, había entrado en la nave.

    El campo estelar varió. El crucero había cambiado de posición. Estuvo cambiando su ángulo con respecto a la boya hasta que, en caso de haber un cohete en la boca de la cámara, no pudiera de ningún modo acertar al crucero. Ello implicaba malestar e intranquilidad por parte del capitán de la nave. Scott aprobó su maniobra.

    Ahí va nuestro tentáculo — oyó decir a la voz procedente del Lambda. Algo delgado y parecido a un gusano, salió de la abertura. Serpenteaba, se movía convulsivamente y continuaba extendiéndose. Se iba abriendo camino en el espacio vacío entre las dos naves. Scott cerró la puerta de la cámara interior. Vio cómo la aguja de la presión de aire descendía a cero. Una refulgente luz amarilla le indicó que podía abrir la puerta de la cámara de aire exterior. Y así lo hizo.

    No era para él nada nuevo el contemplar la nada infinita. La gravedad artificial del crucero hacía que la proa de la nave pareciera estar situada arriba, y la popa abajo. Pero tuvo plena conciencia de que se hallaba en un umbral desguarnecido sin otra cosa ante él que el más puro y absoluto abismo. A algunos cientos de yardas de distancia la boya espacial avanzaba muy lentamente. Todo ella denotaba estabilidad. Y el crucero denotaba estabilidad. Pero entre ambos se abría un golfo de vacío tal que todos sus instintos parecían invitarle a que abandonara su empeño.

    Sé sintió invadido por la rabia, como le ocurría cada vez que la debilidad parecía querer adueñarse de él. Observó el serpenteante tentáculo en su preciso discurrir hacia él. No daba la sensación en absoluto de ser una cosa inanimada, pero daba la impresión indeleble de torpeza y de holgazana ineptitud. Por fin llegó a la cámara de aire del crucero.

    Scott se ató a él el cinturón. El tentáculo empezó a retractarse. Tiró de él arrastrándolo al exterior de la cámara de aire. Cerró los dientes con fuerza cuando se sintió pendiente del vacío, sabiendo sobre todo que podía estar cayendo durante miles y miles de años sin llegar nunca a ningún sitio.

    La voz áspera dijo:

    —Ahora ya se pueden ir. Dentro de unos segundos estará con nosotros.

    Como si se tratara de una respuesta a sus palabras, el crucero se puso en movimiento. Acelerando los motores salió despedido como un dardo, alejándose de la boya espacial. Su silueta fue mermando en el espacio...

    En aquel instante, el tentáculo dejó de arrastrar a Scott hacia la boya. Se limitaba a sostenerle en el vacío. Después el cable zigzagueó en el aire como si mostrara impaciencia. Pero el crucero estaba todavía dentro del radio de acción del comunicador del traje espacial. Cuando realmente desapareciera, algo debería ocurrir. El tentáculo podría arrojar a Scott a gran velocidad y toda su extensión, y con tal violencia, que cuando se detuviera, el extremo del cable se desprendería de su cinturón, y él quedaría flotando para siempre en el vacío. O también, podía atraerlo hacia la boya, a tal velocidad que el choque contra las planchas metálicas de la nave harían reventar el traje espacial y el casco, quedando él convertido en una horrible cosa aplastada, mientras la sangre y trozos de su carne, iban a perderse en el vacío. Considerando todos los extremos, éstas parecían ser las alternativas, tan pronto como el crucero se alejara en el espacio.

    Scott disimuladamente, caso de que le observaran, desabrochó el mosquetón del extremo del tentáculo al que momentos antes se había unido. Continuó unido al mismo por medio de su mano enguantada. Aún cabía otra posible alternativa. El tentáculo podía lanzarse en cualquier dirección o recogerse sobre la nave a toda velocidad. Pero él quedaría flotando a unos cuantos cientos de yardas de Lambda con un diminuto motor a propulsión que le sostendría en el espacio mientras tratara de abrirse camino hasta el interior de la boya.

    Muy por encima de cualquier otra posibilidad, era ésta la que realmente esperaba que iba a suceder.


    Capítulo II


    PERO el crucero revisó sus movimientos. Se detuvo a unas cinco millas de distancia, donde no era más que un simple punto plateado en el espacio, mucho más allá del asteroide con cráteres producidos por impactos en su superficie. La voz del capitán, dijo secamente:

    —Le vigilaremos.

    Scott repuso pausadamente:

    —Dejé órdenes escritas al capitán de la nave, en las que detallaba perfectamente... Continuaba asido al extremo del tentáculo, mientras al parecer se estaba debatiendo su muerte.

    Oyó voces que llegaban a él débilmente. En algún sitio había un micrófono abierto. Estaban discutiendo acaloradamente. Oyó otras voces.

    ...loco imbécil! Él estará... ese crucero... te dije de coger... lo que salga mal con... él no puede hacer nada... Después una risa burlona... bonita compañía para Janet... y después una voz autoritaria... Traedle a bordo. Después ya decidiremos...

    Scott se aferró con todas sus fuerzas al extremo del tentáculo. El crucero flotaba en el espacio a varias millas de distancia. El capitán, sin duda, estaría observándolo todo, y estaba dando muestras de gran perceptividad. Había puesto en movimiento el crucero. No incurría en el error de ponerse en contacto con Scott para no levantar sospechas y dar a entender que se hallaba al acecho de cualquier contingencia. Se condujo dentro del más estricto y severo comportamiento, dejando la resolución y la iniciativa de aquel asunto al hombre de las Patrullas. Con un hombre siempre a punto para poner en marcha y acelerar a fondo los motores, se hallaban a salvo de la destrucción de un cohete por ejemplo, si es que alguno había sido introducido clandestinamente en la boya, entre las cajas y cajones de mercancías. Pero cualquier cosa que pareciera sospechoso o desacostumbrado sería motivo suficiente para que el crucero se pusiera en marcha de inmediato, y en bien y por la salvación de los pasajeros. Cualquiera que fuera la causa que hiciera cundir alarma en el crucero sería desaconsejable. Si por cualquier razón el crucero tenía que acercarse a la boya, por orden expresa de Scott y respaldado por la autoridad que le confería la Patrulla del Espacio, podía significar el desastre para una empresa ilegal, porque si de repente aparecía el «Golconda Ship» y se daba cuenta de que no estaba sólo en el punto de control, ello supondría una situación muy comprometida tanto para la boya como para el crucero. Por eso en la boya, nadie quería que el crucero se sintiera defraudado.

    Scott redobló su fuerza sobre el tentáculo. De nuevo empezó a acercarse hacia la boya. Ahora le conducía suave y lentamente hacia el Punto de Control Lambda. Aquel objeto de colores dorados, se hacía cada vez más grande, para convertirse en algo enorme, y transformarse poco después en algo monstruoso. Su superficie exterior se hallaba ya muy próxima.

    Las suelas magnéticas del calzado de Scott hicieron su primer contacto, proporcionando esa peculiar adhesión de la que nunca se siente uno totalmente seguro.

    Soltó el tentáculo, que se introdujo en el pequeño agujero de metal galvanizado del casco de la boya. Allí había una puerta que no se abrió. Scott se hallaba aislado sobre la superficie exterior de lo que en otro tiempo había sido un crucero de varios miles de toneladas de capacidad. Esperó. Los fragmentos asteroides parecían hallarse muy cerca. Parecía que iban a derrumbarse pronto sobre Scott, para aplastarle. Pero Scott estaba habituado a aquel tipo de sensaciones ilusorias. Continuó esperando a que le dejaran entrar. Comprendió que, o bien, es que estaban haciendo muchos preparativos para recibirle o bien que la boya estaba esperando que el crucero se alejara definitivamente.

    De pronto dijo con voz inmutable:

    —Estoy esperando para poder entrar en la cámara de aire.

    Su tono de voz poseía la frialdad del de los hombres que siempre están dispuestos para cometer un crimen. No Conjugaba en absoluto con la situación en que se hallaba. Y en el interior, debían estar atravesando momentos de inseguridad, sin estar seguros de si él sabría algo, o lo habría adivinado todo. Un tono punzante no hubiera sido el más conveniente. Los delincuentes, en el momento de quebrantar la ley pueden sentirse frustrados.

    Y lo estaban. Todavía transcurrieron unos tres cuartos de minuto. Después se oyeron algunos chirridos, que eran transmitidos a través de la suela metálica de su calzado, y llegando hasta Scott gracias al aire que había en el interior de su traje espacial. Una de las puertas de la cámara de aire se abrió. Scott, sin apresuramientos ¿e fue acercando a ella. Entró, y la acción repentina de la gravedad artificial restauró la sensación de la verticalidad. Con la mayor naturalidad, cerró la puerta exterior. Notó cómo su traje perdía tersura al entrar en contacto con el aire. Abrió la puerta interior de la cámara de aire, y pasó al interior de la nave transformada en boya espacial.

    No habrá, venido nadie a recibirle. Ni se veía a nadie por ningún lado. Oyó una música tenue... música al estilo Thallian. Permaneció envarado, rígido, durante unos momentos, esperando que de un momento a otro, apareciera alguien para sorprenderle. Después, desestimó la idea, y se deshizo de su traje espacial. Lo colocó sobre una silla, acicaló las formas de su uniforme, y confiadamente se internó en la nave. Sabía, naturalmente, que le estaban vigilando; si no directamente, a través de televisores en circuito cerrado instalados estratégicamente.

    Se dirigió hacia la sala de control. Era el recinto de la nave oficialmente ocupado por el personal de Patrullas que operaban en el equipo del punto de control, y en el momento oportuno rectificaban la posición de la nave, tomando siempre como punto de referencia el asteroide marcador. En otro tiempo, la boya, debió haber estado revestida de indudable elegancia — techos altos, no había necesidad de ahorrar espacio en una nave espacial, decoraciones en madera, y espesas alfombras, le daban a aquel recinto la apariencia y la sensación de un hotel a la antigua usanza —; había un mostrador para un conserje. Pero no había nadie allí. Scott, atravesó la puerta que conducía al comedor, que en cierto modo recordaba mucho más un restaurante. En uno de los lados se alzaba una pequeña, pero coquetona pantalla, donde sin duda se debían pasar películas en relieve.

    Vio una muchacha. Estaba sentada, y por su posición se diría que estaba contemplando una película en la pantalla curvada. Seguía oyéndose la música en tono muy suave. La muchacha no volvió la cabeza. Continuó mirando la pantalla, mientras Scott se alejaba por la puerta opuesta.

    Quedó realmente sorprendido. ¡Nunca hubiera imaginado que pudiera haber mujeres involucradas en este asunto! Scott llegó a la convicción de que tenía que seguir una línea de acción específica si quería llegar a conseguir buenos resultados de aquella empresa en que se veía envuelto. Había que hacer algo, porque lo requería la situación reinante, y sólo él era capaz de intentarlo.

    Aparentando una gran tranquilidad y confianza, fue hacia la puerta de la sala de control. Puesto que estaba designado para responsabilizarse del mando en aquel lugar, sería de buen tono dar la impresión de que conocía perfectamente su nave sin haber estado antes en ella, y las obligaciones que se derivaban de su cargo.

    Abrió la puerta de la sala de control y dos hombres, con uniformes de Patrulleros se pusieron inmediatamente en pie. No eran personal afecto a las Patrullas. Con uniformes o sin ellos, eran civiles. En el saludo que le otorgaron se apreciaba claramente el esfuerzo que tuvieron que hacer para darle a éste una apariencia militar. Scott enarcó las cejas.

    Murmuró algo ininteligible a modo de respuesta. En las Patrullas no se formulaba ningún saludo cuando se estaba en el cumplimiento de una misión. Con una mirada rápida recorrió toda la sala. Había un cuadro registrador de tiempos cuyas anotaciones se habían ennegrecido. Algunas cosas mostraban no haber sido atendidas como debieran diariamente. Y otros pormenores de limpieza y orden se hicieron aparentes poco después. Esta sala de control había sido ocupada. Ceniceros repletos de colillas y ceniza daban buena prueba de dio. Pero la limpieza característica y ritual de los Patrulleros no se había efectuado al menos en una semana. No le cabía la menor duda.

    Los dos civiles en uniforme permanecían en pie, por considerar que con ello denotaban deferencia a un superior. Scott les consideraba con deliberado aire enigmático. Después, dijo secamente:

    —Descansen.

    Se relajaron, aparentemente satisfechos de haber salido con éxito a la inspección. Scott se acercó al tablero de mandos del punto de control y se sentó. Hizo girar la silla y quedó frente a ellos. Entonces dijo:

    —Antes de que lo mataran, ¿dijo algo el teniente Thrums acerca de los Cinco Cometas?

    Su predecesor en mando de aquella boya se llamaba Thrums. Scott se aventuró a intuir que había muerto. Los dos pseudo-Patrulleros no pudieron reprimir un gesto que denotaba la sorpresa que les producían las palabras de Scott.

    —Sí, no señor — dijo uno de ellos—. No dijo nada.
    —Tal vez — repuso Scott con amabilidad — no se lo confió a ustedes. Pero éste era un asunto en que estaba muy bien interesado. ¿O quizá no tuvo tiempo de hablarles de ello antes de que lo asesinaran?

    Su modo de actuar tenía cierta semblanza con el que tomaría un nuevo oficial recién llegado que no sospechara nada. Por otra parte tampoco cabía esperar que su forma de desenvolverse fuera la de un hombre que sospechara algo. Los dos individuos con uniforme de Patrullas quedaron un tanto embobados. Uno de ellos consiguió decir con escasa naturalidad:

    —El... el teniente Thrums, señor... se había mostrado de muy mal humor y hasta displicente durante bastante tiempo. Un día fue a la cámara de aire y cerró la puerta interior y abrió la exterior. Después salió al exterior, señor. No... no pudimos recuperar su cuerpo.
    —¡Interesante! ¡Muy interesante! — dijo con tono irónico—. ¡Fue una gesta muy interesante! Si en la cámara se hubiera hecho el vacío cualquier otro hubiera muerto por falta de oxígeno antes de que pudiera abrir la puerta exterior. O por el contrario, si dejó que escapara el aire al espacio por los escapes de emergencia, la descompresión le hubiera tumbado sin remisión antes de que pudiera abrir la puerta. Piensen en otro cuento mejor y ya me lo dirán más tarde, ¿quieren? Pero de momento...

    Se puso a gritarles de repente.

    —¡Vayan a buscarme al mandamás de los civiles que hay aquí! ¡Al jefe! ¡Al hombre de quien todos reciben órdenes! AI hombre que les ha metido en todo este lío. Tengo que sacarles de aquí, si es que aún hay alguna posibilidad de hacerlo.

    Uno de los individuos uniformados se dirigió hacia uno de los comunicadores. Scott gritó con redobladas energías:

    —¡Dije que vaya a buscarlo! ¡No dije que le llamara! ¡Vaya por él!

    Los dos hombres uniformados casi cayeron al tropezar el uno con el otro en el momento de traspasar la puerta. Evidentemente no formaban parte del grupo criminal. Una empresa como la que llevaban entre manos hubiera necesitado más organización que un simple grupo de atracadores de banco, y que una confabulación de raptores o asesinos. Si realmente lo que querían era apoderarse de Lambda, para capturar al

    «Golconda Sfaip» la organización debía ser mucho más complicada. Como es lógico hacían falta hombres que supieran manejar las armas con bastante perfección. Pero también les harían falta hombres que supieran manipular con mejor o peor acierto una nave en funciones de punto de control. Aquellos individuos con uniformes de Patrullas debían ser delincuentes de escasa importancia, raterillos, a quienes habían convencido para enrolarse en esta gran aventura, para que desempeñaran funciones que debían requerir cierta habilidad o conocimientos.

    Scott se inclinó hacia el micrófono que había sobre el tablero de mandos, pulsó el botón C. G. (comunicación general), para que no hubiera ni un solo rincón de la nave que no oyera sus palabras y comenzó a decir:

    —¡Atención a todo el personal! Soy el teniente Scott, de las Patrullas del Espacio, y he sido designado para llevar a cabo el mandato de esta instalación. Acabo de llegar a bordo. El crucero con el que llegué se halla situado por estos alrededores de Lambda, dispuesto para hacerse cargo de los pasajeros que deseen alejarse del peligro que está cerniéndose al punto de control. Los Cinco Cometas de Canis Lambda se dirigen ahora en dirección al sol. Las computaciones realizadas demuestran que algunos núcleos y las cabezas de los mismos, en no menor cantidad de cuatro o cinco, cruzarán nuestra órbita en el momento preciso en que nos hallemos allí. La cabeza de un cometa está constituida por una multitud de cuerpos meteoritos, que se cuentan por cientos de millones, que viajan en grupos de cientos, miles, y hasta decenas de miles, a lo largo de muchísimas millas. Dos robots de verificación fueron ya destruidos en esta zona a causa de ellos. Y esta nave, no es apta para alejarse del peligro a la velocidad que se requeriría. Su único sistema de vuelo, es el solar. Mi intención es quedarme a bordo, y tomar las medidas de emergencia que tengo preconcebidas.

    Pero es mi obligación informarles que será un asunto extremadamente peligroso. Recomiendo a todos los pasajeros y a cuantos tripulantes pueda haber en la nave, que están en su derecho de hacer transbordo al crucero que les está esperando. Tienen que apresurarse. El crucero no esperará más de media hora, porque tiene que pensar también en la seguridad de sus propios pasajeros. Repito. ¡Tienen que apresurarse! Pero recomiendo a todo el personal de la nave cuya presencia no sea indispensable en la misma y a todos los pasajeros, que efectúen el transbordo inmediatamente.

    Desconectó el micrófono. No esperaba resultado alguno de la alocución que acababa de hacer. Tal vez incluso, aquellos que en estos momentos estaban controlando la boya, se estarían riendo a mandíbula batiente. Pero con ello ya había preparado sus mentes para los acontecimientos venideros. Últimamente...

    Las tradiciones de las Patrullas, eran muchas y variadas. Un hombre de las Patrullas del Espacio podía requerir ayuda, pero nunca esperarla. Cuando un problema parecía insoluble, un hombre de las Patrullas hacía cuanto estaba en su mano para cambiar o rectificar una parte de él, lo cual en el peor de los casos podía causar confusión, y en el mejor de los casos estropear en todo o en parte los Scott tenía un problema terriblemente complicado entre sus manos. Pero llevándolo con mano firme y segura, y con un poco de suerte, podía evitar que se llevara a cabo la captura del «Golconda Ship», sin hacer necesaria la destrucción del punto de control. Incluso podía aspirar a salvar las vidas de los pasajeros auténticos y de los hombres afectos a la tripulación... si es que todavía quedaba alguno con vida. Pero eso, era también problemático. En cualquier caso, no entraba dentro de sus planes el efectuar la captura de los delincuentes en aquel mismo momento. Los Patrulleros salvaban vidas antes que hacer detenciones.

    Los dos individuos disfrazados de Patrulleros volvieron a la sala de control. Con ellos venía un hombre de escasa estatura, regordete, y con traje de paisano. Parecía realmente divertido.

    —¡Oh, ya, teniente! — dijo con blandenguería—. Me temía que sería usted.
    —Me dijeron ellos — dijo Scott con arrogancia — que sargentea usted las operaciones aquí.
    —En parte, en parte — dijo el regordete con la misma voz blandengue de antes—. Me llamo Chenery. ¿No me conoce?
    —No — repuso Scott.
    —Me llamo Chenery — insistió el hombre—. Usted me salvó la vida una vez. ¡Debía recordarlo!
    —Pues no me acuerdo — repuso Scott secamente.
    —Me hallaba en apuros — continuó Chenery hablando con voz alegre—. ¡Y qué apuros! Ya me veía metido en la cámara de gas por algo que no había hecho.

    ¡Honestamente! Y usted descubrió que no era yo quien lo había hecho, de manera que metieron en la cámara de gas a otro, y no a mí. Y ahora soy un hombre honesto, y llevo el negocio del hotel aquí. Por usted. ¡Estoy muy agradecido!

    Scott prefirió hacer caso omiso de aquel asunto. Dijo:

    —Ya ha oído lo que he dicho hace poco por el micrófono. Tengo que hacer un trabajo. Quiero reunirme con los hombres que no subirán a bordo del crucero. El tratar de esquivar los Cinco Cometas para que no nos aplasten va a ser un trabajo ímprobo. Necesito conocer a los hombres que me ayudarán a llevarlo a cabo. Necesito conocer la boya. Quiero que me guíe usted y que me presente a todos.
    —De acuerdo — dijo el hombre con cordialidad—. Una vez me hizo usted un favor. ¡Ahora se lo haré yo a usted! Le mostraré teda la nave y le volveré a traer aquí sano y salvo.
    —Muy bien — repuso Scott cortésmente. Se puso en pie y se dirigió a los dos hombres que vestían uniforme—: Ustedes quédense aquí cumpliendo con su trabajo. Si llama el crucero, díganle a su capitán que yo le volveré a llamar dentro de un momento.
    —¡Sí, señor! — respondió el más alto de los dos. Le hizo un saludo que más bien le recordó una rúbrica en el aire. Aquello le irritaba. Tenía que hacer grandes esfuerzos Scott para no decirles que los Patrulleros no saludan excepto en ocasiones que encierran mucho formulismo. En lugar de ello, salió tras el tipo regordete, fuera de la sala de control.

    Reinaba un silencio muy peculiar en todas las dependencias y los pasillos de la boya. El único ruido que cundía por todas partes, era la música Thallian que procedía del teatro en miniatura. El individuo rollizo caminaba delante, haciendo ruidos raros con los labios, como si absorbiera algo. Parecía estar concentrado en sus pensamientos. De pronto, sacudió la cabeza.

    —¡Es curioso! — dijo reflexivamente—. ¡Extraordinariamente curioso! Aquí está el hombre que me salvó la vida. ¿Y todavía no me recuerda? ¿Chenery?
    —No — repuso Scot. No había ninguno en las Patrullas que recordara todos los nombres de la gente que contactaba en su trabajo.
    —Fue en Glamis — continuó Chenery—. Me tenían de tal forma acorralado, que yo ya no veía solución posible! Iba directo hacia la cámara de gas... y entonces llegó usted con el tiempo justo para demostrar quién había sido el culpable. ¡Y usted no se acuerda!
    —No — admitió Scott—, no me acuerdo.
    —Cosas así, un reo no las olvida nunca — dijo Chenery—. Pero tanto que usted me recuerde como que no, me hizo un favor. Y nos hemos ido a encontrar aquí. ¡Es tan pequeña la galaxia!

    Se hallaban ahora en el piso inmediatamente inferior a la sala de control, donde todo lo concerniente al viejo hotel parecía en desuso y con bastante polvo. La necesidad de que las partículas de polvo mantuvieran un correcto contenido iónico en el aire de una nave espacial era una vieja historia, pero uno se podía hacer una idea del tiempo que hacía que no se había hecho limpieza alguna allí. Scott calculaba que haría unos siete días, lo cual concordaba más o menos con lo que había visto en la sala de control.

    Chenery entró en el pequeño teatro, dedicado igualmente a proyecciones. La muchacha continuaba sentada allí, con la cabeza vuelta hacia la pantalla. Pero no parecía estar siquiera mirándola. Daba la sensación de que estuviera mirándola ciegamente, mientras que sus pensamientos — desesperados pensamientos — se hallaran concentrados en otra parte.

    —Janet — dijo Chenery amistosamente —hay aquí alguien a quien quiero presentarte. Es el teniente Scott, de las Patrullas del Espacio. Acaba de llegar a bordo para ponerse al mando de la boya.

    La muchacha volvió la cabeza con cierta reluctancia. Sus ojos fueron a posarse sobre Scott. Vio su uniforme. Le miró el rostro. Después, su expresión toda una sucesión de emociones que le embargaba. Estaba sorprendida, casi incrédula. Instantes después, pareció renacer en ella una perdida esperanza. Pero Chenery rezongó:

    —Vino a bordo él solo para hacerse cargo de todas las cosas.

    El rostro de la joven perdió su rictus de esperanza, y un gesto de amargura le sustituyó. A continuación miró a Chenery, luego a Scott y en sus ojos se pudo leer la conmiseración que la invadía.

    —Le estoy enseñando todo esto —dijo Chenery con énfasis—. ¿No le oíste cuando se dirigió a todos a través de los micrófonos para que nos dispusiéramos a abandonar la nave y dirigirnos al crucero que está esperando?
    —Pues... la verdad es que no lo oí.
    —Él lo explicará... probablemente — dijo Chenery con cierto deleite en sus palabras—. Es un viejo amigo mío. Él no se acuerda, pero en una ocasión me hizo un gran favor. Quiere recorrer toda la boya. ¿Quieres venir?

    La muchacha le miró infelizmente.

    —Todo irá bien — le aseguró Chenery—. Ya le hablé de ello a Bugsy. Y yo estaré allí. Yo y el teniente. Y podrás echar un vistazo al hospital junto con nosotros.

    La muchacha se puso en pie. El gesto de total desesperación que se veía en su rostro era algo conmovedor. Scott tuvo que reconvenir en contra de sus primeras suposiciones de todas las probabilidades, que se había equivocado al juzgar que no era posible que hubiera una mujer o varias, que estuvieran involucradas en este asunto. De todos modos, era imposible que esta muchacha estuviera ligada para nada con los delincuentes. En realidad, sí que estaba ligada, pero en contra de su voluntad. Y miraba hacia el frente como si hubiera perdido toda esperanza de escapar al desastre más completo que hubiera oído comentar en toda su vida.

    —Janet — explicó Chenery alegremente — es enfermera. Se ha estado cuidando de un par de tipos ahí abajo en el hospital. Iban en una nave desde donde habían sido atrapados hacia donde tenían que ser sometidos a una buena dosis de gas. Quisieron poner en práctica un pequeño truco. Creyeron que podrían deshacerse de sus guardias y ocupar la nave a su antojo. Pero no pudieron. En su intento salieron con quemaduras de cierta consideración. Y entonces hubo que sacarlos de la nave donde estaban porque necesitaban un hospital y nosotros teníamos uno. Janet es la enfermera.

    Scott no hizo ningún comentario. Dedujo que el papel que estaba desempeñando de ignorar todo lo que estaba funcionando mal aquí, le estaba saliendo a las mil maravillas. Lambda había sido tomada por delincuentes, porque el «Golconda Ship» se acercaba a la boya. Podría ser necesario en un momento dado convencer a alguien de que todo estaba sumido en la más absoluta normalidad en la boya espacial antes de que se alejaran de allí con sus propósitos cumplidos o no. Y Scott era utilizado en aquellos momentos casi como a modo de ensayo. Y cuanto más aparentara él el aceptar todo aquello como dentro de la mayor normalidad, los miembros de aquella conflagración de delincuentes más se animarían. Si se mostrara un tanto remiso, el efecto sería totalmente al contrario, y entonces le matarían en cuanto el crucero que esperaba por los alrededores se hubiera alejado definitivamente. Todo ello era de una evidencia notoria. Al menos, durante casi media hora no harían el menor intento de asesinarle. Se había metido en la guarida de los hombres que intentaban apresar al «Golconda Ship». Y debían estar observando sus reacciones.

    Siguió a Chenery a otro piso inferior. Eran camarotes para los pasajeros que habían dejado en la boya otros cruceros, a fin y efecto de hacerse al espacio en otras naves con rumbo a sus destinos en algún planeta. Scott prefirió dar la sensación de que no le interesaba ver los camarotes. Había muchas probabilidades de que en alguno de ellos encontrara signos que evidenciaran asesinatos cometidos. No era aconsejable por el momento descubrir cosas de ese tipo. Pero Scott se dio cuenta de que Janet se puso muy pálida en el momento en que él miraba hacia el fondo del pasillo.

    En una de las paredes se apreciaban desconchones. No es que sobresalieran mucho, pero no cabía la menor duda de que habían sido hechos con arma de fuego, y el hecho de efectuar disparos no era ni mucho menos corriente en una nave espacial. Scott simuló no haberse dado cuenta. Descendieron por una nueva escalerilla. Había tres pisos para camarotes de pasajeros y todos ellos estaban ocupados en aquellos instantes. Sólo del último de todos ellos salían algunos ronquidos y un ligero olor a bebida alcohólica.

    —Aquí hay alguien — dijo Chenery, queriendo hacerse el gracioso — que no ha oído lo que usted dijo a través de los micrófonos, teniente. Tal vez será mejor que le despertemos para que se vaya. Pero ahora, no. ¡Ahora mismo, no!

    Más al fondo, hacia popa, se hallaban salas reservadas para mercancías y equipajes de pasajeros. Algunos se veían desde allí. Por término medio, un pasajero espacial llevaba el doble de equipajes de los que necesitaba para un viaje a través del espacio entre los mundos. Nadie, o muy pocos, se daban cuenta de que los comercios que había en un planeta situado a una centuria luz de distancia, tenían en sus estanterías los mismos artículos que cualquiera pudiera comprar a la vuelta de esquina de la ciudad donde residiera. Y esa era la razón por la cual los viajeros espaciales llevaban consigo montañas de equipajes. Pero era posible hacerse una idea aproximada del número de pasajeros, haciendo un balance de la guardería de equipajes. Scott hizo sus cálculos. Dedujo que los hombres involucrados en el asunto debían llevar poco equipaje, lo más indispensable, porque sus proyectos residían lógicamente en deshacerse de todas sus pertenencias para adquirir otras de más valor en cuanto tomaran el mando del «Golconda Ship». Todos los bultos eran los típicos que suelen llevar los pasajeros, pero Scott estaba seguro de que allí había muchos equipajes que sus dueños no irían nunca a reclamar. La desesperación que había leído en el rostro de la muchacha, daba buena cuenta Je ello. Calculó que habría unos siete pasajeros auténticos y unos veinte de los otros. Se preguntó si el encargado de los equipajes no encontraría extraño que se reunieran tantos viajeros en Lambda con tan pocos equipajes. No era probable que hubiera sospechado nada.

    Más abajo había otros pisos. Dos de ellos estaban iluminados con una luz lúcida que reproducía exactamente la calidad de la luz del sol amarillo Tipo G. Allí había jardines hidropónicos, que se desarrollaban gracias al tipo de luz y recogían el óxido de carbono y el exceso de humedad del aire, y por contra proporcionaban sustancias alimenticias frescas a los componentes del Lambda. El tercer jardín se hallaba sumido en la oscuridad, porque las plantas requerían períodos de oscuridad al igual que de luz, si tenían que crecer y dar frutos.

    Hasta entonces no se habían encontrado con ningún ser humano. Scott estaba seguro de que había muchos más hombres a bordo. Sólo unos cuantos escogidos habrían sido autorizados a dejarse ver, en razón de que su aspecto exterior debía muy bien poder dar la sensación de formar parte de los pasajeros o de la tripulación. Habría hombres armados, con las expresiones y la mirada fría de los pertenecientes a aquel tipo de gentes. Y a buen seguro que se estarían divirtiendo a costa de la aparente inocencia de Scott y tarde o temprano aparecerían. Pero era preferible saber hasta qué punto Scott desconocía lo que allí estaba sucediendo y cuáles eran sus proyectos, si es que los tenía. Scott llegó a pensar que Chenery habría sido el que había ideado el someterle a aquella prueba.

    En una de las zonas destinadas a equipajes, había dos hombres. Ambos tenían las camisas desabrochadas y mostraban el pecho lleno de vello y pantalones de trabajo muy usados que despedían olores entremezclados de los diferentes trabajos que desempeñaban dentro de aquel recinto. Estaban jugando a naipes sobre una caja que habían colocado entre ellos. Aquellos hombres desempeñaban el papel de mozos de equipajes sin tener la menor noción de cómo darle realismo. Alzaron la cabeza cuando Chenery les dijo cordialmente:

    —¡Hola! Éste es el teniente Scott, el nuevo oficial de Patrullas. Quiere saber cómo van las cosas.
    —¡Muy bien! ¡Muy bien! — dijo uno de ellos. Y continuó dirigiéndose a Scott—. Y en cuanto a eso de abandonar la boya y marchar el crucero, teniente, hemos pensado que si usted va a quedarse, nosotros nos quedaremos también por si podemos ayudar en algo. ¿De acuerdo?
    —Espléndido — repuso Scott. Con mucho cuidado desterró toda ironía de su voz, procuró no volver a mirar el juego de naipes que proseguían, ya que cualquier medio entendido en el mismo no hubiera podido por menos que exteriorizar su sorpresa por la falta de entendimiento que denotaban ambos en el mismo. Con un gesto, instó a Chenery para continuar el recorrido.

    Llegaron a la sala de máquinas, muy amplia y espaciosa. En el centro de la misma quedaban todavía los despojos de una unidad de propulsión. Esta boya había sido acondicionada para el presente uso en algún aeropuerto espacial, y había sido llevada hasta el lugar que ocupaba ahora en vuelo de propulsión, ya que por otro medio el viaje hubiera tardado varias generaciones en efectuarse. Pero después de su llegada, la unidad de propulsión fue apartada del lugar que ocupaba, porque la boya estaba destinada a quedarse allí para siempre. Todo se movía por el sistema solar de vuelo. De tarde en tarde, y durante breves períodos había que efectuar correcciones de situación, para ajustar la posición de la boya de acuerdo con la del asteroide marcador. Las posiciones del asteroide habían sido calculadas con mucha antelación sobre el futuro, y era más fácil hacer correcciones que estar constantemente manteniendo la posición, máxime teniendo en cuenta que era muy frecuente la llegada de cruceros que cargaban y descargaban mercancías y pasajeros, lo cual interrumpía y variaba la marcha de la boya. Pero Lambda no poseía otro sistema de vuelo.

    Un hombre con las ropas llenas de grasa y aceite, apareció detrás de un cuadro de distribución desconectado. Alzo una mano a modo de saludo y Chenery se dirigió hacia él. Una vez más presentó a Scott identificando al hombre manchado de aceite con el ingeniero de la boya. Pero Scott observó que ni el rostro ni las manos mostraban rastro alguno de las grasas, que con tanta deliberación mostraba en la ropa.

    —Oí cuanto dijo, teniente — dijo el hombre—. Pero si usted se va a quedar, yo también me quedaré.
    —Todo marcha bien, pues — observó Scott.
    —¡Sí, señor! ¡Todo! ¡No es por decirlo, pero tengo un par de manos muy buenas.

    ¡Cuando quiera algo, no tiene más que llamarme.

    Scott repuso secamente:

    —Así lo haré. No me extrañaría que pasásemos unos momentos muy turbulentos, con esos cometas.
    —Pues tendrá cuantos timones necesite — repuso el ingeniero—. ¡Para cualquier clase de vuelo!

    Scott reaccionó casi visiblemente ante aquella velada ironía. Pero se limitó a asentir con la cabeza, se volvió hacia Chenery y éste se puso en marcha hacia la popa, más abajo todavía.

    Mientras caminaban. Scott reflexionó sobre las palabras de aquel hombre, que le aseguraban que en Lambda había muchos timones. Una nave espacial, no tenía timón.

    No podía. No había nada en el espacio sobre lo cual pudiera actuar un timón, tanto fuera entre mundos como entre las estrellas. En cuanto despegaba, una nave era guiada por los propios motores, que a resultas de sus mismos impulsos llevaban la proa hacia la derecha o hacia la izquierda, y la popa hacia la derecha o hacia la izquierda igualmente. También podía volverse la proa, y la nave, hacia arriba o hacia abajo. Ocho motores de miniatura, cuatro en la proa y cuatro en la popa, hacía inclinar la nave en cualquier dirección. Pero todo aquello el ingeniero de Punto de Control Lambda no debía saberlo. No cabía la menor duda de que aunque los hombres reclutados para apoderarse del «Golconda Ship» fueran extraordinarios manejando armas de fuego, no tenían ni la más remota idea de navegación espacial.

    El grupo de inspección formado por Scott, Janet y Chenery llegó al hospital situado en el extremo más alejado de la popa de la nave. La razón de que estuviera allí no era otra que por tratarse de un punto alejado, era el más práctico para reducir o cortar totalmente la gravedad artificial, si es que un paciente lo requería. Las paredes eran de plástico blanco resplandeciente. El suelo no producía ningún ruido al andar sobre él. Había habitaciones en aquel hospital especialmente concebidas para enfermedades contagiosas y para intervenciones quirúrgicas y odontológicas, si era preciso. Había dos hombres sentados en el pasillo, al exterior de una puerta hecha con barras metálicas. Un poco más lejos había otra puerta en cuya parte superior se podía leer: Nave salvavidas. No entrar.

    —¡Hola! — saludó Chenery—. Éste es el teniente Scott, nuevo oficial de Patrullas — y dirigiéndose a Scott, prosiguió—: Estos dos hombres están de guardia por los dos paciente de que le hablé antes — y después añadió mirando a Janet—: ¿Quieres echar una miradita a los pacientes, Janet?

    La muchacha entró en silencio en la habitación protegida con barrotes. Scott oyó cómo les hacía preguntas rutinarias a los dos pacientes. Le cambió los vendajes a un brazo gravemente herido. Hasta Scott llegó el olor desagradable de alguna aplicación farmacopeica. Al menos esto era real, no podían disimularlo.

    —El teniente — dijo Chenery amistosamente — quiere que todos salgan de la boya, para embarcar en un crucero que está esperando. Dice que tenemos muchas probabilidades de estrellarnos contra un cometa. Pero él va a quedarse a bordo para tratar de solventar la situación. ¿Qué decís vosotros dos?

    Ambos poseían unas facciones angulosas y muy duras.

    No tenían en absoluto el aspecto de guardianes. Parecían aburridos y disgustados.

    —Los pacientes no se pueden trasladar — repuso uno de ellos. No se esforzó lo más mínimo por disimular una sonrisa burlona mientras decía—: ¿De manera que no irán a creer que nosotros somos capaces de abandonarlos, verdad? ¿Nosotros infieles a nuestra obligación?

    El tono de voz era decididamente sarcástico. Chenery dijo malhumorado:

    —Esas no son maneras...
    —Tal vez usted sepa decirlo mejor — intercedió el segundo hombre con voz truculenta—. ¡Nosotros no hemos recibido órdenes de usted!

    Chenery les miró con ferocidad. Abrió la boca para decir algo, pero se contuvo. La muchacha salía de la habitación con barrotes de hierro. Los dos supuestos guardianes la miraron de arriba abajo. Uno de ellos, mirando pícaramente a Chenery, tendió la mano con intención de tocar a la joven.

    Scott avanzó un paso y descargó un golpe con el canto de mano de arriba a abajo. Alcanzó con toda exactitud el objetivo. Agarrotado, como si de repente se hubieran contraído todos sus nervios, el hombre que había tendido la mano hacia Janet se derrumbó. Se oyó un ruido sordo. Un revólver había caído sobre el suelo. Scott no le concedió la menor importancia. Fue hacia el segundo individuo, sin arma alguna en las manos, pero con una expresión tal en el rostro que aquél retrocedió atemorizado.

    Scott no dijo nada. Fue Chenery quien empezó a decir:

    —Dile a Bugsy...

    Scott llegó junto a Chenery. Tomándole por el brazo le hizo girar sobre sí y le empujó hacia la puerta que había tras él. A la muchacha también la instó a seguir el mismo camino rápidamente. Sus movimientos eran suaves y precisos, como si los tuviera ya ensayados. Se volvió de nuevo hacia el segundo guardián de los dos hombres heridos. Le miró fijamente, y el hombre, como movido por el instinto de conservación en cuanto hubo retrocedido hasta la pared se fue resbalando por ella hasta el suelo. Scott recogió el arma que el primer hombre había dejado escapar de su funda.

    —Mejor será que le digas a Bugsy — dijo fríamente — que quiero hablar con él. Me encontrará en la sala de control. Puede ir allí. Y dile también que es probable que me ponga muy nervioso si no viene en seguida.

    La puerta del pasillo del hospital se cerró tras él. Cuando miró a Chenery lo encontró retorciéndose las manos presa del nerviosismo seguramente. Janet estaba más pálida de lo que lo había estado antes, lo cual ya era mucho decir.

    —Volvamos a la sala de control — se limitó a decir—. Tengo que hablar con el crucero. Y, a propósito, ¿quién es Bugsy?

    No esperó ninguna respuesta. Él mismo abría la marcha. Janet tras él. Y Chenery iba detrás. De vez en cuando emitía sonidos convulsivos y agitados. Atravesaron la sala de máquinas. El ingeniero no estaba allí. Pero en el piso de encima del destinado a almacenes, Scott se desvió no siguiendo la dirección por la que habían venido antes. Chenery quiso advertir:

    —¡Eh! ¡Que no es por ahí...!
    —Sí — repuso Scott—. Por aquí.

    Había estudiado detenidamente los planos de la boya espacial tan pronto como fue definitiva su designación para el mando de la misma. El resto del trayecto hasta los pisos superiores, lo hizo a través de escaleras especialmente concebidas para el trasiego de equipajes y servicios de las habitaciones del hotel. No era ningún secreto para él aquel recorrido. Scott decidió ir por allí, con la exclusiva finalidad de demostrarse a sí mismo que estaba totalmente familiarizado con las instalaciones de la boya espacial que no había visto nunca hasta entonces.

    Llegaron a la sala de control. No había nadie. Chenery prácticamente gimoteaba cuando Scott cerró la puerta tras ellos. Janet continuaba pálida.

    —Aquí ya no existe la disciplina — dijo irónicamente Scott—. Dije bien claramente a aquellos dos que no se movieran de aquí para nada.

    Janet dijo desesperanzada:

    —No iría usted a creer que...
    —Estaba bromeando — volvió a decir con. ironía Scott—. Chenery, en este lugar debe haber micrófonos ocultos, ¿dónde están?

    Chenery tragó saliva. Después metió la mano bajo el tablero de mandos. Tiró de algo. Mostró a Scott un diminuto micrófono del que pendían algunos cables.

    —¡Está bien! — dijo Scott—. ¡Y ahora escuche! Estoy seguro de que todos los hombres que he visto estaban pagados para que me contestaran como lo han hecho.

    ¡Hay que trabajar rápido! Quiero saber si hay alguien que quiera salir de aquí. ¿Puede marchar alguien?

    Janet fue quien contestó pausadamente:

    —No. No queda nadie... que pueda marchar.
    —Excepto usted — la corrigió Scott—. Chenery, ella no tiene que ver nada con todo este lío. Usted también está en apuros y lo sabe. Pero si la ayuda a llegar hasta el crucero, le dejaré ir con ella. No puedo proponerle nada mejor. Con ello tiene usted la oportunidad de desaparecer antes de que las noticias empiecen a correr por todas partes.

    Chenery tragó saliva. Después sacudió la cabeza.

    —Yo... yo empecé todo esto. Es demasiado bueno. No está saliendo tal como esperaba, pero... — volvió a tragar saliva — de cualquier manera, ella tampoco podría marcharse ya.

    Scott repuso sorprendido:

    —¿No? — se apresuró a apretar un botón. Llamó, haciendo uso del micrófono intercomunicador entre naves. No hubo respuesta. Volvió a llamar. Miró hacia la luz que debía indicar la transmisión de ondas en el espacio. No se había encendido. El comunicador no funcionaba.

    Con los labios apretados, Scott accionó el localizador de averías que llevaba todo equipo importante. Otro aparato, que funcionaba por medio de baterías, se puso en movimiento. Éste verificó los circuitos y los elementos del transmisor espacial con el cual Scott había intentado ponerse en contacto con el crucero. Se oyó un sonido sordo y machacón. Algo repiqueteaba. Una tira de papel apareció ante él.

    —No funciona — decía la tira—. Sólo por esta unidad.
    —Parece — dijo Scott con bastante frialdad — que hay alguien empeñado en que no se emita ningún mensaje desde aquí. ¡Es incomprensible!

    Dio media vuelta sobre su silla. Las pantallas funcionaban. Solo el comunicador había sido desconectado en algún sitio fuera de la sala de control. Scott veía el crucero, que probablemente se hallaba a unas diez millas de distancia. Se había alejado bastante desde que Scott llegara a bordo del Lambda. Parecía estar esperando recibir noticias del punto de control. Pero antes de que Scott pudiera pensar en la forma de restablecer contacto con la nave se dio cuenta de que aquélla, contrariamente a lo supuesto, continuaba por los alrededores. Sus instrucciones habían sido que esperara media hora. Y había transcurrido mucho más tiempo. Todo cuanto hasta aquel momento sabía el capitán del crucero, era que él había conseguido abordar el «Lambda»... y lo demás, fue silencio. A las llamadas no había habido respuestas. Y allí estaban aquellas enormes y cada vez más inmensas siluetas que eran los Cinco Cometas. Los Cometas no eran sólidos. Eran cúmulos de objetos mortíferos, que atravesaban a grandes velocidades el vacío. Sólo el hecho de estar cerca de ellos era peligroso, y el capitán del crucero tenía pasajeros en quien pensar.

    El crucero tenía que dirigirse hacia el próximo puerto. Pero el hecho de tomar la decisión de abandonar aquel sector del espacio tardó bastante. Minutos. El capitán de la nave, marchando, no haría más que tomar la única alternativa ya posible.

    Por unos minutos el crucero pareció estar totalmente inmóvil, aunque bien es verdad que se situaba en la posición de la dirección que debería tomar en fracciones de segundo de un arco. Scott tenía la sensación de que le estaban llamando por última vez. Pero no podía responder.

    El crucero desapareció de pronto en el espacio, como una burbuja cuando estalla. En aquellos momentos se hallaba ya rodeado de un cúmulo de fuerzas que le transportaban a muchas veces la velocidad de la luz.

    Dentro de seis días, llegaría al espacio normal y el capitán trataría de explicar cuánto sabía acerca de los acontecimientos de Punto de Control Lambda. No es que supiera mucho. Y menos con los acontecimientos que podrían haber ocurrido durante su viaje a través del espacio de seis días. Era demasiado tiempo, pero la explicación de cuanto había ocurrido en los momentos tal vez pudiera más adelante dar luz a muchas otras cosas que quizá quedaran por descubrir. Pero había una cosa que no había pensado y era en relacionar el «Golconda Ship» con el extraño comportamiento de la boya. Enviaría el informe de Scott y el suyo propio a las Patrullas del Espacio tan pronto como le fuera posible. Pero aún transcurrirían algunas semanas antes de que una nave de Patrullas pudiera llegar a Canis Lambda para averiguar lo que había ocurrido.

    Durante unos cuantos segundos, Scott trató de localizar en el espacio a la nave desaparecida. Después dijo tranquilamente:

    —La suerte está echada. Y todo esto no tiene muy buen aspecto, que digamos. Echaremos otro vistazo a los Cinco Cometas. Por ahí la situación tampoco parece muy halagüeña.

    Y no lo era, en efecto.


    Capítulo III


    Los Cinco Cometas avanzaban hacia el sol Canis Lambda. Lo hacían con aparente deliberación, cada uno en su propio estilo y en su dirección más apropiada. Había uno que era muy ancho. Su núcleo, su cola, su cabeza, era el centro de un resplandor nebuloso. El verdadero corazón del cometa era, naturalmente, una cosa distinta. La sustancia del mismo era un enorme conglomerado de rocas y metales amasados flotando en conjunto en sai vuelo hacia el sol. Por los efectos de la luz del sol sobre ellos, pequeñas cantidades de gases ocluidos se desprendían de ellos para perderse en el vacío. La luz del sol al incidir sobre ellos producía un efecto de ionización que era el que daba aquella sensación nebulosa; y por otro procedimiento distinto lo despegaba poco a poco del cuerpo central para formar una larga y resplandeciente cola.

    Había otro cometa que era muy pequeño. Venía desde el confín más remoto del espacio. Avanzaba a una velocidad incalculable para dar alcance a sus compañeros, que sólo conocía de muy tarde en tarde, y aún entonces, durante un lapsus muy corto de tiempo: unas cuantas semanas en unos cuantos años. Viajaría con ellos alrededor del sol amarillo y después volaría a gran velocidad por un camino solitario y escaso de luz. Al lado de este Cometa, Canis Lambda sería solamente una estrella y no la más brillante en los cielos de aquella galaxia. Pero ahora corría el sol.

    Después había dos cometas que parecían gemelos, idénticos en tamaño y avanzando siempre a velocidad constante y juntos hacia el «rendez-vous» que tenían con los de su tribu. Los astrónomos los habían comparado con el Cometa Beila en el Primer Sistema, del que se había observado que se había emparejado en algún punto de los oscuros abismos del espacio donde los Cometas se pasan la mayor parte de sus vidas. El Cometa Beila apareció varias veces formando pareja con otro. Después ya no volvieron a aparecer, como si uno de los gemelos hubiera muerto lejos de la mirada observadora de los hombres y el otro no hubiera podido sobrevivir a su hermano. De ninguno de los dos se volvió a tener noticias nunca.

    Y había un quinto planeta, bastante vulgar en el standard de los cometas.

    Todos volaban hacia Canis Lambda y al observarlos, Scott poseía un privilegio que muchos astrónomos le habrían envidiado. No había muchos hombres que hubieran visto a los Cinco Cometas. La mayor parte de las veces eran invisibles en su espacio remoto. A veces aparecían uno o tres o dos. No había muchas naves que detuvieran su marcha cuando aparecían en el espacio, y pocos hombres del espacio se detenían para extasiarse con las maravillas de los cielos. Cuando Scott realizó sus primeras observaciones en la sala de control del Lambda, los cinco estaban a la vista.

    Estaba haciendo sus anotaciones, cuando una nave apareció a dos horas-luz de distancia — unos mil millones de millas aproximadamente—, la cual recibió el mensaje formulado con voz metálica que Lambda había enviado de forma monótona hacia las estrellas. Punto de Control Lambda. Comunique. Comunique. Scott oyó el ruido característico que producían las cintas de transmisión al ser registradas las comunicaciones en los archivos del punto de control. En aquel momento, la nave que naturalmente no se había divisado, debió haber recogido la llamada del punto de control, y automáticamente respondió a ella y desapareció de nuevo antes de que el mensaje llegara a Lambda. Pero Scott continuó con sus observaciones.

    Verificó el estado general de todos los aparatos del tablero de mandos. El darse cuenta de la posición de Lambda en su órbita no requería más que la más sencilla de las observaciones. Lo que él estaba comprobando era si los Cinco Cometas continuaban su marcha — y así era—, en cuyo caso con sus cuerpos inundarían todo el espacio que se abría al frente, salpicándolo todo, hasta una distancia increíble con meteoros, que no eran en realidad más que fragmentos de hierro y piedras. En cierto modo, aquellos objetos lanzados a toda velocidad eran como perdigones enormes disparados contra una diana. Entre ellos podían entremezclarse y hasta chocar sin resultados aparentes. Pero cualquier objeto que se interpusiera en su camino sería sin remisión reducido a polvo. Y el Lambda pasaría a través de cuatro de las cabezas de los Chico Planetas. Parecía inimaginable que la boya pudiera sobrevivir.

    Chenery veía el desastre de otra forma.

    —¡Usted no sabe lo que ha hecho, teniente! — dijo nervioso—. ¡No tiene ni idea de lo que ha hecho! ¡Aquéllos eran los hombres de Bugsy! ¡Me ha metido usted en buen lío! ¡En buen lío me ha metido!

    Scott repuso impaciente:

    —Se halla usted en un lío mucho más grave del que yo haya podido producirle. ¿Se da usted cuenta de que vamos directamente a estrellarnos contra muchos millones de trozos de considerable tamaño de hierro y de rocas?
    —¿Y cómo iba a saber yo eso? — preguntó Chenery—. Mire, teniente. Yo fui el promotor de la idea de todo cuanto está ocurriendo aquí. Pero yo solo no podía hacerlo y necesitaba ayuda. Me encontré con Bugsy y le propuse el asunto para que viniera aquí. Pero es un tipo muy duro, y no es fácil tratar con él. Ahora está tratando de hacerse con el mando de todo. Mi idea era empezar el asunto y que él lo continuara, él y los individuos que trajo consigo, pero...

    Scott se volvió hacia la muchacha. Le ofreció el arma que había recogido del suelo en las inmediaciones del hospital.

    —¿Tiene usted un aparato de éstos? ¿No? Entonces guárdese éste. Se volvió nuevamente hacia él Chenery.
    —Tengo que conseguir por todos los medios sacar la boya en que nos hallamos de estas inmediaciones — empezó a decir razonablemente—. Tengo que lograr trasladarla hasta un lugar donde las posibilidades de destrucción no sean tan grandes como aquí. Es imposible conseguir cuanto me propongo por medio del vuelo del sistema solar, y por tanto necesito cooperación. Me imagino que no será usted tan estúpido como para haber venido sin un ingeniero y un piloto astronáutico para que condujera el «Golconda Ship» en cuanto lo apresaran. Quiero...

    Pero Chenery dio un respingo. Llevó la mano a sus ropas en busca de un arma.

    —¡Deje eso! — le conminó Scott.

    En su mano había aparecido un revólver como por arte de magia. Chenery quedó helado. Después tartamudeó:

    —¿Qué... qué es lo que... lo que decía?
    —Me refería al «Golconda Ship» — continuó Scott—. Ustedes están aquí para capturarla en cuanto llegue. Y por tanto tiene que haber entre ustedes un piloto astronáutico y un ingeniero que debían transportarles si salían con éxito de la empresa. Ahora necesito esos hombres para que no se opongan a mis órdenes durante el tiempo que nos resta... el ingeniero cuando menos; ¡Y ahora! El que salgamos con bien de ésta depende ya de minutos.

    Chenery volvió sobre el tema:

    —¿Y en qué se funda para creer que vamos tras el «Golconda Ship»? ¿Qué le induce a pensar eso?
    —Porque está viniendo hacia aquí — aclaró Scott—. Es imposible que pudieran perseguir otra cosa. Pero por ahora tiene que olvidarse de todo eso y dejarme intentar que salve lo que se pueda salvar del lío que ha formado.

    Chenery se le quedó mirando, horrorizado y aturdido al mismo tiempo.

    —¡Mire, teniente! En una ocasión usted me hizo un favor. ¿Qué es esto? ¿Cómo supo usted...? ¿Y por qué vino a bordo si lo sabía? Usted podía haber desbaratado todos nuestros planes limitándose a esperar con aquel crucero dando vueltas por ahí arriba y advirtiendo al «Golconda Ship» en cuanto llegara. ¿Está usted loco?
    —Obedezco órdenes — respondió Scott.

    De nada serviría el tratar de convencer a Chenery que había subido a bordo del

    «Lambda» porque, como oficial de Patrullas, su obligación era intentar lo imposible. El «Lambda» estaba bajo su mando, y era su primera misión independiente. Había que desplazar la boya para que no se interpusiera en el camino de los «Cinco Cometas». Haciendo caso omiso de lo fatales y peligrosos y hasta anormales que pudieran ser los acontecimientos que tuvieran lugar sobre el «Lambda», su deber era subir a bordo y ponerse al frente de la misión que tenía encomendada. Chenery no lo hubiera comprendido nunca. Chenery era, por descontado, un delincuente profesional. Lo más probable era que en toda su vida no se le hubiera ocurrido pensar en ejercer otra profesión. La gratitud que sentía hacia Scott por algo que éste no recordaba tal vez tuviera sus visos de autenticidad, pero aun así continuaba viendo las cosas desde su punto de vista.

    —Pero me está usted diciendo...
    —Pensé que estarían ustedes preparándose — atajó Scott—. Hágame venir al piloto y le pondré al corriente del estado de cosas. Y él podrá comprobar también todo cuanto le he dicho.
    —Él... de nada serviría. Es uno de los hombres de Bugsy. Tendría que decírselo Bugsy, y...
    —Eso puede hacernos perder tiempo — repuso Scott—. Está bien, mándeme a su ingeniero. ¡No al hombre que usted me dijo que era el ingeniero! ¡Ése se cree que una nave espacial se guía con un timón! Mándeme al ingeniero, al auténtico.
    —El ingeniero que tenemos es también uno de los hombres de Bugsy — repuso Chenery cariacontecido—. Y en estos momentos está borracho. Usted mismo le oyó cómo roncaba. Necesitaba a alguien que me ayudara, ¿comprende?, y recurrí a Bugsy. Pero se ha convertido en un hombre muy insociable para poder llegar a un acuerdo con él. Su ingeniero...
    —¡Tráigame a Bugsy donde quiera que pueda estar! — se impacientó Scott—. ¡Mire esa pantalla! ¿Lo ve? ¡Pues hacia allí vamos!

    Se lo mostró. Y los «Cinco Cometas» de «Canis Lambda» aparecieron sobre tres de las pantallas de televisión de la sala de control. Había un resplandor muy grande a la altura de la Vía Láctea que llenaba sólo él, un espacio de quince grados. Tras ello, hacia un lado, y todavía más brillante — refulgiendo a través del resplandor nebuloso de la primera cabeza de cometa—, había un trazo similar de gas resplandeciente. Un tanto separado de aquéllos, volaban los cometas gemelos, acercándose cada vez más para hacer la conjunción con los otros. Y ya se divisaba el último, cuya cola era más visible que la de los otros a causa del ángulo de vuelo que describía para unirse a los demás.

    La materia — la masa, la substancia — de los cometas era cantidades multitudinarias de innumerables cúmulos de piedras y metales que discurrían por el vacío con una fuerza tal y movidos por una energía tal que ninguna mente humana era capaz de llegar a profundizar. Y todos los cometas eran así. La parte sólida estaba compuesta de partículas que oscilaban en tamaño desde el de un grano de arena hasta el de una casa o montaña. Todas esas partículas tenían todas las formas imaginables dentro de cada tamaño.

    Despedían en su constante rodar una nebulosa luminiscencia. A menos que se estrellaran contra algo. Entonces, aquello contra lo que se estrellaban quedaba destruido.

    En la sala de control, Chenery parecía estar a punto de echarse a llorar.

    —Me estaba diciendo... — Su voz había subido medio tono—. Me estaba diciendo antes que no podíamos hacernos con el «Golconda Ship» porque los Cinco Cometas iban a estrellarse contra nosotros. ¡Pero podría estar usted mintiendo! ¡Usted pertenece a las Patrullas del Espacio!

    Su trabajo consiste precisamente en impedir que tipos como yo vean cumplidos sus propósitos. Pero éste ya lo teníamos empezado. ¡Casi se puede decir que ya lo habíamos conseguido! ¡Ahora no podemos detenernos!

    —Tráigame a Bugsy — insistió una vez más Scott—. ¡Tal vez él tenga algo de sentido! Chenery pareció dudar unos instantes. Después avanzó hacia la puerta de la sala de control. Salió. Janet se humedeció los labios. Scott se dio cuenta de ello.
    —¿Querría, por favor — le pidió con mucha educación—, hablarme de los momentos en que fue tomada la boya? ¿Cómo sucedió?

    Ella pareció rebuscar los recuerdos de entre los que ocupaban su mente y explicó:

    —Yo estaba dormida. Me desperté cuando oí un chillido procedente de algún sitio próximo y un disparo. Oí el ruido de algunas puertas al ser manipuladas con violencia. Tan pronto se oían disparos como ruidos diversos. Después oí a algunos hombres que corrían. Avanzaban por el pasillo donde estaba mi camarote e iban abriendo todas las puertas que se alzaban a su paso. Dos camarotes más allá había un hombre gordo. De un puntapié abrieron la puerta y oí que el hombre decía: «¿Qué es lo que ocurre? ¿Qué está pasando?» Entonces se oyó un disparo y él gritó de un modo horroroso. Abrieron la puerta del camarote que estaba junto al mío. Yo... me sentía paralizada. No podía creerlo... Y entonces alguien disparó desde el fondo del pasillo. E hirió a uno de los que abrían las puertas... casi en frente mismo de mí — Hizo una pausa—. Varios dispararon sobre el que lo había hecho sobre ellos. Corrieron todos hacia él. Cuando... cuando volvieron, el hombre a quien habían disparado y que había caído junto a mi puerta, se había arrastrado por el suelo unos metros, en un intento desesperado por huir. Y así fue cómo olvidaron sin proponérselo el derribar mi puerta. Al fondo del pasillo había una mujer que lloraba. Oí que preguntaba, presa de angustia, qué era lo que estaba ocurriendo, y entonces se disparó un arma... y eso fue todo. Se fueron. A los otros pisos. Y se produjeron nuevos disparos, aunque, naturalmente, se oían mucho más distantes. Su voz se cortó de repente. Hizo un gesto.
    —Eso... eso es todo... Scott dijo:
    —Pero alguien la encontró a usted más tarde.
    —Sí, sí — dijo nerviosa—. Fue... Chenery. — Por su forma de hablar daba la sensación de que tuviera la garganta seca—. Creo... que cualquier otro me hubiera matado. Pero él me encontró y se mostró realmente contrariado. Me dijo que sus propósitos no habían sido tomar la boya de aquella manera. Se me mostró apologético incluso. ¡Apologético! Me explicó que sus intenciones eran de llamar a la tripulación, uno por uno, y hacerlos prisioneros a todos, pero sin matar a nadie. Y luego se proponía capturar a los pasajeros del mismo modo. ¡Parecía muy disgustado por todo lo ocurrido! Me dijo incluso que todos ellos se habían vanagloriado después de que aquél era el golpe de mano más hermoso, el más inteligente y el más grande que se hubiera dado nunca! El «Golconda Ship»...
    —¡Pero él no pensaría que iba a apoderarse de la nave sin que hubiera lucha! — le interrumpió Scott.
    —¡Pues sí! Se proponía dar un banquete a la tripulación del «Golconda Ship» bajo el pretexto de celebrar la vuelta. Les llevaría a la mesa, donde encontrarían manjares que debían estar echando de menos durante mucho tiempo...
    —El «Golconda Ship» no lleva una tripulación corriente a bordo — dijo Scott sarcásticamente—. Cada uno de los hombres que van a bordo es multimillonario. ¡A buen seguro que no habrán echado de menos ningún manjar!
    —Pensaba — dijo Janet — que se atiborrarían hasta quedar completamente hartos. Y en la comida había pensado poner algunas gotas de un líquido que les dejaría totalmente fuera de combate, y cuando despertaran sería para ver que el «Golconda Ship» se había ido, y serían los pasajeros prisioneros quienes les explicarían cómo les habían engañado.

    ¡Chenery se sentía inmensamente orgulloso de su plan! Hubiera sido conocido como el hombre que había sido capaz de llevar a efecto el robo más osado y de mayor importancia de toda la historia. Pero Bugsy tomó posesión de las cosas.

    —La idea de Chenery no era práctica — dijo Scott—. No le hubiera salido bien.
    —En cualquier caso... ahora será conocido como un carnicero, un matarife sin escrúpulos. Y dijo que había salvado mi vida, o que al menos lo iba a intentar, para que, si llegaba el momento, yo pudiera explicar que él lo único que quería era que aquel golpe de mano fuera el más inteligente que se hubiera dado nunca.

    Después añadió con desánimo:

    —¡Creí que estaba loco! Gente asesinada y él hablando de ese modo... Pero él impidió que los otros me hicieran el menor daño. Les dijo que yo era enfermera y que dos de ellos estaban heridos. Dijo que yo los curaría. Y entonces me hice pasar por una enfermera. Con un poco de suerte, me imagino que saldrán con vida.
    —Dos heridos — dijo Scott—. Sus hombres, naturalmente. Pero hubo lucha. Eso es bueno.

    Se frotó la barbilla con la mano. Su expresión era más bien una mueca. Ahora empezaba a ver con mucha más claridad cuál era la situación en la boya... al menos las cosas que parecían tener menos sentido y que eran las que creaban a las Patrullas más problemas. Ayudaba a resolverlas también el hecho de saber tanto la policía planetaria como las Patrullas del Espacio que la mayor parte de los crímenes que se cometían no eran por dinero. El delincuente profesional no practicaba su oficio con fines lucrativos. Chenery tenía la misma motivación que muchos de los miembros de su gremio. Quería convertirse y ser conocido por un genio.

    Con la mitad de la humanidad envidiando a la tripulación del «Golconda Ship» y la otra mitad tratando de desvelar su secreto, Chenery había planeado un golpe que no solamente sería el más extraordinario de todos los conocidos, sino también el que dejaría, por su ingenio y buen hacer, maravillados a todo el resto de la raza humana. Su vanidad no estaría completa con los tesoros del «Golconda Ship». Lo que él perseguía era ser admirado por su clarividencia. Y por eso quería tener el mayor número posible de testigos, para que relataran lo inteligente que había sido y con qué brillantez había desarrollado su plan.

    Scott se encogió de hombros. La ambición de Chenery había costado vidas. Era una simpleza, pero contaban los hechos. Bobadas semejantes habían causado guerras y habían costado vidas a lo largo de toda la historia. La vida misma de Scott podía verse en peligro a consecuencia de sus raras ambiciones.

    La sala de control había quedado en silencio. Sin embargo, las señales identificativas de los puntos de control salían hacia el vacío, en todas direcciones. Su llamada debían estar captándola todas las naves que circundaran el espacio.

    Tal vez de una a tres docenas de naves pasaban diariamente cerca del Punto de Control Lambda, pero pocas abrían la comunicación directamente.

    Hasta él llegó el ruido de pasos. Scott se volvió, percatándose del pánico de Janet. Entró Chenery. Parecía menos preocupado, menos inquieto. El color había vuelto de nuevo a sus mejillas.

    —¡Hola! — dijo con cierta alegría—. ¡Hablé con Bugsy, teniente! Parece que van las cosas. Bugsy es un tipo muy comprensivo. Él se hará cargo de la situación y le sabrá escuchar. ¡Vamos a desayunar juntos!

    Era absurdo, descabellado. Scott casi no daba crédito a sus oídos. Chenery se volvió con cierta exuberancia hacia Janet.

    —Tú lo prepararás, ¿eh, Janet? Tenemos que estudiar algunos puntos. Tú prepararás algo de comer, y Bugsy, el teniente y yo lo haremos juntos y hablaremos al mismo tiempo de muchas cosas razonables. Creo que de allí saldrá una especie de acuerdo muy convincente.

    Scott lo oía perplejo. Cuando tras no pocos esfuerzos había logrado subir a bordo de la boya espacial, lo único que podía esperar que le ocurriera con aquellas gentes era que lo mataran. Al principio habían dudado en hacerlo, pero sin duda se contuvieron porque el crucero estaba por los alrededores. Ahora Chenery sabía que él estaba enterado de cuáles eran sus propósitos al apoderarse de la boya, y hasta de más cosas ocurridas que seguramente Scott habría deducido. Y ello significaba que para la salvación de Chenery y Bugsy y para la de cualquier otro ser viviente en la nave, Scott tenía que morir tarde o temprano.

    Y en contraposición a todos aquellos razonamientos tenía que sentarse a la mesa con los hombres que querían matarle. Chenery hablaba de llegar a un acuerdo alrededor de una buena mesa, como si se tratara de una comida de negocios. A nadie más que a Chenery se le podía ocurrir una cosa tal. Algo terrible debía danzar en su mente que le permitiera recuperar una parte de lo que había perdido en garantías de éxito. Y ello, naturalmente, sería una espléndida gratificación para su vanidad. Podría haber ingeniado alguna estratagema para obtener información; tal vez un pacto para que Janet y Scott escaparan. Pero se habían cometido demasiados asesinatos en el pasado y había muchos más en perspectiva para que cualquier pacto resultara plausible.

    —Así que a comer, ¿eh? — dijo Scott secamente—. ¿Y por qué no?

    Chenery salió de la sala de control. De no haber salido de él la iniciativa, Scott le hubiera impulsado a hacer lo mismo. Salieron los tres y bajaron al piso inmediato inferior.

    Encontraron a Bugsy en el recibidor de lo que parecía un hotel. Estaba sentado en una silla de gran respaldo y fumando un cigarro muy negro. Todo lo que Chenery tenía de pequeño y regordete, lo tenía también Bugsy en pequeño y cuadrado. Sus facciones eran duras, como hace falta que las tenga un hombre cuando entre sus seguidores hay especialistas en el manejo de las armas. Desde debajo de sus pobladas cejas salió una mirada hacia los recién llegados.

    —Aquí está el teniente, Bugsy — dijo Chenery con voz alegre.
    —Bugsy entreabrió los labios que sostenían el cigarro y se limitó a murmurar:
    —¡Huh!

    Hizo un gesto con las manos para señalar las sillas que había por allí. Scott colocó una para Janet. Era ésta una situación tan próxima a la locura intermitente que a Scott casi le parecía irreal. Era un patrullero, e ignorando el pasado, estaba sin embargo obligado a hacer todo cuanto le fuera posible para evitar el monstruoso crimen que se estaba tramando. Chenery era el que había averiguado el destino del «Golconda Ship». Janet era una pasajera que estaba enterada de muchas cosas y que estaba destinada a unirse a los otros pasajeros asesinados. Bugsy era el hombre que había sido reclutado por Chenery para reunir a la fuerza de hombres armados necesaria para capturar el punto de control y asaltar a continuación el «Golconda Ship». Y Bugsy era ahora el hombre que decidía las cosas, porque era el que tenía más hombres y con más dotación de armas.

    En cierto modo también éste era otro caso insólito en la historia de toda la galaxia. Siempre hubo hombres que habían iniciado cosas y otros que continuaban la labor que habían comenzado los primeros. Todos llegaron al convencimiento de que la posesión no sólo significaba propiedad, sino también competencia, valor y autoridad para sostener las riendas de la labor iniciada. A menudo terminaba todo en un fracaso total. Pero aquellos hombres no podían comprenderlo. Era una estulticia inevitable de la mente violenta.

    —Dice Chenery — comenzó a decir Bugsy con voz apagada — que usted se ha apercibido de lo sucedido aquí. ¿Y cómo lo supo? — continuó Bugsy con la misma voz apagada—. ¿Qué le indujo a pensar en ello?
    —Pues todo — respondió Scott sin cordialidad alguna—. Sus hombres con uniformes de Patrullas que no sabían ni cómo saludar. Los encargados de los equipajes no tenían ni la más remota idea de cómo jugar al «fali», juego de naipes de sobra conocido entre los hombres del espacio. Su ingeniero se creía que las naves espaciales llevaban un timón. Y los guardias del hospital eran demasiado activos. ¡Muy activos!
    —Y eso no es bueno, ¿eh? — dijo Bugsy.
    —No, no es bueno — repuso Scott con frialdad—. Y usted debería saberlo. Pero ya supe que algo no iba bien antes de subir a bordo.

    Bugsy pensó unos instantes, mirando a Scott sin pestañear.

    —¿Cómo?

    Scott se lo explicó. La boya estaba en su propia órbita, a una milla o dos aproximadamente de su asteroide marcador cuando los «Cinco Cometas» se estaban acercando y estaban mucho más próximos de lo que hubiera podido concebir cualquier hombre del espacio profesional. Y antes incluso se había producido la advertencia a través de los comunicadores, por la que se insistía en que allí no había que recoger para otros destinos y que se negaban rotundamente a aceptar ningún flete. Era un comportamiento muy arbitrario del supuesto jefe de Patrullas.

    —Si ustedes quieren hacer creer que ésta es una instalación espacial muy normal — continuó Scott con voz fría — ¡antes deberán saber cómo se debe actuar! ¡Sus hombres no lo saben! ¡No tienen ni idea!
    —Así que esto no es normal — observó Bugsy—. Chenery, aquí presente, no regenta el hotel. Los tipos de las Patrullas no son tales tipos de las Patrullas. El ingeniero... Nadie es lo que dice ser. ¿Y usted se lo imaginó así?
    —¡Naturalmente! ¿Se cree que soy idiota? — preguntó Scott.
    —Ya — repuso Bugsy. Hizo una pausa—. Y usted vino a bordo. Se quedó mirando la ceniza de su cigarro.
    —Podría hacer uso de usted — prosiguió tranquilamente al cabo de un momento—. Usted podría arreglar las cosas para que nadie pudiera ya sospechar que aquí ocurría nada anormal. En ese sentido podría ser muy útil. ¡Pero sería un estúpido si le dejara intentarlo!
    —Dice — se interpuso Chenery en la conversación, evidenciando cierto malestar — que tenemos que hacer algo respecto a los cometas que vienen hacia aquí. Vamos directos a estrellarnos contra ellos.
    —Ya — repuso Bugsy—. Yo he visto un cometa. Tiene una cola muy larga. Y brilla en el cielo. Un amigo científico dijo que la cola es tan fina, tan fina, que se podría estrujarla toda, apretarla y meterla en un sombrero.
    —Pero ése no es el caso de estos cometas — dijo Scott—. Y no es la cola lo que tenemos que esquivar. Son las cabezas. Están compuestas por masas enormes de rocas y metal. Despiden gases que brillan.
    —¡Olvídese de los cometas! — rezongó Bugsy—. Es otra cosa lo que quiero saber. Usted vino a bordo. Y dice que antes de venir usted ya sabía que aquí había algo que no marchaba bien. ¿Entonces por qué vino?
    —En parte por los cometas — repuso Scott—. Quería averiguar por qué la boya no se había alejado del peligro como debería haber hecho, ya que en estos momentos se halla en el lugar exacto donde la alcanzará de lleno la colisión. Y en parte para cerciorarme de si aún quedaban pasajeros con vida. Ahora que estoy aquí, ya desconfío de que los haya.
    —¿Y por qué se le ocurrió pensar que los pasajeros habían dejado de existir?

    Scott se encogió de hombros.

    —Ustedes vinieron aquí para apoderarse del «Golconda Ship» — repuso—. Para empezar se apoderaron de la boya. Hubo lucha. Y hay dos hombres heridos en el hospital. Sus hombres. No son pasajeros ni tripulantes heridos, sino sus hombres. ¿Dónde están, pues, los pasajeros y la tripulación?
    —Ahí está ella — dijo Bugsy señalando a Janet—. ¡Ella es un pasajero y está muy bien!
    —Me gustaría hablar con los otros — respondió Scott. Notó cómo Janet respiraba entrecortadamente.
    —¡Oh! — exclamó Bugsy con entonación llena de ironía—. ¿Y cuándo quiere hablar con ellos?
    —En cualquier momento, después de que se hayan tomado las precauciones necesarias respecto a los cometas — propuso Scott—. ¡De nada sirve hablar con los pasajeros sin hacer nada de nada hasta que no se solucione eso otro!

    Las facciones de Bugsy se retorcieron para transformarse en algo que debió ser una mueca.

    —¿Quiere usted saber por qué no me creo todo eso? — Hizo una pausa—. Cuando Chenery me propuso todo este asunto, el capturar al «Golconda Ship» y demás, examiné la situación detenidamente. Y observé sobre todo cómo se efectuaban los pormenores de la preparación del aterrizaje. Me enteré de que alquilaban guardias. ¡Sí, señor, compraban a los pies-planos! Emplazaban a toda una fuerza de seguridad que costaba millones y no les importaba en absoluto. No hay nadie que se pueda acercar a unas cuantas millas a la redonda en cuanto llega a tierra. ¡La custodian como si se tratara de un presidente interplanetario!

    Scott frunció el ceño, pero esperó.

    ¡Usted no pertenece a las Patrullas! — espetó Bugsy—. ¡Usted ha preferido correr el riesgo y jugárselo todo a una carta! ¡Claro que sí! ¡Se deshace de nosotros y el

    «Golconda Ship» le pagará a usted un millón, o dos, o diez si no nos barre para protegerle! ¡En eso no andan con remilgos! Nos quita de en medio a nosotros y después va a contarles lo que ha hecho por ellos.

    Scott se volvió a encoger de hombros.

    —No sé por qué me da la sensación — le dijo a Bugsy — que está usted empezando a sentir ganas de hacer uso de su automática.
    —>¡Y las tengo! — repuso Bugsy.

    Hizo un movimiento rápido y violento. Chenery emitió algunos sonidos entrecortados. Después todo pareció quedar en calma. La mano de Bugsy se quedó a mitad de camino de la pistolera que llevaba bajo la chaqueta, y su expresión parecía haberse demudado de pronto. Scott le estaba apuntando con su arma.

    —¡Sí que las tenía! — accedió Scott—. Y si usted hubiera sido un poco más hábil, Bugsy, le hubiera tenido que matar para salvar mi propia vida. Pero hay una regla entre las Patrullas que impide matar a quienquiera que sea, a no ser que no quede otra solución, como último extremo. Si yo fuera un guardia privado de la tripulación del

    «Golconda Ship» esa regla no existiría ni tendrá efecto alguno. Quizás ahora se convenza de que pertenezco a las Patrullas.

    —Puede sacar la mano... si es que está vacía — añadió—. Y demos el asunto por terminado. — La mano de Bugsy se apartó lentamente y con mucho cuidado de la pistolera—. Es todo un problema el hallar un medio de arreglar esta situación. En cuantas soluciones se me han ocurrido hasta ahora siempre resulta que al final termina usted envuelto en un ataúd en el mejor de los casos. Y a veces lo imagino con un bonito acompañamiento. ¡Así que piense usted! ¡Estruje su cerebro y busque una solución, Bugsy! Y cuando se le haya ocurrido una idea que nos permita esquivar los cometas y arreglar el asunto del «Golconda Ship», entonces dígamela! ¡Pero tenga en cuenta que no nos queda mucho tiempo!

    Se puso en pie, y con un gesto indicó a Janet que le siguiera. La llevó a la escalera que conducía a la sala de control. Subió tras ella. En cuanto llegaron a la sala de control y la puerta se cerró tras la muchacha, ésta dijo:

    —¡Creo que se arriesgó usted mucho!
    —¡No tanto como Bugsy! — repuso brevemente—. Y cuanto hice creo que puede sernos muy útil. Ahora quiero volver a echar un vistazo a los cometas.

    Empezó a manipular los instrumentos mientras ella permanecía sentada. No era necesario otear a través de las lentes de los instrumentos, puesto que ellos mismos daban las lecturas sobre las pantallas. Apretó un botón sobre el tablero de computaciones electrónicas. Después hizo la misma operación sobre el montante principal del integrador. Se oyó un ligero chasquido. Miró la tira de papel que salía por la ranura del computador.

    —Dos horas, treinta y siete minutos y cuarenta segundos — dijo en un tono de voz que no reflejaba precisamente alegría—. Ese es el tiempo que nos queda para que caiga sobre nosotros la primera masa cometaria.

    Janet dijo:

    —Pero, ¿es realmente un peligro? Yo creí... confiaba—. Después dijo, elevando un poco el tono de voz—: ¡Absurdo! No tenía ninguna esperanza.
    —Tampoco yo tuve comida — dijo sonriendo Scott — y eso que la invitación que me hicieron era para comer.

    Hablando en serio, sí. Todavía queda alguna esperanza de salvación para la boya si es a eso a lo que se refiere. Si Bugsy abandona la idea de interferirse en esto (lo que probablemente no hará), casi se puede decir que podremos esquivar a los cometas. Nosotros...

    —¿Nosotros? — preguntó Janet.
    —La boya — repuso Scott—. Usted y yo y nuestros proyectos son algo distinto. Creo que será mejor que se quede conmigo. Tengo que hacer algo. Chenery no es lo que se pudiera llamar un carácter muy fuerte, y creo que todavía se va a debilitar más. Sí. ¡Vamos!

    Él marchaba delante. Lo hacía con aire resoluto, aunque no había utilidad aparente en lo que pudiera hacer. Si la boya no se ponía en movimiento en bien de su propia seguridad, se vería aplastada por cúmulos masivos de piedras y metales que constituían la substancia real de los cometas. Y si se alejaba, el «Golconda Ship» no podría encontrarlo, con lo cual Scott y Janet quedarían abandonados en el espacio en compañía de los actuales componentes de la tripulación de la boya. Si el «Golconda Ship» era contactado y fuese capturado, los hombres que habían apresado antes la boya sentirían la necesidad de matarlos a todos. A Scott y Janet incluidos. Sabían demasiado. Cada uno de los hombres que había a bordo de la boya se había ganado con holgura un sitio en la cámara de gas por el asesinato de la tripulación y los pasajeros del «Lambda».

    Scott anduvo a lo largo de un pasillo y abrió una puerta con la misma naturalidad de un hombre que, habiendo sido asignado al mando de una estación espacial, había estudiado concienzudamente los planos y diagramas de toda la instalación. Tal estudio no podía significar en absoluto el conocimiento y la compenetración absolutas con todas las dependencias. Pero era muy útil.

    La puerta se volvió a cerrar tras ellos. Reinaba una tranquilidad muy peculiar. Era una zona de servicios especialmente concebida para camareros y sirvientes propios del más lujoso crucero. No había allí ningún secreto que descubrir, cuanto más cuando eran dependencias anexas a la cocina y al restaurante del hotel. Los pasajeros no solían hacer uso de tales compartimientos. Ni los hombres que estaban esperando al «Golconda Ship» sentían el menor interés por ellos.

    Scott iba delante en su descenso por una escalera circular de hierro.

    Janet dijo inquieta:

    —Pero ¿dónde vamos? ¿Qué es lo que tiene que hacer?
    —Ya he hecho una parte de lo que me proponía — repuso Scott — bajo la orientación que ha proporcionado Chenery. Pero se supone, al menos teóricamente, que yo estoy al mando de todo esto. Y como mando oficial, quiero naturalmente inspeccionar todo cuanto esté a mi mando. Sin percatarse de ello, Chenery me mostró algunas cosas que quiero conocer más a fondo.
    —Pero no esperará usted realmente que...
    —Esperar no — admitió—. Pero creo que es necesario sostener las riendas con firmeza. Siempre y cuando no me maten antes, claro.

    Continuó bajando escaleras. Después dijo como si estuviera sumido en sus reflexiones:

    —Lo primero de todo es que al final no le maten a uno. Y las probabilidades en contra no es que sean muchas.


    Capítulo IV


    EL «Golconda Ship» detuvo los motores en el espacio entre las estrellas, lo cual no dejaba de ser un despropósito. Los hombres, por lo general, tenían la necesidad de advertir la presencia de una substancia sólida en las proximidades. La peor de todas las sensaciones de terror era la que proporcionaba la sensación de caer libremente en el espacio, la cual no es ni más ni menos que la impresión de no tener más que la nada alrededor. La sensación de carecer absolutamente de peso no causaba tanto terror; por ejemplo, al nadar parece que uno no pese nada. El estar completamente rodeado, encerrado, aun con la gravedad artificial existente en una nave artificial, en nada excluye el terror que da la ausencia de una firme creencia de que hay algo grande, voluminoso, sólido y confortable cerca, al cual podemos asirnos y hasta incluso abrazarnos en un momento de eclosión emocional. Bs algo irracional, pero a nadie le gusta el momento de la desaceleración, al menos hasta que se llega a donde hay un sol que brilla, reconocido como tal, y que promete solidez, y más de un planeta apto para aterrizar. Pero el

    «Golconda Ship» desaceleró donde no había ningún sistema solar y se quedó allí.

    No era una nave vulgar. Por lo general, las naves espaciales no eran agraciadas en su línea exterior. Por su eficiencia deberían haber sido como globos si el campo de acción de las radios de aterrizaje las hubieran podido apresar entre sus ondas y guiarlas hasta el aeropuerto del espacio correspondiente. Pero no se podía. Por eso las naves espaciales se construían en forma de bulbos y en líneas escasamente artísticas, buscando siempre el máximo de volumen, con un mínimo de material componiendo su constitución, pero teniendo la estructura adecuada para que los campos de fuerza de los aparatos de radio de aterrizaje pudieran ejercer su acción sobre ellas. Las naves de pasajeros eran un asunto distinto. Éstas, tradicionalmente, seguían la línea fusiforme, recordando a un pez, y no por razones de velocidad, porque en el espacio no existe la resistencia, sino porque de esa forma podían tocar tierra, con puertas de salida y entrada alineadas convenientemente, y con rampas de carga y descarga que se abrían ante las puertas de las dependencias de almacenamiento.

    El «Golconda Ship» poseía una línea muy peculiar. Su forma era tal que los aparatos de radioaterrizaje la podían captar fácilmente, pero había una cantidad inimaginable de maquinaria en toda su estructura exterior. La nave misma era una máquina, sin duda por alguna razón particular, probablemente excavación, y cada cuatro años aparecía una nueva, o bien era una modificación de alguna anterior. Saltaba al espacio. Desaparecía. Y un buen día volvía. Y entonces su tripulación, invariablemente la misma, descargaba tesoros incalculables. Todos y cada uno de los miembros de la tripulación eran multimillonarios, hasta el engrasador de la sala de máquinas. Y todos eran la mar de reservados en sus declaraciones. Excepto durante los viajes que efectuaban cada cuatro años, vivían en el mayor de los esplendores, mientras que cada uno de los seres que les rodeaba trataba de arrancar de ellos algún dato, por pequeño e insignificante que fuera, que permitiera dar una pista del lugar donde encontraban sus riquezas. Y todos recordaban, de vez en cuando, el «Golconda Ship» original, sobre el que había habido tantas muertes, como para obrar el milagro de que ninguno de ellos fuera todo lo contrario a un hombre comunicativo.

    En el lugar donde había aparecido el «Golconda Ship», no había sol. No había más que millares de puntos de luz que en ningún momento parpadeaban. El más próximo de ellos, debía estar a muchas décadas-luz de distancia. Allí no reinaba más que la soledad, el vacío, y la desolación entre las estrellas. Era aquel camino, aquella ruta gigante, donde los botes salvavidas de las naves, eran totalmente inútiles. Bien es verdad, que había habido sobrevivientes de catástrofes espaciales ocurridas en aquellas rutas, que habían logrado llegar a buen puerto con botes salvavidas. Pero eran los menos. Y aquellos supervivientes ya nunca fueron normales, y nunca lograron arrancar de ellos el terror.

    Pero el «Golconda Ship» permaneció en aquella desolación durante bastante tiempo. Sus pilotos debieron hacer muchas anotaciones y realizar muchas observaciones. Pero llegaron a tener suerte. Al cabo de un corto período, Cepheit se identificó. La información concordaba con otro dato. ¡El «Golconda Ship» estaba allí! Con toda deliberación, dio media vuelta. Variaba su rumbo. Se situaba en posición exacta que le llevaría a su destino con microscópica precisión. Si otra nave hubiera estado observándolo, no hubiera apreciado en su corrección de posición más que un grado de arco. El tiempo que había permanecido en desaceleración no podría ser conocido. La nave más próxima que hubiera podido tener a sus alcances, hubiera sido incapaz de imitar sus movimientos.

    Pero no la había. Y aquella llevaba más riquezas a bordo de las que había en el tesoro de todo un planeta. Por otra parte, viajaba en secreto y sin dejar rastro alguno, y no había nadie que supiera donde estaba, y muy pocos que estuvieran al corriente de su confinamiento.

    En Punto de Control Lambda, Scott pensaba muy poco en aquella nave como tal. Para él no era más que parte de un problema. Si lo resolvía, podría vivir durante más tiempo. Y si no...

    Janet preguntó dubitativa:

    —¿Se puede hablar?
    —Y por qué no — repuso Scott — si eso la hace sentirse mejor...

    Ella descendía la escalera de caracol tras él. Hasta allí la parte que caía al otro lado de la pared, era el sector de servicios. Pero más allá de los pisos habilitados para camarotes, todo un aspecto distinto. Salían y entraban cables en la sala de control. Había cables que habían formado parte de la unidad propulsora de vuelo de cuyos servicios se había prescindido, y el sistema solar de vuelo, grandes tuberías, y los controles de los ocho motores pequeños que hacían bascular la nave hacia proa o hacia popa.

    Aquella parte baja, entre las sentinas, servía también para otros propósitos. Estaba dividida en túneles que conducían hacia la parte más ancha de la boya. A través de ellos se podían establecer diversas comunicaciones. Ello constituía una previsión de seguridad. Ningún desastre que dejara escapar aire de una de las zonas de la nave, influenciaría los sectores del otro lado de la misma. A menos que la boya se partiera literalmente en dos, siempre habría un pasadizo de proa a popa. Se podrían romper uno o más túneles, pero los otros continuarían desempeñando sus funciones. Scott continuó el recorrido.

    —Ahora estamos pasando por debajo de los camarotes — observó.

    Janet se estremeció visiblemente. Se le ocurrió pensar a Scott que los camarotes donde se habían efectuado los asesinatos tal vez no los hubieran limpiado todavía. Janet habría pensado en ello seguramente. Para cambiar el rumbo de sus pensamientos, dijo:

    —¿De qué se trataba lo que quiso decirme antes? Siguió bajando y bajando por la escalera metálica.
    —Estoy... pensando en Bugsy. Él... ¡le habría matado a usted!
    —¿Te sorprende? — repuso Scott con ironía — ¿Después de cuanto ha ocurrido ya? De todos modos, le concedí ese crédito por una cosa. Si un hombre está sediento de sangre, y Bugsy lo está, me gusta que quiera llevar a cabo sus asesinatos por sí mismo, en lugar de recurrir a alguien para que los haga por él. Y eso fue lo que quiso hacer Bugsy.
    —Pero usted... lo dejó en libertad...
    —No pude matarle — convino Scott — y tampoco podía meterle en la cárcel, ¿qué otra cosa podía hacer pues?

    Se detuvo. Estaban en otro piso, y en él había una puerta en uno de los lados, y otras dos más que constituían la usual cámara de aire de emergencia. Si se perdía el aire en cualquier parte del túnel, las dos puertas se cerrarían. Si se preveía el desastre, cada túnel se podía cerrar desde la sala de control hasta que el peligro hubiera pasado.

    —Ahí está el depósito de equipajes — dijo Scott—. Quiero inspeccionarlo un poco. Ahora guardemos silencio.

    Primero se aseguró de que el compartimiento estaba vacío. Entró en él desde el túnel. Janet no se movió del sitio donde estaba, agudizando el oído. La boya estaba sumida en el mayor de los silencios, a excepción del ruido casi imperceptible que hacían las suelas del calzado de Scott, que llegaba hasta ella un poco distante. Era un silencio muy peculiar. Parecían escucharse los últimos ecos del tintineo de una campanilla en el aire. Hubo un momento en que Janet oyó un ruido estridente, seco y no muy agudo, y la sensación de ahogo que la dominaba aumentó durante unos instantes. Quizá había sido el impacto de un micrometeorito sobre el casco de la boya. Éstas eran partículas infinitamente frágiles, pero su velocidad era enorme. El impacto sobre el casco despedía una llama blanca azulada, y las partículas se evaporizaban con ella. La verdad es que no infundían peligro alguno.

    Al cabo de un rato, Scott regresó. Parecía bastante contrariado.

    —Granadas de mano — dijo con disgusto—. Las hay en varios equipajes. Ya han cogido algunas de ellas. He traído unas cuantas como muestra.

    Se las mostró a Janet. Eran objetos lisos y redondos que daban la sensación de ser totalmente inofensivos. Se las metió en los bolsillos. Continuó descendiendo. Se asomó al jardín hidropónico donde el aire de toda la nave sufría un proceso de renovación por medio de las plantas que crecían al amparo de la luz artificial. Por curiosidad tocó algunas hojas.

    Cuando volvió al túnel, dijo:

    —Es curioso. Queman.

    Pero inmediatamente prosiguió su marcha descendente. Aquel constante girar alrededor de una escalera se convertía en algo tedioso. Scott dijo:

    —Tengo dos incógnitas. Una en la sala de máquinas. Dudo mucho que el hombre que se hacía pasar por ingeniero esté aún allí. Ocupaba aquel puesto para confundirme a mí. Y la otra es que quiero saber dónde se reúnen los hombres de Bugsy. Estoy seguro de que no les consentirá utilizar la sala del hotel. Si tuviera que venir alguno de los del «Golconda Ship» a bordo por la razón que fuera, su falta de refinamiento y pulcritud, y sus torvas miradas harían toda sospecha incuestionable. Tendrán algún sitio donde reunirse para beber sin medida. No me extrañaría que fuera la cubierta de la sala de máquinas.

    Cuando llegaron cerca, escuchó. Acercó el ojo al agujero de la cerradura de la puerta. Hizo un gesto a Janet para que no se moviera y entró. Parecía estar muy seguro de que nadie más podría entrar. Ella creyó oír ligeros rumores por algún sitio, y sus temores aumentaron.

    Le parecía que hacía mucho rato que él se había ido, y la joven temblaba cuando volvió.

    —Creí... haber oído... voces... — susurró ella—. Me pareció que bajaba alguien por las escaleras.
    —Cuando usted no era más que una pasajera, no pensaba en estas cosas — repuso él secamente—. Una pared, era una pared y nada más que una pared. Ahora, sin embargo... No creo que ninguno de los hombres de Bugsy.. o de Chenery... sienta curiosidad alguna por los recovecos y rincones de Lambda. Lo más probable es que oyera el ruido de alguna partida de póquer o de dados. Y eso precisamente es lo que quiero localizar.

    Se oyó el chasquido de una puerta al ser accionada con violencia. Ese ruido era más fácil de transmitirlo el metal que las voces, pero Scott se quedó completamente rígido durante unos segundos. Hizo un gesto con la cabeza a Janet, y terminó de bajar las escaleras. Cuando llegó abajo del todo, abrió una puerta con gran cuidado. Janet tenía razón. Había oído un ligero murmullo. Ahora el tono era más alto. Una conversación bastante acalorada tenía lugar.

    La voz de Bugsy sobresalía por encima de la de todos los demás.

    —¡Y yo te digo que todo el asunto de los cometas es una tontería! ¡Son todo mentiras! Los hombres del «Golconda Ship» lo mandaron para vigilar. Subió a bordo y Chenery lo reconoció. ¡Y él conocía a Chenery y lo atiborró de mentiras! ¡El «Golconda Ship» se acerca hacia aquí! ¡Vamos a apoderarnos de ella en cuanto llegue! ¡Y seremos ricos! ¡Lo que trae a bordo no se compra ni con un millón de los grandes! ¡Ni con diez! En cuanto hayamos asaltado el «Golconda» podremos encender nuestros cigarros con billetes! Tendremos dinero para tirar a manos llenas.

    Scott escuchaba. Bugsy se hallaba en apuros con sus hombres. No se sentían a gusto ni las tenían todas consigo. La voz de Chenery se dejó oír con un tono más grave que el habitual. Parecía estar asustado. Pero se mostraba mediador, y bastante más reflexivo.

    —¡Pero, compréndelo, Bugsy! ¡Los cometas están ahí! ¡Puedes verlos por ti mismo en las pantallas! ¡Se les ve hacerse cada vez más grandes! ¡Y vamos abocados hacia ellos! Si no recurrimos a las maniobras que dice Scott...

    Scott se estaba divirtiendo. Janet le miraba al rostro. Estaba atemorizada.

    —¡Olvídate de los cometas! — chilló la voz de Bugsy—. Un amigo científico me dijo una vez que un cometa se podía meter en un sombrero! El «Golconda Ship» se acerca, y está seguro de encontrarnos por aquí. Si nos vamos a otra parte puede mostrarse desconfiado y no acercarse al marcador asteroide. ¿Te imaginas lo que sería si se les pusiera la mosca detrás de la oreja, y nos dejaran aquí para que volviéramos a casa a pie?

    Se produjeron algunos murmullos. Alguien dijo querellosamente:

    —Deberíamos haber tenido nuestra propia nave por si algo no salía bien!

    Bugsy estaba atravesando momentos de apuro con sus hombres. Scott ya había contado con ello. Chenery, cosa habitual en él, estaba amedrentado. No encontraba solución para los problemas que le había planteado Scott, pero tampoco quería morir a causa del impacto de los Cinco Cometas. Si su terror se hacía contagioso, los hombres de Bugsy insistirían en no querer morir estrellados contra los Cinco Cometas. Si escapaba a aquella, podría ser que insistieran en querer apoderarse del «Golconda Ship». Las inmediatas suposiciones de Scott, demostraron que Bugsy no había sabido llevar con buena mano aquel asunto. Scott era el único hombre capaz de realizar un amarre con el «Golconda Ship». Los hombres de Bugsy no tardarían mucho en exteriorizar su idea de que no querían ir a parar a una cámara de gas. En un principio no habían pensado en tal peligro.

    Pero el problema más acuciante e inmediato de Scott era solucionar la supervivencia de la boya, porque era su primera misión y además no se hacía a la idea de perderla. Por otra parte, tenía que evitar por todos los medios la captura del «Golconda Ship», porque tal era su deber como oficial de Patrullas. Además, tenía que velar porque Janet no fuese asesinada o injuriada, estaba bajo su protección. Y después de todo ello, entregar a Chenery y Bugsy y a todos los componentes de su grupo, en el mejor estado posible a una nave de las Patrullas del Espacio, que no llegaría en unas semanas, para que ella les llevara a su cita con la cámara de gas.

    Llegó un momento, en que no supo cuáles eran los problemas más difíciles de resolver, si los de Bugsy o los suyos propios.

    Janet continuaba mirándole al rostro mientras el suyo propio estaba invadido por el temor.

    —Creo que están en las dependencias de la tripulación — susurró Scott—. ¡No está mal! Pero me aseguraré.

    Anduvo unos cuantos pasos que le separaban de la puerta. Ella escuchaba. Scott se distanció un poco de la puerta. Janet le siguió. Ahora oía con mucha más claridad el murmullo de las voces. Debían estar allí reunidos, casi todos los hombres que se hallaban a bordo. Les había sido prohibido por Bugsy y Chenery el andar merodeando por las estancias del hotel, y se habían reunido allí para pasar el tiempo hasta que llegara el momento de llevar a cabo sus propósitos. Habían estado jugando — todo al contado — porque el tesoro que esperaban llegar a tener entre sus manos, era todavía imaginario. Ahora, sin embargo, habían dejado de jugar para discutir.

    Con gran sentimiento, tocó una de las granadas que llevaba consigo. De haber estado Bugsy en su lugar, habría abierto la puerta de la sala de tripulantes, y hubiera arrojado dentro un par de granadas. O en una acción rápida, una buena ráfaga de disparos, hubiera dado por concluido el asunto. Para Bugsy, ello hubiera sido agradablemente violento, y muy efectivo. Pero Scott, no podía hacerlo. Simple y llanamente, no podía hacerlo. De haber sido necesaria alguna orden para determinar la actuación a seguir, hubiese sido sin lugar a dudas, prohibitiva.

    Sacudió la cabeza contrariado. La voz de Bugsy volvió a escucharse de nuevo:

    —¡De acuerdo! ¡Se lo preguntaré! ¡Chenery y yo se lo preguntaremos!

    Chirrió una puerta. En aquel momento Scott asió a Janet por la mano. Se alejaron procurando hacer el menor ruido. Pasaron cerca del hospital. Después pasaron por delante de la puerta de barrotes de hierro donde estaban los dos hombres heridos. Dieron la vuelta en un rincón del pasillo. Allí se detuvo, y con él Janet a quien susurró al oído:

    —No era esto lo que yo quería, pero hasta ahora todo va bien.

    Volvió a chirriar la puerta de nuevo, y se oyeron voces que aumentaban de volumen. Se cerró la puerta y el murmullo disminuyó.

    Se oyó con claridad la voz de Chenery, envuelta en fundados temores:

    —¡Yo lo único que digo, es que tenemos que asegurarnos, Bugsy! ¡Va en ello tu vida y la mía! ¡No estoy tratando de diferir ni posponer nada! ¡Pero esos cometas están ahí! ¡Cada vez se ven más grandes en las pantallas! ¡Tenemos que cerciorarnos!

    La voz de Chenery parecía estar acercándose. Bugsy masculló algo ininteligible.

    —¡Se lo podemos preguntar! — protestaba Chenery—. ¡Es un hombre tuyo y no mío! ¡Tú lo escogiste! ¡Y ahora está herido, pero puede decirnos si el teniente miente acerca de los cometas!

    Scott murmuró de forma casi imperceptible:

    —Van a hablar con uno de los hombres que hay en el hospital. Con su piloto astronáutico herido. No es mal asunto.

    Oyó algunos ruidos raros que dedujo debían ser los pasos de aquellos hombres sobre el suelo especialmente concebido para aislar sonidos. Después frunció el ceño. Bugsy y Chenery se hallaban entre ellos y las escaleras de tubo por donde él y Janet habían llegado hasta allí, y las escaleras normales que conducían a los pisos superiores. Aquellos dos hombres les cortaban el camino en caso de que se produjera una situación de alarma.

    Extrajo el arma de su funda. Si algo le ocurriera a él, no sería mucho menos lo que le sucediera a Janet. Volviendo a acercarse al oído de la muchacha para hablarle, dijo:

    —Si hay disparos, creo que será mejor que se una a la fiesta con el arma que le di. No es éste el momento más oportuno para hacer valer su condición de señorita. Tenga en cuenta que ellos tampoco son unos caballeros.

    Ella respiró profundamente. Scott no se entretuvo en mirar si ella extraía el arma de donde la había guardado. Se puso a la expectativa.

    En aquel momento no veía ni a Bugsy ni a Chenery. Oyó unos pasos. Vio sombras que se movían por el muro. Desaparecieron. Chenery y Bugsy habían entrado en la habitación del hospital donde reposaban los dos pacientes.

    La voz de Bugsy chilló:

    —¡Halley!

    Ni un ruido, ni una respuesta. Después, un movimiento en la otra cama del hospital. Una voz habló débilmente. Las palabras fueron menospreciadas.

    —¡Déjate ahora de historias! — gritó Bugsy—. ¡Halley, despierta! ¿De qué se compone un cometa? ¿De gas o de qué?

    Bugsy, que empezaba a perder los estribos, zarandeó al hombre herido, mientras reclamaba la información. Pero el hombre seguía sin contestar.

    —¡Despierta, maldito seas! — masculló Bugsy de nuevo—, ¿de qué se compone un cometa?

    La voz debilitada, volvió a hablar de nuevo.

    —¡Que te dejes... — y ahí la voz de Bugsy quedó cortada—. ¿Qué? ¿Muerto? — Se produjeron algunos movimientos en la habitación. Después Bugsy volvió a hablar de nuevo—: ¡Bah! — su tono de voz era puro sarcasmo—. ¡Muy bien, Chenery, pregúntaselo tú!

    Entonces, la voz sin fuerzas habló por tercera vez. Y Scott se movió con más rapidez de lo que lo había hecho en su vida. Estaba de pie, cerca de la puerta, con el arma preparada, antes de que Bugsy reaccionara por lo que el hombre herido había dicho.

    —El teniente pasó...
    —¡Eso es exactamente, Bugsy! — dijo Scott—. Por favor, no intente sacar su arma! ¡Si lo hace me veré en la necesidad de matarle!

    Bugsy dudó, pero debió recordar que antes ya había recibido una lección. No hizo la menor intención de ir en busca de su arma. Chenery alzó los brazos sin que se lo ordenaran. De su garganta salieron unos ruidos confusos, hasta que consiguió decir en tono de protesta:

    —¡He estado discutiendo con él, teniente! Trataba de llegar a un acuerdo...

    Scott hizo un movimiento conminatorio con el arma. El sonido de las voces de los que habían apresado la boya, en su discusión los unos con los otros, no era más que un murmullo. Pero si alguien levantaba la voz aquí, les atraerá a todos.

    Pero nadie osó hacerlo. Scott se apoderó del arma de Bugsy mientras salía chirriando los dientes. No se molestó m en desarmar a Chenery, que caminaba conteniendo la respiración.

    —Vamos a volver a la sala de control — dijo Scott en voz baja—. Quiero ver si consigo meter en la cabezota de Bugsy, la importancia de la situación en que nos hallamos. Se han producido algunos hechos tangibles que parece que todavía no ha comprendido.

    Les indicó con un gesto el lugar por donde tenían que ir. Escogió el camino más habitual. No tenía objeto alguno revelar informaciones que en otro momento podían ser útiles. Mientras subían, podían oír con bastante claridad las voces de los que estaban en el cuarto de la tripulación. Ahora ya no era un murmullo, sino una disputa. Hubo un momento, en que todos gritaban a la vez. Bugsy maldecía en voz baja. Sabía que aquellos hombres necesitaban en aquel momento que pusiera punto final a las discusiones y diera órdenes severas.

    —Estaba observando algo importante — dijo Scott tranquilamente — cuando llegaron ustedes. Cuando lleguemos a la sala de control le explicaré a usted algo que parece no querer comprender, y entonces puede que actúe de un modo más sensato.

    Tal vez sólo el se daba cuenta de la ironía que encerraban sus palabras. Sus cautivos, no tendrían otra solución que morir entre un cúmulo de llamas blancas meteoríticas, si es que no llegaban a percatarse de la gravedad extrema de la situación, o bien, otra posibilidad, era rendirse mansamente, y morir al cabo de unas semanas, en lugar de dentro de unas horas. Tal vez no tuvieran el juicio suficiente como para aceptar cualquiera de las dos alternativas. Pero no era fácil pensar en una tercera.

    —Deberían — observó mientras subían las escaleras, una vez dejada atrás la sala de máquinas — deberían haber tenido ustedes una nave para escapar, en caso de necesidad. Podrían haber hecho un trato con alguien para que viniera por aquí y se hubiera podido llevar todo el cargamento que hay a bordo, como regalo. Los cargamentos espaciales, por lo general son de mucho valor.

    Bugsy escupió. Chenery dijo malhumorado, aunque en el fondo estaba satisfecho de que le hubieran dejado el arma con él:

    —Tendrías que haberles dicho en qué consistía el trabajo. Y podrían haber puesto manos a la obra.

    Tenía bastante razón. Pero Scott no hizo ningún comentario. Atravesaron una de las plantas de cargamento. No había nadie. A los hombres que seguían a Bugsy y a Chenery, no les gustaba estar solos en ningún momento. Eran hombres que necesitaban constantemente, que se les recordara y se les reasegurara la importancia de su valor. Siempre, siempre, tendrían que depender de alguien; eran incapaces de satisfacer sus necesidades por sí mismos. Y siempre necesitaban estar con compañía, con otras gentes. Y por eso, con lo enorme que era aquella boya espacial, estaba por todas partes vacía, excepto en una habitación que estaba abarrotada de gente, y repleta de humo. Allí, los hombres, jugaban idénticamente igual que solían hacerlo en cualquier planeta. De haber habido mujeres entre ellos, su regocijo y satisfacción habrían sido completos. Si capturaban al «Golconda Ship» y huían con las riquezas, se volverían a reunir otra vez en otros sitios, y se dedicarían a diversiones similares. La única diferencia real consistiría en que las apuestas serían mucho más elevadas, y que las mujeres serían de ensueño. Y sólo por eso, cometían múltiples asesinatos, hasta que al fin tuvieran que hacer frente a la ejecución, de las sentencias que se les dictara.

    Scott condujo a los cautivos tres pisos más arriba de los jardines. El de en medio se hallaba sumido en la oscuridad. Después llegaron al piso más bajo de los tres destinados a camarotes de pasajeros. Se oyeron unos ronquidos, y un olor fuerte e inconfundible a alcohol.

    —¿Quién es? — preguntó Scott.
    —Nuestro ingeniero — repuso servilmente Chenery—. Ha estado así desde que...

    No dijo más. Siguieron caminando. Pasaron por el hotel. Todo en silencio. Todo estaba en calma. Con obstinación, Scott, fue conduciendo a los otros hacia la sala de control.

    —No me esperaba esto — dijo tranquilamente—. Y no creo que se hayan dado cuenta. Bugsy, ¿cuál era la especialidad del hombre que encontró muerto en el hospital? ¿Qué hacía? Viniendo hacia aquí se me ocurrió pensar que podría ser muy importante.

    Bugsy carraspeó:

    —Era un piloto astronáutico. Era...

    La garganta pareció que se le obstruía. Se quedó mirando fijamente a Scott. La sangre empezó a fluir lentamente a sus mejillas y labios, hasta que todo el rostro tomó un tinte casi azulado. Parecía haberse manchado con tizne. Abría la boca y la cerraba, sin emitir ningún sonido. Después se quedó mirando fijamente a la pared y trató de tragar saliva, pero no pudo.

    —Le necesitaba — dijo Scott — para pilotar el «Golconda Ship» en cuanto se apoderaran de él. Y ahora no tiene a nadie que pueda fijar su rumbo, o que sepa hacia dónde dirigirse, nadie que sepa fijar los tiempos de desaceleración, o que sea capaz de hacer aterrizar una nave, si es que encuentran un planeta. Pero no es muy probable que puedan siquiera acercarse a un sol. Y por descontado, no encontrarán el sitio donde habían proyectado aterrizar con el «Golconda Ship». Me parece que sin un piloto astro, náutico, lo único que harán será volar a ciegas, alrededor de la galaxia, hasta que se vuelvan locos y mueran.

    Bugsy comenzó a maldecir. De su boca salieron las palabras más terribles que jamás se escucharon. Scott le dio una bofetada con el dorso de la mano que le cruzó la boca.

    —¡Ya vale, estúpido! ¡Ya vale!

    Bugsy se contuvo. Aquel tipo de violencia no lo había experimentado nunca. Para él la violencia, eran las armas de fuego. Pero nunca en la vida le habían abofeteado.

    —Sea lo que sea que usted crea o deje de creer de los cometas — dijo Scott fríamente — lo que sí sabe seguro es que tiene que tener un piloto astronáutico. Usted no sabe localizar un sol, o un planeta circundante al mismo, ni sabe cómo llevar a tierra una nave.

    Chenery se retorcía los puños. Janet estaba sentada tranquilamente cerca de un cuadro de mandos. El arma que había mantenido con bastante firmeza durante la ascensión desde la parte baja de la boya descansaba ahora sobre la falda. De vez en cuando miraba a Scott. Pero la mayor parte del tiempo sus ojos estaban fijos en los dos hombres que habían traído allí.

    Scott se acercó a las pantallas. La imagen resplandeciente del asteroide marcador se había desplazado un poco. Había muchas estrellas, excepto en las pantallas de escaso radio de acción. Una enorme masa nebulosa y llena de luz, parecía dirigirse directa e irremisiblemente hacia Lambda.

    —Así — dijo Scott—, ahí están los Cinco Cometas. Vamos directamente hacia sus cabezas. Yo puedo conseguir quizá hacerla pasar la boya por entre medio de ellos. Usted no. Se me tiene que obedecer a todo cuanto diga al pie de la letra, si es que tenemos que lograrlo. Y yo sé pilotar una nave hacia cualquier sitio que haga falta ir. ¡Pero no entra dentro de cálculos el salvar la vida a un montón de asesinos, para que después ellos me lo paguen matándome a roí también!

    Chenery dijo implorando:

    —¡Escuche, teniente! ¡Haré lo que sea! ¿Qué es lo que quiere? ¡Diga lo que hay que hacer! Bugsy se apresuró a intervenir:
    —¿Dijo usted que sería capaz de pilotar nuestra nave?
    —Sí — afirmó Scott—. A cualquier parte.
    —Tal vez usted hiciera voltear demasiado el «Golconda Ship»...
    —Soy el teniente Scott, de las Patrullas del Espacio — dijo éste—. Se me ha hecho partícipe de la señal de reconocimiento del «Golconda Ship», en lo cual ustedes no habían pensado. Hay una contraseña para confirmar a la nave de que todo marcha bien, y de que puede acercarse con toda tranquilidad.
    —¿Cuál es el trato? ¿Qué es lo que quiere? — se apresuró a preguntar Bugsy.
    —Aún no lo sé — repuso Scott—. Sólo se me ocurrió pensar que quizás ustedes tuvieran alguna idea. Confío menos en ustedes que en los bigotes de un mosquito. Por eso es difícil llegar a un pacto con ustedes. Traten de encontrar una garganta en que podamos confiar, por el bien de todos. Si lo hacen, les escucharé. Pero asegúrense bien de que sea buena. Y no queda mucho tiempo. Por la ruta que llevamos ahora, nos encontraremos con la primera masa de meteoros, en menos de tres horas. Por entonces, ya habrá por aquí muchos pactos descarriados... lo suficientemente descarriados como para destrozarnos en un santiamén.
    —¡Yo no me creo todo eso de los cometas! Yo lo que quiero... — intervino Bugsy.
    —Si soy yo el que pilota, hay que creérselo — repuso Scott—. Es como dos coches que van a toda velocidad hacia una intersección; si ninguno de los dos se puede parar, la colisión es segura. Eso no es mentira. Y si no puedo ocuparme de eso, entonces de nada serviría un pacto.
    —De acuerdo — convino Bugsy—. Por mí, de acuerdo. El «Golconda Ship» ya vendrá después. Usted manda. Usted está a salvo y ella también si es eso lo que quiere. Repartiremos el pastel en tres trozos.

    Scott hizo una mueca burlona.

    —¡Eso sí que es algo que yo no me creo! No confío en usted ni medio segundo. ¡Piénselo, Bugsy! ¡Utilice el cerebro! Encuentre alguna solución mejor que su propia palabra. ¡Y ahora, fuera! ¡Ésta es mi sala de control!

    Empujó a Bugsy hacia el exterior. Chenery dijo desesperadamente:

    —Pero, teniente..., ¿qué clase de trato?
    —Eso es cosa suya — dijo Scott—. Más me gustaría pactar con usted.

    Cerró la puerta de la sala de control una vez Chenery estuvo fuera. Después se volvió hacia Janet.

    —Es algo terrible el tener conciencia — dijo—. Bugsy no está armado, pero Chenery lo está. Le dejé el arma. Le he dicho que más preferiría hacer un trato con él. Pero mi conciencia no me permitió mencionar que las cosas irían mucho mejor si Bugsy muriera. ¡Espero que Chenery tenga la misma idea!

    Janet se humedeció los labios.

    —Pero usted les ofreció... les propuso...
    —Yo dije que deberían tener un piloto astronáutico. Y es cierto. Además, ¿qué es lo que estoy haciendo? Les señalé que lo era, y lo soy. Dije que quería que usted estuviera a salvo. Y es verdad. Dije que si me proponían un trato les escucharía. Y estoy dispuesto a ello. Pero yo no dije que llegaría a acordar ningún pacto con ellos. Eso no.

    Ella le miró fijamente.

    —Lo que necesitan es ocuparles en algo útil — dijo Scott con impaciencia—. Como por ejemplo en pensar en la forma de ayudarme. Pero los cometas están cada vez más cerca, y yo no voy a hacer más que poner obstáculos, hasta que los tengamos prácticamente encima, y hasta que Bugsy y Chenery, me dejen tranquilo para salvar la boya a mi manera y según mis principios.
    —Pero entonces...
    —Esta es mi primera misión independiente — repuso Scott—. ¿Cree usted que voy a permitir que todo se vaya al traste en las primeras doce horas de estar a bordo? ¡He de lograr pasar la boya a través de los cometas! Puedo hacerlo. Bugsy y Chenery no pueden. Y en cuanto hayamos atravesado los peores momentos se mostrarán insolentes. Janet se sentía azorada. Scott parecía estar hablando de cosas sin sentido. Había al menos veinte hombres a bordo con armas que habían utilizado para asesinar. Y aun esperaban cometer más asesinatos. Hasta ahora habían dejado que Bugsy y Chenery se las entendieran con todo. Ellos se dejaban guiar. Pero si empezar a sospechar, o a convencerse de que el peligro de los cometas de que hablaba Scott era...
    —¿Y no podría decirles cómo lo va a hacer? — preguntó ella con incertidumbre—. Usted les pide que le tengan confianza, que le crean... y ellos podrían... pero se creerían que usted era como ellos...
    —No puedo decirles corno lo haré — repuso Scott gravemente—. Sólo el hecho de insinuarlo les haría morirse del susto.


    Capítulo V


    EL «Golconda Ship» apareció de nuevo en el espacio normal. Una vez más se hallaba a varios años-luz del menor vestigio de algún mundo sólido. El piloto de la nave — el piloto astronáutico—, era un hombre experimentadísimo. No era muy difícil el trasladar una nave espacial desde un planeta a otro en el sistema solar. Había desplazamientos orbitales, corrientes meteoríticas y algunos destellos solares, que en ocasiones venían a complicar el problema, pero en realidad, no era muy difícil. Pero era aún más fácil llevar una nave de un sistema solar a otro, con todas las relaciones de cálculos y velocidades que entraban en juego... con tal de que la distancia no fuera demasiado grande. A seis o siete años-luz, el piloto acertaría en el punto propuesto, manteniendo el período específico del sistema de vuelo, contando con el margen de error que suponía que la estrella a la que el piloto se disponía a ir, hubiera efectuado una rotación de seis o siete años desde que emitió la luz que servía de referencia al piloto. La eclosión se producía por lo general, a una semana-luz y muy a menudo mucho más cerca todavía. El piloto entonces, llevaría la nave hasta el sol más próximo en uno o más saltos de vuelo. En ese momento, efectuaba un reconocimiento del sistema planetario, y determinaba con exactitud hacia dónde debía dirigirse. Entre sistemas, cercanos los unos de los otros, la astronavegación, no era un problema complicado.

    Pero el «Golconda Ship» efectuaba saltos de vuelo de centurias-luz, y no entre soles frecuentados. En tales casos, cuando se efectuaba la eclosión, el piloto no sabía exactamente dónde se hallaba. No era fácil establecer la identidad de las estrellas circundantes. A menos que hubiera un Cefeida de períodos ultra cortos, podían pasarse días tratando de averiguar la posición en que se hallaban, mientras que los errores se sumaban sin cesar.

    Por eso, las naves utilizaban normalmente rutas espaciales, debidamente vigiladas, y con todas las estrellas que se divisaran desde las mismas, perfectamente delimitadas en las cartas de navegación, además de que tenían puntos de control, y otros sistemas de ayuda a la navegación. Pero el «Golconda Ship», no podía hacer uso de todo ello, sin revelar al menos con más o menos aproximación, el lugar de donde venía, y hacia donde se dirigía. Cuando detenía los motores, para efectuar estudios y observaciones de posición, era donde nunca se tenía noticia de que hubieran aparecido otras naves, y entonces se dedicaba a un largo y complejo proceso de localización de sí mismo. Se realizaban cálculos, se obtenían resultados, y se comprobaban, hasta que se sabía con certeza el lugar dónde se hallaba. Pero nadie más en toda la galaxia conocía su verdadera posición. Entonces, el «Golconda Ship», desaparecía.

    Y todavía se hallaba en la oscuridad y en la soledad de su vuelo, cuando Scott fue hacia un rincón de la sala de control del Lambda. Una puerta disimulada que había allí se abría a una escalera muy estrecha, que bajaba hasta el piso inferior y que comunicaba con la cocina del hotel restaurante. En los tiempos en que Lambda era un crucero, aquella escalera se utilizaba para llevar café y cosas por el estilo a los pilotos, sin tener que atravesar para ello el salón del hotel. Habiendo estudiado los planos, Scott conocía a la perfección tales detalles.

    Llevó con él a Janet. Cuando llegaron al final del pasillo, dijo:

    —¿No tiene muchas esperanzas, verdad?
    —Pues no lo sé — repuso Scott—. He estado demasiado ocupado hasta ahora imponiéndome a la situación. No he tenido tiempo ni para forjarme esperanzas ni para perderlas.
    —Yo no he tenido ninguna esperanza desde el principio — continuó Janet tranquilamente—. Desde el primer momento, he estado convencida de que no había ni la más remota probabilidad de que al final no resultara... asesinada. Pero no se puede estar aterrorizada durante tanto tiempo. Las emociones al final se consumen, se agotan.
    —Entonces, hágalas renacer otra vez — comentó Scott—. Quiero que usted se enfrente un poco con la situación para ayudarme. ¡Vamos!

    Él iba delante, y cruzaron por la cocina, y por delante de unas mesas cubiertas con plástico, donde había comida preparada. Fue hacia un extremo de la habitación, donde había otra puerta, que había sido prevista para servir bebidas y sandwiches en la sala del hotel.

    —Esto será una apuesta — dijo volviendo el rostro por encima del hombro—. Una apuesta en la que entrarán en juego la suerte, o la oportunidad, o el destino, pero en la que habrá que salir ganando la partida a las tres. Pero a quien voy a pedir que apueste es a usted.
    —¿Y en qué consiste el juego?
    —Pues en cierto modo, lograr ganar el privilegio de continuar respirando — respondió Scott. Se aproximaron a otra puerta—. Y aunque hay muchas probabilidades en contra, también las hay de sobrevivir. Y por esto último es por lo que usted apostará. Yo lo que tengo que conseguir es simplemente que la boya pase a través de los cometas. Si lo logro, entonces estará usted a salvo, temporalmente, y podrá serme de alguna utilidad.
    —Debo confesar que no le entiendo.
    —Pronto lo comprenderá — le aseguró Scott—. De momento, tenemos que estar tranquilos.

    Abandonaron la sala del hotel. Poco después, encontraron una puerta en cuya parte superior se leía: Bote salvavidas. Prohibida la entrada. Desde donde estaba se podía vigilar la parte de entrada de la sala del hotel. De momento no había nadie. Retrocediendo un poco se podía ver el pequeño teatro, la gran puerta que conducía al restaurante, y el mostrador de la entrada del hotel. Había sillas con grandes respaldos y alfombras. Había revistas sobre una o dos mesas. Y también se veía una película de polvo sobre los muebles que testificaba en silencio que algo no iba bien.

    Se le ocurrió pensar a Scott, con cierto humor, que si realmente se quería engañar a la tripulación del «Golconda Ship» antes de que fueran asesinados, de momento se tendrían que convertir todos aquellos pistoleros a sueldo que había a bordo, en amas de casa apacibles que sacudieran el polvo, hicieran limpieza, y lo preparan todo para dar la impresión de que había gente normal a bordo.

    Abrió la puerta en cuyo interior se hallaba el bote salvavidas. Después la volvió a cerrar con cuidado para no hacer ruido. Anduvieron por un estrecho pasillo y llegaron a otra puerta metálica. Scott la abrió. A escasa distancia estaba el bote salvavidas, y un poco más lejos las grandes válvulas que al abrirse permitirían a la nave emerger. Puso a la luz el tablero de advertencias que tanto impresionaba a los pasajeros cuando se les mostraba. Si había necesidad de hacer uso del bote salvavidas, decía la explicación standard, y si un bote estaba a punto de abrir las válvulas de emergencia y abandonar la nave, y si alguien llegaba con retraso al bote, cualquier intento que hiciera para abrir la puerta interior se transmitiría al interior de la nave. De ese modo nadie podía quedar abandonado. Y había un teléfono que comunicaba con la sala de control también, en caso de necesidad de instrucciones de último segundo.

    A los pasajeros les daba muchos más ánimos estas pruebas que el hecho de pensar obstinadamente en su propia salvación.

    Scott introdujo a Janet en el interior del bote, y le mostró la forma de cerrar por dentro la puerta.

    —Y aquí está lo primero que tiene que saber — le dijo a Janet profesionalmente—, abre esto — empezó a demostrarle — y el bote ya está a punto para despegar. Sólo los hombres del espacio que tienen un título acreditativo de sus conocimientos, llevan una llave para libertar la nave. Entonces si tira de esta palanca... — le mostró cómo hacerlo—, saldrá de la cámara. Usted no tiene que hacer más que única y exclusivamente lo que yo le diga. Nada más. No será suicida, pero puede ser la última probabilidad. ¿Entendido?

    Ella asintió. Y él continuó explicando:

    —Esto es el motor. Tiene que recordar en todo momento, que en un bote espacial, hay que hacer uso del motor, para lanzarse, y la reserva del mismo para pararse, pero no lo use nunca durante el vuelo. ¡Y no hay que detenerse de pronto! Si quiere ir hacia otro bote, o una nave o lo que sea, nunca intente ir por derecho. Podría estrellarse. En lugar de eso, lo mejor es pasar cerca una y otra vez. Y a medida que pasa una y otra vez se frena con el motor de retención. Es el único medio de ponerse a la par con el objeto que se quiera abordar.

    Le dio instrucciones para la lectura de datos. Detalles. Le dio explicaciones. En un par de ocasiones dibujó diagramas sobre el polvillo que recubría el interior del bote.

    Pasó por alto toda instrucción que no fuera concerniente al uso de bote como medio de sobrevivir mientras esperaba el rescate. Pero le explicó una vez y otra y otra, la forma de aproximarse a un objeto en el espacio, y la forma de hacerlo más rápidamente, teniendo en cuenta las presas magnéticas del bote. De todos modos, no olvidaba en ningún momento, que la utilidad de toda aquella instrucción dependía por entero de lo que él consiguiera hacer desde la sala de control.

    De pronto Janet, dijo tranquilamente:

    —Se supone que sólo el oficial de una nave debe! manejar un bote espacial. Me está enseñando y usted es quien pertenece a las Patrullas. Mientras yo me ocupe de esto, ¿qué estará haciendo usted?

    Ése era un asunto que sólo incumbía a Janet. La galaxia, considerada como un todo, estaba interesada en otros asuntos. Visto en gran escala, los soles brillaban en el vacío, los meteoritos refulgían, y los cometas, incluyendo a los Cinco Cometas de Canis Lambda, se desplazaban a velocidades increíbles. En escala más reducida, las naves de transporte de mercancías, despegaban de los aeropuertos del espacio, hacia donde poco después, desaparecían como el estallido de una burbuja, y las naves de pasajeros tomaban tierra y volvían a despegar otra vez... Pero prácticamente, nadie pensaba en Punto de Control Lambda.

    Ni aun siquiera las que habitaban en aquellos momentos la boya pensaban en tales cosas. Los hombres de Bugsy, y los pocos que había de Chenery, estaban jugando en la sala de tripulantes. Lo único que les preocupaba era los caprichos de los naipes y el rodar de los dados. Chenery era la única excepción. Él se esforzaba por ser más agudo que ningún otro. La idea del golpe había nacido en él. Pero en sus planes no entraba el uso de la violencia, sino el de la amenaza en último extremo, porque quería ser el perspicaz, el más inteligente y el más admirado. En estos momentos le preocupaba el futuro de la boya. Cuanto más cuanto que se hallaba en ella. Y si ésta no resultaba destruida al cabo de unas horas, él ya tenía medio trazados sus planes para hacerse con el tesoro del «Golconda Ship». Las ideas de Bugsy respecto a la boya, ya eran más confusas. Por su carácter, no había más que una solución para todos los problemas. Poseía una mente violenta. Donde Chenery veía un obstáculo casi insalvable, Bugsy en seguida encontraba una solución violenta conque sofocar el problema. A consecuencia de que la captura de la boya espacial se había complicado con otras cosas imprevistas, no dudó ni un instante, sin dar tregua a emplear la inteligencia, en convertir la captura en una auténtica masacre. Y como el «Golconda Ship» era capaz de escabullirse a la más astuta de las trampas, estaba resuelto a dominarlo recurriendo a hacer una matanza sin tregua ni cuartel. Y no creía en el peligro de los Cinco Cometas porque la violencia humana nada podía hacer contra ellos. Pero, en cierto modo, también pensaba en el Punto de Control Lambda.

    Janet parecía hacerse cargo de la situación. Scott le explicaba lo que estaría haciendo para tratar de hacer innecesario cuanto acerca del vuelo del bote espacial le confiaba. Si Janet tenía que poner las instrucciones en práctica, mantener la cabeza serena, y recordar cada uno de los detalles imprescindibles, aún así no estaría a salvo. Pero su peligro sería impersonal, pues si aún en el bote salvavidas no se salvaba consideraba que sería relativamente poco lo que perdía, comparado con el hecho de tener que morir en Lambda.

    —Lo intentaré — dijo ella con soberbia—, pero preferiría que fuera usted el que pilotara el bote espacial.
    —Yo vuelvo a la sala de control — repuso Scott—, Y durante el tiempo que resta, no haré nada a ser posible. Pero Chenery o Bugsy, sí que pueden hacer algo. De manera que tengo que estar preparado para cualquier cosa.

    Hizo mención de salir del bote espacial. Janet dijo gravemente:

    —Gracias.

    Él hizo una mueca y se encogió de hombros.

    —No es que sea una situación muy agradable. Pero no hay muchas mujeres que fueran capaces de salir con bien de ésta, y usted creo que sí que puede.

    Salió. Desde la puerta donde se leía: Bote Espacial. Prohibida la entrada, estuvo escuchando con atención. No oyó nada. Un poco más tarde fue hacia el hotel, como podría haber hecho un camarero sirviendo bebidas a los pasajeros.

    Poco después oyó ruidos procedentes de la escalera que conducía a los camarotes de los pasajeros. Eran voces. Alguien subía por las escaleras. Distinguió la voz de Bugsy, la de Chenery y la de un tercer hombre que Scott no había oído nunca hasta entonces. Aquella tercera voz, decía en un tono confuso:

    —¿Pero, qué demonios... es lo que... ocurre? ¿Por qué no tenéis... que dejar dormir... a un tipo... como yo? ¡Dejadme solo!

    Se oyó el ruido de un golpe y un grito:

    —¡Eh! — la voz de Bugsy gritaba de un modo feroz—. ¡Sal de ahí! De lo contrario... Chenery protestaba:
    —¡Déjame que yo me las entienda con él, Bugsy! — Después dijo dándole ánimos—. ¡Ya no queda mucho, Joey! ¡Después te podrás sentar! Tendrías que serenarte, y cuanto antes mejor, pero claro, no puedes! Vamos, ahora, sube...

    Chenery y Bugsy aparecieron en la parte alta de la escalera. Entre ambos, medio sostenían y medio arrastraban a un hombre desgreñado, cuya cabeza pendía de un lado. Lo llevaron hasta el piso correspondiente al hotel. Cuando llegaron, Scott estaba sentado en un sillón, aparentando haber estado allí desde hacía bastante. Dejó descansar la revista sobre las piernas, mientras mantenía un dedo entre las páginas que simulaba haber estado leyendo.

    —¿Qué es eso? — preguntó pausadamente.

    Bugsy le miró atentamente. Chenery hizo cuanto pudo por mantener al tercer hombre en posición erguida. Su actitud hacia Scott era ambigua. Scott era un Patrullero, y sabía que Chenery era últimamente el responsable de los asesinatos acaecidos en Lambda. Pero Scott le había dejado armado, y Chenery creía en lo que él le había dicho acerca de la naturaleza y constitución de los cometas.

    —Es el ingeniero que trajimos — repuso Chenery con dificultad—. Era un hombre del espacio, pero le retiraron la licencia. Bugsy quiere convencerse de lo que usted dice acerca de los cometas. Éste ha estado borracho desde que... bueno, ya sabe usted desde cuándo.
    —¡Una buena idea! — exclamó Scott—. Les llevaré a la sala de control.

    Cruzaron el hotel y subieron a aquella parte de la nave, la boya, que era territorio de las Patrullas del espacio porque era desde donde hacían todas las observaciones. Desde allí era de donde se hacían todas las llamadas características de puntos de control, y desde donde se establecían todas las comunicaciones.

    Abrió la puerta con maneras que sugerían cordialidad. Ayudó a Chenery a transportar al hombre todavía intoxicado hasta una silla.

    Chenery murmuró sorprendido:

    —¿Dónde está Janet?
    —Descansando — contestó Scott—. Confío en que esté durmiendo. Encontré un sitio para ella donde espero que no la molestarán. Esa muchacha está muy agotada. Últimamente no ha pasado momentos muy apacibles, que digamos.

    El hombre sentado parecía que iba a volver a quedarse dormido otra vez. Scott le tomó la cabeza entre sus manos, y empezó a balancearla de un lado a otro. El desgreñado ingeniero, de pronto, quiso debatirse para escapar. Se levantó de la silla en un esfuerzo supremo, y medio confundido, intentando huir.

    —¡Mira! — dijo Scott dándole alcance y obligándole a mirar hacia las pantallas —.

    ¡Mira! ¡Cometas! ¡Vamos directamente hacia ellos! ¡Vamos a estrellarnos contra ellos!

    Los ojos del ingeniero que estaban llenos de legañas, parecieron esclarecerse al mirar. Y entonces Scott presenció la escasamente frecuente experiencia de ver a un hombre borracho serenarse en pocos minutos.

    El primer signo de ello, fue que su rostro enrojecido por la bebida, empezó a mudarse de color. Sus manos, que se debatían por escapar de la presa o que le tenían sometido Scott y Chenery, se relajaron. La postura de su cuerpo, perdió flojedad. Se envaró. Y entretanto, el color de su rostro había ido transformándose incesantemente hasta que todo quedó en un tinte grisáceo de terror.

    —¡Dios! — exclamó—. ¿Vamos hacia... eso? Chenery dijo con ansiedad:
    —¡Son mucho más grandes que antes, Bugsy! ¡Mucho más grandes! ¡Míralo tú mismo! Y estamos mucho más cerca...
    —¡Tú! — masculló Bugsy. Estaba tan encolerizado que no pudo impedir que salieran de su garganta sonidos inarticulados antes de decir con vehemencia—: ¡Son cometas, sí! ¡Vamos hacia ellos! ¡Sí! ¿Pero qué son? ¿Gas o qué?

    El ingeniero, mucho más sereno, temblaba.

    —Son rocas — dijo con voz apagada—. ¡Del tamaño de tus puños! ¡Del tamaño de casas! ¡De montañas! ¡Las hay de todos los tamaños! ¡Tenemos que esquivarlas como sea!

    Scott dijo fríamente, pero en sentido aprobatorio:

    —¡Pues tú eres un hombre del espacio! Depende de ti. ¡Bugsy está deseando esquivarlas tanto como tú!

    Bugsy se retorcía las manos. Poseía una mente violenta, y para él la respuesta a cualquier emergencia era la violencia. Pero aún así sabía que nada que los hombres pudieran hacer, lograría destruir o minimizar la fuerza de los cometas. El más próximo de todos era un globo resplandeciente de algunas decenas de miles de millas de diámetro. Había uno más pequeño, que quizá no era más de una quinta parte del tamaño del anterior. Y después venían dos cometas gemelos, casi tan grandes como el pringo, y el quinto que les iba dando alcance, desde un ángulo tal que descubría una cola increíblemente larga y brillante que iba a perderse en el infinito.

    —¡Entonces, haz algo! — gritó Bugsy. Pero dominado por el pánico volvió a chillar—. ¡Haz algo pronto!
    —Nos queda aproximadamente una hora y media — repuso Scott con calma—. Con cierto margen de error, claro. ¿Ha pensado ya en d trato que me va a proponer, Bugsy?
    —¡Haz algo! — seguía gritando Bugsy al ingeniero—. ¡O haces algo, o te mato aquí y ahora mismo!

    El ingeniero, cada vez más sobrio; tendió las manos hacia el tablero de mandos. Accionó una palanca. Se notó una sacudida muy pequeña en toda la nave. Accionó otro mando, y se volvió a experimentar lo mismo.

    Y los objetos que evidenciaban las pantallas se trasladaron visiblemente hacia un lado. Las, al parecer, áreas nebulosas estacionarias — que habían duplicado de tamaño desde que Scott llegó a bordo—, daba la impresión de que se alejaran pacientemente hacia la derecha hasta que aparecieron sobre otra pantalla que reflejaban la situación exterior por el lado de proa. Y las masas de estrellas y porciones de cometas que antes se captaran sobre ésta, ahora aparecían por otra pantalla distinta. Una curiosa sensación de suspense fue tomando incremento en la nave, a medida que ésta se balanceaba. En aquel mismo instante, una parte de Vía Láctea aparecía, por donde poco antes sólo se divisaban los Cinco Cometas.

    Lambda, evidentemente, estaba describiendo un giro en el espacio. Pero sin ejercer impulso alguno. Continuaba en su órbita, viajando a una velocidad que hubiera parecido increíble de haber habido allí algún objeto estacionario para medirla. Pero el asteroide marcador compartía la velocidad de la boya. Se hallaba a menos de dos millas de distancia. Hay que decir que poseía campo gravitatorio. Si se atraía a la boya hacia él, lo hacía en fracciones de pulgada, a lo largo de varias semanas. El asteroide y la boya espacial iban juntos en una especie de ciega camaradería hacia la tormenta meteorítica, hacia el huracán meteorítico, hacia el tifón de meteoros que escupía descargas mortíferas.

    La boya no hacía más que dar vueltas. Tenía cuatro motores en la proa y otros cuatro en la popa. Él asustado, tembloroso y repentinamente sobrio ingeniero, no hacía más que manipular una de las unidades de la proa de la nave hacia la izquierda. Había otra unidad que impulsaba la popa hacia la derecha. Y aún las habían que hacían levantar la proa o inclinar la popa, y nada era posible para las dos proa y popa, decantarse en la misma dirección, según conveniencias de colocación de la boya. Pero eso sólo se ponía en práctica cuando un crucero tenía que hacer una operación de amarre muy peligrosa con la boya, lo cual ocurría en algunas ocasiones que era preciso transbordar grandes pesos. Y ahora la boya daba vueltas simplemente hasta que estuviera en frente del lugar por donde se acercaban los Cinco Cometas. El ingeniero, desconectó la acción de los controles, para detener el balanceo.

    Bugsy gritaba ferozmente:

    —¡Ahora continúa! ¡Continúa alejándote de esos cometas! ¡Eso es el asteroide! ¡Sigue! ¡Aléjate! ¡Sigue alejándote!

    El sudor penaba el rostro del ingeniero. Había permanecido bajo el atolondramiento de un estado etílico desde que se cometieron los asesinatos, hasta hace unos momentos en que le habían obligado a salir de su estado para que operara el milagro que de él exigían. Tal vez había querido olvidar los horrores que había visto cuando asaltaron la boya. Quizá quería olvidar lo que había hecho.

    Se había serenado, pero tal vez no fuera más que temporalmente. Todo hombre del espacio sabía algo de cómo manipular una nave, pero cuando a un hombre se le ha hecho serenar por medio del miedo, su sobriedad no es duradera. Se tambaleaba en la sala de control. Cabeceaba y andaba dando vaivenes. Con la enorme deliberación propia de su estado puso la mano sobre el control del sistema solar de vuelo.

    —Es... to — pronunció con voz confusa — es el motor, único motor que hay. Pero nos sacará de aquí...

    Puso en conmutación el control.

    Y no ocurrió nada. El ingeniero giró triunfalmente sobre sí mismo, y alzó una mano como si esperara el aplauso. Después se desplomó. Quedó tendido sobre el suelo roncando estrepitosamente.

    El asteroide marcador continuaba flotando en el vacío a escasa distancia. El Lambda no se remontaba. No salía de allí. No hacía nada en absoluto. Casi se podía contar que era la negación del movimiento. Ni aun el mismo sistema solar de vuelo — que en de todos modos no podía haber aumentado la velocidad con tiempo para salvar la boya de la destrucción—, pues aún el mismo sistema solar de vuelo, no hacía nada.

    Chenery manifestó con ansiedad:

    —¡Teniente! ¡Los motores no están haciendo nada!
    —Sugeriría — respondió Scott con tono razonable — que llevaran a este hombre abajo a la sala de máquinas, trataran de reanimarle, y ver si es capaz de averiguar qué es lo que va mal. Él es un ingeniero. ¡Y es un hombre de los suyos!

    Entonces Bugsy encontró una razón para hacer uso de la violencia. Sus ojos refulgentes. El rictus de sus labios dejó al desnudo los dientes.

    —¿Dónde está la muchacha? — preguntó de pronto.
    —Duerme, supongo — repuso Scott—. Lo necesita. He encontrado para ella un lugar donde no la molestaran.
    —¿Cuánto tiempo nos queda? — preguntó Bugsy con fiereza—. ¿Cuánto tiempo nos queda?
    —Calculo que durante una hora aún podremos estar a salvo — le respondió Scott—. Eso con suerte. Pero estaremos donde podamos ocuparnos de taponar los agujeros del casco, dentro de una hora y media. Dentro de dos horas no quedará ningún compartimiento en el Lambda que no esté totalmente destruido y haya perdido el aire. Y dentro de tres horas ya no quedará nada del Lambda. Una parte se convertirá en vapor, otra, en metales retorcidos, y la mayor parte de él se integrará a la masa de los cometas que giran alrededor del sol.
    —¿Y usted no querrá... — musitó Bugsy—, no querrá establecer un pacto?
    —Aún no me han propuesto ustedes nada que yo pueda tomarme en serio — repuso Scott.

    Bugsy le escupió. Salió de la sala de control con paso tambaleante. Hizo gestos espasmódicos, faltos de coordinación, y después se perdió de vista.

    Chenery se estrujaba las manos una contra otra. Había lágrimas en sus ojos. Scott le miró con curiosidad. Era de Chenery de quien había partido la idea de tal empresa y ahora se desmoronaba.

    Chenery había querido ser listo e inteligente, y había poseído una astucia y sagacidad que él consideraba ingeniosas. Había planeado robos de ejecución inteligente y única y había prosperado. Poseía un don especial para marrullería, y para la inventiva de añagazas, y sobre todo para hacer siempre víctimas de sus ideas a sus compañeros. Con todo ello se había elevado al rango de la alta dirección y planificación de latrocinios, cuando siempre con la máxima brillantez el menor de los detalles. En algunos sectores se había hecho famoso. Y su ambición le había llevado a idear el robo más grande y más inteligente de todos los tiempos.

    Y ahora iba a morir a consecuencia de ello. Había preparado todas las operaciones de captura del «Golconda Ship» gracias a una información que había llegado hasta él por pura casualidad. Había contado con Bugsy en el esquema de la operación, porque él podría proporcionar la fuerza bruta de los individuos que hacían falta para llevar a buen término lo que debería ser su obra maestra. Planificó con todo detalle la forma en que los tripulantes del Lambda deberían ser reducidos uno por uno, para que pudieran ser testigos más tarde de la superlativa brillantez de su capacidad creadora.

    Y si Bugsy hubiera hecho lo que se acordó desde un principio, y se hubiera dejado llevar por él, aún es muy posible que hubieran visto realizados sus sueños, aun teniendo en cuenta el problema que representaban los Cinco Cometas. Porque los tripulantes, que habrían sido prisioneros en lugar de muertos, le habrían advertido de la necesidad imperiosa de abandonar la órbita normal de Lambda y el asteroide que era el compañero de órbita de la boya. Pero Bugsy se había impuesto, y ahora Chenery sentía deseos de llorar porque su orgullo se había visto mancillado y su vanidad pisoteada. Lo que tenía que haber sido el robo más brillante y espectacular desde que los hombres tuvieron valores materiales que poder hurtar, se había convertido en mero fracaso plagado de brutalidad, sordidez y crimen. La brillantez y el genio estaban socavados. Si la galaxia llegaba a enterarse de lo que había sucedido allí, la aventura ya no correría de boca en boca como el cuento romántico de Robin Hood, sino que se hablaría de unos hombres sin escrúpulos que habían asesinado a cuantos se cruzaron en su camino en el interior de una boya espacial, mientras esperaban la llegada del tesoro de una nave, a la cual no llegaron a alcanzar porque se habían estrellado contra los Cinco Cometas. Y la boya en que se hallaban, aplastada, retorcida, descuartizada, vaporizada incluso, había desparramado los cuerpos de los asesinos, por la inmensidad y el vacío del espacio.

    Por eso Chenery gimoteaba. Algo en el muro de la sala de control, hizo un ruido peculiar y vibrante. Y otro. Y otro. Scott quedó rígido unos instantes.

    —Llévele abajo a la sala de máquinas, Chenery — ordenó—, no creo que sirva de mucho, pero inténtelo. Chenery dijo con voz compungida:
    —Teniente...
    —Aquí — le interrumpió Scott—. Le ayudaré a cargárselo a la espalda. ¡Así!, sujétele este brazo, y meta el suyo por debajo de esta pierna, así! ¡Muy bien! Ahora ya puede llevarle.

    Chenery tragó saliva. Era un hombre pequeño, y el ingeniero empapado y saturado de alcohol no lo era. Chenery casi quedaba oculto bajo su fardo. Pero dijo con voz insegura:

    —Teniente, ¡lo siento! Lamento que viniera usted... y Janet. ¡Pero no era mi intención que todo el mundo resultara asesinado! En principio estaba previsto que sería un trabajo... elegante... de buen tono... ¡Lo que ocurrió fue que necesitaba algunos hombres! Y todo se transformó en esto!

    Scott no respondió y Chenery continuaba descendiendo P°r la escalera, mientras que un pie y una pierna del ingeniero iban golpeando sobre cada uno de los peldaños.

    Cuando llegó abajo, continuó caminando con el ingeniero sobre la espalda, mientras que éste seguía arrastrando un pie y una pierna.

    Scott cerró la puerta de la sala de control. Lo hizo con llave. Lentamente fue hacia el lugar donde había oído el ruido metálico. Lo volvió a oír. Era el devaneo de una cinta que debía estar girando a gran velocidad, recibiendo la retransmisión en alta frecuencia de una nave que parecía sonar como un chillido estridente. Pero no era eso. Allí había otra nave, muy lejos del camino que seguían los Cinco Cometas. Aquella nave había captado la monótona señal del punto de control que no había cesado de retransmitirse en ningún momento. Punto de Control Lambda — repetía incansable—. Punto de Control Lambda. Comunique. Comunique.

    En todas las naves menos una, esta señal excitaría los aparatos receptores de radio y todas responderían en la frecuencia y código normales. Todas menos el «Golconda Ship». Ésta enviaría, en su frecuencia, señales muy distintas a cualquier otra, y que serían ruidos secos en lugar de los chillidos estridentes que hacía un momento había percibido. La emisión que efectuara, no la podría descifrar nadie, en ningún sitio, a excepción del oficial de Patrullas al mando de Lambda. Él supo que le estaban anunciando la llegada del «Golconda Ship».

    Los ruidos secos continuaron. Decían — ininteligibles para cualquiera menos para Scott — que el «Golconda Ship» se aprestaba a aproximarse a Lambda. Ahora se hallaba en algún punto inimaginable del espacio, para evitar que nadie localizara el rumbo que seguía entre las estrellas. Llevaba a bordo un tesoro fabuloso. Sus tripulantes, que ya no eran jóvenes, eran, sin embargo, multimillonarios. que se habían pasado gran parte de la vida preocupados por las riquezas, y que no habían encontrado aventuras más que en los viajes que cada cuatro años hacían para incrementar sus riquezas. Y ahora, tras los seis meses de duración de este último, ya estaban preocupados.

    Scott accionó un conmutador, instalado en el equipo automático de emergencias del punto de control. Nunca hasta entonces había surgido una emergencia como ésta, pero el conmutador estaba a punto. Cortó la emisión rutinaria de la llamada del punto de control. La voz de Scott la sustituyó.

    —¡Llamando a la nave! — dijo Scott—. ¡Llamando a la nave!

    No mencionó el nombre de la nave a la que estaba llamando. Orta que pasara por allí lo podría haber captado. No podía saber en qué momentos su voz llegaría al «Golconda Ship». Tal vez dentro de unos segundos. Pero lo más probable es que tardara minutos.

    —Atención — dijo Scott a través del transmisor—. No intenten acercarse para entrar en contacto con este punto de control en este momento. Soy el teniente Scott, al mando de Lambda. Cuando llegué aquí, hacía unas horas encontré a toda la tripulación asesinada, y el punto de control en manos de hombres armados, que esperaban la llegada de ustedes, con el único objeto de asesinarles también. Esta boya fue capturada hace seis días. En este momento estamos a punto de entrar en la ruta de los Cinco Cometas, que están cruzando nuestro rumbo orbital. Cuando aparezcamos por el lado opuesto de la dirección de los cometas pueden restablecer la comunicación. Creo que la situación habrá cambiado.

    Hizo una pausa.

    —Hay un pasajero, una muchacha, que sobrevivió a la matanza de los otros pasajeros y de la tripulación. Les requiero con todo interés para que hagan un esfuerzo — tomando todas las precauciones que crean oportunas—, por recogerla. Si no lo hacen así, por favor, informen a las Patrullas del Espacio.

    Les dio explícitas instrucciones para el rescate de Janet. Ya nadie captaría el repetido mensaje del punto de control: Punto de Control Lambda. Comunique. Comunique.

    Cuando terminó, sintió por primera vez una sensación de alivio desde que había llegado al Lambda.

    Ahora no tenía más que sortear la acometida de los cometas, evitar su propio asesinato, y después, tomar el mando real y efectivo de la boya. Después no quedaría más que la nimiedad de entendérselas con Bugsy, Chenery y los hombres de ambos — si bien Chenery no le inquietaba mucho — y después lo necesario para que el Punto de Control Lambda continuara funcionando normalmente hasta que le llegara algún tipo de ayuda.

    Prefirió no hacer planes para todas aquellas operaciones en aquel momento. Tal como estaban las cosas, consideraba que algunas de ellas habría que tocarlas de oído, cuando llegara la ocasión propicia. Pero ya había aumentado considerablemente las probabilidades de que Janet continuara su vida, a la que tenía perfecto derecho, y había advertido al «Golconda Ship».

    Sin embargo, no estaba muy seguro acerca del «Golconda Ship». Estaba más o menos escéptico — más escéptico de lo que él mismo se creía. Hay un límite, en que el dinero le hace cosas a la gente que lo posee. Pero cosas desagradables. Los multi-multimillonarios que componían la tripulación del «Golconda Ship», no llevaban una vida normal. Por el solo hecho de ser ricos, había gente que les engañaba, que les mentía, y que esperaba obtener beneficios aduladores. Eran aconsejados por gente que les engañaba. Eran lisonjeados por gente que lo único que querían era crearles el deshonor y verles envueltos en complicidad de delitos, de los que aquellos pudieran sacar algún partido. Tenían que tener guardias asalariados, para que ellos o sus familias no se vieran raptados o asesinados en el caso de no pagar el rescate prefijado. Los hombres cuyas vidas estaban constantemente rodeadas de febriles intentos de otra gente por sacarles dinero, no era probable que no se sintieran afectados, y en su espíritu hicieran mella las circunstancias. Sus caracteres podían estar emponzoñados por la constante sospecha hacia los demás, y podían tener el espíritu retorcido por la agobiante necesidad de ser siempre cautelosos.

    En una palabra, los hombres del «Golconda Ship» tal vez actuaran como los otros hombres. Pero no era muy probable. Advertidos por Scott, tal vez actuaran como hombres ricos; no ver más que el lado de su salvación, alejarse cautelosamente, y después, con mucha delicadeza y educación decirles a las Patrullas del Espacio la situación en que Janet y Scott se hallaban a bordo de la boya, espacial que circundaba el «Canis Lambda».

    Y si lo hicieran así, Scott no podía reprocharles nada.

    Pero por el momento se sentía aliviado. Y después se dio cuenta de que el relajarse y empezar a descansar demasiado pronto podría ser peligroso. Aún estaba Bugsy. Ahora probablemente estaría convencido ya del peligro que entrañaban los Cinco Cometas. Pero él, no tenía más que una respuesta para todos los problemas... la violencia. Antes no había sido capaz de atemorizar a Scott. Pero había un medio.

    Scott se dio cuenta de pronto, de que había un exquisitamente monstruoso tipo de violencia que Bugsy podía utilizar, la matanza de los otros pasajeros y de la tripulación.

    —Les requiero con todo interés para que hagan un esfuerzo — tomando todas las precauciones que crean oportunas—, por recogerla. Si no lo hacen así, por favor, informen a las Patrullas del Espacio.

    Les dio explícitas instrucciones para el rescate de Janet. Ya nadie captaría el repetido mensaje del punto de control: Punto de Control Lambda. Comunique. Comunique.

    Cuando terminó, sintió por primera vez una sensación de alivio desde que había llegado al Lambda.

    Ahora no tenía más que sortear la acometida de los cometas, evitar su propio asesinato, y después, tomar el mando real y efectivo de la boya. Después no quedaría más que la nimiedad de entendérselas con Bugsy, Chenery y los hombres de ambos — si bien Chenery no le inquietaba mucho — y después lo necesario para que el Punto de Control Lambda continuara funcionando normalmente hasta que le llegara algún tipo de ayuda.

    Prefirió no hacer planes para todas aquellas operaciones en aquel momento. Tal como estaban las cosas, consideraba que algunas de ellas habría que tocarlas de oído, cuando llegara la ocasión propicia. Pero ya había aumentado considerablemente las probabilidades de que Janet continuara su vida, a la que tenía perfecto derecho, y había advertido al «Golconda Ship».

    Sin embargo, no estaba muy seguro acerca del «Golconda Ship». Estaba más o menos escéptico — más escéptico de lo que él mismo se creía. Hay un límite, en que el dinero le hace cosas a la gente que lo posee. Pero cosas desagradables. Los multi-multimillonarios que componían la tripulación del «Golconda Ship», no llevaban una vida normal. Por el solo hecho de ser ricos, había gente que les engañaba, que les mentía, y que esperaba obtener beneficios aduladores. Eran aconsejados por gente que les engañaba. Eran lisonjeados por gente que lo único que querían era crearles el deshonor y verles envueltos en complicidad de delitos, de los que aquellos pudieran sacar algún partido. Tenían que tener guardias asalariados, para que ellos o sus familias no se vieran raptados o asesinados en el caso de no pagar el rescate prefijado. Los hombres cuyas vidas estaban constantemente rodeadas de febriles intentos de otra gente por sacarles dinero, no era probable que no se sintieran afectados, y en su espíritu hicieran mella las circunstancias. Sus caracteres podían estar emponzoñados por la constante sospecha hacia los demás, y podían tener el espíritu retorcido por la agobiante necesidad de ser siempre cautelosos.

    En una palabra, los hombres del «Golconda Ship» tal vez actuaran como los otros hombres. Pero no era muy probable. Advertidos por Scott, tal vez actuaran como hombres ricos; no ver más que el lado de su salvación, alejarse cautelosamente, y después, con mucha delicadeza y educación decirles a las Patrullas del Espacio la situación en que Janet y Scott se hallaban a bordo de la boya, espacial que circundaba el «Canis Lambda».

    Y si lo hicieran así, Scott no podía reprocharles nada.

    Pero por el momento se sentía aliviado. Y después se dio cuenta de que el relajarse y empezar a descansar demasiado pronto podría ser peligroso. Aún estaba Bugsy. Ahora probablemente estaría convencido ya del peligro que entrañaban los Cinco Cometas. Pero él, no tenía más que una respuesta para todos los problemas... la violencia. Antes no había sido capaz de atemorizar a Scott. Pero había un medio.

    Scott se dio cuenta de pronto, de que había un exquisitamente monstruoso tipo de violencia que Bugsy podía poner en práctica, con el cual, por el mero hecho de amenazarle, tendría a Scott totalmente entre sus manos. Había un medio por el cual le podían forzar a dirigir el «Lambda» a través de los Cinco Cometas, y después hacer cuanto fuera necesario para atraer al «Golconda Ship» — contradiciéndose incluso en sus explicaciones si era necesario — para que Bugsy pudiera efectuar una masacre sangrienta, mientras él pilotaba la nave hacia donde Bugsy tuviera a bien ordenarle. Y después, lógicamente, le mataría.

    Scott se dio cuenta de que la tensión nerviosa volvía a remontarse en él. Trató de desechar la idea de que tal cosa pudiera ocurrir. Pero, repentinamente se reprochó a sí mismo con amargura, el no haber tenido más cuidado, el no haber sido más inteligente y más resolutivo. Se reprochó incluso el no haber matado a Bugsy a sangre fría, puesto que había tenido oportunidad para ello.

    Recordó que Bugsy había abandonado la sala de control con una rabia tan grande que se tambaleaba al andar. Y que poco antes había preguntado por el paradero de Janet.

    El sudor empezó a resbalar por el rostro de Scott al darse cuenta del grado de impotencia en que se hallaba. Nada podría evitar que Bugsy, lanzara a sus sabuesos en busca de Janet. En aquellos instantes ya debían estar recorriendo todo el «Lambda»... explorando todos y cada uno de sus rincones; hurgando en cada compartimento por pequeño que fuera; buscando hasta dentro de los armarios...

    Tarde o temprano pensarían en el salvavidas.

    Le pareció oír ruidos. No estaba seguro, pero le había dado la impresión. La búsqueda y persecución daba comienzo...


    Capítulo VI


    Se oyó otro ruido en la cinta de comunicaciones de la sala de control. Una nave que acertó a pasar por allí, debió captar la llamada mecánica y monótona del punto de control, y mandó su mensaje de situación y coordenadas para que fuese registrado en el «Lambda» y las Patrullas lo pudieran examinar en caso de necesidad. Aquella nave después se habría alejado, antes de que el mensaje hubiera llegado a la boya. Tales registros de emisiones eran útiles, porque si aquella nave no llegaba a su punto de destino, el examen de todas las comunicaciones recibidas en el punto de control, podría dar luz a la sazón de su desaparición, y con ello contribuir a evitar casos semejantes. Pero el sistema, poseía también otras virtudes. Más de una corriente meteorítica, surcando el espacio entre dos estrellas había sido registrada por medio de tales procedimientos. Entonces, se estudiaron sus características y su órbita, se reflejaron detalladamente tales particularidades en las cartas de navegación, y los hombres del espacio pudieron esquivar su presencia. Y más de una nave también, fue rescatada y salvados sus tripulantes, al dejarles de funcionar los motores.

    Pero hasta ahora no había mensaje alguno en el espacio que pudiera indicar la situación que atravesaba el «Lambda». Si «Lambda» desaparecía, el crucero que había traído hasta allí a Scott, daría cuenta de algunas irregularidades. Si el «Golconda Ship» recogía el mensaje de Scott — cosa que tanto podía suceder como que no—, entonces ya tendrían más información. Pero aún así, no sería mucho para definir y esclarecer exactamente los hechos. La información obtenida diría solamente que el teniente Scott, de las Patrullas del Espacio, había ido a bordo del «Lambda» para ponerse al mando de la boya. Y que «Lambda» había desaparecido poco después, al igual que dos puntos de control robot lo habían hecho antes. Y por tanto, se consideraría aconsejable, por deducción de las premisas, procurar no pasar por el sistema «Canis Lambda», en donde dos puntos de control y una boya tripulada, habían desaparecido. Por tanto, se variaría la situación de seis rutas espaciales, porque no era práctico rehuir por completo los peligros de este sistema solar... o tal vez, porque el teniente Scott era incompetente.

    A Scott no le gustaba la idea. Como hombre del espacio profesional, y como oficial de las Patrullas, sabía, que cualquier desastre ocurrido a cualquier aparato que estuviera a su mando, debería ser, minuciosa y detenidamente explicado, para que se pusiesen los medios de que no volviera a existir. Pero como hombre, comprendía que las circunstancias a veces, mandaban y dominaban más que la obligación.

    Había llegado el momento de actuar en preservación de la boya espacial. No poseía muchos recursos para ello. Tan sólo una unidad de sistema solar de vuelo, por demás inadecuada. De haber hecho uso de ella a tiempo, hasta incluso hubiera podido solucionarse el problema de los cometas. Se hubieran hallado remedios. Pero el teniente Thrums, había sido asesinado seis días antes de que llegara Scott, y antes de que hubiera motivo de poner en práctica la operación de salvamento. Ahora era demasiado tarde. El resto de la tripulación de la boya había sido asesinada al mismo tiempo que el teniente Thrums, y por consiguiente, no pudieron advertir a Bugsy o a Chenery la necesidad imperiosa de alejarse diez o veinte mil millas de su órbita — o hasta incluso treinta—, para burlar la llegada de los cometas. Cuando Scott llegó a bordo, era demasiado tarde para proceder en tal sentido.

    Pero había otro método para escapar, que podía intentarse. Scott lo había proyectado, casi desde el primer momento. Nunca nadie lo había puesto en práctica, pero tampoco nunca nadie se había hallado en tales circunstancias, ni le había apremiado la necesidad. Sin motores apropiados, y hasta sin propulsión de sistema solar. Scott se proponía salvar a la boya de la destrucción.

    Pero no lo intentaría si Janet caía en manos de los hombres de Bugsy.

    Janet podía ser torturada hasta que Scott obedeciera todos los mandatos de Bugsy. Si se dejaba matar, lo cual haría inútiles posteriores violencias, ello no sería impedimento para que Bugsy se tomara la venganza por su mano, sobre Janet, aunque sólo fuera por dar rienda suelta a su inevitable carácter. El instinto de Bugsy, era la violencia, pero no irremediablemente, el asesinato inmediato. Si su propósito era hacer sufrir a alguien por haber obstaculizado sus planes, no se mostraría impaciente por matar. En aquel momento, no sería la muerte de su víctima lo que más quería.

    Bugsy, desde luego, no era la persona más envidiable que Janet cayera en sus manos. Scott, sin saber cómo, se halló con el revólver entre las manos. La rabia y la ira le consumían. Avanzó un hacia la puerta de la sala de control. Pero eso sería hacerle el juego a Bugsy. Scott había visto once hombres en la boya, y más abajo, en la popa, cerca del hospital, había oído voces de más. Calculaba que habría entre quince y veinte. En conjunto, una buena orquesta. Y por más que él quisiera, uno contra veinte, no era una proporción muy halagüeña. Si Scott pudiera desembarazarse de ellos... bien. Pero lo que no podía, era entregar su propia vida. Tenía que estar a salvo para proteger a Janet... aunque la protección no fuera más que en último extremo, darle un tiro de gracia. ¡Tenía que continuar con vida, aunque sólo fuera por ello!

    Se oyeron ruidos imprecisos en la puerta de la sala de control. Scott abrió. Llevaba el revólver a punto, pero era Chenery, sumido en un pánico terrible, y con la respiración entrecortada.

    —¡Teniente! — jadeó—. Dice Bugsy... que haga algo... para proteger la boya... o de lo contrario...
    —¿Cuál es el trato? — preguntó Scott. Su voz estaba henchida de rabia, de sarcasmo y hasta, le pareció a él mismo, de desesperación—. ¿Qué es lo que ofrece? ¿Cometer un suicidio? ¡Eso arreglaría las cosas!
    —Es... ¡Janet! — aclaró Chenery. Las lágrimas al final rodaron por sus mejillas. Se mostraba aterrorizado, más allá de la descripción y humillado, por encima de lo insoportable. Toda su sagacidad le había llevado al convencimiento de que no era un hombre listo. Se enfrentaba con la destrucción de la boya. Si Scott no condescendía, le quedaba menos de una hora de vida. Pero si se salvaba ahora de la destrucción, estaba seguro de que moriría más tarde, porque Bugsy, no vería necesidad alguna en repartir el dinero del «Golconda Ship» con él. No le quedaba ni la más mínima esperanza de que fuese de otro modo. Ahora ya no tenía ni la más leve razón para poder confiar, aunque sus más desesperados deseos se realizaran. Si Bugsy salía triunfador de aquel reto terrible con Scott, Chenery moriría. Y si Scott ganara, Chenery moriría en la cámara de gas. Y la otra alternativa posible era que muriera al mismo tiempo que todos los que se hallaban a bordo del «Lambda».
    —¿Cuál es la proposición? — preguntó de nuevo Scott.
    —Janet... — musitó Chenery—. Bugsy ha lanzado a todos los hombres en su busca. Se le ha ocurrido una idea en que poderse respaldar. ¡Desarticulará toda la nave si hace falta, pero la encontrará; Y cuando lo haga, a menos que usted...

    Chenery quedó cortado. Los ojos de Scott estaban encendidos. Chenery se dio cuenta de que estaba más cerca de morir de ´lo que lo había estado en su vida.

    —Dígale a Bugsy — repuso Scott con voz crujiente—. ¡dígale a Bugsy que aparte a sus hombres de mi camino y que no se acerquen para nada por aquí! Voy a buscar a Janet y a traerla aquí conmigo. Si trata de impedírmelo no le quedará ninguna esperanza de continuar con vida! ¡Mantendré a salvo la boya... pero sólo si tengo a Janet conmigo!

    ¡De otro modo, no! ¡Y entonces, cuando hayamos burlado a los cometas, le diré a Bugsy lo que tiene que hacer!

    —Usted..., ¿esquivará a los cometas?
    —Los cometas no tocarán al «Lambda» — repuso Scott—. No tocarán al «Lambda» si Bugsy hace lo que yo ordeno! ¡Que quite a sus hombres de mi camino!

    Tal advertencia no era seguridad suficiente, mientras cogía a Janet y la traía junto a él. Nadie se atrevería aún a matarle. Aún no. Ni siquiera después de que el «Lambda» hubiera salido de la tempestad de masas de piedra y de hierro y níquel corriendo a velocidades de millas por segundo. Todavía quedaba el «Golconda Ship» según los cálculos de Bugsy, y la necesidad absoluta que éste tenía de un piloto astronáutico.

    —Se... se lo diré — respondió Chenery—. ¡Se lo diré!

    Se alejó con la respiración más sobresaltada que un niño presa de terror. Scott volvió a cerrar la puerta. Unos segundos más tarde estaba hablando con voz queda a través de un micrófono previsto para comunicar con cualquier bote espacial instantes antes de su lanzamiento:

    —Si tienes el contacto puesto, escucha — murmuró—. ¡Quédate donde estás! ¡No voy a ir a buscarte! ¡Sólo estoy haciendo tiempo! ¡Sólo el tiempo hará, enderezar las cosas!

    Llegó hasta él una respuesta confusa. Miró el reloj y después a los cometas. Ahora rellenaban ya cuatro pantallas. Era un monstruo sin forma definida, de vapor resplandeciente que no tenía superficie. A causa de la proximidad ya no se distinguía su identidad. La porción más resplandeciente de los cometas, era casi un vacío. Probablemente era verdad, que la cola de un cometa, comprimida a la densidad del aire normal, se pudiera meter en algo no mucho más grande que un sombrero. Era de una tenuidad tan inimaginable, que sólo la presión de la luz solar — que había que medir en toneladas sobre la superficie de un planeta — empujaba al gas-ión de la nebulosa de «Canis Lambda» para hacer de él colas de cometa. Cada uno de los Cinco Cometas, tenía una cola, pero la mayor parte eran invisibles por «Lambda», estaba demasiado cerca. Pero eran las partes sólidas las que amenazaban con la destrucción.

    Scott miró al asteroide marcador, que flotaba a menos de dos millas de la boya. Mientras lo miraba allí no había más que resplandor cárdeno de llama azul blanquecina. Alguna partícula desmembrada de los cometas había hecho impacto sobre la mesa de hierro de considerable espesor. Había viajado a muchas millas por segundo. Cuando golpeaba, el choque de su llegada no podía ir lo suficientemente rápido como para permitir que aquella cosa en miniatura actuara como un cuerpo sólido. Se retraía, se aplastaba sobre su propia sustancia, como una vía de tren en el momento de una colisión. El metal del asteroide no podía ceder. Entonces, el objetivo volador y la superficie asteroide desprendían una llama de mil demonios, y allí no quedaría más que una diminuta oquedad sobre la sustancia del marcador. Una cosa de ese tamaño, no podía en absoluto hacer mella en el casco de acero del «Lambda». Aquél debía ser de la dimensión de medio guisante. Pero algo que fuera del volumen de una canica, atravesaría una plancha metálica de tres octavos de pulgada. Un meteoro del tamaño de una pelota de base-ball destrozaría una de las cubiertas de la nave en unos segundos.

    Accionó el aparato de Comunicación General. Habló reposadamente ante el micrófono.

    —Llamando a Bugsy — dijo fríamente—. Llamando a Bugsy. Es para confirmarle lo que le dirá Chenery. Usted está buscando a Janet pero yo voy a por ella. ¡Apártese de mi camino! Si muero, usted y todos morirán también dentro de unos cuarenta minutos. Cuando ella esté conmigo, si intentan la menor cosa, tendrán que matarme a mí primero. ¡Y después morirán en el horrible infierno que se convertirá esta nave! — después añadió con mucha más frialdad—. ¡Aparte a todos sus hombres de mi camino! ¡En cuanto vea a uno le mataré y ustedes no se atreverán a hacer otro tanto conmigo!

    En su interior, no conseguía acallar el amargo pesimismo que le atenazaba. Casi había llevado a Janet a una salvación relativa... al menos hasta el punto de que la muchacha tenía una probabilidad sobre cien de sobrevivir hasta que el Golconda Ship la recogiera, si es que lo intentaba. Sus probabilidades serían menos, pero aún efectivas, si el «Golconda Ship» se alejaba discretamente en aras de su propia seguridad, y se limitaba a comunicar su mensaje a las Patrullas. Una nave vendría hasta aquí para investigar, y alguien a bordo podría comprender hasta qué punto él había anhelado que ella sobreviviera. Pero muchas más probabilidades tendría ella, si el «Lambda» sobrevivía también. Y Scott, por supuesto.

    El punto de control, en aquel momento, parecía tan indefenso como lo pudiera estar cualquier otra cosa en el espacio. Era una nave a la deriva y sin motor. Su velocidad hacia el punto de intercesión con los cometas, era inalterable. Chenery confiaba ciegamente en que Scott podría hacer algo, pero ni se molestaba en saber el qué. Había cesado sin embargo, eso sí, de confiar y creer en su inteligencia. Bugsy podría creer en el peligro de los cometas, pero no había dejado de creer en la violencia. Y a causa de ello, todavía estaba quizá convencido de que Scott estaba tratando de jugarle un bluff. Bugsy se sentía frustrado, porque tampoco llegaba a convencerse de que ante teda circunstancia y en todo momento pudiera ejercer una acción violenta. Bugsy también podía razonar que allí no había más que la palabra de Scott, respecto a la existencia de peligro, y entonces ignorar la nebulosa luminiscencia que había visto en las pantallas, y el terror que había dejado sobrio de repente al ingeniero borracho cuando vio los cometas desde la sala de control. Todo ello eran evidencias inconstatables que Bugsy podía menospreciar, rechazar y entonces reaccionar como un hombre loco.

    Y éste era el momento crucial. Si se dejaba llevar por la furia, Bugsy podía destruir a Scott y a todos — incluido él mismo — actuando sobre la idea de que Scott debía estar mintiendo.

    Pero no lo estaba. Ni siquiera acerca de las posibilidades de supervivencia. Debía y tenía que ser capaz de hacer atravesar la boya punto de control a través de la masa espesa e irresistible corriente meteorítica, puesto que quedaba otra alternativa, y debido a las condiciones concurrentes. Pero a Bugsy no se le podía decir cómo había que hacerlo. ¡No lo creería!

    Entonces, Scott salió de la sala de control para dar impresión de veracidad a su mentira. La única cosa necesaria era que Janet estuviera a salvo durante los próximos cuarenta y cinco minutos. No podía ordenar que detuvieran su búsqueda y persecución. Pero Bugsy no respetaría el acuerdo que establecieron. Scott tenía que estar completamente seguro de que no la encontrarían. De que los hombres de Bugsy sólo la buscarían donde no la pudieran encontrar. Dentro de cuarenta y cinco minutos podría tener la nave situada en una posición de relativa seguridad. No sería aconsejable hacerlo antes. Después, cuando cundiera el pánico — que él se encargaría de fomentar — podría unirse a ella. Y entonces, contando con una buena suerte sin límites, habría salvado al «Lambda». Podía tener fundadas esperanzas de sobrevivir, tanto él como Janet. Y podría tener, tanto a Chenery como a Bugsy y sus seguidores, irremisiblemente supeditados a un viaje final hacia la cámara oficial de gas. Y el deber de Scott era que así ocurriese. Pero casi lo sentía por Chenery.

    Tal secuencia de acontecimientos era posible. La sucesión de acontecimientos que se tenían que producir estaba perfectamente grabado en la mente de Scott. Pero en cuanto trataba de imaginarse el momento de hacerles frente, el pesimismo se adueñaba de él. No llegaba a convencerse a sí mismo de que lo conseguiría. Pero tenía que intentarlo.

    Bajó las escaleras hasta los dominios del hotel. Todo cuanto aparecía a su derredor estaba totalmente vacío, pero Scott tomaba para sacar de su escondite a Janet. El había hecho que sus hombres buscaran desesperadamente antes de que llegara Scott. Y si la habían encontrado, Bugsy tendría desde aquel momento, el látigo en su mano.

    Scott llegó al final de la gran escalera que conducía al tercer piso de camarotes. Oyó algunos ruidos indefinibles cerca. Hubo un momento en que le pareció oír lo que él interpretó como pases apresurados y furtivos. Sin lugar a ningún género de dudas, le estaban vigilando, si bien es verdad que no había ojos sobre él en todo instante. Pero aún en los momentos en que no le veían, no cabía la menor duda de que escuchaban sus pasos. Descendió a la zona de equipajes. Y después a los jardines hidropónicos. Al compartimento de almacenamiento de mercancía pesada. Y siguió hasta la sala de máquinas. Todo estaba vacío, o al menos parecía estarlo.

    En la sala de máquinas había dos siluetas, cerca de la unidad de vuelo de sistema solar inservible. La una correspondía a Chenery. Había hecho esfuerzos desesperados para que el ingeniero borracho volviera a serenarse, con el fin de que volviera a hacer funcionar la unidad de vuelo. Si lo conseguía, y si el ingeniero la sabía manipular, echaría por tierra todos los planes de Scott. Chenery desde luego, era incapaz de imaginárselo.

    —Chenery — dijo Scott enfatizando—. Le diré un secreto. Eso no sirve de nada. Es imposible hacer funcionar el motor. Sería un trabajo de romanos.

    Oyó ruido de algo que se movía. Había dejado atrás a algunos de los hombres que le habían seguido. Chenery volvió los ojos rápidamente hacia él.

    —Yo la inutilicé — continuó Scott—. No hay forma de hacerla funcionar. Mis planes requerían que no funcionara. Tenía que ser así, si es que tengo que sacar la boya a través de los cometas.

    Chenery, mirándole, parecía terriblemente sorprendido. Scott dijo con mayor inflexibilidad que antes:

    —Y aún le diré otro secreto. Bugsy ha enviado a sus hombres para que averigüen a dónde voy. Y voy en busca de Janet. Y no quiero en modo alguno que me sigan. Así que voy a poner un remedio.

    Se volvió. Había bajado por una escalera recta que describía un ángulo recto en relación al tramo siguiente. Era una escalera estrictamente utilitaria. Scott, deliberadamente, arrojó una bomba de mano. Era una de aquellas que había cogido de entre los equipajes. La lanzó por encima de la parte alta de la escalera. Hizo explosión. Se produjeron llamas y una detonación trepidante que curvó y retorció los hierros de la escalera. Al menos de momento era un acceso escasamente práctico. Arriba se oyeron lamentos.

    Scott continuó adelante. Dejó a Chenery gesticulando atolondradamente, como si fuera incapaz de controlar sus manos. El ingeniero continuaba en un estado semicomatoso. Había alzado por un momento la cabeza en el instante de producirse la explosión y había mirado ofuscadamente. Después volvió a dormirse.

    Aún quedaban más pisos hacia abajo. Scott descendió con fría furia. Normalmente la tradición de las Patrullas era que había que cumplir con el deber, y cada uno de los individuos que entraban a formar parte integrante de la misma, estaban siempre dispuestos a llevarlo a cabo. Era comparable en cierto modo, con los delincuentes que habían escogido su profesión, con la misma libertad. De ordinario el hombre de Patrullas no odiaba al criminal como hombre, aunque mediaba con testarudez en lo que el criminal había hecho. Pero eso era sólo en lo que a los hombres se refería. De no haber habido más que hombres en «Lambda», Scott se hubiera comportado respecto a Chenery y Bugsy sin emoción alguna... y probablemente hubiera llevado a cabo un trabajo mucho mejor. Pero había habido también mujeres asesinadas con el único y exclusivo fin de poder llegar a efectuar nuevos crímenes. Janet mismo, en estos momentos, era perseguida para continuar las atrocidades.

    La ira le dominaba. Pero con el tiempo, le habían enseñado a dominar todas las emociones creadas por el pensamiento. Trató de examinar nuevamente las razones que le impulsaban a obrar así. Se dirigía hacia el bote salvavidas de popa. Janet no estaba escondida allí. Se hallaba en el bote de la parte delantera de proa. Pero en más de dos ocasiones había sido vista en la popa con Scott. Daba la sensación de que se hubiera escogido algún escondite especial para ella.

    Y la actual incursión armada de Scott, sumada a su orden tajante de que todo el mundo se apartara de su camino, tenía forzosamente que dar la apariencia de que iba a buscarla al lugar donde estaba escondida.

    Tales razonamientos eran sensatos. Tenía sentido. Pero él no se sentía a gusto. Tenía otra granada preparada en la mano, cuando de pronto oyó una sucesión de golpecitos tras él. Se detuvo instantáneamente. El ruido de pisadas continuó. Después, una voz estremecedora, angustiada, jadeó:

    —¡Teniente! ¡Teniente!

    Era Chenery, que parecía temer que Scott no le oyera y que lo hiciera algún otro. Bajó desesperadamente las escaleras.

    Scott dijo:

    —¡Deténgase!

    Chenery le quiso obedecer con tanta rapidez, que casi cayó hacia delante. Se sujetó al pasamano de la escalerilla, con respiración agitada:

    —Teniente...
    —¿Qué hay?
    —Usted dijo que había estropeado el motor de vuelo!
    —Lo inhabilité — repuso Scott fríamente—. Ahora ya no hay más que un medio de sacar el «Lambda» adelante en las próximas horas. Un imbécil haciendo uso de un motor, lo podría echar todo a rodar.
    —¿Y va usted... a salir adelante por sí solo? La verdad, teniente... Scott se encogió de hombros.
    —Apuesto lo que sea. Una apuesta importante. Mi vida.
    —¡Escuche! — titubeó Chenery—. Yo... yo no quiero—. morir, teniente. Pero yo... no pretendía que... este asunto saliera así! Estaba previsto que todo iría suave como una pluma! Sin heridos, y el trabajo más grande que saldría a flote... como una obra maestra! ¿Comprende?
    —No tengo mucho tiempo que perder — repuso Scott con impaciencia.
    —¡Mi... mire! Si Bugsy consigue alejarse con el «Golconda Ship», me va a matar de todos modos! ¡Lo sé! De modo que no tengo nada que perder. Pero... he sido un imbécil! Y... ¡y tengo un público! ¡Hay gente que me admira! Pero... yo le traje a él aquí, y lo planeé todo, y él...
    —¡He dicho que no tengo mucho tiempo que perder! — atajó Scott.
    —¡Déjeme... quedarme con usted! — imploró Chenery—. ¡No tengo ninguna oportunidad! Si los cometas no nos matan a todos, entonces Bugsy me matará y se hará con todo. ¡Déjeme estar con usted! ¡Tal vez le pueda ayudar! ¡Si Bugsy me mata, después nadie le podrá seguir y se habrá reído de mí! Ya sé que si me quedo con usted, eso no me salvará de la cámara de gas, pero si tengo que morir, no quiero hacerlo como un imbécil!

    Scott dudó unos instantes. Probablemente era todo verdad. La vanidad de Chenery había quedado aplastada y hundida, pero había protegido a Janet, y había intentado, aunque inútilmente, disculparse por los asesinatos que sin proponérselo habían originado sus ideas. De todos modos, Scott creía que Chenery no viviría para repartirse nada con Bugsy, y aquél lo sabía. Si podía o no ser de alguna utilidad, eso ya era otra cuestión, pero no era éste el momento de someterla a debate.

    —¿Sabría volver a la sala de control? — preguntó.
    —Creo... creo que sí.
    —Vaya allí — ordenó Scott—. Hay un instrumento automático de vigilancia de meteoros. ¿Lo conoce?
    —N... no, no. Pero yo...

    Scott le interrumpió. Le explicó exactamente dónde se hallaba tal instrumento. Era una variante de un aparato muy antiguo, que había sido ideado para usos bélicos en el antiguo mundo. Su uso actual, advertía de la proximidad de objetos en el espacio. No reflejaba nada más que los que se acercaban. No daba cuenta de los micrometeoritos. Este aparato se utilizaba sobre todo para indicar la proximidad lateral de otras naves en el momento de efectuar maniobras que exigían una proximidad máxima entre ambas.

    —En estos momentos está colocado para un alcance de cien millas — dijo Scott—. Hay una palanca de agua para cambiarlo. Colóquelo a cuatrocientas millas. Después vigílelo. Si la aguja da una lectura superior al cinco por ciento, entonces haga sonar los timbres de alarma, aunque tenga que hacerlos funcionar a mano. ¿Comprendido?

    Chenery repuso con agitación:

    —Sí. Pero yo voy con usted...
    —Y yo le estoy dando órdenes — repuso Scott—. Acéptelas o no. Pero de momento... no me siga. ¡En marcha!

    Hizo un gesto conminativo. Chenery dio media vuelta y subió las escaleras.

    Scott continuó bajando. Su propósito era convencer a Bugsy de que Janet estaba por alguno de estos rincones de la boya. Para ello, tenía que estar constantemente atrayendo la atención sobre él. Y la forma de llevarlo a cabo era estar en acción constante, aunque no hubiera otra causa que aquélla. Y la mejor acción que podía hacer para ello, era desaparecer.

    Y lo hizo. De la forma más sencilla posible. Entre la sala de máquinas y el hospital y los camarotes de la tripulación, había una media bóveda, un espacio donde el techo no llegaba más que hasta la mitad de la altura normal. En los tiempos en que el «Lambda» había sido un crucero, según las reglas espaciales standard, tenía que llevar provisiones de alimentos de emergencia para no menos de un año standard completo, y para el máximo de la dotación de la nave. Los propietarios de la nave protestaron enérgicamente contra tal medida. Ello reducía las posibilidades de cargamento y, por consiguiente, los ingresos económicos. Pero el requerimiento se tuvo que llevar a efecto. Y esta media cubierta era el sitio en donde se habían transportado las raciones de emergencia. Los resultados prácticos de tal medida eran que, si la nave quedaba inhabilitada en el espacio y sí las reparaciones a efectuar por la tripulación eran imposibles de ejecutar, porque en aquellos tiempos las probabilidades de encontrarse con otra nave eran casi nulas, entonces, el aprovisionamiento de un año de duración de alimentos significaba que aquellos que se hallaran a bordo tendrían mucho más tiempo para volverse locos a causa de la desesperación y la angustia, antes de que por fin murieran.

    Scott llegó a aquella zona. Era larga y estaba vacía. No había más que unas cuantas canastas, en cuyo interior quedaban todavía algunos alimentos, que lógicamente estaban en malas condiciones. Dominaba la oscuridad y el aire estaba viciado. Scott desapareció en la oscuridad. Después se limitó a esperar.

    Volvieron a asaltarle dudas amargas. Ahora le quedaban cuarenta minutos, o quizá menos, antes de que el Lambda llegara cerca del punto que estimaba que podría comenzar la destrucción. Sus cálculos podían ser erróneos. Podría haber piedras extraviadas u objetos de hierro. En cualquier instante, incluso ahora mismo, se podría producir el acontecimiento final, un impacto que ninguno de los que estaba a bordo del «Lambda» notaría, porque todo sería muerte y destrucción antes de que se dieran cuenta de que morían. Pero aún podía tardar...

    Todo dependía de la suerte y por tanto la suerte tendría que decidir. Pero Scott tenía que pensar en otras cosas. Si tenía que sacar la boya a través de los cometas, sería porque nadie se interfería en sus operaciones y concentración. No lo podría hacer con asesinos muertos de pánico, gritando que tenía que ponerles instantáneamente a salvo. Le sería imposible aguantar la verborrea de Bugsy y sus órdenes conminatorias urgiéndole a sacarles inmediatamente de allí. Necesitaba hacer lo que fuera preciso, con absoluta precisión y sin que nadie le molestara. No podía pilotar la boya y al mismo tiempo tranquilizar a los forajidos que podían matarle en cualquier momento, porque eran incapaces de comprender que les estaba salvando la vida.

    Había que llevar a efecto dos acciones distintas. Una evitaría que Janet fuera descubierta. La otra impediría que la tripulación de asesinos de Bugsy pudiera obstruir la labor de preservación de sus vidas, que lógicamente más tarde tenían que acabar en la cámara de gas.

    Scott estaba llevando a efecto la primera acción, por medio del hecho paradójico de no hacer realizar acción alguna. Permaneció sentado en el habitáculo reservado para aprovisionamientos de emergencia, respirando aire viciado y viendo cómo avanzaban las manecillas del reloj. Los hombres de Bugsy le habían seguido desde el piso del hotel restauran!. Tenían órdenes estrictas de no dejarse ver, pero de averiguar el lugar donde Scott había escondido a Janet. Ahora estaban completamente equivocados, porque él había hecho que así fuera. Pero además, ahora no tenían ni la menor idea de dónde estaba él.

    Pasaron los minutos. La intranquilidad era enorme.

    Hacía bastante que no llegaba hasta él ningún ruido. De pronto, alguien bajó la escalera y pasó por delante del medio techo. Scott le observaba, con el revólver en la mano, mientras el otro avanzaba rápidamente. Si se hubiera detenido para mirar, podría haber visto a Scott. Y de haberlo hecho, Scott no hubiera tenido más remedio que matarle. Pero siguió andando deprisa. Las órdenes de Bugsy, ahora, eran de encontrar a Janet. De seguir a Scott. Todo dependía de ello. Y ahora reinaba la confusión. Scott había desaparecido.

    Se concedió dos minutos para hacer cundir el desánimo y lograr incrementar la furia de Bugsy. Fueron unos minutos muy largos.

    Después fue hacia la escalerilla. Siguió el mismo camino que había utilizado el otro individuo para bajar. Un piso más y escuchó. Llegó al último piso. Había murmullos por algún sitio.

    Se pasó el revólver a la mano izquierda. Con la derecha sopesó una granada más pequeña que el puño. La arrojó.

    Hizo explosión. Las llamas y el humo alcanzaron una distancia terrible. La puerta del camarote de los tripulantes desapareció. Del marco de la puerta no quedaba más que un trozo desvencijado. En el suelo se había abierto un cráter. Se oyeron gritos. Scott había indicado por segunda vez que no quería que le siguieran. Y nadie se apresuraría mucho para desobedecerle. Dentro de los camarotes de los tripulantes, los hombres estaban aturdidos y atemorizados por aquella explosión totalmente inesperada. Antes de que ninguno de ellos se atreviera a mirar al exterior, Scott se había ido hacia el hospital — el paciente que quedaba ya no estaba allí — ya través de otra puerta, bajo un signo, Bote salvavidas. Prohibida la entrada.

    Cerró la puerta tras él. Anduvo el corto pasillo que separaba aquella puerta de otra metálica. Estaba cerrada con llave, naturalmente. En los botes salvavidas sólo se podía entrar cuando un oficial hacía posible el acceso a ellos. Sólo hombres especialmente entrenados podían hacer buen uso de un bote espacial.

    Pero Scott tenía la llave. Había dejado a Janet en otro bote salvavidas, cerca de la proa. Ahora utilizaría la misma llave — que prácticamente formaba parte del uniforme de un oficial — para entrar en el caparazón exterior del doble casco espacial. Pero no entraría en el bote mismo. Cerró la puerta del doble casco tras él y fue hacia el armario dentro del casco, donde se guardan los trajes espaciales siempre a punto, pero protegidos de la ratería o de los cazadores de «souvenirs», que en ocasiones hay entre los viajeros e incluso los hombres de la tripulación. Allí no había más que un traje. Sacó algunas de las cosas que llevaba en los bolsillos. La llave de la cámara de aire. Granadas. El revólver y su funda.

    Con riguroso método, repasó el traje espacial. Aire. Baterías. Signos de desgaste. Cuerda espacial. Lo sacó todo y pasó las cosas de su bolsillo al traje.

    Se estaba poniendo el casco cuando un ruido vibrante sonó con estridencia y persistencia en la cámara de doble pared, así como en cualquier parte del «Lambda» en donde pudiera haber un ser humano.

    Sabía lo que era... la alarma meteorítica, dando la noticia de que un objeto de cierto tamaño se estaba aproximado al «Lambda», que persistía en su rumbo casi errático de colisión. Su sonido era claro y acuciante. ¡Los hombres de Bugsy lo conocerían!

    Scott se colocó el casco con rara habilidad profesional, incluso para los hombres de las Patrullas. Abrió la pequeña escotilla lateral que utilizaban los mecánicos cuando una nave estaba en tierra.

    Salió a la parte exterior de la boya.

    Casi no había estrellas. El «Lambda» estaba ya dentro de la nebulosa, la cosa extremadamente brillante que era la parte visible de un cometa. Sólo aquella niebla luminosa se podía ver en la dirección hacia donde iba el «Lambda». La resplandeciente boya marcadora a milla y media tan solo de distancia del «Lambda», se veía totalmente distinta. Pero aún se podían ver unas cincuenta estrellas, de entre unos billones que había en dirección del espacio por donde había venido la boya.

    Y seguía rumbo a la destrucción, mientras Scott se mantenía aferrado con su calzado de suela magnética al casco de la boya.


    Capítulo VII


    Una clase de ciencias naturales en Trent, daba la impresión de estar fascinada, a través de papeles transparentes que preservaban especímenes de flora y de fauna de un mundo que hacía mucho tiempo que había quedado abandonado. Los organismos de la Tierra traídos por los primeros colonizadores, hacía mucho tiempo que habían invadido las especies nativas que no habían sido especialmente custodiadas. Sobre otro mundo, el planeta Tambu, las cadenas volcánicas que tanto habían impresionado a los primeros exploradores, habían sido dominadas, y vastos complejos industriales operaban ahora tomando como base el ilimitado poder que aquéllas poseían. El acuoso mundo de Glair parecía desafiar a la humanidad a subyugar y dominar su salobre e ilimitado mar. Pero había colonias, sobre sus cimas flotantes y heladas, y flotas de barcos que por medio de corrientes eléctricas reunían en rebaños a las criaturas marinas dentro de redes dirigidas por motores, mientras que plantas electrolíticas extraían constantemente extraños elementos metálicos del agua de mar semi salada. Y aún quedaba Fourney y Glamis y Krail. En Fourney, los colonizadores preparaban especialidades planetarias exportables, que obtenían del cuero de los carnívoros más grandes de toda la galaxia. En Glamis, se hacían valiosísimos y muy útiles productos, a partir de la vegetación medio animal, cuyas varias especies se devoraban entre sí, y trataban de matar al hombre y hasta incluso los mortalmente venenosos árboles krailianos, llamados upas — por una tradición de la Tierra—, habían sido confinados en bosques especiales, y de su veneno los hombres extraían un producto medicinal, propio para la apepsía.

    Todo cuanto había a lo largo y a lo ancho de la galaxia, parecía estar desafiando a la raza humana. Y en la misma extensión de la galaxia, sacaban provecho, complacidos, de las cosas designadas para frustrarlos. No solía ocurrir que destruyeran las cosas enemigas que encontraban. Normalmente las desviaban de la finalidad para la que estaban concebidas, y las transformaban en cosas útiles para la raza humana.

    Pero Canis Lambda parecía que desde hacía mucho tiempo estaba ganando una singular batalla sobre los hombres.

    El hombre empezó a buscar planetas sobre los cuales poder depositar su población constantemente en aumento. Sin embargo, encontró tanto, y tan rápidamente, que ahora no había ningún planeta en ningún sitio que no estuviera implorando por más habitantes. Y seguían apareciendo nuevos mundos. Pero Canis Lambda, ardiendo con fiera obstinación en el vacío, seguía desafiando a los hombres.

    Desde evo, cuando los humanos quedaron cegados por la sorpresa ante el milagro del fuego, en el Primer Sistema, Canis Lambda había tomado sus medidas. Entonces tenía cuatro planetas que los hombres podían desear de momento. Entonces, Canis Lambda los destruyó... los convirtió en destrozos e hizo de ellos despojos de piedras y hierro, rotos, mellados, retorcidos y dentados. Dejó, eso sí, especímenes, muestras lo suficientemente grandes para mofarse de los hombres cuando un día llegaran allí. Había unos cuantos asteroides de no menos de cuarenta millas de diámetro. Se podían apreciar trozos más pequeños. Pero ninguno podía tener utilidad alguna concebible para la raza humana. Y Canis Lambda flameó el triunfo de su victoria durante cientos de miles de años.

    Cuando llegaron los hombres, no tenían nada de qué poder vivir allí. O extraer minerales o abandonarlo todo. Pero les hubiera gustado encontrar un planeta allí. No había ninguno. Y entonces construyeron un punto de control robot, que formaría parte de lo que requerían sus planes.

    Canis Lambda lo destruyó. Los hombres construyeron otro. Y Canis Lambda lo destruyó. Entonces los hombres lanzaron un antiguo crucero espacial, que de no haber sido así, estaba igualmente designado para acabar destruido. Lo pusieron en órbita alrededor de Canis Lambda. Y como si lo hubieran hecho a modo de insulto, lo emparejaron con un protuberancia de metal de una milla de espesor para que ésta marcara el lugar donde debería estar cuando quisieran encontrarlo. Y a partir de entonces las naves pudieron hacer uso de Canis Lambda. Era un punto de control que se podía ver y utilizar para guiarse desde puntos muy lejanos. Las naves lo tomaban como punto de referencia. Efectuaban la desaceleración, se aseguraban de que el espacio estaba despejado hasta el próximo punto de control y transmitían sus mensajes al mandato de la voz de la boya que decía: Punto de Control Lambda. Punto de Control Lambda. Comunique. Comunique. Y entonces, las naves construidas por el hombre, proseguían su viaje habiendo hecho uso de Canis Lambda, mal que le pesara a ésta.

    Pero ahora esto se terminaría. La boya espacial sería destruida por cuatro de los Cinco Cometas que avanzaban juntos, sin contar el quinto que venía tras ellos para rematar la obra. Y entonces los hombres no volverían a intentar sacar partido de Canis Lambda otra vez.

    Scott no pensó la situación en estos términos, naturalmente, pero el universo, tal como él lo veía desde las planchas metálicas del casco del «Lambda, no parecía cálido ni reconfortante ni hospitalario. Desde donde estaba, el resplandor del Sol le cubría desde las rodillas hacia arriba. Su traje espacial brillaba intensamente. Por encima de su cabeza, el marcador asteroide relucía... amenazador, al parecer. Tras él la curva del casco del Lambda mostraba la luz del sol formando unas ondas suaves entre la oscuridad de las sombras y el insoportable fulgor del sol. Pero al cabo de un momento, la sombra ya no fue absolutamente negra. Había algo de luz que reflejaba el marcador asteroide, como luz de luz sobre la Tierra o como luz de Tierra sobre la Luna. Amparándola en ella, podía ver los bordes de las planchas metálicas. Pero el contraste entre la parte más baja de sus piernas, desde el lado en que llegaba la luz, y la brillantez del resto, era extraordinario.

    La nebulosa que era la parte visible de los cometas, estaba iluminada por el Sol, pero no daba sensación de configuración ni forma alguna. Era demasiado fina. Scott veía la parte más alejada del casco del «Lambda» con perfecta claridad. Hasta una o dos millas de distancia, no había distorsión de luz. Sobre el marcador asteroide no se apreciaba ni el menor detalle que hiciera concebir la existencia de brumas. Veía las mismas cicatrices y hendiduras que unas horas antes había apreciado desde la sala de control. Ello era prueba evidente de que, al igual que el planeta Mercurio del Primer Sistema, el asteroide siempre giraba con la misma cara expuesta hacia el Sol. Sus días y sus noches eran interminables.

    Y todo ello era bastante normal. Lo más sobrecogedor era la carencia absoluta de todo, excepto de unas cuantas estrellas brillantes y de aquellas otras que el «Lambda» había dejado atrás. La boya estaba ya en parte sumida en la masa nebulosa que era la cabeza del primero de los Cinco Cometas. La nebulosa no oscurecía las estrellas situadas en un radio de acción de cierto número de millas, pero aquellas cuya órbita se hallaba a miles de millas las extinguían. Por el momento no había resistencia alguna al movimiento de la boya a lo largo de su órbita. El cuerpo de Scott corría, lógicamente, a la misma velocidad de la orbital, pero no notaba resistencia del aire. No lo había. Aunque la nebulosa estaba presente y visible en un enorme volumen de espacio, era, sin embargo, un vacío casi más perfecto que el que los físicos pudieran obtener en el laboratorio.

    Giró sobre sí y se dispuso a avanzar hacia la proa de la boya. Se hallaba infinitamente solo... un diminuto y resplandeciente homúnculo sobre un cuerpo metálico de resplandor dorado, la boya, que a su vez era diminuta comprada con el pequeñísimo asteroide que había a dos millas de distancia. Y el asteroide, en sí, era un punto inconsiderable en un sistema solar sin planetas.

    Su calzado de suelas magnéticas era desagradable por lo pegadizo. Cada suela había que separarla de su adhesión al hierro por medio del procedimiento más dolorosamente aprendido en el espacio. No se podían efectuar tirones ni sacudidas, o de lo contrario el otro pie se desprendería también. Sólo el hecho de caminar en línea recta, ya era prueba evidente de una gran habilidad y de mucha experiencia. El ruido de sus pasos era grave y fuerte, porque no había ningún otro sonido... o al menos en unos minutos.

    Poco después se produjo un chasquido seco y agudo. Un micrometeorito. La suela del calzado había recogido el sonido de la vibración de la plancha metálica. No tenía mucha importancia. Pasó por delante de la puerta de una cámara de aire, muy pequeña por cierto y concebida para el personal mecánico. Hasta en los cruceros, incluso, tales cámaras de aire se utilizaban con extraordinaria reluctancia. Estas puertas eran convenientes por cuando la nave se hallaba en un aeropuerto espacial, pero no había muchos hombres del espacio, y sobre todo de naves mercantes, que salieran a posarse sobre la piel de su nave embutidos en un traje espacial. Para pintar, o para efectuar posibles reparaciones, sí. Pero en tierra. No en el espacio.

    Otro chasquido y casi inmediatamente después otro. El segundo produjo una llama azul blanquecina en la parte más sombría del casco. No habría atravesado el traje de Scott y de haber recibido el impacto, sólo hubiera notado un golpecito de escasa importancia. Continuó.

    Después se produjo un ruido más bronco, igual de agudo pero muchas veces más fuerte. Aquello ya era algo más considerable, quizá tan grande como un grano de arena, que había hecho impacto sobre la boya. El metal vibró. La chispa del choque se apreció aún a pesar de la luz del Sol, con más brillantez que la luz misma.

    Más ruidos, algunos de ellos simples chirridos — partículas impalpables llamadas polvo cósmico—, pero que iban impelidas con violencia. Una de ellas, al menos, podía ser lo suficientemente violenta como para abrir un poro en la plancha del casco, y había que evitar tales riesgos.

    Pero no hubiera habido pérdida de aire en el interior de la nave. Entre cada una de las planchas del casco, había burbujas de plástico que, transformadas en espuma y amazacotadas por la presión, en cuanto se veían traspasadas, volvían a cerrarse soldándose de nuevo entre sí. Esto servía, naturalmente, para agujeros de no mucho tamaño. Y la verdad es que, relativamente, había muy pocos objetos grandes en el espacio.

    Nuevos chirridos. Más golpes secos. Cada vez se hacían más frecuentes. Pero eso no significaba que el «Lambda» se estuviera aproximando a la masa central de los cometas. La frecuencia de los impactos fue incrementándose rápidamente. Era probablemente un diminuto racimo esferoidal de minúsculos objetos flotando alrededor de otro más grande, que a su vez volaba cerca de la masa del cometa. Tales cúmulos podían hallarse a cincuenta o cien millas de distancia y podían consistir en cientos de miles de masas rocosas, de las que no cabían más de diez o quince en una milla cúbica.

    Scott avanzaba lentamente, solo en un inmenso vacío donde la nebulosa ocultaba las estrellas. A su derecha, un chorro de fuego. Veinte yardas más allá, otro. Eran lo suficientemente grandes como para matar a un hombre. Eran más grandes que cabezas de alfiler.

    Se produjeron cuatro impactos más casi simultáneamente. El «Lambda» se acercaba a pasos agigantados hacia lo que había anunciado el timbre de alarma meteorítica. Quizá fuera algo no mucho mayor que una pelota de baseball, o tal vez tan grande como una casa. No forzosamente tenía que hallarse el «Lambda» en aquellos mismos momentos en una ruta de colisión. Podría darse el caso de que la dirección que llevaba le encaminara hacia una masa desperdigada que estaría dentro de un radio de acción de diez millas.

    En cualquier caso, nada podía hacerse. Si alcanzaba de lleno a la boya, la alcanzaba. Y si destruía el «Lambda», pues destruía el «Lambda». Los ruidos y chisporroteos fueron incrementándose y hasta llegaron a producirse una o dos detonaciones que sin duda pusieron a prueba las cualidades de resistencia del material de espuma plástica. Scott se encaminó hacia una puerta de cámara de aire. Llevaba consigo todos los aditivos propios para un hombre en el espacio, y podía vivir donde no hubiera aire durante un cierto período de tiempo. Pero en el exterior de la boya podía morir atravesado por las partículas que el casco de la boya detendría o en último extremo se verían anuladas por la materia plástica espumosa.

    Utilizó la llave que ponía en servicio los botes salvavidas y abría las puertas de las cámaras de aire. Levantó una pequeña escotilla, apta para casos de reparación. Aun estaba entrando, cuando los impactos se recrudecieron hasta transformarse en una sucesión incontable. Incluso a través de los guantes espaciales, notaba los golpes secos y los impactos de las masas del tamaño de un grano de arena. Pero la escotilla metálica que había levantado, le protegía y hacia abajo como estaba veía la parte del casco iluminada por el sol, rechazando puntos destellantes de incandescencia. La sensación era comparable a la que produce la superficie del agua cuando llueve. Y de pronto, algo pasó por encima. Iba demasiado rápido para que él pudiera observar, pero tenía el tamaño de la cabeza de un gocho.

    El murmullo de tan innumerables impactos, disminuyó casi con la misma rapidez que había comenzado. En, unos segundos la frecuencia de los impactos decreció considerablemente. Poco después, sólo se oyó uno y al cabo de unos segundos, otro. El cúmulo errante de proyectiles había pasado.

    Scott fue hasta la cámara de aire. Apoyó el casco contra la pared interior. Por conducción, oyó los ruidos que se producían en el interior. El timbre de alarma meteorítica había cesado, pero oyó ruidos que muy bien podían ser gritos. Y con perfecta claridad oyó algo que probablemente había sido una explosión. Estaba seguro de haber oído el tableteo de un arma. Todo ello sería producto quizá de la locura que producía el terror, o podría haber sido igualmente el fruto de la destrucción y la siembra del caos de todos los lugares en donde cada uno sospechaba que Janet o Scott podrían estar escondidos.

    Scott volvió a salir nuevamente sobre el casco de la boya. En un impulso automático, alzó la mano para ver la hora que era. Pero las mangas y los guantes del traje espacial le imposibilitaban de ello.

    Trató de acelerar la marcha. Calculaba que estaba tan lejos ya de la popa como de la sala de máquinas. Había realizado todas estas maniobras, de las cuales formaba parte el paseo por el vacío para convencer a Bugsy de que había ido al lugar donde se ocultaba Janet, y que se suponía debía ser algún rincón de la popa. La idea consistía en tener a Bugsy ocupado en la búsqueda de la muchacha... y en la de él. Bugsy estaba seguro de que estaba en la parte más baja de la boya. Nunca se le ocurriría a nadie, más que a un hombre del espacio, ponerse un traje espacial y volver a la sala de control por la parte exterior de las planchas del casco. Mientras Bugsy se ocupaba de destrozar la popa para encontrarle a él — y a Janet — él podía volver a la sala de control con tiempo suficiente para hacer lo que fuera necesario.

    —No era más que una figurilla solitaria avanzando sobre el casco metálico del «Lambda». Parecía vadear la oscuridad que le llegaba hasta las rodillas, mientras que la parte superior de su traje espacial resplandecía ante el malévolo resplandor de Canis Lambda.

    Aquel monstruo de incandescencia parecía liberar prominencias y fuego. De él salían cuerpos vividos de enorme tamaño. ¡Era un sol y no consentían el desafío de diminutas criaturas como los hombres! Un hombre con un traje espacial avanzando sobre el casco de una nave prácticamente a la deriva y sin motores, sometida a la destrucción en un espacio vacío... un hombre con traje espacial, era un mortal enemigo del sol Canis Lambda. Pero aquella estrella amarilla esperó con impaciencia el ver a la boya convertirse en llamas.

    Scott llegó a su destino, que era la cámara de aire, a través de la cual penetró por primera vez en aquella boya espacial. Abrió la puerta exterior y entró. Un destello azul blanquecino apareció en el lugar que acababa de abandonar. Después se perdió en el espacio. Cerró la puerta exterior tras él. Abrió la puerta interior y penetró en la nave.

    Al quitarse el casco, oyó la música Thallian. Le sobresaltó. Pero no hacía más que unas horas que había llegado a bordo del «Lambda» y era una costumbre en las naves espaciales el que hubiera un sonido continuamente en ellas. Uno no se daba cuenta del sonido y sin embargo el silencio absoluto del espacio alteraría los nervios. Allí donde hubiera pasajeros, había música. En algunos sities, se producían ruidos, sin escoger la calidad siquiera, aunque siempre en el límite de la audibilidad. En otros, se pasaban continuamente películas solidográficas en una reducida pantalla, tanto si se miraban como si no. Scott, sin embargo, había estado acostumbrado a otro upo de sonidos hasta entonces, y la música le parecía extraña.

    Bordeó la parte del hotel y subió las escaleras hacia la sala de control. Abrió la puerta y Chenery empezó a mostrarse inquieto. Había estado contemplando la aguja de observación meteorítica con fascinación y ojos asustados. La aguja del indicador oscilaba ligeramente. Allí se detectaban cuantos meteoros captaba la antena en sus diferentes posiciones.

    Pero reaccionaba sólo ante los objetos que se aproximaban. Los que se alejaban o que no se acercaban con mucha aproximación no le afectaban. La aguja indicaba, momento a momento, las probabilidades existentes de que un meteoro de suficiente tamaño como para ser peligroso pasara a unas diez millas de la boya. Un cinco por ciento de probabilidades era negligible. ¡Pero un cúmulo esferoidal podía ser fatal! Poco antes había quedado demostrado Chenery continuaba vigilando. Se estremecía casi al unísono de la aguja del instrumento de observación meteorítica. Pero el peligro que Scott esperaba no residía en los bajos porcentajes de probables objetos que pasaban cerca. Sabía perfectamente que el instrumento daría un salto brusco en el momento en que las masas aterrorizadas de los cometas pasaran por el campo de acción del mismo, hacia el «Lambda».

    Avanzó hacia el tablero de mandos. Chenery dijo con voz estremecida:

    —Lleva un traje, ¿dónde ha estado?
    —Dando un paseo por ahí afuera — se limitó a explicar Scott—. Oí ruidos hace un momento, ¿qué eran?
    —Mis... mis hombres — repuso Chenery. Tragó saliva — Yo... utilicé el G.C. y les dije, allá donde quisiera que se encontraran, que me había quedado con usted. Les dije que no hicieran nada que empeorara las cosas. Yo les metí en esto —añadió compungido—. Eran mi clase de hombres. Les gustaban las cosas suaves, ligeras y sin... problemas. Pensé que... si nos libraba usted de ésta... tal vez les pudiera facilitar usted un poco las cosas.
    —Si salimos de ésta — respondió Scott.

    Estaba junto al tablero de mandos. Tendió una mano y accionó un mando. Suavemente. Le hizo recorrer un espacio apenas perceptible. Parecía esperar.

    —Después, al cabo de unos momentos — continuó con voz compungida Chenery — oí ruidos secos. Disparos. Gritos. Alguien chillaba, me parece.

    Scott había oído el mismo tumulto por conducción de su casco cuando estaba en la cámara de aire, mientras eludía la tormenta de fuego de los micrometeoritos. Volvió a accionar suavemente el mando. Esperó.

    —¿Uno de sus hombres?
    —Sí — respondió Chenery. Se humedeció los labios—. Un buen individuo. Había hecho algunos trabajos buenos, trabajando para mí. Era uno de los que llevaban uniforme cuando usted llegó.

    Accionó nuevamente el mando. No parecía ocurrir absolutamente nada. Parecía que estaba tratando de empezar a utilizar lo que quiera que respondiera a aquel mando, con un mínimo de efecto perceptible. Pero miraba hacia el extremo de la pantalla, donde la imagen del marcador asteroide quedaba dividida, apareciendo una parte sobre la pantalla que daba a la popa, y otra sobre la pantalla de enfrente. Le hubiera sido imposible a Chenery saber si el marcador asteroide se movía. Pero Scott sí que lo sabía.

    Operó sobre un mando que no había tocado antes. Milésimas de milímetro solamente.

    —¿Y cree que habrá sido asesinado? ¿Por Bugsy?
    —Los cuatro — repuso Chenery. Había un deje de amargura en su voz—. Bugsy no me podía atrapar, al menos de momento. Y entonces, muy propio en él... cayó sobre los cuatro.
    —¿Y ahora?
    —Estará como un loco — respondió Chenery sin esperanza—. Vendrá tras de mí. Y no... y no hay ningún sitio adonde ir. Por eso no salí de aquí.
    —Eso podría ser una buena idea — repuso Scott. Echó una mirada exhaustiva a las pantallas de televisión. Por ningún sitio se veían estrellas, sólo una nebulosa iluminada indefinida y sin superficie que formaba parte del primero de los Cinco Cometas que debían pasar por allí. Pareció bastante satisfecho—. Creo que usted debería a todo trance quitarle la idea de que llegara hasta aquí. Eso antes que nada.

    Miró fijamente y de soslayo a Chenery. Chenery no apartaba los ojos del instrumento de observación meteorítico. La aguja oscilaba constantemente. Se humedeció los labios. Era extraño que pudiera estar tan desesperadamente resignado a que Bugsy le asesinara, y tener tanto miedo de las oscilaciones de la aguja del indicador de la que no podía esperar más que anunciara la llegada de la destrucción para todos y cada uno de los existentes en la boya.

    Scott encendió un conmutador de la parte posterior de la sala de control. Dijo en voz baja y con disimulo ante un micrófono:

    —Las cosas hasta ahora van bastante bien. Pero si dentro de veinte minutos no te vuelvo a llamar, haz lo que te dije. Pon en práctica cuanto te enseñé. No hagas nada antes de ese tiempo, a menos que no haya otra solución. Bajo ningún concepto debes esperar ni un minuto más de lo que te he dicho. En caso contrario, tu situación sería irremediable. Tampoco debes llamarme. Se volvió hacia Chenery.
    —¿Dónde está su revólver? Chenery lo sacó.
    —¿Tiene buena puntería?
    —N... no — admitió Chenery—. Yo... en realidad, no hacíamos uso de las armas nunca. Sólo las llevamos para impresionar. ¡Pero hicimos algunos trabajos que ni usted ni nadie se lo hubiera podido creer! — Después añadió—: Unas cuantas granadas para asustar, daban mucho mejor resultado que los revólveres. Tengo algunas en mi equipaje.
    —Ya lo sé — respondió Scott con sequedad—. Vamos.

    Caminó delante hasta el piso del hotel. Le enseñó a Chenery el camino que conducía al viejo mostrador del recepcionista. Era un lugar muy apropiado para esperar desde allí los acontecimientos.

    —Bugsy se cree que estoy escondido por la popa — observó Scott —i y el atraparme a mí o a Janet se cree que terminará con todos sus problemas. De modo que no va a abandonar la cacería a que se está dedicando por allá abajo por el solo hecho de subir aquí arriba para asesinarle a usted. Lo que puede ser es que envíe a un par «le pistoleros para que lo hagan. Dudo que usted le merezca mucho respeto a él.

    Chenery tragó saliva.

    —Y si usted empezó todo este asunto con los únicos cuatro hombres con quienes podía contar — añadió Scott con decisión — y llamó a un hombre como Bugsy para que aportara los hombres que a usted le hacían falta, ¡entonces usted fue el que promovió todo cuanto hasta ahora ha ocurrido!

    Hizo una pausa para escuchar. El único ruido existente era la monótona y suave música de Thallian, a excepción de algunos ruidos secos que llegaban desde el casco de la nave. Pero apenas se apreciaban. Se volvió otra vez hacia Chenery.

    —Ahora tengo que atender a algo muy importante — se limitó a explicar—. Desde aquí puede dominar la escalera con su revólver. Cuando los hombres de Bugsy aparezcan, hágalos retroceder. O mátelos. Nunca se imaginarán que van hacia una emboscada. Cuando oiga tiroteo bajaré y tomaré parte en él si es necesario. Pero prefiero que Bugsy se quede por abajo buscándome por la popa. No quiero en modo alguno que él interrumpa en modo alguno lo que tengo que hacer. De modo que... ¡sea práctico! Trate de apuntar bien. Cuando sus amigos suban las escaleras para matarle, ponga el revólver en posición de descarga rápida, lánceles unas ráfagas, y lo más probable es que usted salga con bien. Pero no se entretenga en advertirles que retrocedan. ¡Empiece por disparar!

    Chenery volvió a tragar saliva. Temblando, se colocó en su puesto de observación. Scott volvió a la sala de control. Verificó el panorama que ofrecían las pantallas de televisión. Mostraban el mismo pálido resplandor. En una, el marcador asteroide aparecía reflejando un tono distinto de luz al que emitiera antes, pero ello era lo único visible sobre las pantallas.

    Una vez más accionó los mandos; dos a la vez. Los manipulaba con toda delicadeza. Hubo un momento en que oyó un ruido metálico tras él y se levantó rápidamente para evitar que la señal de alarma de meteoros se pusiera a sonar. La situación había cambiado desde que le diera órdenes a Chenery de que se asegurara bien de que aquélla sonaría. Cuando aquello ocurrió, él estaba tratando de engañar a Bugsy respecto al paradero de Janet. Ahora, lo que le importaba era que Bugsy no hiciera otra cosa que dirigir la búsqueda y captura de los dos. No quería distraerlo poniendo ideas nuevas en su cabeza. Por eso operaba sobre los mandos con tanta precaución... para que Bugsy no se apercibiera de que se estaba intentando algo.

    Tenía todos los mandos en plena acción y pleno rendimiento, y contemplaba enfebrecido el marcador asteroide. Hubiera sido preciso efectuar algunos cambios en los ajustes de control, pero tenía a Chenery en guardia contra los hombres que pudieran subir. Entretanto, tenía que mantener al «Lambda» apuntando en la misma dirección exactamente que el marcador asteroide. ¡Exactamente en la misma! «Lambda» tenía que pasar...

    Miró el reloj de la sala de control. Hizo una mueca de desagrado. El tiempo pasaba muy despacio.

    Oyó el trepidar de un revólver en el piso inferior. Dudó unos instantes, porque lo que estaba haciendo en aquel momento era tan importante o más que cualquier otra cosa. Estaba tratando de evitar la destrucción del «Lambda», y su éxito dependería del tacto y la seguridad de cada maniobra. Una interrupción, aunque fuera para disparar sobre los seguidores de Bugsy, sería en aquellos momentos más enervante que emotiva. No quería interrumpir su trabajo para mezclarse en una reyerta con asesinos profesionales. Pero... no le quedaba más remedio.

    Descendió la escalerilla hasta el piso del hotel, con el arma en la mano. Con desagrado pensó que si le reconocían, y la noticia llegaba hasta Bugsy, la continuación de lo que era una operación y una maniobra extremadamente crítica no llegaría a poder tener lugar. Nadie podría hacer un trabajo delicado en una boya espacial mientras se estuviera defendiendo de un tipo como Bugsy.

    Todos estos pensamientos cruzaron por su mente, mientras iba a reunirse con Chenery en su combate contra los pistoleros que Bugsy había enviado para matar a Chenery.

    Llegó al descansillo que había en el lugar donde la escalera giraba. Desde allí podía ver casi todo el salón del hotel. Vio humo. Una bala había ido a parar contra el suelo, y de la alfombra salía humo. Había dos hombres cerca de la gran escalera. Tenían el aire de profesionales llevando a cabo una tarea que les era por demás habitual.

    Con los primeros disparos Chenery no había logrado nada. No había hecho más que humo. Scott lo veía. Pero a él los dos hombres de la gran escalera no le podían ver. Chenery temblaba como si tuviese agudos escalofríos. Parecía debatirse con el arma que llevaba entre sus manos. Estaba tratando de ponerla en posición de fuego rápido. Era evidente que se hallaba en los últimos estertores de la desesperación.

    Los dos hombres vieron que uno de los primeros disparos habían dado en el suelo, a unos quince pies de donde ellos estaban. No cabía duda de que era el disparo de un aficionado y que no hacía más que levantar humo. Uno de ellos dijo algo en voz baja. Los dos se dispusieron a subir las escaleras que quedaban. Scott levantó su revólver dispuesto a intervenir, aunque no le satisficiera mucho tal acción, pero entonces se produjo lo totalmente inesperado.

    Chenery apretó el gatillo de su arma una vez emplazado en su sitio el acoplamiento de ráfaga rápida. La Profusión de disparos produjo un ruido insoportable. Parecía escupir una lanza de fuego blanco rojizo que oscilaba hacia ambos lados de la sala. La ráfaga lo cubría todo. El humo volvió a llenar el ambiente.

    Entonces se produjeron fogonazos en todas direcciones. Un hombre chilló. Después, otra de las armas escupió su mensaje de muerte entre el humo ya reinante.

    Un hombre se derrumbó por la gran escalera gritando. Otro se fue arrastrando hacia abajo, lanzando alaridos como un animal en agonía.

    Chenery salió de entre el humo, tembloroso.

    —Se... se han ido — dijo con estupidez. Hablaba para sí mismo. No se había dado cuenta de que Scott había venido para ayudarle.
    —Uno ya no volverá —> dijo Scott fríamente desde la posición que ocupaba en la parte alta de la escalera—. El otro, tal vez. Tenía que haber continuado disparando un poco más, pero no creo que se apresuren en regresar. Bugsy está todavía persiguiéndome. No se preocupará de usted hasta que no se haya dado por vencido de lo otro.

    Regresó a la sala de control. La posición del marcador asteroide había variado ostensiblemente. La boya, naturalmente, había variado de posición a efectos de las manipulaciones anteriores del ingeniero en el momento en que se había serenado de repente, y no era muy probable que él hubiera neutralizado su variación con toda exactitud. Una vez iniciada en el más lento y en el más sosegado de los giros, la nave continuaría en su movimiento interminablemente, o al menos hasta que dejara de ser un objeto sólido. Ante las presentes circunstancias, esta última no podía durar mucho tiempo. Pero después de echar un vistazo rápido Scott dejó de mirar las pantallas. Ahora estaba absorto en, la lectura del instrumento de vigilancia de meteoros. La aguja se estremecía. Producía unas oscilaciones que en ocasiones parecía que iban a saltar a la zona de más peligro. Después retrocedía y volvía o oscilar. Aquellas oscilaciones más pronunciadas significaban que un objeto grande se aproximaba a la boya punto de control, a unas cuatrocientas millas de distancia, y cuando retrocedía se podía interpretar que el objeto había realizado un movimiento de cierta variación, con lo cual era posible que se limitara a pasar peligrosamente cerca del «Lambda».

    Scott se recriminó a sí mismo. Si Janet era capaz de manipular un bote espacial con cierta seguridad, había llegado el momento de decirle que sacara el bote de su doble cámara de acero y que pusiera en práctica cuantas instrucciones él le había señalado. Pero la muchacha no poseía experiencia. Las probabilidades de salvarse no aumentarían efectuando tal cosa. Todavía no.

    Entró Chenery.

    —¡Teniente! — dijo agitado—. ¿Lo vio? ¡Luché contra aquellos tipos! ¡A uno de ellos lo cacé de lleno! ¡Y tal vez herí al otro! ¡Yo! ¡Luché contra aquellos tipos!
    —No lo dudo — respondió Scott con acritud—. ¿Podría hacerlo otra vez? Volverán con refuerzos. Pero de momento aún no.

    Retrasó el instrumento de detección de meteoritos hacia los otros aparatos. Con gran conciencia y serenidad en sus actos cortó la fuerza de operación de uno de los mandos y esperó los resultados. Volvió a mirar inquieto hacia el reloj.

    —Creo que podría volver a hacerlo — dijo Chenery. Después, con énfasis, añadió —:

    ¡Sí! ¡Sí que puedo! Yo siempre me había creído que con un revólver sólo se podía efectuar un disparo cada vez. Pero hice cuanto usted me dijo respecto al acoplamiento, aunque me costó un poco, ¡y aquello parecía más bien una manguera! ¡Y así fue cómo les cacé!

    —Un revólver de éstos — explicó Scott con desgana — puede efectuar doscientos cincuenta disparos. Si se mantiene el gatillo apretado constantemente se vacía en cinco segundos.

    Examinó todas las pantallas, una por una. El marcador asteroide tenía un efecto sutilmente distinto. Los ojos de Chenery se fijaron en él, pero estaba absorbido por el gran descubrimiento de su propia proeza.

    El instrumento detector de meteoros rozó el límite. Scott volvió a desconectar la alarma, pero sus ojos quedaron fijos en el dial. La aguja oscilaba y se estremecía. En aquellos momentos indicaba que era sumamente probable la aproximación de objetos sólidos. De haber habido solamente una masa grande, la aguja habría dado una indicación fija. Aquella oscilación de la aguja significaba la detección de muchos objetos. Lo más probable era que otro cúmulo de meteoritos viajara junto, tal vez con los componentes más grandes del conjunto bastante separados entre sí, aunque con innumerables cantos de arena y pedrezuelas volando con ellos para cruzarse con la órbita de la boya. La aproximación era rauda. Segundos después de la primera advertencia se produjo un ruido seco. Cualquiera que hubiera sido el objeto, a buen seguro que era más grande que la cabeza de un alfiler, pero su impacto quedó ahogado en su trayecto a través del casco. Segundos más tarde se produjeron dos más. Después se ocasionó un ruido silbante; probablemente un agujero diminuto. Más golpes. Un nuevo silbido. Posiblemente un nuevo agujero. Pero nada reflejaba que la presión de la boya decayera por ningún punto de la misma. Los agujeros, si eran unos cuantos, se vería corregida su acción por las características de la espuma plástica. Pero el número de partículas extremadamente diminutas se incrementaba.

    Se originó un nuevo choque. Éste era distinto.

    Una llamada desde el muro posterior de la sala de control. Scott tendió la mano inmediatamente. Se apresuró a decir:

    —Janet, ¿qué...?

    La voz de la muchacha, a través del aparato, no denotaba mucha tranquilidad.

    —Algo atravesó la plancha de acero y después penetró por el visor del bote. Pensé que deberías saberlo. Te doy las gracias y adiós.

    Antes de que terminara de hablar la muchacha él ya estaba fuera de la sala de control. Bajó las escaleras a toda velocidad. Su sentido del olfato le hizo apercibir un olor irritante a quemado, producido por el arma de Chenery. Llegó hasta la habitación que en otros tiempos era utilizada por los camareros de servicio del hotel. Alcanzó la puerta sobre la cual se leía el signo: Bote salvavidas. Prohibida la entrada. La puerta interior metálica de la doble cámara. Abrió la cerradura y entró rápidamente. Pero antes de avanzar una corriente de aire muy fuerte le atajó. Oyó el silbido producido por el aire al escapar. Llegó hasta la puerta del bote espacial. Janet se hallaba relajada y sin fuerzas en ella. La tomó en sus brazos y la sacó, mientras el estremecedor silbido de aire continuaba.

    Cerró de golpe la puerta interior y jadeó aliviado. Recordó que le había dicho a Janet que estaba preparando un juego en el que apostaría contra la suerte para que ella pudiera ganar una prolongación en el tiempo de su existencia, y a partir de allí una nueva probabilidad de poder sobrevivir. Y ahora resultaba que la apuesta había sido rehusada. Una rabia profunda y amarga le invadió, pero no había tiempo para tales cosas. El aire puede atravesar con mucha rapidez un agujero en el espacio. No habían transcurrido tres minutos desde que el impacto de una pedrezuela había echado por tierra su plan especialmente concebido para mayores probabilidades de salvación de Janet. Ahora ella tenía que correr la misma suerte que él. Ahora el escape de aire de la cámara de acero del bote salvavidas quedaba cortado por la puerta de la cámara interior. Había sacado a Janet de allí con el tiempo justo. Pero empezó a sentir una profunda indignación. Le dio la sensación de que la suerte le estaba castigando.

    —¿Te encuentras bien? — le preguntó.
    —Bastante bien — repuso ella humedeciéndose los labios—. Yo... probablemente no hubiera podido abrir esa puerta.
    —No estoy seguro de que hayas ganado mucho por el hecho de que yo haya podido — le respondió Scott—. Las cosas no van tan bien como yo esperaba.

    Volvió a oírse la música Thaillan en el recibidor del hotel, mientras lo cruzaban para regresar a la sala de control. Unido a aquel sonido se escuchaba también el de los impactos, cada vez más fuertes.

    Alcanzaron la sala de control. Chenery les miró sorprendido. La salida rapidísima de Scott, y ahora su vuelta con Janet, le habían dejado terriblemente sorprendido. Pero no tenía ni la menor idea de dónde había estado Janet. Scott había dicho que estaba descansando y que suponía que estaría durmiendo.

    Ella miró a Scott. Él había vuelto junto a los mandos. Ahora contemplaba las pantallas. El asteroide marcador se había desplazado todavía más. Parecía estar mucho más cerca, mucho más cerca.

    Ella dijo dubitativa:

    —¿Está Bugsy...?
    —Aún está con nosotros — atajó Scott—. Me envió un mensaje. Y yo fui lo suficientemente indiscreto como para decir que había encontrado un sitio donde nadie le podría molestar. Él creyó saber dónde estaba ese sitio. Quiere tenerme cogido para que yo no pueda rehusar a lo que él ordene. Creo que se ha hecho un tanto escéptico en lo que respecta a los cometas. Todavía no nos han destruido. Entonces empezó a buscarte a ti, y me mandó decir que hiciera lo que fuera necesario, pero rápidamente, o algo así. La conclusión ha sido que tú has salido perdiendo.
    —¿Entonces qué...?
    —Todavía necesito quince minutos — repuso Scott—. Tal vez los cometas no me los concedan. Pero lo más probable es que sea Bugsy el que no me deje llegar a ellos con tranquilidad. Tan sólo con quince minutos más... tal vez veinte... podría situar a la boya relativamente a salvo. Entonces podría idear alguna otra estratagema para ponerte a salvo. Pero estoy empezando a dudar de si tendré tiempo.

    Chenery respiró profundamente. Después dijo:

    —Estoy completamente seguro de que usted lo conseguirá. Yo me encargo de ello. Scott no volvió la cabeza. Janet continuaba mirando a Scott.

    Chenery dijo:

    —¿No me cree? ¡Mire! ¡Me las entendí con dos de ellos! Además, ¿tengo algo que perder? Estoy en muy mala situación. Los hombres de Bugsy fueron los que cometieron los asesinatos, pero yo fui en cierto modo el responsable indirecto. Bugsy ha matado a mis hombres y eran buenos chicos. Él va a matarme, si es que antes no le mato yo. Y si usted necesita quince minutos, porque de otro modo los cometas nos matarán a todos... ¿por qué no...?

    Janet le miró. Él creyó que su mirada era aprobadora. Y él la había protegido en la boya hasta que se produjo la llegada de Scott. Chenery, en todo momento, incluso ahora, había sentido la obligación moral de ayudarla.

    Scott tomaba referencias sobre la pantalla. Chenery dije con orgullo:

    —A Bugsy no le preocupo ni lo más mínimo. Terminé con los dos hombres que envió para matarme porque tampoco me concedieron ninguna importancia. ¡Bugsy nunca supondrá que yo también voy tras él!

    Scott dijo sin mirarle:

    —La emboscada es su salvación.
    —Sí... — dijo Chenery, asintiendo complacientemente—. Ahí abajo fueron ellos los que vinieron hacia mí. ¡Nunca se les ocurrirá pensar que yo iré a su encuentro! Así que iré a encontrarles, tan abajo como me sea posible, y los tendré ante mí antes de que ni siquiera se den cuenta. Y no se darán cuenta de que soy yo hasta que no estén empezando a agonizar.

    Scott apretó los labios.

    —¿Su arma...?
    —Granadas — dijo Chenery—. Aquí ya no me queda casi ninguna bala. ¡Usted sabe dónde están las granadas! Ya le dije que las utilizaba para causar un impacto moral, para asustar. Eso hace detenerse a la gente que le sigue a uno. Siempre gocé de reputación por mi forma de planear las cosas. Yo fui quien planeó todo esto. Así, aunque muera, el recuerdo mío que perpetúe en las gentes no será el de un Imbécil. Porque yo tengo un público...

    Asentía y accionaba mientras hablaba. Scott se mostraba escéptico. Pero Chenery salió de la sala de control y bajó las escaleras. Scott, de pronto, confió en él. Y la expresión del propio Scott dejó de ser amarga. Tenía obligatoriamente que estar allí, en la sala de control. A menos que manejara ciertas palancas pequeñas con absoluta exactitud, obligándolas a hacer movimientos específicos, con específica energía, y en momento exacto y preciso, no había ninguna esperanza de salvación ni para la boya ni para sus ocupantes. Pero era una humillación quedarse allí, manejando palancas, mientras Chenery iba a lo que con toda seguridad iba a ser su muerte.

    Se produjo un ruido en algún punto del casco del «Lambda». Era una partícula meteorítica aislada. El ruido quedó ahogado por la espuma a presión que podía llegar a cerrar agujeros, en ocasiones de más de una pulgada de diámetro.

    Después, la aguja del instrumento observador de meteoritos saltó. Scott la miró fijamente. La aguja parecía haberse quedado congelada en el máximo. Ahora no señalaba un reducido cúmulo esferoidal avanzando desenfrenadamente. ¡Esta vez no! El punto sensitivo se hallaba a cuatrocientas millas más allá del sol y en la línea del centro. Pero por la acción de la aguja Scott sabía que no estaba reaccionando por la acción de cúmulos próximos y relativamente cercanos, como los que habían pasado hasta ahora junto al «Lambda».

    Ésta era la masa principal del más importante del primero de los Cinco Cometas. Se hallaba a más de cuatrocientas millas de distancia, pero incomparablemente mucho mayor que cualquier cosa vista hasta entonces. El instrumento registrador de meteoritos indicó lo mismo que hubiera indicado si un planeta gigante se hubiera lanzado sobre ellos para destruir el indefenso Punto de Control Lambda.


    Capítulo VIII


    A la boya espacial le quedaba todavía una habilidad que carecía totalmente de importancia. Cuando era un crucero, era capaz de viajar en desaceleración, a múltiple velocidad de la de la luz, y a ciento ochenta mil millas por segundo. Como boya, «Lambda» había conservado su sistema solar de vuelo, que podía, en ocasiones, desarrollar una velocidad de unos cuantos cientos de millas por segundo. Pero ahora, utilizando su singular fuente de movimientos, había llevado a cabo una velocidad enorme, y se imponía por tanto realizar rigurosos controles.

    «Lambda», sin embargo, no daba ninguna señal exterior de vida. Todas sus antenas comunicadoras, el radar y los receptores de radiaciones excéntricas, que constituían el sistema de vigilancia meteorítica, parecían carecer de propósito alguno. Aparentemente, y como si se tratara de pura ironía, el mecanismo de llamada espacial del «Lambda» continuaba propagándose en el espacio. Por microondas la boya repetía interminablemente: Punto de Control Lambda. Punto de Control Lambda. Comunique. Comunique. Y ocurrió que, en aquel preciso instante, en algún punto del sistema solar Canis Lambda, una nave se detenía en el espacio. Sus pantallas de la sala de control mostraban la enorme luminosidad que eran los Cinco Cometas congregados casi en uno, en el momento de cruzar la órbita del «Lambda» para destruirlo.

    Nadie apercibió aquel detalle. Las cintas transmisoras y receptoras funcionaban a toda velocidad. Dentro de media hora aproximadamente la comunicación llegaría al «Lambda». Allí se registraría la información, para el caso de que pudiera ser precisa a las Patrullas del Espacio.

    Si es que el «Lambda» sobrevivía.

    En su sala de control, Scott no hacía más que dar vueltas de un lado a otro constantemente. Se sentía un tanto avergonzado. Chenery había bajado, lleno de orgullo, hacia la popa de la nave con un revólver que probablemente no le serviría de mucho. Su intención era lanzar unas cuantas granadas, de tamaño reducido, que habían sido designadas más bien para asustar e intimidar que para matar... aunque se había podido comprobar que habían efectuado bastante destrucción cuando estallaron. Había ido casi con el convencimiento de que le matarían. Pero Scott estaba todavía en la sala de control, vigilando las variaciones de distancia entre la boya y el marcador asteroide. La función de aquellos mandos, en los tiempos en que el «Lambda» había sido un crucero, había sido mover la boya hacia la derecha o hacia la izquierda, hacia arriba o hacia abajo, y la popa hacia la izquierda o hacia la derecha, hacia abajo o hacia arriba. Con ello inclinaban al antiguo crucero hacia la posición más correcta.

    Pero ahora, desde que el «Lambda» era un punto de control, una estación de cargamentos y un lugar donde los pasajeros efectuaban transbordos entre naves, las unidades motoras efectuaban otra función. Ahora, cuando había naves que tenían que dejar pasajeros o carga que recoger, aquellos motores posicionales eran los que hacían posibles los intercambios. Orientaban la boya de forma que el «Lambda» y la nave visitante estuvieran perfectamente paralelos, proa con proa y popa con popa. Y con ello podían quedar separados por distancias mínimas. Cuando el lado de babor de proa impulsaba hacia la derecha, y cuando el lado de estribor de popa hacía lo mismo, toda la nave se inclinaba hacia la derecha. De medio lado, para ser más precisos, y a no mucha velocidad, pero bajo perfecto control. Si tanto las unidades de proa como las de popa impulsaban hacia la derecha, entonces la nave se inclinaba en aquella posición también. Si en algún momento se producía un exceso de maniobra, la marcha atrás era perfectamente factible, Y así, las naves y las boyas se emparejaban en aquellos días, utilizando las unidades motrices y desplazándose en el sentido de la marcha del cangrejo.

    Y ésta era la única habilidad que le quedaba al «Lambda», y a la que Scott estaba tratando de sacar el mejor partido. Estaba acercando lo máximo posible al «Lambda» hacia el marcador asteroide, que era como una montaña de hierro.

    Se oyó una sucesión de golpes fuertes y secos en el casco de la boya. Era algo meteorítico. Scott hizo un gesto impaciente con una mano embutida en un guante espacial.

    —¡Chenery es un idiota! — comenzó a decir amargamente—. ¡Se defendió antes por casualidad, ganó por casualidad y ahora ha ido abajo a hacer frente a todos los pistoleros de Bugsy... y cree que lo conseguirá! ¡Por casualidad! ¡Y yo se lo permití! ¡Yo le dejé ir! ¡Y todo porque tengo que ocuparme de estos mandos infernales!
    —¿Podrías explicar...?
    —¿Explicar? ¡No! Ya hace mucho que le dije a Bugsy que íbamos a estrellarnos contra los cometas. Y estoy seguro de que todavía sigue sin concederles importancia. Si antes se creyó que le mentía, ahora está completamente convencido.
    —¿Podrías explicármelo a mí? — repitió Janet—. ¿No podrías decirme qué es lo que hay que hacer? ¿Dejarme manipular a mí? ¿O no podríamos meternos en un bote espacial?
    —¿Y dejar al «Lambda» que se estrellara? Y no podríamos lanzar llamadas al espacio para ponernos en contacto con una nave que pasara. El transmisor de un bote espacial no alcanza más que unos cuantos minutos de luz. ¡Nunca nos oirían! ¡Moriríamos en el bote!

    Había otras razones. El plan anterior que Scott había previsto antes para Janet ahora parecía carente de utilidad. Lo que él hubiera querido hacer era que ella condujera el bote hacia el lado iluminado del asteroide entretanto él aferraba el punto de control bastante cerca. A partir de aquel momento, aunque le ocurriera a él cualquier cosa, Bugsy no tendría más remedio que mantener la llamada de la boya espacial en emisión constante para que, tarde o temprano, alguna nave se acercara — como la que había traído a Scott hasta allí — o posiblemente una nave patrulla. O, menos probable, pero mucho mejor todavía, el mismo «Golconda Ship». Y cuando ello ocurriera, Janet podía intervenir y pedir ayuda a través del transmisor del bote espacial, y Bugsy y sus compañeros serían restituidos del «Lambda» con muchas precauciones. Así Janet se hallaría completamente a salvo.

    Pero sin Janet en un bote espacial fuera del «Lambda», Scott se hallaba sumido en una total frustración. En sus planes no había contado con nada específico, con miras?. su propia seguridad. Ahora ya no hacía tales planes. Pero como oficial de Patrullas le encolerizaba enormemente la idea de que Bugsy y sus hombres pudieran salir de aquella situación libremente e incluso ricos.

    Se alejaba a Janet de allí, no quedarían más que Bugsy y sus hombres a bordo, cuando un patrullero, u otra nave cualquiera apareciera. Habrían tenido tiempo para ponerlo todo en orden; tiempo para limpiar y borrar las huellas de sangre, y para comprobar que no dejaban ningún detalle que les delatase. Podría haber una certeza y seguridad moral de que se habían cometido asesinatos y de que los cuerpos habían sido arrojados al espacio. Pero no habría ninguna prueba que les llevara sin remisión ante un tribunal.

    —Mira — dijo él — ¡hay otro bote salvavidas tres pisos más abajo. Te llevaré allí.
    —¡No! — repuso Janet—. ¡Tú tienes que conducir la boya hasta el punto más conveniente! ¡Tú mismo lo dijiste y diste las razones! ¡Enséñame a manejar eso! Dime cómo hacerlo funcionar, y si Bugsy viene...

    Se oyeron nuevos impactos. En cierto modo, el intervalo de estos impactos de partículas en el espacio, era distinto de las dos avalanchas de impactos ocurridas anteriormente. En una órbita normal, una boya espacial como Lambda, podía recibir muchos impactos micrometeoríticos. Eran insignificantes. Pero los que se estaban sucediendo en aquellos instantes, eran del volumen de granos de arena. Ello podría significar la presencia probable de partículas más grandes, que no había que menospreciar. Scott tenía la impresión de que de ahora en adelante, irían aumentando en número, y que proyectiles cada vez más y más grandes, pasarían cerca, o darían de lleno en el Lambda, hasta que llegaran los objetivos verdaderamente masivos.

    —Lo que me gustaría — dijo moderando el tono de voz y su inquietud al mismo tiempo
    —lo que realmente me gustaría, sería ni más ni menos, el poder tener encerrados a Bugsy y sus hombres en algún sitio, donde no me pudieran preocupar ni molestar. Entonces sí que empezaría a tener confianza. Pero como no puedo... Se detuvo de repente.
    —Encerrados — dijo con voz misteriosa—. Sí..., encerrados.

    Parecía estar imaginándose la escena. Hubo un momento en que no miraba a ningún sitio. Después añadió:

    —Hay algunas reservas de alimentos ahí abajo. Sí. Tanto Bugsy y su grupo, como tú y... creo...

    Pero no dijo lo que estaba pensando. Se fue rápidamente hacia un rincón de la sala de control. Las salas de control eran el centro cerebral de las naves espaciales. Si se producía un agujero en un compartimiento y una de las partes de la nave perdía aire, era un hombre de la sala de control quien se ponía un traje espacial y hacía una inspección de los daños. Si se suscitaba una emergencia en cualquier sitio, eran los hombres de la sala de control quienes no podían perder tiempo buscando trajes espaciales por otros sitios para ir a hacerse cargo del asunto. Tenían que tenerlos siempre a mano. Scott sacó un traje espacial.

    —Ponte esto — le ordenó.

    La ayudó a hacerlo. Inspeccionó el traje. Signes de desgaste. Baterías. Aire.

    —El casco tienes que atártelo así — le explicó. Le enseñó cómo, y después se detuvo para echar una nueva ojeada a la pantalla donde siempre aparecía el asteroide. Cambió de posición uno de los mandos y volvió junto a ella.
    —La regulación automática de aire — dijo—. En casos de emergencia te puede servir para quemar alguna cosa. Y también lógicamente lo puedes utilizar como autodefensa. ¡Ahora, levanta la careta del casco y escucha!

    La llevó junto al tablero de mandos. Le mostró unas palancas, ocho en total. Cuatro eran para los motores de proa y cuatro para los de popa. Mientras le estaba explicando su funcionamiento, algo pareció suceder en un extremo del asteroide iluminado por el sol. Había una parte que se quedaba apartada. El área oscura aumentaba. Lo observó, y respiró profundamente por el alivio que sentía. Cuando habló, su voz casi temblaba por la emoción que le había producido una casualidad tan perfecta y para sus actuales propósitos.

    —Tenemos que tener esta sombra, en el centro de la cara del asteroide — le dijo—. Recuérdalo, no podemos movernos en el sentido normal. Nos estamos desplazando de lado. Tenemos que mover un extremo o el otro, hacia delante o hacia atrás para dar la vuelta. Y ahora, tenemos que reducir la marcha y pararnos. ¡No debemos bajo ningún concepto chocar contra nada! Utiliza las unidades motrices, de proa y de popa, tanto para parar como para seguir adelante. Tenemos que parar el seco, cerca de nuestro blanco y después seguir lentamente hacia adelante.

    En algún punto de la nave se produjo una explosión. Un chillido. Y después el tableteo de las armas.

    —Me necesitan abajo — dijo Scott—. Trata de pilotar el Lambda tal como te he mostrado. La sombra te ayudará muchísimo. Procura mantenerlo centrado y acércate cuanto puedas al asteroide. Y... puede que no te seduzca mucho la idea de hacer uso del revólver, pero si es preciso, empléalo. Para cuando haya acabado esto, te aseguro que te necesito viva.

    Otra nueva explosión se dejó oír, aunque no tan cerca como la primera. Scott se colocó el casco espacial, y después levantó la mirilla:

    —¡Hasta dentro de un momento!—dijo—. ¡Creo que al final lo vamos a conseguir! Voy a ponerlos a buen recaudo.

    Atravesó la puerta de la sala de control corriendo, y bajó las escaleras hacia el hotel. Cruzó el vestíbulo y empezó a bajar la gran escalera. Oyó con perfecta claridad disparos que llegaban de más abajo. Después, otra explosión. Quería bajar tan deprisa, que casi cayó, porque la escalerilla era de hierro, y las suelas de su calzado se quedaban adheridas a ella.

    Alcanzó el piso de equipajes. Vio a un hombre muerto, y las paredes de aquel sector medio destrozadas por los efectos de la pequeña granada. No cabía la menor duda de que Chenery había estado allí. El equipaje donde Scott había encontrado las granadas estaba abierto. Scott cogió las que quedaban. Probablemente Chenery se estaba llenando los bolsillos cuando alguien subía hacia allí. Chenery había arrojado una granada al azar, y allí estaban bien patentes las consecuencias. Había una metralleta en el suelo, que estaba un tanto torcida, como si el arma hubiera recibido un trozo de metralla.

    Otra explosión más, y el sonido de disparos arrojando fuego mortal contra algo. Otra explosión más. Scott bajó hasta los jardines hidropónicos, y a la planta de los mismos donde todo estaba sumido en la oscuridad, para simular las horas de la noche en que las plantas deben medrar.

    Los disparos cesaron. Por unos momentos reinó el silencio, y Scott maldijo sus suelas metálicas. Entonces recordó algo, y sacó unos recios escarpines que llevaba en los bolsillos laterales del traje. Cuando el traje espacial se requería para emergencias en el interior de una nave, había ocasiones en que las suelas magnéticas eran un engorro. Como en esta ocasión. Con impaciencia, se colocó los escarpines, y entonces el magnetismo, no era más que una simple molestia en lugar de un impedimento.

    Oyó una voz, aguda e histérica. Era Chenery.

    —¡Adelante! — gritaba con voz entrecortada—. ¡Adelante y moriréis! ¿Os creíais que yo era un imbécil, eh? ¡Tengo más inteligencia que todos vosotros! ¿Te creíste muy listo, eh, Bugsy? ¡Pues yo lo soy más!

    El ruido de dos granadas vibró en el ámbito; uno inmediatamente detrás de otro. Chenery no hacía más que gritar con voces de triunfo. Era una mala táctica, puesto que con ello descubría la posición que ocupaba. Pero Chenery, no era él, se hallaba fuera de sí.

    Scott llegó a la sala principal de cargamento. Había otro hombre muerto sobre el suelo. Su arma había reventado a efecto de la granada que le había matado. Scott no podía perder tiempo pensando en una acción apropiada. Oía a Bugsy, lejos, chillando desaforadamente, y dando órdenes a gritos, de tal manera que la furia, entrecortaba sus palabras y nadie le podía entender. Y entonces Scott salió de la escalera que conducía a la sala de máquinas, y contempló la batalla.

    Había humo, y disparos que habían destrozado la pintura de las paredes, y granadas que habían detonado cerca de cosas inflamables. Scott distinguió a dos hombres escondidos detrás de un montón de maquinaria. Disparaban enardecidos contra un bloque metálico que pertenecía al equipo de motores abandonado allí, desde los tiempos en que la boya había sido un crucero. Chenery danzaba y chillaba histéricamente desde detrás del bloque. De vez en cuando arrojaba una granada por encima.

    Scott abrió fuego desde la posición elevada que ocupaba. Las ropas de un hombre que se hallaba detrás de un cuadro de conmutadores desconectado, estalló en llamas.. Saltó convulsivamente, y desapareció a través de una puerta hacia otro tramo de escaleras. Scott volvió a disparar y alcanzó a otro hombre. Un tercero corría. Chenery, vociferando alocadamente, salió en su persecución.

    —Chenery — gritó Scott—. ¡Chenery!

    Disparó contra otro hombre a quien él veía, pero no así Chenery. Era un error terrible, pero Chenery se abalanzó sobre su anterior antagonista. Ambos rodaron por el suelo, lo cual imposibilitó a Scott de poder volver a disparar. Se produjo un disparo en donde estaban luchando.

    Un disparo que pasó rozando la cabeza de Scott.

    —¡Chenery! — volvió a gritar — ¡por aquí!

    Las dos figuras entrelazadas parecieron sufrir un colapso. Una quedó rígida, la otra se retorcía. Entonces se produjo toda una ráfaga de disparos hacia donde estaba Scott. Chenery había reducido considerablemente el número de hombres de Bugsy, pero aún quedaba la preocupación de Janet. El único medio de mantenerla a salvo era encerrando a Bugsy y sus pistoleros, puesto que se había unido demasiado tarde a Chenery, para poder pensar en una victoria absoluta y aplastante. Por tanto, su primer propósito, lo primero de todo que debía hacer era reducir al mínimo las posibilidades de movimientos de aquellos hombres.

    Se hallaba en el piso de encima de la sala de máquinas. Había una puerta lateral que desembocaba a una puerta de tubo accesoria muy pequeña, que iba desde la parte más alta, hasta la más baja de la boya. Arrojó una granada. Toda la escalerilla se estremeció como si se fuera a resquebrajar. Había fardos de mercancías. Disparó contra ellos. A consecuencia de ello se originó una humareda densa, y llamas que se avivaron. Uno de los fardos era de filamentos de maíz de Durlanian. Chasqueaba al arder y el olor que despedía era insoportable. Bajó la mascarilla del casco, y avanzó fríamente hacia la ejecución de su misión. Lanzó algunas granadas más. Después, renovó los disparos con balas incendiarias.

    Las llamas alcanzaron hasta el techo, pero consumieron el oxígeno del aire y se extinguieron antes de que pudieran hacer mayores daños. Después, una vez cerrados los tubos de comunicación del aire, éste sería totalmente irrespirable, y nadie lo podría soportar a no ser que llevara un traje espacial como Scott.

    Regresó hacia el piso superior, subió otro más, y aun otro, dejando el fuego tras de sí, y cerrando todos los purificadores de aire, dejando sólo tras él, compartimientos saturados de humo, gas en cuyo ambiente, un hombre no podría respirar y vivir.

    Había llegado al fondo del pasillo de los camarotes, cuando el piso se estremeció bajo sus pies. Se produjo el ruido de un choque gigantesco. Muchos objetos de dentro de la nave, cayeron al suelo.

    Subió corriendo las escaleras. Aún no había llegado arriba, cuando se produjo otro choque monstruoso. El suelo volvió a vibrar bajo sus pies. Aceleró aún más su carrera. Atravesó el vestíbulo. Alcanzó el último tramo de escaleras. Irrumpió en la sala de control. Janet escondía el rostro entre sus manos sollozando. Las pantallas de televisión mostraban lo que parecía imposible de que llegara a producir. La de babor reflejaba el cuerpo metálico del asteroide, a unas cuantas yardas solamente. La boya acababa de salir de la segunda y terrible colisión. Janet no la había parado con tiempo suficiente como para evitar el impacto.

    Scott con enorme rapidez, reguló los mandos. Entonces el Lambda no se movió en absoluto, ni hacia un sitio ni hacia otro. Sus ojos buscaron con avidez los indicadores de presión. Ninguno denotaba disminución de la misma. Algunos al contrario, parecían aumentar. Aquellos pertenecían a los lugares donde Scott había sembrado el fuego, lo cual había provocado una expansión del aire. Janet continuaba sollozando.

    —¿Qué es lo que ocurre? — preguntó Scott—. No se han producido escapes. ¡Al menos por ahora! Hemos chocado pero no se ha producido daño aparente. Y Bugsy y sus hombres no tienen escapatoria posible.

    Ella intentó decir:

    —Chenery... — pero el sollozo le cortó las palabras.
    —Está muerto — dijo Scott—. Pero tuvieron sus trabajos para poderlo conseguir.
    —¡N-no!

    Alzó una mano temblorosa para señalar un altavoz. Scott no comprendió lo que quería decir. El altavoz correspondía al sistema de comunicadores de circuito cerrado, gracias al cual la tripulación situada en diferentes puntos de la boya, podía ponerse en contacto con la sala de control. Entonces, Scott, comprendió el significado de la indicación de Janet, y lo conectó. Era evidente que Janet lo había apagado. Oyó la voz de Bugsy, malévola en grado sumo:

    —¡No me des prisa, Chenery! ¡Ya te llegará! ¡No tengas prisa porque te llegue lo que te acecha! Scott se tornó pálido de repente. Oyó a Chenery:
    —¡Vete al diablo! ¡Si lo que pretendes es conseguir algo del teniente, no verás tus deseos cumplidos! ¡Y además, de todos modos, me esperaba la cámara de gas!

    Scott cortó la comunicación. Las manos le temblaban de indignación. Su voz denotaba su estado nervioso:

    —Pensé que estaba muerto. Es Chenery. Y Bugsy le ha atrapado... y yo que creí que le había matado... Janet explicó con voz entrecortada:
    —Llamó Bugsy. Dijo que tenía a Chenery en su poder. Dijo que tú le habías convencido y engañado, a Chenery; y que habías mentido respecto a los cometas. Que los cometas no son más que gas. Y dijo que le haría cosas horribles a Chenery, si no haces lo que él quiere. Pero dice también, que sabe perfectamente lo que tiene que hacer para convencer de todo lo contrario a Chenery. Y que si tú quieres vivir...
    —Está alardeando mucho, y más sabiendo que todo cuanto dice es mentira. ¡Excepto lo de Chenery! Respecto a eso lo más seguro es que no son baladronadas.

    Se acercó al cuadro de mandos. En la pantalla de un televisor aparecía la mitad del universo como una neblina resplandeciente, con un sol amarillo con un halo amenazador, en el centro. La otra mitad del universo era la superficie del asteroide, visto desde muy cerca. Su cara era muy irregular. La sombra del Lambda yacía sobre una ladera de sus prominencias. Lambda sin embargo, no estaba en el centro. Se hallaba cerca de uno de los lados. Scott se aproximó más a la pantalla y contempló toda la superficie de aquella masa metálica que reflejaba con más intensidad por el lado de la derecha. El Lambda no se hallaba en rigidez absoluta con respecto al asteroide. Hubiera sido algo extraordinario el haberlo podido conseguir. Muy, muy lentamente, la superficie cristalina, parecía moverse. Pero en realidad, era la boya la que se movía, alejándose tímidamente de su compañero.

    —Ha atrapado a Chenery — dijo Scott con amargura—. Y la mente de Bugsy funciona de la única manera que le es factible. Sabe que está derrotado. Se halla encerrado en los pisos de popa. Ahora sabe que tú estás a salvo, y no puede hacerme amenazas que pudieran redundar en ti. Y se ha dado cuenta de que estaba equivocado respecto a los cometas. ¡Lo sabe perfectamente! ¡Oyó los impactos sobre el casco! De modo que no le queda más que una solución. Me pedirá que le arregle las cosas yo, que se las solucione... ¡inmediatamente! Ya sabe que no puede ser. Pero puede hacer amenazas... y llevarlas a término...

    Janet dijo desesperadamente:

    —Pero él... pero tú...
    —Él gana — repuso Scott con decisión—. Tú estás a salvo, Janet. Tú te quedas aquí, y tanto sea el «Golconda Ship» como la nave «Patrulla» la que llegue primero, se lo explicas todo. Bugsy está en la popa. Tú en la proa. No hay aire para poder respirar entre ambas, tanto sea por el interior, como por el exterior del Lambda. Nadie puede apoderarse de ti ya. Estás a salvo. Tal vez te sientas muy sola, pero estarás bien.

    Janet dijo temblorosa:

    —Pero y tú, ¿qué es lo que vas a hacer?
    —¿Y qué puedo hacer? — preguntó con sarcasmo—. ¿Hacer como que no oigo lo que dice Bugsy y dejar que mate a Chenery con la mayor lentitud posible y recreándose en el acto? ¿Tratar de convencerme a mí mismo de que no está sucediendo nada por el hecho de que puedo cerrar el circuito de altavoces? ¡Voy a impedir que Bugsy haga tal cosa! Y voy a caer sobre sus hombres, tenga cuantos tenga! No confío en poder salvar a Chenery, pero cuando menos haré que termine de padecer cuanto antes... al fin y al cabo, le esperaba la cámara de gas. ¡Tengo que hacer algo!
    —¡Pero y yo! ¡Y te matarán! Yo me... yo me...
    —¡Tú no harás nada! — respondió Scott — ¡Me ocuparé de esto!

    Abandonó la sala de control. Lo más aconsejable era no hablar con Bugsy. Eso lograría ganar tiempo para Chenery. Pero también era aconsejable apresurarse. Había dos medios por los que podía llegar a los pisos de popa, donde todavía había aire puro. Le habían visto y disparado llevando traje espacial, y por consiguiente Bugsy supondría que iría hacia él a través de los compartimientos donde un hombre sin traje espacial se ahogaría. Pero Bugsy no pensaría que podía llegar hasta él, por la parte exterior de la boya.

    Cuando se irguió sobre las planchas del «Lambda», la luz que había a su alrededor no era ni el ardiente brillo del sol, ni los oscuros abismos de la noche. El efecto en general, contemplando la proximidad del asteroide, era fantástico, casi mágico. Había sitio en que el metal resplandeciente del marcador, no estaba a más de treinta pies de la boya.

    Sólo lo miró unos instantes, porque no podía perder tiempo en la contemplación. Vio la zona límite del asteroide, que por un lado estaba relativamente cerca. Había desde luego, un silencio sepulcral. Pero no le cabía la menor duda de que el «Lambda» se hallaba en el centro de una avalancha meteorítica. Veía trazos — nunca objetos — que pasaban a toda velocidad, rozando el protector de multimillones de toneladas, de la boya. Era el asteroide el que iba a recibir o recibía, el bombardeo anticipado para el «Lambda». En un momento, un trozo de una de sus caras, se desgajó por completo. Al quedar pendiente en el vacío, pareció lanzarse hacia el sol, explotando en llamas detonantes, al mismo tiempo que algunos trozos se transforman en vapor incandescente. Aquel trozo, volvió a fragmentarse y a producir destellos de luz y a dejar tras de sí una ráfaga de vapor incandescente.

    Scott se esforzaba por llegar cuanto antes a la popa. Se sentía amargado. Había hecho cuanto había podido por salvar a Janet, pero dudaba de haber pensado en todo. Notaba la vibración que producían sus pasos al arrastrarse. Le pareció que el movimiento de la boya espacial, había cambiado, pero no estaba seguro.

    Entonces, una gran sección del asteroide se abrió. Había sido alcanzado de lleno por uno de los auténticos gigantes de la tribu meteorítica. Una masa de algo indenominable, se había estrellado contra la superficie vulnerable del asteroide. Viajaba a miles de millas por segundo. El impacto de tales objetos monstruosos, producía alteraciones, no sólo en la constitución masiva y en el volumen de ellos mismos y de la parte afectada del asteroide, sino también, en la luminosidad e incandescencia mientras parecían ir a perderse en el espacio. La superficie de las porciones que constituían aquel maremágnum de terror, poseía dirigida hacia el sol, un resplandor insoportable. Pero el lado que debería haber quedado en sombras, estaba incandescente.

    Scott seguía adelante, puesto que era su propósito, entrar en la cabina del bote espacial más próximo de popa, y entrar en la sección de popa de la boya, disparando ya y arrojando granadas. Estaba henchido de tanto valor y rabia Como requería la ocasión: No esperaba poder rescatar a Chenery. Ni él mismo tampoco esperaba llegar a sobrevivir. Pero no podía abandonar a Chenery a la obsesión de violencia de Bugsy. Quería llegar cuanto antes, porque Bugsy podía haberse sentido un poco impaciente y redoblar entonces su violencia hacia Chenery, antes de que éste tuviera al fortuna de terminar de morir.

    Pero Scott vio uno de los límites del asteroide muy cerca. Y observó el movimiento del «Lambda» con relación a él. Y entonces al frente, vio el desastre que parecía irremediable. Quería cumplir cuanto antes con la misión que le había llevado hasta allí, y volver a la sala de control. Porque el «Lambda» se inclinaba lentamente. La zona de estribor peligraba con ser alcanzada por las masas de roca y metal, de las que no se podían ver más que la llama, semejante a una antorcha atómica.

    El casco vibró bajo sus pies. Si Janet, en la sala de control, se había dado cuenta de lo que estaba a punto de ocurrir, y sin lograr contener los nervios, accionara las palancas al máximo, o tal vez insuficientemente... si eso había sucedido, entonces sus presentimientos y los resultados, serían los mismos. Pero si Janet, había visto que Scott estaba a punto de jugarse la vida, por lo que una mujer podía considerar la más absurda de las razones, por un prurito de honor... era posible que ella, en un arrebato de desesperación y de desafío, dejara todas las precauciones de los mandos para que ocurriera lo que tuviera que ocurrir.

    La parte de estribor de la boya, giró lentamente sobre sí. Una gran parte de ella se salió de la protección que le proporcionaba el asteroide. Desde allí, no se veía nada, más que una niebla reluciente que rivalizaba con las estrellas. Pero los objetos cruzaban el espacio

    —cosas que por muy poco no se habían estrellado contra la masa del asteroide.

    Lenta, deliberada, inexorablemente, el costado de popa asomó por detrás del asteroide. Y apareció la luz. Invisibles partículas del tamaño de granos de arena, empezaron a azotar el casco del «Lambda». Producían una detonación, un destello de luz, y la lógica vaporización de metal.

    Ninguno de los que se hallaban por aquella zona en el interior de la nave, podría darse por desapercibido de lo que estaba sucediendo. En un momento próximo, Bugsy estaría vivo, manteniendo en todo su diabólico carácter y sus ansias aterrorizadoras. Pero una fracción de segundo más tarde, Bugsy estaría muerto, sin haber tenido ni siquiera tiempo de experimentar el instante de traslación de un estado a otro. Y lo mismo ocurriría con todos los que se hallaban en el segundo piso de la popa.

    Y entonces, el largo y sutil, «Punto de Control Lambda», atravesó la zona, por donde el corazón, el centro del primero de los cinco cometas cruzó. Los tres últimos pisos de la zona de popa, habían dejado de existir de repente. La boya había quedado amputada y evaporizados los restos de los tres pisos que fueron arrastrados y segados con una potencia que ningún hombre había presenciado «in situ» nunca. No se había producido ningún sonido. No había habido violencia. Ni se produjo choque ni impacto alguno, porque cuando un impacto llega a cierto grado de violencia, deja de ser tal, para transformarse en una explosión.

    Scott no había sufrido el menor daño físico. Ni vio nada ni notó nada. La popa de la boya, había sido arrasada. Él ya no tenía nada que hacer allí.

    Comenzó a caminar a la mayor rapidez que le permitía su calzado sobre el casco. No se sentía ni mucho menos tranquilo, respecto a la manipulación de los mandos por parte de Janet. El lugar más propicio para el «Lambda», era lo más cerca posible del centro de la cara del asteroide que miraba hacia el sol. Aquel era el mejor abrigo para ella. El mejor resguardo. Tomaría él los mandos, y la llevaría allí, y la mantendría inmóvil, mientras durara la tormenta meteorítica, y cuantas partículas arrastraban tras de sí los cinco cometas, que vanamente bombardeaban al marcador asteroide y a la boya.

    Pero quedaba otro asunto. Decidió que nunca le hablaría a Janet de su falta de habilidad e inadecuación en sus maniobras con las unidades motrices de inclinación de la boya. Eran un tanto complicadas, y en su descargo había que decir que nunca hasta entonces se había visto en tales circunstancias. Nunca le diría que tenía que haber sido más rápida en efectuar la corrección del curso de la boya.

    Cuando llegó a la sala de control, y se hizo cargo nuevamente de los mandos, comentó los últimos acontecimientos como si se tratara de algo que hubiese sido imposible de evitar... como una consecuencia de los dos choques que la boya había efectuado sobre el asteroide. Y ello sería una explicación perfectamente convincente. Las patrullas, en sus investigaciones aceptarían tal explicación. Se daba por descontado, que ni siquiera llegaría a comentar los hechos con Janet.

    La expresión de desesperación de Janet fue gradualmente disminuyendo. Ella escuchó humildemente cuantas explicaciones técnicas le fue dando Scott respecto al pilotaje de las boyas punto de control, por si hiciera falta recurrir de nuevo a sus servicios mientras durara la emergencia. El tiempo fatal que invertirían los cinco cometas en pasar por allí, sería aproximadamente de cuatro horas, quince minutos.

    Transcurridos aquellos, el punto de control volvería a estar en órbita; en su puesto. Estaría a poco menos de dos millas de la montaña de metal resplandeciente donde se habían ocultado. Y al espacio, con su mecánica y monótona regularidad.

    «Punto de Control "Lambda". Punto de control "Lambda". Comunique. Comuniquen».

    El «Golconda Ship», llegó dos días más tarde. Se había pasado la mayor parte del intervalo de esos dos días, escuchando suspicazmente, para tratar de localizar sonidos en el espacio. Cuando, por fin, los transmisores de la sala de control empezaron a repetir la llamada que captaban, entonces lograron establecer comunicación con Scott, quien, utilizando el transmisor de emergencia, fue él el que dio el primer comunicado, informando con toda precisión de cuanto había ocurrido y del estado de cosas actual del Lambda. Él y Janet eran los únicos seres vivientes, ocupantes de la boya. Podía, observó, restablecer la corriente normal de aire en los departamentos de fletes, para que pudiera colocar a bordo el cargamento, por medio de la tripulación del «Golconda Ship». Y podía también cortar la acción de la gravedad artificial para que facilitara la labor. Pero aquellos no tenían más que dos a bordo. Por tanto, el transbordo del cargamento del «Golconda Ship», tendría que esperar a que llegaran los sustitutos de la tripulación del Lambda. Les dio casi a entender, que él no se ocuparía, ni le importaba de un modo particular, el hecho de si el «Golconda Ship» hacía uso del Lambda e no. Él no estaba dispuesto. Se podía efectuar la operación, pero...

    Y el «Golconda Ship» apareció. Scott no se sintió conmovido, ni por la riqueza increíble de su cargamento, ni por tener la oportunidad de estrechar la mano de multimultimillonarios.

    Llegó a bordo un bote espacial, con sus ocupantes armados hasta los dientes. Cuantas explicaciones les había dado Scott momentos antes, las encontraron perfectamente razonables. Y se inclinaron casi por aprobar el punto de vista de Scott, y hacer tal como había propuesto. Llegaron al acuerdo de que su tesoro, estaría tan a salvo bajo su propia custodia, que en una base Patrulla.

    Por fin decidieron descargar su tesoro sobre el Lambda, y actuar, según lo planeado desde un principio.

    Uno de ellos, vino para informar a Scott de su decisión que habían tomado. Scott estaba hablando con Janet en aquel momento. Le había estado molestando el tener que atender a las requisiciones de la tripulación del «Golconda Ship». Tanto él, como Janet, estaban hallando constantemente, nuevas cosas que querían contarse y explicarse el uno al otro.

    El que había venido en nombre de todos los componentes del «Golconda Ship», le habló a Scott con cierta pomposidad de la decisión que habían tomado. Consideraba que con ello le conferían a Scott un gran honor. Y en cierto modo, así era. Le dijo también, que estaba convencido de que Scott llegaría a ser famoso por su proeza, y por el gesto de confianza que depositaban en él, los hombres más ricos de toda la galaxia. Lo cual era cierto. Pero parecía querer continuar hablando, entrar en detalles, y sin dejar en ningún momento su tono y apariencia rimbombantes.

    Scott dijo con impaciencia, mientras Janet esperaba a que pudieran continuar hablando ambos de sus cosas sin interrupción:

    —¡Eso está muy bien! ¡Me parece excelente! Sí, sí, creo que todo saldrá como usted dice. Pero ahora estoy ocupado. Le estaría muy agradecido si... por un ratito... aunque sólo sea un ratito... se fuera usted al infierno.


    Fin



    Título Original: Checkpoint Lambda
    Traductor: Ramó, Juan A.
    Autor: Leinster, Murray
    ©1988, Ferma
    Colección: Infinitum, 14
    ISBN: 9788476560686