• GUARDAR IMAGEN


  • GUARDAR TODAS LAS IMAGENES

  • COPIAR IMAGEN A:

  • OTRAS OPCIONES
  • ● Eliminar Lecturas
  • ● Ultima Lectura
  • ● Historial de Nvgc
  • ● Borrar Historial Nvgc
  • ● Ayuda
  • PUNTO A GUARDAR



  • Tipea en el recuadro blanco alguna referencia, o, déjalo en blanco y da click en "Referencia"
  • TODAS LAS REVISTAS
  • Todas Las Revistas Diners
  • Todas Las Revistas Selecciones
  • CATEGORIAS
  • Libros
  • Libros-Relatos Cortos
  • Arte-Graficos
  • Bellezas Del Cine Y Television
  • Biografias
  • Chistes
  • Consejos Sanos
  • Cuidando Y Encaminando A Los Hijos
  • Datos Interesantes
  • Paisajes Y Temas Varios
  • La Relacion De Pareja
  • La Tia Eulogia
  • La Vida Se Ha Convertido En Un Lucro
  • Mensajes Para Reflexionar
  • Personajes Disney
  • Salud Y Prevencion
  • Sucesos-Proezas
  • Temas Varios
  • Tu Relacion Contigo Mismo Y El Mundo
  • Un Mundo Inseguro
  • REVISTAS DINERS
  • Diners-Agosto 1989
  • Diners-Mayo 1993
  • Diners-Septiembre 1993
  • Diners-Noviembre 1993
  • Diners-Diciembre 1993
  • Diners-Abril 1994
  • Diners-Mayo 1994
  • Diners-Junio 1994
  • Diners-Julio 1994
  • Diners-Octubre 1994
  • Diners-Enero 1995
  • Diners-Marzo 1995
  • Diners-Junio 1995
  • Diners-Septiembre 1995
  • Diners-Febrero 1996
  • Diners-Julio 1996
  • Diners-Septiembre 1996
  • Diners-Febrero 1998
  • Diners-Abril 1998
  • Diners-Mayo 1998
  • Diners-Octubre 1998
  • Diners-Temas Rescatados
  • REVISTAS SELECCIONES
  • Selecciones-Enero 1965
  • Selecciones-Julio 1968
  • Selecciones-Abril 1969
  • Selecciones-Febrero 1970
  • Selecciones-Marzo 1970
  • Selecciones-Mayo 1970
  • Selecciones-Marzo 1972
  • Selecciones-Julio 1973
  • Selecciones-Diciembre 1973
  • Selecciones-Enero 1974
  • Selecciones-Marzo 1974
  • Selecciones-Marzo 1976
  • Selecciones-Noviembre 1976
  • Selecciones-Enero 1977
  • Selecciones-Septiembre 1977
  • Selecciones-Enero 1978
  • Selecciones-Diciembre 1978
  • Selecciones-Enero 1979
  • Selecciones-Marzo 1979
  • Selecciones-Julio 1979
  • Selecciones-Agosto 1979
  • Selecciones-Abril 1980
  • Selecciones-Agosto 1980
  • Selecciones-Septiembre 1980
  • Selecciones-Septiembre 1981
  • Selecciones-Abril 1982
  • Selecciones-Mayo 1983
  • Selecciones-Julio 1984
  • Selecciones-Junio 1985
  • Selecciones-Septiembre 1987
  • Selecciones-Abril 1988
  • Selecciones-Febrero 1989
  • Selecciones-Abril 1989
  • Selecciones-Marzo 1990
  • Selecciones-Abril 1991
  • Selecciones-Mayo 1991
  • Selecciones-Octubre 1991
  • Selecciones-Diciembre 1991
  • Selecciones-Febrero 1992
  • Selecciones-Junio 1992
  • Selecciones-Septiembre 1992
  • Selecciones-Febrero 1994
  • Selecciones-Mayo 1994
  • Selecciones-Abril 1995
  • Selecciones-Mayo 1995
  • Selecciones-Septiembre 1995
  • Selecciones-Junio 1996
  • Selecciones-Mayo 1997
  • Selecciones-Enero 1998
  • Selecciones-Febrero 1998
  • Selecciones-Julio 1999
  • Selecciones-Diciembre 1999
  • Selecciones-Febrero 2000
  • Selecciones-Diciembre 2001
  • Selecciones-Febrero 2002
  • Selecciones-Mayo 2005
  • CATEGORIAS
  • Arte-Gráficos
  • Bellezas
  • Biografías
  • Chistes que llegan a mi Email
  • Consejos Sanos para el Alma
  • Cuidando y Encaminando a los Hijos
  • Datos Interesantes
  • Fotos: Paisajes y Temas varios
  • La Relación de Pareja
  • La Tía Eulogia
  • La Vida se ha convertido en un Lucro
  • Mensajes para Reflexionar
  • Personajes Disney
  • Salud y Prevención
  • Sucesos y Proezas que conmueven
  • Temas Varios
  • Tu Relación Contigo mismo y el Mundo
  • Un Mundo Inseguro
  • TODAS LAS REVISTAS
  • Selecciones
  • Diners
  • REVISTAS DINERS
  • Diners-Agosto 1989
  • Diners-Mayo 1993
  • Diners-Septiembre 1993
  • Diners-Noviembre 1993
  • Diners-Diciembre 1993
  • Diners-Abril 1994
  • Diners-Mayo 1994
  • Diners-Junio 1994
  • Diners-Julio 1994
  • Diners-Octubre 1994
  • Diners-Enero 1995
  • Diners-Marzo 1995
  • Diners-Junio 1995
  • Diners-Septiembre 1995
  • Diners-Febrero 1996
  • Diners-Julio 1996
  • Diners-Septiembre 1996
  • Diners-Febrero 1998
  • Diners-Abril 1998
  • Diners-Mayo 1998
  • Diners-Octubre 1998
  • Diners-Temas Rescatados
  • REVISTAS SELECCIONES
  • Selecciones-Enero 1965
  • Selecciones-Julio 1968
  • Selecciones-Abril 1969
  • Selecciones-Febrero 1970
  • Selecciones-Marzo 1970
  • Selecciones-Mayo 1970
  • Selecciones-Marzo 1972
  • Selecciones-Julio 1973
  • Selecciones-Diciembre 1973
  • Selecciones-Enero 1974
  • Selecciones-Marzo 1974
  • Selecciones-Marzo 1976
  • Selecciones-Noviembre 1976
  • Selecciones-Enero 1977
  • Selecciones-Septiembre 1977
  • Selecciones-Enero 1978
  • Selecciones-Diciembre 1978
  • Selecciones-Enero 1979
  • Selecciones-Marzo 1979
  • Selecciones-Julio 1979
  • Selecciones-Agosto 1979
  • Selecciones-Abril 1980
  • Selecciones-Agosto 1980
  • Selecciones-Septiembre 1980
  • Selecciones-Septiembre 1981
  • Selecciones-Abril 1982
  • Selecciones-Mayo 1983
  • Selecciones-Julio 1984
  • Selecciones-Junio 1985
  • Selecciones-Septiembre 1987
  • Selecciones-Abril 1988
  • Selecciones-Febrero 1989
  • Selecciones-Abril 1989
  • Selecciones-Marzo 1990
  • Selecciones-Abril 1991
  • Selecciones-Mayo 1991
  • Selecciones-Octubre 1991
  • Selecciones-Diciembre 1991
  • Selecciones-Febrero 1992
  • Selecciones-Junio 1992
  • Selecciones-Septiembre 1992
  • Selecciones-Febrero 1994
  • Selecciones-Mayo 1994
  • Selecciones-Abril 1995
  • Selecciones-Mayo 1995
  • Selecciones-Septiembre 1995
  • Selecciones-Junio 1996
  • Selecciones-Mayo 1997
  • Selecciones-Enero 1998
  • Selecciones-Febrero 1998
  • Selecciones-Julio 1999
  • Selecciones-Diciembre 1999
  • Selecciones-Febrero 2000
  • Selecciones-Diciembre 2001
  • Selecciones-Febrero 2002
  • Selecciones-Mayo 2005
  • Para guardar la imagen elige dónde vas a guardarla y seguido da click en la o las imágenes deseadas.
    Para dar Zoom o Fijar la imagen sigue el mismo procedimiento.
    -----------------------------------------------------------
    Slide 1     Slide 2     Slide 3










    Header

    -----------------------------------------------------------
    Guardar todas las imágenes
    Dar Zoom a la Imagen
    Fijar la Imagen de Fondo
    No fijar la Imagen de Fondo
    -----------------------------------------------------------
    Colocar imagen en Header
    No colocar imagen en Header
    Mover imagen del Header
    Ocultar Mover imagen del Header
    Ver Banco de Imágenes del Header

    Imágenes para el Header o Cabecera
    Slides
    P
    S1
    S2
    S3
    B1
    B2
    B3
    B4
    B5
    B6
    B7
    B8
    B9
    B10
    H
    Controles Desactivar Slide


    FUNCIONAMIENTO DEL BLOG


    Esta ayuda te permitirá aprovechar las características del Blog.

    Veamos lo que hace cada ícono del MENU:

    Este ícono aparece en todo el blog y permite visualizar las siguientes opciones:

    Guardar Lectura: permite guardar la publicación en la que estás, para ser cargada posteriormente. Opción sólo en las publicaciónes, en Navega Directo no.
    Al aplicar esta opción aparece en el MENU el ícono , el cual indica que hay una publicación guardada. Es visible en todo el blog y al dar click en el mismo una ventana se abre mostrando el o los temas guardados. Das click en un tema y te vas a esa publicación.
    Cuando guardas la publicación, también se guarda la pantalla donde se encuentra el párrafo o la línea que suspendes la lectura. Cuando aplicas esta opción, al entrar a la publicación te desplazarás al punto que suspendiste la lectura, Esta opción es la única forma en que el punto que se guardó cuando se guardó la publicación se hace efectivo. Para que ese párrafo o línea aparezca en el tope de la pantalla, antes de guardar, debes colocarlo en el tope de la misma. Una vez guardado, puedes desplazarte por la publicación sin que el punto o pantalla guardada se altere.
    El punto que se guarda, al guardar la lectura, no se borra cuando regresas a la misma por esta opción. Cuando vuelves a guardar la publicación el punto se actualiza a la pantalla actual.

    Eliminar Lecturas: permite eliminar el registro de las publicaciones guardadas.
    Al aplicar esta opción y al aceptar, se eliminarán todas las publicaciones guardadas.

    Eliminar por Lectura: esta opción aparece cuanto tienes como mínimo dos publicaciones guardadas, y permite eliminarlas por selección. Cuando presionas esta opción aparece la ventana con la lista de publicaciones guardadas.
    Para eliminar una publicación guardada, simplemente selecciona la que desees eliminar.
    Cuando eliminas una publicación guardada y queda solo una, la ventana de esta opción se cierra y esta opción desaparece.

    Guardar Punto: permite guardar un punto específico o la pantalla de la actual lectura. Puedes guardar cuántos puntos desees. Con esta opción puedes crear un índice de la lectura, o marcar la posición de uno o varios párrafos importantes. Cada publicación es independiente. Opción sólo para las publicaciones, no para Navega Directo.
    Al dar click en esta opción se abre una ventana, en la misma hay un recuadro en blanco, el cual sirve para colocar una referencia del párrafo o línea que dejas marcada su posición. Si no colocas una referencia, automáticamente ese punto toma el nombre de "Punto guardado 1", donde 1 es el número del punto que se ha guardado. Si has guardado 5 puntos y el sexto no le pones referencia, tomaría el nombre de "Punto guardado 6".
    Para que el punto o pantalla se guarde con o sin referencia, debes dar click en "Referencia" que se encuentra debajo del recuadro en blanco.
    Cuando aplicas esta opción aparece en el MENU el ícono . Al dar click en el mismo se abre una ventana con el o los puntos guardados. Das click en cualquiera y te desplazas a ese punto o pantalla de la publicación. Aparece sólo en las pubicaciones que tienen al menos un punto o pantalla guardado.

    Borrar Punto(s): permite eliminar el o los puntos guardados. Esta opción aparece cuando has guardado al menos un punto o pantalla. Opción sólo en las publicaciones, no para Navega Directo.
    Cuando aplicas esta opción y aceptas, se borrarán todos los puntos o pantallas que has guardado en esa publicación.

    Borrar por Punto: esta opción aparece cuando tienes como mínimo dos puntos o pantallas guardados, y permite eliminarlos por selección. Cuando presionas esta opción aparece la ventana con la lista de puntos o pantallas guardados.
    Para eliminar un punto o pantalla guardado, simplemente selecciona el que desees eliminar.
    Cuando eliminas un punto o pantalla guardado y queda solo uno, la ventana de esta opción se cierra y esta opción desaparece.

    Ultima Lectura: permite acceder a la última publicación leída. Si entras a otra publicación se guardará en la que estás. Sirve para cuando estás en cualquier parte del blog menos en una publicación.
    Para que la publicación se guarde automáticamente debes haberte desplazado hacia abajo al menos una línea.
    Si al seleccionar esta opción nada ocurre, es porque no has revisado o leído publicación alguna.

    Historial de Nvgc: esta opción aparece en todo el blog y permite ver el Historial de las páginas navegadas.
    Cuando seleccionas esta opción, una ventana se abre mostrando las publicaciones que has navegado. La primera es de fecha más antigua y la última de más reciente.
    Guarda hasta 51 temas o publicaciones. Cuando has llegado a ese límite, se va eliminando desde la más antigua, o sea desde la primera; y se agrega la reciente como última.

    Borrar Historial Nvgc: aparece en todo el blog y permite borrar o limpiar el Historial de Navegación.

    Ocultar TEMAS: permite ocultar el recuadro rectangular, donde dice TEMAS, que se encuentra a mano izquierda de la publicación. Esta opción no está disponible en la página de Inicio ni en las Categorías que seleccionas desde el Menú y tampoco en Navega Directo.
    Cuando das click en esa opción, una ventana se abre con "Otros temas" que te ofrece el blog. Si te desplazas hasta el final de esa ventana, verás dos rectángulos reducidos en su longitud. El primero permite avanzar o retroceder ese grupo de publicaciones. El segundo permite ver los temas desde el último publicado, también verlos de forma aleatoria y ver más temas correspondientes a la categoría de la publicación actual. Cuando entras a una de las listas o por medio de la CATEGORIA que se encuentra en la parte última de la publicación, la opción de "Actual Categoría" no está disponible.

    Mostrar TEMAS: aparece sólo cuando has aplicado "Ocultar TEMAS", y permite mostrar el recuadro rectangular que dice TEMAS, y que se encuentra a mano izquierda de la publicación.

    Mostrar Barra Inferior: esta opción aparece sólo en las publicaciones, no en Navega Directo, y permite mostrar una barra inferior con la paginación. Al hacer esto, en la parte última de la publicación desaparece la paginación.

    Ocultar Barra Inferior: esta opción aparece sólo en las publicaciones y si has aplicado "Mostrar Barra Inferior". Permite ocultar la barra de paginación y la muestra al final de la publicación.

    Ocultar Menú y BI: esta opción aparece sólo en las publicaciones, no en Navega Directo, y permite ocultar el Menú y la Barra Inferior (si la tienes activa). Cuando aplicas esta opción aparece en la parte superior izquierda un punto negro, el mismo permite restaurar el Menú y la Barra Inferior.

    Mostrar Tema: puedes ocultar las opciones del MENU y ver el tema de la publicación. Esta opción aparece sólo en las publicaciones, no en Navega Directo.

    Abrir ventana de Imágenes: permite ver la o las imágenes de la publicación. Esta opción también la encuentras en la parte derecha superior de la publicación y en Navega Directo.
    Cuando la publicación tiene una sola imagen, aparece a mano izquierda los siguientes íconos:
    Cierra la ventana de las imágenes.
    Para cambiar el tamaño de la imagen según su longitud. Cuando aplicas esta opción desparece ese ícono y aparece éste el cual revierte la función. Esta opción no se graba.
    Quita todos los íconos y deja la imagen sola.
    Para guardar la o las imágenes en uno de los Bancos de Imágenes. Puedes guardar por imagen o todas las de la publicación a la vez.
    Para ver las imágenes guardadas, presiona o da click en el "+" que se encuentra a mano izquierda del MENU, para que se abra la ventana de "Otras Opciones", y buscas la opción "Bancos de Imágenes".

    Cuando hay más de una imagen en la publicación, adicionalmente aparecen los siguientes íconos:
    Ver la imagen anterior.
    Ver la imagen siguiente.
    Activa el slide de las imágenes de la publicación actual.
    Cuando activas el slide aparece en la parte superior izquierda el icono y permite desactivar el slide.
    Cuando activas esta opción, aparece en la parte superior izquierda un punto, el cual restaura los íconos.

    Las imágenes se acoplan al ancho de la pantalla y se aprecian bien según la dimensión de las mismas. Cuando son imágenes largas, el dispositivo debe estar vertical, si son cuadradas o rectangulares, debe estar horizontal.

    Navega Directo: permite revisar las publicaciones del Blog por categoría y sin el refresco de pantalla.
    Con este método puedes leer una revista o categoría específica, desde el último tema publicado hasta el primero.
    Si empleas las opciones que están al final de la publicación: POSTERIOR - INICIO - ANTERIOR, cambias a la publicación posterior o anterior de la categoría que estás actualmente. Inicio te lleva a la última publicación realizada de esa categoría.
    Cuando estás revisando una categoría en la ventana de TEMAS, en el grupo que suspendes la revisión se guarda, para cuando regreses a esta sección y vuelvas a revisar esa categoría lo harás desde ese grupo. Puedes revisar las categorías que quieras y cada una guardará el último grupo que suspendes la revisión.
    Lo del párrafo anterior no se cumple cuando se agregan publicaciones nuevas en la categoría.
    Cuando ves una publicación, por este método, se guarda el punto que suspendes la lectura, la publicación y la categoría. Cuando regreses a esta opción, aparecerá la última categoría con la publicación que leiste, en el punto o pantalla que suspendiste la lectura.
    Por cada publicación que veas se guarda el punto, categoría y tema. Eso quiere decir que, estando en esta opción cambias a una categoría y tema que leiste anteriormente, la pantalla se colocará en el punto que suspendiste la lectura.
    Dando click en el tema de la publicación, se abre en otra ventana la publicación en la sección de publicaciones.
    Dando click en la categoría, se abre en otra ventana la sección de CATEGORIAS con la correspondiente.
    A diferencia de ver la publicación de forma normal, no puedes guardar puntos ni la publicación.

    Bancos de Imágenes: Permite revisar y/o eliminar las imágenes guardadas en los Bancos.
    Estos Bancos de Imágenes también puedes usarlos como slide. Dispones de 10 Bancos.
    Puedes guardar hasta 100 imágenes en cada uno, haciendo un total de 1000.
    Cuando no has guardado imagen alguna, no aparecerá ningún Banco. Sólo verás los Bancos que tengan como mínimo una imagen.
    Cada Banco se presentará por medio de la primera imagen guardada en el mismo. Das click en la imagen y te da las opciones mencionadas en "Abrir ventana de imágenes", más los íconos el cual permite eliminar la imagen en pantalla, y que permite copiar la imagen en pantalla a otro Banco..
    En la parte última aparecerá la opción de "Vaciar el Banco" por cada Banco de Imágenes que tenga al menos una guardada y permite eliminar todas las imágenes guardadas en el mismo.

    Ayuda: permite ver esta Ayuda para conocer el funcionamiento del Blog.


    Este ícono aparece en todo el Blog y permite ver los temas de cualquier categoría con una introducción de las mismas. Su presentación es en orden de publicación de la categoría.
    Si has entrado a alguna CATEGORIA y seleccionas otra, la carga es directa, por lo que no hay refresco de pantalla.
    Si estás revisando alguna categoría en particular, cuando regreses al Blog y revises la misma categoría, comenzarás desde la última revisión hecha; y no desde el comienzo. Lo mismo es para cualquier cantidad de categorías que revises, cada una es independiente.
    Si das click en el tema o en "...más" la publicación se abre en la misma ventana, si lo haces en la imagen se abre en otra ventana.
    Aquí puedes cambiar el estilo de las miniaturas.
    Cuando cambias el estilo de las miniaturas y aplicas "Solo Imagen (para los Libros)", y anteriormente has traveseado en los "Bordes", las imágenes no van a estar centradas. Para que se restaure su posición presiona en "Bordes" la opción "Normal".
    La opción "Solo Imagen (para los Libros)" se hizo especialmente para la categoría de los Libros.


    Permite ver las siguientes listas de todas las publicaciones realizadas:

    Por Categoría: lista alfabética por Categoría
    En estas listas no está incluido Libros y Relatos. Cuando accedes con esta opción, en pantalla aparecen todas las categorías en orden alfabético por categoría y aparece el ícono , en el MENU, el cual te da la opción de seleccionar la categoría a ver con los temas que dispone. No hay refresco de pantalla, es directo.
    Dando click en el tema te vas a la publicación, y dando click en '+' te da una introducción del mismo. Si estás en la introducción puedes ir directamente a la publicación completa dando click en el tema o en '...más'. Dando click en la imagen la publicación se abre en otra ventana.

    Libros: lista alfabética de todos los libros.
    Dando click en el tema te vas a la publicación, y dando click en '+' te da una introducción del mismo. Si estás en la introducción puedes ir directamente a la publicación completa dando click en el tema o en '...más'. Dando click en la imagen la publicación se abre en otra ventana.

    Relatos: lista alfabética de todos los Relatos.
    Funciona igual que en la lista de Libros.

    Por Autor: lista alfabética por autor de los Libros y Relatos.
    Funciona igual que en la lista de Libros.
    Según la fuerza del wifi será la velocidad de carga de las mismas, debes tener paciencia.

    Alfabético de Todo: lista alfabética de todo lo publicado en el Blog.
    Funciona igual que en la lista de Libros.
    Según la fuerza del wifi será la velocidad de carga de las mismas, debes tener paciencia.

    Lista Gráfica de las Revistas muestras todas las revistas Diners y Selecciones en imagen grande. Das click en la imagen y una ventana se abre mostrando los temas de esa edición. Cuando entras a cualquier publicación, la misma se abre en otra ventana, de esa forma podrás llevar la continuación de los temas de esa revista.
    Cuando navegas por esta sección se guarda el punto o posición en que te has quedado. Si has revisado los temas de una revista, cuando regreses a esta sección, te situarás en la imagen de esa revista.


    Permite ver las lista de las publicaciones guardadas. Tocas el tema y se va a la publicación.
    Este ícono solo aparece cuando tienes, al menos, una publicación guardada.


    Este ícono aparece sólo en las publicaciones y permite ver la lista de los puntos o pantallas guardados en esa publicación. Si no has guardado al menos un punto o pantalla el ícono no aparece.


    Este ícono aparece solo en las publicaciones y en Navega Directo. Permite ver las siguientes opciones que son para desplazamiento automático de la misma:

    Permite activar el desplazamiento automático y aparecen las siguientes opciones:

    Detiene el desplazamiento automático.

    Opción uno para aumentar la velocidad del desplazamiento.

    Opción dos para aumentar la velocidad del desplazamiento.

    Opción tres para aumentar la velocidad del desplazamiento.

    Para regresar a la velocidad estándar, presiona la opción para detener el desplazamiento y luego la de activar el desplazamiento.

    Cuando activas esta opción, el rectángulo de TEMAS, que se encuentra a mano izquierda, y la BARRA DE PAGINACION desaparecen, permitiendo leer con tranquilidad. Cuando presionas el botón de detener el desplazamiento el rectángulo y la barra aparecen nuevamente. Esto no ocurre en Navega Directo.


    Este ícono aparece solo en las publicaciones y en Navega Directo. Permite visualizar las siguientes opciones:

    Permite las siguientes opciones para el texto:
    ● Alinear el texto: izquierda, centrarlo o justificarlo.
    ● Cambiar el tipo de letra.
    ● Aumentar o reducir el espacio entre las líneas.
    ● Cambiar el tamaño del texto. Si cambias en la publicación no afecta a la página de INICIO, y viceversa.
    ● Ampliar el margen derecho e izquierdo.

    Permite las siguientes opciones para el color del texto:
    ● Cambiar el color de todo el texto, incluido la fecha de publicación, la categoría, los links y flechas de paginación. Si has hecho cambios de color en el TEMA, SUBTEMA y/o NEGRILLAS, al cambiar el color del todo el texto éstos no se veran cambiados. Para que tomen el color del texto general cambiado debes presionar la opción ORIGINAL en cada uno.
    ● Cambiar el color sólo del tema.
    ● Cambiar el color sólo de los subtemas.
    ● Cambiar el color del texto en negrillas.

    Cambiar el color del fondo del texto.

    Reducir el tamaño de las imágenes.


    Regresa al MENU principal.

    Aparece sólo en la página de INICIO y si has entrado a ver una categoría por medio del ícono . Permite cambiar la presentación de las miniaturas.

    Te lleva a la página de INICIO.


    OTRAS CARACTERISTICAS

    ● Cuando entras a una publicación, automáticamente se guarda el punto o la pantalla que suspendiste la lectura. Esta opción es diferente a la que se describe en el siguiente ítem. Si navegas por la publicación se guardará el punto o pantalla que te quedas de la misma.

    ● Cuando guardas una publicación se guarda también el punto o pantalla que suspendiste la lectura. Es independiente a la opción del ítem de arriba. Con este método sí puedes navegar por la publicación. Para que el punto o pantalla de retorno funcione debes cargar la publicación desde la opción que aparece en el MENU en PUBLICACIONES GUARDADAS.

    ● Tienes dos formas de ver las CATEGORIAS del Blog:
    La primera es la indicada anteriormente, que se encuentra en el MENU con el ícono
    La segunda es dando click en la categoría que se encuentra en la parte última de la publicación o también al comienzo de la publicación en Navega Directo. Este método te permite ver sólo la categoría de esa publicación. Cuando das click en la imagen y en "Publicación Completa" te vas a la publicación en la misma ventana; y si das click en el título, es en otra ventana.


    OBSERVACIONES

    ● Si guardas Puntos en una publicación no debes hacer cambios en el texto, ya sea aumentando su tamaño como dando más espacio entre líneas; ya que si lo haces después de guardarlos, el retorno no va a ser el correcto. Debes hacer primero los cambios y luego guardar los puntos o pantallas.
    ● Las LISTAS en texto se actualizan cada dos o tres meses, o a su defecto, cada 100 publicaciones.

    EL LABERINTO REFLEJADO (José Miguel Vilar Bou)

    Publicado el viernes, octubre 02, 2015
    Déjame que te relate, oh amo del porvenir, cómo Saad, tras escapar de la isla de los hombres incompletos a bordo del barco que le había entregado la princesa de Kessra, navegó cuatro días con sus cuatro noches por mares desconocidos hasta por Alá, que todo lo ve. Y aquellas fueron horas interminables bajo un sol que regalaba oro a la piel del mar.

    Y fue justo al amanecer del quinto día cuando el marino divisó en la lejanía una escala dorada que descendía de una nube solitaria al mar. Saad se maravilló mucho de aquello, porque no es dado a los hombres hacer caminos que vayan de la tierra al cielo ni del cielo a la tierra. Y sabía también que aquello no podía ser obra de hijos de Adán, sino de efrits1 o acaso de seres más terribles.

    Pero como el hambre y la sed le mortificaban, decidió aprovechar el viento favorable y poner velas rumbo a la escala de oro que se perdía en las alturas. Y hete aquí, oh cifra del tiempo, que el vagabundo llegó al pie de la escalera y se encaramó a ella. Y subió y subió. Y su barco amarrado quedó cada vez más pequeño y el mar se revelaba en toda su inmensidad. La escala rozaba lo interminable. Tanto que el marino temió caer al vacío derrotado por el cansancio.

    Pero no fue así porque Saad llegó arriba y saltó a la nube y supo maravillado que podía caminar sobre ella.

    —¡Por Alá! ¿En qué sueño estoy viviendo? —exclamó al descubrir el nuevo prodigio que se le revelaba ahora.

    Un palacio inabarcable como jamás se haya visto hundía sus cimientos en aquellas tierras gaseosas. Tenía cuatro torres, a cada cual más alta y vertiginosa. Sus cúpulas coloridas ambicionaban rascar el dosel añil del cielo. Un camino hecho con rubíes grandes como cabezas conducía a la puerta de la mansión celestial.

    El intruso se preguntó qué seres habitarían tales regiones aéreas. Y aunque temeroso, ya no había vuelta atrás, así que hizo camino por la senda de rubíes y penetró en el palacio cuyas altas puertas le aguardaban abiertas.

    —¡Hola! ¿Hay alguien? —exclamó desde el dintel.

    Sólo el eco respondió.

    Atravesó una sala que conducía a otra sala. Y esta sala a otra sala y esa a otra más. Espejos de todos los tamaños pendían de todas las paredes de todas las habitaciones. Reflejado en todos ellos, el intruso deambuló hasta que se supo definitivamente perdido. Subió por escaleras que nunca terminaban. Bajó por otras que descendían hasta lo remoto. La única compañía de Saad era su propia imagen que se multiplicaba y prosperaba a lo largo de los espejos incontables y omnipresentes.

    —¿Dónde estás, amo del castillo? —preguntó Saad. Pero sólo respondía el eco que es a su vez el espejo de la voz.


    Transcurrieron cuatro días con sus cuatro noches sin que nadie se le apareciera. Las sombras se acortaban y alargaban conforme lo dictaban la aurora y el atardecer. Sucesivamente, cuatro soles y cuatro lunas se asomaron a las ventanas y se reflejaron en los espejos. Saad no pudo evitar sospechar que la luna es el espejo del sol.

    Pero he aquí, oh rey de las horas, que el amanecer del quinto día sorprendió a Saad dormido entre dos vasijas altas como negros gigantescos. Y al despertar recordó que se había amodorrado en un salón circular con 16 puertas. Abrió los ojos y ahí estaban tal como las recordaba la nocheanterior. Éstas se alternaban con 16 espejos de idéntica forma a la de las puertas. El marino emergió del sueño con un miedo nuevo e indescifrado: había soñado que los 16 espejos eran también 16 puertas.

    —¿Quién hay ahí? —preguntó. Porque le llegaba un sonido insistente y delicado.

    Y como no obtuvo respuesta, atravesó una puerta que daba a una gran galería. La luz entraba cegadora por las ventanas. Había decenas de espejos. Una figura desdibujada por la luz solar pasaba un paño por las superficies pulidas. Saad se le acercó. Era un hombre o un ser semejante a un hombre. Vestía túnica. Su cabeza rutilaba calva y redonda. Aunque su piel era joven, tenía la mirada vieja, como si la hubiera paseado por todos los rincones de la Creación. Era alto y flaco, de cuello estrecho y nariz y orejas prominentes.

    —Sé bienvenido a mi palacio —saludó el anfitrión.

    Parecía cosa injustificada cuestionarse si aquella figura talluda y estrecha, acariciada por una mano de sol, había nacido de mujer o no. Parecía absurdo dudar si se había metido en la casa de un demonio o de un efrit. Y como el dueño del palacio respetaba las divinas normas de la hospitalidad, el marino maldito devolvió el saludo y se presentó:

    —Me llamo Saad. Busco Basora.
    —Ese camino lo conozco —afirmó el hombre de piel joven y ojos viejos mientras sacaba brillo a un espejo con su paño—. Pero antes de irte deberás permanecer en este palacio cuatro días y cuatro noches. Después podrás marcharte.

    Saad, impaciente, inquirió irritado:

    —¿Y a qué cosa obedece esa imposición?
    —Porque esas son las normas de la casa —lo dijo como si tales normas fueran superiores a su dueño y éste sólo se limitara a transmitirlas—. Porque cuatro es el número que el palacio impone. Cuatro lados tiene la mesa donde comes. Cuatro la silla donde te sientas. Cuatro la cama donde dormirás las cuatro noches. Cuatro fachadas tiene esta morada. Norte, sur, este y oeste son cuatro. Lo mismo que vivimos en un mundo concebido en cuatro dimensiones, la última de las cuales, y más incomprensible de todas, es el tiempo.

    Saad se sonrió ante las locas costumbres de su anfitrión. Pero comprendió también que no podía contradecirle.

    —Veo que has dormido en la sala de las 32 puertas —dijo el poseedor del castillo.
    —No son 32, sino 16 —respondió Saad—. El resto son sólo espejos.

    El anfitrión sin nombre le tomó del brazo y le condujo de nuevo a la cámara circular donde había pasado la noche.

    —Cuenta de nuevo, marino —ordenó.
    —Son 16 puertas y 16 espejos —se reafirmó el interpelado.

    El otro sonrió y le empujó suavemente hasta ponerle delante de uno de los espejos.

    —¿Qué ves? —le preguntó el amo de la mansión.
    —Me veo a mí mismo.
    —¿Y qué más?
    —Te veo a ti, dueño de esta tierra. Y veo los otros espejos. Y la ventana. Y más allá el cielo. Y el sol.
    —Has de saber, Saad, que los de mi casa no son espejos corrientes — dijo con voz profunda—. Al otro lado de cada uno de ellos hay un mundo exactamente igual al que tú habitas. Y a su vez ese mundo contiene miles de espejos que encierran otros miles de mundos que a su vez conducen a otros miles más. Los espejos son los eslabones que enlazan la cadena del infinito y la eternidad. Son mundos gemelos, idénticos y simultáneos. En este mismo instante, miles de millones de Saads contienen el aliento como lo haces tú ahora ante mi revelación. Ese que te mira desde el otro lado eres tú, pero no eres tú. Es otro. Es alguien.

    Esa idea espantó al marinero. No pudo tolerar la visión de su propio yo, de modo que se apartó del espejo. Pero el joven de ojos viejos le retuvo con fuerza de demonio y le empujó contra el cristal. Saad esperaba romperse la cara en el vidrio. Pero en vez de eso lo cruzó libre y se fundió con su reflejo mismo. Cayó al suelo. Abrió los ojos y vio cómo el espanto y la perplejidad se pintaban en su yo reflejado. A su lado estaba aquel hombre horrible, que dijo:

    —Has atravesado el cristal. Ahora estás al otro lado y al mismo tiempo estás donde has estado siempre.

    Saad se apartó temeroso y primordialmente confuso.

    —¿Quién eres? —interrogó.

    El interpelado cruzó las manos a la espalda y se observó a sí mismo multiplicado en los 16 espejos.

    —Es algo que nunca me he preguntado —respondió despacio. La luz del sol le doraba la piel y la mirada—. De ser algo, puedo decir que soy un viajero. Desde que tengo noción de existir (y ese día se ha perdido en la memoria de los planetas, porque yo nací con este palacio y este palacio nació conmigo) no hago más que viajar. Seré más preciso. No hago más que buscar.
    —¿Buscar? ¿Y qué puedes buscar si nunca has salido de tu laberinto?

    El pretendido inmortal sonrió lento como la arena que mueve las dunas. Puso sus ojos extenuados en el sol que refulgía tras las ventanas.

    —Como te he dicho, cada uno de espejos de mi palacio es una puerta. Una puerta que conduce a un mundo gemelo. Y ese mundo gemelo contiene otros miles de espejos que conducen a mundos iguales entre sí. Llevo una vida entera recorriéndolos, viajándolos. Saltando de parte a parte. Como puedes ver, las combinatorias son infinitas. Pero hay un mundo, uno entre infinitos, que es diferente. Y ese universo único, desligado de todos los demás, descifra el resto.

    Saad asintió atemorizado. Así que lo que él creía inocentes espejos constituían caminos que hacían más infinita la ya de por sí infinita mansión.

    —He consagrado mi tiempo a la conquista de ese universo de universos —prosiguió el otro—. Quiero encontrarlo. Quiero habitarlo para descifrarme. Para descifrar el mundo. Para descifrar el infinito.

    El marino temblaba exactamente igual que sus 16 reflejos.

    —Pero hay un peligro terrible en mis trabajos —añadió con poso desazonado el viajero de los espejos—. Hay infinitos yo e infinitos tú reflejados. Pero entre todos ellos existe uno, uno solo, que también es diferente. Y ese doble nuestro nos estará buscando empecinadamente desde el día en que nacemos a través de todos los espejos. Nos perseguirá hora a hora. Segundo a segundo. Y cuando nos encuentre, cuando pongamos nuestros ojos en él, habrá llegado el final.

    Y dicho esto se fue. Y Saad se quedó sólo y pensativo, maldiciendo la hora en que había subido a aquella nube.


    Y ahora que asoma la luna a nuestras ventanas, déjame que te cuente, oh hacedor de infinitos, cómo Saad pasó aquel tiempo de reclusión inexplicable extraviado por el palacio sin mapa. Las horas se devoraban unas a otras mientras vagaba por pasillos que se perdían en lo indescifrable. Por galerías, pórticos y cámaras. Siempre le acompañaba su propio reflejo que se desdoblaba espejo tras espejo, como una imagen desvinculada de su dueño, un reflejo perplejo de sí mismo.

    A veces se cruzaba con el glabro dueño de aquel reino arquitectónico con trazas de ser inabarcable. Los encuentros sucedían en los lugares más inverosímiles y alejados los unos de los otros. Porque el viajero consumía su tiempo atravesando los espejos en busca de ese mundo filosofal que explicaba los otros.

    Fue en el transcurso de la segunda noche cuando el vagabundo se atrevió a preguntar a su anfitrión. Más allá de las ventanas rutilaba el firmamento. Dijo Saad:

    —¿Y no es para volverse loco vivir solo y rodeado de espejos?

    A lo que respondió el joven con alma y ojos viejos:

    —No estoy tan solo. Los espejos tienen memoria. Y son capaces de atrapar el alma de quien se refleja en ellos. Un espejo es una mirada — pasó su paño sobre uno de ellos—. Nos acechan. Nos hacen preguntas. Nos interrogan sobre quiénes somos. El que observa y el observado no son el mismo. No estoy solo, no.


    Y pasó después, oh letra que da sentido al verbo, que el tercer amanecer sorprendió a Saad despierto y tembloroso. Porque había soñado que alguien igual a él, pero que no era él, le miraba desde el fondo de un cristal. Como ese otro yo que no es yo y que nos busca a través de todas las superficies pulidas para darnos muerte, según le había revelado el propietario del palacio.

    Amaneció, decíamos, y los espejos circundaron a Saad. Y se sabía vigilado por sí mismo en todos ellos. Y por eso se refugiaba bajo las escaleras. En las cámaras menos reveladas. Tras las cortinas polvorientas y dormidas.

    En cuanto a su captor, aparecía y desaparecía en busca del quimérico mundo que servía de vértice a todos los otros. Esa colección fabulosa de dimensiones que contenía la cifra que daba lógica a la ecuación de lo existente. Esa pieza clave en la bóveda de la Creación.

    Y cuando atardecía, escuchó Saad unos pasos en un corredor cercano.El marino siguió el eco y se encontró con el morador de la casa. Éste, sin embargo, no le dirigió la palabra. Continuó con su camino y desapareció.

    Saad se alzó de hombros y se sentó al pie de una escalera. Pero no había pasado una hora cuando se escucharon otra vez pisadas. El viajero de los espejos apareció por segunda vez en el pasillo.

    —De nuevo nos vemos —le saludó Saad.

    El otro le miró perplejo al principio. Inquieto después:

    —¿De nuevo? —repitió como si no le hubiera entendido.
    —Sí —dijo el vagabundo—. No hace una hora que nos hemos cruzado en este mismo corredor.

    El motilón abrió mucho los ojos. Un temblor sacudió su alargada persona.

    —No era yo —respondió lacónicamente.

    Y se marchó. Su paso, menos decidido que en otras ocasiones, se perdió por los recovecos de aquella casa olvidada de Alá.


    El anochecer llegó silencioso. Las sombras se alargaron. Los rincones se oscurecieron. Las cámaras más recónditas se anegaron de tinieblas. Se iba el tercer día. La noche se hacía interminable para Saad en el laberinto de los espejos que le miraban, que estaban vivos. Se sabía observado a través de todas las superficies pulidas que eran sendas a mundos iguales donde iguales suyos vagaban y dejaban escapar suspiros iguales a los suyos. Y esa era toda la verdad.

    El cuarto día nació como un tímido cinturón de perlas. Se dibujó la frontera entre el mar y el cielo. Un día más. Uno sólo y sería libre. Porque Saad supo que jamás iba a encontrar él solo la salida. Que aquel palacio tenía voluntad y que no toleraría que su huésped escapara.

    El sol ya alimentaba todos los rincones del laberinto cuando el marino se topó sin quererlo con la sala circular de los 16 espejos y las 16 puertas. Se preguntó si había llegado allí por casualidad o si era el palacio quien le guiaba. Porque aquellas paredes parecían estar siempre cambiando sin realmente llegar a cambiar. Igual que el alma humana. Las escaleras aparecían y desaparecían. Los pasillos se alargaban o morían. Se engendraban grandes salones donde segundos antes sólo languidecían tabucos. O eso al menos sospechaba el prisionero.

    Y llegó la cuarta noche y las estrellas se prendieron a la vez que se prendían las velas sobre los candelabros. Y los cortinajes susurraron amedrentados por la brisa nocturna. Y tampoco esta vez pudo dormir el ladrón. Porque jamás había deseado tanto que regresara el sol. Porque la noche caminaba despacio como si fuera definitiva.

    Pero he aquí que se escuchó un revuelo lejano de carreras y gritos. También de cristales que se rompían. El marino corrió al lugar de donde venía la escandalera. Se perdió por pasajes injustificados, sucesiones de salones y escaleras. Estaba cerca. Abrió una puerta y se encontró con el buscador de universos que estaba rompiendo todos los espejos contra el suelo. Miró a su invitado temblando:

    —¡Me ha encontrado! ¡Me ha encontrado!

    Saad no sabía a quién se refería ni entendía tampoco por qué destruía desordenadamente sus caros espejos.

    Y se escucharon entonces pasos en la escalera. Y de entre las sombras emergió alguien idéntico al dueño del castillo. O acaso él mismo. Y ese alguien irrumpió en la sala sin hacer caso del marino y fue directo a porsu doble. Éste se llevó las manos al cabeza aterrorizado. Y tartamudeó con voz derrotada:

    —Ha llegado mi hora. Pero dime, ¿has visto ese lugar que siempre he buscado y que nunca encontraré?
    —No existe —respondió su reflejo. O acaso él mismo.

    Y sin más palabras, la representación echó las manos al cuello del original y le estranguló. Saad asistió sin intervenir. La agonía transcurrió en silencio. Los ojos de la víctima se hincharon como huevos hervidos. Su piel enrojeció como una cresta de gallo. Y al cabo quedó quieto, con la boca groseramente abierta al infinito. La lengua morada e impúdica, colgando.

    Sólo entonces el asesino reparó en Saad. Dejó caer al muerto (que no dejaba de ser él mismo). Las velas doraban su rostro y sus pupilas. Su sombra se acortaba y alargaba al capricho de los candelabros. Y dijo el reflejo encarnado señalando el cadáver:

    —Yo soy él y por tanto tú eres mi huésped. Y según las normas de esta casa ahora deberás permanecer conmigo cuatro días con sus cuatro noches. Y a esos cuatro días les seguirán cuatro semanas. Y a esas cuatro semanas, cuatro meses. Y a esos cuatro meses, cuatro años. Y a esos…

    Pero no pudo continuar porque Saad le agarró del cuello y le empujó hasta un espejo y juntos lo atravesaron y aparecieron en un pasillo que daba a una escalera de caracol. Y el amo del palacio tropezó y se precipitó escalones abajo. Y sus quejidos y sus costillas moliéndose de peldaño en peldaño resonaron durante mucho tiempo. Y dicen, oh hacedor de hacedores, que los gemidos y el estrépito de su caída interminable se escucharán por los siglos de los siglos, pues la escalera no tiene fin. Pero eso es algo que no se sabe porque nadie hay allí para comprobarlo.

    Que amanezca es cosa ordenada por Alá. Y ese día no fue distinto. Saad encontró la salida del laberinto con el alba. Abandonó el palacio y la nube no sin antes llevarse muchas gemas. Y descendió la escala de oro y desamarró su barco y escapó de aquel lugar maldito.

    Y dicen también, oh propietario del tiempo, que después de muchos días sobre las olas, divisó un islote con una torre blanca. Y que en torno a esa torre volaban en círculo aves de una especie desconocida.


    Fin



    José Miguel Vilar-Bou (Alfafar, Valencia,1979) es periodista. Ha vivido en Italia, Bélgica y los Balcanes. En España ha trabajado para numerosos diarios, revistas y televisiones, principalmente en las secciones de sociedad, sucesos y tribunales.

    Es autor de la novela Los navegantes (Grupo AJEC, 2007) y ha publicado cuentos en la antología Visiones, la revista Galaxia y el diario El País, para el que fue también corrector de estilo de un suplemento especial sobre el cambio climático. Fue ganador del concurso de literatura breve de la Universidad Cardenal Herrera-CEU en el año 2002 y obtuvo el segundo premio en 2003.