• GUARDAR IMAGEN


  • GUARDAR TODAS LAS IMAGENES

  • COPIAR IMAGEN A:

  • OTRAS OPCIONES
  • ● Eliminar Lecturas
  • ● Ultima Lectura
  • ● Historial de Nvgc
  • ● Borrar Historial Nvgc
  • ● Ayuda
  • PUNTO A GUARDAR



  • Tipea en el recuadro blanco alguna referencia, o, déjalo en blanco y da click en "Referencia"
  • TODAS LAS REVISTAS
  • Todas Las Revistas Diners
  • Todas Las Revistas Selecciones
  • CATEGORIAS
  • Libros
  • Libros-Relatos Cortos
  • Arte-Graficos
  • Bellezas Del Cine Y Television
  • Biografias
  • Chistes
  • Consejos Sanos
  • Cuidando Y Encaminando A Los Hijos
  • Datos Interesantes
  • Paisajes Y Temas Varios
  • La Relacion De Pareja
  • La Tia Eulogia
  • La Vida Se Ha Convertido En Un Lucro
  • Mensajes Para Reflexionar
  • Personajes Disney
  • Salud Y Prevencion
  • Sucesos-Proezas
  • Temas Varios
  • Tu Relacion Contigo Mismo Y El Mundo
  • Un Mundo Inseguro
  • REVISTAS DINERS
  • Diners-Agosto 1989
  • Diners-Mayo 1993
  • Diners-Septiembre 1993
  • Diners-Noviembre 1993
  • Diners-Diciembre 1993
  • Diners-Abril 1994
  • Diners-Mayo 1994
  • Diners-Junio 1994
  • Diners-Julio 1994
  • Diners-Octubre 1994
  • Diners-Enero 1995
  • Diners-Marzo 1995
  • Diners-Junio 1995
  • Diners-Septiembre 1995
  • Diners-Febrero 1996
  • Diners-Julio 1996
  • Diners-Septiembre 1996
  • Diners-Febrero 1998
  • Diners-Abril 1998
  • Diners-Mayo 1998
  • Diners-Octubre 1998
  • Diners-Temas Rescatados
  • REVISTAS SELECCIONES
  • Selecciones-Enero 1965
  • Selecciones-Julio 1968
  • Selecciones-Abril 1969
  • Selecciones-Febrero 1970
  • Selecciones-Marzo 1970
  • Selecciones-Mayo 1970
  • Selecciones-Marzo 1972
  • Selecciones-Julio 1973
  • Selecciones-Diciembre 1973
  • Selecciones-Enero 1974
  • Selecciones-Marzo 1974
  • Selecciones-Marzo 1976
  • Selecciones-Noviembre 1976
  • Selecciones-Enero 1977
  • Selecciones-Septiembre 1977
  • Selecciones-Enero 1978
  • Selecciones-Diciembre 1978
  • Selecciones-Enero 1979
  • Selecciones-Marzo 1979
  • Selecciones-Julio 1979
  • Selecciones-Agosto 1979
  • Selecciones-Abril 1980
  • Selecciones-Agosto 1980
  • Selecciones-Septiembre 1980
  • Selecciones-Septiembre 1981
  • Selecciones-Abril 1982
  • Selecciones-Mayo 1983
  • Selecciones-Julio 1984
  • Selecciones-Junio 1985
  • Selecciones-Septiembre 1987
  • Selecciones-Abril 1988
  • Selecciones-Febrero 1989
  • Selecciones-Abril 1989
  • Selecciones-Marzo 1990
  • Selecciones-Abril 1991
  • Selecciones-Mayo 1991
  • Selecciones-Octubre 1991
  • Selecciones-Diciembre 1991
  • Selecciones-Febrero 1992
  • Selecciones-Junio 1992
  • Selecciones-Septiembre 1992
  • Selecciones-Febrero 1994
  • Selecciones-Mayo 1994
  • Selecciones-Abril 1995
  • Selecciones-Mayo 1995
  • Selecciones-Septiembre 1995
  • Selecciones-Junio 1996
  • Selecciones-Mayo 1997
  • Selecciones-Enero 1998
  • Selecciones-Febrero 1998
  • Selecciones-Julio 1999
  • Selecciones-Diciembre 1999
  • Selecciones-Febrero 2000
  • Selecciones-Diciembre 2001
  • Selecciones-Febrero 2002
  • Selecciones-Mayo 2005
  • CATEGORIAS
  • Arte-Gráficos
  • Bellezas
  • Biografías
  • Chistes que llegan a mi Email
  • Consejos Sanos para el Alma
  • Cuidando y Encaminando a los Hijos
  • Datos Interesantes
  • Fotos: Paisajes y Temas varios
  • La Relación de Pareja
  • La Tía Eulogia
  • La Vida se ha convertido en un Lucro
  • Mensajes para Reflexionar
  • Personajes Disney
  • Salud y Prevención
  • Sucesos y Proezas que conmueven
  • Temas Varios
  • Tu Relación Contigo mismo y el Mundo
  • Un Mundo Inseguro
  • TODAS LAS REVISTAS
  • Selecciones
  • Diners
  • REVISTAS DINERS
  • Diners-Agosto 1989
  • Diners-Mayo 1993
  • Diners-Septiembre 1993
  • Diners-Noviembre 1993
  • Diners-Diciembre 1993
  • Diners-Abril 1994
  • Diners-Mayo 1994
  • Diners-Junio 1994
  • Diners-Julio 1994
  • Diners-Octubre 1994
  • Diners-Enero 1995
  • Diners-Marzo 1995
  • Diners-Junio 1995
  • Diners-Septiembre 1995
  • Diners-Febrero 1996
  • Diners-Julio 1996
  • Diners-Septiembre 1996
  • Diners-Febrero 1998
  • Diners-Abril 1998
  • Diners-Mayo 1998
  • Diners-Octubre 1998
  • Diners-Temas Rescatados
  • REVISTAS SELECCIONES
  • Selecciones-Enero 1965
  • Selecciones-Julio 1968
  • Selecciones-Abril 1969
  • Selecciones-Febrero 1970
  • Selecciones-Marzo 1970
  • Selecciones-Mayo 1970
  • Selecciones-Marzo 1972
  • Selecciones-Julio 1973
  • Selecciones-Diciembre 1973
  • Selecciones-Enero 1974
  • Selecciones-Marzo 1974
  • Selecciones-Marzo 1976
  • Selecciones-Noviembre 1976
  • Selecciones-Enero 1977
  • Selecciones-Septiembre 1977
  • Selecciones-Enero 1978
  • Selecciones-Diciembre 1978
  • Selecciones-Enero 1979
  • Selecciones-Marzo 1979
  • Selecciones-Julio 1979
  • Selecciones-Agosto 1979
  • Selecciones-Abril 1980
  • Selecciones-Agosto 1980
  • Selecciones-Septiembre 1980
  • Selecciones-Septiembre 1981
  • Selecciones-Abril 1982
  • Selecciones-Mayo 1983
  • Selecciones-Julio 1984
  • Selecciones-Junio 1985
  • Selecciones-Septiembre 1987
  • Selecciones-Abril 1988
  • Selecciones-Febrero 1989
  • Selecciones-Abril 1989
  • Selecciones-Marzo 1990
  • Selecciones-Abril 1991
  • Selecciones-Mayo 1991
  • Selecciones-Octubre 1991
  • Selecciones-Diciembre 1991
  • Selecciones-Febrero 1992
  • Selecciones-Junio 1992
  • Selecciones-Septiembre 1992
  • Selecciones-Febrero 1994
  • Selecciones-Mayo 1994
  • Selecciones-Abril 1995
  • Selecciones-Mayo 1995
  • Selecciones-Septiembre 1995
  • Selecciones-Junio 1996
  • Selecciones-Mayo 1997
  • Selecciones-Enero 1998
  • Selecciones-Febrero 1998
  • Selecciones-Julio 1999
  • Selecciones-Diciembre 1999
  • Selecciones-Febrero 2000
  • Selecciones-Diciembre 2001
  • Selecciones-Febrero 2002
  • Selecciones-Mayo 2005
  • Para guardar la imagen elige dónde vas a guardarla y seguido da click en la o las imágenes deseadas.
    Para dar Zoom o Fijar la imagen sigue el mismo procedimiento.
    -----------------------------------------------------------
    Slide 1     Slide 2     Slide 3










    Header

    -----------------------------------------------------------
    Guardar todas las imágenes
    Dar Zoom a la Imagen
    Fijar la Imagen de Fondo
    No fijar la Imagen de Fondo
    -----------------------------------------------------------
    Colocar imagen en Header
    No colocar imagen en Header
    Mover imagen del Header
    Ocultar Mover imagen del Header
    Ver Banco de Imágenes del Header

    Imágenes para el Header o Cabecera
    Slides
    P
    S1
    S2
    S3
    B1
    B2
    B3
    B4
    B5
    B6
    B7
    B8
    B9
    B10
    H
    Controles Desactivar Slide


    T E M A S








































































































    FUNCIONAMIENTO DEL BLOG


    Esta ayuda te permitirá aprovechar las características del Blog.

    Veamos lo que hace cada ícono del MENU:

    Este ícono aparece en todo el blog y permite visualizar las siguientes opciones:

    Guardar Lectura: permite guardar la publicación en la que estás, para ser cargada posteriormente. Opción sólo en las publicaciónes, en Navega Directo no.
    Al aplicar esta opción aparece en el MENU el ícono , el cual indica que hay una publicación guardada. Es visible en todo el blog y al dar click en el mismo una ventana se abre mostrando el o los temas guardados. Das click en un tema y te vas a esa publicación.
    Cuando guardas la publicación, también se guarda la pantalla donde se encuentra el párrafo o la línea que suspendes la lectura. Cuando aplicas esta opción, al entrar a la publicación te desplazarás al punto que suspendiste la lectura, Esta opción es la única forma en que el punto que se guardó cuando se guardó la publicación se hace efectivo. Para que ese párrafo o línea aparezca en el tope de la pantalla, antes de guardar, debes colocarlo en el tope de la misma. Una vez guardado, puedes desplazarte por la publicación sin que el punto o pantalla guardada se altere.
    El punto que se guarda, al guardar la lectura, no se borra cuando regresas a la misma por esta opción. Cuando vuelves a guardar la publicación el punto se actualiza a la pantalla actual.

    Eliminar Lecturas: permite eliminar el registro de las publicaciones guardadas.
    Al aplicar esta opción y al aceptar, se eliminarán todas las publicaciones guardadas.

    Eliminar por Lectura: esta opción aparece cuanto tienes como mínimo dos publicaciones guardadas, y permite eliminarlas por selección. Cuando presionas esta opción aparece la ventana con la lista de publicaciones guardadas.
    Para eliminar una publicación guardada, simplemente selecciona la que desees eliminar.
    Cuando eliminas una publicación guardada y queda solo una, la ventana de esta opción se cierra y esta opción desaparece.

    Guardar Punto: permite guardar un punto específico o la pantalla de la actual lectura. Puedes guardar cuántos puntos desees. Con esta opción puedes crear un índice de la lectura, o marcar la posición de uno o varios párrafos importantes. Cada publicación es independiente. Opción sólo para las publicaciones, no para Navega Directo.
    Al dar click en esta opción se abre una ventana, en la misma hay un recuadro en blanco, el cual sirve para colocar una referencia del párrafo o línea que dejas marcada su posición. Si no colocas una referencia, automáticamente ese punto toma el nombre de "Punto guardado 1", donde 1 es el número del punto que se ha guardado. Si has guardado 5 puntos y el sexto no le pones referencia, tomaría el nombre de "Punto guardado 6".
    Para que el punto o pantalla se guarde con o sin referencia, debes dar click en "Referencia" que se encuentra debajo del recuadro en blanco.
    Cuando aplicas esta opción aparece en el MENU el ícono . Al dar click en el mismo se abre una ventana con el o los puntos guardados. Das click en cualquiera y te desplazas a ese punto o pantalla de la publicación. Aparece sólo en las pubicaciones que tienen al menos un punto o pantalla guardado.

    Borrar Punto(s): permite eliminar el o los puntos guardados. Esta opción aparece cuando has guardado al menos un punto o pantalla. Opción sólo en las publicaciones, no para Navega Directo.
    Cuando aplicas esta opción y aceptas, se borrarán todos los puntos o pantallas que has guardado en esa publicación.

    Borrar por Punto: esta opción aparece cuando tienes como mínimo dos puntos o pantallas guardados, y permite eliminarlos por selección. Cuando presionas esta opción aparece la ventana con la lista de puntos o pantallas guardados.
    Para eliminar un punto o pantalla guardado, simplemente selecciona el que desees eliminar.
    Cuando eliminas un punto o pantalla guardado y queda solo uno, la ventana de esta opción se cierra y esta opción desaparece.

    Ultima Lectura: permite acceder a la última publicación leída. Si entras a otra publicación se guardará en la que estás. Sirve para cuando estás en cualquier parte del blog menos en una publicación.
    Para que la publicación se guarde automáticamente debes haberte desplazado hacia abajo al menos una línea.
    Si al seleccionar esta opción nada ocurre, es porque no has revisado o leído publicación alguna.

    Historial de Nvgc: esta opción aparece en todo el blog y permite ver el Historial de las páginas navegadas.
    Cuando seleccionas esta opción, una ventana se abre mostrando las publicaciones que has navegado. La primera es de fecha más antigua y la última de más reciente.
    Guarda hasta 51 temas o publicaciones. Cuando has llegado a ese límite, se va eliminando desde la más antigua, o sea desde la primera; y se agrega la reciente como última.

    Borrar Historial Nvgc: aparece en todo el blog y permite borrar o limpiar el Historial de Navegación.

    Ocultar TEMAS: permite ocultar el recuadro rectangular, donde dice TEMAS, que se encuentra a mano izquierda de la publicación. Esta opción no está disponible en la página de Inicio ni en las Categorías que seleccionas desde el Menú y tampoco en Navega Directo.
    Cuando das click en esa opción, una ventana se abre con "Otros temas" que te ofrece el blog. Si te desplazas hasta el final de esa ventana, verás dos rectángulos reducidos en su longitud. El primero permite avanzar o retroceder ese grupo de publicaciones. El segundo permite ver los temas desde el último publicado, también verlos de forma aleatoria y ver más temas correspondientes a la categoría de la publicación actual. Cuando entras a una de las listas o por medio de la CATEGORIA que se encuentra en la parte última de la publicación, la opción de "Actual Categoría" no está disponible.

    Mostrar TEMAS: aparece sólo cuando has aplicado "Ocultar TEMAS", y permite mostrar el recuadro rectangular que dice TEMAS, y que se encuentra a mano izquierda de la publicación.

    Mostrar Barra Inferior: esta opción aparece sólo en las publicaciones, no en Navega Directo, y permite mostrar una barra inferior con la paginación. Al hacer esto, en la parte última de la publicación desaparece la paginación.

    Ocultar Barra Inferior: esta opción aparece sólo en las publicaciones y si has aplicado "Mostrar Barra Inferior". Permite ocultar la barra de paginación y la muestra al final de la publicación.

    Ocultar Menú y BI: esta opción aparece sólo en las publicaciones, no en Navega Directo, y permite ocultar el Menú y la Barra Inferior (si la tienes activa). Cuando aplicas esta opción aparece en la parte superior izquierda un punto negro, el mismo permite restaurar el Menú y la Barra Inferior.

    Mostrar Tema: puedes ocultar las opciones del MENU y ver el tema de la publicación. Esta opción aparece sólo en las publicaciones, no en Navega Directo.

    Abrir ventana de Imágenes: permite ver la o las imágenes de la publicación. Esta opción también la encuentras en la parte derecha superior de la publicación y en Navega Directo.
    Cuando la publicación tiene una sola imagen, aparece a mano izquierda los siguientes íconos:

    Cierra la ventana de las imágenes.
    Para cambiar el tamaño de la imagen según su longitud. Cuando aplicas esta opción desparece ese ícono y aparece éste el cual revierte la función. Esta opción no se graba.
    Quita todos los íconos y deja la imagen sola.
    Para guardar la o las imágenes en uno de los Bancos de Imágenes. Puedes guardar por imagen o todas las de la publicación a la vez.
    Para ver las imágenes guardadas, presiona o da click en el "+" que se encuentra a mano izquierda del MENU, para que se abra la ventana de "Otras Opciones", y buscas la opción "Bancos de Imágenes".

    Cuando hay más de una imagen en la publicación, adicionalmente aparecen los siguientes íconos:
    Ver la imagen anterior.
    Ver la imagen siguiente.
    Activa el slide de las imágenes de la publicación actual.
    Cuando activas el slide aparece en la parte superior izquierda el icono y permite desactivar el slide.
    Cuando activas esta opción, aparece en la parte superior izquierda un punto, el cual restaura los íconos.

    Las imágenes se acoplan al ancho de la pantalla y se aprecian bien según la dimensión de las mismas. Cuando son imágenes largas, el dispositivo debe estar vertical, si son cuadradas o rectangulares, debe estar horizontal.

    Navega Directo: permite revisar las publicaciones del Blog por categoría y sin el refresco de pantalla.
    Con este método puedes leer una revista o categoría específica, desde el último tema publicado hasta el primero.
    Si empleas las opciones que están al final de la publicación: POSTERIOR - INICIO - ANTERIOR, cambias a la publicación posterior o anterior de la categoría que estás actualmente. Inicio te lleva a la última publicación realizada de esa categoría.
    Cuando estás revisando una categoría en la ventana de TEMAS, en el grupo que suspendes la revisión se guarda, para cuando regreses a esta sección y vuelvas a revisar esa categoría lo harás desde ese grupo. Puedes revisar las categorías que quieras y cada una guardará el último grupo que suspendes la revisión.
    Lo del párrafo anterior no se cumple cuando se agregan publicaciones nuevas en la categoría.
    Cuando ves una publicación, por este método, se guarda el punto que suspendes la lectura, la publicación y la categoría. Cuando regreses a esta opción, aparecerá la última categoría con la publicación que leiste, en el punto o pantalla que suspendiste la lectura.
    Por cada publicación que veas se guarda el punto, categoría y tema. Eso quiere decir que, estando en esta opción cambias a una categoría y tema que leiste anteriormente, la pantalla se colocará en el punto que suspendiste la lectura.
    Dando click en el tema de la publicación, se abre en otra ventana la publicación en la sección de publicaciones.
    Dando click en la categoría, se abre en otra ventana la sección de CATEGORIAS con la correspondiente.
    A diferencia de ver la publicación de forma normal, no puedes guardar puntos ni la publicación.

    Bancos de Imágenes: Permite revisar y/o eliminar las imágenes guardadas en los Bancos.
    Estos Bancos de Imágenes también puedes usarlos como slide. Dispones de 10 Bancos.
    Puedes guardar hasta 100 imágenes en cada uno, haciendo un total de 1000.
    Cuando no has guardado imagen alguna, no aparecerá ningún Banco. Sólo verás los Bancos que tengan como mínimo una imagen.
    Cada Banco se presentará por medio de la primera imagen guardada en el mismo. Das click en la imagen y te da las opciones mencionadas en "Abrir ventana de imágenes", más los íconos el cual permite eliminar la imagen en pantalla, y que permite copiar la imagen en pantalla a otro Banco..
    En la parte última aparecerá la opción de "Vaciar el Banco" por cada Banco de Imágenes que tenga al menos una guardada y permite eliminar todas las imágenes guardadas en el mismo.

    Ayuda: permite ver esta Ayuda para conocer el funcionamiento del Blog.


    Este ícono aparece en todo el Blog y permite ver los temas de cualquier categoría con una introducción de las mismas. Su presentación es en orden de publicación de la categoría.
    Si has entrado a alguna CATEGORIA y seleccionas otra, la carga es directa, por lo que no hay refresco de pantalla.
    Si estás revisando alguna categoría en particular, cuando regreses al Blog y revises la misma categoría, comenzarás desde la última revisión hecha; y no desde el comienzo. Lo mismo es para cualquier cantidad de categorías que revises, cada una es independiente.
    Si das click en el tema o en "...más" la publicación se abre en la misma ventana, si lo haces en la imagen se abre en otra ventana.
    Aquí puedes cambiar el estilo de las miniaturas.
    Cuando cambias el estilo de las miniaturas y aplicas "Solo Imagen (para los Libros)", y anteriormente has traveseado en los "Bordes", las imágenes no van a estar centradas. Para que se restaure su posición presiona en "Bordes" la opción "Normal".
    La opción "Solo Imagen (para los Libros)" se hizo especialmente para la categoría de los Libros.


    Permite ver las siguientes listas de todas las publicaciones realizadas:

    Por Categoría: lista alfabética por Categoría
    En estas listas no está incluido Libros y Relatos. Cuando accedes con esta opción, en pantalla aparecen todas las categorías en orden alfabético por categoría y aparece el ícono , en el MENU, el cual te da la opción de seleccionar la categoría a ver con los temas que dispone. No hay refresco de pantalla, es directo.
    Dando click en el tema te vas a la publicación, y dando click en '+' te da una introducción del mismo. Si estás en la introducción puedes ir directamente a la publicación completa dando click en el tema o en '...más'. Dando click en la imagen la publicación se abre en otra ventana.

    Libros: lista alfabética de todos los libros.
    Dando click en el tema te vas a la publicación, y dando click en '+' te da una introducción del mismo. Si estás en la introducción puedes ir directamente a la publicación completa dando click en el tema o en '...más'. Dando click en la imagen la publicación se abre en otra ventana.

    Relatos: lista alfabética de todos los Relatos.
    Funciona igual que en la lista de Libros.

    Por Autor: lista alfabética por autor de los Libros y Relatos.
    Funciona igual que en la lista de Libros.
    Según la fuerza del wifi será la velocidad de carga de las mismas, debes tener paciencia.

    Alfabético de Todo: lista alfabética de todo lo publicado en el Blog.
    Funciona igual que en la lista de Libros.
    Según la fuerza del wifi será la velocidad de carga de las mismas, debes tener paciencia.

    Lista Gráfica de las Revistas muestras todas las revistas Diners y Selecciones en imagen grande. Das click en la imagen y una ventana se abre mostrando los temas de esa edición. Cuando entras a cualquier publicación, la misma se abre en otra ventana, de esa forma podrás llevar la continuación de los temas de esa revista.
    Cuando navegas por esta sección se guarda el punto o posición en que te has quedado. Si has revisado los temas de una revista, cuando regreses a esta sección, te situarás en la imagen de esa revista.


    Permite cambiar el tamaño de la letra en la páigna de INICIO a las miniaturas de ÚLTIMAS PUBLICACIONES y a las miniaturas al dar click en TEMAS. En las otras secciones que disponen de este ícono sólo a las miniaturas que aparecen al dar click en TEMAS, que se encuentra a mano izquierda en un recuadro azul. Al cambiar el tamaño de la letra, éste afecta a todas las secciones del Blog.


    Permite ver las lista de las publicaciones guardadas. Tocas el tema y se va a la publicación.
    Este ícono solo aparece cuando tienes, al menos, una publicación guardada.


    Este ícono aparece sólo en las publicaciones y permite ver la lista de los puntos o pantallas guardados en esa publicación. Si no has guardado al menos un punto o pantalla el ícono no aparece.


    Este ícono aparece solo en las publicaciones y en Navega Directo. Permite ver las siguientes opciones que son para desplazamiento automático de la misma:

    Permite activar el desplazamiento automático y aparecen las siguientes opciones:

    Detiene el desplazamiento automático.

    Opción uno para aumentar la velocidad del desplazamiento.

    Opción dos para aumentar la velocidad del desplazamiento.

    Opción tres para aumentar la velocidad del desplazamiento.

    Para regresar a la velocidad estándar, presiona la opción para detener el desplazamiento y luego la de activar el desplazamiento.

    Cuando activas esta opción, el rectángulo de TEMAS, que se encuentra a mano izquierda, y la BARRA DE PAGINACION desaparecen, permitiendo leer con tranquilidad. Cuando presionas el botón de detener el desplazamiento el rectángulo y la barra aparecen nuevamente. Esto no ocurre en Navega Directo.


    Este ícono aparece solo en las publicaciones y en Navega Directo. Permite visualizar las siguientes opciones:

    Permite las siguientes opciones para el texto:
    ● Alinear el texto: izquierda, centrarlo o justificarlo.
    ● Cambiar el tipo de letra.
    ● Aumentar o reducir el espacio entre las líneas.
    ● Cambiar el tamaño del texto. Afecta a todas las secciones del Blog.
    ● Ampliar el margen derecho e izquierdo.

    Permite las siguientes opciones para el color del texto:
    ● Cambiar el color de todo el texto, incluido la fecha de publicación, la categoría, los links y flechas de paginación. Si has hecho cambios de color en el TEMA, SUBTEMA y/o NEGRILLAS, al cambiar el color del todo el texto éstos no se veran cambiados. Para que tomen el color del texto general cambiado debes presionar la opción ORIGINAL en cada uno.
    ● Cambiar el color sólo del tema.
    ● Cambiar el color sólo de los subtemas.
    ● Cambiar el color del texto en negrillas.

    Cambiar el color del fondo del texto.

    Reducir el tamaño de las imágenes.


    Regresa al MENU principal.

    Aparece sólo en la página de INICIO y si has entrado a ver una categoría por medio del ícono . Permite cambiar la presentación de las miniaturas.

    Te lleva a la página de INICIO.


    OTRAS CARACTERISTICAS

    ● Cuando entras a una publicación, automáticamente se guarda el punto o la pantalla que suspendiste la lectura. Esta opción es diferente a la que se describe en el siguiente ítem. Si navegas por la publicación se guardará el punto o pantalla que te quedas de la misma.

    ● Cuando guardas una publicación se guarda también el punto o pantalla que suspendiste la lectura. Es independiente a la opción del ítem de arriba. Con este método sí puedes navegar por la publicación. Para que el punto o pantalla de retorno funcione debes cargar la publicación desde la opción que aparece en el MENU en PUBLICACIONES GUARDADAS.

    ● Tienes dos formas de ver las CATEGORIAS del Blog:
    La primera es la indicada anteriormente, que se encuentra en el MENU con el ícono
    La segunda es dando click en la categoría que se encuentra en la parte última de la publicación o también al comienzo de la publicación en Navega Directo. Este método te permite ver sólo la categoría de esa publicación. Cuando das click en la imagen y en "Publicación Completa" te vas a la publicación en la misma ventana; y si das click en el título, es en otra ventana.


    OBSERVACIONES

    ● Si guardas Puntos en una publicación no debes hacer cambios en el texto, ya sea aumentando su tamaño como dando más espacio entre líneas; ya que si lo haces después de guardarlos, el retorno no va a ser el correcto. Debes hacer primero los cambios y luego guardar los puntos o pantallas.
    ● Las LISTAS en texto se actualizan cada dos o tres meses, o a su defecto, cada 100 publicaciones.

    NOCHE DE PASO (Lee Harding)

    Publicado el domingo, diciembre 07, 2014
    CUANDO LLEGARON A LA VISTA DE LA CIUDAD el chico dejó atrás al resto del grupo y continuó solo. Los jefes se sentaron a esperar su regreso. Bebieron vino y fumaron su pipa ceremonial y cantaron sus viejas canciones. Esto también formaba parte del ritual, y lo mantendrían así, sin detenerse, hasta que él regresara.

    Avanzó a buen paso a través del terreno abierto. Después, se agachó y se inclinó hacia delante, de modo que su cuerpo oscuro se confundió con la hierba quemada por el sol. Se movió con elegancia y con seguridad porque aquel territorio era su hábitat natural.

    Eran las últimas horas de la tarde. Planeaba llegar a las afueras de la ciudad justo poco antes del anochecer. No tenía el menor deseo de penetrar en el terrible laberinto hasta que la luz del día se hubiera desvanecido, de modo que decidió esperar el momento propicio para empezar a moverse bajo la protección de la penumbra, cuando la oscuridad encubriera su pequeña figura.

    Cuando se paró a pensar en los peligros que le aguardaban, su cuerpo tembló aterrado. Pero sabía que si sobrevivía a esta larga noche de iniciación, mañana sería un hombre.

    Cuando ya hubo recorrido una cierta distancia, comenzó a hacer más lento su avance. Encontró un árbol adecuado y se subió a él. Se situó con seguridad en la bifurcación de dos ramas altas y se dispuso a esperar la llegada del anochecer.

    Nada se movió. Un hinchado sol de color naranja se estaba hundiendo lentamente, desapareciendo detrás del horizonte de la ciudad. Enormes edificios se perfilaban contra este brillo amenazante, como los escarpados de alguna cadena montañosa prohibida. Allá lejos, en la distancia, creyó escuchar los suaves cantos de los jefes que llegaban hasta él montados sobre los hombros del viento de la noche, pero quizá sólo fuera su imaginación. Se sintió repentinamente perdido y solo, y muy lejos de casa.

    El mundo se fue oscureciendo poco a poco. Al cabo de un rato, enlazó sus manos reverentemente colocándolas ante sí, y fijó sus ojos en la primera estrella que apareció en el cielo crepuscular. Susurró una solemne Oración de Paso. Después, descendió del árbol e inició la siguiente fase de su viaje.

    Los campos abiertos eran peligrosos cuando se cruzaban a pie. Estaban salpicados de reliquias de los Antiguos, enterradas profundamente en la hierba, y el evitarlas se había convertido en una verdadera habilidad adquirida. Pero él fue avanzando con lentitud.

    Caminó con precaución en dirección a una amplia autopista que le llevaría directamente hasta el corazón de la ciudad. Pero no se arriesgó a exponerse subiendo a ella. La fue siguiendo a una distancia discreta, con el cuerpo tan inclinado que sus dedos rozaban la tierra.

    Sus sentidos, altamente desarrollados, se esforzaban por detectar cualquier señal o sonido que le advirtieran la presencia de cualquier depredador natural que pudiera estar vagabundeando por aquella zona de nadie entre la ciudad y el terreno abierto. De vez en cuando, la terrible figura de un automóvil antiguo aparecía por arriba y él rehuía el encuentro. Todo el mundo sabía que los perros salvajes y los lobos utilizaban a menudo aquellos viejos vehículos para dormir cuando caía la noche, y él no sentía el menor deseo de despertar su curiosidad. Aún tenía que recorrer muchos kilómetros antes de convertirse en un hombre.

    Su mano derecha nunca se apartaba mucho de la pesada hoja metálica que llevaba enfundada en el cinto. Una fina capa de sudor cubría ahora su cuerpo desnudo y su respiración se hizo más pesada. No le resultaban extraños los viajes largos, pero éste era el más peligroso que jamás había intentado. Se trataba de un gran acontecimiento en su proceso de maduración, un puente que aparecía como un desafío entre su juventud y lo que pudiera reservarle el futuro, y un ritual de su gente, establecido desde hacía ya mucho tiempo.

    Aquella noche habría luna llena y no había una sola nube en el cielo. Eran buenas señales. La ciudad sería un tortuoso laberinto de oscuridad y la luz del cielo iba a ser su única guía.

    Una vez llegado a las afueras, aún le quedaban unos quince kilómetros de viaje antes de alcanzar el centro de la ciudad, donde los edificios gigantescos se elevaban a ambos lados de las calles desiertas. Aquella carretera le llevaría hasta allí, pero no arriesgaría su vida viajando sobre su brillante superficie de hormigón. En lugar de ello, buscaría las sombras y se mantendría en las calles laterales cuando fuera necesario. Haría amistades con las sombras y se introduciría en ellas para que su presencia fuera un secreto.

    Confiaba en llegar al centro de la ciudad antes de medianoche. Una vez allí, buscaría un lugar donde ocultarse en un edificio de diez pisos y esperaría durante el resto de la noche. Poco antes del amanecer, cogería un pequeño trofeo —también parte del ritual— y se apresuraría a marcharse de allí antes de que la luz del día le traicionara.

    Se encontró entonces con los primeros edificios. Parecían viviendas. Pero eran cuadrados y feos y su sombra se cernía de manera discordante sobre su cabeza. No eran como las viviendas de su gente, que estaban mucho más en armonía con todo aquello que les rodeaba. Se estremeció y se apretó a ellas, pues sabía bien que iba a necesitar sus sombras protectoras. Y, de esta forma tan intrincada, penetró en la silenciosa ciudad, como una sombra oscura moviéndose con agilidad líquida a través de los familiares cañones de la noche.

    Sus sentidos hipersensibles se extendieron por delante de él y a su alrededor, preparados para detectar los primeros débiles sonidos del peligro. Pero, ¿qué podía esperar hallar allí que pudiera amenazarle?

    Incluso entonces, más de un siglo después de La Caída, la ciudad no estaba desierta por completo. Los otros iniciados habían traído consigo numerosas historias extrañas, pero uno nunca podía estar seguro de cuánto había en ellas de verdad y de fantasía, exagerada esta última por el temor, la ansiedad y la soledad. Pero también había que tener en cuenta la cuestión de los iniciados que no habían podido regresar: una prueba de que la ciudad no siempre era amistosa.

    La mayor parte de lo que sabían sobre la ciudad era de oídas y a través de la leyenda, y mediante aquello se podían establecer unos cuantos hechos. Todo parecía indicar que la jungla de hormigón estaba habitada por numerosos perros y gatos salvajes, y que éstos podían llegar a ser mucho más peligrosos que sus hermanos del campo. Pero aquello nunca se había probado. Excepto en las épocas de iniciación, las gentes evitaban la ciudad por considerarla como un lugar maldito. Algunos afirmaban que ni siquiera los animales más peligrosos de las llanuras penetraban en la ciudad, y que sentían tanta desconfianza de su naturaleza como los propios hombres. El chico no estaba dispuesto a correr riesgos. Deseaba pasar la noche vivo... y salir de ella convertido en un hombre.

    Aún le quedaban muchos kilómetros por delante. Se movió con rapidez, avanzando por las desiertas aceras, saltando ágilmente sobre gran variedad de obstáculos que le salieron al paso. El silencio no parecía natural, pero a medida que sus sentidos se fueron ajustando a él, descubrió que no era un silencio tan absoluto como había imaginado.

    Allá a lo lejos, hacia el centro de la ciudad, pudo escuchar el aullido blando y triste de algún animal. Podría haber sido un perro... o alguna otra cosa. Había demasiada distancia como para estar seguro, pero sonaba como si se tratara de un animal solitario que estuviera aullando hacia el cielo de la noche. Sintió un escalofrío que le recorrió todo el cuerpo, y se apresuró a seguir su camino, agarrando el cuchillo con la mano derecha e internándose cada vez más profundamente en la necrópolis.

    La ciudad despedía un fuerte hedor. Él sabía que iba a ser así, pero no estaba preparado para recibir aquel olor que parecía colgar, del aire húmedo, como un sudario. Demasiada gente había perecido allí. El silencio resultaba pesado, cargado de muerte. Quizás al cabo de otro siglo habría desaparecido ya aquel terrible olor, arrastrado por la lluvia y por el viento juguetón, pero de momento, seguía atrapado en los valles y cañones de la ciudad, y el chico se movió a través de él como una mariposa a través del humo desprendido por la madera encendida.

    Un poco más tarde, la luna se elevó y transformó la carretera en una brillante cinta blanca que se deslizaba a través de la oscuridad. Aquello hizo que le resultara más fácil ver hacia dónde se dirigía y apresuró el paso. Pero también le hizo más vulnerable. Descubrió entonces que las calles estaban cubiertas con un polvo fino y blanco. El polvo le cubrió de la cabeza a los pies y obturó su nariz y su boca. En varias ocasiones, se sintió a punto de estornudar, pero se las arregló para no hacerlo. Una explosión semejante reverberaría a lo largo de estas calles desiertas como un disparo en un cañón. Se contuvo y continuó su apresurado caminar.

    A medida que se iba acercando más al corazón de la ciudad se fueron haciendo más claros los terribles aullidos que había oído antes. Se extendían de una forma discordante a través de la metrópoli, como si se tratara de animales aislados aullando su soledad de un lado a otro de la ciudad. Sus dolorosos gritos le ponían los pelos de punta y le hicieron desenvainar el cuchillo. Si le atacaban en grupos, tendría muy mala suerte...

    Los edificios habían transformado su aspecto de una forma sutil. Ya no se les podía confundir con viviendas. Pero los más altos no mostraban más que cuatro hileras de ventanas y él sabía que aún tendría que recorrer una buena distancia antes de encontrar refugio en uno de diez pisos.

    No le valía la pena engañar a nadie y ocultarse en uno de aquellos edificios que encontraba a medio camino hacia el centro de la ciudad. Su sentido de la culpabilidad le traicionaría constantemente ante los jefes y su desgracia sería irremediable. No podía ni quería evitar el verdadero objetivo. La única forma de alcanzarlo era seguir adelante, y así lo hizo.

    La luna ascendió y lanzó un chal de color plateado sobre la ciudad. El polvo blanco estaba en todas partes y la carretera comenzó a empinarse, sostenida por rígidas columnas de hormigón. E1 chico pensó por un momento en la luna. Mucho tiempo atrás, los hombres habían vivido allí, en maravillosas ciudades abovedadas. Pero aquello había sido antes de que La Caída les hubiera cortado el contacto, dejándolos como buzos de aguas profundas privados de aire. ¿Seguían soñando con un mundo inalterable con el paso de los tiempos, con sus rostros tan frescos y tan poco afectados y sus ojos muertos vueltos para siempre hacia aquella Tierra que giraba lentamente?

    Se frotó las mugrientas manos con inquietud. Ya comprendía de dónde procedía aquel polvo que parecía estar en todas partes. Era lo que quedaba de más de un millón de seres humanos... con sus cuerpos destrozados por las corrosivas estaciones y llevados de un lado a otro por los vientos que a menudo soplaban a través de los cañones hacia el centro de la ciudad.

    Aquel pensamiento le hizo estremecerse. Miró rápidamente a su alrededor, como si esperara que algún fantasma viejo y gris saliera de alguna parte y le tocara en un hombro. Pero por allí no había ningún fantasma. Sólo había la ya no muy distante cacofonía de animales solitarios que hacía estremecer sus nervios.

    La carretera se elevaba hacia el cielo de la noche Parecía como si quisiera alcanzar la brillante luna que colgaba allá arriba. Abandonó la atractiva cinta y se apresuró a caminar de sombra en sombra, por entre las enormes columnas de sostenimiento de la autopista. La carretera se extendía sobre él como un oscuro corte de guadaña a través de las estrellas.

    Cuando volvió a descender hasta el nivel del suelo, se ocultó en las leves sombras que se extendían a lo largo de las aceras. Se sentía cansado después de su larga caminata, pero sabía que ya se encontraba cerca del final. Las formas de los edificios se habían alterado dramáticamente en los últimos minutos y los aullidos de lo que parecía ser un grupo de perros vagabundos estaban ya demasiado cerca para que pudiera sentirse cómodo. Tendría que apresurarse...

    Encontró las anchas calles llenas de automóviles abandonados de muy diferentes formas y tamaños. Su diversidad le extrañó; nunca había visto tantos vehículos reunidos en un lugar tan pequeño. La leyenda decía que La Caída había ocurrido con tal rapidez que la gente apenas si tuvo tiempo de pensar. Todo se desmoronó. Y las plagas que estaban al acecho se movieron con tal rapidez que nada se pudo hacer para detenerlas. Así es que la organización del mundo se vino abajo.

    A cada uno de los lados de la calle, se elevaban enormes edificios como torres. El chico había llegado al corazón de la ciudad. Todo lo que tenía que hacer era seleccionar un lugar que le pareciera seguro y esconderse en él durante el resto de la noche. ¿Pero cuál?

    Podía escuchar los aullidos a su alrededor, acercándose cada vez más. No tenía tiempo que perder. Elevó la mirada, contó las hileras de ventanas del edificio que se encontraba frente a él, y lanzó un suspiro de alivio. Tenía muchos más que diez pisos. Le sería útil.

    Cruzó la calle con toda rapidez, como una mancha oscura buscando un paso seguro a través de los coches abandonados y del polvo blanco. Los escaparates de las tiendas le parecieron una pared de sombreado cristal que se le enfrentaba. Había cristal esparcido por la acera, y se mezclaba con el polvo. Algunos automóviles habían metido sus morros a través de las ventanas expulsando a los viajeros dentro de las casas.

    Su corazón casi se detuvo por un momento. Creyó ver gente al otro lado de las ventanas, gente que no pudo haberse conservado durante tanto tiempo en aquel clima cruel. Pero, cuando se acercó más, vio que no eran reales; se trataba de estatuas. La luz de la luna le había engañado, haciéndole pensar que se trataba de seres humanos. Algunas de las estatuas todavía estaban de pie en los escaparates, con sus brazos extendidos en una grotesca parodia de la vida y sus ojos, apagados y vacíos, faltos de toda sensación. De sus extremidades, ridículamente estrechas, colgaban restos deshilachados de lo que, en otros tiempos, pudieron haber sido ropas. Al joven le recordaron los muñecos que se hacían en las fiestas de conmemoración de la perdida civilización de los Antiguos.

    Entró con precaución a través de la ventana rota. La oscuridad existente en el interior del local era casi total. Al cabo de un rato, su visión se fue ajustando y pudo ir distinguiendo detalles importantes. Vio muchas hileras de casillas aisladas y paredes muy altas que estaban divididas en estantes que contenían multitud de latas de diferentes tamaños.

    Siguió avanzando hacia el interior de la enorme habitación. Las estanterías más próximas estaban llenas de recipientes de brillantes colores; cada uno de ellos llevaba una etiqueta blanca en la que se veía una imagen de una fruta o vegetal familiar. El chico quedó encantado. Tenía una buena oportunidad de conseguir trofeos en abundancia.

    Recordó a Martin y la brillante caja de plata que había traído de la ciudad. Estaba cubierta de muchos botones, y que tenía una estrecha tira de metal que cuando uno pulsaba uno de los botones se movía hacia arriba y hacia abajo. Los jefes estuvieron mirando la caja durante algún tiempo, con actitud recelosa. Después, cantaron su canción ritual de entierro y la enterraron en el suelo antes de llevarse al chico a casa.

    Se sintió alegre. Había muchas cosas entre las que poder elegir. Seleccionaría algo que deslumbrara y confundiera a los jefes y que le asegurara su respeto. Pero eso podía esperar hasta el amanecer. Por el momento, estaba cansado y necesitaba encontrar algún sitio seguro donde descansar durante el resto de la noche.

    Encontró un rincón desde el que podía observar toda la enorme habitación y también el exterior de la calle. Se acurrucó allí, dispuesto a esperar en la oscuridad. Los pesados aullidos ya se habían alejado; el grupo había seguido moviéndose. Y, sin embargo, sólo hacía unos momentos que el aire se había visto conmocionado por el más lastimero y terrible aullido que el chico jamás escuchara. Le hizo temblar y, en la oscuridad de la tienda, agarró su largo cuchillo con nerviosismo. El amanecer parecía estar muy lejos.

    Pero, al cabo de un rato, disminuyó su tensión. Su cuerpo se relajó permitiendo que el cansancio se apoderara de él. Se quedó dormido, sabiendo con seguridad, como todos los cazadores, que sus sentidos altamente entrenados le despertarían a la primera impresión de peligro. Y mientras dormía, soñó en su hogar y en el valle y en las viviendas de su gente. Soñó en cómo el sol penetraba en cada uno de los pequeños rincones de sus vidas y en cómo encantaba el terreno y hacía crecer sus cosechas de la tierra. Y cuando despertó descubrió que el primer y débil rubor del amanecer ya había penetrado a través de las ventanas abiertas... y que no estaba solo.

    Instantáneamente se revolvió y quedó agazapado sobre el suelo polvoriento, como un animal asustado. Su brazo derecho estaba extendido hacia delante, como el cuchillo en punta, preparado para rechazar a cualquier asaltante invisible. Su brazo izquierdo estaba extendido hacia un lado, para guardar el equilibrio. Sin embargo, no pudo ver a nadie en la tienda.

    ¿Qué sonido le había despertado? ¿Qué peligro había arrojado sus frías manos sobre su sueño, arrancándole de él?

    Sus ojos agudos escudriñaron la semipenumbra. Pudo oír unos sonidos débiles, como de algo que se mueve muy despacio sobre el suelo y, efectivamente, al otro lado de la habitación algo se movió.

    Pudo distinguir una sombra oscura, no mayor que un hombre, y que se movía con una furtiva agilidad, como no había visto en ningún otro animal. Su corazón empezó a latir con violencia.

    —Dios, protégeme —murmuró para sí.

    De algún modo, tuvo la sensación de que estaba a punto de pasar por el momento supremo de la iniciación. Si sobrevivía, se convertiría en un hombre y, en caso contrario, el pueblo le lloraría. Hubo muchos chicos que jamás regresaron de la ciudad. Pero él estaba decidido a vivir.

    La criatura avanzó a tientas a través de las sombras. Parecía no haberse dado cuenta aún de su presencia. Y él podía escuchar su pesada respiración mientras aquello avanzaba por entre las largas estanterías, al otro lado de la habitación.

    ¿Estaría buscando algo? De ser así, ¿qué clase de animal rebuscaría por entre aquellos edificios desiertos?

    Su temor desapareció para ser sustituido por una verdadera curiosidad. Súbitamente, sintió gran confianza en su pesada hoja. Se inclinó un poco más hacia delante, tratando de ver mejor a la extraña criatura que le había despertado.

    Observó una vaga sombra, visible entre dos altas pirámides de pequeñas latas. Aquella distancia y con aquella pobre luz no pudo distinguir ningún rostro. Parecía que la criatura le daba la espalda, y pensó que aquél era un buen momento para escapar. Antes de que el animal se diera cuenta ya se habría marchado del edificio y habría iniciado su camino de regreso a casa.

    No tenía ninguna intención de quedarse oculto en aquel rincón hasta que la criatura tropezara con él. No tenía la menor idea de lo rápido que podía correr, pero él era veloz y confiaba en que podría dejar atrás a cualquier perseguidor. Excepto a los perros, recordó. No podría dejar atrás a una jauría.

    Calculó la distancia que había entre el lugar donde se encontraba y 1a sombra, así como la distancia que le separaba de la calle. No tenía ningún sentido el retrasar más su huida. Ningún sentido.

    Y, en ese preciso momento, estornudó.

    No supo qué fue lo que provocó aquel paroxismo repentino, si se trató de algo involuntario y fuera del alcance de su control, o si dejó salir de sus pulmones aquella repentina explosión para anunciar su presencia en la tienda y desafiar así, deliberadamente, a aquella extraña bestia.

    Pero en aquel momento, no tuvo tiempo para pensar. La criatura se giró de repente como si la hubieran golpeado. El chico vio sus enormes brazos elevarse a ambos lados, derribando las dos elevadas pirámides de latas entre las que se encontraba. Después emitió un terrible grito de cólera que hizo que el chico se levantara rápidamente. Su rostro palideció. Entonces reconoció el terrible aullido que había oído en la noche. Esta era la criatura que había tratado de evitar: no era ningún perro, sino algo más...

    En la semipenumbra, que penetraba por las ventanas destrozadas, pudo ver que se trataba de un hombre, pero un hombre como jamás había visto. Su enmarañado cabello blanco salía de su cabeza como finos hilos arrugados, y lucía una barba larga y sucia que le llegaba hasta la cintura. En sus enormes ojos oscuros había una mirada enloquecida y cada centímetro de su cuerpo sucio amenazaba mucho más peligro de lo que el chico había visto y con lo que se había enfrentado jamás. Llevaba unas vestiduras andrajosas que podría haber tomado de cualquiera de las esculturas de los escaparates, y su piel tenía el color del vientre de un pez.

    No les separaban más que unos diez metros. La criatura le vio, y sin dudarlo un momento se lanzó hacia él, arañando el aire con sus terribles manos, con los ojos encendidos y lanzando un gran aullido.

    El chico tampoco dudó. Su entrenamiento se apoderó por completo de él y se enfrentó a la carga con frialdad y con un astuto cálculo. Esperó hasta que la criatura cruzó la mitad de la distancia que les separaba. Una débil sonrisa apareció en las comisuras de sus labios cuando elevó con rapidez su mano derecha, la llevó hacia atrás e hizo que la hermosa y larga hoja saliera volando de entre sus dedos. La hoja salió con rapidez y exactitud, y se introdujo profundamente en la garganta del loco.

    La criatura se tambaleó. Se detuvo de pronto, y sus grandes ojos miraron hacia arriba. Por un momento, sus manos terribles agarraron inútilmente el cuchillo enterrado en su cuello. Trató de aullar, de gritar, pero los espasmódicos sonidos produjeron unas burbujas e hicieron gotear la sangre a lo largo de su barba grisácea. Tosió una vez y finalmente se desmoronó. Sus ojos quedaron mirando al techo y sus brazos se estremecieron durante un largo rato. Después, quedó muerto. Su sangre oscura fluyó durante un rato y se mezcló con el polvo blanco del suelo, los huesos de sus antepasados. El chico permaneció quieto.

    Había sucedido todo con mucha rapidez. El joven se acercó con precaución y observó el cuerpo. Sacudió la cabeza, lleno de admiración. El pelo blanco de la criatura estaba manchado de sangre y se había extendido sobre el suelo, formando un halo solidificado alrededor del rostro sin vida.

    La luz del amanecer estaba cayendo sobre la ciudad. No era momento para distracciones. El chico apretó los dientes y se inclinó para retirar su cuchillo. Parpadeó al retirarlo y después lo limpió rápidamente en las ropas del hombre muerto.

    Ya era hora de regresar a casa.

    Estaba a punto de marcharse cuando recordó algo. Su trofeo. No podía regresar sin llevarse uno. Formaba parte del ritual. ¿Pero qué? ¿Y dónde? Su mente vaciló confusa. Sus ojos se fijaron entonces en el hombre muerto. Una sonrisa de triunfo iluminó su expresión. Sí, eso sería estupendo...

    Huyó a través de la ciudad como si todos los demonios inimaginables de la humanidad estuvieran pisándole los talones Pero hizo su viaje de regreso sin ningún otro incidente, consciente ya de que nunca antes había estado en los grandes espacios solitarios que separaban a las criaturas de la necrópolis. Su trofeo colgaba ligeramente de su mano izquierda sin impedirle avanzar a toda velocidad.

    Corrió con rapidez, buscando las débiles sombras de los edificios y rogando para que nada ni nadie le viera. A veces, cuando el espacio se hacía muy abierto, prefería seguir por calles y paseos laterales, y siempre levantaba con sus pies el polvo blanco que cubría el suelo y también el cuerpo, que ya empezaba a dolerle. En varias ocasiones, creyó oír detrás de él unos terribles aullidos, lo que sólo contribuyó a hacerle aumentar la velocidad de su carrera. Pero no se le acercó ningún depredador. Los había dejado muy atrás.

    Corrió hasta que las afueras de la ciudad quedaron muy detrás de él y el espacio abierto y verde se extendió frente a sí hasta la línea del horizonte. Sólo disminuyó la velocidad de su marcha cuando hubo puesto varios kilómetros de distancia entre la ciudad y él.

    Los jefes le vieron llegar. Mientras se dirigía hacia ellos con paso orgulloso y satisfecho, con una ligera expresión de arrogancia, sonrió y sus ojos se iluminaron. La larga noche había pasado.

    Los jefes le recibieron con la adecuada dignidad. Le examinaron para ver si tenía heridas y raspaduras y quedaron contentos al no encontrar ninguna. Pasaron sus dedos sobre la espesa costra de sal y polvo seco que le cubría de la cabeza a los pies, y murmuraron con aprobación.

    Él sonrió y les tendió su trofeo.

    El hombre más viejo lo sostuvo trémulamente en sus manos oscuras y tocó las trenzas blancas y duras, con admiración. Los demás se acercaron para examinarlo. Y sus rostros se llenaron de pavor y respeto. Cada uno de ellos acarició la mata de largo pelo blanco, mirando después al chico con expresión de respeto. Ningún otro iniciado había traído jamás un trofeo tan extraño y magnífico. Más tarde, el ritual fue completado. El hombre más viejo consagró un trozo de terreno y los jefes abrieron un profundo agujero y enterraron el cuero cabelludo del hombre muerto. Después, iniciaron un regreso lento y tranquilo hacia el valle.

    Y por las expresiones de sus rostros, él sabía que ya era un hombre.


    Fin