• GUARDAR IMAGEN


  • GUARDAR TODAS LAS IMAGENES

  • COPIAR IMAGEN A:

  • OTRAS OPCIONES
  • ● Eliminar Lecturas
  • ● Ultima Lectura
  • ● Historial de Nvgc
  • ● Borrar Historial Nvgc
  • ● Ayuda
  • PUNTO A GUARDAR



  • Tipea en el recuadro blanco alguna referencia, o, déjalo en blanco y da click en "Referencia"
  • TODAS LAS REVISTAS
  • Todas Las Revistas Diners
  • Todas Las Revistas Selecciones
  • CATEGORIAS
  • Libros
  • Libros-Relatos Cortos
  • Arte-Graficos
  • Bellezas Del Cine Y Television
  • Biografias
  • Chistes
  • Consejos Sanos
  • Cuidando Y Encaminando A Los Hijos
  • Datos Interesantes
  • Paisajes Y Temas Varios
  • La Relacion De Pareja
  • La Tia Eulogia
  • La Vida Se Ha Convertido En Un Lucro
  • Mensajes Para Reflexionar
  • Personajes Disney
  • Salud Y Prevencion
  • Sucesos-Proezas
  • Temas Varios
  • Tu Relacion Contigo Mismo Y El Mundo
  • Un Mundo Inseguro
  • REVISTAS DINERS
  • Diners-Agosto 1989
  • Diners-Mayo 1993
  • Diners-Septiembre 1993
  • Diners-Noviembre 1993
  • Diners-Diciembre 1993
  • Diners-Abril 1994
  • Diners-Mayo 1994
  • Diners-Junio 1994
  • Diners-Julio 1994
  • Diners-Octubre 1994
  • Diners-Enero 1995
  • Diners-Marzo 1995
  • Diners-Junio 1995
  • Diners-Septiembre 1995
  • Diners-Febrero 1996
  • Diners-Julio 1996
  • Diners-Septiembre 1996
  • Diners-Febrero 1998
  • Diners-Abril 1998
  • Diners-Mayo 1998
  • Diners-Octubre 1998
  • Diners-Temas Rescatados
  • REVISTAS SELECCIONES
  • Selecciones-Enero 1965
  • Selecciones-Julio 1968
  • Selecciones-Abril 1969
  • Selecciones-Febrero 1970
  • Selecciones-Marzo 1970
  • Selecciones-Mayo 1970
  • Selecciones-Marzo 1972
  • Selecciones-Julio 1973
  • Selecciones-Diciembre 1973
  • Selecciones-Enero 1974
  • Selecciones-Marzo 1974
  • Selecciones-Marzo 1976
  • Selecciones-Noviembre 1976
  • Selecciones-Enero 1977
  • Selecciones-Septiembre 1977
  • Selecciones-Enero 1978
  • Selecciones-Diciembre 1978
  • Selecciones-Enero 1979
  • Selecciones-Marzo 1979
  • Selecciones-Julio 1979
  • Selecciones-Agosto 1979
  • Selecciones-Abril 1980
  • Selecciones-Agosto 1980
  • Selecciones-Septiembre 1980
  • Selecciones-Septiembre 1981
  • Selecciones-Abril 1982
  • Selecciones-Mayo 1983
  • Selecciones-Julio 1984
  • Selecciones-Junio 1985
  • Selecciones-Septiembre 1987
  • Selecciones-Abril 1988
  • Selecciones-Febrero 1989
  • Selecciones-Abril 1989
  • Selecciones-Marzo 1990
  • Selecciones-Abril 1991
  • Selecciones-Mayo 1991
  • Selecciones-Octubre 1991
  • Selecciones-Diciembre 1991
  • Selecciones-Febrero 1992
  • Selecciones-Junio 1992
  • Selecciones-Septiembre 1992
  • Selecciones-Febrero 1994
  • Selecciones-Mayo 1994
  • Selecciones-Abril 1995
  • Selecciones-Mayo 1995
  • Selecciones-Septiembre 1995
  • Selecciones-Junio 1996
  • Selecciones-Mayo 1997
  • Selecciones-Enero 1998
  • Selecciones-Febrero 1998
  • Selecciones-Julio 1999
  • Selecciones-Diciembre 1999
  • Selecciones-Febrero 2000
  • Selecciones-Diciembre 2001
  • Selecciones-Febrero 2002
  • Selecciones-Mayo 2005
  • CATEGORIAS
  • Arte-Gráficos
  • Bellezas
  • Biografías
  • Chistes que llegan a mi Email
  • Consejos Sanos para el Alma
  • Cuidando y Encaminando a los Hijos
  • Datos Interesantes
  • Fotos: Paisajes y Temas varios
  • La Relación de Pareja
  • La Tía Eulogia
  • La Vida se ha convertido en un Lucro
  • Mensajes para Reflexionar
  • Personajes Disney
  • Salud y Prevención
  • Sucesos y Proezas que conmueven
  • Temas Varios
  • Tu Relación Contigo mismo y el Mundo
  • Un Mundo Inseguro
  • TODAS LAS REVISTAS
  • Selecciones
  • Diners
  • REVISTAS DINERS
  • Diners-Agosto 1989
  • Diners-Mayo 1993
  • Diners-Septiembre 1993
  • Diners-Noviembre 1993
  • Diners-Diciembre 1993
  • Diners-Abril 1994
  • Diners-Mayo 1994
  • Diners-Junio 1994
  • Diners-Julio 1994
  • Diners-Octubre 1994
  • Diners-Enero 1995
  • Diners-Marzo 1995
  • Diners-Junio 1995
  • Diners-Septiembre 1995
  • Diners-Febrero 1996
  • Diners-Julio 1996
  • Diners-Septiembre 1996
  • Diners-Febrero 1998
  • Diners-Abril 1998
  • Diners-Mayo 1998
  • Diners-Octubre 1998
  • Diners-Temas Rescatados
  • REVISTAS SELECCIONES
  • Selecciones-Enero 1965
  • Selecciones-Julio 1968
  • Selecciones-Abril 1969
  • Selecciones-Febrero 1970
  • Selecciones-Marzo 1970
  • Selecciones-Mayo 1970
  • Selecciones-Marzo 1972
  • Selecciones-Julio 1973
  • Selecciones-Diciembre 1973
  • Selecciones-Enero 1974
  • Selecciones-Marzo 1974
  • Selecciones-Marzo 1976
  • Selecciones-Noviembre 1976
  • Selecciones-Enero 1977
  • Selecciones-Septiembre 1977
  • Selecciones-Enero 1978
  • Selecciones-Diciembre 1978
  • Selecciones-Enero 1979
  • Selecciones-Marzo 1979
  • Selecciones-Julio 1979
  • Selecciones-Agosto 1979
  • Selecciones-Abril 1980
  • Selecciones-Agosto 1980
  • Selecciones-Septiembre 1980
  • Selecciones-Septiembre 1981
  • Selecciones-Abril 1982
  • Selecciones-Mayo 1983
  • Selecciones-Julio 1984
  • Selecciones-Junio 1985
  • Selecciones-Septiembre 1987
  • Selecciones-Abril 1988
  • Selecciones-Febrero 1989
  • Selecciones-Abril 1989
  • Selecciones-Marzo 1990
  • Selecciones-Abril 1991
  • Selecciones-Mayo 1991
  • Selecciones-Octubre 1991
  • Selecciones-Diciembre 1991
  • Selecciones-Febrero 1992
  • Selecciones-Junio 1992
  • Selecciones-Septiembre 1992
  • Selecciones-Febrero 1994
  • Selecciones-Mayo 1994
  • Selecciones-Abril 1995
  • Selecciones-Mayo 1995
  • Selecciones-Septiembre 1995
  • Selecciones-Junio 1996
  • Selecciones-Mayo 1997
  • Selecciones-Enero 1998
  • Selecciones-Febrero 1998
  • Selecciones-Julio 1999
  • Selecciones-Diciembre 1999
  • Selecciones-Febrero 2000
  • Selecciones-Diciembre 2001
  • Selecciones-Febrero 2002
  • Selecciones-Mayo 2005
  • Para guardar la imagen elige dónde vas a guardarla y seguido da click en la o las imágenes deseadas.
    Para dar Zoom o Fijar la imagen sigue el mismo procedimiento.
    -----------------------------------------------------------
    Slide 1     Slide 2     Slide 3










    Header

    -----------------------------------------------------------
    Guardar todas las imágenes
    Dar Zoom a la Imagen
    Fijar la Imagen de Fondo
    No fijar la Imagen de Fondo
    -----------------------------------------------------------
    Colocar imagen en Header
    No colocar imagen en Header
    Mover imagen del Header
    Ocultar Mover imagen del Header
    Ver Banco de Imágenes del Header

    Imágenes para el Header o Cabecera
    Slides
    P
    S1
    S2
    S3
    B1
    B2
    B3
    B4
    B5
    B6
    B7
    B8
    B9
    B10
    H
    Controles Desactivar Slide


    T E M A S








































































































    FUNCIONAMIENTO DEL BLOG


    Esta ayuda te permitirá aprovechar las características del Blog.

    Veamos lo que hace cada ícono del MENU:

    Este ícono aparece en todo el blog y permite visualizar las siguientes opciones:

    Guardar Lectura: permite guardar la publicación en la que estás, para ser cargada posteriormente. Opción sólo en las publicaciónes, en Navega Directo no.
    Al aplicar esta opción aparece en el MENU el ícono , el cual indica que hay una publicación guardada. Es visible en todo el blog y al dar click en el mismo una ventana se abre mostrando el o los temas guardados. Das click en un tema y te vas a esa publicación.
    Cuando guardas la publicación, también se guarda la pantalla donde se encuentra el párrafo o la línea que suspendes la lectura. Cuando aplicas esta opción, al entrar a la publicación te desplazarás al punto que suspendiste la lectura, Esta opción es la única forma en que el punto que se guardó cuando se guardó la publicación se hace efectivo. Para que ese párrafo o línea aparezca en el tope de la pantalla, antes de guardar, debes colocarlo en el tope de la misma. Una vez guardado, puedes desplazarte por la publicación sin que el punto o pantalla guardada se altere.
    El punto que se guarda, al guardar la lectura, no se borra cuando regresas a la misma por esta opción. Cuando vuelves a guardar la publicación el punto se actualiza a la pantalla actual.

    Eliminar Lecturas: permite eliminar el registro de las publicaciones guardadas.
    Al aplicar esta opción y al aceptar, se eliminarán todas las publicaciones guardadas.

    Eliminar por Lectura: esta opción aparece cuanto tienes como mínimo dos publicaciones guardadas, y permite eliminarlas por selección. Cuando presionas esta opción aparece la ventana con la lista de publicaciones guardadas.
    Para eliminar una publicación guardada, simplemente selecciona la que desees eliminar.
    Cuando eliminas una publicación guardada y queda solo una, la ventana de esta opción se cierra y esta opción desaparece.

    Guardar Punto: permite guardar un punto específico o la pantalla de la actual lectura. Puedes guardar cuántos puntos desees. Con esta opción puedes crear un índice de la lectura, o marcar la posición de uno o varios párrafos importantes. Cada publicación es independiente. Opción sólo para las publicaciones, no para Navega Directo.
    Al dar click en esta opción se abre una ventana, en la misma hay un recuadro en blanco, el cual sirve para colocar una referencia del párrafo o línea que dejas marcada su posición. Si no colocas una referencia, automáticamente ese punto toma el nombre de "Punto guardado 1", donde 1 es el número del punto que se ha guardado. Si has guardado 5 puntos y el sexto no le pones referencia, tomaría el nombre de "Punto guardado 6".
    Para que el punto o pantalla se guarde con o sin referencia, debes dar click en "Referencia" que se encuentra debajo del recuadro en blanco.
    Cuando aplicas esta opción aparece en el MENU el ícono . Al dar click en el mismo se abre una ventana con el o los puntos guardados. Das click en cualquiera y te desplazas a ese punto o pantalla de la publicación. Aparece sólo en las pubicaciones que tienen al menos un punto o pantalla guardado.

    Borrar Punto(s): permite eliminar el o los puntos guardados. Esta opción aparece cuando has guardado al menos un punto o pantalla. Opción sólo en las publicaciones, no para Navega Directo.
    Cuando aplicas esta opción y aceptas, se borrarán todos los puntos o pantallas que has guardado en esa publicación.

    Borrar por Punto: esta opción aparece cuando tienes como mínimo dos puntos o pantallas guardados, y permite eliminarlos por selección. Cuando presionas esta opción aparece la ventana con la lista de puntos o pantallas guardados.
    Para eliminar un punto o pantalla guardado, simplemente selecciona el que desees eliminar.
    Cuando eliminas un punto o pantalla guardado y queda solo uno, la ventana de esta opción se cierra y esta opción desaparece.

    Ultima Lectura: permite acceder a la última publicación leída. Si entras a otra publicación se guardará en la que estás. Sirve para cuando estás en cualquier parte del blog menos en una publicación.
    Para que la publicación se guarde automáticamente debes haberte desplazado hacia abajo al menos una línea.
    Si al seleccionar esta opción nada ocurre, es porque no has revisado o leído publicación alguna.

    Historial de Nvgc: esta opción aparece en todo el blog y permite ver el Historial de las páginas navegadas.
    Cuando seleccionas esta opción, una ventana se abre mostrando las publicaciones que has navegado. La primera es de fecha más antigua y la última de más reciente.
    Guarda hasta 51 temas o publicaciones. Cuando has llegado a ese límite, se va eliminando desde la más antigua, o sea desde la primera; y se agrega la reciente como última.

    Borrar Historial Nvgc: aparece en todo el blog y permite borrar o limpiar el Historial de Navegación.

    Ocultar TEMAS: permite ocultar el recuadro rectangular, donde dice TEMAS, que se encuentra a mano izquierda de la publicación. Esta opción no está disponible en la página de Inicio ni en las Categorías que seleccionas desde el Menú y tampoco en Navega Directo.
    Cuando das click en esa opción, una ventana se abre con "Otros temas" que te ofrece el blog. Si te desplazas hasta el final de esa ventana, verás dos rectángulos reducidos en su longitud. El primero permite avanzar o retroceder ese grupo de publicaciones. El segundo permite ver los temas desde el último publicado, también verlos de forma aleatoria y ver más temas correspondientes a la categoría de la publicación actual. Cuando entras a una de las listas o por medio de la CATEGORIA que se encuentra en la parte última de la publicación, la opción de "Actual Categoría" no está disponible.

    Mostrar TEMAS: aparece sólo cuando has aplicado "Ocultar TEMAS", y permite mostrar el recuadro rectangular que dice TEMAS, y que se encuentra a mano izquierda de la publicación.

    Mostrar Barra Inferior: esta opción aparece sólo en las publicaciones, no en Navega Directo, y permite mostrar una barra inferior con la paginación. Al hacer esto, en la parte última de la publicación desaparece la paginación.

    Ocultar Barra Inferior: esta opción aparece sólo en las publicaciones y si has aplicado "Mostrar Barra Inferior". Permite ocultar la barra de paginación y la muestra al final de la publicación.

    Ocultar Menú y BI: esta opción aparece sólo en las publicaciones, no en Navega Directo, y permite ocultar el Menú y la Barra Inferior (si la tienes activa). Cuando aplicas esta opción aparece en la parte superior izquierda un punto negro, el mismo permite restaurar el Menú y la Barra Inferior.

    Mostrar Tema: puedes ocultar las opciones del MENU y ver el tema de la publicación. Esta opción aparece sólo en las publicaciones, no en Navega Directo.

    Abrir ventana de Imágenes: permite ver la o las imágenes de la publicación. Esta opción también la encuentras en la parte derecha superior de la publicación y en Navega Directo.
    Cuando la publicación tiene una sola imagen, aparece a mano izquierda los siguientes íconos:

    Cierra la ventana de las imágenes.
    Para cambiar el tamaño de la imagen según su longitud. Cuando aplicas esta opción desparece ese ícono y aparece éste el cual revierte la función. Esta opción no se graba.
    Quita todos los íconos y deja la imagen sola.
    Para guardar la o las imágenes en uno de los Bancos de Imágenes. Puedes guardar por imagen o todas las de la publicación a la vez.
    Para ver las imágenes guardadas, presiona o da click en el "+" que se encuentra a mano izquierda del MENU, para que se abra la ventana de "Otras Opciones", y buscas la opción "Bancos de Imágenes".

    Cuando hay más de una imagen en la publicación, adicionalmente aparecen los siguientes íconos:
    Ver la imagen anterior.
    Ver la imagen siguiente.
    Activa el slide de las imágenes de la publicación actual.
    Cuando activas el slide aparece en la parte superior izquierda el icono y permite desactivar el slide.
    Cuando activas esta opción, aparece en la parte superior izquierda un punto, el cual restaura los íconos.

    Las imágenes se acoplan al ancho de la pantalla y se aprecian bien según la dimensión de las mismas. Cuando son imágenes largas, el dispositivo debe estar vertical, si son cuadradas o rectangulares, debe estar horizontal.

    Navega Directo: permite revisar las publicaciones del Blog por categoría y sin el refresco de pantalla.
    Con este método puedes leer una revista o categoría específica, desde el último tema publicado hasta el primero.
    Si empleas las opciones que están al final de la publicación: POSTERIOR - INICIO - ANTERIOR, cambias a la publicación posterior o anterior de la categoría que estás actualmente. Inicio te lleva a la última publicación realizada de esa categoría.
    Cuando estás revisando una categoría en la ventana de TEMAS, en el grupo que suspendes la revisión se guarda, para cuando regreses a esta sección y vuelvas a revisar esa categoría lo harás desde ese grupo. Puedes revisar las categorías que quieras y cada una guardará el último grupo que suspendes la revisión.
    Lo del párrafo anterior no se cumple cuando se agregan publicaciones nuevas en la categoría.
    Cuando ves una publicación, por este método, se guarda el punto que suspendes la lectura, la publicación y la categoría. Cuando regreses a esta opción, aparecerá la última categoría con la publicación que leiste, en el punto o pantalla que suspendiste la lectura.
    Por cada publicación que veas se guarda el punto, categoría y tema. Eso quiere decir que, estando en esta opción cambias a una categoría y tema que leiste anteriormente, la pantalla se colocará en el punto que suspendiste la lectura.
    Dando click en el tema de la publicación, se abre en otra ventana la publicación en la sección de publicaciones.
    Dando click en la categoría, se abre en otra ventana la sección de CATEGORIAS con la correspondiente.
    A diferencia de ver la publicación de forma normal, no puedes guardar puntos ni la publicación.

    Bancos de Imágenes: Permite revisar y/o eliminar las imágenes guardadas en los Bancos.
    Estos Bancos de Imágenes también puedes usarlos como slide. Dispones de 10 Bancos.
    Puedes guardar hasta 100 imágenes en cada uno, haciendo un total de 1000.
    Cuando no has guardado imagen alguna, no aparecerá ningún Banco. Sólo verás los Bancos que tengan como mínimo una imagen.
    Cada Banco se presentará por medio de la primera imagen guardada en el mismo. Das click en la imagen y te da las opciones mencionadas en "Abrir ventana de imágenes", más los íconos el cual permite eliminar la imagen en pantalla, y que permite copiar la imagen en pantalla a otro Banco..
    En la parte última aparecerá la opción de "Vaciar el Banco" por cada Banco de Imágenes que tenga al menos una guardada y permite eliminar todas las imágenes guardadas en el mismo.

    Ayuda: permite ver esta Ayuda para conocer el funcionamiento del Blog.


    Este ícono aparece en todo el Blog y permite ver los temas de cualquier categoría con una introducción de las mismas. Su presentación es en orden de publicación de la categoría.
    Si has entrado a alguna CATEGORIA y seleccionas otra, la carga es directa, por lo que no hay refresco de pantalla.
    Si estás revisando alguna categoría en particular, cuando regreses al Blog y revises la misma categoría, comenzarás desde la última revisión hecha; y no desde el comienzo. Lo mismo es para cualquier cantidad de categorías que revises, cada una es independiente.
    Si das click en el tema o en "...más" la publicación se abre en la misma ventana, si lo haces en la imagen se abre en otra ventana.
    Aquí puedes cambiar el estilo de las miniaturas.
    Cuando cambias el estilo de las miniaturas y aplicas "Solo Imagen (para los Libros)", y anteriormente has traveseado en los "Bordes", las imágenes no van a estar centradas. Para que se restaure su posición presiona en "Bordes" la opción "Normal".
    La opción "Solo Imagen (para los Libros)" se hizo especialmente para la categoría de los Libros.


    Permite ver las siguientes listas de todas las publicaciones realizadas:

    Por Categoría: lista alfabética por Categoría
    En estas listas no está incluido Libros y Relatos. Cuando accedes con esta opción, en pantalla aparecen todas las categorías en orden alfabético por categoría y aparece el ícono , en el MENU, el cual te da la opción de seleccionar la categoría a ver con los temas que dispone. No hay refresco de pantalla, es directo.
    Dando click en el tema te vas a la publicación, y dando click en '+' te da una introducción del mismo. Si estás en la introducción puedes ir directamente a la publicación completa dando click en el tema o en '...más'. Dando click en la imagen la publicación se abre en otra ventana.

    Libros: lista alfabética de todos los libros.
    Dando click en el tema te vas a la publicación, y dando click en '+' te da una introducción del mismo. Si estás en la introducción puedes ir directamente a la publicación completa dando click en el tema o en '...más'. Dando click en la imagen la publicación se abre en otra ventana.

    Relatos: lista alfabética de todos los Relatos.
    Funciona igual que en la lista de Libros.

    Por Autor: lista alfabética por autor de los Libros y Relatos.
    Funciona igual que en la lista de Libros.
    Según la fuerza del wifi será la velocidad de carga de las mismas, debes tener paciencia.

    Alfabético de Todo: lista alfabética de todo lo publicado en el Blog.
    Funciona igual que en la lista de Libros.
    Según la fuerza del wifi será la velocidad de carga de las mismas, debes tener paciencia.

    Lista Gráfica de las Revistas muestras todas las revistas Diners y Selecciones en imagen grande. Das click en la imagen y una ventana se abre mostrando los temas de esa edición. Cuando entras a cualquier publicación, la misma se abre en otra ventana, de esa forma podrás llevar la continuación de los temas de esa revista.
    Cuando navegas por esta sección se guarda el punto o posición en que te has quedado. Si has revisado los temas de una revista, cuando regreses a esta sección, te situarás en la imagen de esa revista.


    Permite cambiar el tamaño de la letra en la páigna de INICIO a las miniaturas de ÚLTIMAS PUBLICACIONES y a las miniaturas al dar click en TEMAS. En las otras secciones que disponen de este ícono sólo a las miniaturas que aparecen al dar click en TEMAS, que se encuentra a mano izquierda en un recuadro azul. Al cambiar el tamaño de la letra, éste afecta a todas las secciones del Blog.


    Permite ver las lista de las publicaciones guardadas. Tocas el tema y se va a la publicación.
    Este ícono solo aparece cuando tienes, al menos, una publicación guardada.


    Este ícono aparece sólo en las publicaciones y permite ver la lista de los puntos o pantallas guardados en esa publicación. Si no has guardado al menos un punto o pantalla el ícono no aparece.


    Este ícono aparece solo en las publicaciones y en Navega Directo. Permite ver las siguientes opciones que son para desplazamiento automático de la misma:

    Permite activar el desplazamiento automático y aparecen las siguientes opciones:

    Detiene el desplazamiento automático.

    Opción uno para aumentar la velocidad del desplazamiento.

    Opción dos para aumentar la velocidad del desplazamiento.

    Opción tres para aumentar la velocidad del desplazamiento.

    Para regresar a la velocidad estándar, presiona la opción para detener el desplazamiento y luego la de activar el desplazamiento.

    Cuando activas esta opción, el rectángulo de TEMAS, que se encuentra a mano izquierda, y la BARRA DE PAGINACION desaparecen, permitiendo leer con tranquilidad. Cuando presionas el botón de detener el desplazamiento el rectángulo y la barra aparecen nuevamente. Esto no ocurre en Navega Directo.


    Este ícono aparece solo en las publicaciones y en Navega Directo. Permite visualizar las siguientes opciones:

    Permite las siguientes opciones para el texto:
    ● Alinear el texto: izquierda, centrarlo o justificarlo.
    ● Cambiar el tipo de letra.
    ● Aumentar o reducir el espacio entre las líneas.
    ● Cambiar el tamaño del texto. Afecta a todas las secciones del Blog.
    ● Ampliar el margen derecho e izquierdo.

    Permite las siguientes opciones para el color del texto:
    ● Cambiar el color de todo el texto, incluido la fecha de publicación, la categoría, los links y flechas de paginación. Si has hecho cambios de color en el TEMA, SUBTEMA y/o NEGRILLAS, al cambiar el color del todo el texto éstos no se veran cambiados. Para que tomen el color del texto general cambiado debes presionar la opción ORIGINAL en cada uno.
    ● Cambiar el color sólo del tema.
    ● Cambiar el color sólo de los subtemas.
    ● Cambiar el color del texto en negrillas.

    Cambiar el color del fondo del texto.

    Reducir el tamaño de las imágenes.


    Regresa al MENU principal.

    Aparece sólo en la página de INICIO y si has entrado a ver una categoría por medio del ícono . Permite cambiar la presentación de las miniaturas.

    Te lleva a la página de INICIO.


    OTRAS CARACTERISTICAS

    ● Cuando entras a una publicación, automáticamente se guarda el punto o la pantalla que suspendiste la lectura. Esta opción es diferente a la que se describe en el siguiente ítem. Si navegas por la publicación se guardará el punto o pantalla que te quedas de la misma.

    ● Cuando guardas una publicación se guarda también el punto o pantalla que suspendiste la lectura. Es independiente a la opción del ítem de arriba. Con este método sí puedes navegar por la publicación. Para que el punto o pantalla de retorno funcione debes cargar la publicación desde la opción que aparece en el MENU en PUBLICACIONES GUARDADAS.

    ● Tienes dos formas de ver las CATEGORIAS del Blog:
    La primera es la indicada anteriormente, que se encuentra en el MENU con el ícono
    La segunda es dando click en la categoría que se encuentra en la parte última de la publicación o también al comienzo de la publicación en Navega Directo. Este método te permite ver sólo la categoría de esa publicación. Cuando das click en la imagen y en "Publicación Completa" te vas a la publicación en la misma ventana; y si das click en el título, es en otra ventana.


    OBSERVACIONES

    ● Si guardas Puntos en una publicación no debes hacer cambios en el texto, ya sea aumentando su tamaño como dando más espacio entre líneas; ya que si lo haces después de guardarlos, el retorno no va a ser el correcto. Debes hacer primero los cambios y luego guardar los puntos o pantallas.
    ● Las LISTAS en texto se actualizan cada dos o tres meses, o a su defecto, cada 100 publicaciones.

    LA TIENDECITA DE MAGIA (Bruce Sterling)

    Publicado el domingo, agosto 25, 2013
    LOS PRIMEROS AÑOS de vida de James Abernathy estuvieron llenos de ominosos portentos.

    Su padre, un inspector de aduanas de Nueva Inglaterra, tenía ambiciones artísticas; llenaba sus cuadernos de dibujo con viejas tumbas puritanas cubiertas de yedra y veloces balleneros de Nantucket. Durante el día, calificaba los fardos de té y calicó importados; por las noches llevaba a James a reuniones con sus amigos intelectuales, que bebían oporto, maldecían a sus esposas y editores y le daban a James caramelos.

    El padre de James desapareció durante una expedición para hacer dibujos de la Gran Cara de Piedra de Vermont; no encontraron de él más que sus zapatos.

    La madre de James, viuda y con un niño pequeño, se casó finalmente con un hombre grande y velludo que vivía en una vieja mansión en el estado de Nueva York.

    De noche, la familia socializaba en la ciudad vecina de Albany. Allí, el padrastro de James hablaba de política con sus amigos del Partido Nacional Antimasón; en el piso de arriba, su madre y las otras mujeres charlaban con prominentes personajes muertos a través de su mesa de espiritismo.

    Finalmente, el padrastro de James se fue volviendo cada vez más y más ansioso con respecto a los planes de los masones. La familia dejó de aparecer en sociedad. Corrieron las cortinas y se ordenó a la familia mantener una férrea vigilancia hacia los forasteros vestidos de negro. La madre de James enflaqueció y palideció, y con frecuencia no llevaba encima más que su bata de estar por casa durante días seguidos.

    Un día, el padrastro de James les leyó las noticias sobre el ángel Moroni, que había descubierto tabletas enterradas de oro que detallaban la historia bíblica de los indios de Mound Builder. Cuando llegó al final del artículo, su voz temblaba y sus ojos ardían. Esa noche, oyeron gritos sofocados y frenéticos martillazos.

    Por la mañana, el joven James encontró a su padrastro junto a la chimenea, aún vestido con su bata, sorbiendo una taza de brandy tras otra y curvando y enderezando ausente el atizador.

    James le dio los buenos días con su habitual cordialidad. Los ojos de su padrastro se agitaron frenéticamente bajo sus tupidas cejas. Informó a James que su madre estaba en misión piadosa atendiendo a unos familiares lejanos atacados por la fiebre escarlata. La conversación pasó pronto a cierta habitación del primer piso cuya puerta estaba ahora cerrada con clavos. El padrastro de James le ordenó estrictamente que evitara aquel portal prohibido.

    Pasaron los días. La ausencia de su madre se amplió a semanas. A pesar de las repetidas advertencias cada vez más estridentes de su padrastro, James no mostró ningún interés en la habitación del primer piso. Finalmente, una arteria reventó en el cerebro del anciano, por pura frustración.

    Durante el funeral de su padrastro, el hogar familiar fue alcanzado por un rayo y ardió. El dinero del seguro, y el destino de James, pasaron a las manos de un pariente lejano, un hombre tembloroso que hablaba en murmullos y hacía campaña contra el licor y bebía varias botellas del Elixir de Láudano del Doctor Rifkin cada semana.

    James fue enviado a un internado dirigido por un fanático diácono calvinista. James prosperó allí, gracias a los estudios intensos de las escrituras y su temperamento equilibrado y razonable. Creció y se convirtió en un joven alto y estudioso de tranquila disposición y rostro solemne completamente ajeno al destino.

    Dos días después de su graduación, el diácono y su esposa fueron encontrados descuartizados, sus cuerpos medio desnudos dentro de su carricoche. James se quedó el tiempo suficiente para consolar a la hija solterona de la pareja, que estaba sentada en su mecedora, rompiendo metódicamente en pedazos un pañuelo.

    James se dirigió entonces a la ciudad de Nueva York para completar su educación superior.

    Fue allí donde James Abernathy descubrió la tiendecita que vendía magia.

    James entró por un impulso en la tienda sin rótulos, empujado por los gritos apagados de agonía que surgían del dentista al otro lado de la calle.

    El interior de la tienda olía a aceite de ballena y latón caliente. Profundos estantes de madera, cubiertos de telarañas, alineaban las paredes. Aquí y allá, amarillentos pasquines políticos pedían ayuda militar para los rebeldes de Texas. James depositó sus textos sagrados sobre un expositor, donde una banda de ranas barnizadas tocaba trompetas y guitarras. El propietario apareció detrás de una cortina roja.

    — ¿Puedo ayudarle, señor? —dijo, frotándose las manos. Era un irlandés pequeño y vivaracho. Sus orejas terminaban en puntas ligeramente cubiertas de pelo; llevaba lentes bifocales y zapatos con puntera de latón.
    —Me interesa esa bandeja que está debajo del jarrón —señaló James.
    —Apuesto a que podemos encontrar algo mejor para un joven como usted —dijo el propietario, con una sonrisa picaresca—. Tan fresco, tan lleno de vida.

    James sopló la densa capa de polvo acumulada sobre la jarra.

    — ¿Van bien los negocios, hoy en día?
    —Tenemos una clientela bastante especializada —dijo el hombrecillo, y se presentó. Se llamaba O'Beronne, y había huido de su país a causa de la devastadora hambre de la patata. James estrechó la frágil manilla del señor O'Beronne.
    —Querrá una poción amorosa —dijo el señor O'Beronne con expresión lasciva—. Los jóvenes de su edad la piden frecuentemente.

    James se encogió de hombros.

    —No, la verdad es que no.
    — ¿Problemas monetarios, entonces? Puede que le interese una cartera siempre llena —el viejo desapareció detrás del mostrador y sacó una gran capa de piel de oso.
    — ¿Dinero? —dijo James, con distante interés.
    —La fama, entonces. Tenemos cepillos mágicos..., o, si prefiere nuevas artes científicas, tenemos una cámara que perteneció al propio Montavarde.
    —No, no —dijo James, con aspecto intranquilo—. ¿Puede decirme el precio de esta bandeja? —La estudió críticamente. No parecía en muy buen estado.
    —Podemos restaurar la juventud —dijo el señor O'Beronne con repentina desesperación.
    —Cuénteme —dijo James, enderezándose.
    —Tenemos un cargamento de las Aguas Rejuvenecedoras Patentadas por el Doctor Heidegger —dijo el señor O'Beronne. Apartó una piel de cuaga de un cofre cercano y sacó una botellita cuadrada. La descorchó. Las aguas borbotearon levemente, y el olor de mayo llenó la habitación—. Una botella bebida —dijo el señor O'Beronne—, restaura la juventud a hombre o bestia.

    James frunció el entrecejo, pensativo.

    —Si eso es un hecho..., ¿cuántas cucharadas hay por botella?
    —No tengo ni idea —admitió O'Beronne—. Nunca las he medido a cucharadas. Le advierto que es un artículo para viejos. Los jóvenes de su edad se dedican normalmente a las pociones amorosas.
    — ¿Cuánto por una botella?
    —Es un poco cara —dijo O'Beronne a regañadientes—. El precio es todo lo que usted posea.
    —Parece razonable —dijo James—. ¿Cuánto por dos botellas?

    El señor O'Beronne se envaró.

    —No se adelante, joven. —Volvió a tapar la botella cuidadosamente—. Todavía tiene que darme todo lo que posee, se lo advierto.
    — ¿Cómo sé que aún tendrá las aguas cuando necesite más?

    Los ojos de O'Beronne se agitaron incómodamente bajo sus bifocales.

    —Deje que yo me preocupe por eso —sonrió, pero sin la misma convicción que había mostrado antes—. No cerraré esta tienda..., no mientras haya gente de su tipo.
    —Muy bien —dijo James, y cerraron el trato con un apretón de manos. James regresó dos días más tarde, después de haber vendido cuanto poseía. Entregó una bolsita de polvo de oro y un recibo bancario que contenía los restos de su patrimonio. Se marchó con lo puesto y la botella.


    Pasaron veinte años.

    Los Estados Unidos sufrieron una guerra civil. Cientos de miles de hombres murieron bajo los disparos, volados por las minas o la artillería, o perecieron miserablemente en los sépticos campamentos del ejército. En las aceras de Nueva York, cientos de manifestantes antireclutamiento cayeron bajo la metralla, y la calle ante la tiendecita de magia se cubrió de muertos hediondos. Por fin, tras una terca resistencia y agonías inenarrables, la Confederación fue derrotada. La guerra se convirtió en historia.

    James Abernathy regresó.

    —He estado en California —anunció al asombrado señor O'Beronne. James lucía un sano bronceado y llevaba una chaqueta de terciopelo, botas con espuelas y un sombrero plateado. Tenía un gran reloj de oro y sus dedos brillaban con joyas.
    —Se ha hecho rico buscando oro —dedujo el señor O'Beronne.
    —La verdad es que no —dijo James—. Me he dedicado al negocio de la alimentación. En Sacramento. Se puede vender una docena de huevos por casi su peso en oro, ¿sabe? —Sonrió y señaló sus elaboradas ropas—. Me ha ido bastante bien, pero normalmente no visto de forma tan extravagante. Verá, llevo encima todos mis bienes terrenales. Pensé que simplificaría nuestra transacción. —Sacó la botella vacía.
    —Muy previsor por su parte —dijo O'Beronne. Examinó a James críticamente, como buscando grietas psíquicas o signos de corrupción moral—. No parece haber envejecido ni un solo día.
    —Oh, eso no es del todo cierto. Tenía veinte años la primera vez que vine aquí; ahora aparento fácilmente veintiuno, incluso veintidós. —Colocó la botella sobre el mostrador—. Le interesará saber que contiene exactamente veinte cucharadas.
    — ¿No derramó nada?
    —Oh, no —dijo James, sonriendo ante la idea—. Sólo la he abierto una vez al año.
    — ¿Y no se le ocurrió tomar dos cucharadas? ¿O vaciar la botella de un trago?
    — ¿Y eso de qué serviría? —dijo James. Empezó a quitarse los anillos y a depositarlos sobre el mostrador con un suave tintineo—. Supongo que aún conservará usted su stock de Aguas Rejuvenecedoras.
    —Un trato es un trato —refunfuñó O'Beronne. Sacó otra botella. James se marchó descalzo, vestido sólo con una camisa y los pantalones, pero con la botella.


    La década de 1870 pasó, y la nación celebró su centenario. Las líneas del ferrocarril cruzaron el continente. En las calles de Nueva York se instalaron luces de gas. Edificios más altos que nada visto hasta entonces empezaron a aparecer, aunque el barrio de la tienda de magia siguió a oscuras.

    James Abernathy regresó. Ahora parecía tener al menos veinticuatro años. Entregó los títulos de varias propiedades en Chicago y se marchó con otra botella.

    Poco después del cambio de siglo, James regresó de nuevo, conduciendo un automóvil de vapor, silbando el tema de la Exposición de St. Louis y frotándose el engominado bigote. Entregó los papeles del coche, que era bastante bueno, pero el señor O'Beronne mostró poco entusiasmo. El viejo irlandés había encogido con los años, y sus manitas temblaron mientras recogía sus propiedades.

    En el siguiente período tuvo lugar una gran guerra de imperios mundiales, pero América escapó a la devastación. Llegaron los años veinte, y James volvió cargado con una maleta llena de bonos y acciones en alza.

    —Parece que siempre le van muy bien las cosas —observó el señor O'Beronne con voz temblorosa.
    —La clave está en la moderación —dijo James—. Y en el optimismo.

    Miró la tienda con ojo crítico. La calidad del establecimiento había bajado. Viejos componentes de motor cubiertos de grasa se acumulaban junto a montones de revistas populares mohosas y carretes de negros cables telefónicos. Las pieles exóticas, los paquetes de especias y ámbar, piezas de marfil talladas por caníbales y ese tipo de cosas habían desaparecido por completo.

    —Espero que no le importen estas nuevas botellas —croó el señor O'Beronne, tendiéndole una. La botella tenía lados curvos y un tapón de corcho y lata colocado por medios mecánicos.
    — ¿Algún problema con los suministros? —preguntó James delicadamente.
    — ¡Deje que yo me preocupe por eso! —gruñó el señor O'Beronne, alzando el labio con una débil mueca de desafío.

    La siguiente visita de James se produjo después de otra guerra, ésta de un salvajismo inédito y casi inimaginable. La tienda de O'Beronne estaba ahora repleta de artículos militares sobrantes. Bombillas desnudas colgaban sobre un reino caqui y de goma podrida.

    James parecía tener ahora casi treinta años. Era un poco bajo para los modernos estándares norteamericanos, pero esto apenas se notaba. Llevaba pantalones muy por encima de la cintura y una chaqueta de lino blanco con hombreras.

    —Supongo que nunca se le habrá ocurrido compartir esto —murmuró O'Beronne a través de sus falsos dientes—. ¿Qué pasa con sus esposas, amantes, hijos?

    James se encogió de hombros.

    — ¿Qué pasa con ellos?
    — ¿Se contenta con verlos envejecer y morir?
    —Nunca los veo envejecer tanto —observó James—. Después de todo, cada veinte años tengo que regresar aquí y perder todo lo que poseo. Es más simple empezar otra vez de nuevo.
    —Ningún sentimiento humano —murmuró amargamente O'Beronne.
    —Oh, vamos —dijo James—. Después de todo, no le veo distribuir el elixir para todo el mundo.
    —Pero yo estoy en el negocio de las tiendas de magia —repuso O'Beronne débilmente—. Hay ciertas leyes no escritas.
    — ¿Sí? —dijo James, apoyándose en el mostrador con la tranquila paciencia de un joven centenario—. Nunca las había mencionado antes. Leyes sobrenaturales..., debe de ser un campo de estudio interesante.
    —No se meta en eso —replicó O'Beronne—. Usted es un cliente y un ser humano. Dedíquese a sus asuntos, que yo me dedicaré a los míos.
    —No hay por qué ser tan cascarrabias —dijo James. Vaciló—. ¿Sabe?, tengo buenas noticias sobre la nueva industria del plástico. Imagino que podría ganar mucho más dinero que de costumbre. Es decir, si está interesado en vender este lugar. —Sonrió—. Dicen que un irlandés nunca olvida el Viejo País. Podría volver a lo suyo..., ollas de oro, cuencos de leche en la puerta...
    —Coja su botella y márchese —gritó O'Beronne, colocándosela en las manos.

    Pasaron otras dos décadas. James llegó en un Mustang descapotable y entró en la tienda. El lugar apestaba a incienso de pachulí, y pósters fosforescentes cubrían las paredes. Pilas de desquiciados libros de comics asomaban bajo las mesas cubiertas de pipas de barro y otros utensilios para fumar.

    El señor O'Beronne apareció tras una cortina de cuentas.

    —Otra vez usted —croó.
    —Cierto —dijo James, mirando a su alrededor—. Me gusta la forma en que ha puesto la tienda al día. Colosal.

    O 'Beronne le dirigió una mirada venenosa.

    —Tiene ciento cuarenta años. ¿No se le ha hecho insoportable la carga de la vida innatural?

    James le miró, sorprendido.

    — ¿Está de guasa?
    — ¿No ha aprendido la lección sobre la bendición de la mortalidad? ¿Sobre cómo es mejor no sobrepasar su tiempo predestinado?
    — ¿Eh? —dijo James. Se encogió de hombros—. He aprendido algo sobre las posesiones materiales, eso sí... Las cosas materiales sólo te amarran. Esta vez no puede quedarse con el coche, es alquilado. —

    Sacó una cartera de cuero hecha a mano de sus vaqueros acampanados—. Tengo unos cuantos carnets de identidad y tarjetas de crédito falsas. —Las dejó caer sobre el mostrador.

    El señor O'Beronne observó incrédulo el escaso lote.

    — ¿Es ésta su idea de un chiste?
    —Eh, es todo lo que poseo —dijo James mansamente—. Podría haber comprado Xerox a quince, allá en los cincuenta. Pero, la última vez que hablé con usted, no pareció interesado. Y supuse, bueno, ya sabe, que no era la pasta lo que cuenta, sino el espíritu de la cosa.

    El señor O'Beronne se llevó una manchada mano al corazón.

    — ¿Es que esto no va a terminar nunca? ¿Por qué salí de Europa? Allí saben respetar las tradiciones... —Se detuvo—. ¡Mire este lugar! ¡Es un insulto! ¿Llama a esto una tienda de magia? —Agarró una gruesa vela en forma de seta y la tiró al suelo.
    —Está usted sonado —dijo James—. Mire, fue usted quien dijo que un trato es un trato. No hay necesidad de continuar con esto. Veo que su corazón no está al loro. ¿Por qué no me pone en contacto con el colega que le suministra el lío?
    — ¡Jamás! —juró O'Beronne—. No me dejaré derrotar por un... contable de sangre fría.
    —Nunca había pensado en esto como una competición —dijo James con dignidad—. Lamento ver que se lo toma de esta forma, tronco. —Cogió su botella y se marchó.

    El tiempo asignado pasó, y James repitió su peregrinación a la tienda de magia. El barrio se había venido abajo. Mujeres con camisetas escotadas y medias de malla ocupaban las aceras, vigiladas desde la esquina por hombres con sombreros de ala ancha y zapatos pulidos. James cerró cuidadosamente las puertas de su BMW.

    Las ventanas de la tienda de magia habían sido pintadas de negro. Un cartel de neón sobre la puerta anunciaba PELÍCULAS PARA ADULTOS, 25 c.

    El espacio interior de la tienda había sido despejado. Revistas envueltas en plástico cubrían las paredes, y sus carnosas portadas brillaban bajo la luz azulina de los fluorescentes del techo. El viejo mostrador había sido reemplazado por un largo expositor do cristal que mostraba látigos nudosos y lubricantes de distintos sabores. El desnudo suelo se pegaba a las suelas de los zapatos Gucci de James.

    Un joven salió de detrás de una cortina. Era alto y huesudo, con un bigotito recortado. Su piel tenía un aspecto subterráneo, como de cera. Hizo un gesto.

    —Las pelis están atrás —dijo con voz aguda, sin mirar a James a los ojos—. Hay que comprar fichas. Tres pavos.
    — ¿Perdón? —dijo James.
    — ¡Tres pavos, tío!
    —Oh —James sacó el dinero. El hombre le tendió una docena de fichas de plástico y desapareció de inmediato tras las cortinas.
    — ¿Disculpe? —dijo James. No hubo respuesta— ¿Oiga?

    Los vídeos estaban al fondo, en una serie de cabinas cubiertas por cortinas. Los cojines de vinilo de su interior olían a sudor y nitrato de butilo. James insertó una ficha y observó.

    Luego se trasladó a las otras máquinas y las examinó también.

    Regresó a la parte delantera de la tienda. El encargado estaba sentado en un taburete, arrancando las portadas de las revistas no vendidas y viendo un pequeño televisor bajo el mostrador.

    —Esas películas —dijo James—. Eran Charlie Chaplin. Y Douglas Fairbanks. Y Gloria Swanson...

    El hombre alzó la cabeza y se alisó el pelo.

    — ¿Y qué? ¿No le gustan las películas mudas?

    James hizo una pausa.

    —No puedo creer que Charlie Chaplin hiciera porno.
    —Odio estropear un truco de magia —dijo el encargado, bostezando—. Pero son películas reales, amigo. ¿Ha oído hablar de la Mansión Hearst? ¿En San Simeón? Al viejo Hearst le gustaba filmar a escondidas a sus invitados de Hollywood. Todos los dormitorios tenían mirillas ocultas.
    —Oh —dijo James—. Ya veo. Ah..., ¿está el señor O'Beronne?

    El hombre mostró interés por primera vez.

    — ¿Conoce al viejo? Hoy ya no viene mucha gente que lo conozca. Tengo entendido que su clientela tenía gustos muy especiales.

    James asintió.

    —Debía de guardar una botella para mí.
    —Bueno, miraré en la parte de atrás. Tal vez esté despierto. —El encargado volvió a desaparecer. Regresó unos minutos después, con un frasco marrón—. Aquí tiene, poción amorosa.

    James sacudió la cabeza.

    —Lo siento, no es eso.
    — ¡Es auténtica, tío! ¡No podrá creerse cómo funciona! —El encargado se sorprendió—. A los jóvenes como usted les van las pociones amorosas. Bueno, supongo que tendré que despertar al viejo para que le atienda. Aunque odio molestarlo.

    Pasaron largos minutos, con distantes rumores y chirridos. Finalmente, el encargado atravesó de espaldas las cortinas, tirando de una silla de ruedas. El señor O'Beronne estaba sentado en ella, envuelto en vendas, su arrugada cabeza cubierta con un sucio gorro de dormir.

    —Oh —dijo por fin—. Es usted otra vez.
    —Sí, he vuelto a por mí...
    —Lo sé, lo sé. —El señor O'Beronne se agitó en sus cojines—. Veo que ya conoce a mí... socio, el señor Ferry.
    —Me encargo de este sitio ahora —dijo Ferry. Le hizo un guiño a James, a espaldas de O'Beronne.
    —Soy James Abernathy. —Tendió la mano.

    Ferry se cruzó de brazos, indolente.

    —Lo siento, nunca hago eso.

    O'Beronne se rio débilmente y empezó a toser.

    —Bien, muchacho —dijo por fin—. Esperaba durar lo suficiente para verle una vez más... ¡Señor Ferry! Hay una caja, al fondo, bajo esos sucios pósters de películas suyos...
    —Claro, claro —dijo Ferry, indulgente. Se marchó.
    —Déjeme echarle un vistazo —dijo O'Beronne. Sus ojos, en sus cuencas secas y plomizas, parecían los de un lagarto—. Bien, ¿qué piensa del lugar? Sea sincero.
    —Ha tenido mejor aspecto —respondió James—. Igual que usted.
    —Y el mundo también, ¿eh? El joven Ferry hace negocios al margen. Tendría que verle manejar los libros... —Agitó una mano, mostrando sus diminutos nudillos artríticos—. Es una bendición no tener que preocuparme ya.

    Ferry reapareció, cargado con una caja de madera llena de paquetes de seis latas de aluminio. La colocó suavemente sobre el mostrador.

    El Agua Rejuvenecedora podía aparecer en todo tipo de formatos.

    —Gracias —dijo James, con los ojos muy abiertos. Alzó reverentemente un paquete y retiró una lata.
    —No —dijo O'Beronne—. Es para usted, todo. Disfrútelo, hijo. Espero que esté satisfecho.

    James bajó lentamente las latas.

    — ¿Qué hay de nuestro trato?

    O'Beronne bajó los ojos, en un éxtasis de humillación.

    —Le pido humildemente disculpas. Pero ya no puedo continuar con el trato. No tengo fuerzas, ya ve. Ahora es suyo. Todo lo que pude encontrar.
    —Sí, debe de ser lo último que queda —asintió Ferry, inspeccionando sus uñas—. No se ha movido bien desde hace tiempo..., supongo que la envasadora cerró.
    —Pero hay tantas latas... —dijo James, pensativo. Sacó su cartera—. Le he traído un hermoso coche...
    —Nada de eso importa ya —dijo O'Beronne—. Quédeselo todo, considérelo mi pérdida por no cumplir con mis obligaciones. —Su voz se apagó—. Nunca pensé que llegaría a esto, pero me ha derrotado, lo admito. Estoy acabado. —Su cabeza colgó, fláccida.

    Ferry cogió la silla.

    —Está cansado —dijo tranquilizadoramente—. Lo retiraré... —Abrió las cortinas y empujó la silla con el pie. Se volvió hacia James—. Puede coger esa caja y marcharse. Ha sido un placer..., adiós. —Hizo un ademán con la cabeza, cortante.
    — ¡Adiós, señor! —exclamó James. No hubo respuesta.

    James arrastró la caja hasta su coche y la colocó en el asiento trasero. Luego permaneció sentado al frente durante un rato, tamborileando con los dedos sobre el volante.

    Finalmente, volvió a entrar en la tienda.

    El señor Ferry había sacado un teléfono de debajo de su caja registradora. Cuando vio a James, colgó.

    — ¿Olvidó algo, amigo?
    —Estoy preocupado. Sigo preguntándome..., ¿qué hay de las reglas no escritas?

    El encargado le miró, sorprendido.

    —Ah, el viejo siempre hablaba de cosas así. Reglas, niveles, calidad, —Miró su stock, meditabundo, y luego a los ojos de James—. ¿Qué reglas, amigo?

    Hubo un momento de silencio.

    —Nunca he estado seguro del todo. Pero me gustaría preguntárselo al señor O'Beronne.
    —Ya le ha molestado bastante —dijo el encargado—. ¿No puede ver que se está muriendo? Tiene lo que quería, así que lárguese, péguese el piro. —Cruzó los brazos. James se negó a moverse.

    El encargado suspiró.

    —Mire, no estoy en esto por gusto. Si quiere merodear por aquí, tendrá que comprar fichas.
    —Ya he visto todas las películas —dijo James—. ¿Qué más vende?
    —Oh, las máquinas no son suficientemente buenas para usted, ¿eh? —El señor Ferry se frotó la barbilla—. Bueno, no es estrictamente mi línea de trabajo, pero podría conseguirle un gramo o dos del Auténtico Polvo Mágico Colombiano del Señor Buendía. La primera vez es gratis. ¿No? Es usted un tipo difícil de complacer, amigo.

    Ferry se sentó. Parecía aburrido.

    —No veo por qué debería cambiar mis productos, sólo porque es usted tan exigente. Un tipo listo como usted debería encontrar peces más gordos que freír en otro sitio que no sea una tienda de magia. Tal vez no encaje aquí, amigo.
    —No, siempre me ha gustado este sitio —dijo James—. Yo solía..., incluso quise poseerlo.

    Ferry se rio entre dientes.

    — ¿Usted? Venga ya... —Su cara se endureció—. Si no le gusta como llevo las cosas, lárguese.
    —No, no, estoy seguro de que puedo encontrar algo —dijo James rápidamente. Señaló al azar un grueso libro de tapas duras al pie del estante, bajo el mostrador—. Déjeme ver eso.

    El señor Ferry se encogió de hombros con desgana y lo cogió.

    —Le gustará —dijo, sin convicción—. Marilyn Monroe y Jack Kennedy en una casa en la playa.

    James echó un vistazo a las brillantes páginas.

    — ¿Cuánto?
    — ¿Lo quiere? —dijo el encargado. Examinó la encuadernación y volvió a soltarlo—. Vale cincuenta pavos.
    — ¿Sólo dinero? —dijo James, sorprendido—. ¿Nada mágico?
    —El dinero es mágico, amigo. —El encargado se encogió de hombros—. Vale, cuarenta pavos, y además tendrá que besar a un perro en la boca.
    —Pagaré los cincuenta —dijo James. Sacó la cartera—, ¡Ooops! —Se le cayó de las manos, al otro lado del mostrador.

    Ferry se agachó para recogerla. Cuando se levantaba, James le golpeó en la cabeza con el grueso libro. El encargado cayó con un gruñido.

    James pasó por encima del mostrador y apartó las cortinas. Agarró la silla de ruedas y tiró de ella. Las ruedas tropezaron dos veces con las piernas tendidas de Ferry. Sobresaltado, O'Beronne se despertó con un grito.

    James le empujó hacia las ventanas pintadas de negro.

    —Viejo —jadeó—. ¿Cuánto tiempo ha pasado desde que respiró aire fresco por última vez? —Abrió la puerta de una patada.
    — ¡No! —chilló O'Beronne. Se protegió los ojos con ambas manos—. ¡Tengo que quedarme aquí dentro! ¡Son las reglas!

    James le sacó a la calle. Cuando la luz del sol le golpeó, O'Beronne aulló de temor y se agitó salvajemente. Nubes de polvo brotaron de sus cojines, y sus vendas ondearon. James abrió la puerta del coche, alzó atrevidamente a O'Beronne y lo sentó en el asiento del pasajero.

    — ¡No puede hacer esto! —gritó O'Beronne. Su gorro de dormir voló—. Tengo que estar entre paredes, no puedo salir al mundo...

    James cerró la puerta. Dio la vuelta y se puso al volante.

    —Es peligroso estar ahí fuera —gimió O'Beronne mientras el motor cobraba vida—. Estaba a salvo dentro...

    James pisó a fondo el acelerador. Los neumáticos chirriaron. Miró por el retrovisor y vio un público de putas que se reían y aplaudían.

    — ¿Adónde vamos? —dijo O'Beronne mansamente.

    James se saltó un semáforo en ámbar. Extendió la mano y cogió una lata del paquete de seis.

    — ¿Dónde estaba la planta de envasado?

    O'Beronne parpadeó, dubitativo.

    —Ha pasado tanto tiempo... En Florida, creo.
    —Florida parece buen sitio. Sol, aire fresco... —James sorteó diestramente el tráfico y abrió la lata con el pulgar. Dio un largo trago y luego le pasó la lata a O'Beronne—. Tenga, viejo. Acábela.

    O'Beronne la miró, lamiéndose los resecos labios.

    —No puedo. Soy propietario, no cliente. No se me permiten este tipo de cosas. Soy el dueño de la tienda de magia.

    James sacudió la cabeza y se echó a reír.

    O'Beronne tembló. Alzó la lata con las dos manos y empezó a beber, sediento. Se detuvo una vez para eructar, y siguió bebiendo.

    El olor de mayo llenó el coche.

    O'Beronne se secó la boca y aplastó la lata vacía. La lanzó por encima de su hombro.

    —Ahí atrás también hay sitio para esas vendas —le dijo James—, Vamos a la autopista.


    Fin