• 10
  • Ver imagen #

  • COPIAR-MOVER-ELIMINAR POR SELECCIÓN

  • Copiar Mover Eliminar


    Elegir Bloque de Imágenes

    Desde Hasta
  • GUARDAR IMAGEN


  • Guardar por Imagen

    Guardar todas las Imágenes

    Guardar por Selección

    Fijar "Guardar Imágenes"
    Desactivar "Guardar Imágenes"

    Mostrar Bancos
    Ocultar Bancos


  • Banco 1
    Banco 2
    Banco 3
    Banco 4
    Banco 5
    Banco 6
    Banco 7
    Banco 8
    Banco 9
    Banco 10
    Banco 11
    Banco 12
    Banco 13
    Banco 14
    Banco 15
    Banco 16
    Banco 17
    Banco 18
    Banco 19
    Banco 20
    Banco 21
    Banco 22
    Banco 23
    Banco 24
    Banco 25

  • COPIAR-MOVER IMAGEN

  • Copiar Mover

  • Transición (aprox.)

  • T 1 (1.6 seg)


    T 2 (3.3 seg)


    T 3 (s) (4.9 seg)


    T 4 (6.6 seg)


    T 5 (8.3 seg)


    T 6 (9.9 seg)


    T 7 (11.4 seg)


    T 8 13.3 seg)


    T 9 (15.0 seg)


    T 10 (20 seg)


    T 11 (30 seg)


    T 12 (40 seg)


    T 13 (50 seg)


    T 14 (60 seg)


    T 15 (90 seg)


  • Efecto de Cambio

  • SELECCIONADOS


    OPCIONES

    Todos los efectos


    Elegir Efectos


    Desactivar Elegir Efectos


    Borrar Selección


    EFECTOS

    Bounce


    Bounce In


    Bounce In Left


    Bounce In Right


    Fade In (estándar)


    Fade In Down


    Fade In Up


    Fade In Left


    Fade In Right


    Flash


    Flip


    Flip In X


    Flip In Y


    Heart Beat


    Jack In The box


    Jello


    Light Speed In


    Pulse


    Roll In


    Rotate In


    Rotate In Down Left


    Rotate In Down Right


    Rotate In Up Left


    Rotate In Up Right


    Rubber Band


    Shake


    Slide In Up


    Slide In Down


    Slide In Left


    Slide In Right


    Swing


    Tada


    Wobble


    Zoom In


    Zoom In Down


    Zoom In Up


    Zoom In Left


    Zoom In Right


  • OTRAS OPCIONES
  • -------------------------------
  • -------------------------------
  • -------------------------------
  • ● Eliminar Lecturas
  • ● Manual del Blog
  • ● Resolución:
  • PUNTO A GUARDAR



  • Tipea en el recuadro blanco alguna referencia, o, déjalo en blanco y da click en "Referencia"
  • TODAS LAS REVISTAS
  • Todas Las Revistas Diners
  • Todas Las Revistas Selecciones
  • CATEGORÍAS
  • Libros
  • Libros-Relatos Cortos
  • Arte-Gráficos
  • Bellezas Del Cine Y Televisión
  • Biografías
  • Chistes
  • Consejos Sanos
  • Cuidando Y Encaminando A Los Hijos
  • Datos Interesantes
  • Fotos: Paisajes y Temas Varios
  • Historias de Miedo
  • La Relación De Pareja
  • La Tía Eulogia
  • La Vida Se Ha Convertido En Un Lucro
  • Leyendas Urbanas
  • Mensajes Para Reflexionar
  • Personajes Disney
  • Salud Y Prevención
  • Sucesos-Proezas
  • Temas Varios
  • Tu Relación Contigo Mismo Y El Mundo
  • Un Mundo Inseguro
  • REVISTAS DINERS
  • Diners-Agosto 1989
  • Diners-Mayo 1993
  • Diners-Septiembre 1993
  • Diners-Noviembre 1993
  • Diners-Diciembre 1993
  • Diners-Abril 1994
  • Diners-Mayo 1994
  • Diners-Junio 1994
  • Diners-Julio 1994
  • Diners-Octubre 1994
  • Diners-Enero 1995
  • Diners-Marzo 1995
  • Diners-Junio 1995
  • Diners-Septiembre 1995
  • Diners-Febrero 1996
  • Diners-Julio 1996
  • Diners-Septiembre 1996
  • Diners-Febrero 1998
  • Diners-Abril 1998
  • Diners-Mayo 1998
  • Diners-Octubre 1998
  • Diners-Temas Rescatados
  • REVISTAS SELECCIONES
  • Selecciones-Enero 1965
  • Selecciones-Julio 1968
  • Selecciones-Abril 1969
  • Selecciones-Febrero 1970
  • Selecciones-Marzo 1970
  • Selecciones-Mayo 1970
  • Selecciones-Marzo 1972
  • Selecciones-Julio 1973
  • Selecciones-Diciembre 1973
  • Selecciones-Enero 1974
  • Selecciones-Marzo 1974
  • Selecciones-Marzo 1976
  • Selecciones-Mayo 1976
  • Selecciones-Noviembre 1976
  • Selecciones-Enero 1977
  • Selecciones-Septiembre 1977
  • Selecciones-Enero 1978
  • Selecciones-Diciembre 1978
  • Selecciones-Enero 1979
  • Selecciones-Marzo 1979
  • Selecciones-Julio 1979
  • Selecciones-Agosto 1979
  • Selecciones-Abril 1980
  • Selecciones-Agosto 1980
  • Selecciones-Septiembre 1980
  • Selecciones-Diciembre 1980
  • Selecciones-Septiembre 1981
  • Selecciones-Abril 1982
  • Selecciones-Mayo 1983
  • Selecciones-Julio 1984
  • Selecciones-Junio 1985
  • Selecciones-Septiembre 1987
  • Selecciones-Abril 1988
  • Selecciones-Febrero 1989
  • Selecciones-Abril 1989
  • Selecciones-Marzo 1990
  • Selecciones-Abril 1991
  • Selecciones-Mayo 1991
  • Selecciones-Octubre 1991
  • Selecciones-Diciembre 1991
  • Selecciones-Febrero 1992
  • Selecciones-Junio 1992
  • Selecciones-Septiembre 1992
  • Selecciones-Febrero 1994
  • Selecciones-Mayo 1994
  • Selecciones-Abril 1995
  • Selecciones-Mayo 1995
  • Selecciones-Septiembre 1995
  • Selecciones-Diciembre 1995
  • Selecciones-Junio 1996
  • Selecciones-Mayo 1997
  • Selecciones-Enero 1998
  • Selecciones-Febrero 1998
  • Selecciones-Julio 1999
  • Selecciones-Diciembre 1999
  • Selecciones-Febrero 2000
  • Selecciones-Diciembre 2001
  • Selecciones-Febrero 2002
  • Selecciones-Mayo 2005
  • CATEGORIAS
  • Arte-Gráficos
  • Bellezas
  • Biografías
  • Chistes que llegan a mi Email
  • Consejos Sanos para el Alma
  • Cuidando y Encaminando a los Hijos
  • Datos Interesantes
  • Fotos: Paisajes y Temas varios
  • Historias de Miedo
  • La Relación de Pareja
  • La Tía Eulogia
  • La Vida se ha convertido en un Lucro
  • Leyendas Urbanas
  • Mensajes para Reflexionar
  • Personajes Disney
  • Salud y Prevención
  • Sucesos y Proezas que conmueven
  • Temas Varios
  • Tu Relación Contigo mismo y el Mundo
  • Un Mundo Inseguro
  • TODAS LAS REVISTAS
  • Selecciones
  • Diners
  • REVISTAS DINERS
  • Diners-Agosto 1989
  • Diners-Mayo 1993
  • Diners-Septiembre 1993
  • Diners-Noviembre 1993
  • Diners-Diciembre 1993
  • Diners-Abril 1994
  • Diners-Mayo 1994
  • Diners-Junio 1994
  • Diners-Julio 1994
  • Diners-Octubre 1994
  • Diners-Enero 1995
  • Diners-Marzo 1995
  • Diners-Junio 1995
  • Diners-Septiembre 1995
  • Diners-Febrero 1996
  • Diners-Julio 1996
  • Diners-Septiembre 1996
  • Diners-Febrero 1998
  • Diners-Abril 1998
  • Diners-Mayo 1998
  • Diners-Octubre 1998
  • Diners-Temas Rescatados
  • REVISTAS SELECCIONES
  • Selecciones-Enero 1965
  • Selecciones-Julio 1968
  • Selecciones-Abril 1969
  • Selecciones-Febrero 1970
  • Selecciones-Marzo 1970
  • Selecciones-Mayo 1970
  • Selecciones-Marzo 1972
  • Selecciones-Julio 1973
  • Selecciones-Diciembre 1973
  • Selecciones-Enero 1974
  • Selecciones-Marzo 1974
  • Selecciones-Marzo 1976
  • Selecciones-Mayo 1976
  • Selecciones-Noviembre 1976
  • Selecciones-Enero 1977
  • Selecciones-Septiembre 1977
  • Selecciones-Enero 1978
  • Selecciones-Diciembre 1978
  • Selecciones-Enero 1979
  • Selecciones-Marzo 1979
  • Selecciones-Julio 1979
  • Selecciones-Agosto 1979
  • Selecciones-Abril 1980
  • Selecciones-Agosto 1980
  • Selecciones-Septiembre 1980
  • Selecciones-Diciembre 1980
  • Selecciones-Septiembre 1981
  • Selecciones-Abril 1982
  • Selecciones-Mayo 1983
  • Selecciones-Julio 1984
  • Selecciones-Junio 1985
  • Selecciones-Septiembre 1987
  • Selecciones-Abril 1988
  • Selecciones-Febrero 1989
  • Selecciones-Abril 1989
  • Selecciones-Marzo 1990
  • Selecciones-Abril 1991
  • Selecciones-Mayo 1991
  • Selecciones-Octubre 1991
  • Selecciones-Diciembre 1991
  • Selecciones-Febrero 1992
  • Selecciones-Junio 1992
  • Selecciones-Septiembre 1992
  • Selecciones-Febrero 1994
  • Selecciones-Mayo 1994
  • Selecciones-Abril 1995
  • Selecciones-Mayo 1995
  • Selecciones-Septiembre 1995
  • Selecciones-Diciembre 1995
  • Selecciones-Junio 1996
  • Selecciones-Mayo 1997
  • Selecciones-Enero 1998
  • Selecciones-Febrero 1998
  • Selecciones-Julio 1999
  • Selecciones-Diciembre 1999
  • Selecciones-Febrero 2000
  • Selecciones-Diciembre 2001
  • Selecciones-Febrero 2002
  • Selecciones-Mayo 2005

  • SOMBRA DEL TEMA
  • ● Quitar
  • ● Normal
  • Publicaciones con Notas

    Notas de esta Página

    Todas las Notas

    Banco 1
    Banco 2
    Banco 3
    Banco 4
    Banco 5
    Banco 6
    Banco 7
    Banco 8
    Banco 9
    Banco 10
    Banco 11
    Banco 12
    Banco 13
    Banco 14
    Banco 15
    Banco 16
    Banco 17
    Banco 18
    Banco 19
    Banco 20
    Banco 21
    Banco 22
    Banco 23
    Banco 24
    Banco 25
    IMÁGENES PERSONALES

    Esta opción permite colocar de fondo, en cualquier sección de la página, imágenes de internet, empleando el link o url de la misma. Su manejo es sencillo y práctico.

    Ahora se puede elegir un fondo diferente para cada ventana del slide, del sidebar y del downbar, en la página de INICIO; y el sidebar y la publicación en el Salón de Lectura. A más de eso, el Body, Main e Info, incluido las secciones +Categoría y Listas.

    Cada vez que eliges dónde se coloca la imagen de fondo, la misma se guarda y se mantiene cuando regreses al blog. Así como el resto de las opciones que te ofrece el mismo, es independiente por estilo, y a su vez, por usuario.

    FUNCIONAMIENTO

  • Recuadro en blanco: Es donde se colocará la url o link de la imagen.

  • Aceptar Url: Permite aceptar la dirección de la imagen que colocas en el recuadro.

  • Borrar Url: Deja vacío el recuadro en blanco para que coloques otra url.

  • Quitar imagen: Permite eliminar la imagen colocada. Cuando eliminas una imagen y deseas colocarla en otra parte, simplemente la eliminas, y para que puedas usarla en otra sección, presionas nuevamente "Aceptar Url"; siempre y cuando el link siga en el recuadro blanco.

  • Guardar Imagen: Permite guardar la imagen, para emplearla posteriormente. La misma se almacena en el banco de imágenes para el Header.

  • Imágenes Guardadas: Abre la ventana que permite ver las imágenes que has guardado.

  • Forma 1 a 5: Esta opción permite colocar de cinco formas diferente las imágenes.

  • Bottom, Top, Left, Right, Center: Esta opción, en conjunto con la anterior, permite mover la imagen para que se vea desde la parte de abajo, de arriba, desde la izquierda, desde la derecha o centrarla. Si al activar alguna de estas opciones, la imagen desaparece, debes aceptar nuevamente la Url y elegir una de las 5 formas, para que vuelva a aparecer.


  • Una vez que has empleado una de las opciones arriba mencionadas, en la parte inferior aparecerán las secciones que puedes agregar de fondo la imagen.

    Cada vez que quieras cambiar de Forma, o emplear Bottom, Top, etc., debes seleccionar la opción y seleccionar nuevamente la sección que colocaste la imagen.

    Haibiendo empleado el botón "Aceptar Url", das click en cualquier sección que desees, y a cuantas quieras, sin necesidad de volver a ingresar la misma url, y el cambio es instantáneo.

    Las ventanas (widget) del sidebar, desde la quinta a la décima, pueden ser vistas cambiando la sección de "Últimas Publicaciones" con la opción "De 5 en 5 con texto" (la encuentras en el PANEL/MINIATURAS/ESTILOS), reduciendo el slide y eliminando los títulos de las ventanas del sidebar.

    La sección INFO, es la ventana que se abre cuando das click en .

    La sección DOWNBAR, son los tres widgets que se encuentran en la parte última en la página de Inicio.

    La sección POST, es donde está situada la publicación.

    Si deseas eliminar la imagen del fondo de esa sección, da click en el botón "Quitar imagen", y sigues el mismo procedimiento. Con un solo click a ese botón, puedes ir eliminando la imagen de cada seccion que hayas colocado.

    Para guardar una imagen, simplemente das click en "Guardar Imagen", siempre y cuando hayas empleado el botón "Aceptar Url".

    Para colocar una imagen de las guardadas, presionas el botón "Imágenes Guardadas", das click en la imagen deseada, y por último, click en la sección o secciones a colocar la misma.

    Para eliminar una o las imágenes que quieras de las guardadas, te vas a "Mi Librería".
    MÁS COLORES

    Esta opción permite obtener más tonalidades de los colores, para cambiar los mismos a determinadas bloques de las secciones que conforman el blog.

    Con esta opción puedes cambiar, también, los colores en la sección "Mi Librería" y "Navega Directo 1", cada una con sus colores propios. No es necesario activar el PANEL para el efecto.

    Así como el resto de las opciones que te permite el blog, es independiente por "Estilo" y a su vez por "Usuario". A excepción de "Mi Librería" y "Navega Directo 1".

    FUNCIONAMIENTO

    En la parte izquierda de la ventana de "Más Colores" se encuentra el cuadro que muestra las tonalidades del color y la barra con los colores disponibles. En la parte superior del mismo, se encuentra "Código Hex", que es donde se verá el código del color que estás seleccionando. A mano derecha del mismo hay un cuadro, el cual te permite ingresar o copiar un código de color. Seguido está la "C", que permite aceptar ese código. Luego la "G", que permite guardar un color. Y por último, el caracter "►", el cual permite ver la ventana de las opciones para los "Colores Guardados".

    En la parte derecha se encuentran los bloques y qué partes de ese bloque permite cambiar el color; así como borrar el mismo.

    Cambiemos, por ejemplo, el color del body de esta página. Damos click en "Body", una opción aparece en la parte de abajo indicando qué puedes cambiar de ese bloque. En este caso da la opción de solo el "Fondo". Damos click en la misma, seguido elegimos, en la barra vertical de colores, el color deseado, y, en la ventana grande, desplazamos la ruedita a la intensidad o tonalidad de ese color. Haciendo esto, el body empieza a cambiar de color. Donde dice "Código Hex", se cambia por el código del color que seleccionas al desplazar la ruedita. El mismo procedimiento harás para el resto de los bloques y sus complementos.

    ELIMINAR EL COLOR CAMBIADO

    Para eliminar el nuevo color elegido y poder restablecer el original o el que tenía anteriormente, en la parte derecha de esta ventana te desplazas hacia abajo donde dice "Borrar Color" y das click en "Restablecer o Borrar Color". Eliges el bloque y el complemento a eliminar el color dado y mueves la ruedita, de la ventana izquierda, a cualquier posición. Mientras tengas elegida la opción de "Restablecer o Borrar Color", puedes eliminar el color dado de cualquier bloque.
    Cuando eliges "Restablecer o Borrar Color", aparece la opción "Dar Color". Cuando ya no quieras eliminar el color dado, eliges esta opción y puedes seguir dando color normalmente.

    ELIMINAR TODOS LOS CAMBIOS

    Para eliminar todos los cambios hechos, abres el PANEL, ESTILOS, Borrar Cambios, y buscas la opción "Borrar Más Colores". Se hace un refresco de pantalla y todo tendrá los colores anteriores o los originales.

    COPIAR UN COLOR

    Cuando eliges un color, por ejemplo para "Body", a mano derecha de la opción "Fondo" aparece el código de ese color. Para copiarlo, por ejemplo al "Post" en "Texto General Fondo", das click en ese código y el mismo aparece en el recuadro blanco que está en la parte superior izquierda de esta ventana. Para que el color sea aceptado, das click en la "C" y el recuadro blanco y la "C" se cambian por "No Copiar". Ahora sí, eliges "Post", luego das click en "Texto General Fondo" y desplazas la ruedita a cualquier posición. Puedes hacer el mismo procedimiento para copiarlo a cualquier bloque y complemento del mismo. Cuando ya no quieras copiar el color, das click en "No Copiar", y puedes seguir dando color normalmente.

    COLOR MANUAL

    Para dar un color que no sea de la barra de colores de esta opción, escribe el código del color, anteponiendo el "#", en el recuadro blanco que está sobre la barra de colores y presiona "C". Por ejemplo: #000000. Ahora sí, puedes elegir el bloque y su respectivo complemento a dar el color deseado. Para emplear el mismo color en otro bloque, simplemente elige el bloque y su complemento.

    GUARDAR COLORES

    Permite guardar hasta 21 colores. Pueden ser utilizados para activar la carga de los mismos de forma Ordenada o Aleatoria.

    El proceso es similiar al de copiar un color, solo que, en lugar de presionar la "C", presionas la "G".

    Para ver los colores que están guardados, da click en "►". Al hacerlo, la ventana de los "Bloques a cambiar color" se cambia por la ventana de "Banco de Colores", donde podrás ver los colores guardados y otras opciones. El signo "►" se cambia por "◄", el cual permite regresar a la ventana anterior.

    Si quieres seguir guardando más colores, o agregar a los que tienes guardado, debes desactivar, primero, todo lo que hayas activado previamente, en esta ventana, como es: Carga Aleatoria u Ordenada, Cargar Estilo Slide y Aplicar a todo el blog; y procedes a guardar otros colores.

    A manera de sugerencia, para ver los colores que desees guardar, puedes ir probando en la sección MAIN con la opción FONDO. Una vez que has guardado los colores necesarios, puedes borrar el color del MAIN. No afecta a los colores guardados.

    ACTIVAR LOS COLORES GUARDADOS

    Para activar los colores que has guardado, debes primero seleccionar el bloque y su complemento. Si no se sigue ese proceso, no funcionará. Una vez hecho esto, das click en "►", y eliges si quieres que cargue "Ordenado, Aleatorio, Ordenado Incluido Cabecera y Aleatorio Incluido Cabecera".

    Funciona solo para un complemento de cada bloque. A excepción del Slide, Sidebar y Downbar, que cada uno tiene la opción de que cambie el color en todos los widgets, teniendo cada uno un color diferente.

    Cargar Estilo Slide. Permite hacer un slide de los colores guardados con la selección hecha. Cuando lo activas, automáticamente cambia de color cada cierto tiempo. No es necesario reiniciar la página. Esta opción se graba.
    Si has seleccionado "Aplicar a todo el Blog", puedes activar y desactivar esta opción en cualquier momento y en cualquier sección del blog.
    Si quieres cambiar el bloque con su respectivo complemento, sin desactivar "Estilo Slide", haces la selección y vuelves a marcar si es aleatorio u ordenado (con o sin cabecera). Por cada cambio de bloque, es el mismo proceso.
    Cuando desactivas esta opción, el bloque mantiene el color con que se quedó.

    No Cargar Estilo Slide. Desactiva la opción anterior.

    Cuando eliges "Carga Ordenada", cada vez que entres a esa página, el bloque y el complemento que elegiste tomará el color según el orden que se muestra en "Colores Guardados". Si eliges "Carga Ordenada Incluido Cabecera", es igual que "Carga Ordenada", solo que se agrega el Header o Cabecera, con el mismo color, con un grado bajo de transparencia. Si eliges "Carga Aleatoria", el color que toma será cualquiera, y habrá veces que se repita el mismo. Si eliges "Carga Aleatoria Incluido Cabecera", es igual que "Aleatorio", solo que se agrega el Header o Cabecera, con el mismo color, con un grado bajo de transparencia.

    Puedes desactivar la Carga Ordenada o Aleatoria dando click en "Desactivar Carga Ordenada o Aleatoria".

    Si quieres un nuevo grupo de colores, eliminas los actuales dando click en "Eliminar Colores Guardados".

    Aplicar a todo el Blog. Tienes la opción de aplicar lo anterior para que se cargue en todo el blog. Esta opción funciona solo con los bloques "Body, Main, Header, Menú" y "Panel y Otros".
    Para activar esta opción, debes primero seleccionar el bloque y su complemento deseado, luego seleccionas si la carga es aleatoria, ordenada, con o sin cabecera, y procedes a dar click en esta opción.
    Cuando se activa esta opción, los colores guardados aparecerán en las otras secciones del blog, y puede ser desactivado desde cualquiera de ellas. Cuando desactivas esta opción en otra sección, los colores guardados desaparecen cuando reinicias la página, y la página desde donde activaste la opción, mantiene el efecto.
    Si has seleccionado, previamente, colores en alguna sección del blog, por ejemplo en INICIO, y activas esta opción en otra sección, por ejemplo NAVEGA DIRECTO 1, INICIO tomará los colores de NAVEGA DIRECTO 1, que se verán también en todo el blog, y cuando la desactivas, en cualquier sección del blog, INICIO retomará los colores que tenía previamente.
    Cuando seleccionas la sección del "Menú", al aplicar para todo el blog, cada sección del submenú tomará un color diferente, según la cantidad de colores elegidos.

    No plicar a todo el Blog. Desactiva la opción anterior.

    Tiempo a cambiar el color. Permite cambiar los segundos que transcurren entre cada color, si has aplicado "Cargar Estilo Slide". El tiempo estándar es el T3. A la derecha de esta opción indica el tiempo a transcurrir. Esta opción se graba.

    SETS PREDEFINIDOS DE COLORES

    Se encuentra en la sección "Banco de Colores", casi en la parte última, y permite elegir entre cuatro sets de colores predefinidos. Sirven para ser empleados en "Cargar Estilo Slide".
    Para emplear cualquiera de ellos, debes primero, tener vacío "Colores Guardados"; luego das click en el Set deseado, y sigues el proceso explicado anteriormente para activar los "Colores Guardados".
    Cuando seleccionas alguno de los "Sets predefinidos", los colores que contienen se mostrarán en la sección "Colores Guardados".

    SETS PERSONAL DE COLORES

    Se encuentra seguido de "Sets predefinidos de Colores", y permite guardar cuatro sets de colores personales.
    Para guardar en estos sets, los colores deben estar en "Colores Guardados". De esa forma, puedes armar tus colores, o copiar cualquiera de los "Sets predefinidos de Colores", o si te gusta algún set de otra sección del blog y tienes aplicado "Aplicar a todo el Blog".
    Para usar uno de los "Sets Personales", debes primero, tener vacío "Colores Guardados"; y luego das click en "Usar". Cuando aplicas "Usar", el set de colores aparece en "Colores Guardados", y se almacenan en el mismo. Cuando entras nuevamente al blog, a esa sección, el set de colores permanece.
    Cada sección del blog tiene sus propios cuatro "Sets personal de colores", cada uno independiente del restoi.

    Tip

    Si vas a emplear esta método y quieres que se vea en toda la página, debes primero dar transparencia a todos los bloques de la sección del blog, y de ahí aplicas la opción al bloque BODY y su complemento FONDO.

    Nota

    - No puedes seguir guardando más colores o eliminarlos mientras esté activo la "Carga Ordenada o Aleatoria".
    - Cuando activas la "Carga Aleatoria" habiendo elegido primero una de las siguientes opciones: Sidebar (Fondo los 10 Widgets), Downbar (Fondo los 3 Widgets), Slide (Fondo de las 4 imágenes) o Sidebar en el Salón de Lectura (Fondo los 7 Widgets), los colores serán diferentes para cada widget.

    OBSERVACIONES

    - En "Navega Directo + Panel", lo que es la publicación, sólo funciona el fondo y el texto de la publicación.

    - En "Navega Directo + Panel", el sidebar vendría a ser el Widget 7.

    - Estos colores están por encima de los colores normales que encuentras en el "Panel', pero no de los "Predefinidos".

    - Cada sección del blog es independiente. Lo que se guarda en Inicio, es solo para Inicio. Y así con las otras secciones.

    - No permite copiar de un estilo o usuario a otro.

    - El color de la ventana donde escribes las NOTAS, no se cambia con este método.

    - El color de la ventana de "Guía de Lectura" de la sección "Salón de Lectura", no se graba.

    - Cuando borras el color dado a la sección "Menú" las opciones "Texto indicador Sección" y "Fondo indicador Sección", el código que está a la derecha no se elimina, sino que se cambia por el original de cada uno.
    3 2 1 E 1 2 3
    X
    Guardar - Eliminar
    Guardar - Eliminar
    :     Guardar - Eliminar
    :     Guardar - Eliminar
    :     Guardar - Eliminar
    :     Guardar - Eliminar
    :     Guardar - Eliminar
    :     Guardar - Eliminar
    :     Guardar - Eliminar
    :     Guardar - Eliminar
    :     Guardar - Eliminar
    :     Guardar - Eliminar
    :     Guardar - Eliminar
    :     Guardar - Eliminar
    :     Guardar - Eliminar
    :     Guardar - Eliminar
    :     Guardar - Eliminar
    :     Guardar - Eliminar
    Para guardar, elige dónde, y seguido da click en la o las imágenes deseadas.
    Para dar Zoom o Fijar,
    selecciona la opción y luego la imagen.
    ---------------------------------------------------
    Slide 1     Slide 2     Slide 3




















    Header

    -------------------------------------------------
    Guardar todas las imágenes
    Fijar "Guardar Imágenes"
    Desactivar "Guardar Imágenes"
    Dar Zoom a la Imagen
    Fijar Imagen de Fondo
    No fijar Imagen de Fondo
    -------------------------------------------------
    Colocar imagen en Header
    No colocar imagen en Header
    Mover imagen del Header
    Ocultar Mover imagen del Header
    Ver Imágenes del Header


    Imágenes Guardadas y Personales
    Desactivar Slide Ocultar Todo
    P
    S1
    S2
    S3
    B1
    B2
    B3
    B4
    B5
    B6
    B7
    B8
    B9
    B10
    B11
    B12
    B13
    B14
    B15
    B16
    B17
    B18
    B19
    B20
    H

    OPCIONES GENERALES
    ● Activar Slide 1
    ● Activar Slide 2
    ● Activar Slide 3
    ● Desactivar Slide
    ● Desplazamiento Automático
    ● Ampliar o Reducir el Blog
  • Ancho igual a 1088
  • Ancho igual a 1152
  • Ancho igual a 1176
  • Ancho igual a 1280
  • Ancho igual a 1360
  • Ancho igual a 1366
  • Ancho igual a 1440
  • Ancho igual a 1600
  • Ancho igual a 1680
  • Normal 1024
  • ------------MANUAL-----------
  • + -

  • Transición (aprox.)

  • T 1 (1.6 seg)


    T 2 (3.3 seg)


    T 3 (4.9 seg)


    T 4 (s) (6.6 seg)


    T 5 (8.3 seg)


    T 6 (9.9 seg)


    T 7 (11.4 seg)


    T 8 13.3 seg)


    T 9 (15.0 seg)


    T 10 (20 seg)


    T 11 (30 seg)


    T 12 (40 seg)


    T 13 (50 seg)


    T 14 (60 seg)


    T 15 (90 seg)


    ---------- C A T E G O R I A S ----------

    ----------------- GENERAL -------------------


    ------------- POR CATEGORÍA ---------------




















    --------REVISTAS DINERS--------






















    --------REVISTAS SELECCIONES--------














































    IMAGEN PERSONAL



    En el recuadro ingresa la url de la imagen:









    Elige la sección de la página a cambiar imagen del fondo:

    BODY MAIN POST INFO

    SIDEBAR
    Widget 1 Widget 2 Widget 3
    Widget 4 Widget 5 Widget 6
    Widget 7














































































































    EMBUSTERO (Isaac Asimov)

    Publicado el marzo 30, 2017
    Alfred Lanning encendió su cigarro meticulosamente, pero las puntas de sus dedos temblaban ligeramente. Sus cejas grises se incurvaron hacia abajo mientras hablaba entre fumadas.

    —Lee perfectamente los pensamientos, ¡no cabe ni maldita duda de ello! Pero ¿qué pasó? Miró al matemático Peter Bogert.
    —¿Bien, qué?

    Bogert se alisó el negro cabello con ambas manos a la vez.

    —Ese fue el modelo R B número treinta y cuatro que hemos producido, Lanning. Todos los demás salieron estrictamente ortodoxos.

    El tercer hombre en torno a la mesa, frunció el ceño. Milton Ashe era el oficial más joven de la Compañía U.S. Robot & Hombres Mecánicos, y estaba orgulloso de su cargo.

    —Escuche, Bogert. No hubo el menor tropiezo en el tren de ensamblaje desde el inicio hasta el final: Lo garantizo.

    Los gruesos labios de Bogert se dilataron en sonrisa condescendiente.

    —¿De veras? Si usted puede responder por la totalidad del ensamblaje, recomendaré que le asciendan. Para ser exactos, son necesarias setenta y cinco mil, doscientas treinta y cuatro operaciones para la manufactura de un solo cerebro positrónico, cada operación dependiendo por separado, y para un acabado satisfactorio, de cualquier número de factores que van de cinco a quinientos cinco. Si cualquiera de ellos sale imperfecto, el «cerebro» queda desbaratado. Estos datos los cito textualmente según nuestra propia ficha de información, Ashe.

    Milton Ashe se sonrojó, pero una cuarta voz cortó en seco su réplica.

    —Si vamos a empezar a tratar de echarnos la culpa de uno a otro, me voy.

    Las manos de Susan Calvin estaban entrelazadas prietamente en su regazo, y las tenues líneas en torno a sus delgados y pálidos labios, se ahondaron.

    —Tenemos entre manos un robot que lee los pensamientos y se me antoja que es mucho más importante que tratemos de averiguar simplemente porqué lee el pen- samiento. No lo conseguiros a base de repetirnos: «¡Es culpa tuya! ¡Es culpa mía!»

    Sus fríos ojos grises se posaron en Ashe, y él sonrió.

    También sonrió Lanning, y como siempre en tales ocasiones, su largo cabello blanco y los penetrantes ojillos le hicieron el vivo retrato de un patriarca bíblico.

    —La verdad habló por su boca, doctora Calvin. Su voz se hizo más recia.
    —Voy a resumirlo en forma de píldora concentrada. Hemos producido un cerebro positrónico que se supone de ordinaria y normal vendimia, pero que tiene la notable propiedad de ser capaz de sintonizar con las ondas del pensamiento. Esto señalaría el adelanto más importante en «robótica» en unas décadas si supiéramos cómo ha ocurrido. No lo sabemos y tenemos que averiguarlo. ¿Queda claro?
    —¿Puedo hacer una sugerencia? —preguntó Bogert.
    —¡Adelante!
    —Sugeriría que mientras no resolvamos el lío —y como matemático me supongo que será un endiablado lío—, mantengamos secreta la existencia del RB-34. Hasta para los demás miembros del personal. Como directores de los departamentos se supone que no deberíamos encontrar ningún problema insoluble, y cuantos menos sepan de ello...
    —Bogert tiene razón —dijo la doctora Calvin—. Desde e! mismo día en que el Código Interplanetario fue modificado para permitir que los prototipos de robot fueran comprobados en las factorías antes de ser embarcados hacia el espacio, la propaganda anti-robot se ha acrecentado. Si una sola palabra se filtra al exterior acerca de un robot capaz de leer pensamientos antes de que podamos anunciar un completo control del fenómeno, escaso capital efectivo sacaremos de ello.

    Lanning chupeteó su cigarro y asintió gravemente. Se volvió hacia Ashe:

    —Creo que dijo que estaba usted solo cuando por vez primera tropezó con este asunto de lectura del pensamiento.
    —Y tanto que estaba solo —llevándome el susto más grande de mi vida. RB-34 acababa de ser retirado de la mesa de ensamblaje y me lo enviaron abajo a mi sección. Obermann estaba fuera en algún sitio, y por consiguiente me ocupó de llevarlo yo mismo al cuarto de comprobación, por lo menos empecé a llevármelo.

    Ashe hizo una pausa y una tenue sonrisa asomó a sus labios.

    —Oigan ¿alguno de ustedes ha estado conversando mentalmente sin darse cuenta? Nadie se molestó en replicar, por lo cual él prosiguió:
    —Al principio no se da cuenta uno, ¿saben? El simplemente me habló —tan lógica y sensatamente como puedan imaginarse—, y fue solamente al haber ya recorrido la mayor parte del trayecto hacia los cuartos de ensayo cundo me di cuenta que yo no había dicho nada. Claro, pensé en montones de cosas, pero eso no es lo mismo ¿verdad? Encerré el objeto y corrí en busca de Lanning. Tener aquello caminando a mi lado, escudriñando calmosamente en mis pensamientos y eligiendo los que le convenían, me dio un pánico cerval.
    —Me lo imagino —dijo Susan Calvin pensativamente, fijos los ojos en Ashe de una manera extraña e intensa—. Estamos tan acostumbrados a considerar como terreno privado nuestros propios pensamientos...

    Lanning intervino impacientemente.

    —Entonces solamente cuatro de nosotros estamos enterados. ¡Muy bien! Tenemos que abordar este asunto sistemáticamente. Ashe, quiero que usted compruebe todo el tren de ensamblaje desde su principio hasta el final, todo. Deberá eliminar todas las operaciones en las cuales no hubo la menor posibilidad de un error, y.catalogar todas aquellas donde la hubo, juntamente con su naturaleza y posible magnitud.
    —El encargo se las trae —gruñó Ashe.
    —¡Desde luego! Naturalmente, colocará a los hombres bajo sus órdenes trabajando en esto, y no me importa si nos retrasamos en el horario de programa previsto. Pero ellos no han de saber el porqué ¿comprendido?
    —«Humm-m-m», sí —y el joven técnico torció la boca—. Pero sigue siendo un trabajo peliagudo.

    Lanning hizo describir a su silla un giro y dio frente a Susan Calvin.

    —Tendrá usted que abordar el trabajo desde la otra dirección. Es usted el «robotsicólogo» de la fábrica, y por consiguiente estudiará al propio robot y deberá trabajar en retrocesión, de manera retrógrada. Intente hallar como «tictaquea». Vea qué otra cosa está emparejada con sus poderes telepáticos, hasta qué grado se extienden, como modifican su trazado y exactamente qué daño ha causado a sus corrientes propiedades RB. ¿Lo captó todo?

    Lanning no aguardó a que la doctora Calvin replicase.

    —Yo coordinaré el trabajo y también interpretaré las averiguaciones que se hagan, matemáticamente.

    Aspiró con fuerza de su cigarro y masculló el resto a través del humo.

    —Bogert me ayudará a hacerlo, naturalmente. Bogert pulimentó las uñas de una mano regordeta con la palma de la otra y dijo blandamente:
    —Seguro que sí. Conozco algo de esta materia.
    —¡Bien! Voy a entrar en funcionamiento —y Ashe empujó hacia atrás su silla, levantándose. Su juvenil y agradable rostro se arrugó en mueca sonriente—. Me ha toca- do una tarea más endemoniada que cualquiera de la de ustedes, y por lo tanto me voy a empezarla.
    —¡Ya nos veremos!

    Susan Calvin replicó con una cabezada apenas perceptible, pero sus ojos le siguieron hasta perderle de vista y ella no contestó cuando Lanning gruñó y dijo:

    —¿Quiere ir arriba y ver al RB-34 ahora, doctora Calvin?

    Los ojos fotoeléctricos de RB-34 se alzaron del libro al oírse el apagado sonido de bisagras girando y estaba en |5ie cuando Susan Calvin entró.

    Ella se detuvo para reajustar el enorme cartel «Prohibida la Entrada» sobre la puerta y luego se aproximó al robot.

    —Te he traído los textos sobre motores hiperatómicos, Herbie. Algunos de ellos, claro. ¿Te importaría leerlos?

    RB-34 —más conocido por Herbie— alzó los tres pesados libros de brazos de ella y abrió la página titular de uno:

    —¡«Hm-m-m»¡«Teoría de los Hiperatómicos».

    Farfulló inarticuladamente para sí mismo mientras hacía correr hojas y luego habló con aire abstraído:

    —¡Siéntese, doctora Calvin! Esto me ocupará unos cuantos minutos.

    La sicóloga sentose y observó fijamente a Herbie mientras cogía una silla al otro lado de la mesa y echaba vistazos de un modo sistemático a los tres libros.

    Al cabo de una media hora, cerró los libros.

    —Naturalmente, sé por qué trajo estos libros. La comisura labial de la doctora se contrajo nerviosamente.
    —Me lo temía. Es difícil trabajar contigo, Herbie. Siempre me llevas unos pasos de ventaja.
    —¿Sabe una cosa? Con estos libros pasa lo mismo que con los otros. Sencillamente no me interesan. No hay nada en sus libros de texto. Su ciencia es solamente una masa de datos coleccionados y emplastados juntos en una teoría para ¡r tirando, y todo tan increíblemente simple que apenas vale la pena molestarse en leerlo.

    Su poderosa mano gesticuló vagamente como si buscase las palabras apropiadas.

    —Lo que me interesa es su literatura novelesca. Sus estudios de la acción recíproca de los impulsos y emociones humanas.

    Susan Calvin susurró:

    —Creo que comprendo.
    —Veo dentro de las mentes ¿sabe? —prosiguió el robot— y no tiene ni idea de lo complicadas que son. No puedo comprenderlo todo debido a que mi propia mente tiene tan poco en común con ellas, pero lo intento, y sus novelas ayudan.
    —Sí, pero me temo que después de haberte leído algunas de las experiencias horripilantes y desgarradoras de la novela sentimental de nuestra época actual —y había un asomo de amargura en la voz de ella— encontrarás que las mentes reales, como las nuestras, son incoloras y sosas.
    —¡No opino así!

    La súbita energía en la respuesta hizo que ella se levantase. Sintiéndose enrojecer, pensó ella alocadamente: «¡Debe estar enterado!»

    Herbie se apaciguó súbitamente, y murmuró en una voz baja de la cual había desaparecido casi por entero el timbre metálico:

    —Por supuesto que estoy enterado, doctora Calvin. Siempre piensa en ello y por consiguiente, ¿cómo puedo evitar saberlo?

    El semblante de ella se endureció.

    —¿Lo has... dicho a alguien?
    —¡Claro que no! —y añadió son sincera sorpresa—. Nadie me lo ha preguntado.
    —Bien, entonces, supongo que piensas que soy una tonta.
    —¡No! Es una emoción normal.
    —Quizá por esto mismo es por lo que es tan tonto.

    La ansiedad en su voz ahogaba cualquier otra tonalidad. Algo de la mujer asomaba a través de la capa del doctorado.

    —No soy lo que tú llamarías... atractiva.
    —Si se refiere usted a la mera atracción física, no puedo juzgar. Pero, de cualquier modo, sé que hay otros tipos de atracción.
    —Ni soy ya joven.

    Susan Calvin apenas había oído al robot. Una ansiosa insistencia se había infiltrado en la voz de Herbie.

    —Todavía no ha cumplido los cuarenta.
    —Treinta y ocho según tu modo de contar los años; una arrugada sesentona en cuanto concierne mis perspectivas emocionales en la vida. Para algo soy sicóloga ¿no?

    Prosiguió con acre desaliento:

    —Y él apenas tiene treinta y cinco, además de parecer y comportarse como mucho más joven. ¿Acaso supones que él pueda verme bajo ningún otro aspecto sino... sino tal como soy?
    —¡Está usted equivocada! —y el puño de acero de Herbie golpeó la mesa recubierta de plástico con estridente retintín—. Escúcheme...

    Pero Susan Calvin se revolvió mirándole y el anhelante dolor en sus ojos se convirtió en llama.

    —¿Por qué iba a escucharte? ¿Qué sabes tú de todo eso, tú, una máquina? Para ti soy solamente un espécimen; un insecto interesante con una mente peculiar desplegada a tu inspección. Un maravilloso ejemplo de frustración ¿no es verdad? Casi tan curioso como los de tus novelas.

    Su voz, emergiendo entre secos sollozos, se atragantó.

    El robot se había intimidado ante la explosión verbal. Meneó la cabeza implorante.

    —¿Quiere escucharme, por favor? Podría ayudarla si usted me dejase.
    —¿Cómo? —y se fruncieron sus labios—. ¿Dándome buenos consejos?
    —No, nada de esto. Se trata simplemente de que yo sé lo que otras personas piensan; Milton Ashe, por ejemplo.

    Hubo un largo silencio, y los ojos de Susan Calvin se cerraron.

    —No quiero saber lo que él piensa —dijo jadeante— Guarda silencio.
    —Creo que usted desearía saber lo que él piensa. La cabeza femenina permaneció inclinada, pero su respiración se hizo más apresurada.
    —Estás diciendo disparates —susurró.
    —¿Por qué habría de decir disparates? Estoy intentando ayudar. Milton Ashe piensa de usted... —y se calló.. Entonces, la sicóloga levantó la cabeza..; —¿Bien, qué?

    El robot dijo sosegadamente:

    —El está enamorado de usted.

    Durante un largo minuto, la doctora no habló. Se limitaba a mirar sin ver, dilatados los ojos. Luego dijo:

    —¡Estás en un error! Tienes que estar equivocado. ¿Por qué iba él a... amarme?
    —Así es. Una cosa así no puede ocultarse, por lo menos, a mí no.
    —Pero yo soy tan... tan... —y el tartamudeo se truncó en silencio.
    —El mira más hondo que la piel, y admira el intelecto en los demás. Milton Ashe no es el tipo de los que se casan con una cabeza de hermosos cabellos y un par de ojos.

    Susan Calvin se sorprendió a sí misma pestañeando rápidamente y aguardó un poco antes de hablar. Aún entonces su voz tembló:

    —Sin embargo, él indiscutiblemente nunca y de ningún modo dio señales...
    —¿Acaso le dio usted nunca la oportunidad?
    —¿Cómo iba a hacerlo? Nunca pensé que...
    —¡Exactamente!

    La sicóloga hizo una pausa reflexiva y luego alzó la mirada repentinamente.

    —Una muchacha le visitó aquí en la factoría hará cosa de medio año. Era bonita... rubia y esbelta. V, lógicamente, apenas era capaz de sumar dos y dos. El se pasó el día, echando fuera el pecho, intentando explicarle a ella cómo se iba ensamblando un robot — y la dureza había regresado—. ¡Y ella sin entender ni una palabra! ¿Quién era ella? Herbie contestó sin vacilación:
    —Conozco la persona a la cual se refiere usted. Ella es su prima hermana y no existe ningún interés romántico entre ellos, se lo aseguro.

    Susan Calvin se puso en pie con una vivacidad casi juvenil.

    —Pues ¿no resulta curioso todo eso? Es exactamente lo que yo acostumbraba a decir a mí misma algunas veces, aunque nunca pensé verdaderamente que fuera posible. Entonces todo ello debe ser verdad.

    Corrió hacia Herbie y asió su fría y pesada mano entre las suyas.

    —Gracias, Herbie.

    Su voz era ahora un susurro apremiante, ronco.

    —No hables con nadie de todo esto. Deja que sea nuestro secreto... y gracias otra vez. Tras dar un convulsivo apretón a los insensibles dedos metálicos de Herbie, ella se fue.

    Herbie regresó lentamente a su abandonada novela, pero no había nadie que pudiera leer sus pensamientos.

    Milton Ashe se desperezó lenta y espléndidamente, al compás de crujido de tendones y coro de gruñidos, y finalmente miró a Peter Bogert.

    —Oiga —dijo— ya llevo una semana en este asunto casi sin la ración elemental de sueño. ¿Cuánto tiempo más tendré que aguantar? Creo que usted dijo que el bombardeo positrónico en la Cámara D de Vacío era la solución.

    Bogert bostezó delicadamente y contempló sus blancas manos con interés.

    —Así es. Estoy en la pista.
    —Ya sé lo que «esto» significa cuando lo dice un matemático. ¿Y cuánto le falta para llegar al final?
    —Depende.
    —¿De qué? —y Ashe dejose caer en una silla estirando lo más posible sus largas piernas.
    —De Lanning. El viejo camarada no está de acuerdo conmigo —y suspirando, agregó—: Un poco atrasado a la época, éste es su problema. Sigue agarrado a las matrices mecánicas como el no va más, y el problema actual requiere unas herramientas matemáticas más poderosas. Es muy terco.

    Ashe murmuró soñoliento:

    —¿Por qué no le pregunta a Herbie y resuelve así todo el asunto?
    —¿Preguntarle al robot? —y las cejas de Bogert ascendieron.
    —¿Por qué no? ¿No le contó la solterona?
    —¿Quiere decir Calvin?
    —Eso es. La propia Susie. Este robot es un brujo. Se lo sabe todo y aún más. Resuelve de memoria triples integrales y como postre hace análisis de tensores.

    El matemático le miró escéptico:

    —¿Habla en serio?
    —¡Y tanto! La pega es que al artefacto no le gustan las matemáticas. Prefiere leer novelitas amerengadas. ¡Palabra! Tendría usted que ver los callos con qué Susie le nutre: «La Púrpura de la Pasión» y «Amor en el Espacio».
    —La doctora Calvin no nos ha dicho ni palabra de todo esto.
    —Bueno, no ha terminado todavía de estudiarle. Ya sabe cómo es ella. Le gusta tenerlo todo bien a punto antes de soltar el gran secreto.
    —Pero se lo dijo a «usted».
    —De un modo u otro empezamos, a charlar. La he estado viendo montones de veces últimamente.

    Dilató repentinamente los ojos y frunció el entrecejo:

    —Oiga, Bogie, ¿no ha notado nada raro en la dama últimamente? Bogert se permitió una mueca casi indecorosa.
    —Está consumiendo cantidades de lápiz labial, si es a esto a lo que se refiere.
    —¡Diablos, ya me di cuenta! Carmín, polvos, y también sombrajos para los ojos. La pobre es todo un espectáculo. Pero no se trata de esto. No acabo de verlo claro para po- der definirlo. Es el modo en qué habla, como si fuera dichosa, como si algo reciente le produjese felicidad.

    Meditó en ello un poco, encogiéndose luego de hombros.

    Su interlocutor se permitió una mueca casi lasciva, lo cual para un científico que había pasado de los cincuenta, tenía su mérito.

    —Quizás está enamorada.

    Ashe dejó que sus ojos volvieran a cerrarse.

    —Está usted chiflado, Bogie. Vaya a hablar con Herbie; yo me quedo aquí y voy a dormir.
    —¡De acuerdo! No es que me entusiasme particularmente que un robot me diga cuál es mi tarea. Recibió como única respuesta un suave ronquido.

    Herbie escuchó atentamente mientras Peter Bogert, manos en los bolsillos, hablaba con fingida indiferencia.

    —Bien, ésta es la cuestión. Me han dicho que tú comprendes estas cosas, y te las pregunto más por curiosidad que por nada. Mi línea de razonamiento tal como la he bos- quejado, implica unos cuántos escalones dudosos, lo admito, que el Doctor Lanning rehúsa aceptar, y el cuadro sigue todavía más bien incompleto.

    El robot no replicó y dijo Bogert:

    —¿Y bien?
    —No veo error alguno —comentó Herbie estudiando las cifras y fórmulas garabateadas.
    —Me imagino que no puedes llegar más adelante en estos cálculos.
    —No me atrevería a intentarlo. Usted es mucho mejor matemático que yo, y... bueno, me molestaría comprometerme.

    Hubo una sombra de complacencia en la sonrisa de Bogert.

    —Ya me figuré que éste sería el resultado. Es muy complicado. En fin, lo olvidaremos.

    Estrujó las cuartillas, arrojándolas al tubo incinerador, dio media vuelta para irse, y después lo pensó mejor.

    —Por cierto...

    El robot aguardó.

    Bogert parecía hallar cierta dificultad en hablar.

    —Hay algo, es decir, tal vez tú podrías... Se detuvo.

    Herbie habló calmosamente.

    —Sus pensamientos están confusos, pero no cabe la menor duda que conciernen al doctor Lanning. Es tonto su titubeo, porque tan pronto se sosiegue, sabré lo que usted quiere preguntar.

    La mano del matemático ascendió hacia su liso cabello en el gesto peculiarmente suave.

    —Lanning ronda los setenta —dijo, como si esto lo explicase todo.
    —Lo sé.
    —Y ha sido director de la planta por casi treinta años. Herbie asintió.
    —Bueno, es posible —y la voz de Bogert se hizo insinuante—, que tú pudieras saber si... si él está pensando en dimitir. Salud, tal vez, o cualquier otro...
    —Así es —dijo Herbie, y no añadió más.
    —Bueno, ¿estás enterado?
    —Ciertamente que sí.
    —Entonces..., ¿podrías decírmelo?
    —Puesto que usted lo pregunta, sí —y el robot hablaba como si se tratase de un axioma—. ¡Ya ha presentado su dimisión!
    —¿Cómo?

    La exclamación fue un sonido explosivo, casi inarticulado. La gran cabeza del científico se proyectó hacia adelante.

    —¡Repítelo otra vez!
    —Ya ha presentado su dimisión, pero todavía no se ha hecho efectiva, porque está esperando a resolver el problema de... de mi propio caso. Una vez resuelto, está com- pletamente dispuesto a hacer entrega de su despacho de director a su sucesor.

    Bogert expelió su contenido aliento.

    —¿Y ese sucesor? ¿Quién es?

    Estaba ahora muy cerca de Herbie, fijos los fascinados ojos en aquellas ilegibles células fotoeléctricas de un denso rojo que eran los ojos del robot.

    Las palabras surgieron lentamente:

    —Usted es el próximo director.

    Bogert relajó su tensión esbozando una sonrisa.

    —Es muy agradable saberlo. He estado aguardando con gran esperanza lo que acabas de anunciarme. Gracias, Herbie.

    Peter Bogert estuvo en su despacho hasta las cinco de la mañana y regresó a las nueve. El anaquel situado exactamente sobre su mesa fue vaciándose de su hilera de libros y tablas, al ir tomando él referencias de unos y otras. Las páginas de cálculos ante él iban apilándose microscópicamente y las cuartillas estrujadas se esparcían a sus pies en montones de papel garabateado.

    Exactamente al mediodía miró fijamente la página final, se frotó un ojo estriado en rojo por el cansancio, bostezó y alzó los hombros.

    —Esto se está poniendo peor a cada minuto que pasa. ¡Maldición!

    Giró la cabeza al sonido de la puerta abriéndose y saludó a Lanning que entraba haciéndose crujir los nudillos de una mano sarmentosa con la otra.

    El director captó de una ojeada el desorden del cuarto y sus cejas formaron un surco continuo.

    —¿Una línea nueva de tanteo? La respuesta fue desafiante.
    —No. ¿Qué hay erróneo en la primera?

    Lanning no se molestó en contestar, limitándose a echar un vistazo por encima a la cuartilla superior de las que estaban sobre la mesa de Bogert. Habló a través del destello de un fósforo mientras encendía un cigarro:

    —¿Le ha contado Calvin lo del robot? Es un genio de las matemáticas.

    Verdaderamente notable. Bogert bufó ruidosamente.

    —Eso he oído. Pero será preferible que Calvin se límite a la «robosicología». Examiné a Herbie de matemáticas y apenas si sabe interpretar los cálculos.
    —Calvin no opina así.
    —Ella está loca.
    —Ni yo tampoco opino así.

    Los ojos del director se achicaron peligrosamente.

    —¿Usted? —y la voz de Bogert se endureció—. ¿De qué está usted hablando?
    —He estado sometiendo a experimentaciones a Herbie toda la mañana y puede hacer trucos de los que nunca oyó usted hablar.
    —¿De veras?
    —¡Está usted rebosando escepticismo! —y Lanning extrajo una cuartilla del bolsillo de su chaqueta y la desdobló—. Esta no es mi escritura, ¿verdad que no?

    Bogart estudió las anotaciones, amplias y angulares, recubriendo la cuartilla.

    —¿Fue Herbie quien hizo eso?
    —¡Exacto! Y como podrá observar, él ha estado trabajando en los cálculos de usted sobre e! período de integración de la Ecuación 22. Ha llegado —y Lanning repicó con una uña amarillenta sobre la última reducción— e idéntica conclusión que la mía, y en la cuarta parte de tiempo. No tenía usted razón al descuidar el Efecto Linger en el bombardeo positrónico.
    —No lo descuidé. ¡Por toda la corte celestial, Lanning! Métase ya en la cabeza que esto anularía...
    —¡Oh, sí, claro, ya me lo explicó! Empleó la Ecuación Mitchell de Traslación, ¿no es cierto? Bien, no es la apropiada.
    —¿Por qué no?
    —Porque ha estado usted empleando hiper-imaginarias.
    —¿Qué tiene eso que ver?
    —La Ecuación Mitchell no es válida cuando...
    —¿Está usted loco? Si se molesta en volver a leer el artículo original de Mitchell en las «Operaciones de Alto Grado...»
    —No tengo porqué. Ya le dije desde un principio que no me gustaba su razonamiento, y Herbie me respalda en eso.
    —¡Muy bien! —gritó Bogert—. Entonces deje que este artefacto de relojería le resuelva todo el problema. ¿A qué discutir sobre lo no esencial?
    —Es que éste es exactamente el quid. Herbie no puede resolver el problema. Y si él no puede, tampoco nosotros podemos..., sin ayuda. Ha quedado fuera de nuestra capacidad.

    La silla de Bogert cayó al suelo derribada al saltar en pie su ocupante, enrojecido y agresivo el semblante.

    —¡No hará usted nada semejante!
    —¿Acaso me está usted indicando lo que debo o no debo hacer?
    —Exactamente —y la réplica salía rechinante—. Tengo ya vencido el problema y usted no me lo va a quitar de las manos, ¿estamos? No se crea que no le adivino la intención, fósil disecado. Se cortaría usted la nariz antes que permitir que yo obtuviese el prestigio de haber resuelto la telepatía rebotica..
    —Es usted un condenado idiota, Bogert, y dentro de unos segundos voy a hacer que le dejen cesante por insubordinación.

    El labio inferior de Lanning temblaba de ira.

    —Lo cual es algo que usted no hará, Lanning. Ya no hay nada secreto con un robot lector de pensamientos rondando, y por consiguiente no se olvide que sé todo lo referente a su dimisión.

    La ceniza del cigarro de Lanning tembló, cayó, y el propio cigarro siguió el mismo camino.

    —¿Qué... qué...? Bogert rió aviesamente.
    —Y yo soy el nuevo director, quede bien entendido. Estoy perfectamente enterado; no se crea lo contrario. Maldita sea su estampa, Lanning, voy a empezar a dar las órdenes por aquí o se encontrará usted metido en el más espantoso lío que jamás pudo imaginarse.

    Cuando Lanning recobró el uso de sus cuerdas vocales, bramó.

    —¡Queda usted suspendido! ¿Se entera bien? Queda relevado de empleo y está despedido, ¿me oye? La sonrisa en el rostro del otro se ensanchó.
    —Vamos, vamos ¿para qué seguir discutiendo más? No le sirve de nada. Yo soy el que tiene los triunfos. Sé que ha dimitido. Herbie me lo dijo, y lo consiguió directamente de usted mismo.

    Lanning se esforzó en hablar calmosamente. Tenía aspecto de hombre viejo, muy viejo, con ojos fatigados escudriñando desde un semblante en el cual el rojo había desaparecido, cediendo el paso al amarillento pastoso de la edad.

    —Quiero hablar con Herbie. No puede haberle di en o nada semejante. Usted está jugando a fondo, Bogert, pero voy a aceptar su farol. Venga conmigo. — Bogert se encogió de hombros.
    —¿A ver a Herbie? ¡Magnífico! ¡Vamos allá!

    Fue también precisamente al mediodía cuando Milton Ashe alzó fa vista de su torpe croquis y dijo:

    —¿Capta la idea? Soy algo chapucero como dibujante, pero este es aproximadamente su aspecto. Es una delicia de casa y la puedo obtener por casi nada.

    Susan Calvin le miró con ojos derretidos en ternura.

    —Es realmente preciosa —suspiró ella—. Frecuentemente he pensado que me gustaría... —y su voz fue apagándose.
    —Naturalmente —prosiguió Ashe vivazmente— tendré que esperar mis vacaciones. Faltan solamente dos semanas, pero el caso Herbie tiene a todo el mundo en el aire. Además — y sus ojos bajaron hacia sus uñas— hay otro detalle... pero es un secreto.
    —Entonces no me lo diga.
    —Oh, ya puesto a hablar, estoy reventando por decírselo a alguien, y usted es precisamente la mejor eso es..., la mejor confidente que podría hallar por aquí.

    El corazón de Susan Calvin brincó, pero no confió en sí misma lo bastante como para hablar.

    —Francamente —y Ashe avanzó un poco más su silla y bajó la voz hasta convertirla en un susurro confidencial— la casa no va a ser solamente para mí. ¡Voy a casarme!

    Y entonces saltó fuera de la silla.

    —¿Qué pasa?
    —¡Nada!

    La horrible sensación de vértigo había desaparecido, pero era difícil pronunciar palabras.

    —¿Casarse? ¿Quiere decir qué...?
    —¡Pues, claro! Ya era hora, ¿no? Usted recordará aquella chica que estuvo aquí el pasado verano. ¡Es ella! Pero usted «está» enferma. Usted...
    —¡Jaqueca!

    Susan Calvin le apartó con débiles ademanes.

    —He estado... He estado padeciéndolas últimamente. Quiero... quiero darle la enhorabuena, naturalmente. Estoy muy contenta.

    El carmín inexpertamente aplicado formaba un par de sucias manchas rojas en su rostro blanco como la cal. Todo volvía de nuevo a girar.

    —Perdóneme..., por favor.

    Las palabras fueron un murmullo mientras ella parecía caminar torpemente a ciegas, abandonando la sala. Todo había sucedido con la súbita malignidad de una pesadilla, y con todo el horror irreal de una alucinación.

    Pero, ¿cómo podía él casarse con otra? Herbie había dicho.

    ¡Y Herbie lo sabía! ¡Podía leer en las mentes!

    Se encontró ella misma reclinada sin aliento, jadeante, contra la jamba de la puerta, mirando fijamente el rostro metálico de Herbie. Tuvo que haber ascendido los dos tramos de escaleras, pero no lo recordaba. La distancia fue recorrida en un instante, como en un sueño.

    ¡Cómo en un sueño!

    Y los ojos de Herbie, privados de pestañeo, se hincaban en los suyos, y su denso rojo parecía agrandarse en oscuros y relucientes globos de pesadilla.

    El estaba hablando, y ella sintió el frío cristal presionando contra sus labios. Deglutió. Y los estremecimientos la fueron dando cierta consciencia de lo que la rodeaba.

    Todavía Herbie seguía hablando, y había agitación en su voz, como si estuviese condolido, asustado y suplicante.

    Las palabras empezaban a adquirir sentido:

    —Esto es un sueño —estaba diciendo él—, y no debes creer en los sueños. Pronto despertarás dentro del mundo real y te reirás de ti misma. El te ama, te lo repito. ¡De verdad, de verdad Pero ¡no aquí! ¡No ahora! Esto es una ilusión.

    Susan Calvin asintió, silabeando susurrante:

    —Sí. Sí.

    Agarraba el brazo de Herbie, asiéndose con fuerza, repitiendo una y otra vez:

    —No es verdad, dime que no es verdad. No es.verdad, dime que no es verdad.

    Cómo logró recobrar sus sentidos, nunca lo supo, pero era como pasar de un mundo de brumosa irrealidad a una de cruda luz solar. Ella le empujó apartándolo, des- prendiéndose con dificultad de aquel brazo acerado, y sus ojos estaban casi desorbitados.

    —Pero ¿qué estás intentando hacer? —y su voz se elevó casi hasta el ronco grito—: ¿Qué estás intentando hacer?

    Herbie retrocedió.

    —Quiero ayudar.

    La sicóloga fue dominándose. Miraba fijamente al robot.

    —¿Ayudar? ¿Diciéndome que ésto es un sueño? ¿Intentando impulsarme hacia la esquizofrenia? Una tensión histérica fue aprisionándola.
    —¡Esto no era un sueño! ¡Ojalá lo fuera!

    Hubo resuello en la respiración de la mujer cuando exclamó:

    —¡Aguarda, aguarda un momento! ¿Por qué... por qué...? Ya comprendo. ¡Misericordia Divina! es tan evidente...

    Había horror en la voz del robot.

    —¡Tuve que hacerlo!
    —¡Y yo te creí! Nunca pensé siquiera...

    Unas voces ruidosas acercándose a la puerta la hicieron callarse. Dio media vuelta, crispando los puños espasmódicamente, y cuando Lanning y Bogert entraron, ella estaba ante la ventana más alejada. Ninguno de los dos hombres le prestó a ella la menor atención.

    Lanning colérico e impaciente, Bogert, fríamente sardónico. El director habló el primero.

    —Vamos a ver, Herbie. ¡Escúchame! El robot llevó rápidamente sus ojos hacia abajo, hacia el envejecido director.
    —Sí, doctor Lanning.
    —¿Has hablado de mí con el doctor Bogert?
    —No, señor.

    La respuesta brotó lentamente, y la sonrisa en el rostro de Bogert se borró al instante.

    —¿Como es eso? —y Bogert pasó delante de su superior para colocarse pierniabierto ante el robot—. Repite lo que me dijiste ayer.
    —Dije qué...

    Interrumpiéndose, Herbie guardó silencio. Muy al interior, su diafragma metálico vibraba en tenues discordancias.

    —¿No dijiste que él había dimitido? —rugió Bogert—. ¡Contéstame! Bogert levantó el brazo frenéticamente, pero Lanning le empujó a un lado.
    —¿Trata usted de avasallarle para que mienta?
    —Ya le oyó, Lanning. El empezó diciendo. Sí y se detuvo. ¡Apártese! ¡Quiero sacarle la verdad! ¿estamos?
    —¡Yo le preguntaré!

    Y Lanning se volvió hacia el robot.

    —Vamos a ver, Herbie, tómalo con calma. ¿He dimitido yo? Herbie miraba fijamente, y Lanning repitió ansiosamente:
    —¿He dimitido yo?

    Hubo un indicio muy tenue de una sacudida negativa de la cabeza del robot.

    Los dos hombres intercambiaron miradas y la hostilidad en sus ojos era casi tangible.

    —¿Qué demonios ocurre? —masculló Bogert—. ¿Se ha vuelto mudo el robot? ¿Es qué no puedes hablar, monstruosidad?
    —Puedo hablar —fue la rápida réplica.
    —Entonces contesta la pregunta. ¿No es cierto que me dijiste que Lanning había dimitido? ¿No ha presentado su dimisión?

    Y de nuevo no hubo sino un silencio embotado, murrio, hasta que al fondo del cuarto, la risa de Susan Calvin restalló súbitamente, en agudo trémolo y semihistérica.

    Los dos matemáticos respingaron en sobresalto, y los ojos de Bogert se achicaron.

    —Estaba usted aquí? ¿Qué es lo gracioso?
    —Nada es gracioso. —Su voz no era del todo natural—. Ocurre simplemente que no soy yo la única que ha sido atrapada. Es irónico que tres de los mejores expertos en rebotica del mundo caigan en la misma trampa elemental ¿no es cierto que es irónico?

    Su voz se truncó y llevándose una mano lívida a la frente, agregó:

    —Pero, ¡no es divertido ni gracioso! Esta vez la mirada que intercambiaron los dos hombres era de asombro y de cejas arqueadas.
    —¿De qué trampa está usted hablando? —preguntó Lanning envarado—. ¿Hay algo que ande mal en Herbie? Ella se fue acercando lentamente.
    —No, no hay nada que funcione mal en él, sino en nosotros. Giró sobre sí misma rápidamente y le chilló al robot:
    —¡Apártate de mí! Vete al otro lado de la sala y que no te vea.

    Herbie retrocedió ante la furia de los ojos femeninos y tambaleándose se alejó en trote martilleante.

    El tono de Lanning expresaba hostilidad:

    —¿A qué viene todo esto, doctora Calvin? Les hizo frente y habló sarcásticamente:
    —Conocen seguramente la Primera Ley fundamental de Robótica. Los otros dos asintieron a la vez. -Habló Bogert con irritación:
    —Desde luego que sí. Un robot no debe lesionar a un ser humano, ni mediante la inacción, llegar a producirle daño.
    —Qué bien expresado queda —dijo Calvin con mueca de escarnio—. Pero, ¿qué clase de daño?
    —Pues, de cualquier clase.
    —¡Exactamente! ¡De cualquier clase! Pero ¿y qué pasa con los sentimientos heridos? ¿Qué me dicen de la desinflación del propio ego? ¿Qué opinan acerca de la voladura de las propias. esperanzas? Todo eso, ¿son lesiones?

    Lanning frunció el ceño.

    —¿Qué podría saber un robot acerca de...? Y se atajó boquiabierto.
    —Ya se dio cuenta... ¿no es cierto? «Este» robot lee las mentes. ¿Acaso supone que él no sabe todo lo referente a las lesiones mentales? ¿Puede imaginarse que si le hacen una pregunta nos contestará exactamente lo que uno quiere oír? ¿No nos heriría cualquier otra respuesta, y acaso Herbie no lo sabe?
    —¡Cáspita! —murmuró Bogert.

    La sicóloga le lanzó una mirada sardónica.

    —Doy por hecho que usted le preguntó si Lanning había dimitido. Usted quería oír que él había dimitido y por consiguiente esto es lo que Herbie le dijo.
    —Y supongo que es por esta razón —dijo Lanning sin inflexión en la voz—, que no quiso contestar hace unos momentos. No podía contestar de ningún modo sin herir a uno de nosotros.

    Hubo una breve pausa durante la cual los dos hombres miraron pensativamente al robot, acuclillado en la silla junto a la estantería de libros.

    Susan Calvin miraba estólidamente al suelo.

    —El sabía todo eso. Este... este demonio lo sabe todo, incluyendo lo que falló en su ensamblaje. Lanning alzó la cabeza.
    —En este punto se equivoca, doctora Calvin. El no sabe lo que salió anormal en su confección. Se lo pregunté.
    —¿Y esto que puede significar? —gritó Calvin—. Tan sólo que usted no quería que él le diese la solución. Hubiese pinchado su ego ver que una máquina hacía lo que usted no podía hacer. ¿Le preguntó también lo mismo? —le espetó ella a Bogert.
    —En cierto modo —y Bogert tosió enrojeciendo—. Me dijo que no entendía mucho de matemáticas.

    Lanning rió, no muy ruidosamente, y la sicóloga sonrió cáusticamente. Dijo ella:

    —¡Se lo preguntaré! La solución que me dé, no herirá mi ego. Elevó la voz en tonalidades frías, imperiosas.
    —¡Ven aquí!

    Herbie se puso en pie y se aproximó con pasos titubeantes.

    —Doy por supuesto —prosiguió ella— que tú sabes exactamente en qué punto del ensamblaje se introdujo un factor extrínseco, o quedó olvidado uno esencial.
    —Sí, lo sé —dijo Herbie, con tonalidad apenas audible.
    —¡Alto ahí! —intervino Bogert coléricamente—. Esto no significa que será forz
    —No sea tonto —replicó Calvin—. Indiscutiblemente él sabe tanta matemática como usted y Lanning juntos, puesto que puede leer los pensamientos. Dele su oportunidad.

    Predominó el matemático y Calvin continuó:

    —Muy bien, Herbie, ¡anda, habla! Estamos esperando. Y en voz más baja agregó:
    —Preparen sus lápices y papel, caballeros. Pero Herbie permaneció silencioso y hubo matices triunfales en el tono de la sicóloga:
    —¿Por qué no contestas, Herbie? El robot replicó abruptamente:
    —No puedo. ¡Usted sabe qué no puedo! Los doctores Lanning y Bogert no quieren que yo lo haga.
    —Ellos quieren la solución.
    —Pero no procedente de mí.

    Lanning intervino, hablando lenta y distintamente:

    —No seas bobo, Herbie. De veras queremos que nos lo digas. Bogert asintió secamente.

    La voz de Herbie alcanzó estridencias salvajes:

    —¿De qué servirá que lo diga yo? ¡Es qué no comprenden que puedo ver más allá de la piel superficial de su mente? Muy en lo hondo, no quieren que lo haga. Soy una máquina, a la que han dado una imitación de vida -solamente en virtud de la acción recíproca positrónica en mi cerebro, que es un invento del hombre. No pueden des- prestigiarse ante mí sin quedar heridos. Esto se halla en lo hondo de sus mentes y no será borrado. No puedo dar la solución.
    —Nos iremos —dijo Lanning—. Díselo a Calvin.
    —No representaría diferencia alguna —gritó Herbie— puesto que sabrían de todos modos que fui yo el que facilitó la respuesta.

    Resumió Calvin:

    —Pero tú comprendes perfectamente, Herbie, que pese a eso, los doctores Lanning y Bogert quieren la solución.
    —¡Por sus propios esfuerzos! —insistió Herbie.
    —Pero la quieren, y el hecho de que tú la posees y no quieres darla, les hiere, les hace daño. Te das cuenta ¿no es así?
    —¡Sí! ¡Sí!
    —Y si les das la solución también les herirás.
    —¡Sí! ¡Sí!

    Herbie iba retrocediendo lentamente, y paso a paso iba avanzando Susan. Los dos hombres observaban la escena con perplejidad.

    —No puedes decírselo a ellos —zumbaba monótona la sicóloga— porque esto les ofendería y tú no debes herir.

    Pero si no lo dices, hieres, o sea que debes decírselo. Y si lo haces, les herirás y no debes, o sea que no puedes decirles; pero si no lo haces, les hieres, o sea que debes; pero si lo haces, causarás daño, o sea que no debes; pero si no lo haces, hieres, o sea que debes; pero si lo haces, tú...

    Worhie estaba acorralado contra la pared, y entonces cayó de rodillas.

    —¡No sigas! —chilló—. ¡Cierra tu mente! ¡Está llena de sufrimiento, frustración y odio! ¡Yo no quise herirte, ya te lo he dicho! ¡Intenté ayudarte! ¡Te dije lo que querías oír! ¡Tenía que hacerlo!

    La sicóloga no prestaba atención.

    —Debes decírselo a ellos, pero si lo haces, causas daño, o sea que no debes; pero si no lo haces, hieres, o sea que debes; pero si...

    Herbie chilló.

    Era como el silbido de un flautín muchas veces amplificado, chillón y agudo en escala creciente hasta que se afiló con el terror de un alma perdida y llenó la sala como el penetrante taladro del último clamor del alma.

    Y cuando se extinguió en la nada, Herbie se derrumbó en un confuso montón de metal inerte.

    La faz de Bogert estaba exangüe.

    —¡Ha muerto!
    —¡No! —y Susan Calvin estalló en rachas de carcajadas salvajes que le sacudían todo el cuerpo— no está muerto, sino demente. Le confronté con e! dilema sin solución, y se descompuso. Ya pueden tirarlo a la basura ahora, porque nunca volverá a hablar.

    Lanning estaba arrodillado junto a la cosa que había sido Herbie. Sus dedos tobaron el frío metal del rostro insensible y se estremeció.

    —Lo hizo usted a propósito.

    Se incorporó enfrentándose a ella, crispado el rostro.

    —¿Y qué si fue así? Ahora ya no lo puede evitar —y con súbito acceso de amargura añadió ella—: Se lo merecía.

    El director asió al paralizado e inmóvil Bogert.

    —Qué importa ya. Vámonos, Peter. Un robot pensante de este tipo carece de valor, de todos modos.

    Sus ojos contenían mucha vejez y fatiga. Repitió:

    —¡Vámonos, Peter!

    Minutos después que los dos científicos se hubieron ido, la doctora Susan Calvin recobró parte de su equilibrio mental. Lentamente, sus ojos giraron hacia el viviente- muerto Herbie y la tensión regresó a su semblante. Largo tiempo le contempló con fijeza, mientras la sensación de triunfo se desvanecía y la irremediable frustación regresaba, y de todos sus turbulentos pensamientos sólo una palabra infinitamente amarga afloró a sus labios.

    —«¡Embustero!»

    «Con esto todo quedaba acabado por el momento, naturalmente. Supe que ya no podría obtener nada más de ella después de aquello. Ella permanecía sentada tras su despacho, su blanco rostro rebosando frialdad y... recordando.
    »Yo dije: "Gracias, doctora Calvin", pero ella no contestó.
    «Pasaron dos días antes de que consiguiese volverla a ver de nuevo.»


    Fin

    No grabar los cambios  
           Guardar 1 Guardar 2 Guardar 3
           Guardar 4 Guardar 5 Guardar 6
           Guardar 7 Guardar 8 Guardar 9
           Guardar en Básico
           --------------------------------------------
           Guardar por Categoría 1
           Guardar por Categoría 2
           Guardar por Categoría 3
           Guardar por Post
           --------------------------------------------
    Guardar en Lecturas, Leído y Personal 1 a 16
           LY LL P1 P2 P3 P4 P5
           P6 P7 P8 P9 P10 P11 P12
           P13 P14 P15 P16
           --------------------------------------------
           
     √

           
     √

           
     √

           
     √


            
     √

            
     √

            
     √

            
     √

            
     √

            
     √
         
  •          ---------------------------------------------
  •         
            
            
                    
  •          ---------------------------------------------
  •         

            

            

            
         
  •          ---------------------------------------------
  •         

            
         
  •          ---------------------------------------------
  •         

            
         
  •          ---------------------------------------------
  •         

            

            

            
         
  •          ---------------------------------------------
  •         

            
         
  •          ---------------------------------------------
  • Para cargar por Sub-Categoría, presiona
    "Guardar los Cambios" y luego en
    "Guardar y cargar x Sub-Categoría 1, 2 ó 3"
         
  •          ---------------------------------------------
  • ■ Marca Estilos para Carga Aleatoria-Ordenada

                     1 2 3 4 5 6 7
                     8 9 B O C1 C2 C3
    ■ Marca Estilos a Suprimir-Aleatoria-Ordenada

                     1 2 3 4 5 6 7
                     8 9 B O C1 C2 C3



                   
    Si deseas identificar el ESTILO a copiar y
    has seleccionado GUARDAR POR POST
    tipea un tema en el recuadro blanco; si no,
    selecciona a qué estilo quieres copiarlo
    (las opciones que se encuentran en GUARDAR
    LOS CAMBIOS) y presiona COPIAR.


                   
    El estilo se copiará al estilo 9
    del usuario ingresado.

         
  •