• GUARDAR IMAGEN


  • GUARDAR TODAS LAS IMAGENES

  • COPIAR IMAGEN A:

  • OTRAS OPCIONES
  • ● Eliminar Lecturas
  • ● Ultima Lectura
  • ● Historial de Nvgc
  • ● Borrar Historial Nvgc
  • ● Ayuda
  • PUNTO A GUARDAR



  • Tipea en el recuadro blanco alguna referencia, o, déjalo en blanco y da click en "Referencia"
  • TODAS LAS REVISTAS
  • Todas Las Revistas Diners
  • Todas Las Revistas Selecciones
  • CATEGORIAS
  • Libros
  • Libros-Relatos Cortos
  • Arte-Graficos
  • Bellezas Del Cine Y Television
  • Biografias
  • Chistes
  • Consejos Sanos
  • Cuidando Y Encaminando A Los Hijos
  • Datos Interesantes
  • Paisajes Y Temas Varios
  • La Relacion De Pareja
  • La Tia Eulogia
  • La Vida Se Ha Convertido En Un Lucro
  • Mensajes Para Reflexionar
  • Personajes Disney
  • Salud Y Prevencion
  • Sucesos-Proezas
  • Temas Varios
  • Tu Relacion Contigo Mismo Y El Mundo
  • Un Mundo Inseguro
  • REVISTAS DINERS
  • Diners-Agosto 1989
  • Diners-Mayo 1993
  • Diners-Septiembre 1993
  • Diners-Noviembre 1993
  • Diners-Diciembre 1993
  • Diners-Abril 1994
  • Diners-Mayo 1994
  • Diners-Junio 1994
  • Diners-Julio 1994
  • Diners-Octubre 1994
  • Diners-Enero 1995
  • Diners-Marzo 1995
  • Diners-Junio 1995
  • Diners-Septiembre 1995
  • Diners-Febrero 1996
  • Diners-Julio 1996
  • Diners-Septiembre 1996
  • Diners-Febrero 1998
  • Diners-Abril 1998
  • Diners-Mayo 1998
  • Diners-Octubre 1998
  • Diners-Temas Rescatados
  • REVISTAS SELECCIONES
  • Selecciones-Enero 1965
  • Selecciones-Julio 1968
  • Selecciones-Abril 1969
  • Selecciones-Febrero 1970
  • Selecciones-Marzo 1970
  • Selecciones-Mayo 1970
  • Selecciones-Marzo 1972
  • Selecciones-Julio 1973
  • Selecciones-Diciembre 1973
  • Selecciones-Enero 1974
  • Selecciones-Marzo 1974
  • Selecciones-Marzo 1976
  • Selecciones-Noviembre 1976
  • Selecciones-Enero 1977
  • Selecciones-Septiembre 1977
  • Selecciones-Enero 1978
  • Selecciones-Diciembre 1978
  • Selecciones-Enero 1979
  • Selecciones-Marzo 1979
  • Selecciones-Julio 1979
  • Selecciones-Agosto 1979
  • Selecciones-Abril 1980
  • Selecciones-Agosto 1980
  • Selecciones-Septiembre 1980
  • Selecciones-Septiembre 1981
  • Selecciones-Abril 1982
  • Selecciones-Mayo 1983
  • Selecciones-Julio 1984
  • Selecciones-Junio 1985
  • Selecciones-Septiembre 1987
  • Selecciones-Abril 1988
  • Selecciones-Febrero 1989
  • Selecciones-Abril 1989
  • Selecciones-Marzo 1990
  • Selecciones-Abril 1991
  • Selecciones-Mayo 1991
  • Selecciones-Octubre 1991
  • Selecciones-Diciembre 1991
  • Selecciones-Febrero 1992
  • Selecciones-Junio 1992
  • Selecciones-Septiembre 1992
  • Selecciones-Febrero 1994
  • Selecciones-Mayo 1994
  • Selecciones-Abril 1995
  • Selecciones-Mayo 1995
  • Selecciones-Septiembre 1995
  • Selecciones-Junio 1996
  • Selecciones-Mayo 1997
  • Selecciones-Enero 1998
  • Selecciones-Febrero 1998
  • Selecciones-Julio 1999
  • Selecciones-Diciembre 1999
  • Selecciones-Febrero 2000
  • Selecciones-Diciembre 2001
  • Selecciones-Febrero 2002
  • Selecciones-Mayo 2005
  • CATEGORIAS
  • Arte-Gráficos
  • Bellezas
  • Biografías
  • Chistes que llegan a mi Email
  • Consejos Sanos para el Alma
  • Cuidando y Encaminando a los Hijos
  • Datos Interesantes
  • Fotos: Paisajes y Temas varios
  • La Relación de Pareja
  • La Tía Eulogia
  • La Vida se ha convertido en un Lucro
  • Mensajes para Reflexionar
  • Personajes Disney
  • Salud y Prevención
  • Sucesos y Proezas que conmueven
  • Temas Varios
  • Tu Relación Contigo mismo y el Mundo
  • Un Mundo Inseguro
  • TODAS LAS REVISTAS
  • Selecciones
  • Diners
  • REVISTAS DINERS
  • Diners-Agosto 1989
  • Diners-Mayo 1993
  • Diners-Septiembre 1993
  • Diners-Noviembre 1993
  • Diners-Diciembre 1993
  • Diners-Abril 1994
  • Diners-Mayo 1994
  • Diners-Junio 1994
  • Diners-Julio 1994
  • Diners-Octubre 1994
  • Diners-Enero 1995
  • Diners-Marzo 1995
  • Diners-Junio 1995
  • Diners-Septiembre 1995
  • Diners-Febrero 1996
  • Diners-Julio 1996
  • Diners-Septiembre 1996
  • Diners-Febrero 1998
  • Diners-Abril 1998
  • Diners-Mayo 1998
  • Diners-Octubre 1998
  • Diners-Temas Rescatados
  • REVISTAS SELECCIONES
  • Selecciones-Enero 1965
  • Selecciones-Julio 1968
  • Selecciones-Abril 1969
  • Selecciones-Febrero 1970
  • Selecciones-Marzo 1970
  • Selecciones-Mayo 1970
  • Selecciones-Marzo 1972
  • Selecciones-Julio 1973
  • Selecciones-Diciembre 1973
  • Selecciones-Enero 1974
  • Selecciones-Marzo 1974
  • Selecciones-Marzo 1976
  • Selecciones-Noviembre 1976
  • Selecciones-Enero 1977
  • Selecciones-Septiembre 1977
  • Selecciones-Enero 1978
  • Selecciones-Diciembre 1978
  • Selecciones-Enero 1979
  • Selecciones-Marzo 1979
  • Selecciones-Julio 1979
  • Selecciones-Agosto 1979
  • Selecciones-Abril 1980
  • Selecciones-Agosto 1980
  • Selecciones-Septiembre 1980
  • Selecciones-Septiembre 1981
  • Selecciones-Abril 1982
  • Selecciones-Mayo 1983
  • Selecciones-Julio 1984
  • Selecciones-Junio 1985
  • Selecciones-Septiembre 1987
  • Selecciones-Abril 1988
  • Selecciones-Febrero 1989
  • Selecciones-Abril 1989
  • Selecciones-Marzo 1990
  • Selecciones-Abril 1991
  • Selecciones-Mayo 1991
  • Selecciones-Octubre 1991
  • Selecciones-Diciembre 1991
  • Selecciones-Febrero 1992
  • Selecciones-Junio 1992
  • Selecciones-Septiembre 1992
  • Selecciones-Febrero 1994
  • Selecciones-Mayo 1994
  • Selecciones-Abril 1995
  • Selecciones-Mayo 1995
  • Selecciones-Septiembre 1995
  • Selecciones-Junio 1996
  • Selecciones-Mayo 1997
  • Selecciones-Enero 1998
  • Selecciones-Febrero 1998
  • Selecciones-Julio 1999
  • Selecciones-Diciembre 1999
  • Selecciones-Febrero 2000
  • Selecciones-Diciembre 2001
  • Selecciones-Febrero 2002
  • Selecciones-Mayo 2005

  • SOMBRA DEL TEMA
  • ● Quitar
  • ● Normal
  • L
    E
    E
    R
    D
    O
    N
    A
    R
    Si te gusta lo que ofrece el Blog, te invito a que nos ayudes a que siga funcionando y poder, además, agregar temas nuevos.

    Gracias por tu visita!

    PRESENTACIÓN DEL BLOG

    El objetivo de este blog es ofrecerte lectura con un estilo diferente y personalizable; brindando opciones para que el área y lo que lees o ves sean agradables, a tu gusto y necesidad.

    Aquí encontrarás lectura variada: libros y relatos completos, chistes, temas de salud, sobre la pareja, los hijos, consejos, temas variados, revistas Selecciones y Diners. Las revistas selecciones están ordenadas de manera que puedas leer cada una completamente. No requieres suscribirte, no hay publicidad ni enlaces ajenos al blog, todo es totalmente gratis.

    El blog dispone de más de 8000 publicaciones y más de 15000 imágenes. Las publicaciones están distribuidas por categoría. Puedes crear tu propia lista o listas de temas, o, categorizarlas según tu elección.

    Así como los temas de las publicaciones, también puedes organizar o categorizar las imágenes según tus gustos.

    La navegación en el blog es fácil, práctica y rápida; su manejo también es fácil e intuitivo. A continuación una visión rápida de sus características:

    Puedes darle diferentes aspectos con el sinnúmero de combinaciones que te permite el blog al SALON DE LECTURA, INICIO, INDICE O LISTA, CATEGORIA y NAVEGA DIRECTO + FUNCIONES DEL PANEL; sin perder el estilo dado cuando regreses al blog; permitiendo de esta manera dejarlo a tu gusto. Además, esos cambios realizados puedes definirlos en 10 estilos, los cuales puedes cargarlos en el momento que quieras. También puedes darle un estilo a cada post o publicación, a cada categoría, agrupar las publicaciones en 3 grupos diferentes y/o categorizarlos en "Lectura", "Leído", "Menú Personal 1 a 16"; todos independientes entre sí. Y si te preocupa que borren o dañen tus ESTILOS o CAMBIOS, también hay la opción de protegerlos.

    Puedes cambiar el tamaño, color y estilo de la letra; dar realce a: temas, subtemas, letra cursiva, texto entre comilla, dialogo entre dos personas, listas, texto en blockquote, título de la publicación; puedes ampliar o centrar la publicación; dejar marcado partes interesantes de alguna lectura; ver la publicación en dos, tres o cuatro columnas; emplear opacidad o transparencia, definir colores, ocultar secciones, ampliar las imágenes, crear indices de hasta 121 temas en los libros, cambiar de lado o inmovilizar el sidebar, crear listas personales de las publicaciones y catalogarlas a tu necesidad, crear sesiones para cuando dos o más personas usan la misma máquina, etc. etc.

    Si eres nuevo en el Blog y eres amante de la lectura te recomiendo leer "PERSONALIZA - MANUAL DEL BLOG" que se encuentra en el menú; pequeño manual que te permitirá sacarle el mayor provecho a las opciones brindadas; o, el tema "CÓMO FUNCIONA EL BLOG", que sigue a continuación de "OBSERVACIONES", en este mismo gadget.

    Prueba personalizando esta SECCION dando click en   P A N E L   del lado izquierdo.

    Presiona AQUI para información detallada sobre las opciones de PERSONALIZACION de este blog.

    CARACTERÍSTICAS DEL BLOG

    Algunas características requieren tener las funciones del PANEL activado.

    GENERAL
    • Las publicaciones están catalogadas por CATEGORIA y SUB-CATEGORIA
    • Rápido acceso a las CATEGORIAS y SUB-CATEGORIAS por medio del MENU
    • Ventana de INTRODUCCION en todas las secciones, para las miniaturas y listas en texto
    • Tres slides de fondo (si has guardado imágenes en los slides 1, 2 y 3)
    • Listado de las publicaciones en:
      - Orden Alfabético
      - Por Categoría
      - Libros
      - Relatos Cortos
      - Por Autor (libros y relatos cortos)
      - Sólo imágenes (libros)
      - Sólo imágenes (revistas Diners y Selecciones)
      - Una sola página con todo lo arriba descrito
    • Guardar publicaciones para su acceso rápido en LECTURAS
    • Catalogar publicaciones para su acceso rápido en MENU PERSONAL (16 categorías personales y una de LEIDO)
    • Historial de las publicaciones navegadas (MENU / MENU PERSONAL / 13-16)
    • Activar o desactivar el desplazamiento del MENU
    • Cambiar la imagen del Header por cualquier otra que te ofrece el blog
    • Cambiar la imagen del Header por cualquier imagen del internet
    • Ver el MENU con ICONOS
    • Crear un MENSAJE como recordatorio
    • Que el MENSAJE creado aparezca en 6 intervalos diferentes de tiempo
    • Crear SESIONES cuando entran al blog más de una persona en una misma máquina
    • Agregar clave para que no puedan accesar a un usuario o sesión
    • Permitir que la imagen del header cambie automáticamente cada vez que entras a la página. Independiente por sección del blog
    • Cambiar el aspecto de la página y guardarlos en ESTILOS personales (Básico y 1 a 9), independiente en cada sección del blog (INICIO, LISTAS o INDICE y SALON DE LECTURA)
    • Cambiar el aspecto de la página sin que los cambios se guarden
    • Borrar los cambios que realizas en una página por cada sección de la misma, o todo
    • Cargar ESTILOS predefinidos, independientes en cada sección del blog (INICIO, LISTAS o INDICE y SALON DE LECTURA)
    • Cargar los ESTILOS predefinidos de forma aleatoria u ordenada
    • Cargar los ESTILOS predefinidos y que se aplique el mismo en las otras secciones
    • Cargar un ESTILO personal
    • Cargar un ESTILO personal de forma aleatoria u ordenada
    • Copiar un ESTILO, personal o predefinido
    • Copiar un ESTILO personal o predefinido a otro USUARIO
    • Proteger los ESTILOS personales
    • Agregar CLAVE para que los ESTILOS personales no puedan ser protegidos o desprotegidos por otras personas
    • Crear NOTAS indefinidas
    • Te indica qué publicaciones tienen NOTAS, y cuántas tiene cada una
    • Acceso a la última publicación navegada
    • Muestra la fecha de la última navegación hecha en el Salon de Lectura
    • Guardar las imágenes en los SLIDES y BANCOS DE IMAGENES (en la página de INICIO solo se puede en las Ultimas Publicaciones)
    • Dar zoom a las IMAGENES (en la página de INICIO solo se puede en las Ultimas Publicaciones)
    • Fijar una imagen como fondo (en la página de INICIO solo se puede en las Ultimas Publicaciones)
    • Ver la imagen en pantalla completa (menos en en la página de INICIO)
    • Activar SLIDES, como fondo, con las imágenes guardadas en los SLIDES 1, 2 y 3
    • Indica cuál de los ESTILOS 1 a 9 y BASICO están ocupados
    • Dar a las imágenes tonos grises (independiente por sección de la página)
    • Dar al MENU para que tenga colores diferentes
    • Dar a las MINIATURAS, SLIDE, SIDEBAR y DOWNBAR para que tengan colores diferentes
    • Permitir que al dar click en una MINIATURA con la opción arriba indicada, la publicación adquiera ese color.
    PÁGINA DE INICIO
    • Cargar, de forma aleatoria u ordenada, las diferentes formas de ver las miniaturas (últimas publicaciones)
    • Cargar, de forma aleatoria u ordenada, las diferentes formas de ver las miniaturas (sidebar)
    • Cargar, de forma aleatoria u ordenada, las diferentes formas de ver las miniaturas (downbar)
    • Desactivar el cambio automático de los temas del: Slide, Sidebar y Downbar
    • Permitir ver las imágenes de las "Últimas publicaciones" a la izquierda y a la derecha
    • Cambiar de aspecto
    • Cambiar las miniaturas de "Últimas Publicaciones" por una categoría a elección
    • Que las miniaturas de las últimas publicaciones adquieran los ESTILOS dados desde el SALON DE LECTURA a su respectiva categoría
    • Permitir que al aplicar la carga de la miniatura de las últimas publicaciones con los cambios de su respectiva categoria, al dar click en la miniatura se refleje en la publicación
    • Que las miniaturas de las últimas publicaciones, el slide, menú, sidebar y downbar aquieran fondos de color diferente
    • Permitir que al aplicar la carga de la miniatura con fondo de color diferente, al dar click en ésta, se refleje en la publicación
    PÁGINAS DE LAS LISTAS
    • Cargar, de forma aleatoria u ordenada, las diferentes formas de ver las miniaturas
    • Ver las listas con IMAGENES y TEXTO
    • Ver las listas solo IMAGENES o solo TEXTO
    • Diferentes formas de ver la lista en IMAGENES
    • Aumentar la cantidad de imágenes a mostrar
    • INTRO de las publicaciones
    • Cambiar el aspecto del INTRO
    • Cambio de las imágenes automático, con 4 intervalos de tiempo
    • El intervalo puede ser fijo o sólo por una vez
    • Guarda la última publicación o grupo de imágenes revisado por categoria (varía cuando se agrega publicaciones nuevas)
    • Cambiar de aspecto
    • Que las miniaturas adquieran los ESTILOS dados desde el SALON DE LECTURA a su respectiva categoría
    • Permitir que al aplicar la carga de la miniatura de las últimas publicaciones con los cambios de su respectiva categoria, al dar click en la miniatura se refleje en la publicación
    • Que las miniaturas aquieran fondos de color diferente
    • Permitir que al aplicar la carga de la miniatura con fondo de color diferente, al dar click en ésta, se refleje en la publicación
    PÁGINA DE CATEGORIAS
    • Guarda el último grupo revisado (varía cuando se agrega publicaciones nuevas)
    • Puede adquirir el ESTILO dado en el SALON DE LECTURA, por CATEGORIA y SUB-CATEGORIA
    • Cambiar de aspecto
    • Que las miniaturas adquieran los ESTILOS dados desde el SALON DE LECTURA a su respectiva categoría
    • Permitir que al aplicar la carga de la miniatura de las últimas publicaciones con los cambios de su respectiva categoria, al dar click en la miniatura se refleje en la publicación
    • Que las miniaturas aquieran fondos de color diferente
    • Permitir que al aplicar la carga de la miniatura con fondo de color diferente, al dar click en ésta, se refleje en la publicación
    SALON DE LECTURA
    • Cambiar el aspecto de la publicación por y guardarlos por:
      - ESTILOS Personales (Básico, 1 a 9), se aplica a todas las publicaciones
      - Por Categoria (1, 2 y 3)
      - Por Sub-Categoria (1, 2 y 3)
      - Por Publicación
      - Por Grupos 1, 2 y 3
      - Por listas de LECTURA, MENU PERSONAL (1 a 16) y LEIDO
    • Cargar un ESTILO:
      - En todas las publicaciones (ajeno a estilos Básico y 1 a 9)
      - Para todo el blog
      - Para todo el blog y publicaciones
      - Para todo el blog menos en el SALON DE LECTURA
      - Respetando si la CATEGORIA tiene un ESTILO propio
      - Respetando si la publicación tiene un ESTILO propio
      - Definiendo el orden de carga de los GRUPOS 1, 2 y 3
    • Cambiar el aspecto de la publicación y del texto
    • Diferenciar conversaciones en las publicaciones (menos libros y relatos cortos)
    • Definir para cuando se ingrese a una publicación se coloque la primera imagen como fondo
    • Guardar hasta 121 puntos o partes importantes de una publicación (como un índice). Por publicación
    • Guarda la posición donde suspendes la lectura de forma rápida
    • Desplazamiento automático de la publicación (7 niveles de velocidad)
    • Guia de lectura cuando hay mucho texto
    • Lleva un registro de las CATEGORIAS, SUB-CATEGORIAS, PUBLICACIONES y publicaciones en GRUPOS con ESTILO aplicado
    • Que los widgets del sidebar adquieran fondos de color diferente
    • Que las miniaturas del sidebar del widget OTRAS PUBLICACIONES, adquieran fondo de color diferente
    • Permitir que al aplicar la carga de la miniatura con fondo de color diferente del widget OTRAS PUBLICACIONES del sidebar, al dar click en ésta, se refleje en la publicación
    • Colocar la imagen principal de la publicación para que ocupe el ancho de la página.
    PÁGINA NAVEGA DIRECTO + FUNCIONES DEL PANEL
    • No hay refresco de pantalla
    • Las mismas opciones del SALON DE LECTURA
    • Guarda la última publicación revisada o leída, por categoría (varía cuando se agrega publicaciones nuevas)
    PÁGINA NAVEGAR DIRECTO 1
    • No hay refresco de pantalla
    • Guarda la última publicación revisada o leída, por categoría (varía cuando se agrega publicaciones nuevas)
    PÁGINA NAVEGAR DIRECTO 2
    • No hay refresco de pantalla
    • Guarda la última publicación revisada o leída, por categoría (varía cuando se agrega publicaciones nuevas)
    • La primera imagen de la publicación está como fondo
    PÁGINA NAVEGAR DIRECTO 3
    • No hay refresco de pantalla
    • Guarda el último grupo de publicaciones revisados (varía cuando se agrega publicaciones nuevas)
    MI LIBRERIA
    • Edición de las NOTAS guardadas
    • Edición de las imágenes guardadas en los Slides 1, 2, 3 y Bancos de Imágenes
    • Edición de las publicaciones guardadas en Lecturas, Personal 1 a 16 y Leído
    • Permite copiar las imágenes y publicaciones entre Slides y Banco de Imágenes y entre Listas
    • Permite copiar las imágenes y publicaciones guardadas a otro usuario o sesión

    CÓMO FUNCIONA EL BLOG

    Si eres nuevo en el blog y quieres aprender cómo funciona, o hay partes algo complicadas, te daré una explicación detallada para que puedas comprender a fondo su funcionamiento y aprovechar las características que te brinda.

    Para comenzar explicaré rápidamente las características que te ayudarán en la lectura en el SALON DE LECTURA:

    En el MENU, en "+Otros", encontrarás las opciones CREAR NOTA y VER O EDITAR NOTAS, esas opciones te permiten crear una NOTA de forma rápida y/o ver la ventana de NOTAS y revisar todas las que has creado. La letra "N" debajo de la palabra PANEL hace la misma función. En la misma sección "+Otros" encontrarás "Ultima Lectura" y una fecha, la fecha es la última vez que estuviste en el blog, y Ultima lectura es la última publicación que leiste o revisaste; dando click a esa frase te vas a esa publicación.

    Cuando estás en una publicación y te has desplazado un poco hacia abajo, ese punto se guarda automáticamente. Cuando regresas a la misma publicación, la pantalla se situará en ese punto. Cada publicación es independiente.

    Otra forma de hacerlo es dejando marcado el punto donde la suspendes, dando doble click en cualquier parte de la línea que suspendes la lectura; al hacer esto automáticamente aparece un punto en la parte última del MENU. Cuando regreses a la publicación das click en ese punto y te desplazarás a la línea donde suspendiste la lectura. La línea de retorno debe estar entre "I PANEL N". Una vez que haz dado click en el punto, el mismo desaparece del MENU.

    Para dejar más de un punto de la publicación guardado, das click en PANEL en la sección PUNTOS. En esa ventana vas a ver una opción: "Guardar Punto". Cuando das click en esa opción aparece una ventana donde dice "PUNTO A GUARDAR". En el recuadro blanco puedes colocar una referencia al punto o pantalla a guardar o dejarlo en blanco. Para que acepte guardar el punto debes dar click en "Referencia". Si no has colocado referencia, automáticamente toma el nombre de "Punto Guardado " y el número correspondiente al mismo. Si has guardado un punto aparece el texto "Borrar todos los Puntos". Si has guardado más de un punto, aparece otro texto que dice "Borrar por Punto". El primero te permite eliminar el punto o todos los puntos guardados; y el segundo te permite eliminar por punto específico.

    Cuando una publicación tiene NOTAS guardadas y puntos guardados, aparece en la parte última del MENU dos caracteres rectangulares, indicando que hay NOTAS y puntos guardados, le das click a ese caracter y se abre la ventana respectiva.

    La letra "I", que aparece sobre la palabra PANEL, te permite almacenar la o las imágenes de una publicación, ya sea en uno de los tres SLIDES o en los BANCOS DE IMAGENES; también permite darle zoom a cualquier imagen de la publicación. Te permite también colocar cualquier imagen de la publicación como fondo. Las imágenes guardadas en los SLIDES se pueden activar en cualquier parte del blog, y se ejecuta como fondo. Para activar el SLIDE, das click en la palabra PANEL, en la sección ESTILOS, aparece una línea con Slide1 Slide 2 Slide 3 (aparecerán las que tengan al menos una imagen guardada), das click a uno de ellos y se activa el slide.

    Si deseas guardar la publicación en LECTURAS o en alguno de MENU PERSONAL (que se encuentra en el MENU), cada tema tema tiene un "+" a la derecha, que te permite seleccionar en qué lista guardar.

    Si deseas cambiar los nombres en el MENU PERSONAL (Personal 1, Personal 2, etc. etc.), en el SALON DE LECTURA das click en PANEL, seguido de "Registros" y por último "Cambiar Tema de PERSONAL (1-16)". En INICIO, CATEGORIA e INDICE o LISTA, das click en PANEL y luego en "Varios".
    Para cambiar el nombre, tipeas el nuevo en el recuadro en blanco y das click en "Personal 1, Personal 2, etc. etc." que se encuentra a mano derecha del recuadro en blanco.

    Cuando estás en una publicación o post, cualquiera, puedes usar las opciones del MINI PANEL que se encuentra en el MENU (ocultar, columnas-imagen, tipo letra, etc.). Las opciones que ves en el MINI PANEL también las encontrarás en el PANEL, solo que ahí cada una está en su respectiva sección. La función del MINI PANEL es brindarte, de manera rápida, el acceso a funciones básicas del PANEL.

    ¿QUÉ PUEDES HACER CON EL MINI PANEL?
    El MINI PANEL te permite cambiar el aspecto a la publicación o página mediante las opciones que se explican a continuación:

    CAMBIAR PUBLICACION - OCULTAR SECCIONES: Permite ocultar el sidebar, cambiarlo de posición, etc. etc.
    COLUMNAS E IMAGENES DEL POST: Te permite ver la publicación en dos, tres o cuatro columnas; además, puedes ampliar o reducir las imágenes.
    TIPO LETRA-TAMAÑO LETRA-COLOR LETRA: Te permite cambiar el tipo, tamaño y color de la letra de la publicación.
    COLOR DEL TITULO: También puedes cambiar el color del título de la publicación.
    SOMBRA-BLUR DE LAS IMAGENES: Puedes darle sombra o blur a las imágenes de la publicación.
    CAMBIAR IMAGEN DEL HEADER: Puedes cambiar el header o cabecera del blog por un paisaje, del mismo tamaño que el actual o más grande.


    Cualquier opción u opciones que apliques del MINI PANEL y/o PANEL para cambiar el aspecto de la página se guardará automáticamente en lo que he denominado ESTILO BASICO, y no se perderá cuando regreses al blog, a la misma u otra publicación. Eso significa que, si te gusta leer en dos columnas, con el título en rojo y el texto de color gris y aplicas esas opciones con el MINI PANEL y/o PANEL, cuando regreses al blog verás todas las publicaciones con esos cambios.

    Estos cambios que se hacen con el MINI PANEL y el PANEL, para dar otro aspecto a la publicación, también los llamo ESTILOS, por lo que más adelante emplearé ese término sin que se refiera, específicamente, a los ESTILOS 1 a 9 y BASICO.

    En el PANEL encontrarás muchas más opciones, incluido para realizar cambios al MENU, SIDEBAR, MAIN y BODY.

    Este PANEL también lo encontrarás en la página de INICIO, INDICE O LISTA y CATEGORIA. Su funcionamiento es similar en cada sección e independiente entre sí; eso significa que si haces cambios en la página de INICIO, éstos no afectarán al POST o PUBLICACION ni al INDICE O LISTA, y viceversa.

    El MINI PANEL es sólo para la sección del POST o PUBLICACION (SALON DE LECTURA).

    Ahora que tienes una visión sobre lo que puedes hacer en el blog, entremos a describir otras opciones que se encuentran en el PANEL para ver cómo se puede manejar los cambios que realizaste, además de otras interesantes características.

    Seguir leyendo

    OBSERVACIONES

    Algunos efectos que aquí encontrarás requieren navegadores que soporten CSS3.

    BLOG OPTIMIZADO para Google Chrome a una resolución de pantalla de 1024 x 768.

    LAS FUNCIONES DEL PANEL están desactivadas para los nuevos en el blog o para aquellos que no han hecho cambio alguno. Debes activar las funciones del PANEL y posterior debes ir al MENU, ESTILOS y dar click en "Desactivar Carga Aleatoria u Ordenada" (en INICIO, SALON DE LECTURA y LISTA o INDICE) para que puedas hacer cambios en el blog.

    ESTE BLOG fue diseñado bajo la plataforma GOOGLE CHROME. Su constante revisión, los cambios que se realizan y las publicaciones que se agregan son hechos bajo la misma plataforma, no se emplea otro navegador; por lo que no garantizo que su aspecto y funcionalidad sea el correcto en otros navegadores. Por experiencia propia, la funcionalidad y presentación del blog no es la correcta en INTERNET EXPLORER 6, 7 y 8.

    SI TIENES ACTIVADO el traductor automático de idioma tendrás problema con las funciones que te ofrece el PANEL. Si vas a hacer cambios, debes desactivar el traductor, permitiendo que el blog quede en su idioma original (español).

    TODOS LOS CAMBIOS que hagas en el block, las imágenes guardadas en los SLIDES y BANCO DE IMAGENES, los libros guardados en LECTURA y MENU PERSONAL, las NOTAS creadas, y los PUNTOS guardados de algún libro(s), se almacenan en tu máquina. Cuando vayas a otra PC no verás lo anterior descrito. Para saber cómo llevar toda tu información a otras máquinas, da click AQUI

    LOS LIBROS CORTOS Y RELATOS no disponen de portada, por lo que, al entrar a uno de estos temas, no vas a ver la misma imagen, ya que es agregada. Cuando entras a una de estas publicaciones, aparece una imagen como portada; y si vuelves a entrar a esa misma publicación o refrescas pantalla, aparece otra diferente. Esto no sucede en las publicaciones de las opciones de NAVEGAR DIRECTO. De igual forma ocurre en las miniaturas de todas las secciones del Blog. Ninguna imagen de las designadas para los RELATOS o LIBROS CORTOS está relacionada a un tema en especial, es totalmente aleatorio; ya sea que entres a Inicio, Listas, Categorías, Navega Directo (todos) y Salón de Lectura.

    EN LAS MINIATURAS, sea en el INICIO, SALON DE LECTURA, INDICE O LISTA y CATEGORIA, al dar click en el tema el link se abre en otra ventana, al dar click en la imagen o en "LEER", "SEGUIR LEYENDO" o "PUBLICACION COMPLETA" el link se abre en la misma ventana. Lo mismo ocurre en el SLIDE, SIDEBAR y DOWNBAR de la página de INICIO. Esto no se aplica si estás en NAVEGA DIRECTO + FUNCIONES DEL PANEL.

    LOS PUNTOS no funcionan si has aplicado REDUCIR LARGO DEL SIDEBAR Y POST. Debes tomar en cuenta, también, que si haces cambios en el HEADER (cambiar la imagen por una de mayor longitud); cambios en la publicación, como por ejemplo: cambiar el tamaño de la letra, aumentar de tamaño la LETRA CAPITAL, ampliar el post ocultando el sidebar, aumentar el tamaño de la imagen, agregar avatar a las conversaciones, etc. etc.; los PUNTOS no se desplazaran, exactamente, a la pantalla exacta. Debes marcar los puntos después de haber hecho los cambios necesarios en la publicación o en el ESTILO.

    El DESPLAZAMIENTO AUTOMATICO no funciona si has aplicado REDUCIR LARGO DEL SIDEBAR Y POST; se hace lento cuando tienes abierta la ventana del PANEL, o aplicado muchas sombras; y no funciona la barra lateral de desplazamiento mientras esté activo.

    EN EL SALON DE LECTURA, si aplicas para colocar la IMAGEN DEL POST como fondo, dedes desactivar esta opción si vas a cambiar de ESTILO a uno que tengas cambiado el fondo del BODY. Tampoco recomiendo aplicar esta opción en los ESTILOS que hayas empleado cambios en el fondo del body.

    USAR LAS OPCIONES del MINI PANEL intercalado con las mismas del PANEL causa conflicto, provocando cambios con errores visuales....Más detalles

    USAR LAS OPCIONES de MINIATURAS que se encuentra en el MENU (en la página de INICIO y LISTAS O INDICE) intercalado con las mismas del PANEL causa conflicto, provocando cambios con errores visuales....Más detalles

    EL FORMATO NUEVO del texto no está aplicado a todos los LIBROS y RELATOS. En el INDICE O LISTA los que disponen del formato tienen un (√) en el lado derecho. El resto de las CATEGORIAS disponen del formato nuevo.

    SI ESTAS EN EL INDICE O LISTA, en los LIBROS, y la carga de las miniaturas es muy demorado, la razón es que has aplicado muchos gráficos en "CANTIDAD DE IMAGENES (CATEGORIAS)". Para que la carga sea más rápida debes dar click en un número de "CANTIDAD DE IMAGENES (LIBROS y RELATOS)", que se encuentra en el PANEL, en la sección "VISUAL".

    NOTA: Para que los cambios realizados permanezcan es necesario tener activada las cookies de tu navegador. El mismo principio se aplica si vas a dejar puntos guardados en las publicaciones, agregar temas en "LECTURAS", "LEIDO" y "MENU PERSONAL", dejar anotaciones en "NOTAS" y para que funcione la sección "REGISTROS" del PANEL del SALON DE LECTURA.
    Si eliminas el archivo "http_www.mdarena.blogspot.com_0.localstorage" de la carpeta "LOCAL STORAGE", pierdes todos los cambios realizados, los puntos guardados en las publicaciones, lo guardado en NOTAS, las listas de LECTURAS, LEIDO y MENU PERSONAL y el control que lleva la sección REGISTROS del PANEL; dejando el blog en su estilo estándar.
    Si desactivas las funciones del PANEL no podrás hacer cambio alguno con el MINI PANEL y PANEL.

    NOMENCLATURA

    Significado de las letras que aparecen en el menú, el menú del PANEL y la sección ESTILOS del PANEL.

    Letras en la parte derecha inferior del menú del PANEL:
    EBa: Cargado o trabajando con el Estilo Básico
    E1 a E9: Cargado o trabajando con el Estilo 1, estilo 2, estilo 3.... estilo 9
    Post: Cargado o trabajando por publicación
    C1 a C3: Cargado o trabajando por categoría 1, 2 ó 3
    S: Cargado o trabajando por sub-categoría 1, 2 ó 3
    P: Cargado o trabajando el estilo respetando si la publicación tiene estilo propio.
    G1 a G3: Cargado o trabajando con el Grupo 1, 2 ó 3
    LY: Cargado o trabajando el Estilo dado a "Lecturas"
    LL: Cargado o trabajando el Estilo dado a "Leídos"
    P1 a P16: Cargado o trabajando el Estilo dado a "Personal 1 a Personal 16"
    ALEATORIO: Carga de los estilos aleatoriamente
    ORDENADO: Carga de los estilos ordenadamente
    ALEATORIO+PP: Carga de los estilos aleatoriamente respetando si la publicación tiene estilo propio.
    ORDENADO+PP: Carga de los estilos ordenadamente respetando si la publicación tiene estilo propio.
    PREDEF.: Has cargado uno de los ESTILOS predefinidos que te ofrece el blog.
    Ho: Cambio del header ordenado
    Ha: Cambio del header aleatorio
    Pm: Publicación toma color de la miniatura
    Letra en gris Significa que la publicación también está en ese estilo, pero, el actual en rojo está en un nivel superior de prioridad.


    Letras en la parte derecha superior del menú del PANEL
    : Estilo protegido
    X: Las funciones del PANEL están desactivadas.
    T: El estilo se carga en todo el blog
    P: El estilo se carga en todas las publicaciones
    C: El estilo se carga en todo el blog y publicaciones
    F: Estilo fijo para el inicio e indice o lista (INICIO e INDICE O LISTA)
    MA: Está activado "Estilo en miniatura Aleatorio" (INICIO)
    MC: Está activado "Estilo en miniatura Continuo" (INICIO)
    SA: Está activado "Estilo en miniatura del Sidebar Aleatorio" (INICIO)
    SC: Está activado "Estilo en miniatura del Sidebar Continuo" (INICIO)
    DA: Está activado "Estilo en miniatura del Downbar Aleatorio" (INICIO)
    DC: Está activado "Estilo en miniatura del Downbar Continuo" (INICIO)
    AUT: Está activado el avance de las miniaturas (LISTA O INDICE)
    AUT-no fijo: Está activado el avance de las miniaturas. No queda activado cuando refrescas pantalla (LISTA O INDICE)
    A: Carga de estilos por sub-categoría (CATEGORIA)

    PANEL, sección ESTILOS, Guardar los Cambios:
    Guardar 1 a Guardar 9: Seleccionar el estilo del 1 al 9 en el cual se guardarán los cambios.
    Guardar en Básico: Seleccionar el estilo Básico para guardar los cambios.
    LY: Seleccionar "Lecturas" (del Menú) para guardar el Estilo, y toda publicación que se agregue a esa lista adquiera el Estilo dado. LL: Seleccionar "Leído" para guardar el Estilo, y toda publicación que se agregue a esa lista adquiera el Estilo dado. P1 a P16: Seleccionar del "Menú Peronal" (Personal 1 a 16) para guardar el Estilo, y toda publicación que se agregue a esas listas adquiera el Estilo dado.

    PANEL, sección ESTILOS, Ver Estilos con Cambios
    Bás: Se ha hecho, al menos, un cambio en el estilo Básico
    1 a 9: Se ha hecho, al menos, un cambio en el estilo 1, 2, 3... 9.
    Cat1() a Cat3(): Se ha hecho cambio en x categorías 1, 2 y/o 3. La cantidad de categorías con estilo va entre los paréntesis.
    Post(): Se ha hecho cambio o dado estilo propio en x publicaciones. La cantidad de publicaciones con estilo propio va entre los paréntesis.
    G1() a G3(): Se ha agregado x publicaciones al grupo 1, 2 y/o 3. La cantidad de publicaciones agregadas va entre los paréntesis.
    LY, LL, P1 a P16 Se ha hecho, al menos, un cambio en "Lecturas", "Leído" y "Personal 1 a 16".

    PANEL, sección ESTILOS, Cargar ESTILOS
    Cargar 1 a Cargar 9: Seleccionar el estilo del 1 al 9 a cargar.
    Cargar Básico: Cargar el estilo Básico.


    PRIORIDAD DE CARGA DE LOS ESTILOS:

    1) PREDEFINIDO
    2) CARGA MINIATURA CON ESTILO DE CATEGORIA
    3) PUBLICACION TOMA COLOR DE LA MINIATURA
    4) LY, LL, P1 a P16: Lecturas, Leídos y Personal 1 a Personal 16
    5) G3 - G2 - G1: Grupos 1, 2, 3
    6) POR POST
    7) POR CATEGORIA o SUBCATEGORIA 1, 2, 3
    8) ESTILOS 1 a 9 y BASICO.

    PREGUNTAS Y SOLUCIONES

    Lo que a continuación describo son situaciones que pueden surgir en cualquier momento, aunque estemos muy familiarizados con el blog. A veces olvidamos cuál es el motivo para que nuestra petición no responda como es debido.
    También es para aquellos visitantes, nuevos o asiduos, que no les gusta o no acostumbran a leer MANUALES u OBSERVACIONES, contestando preguntas de algunas opciones brindadas en este blog.
    Les recuerdo que el navegador empleado es el GOOGLE CHROME. Si empleas otro navegador es probable que haya situaciones o inconvenientes muy ajeno a lo aquí descrito.
    Esta sección hace hincapié de lo ya tratado en OBSERVACIONES y CÓMO FUNCIONA EL BLOG.
    Las situaciones están por sección (INICIO - SALON DE LECTURA - CATEGORIA - INDICE O LISTA) y conjunto de ellas, para su mejor búsqueda. Esta lista se va incrementando a medida que experimento situaciones o que crea conveniente debe ser expuesta.

    Nota.
    Al colocar la imagen de fondo, en la mayoría de los libros que no disponen del visto bueno o del formato para hacer cambios, no aparece la imagen. La razón es que al subir la imagen se lo hizo colocando el autor entre paréntesis. No he realizado los arreglos necesarios, y por el momento, se mantendrán así.


    SE APLICA A TODO EL BLOG
    Eso ocurre cuando has aplicado "Desactivar funciones del PANEL" o has cargado el ESTILO ORIGINAL. Debes activar las funciones del PANEL para poder realizar cualquier cambio; o cargar otro ESTILO que no sea el ORIGINAL. Esas opciones las encuentras en PANEL, la sección ESTILOS.

    Cinco razones para que eso ocurra: 1) Has aplicado "Desactivar funciones del PANEL", 2) Has cargado el estilo ORIGINAL. 3) Has aplicado NO GRABAR LOS CAMBIOS, que se encuentra en la parte superior de la ventana del PANEL, 4) Debes tomar en cuenta en qué estilo hiciste los cambios, y cargar ese mismo estilo. Y 5) Tienes desactivada las cookies de tu navegador.

    Lo más seguro es que tienes protegido el estilo actual. Desprotégelo, preferentemente desde el SALON DE LECTURA, en la sección "SEGURIDAD" del PANEL. Otra razón es que has aplicado NO GRABAR LOS CAMBIOS, que se encuentra en la parte superior de la ventana del PANEL.

    El PANEL de la página de INICIO, INDICE O LISTA y SALON DE LECTURA trabajan de manera independiente. Cada uno puede tener 10 estilos diferentes sin afectarse entre sí.

    Si has seguido el proceso de su instalación correctamente, entonces, cerciórate que tengas activado las cookies del navegador.

    En este caso debes estar consciente de qué estilo está cargado, qué combinación de estilos has aplicado, a cuál estilo hiciste cambios y considerar la prioridad de carga de los estilos. El estilo cargado lo puedes ver en la parte inferior derecha del menu de la ventana del PANEL. El detalle de las siglas empleadas y la prioridad de carga de los estilos lo encuentras en este mismo gadget en "NOMENCLATURA".

    Si eso ocurre es probable que hayas aplicado sombras o blur en varios secciones de la página y a la vez tener abierta la ventana del PANEL, también, puedes haber aplicado imagen en el fondo del body y tener abierta la ventana del PANEL y/o haber aplicado sombras o blur en algunas secciones de la página. No uses muchas sombras si vas a colocar imagen en el fondo del body.

    La única razón para que eso ocurra es activando la opción de PASARLA A GRISES. En la sección que veas la imagen blanco y negro, por ejemplo en el SIDEBAR (SALON DE LECTURA), te vas a PANEL, la sección SIDEBAR, buscas "IMAGEN, PASARLA A GRISES" y eliges la opción deseada.

    En las miniaturas, sea en el INICIO, SALON DE LECTURA, INDICE O LISTA y CATEGORIA, al dar click en el tema el link se abre en otra ventana, al dar click en la imagen o en "LEER", "SEGUIR LEYENDO" o "PUBLICACION COMPLETA" el link se abre en la misma ventana. Lo mismo ocurre en el SLIDE, SIDEBAR y DOWNBAR de la página de INICIO.

    Presiona PANEL y en la ventana que aparece verás un candado color amarillo en la parte derecha superior.

    Hay dos razones para que eso ocurra: 1) Tienes activado CARGA ALEATORIA u ORDENADA en esa sección, desactívala, ya que tiene prioridad sobre los ESTILOS. 2) En el SALON DE LECTURA tienes activado CARGAR EN TODAS LAS PUBLICACIONES o CARGAR EN TODO EL BLOG Y PUBLICACIONES.

    Para eliminar una NOTA debes abrirla y luego presionar ELIMINAR NOTA. Si has abierto dos o más NOTAS, solo se eliminará la última abierta, el resto no, debes cerrarlas y eliminarlas una por una. Debes abrir NOTA por NOTA e ir eliminándola a medida que la abras.

    En los ESTILOS predefinidos no puedes hacer cambios. Para hacer cambios en alguno de ellos, debes primero cargarlo y seguido copiarlo a otro ESTILO (que van desde GUARDAR 1, GUARDAR 2… hasta PERSONALIZAR GRUPO 3 O APLICARLO AL POST); hecho esto, cargas el ESTILO al que se copió y seguido haces los cambios deseados.
    Si quieres aplicar el ESTILO para todo el blog o fijarlo para el INICIO e INDICE O LISTA, sigues el proceso ya explicado, luego cargas el ESTILO a cual se copió y eliges la opción deseada (esto último sólo en el SALON DE LECTURA).

    Puede ser por cuatro razones: 1) Tienes desactivado las FUNCIONES DEL PANEL. 2) No has aplicado DESACTIVAR CARGA ALEATORIA U ORDENADA que se encuentra en el MENU / ESTILOS (debes hacerlo en INICIO, LISTA o INDICE y SALON DE LECTURA). 3) No has activado FONDO COLOR VARIADO, y/o 4) No has aplicado DESACTIVAR CARGA ALEATORIA U ORDENADA en el SALON DE LECTURA.



    SE APLICA SOLO EN EL "SALON DE LECTURA" Y EN EL "INDICE O LISTA"
    Tienen que estar ocultos. Entra en PANEL, la sección "VARIOS" en "CAMBIA-INMOVILIZA SIDEBAR-OCULTAR SECCIONES", la opción "OCULTAR SECCIONES", en el SALON DE LECTURA; en INDICE O LISTA busca las opciones similares.

    En cualquier parte del blog, cada tema tiene un "+", el cual, al darle click, te da la opción de elegir dónde guardarlo.



    SE APLICA AL "SALÓN DE LECTURA"
    Tres razones para que eso ocurra: 1) Debes haber cambiado la longitud de la publicación, 2) Debes haber hecho cambios significativos en el texto, título o imagen de la publicación y/o 3) Cambiaste la imagen del header por una de mayor longitud, o viceversa. Si has hecho cualquiera de los tres casos descritos, o los tres, debes marcar y guardar la posición después de esos cambios.

    Eso ocurre cuando has aplicado el DESPLAZAMIENTO AUTOMATICO. Debes detenerlo para que tomes el control de la barra de desplazamiento. La opción la encuentras en la sección VARIOS del PANEL.

    Para reducir esa cantidad a 5 miniaturas, te vas al PANEL, la sección VARIOS, presionas NIVELAR SIDEBAR CON POST y luego presionas DESACTIVAR.

    Te vas a PANEL, sección VARIOS, presionas ICONO:CAMBIAR-DIMENSIONAR-DESPLAZAR. Si quieres quitarlo presionas CAMBIAR ICONO la opción QUITAR, si quieres mostrarlo presionas ORIGINAL.

    Presiona PANEL, luego POST, seguido de COLUMNAS Y ZOOM DE IMAGENES.

    Lo primero que debes hacer es entrar a cualquier publicación que pertenezca a la categoría de la revista que desees aplicar los cambios (puedes ver la categoría en la parte última de la publicación), luego das click en "GUARDAR Y CARGAR POR SUB-CATEGORIA 1" (la 2 o la 3) que se encuentra en la sección ESTILOS en "GUARDAR, BORRAR ESTILOS Y APLICADOS" del PANEL, se efectúa un reinicio de página (si la página aparece con cambios es porque ya has hecho cambios en esa subcategoría anteriormente); por último seleccionas la opción "GUARDAR POR SUB-CATEGORIA", toma unos segundos a que aparezca el visto bueno, opción que la encuentras en GUARDAR, BORRAR ESTILOS Y APLICADOS" del PANEL. Ahora sí, procede a hacer los cambios que desees en esa revista. Si no das click en GUARDAR POR SUB-CATEGORIA los cambios se guardarán en la CATEGORIA que seleccionaste (1, 2 ó 3) y no en la SUB-CATEGORIA de la revista actual.

    Las razones son: 1) Has desactivado la opción para que quede igual, la cual se encuentra presionando PANEL, seguido de VARIOS y luego NIVELAR SIDEBAR CON POST, debes activarlo. 2) Cuando la publicación es más corta que la longitud del sidebar, el sidebar tratará de ajustarse a ésta, y por lo general no logra igualar la longitud. 3) Debes haber hecho cambios significativos en el texto, título o imagen de la publicación. 4) La última miniatura corresponde a la primera publicación realizada y como ya no tiene qué mostrar no puede completar el sidebar. 5) El máximo de miniaturas a mostrar es de 250 y cuando son libros o relatos cortos con gran cantidad de contenido la publicación sobrepasa ese máximo.

    Eso ocurre por una de las siguientes razones: Tienes abierta la ventana del PANEL, has añadido muchas sombras, o has colocado imagen en el fondo del body.

    Eso ocurre porque has estado presionando intercaladamente la tercera y quinta opción que se encuentra en la barra del DESPLAZAMIENTO AUTOMATICO. Para poder controlar la velocidad con las opciones brindadas presiona la cuarta opción que es para detener el desplazamiento; ahora sí, puedes elegir cualquier opción para activar el desplazamiento.

    Es todo texto centrado dentro de un rectángulo azul, que encontrarás en algunas publicaciones. Para realizar cambios en los BLOCKQUOTE, presiona PANEL, seguido de TEXTO DEL POST y luego TEXTO EN BLOCKQUOTE Y BLOCKQUOTE. Tienes algunas opciones para darle otro aspecto.

    No hay forma de recuperar la clave asignada. La única opción que te queda es eliminar el archivo http_www.mdarena.blogspot.com_0.localstorage que se encuentra en la unidad C del disco duro, en la siguiente ruta: "C:\Documents and Settings\MAQUINA5\Local Settings\Application Data\Google\Chrome\User Data\Default\Local Storage", en este caso MAQUINA 5 es el usuario de la sesión de windows. Para eliminarlo debes cerrar el GOOGLE CHROME. Una vez eliminado abres nuevamente el GOOGLE CHROME y entras al blog, empezando de cero, con su presentación estándar.

    Presiona PANEL, luego MAIN y en la parte última la opción COLOR TEXTO DE LA PAGINACION. Lo mismo es en la página de INICIO, cambias el color de la paginación y del selector de tema en el slide.

    CATEGORIA es cada uno de los links del menú que están a la izquierda de +LISTAS. SUB-CATEGORIA es cada una de las revistas Diners y Selecciones, independiente entre sí y de las Categorías; estando enmarcadas cada una en las categorías "Revistas Diners" y "Revistas Selecciones", respectivamente

    Esto se debe a que, como estándar, está activado la nivelación de la longitud del SIDEBAR con la longitud de la publicación. Cuando la publicación es corta, dependiendo de cuán corta es, algunas ventanas o widgets no se mostrarán, tratando que la longitud del sidebar no sea demasiado larga que la longitud de la publicación; igual ocurre con las miniaturas. Para desactivar esta opción y que las ventanas o widgets del sidebar se mantengan das click en PANEL, luego en VARIOS, seguido de NIVELAR SIDEBAR CON POST, y por último DESACTIVAR.

    Cuando dejas marcado uno o varios puntos de una lectura para luego emplearlos, la línea de retorno estará debajo del MENU. Cuando aplicas guardar el PUNTO de acceso rápido, que aparece al final del MENU una vez que lo has guardado, el punto de retorno estará al comienzo o entre "I PANEL N", que se encuentra a mano izquierda. Si no es así es porque has hecho cambios significativos en la publicación, como por ejemplo: aumentar el tamaño del texto y/o de la imagen, o cualquier cambio que altere la longitud de la publicación. También afecta si has expandido la publicación ocultando el sidebar. Siempre que vayas a dejar puntos marcados debes hacerlo después de hacer los cambios necesarios en la publicación o ESTILO.

    No necesitas dejar marcado el punto donde suspendes la lectura, ya que automáticamente se guarda el punto o la pantalla que dejas de leer. El problema con esta opción es que si navegas por la lectura, el punto o pantalla se guardará dónde te quedes al dejar de navegar.
    Otra opción es dando doble click en cualquier parte de la línea que suspendes la lectura. Cuando dejas marcado la línea, al retornar al libro o publicación verás en la parte derecha del MENU el punto "●". Das click en el mismo y te desplazarás a la línea que suspendiste la lectura. El punto de retorno estará al comienzo o entre "I PANEL N", que se encuentra a mano izquierda. Cada publicación es independiente al resto. Cuando aplicas el "●", el mismo desaparece.

    Las opciones para activar el o los slides aparecen sólo si has guardado imágenes con la opción 'I' que se encuentra sobre el PANEL; también si guardas en MI LIBRERIA o en NAVEGA DIRECTO 1.

    Tienes dos métodos: 1) Seleccionar CARGAR SOLO POR POST y hacer los cambios deseados. 2) Cargas el ESTILO ORIGINAL, luego seleccionas GUARDAR POR POST y realizas los cambios deseados. Para ver los cambios en la publicación o post eliges CARGAR SOLO POR POST. Si la publicación ya tenía cambios hechos, los que acabas de hacer se agregan y se cambian si la opción hecha ya había sido aplicada anteriormente. Si el estilo está protegido no podrás hacer cambio alguno.

    Primero debes cargar el ESTILO ORIGINAL, luego seleccionas PERSONALIZAR GRUPO 1 O APLICARLO AL POST (igual con el grupo 2 ó 3) y realizas los cambios deseados. Para ver los cambios hechos en el GRUPO eliges PERMITIR CARGA DEL GRUPO 1 (igual con el 2 ó 3). Si el GRUPO ya tenía cambios hechos, los que acabas de hacer se agregan y se cambian si la opción hecha ya había sido aplicada anteriormente. Si el GRUPO está protegido no podrás hacer cambio alguno.



    SE APLICA EN LAS PAGINAS DE "+LISTAS" O "INDICE O LISTA"
    Eso ocurre cuando estás en LISTA DE LOS TEMAS-LIBROS y has aplicado una de las opciones que hay en "CANTIDAD DE IMAGENES (CATEGORIA)". Prueba cambiando con una de las opciones de "CANTIDAD DE IMAGENES (LIBROS y RELATOS), en PANEL, sección VISUAL, en la parte última. Los LIBROS y algunos LIBROS-RELATOS CORTOS, por su extenso contenido, toman más tiempo en completar las miniaturas o mostrar las imágenes.

    El visto bueno indica que la publicación tiene el formato que permite hacer cambios en el texto, lo que es: BLOCKQUOTE, TEMA, SUBTEMA, IDENTIFICADOR 1-2, LETRA CAPITAL, etc. etc. Este visto bueno se aplica sólo en los LIBROS y LIBROS-RELATOS CORTOS, ya que el resto de las publicaciones sí disponen de ese formato.

    Los LIBROS y LIBROS CORTOS-RELATOS CORTOS disponen de un visto bueno "√" al final del tema, indicando que ese libro o publicación se puede aplicar el formato nuevo. En el resto de las CATEGORIAS todas las publicaciones tienen el formato nuevo.

    La única razón por la que puede ocurrir eso es porque tu internet está fallando.

    Das click en PANEL y luego MINIATURAS. Puedes aplicar todas las opciones que comiencen con la palabra IMAGENES.

    Si ya has elegido "Imagen + Título" o "Solo Imagen", entonces el problema es que estás o muy cerca o en la primera publicación. En este caso la primera publicación es, literalmente, la primera que se realizó en esa categoría. Para solucionar el problema presiona el punto que se encuentra entre las dos flechas localizadas a mano derecha y vuelve a cambiar la cantidad de imágenes.



    SE APLICA EN LAS PAGINAS "CATEGORIA"
    En esta sección no funciona las opciones para hacer cambios en el estilo de las miniaturas, no puedes aumentar ni reducir la cantidad a mostrar, no hay lista en texto, y por último, cada categoría puede tener un aspecto diferente, incluso las sub-categorías.

    CATEGORIA es cada uno de los links, del menú, que están a la izquierda de +LISTAS; a excepción de las revistas "Diners" y "Selecciones", ya que ese conjunto se enmarca en la categoría "Revistas Diners" y "Revistas Selecciones", respectivamente. SUB-CATEGORIA es cada una de las revistas Diners y Selecciones, independiente entre sí y de las Categorías.

    Esas opciones te permite cargar el ESTILO, creado en el SALON DE LECTURA, de cada categoría. Si has dado un ESTILO diferente a alguna categoría en particular o has descargado los ESTILOS DEFINIDOS que ofrezco, cuando activas la opción CARGAR ESTILOS DE LA CATEGORIA 1 ó 2, cada categoría tendrá un aspecto diferente; igual ocurre si activas CARGAR LO ANTERIOR EN SUB-CATEGORIAS, tomando cada revista el estilo dado en el SALON DE LECTURA. Esto solo se aplica cuando eliges, del MENU, cualquier link que se encuentra a la izquierda de "+LISTAS".



    SE APLICA A LA PAGINA DE "INICIO"
    Cuatro razones para que eso ocurra: 1) Tienes activado el estilo ALEATORIO o CONTINUO en las miniaturas, debes desactivarlo para elegir uno en particular. 2) Tienes activado CARGAR PARA TODO EL BLOG de la sección ESTILOS del PANEL, desactívalo. 3) Has aplicado NO GRABAR LOS CAMBIOS que se encuentra en la parte superior de la ventana del PANEL y 4) El estilo está protegido. Si ocurre eso y has aplicado CARGAR PARA TODO EL BLOG, debes desproteger el estilo desde el SALON DE LECTURA.

    Presiona PANEL, luego VARIOS , seguido CAMBIO DE CONTENIDO DE LAS MINIATURAS y das click en CAMBIO DESACTIVADO.

    Eso puede ocurrir solo por dos razones: 1) Lo has desactivado mediante la opción que se encuentra presionando PANEL, seguido de VARIOS y luego CAMBIO DE CONTENIDO DE LAS MINIATURAS " y/ó 2) Tu internet está fallando.

    Presiona PANEL luego MAIN y en la parte última la opción COLOR TEXTO DE LA PAGINACION Y SELECTOR DEL SLIDE. Lo mismo es en el SALON DE LECTURA, solo que ahí cambias es el color de la PAGINACION.



    SE APLICA A "MI LIBRERIA"
    Las imágenes siempre van a aparecer, tarda cuando tienes una gran cantidad de imágenes guardadas, entre más imágenes guardes, más tardará. Debes tener paciencia para que carguen todas. La ventaja es que, cuando entres a MI LIBRERIA, puedes seguir agregando imágenes desde las otras secciones del blog y actualizas MI LIBRERIA sin tener que refrescar pantalla con la opción que se encuentra a mano izquierda, representada con un bolígrafo negro.

    Para guardar, elige dónde, y seguido da click en la o las imágenes deseadas.
    Para dar Zoom o Fijar,
    selecciona la opción y luego la imagen.
    -----------------------------------------------------------
    Slide 1     Slide 2     Slide 3










    Header

    -----------------------------------------------------------
    Guardar todas las imágenes
    Dar Zoom a la Imagen
    Fijar la Imagen de Fondo
    No fijar la Imagen de Fondo
    -----------------------------------------------------------
    Colocar imagen en Header
    No colocar imagen en Header
    Mover imagen del Header
    Ocultar Mover imagen del Header
    Ver Banco de Imágenes del Header

    Imágenes para el Header o Cabecera
    Slides
    P
    S1
    S2
    S3
    B1
    B2
    B3
    B4
    B5
    B6
    B7
    B8
    B9
    B10
    H
    Controles Desactivar Slide


    T E M A S








































































































    FUNCIONAMIENTO DEL BLOG


    Esta ayuda te permitirá aprovechar las características del Blog.

    Empecemos con los dos recuadros que se encuentran a mano izquierda.

    S: Permite guardar la publicación y el punto que suspendes la lectura de forma rápida. Esta misma opción la encontrarás en el MENU, la opción "Guardar Lectura". Cuando guardas una publicación por primera vez, aparece el mensaje: "Publicación y Punto Guardado". Cuando guardas el punto donde suspendes la lectura y anteriormente has guardado la publicación, aparece el mensaje "Punto Guardado".

    TEMAS: Cuando das click en esa opción, una ventana se abre con "Otros temas" que te ofrece el blog. Si te desplazas hasta el final de esa ventana, verás dos rectángulos reducidos en su longitud. El primero permite avanzar o retroceder ese grupo de publicaciones. El segundo permite ver los temas desde el último publicado, también verlos de forma aleatoria y ver más temas correspondientes a la categoría de la publicación actual. Cuando entras a una de las listas o por medio de la CATEGORIA que se encuentra en la parte última de la publicación, la opción de "Actual Categoría" no está disponible.

    Veamos ahora lo que hace cada ícono del MENU:

    Este ícono aparece en todo el blog y permite visualizar las siguientes opciones:

    Guardar Lectura: Misma opción del recuadro con la S que se encuentra sobre el recuadro de TEMAS. Opción sólo en las publicaciónes, en Navega Directo no.
    Al aplicar esta opción aparece en el MENU el ícono , el cual indica que hay una publicación guardada. Es visible en todo el blog y al dar click en el mismo una ventana se abre mostrando el o los temas guardados. Das click en un tema y te vas a esa publicación.
    Cuando guardas la publicación, también se guarda la pantalla donde se encuentra el párrafo o la línea que suspendes la lectura. Cuando aplicas esta opción, al entrar a la publicación te desplazarás al punto que suspendiste la lectura. Esta opción es la única forma en que el punto que se guardó, cuando se guardó la publicación, se hace efectivo. Para que ese párrafo o línea aparezca en el tope de la pantalla, antes de guardar, debes colocarlo en el tope de la misma. Una vez guardado, puedes desplazarte por la publicación sin que el punto o pantalla guardada se altere.
    El punto que se guarda, al guardar la lectura, no se borra cuando regresas a la misma por esta opción. Cuando vuelves a guardar la publicación el punto se actualiza a la pantalla actual.

    Eliminar Lecturas: permite eliminar el registro de las publicaciones guardadas.
    Al aplicar esta opción y al aceptar, se eliminarán todas las publicaciones guardadas.

    Eliminar por Lectura: esta opción aparece cuanto tienes como mínimo dos publicaciones guardadas, y permite eliminarlas por selección. Cuando presionas esta opción aparece la ventana con la lista de publicaciones guardadas.
    Para eliminar una publicación guardada, simplemente selecciona la que desees eliminar.
    Cuando eliminas una publicación guardada y queda solo una, la ventana de esta opción se cierra y esta opción desaparece.

    Guardar Punto: permite guardar un punto específico o la pantalla de la actual lectura. Puedes guardar cuántos puntos desees. Con esta opción puedes crear un índice de la lectura, o marcar la posición de uno o varios párrafos importantes. Cada publicación es independiente. Opción sólo para las publicaciones, no para Navega Directo.
    Al dar click en esta opción se abre una ventana, en la misma hay un recuadro en blanco, el cual sirve para colocar una referencia del párrafo o línea que dejas marcada su posición. Si no colocas una referencia, automáticamente ese punto toma el nombre de "Punto guardado 1", donde 1 es el número del punto que se ha guardado. Si has guardado 5 puntos y el sexto no le pones referencia, tomaría el nombre de "Punto guardado 6".
    Para que el punto o pantalla se guarde con o sin referencia, debes dar click en "Referencia" que se encuentra debajo del recuadro en blanco.
    Cuando aplicas esta opción aparece en el MENU el ícono . Al dar click en el mismo se abre una ventana con el o los puntos guardados. Das click en cualquiera y te desplazas a ese punto o pantalla de la publicación. Aparece sólo en las pubicaciones que tienen al menos un punto o pantalla guardado.

    Borrar Punto(s): permite eliminar el o los puntos guardados. Esta opción aparece cuando has guardado al menos un punto o pantalla. Opción sólo en las publicaciones, no para Navega Directo.
    Cuando aplicas esta opción y aceptas, se borrarán todos los puntos o pantallas que has guardado en esa publicación.

    Borrar por Punto: esta opción aparece cuando tienes como mínimo dos puntos o pantallas guardados, y permite eliminarlos por selección. Cuando presionas esta opción aparece la ventana con la lista de puntos o pantallas guardados.
    Para eliminar un punto o pantalla guardado, simplemente selecciona el que desees eliminar.
    Cuando eliminas un punto o pantalla guardado y queda solo uno, la ventana de esta opción se cierra y esta opción desaparece.

    Ultima Lectura: permite acceder a la última publicación leída. Si entras a otra publicación se guardará en la que estás. Sirve para cuando estás en cualquier parte del blog menos en una publicación.
    Para que la publicación se guarde automáticamente debes haberte desplazado hacia abajo al menos una línea.
    Si al seleccionar esta opción nada ocurre, es porque no has revisado o leído publicación alguna.

    Historial de Nvgc: esta opción aparece en todo el blog y permite ver el Historial de las páginas navegadas.
    Cuando seleccionas esta opción, una ventana se abre mostrando las publicaciones que has navegado. La primera es de fecha más antigua y la última de más reciente.
    Guarda hasta 51 temas o publicaciones. Cuando has llegado a ese límite, se va eliminando desde la más antigua, o sea desde la primera; y se agrega la reciente como última.
    Sólo se guardará un tema a la vez, o sea, si entras a una publicación cualquiera, la misma se guarda automáticamente en el historial, y, si vuelves a entrar a ese tema, al rato o cualquier otro día, ya no se guarda, porque que el tema ya se encuentra en el registro.

    Borrar Historial Nvgc: aparece en todo el blog y permite borrar o limpiar el Historial de Navegación.

    Ocultar TEMAS: permite ocultar el recuadro rectangular, donde dice TEMAS, que se encuentra a mano izquierda de la publicación y el recuadro con la S que se encuentra sobre el mismo. Esta opción no está disponible en la página de Inicio ni en las Categorías que seleccionas desde el Menú y tampoco en Navega Directo.

    Mostrar TEMAS: aparece sólo cuando has aplicado "Ocultar TEMAS", y permite mostrar el recuadro rectangular que dice TEMAS, y que se encuentra a mano izquierda de la publicación y el recuadro con la S.

    Mostrar Barra Inferior: esta opción aparece sólo en las publicaciones, no en Navega Directo, y permite mostrar una barra inferior con la paginación. Al hacer esto, en la parte última de la publicación desaparece la paginación.

    Ocultar Barra Inferior: esta opción aparece sólo en las publicaciones y si has aplicado "Mostrar Barra Inferior". Permite ocultar la barra de paginación y la muestra al final de la publicación.

    Ocultar Menú y BI: esta opción aparece sólo en las publicaciones, no en Navega Directo, y permite ocultar el Menú y la Barra Inferior (si la tienes activa). Cuando aplicas esta opción aparece en la parte superior izquierda un punto negro, el mismo permite restaurar el Menú y la Barra Inferior.

    Abrir ventana de Imágenes: permite ver la o las imágenes de la publicación. Esta opción también la encuentras en la parte derecha superior de la publicación y en Navega Directo.
    Cuando la publicación tiene una sola imagen, aparece a mano izquierda los siguientes íconos:

    Cierra la ventana de las imágenes.
    Para cambiar el tamaño de la imagen según su longitud. Cuando aplicas esta opción desparece ese ícono y aparece éste el cual revierte la función. Esta opción no se graba.
    Quita todos los íconos y deja la imagen sola.
    Para guardar la o las imágenes en uno de los Bancos de Imágenes. Puedes guardar por imagen o todas las de la publicación a la vez.
    Para ver las imágenes guardadas, presiona o da click en el "+" que se encuentra a mano izquierda del MENU, para que se abra la ventana de "Otras Opciones", y buscas la opción "Bancos de Imágenes".

    Cuando hay más de una imagen en la publicación, adicionalmente aparecen los siguientes íconos:
    Ver la imagen anterior.
    Ver la imagen siguiente.
    Activa el slide de las imágenes de la publicación actual.
    Cuando activas el slide aparece en la parte superior izquierda el icono y permite desactivar el slide.
    Cuando activas esta opción, aparece en la parte superior izquierda un punto, el cual restaura los íconos.

    Las imágenes se acoplan al ancho de la pantalla y se aprecian bien según la dimensión de las mismas. Cuando son imágenes largas, el dispositivo debe estar vertical, si son cuadradas o rectangulares, debe estar horizontal.

    Navega Directo: permite revisar las publicaciones del Blog por categoría y sin el refresco de pantalla.
    Con este método puedes leer una revista o categoría específica, desde el último tema publicado hasta el primero.
    Si empleas las opciones que están al final de la publicación: POSTERIOR - INICIO - ANTERIOR, cambias a la publicación posterior o anterior de la categoría que estás actualmente. Inicio te lleva a la última publicación realizada de esa categoría.
    Cuando estás revisando una categoría en la ventana de TEMAS, en el grupo que suspendes la revisión se guarda, para cuando regreses a esta sección y vuelvas a revisar esa categoría lo harás desde ese grupo. Puedes revisar las categorías que quieras y cada una guardará el último grupo que suspendes la revisión.
    Lo del párrafo anterior no se cumple cuando se agregan publicaciones nuevas en la categoría.
    Cuando ves una publicación, por este método, se guarda el punto que suspendes la lectura, la publicación y la categoría. Cuando regreses a esta opción, aparecerá la última categoría con la publicación que leiste, en el punto o pantalla que suspendiste la lectura.
    Por cada publicación que veas se guarda el punto, categoría y tema. Eso quiere decir que, estando en esta opción cambias a una categoría y tema que leiste anteriormente, la pantalla se colocará en el punto que suspendiste la lectura.
    Dando click en el tema de la publicación, se abre en otra ventana la publicación en la sección de publicaciones.
    Dando click en la categoría, se abre en otra ventana la sección de CATEGORIAS con la correspondiente.
    A diferencia de ver la publicación de forma normal, no puedes guardar puntos ni la publicación.

    Bancos de Imágenes: Permite revisar y/o eliminar las imágenes guardadas en los Bancos.
    Estos Bancos de Imágenes también puedes usarlos como slide. Dispones de 10 Bancos.
    Puedes guardar hasta 100 imágenes en cada uno, haciendo un total de 1000.
    Cuando no has guardado imagen alguna, no aparecerá ningún Banco. Sólo verás los Bancos que tengan como mínimo una imagen.
    Cada Banco se presentará por medio de la primera imagen guardada en el mismo. Das click en la imagen y te da las opciones mencionadas en "Abrir ventana de imágenes", más los íconos el cual permite eliminar la imagen en pantalla, y que permite copiar la imagen en pantalla a otro Banco..
    En la parte última aparecerá la opción de "Vaciar el Banco" por cada Banco de Imágenes que tenga al menos una guardada y permite eliminar todas las imágenes guardadas en el mismo.

    Ayuda: permite ver esta Ayuda para conocer el funcionamiento del Blog.


    Este ícono aparece en todo el Blog y permite ver los temas de cualquier categoría con una introducción de las mismas. Su presentación es en orden de publicación de la categoría.
    Si has entrado a alguna CATEGORIA y seleccionas otra, la carga es directa, por lo que no hay refresco de pantalla.
    Si estás revisando alguna categoría en particular, cuando regreses al Blog y revises la misma categoría, comenzarás desde la última revisión hecha; y no desde el comienzo. Lo mismo es para cualquier cantidad de categorías que revises, cada una es independiente.
    Si das click en el tema o en "...Leer" la publicación se abre en la misma ventana, si lo haces en la imagen se abre la INFO del tema.
    Aquí puedes cambiar el estilo de las miniaturas.
    Cuando cambias el estilo de las miniaturas y aplicas "Solo Imagen (para los Libros)", y anteriormente has traveseado en los "Bordes", las imágenes no van a estar centradas. Para que se restaure su posición presiona en "Bordes" la opción "Normal".
    La opción "Solo Imagen (para los Libros)" se hizo especialmente para la categoría de los Libros.


    Permite ver las siguientes listas de todas las publicaciones realizadas:

    Por Categoría: lista alfabética por Categoría
    En estas listas no está incluido Libros y Relatos. Cuando accedes con esta opción, en pantalla aparecen todas las categorías en orden alfabético por categoría y aparece el ícono , en el MENU, el cual te da la opción de seleccionar la categoría a ver con los temas que dispone. No hay refresco de pantalla, es directo.
    Dando click en el tema te vas a la publicación, y dando click en 'Intro' te da una introducción del mismo. Si estás en la introducción puedes ir directamente a la publicación completa dando click en el tema, se abre en otra ventana, o en '...tema completo', se abre en la misma ventana.

    Libros: lista alfabética de todos los libros.
    Dando click en el tema te vas a la publicación, y dando click en 'Intro' te da una introducción del mismo. Si estás en la introducción puedes ir directamente a la publicación completa dando click en el tema, se abre en otra ventana, o en '...tema completo', se abre en la misma ventana.

    Relatos: lista alfabética de todos los Relatos.
    Funciona igual que en la lista de Libros.

    Por Autor: lista alfabética por autor de los Libros y Relatos.
    Funciona igual que en la lista de Libros.
    Según la fuerza del wifi será la velocidad de carga de las mismas, debes tener paciencia.

    Alfabético de Todo: lista alfabética de todo lo publicado en el Blog.
    Funciona igual que en la lista de Libros.
    Según la fuerza del wifi será la velocidad de carga de las mismas, debes tener paciencia.

    Lista Gráfica de los Libros: muestra las portadas de los libros en tamaño grande. Se muestran de 32 en 32.

    Lista Gráfica de las Revistas: muestra todas las revistas Diners y Selecciones en imagen grande. Das click en la imagen y una ventana se abre mostrando los temas de esa edición. Cuando entras a cualquier publicación, la misma se abre en otra ventana, de esa forma podrás llevar la continuación de los temas de esa revista.
    Cuando navegas por esta sección se guarda el punto o posición en que te has quedado. Si has revisado los temas de una revista, cuando regreses a esta sección, te situarás en la imagen de esa revista.


    Permite cambiar el tamaño de la letra en la página de INICIO a las miniaturas de ÚLTIMAS PUBLICACIONES y a las miniaturas al dar click en TEMAS. En las otras secciones que disponen de este ícono sólo a las miniaturas que aparecen al dar click en TEMAS, que se encuentra a mano izquierda en un recuadro azul. Al cambiar el tamaño de la letra, éste afecta a todas las secciones del Blog.


    Permite ver las lista de las publicaciones guardadas. Tocas el tema y se va a la publicación.
    Este ícono solo aparece cuando tienes, al menos, una publicación guardada.


    Este ícono aparece sólo en las publicaciones y permite ver la lista de los puntos o pantallas guardados en esa publicación. Si no has guardado al menos un punto o pantalla el ícono no aparece.


    Este ícono aparece solo en las publicaciones y en Navega Directo. Permite ver las siguientes opciones que son para desplazamiento automático de la misma:

    Permite activar el desplazamiento automático y aparecen las siguientes opciones:

    Detiene el desplazamiento automático.

    Opción uno para aumentar la velocidad del desplazamiento.

    Opción dos para aumentar la velocidad del desplazamiento.

    Opción tres para aumentar la velocidad del desplazamiento.

    Para regresar a la velocidad estándar, presiona la opción para detener el desplazamiento y luego la de activar el desplazamiento.

    Cuando activas esta opción, el rectángulo de TEMAS, que se encuentra a mano izquierda, y la BARRA DE PAGINACION desaparecen, permitiendo leer con tranquilidad. Cuando presionas el botón de detener el desplazamiento el rectángulo y la barra aparecen nuevamente. Esto no ocurre en Navega Directo.


    Este ícono aparece solo en las publicaciones y en Navega Directo. Permite visualizar las siguientes opciones:

    Permite las siguientes opciones para el texto:
    ● Alinear el texto: izquierda, centrarlo o justificarlo.
    ● Cambiar el tipo de letra.
    ● Aumentar o reducir el espacio entre las líneas.
    ● Cambiar el tamaño del texto. Afecta a todas las secciones del Blog.
    ● Ampliar el margen derecho e izquierdo.

    Permite las siguientes opciones para el color del texto:
    ● Cambiar el color de todo el texto, incluido la fecha de publicación, la categoría, los links y flechas de paginación. Si has hecho cambios de color en el TEMA, SUBTEMA y/o NEGRILLAS, al cambiar el color de todo el texto éstos no se veran cambiados. Para que tomen el color del texto general cambiado debes presionar la opción ORIGINAL en cada uno.
    ● Cambiar el color del tema.
    ● Eliminar la sombra del tema.
    ● Cambiar el color de los subtemas.
    ● Cambiar el color del texto en negrillas.

    Cambiar el color del fondo del texto.

    Reducir el tamaño de las imágenes.


    Regresa al MENU principal.

    Aparece sólo en la página de INICIO y si has entrado a ver una categoría por medio del ícono . Permite cambiar la presentación de las miniaturas.

    Te lleva a la página de INICIO.


    OTRAS CARACTERISTICAS

    ● Cuando entras a una publicación, automáticamente se guarda el punto o la pantalla que suspendiste la lectura. Esta opción es diferente a la que se describe en el siguiente ítem. Si navegas por la publicación se guardará el punto o pantalla que te quedas de la misma.

    ● Cuando guardas una publicación se guarda también el punto o pantalla que suspendiste la lectura. Es independiente a la opción del ítem de arriba. Con este método sí puedes navegar por la publicación. Para que el punto o pantalla de retorno funcione debes cargar la publicación desde la opción que aparece en el MENU en PUBLICACIONES GUARDADAS.

    ● Tienes dos formas de ver las CATEGORIAS del Blog:
    La primera es la indicada anteriormente, que se encuentra en el MENU con el ícono
    La segunda es dando click en la categoría que se encuentra en la parte última de la publicación o también al comienzo de la publicación en Navega Directo. Este método te permite ver sólo la categoría de esa publicación. Cuando das click en la imagen y en "Publicación Completa" te vas a la publicación en la misma ventana; y si das click en el título, es en otra ventana.


    OBSERVACIONES

    ● Si guardas Puntos en una publicación no debes hacer cambios en el texto, ya sea aumentando su tamaño como dando más espacio entre líneas; ya que si lo haces después de guardarlos, el retorno no va a ser el correcto. Debes hacer primero los cambios y luego guardar los puntos o pantallas.
    ● Las LISTAS en texto se actualizan cada dos o tres meses, o a su defecto, cada 100 publicaciones nuevas.

    ANIQUILACIONES EN SERIE (Max Cardiff)

    Publicado el martes, octubre 31, 2017

    Capítulo I


    El capitán Dan Kremer estaba desconcertado. Primeramente creyó que todo era una equivocación de sus jefes. O una broma pesada. Resultaba absurdo que se enviase a un oficial de la S.P. (Space Police) para investigar acerca de una epidemia. Sin embargo, le había bastado echar una ojeada sobre los afectados para comprender que aquello no era normal.

    En realidad, la paralización total de un grupo numeroso de personas no podía ser considerado normal por nadie. Y además, estaba el informe del doctor Barroff. Había sido concluyente cuando le interrogó.

    —Tomamos las precauciones necesarias para evitar una contaminación —le había dicho el famoso especialista en Biogenética—, pero bastó muy poco para darnos cuenta de que no corríamos el menor peligro. Los afectados estaban muertos y aunque hubiesen sido víctimas de un virus, éste debía haber muerto también. — ¿Cree, pues, que la epidemia haya sido producida por un virus?

    El doctor Barroff movió la cabeza en signo de perplejidad.

    —Lo ignoro.
    —Usted habló de un virus —le recordó el capitán Kremer.
    —Es verdad, pero sólo para indicarle que habíamos tomado medidas para evitar una posible contaminación. No le he dicho que pensase que los afectados hubiesen sufrido sus efectos. Además, desconozco la existencia de un germen capaz de provocar la parálisis en estas condiciones. — ¿Qué condiciones?
    —Sígame y se lo explicaré mejor.

    Dan Kremer se levantó y fue tras el especialista. Ambos pasaron a una amplia sala donde habían quedado instalados todos los afectados. El doctor Barroff se acercó al cadáver más cercano y señaló a su rostro.

    —Fíjese en sus rasgos, capitán. Plácidos y tranquilos. No hay la menor crispación. Ello indica que no supo que se moría.

    El capitán examinó con detenimiento el rostro del cadáver. No parecía estar muerto.

    Más bien se hubiese dicho que dormía. O que era una estatua. Lo comentó así. No había previsto la reacción del doctor al oír sus palabras. Alzó los lentes para mirarle y murmuró entre dientes:

    —Acaba de acertar de lleno, capitán. Esos hombres están estatificados. La rigidez de sus miembros, su actitud, la placidez de sus semblantes, el mismo hecho de que la descomposición no se haya producido todavía, lo demuestran plenamente. Por eso solicité del Gobierno se enviase un agente investigador. »Todos estos hombres parecen haber sido objeto de una inoculación. La parálisis presenta los síntomas de haber sido progresiva, pero los efectos casi inmediatos. Es como si alguien, o algo, les hubiese atacado reduciéndoles a las condiciones de meras estatuas.

    Dan Kremer miró extrañado al especialista en Biogenética. — ¿Insinúa usted que han sido objeto de un atentado?

    —No digo tanto, pero tiene que admitir conmigo que todo el personal del Sanatorio y los pacientes han sufrido los efectos de algo desconocido en la Tierra y eso se lo garantizo plenamente, y que, pillándoles por sorpresa, ha actuado sobre sus organismos paralizándolos sin que se diesen cuenta de lo que les ocurría. — ¿Y cree usted que alguien pudo inyectar a tanta gente sin que alguno se alarmara?

    El doctor Barroff hizo un gesto de ignorancia. Dan Kremer movió la cabeza dubitativamente.

    —No puedo aceptarlo —dijo al cabo de unos instantes—. Me resulta difícil admitir que esto se haya producido como usted indica. Es más, creo que se trata de una idea absurda. Y disculpe mis palabras, doctor, pero no puedo admitir que los médicos y enfermeros del Sanatorio se dejasen inocular sin saberlo. Paso por que los enfermos aceptasen siempre y cuando fuese uno de los módicos quien exigiese y practicase la inoculación, pero no los médicos. A ellos no se les podía engañar. Además, tengo entendido que ha resultado afectado todo el personal, sin excepción.
    —Así es. He comprobado las listas y no se ha salvado nadie.
    —En ese caso su teoría se contradice a sí misma. Para proceder a la inoculación se necesita un agente. Éste debe disponer del medio y la oportunidad. Y en este sanatorio sólo un miembro del personal puede reunir esas condiciones. Dado que todos ellos han sido afectados, y admitiendo la existencia de un proceso provocado, hay que pensar que procede del exterior. Lo cual hace que tenga que descartarse rotundamente su teoría de la inoculación. — ¿Cuál es la suya, capitán?

    Dan percibió un tono irónico en la voz del doctor Barroff. Pero no se molestó. Se limitó a encogerse de hombros.

    —No tengo ninguna. Mis jefes me han acostumbrado a estudiar hechos y sacar conclusiones. Eso de formular teorías corresponde a los hombres del Departamento de Parasicología. Los policías nos basamos sólo en lo real.
    —Bien. Aquí tiene un hecho real.

    Y al pronunciar aquellas palabras, el doctor hizo un amplio gesto con el que abarcaba la totalidad de la sala… y los cadáveres estatificados que en ella se encontraban.

    —El director del Sanatorio, su ayudante, ocho médicos y veintidós enfermeros y doscientos cuatro pacientes han quedado convertidos en estatuas. ¿Le basta como hecho real?
    —Hasta ahora es el único, doctor. ¿Puede usted decirme la causa de su muerte? ¿De su parálisis?
    —No. — ¿Hay alguien capaz de hacerlo?
    —Que yo sepa, no.

    Dan Kremer se acarició el mentón. Aquel era un gesto que repetía siempre que estaba perplejo. Tras unos segundos de pausa, se encaró con el especialista. — ¿Qué hará con los cadáveres?

    —Procederé a su autopsia, naturalmente. Luego, según los resultados, serán conservados en cámaras frigoríficas e incinerados.
    —Quiere decir que si encuentra algún indicio conservará los cadáveres, pero que si no es así ordenará la incineración. ¿No es eso?
    —En efecto.
    —Lo siento, doctor, pero no puedo permitirle que destruya esos cuerpos. Le autorizo a hacer las autopsias… pero no a todos. Escoja un cadáver de cada grupo: médicos, enfermeros y pacientes. Pero no destroce ninguno más. En cuanto a la incineración… abandone la idea. Quiero que se conserven todos los cuerpos por si más adelante nos son necesarios. ¿Comprende?
    —No del todo, pero es igual. Sus órdenes serán obedecidas, capitán.
    —Gracias. Informaré a mis jefes de su perfecta colaboración.

    Dan dio unos pasos y dirigió una mirada a los cadáveres. Se encogió de hombros y dio una vuelta abandonando aquella sala. El doctor Barroff salió tras él después de haber cerrado cuidadosamente la puerta. — ¿Se va usted, capitán?

    —Sí. Aquí ya no tengo nada que hacer. Cuando usted haya terminado las autopsias envíe el resultado a la Isla. Estaré allí. Tengo que informar de lo ocurrido… y pensar en esto. Es la primera vez que en la Tierra se produce un hecho semejante.

    Los dos hombres salieron del edificio principal del Sanatorio. En la puerta estaba estacionado el vehículo de superficie en que había llegado al Sahara el capitán Kremer. El conductor se apresuró a instalarse en la cabina así que le vio despedirse del doctor Barroff. Accionó los dispositivos de dirección en cuanto su jefe le ordenó partir. — ¿Adonde, mi capitán?

    Dan Kremer contestó enérgicamente:

    —Al Cuartel General.

    Dan se acomodó en el asiento contiguo al del conductor y aguardó que el vehículo se pusiera en marcha. Apenas si se estremeció al notar que el vehículo se desplazaba. El amplio neumático de sustentación se elevó unos centímetros sobre el suelo. Un fuerte chorro de gas salió del orificio central trasero y el vehículo partió en dirección opuesta.

    Tras él se formó un pequeño rastro polvoriento.

    El capitán tenía los ojos cerrados. Pensaba en lo que había visto y en las palabras del doctor Barroff. Evitó escuchar al conductor que estaba transmitiendo la situación del vehículo al par que comunicaba la dirección que iba a seguir para llegar a la Isla. Cuando pasaron por encima del estrecho, a varios metros de la superficie, Dan volvió a abrir los ojos. Su intento de concebir una teoría basándola en los hechos había fracasado. Le resultaba imposible aceptar la idea del doctor Barroff. Pero él tampoco podía imaginar cómo se había producido aquel hecho desconcertante.

    «Doscientas treinta y seis personas han encontrado la muerte en una forma hasta ahora desconocida en la Tierra.»

    Repitió aquel pensamiento una y otra vez. Pero no conseguía añadirle nada. Ni una sospecha. Ni una razón. Nada…

    Hizo un esfuerzo y trató de olvidar lo que había visto. Se entretuvo viendo el paisaje. El vehículo superficial acababa de pasar por encima de la cadena montañosa que separaba Iberia del resto del continente. Observó el trabajo de los viñadores y agitó una mano sonriente al cruzarse con otro vehículo superficial que abandonaba la Isla. En la antigua Inglaterra estaba la capital del Mundo. Toda la Isla era una ciudad. En ella estaba el Gobierno Central y el Gran Consejo que regía los destinos del Sistema. Y también allí estaban los departamentos de la S.P. Dan Kremer pensaba en lo que le diría su inmediato superior cuando le anunciase que no tenía ni idea de lo que podía haber ocasionado la muerte de aquellas doscientas treinta y seis personas.»De todos modos —murmuró conformándose—, si yo no sé nada, tampoco Barroff está más enterado. Y eso que él es un especialista. Según el resultado que obtenga con las autopsias habrá que archivar el caso. Si me ordenasen continuar la investigación, no sabría por dónde seguir. O, mejor dicho, por dónde empezar; porque la verdad es que no he hecho otra cosa que ver unos cadáveres… Sólo eso.


    ***

    —¡No es suficiente, Kremer! — gritó el coronel Glay H. Zerna—. ¡Estrújese el cerebro, pero ofrézcame una solución!
    —No la hay, mi coronel.
    —Es imposible aceptarlo. A estas alturas, en pleno siglo XXII, resulta inadmisible admitir que puede producirse la muerte de tantas personas sin descubrir las causas. Le he dado carta blanca para que investigue. Movilice al Departamento de Biogenética. Haga que se examinen una por una las células de los afectados. ¡Que averigüen qué les ha sucedido!

    Dan Kremer movió la cabeza en sentido negativo.

    —Es inútil, mi coronel. Ya conoce el resultado de las autopsias practicadas. — Y señaló al microfilm donde figuraba el informe del doctor Barroff.

    El coronel lo cogió con aire despectivo.

    —Barroff debe haber perdido el juicio. Es imposible decir que esas personas hayan muerto por una causa desconocida… y quedarse tan tranquilo después de esa afirmación. ¡Muévase! ¡Averigüe cuál es esa causa!
    —Yo no soy un especialista en Biogenética, y si él que lo es asegura que en todo el Sistema no hay nadie capaz de dilucidar la cuestión, debo creerle. — ¡Falso! — rugió el coronel golpeando la mesa—. Si él se resigna nosotros no podemos hacerlo. Todo el Sistema conoce ya la desgracia ocurrida en el sanatorio del Sahara. Nos piden una aclaración. El Consejo Supremo nos la exige. ¡Y tenemos que dársela! — ¿Puede decirme cómo, mi coronel? — ¡Eso es cuestión suya, Kremer! Y le advierto que si no lo consigue éste será el último caso en que usted intervenga como capitán de la S.P. — ¿Me degradarán?

    El coronel Glay H. Zerna rió de un modo desagradable.

    Luego, calmosamente, repuso:

    —Usted mismo lo ha dicho. Y ya sabe que para un oficial que ha perdido sus galones por ineptitud sólo hay un destino: el patrullaje por las zonas exteriores. Decenas y decenas de años sin ver otros rostros que los de sus compañeros. ¿Le seduce el panorama?
    —No —reconoció Dan.
    —Entonces, si quiere continuar en su puesto, ya sabe lo que tiene que hacer: encuentre la solución a lo ocurrido en el sanatorio. Y ahora retírese. Le he concedido el doble del tiempo que podía destinarle.

    Sin aguardar respuesta, el coronel oprimió uno de los pulsadores del intercomunicador.

    —El capitán Kremer va a abandonar mi despacho.

    En la pantalla se había materializado el rostro de su ayudante. Éste asintió con un gesto de cabeza. Luego el coronel cerró la comunicación. Y pulsó otra palanca. La que ponía en acción los resortes de la puerta automática.

    Dan Kremer comprendió que aquello era una despedida. Saludó militarmente llevando la palma de su mano a la altura del corazón y giró sobre sus talones. Al salir del despacho del coronel oyó el zumbido producido por la puerta al cerrarse a sus espaldas. Pasó ante el puesto de control y le devolvieron sus armas. Luego se dirigió hacia la rampa e instalándose en ella dejó que lo trasladase al exterior.

    Una vez en la pista circular hizo seña al encargado de la misma para que le enviasen su vehículo. A los pocos segundos éste se deslizaba por la pista y se detenía ante él. Dan subió a la cabina y se instaló junto al conductor. — ¿Adonde nos dirigimos, mi capitán?

    —A la redacción del «Star's News».

    El conductor accionó los mandos y un chorro de gas lanzó al vehículo en dirección a la salida de la pista. La cruzaron a la velocidad mínima y abandonaron el conglomerado de edificios donde estaban instaladas las dependencias de la Central de la S.P. Luego, manteniendo la velocidad de 150 millas por hora, avanzaron por la pista principal que cruzaba la Isla.

    Desde la cabina de su vehículo, Dan Kremer contemplaba a la gente que transitaba por las aceras rodantes.

    «Felices ellos —pensó— que no tienen problemas con que enfrentarse. Y que si los tienen no son de la gravedad del mío. En todo el Sistema sólo yo tengo un problema insoluble. Y lo peor es que mi destino está en juego. Prácticamente condenado. ¿Cómo encontrar la causa de unas muertes que el mejor de los especialistas en Biogenética no ha podido hallar?»

    Ensimismado en aquellos pensamientos no oyó el zumbido, del intercomunicador hasta que su chofer se lo indicó.

    —Le están llamando, capitán. Mientras estuvo con el coronel una mujer lo hizo varias veces. Quizá sea la misma.

    Dan se encogió de hombros y abriendo el contacto exclamó:

    —Kremer a la escucha. Hable.

    Una voz conocida llegó hasta él mientras en la pantalla se plasmaba el rostro encantador de una muchacha.

    —Dan, hace varias horas que intento establecer contacto contigo.
    —Precisamente me dirigía ahora a tu periódico, Wanda. ¿Qué quieres?
    —Necesito hablarte. ¿Puedes dedicarme una hora?
    —Desde luego, yo también quiero charlar contigo.
    —Pero no en el periódico. ¿Qué te parece si nos encontrásemos en «El Viejo Mundo»?
    —Conforme. Voy para allá.

    Oyendo aquellas palabras y sin necesidad de que su capitán le ordenase el cambio de ruta, el conductor accionó los mandos del vehículo superficial. Elevándose verticalmente pasó por encima de las azoteas y buscó la pista lateral que conducía hacia el oeste de la Isla.

    Mientras tanto, Wanda Murdock seguía diciendo:

    —Encarga a Ginar que me prepare un combinado de los más fuertes. Uno de esos de algas marcianas. Necesito algo capaz de ahogar mi depresión.
    —Entonces le pediré dos —rió él—. A mí también me hace falta algo que me devuelva el optimismo. — ¿Por qué? ¿No te han dado el caso del Sahara?
    —Precisamente.

    Wanda pareció extrañarse. — ¿Y no te alegras?… Un éxito en un caso como ese puede proporcionarte un ascenso.

    —O el destino a las patrullas exteriores. Ya lo sé.

    Wanda guardó silencio. En su pantalla había visto la expresión con que Dan acompañó las últimas palabras. — ¿Te has quedado muda, Wanda?

    —No. Pero si crees que es un mal asunto… ¡me he lucido! — ¿Por qué?
    —Mi jefe sabe que somos amigos y me ha encargado a mí el reportaje sobre el caso.

    Lo acepté confiando que me ayudarías…

    Dan masculló unas cuantas maldiciones teniendo antes la precaución de cortar la comunicación sonora. Cuando volvió a abrirla oyó a Wanda que se extrañaba de haberle visto gesticular sin oírle.

    —No he podido escucharte, Dan. ¿Qué dijiste?
    —Nada importante. Será mejor que aplacemos esta conversación para cuando nos encontremos en «El Viejo Mundo».

    De reojo, Dan vio que el conductor sonreía. No se enfadó por ello. Hakim era discreto además de eficiente. Se despidió de Wanda y cortó la comunicación. Como había visto que su chofer había variado ya de ruta no se molestó en indicarle su nuevo destino.

    «Este chico es muy servicial —pensó mirando a Hakim, que no apartaba los ojos de los diales de control—. ¡Lástima que si este asunto del sanatorio sale como me temo dejaré de tenerle a mis órdenes!…»

    Y sintiéndose cada vez más pesimista se recostó en el asiento esperando que el vehículo superficial llegase a la costa oeste donde estaba enclavado el mejor de los locales de descanso, el cual llevaba el nombre evocador de «El Viejo Mundo».


    ***

    La amplia y soleada terraza estaba ocupada únicamente por varias parejas. Vestidos con minúsculos pantaloncitos de fibra los hombres, y con dos piezas las mujeres, se tostaban bajo los rayos benéficos. Sólo las personas pertenecientes a las clases elevadas podían disfrutar de un descanso en un lugar como aquel. Los demás, encuadrados en las unidades de trabajo, debían contentarse con los tratamientos de bronceamiento a base de rayos ultravioleta.

    Dan se sorprendió a sí mismo pensando en ello y comentó:

    —Lo natural se ha vuelto para nosotros un lujo.

    La periodista le dirigió una sonrisa. Dio un sorbo de la perilla de plástico en que se contenía la mezcla de algas marcianas y aguas sulfurosas y dejándola encima de la mesita, exclamó:

    —Tienes razón. Recuerdo que hace tiempo estuve en una recepción organizada por el nuevo director del «Star's News» y nos ofreció la degustación de vino natural. Fue algo extraordinario.

    El capitán asintió con un movimiento de cabeza.

    —También yo hace mucho tiempo que no he probado una bebida terrestre. Recuerdo que fue durante mi estancia en Neptuno. Allí las dotaciones cuentan con reservas alcohólicas que se les envía desde la Tierra. Pero fuera de los planetas sometidos a bajas presiones no hay posibilidad alguna de beber otra cosa que las mezclas que hace Ginar… y otras de la misma especie. Siempre aguas sulfurosas con cualquier fruta exótica. A eso se limitan nuestras posibilidades.
    —No comprendo a qué se debe eso. Me parece que estando en la Tierra debía ser fácil comer o beber las cosas que aquí producimos. Y sin embargo nos atiborramos de cosas procedentes de otros planetas mientras que las nuestras apenas las vemos.

    Dan se sonrió.

    —Es cuestión de alta política. Los hombres que tienen que ir a lugares alejados de nuestro Mundo gozan de preferencias y lo saben. Eso les satisface y, en parte, les compensa de las molestias que sufren.
    —Siendo así… me conformo. Prefiero beber esta «mezcla marciana» aquí, contemplando el viejo mar de Irlanda, trabajando en la Isla, que no verme destinada a cualquier puesto del Exterior del Sistema. ¿Es ahí donde piensan mandarte si fracasas?

    Kremer intentó sonreír, haciendo sólo una mueca.

    —Sí.
    —No pongas esa cara. Quizás yo no vaya tan lejos, pero… tampoco me dejarán aquí si no escribo algo que valga la pena.

    Wanda puso cara de circunstancias y añadió:

    —Cuando pienso en lo bien que debían vivir nuestros abuelos en el siglo veinte…

    Entonces no tendrían problemas tan graves como los nuestros.

    —Quizá para ellos, los suyos, fuesen tan importantes como lo son estos de ahora para nosotros.

    Ambos se quedaron silenciosos. Habían estado más de media hora expresándose sus opiniones sobre el caso del sanatorio sin llegar a ponerse de acuerdo más que, en una cosa: no había ninguna explicación a lo ocurrido.

    En ese momento hizo su aparición en la terraza Hakim. Su uniforme contrastaba con las ropas elementales de los que en ella estaban. Dirigió una ojeada en torno y al descubrir al capitán se le acercó presuroso.

    —El coronel acaba de llamarle. Dijo que se pusiese urgentemente en contacto con él.

    Le vi muy excitado. — ¿Indicó para qué quería verme?

    —No, mi capitán. Pero por la pantalla vi que a su lado estaba uno de los miembros del Directivo. — ¿Eh?… ¡Entonces sucede algo grave!
    —Así lo pensé yo también, mi capitán, y por eso me permití interrumpir su descanso.

    Dan se puso en pie apresuradamente. Hizo una seña para llamar a uno de los robots que servían a los clientes de «El Viejo Mundo», pero se le anticipó Hakim.

    —Me permití ordenar que se le preparase ya su ropa, mi capitán. La tiene el robot de los vestuarios y le aguarda en la cabina cinco.
    —Gracias, Hakim. Espérame fuera. Saldremos en seguida.
    —A la orden.

    El conductor llevó la palma al pecho y luego giró sobre sus talones. Wanda se había levantado también y miraba preocupada a Dan. Esperó a que Hakim se hubiese alejado lo suficiente y entonces preguntó: —¿Qué puede haber ocurrido para que uno de los miembros del Directorio abandone el Centro?

    —Lo ignoro, pero ha de ser muy grave… y forzosamente ha de estar relacionado con algo relativo al Sistema.

    Dan comenzó a caminar hacia los vestuarios. De pronto se detuvo y se dio una palmada en la frente. Miró a Wanda con expresión entre temerosa y sorprendida.

    —Estoy pensando que la visita de ese miembro del Directorio ha de estar relacionada con el caso del sanatorio. — ¿Tú crees?
    —Sí. De otro modo no comprendo por qué quiere verme el coronel… precisamente a mí, cuando me estoy ocupando de un caso. En la S.P. no acostumbran a darnos dos a un tiempo. — ¿Se habrá producido algo semejante en otro planeta?

    El capitán Kremer frunció el ceño.

    —No encuentro otra explicación. Y si es así… ¡las cosas se complican más de lo que estaban!

    Wanda apoyó una mano en el hombro de Dan. Sus miradas se cruzaron. En la de él se leía el desamparo.

    La de ella trataba de infundirle valor. La presión de su mano se hizo más intensa cuando le dijo:

    —Ánimo, Dan. Ve a ver qué quieren. Y no te preocupes. Estaré contigo… hasta el final.

    Sea el que sea.

    —Gracias, Wanda. Eres una buena chica.

    Y después de acariciar la mano de la muchacha, la llevó a sus labios besándola en la pahua.

    —Espérame en tu alojamiento. Iré allá en cuanto termine o me pondré en contacto contigo por el intercomunicador.

    Sin esperar respuesta le volvió la espalda y caminó con rapidez hacia los vestuarios.

    Ella le miró marchar con gesto apenado. Aquello podía ser el final para los, dos. Si fracasaban irían a lugares tan apartados y pasiblemente tan lejos uno del otro que nunca más volverían a encontrarse.

    Nunca más.

    Sólo con pensarlo sintió que un estremecimiento le recorría la espalda. Fue un escalofrío de temor. Y por primera vez en su vida, Wanda deseó que tanto ella como Dan no ocupasen aquellos puestos elevados en la sociedad mundial creyendo que en las unidades de trabajo podrían ser más felices aunque no gozasen de ningún privilegio.

    «Así tampoco tendríamos problemas…»

    Y la verdad era que Dan debía hacer frente a uno tan importante que había llevado la preocupación hasta los miembros del Directorio que regían los destinos de todo el Sistema Solar.


    Capítulo II


    El coronel Glay H. Zerna le había acogido con gesto adusto. Sin decir palabra le indicó que le siguiese. No salieron por donde habían entrado. Utilizaron el colector de aire comprimido para desplazarse hasta la sede del Directorio. Durante el trayecto no cambiaron una sola palabra. Ambos estaban ensimismados en sus propios pensamientos.

    Lúgubres los de Dan Kremer. Pesimistas los del coronel. Se detuvieron al llegar a la sede del Directorio y entregaron sus armas a los dos fornidos policías que guardaban la entrada.

    —Tienen que esperar unos momentos. Hay pleno del Directorio.

    El coronel se encaró con el policía que había hablado.

    —Avise de que hemos llegado. Nos están esperando.

    Oprimiendo un botón, el policía hizo funcionar el intercomunicador y transmitió el mensaje. No había accionado el visor y en la antesala nadie pudo ver a quien hablaba.

    Pero la voz de quien respondió era sobradamente conocida por todos los presentes. Se trataba nada menos que del propio Supremo Director. El hombre que controlaba los destinos de todo el Sistema.

    —Aguarden unos instantes. En seguida les llamaré.

    Luego se cortó la comunicación. El policía se volvió hacia ellos como indicándoles que aquello era lo mismo que él les había dicho. Glay H. Zerna se volvió hacia su subordinado y le miró inquisitivo. — ¿Preocupado, capitán?

    —Sí —reconoció Dan—. Al Supremo sólo le he visto en las pantallas. Nunca al natural.
    —Hoy va a ser usted objeto de un gran honor. Un honor muy peligroso.

    Dan asintió con un gesto de cabeza. No era necesaria la advertencia de su coronel.

    Sabía que sólo los miembros del Directorio y los del Consejo podían entrevistarse corrientemente con el Supremo. En muy contados casos hacía apariciones en público, y cuando ello sucedía las circunstancias eran graves. Ser llamado a su presencia era sinónimo de gravedad. El capitán sintió que le flaqueaban las piernas y deseó encontrarse a mil millas de allí. Pensó en lo bien que le caería una de las mixturas que Ginar preparaba en «El Viejo Mundo». Necesitaba algo que le remontase.

    De pronto se oyó un zumbido persistente. Una de las paredes pareció distenderse y dejó un espacio abierto. Los policías se colocaron uno a cada lado de la abertura y les invitaron a pasar. Lo hicieron sin nacerse rogar. Dan volvió la mirada atrás a tiempo de ver cómo la pared recuperaba de nuevo su aspecto normal borrando toda huella de su paso.

    «Es como si nos hubiésemos filtrado a través de una pared. Nadie puede entrar en el Centro si no se lo permite el Supremo. Está a cubierto de cualquier atentado.»

    Luego miró ante él.

    Un amplio panel transparente hacía las veces de ventanal. Desde allí podía contemplarse la perspectiva de la ciudad principal de la Isla que se alzaba junto al antiguo Támesis. Haciendo juego con él se veía otro panel decorado con un relieve marciano.

    Tanto el color como la profundidad eran similares a los reales. Frente a este panel estaba situado el amplio basamento tras el que se hallaba el Supremo.

    Dan se sorprendió al encontrarse ante un hombre bajito. Siempre había creído que el Supremo era un hombre de elevada estatura. Pero lo reconoció por la despejada frente y su mirada profunda e inquisitiva.

    El coronel había saludado colocando la palma en el pecho. Dan le imitó apresuradamente. — ¿Ha informado al capitán de lo ocurrido? — preguntó el Supremo dirigiéndose al coronel.

    —No, Excelencia. El directivo Bylead me lo prohibió.
    —Perfecto. Es preferible que el capitán actúe sin ningún juicio preconcebido. Así su pensamiento actuará sin trabas.

    El Supremo se volvió entonces hacia Dan.

    Con voz inflexible, con seguridad, habló:

    —Ha sido usted designado para un trabajo muy importante. Quizá demasiado para sus aptitudes. Eso sólo el tiempo lo dirá. Pero no dispondrá de mucho.

    Al llegar a este punto el Supremo hizo una pausa. Efectista. Dan sintió que algo frío recorría su espina dorsal. Pero no traslució su temor. Apretó los dientes y siguió escuchando. La voz meliflua del Supremo había vuelto a sonar en la estancia.

    —En la Base de la Policía Espacial instalada en Selene ha ocurrido algo semejante a lo del sanatorio del Sahara. Todo el personal de la Base Experimental ha sido afectado por parálisis total y ha quedado estatificado. No se ha salvado absolutamente nadie. Entre técnicos y policías han sucumbido ciento treinta y dos personas. Quiero que vaya e investigue.

    Dan sintió que carecía de saliva en su boca. No pudo responder como hubiese deseado. Por otra parte, el Supremo tampoco aguardó una respuesta que daba por descontado.

    —El Directorio le concede poderes especiales para esa investigación, capitán Kremer.

    Aprovéchelos y consiga un resultado. Aparentemente se trata de casos esporádicos, pero… si se repitiesen en otros lugares habríamos de pensar que algo amenaza a nuestra civilización. ¿Me comprende?

    Dan asintió con un movimiento de cabeza. El Supremo siguió diciendo:

    —Lo más grave es que en la Base de Selene se estaban haciendo experimentos de gran importancia con una nueva arma secreta. Puedo decirle que está basada en la desaparición del campo gravitatorio. No le oculto la importancia de un arma que haría imposible todo movimiento coordinado de los hombres si a éste se le arrebata la gravedad. »Escoja usted mismo el personal que deba ayudarle en su investigación, pero procure que sea un número muy reducido. Interesa que el caso no sea conocido. Hasta este momento sólo lo sabemos los Directivos y ustedes dos. Ni siquiera el Gran Consejo está enterado. En cuanto al personal que utilice adviértales que una vez terminado su trabajo serán sometidos a hipnosis para borrar de su mente todo cuanto haya estado relacionado con este asunto. No quiero correr ningún riesgo. El secreto más absoluto ha de rodear su investigación, capitán. — ¿Seré sometido también a hipnosis?
    —Ello dependerá del resultado que obtenga, capitán.

    El tono frío de la voz del Supremo hirió los tímpanos de Dan como una amenaza.

    Comprendió que si fracasaba no iría ya al Exterior como le había dicho su coronel. Le aguardaba el final del ostracismo: una nave individual colocada en una órbita alejada de todo ámbito habitable. La más absoluta soledad y la muerte por inanición.

    Dan llevó la palma al pecho y saludó con rigidez.

    —Haré cuanto esté en mi mano, Excelencia.
    —Así lo espero, por su bien… y por el de todos.

    El Supremo oprimió un botón y cayó un lienzo opaco separándolo de la vista de sus visitantes. Éstos se volvieron a tiempo de ver cómo el panel por donde habían entrado se distendía para dejarles paso. Salieron del despacho del Supremo y volvieron al colector.

    Cuando estuvieron de nuevo en el despacho del coronel éste se encaró con su subordinado:

    —Está preparada ya la nave que debe llevarle a Selene. Vaya inmediatamente y actúe sin dilación. Ya ha visto que el propio Supremo le ha instruido sobre el caso que debe resolver. Hágalo… o aténgase a las consecuencias.

    Sólo entonces pareció humanizarse el coronel Zerna. Tendió la diestra a Dan y le deseó:

    —Mucha suerte, capitán. De corazón.
    —Gracias, señor.

    Y saludando con rigidez militar se dirigió al puesto de control para seleccionar el personal que debía acompañarle a Selene, el satélite de la Tierra en el que se había producido una segunda aniquilación.


    ***

    Desde su llegada a la Base Lunar de la Policía Espacial, las preocupaciones del capitán Kremer no hicieron sino aumentar. Aparte de la desaparición evidente de los planos de la nueva arma, faltaban tres astronaves del último modelo. En cuanto al personal afectado se había comprobado ya que no había ninguna posibilidad de salvación.

    —Es un caso exactamente igual al del sanatorio de Sahara, ¿no, capitán?

    Dan Kremer salió de su ensimismamiento al oír a su lugarteniente, Harp Clyon. Movió la cabeza en sentido negativo y murmuró entre dientes:

    —No. Éste es un caso distinto. Básicamente parecido, pero diferente en la forma. En el sanatorio no des apareció nada. Aquí sí. Los planos del arma secreta se han esfumado.
    —Quizá los técnicos los escondieron en un lugar secreto…
    —Es una posibilidad —reconoció Dan—, ¿pero y las astronaves?… ¿También están escondidas?

    El teniente Harp Clyon guardó silencio. Dan prosiguió:

    —Resulta absurdo pensar que tres astronaves de las más potentes que posee la S.P. puedan haber desaparecido. Se necesitan tripulantes para utilizarlas. Y en ese caso…

    Alguien ha tenido que visitar la Base después de la paralización de su dotación. Y ese alguien, enterado de lo ocurrido, tiene que ser quien haya provocado esta catástrofe.

    Harp miró en torno suyo. Sus hombres estaban instalando los cadáveres estatificados en el cargo que los llevaría a la Tierra.

    —Y pensar —dijo con acento compasivo— que esos pobres se creían privilegiados por estar en esta Base.
    —Es cierto. Todos hubiésemos aceptado un destino en Selene por sus indudables ventajas. La escasa gravedad es de beneficiosos efectos para el corazón. — ¿Cree usted que la estancia en la Luna prolonga la existencia humana?

    Dan hizo un gesto de ignorancia.

    —Algunos de los científicos terrestres lo aseguran —insistió Harp.
    —Puede ser, pero… a nuestros camaradas su estancia en la Luna ha servido para acortar su vida en vez de prolongarla.

    Los dos hombres se quedaron silenciosos. Un suboficial se acercó para comunicarles que todos los afectados estaban ya a bordo del cargo.

    —Abandonen la Base —ordenó Dan—. Nosotros seguiremos en el «Patrol». De las transmisiones con la Tierra me haré cargo yo directamente. Que nadie transmita ningún mensaje bajo ningún pretexto. Aterrizaremos en la Isla y todos ustedes quedarán a disposición del Departamento de Parasicología. Hasta que no hayan sido sometidos al tratamiento hipnótico de olvido no podrán hablar con nadie.
    —A la orden, mi capitán.

    El suboficial saludó y giró sobre sus talones encaminándose hacia el cargo. Dan hizo seña a Harp de que le siguiese y se dirigió al «Patrol», el vehículo más rápido interestelar de la S.P., que había sido puesto a su disposición por orden expresa del Supremo. Una vez a bordo dio las órdenes necesarias al piloto y la nave se puso en marcha alejándose velozmente de Selene.

    Desde la cabina de mandos, Dan se puso en contacto por la onda secreta con el Cuartel General y utilizó la clave «Gran Amenaza» para hablar con su superior. Traducido al lenguaje corriente, su conversación fue la siguiente:

    —Confirmo desaparición de planos del arma secreta. No hay ningún dato acerca de ella en la Base de Selene. Ninguna referencia a trabajos sobre desaparición del campo de gravedad. — ¿Algo más, capitán?
    —Sí, mi coronel. Han desaparecido tres astronaves Último modelo. Sólo encontré los patrulleros habituales pero las naves de largo radio de acción han desaparecido. — ¿Se da cuenta de lo que representa su afirmación, capitán Kremer?
    —Sí, mi coronel. No tengo la menor duda de que tanto en la Base de Selene como en el sanatorio Sahara ha intervenido una fuerza extraña con fines que hasta ahora nos son desconocidos. La desaparición de las astronaves y de los planos secretos indican que alguien ha estado en la Base antes que yo. Lo que no comprendo es el motivo de lo ocurrido en el sanatorio. — ¿Tiene alguna idea?
    —He pensado establecer un paralelo entre ambos casos.
    —Explíquese.
    —Deseo proceder a una verificación de los historiales del personal efectivo en ambos lugares. Necesito las fichas con todos los datos de cada individuo. Las pasaré al Cerebro Electrónico para que establezca los puntos de contacto entre ellas. Tal vez de ese modo logre averiguar qué concomitancia existe entre ambos casos.
    —De acuerdo, capitán. Diríjase a la Base de la Isla y cumpla las órdenes respecto a su gente. Luego preséntese a mí. Le habré preparado ya esas fichas y las tendrá a su disposición.
    —Gracias, mi coronel. Corto.

    Y después de oprimir el pulsador para cerrar la comunicación con su jefe, Dan Kremer se ocupó de establecer contacto con la Base de la Isla para efectuar un aterrizaje sin complicaciones.


    ***

    En la amplia sala de control Dan acababa de examinar las fichas separadas por el Cerebro Electrónico. Éste había formado tres grupos. El capitán Kremer los estudió por separado y quedó perplejo. — ¿No le convence el resultado, capitán?

    Dan se volvió hacia el especialista en electrónica que había colaborado con él en aquel trabajo. El hombre señalaba hacia los tres grupos de fichas. Dan movió la cabeza negativamente.

    —No. Esperaba que la cosa se aclarase. Pero así… no he conseguido ningún resultado práctico. Si al menos los afectados pudiesen hablar. — ¿Están muertos?… ¿No será un estado cataléptico transitorio?
    —Desgraciadamente no hay ninguna duda. El doctor Barroff ha sido concluyente en sus análisis. Algo ha afectado el esplenio de cada individuo provocando la paralización por anquilosamiento del músculo y por anulación posterior de las neuronas. Además, se ha observado que los espongioblastos han quedado totalmente inutilizados. No, profesor.

    Respecto a la muerte de esa pobre gente no hay ninguna duda. Si no estuviesen en cámaras ya estarían descompuestos.

    —Sin embargo —insistió el especialista— tengo entendido que los afectados del Sahara permanecieron varios días expuestos al sol sin sufrir la natural descomposición.
    —Sobre eso, el doctor Barroff ha presentado también un informe. Dice que debido a alguna circunstancia extraña, al producirse la paralización paulatina se provocó en los cuerpos de los afectados un exceso de mador y que a ello se debe que los cadáveres hayan permanecido intactos más tiempo de lo natural. Pero que esa característica desapareció a poco de iniciar él su trabajo, por lo que tuvo que proceder a la conservación a baja temperatura si no quería que se descompusieran los cuerpos. — ¿Y cuál es su conclusión?

    Dan hizo un gesto de impotencia.

    —Desgraciadamente… ninguna.

    Luego tomó en sus manos uno de los grupos de fichas.

    —Fíjese, profesor. Aquí hay reunidos cinco de los afectados. Dos, procedentes de la Base de Selene, y tres del sanatorio. Todos ellos estuvieron juntos en el Centro de Perfeccionamiento de Comunicaciones Interestelares. »En este otro grupo —añadió cogiendo el segundo montoncito de fichas— hay siete afectados. Cinco pertenecieron a la S.P. y dos procedentes del sanatorio. Todos estuvieron en Venus durante la ocupación del planeta. »En cuanto al tercer grupo reúne sólo a dos afectados. Uno de cada sitio. Y ambos pertenecieron a la expedición que regresó recientemente del planeta Nekya. »Eso es todo cuanto ha podido decirme el Cerebro Electrónico. Y ante este resultado no puedo dilucidar nada. ¿Cuál de estos grupos encierra la solución? Lo ignoro…
    —Quizá si se produjese otro caso eliminaría alguno de los grupos. — ¡No diga eso, profesor! — exclamó asustado Dan—. Dos casos han bastado para eliminar a un total de trescientos sesenta y ocho hombres. ¿Quiere todavía más víctimas?

    El profesor de electrónica guardó silencio, pero comprendió que, a pesar de su protesta, Dan pensaba lo mismo que él. — ¿Qué va a hacer, capitán?

    —Lo único que en estas circunstancias me es posible: investigar las amistades y relaciones de los componentes de cada uno de esos grupos. Al menos, gracias al Cerebro Electrónico, las posibilidades se han reducido de trescientas sesenta y ocho a catorce.

    Eso es lo único que hemos salido ganando.

    Dan se guardó las fichas en un bolsillo de su uniforme y se despidió del profesor, no sin antes recomendarle que pasase inmediatamente por el Departamento de Parasicología para ser sometido al tratamiento de hipnosis que debía hacerle olvidar cuanto hacía referencia a aquel caso.

    Por orden del Supremo, Dan Kremer tenía que trabajar exclusivamente solo, y si alguien le ayudaba había de hacerlo momentáneamente para ser sometido a tratamiento de olvido una vez fuese innecesaria su colaboración.

    Dan salió a la calle y permaneció inmóvil sobre la acera dejando que ésta le trasladase lejos del Departamento de Electrónica. Entonces recordó que no había vuelto a hablar con Wanda desde hacía cinco días.

    «La pobre debe estar esperando a que la llame… Se lo prometí cuando nos separamos en "El Viejo Mundo"… pero en las actuales circunstancias no sé si debo hacerla compartir mi suerte. El Supremo se enterará y entonces…»

    El pensamiento de que Wanda pudiese ser castigada al ostracismo le hizo palidecer.

    Se insultó a sí mismo por haber pensado un solo instante en complicarla en aquel asunto.

    Y para no ceder a la tentación de ir en su busca para que le reconfortase optó por llamar a un vehículo superficial y dio orden de que le llevasen a su alojamiento. Pero cuando el capitán Kremer entró en él un perfume suave excitó su olfato haciéndole comprender que la muchacha no se había resignado a esperar en su casa a que la llamase. Estaba allí.


    Capítulo III


    —No tienes derecho a apartarme de este asunto. Si no escribo el reportaje me enviarán lejos de la Isla.

    —Y si te quedas a mi lado puedes ser condenada al ostracismo igual que yo —gritó exasperado Dan—. ¿Es que no lo comprendes?
    —No. Creo que exageras.

    Dan hizo un gesto de impotencia. Se volvió hacia Wanda.

    —El Supremo ha tomado cartas en el asunto. Le he visto… —¿Eh?… ¿Tan importante es?
    —Como lo oyes.
    —Entonces, ahora más que nunca me interesa no perder un detalle. Estaré a tu lado pase lo que pase. ¿No dijiste que nos casaríamos en cuanto ascendieses? Esta es la oportunidad que esperábamos.
    —Me parece que no es una oportunidad. Sino todo lo contrario.

    Antes de que ella pudiese responderle sonó el zumbador. Dan miró al intercomunicador con aire perplejo. — ¿Quién puede llamarme?

    —Establece contacto y lo verás.

    Dan permaneció indeciso. — ¿Y si es el coronel?

    —No temas por mi reputación. Estamos de acuerdo en casarnos. ¿O es que te avergüenzas de mí?… ¿Crees que una periodista es poco para un futuro comandante de la S.P.?
    —No es eso. Temo por ti.
    —Olvídalo.

    Pero a pesar de aquellas palabras, cuando Dan estableció el contacto lo hizo conectando sólo el aparato de sonoridad y sin accionar el visor. Hasta ellos llegó la voz excitada del coronel Glay H. Zerna.

    —Kremer, hay novedades. Acaba de producirse un hecho semejante a los anteriores.

    Esta vez en la Estación Experimental Termógena de Mercurio. — ¿Cómo?

    —Como lo oye. ¿Eh?… ¿A qué está esperando para conectar el visor?… ¡Quiero verle!
    —Es que… estoy acompañado, mi coronel. — ¿Y ha dejado que hablase de este asunto?… ¡Es usted un inconsciente! Conecte inmediatamente. Quiero ver quién está con usted.

    Dan obedeció puntualmente.

    —Esa cara me resulta conocida —oyó que decía el coronel al ver en la pantalla el rostro de Wanda.

    La muchacha se aproximó al intercomunicador y forzó una sonrisa.

    —Soy Wanda Murdock, periodista del «Star's News». — ¡Esto es el colmo!

    El rostro del coronel expresaba su ira. Lleno de irritación se acercó al aparato y gritó:

    —Le exijo una explicación inmediata, capitán. Usted sabe que éste es un asunto secreto. ¿A qué se debe esa entrevista con una periodista?
    —Es mi prometida…
    —No es una razón. Debe alejarla de este asunto. Envíela inmediatamente al Departamento de parasicología para que la sometan a hipnosis. — ¡No! — protestó Wanda terciando en la conversación—. Mi director me ha ordenado que escriba un reportaje sobre lo sucedido en el sanatorio. Si me practican la hipnosis no podré hacerlo. Y entonces… me enviarán a una unidad de trabajo. No me interesa.
    —Me tiene sin cuidado su interés, señorita Murdock —rugió el coronel.

    En ese momento Dan tuvo una idea que le pareció genial. O por lo menos la única que podía salvar aquella situación.

    —Perdone, mi coronel, pero si no recuerdo mal se me ha dado carta blanca en este asunto.
    —En efecto, pero…
    —Y también he sido autorizado —prosiguió sin hacer caso de la interrupción— para escoger yo mismo el personal que debe colaborar conmigo en la solución de este caso.
    —Así es. ¿Y qué?
    —He elegido a la señorita Murdock para que colabore conmigo. — ¡Eso es ridículo! Todos sus pasos serían conocidos por la Prensa interestelar.
    —Permítame que le contradiga, mi coronel. Wanda está al corriente de mi visita a la Base de Selene y sin embargo no ha dicho nada. Aunque sea periodista sabe que por encima de los intereses particulares del periódico están los del Sistema. Guardará silencio.
    —No le creo.
    —Es cierto, mi coronel.

    Dan se dirigió entonces a Wanda, volviéndose de espaldas al intercomunicador. Su rostro expresaba tal angustia que la muchacha comprendió lo que ambos se estaban jugando, y sin necesidad de que él le dijera cuál había de ser su respuesta supo lo que debía decir.

    —Habla, Wanda. ¿Es cierto o no que guardarás silencio sobre el caso?
    —Claro que sí, Dan. No diré nada ni publicaré el menor artículo hasta que tus jefes me autoricen.

    Dan se volvió triunfante hacia la pantalla. — ¿Qué le parece, mi coronel?… ¿Es suficiente? — ¡No!

    —En ese caso —dijo Dan fríamente—, solicito que decida el propio Supremo. Fue él quien me autorizó a escoger libremente el personal que debía ayudarme. Me he atenido a su orden. Si la revoca admitiré haberme equivocado.

    El coronel pareció atragantarse. — ¿Se ha vuelto loco, capitán?… ¿Cree que se puede molestar al Supremo por tan poca cosa?

    —Entonces, si es tan poca cosa, déjeme seguir adelante. Tengo mi propio plan. Y ya que se ha producido un nuevo caso en Mercurio, Wanda me acompañará entre el personal de investigación. ¿Ordena algo más, mi coronel?

    Con el rostro enrojecido por la furia, el coronel Zerna se encogió de hombros. Pero en sus ojos había una mirada amenazadora.

    —Haga lo que quiera, Kremer. Pero le advierto que si fracasa no será usted solo quien tenga que soportar las consecuencias. Esa entrometida que está a su lado seguirá su misma suerte.
    —Estoy de acuerdo, coronel —respondió Wanda por los dos.

    Dan no contestó. Se limitó a saludar llevando la palma de su mano al pecho. Luego cerró el contacto cuando ya había desaparecido de la pantalla el rostro del irritado coronel Zerna.

    —Te lo avisé, Wanda —dijo volviéndose hacia ella. — ¿Y qué?… Lo que sea de uno será de los dos. Para bien o para mal. Ya no podemos volvernos atrás.

    Y convencidos de que era así, salieron del alojamiento de Dan para dirigirse a la Base de la S.P. donde debía organizarse la expedición al planeta Mercurio en el que se había producido una tercera aniquilación.


    ***

    Dan y sus acompañantes, vistiendo las trajes espaciales concebidos especialmente para soportar las elevadas temperaturas de Mercurio, entraron en la esclusa de escape.

    Wanda no parecía muy a gusto con aquella vestimenta que hacía pesadísimos y lentos todos sus movimientos. Dan le hizo un gesto amistoso con la mano mientras accionaba el conmutador para cerrar la compuerta de la esclusa. Aguardaron unos instantes para acostumbrarse a su nueva situación. Luego Dan tocó un interruptor. Un fuerte zumbido se oyó a continuación ensordeciendo al grupo pese a la protección de las escafandras.

    Utilizando el transmisor individual, Dan dio las últimas instrucciones.

    —Los vehículos superficiales están ya adosados a la salida de la esclusa. Que nadie rompa el orden previsto. Y una vez en su correspondiente vehículo lo pondrán en movimiento alejándose sólo unos metros y deteniéndolo después. Mantendremos contacto por radio.

    No aguardó respuesta alguna y pulsó el conmutador de la compuerta exterior. Los hombres salieron ordenada y disciplinadamente. Los últimos fueron Wanda y Dan.

    Cuando el capitán Kremer se hubo instalado en su vehículo superficial dio la señal para que, desde dentro de la astronave, se cerrase la compuerta de la esclusa. Luego accionó los mandos de su vehículo y se puso a la cabeza del grupo.

    —Dirección cuatro grados al Oeste —ordenó por el intercomunicador—. ¿Va todo bien?

    La respuesta de sus subordinados fue satisfactoria. Sólo Wanda se quejó de molestias.

    —Tengo mucho calor… y me duelen los ojos.
    —Puedes darte por satisfecha —exclamó él—. De no ser por los controles de refracción, la capa antitermógena y los dispositivos refrigeradores perecerías por incineración.
    —Es un consuelo oírte —murmuró Wanda irónica. Dan no replicó. Estaba atento a la marcha de su vehículo. Lo dirigió hacia la Base de Experimentación, que se veía a menos de cinco kilómetros. Sus cúpulas reflejaban los rayos solares como si fuesen espejos. Las construcciones aparecían como manchas de una luminosa blancura que molestaban a los ojos, incluso a pesar de los lentes refractarios.

    Cuando el vehículo de Dan llegó a la entrada de la Base el capitán tuvo que utilizar el control de distancia para accionar los mandos de apertura y poder entrar así en el amplio pasadizo que daba acceso al interior de las instalaciones. Por el intercomunicador dio sus instrucciones al grupo que le seguía y comprobó que todos estuviesen dentro del pasadizo antes de cerrar la compuerta. Sólo entonces salió de su vehículo superficial. Los demás le imitaron apresuradamente. Sentían verdadera ansia por abandonar el reducido espacio del vehículo para moverse con mayor libertad. Por encima de sus cabezas brillaba una luz azul—blanca muy tenue y pudieron quitarse los lentes de refracción. Fue un gran alivio para su tensión nerviosa.

    —No comprendo cómo puede vivir nadie en este sitio —comentó Wanda señalando a su alrededor.

    Dan dejó escapar una risita irónica.

    —Aquí sólo vivimos nosotros. Los que habitaban esto han muerto. ¿Lo has olvidado?

    Ni Wanda, ni los demás componentes del grupo contestaron. Acababan de ver al primer afectado. Estaba erguido y sus manos se aferraban a una de las poternas como si hubiese querido abrirla. Dan se acercó a él y lo miró con detenimiento. — ¡Estatificado! — exclamó.

    Luego siguió adelante reconociendo las distintas instalaciones de la Estación Termógena. Cuando hubo comprobado que en ellas no había ningún ser viviente, ordenó el teniente Clyon:

    —Encárguese de recoger las chapas de identificación. Hay que comprobar si todo el personal de la Estación ha sido afectado.

    Mientras se cumplía la orden pasó con Wanda al despacho del director de la Base y comprobó si aquello estaba en orden. Aparentemente era así. No se veía ninguna señal de violencia. El hombre permanecía sentado en su butaca acolchada como si la parálisis le hubiese sorprendido mientras leía. En las manos conservaba todavía el visor para microfilm. Dan se lo quitó de entre los dedos y acercó la escafandra al visor. — ¿Has encontrado algo interesante?

    —Sí —dijo Dan volviéndose hacia la muchacha y ofreciéndole el visor para que también ella mirase aquel microfilm—. Nuestro amigo estaba leyendo una obra clásica. El tratado de termogenia de Kerah—Tiz. ¿Te interesa?

    Wanda arrugó la nariz y dejó el visor sobre la mesa.

    —Hubiera preferido una novela romántica. Me han hablado mucho de las del siglo XXI.

    Mi jefe dice que son las mejores que se han grabado.

    Dan iba a responder cuando vio entrar al teniente Clyon. En seguida vio que era presa de gran agitación. — ¿Qué sucede, Harp?

    —Faltan tres hombres. No están en la Estación. — ¿Está seguro?
    —Sí, mi capitán. He hecho las comprobaciones pertinentes. Además, se ha registrado la Base de punta a punta. Ni un solo rincón ha dejado de ser examinado. Esos tres hombres no están aquí. — ¿Sabe quiénes son?
    —Tengo los nombres y las fichas. Pertenecen al servicio técnico. Especialistas de radiaciones, termogenia y fotosíntesis.

    Dan permaneció unos segundos silencioso. Pensaba en aquellos tres hombres desaparecidos. No pudo por menos de asociarlos con la desaparición de planos y tres astronaves de la Base de Selene. Entonces se fijó en que sobre la mesa del director de la Estación había una maqueta en relieve. Se acercó a ella y lanzó una exclamación: —¡La estación cuenta con un puesto auxiliar de observación!

    El teniente Clyon y Wanda se acercaron presurosos a él. Dan señalaba a la maqueta en la que se veía claramente la instalación principal y otra más pequeña situada a bastante distancia de ella.

    —Por la escala a que se ha realizado esta maqueta, ese puesto debe hallarse por lo menos a un día de viaje. — ¿Quiere que vaya allá, mi capitán?
    —No, Clyon. Iré yo mismo. Usted hágase cargo del traslado de los afectados a nuestra nave. Luego regrese a la Tierra, pero establezca contacto con Venus para que de la Base de la S.P. venga otra astronave a recogerme. Hágalo inmediatamente. Así no perderemos tiempo ninguno.
    —A la orden.

    Wanda se acercó a su prometido, mientras salía el teniente para cumplimentar aquellas órdenes.

    —Me quedo contigo, ¿verdad?
    —No, querida. Los demás serán sometidos a hipnosis en cuanto lleguen a la Tierra, y para que a ti no te suceda lo mismo voy a encargarte una misión. Te llevarás las fichas de todos los afectados, incluidos los tres desaparecidos, que supongo encontraré en el puesto de observación, y las pasarás al Cerebro Electrónico. Quiero ver si con este nuevo caso se elimina alguno de los puntos de contacto entre los dos anteriores. Tal vez ganemos algo.
    —Preferiría quedarme contigo —insistió ella.

    Dan negó con firmeza.

    —Si quieres ayudarme tendrás que irte. — ¿Y vas a quedarte aquí solo?
    —No corro ningún peligro. Es de suponer que en el puesto de observación no falte nada. Y aunque fuese así siempre me queda el recurso de volver a la Estación Central.

    Además, no me quedaré muchos días. Sólo lo que tarden los de Venus en venir a por mí.

    La muchacha pareció resignarse cuando él pasó una mano por la escafandra en gesto acariciador. Le sonrió igual que si hubiese sentido en su mejilla el contacto de aquella mano. Luego le siguió hasta el pasadizo donde estaban estacionados los vehículos superficiales. El teniente Clyon se acercó a ellos.

    —Mi capitán —dijo saludando con rigidez—. Establecí contacto con la Base de Venus.

    Enviarán inmediatamente la astronave hacia aquí. ¡Lástima que no es del modelo más rápido!

    —No importa, Clyon. Todavía tengo bastante que hacer. Así tendré tiempo sobrado para todo.

    Después de repetir sus instrucciones para la evacuación de los afectados, Dan se dirigió al vehículo superficial más cercano a la salida y entró en él. Clyon se hizo cargo de accionar la compuerta para que pudiese salir su jefe. Y momentos más tarde, el capitán Kremer abandonaba la Estación Experimental Termógena en dirección al puesto de observación donde esperaba encontrar a los tres técnicos que faltaban en su relación.


    ***

    Hacía rato que Dan oyó el mensaje de despedida de Clyon y de Wanda al abandonar Mercurio. Prosiguió solo su viaje hacia el puesto de observación con la leve esperanza de que aquellos tres hombres destacados en él hubiesen sobrevivido al desastre. Por eso precisamente había hecho que se alejasen los demás. Al menos en este punto obedecería puntualmente las órdenes recibidas de guardar absoluto secreto. Sólo él recogería las confidencias de los supervivientes… si es que estaban vivos.

    De pronto un destello luminoso hirió sus ojos. Alzó la vista y quedó estupefacto. Uno de los últimos modelos de astronaves de la S.P. avanzaba a bastante altura sobre el planeta.

    Llevaba su misma dirección. Lleno de extrañeza detuvo el vehículo y trató de pensar.

    —Habrán destinado a alguien más para ayudarme… pero eso no es posible. El coronel Zerna me habría avisado si fuese así.

    Examinó detenidamente las formas de la astronave que se disponía a posarse sobre la superficie. Al reconocer el modelo y distinguir los emblemas que aparecían visibles en uno de los costados lanzó una exclamación: —¡Es una de las astronaves de la Base de Selene!

    Puso de nuevo en marcha su vehículo procurando acercarse a la astronave por su ángulo muerto para evitar ser visto. Sólo si sus tripulantes tenían conectado el radar podrían conocer su proximidad.

    Y así fue.

    Desde su cabina vio cómo cuatro individuos, vestidos con el mismo equipo que él, salían apresuradamente del puesto de observación y ocupando los vehículos auxiliares de superficie salían a su encuentro. Inmediatamente dio marcha atrás al par que accionaba el intercomunicado!. — ¡Atención, S.P. de Venus! ¡Habla el capitán Kremer! He divisado astronave originaria de Selene. Es una de las desaparecidas en aquella Base. Cuatro vehículos auxiliares tratan de darme caza. Acudan en mi socorro.

    Repitió varias veces el mensaje mientras imprimía toda su velocidad al vehículo y trataba de aumentar la distancia que le separaba de sus perseguidores. Tardó varios minutos en recibir una respuesta. Pero entonces lanzó un suspiro de alivio.

    —Habla astronave XZ—14 procedente de Venus. Captado su mensaje, capitán Kremer.

    Acudimos en su ayuda. Estamos a sólo unas horas del planeta. Denos su posición para intervenir eficazmente.

    Dan se apresuró a obedecer. Cuando hubo terminado volvió la vista atrás y sonrió complacido. Los vehículos de sus perseguidores habían iniciado un rápido viraje y regresaban al puesto de observación donde estaba su nave. Desde el suyo siguió atentamente los movimientos del presunto enemigo. Vio como los cuatro vehículos superficiales se adosaban a la nave para dejar paso a sus tripulantes al interior y cómo, luego, eran absorbidos por la cabina de mandos auxiliares. Dan sabía lo que iba a seguir momentos después. No le sorprendió ver que la astronave quedaba envuelta en una nube luminosa mientras se alzaba del suelo. Pero sí le extrañó ver que al alcanzar altura suficiente giraba para situarse en posición paralela a la superficie.

    «El piloto debe estar loco si pretende darme caza con esa astronave. Nunca podrá girar con la misma rapidez que yo.»

    Sin pérdida de tiempo accionó los mandos para desplazarse en ángulo recto a la trayectoria de la astronave robada. Volvió a detenerse para comprobar cuál era la reacción del enemigo. Ya no le quedaban dudas respecto a sus intenciones agresivas.

    Por eso, al ver que la astronave giraba para situarse en su misma trayectoria, volvió a efectuar un rápido movimiento colocándose esta vez en la posición de popa, de forma que si el piloto de la astronave quería darle alcance tendría que efectuar un giro de 180º.

    Dan sonrió al ver que la astronave abandonaba la caza. Enderezándose verticalmente sobre el planeta se alejó rauda de él.

    —Han comprendido que no se las tenían que ver con ningún principiante —comentó satisfecho—. Y lo mejor de todo es que ahora ya sé que no me las tengo que ver con enemigos impalpables. Hay seres de carne y hueso en este asunto. Los que tripulan esa nave.

    Sonriendo complacido, Dan dirigió su vehículo hacia el puesto de observación al par que comunicaba lo ocurrido a la astronave de la S.P. de Venus. De la XZ—14 le llegó una respuesta animadora. Tratarían de dar caza al enemigo.

    «No creo que lo consigan —se dijo Dan para sus adentros—; la nave de Selene es mucho más rápida. Pero no se pierde nada con intentarlo. Además, yo tengo que ver qué ha pasado en el observatorio. Presiento que ahora no encontraré a nadie con vida.»

    Sus temores se confirmaron apenas puso los pies en el observatorio. Los tres hombres que faltaban en la Estación Termógena estaban allí… ¡Estatificados!

    —Igual que los demás —murmuró Dan—. Hasta ahora no ha podido salvarse nadie de estas aniquilaciones en serie. ¡Nadie!


    Capítulo IV


    —Te confieso, Wanda, que estoy desconcertado. Aquellos hombres querían acabar conmigo. ¿Por qué? Sólo ellos pueden saberlo. ¿Qué buscaban en el puesto de observación de Mercurio…? Yo sólo encontré tres cadáveres estatificados. En nada se diferenciaban de los demás. ¿Por qué, pues, volvieron allá? — ¿En qué te basas para creer que volvieron?… Quizás no hubiesen estado nunca.

    Dan movió la cabeza negativamente.

    —No puede ser. Ahora estoy seguro de que esas aniquilaciones se producen merced a un acto consciente. Son provocadas. Alguien estuvo en Mercurio y provocó la muerte del personal de la Estación. Luego tuvieron que volver. ¿En busca de qué…? Si lo supiese quizás tuviese la solución del problema.

    La muchacha se le acercó y pasó una mano por sus cabellos. Sonrió al sentirse acariciado. En ese momento entró el especialista de electrónica.

    —Ya tengo los resultados, capitán.

    Y entregó las fichas a Kremer. — ¡Queda descartada una posibilidad! — exclamó el capitán después de comparar las fichas y los resultados ofrecidos por el Cerebro Electrónico. Wanda se le acercó presurosa. — ¿Cuál?

    La del Centro de Perfeccionamiento de Comunicaciones Interespaciales. Sólo subsisten las de Ocupación de Venus y la Expedición al planeta Nekya. Y, caso curioso, en esta última posibilidad aparece siempre un solo individuo en cada caso. — ¿Crees que será la verdadera?

    Dan hizo un gesto de ignorancia. Volvió a mirar las fichas. Luego se encaró con el especialista de electrónica y le ordenó pasase al Departamento de Parasicología para someterse al tratamiento hipnótico de olvido. — ¿Cada vez que me necesiten tendré que pasar por eso? — le preguntó con cara de fastidio el especialista.

    —Sí. Son órdenes del Supremo.

    El especialista se inclinó. Dejó de protestar y abandonó la sala de control dejándoles solos. Wanda volvió a preguntar: —¿Crees que en la Expedición de Nekya está la solución?

    —No lo sé. Pero lo averiguaremos. ¿Qué sabes de ella?
    —Muy poco —confesó Wanda—. Tal vez en la Redacción hayan datos. Seguro que los habrá. Ahora recuerdo que se habló de un descubrimiento sensacional y de pronto se echó tierra al asunto. ¿Quieres que examinemos el archivo? Siempre que llega una expedición se filma la llegada de sus participantes.
    —Es una idea. Vamos.

    La tomó del brazo y salieron juntos de la sala de control. En la entrada del edificio estaba Hakim esperando con el vehículo superficial. Al verlos se apresuró a levantar la cápsula trasera. Se acomodaron en ella y Dan indicó al conductor la ruta a seguir.

    —Pide primacía a la Central de Circulación. Es urgente.

    Hakim obedeció y se puso en contacto con la Central. A los pocos segundos se paralizó la circulación «n la arteria principal de la Isla para dejarles paso a ellos. Luego sucedió lo mismo en la II—Lateral. Avanzaron por ella hacia el Este. Wanda miraba asombrada a los vehículos estacionados junto a las aceras rodantes. Era la primera vez que le ocurría algo semejante. En ocasiones había visto pasar por las arterias de la urbe vehículos con primacía. Y los había envidiado.

    «Ahora es a mí a quien envidian los demás. No saben cuan poco tienen que envidiarnos.»

    Hakim conducía el vehículo a toda velocidad, libre de obstáculos su ruta. A pesar del aislamiento protector, los tres sentían en sus cuerpos los efectos de la aceleración.

    Corrían a más de 500 por hora. Era una velocidad inusitada para circular por el interior de la Isla. Pasaron por encima del Támesis como en un salto de gigante. Los viejos puentes habían desaparecido del río faltos ya de utilidad. Aquellas pesadas armazones metálicas habían dejado paso a los túneles subterráneos por los que se movían las aceras rodantes. En cuanto a las pistas se interrumpían a ambos lados del río para continuar inmediatamente después. No hacían falta puentes. ¿Para qué, si los vehículos superficiales no se deslizaban por la pista sino a unos metros sobre ésta?

    El vehículo quedó parado ante la mole del «Star's News». Wanda bajó la primera y se acercó al robot de control. Dan se entretuvo para ordenar a Hakim que le esperase allí mismo.

    —Si alguien te dice que está prohibido contesta que obedeces órdenes del Supremo.

    Será suficiente.

    —Sí, mi capitán.

    Luego marchó tras los pasos de Wanda.

    El robot había puesto ya en marcha el mecanismo de entrada. Ambos se instalaron en el colector principal y pulsaron el mando que correspondía a la sección de archivos.

    Minutos después se encontraban en la amplia sala donde se almacenaban los microfilms del periódico más importante de la Tierra.

    —Aquí hay demasiados microfilms, Wanda. ¿Sabes tú por dónde hay que empezar?
    —Claro que sí, tonto. Es muy sencillo.

    Le guió hasta un aparato que ocupaba enteramente uno de los paneles. Cogió una ficha y grabó el nombre de «Expedición de Nekya». Luego lo introdujo en una ranura.

    Accionó una palanca y se volvió hacia Dan.

    —Ahora sólo tenemos que esperar. La máquina seleccionadora tardará unos segundos en separar los microfilms que hacen referencia a la expedición. Ven conmigo. Los encontraremos ya dispuestos en la sala de visión.

    Wanda precedió al capitán Kremer hasta la sala indicada. Se acomodaron en dos butacas junto al proyector y aguardaron. A los pocos segundos se alzó una sección del proyector y los tubos con los microfilms aparecieron en ella. Wanda se los pasó a Dan preguntándole: —¿Por dónde empezamos? Tenemos un microfilm da la salida de la expedición. Otro de una parte del viaje. Hasta que hicieron su primera escala en Plutón. Ahí terminó el trabajo del periodista. Luego hay otro microfilm con la llegada de los expedicionarios a la Tierra. Y el último microfilm corresponde a la partida de la segunda expedición.

    —Pásalos por orden.
    —De acuerdo, capitán —replicó ella sonriendo.

    Wanda sumió la sala en la oscuridad y principió la proyección. Las imágenes se sucedieron presentando a los ojos de ambos espectadores las secuencias de la partida de la primera expedición. Los personajes más importantes de la misma desfilaron ante ellos. Luego les vieron desenvolverse en sus distintos departamentos durante la primera etapa de la travesía. El tercer microfilm les mostró la acogida que recibieron los expedicionarios por parte del Directorio. Después vieron desfilar nuevamente los rostros de quienes dirigían la segunda expedición a Nekya.

    Cuando volvió a hacerse la luz en la sala, Dan permaneció silencioso, unos instantes.

    Luego pidió a Wanda:

    —Pasa de nuevo el tercer microfilm. El de la llegada de la primera expedición.

    La muchacha obedeció rápidamente. No se atrevió a hacer a Dan la menor pregunta.

    Aguardó para ello a que éste hubiese acabado de visionar el microfilm.

    Hecha nuevamente la luz en la sala, preguntó: —¿Te ha sugerido algo?

    —Por lo pronto veo que no todos los participantes de la primera expedición se quedaron en la Tierra. Vamos a averiguar cuántos de ellos marcharon en la segunda expedición. Tal vez sea la pista que buscaba. — ¡Espera! — exclamó ella, viendo que se dirigía a la salida—. No puedo dejar aquí los microfilms. He de devolverlos al archivo.

    Dan aguardó a que la muchacha introdujese de nuevo los microfilms en la sección abierta del proyector. La cerró y accionó una palanca.

    —Ya podemos irnos. La máquina de selección se encargará de devolverlos a su sitio.

    Salieron juntos del edificio y volvieron a montar en el vehículo superficial que ahora les llevó hasta el Cuartel General de la S.P. en la Isla. Se presentaron en la sección de control y después de entregar Dan sus armas al agente encargado de la recogida solicitó una entrevista con el coronel Glay H. Zerna.

    —Esta vez —dijo al oído de Wanda— el «viejo» no podrá quejarse. Caminamos ya sobre algo seguro. No vamos tan a ciegas como al principio.


    ***

    Ante las nuevas circunstancias, el coronel Zerna no hizo ninguna objeción a las sugerencias que presentó Dan. Y acompañó a éste y a Wanda a la Sede del Directorio para entrevistarse con quienes habían tenido relación con las expediciones al planeta Nekya.

    El coronel presentó a su subordinado ensalzándole e indicando que el Supremo le había dado plenos poderes para actuar en aquel caso como mejor le pareciese. En vista de ello, ninguno de los componentes del Directorio se opuso al interrogatorio a que les sometió el capitán Kremer.

    —Necesito saber quien de ustedes se hizo cargo de la primera y segunda expedición a Nekya.

    Un hombre enjuto se adelantó hacia Dan presentándose como el responsable de ellas.

    Era el Directivo Alared—Birr. A él se dirigieron las primeras preguntas del capitán Kremer. — ¿Cuál era la finalidad de la expedición?

    —Nuestros científicos determinaron la existencia de atmósfera en ese planeta y quisimos saber si habían posibilidades de vida. Consideramos que sería una base excelente para iniciar la conquista de las cercanas Galaxias utilizando Nekya como trampolín. En realidad estamos faltos de planetas semejantes al nuestro desde los cuales explotar los mundos carentes de condiciones favorables pero en los cuales hay riquezas que nos son necesarias. — ¿Cuál fue el resultado de la expedición?
    —Los especialistas que marcharon a Nekya fueron concluyentes en sus informes. La atmósfera es semejante a la nuestra por lo que resulta fácil establecer allí colonias que se desarrollen naturalmente, pero… —¿Qué?
    —En Nekya se descubrió la existencia de un nuevo metal de propiedades energéticas superiores a las del Uranio, Torio y Plutonio. Además, este metal al que sus descubridores dieron el nombre de Nekyonio, se encuentra en amplias zonas del planeta y casi en la superficie, por lo que su explotación resultará baratísima. — ¿Qué quiere decir con eso?

    El Directivo Bylead se adelantó entonces para tomar la palabra.

    —Nuestro sistema se encuentra con el problema de suministrar minerales radiactivos y por ello el Gran Consejo consideró oportuno ceder la explotación de los mismos a las Compañías Particulares, pero esto ponía prácticamente e» sus manos a los organismos oficiales del Gobierno General. Por ello, ante el descubrimiento del Nekyonio, el Supremo consideró preferible que se desestimasen las proposiciones de las Compañías Particulares reservándose el Gobierno Central el derecho de explotación del planeta. — ¿Se presentó alguna solicitud en ese sentido por alguna Compañía Particular?
    —No. Y no es fácil que ello pudiese hacerse ya que sólo los miembros de la expedición podían estar enterados de ello.

    Dan miró a los dos Directivos que habían contestado a sus preguntas. Comprendió que se sentían violentos y sonrió. Acababa de comprender que habían descuidado un detalle.

    Y él sabía ya cuál era. Por eso preguntó: —¿Sometieron a tratamiento de olvido a esos expedicionarios?

    La respuesta tardó unos segundos en producirse. Al fin fue el Directivo Bylead quien contestó:

    —No. Se consideró innecesario. — ¿Por qué?

    Los participantes de la primera expedición quedaron prácticamente aislados en la Tierra y salieron poco después en la segunda.

    El coronel Zerna dejó escapar un silbido. Dan se volvió hacia él haciendo un gesto que lo mismo podía indicar que se tranquilizase, que manifestar su impotencia ante el descuido que ya presentía. Luego se encaró con Bylead y prosiguió el interrogatorio:

    —Según mis informes no partieron en la segunda expedición todos los componentes de la primera. ¿Qué medidas se tomaron con los que quedaron?

    Se produjo un silencio. Prolongado. Obsesivo.

    Dan se creció y sugirió:

    —Ninguna, ¿verdad?

    Los Directivos Bylead y Alared—Birr asintieron con sendos movimientos de cabeza.

    Entonces Dan siguió con sus preguntas. — ¿Qué noticias hay de la segunda expedición?

    —Desde que abandonaron Plutón no tenemos ninguna —admitió Alared—Birr—. Y resulta extraño. — ¿Quién manda la segunda expedición?
    —El coronel Hadi Baltai. El mismo que mandó la primera. Es un jefe eficiente y de cuya fidelidad no se tiene la menor duda.

    Dan se encogió de hombros. Aquel gesto parecía indicar que tenía sus dudas acerca de la fidelidad del coronel. Luego inquirió: —¿Cuáles fueron los motivos por los que algunos de los miembros de la primera expedición no participaron en la segunda?

    El Directivo Bylead fue quien respondió:

    —El profesor Karijn, técnico en Geología, sufría una fuerte depresión y tuvo que ser enviado a un sanatorio. — ¿Al de Sahara?
    —Sí —replicó, turbado, Bylead—. Allí… murió.
    —Prosiga, Excelencia. ¿Qué les pasó a los demás? El capitán Cer—Akram fue destinado a la Base de Selene para que trabajase en la nueva arma de supresión del campo de gravitación. En realidad participó en la primera expedición en calidad de voluntario, por lo que al terminar ésta y como se precisaban sus servicios en la Base de Selene, y había sido requerido por su jefe, se le devolvió a su primitivo destino.
    —Encontrando la muerte en ella —concluyó Dan—. Bien, siga explicando los motivos de los demás. Bylead se secó el sudor de su frente.
    —El coronel Baltai se quejó del comportamiento de dos de los técnicos: los profesores Blonderh y Mahaly. Por eso consideramos preferible remplazarlos. — ¿Adonde los destinaron?
    —El profesor Blonderh, como especialista de Termocinética, fue destinado a la Estación Experimental de Mercurio… Y el profesor Laszlo Mahaly, como técnico en Fridología y Gelutecnia, fue enviado a la Base de Neptuno.
    —Pero este último todavía vive —se apresuró a añadir el tembloroso Directivo—. Hace sólo unos días recibí un informe suyo.
    —No lo dudo, Excelencia —replicó secamente Dan—. ¿Quedó alguien más?
    —Sí. El profesor Van Kraagen. — ¿Cuál fue el motivo de que no participase en la segunda expedición?
    —Había estado estudiando la vida de Nekya durante la primera e informó que no era preciso que volviese, ya que no existía campo para su especialidad. Al menos, nada que hiciese necesaria la presencia de un especialista como él. Solicitó se le reintegrase a su puesto en el Centro de Investigaciones Biológicas y Bacteriológicas de Gobi y accedimos a su demanda.
    —Perfectamente. Eso es todo, caballeros.

    El grupo de Directivos se puso en pie disponiéndose a salir. Pero Dan añadió con voz tajante:

    —Los Directivos Alared—Birr y Bylead deberán permanecer aquí hasta que el Supremo decida cuál ha de ser su castigo.

    Los aludidos permanecieron inmóviles, como si un rayo acabase de caer a sus pies.

    Bylead preguntó visiblemente azorado: —¿Castigo?… ¿Por qué?… No hemos hecho nada.

    Dan se acercó al coronel Zerna y susurró unas palabras a su oído. Entonces éste se encaró con ambos Directivos.

    Su voz sonó inflexible:

    —Se equivocan. Ambos se han hecho responsables de una negligencia criminal. Si hubiesen cumplido con su deber, al decidir el Supremo que el planeta Nekya pasaba a ser propiedad del Gobierno Central y que debía guardarse el secreto absoluto de la existencia del Nekyonio, ustedes debieron someter a tratamiento hipnótico de olvido a los miembros de la primera expedición que no participaron en la segunda. Es más, en mi opinión debió someterse a ese tratamiento a todos los componentes de la primera expedición y enviar nuevo personal en la segunda. »Ahora nos enfrentamos con un problema que no dudo tiene su origen en este desdichado olvido del que ambos tendrán que responder ante el Supremo.

    Sin darles tiempo a reaccionar, el coronel oprimió el botón de su intercomunicador de pulsera y ordenó:

    —Que se presenten inmediatamente en la Sede del Directorio dos agentes armados.

    Orden del Supremo.

    Luego dijo a los aterrados Directivos:

    —No podrán salir de aquí hasta que su destino sea decidido. Pero… ya pueden imaginar cuál será. — ¿El ostracismo?
    —Sí.

    Los dos Directivos permanecieron inmóviles. Esperando. No dudaban que si realizaban el menor intento por escapar de aquella estancia serían pulverizados por Dan y el coronel.

    La actitud de éstos era sobradamente elocuente. Luego, cuando llegaron los agente de la S.P., no ofrecieron la menor resistencia y se dejaron conducir al aposento en que aguardarían el momento de enfrentarse con el Supremo y su sentencia.

    Wanda les vio salir con gesto de espanto. Cuando ya estuvieron solos se encaró con el coronel Zerna y con Dan, preguntándoles: —¿Irán al ostracismo?

    —Ellos mismos saben que ese es el castigo que merecen. Su negligencia —respondió el coronel— ha costado muchas vidas. Con las suyas propias no llegarán a pagar el daño que han causado.

    Entonces el coronel se volvió hacia Dan y le tendió la diestra.

    —Le felicito, Kremer. Está llevando el asunto de manera perfecta. Siga así y no tendrá que lamentarse. Le auguro un ascenso inmediato y considerables privilegios en nuestra sociedad. Incluso llegaré a olvidar que hubo un momento en que prácticamente desobedeció mis órdenes y me hizo frente.
    —Gracias, mi coronel. — ¿Puede decirme qué piensa hacer ahora?
    —Desde luego. Ponerme en contacto con los únicos supervivientes de la primera expedición que no participaron en la segunda. Y tratar de localizar a ésta. Pero me temo que esto sea lo más difícil. Si el coronel Hadi Baltai no quiere dar señales de vida será difícil localizarles… a no ser que se le obligue.
    —Cuenta usted con mi aprobación para emprender la acción necesaria. No lo olvide, capitán.
    —No lo olvidaré, señor. Se lo aseguro. También yo estoy corriendo un riesgo muy grande. No quisiera que me sucediera lo mismo que a los Directivos que acaban de salir de aquí.

    El coronel frunció el ceño pero no dijo nada. Sabía que el capitán tenía razón, y que un fracaso le costaría el ostracismo. Es decir: la muerte. A él y también a su prometida Wanda Murdock.


    Capítulo V


    Junto a la cúpula de emergencia, un hombre corpulento contemplaba el panorama que ofrecía la superficie de Nekya. Miraba la rojiza extensión como un propietario. Aquello era suyo. Nadie se lo podría disputar.

    Al menos, así lo pensaba.

    Se volvió al oír unos pasos. Era media docena de hombres vestidos con equipos espaciales. Todos ellos se cuadraron e inclinaron respetuosamente. — ¿Conseguisteis capturar al profesor Blonderh?

    El que parecía jefe de aquellos hombres se adelantó hacia él.

    —No, Magnífico. — ¿Eh?… ¿Por qué?… ¿No quedó estatificado?
    —Sí, Magnífico, pero cuando llegamos al Puesto de Observación de Mercurio nos encontramos con un vehículo superficial de la S.P. Tratamos de reducirlo pero nos fue imposible. Una astronave de Venus acudía en su ayuda y tuvimos que escapar. — ¡Sois unos ineptos! ¡Ahora tendré que variar mis planes!

    Los hombres guardaron silencio, mientras aquel a quien daban el tratamiento de Magnífico se paseaba por la cúpula como fiera enjaulada. De pronto se detuvo y les miró insidioso. — ¿Sabéis a lo que os exponéis si caéis en desgracia?

    Los seis hombres palidecieron. El jefe respondió:

    —Sí, Magnífico. Lo sabemos. Moriríamos sin remedio.
    —Es cierto —reconoció el Magnífico sonriendo irónico—. Y supongo que eso no os gustará. Como tampoco debe gustaros saber que no podéis escapar de la muerte sin mi ayuda. Porque la lleváis dentro de vosotros mismos. ¿Verdad?

    Sin esperar a que ellos contestasen, preguntó: —¿Dónde están los demás?

    —Revisando la astronave. Usted dijo que la preparasen para una nueva expedición.
    —Bien. Al menos ellos cumplen mis órdenes.

    Luego, añadió:

    —Voy a daros otra oportunidad. Pero os advierto que será la última. Partiréis inmediatamente hacia Neptuno. Quiero que destruyáis la base de Experimentación Fridológica que existe en el planeta. Ya os he preparado los datos con su situación.

    Actuaréis como de costumbre para aniquilar al personal de la Base. Pero antes de emprender el regreso la destruiréis por completo. ¿Comprendido?

    —Sí, Magnífico. ¿Quiere que traigamos a alguien de allá?
    —No tengo ninguna plasmación del profesor Mahaly, por lo que mal podéis encontrarle cuando todos sus compañeros estén estatificados, sí no os pediría que lo trajeseis como debisteis hacerlo con Blonderh. Como nadie podrá contestar a vuestras preguntas no podéis localizarlo. Y en cuanto a describíroslo sería perder el tiempo. Sois tan estúpidos que me traeríais a otro y no a él. Por eso prefiero que destruyáis la Base. Me conformaré con este resultado. »Ahora, pasad por la cúpula de Sanidad. Os someterán a tratamiento para que podáis salir indemnes de Nekya. Y volver ilesos.

    Los hombres se inclinaron reverentes y el Magnífico los despidió con un gesto despectivo. Luego, cuando hubieron salido de la cúpula, accionó el intercomunicador y explicó al Encargado de Sanidad cómo debía proceder con aquellos hombres. Después pasó el contacto a la Cúpula de Radar y Transmisiones.

    —Establecer cadena de vigilancia con respecto a Plutón y Neptuno. No quiero que se produzca ninguna sorpresa. De la Tierra pueden enviar una tercera expedición al carecer de noticias de la segunda. Y controlad todas las emisiones de la S.P., teniéndome al corriente de cuanto haga referencia a Nekya.

    Cuando aquel hombre cerró el contacto volvió a mirar el panorama que se divisaba desde la cúpula. Estaba radiante de satisfacción.

    —El Supremo fue un necio creyendo que me conformaría —murmuró—. Yo le enseñaré a no considerarme como a un inferior. En adelante, cuando tenga que tratar conmigo deberá hacerlo de igual a igual. Con el Nekyonio en mis manos podré imponerle condiciones porque mi poder será igual que el suyo.

    Hizo una pausa y añadió:

    —Igual… ¡O mayor!

    Aquella idea le resultó tan grata que empezó a pensar en lo que podría hacer si todos sus planes se realizaban como tenía proyectado. En su mente empezó a forjarse la ilusión de convertirse en el dueño del Sistema. En suplantar al Supremo. En serlo él.


    ***

    La silueta del «Patrol» se destacaba sobre la pista del astro campo como una promesa de seguridad. Hakim condujo el vehículo superficial hasta la rampa de acceso. Wanda y Dan descendieron y el capitán ordenó al conductor:

    —Espera un poco. Te llevarán a Wanda.

    Luego la miró a ella.

    —No nos diremos adiós, sino «hasta pronto». Confío en que podré llegar á tiempo a Neptuno para advertir al profesor Laszlo Mahaly del peligro que le amenaza. Mientras, tú harás lo mismo con Van Kraagen. »Pero no te olvides de tomar las precauciones que te he señalado.

    Wanda asintió con la cabeza. Él siguió diciendo:

    —En nuestro estado de ignorancia acerca de la forma en que los Desconocidos operan sobre los afectados, tenemos que prever todas las posibilidades. Vestirás continuamente el traje espacial refractario. Respirarás únicamente el oxígeno de tus depósitos. Te he dejado suficientes para que no te veas forzada en ningún momento a respirar aire normal.

    Además, tu alimentación se limitará única y exclusivamente a concentrados anteriores al caso de Sahara. De ese modo estarás segura de que nadie los ha podido manipular introduciendo en ellos la causa de la estatificación. Bajo ningún pretexto probarás agua o cualquier líquido libre. Pueden ser un vehículo de contaminación. En mi alojamiento tienes botellas suficiente para varios meses. Con esas provisiones, líquidas y sólidas, no te pondrás en peligro. Y si acaso necesitases beber algo, asegúrate de la fecha de su envasamiento. No aceptes nunca nada de fecha posterior a la del caso del sanatorio.

    —No te preocupes, Dan. Seguiré tus instrucciones al pie de la letra.

    Se estrecharon las manos y ella retrocedió unos pasos. Dan subió la rampa y al llegar a la compuerta d«entrada se detuvo para agitar una mano. Ella respondió diciéndole adiós con un gesto similar. Luego el capitán Kremer entró en la astronave y pulsó el contacto de hermético. La compuerta giró sobre sus ejes y se cerró a sus espaldas. Dan se elevó hasta la cabina de mando. El piloto estaba en su puesto aguardando órdenes. Desde allí vieron cómo Wanda entraba en el vehículo superficial y como éste retrocedía hasta el basamento de control. Dan dejó escapar un suspiro y preguntó: —¿Comprobados reactivos y mandos?

    —Sí, mi capitán.

    Dan se situó ante el intercomunicador. Accionó las palancas de transmisión oral y de visión y se dirigió a la tripulación del «Patrol».

    —Atención todos. Esta misión no es ningún patrullaje ordinario. La sección del «Advertiser» deberá estar pronta para hacer que cualquier astronave que surja en nuestra ruta se aparte apenas sea divisada. Presten atención sobre todo a las naves último modelo de la S.P. Hay tres en manos de irresponsables o criminales. Si alguna de ellas aparece en nuestra ruta los componentes del «Advertiser» me lo comunicarán inmediatamente, así como impondrán al presunto enemigo la orden de salir de ruta y entrar en órbita en el planeta más cercano adonde se encuentren. En ese momento, los componentes del «Reformer» estarán ya preparados para entrar en acción y si nuestra orden es desobedecida actuarán sin piedad aniquilando la nave en cuestión. »No hagan caso aunque vean que lleva las insignias de la S.P. Ni siquiera aunque contesten a mensajes por medio de nuestra onda especial. Tenemos que habérnoslas con un enemigo astuto que conoce nuestra forma de operar y que posee naves tan rápidas como la nuestra, pero no mejor armadas. La orden que ha dado el Supremo es tajante: Nadie debe interferirse y quien lo intente ha de ser destruido.

    El rostro del capitán Kremer aparecía plasmado en las pantallas de los distintos departamentos del «Patrol». Los tripulantes estaban serios y no hicieron el menor comentario entre ellos ni siquiera al cerrarse la transmisión. Todos sabían que partían para una misión de tal importancia que a su regreso serían sometidos a tratamiento hipnótico de olvido. Aquello solo indicaba de por sí la naturaleza ultrasecreta de la misión para la cual partían hacia el lejano Neptuno.

    Al terminar su discurso a la tripulación, Dan dio la señal de marcha. Los motores iónicos entraron en acción y la astronave se lanzó hacia el cielo. Desde el basamento de control, Wanda la vio elevarse con el corazón encogido. Dan partía al encuentro de algo ignorado. Para presentar batalla al desconocido enemigo y tratar de evitar que se produjese en Neptuno una cuarta aniquilación. Ella, por su parte, intentaría también que en Gobi se tomasen las medidas necesarias para cortar aquella serie de aniquilaciones.

    Cuando el «Patrol» dejó de verse en las pantallas del radar, Wanda regresó al vehículo superficial. Se colocó el traje espacial refractario y obligó a Hakim a imitarla.

    Luego le ordenó partir hacia Gobi.

    El caso iniciado en el sanatorio de Sahara entraba ya, al menos ella y Dan lo creían así, en una fase definitiva.


    ***

    La sorpresa de Dan fue abrumadora. La Base de Experimentación Fridológica de Neptuno estaba totalmente destruida. Y entre las ruinas halló al personal estatificado. No se había salvado nadie. Comprobó la relación y vio que no faltaba ninguno de las miembros de aquella Estación. Habían sufrido la suerte que los de Mercurio, Selene y el sanatorio de Sahara.

    «He llegado demasiado tarde.»

    Aquel pensamiento dejó a Dan desconcertado. ¿Quiénes eran los misteriosos enemigos que de modo tan implacable estaban aniquilando a los miembros de la primera expedición á Nekya que no habían participado en la segunda?… ¿Cuál era el motivo?…

    «Parece como si alguien estuviese interesado en que no pudiesen hablar. ¿Pero de qué?… ¿Qué es lo que podían decir?…»

    De un pensamiento pasó a otro.

    «Ya sólo queda un superviviente, el profesor Van Kraagen… ¡Y Wanda está con él!… El mismo peligro que le amenaza a él puede alcanzarla a ella.»

    Un sudor frío corrió por su frente y abandonó apresuradamente las ruinas de la Base.

    Los tripulantes del «Patrol» quedaron asombrados al oírle dar las órdenes de marcha con voz entrecortada.

    Mientras la astronave abandonaba el planeta y emprendía el regreso a la Tierra, Dan se hizo cargo personalmente de la estación transmisora y estableció contacto con la más cercana de las emisoras de la S.P.

    —Quiero una conexión en cadena para poder hablar con la Tierra.

    Y ante los reparos que se le ofrecieron por los técnicos, insistió:

    —Exijo primacía en la comunicación. Que se aplacen cualesquiera otras. Es un servicio especial bajo el control personal y directo del Supremo. ¡Obedezcan!

    Ante aquellas exigencias se abatieron todos los obstáculos. Las emisoras de la S.P. constituyeron la cadena necesaria para establecer conexión entre el «Patrol» y el Cuartel General de la S.P. en la Isla.

    De todos modos, pese a esa rapidez pasaron días antes de que el capitán Kremer pudiese establecer contacto con el coronel Zerna. Utilizando la clave del máximo secreto que conocían bajo el nombre de «Gran Amenaza» comunicó el estado en que había encontrado la Base de Neptuno y pidió que se tomasen medidas de precaución en torno al profesor Van Kraagen.

    —Es el único hombre que puede dar una solución a este enigma. Sólo él puede decirnos qué ocurrió en Nekya… o qué misterio se oculta tras estas aniquilaciones en serie. ¡Tienen que protegerle hasta que yo llegue! »Mi consejo es que se le lleve a un lugar conocido sólo por usted, mi coronel. De esa forma estará a cubierto de cualquier ataque.

    La respuesta del coronel Zerna fue tranquilizadora:

    —Se tomarán las medidas necesarias. Inmediatamente.

    Y el capitán Kremer prosiguió acercándose a la Tierra exigiendo a la tripulación del «Patrol» que soportasen incluso la pérdida de gravedad interior en la astronave para que ésta pudiera rendir al máximo en aquel viaje del que tanto dependía.

    Sin embargo, cuando ya habían rebasado la órbita de Saturno, el capitán Kremer recibió de nuevo un mensaje de la Tierra. Un mensaje que le sumió casi en la desesperación.

    —El profesor Van Kraagen no se encuentra en Gobi desde unos días antes de que se presentase en el Centro de Investigación la señorita Wanda Murdock. — ¿No se conoce su paradero?
    —Según informó el director del C.I.B.B., el profesor Van Kraagen partió para pasar unos días de descanso en su finca del Ártico. La señorita Murdock salió hacia allá apenas conoció la noticia, pero se acaba de recibir una comunicación suya indicando que si bien el profesor estuvo allá un par de días, desapareció después sin dejar dicho adonde iba. — ¿No saben si recibió algún mensaje…?

    La respuesta del coronel Zerna fue para Dan peor que si le hubiesen enviado ya al ostracismo.

    —Llegó una nave último modelo de la S.P. y se marchó con ella. Después se carece de toda noticia del profesor Van Kraagen.

    Se produjo un prolongado silencio. El coronel Zerna fue el primero en romperlo. — ¿Qué piensa hacer ahora, capitán Kremer?

    Dan tardó unos segundos en responder. Luego dijo.

    —Investigaré personalmente en la finca del profesor y en el C.I.B.B. No sé lo que podré conseguir ni si sacaré algo en claro. Pero… desaparecido él no queda nadie en el sistema de cuantos partieron en la primera expedición a Nekya. No tendré otro remedio, en el caso de no conseguir una nueva pista, que intentar establecer contacto con el coronel Hadi Baltai. ¿Se ha tenido alguna noticia suya?
    —Ninguna. Parece como si hubiese desaparecido.
    —En ese caso… Habrá que ir a Nekya. ¡No hay otra solución!

    Al cerrarse el contacto, Dan quedó pensativo. La desaparición del profesor Van Kraagen eliminaba, tal como había dicho al coronel Zerna la única posibilidad que le quedaba de averiguar algo respecto al planeta y al Nekyonio cuyo descubrimiento debía considerarse como la fuente de aquella serie de aniquilaciones.

    «Una serie —murmuró— que por lo menos parece haberse detenido en el C.I.B.B., ya que al desaparecer Van Kraagen, los hombres que le rodeaban se han librado de la muerte por estatificación. »Pero por qué esta vez se han llevado a ese hombre en vez de eliminarle como a los demás?»

    El cerebro de Dan trabajaba intensamente. Una idea surgió en su mente y por unos instantes trató de apartarla como demasiado absurda. Luego, fue creciendo y ganando su interés hasta que acabó por decirse a sí mismo:

    «Iré a Gobi. Tal vez los trabajos del profesor Van Kraagen puedan arrojar una luz sobre este misterio… y si se lo llevaron de su finca del Ártico es de suponer que en su laboratorio encuentre algo que me indique lo que hizo en Nekya y quizá halle un indicio que me permita saber por qué se ha salvado de la muerte, rompiéndose en él la cadena de aniquilaciones.»

    Animado por esa débil esperanza, el capitán ordenó se mantuviese el «Patrol» en la máxima aceleración a fin de llegar a la Tierra cuanto antes para iniciar la investigación en el laboratorio del desaparecido profesor Van Kraagen.


    Capítulo VI


    —¿Tiene idea de cuáles eran los trabajos del profesor Van Kraagen, señor director?

    El interpelado se encogió de hombros. Hizo un gesto amplio. Wanda siguió con la mirada el movimiento que parecía abarcar todo el laboratorio del desaparecido Van Kraagen en el C.I.B.B.

    —No —replicó el director—. Tenga usted en cuenta, capitán, que un hombre de la talla de Van Kraagen no está obligado a dar cuenta de sus investigaciones hasta que éstas han entrado en una fase crucial. — ¿Ni siquiera a usted?
    —Ni siquiera a mí. — ¿Y cómo saben que ha llegado el momento de comunicarlo?
    —Corrientemente —explicó con parsimonia el director del C.I.B.B.—, cuando un científico, cualquiera que sea la rama del saber en que opere, hace un descubrimiento requiere el apoyó de sus colegas, del Gobierno, o necesita medios especiales para profundizar en su trabajo. Es al hacer esas solicitudes extraordinarias cuando informa de su trabajo. — ¿Y el profesor Van Kraagen no pidió nada de eso?
    —No.
    —En ese caso hay que suponer que disponía de cuanto necesitaba.
    —En efecto.
    —Bien. Siendo así desearía me informase cuál era la especialidad de Van Kraagen, aquello a lo que él dedicaba máximos esfuerzos…

    El director Barton le miró extrañado. Dan tuvo que repetir la pregunta. Entonces su interlocutor respondió sonriente:

    —La especialidad de Van Kraagen era la misma que la del C.I.B.B. La investigación Biológica y Bacteriológica.
    —Creo que ambos campos son muy extensos. ¿No puede concretar un poco más? Por ejemplo, ¿cuál era específicamente la función de Van Kraagen en la expedición a Nekya?
    —Tenía que establecer si existía algún peligro en ese planeta, en el orden biológico y bacteriológico. Y en caso de que fuera así advertir á la tripulación y expedicionarios al par de intentar poner remedio.
    —Bien. ¿Dijo que hubiese algún peligro en Nekya?
    —No. — ¿Ninguno? — insistió Dan.
    —Ninguno.

    El capitán quedó pensativo. Fue a acariciarse el mentón con aire de perplejidad, pero se lo impidió la escafandra. Algo rondaba por su mente que no le dejaba en paz. Notaba que había alguna cosa que se estaba deslizando entre sus dedos. Algo importante. Pero no sabía qué podía ser. Por eso volvió a insistir en la misma pregunta, aunque formulándola de modo diferente. — ¿Hizo el profesor Van Kraagen algún comentario acerca del exceso de trabajo en Nekya?… ¿Habló de algún problema surgido allá?

    El director iba a responder negativamente, pero se detuvo en seco. Recapacitando, recordó unas palabras de Van Kraagen a poco de llegar de aquella expedición. Pareció titubear un momento.

    —Ahora que usted lo pregunta —dijo a Dan—, recuerdo que a su ayudante le habló algo de un momento de apuro. Pero rectificó casi inmediatamente diciendo que apenas si había tenido importancia. Por eso no prestamos atención al caso. — ¿Está ese ayudante de Van Kraagen en este establecimiento?
    —Desde luego.
    —Llámelo, por favor.

    El director se acercó al intercomunicador y pulsó la palanca. Pronunció unas breves palabras y cortó el contacto. Luego se volvió hacia Dan.

    —El profesor Rizti vendrá en seguida.
    —Gracias, señor director. Mientras tanto, y como yo soy un profano en estas cuestiones, desearía un informe sobre los trabajos realizados por Van Kraagen hasta la fecha de su desaparición, pero en un lenguaje que resulte comprensible para mí.
    —Si me lo permite, capitán. Creo que el profesor Rizti. ayudante de Van Kraagen, podrá informarle mejor que yo. Es un ferviente admirador suyo. Y está muy afectado por la desaparición. También para el C.I.B.B. ha sido una pérdida. El pobre Van Kraagen era muy apreciado por todos.

    En ese momento entró en el laboratorio de Van Kraagen el profesor Rizti. Era un hombre de escasa estatura.

    Su cabeza parecía deforme. Excesivamente grande respecto al cuerpo. Dan se sobrepuso a una primera impresión bastante desagradable y después de presentarse le expuso el motivo de su investigación. A las preguntas de Kremer, respondió el recién llegado con simplicidad no exenta de cierto desdén.

    —El profesor Van Kraagen estaba estudiando y experimentando unos cultivos microbianos procedentes del planeta. Primeramente pareció estar entusiasmado por algo que creía un descubrimiento. Luego se encerró en un mutismo absoluto y comprendí que sus esperanzas se habían esfumado. — ¿Qué quiere decir?
    —Probablemente pensó haber descubierto algún nuevo microorganismo y luego resultaría que no era así. — ¿Es posible que un profesor de la talla de Van Kraagen se equivoque de ese modo?
    —Naturalmente. Los sabios se equivocan mil veces antes de acertar una sola vez.

    Dan pasó por alto la patente ironía que asomaba en el tono con que le hablaba el profesor Rizti. Estaba decidido a pasar por todo con tal de conseguir algún resultado. No le importaba que le considerasen torpe y pesado. Había mucho en juego para detenerse en aquella clase de consideraciones. Volvió a encararse con el ayudante de Van Kraagen y le espetó: —¿Dónde están los cultivos microbianos esos en que trabajaba su jefe?

    Rizti le miró extrañado. Luego señaló hacia uno de los paneles del laboratorio junto al cual se veía adosado un enorme compartimiento dotado de controles, palancas, diales, interruptores y aberturas circulares.

    —Ahí, supongo. En lo que nosotros llamamos «invernadero».
    —Muéstremelos, por favor.

    El ayudante de Van Kraagen enarcó una ceja, manifiestamente sorprendido. Incluso pareció más respetuoso al preguntar: —¿Entiende usted de Bacteriología?

    —No.
    —Entonces —añadió recuperando aquel ofensivo tonillo de superioridad con que había hablado anteriormente— no comprenderá nada.
    —Usted me lo explicará —repuso Dan sin perder la paciencia.

    El profesor Rizti se encogió de hombros y no replicó. Se dirigió al llamado «invernadero» y pulsó una palanca. Una de las aberturas circulares proyectó hacia fuera la bandeja que contenía.

    Estaba vacía.

    Rizti la miró con sorpresa.

    —Debo haberme equivocado —murmuró.

    Y pulsó otra palanca. Con el mismo resultado. Siguió pulsando palancas y examinando las distintas bandejas. Su sorpresa iba en aumento. Al final se volvió hacia Dan con gesto de impotencia. — |No están! ¡Los cultivos microbianos del profesor Van Kraagen han desaparecido? — ¿Está seguro? ¿No puede tenerlos en otro sitio?

    El profesor Rizti iba a contestar negativamente. Pero antes de hacerlo su mirada se dirigió hacia uno de los extremos del laboratorio. Entonces una sonrisa apareció en sus labios.

    —Perdone, capitán —dijo amablemente, casi excusándose—. Su presencia en este lugar me sorprendió inesperadamente y me dejé influir por una impresión de anormalidad.

    Por eso dije que los cultivos habían desaparecido. Pero no es así. Están en el «Redoxor». — ¿Dónde?

    Rizti repitió sus últimas palabras al par que añadía una explicación.

    —El «Redoxor» es un aparato destinado a destruir los cultivos o las bacterias patógenas.

    Y precediendo al capitán y a Wanda abrió la compuerta transparente del aparato al que había señalado. De su interior extrajo unos cilindros que mostró a los visitantes.

    —Dentro de estos tubos estaban los cultivos microbianos de Nekya. El profesor Van Kraagen debió considerarlos inútiles y procedió a su destrucción.
    —Un momento, profesor —exclamó Dan sujetando el brazo de Rizti, antes de que éste se llevase los cilindros. Usted dijo que en este aparato, el «Redoxor», acostumbran a destruir cultivos o bacterias patógenas. Es decir, aquellos elementos susceptibles de transmitir o provocar una enfermedad. ¿No es ese el sentido que dan ustedes a la palabra patógeno?
    —Sí, desde luego. Pero el hecho de ver los cilindros en el «Redoxor» no indica que los cultivos de Nekya fuesen patógenos.
    —Se está contradiciendo —advirtió Wanda—. Antes dijo…
    —Sé perfectamente lo que dije, señorita —replicó irritado el profesor Rizti—. Y no necesito que me lo recuerde. El «Redoxor» tiene una finalidad específica, pero no es preciso que se utilice siempre para la misma. A veces, y este puede ser uno de esos casos, el profesor Van Kraagen, como cualquiera de nosotros lo hemos utilizado para destruir cualquier cosa, sea patógeno o no.
    —Entonces, según usted —intervino nuevamente Dan—, esos cultivos pudieron no ser patógenos, aunque el profesor Van Kraagen los destruyese en el «Redoxor». ¿Es correcta mi presunción?
    —Sí.

    Al llegar a este punto se produjo un prolongado silencio. Dan tardó unos segundos en volver a iniciar el interrogatorio del científico. — ¿Sería usted tan amable de decirme cuanto sepa sobre esos famosos cultivos de Nekya?

    —Le diré lo poco que comentó conmigo el profesor Van Kraagen. Me dijo que había encontrado unos Espirilos Aerobios sumamente interesantes. Pero no insinuó en ningún momento que fuesen de carácter patógeno. Lo único que dijo respecto a ellos se refería a su tamaño: Seis mieras. ¡Ah! También dijo que no eran filtrables.

    Dan carraspeó ligeramente antes de pedir una aclaración que suponía provocaría nuevamente aquel tonillo despectivo del profesor Rizti. Luego formuló su pregunta. — ¿Puede explicarme sucintamente lo que entiende por Espirilos Aerobios, y por «filtrables»? Confieso que no le he entendido.

    No se equivocó el capitán al prever la reacción del profesor. Con su despectivo tono, que en él ya parecía habitual, explicó:

    —Le expondré en líneas generales lo que es una Bacteria y lo comprenderá mejor. Se trata de un organismo vegetal unicelular que pertenece a la clase de los esquizomicetes.

    Algunas se unen para formar grupos que tienen el aspecto de cadenas, masas, filamentos o rosarios, pero pese a ello, la actividad de las Bacterias! es completamente individual y desempeñan sus actividades biológicas independientemente de las demás. Si bien, en ocasiones, toda una cadena puede actuar de un modo uniforme y en un mismo sentido, lo que acostumbra a suceder en el caso de las Patógenas. — ¿Cuál es su medio habitual? — ¿Su «habitat»?… Es muy extenso. Se encuentran difundidas en el aire, agua y suelo, animales y plantas, y en la materia orgánica muerta. — ¿Hay casos de especialización? Quiero decir si las hay que sólo pueden estar en algún sitio determinado de los que acaba usted de nombrar.

    —Sí.
    —Bien. Dígame algo ahora de los Espirilos Aerobios.
    —Los Espirilos son Bacterias cuya forma es la de un filamento helicoidal. En cuanto a lo de Aerobio es un carácter que se le añade debido a que necesitan oxígeno para su actividad vital. ¿Alguna cosa más?
    —Sí. Le queda por explicarme ese carácter de «no filtrables». — ¡Ah! Es cierto. Lo había olvidado. Decimos que una Bacteria es filtrable o no, según sea invisible o no al microscopio electrónico. — ¿Quiere decir que las hay que son invisibles?
    —En efecto. Algunas atraviesan los poros de los filtros más finos. Esas son las filtrables.
    —Es decir, resumiendo, las Bacterias estudiadas por el profesor Van Kraagen en el planeta Nekya reúnen las siguientes condiciones: »Su tamaño es el de seis mieras aproximadamente. Necesitan el oxígeno para su función vital. No son filtrables por lo que pueden observarse en el microscopio electrónico.

    Y parece ser que no son patógenas.

    —Así es. Añada a eso que deben reproducirse por escisipasión en medio ambiente favorable. Y por esporulación en un medio desfavorable. Y con esto —añadió burlón—, ya sabe tanto como yo.

    El capitán Kremer lo escrutó fijamente.

    —No pretendo eso ni mucho menos, profesor Rizti. Usted es un especialista en un terreno en el que yo soy absolutamente profano… así como usted lo sería si tratase de inmiscuirse en mi habitual campo de acción. Por ello me veo obligado a requerir su colaboración.

    El director Barton intervino entonces para disminuir la tensión que adivinaba entre ambos hombres.

    —Puede usted contar con ella, capitán Kremer. Todo el personal del C.I.B.B. colaborará en la forma que se precise. Nos basta con que el Supremo le haya concedido carta blanca en este asunto. — Y al pronunciar aquellas palabras y la alusión al Supremo miró significativamente al profesor Rizti, que palideció pensando en las consecuencias que podría acarrearle su impertinencia anterior— para que hagamos cuanto esté en nuestra mano.
    —Así es —se apresuró a añadir el profesor Rizti—. No tiene usted más que mandar, capitán. ¿Desea saber alguna cosa más? Se lo explicaré con mucho gusto.

    Dan sonrió ante la premura con que el ayudante de Van Kraagen se disponía a colaborar en cuanto había escuchado la alusión al Supremo. Pero no se lo tomó en cuenta. Se encaró con el Director, pidiendo:

    —Prepare un equipo de investigación para que me acompañe al planeta Nekya.

    Necesito repetir la experiencia del profesor Van Kraagen. Quiero saber qué es lo que él pudo encontrar en ese planeta y por qué ha sido raptado. ¿Comprendido?

    El Director asintió complacido.

    —Sí, capitán. Dispondré lo necesario para que nuestros mejores especialistas vayan con usted a Nekya.

    Kremer señaló entonces al profesor Rizti.

    —Habida cuenta de que ha sido el ayudante de Van Kraagen, creo que el profesor es uno de los más indicados para participar en esa expedición.

    El aludido se inclinó respetuosamente.

    —Lo consideraré un honor.

    Al tratar de enderezarse, el profesor sintió que algo se lo impedía. Fue a hablar para pedir ayuda. Pero no pudo. Trató de mirar al director Barton. Y no lo consiguió. Una especie de velo tupido se había tendido ante sus ojos impidiéndole ver lo que había ante él. Había quedado inmovilizado, mirando al suelo. Durante unos segundos le pareció que éste se alejaba. Iba alejándose paulatinamente. Primero con lentitud. Luego con rapidez vertiginosa hasta fundirse con aquel velo opaco que acababa de ocultar y paralizar su visión. Las manos no le obedecían a las órdenes que emitía desde el cerebro. Una idea aterradora surgió en su mente:

    «¡La muerte por estatificación!… ¡Voy a morir como los demás!… ¡Igual que los del sanatorio!… ¡NO TENGO SALVACIÓN!»

    Luego dejó de razonar Su mente se hundió en algo absurdo. Ignorado. Algo que le abotargaba anulando su conciencia. Dejó de pensar. Y de sentir.

    El profesor Rizti dejó de existir.


    ***

    Dan y Wanda miraban al ayudante de Van Kraagen. La inclinación con que éste había aceptado el honor de partir al planeta Nekya, les parecía excesiva. Demasiado prolongada. — ¿Le sucede algo, profesor?

    La pregunta de Wanda quedó sin respuesta. Dan se volvió entonces hacia el director del C.I.B.B. interrogándole con la mirada. Pero aquella pregunta quedó también sin respuesta. El director Barton estaba inmóvil mirando con fijeza al profesor Rizti.

    Mirando sin ver.

    Wanda no pudo contenerse y lanzó un grito de espanto. La horrible verdad acababa de introducirse en su mente: —¡Están estatificados!

    Dan no dijo nada. Se acercó a los dos hombres y tocó sus cuerpos. A través del guante protector no pudo sentir el frío que los había ganado, pero sí apreció la rigidez que los había embargado. Comprendió que Wanda había dicho la verdad. Ante ellos acababa de producirse el hecho insólito que estaban investigando desde que las aniquilaciones en serie se iniciaron en el sanatorio de Sahara. Nadie había intervenido aparentemente en aquel hecho. Y sin embargo, el director del C.I.B.B. y el profesor Rizti acababan de perecer por parálisis total. Por estatificación.

    La muchacha no pudo resistir el seguir mirando aquellas formas inmóviles, de las que el color humano estaba desapareciendo para dejar paso a una tonalidad gris. Echó a correr hacia la puerta chillando histérica. — ¡Socorro! ¡Auxilio!

    Dan se había quedado con los ojos clavado en aquella doble parodia de lo que habían sido dos científicos. Nunca un hombre cuerdo estuvo más cerca de la locura que el capitán Kremer en aquel instante. Reaccionó oyendo los chillidos de Wanda que iban en aumento a medida que iba recorriendo el Centro de Investigaciones Biológicas y Bacteriológicas y hallaba a su paso nuevos hombres estatificados. Salió corriendo detrás de ella. — ¡Wanda! ¡Espera!

    Pero ella no le oyó. O no quiso escucharle. Siguió corriendo de un lado a otro por aquel lugar espantoso poblado de hombres inmóviles. De hombres muertos.

    Ambos habían visto a otros en actitud semejante. En el sanatorio de Sahara, Dan por primera vez. En Selene, la segunda vez. En Mercurio, Wanda vislumbró ya aquel horror, que se había vuelto a repetir para Dan en Neptuno. Pero hasta entonces no habían asistido al instante en que los hombres pasaban de la vida a la muerte con aquella rapidez escalofriante.

    Dan consiguió alcanzarla cuando se disponía a salir a una de las terrazas laterales. La sujetó con fuerza y trató de que reaccionase. La zarandeó mientras gritaba: —¡Tranquilízate!… ¡No podemos hacer nada por ellos!… ¡Hemos de pensar en nosotros!

    Wanda no contestó. Se limitó a exhalar unos quejidos de animal herido en los que se mezclaban los sollozos. El capitán la estrechó contra su pecho y la tranquilizó. El momento de histeria estaba pasando. Unos segundos más Y Wanda recuperaría el control de sí misma.

    En ese instante un zumbido persistente llegó hasta ellos. Dan alzó la cabeza y en el cielo vio el surco que dejaba una astronave al acercarse veloz hacia la amplia llanura.

    Impulsivo, el capitán atrajo al interior de aquella estancia a la muchacha, alejándola de la terraza. Ella le miraba asustada.

    —Por favor. Tienes que tranquilizarte. Viene alguien… y sospecho que son Ellos. Los Desconocidos.

    Wanda movió la cabeza afirmativamente. Sin fuerzas para hablar. Dan se acercó sigilosamente a la terraza y miró hacia fuera.

    La astronave dirigía hacia el suelo su proa y de ella partieron los cohetes amortiguadores. Se disponía a aterrizar. Cuando no le quedó sobre ello la menor duda, Dan volvió al lado de la muchacha.

    Luego, quedamente, le susurró:

    —Tengo que ver quiénes son y a qué vienen. Supongo que se dirigirán al laboratorio de Van Kraagen. Quizá vengan en busca de aquellos cilindros que encontramos en el «Redoxor»…

    Ella le seguía mirando fijamente. Sin responder. Aterrada.

    —Tendré que dejarte sola mientras voy a investigar.

    Wanda negó con energía. — ¡No me dejes! ¡No lo soportaría!

    —Es preferible, cariño. No puedo llevarte conmigo. Ignoro los riesgos que corro si me descubren.
    —Quiero ir contigo… Quiero ir contigo…
    —Es imposible. Resígnate. Es mejor para los dos. Yo podré moverme con mayor libertad. Sabiendo que estás a salvo iré más tranquilo. Y no te preocupes. Ellos deben creer que no hay nadie con vida en este lugar. Tengo a mi favor el factor sorpresa.

    Afortunadamente tomamos precauciones suficientes para no quedar afectados como los demás. Ahora sabemos ya que hay un modo de combatir a esta epidemia. Nuestra lucha entra en una fase definitiva y empezamos a tener armas para ganar. O al menos para defendernos.

    Wanda seguía abrazada a él como si no quisiese soltarle. Delicada, pero firmemente, Dan se zafó de aquellos brazos. Luego comprobó que la carga atómica de su pistola estaba en posición correcta de disparo y después de hacerle un gesto tranquilizador se separó de Wanda, abandonando aquella estancia para dirigirse al laboratorio de Van Kraagen donde esperaba descubrir la identidad de los misteriosos causantes de la quinta aniquilación.


    Capítulo VII


    Al acercarse al laboratorio, el capitán Kremer evitó hacer el menor ruido que delatase su presencia a los recién llegados. Primero dejó que llegasen a su destino. Era el mismo que él había imaginado. Sus sospechas iban confirmándose. Dos de ellos se dirigieron hacia el «Redoxor».

    Han venido en busca de los cilindros. Sabían que los encontrarían allí. Dentro del aparato. Entonces… Van Kraagen ha tenido que decírselo. Por eso debieron raptarlo.

    Para que hablase. ¿Pero en qué estriba la importancia de los cilindros que contenían los cultivos microbianos?… Éstos ya fueron destruidos. Si no querían que se supiese algo sobre ellos… bastaba con destruirlos, y de ello se encargó el Redoxor. ¡No querían que supiésemos ni siquiera que esos cultivos habían sido destruidos!… ¡Y Rizti se equivocaba! ¡Los Espirilos Aerobios que se encontraron en Nekya debían ser patógenos, por eso los destruyó Van Kraagen!

    El grupo de intrusos parecía haber terminado su labor y se encaminó hacia la entrada del laboratorio. Dan no aguardó más. Empuñó la pistola atómica y avanzó a su encuentro. — ¡Quietos! — ordenó.

    Estos se volvieron sobresaltados.

    La amenaza del arma era suficiente para que aquellos hombres guardasen una perfecta inmovilidad. Dan se fijó en que ellos no llevaban ninguna escafandra. Sólo los trajes espaciales. Anotó aquello mentalmente. Era importante saber que el enemigo no creía necesario tomar ninguna precaución contra el contagio. Y lo relacionó inmediatamente con los hechos anteriores. No se había reproducido ninguna aniquilación en los sitios donde se verificó una vez.

    Los intrusos observaban a Dan con fijeza. Parecían estar esperando sus órdenes. El capitán se sintió seguro y avanzó hacia ellos.

    —Vayan todos hacia la pared y apoyen en ella las manos. Luego separen las piernas hasta sostenerse sólo con las manos apoyadas en la pared. ¿Comprendido?

    Un murmullo de asentimiento acogió aquella orden. Los intrusos le volvieron la espalda y se colocaron como había dicho. Pasaron unos segundos hasta que le hubieron obedecido por completo. Entonces, cuando estuvo convencido de que no tenía nada que temer de ellos, Dan inició su interrogatorio. — ¿Quién os manda?

    Uno de los hombres respondió afirmando que era él el jefe del grupo. Dan le exigió diese su identificación.

    —Me llamo Sun—Tao. Procedo de la provincia Australia. — ¿Qué estudios ha realizado?
    —Llegué a oficial de transmisiones interprovinciales. Luego fui castigado por un asunto de índole particular. Me enviaron a las unidades de trabajo submarinas. Trabajé en los cultivos alimenticios del mar Profundo hasta que me rescató el Magnífico. — ¿Quién es ese hombre al que llamas Magnífico?

    Al tratar de mirarle para contestar, el jefe del grupo forzó demasiado la posición y estuvo a punto de caerse. Dan se le acercó y ayudó a recuperar su primitiva posición.

    Pero el capitán no vio que aquel hombre había tenido tiempo de oprimir un botón de su traje espacial.

    Prosiguió el interrogatorio.

    Pero a partir de aquel instante, las preguntas y respuestas que se sucedieron salieron del ámbito del laboratorio de Van Kraagen. Resonaron como un eco en la cabina de control de la astronave que estaba fuera del edificio. Erguida en la llanura. Y los tripulantes que habían permanecido en ella supieron que sus compañeros habían sido apresados. — ¿Qué hacemos? — preguntó uno de ellos al jefe piloto.

    —Esperar y enterarnos de lo que ocurre. Si Sun—Tao ha conseguido establecer contacto con nosotros sin que su aprehensor se diese cuenta, él mismo se encargará de indicarnos cuál es su situación.

    El técnico en transmisiones amplió los circuitos para escuchar sin dificultades lo que ocurría en el edificio del C.I.B.B. Y hasta ellos llegó la voz de Dan al repetir su pregunta. — ¿Quién es ese hombre al que llamas Magnífico?

    —No conozco su identidad real —replicó Sun—Tao—. Desde el primer día dijo que le llamásemos así. — ¿De dónde procede?
    —No lo sé, capitán. Se lo juro. Y debe creerme. Le estoy diciendo la verdad. Yo no me atrevería a mentirle sabiendo que tiene en sus manos una pistola atómica. Un solo hombre con esa arma en las manos puede destrozarnos a todos nosotros. Lo sé y no quiero correr ese riesgo.

    A Dan le sorprendió aquel torrente de exclamaciones. Creyó que las motivaba el pánico. No se dio cuenta de que en ellas Sun—Tao estaba transmitiendo un mensaje a sus compañeros. Éstos le entendieron perfectamente. — ¿Habéis visto —exclamó satisfecho el jefe piloto—. Ya sabemos que a nuestros camaradas hay un capitán, posiblemente de la S.P., amenazándoles con una pistola atómica. Y tenemos que actuar contra un solo hombre. — ¿Vamos a por él?

    —No, Turbot. Ir todos sería una locura. Es mejor que vayáis sólo dos. A fin de cuentas tenéis que enfrentaros con un hombre que no espera ser agredido. Que te acompañe Valzir. Los demás nos quedaremos escuchando y si nos damos cuenta de que os hace falta ayuda la recibiréis.

    Los aludidos tomaron sus armas y salieron de la cabina de control. Los demás tripulantes de la astronave siguieron escuchando la conversación que se desarrollaba entre Sun—Tao y el capitán Kremer. Éste fue pidiendo la identidad de los demás miembros del grupo, enterándose así de que todos ellos habían pertenecido a la misma unidad de trabajo submarino.

    «Forman un bonito ramillete de indeseables —pensó Dan mientras oía la relación de Sun—Tao—. Todos ellos castigados al trabajo en el mar Profundo. De ahí al ostracismo sólo median dos etapas. Ahora acaban de cubrirlas. Esta rebelión les condena al final definitivo.»

    Entonces inquirió acerca del fin que motivaba aquellas aniquilaciones. La respuesta de Sun—Tao no le sorprendió mucho.

    —Ignoro lo que se propone el Magnífico. Él no nos explica cuál es su idea. Nos dice lo que hemos de hacer y basta.
    —Vinisteis en busca de los cilindros con cultivos microbianos de Nekya. Y sabíais que los encontraríais en el «Redoxor». ¿Lo dijo el profesor Van Kraagen? ¿Vive todavía?
    —No he visto a nadie que se llame así. — ¡No mientas! Una nave espacial se lo llevó de su finca del Ártico. — ¿Aquel hombre era Van Kraagen?… No lo sabía.

    Dan se conformó con la respuesta. El rostro de Sun—Tao había expresado tal sorpresa que no tuvo más remedio que creerle. Sin embargo no captó todo el matiz de la misma. El capitán Kremer siguió preguntando: —¿Cómo os las habéis arreglado para conseguir la estatificación de esa pobre gente?

    Y con un gesto señaló al director del C.I.B.B. y al profesor Rizti que continuaban en la misma posición en que les sorprendiera la muerte.

    Sun—Tao pareció meditar antes de responder. Miró por encima de su hombro y sonrió.

    Su voz pareció firme al contestar. Incluso se hubiese dicho que en ella había un deje irónico.

    —Si tanto le interesa puedo demostrárselo con usted mismo, capitán.

    Dan iba a castigar lo que tenía carácter de insolente desafío cuando percibió un ligero rumor tras él. Se volvió con rapidez. Pero no con la suficiente. Dos individuos se habían deslizado a sus espaldas. Ambos parecían dispuestos a agredirle. Dan trató de eludir el primer golpe.

    No lo consiguió.

    La escafandra quedó destrozada al recibir el impacto del arma que enarbolaba Turbot.

    Luego Valzir concluyó el trabajo con otro golpe que arrebató a Dan toda posibilidad de resistencia. Le pareció que algo estallaba en el interior de su cabeza. Luego un velo rojo se tendió ante sus ojos. El impacto de su cuerpo al chocar contra el suelo le pasó desapercibido. El capitán Kremer acababa de perder el conocimiento.

    Estaba a merced de sus enemigos.

    Inconsciente y desarmado.

    —Habéis llegado en el momento oportuno —dijo Sun—Tao a sus camaradas. El tipo ese acababa de hacerme una pregunta que no podía contestar sin poner en peligro los planes del Magnífico. — ¿Qué hacemos ahora con él?

    Turbot señalaba al desvanecido capitán.

    —Achicharrarlo —replicó con ira concentrada Sun—Tao—. Por primera vez desde que empezó este asunto encontrarán un cadáver sin estatificar. Vamos a incendiar este edificio. Así no habrán huellas de nuestro paso por aquí y el Magnífico estará contento de nuestro trabajo. Nadie podrá saber que nos hemos llevado los cilindros del «Redoxor».

    Siguiendo las instrucciones de Sun—Tao, los componentes del grupo procedieron a reunir materiales combustibles en varias de las estancias vecinas. Turbot se había quedado junto a Dan para impedir que pudiese volver en sí. Cuando todo estuvo terminado y Sun—Tao dio la orden de iniciar el fuego, Turbot golpeó con saña la cabeza de Dan.

    —Así estoy seguro de que no podrá salir de aquí.

    Y echó a correr hasta alcanzar a los demás que se dirigían ya hacia la astronave.

    Instantes después, mientras las llamas se propagaban por el edificio del C.I.B.B., la astronave abandonaba la llanura y el cielo de Gobi para poner la proa hacia las estrellas.

    Tras ella quedaba el incendio que proclamaba el éxito de la quinta aniquilación y el final del único hombre que creía estar en condiciones de combatir a los hombres que huían de la Tierra en dirección al lejano planeta Nekya.



    ***

    El olor del humo fue el primer aviso para Wanda. Durante unos segundos vaciló antes de moverse de la estancia donde la había dejado Dan. Luego avanzó hasta la terraza y vio despegar la astronave. Entonces le sobresaltó un repentino temor. — ¡Dan! — gritó asustada.

    Y sin pensarlo dos veces echó a correr por la terraza.

    La muchacha vio salir las llamas por los ventanales de varias de las dependencias. Se detuvo aterrada temiendo lo peor. Miró en torno suyo tratando de orientarse. Era difícil. La construcción del Centro en forma estrellada era completamente simétrica. Cada una de las ramas era exactamente igual a las otras. El laboratorio de Van Kraagen estaba en el extremo de una de aquellas construcciones. ¿Pero en cuál?… Aquel era su dilema…

    Wanda siguió corriendo por las terrazas laterales. Llamaba a gritos a Dan. Pero nadie le respondía. Su voz se quebró en sollozos. Siguió gritando y llorando a un tiempo.

    Al entrar en la terraza de una de las extremidades de la estrella vio que allí las llamas eran más intensas. El incendio debía haberse provocado en aquel sector del edificio. Y no le quedó la menor duda de que allí encontraría a Dan.

    Por uno de los ventanales penetró en el edificio. El olor del humo resultaba tan intenso que amenazaba obstruir el filtro de su escafandra. Cerró el conducto y abrió el dispositivo de oxígeno. Aspiró con fruición y avanzó decidida. Una vez más había podido comprobar la eficacia de las medidas tomadas por Dan. Gracias al dispositivo de filtración había podido percibir el fuerte olor del humo y descubrir el incendio a tiempo. ¿A tiempo?

    Aquella era una pregunta que todavía no podía responder.

    Avanzó por el amplio corredor sorteando las llamas y los cadáveres estatificados, sin que la vista de éstos le causara el mismo espanto que cuando los vio por primera vez.

    Ahora su pensamiento estaba en Dan. En hallarle. En sacarle de allí… si es que estaba en el laboratorio.

    Si estaba con vida.

    Wanda temía que si él no había ido en su busca es porque se lo habían impedido los hombres que huyeron en la astronave. Y para ello había varios métodos: raptarlo… matarlo…

    Cualquiera de ellos la privaba del hombre al que había unido su destino. Lanzó un grito al resumir mentalmente aquella situación y se detuvo ante la puerta del laboratorio.

    Prácticamente estaba consumida por las llamas. O mejor dicho, toda ella era una pura llama.

    Pero Wanda no se detuvo ante el peligro. Dio un salto y atravesó limpiamente aquella barrera de fuego penetrando en el laboratorio.

    A través del humo que empañaba su escafandra divisó una forma humana tendida en el suelo. Corrió hacia ella. Y al inclinarse sobre aquel cuerpo dejó escapar una exclamación de alivio.

    Era Dan.

    Le zarandeó y abofeteó sus mejillas para hacerle volver en sí. El capitán se estremeció al sentir en su cara aquel contacto rasposo de los guantes protectores del traje espacial de Wanda. Pero no recuperó el conocimiento. La muchacha se puso en pie y miró asustada en torno suyo. Las llamas continuaban su labor destructora. El fuego avanzaba amenazando destruirlo todo. Vio una amplia instalación con varios grifos adosados al panel situado junto al «Redoxor» y marchó hacia allí arrastrando por el suelo al inconsciente Dan.

    Wanda tuvo que reunir todas sus fuerzas para levantarle y colocar la cabeza de Dan bajo uno de los grifos. Lo abrió y dejó que el agua cayese sobre la nuca tomando la precaución de taparle la boca con su mano para que ni una gota de agua entrara en ella.

    Pasaron unos ¡segundos hasta que Dan dio señales de volver en sí. Luego él mismo se incorporó y la vista del laboratorio presa de las llamas fue suficiente para hacerle reaccionar con rapidez.

    Vacilante, Dan dio unos pasos hacia el ventanal. Wanda le apartó de allí rápidamente.

    Debajo de aquella abertura había habido un mueble que ahora constituía un poderoso obstáculo. El fuego lo consumía por completo y las llamas se elevaban obstruyendo toda posibilidad de fuga por aquel lugar.

    Wanda cogió a su prometido por el brazo y tiró de él hacia la puerta. Ésta cayó al suelo con estrépito. Destrozada. Inmediatamente ella saltó por encima de las brasas ganando el corredor. Dan hizo un esfuerzo para vencer el dolor que le dominaba y saltó tras ella.

    Desesperadamente corrieron por el amplio pasillo en dirección al centro de la edificación. Parecía absurdo, pero aquella era la mejor solución. Wanda sabía que en otras alas de la edificación el fuego no había hecho presa todavía cuando ella inició la búsqueda. Confiaba en que el incendio no sería allí tan devastador aunque hubiese llegado ya.

    Sucedió como había imaginado.

    Cruzando el círculo de las oficinas del C.I.B.B. situadas en el mismo eje de la estrella de edificaciones, ganaron una terraza en el ala opuesta a aquella en la que se había provocado el incendio.

    Las llamas no habían llegado aún a aquel lugar.

    De allí pudieron salir a la llanura. — ¡Nos hemos salvado! — exclamó Wanda dejándose caer al suelo agotada.

    Dan la corrigió:

    —Me has salvado. De no ser por ti habría perecido abrasado ahí dentro.

    Y con el índice señaló al C.I.B.B. que parecía una gigantesca hoguera. — ¿Y Hakim? — preguntó.

    Wanda hizo un gesto de ignorancia. Él insistió.

    —Le advertí que no debía tomar nada. Debe haberse salvado de la estatificación como nosotros. ¿Como es que no ha salido de la terraza donde quedó con el vehículo superficial?
    —No lo sé.
    —Vamos en su busca.

    Por la parte exterior de los edificios marcharon en busca del conductor. Lo encontraron sentado en el vehículo. Estatificado. Tenía la escafandra a un lado. En el asiento. Y cerca de él un recipiente con comida. Dan lo cogió con cuidado y lo arrojó al suelo.

    —No siguió mis consejos —murmuró—. Ha perecido como los demás.

    Wanda se llevó las manos a la escafandra en un gesto impulsivo. Hubiese ocultado en ellas su cara de haber podido. Su pecho se conmovió en un sollozo. Dan fue más práctico. Cogió el cadáver de Hakim y lo trasladó a la parte trasera del vehículo. Luego ocupó el puesto del conductor.

    —Sube —ordenó a Wanda—. Hemos de irnos de aquí.

    Y mientras ella le obedecía añadió: —El mundo y el Sistema entero están amenazados por un grave peligro. La aniquilación puede irse repitiendo en cualquier otro lugar. Hay que anticiparse y tomar medidas para evitarlo. Tenemos que entrevistarnos con el Supremo inmediatamente para hacer cundir la alarma en todo el Sistema. A partir de este momento nadie podrá respirar aire puro ni comer o beber nada que no esté debidamente esterilizado. Los microorganismos descubiertos por el profesor Van Kraagen en el planeta Nekya tienen que ser los causantes de estas aniquilaciones. Primero evitaremos que puedan reproducirse. Luego… iré a la fuente original para acabar con los criminales que las están utilizando.

    Dan conectó el dispositivo de despegue y luego imprimió la máxima velocidad al vehículo. Éste se elevó sobre la llanura dejando tras él una fuerte estela de gas. que se mezcló con el humo del incendio que consumía los edificios del C.I.B.B.

    Una vez ya en el aire, Dan pulsó el intercomunicador y estableció contacto con el Cuartel General de la S.P. Luego, en cuanto el rostro del coronel Zerna se plasmó en la pantalla, dio la alarma y comunicó las medidas de seguridad a tomar.

    Los dispositivos de defensa entraron en acción mientras la pareja volaba hacia la Isla.

    La noticia corrió rápidamente de un extremo a otro del planeta. Luego se transmitió por conexión en cadena a los demás mundos. Todas las bases y colonias que la Tierra había establecido en los planetas del Sistema fueron advertidas del peligro que les amenazaba.

    Se les comunicó las medidas que debían tomarse para evitarlo.

    Pero aquellas transmisiones fueron captadas por los servicios del hombre que se hacía llamar Magnífico. Y antes de que Dan y Wanda llegaran a presencia del Supremo, aquel hombre supo ya que tendría que hacer frente a una ofensiva. El capitán Kremer no iba a conformarse con parar y encajar los golpes recibidos. Ahora quería ser él quien atacase.

    Y lo iba a intentar.


    Capítulo VIII


    En presencia del Supremo, Dan no perdió su aplomo. Aquella era la segunda vez que comparecía ante él y la diferencia era enorme. Ya no era un capitán de la S.P. que temía el ostracismo. Era el hombre que había vislumbrado la manera de defenderse de un ataque a traición y que, irritado por los golpes recibidos, iba a devolverlos. La humana idea de venganza, mezclándose con la de justicia, informaban los actos del capitán Kremer. Y éste, erguido, estaba ante el Supremo dándole cuenta de lo ocurrido y de cómo el conductor Hakim había sufrido los efectos de la quinta aniquilación por no haber escuchado sus consejos y cómo Wanda y él se habían salvado gracias a las precauciones tomadas.

    —Entonces —resumió el Supremo después de oír el informe de Dan y dirigiéndose a él en particular—, usted cree que el profesor Van Kraagen fue raptado por orden del coronel Baltai. ¿No es eso?
    —Es una de mis hipótesis, Excelencia. El tiempo la confirmará o dará fuerza a las otras. — ¿El tiempo?… No disponemos de mucho, capitán. Piense en los estatificados. Su número ha ido aumentando a medida que transcurría el tiempo.
    —Perdone Su Excelencia —interrumpió Dan—, pero una vez tomadas en todo el sistema las medidas preventivas que he señalado no se producirán más estatificaciones.

    El Supremo había fruncido el ceño. Mantuvo esa actitud pensativa. Jugueteó con unos microfilms que tenía sobre su mesa y luego exclamó:

    —De todos modos el tiempo trabaja contra nosotros.

    Y enfrentándose con el coronel Zerna y la pareja, añadió:

    —Para, poder mantener esas precauciones necesitamos grandes reservas de alimentos y líquidos potables. Hay que proceder a una esterilización en gran escala y no estamos preparados para ello. Los miembros del Directorio han tenido que tomar a su cargo el racionamiento en todo el Sistema y hacer que se cumplan las leyes de emergencia. Pero preveo tumultos si esta situación se prolonga.
    —No se prolongará, Excelencia.
    —Parece muy seguro de ello, capitán.
    —Lo estaré más en cuanto haya ido al planeta Nekya. Y ahora, si me lo permite Su Excelencia, le expondré cuál es mi plan. Entonces comprenderá cómo espero reducir al enemigo a la impotencia.
    —Bien. Explíquese, capitán.

    A una seña del Supremo, Wanda y el coronel Zerna se sentaron. Dan continuó en pie e inició la explicación que esperaban.

    —Primeramente hay que tener en cuenta que la fuente de todo lo ocurrido está en el planeta Nekya. De allí proceden las bacterias que han causado la estatificación. Por lo que me dijo el pobre profesor Rizti antes de morir sabemos que los Espirilos Aerobios descubiertos por el profesor Van Kraagen no son filtrables y que, por lo tanto, ésta pudo estudiarlo sin dificultades. »Hay un punto oscuro en la forma en que los demás miembros de la expedición pudieron enterarse de la existencia de esas bacterias. Pero unas palabras del director del C.I.B.B. me han dado la clave de lo ocurrido. »Probablemente, el profesor Van Kraagen descubrió la existencia de esas bacterias y su carácter patógeno apenas llegaron al planeta. Conociendo el proceso de exploración previa de los planetas desconocidos es de suponer que en Nekya se tomaran las precauciones habituales y que cuando los expedicionarios bajaron a su superficie ya Van Kraagen los había inmunizado contra ellas. Por eso dijo al director Barton que se había pasado por un momento de peligro.
    —Sin embargo —interrumpió el Supremo—, el propio Van Kraagen solicitó quedarse en la Tierra cuando se habló de una segunda expedición. Sus razones fueron que no era precisa la presencia de un especialista como él en el planeta Nekya. Entonces fue cuando él mismo designó al profesor Kronje para que ocupara su puesto mientras él volvía al suyo en el C.I.B.B. ¿Cómo compagina esto, capitán?
    —Del modo más sencillo, Excelencia. Van Kraagen descubrió la bacteria y la forma de contrarrestar sus efectos. Así pudo decir que ya no se le necesitaba. Explicó a Kronje el proceso de vacunación y con ello consideró haber terminado su labor. Luego, una vez en el C.I.B.B., estudió el comportamiento de la bacteria en los cultivos que se trajo consigo y vio que respondían perfectamente al tratamiento por él señalado. Destruyó esos cultivos en el «Redoxor» y se fue a descansar a su finca del Ártico antes de iniciar un nuevo trabajo de investigación ya que en aquel terreno todo había terminado a su entera satisfacción. »Pero Van Kraagen no tuvo en cuenta las ambiciones de otros hombres. Y aquí es donde aparece la figura del coronel Baltai… o la del profesor Kronje, el sustituto de aquél.

    Uno de estos, o los dos en confabulación, comprendieron que tenían en sus manos el medio de apoderarse de las grandes riquezas que ofrecía Nekya. Y sabían también la forma de impedir que nadie pudiese escapar indemne del planeta. La bacteria atacaría a quienes fueran sin estar con ellos. Sólo sus partidarios podrían gozar de la inmunidad necesaria para trabajar en la extracción del Nekyonio. »Yo me inclino a creer que Baltai tuvo la idea inicial y que Kronje le secundó. Por eso hablo en plural. Además, en el proceso de los cinco casos de aniquilaciones se observa una mentalidad clasificadora y científica que corresponde a ambos hombres.

    —Sí mal no recuerdo —interrumpió el coronel Zerna—, usted habló con varios de los partidarios de esa gente. Y en su informe dice que obedecen a un hombre al que llaman Magnífico. ¿Cómo compagina eso con la existencia de dos jefes?

    El capitán Kremer no se entretuvo en contestar.

    —Los lobos se muerden entre ellos, mi coronel. Al principio pudieron ir unidos, pero luego uno de los dos debió considerar innecesaria la colaboración del otro. Desapareció su asociación y sólo quedó uno: el que se hace llamar Magnífico.
    —Es razonable su hipótesis, capitán —terció el Supremo—. Prosiga.
    —Gracias, Excelencia.

    Dan hizo una pausa y sonrió al ver la mirada de aliento que le dirigía Wanda. Luego siguió diciendo:

    —Una vez nuestro hombre, al que llamaré Magnífico para no incurrir en ningún error de identificación, hubo tomado su decisión de adueñarse de Nekya, procedió a eliminar a cuantos componentes de la primera expedición se habían quedado en la Tierra. Así evitaría que pudiesen contar cómo habían sido inmunizados antes de bajar a la superficie de Nekya. Para ello necesitaba contar con auxiliares decididos y los encontró en las unidades de castigo del mar Profundo. Con el grupo de partidarios, que sin duda encontró entre los miembros de la segunda expedición, se dirigió a la base de una de esas unidades y libertó a aquellos hombres que no tenían nada que perder si se ponían de su lado y sí mucho que ganar. Entonces comenzó su tarea de aniquilación. Actuó paulatinamente contando con que el Gobierno, la S.P. y el Directorio procurarían mantener el asunto en secreto y teniendo a su favor el hecho de que aparentemente se trataría de epidemias de origen ignorado. Supongo que el Magnífico no imaginaría que pudiese localizarse la verdadera razón de aquellas aniquilaciones realizadas en serie con el solo fin de destruir a un solo individuo por lugar. Y confieso que de no haber tenido la corazonada de dedicarme a la expedición a Nekya como posibilidad probable, extrañado de la coincidencia de que en ella se presentara la circunstancia de esa víctima unitaria por caso, todavía estaría estudiando algunas combinaciones posibles como la de la ocupación de Venus. »Además, hay que observar que de todos los miembros de la primera expedición que se quedaron en el sistema, sólo se libró el profesor Van Kraagen de la estatificación.

    Quizá momentáneamente nada más.

    —Aquí es donde observo un detalle perturbador —indicó el Supremo—. ¿Por qué ese individuo no raptó primeramente a Van Kraagen? De acuerdo con sus teorías, capitán, era lo más indicado.

    Dan quedó indeciso un instante.

    —Es cierto —reconoció—, pero resulta probable suponer que desconociese el paradero de Van Kraagen… o bien consideró que al guardarse secreto el asunto éste ignorase cuanto ocurría en los lugares donde estaban sus camaradas. Quizá lo tuvo vigilado de cerca. Y pensándolo bien, esto queda confirmado por el hecho de que lo raptara de su finca del Ártico. En fin, sea cual fuere la razón de este retraso, lo cierto es que Van Kraagen fue el penúltimo que sufrió un ataque del Magnífico, ya que su rapto se produjo antes de que yo abandonase la Tierra en dirección a Neptuno. »Volviendo a lo que nos interesa, les diré que dadas las circunstancias sólo podemos hacer dos cosas: la primera es proceder a la defensa de cuantos vivimos en el Sistema.

    Esta tarea ya ha sido iniciada y debe mantenerse hasta que se realice con éxito la segunda etapa. Y esta última será precisamente la iniciación de nuestra ofensiva contra el Magnífico enviando a Nekya otra expedición que repita el hallazgo de Van Kraagen. Es decir, volver a descubrir la bacteria, aislarla, estudiarla y conseguir el medio de anular sus efectos patógenos. Por eso solicito la colaboración de un grupo de bacteriólogos que me acompañe a Nekya. ¿Pueden encontrar algunos suficientemente capacitados para esta labor ahora que el C.I.B.B. ha sido destruido?

    El Supremo asintió con la cabeza.

    —En el planeta Marte hay una Base de Experimentación que dependía del C.I.B.B. Allí encontrará los hombres y el equipo necesarios, capitán. Diríjase al IV Planeta del Sistema y forme en él su expedición. Le deseo un éxito completo. El Sistema le estará agradecido eternamente por su acción.
    —Gracias, Excelencia. ¿Puedo contar con que Vuecencia intervendrá personalmente con el Directorio de Marte para que se me allanen todos los obstáculos en cuanto llegue.
    —Desde luego. Ahora mismo estableceré contacto sonoro y visual con el Directorio de Marte y le presentaré a usted para que le conozcan y sepa… que cuenta con mi confianza.

    El coronel Zerna intervino a su vez.

    Por su forma de expresión, parecía él el inferior.

    —En cuanto a la S.P. conoce ya la existencia de un enviado especial del Supremo en misión ultrasecreta y bajo la utilización de la clave «Gran Amenaza» todas las decisiones del capitán Kremer tendrán primacía. Por otra parte, y para proteger a esa expedición, he dispuesto que zarpe ya una flotilla ligera de astronaves de combate. Permanecerán estacionadas en Plutón en espera de las órdenes de usted, Kremer. Su comandante se ha mostrado dispuesto a actuar excepcionalmente bajo las indicaciones de un inferior teniendo en cuenta que usted es el único que conoce y lleva este asunto de las aniquilaciones en serie.

    Dan se inclinó agradecido ante ambos hombres.

    —Les agradezco esta muestra de confianza. Y les aseguro que haré cuanto esté en mi mano para mostrarme digno de ella.

    Apenas hubo terminado de hablar el capitán Kremer, cuando el Supremo se acercó al intercomunicador y ordenó la conexión con el Directorio de Marte. Unos minutos después, en el IV Planeta se conocía ya la próxima llegada del enviado del Supremo y se iniciaban los preparativos para su recepción.


    ***

    Wanda vio con pena cómo la Tierra iba quedando cada vez más lejos. Las manchas parduzcas fueron fundiéndose en un verde azul. A medida que la distancia iba en aumento, los continentes perdían en la proporción y el color de la tierra quedaba vencido por el de los mares. El reflejo de éstos ganaba en intensidad y hacía que desde lejos la Tierra se viese como una gran bola de color azul verdoso. Después, aquella esfera siguió alejándose. Al menos daba esa sensación. Y Wanda pensó que tal vez no volvería nunca.

    Miró a Dan, que se había instalado en uno de los asientos de la cabina de control. Él le devolvió la mirada acompañada por una sonrisa de aliento. Parecía decirle que no había ningún peligro en el viaje. Y en realidad no lo había.

    Al menos en aquel viaje hasta Marte.

    Pero después…

    Era aquel después el que preocupaba a Wanda. No compartía todas las seguridades de Dan. Ella preveía dificultades. Unas dificultades que podían ser más fuertes que ellos y hacer que se reuniesen de un modo u otro con las víctimas de las cinco aniquilaciones.

    Se entretuvo en contar las víctimas. Era un entretenimiento morboso. Las cifras se unían en su mente como si tuvieran vida propia. Como si fueran unidades movibles.

    Aquello le recordaba algo. ¡Las bacterias! Ellas eran también unidades que podían reunirse y formar un todo homogéneo con una actividad común sin por ello perder su actividad individual. A los números les sucedía poco más o menos lo mismo. Cada uno tenía un valor… personal. Representaba a una persona. A una víctima. A un muerto. Y ella podía irlos sumando hasta alcanzar la cifra total. La cifra que resumía el pavoroso poder de aquel hombre al que llamaban Magnífico sus seguidores y que había sido capaz de desafiar al Supremo y a todos los habitantes del Sistema.

    Wanda cerró los ojos para no seguir pensando en todo aquello. Hizo un esfuerzo mental y trató de imaginar cuál sería su futuro si Dan salía triunfante. Recordó las palabras del Supremo: «El Sistema le estará agradecido eternamente por su acción».

    Aquel agradecimiento se traduciría en ventajas indudables. El ascenso y tal vez el ser adscrito a los mandos centrales de la Isla. La muchacha siguió pensando en la vida que podrían llevar en la Tierra una vez se hubiesen convertido en héroes de todo el Sistema.

    De pronto una cosa irritante se introdujo entre aquellas ideas. Parecía tener cuerpo propio y hasta ser palpable. Su propio temor le daba caracteres de realidad material cuando sólo era otra idea más. Pero era depresiva. A Wanda le obsesionó la idea del fracaso. No ya por el castigo del ostracismo, sino por la horrible suerte colectiva que aguardaba a los habitantes del Sistema si Dan fracasaba. Una gran mayoría perecería…

    «Tal vez el Magnífico tenga otros recursos en su mano. La estatificación puede ser sólo el comienzo de algo horrible.»

    Esta idea se le hizo insoportable a Wanda. Vio que Dan la miraba con ojos llenos de extrañeza y pensó que debía comunicarle sus temores.

    Lo hizo inmediatamente.

    Dan frunció el ceño al oírla. Aquello era algo que no había pasado por su imaginación.

    Y sin embargo era muy posible.

    «¿Cómo no se me ha ocurrido antes?… De la Base Lunar se llevaron documentos relativos a la pérdida del campo de gravitación. El Magnífico puede llevar adelante ese proyecto y establecer alrededor de Nekya una barrera protectora, estableciendo la pérdida de la gravedad en los mundos cercanos… y entonces podría alcanzar hasta Plutón.

    Imposibilitaría a cualquier fuerza armada el salir de esa órbita. Le bastaría para ello con efectuar cambios sucesivos del campo gravitatorio…»

    No pudo contenerse y se dirigió al intercomunicador. Estableció contacto con la Tierra.

    Y una vez apareció en la pantalla el rostro del coronel Zerna le comunicó sus temores.

    Por la expresión que vio en la cara de su superior Dan comprendió que éste los compartía con él.

    —Hablaré con el Supremo —dijo el coronel—. Usted siga adelante con el plan previsto.

    Yo me ocuparé del asunto gravitatorio. Procuraremos ponerle remedio inmediatamente.

    Dan no quedó mucho más tranquilo en cuanto al éxito que acompañase las gestiones del coronel, pero al menos se había librado de una responsabilidad. Si sucedía algo en ese sentido nadie podría echarle las culpas a él. Lo había previsto y avisado a tiempo. Él no podía tomar medidas para contrarrestarlo. Eso les correspondía a otros. Para ellos sería la responsabilidad.

    Dirigió una mirada tranquilizadora a Wanda y ambos sonrieron. El piloto llamó entonces su atención. En la pantalla de radar acababa de aparecer la figura que correspondía a su punto de destino: Marte estaba cerca. Muy pronto entrarían en la órbita de atracción del planeta y después de pasar a ser satélite suyo durante un corto espacio de tiempo, el suficiente para buscar el lugar más apropiado para el descenso, se dirigirían al que los terrestres de siglos anteriores llamaban comúnmente el Planeta Rojo.

    Allí empezaría la ofensiva contra el Magnífico. Una ofensiva que ni siquiera los que la iban a iniciar conocían sus alcances ni hasta dónde les podría conducir. Pero de algo estaban seguros. Iban a defender la existencia de los mundos del Sistema. Y la de sus habitantes. Aquella iba a ser una lucha a muerte. Sólo habrían vencedores… y muertos. El destino decidiría si Dan y sus seguidores estarían en el grupo de los primeros o en el de las víctimas.


    Capítulo IX


    El instrumental y el equipo científico estaban ya a bordo de la astronave. La tripulación había sido escogida entre los mejores de las escuadrillas de Marte. Sólo se habían admitido voluntarios, pero aun entre éstos se había procedido a una rigurosa selección.

    Nadie que no tuviese probado el completo dominio de sus nervios formaría parte de la expedición a Nekya. Y exceptuados los bacteriólogos no subiría nadie a la astronave que no perteneciese a la S.P. Pero incluso entre ellos se excluyó a cuantos hubiesen tenido el menor trato con el coronel Hadi Baltai o los miembros de la S.P. que formaban parte de la primera y segunda expediciones al ya famoso planeta.

    Wanda había quedado excluida de la tercera expedición por orden expresa de Dan:

    —Has corrido ya demasiado riego en este asunto —le dijo al notificarle su decisión—, y no quiero que sigas participando en ellos.

    Pese a sus protestas la muchacha vio cómo era rechazada.

    Pero no se resignó.

    Y Dan cometió un olvido imperdonable. No se acordó de retirarle el documento por el cual la había convertido en su auxiliar en aquel caso. Luego, aunque hubiese pensado hacerlo, no habría tenido tiempo para ello.

    Wanda parecía haber desaparecido de la base marciana de la S.P.

    Pensando que tal vez estuviese furiosa con él, Dan trató de buscarla y tener con ella una explicación. Pero nadie pudo hallarla. En vista de lo cual, y muy en contra de sus deseos, Dan dio orden de que subiese a bordo la tripulación y sin poderse despedir de ella abandonaron el IV Planeta.

    Una vez fuera de la órbita de Marte, Dan intentó todavía ponerse en contacto con la estación de la S.P. para hablar con la muchacha. Pero la respuesta fue definitiva.

    —No se la ha visto por ningún lado. Quizá tuviese a su disposición algún medio especial de transporte y ha regresado a la Tierra.

    Dan cesó en sus intentos de hablar con Wanda y se dedicó por entero a los problemas inherentes al viaje que acababa de iniciar por los espacios siderales. De sus asuntos particulares se ocuparía a su regreso de Nekya.

    Si volvía.


    ***

    Escondida en la cámara de carga, Wanda sufrió los efectos de la pérdida de gravedad.

    En previsión de lo que pudiese sucederle había llevado consigo un par de balones de oxígeno y un inyectable de narcosamina. Se puso la inyección apenas notó que la astronave se ponía en marcha. Luego permaneció durante varios días en estado cataléptico. Al recobrar el conocimiento aspiró con fruición el oxígeno del primero de los balones y se sintió mucho mejor. Los efectos de la narcosamina pasaron casi con la misma rapidez con que se habían producido.

    Al volver en sí, Wanda tuvo que esforzarse para conseguir moverse entre el instrumental almacenado en la cámara. La falta de la gravedad y el no estar sujeta fueron graves obstáculos para su propósito, pero consiguió salvarlos. Tras penoso trabajo consiguió llegar hasta la compuerta que ponía en comunicación la cámara de carga con los compartimientos estancos. Le fue muy difícil abrirse paso hasta ellos, pero afortunadamente la compuerta no había sido cerrada por fuera, sino solamente ajustada.

    Llevando a rastras los dos balones de oxígeno, en lo que la ayudó la falta de gravedad, Wanda salió de los compartimientos estancos y pasó al sector donde se alineaban las cabinas de los tripulantes. Todos ellos estaban en sus puestos fuertemente sujetos a sus asientos acolchados en espera de que concluyese el viaje. Para ganar mayor velocidad, Dan había obligado a todo el personal de a bordo a sufrir los efectos de la carencia de gravedad y así el rotor destinado a tal efecto no consumió ninguna energía pudiendo la astronave aumentar su poder de traslación.

    Wanda no había tenido en cuenta uno de los efectos de la narcosamina: el hambre.

    Violentos retortijones de estómago la obligaban a doblarse y una náusea muy intensa la fue ganando por momentos. Bañada en sudor frío se proyectó hacia el otro extremo del pasadizo en el que se alineaban las cabinas. Pero entonces le faltaron sus fuerzas. Se desplomó vencida. Pidió auxilio…

    Sus voces fueron oídas por los tripulantes que permanecían tendidos. Dos de ellos soltaron las correas que les sujetaban a los asientos acolchados y se dejaron deslizar fuera de las cabinas. Ambos se proyectaron sobre la forma de la muchacha tendida en el suelo y la recogieron. En seguida avisaron al jefe de la expedición de que habían encontrado un polizón a bordo y que éste era una mujer.

    Sin necesidad de ver de quién se trataba Dan supo inmediatamente que era Wanda el tal polizón, y dio las órdenes necesarias para que fuese atendida por el práctico sanitario.

    Luego, dejando al cuidado del primer piloto la dirección de la astronave, se dirigió al compartimiento de Sanidad para conocer los detalles de lo ocurrido.

    Wanda había sido alimentada ya y las fuerzas habían vuelto a su cuerpo. Le sonrió al verle entrar. Y no hizo caso del ceño amenazador con que Dan se enfrentó con ella. Hizo un mohín de enfado y murmuró:

    —Si tanto te disgusta verme… puedes expulsarme ahora mismo. Colócame en una cápsula y condéname al ostracismo. ¿No es ese el castigo que se inflige a la desobediencia en tiempo de «Gran Amenaza»?

    Dan no pudo por menos de sonreír. Muy a pesar suyo. Pero volvió a ponerse serio al exigirle una explicación.

    —Quiero saber cómo has podido introducirte a bordo. Lo mismo que lo hiciste tú pudo venir alguien más. Los agentes encargados de la custodia de la nave tenían órdenes severas de no dejar acercarse a nadie si no traían un salvoconducto con mi sello.
    —Olvidaste una cosa, querido —replicó ella dirigiéndole una sonrisa de falsa inocencia. — ¿Qué?
    —Yo tengo ese salvoconducto. — ¿Eh?
    —Sí. ¿No recuerdas que cuando zarpé de Mercurio me lo diste especificando que yo era tu ayudante y que se me debía prestar todo el apoyo que requiriese como si fueses tú mismo quien lo solicitase?… —¿Y bien?
    —Hice uso del salvoconducto encargando a los centinelas que guardasen el secreto más absoluto. Es más, les dije que probablemente tú fingirías no saber que estaba a bordo para así hacer que se confiase cualquier enemigo que se introdujese fraudulentamente en la astronave. Los chicos me creyeron… y aquí estoy.
    —Ya lo veo. Pero has contravenido mis órdenes.
    —Lo he hecho por no separarme de ti. Y en vez de enfadarte conmigo deberías estar satisfecho de que tu futura mujercita quiera compartir todos tus riesgos. ¿No es esa la misión de una buena esposa?

    Dan se mordió los labios para no contestar. En el fondo se sentía halagado por la hazaña de Wanda. Pero no quería demostrarlo.

    —Nos has cargado con un peso suplementario… —¡Protesto! ¡Dan Kremer, tú no puedes decir que mi peso perturbe la marcha de esta astronave! ¡Sólo peso 57 kilos y no te tolero esa insidia! »Admito que digas que te molesta verme… pero no que asegures que estoy tan gorda como para comprometer la marcha de la astronave. ¡Eso es exagerar!
    —Está bien —replicó él, conciliador—, he exagerado un poco. Lo reconozco. Pero ahora tendré que dar explicaciones a la tripulación del porqué se halla a bordo una mujer en una misión en la que se ha escogido tan cuidadosamente el personal. Tu presencia aquí va a hacer más difícil mi trabajo. Sobre todo en lo que respecta al mantenimiento de la disciplina. »Además… hay que tener en cuenta el factor humano. No sé cuánto tiempo vamos a estar lejos del Sistema… y a bordo sólo hay hombres. Tú eres la única mujer… Eso puede traer más complicaciones.
    —Te agradezco el cumplido, aunque sea tan indirecto. Quieres insinuar que mi belleza puede turbar a tus hombres… —¡No! — le espetó él con sequedad—. Quiero decir que una mujer puede ser causa de perturbaciones por el sólo hecho de pertenecer al sexo femenino. Nada más y nada menos.

    Wanda empezó a sentirse preocupada.

    —Creo que siendo yo tu prometida… nadie se atreverá a faltarme el respeto.

    Dan dejó escapar una risita irónica.

    —Eso será mientras yo viva para protegerte. Pero si alguien pretende apoderarse de ti… ya se encargará de eliminar primeramente el obstáculo que yo puedo representar para el cumplimiento de sus deseos.
    —Pero ahora no puedo irme…
    —Lo sé. Y por eso voy a tener que confinarte en mi cámara. No saldrás de ella bajo ningún pretexto. Y no le abrirás a nadie más que a mí. ¿Comprendido?

    La seriedad con que le hablaba Dan hizo sus efectos. Tartamudeando, visiblemente asustada, Wanda murmuró:

    —No te preocupes. Haré lo posible para que mi presencia pase inadvertida.
    —Así lo espero… por el bien de todos. Y ahora sígueme. Nos estamos acercando a la órbita de Saturno y debo regresar a la cabina de mandos.

    Wanda obedeció sin replicar y no rechistó cuando él la encerró en su propia cámara.

    Después Dan regresó a la cabina de control y volvió a hacerse cargo de la dirección de la astronave.

    El piloto se volvió hacia él para preguntarle: —¿Es cierto que llevábamos un polizón a bordo?… ¿Y que es una mujer?

    —No.
    —Me pareció entenderlo así cuando lo comunicaron desde las cabinas de alojamiento.
    —Se ha equivocado —replicó con sequedad Dan—. La persona que estaba escondida en la cámara de carga estaba cumpliendo órdenes. Debía velar por que nadie se acercase al instrumental mientras se procedía a la salida. Ahora, terminada ya su misión, está descansando en mi cámara. Es mi prometida. — ¡Ah!

    Dan no pudo saber si aquella exclamación expresaba sorpresa o simplemente conformidad. El técnico de radar le avisó que acababa de divisarse el planeta Saturno. Y desde la cabina de generación iónica le llegó la pregunta sobre si iban a entrar en órbita o debían eludirla. — ¡Aumenten la aceleración al máximo! — ordenó Dan como respuesta—. Proseguimos nuestro viaje sin ninguna escala. Vamos directos hasta el Exterior del Sistema.

    El piloto le miró preocupado pero no dijo nada. Volvió a tomar los mandos y colaboró con Dan al tener que dirigir la astronave según una trayectoria calculada cuidadosamente para pasar junto a la órbita de Saturno sin quedar atraídos por este planeta.


    ***

    Faltaba poco para salir al Espacio Exterior del Sistema. Todos los tripulantes estaban alerta. A bordo de la astronave, que habían dado en llamar «Mensajera III» recogiendo el nombre de la que había servido al coronel Baltai para realizar sus dos primeras expediciones a Nekya, reinaba una extremada tensión de nervios. Varios hombres habían disputado por los motivos más nimios. Dan evitó interferir en las discusiones entre tripulantes, pero preveía que si pronto no sucedía algo se producirían peleas a bordo. Y eso en una astronave que se dirigía al Espacio Exterior podía tener consecuencias de alcance imprevisible.

    El capitán Kremer estaba preocupado ante lo que podía sobrevenir si la tensión se extremaba. Wanda había comprendido que ella formaba parte de las preocupaciones de Dan. Y empezaba a estar arrepentida de haberle desobedecido.

    Pero ya no había remedio a lo hecho.

    Aquella era la reflexión que acababa de hacerse Dan cuando el técnico de radar llamó su atención.

    —Mi capitán acabo de localizar en la pantalla un punto móvil.
    —Cerciórese de su naturaleza. Puede ser un aerolito gigante… o una astronave.

    Durante unos minutos, el técnico de radar y Dan permanecieron a la expectativa estudiando cuidadosamente la pantalla. Fueron unos momentos de intensa emoción. La presencia de un aerolito no era problema para una astronave como aquélla. Podían eludirlo o destruirlo en marcha. Pero si se trataba de otra astronave… Ignoraban si sería amiga o perteneciente a la flotilla del Magnífico. Del enemigo.

    El técnico de radar lanzó una exclamación y señaló a la pantalla. — ¡Acaba de variar su rumbo!… Ya no cabe duda. ¡Es una astronave!

    Dan dio la voz de alarma por el intercomunicador. Mientras, el técnico anunciaba:

    —Vuelven a variar de rumbo. Deben habernos localizado y se dirigen hacia nosotros.

    El capitán Kremer ya no vaciló. Por el intercomunicador dio las órdenes necesarias para la defensa.

    —Atención, componentes del «Advertiser» y del «Reformer». ¿Están dispuestos para entrar en acción?

    Los jefes de ambos grupos respondieron casi al unísono. Dan estableció la conexión de tal forma que ambos grupos pudieran actuar con la mínima diferencia de tiempo posible.

    Luego, controlando la dirección de la astronave desconocida y la suya propia, procedió a enviar el primer aviso.

    —Identifíquense. Les habla el capitán Kremer a bordo de «Mensajera III». Vamos en misión especial. Supervisión directa del Supremo. Carácter de primacía en todas las rutas.

    Pasaron unos minutos hasta que se recibió la respuesta procedente de la astronave recién descubierta.

    —Habla el capitán Beng—Li, a bordo del «Controler—126». Regresamos a Plutón después de patrullaje por zona H—5127 en el Espacio Exterior.

    Dan pidió la contraseña de identidad, que había sido cambiada a poco de producirse la segunda aniquilación con la consiguiente pérdida de tres astronaves de la S.P. en su Base de Selene. La respuesta fue satisfactoria. Entonces pidió:

    —Déme el informe de su patrulla. Utilice la nave «Gran Amenaza».

    El capitán Beng—Li tardó unos minutos en cumplir aquella orden. Cuando lo hizo, Dan recibió un mensaje que en lenguaje normal significaba:

    «Reconocida en líneas de espiral toda la zona señalada. Encontramos una nave espacial convertida en satélite de planeta muerto. La identificamos como «Mensajera II».

    Envié mensajes pero no recibí ninguna respuesta. Intrigado mandé grupo explorador en nave de emergencia. A bordo de la «Mensajera II» encontraron equipo científico y tripulación convertidos en estatuas. Como están en órbita y la temperatura es muy baja no procedí a rescatar los cadáveres. Regresaba a Plutón para informar y que los Directivos se hiciesen cargo de esta misión.»

    La sorpresa de Dan no pudo ser mayor al conocer aquel informe. Inmediatamente estableció nuevo contacto oral con la nave «Controler—126».

    —Déme la situación de la «Mensajera II» y coordenadas exactas del planeta en cuya órbita se encuentran.

    A los pocos minutos recibió la respuesta que esperaba:

    —Situación del planeta en 5º 27' de longitud Este, 14º 12' 32" de latitud Norte. Vertical a los 12º 5'. Identificará el planeta en Cuestión con el número ZGB—12—372 de la carta general.
    —Gracias por todo, capitán Beng—Li. Diríjase a Plutón tal como proyectaba. Pero una vez en la Base debe proceder a someterse usted y sus hombres a tratamiento hipnótico de olvido. Hágalo en cuanto termine de dar su informe al Directorio del planeta. Orden del Supremo. »No lo tome a desconfianza personal hacia usted —añadió Dan—. Es una medida general sobre cuantos hombres han tenido algo que ver con la misión que me ocupa.

    En cuanto hubo recibido la conformidad a su orden. Dan entregó al piloto la hoja en que había inscrito la situación de la «Mensajera II».

    —Establezca la nueva ruta. Quiero llegar a ZGB—12—372 lo antes posible. Necesito saber si efectivamente ha perecido toda su tripulación y el equipo científico que iba a bordo… o si alguien escapó a esa aniquilación.

    Luego, mientras el piloto procedía a establecer la nueva ruta que debería seguir la astronave, Dan murmuró para sí:

    —Esto rompe todas mis previsiones. No contaba con que a bordo de esa nave se hubiese producido otra aniquilación. La sexta que tiene en su haber el Magnífico. ¡Ojalá que ésta sea de veras la última que se pueda apuntar?

    La última exclamación fue tan fervorosa que el piloto se volvió para mirarle. Dan reaccionó preguntándole si estaba establecida la nueva ruta. Al responder afirmativamente el piloto, se hizo cargo de los mandos al par que comunicaba a la tripulación la novedad que se acababa de producir.

    Antes de llegar a Nekya deberían saber lo que había ocurrido a bordo de la «Mensajera II». Dan y Wanda conocían la clase de horror que iban a encontrar en aquella nave. Pero lo que el capitán Kremer quería saber era la identidad de los hombres que faltasen en ella.

    «Los que se hayan salvado de la aniquilación son los culpables de cuanto está ocurriendo. Por fin sabré con exactitud todos sus nombres.»

    Y pensando que por fin se acercaba a la solución de aquel enigma, Dan Kremer continuó dirigiendo la astronave con rumbó al planeta muerto ZGB—12—372, de la Zona H— 5127. del Espacio Exterior.


    Capítulo X


    El planeta era totalmente chato. Su enorme gravedad había reducido a una llanura uniforme todas las estribaciones y protuberancias de su superficie. El paso de los siglos había servido, con la ayuda de la fuerte atracción central a convertir aquel planeta muerto en una figura geométrica de contornos algo irregulares pero de superficie totalmente lisa.

    Era un mundo de dos dimensiones. Sin vida. Cubierto únicamente por el polvo a que se habían reducido las montañas que se habían alzado orgullosas en los primeros tiempos de su formación.

    En aquel planeta nunca podía haber oscuridad. Pertenecía a un Sistema de cinco soles. Para ZGB—12—372 sólo habían cambios de luminosidad según se acercase a uno u otro de los soles al describir un extravagante movimiento de circulación oscilando entre los distintos campos gravitatorios que parecían seres razonables disputándose la posesión de un juguete, en un continuo eterno tira y afloja.

    Desde la «Mensajera III» los tripulantes observaban aquel espectáculo difícilmente imaginable para quienes no hubiesen salido nunca del Sistema Solar. Precisamente lo que a ellos les ocurría. Aquel era su primer viaje al Espacio Exterior. Todo les parecía nuevo. Sorprendentemente nuevo… cuando en realidad era tan o más viejo que lo que estaban acostumbrados a ver.

    —Resulta difícil admitir la existencia de Sistemas con cinco soles, en vez de uno solo —murmuró el piloto.

    Dan asintió con un movimiento de cabeza. El técnico de radar intervino en la conversación, diciendo:

    —Tengo entendido que hay otros sistemas en los que en vez de cinco hay más soles.

    Hasta doce. En ellos, según parece, las órbitas son tan complejas que los mundos que pertenecen a esos sistemas no recorren dos veces el mismo camino.

    El profesor Bronberg, del Departamento Marciano de Investigaciones Bacteriológicas, asintió a las palabras del técnico en radar. Y añadió.

    —Tiene mucha razón. Para esos mundos cada momento es único. Inimitable.

    Irreproducible. La figura que en un instante determinado forman los soles y sus mundos en el espacio no vuelven a repetirse jamás.

    Los hombres quedaron silenciosos. Dan y el técnico de radar siguieron observando la pantalla. Buscaban la «Mensajera II» convertida en satélite del planeta ZGB—12—372. Para uno de ellos, la labor era puramente rutinaria. Para Dan representaba quizás la solución al enigma que se había planteado desde que se produjo la primera aniquilación en el Sanatorio del Sahara.

    Al fin, en la pantalla del radar, apareció el punto que denunciaba la presencia de la astronave. Antes de decir nada a la tripulación, Dan y el técnico estudiaron la ruta que seguía aquella nave en torno al planeta muerto. Luego el capitán Kremer tomó las medidas necesarias para dirigirse a ella.

    —Preparad el vehículo de emergencia. Me acompañarán dos hombres del grupo del «Reformer». Nadie más. Llevarán equipo espacial completo.

    Cuando terminó de transmitir su mensaje a través del intercomunicador se volvió hacia el piloto.

    —Coloque nuestra nave en la órbita del ZGB—12—372 entrando en su órbita. Luego detendrá los motores iónicos y se constituirá en satélite. Seguirá así hasta recibir nuevas órdenes mías.

    Al disponerse a abandonar la cabina de control, Dan vio la mirada suplicante de Wanda. Comprendió lo que ella le pedía. — ¿Olvidas lo que vamos a encontrar a bordo de esa astronave? Es lo mismo que tanto te asustó en el C.I.B.B… Es preferible que te quedes aquí.

    Ella negó con energía. Y le mostró unos papeles.

    —Te he traído esto. Es la lista del personal que zarpó de la Tierra en la segunda expedición a Nekya. Puedo ayudarte comprobando la identidad de los… hombres que encontremos. Lo prefiero a quedarme aquí. Por eso he salido de la cámara.

    Dan rechazó con un gesto los papeles que ella le ofrecía.

    Luego, mirándola de hito en hito, asintió:

    —Está bien. Tu misión será la que acabas de escoger. Ya que insistes vendrás conmigo, pero… no quiero ninguna sesión de histerismo.
    —No la habrá. No temas. Creo que me estoy curtiendo en todo esto. Si tuviese que volver a empezar mi vida dejaría el periodismo y entraría en la S.P.

    El capitán Kremer sonrió pero no dijo nada. Con un gesto la invitó a pasar delante de él. Mientras ambos se ponían los equipos espaciales para salir al Espacio Exterior, el piloto colocó la «Mensajera III» en la órbita señalada por Dan. Por el intercomunicador le dio cuenta de haberlo realizado. Dan y Wanda descendieron a la sala de emergencia donde ya les aguardaban dos hombres del «Reformer» instalados en el vehículo.

    Ocuparon ellos sus puestos y Dan dio la señal a la cabina de control por medio del intercomunicador. — ¡Cierren las compuertas! — ordenó—. ¡Extracción de oxígeno!

    Al ruido metálico producido al cerrarse la compuerta por donde habían entrado ellos y de la que había dado paso al vehículo de emergencia, siguió el zumbido ensordecedor que hacía el extractor al aspirar el oxígeno de la sala. — ¡Abran compuerta de salida! Y volviéndose hacia sus compañeros, añadió: — Comprobad ahora si funcionan los aparatos respiratorios.

    Wanda y los dos hombres obedecieron. Con gestos respondieron que estaban en perfectas condiciones. Entonces Dan hizo descender la palanca de movilidad y el vehículo se deslizó hacia la salida. Al abandonar la astronave pareció brincar sobre un precipicio.

    Era algo mucho peor todavía: No se trataba de un abismo, sino del Espacio Exterior.

    Y en aquel enrarecido y peligroso ambiente, Dan enderezó el rumbo del vehículo de emergencia, imprimiéndole toda la velocidad de que era capaz, para alejarse de la «Mensajera III» y poniendo rumbo a su predecesora en el viaje a Nekya. A la astronave que había sido descubierta por el capitán Beng—Li con un cargamento de hombres estatificados a bordo y convertida en satélite de un planeta tan muerto como ella y los hombres que la habían tripulado.

    El capitán Kremer iba a estudiar de cerca las circunstancias en que se había producido la sexta aniquilación.


    ***

    No les fue difícil entrar en la «Mensajera II» cuya puerta había sido abierta por el grupo de exploración enviado anteriormente por el capitán Beng—Li. Para los dos «reformers» que acompañaban a Wanda y a Dan el espectáculo de los hombres estatificados constituyó una fuerte sorpresa. Un grave impacto en sus mentes. Dan tomó nota de ello.

    «Tendré que someterlos a tratamiento hipnótico en cuanto lleguemos a nuestra nave.

    Sino son capaces de sembrar el pánico entre mis hombres. Y quizás no fuese mala idea prevenir a toda la gente con un tratamiento hipnótico preventivo para que no concediesen importancia a esto.»

    Los cuatro avanzaron por la «Mensajera II» y se detuvieron en la cámara donde debían encontrarse los miembros del equipo científico. Wanda había ido compulsando las placas de identidad de cada hombre encontrado con los nombres que figuraban en su relación.

    En aquella cámara estaban todos los que figuraban como técnicos… menos uno. — ¿Quién falta? — preguntó Dan al ver que Wanda repetía la operación de comprobar las placas de identidad de los estatificados.

    —El profesor Kronje.

    El capitán dejó escapar una risita de superioridad.

    —Justo lo que pensaba. Vamos, Wanda. Dudo que lo encuentres a bordo de esta nave.

    Salieron de aquella cámara pasando a la de técnicos en navegación. No faltaba nadie.

    Tampoco en la de motores. Luego se dirigieron a la cabina de mandos. Los pilotos estaban en sus puestos, así como el técnico de radar. La lista de Wanda estaba llena de tachaduras. Sólo dos nombres quedaban en blanco. La muchacha pasó la relación a Dan.

    —Faltan Kronje y el coronel Hadi Baltai. Los dos hombres que creo responsables de cuanto ha sucedido. — ¿Qué harás ahora?
    —De la recuperación de estos cadáveres se ocuparán los miembros de la S.P. de Plutón. Nosotros seguiremos el plan previsto. Continuaremos hacia Nekya.

    Al ir a abandonar la cabina de mandos y control, Wanda señaló a una compuerta que estaba cerrada.

    —No hemos mirado ahí dentro.

    Dan se encogió de hombros. — ¿Para qué?… No creo que encuentres a nadie.

    —De todos modos —insistió Wanda—. Vale la pena comprobarlo.

    Pasando delante de su prometido abrió la compuerta. Dio un paso y se detuvo en el mismo umbral. Sus ojos parecían negarse a admitir lo que estaban viendo. Dejó escapar un gemido. Dan se le acercó presuroso. — ¿Qué sucede?

    Las palabras murieron en su garganta. No pudo seguir hablando.

    En el interior de la cámara capitana habían dos hombres en actitud estática. Parecían como si todavía estuvieran charlando. Entre los dedos de uno había un papel. El otro conservaba en las manos la perilla de plástico que servía para beber en el interior de las astronaves, en especial cuando la falta de gravedad hacía necesaria la proyección del líquido al interior de la boca.

    Sin pronunciar palabra, Wanda se acercó a los dos hombres y comprobó las cifras de sus placas de identidad. Tachó los dos últimos nombres que aparecían limpios en la relación. Luego pasó la relación a Dan.

    —No lo comprendo…

    El capitán Kremer murmuró aquellas palabras con absoluto aire de perplejidad. Su teoría se derrumbaba por completo. Si el coronel Baltai y el profesor Kronje habían perecido también en aquella aniquilación… ¿Quién podía ser el responsable?

    Se volvió hacia Wanda. En sus ojos se formulaba la pregunta que no sabía cómo responder. De pronto, ambos tuvieron la misma idea. Y al unísono exclamaron: —¡Van Kraagen!

    Pero Dan se apresuró a rectificar.

    —No puede ser. Fue raptado.
    —Y si en vez de ser víctima de un rapto se hubiese ido por su voluntad…

    La insinuación de Wanda dejó pensativo a Dan. Ella añadió:

    —Recuerda la circunstancia. Fue él quien descubrió las Bacterias patógenas. Si el Magnífico fuese otro y no él… debía haber sido la primera víctima. Al menos debían haberle raptado el primero. Y casi fue el último en desaparecer. Por lo que sabemos desapareció de Gobi antes de que se produjese la aniquilación en la Base de Neptuno.

    Recuerda que cuando yo llegué al C.I.B.B. hacía días que se había marchado de allí. Y que en su finca del Ártico apenas si estuvo un par de días… Todo contribuye a acusarle a él.

    Dan recapacitó sobre todo aquella Mentalmente fue resumiendo la exposición hecha ante el Supremo que concluyó por una acusación formal contra el coronel Baltai y el profesor Kronje. Y tuvo que reconocer que si se anulaba la circunstancia del rapto de Van Kraagen, éste aparecía como el más indicado para la figura de culpable.

    —De Kronje y del coronel Baltai no puedo sospechar —murmuró Dan—. Su muerte por estatificación los elimina de la lista de sospechosos. Y ahora han desaparecido o muerto no sólo los miembros de la primera expedición a Nekya sino también los de la segunda.
    —Todos menos Van Kraagen —rectificó Wanda—. No sabemos si está vivo o muerto.

    Es el único de los expedicionarios cuyo cadáver estatificado no ha sido encontrado.

    El capitán Kremer asintió con un movimiento de cabeza. Se llevó la diestra hacia su mentón, pero tuvo que conformarse con acariciar la base de la escafandra. Empezaba ya a considerar la posibilidad de que fuese Van Kraagen el culpables. Entonces recordó la expresión de sorpresa de Sun—Tao cuando le preguntó qué habían hecho con el profesor raptado en el Ártico. Vio de nuevo ante sí a aquel hombre.

    Y desaparecieron sus dudas. — ¡Sabía que el Magnífico y Van Kraagen eran una misma persona! ¡Pero él ignoraba el nombre de su jefe! ¡Fui yo quien se lo dije! De ahí su sorpresa. Y ahora Sun—Tao debe haberle contado a Van Kraagen que nosotros le creemos cautivo del enemigo.

    Dan se volvió hacia Wanda. Su rostro irradiaba seguridad.

    —Tenías razón. El culpable de todo es Van Kraagen. Él es el único que tenía el medio y la oportunidad para actuar. El único que sabía cómo utilizar las bacterias patógenas y a quién y dónde debía actuar para eliminar a los miembros de la primera expedición. El único que sabía que iba a partir una segunda expedición a Nekya. Sólo él conocía la existencia de los cilindros cuyos cultivos microbianos había destruido en el «Redoxor»… ¡Todo está claro!

    El capitán hizo una seña a los dos «reformers».

    —Vámonos ya —ordenó—. Hay que volver inmediatamente a nuestra nave. Este asunto va a entrar ahora en su fase final.

    Poco después, los cuatro partían en el vehículo de emergencia hacia la «Mensajera III», pero mientras se acercaba a ella, Dan no pudo por menos de pensar que Van Kraagen… o el Magnífico… tenían en su poder un arma terrible: la posibilidad de anular el campo gravitatorio o de cambiarlo a voluntad.

    Y aquello podía darle a él la victoria sobre Dan y los tripulantes del «Mensajera III».


    Capítulo XI


    La noticia cursada por el capitán Kremer causó verdadera sensación en el Directorio y en el Gobierno Central del Sistema. El Supremo en persona se hizo cargo del asunto y envió instrucciones a la flotilla de la S.P. estacionada en Plutón en calidad de reserva.

    Junto con las instrucciones se enviaron unos «cargos» provistos de materiales especiales y máquinas cuyo uso era sólo conocido por unos cuantos técnicos. Los mismos que las acompañaban y debían proceder a su montaje y acoplamiento en las naves de la flotilla.

    El Supremo se había decidido a aquella acción después de escuchar el informe de los científicos que habían estado trabajando en la nueva arma de desaparición del campo gravitatorio.

    —La «antigravitación» estaba sólo en fase experimental en la Base de Selene. Pero no en su totalidad. Allí únicamente se trataba de probar la forma en que actuaría en planetas de escasa gravedad y tamaño. Pero ninguno de los técnicos que se encontraban en aquella Base tenían los planos de actuación conjunta ni general. Así, desconocían por completo sus posibilidades aplicadas a astronaves en marcha… y a planetas de tamaño superior al de la Luna.

    La exposición de aquel hecho había dejado pensativo al Supremo. Sólo por unos minutos. Luego inquirió: —¿Si no se dan circunstancias parecidas a las que concurren en nuestro satélite natural son inutilizables los planos hallados en la Base de Selene?

    —Así es, Excelencia. — ¿Y no se puede ampliar el estudio de forma que se utilice como base para alcanzar las otras posibilidades?

    El sabio profesor Dockrahagan asintió pero apresurándose a añadir:

    —Nada hay imposible cuando algo se conoce. De la nada no puede hacerse nada.

    Pero si bien hay que reconocer que tener una base de partida para efectuar un estudio determinado es indudablemente una gran ventaja, también hay que tener en cuenta que para conseguirlo se precisan instalaciones y tiempo. De ninguna de esas dos cosas dispone Van Kraagen. — ¿Está seguro de ello, profesor?

    —Completamente, Excelencia. Le doy mi palabra de que es así y me avengo a hacerme responsable. Pongo en juego mi reputación si cometo un error. Van Kraagen es un eminente bacteriólogo. Es posible que sea un gran organizador. Pero de eso a decir que es un mago en Electrotécnica y Mecánica Espacial media un abismo. Necesitaría tener a su lado un equipo de técnicos tan importante como el que me ha secundado en esta labor. Eso y además las instalaciones de que nosotros disponemos. Tenga en cuenta Su Excelencia que hemos necesitado más de cinco años en tenerlo todo a punto para proceder a las primeras experiencias. Van Kraagen por mucho que haya avanzado en sus investigaciones en estos meses no puede habernos igualado. — ¿Ni siquiera contando con las planos hallados en Selene?
    —No. Rotundamente no.

    Y tras hacer una breve pausa, el profesor Dockrahagan añadió:

    —Incluso las instalaciones que ahora probaremos en la flotilla de Plutón son imperfectas. Dudo que dentro de unos años se mantengan tal como ahora las hemos concebido. — ¿Duda de su eficacia?
    —Acerca de eso no tengo ninguna duda. Servirán. Pero si me refiero a ellas como algo imperfecto es para hacer ver a Su Excelencia que si nosotros contamos con la «antigravitación» como un arma en un estado primitivo, Van Kraagen no puede contar con ella ni siquiera en esa forma.
    —De todos modos —interrumpió el coronel Zerna, que asistía a la entrevista— avisaré al capitán Kremer para que tome sus precauciones y no se acerque a ningún planeta o satélite de características parecidas a las de nuestro satélite natural. ¿Les parece bien?
    —Nunca estará de más esa precaución, coronel —aprobó el profesor Dockrahagan.

    El coronel Zerna saludó llevándose la pahua al pecho y abandonó la estancia para advertir a los componentes de la tercera expedición al planeta Nekya. Y al mismo tiempo que él cursaba aquel aviso, el Supremo daba la orden que puso en movimiento el equipo dirigido por el profesor Dockrahagan y que semanas más tarde llegaba a Plutón para armar con la «antigravitación» a la flotilla de la S.P. que debía colaborar con el capitán.

    Kremer en su tarea de acabar de una vez para siempre con el titulado «Magnifico» y sus aniquilaciones en serie. Pero para que se lograse este resultado era necesario que los refuerzos dotados de la nueva y poderosa arma llegasen cuanto antes al Espacio Exterior. Antes de que Van Kraagen y sus partidarios hubiesen eliminado de él a los tripulantes del «Mensajera III», porque mientras el Supremo se disponía a aniquilar a los rebeldes que tenían su cuartel general en Nekya. en este planeta…


    ***

    —¡Son unos estúpidos si creen que yo iba a quedarme cruzado de brazos esperando que viniesen a destruirme!

    Al lanzar aquella exclamación, Van Kraagen estrujó entre sus poderosas manos el papel que acababa de salir del Cerebro Electrónico. En él figuraba en lenguaje normal el texto completo del mensaje enviado por el coronel Glay H. Zerna al capitán Kremer con sus instrucciones. La clave «Gran Amenaza» no había sido tan útil como creían los hombres del S.P. Pero es que ellos ignoraban que Van Kraagen había tomado sus medidas antes de abandonar definitivamente la Tierra y que una de éstas fue la de llevarse a Nekya un Cerebro Electrónico y personal suficiente para atenderlo.

    Van Kraagen, el Magnífico, acababa de ver coronados sus esfuerzos y precauciones.

    Conocía los próximos movimientos del enemigo y la forma en que éstos le iban a atacar.

    La clave más segura de la S.P. había sido traducida por la máquina con la misma rapidez que si se hubiera tratado de un texto sumerio.

    Y Van Kraagen no estaba asustado ante el peligro que le amenazaba. Ni mucho menos.

    —Se llevarán una sorpresa —murmuró complacido— cuando vean que me tiene sin cuidado la «antigravitación» para vencerles. Me basta y me sobra con las armas de que dispongo.

    Después de dar orden a los técnicos de Transmisiones y Recepción que siguiesen a la escucha del enemigo y entregasen al Cerebro Electrónico cuantos mensajes captasen, Van Kraagen abandonó aquella cúpula y deslizándose por el nuevo colector se trasladó a otra mayor donde tenía instalados sus laboratorios. Todas las instalaciones eran de la máxima simplicidad, pero no por ello menos eficaces. Y al verle entrar, uno de los hombres que trabajaban en ellas, se dirigió a su encuentro. Van Kraagen le saludó con deferencia inquiriendo: —¿Está todo preparado, Sien—Wicz?

    —Sí, Magnífico. Hemos preparado diez cápsulas de Nekyonio. Dentro de unos días tendremos diez más. Podemos transportarlas a las astronaves en cuanto Vuecencia ordene.
    —Ahora mismo. Ya di las órdenes necesarias para la transformación de los equipos de «Reformen» y hace poco me comunicaron que estaban terminados. Esas diez cápsulas servirán para desintegrar a los primeros intrusos.

    Sien—Wicz se volvió hacia sus ayudantes y repitió la orden de Van Kraagen. En pocos minutos la gran cúpula se convirtió en una especie de colmena llena de ajetreadas abejas.

    Los hombres acarrearon las cápsulas fuera de la cúpula bajo la mirada satisfecha de los dos científicos. — ¿Crees que todo saldrá a medida de nuestros deseos?

    —Así lo espero, Magnífico —respondió Sien—Wicz—. Estoy sumamente interesado en conseguir esta victoria sobre el Supremo. Alared—Birr era un hombre que siempre me protegió y le debo una reparación. No pude rescatar la cápsula con que se le envió al ostracismo, pero sí puedo castigar a quienes le condenaron. Y de paso me vengaré de las humillaciones que en el pasado me infligieron Dockrahagan y sus satélites.
    —Hemos captado un mensaje enemigo. Sé que viene una flotilla dotada de «antigravitación». Dijiste que eso no sería obstáculo para nosotros.
    —No lo será. Gracias a los planos que obtuvimos en la Base de Selene he podido hacer una modificación y utilizaré la «antigravitación» como defensa. Creo que no podrán vencernos. Todavía no estoy en condiciones de hacer uso de ella como arma ofensiva, pero sí creo que podré impedir que suframos los efectos de un cambio brusco de la gravedad cuando nos ataquen. Y con eso, y un bombardeo intensivo de cápsulas de Nekyonio tendremos suficiente para aniquilar, a quienes vengan a molestarnos. Luego sus bacterias harán el resto.
    —Gracias, Sien—Wicz. En ti he puesto mi confianza.
    —No lo defraudaré, Magnífico. Por la cuenta que a mí… y a todos nos tiene. Sé a lo que nos exponemos si fracasamos. El ostracismo sería un obsequio comparado con lo que nos reservará el Supremo si llegamos a caer en sus manos.

    Van Kraagen asintió, y como ya los ayudantes de Sien—Wicz habían terminado su trabajo, abandonó la cúpula para dirigirse a la planicie en la que se alzaban las tres astronaves con que pensaba combatir a los hombres del Supremo. Sun—Tao avanzó hacia él en cuanto le vio aparecer en la llanura. — ¿Cuáles son sus órdenes, Magnífico?

    —Buscar la astronave del capitán Kremer es la primera de vuestras tareas. Luego bombardearéis con cápsulas de Nekyonio. Y en cuanto hayáis comprobado que habéis hecho blanco en la superestructura, utilizaréis las cápsulas transparentes. Disparadlas en el mismo lugar en que hayáis abierto la defensa contraria. — ¿Y después?

    Van Kraagen sonrió al oír aquella pregunta.

    —No habrá después —dijo con aire de superioridad—. El Nekyonio enviado contra la astronave producirá su paulatina desintegración. Todas las piezas metálicas correrán la misma suerte. Y las escafandras están unidas a los trajes espaciales por piezas metálicas. Aquellos que estén a bordo y no se quiten los trajes espaciales y las escafandras correrán el riesgo de morir desintegrados. Los que se los quiten perecerán asfixiados al carecer de aire oxigenado… libre de Bacterias patógenas. Por eso, después de hecho el primer blanco y ya seguros de que se inicia la desintegración de la nave arrojaréis contra ella las cápsulas transparentes en que irán mis amiguitas las bacterias.

    Ellas concluirán vuestro, trabajo. »Entonces podréis regresar ya a Nekya. El capitán Kremer y sus hombres podrán elegir la forma de muerte que prefieran. Pero no librarse de ella.

    Sun—Tao se inclinó reverente ante el Magnífico y exclamó:

    —Servir a un jefe tan poderoso es un singular privilegio. Haremos como ha dicho Vuecencia.
    —Así lo espero. Adiós… y que vuelvas victorioso.

    Van Kraagen vio cómo Sun—Tao hacía una seña indicando a sus hombres que subiesen ya a bordo de las astronaves. Entonces se apartó de allí para no ser alcanzado por ninguna de las chispas que producirían las astronaves al despegar de la superficie de Nekya. Volvió a su cúpula y desde allí vio cómo las tres naves espaciales se lanzaban raudas hacia el cielo enrojecido. Luego marchó a la cúpula de Transmisiones y Recepción. — ¿Hay alguna novedad? — Ninguna, Magnífico.

    —Bien. Mantened contacto con Sun—Tao y su flotilla. Y al mismo tiempo tratad de localizar a la astronave del capitán Kremer. Si podemos ahorrar trabajo a Sun—Tao habremos ganado tiempo.

    Luego, mientras sus hombres se dedicaban por entero a la tarea que les había encomendado, Van Kraagen salió de la cúpula para pasear tranquilamente por la superficie de Nekya. Se sentía dueño y señor del planeta. Y confiaba en que él sería el trampolín que le serviría para convertirse en dominador de todo el Sistema. Ya no pensaba en imponer condiciones al Supremo Ahora la lucha sería total. Aniquilación completa. La de los enemigos o la suya propia. Pero Van Kraagen confiaba en que él no resultaría vencido.


    ***

    El despliegue de las tres naves nekyanas no había pasado desapercibido a Dan que observaba en la pantalla de la «Mensajera III» y a distancia conveniente, cuanto sucedía en la superficie habitada del planeta enemigo. Comprendió que iban en su busca y que debían tener orden de eliminarle.

    —Deben habernos localizado con alguna pantalla gigante —murmuró.

    Ignoraba que se conocía su presencia merced a la intercepción de los mensajes enviados desde la Tierra.

    —Vamos a eludirlos —decidió—. Hasta que llegue la flotilla de Plutón. Son las órdenes que tenemos y no nos encontramos en condiciones de hacer frente a tres astronaves bien armadas. Con una sola aún me atrevería a luchar, pero con tres sería prácticamente un suicidio.

    Sin saberlo. Dan Kremer acababa de asegurar la supervivencia de los tripulantes del «Mensajera III». Aunque las tres naves hubiesen ido en su busca por separado, tampoco tenía posibilidades de vencer. Pero eso él no lo sabía. Y Sun—Tao tampoco podía imaginar que la presencia simultánea de la tres astronaves haría emprender, la fuga a la nave de Kremer.

    Por medio del intercomunicador, Dan dio a conocer su decisión a los tripulantes.

    Observó que algunos de ellos no parecían estar muy conformes con aquella huida. Pero él estaba decidido a no correr ningún riesgo inútil.

    Afortunadamente.

    Dan ordenó se imprimiese a la astronave la velocidad máxima, suprimiendo el rotor de gravedad, e incluso los generadores de oxígeno.

    —Hasta que no salgamos de la zona correspondiente a Nekya y sus satélites no volveremos a utilizar los generadores —dijo—. Cada cual utilizará sus balones de oxígeno personales. En cuanto a la falta de gravedad… no hay más remedio que soportarla lo mejor posible.

    Sujétense a los asientos y aseguren todas las piezas movibles. Tienen cinco minutos para hacerlo.

    Pasado ese tiempo, Dan suprimió las funciones del rotor de gravedad. La astronave, que parecía haber salido disparada desde la órbita del sistema que le había servido de obstáculo para no ser localizada por el radar de Nekya, ganó su máxima velocidad. Pero entonces se puso al descubierto en el Espacio Libre. Sun—Tao y sus naves la descubrieron y se lanzaron tras ella.

    Se iniciaba una persecución por los espacios siderales sin precedentes en la historia del Sistema.

    Tres naves rebeldes perseguían a la «Mensajera III»; la astronave que debía imponer la justicia en Nekya. Los defensores de la Ley y el Orden huían ante las fuerzas de los Destructores del Sistema.

    Todo se había invertido. ¡La S.P. dando la espalda a naves robadas!

    Dan observaba pensativo sus mapas mientras el técnico en radar le comunicaba la situación de las astronaves enemigas. Debían haberle imitado en sus medidas porque desde hacía unos minutos las naves de Sun—Tao desarrollaban la misma velocidad que la «Mensajera III». De pronto le llegó una noticia alarmante.

    —Están aumentando la velocidad. Deben tener reservas de que nosotros carecemos.
    —Son los cohetes auxiliares para el descenso. Quieren acabar con nosotros y no les importa sacrificar una posibilidad de aterrizaje. Pero si siguen ganando velocidad acabarán alcanzándonos.

    Dan dibujó sobre el mapa las trayectorias que seguían las naves enemigas y la suya propia. Vio que de mantenerse aquella situación y contando con el aumento progresivo de la velocidad de las astronaves nekyanas tardarían muy pocas horas en ser alcanzados.

    Con gesto concentrado examinó la carta astral que tenía ante él. A la derecha del lugar donde se hallaba la «Mensajera III» observó una zona marcada con puntos rojos. Aquella era una indicación de peligro. Pidió una aclaración al «Mantenedor de Trayectoria». — ¿Qué significa esto? ¿Qué peligro amenaza en esa zona?

    El «Mantenedor» estudió las notas y dijo:

    —Aerolitos. Los hay a millares.

    Luego, como si hubiese comprendido las intenciones de Dan, agregó:

    —Meterse en esa zona sería tanto como condenarse a muerte. Aunque la nave está protegida para el choque con un aerolito… no lo está para un bombardeo masivo de estos.

    Y si entrásemos en esa zona sería eso lo que nos sucedería.

    Sin hacerle caso, Dan se encaró con el piloto: —¿Qué te parece…? ¿Crees que podrías eludir un bombardeo de aerolitos?

    El interpelado se encogió de hombros.

    —Puedo intentarlo. A fin de cuentas… lo mismo da morir de una forma que de otra. Y si nos alcanzan esas tres naves que vienen detrás ya sabemos que van a dejarnos pulverizados. Vamos a ver si los aerolitos son más compasivos.
    —Yo tomaré también los mandos. En cuanto entremos en la zona de peligro reduciremos la velocidad conectándola con el radar para actuar según las necesidades del momento.
    —Eso mismo le iba a sugerir, mi capitán.
    —Entonces, no se hable más.

    Y volviéndose hacia el «Mantenedor» ordenó:

    —Establezca la nueva ruta. Vamos a la zona de los aerolitos. Prefiero ser bombardeado por éstos a que me aniquilen con las armas atómicas de que están dotadas las astronaves de la S.P. El «Reformer» acabaría con nosotros más fácilmente que lo pueden hacer los aerolitos, nos enfrentaremos con éstos y si ganamos suficiente tiempo podemos contar con el apoyo de la flotilla que viene de Plutón a auxiliarnos..

    Dadas las nuevas órdenes, nadie replicó. Dentro de la astronave volvieron las cosas a la normalidad. Respiraron el oxígeno producido por el generador, y el rotor de gravedad volvió a funcionar, pero la «Mensajera III» se convirtió en una especie de bala loca brincando por el espacio al par que trataba de eludir los aerolitos que a millares surcaban aquella zona.

    Sun—Tao la vio penetrar en el espacio peligroso que él conocía. Vaciló antes de seguirla, pero temía más al Magnífico que a los aerolitos y tomando las precauciones necesarias para el viaje a través de la lluvia mortífera dirigió sus naves en pos de la «Mensajera III».

    Pese a las esperanzas de Dan Kremer todavía no había cesado la persecución.


    Capítulo XII


    El mayor error de Sun—Tao fue ordenar el avance de sus astronaves en cuña de combate. Aquello hacía que resultase poco menos que imposible que los aerolitos no diesen en una de ellas. Por lo menos.

    Y dieron en dos de las astronaves.

    Varias veces.

    Uno de los aerolitos golpeó con tal violencia a la segunda astronave que rompió su superestructura como si fuese de vidrio. Y alcanzó la esclusa de carga donde se hallaban almacenadas varias cápsulas transparentes y una de las que contenía el Nekyonio.

    Merced a los esfuerzos de Sien—Wicz y su equipo, el mineral había sido transformado en una magma eliminando de ella todos los elementos que le restaban energía. Se había convertido en un elemento destructor que iba a actuar por contacto sobre los metales consumiéndolos como si fuesen un alimento para su radiactividad.

    Las paredes de la esclusa empezaron a desintegrarse. Y las Bacterias quedaron en libertad.

    Cuando el capitán de aquella astronave quiso darse cuenta de lo que estaba sucediendo era demasiado tarde para él. Y para sus hombres. El metal de que estaba hecha la astronave se estaba consumiendo como si lo devorase un fuego impalpable e incandescente. Varios de los tripulantes gritaron aterrados al ver que las piezas metálicas de sus equipos espaciales sufrían el mismo efecto. Hubieron algunos que al ver aquello se apresuraron a quitarse los trajes espaciales. Y fueron víctimas de las Bacterias.

    La astronave, convertida en un elemento mortífero y desintegrador, seguía su trayectoria. En su ruta encontró a la tercera astronave, que había resultado alcanzada por varios de los aerolitos y por ello había visto mermadas su velocidad y poder de maniobra.

    El impacto fue terrible. Ambas astronaves se fundieron en un amasijo de metales y maquinaria.

    Y el Nekyonio continuó su labor destructora en la superestructura de la tercera astronave. Y sus tripulantes pudieron comprobar rápidamente los terribles efectos del arma con que querían aniquilar al capitán Kremer y que ahora estaba acabando con ellos.

    Para ellos no había posibilidad de salvación.

    Sun—Tao lo comprendió así en cuanto el técnico de radar le avisó de lo que había ocurrido tras ellos. Entonces concentró todos sus esfuerzos en salir de la peligrosa zona.

    Su piloto recibió la orden de salir del campo de aerolitos y, eludiéndolos, en maniobras tan difíciles como peligrosas salieron de la zona donde la flota del Magnífico había quedado reducida a una sola unidad, cuando Sun—Tao vio que su astronave ya estaba fuera de la zona de peligro, sólo pensó en una cosa.

    «Tengo que acabar con la nave de Kremer… o el Magnífico acabará conmigo.»

    Y ordenó al piloto que imprimiese a la astronave el máximo de velocidad para rodear la zona de aerolitos y esperar fuera de ella a la nave del capitán Kremer, cuando éste, creyéndose que había cesado la persecución, la abandonase también.

    Aquella era la maniobra que debía haber realizado en un principio. Pero lo había comprendido demasiado tarde. Cuando el mal ya estaba hecho. Sin embargo se consoló fácilmente.

    «Kremer se confiará cuando vea que sólo tiene que hacer frente a una astronave.

    Intentará hacerme frente… y entonces acabaré con él. Ya he podido comprobar que el Nekyonio no encontrará ningún obstáculo en cuanto entre en acción en la astronave enemiga.»

    Animado por esa esperanza, Sun—Tao prosiguió patrullando con su astronave por la zona exterior a la de los aerolitos, confiando que Kremer saldría a su encuentro.

    Y no tuvo mucho que esperar.


    ***

    El técnico de radar había llamado la atención de Dan sobre lo sucedido a la flota enemiga.

    —Dos de las astronaves que nos perseguían han chocado. Los aerolitos acaraban con ellas. — ¿Y la tercera?
    —Ha abandonado la zona.

    Dan quedó pensativo mientras el piloto seguía sorteando hábilmente los aerolitos que llovían sobre la nave.

    —No creo que hayan abandonado la lucha —murmuró el capitán—. Deben haber salido de la zona para esperarnos fuera de peligro y atacarnos cuando salgamos. Pero ahora nuestras fuerzas están equilibradas.

    No era así. Pero eso él lo ignoraba. Y convencido de que se hallaba en condiciones de enfrentarse con la astronave superviviente, dio la orden de abandonar la zona de aerolitos. — ¿Volviendo atrás? — inquirió el «Mantenedor de Ruta».

    —No. Continuaremos en sentido transversal, atravesando la zona peligrosa por su sector denso y saldremos en la zona opuesta a la de nuestra penetración. Si la flotilla de Plutón continúa avanzando a toda velocidad llegará a tiempo de ver cómo acabamos con la nave enemiga. »Eso —añadió sonriente— en el caso de que nos localicen y traten de atacarnos. Pero esta vez no haremos nada por evitar el encuentro.

    Inmediatamente, la «Mensajera III» rectificó su rumbo y eludiendo los choques con los aerolitos más gruesos y peligrosos, desdeñando a los pequeños que no podían dañar a la superestructura, cruzó la zona en dirección al punto señalado por el capitán Kremer.

    Al mismo tiempo, se trasmitía un mensaje a la flotilla de Plutón notificando el cambio de ruta y que iban a atacar a la astronave enemiga si ésta salía de nuevo a su encuentro.

    La orden de continuar huyendo les llegó al mismo tiempo que salían de la zona de aerolitos.

    —No corran riesgos innecesarios —decía el mensaje que les envió el comandantes de la flotilla, Helios Zulton—. Aléjense de la astronave viniendo a nuestro encuentro. Si les persiguen mantengan la máxima velocidad y dirección. En cuanto la divisemos entraremos en acción. Ustedes sufrirán también los efectos de la «antigravitación» hasta que les hayamos rebasado, pero de ese modo acabaremos con el peligro que representa esa astronave, sin que ustedes ni nosotros corramos el menor riesgo.

    Dan no tuvo otro remedio que acusar recibo del mensaje y acatar la orden. Estableció su nueva ruta y la «Mensajera III» se orientó en dirección al Sistema. Por lo que el capitán Kremer suponía, dada la claridad y rapidez con que se intercambiaban los mensajes, la flotilla de Plutón estaba sólo a unas horas de distancia.

    Pero apenas hubo iniciado su nueva ruta la «Mensajera III» cuando Sun—Tao la localizó en su pantalla de radar y se lanzó tras ella.

    La persecución volvía a comenzar.


    ***

    En cuanto aparecieron en la pantalla las señales correspondientes a las astronaves de la flotilla de Plutón, Dan dio orden a los tripulantes de la «Mensajera III» de que se dispusiesen a soportar un cambio sucesivo de los ejes de gravedad. De acuerdo con el «Mantenedor de Ruta» estableció una trayectoria que no se acercase para nada a la que seguía la flotilla mandado por el comandante Zulton. Una vez logrado esto no tenía que hacer más que esperar.

    Y así lo hicieron.

    Desde la astronave capitana se localizaron ambas astronaves: la del capitán Kremer y la de su perseguidora. El comandante Zulton dio la orden para que entraran en acción de modo alterno y sincronizado los dispositivos de «antigravitación» colocados en sus naves.

    Fue una maniobra de suma perfección.

    Mientras una de las astronaves cambiaba el eje gravitatorio de la zona en que se encontraban las de Kremer y Sun—Tao, otra se preparaba para entrar en acción y antes de que el enemigo se hubiera repuesto variaba a su vez el campo gravitatorio para ceder a los pocos minutos el puesto a la astronave siguiente, que lo variaba de nuevo, inutilizando así todo intento de movimiento conociente a bordo de la astronave de Sun—Tao.

    Flotando en el interior de las esclusas, siendo proyectados en cualquier dirección los tripulantes, chocando con las paredes y los objetos que también sufrían los efectos de los sucesivos y opuestos cambios de gravedad, no había nadie a bordo de la nave de Sun— Tao que pudiera ejecutar las órdenes de éste de disparar las cápsulas de Nekyonio contra la flotilla enemiga que se acercaba tan veloz como implacablemente.

    Para Sun—Tao y sus hombres, la astronave se convirtió en un carrusel alocado, del que habían desaparecido las direcciones elementales de «abajo» y «arriba». Era como estar metidos en una esfera que girase vertiginosamente, cesando en su movimiento, o cambiando la dirección de ésta a cada diez segundos. No había forma humana de sobreponerse a aquella sensación abrumadora de impotencia. Habían sido derrotados antes de empezar a luchar. Los pilotos estaban desconcertados y no pudieron mantener su ruta. Empezaron a girar en círculo…

    El comandante Zulton dio la orden al personal del «Reformer» y las desintegradoras atómicas entraron en acción. Conjuntamente. No hubo astronave de la flotilla que no lanzase una andanada contra la de Sun—Tao. Desapareciendo así todas las defensas del enemigo. Contra tantos impactos, de lleno, no había amortiguador eficaz. Y la nave empezó a desintegrarse, al igual que sus tripulantes. Con ella quedaba eliminada la última astronave con que contaba el Magnífico para hacer imponer su voluntad sobre el Sistema, sin que hubiesen tenido ocasión de probar la eficacia mortal del Nekyonio combinado con la acción de las Bacterias.

    Una vez logrado este resultado, el comandante Zulton dio orden de que cesase la acción de la «antigravitación.» Luego estableció contacto con el capitán Kremer y establecieron el plan conjunto de ataque. Un plan que se dirigió contra el planeta Nekya y los rebeldes que se encontraban en él.

    Puestos de acuerdo Kremer y el comandante Zulton, la «Mensajera III» ocupó un puesto en la retaguardia de la formación de la flotilla de Plutón, que continuó avanzando en dirección a Nekya.


    ***

    Al divisar el planeta el comandante Zulton ordenó la acción conjunta de todos los dispositivos «antigravitación». En esa ocasión no actuarían las unidades independientemente unas de otras. La zona a afectar era mucho mayor que la que ofrecía una astronave. Por ello optó por actuar sincronizando a un tiempo todos los dispositivos.

    —Atención todas las naves —ordenó—. A partir de ahora queda suprimida la acción individual. Iré dictándoos a la vez. Si el enemigo contaba con utilizar la Fase II de la «antigravitación» tal como se estaba experimentando en la Luna, va a llevarse una sorpresa. No podrá vencer a una acción conjunta y simultánea de todos nuestros dispositivos. Estén atentos a mis órdenes y dispónganse a actuar.

    En cuanto le llegó la conformidad de los capitanes de cada astronave el comandante Zulton ordenó la primera variación: —¡Cambio de eje gravitatorio en 180 º ! ¡Acción!

    Inmediatamente, en las cúpulas de Nekya se acusaron los efectos de aquel brusco cambio. Si bien, merced a la aplicación de la cadena defensiva establecida por Sien—Wicz, el resultado no fue exactamente el dispuesto por el comandante Zulton. no hubo forma de evitar que el eje gravitatorio de planeta se desplazase en un ángulo de 120º, a consecuencia de lo cual, Van Kraagen y sus gentes se encontraron con que en vez de ser atraídos por el centro de Nekya. permaneciendo con los pies posados en su superficie, eran desplazados hasta quedar en dirección oblicua sobre ésta en un ángulo de 20º.

    Sin saberlo, el comandante Zulton, al disponer la acción conjunta de todos los dispositivos antigravitatorios de sus naves, había hecho lo único que podía vencer la cadena «antigravitatoria» establecida por Sien—Wicz. Había obrado de aquella manera por lógica. Y en esta ocasión la lógica había dado la razón a su forma de proceder.

    A los pocos segundos, el comandante ordenó una nueva variación del eje gravitatorio.

    En la superficie de Nekya los hombres se vieron empujados hacia el suelo… de cabeza.

    Luego tuvieron que saltar hacia un costado… a unos metros del suelo. Después volvieron a recobrar la posición normal, pero fue para que cayesen agotados sobre la superficie… y para que, a los pocos segundos, se hallasen todos en posición horizontal, a unos metros de distancia del suelo, como si estuviesen practicando un acto de levitación conjunta.

    Mientras desde el cielo, Zulton continuaba dirigiendo aquellos cambios de gravedad que inutilizaban a los hombres que se hallaban en Nekya, sus astronaves fueron acercándose impunemente al planeta disponiéndose a ocupar el área donde se alzaban las cúpulas con las instalaciones de Van Kraagen.

    Sufriendo como los demás los efectos de la «antigravitación», el bacteriólogo rodó por el suelo, botó sobre éste o se estabilizó horizontalmente a unos metros de distancia. Cada uno de aquellos saltos o contorsiones representaba para él algo mucho más grave que un simple brinco. Era la destrucción de sus sueños de poder. Era el final de sus ambiciones.

    En cuanto los capitanes de las astronaves avisaron al comandante Zulton de que estaban prestas para posarse en la superficie y las dotaciones de combate dispuestas para la ocupación, éste inició una serie de cambios bruscos y vertiginosos que convirtieron en marionetas desmadejadas a los seguidores de Van Kraagen. Luego se produjo una breve pausa. Breve pero suficiente para que las astronaves se posaran en tierra y de ellas salieran los hombres con las armas en la mano.

    Hasta el momento en que los tripulantes salieron de sus naves, los de Nekya permanecieron en posición vertical, con la cabeza hacia abajo. Entonces, desaparecida la acción del campo «antigravitatorio», todo volvió a la normalidad. Van Kraagen y toda su gente dejaron de estar suspendidos en el aire y se estrellaron de cabeza contra el suelo.

    Pese a la gravedad de la situación el capitán Kremer no pudo evitar una sonrisa al ver aquella postura tan poco heroica al ambicioso que se había creído con fuerzas suficientes para adueñarse no sólo de un planeta, sino para imponer condiciones al Supremo y a todo el Sistema.

    Ahora, Van Kraagen y toda su gente, yacía por tierra, desmadejados, vomitando, acusando en su cuerpo los efectos de los sucesivos y bruscos cambios de gravedad. De criminales temibles se habían convertido en muñecos indefensos. Ninguno se encontraba en condiciones de mover un solo miembro de su cuerpo. Y permanecían tendidos en el suelo esperando que desapareciera aquella sensación de perpetuo y alterno movimiento que les había tornado en seres sin voluntad.

    Antes de que pudieran reponerse de los efectos de la «antigravitación», ya todos ellos estaban apresados. Van Kraagen y Sien—Wicz fueron llevados ante sus vencedores.

    Entonces, Van Kraagen aún tuvo ánimos para encararse con los hombres que le habían derrotado de forma tan espectacular.

    —Me habéis apresado —les dijo— pero aunque me tenéis en vuestras manos sois vosotros quienes estáis en mi poder. Sólo yo puedo evitar que muráis. Rendid las armas y os perdonaré la vida.

    Zulton le miró sorprendido. Aquella audacia superaba a cuanto podía imaginar. Pero antes de que él pudiera responder, el capitán Kremer se adelantó a sus palabras, diciendo:

    —Sabemos perfectamente cuál es el poder que todavía detenta y el peligro que corremos al permanecer sobre Nekya. Este aire está infectado por una Bacteria patógena de efectos mortales…
    —En efecto —interrumpió Van Kraagen—. Y sólo yo conozco el medio de eliminarla de vuestro cuerpo.

    Dan sonrió con aire seguro. Sin decir palabra comprobó que su prisionero estaba bien atado y no tenía posibilidad de hacer el menor movimiento. Entonces se volvió hacia uno de los hombres del equipo técnico que había llevado a bordo del «Mensajera III».

    —Adelante, doctor Gita. Éste es el hombre sobre quien tiene que actuar del modo previsto. Dispone de poco tiempo. No lo desperdicie. Nos va a todos la vida.

    El aludido se acercó a Van Kraagen. Llevaba una carterita de plástico en la mano. De ella sacó un inyectable. Lo cargó sin prisas. Luego introdujo la aguja en el brazo de Van Kraagen sin que le sirviera de nada a éste sus movimientos convulsivos para impedirlo.

    Después, el doctor Gita añadió dirigiéndose a Dan.

    —La droga hará sus efectos dentro de unos segundos. La eficacia de la mescalina concentrada y su combinación con el, tratamiento de hipnosis nos pondrá en disposición de conocer todos los secretos que guarde la mente ce este hombre. Pero necesitaré que guarden todos absoluto silencio. Cualquier sonido que le perturbe podría introducir en la mente del paciente una idea opuesta a la que debería traducir.

    Dan asintió con un movimiento de cabeza. Hizo una seña y se le acercó uno de sus hombres. Señaló a los prisioneros.

    —Amordazadlos a todos y encerradlos en una cúpula.

    Luego se volvió hacia el coronel Zulton.

    —Le agradeceré que vuelva a las astronaves y permanezca allí con su gente. Como ha dicho el doctor no debe producirse el menor sonido perturbador. Me quedaré aquí solo con él y con Van Kraagen.

    Mientras se obedecían aquellas órdenes, Dan se dejó amordazar por el doctor Gita.

    Luego los dos esperaron a que la mescalina hiciera sus efectos sobre Van Kraagen para, ayudados por un tratamiento hipnótico, hacerle decir toda la verdad. Y lograr de él su salvación aun en contra de sus deseos.


    Capítulo XIII


    Van Kraagen había empezado a hablar.

    Con voz monótona. Lejana. Opaca. El bacteriólogo debía estar viviendo en su mente las escenas que describía. Pertenecían a su juventud. A la época de más puros anhelos.

    La época en la que su subconsciente se encontraba más a gusto. Pero aquello no era lo que deseaba Dan ni el doctor Gita. Éste le hizo una pregunta escueta. — ¿Qué encontró al llegar a Nekya?

    Van Kraagen se vio arrancado repentinamente de la época más feliz de su vida. Pasó de un salto a la de sus ambiciones. Podía percibir sus sensaciones cuando hizo el peligroso hallazgo.

    —Bacterias Patógenas… pero tengo suerte… No son filtrables. No me costará gran cosa encontrar la forma de contrarrestarlas. Sería una lástima que no se pudiese explotar este planeta. Sus riquezas son fabulosas. Cualquier hombre que tuviese la concesión sería inmensamente rico y poderoso…

    La mente de Van Kraagen volvió a repetir sus razonamientos. Aquellos mismos que le llevaron de pensar en tercera persona a hacerlo en primera. Los que le empujaron a ocultar la existencia del peligro que se encontraba en la misma superficie de Nekya. En su atmósfera.

    —Si sólo yo conozco la forma de contrarrestar a las Bacterias… sólo yo podré conseguir explotar el Nekyonio… Un bacteriólogo eminente puede hacer más por el Sistema que otro hombre cualquiera… Y también por sí mismo. ¿Por qué he de compartir con los demás lo que puede ser para mi solo?… No lo compartiré más que en la medida en que necesite colaboración. Todo será mío. ¡Mío nada más!

    Se detuvo para tomar aliento.

    Dan hizo un gesto al doctor Gita indicándole que se apresurase. No le interesaban los razonamientos de Van Kraagen ni el proceso que había seguido hasta convertirse en el Magnífico. En el hombre que no había vacilado en recurrir a seis aniquilaciones masivas para borrar todo rastro de su descubrimiento. El doctor asintió con un movimiento de cabeza y preguntó al bacteriólogo: —¿Descubrió la forma de contrarrestar a las Bacterias?

    —Naturalmente. Eso era para mí un juego de niños. No hay ningún secreto en ello. La Naturaleza hace bien las cosas. Junto al peligro ofrece la solución. No había que hacer otra casa más que abrir los ojos. Yo lo hice. Y antes de que nadie supiese que había un riesgo ya tenía la forma de evitarlo. — ¿En qué consiste su descubrimiento?
    —En Nekya hay una planta malvácea. Contiene un mucílago en sus flores y hojas que debidamente tratado proporciona el medio de combatir a las Bacterias patógenas. En mi cúpula de Sanidad tengo suficientes sueros para salvar a todos los habitantes del Sistema. — ¿Cómo se aplica el suero?
    —Por inyectable. Es muy sencillo. Lo hice así para que nadie sospechase nada. Todos a bordo consideraron normal que les vacunase. Pero no les dije la verdad.

    Dan hizo una seña al doctor Gita. Éste se separó de ellos y fue a la cúpula de Sanidad.

    La reconoció fácilmente. En su interior encontró los inyectables que necesitaba.

    Inmediatamente se dispuso a vacunar al personal que se hallaba sobre Nek