• OTRAS OPCIONES
  • ● Eliminar Lecturas
  • ● Ultima Lectura
  • ● Ayuda
  • PUNTO A GUARDAR



  • Tipea en el recuadro blanco alguna referencia, o, déjalo en blanco y da click en "Referencia"
  • TODAS LAS REVISTAS
  • Todas Las Revistas Diners
  • Todas Las Revistas Selecciones
  • CATEGORIAS
  • Libros
  • Libros-Relatos Cortos
  • Arte-Graficos
  • Bellezas Del Cine Y Television
  • Biografias
  • Chistes
  • Consejos Sanos
  • Cuidando Y Encaminando A Los Hijos
  • Datos Interesantes
  • Paisajes Y Temas Varios
  • La Relacion De Pareja
  • La Tia Eulogia
  • La Vida Se Ha Convertido En Un Lucro
  • Mensajes Para Reflexionar
  • Personajes Disney
  • Salud Y Prevencion
  • Sucesos-Proezas
  • Temas Varios
  • Tu Relacion Contigo Mismo Y El Mundo
  • Un Mundo Inseguro
  • REVISTAS DINERS
  • Diners-Agosto 1989
  • Diners-Mayo 1993
  • Diners-Septiembre 1993
  • Diners-Noviembre 1993
  • Diners-Diciembre 1993
  • Diners-Abril 1994
  • Diners-Mayo 1994
  • Diners-Junio 1994
  • Diners-Julio 1994
  • Diners-Octubre 1994
  • Diners-Enero 1995
  • Diners-Marzo 1995
  • Diners-Junio 1995
  • Diners-Septiembre 1995
  • Diners-Febrero 1996
  • Diners-Julio 1996
  • Diners-Septiembre 1996
  • Diners-Febrero 1998
  • Diners-Abril 1998
  • Diners-Mayo 1998
  • Diners-Octubre 1998
  • Diners-Temas Rescatados
  • REVISTAS SELECCIONES
  • Selecciones-Enero 1965
  • Selecciones-Julio 1968
  • Selecciones-Abril 1969
  • Selecciones-Febrero 1970
  • Selecciones-Marzo 1970
  • Selecciones-Mayo 1970
  • Selecciones-Marzo 1972
  • Selecciones-Julio 1973
  • Selecciones-Diciembre 1973
  • Selecciones-Enero 1974
  • Selecciones-Marzo 1974
  • Selecciones-Marzo 1976
  • Selecciones-Noviembre 1976
  • Selecciones-Enero 1977
  • Selecciones-Septiembre 1977
  • Selecciones-Enero 1978
  • Selecciones-Diciembre 1978
  • Selecciones-Enero 1979
  • Selecciones-Marzo 1979
  • Selecciones-Julio 1979
  • Selecciones-Agosto 1979
  • Selecciones-Abril 1980
  • Selecciones-Agosto 1980
  • Selecciones-Septiembre 1980
  • Selecciones-Septiembre 1981
  • Selecciones-Abril 1982
  • Selecciones-Mayo 1983
  • Selecciones-Julio 1984
  • Selecciones-Junio 1985
  • Selecciones-Septiembre 1987
  • Selecciones-Abril 1988
  • Selecciones-Febrero 1989
  • Selecciones-Abril 1989
  • Selecciones-Marzo 1990
  • Selecciones-Abril 1991
  • Selecciones-Mayo 1991
  • Selecciones-Octubre 1991
  • Selecciones-Diciembre 1991
  • Selecciones-Febrero 1992
  • Selecciones-Junio 1992
  • Selecciones-Septiembre 1992
  • Selecciones-Febrero 1994
  • Selecciones-Mayo 1994
  • Selecciones-Abril 1995
  • Selecciones-Mayo 1995
  • Selecciones-Septiembre 1995
  • Selecciones-Junio 1996
  • Selecciones-Mayo 1997
  • Selecciones-Enero 1998
  • Selecciones-Febrero 1998
  • Selecciones-Julio 1999
  • Selecciones-Diciembre 1999
  • Selecciones-Febrero 2000
  • Selecciones-Diciembre 2001
  • Selecciones-Febrero 2002
  • Selecciones-Mayo 2005
  • CATEGORIAS
  • Arte-Gráficos
  • Bellezas
  • Biografías
  • Chistes que llegan a mi Email
  • Consejos Sanos para el Alma
  • Cuidando y Encaminando a los Hijos
  • Datos Interesantes
  • Fotos: Paisajes y Temas varios
  • La Relación de Pareja
  • La Tía Eulogia
  • La Vida se ha convertido en un Lucro
  • Mensajes para Reflexionar
  • Personajes Disney
  • Salud y Prevención
  • Sucesos y Proezas que conmueven
  • Temas Varios
  • Tu Relación Contigo mismo y el Mundo
  • Un Mundo Inseguro
  • TODAS LAS REVISTAS
  • Selecciones
  • Diners
  • REVISTAS DINERS
  • Diners-Agosto 1989
  • Diners-Mayo 1993
  • Diners-Septiembre 1993
  • Diners-Noviembre 1993
  • Diners-Diciembre 1993
  • Diners-Abril 1994
  • Diners-Mayo 1994
  • Diners-Junio 1994
  • Diners-Julio 1994
  • Diners-Octubre 1994
  • Diners-Enero 1995
  • Diners-Marzo 1995
  • Diners-Junio 1995
  • Diners-Septiembre 1995
  • Diners-Febrero 1996
  • Diners-Julio 1996
  • Diners-Septiembre 1996
  • Diners-Febrero 1998
  • Diners-Abril 1998
  • Diners-Mayo 1998
  • Diners-Octubre 1998
  • Diners-Temas Rescatados
  • REVISTAS SELECCIONES
  • Selecciones-Enero 1965
  • Selecciones-Julio 1968
  • Selecciones-Abril 1969
  • Selecciones-Febrero 1970
  • Selecciones-Marzo 1970
  • Selecciones-Mayo 1970
  • Selecciones-Marzo 1972
  • Selecciones-Julio 1973
  • Selecciones-Diciembre 1973
  • Selecciones-Enero 1974
  • Selecciones-Marzo 1974
  • Selecciones-Marzo 1976
  • Selecciones-Noviembre 1976
  • Selecciones-Enero 1977
  • Selecciones-Septiembre 1977
  • Selecciones-Enero 1978
  • Selecciones-Diciembre 1978
  • Selecciones-Enero 1979
  • Selecciones-Marzo 1979
  • Selecciones-Julio 1979
  • Selecciones-Agosto 1979
  • Selecciones-Abril 1980
  • Selecciones-Agosto 1980
  • Selecciones-Septiembre 1980
  • Selecciones-Septiembre 1981
  • Selecciones-Abril 1982
  • Selecciones-Mayo 1983
  • Selecciones-Julio 1984
  • Selecciones-Junio 1985
  • Selecciones-Septiembre 1987
  • Selecciones-Abril 1988
  • Selecciones-Febrero 1989
  • Selecciones-Abril 1989
  • Selecciones-Marzo 1990
  • Selecciones-Abril 1991
  • Selecciones-Mayo 1991
  • Selecciones-Octubre 1991
  • Selecciones-Diciembre 1991
  • Selecciones-Febrero 1992
  • Selecciones-Junio 1992
  • Selecciones-Septiembre 1992
  • Selecciones-Febrero 1994
  • Selecciones-Mayo 1994
  • Selecciones-Abril 1995
  • Selecciones-Mayo 1995
  • Selecciones-Septiembre 1995
  • Selecciones-Junio 1996
  • Selecciones-Mayo 1997
  • Selecciones-Enero 1998
  • Selecciones-Febrero 1998
  • Selecciones-Julio 1999
  • Selecciones-Diciembre 1999
  • Selecciones-Febrero 2000
  • Selecciones-Diciembre 2001
  • Selecciones-Febrero 2002
  • Selecciones-Mayo 2005
  • Para guardar la imagen elige dónde vas a guardarla y seguido da click en la o las imágenes deseadas.
    Para dar Zoom o Fijar la imagen sigue el mismo procedimiento.
    -----------------------------------------------------------
    Slide 1     Slide 2     Slide 3










    Header

    -----------------------------------------------------------
    Dar Zoom a la Imagen
    Fijar la Imagen de Fondo
    No fijar la Imagen de Fondo
    -----------------------------------------------------------
    Colocar imagen en Header
    No colocar imagen en Header
    Mover imagen del Header
    Ocultar Mover imagen del Header
    Ver Banco de Imágenes del Header

    Imágenes para el Header o Cabecera
    Slides
    P
    S1
    S2
    S3
    B1
    B2
    B3
    B4
    B5
    B6
    B7
    B8
    B9
    B10
    H
    Controles Desactivar Slide


    T E M A S








































































































    FUNCIONAMIENTO DEL BLOG


    Esta ayuda te permitirá aprovechar las características del Blog.

    Veamos lo que hace cada ícono del MENU; el cual dispone de 22:

    Este ícono aparece en todo el blog y te permite visualizar las siguientes opciones:

    Guardar Lectura: permite guardar la publicación en la que estás, para ser cargada posteriormente. Opción sólo en las publicaciónes.
    Cuando guardas la publicación, también se guarda la pantalla donde se encuentra el párrafo o la línea que suspendes la lectura. Para que ese párrafo o línea aparezca en el tope de la pantalla, antes de guardar, debes colocarlo en el tope de la pantalla.

    Eliminar Lecturas: permite eliminar el registro de las publicaciones guardadas.

    Eliminar por Lectura: puedes eliminar del registro de publicaciones guardadas por selección. Cuando presionas esta opción, según la velocidad de proceso de tu celular o tablet, toma unos segundos en aparecer la ventana con la lista de publicaciones guardadas.
    Esta opción sólo aparecerá si tienes como mínimo 2 publicaciones guardadas.
    Para eliminar una publicación guardada, simplemente selecciona la que desees eliminar.
    Cuando eliminas una publicación guardada y queda solo una, la ventana de esta opción se cierra y la misma desaparece.

    Guardar Punto: permite guardar un punto específico de la actual lectura. Puedes guardar cuántos puntos desees. Cada publicación es independiente. Opción sólo para las publicaciones.
    Cuando aplicas esta opción aparece en el MENU el ícono . Al dar click en el mismo se abre una ventana con el o los puntos guardados. Das click en cualquiera y te desplazas a ese punto de la publicación. Aparece sólo en las pubicaciones que tienen al menos un punto guardado.

    Borrar Punto(s): permite eliminar el o los puntos guardados. Esta opción aparece cuando has guardado al menos un punto. Opción sólo en las publicaciones.

    Ultima Lectura: puedes acceder a la última publicación leída. Si entras a otra publicación se guardará en la que estás.
    Para que la publicación se guarde automáticamente debes haberte desplazado hacia abajo al menos una línea.
    Si al seleccionar esta opción nada ocurre, es porque no has revisado o leído publicación alguna.

    Ocultar TEMAS: permite ocultar el recuadro rectangular, donde dice TEMAS, que se encuentra a mano izquierda de la publicación. Esta opción no está disponible en la página de Inicio ni en las Categorías que seleccionas desde el Menú.

    Mostrar TEMAS: aparece sólo cuando has aplicado "Ocultar TEMAS", y permite mostrar el recuadro rectangular que dice TEMAS, y que se encuentra a mano izquierda de la publicación.

    Mostrar Barra Inferior: esta opción aparece sólo en las publicaciones y permite mostrar una barra inferior con la paginación. Al hacer esto, en la parte última de la publicación desaparece la paginación.

    Ocultar Barra Inferior: esta opción aparece sólo en las publicaciones y si has aplicado "Mostrar Barra Inferior". Permite ocultar la barra de paginación y la muestra al final de la publicación.

    Ocultar Menú y BI: esta opción aparece sólo en las publicaciones y permite ocultar el Menú y la Barra Inferior (si la tienes activa). Cuando aplicas esta opción aparece en la parte superior izquierda un punto negro, el mismo permite restaurar el Menú y la Barra Inferior.

    Mostrar Tema: puedes ocultar las opciones del MENU y ver el tema de la publicación. Esta opción aparece sólo en las publicaciones.

    Ver Imagen Principal. permite ver la imagen de la publicación. Esta opción también la encuentras en la parte derecha superior de la publicación y aparece sólo en las publicaciones.

    Ayuda: permite ver esta Ayuda para conocer el funcionamiento del Blog.


    Este ícono aparece en todo el Blog, y te permite ver los temas de cualquier categoría con una introducción de las mismas. Su presentación es en orden de publicación de la categoría.
    Si has entrado a alguna CATEGORIA y seleccionas otra, la carga es directa, por lo que no hay refresco de pantalla.
    Si estás revisando alguna categoría en particular, cuando regreses al Blog y revises la misma categoría, comenzarás desde la última revisión hecha; y no desde el comienzo. Lo mismo es para cualquier cantidad de categorías que revises, cada una es independiente.


    Permite ver las siguientes listas de todas las publicaciones realizadas:
    Por Categoría (lista alfabética por Categoría)
    Libros (lista alfabética de todos los libros)
    Relatos (lista alfabética de todos los Relatos)
    Por Autor (lista alfabética por autor de los Libros y Relatos)
    Alfabético de Todo (lista alfabética de todo lo publicado en el Blog)


    En la lista 'Por Categoría' no está incluido Libros y Relatos. Cuando accedes con esta opción, en pantalla aparecen todas las categorías en orden alfabético por categoría y aparece el ícono , en el MENU, el cual te da la opción de seleccionar la categoría a ver con los temas que dispone. No hay refresco de pantalla, es directo.
    Dando click en el tema te vas a la publicación, y dando click en '+' te da una introducción del mismo. Si estás en la introducción puedes ir directamente a la publicación completa dando click en el tema, en la imagen o en '...más'.
    Las listas "Por Autor" y "Alfabético de todo", según la fuerza del wifi, se vuelven un poco lentas al cargar, debes tener paciencia.


    Permite ver las lista de las publicaciones guardadas. Tocas el tema y se va a la publicación.


    Este ícono aparece sólo en las publicaciones y permite ver la lista de los puntos guardados en esa publicación. Si no has guardado al menos un punto, el ícono no aparece.


    Este ícono aparece solo en las publicaciones y permite ver las siguientes opciones que son para desplazamiento automático de la misma:

    Permite activar el desplazamiento automático y aparecen las siguientes opciones:

    Detiene el desplazamiento automático.

    Opción uno para aumentar la velocidad del desplazamiento.

    Opción dos para aumentar la velocidad del desplazamiento.

    Opción tres para aumentar la velocidad del desplazamiento.

    Para regresar a la velocidad estándar, presiona la opción para detener el desplazamiento y luego la de activar el desplazamiento.

    Cuando activas esta opción, el rectángulo de TEMAS, que se encuentra a mano izquierda, y la BARRA DE PAGINACION desaparecen, permitiendo leer con tranquilidad. Cuando presionas el botón de detener el desplazamiento el rectángulo y la barra aparecen nuevamente.


    Este ícono aparece solo en las publicaciones y te permite visualizar las siguientes opciones:

    Alinear el texto: izquierda, centrarlo o justificarlo.

    Aumentar o reducir el espacio entre las líneas.

    Cambiar el tamaño del texto. Si cambias en la publicación no afecta a la página de INICIO, y viceversa.

    Cambiar el color del texto.

    Cambiar el color del fondo del texto.

    Reducir el tamaño de las imágenes.


    Regresa al MENU principal.

    Aparece sólo en la página de INICIO y permite cambiar la presentación de las miniaturas.

    Te lleva a la página de INICIO.


    OTRAS CARACTERISTICAS

    ● Cuando entras a una publicación y ves el tema que reemplaza el MENU, a mano derecha hay una imagen pequeña, dando click en la misma te permite ver la imagen principal de la publicación. Esta opción también la encuentras en OTRAS OPCIONES: Ver Imagen principal.

    ● Cuando entras a una publicación, automáticamente se guarda el punto en que suspendiste la lectura. Esta opción es diferente a la que se describe en el siguiente ítem. Si navegas por la publicación se guardará el punto en que te quedas de la misma.

    ● Cuando guardas una publicación se guarda también el punto en que suspendiste la lectura. Es independiente a la opción del ítem de arriba. Con este método sí puedes navegar por la publicación. Para que el punto de retorno funcione, debes cargar la publicación desde la opción que aparece en el MENU en PUBLICACIONES GUARDADAS.

    ● Cuando entras a una publicación, a cualquier lista en texto, o, dando click en la CATEGORIA de la publicación que se encuentra en la parte última de la misma, a mano izquierda hay un rectángulo con la palabra TEMAS, al dar click ahí se abre una ventana con otros temas del blog. Te desplazas al final de esa ventana y hay dos rectángulos reducidos en su longitud. El primer rectángulo permite avanzar o retroceder ese grupo de publicaciones. El segundo rectángulo te permite ver los temas desde el último publicado, también verlos forma aleatoria y ver más temas correspondientes a la categoría de la publicación actual. Cuando entras a una de las listas o por medio de la CATEGORIA que se encuentra en la parte última de la publicación, la opción de "Actual Categoría" no está disponible.

    ● Tienes dos formas de ver las CATEGORIAS del Blog: la primera es la indicada anteriormente, que se encuentra en el MENU con el ícono ; y la segunda es dando click en la categoría que se encuentra en la parte última de la publicación. Este último método sólo te permite ver la categoría de esa publicación.


    OBSERVACIONES

    ● Las LISTAS en texto se actualizan cada mes, o a su defecto, cada 100 publicaciones.
    ● Esta versión no dispone de todas las opciones disponibles para PC.

    ¡SI NO SE DETIENE, LA MATO!

    Publicado el domingo, noviembre 13, 2016

    Aquella joven caminante parecía ingenua y aun desvalida. Sin embargo...


    Por Josephine Curto.


    CON UN grito agudo, mi joven pasajera me ordenó:

    —¡Deténgase! ¡Allí está Mike!

    Y señalaba a un muchacho que, de pie al lado del camino, alzaba el dedo pulgar en el característico ademán de quien pide que lo lleven.

    —No —repliqué, a la vez que oprimía el acelerador.

    Al recordar los casos de personas que habían querido proceder como buenos samaritanos, para aparecer después muertos en alguna zanja, yo había estado a punto de no prestar atención a la chica que, pocos kilómetros atrás, me había pedido con una señal que la llevara en mi auto. Pero en seguida, diciéndome que aquella viajera era todavía una niña, detuve la marcha. Iba yo hacia el norte por la carretera interestatal No. 75, y ya estaba arrepentida de haber parado.

    —¡Deténgase! —me ordenó de nuevo la chica, con voz tan fría como la pistola que sentí apoyada en el costado.

    Un estremecimiento de terror me encogió el corazón y a mi ánimo acudió el recuerdo de mi madre, que me esperaba a 400 kilómetros adelante, en Brevard (Carolina del Norte), y el de mis amigos, a quienes había dejado 300 kilómetros atrás, en Tallahassee (Florida). ¿Cuánto tiempo pasaría antes de que descubrieran mi cadáver? ¿Quién lo identificaría?

    —¡Se lo advierto! —gritó fuera de sí la muchacha— ¡Si no se detiene, la mato!

    Me apretó el revólver contra las costillas con más fuerza y asió el volante. El auto avanzó en zigzag mientras aplicaba yo los frenos y trataba de recobrar el gobierno del vehículo. Por fin paró, chirriando, a pocos centímetros de una profunda alcantarilla.

    —Eso es —masculló la chica, sin dejar de clavarme el arma en el costado—. Ahí viene Mike.

    Temblorosa aún, oí que el joven, al subir al coche, musitaba:

    —Gracias, señora.
    —¡Mike! La señora no quería parar, pero la obligué —explicó la muchacha, mostrándole el revólver.
    —¡Caramba, Dedé! ¡Guarda eso! ¿Andas buscando líos?
    —Lo hice por ti —repuso ella, zalamera.
    —Lo siento, señora. Dedé no pretendía hacerle daño. Es que estaba asustada.

    ¿Que no pretendía hacerme daño? ¿Que estaba asustada? ¡Bah! Me volví a mirar a mi nuevo pasajero. Sus largos cabellos, tan sucios como enmarañados, parecían formar parte de una barba igualmente sucia.

    —¿Hasta dónde va usted? —me preguntó.
    —A Atlanta —respondió la muchacha por mí, a la vez que yo daba marcha atrás para volver a tomar bien la carretera.
    —¡Magnífico! —exclamó Mike, estirando las piernas v reclinándose contra el respaldo del asiento—Créame que le agradezco el servicio, señora. Son pocos los automovilistas dispuestos hoy a llevarlo a uno.
    —No me asombra —le contesté, ya más encolerizada que temerosa—. A las claras se ve que no son ustedes los pasajeros más gratos del mundo.
    —¡Conque dándose ínfulas! ¿eh? —replicó Mike, incorporándose— Cálmese, que no le va a pasar nada.
    —Eso mismo: cálmese, como dice Mike.

    Y Dedé se acurrucó contra él, y empuñó la pistola con fuerza.

    ¿Cómo me libraría de ellos? Calma, calma, me decía yo. No te alarmes. Eché una mirada al espejo retrovisor, rezando en silencio para que apareciera el conocido automóvil azul y gris de la patrulla. Mike sorprendió mi mirada.

    —No pensará usted en llamar la atención de los polizontes, ¿verdad, señora?

    Y luego, al acercar Dedé el revólver a mi cabeza:

    —¡Cuidado, nena! —exclamó Mike— ¿Qué quieres? ¿Que nos matemos todos?
    —¿Y a quién le importaría?
    —A mí, al menos —declaró el joven—. No tengo prisa de palmar. ¿Y qué diría tu madre, nena?
    —¡Mi madre! ¡No me hagas reír! No le importo un comino.

    Me volví a mirar a la pálida muchachita.

    —Seguro que te equivocas —le dije—. No hay madre que no se interese por sus hijos.
    —¡Que se cree usted eso! —repuso con acento desdeñoso— Todos los adultos se parecen. Y eso va también por usted. Los chicos no les importan un cuerno.
    —Quizá no, quizá sí, en mi caso —repliqué, ya más calmada—. ¿No crees que dedicarme a enseñar a los adolescentes durante más de un cuarto de siglo demuestra mi interés por lo que pueda ser de ellos en la actualidad?
    —¿Es usted maestra? —inquirió Mike— ¿En serio? ¿Y le gusta la enseñanza?
    —¡Ya! —lo interrumpió Dedé ¡Basta de cuentos! La señora no tardará en querer tomarte el pelo fingiendo interés por la conducta de un buen chico como tú en las carreteras.
    —Cierto —convino Mike; y cerró los ojos.

    Recorrimos varios kilómetros en silencio, con lo que tuve tiempo de reflexionar. ¿Qué podía hacer? Si trataba de parar, tal vez Dedé cumpliera su amenaza. En eso vi que nos acercábamos a una desviación, y pregunté:

    —¿No tienen hambre? Va a ser la una, y yo me desayuné muy temprano.
    —Eso; igual digo —respondió Mike, riendo—: yo comí temprano... ayer. Pero ¿de dónde vamos a sacar "pasta" para comer?
    —¿"Pasta"? ¿Quieres decir dinero? Es posible que yo lleve suficiente. ¿Qué les parece? —señalé un letrero que anunciaba: CAFETERÍA DAVIS— Está en la próxima salida.
    —¡Claro! ¿Por qué no?...

    Entramos en la cafetería; mis dos jóvenes secuestradores se mantenían junto a mí. Mike empujó a Dedé hacia adelante y a mí me ordenó en voz baja:

    —Siga usted, señora. Yo iré a la retaguardia —sentí que me ponía a la espalda algún objeto romo, y añadió—: Y sepa que Dedé no es la única que viene armada.
    —Quiero de esto, y de eso, y de aquello.

    La muchacha iba llenando su bandeja mientras yo escogía una ensalada. Y Mike, que no había probado nada desde el día anterior, no se sirvió más que una ensalada.

    —Creí entender que tenías hambre —le dije, mientras le pasaba una rebanada de pastel de frutas—. Y más vale que comas también un poco de carne.

    Le hice una señal al dependiente.

    —Sírvale algo de asado y una buena porción de esas papas —le indiqué.

    Mike sonrió, complacido.

    —Gracias, señora.

    Sentados los tres a la mesa seguramente formábamos un cuadro extraño: una muchacha delgaducha, pálida, que comía vorazmente; un joven desaliñado que hacía esfuerzos para no engullir de prisa; una señora con bastantes canas, que entre sorbo y sorbo de café comía nerviosamente su ensalada.

    —No le quites el ojo de encima, Mike —dijo la muchacha—. Tengo que ir al baño.

    Y apartó la bandeja, en la que no quedaban más que platos vacíos.

    —Sí, nena. Anda.

    Luego que Dedé se alejó, Mike se inclinó hacia mí y comenzó a hablar apresuradamente.

    —Mire, señora: no sé quién será, pero confío en usted. Esa chica tuvo un disgusto en su casa. Ayer la encontré, sentada en la cuneta; llorando. Un rufián la había subido a su coche y se propasó con ella.
    —¿Por qué me lo cuentas? —le pregunté, sintiendo a Mi pesar simpatía por aquel chico sucio.
    —Porque me figuro que usted la querrá ayudar. Yo ya sé lo que les pasa a las nenas como ella cuando caen en Atlanta. A las primeras de cambio se enredan con los traficantes de drogas. Lo sé bien; ya he estado allí.

    Cuando Dedé volvió, ya sólo sentía yo una gran compasión por ella. Tenía apenas 14 años, uno más que mi sobrina, y tres días antes se había fugado de su casa, situada en el sur de Miami (Florida). Mike me propuso luego separarse de nosotras y dejarme la tarea de convencer a la chica para que regresara al lado de los suyos.

    Ya sin miedo, volví al coche con los dos jóvenes.

    —Oye, nena —declaró Mike, mientras yo abría la puerta del auto—, aquí es donde cada quien se va por su lado.

    Dedé abrió los ojos asombrada.

    —¡Cómo! ¿Quieres decir que ya no nos acompañarás?
    —No, nena; yo aquí me quedo.
    —Entonces, me quedo contigo —declaró Dedé, y al decirlo le temblaba la barbilla.
    —Estás equivocada, nena. Ya le eché el ojo a un pimpollo que vi por allí.

    Y Mike señalaba hacia la cafetería.

    —¡Maldito seas! ¡Puerco! —sollozó la joven— Tú tampoco eres bueno.
    —Claro, nena; tienes razón. Mike emprendió el regreso a la cafetería.
    —¿Vienes conmigo? —pregunté a Dedé.

    Ella pareció vacilar unos segundos, y en seguida, subiendo al coche, se sentó a mi lado. Las lágrimas le escurrían por las mejillas.

    —Me aseguró que me quería... ¿Cómo pudo hacerme esto?
    —Era un decir y nada más —repliqué con dulzura, a la vez que tiraba de la palanca de velocidades y enfilaba hacia la rampa norte—. Te ha demostrado lo contrario, ¿verdad?
    —¡Cállese! —chilló Dedé; se limpió el rostro con el dorso de la mano y agregó—: Me dijo que viviríamos juntos en Atlanta; que yo sería su chica. ¿Qué voy a hacer ahora, sin nadie?

    Al decir esto arreciaba su llanto.

    —¿Por qué no piensas en volver a tu casa?
    —¡,Eso, jamás!

    Yo guardé silencio.

    —Las cosas no han ido bien desde que mi madre volvió a casarse. Antes ella y yo nos entendíamos de maravilla. Pero ahora que cuenta con Bob, mi padrastro, y con Bobbie, no tiene el menor interés por mí.
    —¿Qué edad tiene Bobbie? —inquirí.
    —Cerca de seis meses.
    —Será un chiquitín precioso... El semblante de la chica se iluminó.
    —Eso sí, claro. Y todos dicen que se parece mucho a mí.
    —Echarás de menos a Bobbie, estoy segura. ¿Qué te parece si nos detenemos aquí y telefoneas a tu casa?
    —¿Para qué? No puedo regresar a casa. No tengo ni un centavo —concluyó con un gemido.

    De pronto supe qué debía yo hacer.

    —¿Has viajado alguna vez en avión? —le pregunté, pues pensé que si la hacía regresar en autobús tardaría demasiado en llegar, además de que quizá intentara huir de nuevo— No te preocupes por el precio del pasaje. Lo que me sobra son tarjetas de crédito.
    —¿Quiere usted decir que... que después de que la amenacé con matarla, será usted capaz de...?
    —Debe de haber un teléfono en la próxima salida —añadí—. Le hablaremos a tu madre, Dedé.

    Llegamos al teléfono, y para entonces ya me había enterado de que Sue Anne era el verdadero nombre de Dedé.

    —¿Quieres hablarle tú primero? —pregunté a la muchacha, mientras llegaba hasta mí el lejano timbre del teléfono al que llamaba.
    —No... no...

    Oí al aparato una voz femenina. Me di a conocer y expliqué la situación en pocas palabras. Acerqué el auricular al oído de Sue Anne para que ella pudiera escuchar las frases de gratitud y el llanto de su madre.

    —Mamá... mamá... Soy yo...

    Se le quebró la voz. Tomé de sus manos el teléfono y aseguré a la señora que la joven estaba bien.

    —La volveré a llamar desde Atlanta —concluí— para decirle en qué avión saldrá Anne.

    Con el júbilo reflejado en los ojos, la chica entró conmigo en el aeropuerto de Atlanta y esperó mientras yo compraba un billete para el siguiente vuelo con destino a Miami.

    —Saldrá dentro de una media hora —comuniqué a la chica—. ¿No crees que convendría que te lavaras la cara y te peinaras, mientras yo telefoneo a tu madre?

    Sue Anne asintió con la cabeza y se dirigió al tocador mientras yo entraba en una cabina telefónica. Al oír la voz de la madre, quebrada por el llanto, comprendí que para Sue Anne aquella aventura acabaría felizmente.

    —No sé cómo darle las gracias —me decía la señora.
    —No tiene por qué dármelas —repuse—. Pero vaya usted al aeropuerto y lleve a Bobbie a recibir a su hermana mayor.

    Para eso, Sue Anne, con la cara enrojecida a fuerza de frotársela, y los oscuros cabellos pulcramente peinados, se dirigía a la puerta que la llevaría al avión, cuando una idea repentina me impulsó a detenerla.

    —Dame la pistola —le pedí—. Ya sabes que registran a todos los pasajeros.

    La muchacha enrojeció intensamente, sacó el arma y me la dio.

    —¡Gracias! —murmuró.

    Luego se puso de puntillas y me dio un beso, se volvió y se encaminó apresuradamente a la entrada de la pista.

    Cerré los ojos y lancé un hondo suspiro. Luego miré el arma que tenía en la mano. ¿Arma, digo? Empecé a reír nerviosamente: ¡Era una pistola de juguete!