• GUARDAR IMAGEN


  • GUARDAR TODAS LAS IMAGENES

  • COPIAR IMAGEN A:

  • OTRAS OPCIONES
  • ● Eliminar Lecturas
  • ● Ultima Lectura
  • ● Historial de Nvgc
  • ● Borrar Historial Nvgc
  • ● Ayuda
  • PUNTO A GUARDAR



  • Tipea en el recuadro blanco alguna referencia, o, déjalo en blanco y da click en "Referencia"
  • TODAS LAS REVISTAS
  • Todas Las Revistas Diners
  • Todas Las Revistas Selecciones
  • CATEGORIAS
  • Libros
  • Libros-Relatos Cortos
  • Arte-Graficos
  • Bellezas Del Cine Y Television
  • Biografias
  • Chistes
  • Consejos Sanos
  • Cuidando Y Encaminando A Los Hijos
  • Datos Interesantes
  • Paisajes Y Temas Varios
  • La Relacion De Pareja
  • La Tia Eulogia
  • La Vida Se Ha Convertido En Un Lucro
  • Mensajes Para Reflexionar
  • Personajes Disney
  • Salud Y Prevencion
  • Sucesos-Proezas
  • Temas Varios
  • Tu Relacion Contigo Mismo Y El Mundo
  • Un Mundo Inseguro
  • REVISTAS DINERS
  • Diners-Agosto 1989
  • Diners-Mayo 1993
  • Diners-Septiembre 1993
  • Diners-Noviembre 1993
  • Diners-Diciembre 1993
  • Diners-Abril 1994
  • Diners-Mayo 1994
  • Diners-Junio 1994
  • Diners-Julio 1994
  • Diners-Octubre 1994
  • Diners-Enero 1995
  • Diners-Marzo 1995
  • Diners-Junio 1995
  • Diners-Septiembre 1995
  • Diners-Febrero 1996
  • Diners-Julio 1996
  • Diners-Septiembre 1996
  • Diners-Febrero 1998
  • Diners-Abril 1998
  • Diners-Mayo 1998
  • Diners-Octubre 1998
  • Diners-Temas Rescatados
  • REVISTAS SELECCIONES
  • Selecciones-Enero 1965
  • Selecciones-Julio 1968
  • Selecciones-Abril 1969
  • Selecciones-Febrero 1970
  • Selecciones-Marzo 1970
  • Selecciones-Mayo 1970
  • Selecciones-Marzo 1972
  • Selecciones-Julio 1973
  • Selecciones-Diciembre 1973
  • Selecciones-Enero 1974
  • Selecciones-Marzo 1974
  • Selecciones-Marzo 1976
  • Selecciones-Noviembre 1976
  • Selecciones-Enero 1977
  • Selecciones-Septiembre 1977
  • Selecciones-Enero 1978
  • Selecciones-Diciembre 1978
  • Selecciones-Enero 1979
  • Selecciones-Marzo 1979
  • Selecciones-Julio 1979
  • Selecciones-Agosto 1979
  • Selecciones-Abril 1980
  • Selecciones-Agosto 1980
  • Selecciones-Septiembre 1980
  • Selecciones-Septiembre 1981
  • Selecciones-Abril 1982
  • Selecciones-Mayo 1983
  • Selecciones-Julio 1984
  • Selecciones-Junio 1985
  • Selecciones-Septiembre 1987
  • Selecciones-Abril 1988
  • Selecciones-Febrero 1989
  • Selecciones-Abril 1989
  • Selecciones-Marzo 1990
  • Selecciones-Abril 1991
  • Selecciones-Mayo 1991
  • Selecciones-Octubre 1991
  • Selecciones-Diciembre 1991
  • Selecciones-Febrero 1992
  • Selecciones-Junio 1992
  • Selecciones-Septiembre 1992
  • Selecciones-Febrero 1994
  • Selecciones-Mayo 1994
  • Selecciones-Abril 1995
  • Selecciones-Mayo 1995
  • Selecciones-Septiembre 1995
  • Selecciones-Junio 1996
  • Selecciones-Mayo 1997
  • Selecciones-Enero 1998
  • Selecciones-Febrero 1998
  • Selecciones-Julio 1999
  • Selecciones-Diciembre 1999
  • Selecciones-Febrero 2000
  • Selecciones-Diciembre 2001
  • Selecciones-Febrero 2002
  • Selecciones-Mayo 2005
  • CATEGORIAS
  • Arte-Gráficos
  • Bellezas
  • Biografías
  • Chistes que llegan a mi Email
  • Consejos Sanos para el Alma
  • Cuidando y Encaminando a los Hijos
  • Datos Interesantes
  • Fotos: Paisajes y Temas varios
  • La Relación de Pareja
  • La Tía Eulogia
  • La Vida se ha convertido en un Lucro
  • Mensajes para Reflexionar
  • Personajes Disney
  • Salud y Prevención
  • Sucesos y Proezas que conmueven
  • Temas Varios
  • Tu Relación Contigo mismo y el Mundo
  • Un Mundo Inseguro
  • TODAS LAS REVISTAS
  • Selecciones
  • Diners
  • REVISTAS DINERS
  • Diners-Agosto 1989
  • Diners-Mayo 1993
  • Diners-Septiembre 1993
  • Diners-Noviembre 1993
  • Diners-Diciembre 1993
  • Diners-Abril 1994
  • Diners-Mayo 1994
  • Diners-Junio 1994
  • Diners-Julio 1994
  • Diners-Octubre 1994
  • Diners-Enero 1995
  • Diners-Marzo 1995
  • Diners-Junio 1995
  • Diners-Septiembre 1995
  • Diners-Febrero 1996
  • Diners-Julio 1996
  • Diners-Septiembre 1996
  • Diners-Febrero 1998
  • Diners-Abril 1998
  • Diners-Mayo 1998
  • Diners-Octubre 1998
  • Diners-Temas Rescatados
  • REVISTAS SELECCIONES
  • Selecciones-Enero 1965
  • Selecciones-Julio 1968
  • Selecciones-Abril 1969
  • Selecciones-Febrero 1970
  • Selecciones-Marzo 1970
  • Selecciones-Mayo 1970
  • Selecciones-Marzo 1972
  • Selecciones-Julio 1973
  • Selecciones-Diciembre 1973
  • Selecciones-Enero 1974
  • Selecciones-Marzo 1974
  • Selecciones-Marzo 1976
  • Selecciones-Noviembre 1976
  • Selecciones-Enero 1977
  • Selecciones-Septiembre 1977
  • Selecciones-Enero 1978
  • Selecciones-Diciembre 1978
  • Selecciones-Enero 1979
  • Selecciones-Marzo 1979
  • Selecciones-Julio 1979
  • Selecciones-Agosto 1979
  • Selecciones-Abril 1980
  • Selecciones-Agosto 1980
  • Selecciones-Septiembre 1980
  • Selecciones-Septiembre 1981
  • Selecciones-Abril 1982
  • Selecciones-Mayo 1983
  • Selecciones-Julio 1984
  • Selecciones-Junio 1985
  • Selecciones-Septiembre 1987
  • Selecciones-Abril 1988
  • Selecciones-Febrero 1989
  • Selecciones-Abril 1989
  • Selecciones-Marzo 1990
  • Selecciones-Abril 1991
  • Selecciones-Mayo 1991
  • Selecciones-Octubre 1991
  • Selecciones-Diciembre 1991
  • Selecciones-Febrero 1992
  • Selecciones-Junio 1992
  • Selecciones-Septiembre 1992
  • Selecciones-Febrero 1994
  • Selecciones-Mayo 1994
  • Selecciones-Abril 1995
  • Selecciones-Mayo 1995
  • Selecciones-Septiembre 1995
  • Selecciones-Junio 1996
  • Selecciones-Mayo 1997
  • Selecciones-Enero 1998
  • Selecciones-Febrero 1998
  • Selecciones-Julio 1999
  • Selecciones-Diciembre 1999
  • Selecciones-Febrero 2000
  • Selecciones-Diciembre 2001
  • Selecciones-Febrero 2002
  • Selecciones-Mayo 2005
  • Para guardar la imagen elige dónde vas a guardarla y seguido da click en la o las imágenes deseadas.
    Para dar Zoom o Fijar la imagen sigue el mismo procedimiento.
    -----------------------------------------------------------
    Slide 1     Slide 2     Slide 3










    Header

    -----------------------------------------------------------
    Guardar todas las imágenes
    Dar Zoom a la Imagen
    Fijar la Imagen de Fondo
    No fijar la Imagen de Fondo
    -----------------------------------------------------------
    Colocar imagen en Header
    No colocar imagen en Header
    Mover imagen del Header
    Ocultar Mover imagen del Header
    Ver Banco de Imágenes del Header

    Imágenes para el Header o Cabecera
    Slides
    P
    S1
    S2
    S3
    B1
    B2
    B3
    B4
    B5
    B6
    B7
    B8
    B9
    B10
    H
    Controles Desactivar Slide


    T E M A S








































































































    FUNCIONAMIENTO DEL BLOG


    Esta ayuda te permitirá aprovechar las características del Blog.

    Veamos lo que hace cada ícono del MENU:

    Este ícono aparece en todo el blog y permite visualizar las siguientes opciones:

    Guardar Lectura: permite guardar la publicación en la que estás, para ser cargada posteriormente. Opción sólo en las publicaciónes, en Navega Directo no.
    Al aplicar esta opción aparece en el MENU el ícono , el cual indica que hay una publicación guardada. Es visible en todo el blog y al dar click en el mismo una ventana se abre mostrando el o los temas guardados. Das click en un tema y te vas a esa publicación.
    Cuando guardas la publicación, también se guarda la pantalla donde se encuentra el párrafo o la línea que suspendes la lectura. Cuando aplicas esta opción, al entrar a la publicación te desplazarás al punto que suspendiste la lectura, Esta opción es la única forma en que el punto que se guardó cuando se guardó la publicación se hace efectivo. Para que ese párrafo o línea aparezca en el tope de la pantalla, antes de guardar, debes colocarlo en el tope de la misma. Una vez guardado, puedes desplazarte por la publicación sin que el punto o pantalla guardada se altere.
    El punto que se guarda, al guardar la lectura, no se borra cuando regresas a la misma por esta opción. Cuando vuelves a guardar la publicación el punto se actualiza a la pantalla actual.

    Eliminar Lecturas: permite eliminar el registro de las publicaciones guardadas.
    Al aplicar esta opción y al aceptar, se eliminarán todas las publicaciones guardadas.

    Eliminar por Lectura: esta opción aparece cuanto tienes como mínimo dos publicaciones guardadas, y permite eliminarlas por selección. Cuando presionas esta opción aparece la ventana con la lista de publicaciones guardadas.
    Para eliminar una publicación guardada, simplemente selecciona la que desees eliminar.
    Cuando eliminas una publicación guardada y queda solo una, la ventana de esta opción se cierra y esta opción desaparece.

    Guardar Punto: permite guardar un punto específico o la pantalla de la actual lectura. Puedes guardar cuántos puntos desees. Con esta opción puedes crear un índice de la lectura, o marcar la posición de uno o varios párrafos importantes. Cada publicación es independiente. Opción sólo para las publicaciones, no para Navega Directo.
    Al dar click en esta opción se abre una ventana, en la misma hay un recuadro en blanco, el cual sirve para colocar una referencia del párrafo o línea que dejas marcada su posición. Si no colocas una referencia, automáticamente ese punto toma el nombre de "Punto guardado 1", donde 1 es el número del punto que se ha guardado. Si has guardado 5 puntos y el sexto no le pones referencia, tomaría el nombre de "Punto guardado 6".
    Para que el punto o pantalla se guarde con o sin referencia, debes dar click en "Referencia" que se encuentra debajo del recuadro en blanco.
    Cuando aplicas esta opción aparece en el MENU el ícono . Al dar click en el mismo se abre una ventana con el o los puntos guardados. Das click en cualquiera y te desplazas a ese punto o pantalla de la publicación. Aparece sólo en las pubicaciones que tienen al menos un punto o pantalla guardado.

    Borrar Punto(s): permite eliminar el o los puntos guardados. Esta opción aparece cuando has guardado al menos un punto o pantalla. Opción sólo en las publicaciones, no para Navega Directo.
    Cuando aplicas esta opción y aceptas, se borrarán todos los puntos o pantallas que has guardado en esa publicación.

    Borrar por Punto: esta opción aparece cuando tienes como mínimo dos puntos o pantallas guardados, y permite eliminarlos por selección. Cuando presionas esta opción aparece la ventana con la lista de puntos o pantallas guardados.
    Para eliminar un punto o pantalla guardado, simplemente selecciona el que desees eliminar.
    Cuando eliminas un punto o pantalla guardado y queda solo uno, la ventana de esta opción se cierra y esta opción desaparece.

    Ultima Lectura: permite acceder a la última publicación leída. Si entras a otra publicación se guardará en la que estás. Sirve para cuando estás en cualquier parte del blog menos en una publicación.
    Para que la publicación se guarde automáticamente debes haberte desplazado hacia abajo al menos una línea.
    Si al seleccionar esta opción nada ocurre, es porque no has revisado o leído publicación alguna.

    Historial de Nvgc: esta opción aparece en todo el blog y permite ver el Historial de las páginas navegadas.
    Cuando seleccionas esta opción, una ventana se abre mostrando las publicaciones que has navegado. La primera es de fecha más antigua y la última de más reciente.
    Guarda hasta 51 temas o publicaciones. Cuando has llegado a ese límite, se va eliminando desde la más antigua, o sea desde la primera; y se agrega la reciente como última.

    Borrar Historial Nvgc: aparece en todo el blog y permite borrar o limpiar el Historial de Navegación.

    Ocultar TEMAS: permite ocultar el recuadro rectangular, donde dice TEMAS, que se encuentra a mano izquierda de la publicación. Esta opción no está disponible en la página de Inicio ni en las Categorías que seleccionas desde el Menú y tampoco en Navega Directo.
    Cuando das click en esa opción, una ventana se abre con "Otros temas" que te ofrece el blog. Si te desplazas hasta el final de esa ventana, verás dos rectángulos reducidos en su longitud. El primero permite avanzar o retroceder ese grupo de publicaciones. El segundo permite ver los temas desde el último publicado, también verlos de forma aleatoria y ver más temas correspondientes a la categoría de la publicación actual. Cuando entras a una de las listas o por medio de la CATEGORIA que se encuentra en la parte última de la publicación, la opción de "Actual Categoría" no está disponible.

    Mostrar TEMAS: aparece sólo cuando has aplicado "Ocultar TEMAS", y permite mostrar el recuadro rectangular que dice TEMAS, y que se encuentra a mano izquierda de la publicación.

    Mostrar Barra Inferior: esta opción aparece sólo en las publicaciones, no en Navega Directo, y permite mostrar una barra inferior con la paginación. Al hacer esto, en la parte última de la publicación desaparece la paginación.

    Ocultar Barra Inferior: esta opción aparece sólo en las publicaciones y si has aplicado "Mostrar Barra Inferior". Permite ocultar la barra de paginación y la muestra al final de la publicación.

    Ocultar Menú y BI: esta opción aparece sólo en las publicaciones, no en Navega Directo, y permite ocultar el Menú y la Barra Inferior (si la tienes activa). Cuando aplicas esta opción aparece en la parte superior izquierda un punto negro, el mismo permite restaurar el Menú y la Barra Inferior.

    Mostrar Tema: puedes ocultar las opciones del MENU y ver el tema de la publicación. Esta opción aparece sólo en las publicaciones, no en Navega Directo.

    Abrir ventana de Imágenes: permite ver la o las imágenes de la publicación. Esta opción también la encuentras en la parte derecha superior de la publicación y en Navega Directo.
    Cuando la publicación tiene una sola imagen, aparece a mano izquierda los siguientes íconos:

    Cierra la ventana de las imágenes.
    Para cambiar el tamaño de la imagen según su longitud. Cuando aplicas esta opción desparece ese ícono y aparece éste el cual revierte la función. Esta opción no se graba.
    Quita todos los íconos y deja la imagen sola.
    Para guardar la o las imágenes en uno de los Bancos de Imágenes. Puedes guardar por imagen o todas las de la publicación a la vez.
    Para ver las imágenes guardadas, presiona o da click en el "+" que se encuentra a mano izquierda del MENU, para que se abra la ventana de "Otras Opciones", y buscas la opción "Bancos de Imágenes".

    Cuando hay más de una imagen en la publicación, adicionalmente aparecen los siguientes íconos:
    Ver la imagen anterior.
    Ver la imagen siguiente.
    Activa el slide de las imágenes de la publicación actual.
    Cuando activas el slide aparece en la parte superior izquierda el icono y permite desactivar el slide.
    Cuando activas esta opción, aparece en la parte superior izquierda un punto, el cual restaura los íconos.

    Las imágenes se acoplan al ancho de la pantalla y se aprecian bien según la dimensión de las mismas. Cuando son imágenes largas, el dispositivo debe estar vertical, si son cuadradas o rectangulares, debe estar horizontal.

    Navega Directo: permite revisar las publicaciones del Blog por categoría y sin el refresco de pantalla.
    Con este método puedes leer una revista o categoría específica, desde el último tema publicado hasta el primero.
    Si empleas las opciones que están al final de la publicación: POSTERIOR - INICIO - ANTERIOR, cambias a la publicación posterior o anterior de la categoría que estás actualmente. Inicio te lleva a la última publicación realizada de esa categoría.
    Cuando estás revisando una categoría en la ventana de TEMAS, en el grupo que suspendes la revisión se guarda, para cuando regreses a esta sección y vuelvas a revisar esa categoría lo harás desde ese grupo. Puedes revisar las categorías que quieras y cada una guardará el último grupo que suspendes la revisión.
    Lo del párrafo anterior no se cumple cuando se agregan publicaciones nuevas en la categoría.
    Cuando ves una publicación, por este método, se guarda el punto que suspendes la lectura, la publicación y la categoría. Cuando regreses a esta opción, aparecerá la última categoría con la publicación que leiste, en el punto o pantalla que suspendiste la lectura.
    Por cada publicación que veas se guarda el punto, categoría y tema. Eso quiere decir que, estando en esta opción cambias a una categoría y tema que leiste anteriormente, la pantalla se colocará en el punto que suspendiste la lectura.
    Dando click en el tema de la publicación, se abre en otra ventana la publicación en la sección de publicaciones.
    Dando click en la categoría, se abre en otra ventana la sección de CATEGORIAS con la correspondiente.
    A diferencia de ver la publicación de forma normal, no puedes guardar puntos ni la publicación.

    Bancos de Imágenes: Permite revisar y/o eliminar las imágenes guardadas en los Bancos.
    Estos Bancos de Imágenes también puedes usarlos como slide. Dispones de 10 Bancos.
    Puedes guardar hasta 100 imágenes en cada uno, haciendo un total de 1000.
    Cuando no has guardado imagen alguna, no aparecerá ningún Banco. Sólo verás los Bancos que tengan como mínimo una imagen.
    Cada Banco se presentará por medio de la primera imagen guardada en el mismo. Das click en la imagen y te da las opciones mencionadas en "Abrir ventana de imágenes", más los íconos el cual permite eliminar la imagen en pantalla, y que permite copiar la imagen en pantalla a otro Banco..
    En la parte última aparecerá la opción de "Vaciar el Banco" por cada Banco de Imágenes que tenga al menos una guardada y permite eliminar todas las imágenes guardadas en el mismo.

    Ayuda: permite ver esta Ayuda para conocer el funcionamiento del Blog.


    Este ícono aparece en todo el Blog y permite ver los temas de cualquier categoría con una introducción de las mismas. Su presentación es en orden de publicación de la categoría.
    Si has entrado a alguna CATEGORIA y seleccionas otra, la carga es directa, por lo que no hay refresco de pantalla.
    Si estás revisando alguna categoría en particular, cuando regreses al Blog y revises la misma categoría, comenzarás desde la última revisión hecha; y no desde el comienzo. Lo mismo es para cualquier cantidad de categorías que revises, cada una es independiente.
    Si das click en el tema o en "...más" la publicación se abre en la misma ventana, si lo haces en la imagen se abre en otra ventana.
    Aquí puedes cambiar el estilo de las miniaturas.
    Cuando cambias el estilo de las miniaturas y aplicas "Solo Imagen (para los Libros)", y anteriormente has traveseado en los "Bordes", las imágenes no van a estar centradas. Para que se restaure su posición presiona en "Bordes" la opción "Normal".
    La opción "Solo Imagen (para los Libros)" se hizo especialmente para la categoría de los Libros.


    Permite ver las siguientes listas de todas las publicaciones realizadas:

    Por Categoría: lista alfabética por Categoría
    En estas listas no está incluido Libros y Relatos. Cuando accedes con esta opción, en pantalla aparecen todas las categorías en orden alfabético por categoría y aparece el ícono , en el MENU, el cual te da la opción de seleccionar la categoría a ver con los temas que dispone. No hay refresco de pantalla, es directo.
    Dando click en el tema te vas a la publicación, y dando click en '+' te da una introducción del mismo. Si estás en la introducción puedes ir directamente a la publicación completa dando click en el tema o en '...más'. Dando click en la imagen la publicación se abre en otra ventana.

    Libros: lista alfabética de todos los libros.
    Dando click en el tema te vas a la publicación, y dando click en '+' te da una introducción del mismo. Si estás en la introducción puedes ir directamente a la publicación completa dando click en el tema o en '...más'. Dando click en la imagen la publicación se abre en otra ventana.

    Relatos: lista alfabética de todos los Relatos.
    Funciona igual que en la lista de Libros.

    Por Autor: lista alfabética por autor de los Libros y Relatos.
    Funciona igual que en la lista de Libros.
    Según la fuerza del wifi será la velocidad de carga de las mismas, debes tener paciencia.

    Alfabético de Todo: lista alfabética de todo lo publicado en el Blog.
    Funciona igual que en la lista de Libros.
    Según la fuerza del wifi será la velocidad de carga de las mismas, debes tener paciencia.

    Lista Gráfica de las Revistas muestras todas las revistas Diners y Selecciones en imagen grande. Das click en la imagen y una ventana se abre mostrando los temas de esa edición. Cuando entras a cualquier publicación, la misma se abre en otra ventana, de esa forma podrás llevar la continuación de los temas de esa revista.
    Cuando navegas por esta sección se guarda el punto o posición en que te has quedado. Si has revisado los temas de una revista, cuando regreses a esta sección, te situarás en la imagen de esa revista.


    Permite cambiar el tamaño de la letra en la páigna de INICIO a las miniaturas de ÚLTIMAS PUBLICACIONES y a las miniaturas al dar click en TEMAS. En las otras secciones que disponen de este ícono sólo a las miniaturas que aparecen al dar click en TEMAS, que se encuentra a mano izquierda en un recuadro azul. Al cambiar el tamaño de la letra, éste afecta a todas las secciones del Blog.


    Permite ver las lista de las publicaciones guardadas. Tocas el tema y se va a la publicación.
    Este ícono solo aparece cuando tienes, al menos, una publicación guardada.


    Este ícono aparece sólo en las publicaciones y permite ver la lista de los puntos o pantallas guardados en esa publicación. Si no has guardado al menos un punto o pantalla el ícono no aparece.


    Este ícono aparece solo en las publicaciones y en Navega Directo. Permite ver las siguientes opciones que son para desplazamiento automático de la misma:

    Permite activar el desplazamiento automático y aparecen las siguientes opciones:

    Detiene el desplazamiento automático.

    Opción uno para aumentar la velocidad del desplazamiento.

    Opción dos para aumentar la velocidad del desplazamiento.

    Opción tres para aumentar la velocidad del desplazamiento.

    Para regresar a la velocidad estándar, presiona la opción para detener el desplazamiento y luego la de activar el desplazamiento.

    Cuando activas esta opción, el rectángulo de TEMAS, que se encuentra a mano izquierda, y la BARRA DE PAGINACION desaparecen, permitiendo leer con tranquilidad. Cuando presionas el botón de detener el desplazamiento el rectángulo y la barra aparecen nuevamente. Esto no ocurre en Navega Directo.


    Este ícono aparece solo en las publicaciones y en Navega Directo. Permite visualizar las siguientes opciones:

    Permite las siguientes opciones para el texto:
    ● Alinear el texto: izquierda, centrarlo o justificarlo.
    ● Cambiar el tipo de letra.
    ● Aumentar o reducir el espacio entre las líneas.
    ● Cambiar el tamaño del texto. Afecta a todas las secciones del Blog.
    ● Ampliar el margen derecho e izquierdo.

    Permite las siguientes opciones para el color del texto:
    ● Cambiar el color de todo el texto, incluido la fecha de publicación, la categoría, los links y flechas de paginación. Si has hecho cambios de color en el TEMA, SUBTEMA y/o NEGRILLAS, al cambiar el color del todo el texto éstos no se veran cambiados. Para que tomen el color del texto general cambiado debes presionar la opción ORIGINAL en cada uno.
    ● Cambiar el color sólo del tema.
    ● Cambiar el color sólo de los subtemas.
    ● Cambiar el color del texto en negrillas.

    Cambiar el color del fondo del texto.

    Reducir el tamaño de las imágenes.


    Regresa al MENU principal.

    Aparece sólo en la página de INICIO y si has entrado a ver una categoría por medio del ícono . Permite cambiar la presentación de las miniaturas.

    Te lleva a la página de INICIO.


    OTRAS CARACTERISTICAS

    ● Cuando entras a una publicación, automáticamente se guarda el punto o la pantalla que suspendiste la lectura. Esta opción es diferente a la que se describe en el siguiente ítem. Si navegas por la publicación se guardará el punto o pantalla que te quedas de la misma.

    ● Cuando guardas una publicación se guarda también el punto o pantalla que suspendiste la lectura. Es independiente a la opción del ítem de arriba. Con este método sí puedes navegar por la publicación. Para que el punto o pantalla de retorno funcione debes cargar la publicación desde la opción que aparece en el MENU en PUBLICACIONES GUARDADAS.

    ● Tienes dos formas de ver las CATEGORIAS del Blog:
    La primera es la indicada anteriormente, que se encuentra en el MENU con el ícono
    La segunda es dando click en la categoría que se encuentra en la parte última de la publicación o también al comienzo de la publicación en Navega Directo. Este método te permite ver sólo la categoría de esa publicación. Cuando das click en la imagen y en "Publicación Completa" te vas a la publicación en la misma ventana; y si das click en el título, es en otra ventana.


    OBSERVACIONES

    ● Si guardas Puntos en una publicación no debes hacer cambios en el texto, ya sea aumentando su tamaño como dando más espacio entre líneas; ya que si lo haces después de guardarlos, el retorno no va a ser el correcto. Debes hacer primero los cambios y luego guardar los puntos o pantallas.
    ● Las LISTAS en texto se actualizan cada dos o tres meses, o a su defecto, cada 100 publicaciones.

    EL GRAN INCENDIO DE LONDRES

    Publicado el jueves, julio 09, 2015
    Mientras la ciudad arde, la vetusta catedral de San Pablo se dibuja contra las llamas, que abrasan ya al Puente de Londres. La gente corre hacia el río para salvarse. (Imagen del London Fire Brigade Museum/Camera Press)

    Un incendio destruyó casi por completo la ciudad de Londres en 1666, en lo que fue sin duda el peor desastre que hubiera sufrido ciudad europea alguna desde el incendio de Roma. Después de estudiar diarios personales, periódicos y cartas, David Weiss reconstruye en estas páginas los terribles sucesos de aquellos días trágicos y describe el prodigioso renacimiento de Londres y su transformación en la capital inglesa de nuestra época.


    Condensado del libro de David Weiss.


    UN VIENTO huracanado procedente del nordeste azotaba a la ciudad de Londres desde las primeras horas de la mañana. Las ventanas se sacudían, rechinaban los letreros de las tabernas al mecerse en sus bisagras, y en su casa de Seething Lane, Samuel Pepys y Elizabeth, su esposa, dormían aún. Jane, su doncella, que se ocupaba en la preparación de las comidas del día, se asomó a la ventana para respirar un poco de aire y observó entonces que se alzaban a lo lejos grandes llamaradas. Asustada, corrió hasta la habitación de sus señores exclamando :

    —¡Hay un incendio en la ciudad!

    Pepys se echó encima una bata y se precipitó hacia el cuarto de Jane. En efecto, grandes llamas color de naranja se levantaban más allá de Mark Lane, hacia el oeste de la calle en que vivían los Pepys. Al mirarlas con atención, sin embargo, Pepys no se alarmó. Se contaban por docenas los incendios que ocurrían en Londres todos los años, pero era raro que acabaran por completo con más de unas pocas casas. Aquel incendio no parecía diferente de otros que había visto antes, y ardía a unos 400 metros de allí.

    Pepys volvió a meterse en la cama. Como secretario de actas de la Junta Naval y encargado de los suministros de la Armada, tenía cosas mucho más importantes en que pensar aquel domingo, 2 de septiembre de 1666. Hacía 18 meses que Inglaterra estaba en guerra con Holanda, y a aquella misma hora la flota inglesa esperaba a que el viento amainase para reanudar la batalla que sostenía contra las naves holandesas.

    Pepys se levantó a las 7 de la mañana. Después de vestirse, se acordó del incendio y fue a mirar de nuevo por la ventana. Si acaso, las llamas aparecían entonces más lejanas todavía. Pero Jane regresó al poco tiempo con noticias sumamente alarmantes.

    —¡El incendio ha destruido ya más de 300 casas! —declaró.

    ¡Trescientas casas! Pepys tomó su rizada peluca y su gorro de piel de castor. Comprendía que era necesario ver más de cerca aquel incendio, y sabía de un punto incomparable para ello. Se despidió apresuradamente de su mujer, salió de casa y se dirigió de prisa, desafiando el viento matinal, hacia la Torre de Londres. Allí subió con ligereza las gradas de piedra hasta una altura desde la que podía dominar el panorama de la ciudad.

    Pepys había visto a Londres muchas veces desde aquel punto sobresaliente, y el espectáculo de la urbe jamás había dejado de causarle impresión. Al pie del Puente de Londres, los barcos mercantes se alineaban a lo largo del Támesis; sus cargamentos se hacinaban a gran altura en los muelles; de un lado a otro del río se extendía, sobre 19 arcos de piedra, la famosa estructura, cuya estrecha vía se hallaba atestada de tiendas y casas de varios pisos. Y alejada del río se tendía la ciudad de Londres propiamente dicha, una metrópoli del siglo XVII con cerca de medio millón de ingleses, que vivían y trabajaban en aquella ciudad, apretadamente construida detrás de medievales murallas, y, más lejos, en los suburbios. La vista de Londres nunca dejaba de emocionar a Pepys, con su confusión de gabletes, las aguzadas torres de más de un centenar de iglesias parroquiales, y con la ya vetusta pero siempre impresionante catedral de San Pablo, que desde Ludgate Hill dominaba la población.

    Pero en esta ocasión, mientras el viento resoplaba alrededor de su cabeza, Pepys vio que una vasta zona próxima al Puente de Londres estaba en llamas. En la calle Támesis, que corría paralela al río, el fuego alcanzaba ya los muelles y almacenes. El Puente estaba ardiendo en ambos extremos, y a la vista misma de Pepys una de las casas en llamas se desplomó y cayó al agua.

    Pepys descendió rápidamente las escaleras hasta llegar a las habitaciones de Sir John Robinson, teniente de la Torre, quien estaba ya al tanto de la mayoría de los detalles del incendio. Había empezado como a las 2 de la mañana, le dijo Robinson, en Pudding Lane, en la residencia de Thomas Farynor, repostero del Rey. Se había hecho venir sin tardanza a Sir Thomas Bludworth, lord alcalde de Londres. Alguien le había preguntado si no sería necesario derribar las casas vecinas a la del repostero para dejar así un claro como barrera contra el fuego. Bludworth contestó negativamente y se marchó a su casa. Desde entonces el incendio se había extendido rápidamente.

    Pepys se encaminó con ligereza hacia el Támesis y allí tomó a un barquero para que lo llevase, a fuerza de remo, hasta cerca del fuego. A medida que la barca se aproximaba al Puente de Londres, Pepys cobró ánimos momentáneamente. Visto de cerca, el Puente no era totalmente pasto de las llamas. Sin embargo, luego que la embarcación alcanzó la otra orilla, Pepys quedó consternado. Toda esta ribera del río, hasta Coldharbour, estaba ardiendo. Densas columnas de humo se elevaban de varios muelles. Una bodega atestada de sebo y maderas hizo explosión con estruendo, y las llamas se elevaron hasta el cielo.

    Durante más de una hora Pepys permaneció en la barca, observando el incendio, y lo que veía lo llenaba de terror. En un momento dado, la fuerza del viento le bañó la cara de espuma, y entonces comprendió la causa de la violencia de las llamas. El viento avivaba el fuego entre las casas de madera, que el verano más seco registrado en muchos años había convertido en yesca.

    No obstante, aunque parezca increíble, la gente que estaba en la orilla no parecía comprender el peligro. Muchas personas se resistían a abandonar su casa hasta que las llamas llegaban a sus puertas. Entonces, en frenética precipitación, y cargando sus pertenencias, corrían hacia las escaleras más cercanas que bajaban al río, y trataban de contratar alguna lancha. Hasta las palomas se mostraban poco dispuestas a marcharse, según observó Pepys. Revoloteando en torno de balcones y ventanas, algunas permanecían allí hasta que el fuego les quemaba las alas, con lo que las aves se desplomaban a tierra.

    Lo peor de todo era que nadie parecía ocuparse en combatir el incendio. Pepys sabía perfectamente que la urbe no contaba con un cuerpo oficial de bomberos, pero los concejales y agentes de policía ya podían haber organizado algún medio de luchar contra él. La gente misma, por otra parte, podía haber tratado de apagar las llamas con ayuda de los cubos de cuero para agua que, destinados para tales casos, había en algunos de los templos y edificios públicos.

    Detrás de la calle Támesis, en una zona donde no ardía ninguna casa, se alzaba la iglesia de St. Lawrence Poultney. De repente, la torre del templo estalló en llamas, como si le hubieran prendido fuego desde el interior. Minutos después el plomo derretido corría por los costados de la aguja hasta que esta se desplomó, y al caer las campanas dejaron oír un último y espantoso tañido.

    Para entonces Pepys decidió que ya había visto bastante. Tocó con su bastón en el hombro del remero y señaló río arriba.

    —¡Al palacio de Whitehall! —ordenó, resuelto a entrevistarse con el Rey.


    Samuel Pepys, que vivía en Londres, anotó sus impresiones directas del incendio en su famoso diario.(Retrato: Mansell Collection)

    RUMORES Y REALES ORDENES


    EN WHITEHALL, centenares de leales súbditos del rey Carlos II de Inglaterra aguardaban en la larga Galería de Piedra la oportunidad de ver a su soberano. De pronto se abrieron las cortinas de las habitaciones reales, y el monarca, hombre de elevada estatura, apareció seguido de sus ministros de Estado y del duque de York, hermano del Rey. El soberano avanzó con viveza por la galería, murmurando de cuando en cuando: "Dios os bendiga".

    Carlos II se dirigió a la Capilla Real, donde se retiró a una cámara privada para esperar allí a que dieran principio los servicios religiosos.

    Al poco tiempo se presentó uno de los ayudas de cámara y murmuró unas palabras al oído de Lord Arlington, el principal secretario de Estado. Lord Arlington se volvió hacia el Rey.

    —Pepys, de la Jata Naval, espera a la puerta, Majestad —dijo—, y trae noticias del incendio.

    Ya con anterioridad se había informado al Rey acerca del fuego, pero ni él ni la corte sospechaban que hubiera alcanzado proporciones ingobernables. Pepys entró inmediatamente. Tras de hacer una reverencia, dio comienzo a su informe, con voz a la que la agitación prestaba un tono agudo. Explicó que el viento estaba llevando las llamas hacia el oeste a lo largo de las orillas del río y hasta el interior de la ciudad, y dijo lo mucho que el fuego se había extendido en menos de una hora.

    —¡Vuestra Majestad —advirtió—, soy de opinión de que, a menos que ordenéis la demolición de algunas casas, nada podrá salvar a la ciudad!

    El Rey le escuchaba con creciente preocupación, pues comprendía muy bien lo grave que podía ser un gran incendio. Londres estaba atestado de millares de construcciones de madera; la décima parte de la población de Inglaterra vivía en lo que era el centro comercial de la ciudad o en sus alrededores, y en aquella pequeña zona se atesoraba gran parte de la riqueza de la nación. Carlos II se volvió hacia sus ministros y comenzó a dictar sus órdenes con rapidez. Los correos deberían transmitirle informes constantes acerca de los progresos de la conflagración. Deberían traerse a Londres todos los garfios contra incendio que había en Westminster, y cuerpos de trabajadores y caballos tendrían que comenzar a derribar las casas con ayuda de cuerdas, cadenas y garfios. En seguida el soberano hizo seña a Pepys de que se acercara.

    —Tomad un coche y dirigíos al centro tan de prisa como podáis —le ordenó—. Buscad al señor alcalde y decidle que no respete casa alguna, sino que deberá derribar todas las que sea necesario.

    Pepys abandonaba ya la habitación, cuando el duque de York le gritó:

    —¡Decidle al señor alcalde que si necesita soldados, podrá contar con ellos!

    Pepys salió apresuradamente. Pidió un carruaje y ordenó al cochero:

    —¡A la catedral de San Pablo, y a toda prisa! ¡Asunto del Rey!

    El carruaje salió del palacio de Whitehall por la puerta de Holbein y siguió hacia el centro de la ciudad por la avenida Strand. Las llamas llegaban ya a los patios y a los caminos procedentes de la calle Támesis.

    Para entonces toda Londres estaba ya consciente del peligro. La mayoría de las iglesias habían celebrado los servicios habituales por la mañana, y los feligreses no habían caído en la cuenta de lo que ocurría. Ahora, sin embargo, las campanas de los templos repicaban a la inversa, en la tradicional señal acostumbrada en caso de incendio, y la gente corría de calle en calle gritando:

    —¡Fuego! ¡Fuego!

    Pepys llegó a San Pablo poco antes de mediodía. Cuando descendía del carruaje, el humo hacía irrespirable el aire, y a lo lejos se oían los gritos de espanto de las mujeres y el crepitar de las llamas. Al dirigirse hacia el oeste, Pepys se cruzó con muchas familias que pasaban arrastrando muebles y otros bienes para ponerlos a salvo en la Catedral. Poco después, en la calle Cannon, cerca de Eastcheap, Pepys encontró a Sir Thomas Bludworth.

    El lord alcalde se hallaba de pie en mitad de la calle, con aire exhausto; atado a su cuello, ondeaba un pañuelo. Luego que Pepys le transmitió la orden del Rey, Bludworth exclamó:

    —¡Dios mío! ¿Qué puedo hacer? ¡Estoy extenuado! La gente no me hace ningún caso. He estado mandando derribar casas, pero el fuego nos da alcance con mayor rapidez de lo que podemos trabajar.

    Para Pepys, el alcalde hablaba como "una mujer a punto de sufrir un desfallecimiento". Bludworth declaró que no necesitaba soldados. Lo que le hacía falta, dijo a Pepys, era descansar porque se había pasado en vela la mayor parte de la noche. Y luego de decir esto, se fue de nuevo a su casa.

    Pepys volvió a pie hasta Seething Lane, donde encontró que habían llegado algunos amigos suyos, quienes llevaban noticias frescas del incendio. Para entonces el sistema de introducción de aguas del Támesis se había interrumpido. Las llamas que ardían sobre el Puente de Londres habían quemado las ruedas de las norias que sacaban el agua por los arcaduces de madera, en una amplia zona cercana al río. Por añadidura, corrían por la ciudad toda clase de rumores. Durante toda la mañana, Farynor, el repostero, había estado diciendo a cuantos querían oírle que había revisado sus hornos a medianoche y el hogar había quedado completamente apagado. En opinión de muchas personas, eso significaba que alguien había provocado el incendio en Pudding Lane. ¿No se trataría acaso de una conspiración de los holandeses, se preguntaba la gente? ¿O andarían los franceses metidos en ello, o quizá los papistas ingleses?


    "Todos se esforzaban en sacar sus pertenencias... para llevarlas hasta un lugar seguro". (Pepys)


    "UNA LLAMARADA ESPANTOSA Y MALEVOLA"


    ENTRE TANTO, en el palacio de Whitehall, el Rey no había permanecido ocioso. Carlos II ya había ordenado a la Real Guardia, que vestía la tradicional guerrera roja, que patrullase el centro de la ciudad y tratara de calmar al pueblo; asimismo, un destacamento de los marineros del soberano trabajaba activamente, valiéndose de escaleras, piquetas y garfios. Con todo, los informes que le traían sus correos no eran nada tranquilizadores. A las 2:30 de la tarde el monarca decidió trasladarse él mismo al centro comercial de la capital.

    El Rey subió a bordo de la real barca con su hermano el duque de York y, al tomar asiento bajo el baldaquín, ordenó al capitán que remara Támesis abajo. Al llegar a un recodo del río, desde el cual pudo ver el Puente de Londres, el soberano se sintió desolado. Las noticias que había recibido acerca del incendio, con todo y ser tan malas, no lo habían preparado para el espectáculo que contemplaba. Hacia el oeste, hasta donde se alzaba la Steelyard, la ribera del Támesis presentaba, bajo un cielo cubierto de humo negro, el aspecto de una sólida masa de fuego.

    Por mera casualidad, Pepys se encontraba cerca de allí, a bordo de un bote que había alquilado poco después del almuerzo. El soberano lo vio y lo invitó a pasar a bordo de la real barca, que atracó luego en el embarcadero de Queenhithe. Tanto el Rey como Pepys habían abrigado la esperanza de que las llamas se hubieran podido contener más allá del puente, en Vintry, en el punto en que se alzaba una taberna ribereña llamada "Las Tres Grullas", y, puente abajo, en el muelle de Botolph. Una vez más Pepys insistió en que se derribaran otras casas, pero pronto se vio que la velocidad con que avanzaba el fuego lo impedía muchas veces. Por tanto, sólo un milagro podría detener el incendio.

    Ya avanzada la tarde, y atraído por el impresionante espectáculo que ofrecía el río, Pepys volvió a hacer un recorrido en una embarcación, esta vez en compañía de su mujer y de varios amigos. Para entonces, sin embargo, el río mismo resultaba peligroso: el humo y la lluvia de chispas obligaron a Pepys y a sus acompañantes a regresar a tierra. Pepys y Elizabeth se quedaron en una taberna, mientras la "más espantosa y malévola llamarada, de color de sangre", que entonces ya describía un arco de fuego de 800 metros de largo, cubría las orillas del río. Un segundo arco de llamas se extendía hasta 400 metros hacia el norte y penetraba en el centro de la ciudad. A la vista de aquello y al oír el estruendo de las maderas que caían, Pepys lloró.

    Elizabeth y Pepys regresaron a casa por la noche y hallaron a algunos de sus vecinos ocupados en empacar sus pertenencias, convencidos de que el incendio avanzaba hacia Seething Lane. Ante esto, profundamente alarmado, Pepys despertó a las doncellas y, a la luz de la Luna, todos se dedicaron a arrojar al jardín colchones, camas, alfombras y cuadros, con el propósito de llevarse todo eso de allí. Pepys metió su dinero en varios cofres de hierro que colocó en el sótano, y trasladó a las oficinas de la Armada los libros y cuentas que llevaba como secretario de la Junta Naval. Por último, una vez que toda la gente de la casa se hubo retirado a descansar, Pepys encendió una bujía, se sentó a su mesa, y se puso a escribir en su diario la relación de los sucesos de aquel histórico día.


    HEROES Y RUFIANES


    EL LUNES amaneció luminoso y despejado, pero un fuerte viento soplaba todavía hacia el oeste. En Whitehall, Carlos II se levantó temprano. Había dormido mal. Durante toda la noche se había observado en el cielo un terrible resplandor rojo, y a veces, dominando el ruido del viento, el soberano había oído los lejanos gritos del pueblo de Londres, que luchaba para contener la conflagración.

    El primer correo llegado aquella mañana informó que la zona de Steelyard, de una hectárea de extensión, a orillas del río, era ya un humeante montón de ruinas, como lo era también la taberna de Las Tres Grullas, en Vintry. La taberna de La Cabeza del Jabalí, en otro tiempo muy frecuentada por Shakespeare, y la Oficina de Correos también habían sido arrasadas por el fuego. Sería imposible determinar cuántas viviendas habían quedado destruidas, y en todas partes las autoridades se mostraban abatidas.

    Al conocer estas noticias, Carlos II hizo venir a sus ministros y les anunció que la Corona tomaba desde aquel momento el mando de la situación. De ahí en adelante, él, el Rey, asumiría la dirección de la defensa del centro de la ciudad contra el fuego, como suprema autoridad en aquella hora desastrosa.

    Primeramente, a fin de atender a las necesidades inmediatas, mandó instalar puestos contra incendio alrededor del semicírculo que formaban las incontenibles llamas. Estos puestos eran ocho en total, y cada uno estaba atendido por un grupo de 10C paisanos y 30 soldados de infantería. Se abasteció de provisiones a todos los puestos para sostén de sus encargados, y a todos los que trabajasen durante la noche se les prometió una recompensa.

    Después de esto, se asignó a los consejeros privados y a los nobles la vigilancia de los puestos contra el fuego. Consejeros y nobles deberían informar directamente, desde el cuartel general de la plaza Ely, en Holborn, al soberano y al duque de York, a quien el Rey puso a la cabeza de todas las operaciones. Por último, se llamó inmediatamente a la milicia auxiliar: en verdad, Londres tenía necesidad de cuantas tropas pudiera reunir.

    Hacia media mañana, Carlos II salió del palacio de Whitehall y se embarcó de nuevo para dirigirse al muelle de Queenhithe. Ya el fuego se acercaba a aquella zona, y cuando el Rey echó pie a tierra, recibió inmediatamente nuevos informes acerca del desastre.

    El soberano, empezando a andar con rapidez, se dio prisa en llegar al sitio en que los demoledores, en carrera contra el tiempo, derribaban tiendas y habitaciones. Los trabajadores recibieron al Rey con vítores, y durante más de media hora Carlos II permaneció allí, estimulándolos en sus esfuerzos, hasta que terminaron de derribar todos los edificios. Pero poco después de que el monarca abandonó el lugar, las llamas llegaron hasta el claro, salvaron el hueco y, alcanzando 20 puertas más allá, continuaron avanzando hacia el río.

    Millares de londinenses atestaban para entonces las calles, tratando de huir del centro de la ciudad hacia los espacios abiertos, como Moorfields, que les brindaban la única esperanza de refugio. No existía ya ninguna oportunidad de encontrar abrigo en las iglesias de la zona invadida por el fuego, pues a menudo el calor era tan intenso que incluso las piedras mismas aparecían rojas, y las paredes, si acaso se sostenían aún en pie, se habían convertido en blancos cascos calcinados.

    Todos los que buscaban escapar convergían en las puertas de la City (el centro financiero y comercial). Las carretas se disputaban un sitio con los más elegantes carruajes; los cocheros maldecían; gritaban mujeres y niños. Se requerían horas para atravesar las estrechas y retorcidas callejuelas, y muchos caminos resultaban intransitables, obstruidos por las carretas que habían volcado. Aumentaban la congestión los obreros y carreteros de los suburbios que pretendían entrar en Londres. Apiñándose frente a las puertas del centro de la ciudad, daban voces como si fueran gritones de profesión : 10, 20, hasta 30 libras pedían por transportar al campo los bienes de los fugitivos. Hacia el centro se encaminaban también ladrones y saqueadores. Eludían a las patrullas del Rey y entraban a saco en las residencias abandonadas, donde robaban objetos de plata, muebles y cuadros, todo lo cual apilaban en carretillas para llevárselo.

    Sin embargo, había muchas personas que se esforzaban en salvar a Londres. Algunos hombres organizaron sus propios grupos de bomberos voluntarios. John Dolben, el deán de Westminster, condujo a los alumnos de la escuela de Westminster a través del centro hasta St. Dunstan-in-the-East, donde durante horas enteras los estudiantes, con ayuda de baldes, estuvieron arrojando agua sobre la iglesia y las casas inmediatas a ella. Cuando las llamas avanzaron calle arriba, el templo de St. Dunstan, con su elevada aguja revestida de plomo, se libró del fuego.

    Durante varias horas un grupo de bomberos había estado demoliendo las casas que se alzaban cerca del Leadenhall, vasto edificio que hacía las veces de mercado, granero, arsenal y cuartel general de la famosa East India Company (Compañía de las Indias Orientales). De pronto un concejal arrojó un montón de monedas entre los hombres, que ya se mostraban agotados: aunque se encontraban a punto de abandonar la empresa, recogieron las monedas y, reanimados, dieron fin a su tarea. De este modo, Leadenhall sufrió escasos daños.


    "Anduve por la City, y las calles estaban abarrotadas de gente, caballos y carretas cargadas con sus pertenencias, poco menos que atropellándose unos a otros". (Pepys) (Imagen: Collection Mansell)


    "LONDRES YA NO EXISTE"


    EL SOL había desaparecido casi por completo tras de una inmensa cortina de humo. Cuando al fin logró salir, mostraba el color de la sangre, y aun desde muchos kilómetros de distancia los viajeros observaron que los rayos del astro parecían danzar con una tenue luz rojiza.

    El Rey y el duque de York recorrían el centro de la ciudad, pasando revista a los puestos contra incendio, que ya entonces se hallaban reforzados por buen número de milicianos. Las patrullas vigilaban, atentas a cualquier indicio de pánico o de saqueo, o de algún ataque a extranjeros... pues para entonces muchos londinenses estaban convencidos de que el desastre era obra de una conjuración extranjera.

    Vagaban por las calles muchedumbres enfurecidas armadas de pértigas y espadas, en busca de sospechosos. Una turba asaltó el taller de un pintor francés y lo hizo pedazos. En Westminster fue atacado un panadero holandés. Por fortuna, en esto llegó al galope el duque de York, quien, para salvar la vida al panadero, ordenó que lo llevaran a la puerta de Westminster y lo encerrasen en prisión. Las turbas, en un acceso de histerismo, acometían incluso a sus propios compatriotas. En Moorfields, una viuda inglesa recibió una tremenda paliza por ocultar en su delantal lo que parecían ser unas bolas incendiarias hechas de algodón... hasta que sus atacantes descubrieron que se trataba de unos polluelos.

    Cayó la noche, pero no con ello oscureció. En el campo de Moorfields y más allá, hacia el norte, en el de Finsbury, millares de personas acampaban al aire libre. Algunas trataban de dormir, mientras que otras, confusas y fatigadas, volvían la mirada hacia Londres, y el pensamiento al hogar que jamás volverían a ver.

    Hacia las 9 de la noche el fuego que ardía a lo largo del Támesis llegó hasta el castillo de Baynard, fortaleza de grises torres que había dominado la sección media del Támesis durante más de 200 años. En breve, las llamas devoraban todo el frente del castillo, y otras escapaban por las ventanas, produciendo en las aguas fantásticos reflejos.

    Allí estaba, contemplando el cuadro, el escritor John Evelyn, comisionado del Rey para atender a los marinos y soldados heridos, y a los prisioneros de guerra. Evelyn había llegado allí desde su casa en Deptford, y mientras estaba en Bankside, en el lado del río opuesto al que las llamas consumían, el aire era tan caliente que Evelyn difícilmente podía respirar.

    El incendio iluminaba una distancia de 60 kilómetros por lo menos, y a los ojos de Evelyn Londres ofrecía el aspecto del remate de un horno encendido. Paralizado de horror veía cómo las llamas pasaban de una casa a otra. A sus oídos llegaban los lamentos de hombres y mujeres, así como el estruendo sordo, constante, que hacían las viviendas e iglesias al desplomarse.

    Evelyn, como Pepys, que era su amigo y su colega en la Real Sociedad, llevaba un diario. Al regresar esa misma noche a su casa, consternado por lo que había visto, difícilmente logró ordenar sus pensamientos cuando tomaba la pluma.

    "Londres existía, pero ya no existe", escribió. "¡Ay, el triste y calamitoso espectáculo!... ¡Dios no permita que mis ojos vuelvan a contemplar otro semejante!"


    Adaptado de un grabado de Hollar, en el Museo Británico, Colección Mansell


    1. Seething Lane
    2. Calle Támesis
    3. Pudding Lane
    4. Coldharbour
    5. St. Lawrence Poultney
    6. Merchant Taylors
    7. Calle Cannon
    8. Steelyard
    9. Embarcadero de Queenhithe
    10. "Las Tres Grullas"
    11. Taberna de la Cabeza de Jabalí
    12. St. Dunstan-in-the-East
    13. Leadenhall
    14. Calle Lombard
    15. Cornhill
    16. Castillo de Baynard
    17. Muelle de Bridewell
    18. Guildhall
    19. Calle Fleet
    20. Temple


    EL INCENDIO DE SAN PABLO


    LLEGADO el martes, la mitad de la ciudad estaba en ruinas y el viento soplaba casi con la fuerza de un huracán. El aire arrastraba brasas ardientes; las cenizas y el hollín cubrían los techos, y en la distante población de Kensington giraban en el aire chispas y jirones de lino. "Se diría que había llegado el Día del Juicio Final", escribió alguien.

    Ya entonces hileras completas de edificios se derrumbaban al unísono. El reverendo Thomas Vincent vio cómo las casas "caían de un extremo a otro de la calle con enorme estrépito, dejando sus cimientos abiertos a la vista del cielo". Las carretas escaseaban a tal punto que la gente ofrecía pagar hasta 40 o 50 libras para que les ayudaran a mudar sus pertenencias. Un carretero ganó hasta 400 libras en un solo viaje.

    La corriente de refugiados continuaba fluyendo y los caminos estaban congestionados. Cientos de personas se desplomaban a la vera de los senderos, agobiadas por el humo y la fatiga. En el centro de la capital aumentó el pánico cuando la Armada comenzó a derribar edificios con pólvora. Cada explosión provocaba entonces una nueva ola de rumores: una flota holandesa avanzaba ya por el Támesis; un ejército francés compuesto de 50.000 hombres marchaba hacia el corazón de la ciudad.

    El Rey y el duque de York, aunque apenas habían dormido durante las dos noches anteriores, no desatendían sus deberes y, a caballo, iban de puesto en puesto en su recorrido de la zona. El monarca se había echado al hombro una bolsa llena con 100 guineas de oro, y cuando frenaba su cabalgadura para dar alguna orden, distribuía aquellas monedas entre los sudorosos trabajadores.

    Pero mayor efecto que el oro producía el ejemplo mismo del soberano. En cierto punto, haciendo caso omiso del peligro que encerraban los maderos que caían continuamente, Carlos II se apeó del caballo y él mismo puso manos a la obra. Metido en el barro hasta los tobillos, el rostro ennegrecido por la mugre y con los puños de encaje chorreando lodo, tomó una pala y ayudó a los obreros, y luego se unió a las filas de los que pasaban los baldes de cuero llenos de agua. También su hermano, "rodeado de fuego", hizo su parte y dio su ayuda a los cuerpos de bomberos voluntarios que combatían el fuego cerca del muelle de Bridewell.

    Después de mediodía llegaron refuerzos de tropas y marinos, pero sus esfuerzos resultaron inútiles, ya que el viento avivaba las llamas más y más a cada minuto. El Guildhall, sede del gobierno de Londres, era ya una ruina, y resplandeció durante varias horas como una pavesa ardiendo; "era un palacio de oro", comentaría un observador. Solamente dos zonas dentro de los muros del centro de Londres permanecían intactas: una que se extendía del norte al sudeste, y la otra hacia el oeste, alrededor de la catedral de San Pablo.

    Durante toda la tarde, uno por uno, los edificios que se alzaban al pie de San Pablo fueron alcanzados por las llamas, entre ellos el Royal College of Physicians (Real Colegio de Médicos), en Amen Corner. Sin embargo, como si así lo hubiera dispuesto la Divina Providencia, la enorme mole y la gran torre de San Pablo se erguían incólumes por encima del humo. Los libreros y la Sociedad de Papeleros trasladaron sus volúmenes al interior de la catedral. En la cripta, bajo el nivel del suelo, se hallaba situada la iglesia propia de papeleros y libreros: la de St. Faith, o de la Santa Fe. Le servía de techo el piso de San Pablo, y se habría pensado que no existía lugar más seguro para resguardar los libros de la Sociedad.

    Al caer la noche, como a las 8 de aquel martes, un librero de nombre Martin se encontraba en el cementerio de la catedral, cuando de pronto abrió los ojos con espanto. Un tizón ardiendo, llevado por el viento, acababa de caer sobre el techo de San Pablo. El techo de la catedral era de plomo y se extendía poco más de dos hectáreas, pero la pavesa cayó casualmente sobre una tabla que cubría un hueco abierto en la plancha de metal. La tabla se incendió y las llamas se extendieron hasta los andamios de unos trabajadores que por aquellos días habían estado haciendo reparaciones en el templo. Los andamios se alzaban alrededor de la torre, y en pocos minutos las llamas se extendían por todas partes. Los maderos que sostenían el techo se incendiaron; el plomo se comenzó a derretir y a caer a lo largo de las paredes. Las vigas principiaron a desplomarse en la nave y el coro; capiteles y frisos atravesaron el piso que servía de techo a la cripta de St. Faith, donde los libros de la Sociedad se inflamaron para convertir el lugar en un infierno.

    A medida que el calor aumentaba, grandes esquirlas de piedra se desprendían de los muros, y varias losas de mampostería, algunas de las cuales pesaban hasta 45 kilos, se hacían pedazos y salían disparadas del templo como otras tantas balas de cañón. El plomo derretido corría sobre tumbas rotas y sobre las efigies caídas en el suelo, y formaba una corriente que, escapando de la catedral, se desparramó colina abajo, hasta que las aceras adquirieron un ardiente resplandor de color rojo encendido.

    Una gran multitud se había congregado a distancia segura, a un centenar de metros de allí. De repente llegaron el Rey y su hermano a todo galope. Ante sus propios ojos, enormes trozos de los muros laterales de San Pablo se estremecieron y acabaron cediendo, y así dejaron al descubierto el interior en llamas. El autor John Evelyn fue testigo de aquel voraz incendio, y más tarde escribiría: "Nada sino el omnipotente poder de Dios pudo haberlo contenido, pues fueron vanos los esfuerzos de los hombres".

    Y entonces, a las 11 de aquella noche, cuando el fuego estaba en su apogeo, el viento comenzó a amainar.


    "¡VIVIRÉ Y MORIRÉ A VUESTRO LADO!"


    SE CONSIGUIO contener las llamas en la calle Fleet, justamente a 30 casas antes de su extremo, y el resto de la noche se empleó en sostener un desesperado combate para no dejar pasar el fuego de las zonas que ardían aún. Hacia la tarde del día siguiente el aire se hallaba en completa calma, el humo se levantaba en línea vertical y estable sobre la entonces silenciosa ciudad, y, como lo hizo notar Evelyn, el que el viento hubiera aflojado "cuando ya casi todo estaba perdido", infundió en todos "un nuevo espíritu". El gran incendio de Londres había llegado a su fin.

    Samuel Pepys apenas podía dar crédito a ello. Durante los dos últimos días se había sentido apremiado, ocupado en trasladar a Deptford cuanto tenía en su casa, inquieto por la seguridad de esta, de la oficina de la Junta Naval y de sus propios fondos en oro. En la madrugada del miércoles, cuando Seething Lane se vio súbitamente amenazada, Pepys resolvió escapar del peligro. Con ayuda de Elizabeth y de un escribiente de la Junta Naval, mudó el oro a Woolwich, río abajo, y lo encerró bajo llave en los reales astilleros. Cuando regresó a Seething Lane, esperaba resignado hallar su casa en ruinas. En vez de ello, al ir por la calle de Great Tower descubrió que a la entrada de su calle algunos obreros del astillero naval habían abierto un cortafuegos. Así, pues, su casa estaba incólume, como lo estaba también la oficina de la Junta Naval.

    Pepys subió hasta el pináculo de la torre de la cercana iglesia de Allhallows Barking, desde donde sus ojos contemplaron un "panorama de la más triste desolación". Ante él se extendían ennegrecidas hectáreas de ruinas humeantes, y aquí y allá los calcinados esqueletos de varios templos, residencias y edificios públicos se alzaban como otros tantos trozos de madera a flote sobre un mar de hollín. Poco después Pepys y Evelyn se abrieron paso cuidadosamente por las ardorosas calles hasta llegar a Moorfields. Los "desdichados" acampados allí habían comenzado a levantar chozas y abrigos improvisados. Hasta algunas familias opulentas, observó Evelyn, no poseían ahora otra cosa que las ropas que vestían y se hallaban reducidas a "la pobreza y miseria" más extremas.

    Como el fuego ya se había apagado, el Rey dedicó su atención a aquellos millares de personas que se hallaban sin hogar, y emitió dos proclamas. Ordenó que de los condados vecinos se enviaran provisiones, especialmente pan, para distribuirlas diariamente en Bishopsgate, Tower Hill, Smithfield, y en los centros que se extendían más al norte. Las iglesias, las escuelas y otros lugares públicos de las cercanías recibieron órdenes de guardar las posesiones de los londinenses, y las poblaciones de provincia de que albergaran a los refugiados y les permitieran ejercer sus respectivos oficios.

    El jueves el monarca en persona se trasladó a caballo al campamento de Moorfields para hablar a sus súbditos. Apenas se presentó, la multitud acudió a su encuentro, y ya se iniciaba una aclamación general cuando el soberano hizo un ademán para imponer silencio. A horcajadas sobre su caballo, y mientras las ruinas de la capital humeaban aún a espaldas suyas, el Rey paseó la mirada por el mar de rostros vueltos hacia él, y acto seguido tomó la palabra. Anunció primero que devolvía el gobierno de Londres a las autoridades de la ciudad. Luego hizo una descripción de sus planes para auxiliar a los damnificados y de las medidas que ya había adoptado. Por último, se refirió al punto que bien sabía que alentaba en todos los ánimos, a los rumores acerca de conjuraciones extranjeras:

    "Os aseguro", comenzó a decir, mientras sus oyentes se acercaban en apretadas filas, "que este incendio ha sido ordenado por Dios y no es resultado de ningún plan humano. No ha existido conspiración". Instó a los presentes a guardar calma, y luego concluyó, lleno de confianza: "Poseo la fuerza necesaria para defenderos contra cualquier enemigo, y os aseguro que yo, vuestro soberano, habré de vivir, por la gracia de Dios, a vuestro lado, y a vuestro lado habré de morir".

    Y sin más, entre una explosión de aclamaciones, el Rey dio vuelta a su caballo y al galope emprendió el regreso a Whitehall.


    "Su Majestad había continuado haciendo rondas por la ciudad, en todas las partes donde el peligro y los daños eran mayores". (London Gazette) (Imagen: Colección Mansell)

    PLAN MAESTRO


    LAS PALABRAS del monarca devolvieron al pueblo la esperanza, pero a pesar de ello poco era lo que la gente podía hacer en los días que siguieron, a no ser vagar entre las ruinas como "hombres en un desierto espantoso", contemplando la desolación reinante. En resumen, cinco sextas partes de la ciudad que quedaba intramuros habían sido arrasadas: un total de 150 hectáreas. Extramuros el fuego había consumido otras 25 hectáreas. Las llamas se habían extendido a lo largo de 400 caminos y calles, y habían destruido no menos de 13.200 viviendas. Aunque parezca asombroso, solo seis muertes se atribuyeron al desastre, que el historiador inglés Thomas Macaulay calificó de "incendio como no se había visto en Europa desde la conflagración de Roma, en tiempos de Nerón".

    El centro de Londres comenzó a reanimarse lentamente. Entre las ruinas se alzaron chozas y cobertizos de cerveceros, y reaparecieron las vendedoras de libros ofreciendo ejemplares de la London Gazette, que ya había instalado sus prensas en un cementerio. La gente empezaba a regresar a la ciudad y, mientras despejaban sótanos y erigían cobertizos, hablaban de reconstruir la urbe. Y así, el 13 de septiembre, poco más de una semana después del incendio, un propietario muy activo inició la reconstrucción de su casa.

    Al conocer la noticia, el Rey convocó a una reunión del Consejo Privado. Había que poner fin, inmediatamente, a semejante actitud, declaró. Si cada uno de los londinenses daba en reconstruir su casa donde le pareciera y en la forma que se le antojara, la nueva ciudad resultaría tan desordenada como la antigua y se perdería defintivamente la oportunidad de levantar una capital moderna.

    El soberano había examinado ya diversos proyectos para la edificación de una nueva Londres. Uno de estos proyectos era obra de John Evelyn, y otro de Christopher Wren, joven arquitecto cuya capacidad aún no se había puesto a prueba y a quien hacía poco se había asignado un cargo en la comisión que debería estudiar el estado de la catedral de San Pablo. Wren y Evelyn imaginaban una urbe esplendorosa, pero sus ideas eran demasiado suntuosas para que se las tuviera por prácticas. Fue Carlos II quien a la postre trazó los lineamentos de la reconstrucción, los dio a conocer por real proclama el mismo día 13 de septiembre, y cinco días más tarde reunió al Parlamento para que formulara la necesaria legislación.

    "Dios sea loado por permitir que nos reunamos en este recinto", declaró al dirigirse a los presentes. "Poco tiempo ha transcurrido desde que casi nada faltó para que desesperásemos de contar con este lugar para nuestras asambleas".

    Se nombró entonces una comisión que se encargaría de trazar detalladamente un proyecto para la reedificación de Londres, y posteriormente la Cámara de los Comunes votó la resolución de expresar su gratitud al soberano por los grandes esfuerzos que hizo durante la lucha contra el incendio.

    En el curso del otoño y hasta ya entrado el invierno la comisión se reunió a discutir la cuestión. Se emprendió un estudio topográfico de la zona, pero pasaron semanas antes de que se lograra algún progreso, pues primero fue necesario despejar el terreno, y en algunos puntos los escombros medían más de un metro de altura.

    El tiempo resultaba vital. Si se tardaba en proporcionarle albergue, el pueblo, pensaba el Rey, emigraría a alguna otra parte. Londres era el puerto principal y la ciudad más grande de Inglaterra, y aportaba a la hacienda pública la mayor parte de los impuestos; si su población y su comercio disminuyeran, la baja afectaría a la economía general de la nación. Hacia noviembre se juzgó evidente que habría que abandonar los planes para edificar una ciudad modelo. Sería necesario reconstruir a Londres según su antiguo plan.

    Resuelto este punto, Carlos II y los funcionarios de la urbe comprendieron que, a pesar de todo, aún sería posible edificar una capital mejor que la anterior, si bien haría falta trazar un programa integral a fin de adaptar las mejoras a los viejos moldes. Los consejeros del monarca se pusieron de nuevo al trabajo. En interminable serie de reuniones, que se prolongaron día y noche, dieron forma a un plan maestro gracias al cual Londres no sólo sería reconstruida, sino que en verdad volvería a nacer, "más grande y más hermosa" que nunca.

    Las calles de Londres deberían tener una anchura determinada y absoluta uniformidad en la fachada de sus casas. No se permitiría el uso de aleros. Se fijaron tres tipos de casas para las que dieran frente a la calle, y todas tendrían que edificarse de piedra o de ladrillo: en las vías principales se levantarían construcciones de cuatro pisos, de tres pisos las que se hallaran en "calles y caminos notables"; sólo en las calles accesorias se construirían casas de dos pisos. Las mansiones de los hombres de negocios, aunque no tuvieran fachada a la calle, no podrían ser de más de cuatro pisos. Las autoridades de la ciudad estarían facultadas para pavimentar las calles y fijar impuestos para ello; designar comisionados de albañales para garantizar la eficacia de los servicios de sanidad; y desterrar de cualquier vía importante los "oficios peligrosos u ofensivos".

    Se estableció un Tribunal de Incendios especial, con objeto de "evitar dificultades y disputas entre caseros e inquilinos de las viviendas destruidas en la reciente y terrible conflagración". Las nuevas leyes reglamentaban lo relativo a los materiales de construcción, y a las personas que habitaban en los suburbios se les alentó a "cavar y levantar el suelo para fabricar ladrillos". Asimismo, se invitó a carpinteros, ensambladores, albañiles, yeseros y otros artesanos para que acudieran a Londres, con autorización para trabajar allí sin restricción alguna durante un período de siete años.

    A continuación de largos debates y del estudio de diversas enmiendas, ambas Cámaras del Parlamento aprobaron el programa de reconstrucción, al cual se otorgó el real asentimieto el 8 de febrero de 1667.


    La vetusta catedral de San Pablo, de cuyo rosetón más oriental salen llamas. (Imagen del Radio Times Hulton Picture Library)

    "RESURGIRÉ"


    POR LA primavera, cuando la nieve que cubría el suelo se comenzaba a derretir, los topógrafos trazaron los primeros solares y las primeras calles. En seguida aparecían los trabajadores. Llegaban a las ruinas carretas cargadas de ladrillos, maderas y baldosines, y al poco tiempo ya se oía por todo Londres el golpear de los martillos. La reconstrucción de la ciudad constituye una empresa gigantesca y sin paralelo, que se había de prolongar durante varios decenios. Ochenta y cuatro de las iglesias de la capital habían sido destruidas por el fuego, y se decidió reedificar 51 de ellas. En todas el arquitecto era Christopher Wren, y su obra sigue siendo uno de los grandes triunfos del arte y la tenacidad en la historia de Inglaterra.

    La obra maestra de Wren fue la catedral de San Pablo, que reconstruyó con un interior exquisitamente proporcionado, un peristilo de 32 columnas y una cúpula, de estilo barroco, coronada por una linterna, el orbe y la cruz. En cierta ocasión, cuando se demolían las calcinadas paredes de la catedral, Wren mandó construir una plataforma desde la cual determinó la posición de la nueva cúpula que proyectaba. Un día indicó a un obrero que le subiera una piedra con la cual señalar el punto que había elegido. El trabajador recogió el primer fragmento que halló más a la mano entre los escombros. Provenía este de una vieja lápida funeraria, y en ella aparecía tallada una sola palabra: Resurgam, es decir, "Resurgiré". La cúpula se terminó en 1710; Christopher Wren tenía entonces 80 años de edad.

    Carlos II no vivió lo suficiente para admirar aquella obra gloriosa. El soberano falleció en la real alcoba la madrugada del 6 de febrero de 1685. Para esos días. sin embargo, cerca de 20 años después del gran incendio, su concepción de una nueva y esplendorosa capital era ya una realidad.

    La ciudad misma de Londres había dejado de ser un atestado hacinamiento de tugurios, casas de vecindad y barrios miserables desordenadamente construidos. Entonces millares de pulcras casas de ladrillo rojo, edificadas de acuerdo con las especificaciones señaladas, se alineaban a lo largo de calles recién pavimentadas. Las esquinas eran ya más anchas, se habían eliminado los recodos, y se nivelaron las pendientes. Por primera vez en muchos siglos, los trauseúntes no tenían que temer choques contra pilares o salidizos.

    La capital se libró de la peste que durante varios siglos había atacado a sus habitantes. Hasta entonces un niño no podía contar con llegar a la edad adulta sin haberse visto acometido, una vez al menos, por aquella terrible enfermedad. Pero ahora se podía decir que Londres era "la ciudad más saludable" del mundo... Ya no había canalones ni gárgolas que salpicasen de agua la cara de los viandantes, ni ríos de basuras que corrieran por mitad de las calles. Hasta el aire mismo de la urbe era limpio y agradable... gracias a que las calles eran más anchas y las casas se levantaban más apartadas unas de otras.

    Así también Londres había eliminado en buena parte los riesgos de incendio. Jamás volvió a sufrir un desastre como la conflagración de 1666. Casi todos, de los millares de edificios reconstruidos, estaban hechos de piedra o de ladrillo. En las cañerías se habían insertado tomas de agua para caso de incendio, y los edificios públicos estaban provistos de mejores recursos para combatir el fuego.

    No menos significativa que la reconstrucción material de Londres era la mudanza operada en el sistema de gobierno. La ciudad había designado un solo cuerpo de comisionados que se responsabilizaran de las funciones urbanas, como la eliminación de las aguas residuales, la pavimentación y limpieza de las calles, la división en zonas, y de cobrar los impuestos. Con todos estos cambios los londineses se sintieron invadidos por un orgullo que pocos habían experimentado jamás. Ahora el pueblo de la capital inglesa se ufanaba de ella: ya no era una mera comarca o un simple distrito.

    El Gran Incendio había destruido una capital medieval. Gracias al genio y a la dirección de Carlos II, había dado origen a la ciudad más moderna del mundo.