• GUARDAR IMAGEN


  • GUARDAR TODAS LAS IMAGENES

  • COPIAR IMAGEN A:

  • OTRAS OPCIONES
  • ● Eliminar Lecturas
  • ● Ultima Lectura
  • ● Historial de Nvgc
  • ● Borrar Historial Nvgc
  • ● Ayuda
  • PUNTO A GUARDAR



  • Tipea en el recuadro blanco alguna referencia, o, déjalo en blanco y da click en "Referencia"
  • TODAS LAS REVISTAS
  • Todas Las Revistas Diners
  • Todas Las Revistas Selecciones
  • CATEGORIAS
  • Libros
  • Libros-Relatos Cortos
  • Arte-Graficos
  • Bellezas Del Cine Y Television
  • Biografias
  • Chistes
  • Consejos Sanos
  • Cuidando Y Encaminando A Los Hijos
  • Datos Interesantes
  • Paisajes Y Temas Varios
  • La Relacion De Pareja
  • La Tia Eulogia
  • La Vida Se Ha Convertido En Un Lucro
  • Mensajes Para Reflexionar
  • Personajes Disney
  • Salud Y Prevencion
  • Sucesos-Proezas
  • Temas Varios
  • Tu Relacion Contigo Mismo Y El Mundo
  • Un Mundo Inseguro
  • REVISTAS DINERS
  • Diners-Agosto 1989
  • Diners-Mayo 1993
  • Diners-Septiembre 1993
  • Diners-Noviembre 1993
  • Diners-Diciembre 1993
  • Diners-Abril 1994
  • Diners-Mayo 1994
  • Diners-Junio 1994
  • Diners-Julio 1994
  • Diners-Octubre 1994
  • Diners-Enero 1995
  • Diners-Marzo 1995
  • Diners-Junio 1995
  • Diners-Septiembre 1995
  • Diners-Febrero 1996
  • Diners-Julio 1996
  • Diners-Septiembre 1996
  • Diners-Febrero 1998
  • Diners-Abril 1998
  • Diners-Mayo 1998
  • Diners-Octubre 1998
  • Diners-Temas Rescatados
  • REVISTAS SELECCIONES
  • Selecciones-Enero 1965
  • Selecciones-Julio 1968
  • Selecciones-Abril 1969
  • Selecciones-Febrero 1970
  • Selecciones-Marzo 1970
  • Selecciones-Mayo 1970
  • Selecciones-Marzo 1972
  • Selecciones-Julio 1973
  • Selecciones-Diciembre 1973
  • Selecciones-Enero 1974
  • Selecciones-Marzo 1974
  • Selecciones-Marzo 1976
  • Selecciones-Noviembre 1976
  • Selecciones-Enero 1977
  • Selecciones-Septiembre 1977
  • Selecciones-Enero 1978
  • Selecciones-Diciembre 1978
  • Selecciones-Enero 1979
  • Selecciones-Marzo 1979
  • Selecciones-Julio 1979
  • Selecciones-Agosto 1979
  • Selecciones-Abril 1980
  • Selecciones-Agosto 1980
  • Selecciones-Septiembre 1980
  • Selecciones-Septiembre 1981
  • Selecciones-Abril 1982
  • Selecciones-Mayo 1983
  • Selecciones-Julio 1984
  • Selecciones-Junio 1985
  • Selecciones-Septiembre 1987
  • Selecciones-Abril 1988
  • Selecciones-Febrero 1989
  • Selecciones-Abril 1989
  • Selecciones-Marzo 1990
  • Selecciones-Abril 1991
  • Selecciones-Mayo 1991
  • Selecciones-Octubre 1991
  • Selecciones-Diciembre 1991
  • Selecciones-Febrero 1992
  • Selecciones-Junio 1992
  • Selecciones-Septiembre 1992
  • Selecciones-Febrero 1994
  • Selecciones-Mayo 1994
  • Selecciones-Abril 1995
  • Selecciones-Mayo 1995
  • Selecciones-Septiembre 1995
  • Selecciones-Junio 1996
  • Selecciones-Mayo 1997
  • Selecciones-Enero 1998
  • Selecciones-Febrero 1998
  • Selecciones-Julio 1999
  • Selecciones-Diciembre 1999
  • Selecciones-Febrero 2000
  • Selecciones-Diciembre 2001
  • Selecciones-Febrero 2002
  • Selecciones-Mayo 2005
  • CATEGORIAS
  • Arte-Gráficos
  • Bellezas
  • Biografías
  • Chistes que llegan a mi Email
  • Consejos Sanos para el Alma
  • Cuidando y Encaminando a los Hijos
  • Datos Interesantes
  • Fotos: Paisajes y Temas varios
  • La Relación de Pareja
  • La Tía Eulogia
  • La Vida se ha convertido en un Lucro
  • Mensajes para Reflexionar
  • Personajes Disney
  • Salud y Prevención
  • Sucesos y Proezas que conmueven
  • Temas Varios
  • Tu Relación Contigo mismo y el Mundo
  • Un Mundo Inseguro
  • TODAS LAS REVISTAS
  • Selecciones
  • Diners
  • REVISTAS DINERS
  • Diners-Agosto 1989
  • Diners-Mayo 1993
  • Diners-Septiembre 1993
  • Diners-Noviembre 1993
  • Diners-Diciembre 1993
  • Diners-Abril 1994
  • Diners-Mayo 1994
  • Diners-Junio 1994
  • Diners-Julio 1994
  • Diners-Octubre 1994
  • Diners-Enero 1995
  • Diners-Marzo 1995
  • Diners-Junio 1995
  • Diners-Septiembre 1995
  • Diners-Febrero 1996
  • Diners-Julio 1996
  • Diners-Septiembre 1996
  • Diners-Febrero 1998
  • Diners-Abril 1998
  • Diners-Mayo 1998
  • Diners-Octubre 1998
  • Diners-Temas Rescatados
  • REVISTAS SELECCIONES
  • Selecciones-Enero 1965
  • Selecciones-Julio 1968
  • Selecciones-Abril 1969
  • Selecciones-Febrero 1970
  • Selecciones-Marzo 1970
  • Selecciones-Mayo 1970
  • Selecciones-Marzo 1972
  • Selecciones-Julio 1973
  • Selecciones-Diciembre 1973
  • Selecciones-Enero 1974
  • Selecciones-Marzo 1974
  • Selecciones-Marzo 1976
  • Selecciones-Noviembre 1976
  • Selecciones-Enero 1977
  • Selecciones-Septiembre 1977
  • Selecciones-Enero 1978
  • Selecciones-Diciembre 1978
  • Selecciones-Enero 1979
  • Selecciones-Marzo 1979
  • Selecciones-Julio 1979
  • Selecciones-Agosto 1979
  • Selecciones-Abril 1980
  • Selecciones-Agosto 1980
  • Selecciones-Septiembre 1980
  • Selecciones-Septiembre 1981
  • Selecciones-Abril 1982
  • Selecciones-Mayo 1983
  • Selecciones-Julio 1984
  • Selecciones-Junio 1985
  • Selecciones-Septiembre 1987
  • Selecciones-Abril 1988
  • Selecciones-Febrero 1989
  • Selecciones-Abril 1989
  • Selecciones-Marzo 1990
  • Selecciones-Abril 1991
  • Selecciones-Mayo 1991
  • Selecciones-Octubre 1991
  • Selecciones-Diciembre 1991
  • Selecciones-Febrero 1992
  • Selecciones-Junio 1992
  • Selecciones-Septiembre 1992
  • Selecciones-Febrero 1994
  • Selecciones-Mayo 1994
  • Selecciones-Abril 1995
  • Selecciones-Mayo 1995
  • Selecciones-Septiembre 1995
  • Selecciones-Junio 1996
  • Selecciones-Mayo 1997
  • Selecciones-Enero 1998
  • Selecciones-Febrero 1998
  • Selecciones-Julio 1999
  • Selecciones-Diciembre 1999
  • Selecciones-Febrero 2000
  • Selecciones-Diciembre 2001
  • Selecciones-Febrero 2002
  • Selecciones-Mayo 2005
  • Para guardar la imagen elige dónde vas a guardarla y seguido da click en la o las imágenes deseadas.
    Para dar Zoom o Fijar la imagen sigue el mismo procedimiento.
    -----------------------------------------------------------
    Slide 1     Slide 2     Slide 3










    Header

    -----------------------------------------------------------
    Guardar todas las imágenes
    Dar Zoom a la Imagen
    Fijar la Imagen de Fondo
    No fijar la Imagen de Fondo
    -----------------------------------------------------------
    Colocar imagen en Header
    No colocar imagen en Header
    Mover imagen del Header
    Ocultar Mover imagen del Header
    Ver Banco de Imágenes del Header

    Imágenes para el Header o Cabecera
    Slides
    P
    S1
    S2
    S3
    B1
    B2
    B3
    B4
    B5
    B6
    B7
    B8
    B9
    B10
    H
    Controles Desactivar Slide


    T E M A S








































































































    FUNCIONAMIENTO DEL BLOG


    Esta ayuda te permitirá aprovechar las características del Blog.

    Veamos lo que hace cada ícono del MENU:

    Este ícono aparece en todo el blog y permite visualizar las siguientes opciones:

    Guardar Lectura: permite guardar la publicación en la que estás, para ser cargada posteriormente. Opción sólo en las publicaciónes, en Navega Directo no.
    Al aplicar esta opción aparece en el MENU el ícono , el cual indica que hay una publicación guardada. Es visible en todo el blog y al dar click en el mismo una ventana se abre mostrando el o los temas guardados. Das click en un tema y te vas a esa publicación.
    Cuando guardas la publicación, también se guarda la pantalla donde se encuentra el párrafo o la línea que suspendes la lectura. Cuando aplicas esta opción, al entrar a la publicación te desplazarás al punto que suspendiste la lectura, Esta opción es la única forma en que el punto que se guardó cuando se guardó la publicación se hace efectivo. Para que ese párrafo o línea aparezca en el tope de la pantalla, antes de guardar, debes colocarlo en el tope de la misma. Una vez guardado, puedes desplazarte por la publicación sin que el punto o pantalla guardada se altere.
    El punto que se guarda, al guardar la lectura, no se borra cuando regresas a la misma por esta opción. Cuando vuelves a guardar la publicación el punto se actualiza a la pantalla actual.

    Eliminar Lecturas: permite eliminar el registro de las publicaciones guardadas.
    Al aplicar esta opción y al aceptar, se eliminarán todas las publicaciones guardadas.

    Eliminar por Lectura: esta opción aparece cuanto tienes como mínimo dos publicaciones guardadas, y permite eliminarlas por selección. Cuando presionas esta opción aparece la ventana con la lista de publicaciones guardadas.
    Para eliminar una publicación guardada, simplemente selecciona la que desees eliminar.
    Cuando eliminas una publicación guardada y queda solo una, la ventana de esta opción se cierra y esta opción desaparece.

    Guardar Punto: permite guardar un punto específico o la pantalla de la actual lectura. Puedes guardar cuántos puntos desees. Con esta opción puedes crear un índice de la lectura, o marcar la posición de uno o varios párrafos importantes. Cada publicación es independiente. Opción sólo para las publicaciones, no para Navega Directo.
    Al dar click en esta opción se abre una ventana, en la misma hay un recuadro en blanco, el cual sirve para colocar una referencia del párrafo o línea que dejas marcada su posición. Si no colocas una referencia, automáticamente ese punto toma el nombre de "Punto guardado 1", donde 1 es el número del punto que se ha guardado. Si has guardado 5 puntos y el sexto no le pones referencia, tomaría el nombre de "Punto guardado 6".
    Para que el punto o pantalla se guarde con o sin referencia, debes dar click en "Referencia" que se encuentra debajo del recuadro en blanco.
    Cuando aplicas esta opción aparece en el MENU el ícono . Al dar click en el mismo se abre una ventana con el o los puntos guardados. Das click en cualquiera y te desplazas a ese punto o pantalla de la publicación. Aparece sólo en las pubicaciones que tienen al menos un punto o pantalla guardado.

    Borrar Punto(s): permite eliminar el o los puntos guardados. Esta opción aparece cuando has guardado al menos un punto o pantalla. Opción sólo en las publicaciones, no para Navega Directo.
    Cuando aplicas esta opción y aceptas, se borrarán todos los puntos o pantallas que has guardado en esa publicación.

    Borrar por Punto: esta opción aparece cuando tienes como mínimo dos puntos o pantallas guardados, y permite eliminarlos por selección. Cuando presionas esta opción aparece la ventana con la lista de puntos o pantallas guardados.
    Para eliminar un punto o pantalla guardado, simplemente selecciona el que desees eliminar.
    Cuando eliminas un punto o pantalla guardado y queda solo uno, la ventana de esta opción se cierra y esta opción desaparece.

    Ultima Lectura: permite acceder a la última publicación leída. Si entras a otra publicación se guardará en la que estás. Sirve para cuando estás en cualquier parte del blog menos en una publicación.
    Para que la publicación se guarde automáticamente debes haberte desplazado hacia abajo al menos una línea.
    Si al seleccionar esta opción nada ocurre, es porque no has revisado o leído publicación alguna.

    Historial de Nvgc: esta opción aparece en todo el blog y permite ver el Historial de las páginas navegadas.
    Cuando seleccionas esta opción, una ventana se abre mostrando las publicaciones que has navegado. La primera es de fecha más antigua y la última de más reciente.
    Guarda hasta 51 temas o publicaciones. Cuando has llegado a ese límite, se va eliminando desde la más antigua, o sea desde la primera; y se agrega la reciente como última.

    Borrar Historial Nvgc: aparece en todo el blog y permite borrar o limpiar el Historial de Navegación.

    Ocultar TEMAS: permite ocultar el recuadro rectangular, donde dice TEMAS, que se encuentra a mano izquierda de la publicación. Esta opción no está disponible en la página de Inicio ni en las Categorías que seleccionas desde el Menú y tampoco en Navega Directo.
    Cuando das click en esa opción, una ventana se abre con "Otros temas" que te ofrece el blog. Si te desplazas hasta el final de esa ventana, verás dos rectángulos reducidos en su longitud. El primero permite avanzar o retroceder ese grupo de publicaciones. El segundo permite ver los temas desde el último publicado, también verlos de forma aleatoria y ver más temas correspondientes a la categoría de la publicación actual. Cuando entras a una de las listas o por medio de la CATEGORIA que se encuentra en la parte última de la publicación, la opción de "Actual Categoría" no está disponible.

    Mostrar TEMAS: aparece sólo cuando has aplicado "Ocultar TEMAS", y permite mostrar el recuadro rectangular que dice TEMAS, y que se encuentra a mano izquierda de la publicación.

    Mostrar Barra Inferior: esta opción aparece sólo en las publicaciones, no en Navega Directo, y permite mostrar una barra inferior con la paginación. Al hacer esto, en la parte última de la publicación desaparece la paginación.

    Ocultar Barra Inferior: esta opción aparece sólo en las publicaciones y si has aplicado "Mostrar Barra Inferior". Permite ocultar la barra de paginación y la muestra al final de la publicación.

    Ocultar Menú y BI: esta opción aparece sólo en las publicaciones, no en Navega Directo, y permite ocultar el Menú y la Barra Inferior (si la tienes activa). Cuando aplicas esta opción aparece en la parte superior izquierda un punto negro, el mismo permite restaurar el Menú y la Barra Inferior.

    Mostrar Tema: puedes ocultar las opciones del MENU y ver el tema de la publicación. Esta opción aparece sólo en las publicaciones, no en Navega Directo.

    Abrir ventana de Imágenes: permite ver la o las imágenes de la publicación. Esta opción también la encuentras en la parte derecha superior de la publicación y en Navega Directo.
    Cuando la publicación tiene una sola imagen, aparece a mano izquierda los siguientes íconos:

    Cierra la ventana de las imágenes.
    Para cambiar el tamaño de la imagen según su longitud. Cuando aplicas esta opción desparece ese ícono y aparece éste el cual revierte la función. Esta opción no se graba.
    Quita todos los íconos y deja la imagen sola.
    Para guardar la o las imágenes en uno de los Bancos de Imágenes. Puedes guardar por imagen o todas las de la publicación a la vez.
    Para ver las imágenes guardadas, presiona o da click en el "+" que se encuentra a mano izquierda del MENU, para que se abra la ventana de "Otras Opciones", y buscas la opción "Bancos de Imágenes".

    Cuando hay más de una imagen en la publicación, adicionalmente aparecen los siguientes íconos:
    Ver la imagen anterior.
    Ver la imagen siguiente.
    Activa el slide de las imágenes de la publicación actual.
    Cuando activas el slide aparece en la parte superior izquierda el icono y permite desactivar el slide.
    Cuando activas esta opción, aparece en la parte superior izquierda un punto, el cual restaura los íconos.

    Las imágenes se acoplan al ancho de la pantalla y se aprecian bien según la dimensión de las mismas. Cuando son imágenes largas, el dispositivo debe estar vertical, si son cuadradas o rectangulares, debe estar horizontal.

    Navega Directo: permite revisar las publicaciones del Blog por categoría y sin el refresco de pantalla.
    Con este método puedes leer una revista o categoría específica, desde el último tema publicado hasta el primero.
    Si empleas las opciones que están al final de la publicación: POSTERIOR - INICIO - ANTERIOR, cambias a la publicación posterior o anterior de la categoría que estás actualmente. Inicio te lleva a la última publicación realizada de esa categoría.
    Cuando estás revisando una categoría en la ventana de TEMAS, en el grupo que suspendes la revisión se guarda, para cuando regreses a esta sección y vuelvas a revisar esa categoría lo harás desde ese grupo. Puedes revisar las categorías que quieras y cada una guardará el último grupo que suspendes la revisión.
    Lo del párrafo anterior no se cumple cuando se agregan publicaciones nuevas en la categoría.
    Cuando ves una publicación, por este método, se guarda el punto que suspendes la lectura, la publicación y la categoría. Cuando regreses a esta opción, aparecerá la última categoría con la publicación que leiste, en el punto o pantalla que suspendiste la lectura.
    Por cada publicación que veas se guarda el punto, categoría y tema. Eso quiere decir que, estando en esta opción cambias a una categoría y tema que leiste anteriormente, la pantalla se colocará en el punto que suspendiste la lectura.
    Dando click en el tema de la publicación, se abre en otra ventana la publicación en la sección de publicaciones.
    Dando click en la categoría, se abre en otra ventana la sección de CATEGORIAS con la correspondiente.
    A diferencia de ver la publicación de forma normal, no puedes guardar puntos ni la publicación.

    Bancos de Imágenes: Permite revisar y/o eliminar las imágenes guardadas en los Bancos.
    Estos Bancos de Imágenes también puedes usarlos como slide. Dispones de 10 Bancos.
    Puedes guardar hasta 100 imágenes en cada uno, haciendo un total de 1000.
    Cuando no has guardado imagen alguna, no aparecerá ningún Banco. Sólo verás los Bancos que tengan como mínimo una imagen.
    Cada Banco se presentará por medio de la primera imagen guardada en el mismo. Das click en la imagen y te da las opciones mencionadas en "Abrir ventana de imágenes", más los íconos el cual permite eliminar la imagen en pantalla, y que permite copiar la imagen en pantalla a otro Banco..
    En la parte última aparecerá la opción de "Vaciar el Banco" por cada Banco de Imágenes que tenga al menos una guardada y permite eliminar todas las imágenes guardadas en el mismo.

    Ayuda: permite ver esta Ayuda para conocer el funcionamiento del Blog.


    Este ícono aparece en todo el Blog y permite ver los temas de cualquier categoría con una introducción de las mismas. Su presentación es en orden de publicación de la categoría.
    Si has entrado a alguna CATEGORIA y seleccionas otra, la carga es directa, por lo que no hay refresco de pantalla.
    Si estás revisando alguna categoría en particular, cuando regreses al Blog y revises la misma categoría, comenzarás desde la última revisión hecha; y no desde el comienzo. Lo mismo es para cualquier cantidad de categorías que revises, cada una es independiente.
    Si das click en el tema o en "...más" la publicación se abre en la misma ventana, si lo haces en la imagen se abre en otra ventana.
    Aquí puedes cambiar el estilo de las miniaturas.
    Cuando cambias el estilo de las miniaturas y aplicas "Solo Imagen (para los Libros)", y anteriormente has traveseado en los "Bordes", las imágenes no van a estar centradas. Para que se restaure su posición presiona en "Bordes" la opción "Normal".
    La opción "Solo Imagen (para los Libros)" se hizo especialmente para la categoría de los Libros.


    Permite ver las siguientes listas de todas las publicaciones realizadas:

    Por Categoría: lista alfabética por Categoría
    En estas listas no está incluido Libros y Relatos. Cuando accedes con esta opción, en pantalla aparecen todas las categorías en orden alfabético por categoría y aparece el ícono , en el MENU, el cual te da la opción de seleccionar la categoría a ver con los temas que dispone. No hay refresco de pantalla, es directo.
    Dando click en el tema te vas a la publicación, y dando click en '+' te da una introducción del mismo. Si estás en la introducción puedes ir directamente a la publicación completa dando click en el tema o en '...más'. Dando click en la imagen la publicación se abre en otra ventana.

    Libros: lista alfabética de todos los libros.
    Dando click en el tema te vas a la publicación, y dando click en '+' te da una introducción del mismo. Si estás en la introducción puedes ir directamente a la publicación completa dando click en el tema o en '...más'. Dando click en la imagen la publicación se abre en otra ventana.

    Relatos: lista alfabética de todos los Relatos.
    Funciona igual que en la lista de Libros.

    Por Autor: lista alfabética por autor de los Libros y Relatos.
    Funciona igual que en la lista de Libros.
    Según la fuerza del wifi será la velocidad de carga de las mismas, debes tener paciencia.

    Alfabético de Todo: lista alfabética de todo lo publicado en el Blog.
    Funciona igual que en la lista de Libros.
    Según la fuerza del wifi será la velocidad de carga de las mismas, debes tener paciencia.

    Lista Gráfica de las Revistas muestras todas las revistas Diners y Selecciones en imagen grande. Das click en la imagen y una ventana se abre mostrando los temas de esa edición. Cuando entras a cualquier publicación, la misma se abre en otra ventana, de esa forma podrás llevar la continuación de los temas de esa revista.
    Cuando navegas por esta sección se guarda el punto o posición en que te has quedado. Si has revisado los temas de una revista, cuando regreses a esta sección, te situarás en la imagen de esa revista.


    Permite cambiar el tamaño de la letra en la páigna de INICIO a las miniaturas de ÚLTIMAS PUBLICACIONES y a las miniaturas al dar click en TEMAS. En las otras secciones que disponen de este ícono sólo a las miniaturas que aparecen al dar click en TEMAS, que se encuentra a mano izquierda en un recuadro azul. Al cambiar el tamaño de la letra, éste afecta a todas las secciones del Blog.


    Permite ver las lista de las publicaciones guardadas. Tocas el tema y se va a la publicación.
    Este ícono solo aparece cuando tienes, al menos, una publicación guardada.


    Este ícono aparece sólo en las publicaciones y permite ver la lista de los puntos o pantallas guardados en esa publicación. Si no has guardado al menos un punto o pantalla el ícono no aparece.


    Este ícono aparece solo en las publicaciones y en Navega Directo. Permite ver las siguientes opciones que son para desplazamiento automático de la misma:

    Permite activar el desplazamiento automático y aparecen las siguientes opciones:

    Detiene el desplazamiento automático.

    Opción uno para aumentar la velocidad del desplazamiento.

    Opción dos para aumentar la velocidad del desplazamiento.

    Opción tres para aumentar la velocidad del desplazamiento.

    Para regresar a la velocidad estándar, presiona la opción para detener el desplazamiento y luego la de activar el desplazamiento.

    Cuando activas esta opción, el rectángulo de TEMAS, que se encuentra a mano izquierda, y la BARRA DE PAGINACION desaparecen, permitiendo leer con tranquilidad. Cuando presionas el botón de detener el desplazamiento el rectángulo y la barra aparecen nuevamente. Esto no ocurre en Navega Directo.


    Este ícono aparece solo en las publicaciones y en Navega Directo. Permite visualizar las siguientes opciones:

    Permite las siguientes opciones para el texto:
    ● Alinear el texto: izquierda, centrarlo o justificarlo.
    ● Cambiar el tipo de letra.
    ● Aumentar o reducir el espacio entre las líneas.
    ● Cambiar el tamaño del texto. Afecta a todas las secciones del Blog.
    ● Ampliar el margen derecho e izquierdo.

    Permite las siguientes opciones para el color del texto:
    ● Cambiar el color de todo el texto, incluido la fecha de publicación, la categoría, los links y flechas de paginación. Si has hecho cambios de color en el TEMA, SUBTEMA y/o NEGRILLAS, al cambiar el color del todo el texto éstos no se veran cambiados. Para que tomen el color del texto general cambiado debes presionar la opción ORIGINAL en cada uno.
    ● Cambiar el color sólo del tema.
    ● Cambiar el color sólo de los subtemas.
    ● Cambiar el color del texto en negrillas.

    Cambiar el color del fondo del texto.

    Reducir el tamaño de las imágenes.


    Regresa al MENU principal.

    Aparece sólo en la página de INICIO y si has entrado a ver una categoría por medio del ícono . Permite cambiar la presentación de las miniaturas.

    Te lleva a la página de INICIO.


    OTRAS CARACTERISTICAS

    ● Cuando entras a una publicación, automáticamente se guarda el punto o la pantalla que suspendiste la lectura. Esta opción es diferente a la que se describe en el siguiente ítem. Si navegas por la publicación se guardará el punto o pantalla que te quedas de la misma.

    ● Cuando guardas una publicación se guarda también el punto o pantalla que suspendiste la lectura. Es independiente a la opción del ítem de arriba. Con este método sí puedes navegar por la publicación. Para que el punto o pantalla de retorno funcione debes cargar la publicación desde la opción que aparece en el MENU en PUBLICACIONES GUARDADAS.

    ● Tienes dos formas de ver las CATEGORIAS del Blog:
    La primera es la indicada anteriormente, que se encuentra en el MENU con el ícono
    La segunda es dando click en la categoría que se encuentra en la parte última de la publicación o también al comienzo de la publicación en Navega Directo. Este método te permite ver sólo la categoría de esa publicación. Cuando das click en la imagen y en "Publicación Completa" te vas a la publicación en la misma ventana; y si das click en el título, es en otra ventana.


    OBSERVACIONES

    ● Si guardas Puntos en una publicación no debes hacer cambios en el texto, ya sea aumentando su tamaño como dando más espacio entre líneas; ya que si lo haces después de guardarlos, el retorno no va a ser el correcto. Debes hacer primero los cambios y luego guardar los puntos o pantallas.
    ● Las LISTAS en texto se actualizan cada dos o tres meses, o a su defecto, cada 100 publicaciones.

    CAZA DIFÍCIL (Robert Sheckley)

    Publicado el domingo, junio 29, 2014
    Era la última reunión de las tropas, antes de Gran Encuentro nacional de niños exploradores; todas las patrullas estaban presentes. La Patrulla 22 de Halcones Intrépidos había acampado en un valle sombreado para llevar a cabo un forcejeo de tentáculos. La Patrulla 31 de Bisontes Valientes se desplazaba cerca de un arroyito, practicando la aptitud para beber; todos reían, excitados por la extraña sensación.

    La Patrulla número 19, los Mirashes al Ataque, esperaba al explorador Drog, quien se había retrasado, como de costumbre.

    Drog se lanzó desde el nivel de los cinco mil metros; incorporándose, se arrastró con rapidez hasta el círculo de exploradores.

    — ¡Caramba! Lo siento, no me di cuenta de la hora —dijo.

    El jefe de Patrulla lo miró con gesto torvo.

    —Drog, tu uniforme no está en condiciones. Drog se apresuró a extraer un tentáculo que había olvidado.
    —Lo siento, señor —dijo.

    Los demás trataron de disimular la risa. Drog se ruborizó, con un pálido tinte anaranjado. En ese momento le habría gustado ser invisible. Pero no era ésa la ocasión adecuada.

    Declararé abierta la sesión con el Credo del Explorador —dijo el jefe de Patrulla. Y continuó, aclarándose la garganta;

    —Nos, los jóvenes exploradores del planeta Elbonai, juramos perpetuar las aptitudes y virtudes de nuestros mayores. Para ese fin, adoptaremos la forma con que nuestros antepasados nacieron, durante la conquista del desierto virgen de Elbonai. Por lo tanto, resolvemos…

    El explorador Drog graduó el receptor para amplificar la suave voz del jefe. El Credo nunca dejaba de entusiasmarlo. Le costaba creer que sus antepasados hubieran pertenecido a la Tierra. Ahora, los habitantes de Elbonai eran seres etéreos, provistos de un cuerpo mínimo; se alimentaban de radiaciones cósmicas en el nivel de los cinco mil metros y estaban dotados de sensaciones por percepción directa. De tanto en tanto bajaban al suelo, sólo por motivos sentimentales o místicos. Mucho habían progresado desde la Era de los Pioneros. La Era del Control Submolecular había dado nacimiento al mundo moderno y ahora se encontraban en la Era siguiente, la del Control Directo.

    —…honestidad y justicia para todos —continuaba el jefe—. Y estamos dispuestos a beber líquidos y a comer alimentos sólidos, como ellos lo hicieron, y a aumentar nuestra destreza en el uso de sus herramientas y costumbres.

    Terminada la invocación, los jóvenes se dispersaron por la planicie. Entonces, el jefe de Patrulla se acercó a Drog.

    —Esta es la última reunión antes del Congreso —afirmó.
    —Lo sé —respondió Drog.
    —Y tú eres el único explorador de segunda en la Patrulla Mirash. Todos los demás son de primera, o al menos Pioneros Menores. ¿Qué van a pensar los demás de nuestra patrulla?

    Drog se retorció, incómodo.

    —No es mía toda la culpa —explicó—. Ya sé que he fracasado en las pruebas de natación y fabricación de bombas, pero yo no me especializo en esas ramas. No es justo que lo sepa todo. Aun entre los pioneros hubo especialistas. De nadie se esperaba que lo supiera todo.
    —Y dime una cosa, ¿cuáles son tus habilidades? —interrogó el jefe.
    —Conocimiento de Selvas y Montañas; y también sé rastrear y cazar — respondió Drog, ansioso.

    El jefe lo estudió por un momento; después dijo, con lentitud.

    —Drog, ¿qué te parece una última oportunidad para pasar a primera clase y ganar, de paso, una condecoración al mérito?
    — ¡Haría cualquier cosa por lograrlo! —exclamó Drog.
    —Muy bien —respondió el jefe — ¿Cómo se llama nuestra Patrulla?
    —Patrulla de Mirashes al Ataque.
    — ¿Y qué es un Mirash?
    —Un animal grande y feroz —contestó Drog, prestamente—. En tiempos antiguos habitaban en ciertas regiones de Elbonai y nuestros antepasados libraron muchas batallas contra ellos. En la actualidad están perseguidos.
    —Pero no del todo —dijo el jefe—. Un explorador se hallaba recorriendo los bosques, a quinientos kilómetros más al norte (para ser precisos, entre las Coordenadas S-233 y 482-W) y se encontró con tres magníficos ejemplares de Mirash, todos machos, y, por lo tanto, aptos para la caza. Lo que deseo, Drog, es que les sigas el rastro; te pondrás al acecho y los cazarás, según el conocimiento de Selvas y Montañas. Después, deseo que traigas la piel de un Mirash, utilizando sólo herramientas y métodos pioneros. ¿Crees que podrás hacerlo?
    —Sí, señor. Estoy seguro.
    —Puedes partir de inmediato —dijo el jefe—. Ataremos la piel a nuestro mástil. Con eso, sin duda, ganaremos una mención en el Congreso.
    —Sí, señor —contestó Drog.

    No tardó en reunir el equipo necesario; llenó la cantimplora con líquido y envolvió algunos alimentos sólidos. Después se marchó sin perder tiempo.

    A los pocos minutos había logrado levitar hasta la zona general, entre S-233 y 482-W.

    Era una región romántica y agreste, de valles cubiertos por rocas escarpadas, árboles achaparrados y espesos matorrales, en bello contraste con los picos cubiertos de nieve.

    Drog echó una mirada en torno, algo perturbado.

    —Había dicho una pequeña mentira ante el jefe de Patrulla.

    En verdad, él no estaba muy especializado en el Conocimiento de Selvas y Montañas; tampoco en rastreo ni en caza. Su única especialidad era pasar largas horas tejiendo fantasías y soñando entre las nubes, en el nivel de los cinco mil metros. ¿Qué sucedería si no lograba encontrar el Mirash? ¿O, peor aún, si el Mirash lo encontraba a él?

    Trató de tranquilizarse, pensando que eso era imposible. En el peor de los casos, siempre podría gesticular y ¿quién se enteraría?

    Pasados algunos minutos, logró distinguir un leve olor a Mirash. Después advirtió ciertos movimientos a unos veinte metros de distancia, cerca de unas rocas dispuestas en ángulo extraño.

    ¿Era posible que todo resultara tan fácil? ¡Maravilloso! Tratando de no hacer ruido, adoptó un camuflaje apropiado y avanzó.

    No esperan sino que alguien las recoja. Queremos ser escandalosamente ricos, Paxton. Hasta el hartazgo.

    Paxton no le escuchaba. Tenía la vista clavada en un punto cercano al borde del sendero.

    —Ese árbol acaba de moverse —dijo, en voz baja. Herrera soltó una risotada.
    —Monstruos, deben ser —observó despectivamente.
    —Tranquilo —dijo Stellman, apesadumbrado—. Mira, soy un hombre maduro y un poco obeso; me asusto con fácil—. dad. ¿Crees que estaría aquí si hubiera algún peligro?
    —Ahí está. Volvió a moverse.
    —Llevamos tres meses en este planeta —dijo Stellman—. No hemos encontrado seres inteligentes, ni animales peligrosos, ni plantas ponzoñosas, ¿verdad? Sólo hallamos bosques, montañas, oro, lagos, esmeraldas, ríos, diamantes. Si hubiese algo vivo, nos habría atacado antes, ¿no es así?
    —Te digo que algo se movió —insistió Paxton. Herrera se levantó.
    — ¿Es éste el árbol? —preguntó a Paxton.
    —Sí. ¿Ves? No se parece a los otros. Tiene una consistencia distinta.

    Con un movimiento rápido y bien sincronizado, Herrera extrajo una pistola Mark II de la pistolera que llevaba a la cintura, e hizo tres descargas contra el árbol. Los árboles y la maleza quedaron incendiados en diez metros a la redonda.

    —Listo —dijo Herrera.
    —Oí un grito cuando le disparaste —dijo Paxton, frotándose la mandíbula.
    —Claro, pero ya está muerto —repuso Herrera, tratando de calmarlo—. Si ves alguna otra cosa que se mueva, avísame para dispararle. Busquemos más esmeraldas, ¿eh?

    Paxton y Stellman recogieron sus bultos y fueron tras Herrera por la senda.

    —Este fulano no se anda con rodeos, ¿verdad? —observó Stellman, en voz baja y con sorna.

    Drog volvió lentamente en sí. El arma flamígera del Mirash lo había sorprendido sin más protección que el camuflaje, aún no podía comprender lo ocurrido. No había percibido señal alguna: ni olor a miedo, ni bufidos o gruñidos. Ninguna clase de advertencia. Ciego de furia, el Mirash lo había atacado sin saber si era enemigo o no. Drog empezaba a comprender la naturaleza de la bestia con la que debía vérselas. Aguardó hasta que el batir de las Pezuñas de los tres Mirash se perdió en la distancia.

    Después, con mucho esfuerzo, trató de proyectar un receptor visual. Nada pasó. Por un momento, se dejó dominar por el pánico.

    Si su sistema nervioso central estaba lesionado, no le quedaba sino esperar el fin.

    Se examinó rápidamente y comprobó, con un suspiro de alivio, que se había salvado por muy poco, gracias a una reacción instintiva, acondicionándose en el momento preciso del fogonazo. Eso había salvado su vida.

    Trató de imaginar otro curso de acción; empero, aturdido por ese ataque repentino, alevoso y perverso, había olvidado completamente lo poco que sabía sobre Caza. No tenía el menor deseo de volver a enfrentarse con el salvaje Mirash.

    Pero ¿y si volvía sin esa miserable piel? ¿Qué pasaría? Podía decirle al jefe que los tres Mirash eran hembras y, por lo tanto, estaba prohibido cazarlas. La palabra de un Explorador Menor era sagrada y nadie la pondría en duda; ni siquiera irían a verificar.

    Pero el argumento era insostenible. ¿Cómo se le había ocurrido, siquiera?

    Pesaroso, consideró la posibilidad de presentar su renuncia a los Exploradores; así terminaría de una vez con todos esos ritos absurdos: las hogueras, los cantos, los juegos, la camaradería…

    Pero se sobrepuso rápidamente: esa solución quedaba descartada. Estaba reaccionando como si los Mirash fueran capaces de planear un ataque contra él. Pero no debía olvidar que los Mirash no eran siquiera seres inteligentes. Ninguna criatura desprovista de tentáculos era capaz de la menor inteligencia. Así lo afirmaba la ley de Etlib y estaba más allá de toda discusión.

    En una competencia entre la astucia instintiva y la inteligencia, ésta siempre salía airosa. Así debía ser. Lo único que le restaba era planear cómo lograrlo.

    Siguiendo el olor de los Mirashes, Drog comenzó a seguirles el rastro. ¿Cuál sería el arma más indicada de la era colonial? Quizás una pequeña bomba atómica. ¡No! Eso arruinaría la piel.

    De pronto se detuvo y echó a reír. En verdad, cuando uno ponía su empeño, la cosa se tornaba muy simple. Acababa de descubrir que no había ninguna necesidad de establecer un contacto directo y peligroso con los Mirash. Había llegado el momento de usar su cerebro, todo su conocimiento de la psicología animal, su experiencia en señuelos y trampas.

    En vez de ir tras los Mirash, buscaría la guarida. Y allí colocaría la trampa.

    Habían acampado provisionalmente en una cueva; ya estaba anocheciendo cuando llegaron allí. Un borde de sombra recortaba nítidamente cada peñasco, cada roca. Allá abajo, en el valle, a cinco kilómetros de distancia, relucía el caparazón metálico de la nave, en plata y rojo. Llevaban en las mochilas una docena de esmeraldas pequeñas, pero de un tono excelente.

    A esa hora del día, Paxton pensaba con nostalgia en un pequeño pueblo de Ohio en un bar y una muchacha de cabellos brillantes. Herrera sonreía satisfecho, estudiando las maneras más fantasiosas de gastar varios millones de dólares antes de dedicarse plenamente a su hacienda. En cuanto a Stellman, trataba ya de dar forma mental a su tesis sobre los depósitos minerales extraterrestres.

    Todos se encontraban descansados y de excelente humor. Paxton estaba totalmente recuperado de su previa crisis nerviosa. En ese momento habría deseado que un monstruo enorme (verde, si era posible) apareciera por las proximidades en pos de una mujer escasa de ropas.

    —Otra vez en casa —dijo Stellman, mientras se acercaban a la entrada de la cueva.

    Esa noche le tocaba cocinar.

    — ¿Quieren un guiso de carne como cena?

    A pocos pasos de la entrada había una buena porción de carne asada, todavía caliente, cuatro enormes diamantes y una botella de whisky.

    — ¡Qué extraño! —dijo Stellman —Esto me preocupa. Paxton se inclinó para examinar un diamante, pero Herrera lo detuvo.
    —Tal vez haya una trampa —dijo.
    —No se ve ningún alambre —repuso Paxton. Herrera miró la carne asada, los diamantes y la botella de whisky, con una expresión poco amable.
    —No me gusta esto —dijo.
    —Quizá haya por aquí algunos nativos —aventuró Stellman—. Han de ser muy tímidos y ésta es su manera de expresar su buena voluntad.
    — ¡Claro! —comentó Herrera—. Y mandan traer de la Tierra una botella de Oíd Smoggler, sólo para nosotros.
    — ¿Qué haremos? —preguntó Paxton.
    —No acercarnos —dijo Herrera—. Vamos más atrás. Arrancó una rama de un árbol cercano y con ella rozó los diamantes.
    —No sucede nada —dijo Paxton.

    Bajo los pies de Herrera, las altas hierbas enroscaron repentinamente a sus tobillos. El suelo se agitó, formando un círculo bien definido de unos cuarenta centímetros de diámetro, que empezó a elevarse en el aire, dejando al descubierto las numerosas raíces.

    Herrera trató de liberarse dando un salto, pero las hierbas lo sujetaban como miles de tentáculos.

    — ¡Aguanta! —gritó Paxton, atontado —y se lanzó hacia adelante.

    Se aferró a un trozo del disco de suelo móvil y éste bajó precipitadamente, para detenerse por un instante; después volvió a elevarse. Para ese entonces, Herrera había sacado ya el cuchillo y trataba de segar el pasto que le sujetaba los tobillos. Stellman, atónito, vio que Paxton se elevaba por encima de su cabeza.

    Stellman logró sujetarlo por los tobillos y logró así estabilizar el disco una vez más.

    Herrera consiguió soltar un pie y se arrojó por el borde. El otro tobillo lo quedó prisionero por un instante, pero el duro césped cedió bajo su peso. Iba a caer de cabeza contra el suelo; en el último momento, logró cambiar de posición y recibió el golpe sobre un hombro. Paxton soltó el disco y cayó sobre el estómago de Stellman.

    El disco de tierra continuó elevándose hasta perderse de vista, cargado con la carne, el whisky y los diamantes, como si fuera una bandeja.

    El sol estaba ya bajo el horizonte. En silencio, los tres hombres entraron a la cueva con las armas bajas. Encendieron un fuego estrepitoso a la entrada y se retiraron hacia el interior.

    —Esta noche haremos guardia por turnos —dijo Herrera. Paxton y Stellman asintieron.
    —Creo que tienes razón, Paxton. Ya hemos estado aquí bastante tiempo —dijo Herrera.
    —Demasiado —agregó Paxton. Herrera se encogió de hombros.
    —En cuanto aclare volveremos a la nave y nos iremos.
    —Si es que podemos llegar hasta ella —dijo Stellman.

    Drog estaba muy desanimado. Se había descorazonado por completo al ver el prematuro accionar de la trampa, la lucha y la huida del Mirash. Sobre todo, porque se trataba de un magnífico ejemplar, el más grande de los tres.

    En ese momento descubrió en qué consistía su falla. La ansiedad le había hecho sobrecargar el señuelo. Hubiera bastado con los minerales, puesto que los Mirashes eran esencialmente mineral—tropicales. Pero, al querer aventajar a los pioneros, había agregado la comida como estímulo. No era de extrañar que empezaran a sospechar, con los sentidos abrumados.

    Ahora sí que estarían embravecidos, alarmados y realmente peligrosos. Y un Mirash azuzado era uno de los espectáculos más temibles de toda la galaxia.

    Drog, sintiéndose muy solitario, contempló las lunas gemelas que se elevaban por el cielo de Elbonai. Desde donde estaba podía ver la hoguera del campamento de los Mirases ardiendo en la puerta de la cueva. Y su persecución directa le permitía distinguir a los Mirashes acuchillados en el interior, con todos los sentidos alerta y las armas listas.

    ¿Valía la pena molestarse tanto por una piel de Mirash?

    Era mejor flotar en el nivel de los cinco mil metros, hacer esculturas con formaciones nubosas y soñar. Asimilar radiación en vez de comer esa odiosa materia sólida. ¿Para qué servía poner tanto empeño en atrapar y cazar? eran habilidades inútiles que su pueblo ya había superado.

    Cuando estaba a punto de convencerse, tuvo un súbito arranque de percepción, y comprendió en qué consistía todo.

    Por cierto, los elbonianos habían dejado atrás toda competencia, pues habían superado todo peligro de competencia. Pero el Universo era vasto y podía ofrecer muchas sorpresas. ¿Quién sería capaz de predecir el futuro, los nuevos peligros que su raza podía encontrar? Y si perdían el instinto de caza, ¿cómo hacerles frente?

    Había que conservar las viejas costumbres para que sirvieran de norma; era preciso recordar que una vida pacífica e inteligente era un logro muy inestable en un universo enemigo.

    Conseguiría esa piel de Mirash, o moriría en el intento.

    Lo más importante era hacerlos salir de la cueva. Poco a poco, volvía a recordar sus conocimientos de Caza.

    Con gran rapidez y destreza, tomó la forma de un cuerno de Mirash.

    — ¿Has oído? —preguntó Paxton.
    —Me pareció oír algo —dijo Stellman, y todos se pusieron a escuchar con más atención. El ruido se volvió a oír. Era una voz, y gritaba:
    — ¡Socorro! ¡Por favor, ayúdenme!
    —Es una muchacha —dijo Paxton, poniéndose de pie inmediatamente.
    —Parece una muchacha —dijo Stellman.
    — ¡Socorro, por favor! —gemía la voz de la muchacha — ¡No puedo aguantar más!

    La cara de Paxton enrojeció. Un arrebato de su imaginación se la mostró pequeña, delicada, de pie junto a las ruinas de su cohete deportivo especial (¡y qué accidentado había sido el viaje!); la rodeaban unos monstruos verdes y untuosos, cada vez más próximos. Y entonces llegaba él, una bestia extraña y detestable.

    Paxton tomó una pistola de repuesto y anunció fríamente:

    —Voy a salir.
    —Quédate aquí, imbécil —le ordenó Herrera.
    —Pero tú también lo has oído, ¿no es cierto?
    —No puede ser una muchacha —dijo Herrera — ¿Una muchacha aquí? ¡Vamos!
    —Ya lo averiguaré —dijo Paxton, blandiendo dos pistolas—. Tal vez haya caído con alguna nave espacial, o quizá, viajando por placer… —Siéntate —gritó Herrera. Stellman trató de hacer entrar en razones a Paxton. —Tiene razón —dijo—. Aunque fuera una muchacha, ¿qué podrías hacer?
    — ¡Socorro, socorro! ¡Ya viene! —gritó la voz de la muchacha.
    —Sal de en medio —ordenó Paxton, en tono bajo y amenazador.
    — ¿Vas a salir? —preguntó Herrera, incrédulo.
    —Sí. ¿Acaso piensas detenerme?
    —No. ¡Vete, si quieres! —indicó Herrera, señalando la entrada de la cueva.
    —Pero debemos detenerlo —exclamó Stellman.
    — ¿Y por qué? ¡Que se arregle! —contestó Herrera, sin molestarse. —No se preocupen por mí —dijo Paxton—. Volveré dentro de quince minutos… ¡Con ella!

    Giró sobre sus talones y echó a andar hacia la salida. Herrera se inclinó hacia adelante y, con toda precisión, le asestó un golpe tras la oreja con un pedazo de leño. Stellman lo recogió mientras caía.

    Acostaron a Paxton en la parte posterior de la cueva y reanudaron la vigilancia. La desventurada dama gimió y suplicó durante varias horas más. Finalmente, Paxton tuvo que reconocer que era demasiado, aunque se tratara de una serie cinematográfica.

    El amanecer, triste y lluvioso, sorprendió a Drog aún instalado a cien metros de la cueva. Los Mirash salieron de ella en un grupo compacto, con las armas listas y atentos a cualquier movimiento.

    ¿Por qué había fallado el cuerno de Mirash? El Manual del Explorador afirmaba que era un medio infalible para atraer a un Mirash macho. Tal vez no estaban en la época de celo.

    Se dirigieron hacia un aparato metálico de forma ovoide, que Drog identificó como un medio primitivo de transporte espacial. Era muy burdo, pero una vez en su interior los Mirashes estarían a salvo.

    Le quedaba el recurso de trevestarlos y así terminaría todo. Pero eso era inhumano.

    Por encima de todas las cosas, los antiguos elbonianos habían sido amables y misericordiosos y un Joven Explorador debía tratar de imitarlos. Además el trevestamiento no era un método aplicado por los pioneros.

    En ese caso, no restaba más que la ilitrocia. Era una de las artimañas más antiguas.

    Para llevarla a cabo tendría que acercarse mucho. Pero no se perdía nada con intentarlo.

    Por suerte, las condiciones climáticas eran apropiadas.

    La niebla fue al principio muy liviana; empero, a medida que el pálido sol ascendía por el cielo gris, se fue formando una gruesa bruma.

    Al ver que espesaba. Herrera soltó una maldición.

    —Manténganse bien juntos. ¡Justo lo que nos faltaba!

    Echaron a caminar en fila, cada uno con las manos apoyados en el hombro del que iba delante, con las armas preparadas, tratando de ver a través de la espesa niebla.

    — ¿Herrera?
    —Sí.
    — ¿Estás seguro de que vamos en la dirección correcta?
    —Seguro. Antes de que llegara la niebla hice cálculos con el compás.
    —Supongamos que tu compás funcione mal.
    — ¡Ni se te ocurra!

    Continuaron así, poniendo la máxima atención en cada paso, avanzando sobre el suelo rocoso. —Me parece ver la nave —dijo Paxton. —No, todavía no —dijo Herrera.

    — ¡Ojala! dijo Paxton—. Ya he pasado por bastante.
    — ¿Crees que tu amiguita te estará esperando en la nave?
    —No seas pesado.
    —Está bien —dijo Herrera—. Oye, Stellman, es mejor que te cojas de mi hombro otra vez. No conviene separarse. —Pero si estoy prendido de tu hombro —repuso Stellman.
    — ¡Oh, no! No lo estás.
    —Te digo que sí.
    — ¿Cómo no voy a saber si alguien me toma del hombro o no?
    —Paxton, ¿es tuyo el hombro?
    —No —respondió Paxton.
    —Esto me huele mal —afirmó Stellman, lentamente—. Muy mal.
    — ¿Por qué?
    —Porque estoy agarrado a un hombro; de eso no me cabe duda.

    Herrera lanzó un grito:

    — ¡Al suelo! ¡Pronto, al suelo! Déjenme lugar para disparar.

    Pero ya era demasiado tarde. Un olor dulzón se esparció por el aire. Stellman y Paxton se desmayaron al aspirarlo. Herrera echó a correr, a ciegas, tratando de contener el aliento. Tropezó contra una roca y cayó. Trató de levantarse…

    Y todo se oscureció para él.

    La bruma se disipó en un instante. Drog apareció de pie, solo, con una sonrisa triunfante. Sacó un largo cuchillo de desollar y se inclinó sobre el Mirash más próximo.

    La nave espacial se lanzó hacia la Tierra, a una velocidad suficiente para quemar el sistema de dirección. Herrera, encorvado sobre los controles, logró al fin dominarse y bajó la velocidad hasta alcanzar el nivel normal. Su rostro, por lo general moreno, tenía el color de la ceniza y sus manos temblaban sobre los instrumentos.

    Stellman llegó del cuarto de la tripulación y se dejó caer pesadamente en el asiento del copiloto.

    — ¿Cómo está Paxton? —preguntó Herrera.
    —Le di una dosis de Drona2 —repuso Stellman—. Se recuperará.
    —Es un buen muchacho —dijo Herrera.
    —Lo peor ha sido la impresión —dijo Stellman —; cuando vuelva en sí le pondré a contar diamantes. Creo que contar diamantes será la mejor terapia.

    Herrera sonrió; su rostro volvía a tomar el color natural.

    —Yo también quisiera ponerme a contar diamantes, ahora que todo está bien. Pero agregó, recobrando la seriedad:
    —Dime, Stellman, ¿quién iba a imaginarlo? Todavía no entiendo nada.

    El Gran Congreso de Exploradores era un magnífico espectáculo. La Patrulla 22 de los Halcones Intrépidos ofreció una breve pantomima, representando el desmonte del suelo en Elbonai. Los Bisontes Valientes, número 31, lucían el traje de gala de los pioneros.

    Y al frente de la Patrulla 19 de Mirashes al Ataque, iba Drog, Explorador de Primera Clase, condecorado con la banda del triunfo. Le habían dado el puesto de honor, como abanderado de la Patrulla, y todo el mundo estalló en vivas al verlo.

    En el mástil flameaba altiva la piel firme, delicada, característica de los Mirashes adultos; y sus cierres metálicos, sus tubos, botones y pistoleras relucían alegremente bajo la luz del sol.


    Fin